Está en la página 1de 158

La Institucionalización Sociocultural y Jurídica de la Desigualdad

:

EL TRABAJO DOMÉSTICO REMUNERADO

EN HONDURAS

gica: Línea Estraté mica conó Autonomía E s Mujeres de la

A dos aguas e ocupación rem ntre nerada y pilar del cuu idado

EL TRABAJO DOMÉSTICO REMUNERAD O

HONDURAS

Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo

ica: stratég ica E a e Lín onóm mía Ec Mujeres o n o t Au de las

gracias al apoyo financiero del Fondo España/SICA de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).640. 28 cm. 21 Marco Sierra. Centro América. UNIFEM Oficina Regional para México. ed. www. diseño gráfico e ilustración de portada: Paola Lorenzana y Celina Hernández Diagramación: Eunice Abigail Hernández Publicación realizada por el Consejo de Ministras de la Mujer de Centro América del Sistema de Integración Centroamericana (COMMCA/SICA). 2. D. 5. . Karla Cueva.fes/ ©2009 Consejo de Ministras de la Mujer de Centro América del Sistema de Integración Centroamericana. ww. Economía doméstica. ISBN: 978-99923-898-8-1 La Institucionalización sociocultural… 2010 1. C. 2010.org.sica. Digna López . Se prohíbe la reproducción con fines lucrativos.int. www. II. 3. Marzo 2010. Violación de derechos humanos. I. Ama de casa. – Tegucigalpa. comp. ed. Trabajo remunerado-República Dominicana. Isis. Yolanda. Nessy Martínez. – 1ª. Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica del Sistema de Integración Centroamericana (COMMCA/SICA). 158 p. 4. CRÉDITOS Coordinación: Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer.Coordinadora Karla Cueva Digna López Tegucigalpa M. Honduras : Secretaría Jurídica del Sistema de la Integración Centroamericana (SG-SICA). se asignen los créditos correspondientes y se haya autorizado por el COMMCA/SICA.sica.mx Elaborado por: Nessy Martínez .int/commca/ Se permite la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados siempre y cuando no sean alterados en su contenido y diseño gráfico. comp. Conflicto social.4 I59 sv La Institucionalización sociocultural y jurídica de la desigualdad : el trabajo doméstico remunerado en Hondurasa / investigación y comp. unifem. Marzo 2010 Revisión Técnica: UNIFEM-AGEM Instituto Nacional de la Mujer (INAM) Secretaría Técnica en la Mujer del COMMCA/SICA Institución Colaboradora: CONSEJO DE MINISTRAS DE LA MUJER DE CENTROAMERICA (COMMCA) Edición de texto y corrección de estilo: Iván Larreynaga Pacas Concepto. Cuba y República Dominicana Agenda Económica de las Mujeres (AGEM). 1968-. . Duarte. Título.

1.2 Impacto sobre sus condiciones de vida III.1. Marco Teórico-Conceptual y Metodológico IV.1 La calidad del trabajo doméstico remunerado II.1.1.1 Algunos rasgos relevantes del mercado laboral hondureño I. Contenido del documento Capítulo I Evolución y Situación Actual del Trabajo Doméstico Remunerado I. Objetivos del estudio III.1 Impactos personales III.índice Indice Presentación Resumen Ejecutivo INTRODUCCIÓN I.3 La demanda Actual del trabajo doméstico remunerado I.1.1.1 Impacto sobre sus oportunidades de desarrollo profesional/laboral III.3 Impacto sobre su posición de Género III.4 La transnacionalización del trabajo de cuidad Capítulo II Los Derechos Laborales de las y los Trabajadores Domésticos y su Tutela. III. 9 11 23 25 25 26 30 33 34 35 37 39 41 43 44 48 52 55 56 56 58 58 61 . Antecedentes II.1.2 Impactos sobre el nivel de vida de sus familias Pag.3 El acceso de las/os trabajadores domésticos remunerados a la justicia Capítulo III Implicaciones del Trabajo Doméstico Remunerado sobre las Trabajadoras Domésticas Remuneradas y sus Familias.2 El marco Legal Vigente II. II.2 La oferta Actual del trabajo doméstico remunerado I.1 Evolución del trabajo doméstico remunerado 2001 – 2007 I.

Siglas y Abreviaturas Anexo Anexo 1.2.2.1 Oferta y demanda IV. Tablas Estadísticas Anexo 2.4 Políticas públicas Bibliografía. Detalle de Actividades de Campo Anexo 4.2. 006 JD 2008 65 68 68 68 69 69 72 75 81 82 136 141 145 151 .3 Investigación y producción de estadísticas IV.1 Conclusiones generales IV.2.Capítulo IV Conclusiones y Recomendaciones Principales Recomendaciones para las Políticas Públicas y Estrategias de Cabildeo IV. Instrumentos de la Investigación de Campo Anexo 5. Resultados del Taller con expertas de Género Anexo 3. Acuerdo No.2 Condiciones laborales IV.2 Principales hallazgos y recomendaciones para las políticas públicas IV.

.

.

genera dramáticas brechas de género. ampliando así la conciencia sobre las brechas entre los derechos de las personas trabajadoras en el sector y sobre la necesidad de que se . La creciente integración de las mujeres en el mercado laboral y el incremento de hogares con jefatura femenina. Una gran parte de las mujeres que emigran se ubican en el trabajo doméstico remunerado en los países receptores de esa migración siendo éstos.¿hasta qué punto está siendo útil para la sociedad el crecimiento en trabajo doméstico remunerado? La presente publicación busca ser un insumo para promover un mayor conocimiento sobre el trabajo doméstico remunerado. una vez más son las mujeres quienes cargan con el mayor peso de las crisis socioeconómicas. sin más dilación. El trabajo doméstico remunerado suele ser una solución para este dilema pero la pregunta que no debemos dejar de hacernos es ¿hasta qué punto esta ocupación está aportando a la equidad de género? Por otra parte. en su gran mayoría. Los análisis sobre los flujos migratorios están motivando la reflexión sobre la falta de políticas de cuidado en los países de destino así como en los impactos para las familias de las mujeres en sus países de origen. Viven día a día la fragmentada y heterogénea realidad centroamericana que entre otras. países con mayor desarrollo que el país de origen.9 Presentación El Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica del Sistema de la Integración Centroamérica (COMMCA/ SICA). son factores que están provocando cambios en la composición de los hogares y al mismo tiempo en la distribución del las tareas del cuidado de los personas. El contexto actual requiere de acciones de política pública de forma urgente a fin de reducir los factores de vulnerabilidad. Esta población es eminentemente femenina. Entonces aquí nos surge otra interrogante. la falta de oportunidades de empleo y la agudización de la situación económica de los hogares ha conllevado también a lo que se conoce como la feminización de la migración. así como de la crudeza con la que se está sintiendo en la región la crisis económica mundial. agravándose la situación de inequidad en cuanto al goce de sus derechos humanos y por ende de su calidad de vida y la de sus familias. es consciente del rol que desempeñan las mujeres en el desarrollo económico y social de los países que integran el SICA. obligando. falta de opciones laborales y de seguridad que enfrenta la población más pobre de la región dada la brusca pérdida de puestos en la económica formal y la mayor precarización de la economía informal. a construir un espacio socioeconómico regional como medio para mejorar el desarrollo de sus países y la región.

evitando la violación de los derechos humanos de las personas trabajadoras. Mayra Díaz Méndez Presidenta Pro Tempore COMMCA Julio-Diciembre 2009 . y de mercado. Esta fuente de empleo a la que miles de familias recurren como un mecanismo de conciliación entre el trabajo doméstico.10 considere como un sector económico que requiere de políticas específicas que lo dignifique como un tipo de trabajo en el mercado laboral. y una estrategia de sobrevivencia para miles de familias pobres merece gozar de las normas laborales globales.

RESUMEN EJECUTIVO .

. establece interrelaciones con el comportamiento económico y social. La presencia femenina en este tipo de trabajo sigue siendo francamente predominante. para identificar cambios legislativos y líneas de política pública prioritarios frente a este tema. contó con el apoyo brindado. La iniciativa de desarrollar esta investigación. se trata de mujeres. se ubica en un 3. en su calidad de organismo rector de la Política Nacional de la Mujer. bajo sus distintas modalidades. y desde una perspectiva integral. durante el período estudiado. alrededor de un 94% de estos trabajadores/as son mujeres. • El comportamiento de la PEA ocupada en el trabajo doméstico remunerado durante el período de estudio aparece un tanto errático.18% en el año 2007.6% de la ocupación masculina total. en los años 2002 y 2005 su crecimiento fue negativo. su relación con el trabajo doméstico no remunerado y las condiciones de vida de las mujeres en la región centroamericana. (INAM). vía acercamientos por país. • Es destacable el repunto que ha tenido el trabajo doméstico por cuenta propia. responsable de implementar las política de igualdad de Oportunidades para la Mujer. en su interés de avanzar en los temas de igualdad y autonomía económica de las mujeres. telecomunicaciones y transporte. En promedio. El documento recoge la evolución del trabajo doméstico remunerado en sus diferentes manifestaciones. • Mayoritariamente jóvenes (entre 15 y 24 años). El TDR bajo esta categoría ocupacional pasó de representar el 5. a través del período 2001-2007. De igual forma. Algunos rasgos del comportamiento del TDR entre 2001 y 2007 son: • La participación promedio del trabajo doméstico remunerado en la PEA ocupada total. Lo anterior está asociado al incremento de empleos en el sector de la construcción. a través de la línea de género. • En las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula se da la mayor concentración de este tipo de trabajo.5% del TDR total en el 2001.12 El estudio sobre trabajo doméstico remunerado se enmarca en el Plan de Acción del Consejo de Ministras de la Mujer en Centro América (COMMCA 2006-2009). del Programa de Cooperación con Centro América (SICA-AECI) y el programa regional de la “Agenda Económica de las Mujeres” (UNIFEM-PNUD).21% entre los años 2001-2007. La oferta de trabajo doméstico remunerado se caracteriza por: • Fundamentalmente. luego se recupera hasta situarse en 4. en los objetivos programáticos del Instituto Nacional de la Mujer. y ofrece un conjunto de recomendaciones de políticas públicas para la incidencia del tema. Es notario el decrecimiento observado en la tasa de participación de los hombres en este tipo de trabajo que cayó más de 3 puntos en los años 2006 y 2007 para colocarse alrededor del 2. al 37% en el 2007. El crecimiento es significativamente notorio en los últimos dos años (2006 y 2007) y es el que le ha dado mayor dinamismo a este tipo de trabajo. que tiene un alcance regional. enfatiza en la situación actual. El objetivo del estudio es generar información sobre el trabajo doméstico remunerado.

es notorio el aumento en los últimos años de trabajadoras/es domésticos mayores de 50 años.5% ninguno. mientras que las trabajadoras de 50 años. Esta condición es más severa para las mujeres. aproximadamente unos 21. El mejor perfil educativo lo presenta el grupo de mujeres entre 15 y 24 años: ellas representan el 45% de las que tienen estudios primarios completos y el 54% de las que han completado la educación secundaria y 39% de las que tienen algún año aprobado de estudios superiores.13% vs 1. viviendo en condición de marginalidad. los resultados del estudio indican que: • Es extremadamente bajo el porcentaje de hogares con servicio doméstico con dormida dentro y. de origen rural y personas nacidas en las ciudades principales.64% y 4. • Principalmente. Del total de personas dedicadas a realizar trabajo doméstico remunerado.61%). Vale la pena anotar que dentro de estos quintiles la frecuencia de contratación de TDR es mayor entre los hogares jefeados por mujeres que entre los jefeados por hombres en el quintil 4 (2.5% manifestó tener algún tipo de estudio y un 17. Un 76. • El problema de la falta de educación es sustancialmente menor entre las mujeres jóvenes. entre mujeres y hombres mayores de 50 años (38% y 36% respectivamente). A principios de la década actual. Más del 86% de los 24. durante el período analizado.527 hogares hondureños que contratan este tipo de servicio se ubican en los quintiles más altos de ingresos (Q4 y Q5) y el porcentaje de hogares en cada uno de estos quintiles es superior al promedio: 1. Del total de personas ocupadas en labores de trabajo doméstico en 2007. y 65% de ellos tienen más de 34 años).13 Sin embargo. entre los hombres con secundaria aprobada no hay ninguno cuya edad esté comprendida entre 15 y 24 años.5% del total de hogares para 2007. La demanda de trabajo doméstico a tiempo completo y con dormida dentro se sitúa en alrededor del 1.5% en pobreza extrema.35% vs 5. • Las principales diferencias con los hombres son: i) ellos no presentan esta vinculación entre menor edad y mayor nivel educativo (por ejemplo.91% respectivamente. en tanto que a los hombres la pobreza les afecta en menor porcentaje: 56% en condición de pobreza y 34.2%. era el 2.13% del total de hogares los que utilizaban este tipo de servicio.41%) y menor en el quintil 5 (3.700 hogares hondureños son los que contratan este tipo de trabajo. casi el 76% vive en condición de pobreza y más del 50% en pobreza extrema. • El factor con la más obvia influencia sobre la demanda de esta modalidad de TDR lo constituye el nivel de ingresos de los hogares. • Su perfil educativo es relativamente bajo. . En relación a la demanda de TDR. Las trabajadoras entre 15 y 24 años (que representan la mayoría de las mujeres TDRs) representan apenas un 7% del total de trabajadoras domésticas sin ningún nivel educativo. el 82. • Provienen de hogares en condición de pobreza. El porcentaje de trabajadores domésticos sin ningún tipo de estudio se eleva a casi un 27% en el caso de los hombres. presenta una tendencia descendente clara. o más. Así mismo es más alto.4% vive en pobreza y 51. y ii) no hay ningún hombre que haya alcanzado un nivel educativo superior al de secundaria. representan un 38.6% en pobreza extrema. es decir.

situación que es agravada por el desconocimiento de las involucradas tanto de las leyes que pueden invocar para su protección como de las instancias adonde acudir.74% entre los hogares que cuentan con miembros de 6 años o menos. la principal forma de atención de la demanda de servicios de cuidado de las/os miembros de los hogares sigue siendo el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado que también es asumido fundamentalmente por mujeres. En el caso de los hogares jefeados por mujeres que contratan este tipo de servicio. desde allí ya es excluyente y violatorio.58% a 1.14 • Básicamente. la no consideración de aspectos como salario. Los datos de la encuesta propia refuerzan la hipótesis de esta influencia ya que hay una fuerte presencia de hogares contratantes con niños/as: casi 7 de cada 10 trabajadoras encuestadas reportan la presencia de niños/as en los hogares contratantes. en vista que las autoridades de la Inspectoría de Trabajo no pueden accesar al espacio donde éste se desarrolla y comprobar las denuncias. independientemente de su modalidad. las mujeres (jefas o cónyuges) tienen empleo (casi nueve de cada diez de estos hogares). Las fuentes consultadas dieron información sobre algunos casos de abuso físico y psicológico. definición de una jornada de trabajo superior a las 8 horas diarias. el porcentaje se incrementa de 1. esta demanda se constituye alrededor de los hogares donde la mujer forma parte de la PEA. Lo más notorio es que el TDR se realiza bajo condiciones de inequidad social al estar regulado por un régimen laboral distinto al resto de los ocupados. La información disponible. En caso de conflicto hay limitaciones en la ley para un tratamiento adecuado. en términos de un tratamiento diferenciado en la misma ley que debería proteger por igual a todos los trabajadores. Las condiciones de invisibilidad en que se realiza y la discrecionalidad que se le deja al contratante para definir las relaciones de trabajo. es importante notar que.62% de los hogares con jefas/cónyuges económicamente activas cuenta con TDR. El carácter privado e individual de este tipo de trabajo ofrece limitaciones a la misma autoridad para la aplicación de la justicia.35% a 1.98% entre los hogares que cuentan con miembros entre 13 y 18 años y a 1. El porcentaje de hogares jefeados por hombres que contratan servicio doméstico con dormida dentro se incrementa de 1. . En relación con las condiciones laborales y derechos de los y las TDRs: La presente investigación permitió llegar a conclusiones sobre las condiciones y formas como las trabajadoras/ es domésticas/es desarrollan su trabajo. modalidad de contrato y beneficios sociales. contribuyen aun más a las condiciones de inequidad y exclusión. refleja que en la gran mayoría de los hogares donde se contrata trabajo doméstico. Sin embargo. Es característica de este tipo de trabajo la extensa jornada sobre todo en la modalidad de empleada/o doméstica con dormida dentro. dada la baja proporción de hogares que hace uso del TDR.70% entre los hogares que cuentan con miembros de 6 años o menos. la frecuencia de contratación de TDR en este tipo de hogares es sólo ligeramente superior al promedio: 1. • La presencia de niños/as en los hogares también parece tener algún nivel de influencia sobre la contratación de servicio doméstico. tanto cualitativa como cuantitativa. • Por último.

seguimiento y resolución efectiva de los casos interpuestos. artículo 154 con disposiciones sobre días de descanso. aunque no establecen excepciones. Derecho de preaviso e indemnización (artículo 161) d. como la Ley del Séptimo Día y Décimo Tercer Mes en Concepto de Aguinaldo (1982) y el Reglamento del Décimo Cuarto Mes de Salario en Concepto de Compensación Social (1995). en caso de enfermedad u hospitalización. • Leyes especiales. no son aplicadas en la práctica en el caso de las/os trabajadores domésticos. el patrono gestione los gastos y el asilo del o la trabajadora en hospital o centro de beneficencia. en el país los derechos laborales de las trabajadoras domésticas se regulan bajo un régimen especial que marca diferencias en relación al resto de las ocupaciones • El Código de Trabajo reconoce los siguientes derechos específicamente para las y los trabajadores domésticos: a. tal como lo ha revelado el presente estudio. . El artículo 53 de dicha Ley puede inspirar la incorporación del trabajo doméstico a las diversas categorías de la Ley de Salario Mínimo. Entre otros: artículo 325 en el tema de la regulación de la jornada máxima legal de trabajo. feriados o de fiesta nacional. en comparación con el gran número de personas empleadas en este sector. y la efectividad con que instancias como la Inspectoría de Trabajo se desempeñan en la detección. Entre los principales elementos del marco legal vigente que tutelarían efectivamente los derechos (laborales y otros) de las y los trabajadores domésticos remunerados. b. tomando en cuenta que el trabajo doméstico remunerado incorpora a más mujeres que hombres. En lo relacionado al acceso de los y las TDR a la justicia. Vacaciones remuneradas (artículo 156). c. • Las/os trabajadores domésticos remunerados están excluidos de la Ley de Salario Mínimo. podrían destacarse: • La Ley de Igualdad de Oportunidades: este instrumento puede ser el marco que vuelva la mirada al trato igual de las mujeres en el ámbito laboral. Oportunidad para asistir a la escuela nocturna (artículo 155). y costee los gastos y atenciones de emergencia (artículo 165) • En otros artículos del Código de Trabajo vigente se establecen exclusiones que afectan negativamente los derechos laborales de las y los trabajadores domésticos remunerados. sobre todo para fijar un salario justo y equitativo • El del Régimen Especial de Afiliación Progresiva del Sector de Trabajadores Domésticos referido al goce de acceso a los servicios del Instituto Hondureño de Seguridad Social es otro aspecto a considerar. artículo 139 que autoriza el contrato verbal en el caso de las/os trabajadores domésticos. la falta de autorreconocimiento de los y las trabajadoras domésticas como sujetas de derecho. Derecho a que. recopilación. horas de descanso diario y en días feriados (si son trabajados. Este acuerdo está en revisión a fin de que sea de carácter obligatorio (la voluntariedad es su principal limitación actual).15 Elementos del marco legal vigente: • Como ya se había anotado. son muy pocos los casos de TDR que se presentan ante instancias administrativas o judiciales. Dicha situación podría estar reflejando el desconocimiento de las instancias de protección mencionado por las TDRs encuestadas y entrevistadas.

de éstas el 41. sobre todo las que tienen hijos/as. 26. éstas manifiestan que es la relación de pareja la que se ve afectada por la distancia que separa a la pareja y la dificultad de poder mantener los vínculos afectivos.16 En lo relacionado a los impactos del TDR en la vida de las empleadas domésticas y sus familias. Por otro lado. De aquí deriva también la importancia del trabajo doméstico remunerado en la medida que forma parte de la cadena de alternativas a . las cifras revelan que el trabajo doméstico sigue un patrón generacional en su práctica ya que la mitad (49. • Desde el punto de vista de los hogares contratantes hay una percepción positiva de contar con una (o) doméstica porque les ayuda a llevar mejor las responsabilidades familiares y laborales. • Bajo esta situación cobra vital importancia el papel de los hogares. la sociedad. se pueden destacar: • Un factor positivo es que el trabajo doméstico ofrece a las mujeres la posibilidad de generar un ingreso que les permite apoyar económicamente a su familia y cubrir sus gastos personales. además. las mujeres las que sustentan el peso de las obligaciones de cuidado. las ve y las coloca de manera diferente en relación con los miembros del hogar que son varones. • Honduras es un país que ha avanzado muy poco en articular redes de apoyo en el tema de la economía de cuidado.4% su hermana y el 21. son ellos y a su interior. es algo que les afecta por el temor a perder el cariño de sus hijos/as por el limitado tiempo que permanecen con ellos. Si tiene la oportunidad de estudiar se sienten mucho mejor y manifiestan un nivel aceptable de satisfacción. En los casos de las mujeres casadas y sin hijos/as.8% su tía.5%) de las empleadas señaló tener familiares que se dedican o han dedicado al trabajo doméstico. la escuela y la organización comunitaria las educa. Les preocupa dejar a sus hijos (as) bajo la tutela de sus madres. además. manifiestan que se están perdiendo momentos importantes en la crianza de sus hijos. • El tema que más les afecta es estar separadas de su familia. Actualmente al interior de los hogares de las empleadas domésticas se siguen dando procesos de socialización que reproducen esquemas de género y que podrían incentivar la inserción de las mujeres al trabajo doméstico. • Otro aspecto que expresan es ser verbalmente discriminadas desde sus hogares por el hecho de ser mujer. Expresan: que tener que trabajar lejos de sus lugares de origen favorece la desintegración familiar producto de la distancia que las separa del resto de su familia y tener una relación afectiva a través del tiempo y la distancia. Aspectos como cuidado de los infantes y adultos mayores no es concebida como una responsabilidad pública. Según la opinión de ellas son los hijos/as los que pagan las consecuencias del conflicto que viven al tener que atender dos hogares (68.6% es su madre. Como se puede apreciar este trabajo ha sido desempeñado por familiares cercanos a la empleada y en todos los casos se trata de mujeres del núcleo familiar. Ellas ven en este trabajo una oportunidad para alcanzar a futuro condiciones de vida mejor para ellas y su grupo familiar.1%). contribuyendo de esa forma al logro de su autonomía económica.

• Estimular la creación de bolsas de empleo donde concurran oferentes y demandantes. Este es un tema en el que el sector privado ha incursionado muy poco.Oferta y demanda de TDR Lo relevante es que la oferta de trabajo doméstico se ha incrementado en la modalidad de cuenta propia. • Abrir el programa de bolsas de empleo a nivel de las oficinas municipales del INAM y de la STSS. este grupo es significativamente minoritario. Son los hogares con un alto perfil de ingreso económico los que demandan TDR. • Incluir un componente de trabajo doméstico remunerado en el observatorio de mercado laboral que ya funciona en la STSS. En tanto las modalidades de tiempo completo con dormida dentro y dormida fuera han tenido un comportamiento conservador a lo largo del período de estudio. . Los hogares donde la mujer forma parte de la fuerza laboral es donde la demanda de TDR es más alta (99. Principales recomendaciones de políticas: • Profesionalizar el trabajo doméstico remunerado en sus diferentes ocupaciones específicas mediante procesos de capacitación con miras a mejorar el perfil de las personas dedicadas a estas labores y elevar la demanda.16). derivado quizás de la estructura de costos que es alto y la poca capacidad de la población para cubrirlos. Principales hallazgos y recomendaciones para la política pública 1. debe celebrar un convenio para institucionalizar cursos de capacitación para este tipo de empleo. los servicios de cuidados básicamente descansan en los hogares. en una acción coordinada con la STSS y el INFOP .. Estrategias para el cabildeo de las recomendaciones: • El INAM. en términos absolutos. Instituciones como las iglesias en sus distintas modalidades y algunas organizaciones sin fines de lucro contribuyen con algunas acciones a labores de cuidado. • Que las trabajadoras domésticas sean beneficiadas con cursos de capacitación en el marco del programa Mi Primer Empleo. sector privado y hogares. Sin dejar de recordar que. • Establecer un observatorio del mercado laboral para darle continuidad a los resultados del estudio y velar por la protección de los derechos de las y los trabajadores domésticos. los mismos están ubicados entre el cuarto y quinto quintil.22 % de la oferta en población mayor de 50 años con mayor representación de los hombres (30.30%). Es notorio el incremento alrededor de un 16. • No se da una vinculación fuerte entre Estado. Ésta se concentra en el grupo etário entre 15 y 24 años en el sexo femenino. La población dedicada a este tipo de trabajo se ubica mayoritariamente entre el primero y tercer quintil de ingreso.17 que recurren los hogares para hacer frente a sus responsabilidades familiares en el tema de cuidado y la búsqueda de ingresos.

18

2.- Condiciones laborales
El trabajo se realiza bajo condiciones de total inequidad social y flagrante violación a los derechos humanos. Es violatorio en la medida que deja por fuera los principios de igualdad de oportunidades y no deja espacios para que las personas tengan vida propia (especialmente la modalidad de cama dentro). Se les visualiza como seres sin voluntad ni voz. Relaciones totalmente asimétricas entre contratante y contratado(a), prevaleciendo relaciones de dominación entre género y clase. En algunas regiones del país se dan incluso relaciones de servidumbre. Invisible en la medida que se desarrolla al interior de los hogares, es decir, a puerta cerrada y al margen de la institucionalidad. Individualista, es un trabajo donde no hay asociación lo que dificultad la toma de conciencia por parte de ellos y ellas de su propia realidad. Hay arraigados patrones sexistas que influencian las relaciones de trabajo, marcando diferencias entre el trabajo realizado por hombres y los realizados por mujeres (más valorizado el trabajo del hombre). Desvalorizado, en la medida que es un trabajo que no exige una calificación laboral de la fuerza de trabajo y se considera como una extensión natural de las actividades propias del hogar, cae en la categoría de trabajos de baja remuneración. Por otra parte, su aporte no figura en las cuentas nacionales. No se dimensiona su contribución en el trabajo productivo. Hay inequidad en las modalidades de contratación, tipo de contratos, duración de la jornada, derechos laborales y salario en relación con el resto de los ocupados.

Diferenciación significativa en el monto del salario. El salario de la mujeres es menor en comparación a los hombres que desarrollan trabajo doméstico. Las tareas masculinas para este tipo de trabajo están más definidas en tanto la mujer hace de todo en el hogar. Hay un alto grado de desconocimiento por parte de los y las empleadas domésticas tanto de sus limitados derechos como de las instituciones responsables de la tutela de los mismos. Hay una sobrecarga de trabajo para la persona que lo ejecuta dando lugar a la doble jornada y triple jornada de trabajo femenina. La mujer padece más en su doble condición de madre- empleada por la falta de socialización del trabajo doméstico al interior de los hogares. Los conceptos de trabajo decente se ponen en entredicho en la medida que a la empleada doméstica se le paga por hacer todas las tareas del hogar (sin excepción, desde cuidar niños y enfermos hasta bañar y alimentar animales). Violaciones y abusos de tipo físico, sexual, psicológico y económicos directos o velados del grupo familiar en perjuicio de los y las empleadas. Hay violación a convenios internacionales donde el país es signatario: como ser la Convención de todas las formas de discriminación contra la Mujer. El marco legal es excluyente y discriminatorio al tratar bajo la categoría de régimen especial en el Código de Trabajo lo relacionado con el trabajo doméstico, dándose un tratamiento diferenciado tanto de hecho como de derecho.

19

La mayoría de los aspectos laborales, que son derechos reconocidos para otras ocupaciones, en esta caso, son discrecionales (voluntad) del contratante. Es un trabajo donde comúnmente no media contrato escrito de trabajo. Lo que afecta la seguridad jurídica y crea vicios de inestabilidad laboral y de ingreso para la contratada, en la medida que puede ser cancelada en cualquier momento. De igual manera afecta al hogar contratante en vista que la empleada no se siente obligada a conservar su trabajo y sucede con frecuencia que abandona el hogar sin previo aviso. Se da una sobreexplotación, las jornadas laborales superan los marcos legales establecidos para otro tipo de ocupaciones que son reguladas por el Código de Trabajo (En promedio 12 a 14 horas mínimo, de 5 de la mañana hasta 9 y 10 de la noche, para personas que duermen dentro). Total desprotección social, en el país es característica la falta de políticas y programas de protección social, en el caso específico de ellas y ellos la cobertura es muy limitada. El trabajo por cuenta propia abre la posibilidad para que las relaciones laborales sean más abiertas, flexibiliza los horarios, los períodos de remuneración, pero igual da lugar a mayor desprotección social, porque no obliga al contratante a nada. No hay capacidad de denuncia por parte de ellas y ellos, derivado del desconocimiento de las instancias hacia las cuales acudir, el procedimiento a seguir y nivel de confianza. Otro elemento que resaltaron es la falta de tiempo para dedicar a la gestión y la creencia de que las autoridades no les prestarían atención por ser personas de baja posición social y económica.

Principales recomendaciones de políticas: Revisión de marco legal vigente específicamente el Código de Trabajo, en lo referido al tratamiento del trabajo doméstico remunerado afín de hacer una nueva valoración de derechos en el plano legal, económico y social. Lo que implicaría ver aspectos de jornada de trabajo, salario y prestaciones sociales y laborales, derechos humanos. Bajo este marco las recomendaciones específicas abordarían: • Que se elimine “la remisión a la costumbre del lugar” la relación laboral en materia de trabajadores domésticos y se regule únicamente por vía de ley. • Que se elimine el término servidor doméstico por el de trabajador(a) doméstico(a) en el capítulo referido en el Código de Trabajo. • Que se difunda ampliamente el concepto de trabajo doméstico, abarcador de muchas categorías, que fomentan entre los mismos trabajadores la discriminación. • Exigir el cumplimiento del proceso legal al interior de la Secretaría de Trabajo. • Hacer estudios de factibilidad para su incorporación en las políticas nacionales del Salario Mínimo. • Revisar y adaptar la normativa a los principios fundamentales de derechos humanos. • Elaboración de un Protocolo para el cumplimiento de los principios en el ámbito laboral. • Promover la investigación y constatación de las denuncias.

20

• Que se revise la jornada laboral y la obligatoriedad de incluirlas/os en un régimen educativo. • Afiliación obligatoria al seguro social y definición de un salario base. • Obligatoriedad del contrato escrito y registrado en la Secretaría de Trabajo. Estrategias para el cabildeo de las recomendaciones: • Llegar a las instancias correspondientes a través de propuestas formales (vía Decreto de Ley) por ser más rápido el proceso. Utilizando la iniciativa de ley que tiene la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. • Acción Legislativa directa con las comisiones del Congreso Nacional entre ella: Comisión de la Mujer, Comisión de la Niñez y la Familia, Comisión de la Juventud. • Alianzas estratégicas entre le INAM, STSS y comisionado Nacional de Derechos Humanos, organizaciones gremiales y sociedad civil, para impulsar las iniciativas de ley, divulgar masivamente el resultado de los estudios y hacer campañas de socialización.

• La academia hasta hace muy pocos años ha incluido en el currículum los estudios de género, alterna algunos semestres diplomados sobre el tema, pero no se enfoca en el tema del trabajo doméstico remunerado y no remunerado como tal, de allí que la perspectiva del mismo es limitada. • En el tema de producción de datos es destacable la información que ofrece el INE a través de los censos y encuestas, especialmente la Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples, donde se encuentran datos de la categoría ocupacional “empleada doméstica” y permite elaborar series, pero es insuficiente para una apreciación completa del fenómeno que nos permita hacer interrelaciones desde varios contextos. • De igual forma en el país se carece de información sistematizada que nos permita aproximarnos a la caracterización del trabajo doméstico no remunerado y trabajo voluntario. Principales recomendaciones de políticas: • Debe elaborarse una encuesta específica sobre el trabajo doméstico remunerado y no remunerado. • Que el INE institucionalice la Encuesta del Uso del Tiempo. • Incorporar en todas las fuentes de datos (censos, encuestas de hogares, encuestas de ingresos y gastos y encuestas de condiciones de vida, etc.) del INE preguntas relacionadas con el trabajo doméstico remunerado. • Alianzas estratégicas con las diferentes universidades para que se incluyan en las propuestas de tesis temas relacionadas con el trabajo doméstico.

3.- Investigación y Producción Estadística
• Las investigaciones sobre el tema son escasas, sólo se cuenta con el estudio de la OIT sobre trabajo infantil, que ofrece una caracterización del problema a nivel nacional. • No se disponen de estudios para el abordaje del tema desde una perspectiva integral que permita hacer comparaciones y conocer con más propiedad la evolución del fenómeno.

ya que en la actualidad los inspectores no pueden entrar a los mismos para realizar inspecciones). en el marco de la proyección social de las mismas. • Las acciones de las organizaciones de sociedad civil van orientadas a promover la participación .. Entre otras: Gabinete de Desarrollo Social. De igual forma facilitar el acceso de la mujer al mercado laboral. de manera que ellos y ellas son vistos desde de esta perspectivas y no como una categoría como tal. • El Estado debe crear redes de apoyo (centros de cuidado infantil) para las hijas e hijos de las y los trabajadores domésticos. Consejo Consultivo de Sociedad Civil para la Estrategia de Reducción de la Pobreza y organizaciones gremiales. Estrategias para el cabildeo de las recomendaciones: • Utilizar los diferentes convenios que el INE tiene a nivel institucional. Se debe coordinar acciones con el sector privado para apoyar este tipo de iniciativas y crear. Principales recomendaciones de políticas: • Se recomienda una regulación específica que garantice el cumplimiento de los derechos laborales desde el espacio donde se desarrolla la labor (los hogares contratantes. No hay un tratamiento específico para abordar su problemática. • Incidencia ante el Banco Central para que visibilicen el aporte de las mujeres trabajadoras. centros de cuido y escuelas para los hijos/as de éstas.Políticas Públicas • En términos de políticas públicas hay que reconocer que el tema de trabajo doméstico remunerado es visto desde la amplia gama de acciones de la política social. pero no se identificaron acciones específicas para las y los trabajadores domésticos. de la mujer en los diferentes espacios. • Reglamentar en el marco de la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer (LlOM) • La STSS deberá hacer gestiones para que se le otorgue a la inspectoría del trabajo las facultades para inspeccionar o ejercer su trabajo como ministro de fe pública en el tema de TDR. • Convenios con las diferentes universidades del país. Estrategias para el cabildeo de las recomendaciones: • Divulgación del contenido del estudio en las instancias de toma de decisiones.21 • Incluir en los pensum académicos de nivel superior el tema de equidad de género. • Las acciones del estado de bienestar están enfocadas a apoyar acciones en materia de desarrollo social para los grupos de población viviendo en extrema pobreza. para hacer posible la incorporación de preguntas en sus respectivas fuentes de datos. 4. • Alianzas estratégicas con las instancias correspondientes para la gestión de recursos para realizar la encuesta de uso del tiempo. De igual forma las políticas de empleo no se detienen en acciones para impulsar o establecer marcos legales para este tipo de empleo.

22 • Campaña nacional de sensibilización en el tema de los aportes del trabajo doméstico al desarrollo nacional. . • La Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. utilizando los medios de comunicación masiva (programa educativos por radio y televisión). • Crear al interior de la STSS una unidad especial para atender la problemática del trabajo doméstico. la Red Solidaria. • La Secretaría de Educación (a través de su presupuesto) debe apoyar financieramente las instituciones que tienen programas de atención a los y las trabajadores domésticas. el Programa de Asignación Familiar(PRAF). El Fondo Hondureño de Inversión Social (FHIS) deben focalizar acciones en este grupo de población.

INTRODUCCIÓN .

con el objetivo de precisar la cantidad de hogares que contratan trabajo doméstico bajo las diferentes modalidades. Muy especialmente valoramos y reconocemos los aportes de cada una de las personas dedicadas al trabajo doméstico y de los hogares contratantes contactadas a lo largo del trabajo de campo. en su calidad de organismo rector de la Política Nacional de la Mujer. establece interrelaciones con el comportamiento económico y social. y fue apoyada por el programa regional de la “Agenda Económica de las Mujeres – Fase II” (UNIFEM/PNUD) y el Programa de Cooperación con Centro América (SICA – AECID). con alcance regional. y en los objetivos programáticos del Instituto Nacional de la Mujer (INAM). que nos brindaron entrevistas y participaron en los talleres de trabajo. de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. Así mismo es consistente con los acuerdos de la X Conferencia Regional sobre la Mujer en América Latina y El Caribe (Conferencia de Quito – 2007). El estudio es parte de una iniciativa del COMMCA. Honduras. El documento recoge la evolución del trabajo doméstico remunerado.24 Este estudio se enmarca en el Plan de Acción del Consejo de Ministras de la Mujer de Centro América (COMMCA) para el período 2006-2009. El Salvador. Agradecemos. en su función de tutelar los derechos laborales. que en el marco del convenio institucional con el INAM brindó las facilidades para el acceso a sus bases de datos y asumió la responsabilidad del procesamiento de los indicadores seleccionados. justo y enmarcado en ley. Esperamos que los resultados del estudio que aquí se presentan contribuyan a: i) fortalecer el trabajo del INAM. El estudio ha sido desarrollado con los mismos objetivos en siete países: Costa Rica. los valiosos aportes del conjunto de funcionarios y funcionarias y representantes de organizaciones amigas. de cara a este sector de mujeres. la contribución del Instituto María Auxiliadora que apoyó la investigación de campo cediendo el espacio y el tiempo para desarrollar con sus alumnas los grupos focales. a fin de propiciar espacios y acciones para la formulación e implementación de políticas y estrategias encaminadas a superar las desigualdades existentes. creando los marcos y sistemas legales apropiados para el aseguramiento de un trabajo doméstico digno. desde las organizaciones de la sociedad civil. especialmente. Reconocemos especialmente su apertura para incluir en la boleta de la Encuesta de Hogares de mayo 2008 una pregunta relacionada con el tema. a través de su Línea de Género. en su función rectora de la Política de Igualdad de Oportunidades. Guatemala. Enfatiza en la situación actual. a través del período 2001-2007. jugaron un rol importante diversos actores públicos y privados. y iii) fortalecer el trabajo de incidencia en el tema. Entre ellos destacamos la contribución significativa del Instituto Nacional de Estadísticas (INE). ii) impulsar el accionar. a la vez que ofrece un conjunto de recomendaciones de políticas públicas para el tratamiento del tema y la incidencia sobre el mismo. cuyo aporte central al funcionamiento social no ha conseguido todavía el reconocimiento adecuado. así mismo. en sus diferentes manifestaciones y desde una perspectiva integral. Nicaragua. Así como también. especialmente desde las organizaciones de mujeres. . en su interés por fortalecer los temas de igualdad y autonomía económica de las mujeres. En el desarrollo de este estudio en Honduras. pero también del resto de instituciones públicas de los diferentes poderes con competencia en el tema. Panamá y República Dominicana. que impulsa la formulación de políticas y propicia acciones y espacios en la búsqueda de igualdad de oportunidades para la Mujer.

Por la naturaleza del trabajo (“puertas dentro”) y la falta de voz de las personas que lo desempeñan. II. El trabajo doméstico remunerado y no remunerado es todavía un tema ausente en el marco de las políticas públicas. Específicamente. y el otro. Dimensionar y caracterizar el trabajo doméstico remunerado y sus implicaciones en la vida y autonomía de las mujeres en general y. Se encontraron dos estudios elaborados con anterioridad en el país bajo el auspicio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). se ofrecen evidencias de la existencia de relaciones de explotación económica. sobre las mujeres ocupadas en esta actividad. dando paso con ello a una gran injusticia social y contribuyendo de esta forma a perpetuar relaciones de dominación y discriminación. marcos legales y estrategias para el mejor tratamiento de este trabajo. para favorecer el diseño de políticas. a través de su Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil.25 I. etc. Este último. en la sociedad y al interior de los hogares. para identificar cambios legislativos y líneas de política pública prioritarios frente a este tema. Uno de ellos es una recopilación y análisis del marco legal relacionado con el trabajo doméstico infantil. 2. su relación con el trabajo doméstico no remunerado y las condiciones de vida de las mujeres en la región centroamericana. Entre sus conclusiones se resaltan algunos avances en materia legal pero también la significativa brecha entre la norma o contenido formal de la ley y la protección real de los derechos de la población infantil trabajadora. Dimensionar y caracterizar el trabajo doméstico no remunerado y la relación entre ambos (trabajo doméstico remunerado y no remunerado) en cuanto a categorías como autonomía. en el marco de varios contextos y perspectivas. con frecuencia el tema no es relevado en las investigaciones de interés público y privado. A su vez. en particular. se buscaba: 1. Por último se presenta un conjunto de recomendaciones para aumentar los niveles de incidencia en las políticas públicas y formular estrategias de intervención. Objetivos del Estudio El objetivo general que se planteó el estudio fue el de generar información sobre el trabajo doméstico remunerado. . relaciones de poder. Antecedentes El estudio sobre trabajo doméstico remunerado y sus interrelaciones con el no remunerado surge como una iniciativa del Consejo de Ministras de la Mujer en Centro América (COMMCA). es un diagnóstico sobre el mismo tema publicado en el año 2003. destacando la debilidad existente a nivel institucional para la aplicación de estos marcos jurídicos. constituye un aporte muy útil para caracterizar la problemática en este segmento de población. ilegalidad en los arreglos laborales y violencia física y sexual. vía acercamientos por país. al poner en evidencia la condición y posición de las mismas en el mercado de trabajo. Con el presente estudio estaremos contribuyendo en parte a saldar una deuda con las personas que realizan este tipo de trabajo. 3. en su interés de avanzar en los temas de igualdad y autonomía económica de las mujeres. Además. violación de derechos humanos. se ofrece una caracterización del fenómeno. Determinar la relevancia del trabajo doméstico remunerado no sólo como alternativa de empleo para mujeres sino entendido en un marco más amplio de contextos nacionales caracterizados por: • Una creciente participación femenina en el mercado de trabajo.

Diseñar estrategias que viabilicen las recomendaciones del estudio tanto en el ámbito centroamericano como nacional. Hay una clara división del trabajo que se extiende hasta el mercado laboral mismo. La economía desde la perspectiva de género. tanto en materia económica como social. La “economía de cuidado” y los sistemas de bienestar. Diferentes motivaciones. 5. preferentemente. Es decir. La división sexual de trabajo persiste aún en los tiempos actuales. Este último es un hecho importante desde el punto de vista social pero que no adquiere valor económico. referida esta última al trabajo dentro de hogar y las responsabilidades familiares. 6. La acción del hombre. las políticas relacionadas con los ámbitos priorizados por el COMMCA: jornada laboral. . Es importante también explorar alternativas que puedan contribuir a la ampliación de las opciones laborales para estas trabajadoras. que crea valor económico mientras que el trabajo de la mujer. donde se ubica a las mujeres. la ubicación de este tipo de trabajo en este contexto. así como la identificación de su papel en la reproducción social de los países de origen y destino. Marco teórico – conceptual y metodológico El abordaje teórico conceptual de la presente investigación se hizo a partir del análisis de tres elementos fundamentales: a. entre otras). En nuestras sociedades hay una aceptación generalizada de las labores del hogar y cuido de los hijos/as y las III. en la medida en que las responsabilidades familiares no se han socializado con el resto de los miembros del hogar y son ellas las que tienen que compartir su tiempo entre el mercado laboral y el trabajo del hogar. asociada al trabajo productivo. han impulsado en las últimas décadas una creciente presencia de mujeres en la fuerza laboral. asociado a la reproducción de la especie humana. b. Estado y familia. Los roles de hombres y mujeres continúan asociados a la percepción histórica de la presencia predominante del hombre en la esfera pública y de la mujer en la esfera privada. existe una división o asignación de roles para hombres y otro para mujeres. Identificar y priorizar recomendaciones en la normativa legal y en la política pública tendientes a la superación de los problemas detectados. mediante el análisis de las principales políticas vigentes. seguridad social y organización.26 • Una creciente feminización de los flujos migratorios. al interior de los hogares ni ante los agentes del mercado. c. Identificar las relaciones entre trabajo. Dados los flujos migratorios sur-sur (entre países de la región centroamericana) y sur-norte. 4. Esta participación laboral femenina se da en condiciones de una marcada desigualdad social. debe ser parte del análisis. maestras. La división sexual de trabajo y algunas de sus implicancias en el ordenamiento social y económico. ingresos. dando lugar a lo que se conoce como la “doble” o “triple jornada” como una situación común entre las mujeres. • La prevalencia marcada de la sub-valoración social del trabajo doméstico. tanto económicas como sociales. en actividades relacionadas con sus “habilidades naturales” (empleadas de la salud. En particular.

Lo que sí es importante anotar es la necesidad de una mayor articulación de ambos sectores. ha surgido el concepto de la economía de cuidado y los sistemas de bienestar. entre las responsabilidades productivas y reproductivas”. el sector privado. privado y a nivel comunitario. demanda y condiciones). El trabajo productivo descansa sobre la base del trabajo reproductivo porque éste es el que genera las condiciones para que la fuerza de trabajo produzca. hijas. aún cuando no disponemos de datos sobre trabajo doméstico no remunerado podemos hacer algunas consideraciones partiendo del alto número de mujeres que figuran como inactivas y de la falta de cobertura de servicios de cuidado en el ámbito público. De allí la necesidad de avanzar en el análisis hacia la justa valoración de este tipo de trabajo en la economía en su conjunto y al interior de las familias. III. De aquí la necesidad de compartir sus obligaciones con otras mujeres. . “hoy podríamos afirmar que la ‘desigualdad atrapa las mujeres’”. en el tema de cuidado apoyando a los hogares y especialmente a las mujeres en este tipo de responsabilidades. La misma autora afirma que “la desigualdad nos atrapó en el ámbito de las relaciones de conciliación entre lo público y lo privado. público y privado. algunas de las cuales pueden ser miembros de la familia. el privado (mercado) y los hogares (fundamentalmente las mujeres) en la atención a las demandas de cuidado de la sociedad. vía el mercado. Pero sigue siendo válido para reflejar el hecho de que “se ha perpetrado y reproducido la desigualdad en el ámbito doméstico”. Hay una frontera muy estrecha entre lo que debemos entender como trabajo doméstico remunerado y no remunerado ya que básicamente son la misma cosa en término que es trabajo de mujeres. las que se agrupan bajo la categoría de empleadas domésticas remuneradas. particularmente en términos de equiparación de derechos e igualdad de oportunidades en el mundo del trabajo y en muchos ámbitos públicos. que se acompañan unas a otras en estas tareas tales como madres. Por ejemplo. Como parte del desarrollo del pensamiento económico feminista. según Pautassi (2007). entre lo que se conoce como trabajo productivo y trabajo reproductivo. Esta vinculación está en la base del funcionamiento del sistema económico. abuelas. Ante la falta de alternativas son básicamente las mujeres (diferentes edades y relaciones de parentesco) las que asumen ese rol. evidenciando la interacción de tres sectores: el público. hermanas.27 personas dependientes como responsabilidades de las mujeres. En el imaginario social. El Estado interviene tanto como responsable del marco político como prestador directo de servicios de cuidado. Este concepto puede ser refutable dados los avances en el tema de la igualdad formal entre varones y mujeres. El problema de la desigualdad de género en el ámbito doméstico-familiar ha sido tema de preocupación de muchas/os autores.1 Planteamiento técnico-metodológico de la investigación La investigación se propuso un análisis contextualizado del tema del trabajo doméstico remunerado (oferta. en esta esfera sólo entran ellas. considerando sus vinculaciones con: • La situación y las dinámicas de cambios económicos y sociales de los países (tantos los de origen interno como externo). y en otros casos. Al considerar la economía desde la perspectiva de género un elemento central es el reconocimiento de la estrecha vinculación entre lo público y lo privado. oferta servicios de cuidado (las trabajadoras domésticas remuneradas son parte de este sector) y los hogares en su rol fundamental de proveedores no remunerados de servicios de cuidado.

¿Ha variado el nivel y balance de género de la oferta de TDR en los últimos años? b. • La creciente participación en actividades económicas de otras mujeres (que hacen o podrían hacer uso de las/os trabajadores domésticos). De forma tal que la investigación nos permitiera: • Disponer de información sobre el comportamiento de la oferta y la demanda del trabajo doméstico remunerado. ¿Cuáles son los aportes principales del marco legal vigente. • El trabajo doméstico no remunerado. y los factores y limitantes que han venido influyendo en su comportamiento. a las condiciones / características del trabajo doméstico remunerado? • Influencia de otras políticas públicas. • Los alcances y vacíos del sistema jurídico vigente. ¿Cuáles son las características principales de los hogares que pueden estar influenciando su demanda de trabajo doméstico remunerado? • El tratamiento legal y político del empleo doméstico remunerado: e. en el futuro.28 • El marco legal y las políticas públicas vigentes más relevantes para el objeto de estudio. sociales y económicas: . El análisis integrado de todos estos elementos permitiría desarrollar una propuesta de recomendaciones de política que pudieran contribuir a la superación de los problemas detectados. • Contar con el perfil socioeconómico de las/os trabajadores domésticos y las condiciones bajo las cuales ellas realizan ese tipo de trabajo. • La políticas públicas relacionadas con el trabajo doméstico. • Las condiciones de vida personal y familiar de las trabajadoras domésticas y de las mujeres que las contratan. La revisión de las estadísticas oficiales disponibles sobre el TDR permitiría además la formulación de recomendaciones para el mejoramiento de la producción estadística en el tema con el fin de contar. • El número de hogares y las características de los hogares que contratan trabajo doméstico en el país. así como identificar posibles alternativas para el “advocacy” de las mismas. y su aplicación. ¿Cuáles son los problemas de calidad que caracterizan al trabajo doméstico remunerado y los impactos principales de este tipo de inserción laboral sobre las/os trabajadores domésticos remunerados y sus familias? • Demanda del trabajo doméstico remunerado y su dinámica reciente: d. con información de calidad tanto para profundizar el conocimiento sobre el tema como para facilitar el seguimiento a su dinámica en el tiempo. ¿Cuál es el perfil socio-demográfico actual de las/os trabajadores domésticos remunerados? c. Para asegurar el hilo conductor de la investigación se diseñaron un conjunto de preguntas orientadoras que se agruparon en cuatro temas: • Oferta del trabajo doméstico remunerado y su dinámica reciente: a.

Por ejemplo: i) las fuentes sólo nos permitieron establecer la proporción de hogares que hacen uso del servicio doméstico con “dormida dentro” ya que no hay forma de conocer el total de hogares que hace uso de este servicio en las diferentes modalidades de contratación. Se partió de un diseño previo de la investigación como marco regional para los estudios nacionales. con fuentes secundarias y primarias. demografía. Ello no permitió desarrollar todos los indicadores establecidos en el marco regional. optó por utilizar la Encuesta Permanente de Hogares de . y contiene información específica sobre trabajo doméstico. Módulo de Migración y Remesas Internacionales 2006. Es necesario anotar que encontramos vacíos o debilidades en las estadísticas oficiales relacionadas con el tema del TDR. permite construir series y tiene enfoque de género. Otras fuentes que fueron aprovechadas son: Censo Nacional de Población 2001. ii) aún dentro de estos hogares no es posible saber III. la metodología y las posibles fuentes de información a utilizar. el nivel y condiciones de la oferta y/o la demanda de trabajo doméstico remunerado? Para el desarrollo del estudio se estableció el uso combinado de técnicas investigativas cuantitativas y cualitativas. pobreza.29 f. la Encuesta de Ingresos y Gastos 1998/1999 y la Encuesta de Costo de Vida. Una de las primeras actividades realizadas fue un taller metodológico regional donde los equipos de investigación de cada país consensuaron los alcances del estudio. se levanta dos veces por año. ¿Existen elementos de políticas públicas sociales y/o económicas que pueden estar influenciando (o haber influenciado en los últimos años).2 La investigación con fuentes secundarias El equipo de investigación de Honduras. directa o indirectamente. Además. Las razones que justificaron esta selección fueron: es una fuente con cobertura nacional. aunque limitada. entre otros. después de una valoración de las fuentes oficiales disponibles. cubre aspectos del mercado laboral. género. Propósitos Múltiples.

entrevistas individuales y colectivas . se desarrolló el proceso de recopilación y análisis de la información documental. y nivel socioeconómico de los hogares contratantes (superior y medio). tiempo completo sin dormida dentro. El capítulo uno va orientado a hacer una valoración de la evolución de la oferta y demanda del trabajo doméstico y sus interrelaciones con las condiciones de la economía nacional. Las actividades de investigación de campo realizadas para la obtención de información cualitativa incluyeron: grupos focales. se inició el levantamiento de la información de fuente primaria o de campo. la organización del trabajo doméstico y de cuidado no remunerado en los hogares (que permitiría un mejor análisis sobre las vinculaciones entre el trabajo doméstico y de cuidado no remunerado y el TDR). aún si no realizan trabajo doméstico para dicho hogar. y tiempo parcial para uno o más hogares). El capítulo dos comprende lo relacionado con los derechos laborales de las y los trabajadores domésticos y su tutela. Los criterios para el establecimiento de las cuotas fueron: las dos ciudades que concentran la mayor cantidad de trabajadoras domésticas remuneradas. Contenido del Informe El Informe ha sido estructurado en 4 capítulos sustantivos. incluyendo la capital.3 La investigación de campo Posteriormente. aplicando una boleta1 de más de cien preguntas que cubrieron aspectos demográficos. Completó el trabajo de campo la realización de una encuesta a trabajadoras domésticas remuneradas activas que fue aplicada a una muestra cualitativa (por cuotas) de 400 personas. en agosto de 2008. III. y un panel con expertas en el tema de género.30 cuántas de las personas ubicadas como “empleados/ as domésticas” (dentro de la relación con el/la jefe/a de hogar) efectivamente lo son. dos grandes rangos de edad (menores de 35 años y de 35 años o más). A todo lo anterior. De igual forma no se cuenta con información relacionada con el porcentaje del ingreso que los hogares destinan al pago del servicio doméstico y tampoco fue posible disponer de datos que permitieran analizar la inserción de las mujeres hondureñas migrantes como TDRs en los países de destino. iii) algunos datos importantes para el análisis del tema de trabajo doméstico remunerado no son relevados por los instrumentos disponibles: el lugar de nacimiento (lo que imposibilita identificar la existencia o no de un patrón de migración interna relacionado con esta ocupación). para compartir inquietudes y fortalecer el capítulo de recomendaciones y estrategias. la modalidad del trabajo (tiempo completo con dormida dentro. La encuesta se realizó en Tegucigalpa y San Pedro Sula. A la par de los procesamientos de estadísticas oficiales. a través de la mirada a las condiciones de trabajo y el análisis del marco legal 1 Esta boleta fue la misma utilizada en el resto de los países participantes en el estudio. informes técnicos. IV. así como construcción de historias de vida con trabajadoras domésticas remuneradas. y el porcentaje de hogares que contratan trabajo doméstico bajo todas las modalidades (Este es el aspecto que se incluyó en la encuesta de mayo 2008). Entre la información documental revisada se incluyeron: memorias institucionales. se sumó: una reunión con empleadas/ os del INAM y miembros (as) de otras instituciones públicas para presentar los avances de la investigación y obtener retroalimentación para el proceso. ya que se incluyen en esta categoría familiares de los y las empleadas domésticas que viven en el hogar contratante. grupos focales con empleadoras. aspectos jurídicos y políticas públicas. el nivel y tipo de participación organizada (siendo la baja o inexistente organización uno de los problemas serios que afecta a este grupo de trabajadoras/es). documentos de políticas y estudios relacionados. y entrevistas institucionales. sociales y económicos.

viendo aspectos de oportunidades de desarrollo profesional y laboral. los hallazgos y principales recomendaciones de políticas y estrategias. valoraciones de género y sobre el nivel de vida de sus familias. El capítulo tres aborda las implicaciones del trabajo doméstico remunerado sobre la vida personal de las/os trabajadores domésticos remunerados y sus familias. El capítulo cuatro recoge una visión general del trabajo doméstico remunerado su rol e importancia. .31 vigente.

32 .

I. EVOLUCIÓN Y SITUACIÓN ACTUAL DEL TRABAJO DOMÉSTICO REMUNERADO .

8% respectivamente.7% es rural. De la PEA ocupada.2% rurales. Aproximadamente. Hay gran cantidad de personas que teniendo las condiciones para trabajar se quedan fuera del sistema.8% son urbanas y el 51. observándose un relativo mayor dinamismo en el trabajo por cuenta propia (Cuadro No. se han generado en promedio 91. en términos de categoría ocupacional.8% es mujer. 2 Población Económicamente Activa (PEA): Población de 10 años y más que manifiesta tener algún empleo o bien no tenerlo pero haber buscado activamente trabajo. alcanzando un valor de 52%.7% es trabajador no remunerado.34 I. El porcentaje de ocupación es del 97% tanto para los hombres como para las mujeres. Entre los años 2001 y 2007. El mayor nivel de ocupados se da en el sector terciario.221 empleos anuales. el 97% de los mismos está trabajando o buscando activamente trabajo. Aún cuando la economía ha tenido un desempeño favorable en los últimos cinco años no ha habido una correspondiente generación de empleo a nivel interno. Un 65. El resto 11. no se observan cambios significativos en la estructura del mercado laboral.2% de la PEA es hombre y sólo un 34.5% de esta población se ubica en el área urbana y el 54.363 personas (51% de la PET).721. El 45. con 50. cuenta con una población en edad de trabajar (PET)2 de 5. caso de las mujeres. 1). el 47.5% es urbana y el 52. la mayor tasa de participación se da entre los 30 y 39 años. El mercado laboral hondureño se caracteriza por su dualidad entre lo que representa el trabajo asalariado y el de “cuenta propia” en una proporción de 47. Las mujeres representan el 52.3% empleos. 7.5% en el área rural. por lo que muchas personas emigran anualmente . 48. Honduras para el año 2007. De cada diez habitantes. Los hombres tienen mayor participación entre los 35 y los 44 años.704 personas. La oferta de empleo ha tenido un comportamiento positivo pero moderado a nivel de los diferentes sectores. La participación de los hombres es de 40.921.5% y el de las mujeres 68.5 son PET.6%.5% y 40. En el 1 Oficialmente se define como Población en Edad de Trabajar (PET): a la población de 10 años y más.3% de la PET.8%.1 Algunos rasgos relevantes del mercado laboral hondureño En base a información de la Encuesta Hogares del INE. seguido del primario con una participación de 34. ¿Pero cuántos hondureños tienen oportunidad de formar parte de la Población Económicamente Activa (PEA) y encontrar un puesto de trabajo? La PEA3 la constituyen 2.

La presencia femenina en este tipo de trabajo es predominante. es alrededor de las 8 horas y las/los trabajadores tienen la libertad de regresar a dormir a sus hogares y ver diariamente a sus familiares. Uno de los cambios observables más relevantes es el creciente peso del trabajo doméstico en la modalidad de cuenta propia (ver Cuadro No. por día o una determinada cantidad de horas o por tarea. obviamente conectado con el anterior. De alguna forma. y las personas que realizan este trabajo por cuenta propia.018 empleos) en el 2007.772 en el 2007. Un segundo cambio observable.1. apenas se incrementa en 10. En contraste.2007 El trabajo doméstico en el país se realiza bajo varias modalidades. 16 en el anexo estadístico.170 personas. mismas que pueden trabajar para uno o varios hogares. trabajar para un sólo hogar con dormida dentro. el trabajo doméstico por cuenta propia ha tenido un crecimiento significativo pasando de representar un 5. trabajar para un sólo hogar con dormida fuera.5% (3. La participación en el empleo como trabajadoras/es doméstic/asos de la PEA ocupada se ubica en un 3.602 personas en el 2001 a 70.35 buscando una oportunidad de trabajo. involucrarse en actividades de la crianza de los hijos y ayudarles en las tareas escolares. donde su crecimiento fue negativo. El trabajo doméstico bajo la categoría ocupacional de trabajo asalariado.25% (42. con algunas ligeras inflexiones en los años 2002 y 2005. Una posible explicación para esta dinámica es el hecho de la jornada de trabajo bajo esta modalidad. a un 37. pasando de aproximadamente 60.544 empleos) del total del empleo doméstico en el 2001.21% promedio entre los años 2001-2007. El país sigue enfrentando problemas tanto para generar empleo como para asegurar la calidad del mismo. parte A).695 empleos.18% en el año 2007. compartir con su pareja. recuperándose luego hasta situarse en 4. es la clara tendencia decreciente del .1 Evolución del trabajo doméstico remunerado 2001 . para un incremento interanual promedio de alrededor de 1. Este crecimiento es especialmente notorio en los últimos años (2006 y 2007) y es el que fundamentalmente explica el crecimiento del trabajo doméstico en el período analizado. ambas modalidades son registradas en las estadísticas bajo la categoría de trabajo doméstico remunerado. puede considerarse que les ayuda a sobrellevar de mejor forma el conflicto entre las responsabilidades hogareñas y las laborales. según los datos disponibles. en algo más de un lustro (6 años). I.

su nivel de responsabilidades familiares se incrementa y por ello. telecomunicaciones y transporte. ellas representan más del 97% del mismo.2% del total de trabajadoras/es domésticas/ os remunerados. 2. lo sectores más dinámicos que contribuyeron a este crecimiento fueron: el sector agrícola (13. 51 en el anexo estadístico.1). Según los datos (Gráfica No. parte A). Esta reducción es aún mayor entre los hogares jefeados por mujeres: en el 2002. Sólo los centros urbanos del Distrito Central y la ciudad de San Pedro Sula aglutinan el 32. parte A). En el año 2007.9%).36 trabajo doméstico a tiempo completo y con dormida dentro. es posible que prefieran la modalidad de trabajo por cuenta propia. También es probable que el costo del servicio restrinja las posibilidades de acceder al mismo a los hogares de mayores ingresos (ver Cuadro No. parte A). continúa siendo un trabajo eminentemente femenino (ver Cuadro 1A en el anexo estadístico.35% (Ver Cuadro No.19% del total de la ocupación masculina frente a un 11. parte A).3%). Por otra parte. el número de hogares que utilizan este tipo de servicio doméstico se redujo en términos absolutos entre 2002 y 2007 y su peso relativo sobre el total de hogares del país también se redujo. parte A).5%. este tipo de empleo representa únicamente un 0. Todos estos sectores demandan fuerza de trabajo masculina de .2%).5% de la ocupación femenina (ver Cuadro 1C en el anexo estadístico. el sector de la construcción que tuvo un crecimiento promedio en los últimos 2 años de 8% y el de transporte en 7. Quizás este fenómeno se relacione con el “envejecimiento” relativo de la oferta de trabajadoras/es domésticas/os (ver Cuadro 1D en el anexo estadístico. este porcentaje ser redujo a un 1.4% de estos hogares contaban con este tipo de servicio.5%.1% a 1. comercio (11. más del 90% de este empleo es ocupado por mujeres. y en 2006 y 2007. 3 en anexo estadístico. Estas áreas concentran las dos terceras partes del total de este tipo de empleo. en los últimos años. Entre 2001 y 2007 con la excepción del 2003. esté asociada al incremento de empleos en el sector de la construcción. y en 2007. Según datos oficiales (Banco Central: 2007). El trabajo doméstico remunerado es fundamentalmente urbano. Además. Es probable que la decreciente participación de los hombres en este tipo de empleo. al pasar de 2. el resultado económico nacional ha presentado un comportamiento creciente en los últimos cuatro años. la industria manufacturera (20. dado que podemos suponer que a medida que las personas tienen más edad.

entre 2001 y 2007 (ver Cuadro No. Pero. sigue concentrándose en las edades más tempranas (ver Cuadro No. encontramos que casi 8 mujeres de cada 10 empleadas como trabajadoras domésticas remuneradas son menores de 45 años.6% en los dos últimos años. respectivamente) por la expansión de la telefonía celular.1. con formación media completa o incompleta. Es probable que el incremento de la oferta en este rango de edad tenga una relación directa con la posibilidad de contratarse como cuenta propia.4%) es más del doble que el correspondiente a las mujeres (15. sobre todo en el caso de las mujeres ya que. al menos en parte. El 33% de las mujeres se ubica en el rango de 15 a 24 años de edad. Tanto en 20064 como en 2007. Se presume que las lavanderas son.37 baja calificación. en actividades de promoción y venta de estos servicios. El sector de las comunicaciones también ha ido creciendo en forma significativa en los últimos 3 años (21. 4 Único año para el que se cuenta con información comparable. Como ya mencionamos. esta ocupación representa más del 55% del total del empleo doméstico remunerado y más del 98. Sin embargo. Otro aspecto que puede estar influyendo en el incremento de la oferta en la población mayor de 50 I. principalmente. probablemente vinculado.5%. trabajadoras por cuenta propia y de tiempo parcial5. esta modalidad les ofrece la posibilidad de poder atender tanto sus responsabilidades en el hogar que las contrata. 17 en el anexo estadístico. El trabajo doméstico remunerado se concentra claramente en la ocupación específica denominada “empleado(a) doméstico(a)”. Por tal razón. La situación en el caso de los hombres es diferente: apenas un 13% se ubica en el rango de 15 a 24 años y menos de 6 hombres de cada 10 empleados en este tipo de trabajo tienen menos de 45 años.1% de este empleo es desempeñado por mujeres. refuerzan esta presunción. .2 La oferta actual del trabajo doméstico remunerado En este apartado presentamos un acercamiento a la oferta actual (2007) de trabajo doméstico remunerado vía las características de las personas ocupadas en este tipo de empleo. rango que presenta la mayor concentración.D en el anexo estadístico. al hecho de que éste es el único espacio donde la mujer puede trabajar siendo menor de edad y donde no se le exigen documentos. 5 Los resultados de la encuesta propia. es notorio el incremento del peso relativo de trabajadores mayores de 50 años que se ha duplicado para ambos sexos. realizada en el marco de esta investigación. y a pesar de una tendencia decreciente entre 2001 y 2007. La oferta a nivel nacional en el año 2007. parte A).8%). parte A). Si sumamos las mujeres con edades entre 25 y 34 años (23%) y las de 25 a 44 años (20%). por otra parte.19% de estos/as trabajadores/as. denotando su bajo nivel de especialización dado que bajo esta ocupación se ubican las personas que realizan más de una sola tarea (ver Cuadro comparativo 06-07 en anexo estadístico. parte A). el 97. especialmente vinculado a la construcción en soluciones residenciales y establecimientos comerciales e industriales en las principales ciudades. por ejemplo) y para jóvenes de ambos sexos. 15. La misma fuente resalta el crecimiento de la inversión privada en 14. como sus obligaciones familiares. abriendo oportunidades de trabajo para hombres (como peones en el cableado subterráneo.0%. la caracterización que aquí se ofrece se concentra en las mujeres y sólo resalta las diferencias significativas existentes entre ellas y los hombres que también desempeñan ocupaciones de trabajo doméstico. es importante anotar que el porcentaje de los hombres trabajadores domésticos en este rango de edad (36. 1.1% y 14. como se ha expresado antes.37% de las personas en esta ocupación son mujeres.0% y 18. La segunda ocupación más frecuente es la de “lavandera(o)” con más del 35.

respectivamente). parte A). En el caso de los hombres.9% de estas trabajadoras reside en el área urbana.9% de los hombres). el total de los que estudian tienen entre 25 y 34 años de edad. únicamente un 9. Este comportamiento se repite entre los hombres con porcentajes un poco menores (6. un 17. Las mujeres se concentran más que los hombres en el nivel primario. pero los superan ligeramente en niveles educativos superiores a éste (17. 21 del anexo estadístico. realizada en el marco de la investigación. parte A). El mejor perfil educativo lo presenta el grupo de mujeres entre 15 y 24 años: ellas representan el 45% de las que tienen estudios primarios completos y el 54% de las que han completado la educación secundaria y 39% de las que tienen algún año aprobado de estudios superiores. casi ocho de cada diez trabajadoras domésticas provienen de hogares en condición de pobreza. Las trabajadoras entre 15 y 24 años representan apenas un 7% del total de trabajadoras domésticas sin ningún nivel educativo. y 65% de ellos tiene más de 34 años).7% de los hombres). Esto también fue confirmado en los grupos focales realizados. y no hay ningún hombre que haya alcanzado un nivel educativo superior al de secundaria. Las principales diferencias con los hombres son: ellos no presentan esta vinculación entre menor edad y mayor nivel educativo (por ejemplo. La peor situación a este respecto la presentan las mujeres de 50 años o más: 83% de estas mujeres tienen sólo algún grado aprobado de primaria o ningún nivel educativo.5% de las mujeres tiene algún grado de secundaria o más vs 16. Sin embargo.6% y 36%. De cada 10 mujeres que estudian.38 años es que. ante la falta de protección social. se ven en la necesidad de trabajar para su propio sustento. (Ver Cuadro No.2% asiste a algún centro educativo (contra un 3. 18 en el anexo estadístico. Los resultados de la encuesta propia. Del total de mujeres ocupadas en labores de trabajo doméstico. según los datos oficiales. Del total de mujeres trabajadoras domésticas. Dicho de otro modo. confirman la persistencia del origen rural de las trabajadoras domésticas. En el caso de . más de 8 tienen entre 15 y 24 años y menos de un 6% supera los 34 años de edad.5% en pobreza extrema y 24. que es donde mayoritariamente se genera este tipo de empleo.2% (ver Cuadro No. La mayoría de las mujeres trabajadoras domésticas remuneradas pertenecen a hogares en condición de pobreza: 51.3% no tiene ningún nivel educativo contra un 27% de los hombres. entre los hombres con secundaria aprobada no hay ninguno cuya edad esté comprendida entre 15 y 24 años. El problema de la falta de educación es sustancialmente menor entre las mujeres jóvenes. mientras que las trabajadoras de 50 años o más representan un 38.9% en pobreza relativa. el 57.

27 en anexo estadístico. tiende a favorecer al hijo varón en el acceso a los medios de producción. para un total de menos de seis hombres de cada diez trabajadores domésticos remunerados en condición de pobreza. 60 en el anexo estadístico. Labores como chapeo. el número de miembros en edades tempranas y adultos mayores y la prevalencia de algunos estereotipos de género en la sociedad. Ello indica que a mayor nivel de ingresos en los hogares. en casi 9 de cada 10 hogares que tienen mujeres jefas o cónyuges y contratan servicio doméstico con dormida dentro. Se podría concluir que la oferta para este tipo de trabajo está constituida mayoritariamente por mujeres de origen rural. Según (CEPAL: 2007) “Las mujeres se unen más tempranamente que los varones y asumen en una alta proporción la condición de cónyuges durante la vida adulta”.527 hogares hondureños que contratan este tipo de servicio. Choloma. la mujer es parte de la PEA (Ver Cuadro No. parte B). el sector agrícola abre oportunidades especialmente para ellos. A lo anterior se agregan percepciones y valores consistentes con la cultura patriarcal todavía vigente. con bajo perfil educativo y en condición de pobreza. la incidencia de la pobreza es menor. está demostrado que el hombre tiende a percibir un salario más alto que la mujer. de ingreso de los hogares. (Ver cuadro 20 en anexo estadístico. el 34. reportaron que las mujeres. parte A). al menos en el caso del trabajo con dormida dentro6. Cortés. des-hierba. Según los datos oficiales.6% vive en pobreza extrema y el 21. parte A). aguar animales y ordeñar vacas son nichos propios de los hombres. 3 en el anexo estadístico. (Ver cuadro No. Un segundo elemento que parece influenciar la contratación de servicio doméstico es la condición de económicamente activas de las mujeres. hay ciudades intermedias como Comayagua.39 los hombres. En las familias campesinas. El cabeza de familia. en los hogares. entre ellos: el nivel 6 Las estadísticas oficiales no permiten caracterizar los hogares que emplean trabajadoras/es domésticas/os en otras modalidades (tiempo completo sin dormida dentro o a tiempo parcial). En el área rural. relativamente jóvenes (aunque con una creciente participación de mujeres de 50 años o más). mayor la probabilidad de que se contraten servicios domésticos bajo esta modalidad. Aún cuando hemos resaltado Tegucigalpa y San Pedro Sula como espacios con alta presencia de TDR. Más del 86% de los 24. que generalmente es el padre. (Ver Cuadro No. jefas o cónyuges. parte A). la situación laboral de las mujeres del hogar. Lo anterior está asociado a varios factores. por considerarlos más aptos y responsable para cuidar y administrar los bienes familiares.3 La demanda actual del trabajo doméstico remunerado La demanda de trabajo doméstico parece estar condicionada por varios factores. donde se concentra la pobreza. y apenas un 9% reportó que se dedicaban exclusivamente al trabajo del hogar. estas ciudades intermedias quedan en su mayoría en el corredor central de desarrollo y se han convertido en centros industriales I. de los hogares contratantes son parte de la PEA. la Ceiba y Santa Rosa de Copán que demandan mano de obra calificada. se ubica en los quintiles más altos de ingresos (Q4 y Q5). Los datos de la encuesta propia también confirman esta relación: Más de 7 de cada 10 mujeres encuestadas que trabajan para un solo hogar. De igual forma persiste la idea que la mujer al alcanzar determinada edad busca pareja y pasa a formar parte de otra familia. . Una primera relación que parece clara es la que se da entre el nivel de ingresos de los hogares y la contratación de trabajadoras domésticas remuneradas.4% en pobreza relativa. jefas o cónyuges.1. los padres tienden a heredar a los hijos varones. Por otra parte.

En el caso de los hogares jefeados por mujeres que contratan este tipo de servicio.35% a 1. el 19% son hijas del/a jefe de hogar. 29 en anexo estadístico. y a 1. Lo anterior hace pensar en un posible incremento a futuro de la participación económica de las mujeres en la fuerza laboral y al mismo tiempo un aumento de la demanda de servicio doméstico.35% a 1. esta situación fue mucho menos frecuente que la presencia de niñas/os: un 19% de las trabajadoras encuestadas en el marco de este estudio reportaron la presencia de ancianas/os en los hogares contratantes. En la mayoría de los casos la empleada doméstica es la que organiza su tiempo y las contratantes dejan en manos de ellas el manejo del hogar. . Es importante tener en cuenta que en el caso de la encuesta propia. Las mujeres que participaron en los grupos focales expresaron que contar con una trabajadora doméstica les ayuda a llevar de mejor forma las responsabilidades familiares y laborales. El porcentaje de estos hogares se incrementa de 1. sólo un 30% de las encuestadas reportó que había otras personas. En la encuesta propia. En términos de la demanda de cuidado de los hogares (ver Cuadro No. Esta condición “femenina” de las responsabilidades domésticas y de cuidado es probablemente una fuente importante de la demanda de trabajo doméstico remunerado cuando las mujeres contratantes participan en el mercado laboral (siempre que se cumplan condiciones de ingreso adecuadas y la oferta de trabajo de cuidado no remunerado sea 7 Es muy probable que se trate de las tareas domésticas que normalmente realizan las mujeres.98% entre los hogares que cuentan con miembros entre 13 y 18 años. la presencia de niños/as en los hogares también parece tener algún nivel de influencia sobre la contratación de servicio doméstico. y el 4% otras trabajadoras domésticas remuneradas (ver Cuadro No. Los datos de la encuesta propia refuerzan la hipótesis de esta influencia ya que hay una fuerte presencia de hogares contratantes con niños/as: casi 7 de cada 10 trabajadoras encuestadas reportan la presencia de niños/as en los hogares contratantes.70% entre los hogares que cuentan con miembros de 6 años o menos. Hay un buen nivel de satisfacción sobre este tipo de trabajo entre las mujeres empleadoras consultadas. sólo se cuenta con información de la encuesta propia e información cualitativa de los grupos focales realizados. El porcentaje de hogares jefeados por hombres que contratan servicio doméstico con dormida dentro se incrementa de 1.40 y algunas de ellas por tradición son ciudades turísticas y en la actualidad han cobrado mucho auge debido a las políticas de promoción del turismo interno.58% a 1. La responsabilidad de este trabajo sobre las mujeres es clara: El 95% de las personas identificadas por las encuestadas son mujeres: El 52% son las jefas o cónyuges de estos hogares. como empleadas domésticas. Según los resultados de la encuesta. parte A). Señalan que después de algún tiempo (seis meses o más) aumenta el nivel de confianza en ellas. La presencia de ancianas/os sólo aparece con alguna significación en el caso de los hogares jefeados por mujeres que contratan servicio doméstico con dormida adentro. y no se esté considerando las tareas de cuidado propiamente dicho. en los hogares contratantes que realizaban tareas domésticas7 de forma regular. parte B). Manifestaron sentirse mejor al saber que dejan sus hijos/as al cuidado de una persona y que también les alivia la carga doméstica. Para explorar la posible influencia de la organización de la oferta de cuidado no remunerado (a partir de los miembros de los hogares). el 20% otras familiares. 53 en el anexo estadístico.74% entre los hogares que cuentan con miembros de 6 años o menos. se trata de percepciones de las trabajadoras domésticas sobre los hogares contratantes. en su mayoría miembros. el porcentaje se incrementa de 1.65% entre los hogares que tienen miembros de 65 años o más.

Al cierre de este informe. incluso. La creencia de que “la cocina es para la mujer y la calle para los hombres”. el perfil educativo relativamente bajo de la población hondureña migrante: primaria (59. Según datos oficiales (INE: 2006). • El otro escenario es que con los efectos de la crisis mundial. Centroamérica.4%). Más de nueve de cada diez de estas personas emigraron hacia Estados Unidos (91. es posible visualizar dos escenarios para el comportamiento de esta demanda a futuro: • Uno de ellos es que las ciudades intermedias (por la dinámica económica y/o las políticas de estimulo a la inversión y generación de empleo) puedan abrir oportunidades de trabajo para las mujeres y al aumentar la participación de éstas en la PEA. No se cuenta con datos sobre las labores que realizan las personas emigrantes en el país de destino. también se generen oportunidades para el trabajo doméstico. niños y niñas. lo que no les permitiría contratar servicio doméstico. Tomando en cuenta los hallazgos sobre la influencia de distintos factores sobre la demanda de TDR.3%) y secundaria (32. expresión típica en el país. hay 246. entre los mismos países del sur. Y más lejos aún. se estima que el ritmo de crecimiento de la economía nacional sea menor a lo observado este año y el ingreso de los hogares se puede ver afectado negativamente. para realizar tareas de cuidados de personas mayores.4 Transnacionalización del trabajo de cuidado Hay limitaciones de información oficial para hacer precisiones sobre este tema que se ha convertido en un fenómeno de primer orden en las relaciones entre los países del norte y los del sur e. aunque el crecimiento de la cifra puede estar influenciado por el mejoramiento del nivel de captación de este tipo de trabajo en la encuesta (ver cuadro No.5%) permiten la casi certeza de que mayoritariamente se insertan en empleos de baja calificación de los que seguramente forma parte el TDR. . reflejan que hay un total de 92.2%).1. se ubican México y España en un segundo lugar. Muy lejos. Sin embargo. Se tiene información no oficial de que mujeres hondureñas de zonas fronterizas con El Salvador. la iglesia y la sociedad.442 hogares que contratan servicio doméstico. I. es reforzada por la escuela. Una opción en crecimiento es la empleada doméstica.620 personas en el exterior. como empleadas domésticas. datos de la Encuesta de Hogares 2008. En la mayoría de los casos se trata de parientes. en su mayoría. 93 en anexo estadístico.41 insuficiente). pero también vecinas y amigas. sobre todo en la modalidad de cuenta propia siempre que el ingreso de las asalariadas permita cubrir ese servicio. un 66% bajo la modalidad de dormida fuera y el resto con dormida dentro. podrían estar migrando hacia este país para desarrollar este tipo de actividades en hogares donde las mujeres han migrado hacia Estados Unidos. independientemente de si tienen un empleo o no. En todos los casos consultados se identificó que las responsabilidades familiares recaen sobre las mujeres. y su condición de ilegalidad (60. Si la mujer sale a trabajar fuera del hogar debe dejar una sustituta. parte A). Esto indica que hubo un crecimiento significativo del número de hogares con trabajadoras domésticas remuneradas con dormida dentro con respecto a 2007. En un estudio reciente (Rosales: 2008) se afirma que las mujeres que emigran hacia España son contratadas.

5% es joven comprendido en las edades de 15 a 34 años.3%. El 77.6% mujer. el 70. . Más del 91% de las/os migrantes aduce como razón de su migración la búsqueda de trabajo.42 Del total de emigrantes.4% es hombre y el 29. en este tramo de edad los hombres representan el 47% y las mujeres 17.

LOS DERECHOS LABORALES DE LAS Y LOS TRABAJADORES DOMESTICOS Y SU TUTELA .II.

1 La remuneración laboral En el país la remuneración salarial mínima para todas las ocupaciones está definida en la Ley del Salario Mínimo. la remuneración8 promedio de las personas ocupadas en trabajo doméstico remunerado es de US$ 204. excepto para los/as trabajadores/as domésticos/as. . ya que no hay ningún instrumento jurídico que señale algo al respecto. 36 en anexo estadístico. que establece diferencias significativas en diversos derechos laborales.01. El rango de 15 a 24 años (donde se concentra una proporción importante de las empleadas domésticas) presenta la menor remuneración promedio y es el grupo que presenta la menor brecha de género (el ingreso promedio de las mujeres es más de 91% del de los hombres). La remuneración promedio de estas últimas equivale a menos de un 57% de la de los hombres. pero en el caso del trabajo doméstico remunerado se regula bajo un régimen especial donde se establecen diferencias significativas en el tema de la jornada laboral. A continuación se presentan los principales hallazgos a este respecto. aunque la normativa está fundamentalmente contenida en el Código de Trabajo.1 Calidad del trabajo doméstico remunerado Es importante reconocer que en el caso del trabajo doméstico remunerado en el país prevalecen condiciones bien diferenciadas con el resto de las ocupaciones. Las brechas de género se incrementan también con la edad. a tratados internacionales. El nivel de remuneración parece variar con la edad. con una relación más clara y directa en el caso de las mujeres trabajadoras domésticas. En el país hay un marco regulatorio para el ejercicio del trabajo compilado en varias leyes. compilado en varias leyes vinculadas. parte A). El salario de las personas ocupadas en trabajo doméstico es una cantidad definida por la persona contratante y. que el tema que nos ocupa no ha estado en la agenda pública. vinculadas en su mayoría a tratados internacionales. En este caso en particular las políticas de igualdad de oportunidades y no discriminatorias no han tenido mayor incidencia y uno de los motivos es. La remuneración crece para los siguientes rangos de edad hasta llegar a las trabajadoras de 50 años o más donde se reduce nuevamente. del nivel de invisibilidad que tiene este tipo de trabajo. Según los datos del INE (Ver Cuadro No. pero especialmente para el grupo entre 35 y 44 años (cuya remuneración 8 Esta remuneración incluye tanto el salario monetario como el salario en especie (estimado su valor. se podría pensar que tiene alguna influencia entre oferta y demanda. vale la pena mencionar que en el país se cuenta con un marco regulatorio para el ejercicio del trabajo. Aunque el tema será abordado en detalle en el siguiente acápite. al menos en parte.44 II. El mismo queda sumido en el marco de la política social.1. Este Código regula el trabajo doméstico remunerado bajo un régimen especial. derivado. y derechos laborales que iremos desarrollando en cada acápite. Después de una revisión a las políticas públicas con enfoque de género y de generación de empleo es oportuno señalar que la problemática del trabajo doméstico remunerado no ha sido tratada como tal. pero fundamentalmente la normativa está contenida en el Código del Trabajo. en su mayoría. de acuerdo a la metodología establecida por el INE para tal efecto). Para aproximarnos a la calidad del trabajo doméstico remunerado se planteó la exploración de algunos indicadores. en los momentos actuales. siendo mayor para los hombres que para las mujeres. II. y ha sido.

45

promedio es de poco más de un 40% de la de sus homólogos masculinos). De forma un tanto inesperada, la remuneración promedio entre el personal no calificado ocupado en la maquila (US$ 171.27) es inferior a la de las/os trabajadoras/ es domésticas/os remuneradas/os (Ver Cuadro No. 42 en anexo estadístico, parte A). La situación de las mujeres trabajadoras domésticas es mejor que la de los hombres ya que la remuneración promedio de las primeras representa más del 135% de sus homólogas en la maquila, mientras que en el caso de los hombres, su remuneración promedio es poco menos del 105% de la de sus homólogos en la maquila. No parece haber explicación para estas diferencias: ambos tipos de ocupaciones son consideradas “no calificadas” y, aunque no se dispone de datos estadísticos al respecto, es dudoso que la jornada laboral de las/os trabajadoras/ es de la maquila sea inferior, al menos significativamente, a la de las/os trabajadoras/es domésticas/os. La encuesta propia nos ofrece datos sobre la remuneración monetaria (ver Cuadro No. 5 en anexo estadístico, parte B). El salario mensual promedio del total de encuestadas es de US$ 163.12, un

poco mayor que el dato ofrecido por la EHPM 2007 (US$ 155.69). Seis de cada diez encuestadas, independientemente de la modalidad de trabajo, se concentran en los rangos de US$ 151 a 200 (alrededor de un 34%) y US$ 101 a 150 (alrededor de un 25%). El salario mensual promedio es similar entre las trabajadoras a tiempo completo con o sin dormida dentro (alrededor de US$ 157), pero se eleva en el caso de las trabajadoras a tiempo parcial hasta poco más de US$ 175. Además, entre las que ganan más US$ 300 mensuales, son las trabajadoras a tiempo parcial las que alcanzan mayor salario.

II.1.2 La jornada laboral
Según el Código de Trabajo la duración de la jornada laboral es 44 horas a la semana, pero para las trabajadoras domésticas asalariadas este promedio se eleva hasta 52 horas semanales, casi siete horas por encima de sus homólogos masculinos cuyo promedio (45 horas) se aproxima a la norma establecida (ver Cuadro No. 37.B en anexo estadístico, parte A). Las mujeres asalariadas en el rango etario de 15 a 24 años son las que presentan la carga horaria más pesada: 55 horas promedio, muy por encima de la de los hombres

46

asalariados de la misma edad, cuyo promedio no llega a 39 horas. Entre las trabajadoras por cuenta propia la jornada semanal promedio se reduce a 24 horas y es menor que la de los hombres (38 horas). Según los datos aportados por la encuesta propia, la jornada semanal difiere entre las que trabajan a tiempo completo y las que trabajan a tiempo parcial para uno o más hogares. Las que presentan una mayor jornada laboral (62 horas) son las trabajadoras a tiempo completo y con dormida dentro, donde más de siete de cada diez trabajan más de 48 horas y casi cinco de cada diez, lo hacen por más de 60 horas. En segundo lugar (53 horas) se ubican las que trabajan a tiempo completo sin dormida dentro, donde más de cinco de cada 10 trabajan entre 40 y 48 horas por semana y menos de dos de cada 10 lo hacen por más de 60 horas9. La menor jornada laboral la presentan las trabajadoras a tiempo parciales para uno o más hogares. Su jornada promedio es de 33 horas semanales y ocho de cada diez trabajan menos de 40 horas. Poco más de cinco de cada diez trabajan entre 30 y 39 horas semanales. Este comportamiento diferenciado de las trabajadoras a tiempo parcial (cuenta propia), apuntalaría la idea de que este tipo de modalidad se ha convertido en una opción efectiva para las mujeres ya que les permite combinar mejor su tiempo laboral con el de cuidado de su familia. No obstante, también implica un riesgo aún mayor de desprotección laboral. Más del 95% de las trabajadoras a tiempo completo encuestadas disponen de un día libre o más por semana. El 86% disfruta sus días libres semanalmente y el resto lo hace quincenal (2 ó 3

días) o mensualmente (4 días). El casi 5% restante tiene menos de un día libre por semana (ver Cuadro No. 12 en anexo estadístico, parte B).

II.1.3 El contrato de trabajo
El contrato verbal es lo predominante en este tipo de empleo. Según los datos oficiales (ver Cuadro No. 39 en anexo estadístico, parte A), el 97.2% de las/ os trabajadores domésticos no tienen contrato escrito. Además, el contrato escrito es más frecuente entre los hombres (7%) que entre las mujeres (2.6%). Probablemente debido a que la encuesta propia fue realizada en los dos principales centros urbanos del país, los resultados de la misma presentan una situación relativamente mejor que los datos oficiales: más del 6% de las trabajadoras encuestadas dijeron contar con un contrato escrito. Este porcentaje se reduce a menos de un 5% en el caso de las trabajadoras a tiempo completo sin dormida dentro; y a 5.3% para las trabajadoras a tiempo parcial. Por el contrario, se incrementa a casi un 9% en el caso de las trabajadoras a tiempo completo con dormida dentro. (Ver Cuadro No. 26 en anexo estadístico, parte B). La misma encuesta (ver Cuadro No. 9 en anexo estadístico, parte B) nos indica que los aspectos más frecuentemente tratados en el arreglo inicial con sus empleadoras/es son: las labores a realizar, los días de la semana que hay que trabajar, el monto del salario, el horario de trabajo y la frecuencia del pago. Alrededor de nueve de cada diez encuestadas mencionaron estos temas. El tema de la cantidad y frecuencia de días libres fue mencionado por casi siete de cada diez encuestadas. Los temas menos mencionados fueron los relacionados con las vacaciones, el pago del aguinaldo y el seguro. La situación, en términos del cumplimiento de lo acordado, parece ser positiva:

9 Para mayor detalle, ver Cuadro No.13 en anexo estadístico, parte B.

47

alrededor de nueve de cada diez encuestadas expresaron que todos los aspectos acordados con sus empleadoras/es se habían cumplido.

II.1.4 Acceso a otras prestaciones sociales
En términos de otras prestaciones sociales, las y los empleados domésticos, según el régimen especial que los regula, tienen derecho a permiso para asistir a la escuela nocturna, gozar de 10 horas de descanso diario, vacaciones pagadas y derecho a preaviso. El resto de las personas ocupadas tienen derecho a aguinaldo o treceavo mes de salario, gozar de vacaciones, estar afiliados al seguro social y gozar de días feriados. Aún y cuando el derecho al estudio está garantizado en el Código de Trabajo, en la práctica, son muy pocas las opciones nocturnas accesibles para ellas, y cuando esta opción existe, se da en lugares distantes o fuera de la colonia o barrio en el que la TDR trabaja, lo que dificulta su traslado a dicho centro y puede poner en riesgo su misma seguridad personal. El bajo porcentaje de trabajadoras domésticas que están estudiando (9.02%), según cifras oficiales y la encuesta propia, podría ser reflejo de estos problemas. Es importante hacer notar, sin embargo, que las personas trabajando en este tipo de ocupaciones pueden ejercer su derecho a la educación a través de los programas de educación formal alternativa, que son una opción innovadora que facilita su incorporación al sistema educativo. La metodología y horarios pueden facilitar el acceso de los y las trabajadoras domésticas remuneradas a la escuela. Iniciativas tales como el Maestro en Casa, proyecto desarrollado por el Instituto Hondureño de Educación por Radio (IHER), el Programa de Educación Básica para Todos (EDUCATODOS) financiado por el Gobierno de Honduras y USAID, y

algunos institutos en las grandes ciudades del país (entre otros), pueden estar incorporando en su matrícula a personas trabajadoras domésticas. Específicamente, en el caso del proyecto del IHER, entrevistas realizadas como parte de la investigación de campo, permitieron confirmar su presencia en la matrícula del mismo (las trabajadoras domésticas entrevistadas están ejerciendo su derecho a la educación aprovechando los fines de semana). Estos espacios son ideales para que ellas, además de los conocimientos del currículo educativo básico, adquieran conciencia de sus derechos, beneficios, y sobre todo, de las instancias que les protegen. Dichas iniciativas merecen el apoyo del Estado para ser replicadas en otras ciudades o localidades a fin de favorecer el acceso de los y las trabajadoras domésticas remuneradas a la educación y profesionalización. Muy recientemente bajo el amparo del Artículo 50 de la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer se ha abierto la posibilidad para la afiliación de las y los trabajadores domésticos y sus hijos al Seguro Social. En términos del acceso a este beneficio, según los resultados de la encuesta propia (ver Cuadro No. 10 en anexo estadístico, parte B), apenas un 5% (20) de las trabajadoras reportó contar con seguro social y un 11% (44) dijo contar con un seguro privado. El seguro social es pagado mayoritariamente por ellas mismas (14 de las 20 que tienen este tipo de seguro). En contraste, el seguro privado es pagado mayoritariamente por sus empleadoras/es (34 de las 44 que tienen este tipo de seguro). En relación al goce de vacaciones, según la misma fuente (ver Cuadro No. 11 en anexo estadístico, parte B), siete de cada diez trabajadoras a tiempo completo tienen vacaciones. La frecuencia de las mismas es variable, pero la anual es la mayoritaria (43%). Vale la pena anotar que más de un 28% de estas trabajadoras

(Ver Cuadro No. 95. La norma más reciente que pretende proteger a los y las trabajadoras domésticas remuneradas es el Reglamento del Régimen Especial y de Afiliación Progresiva al Seguro Social de los(as) Trabajadores(as) Domésticos(as).48 expresaron no tener nunca vacaciones. Dichos Instrumentos incorporan y consideran el principio fundamental de la no discriminación y el de la igualdad de las personas. el marco regulador en materia de trabajo lo sigue constituyendo el Código de Trabajo. 11 Adquiere su importancia ya que desde 1956. el cual establece en su artículo 1 el término discriminación como “cualquier distinción. Sin embargo. Sociales y Culturales (1966). así como los derechos de primera. interpretaciones y derogaciones a lo largo de estos años. expresaron que se las dan descansadas pero que no reciben el sueldo correspondiente a este período. en materia de trabajo doméstico. 138. 116. El Marco legal vigente En Honduras. Casi ocho de cada diez de las que tienen vacaciones. ascendencia nacional u origen social que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades de trato en el empleo y la ocupación” Considera además que los términos empleo y ocupación incluyen tanto el acceso a los medios de formación profesional como la admisión en el empleo en las diversas ocupaciones y las condiciones de trabajo. 87. como prestación de cierre año. la Convención para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) y la Convención sobre los Derechos del Niño/a. Derechos Humanos. menos de seis de cada diez encuestadas que trabajan para un solo hogar dijeron recibirlo. aprobado mediante Decreto Legislativo 189 del 1º de Junio de 1959. parte B). y sólo se incrementa a cuatro de cada diez trabajadoras cuando se trata del preaviso (en caso de despido). los Convenios 14. 35. 62. No obstante. religión. 169 y 182 de la Organización Internacional del Trabajo (en materia de protección a los/as trabajadores(as) que han sido ratificados por el país.2. como prestación al cierre de cada año. 32. 81. color. en 1960 se ratificó el Convenio relativo a la Discriminación en Materia de Empleo y Ocupación. Pueden agregarse además. muy poco ha cambiado desde 1959. presentan un comportamiento similar. 11112. impulsado por el Artículo 50 de la 10 Constituida por tres instrumentos paradigmáticos en materia de Derechos Humanos: la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948. como la Carta Internacional de Derechos Humanos10. 98. El porcentaje se incrementa entre las trabajadoras sin dormida dentro (38%) y disminuye entre las trabajadoras con dormida dentro (20%). II. El pago de vacaciones proporcionales por renuncia o despido y el pago del catorceavo mes. 106. 29. exclusión o preferencia basada en motivos de raza. Sumados a estos instrumentos. La situación es todavía peor cuando se trata del pago del aguinaldo proporcional por retiro del trabajo (renuncia o despido): menos de dos trabajadoras de cada diez dijeron haberlo recibido como parte de su pago final. Con la entrada en vigencia de la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer en 2000. 108. aun y cuando diversas normas nacionales (además del Código del Trabajo) han sido puestas en vigencia para adaptarse a los principios y compromisos derivados de la adopción de los instrumentos internacionales. el Estado de Honduras se compromete a garantizar la aplicación del principio de igualdad de remuneración entre la mano de obra masculina y femenina por un trabajo de igual valor. año de su ratificación. 14 en anexo estadístico. Se suman a éste Código algunas normas especializadas que han introducido varios cambios en cuanto a los derechos y regulaciones al trabajo de las mujeres y la infancia. segunda y tercera generación. Con respecto al aguinaldo. opinión política. 12 Al igual que el Convenio 100. 105. con sus respectivas reformas. 10011. tales como la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer y el Código de la Niñez y la Adolescencia. Estas normas han sido producto de la adopción de los principales Convenios Internacionales en materia de . 122. las disfrutan descansadas y con pago. que tutela el principio de no discriminación entre las personas el trabajo doméstico sigue siendo regulado por el Código de Trabajo. sexo. el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (1966) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos. 45. un 19% de las con dormida dentro y un 13% de las sin dormida dentro.

de acuerdo a las autoridades del Departamento de Afiliación del IHSS se comenzará a prestar servicio en San Pedro Sula en fechas próximas. el mismo no ha sido discutido y aprobado en dicha Cámara. el 95% son mujeres. su ámbito de aplicación es gradual y progresivo. Durante los días feriados o fiesta nacional. feriados o de fiesta nacional. sin embargo. Tendrán derecho a un (1) día de descanso remunerado por cada seis (6) de trabajo. este Régimen Especial tiene la particularidad que está sujeto a la voluntariedad de la empleadora o empleador. según algunas autoridades consultadas a través de la Secretaría del Trabajo. por tanto. la protección del derecho a la seguridad social de los y las trabajadoras domésticas remuneradas se ampliará con la propuesta de obligatoriedad de la afiliación al IHSS a través de la aprobación por el Congreso Nacional. No se les aplican las disposiciones sobre días de descanso. Por tanto. El Código de Trabajo identifica expresamente derechos conferidos a las personas trabajadoras domésticas. Esto puede explicar que a la fecha (diciembre 2008) solamente se han afiliado a este Régimen 450 personas que laboran en la ciudad de Tegucigalpa. de las cuales. Dicho artículo establece que las mujeres que trabajan en el servicio doméstico estarán protegidas por el Instituto Hondureño de Seguridad Social. Expresamente. Esta especialidad del tipo de trabajo lleva a que pocos derechos de las personas en el trabajo doméstico le sean conferidos. Este Reglamento fue finalmente aprobado mediante Acuerdo Número JD-0006-JD-2008 y publicado en el Diario Oficial La Gaceta el 9 de agosto del presente año 2008 y se complementa con el Artículo 4. Sería entonces solamente en estos días feriados que las y los trabajadores domésticos trabajarían la jornada de ocho (8) horas. b. De igual manera. tal como lo expresa el Artículo 2. por lo que la exclusión todavía es evidente. en comparación con los trabajadores (as) en general: a. Sin embargo. Esta Ley estimaba la reglamentación de este régimen por la Secretaría de Trabajo dentro del término de seis (6) meses después de la entrada en vigencia de la Ley. Igualmente. Autoridades de la Secretaría de Trabajo manifestaron que a través de la Junta Directiva del Seguro Social este proyecto de Ley ha sido trasladado al Congreso Nacional. e. su exigibilidad no es asimilable al grado de obligatoriedad para con este derecho que tienen los trabajadores y trabajadoras en general. d. Entre algunos otros elementos que oficializan o perpetúan este trato desigual para las y los trabajadores domésticos remunerados está la consideración de este tipo de trabajo bajo la especialización de ciertos tipos de trabajos en el Código. al contrario a lo que sucede en el resto de los y las trabajadoras. Gozarán de un descanso absoluto de diez (10) horas diarias. y en el marco del Plan Nacional de Empleo Digno.49 Ley de Igualdad de Oportunidades. literal (b) de la Ley del Seguro Social. los que se resumen en cuatro: . o a que las mismas trabajadoras y trabajadores domésticos se afilien directamente. c. en todas las áreas geográficas en donde el IHSS tenga cobertura. el Artículo 154 del Código de Trabajo determina las excepciones o diferencias en el caso del trabajo doméstico. deben forzosamente disfrutar de un descanso adicional de seis (6) horas. la afiliación continúa siendo voluntaria. de las cuales ocho (8) son nocturnas y continuas y dos (2) se destinan a las comidas. por lo que no lo hace todavía accesible a todos y todas las TDR y sus hijos e hijas. bajo un régimen especial. El servicio únicamente se ha hecho efectivo en la capital de la República y.

como una disposición excluyente y diferenciada hacia los Trabajadores Domésticos cuando determina que “Quedan excluidos de la regulación sobre jornada máxima legal de trabajo los siguientes trabajadores: a). y su visibilización como un régimen especial dentro del Código de Trabajo. se estará a la costumbre del lugar”. o son por obra determinada. b) Los del servicio doméstico. Aunque para el resto de los y las trabajadoras se estipula y acostumbra el contrato escrito. Prueba de ello es la alta cantidad de trabajadoras encuestadas. Vacaciones remuneradas (Artículo 156). en el marco de este estudio.2. ya se trate de labores en centros urbanos o en el campo…”.50 a. el Código de Trabajo refuerza la desprotección en cuanto a la contratación de los y las TDR al reafirmar en el Artículo 149 párrafo segundo que “en lo que no se hubiere previsto en el contrato. Oportunidad para asistir a la escuela nocturna (Artículo 155). por el contrato escrito (Artículo 37). Otro elemento que contribuye a la desprotección de los y las trabajadoras domésticas es el carácter verbal de los contratos de trabajo. que reportaron trabajar más de 70 horas semanales.. El mismo párrafo tercero del Artículo 325 establece la obligación de la Secretaría de Trabajo de reglamentar los alcances de este artículo (para establecer mecanismos legales y criterios uniformes que regulen las jornadas en estos tipos de trabajo). así como las labores agrícolas o ganaderas. de conducción. No obstante lo anterior. Derecho de preaviso e indemnización (Artículo 161) d. ha provocado 13 En la misma situación se encuentran otros tipos de trabajos como los denominados trabajos accidentales: los que no exceden 60 días de duración. razonables.. Derecho a que en caso de enfermedad u hospitalización. c. b. Sumado a lo anterior. II. para el resto de los trabajadores.y atenciones de emergencia y demás (Artículo 165) En cuanto al goce de una jornada laboral establecida para este tipo de trabajo es preciso destacar el Artículo 325 del Código. en materia de trabajo doméstico el Código de Trabajo expresamente determina en el Artículo 139 que el contrato podrá ser verbal13. no se han presentado estas iniciativas. . Sin embargo.1 Las leyes especiales en materia de trabajo Los beneficios conferidos a través de la Ley del Séptimo Día y Décimo Tercer Mes en Concepto de Aguinaldo (1982) y el Reglamento del Décimo Cuarto Mes de Salario en Concepto de Compensación Social (1995) no son en la práctica reconocidos a los y las trabajadoras domésticas remuneradas. Esta disposición en la práctica no se cumple ni tampoco es invocada por los y las trabajadoras domésticas. Sin embargo. Esto abre la puerta para que se den cambios arbitrarios en el monto del salario o en la cantidad de tareas a realizar o en la ya pesada carga laboral. aunque ambas normas establecen el beneficio para todos los trabajadores permanentes. sin que medien los elementos protectores que se consignan. la persona empleadora gestione la atención del o la trabajadora en hospital o centro de beneficencia y cubra los gastos. el párrafo tercero del artículo 325 establece que tales trabajadores (que son excluidos de la regulación de la jornada máxima legal) no podrán ser obligados a permanecer más de doce (12) horas diarias en su trabajo y les da el derecho dentro de dicha jornada a un descanso de hora y media (1 ½) fraccionada en períodos no menores de 30 minutos. la aplicación de la costumbre en materia de trabajo doméstico. a la fecha y en materia de trabajo doméstico..

tanto por patronos(as) como por las mismas personas trabajadoras. Durante la publicación de este informe. Entre los principales elementos del marco legal vigente que tutelarían efectivamente los derechos (laborales y otros) de las y los trabajadores domésticos remunerados.51 la percepción de que este tipo de actividad se excluye del goce de los anteriores beneficios. el que otorga a las personas incorporadas al trabajo doméstico remunerado el beneficio de la seguridad social. la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social algunas veces lo subsume dentro de la categoría de Servicios Comunales. Entre los trabajos sujetos a regímenes especiales. . ésta adquiere el derecho a percibirlos en los años subsiguientes. más orientada a otorgar este beneficio a los trabajadores(as) dentro de una respectiva industria. en donde el desconocimiento de derechos es mayor. tomando en cuenta que el trabajo doméstico remunerado incorpora a más mujeres que hombres. más no hay una expresa referencia a las personas laborando como empleadas o empleados domésticos en los hogares. Las anteriores aristas del fenómeno contrastan igualmente con lo que la Organización Internacional del Trabajo considera como trabajo decente: “aquella ocupación productiva que es justamente remunerada y que se ejerce en condiciones de libertad. en el mismo espíritu que inspiró la Ley de Igualdad de Oportunidades. b. En la práctica. El Artículo 53 de dicha Ley puede inspirar la incorporación del trabajo doméstico a las diversas categorías de la Ley de Salario Mínimo. tomando en cuenta que las personas trabajadoras domésticas también laboran fuera de las grandes ciudades del país. 14 A través de la Comisión de Salario Mínimo. equidad. representantes de los obreros y representantes del sector gubernamental. Para calcular el salario mínimo de los y las trabajadoras domésticas remuneradas. La existencia del Régimen Especial de Afiliación Progresiva del Sector de Trabajadores Domésticos. la ley estaba siendo revisada. a criterio de las autoridades del Ministerio del Trabajo consultadas.14 se realizan al salario mínimo. Sociales y Personales. El trabajo doméstico no está específicamente incorporado a la Ley del Salario Mínimo y su Reglamento. incluidos sus hijos e hijas. la no identificación expresa del trabajo doméstico en la Tabla de Salario Mínimo deja abierta la posibilidad de que la persona empleadora establezca un salario inferior al mínimo general establecido para los y las trabajadoras en el sector servicios. formada por representantes patronales. la Ley del Salario Mínimo establece disposiciones específicas únicamente en relación al trabajo a domicilio. No obstante. y a la no aplicación de los ajustes y modificaciones que periódicamente. cuando éstos interponen sus casos. Una amplia difusión de este beneficio también es importante. y de forma tripartita. No obstante. seguridad y respeto a la dignidad humana” (Fernández: 2003). podrían destacarse: a. sobre todo para fijar un salario justo y equitativo. el pago de ambos salarios está sujeto a la voluntad de la persona empleadora. Esta invisibilización del tipo de trabajo lleva a la diversidad de criterios para pagar al o la trabajadora un salario justo. al igual que sucede con el Régimen Especial y de Afiliación Progresiva al Seguro Social. si estos beneficios le son pagados una vez a la persona trabajadora doméstica. La Ley de Igualdad de Oportunidades: este instrumento puede ser el marco que vuelva la mirada al trato igual de las mujeres en el ámbito laboral.

sociales y personales. al igual que en el caso del Programa de Mujer Trabajadora. Secretaría de Trabajo. Septiembre 03. el trabajo doméstico remunerado no es una categoría que sea sistematizada en forma específica. considerar que un buen número de estas personas (sobre todo mujeres) comenzaron a laborar siendo niñas. según los datos de la Unidad de Planeamiento y Ejecución de la Gestión (UPEG). la falta de autorreconocimiento de los y las trabajadoras domésticas como sujetas de derecho y la efectividad con que instancias como la Inspectoría de Trabajo se desempeñan en la detección. Sin embargo. valoraciones o actitudes en las personas ocupadas en el trabajo doméstico remunerado que limitan su demanda efectiva de protección legal a sus derechos. habiendo debido interrumpir su proceso educativo. Es importante. 2008. reporta la asistencia de forma general de 8. se sienten fuera del amparo legal que el resto de los y las trabajadoras tienen. II.52 En relación a las organizaciones de la sociedad civil que apoyan a las trabajadoras domésticas remuneradas. en comparación con el gran número de personas empleadas en este e tipo de trabajo. hay que tomar en cuenta que existen percepciones. encaminados a la protección de las trabajadoras domésticas adolescentes. . Desde 1971 existe el Sindicato de Trabajadores del Servicio Doméstico. recopilación. Dicha situación podría estar reflejando el desconocimiento de las instancias de protección ya mencionado. ya que actualmente es un Sindicato inactivo. En relación a la resolución de dichos casos. como el resto de las personas trabajadoras15. resten valor a su trabajo y hasta a sí mismas. originarias de regiones del interior del país. La Secretaría de Trabajo. además. desde el punto de vista del acceso a la justicia. en una buena mayoría. pero abarcadas bajo la gran rama de actividad de servicios comunales. La falta de acceso a oportunidades también pudiera provocar esta percepción acerca de su trabajo. Un ejemplo de esto es la dificultad para obtener créditos. La falta de reconocimiento social de la importancia de la labor que desempeñan hace que estas personas.218 mujeres a nivel nacional en 2007 ante las oficinas de dicha Secretaría.3 El acceso de las y los trabajadores domésticos remunerados a la Justicia En general. muy pocas han sido identificadas. en la práctica. La UPEG es la instancia que genera las estadísticas institucionales. estas personas al desconocer las instancias de protección. con personería jurídica otorgada por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. su escasez incluso incide en su representación gratuita ante los Tribunales del Trabajo por medio de la Procuraduría 15 Entrevista Directora del Programa Mujer Trabajadora. su existencia es desconocida para la mayoría de los y las trabajadoras domésticas remuneradas en el país. seguimiento y resolución efectiva de los casos interpuestos. La mayor labor de acercamiento al TDR ha sido por las acciones en relación al trabajo infantil y los Convenios de la OIT en esta materia suscritos por Honduras. Muy pocos son los casos de trabajadoras domésticas que se presentan ante instancias administrativas o judiciales. por lo que el desconocimiento de sus derechos puede ser aún mayor. sobre todo en las grandes ciudades. Esta desvalorización puede estar reforzada a través de las mismas normas legales que hacen un manejo diferenciado de este tipo de trabajo. se incluye a las trabajadoras domésticas. en particular a través de la organización Red Hondureña para el Desarrollo en Equidad de Género (REHPADEG) y el Proyecto Reyes Irene Valenzuela. desconocido incluso por la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. bajo la cual. Sumado a lo anterior. pero.

las personas entrevistadas destacaron entre otros problemas: 16 Entrevista Coordinadora del Programa de Derechos de la Mujer. En cuanto a los problemas en la administración de la ley que contribuyen a la indefensión legal de las y los trabajadores domésticos remunerados. La anterior información reconfirma la necesidad ya mencionada de dar a conocer a los y las TDRs sus derechos. En los grupos focales las entrevistadas opinaron que no conocen las instancias donde acudir. CONADEH. Se identifica como un problema de aplicación de la ley la dificultad de los (as) Inspectores (as) de Trabajo para acceder a las casas de habitación. o se ha obligado a los patronos a realizar los pagos adeudados a las trabajadoras domésticas. para lo que se requerirán mecanismos efectivos de divulgación. solamente se conoce de un caso en el que la parte demandada haya sido requerida. El Juzgado Primero de Letras igualmente reporta la existencia de uno o dos casos interpuestos ante dicha instancia en esta ocupación. El mismo criterio es expresado por las autoridades judiciales. el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos16 reporta la interposición de quejas o denuncias ante dicho organismo en materia de trabajo doméstico. Por su parte. en segundo lugar. Se revela además que el CONADEH en algunas ocasiones ha remitido los casos ante los Juzgados del Trabajo. b.53 del Trabajo. a. así como del papel que las instancias protectoras desempeñan para que la Ley. . solamente uno de éstos fue interpuesto ante el Juzgado Primero de Letras de Trabajo. De acuerdo a personal del Juzgado Segundo del Trabajo de Francisco Morazán. y piensan que sus denuncias no serían atendidas porque ellas son pobres y las autoridades no le darán importancia. en ocho años de trabajo. para asegurar la investigación de los casos a ellos presentados. fue planteado el problema del tiempo que podría estar ligado a procesos muy lentos. al cual todavía no acceden la gran mayoría de trabajadores y trabajadoras a quienes se pretende proteger. los que han sido resueltos una vez se requiere a los patronos al pago de salarios. éstas no sólo sean elaboradas y aprobadas. como llegar a ellas. sino aplicadas efectivamente. A pesar de que durante el presente año se han presentado ante la Inspectoría de Trabajo dieciséis (16) casos de TDR. no saben donde están ubicadas. en primer lugar. tal como se hace con el resto de los y las trabajadoras. sea revisada y acorde con los principios fundamentales de no discriminación y equidad y. pero los casos de trabajadoras domésticas son particularmente escasos ante esta instancia. noviembre 02. o una vez agotada la parte administrativa. Además. 2008. por sentencia. Un ejemplo de brecha entre la norma y su aplicación es el Régimen Especial y de Afiliación Progresiva al Seguro Social. En opinión del Procurador General del Trabajo los casos son pocos debido a que la Procuraduría se persona ante los Juzgados de Trabajo de Oficio. que es la problemática más frecuente que se denuncia ante dicha instancia. a indemnizar a la trabajadora doméstica. también en las oficinas regionales.

54 .

III. Implicaciones del Trabajo DomÉstico Remunerado sobre las/os trabajadores domésticos remunerados y sus Familias .

suplir sus necesidades personales e independizarse. De allí que los otros beneficios que les correspondería por “derecho” no los exigen porque su prioridad está en encontrar un trabajo lo más rápidamente posible.1 Impactos Personales III. por ejemplo.56 “María piensa que haberse subido a un bus y salir de su casa a buscar empleo en compañía de su prima. la escuela completa. en la actualidad hay diferentes alternativas para que la población pueda completar estudios primarios en sus comunidades de origen a través de las escuelas del Proyecto Hondureño Educativo Comunitario (PROHECO). en la mayoría de los casos. Para poder cursar el resto de los años a veces tienen que trasladarse a otras comunidades donde funciona . la mayoría aisladas y el sistema educativo generalmente asegura sólo los tres primeros grados de la educación primaria. Las comunidades de donde estas mujeres son originarias no ofrecen oportunidad para completar la educación primaria. Un estudio de la OIT (2003) recoge la idea que las motivaciones de las mismas chicas y sus proyectos de vida son determinantes para migrar y buscar un empleo como trabajadoras domésticas. III. un 47% de las mujeres ocupadas en el empleo doméstico empezó a trabajar antes de cumplir los 18 años (y casi un 15% con menos de 15 años). sus oportunidades de trabajo son limitadas. Expresan. tiene un empleo y hoy puede hacer frente a los gastos de su hija y ayudar a su mamá. Desde luego. los grupos focales. Sólo el trabajo doméstico le proporciona un hogar. Esto significa que un alto porcentaje de mujeres se incorpora al mercado laboral teniendo que abandonar el sistema educativo. “Marlene en su historia de vida cuenta que siendo trabajadora doméstica concluyo sus estudios primarios y secundarios y que gracias a ello hoy su vida ha cambiado y ha podido hacer otro tipo de trabajo”. las mujeres dedicadas a esta labor ven en su trabajo una oportunidad desde diferentes perspectivas. que es en las edades de 15 años en adelante. generar un ingreso u obtener un empleo. Así. 3 en anexo estadístico. parte B). Sus comunidades son muy pobres. también tiene la oportunidad de estudiar”. esperan generarse oportunidades para estudiar.1. Decisión que es compartida con los miembros del hogar. en la mayoría de los casos. le ha dado la oportunidad de encontrar un hogar donde la tratan bien. De acuerdo a la información obtenida a través de la encuesta propia (ver Cuadro No. Con el perfil que migran. no necesariamente estas aspiraciones se concretan. comida y un salario. Además. entrevistas individuales e historias de vida. no necesitan sus papeles personales para que las contraten y suele bastar la referencia de la pariente o amiga que las motivo a migrar. con muy poca formación y en algunos casos agravados por la situación de ser madres adolescentes solteras. No obstante. en el nivel de educación básica. como lo evidencian los datos oficiales del INE (2007) ya mencionados. Ellas ven en este tipo de trabajo suficientes beneficios para aceptarlo. que provienen de hogares muy pobres y que ha sido el deseo de ayudar a su familia y de superación personal lo que les ha impulsado a salir en la búsqueda de un trabajo.1 Oportunidades de desarrollo profesional/laboral De acuerdo con la información obtenida a través de varias técnicas de investigación aplicadas como la encuesta a profundidad de las trabajadoras domésticas. dejando su hija en la aldea al cuidado de su madre.

. llama la atención el bajo porcentaje de trabajadoras domésticas que están estudiando. según las fuentes consultadas. mejorar sus condiciones de vida. se observa una diferencia entre este grupo de mujeres en cuanto a las expectativas de vida que tienen. no así las que no estudian quienes no logran visualizarse en un empleo distinto al trabajo doméstico. desean en el futuro cambiar a otro trabajo diferente al empleo doméstico. solamente el 33. Esta misma tendencia también puede observarse entre las mujeres ocupadas en la modalidad de tiempo completo con dormida.80% de las empleadas domésticas le gustaría cambiar en el futuro a otro trabajo diferente al actual. Es relevante señalar que este es un rango de edad importante para que las mujeres puedan alcanzar niveles educativos superiores que les permitan ampliar sus oportunidades de desarrollo profesional y laboral y. Entre las razones que explican esta satisfacción con el empleo doméstico y que fueron exteriorizadas por las mujeres está el hecho de considerar que el trabajo doméstico es una opción para ellas al no tener acceso a otros empleos que les permitan poder apoyar económicamente a sus familias. perciben como uno de los beneficios de este trabajo el aprendizaje que han adquirido en el uso de aparatos electrónicos y en el perfeccionamiento de ciertas tareas del oficio doméstico como por ejemplo el arte culinario. De éstas se observa una diferencia por edad. Es importante señalar que. Si bien tanto las mujeres que estudian. hasta como la edad de 18 años empecé a sacar ciclo común” María. 25 en anexo estadístico. Ante estas características particulares de las jornadas de trabajo de las empleadas domésticas resulta difícil que éstas puedan tener el tiempo necesario para asistir a una institución educativa. Entre las condiciones de trabajo que podrían influir de manera negativa para que las empleadas puedan estudiar se encuentran las extensas jornadas de trabajo. colegios nocturnos oficiales y algunos centros de formación vocacional que funcionan los domingos en las ciudades receptoras. como las que no lo hacen. de las cuales el 63. especialmente entre las que tienen de 15 a 24 años.57 “Empecé a trabajar como trabajadora domestica a la edad de 11 años y el problema es que nosotros no contábamos con un recurso como para poder estudiar porque mi abuelita era una persona de escasos recursos… entonces tuve que trabajar mucho tiempo. Se puede apreciar entonces una suerte de conformismo con el trabajo doméstico en el grupo de mujeres mayores de 35 años. “Yo tengo planes de seguir estudiando y buscar una carrera que me pueda servir a mí para ir buscar otro trabajo…” Sandra “A mí también me gustaría estudiar porque la mayoría de nosotras como estamos ahorita como que no lo ocupan para otro trabajo… y si me gustaría seguir estudiando y sacar mis metas. según los resultados de la encuesta propia. No obstante la presencia de escuelas.1% de mujeres menores de 35 años les gustaría cambiar a otro trabajo.2% manifiesta estar satisfecha con su trabajo. independiente de estar o no estudiando..9% de las mujeres mayores de 35 años señala lo mismo (ver Cuadro No. Además. al 68. mientras que al 66.” Rosa . parte B). Las mujeres que estudian tienen como expectativa continuar sus estudios para poder optar a un trabajo diferente que les garantice mejores condiciones de vida y con el cual puedan continuar apoyando económicamente a sus familias. por ende. y que podrían ser una alternativa para que las empleadas pudieran terminar sus estudios.

De allí que los otros beneficios que les correspondería por “derecho” no los exijan porque su prioridad es tener un trabajo sin importar las condiciones de éste. Por otro lado. según su opinión. están en la categoría de medios y altos ingresos. Sin embargo. Les da independencia y aprenden a tomar sus propias decisiones. En estos . las empleadas domésticas experimentan un conflicto interno al tener que atender dos hogares. Nos ayuda bastante”. Así. la ausencia de redes sociales de apoyo las convierte en un blanco vulnerable para la discriminación y la explotación laboral. hay algunas “patronas” que les ayudan en algunas labores.4%) de encuestadas que solamente ha laborado como trabajadoras domésticas. Señalan que los aspectos que más contribuyen a esa dificultad son: la falta de tiempo para poder hacer todo III. más del 31% de las mujeres encuestadas de 35 años o más cree que es difícil cumplir con su trabajo pagado y al mismo tiempo con el cuidado de su familia.2 Impactos sobre sus condiciones de vida Ellas opinan que tener un trabajo les da seguridad de ingreso. y que este período es uno de los más difíciles para ellas porque tienen que aprender a relacionarse con el o la patrona y el resto de los miembros del hogar. Cindy hogares.58 Otro factor importante de señalar es que el trabajo doméstico sigue un patrón generacional en su práctica. no podemos ir a otro trabajo. Reconocen que sacan enseñanza de este tipo de trabajo porque aprenden a relacionarse y adquieren buenas costumbres. “Si…nos ayuda el trabajo doméstico porque las que no tenemos recursos ni educación. Los hogares donde prestan sus servicios las mujeres consultadas. Señalan que al inicio pasan por un proceso de adaptación y aprendizaje para poder desarrollar el trabajo. con lo que ganan cubren sus gastos personales. en el marco de este estudio. Como consecuencia. incluso. las costumbres. los gastos de la escuela (las que estudian) y apoyan a sus familias. Las trabajadoras consultadas se sienten internamente valorizadas y la mayoría expresó que recibe buen trato. es decir. podemos suponer que difícilmente se da una movilidad laboral en este grupo de mujeres que les permita acceder o otras ocupaciones a fin de desarrollarse a nivel profesional y laboral. aprender sus gustos y costumbres. hasta sus madres. la vida de estas mujeres trascurre al interior de un hogar sin tener la posibilidad de establecer relaciones sociales con otras personas al exterior del hogar que las contrata.1. la forma de relacionarse y desarrollar las tareas es muy diferente a los de sus hogares. por su condición de mujer. Es desempeñado por anteriores generaciones de las trabajadoras domésticas y practicado actualmente por otros miembros cercanos de la familia como por ejemplo: primas. a la cual socialmente se le ha delegado la responsabilidad del cuidado del hogar y de los hijos. Generalmente hay una persona en la casa con la cual se entienden y les da las instrucciones del trabajo y comparte responsabilidades. las condiciones de vida. hermanas e. ir conociendo el carácter de cada uno y la forma de hacer las labores del hogar. Sumando a los elementos anteriores el tiempo de permanencia en el trabajo doméstico que en el 56% de las trabajadoras encuestadas es mayor de cinco años y la gran proporción (71. Es así como ellas ven en este tipo de trabajo prácticamente su única alternativa.

se podría suponer que. En primer lugar se sienten valorizados respecto al resto de los trabajadores porque hacen un trabajo . cumplen una doble función al tener que realizar todos los oficios domésticos en su casa antes y después de realizar el trabajo doméstico en el hogar que las contrata. reclamos o quejas de sus hijos (as). En el caso de los hombres que desempeñan trabajo doméstico en la sub categoría de motoristas o de guardias de seguridad. Las empleadas que trabajan bajo la modalidad de tiempo parcial. en general. sus amistades o vecinas la critican por no dedicar suficiente tiempo a la familia o la casa (32%). Un riesgo al que se exponen las empleadas por su condición de género es el de ser objeto de abuso físico. es una consecuencias de ello. sin embargo se puede decir que. ella misma se siente culpable frente a su familia (48%). Las empleadas creen que el hecho de permanecer mucho tiempo a solas con sus patrones hombres o con los hijos de éstos puede favorecer que unos o los otros pretendan abusar de ellas sexualmente. Por otro lado.59 lo que tiene que hacer (68%). Esto evidencia la discriminación de la que son objeto las mujeres por su condición de género. En tanto la cocinera siente que “ser cocinera” y tener que servir a los miembros del hogar y además. actividades sociales ni forme parte de redes de apoyo. cuando no se les ha enseñando a respetarlas. Esto implica un doble esfuerzo por parte de estas mujeres quienes se ven en la necesidad de tener que atender casi de una manera simultánea dos hogares diferentes. si bien tienen una carga horaria menor. a la niñera. El elemento que les causa más problema o les resulta más difícil de atender a este grupo de mujeres es el cuidado de los hijos(as)(70%). las empleadas contratadas bajo la modalidad de “dormida dentro” carecen de una jornada de trabajo definida. Las empleadas manifiestan no tener tiempo para otro tipo de actividades que no sea su trabajo. el caso es todavía más serio.m. les disminuye su nivel de influencia en el hogar y la desvaloriza. Para el caso. hasta las 7:00 p. Este horario limita las posibilidades de que las empleadas puedan desarrollar otro tipo de actividades diferentes al oficio doméstico durante el día. el hecho de que un 92. Al interior del empleo doméstico se puede observar una diferencia en la valoración que las empleadas le atribuyen a su trabajo de acuerdo a la sub ocupación en la que se ubican. compañeros u otros familiares (66%).m. y en algunas ocasiones sexual. Señalan además que hay hogares contratantes en donde no se permiten mujeres embarazadas ni con hijos. Por otro lado. señalan que esta situación se puede dar en los casos en que los hijos de sus patrones “no están educados”. Sin embargo. algunas de las empleadas consideran que trabajar en hogares de ingresos altos les da status porque tienden a homologar la situación de estos hogares con sus propias aspiraciones. es decir. a quienes ellas sienten que no pueden dedicarles el tiempo que quisieran por dedicarlo al cuidado de los hijos/as de personas particulares. su jornada se extiende desde las 5:00 a.7% de las empleadas encuestadas no participe en ningún tipo de organización. por parte de sus patrones o de los hijos de éstos. algunas sienten que ser “niñera” es más digno e importante que el resto de las empleadas de la casa (cuando se da el caso que son varias).

Además. Si en el hogar existe la posibilidad de que algún miembro salga a estudiar para avanzar en los estudios. los patronos comparten algunos secretos con ellos y es más alto el nivel de confianza. con comida. Por otro lado. incluso. Actualmente. que son las mujeres las que se encargan de hacer el oficio doméstico y del cuidado de los hijo/as y los hombres los encargados del trabajo de campo. de éstas el 41.5%) de las empleadas señaló tener familiares que se dedican o han dedicado al trabajo doméstico. conocimiento de mecánica y manejo de armas y sistemas de comunicación. mientras las hijas se quedaban en casa ayudando a la madre y esperando que alguien la desposara. las cifras revelan que el trabajo doméstico sigue un patrón generacional en su práctica ya que la mitad (49. tenerlo calzado. “…yo por ejemplo yo tengo a mi hijo y a mi hijo no le falta nada porque yo desde que él nació yo me he dedicado a trabajar para él. fuera del hogar y remunerado. la sociedad. Se les considera seres débiles. Lo anterior resulta sumamente atractivo para las mujeres que. como en la mayoría de los hogares hondureños. Hasta hace algunos años. al interior de los hogares de las empleadas domésticas se siguen dando procesos de socialización que reproducen esquemas de género y que podrían incentivar la inserción de las mujeres al trabajo doméstico.60 diferente.4% su hermana y el 21. las ven y las colocan de manera diferente en relación con los miembros del hogar que son varones. en los hogares con posibilidades económicas en el país. menos dotados en capacidad intelectual y que necesitan la protección de los mayores u hombres para poder enfrentar los retos de la vida. persiste la idea de que este es un trabajo de “mujeres” y por lo tanto es natural que sean ellas las que tengan que desempeñarlo ya sea en el hogar sin ser remunerado o en el caso de que se presente la oportunidad. Como se puede apreciar este trabajo ha sido desempeñado por familiares cercanos a la empleada y en todos los casos se trata de mujeres del núcleo familiar.3 Impacto sobre su posición de género Las empleadas domésticas señalan ser verbalmente discriminadas desde sus hogares por el hecho de ser mujer. ya el niño tiene tres años ya va al kínder entonces tengo que comprarle todo lo que…y a mí me alegra! porque de ver que él ya va grande y quiero que se gradúe y que sea de bien”. 26. son mejor pagados que el resto de los y las trabajadores bajo la percepción que su trabajo implica más riesgos. ven en el empleo doméstico una oportunidad para mantener a sus hijos/as. la educación estaba centrada en el varón.6% es su madre. Además. Un ejemplo muy claro es la división sexual del trabajo que señala . de preferencia lo hace el varón porque se considera que corre menos riesgo y está más dotado para administrar el peculio familiar.1. Un esquema de género que también podría incentivar la inserción de mujeres al trabajo doméstico es la creencia de que este tipo de trabajo ofrece ciertos beneficios a las mujeres como tener un salario que les queda libre (ya que no gastan en comida ni hospedaje) y que pueden utilizar para comprar las cosas necesarias para sus hijos/as y familia. la escuela y la organización comunitaria las educan.8% su tía. Además. siendo madres solteras. III. mayores niveles de responsabilidad y exige más calificación. tienen que tener destrezas para manejar un automotor.

2007) la que. Socialmente es un trabajo cuyas empleadas son vistas como personal de servidumbre. algunos de los cuales se pueden valorar como positivos y otros como negativos.2 Impacto sobre el nivel de vida de sus familias Tomar la decisión de incursionar en el mercado laboral a través del empleo doméstico conlleva impactos en las condiciones de vida de la familia de las empleadas domésticas. jefe de hogar. por otro lado. A nivel laboral el trabajo doméstico es uno de los puestos ubicado en los niveles más bajos de las escalas salariales ya que se piensa que no se necesita mayor instrucción para desempeñarlo. que tiene en promedio más hijos que mantener respecto al hombre (INE. sea remunerado o no y.61 Conjugando los elementos anteriores más el nivel de pobreza de los hogares de donde provienen. generalmente. son tan importantes lo que ellas hacen como lo que nosotros hacemos como trabajadoras domésticas”. mayoritariamente ha incursionado en el trabajo doméstico remunerado. una profesión pero en realidad es un trabajo tan importante que uno desempeña como el trabajo que ellos hacen. lo prestaba y no regresaba entonces eso pasó pero yo tenía en mi mente pues superarme y como fuera me las tenía que aguantar”. que en muchos casos es madre soltera. fácilmente se puede identificar que el trabajo doméstico desempeñado por mujeres tiene menor valoración que el desempeñado por hombres. conlleva que este grupo de mujeres tenga que enfrentarse en muchas ocasiones a situaciones de discriminación. personas que están al servicio de lo que necesita el patrón. a veces me pagaban. uno de los aspectos que las mujeres consultadas valoran como positivo es el simple hecho de tener un trabajo con el cual puedan generar un salario. aprenden a tomar decisiones sobre sus ingresos y les produce un sentimiento de bienestar al poder ayudar a sus familias. a veces me volvían a sacar el dinero prestado. lo que les da cierta independencia económica. sumado a esto los estereotipos de género citados anteriormente hacen que el trabajo desempeñado por mujeres sea un trabajo invisibilizado y desvalorizado ya que. Aplicando el análisis de género a la valoración social del empleo doméstico. le atribuye mucho valor al trabajo que es realizado fuera de la casa y con un grado de autonomía o simplemente por un hombre. no sólo por su condición de género sino por su condición ocupacional. a veces trabajaba. lo que se hace no se visualiza como en otras ocupaciones. . A pesar de todo. III. María La discriminación por género se evidencia en el hecho de que el ingreso de los hombres ocupados en el trabajo doméstico supera en forma significativa al de las mujeres. esto producto de los esquemas de género vigentes en nuestra sociedad que desvaloriza el trabajo que es desempeñado al interior de una casa. resulta fácil entender que sea la mujer. “No tenía ninguno de esos beneficios. No obstante esta inserción en el mercado laboral (a través del empleo doméstico). “Tienden a menospreciar a las personas porque no tienen un título.

nos ha ayudado muchísimo”.94 dólares). es algún familiar que vive en el hogar de las trabajadoras. En este sentido. el apoyo económico que las empleadas puedan brindar a sus hogares resulta de vital importancia para el mantenimiento del hogar. Los resultados de la encuesta propia indican que la persona que se ocupa de este servicio de cuidado. que no asegura que la situación de los hogares de los y las empleadas domésticas no tenga carencias. Se podría decir que la presencia de trabajadoras domésticas en la familia aumenta la probabilidad de que otros miembros de la familia.00 lempiras mensuales equivalentes a 183. parte A). Sobre todo por tratarse de hogares que tienen en promedio 5. Según los resultados de la encuesta propia (ver Cuadro No. La fuente principal de motivación para incorporarse en el trabajo doméstico parece ser un familiar cercano a la empleada doméstica. ante lo cual es difícil pensar que el ingreso que reciben logra cubrir todas las necesidades de sus hogares. existe una percepción positiva del trabajo doméstico de parte de las empleadas.9% de los casos. que todas las madres que estudian y que fueron consultadas en los grupos focales expresaron que no quieren que sus hijas(os) en el futuro se contraten como tales.29%) de los y las empleadas domésticas se ubican en los tres primeros quintiles de ingreso. Los hombres dedicados a la vigilancia privada también resuelven con sus ingresos las obligaciones familiares. tenemos ropa. Esto significa que se requiere de alguien que ofrezca el servicio de cuidado a estos menores que probablemente son hijos/as de las empleadas. Marla De igual manera los hombres17 consultados dedicados a la jardinería por cuenta propia cuyo ingreso promedio es de 400 a 600 lempiras diarios (hacen de 2 a 3 casas al día a un promedio de 200 lempiras por casa) utilizan sus ingreso para cubrir las necesidades básicas de su hogar.500. sin embargo. 29 en el anexo estadístico. Un factor importante que podría perpetuar la situación de pobreza de este grupo de personas es el patrón generacional que se observa en el empleo doméstico ya mencionado.3% según datos de la encuesta propia) representa la mitad o más del ingreso familiar. quienes consideran que a través de este empleo contribuyen al bienestar familiar y a paliar la condición de pobreza. casi ocho de cada diez hogares de los y las trabajadoras domésticas cuenta con miembros menores de 12 años. particularmente mujeres. La jefatura femenina de los hogares de las empleadas domésticas generalmente está siendo ocupada por la madre de la empleada. se ocupen también en el empleo doméstico. el cual en la mayoría de los casos (85. con lo que se demuestra que su nivel de vida es limitado para cubrir el costo de sus hogares. 17 En las colonias residenciales tienen contratos mensuales aún cuando sólo trabajaran 15 días al mes su salario es superior al mínimo aprobado para la empresa privada. en el 96. ahora no sufrimos de hambre. lo anterior sólo es una alternativa de vida e ingreso. hija y hermana (mencionadas por el .4 hijos/as. Sin embargo. “Yo veo cosas positivas…ahora tenemos el pan de cada día al menos y sí…nos ha ayudado bastante. motivo por el cual ellas están muy interesadas en la educación de sus hijos(as) ya que ven a través de los estudios una oportunidad para una vida mejor. la cual asume tanto la responsabilidad económica del hogar como del cuidado de los hijos/as de las empleadas. (3. Vale la pena anotar.62 Un impacto positivo es que el trabajo doméstico ofrece a las mujeres la posibilidad de generar un ingreso que les permite apoyar económicamente a su familia. Además. Las cifras indican que un alto porcentaje (78. Entre los parentescos más mencionados entre esta familiar y la trabajadora están: madre.

tíos y el resto de la familia y limita las posibilidades de mantener una relación afectiva a través del tiempo y la distancia. el mayor porcentaje de no asistencia se da entre las/os menores de 6 años. específicamente la llegada al mercado de los celulares ha venido a paliar las . entre ellos las limitadas oportunidades que ofrece el sistema educativo para la educación preescolar (alrededor del 30% de cobertura en la actualidad). Un último aspecto del trabajo doméstico remunerado que las empleadas consultadas perciben como negativo es el tener que trabajar lejos de sus lugares de origen. “…cuando uno tiene hijos es difícil porque uno piensa que los hijos pueden perder el amor de la madre. la información obtenida sobre el nivel educativo de las/os miembros de los hogares de los/ as trabajadoras domésticas (ver Cuadro No. parte A) revela datos importantes en relación a la posibilidad de que se dé una movilidad social de estos hogares en las siguientes generaciones. tiene que dedicarle más tiempo al trabajo que a los hijos. y especialmente las hijas. Esta ayuda no es pagada en el 83% de los casos. además. difícilmente lograrán alternativas de ocupación distintas al empleo doméstico.. 34-B en anexo estadístico. como parte de las personas que las ayudan). El tener que dejar a sus hijos (as) bajo la tutela de sus madres es algo que les afecta por el temor a perder el cariño de sus hijos/ as producto del limitado tiempo que permanecen con ellos.. aproximadamente tres de cada diez miembros en edad escolar no asisten a ningún nivel del sistema escolar. Por otro lado.63 50%. respectivamente. de los trabajadores domésticos quienes. entonces yo para que me diga mamá le tengo que prometer algo porque él dice que no puede decirme mamá y pienso que en eso a mí me ha afectado bastante porque yo quiero que él me tenga cariño como madre pues pero él le tiene más cariño a mi mamá que a mí. los avances tecnológicos en materia de comunicación. si se acordó les dio de comer y sino pues hay los dejo de hambre”. Esta situación podría generar un efecto negativo sobre el futuro de los hijos.entonces me da tristeza a mí” Xiomara Según la opinión de ellas son los hijos los que pagan las consecuencias del conflicto que viven al tener que atender dos hogares (53% de las encuestadas identificaron a hijos/as como los más afectados por este conflicto). lo que favorece la desintegración familiar producto de la distancia que separa a madres de hijos (as) hermanos. entonces él le dice mamá a mi mamá. la retribución que se les ofrece tiene un valor más simbólico que real. Esta baja participación podría estar asociada a varios factores. “pues yo creo que los más afectados son los hijos porque ellos son los que sufren las consecuencias porque uno tiene que trabajar. Cyndi No obstante lo anterior. El segundo lugar lo ocupa el grupo de entre 13 y 17 años (17% no asisten a la escuela) lo que podría estar vinculado a los patrones culturales que prevalecen en nuestro país en los cuales prima el trabajo infantil por sobre la educación que pudieran recibir los hijos/as. yo por ejemplo yo del niño lo dejé cuando él tenía un añito. Según los datos oficiales. Entre los y las miembras de los hogares menores de 18 años. manifiestan que se están perdiendo momentos importantes de la crianza de sus hijos. Cuando es la madre la responsable del cuidado del hogar y de los hijos/as. 30% y 21% de las encuestadas. de no lograr un nivel educativo adecuado. En los casos de las mujeres casadas y sin hijos éstas manifiestan que es la relación de pareja la que se ve afectada por la distancia que separa a la pareja y la dificultad de poder mantener los vínculos afectivos.

Comunicarse con su familia es un paliativo para la lejanía y ellas se sienten reconfortadas y más animadas al intercambiar saludos y noticias con su familia. .64 brechas comunicacionales que existían hace algunos años atrás entre las empleadas domésticas y sus familiares. De esta manera. el celular ha constituido un puente de comunicación de vital importancia entre este grupo que en algunos casos es el único medio de comunicación con el que cuentan.

CONCLUSIONES PRINCIPALES.IV. RECOMENDACIONES PARA LA POLÍTICA PÚBLICA Y ESTRATEGIAS PARA SU CABILDEO .

ni se visualizan en el corto plazo iniciativas en ese sentido y no encontramos evidencias de la existencia de un interés explícito del Estado para cumplir su rol en el tema del cuidado. Se reciben niños/as de 2 a 6 años. en carácter de medidas compensatorias. Producto de las dificultades económicas. sin embargo. invalidez. El programa cubre servicios de alimentación. Las acciones que se pueden identificar quedan limitadas a grupos de población que son y han sido empleados estatales. salud. la Red Solidaria y el Programa de Asignación Familiar.66 Honduras es un país con altos índices de pobreza que viene saliendo de un alto endeudamiento externo. con el agravante que las pensiones por servicios prestados. en vista que el papel del Estado es limitado. como por factores culturales y educativos. situación que ha dejado muy pocos recursos para invertir en el bienestar de las personas. en apoyo a la mujer trabajadora bajo el Programa de Protección Social. acceso al Seguro Social. a los hijos(as) menores de 6 años y compañeras de hogar (en período de embarazo). se crearon programas bajo la modalidad de bonos que han sido considerados como un alivio económico para cubrir los costos de la canasta de alimentos y algunos gastos escolares. Pero. Para el sector privado este tema tampoco ha sido área de interés. con la anotación de que los beneficios son limitados. infraestructura sanitaria y agua potable). Precisamente por estos problemas. hay personas que aun habiendo alcanzado la edad establecida no se jubilan. Entre los servicios del Estado figuran las acciones y programas de la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. El servicio es prácticamente gratuito. El programa tiene como objetivo apoyar a la madre que trabaja ofreciendo servicio de cuidado seguro a sus hijos y a la vez iniciándolo en la educación preescolar. Este aspecto descansa en una alta proporción en los hogares. vejez y muerte son sumamente raquíticas. los programas estatales tienen problemas de cobertura. el Instituto de la Niñez y la Familia. La mayoría de la población no tiene acceso a servicios de cuidados derivados de la acción estatal. Se da preferencia a la madre soltera y se reciben hasta 3 niños/as por familia. El Instituto de la Niñez y la Familia cuenta con 360 centros para atender infancia y juventud en riesgo social y la Secretaría de Trabajo. Aspectos como el cuidado de infantes y personas mayores no son concebidos como una responsabilidad pública. Las leyes de los institutos de previsión social dejan por fuera algunos servicios de seguridad social. el País ha avanzado muy poco en articular redes de apoyo en el tema de la economía de cuidado. cuenta con 9 guarderías en 8 ciudades del país. pero que no van orientados a aliviar la carga de cuidado. y como parte del largo proceso de ajuste estructural. En términos de invertir en las personas es importante resaltar los esfuerzos que se hacen por extender los servicios de educación preescolar como un programa nacional. a las personas que gozan de la categoría de jubilados. La alternativa de los seguros privados no es viable para la gran mayoría de la población por los bajos niveles de ingreso. Lo que se observa en los últimos años es . Actualmente con los recursos derivados de la condonación de la deuda externa se está enfatizando en dos sectores básicos: educación (con el objetivo de aumentar su cobertura y calidad) y salud (para incrementar el acceso a servicios básicos de salud. En definitiva. Por lo general. en la actualidad atienden aproximadamente 560 niños y niñas a nivel nacional. educación y recreación. La red de hospitales públicos es deficitaria en cobertura y calidad de atención. no se cuenta con políticas dedicadas a la economía de cuidado. tanto por factores objetivos como los estrechos presupuestos públicos.

Algunas parejas donde ambos trabajan prefieren esta opción a dejar sus hijos/as en casa al cuidado de una trabajadora doméstica. lo que contribuye a que esta responsabilidad siga en manos de las mujeres dentro de sus hogares. En síntesis. las que soportan el peso de estas obligaciones. Esta situación se complica con la creciente participación de las mujeres en el mercado de trabajo. el papel de las iglesias. cobra vital importancia el papel de los hogares que continúan asumiendo la mayor parte del trabajo de cuidado de las personas. Es más. enfermos y personas mayores. la sobrecarga de trabajo femenina y la necesidad de apoyo para cubrir esta . las mujeres. y el trabajo de algunas organizaciones sin fines de lucro que manejan algunos centros de apoyo para personas mayores en algunas ciudades del país. Frente al uso de esta oferta también conspiran restricciones culturales ya que en el país no se considera “aceptable” que las familias coloquen a sus familiares mayores en asilos o centros de cuidado de día.00 dólares al mes) pero se observa que muchos padres y madres. sin embargo. y la poca capacidad de la población para cubrirlos. A nivel comunitario los esfuerzos en este tipo de responsabilidades son escasos o inexistentes. Si bien el impacto es muy limitado en cobertura por motivos presupuestarios ayuda a enfrentar el problema del cuido. Es probable que el bajo número de iniciativas privadas se derive del costo. con el afán de mejorar la cobertura y evitar la deserción escolar. no se observa una articulación adecuada Estado – sector privado – organizaciones sociales para la atención de la demanda de cuidado de la población. especialmente las parejas jóvenes con adecuados niveles de ingreso. de partir la jornada educativa en dos turnos en la escuela pública. el Estado y algunas instituciones como la iglesia en sus diferentes acepciones refuerzan el papel de la familia y en forma particular la figura de las mujeres asociadas a las labores de cuidado de niños. que es alto. De aquí deriva también la importancia del trabajo doméstico remunerado en la medida que forma parte de las alternativas a las que recurren los hogares para hacer frente a sus responsabilidades familiares en el tema de cuidado y en la misma búsqueda de ingresos. En este contexto. De esto se derivan dos cosas. Su costo es relativamente alto (en promedio una jornada de 8 horas cuesta entre 125. Igual ocurre al interior de los hogares. la pareja y el resto de los miembros (sobre todo los hombres) no asumen su corresponsabilidad en este tema. lo que de alguna forma ha multiplicado los problemas de cuidado de niñas y niños al interior de los hogares.67 el funcionamiento de centros de cuidado de niños y niñas donde se da inicio a la educación preescolar. Nos preguntamos ¿qué hacer con niños. producto de la crisis de ingreso de los hogares. En realidad. al interior de ellos. ya que consideran que es más seguro y la atención es de mejor calidad.00 a 150. Son ellos y a su interior. Hay que anotar. niñas y las personas mayores en un país donde la población menor de 12 años y mayor de 65 años supera el 30% del total y es la que demanda mayores servicios de cuidado? No hay otra alternativa a la vista. bajo sus distintas denominaciones. las mujeres. Son los hogares los que asumen esta responsabilidad y. la sociedad en su conjunto. resuelven en parte el problema de cuidado de sus hijos e hijas por esta vía. a veces decisiones del Estado originan incrementos en la demanda de cuidado. sobre todo en el área rural. Tal es el caso de la medida que se tomó. que no ha sido compensada con políticas y/o acciones por parte del Estado y el sector privado para apoyar con las responsabilidades familiares.

Probablemente vinculado a los mayores . al menos. aunque la segunda es más común en la categoría ocupacional de trabajadoras por cuenta propia. Es notorio el incremento en alrededor de un 16% de la oferta de población mayor de 50 años. sub-valoración. como componente de la oferta privada de servicios de cuidado. alimentada por la confluencia de dos situaciones: la de las mujeres que salen al mercado a buscar ingresos para cubrir el presupuesto familiar y no disponen de apoyo no remunerado para atender la demanda de cuidado de sus hogares. En tanto las modalidades de tiempo completo con dormida dentro y dormida fuera han tenido un comportamiento conservador a lo largo del período de estudio. Es característica de este tipo de trabajo su invisibilidad. es lógico que el número de hogares que cuentan con este tipo de servicio doméstico sea sumamente bajo y con dinámica decreciente en los últimos años. Trabajo que se distancia significativamente de lo entendido como “trabajo decente”. es una alternativa para los hogares de ingresos medios y altos en las ciudades principales de Tegucigalpa y San Pedro Sula. con mayor peso aún entre los hombres trabajadores domésticos (más del 30%). son pobres y más del 50% de ellos y ellas no tiene la posibilidad de cubrir la canasta básica de alimentos. Son los hogares con un alto perfil de ingresos los que demandan TDR a tiempo completo y con dormida adentro. quinto quintil de ingresos. se ubican mayoritariamente en el IV.1 Oferta y demanda Lo relevante es que la oferta de trabajo doméstico se ha incrementado en la modalidad de cuenta propia. La dinámica creciente del número de personas. y algunas emergentes. única alternativa de vida y sustento. prácticamente. dedicadas al trabajo doméstico remunerado puede estar siendo. La población dedicada a este tipo de trabajo se ubica mayoritariamente entre el primero y tercer quintil de ingreso. La oferta se concentra en el grupo etario entre 15 y 24 años en el sexo femenino. al menos en el caso de la modalidad de tiempo completo con dormida dentro. y la de un contingente de personas con poca o nula preparación dispuestas a contratarse como empleadas domésticas como su. El trabajo doméstico remunerado.2. alto grado de discriminación y presencia de relaciones de dominación entre género y clase. De allí.1 Conclusiones generales El trabajo doméstico remunerado es un trabajo esencialmente de mujeres (97. o ciudades intermedias. Esta pobreza parece ser un elemento importante para impulsar a las personas a emplearse en el trabajo doméstico remunerado. la importancia del trabajo doméstico remunerado. El TDR está dominado por la ocupación “empleada doméstica” (55. especialmente mujeres. Ellos y ellas se ubican en el grupo de población donde más de un 22% vive con ingresos de un dólar o menos por día (INE: 2007).68 demanda. IV.12%) con una todavía fuerte concentración en mujeres jóvenes de 15 a 24 años y una tendencia creciente de población mayor de 50 años y más. Dados los niveles de pobreza que afectan a la población hondureña. Es un fenómeno social asociado al nivel de pobreza de los hogares. Los hogares que demandan trabajo doméstico.2%).3%) y “lavandera” (35.2 Principales hallazgos y recomendaciones de políticas IV. Un 80% de las y los que realizan esta labor.

2 Condiciones laborales El trabajo doméstico remunerado se realiza bajo condiciones de total inequidad social y flagrante violación a los derechos humanos. en varias zonas del país es desempeñado en su mayoría por personas de origen étnicos. debe establecer un convenio para institucionalizar cursos de capacitación para este tipo de empleo. Invisible en la medida que se desarrolla al interior de los hogares. Estrategia: • El INAM. Principales recomendaciones de políticas • Profesionalizar el trabajo doméstico remunerado en sus diferentes ocupaciones específicas mediante procesos de capacitación con miras a mejorar el perfil de las personas dedicadas a estas labores y elevar la demanda. Es desvalorizado en la medida en que es un trabajo que se considera no exige contar con una calificación laboral y es visto como una extensión natural de las . en una acción coordinada con la STSS y el INFOP . es un trabajo donde no hay asociación lo que dificultad la toma de conciencia por parte de ellos y ellas de su propia realidad. • Que las trabajadoras domésticas sean beneficiadas con cursos de capacitación en el marco del programa Mi Primer Empleo. es decir. Hay arraigados patrones sexistas que influencian las relaciones de trabajo. • Incluir un componente de trabajo doméstico remunerado en el Observatorio de mercado laboral que ya funciona en la STSS. • Establecer un observatorio del mercado laboral para darle continuidad a los resultados del estudio y velar por la protección de los derechos de las y los trabajadores domésticos. Relaciones totalmente asimétricas entre contratante y contratado(a).2. Es clasista y en algunos casos racista (León: 2007) en la medida que es ejercido por mujeres y hombres viviendo en condición de pobreza. IV. a puerta cerrada y al margen de la institucionalidad. • Abrir el programa de bolsas de empleo a nivel de las oficinas municipales de la mujer al interior de las alcaldías y oficinas regionales de la STSS.69 niveles de pobreza entre los hogares en que la mujer está como cabeza o jefa de hogar. Casi nueve de cada diez hogares que contratan servicio doméstico a tiempo completo y con dormida adentro. provenientes del área rural o zonas marginales urbanas y en algunos casos. • Estimular la creación de bolsas de empleo donde concurran oferentes y demandantes. Individualista. Se les visualiza como seres sin voluntad ni voz. tal es el caso de la zona atlántica. marcando diferencias entre el trabajo realizado por hombres y los realizados por mujeres (más valorizado el trabajo del hombre). Es violatorio en la medida que deja por fuera los principios de igualdad de oportunidades y no deja espacios para que las personas tengan vida propia (especialmente la modalidad de cama dentro). tienen a sus jefas o cónyuges como parte de la PEA. prevaleciendo relaciones de dominación entre género y clase. más de siete de cada diez hogares que contratan este tipo de servicio doméstico son jefeados por hombres. acción que podría apoyarse desde algunas organizaciones de sociedad civil y espacios regionales que ya existen. En algunas regiones del país se dan relaciones de servidumbre.

los períodos de remuneración. en el caso específico de trabajadores/as domésticas la cobertura es muy limitada. flexibiliza los horarios.70 actividades propias del hogar (cuyo aporte no figura en las cuentas nacionales y. Hay inequidad en las modalidades de contratación. Lo que afecta la seguridad jurídica y crea vicios de inestabilidad laboral y de ingreso para la contratada. La mujer padece más en su doble condición de madre-empleada por la falta de socialización del trabajo doméstico al interior de los hogares. en este caso. La mayoría de los aspectos laborales. De igual manera afecta al hogar contratante en vista que la empleada no se siente obligada a conservar su trabajo y sucede con frecuencia que abandona el hogar sin previo aviso. Hay violación a convenios internacionales donde el país es signatario: como ser la Convención de todas las formas de discriminación contra la Mujer. no se dimensiona su contribución al trabajo productivo). Violaciones y abusos de tipo físico. El salario de la mujeres es menor en comparación a los hombres que desarrollan trabajo doméstico. El marco legal es excluyente y discriminatorio al tratar bajo la categoría de régimen especial en el Código de Trabajo lo relacionado con el trabajo doméstico. El trabajo por cuenta propia abre la posibilidad para que las relaciones laborales sean más abiertas. en el país es característica la falta de políticas y programas de protección social. que son derechos reconocidos para otras ocupaciones. El concepto de trabajo decente se pone en entredicho en la medida que a la empleada doméstica se le paga por hacer todas las tareas del hogar (sin excepción. son discrecionales (a voluntad de la persona contratante). en la medida que puede ser cancelada en cualquier momento. cae en la categoría de trabajos no calificados y de baja remuneración. psicológico y económicos directos o velados del grupo familiar en perjuicio de las y los empleadas. las jornadas laborales superan los marcos legales establecidos para otro tipo de ocupaciones que son reguladas por el Código de Trabajo (datos de los grupos focales y la encuesta propia evidencian que las trabajadoras con dormida dentro exceden en alto porcentaje la jornada de trabajo diaria y semanal). Total desprotección social. por lo tanto. Hay un alto grado de desconocimiento por parte de los y las empleadas domésticas tanto de sus limitados derechos como de las instituciones responsables de la tutela de los mismos. dándose un tratamiento diferenciado tanto de hecho como de derecho. en tanto la mujer hace de todo en el hogar. derechos laborales y salario en relación con el resto de los ocupados. Hay una sobrecarga de trabajo para la persona que lo ejecuta dando lugar a la doble jornada y triple jornada femenina. En consecuencia. Es un trabajo donde comúnmente no media contrato escrito de trabajo. Las tareas masculinas para este tipo de trabajo están más definidas. Diferenciación significativa en el monto del salario. . desde cuidar niños y enfermos hasta bañar y alimentar animales) y sus condiciones laborales son francamente inadecuadas. Se da una sobreexplotación. duración de la jornada. tipo de contratos. sexual.

la STSS y el Comisionado Nacional de Derechos Humanos. Comisión de la Niñez y la Familia. en lo referido al tratamiento del trabajo doméstico remunerado a fin de hacer una nueva valoración de derechos en el plano legal.2. las recomendaciones específicas incluirían: • Que se elimine “la remisión a la costumbre del lugar” la relación laboral en materia de trabajo doméstico y se regule únicamente por vía de ley. Otros elementos que contribuyen a este problema son: la falta de tiempo y la creencia de que las autoridades no les prestarían atención por ser personas “sencillas y humildes”. No hay capacidad de denuncia por parte de ellas y ellos. Utilizando la iniciativa de ley que tiene la Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. sólo se cuenta con el estudio de OIT sobre trabajo infantil que ofrece una caracterización del problema a nivel nacional.71 pero igual da lugar a mayor desprotección social. • Afiliación obligatoria al Seguro Social y definición de un salario base. porque no obliga a la persona contratante a nada. • Exigir el cumplimiento del proceso legal al interior de la Secretaría de Trabajo. • Acción Legislativa directa con las comisiones del Congreso Nacional entre ellas: Comisión de la Mujer. . IV. • Obligatoriedad del Contrato escrito y registrado en la Secretaría de Trabajo. • Promover la investigación y constatación de las denuncias. • Alianzas estratégicas entre el INAM. abarcador de muchas categorías (hay varias categorías como motoristas. No se disponen de estudios con un abordaje integral del tema que permitan hacer comparaciones y darle seguimiento a la evolución del fenómeno. • La remuneración de las/os TDR debe ser incluida en las políticas nacionales del Salario Mínimo. Principales recomendaciones de políticas Revisión de marco legal vigente específicamente el Código de Trabajo. Estrategia: • Llegar a las instancias correspondientes a través de propuestas formales (vía Decreto de Ley) por ser más rápido el proceso. para impulsar las iniciativas de ley.3 Investigación y Producción Estadística Las investigaciones sobre el tema son escasas. Lo que implicaría ver aspectos de jornada de trabajo. • Que se difunda ampliamente el concepto más amplio de trabajo doméstico. • Que se revise la jornada laboral y se cumpla con lo que señala el Código de Trabajo en el sentido que se le den a las/os TDR las facilidades para continuar estudios. derivado del desconocimiento de las instancias hacia las cuales acudir. (Previo a la elaboración de un estudio de factibilidad) • Revisar y adaptar la normativa a los principios fundamentales de derechos humanos. el procedimiento a seguir y el bajo nivel de confianza en las instituciones. que contrarreste la existencia. entre las/os mismos trabajadores domésticos. • Elaboración de un Protocolo para el cumplimiento de los principios en el ámbito laboral. • Que se elimine el término servidor doméstico por el de trabajador (a) doméstico en el capítulo correspondiente en el Código de Trabajo. de discriminación. seguridad que no se consideran empleados domésticos). organizaciones gremiales y sociedad civil. derechos humanos. económico y social. Bajo este marco. salario y prestaciones sociales y laborales. Comisión de la Juventud.

Las acciones del Estado están enfocadas a apoyar acciones en materia de desarrollo social para los grupos de población viviendo en extrema pobreza. A nivel de trabajo de voluntariado.) del INE preguntas relacionadas con el trabajo doméstico remunerado y no remunerado. hasta hace muy pocos años. • Incidencia ante el Banco Central para que visibilicen el aporte de las mujeres trabajadoras. de manera que las trabajadoras/es domésticos son vistos desde de esta perspectiva y no como una categoría ocupacional que necesita apoyo especifico dadas sus particularidades.72 La academia. Estrategia: • Utilizar los diferentes convenios que el INE tiene a nivel institucional para hacer posible la incorporación de preguntas en sus respectivas fuentes de datos.4 En términos de Políticas Públicas En términos de políticas públicas hay que reconocer que el tema de trabajo doméstico remunerado es visto desde la amplia gama de acciones de la política social. especialmente la Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples. • Convenios con las diferentes universidades del país. y en la ciudad de Tegucigalpa. • Que el INE institucionalice la Encuesta del Uso del Tiempo. pero no se enfoca en el tema del trabajo doméstico remunerado y no remunerado como tal. diplomados sobre el tema. en el país se carece de información sistematizada que nos permita aproximarnos a la caracterización del trabajo doméstico no remunerado y trabajo voluntario. No hay un tratamiento específico para abordar su problemática. • Incluir en el pensum académico de nivel superior el tema de equidad de género. De igual forma. etc. • Alianzas estratégicas con las diferentes universidades para que se incluyan en las propuestas de tesis temas relacionadas con el trabajo doméstico. IV. Principales recomendaciones de políticas El país carece de estudios o encuestas de uso del tiempo que ayude a tener información amplia sobre esta variable. pero no se identificaron acciones específicas para las y los trabajadores domésticos. De igual forma las políticas de empleo no se detienen en acciones para impulsar o establecer marcos legales para este tipo de empleo. Las acciones de las organizaciones de sociedad civil van orientadas a promover la participación de la mujer en los diferentes espacios. donde se encuentran datos de la categoría ocupacional “empleada doméstica” y permite elaborar series pero es insuficiente para una apreciación completa del fenómeno que nos permita hacer interrelaciones desde varios contextos. ha incluido en el currículo los estudios de género.2. • Debe elaborarse una encuesta específica sobre el trabajo doméstico remunerado y no remunerado. En el tema de producción de datos es destacable la información que ofrece el INE a través de los censos y encuestas. encuestas de hogares. es destacable el trabajo del Instituto . • Incorporar en todas las fuentes de datos (censos. de allí que la perspectiva del mismo es limitada. encuestas de ingresos y gastos. • Alianzas estratégicas con las instancias correspondientes para la gestión de recursos para realizar la encuesta de uso del tiempo. y encuestas de condiciones de vida.

el Instituto Hondureño de alfabetización de adultos para hombres y mujeres. el Programa de Asignación Familiar (PRAF). la Red Solidaria. y el Centro Reyes Irene que apoya en aspectos educativos pero enfocando en el trabajo doméstico infantil. Principales recomendaciones de políticas • Se recomienda una regulación específica que garantice el cumplimiento de los derechos laborales desde el espacio donde se desarrolla la labor (los hogares contratantes. • El Estado debe apoyar financieramente las instituciones que tienen programas y proyectos orientados a las y los TDR entre ellos la escuela dominical del Instituto Maria Auxiliadora. Campaña nacional de sensibilización en el tema de los aportes del trabajo doméstico al desarrollo nacional. La Secretaría de Educación (a través de su presupuesto) debe apoyar financieramente las instituciones que tienen programas de atención a los y las trabajadores domésticas. La Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. utilizando los medios de comunicación masiva (programas educativos por radio y televisión). El Fondo Hondureño de Inversión Social (FHIS) deben focalizar acciones en este grupo de población. • Reglamentar en el marco de la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer (LlOM) • La STSS deberá hacer gestiones para que se le otorgue a la inspectoría del trabajo las facultades para inspeccionar o ejercer su trabajo como ministro de fe pública en el tema de TDR. • El Estado debe crear redes de apoyo (centros de cuidado infantil) para las hijas e hijos de las y los trabajadores domésticos. el Programa Reyes Irene y el centro de alfabetización de Adultos. Estrategia • Divulgación del contenido del estudio en las instancias de toma de decisiones. Entre otras: Gabinete de Desarrollo Social.73 Maria Auxiliadora con su escuela dominical que abre espacio para que las domésticas estudien la escuela primaria acelerada y la secundaria. ya que en la actualidad los inspectores no pueden entrar a los mismos para realizar inspecciones). y exigir el cumplimiento por parte de las/os empresarios de las obligaciones a este respecto establecidas por ley. Crear al interior de la STSS una unidad especial para atender la problemática del trabajo doméstico. Consejo Consultivo • • • • de Sociedad Civil para la Estrategia de Reducción de la Pobreza y organizaciones gremiales. .

74 .

BIBLIOGRAFÍA. SIGLAS Y ABREVIATURAS .

“Hacia una nueva metodología para el estudio del tiempo y el trabajo”. Sara Elisa. 2007. CEPAL. Argentina. En mujeres y economía. Rosario. 1999. “Migración. Cristina. 96. (Cristina Carrasco ED) Madrid: Icaria. 2008.com. Guía para la elaboración de políticas públicas”. Ecuador 2007. 2006. 1998. Gismero. Antonella. 2001. (Rebelión). Servicio Nacional de la Mujer Canadá. Desafíos para la Medición”. CEPAL. CEPAL. CEPAL. “Familia y políticas públicas en América Latina. “Invisibilidad y discriminación del trabajo doméstico remunerado (TDR) en América Latina”. “Análisis de Género. Juan José. “Un enfoque económico “ampliado” cobre las condiciones de vida”. En Cristina Carrasco Editora. Serie Mujer y Desarrollo. María José. CEPAL. Barcelona. Méndez. “Visibilidad analítica y política del trabajo de reproducción social”. Pautássi. Remesas y Género”. Deliberto. 87. 2007. trabajo y género. Aguirre. Tegucigalpa. CEPAL Serie mujer y desarrollo No. “Proceso de empobrecimiento y desigualdad de Género. una historia de desencuentros”. 2007 Picchio. “El trabajo doméstico en América Latina”. León. Rosales. Honduras. Santiago de Chile. María Elena y Montes de Oca Edison A. “El cuidado como cuestión social desde un enfoque de derecho”. 50. 2003. Google Books. Panorama Económico y Social. “Percepción e Interacción: Una primera Aproximación al análisis de la experiencia de las políticas públicas hacia la equidad de género en Honduras”. Antonella. Picchio. CEM-H. “Un acercamiento de las encuestas de uso del tiempo con orientación de Género”. 2001. 2003. (Ponencia) CEPAL. .Consenso de Quito. Magdalena. Ponencia presentada en la X Conferencia Regional sobre la Mujer en América Latina y el Caribe. “El trabajo doméstico (análisis Económico desde una Perspectiva de Género)”. Serie Mujer y Desarrollo.76 Arriagada. Arraya. Laura. España. Colección En tiempo. 2001. Irma. No. 2007 Carrasco. Almudena. No.

Memoria institucional 2001-2007. “Tranversalizando la perspectiva de Género en los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. Plan de Igualdad de oportunidad. 2007. Código del Trabajo Gobierno de Honduras.77 Universidad Nacional Autónoma de México. Daniela. Cuadernos de la CEPAL no. Ley de igualdad de oportunidades para la mujer. Serie encuesta permanente de hogares de propósitos múltiples. INAM. No. Informe de Desarrollo Humano Honduras Zapata. OIT. Documentos oficiales Banco Central de Honduras. 2004 OIT. Constitución de la República Gobierno de Honduras. Banco Central de Honduras (BCH) Informe del índice de actividad económica Gobierno de Honduras. Dinah Rodríguez y Jennifer Cooper (Compiladoras). “El estudio de las abuelas”. Análisis Sectorial. Serie Estudios Estadísticos y Prospectivos. OIT. 2005. 52. 2004. 92. “Estadísticas para la equidad de Género”. 2003. 2001-2007. Encuesta de ingresos y gastos 1998-1999. A puertas Cerrada”. Santiago de Chile. PNUD. “Trabajo infantil en Honduras”. “Trabajo doméstico en Paraguay”. “Estudio de la legislación sobre trabajo infantil doméstico en Honduras”. 2007. Instituto de la mujer España. Milosavljevic. OIT. “Trabajo infantil doméstico en Honduras. “Debate sobre el trabajo doméstico”. Instituto Nacional de Estadísticas (INE). 2005. . Banco Central de Honduras (BCH). Vivian.

2001. Censo Nacional de Población. 2006. Instituto Nacional de Estadística (INE) Anuario Estadístico. 2004. 32. Secretaría de Trabajo y Seguridad Social (STSS). Universidad Nacional Autónoma de Honduras de (UNAH) Revista de Economía Política N0. Instituto Nacional de Estadística (INE) Anuario Estadístico. 2004. Censo Nacional de Población.78 Instituto Nacional de Estadística (INE). 2001. 2008 . Instituto Nacional de Estadística (INE). 2006. Instituto Nacional de Estadística (INE) Encuesta de Costo de Vida. Instituto Nacional de Estadística (INE) Encuesta de Costo de Vida. Plan de empleo digno.

79 Abreviaturas/siglas AECID: AGEM: BCH: COMMCA: INAM: INE: INFOP: OIT: PEA: PET: PROHECO: STSS SICA TDR TDRA UNAH Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo Programa Regional “La Agenda Económica de las Mujeres – Fase II” Banco Central de Honduras Consejo de Ministras de la Mujer de Centroamérica Instituto Nacional de la Mujer Instituto Nacional de Estadística Instituto Nacional de Formación Profesional Organización Internacional del Trabajo Población Económicamente Activa Población en Edad de Trabajar Programa Hondureño de Educación Comunitaria Secretaría de Trabajo y Seguridad Social Sistema de Integración Centroamericana Trabajo Doméstico Remunerado Trabajadoras Domésticas Remuneradas Activas Universidad Nacional Autónoma de Honduras .

80 .

ANEXOS .

82 Anexo 1. Tablas Estadísticas .

83 .

84 .

85 .

86 .

87 .

88 .

89 .

90 .

91 .

92 .

93 .

94 .

95 .

96 .

97 .

98 .

99 .

100 .

101 .

102 .

103 .

104 .

105 .

106 .

107 .

108 .

109 .

110 .

111 .

112 .

113 .

114 .

115 .

116 .

117 .

118 .

119 .

120 .

121 .

122 .

123 .

124

125

126

127 .

128 .

129 .

130 .

131 .

132 .

133 .

134 .

135 .

Hallazgo/Temas de mercado de trabajo (Oferta y demanda) Hay 112. se llevo a cabo un panel de expertas en temas de género. En el marco del Plan de empleo Digno. En tanto las modalidades de tiempo completo con dormida adentro y dormida afuera han tenido un comportamiento conservador a lo largo del período de estudio. Los hogares donde la mujer forma parte de la fuerza laboral es donde la demanda de TDR es más alta.22% son mujeres.que ya cuenta la STSS cas y experiencia Anexo 2. La población dedicada a este tipo de trabajo se ubica mayoritariamente entre el primero y tercer quintil de ingreso. Divulgación de resultados . STSS. los mismos están ubicados entre el Cuarto y quinto quintil. Panel de Expertas: Síntesis de Resultados. La oferta se concentra en el grupo etáreo entre 15 y 24 años en el sexo Bolsa de empleo de merfemenino. el día 13 de diciembre del 2008. canal de TV del gobierno y otros programas radiales de carácter privado que tienen apertura para apoyar el tema. a través de boletines radiales del INAM. emisoras locales. Secretaría de Educación e INFOP . Son las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula los que demandan en mayor medida este tipo de trabajo. Es notorio el incremento cado domestico (fichas) alrededor de un 15 % de la oferta en población mayor de 50 años con mayor representación de los hombres. Resultados del Taller con expertas de Género Recomendación de políticas públicas Profesionalización del Trabajo doméstico por ocupación especifica Política específica Introducir cambios en la currículo educativa de la educación no formal y aprovechar la plataforma del Instituto Nacional de formación profesional (INFOP) Fortalecer las instituciones del sector público y privado que tienen programas de apoyo a la mujer. programas radiales de la Sociedad Civil. estas fueron las principales conclusiones. Los hogares con jefatura masculina (74%) son los que mayoritariamente demandan trabajo doméstico. Son los hogares con un alto perfil de Observatorio del mercado ingreso económico los que deman. Masificar las acciones del programa EDUCATODOS. desarrollo y mercado laboral. Lo relevantes es que la oferta de trabajo doméstico se ha incrementado en la modalidad de cuenta propia. Divulgar las opciones de oferta y demanda de trabajo doméstico a través de varios canales de comunicación: Entre ellos La Dirección de empleo de la STSS. Estrategia de cabildeo Elaborar un programa de profesionalización y celebrar un convenio entre INAM.136 Introducción: Con el objetivo de recoger recomendaciones de políticas y estrategias para el mejoramiento del Trabajo doméstico remunerado.799 personas dedicadas al trabajo doméstico 97.de trabajo domestico dan TDR. Elaborar una propuesta de En el marco del observaescala salarial de acuerdo torio del mercado laboral a las ocupaciones específi.

que fomentan entre los mismos trabajadores la discriminación Desarrollar experiencias piloto de organización de los TDR como asociaciones o sindicatos. Que lo rectore y realice articulaciones el INAM entre instituciones públicas y el sector privado. abarcador de muchas categorías. Relaciones asimétricas entre emIncluirse dentro del Plan pleador y empleado. Que se elimine el término servidor doméstico por el de trabajador (a) doméstico en el capítulo referido en el Código de Trabajo. El ámbito en que se realiza favorece su invisibilidad. Que se difunda ampliamente el concepto de trabajo doméstico. En algunos Nacional de Empleo casos todavía prevalecen las relacio. Promoción de la organización a través de los grupos sociales. Recomendación de política públicas Incluirse desde el eje de Economía y Mercado de la Política Nacional de la Mujer. basado en la violación a derechos humanos fundamentales. Llegar a las instancias correspondientes a través de propuestas formales (vía Decreto de Ley) Socializar los resultados del presente estudio en organizaciones de sociedad civil y organizaciones gremiales. Política especifica Campaña fuerte y coordinación interinstitucional tanto entre patronos como en trabajadores (as). Sumamente desvalorizado( en término de status y salario) La norma entra en conflicto con los principales Convenios internacionales La “especialidad” del régimen favorece la exclusión y desprotección Los pocos beneficios de los que no son excluidos dependen de la voluntad del empleador.Digno nes de servidumbre.137 II. Hallazgos/ Tema condiciones laborales Las actuales condiciones en que se desarrolla vulneran el principio de no discriminación e igualdad entre las personas. Jornadas ilimitadas de trabajo (entre 74 a 90 horas semanales) Verbalidad del contrato Las TDR desconocen en gran meEn el marco del nuevo dida sus derechos y las instancias de Plan de Igualdad de oporprotección. Que se incorpore en las reformas al Código de Trabajo. tunidades y en la Ley de organizaciones gremiales Pocos casos han llegado a instancias administrativas y judiciales. Socialización amplia del trabajo doméstico compartido en el hogar (transversalización del enfoque de género en el hogar Que se elimine la remisión a la costumbre del lugar la relación laboral en materia de trabajadores domésticos y se regule únicamente por vía de ley. . Exigir el cumplimiento Estrategia de cabildeo Coordinación entre instituciones rectoras para la inclusión.

y definición de un salario base. Plan de empleo Digno.Aprovechar los espacios del dad para su incorporación Comisionado de Derechos en las políticas nacionales Humanos. Revisión de la jornada de trabajo. Elaboración de un Protocolo para el cumplimiento de los principios en el ámbito laboral. del Salario Mínimo. Hallazgos/ Tema condiciones laborales Recomendación de política públicas Que sea un régimen especial dentro de la Ley del Salario Mínimo. Política especifica Del proceso legal al interior de la Secretaría de Trabajo. Que se revise la jornada laboral y la Obligatoriedad de incluirlas/os en un régimen educativo. . Hacer estudios de factibili. Obligatoriedad del Contrato escrito y registrado en la Secretaría de Trabajo. Acción directa ante el Congreso Nacional (hay una iniciativa que se va enviar estos días con ese fin) Afiliación obligatoria al Seguro Social. salario. Estrategia de cabildeo Acción Legislativa directa (comisiones especiales del Congreso Nacional) Iniciativa que debe ser canalizada por la STSS y el INAM. Plan de Igualdad de Oportunidades. Profesionalización de los trabajadores (as) que derive en mayor conocimiento de sus derechos El INAM y la Secretaría de Trabajo en armonía con las Organizaciones Gremiales y sector privado deben armonizar un convenio en este sentido. alimentación y educación deberían ser obligatorios. revisión del Código de trabajo. Promover la investigación y constatación de las denuncias. Establecerse los derechos mínimos de salud.138 II. Revisar y adaptar la normativa a los principios fundamentales de DD HH.

Recomendación de política públicas Publicar los tabulados que el INE elabora con los datos relacionados con el tema del trabajo doméstico remunerado. temas relacionadas con el trabajo doméstico. y a la vez presente La academia hasta hace muy pocos una propuesta de cómo años ha incluido en su currículo los rescatar información sobre estudios de género. Convenios con las diferentes universidades del país. pero no se enfoca en el tema del Realizar jornadas de socialtrabajo doméstico remunerado y no ización con los docentes remunerado como tal. encuestas de ingresos y gastos y encuestas de condiciones de vida. Política especifica Incorporar en todas las fuentes de datos (censos. institucionalice la encuesta del uso del tiempo Alianzas estratégicas con las instancias correspondientes para la gestión de recursos para realizar la encuesta Que se haga incidencia para que el Banco Central visibilicen el aporte de las mujeres trabajadoras . Hallazgos / Tema de investigación y producción de datos Las investigaciones sobre el tema son escasos. Que el INE realice periódicamente la encuesta del uso del tiempo Que el INE. sobre el tema y puedan sugerir y apoyar investigaciones o estudios sobre trabajo doméstico. Estrategia de cabildeo Utilizar los diferentes convenios que el INE tiene para hacer posible la incorporación de preguntas en sus respectivas fuentes de datos. encuestas de hogares. que ofrece una caracterización del problema a nivel nacional No se disponen de estudios para el abordaje del tema desde una perspectiva integral que permita hacer comparaciones y conocer con más propiedad la evolución del fenómeno. solamente se cuenta con el estudio de OIT sobre trabajo infantil. etc. de allí que la para que se sensibilicen perspectiva del mismo es limitada. De igual forma en el país se carece de información sistematizada que nos permita aproximarnos a la caracterización del trabajo doméstico no remunerado y trabajo voluntario. Que el equipo consultor identifique los vacíos encontrados de información en la encuesta de hogares sobre el trabajo doméstico remunerado y no remunerado. El país carece de estudios o encuestas de uso del tiempo que ayude a tener información amplia sobre esta variable. Incluir en los pensum académicos de nivel superior el tema de equidad de género. alterna algunos el tema.139 III. que nos permita hacer interrelaciones desde varios contextos. semestres diplomados sobre el tema. La información disponible en el INE es insuficiente para una apreciación completa del fenómeno.) del INE preguntas relacionadas con el Trabajo Doméstico Remunerado Alianzas estratégicas con las diferentes universidades para que se incluyan en las propuestas de tesis.

están enfocadas a apoyar acciones en materia de desarrollo social para los grupos de población viviendo en extrema pobreza.140 IV. La revisión del Código de Trabajo Reglamentar en el marco de la LIOM. El Fondo Hondureño de Inversión Social (FHIS). que se le otorgue a la inspectoría del trabajo las facultades para inspeccionar o ejercer su trabajo como ministro de fe pública El Estado debe crear redes de apoyo (centros de cuidado infantil). la Red Solidaria. Grupo de Sociedad Civil. Las acciones de las organizaciones de sociedad civil van orientadas a promover la participación de la mujer en los diferentes espacios. Estrategia de cabildeo Divulgación del contenido del estudio en las instancias de toma de decisiones: Gabinete de Desarrollo Social. para las hijas e hijos de las y los trabajadores domésticos. Ley del Seguro Social La Secretaría de Trabajo y Seguridad Social. deben focalizar acciones en este grupo de población . pero no se identificaron acciones Recomendación de política públicas Es factible en el marco de la Ley de Igualdad de Oportunidades para la Mujer Política especifica Se recomienda una regulación específica que garantice el cumplimiento de los derechos laborales desde donde se desarrolla la labor. Hallazgos en el Tema de Políticas Publicas En términos de políticas públicas hay que reconocer que el tema de trabajo doméstico remunerado es visto desde la amplia gama de acciones de la política social. de manera que ellos y ellas son vistos desde de esta perspectivas y no como una categoría como tal. el Programa de Asignación Familiar(PRAF). organizaciones gremiales. Campaña nacional de sensibilización en el tema de los aportes del trabajo doméstico al desarrollo nacional. De igual forma las políticas de empleo no se detienen en acciones para impulsar o establecer marcos legales para este tipo de empleo. No hay un tratamiento específico para abordar su problemática. Las acciones del Estado de bienestar.

Personas que participaron en 2 grupo focales Empleadas domésticas remuneradas. Investigadoras. Listado de personas consultadas en calidad de Hogares contratantes Nombre personas consultada Miriam Pineda Floripe Sandoval Fanny Corrales Rosaura Manueles Armida López Norma Castillo Wendy Soto C. fueron 2 personas que actualmente no se ocupan en el empleo doméstico pero que iniciaron su vida laboral como empleadas domésticas. A. Actualmente se encuentran en una mejor posición laboral gracias al acceso que tuvieron a la educación. Debido a la confidencialidad garantizada al grupo de mujeres que participaron en los grupos focales no se puede mencionar sus nombres. Participantes: Magdalena Vásquez (negocio propio) Ex trabajadora doméstica Técnica utilizada Grupo focal Grupo focal Grupo focal Grupo focal Grupo focal Grupo focal Grupo focal Organización/ Institución Universidad Tecnológica de Honduras Banco Central de Honduras Laboratorio FARINTER Cooperativa de maestros COHACEL Universidad Nacional Autónoma de Honduras Universidad Nacional Autónoma de Honduras Proyecto Forestal Cargo Orientadora Analista DEPTO Estudios Económicos Visitadora Médica Secretaria de Junta Directiva Docente Facultad de Economía Docente Facultad de Economía . Detalle de Actividades de Campo Tipos de Actividades del Trabajo de Campo Técnica utilizada Grupos focales Grupos focales Entrevistas a profundidad Entrevistas a profundidad Historias de vida Panel de expertas Cantidad de actividades realizadas 2 1 2 3 2 1 Fuente o grupo a quien fue aplicada Empleadas domésticas dctivas Hogares contratantes Hogares contratantes Instituciones claves Ex empleadas domésticas Expertas en el tema. sin embargo si podemos decir que en el primer grupo participaron 12 mujeres ocupadas en el empleo doméstico remunerado y en el segundo grupo participaron 10. El mismo criterio señalado anteriormente aplica para las personas que accedieron a contarnos sus historias de vida. ONG´s. Historias de vida. se ubican en un rango de edad de 17 a 25 años. Estas mujeres trabajan en hogares de clase media y alta. funcionarias/os del marco institucional del INAM.141 Anexo 3. B.

Gloria Velásquez INE Banco Central Centro de Derechos de la Mujer Consejo de la Niñez Instituto de Investigación de la Universidad Nacional Instituto de Estadísticas . 3.142 D. Eda Alicia meza CDM 3. Armida López IIES/UNAH 5. Se desarrollo la siguiente agenda: 1. Participantes en el Panel de expertas/ Sobre Políticas Públicas en el marco del estudio sobre Trabajo Doméstico Remunerado 4 de Noviembre 2008 Hotel Maya Nombre Institución 1. 4. 6. Martha Leiva INE 6. Claudia Méndez COIPRODEM 4. Presentación de los hallazgos (Exposición) Trabajo en grupo en base a unas matrices en 4 temas Oferta y demanda Condiciones laborales Investigación y producción de datos Políticas públicas. Floripe Sandoval BCH 2. Listado de personas que participaron en el Panel de expertas (verlo al final) Metodología: Objetivo: En base a los hallazgos recoger recomendaciones de políticas y Estrategias. Entrevistas individuales sobre Políticas Públicas Nombre Gloria Robles Mirna Flores Gerardo Valladares Damaris Flores Ricardo Puerto Indira Mejía Ana Leonor Meza Noel David Inocente Deras Merary Centeno Entrevista Entrevista Entrevista Técnica utilizada Entrevista a profundidad Entrevista a profundidad Entrevista a profundidad Organización/ Institución Instituto María Auxiliadora Universidad Nacional Autónoma de Honduras Centro de Recursos de Empleo Secretaría de Trabajo Fiscalía de la Mujer Comisionado de Derechos Humanos Secretaría de Trabajo Secretaría de Trabajo Secretaría de Trabajo Cargo Encargada Programa de Educación Adultos Docente Facultad de Sociología Gerente Coordinadora del Programa de previsión social Fiscal Jefe del programa Derechos de la Mujer Coordinadora del Programa Mujer Trabajadora Procurador de trabajo Inspectora de Trabajo E. 5. 2.

Honorina Rodriguez 15. Es notorio el incremento alrededor de un 15 % de la oferta en población mayor de 50 años con mayor representación de los hombres. Helen Mudgett 21. Esther Suyapa Vásquez 18. Política Especifica Recomendación de Política Estrategia . Lidi G Ortega 14. Ana Leonor Avila 9. La oferta se concentra en el grupo etáreo entre 15 y 24 años en el sexo femenino. En tanto las modalidades de tiempo completo con dormida adentro y dormida afuera han tenido un comportamiento conservador a lo largo del período de estudio.799 personas dedicadas al trabajo doméstico 97. MERCADO DE TRABAJO Hallazgos . Lo relevantes es que la oferta de trabajo doméstico se ha incrementado en la modalidad de cuenta propia. Karla Cuevas 25. Rosible Gómez 22. Nessy Martínez 23. Noel David Inocente Deras 11. Tania Suyapa Mc Carthy 8. Amparo Canales 20. Emilio Mazier 12. Silvia Felipe 19.143 7. Merary Centeno 10. Servio Tulio Mendoza 17. Lorena Guillén Modelo de matriz Programa Programa de Trabajo Infantil Reyes Irene Valenzuela Programa de Mujer Jefe del Programa Trabajadora STSS Inspectora Procurador Secretaría de Trabajo y Seguridad General de Trabajo ACI/Participa ONG IIES/UNAH CEM-H Centro de Estudios de la Mujer AECID ONG INAM/ Instituto Nacional de la Mujer INAM Instituto Nacional de la Mujer Caritas ONG AGEM/PNUD INAM/AGEM UNIFEM AGEM/PNUD Consultora del Estudio Equipo de investigación Equipo de investigación STSS MATRIZ DE TRABAJO EN GRUPO Instrucciones: identificar recomendaciones de políticas específicas y estrategias de cabildeo I. Digna Lopez 24.22% son mujeres. Reina Martínez 16.OFERTA y DEMANDA Hay 112. Norma Castillo 13.

los mismos están ubicados entre el Cuarto y quinto quintil. Son las ciudades de Tegucigalpa y San Pedro Sula los que demandan en mayor medida este tipo de trabajo Política Especifica Recomendación de Política Estrategia . Los hogares con jefatura masculina (74%) son los que mayoritariamente demandan trabajo doméstico. Los hogares donde la mujer forma parte de la fuerza laboral es donde la demanda de TDR es más alta.144 I. MERCADO DE TRABAJO Hallazgos . Son los hogares con un alto perfil de ingreso económico los que demandan TDR.OFERTA y DEMANDA La población dedicada a este tipo de trabajo se ubica mayoritariamente entre el primero y tercer quintil de ingreso.

7. ¿Sientes que tus hijos o familias están mejor cuando haces este tipo de trabajo? ¿Por qué? 7. 4. ¿Tenían alguna otra opción para hacer un trabajo distinto al trabajo doméstico? ¿Cuál? ¿Por qué no la tomaron? Labores Realizadas en su Trabajo 1. ¿Cómo resuelve tu patrona/o cuando faltas un día al trabajo? 11. Según su opinión ¿Cuáles son las razones por las cuáles la mayoría de empleadas domésticas no reclaman sus derechos (como el pago del salario. 9. ¿Piensan que este trabajo tiene riesgos para las mujeres que lo realizan? 6. Expectativas y valores de las Trabajadoras Domésticas 1.145 Anexo 4. ¿En qué les gustaría que trabajaran las niñas de su familia cuando crezcan? 3. ¿Tiene planes de trabajar en otras ocupaciones? 2. ¿Este tipo de trabajo te permite realizar otras actividades como las que hacías en tu lugar de origen? ¿Por qué? 10. ¿Tienen hijos o parientes que dependan económicamente de ustedes? . su derecho a vacaciones. Instrumentos de la Investigación de Campo INSTRUMENTO 1 GRUPO FOCAL “TRABAJADORAS DOMESTICAS REMUNERADAS” Acceso al Trabajo Doméstico 1. ¿Cómo resuelve tu patrona/o cuando se pierde alguna cosa en la casa o dañas/quiebras un artículo/cosa? 12. ¿Creen ustedes que tienen derecho a presentar sus denuncias/reclamos cuando su patrón/patrona no respeta sus derechos laborales?¿Por qué?. ¿Crees que el dinero que ganas te alcanza para cubrir tus necesidades? ¿Por qué? ¿Qué se resuelve con ese dinero? ¿Qué no se resuelve con ese dinero? Además de tu salario ¿que otros beneficios tienes como empleada doméstica? Cuando te emplearon ¿Firmaste un contrato? ¿Qué tipo de contrato? ¿Cuánto tiempo tienes de trabajar en tu actual trabajo? ¿Qué horario de trabajo tienes? ¿Crees que recibes un trato justo de parte de tu patrono/a? ¿Por qué? Si trabajas fuera de tu lugar de origen ¿Dé que manera te afecta estar trabajando como empleada doméstica lejos de tu casa/familia? 9. 5. Actualmente ¿haces las cosas para las que te contrataron? ¿Qué cosas más? Percepciones. ¿Creen que este trabajo ayuda a las mujeres?¿De qué manera? 5. ¿Te dijeron qué labores tenías que realizar cuando te contrataron? ¿Cuáles? 2. 3. 6. etc. ¿Tienes opción de trabajar en otro trabajo distinto a este? 13. ¿Cómo fue que decidieron entrar a trabajar en labores domésticas? 3. 8. ¿Qué creen que piensa la gente de las mujeres trabajadoras domésticas? 4. Además de empleadas domesticas ¿han estado empleadas en otros puestos de trabajo? ¿En cuales? 2. ¿Qué cosas han cambiado en tu vida/en tu familia desde que haces este trabajo? ¿Cuáles son positivas? ¿Cuáles son negativas? 8. ¿Creen ustedes que el trabajo domestica debería de ser pagado igual que cualquier otro oficio que realizan los hombres? ¿Por qué? Condiciones laborales 1. ¿Quién te da las órdenes en tu trabajo? Entorno familiar de la Trabajadora Doméstica 1.)? 10. 2.

En tu familia ¿Quiénes son los más perjudicados por tu trabajo? ¿Por qué? 5. 2. ¿Quien es la persona que responde ante los problemas de la familia? 6. ¿Quién ayuda con las tareas de tus hijos? 25. ¿Quién decide en tu familia en qué gastar el dinero que ganas? 22. ¿Mientras ustedes trabajan quien cuida de ellos? 3. ¿Cómo te sientes tú con esto? 6. ¿Cuántas veces han recurrido a una institución a presentar una denuncia? 10. ¿Hacen un presupuesto en tu familia? ¿Cómo se distribuyen los gastos? Conocimiento de Defensoría 1. ¿Cómo los resuelves? ¿Qué es lo más difícil? 3. ¿Cómo te sientes tú con esto? 19. ¿Creen ustedes que tienen derecho a presentar sus denuncias/reclamos cuando su patrón/patrona no respeta sus derechos laborales?¿Por qué?. ¿Cómo haces cuando se enferma uno de tus hijos y tienes que ir al trabajo? 24. ¿Alguien de tu familia las ha motivado a trabajar como empleada doméstica? ¿Quién/es? 17. ¿Se sienten satisfechas con la respuesta que se les dio a su reclamo/denuncia? 7. ¿A quien se obedece en su familia? ¿Por qué? 9. En sus casas ¿Qué hacen las mujeres? ¿Qué hacen los hombres? 7. 3. ¿Quien es la persona que sostiene económicamente a la familia? 5. ¿Creen ustedes que las leyes de nuestro país protegen sus derechos? 8. 11. ¿En qué utilizas el dinero que ganas? 23. ¿Quienes de su familia han trabajado como empleadas domésticas? 14. ¿Pueden darme un ejemplo de cómo este tipo de trabajo afecta en tus relaciones familiares? . por ejemplo: tus días libres. ¿Qué piensa tu esposo/compañero de hogar de que tu salgas a trabajar? ¿Esta de acuerdo?¿Por qué? 21. ¿Conoces tus derechos laborales. etc. ¿Qué piensan en su familia cuando un niño quiere ayudar con los oficios domésticos? 12. otros? ¿Conocen las instituciones/organizaciones que trabajan en la defensa de sus derechos laborales? ¿Cuáles? ¿Sabes qué es el Ministerio de Trabajo? ¿Saben cuales son los procedimientos que se deben de seguir al momento de presentar una denuncia? ¿Alguna vez han utilizado los servicios de las instituciones que protegen sus derechos laborales? ¿Con que motivo? 6. su derecho a vacaciones. ¿Pueden darme un ejemplo de cómo este tipo de trabajo afecta en sus relaciones familiares? 20. ¿De qué manera le pagan a la/s personas que cuidan a sus hijos o familiares? 4. ¿Qué tipo de problemas tienes en tu familia por estar ocupada en este trabajo teniendo también una familia a la que cuidar? 2. prestaciones. 4. En tu familia ¿Quiénes son los más perjudicados por tu trabajo? ¿Por qué? 18.)? Conflictos entre responsabilidades familiares y laborales 1. ¿A quién se le atiende primero al momento de servir la comida? ¿Por qué? 10. ¿Hay en sus familias personas que han trabajado en otras ocupaciones además de empleadas domesticas? ¿En cuales? 16. ¿Cómo te sientes teniendo responsabilidades en dos hogares? 4. tu aguinaldo. ¿Quién toma las decisiones y quién da las ordenes en sus familias? ¿Por qué? 8. 5. Actualmente ¿Quién/es de su familia trabaja como empleadas domésticas? 15. ¿En su opinión se aplica correctamente ley en cuanto a la protección de sus derechos? 9. ¿Con qué juegan las niñas en sus familias? 13.146 2. feriados. Según su opinión ¿Cuáles son las razones por las cuáles la mayoría de empleadas domesticas no reclaman sus derechos (como el pago del salario. ¿Ayudan los hombres en los oficios domésticos? ¿Por qué? 11.

¿Cómo resuelve usted cuando una empleada le pide permiso por tener un hijo/a ó familiar enfermo? 11. ¿Qué actividades/tareas creen que sólo pueden ser realizadas por ustedes? ¿Por qué? 11. . ¿Cuáles de ésos derechos le otorga usted? (vacaciones. ¿Le da permiso a su empleada cuando tiene que atender una necesidad familiar? ¿Por qué? 10. media jornada.147 Instrumento 2 GRUPO FOCAL “EMPLEADORAS DE TDR” Razones de la Demanda de TDR 1. 2. feriados) 8. 3. ¿Cree usted que la empleada doméstica deberían de gozar del beneficio del Seguro Social? 14. ¿Cuáles cree usted que son las razones por las cuales la mayoría de las empleadoras no les otorgan ese beneficio a las empleadas domésticas? 1. ¿Cuál es la modalidad de su contrato: permanente. ¿Conoce los derechos laborales de las empleadas domésticas según la Legislación Laboral Nacional de Honduras? 7. ¿Cree usted que es necesario que se elabore un contrato de trabajo entre la empleada y la empleadora para garantizar los derechos de las empleadas domésticas? ¿Por qué? 13. ¿Está satisfecha con la rapidez con la que encuentra una empleada doméstica cuando la necesita? ¿Por qué? Percepciones y valores del TDR ¿Cómo se sienten al tener que delegar las responsabilidades del hogar en otra persona? ¿Está bien para ustedes como “mujeres” delegar esas responsabilidades? ¿Por qué? ¿Qué opinan sus parejas e hijo(as) al respecto? ¿Creen ustedes que el trabajo doméstico debería ser pagado igual que cualquier otro trabajo? ¿Por qué? ¿Creen ustedes que es necesario contratar a una empleada doméstica para que realice los oficios de la casa? ¿Creen que el trabajo doméstico es un trabajo que puede ser realizado por cualquier miembro de la familia? ¿Por qué? ¿Si el trabajo doméstico es realizado por un miembro de la familia debería de ser pagado? ¿Por qué? Al contratar a una empleada doméstica ¿Qué beneficios creen que deberían de tener por desempeñar ese tipo de trabajo? ¿Por qué? 9. 4. ¿Qué actividades/tareas delegan en sus empleadas domésticas? 2. por días. ¿Se firmó un contrato de trabajo entre usted y su empleada? 5. ¿Cuáles son las razones más frecuentes por las que ha despedido a una empleada doméstica? 9. ¿Cuáles creen ustedes que son las razones por las cuales no ha sido fácil encontrar una trabajadora domestica actualmente? 3. por horas?. ¿Qué actividades no delegan en sus empleadas domésticas? ¿Por qué? 10. 8. 7. aguinaldo. ¿Han pensado alguna vez como atienden las empleadas domésticas las responsabilidades familiares en sus hogares? ¿Han platicado con su empleada doméstica de este tema? Oferta del TDR 1. 6. ¿Cómo valora usted y su familia de la labor que realiza la trabajadora doméstica? 12. 5. ¿Cuáles son las razones por las que decidieron contratar los servicios de una empleada doméstica? Condiciones laborales de las empleadas 1. ¿Ha sido fácil para ustedes contratar a una empleada doméstica cuando la han necesitado? 2. ¿Cuál es la duración de la jornada de trabajo de su empleada doméstica? 3. ¿Cómo se definieron las condiciones de trabajo que tendría su empleada? 6. 4.

3. no recibe llamadas referentes a cuestiones familiares y personales? 5. Si tienen niños (as)…al regresar de su trabajo ¿Quién los atiende? ¿Quién ayuda con las tareas escolares a sus niños/as? 4. ¿A cuantas personas atendieron en el último año en su institución/organización? 9.148 Roles de género en los hogares de las contratantes de TDR 1. ¿Qué edad tiene? 2. Después de su primer trabajo ¿En qué otros trabajo se ha desempeñado. Como institución/organización ¿Han presentado propuestas al gobierno que busquen mejorar la situación/ condición de las empleadas domesticas? 5. ¿Qué tipo de propuestas? 6. ¿Qué ciudades/sectores/colonias atienden? 4. Para las personas que trabajan ¿Realizan alguna/as actividad (es) relacionada con el oficio doméstico al regresar de su trabajo?¿Cuáles? 2. ¿Qué población atienen en su institución/organización? 7. atendiendo todas las responsabilidades domésticas o. ¿Qué nivel de escolaridad tiene? 3. 4. ¿Durante el fin de semana realizan labores domésticas? ¿Qué tipo de labores? INSTRUMENTO 3 GUÍA PARA ENTREVISTA CON INFORMANTES CLAVES 1. A lo largo del día está en contacto continuo con su empleada. incluyendo el empleo actual? ¿Actualmente a que se dedica? . ¿Conoce usted de organizaciones que brindan servicios de apoyo legal a las trabajadoras domésticas en la defensa de sus derechos? ¿Cuáles? 2. 2. por el contrario. ¿De qué manera la contratación de una empleada doméstica les ayuda a solucionar el conflicto que vive una mujer cuando trabaja fuera de la casa y debe/tiene que atender el hogar? 3. ¿Quién decidió contratar los servicios de una empleada domestica? ¿Quién paga los servicios de la empleada doméstica? ¿Quién es la persona que asigna las tareas y responsabilidades del trabajo que realiza la empleada doméstica? En caso de no poder contratar a una empleada doméstica ¿Qué otras alternativas tendrían ustedes para poder cubrir las necesidades de cuidado de sus hijos y/o familiares? Conflicto familia/trabajo de empleadoras de TDR 1. ¿Que tipo de reclamos o denuncias fueron atendidos en el ultimo año? 10. ¿Cuantas empleadas domesticas fueron atendidas en cada uno de estos reclamos o denuncias? Instrumento 4 Entrevista-Historia de Vida 1. ¿De dónde es originaria? Laboral 1. ¿Qué tipo de servicios ofrecen? 8. ¿Cuénteme como inicio su vida laboral? ¿Qué edad tenía? 2. ¿Dónde están ubicadas estas organizaciones? 3.

¿En qué te gustaría que trabajara(n)? Familia 1. 9. ¿Qué piensa del trabajo doméstico? 12. 3. ¿Cuáles son los principales elementos del marco legal vigente que oficializan el trato desigual de las personas empleadas como trabajadoras/es domésticos remunerados? . 7. 8. ¿Creen que el trabajo doméstico le ofrece beneficios a las mujeres y sus familias? 19. ¿Volvería a trabajar en ese tipo de empleo? ¿Por qué? ¿Qué tipo de beneficios recibía usted cuando fue empleada doméstica? ¿Cuáles son las razones por las que decidió cambiar de trabajo? ¿Qué factores cree que le ayudaron para poder optar a otros trabajos diferentes al trabajo doméstico? ¿Creen usted que la mayoría de las empleadas recibe un trato justo de parte de sus empleadoras? ¿En su caso recibía un trato justo? ¿Cuénteme como la trataba su patrona? 9. 5.¿Qué tipo de beneficios? 10. 6. A dos aguas entre ocupación y pilar de los cuidados” Lugar y fecha____________________________________________________ Nombre entrevistada(o)___________________________________________ Institución______________________________________________________ Cargo__________________________________________________________ En su opinión: 1. En su opinión ¿Cuáles son las razones por las que las mujeres trabajan como empleadas domésticas? 11. ¿Hasta qué punto el marco legal vigente contribuye al mantenimiento de las condiciones/características del trabajo doméstico remunerado? 2. ¿Qué hacen las mujeres y qué hacen los hombres en su casa? ¿Quién toma las decisiones y quién da las ordenes en su familia? ¿Por qué? ¿A quien se obedece en su familia? ¿Por qué? ¿A quién se le atiende primero al momento de servir la comida? ¿Por qué? ¿Ayudan los hombres en los oficios domésticos? ¿Por qué? ¿Quién es el responsable de cuidar a los/las niñas? ¿Por qué? ¿Qué piensan en su familia cuando un niño quiere ayudar con los oficios domésticos? ¿Con qué juegan los niños y las niñas en sus familias? ¿Hay en su familia personas que trabajan como empleadas domésticas? ¿Quiénes? INSTRUMENTO 5 PROTOCOLO DE ANÁLISIS E INVESTIGACIÓN INSTRUMENTOS LEGALES E INSTANCIAS DE PROTECCIÓN “ESTUDIO HONDURAS: TRABAJO DOMÉSTICO REMUNERADO. Si tienes hijas ¿Le gustaría que alguna de ellas cuando crezca trabaje como empleada doméstica? ¿Por qué? 13. Nos puede compartir como fue su experiencia como empleada doméstica. 6. 8. 4.. 5. 4.149 3. 7. 2.

150

3. ¿Cuáles son los principales elementos del marco legal vigente que tutelarían efectivamente los derechos (laborales y otros) de las y los trabajadores domésticos remunerados? 4. ¿Existen problemas en la administración de la ley que contribuyen a la indefensión legal de las y los trabajadores domésticos remunerados? Mencione. 5. ¿Existen organizaciones de la sociedad civil que apoyan a las trabajadoras domésticas remuneradas? 6. ¿Existen percepciones, valoraciones o actitudes en las personas ocupadas en el trabajo doméstico remunerado que limita su demanda efectiva de protección legal a sus derechos? Mencione cuáles. 7. ¿Qué acciones puntuales realiza o ha realizado su institución/ organización en materia de trabajo doméstico remunerado? Describa. 8. ¿Cuáles han sido los grandes logros de su institución u organización en materia de trabajo doméstico remunerado? 9. ¿Cuenta su institución /organización de datos estadísticos actualizados que enriquezcan la información brindada en el presente instrumento? Detalle. Muchas gracias por su colaboración!!!!

151

Anexo 5. Acuerdo No. 006 JD 2008

152

153 .

154 .

155 .

156 .

157 .

Ofrece recomendaciones para generar cambios legislativos y lineamientos para las políticas públicas a fin de generar la construcción de una agenda y estrategia de incidencia política sobre este tema.Esta investigación proporciona información relativa a la evolución y situación actual del trabajo doméstico remunerado en sus vínculos con el trabajo doméstico no remunerado. De igual forma se examina el marco jurídico regulatorio sobre este tema. Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo . Se analizan las condiciones de vida de las mujeres que se desempeñan en esta ocupación y de los hogares contratantes.