Está en la página 1de 289

Antecedentes Parlamentarios

Ley 25.453

Ley de equilibrio fiscal


(déficit Cero). Modificación
a los impuestos a las
ganancias, a los
combustibles líquidos y gas
natural, al cheque y a
aportes patronales

Elaborado por Wenceslao Wernicke


Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Índice cronológico
A continuación se presenta un cuadro donde se detalla el tratamiento cronológico de
la ley 25.453 en el Congreso de la Nación, indicando su respectivo documento.

Cámara de Origen Cámara Revisora Promulgación y


Publicación

CAMARA DE DIPUTADOS CAMARA DE SENADORES Promulgación


Decreto: 966/01
Proyecto Original Ingreso de sanción Boletín Oficial: 31/07/2001
Fecha de Entrada: 17/07/2001 Fecha de entrada: 27/07/2001 (Decreto. Página 279)
Autor: Poder Ejecutivo Expediente: 68-CD-01
(Fernando De La Rua – Cristian Publicación
Colombo – Domingo Cavallo) Comisiones Boletín Oficial: 31/07/2001
Expediente: 23-PE-01 Presupuesto y Hacienda – Trabajo y (Ley publicada. Página 280)
(Texto Original. Página 4) Previsión Social – Legislación
General
Comisión
Presupuesto y Hacienda Sesión
Debate: 29/07/2001
Sesión (Versión Taquigráfica. Página 154)
Debate: 20/07/2001
(Versión Taquigráfica. Página 7) Sanción definitiva
Sanción: 29/07/2001
Sanción (Sanción Definitiva. Página 272)
Sanción: 20/07/2001
(Texto sancionado. Página 147)

NOTA: No hubo dictamen de las comisiones en ninguna de las dos Cámaras legislativas.

2
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Cámara de Diputados

3
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Proyectos de ley Original


Expediente: 23-PE-01
Buenos Aires, 17 de julio de 2001.

Al Honorable Congreso de la Nación.

Tengo el agrado de dirigirme a vuestra honorabilidad a fin de presentar para su tratamiento


y consideración el adjunto proyecto de ley por el cual se modifica la Ley de Impuesto al
Valor Agregado, texto ordenado en 1997, y sus modificaciones y la ley 25.413.

El presente proyecto de ley se envía en cumplimiento del compromiso por la


independencia firmado por el gobierno nacional, los señores gobernadores de provincia, el
señor interventor de la provincia de Corrientes y por el señor jefe de Gobierno de la Ciudad
Autónoma de Buenos Aires, por el cual se acordó “impulsar la generalización del impuesto
a los créditos y débitos para alcanzar a los que se realicen en cualquier tipo de cuentas
bancarias, eliminando todas las exenciones de las que gozan cualquier tipo de entidades
privadas e impulsar una reforma al IVA para que sea cobrado por lo percibido”.

Respecto de la Ley de Impuesto al Valor Agregado, texto ordenado en 1997, y sus


modificaciones, se propicia la sustitución de su artículo 1º a efectos de ampliar la base de
imposición del tributo, así como también para establecer que la imputación del gravamen se
efectúe en el momento de la percepción dineraria de las contraprestaciones alcanzadas por
el mismo.

Al mismo tiempo, razones de certeza jurídica hacen aconsejable propiciar la ratificación de


las disposiciones del inciso l), del que resultará una eficaz respuesta a los problemas
descritos, la adopción por parte de vuestra honorabilidad de las medidas que conforman el
proyecto de ley que se acompaña.

Dios guarde a vuestra honorabilidad.

Mensaje 921

Fernando de la Rúa.
Chrystian G. Colombo. – Domingo F. Cavallo.

El Senado y Cámara de Diputados,...

TITULO I

Impuesto al valor agregado

Artículo 1º – Sustitúyese el artículo lº de la Ley de Impuesto al Valor Agregado, texto


ordenado en 1997 y sus modificaciones, por el siguiente:

4
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Artículo 1º: Establécese en todo el territorio de la Nación un impuesto que se aplicará en el


momento de la percepción dineraria de toda y cualquier contraprestación sobre:
a)Las ventas de cosas muebles e inmuebles.
b)Las obras, locaciones y prestaciones de servicios.
c)Las transferencias o cesiones del uso o goce de bienes intangibles.
También estarán sujetas a este impuesto las importaciones definitivas de bienes muebles.

Art. 2º – Facúltase al Poder Ejecutivo nacional para reformar la Ley de Impuesto al Valor
Agregado, texto ordenado en 1997 y sus modificaciones, adaptando sus normas a la
modificación dispuesta por el artículo precedente.

Art. 3º – Lo dispuesto en el artículo lº de la presente ley entrará en vigencia juntamente con


las normas que establezca el Poder Ejecutivo nacional en uso de las facultades que le
acuerda el artículo 2º de la misma.

Art. 4º – Ratifícase desde su entrada en vigencia el inciso l), del artículo 1º que dichas
operatorias y/o movimientos, reemplazan los créditos y débitos aludidos en el inciso a) del
presente artículo, por lo que a tal fin corresponderá aplicar el doble de la tasa vigente sobre
el monto de los mismos.
Facúltase al Poder Ejecutivo nacional a definir el alcance definitivo de los hechos gravados
en los incisos precedentes, como así también para crear un régimen especial de
determinación para las entidades financieras aludidas.
El impuesto se hallará a cargo de los titulares de las cuentas bancarias a que se refiere el
inciso a) del presente artículo, de los ordenantes o beneficiarios de las operaciones
comprendidas en el inciso b) del mismo, y en los casos previstos en el inciso c), de quien
efectúe el movimiento de fondos por cuenta propia.
Cuando se trate de los hechos a que se refieren los incisos a) y b), las entidades
comprendidas en la Ley de Entidades Financieras actuarán como agente de percepción y
liquidación, y en el caso del inciso c), el impuesto será ingresado por quien realice el
movimiento o entrega de los fondos a nombre propio o como agente perceptor y liquidador
cuando lo efectúa a nombre y/o por cuenta de otra persona.
El impuesto se determinará sobre el importe bruto de los débitos, créditos y operaciones
gravadas, sin efectuar deducción o acrecentamiento alguno por comisiones, gastos, o
conceptos similares, que se indiquen por separado en forma discriminada en los respectivos
comprobantes, perfeccionándose el hecho imponible en el momento de efectuarse el débito
o crédito en la respectiva cuenta, o en los casos de los incisos b) y c), cuando, según sea el
tipo de operatoria, deba considerarse realizada o efectuado el movimiento o entrega,
respectivamente.

Art. 6º – Sustitúyese el artículo 2º de la ley 25.413 por el siguiente:


Artículo 2º: Estarán exentos del gravamen:
a)Los créditos y débitos en cuentas bancarias, como así también las operatorias y
movimientos de fondos, correspondientes a los estados nacional, provinciales, las
municipalidades y al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, excluidos los
organismos y entidades mencionados en el artículo 1º de la ley 22.016.

5
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

b)Los créditos y débitos en cuentas bancarias correspondientes a las misiones diplomáticas


y consulares extranjeras acreditadas en la República Argentina, a condición de
reciprocidad.
c)Los créditos en cajas de ahorro o cuentas corrientes bancarias hasta la suma acreditada
en concepto de sueldos del personal en relación de dependencia o de jubilaciones y
pensiones, y los débitos en dichas cuentas hasta el mismo importe.
Facúltase al Poder Ejecutivo nacional a establecer exenciones totales o parciales del
presente impuesto en aquellos casos en que lo estime pertinente.

Art. 7º – Las disposiciones del presente título entrarán en vigencia conjuntamente con las
normas reglamentarias que dicte el Poder Ejecutivo nacional en virtud de las sustituciones
establecidas en el mismo.

Art. 8º – Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Fernando de la Rúa.
Chrystian G. Colombo. – Domingo F. Cavallo.

–A la Comisión de Presupuesto y Hacienda.

6
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Extracto de Versión Taquigráfica


Sesión de la Cámara de Diputados de la Nación

20 de julio de 2001

Ley de equilibrio fiscal (Déficit Cero)

PROYECTO DE LEY SUSTITUTIVO

El Senado y Cámara de Diputados,...

TITULO I
IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

ARTICULO 1º.- Facúltase al Poder Ejecutivo nacional para modificar la Ley de Impuesto al Valor
Agregado, texto ordenado en 1997 y sus modificaciones, exclusivamente en los aspectos necesarios tendientes
a establecer que los débitos y créditos fiscales se imputen al período fiscal en que se perciba y/o pague total o
parcialmente el precio de las operaciones gravadas, de acuerdo a la definición de percepción y pago que el
mismo establezca a tal fin.

ARTICULO 2º.- Ratifícase desde su entrada en vigencia el inciso l), del artículo 1° del Decreto Nº 493 de
fecha 27 de abril de 2001. Con carácter de excepción, para el supuesto en que no se hubiere trasladado el
gravamen en razón de encontrarse ya finalizadas y/o facturadas las operaciones, la alícuota establecida por
la norma que se ratifica se aplicará respecto de los hechos imponibles que se perfeccionen a partir del
primer día del mes siguiente al de la vigencia de la presente ley.

TITULO II
IMPUESTOS SOBRE CREDITOS Y DEBITOS EN CUENTAS BANCARIAS Y OTRAS OPERATORIAS

ARTICULO 3º.- Sustitúyese el artículo 1º de la Ley 25.413 por el siguiente:


"Artículo 1º: Establécese un impuesto, cuya alícuota será fijada por el Poder Ejecutivo nacional hasta un
máximo del SEIS POR MIL (6 0/00), que se aplicará sobre:
a) Los créditos y débitos efectuados en cuentas -cualquiera sea su naturaleza- abiertas en las entidades
regidas por la Ley de Entidades Financieras.
b) Las operatorias que efectúen las entidades mencionadas en el inciso anterior en las que sus ordenantes o
beneficiarios no utilicen las cuentas indicadas en el mismo, cualquiera sea la denominación que se otorgue a
la operación, los mecanismos empleados para llevarla a cabo -incluso a través de movimiento de efectivo- y
su instrumentación jurídica.
c) Todos los movimientos de fondos, propios o de terceros, aún en efectivo, que cualquier persona, incluidas
las comprendidas en la ley de Entidades Financieras, efectúe por cuenta propia o por cuenta y/o a nombre de
otras, cualesquiera sean los mecanismos utilizados para llevarlos a cabo, las denominaciones que se les
otorguen y su instrumentación jurídica, quedando comprendidos los destinados a la acreditación a favor de
establecimientos adheridos a sistemas de tarjetas de crédito y/o débito.
En los casos previstos en los incisos b) y c) precedentes, se entenderá que dichas operatorias y/o
movimientos, reemplazan los créditos y débitos aludidos en el inciso a) del presente artículo, por lo que a tal
fin corresponderá aplicar el doble de la tasa vigente sobre el monto de los mismos.
Facúltase al Poder Ejecutivo nacional, a definir el alcance definitivo de los hechos gravados en los incisos
precedentes, como así también para crear un régimen especial de determinación para las entidades
financieras aludidas.

7
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

El impuesto se hallará a cargo de los titulares de las cuentas bancarias a que se refiere el inciso a) del
presente artículo, de los ordenantes o beneficiarios de las operaciones comprendidas en el inciso b) del
mismo, y en los casos previstos en el inciso c), de quien efectúe el movimiento de fondos por cuenta propia.
Cuando se trate de los hechos a los que se refieren los incisos a) y b), las entidades comprendidas en la ley de
Entidades Financieras actuarán como agente de percepción y liquidación, y en el caso del inciso c), el
impuesto será ingresado por quien realice el movimiento o entrega de los fondos a nombre propio, o como
agente perceptor y liquidador cuando lo efectúa a nombre y/o por cuenta de otra persona.
El impuesto se determinará sobre el importe bruto de los débitos, créditos y operaciones gravadas, sin
efectuar deducción o acrecentamiento alguno por comisiones, gastos, o conceptos similares, que se indiquen
por separado en forma discriminada en los respectivos comprobantes, perfeccionándose el hecho imponible
en el momento de efectuarse el débito o crédito en la respectiva cuenta, o en los casos de los incisos b) y c),
cuando, según sea el tipo de operatoria, deba considerarse realizada o efectuado el movimiento o entrega,
respectivamente".

ARTICULO 4º.- Sustitúyese el artículo 2º de la Ley 25.413 por el siguiente:


"Artículo 2°: Estarán exentos del gravamen:
a) Los créditos y débitos en cuentas bancarias, como así también las operatorias y movimientos de fondos,
correspondientes a los Estados nacional, provinciales, las municipalidades y al Gobierno de la Ciudad
Autónoma de Buenos Aires, e Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, estando
excluidos los organismos y entidades mencionados en el artículo 1º de la Ley 22.016.
b) Los créditos y débitos en cuentas bancarias correspondientes a las misiones diplomáticas y consulares
extranjeras acreditadas en la República Argentina, a condición de reciprocidad.
c) Los créditos en cajas de ahorro o cuentas corrientes bancarias hasta la suma acreditada en concepto de
sueldos del personal en relación de dependencia o de jubilaciones y pensiones, y los débitos en dichas
cuentas hasta el mismo importe.
A los efectos del impuesto establecido en la presente ley, no serán de aplicación las exenciones objetivas y/o
subjetivas dispuestas en otras leyes nacionales -aún cuando se tratare de leyes generales, especiales o
estatutarias-, decretos o cualquier otra norma de inferior jerarquía normativa.
Facúltase al Poder Ejecutivo nacional a establecer exenciones totales o parciales del presente impuesto en
aquellos casos en que lo estime pertinente".

ARTICULO 5º.- Sustitúyese el Artículo 4º de la Ley 25.413 por el siguiente:


"Artículo 4º.- Facúltase al Poder Ejecutivo nacional para disponer que el Impuesto previsto en la presente
ley, en forma parcial o total, constituya un pago a cuenta de todos o algunos de los impuestos y
contribuciones sobre la nómina salarial -con la única excepción de las correspondientes al régimen nacional
de obras sociales-, cuya aplicación, percepción y fiscalización se encuentre a cargo de la Administración
Federal de Ingresos Públicos, entidad autárquica en el ámbito del Ministerio de Economía".

ARTICULO 6º.- Las disposiciones del presente Título entrarán en vigencia conjuntamente con las normas
reglamentarias que dicte el Poder Ejecutivo nacional en virtud de las sustituciones establecidas en el mismo.

TITULO III
IMPUESTO A LAS GANANCIAS

ARTICULO 7º.- Sustitúyese el inciso a) del artículo 2º del Decreto Nº 860 del 27 de junio de 2001 por el
siguiente:
"a) Lo dispuesto en el inciso a) del artículo 1°: desde el ejercicio fiscal 2002."

TITULO IV
IMPUESTO SOBRE LOS COMBUSTIBLES LIQUIDOS Y EL GAS NATURAL

ARTICULO 8º.- Suspéndese hasta el 31 de diciembre de 2001 la aplicación de la reducción dispuesta en el


artículo 2° del Decreto N° 802 de fecha 15 de junio de 2001.

TITULO V
CONTRIBUCIONES PATRONALES

8
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

ARTICULO 9º.- Sustitúyese el artículo 2º del Decreto N° 814 de fecha 20 de junio de 2001 por el siguiente:
"Artículo 2°.- Establécense las alícuotas que se describen a continuación correspondientes a las
contribuciones patronales sobre la nómina salarial con destino a los subsistemas de Seguridad Social regidos
por las leyes 19.032 (INSSJP), 24.013 (Fondo Nacional de Empleo), 24.241 (Sistema Integrado de
Jubilaciones y Pensiones), y 24.714 (Régimen de Asignaciones Familiares), a saber:
a) 20% para los empleadores cuya actividad principal sea la locación y prestación de servicios con
excepción de los comprendidos en la ley 24.467.
b) 16% para los restantes empleadores no incluidos en el inciso anterior. Asimismo será de aplicación a las
entidades y organismos comprendidos en el artículo 1° de la ley 22.016 y sus modificatorias.
Las alícuotas fijadas sustituyen las vigentes para los regímenes del Sistema Unico de la Seguridad Social
(SUSS), previstos en los incisos a), b), d) y f), del artículo 87 del Decreto N° 2.284 de fecha 31 de octubre de
1991, conservando plena aplicación las correspondientes a los regímenes enunciados en los incisos c) y e)
del precitado artículo".

TITULO VI
REGIMEN DE EQUILIBRIO FISCAL CON EQUIDAD

ARTICULO 10.- Sustitúyese el artículo 34 de la Ley 24.156, el cual quedará redactado de la siguiente forma:
"Artículo 34: A los fines de garantizar una correcta ejecución de los presupuestos y de compatibilizar los
resultados esperados con los recursos disponibles, todas las jurisdicciones y entidades deberán programar,
para cada ejercicio, la ejecución física y financiera de los presupuestos, siguiendo las normas que fijará la
reglamentación y las disposiciones complementarias y procedimientos que dicten los órganos rectores de los
sistemas presupuestarios y de tesorería, excepción hecha de las jurisdicciones del Poder Legislativo, del
Poder Judicial y del Ministerio Público que continuarán rigiéndose por las disposiciones contenidas en el
artículo 16 de la Ley 16.432, en el artículo 5°, primer párrafo de la Ley 23.853 y en el artículo 22 de la Ley
24.946, respectivamente.
Dicha programación será ajustada y las respectivas cuentas aprobadas por los órganos rectores en la forma
y para los períodos que se establezca.
El monto total de las cuotas de compromiso fijadas para el ejercicio no podrá ser superior al monto de los
recursos recaudados durante éste.
Cuando los recursos presupuestarios estimados no fueren suficientes para atender a la totalidad de los
créditos presupuestarios previstos, se reducirán proporcionalmente los créditos correspondientes a la
totalidad del Sector Público Nacional, de modo de mantener el equilibrio entre gastos operativos y recursos
presupuestarios. La reducción afectará a los créditos respectivos en la proporción que resulte necesaria a tal
fin y se aplicará, incluso, a los créditos destinados a atender el pago de retribuciones periódicas por
cualquier concepto, incluyendo sueldos, haberes, adicionales, asignaciones familiares, jubilaciones,
pensiones, así como aquellas transferencias que los organismos y entidades receptoras utilicen para el pago
de dichos conceptos.
La reducción de los créditos presupuestarios que se disponga de acuerdo con lo previsto en el presente
artículo importará de pleno derecho la reducción de las retribuciones alcanzadas, cualquiera que fuera su
concepto, incluyendo sueldos, haberes, adicionales, asignaciones familiares, jubilaciones y pensiones. Estas
últimas en los casos que correspondiere. Las reducciones de retribuciones se aplicarán proporcionalmente a
toda la escala salarial o de haberes según corresponda.
La presente norma es de orden público y modifica, en lo pertinente, toda norma legal, reglamentaria o
convencional que se le oponga y no se podrá alegar la existencia de derechos irrevocablemente adquiridos
en su contra.

ARTICULO 11.- La reforma dispuesta al artículo 34 de la Ley de Administración Financiera, así como las
medidas complementarias que resultan de la presente ley, resultarán aplicables en lo pertinente al Poder
Legislativo, Poder Judicial y Ministerio Público.

ARTICULO 12.- El Poder Ejecutivo nacional aplicará los mayores recursos y ahorros recuperados en las
disposiciones de la presente ley, a restablecer gradualmente las retribuciones periódicas por cualquier
concepto, incluyendo sueldos, haberes, adicionales, asignaciones familiares, haberes de jubilados, retirados

9
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

y pensionados para todos los que percibían hasta $ 1.000 (UN MIL PESOS) mensuales, antes de las
reducciones.

TITULO VII
CODIGOS PROCESALES

ARTICULO 13.- Sustitúyese el artículo 195 del Código de Procedimientos Civil y Comercial de la Nación por
el siguiente:
"Artículo 195: Oportunidad y presupuesto. Las providencias cautelares podrán ser solicitadas antes o
después de deducida la demanda, a menos que de la ley resultare que ésta debe entablarse previamente.
El escrito deberá expresar el derecho que se pretende asegurar, la medida que se pide, la disposición de la
ley en que se funde y el cumplimiento de los requisitos que corresponden, en particular, a la medida
requerida.
Son improcedentes y los jueces no podrán decretar ninguna medida cautelar prevista en el Capítulo 3 del
presente Código u otras, por las que se afecte, obstaculice, comprometa, distraiga de su destino o de
cualquier otro modo perturbe los recursos presupuestarios del Estado, ni imponer sobre entes, organismos
públicos o sus funcionarios, apercibimientos o cargas personales, pecuniarias o de otro tipo, por las que
sean compelidos a hacer o dejar de hacer algo relativo a las funciones de su cargo."

ARTICULO 14.- Sustitúyese el artículo 62 de la Ley 18.345 de Procedimiento Laboral, por el siguiente:
"Artículo 62: Medidas cautelares. Sin perjuicio de lo dispuesto en el Código Procesal Civil y Comercial, se
podrá decretar, a petición de parte, embargo preventivo sobre bienes del deudor:
a) Si se justificare sumariamente que el deudor trata de enajenar, ocultar o transportar bienes, o que, por
cualquier causa, se haya disminuido notablemente su responsabilidad en forma que perjudique los intereses
del acreedor y siempre que el derecho del solicitante surja verosímilmente de los extremos probados;
b) En caso de falta de contestación de la demanda.
Son improcedentes y los jueces no podrán decretar ninguna medida cautelar que afecte, obstaculice,
comprometa, distraiga de su destino o de cualquier otro modo perturbe los recursos presupuestarios del
Estado, ni imponer sobre entes, organismos públicos o sus funcionarios, apercibimientos o cargas
personales, pecuniarias o de otro tipo, por las que sean compelidos a hacer o dejar de hacer algo relativo a
las funciones de su cargo."

ARTICULO 15.- Sustitúyese el artículo 120 del Código Procesal Penal de la Nación, por el siguiente:
"Artículo 120: En el ejercicio de sus funciones, el tribunal podrá requerir la intervención de la fuerza pública
y disponer todas las medidas que considere necesarias para el seguro y regular cumplimiento de los actos
que ordene. Son improcedentes y los jueces no podrán decretar ninguna medida cautelar que afecte,
obstaculice, comprometa, distraiga de su destino o de cualquier otro modo perturbe los recursos
presupuestarios del Estado, ni imponer sobre entes, organismos públicos o sus funcionarios, apercibimientos
o cargas personales, pecuniarias o de otro tipo, por las que sean compelidos a hacer o dejar de hacer algo
relativo a las funciones de su cargo."

TITULO VIII
NORMAS COMPLEMENTARIAS

ARTICULO 16.- El Ministerio de Economía y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Recursos Humanos, en lo


que fuera materia de su competencia serán las autoridades de aplicación de la presente ley.

ARTICULO 17.- Las disposiciones del artículo 9° comenzarán a regir para las contribuciones patronales que
se devenguen a partir del primer día del mes siguiente al de entrada en vigencia de la presente ley.

ARTICULO 18.- Derógase a partir de la vigencia de la presente ley los Decretos N° 430/2000 y N° 896/2001.

ARTICULO 19.- La presente ley entrará en vigencia el día de su publicación en el Boletín Oficial, excepción
hecha de las normas que tienen un plazo especial para su entrada en vigencia.

ARTICULO 20.- Las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires podrán dictar medidas equivalentes

10
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

a las previstas en el Artículo 34 de la Ley de Administración Financiera 24.156. Invítaselas a adherir en lo


pertinente a la presente ley o a dictar en sus respectivas jurisdicciones medidas análogas a las aquí previstas.

ARTICULO 21.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

SR. PRESIDENTE.- En consideración en general.


Tiene la palabra el señor diputado por Catamarca.

SR. PERNASETTI, HORACIO FRANCISCO.- Señor presidente: todos los señores


diputados tienen sobre sus bancas un texto que tomó como base el proyecto enviado por el
Poder Ejecutivo mediante el cual se propone modificar el impuesto al valor agregado y el
impuesto sobre créditos y débitos en cuentas bancarias y otras operaciones. A esta iniciativa
hemos incorporado otros títulos a raíz de la realidad que enfrenta el país en estos
momentos.
Por otro lado, desde este bloque quiero agradecer la colaboración que nos han
brindado los legisladores de las demás bancadas, al permitirnos realizar esta sesión especial
un día viernes. Entendemos que esta es una contribución muy importante, no para
beneficiar a un gobierno en particular sino para solucionar la crisis fiscal que está
destruyendo al país.
El 9 de julio pasado el señor presidente de la Nación planteó con total claridad que
en nuestro país no podemos hablar de independencia mientras tengamos que destinar la
mayoría de los recursos al pago de la deuda. Tampoco podemos hablar de independencia
cuando a raíz de las restricciones fiscales debemos dejar de atender algunas obligaciones
elementales del Estado. Por esa razón el señor presidente hizo un llamado a los argentinos
para que alcancemos el equilibrio fiscal o déficit cero.
Quienes tenemos responsabilidades políticas sabemos que desde hace tiempo -
incluso esto forma parte de la conciencia popular- nuestro país gasta más de lo que tiene y
vive con lo prestado. Por eso, como se hace en cualquier familia, teníamos que tomar las
cosas en serio y empezar a vivir con lo que tenemos. Esta idea cundió rápidamente en
distintos sectores de la sociedad, y ningún partido político se pronunció en contra de este
principio. Además, casi todos los gobernadores provinciales respondieron en forma
inmediata a la convocatoria presidencial. Por eso los gobernadores de la Alianza firmaron
lo que se denominó "Compromiso por la Independencia", mientras que los gobernadores
justicialistas y de los partidos provinciales suscribieron el documento conocido como
"Apoyo Institucional para la Gobernabilidad de la República Argentina".
Para implementar aquel principio el gobierno dictó el decreto 896 de necesidad y
urgencia, mediante el que se modificó el artículo 34 de la ley de administración financiera.
Ese principio establece que no se puede gastar más de lo que ingresa. En función de cómo
se establezca el cálculo de lo que se va a recaudar y a gastar, se producirá una consecuencia
natural vinculada con la disminución de los pagos que deba efectuar el Estado en todo
concepto: proveedores, bienes y servicios y salarios. Evidentemente esto provocó una
preocupación en toda la sociedad con respecto a los sectores que habrían de ser afectados.
Con este recorte que el Poder Ejecutivo estimó en un 13 por ciento, estábamos afectando a
todos los asalariados del sector público nacional, a todos los jubilados y pensionados y
todas las obligaciones que debe afrontar el Estado.

11
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Entonces, surgió la inquietud de ver cómo podíamos reducir este impacto y hacerlo
más equitativo, siempre respetando el principio que todos aceptábamos vinculado con el
recorte.
Fue así que desde distintos sectores políticos -nosotros desde la Alianza- se hicieron
llegar al Poder Ejecutivo algunas propuestas que considerábamos posibles para limitar este
impacto.
Como sabíamos que para mantener el principio del déficit cero si levantábamos el
piso de los gastos debíamos proveer de recursos, en un documento público que entregamos
el sábado con el señor diputado Alessandro al señor jefe de Gabinete, propusimos que se
difiera la devolución a los trabajadores de la cuarta categoría en relación de dependencia,
de lo pagado en concepto del impuesto a las ganancias. También habíamos propuesto
anular la disminución de 10 centavos en las naftas, que oportunamente fue dispuesta como
una medida reactivadora.
Parecían dos buenas propuestas, que compartimos en su momento con el señor
ministro de Economía, como elementos esenciales para lograr la equidad. No podíamos
devolver el impuesto a los que más tienen y practicar un recorte a todos los empleados
públicos y jubilados que ganan menos de 300 pesos.
Además, propusimos otras medidas de naturaleza tributaria tendientes a obtener
recursos para elevar el piso del descuento. Fue así que hablamos de elevar los aportes
patronales de las empresas prestatarias de servicios, y aplicar una tasa adicional del 25 por
ciento para las comisiones cobradas por las AFJP.
También planteamos la posibilidad de eliminar las indexaciones en las tarifas
públicas; facilitar a las familias argentinas el pago en cuotas de los servicios públicos
prestados por las empresas privatizadas, con una tasa baja, como se establecía en el régimen
de las pequeñas y medianas empresas; acciones inmediatas tendientes a mejorar el perfil
exportador, y que de común acuerdo con el Brasil se estableciera un arancel que
compensara las dificultades que se crean a nuestros productores por la política de
devaluación implementada por dicho país.
En consecuencia, efectuamos una propuesta amplia que compartimos y discutimos
con sectores de la Unión Industrial Argentina y del gremialismo.
Lamentablemente no todos esos puntos fueron aceptados. Sin embargo creo que
hemos avanzado, y ese avance está plasmado en el contenido de este proyecto de ley que
hoy sometemos a consideración de los señores diputados.
Al anunciar las medidas el propio Poder Ejecutivo dijo que la situación fiscal
indicaba que para mantener el déficit cero había que producir un recorte del 13 por ciento
en todos los gastos del Estado. El mismo Poder Ejecutivo envió al Congreso un proyecto de
ley tendiente a modificar el impuesto al valor agregado, cambiando la base de cálculo de lo
devengado a lo percibido. También se propuso la modificación del impuesto a los créditos
y débitos de cuentas corrientes bancarias para eliminar aquellos focos de elusión, que
habían aparecido desde el momento en que se puso en vigencia este impuesto, llegando a
ser fuentes de corrupción.
Además se planteó la posibilidad de extender este principio de equilibrio fiscal al
Poder Legislativo y al Poder Judicial. Con esta medida ya se hablaba de la posibilidad de
elevar el piso de los descuentos a 500 pesos.
Nosotros tomamos este desafío, y al mismo tiempo recibimos la notificación de
todos los sectores políticos en cuanto a que no iban a existir dificultades para cambiar la
base de imposición del IVA, que era uno de los instrumentos que nos parecían adecuados.

12
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Todo esto está asociado con otras medidas que la Cámara deberá tratar pronto -como la
modificación de la ley de factura conformada-, que van a dar la posibilidad de que las
pequeñas y medianas empresas puedan acceder al crédito. Estas modificaciones a la ley del
IVA eran imprescindibles para poner en marcha todos estos instrumentos.
Tampoco obtuvimos una respuesta negativa cuando hablamos de la posibilidad de
modificar el impuesto a los créditos y débitos bancarios y extender el principio de
equilibrio fiscal al Congreso de la Nación y al Poder Judicial, con las salvedades
constitucionales que puedan surgir.
Existió una acordada de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en la que se
recoge el principio del artículo 34 de la ley de administración financiera. Todo esto nos dio
una base para trabajar, con la necesidad de incorporar el principio del equilibrio fiscal como
valor esencial.
En función de lo expuesto, hemos planteado la necesidad de modificar el artículo 34
de la ley de administración financiera y derogar el decreto 896 a partir de la vigencia de la
presente ley.
Si lo que hemos dicho constituye un criterio aceptado por toda la sociedad, no puede
figurar en un decreto de necesidad y urgencia sino en una ley que debatamos y
sancionemos en este Congreso, a fin de que sea un elemento común para la consideración
de todos los presupuestos futuros.
Otra característica de este régimen es la transitoriedad. Esta medida se aplica por
una situación fiscal; no tiene un plazo definido, sino el que establece el propio presupuesto,
que es el 31 de diciembre. Esta Cámara, en menos de dos meses, va a estar discutiendo el
presupuesto para el año 2002, y ahí deberemos debatir acerca de otras pautas. Tendremos
que determinar los niveles de ingresos y de gastos del ejercicio.
Entonces, las medidas que ahora se plantean en el sentido de recortar salarios y
posponer la devolución del impuesto a las ganancias y la disminución del precio de las
naftas tendrán igual plazo de vigencia: el 31 de diciembre. Ello, porque el próximo 1° de
enero comenzará un nuevo ejercicio y otra será la situación; sin duda, su evolución va a
depender del tratamiento presupuestario que realicemos en esta Cámara. Es por ello, señor
presidente, que los descuentos salariales que estamos consagrando no son permanentes sino
meramente transitorios. Esto lo hacemos sobre la base de aquellos principios.
Creo que a ningún gobierno, y menos al Congreso, le gusta votar normas que
importan una rebaja salarial sobre todo respecto de los sectores que menos tienen; pero esta
vez tenemos la responsabilidad de gobernar en una crisis y nos toca asumir dicha
responsabilidad con todos los costos políticos que ello implica. En función de esa
responsabilidad nosotros venimos a dar el debate de este proyecto de ley y pedirles apoyo,
porque creemos que esta medida transitoria que significa el descuento inmediato de salarios
de agentes del Estado y de jubilaciones, la disminución de pagos a proveedores y de
partidas destinadas a distintas actividades del Estado, es el mal menor en estos momentos.
Hemos trabajado mucho durante todos estos días, discutiendo párrafo por párrafo a
fin de lograr la mejor redacción, para sancionar una norma que sea lo más equitativa
posible a pesar de lo que significa la disminución salarial. Tomamos algunos resguardos.
Seguramente durante la consideración en particular se hablará mucho acerca de la
propuesta del artículo 12. A través de esta norma hemos pretendido crear una especie de
asignación específica dentro del concepto de equilibrio fiscal o déficit cero, que puedo
sintetizar de la siguiente manera: todos los mayores recursos que se produzcan a partir de la
sanción de esta ley deben ser destinados, primero y antes que todo, a recomponer el salario

13
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

de aquellos agentes del Estado y jubilados que ganan menos de 1.000 pesos. A partir de ahí
el mayor ingreso deberá repartirse para ir disminuyendo el recorte que se haga no sólo a los
salarios más altos sino también en todas las demás partidas del Estado.
Desde nuestro bloque agradecemos nuevamente la colaboración y la madurez
política de los bloques que se han hecho presentes en esta sesión, pues sabemos que hay
legisladores que no están de acuerdo con muchos aspectos del proyecto. Debo reivindicar
también la discusión dentro del propio bloque de la Alianza, donde planteamos distintas
alternativas. Estoy seguro de que seguiremos trabajando para corregir todas las iniquidades
que puedan existir.

SR. PRESIDENTE .- Si me permite, el señor diputado Obeid le está solicitando una


interrupción por intermedio de la Presidencia, señor diputado.

SR. PERNASETTI, HORACIO FRANCISCO.- Ya concluyo, señor presidente.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Catamarca.

SR. PERNASETTI, HORACIO FRANCISCO.- Estamos dispuestos a dar el debate.


Asumimos la responsabilidad de gobernar y las responsabilidades políticas que emergen de
nuestros actos. Estamos seguros de que hemos trabajado y buscado todas las variantes
posibles para evitar recortes salariales. Si avanzamos en esta idea de gastar lo que tenemos -
déficit cero- y junto con el resto de la sociedad hacemos un fuerte esfuerzo en la lucha
contra la evasión, cuando discutamos el presupuesto de 2002 estaremos debatiendo acerca
de algunas otras formas de que la Argentina crezca.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.


El señor diputado Obeid le está solicitando una interrupción, señor diputado.

SR. LAMBERTO, OSCAR.- La concedo.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Santa
Fe.

SR. OBEID, JORGE ALBERTO.- Señor presidente: había pedido una interrupción al
señor diputado preopinante a raíz de la mención fugaz que él hizo respecto de la posibilidad
de producir ahorros -creo que fue esa la palabra que utilizó- en los contratos de obra pública
con terceros. Al respecto solicito una aclaración de parte del señor diputado por Catamarca
u otro integrante de la bancada oficialista, en función de que en todas las explicaciones que
el gobierno nacional ha brindado en los últimos días sólo se ha hecho hincapié en los

14
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

recortes que habrán de realizarse sobre los salarios y las jubilaciones. Incluso se ha hablado
de recortes retroactivos, dado que se ha planteado que la disminución salarial se produciría
-en caso de que así lo dispusiera el Congreso- a partir del 1° de julio del corriente año.
En el caso de los contratos celebrados con empresas públicas que están llevando
adelante obras, ¿se habrán de practicar quitas proporcionales, en la búsqueda del déficit
cero, como se pretende respecto de los salarios? Si así fuere, ¿estas quitas se negociarán a
futuro o se producirán sobre los certificados ya presentados -es decir, en forma retroactiva-,
a través de las correspondientes órdenes de débito, como se hará en relación con los
salarios?
Todos los funcionarios, desde el ministro de Economía hacia abajo, e incluso el
propio presidente de la Nación, han hecho referencia a la modalidad con que se aplicará el
recorte sobre los salarios y las jubilaciones; pero nada se ha dicho -y tampoco surge del
proyecto de ley en debate- acerca de si el esfuerzo que se está pidiendo a los obreros, a los
empleados y a los jubilados también será requerido a quienes han contratado obra pública
con el Estado. En definitiva, quiero saber si estos sufrirán descuentos en los certificados ya
presentados, en la proporción que fuera necesaria, para contribuir al logro del déficit cero.

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia desea saber si el señor diputado por Santa Fe


concede una interrupción al señor diputado Baglini a fin de responder la inquietud
formulada.

SR. LAMBERTO, OSCAR.- La concedo.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por
Mendoza.

SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO.- Señor presidente: considero que preguntas como las
que ha formulado el señor diputado por Santa Fe deben ser abordadas durante la discusión
en particular, pues de lo contrario el debate en general no guardará coherencia. De todas
formas, deseo señalar que de acuerdo con el texto propuesto para el artículo 34 de la ley
24.156, está comprendida la totalidad de las obligaciones que tiene que afrontar el Estado,
como susceptible de no atención de recorte o de reducción de cualquier crédito
presupuestario. En ese artículo técnicamente se utiliza el término "reducción". En cuanto a
salarios y jubilaciones, lo que se ha hecho es decirlo expresamente, pero eso no significa
que otros rubros del presupuesto estatal, ante la carencia de ingresos, no sean susceptibles
de reducción, sino todo lo contrario.
De manera que está prevista la posibilidad de que puedan renegociarse contratos,
estirarse los plazos de pago o incluso reducirse pagos, porque el esfuerzo hay que pedirlo
en forma integral a todos aquellos que son acreedores del Estado, pero están excluidas las
transferencias a provincias y los títulos y obligaciones externas del Estado.
La regla general se enmarca en un régimen que contiene disposiciones que siguen
vigentes, como la ley de administración financiera, incluso complementada por otras leyes,
como la de solvencia fiscal y las modificaciones que en diversos presupuestos se han ido

15
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

introduciendo para determinar cómo se solventan los créditos contra el Estado. En ese
aspecto existe un marco que comprende las leyes 24.156; 23.928, de convertibilidad;
24.241 y su modificación, de Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones, e incluso la
ley 24.463, que es la propia Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina.
Incluso en los fundamentos del decreto emitido por el Poder Ejecutivo quedan
comprendidas modificaciones incorporadas por leyes de presupuestos nacionales, referidas
a la forma en que deben ser atendidos los créditos.
De manera que durante el tratamiento en particular este tema va a quedar
explicitado, porque lo que pudo haber ocurrido aquí es que no se haya reflejado uno de los
artículos del decreto que tiene especificidad sobre el tema que nos ocupa y que dispone que
los contratos de ejecución afectados por las reducciones dispuestas por el artículo 34 de la
ley 24.156 podrán revocarse por razones de oportunidad, mérito o conveniencia en el caso
de que los contratistas o proveedores no acepten la reducción de la contraprestación a cargo
del sector público nacional, siendo de aplicación el artículo 26 de la ley 25.344.
Esto significa poner en vigencia lo que ya figura en la ley de emergencia económica como
mecanismo de renegociación de contratos. De manera que durante la discusión en particular
será incluido en esta iniciativa para que quede explícito que éste es el objetivo que se
persigue, es decir que no están excluidos los contratos celebrados por el Estado.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. OBEID, JORGE ALBERTO.- ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con la
venia de la Presidencia?

SR. LAMBERTO, OSCAR.- Sí, señor diputado.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Santa
Fe.

SR. OBEID, JORGE ALBERTO.- Señor presidente: quiero aclarar que el artículo que
acaba de citar el señor diputado Baglini no está incluido en el proyecto remitido por el
Poder Ejecutivo. El señor diputado Baglini está proponiendo que durante la discusión en
particular se incluya esa disposición en el proyecto en análisis.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. LAMBERTO, OSCAR.- Señor presidente: creo que casi todos los señores diputados
habrán visto alguna vez un boliche de pueblo, donde suele haber una mesa de truco en la
que siempre juegan las mismas personas durante años, se conocen casi de memoria las
jugadas y no necesitan hacerse señas porque cada uno sabe cómo reparten las cartas los

16
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

distintos jugadores, cómo viene la mano y qué cartas pueden llegar a salir. Sin embargo,
continúan jugando porque lo divertido está en el juego.
Esto me venía a la memoria cuando hoy leía lo último que me llegó bajo la forma de
proyecto y que comenzó con el nombre rimbombante de Pacto de la Independencia y que
después siguió con el de Ajuste de la Equidad. En realidad es eso, un ajuste más. Diría que
después de las últimas modificaciones esto es como la metamorfosis de Cavallo a
Machinea, porque lo que estamos por votar es casi el plan de Machinea, dado que tiene un
poquito de cada cosa y le pega a todos; quedamos menos mal con la clase trabajadora y con
la clase media. En definitiva es el plan de Machinea, con impuestos a las ganancias y a las
naftas para la clase media; bajan los salarios y se pagan si el dinero alcanza. Es decir, no es
que se van a recortar los salarios en un porcentaje determinado, sino que si se recauda van a
disminuir menos. Este mes no sabemos cuánto se van a recortar, pero si está vigente el
decreto y no está el dinero, se arrancará con los que ganen menos de 300 pesos. Incluso
pienso que esto habría que aclararlo, porque la gente tiene la ilusión de que el mes que
viene no le van a recortar su salario, al menos quien gane menos de 1.000 pesos, pero en
ninguna parte ha quedado en claro que no recortarán el sueldo de quien perciba menos que
eso.
La historia empezó con un decreto que era casi el estatuto de una nueva revolución,
por el que caían todos los derechos constitucionales menos los de un Estado que
unilateralmente fija sus reglas y las impone al resto de la sociedad. Ni siquiera existe la
posibilidad de acudir a la Justicia. Salvo algún decreto de la dictadura militar, en ningún
otro se determinó que sus normas fueran de orden público. El decreto que comento dispone
que es de orden público, que ninguna norma se le puede oponer, establece recortes de
salarios y la posibilidad de revocar contratos. Es decir que yo compro, fijo el precio y pago
lo que quiero siempre y cuando queden excluidos los intereses, porque lo que calma a los
mercados es que no se toquen los intereses. Vale decir que respecto de los gastos no hay
derecho que los proteja, lo importante es proteger los intereses.
Esto no lo decía muy claramente el decreto, y por eso cuando se dictó pareció llegar
la revolución: se cayó la Bolsa porque peligraban los intereses. Después salieron las normas
aclaratorias. Lo que sucede con estas últimas es que estamos pergeñando un Estado al que
le falta la primera condición para tener el carácter de republicano: que la gente pueda
conocer las leyes. Funciona a tal velocidad la delegación de poderes, con resoluciones y
contra-resoluciones, que el ciudadano común no sabe qué rige. Esto llega a ser muy
alevoso. Fíjense que una de las principales consultoras internacionales, que tiene mucho
prestigio -que firma los balances de grandes grupos económicos-, en el día de hoy me
planteó una duda sobre el impuesto al cheque. Cuando hablé al respecto con el secretario de
Ingresos Públicos éste me dijo que estaban exentas y no entendía lo que planteaban. Si
estos señores no sabían que estaban exentos, imagínense lo que puede ocurrir con el resto.
Estamos viviendo una vorágine de decisiones que pone en duda el funcionamiento normal
del Estado; al menos hay quienes se están aprovechando de esta debilidad. Vivimos en una
etapa mediática, una vorágine en la que se abren o se cierran mercados, y hasta se abren o
se cierran los noticieros, porque incluso los periodistas se transformaron en operadores
cuando dicen: "Si los señores diputados no votan esto, mañana los mercados se van al
diablo". No sabemos si realmente tienen miedo o están operando para algún vivo que hace
brutales diferencias con estos juegos. Por ejemplo, entre las ventas del viernes y el lunes
hubo señores que ganaron el 11 por ciento, no por trabajar sino simplemente por apostar a
una información que indicaba que entre esos días iban a ganar.

17
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Como vivimos esta nueva sensación del riesgo país, pediría a la dirigencia política -
que tiene la obligación de mantener el Estado- que en primer lugar se serene y que luego
pongamos los pies sobre la tierra, veamos las cosas como son y tomemos las decisiones que
hay que tomar.
Para mí no es novedad que la Argentina haya llegado a esta situación. Si buscan los
discursos que pronuncié en la Cámara de Diputados en las reuniones de la Comisión de
Presupuesto y Hacienda de los años 1997 y 1998 advertirán que decía que estábamos
viviendo de prestado y que en algún momento no nos iban a prestar más, porque estábamos
gastando más recursos de los que teníamos. Era un fin anunciado que inevitablemente iba a
suceder. Por supuesto que nosotros no teníamos toda la culpa. También es cierto que los
organismos y las consultoras internacionales alentaban la fiesta. Funcionarios de cualquier
rango del Estado venían con su crédito debajo del brazo para hacer siempre algo importante
sobre lo cual nunca se sabía qué diablos ocurriría; a raíz de ello, buenos honorarios a las
consultoras, deuda creciente para gasto corriente.
Ustedes -que seguramente deben conocerlo- repasen cuántos programas fueron
financiados con deuda externa. Algún día esto iba a terminar, pero finaliza en un momento
muy particular: después del "blindaje" y del "megacanje", cuando los de afuera "zafaron".
Esto ya pasó con México; cuando Estados Unidos salió a salvarlo, en realidad salió
a salvar al inversionista que tenía la plata en México. Entonces, en primer lugar el
"blindaje" permitió la salida de una parte, luego el "megacanje" garantizó la otra salida y
ahora tenemos gran parte de la deuda en cabeza de argentinos o bancos argentinos que en
estos días han perdido sus activos como consecuencia de la caída registrada, y
probablemente gran parte de los bancos esté totalmente "descalzada". De manera que el
problema no es menor; la situación es complicada y requiere un fuerte y serio programa de
unidad nacional vinculado con una visión distinta de lo que es el ajuste, si es que hay que
efectuarlo inevitablemente.
¿Qué es lo criticable de este ajuste? Que se hace al ritmo de lo que imponen los
mercados y a lo bruto. Se dice que todos los días se tira una doncella al fuego y que cuanto
menor sea la doncella mejor se cotizará en el mercado, porque el gobierno es capaz de
comerse un chico todos los días. Por supuesto que cuando del otro lado aparecen los que no
quieren que se coman a los chicos, se genera otro conflicto que en definitiva lleva al borde
del colapso a toda la sociedad.
¿Cómo se puede hacer un ajuste que conforme a todos los sectores? Creo que
debemos vivir con lo nuestro, y me parece que ésta puede ser una oportunidad para
construir un país en serio, para poner los pies sobre la tierra, que los argentinos gasten lo
que deben y que haya una prioridad en el gasto del Estado para empezar a edificar una
sociedad que ya hizo casi todo, que está en el fondo de la lata, con casi cuatro millones de
personas que tienen problemas de desempleo, lo cual es algo muy serio.
Decía entonces, ¿cómo debería hacerse un ajuste de esta naturaleza? Esto significa
que todos los argentinos deben ser iguales, vivan donde vivieren, en la provincia de
Formosa o en la Capital Federal. ¿Cuáles son las prioridades que deberían tomarse en
cuenta para efectuar un ajuste de estas características? En primer lugar, no debe existir
ninguna escuela que cierre sus puertas ni días sin clases. Esta debe ser prioridad del Estado
tanto a nivel nacional como provincial y municipal. En segundo término, no deben faltar
hospitales ni las drogas y los elementos indispensables para su funcionamiento. Tampoco
debe faltar comida. No es posible que en nuestro país haya gente que no puede comer,
porque los alimentos no valen casi nada; es un problema de decisión del Estado. No es

18
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

posible que haya inseguridad. Indudablemente la gente tiene miedo y por eso las fuerzas de
seguridad deben estar bien organizadas y protegidas. Es indispensable que los jubilados
cobren sus haberes. Todas estas son las prioridades en una situación de emergencia, y
cualquier otra cosa puede ser transformable, aunque haya que ser mucho más duro con este
ajuste porque habrá que soportar resistencias más grandes. De todas maneras, este ajuste
puedo explicárselo a la gente porque tengo un orden de prioridades. Lo que no puedo
explicar desde ningún punto de vista es que voy a dar el mismo trato a la consultora y al
jubilado, pues a estos les descontaré el 13 por ciento de sus haberes.
Por todas estas razones, nuestro bloque votará en contra de esta iniciativa y dice que
no a esta forma de hacer el ajuste. Estamos dispuestos a debatir el ajuste que sea necesario
para el país teniendo en cuenta un orden de prioridades. ¿Saben qué significa el ajuste tal
como está planteado? Que probablemente en una ciudad como Buenos Aires haya una
plaza sin flores, pero en alguna provincia argentina se cierre un hospital. Descontar el 13
por ciento a todos, sin tener en cuenta las desigualdades de los diversos ingresos, implica
efectuar un ajuste inequitativo.
Estas son las cuestiones que debemos discutir; por ejemplo, un programa de unidad
nacional de esta naturaleza que tenga como meta el déficit cero. A mí no me asusta el
déficit cero, al contrario, estimo que es necesario en estas circunstancias. Esta es una
situación parecida a la que se vivió con la hiperinflación. Cuando llegó la hiperinflación,
los argentinos dijimos que no teníamos más moneda y que debíamos buscar una moneda
confiable y garantizada para crecer. Encontramos la salida: en vez de emitir moneda
emitíamos deuda, con lo cual se buscó un camino para salir del corsé y el Estado siguió
gastando en cosas que a veces no eran imprescindibles. Ahora se terminó una cosa y la otra.
Esto no requiere una decisión de los mercados sino un país que quiere funcionar. Para esto
van a encontrar al justicialismo colaborando, pero con una visión distinta de lo que tiene
que ser el ajuste. Creo que deberíamos discutir partida por partida, analizar el presupuesto y
hacer las cosas de otra manera, porque no estamos haciendo las cosas bien y por eso existe
resistencia por parte de la gente.

SR. PRESIDENTE .- El señor diputado Bravo le solicita una interrupción. ¿Se la


concede?

SR. LAMBERTO, OSCAR.- Sí, señor presidente.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por la
Capital.

SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO.- Señor presidente: el señor diputado Lamberto habló
de un descuento del 13 por ciento. Me parece que hay un error, porque se trata del 13,6 por
ciento, según el artículo 1° del proyecto que nos han acercado a última hora. Este es un
debate serio y sin embargo no pudimos más que leer rápidamente el texto de la iniciativa.
Además, advierto que la sesión se está desarrollando sin la presencia de taquígrafos. De

19
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

manera que no sé dónde van a quedar registradas las palabras que aquí se pronuncien y de
qué manera será cumplido lo que se disponga.
Por lo dicho, estoy planteando una cuestión de privilegio. Reitero que estamos
desarrollando una sesión en la que se está debatiendo un tema importante cuyo texto ha
sido elaborado a última hora, recién lo hemos recibido y estamos leyéndolo para tratar de
desentrañar su verdadero contenido. Por lo tanto, pregunto al señor presidente si es
reglamentario que estemos sesionando sin la presencia de los taquígrafos.

SR. PRESIDENTE .- Sí, señor diputado; es reglamentario. La sesión está siendo grabada -
como se graban todas las sesiones-, y los secretarios de la Cámara, que son funcionarios
públicos, darán fe del desarrollo de la sesión.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. LAMBERTO, OSCAR.- Retomando el tema, y para finalizar, creo que hay muchas
cosas que podrían analizarse en el marco de esta iniciativa. El primer punto que se presenta
como una cuestión ventajosa es pasar del sistema de devengado al de percibido en materia
de IVA. La solución que propone la norma no es la mejor, porque se está confundiendo el
hecho imponible con la obligación de pago. Vamos a desestructurar todo el sistema
contable argentino y a obligar a la gente a llevar doble registro, cuando se podría haber
corregido de otra manera. De todas formas, en el marco de la discusión este es un hecho
menor.
En segundo lugar, este es un ajuste clásico, con baja de salarios y aumento de
impuestos. No sabemos si esto dará al país la tranquilidad que necesita para arrancar. Creo
que los recursos serán devorados rápidamente, como ocurrió en estos últimos tiempos. Si
no elaboramos un plan político de cohesión nacional y de fortalecimiento de las
instituciones, colocando por encima de todo los valores de una Nación en crisis, seguiremos
votando ajuste tras ajuste y generando entre la gente una bronca cada vez mayor, y no
vamos a transformar la situación de fondo de la Argentina. Debemos volver a ser un país y
tenemos que instaurar el concepto de patria y de nuestros símbolos. De una nación en crisis
se sale con un país hermanado, sin sacarnos ventajas entre nosotros y protegiendo a los más
débiles. Podremos poner proa a nuestro país si pensamos que el poder de la gente tiene que
estar por encima del poder de las corporaciones. Si existe la decisión de hacerlo, ello se
logra con voluntad y no con trampas a la hora de tomar determinaciones. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. NATALE, ALBERTO A..- Señor presidente: a efectos de fijar la posición de nuestro
sector compartiré el tiempo reglamentario del que dispongo para hacer uso de la palabra
con los señores diputados Balter y Gómez Diez.
Ante todo quiero decir que este debate no nos resulta extraño, ya que desde el año
1995 venimos advirtiendo en esta Cámara sobre el peligroso camino que sigue la Nación
Argentina a fuerza de financiar con endeudamiento público los déficit sucesivos que
ostentan nuestros presupuestos.

20
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Los señores diputados nos han escuchado muchas veces advertir que llegaría el día
en que el endeudamiento nos iba a llevar al extremo de que nadie nos prestara ni un solo
peso y de que fatalmente tendríamos que vivir sólo con nuestros propios recursos.
Desgraciadamente no se nos escuchó y los enfoques realizados en forma permanente
parcializaron la cuestión. Tanto es así que desde 1995 -es decir, tanto durante el gobierno
anterior como en el actual- nos encontramos con una serie de ajustes que no significaron
otra cosa que aumentos de impuestos o disminución de algunas erogaciones.
El meollo de la cuestión no es advertido ni por quienes tienen la responsabilidad de tomar
decisiones ni por muchos comentaristas agudos o expertos economistas de nuestro país que
viven equivocando a la opinión pública y a los gobernantes con afirmaciones que carecen
de sustento.
Hemos escuchado hasta el hartazgo que es necesario reducir el gasto público. No
hay economista, profesional o periodista que presuma saber del tema ni ciudadanos que se
supone están medianamente informados que no hablen a diario de la necesidad de bajar el
gasto público. Pero, a pesar de ello, no se advierte que el gasto público primario -es decir,
el gasto público de la Nación antes de pagarse los intereses de la deuda- haya tenido en la
última década una evolución exagerada. Desde 1998 hasta 2001 el gasto público primario
aumentó 2.800 millones de pesos, que equivalen al 4 por ciento del gasto total. Por
supuesto, este no es un dato para que nos llenemos de alegría; pero tampoco es una
referencia que nos pueda llevar a creer que el meollo de la cuestión pasa exclusivamente
por ese punto. Es un dato más a tener en cuenta y de ninguna manera representa la totalidad
de los elementos que componen el problema del déficit crónico que desde el año 1995
soportan las cuentas públicas de nuestro país.
Toda solución -pido a los señores legisladores que escuchen bien la afirmación que
voy a hacer porque estoy convencido de que es así- que pase exclusivamente por buscar la
reducción del gasto primario será parcial y transitoria, ya que nos permitirá abrigar una
cuota de esperanza la semana venidera y nos convocará dentro de poco tiempo a hacer
frente a un problema similar al que hoy sufre nuestro país.
Es necesario que digamos las cosas con claridad, porque muchas veces se
transforman en dogmáticas afirmaciones ideológicas que no tienen ningún sentido. En el
mes de noviembre nuestro país obtuvo el blindaje financiero. La Argentina tuvo la suerte de
que el Fondo Monetario Internacional organizase por primera vez, luego de todas las crisis
que se han desatado en el mundo durante el último lustro, una asistencia financiera
preventiva. Países como México, Corea, Malasia, Rusia y Brasil recibieron asistencia del
sistema financiero internacional pero después de haber sufrido una crisis. En el año 1994 se
produjo la devaluación mexicana y Estados Unidos concurrió en su auxilio aportando
50.000 millones de dólares. En el caso de los otros países ocurrió algo similar. Se dejó caer
a Corea y a Malasia, arrastrando a todos los países del sudeste asiático, y después llegó el
apoyo financiero. Cayó Rusia y luego se pusieron a su disposición 50.000 millones de
dólares. Por último, en Brasil el salvataje llegó después de la devaluación brasilera que tuvo
lugar en el año 1999.
En la Argentina las cosas fueron distintas. En noviembre del año pasado tuvimos la
suerte de que se dispusiera para nuestro país el famoso blindaje de 40.000 millones de
dólares: 15.000 millones fueron aportados por el Fondo Monetario Internacional, 5.000
millones por el Banco Mundial y el Banco Interamericano y 20.000 millones de un
compromiso enunciado por el sistema financiero y las AFJP locales. Pero en lugar de
negociar inteligentemente esta posibilidad dejamos que se esfumara comenzándola a

21
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

utilizar de a puchitos -puchitos de miles de millones de dólares- para cubrir los


desequilibrios generados en las necesidades de financiamiento que, como lo hemos
señalado muchas veces en este recinto, crecían peligrosamente en forma vertiginosa.
En su momento hice la propuesta de negociar con el Fondo Monetario Internacional la
distribución de esos 40.000 millones de dólares en cinco años -8.000 millones de dólares
por año- para aliviar la carga de los intereses de la deuda sobre el presupuesto. Si bien es
cierto que en 1993 dichos intereses fueron de 3.000 millones de pesos -suma que podía ser
fácilmente manejada por nuestro país- también es verdad que hoy ascienden
aproximadamente a 12.000 millones de pesos anuales.
Si en ese momento, con la disposición que había para evitar una hecatombe en
nuestro país -no sólo por el efecto dominó que ello produciría sino también por las
consecuencias que acarrearía para la Argentina-, se hubiera negociado un acuerdo como el
que propuse en su oportunidad, ahora no estaríamos obligados a hacer un ajuste que
realmente es durísimo, ya que se van a bajar no sólo sueldos y jubilaciones sino también
una serie de prestaciones a cargo del Estado.
Volvimos a propiciar ese acuerdo cuando el doctor Cavallo asumió como ministro
de Economía, pero se nos contestó que no era necesario hacerlo porque ya estaba listo un
"megacanje". Ahora resulta que el "megacanje" alivia transitoriamente las obligaciones de
los dos o tres años venideros, a un altísimo costo financiero, con tasas del 15 por ciento de
interés anual, y no resuelve el problema de fondo aunque trae un poquito de alivio para los
ejercicios 2001, 2002, 2003. Pero ojo con los que tengan que tomar decisiones en el año
2004, porque el "megacanje" se les vendrá encima como un boomerang.
Cuando el señor ministro de Economía asumió sus funciones hace cuatro meses
sostuvo que no venía a realizar un nuevo ajuste y que todo pasaba por la sacrosanta palabra
"competitividad". La competitividad era "plancitos" de disminución impositiva para
algunos sectores, y se creía que con eso solo se podría reactivar la economía. Pero esa
esperada reactivación no llegó.
Se acentuó el desfinanciamiento a través de los "plancitos" de competitividad, y
ahora estamos deshaciendo el camino andado: no reintegramos el impuesto a las ganancias
y aumentamos los aportes patronales que habían sido bajados en 1995.
Cuando el señor ministro de Economía estaba sentado aquí, quien habla le preguntó cómo
habría de evitar el desfinanciamiento de los 5.000 millones de pesos provenientes del mapa
previsional. El ministro me contestó que la cifra no pasaría los 2.500 millones porque no
iba a tener todo el alcance previsto. Asimismo, dijo el ministro que se iba a compensar con
los nuevos aportantes al sistema.
Dije al ministro que no nos hiciéramos ilusiones porque no iban a aparecer nuevos
aportantes al sistema, pues aunque bajaran las alícuotas, los que estaban en negro seguirían
en negro y los que estaban en blanco iban a seguir en blanco; esta es la realidad.
Por imprevisión, por no haber querido hacer las cosas como se debieron pensar, por actuar
por impulsos de momentos y circunstancias, cuando de la noche a la mañana se descubre
que nadie nos quiere prestar un peso, se apela al extremo remedio de un ajuste
dolorosísimo.
Insisto en la propuesta que hicimos hace ya mucho tiempo. Estamos convencidos
más que nadie de la importancia del déficit cero. Si alguna vez nos calificaron de
monetaristas ortodoxos, resulta bueno entonces que se den cuenta de cómo son las cosas en
las economías particulares y en las economías de los Estados.

22
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Estados Unidos logró el déficit cero y tuvo un crecimiento espectacular en la década


del 90. Suecia e Irlanda salieron de sus procesos recesivos una vez que ordenaron sus
cuentas públicas, y la Argentina tiene la oportunidad de ordenar sus cuentas. Pero no lo va a
lograr pura y exclusivamente con decisiones de esta naturaleza.
Hay tres cuestiones que debemos atacar simultáneamente. En primer lugar,
disminuir el gasto primario todo lo que se pueda y especialmente hacerlo más eficiente.
En segundo término, se necesita una reforma impositiva de fondo, que atando el interés del
contribuyente al del fisco permita reducir la enorme evasión que hoy existe en nuestro país.
Si redujéramos parte de la evasión que existe en materia de IVA y ganancias, no tendríamos
que estar aquí discutiendo estos ajustes; se lo planteamos a los funcionarios del Ministerio
de Economía apenas asumió sus funciones el doctor Cavallo; se nos dijo que se estaba
trabajando y que en treinta días llegaría al Congreso un proyecto de reforma de fondo al
sistema impositivo. Sin embargo, seguimos con estos "parchecitos" del 6 por mil del
impuesto al cheque, de bajar esto o subir aquello, pero en definitiva la evasión continúa y
seguimos buscando desesperadamente cómo tapar el agujero negro de las cuentas públicas.
Decía entonces que primero hay que reducir el gasto primario todo lo que se pueda y en
segundo lugar debe instrumentarse una reforma impositiva de fondo que permita disminuir
al máximo la evasión que hoy tenemos.
En tercer término -y no hay que tener vergüenza de decirlo, porque tenemos
posibilidad de hacerlo-, hay que plantear seria, ordenada y razonablemente ante el sistema
financiero internacional una renegociación consensuada de la fortísima carga de intereses
de la deuda pública. Eso no se encara con espasmódicos "megacanjes", sino con una
negociación abierta donde se señale qué es lo más propicio, como lo fue el tiempo en que se
nos planteó el blindaje.
Concluyo diciendo que hoy estamos saliendo del paso en forma transitoria, pero
seguimos sin buscar soluciones de fondo. No debemos olvidar que este Congreso ha dado
facultades al Poder Ejecutivo nacional como jamás las tuvo un presidente de la Nación
desde 1853 hasta la fecha.
La delegación de poderes legislativos que votamos hace cuatro meses ha permitido
al Poder Ejecutivo dictar más de treinta normas. A los decretos de necesidad y urgencia,
que se han transformado en la otra práctica legislativa de rutina en nuestro país, se suman
las facultades delegadas. Hoy el presidente de la Nación tiene las manos libres para legislar
enormemente al margen del Congreso.
Existe un Congreso que hoy está dando una demostración cabal del sentido de
responsabilidad que tiene, porque advierte que si no se toman decisiones las cosas pueden
ser muchísimo más graves.
La estructura económica de la Nación Argentina es sana. Hemos hecho reformas
estructurales de fondo, a pesar de que tenemos un 16 por ciento de desempleo, que desde
hace tres años no crecemos y del pesimismo que ha invadido el espíritu de los argentinos.
La Argentina tiene una posición económica mucho más sólida que México, Brasil o
cualquier otro país latinoamericano, incluso Chile, del que siempre se habla.
¿Qué nos falta entonces? Ordenar las cuentas públicas y recrear la confianza de la sociedad
en nosotros mismos. La responsabilidad primordial es del gobierno, pero nosotros -que no
nos sentimos comprometidos con él- nos estamos preocupados por lo que pasa y vamos a
ayudar con nuestras ideas y aportes para que la Nación Argentina encuentre mejores
caminos que los que ha venido transitando hasta ahora.

23
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.

SR. BALTER, CARLOS MARIO.- Señor presidente: hemos llegado a esta sesión
especial como el burro al que le muestra una zanahoria, porque el tema que nos ha
convocado es la modificación de la ley del IVA. Sin ninguna duda esto es lo realmente
importante, porque pasar del actual sistema de liquidación del IVA por método devengado
a uno percibido hace generar el débito fiscal en el momento de percibirse el precio de la
operación. Como tal, esta modificación puede calificarse sin lugar a dudas como una de las
medidas más trascendentes y revolucionarias de los últimos años en materia tributaria, ya
que considerar el momento de generación del débito fiscal es uno de los elementos más
perversos de la ley del IVA.
Estas son palabras textuales de uno de los mayores tributaristas argentinos en
materia de IVA, como lo es Rubén Marchevsky. La reforma que se propicia intenta
restablecer equidad en la relación jurídico tributaria y parte de la premisa de que si el
impuesto no está disponible para el contribuyente, tampoco puede estarlo para el fisco.
Por lo tanto, con esta reforma se restablece uno de los principios básicos de la tributación,
que es el de la comodidad del pago: el impuesto debe ser pagado en la época en que sea
más cómodo para el contribuyente, cuando tenga la disponibilidad de los fondos con los
que debe afrontarlo. Esto lo dijo Adam Smith en Algunas consideraciones sobre el origen y
la naturaleza de la riqueza de las naciones y en doscientos años no ha podido ser refutado.
Así, llegamos a este momento entusiasmados por esta modificación trascendente,
que sin ninguna duda queremos apoyar; a la vez queremos advertir, y que el Poder
Ejecutivo especialmente preste atención, sobre los inconvenientes que puede generar esta
reforma.
En Chile una modificación similar entró en vigencia el 1° de julio, y el día 18 de ese
mes debió ser suspendida por los inconvenientes que produjo su instrumentación,
habiéndose creado cinco libros nuevos para poder controlar este tributo. Si la base de
nuestra recaudación es el IVA, tengamos mucho cuidado con lo que pueda ocurrir, porque
si hoy intentamos imponer una norma por la cual los pagos a los proveedores, a los
jubilados y pensionados y a los asalariados van a estar en función de la recaudación y ésta
falla, el descuento no va a ser del 13 por ciento sino un porcentaje mucho mayor para poder
llegar al déficit cero, que por supuesto nosotros queremos apoyar.
Desde esta bancada en reiteradas oportunidades hemos advertido los errores que el
oficialismo viene cometiendo, pero hemos sido ignorados en cada una de nuestras
reflexiones. Este es el resultado que tenemos en la Argentina después de casi dos años de
administración de la Alianza. Sin duda heredaron una situación caótica del gobierno
anterior, ¿pero quién puede negar que han profundizado esta crisis por la impericia con que
han manejado la gestión de gobierno? Arrancaron con el "impuestazo", y para dar un solo
ejemplo referido a mi provincia, en esa oportunidad advertimos lo que significaba poner un
impuesto al champán. Aquí se reían de lo que nosotros decíamos, pero a un año y medio se
pueden ver los resultados de esa equivocación, de ese grosero error que cometieron, porque
nuestros pequeños y medianos productores hoy se ven azotados en sus economías ya que
les han reducido el 50 por ciento del precio correspondiente al esfuerzo de su trabajo y
recolección de sus frutos.

24
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Esto lo advertimos y nadie prestó atención, a nadie le importó. Ahí está el resultado:
la baja de la recaudación general que nos lleva a tomar estas medidas.
Cuando tratamos el proyecto de ley de presupuesto firmamos con el oficialismo y con el
bloque de Acción por la República un compromiso para mantener la ley de solvencia fiscal,
pero de un día para el otro modificaron todo y aumentaron el déficit. Advertimos los
problemas que esto iba a generar, como muy bien lo acaba de expresar el señor diputado
Natale respecto de la última serie de presupuestos que hemos tratado en este recinto, de
cuyos debates tenemos la versión taquigráfica -que hoy no tendremos- que da testimonio de
por qué firmábamos con disidencias totales o parciales en cada uno de esos proyectos.
Seguimos actuando con medidas equivocadas y por razones de emergencia. No nos
abocamos a la solución definitiva de nuestros inconvenientes. Y con dolor digo que para
arreglar las cuentas nos valemos de aquellos que están más desprotegidos y más desvalidos.
¿Por qué no podemos adoptar un conjunto de medidas para obtener los recursos necesarios
para cumplir con el objetivo del déficit cero, pero atacando los bolsones de privilegio que
todavía hay en nuestro presupuesto y que son muchos?
El señor diputado Lamberto nos convocaba a la tarea de abrir el presupuesto, porque
si lo abrimos nos encontraremos, por ejemplo, con las partidas correspondientes a la
contratación de locaciones de servicio de consultoría que suman 448 millones de pesos en
el presupuesto en vigencia. Desde luego no se podrá eliminar todo de un plumazo porque
ya se han gastado 147 millones. Es necesario realizar el censo que se postergó el año
pasado, ¿pero cuántos millones podremos recolectar para que nuestros jubilados y
pensionados y quienes perciben las más bajas remuneraciones no se vean castigados de esta
forma? ¿No somos conscientes de que esta disminución del 13 por ciento para muchos de
ellos significará no comprar remedios o no comer durante una semana? ¿Por qué no
atacamos estos bolsones de privilegio para no tocar el bolsillo a los más débiles?
Repito por enésima vez, así como me desgañité gritando durante años contra el sistema de
promoción que tanto daño nos hizo a los argentinos por la relación costo-beneficio, ¿por
qué no atacamos los privilegios que significan los entes cooperadores civiles que
administran los Registros del Automotor, el Registro Nacional Prendario y el Registro
Nacional de Armas, que representan 170 millones de dólares que no ingresan al
presupuesto de la Nación, y no hay ningún organismo público que los controle?
Formulamos esta propuesta durante el tratamiento del último presupuesto y sólo veintitrés
legisladores nos acompañaron con su voto. Hoy repetimos: ¿por qué no tocamos estos
bolsones de privilegio en lugar de meter la mano en los recursos de los jubilados, que no
pueden venir a pelear para que no esquilmemos sus exhaustos bolsillos?
¿Por qué no establecemos un arancel del 5 por ciento a las ganancias excesivas que tienen
los Registros del Automotor, con un público cautivo que por la normativa vigente se ve
obligado a pagar aranceles desproporcionados en cada trámite?
Así veremos cómo aparece el dinero para levantar este piso. Indigna que se pretenda
imponer un ajuste de esta naturaleza en los salarios de los trabajadores, en los haberes de
los jubilados y pensionados, y un "impuestazo" la población. Eso es justamente el aumento
de la alícuota del impuesto sobre los débitos y créditos bancarios, la eliminación de
exenciones, la no devolución del impuesto a las ganancias y el aumento del precio de las
naftas.
Sin duda, no vamos por el buen camino. Esto será un parche más. Con el blindaje y
el "megacanje" el gobierno empapeló la ciudad al gastar millones de pesos para anunciar
que nos encaminábamos por la senda correcta, pero nuevamente estamos cometiendo un

25
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

error: profundizaremos la recesión, no permitiremos la recuperación de nuestra economía y


castigaremos a los que menos tienen. Esta no es la forma en que debemos solucionar los
problemas.
Con la absoluta responsabilidad que ha caracterizado a los integrantes del
Interbloque Federal, pretendemos transmitir nuestras inquietudes, expresar nuestras
opiniones y tratar con el conjunto de los legisladores de buscar la mejor solución que
podamos brindar a la Nación en la crisis más profunda a la que hemos asistido los
argentinos. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Salta.

SR. GOMEZ DIEZ, RICARDO.- Señor presidente: como bien se ha señalado, en


sucesivos debates sobre proyectos de presupuesto nacional el Interbloque Federal se opuso
a la financiación del déficit con deuda. En cada ocasión señalamos que llegaría el día en
que el endeudamiento público haría crisis, dado que el incremento de la deuda
indefectiblemente provocaría el aumento del riesgo país y con ello el crecimiento de las
sumas que se pagan en concepto de intereses.
Con el curso de los años se fue generando una verdadera bola de nieve, que hoy se
refleja en la actual situación de crisis. El lunes pasado el presidente de la Nación y los
gobernadores de provincia firmaron el denominado Acuerdo por la Independencia. ¿Tantos
años tardamos en descubrir que en el mundo de hoy la dependencia de los países pasa por
la deuda? Es la dependencia de los grandes centros financieros de poder internacional.
En el mundo globalizado no hay nada más volátil que el capital financiero. De allí la
extrema fragilidad en la que están inmersos los países endeudados.
En 1991 comenzó a regir en la Argentina la ley de convertibilidad. No tardamos
mucho tiempo en ejercitar la viveza argentina para encontrar un atajo, que fue el
endeudamiento. Ahora estamos en vísperas de una nueva viveza que también nos costará
caro: la principal provincia argentina, Buenos Aires, ha anunciado la emisión de bonos, que
se convertirán en una moneda paralela a la nacional, pero la acuñación de la moneda es una
facultad reservada por la Constitución al Estado nacional. Esta medida afectará la
convertibilidad y la economía de los argentinos. En tres años, entre 1997 y 2000, la deuda
del Estado nacional creció un 26,6 por ciento, mientras que la deuda de las provincias
argentinas se incrementó en un 78 por ciento. Por lo tanto, el total del endeudamiento
ascendió en tres años a 36 mil millones de dólares. Entonces, uno de los grandes problemas
que tiene nuestro país es el vertiginoso crecimiento de la deuda pública.
En cuanto a la situación de las provincias, en el acuerdo firmado el lunes próximo pasado
se ha tenido que prever la suma de mil millones de pesos para atender sus urgencias
financieras.
Por todo lo expuesto, el Interbloque Federal votará a favor la modificación de la ley
de administración financiera estableciendo el principio de déficit cero, que en rigor ya está
impuesto por las circunstancias porque el país se ha quedado sin crédito.
Asimismo apoyaremos las modificaciones impositivas, que en su mayoría han sido
avaladas el lunes pasado por los gobernadores de provincia, pero consideramos que es
nuestro deber resguardar el principio de equidad. Por ello sostenemos la necesidad de
proteger a los que menos ganan, a quienes tienen menos recursos, estableciendo un piso de

26
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

mil pesos en el caso de los jubilados, los pensionados y quienes trabajan en relación de
dependencia con el Estado. Así mismo garantizaremos la intangibilidad de las asignaciones
familiares y del seguro de desempleo.
Como bien lo ha manifestado el señor diputado Natale, pensamos que este proyecto
de ley que establece el principio de déficit cero y una modificación impositiva podrá
ayudarnos a "zafar" de la coyuntura. Pero no sólo se debe bajar el gasto primario -incluso
tenemos superávit primario- porque el gran problema lo constituyen los intereses de la
deuda externa. Por ello el país debe encaminarse paulatinamente a una renegociación de la
deuda externa consensuada con los acreedores. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por el Chaco.

SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA.- Señor presidente: en estos días en los que
se habla de los equivocados de este país que anunciaron lo que iba a suceder, recuerdo el
libro Los Naranjos del Lago Balatón, de Maurice Duverger, que hace referencia a lo bueno
y lo malo de la ciencia social de Marx.
Este autor dice en su prólogo que el Politburó -que yo identificaría en la Argentina
con el saber económico convencional, el de los grupos financieros, y obviamente con los
sugerentes ministros de Economía alternos, cualquiera sea el partido que gobierne- ordenó
plantar naranjos en el lago Balatón. Consecuentemente preguntaron a los ingenieros
agrónomos si esto era posible, quienes contestaron negativamente porque ante la primera
helada los naranjos se iban a quemar. Por ello, en la interpretación de la ortodoxia
comunista y aplicando los principios del Manifiesto Comunista, el Politburó decidió plantar
los naranjos por entender que era obvio que los ingenieros agrónomos estaban equivocados.
Finalmente, como era previsible, los naranjos se quemaron y el Politburó decidió ejecutar a
los ingenieros por haber traicionado los principios del Manifiesto Comunista.
Lo que hoy está sucediendo a vastos sectores de la política argentina no es algo muy
distinto: los economistas ortodoxos, el saber convencional, los grupos financieros con doble
contabilidad -en blanco y en negro vía off-shore- determinaron cuáles eran los criterios
económicos que debían presidir el crecimiento económico de la República Argentina.
Muchísimos políticos de distintas extracciones, así como otros economistas que no
formaban parte del Politburó, fueron advirtiendo a dónde conducía todo esto.
De todos modos se dictaron medidas con la aprobación de "ingenieros agrónomos", hoy
políticos que vinieron a cumplir mandatos, perdiendo así toda autoridad o la poca autoridad
que tenían.
Y así estamos llegando al final, que es que en una o dos semanas muchos intentarán
ejecutar a la política y a la República Argentina porque acertaron en su advertencia.
En el debate que tuvo lugar el 23 de marzo cité datos de lo que sucedía en la Argentina
según la Cámara de Comercio Argentino-Norteamericana. En aquella oportunidad se trató
la ley de superpoderes, ocasión en la que manifestamos que esta no sería la última norma de
este tipo pues vendrían por más. El ministro Caro Figueroa dijo que se quedaba tranquilo
hasta que viniera otra crisis y se derogara toda la legislación laboral.
Vendrán por más porque son insaciables, porque nos robaron el país y el futuro, porque no
construyeron un capitalismo serio y honesto.

27
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

También dijimos que si hoy venían por la República, la semana próxima vendrían
por la Argentina. Ya no bastan los decretos de necesidad y urgencia. Vienen por el honor,
por la dignidad y por los derechos de todo el pueblo argentino.
En ese debate del 2 de mayo sobre la modificación de la ley de convertibilidad
también dijimos: "Todo el mundo aplaudió, en una especie de elogio de la gimnasia -hasta
los máximos editoriales de este país-, cómo deambulaba y corría por el mundo el ministro
'salvacionista'." ¿Recuerdan aquello del "chico malo"? Luego agregábamos: "Nosotros
pedíamos prudencia porque la situación era lo suficientemente difícil y complicada como
para que el chico malo nos hiciera llegar pronto a los hielos. Sin embargo, el "Titanic" está
en los hielos...", y yo diría que hoy se está hundiendo.
En consecuencia, el momento que está viviendo el país es mucho más grave de lo
que pensamos y queremos creer. Esto quedará demostrado en las próximas semanas.
Si el señor presidente me permite, como es necesaria una política mínima de la memoria
voy a leer algunas manifestaciones del ministro Cavallo, aunque sean recientes: "Yo les
aseguro que una vez aprobada esta ley..." -la de "superpoderes"- "...en algunas semanas los
argentinos podrán comprobar los efectos positivos de mi propuesta". Esto apareció
publicado en "Clarín" el 22 de marzo.
"Argentina tiene asegurado el cumplimiento de las necesidades financieras de todo
el año. En las próximas semanas nos van a venir a buscar para prestarnos plata." Esto lo
afirmó Cavallo, según el ejemplar del diario "Clarín" del 25 de marzo.
"Cada problema hay que transformarlo en una oportunidad de privatización", y, entre
comillas, ANSES, PAMI y -de paso- el "megacanje". Esto lo dijo el 22 de marzo.
"La Argentina no reestructurará la deuda ni va a pedir refinanciamiento". Lo dijo Cavallo el
18 de abril.
Cuando Calomiris, profesor de Economía de la Universidad de Columbia, dijo que
la Argentina debía reestructurar su deuda lo más pronto posible para evitar problemas
mayores en el mediano plazo, el señor ministro contestó: "A propuestas como esa no le
prestamos ninguna atención porque son delirantes académicos que se ponen a opinar de
temas que no tienen nada que ver con la realidad de los países." Esto apareció en el
ejemplar de "Clarín" del 18 de abril pasado.
"Si estas medidas son aprobadas por el Congreso..." -según Cavallo- "...habrá un
rápido cambio en la tendencia de la alicaída economía, que provoca desánimo en la
sociedad y nervios en los inversores internacionales." Esta afirmación apareció en el diario
"La Nación" del 22 de marzo de 2001...

-- Se interrumpe la grabación.

SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA.- ...y dijo un diputado nacional que, como el
mago Merlín, parece tener respuesta para todo.
El 4 de abril se decía que lo importante es que el programa financiero está sobre
carriles y que se avanzará para rebajar los impuestos distorsivos, por lo que la recaudación
mejorará en la Argentina. Lo que es claro es que nunca se va a estar peor teniendo más
alternativas financieras.
El 14 de abril la reactivación ya había comenzado. Un editorial interesantísimo del
15 de abril del corriente año dice que "el problema de Cavallo es que la hiperactividad es la

28
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

política en el siglo XXI, y el modo de actuar de Cavallo pone en evidencia el déficit del
estilo de trabajo político en la Argentina". No cito al autor porque falleció. Posteriormente
Cavallo volvió a pedir que se suscribiera un bono.
Aquí comienza su enojo con los mercados: "Hay algunos miopes en el exterior que
no se han dado cuenta de que la Argentina no tomará dinero caro. Les vamos a prestar
anteojos para que observen la realidad." Finalmente dice: "No podemos seguir viviendo de
prestado. La realidad es que no conseguimos financiamiento, está cortado el crédito y no
podemos mantener el nivel del gasto." Sin palabras, señor presidente. Aquí está de
manifiesto la irracionalidad de los que conducen la política argentina en términos
económicos.
Otro tema es la política del conocimiento. Todos sabemos que ninguna de estas
medidas tiene que ver con la salida de una depresión económica ni poseen el menor rigor
capitalista. El capitalismo es Estado y es República. Si perdimos la República y
desguazamos el Estado no tenemos capitalismo.
Hay otra cuestión: el capitalismo es previsibilidad para los sectores privados, y la
previsibilidad es la República porque asegura que las leyes pensadas y razonadas hagan que
los habitantes sepan cuál es su destino en el mediano y largo plazo.
Lo que hoy están haciendo es decir a muchos argentinos -en realidad, a todos- que
no saben cuánto van a cobrar a fin de mes, cuándo van a cobrar y qué impuestos tienen que
pagar.
Si esto no es destrucción capitalista, por favor traigan a todos los premios Nobel de
Economía liberales del mundo para que les digan que estamos destruyendo el poco
capitalismo que nos queda.
¿Cómo va a haber recaudación impositiva si hay tanta falta de certeza personal,
individual y de negocios, que estas medidas tienden a ahondar?
Díganme qué país del mundo salió de una depresión económica con políticas de
déficit cero, que no es tal, sino que es déficit cero para los acreedores sociales de la
Argentina, para los jubilados y para los empleados públicos... (Aplausos.) ...pero es
endeudamiento en Letes para los sectores del capital que tienen los bonos. No mientan; no
es así. Déficit cero es vivir con lo nuestro mientras seguimos pagando la deuda con todos
los intereses.
Ultima cuestión del conocimiento: no queremos poner palos en la rueda pero
tenemos que advertir que con semejante criterio de irracionalidad económica no vamos a
calmar los mercados, y no quiero agravar la situación con estas palabras. En primer lugar,
no hay que mirar a la Bolsa porque no existe. ¡Miren el mercado abierto electrónico que sí
existe y moviliza 2 mil millones de pesos por especulación en la Argentina, y nadie lo
controla!
En segundo término, para todas las consultoras del exterior el riesgo país está dado
por el hecho de que la Argentina no crece. Por este motivo no está en condiciones de pagar
su deuda, con lo cual las medidas que hoy se toman generarán una mayor depresión
económica que un día antes o después provocarán el aumento del riesgo país. Desde esta
matriz no se sale.
Por último, cuando los países viven semejantes crisis, cuando todos los argentinos
vivimos semejantes crisis, lo peor es abandonar los principios. Justamente porque
abandonamos los principios de la República y los de la democracia representativa estamos
donde nos encontramos.

29
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Lamentablemente todos nosotros hemos abandonado el ejercicio serio de la política.


Muchos dicen que los políticos tienen la culpa de lo que nos pasa, pero lo cierto es que no
hay país serio en el mundo en el que la política tenga menor autoridad y menor capacidad
de decisión que en el nuestro. Precisamente por falta de autoridad de la política para
construir una matriz social seria es que tenemos todos estos problemas.
Hemos otorgado el manejo de los destinos del país a chicos que estudian tres meses en
Harvard -como si fueran las academias Pitman- y que cobran miles de dólares por sus
trabajos de consultoría, además de hacer sus propios negocios. Evidentemente, estamos de
esta manera por la pérdida de nuestra autoestima, de la autoridad y de la racionalidad.
En consecuencia, como de esto se sale con Justicia, no vamos a salir desde la unidad
nacional con los que se robaron el país sino desde la unidad del pueblo para empezar a
construir otro país, juzgando a los que lo robaron. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO.- Señor presidente: debo aclarar que si el Tesoro
nacional, y eventualmente las provincias, alcanzan el déficit cero, eso no va a significar que
el país no necesite crédito. La decisión gubernamental de honrar los elevados intereses y la
amortización de la deuda nos demuestra que el endeudamiento crediticio seguirá siendo
sostenido.
Entonces, cabe preguntarnos si la estrategia del déficit cero es buena para crecer de
manera sostenida y generar ingresos que nos permitan pagar los compromisos asumidos. La
respuesta es negativa, porque no obstante las mentiras sobre las que se basó la dinámica del
modelo de convertibilidad, lo cierto es que el déficit público fue el que impulsó el
crecimiento que registró nuestra economía en la década del 90. En este sentido, cabe
recordar que en esa época la conducción económica estaba a cargo del señor Domingo
Felipe Cavallo.
El problema central de la economía argentina es que el mecanismo vicioso que
acompañó a la convertibilidad y al financiamiento tendió a su propio agotamiento. En
primer lugar, porque los fondos no tuvieron un destino productivo, y en segundo término,
porque a medida que se acrecentaba el monto de la deuda se iban deteriorando los
indicadores de solvencia fiscal.
Además, mediante ese y otros mecanismos sólo se logró que la riqueza productiva
del país y el potencial productivo de las fuerzas del trabajo se fueran transformando en un
capital líquido y de libre disponibilidad para los operadores financieros.
La magia del actual ministro de Economía consistió en garantizar negocios
financieros con la plata de los argentinos. Ahora vemos que está escribiendo un nuevo
capítulo de esta historia, razón por la cual considero que la irresponsabilidad del actual
equipo económico es múltiple. Digo esto porque ellos son los responsables de haber creado
este sistema de funcionamiento. Basta recordar el seguro de cambio -por el que se convirtió
la deuda privada en pública licuando los pasivos de las empresas-, las privatizaciones
dudosas, el endeudamiento récord, el Plan Brady, el aumento de la desocupación -que en la
actualidad abarca a 2,3 millones de personas-, la subocupación -que alcanza a 4,4 millones
de habitantes- y la pobreza extrema, que se seguirá nutriendo de quienes perdieron las
esperanzas y se dejaron vencer.

30
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Lo primordial de este ajuste apunta a asegurar el pago de los servicios de la deuda


externa, favoreciendo así las ganancias de los especuladores.
No nos podemos olvidar del negocio IBM-Banco Nación ni de la escandalosa y
trágica relación de las coimas, así como tampoco de la venta ilegal de armas -que también
rubricó el único ministro que todavía no fue citado por el juez que entiende en la causa-; la
venta de la acción de oro de Aerolíneas Argentinas, que otorgaba al Estado la potestad de
veto; el cambio en el status jurídico de los fines y objetivos que perseguía el Banco
Hipotecario Nacional -hoy Banco Hipotecario Sociedad Anónima-, y el mágico
"megacanje", que fue un negocio que se creó para financiar en 200 millones de dólares a
los intermediarios, banqueros y grupos financieros.
Señor presidente: no creo que mi discurso sea tan extraordinario como para requerir
una atención mayor a la habitual a los señores diputados, pero por su intermedio pido a los
colegas que me respeten en el uso de la palabra.

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia solicita a los señores diputados que aquellas


cuestiones que no tienen que ver con el debate las traten fuera del recinto.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO.- Señor presidente: los especialistas en temas


económicos -no los que sirven a los mandatarios del Fondo Monetario Internacional y del
Banco Mundial- han coincidido en que indudablemente este ajuste tiene un solo sentido:
hacer todos los esfuerzos posibles, y aun más, para pagar la deuda externa.
Después del fallo del juez Ballestero que puso en su lugar lo que era deuda legítima y lo
que era deuda ilegítima, ¿qué ha hecho el Parlamento, que todavía no ha comenzado el
correspondiente debate sobre la creación de una comisión que se ocupe de este tema?
En varias oportunidades hemos señalado que uno de los graves problemas que padecía el
país -algunos editoriales de diarios metropolitanos de hoy así lo señalan- tenía relación con
el pago de la deuda externa, que en realidad es la deuda pública, porque así se debería
llamar.
¿De qué forma podemos presentarnos ante la gente de menores recursos y decirle
que estamos haciendo este ajuste para llegar al déficit cero y preservar su salario, a pesar de
que se lo vamos a rebajar en forma continua? ¿Cómo podemos decir a los jubilados que
estamos pensando en salvaguardar su beneficio jubilatorio? ¿De qué manera podemos decir
a los argentinos que estamos haciendo un esfuerzo para que el país emerja de esta grave
crisis por la que estamos atravesando?
Aquí muchos han hablado sobre este texto -que ha llegado a nuestras manos hace
muy poco- donde figura una serie de modificaciones que merecen un gran debate.
De su lectura nos encontramos con que evidentemente existe una reafirmación del
contenido del primer decreto que envió el Poder Ejecutivo. Esto me preocupa desde todo
punto de vista.
Venimos señalando la cuestión vinculada a la deuda externa desde la época de la
denuncia efectuada por el ciudadano Alejandro Olmos, en 1982. También lo hemos
indicado en una comisión ad hoc que se había creado para estudiar y seguir profundizando
el análisis de esa parte de la deuda que todavía se sigue pagando tranquilamente. ¿Qué

31
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

hemos hecho desde este recinto para modificar con criterio de país las distorsiones que
estamos padeciendo?
Hoy formulé una pregunta en primera instancia. Estamos en una sesión en la que no
hay taquígrafos, aunque se me dijo que existen funcionarios que pueden dar fe de lo que
está ocurriendo. ¿Será el señor presidente? Pero nadie me explicó en qué artículo del
reglamento se establece este cambio en la forma de trabajar de esta Cámara.
Puedo creer en la versión que se me dé oralmente, pero la quiero ver asentada en el
papel, como una versión a la que podamos recurrir, para que después no aparezcan palabras
que puedan estar fuera de contexto.
Esta sesión -lo continuaremos diciendo- constituye para los argentinos una
vergüenza. Es una vergüenza tratar temas de tanta importancia, que tienen proyección
institucional, cuando las modificaciones fueron acercadas hace apenas una hora.
Es una vergüenza que despreciemos lo que durante toda la vida hemos señalado
como el punto de partida de nuestra labor: las comisiones y sus dictámenes. ¿Cuántas veces
en esta Cámara se ha dicho que a un determinado punto se le daría prioridad siempre y
cuando mediara despacho de comisión? Sin embargo, acá borramos con el codo lo que
escribimos con la mano. Esto es una vergüenza; y si usted, señor presidente, quiere que
dulcifique mi expresión, podría hablar de un bochorno.
¿Quienes han sido elegidos democráticamente como representantes del pueblo
sabrán qué decir cuando les pregunten si estuvieron de acuerdo con todo esto? Lo único que
puedo decir ahora es que el bloque del ARI rechaza el decreto que ha establecido esta
catastrófica situación de crisis en el país. Nuestra posición va a ser esparcida por todos los
lugares. Por eso solicito que la votación se practique en forma nominal, para que los
ciudadanos sepan verdaderamente quiénes se han comprometido a vender el país y entregar
la soberanía de este Parlamento.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Tucumán.

SR. VITAR, JOSE ALBERTO.- Señor presidente: antes de comenzar mi exposición


deseo expresar mi dolor y preocupación por el hecho de que haya sido agredido un colega
de esta Honorable Cámara, el señor diputado Alessandro.
A modo de desagravio debo decir que puedo entender, respetar y aun justificar las
protestas de quienes se consideran lesionados por las medidas que se van a tomar. Pero de
ninguna manera se puede permitir que un colega haya sido agredido de la forma en que
ocurrió hoy. Deploro esa metodología, sobre todo viniendo de quienes conviven
diariamente con nosotros en un clima de solidaridad y amistad, como siempre nos hemos
manejado en esta casa.
Anticipo mi voto negativo al proyecto de ley en tratamiento. Tengo la total
convicción de que se está siguiendo un camino equivocado, que nos está llevando a una
cadena peligrosa de crisis sobre crisis y de ajuste sobre ajuste.
Hubiésemos deseado otra respuesta para enfrentar esta situación. Esa respuesta la
hemos plasmado en un proyecto de ley que presentamos en el día de la fecha, en cuyo
primer artículo se dispone la derogación del decreto 896. Además, en los artículos 2° y 3°
proponemos una serie de medidas que a nuestro juicio son adecuadas para nivelar las
cuentas fiscales.

32
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

No vamos a discutir el concepto de déficit cero. Parece casi una verdad de


Perogrullo que un país que gasta más que lo que recauda y que tiene clausurada la máquina
de emitir billetes debe recurrir -para enjugar ese déficit- a la vía del financiamiento. Pero
cuando se cierran las vías de financiamiento o el crédito es muy caro no nos queda otro
camino -repitiendo una frase en boga- que vivir con lo nuestro. Sin embargo, una cosa es
vivir con lo nuestro y otra cosa es que algunos vivan de lo nuestro. Esto representa
gráficamente lo que hoy nos está pasando.
Diariamente asistimos al bombardeo masivo de falacias transmitidas de manera
sistemática. Según una de ellas, la situación que vivimos es consecuencia del crecimiento
desmesurado e irresponsable del gasto público; pero quienes sostienen eso en realidad no
dicen todo lo que saben.
En la Argentina hay superávit primario. Si quitáramos del presupuesto de la Nación
lo que se paga en concepto de intereses de la deuda externa, los ingresos superarían los
gastos que anualmente realiza el Estado nacional.
Ese bombardeo de falacias permanente, como lo es aquella que indica que el
sistema político no está a la altura de la situación y no encara con realismo y crudeza las
soluciones que determinado sector propone, en realidad pretende disimular una verdad de
Perogrullo que es bueno recordar. Con una economía fuertemente endeudada, en un
contexto claramente recesivo que ya lleva tres años, sin horizonte de crecimiento y un
Estado quebrado y prácticamente imposibilitado de conseguir crédito nadie puede
garantizar que el país cumpla con sus compromisos de pago. Esta es la razón de fondo por
la que asistimos al aumento casi permanente del riesgo país.
La política ha sido muy cuidadosa de esta situación. Durante la semana anterior, en
la noche del miércoles se formularon diversos anuncios, y sin que mediara ninguna
declaración política altisonante en la jornada del jueves y buena parte del viernes, ese
último día el riesgo país se ubicó por encima de los 1.500 puntos, un récord histórico para
la Argentina.
La única verdad es la realidad. Los argentinos estamos ante una difícil encrucijada
que no resolveremos si eludimos el verdadero meollo de la cuestión. El problema de
nuestro país es económico y obedece fundamentalmente a un conjunto de acciones cuyo
nivel de irracionalidad las ha hecho entrar en conflicto con la realidad misma.
No es posible que pretendan seguir haciéndonos creer que hay que debatir las
cuestiones secundarias. Frente a la necesidad de que el Estado funcione responsablemente
nadie puede negar que es preciso mirar con lupa cómo se gastan los dineros públicos, pero
esto requiere un análisis serio de los programas presupuestarios de la Nación -alrededor de
cien- a fin de determinar cómo se gasta en cada uno de ellos y cuál es el gasto burocrático,
innecesario e improductivo. Ninguno de nosotros estará en contra de que el gasto inútil sea
cercenado y tijereteado, porque esto obedece a una cuestión de irracionalidad.
Al margen de los esfuerzos de austeridad que haya que hacer, desmintamos de una
vez por todas las falacias que confunden el eje del debate. Nadie duda de que el gasto
político en la Argentina debe ser ajustado: para que la política recupere autoridad en su
discurso, debe ser la primera en dar el ejemplo. Me parece excelente que el presupuesto de
esta Cámara se reduzca en un 13 por ciento, para que estemos a tono con las dificultades
que se viven en el país. Sin embargo, no pueden decirnos que el meollo de la cuestión es el
crecimiento del gasto político. Es hora de que analicemos estos temas con seriedad.
Según el Ministerio del Interior, para el total de 16.508 cargos electivos que hay en
la Argentina -un 90 por ciento corresponde a la jurisdicción municipal; un 8 por ciento, a

33
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

las provincias, y un 2 por ciento a la Nación-, el gasto es de 1.669 millones de pesos


anuales. O sea que si en un disparate constitucional -como hoy se ha publicado en un
medio- se eliminara la totalidad de las instituciones del sistema republicano, en el mejor de
los casos lograríamos compensar una parte del déficit que se ha previsto para este año. Y
aun más: si nos quedáramos sin gobierno -con lo cual desaparecerían los cargos electivos y
de funcionarios-, la reducción que se lograría con la supresión de los sueldos políticos en la
Argentina sería aproximadamente de 2 mil millones de pesos anuales, es decir, apenas el
2,4 por ciento del gasto público total. Este porcentaje está claramente por debajo de la
media respecto de cualquier país desarrollado del mundo.
Por otro lado, de ninguna manera justificamos el monstruoso gasto en dietas y
salarios de las legislaturas de muchas jurisdicciones provinciales -mi provincia, Tucumán,
es un claro ejemplo de ello-, que es imposible determinar en su justo nivel. De todas
formas, si sumáramos el gasto que generan todos los legisladores provinciales del país -que
son 1.223-, incluyendo el sueldo de los vicegobernadores, llegaríamos a 800 millones de
dólares por año.
Por su parte, el gasto que insumen los sueldos de la totalidad de los concejales del
país asciende a 385 millones de dólares anuales, y de los intendentes, a 56 millones de
dólares. Entonces, digamos las cosas como son.
Es necesario atacar la verdadera causa del déficit, que está dada por el núcleo
todopoderoso de intereses que debemos afrontar. Ello, si pretendemos hablar con
racionalidad acerca de los problemas que hay en la Argentina y de los caminos a seguir
para solucionarlos.
Las medidas de ajuste anunciadas por el gobierno presentan tres problemas.
En primer lugar, no tienen legitimidad ética, porque es absolutamente injusto pedir a los
jubilados y a los trabajadores, que son los sectores más vulnerables de la sociedad -sin duda
también se resentirá el exiguo gasto social que hace la Nación-, que soporten el peso de las
recetas correctivas de esta situación.
En segundo término, esas medidas carecen de legitimidad política. Si analizamos
bien lo que estamos discutiendo, advertiremos que se trata de una versión renovada de
aquel célebre artículo de la llamada ley de delegación de facultades que el Congreso
decidió suprimir por unanimidad. Nos están diciendo que del total que se recaude primero
se pagará hasta el último centavo de los intereses de la deuda externa, cumpliendo así con
los acreedores, y con lo que sobre luego se verá si se pagan las jubilaciones, los salarios y
se atienden todas las demás necesidades de funcionamiento del Estado nacional. Esto, que
significa legalizar la pérdida de la soberanía de nuestro Estado, no se puede tolerar.
En tercer lugar, el sacrificio que hoy estamos haciendo es estéril e inútil. No voy a
repetir los argumentos que aquí ya se dieron, pero nos los señalan los economistas
norteamericanos cuando expresan que no debemos hacer caso a lo que nos dicen desde
algunos organismos multilaterales de crédito y nos advierten: "En Estados Unidos se hace
al revés de lo que a ustedes se les dice que hagan."
Vivimos una situación claramente recesiva, y esta es la raíz del problema. Aplicar
estas recetas de ajuste conduce al círculo vicioso que ya estamos viviendo: caída de la
actividad, disminución de la recaudación, agravamiento del déficit fiscal y nuevo ajuste.
¿Hasta cuándo se puede seguir soportando esta situación sin que el escenario de
conflictividad social y política de nuestro país haga insostenible la convivencia en paz de
todos los argentinos?

34
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

No se pueden pedir más sacrificios, aunque entendemos que en la vida de los


pueblos y en la historia de los países a veces hay que hacer esfuerzos. Sabemos que a veces
hay que tragar un sorbo amargo para que después se vea el fruto de los sacrificios y el
esfuerzo. Sin embargo, estoy absolutamente convencido de que este sacrificio no nos
conduce a ningún lado.
Este es el séptimo ajuste de nuestro gobierno. El discurso actual lo venimos
escuchando desde el primer día, cuando en una célebre sesión aprobamos la primera
reforma tributaria pensando en que por esa vía se corregiría el déficit fiscal.
No acompaño el proyecto en tratamiento porque no comparto el criterio de que ésta es la
única salida a la situación actual. Sí estamos de acuerdo en que el país está en una crisis
muy delicada, que es necesario un programa de equilibrio fiscal a corto plazo y que hay que
adoptar medidas para resolver la emergencia.
Sólo decimos que ese esfuerzo no lo pueden hacer una vez más los jubilados, los
trabajadores, los pobres y los desocupados de nuestro país. Es necesario que por una vez el
esfuerzo se reparta equitativamente en términos sociales.
Estamos diciendo que los que más ganan y quienes realmente se enriquecieron
durante la última década en la Argentina hagan un aporte de emergencia para resolver y
destrabar el desequilibrio de las cuentas fiscales.
Estamos señalando que el gasto que se reduzca debe ser el improductivo, inútil y
burocrático. No estamos de acuerdo con que se ataque la raíz de la dignidad humana,
generando un proceso de altísimo nivel de inestabilidad.
No se le puede decir a un trabajador público que a partir de ahora no sabrá cuánto va
a ganar y que su salario va a estar subordinado a la evolución de la recaudación fiscal en la
Argentina, cuando todo indica que de esta recesión no saldremos fácilmente y que los
niveles de recaudación se encuentran amenazados.
Entonces, hubiésemos querido otra cosa; por ejemplo, que contribuyan a este
esfuerzo las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones privadas. Si
analizamos la situación fiscal del Estado argentino, coincidiremos en que desde la
privatización del sistema jubilatorio el Estado nacional viene dejando de percibir una suma
que oscila entre tres mil y cuatro mil millones de pesos por año.
Así nos encontramos ante la paradoja de que estos ingresos que se pierden se los
solicitamos a quienes los administran, que nos los prestan a tasas de interés descomunales,
y lo único que hacen es agravar la situación fiscal del Estado.
Quisiera comentar ahora un informe de la Universidad Argentina de la Empresa
correspondiente a principios de 1999. En ese trabajo se analiza cómo ha evolucionado la
utilidad de las AFJP en la Argentina. Por ejemplo, allí se dice que a partir del cambio en la
reglamentación de fines de 1997 el costo del seguro por invalidez y fallecimiento -que es
uno de los principales componentes del costo de dichos entes- se redujo considerablemente
en la Argentina, pasando del 2,29 por ciento del salario a menos del 1 por ciento en el lapso
de un año.
Sin embargo, este cambio en la reglamentación, que se suponía que tenía como
objetivo hacer que las AFJP redujeran el monto de sus comisiones, no tuvo ningún
resultado. Las comisiones totales, como porcentaje del salario, que perciben las
administradoras privadas de jubilación se mantuvieron prácticamente sin modificaciones
desde sus inicios en el 3,5 por ciento, aplicable a la masa salarial total de la Argentina. Es
decir que aumentaron sus utilidades en no menos del 60 por ciento en los dos últimos años.
Esto significa que si hasta marzo de 1999, como bien dice la UADE, las AFJP obtenían

35
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

utilidades líquidas por 700 millones de dólares, en la actualidad esa ganancia ha aumentado
a 2 mil millones.
Entonces, ¿cómo no vamos a pedir a las AFJP que contribuyan con un impuesto de
emergencia por un año que grave una cuarta parte de esas utilidades extraordinarias que han
obtenido en los últimos años en nuestro país? ¿Cómo no vamos a pedir algo similar a las
empresas privatizadas, que embolsan suculentas ganancias?
Por ejemplo, la empresa petrolera que compró YPF repartió en un año utilidades de 1.300
millones de pesos. ¿Cómo no le vamos a pedir que haga una contribución mínima, por
ejemplo, abonando los niveles de aportes patronales que pagaba históricamente, como
muchas veces se planteó en este recinto, lo que también es justo reconocer?
¿Cómo no les vamos a solicitar que hagan ese esfuerzo mínimo cuando la reducción de los
aportes patronales se justificó diciendo que iba a servir para aumentar la inversión y
mejorar el nivel de empleo en la Argentina?
Sin embargo, hoy nos enteramos por los medios que la desocupación en la
Argentina ha alcanzado un nivel de récord histórico. Entonces, esta es la paradoja de la
Argentina de hoy.
Por supuesto que es necesario realizar un esfuerzo y reestablecer el equilibrio de las
cuentas fiscales, pero para ello la ley debe ser pareja. No podemos pedir el esfuerzo a
quienes aportaron y trabajaron durante toda su vida para cobrar un salario digno en la vejez.
Tampoco podemos pedir que ello se haga a costillas de los más débiles. ¿Cuál va a ser el
efecto -¡por Dios!- de que a dos millones de personas les recortemos los ingresos en la
Argentina? No va a ser otro que el que menciona el economista Paul Krugman en una nota
que hemos leído en los diarios de hoy: ningún país sale de la recesión con un ajuste
recesivo. No se nos puede pedir eso. El economista Paul Krugman ha dicho: "Por supuesto,
después está el caso de la Argentina. Lo que resulta sorprendente sobre la crisis política y
económica en ese país no es tanto su gravedad -aunque es asombroso ver el castigo que se
le está aplicando a un país que hace apenas tres años era el orgullo de Wall Street- sino lo
gratuita que es. Estamos hablando de un gobierno cuya deuda en realidad no es tan grande
comparada con el tamaño de su economía nacional y cuyo déficit presupuestario,
relativamente modesto, es claramente el producto de una depresión económica, y se ve
obligado a un drástico recorte del gasto que agravará aún más esa caída."
Creo que los argentinos vivimos momentos muy delicados y por eso tenemos que
buscar en serio mecanismos de unidad y confluencia. Previendo el escenario de lo que será
la Argentina en los próximos meses tenemos que ser capaces de encontrar los mecanismos
de consenso necesarios para sacarla adelante.
Sin embargo, hay una sola manera de lograr ese objetivo: hacer crecer la economía
nacional. Para eso debemos avanzar indefectiblemente sobre los núcleos del privilegio
económico que impiden que nuestro modelo económico y social se asiente sobre la
racionalidad que el momento nos está exigiendo.
Recuerdo muchas horas de debate estéril en esta Cámara para llegar a la presente
situación. Muchas veces he señalado desde mi banca que si alguien hubiera visto cómo
funcionó el Congreso en este último año y medio quizá no habría entendido nada. Quienes
nos sentábamos antes en el otro sector de este recinto hacíamos un discurso que ahora
repiten quienes están ubicados allí, y jugábamos a las escondidas entre nosotros.
Es el momento de que los argentinos entendamos que ésta no es la hora de las discusiones
ni las divisiones estériles y que debemos ponernos de acuerdo para lograr el gran consenso

36
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

nacional en torno de un programa de unidad y salvación que a mi juicio debe estar


constituido por tres grandes ejes.
En primer lugar, hay que plantear un tratamiento en serio de la deuda externa.
Nunca, hasta ahora lo hablamos con claridad. Siempre tuvimos miedo de que esto se
interpretara como una actitud de no querer cumplir con los compromisos del país y de que
se agravara la situación ya delicada que vivía la Argentina. Hoy el propio ministro de
Economía ha dicho que el país se ha quedado sin crédito y desde el "Financial Times" hasta
el célebre profesor Calomiris, a quien hizo famoso el ministro de Economía -no es ningún
teórico del marxismo norteamericano sino un economista conocido de la derecha liberal de
ese país-, nos dicen que la Argentina debe tener un tratamiento de su deuda que
inevitablemente pase por una quita del 30 o del 40 por ciento.
¿Qué estamos esperando para abordar en serio, con responsabilidad y madurez, la
negociación que el país tiene que llevar adelante y plantear a nuestros acreedores que nadie
quiere dejar de cumplir los compromisos? En un momento como éste, donde todos los
sectores sociales se ajustan el cinturón, ¿por qué nuestros acreedores tienen que ser la
excepción?
En segundo término, la Argentina necesita un shock redistributivo. Está visto que la
economía no va a crecer por la vía de las recetas de ajuste para equilibrar el déficit fiscal.
Claro que todos queremos el equilibrio fiscal, pero éste será la consecuencia del
crecimiento de la economía y a tal fin primero tiene que crecer la demanda. Asimismo, para
que crezca la demanda debe aumentar el poder adquisitivo de la población y esto implica
medidas de redistribución del ingreso en la Argentina. Este debiera ser el segundo eje de un
programa de unidad nacional entre los argentinos.
Asimismo esto implica la necesidad del refuerzo de la red social en nuestro país. No
nos damos cuenta del retroceso histórico en el que estamos. En 1980 el 5 por ciento de los
argentinos vivía por debajo de la línea de pobreza. Hoy ese porcentaje llega al 40 por ciento
y hay provincias -como la que represento- que tiene en promedio un 67 por ciento de
habitantes en esa situación. ¿Hacia qué país vamos?
No se ha implementado una política de Estado basada en un consenso tendiente al
desarrollo de un programa específico de ingreso mínimo, salario básico o como quiera
llamárselo, para evitar que sigan creciendo la pobreza y la exclusión social.
Por último, tiene que haber un compromiso de nuestra parte para la erradicación de los
privilegios. Empecemos erradicando los privilegios de la política para que nadie nos señale
con el dedo. Es necesario ajustar fuertemente el gasto de la política, pero vayamos después
por el resto de los privilegios. ¿Cómo es posible que en la provincia de Tucumán un señor
que pone un quiosco de venta de sandwichs de milanesa -la comida popular de los
tucumanos pobres- se tenga que inscribir como monotributista mientras otro que gana
millones de dólares no paga el impuesto a las ganancias por la renta que obtiene de la
actividad financiera, las inversiones de capital y la compra y venta de acciones?

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia hace saber al señor diputado que ha concluido el


tiempo del que dispone para hacer uso de la palabra.

SR. VITAR, JOSE ALBERTO.- Ya concluyo, señor presidente.

37
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Esto es absolutamente intolerable. No hay ningún otro país del mundo que no grave
la renta financiera. Lo hacen aun aquellos vecinos nuestros que nos ponen como cuco, que
nos dicen que no hagamos esto o aquello porque los capitales se van a ir al Uruguay,
supuestamente un cuasi paraíso financiero. Veamos el caso de Uruguay. Este país grava
con el 2 por ciento la compra de moneda extranjera y con el 10 por ciento los activos de las
empresas bancarias; con un impuesto del 3 por ciento a las sociedades financieras de
inversión, y ha creado un impuesto del 0,18 por ciento anual en concepto de control del
sistema financiero. ¿Y ahora nos vienen a decir que eso debe subsistir como un nicho de
privilegio en nuestro país?
Creo que es necesario revalorizar la necesidad del crecimiento económico, que se
logra defendiendo el mercado interno. Así se procede en todos los países del mundo, sobre
todo en aquellos que nos dan consejos. Solamente un 10 por ciento del total de las
transacciones en el mundo son operaciones de exportación, lo demás es mercado interno.
Voy a terminar citando a Oscar La Fontaine, ex ministro de Finanzas del gobierno
alemán, que hace poco dijo en un medio local cómo veía el problema de los argentinos.
Señaló que la crisis de la Argentina está poniendo en evidencia los límites de la
globalización financiera internacional, y finalizó sus expresiones diciendo: "Esta
globalización aniquila al Tercer Mundo y amenaza la civilización europea. Hoy es más
mortífera que todas las guerras juntas. Es responsable de que en el mundo haya ochocientos
millones de hambrientos. Hay que desenmascarar las mentiras del neoliberalismo y una de
esas mentiras es que la libre circulación de capitales y la producción que destruye la
naturaleza contribuyen al bienestar de la humanidad".
Que Dios ilumine el espíritu de todos los argentinos para que acertemos en el
camino que la patria y la hora nos requieren. Este es el camino de la unidad de los
argentinos, como alguna vez dijo alguien que volvía descarnado del exilio. En efecto, el
general Perón afirmó: "Al país lo arreglamos entre todos o no lo arregla nadie". Esto
significa avanzar con equidad y justicia en este difícil momento. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Tierra del Fuego.

SR. DRAGAN, MARCELO LUIS.- Señor presidente: en primera instancia quiero adherir
a lo manifestado por el señor diputado preopinante en el comienzo de su disertación. En tal
sentido, el bloque de Acción por la República expresa su solidaridad al señor diputado
Alessandro y repudio por el ataque del que fuera objeto.
Dicho esto, haré algunas consideraciones para fundamentar nuestro voto afirmativo
en general al proyecto que esta Cámara está analizando.
Todos coincidimos en la necesidad de tener un presupuesto equilibrado y en lo que
significa el déficit cero. Todos coincidimos en que esta sería la regla que nos permitiría
comenzar a ordenar el Estado, pero a partir de una realidad: no habrá más plata afuera ni
adentro, y las tasas de interés que el Estado debe pagar para obtener recursos serán cada vez
mayores. Claramente, resulta antipático tener que adoptar medidas de disminución de
salarios, pero el Estado argentino está al borde del default y resulta peor no pagar, porque si
lo hiciéramos llegaríamos a una situación de absoluta disolución nacional.
Es importante considerar que también hay un esfuerzo que el sector privado ha
venido haciendo desde hace mucho tiempo, y si el sector público se compromete hoy a

38
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

lograr un déficit cero lo que estaría haciendo es no ocupar recursos para el refinanciamiento
del Estado, que quedarán disponibles para el financiamiento de la actividad privada. Los
casi 4.400.000 desocupados y subocupados de la Argentina necesitan salir de su situación y
para ello requieren la generación de puestos de trabajo. Esto se logra poniendo al país en
acción, poniendo en marcha su economía, y esto solamente es posible desde la actividad
privada. Es allí hacia donde debemos dirigir la mayor cantidad de recursos para salir de la
recesión y comenzar a poner en marcha la economía.
Con estas medidas estamos cubriendo lo urgente, pero no debemos demorar lo
importante. Lo importante es luchar contra la evasión y el contrabando y hacer carne esto
de "vivir con lo nuestro". También debemos tener conciencia de lo que significa mejorar
nuestro régimen impositivo. En este sentido debemos analizar cuál es el sistema de
percepción de los impuestos, en qué consiste el sistema de bancarización que se pretende
implementar y qué significa que los impuestos se pagan cuando existen recursos para
hacerlo. Debemos cambiar la cultura de la política fiscal en la Argentina.
Lo que se está haciendo es sumamente duro, pero en las actuales circunstancias es el único
camino posible.
Nosotros planteamos nuestras diferencias respecto de la primera propuesta que
envió el gobierno. Sin embargo, acompañamos este gobierno de unidad nacional en la
seguridad de que puesto en marcha este país y reactivada su economía lograremos generar
las fuentes de trabajo que hoy necesitan los argentinos desempleados y subocupados, de
modo que puedan comenzar a mejorar sus expectativas y calidad de vida. Ese es el desafío
en lo inmediato. Acompañamos esta iniciativa y vamos a votar favorablemente en general,
a pesar de lo cual haremos observaciones durante su tratamiento en particular.
Asimismo, esperamos que esta sanción sea acompañada por el Senado para que
rápidamente se pueda contar con algunas herramientas como el cambio del sistema de
liquidación del impuesto al valor agregado, pasando del criterio de lo devengado al de lo
percibido; mejorar la recaudación del impuesto sobre las cuentas bancarias y,
fundamentalmente, lograr que todos estos resortes, en función de un presupuesto
equilibrado y de un déficit cero, permitan que el Estado vaya haciendo el necesario ajuste
que el sector privado ya hizo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. TORRES MOLINA, RAMON HORACIO.- Señor presidente: voy a referirme a los
aspectos constitucionales que llevaron al dictado del decreto de necesidad y urgencia
896/01.
Al dictar un decreto de necesidad y urgencia el Poder Ejecutivo ha reiterado la
práctica negativa que se adquirió en la década del 90, al reemplazar la voluntad del
Congreso a través de la sanción de este tipo de normas.
Esta reiterada actitud del Poder Ejecutivo demuestra el fracaso de la reforma
constitucional de 1994, en cuanto pretendió limitar y controlar la sanción de tales decretos.
Sin embargo, el actual Poder Ejecutivo ha persistido en esa negativa práctica en forma
alarmante. Cuando se dicta un decreto de necesidad y urgencia se afectan las facultades
propias de este Congreso y se vulnera el principio que establece el inciso 3° del artículo 99
de la Constitución Nacional, según el cual el Poder Ejecutivo no podrá en ningún caso, bajo

39
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

pena de nulidad absoluta e insanable, emitir disposiciones de carácter legislativo. Ese inciso
determina que el Poder Ejecutivo solamente puede sancionar este tipo de normas cuando
circunstancias excepcionales hicieren imposible seguir los trámites ordinarios previstos por
la Constitución para la sanción de las leyes.
En la actualidad, no existe imposibilidad alguna de que el Congreso sancione leyes.
Por lo tanto, los decretos de necesidad y urgencia son inconstitucionales.
La Corte Suprema de Justicia de la Nación, al declarar la inconstitucionalidad del
decreto 770/96, estableció las condiciones mediante las cuales el Poder Ejecutivo puede
sancionar decretos de necesidad y urgencia. En esa oportunidad, dijo la Corte: "Por lo tanto,
para que el Poder Ejecutivo pueda ejercer legalmente las facultades legislativas que en
principio le son ajenas, es necesaria la concurrencia de algunas de estas dos circunstancias:
primero, que sea imposible dictar la ley mediante el trámite ordinario previsto por la
Constitución. Vale decir que las Cámaras del Congreso no puedan reunirse por
circunstancias de fuerza mayor que lo impidan, como ocurre en caso de acciones bélicas o
desastres naturales que impidieran su reunión o el traslado de los legisladores a la Capital
Federal, o segundo, que la situación que requiere solución legislativa sea de una urgencia
tal que deba ser solucionada inmediatamente en un plazo incompatible con el que demanda
el trámite normal de la sanción de las leyes."
Este es un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictado el 19 de agosto
de 1999, que puede ser consultado en el "Suplemento de Jurisprudencia de Derecho
Administrativo" de la revista "La Ley", de fecha 14 de febrero de 2000.
Ninguno de los supuestos exigidos por la Corte para el dictado de un decreto de
necesidad y urgencia existe en la actualidad. Exigiendo la sanción de las leyes la voluntad
concurrente de ambas Cámaras y estando el decreto de necesidad y urgencia sujeto a la
aprobación del Congreso, la manifestación de una sola de las Cámaras -en forma contraria
al decreto de necesidad y urgencia que ha sido dictado- hace que dicho decreto pierda
vigencia, más allá de la inconstitucionalidad que el Poder Judicial pueda declarar.
Cualquiera sea la forma en que la Cámara se expresa en contra de un decreto de necesidad
y urgencia -ya sea a través de un proyecto de resolución o de un proyecto de ley-, esa
manifestación de voluntad, que puede no tener la misma naturaleza jurídica de una ley,
hace que el decreto de necesidad y urgencia pierda vigencia. Por lo tanto, cuando esta
Cámara apruebe el artículo 18 del proyecto y sea derogado el decreto 896/2001, más allá de
cualquier resolución que tome el Senado -e incluso antes de ello- el decreto de necesidad y
urgencia perderá vigencia, a lo que debemos sumar la posibilidad de que cualquier
particular solicite que se declare su inconstitucionalidad.
Veamos a continuación qué se discute en el resto del proyecto que estamos
considerando, si más ajuste o menos ajuste. En cualquiera de ambos casos, y al margen de
las modificaciones que la Cámara pudiere introducir a esta iniciativa, las consecuencias
serán más recesión, más depresión, más exclusión social y más desocupación.
Por las razones expuestas, adelanto nuestro voto negativo al proyecto de ley en
consideración.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. CASTRO, ALICIA AMALIA.- Señor presidente: creo que hoy podríamos discutir

40
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

si el déficit cero es una meta a compartir por la sociedad argentina en momentos en que los
países desarrollados utilizan al déficit como palanca de desarrollo, y sobre todo, cuando los
argentinos tenemos otras prioridades y urgencias. Entre éstas podemos señalar la necesidad
de tener desempleo cero, hambre y miseria cero, inseguridad cero y muerte de niños por
desnutrición y otras causas evitables cero. Todos estos objetivos podrían ser alcanzados por
los argentinos con nuestros propios recursos si tuviéramos un sistema económico de usura
cero.
Quienes integramos el Frente para el Cambio no compartimos el diagnóstico
realizado por el gobierno sobre el déficit fiscal. Técnicamente hay déficit cuando se gasta
más de lo que se recauda. Pero el caso de la Argentina no es éste, sino el de un país donde
se ha producido un desfinanciamiento por desvío de fondos, ya que en la década pasada
Menem y Cavallo elaboraron el más perverso y brutal sistema de transferencia de fondos
desde los sectores de la producción y el trabajo hacia el área restringida de las finanzas,
básicamente a través de dos instrumentos: la privatización de la seguridad social y la
reducción de aportes y contribuciones.
No hay ninguna razón que impida que el Estado vuelva a ser financiado con estos
instrumentos. Es evidente -y cualquier argumento en contrario insultaría la inteligencia de
los argentinos- que el ajuste provocará mayor recesión, congelamiento de la economía,
mayor cierre de comercios y de pequeñas y medianas empresas, más desempleo, y que los
economistas descubrirán finalmente que la recaudación es menor.
Si el señor presidente me permite quisiera compartir con mis colegas algunos interrogantes.
Los economistas que trabajan en el gobierno, ¿son tontos o son socios de los sectores
financieros para los que resulta un negocio brillante financiar el déficit creciente de la
Argentina? Personalmente, me inclino por la segunda posibilidad.
Como se ha dicho en varias oportunidades, estamos frente al séptimo ajuste
realizado por un gobierno que aseguró que se iban a acabar los ajustes. Pero este ajuste ha
dado un salto cualitativo brutal sobre los anteriores, ya que por primera vez se pretende
naturalizar el concepto de que en la Argentina primero se paga a los acreedores externos y
después, con lo que sobra, el Estado atiende las necesidades de la gente, como lo establece
la Constitución.
Estamos frente a una situación de flagrante violación a nuestra Carta Magna, pues los
sectores golpistas y la subversión económica intentan por primera vez que el Congreso
sancione definitivamente una norma por la que los ciudadanos argentinos no seremos más
iguales ante la ley.
Lo que está en discusión -ruego al señor presidente su atención- es cómo debe
reaccionar un país frente a la pérdida de crédito originada en la desconfianza de la plaza
financiera, en la implementación de una política errática por parte del gobierno o en lo que
fuere. Debemos decidir qué se hace cuando el crédito desaparece y a qué sector económico-
social corresponde afrontar la responsabilidad de la crisis.
El dato aportado por el gobierno, amplificado y publicitado por el establishment
financiero, indica que el país atraviesa por una crisis fortísima que lo coloca al borde del
abismo. Si tomamos este dato como cierto, debemos analizar quién resuelve esta crisis y
con qué recursos. Evidentemente, quienes más tienen postulan que cuando se produce una
crisis los fondos para afrontarla deben ser aportados por los jubilados y los empleados
públicos. Esto ha quedado en claro luego del discurso que Escasany pronunció frente a
Moneta y a Martínez de Hoz.

41
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Hoy, y en varias oportunidades durante los últimos tiempos, se ha hablado del


"Titanic". Se trata de una metáfora recurrente del hundimiento de la Argentina, que se
utiliza cuando se discute cómo debemos posicionarnos frente a esta crisis: si nos hundimos
como el "Titanic" o si somos capaces de elaborar una propuesta en forma conjunta. La idea
que se intenta instalar es que mientras a los botes van los señores con frac y las señoras con
vestidos largos, en los camarotes que se hunden irremediablemente quedan los chicos, los
mayores, los trabajadores y los pobres. (Aplausos.)
A pesar de todo estoy segura de que el sentido común que prima en mis colegas,
diputados de todas las bancadas, indicará que cada uno debe afrontar la crisis de acuerdo
con sus posibilidades. El pueblo argentino ya pagó varias veces con los sucesivos ajustes;
para tomar una sola variable digamos que aparte de los 14 millones de pobres y 3 millones
de desocupados el consumo popular cayó 7.500 millones de pesos por año desde 1994 hasta
el presente.
Entonces, teniendo en cuenta todo lo que ya aportaron los pobres y que cada uno
debe afrontar la crisis de acuerdo con sus posibilidades, vamos a proponer que si hay ajuste
lo paguen los ricos, los que se beneficiaron con la patria contratista, la patria financiera, la
patria privatizada.
Sería inmoral que se exija más esfuerzo a los trabajadores activos y a los jubilados y
que no se exija esfuerzo y sacrificio a los bancos, a las AFJP, a las empresas de servicios
públicos privatizadas y al sector financiero, es decir a los grandes capitales.
Los diputados integrantes del Frente para el Cambio y los de las restantes bancadas hemos
presentado muchísimos proyectos alternativos de financiamiento que merecen ser tratados
con urgencia y que cubren con holgura los recursos que se demandan. En esta cuestión
llama la atención que el presidente nos demande soluciones creativas: o existe una total
desconexión entre esta Cámara de Diputados y el Poder Ejecutivo o el presidente es autista.
Entre los proyectos alternativos que menciono puedo citar el que propone el
restablecimiento de las contribuciones patronales y un programa solidario de control del
trabajo en negro, que es uno de los aspectos más trascendentes en un eficaz combate contra
la evasión, que siempre se declama pero nunca se implementa. Asimismo, la fiscalización
aduanera; el derecho a opción, preferencia y regreso al sistema de reparto; un régimen
tributario sobre contribuyentes eventuales; un impuesto al déficit privado de divisas y un
gravamen extraordinario a las empresas de servicios públicos privatizadas.
Es decir que son muchos los posibles instrumentos que existen desde hace varios años en
esta Cámara de Diputados. Adelanto que para discutir estas cuestiones -al respecto puedo
señalar que hay más de treinta proyectos- vamos a pedir una sesión especial para el martes
31 de julio, y esperamos contar con la adhesión de nuestros colegas.
Podríamos seguir discutiendo la eficacia de estos instrumentos, pero no me quiero
extender -reitero que espero que lo hagamos en una sesión especial-, aunque sí deseo
plantear diez preguntas de sentido común, haciéndome eco del pensamiento general de los
ciudadanos.
Los ferrocarriles han achicado sus ramales y han despedido a cien mil trabajadores,
dejando al país incomunicado. Sin embargo, siguen siendo subsidiados por el Estado en un
millón de pesos por día. ¿Por qué? Esta es la primera pregunta.
La apertura opcional del régimen estatal de jubilación proveería recursos al Estado,
solamente en los primeros 180 días -sin previa campaña, aunque se podría hacer-, por 1.000
millones de pesos. ¿Por qué se niega el Poder Ejecutivo a facilitar la opción estatal, cuando
además lo prometió expresamente en la Carta a los Argentinos?

42
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Las empresas privatizadas han tenido ganancias extraordinarias y todos conocemos


que esas cifras son varias veces superiores a las que obtienen sus casas matrices. Además,
han aplicado un esquema de indexación dolarizada que les permitió un ingreso
extraordinario de 1.900 millones de dólares. ¿Por qué el Poder Ejecutivo -el ministro de
Economía ha dicho expresamente que esto no va a ocurrir mientras él ocupe esa cartera- se
niega a aplicar un impuesto a las empresas públicas privatizadas, cuando tal gravamen ha
dado tan buenos resultados en otros países, como por ejemplo, Inglaterra. Por otra parte,
esta medida podría ser objeto de un gran consenso social.
¿Por qué el Estado no cobra los 205 millones de pesos que debe el concesionario
Aeropuertos Argentina 2000, el 70 por ciento de los cuales tendría que ser destinado a
seguridad aérea y el 30 por ciento a seguridad social? Sobre este tema tengo mi propia
interpretación. Además, lo hemos debatido en este recinto y por suerte conseguimos el
acompañamiento de todos los colegas. El Estado no sólo no cobra, sino que en el último
presupuesto intentó donar otros 200 millones de pesos al mencionado concesionario.
Sabemos que el beneficiario de esa concesión es amigo de varios funcionarios, entre otros,
del presidente de la Nación, y no sólo no le cobran ningún canon sino que se están haciendo
activas gestiones para que al monopolio de los aeropuertos -al que se opuso tan activamente
la Alianza- le agreguen el de las empresas aéreas de cabotaje.
Repsol ganó 988 millones de pesos gracias a que trasladó el ajuste del precio de los
combustibles al consumo. Si las ganancias del último trimestre van a alcanzar o superar los
1.100 millones de pesos, ¿por qué el gobierno aún no puede cobrar los 109 millones de
pesos que adeuda Repsol por multas debidas a su posición monopólica en el mercado?
¿Por qué no es posible gravar la transferencia de los 3.000 millones de pesos que hacen las
empresas públicas privatizadas al extranjero o, por lo menos, por qué el Estado no cuida
que esas inversiones queden en la Argentina?
¿Por qué se sigue subsidiando a las empresas de peaje? ¿Por qué no se grava la renta
que generan los bancos internacionales, las entidades financieras, las AFJP y los capitales
extranjeros que concentran el 62 por ciento de los fondos de los ahorristas y trabajadores?
¿Por qué el Poder Ejecutivo no elimina los fondos reservados, en particular, los de la
SIDE?
Así podría seguir, pero seguramente me excedería del tiempo de que dispongo pase
hacer uso de la palabra. Resulta inmoral que se pretenda ajustar sobre los más débiles, que
se viole el derecho de propiedad de los trabajadores y de los jubilados y que no se exija a
los poderosos ni siquiera que paguen lo que deben.
Espero que hoy podamos llegar a una confluencia de opiniones de todas las
bancadas, como señaló mi estimadísimo colega, el señor diputado Vitar.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Tucumán.

SR. BUSSI, RICARDO ARGENTINO.- Señor presidente: una vez más -y ya son muchas
las oportunidades en que esto ha ocurrido- esta Cámara es convocada para sesionar en
condiciones de extrema necesidad y urgencia, aunque corresponde aclarar que ello no es el
resultado de la morosidad en el trabajo parlamentario.

43
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

En este sentido, debo destacar que recién a las 10 y 30 este bloque de Fuerza
Republicana pudo tener acceso al proyecto de ley en debate, y a las 18 y 30 nos dispusimos
a su efectiva consideración.
Rescato este hecho para aventar cualquier interpretación trasnochada que pretenda
trasladar la responsabilidad de la urgencia a la oposición parlamentaria. No es la oposición
la que pone palos en la rueda, no es la oposición la que no está dispuesta a acompañar las
medidas que reclama el Poder Ejecutivo.
En efecto, todos recordarán que bajo la presión de la necesidad de obtener el
blindaje financiero internacional esta Cámara, con un fuerte tono crítico, aprobó la ley de
presupuesto que reclamaba el Poder Ejecutivo.
En esa ocasión, luego de apuntar que el presupuesto no brindaba señales claras de
que el sector público argentino se encaminaba a la solvencia fiscal intertemporal, ni atacaba
con decisión el gasto burocrático e improductivo ni el costo de la política ni contemplaba
un mayor combate a la evasión impositiva, dije textualmente: "Las deficiencias que
advertimos en el proyecto en consideración son numerosas. No obstante nos preguntamos:
¿en la coyuntura puntual en que nos encontramos hoy es posible negarle al gobierno la
sanción que con tanta premura reclama?
"Asumiendo en pleno la responsabilidad que nos incumbe como dirigentes
comprometidos con la gobernabilidad del país, entendemos que no, que es imperioso darle
a la Alianza la ley de presupuesto que hoy nos pide. Porque a la hora de esta nueva
rectificación del rumbo económico que la ley de presupuesto bajo examen importa, la
situación de vulnerabilidad externa del país ha alcanzado niveles extremos, a punto tal que
el propio ministro Machinea ha hablado de riesgo de cesación de pagos que sólo
aventaremos definitivamente con la concreción del blindaje financiero comprometido
internacionalmente."
Seguía diciendo en aquella oportunidad: "Es sabido que la llegada de esta bocanada
de oxígeno financiero está directamente vinculada con la aprobación en tiempo y forma del
presupuesto nacional. Hay momentos en que solamente puede tomarse una decisión: la que
es posible en función de las exigencias de la hora. Por eso, adelanto el voto afirmativo en
general del bloque de Fuerza Republicana..." Luego formulé la siguiente aclaración: "la
coyuntura nos urge por la sola y exclusiva responsabilidad de un gobierno nacional que no
ha podido estar a la altura de las circunstancias y que carece del coraje necesario para
enfrentar el déficit por el lado que corresponde, el de la reducción de los gastos
improductivos y de los aparatos políticos, y el de la implacable lucha contra la gran
evasión."
Fue así que dimos al gobierno la herramienta que nos pedía, pero nada cambió. La
crisis continuó agravándose y la recesión se profundizó, castigando sin piedad a la familia
argentina.
También ayudamos a la delegación de facultades legislativas reclamada cuando se
incorporó el ministro Cavallo al actual gobierno de la Alianza. En ese momento me tocó
decir: "Una vez más, convencidos de que al país solamente se lo saca adelante si todos
ponemos el hombro, ocupamos nuestra banca para apoyar por enésima vez las iniciativas
que según el Poder Ejecutivo nacional le brindarán las herramientas necesarias e
imprescindibles para superar la gravísima situación que hoy nos afecta.
"No es la primera vez que somos convocados para legislar bajo la presión de la crisis.
Esperamos que sea la última. Es más, debe ser la última. No lo digo por una
especulación política sino que es una conclusión que la realidad nos impone sin

44
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

concesiones. No hay margen para nuevos errores porque la gente ya no puede aguantar
más, y no se trata de un eufemismo: es la más cruda verdad."
Concluí en aquella oportunidad exhortando al señor presidente de la Rúa: "asuma de
una vez por todas el gobierno, demuestre al pueblo -y especialmente a quines lo votaron-
que la suya es verdaderamente una alianza para el progreso de la educación y la justicia."
Por otro lado, cuando se debatió la ley de competitividad, señalé: "Sería una pérdida de
tiempo -imperdonable en razón de la urgencia de respuesta que las circunstancias actuales
exigen- abundar en la descripción del grave estado de emergencia por el que estamos
atravesando..." Luego agregué: "Por esta razón voy a ser breve y conciso en la explicación
de nuestra postura sobre el proyecto de ley en consideración.
"Unos pocos centímetros nos separan del abismo, y en esos escasos centímetros -a
no dudarlo- no existe espacio alguno para la especulación política.
"La Nación está en peligro y como representantes del pueblo es nuestro deber
adoptar todas las actitudes necesarias que brinden al Poder Ejecutivo las herramientas útiles
para conjurar la crisis que nos castiga."
¿Qué hizo el Poder Ejecutivo? Nos ha defraudado a todos, pero muy especialmente
al pueblo, porque pidió las herramientas, este Congreso se las dio, y sin embargo la crisis
continúa y la recesión es cada vez más profunda.
Ya se ha dicho aquí que este presidente tiene facultades extraordinarias como
ningún otro presidente las tuvo desde 1853, y en consecuencia, la posibilidad de poner a la
Argentina de pie. Sin embargo, ¿qué hace? Sigue dilapidando el esfuerzo de los argentinos.
Ha llegado la hora entonces de decir "basta". Se acabó el tiempo, señor presidente.
Nuestro crédito político al gobierno se ha agotado, más aún cuando la creatividad del Poder
Ejecutivo termina en una brutal poda de los ingresos de los que menos tienen, dejando
intactos los costos y privilegios del aparato político.
¿Qué pasó con los "impuestazos" que votamos en esta Cámara? ¿Qué pasó con el
"blindaje" y el "megacanje"? ¿Qué pasó con los fondos específicos, como el del tabaco,
donde meten mano cada vez que un burócrata de Buenos Aires no encuentra cómo cerrar
los números? ¿Hasta cuándo los salarios de los trabajadores o los haberes de los jubilados
van a ser la variable de ajuste? ¿Para cuándo, señor presidente, la tan mentada reducción de
los gastos burocráticos, políticos e improductivos? ¿Para cuándo la siempre anunciada
lucha contra la evasión fiscal y el contrabando aduanero?
Mientras estas preguntas permanezcan sin respuesta, la República seguirá sangrando
y el pueblo continuará sufriendo sin que la crisis tenga siquiera perspectivas de mejorar.
Como se dijo aquí, estamos absolutamente de acuerdo con el déficit fiscal cero, pero esa
solución no pasa por más ajuste a la gente. Ya se ha propuesto en este debate reducir el
gasto político, implementar una profunda reforma impositiva que termine con la evasión,
realizar una negociación responsable con la banca internacional y que las empresas de
servicios privatizadas, como YPF y las concesionarias de los ferrocarriles, realicen un
aporte extraordinario.
A criterio de nuestro bloque, éste y no otro es el camino, y no nos queda más
remedio que rechazar el proyecto en estudio. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Corrientes.

45
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. GONZALEZ CABAÑAS, JOSE ARMANDO.- Señor presidente: como tantas otras
veces esta Cámara se encuentra ante la encrucijada que representa el terror económico
impuesto a la Argentina desde hace muchos años, y debe determinar de una vez por todas
una salida seria a esta crisis estructural y recurrente de la Argentina.
Tanto este elenco económico como el anterior no han modificado más que detalles
de las variables y modelos de la política económica argentina. Tenemos un peso totalmente
sobrevaluado, un sistema financiero con el spread más alto del mundo, una deuda externa
que llega casi al 50 por ciento del PBI, una desocupación altísima, exportaciones que no
superan el 9 por ciento del PBI y hace tres años que no se registra crecimiento.
¿Cuál es la posibilidad de que la Argentina negocie como país soberano en esta crisis? Es
casi nula. Por más que los diputados vuelvan a aprobar los instrumentos legales que el
Poder Ejecutivo pide dentro de este modelo, la Argentina no alcanzará la solución y a corto
plazo nuevamente tendremos una situación de emergencia.
Sabemos que esta lógica impuesta por los mercados globalizados está hecha para
que la Argentina pierda en forma permanente y recurrente. Si seguimos así no tendremos
futuro.
Todos los presentes saben que debemos sincerarnos en cuanto a que esta agonía nos
lleva a una situación donde casi no podemos defendernos. La situación de indefensión del
gobierno y el Estado argentinos es casi total. No hay necesidad de ilustrar sobre esto a la
bancada oficialista, porque hasta hace dos años argumentaba en contra de este mismo
modelo económico.
Tampoco hay necesidad de llamar a la reflexión a la primera minoría por su
posición, porque muchos de sus miembros también han hecho una autocrítica y saben cuál
fue el resultado de esta política. Varias veces hemos dicho aquí que de una vez por todas
debemos que establecer una agenda política para debatir los problemas argentinos con las
prioridades que se necesitan para llegar a las soluciones que postergamos.
Siempre se trabaja con el esquema de tratar lo urgente antes que lo importante; de presentar
por un lado el caos y la disolución nacional ante las medidas emergentes que solamente nos
retrasan y provocan esta agonía permanente, lo que está demostrando que no hay
posibilidades de llegar a una solución.
Por lo expuesto, adelanto el voto por la negativa del bloque del Frepanú a esta
iniciativa.

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia pone en conocimiento del cuerpo que ha concluido el


término destinado a los bloques. A partir de este momento las intervenciones de los señores
diputados tendrán un límite de diez minutos; la Presidencia aclara que será rigurosa en la
aplicación del reglamento.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. REMES LENICOV, JORGE LUIS.- Señor presidente: creo que estos momentos
difíciles ameritan efectuar un par de reflexiones sobre el proyecto que estamos tratando.
Hay dos temas a los que me quiero referir porque me parece que tienen relación con esta
crisis. Uno se vincula con la previsibilidad y el otro con el cumplimiento de las políticas de
Estado o de las políticas consensuadas.

46
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

En 1998, con un grupo de diputados de mi bancada, presentamos un proyecto de ley


que posteriormente se denominó de "convertibilidad fiscal". Dicha iniciativa tenía tres
objetivos: el primero era llegar al equilibrio fiscal en 2002, es decir, el año que viene; el
segundo se refería a la necesidad de contar con un fondo anticíclico que sirviera para capear
temporales, y el tercero planteaba la necesaria transformación del Estado para poder gastar
bien y recaudar los impuestos como corresponde.
En ese proyecto de ley se daban distintos elementos para iniciar paulatinamente la
transformación del Estado argentino. ¿Por qué presentamos esa iniciativa en 1998? Porque
nos dábamos cuenta de que el avance del déficit fiscal era contradictorio con la ley de
convertibilidad y, por lo tanto, con la política monetaria y cambiaria, además de ser
contradictorio con el aumento de la deuda externa, y sobre todo de los intereses que ella
genera.
Pero también presentamos ese proyecto porque nos dábamos cuenta de que el
funcionamiento del Estado impedía cobrar los impuestos como corresponde, llevar adelante
políticas redistributivas para beneficiar a los sectores más necesitados y de promoción para
favorecer la competitividad. En definitiva, ya en 1998 muchos miembros de esta bancada
observamos que uno de los problemas que tenía la Argentina pasaba por la cuestión fiscal,
que para los ortodoxos de la economía es el principal problema. Para nosotros el déficit
fiscal es un problema cuando se descarrila y perdura en el tiempo.
Así como decíamos en 1998 que la cuestión fiscal era uno de los problemas, hoy
también sostenemos que sigue siéndolo, pero no representa todos los problemas.
Esa ley se sancionó en 1999, es decir, al año siguiente, con la particularidad de que se
aprobó luego de aceptar mayores niveles de déficit, estimando que se llegaría al equilibrio
recién en 2003. Pero lo importante fue que en esa época nosotros, como oficialistas,
aprobamos esta iniciativa, y también lo hizo el bloque de la Alianza, que en ese momento
era opositor, con leves variantes. De esa manera, introdujimos en ese proyecto una suerte
de política de Estado o de política consensuada.
¿Qué ocurrió con una ley emanada del Congreso y aprobada prácticamente por
unanimidad? En 1999 no se cumplió, y el déficit fue superior al previsto en la norma. En el
año 2000 tampoco se cumplió, con el agravante de que se aprobó una enmienda por la que
se llevó el compromiso del déficit fiscal al año 2005, es decir que pasamos del 2002 al
2005.
El incumplimiento de aquello que habíamos votado como una de las causales nos
llevó a esta situación. Ahora nos encontramos con que debemos hacer el ajuste y llegar al
equilibrio porque se han cerrado todas las fuentes de financiación. Por lo tanto, debemos
llegar al equilibrio mañana, y hacerlo tal como lo plantea esta iniciativa implica recortes y
ajustes, y además a las apuradas. Siempre que hay recortes y ajustes de apuro resultan
injustos e impredecibles, porque se recorta lo que se puede y a quienes tienen menos poder,
pero no lo que corresponde.
Tan así es que en esta iniciativa se da prevalencia a un gasto, el de los intereses, y el
resto se ajusta con lo que queda de remanente, lo que desde el punto de vista de la igualdad
ante la ley es un absurdo, como también lo es que en este proyecto se dé por tierra con una
buena ley como la de administración financiera o la de presupuesto.
El ajuste siempre es traumático, por más que se diga que se busca equidad y se
pretende atemperar la situación. Independientemente de ello, por más que el proyecto en
consideración atempera lo que se establecía tres días atrás, no es menos cierto que sigue
siendo injusto.

47
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Estos comentarios nos permiten efectuar un par de reflexiones. En primer término,


los argentinos nos debemos acostumbrar a anticipar las crisis, a no actuar sobre las crisis
consumadas. En 1998 preveíamos que ese financiamiento era insostenible, pero lo
seguimos violando y ahora tenemos que hacer el ajuste.
En segundo lugar, debemos ser respetuosos de las leyes que nosotros mismos
sancionamos, sobre todo de aquellas que aprobamos casi por unanimidad. Alguien ha dicho
que los argentinos somos especialistas en elaborar leyes para después no cumplirlas, pero
esto genera costos. Porque si el Congreso de la Nación sanciona una ley es para cumplirla y
no para desecharla en los años siguientes.
Esto que se pretende hacer, producto de la emergencia y de las circunstancias, en
realidad va en contra de la previsibilidad necesaria para un buen funcionamiento del
sistema económico y de las políticas de Estado acordadas.
Pero eso también nos lleva a una encrucijada, porque seguimos pensando en la
liquidez y los problemas fiscales, y nos olvidamos de la solvencia y las cuestiones reales de
la economía. Hoy nuestro problema es de liquidez, pero también es una cuestión real que
tiene que ver con la sustentabilidad de la economía y la mejora de los ingresos. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. MACALUSE, EDUARDO GABRIEL.- Señor presidente: en la mañana de ayer el


gobernador norteamericano Jeb Bush apostó diez dólares a que el plan económico que se
pondrá en marcha en nuestro país será un éxito. Tratándose de un avezado empresario
petrolero creo que diez dólares es muy poco, y pone en evidencia que las medidas
económicas que hoy estamos tratando tienen para él escasa consideración. Probablemente
haya obtenido datos de la economía argentina: una economía que está en ruinas pero que
tiene un impuesto a las ganancias que representa sólo el 3 por ciento del producto bruto
interno, mientras que en los Estados Unidos ese porcentaje llega al 15 por ciento.
Probablemente Jeb Bush conoce las variables económicas de nuestro país y sabe desde hace
mucho tiempo -por pertenecer a una familia política- lo que ayer señaló Paul Krugman en
el diario "Clarín", en el sentido de que los Estados Unidos siempre recomiendan al mundo,
por medio de sus intelectuales orgánicos, la aplicación de medidas que ellos nunca estarían
dispuestos a llevar a la práctica fronteras adentro.
Lo que afirmó ese economista famoso ya lo había dicho hace más de cincuenta años
en nuestro idioma y con palabras más sencillas -quizás por eso cayeron en saco roto- don
Arturo Jauretche, cuando señaló que algunos querían vender el libro del comprador escrito
por el almacenero. Lo que quería decir don Arturo Jauretche es que quienes detentan el
poder económico fomentan la ruptura y el quiebre de la lógica. Los que privatizaron la
racionalidad y se adueñaron de ella utilizan varios nombres para los planes y las medidas de
ajuste: Pacto de la Independencia, de unidad nacional, bono solidario, etcétera. Quienes
quebraron la lógica del significado también lograron quebrar y horadar la de la política.
Por ello, cuanto peor les va a los ministros de Economía en la aplicación de sus
medidas, más fuerzas tienen para imponer condiciones a la comunidad. Podría decirse que
el poder de imposición de un ministro de Economía liberal es inversamente proporcional al
éxito de sus programas. Digo esto porque cuanto peor estamos más se extorsiona a la

48
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

comunidad en general a través del miedo y a la comunidad política apelando a la


responsabilidad.
Fíjense que durante el primer año de gobierno el ministro Machinea señaló que era
imprescindible bajar el déficit fiscal, porque eso nos permitía obtener crédito o el
investment grade. Luego, durante el segundo año de su gestión, planteó que el déficit fiscal
iba a ser el motor de la reactivación económica. Al doctor Machinea, que era heterodoxo, lo
echaron por ortodoxo; después convocaron a un heterodoxo que aplica medidas ortodoxas.
Por otra parte, se señaló que con las medidas que adoptaría el ministro de Economía y con
el otorgamiento de los superpoderes bajarían las tasas y el riesgo país, con lo cual
aumentaría el crédito. Asimismo, dijeron que si no se implementaban esas medidas los
capitales se irían de nuestro país.
Hoy las tasas son calificadas de ruinosas por el mismo ministro, el riesgo país
alcanza los 1.500 puntos básicos, las reservas cayeron 10.000 millones y sólo en el último
mes decrecieron más de 2.500 millones. Este es el resultado que obtuvieron quienes
permanentemente nos dicen qué debemos hacer.
Además, cuando con el dinero no pueden comprar más racionalidad -que por ser un
bien escaso aumenta de valor-, apelan a la responsabilidad del sector político. Realmente
resulta curioso que todas estas medidas que la sociedad repudia porque dañan e hipotecan
su futuro hayan sido aprobadas a regañadientes en nombre de la responsabilidad política. Se
podría decir que la suma de responsabilidades políticas a veces puede constituir una
irresponsabilidad social.
Estas medidas son injustas e irracionales. ¿Quién puede defender su carácter
científico o académico? ¿Qué integrante de esta Cámara sería capaz de sentarse frente a un
jubilado, un docente, un trabajador estatal o un comerciante, para explicarle desde el más
llano sentido común y sin recurrir a subterfugios por qué se le mete la mano en los bolsillos
mientras los sueldos de quienes generan estos planes exceden ampliamente los recursos de
los que ellos disponen? ¿Quién es capaz de explicar a esas personas por qué esos fondos
van a parar a manos de las empresas y los bancos que más se enriquecieron en los últimos
tiempos en nuestro país?
Mientras se sigan aprobando estas medidas inexplicables vamos camino al default
político. Creo que la salida no pasa por un pacto de unidad que reúna a todos los dirigentes
políticos. Ese pacto de unidad ya existe en la actualidad. En la capital de mi provincia, La
Plata, otro gobierno que responde a otro partido político está impulsando medidas similares
a las que hoy estamos considerando. Por eso sostengo que este problema no se supera a
través de la unidad de toda la dirigencia política, sino desde un discurso que una el
pensamiento y la acción política. Sólo de ese modo lograremos recuperar la legitimidad
ante el conjunto de la sociedad. De lo contrario no vamos a tener alternativas sino
alternancias y ajustes tras ajustes en períodos cada vez más cortos.
No lograremos la reactivación hasta que no se toquen aspectos fundamentales que
constituyen los nervios del cuerpo de nuestro país y que muchas veces no nos animamos a
nombrar. Además, la política no podrá conducir a la economía si sigue temiendo a lo que
dicen los brujos y chamanes de los mercados. Creo que se debe revisar el pago de la deuda
externa, implementar una reforma tributaria que redistribuya los ingresos para generar
mayor consumo y analizar una ley de responsabilidad social.
En la Argentina tenemos una ley de responsabilidad monetaria para no incurrir en la
emisión de moneda. También existe una ley de responsabilidad fiscal, según la cual no se
debe gastar más de lo que ingresa, pero carecemos de una ley de responsabilidad social que

49
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

garantice a los argentinos un ingreso mínimo para poder subsistir. Esto es lo mínimo que un
Estado debe garantizar, al menos para reproducir la fuerza de trabajo.
Si no se toma seriamente la propuesta del Frente Nacional contra la Pobreza de
constituir un fondo de empleo y formación no tendremos democracia, porque mientras haya
miseria un voto va a valer una bolsa de comida, y mientras una bolsa de comida valga un
voto no habrá una democracia en serio en la República Argentina.
Los adalides de la economía neoliberal pueden decirnos que estas medidas resultan
utópicas e ideologizadas, pero al menos responden a una ideología humanista, no como las
otras utopías que no son menos ideologizadas que las nuestras pero que son más
irrealizables y que nos llevaron a la ruina económica, social, moral y política.
Para terminar quisiera plantear una advertencia: hace poco la propaganda oficial
mostraba una publicidad en la que había dos grupos de argentinos caracterizados como
gente común cinchando entre sí, y tras una imprecación del publicista esos argentinos se
juntaban del mismo lado de la soga y comenzaban a cinchar juntos.
Me hubiera gustado que mostraran quiénes cinchaban del otro lado de la soga, lo
que en la propaganda no aparece, por lo que me quedé con las ganas. Me imaginaba que
debían estar Fedrigotti, el Citibank, de Santibañes y las AFJP.
Pero mientras hacía ese ejercicio de imaginación me encontré con el mensaje 820 y
proyecto de ley del Poder Ejecutivo nacional, por el que se solicita autorización para
realizar en la provincia de Salta maniobras denominadas "Ejercicio Cabañas 2001".
Textualmente dice: "...apunta al entrenamiento de las fuerzas armadas de la región en un
campo de batalla compuesto por civiles, organizaciones no gubernamentales y agresores
potenciales...", es decir, todos aquellos que la propaganda oficial pone de un lado de la
soga.
Todo esto no es chiste en la Argentina, porque sucedió hace muchos años y está
pasando ahora, con el "pibe Alí" preso y muchos dirigentes sociales presos y procesados
simplemente por pedir un pedazo de pan y un poco de comida para quienes se están
muriendo de hambre.
Por lo expuesto, adelanto que votaré por la negativa porque sé perfectamente de qué
lado de la soga quiero estar. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. ATANASOF, ALFREDO N..- Señor presidente: lamento profundamente que por
sexta vez tengamos que encontrarnos en este recinto para analizar un nuevo ajuste desde
que este gobierno asumió. Se trata de un ajuste ortodoxo y duro, que en realidad hace recaer
el peso sobre aquellos que menos tienen.
El oficialismo hoy nos presenta un ajuste del salario. Pareciera que lo hacen no
conformes con el ajuste que en la Argentina sufrimos en concepto de desempleo.
Hace pocas horas hemos escuchado que alrededor del 17 por ciento de la población
económicamente activa está constituida por desocupados abiertos, y que alrededor del 15
por ciento son subocupados. También hemos oído que la provincia de Catamarca tiene un
índice de desocupación del 20 por ciento, y que en los últimos seis meses hemos perdido
230.000 puestos de trabajo.

50
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Pareciera que esta voracidad del mercado, consentida por un sector político -el
oficialismo- no tiene límites. Entonces, no conformes con este desgraciado panorama que
soporta la Argentina, pretenden que hoy una de las instituciones de la República vote un
ajuste que va a perjudicar considerablemente a los trabajadores públicos argentinos, a los
jubilados y los pensionados, y que en realidad va a terminar atacando a los sectores más
vulnerables y desprotegidos de la sociedad argentina.
En definitiva, esta idea de profundizar las políticas de ajuste estructurales no hace
más que profundizar la inequidad distributiva de la Argentina.
En nombre de un equilibrio fiscal que por supuesto muchos compartimos, se
pretende incorporar una serie de medidas plausibles, como podría ser la reducción del gasto
público. Pero para ello se propone recurrir a la reducción salarial y previsional, haciendo
caer nuevamente la fuerza de este brutal recorte sobre los sectores más débiles de la
sociedad argentina, que son los asalariados.
El rumbo en que se ha direccionado este nuevo ajuste es el simple y tradicional
mecanismo de reducir los salarios de los trabajadores, jubilados y pensionados para que de
esa manera se pueda subsidiar determinado tipo de actividad económica, que quizás no
haya tenido éxito suficiente.
Lo que están haciendo es, nada más y nada menos, cumplir a pie juntillas con los
dictados del Fondo Monetario Internacional, interesado en preservar la política de acentuar
la distribución regresiva de la riqueza.
¿Qué otra cosa, si no ello, implica la generalización del pago de los gravámenes
sobre créditos y débitos bancarios y la eliminación de exenciones en el caso de los titulares
de cuentas de organizaciones sindicales, cooperativas, mutuales y obras sociales sindicales?
En realidad, esta es la única explicación de por qué se pretende avanzar en esa dirección.
También quisiera comentar que quizás una sola cosa de este proyecto veo con satisfacción:
que finalmente se haya decidido cargar un costo sobre los ganadores del sistema. La
Argentina de la última década tuvo ganadores y perdedores. Del lado de los perdedores se
ubicaron los trabajadores, los jubilados, los pensionados y los pequeños y medianos
empresarios. Del lado de los ganadores estuvieron las empresas de servicios públicos
privatizadas.
Este Título V del proyecto de ley, referido a las contribuciones patronales, parece
que fue hecho con tanta velocidad que terminaron proponiendo gravar con un 20 por ciento
a los empleadores cuya actividad principal desarrollan sin fines de lucro. O sea que están
propiciando no solamente gravar a los ganadores de la etapa anterior, sino también elevar la
alícuota de contribución al 20 por ciento para los colegios y las obras sociales.
Esto es lo más importante de este proyecto, pero quizás lo han desfigurado al momento de
la redacción, por la velocidad con la que lo han tenido que hacer. Digo esto porque en los
últimos días he visto circular cuatro o cinco proyectos enfocados desde distintas ópticas.
Aprovecho la oportunidad para dejar expresada mi inquietud al señor miembro informante,
a fin de que el inciso a) del artículo 2° del decreto 814 diga: "20 por ciento para los
empleadores cuya actividad principal con fines de lucro sea la locación y prestación de
servicios."
De esa manera excluiríamos a los perdedores de ese proceso, que han sido
incorporados a este proyecto en forma errónea al incrementárseles el gravamen.
Lamentablemente, una golondrina no hace verano. Por eso no puedo dejar de poner
especial énfasis en la repulsa que me genera el tratamiento preferencial que se da a los

51
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

acreedores externos en relación con nuestros propios conciudadanos del sistema previsional
y del sector público en general.
El proyecto, tal como está concebido, establece una prioridad absoluta para el
cumplimiento de las deudas con el sector externo, y después, con lo que sobra, veremos qué
hacemos respecto de los trabajadores públicos, los jubilados y los pensionados. Según lo
que recaudemos sabremos si la retención será del 13, el 15 o el 18 por ciento, y si el nivel
de corte se ubicará en 500, 800 o 1.000 pesos.
En realidad, el proyecto está redactado de tal forma que podremos decir a los
acreedores: ustedes no corren peligro, van a cobrar, tienen prioridad. Y después que ellos
cobren veremos cómo hacemos para pagar la deuda social de la Argentina.
Eso va en contra de la legislación interna de nuestro país. En caso de concurso civil o
quiebra se otorga privilegio de pago a los créditos de índole laboral, pero ustedes están
proponiendo proceder exactamente al revés, porque primero pagamos a los acreedores, y si
sobra, a los jubilados...

SR. PRESIDENTE .- Su término ha concluido, señor diputado.

SR. MACALUSE, EDUARDO GABRIEL.- Ya concluyo, señor presidente.


No puedo dejar de mencionar que en los últimos días ha sido instalado un dato en la
sociedad argentina, que sin duda alguna es un engaño.
Se ha hablado con insistencia de que el nivel de corte respecto de los jubilados y los
trabajadores públicos estaría dado en los haberes de 300 pesos; luego se dijo que sería en
los haberes de 500 pesos, pero hace muy pocas horas se habló de que el ajuste se produciría
a partir de los haberes de 1.000 pesos.
Debe quedar absolutamente en claro que eso no es verdad; es una mentira. De
acuerdo con la redacción del proyecto, no hay ningún nivel de corte. Este será de 1.000
pesos si después de pagar a los acreedores externos las posibilidades económicas lo
permiten; y lo mismo sucederá en relación con el descuento, que será del 13, el 15 o el 18
por ciento.
Lo que estoy diciendo ha sido confirmado por el hecho de que hoy a la hora 7 y 21
la señora ministra de Trabajo aseguró que el recorte en las jubilaciones se aplicaría a partir
de aquellas que superen los 500 pesos, y no los 1.000 pesos, como se había dicho.
Entonces, necesitamos que el gobierno mínimamente aclare cuál será el piso -300, 500,
1.000 pesos o más-, porque de lo contrario se generará una gran confusión. Así, sin ninguna
duda, vamos en camino de cometer una enorme injusticia.
Lo que se está haciendo colisiona absolutamente no sólo con la Constitución
Nacional sino también con los convenios de la Organización Internacional del Trabajo que
nuestro país ha suscripto.
Finalmente, debemos hacer un esfuerzo, recapacitar y tratar de pensar en nuestros
compañeros trabajadores, en los jubilados y pensionados, que muchas veces suelen ser la
clientela política a la que recurrimos. No pensemos tanto en las deudas que tenemos
respecto de nuestros acreedores externos, que entiendo debemos pagar; pero primero es
necesario que intentemos cumplir con la deuda social interna, con los jubilados, los
pensionados y los trabajadores. Después eventualmente hablaremos de la reprogramación
de los pagos de la deuda.

52
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. LANZA, JOSE LUIS.- Señor presidente: fuimos convocados a esta sesión especial
para considerar la modificación de la ley de impuesto al valor agregado.
La figura de la zanahoria -a la que hiciera alusión el señor diputado Balter-
realmente es muy buena, porque el tema que ha dado origen a este debate -me refiero a
aquella modificación- es progresista y revolucionario. Se trata de una norma de equidad
tributaria que fundamentalmente favorecerá a las pymes, que hoy facturan el 29 o 30 de
cada mes y a los veinte días tienen que pagar el IVA; sin embargo, los supermercadistas, las
multinacionales, les pagan a los noventa o ciento veinte días. ¿Cómo no van a quebrar las
pymes si tienen que financiar el IVA al Estado durante ese tiempo?
En los títulos III y IV del proyecto -devolución del impuesto a las ganancias y
anulación de diferimientos del pago del impuesto sobre los combustibles líquidos,
respectivamente- hay algunas "perlitas". El cambio de orientación que ha habido en apenas
veinte días nos demuestra el desequilibrio del ministro de Economía. Así, ha cometido
grandes errores. Uno de ellos es la pretensión de dar fondos a quienes no reactivan o lo
hacen en muy poca medida, mediante la devolución del impuesto a las ganancias -por un
monto de 350 millones de pesos- a quienes ganan más de 1.500 pesos. Esto no es
reactivación porque hoy la gente tiene miedo de gastar y en consecuencia guarda el dinero.
Gracias a la gestión de esta Cámara de Diputados se dará marcha atrás respecto de esa
disposición. Se trata de un grave error ideológico y de coherencia técnica en momentos en
que tenemos que reactivar el mercado interno.
Se acabó la fiesta que tuvo el ministro al vender activos y privatizar empresas,
obteniendo así fondos de todo tipo. Reactivaba la economía pero con un creciente déficit
fiscal que aumentaba la deuda a niveles insostenibles. Eso se acabó. Se dio cuenta de ello
después de haber transcurrido cuatro meses desde que delegáramos plenos poderes.
Repito lo que señalé en esa oportunidad: todavía no nos pusimos los pantalones largos. Se
ha dejado que en este país la política sea manejada por los tecnócratas, y así nos está yendo.
Con el manejo de los tecnócratas nos vamos al abismo.
Independientemente de la aprobación o el rechazo de la iniciativa en tratamiento, los viejos
partidos políticos democráticos de la Argentina deberemos reunirnos para debatir acerca de
la necesidad de terminar con esa orientación que nos está llevando al abismo.
Es tan grave su fracaso que este ministro recorrió cuatro veces el mundo peleándose
con cancilleres y titulares de Economía de otros países porque, a su juicio, eran estúpidos y
no lo entendían. También se peleó con los brokers de Wall Street, que hoy lo están
volviendo loco porque juegan a la baja de los bonos externos argentinos, y no los puede
parar. Es decir que este hombre ha fracasado totalmente.
En nombre del Partido Demócrata Cristiano y como diputado nacional pido la
renuncia de este ministro, que ha sido el hacedor de los grandes errores en este país.
Hoy el señor diputado Vitar habló de la necesidad de conseguir fondos para resolver
la situación por la que estamos atravesando. Es posible obtener fondos dentro de la
sociedad argentina, pero tienen que pagar los que más han ganado en esta fiesta. No
debemos tocar ni sueldos ni jubilaciones, porque estaríamos cometiendo una atrocidad. Ya

53
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

en otra oportunidad se redujeron salarios de manera provisoria, y eso no debe repetirse. Al


respecto observo que en esta Cámara hay una reacción generalizada.
De todas formas, no todo está perdido. Muchos diputados han dicho hoy que esta
Cámara debe considerar el tema de la deuda externa. Hay que controlar a los tecnócratas
que manejan esa deuda como quieren. Nos han endeudado hasta límites insostenibles, y
esta Cámara no ha discutido esta cuestión.
Hace un año y medio que soy diputado. Cuando ingresé al Congreso había dos
temas de los que no se podía hablar: deuda externa y convertibilidad. Ahora todos
hablamos sobre ellos.
Recuerdo que con el diputado Mario Cafiero participamos en una comisión
bicameral sobre el Jubileo del Año 2000, y allí hasta el pobre Raúl Alfonsín -lo califico así
porque lo veo sufriendo en estos días, pero es un gran demócrata- se negó a exponer sobre
la deuda externa. Se lo había invitado a la reunión pero no concurrió porque se le dijo que
podía llegar a afectar los mercados.
Ha sido una locura que hemos tenido los políticos argentinos. Fue la locura de no
poder hablar de los grandes problemas nacionales porque estaban prohibidos por los
tecnócratas. Hoy nos tenemos que poner los pantalones largos y la política debe colocarse
en su lugar, porque los votos están en esta casa y no en el Ministerio de Economía.
Quiero agregar que en la Cámara he presentado un proyecto -existe otro del señor
diputado Mario Cafiero- para crear una comisión bicameral vinculada con la deuda externa.
La Cámara ha otorgado preferencia a esta iniciativa, pero está durmiendo el sueño de los
justos.
Yo solicito a todos los que hablaron de deuda externa que apoyen un rápido
tratamiento del proyecto, porque tiene que existir un "nunca más" para los genocidas
financieros que contrajeron esta deuda espuria. Este es un aporte que debemos dejar a las
nuevas generaciones, así como quedaron marcados los genocidas que asesinaron a treinta
mil argentinos. Esos hombres también tienen que quedar marcados en la historia. Así
podremos dejar un ejemplo a nuestros nietos y bisnietos.
También quiero referirme a la búsqueda de fondos. He escuchado al señor diputado
Vitar hablar sobre las AFJP. Así recordé un proyecto mío de hace un poco más de un año,
vinculado con el 7 por ciento de los 22 mil millones de dólares que tienen las AFJP y que
representan 1.540 millones. Esa cifra -que proviene de un país empobrecido- financia
inversiones en países extranjeros. Es decir que el ahorro popular representado por ese 7 por
ciento se destina a promover inversiones en Brasil o en Norteamérica, hacia donde van
nuestras empresas.

SR. PRESIDENTE .- Señor diputado: su término ha concluido.

SR. LANZA, JOSE LUIS.- Ya termino, señor presidente.


Esto es un disparate. Además, el decreto 1.306 contemplaba una elevación del
porcentaje del 7 al 10 por ciento, dando opción al Poder Ejecutivo para incrementarlo hasta
el 20 por ciento. Fíjense que un 20 por ciento de los 22 mil millones de dólares representa
4.400 millones: se venía por más.
El artículo 6°, que habla de equidad, suena a convertibilidad y competitividad, pero
en realidad son todas macanas. Yo voté favorablemente la iniciativa sobre la modificación

54
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

de la convertibilidad que se trató en este recinto. Algunos no me entendieron, pero lo hice


porque el padre de la criatura modificaba su obra. Una vez que se lo hace por primera vez,
luego se lo puede hacer de nuevo, y así se podría cambiar ese Frankenstein, que en algún
momento fue importante, pero que ahora nos trae el problema de la destrucción de la
economía nacional, de las pymes y del trabajo.
Tenemos dos grandes dificultades: deuda externa y convertibilidad. El problema de
la iniciativa que estamos tratando radica en el disparate del ajuste automático. Estamos
todos locos, pues el 13 por ciento es automático. En este mes existe una disminución de la
recaudación impositiva del 15 por ciento, ya que casi nadie paga impuestos.
¿Cómo se van a abonar los impuestos si el programa fiscal argentino está desquiciado a
partir de los programas de competitividad que afectan principalmente el IVA? Nadie paga
nada. Entonces, el trimestre que viene la reducción no será del 13 por ciento sino del 26 o
cualquier otro porcentaje.
Estoy convencido de que éste será el último ajuste. Estamos viendo los últimos
pantallazos de un modelo que terminó, que está muerto y que aletea. Buscaron al padre del
modelo para reactivarlo, pero no pudo hacer nada: está más liquidado que el modelo
mismo.
Por lo tanto, vivamos con lo nuestro. Usemos los fondos necesarios e invirtamos en
la pobreza para reactivar el mercado interno. A nosotros no nos tienen que devolver el
impuesto a las ganancias. Debe entregarse a la gente que gana 300 pesos, 200 pesos o nada,
pues esas personas lo van a gastar todo. Tenemos un problema ideológico. Debemos
ponernos los pantalones largos, sobre todo los justicialistas, los frepasistas y yo, que soy
Demócrata Cristiano.
Tengo claro este tema. Nadie me va a comentar...

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia ruega al señor diputado que finalice y que tenga
solidaridad con los otros veintinueve oradores que restan para hacer uso de la palabra.

SR. LANZA, JOSE LUIS.- Sé que el señor presidente es muy equitativo con todos los
legisladores, por lo que doy por terminada mi exposición.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. RAIMUNDI, CARLOS ALBERTO.- Señor presidente: seré breve, y diré que no
estoy contento con lo que estoy haciendo, porque por primera vez desde que inicié mi
mandato con este gobierno voy a votar en contra de un proyecto esencial solicitado por
nuestra administración.
Lo hago no por el efecto o las características de cada medida en particular, aunque
desde luego algunas me parecen mejores que otras, sino porque siento que he alcanzado un
límite en el sentido de no poder seguir aceptando la lógica a partir de la cual se ha
elaborado este proyecto.
¿Por qué llegué al límite de la aceptación de la hegemonía cultural que se nos
impone desde el poder para justificar muchas de las iniciativas que hemos votado?

55
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

En primer lugar, creo que hay que invertir la lógica que usa el poder y la relación entre el
ajuste y el abismo. Es un tema muy trillado en estos últimos días. Siempre se nos ha dicho
que como del otro lado existe el abismo, debemos justificar un nuevo ajuste. Es decir que
éste se justifica por la amenaza del abismo. Pero después de que el presidente de la Nación
pusiera como prioridad en el primero de sus discursos la lucha contra el déficit -porque
cuando abrió el período de sesiones en el año 2000 tres cuartas partes de su discurso se
centraron en la lucha contra el déficit- se votaron impuestos, recortes de salarios, medidas
de emergencia, y todo ello bajo la amenaza de que si no se procedía de esa manera se caía
en el abismo. Se cumplieron todos los mandatos que nos impusieron los mercados; no
obstante, cada vez estamos más cerca del abismo. Vale decir que hay una lógica que está
contraindicada por la propia realidad.
De todas maneras, casi sin anticiparlo y en contra de lo que ha pasado en otros casos
en que se pregona mucho la política del Estado pero después de mucho tiempo no se logra
construir, casi sin vociferarlo y en pocos días hemos construido una política de Estado por
el shock financiero en que se halla el país. Me refiero a la necesidad de que un país viva de
acuerdo con lo que recauda.
No me parece mal coincidir en una economía doméstica, empresaria, de escala
nacional, en la conclusión de que se tiene que vivir con lo que se recauda. Me parece que
esto que se denomina el déficit cero y que es la lucha por el equilibrio fiscal, la solvencia de
un Estado, la disciplina fiscal, se ha convertido casi en una política de Estado. O sea, se
invirtió una lógica, se terminó la lógica histórica de que la Argentina era una fiesta, de que
se podía despilfarrar porque siempre de algún lado iba a salir el dinero, siempre algo iba a
sangrar como para que la Argentina pudiera resolver su indisciplina fiscal. Esta lógica se ha
terminado y en unos días se ha convertido en algo que atravesó toda la cultura política y
económica nacional; es el déficit cero.
Creo que todos los señores diputados, aun con nuestras diferencias, debemos ser los
abanderados de este planteo.
Hay una segunda cuestión en la que creo que se ha invertido una lógica: la
comprensión compartida por todos de que hay que realizar un ajuste muy profundo en los
gastos espurios, en la burocracia ineficiente, en los gastos improductivos del Estado y de la
política.
Es distinto a lo anterior porque hasta ahora la política se hallaba en una posición
muy débil frente a los mercados y estaba muy deslegitimada ante la sociedad. Desde esa
vulnerabilidad tan grande, ¿cuál era la reacción del sistema político? Abroquelémonos,
cerrémonos, no nos abramos a una sociedad que nos está mirando y hagamos nuestro
propio ajuste. Se decía: ocultemos nuestros gastos, mantengamos nichos de clientelismo, de
prebenda.
Ahora se ha invertido esa lógica. Todos, hasta aquellos que representan el nudo de
la corporación política, aceptan aun a regañadientes que para lograr la primera política de
Estado hay que conseguir una segunda, que es el ajuste del Estado y de la política en una
dirección progresista; y en este sentido quiero que esto no se confunda con un ajuste que
comprende despidos o afectación de derechos adquiridos, porque la Argentina no resiste
una reforma de esa naturaleza.
Donde pienso que no se ha invertido la lógica es en la concepción de la equidad,
porque si hasta aquí estamos de acuerdo, en ese aspecto no alcanza. Hace falta construir un
camino de crecimiento y advierto en este proyecto que no se ha modificado la mirada
respecto a qué significa la equidad con relación al crecimiento. En este proyecto se preserva

56
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

la lógica de que la equidad es una derivación del crecimiento, es decir, se hace el ajuste
para bajar las tasas; con eso se reactiva la economía y recién después se considera cómo se
distribuye con equidad.
Sin embargo, la lógica es exactamente a la inversa. Es decir, así como realizamos
una reforma cultural profunda para aceptar que del despilfarro teníamos que pasar a la
disciplina, que desde la corporación teníamos que pasar a la reforma del Estado y de la
política con un sentido progresista distinto al sentido neoliberal, invirtamos también la
lógica del pensamiento y convengamos en que la equidad no es un derivado del crecimiento
sino un prerrequisito de aquél, que los países de economía sólida se piensan primero como
sociedades cohesionadas y a partir de allí generan un proyecto, un destino. Es la equidad
como factor del crecimiento.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- ¿Me permite una interrupción, señor diputado, con
la autorización de la Presidencia?

SR. RAIMUNDI, CARLOS ALBERTO.- Sí, señor diputado.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Río
Negro.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: el señor diputado preopinante


está hablando de cohesión de los dirigentes. Realmente estoy sorprendido. En el seno del
oficialismo parlamentario se habla de oposición pero en realidad el único que tendría
derecho a ser oposición es nuestro sector.
Hemos escuchado a muchos señores diputados que representan al oficialismo y que
tienen la gran virtud de ser a la vez oficialismo y oposición. Ahora hablan de cohesión. Me
parece que el discurso político ciertamente puede ser usado y flexibilizado, pero cuando se
nos toma el pelo de esta manera y se habla de cohesión... ¿Cohesión de qué, si no tienen
cohesión dentro del gobierno ni dentro del Parlamento, si nunca han definido una línea
clara, si una de las crisis más grandes que vive la Argentina es la crisis política por la que
atraviesa el partido gobernante?

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. RAIMUNDI, CARLOS ALBERTO.- Señor presidente: me parece que la Argentina


está atravesando por una situación muy difícil y estoy tratando de expresarme desde la
mayor prudencia y sentido común. Se podrá compartir o no, pero no debemos caer en el
nivel de aprovechar un concepto para introducir una chicana. No era esa mi intención ni
tampoco el sentido con el que concedí la interrupción. Pienso que la Argentina está para un
fair play distinto, porque no estoy hablando desde la confrontación sino desde el aporte.
Voy a concluir mi exposición haciendo referencia a otra cuestión que tiene como mentor

57
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

intelectual de esta Argentina de los últimos tiempos a alguien a quien leo y sigo porque
considero que su opinión es importante. Se le podrán hacer críticas, pero no se le puede
quitar rigor intelectual a muchos de sus juicios. Me refiero al periodista Mariano Grondona,
quien en su editorial del jueves de la semana pasada hizo la parábola del médico y el
orador. En su columna del diario del domingo aludió a la Argentina anticapitalista de
muchas décadas. Sin embargo, en su programa televisivo de anoche concluyó diciendo que
la Argentina llegará a la equidad cuando el sector público devuelva al sector privado todo
lo que le ha sacado. Es decir, es la lógica de que hay que ajustar al sector público porque el
privado ya hizo su ajuste.
Este asunto no es menor, pero quiero hacer una salvedad. En una sociedad como la
argentina no hay un corte vertical entre el sector público y el privado. La relación recíproca
entre lo público y lo privado sufre las mismas consecuencias de la fractura social. El corte
es horizontal. Por un lado están las partes del sector público que toleraron la fiesta y por el
otro las partes del sector privado que se beneficiaron con motivo de esa fiesta permitida por
el sector público. Están los que evaden impuestos del sector privado y los que personal y
políticamente se beneficiaron perdonando esa evasión impositiva.

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia hace saber al señor diputado que ha concluido el


tiempo del que disponía para hacer uso de la palabra.

SR. RAIMUNDI, CARLOS ALBERTO.- Ya concluyo, señor presidente.


Del otro lado, hay un sector público que hizo su ajuste. Miremos el estado en que se
encuentra una escuela o un hospital público antes de decir que el sector público no se ha
ajustado. Miremos el nivel de las jubilaciones públicas que hoy se cobran del Estado y, por
otro lado, al sector privado, que es el pequeño comerciante que provee al jubilado, que ya
no podrá consumir lo mismo a partir del recorte, y ahí advertiremos que hay un corte
horizontal y no vertical.
Para finalizar, este proyecto no garantiza la certeza. En un mundo de
incertidumbres, de crisis permanentes, donde todo parece aleatorio, sobre todo para los más
débiles, también puede ser un factor de crecimiento. Cuando se tiene la certeza de dónde
está el ancla para generar un proyecto de vida, tanto individual como colectivo, existe la
posibilidad de lograr la reactivación y salir de la crisis. Ese es un factor político.
El problema y la gran amenaza de los mercados no radican en las medidas económicas que
se tomen en la Argentina sino en algo mucho más profundo: una crisis del destino de
nuestro país, de saber a dónde vamos. Esto requiere la unidad nacional y el juego limpio; no
necesita extorsiones de nadie ni chicanas de ningún tipo. Es necesario invertir los
parámetros culturales sobre los cuales se construye un país.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Salta.

SR. LOPEZ ARIAS, MARCELO EDUARDO.- Señor presidente: voy a ser breve y
solicitaré la inserción de parte de mi discurso en el Diario de Sesiones, porque me siento
muy bien representado por las palabras de muchos diputados preopinantes, especialmente el

58
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

señor diputado Lamberto, quien fundó con mucha altura el sentido de nuestro voto negativo
a este proyecto.
Solamente quiero hacer un par de consideraciones de carácter general. Una de ellas
es la profunda desilusión que uno tiene como argentino cuando ve que una vez más estamos
discutiendo sobre la base de un proyecto que no es producto del consenso ni del trabajo
común sino que, como lo reconoció el propio señor ministro de Economía, es producto de
una noche en un avión que sobrevolaba el Atlántico cuando volvía de Europa. Ello se
advierte por las desprolijidades que contiene el texto original. Salvo que haya conversado
con alguna azafata, no debe haber discutido suficientemente estas medidas antes de
mandarlas al Congreso. Lamento esta circunstancia, porque creo que la Argentina está
madura.
El Partido Justicialista ha asumido su papel de oposición con un espíritu
constructivo y con el ánimo de tratar de no poner palos en la rueda. Como muy pocas veces
ocurre, todos coincidimos en la necesidad de hacer un esfuerzo para que los dineros
públicos, los que aporta la gente, tengan un manejo absolutamente cristalino, responsable y
razonable. Debemos avanzar hacia el déficit cero y hacia el equilibrio de las cuentas
fiscales. Sin embargo, ese objetivo que compartimos no debe ser perseguido mediante la
iniciativa que estamos discutiendo. Estoy convencido de que este objetivo que todos
compartimos tiene que lograrse con mayor justicia y equidad que lo planteado en el decreto
del Poder Ejecutivo. No vamos a lograr esto metiendo la mano en los bolsillos de los más
indefensos y de aquellos que no tienen escapatoria, como es el caso de los jubilados y los
asalariados. Este tipo de medidas debería poner el acento y recaer en los que más tienen, es
decir, en aquellos que en los últimos años han sido los más beneficiados de la economía
argentina. Ellos tendrían que hacer el aporte sustancial para ayudar a enfrentar esta crisis.
Este es el perfil y la filosofía que nos distingue, e incluso ha sido asumido por las
provincias a través de los acuerdos que se han firmado, en el sentido de que el equilibrio de
las cuentas fiscales debe ser perseguido con equidad.
Por otra parte, cuando se ataca el salario y las jubilaciones las medidas se vuelven
inconducentes desde el punto de vista económico, pues se provoca una nueva caída del
consumo; con esto vamos a acentuar la espiral recesiva y a encontrarnos a corto plazo con
una crisis más grave.
En realidad, tendríamos que haber estado trabajando sobre este consenso -
aprovechando la madurez de las fuerzas políticas- para encontrar el mecanismo apropiado a
fin de que la evasión comience a ser combatida con toda la fuerza, reestructurar
instituciones como la DGI, que tienen muchísimo más personal administrativo que agentes
controlando en la calle, y que realmente podamos lograr una mejora de fondo de todo el
sistema tributario que garantice que aporten los que más tienen y no los que menos poseen,
como ocurre con frecuencia.
Deberíamos estar trabajando juntos sobre un presupuesto que está lleno de
inequidades; un presupuesto de un gobierno nacional que tiene un Ministerio de Salud que
no maneja ningún hospital y un Ministerio de Educación con mucho dinero pero que no
tiene ni una escuela a su cargo. Se trata de un presupuesto con muchísimos agujeros negros
que deberíamos explorar en conjunto para encontrar mayor equidad y equilibro, es decir,
cuidando el manejo de los dineros públicos, la equidad y que el peso del ajuste no recaiga
sobre los sectores más indefensos y castigados de la sociedad.
Esta mañana leí un artículo de alguien que no puede ser sospechado de peronista.
Me refiero a Rodolfo Terragno, quien señaló algo que muchos de nosotros pensamos pero

59
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

que nadie se anima a decir en público: el tema del manejo de la deuda pública debe
empezar a ser analizado con mayor profundidad. En ese artículo sostiene que con cada uno
de estos ajustes desesperados -donde se sostiene que estamos al borde de un abismo, que ya
nos caemos, que tenemos que garantizar la solvencia fiscal o nuevos equilibrios fiscales-
finalmente lo que hacemos es agrandar el negocio de algunos "vivos" que se siguen
enriqueciendo a costa de nuestro desesperado esfuerzo por tratar de cuidar la credibilidad
en la Argentina y el pago de nuestras deudas, pero en una situación de "apriete".

SR. PRESIDENTE .- La señora diputada Carrió le solicita una interrupción. ¿Se la


concede?

SR. LOPEZ ARIAS, MARCELO EDUARDO.- Sí, señor presidente.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra la señora diputada por el
Chaco.

SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA.- Señor presidente: ¿recuerdan el final del
"Plan Primavera"? ¿Recuerdan lo que era competir contra los mercados hasta vaciar el
Banco Central? ¿Recuerdan lo que fue Potosí después de que sacaron el oro?
Complementando lo señalado por el señor diputado López Arias, el Mercado Abierto
Electrónico está negociando más de 2.000 millones de dólares por día mientras nosotros
nos estamos fijando en una Bolsa de 50 millones. ¿No será que cuando tengamos que tomar
racionalmente las decisiones que correspondan tampoco vamos a contar con reservas? Por
eso comparto plenamente lo que ha señalado el señor diputado.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Salta.

SR. LOPEZ ARIAS, MARCELO EDUARDO.- Agradezco la intervención de la señora


diputada Carrió.
Nuestro bloque había elaborado un conjunto de propuestas que transmitimos al
señor presidente de la República en sucesivas reuniones que mantuvimos con él. Los ejes
centrales de esas propuestas pasaban por la absoluta convicción de que la solución de los
problemas argentinos requiere ante todo la reactivación de la economía. Las medidas que
afectan el nivel de consumo -en un país que produce fundamentalmente para el mercado
interno más que para la exportación- terminan provocando nuevas crisis y caídas de la
actividad económica. Estas medidas que propusimos tendían, sin mayor costo fiscal, a
reactivar la economía como solución definitiva a nuestros problemas.
Asimismo, sugerimos avanzar en una reforma tributaria que distribuya con mayor
justicia las cargas frente a la situación económica que vive nuestro país. Inclusive en
determinado momento nuestro bloque creó una subcomisión para estudiar el tema de la
reforma tributaria -de modo de cumplir la promesa que habíamos hecho-, con el fin de

60
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

brindar al sistema mayor equidad. El punto central que el justicialismo, a modo de


colaboración, planteó al señor presidente de la Nación para enfrentar la negociación con los
grandes grupos económicos y encarar en serio el problema de refinanciación de la deuda
externa, era la necesidad de iniciar una discusión en forma conjunta. En otras palabras,
decíamos al señor presidente en aquel documento que el justicialismo estaba dispuesto a
prestar su colaboración a fin de que entre todos los partidos políticos pudiésemos lograr la
suficiente fuerza institucional para enfrentar a los poderosos, ya que como son tan grandes
nadie por sí solo está en condiciones de hacerles siquiera cosquillas.
Estos tres conceptos se mantienen. Creo que la sociedad argentina está madurando y
que los partidos políticos, más allá de los cuestionamientos que hoy se hacen a sus
representantes -seguramente hemos hecho méritos para merecer muchas de esas
apreciaciones-, también están madurando.
Pienso que estamos en condiciones de ponernos a trabajar en estos ejes. Estoy
convencido de que si no somos capaces de aunar esfuerzos para fortalecer el poder de
negociación del Estado seguiremos en esta situación en que la desaparición del Estado
como tal ha traído como consecuencia que la Argentina se convierta en el botín de guerra
de unos pocos, que cada vez son más poderosos, más soberbios y están tan distantes que no
escuchan los reclamos de nuestro pueblo.
Estoy convencido de que el camino que he señalado es el que debemos seguir. No
estoy para nada de acuerdo con el decreto dictado por el Poder Ejecutivo ni con las
correcciones que ahora se pretenden realizar, ya que si bien demuestran que existe mucha
buena voluntad no contribuyen a solucionar el problema de fondo. Digo esto porque la
carga del ajuste sigue recayendo sobre sectores de la sociedad que han sido demasiado
castigados durante los últimos tiempos, y no es posible que pongamos un nuevo peso sobre
sus espaldas.
Por las razones expuestas adelanto nuestro voto negativo al proyecto en
consideración, a la vez que reitero públicamente nuestra voluntad de continuar trabajando
sobre la base de criterios constructivos para encontrar una solución a los problemas de
fondo que hoy afronta nuestro país.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. CARDESA, ENRIQUE GUSTAVO.- Señor presidente: si bien hemos sido citados a
esta sesión en el marco del decreto 896/01, no se me escapa que el texto de la convocatoria
habla de una reforma impositiva y no de dicha norma.
Luego de los remedios mágicos que en los últimos tiempos tuvimos que probar -me
refiero al "blindaje" y al "megacanje"-, hoy se nos plantea que asumamos la
responsabilidad de dar al cuerpo enfermo de nuestra economía una nueva poción que esta
vez resultará ser un remedio infalible: el déficit cero. El problema no es que aquellos
remedios no han sido efectivos. No lo fueron para mejorar la economía de nuestro país,
pero sí lo han sido parcialmente para presentar un mundo feliz ante nuestros acreedores.
Tal vez haya llegado el momento de reflexionar sobre algunos errores de
diagnóstico cometidos por la Alianza que ayudamos a construir. El primero de ellos es que
las dificultades que presenta este modelo están asociadas a problemas de administración, de
gestión y de corrupción. Si bien estos deben ser solucionados, ello no puede hacerse en el

61
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

marco del actual sistema porque son constitutivos no del modelo creado por el anterior
gobierno sino del que ha sido gestado por la dictadura militar a partir del año 1976, y que
las fuerzas políticas transformadas en partido único del ajuste han hecho viable en estos
últimos años.
Cuando el pensamiento económico estándar estudia las causas que llevaron a esta
situación -por las que hoy analizamos este nuevo remedio que es el déficit cero-, como si
hubiera descubierto la pólvora nos dice que están relacionadas con una fuerte presión
tributaria, que obviamente estimula la evasión impositiva, y con el excesivo gasto público;
entonces, nos recetan ajustes en los gastos y rebaja de impuestos. Así llegamos al séptimo
ajuste, que según algunos oradores es en realidad el sexto. Al parecer hemos perdido la
cuenta de los ajustes efectuados por este gobierno, y eso que no estamos considerando los
que se han realizado desde el golpe militar del año 1976.
Estas argumentaciones se basan fundamentalmente en el hecho de tomar como
causa de la crisis el aumento desmesurado del gasto público en los últimos diez años. Por
ello es necesario analizar profundamente en qué se gastó durante la última década y cuál ha
sido el componente central de ese incremento en el gasto público. Obviamente se oculta
que ese aumento surge de comparar los gastos del año 1991 con los que se registran en la
actualidad a precios corrientes, pero en realidad, como es sabido, en ese lapso la inflación
fue del 50 por ciento. Cuando se analiza la cuestión no se considera el tamaño de la
economía ni el crecimiento vegetativo de la población. En otras palabras, no se comparan
los diferentes niveles del gasto teniendo en cuenta el crecimiento de la población ni de la
economía, aunque todos sabemos que el gasto total no sólo depende sino que está
determinado por tales variables.
En términos absolutos y de precios corrientes el gasto público nacional, incluidas las
transferencias a las provincias por coparticipación federal, pasó de 31.987 millones de
pesos en 1991 a 62.404 millones de pesos el año pasado. De estos datos, que son oficiales,
se estima que la suba ha sido de entre el 90 y el 95 por ciento.
Pero como los precios y la economía también crecieron es necesario comparar los
niveles del gasto en términos del producto bruto interno, lo que equivale a 1,28 puntos del
PBI. Llegados a este punto es preciso que nos detengamos en la composición del gasto.
El gasto público primario -es decir, sin contar los intereses- pasó del 17,95 por
ciento al 17,14 por ciento del producto bruto interno. Se redujo el gasto de funcionamiento
del Estado y las transferencias a las provincias se mantuvieron constantes. ¿Pero qué
ocurrió? Los intereses de la deuda aumentaron, ya que de ser el 1,31 por ciento del PBI en
1991 pasaron a ser el 3,40 por ciento del PBI el año pasado. Si tomamos en cuenta que cada
punto del producto bruto interno representa 2.850 millones de pesos veremos que un
aumento del 2,09 por ciento en los intereses de la deuda equivale a 5.960 millones de pesos,
es decir, prácticamente todo el déficit fiscal.
Los intereses de la deuda correspondientes al año en curso trepan a 11.200 millones
de pesos, que representan casi el 4 por ciento del PBI. Entre los años 1991 y 2000 esos
intereses sumaron 55.000 millones de dólares. Entonces, si en el curso de este año se
pagaran intereses como en el año 1991 -es decir, equivalentes al 1,31 por ciento del PBI-
veríamos que la carga financiera sería de 3.730 millones de pesos. Vale decir que la
diferencia es aproximadamente de 7.500 millones de pesos, suma que equivale al déficit
fiscal anual. Todo esto, suponiendo que las pautas trazadas se cumplan, lo cual seguramente
no sucederá.

62
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Entonces, la primera conclusión es que el gasto primario -que no tiene en cuenta los
intereses de la deuda- no aumentó y el gasto total subió como consecuencia de la mayor
carga de los intereses.
A esto debemos agregar que a partir de julio de 1994 el Estado dejó de recibir los
aportes jubilatorios de los trabajadores que pasaron a las AFJP, que hoy representan algo
más de 4.300 millones de pesos anuales. Entre julio de 1994 y febrero de 2001 las AFJP
recaudaron 23.735 millones de pesos, que de no haberse realizado la reforma habrían ido a
la ANSES.
La segunda conclusión es que el déficit también se explica por el recorte de ingresos
que significó la privatización del sistema jubilatorio.
Por último debemos recordar que en 1994 el doctor Cavallo redujo los aportes
patronales, política que luego fue profundizada por Roque Fernández. Según datos
suministrados por la ANSES, si no se hubiera dispuesto esa rebaja en los aportes patronales
entre los años 1994 y 2000 el Estado habría obtenido una recaudación adicional de 18.757
millones de pesos. Esta pérdida en la recaudación incrementó el déficit fiscal, que fue
cubierto con deuda.
El costo fiscal de la reducción de los aportes fue el año pasado de 5.400 millones de
pesos. Sin embargo, en el año 2000 nuevamente fueron disminuidos con el objetivo
repetido de que las empresas tomaran más personal, cosa que nunca ocurrió.
Por lo tanto, la tercera conclusión es que la ampliación del déficit se debe a la
reducción de aportes patronales.
En cuanto a la recaudación impositiva, donde se habla de un déficit de recaudación
de impuestos y aduana de entre 30 y 35 mil millones de pesos, podemos decir que mientras
en la Argentina más del 55 por ciento de la recaudación corresponde a impuestos al
consumo, en el resto de los países la principal materia gravada es el patrimonio y la
ganancia de los individuos.
La presión tributaria en nuestro país se mantiene muy por debajo de los estándares
internacionales. Y aquí sí hay que tener en cuenta qué sectores son perjudicados por la
presión tributaria y qué sectores, vía evasión o elusión fiscal, no son tocados por ella.
Sin comparar los casos extremos como el de Suecia, que en la Argentina equivaldría
a recaudar 150 mil millones de dólares, la presión tributaria resulta aun menor que en Chile,
que es del 21,1 por ciento, o en Brasil, que es del 29 por ciento.
Sí está claro cuáles son los orígenes del déficit fiscal y que los remedios dirigidos al
ajuste constante no sólo no terminan dando respuesta a una situación de desequilibrio fiscal,
sino que la profundizan. Debería estar claro que las medidas alternativas son las propuestas
no por algún gurú o alguna consultora económica internacional sino por el conjunto de los
señores diputados de esta Cámara, integrantes de los distintos bloques, que plantean otra
visión y la necesidad de reconstruir a partir de ella un modelo alternativo y un modelo de
país.
Para terminar -dado que hoy se mencionó mucho la idea de vivir con lo nuestro- me
gustaría simplemente recordar una frase de un autor del pensamiento económico no
estándar, contenida en uno de sus libros. Me refiero a un autor de esos que han sido
olvidados en el arcón de los trastos viejos a pesar de su labor, que seguramente ha
desarrollado con eficiencia. Se trata de Aldo Ferrer, quien en esa obra sostiene que el
déficit fiscal no es otra cosa que la manifestación de un déficit más grande que nos
relaciona con el mundo: el déficit nacional. Esta relación, que es el intercambio de la
Argentina con el mundo, es absolutamente deficitaria y para eso se necesita un modelo de

63
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

país diferente. También se requiere dar respuesta a lo que ha sido este modelo de
endeudamiento, desindustrialización y exclusión social, donde la corrupción fue el aceite
que lubricó al conjunto del sistema.
Por lo tanto decimos "sí" a la unidad nacional, pero para cambiar el modelo y no
para profundizar el abismo en el que ya nos encontramos.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por La Rioja.

SRA. OVIEDO, ALEJANDRA BEATRIZ.- Señor presidente: en verdad, dudaba acerca


de la conveniencia de hacer uso de la palabra en esta oportunidad, porque es lamentable la
escasa presencia de diputados en el recinto, especialmente del oficialismo; si bien es cierto
que todos los argentinos queremos sacar el país adelante, creo que el oficialismo tendría
que ser el más interesado en ello. Considero que la presencia en las bancas debe ser el
reflejo del grado de responsabilidad que tenemos los diputados.
En este recinto se ha hablado mucho desde el punto de vista de la economía y se han
expuesto datos técnicos y estadísticos. Pero hay un tema que ha asumido el conjunto de los
argentinos a lo largo y a lo ancho del país: la falta de liderazgo por parte de quienes están al
frente del Poder Ejecutivo nacional.
Digo esto porque hace una semana, por esas amabilidades que tienen los
compañeros, fui invitada a presenciar la reunión de catorce gobernadores justicialistas con
el señor presidente de la Nación en la residencia de Olivos. Era la única diputada nacional
que estaba ahí y sinceramente por un momento pensé que iba a ser testigo de alguna
reunión de carácter histórico que sería el preludio de algún acuerdo realmente importante.
Lamentablemente salí apabullada por la realidad, pues vi a un presidente de la Nación
atónito, apesadumbrado y específicamente callado. Vi a un ministro de Economía que al
inicio de la reunión comenzó diciendo: "Señores gobernadores, en el mundo no nos cree
nadie. Hemos perdido el crédito."
Pensé que la reunión iba a ser corta porque así lo habían pensado los catorce
gobernadores que concurrieron a la cita con el presidente de los argentinos. Aquellos
catorce gobernadores pensaban llegar, entregar un documento y partir, porque les parecía
ridículo el título que quería imponer el Poder Ejecutivo nacional, es decir, "Acuerdo por la
Independencia". Me pregunto a qué independencia se refería. Nos llamaban para un
acuerdo por la independencia para sugerirnos llevar adelante un ajuste que recortara el
salario de los empleados estatales y de los jubilados que cobran 300 pesos.
Una vez más mientras la ministra de Trabajo azuzaba al presidente recordándole la
permanente interna que existe en la coalición gobernante, los catorce gobernadores
justicialistas le recordaban a aquél que estaban allí por una cuestión de colaboración y
solidaridad. A pesar de que el gobierno nacional no había cumplido con nada
absolutamente de lo comprometido en los acuerdos federales anteriores en el sentido de
asistir a las provincias en materia de gasto social, fueron a dar un apoyo institucional para
sostener la gobernabilidad en la República Argentina.
Creo que esta es una de las últimas veces que los catorce gobernadores van a estar
dispuestos a otorgar este crédito institucional al gobierno nacional para sostener una
gobernabilidad a la cual la coalición gobernante no ayuda.

64
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Si la personalidad de un presidente influye en el ritmo de un país, en el último año y


medio los argentinos hemos aprendido que aquel rasgo de la personalidad de Fernando de
la Rúa -devenido en virtud por obra y arte de Ramiro Agulla durante la campaña electoral-
resultó ser uno de los elementos de mayor impacto en el proceso de la toma de decisiones
en la República Argentina. Llegué a convencerme de que la palabra "aburrimiento" es
sinónimo de falta de imaginación y falta de ideas, porque si esto fuera mentira no se
explicaría que estemos hoy debatiendo sobre el contenido de este decreto después de haber
delegado poderes y facultades especiales al Poder Ejecutivo nacional y habiéndole
prohibido recortar los salarios de los empleados estatales, sin pensar que podrían llegar a
plantear un recorte a las jubilaciones.
En honor a la actitud de nuestros gobernadores, quisiera resaltar especialmente el
séptimo punto del acuerdo firmado. Lo hago en nombre de nuestras queridas provincias,
porque somos conscientes de que las medidas que se están adoptando tienen un hondo
contenido recesivo. También somos conscientes de que tendremos que exigir a la Nación,
en función de ese crédito institucional que acordamos por una cuestión de solidaridad, que
aprenda a descentralizar el gasto social para entregar a las provincias lo que necesariamente
van a pedir para poder atender las necesidades básicas de nuestra gente. La caridad bien
entendida empieza por casa.
Comenzaría por pedir algo a la ministra Patricia Bullrich, nuestra ex compañera
que, desde que tengo memoria, se ha paseado por todas las líneas internas del Partido
Justicialista, desde la de Herminio Iglesias, pasando por la de Duhalde y luego por la de
Menem, para terminar ahora sirviendo al actual gobierno del doctor de la Rúa.
Lo que le quiero pedir es que comience por descentralizar ese aparato burocrático que es el
Ministerio de Trabajo, empezando por hacer desaparecer las agencias de empleo en cada
provincia, que hasta ahora han demostrado una gran inutilidad: no le sirven a nadie, salvo al
clientelismo ocasional de la Alianza en las provincias peronistas, que van a reclamar los
programas transitorios de empleo para poder llevar adelante una propaganda partidaria en
cada lugar. En nuestras provincias las agencias de empleo no han servido para nada, ni
siquiera para impulsar levemente el crecimiento o ayudar a las pymes, que tanto esperan la
reglamentación de esa ley que sancionamos por unanimidad el año pasado pensando que
estábamos otorgando un instrumento para el crecimiento.
Nuestra exigencia va a ser esa descentralización del gasto para que podamos atender
las consecuencias de la recesión en el interior del país, que cada día se agudizan más.
Señor presidente: aquí falta liderazgo. Sé que el ministro Cavallo de por sí es nervioso pero
nunca lo vi tan contrariado. Creo que ahora debe estar evaluando seriamente lo que
significa ser ministro de Economía en un país donde prevalece la anarquía y el liderazgo
brilla por su ausencia. Debe estar evaluando lo que significa una falta de política exterior
acorde con el mundo globalizado, pues de lo contrario no se explicaría por qué el diario
"Clarín" -que siempre ha sido cercano a las ideas del actual gobierno- califica a la
Argentina y Turquía como verdaderos focos infecciosos a ser tratados al pasar en la cumbre
de los principales países que se lleva a cabo en la ciudad de Génova. No hay política
exterior...

SR. PRESIDENTE .- Su tiempo ha terminado, señora diputada.

65
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SRA. OVIEDO, ALEJANDRA BEATRIZ.- Para terminar quiero señalar que existe una
imperiosa necesidad de establecer una política exterior mucho más clara. Si vamos a
reprogramar el pago de nuestra deuda, como muchos estamos pensando, indudablemente
tendremos que preparar el terreno en ese aspecto.
A nosotros nos criticaron porque paseamos con el Tango 01 por la Casa Blanca, el
Kremlin, el Palacio de Buckingham y el Vaticano, sin saber que el "efecto tango" que
ustedes están provocando sería muchísimo más costoso para el país.
Habida cuenta de que mi tiempo se ha agotado -hubiera querido extenderme un
poco más- finalizo diciendo que todo esto me lleva a la conclusión de que nosotros no
éramos tan malos como ustedes afirmaban ni ustedes tan buenos como decían. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada América González, por Buenos
Aires.

SRA. GONZALEZ, MARIA AMERICA.- Disculpe, señor presidente, pero mi nombre es


María América González y soy diputada del Frepaso por la Capital.
Solicito la inserción en el Diario de Sesiones de mi discurso, que está en un todo de acuerdo
con lo expuesto por mi compañero del Frepaso el diputado José Vitar. Me siento
identificada con muchas de las exposiciones vertidas en este debate, y de más está decir que
votaré por la negativa.
Brevemente quisiera hacer una reflexión. La semana pasada tratamos de colaborar
para mejorar este engendro, y si hay algo que corresponde distinguir en nuestro conocido
ministro de Economía es el romanticismo que tiene para poner títulos a las leyes. En una
época llamó "de solidaridad previsional" a la ley monstruo de la Argentina, a la que todos
llamamos "de insolidaridad previsional". Hoy el ministro nos habla de equilibrio con
equidad, y yo pregunto ¿equidad para quién? Tratándose de un proyecto remitido por un
ministro de Economía que ya conocemos -y bien que lo conocemos-, de más está
preguntarnos a esta altura de la noche -con lo que todavía tenemos que seguir escuchando-
¿equidad con quién?
Entonces, uno se pone a pensar y empieza a sacar cuentas -de alguna manera mi
amigo, el señor diputado Cardesa, se adelantó- en relación con lo que pasó con el sistema
previsional argentino. ¿Quién lo modificó? Fue idea de Cavallo.
¿Recuerdan cuando se sancionó la ley 24.241? Estábamos todos salvados: los
actuales, los futuros y los marcianos. No había ley -todavía no la hay-, pero sí somos un
país de privilegio: no hay una reforma previsional como la que se hizo en la República
Argentina. No existe; no hay nada peor que esto, e igual tampoco. Se sostenía que esa
norma permitiría la creación de un mercado de capitales, la llegada de inversiones y el
pleno empleo. En ese momento la actual ministra de Trabajo era diputada y defendía el
pleno empleo, mientras que hoy no se anima a decir cuál es la tasa de desempleo. Nos la va
diciendo con cuentagotas, porque si la dice de golpe nos morimos de un infarto.
La cuestión es que la pérdida de los recursos desde aquel momento a la fecha -1994 a 2000-
importa una suma de 77.921 millones de pesos, debido el éxito obtenido mediante la
reforma del sistema previsional, con la tasa de desempleo que todos conocemos y
tristemente sufrimos.

66
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Esta Alianza asumió el gobierno con la Carta a los Argentinos, y yo tuve el honor de
haber trabajado y de haberme comprometido con el actual presidente por mi humilde
profesión, que es la de abogada especialista en derecho previsional.
Con la Carta a los Argentinos no vendimos espejitos de colores sino posibilidades, que
hemos presentado como alternativas. Por eso tanto los diputados de la actual oposición
como los del oficialismo y los que pertenecen a otras bancadas tienen razón, porque es
verdad que hay otras alternativas. No están equivocados: el tema es a quién se elige afectar.
Esa es la realidad.
Tanto en 1994, cuando el bloque Justicialista era oficialismo, como ahora, se
privilegia al mismo perro, y hoy lo único que se pretende es seguir protegiendo a
determinado sector, que es el que nos llevó a este quiebre social, político y económico que
no sólo nosotros estamos padeciendo aquí -desmembrándonos y teniendo que soportar el
sufrimiento de borrar con el codo lo que escribimos con la mano- sino que ponemos todo el
empeño en decir a los compañeros que existen alternativas que no afectan a los que menos
tienen.
Lo más fácil es atacar a los jubilados o a los trabajadores. ¿Quién los protege?
¿Cuántos vienen aquí los miércoles? Llamemos a Tomás Liendo o a Cavallo, que tenía que
picar cebollas para llorar delante de los jubilados. ¿Y ahora qué nos traen? Un proyecto por
el que tenemos que discutir si aplicaremos un recorte a partir de 300, 1.000 o 1.500 pesos.
¿Dónde está la moral? En sacar la plata de donde está. ¿Por qué no aumentamos las
contribuciones patronales? ¿Por qué no hacemos un mea culpa? ¿Por qué no asumimos que
esto fue un fracaso? Lo fue con Martínez de Hoz, con Cavallo y ahora. ¿Por qué no lo
podemos hacer? ¿A quién le tenemos miedo?
Podemos decir a los acreedores externos que se queden tranquilos, que vamos a
sacar la plata a nuestros trabajadores. ¿Con qué seguridad lo hacemos, tal como lo ha
planteado en su momento la señora diputada Carrió?
¿Ustedes saben que los abogados le causan tanta alergia al ministro de Economía
que los llama subversivos porque creen en la ley y en el derecho a exigir justicia? Si
sancionamos esta ley, absolutamente inconstitucional, ellos ya tienen preparados los
recursos de amparo, pero no estoy hablando de los jubilados que ganan 200 o 600 pesos
sino de los empleados jerarquizados que pueden pagar a un profesional. ¿Y qué van a hacer
frente a esto? ¿Van a cerrar los tribunales? Un ministro que trabajó para la dictadura sabrá
qué hacer.
Entonces, en el Día del Amigo, quiero recordar una intervención realizada en el
Honorable Congreso de la Nación en oportunidad del tratamiento del proyecto de ley de
solidaridad previsional. Imaginen por un rato que están en el maravilloso mundo de la ley
de solidaridad, por la que se congelan todas las jubilaciones y se aumentan de acuerdo con
el presupuesto. En ese momento hubo un legislador que expresó lo siguiente: "Se ha
calificado irónicamente..." -dirán que me copié de él- "...a esta iniciativa como de
solidaridad previsional y se la presenta en sociedad como beneficiosa para el sector pasivo.
En la práctica, no es más que la fórmula para lograr el traspaso masivo hacia las
administradoras privadas de los fondos de pensiones de dos millones y medio de personas.
Aprobado este proyecto pocos serán quienes se quieran mantener en el sistema de reparto.
"La garantía del Estado por el otorgamiento y pago de las prestaciones se limitará a los
créditos presupuestarios que se establezcan en la ley de presupuesto. Cabe preguntarse
cómo harán los funcionarios de Economía cuando preparen el presupuesto para el año
siguiente para adivinar el monto correspondiente de las prestaciones que se utilizarán

67
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

durante ese período futuro. Esta ley crea obligaciones para una sola de las partes: el
jubilado, que sabe lo que paga pero no lo que va a cobrar".
Por si esto fuera poco, hoy avanzamos, y sobre la base de una emergencia con
equidad no sólo decimos -como hasta ahora- que estableceremos en el presupuesto lo que
vamos a pagar. Quiero decir a mis queridos compañeros diputados que por primera vez
hemos superado en incumplimientos a la década menemista. ¡Pónganse contentos! Ni en el
peor año de la presidencia de Menem se dejaron de pagar las sentencias, como lo estamos
haciendo nosotros.
Hace siete meses que este Congreso aprobó el Bono 3 y estableció la partida para
pagar los juicios en efectivo, pero no se abonó un peso. ¿Saben quién expresó lo que acabo
de leer? El actual presidente de la Nación Argentina, doctor Fernando de la Rúa. Entonces,
de despedida, quiero decir al presidente de la Nación lo siguiente: en el Día del Amigo,
para tener amigos como el ministro de Economía, Domingo Felipe Cavallo, es preferible
que se rodee de enemigos; échelo, porque no sirve. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. GILES, GUILLERMO JORGE.- Señor presidente: no es fácil decir algo nuevo en
este recinto, no sólo por los conceptos tan interesantes y profundos que vertieron los
diputados de las distintas bancadas que me precedieron en el uso de la palabra sino también
porque no es mi intención reiterar aquellas cosas que venimos diciendo prácticamente
desde el día en que asumió el actual gobierno. En ese entonces muchos de nosotros éramos
tildados de rebeldes, de díscolos, de disidentes, de que no entendíamos estos tiempos y de
que no sabíamos ser gobierno. Hoy seguimos repitiendo los mismos conceptos y por eso
también somos parte de la oposición a esta administración.
Se dijo en este debate que el ejercicio de la memoria siempre es bueno, pero no sólo
para mirar lejos, porque también hay que tener en cuenta lo que ocurrió el día anterior. En
este sentido, copiando el ejercicio que hizo la señora diputada Carrió, que recordó algunas
de las frases más célebres del ministro Cavallo, me permitiré leer una muy breve. De
acuerdo con el diario "Clarín" del 25 de marzo, el ministro Cavallo señaló: "No habrá
rebajas de salarios, ni despidos de empleados, ni disminución de jubilaciones." Más
adelante agregó que el presidente tiene ahora la facultad de bajar en el futuro el
"impuestazo", y que el crecimiento que propone para el país es vigoroso.
Sin pretender efectuar un análisis de tipo semiológico, cabe recordar que la palabra
y el verbo -como estudiamos en literatura- tienen su historia, que es la misma que la de la
humanidad. Así, estudiando nos encontramos con que el discurso dominante y el verbo
siempre lo imponen los dueños del poder; los vasallos, los súbditos, los colonizados y los
dependientes no siempre van a tratar de recibir ese mensaje de los dueños del poder sino de
una casta intermediaria -como nos enseña la historia- entre los dueños del poder y los
vasallos, que hace más digerible -entre comillas- la verdad de aquéllos.
Probablemente ha llegado la hora de que nos demos cuenta de que el triste papel que
está desempeñando la mal llamada clase política es el que siempre cumplieron los
intermediarios de los dueños del poder, para hacer llegar una verdad que no es tal a un
pueblo que sigue estando sometido. Pero como esta crisis no es sólo económica sino

68
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

también política, moral y cultural, ya nadie cree en nadie y por eso no hay verbo que
alcance.
Hoy muchos se sienten infelices y gimen porque recién ahora se dan cuenta de que
esta vieja Argentina está transitando irremediablemente hacia su propio cadalso.
Por otro lado, la dialéctica que se ha impuesto, según la cual la opción es esto o el caos, es
tan vieja como la humanidad; no es un invento argentino. En distintas latitudes del mundo
se empleó la misma lógica y dialéctica perversas. Esa es la antítesis de la democracia; es el
absolutismo. Si la quisiéramos definir podríamos decir que es una técnica de dominación
colonial que se basa en la amenaza.
Por esa razón como pueblo sólo nos dejan dos opciones: resistir o ceder. Si
resistimos pasan las tristes cosas que están ocurriendo en este país y que vemos en las
calles, en las plazas y en las rutas de la Argentina. También lo podemos apreciar acá
mismo, en el Salón de los Pasos Perdidos, donde los trabajadores legislativos están tocando
el bombo pero no a modo de festejo sino para despertarnos a todos nosotros. Tendríamos
que preguntarnos qué haría el gobierno si resistimos. ¿Seguirá disparando a mansalva? La
única certeza que tenemos es que si cedemos nos vamos a ver degradados como sociedad,
lo cual nos desintegra como nación y nos quiebra como personas. Pero lo peor de todo es
que lo habríamos hecho para nada, porque con nuestro quiebre no resurgirá la Nación; por
el contrario, los conceptos de sociedad y de Nación se hundirán cada vez más.
Además, debo señalar que después de este ajuste vendrá otro más, porque este modelo
económico se basa en la lógica del ajuste, mediante el cual se saca a los que menos tienen
para dar a los que tienen más.
Cuando era chico aprendí en mi hogar, de un humilde empleado ferroviario, que
había que tratar de ser el mejor trabajador, porque el trabajo es el que crea riqueza. Hoy las
ideas y los conceptos se han pervertido tanto que tratan de hacernos creer que la riqueza es
la que crea trabajo, y seguramente con tanta batería neoliberal muchos de los que estamos
aquí sentados en algún momento pensamos que era así. Por eso algunos piensan que hay
que satisfacer a los ricos, porque siendo más ricos alguna vez se van a acordar de los pobres
y crearán más trabajo para este pueblo hambriento.
¿Quién produjo el caos que hoy estamos viviendo en la Argentina? ¿Lo produjo una
política de sustitución de importaciones, de justicia social, de mejora del nivel educativo y
de salud de nuestra sociedad? Este caos lo produjeron los dueños del poder, que son los
mismos que manejan el país desde hace muchas décadas; para poner una fecha
emblemática podríamos hablar del 24 de marzo de 1976. Son las mismas personas que en
todas las crisis han propuesto las mismas recetas, que son las que nos llevaron a esta
situación.
Creo que no incumbe a los políticos populares -por no mencionar a toda la clase
política- amenazar o decir cosas que no se corresponden con la crítica situación que
estamos viviendo. Queremos cooperar con un diagnóstico para ver cómo salimos. No hace
falta que hablemos demasiado, porque alcanza con los lamentables hechos que vivimos en
los últimos días para que todos nos demos cuenta de lo que está pasando. Si tratamos de
elaborar un diagnóstico seguramente no lo haremos sobre la base de la misma receta que
aplica el curandero de la tribu, porque para él es la única. Por eso decimos sin mucha
estridencia, con humildad, con serenidad y desde la angustia esperanzada que tiene la gente,
que entre todos debemos construir un nuevo modelo de sociedad. Tenemos que animarnos a
construir un nuevo modelo económico y social para nuestro pueblo. Para ello simplemente
hace falta voluntad, coraje, patriotismo y honradez.

69
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Para construir ese modelo debemos estar convencidos de que es necesario


redistribuir con equidad social la riqueza de nuestro país, que es mucha. Digo esto porque
desde el orden que se ha establecido estoy seguro de que no vamos a llegar a ninguna parte.
Por esa razón casi ningún legislador se refirió al proyecto en tratamiento; estamos hablando
de política, que es lo que corresponde.
El índice de desocupación que se conoció ayer muestra algo que nos alarma y
angustia. Pero lamentablemente este gobierno está llevando adelante un modelo de
exclusión que sigue quebrando a nuestra sociedad con odio e impotencia. Este es un pueblo
que cada vez tiene más broncas y tristezas. Como este modelo gira sobre sí mismo, nos
miramos entre nosotros y nadie se atreve a salir de él. Esto nos demuestra que los culpables
también están entre nosotros, y es la explicación por la cual quienes tenemos militancia
popular sabemos que los pobres se pelean entre ellos. Esto es lo perverso del modelo y lo
que nos obliga a decir las cosas como son, para abandonarlo rápidamente. Este modelo
sembró sus propios vientos y hoy recoge sus tempestades.
Aclaro que no es mi intención proponer un plan complementario sino un modelo
alternativo.
Elaborar un plan complementario significa caer en la cuenta -todos saben que no
dramatizo con lo que voy a decir- de resignarnos a pensar que la República Argentina está
en el paredón de fusilamiento. Entonces, como esto es irremediable, tenemos que buscar un
plan complementario que haga menos doloroso el tránsito hacia su muerte. Eso no lo
permitiremos. Vamos a desnudar el modelo, y diremos que también queremos desnudar
este mensaje de pretendida unidad nacional, que no es tal. Seguramente será de pretendida
unidad dirigencial.
Hablo desde la esperanza y no desde el resentimiento. Por eso, si me permiten,
concluiré recordando uno de los últimos versos de alguien que fue citado hoy
magníficamente en este recinto: don Arturo Jauretche. En su célebre poema La última
revolución radical decía lo siguiente: "Me pregunto si mi pueblo/ como este fuego agoniza/
o si está encendida la brasa/ y hay que soplar la ceniza." (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Santa Fe.

SRA. ALARCON, MARIA DEL CARMEN.- Señor presidente: después de varias horas
de sesión, más que un discurso voy a hacer una reflexión.
Voy a recordar palabras de Juan Pablo II, cuando dirigiéndose a los políticos dijo:
"La política es la obligación de modificar lo que duele. Los políticos tienen la
responsabilidad y el deber de procurar el bien de todos, especialmente de los más
indigentes."
El peligro más grande que hoy enfrenta la Argentina no está vinculado al riesgo
país, tan popularizado ex profeso en estos días. No nos hemos dado cuenta de que nos
levantamos todos los días con ese nuevo índice, tratando -por acción o por omisión- de no
ver el riesgo social.
No vemos los índices de muerte por desnutrición, de analfabetismo, de maternidad y
paternidad precoz ni de desocupación, o sea, los verdaderos y no los que se publican.

70
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Todos esos son los factores que nos van a dar el gran índice que como argentinos
nos debe preocupar: el gran índice de la pobreza, por el cual deberíamos trabajar
responsablemente a fin de modificarlo.
Sin embargo nosotros, los legisladores nacionales, nos convocamos -los que por
deber tenemos obligaciones, por el espacio de poder institucional que ocupamos- a trabajar
horas y días para colaborar con la disminución del riesgo país. Paradójicamente, para lograr
todo eso contribuimos con un paquete de medidas tendientes a elevar el riesgo social, o sea,
el riesgo de la pobreza.
El hecho de que los ministros del Poder Ejecutivo, funcionarios a los que el pueblo
argentino no eligió, vivan dentro del perímetro acotado por los límites de la General Paz y
estén tan ocupados para no trasladarse por el resto de las veintitrés provincias argentinas
constituye una cuestión a juzgar. Pero que nosotros, que fuimos elegidos por el pueblo para
que defendamos sus derechos, seamos tan necios como para no reconocer ni asumir la
situación de crisis que vive nuestra gente es algo que no comprendo.
¿A quién no se le cae la cara de vergüenza, de impotencia o de indignación al ver
familias enteras en este país comiendo en los basurales? Esto lo digo por mencionar algo de
lo que ocurre todos los días en la Argentina.
Los legisladores nacionales, que fuimos elegidos por el pueblo, no podemos ser
cómplices de las acciones u omisiones de quienes han perdido el respeto por el pueblo
argentino.
Para cambiar esta realidad, ¿es necesario hacer desaparecer la política y sus actores?
¿Es necesario traer al escenario a engendros económicos que no representan al pueblo ni
sus necesidades? No, señores diputados.
Para salir de la crisis y para no caer en la decadencia, necesitamos de la política. No
existe gratificación espiritual más grande que la de ser político, siempre y cuando ello
implique la responsabilidad de modificar las conductas necesarias para quitar el dolor de
nuestro pueblo.
La Argentina está en crisis. Los argentinos estamos en crisis. Somos incapaces de
juntarnos para plantearnos qué país queremos y qué Argentina vamos a dejar a nuestros
hijos. En nombre de ellos pido que nosotros, los políticos, nos pongamos en el lugar que
nos corresponde y defendamos nuestras convicciones poniendo el orden que corresponde:
la política conduciendo la economía.
No nos sigamos escondiendo debajo de estas bancas, porque nuestro espacio ya lo
ocupan los mercados, el poder financiero, los monopolios y los engendros económicos, que
llegan a lugares de poder representando a este establishment que tanto daño nos viene
haciendo.
¿Qué pasa a los radicales, que conforman un partido centenario? ¿Qué pasa al
Frepaso? ¿Acaso no tienen hombres y mujeres capaces de conducir desde la política las
alternativas que necesita el país?
Les pido que reaccionen pronto, porque el dolor de la pobreza romperá los cercos
que tratan de retenerla y llegará sin clemencia hasta sus propios hogares.
¿Quién dijo que en este país no hay alternativas para reactivar la economía? Asuman con
coraje, señores del partido gobernante, la decisión política de declarar la emergencia social
en la Argentina, constituyendo un fondo de asistencia.
¿Para qué seguir afrontando compromisos externos? ¿Para qué seguir subsidiando la
pobreza con faraónicos programas de empleo que no llegan a la gente? ¿De qué manera van
a intentar bajar los índices de desocupación?

71
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

¡Por favor póngase al frente de esta situación! No es con el ministro que fue echado
del gobierno por el propio justicialismo por llevar al país al más alto grado de desocupación
como van a salir de este pantano, sino con la decisión política de transformar el Estado -
sobre todo en lo que a gasto público se refiere- sin sacar plata del bolsillo de los
trabajadores y los jubilados. Ello puede comenzar a lograrse, por ejemplo, modificando en
serio la estructura de los ministerios, como el de Educación, que insume parte del
presupuesto para mantener un hermoso edificio y cientos de contratos y viajes, vaya a saber
para quién. ¡Si la educación la atienden nuestros gobernadores!
Los diputados justicialistas hoy estamos presenciando desde nuestras bancas la
violación más asquerosa de los derechos del pueblo trabajador y de los jubilados
argentinos. Quiero recordar a los diputados de la "triple Alianza" -que hoy gobierna- aquel
día en que, frente al estrado de la Presidencia, juraron para que Dios y la patria no los
demanden.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.

SRA. NOFAL, MARIA BEATRIZ.- Señor presidente: el señor diputado Balestra me está
solicitando una interrupción, que concedo.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Santa
Fe.

SR. BALESTRA, RENE HELVECIO.- Señor presidente: en razón de que estamos acá
desde hace varias horas, le solicito que haga respetar el reglamento en lo atinente a la
disposición que prohíbe la lectura de los discursos, pues si están escritos directamente
puede solicitarse su inserción en el Diario de Sesiones.

SR. PRESIDENTE .- Se tendrá en cuenta su solicitud, señor diputado.


Continúa en el uso de la palabra la señora diputada por la Capital.

SRA. NOFAL, MARIA BEATRIZ.- Señor presidente: dado lo avanzado de la hora,


solicito la inserción de mi discurso en el Diario de Sesiones.

SR. PRESIDENTE .- Oportunamente la Cámara se pronunciará al respecto.


Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. PEYROU, ALEJANDRO.- Señor presidente: hace exactamente siete días los
diputados del Frepaso emitimos una declaración sobre la situación económica existente en
el país, y entiendo que es atinente recordar algunos de sus puntos.

72
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Entre otras cosas, decíamos lo siguiente: Desde hace meses la Argentina no tiene crédito
externo y en ese contexto vivir con lo propio es simplemente la realidad. La reducción o
eliminación del déficit fiscal es así inevitable. No es eso lo que está en discusión.
Luego agregábamos: El debate está planteado en términos de determinar quiénes se hacen
cargo de los costos de la emergencia y en qué medida. Otro aspecto central es evitar que las
medidas a tomar agudicen la recesión, ya que si eso ocurriera los sacrificios a realizar
serían inútiles y exigirían otros adicionales en el futuro. Sin crecimiento económico no
habrá solución al problema fiscal. La caída de la actividad reduciría la recaudación
tributaria y entraríamos en un círculo vicioso sin piso para el ajuste.
Además, decíamos: La restricción crediticia tiene su lógica. Desde el exterior se
advierte con claridad que muchos de los sectores económicamente más poderosos tienen
como práctica habitual la elusión y evasión impositivas por montos que han sido estimados
en treinta mil millones de pesos anuales, generando así cuantiosos déficit fiscales. Mientras
tanto, los sucesivos gobiernos han tendido a mirar hacia otro lado, o peor aún, a
desfinanciar la institución recaudadora.
En este momento deseo agregar lo siguiente: debemos evitar que esta situación se
repita en el marco del esquema actual.
En otra parte de ese documento señalábamos: La falta de vocación para construir
una Nación, promover el desarrollo económico y hacer vigente un contrato social equitativo
entre todos los habitantes -que se refleje en reglas de juego comunes para todos-, derivó en
dificultades para poner en orden las finanzas, o sea ordenar el gasto y garantizar los
ingresos públicos. Ello llevó inevitablemente a un endeudamiento desmedido durante el
gobierno militar y entre 1993 y 1999, y a crecientes montos de interés que deben ser
cancelados con recursos públicos.
Por otro lado indicábamos lo siguiente: Ningún ajuste debe involucrar a los
jubilados que legítimamente han realizado sus aportes a lo largo de los años, los salarios
más bajos de la administración pública o a los sectores más débiles de la sociedad que se
encuentran al borde de la subsistencia, cuando en el otro extremo social y económico hay
quienes han sacado tajada de las crisis sucesivas y hoy permanecen en la indiferencia o
recomiendan austeridades ajenas.
Asimismo, señalábamos: El esfuerzo debe ser realizado por aquellos sectores
privados que han tenido ganancias extraordinarias, no gracias a sus niveles de eficiencia
sino por los altos niveles de precios o tarifas de los que gozan en función de su posición
dominante en el mercado, y que quedaron fuera de los sacrificios que ha realizado la gran
mayoría de la sociedad. Ellos son principalmente el sector financiero, las empresas de
servicios públicos privatizadas, las AFJP y las empresas petroleras.
No leeré la totalidad del documento, pero esto define el marco general dentro del
cual estamos analizando el proyecto en tratamiento.
Dicha iniciativa contiene una serie de medidas, algunas de las cuales son positivas.
Me refiero a las disposiciones contenidas en los artículos 1° -modificación de la ley de
impuesto al valor agregado-, 7° -postergación de la devolución del impuesto a las ganancias
a las altas rentas-, 8° -suspensión de la reducción del impuesto a las naftas- y 9° -
contribuciones patronales para las empresas de servicios. Dichas normativas son
importantes porque mejoran la distribución de las cargas en relación con lo que podría
haber sido una presentación diferente.
Por otro lado, desearía que el bloque oficialista considerara seriamente la
posibilidad de incorporar en el proyecto la propuesta formulada por un grupo de diputados

73
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

provinciales en cuanto a la aplicación de un impuesto especial a los registros automotores.


Entiendo que esta es una excelente oportunidad para que importantes dirigentes de nuestros
partidos demuestren que están dispuestos a contribuir con sus ideas a la solución de los
problemas del país.
Sin perjuicio de lo que acabo de manifestar, algunas disposiciones contenidas en el
proyecto en discusión me impiden acompañar su aprobación. Es muy claro que ninguna de
las medidas proyectadas posibilitará la reactivación. Las imposiciones del ministro de
Economía me inhiben de aprobar este proyecto. Si se respetara el espíritu que, entiendo,
comparte conmigo la mayoría de los legisladores de la Alianza, lo hubiera apoyado sin
ninguna duda.
Creo que hay que evitar el déficit público, pero en esta iniciativa se está imponiendo
un criterio que desde mi punto de vista...

SR. PRESIDENTE .- El señor diputado Cafiero le solicita una interrupción, señor


diputado.

SR. PEYROU, ALEJANDRO.- Ya termino, señor presidente.


Decía que se está imponiendo un criterio que desde mi punto de vista tiene un efecto
sumamente perverso. Me refiero al mecanismo del artículo 10, que crea un sistema de
salarios y jubilaciones móviles u oscilantes en función de los ingresos públicos.
Me gustaría que si estoy equivocado alguien me lo hiciera notar: ninguna empresa o país
del mundo ha tenido un sistema semejante. Creo que nadie ha cometido un error de esta
envergadura. No parece posible imaginar una administración pública que pretenda tener un
mínimo de eficiencia y cuyos funcionarios no sepan cuánto van a cobrar a fin de mes...

SR. PRESIDENTE .- La señora diputada Castro le solicita una interrupción, señor


diputado.

SR. PEYROU, ALEJANDRO.- Estoy concluyendo, señor presidente.


No quisiera imaginar cuál es la situación de un funcionario público que tiene que
renegociar un contrato significativamente importante y que no sabe cuánto cobrará al cabo
del mes. Esta misma circunstancia se traslada a los jubilados en términos de incertidumbre.
Es difícil imaginar el efecto recesivo que va a generar esta medida. La incertidumbre acerca
de los ingresos inevitablemente ocasionará un altísimo nivel de recesión.
Creo tener ética política y esta propuesta me parece absolutamente inaceptable. Además,
ello es así en función de mi responsabilidad profesional. Si la situación es grave se deberían
efectuar todos los recortes que sean precisos, y en ese caso apoyaría cualquier reducción
que fuera definida, fija, temporaria y justa.
No puedo aceptar la presión de la coyuntura para imponer mecanismos que generen
daños permanentes al gobierno de la Nación Argentina, sin distinción de partidos políticos.
Quizás este tipo de propuestas era inevitable. Tal vez tenga razón el refrán popular que dice
que hay que cuidarse del celo de los renegados. He mencionado antes que los mayores
niveles de déficit...

74
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Su tiempo ha terminado, señor diputado.

SR. PEYROU, ALEJANDRO.- Ya finalizo, señor presidente.


Mencionaba que los mayores niveles de déficit público y de crecimiento de la deuda
externa se registraron entre 1975 y 1982 y entre 1993 y 1998.
Lamento mi decisión. Hubiera querido otra lógica de política económica, que
seguramente en algún momento va a llegar porque no es viable un país donde no haya un
fuerte componente de justicia social y de cohesión nacional.
Creo en la necesidad del consenso y la negociación. También creo en la necesidad
de poner límites a esa negociación. Alguien dijo antes que entre lo sublime y lo ridículo hay
un solo paso, pero yo no lo quiero dar.

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia anuncia que habiendo diecinueve oradores anotados


les avisará dos minutos antes de la finalización del término del que disponen, para que
redondeen su exposición. Así podremos cumplir con el reglamento de la Cámara con
respecto al término de diez minutos del que dispone cada uno de los legisladores para
exponer con total libertad. En caso contrario no se cumpliría con el reglamento ni se
respetaría al resto de los colegas.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. DIAZ BANCALARI, JOSE MARIA.- Señor presidente: realmente el esfuerzo que
estamos realizando en este recinto merecería una mejor causa.
Digo esto porque cualquiera que haya pasado por la puerta de la Facultad de
Derecho sabe que el proyecto que estamos considerando no puede tener el más mínimo
andamiaje, dada su violación flagrante a esenciales principios del régimen constitucional
argentino. Se trata, nada más ni nada menos, de la supresión del orden institucional.
El Parlamento pierde toda razón de ser cuando una norma establece la prioridad del
acreedor externo, mientras que el pago de las obligaciones del Estado argentino se
efectuaría con el remanente, si es que éste existe.
Si bien esto torna total y absolutamente inoficioso el funcionamiento del ámbito
legislativo, también avanza sobre las facultades discrecionales del Poder Ejecutivo, que no
puede saber hasta dónde podrá cumplir con sus obligaciones esenciales.
Ya que hemos hablado de Jauretche, podríamos decir que si él estuviera vivo estaría
refiriéndose a un nuevo estatuto del coloniaje. Se viola la Constitución, se desconoce la
República y se diluyen los poderes.
La elaboración presupuestaria resulta una mera expresión de deseos. Nadie sabe si
realmente cada una de las partidas que se asignen va a tener posibilidades de cumplirse.
No sólo se viola el principio de igualdad ante la ley sino que la desigualdad -que nos
ocasiona un dolor mayor- se da a favor del extranjero, a partir de aquella frase que dice que
no es tan grave el gringo que compra como el gaucho que se vende.

75
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Creo que así no se construye una Nación digna de ser vivida, en la que todos
podamos ser iguales. He escuchado una invocación o propuesta de unidad nacional. Así lo
ha señalado el partido político que se ha incorporado recientemente a la "triple Alianza".
Considero que la formulación de una propuesta liberadora lo suficientemente
esperanzadora como para pacificar los espíritus y la verdadera unidad nacional surge de
recrear la credibilidad y la confianza en las instituciones, como método pacífico de
transformación de la realidad que todos los días nos golpea y nos duele.
El resto, como repartirse cargos entre distintos partidos políticos a partir de una
distribución equitativa, me suena más a contubernio, a concordancia y a régimen falaz y
descreído.
Es necesario que encontremos entre nosotros mismos -más por una cuestión de
autoestima y de respeto- la posibilidad de construir un destino mejor, pero ello no se logrará
mediante normas como ésta, que destruyen la República, desconocen los derechos del
pueblo y se ensañan con los que menos tienen.
Decía en una sesión anterior que en mi dilatada trayectoria, cada vez que ocupaba
un cargo trataba de convencerme de que ésta era la función desde la cual podía servir mejor
a aquellos que me habían elegido. Lo repito una vez más: cada vez me cuesta más creer que
estamos en este recinto haciendo lo mejor para aquellos que nos eligieron como sus
representantes.
No podemos seguir sembrando incertidumbre, temor, indecisión, desánimo,
desesperanza y hasta bronca, como hasta el presente. Estamos jugando con fuego. Hay una
epidermis social ardiente y hay quienes se ensañan con seguir tirando nafta sobre ella.
¿Hasta cuándo? Quiero llamar a la reflexión a mis colegas diputados para que no
aprobemos este proyecto de ley. No es posible que quienes pertenecen al oficialismo se
comprometan en contra de lo que han predicado durante toda su vida. Cuando se pierden
los principios se pierde el rumbo, y cuando esto sucede también se pierde el destino.
La Argentina espera que generemos una nueva luz, una posibilidad de credibilidad, de
esperanza. Cada vez son más los que quedan a la vera del camino, y ahora no podemos
echar la culpa a nadie. Tal vez algún día les satisfaga mínimamente el juzgamiento de los
culpables, pero ahora no buscan sólo eso sino soluciones para los que son muy jóvenes; los
que son mayores, para sus hijos, y los que ya no tienen esperanza, para sus nietos. Hoy
nosotros estamos tratando de robarles parte de lo que ellos han ganado con el esfuerzo de
toda su vida.
No podemos tolerar ni un solo centavo de descuento a un trabajador ni a un
jubilado. ¿Cuántas veces los hemos golpeado? Mirémonos a la cara. Nos lo reclaman
permanentemente quienes con nosotros lucharon en cada una de las fuerzas políticas. Nos
lo reclama la memoria de los que murieron creyendo que luchaban por una patria mejor.
Nos lo reclama cada uno de los que nos encuentra en la calle, cuando nos pregunta si hay
un futuro; pero fundamentalmente nos lo reclama nuestra dignidad.
Tengamos la fuerza suficiente y mantengamos el rumbo para que cuando cada día
nos levantemos de la cama y nos miremos al espejo veamos reflejado lo que nunca
debemos dejar de ser: argentinos. Hoy estamos considerando una normativa que tiene un
solo antecedente que no creo que sea una ilusión a buscar, como aquella frase de
Avellaneda en el sentido de que iba a honrar la deuda con el hambre y la sed de los
argentinos. No creo que sea eso lo que buscan los argentinos; no lo creo ni lo quiero.
(Aplausos.)

76
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. RIVAS, JORGE.- Señor presidente: lo más fabuloso que plantean los cientistas
políticos de principios de este siglo -corrupción estructural de las democracias de baja
intensidad en países emergentes como el nuestro- es la utilización de instituciones
destinadas al bien común y colectivo en beneficio de intereses particulares o estructurales.
En Italia, allá por el 45, nacía una corriente de pensamiento heredera pacífica del fascismo,
que se denominó "cualunquismo", que tenía por objeto plantear que en realidad la política
era un estorbo incapaz de resolver los problemas inmediatos o perentorios y que la única
manera de resolverlos era con ley y orden.
Digo esto porque el rol de aquella corriente no nació desde los partidos políticos
sino que era una herencia del fascismo contra los partidos políticos. Y la gravedad que
presenta hoy la degradación de los partidos políticos en un sistema democrático como el
nuestro es que el fogonero principal del "cualunquismo" es la clase política de nuestro país.
Max Weber decía que se hace política con el cerebro, pero agrego que además es
indispensable hacerlo con inteligencia, imaginación, audacia y fundamentalmente pudor. Si
alguno de los que hoy ocupan una banca en el oficialismo o en la oposición se encuentran
confundidos, repartiéndose chicanas recíprocamente, en realidad no tienen ninguna
confusión, porque han malversado del mismo modo cada uno de sus partidos políticos para
ponerlos al servicio de ese poder económico concentrado.
El "salariazo" y la "revolución productiva" generaron en nuestro país la más
fabulosa transferencia de riqueza en los últimos diez años, y fue la Alianza la que surgió
con un discurso relacionado con el rescate de la política para poner límite a ese poder
económico concentrado y que ahora aparece dócilmente entregada a él.
¿Saben lo que esto significa? Que en realidad los partidos políticos son las variables
y que les es fácil durante las campañas electorales mantener discursos distribucionistas,
porque después se puede llamar a algún tecnócrata que justifique las políticas de ajuste.
Pero los tecnócratas no son neutros y a ellos no los vota nadie. El pueblo vota a los que hoy
están ocupando una banca en el recinto, y en buena medida los responsables de la gestión
de gobierno son los que están ocupando esas bancas.
A los que desde algunos sectores de la bancada oficialista pretenden desgarrarse las
vestiduras diciendo que de ninguna manera seguirán acompañando a Cavallo, les pregunto:
¿qué esperaban de él cuando le otorgaron facultades extraordinarias? Respondan con
honestidad intelectual si realmente alguien podía pensar que Cavallo llegaría al Ministerio
de Economía a poner un punto de inflexión en esa herencia recibida del menemismo
cuando él había tenido a Menem como artífice absolutamente necesario para que esa
exclusión y concentración económicas se pudiera llevar adelante.
Por lo tanto, estamos realizando un debate profundamente hipócrita. Resulta mucho
más cómodo gerenciar a los partidos políticos y obturar el conflicto social para que se
vehiculice a través de aquellos, que hacernos cargo de ese conflicto a fin de resolverlo.
Ahora resulta sencillo plantear que en realidad el problema se produce porque
tenemos un presidente que está desviado. No es así, señores diputados. Fue esta Cámara la
que hace poco más de un año aprobó el "impuestazo" para los sectores medios. Fue esta
Cámara la que aprobó la rebaja salarial hace aproximadamente un año. Fue esta Cámara la

77
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

que otorgó facultades extraordinarias, rayanas en lo inconstitucional, a quienes hoy ejercen


el Poder Ejecutivo nacional. Por lo tanto, es indispensable un ejercicio de pudor político
que signifique hacernos cargo de que tenemos una cuota esencial de responsabilidad como
dirigencia y representación políticas. El hecho de que uno no pueda presentarse como
dirigente político para ganar la calle está altamente justificado, porque el poder económico
no habría podido llevar adelante el proceso de concentración si no hubiese tenido un partido
político que contuviera en su masa crítica de representación a los sectores más populares.
Del mismo modo, hoy no podrían llevarse adelante estas propuestas si no se hubiera
vulnerado el mandato popular otorgado el 24 de octubre de 1999. ¿Cómo podemos pedir a
este gobierno que ponga un punto de inflexión e inicie una etapa distinta en nuestro país, si
cuando tuvo la oportunidad histórica de hacerlo, con el acompañamiento popular de más
del 54 por ciento del electorado, optó por la claudicación? ¿Qué podemos esperar hoy de
este gobierno que se encuentra con el apoyo más bajo que haya tenido un presidente
democrático en los últimos años?
Por supuesto, es necesario convocar a la unidad del esfuerzo, pero no a la unidad
nacional que signifique volver a hacer un pacto de dirigentes políticos que implique
ponerse nuevamente al servicio de quienes han gobernado este país en los últimos
veinticinco años. Si se quiere un pacto en serio, una unidad nacional en serio, ésta debe
darse en forma indispensable con aquellos sectores sociales absolutamente postergados.
El gobierno nos dice que hoy estamos prácticamente ante una virtual situación de quiebra o
de cesación de pagos. En el derecho privado, cuando una empresa se encuentra ante la
posibilidad de quebrar, efectúa una convocatoria de acreedores. Tanto nos ha ganado la
lógica del mercado y de lo privado que es más sensible el derecho privado que el derecho
público. En efecto, aun en esas convocatorias de acreedores, el crédito fundamentalmente
privilegiado es el del trabajador; éste es el verdadero acreedor privilegiado. Sin embargo,
en esta supuesta convocatoria de acreedores del derecho público, que se lleva adelante bajo
la intención del déficit cero, resulta que los trabajadores serían los últimos acreedores, que
alguna vez cobrarían aquello que el Estado jurídicamente debe garantizarles, luego de que
se haya garantizado el pago de los intereses de la deuda.
Por lo tanto, la permeabilidad en términos de lo que es el derecho privado nos lleva
hoy a una desnaturalización del derecho público, que se supone debe regular jurídicamente
la política. Sin embargo, hoy está barrido y vaciado. El verdadero desafío que tenemos, más
allá de nuestras diferencias ideológicas, sectoriales o partidarias, es que en nuestro país la
política vuelva a tener razón de ser en un momento en que, según gran parte de la sociedad,
la ha perdido.
Lo que hemos aprendido en estos últimos años es que no se puede dar empleo
expulsando empleo; no se puede ser competitivo achicando la economía; no se puede
apostar al futuro acumulando deuda, y no se puede resolver el problema de la pobreza
concentrando riqueza.
Por todos estos motivos, rechazamos esta iniciativa. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Neuquén.

SRA. FOCO, ISABEL EMILIA.- Señor presidente: anticipo el voto negativo al proyecto

78
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

en consideración, y adhiero a la postura manifestada oportunamente por el señor diputado


Vitar.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. POLINO, HECTOR TEODORO.- Señor presidente: voy a comenzar mi exposición


citando un gráfico de un trabajo realizado por un economista radical, el doctor José
Villadeamigo, integrante de la fundación que lleva el nombre del gran presidente argentino
Arturo Illia. En este gráfico, el economista radical desmitifica algo que se ha venido
sosteniendo por los llamados pseudo liberales de nuestro país, en el sentido de que el gasto
público argentino es muy alto.
Si tomamos el gasto público argentino en relación con el producto bruto interno y la
población del país y lo comparamos con los datos que arrojan los países más desarrollados
del mundo -Alemania, Austria, Bélgica, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón,
Noruega, Países Bajos, Reino Unido, Suecia y Suiza- advertiremos los siguientes
resultados. En 1980, los citados países gastaban el 44,2 por ciento, mientras que la
Argentina, el 36,2 por ciento; en 1990, el 45,6 y el 32,3 por ciento; en 1995, el 48,6 y el
33,5 por ciento; en 1998, el 48,8 y el 29,9 por ciento, respectivamente.
Debemos terminar con la farsa y con la mitificación de números tramposos que no
reflejan la realidad. En los países serios y bien organizados del mundo el Estado cumple un
rol importante e incluso subsidia, en algunos casos, servicios públicos fundamentales como
los ferrocarriles, que desempeñan una función social importante. En cambio, en la
Argentina hemos destruido el Estado para ponerlo al servicio de las grandes corporaciones
del poder económico y financiero.
Esta Cámara y el Poder Ejecutivo otorgaron en los últimos años importantes
privilegios y beneficios a las grandes empresas. Veamos algunos ejemplos de estos
beneficios, además de las reducciones a los aportes patronales a las que se han referido
numerosos legisladores: supresión del impuesto sobre los débitos bancarios; derogación del
impuesto a los sellos sobre los contratos y las operaciones financieras en la ciudad de
Buenos Aires, sede de la casa central de casi todas las empresas; reducción del 2 al 1 por
ciento de la alícuota del impuesto a los activos; exención de los gravámenes arancelarios a
la importación de bienes de capital; paulatina supresión del impuesto sobre los ingresos
brutos y del impuesto al financiamiento empresario sobre las deudas.
¿En que se han reflejado estas reducciones impositivas que contribuyeron al
desfinanciamiento del Estado en materia de reducción de precios de bienes y servicios que
consume la población?
El 10 de abril de 2001 nuestro bloque presentó un proyecto de mi autoría en el que
se dispone la creación de una comisión especial investigadora encargada de determinar de
qué manera las empresas trasladaron a los precios los beneficios que les otorgaron tanto el
Parlamento como el Poder Ejecutivo nacional. Hubo una estafa enorme, porque no
redujeron absolutamente nada y aumentaron las formidables ganancias que ya venían
obteniendo.
¿Qué hicimos con Repsol-YPF, que durante el año 2000 ganó 1.229 millones de
dólares, o sea un 157,7 por ciento por encima de la ganancia que obtuvo el año anterior? Ni
siquiera fuimos capaces de cobrarle la multa de 100 millones de dólares que le aplicó la

79
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Secretaría de Defensa de la Competencia y del Consumidor por haber tenido una conducta
monopólica en el mercado argentino.
¿Qué hemos hecho para defender al sector de la economía social en la Argentina,
que en condiciones totalmente desfavorables debe sobrevivir en un mundo en el que
compite con las grandes empresas extranjeras que hoy operan en el área de los servicios
públicos? Absolutamente nada. Lo único que se le ocurrió decir hace pocas horas al
ministro de Economía de la Nación es que las cooperativas y las mutuales facilitaron que
algunas empresas eludiesen el pago del impuesto a las transferencias financieras, pues
permitieron a éstas operar a través de sus estructuras. Me pregunto por qué el señor
ministro no da a conocer con nombre y apellido cuáles son las entidades que posibilitaron
que esas empresas burlaran la ley.
Queremos saber cuáles son las empresas capitalistas que se habrían beneficiado
utilizando las estructuras cooperativas y mutuales, según lo manifestado por el ministro de
Economía. También desearíamos conocer qué hizo el gobierno al cual pertenece el señor
ministro de Economía para detectar y sancionar a esas entidades.

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia informa al señor diputado que está por concluir el
término del que dispone para hacer uso de la palabra.

SR. POLINO, HECTOR TEODORO.- Ya termino, señor presidente.


Tal vez algunas entidades mutuales y cooperativas se prestaron a aquella maniobra. En tal
caso, habrá que apartarlas de la operatoria, quitarles la autorización para continuar
funcionando y exhibirlas ante la opinión pública. Sin embargo, no es posible que al
respecto se hagan imputaciones generalizadas con el objeto de eliminar la exención de la
que gozan dichas entidades, obligándolas de esa manera a pagar el impuesto a las
transferencias financieras al igual que las empresas capitalistas.
A esto debemos agregar el siguiente agravante: las entidades mutuales y
cooperativas no podrán descontar ese gravamen del impuesto a las ganancias sencillamente
porque no pagan por este último. Como es sabido, este tipo de entidades no generan
ganancias sino excedentes que retornan a los asociados o bien son invertidos en aquellas
zonas donde son generados.
Tenemos que empezar a hablar claro, señor presidente. La culpa no es tanto del
ministro de Economía -respecto de él tengo serias y profundas disidencias-, sino de una
alianza progresista que en las últimas elecciones compitió con el doctor Cavallo. Esa
alianza progresista -que triunfó gracias al voto de un sector importante de la población- lo
convocó para ocupar el cargo de ministro de Economía, y hace poco tiempo solicitó a esta
Cámara el otorgamiento de poderes especiales para que hiciera lo que quisiese, desde esa
cartera, en contra de los intereses del pueblo y de toda la Nación argentina.
Como diputado socialista quiero terminar mi exposición recordando palabras
pronunciadas por el cardenal Jorge Bergoglio el 25 de mayo de este año, al conmemorarse
un nuevo aniversario patrio: el país está dañado de privilegios. Y mientras continúe así,
inevitablemente habrá conflicto social, porque frente a los privilegios de unos pocos está la
inmensa mayoría de un pueblo que tiene derecho a ponerse de pie, a decir "basta" y a
reclamar que se respete el derecho elemental de tener una vida digna. (Aplausos.)

80
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Santa Cruz.

SRA. FERNANDEZ DE KIRCHNER, CRISTINA.- Señor presidente: he solicitado el


uso de la palabra no sólo para adelantar mi voto negativo al proyecto de ley en
consideración sino también para reflexionar un instante sobre algo que he escuchado
durante todo el día en la Cámara de Diputados.
Si una persona que ha estado largo tiempo ausente de la República Argentina hoy
escuchara lo que se está diciendo en esta sesión, seguramente se preguntaría quién votó a
Fernando de la Rúa. Digo esto porque tal vez ello nos ayude a encontrar no todas pero sí
una de las claves de la crisis argentina. Hablamos de un país y de una sociedad -mi país y
mi sociedad- donde nadie, comenzando por sus propios dirigentes, quiere hacerse cargo de
nada.
Como dijo un diputado que me precedió en el uso de la palabra: ¿no sabían quién
era Cavallo? En Santa Cruz hemos enfrentado no al Cavallo de ahora sino al Cavallo fuerte,
el del año 1994; y lo hicimos no desde una banca de diputado -donde independientemente
de lo que digamos igual cobraremos la dieta- sino desde una provincia, donde si nos
enfrentamos a un presidente o a un ministro de Economía corremos el riesgo de no poder
pagar los sueldos a fin de mes.
Otra pregunta que nos hacemos es la siguiente. ¿No sabían quién era Fernando de la
Rúa? ¿No sabían que en la Argentina el Poder Ejecutivo es unipersonal? ¿No sabían que
ese hombre sostuvo toda su vida ideas conservadoras? ¿Qué es esto de que hay
conservadores comprometidos con el cambio y la transformación?
Seamos sinceros hasta el fondo del hueso y digamos las cosas como son. La culpa
no es de Cavallo sino del gobierno, que lo convocó. Lo que ocurre es que no hay gobierno.
Este es el problema que hoy tiene la República Argentina: no hay gobierno sino un
presidente, que son cosas distintas. Se puede ocupar el sillón de Rivadavia y tener el bastón
y la banda presidencial, pero gobernar el país es algo diferente. Hay gobierno cuando existe
legitimidad en el ejercicio de la representación, capacidad de gestión y unidad en la
dirección.
Este presidente ha perdido la legitimidad que le otorga el ejercicio de la
representación para la que fue votado por el pueblo, porque no ha hecho absolutamente
nada de lo que se comprometió a hacer.
No es cierto lo que dijo el señor presidente del bloque de la UCR, que cuando se es
gobierno hay que tomar medidas duras aun contra los más débiles.
Yo formo parte de una agrupación política que llegó al gobierno de Santa Cruz en
1991, cuando la provincia se hallaba en medio de un caos fenomenal, sin salud y sin
educación, con un atraso de tres meses en el pago de los sueldos. Nos tocó tomar medidas
duras, es cierto, pero aún en el momento de mayor dureza se puede ser equitativo.
Debo señalar que en los años de nuestra gestión únicamente se firmaron tres
decretos de necesidad y urgencia, en los primeros diez días de gobierno, y en uno de ellos
descontamos el sueldo de los trabajadores en un 10 y un 15 por ciento. Pero a los
empresarios no les pagamos nada. Les suspendimos los pagos a todas las empresas
acreedoras del Estado. Cuando devolvimos el dinero a los trabajadores lo hicimos en
efectivo y con los intereses correspondientes al tiempo que los tuvimos retenidos.

81
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Por otra parte, a los empresarios les pagamos con bonos a dieciséis años. Claro que a veces
hay que tomar medidas duras, pero lo que no es cierto es que aun en el caso de las medidas
más duras no pueda haber equidad.
A este gobierno además le falta capacidad de gestión, lo cual no se mide en
discursos o títulos académicos. ¿Saben qué nos pasa a los argentinos? No tenemos
dirigentes capaces de conciliar la capacidad de gestión, que exige conocer cómo funcionan
la sociedad y la economía hoy en el mundo. Ese es el grave drama que estamos teniendo.
Estamos entrampados entre los discursos inmorales de los que se apoderaron de la
Argentina, no de ahora ni del gobierno de Menem sino desde el 24 de marzo de 1976 -como
se señaló en este recinto-, cuando empezaron a caer los bancos, con las líneas de
redescuentos, con los seguros de cambio, con la estatización de la deuda externa.
Después vino la democracia, la patria contratista, la inflación y luego el último capítulo de
la tragedia de los argentinos, con las privatizaciones, las desregulaciones, etcétera, es decir
la más formidable transferencia de recursos públicos al sector privado.
Después de todo eso todavía hablan del déficit del sector financiero. No sé cómo
aún hay Estado después de todo lo que hemos transferido al sector privado. Estamos
entrampados entre ese discurso inmoral y lo que yo llamo el discurso de la seducción de los
dirigentes; en ese sentido, existen muchos ejemplos de aquellos que dicen lo que la gente
quiere escuchar, y eso es lo que nos pasa a los argentinos.
No vamos a poder salir de esta trampa mortal que significa tener incapacidad de
gestión, no de discurso sino de gestión, porque una cosa es hablar sentado aquí en la banca
y otra distinta es gestionar al Estado y tener que pagar sueldos a fin de mes.
Otro atributo que falta a este gobierno es el de la unidad o el de la dirección que debe tener
un Poder Ejecutivo.
He sido legisladora provincial desde 1989 y nacional desde 1995. Pero se delibera
aquí en el Parlamento; en el Poder Ejecutivo se decide, y asistimos a verdaderas asambleas
cada vez que hay que tomar una medida en el gobierno.
Así no se gobierna un país. Esto no hace más que agravar la profundidad de la
crisis. A este gobierno le faltan estos tres atributos; por ahí no voy a estar de acuerdo
cuando se dice que hay un capitalismo serio y otro que no lo es. No es así. El capitalismo es
uno solo: por definición propia es acumulación de capital y propiedad de los medios de
producción, de servicios, y además, de información.
Hay gobiernos serios y gobiernos que no lo son; hay sociedades serias y otras que
no lo son. Hay sociedades que imponen su propia forma cultural, funcionamiento social y
solidaridad con el capitalismo. Llamemos a las cosas por su nombre.
Finalmente, debemos señalar que estamos ante un problema -reitero- que no sólo es
económico. Además, la única posibilidad de cambiar la economía y las relaciones de fuerza
de una sociedad es desde el gobierno. Estamos ante una falta de gobierno y
fundamentalmente no se tiene rumbo; esto es lo que nos pasa a los argentinos. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. BORDENAVE, MARCELA ANTONIA.- Señor presidente: si bien solicito la


inserción de mi discurso, deseo expresar algunos pensamientos. Quiero fundamentalmente
tomar el tema del riesgo país al revés, o sea, país riesgo. Aquí mucho se habló del riesgo

82
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

país, y a veces eso suena como la sensación térmica o algo que nos acosa, asusta y está a
punto de aplastarnos.
Hace tiempo que venimos diciendo que sube el riesgo país y que baja la Bolsa, y eso
es lo que determina las acciones de un gobierno y las decisiones que tomamos en el
Congreso.
Quiero hablar del país riesgo. Para mí el riesgo país es el tema de la desocupación y
el disciplinamiento que esto causa en cada uno de los trabajadores.
Hoy la desocupación está cerca del 17 por ciento, y el riesgo país son aquellos cincuenta y
cinco chicos menores de cinco años que mueren diariamente por causas totalmente
previsibles.
El riesgo país son las cuatrocientas cincuenta mil familias que viven bajo la línea de
pobreza. El riesgo país es la posibilidad de que con la voracidad de la especulación
financiera siete millones de trabajadores que hoy aportan a las AFJP no se jubilen. Otra de
las peores cosas posibles es el riesgo que corren todos los trabajadores estatales de no
cobrar su sueldo a fin de mes.
Días pasados escuchaba a la señora ministra de Trabajo, Patricia Bullrich, diciendo
que debía llamarse a una consulta popular para ver si había que hacer o no paro. Me
pregunto por qué no se toma en cuenta una propuesta que anda volando y que ha sido
formulada por varios economistas de distintos sectores, donde se está trabajando junto a
distintas entidades, organizaciones sociales, religiosas, organismos de derechos humanos y
representantes políticos de distintos partidos. Todos planteamos una consulta popular
respecto de un seguro de empleo y formación.
Me pregunto por qué en lugar de llamar a una consulta popular para saber si
corresponde o no hacer el paro, la ministra no llama a una consulta popular para ver qué es
lo que quiere el pueblo argentino.
Hoy nuestro pueblo está peleando por una causa principal: buscar la forma de no
estar desocupado. La desocupación disciplina y creo que la mejor manera de no aceptar
más disciplinamiento y más desocupación, de no aceptar más golpes bajos para aquellos
sectores que son los más débiles, es justamente rechazando.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO.- Señor presidente: escuchando a mis colegas


quiero hacer una reflexión en primer lugar respecto de la crisis política en la que estamos,
pensando que quizás esta crisis es producto de errores que vienen desde el inicio de la
democracia.
Entre las cosas que heredó esta democracia se encuentra una fuerte deuda externa y
una secuela terrible de violaciones a los derechos humanos.
No supimos resolver esas dos herencias. Hubo un pecado original al no plantear de
entrada un gobierno de unidad nacional, y así se fue desgastando esta democracia de baja
intensidad, como se la definió aquí.
Esta crisis de la política hace que cada vez más la gente diga que el gobierno no lo
representa, porque no lo votó.
Pienso que esta obediencia debida que hemos tenido unos y otros partidos ante los
mercados ha ido desgastando la democracia. Así como el amigo Baglini esbozó en su

83
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

momento aquel famoso teorema de que cuanto más lejos del poder se está más
irresponsables parecen ser las propuestas de los partidos, cuando se está en el gobierno
pareciera que quienes lo ejercen solamente responden a los acreedores financieros y a los
mercados. Así se va construyendo una suerte de autoritarismo de no poder hablar, como
dijo el señor Gallo, hasta Navidad, y se dan cosas realmente vergonzosas, indignantes.
Yo leía la crónica de estos últimos días donde después de "apretar" a nuestros gobernadores
-porque esta es la verdad- hasta les pidieron que es sacaran una foto porque los mercados
querían verla.
En esta obediencia debida los sacrificios son cada vez mayores. Este dios
"Mercado" cada vez requiere más sacrificios humanos, y nosotros, los que estamos en esta
Cámara, tenemos una enorme responsabilidad. ¿Saben por qué? Yo he hablado con muchos
de ustedes en estos años y no fueron pocos los que coincidían en algunos diagnósticos o
apreciaciones. Sin embargo, temían decir lo que pensaban, y quien teme decir lo que piensa
finalmente deja de pensar en lo que debería decir, y así se instala el pensamiento único.
Esta es precisamente nuestra gran responsabilidad: aceptar sin discusión que las cosas sean
así y no pensar que hay alternativas.
Para superar esta situación lógicamente primero tenemos que salir de la Argentina
del miedo, de la Argentina de los terrorismos de mercado, porque ésta es la gran jugada, el
gran triunfo de los poderosos.
¿Por qué no querían que se debatiera el tema de la deuda? Porque en la medida que
lo hiciéramos seguramente encontraríamos una solución y una respuesta. Muchos me han
preguntado qué pasaría si no pagamos la deuda. Jauretche -que fue mencionado aquí- habla
de las zonceras argentinas, sobre las que escribió un manual. Creo que después de estos
años en los que se han instalado tantas zonceras deberíamos hacer no un manual sino
varios.
Veamos cuál es la primera zoncera de la que está convencida la gran mayoría de los
argentinos: que vivimos gracias a la deuda. O sea que hemos derrochado y ahora vivimos
gracias a la deuda. Esto es falso.
Aquí se ha dicho claramente que la Argentina tiene superávit primario. Esto quiere
decir que no vivimos gracias a la deuda sino a nuestros recursos. Voy a hacer una cuenta
para que se entienda mejor. ¿Saben cuál fue el superávit primario desde 1993 hasta 1999?
Fue de 18 mil millones de dólares. Alguno podrá decir que están incluidas las
privatizaciones. Saquémoslas. Entonces, ¿de cuánto fue el superávit? De 12 mil millones de
dólares. Si le agregamos los intereses de la deuda son 35 mil millones de dólares. Ahí es
donde aparece el déficit, es decir que el déficit lo produce la deuda. El problema es que de
esos 35 mil millones de dólares que pagamos, más de la mitad corresponde a esta famosa
tasa de riesgo país, que es un nuevo eufemismo, una nueva palabra que sirve para hablar de
la vieja señora llamada "usura". Ahora a la usura la llaman riesgo país, que es lo que mide
exactamente la diferencia entre la tasa de interés que pagamos nosotros y la que paga el
mayor deudor del mundo, que son los Estados Unidos, país que vivió del déficit como no lo
hizo ningún otro Estado. Entonces, es la usura la que causa el déficit.
Nos dicen que tengamos cuidado porque se van a cortar las inversiones. Este es otro
"camelo", otro "verso" más. Si analizamos el período comprendido entre 1992 y el año
2000 observaremos que ingresaron al país 55 mil millones de dólares en inversiones
directas externas que hay que cuidar porque nos amenazan con la reacción de los mercados.
Pero se fueron 26 mil millones de dólares en utilidades y regalías y 18 mil millones de
dólares en salidas de capitales de argentinos. Es decir, de estas inversiones externas directas

84
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

la Argentina en estos ocho años recibió 11 mil millones de dólares, lo que equivale al 0,5
por ciento del producto bruto interno. Esta es otra zoncera.
Por su parte, nos dicen que tengamos cuidado porque los bancos nos tienen que traer
plata. No es así: los bancos prestan el dinero de los argentinos a tasas ridículas, teniendo en
cuenta las que utilizan en su operatoria. Hay aproximadamente 80 mil millones de dólares
de depósitos argentinos. Es más, los bancos son los primeros que se llevan la plata afuera.
Hay 7.500 millones de dólares de los argentinos depositados en el Deutsch Bank de Nueva
York. No es que nos presten plata sino que se llevan el dinero de los argentinos afuera.
También se menciona la balanza de pagos. Lógicamente, tenemos una balanza
equilibrada y deberíamos alcanzar el superávit. Si pensamos que las exportaciones deben
ser la prioridad, la Argentina lo puede hacer.
Si nosotros nos damos cuenta de estas zonceras instaladas y pensamos en los
números reales de nuestro país veremos que hay alternativas, que existen salidas. Por eso es
que con algunos otros señores diputados hemos dicho "sí" al déficit cero, pero a partir de
usura cero. Así podremos lograr este objetivo sin el brutal ajuste que nos quieren imponer.
Aquí se han dicho muchas cosas importantes. Se mencionó al economista Calomiris, quien
propone una salida distinta para bajar de alguna manera esta usura. También se mencionó...

SR. PRESIDENTE .- Señor diputado: le pido que redondee su exposición porque su


tiempo está concluyendo.

SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO.- Tengo bastante más que decir.

SR. PRESIDENTE .- Hemos acordado ser estrictos en la aplicación del reglamento.

SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO.- Acá son estrictos en todo menos en cumplir
con lo que establece el reglamento.

SR. PRESIDENTE .- Yo tengo la obligación de hacerlo cumplir.

SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO.- Continuaré hablando acerca de cómo se puede


salir de esta crisis. Debemos lograr que se llegue a un concordato de acreedores. Esta es la
expresión que debemos utilizar. En esto tenemos bastantes experiencias: por ejemplo, lo
que hacen los Estados Unidos; pero lo que no nos dijeron -que es lo que sostiene Krugman-
es que ese país hace todo lo contrario de lo que dice que hagamos. Ellos son keynesianos, y
nosotros también deberíamos serlo, pero también tienen una legislación muy interesante
para los casos de quiebra o insolvencia de un municipio. ¿Saben qué establece esa ley de
los Estados Unidos, que incluso ha sido de alguna manera certificado por la Corte Suprema,
que rechazó la idea de que el municipio tenga poder ilimitado para percibir impuestos y que
no se puede traspasar la gestión de una ciudad para el beneficio de sus acreedores?
Exactamente todo lo contrario de lo que estamos haciendo aquí. Es decir que hay un

85
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

mecanismo claro que podemos poner en marcha cuando un país entra en insolvencia. Pero
ese mecanismo para poner en marcha el concordato requeriría lo mismo que cualquier
concordato privado: primero, la verificación de créditos. Aquí empieza el problema, porque
tenemos el fallo del juez Ballestero que establece que hubo una deuda que se contrajo
mediando algunos actos irregulares...

SR. PRESIDENTE .- Señor diputado: su término ha concluido.

SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO.- Permítame un minuto más para redondear,


señor presidente.

SR. PRESIDENTE .- Hace dos minutos le informé que su tiempo estaba concluyendo.

SR. CAFIERO, MARIO ALEJANDRO.- Nosotros tenemos una adicción a la deuda


creada, una suerte de drogadependencia de la deuda, y realmente es muy difícil abordar este
tema con su presión permanente, por lo que trataré de sintetizar lo que quiero decir.
En la medida en que nos saquemos estas zonceras tendremos la oportunidad de hacer un
acuerdo distinto con los acreedores. Lo han hecho otros países y no se han ido del mundo.
Esto es posible siempre y cuando tengamos dudas sobre lo que hay que hacer.
Una de las cosas que debemos tener claras es que en esta deuda hubo grandes responsables,
y lamentablemente quien hoy está al frente del Ministerio de Economía es uno de ellos, un
gran traficante de esta deuda, no sólo por la estatización de las deudas privadas sino por el
plan Brady, las privatizaciones y el "megacanje".
Lamentablemente esta crisis de la política se debe a que no nos hacemos cargo de
las cosas que hoy suceden en nuestro país. Yo he denunciado las cifras del "megacanje", y
no sólo las comisiones, que es una cosa en verdad muy turbia, sino el enorme costo que
esto ha significado para la República Argentina, porque al analizar esta crisis que estamos
padeciendo debemos tener en cuenta quién gatilló o produjo su aceleramiento.
Existe un informe oficial del Ministerio de Economía que sostiene que después del
"megacanje" el capital de la deuda se incrementó en 2.280 millones de dólares y los
intereses en 38 mil millones de dólares. ¿Usted, señor presidente, prestaría dinero a un país
que por canjear deuda externa por 30 mil millones de dólares la incrementa en 40 mil
millones de la misma moneda? ¿Qué tasa le cobraría a alguien que administra así su deuda?
¡Por favor, señor presidente, saquémonos la venda de los ojos! Debemos modificar la
administración de la deuda y buscar un nuevo modelo de país.
Este es un tiempo para una nueva República, porque -como bien lo señaló la señora
diputada Carrió-, a esta república se la han llevado. Es necesario reconstruir una nueva
República sobre bases más firmes y equitativas, pensando en cambiar básicamente tres
cosas. El viejo modelo había sido diseñado pensando en los de afuera, para los de arriba y
creyendo en el dios "Mercado". Empecemos a crear una nueva República para los de
adentro, para los de abajo y creyendo en Dios. (Aplausos.)

86
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Tucumán.

SR. LIX KLETT, ROBERTO IGNACIO.- Señor presidente: tras escuchar magníficos
discursos en este extenso debate, creo que es hora de que los diputados de la Nación, los
verdaderos representantes del pueblo de la patria, nos aboquemos a tratar los grandes
problemas del país, que no son precisamente los sueldos o los ingresos de los flacos
bolsillos del pueblo argentino. Es hora de reunirnos para responder a la convocatoria a la
unidad nacional efectuada por el señor presidente de la Nación el pasado 9 de julio en la
histórica ciudad de San Miguel de Tucumán.
En mi opinión esa invitación a la unidad nacional debe partir del oficialismo. Sin
embargo, con tristeza observamos los quiebres de quienes debieran tener un proyecto de
país pero que después de diecinueve meses de gobierno no supieron hallar un rumbo claro
en materia de políticas que nos conduzcan a la unión nacional, el crecimiento y el
desarrollo de la Nación con la que todos soñamos.
Estamos convencidos de que el equilibrio fiscal es el remedio de nuestras grandes
crisis y de que no podemos vivir gastando más de lo que ingresa. Ya padecimos el terrible
flagelo de la hiperinflación, fruto de la emisión monetaria en razón de que los gastos
superaban a los ingresos. Pero también estamos seguros de que se requiere un plan
coherente de reforma del Estado, un ataque eficaz a la evasión impositiva, la reforma
tributaria necesaria para terminar con el consuetudinario déficit fiscal y la inminente
iniciación de un estudio para que se materialicen profundas reformas en el Estado. Sin
embargo, antes de afectar el bolsillo del empleado público cabe considerar las herramientas
mencionadas, que constituyen un instrumento importante para bajar de modo sustancial el
gasto público.
Me cuesta creer que estos temas, que están instalados en la opinión pública, aún no
hayan sido considerados por el oficialismo. Hace años que escucho que la evasión fiscal
será atacada de cuajo, pero no aprecio que el gobierno nacional adopte medidas que
disminuyan el déficit fiscal por medio de ese mecanismo.
En reiteradas oportunidades el economista Roberto Alemann ha expresado
públicamente que la evasión fiscal supera los diez mil millones de pesos, cifra que si se
aplicara a atacar ese flagelo posibilitaría la desaparición del tan mentado déficit fiscal. Mi
imaginación se torna frondosa cuando pienso qué sucedería si se concretara la famosa
reforma del Estado en los ámbitos nacional, provincial y municipal.
Me duele escuchar que nuevamente se nos convoca para otro ajuste de los tantos al
que fue condenado el pueblo argentino en los últimos cincuenta años. Pregunto por qué se
encara un nuevo ajuste en lugar de ponernos a trabajar en serio en los problemas
estructurales de la Nación. ¿Por qué no aprovechamos esta convocatoria a la unión nacional
para hacer surgir desde este cuerpo las coincidencias que otorguen un marco al Poder
Ejecutivo para transformar este país que tanto queremos?
En medio de la gran crisis que padecemos nuestro bloque presentó el 12 de julio
próximo pasado un proyecto de resolución cuya parte resolutiva dice lo siguiente: "Ante la
convocatoria a la Unidad Nacional efectuada por el señor presidente de la República en el
aniversario de la Independencia Nacional, en la ciudad de San Miguel de Tucumán el
pasado 9 de julio, y teniendo en cuenta el imprescindible y necesario acompañamiento que

87
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

la hora exige, es que la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, representante del


pueblo de la República, no puede estar ausente de la misma sino que es el ámbito natural
por excelencia del debate de ideas que conlleva la invitación formulada.
"En cumplimiento de lo establecido en el párrafo anterior créase una comisión
especial denominada de Unidad Nacional, a fin de concretar el llamado a la pacificación
nacional, que asegure la seguridad jurídica y física de todos los argentinos y extranjeros que
pueblan el territorio de la patria; la gobernabilidad imprescindible que asegure el logro de
los propósitos de la unidad nacional; la transformación del Estado, tanto nacional,
provincial y municipal, a través de la reforma política, tan reclamada por la ciudadanía en
su conjunto; la reforma del sistema impositivo para terminar con el consuetudinario déficit
fiscal; la reforma de los programas sociales para paliar la enorme desocupación que afecta
al pueblo argentino, el sistema previsional para que impere la justicia con quienes
pertenecen al sector pasivo; la iniciación inminente de los estudios para que se materialicen
las reformas tendientes a la regionalización de las provincias, dejando a salvo las históricas
diferencias que la caracterizaron, desde el nacimiento de la Nación; la búsqueda de la
consolidación efectiva del Mercosur con el propósito de potenciar la unidad de los países
integrantes frente a las grandes potencias mundiales y muy especialmente en las futuras
tratativas para la creación del ALCA, y del comercio con la Comunidad Europea; además
de los temas que se consideren indispensables para obtener el mayor consenso de los
diferentes sectores que componen la comunidad nacional en sus distintas manifestaciones
políticas, sociales, económicas, culturales, laborales y religiosas.
"La comisión que se crea en el artículo precedente deberá constituirse con un
integrante de cada uno de los partidos políticos con representación en la Honorable Cámara
de Diputados de la Nación, elegidos a tales efectos por sus respectivos bloques, teniendo un
voto proporcional a la representación política cuyo mandato detente.
"Corresponde convocar además a la mayor cantidad posible de instituciones de
diferentes actividades sin excluir a las que justifiquen fehacientemente su derecho a
integrarse a la misma, y así lo soliciten.
"La comisión de unidad nacional a crearse deberá darse en su reunión constitutiva
sus autoridades y el correspondiente reglamento al que deberá ajustar su futuro
funcionamiento. La duración de la misma tendrá un plazo de noventa días, prorrogable a
criterio del cuerpo.
"Los prioritarios motivos de las resoluciones que se adopten deberán dirigirse a
obtener la consecuente pacificación que facilite el general anhelo del mayor consenso
posible sobre el futuro del país, eludiendo los motivos de disensos innecesarios.
"La Honorable Cámara de Diputados de la Nación elevará al Poder Ejecutivo
nacional la ejecución de las conclusiones aprobadas, a fin de que lidere los objetivos
propuestos con la convocatoria efectuada, buscando consolidar en forma definitiva el
proceso democrático iniciado el 10 de diciembre de 1983."
Señor presidente: he escuchado discursos lúcidos, como dije en un comienzo, y creo
que en esta Cámara están los hombres preclaros capaces de dar el proyecto de país que el
pueblo en su conjunto quiere. Es cuestión de que nos pongamos a trabajar y no que desde
algún ministerio del Poder Ejecutivo se trate de elaborar un proyecto de unidad nacional
que no será -como se dijo aquí- el proyecto de los argentinos sino uno impuesto desde las
capitales del mundo.

88
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. QUIROZ, ELSA SIRIA.- Señor presidente: adelanto mi voto negativo al proyecto
en consideración y solicito la inserción en el Diario de Sesiones de los fundamentos de mi
posición.

SR. PRESIDENTE .- Cuando haya quórum la Honorable Cámara se pronunciará respecto


de las inserciones solicitadas por los señores diputados.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. SORIA, CARLOS ERNESTO.- Señor presidente: los dirigentes políticos en la


Argentina lamentablemente somos lo que somos merced a las palabras que vamos
utilizando en las campañas electorales y muchas veces por las cosas que nosotros mismos
decimos en este recinto.
Se dijo a la gente durante la campaña electoral que nadie quería seguir con lo
anterior, y que eran más. Pasó poco tiempo y resultó que no eran más, que no tenían unidad
de concepción ni de acción, que filosóficamente eran diferentes y que pertenecían a
historias políticas distintas; y la gente se dio cuenta de que eran muy débiles y que a partir
de esa debilidad les resultaría muy difícil cambiar aquello que estaba tan mal.
Pero yo estoy seguro, porque a muchos los conozco, de que obraron de buena fe y hoy
están profundamente desamparados y defraudados, defraudación que comenzó a las
veinticuatro horas de que de la Rúa jurara como presidente.
Me imagino a muchos de los que pretendían cambiar la política, el modelo
económico, el estilo y las conductas cuando dentro de las primeras 24 horas se dieron
cuenta de que tenían en el primer gabinete a cuatro economistas ultraliberales. ¡Qué
desazón! ¡Qué defraudación! ¡Pobre gente! Se dieron cuenta inmediatamente de que no iba
a cambiar nada, pero entonces decidieron acompañarlos porque a lo mejor encontraban el
rumbo rápidamente. Entonces, a partir de una crítica feroz de los que no estaban
preparados, pese a que tenían mucho tiempo, se dieron cuenta de que tenían que apelar
nada más que al recurso de la herencia recibida, y lo gastaron rápidamente.
¿Qué les pasó? En este gobierno el único equipo económico que verdaderamente
funcionó fue el ultraliberal: había que "meter mano" y conseguir plata de cualquier lado.
Primero fue el "impuestazo", después el ajuste, luego la reforma laboral "trucha", después
el blindaje, y así llegaron al primer año de gobierno y, desesperados porque no podían
solucionar nada, nos trajeron a este recinto a votar la ley de emergencia por la situación
económico-financiera del Estado nacional. Anularos los contratos del sector público
nacional, hicieron "bolsa" la relación del empleo público, suspendieron los juicios contra el
Estado nacional, consolidaron todas las deudas anteriores al 10 de diciembre de 1999,
pretendieron sanear la relación económico financiera del Estado nacional con las provincias
y no cumplieron con ningún pacto.
Eso fue en octubre del año pasado: cada vez que nos traían a este recinto a votar
estas barbaridades -no podrán decir jamás que el Justicialismo no estuvo presente para decir

89
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

que no, pero sentándonos y dando el debate, sin escondernos detrás de las cortinas- les
decíamos que no, que iban a fracasar. Pero salían todos los ministros en ese jubileo de los
diez días posteriores a la toma de la decisión y le hacían creer al mundo a través de grandes
titulares que todo estaba solucionado, hasta que el niño malo de la película -como algunos
dicen aquí- o el muerto vivo llegó a decir hace pocos días -fue reflejado claramente en
todos los medios- que era tan importante lo que habían hecho que pronto vendrían a
prestarnos dinero, llovería plata en la Argentina y los bancos se volcarían decididamente a
apoyar la reactivación y el crecimiento. Según sus palabras, todo se iba a solucionar, pero
de "golpe y porrazo", así como si nada, entramos en la supercrisis y ahora estamos al borde
del abismo. Si caemos en el vacío que existe podemos ir a parar a cualquier lado;
seguramente vamos a caer en el lugar no querido.
Lo que se ve claramente hasta ahora es que hay un vacío de gobierno y de autoridad.
La gente le perdió la confianza; esto es claro. En primer lugar le perdieron la confianza los
militantes de la política. Además, gracias a los medios de comunicación, la gente tiene
acceso no sólo a los programas políticos sino también a los programas cómicos, y también
se divierten con los políticos viéndolos allí. Estos programas los ve mucha gente; entre
ellos, los jóvenes que tienen entre quince y dieciséis años, que se preguntan qué será de
ellos en el día de mañana con estos políticos.
Después de la sanción de la ley de emergencia, por octubre de 2000, como no
obtuvieron el resultado que esperaban -ni parando los juicios contra el Estado ni dejando de
pagar los contratos ni haciendo el ajuste con los empleados públicos- nos hicieron creer que
si en el mes de marzo delegábamos nuestras facultades en una o dos personas -yo hablaría
de una sola, que es el ministro Cavallo- todo se podría corregir.
Después de un gran debate muchos diputados -algunos opositores y otros
arrepentidos- dijimos que era una barbaridad delegar facultades en esta banda de inútiles.
Teníamos razón: los inútiles no usaron las facultades que tenían. Sin embargo, vienen por
más. Con la ley de emergencia se dejaron de pagar las sentencias firmes contra el Estado
nacional. Y ahora no sólo quieren quitar a los jubilados lo poco que tienen para subsistir y a
los empleados estatales sus escasos ingresos sino que tampoco van a poder utilizar algunas
garantías que nos costó mucho tiempo conseguir y que están plasmadas en los códigos de
procedimientos.
Señores: a partir de la sanción de este proyecto de ley, que a ningún empleado
público u otro perjudicado por estas medidas se le ocurra presentar un recurso de amparo.
¡Tantos años elaborando una jurisprudencia importante en la Argentina para que los
convencionales de 1994 hicieran lugar en el texto de la Constitución al recurso de amparo,
que con tanta felicidad aprobamos en esta Cámara de Diputados!
Sin embargo, seguramente en pocas horas diremos: "Se acabó el recurso de
amparo". Se terminó con lo que prescriben los artículos 18 y 43 de la Constitución
Nacional; total, ya que vamos a violar nuestra Carta Magna, hagámoslo en grande y en
serio.
A esta altura del partido no podemos discutir. Hay algunos que todavía hacen
interpretaciones y dicen que la podemos superar: si les quitamos a los pobres y les pagamos
a los ricos se van a acordar de nosotros, no nos van a abandonar en la zona de debilidad y
van a tener un gesto de generosidad, como el que han tenido con otros países. ¿Por qué no
van a tener con nosotros ese gesto de generosidad, si es que fuimos tan disciplinados?
Seguramente, apelarán a un gesto caritativo de los factores de poder.
Eso no es cierto, porque así no se solucionan los problemas. Esta cuestión no constituye la

90
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

hipótesis de trabajo. La crisis está: la vemos en los niveles de desempleo, en los índices del
INDEC, en las llamadas que recibimos de las provincias y en todo lo que padecemos. La
crisis está a la vista. Ahora hay que asumir una actitud frente a ella y no puede ser de
debilidad.
Como decía mi compañera, la señora diputada Fernández de Kirchner, en el
gobierno no se puede deliberar. Se delibera acá; en el Poder Ejecutivo se toman las
decisiones.
¡En una semana dictaron el decreto 896! ¡Los propios radicales y la gente del
Frepaso lo hicieron "bolsa"! Y esto se lo comunicaron a la gente por cuanto tuvieron
delante. Le faltaron el poco respeto que se le tenía al gobierno, y le dijeron: "Ese decreto no
pasa por la Cámara de Diputados".
Existió un segundo proyecto que elaboró un grupo de radicales, que era casi
revolucionario comparado con el decreto 896/01.
Ayer, luego de cuarenta y ocho horas de estar esperando qué íbamos a hacer, nos
llegó un fax de la Jefatura de Gabinete de Ministros a las 17 y 30. Era una mezcla del
decreto 896/01 con lo poco de positivo que tenía el proyecto elaborado por ese puñado de
radicales. En definitiva, no solamente consistía en ajustar sino también en aumentar toda la
canasta familiar.
¡Más miseria! ¡Ningún derecho para reclamar ante la Justicia, y además, el aumento
del pan, la leche, los remedios y los productos frescos! ¡Espectacular! ¡Pero esto lo
negaron! ¡Lo negó la señora ministra de Trabajo diciendo que todo era mentira!
Lamentablemente, como la mentira tiene patas cortas, vemos que este proyecto que hoy
estamos tratando contiene por lo menos tres de esas medidas importantes que envió el señor
jefe de Gabinete de Ministros.
Como la crisis existe, entiendo que hay que tener otra actitud, y la que tienen
algunos hombres del gobierno es de miedo. El miedo es un problema más para resolver la
crisis.
Entonces, la poca energía que les queda, si es que quieren acompañar al gobierno,
utilícenla ubicando el problema, porque no está del lado de los más débiles sino del otro.
Aquí existe un bloque político que está dispuesto a discutir lo que le podemos quitar a los
que más tienen. En eso sí los vamos a acompañar.
Desde la política hay que construir un dique fuerte. Ese dique debe surgir desde la
política y no desde el discurso económico. De esa manera vamos a poder contener
rápidamente la crisis.
Ese dique no debe ser tan débil como los proyectos que se presentaron con
anterioridad, porque si así lo fuera, el dique se va a romper, y cuando el agua caiga de
manera aluvional va a terminar tapando con lodo lo poco que queda de esta Argentina.
Estamos convencidos de que lo peor que podemos hacer esta noche es sancionar este
proyecto de ley. Ha habido innumerable cantidad de diputados nacionales de todos los
bloques que se han manifestado en contra de esta iniciativa. Nadie quiere aprobar esta
porquería, porque no es la solución.
Se han planteado cosas muy interesantes para ver de dónde se pueden sacar los
recursos para paliar esta crisis.
Finalmente debo decir que el 14 de octubre no vamos a elegir un senador contra otro
senador. Tenemos la oportunidad de elegir a un diputado que confronte con otro. Usemos el
mecanismo institucional, porque lo tenemos.

91
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Debemos tener legitimidad como para sentarnos a una mesa de consenso y discutir
los cuatro o cinco problemas que tiene el Estado a fin de solucionarlos juntos.
Entonces, el 14 de octubre preguntémosle a la gente, mediante el mecanismo de la consulta
popular, si desea la profundización de este modelo económico o si quiere cambiarlo.
Discutamos qué tipo de educación queremos tener, si estamos de acuerdo en que los
servicios públicos sigan costando lo que cuestan, pensemos en esos cuatro o cinco puntos a
los que me referí y que la gente vote propuestas además de optar entre dos agencias de
publicidad, como ocurrió en el pasado inmediato.
Después de la votación el gobierno tendrá que hacer lo que la gente quiera que haga,
ya que son incapaces de hacer lo que ellos creen que se debe realizar.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.

SR. GARCIA, FRANCISCO ALBERTO.- Señor presidente: en primer lugar, adelanto


mi voto negativo a este proyecto, que indudablemente ha sido calificado de diferentes
maneras.
En definitiva, todas son insuficientes, porque al margen de tratarse de una propuesta
improductiva, que no va a contribuir a resolver los problemas que la Argentina enfrenta
hoy, oculta la verdad profunda de lo que nos pasa.
Los argentinos hoy se preguntan qué es lo que nos sucede para que estemos así.
¿Qué le ocurre a la clase política argentina que no reacciona? Lo que pasa es que desde
hace largo tiempo no hacemos un debate profundo para saber dónde estamos parados y
adónde queremos ir.
Por eso, en estos últimos tiempos se nos convoca cotidianamente en diferentes días
y horarios. Es como un ejercicio que vengamos a trabajar en cualquier momento y
circunstancia. Entonces, me pregunto: ¿a trabajar con qué profundidad? ¿Con la que
estamos haciendo hoy el análisis de estas propuestas?
Aquí ya se ha dicho que hace pocas horas recibimos una serie de propuestas que
debimos analizar rápidamente. ¡Qué poca seriedad de este Parlamento hacia afuera, cuando
se nos exige que seamos una clase política creíble! Pero, claro, hay que hacer el esfuerzo
para quedar bien con los de afuera. No importa cómo quedemos con los de adentro ni con
aquellos que en definitiva son los que nos permitieron llegar adonde estamos. No los
privilegiamos; por el contrario, estamos intentando perjudicarlos.
Me da vergüenza como argentino que utilicemos la viveza de meter la mano en el
bolsillo de los jubilados. ¿Cómo creen que nos ven desde otros lugares del mundo?
Seguramente, nos verán con muy poca imaginación y creatividad, y con una simplificación
de nuestros problemas.
Nadie duda de que estamos en crisis ni de que cuando uno está en esta situación
debe tomar medidas y tener coraje, como algunos dicen por allí. ¿Coraje para qué? ¿Para
meter la mano en el bolsillo a los más débiles? Eso se llama cobardía, y hay que decirlo.
Me permito efectuar algunas reflexiones, porque estas contradicciones entre el
funcionamiento de los sistemas económicos y políticos de las sociedades organizadas y los
principios del capitalismo de mercado y de la democracia liberal de partidos no son nuevas.
Quienes hemos tenido oportunidad de leer un poco la historia de la humanidad sabemos que
pensadores como Stuart Mill o el mismo Karl Marx hacían todo un análisis de estas

92
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

contradicciones, partiendo de aseverar que ellas deben ser resueltas en el funcionamiento de


un sistema democrático con capitalismo de mercado.
Tomando un poco algunas consideraciones que ha efectuado un investigador como
Rubén Lobolo, sucede que, paradójicamente, desde posiciones ideológicas diferentes se ha
sostenido que el modo de producción capitalista y el sistema político democrático pueden
convivir únicamente si es posible que la clase política asuma el verdadero rol que tiene
frente a un Estado en condiciones como las que presenta hoy. La historia es muy rica en
estos antecedentes. Este es un debate que nos debemos.
La forma de regulación de estas contradicciones ha tenido distintas resoluciones en
el pasado reciente. En la economía y la política de nuestras sociedades se ha perdido el
consenso, en estos últimos años, de esa forma de regular las contradicciones. Y lo que ha
avanzado es otro consenso que pretende cambiar el orden jerárquico y otorgar a los
principios de organización de la economía, mercado y utilidad económica un papel
jerárquicamente superior a los que organizan la cultura y la vida política.
Esto es lo que nos ha sucedido y nos ocurre hoy. Por eso, si no entendemos esta
realidad la clase política no podrá resolver los problemas que hoy nos aquejan.
Diversas son las estructuras que se han modificado en el mundo y en nuestro país para
hacer variar -y de qué manera- estos principios y realidades que hoy deberíamos defender.
Adviertan la contradicción que hoy existe. Hay muchas estructuras subjetivas que
pretenden legitimar estos nuevos principios de la organización social. Señalaré sólo
algunos. Se postula que ya no es el trabajo el que crea riqueza sino que la relación se
invierte: es la riqueza la que genera trabajo. A partir de esta inversión es como se han ido
trastrocando los principios y las resoluciones de nuestros problemas.
También quiero hacer una referencia respecto de que hoy la identidad obrera es
reemplazada por la identificación del trabajador con la empresa. Sin embargo, la paradoja
es que lo único que hace la empresa es presionar al trabajador. Entonces, ¿cómo se va a
identificar el trabajador con la empresa? ¿Cómo se va a identificar un empleado público
con un Estado que lo único que sabe hacer es despojarlo, someterlo al miedo y a la
incertidumbre? Esa es otra contradicción.
Por ello hoy el mayor desempleo presiona para que bajen los salarios. La presión
sobre los costos laborales y la dispersión de los salarios presiona para que caigan dichos
costos. Por eso es que la desregulación de las normas lleva a liberar las relaciones laborales
en todos los aspectos. La inestabilidad laboral y la flexibilidad del salario también permiten
que el riesgo empresario se traslade en parte a los trabajadores. Sin embargo, también es
cierto que desde la política hemos contribuido para que eso suceda de ese modo.
Creo que es hora de que los partidos políticos tomemos clara conciencia de lo que está
sucediendo en la Argentina. El avance de la economía sobre los partidos políticos deja
consecuencias por demás evidentes. Así como las características primordiales de este
mercado capitalista hace que ellos sean imperfectos, también el mercado político se va
transformando. Esto hace que así como hoy en día la gerencia financiera de una empresa
avanza sobre la de comercialización y esta última sobre la de producción, también en la
organización política pierde importancia la producción ideológica y avanza el esquema de
la publicidad, de la construcción de imágenes y de resolver los problemas de la coyuntura.
Quienes tienen la responsabilidad de aprobar esta iniciativa se estarán pronunciando
por una disposición que en definitiva no hará más que prolongar la agonía de un país que se
encuentra en una situación terminal.

93
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Este orden económico y democrático puede ser estable o conflictivo, pero


ciertamente no quepa duda de que es elitista e injusto. Entonces, entre todos debemos
darnos cuenta de que si no cambiamos el rumbo la Argentina se verá doblemente
perjudicada el día de mañana y como respuesta a nuestras acciones los argentinos del futuro
sufrirán mayores padecimientos. Que Dios nos ilumine y que por el bien de la Argentina
transformemos esta realidad y hagamos en el Parlamento la discusión que nos debemos.
Hay que reivindicar la política, pero eso logra con ideas. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. OCAÑA, MARIA GRACIELA.- Señor presidente: solicito la inserción en el Diario


de Sesiones del discurso que pensaba pronunciar y adelanto mi voto negativo en relación
con esta iniciativa, a cuyo fin asumo como propios los fundamentos vertidos por varios
señores diputados que me precedieron en el uso de la palabra, especialmente los señores
diputados Vitar y María América González.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. UBALDINI, SAUL.- Señor presidente...

SR. PRESIDENTE .- La señora diputada Stolbizer le solicita una interrupción, ¿Se la


concede, señor diputado?

SR. UBALDINI, SAUL.- Sí, señor presidente.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra la señora diputada por Buenos
Aires.

SRA. STOLBIZER, MARGARITA ROSA.- Señor presidente: quiero formular un


planteo desde el sentimiento de profundo dolor de quienes hoy estamos sentados en
nuestras bancas intentando acompañar aquello que para algunos significa aportar soluciones
a algo que no las tiene.
A muchos nos quedan dudas acerca de este intento de restañar heridas que ya no van
a cerrar. Por esa razón, desde ese dolor, desde la autocrítica de quienes tenemos ese
sentimiento pero con la vocación de creer que estamos haciendo lo mejor, uno puede
aceptar la convocatoria que realizó el señor diputado Mario Cafiero para hacer cosas a
partir de un pensamiento autocrítico y reconocer que tal vez nuestras propias estructuras
partidarias terminan condicionando nuestro pensamiento. Pero lo que no estoy dispuesta a

94
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

aceptar es el abuso y el agravio, porque no me gusta que me reten, y mucho menos quienes
no tienen autoridad para hacerlo. (Aplausos.)
Los gritos del señor diputado Soria tratando como a una banda de imbéciles a los
que en quince meses no han podido restañar las heridas de la corrupción, la pobreza y la
desocupación que nos dejaron después de diez años de gobierno constituyen un agravio que
no estamos dispuestos a tolerar. (Aplausos.)
Cuando hoy muchos se embanderan tras la situación de los jubilados y lloran por el
desfinanciamiento del sistema previsional, conviene señalar que eso ha sido consecuencia
de numerosas leyes que este Parlamento sancionó a partir de las propuestas de aquellos que
hoy se desgarran las vestiduras acompañando esta desgraciada experiencia que
compartimos de tener un ministro de Economía que fue de la oposición y hoy es nuestro.
Muchos de nosotros lamentamos compartir esa experiencia.
La situación que nosotros hemos heredado es parte de ese desfinanciamiento que
pasó por transferir a manos privadas un esquema que permitió a muchos entrar a hacer
negocios con las jubilaciones de esos viejitos de los que ahora la oposición se está
acordando. Se habla de la situación de las empresas privatizadas y el señor diputado Soria
ha dicho que van a seguir cobrando lo que quieren. Las empresas privatizadas de servicios
públicos no cobran lo que quieren sino las tasas a las que nos dejaron atados los contratos
que firmó la actual oposición. (Aplausos.)
Ahora nos dicen que miramos hacia los Estados Unidos, pero las tasas de los
contratos están atadas a las norteamericanas, de acuerdo con lo que firmó el gobierno que
se fue.
No hubiera querido apelar a esta reflexión, pero cuando uno pretende construir en
política tiene que partir de la autocrítica. Hay distintas formas de asumir la crisis. Cuando
nos hallamos frente a una situación que consideramos injusta y no nos gusta debe asumirse
una actitud de tolerancia y resignación que es inmoral. Pero hay otra actitud igualmente
inmoral, que es la de quien pretende pararse afuera y presenciar el derrumbe o el incendio
desde la vereda de enfrente. También hay una actitud intermedia frente a todo esto, que es
involucrarse.
Creo que la reivindicación de la política tiene que ver con las ideas pero también
con la conducta. Vamos a reivindicar la política cuando seamos coherentes entre lo que
decimos y lo que hacemos. Cada uno de nosotros puede asumir esa autocrítica -los que
estuvieron y los que estamos-, despojándose de la posibilidad de especular para obtener un
rédito. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia aclara al señor diputado Ubaldini que no se


procederá a descontar de su tiempo la intervención de la señora diputada que solicitó la
interrupción.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. UBALDINI, SAUL.- Señor presidente: otra dama me solicita una interrupción, y no se
la puedo negar.

95
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra la señora diputada por Buenos
Aires.

SRA. CAMAÑO, GRACIELA.- Señor presidente: parece que en vez de hallarnos en una
noche de debate nos encontráramos ante la necesidad de tratarnos psicológicamente.
Como la señora diputada preopinante se ha referido al tema de los contratos de la década
pasada quiero puntualizar que hace menos de un año hubo una serie de renegociaciones que
tienen que ver con el actual gobierno, en virtud de lo cual hemos reclamado la presencia en
este recinto del señor ministro de Infraestructura y Vivienda para que explique qué
significan los cambios de tarifas e intereses, porque para el discurso ante las cámaras de
televisión puede sonar muy grandilocuente la aplicación de ajustes en las tarifas a nivel de
la tasa LIBO o en la que se aplica en los Estados Unidos, pero me gustaría que me
expliquen por qué razón las tasas que se renegociaron en enero del año pasado significan
ajustadamente coeficientes mucho más altos que la tasa LIBO o la de los Estados Unidos.
La temática vinculada a la renegociación de los contratos de los servicios públicos o de los
peajes no es la más acertada a la hora de refregar gestiones, y es lamentable que se traiga
esa cuestión al ámbito de esta discusión cuando lo que estamos debatiendo es de qué
manera se sigue ajustando lo que sucedió en la década pasada.
Entiendo el dolor de la señora diputada preopinante al escuchar que efectivamente
lo que va a votar contraría sus principios. Pero no entiendo que se quiera hacer una
apología del mérito respecto de temas que están cuestionados y de quienes estamos
intentando que los ministros concurran a dar explicaciones en el seno de las comisiones a
las que han sido citados.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. UBALDINI, SAUL.- Señor presidente: después de haber escuchado pacientemente los
discursos pronunciados comenzaré diciendo, porque en esta noche se ha mencionado
muchas veces la palabra "referéndum", que gracias a Dios honro a todos los trabajadores
que el jueves 19, en un marcado gesto de solidaridad con los jubilados y pensionados y los
compañeros del Estado, hicieron ese referéndum que no hizo sino reafirmar aquí mi
posición negativa respecto de la iniciativa que estamos tratando. Digo esto con mucho dolor
porque no observo que haya anhelo de justicia social en este camino de la democracia y de
la vida republicana, porque este proyecto hace caer en la desesperanza a la mayoría del
pueblo argentino.
Téngase en cuenta que cuando hablo de trabajadores no me refiero solamente a los
de mi color político sino a todos aquellos que se sintieron afectados en su dignidad.
Mientras nosotros estamos discutiendo esto, el decreto 205 del año 2001 establece que a los
trabajadores que tienen remuneraciones menores a cien pesos se les quita nada más y nada
menos que su salario familiar. De acuerdo con lo que informa el Ministerio de Trabajo los
trabajadores afectados son 235.000, mientras la consultora de Artemio López dice que son
510.000. Esto es doloroso, porque se observa que el único fin es atacar a los sectores más
desprotegidos en aras de favorecer a quienes tendrían que haber pagado no sólo ese salario
sino también haber creado seguros de desempleo o empleos en formación.

96
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

No tengo ninguna duda de que si no fuera por el color político del designio -porque
somos hombres y mujeres de la democracia- nadie podría estar de acuerdo con este decreto.
No tengo ninguna duda de que todos los que hemos abrazado ese camino para una sociedad
mejor tampoco estaríamos en condiciones de aprobar esto. Y no hablo del pasado ni de
aquello que pueda devenir en el destino: hablo del presente. Quitar 39 pesos a una persona
que contrae matrimonio es leonino, como también lo es ajustar en las asignaciones
familiares. El hecho de que un trabajador no tenga previsibilidad respecto de lo que va a
cobrar a fin de mes para ajustar su economía es leonino. Entender que el trabajador que es
empleado público está en un gueto, porque se cercenan sus derechos, es leonino. Esto es
muy doloroso y triste.
Esta noche hemos escuchado estadísticas terribles, pero créanme que hoy estoy más
feliz que nunca por haber votado en contra de otorgar amplias facultades al Poder
Ejecutivo. ¡Cómo me gustaría que esto se hubiera debatido en el Parlamento, como
corresponde! ¡Cómo me gustaría que todas las ideas vertidas esta noche formaran nuestra
agenda de trabajo en aras de la felicidad del pueblo y la grandeza de la patria! No estamos
dispuestos a escuchar mandatos del señor Escasany, porque no es ningún presidente ni
ocupa cargo alguno. Estamos dispuestos a defender todo aquello que haga a la
honorabilidad y dignificación de los argentinos.
Por eso estimamos que hoy, más que nunca, es necesario buscar en ese debate todo
aquello que contribuya a mejorar la situación social. Si tengo que elegir entre la deuda
externa y la deuda que tenemos con nuestro pueblo, me quedo con la defensa de nuestro
pueblo. Que esperen los de la deuda externa: ellos sabían que no podíamos pagarla en estas
condiciones, hipotecando no sólo el presente sino el futuro de nuestro pueblo o de
cualquiera que quiera conducir la República. Esto es algo que no se le puede permitir a
nadie.

SR. PRESIDENTE .- Señor diputado Ubaldini: la señora diputada Guevara le solicita una
interrupción.

SR. UBALDINI, SAUL.- La concedo, señor presidente.

SRA. GUEVARA, CRISTINA.- Señor presidente: el señor diputado preopinante habló de


no traer aquí los hechos del pasado. Yo creo que sí debemos traerlos, porque son los
causantes de lo que hoy estamos viviendo.
En su momento el presidente Alfonsín se enfrentó a los mercados dándoles batalla
muy fuertemente. Pregunto al señor diputado -por intermedio de la Presidencia- qué piensa
sobre su actitud y la de su gremio, que hizo catorce paros generales. ¡Qué lamentable que
en aquella oportunidad el señor diputado Ubaldini no haya comprendido que lo que
Alfonsín estaba haciendo era justamente enfrentarse a los que hoy están haciendo arrodillar
a todo el pueblo argentino! En esto coincido con lo que ha dicho la señora diputada Carrió
en la última parte de su discurso, cuando habló de que tenemos que recuperar la dignidad
de la política porque es uno de los instrumentos de la democracia y de las posibilidades de
defender, entre otras cosas, a nuestro pueblo trabajador. ¡Qué lindo hubiera sido si en aquel

97
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

momento en que se dio la lucha fuerte, usted y su gremio la hubieran comprendido!


(Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. UBALDINI, SAUL.- En primer término responderé, pues he sido aludido.


Parece que la señora diputada Guevara no ha leído los veintiséis puntos de la CGT, pues de
lo contrario sabría que el primero se refería a la moratoria de la deuda externa. La señora
diputada también debería conocer que no acompañamos al presidente cuando tuvo que
elegir y optó por su ministro de Economía Sourrouille y no por su pueblo.

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia informa al señor diputado por Buenos Aires que sólo
restan dos minutos de su tiempo, por lo que le solicita que redondee su exposición.

SR. UBALDINI, SAUL.- Para finalizar, quiero citar un párrafo del discurso que el
entonces coronel Perón pronunció el 31 de julio de 1944, que dice así: "No permitiremos
una igualdad económica impulsada hacia abajo porque ello es contrario a la naturaleza
humana y al propio ser de las cosas, y tampoco permaneceremos impasibles ante la
acumulación monstruosa del dinero por los sectores poderosos." Reivindicando esta idea, y
por lo expresado con anterioridad, adelanto mi voto negativo al proyecto en consideración.
(Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. GIUSTINIANI, RUBEN HECTOR.- Señor presidente: en nombre de la señora


diputada Barbagelata, en el mío propio y en el de los legisladores del Partido Socialista
Popular, el Frepaso y la Alianza, adelanto nuestro voto negativo al proyecto de ley que se
está debatiendo.
En razón de la hora y el tiempo que han insumido los importantes discursos de las
señoras y señores diputados, solicito la inserción en el Diario de Sesiones de mi discurso,
no obstante lo cual formularé algunos breves comentarios.
El sentido negativo de nuestro voto se centra en el Título VI, régimen de equilibrio
fiscal con equidad, por el que se modifica la ley 24.156. En nuestra opinión este es un
régimen que no sólo no promueve la equidad sino que, de ser sancionado, constituirá un
paso negativo del Congreso de la Nación y convalidará lo que el decreto 896/2001 del
Poder Ejecutivo establece como metodología de ajuste permanente.
Nadie duda de la necesidad y los beneficios de establecer una sana, austera y
responsable política fiscal, pero resulta insostenible que, mientras se practica un nuevo
recorte que cortará el hilo por lo más delgado, se mantengan protegidas las rentas de
privilegio de las que gozan los sectores más concentrados de nuestra economía, como por
ejemplo, las empresas de servicios públicos concesionados o las petroleras.

98
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Justamente el problema que deseo abordar en esta breve intervención es el del


ajuste. En las últimas décadas nos han planteado muchos "sagrados sociales". A principios
de los '80 el "sagrado social" fue el mercado, lo que motivó toda una campaña contra la
presencia del Estado. Así observamos cómo en los países de América latina se impuso el
denominado Consenso de Washington: privatizaciones, desregulación y apertura.
Después de veinte años tenemos un saldo concreto de esas políticas aplicadas con mucho
rigor: hoy América latina es el continente con mayor desigualdad en el mundo, pues el 20
por ciento más rico se lleva el 52 por ciento del ingreso nacional, en tanto que el 20 por
ciento más pobre sólo dispone del 4 por ciento de ese ingreso.
En la República Argentina, si analizamos las últimas décadas, observamos que en
1975 el 20 por ciento más rico de la población poseía el 41 por ciento del ingreso nacional;
en 1997 ese sector aumentó su participación al 51 por ciento, en tanto que el 20 por ciento
más pobre pasó del 3 al 1,6 por ciento en el mismo período. Esto demuestra que en las
últimas décadas se registró una transferencia de riqueza muy importante. La aplicación de
estos modelos motivó una concentración de la renta en muy pocas manos a costa de la
inmensa mayoría de la población.
Entonces, lo que hoy -veinte años después- estamos discutiendo es el "sagrado
social" de comenzar cada uno de nosotros dando fe en este recinto del equilibrio fiscal, del
déficit cero.
A lo largo de esta jornada hemos escuchado diagnósticos, en su inmensa mayoría
coincidentes...

-- Se interrumpe la grabación.

SR. GIUSTINIANI, RUBEN HECTOR.- ...recorte de salarios del año pasado. La misma
fiebre que llevó al otorgamiento de los superpoderes al ministro de Economía es la que
motiva que estemos sesionando y se esté a punto de dar este paso negativo. La fiebre podrá
bajar con sangre, como piden, pero la gangrena -en la que baja la temperatura cuando
sangra- seguirá su curso, porque la infección que padece nuestro país es de gran
profundidad y complejidad.
Somos conscientes de que el camino no es fácil sino muy complejo, pero estamos
seguros de que tampoco lo es el fundamentalismo que se ha aplicado en los últimos
tiempos. Es mentira que si acordamos con los acreedores internacionales nos cortan las
rutas, y si acordamos con quienes nos cortan las rutas nos cortan el crédito internacional,
como manifestó pocos días atrás un empresario.
En nuestra opinión existe un camino alternativo que se ha planteado en muchas
intervenciones de este debate: abordar los problemas estructurales de la República
Argentina. Entre ellos podemos mencionar el de la deuda externa y la recesión insoportable
que ya tiene más de tres años de duración. Además, la torta no sólo está distribuida de una
manera muy inequitativa, pues en los últimos tiempos han recibido la porción más grande
los sectores de privilegio, sino que además se ha achicado de modo considerable.
Necesitamos agrandar la torta y distribuirla mejor: eso es crecimiento con equidad.
Muy pocos días atrás un diario de circulación nacional publicó un artículo que expresaba
que desde el punto de vista de las Naciones Unidas, Noruega es el país con mayor futuro
para el desarrollo humano. A lo largo de décadas Noruega logró consolidar tres
condiciones. La primera de ellas es la igualdad, porque en materia de distribución de la

99
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

renta la brecha entre los que más y menos tienen es la más pequeña de entre todos los
países del mundo.
La segunda condición es la previsión. Como aquí se dijo muy concretamente,
estamos dando un paso apurado, desesperado. En Argentina no existe un plexo jurídico que
defienda los derechos laborales, sociales y civiles, y hoy vamos a dar un paso hacia atrás en
este sentido. Y el tercer requisito es la estabilidad.
Nosotros consideramos que el camino para salir adelante es el reconocimiento de la
profundidad de la crisis. En Los miserables, Víctor Hugo hace reflexionar a su personaje
principal, Jean Valjean, un presidiario de la época en que Francia estaba saliendo del
hambre: "Nunca existe el fondo; siempre se puede estar peor de lo que se está."
Pero lo importante de la sociedad argentina y de quienes estamos en este recinto es
que vamos tomando conciencia de que estamos tocando fondo. Esto nos da la posibilidad
de convocar a la unidad nacional para poner sobre la mesa la agenda de los verdaderos
problemas de la Argentina. Porque la unidad nacional no es una foto o una cena en Olivos,
sino que consiste en una verdadera convocatoria al acuerdo político y social en el que
participen los partidos políticos, las organizaciones sociales, los sindicatos y los
empresarios, para poner sobre la mesa la necesidad de reformular los pagos de la deuda
externa, de un programa de desarrollo de las pymes de la ciudad y del campo y del corte a
los privilegios de unos pocos, para empezar a recorrer el camino de un país normal, con
igualdad de oportunidades para todos los argentinos, con una Justicia independiente y con
decencia y transparencia en el manejo de lo público. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Jujuy.

SR. SNOPEK, CARLOS D.- Señor presidente: voy a tratar de introducir en mi exposición
una óptica diferente. Esta noche he escuchado expresiones muy interesantes y pensamientos
de diversa naturaleza y entidad. Sin embargo, hay una visión que no se ha mencionado y
que voy a tratar de introducir en este debate enriquecedor.
Supongamos por un instante que no tuviéramos superávit primario, que el mundo de
la usura internacional no nos calificara con las tasas de riesgo país con las que hoy nos está
calificando y que, en consecuencia, las cosas nos estuvieran yendo un poco mejor.
Debemos tener en cuenta -digo esto como una advertencia a nuestros pares- que en el
cálculo del riesgo país intervienen un montón de elementos, la mitad de los cuales son
subjetivos. Esos elementos tienen que ver con cuestiones tales como la confianza que se
tiene en el gobierno, la estabilidad institucional, etcétera. En síntesis, en la calificación
intervienen alrededor de una docena de elementos que, sin duda alguna, tienen un
componente subjetivo muy importante por parte de los analistas encargados de hacer los
cálculos, quienes precisamente son pagados -dicho sea de paso- por los que nos prestan el
dinero. Por lo tanto, al hacer las cuentas se van a aproximar un poco más a los intereses de
quienes nos prestan.
Pero supongamos que no existiera esa significativa diferencia entre la tasa de los
bonos argentinos y la tasa de los bonos del Tesoro de los Estados Unidos para el mismo
plazo. He escuchado en este recinto -y en otras oportunidades también- que hay enormes
coincidencias con respecto a la necesidad de lo que podríamos denominar la prolijidad
fiscal. Esto quiere decir que no podemos seguir gastando más de lo que somos capaces de

100
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

generar, porque ello va a conducir a un endeudamiento progresivo y llegará un momento en


el que la situación va a ser insostenible. En este sentido, podemos hacer la comparación con
una casa de familia: cuando el almacenero de la esquina golpea la puerta para decir que no
le puede seguir fiando más, a esa familia se le viene el mundo abajo. Esto es lo que nos ha
pasado en el país.
Lo que tiene que decidir esa familia es dónde ajusta las cuentas, es decir, si deja de
dar de comer a los chicos, si no los manda más a la escuela o si, en cambio, renueva
algunas cosas muy de vez en cuando o deja de hacer una inversión innecesaria para atender
aquellas necesidades que son más imprescindibles.
En la Argentina tenemos que transitar ese mismo camino, porque el país no es más
que la casa de todos. La cuestión es por dónde empezamos a poner las cuentas en orden. He
escuchado decir en este recinto que hay que hacer pagar más a los que más tienen y menos
a los que menos tienen. Esto suena muy lindo, pero resulta que cuando vamos a transitar el
camino de la dimensión regional, de la dimensión espacial y de la economía, los
representantes del pueblo nos olvidamos invariablemente de que la Argentina no es un país
homogéneo.
En nuestro país coexisten regiones parecidas a Zambia y a Namibia y otras
asimilables a Noruega, Dinamarca y Estados Unidos. Esto resulta de comparar el producto
bruto geográfico por habitante y por año en cada una de las regiones. Mientras existe un
producto bruto geográfico de 27.000 dólares por habitante y por año en la Capital, en
Formosa solamente asciende a 2.000 dólares, es decir, trece veces menos. De manera que
más allá de lo que indica el promedio -que es de alrededor de 9.000 dólares-, la Argentina
no es un país homogéneo.
Entonces, ¿dónde tenemos que empezar a acomodar las cargas del Estado? Insisto
en que debemos apuntar a aquellas zonas más ricas de la Argentina. Lo que vengo diciendo
en este recinto desde hace tiempo es lo que han firmado hace unos días los gobernadores
con el presidente de la Nación; sin embargo, no se ve reflejado en este proyecto de ley. Una
de las cosas que sostengo es que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires debería pagar su
propia policía, tal como lo hacen todas las provincias argentinas, en lugar de obligar a los
habitantes de las provincias a pagar su propia policía y la de la Capital, que es la Policía
Federal Argentina.
Como dije una vez en esta Cámara, cada vez que hay un incendio en un edificio de
la Capital los que apagan el fuego son los neuquinos, los catamarqueños, los formoseños y
los santiagueños; y cuando hay un incendio en Frías también apagan el fuego los bomberos
voluntarios de Santiago del Estero o de Catamarca, sin nadie más que los ayude.
La Policía Federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires nos cuesta a los
argentinos 300 millones de pesos por año. Si en la Justicia ordinaria de la Capital se suscita
un problema entre dos vecinos, también lo pagamos todos los argentinos. Si nos remitimos
al presupuesto, vamos a ver que el costo de esa Justicia asciende a 202 millones de pesos.
Sumando solamente esos dos ítems llegamos a 500 millones de pesos por año, cifra
que hubiese alcanzado para no tener que descontar a los jubilados. Pero esto no es nada. El
Registro de la Propiedad Inmueble de la Capital Federal también lo pagamos todos los
argentinos. Lo mismo ocurre con el Registro de Fiscalización de Sociedades de la Capital
Federal. Y lo que es peor aún, mientras el país no tiene hospitales, el Ministerio de Salud
está gastando fondos en el armado de delegaciones sanitarias federales que son verdaderos
ministerios paralelos en cada una de las provincias de nuestra patria.

101
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Tenemos un Ministerio de Educación con un palacio hermoso -el Palacio Pizzurno-


pero sin escuelas. Sería más importante que funcionen los consejos federales, que haya un
coordinador que presida y que el gobierno nacional se encargue de las relaciones exteriores,
de coordinar las políticas y de todo lo demás, pero no hacer semejantes erogaciones
inútiles.
Tenemos programas sociales. He contado -Dios quiera que no me equivoque- más
de sesenta programas sociales de muy dudosa eficiencia con enormes erogaciones
producidas por la burocracia. Por qué no damos de una sola vez una pensión a todos los
argentinos que no tienen trabajo y son jefas o jefes de hogares desocupados -que es el mejor
y más efectivo programa social- y así terminamos con toda esa burocracia que lo único que
hace es nombrar coordinadores o subcoordinadores de programas en cada provincia, con
enormes erogaciones que pagamos todos.
Finalmente, los argentinos nos seguimos debiendo el análisis, el estudio que debe
hacerse en este recinto sobre una nueva legislación. Ya hemos hablado y trabajado sobre la
prolijidad fiscal; claro que la tiramos por la borda. Ahí empieza la desconfianza, la falta de
fe interna y externa: tiramos por la borda la ley de prolijidad fiscal que nosotros mismos
sancionamos.
Lo que nos debemos en este recinto es considerar la dimensión y magnitud de una
Argentina contrastante en donde existen algunas regiones pintadas de negro y otras pintadas
de blanco. Es necesario que avancemos en una reforma fiscal que implique poner en plena
vigencia alícuotas diferenciales para los impuestos a las ganancias y a los bienes
personales, y para los impuestos al consumo de bienes no transables, como es el impuesto
al valor agregado, de manera de posibilitar que las regiones argentinas más postergadas se
equilibren con respecto a las otras y no tengamos que vivir permanentemente apagando
incendios. A Corrientes hubo que mandar una intervención federal, con seiscientos
millones de pesos, para que no se siguieran muriendo los correntinos en una lucha
desangrante. ¿Cuántos casos como el de Corrientes tendrán que ocurrir en la Argentina para
que nos decidamos a comenzar el debate que vamos postergando sucesivamente sobre un
nuevo régimen fiscal que equilibre las cargas en esta Argentina contrastante?
Debemos empezar a avanzar en un esquema de corresponsabilidad en materia de
impuestos: ya que las provincias son las que brindan los servicios, que sean éstas las que
cobren los impuestos y giren a la Nación unos pesos para que realice las tareas que la
Constitución le tiene reservada.
Este es el debate que nos debemos acá, lo que tendremos que hacer en el futuro y lo
que dejo como propuesta a esta Cámara.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. VAZQUEZ, SILVIA BEATRIZ.- En esta noche en que los compañeros diputados
han hecho un exhaustivo análisis económico, social y político de la situación de nuestro
país, me permitiré no cumplir con la formalidad de decir "señor presidente y señores
diputados". Hoy es el Día del Amigo. Nos cuesta acordarnos de estas cosas en este marco,
pero la verdad es que quiero dirigirme a ustedes -y ojalá ustedes puedan recibirlo así-
diciéndoles "queridos amigos".

102
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Ayer, cuando el cielo amenazaba con un diluvio y reflejaba lo que está pasando en
nuestra tierra, en una Argentina que no necesita más paros porque sencillamente tres
millones y medio de compatriotas están parados todos los días porque no tienen trabajo,
pensé en lo que es una metáfora para algunos y un hecho bíblico para otros: el diluvio
universal y el mensaje de Dios cuando se dirigió a Noé.
Es interesante recordar esto en el Día del Amigo, porque en la Biblia, Dios eligió a
un amigo, a un aliado, a Noé, para salvar a la humanidad.
Imaginaba entonces una situación en la que Dios se presentaba ante nosotros, nos
hablaba -ya que tantas veces hemos dicho que Dios es argentino- y nos decía: "Tienen una
semana antes del diluvio y deben construir un arca para salvar a la humanidad".
Antes de que comenzara la sesión me preguntaba cuál sería el arca que hoy
construiríamos para salvar a la Nación Argentina. Si hubiéramos cumplido con la palabra
empeñada tanto en los compromisos internacionales que contrajimos como en los que
hemos asumido ante el pueblo, hoy no estaríamos tratando este proyecto de ley.
Pensaba en la paradoja de que los acreedores externos nos dicen a los argentinos:
"Señores, hemos perdido la confianza en ustedes." Fíjense que los argumentos que se
esgrimen no son que hemos perdido la capacidad de producir, que han sido arrasados
nuestros recursos naturales, o que ha sido devastada nuestra humanidad. Los acreedores
externos, los organismos financieros internacionales, a los que muchos de nosotros
podemos señalar como que están en contra de los intereses de nuestro pueblo, indican como
causa de la pérdida de confianza en nuestro país el hecho de que no cumplimos con la
palabra empeñada, y por eso no nos renuevan el crédito. ¡Qué paradoja! porque cuando
cada día afrontamos la realidad del desprestigio que los políticos tienen en la imagen de
nuestro pueblo, la razón que se esgrime es exactamente la misma: que no se cumple con la
palabra dada ante el pueblo. Justamente esto me hizo pensar en esa escena bíblica, porque
el diluvio universal se produjo porque el hombre no había cumplido la palabra dada a Dios,
que es similar a lo que está ocurriendo en la Argentina.
A pesar de haber escuchado en este debate muchos argumentos de otro orden, me
parece central hacer estas reflexiones; no soy adivina, pero sencillamente pienso que Dios
habló. Tenemos una semana para construir un arca y salvar a la Nación, como Dios
encomendó a Noé.
Cualquiera sea el resultado de la votación de esta noche, creo que lamentablemente
no expresará otra cosa que una mayor partición. Esto no integra la Nación. Nuestro país ya
está lo suficientemente desintegrado como para seguir profundizando esas grietas.
Por esa razón formularé una humilde y sencilla propuesta, para que entiendan cuál
es el arca que en mi opinión debemos construir en esta sesión. Para que los acuerdos
constituyan verdaderos pactos nacionales -lo digo en el más místico de los sentidos- deben
hacerse de cara al pueblo. Entonces, como el pueblo está representado en este Congreso
Nacional, es necesario que en un plazo inferior a una semana realicemos una asamblea
legislativa, con el pueblo presente a través de sus representantes y con la presencia del
señor presidente de la Nación, para que arribemos a un verdadero acuerdo nacional que nos
permita sacar al país adelante y resolver los problemas de la Nación.
Quienes crean que el arca se puede construir sancionando más leyes que luego
correrán el mismo destino que, por ejemplo, la ley de responsabilidad fiscal -si se hubiese
cumplido con lo que establecía esa norma hoy no tendríamos necesidad de estar tratando
esta iniciativa-, seguirán transitando un camino que sólo nos conducirá a más disgregación
y disociación. Tenemos que construir un arca que nos permita integrarnos por encima de las

103
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

posiciones partidarias, para de ese modo resolver el problema más importante que hoy
aqueja a nuestro pueblo: la falta de trabajo.
Si las medidas que en estos días está considerando el Parlamento nos permitieran
dar un trabajo a cada compatriota, seguramente todos nos sentiríamos honrados y
orgullosos de lo que estamos haciendo. De no ser así esta sería una sesión más, un ejercicio
más de una democracia formal que deslegitima la función de las instituciones de la
República.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. CASTELLANI, CARLOS ALBERTO.- Señor presidente: trataré de ser breve, ya


que resulta difícil expresar lo que uno piensa en una noche en la que hemos escuchado
muchos discursos encendidos que, en algunos casos, incurrieron en la descalificación como
eje de la exposición. Pero en honor a la honradez intelectual, a lo que uno piensa, al hecho
de que resulté electo diputado por la provincia de Santa Fe merced a los acuerdos a los que
arribaron la Unión del Centro Democrático y Acción por la República -que obtuvieron más
de 200.000 votos- y porque sé que hay mucha gente que piensa como nosotros, trataré de
dar una visión diferente sobre algunas de las cosas que se dijeron esta noche.
Pareciera que la crisis es de ahora, que el país puede encontrar la solución a la vuelta de la
esquina y que cualquiera podría encaminar a la Nación en estos momentos tan difíciles. Sin
embargo, considero que la Argentina viene aplicando políticas desacertadas desde hace más
de cuarenta años. Creo que los gobiernos militares -muchos de ellos populistas y
demagógicos- y el desacierto de los partidos mayoritarios que en los últimos dieciocho años
se alternaron en el poder son la causa del empobrecimiento de nuestro pueblo y de la
construcción de este Estado cuyo sostenimiento resulta sumamente oneroso a la actividad
privada.
Algunos han señalado que frente a la crisis nos dicen desde afuera cuáles son las
acciones que deberíamos seguir. Pero el problema de la Argentina es similar al de una
familia o al de una empresa que no puede gastar más de lo que recauda porque ya no tiene
acceso al crédito. Por eso creo que esto depende sólo de nosotros. Poner las
responsabilidades y las culpas en terceros y extranjeros es dejar deslizar el problema y no
enfrentarlo.
En ese sentido quiero rescatar la figura del señor ministro de Economía, que
efectivamente fue convocado por los dos partidos mayoritarios. En 1991 fue nombrado por
el justicialismo como titular de la cartera de Economía luego de los desaciertos de los
anteriores ministros, como Roig, Rapanelli y Erman González. En esa época se derrotó la
inflación mediante un liderazgo importante del gobierno, lo cual consolidó las instituciones.
Como consecuencia de esta última convocatoria tenemos que pensar que si un gobierno
como el de la Alianza lo llamó para integrar la administración es porque la crisis es muy
grave. Entonces, tenemos que tratar de ver cómo salimos de esta situación en la que todos
estamos inmersos.
También escuché decir a lo largo de esta sesión que hubo una verdadera
transferencia del sector público al privado, pero yo quisiera expresar exactamente lo
contrario. Digo esto porque en mi opinión se han armado importantes estructuras
municipales, provinciales y nacionales que fueron drenando la capacidad de las empresas.

104
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Además, no hay que descalificar la rentabilidad del sector privado. Esto es sano, porque
con la creación de nuevos emprendimientos -que hoy están faltando- se podrá disminuir el
índice de desocupación.
Algunos legisladores se refirieron también al famoso teorema del señor diputado
Baglini según el cual cuanto más cerca se está del poder más se van cambiando las formas
de pensar. Pero, probablemente, cuando uno llega al poder se da cuenta de que aquellos
discursos no eran realistas y que la única salida pasa por estar bien administrados, para que
socialmente podamos estar mejor, para que desde el Estado se atienda a los necesitados y
para que la actividad privada genere más trabajo y más riqueza. Esto no es malo para nadie,
ya que permite un mayor crecimiento.
En ese sentido, viene a mi memoria lo que ocurrió con las administraciones
progresistas, socialistas o de izquierda de otros países, como las de Felipe González y Tony
Blair. Los integrantes de las dos bancadas mayoritarias podrían endilgar a esos dos
estadistas haber actuado de una manera diferente a la que esbozaron en sus discursos, pero
probablemente no se dan cuenta de que al llegar al poder el gobernante asume la
responsabilidad de sacar adelante a su pueblo.
Por estas razones ansío que con madurez y sin descalificaciones -que en ocasiones
resultan soberbias por creer que constituyen la única verdad- demos lugar a un debate que
tiene que ser de fondo pero que también nos permita tender un puente para que este país sea
gobernable, porque seguramente un día la Argentina será un gran país. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Río Negro.

SR. LAMBERTO, OSCAR.- ¿Me permite una interrupción, señor diputado?

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Sí, señor diputado.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Santa
Fe.

SR. LAMBERTO, OSCAR.- Señor presidente: alguna vez leímos en un libro que un
muerto es un drama y un millón de muertos son estadística. Cuando hablamos de los
recortes presupuestarios pero no tomamos como referencia casos concretos, de pronto no
advertimos en torno de qué estamos discutiendo.
En el día de hoy uno de estos empleados que son "privilegiados" porque ganan
1.000 pesos -en realidad gozan de un doble privilegio porque también tienen trabajo- me
entregó una hoja en la que consta la siguiente distribución de su sueldo: alquiler, 200 pesos;
expensas, 50 pesos; luz, 40 pesos; gas, 20 pesos; teléfono, 40 pesos; agua, 20 pesos;
impuestos comunales, 20 pesos; comida, 300 pesos; ropa, 20 pesos; diarios y recreación, 10
pesos; cable, 30 pesos; cuota de artículos para el hogar, 80 pesos; obra social y aporte
jubilatorio, 110 pesos; transporte, 40 pesos; peluquería, hojas de afeitar, pilas, etcétera, 20
pesos.

105
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Me preguntó qué podía suprimir de esa lista si nosotros aplicábamos a su sueldo un


recorte del 13 por ciento. Puede suprimir el gasto en teléfono y cable, no comprar ropa ni
lamparitas para la luz ni profilácticos o dejar de afeitarse. Con esto más o menos podría
compensar el ajuste.
Entonces, si este ciudadano piensa que el Congreso tiene que irse a la mierda, tiene
razón.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Río Negro.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: después de una larga noche de
discursos es importante hacer una síntesis del proyecto que será puesto a votación, aunque
no se ha hablado mucho acerca de él. En realidad, sólo hubo una ligera reflexión del señor
diputado que ha informado en nombre del oficialismo.
Sobre el cierre de este debate, en representación de mi bloque deseo reafirmar
nuestro rechazo a la aprobación de la iniciativa en tratamiento.
En el Título I se pasa el IVA de devengado a percibido -en el plano internacional no
hay antecedentes al respecto-, generándose así una serie de inconvenientes. Seguramente se
llevará una doble contabilidad. Por otro lado, no está claro cómo se financiará el bache
recaudatorio a treinta, sesenta y noventa días. Así resultará beneficiaria la economía
concentrada.
En el Título II se generaliza el impuesto sobre créditos y débitos en cuentas
bancarias. Quedarán gravados todos los movimientos monetarios en dinero en efectivo,
pagos mediante sistema electrónico, pago de servicios y tarjetas, y sólo se exceptúan los
movimientos en caja de ahorro hasta el monto del sueldo.
En el Título III se establece que no se devolverá el impuesto a las ganancias hasta el
año 2002, contrariamente a lo que se había resuelto en un principio. Fíjense que las
principales y medianas empresas habían comenzado a trabajar en su contabilidad
precisamente para la restitución de ese gravamen.
Mediante el Título IV se suspende la rebaja de 10 centavos en las naftas. En el
Título V se propone elevar las contribuciones patronales hasta un 20 por ciento en el caso
de prestaciones de servicios y hasta el 16 por ciento para el resto de las actividades,
excluidas las pymes.
En el Título VI se ajustan los egresos del Estado de acuerdo con los ingresos
fiscales, incluyéndose los haberes de los estatales y de los jubilados, en un porcentaje que
comienza con un 13 por ciento, estableciéndose un piso de 300 pesos; y para el caso de un
posible incremento -una eventualidad- se promete una devolución gradual de la quita de los
salarios hasta mil pesos. Es importante remarcar que en realidad no hay un piso, aunque se
arranca de 300 pesos.
El Título VII evidentemente es una verdadera aberración de carácter constitucional,
pues en él se suprimen de plano todas las medidas cautelares de no innovar, embargos
preventivos o ejecutivos, multas pecuniarias para obligaciones que surjan de cumplir
medidas o sentencias, que se interpongan contra el Estado nacional y contra los
funcionarios en particular.

106
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Se crea un fuero personal a favor del Estado y -lo que es más grave- de los
funcionarios. Sin duda, esta iniciativa es inconstitucional ya que viola el derecho a la
defensa en juicio y el derecho de amparo.
Frente a este proyecto de ley reafirmo la posición de nuestro bloque de votar
negativamente, dados los argumentos que hemos expresado.
Por último haré una reflexión de carácter político. Si esta noche hubiese algún
espectador en esta Cámara habría percibido con mucha claridad que falta el discurso del
oficialismo. Esperemos que el último diputado que haga uso de la palabra en nombre del
bloque oficialista no tenga una actitud vergonzante, porque el oficialismo estuvo ausente en
este debate.
Otro dato relevante y central es que la coalición gobernante está terminada en la
Argentina. Esta alianza que se constituyó con la mera finalidad de derrotar al menemismo,
hoy evidentemente tiene un gran sinceramiento. No avala esta propuesta el Frepaso, que
termina de irse del gobierno en esta parábola que comenzó en octubre con la ida del
vicepresidente de la Nación, y hoy están en el lugar en que se sienten cómodos.
Esta noche podríamos convocar a psicoanalistas, porque el lugar de la comodidad es el
discurso desde afuera, un discurso que transita en la Argentina fundamentalmente en los
espacios de la izquierda progresista. Se trata del discurso del cuestionamiento, aquél en el
que se dice lo que la gente quiere escuchar, como muy bien señaló la señora diputada
Fernández de Kirchner. Es un discurso cómodo, en el que se desconoce todo lo que
significa la tarea o gestión de gobierno.
También estamos presos del discurso de la derecha, que se expresa a través de los
mercados sosteniendo que el ajuste fiscal es la única meta posible que el gobierno tiene que
alcanzar.
Esta es la dialéctica que hoy nos envuelve, que nos encuentra sin salida. Debemos
preguntarnos cómo siguen esta historia y este gobierno, que no tiene hoy representación
mayoritaria en la Cámara de Diputados ya que está fragmentada.
Hoy hemos escuchado a una multitud de bloques, a un conjunto de espacios
legislativos que nacieron con la Alianza y llegaron al poder político con su voto, pero están
absolutamente fragmentados. Esto ratifica algo que venimos diciendo desde hace bastante
tiempo: la génesis de la crisis, que es económica, es eminentemente política.
Hay un debate muy profundo que se expresa de manera permanente de cara a la
sociedad. La explicación más clara está dada por la forma en que ha surgido esta propuesta
que nos han acercado hoy alrededor de la hora 17 y que terminó de elaborarse ayer a las 3
de la mañana entre los legisladores del oficialismo e incluso el propio presidente de la
Nación.
Esto es central en términos de confianza. Los mercados se mueven en función de
esa confianza y de la previsibilidad, fundamentalmente del gobierno y su rumbo; de la
certeza de los caminos que inicia y de las políticas que se desarrollan desde el Poder
Ejecutivo y se trasladan al ámbito del Parlamento.
No hay gobierno cuando el espacio institucional que se expresa en este Congreso no
convalida ni garantiza la implementación de medidas que indudablemente para nosotros
son equivocadas, pero que para asumirlas desde el rol del oficialismo debería existir
fundamentalmente un compromiso y una línea de certeza que no se trasuntó nunca.
Creo que este es el tema central y lo que hoy está llevando a la Argentina a una situación de
profunda crisis. Además, como lo dice toda la prensa internacional, ella puede devenir en el
denominado default o cesación de pagos.

107
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Varios señores diputados han citado un reportaje interesante publicado en el diario


"La Nación", donde Paul Krugman señala en la parte sustancial que en Wall Street existe el
rumor de que el interrogante con respecto al default ya no es si lo habrá sino cuándo se
declarará.
En la construcción de este mensaje que casi llamaría esquizofrénico y ante la
situación que hoy transita la Argentina, en el marco de una profunda neurosis que también
se desarrolla en los medios de comunicación, se requiere construir un espacio intermedio
que apunte fundamentalmente al fortalecimiento de la gestión de gobierno, a la
consolidación de un camino, a la certeza en la toma de decisiones, a la credibilidad y a la
confianza. Reitero el valor de la confianza en los actos de gobierno ya que esto es lo que
está fallando.

SR. PRESIDENTE .- El señor diputado Bravo le solicita una interrupción, señor diputado
Pichetto. ¿La concede?

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- No, señor presidente. He escuchado a todos los
señores diputados atentamente durante toda la noche.
Existe una pregunta que debe formularse y que permanentemente se alienta y se
recicla en este recinto. Incluso, hemos escuchado colocar a la política y a los políticos en el
espacio del desprecio. Hay algunos legisladores que también sostienen y alientan este
mensaje.
La pregunta es qué ocurriría si el amortiguador de la política desapareciera en la
Argentina. ¿Qué vendría luego? Seguramente lo que sobrevendría sería una solución de
carácter autoritario. En este sentido, el Justicialismo va a trabajar fundamentalmente para
fortalecer el espacio político y las instituciones, para encontrar un camino de racionalidad,
para hallar un mensaje posible y para construir espacios de consenso que permitan superar
la profunda crisis que estamos viviendo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.

SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO.- Señor presidente: ha sido un debate extenso. Sin
duda podría agregar algunas curiosidades a las que ha citado el presidente del bloque
Justicialista, que se dan en este marco de dificultad extrema que nos ha provocado un
desasosiego sentimental, una angustia social, una confusión existencial y hasta la rotación
de posiciones a las que se ha referido el señor presidente del bloque Justicialista.
No sé qué habría ocurrido si este debate se hubiese televisado al mundo. Tengo mis dudas,
pero estoy seguro de que algunos se habrían preguntado cómo es posible que los
gobernadores de catorce provincias -a las que pertenece la mayoría de los diputados hoy
votará por la negativa- no sólo suscriban el principio del déficit cero, que es casi elemental
-como lo diría mi amigo y adversario Oscar Lamberto, el concepto de no gastar más de lo
que se tiene surge de fray Luca Pacioli, cuando inventó la contabilidad-, sino también
exhorten de modo expreso a los bloques de diputados y senadores justicialistas a respaldar

108
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

el proyecto del Poder Ejecutivo, y finalmente esos legisladores terminan votando en contra
de la iniciativa.
Estas son las cuestiones que ocurren en los pasillos del Congreso: se hacen
conferencias de prensa de apoyo, se habla en un sentido, se vota en otro y se realizan
reuniones multitudinarias en diferentes escenarios con las autoridades que tienen
responsabilidad de gobierno.
Luego los argentinos nos preguntamos por qué no nos entienden en el exterior o por
qué falta confianza en que la dirigencia política sea capaz de resolver las dificultades que
existen sobre la mesa de un país que está altamente convulsionado.
No voy a hacer historiografía del debate, pero se han escuchado ciertas expresiones
y algunas de nuestras damas han tenido especial...

SR. PRESIDENTE .- La señora diputada Oviedo le solicita una interrupción, señor


diputado Baglini, ¿la concede?

SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO.- No, señor presidente.


En algunas de esas expresiones con mucha pimienta, podría encontrarse a un crítico
de arte que observa el Guernica, de Picasso. Los señores diputados conocen que hay una
exposición en el Museo de Bellas Artes, donde se ha traído una gran cantidad de cuadros
del Museo Reina Sofía de España, entre los que se encuentra la copia del Guernica, de
Picasso.
Parecería que todos los discursos se hicieran en carácter de críticos de arte, juzgando
la masacre del cuadro, sin saber que todos estamos dentro de él y sin conocer que en el
cuadro también hay un caballo, que alguien colocó. Asimismo hay otras cosas; por ejemplo,
quienes están sufriendo no se encuentran en esa situación desde que se hizo la copia, sino
desde el cuadro original. Además, el caballo que está allí es ahora es la copia, pero antes era
el original.
De todos modos, a partir de las propuestas que hemos escuchado aquí, lo más
importante es preguntarse qué haremos el lunes, sobre todo ahora que ya han cerrado los
mercados y que ni siquiera está abierto el de Tokio debido a que es muy temprano, ya que
es la hora cinco y diez de la madrugada.
¿Qué vamos a hacer? Aquí ha habido un torneo de agravios, y el ministro de
Economía los ha coleccionado por demás. Algunos son errores y críticas que el ministro ha
reconocido, y otros quizá los acepte en el futuro. Ha habido una destrucción sistemática de
quienes tienen la responsabilidad del día a día. Independientemente de que compartamos o
no sus posiciones para llevar adelante la administración del país, esta actitud no colabora.
Entonces repito la pregunta: ¿qué haremos? ¿echamos al ministro de Economía? ¿No
pagamos la deuda? ¿Aumentamos los impuestos? ¿Devaluamos? Todo esto ha flotado en el
recinto. En definitiva, en este proyecto estamos discutiendo un principio que por ser tan
simple, todos hemos olvidado.
Los otros días leía en el diario "El País" un artículo maravilloso, en el que dos
comentaristas económicos citan un famoso debate que hubo en las Cortes cuando se trataba
el presupuesto de 1906 en España. Entonces, José Etchegaray, que era el ministro de
Hacienda y llegó a ser Premio Nobel de Literatura, decía ante las Cortes: "Le hemos
perdido el miedo al déficit, y esto es un gran peligro. Para el creyente la salvación está en el

109
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

santo temor a Dios; para los ministros de Hacienda, los gobiernos, las Cámaras y el país, la
salvación está en el santo temor al déficit. Y ya que no queréis hacerlo santo, porque hubo
algunas sonrisas en el escenario -dijo el ministro-, decid por lo menos 'el patriótico temor al
déficit fiscal'." Esto que está presente en 1906 es un poco la idiosincrasia que heredamos de
nuestros padres españoles y europeos, que recién volvieron a redescubrir el temor al déficit
no como asunto ideológico sino frente...

SR. PRESIDENTE .- La señora diputada González le solicita una interrupción. ¿La


concede, señor diputado?

SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO.- No, señor presidente. No puedo quebrantar una
regla. Si antes no concedí ninguna interrupción, ahora tampoco puedo hacerlo.

SR. PRESIDENTE .- El señor diputado Baglini no concederá ninguna interrupción, señora


diputada.
Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Mendoza.

SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO.- Decía que recuperó el temor al déficit, no por
problemas ideológicos sino frente a la volatilidad de los mercados de capitales que
amenazaban incluso a países de alto desarrollo, cuando suscribió el famoso Tratado de
Maastricht, que más de una vez citamos en esta Cámara, restringiendo los déficit públicos
de todos los Estados miembros de la Unión.
Esto ha quedado registrado en el fondo de nuestra historia, en un precioso artículo
de un gran periodista lamentablemente fallecido, Germán Sopeña, de marzo de 1995, cuyo
título es: "Recaímos en un vicio: gastar más de la cuenta cuando estábamos en la mitad de
la fiesta". Germán Sopeña toma esta cita de Alberdi, que vale la pena traer a cuento. Dice:
"Los millones tomados a crédito en el extranjero traen consigo abundancia, actividad febril,
proyectos y empresas promisorias, prosperidad nunca vista. En tales momentos, sin
embargo, se elabora la pobreza general llamada crisis, que aparece años después. Cuando
asoma faltan palabras para expresar cuán fea es y cuán grande es el desconcierto". Este es
un escrito póstumo de Alberdi que se titula Estudios económicos y que fue publicado por la
Editorial Buenos Aires en 1895.
Ese déficit que no podía ser endiosado en el pasado, porque nadie le rendía culto en
el altar, era algo distinto cuando nos manejábamos con esquemas según los cuales el
financiamiento del déficit estaba siempre a mano. La situación permitía usar la máquina e
imprimir billetes, porque había activos para vender y el crédito era ilimitado. Fueron épocas
en las que nos llenamos de ejemplos citando cómo Italia podía llegar a tener un déficit
descomunal, y sin embargo podía financiarlo porque siempre había alguien dentro de su
mercado interno dispuesto a hacerlo.
Tal vez todos nos olvidamos en algún momento que entramos en un sistema que se
llama convertibilidad y que implica que el gasto tiene que estar financiado con recursos
genuinos. Eso no solamente lo planteamos como un recurso lírico sino que además lo
plasmamos en las leyes de convertibilidad y de administración financiera, en las leyes

110
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

previsionales, en la de solvencia fiscal y finalmente en las leyes de presupuesto, como lo


señalamos al comienzo del debate.
También debemos tener presente que, mal que nos pese -porque hemos estado muy
apegados a ello-, se agotó todo: la posibilidad de la inflación controlada, el endeudamiento
fácil, la venta de activos del Estado y hasta la creatividad tributaria, como hemos dicho
muchas veces en este recinto. Entonces, innovamos, sancionamos reformas y
megarreformas tributarias, y no alcanzamos los resultados esperados. Ahora estamos frente
a un test de responsabilidad política: tenemos que evitar el descalabro de la Nación y de las
provincias. Esta no es una tarea para compartir una fiesta sino para asentar las bases de un
esfuerzo compartido; es la invitación para sacar al país de la situación en que se encuentra.
En realidad es la prueba de una sociedad -al igual que la prueba de los hombres- que se
concreta en la adversidad, en los sacrificios y en los esfuerzos.
En estos días he leído un breve mensaje presidencial del que solamente extractaré
algunas frases. El presidente decía: "El gobierno presenta a la sociedad su programa
fundado en una sola premisa básica. El Estado no puede continuar viviendo más allá de sus
límites y gastando más de lo que recauda. El equilibrio de las cuentas públicas es un paso
decisivo hacia la redefinición de nuestro modelo económico. Se trata en esencia de
introducir cambios fundamentales a la velocidad necesaria para alcanzar el equilibrio de las
cuentas públicas que permita consolidar los objetivos básicos: estabilidad de la moneda,
crecimiento, aumento de la productividad y mejora progresiva de las condiciones de vida de
la población.
"El equilibrio fiscal siempre ha sido una prioridad del proceso de reformas por la
que está pasando el país. Sin embargo, las sucesivas crisis del mercado internacional, desde
la ruptura de los modelos del Sudeste Asiático hasta la reciente moratoria rusa, han
provocado un movimiento de reducción del crédito global sobre todo, pero no
exclusivamente para los mercados emergentes.
"La relativa abundancia de recursos internacionales, característica de los primeros
años de nuestro proceso de estabilización, ha dejado lugar a un escenario de fuerte
retracción de los capitales, y al suprimirse las condiciones favorables de liquidez
internacional, el contexto externo adverso le ha quitado al país la posibilidad de proseguir
una política de gradualismo en la adopción de las medidas de austeridad. Este nuevo
escenario plantea imperativamente la necesidad de acelerar el proceso de ajuste fiscal para
que el Estado viva dentro de sus límites presupuestarios". Este mensaje no es de la
Argentina sino del presidente Cardoso, del Brasil, y data de dos años. Corresponde a un
país con sistema cambiario flexible, que no tiene el mismo nivel de endeudamiento que la
Argentina, cuyas industrias funcionan y donde se han preservado zonas de desarrollo
tecnológico. Sin embargo, tiene que concluir forzosamente que debe acelerar el proceso de
adecuación para que los números fiscales permitan seguir sustentando la posibilidad no ya
de que el Estado desenvuelva sus funciones sino que haya sector privado en movimiento y
condiciones de vida para la población.
Esta es la dramática situación de la hora actual, en la que debemos crear las
condiciones de estabilidad que tendríamos que haber alcanzado en el año 2005, aunque
originariamente era en el año 2002, como muy bien lo señaló el señor diputado Remes
Lenicov. El déficit cero debe lograrse ahora, porque las alternativas son mucho peores, de
mayor esfuerzo y dolor.
Aquí la alternativa es devaluar, dolarizar forzadamente u ordenarse aun con un
esfuerzo doloroso, que cuesta pedir a una población cansada de palabras como "ajuste" y

111
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

"esfuerzo". Pero ese esfuerzo siempre va a ser menor que disgregar económica, política y
socialmente a la Nación.
Creo que nos beneficiaría a todos leer un artículo que ha publicado hoy un analista
político en uno de los diarios económicos de la Capital, donde sostiene que no se puede
coquetear con el default y muestra que los tres últimos países que pasaron por el default no
han logrado superar su situación económica. Incluso en uno de ellos el default se devoró
tres gobiernos: el que sufrió la convulsión, el que anunció las medidas para salir y el
siguiente. Asimismo, en uno de ellos el riesgo país es superior al de Argentina. Rusia e
Indonesia tampoco pudieron salir de su situación económica.
Si esto sucediera en la Argentina, con la caída de entre el 15 y el 40 por ciento de la
producción de bienes y servicios -como ha ocurrido a esos países-, sería dramático. Ello
significaría un millón más de trabajadores en la calle y un problema insostenible para el
sistema social, además de sumergir los salarios, como ha ocurrido en los mencionados
países en cifras tres o cuatro veces superiores a las del recorte, con el cual estamos
dolorosamente enfrentados. Estamos buscando recursos complementarios que permitan
salir lo más rápidamente posible de la alternativa del recorte.
Sería mucho mejor que los analistas económicos -los tenemos tanto en el país como
fuera, y muy buenos-, también algunos de nuestros ex ministros, así como hombres de la
talla de Calomiris o de Metzer -quienes han estado trabajando en el Congreso americano en
los temas de la deuda- en vez de escribir sobre la inminencia del default argentino en los
diarios de nuestro país escribieron en los periódicos de los Estados Unidos y de Europa que
hay que cambiar las condiciones en las que se desenvuelven los organismos financieros
internacionales y que hace falta un nuevo orden financiero internacional, en lugar de estar
aquí presagiando como aves de rapiña presagiando la caída que se genera en el norte.
(Aplausos.)
Seguramente de esta manera contribuirían mucho más en vez de diseminar el terror
que termina siendo una profecía autocumplida, haciéndoles ver a los de allá que si la
Argentina cae ocasionará problemas a muchos países, no sólo de Latinoamérica. Además,
producirá problemas a una economía mundial que ya está bastante convulsionada.
Pero para que la economía mundial esté en condiciones de apoyar a la Argentina
nosotros no tenemos que mostrar una sociedad desgarrada y enfrentada sino un debate que
sirva para encontrar criterios comunes, aun dentro de la disidencia, cómo conciliar para
equilibrar esfuerzos, cómo facilitar la salida. ¿De qué sirve que nos acusemos
recíprocamente de las cargas del pasado si no podemos retroceder y las consecuencias las
estamos viviendo igual?
Como aquí se ha expresado hasta el cansancio, el único camino es el crecimiento, el
alivio de las cargas impositivas inadecuadas y el combate a la evasión. Entonces, si hoy hay
que apartarse del camino, debe ser un paso transitorio y no un cambio de dirección, pero es
necesario volver a esa senda lo más rápidamente posible para afirmar una dirección central.
Por eso cuando decimos que vamos a suspender la devolución del impuesto a las
ganancias cabe aclarar que es por un año y no por toda la eternidad, porque al devolverlo
promoveremos la capacidad de consumo necesaria para mover la rueda de la economía.
También corresponde señalar que la rebaja de diez centavos en las naftas se suspende por
seis meses, porque apostamos a que esa medida será útil. Sostengo que en este proyecto hay
herramientas muy importantes para combatir la evasión. Se apuesta a un sistema impositivo
más racional que procura ir achicando los nidos y los agujeros por los cuales se esconden o

112
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

se escapan los recursos que necesitamos para los programas sociales y para el crecimiento
de las regiones.
La idea de imputar el IVA al período fiscal en que se percibe, como aquí se ha
dicho, es evitar que la pequeña y mediana empresa pague el IVA cuando factura, sin saber
cuándo va a cobrar, porque después se le estiran los plazos de pago y tiene que soportar la
carga financiera de no haber cobrado.
Esto resulta también un alivio frente a las legislaciones provinciales donde hay
impuestos, como el de ingresos brutos, que se liquidan bajo la misma mecánica del IVA.
Alguien que aún no ha visto el ingreso del producto de su esfuerzo o la venta de su
mercadería está adelantado recursos al Estado cuando no los percibió.
Todos los impuestos de emergencia -a los débitos, a la renta presunta creado hace
dos o tres años y el que grava los intereses, que es una carga inicua sobre las empresas ya
endeudadas- están hoy alineados a través de los planes de competitividad, para que sean a
cuenta del IVA y de ganancias, disminuir su impacto y hacerlos desaparecer. Cabe señalar
lo mismo respecto del impuesto al cheque.
Si aquí estamos propugnando cerrar vías de evasión no es porque deseamos gravar
las cuentas de ahorro con los movimientos de las familias. Lo que queremos evitar es el
"curro", como es el caso de las cooperativas o mutuales que de repente han visto crecer sus
movimientos bancarios en un 110 por ciento en el primer mes de aplicación del impuesto a
los débitos.
Hay 28 mil cuentas bancarias que están siendo analizadas por la AFIP, por el Banco
Central y por el convenio del Instituto Nacional de Acción Cooperativa, que es la autoridad
de aplicación. Corresponde a 16.358 entidades, de las cuales 2.200 son cooperativas, más
de cien mutuales, 10 mil asociaciones y mil fundaciones. Allí están apareciendo claramente
los indicios de que se están utilizando entidades -los nombres se conocerán a través de la
Justicia- que están prestando sus cuentas para evadir un impuesto que necesitamos porque
no podemos dejar que se nos escape un solo centavo.
Resulta claro que con menor evasión y mayor actividad será mejor la salida de la
crisis, y cuanto más rápido eso ocurra mejor. Entonces, lo que hemos hecho en todos los
bloques y en todas las discusiones de la semana, es barajar alternativas de recursos. Muchas
de ellas se han analizado y descartado, porque no alcanza con cualquier alternativa de
obtención de recursos; debe existir certeza e inmediatez de recaudación. Además la opción
tiene que ser lo menos lesiva posible para la actividad económica. Ustedes saben que en
esto no hay medidas perfectas, no hay impuestos inocentes o inocuos. No hay medida que
no tenga un efecto colateral.
Entonces, debe buscarse la medida que cause el menor daño, la que desande menos
el camino y la orientación central, la que afirme la competitividad y posibilite el
crecimiento, revirtiendo el problema de la falta de empleo.
Se ha hablado muchas veces, no sólo en este recinto, de los posibles gravámenes,
por ejemplo en el área de las imposiciones financieras. Yo quiero recordar, porque muchas
veces los argentinos nos dejamos llevar por falsas ilusiones, que todas las operaciones
financieras de las empresas están sujetas a gravámenes en la Argentina. Los rendimientos
de los plazos fijos y los títulos se consideran en el impuesto a las ganancias de las
empresas. Las que no están sujetas a esa imposición son las inversiones de los particulares.
No podemos desconocer en estas condiciones de volatilidad financiera que gravar
imposiciones para que crucen el charco y se vayan a Montevideo no es lo más apropiado
que tenemos que hacer justamente cuando tenemos una crisis de financiamiento.

113
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Hemos analizado los aportes patronales, y este tema ha figurado en los diarios. Nos
enfrentamos a la dificultad de que cada una de las medidas, que a veces se toman y
desfinancian el sistema previsional, se adopta para tratar de agregar más gotas de sangre a
un organismo exánime como es la competitividad de las empresas argentinas.
Entonces, cuando hablamos del aumento del 4 por ciento de las contribuciones patronales
del sector servicios, excluidas las pymes, tuvimos una avalancha de reclamos, como si
estuviéramos por destruir parte de la economía. En realidad, estamos tomando una medida
que es imprescindible para restablecer un poco de equilibrio entre quienes contribuyen, y
no es discriminatoria ni apunta en contra de un sector que intenta distribuir en forma pareja
las cargas.
Así llegamos a la deuda, sobre la que hemos hablado mucho en el día de hoy.
Curiosamente, siempre hablamos de la deuda, pero los que más hablan de ella son los que
contribuyeron a crearla. No he tenido la suerte de participar como oficialista de un gobierno
que ha llevado la deuda de 90 mil millones a 140 mil millones en cinco años: siempre que
soy oficialista me toca la desgracia de tener que achicarla, mantenerla o intentar negociarla
en las peores condiciones.
Tampoco me ha tocado la suerte -no hubiera querido tenerla- de condecorar a los
acreedores, pero ahora vamos a aclarar algunas equivocaciones de concepto porque aquí no
hay más acreedores externos tal como los conocíamos antes. Ojalá tuviéramos quinientos
bancos con nombre, apellido y dirección, como teníamos en 1985. Ahora tenemos
tenedores escondidos detrás de bonos que no son acreedores externos sino que son de aquí,
los depositantes de los bancos, es decir, desde la viejita que coloca un plazo fijo en el banco
hasta el profesional que juntó 2.000 pesos y con ese dinero compró un título del Estado.
¿Qué carajo tienen de acreedores externos esa viejita o el profesional?
Las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones a las que nos obligaron a
ir cuando se hizo la reforma del sistema previsional -que yo combatí desde la oposición
porque no teníamos nada más que una sola y única opción- tienen casi la mitad de sus
carteras en títulos del Estado, es decir que allí está el ahorro de los trabajadores. Entonces,
¿a quién no vamos a pagar? ¿A ellos? ¿Dónde están los acreedores externos? Cada uno de
esos títulos vuela entre banco y banco, y cuando uno los quiere capturar ya cambiaron de
mano y aparecen bajo la cara de un acreedor que está a una cuadra de este Congreso, y no a
10 mil kilómetros.
Aquí estamos discutiendo desde hace dos meses, en un circuito donde no tenemos
crédito y se eleva el riesgo país, porque tenemos dudas de que se pueda pagar la deuda, ya
que la economía no crece. Entonces, ¿qué haremos? Vamos a despejar las dudas, no
pagamos la deuda y vamos al default, lo que nos garantiza confiabilidad, crédito y
crecimiento. Hasta hay algunos que creen que el profesor Metzer, que hace dos años era
asesor del comité económico conjunto de los Estados Unidos, le decía al secretario del
Tesoro de los Estados Unidos: "No se vaya a poner un peso más a ningún país que venga a
pedir ayuda". Ahora, siendo miembro del gobierno que ha terminado con las ayudas
excepcionales va a ir a decir al Fondo Monetario Internacional que salga a recomprar al 30
por ciento del valor la deuda de los países que vayan al default porque no la pueden pagar.
Si la Argentina va al default, ¿quién va a venir a juntar 145 mil millones de deuda? ¿Quién
va a poner los 40 mil o 50 mil millones para comprarla? ¿Los norteamericanos? Está visto
que el presidente Bush no puede sacar un fast track para hacer un acuerdo comercial, y
además les cuesta mantener las mayorías porque alguien se va del Congreso y cambia su
composición.

114
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Los secretarios del Tesoro, cada vez que va un presidente o ministro de Economía
de un país latinoamericano, agradecen a Dios que no vaya a pedir dinero, y si lo hacen, le
contestan que no hay.
Entonces, ¿con qué vamos a levantar la confianza? En ese default los únicos que
ganan son los especuladores, a quienes les encantaría que se produjera una devaluación o
una dolarización forzada. En este caso no ganan los endeudados en dólares, que son
nuestras empresas, los trabajadores ni las pymes; ni siquiera gana el aparato financiero
argentino. Pueden ganar los que están tan trasnacionalizados que van a salir disparados
antes.
Nos hace falta saber a quién creer, porque nuestro problema no es el volumen de la
deuda. En 1995, Irlanda tenía una deuda que representaba el 80 por ciento del PBI, y estoy
hablando de un país donde se mataban en las calles. Irlanda es un país como un pañuelo,
desgarrado por las peleas internas, que debía el 80 por ciento de su producción de bienes y
servicios, y en el año 2000 lo bajaron al 42 por ciento sin estar en la Unión Europea,
adoptando la decisión responsable de dejar de matarse en las calles para buscar un consenso
mínimo que les permitiera insertarse en el mercado europeo. Hay muchos países que están
en esas condiciones, no solamente por el monto global de la deuda sino por lo que
significan los intereses en relación con los que pagan.
Bélgica es un país pequeño que sí está dentro del mercado común, y en 1995 los
servicios de la deuda representaban el 11 por ciento de la producción de bienes y servicios,
es decir, casi el triple de nuestro país, y hoy en día está en el 6 por ciento porque aprovechó
las oportunidades, se insertó comercialmente en el mundo y aunó los esfuerzos.
Hemos hecho un esfuerzo brutal dentro de esta cruel situación en la que debemos preservar
fundamentalmente a los jubilados. ¿Por qué peleamos por los jubilados? Porque un 30 por
ciento de ellos alimenta a gente joven y familiares, y con esa magra jubilación que reciben
todavía se esfuerzan por colaborar con quienes están en actividad o en edad activa pero no
consiguen trabajo.
Si desde el Congreso salía una ley por la cual el esfuerzo del recorte político de los
funcionarios y del Poder Ejecutivo era acompañado por los poderes Judicial y Legislativo,
si se cambiaba el IVA para aplicarlo sobre lo percibido y si se cerraban los circuitos de la
evasión en el impuesto a los débitos, el gobierno asumía el compromiso de no recortar las
jubilaciones menores a 500 pesos.
Nosotros seguimos buscando recursos y escuchando a todos porque no inventamos
la pólvora. Buscamos recursos que indubitablemente puedan significar rápida recaudación
-lo más segura posible- en las arcas fiscales.
Entonces, pasar del 85 por ciento de los jubilados sin recorte significa garantizar a
los que perciben 500 pesos que podemos excluir de esta medida a tres millones de jubilados
tomando el límite de los 1.000 pesos.
Ahora pedimos un esfuerzo y que nos acompañen hasta aquellos que no creen en
votar esta iniciativa, porque detrás del número que consiga este artículo -por el cual vamos
a garantizar que el Estado tenga que dedicar esos recursos a este destino- estamos avalando
una sanción donde habrá una expresión no ya de una parcialidad circunstancial por el juego
angustioso de una minoría. Se trata del respaldo de todo un Congreso que -más allá de que
les guste o no, que piensen que el gobierno ha sido más o menos ineficaz o que crean que
estamos en la dirección correcta o incorrecta- quiere apoyar dando una señal de que la
voluntad del Parlamento es rescatar en la mayor medida posible a los asalariados públicos y
a los jubilados.

115
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

En el debate en particular habrá ocasión de señalar cada una de las disidencias, pero
por querer ayudar a esos pobres vamos a estar destruyendo el principio de una
administración racional -como tendríamos en cualquiera de nuestros hogares frente a una
crisis- basado en gastar lo que se recauda.
Quiero recordar la frase que muchas veces hemos evocado con Jesús Rodríguez
leyendo algunos libros del presidente Kennedy, particularmente su discurso de asunción del
20 de enero de 1961, plagado de frases para la historia de los Estados Unidos de América.
En esa oportunidad decía: "Si una sociedad libre es incapaz de ayudar a los muchos que
están en la pobreza no podrá proteger a las minorías que constituyen sus ricos." Aquí está el
sentido de lo que el Congreso pretende hacer: que esos muchos que están en la pobreza
reciban el esfuerzo también de los que tienen la oportunidad y la posibilidad de hacerlo.
Esta noche podemos hacer políticamente cualquier cosa, podemos pelearnos por cualquiera
de las disidencias del pasado o de hoy, pero lo que no podemos hacer es bajar los brazos,
porque lo que quiere la gente que está sufriendo en la calle, algunos de ellos insultándonos
al pedirnos que les resolvamos el problema, es justamente que no bajemos los brazos y les
digamos que hay una sociedad política que quiere pelear y resolver la situación. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Se va a votar en general. La votación se practicará en forma


nominal, como ha sido solicitado oportunamente.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. RODIL, RODOLFO.- Señor presidente: en los términos establecidos en el artículo


197 del reglamento de la Honorable Cámara solicito que en esta oportunidad se autorice mi
abstención.

SR. ALESSANDRO, DARIO PEDRO.- Señor presidente: en el mismo sentido que el


señor diputado Rodil, solicito que se autorice mi abstención en esta votación.

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia informa que los señores diputados Balian y Romero
van a votar por la afirmativa, y que los señores diputados Drisaldi, Herrera, Baladrón,
Gariglio, Polino y Ayala lo harán por la negativa, conforme a las aclaraciones que hicieron
llegar a la Presidencia.

SR. SECRETARIO.- Se han registrado 83 votos por la afirmativa, 64 por la negativa y 5


abstenciones, y 11 legisladores sin identificación.

SR. PRESIDENTE .- El proyecto queda aprobado en general.


En consideración en particular el artículo 1°.
Se va a votar.

116
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

-- Resulta afirmativa.

-- Sin observaciones, se vota y aprueba el artículo 2°.

SR. PRESIDENTE .- Si hay asentimiento, el resto del articulado se considerará y votará


por títulos.

-- Asentimiento.

SR. PRESIDENTE .- En consideración el Título II, que comprende los artículos 3° a 6°.
- Se va a votar.

-- Resulta afirmativa.

-- Sin observaciones, se votan y aprueban los títulos III y IV, que comprenden los artículos
7° y 8°, respectivamente.

SR. PRESIDENTE .- En consideración el Título V, que comprende el artículo 9°.


Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. OROZCO, JORGE ALBERTO.- Señor presidente: atento a la importancia de la


actividad que desempeñan en el ámbito social las asociaciones sindicales y
fundamentalmente las obras sociales, solicito que en el Título V, denominado
"Contribuciones Patronales", se incorporen como entidades exceptuadas de la ampliación
de la alícuota de aportes patronales establecidos en el inciso a) del artículo 2° del decreto
814 del 20 de junio de 2001, a las asociaciones sindicales -ley 23.551-, a las obras sociales -
ley 23.660- y a la ANSSAL -ley 23.661-, sumándose de esta manera a la ya prevista ley de
pymes, número 24.467.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. UBALDINI, SAUL.- Señor presidente: apoyo la modificación propuesta por el señor
diputado por Buenos Aires.

SR. PRESIDENTE .- Se va a votar el artículo 9° con la modificación propuesta por el


señor diputado por Buenos Aires.

-- Resulta afirmativa.

117
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- En consideración el Título VI, que comprende los artículos 10 a 12.
Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. DUMON, JOSE GABRIEL.- Señor presidente: al pasar del texto del decreto 896/01
al proyecto de ley en debate se ha omitido incluir un artículo de dicho decreto. Por lo tanto,
como artículo 11 proponemos el siguiente texto: "Los contratos de ejecución afectados por
las reducciones dispuestas en el artículo 34 de la ley 24.156 podrán revocarse por razones
de oportunidad, mérito o conveniencia en el caso de que los contratistas o proveedores no
acepten la reducción de la contraprestación a cargo del sector público nacional, siendo de
aplicación el artículo 26 de la ley 25.344." De esta manera, el artículo 11 del proyecto
aprobado en general pasaría a ser 13.

SR. PRESIDENTE .- Oportunamente la Presidencia solicitará autorización para efectuar el


ordenamiento del articulado.
Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. CAMAÑO, GRACIELA.- Señor presidente: en realidad este título constituye el


meollo del proyecto porque es precisamente el decreto 896/01. El resto forma parte de la
buena voluntad que hayan podido tener los legisladores de la Alianza por mejorar esto, que
es el corazón del proyecto remitido por el Poder Ejecutivo.
El artículo 10, por el que se sustituye el artículo 34 de la ley 24.156, de
administración financiera, pretende modificar el régimen de previsión social, lo que es
sumamente grave porque abona una conducta que ha tenido este gobierno en materia de
previsión social y que yo quiero puntualizar.
Este gobierno de la Alianza envió a esta Cámara de Diputados un proyecto de ley
con el objeto de revisar el sistema previsional argentino. Sin embargo, desconociendo que
sólo es posible reformar los códigos de seguridad social y de trabajo por medio de una ley,
dos o tres meses más tarde dictó un decreto de necesidad y urgencia que introduce
profundas modificaciones a nuestro sistema previsional. Tanto es así que muchos
legisladores de esta Cámara y algunos particulares recurrieron a la Justicia, y hoy pende
sobre nosotros como una espada de Damocles una suerte de profunda reforma previsional
que está en el ámbito de la Justicia y que en cualquier momento puede ser puesta en
práctica.
En mi opinión, desconocer y alterar el derecho previsional por la vía de un decreto
de necesidad y urgencia y la modificación de la ley de administración financiera constituye
un nuevo desacierto de la Alianza gobernante en esta materia. Pretender que un derecho
fundamental como la previsión social, tutelado por nuestra propia Constitución, sea
comprendido como un mero componente del gasto público, significa atacar la génesis de la
previsión social.
Propiciar que la movilidad en la previsión social se vincule a los ajustes del
presupuesto y no a lo que en rigor -según opinamos quienes algo entendemos de este tema-
debe ser la movilidad referenciada en el salario del trabajador activo, y fundamentalmente

118
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

hacia arriba para los ancianos, implica desconocer lo que se pretende tutelar en la
Constitución y los códigos previsionales.
Quiero llamar a la reflexión porque lo que se pretende realizar por medio de esta
suerte de aval del mencionado decreto de necesidad y urgencia es sumamente grave para el
sistema previsional argentino pues se está atacando su génesis.
Cabe destacar que en el mundo el sistema previsional es muy joven: tiene sólo cien
años de existencia. Cien años atrás la humanidad se percató de que el tratamiento de los
mayores era una cuestión de todos, que debía resolverse en comunidad. Antes, en esa
sociedad individualista, el "viejo" era un problema de la familia y el lugar donde era
"arrojado" dependía de las posibilidades de su familia. ¡Qué poco nos ha durado como
comunidad respetar el concepto acabado de previsión social!
Esta actitud es muy grave, en especial si se considera la reforma constitucional de
1994, donde se dijo que el Congreso debe legislar y promover medidas de acción positiva
que garanticen la igualdad real de oportunidad y de trato y el pleno goce y ejercicio de los
derechos reconocidos por la Constitución y por los tratados internacionales vigentes sobre
derechos humanos, en particular respecto de los ancianos. Esto se expresó en 1994, pero a
los ancianos que proyectaron su futuro de acuerdo con la ley previsional hoy no sólo se les
dice que se modificarán las condiciones en cualquier momento, sino que además sus
ingresos pasarán a formar parte de los gastos del Estado. En consecuencia, ese derecho
fundamental se convierte en un mero componente del gasto público.
Reitero mi llamado a la reflexión porque si fuera necesario introducir enmiendas al
sistema previsional sería conveniente que por lo menos nos tomáramos un tiempo para
legislar como corresponde en esta materia. Además deseo destacar la gravedad que implica
incluir al sistema previsional en la ley de administración pública y crear semejantes
condiciones de inseguridad nada más ni nada menos que para nuestros ancianos.
Por lo expuesto, adelanto mi más enfático voto negativo a esta barbaridad legislativa
que se propicia.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.

SRA. GONZALEZ, MARIA AMERICA.- Señor presidente: al anunciar mi voto por la


negativa en el debate en general anticipé en parte mi opinión sobre este título.
En verdad estoy sensibilizada por las palabras del señor diputado Baglini, a quien aprecio
mucho y cuya preparación intelectual admiro. Por eso hago mías sus palabras al citar a
Kennedy y al pueblo de los Estados Unidos. Quisiera preguntar si en ese país se atreverían
a perpetrar el genocidio que aquí se pretende realizar por medio de esta iniciativa. ¿Por qué
no proponen esto a Bush, a ver si puede modificar el sistema previsional como lo hizo
Cavallo?
¡Yo no estoy dispuesta a renunciar! ¡Votar por la negativa este proyecto no significa
renunciar a trabajar para este gobierno! Muy por el contrario, el presidente y el doctor de la
Rúa conocieron mi opinión antes de que la expresara en este recinto. Yo cité aquí las
palabras del doctor de la Rúa cuando en 1994 se trató la denominada "ley de insolidaridad
previsional". En ese momento se hablaba de congelar los haberes y no de bajarlos. Aquí
estamos hablando de bajar los haberes y pensando en qué pasaría si no hubiera recursos.
Sin embargo, hay recursos, porque la ministra de Trabajo -que pido sea citada a este

119
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

recinto- expresa que no se trata de un problema de ingresos sino de gastos. La ministra dice
que hay que achicar el gasto. ¡Que se lo achique ella! ¡Que no le toquen ni un peso a los
jubilados! ¡Que no le toquen ni un peso a los trabajadores!
Los diputados de este gobierno tenemos medidas alternativas y queremos colaborar.
No apostamos al default. No decimos "no" al déficit cero. Es mentiroso y engañoso decir
que aquellos que nos oponemos a esta ley queremos el default o estamos de acuerdo con los
mercados. Los que quieren esta ley son los que promocionan los mercados. ¿Con quién
negoció Cavallo la reforma del sistema previsional? ¿Con los trabajadores? ¿Con los
jubilados? ¿Por qué no permitimos que los indecisos -que están presos- puedan volver al
sistema de reparto? ¿A quién tenemos miedo? ¿Por qué no decimos a las administradoras
que nos den el bono solidario?
¿Quiénes son los principales acreedores internos? No necesito que me vengan a
hablar del jubilado de los Estados Unidos o de Indochina; lo sé de memoria. Pero tengo mi
nombre y apellido bien puesto para decir que no quiero matar de hambre a mi gente y no
quiero hundir al país ni al gobierno. No me doy por rendida, sino que tengo propuestas.
¿Dónde están las contribuciones patronales? ¿De qué competitividad me hablan? Se
habla de aumentar las contribuciones patronales diferenciadas pero en el artículo que se
acaba de aprobar no se estipulan los porcentajes; no sabemos, por ejemplo, cuánto va al
PAMI. Hasta el día de hoy no hemos podido tener información acerca de qué porcentaje se
recauda y se entrega al PAMI. Entonces, lo están vendiendo; lo están cerrando porque su
existencia no conviene para un proyecto de salud privada.
¡Qué bárbaro! Se aumentan graciosamente las contribuciones patronales -al 16 y al
20 por ciento- pero no sabemos qué proporciones van al PAMI, al desempleo y a salarios
familiares y jubilaciones. Me gustaría que algún señor diputado me lo aclare. ¿Esto es
equidad? ¿Equidad con quién? ¿Esto significa que porque me niego me estoy rindiendo y
entregando mi pueblo al default?
Hemos recorrido toda nuestra trayectoria para ser gobierno hablando del tema de los
treinta días que el trabajador tiene para optar. Cuando ingresé a esta Cámara, a mis
empleados -a quienes les pagaron el primer sueldo en el mes de febrero- les dijeron en la
oficina de Personal que tenían que ir a una AFJP porque habían pasado los treinta días.
Como ustedes saben, en esa época -estoy hablando del año 1997- el empleado cobraba
retroactivo a la fecha que se elegía.
¿Qué estoy pretendiendo? ¿Estoy pidiendo cosas espantosas? ¿Estoy asustando a los
acreedores? No, señores diputados. Simplemente me estoy negando a volver a perjudicar a
los que menos tienen.
El señor diputado Baglini hablaba de los trabajadores, de los jubilados, de los padres
y de los abuelos. Pero no basta con llenarnos la boca de palabras, sino que queremos
hechos.
Ratifico las expresiones de la señora diputada Camaño cuando dijo que no se puede
tocar el sistema previsional, pues el artículo 14 bis de la Constitución Nacional no ha sido
modificado. Dicho artículo establece que el presupuesto de la previsión social es
independiente. ¡Quien incluyó esas partidas dentro del presupuesto nacional se llama
Domingo Felipe Cavallo, y nosotros hicimos campaña denunciándolo! Pero resulta que
ahora hablamos de "...la reducción de las retribuciones alcanzadas, cualquiera que fuera su
concepto, incluyendo sueldos, haberes, adicionales, asignaciones familiares, jubilaciones y
pensiones".

120
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

No sé a cuánto ascenderá el riesgo país el próximo lunes, pero pregunto: ¿qué va a


pasar con el riesgo interno y con el riesgo social? ¿Qué diremos al jubilado respecto de sus
haberes del próximo mes? ¿Alguien sabe cuánto va a cobrar? ¿Cómo lo podemos saber si
aprobamos por unanimidad un calendario de pagos del 1 al 5 y fue vetado? ¿Cuánto va a
cobrar un trabajador estatal? ¿Qué garantía le podemos dar de que va a cobrar el salario
completo? Pero eso sí: si las medidas económicas tienen efecto, hasta los 1.000 pesos
vamos a ir devolviendo. Quédense tranquilos, porque el artículo 12 dice que "El Poder
Ejecutivo nacional aplicará los mayores recursos y ahorros recuperados..." Como no
sabemos cuándo va a ocurrir esto, aconsejo a los señores trabajadores que prendan una vela.
Si esta norma llegara a aprobarse, sería inconstitucional. Una disposición de este tipo no
puede estar incluida dentro de esta norma, porque no sólo se están congelando los haberes
que están congelados desde hace años sino que se están reduciendo los haberes y los
sueldos que son de carácter alimentario.
Es decir que estamos generando más juicios y más gastos para el Estado, pensando
que a lo mejor tenemos la suerte de que otro gobierno se haga cargo de ello. Me parece que
si alguien vota esto en forma afirmativa está apostando a que el doctor de la Rúa no sea
reelecto, porque está pasando al próximo gobierno un "muerto"; esto no se lo deseo ni a mi
peor enemigo. Aprovechando que el 20 de julio es el Día del Amigo, quiero decir que si el
que está asesorando al presidente se considera su amigo, es preferible que lo asesore un
enemigo.
Por eso, no voy a tener la contemplación que tuvo mi colega al pedir una reflexión.
A mi juicio, esta es una aberración jurídica y moral. Como dije, tenemos medidas
alternativas para contribuir. Si quieren, las puedo enumerar y dar los números para que no
tengamos que sacrificar a los trabajadores argentinos y a los jubilados. Por último, digo a
los economistas que el ahorro que van a hacer con estas medidas será de muy corto plazo,
porque en definitiva van a generar más gastos.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. SANTIN, EDUARDO.- Señor presidente: nunca forma parte de un festejo discutir un
ajuste; nunca puede formar parte de la alegría de algún legislador suponer que hay que
trabajar para el equilibrio cuando se tienen más gastos que recursos. Por lo tanto, esta
siempre es una decisión complicada, pero hay que intentarla si uno entiende que este es un
objetivo válido y que la Argentina tiene pocas oportunidades para poder encontrar el
camino para ponerse en orden. Tiene que hacerlo en el marco de la mayor equidad, y al
mismo tiempo, tratar de encontrar nuevos actores que realicen un esfuerzo adicional.
Durante los ocho años que llevo en esta Cámara hemos discutido muchos ajustes.
Normalmente tras un ajuste viene otro pues no encontramos cómo poner en marcha la
economía.
Sin duda siempre los ajustes son recesivos, porque cuando se mete la mano en el
bolsillo a un trabajador o a un jubilado en la práctica se sacan recursos del sistema, del
propio mercado; se pagan menos impuestos, y como cada vez hay menos recursos hay que
hacer más ajustes.
Este gobierno apostó en los últimos tiempos a políticas de reactivación; la economía
apareció desbordada y se hizo necesario encontrar equilibrios. El presidente hizo una

121
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

convocatoria a todos los sectores y se planteó el objetivo del déficit cero, del equilibrio
fiscal. Tengo la sensación de que la mayoría de la sociedad comparte este objetivo, pero lo
que en general no comparte es el esfuerzo que hay que realizar porque desde hace muchos
años viene haciéndolo y ve que no hay ningún resultado. La gente observa que el esfuerzo
siempre lo hacen los ciudadanos comunes y nunca les toca a los que disfrutaron de la fiesta
que hubo en los últimos años.
Este es un ajuste más, un esfuerzo más, porque intentamos generar un marco de
equilibrio. Por eso se incorporó en esta iniciativa, por ejemplo, el aumento de las
contribuciones patronales de las empresas de servicios. Estamos incluyendo en estas
disposiciones las empresas de servicios privatizadas, los bancos, los hipermercados y las
administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones; en este colectivo en el que estamos
todos subidos, a estas empresas les tocó viajar sentadas y a la mayoría de la gente, de pie y
hasta colgada. Pero si este colectivo se desbarranca, en la práctica nos caemos todos juntos.
Es momento de que ellos también colaboren, no solamente adelantando al Poder Ejecutivo
nacional la parte del impuesto a las ganancias que les corresponde -con alguna tasa que
llaman patriótica, pero que parece de colonia-, sino fundamentalmente haciendo un
esfuerzo concreto como el que estamos planteando.
En definitiva, esto no resuelve el tema pero ayuda a buscar algún marco de
equilibrio. Para este marco de equilibrio nosotros pusimos dos límites: por un lado, que a
ningún jubilado que gane menos de 1.000 pesos se le practique una reducción, lo cual
significa dejar solamente dentro del esquema al 5 por ciento de los jubilados, y por el otro,
que a los trabajadores del Estado que ganen menos que esa cantidad -ellos representan la
mitad de los empleados- tampoco se les efectúe un descuento.
Propongo una redacción distinta para el artículo 12, a fin de cumplir con estos
objetivos. Dice así: "El Poder Ejecutivo nacional garantizará con los mayores recursos y
ahorros recuperados en las disposiciones de la presente ley, el restablecimiento de las
retribuciones periódicas por cualquier concepto, incluyendo sueldos, haberes, adicionales,
asignaciones familiares, haberes de jubilados, retirados y pensionados para todos los que
perciban hasta 1.000 pesos mensuales, antes de las reducciones."
Nosotros tenemos como objetivo que el Estado nacional garantice el piso de 1.000
pesos para todo trabajador en actividad y para los pasivos.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Salta.

SR. GOMEZ DIEZ, RICARDO.- Señor presidente: nuestro bloque solicita que este título
se vote por artículos.
También queremos proponer una modificación al artículo 12 en el mismo sentido
que ha expuesto el señor diputado Santín, a efectos de dejar perfectamente aclarado que no
se afectarán ni las jubilaciones ni las pensiones ni los sueldos inferiores a 1.000 pesos.
Solicitamos que se contemple un texto taxativo a fin de que no quede margen para ninguna
duda al respecto.

SR. MORENO RAMIREZ, ARTURO.- ¿Me permite una interrupción, señor diputado,
con el permiso de la Presidencia?

122
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. GOMEZ DIEZ, RICARDO.- Sí, señor diputado.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por San
Juan.

SR. MORENO RAMIREZ, ARTURO.- Señor presidente: no sólo quiero proponer la


votación artículo por artículo del Título VI, sino también que la votación del artículo 12 se
realice en forma nominal.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Salta.

SR. GOMEZ DIEZ, RICARDO.- Señor presidente: el texto que proponemos, a los
efectos de que no quede ninguna duda con la redacción, es el siguiente: El Poder Ejecutivo
nacional deberá garantizar que las jubilaciones y pensiones iguales o menores a 12,5
MOPES, 1.000 pesos, mantengan los niveles vigentes mediante una compensación de
equidad fiscal. Dispónese una compensación para mantener los niveles salariales de los
agentes ocupados en el Estado nacional que perciban por todo concepto remuneraciones
inferiores a 1.000 pesos. Dispónese de una compensación para mantener los niveles
vigentes de las asignaciones familiares y de la asignación por seguro de desempleo
previstas en la ley 24.714 y en el Fondo Nacional de Empleo de la ley 24.013.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. CAVALLERO, HECTOR JOSE .- Señor presidente: no participé del debate en


general pero haré una pequeña aclaración y luego me referiré al artículo 10.
La breve referencia que quiero hacer se vincula con mi extracción ideológica. Justamente
aquí se mencionaron los casos de Tony Blair y de Felipe González, quienes llegaron al
gobierno e hicieron lo contrario de lo que habían prometido en la campaña electoral.
Sólo me voy a referir a Tony Blair. Cualquier similitud con la situación argentina es pura
casualidad. Tony Blair llegó al gobierno con el nuevo laborismo y triunfó en las elecciones
inglesas después de muchos años de administración del Partido Conservador, y más
específicamente, de los períodos de Margaret Thatcher. En ese momento dijo que se
terminaba una etapa y se empezaba otra.
También se preguntó quiénes fueron los ganadores y los perdedores. Delimitó a los
ganadores, señaló entre ellos a las empresas privatizadas y al poder económico concentrado
y les aplicó un impuesto con el que pudo mantener un estado de bienestar bastante
aceptable para Inglaterra. Esto no disgregó ni disolvió a Inglaterra. Por el contrario, Tony
Blair acaba de triunfar nuevamente en las elecciones por un número de votos muy
importante.

123
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Con referencia al artículo 10, frente al problema de la deuda externa -que ya lo


conocemos y no necesitamos de maestros Ciruela para que nos digan de quiénes son los
bonos- nunca pensé que en la República Argentina habríamos de tomar la decisión de pagar
primero la deuda pública y luego repartir el resto entre los argentinos. Incluso, se tuvo la
perversidad de llamar a esa medida Pacto o Acuerdo por la Independencia.
Dentro de esta cuestión, me voy a referir específicamente al problema de los jubilados y los
pensionados. Los fondos del sistema de previsión y seguridad social no pertenecen ni al
Congreso Nacional ni a nadie. Se trata de la previsión que han hecho los hombres y mujeres
en el sistema estatal hasta alcanzar una edad determinada, según las condiciones de
seguridad, salubridad, etcétera, que tuvieron a lo largo de su carrera laboral.
Lamentablemente, algunos que dicen ser especialistas en previsión y seguridad social
hablan de que sólo queda excluido del piso fijado el 5 por ciento de los jubilados. No tiene
que quedar excluido nadie.
Como dijo la señora diputada María América González, con esta disposición el
ministro de Economía promoverá la industria del juicio; los estudios jurídicos ya se están
ofreciendo para hacer planteos judiciales -que se van a ganar- por inconstitucionalidad de la
norma. Dichos juicios los va a perder el "papá Estado" y deberán ser abonados nuevamente
con la plata de "Juan Pueblo".
Creo que la inconstitucionalidad es manifiesta. Además, se dice que sólo queda
excluido del piso el 5 por ciento de los jubilados. No me gustan las estadísticas cuando
están despersonalizadas del hombre real de carne y hueso.
Yo integré el equipo interdisciplinario que atendió a quienes trabajaron en los
hornos de SOMISA. Se jubilaron con un haber de 2.500 pesos, y a pesar de no tener el
hábito del cigarrillo ya han sido operados varias veces de coronaria. Muchos de ellos son
impotentes y han tenido profundos trastornos psíquicos. Lo mismo ha ocurrido con Forja y
otras empresas que podría seguir nombrando.
Todos ellos quedan incluidos en el descuento y les quitamos la protección, después
de que se quemaron las bolas, el pecho y el corazón trabajando para producir acero en el
país. Esa gente, que forma parte de ese 5 por ciento de jubilados, es la "privilegiada" a la
que quitaremos la previsión que ha tomado.
Así podría seguir nombrando a muchos más que están incluidos dentro de ese 5 por
ciento. Quiero sintetizar diciendo que como demostración de una sociedad humanista, que
debe ser solidaria sobre todo entre las distintas generaciones, estamos dando un ejemplo
lamentable.
El Congreso de la Nación tomará una decisión manifiestamente inconstitucional al
restar dinero a los hombres y mujeres que adhirieron a un sistema de previsión y seguridad
social y que han hecho sus aportes.
Finalmente, creo que el señor presidente de la Nación está mal asesorado. Esta
medida patea la pelota hacia adelante. Esto se terminará pagando con creces a partir de
todos los juicios que se perderán por inconstitucionalidad de la norma. Aquí se crea una
nueva industria del juicio.
Por eso voy a votar en contra del artículo 10. Estoy de acuerdo en que tiene que
existir equilibrio fiscal y se debe disminuir el gasto público y político, pero no a costa de
aquellos que tomaron una previsión para llegar a la vejez con un ingreso determinado, a
quienes hoy inconstitucional y arbitrariamente les pasamos la tijera.

124
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. CASTRO, ALICIA AMALIA.- Señor presidente: esta iniciativa deroga el decreto
430, pero en realidad la rebaja salarial a partir de ahora podrá ser superior a la que
establecía dicha norma. Peor aun, agrava la incertidumbre y la generaliza, porque de aquí
en adelante ningún trabajador podrá saber cuánto cobrará a fin de mes.
Conocemos el drama social que provoca la incertidumbre, la falta de futuro, la
inestabilidad y la profunda vulnerabilidad que tiene el sector del trabajo y la producción en
la Argentina. Esta medida agrava la crisis en forma sustancial.
En la misma inequidad e inestabilidad se sumerge a los jubilados -que son los que
menos tienen-, que representan a nuestros adultos mayores. Hasta ahora no sabían con qué
iban a pagar sus remedios, la luz o el teléfono; ahora no sabrán si a fin de mes les tocará
algo, después de este verdadero giro de la economía hacia el feudalismo. Luego de que los
señores feudales hayan pasado por el territorio, hayan ejercido su derecho de pernada y
hayan cobrado su diezmo, no sabremos si a los jubilados y trabajadores les quedará algo.
En realidad, se trata de una masiva rebaja de salarios y jubilaciones, a la que
siempre aspiró la ortodoxia neoliberal. Por supuesto que vienen por más y también vienen
por la privatización de la recaudación, de la salud y del Banco de la Nación Argentina.
Como al final esto tampoco les alcanzará, seguirán reclamando la dolarización.
Hoy un diputado se preguntaba si existía la movilidad; en realidad, la Constitución
Nacional había previsto la movilidad ascendente. Ese era el sentido del salario mínimo,
vital y móvil, así como de las condiciones de la seguridad social. En este engendro que se
va a votar hoy en la Cámara se está estipulando la movilidad descendente.
El miembro informante, que lamento que no esté atento, en un discurso plagado...

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia solicita silencio a los señores diputados.

SRA. CASTRO, ALICIA AMALIA.- No le han hecho caso, señor presidente.

SR. PRESIDENTE .- No tengo posibilidad de castigarlos.

SRA. CASTRO, ALICIA AMALIA.- El miembro informante, en un discurso plagado de


citas históricas y basado en un lenguaje florido y culterano, nos hacía un nuevo llamado -el
séptimo durante el gobierno de la Alianza- a una supuesta responsabilidad política, cuya
suprema forma parece centrarse en nuestra capacidad de perjudicar a los más débiles.
Resumió varias cuestiones del debate en una forma absolutamente sesgada, y a él dejé
planteado el desafío de contestar las diez preguntas que formulé anteriormente. A pesar de
la necesidad de llegar a un déficit fiscal cero, el señor miembro informante no pudo
explicar por qué no se les cobra a los poderosos que se han enriquecido en la última década
con la patria financiera, la patria privatizada y la patria subsidiaria del Estado; es decir, por

125
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

qué no forman parte de este sacrificio las AFJP, los bancos, las empresas de servicios
públicos privatizadas, etcétera, como hoy se ha dicho hasta el cansancio desde todas las
bancadas.
Al respecto se esgrimieron dos razones, que a mi juicio son despreciables desde el
punto de vista intelectual, filosófico, económico y político. Si el Estado está quebrado,
como reitera el señor diputado Baglini -efectivamente, cuanto más ajuste haya más
quebrado estará-, como bien sugirió el señor diputado Rivas deberíamos aplicar el
procedimiento establecido en la ley madre, es decir, la ley de quiebras: primero deben
cobrar sus créditos los que menos tienen. Sin embargo, el proyecto de ley en debate
modifica ese criterio. Por eso hablo de una subversión económica provocada por
verdaderos terroristas. A partir de ahora, en la Argentina primero cobrarán sus créditos los
que más tienen y pueden darse el lujo de obtener una renta financiera; por último cobrarán
los trabajadores, los jubilados y las pymes proveedoras del Estado, según lo que sobre, pero
no sabrán cuánto.
Como decía, de acuerdo con lo manifestado por el diputado que informa en nombre
del bloque oficialista, se desprenden dos razones.
En primer lugar, el gobierno -y por lo visto algunos legisladores- se somete al
chantaje de los mercados piqueteros. Dicen que hay muchas presiones. No pueden cobrar
205 millones de pesos a Eurnekian, a quien el presidente considera un empresario modelo.
¿Saben cuál es el único bien que ese empresario modelo tiene registrado en la Argentina?
Su Alfa Romeo. Para el partido gobernante ese es el ejemplo del empresario argentino. Sin
embargo a los trabajadores que están allí afuera no los escuchamos, o porque no tenemos
sensibilidad o porque hacen menos ruido que el sector financiero o de la usura.
La segunda razón que pareció sugerir, que es muy débil y pueril -con estos argumentos no
hay forma de llevar a cabo una política de Estado-, es la urgencia.
Entonces, tenemos un mercado punguista. No podemos hacer políticas de mediano y
largo plazo ni prever la recaudación previsional ni recaudar impuestos. Vamos a seguir
permitiendo que se evadan entre veinte mil y treinta mil millones de pesos en la Argentina
y que las ganancias extraordinarias que tienen las empresas de servicios públicos
privatizadas sean remesadas al exterior y no quede en el país ni un solo peso del esfuerzo
de los trabajadores argentinos. Ello, con un público cautivo que ha soportado aumentos
confiscatorios de las tarifas. Como a aquéllas no les podemos cobrar, y además estamos
apurados porque no tenemos la mínima capacidad de gobierno y de previsión, hay que
meter la mano en el bolsillo de los jubilados y de los trabajadores.
Estado punguista, subversión económica, terrorismo económico. Digamos que no y
atendamos nuestras obligaciones como ciudadanos.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Río Negro.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: en relación con la propuesta


formulada por el señor diputado Santín ratifico la posición de nuestro bloque en el sentido
de que no avalamos ningún descuento ni al sector activo ni al de los jubilados.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

126
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SRA. OCAÑA, MARIA GRACIELA.- Señor presidente: quisiera que el señor diputado
Santín explicara si con la redacción que ha propuesto respecto del artículo 12 se garantiza a
los trabajadores y jubilados que perciben haberes de hasta 1.000 pesos que el próximo mes
seguirán cobrando lo mismo, o si esto sólo sucederá en tanto y en cuanto se recaude más,
como creo entender según se desprende de la redacción propuesta.
Quisiera solicitar una modificación en nombre de varios colegas del bloque del
Frepaso, que a mi juicio garantiza que no se afectarán los sueldos menores a 1.000 pesos y
eleva a 1.500 pesos el piso para el caso de las jubilaciones.
El texto de nuestra propuesta es el siguiente: El Poder Ejecutivo nacional realizará
la reducción aludida en el artículo 10 a partir de los haberes superiores a los 1.000 pesos, y
en el caso de jubilaciones, retiros y pensiones la reducción antes aludida sólo se aplicará a
los haberes superiores a los 1.500 pesos.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. SANTIN, EDUARDO.- Señor presidente: cuando decimos que en las jubilaciones hay
que fijar un piso de 1.000 pesos estamos planteando que para saltar de 500 pesos -esto es lo
que garantiza el Poder Ejecutivo- a 1.000 pesos se requieren 208 millones de pesos. Cuando
señalamos que los haberes deben tener un piso de 1.000 pesos, en el semestre esto tiene un
costo de 100 millones de pesos.
Para financiar esa diferencia estamos implementando tres medidas. Incorporaremos
210 millones de pesos como consecuencia de la suspensión de la reducción de los 10
centavos en el precio de las naftas; incluimos 280 millones de pesos en razón de que se ha
postergado hasta el año 2002 la devolución del impuesto a las ganancias, y agregamos una
recaudación mínima de 300 millones de pesos a raíz del aumento de las contribuciones
patronales a las empresas de servicios, con excepción de las pymes.
Es decir que estamos incorporando recursos por 790 millones de pesos a los fines de
cubrir una diferencia de 308 millones de pesos. Por lo tanto, garantizamos recursos más que
suficientes para que no haya absolutamente ninguna duda de que se respetarán los pisos
fijados.
Sucede que mientras el Congreso no sancione esta ley seguirá vigente el decreto.
Entonces, el sistema propuesto funcionará en la medida que tengamos velocidad para
aprobar el proyecto. Este mecanismo está ligado al momento en que vayan a cobrar, con los
pisos considerados.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. OCAÑA, MARIA GRACIELA.- Señor presidente: entonces, si los recursos están
asegurados, solicito que se establezca claramente que en primer lugar se destinarán a los
jubilados y a los empleados que ganan menos de 1.000 pesos y que no tendrán otro destino.

127
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. LANZA, JOSE LUIS.- Señor presidente: escuché atentamente al señor diputado
Santín cuando hizo referencia a los recursos que se podrían obtener para garantizar un
mínimo por debajo del cual no tocarían los ingresos de los trabajadores. En este sentido,
apelo al criterio de los diputados de la Unión Cívica Radical, que pertenecen a un partido
centenario y popular, porque en definitiva podríamos decir que esta ley ya ha sido
aprobada. Digo esto porque prácticamente ya dimos el gusto al ministro de Economía, que
consiguió lo que estaba buscando.

En mi opinión no podemos agregar más intranquilidad a los ciudadanos, a la gente


que trabaja, a los jubilados y a los pensionados, ya que con esta redacción a partir de
mañana no van a saber cuáles serán sus ingresos. Considero que este texto es criminal,
antiético, anticonstitucional y todos los "anti" que quieran agregar.

Por otra parte, recuerdo a los señores diputados que cuando el doctor Cavallo
ocupaba la cartera de Economía durante la anterior gestión dijo que había que terminar con
la industria de los juicios, pero con esta propuesta no está haciendo otra cosa que
fomentarla.
Repito que ya hemos dado el gusto al ministro Cavallo. En consecuencia, llevemos
algo de tranquilidad a los ciudadanos asegurándoles que en el trimestre no se van a
modificar sus haberes. Hoy en día en este país resulta muy difícil dormir, porque nadie sabe
si mañana va a mantener su trabajo. Los representantes del pueblo no podemos agregar una
angustia más a quienes ya dudan de su permanencia en el trabajo, de su estabilidad laboral,
y que a partir de ahora también van a tener dudas de cuánto van a cobrar.
La movilidad automática es un engendro de este hombre que inventa todo; ahora inventó la
movilidad automática para las pensiones, jubilaciones y salarios. Por eso digo a los
compañeros de la Unión Cívica Radical que existen mil formas de conseguir más fondos,
incluso a partir del lunes próximo. Me refiero al impuesto a las altas rentas, con el que se
recaudaban 260 millones de pesos y que fue derogado por este gobierno. Ese tributo se
aplicaba a las personas que cobraban más de 120 mil pesos anuales, es decir, 10 mil pesos
por mes, y fue derogado por este gobierno y por la Cámara cuando sancionamos el último
presupuesto.
Tengamos en cuenta que ya hemos otorgado plenos poderes al ministro de
Economía; ahora le vamos a aprobar este proyecto, pero no inventemos un engendro más
que sólo lleva intranquilidad a la triste ciudadanía argentina que está enfrentando momentos
sumamente difíciles. Pido a los compañeros radicales que han hecho un esfuerzo terrible,
que hagan uno más. Eliminen el concepto de movilidad automática, que es un engendro de
este hombre que nos llevará a todos, a la política y al país a la ruina, aunque las cabezas que
van a venir a buscar serán las nuestras, porque somos los responsables y los que obtuvimos
la mayoría de los votos; Cavallo sacó sólo el 10 por ciento de los votos, no es presidente,
no es nada. Disculpen que me ponga mal, pero esta es una noche triste.

128
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Les pido que recapaciten, ya se logró el objetivo. Esto es criminal, es un sacrilegio.


Dejen dormir a la pobre ciudadanía argentina golpeada por este gobierno y por los
anteriores.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.

SRA. GONZALEZ, MARIA AMERICA.- Señor presidente: cada vez que un diputado
comienza a hablar se producen murmullos. Sé que es una larga noche, pero nosotros vamos
a cobrar el sueldo sin descuento.

-- Varios señores diputados hablan a la vez.

SRA. GONZALEZ, MARIA AMERICA.- Es válido que hagamos la aclaración de que


nosotros vamos a cobrar sin descuento considerando que estamos discutiendo si
garantizamos o no el descuento a aquél que cobra 1.000 pesos o menos. Yo también estoy
cansada, pero creo que estamos aquí para contribuir a sancionar la mejor norma, salvo que
quieran continuar mañana.

SR. PRESIDENTE .- La idea de la Presidencia es terminar esta noche. De manera que


solicito a la señora diputada que hable exclusivamente del tema en discusión.

SRA. GONZALEZ, MARIA AMERICA.- Mi intención era acercar una nueva redacción,
teniendo en cuenta lo señalado por mi compañero de trabajo, el señor diputado Santín, en el
sentido de que el piso fijado se garantice con los ahorros.
Efectivamente, como el señor diputado ha dicho -y de esto sabe mucho-, entre las
personas que cobran más de 1.000 pesos hay 127.436 jubilaciones y 25.220 pensiones, lo
que arroja un total de 152.656. Esto representa el 4,73 por ciento de los jubilados. No sé si a
alguien le parece poco, pero para mí es una barbaridad. Hago esta aclaración porque
tenemos otras alternativas.
Hemos aumentado al 20 por ciento la contribución patronal sin especificar
claramente a quiénes alcanza. Si aumentáramos dicha contribución a su verdadero valor -
que es el 33 por ciento-, obtendríamos 600 millones de pesos mensuales, y entonces no
necesitaríamos afectar ni una sola jubilación de 1.000 pesos. El señor diputado Santín, con
buena voluntad, propuso que el piso fuera garantizado con lo que se recaude de más.
De manera que no sé qué va a pasar este mes ni mañana ni pasado, más allá de que esta
Cámara de Diputados apruebe hoy esta norma, con el apuro que todos tienen.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por San Juan.

129
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. VARESE, LUIS SEGUNDO.- Señor presidente: quiero formular una consulta al
señor diputado Santín a fin de saber si entendí bien cuál es el espíritu que lo anima respecto
de la redacción que ha propuesto para el artículo 12.
Por aplicación del artículo 10 se hará una exacción a los salarios de activos y a los
haberes jubilatorios. Con los recursos extras que provendrán de la suspensión de la
reducción del impuesto a las naftas y el aumento de los aportes patronales en cuatro puntos,
luego se devolvería la quita producida en aquellos salarios y haberes desde 500 a 1.000
pesos.
Tengo la impresión de que se trata de un procedimiento complicado, porque por un
lado hacemos una disminución y, por el otro, luego la cubrimos con los recursos obtenidos.
Dado que se recaudarán alrededor de 800 millones de pesos para cubrir 308 millones de
disminución, sería más fácil aplicar el procedimiento sugerido en su momento por el señor
diputado Gómez Diez, asegurando directamente un mínimo no imponible de 1.000 pesos.
Coincido con el señor diputado Lanza en el sentido de que este artículo es un engendro y
complica todo el procedimiento. Si tenemos recursos para cubrir la reducción que habrá de
practicarse a los haberes de entre 500 y 1.000 pesos, aseguremos un mínimo no imponible
de 1.000 pesos y terminemos con este problema.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. SANTIN, EDUARDO.- Señor presidente: si aceptamos el principio del déficit cero,
en la práctica la reducción se aplica a todos por igual, es decir, a quien gana cinco, diez,
cien o mil pesos. Si uno garantiza determinado piso, la diferencia se repone a través del
mecanismo que decide el Estado, porque de lo contrario se generan desigualdades; si esto
ocurre, algunos sectores podrán plantear por qué sí a Juan y no a Pedro. De manera que si
se descontara en forma desigual, existiría un mecanismo de reposición. Así lo hemos
planteado específicamente con el fin de resolver la situación y no de complicarla.

SR. PRESIDENTE .- El señor diputado Obeid le solicita una interrupción. ¿La concede,
señor diputado?

SR. SANTIN, EDUARDO.- Sí, señor presidente.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Santa
Fe.

SR. OBEID, JORGE ALBERTO.- Señor presidente: en la exposición del señor diputado
preopinante hay una lógica infernal que no alcanzo a entender. Entiendo que debemos
quitar al que más tiene y no al que menos tiene. El criterio de solidaridad que propone el
señor diputado me resulta incomprensible pues, repito, lo lógico es que la quita se practique
no sobre aquél que recibe una jubilación baja sino sobre quien percibe una jubilación

130
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

superior. En tal sentido se podría hablar de una escala por la que se quite menos o nada a
los que perciben los haberes más bajos, y en forma ascendente ir reduciendo los haberes de
los que más cobran.
La propuesta del señor diputado Santín en el sentido de quitar al que menos tiene
para después devolverle, resulta absolutamente insólita.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. SANTIN, EDUARDO.- Creo que el señor diputado no ha entendido mi propuesta.

SR. PRESIDENTE .- Como se ha solicitado oportunamente, la Presidencia aclara que el


Título VI se votará por artículo.
Por otro lado, como es de práctica, solicito autorización a la Honorable Cámara para
proceder al ordenamiento de los artículos en caso de que esto sea necesario.
Se va a votar si se procede de acuerdo con lo solicitado.

-- Resulta afirmativa.

SR. PRESIDENTE .- A continuación se procederá a votar el nuevo artículo propuesto por


el señor diputado Dumón.

SRA. OCAÑA, MARIA GRACIELA.- Pido la palabra.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. OCAÑA, MARIA GRACIELA.- Señor presidente: solicito que el señor diputado
Dumón nuevamente dé lectura de dicho artículo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. DUMON, JOSE GABRIEL.- Oportunamente acerqué a Secretaría el texto del


artículo propuesto.

SR. PRESIDENTE .- En consecuencia, por Secretaría se dará lectura del nuevo artículo
propuesto por el señor diputado Dumón.

131
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. SECRETARIO.- Dice así: "Los contratos de ejecución afectados por las reducciones
dispuestas en el artículo 34 de la ley 24.156 podrán revocarse por razones de oportunidad,
mérito o conveniencia en el caso de que los contratistas o proveedores no acepten la
reducción de la contraprestación a cargo del sector público nacional, siendo de aplicación el
artículo 26 de la ley 25.344."

SR. PRESIDENTE .- La Presidencia aclara que en caso de aprobarse este nuevo artículo,
oportunamente se le asignará el número correspondiente.
Tiene la palabra el señor diputado por Catamarca.

SR. PERNASETTI, HORACIO FRANCISCO.- Señor presidente: simplemente deseo


aclarar que con este artículo se da solución al problema que había planteado el señor
diputado Obeid al inicio de la sesión, referido al caso de los contratos que no eran de
servicios sino de obras. Este artículo cuya inclusión solicitamos es la solución que traía el
decreto de necesidad y urgencia.

SR. PRESIDENTE .- Corresponde pasar a votar el nuevo artículo.


Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. BORDENAVE, MARCELA ANTONIA.- Señor presidente: deseo dejar constancia


de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. GARIGLIO, JUAN MIGUEL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


afirmativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Santa Cruz.

SRA. FERNANDEZ DE KIRCHNER, CRISTINA.- Señor presidente: dejo constancia


de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Río Negro.

132
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. LANZA, JOSE LUIS.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.

SRA. GONZALEZ, MARIA AMERICA.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. TULIO, ROSA ESTER.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. POLINO, HECTOR TEODORO.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. UBALDINI, SAUL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. SCARPIN, DELKI AROLDO.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


afirmativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

133
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. MARTINEZ, MANUEL LUIS.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


afirmativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Tucumán.

SR. VITAR, JOSE ALBERTO.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Se va a votar nominalmente el nuevo artículo propuesto por el señor


diputado Dumón.

-- Se practica la votación nominal.

SR. SECRETARIO.- Sobre 149 señores diputados presentes votaron 92 por la afirmativa
y 45 por la negativa, registrándose además 3 abstenciones; hay 8 legisladores sin
identificación.

SR. PRESIDENTE .- Corresponde pasar a votar nominalmente el artículo 10.


Tiene la palabra el señor diputado por Río Negro.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. POLINO, HECTOR TEODORO.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. LANZA, JOSE LUIS.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

134
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. GARIGLIO, JUAN MIGUEL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. UBALDINI, SAUL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. MARTINEZ, MANUEL LUIS.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


afirmativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. TULIO, ROSA ESTER.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Se va a votar nominalmente el artículo 10.

-- Se practica la votación nominal.

SR. SECRETARIO.- Sobre 149 señores diputados presentes votaron 83 por la afirmativa
y 57 por la negativa, registrándose además 4 abstenciones; hay 4 legisladores sin
identificación.

SR. PRESIDENTE .- Corresponde pasar a votar nominalmente el artículo 11.


Tiene la palabra el señor diputado por Río Negro.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. TULIO, ROSA ESTER.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

135
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. POLINO, HECTOR TEODORO.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. GARIGLIO, JUAN MIGUEL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. MARTINEZ, MANUEL LUIS.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


afirmativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. UBALDINI, SAUL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Se va a votar nominalmente el artículo 11.

-- Se practica la votación nominal.

SR. SECRETARIO.- Sobre 148 señores diputados presentes votaron 84 por la afirmativa
y 58 por la negativa, registrándose además 2 abstenciones; hay 3 legisladores sin
identificación.

SR. PRESIDENTE .- Corresponde pasar a votar nominalmente el artículo 12 conforme al


texto propuesto por el señor diputado Santín en sustitución del que figura en el proyecto de
ley aprobado en general.
Tiene la palabra el señor diputado por San Juan.

136
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. CONCA, JULIO CESAR.- Señor presidente: quiero dejar constancia de que respecto
del artículo 12 votaré por la propuesta formulada por el señor diputado Gómez Diez.

SR. PRESIDENTE .- Señor diputado: no es posible votar dos propuestas a la vez.


Corresponde votar en primer término el texto propuesto por el señor diputado Santín en
sustitución del artículo 12 del proyecto de ley aprobado en general, y si la votación
resultara negativa entonces la Cámara se pronunciaría sobre la propuesta formulada por el
señor diputado Gómez Diez.
Tiene la palabra el señor diputado por Salta.

SR. GOMEZ DIEZ, RICARDO.- Señor presidente: nosotros queremos insistir en la


necesidad de ser claros en este punto.

SR. PRESIDENTE .- Estamos votando, señor diputado.

SR. GOMEZ DIEZ, RICARDO.- Señor presidente: recuerdo que hoy es 21 de julio y si
este régimen lo trata el Senado el día 23 y el Poder Ejecutivo lo promulga el 24,
publicándose en el Boletín Oficial el 25, quiero que alguien me explique cómo en cuatro
días se van a poder recaudar los recursos necesarios para garantizar el piso de 1.000 pesos.
No hay tiempo material y si se aprueba este artículo con la redacción que se ha acordado, se
corre el riesgo de que la garantía no se haga efectiva este mes y a fines de julio tengamos
más problemas sociales.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. MARTINEZ, MANUEL LUIS.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


afirmativo.

SR. PRESIDENTE .- Se va a votar nominalmente el artículo 12, conforme al texto


propuesto por el señor diputado Santín en sustitución del que figura en el proyecto de ley
aprobado en general.

-- Se practica la votación nominal.

SR. SECRETARIO.- Sobre 148 señores diputados presentes votaron 71 por la afirmativa
y 67 por la negativa, registrándose además 8 abstenciones; hay un legislador sin
identificación.

137
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- En razón de que el número de abstenciones es susceptible de


modificar el resultado de la votación, corresponde votar nuevamente este artículo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Santa Fe.

SR. GARIGLIO, JUAN MIGUEL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- El señor diputado Iparraguirre ha cambiado de banca y entonces


tendrá que ser identificado nuevamente.
Tiene la palabra el señor diputado por Tucumán.

SR. VITAR, JOSE ALBERTO.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. MARTINEZ, MANUEL LUIS.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


afirmativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Río Negro.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. POLINO, HECTOR TEODORO.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto


negativo.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Neuquén.

SR. PELAEZ, VICTOR.- Señor presidente: dejo constancia de mi voto afirmativo.

138
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Se va a votar nuevamente en forma nominal el artículo 12.

-- Se practica la votación nominal.

SR. SECRETARIO.- Sobre 148 señores diputados presentes votaron 75 por la afirmativa
y 69 por la negativa y registrándose además 3 abstenciones.

SR. PRESIDENTE .- En consideración el Título VII, que comprende los artículos 13 a 15.
Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. STOLBIZER, MARGARITA ROSA.- Señor presidente: el Título VII contiene tres
artículos, a los que se ha incorporado un párrafo similar. El primero de estos artículos se
refiere al Código Procesal Civil y Comercial de la Nación; el segundo, a la ley 18.345 de
procedimiento laboral, y el tercero, al Código Procesal Penal de la Nación.
Ese párrafo que forma parte de los tres artículos tiende a evitar futuros amparos. Además, la
redacción abusiva que se le ha dado vulnera seriamente el ejercicio de los derechos
individuales y el principio del imperium, que es el poder del propio Poder Judicial para
imponer el cumplimiento de sus propias decisiones. Por lo tanto, vulnera la
independencia...

SR. PRESIDENTE .- El señor diputado Pichetto le solicita una interrupción, ¿se la


concede?

SRA. STOLBIZER, MARGARITA ROSA.- Sí, señor presidente.

SR. PRESIDENTE .- Para una interrupción tiene la palabra el señor diputado por Río
Negro.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: quiero aclarar que ya se hizo la
fundamentación en general. Este título es un verdadero mamarracho, pero ahora tenemos
que pasar a la votación. Nosotros estamos en contra, porque no nos van a venir a vender
"gato por liebre". Esto es inconstitucional y ya lo hemos discutido.

SR. PRESIDENTE .- Continúa en el uso de la palabra la señora diputada por Buenos


Aires.

139
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SRA. STOLBIZER, MARGARITA ROSA.- Señor presidente: hemos acordado


introducir modificaciones en este título, respecto del cual nuestro bloque no había
fundamentado su posición en particular. Lo estamos haciendo ahora, porque entendemos
que justamente es imposible impedir al Poder Judicial la aplicación de sanciones tales como
conminaciones pecuniarias a los entes reguladores que no cumplen.
En razón de lo que he expuesto en primer término, en los artículos 13 y 14
sustituimos el párrafo al que he hecho referencia por el siguiente texto: "Los jueces no
podrán decretar ninguna medida cautelar que afecte, obstaculice, comprometa, distraiga de
su destino o de cualquier forma perturbe los recursos propios del Estado, ni imponer a los
funcionarios cargas personales pecuniarias."
De esta forma estamos eliminando parte del texto que impedía la aplicación de
sanciones conminatorias a los entes públicos.
Respecto del artículo 62 de la ley de procedimiento laboral, que se sustituye a través
del artículo 14 incluido en este título, creo que involuntariamente se omitió el último
párrafo de su actual redacción. Como esto es aplicable al empleo privado no habría motivo
para suprimirlo; de lo contrario, se tiende a desproteger al trabajador en los actos de
disposición u ocultamiento de los bienes que podría hacer en su perjuicio el empleador.
El párrafo omitido, cuya incorporación solicitamos, dice así: "Cuando cualquier acto de
disposición u ocultamiento de bienes por parte del empleador pudiere comprometer la
efectividad de los derechos conferidos por normas del derecho del trabajo, el Ministerio
Público podrá solicitar medidas cautelares."
Por otro lado, en el caso del artículo 15 no tiene sentido la incorporación que se
pretende, porque los jueces penales no van a intervenir en estos amparos y la restricción
que se está pretendiendo imponer a los jueces podría obstaculizar los procesos de
investigación nada menos que en causas penales en las que se investiga a funcionarios por
corrupción o enriquecimiento ilícito. Si mantenemos la redacción, el juez no podría
imponer determinadas medidas contra esos funcionarios. Por lo tanto, hemos decidido
suprimir el artículo 15.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por el Chaco.

SRA. CARRIO, ELISA MARIA AVELINA.- Señor presidente: pese a la vulgaridad


expresiva y amenazante del diputado Pichetto, que me ha parecido absolutamente descortés
y fuera de las reglas de juego de funcionamiento de la Cámara, voy a hacer dos
observaciones.
En primer lugar, los tres artículos que comprenden este título son manifiestamente
inconstitucionales, porque violan el artículo 8° del Pacto de San José de Costa Rica y los
artículos 17 y 18 de la Constitución Nacional, y plantean directamente el conflicto de
poderes. Ya no les alcanza con delegar facultades al Poder Ejecutivo; ahora también cierran
el camino al Poder Judicial.
La segunda observación se refiere a lo expresado por el miembro informante, y lo
hago con mucho dolor y aprecio.

140
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Durante un año y medio todos los días hemos venido avisando en cada despacho y
en cada situación lo que se venía; lo sabe el diputado Baglini, lo sabe usted, señor
presidente, y lo sabe el presidente de la República. No somos críticos de arte y no estamos
afuera de lo que sucede, porque si alguien recorrió este país desde 1997 a 1999 para que el
doctor de la Rúa esté donde está es quien habla.
De manera tal que frente a la contribución de silencio que muchos de nosotros
hicimos, pese a advertir claramente en el mes de marzo lo que se venía y callándonos para
no aumentar la desgracia, pediría moderación en el trato y respeto por los otros, porque el
dolor que viene es inevitable. En consecuencia, para volver a construir la esperanza al
menos tiene que existir buen trato.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.

SRA. BARBAGELATA, MARIA ELENA.- Señor presidente: quiero expresar mi


posición de rechazo total a los artículos de este título. Creo que no son susceptibles...

-- Se interrumpe la grabación.

SRA. BARBAGELATA, MARIA ELENA.- ...como señalara la señora diputada


preopinante. Esto contraría palmariamente lo que establece el artículo 18 de la Constitución
Nacional. Estamos hablando de medidas cautelares; son parte del derecho de defensa en
juicio que atienden precisamente a la perentoriedad de la defensa de un derecho que
desaparece por ser sometido a un proceso largo.
La tutela es necesaria en forma cautelar, y esto lo evalúa el Poder Judicial; de
manera que este título no sólo afecta el derecho de defensa consagrado en el artículo 18 de
la Constitución Nacional sino que coloca a la ley en un carril realmente autoritario, debilita
la democracia y verdaderamente desmerece la tarea del legislador. Por eso pido
expresamente la votación negativa de este título en su totalidad.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. CASTRO, ALICIA AMALIA.- Señor presidente: muy brevemente quiero decir,
porque ya lo han expresado los distintos señores diputados preopinantes, que efectivamente
esto es un esperpento jurídico que invade la jurisdicción de otro poder: el Poder Judicial.
Entre sus disposiciones encontramos que se prohíbe al damnificado invocar derechos
irrevocablemente adquiridos, la prohibición a los jueces de dictar medidas cautelares -
derogando para esto normas del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación- y la
derogación de normas convencionales. En definitiva, se trata de la insólita derogación del
principio de legalidad.
Esta norma viola la Constitución Nacional desde el mismo Preámbulo, que ordena
afianzar la justicia. Esta noche queremos violar nuestra Carta Magna desde su Preámbulo.

141
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Entonces, no echemos más la culpa a Cavallo o al presidente. Lo que estamos haciendo


aquí y ahora lo hacemos en ejercicio de nuestras facultades delegadas por los ciudadanos.
Este esperpento jurídico vulnera los artículos 14, 14 bis, 16, 17, 18, 43 y 75 incisos 19) y
22) de la Constitución; es decir que lesiona el derecho a la propiedad, a una remuneración
justa, a la igualdad ante la ley, al debido proceso, a la no discriminación, al progreso
económico con justicia social y a los tratados internacionales, entre ellos, el Pacto de San
José de Costa Rica.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Buenos Aires.

SR. DUMON, JOSE GABRIEL.- Señor presidente: me llaman la atención semejantes


adjetivaciones para una legislación que está vigente en la Argentina hace setenta años. Este
debate se dio y se cerró cuando se trató el artículo 7° de la ley 3.952, hace muchísimos
años. En aquel entonces no había ninguna previsión presupuestaria contra las sentencias del
Estado. Entonces, las trabas judiciales, las garantías, eran sobre las partidas presupuestarias;
en los otros casos las sentencias tienen carácter declarativo. A esto se refiere el artículo 7°
de la citada ley.
Lo mismo sucede con la ley de amparo, número 16.986, que establece que el
embargo no es admisible cuando la intervención judicial comprometa el desenvolvimiento
de actividades esenciales del Estado. Por el número de la ley podrán darse cuenta de que
esto fue votado hace muchos años. En sentido similar se expresa el Código en lo
Contencioso Administrativo de la Provincia de Buenos Aires y también el Código
Administrativo de la Ciudad de Buenos Aires.
Por otro lado quiero aclarar que la ley complementaria de presupuesto, que lleva el
número 24.624, dice en sus artículos 67 y 68 que no se pueden trabar embargos sobre
fondos públicos que no estén asignados en el presupuesto. Este fue el reclamo que nosotros
hicimos cuando elaboramos el texto alternativo al decreto 896. Por eso, en cada uno de los
artículos que ha leído la señora diputada Stolbizer hay una frase que dice: "perturbe los
recursos propios del Estado". Es decir que las acciones cautelares pueden tener lugar
cuando está prevista la partida, pero no podrá ser así, y tendrán carácter declarativo -como
hace muchísimos años-, cuando están fuera de las partidas presupuestarias.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por la Capital.

SRA. GONZALEZ, MARIA AMERICA.- Señor presidente: comparto los conceptos


vertidos por la señoras diputadas Stolbizer y Barbagelata. Lamentablemente disiento con el
señor diputado Dumón, en primer lugar, porque me parece que la ley a la cual hace
referencia no se votó en el recinto del Congreso, y en segundo término, porque cuando se
trató la ley 24.463 de "insolidaridad" previsional se intentó hacer lo mismo y se reformó.
De allí el problema que tenemos de que se recurre con carácter de recurso ordinario ante la
Corte Suprema para un mero reajuste de haberes -justamente la máquina de impedir el
acceso a la Justicia-, cuando la naturaleza jurídica de las medidas cautelares no es
precisamente que el Estado haya previsto o no dicha partida, porque en efecto lo que se

142
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

pretende es que cuando se recurre a la Justicia se esté en pie de igualdad, sea cual fuere la
parte. El bien jurídico protegido es la igualdad ante la ley, no se trata de que el Estado tenga
que haber presupuestado la partida.
En consecuencia, en el mismo sentido en que se expresaron los señores diputados
preopinantes, considero que este capítulo es absolutamente inconstitucional y nos va a
acarrear mayores costos en nombre de la equidad de la que aquí se habla. Por ello abogo
por no sancionar esta noche la presente iniciativa y tratarla en otra oportunidad,
estudiándola con mayor dedicación en comisión, cosa que no se ha hecho en esta
oportunidad.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. POLINO, HECTOR TEODORO.- Señor presidente: estos artículos sencillamente


consagran la impunidad, porque obsérvese que no sólo dicen que los jueces no podrán
decretar ninguna medida cautelar que afecte, obstaculice, comprometa, distraiga de su
destino o de cualquier otro modo perturbe los recursos presupuestarios del Estado sino que
agrega: "ni imponer sobre entes, organismos públicos o sus funcionarios, apercibimientos o
cargas personales, pecuniarias o de otro tipo, por las que sean compelidos a hacer o dejar de
hacer algo relativo a las funciones de su cargo." Sencillamente, esta es la consagración o
legalización de la impunidad.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Mendoza.

SR. BAGLINI, RAUL EDUARDO.- Señor presidente: quiero hacer dos aclaraciones. En
primer lugar, no era precisamente la señora diputada Carrió a quien me había referido
cuando hablé de los críticos de arte.
En segundo término, el objetivo de los artículos es muy claro. Acá no estamos
hablando de impedir una sentencia sino de impedir espectaculares "curros" a través de
medidas cautelares. Daré tres ejemplos frescos y truculentos. En el caso "Sadua Frigorífico
de Mar del Plata contra Estado nacional", el juez de primera instancia ordenó, bajo
apercibimiento de desobediencia, al administrador del SENASA y al secretario de
Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación avalar operaciones de exportación del
frigorífico so pretexto de que resultaba afectado por la aftosa. Como los avales están
prohibidos por la ley de presupuesto nacional, el funcionario fue sometido a proceso penal
por malversación de caudales públicos, pero en realidad el juez es el responsable por haber
dictado esa medida precautoria.
En relación con el caso "Sindicato de empleados de Correos del Chaco contra
Estado nacional" cabe aclarar que ese sindicato no fue parte en el proceso de licitación del
Correo Oficial. Sin embargo, el juez de primera instancia ordenó al Estado nacional pagar
550 mil pesos al Correo Argentino a fin de que luego esos fondos pudieran ser embargados
por el sindicato. En ese sentido, me parece conveniente recordar que, tal como se ha
manifestado en numerosas oportunidades en este cuerpo, Correo Argentino debe una
fortuna al Estado nacional. Tenemos todo el derecho de sospechar que se ha utilizado una

143
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

institución gremial para tercerizar un juicio y obtener fondos del Estado.


En el caso Yoma el juez de Chilecito ordenó dos medidas cautelares: validar certificados y
garantías del Banco de la Nación Argentina correspondientes a operaciones de exportación,
y abonar la diferencia entre la cotización de bonos que en rigor ni siquiera tenía de modo
legítimo la curtiembre. Podríamos seguir citando casos, pero sólo nos estamos refiriendo a
las medidas cautelares con incidencia presupuestaria.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. OCAÑA, MARIA GRACIELA.- Señor presidente: deseo recordar por su


intermedio al señor diputado Baglini que lamentablemente algunos de los funcionarios de
este gobierno han ocasionado parte del problema con la curtiembre Yoma, como por
ejemplo el actual jefe de Gabinete de Ministros.
Cuando ejercía la presidencia del Banco de la Nación Argentina, a pesar de que la
firma Yoma estaba en convocatoria de acreedores y debía a esa entidad más de 90 millones
de dólares -en total 140 millones a los bancos oficiales-, el doctor Colombo le otorgó
garantías por más de 12 millones de dólares. Se adoptó esa decisión a pesar de que la
empresa carecía de contragarantías, de que los avales que hasta el momento se habían
firmado -hipotecas, títulos y demás- no cubrían ni siquiera el 20 por ciento de la deuda, y
de que una auditoría interna del Banco de la Nación Argentina denunciaba todo esto. No
obstante ello, el doctor Colombo siguió dando dinero a la curtiembre Yoma y ahora
tenemos este problema. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por la Capital.

SR. BRAVO, ALFREDO PEDRO.- Señor presidente: el hecho de tomar algunos casos en
particular para después generalizar, me recuerda un problema que se suscitó en Jerusalén.
En un determinado momento allí se violaba a las mujeres, y como era una localidad muy
pequeña, comenzaron a preocuparse. El ministro Ben Gurión sostuvo que eso se
solucionaba muy fácilmente: prohibiendo a las mujeres salir de noche. Pero Golda Meier
dijo que eso no era posible, que era injusto porque eran los hombres los que violaban, por
lo que correspondía prohibir a los hombres salir de noche. Aquí sucede algo parecido
porque se está resumiendo la impunidad en tres casos particulares. (Aplausos.)

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra la señora diputada por Buenos Aires.

SRA. CASTRO, ALICIA AMALIA.- Señor presidente: estoy nuevamente atónita por la
intervención del señor diputado Baglini. Tomando su propia definición, pregunto por qué
ha habido tres "curros". ¿Quiere decir que los ciudadanos no pueden accionar contra el
Estado nacional? Porque ha habido tres "curros" se impide que los ciudadanos acudan a la
Justicia para accionar contra el Estado. Entonces, ¿qué se hace porque el Parlamento

144
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

sanciona tres malas leyes, una de las cuales podría ser el proyecto que hoy estamos
considerando? ¿Lo cerramos? ¿Cuál es la teoría?

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Río Negro.

SR. PICHETTO, MIGUEL ANGEL.- Señor presidente: creo que corresponde sincerar el
debate. Esta artículo es necesario para limitar las acciones judiciales que presentarán los
jubilados al ver afectados sus derechos adquiridos y consecuentemente planteen un amparo
y para evitar que por medio de una medida cautelar un juez ordene al Estado que no se
efectivice el descuento. Fundamentalmente necesitan esta norma para asegurar los
descuentos salariales y previsionales e impedir que se implementen los amparos y se dicten
las medidas cautelares. ¡Díganlo! ¡Sincérenlo! De ese modo, aunque no lo compartimos,
nos quedaremos más tranquilos porque en verdad es el objetivo de estos artículos.

SR. PRESIDENTE .- Tiene la palabra el señor diputado por Catamarca.

SR. PERNASETTI, HORACIO FRANCISCO.- Señor presidente: creo que la mayor


parte de esta discusión se habría evitado si se hubieran escuchado las modificaciones
propuestas por la señora diputada Stolbizer, entre las que quedó claro qué se propicia
suprimir en cada artículo.

SR. PRESIDENTE .- Con las modificaciones propuestas por la señora diputada Stolbizer
se va a votar nominalmente el Título VII.

-- Se practica la votación nominal.

SR. SECRETARIO.- Se han registrado 69 votos por la afirmativa, 58 por la negativa y 8


abstenciones, no habiendo ningún legislador sin identificar.

-aquí votación nominal

SR. PRESIDENTE .- En consideración el Título VIII, que comprende los artículos 16 a


20. Se va a votar.

-- Resulta afirmativa.

-- El artículo 21 es de forma.

145
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

SR. PRESIDENTE .- Queda sancionado el proyecto de ley.


Se comunicará al Honorable Senado.
Habiéndose cumplido con el objeto de la convocatoria, queda levantada la sesión.

146
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Texto Sancionado en Diputados

Sanción del día 20 de julio de 2001

Buenos Aires, 20 de Julio de 2001.-

Al señor presidente del Honorable Senado.

Tengo el honor de dirigirme al señor presidente, comunicándole que esta Honorable


Cámara ha sancionado, en sesión de la fecha, el siguiente proyecto de ley que paso en
revisión al Honorable Senado.

El Senado y Cámara de Diputados,...

TITULO I

IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

ARTICULO 1º.- Facúltase al Poder Ejecutivo nacional para modificar la Ley de Impuesto
al Valor Agregado, texto ordenado en 1997 y sus modificaciones, exclusivamente en los
aspectos necesarios tendientes a establecer que los débitos y créditos fiscales se imputen al
período fiscal en que se perciba y/o pague total o parcialmente el precio de las operaciones
gravadas, de acuerdo a la definición de percepción y pago que el mismo establezca a tal fin.

ART.2º.- Ratifícase desde su entrada en vigencia el inciso l), del artículo 1° del Decreto Nº
493 de fecha 27 de abril de 2001. Con carácter de excepción, para el supuesto en que no se
hubiere trasladado el gravamen en razón de encontrarse ya finalizadas y/o facturadas las
operaciones, la alícuota establecida por la norma que se ratifica se aplicará respecto de los
hechos imponibles que se perfeccionen a partir del primer día del mes siguiente al de la
vigencia de la presente ley.

TITULO II

IMPUESTOS SOBRE CREDITOS Y DEBITOS EN CUENTAS BANCARIAS Y OTRAS


OPERATORIAS

ART.3º.- Sustitúyese el artículo 1º de la Ley 25.413 por el siguiente:


"Artículo 1º: Establécese un impuesto, cuya alícuota será fijada por el Poder Ejecutivo
nacional hasta un máximo del SEIS POR MIL (6‰), que se aplicará sobre:
a) Los créditos y débitos efectuados en cuentas cualquiera sea su naturaleza abiertas en
las entidades regidasa Ley de Entidades Financieras.

147
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

b) Las operatorias que efectúen las entidades mencionadas en el inciso anterior en las
que sus ordenantes o beneficiarios no utilicen las cuentas indicadas en el mismo,
cualquiera sea la denominación que se otorgue a la operación, los mecanismos
empleados para llevarla a cabo incluso a través de movimiento de efectivo- y su
instrumentación jurídica.
c) Todos los movimientos de fondos, propios o de terceros, aun en efectivo, que
cualquier persona, incluidas las comprendidas en la ley de Entidades Financieras,
efectúe por cuenta propia o por cuenta y/o a nombre de otras, cualesquiera sean los
mecanismos utilizados para llevarlos a cabo, las denominaciones que se les
otorguen y su instrumentación jurídica, quedando comprendidos los destinados a la
acreditación a favor de establecimientos adheridos a sistemas de tarjetas de crédito
y/o débito.
En los casos previstos en los incisos b) y c) precedentes, se entenderá que dichas
operatorias y/o movimientos, reemplazan los créditos y débitos aludidos en el inciso a) del
presente artículo, por lo que a tal fin corresponderá aplicar el doble de la tasa vigente sobre
el monto de los mismos.
Facúltase al Poder Ejecutivo nacional, a definir el alcance definitivo de los hechos gravados
en los incisos precedentes, como así también para crear un régimen especial de
determinación para las entidades financieras aludidas.
El impuesto se hallará a cargo de los titulares de las cuentas bancarias a que se refiere el
inciso a) del presente artículo, de los ordenantes o beneficiarios de las operaciones
comprendidas en el inciso b) del mismo, y en los casos previstos en el inciso c), de quien
efectúe el movimiento de fondos por cuenta propia.
Cuando se trate de los hechos a los que se refieren los incisos a) y b), las entidades
comprendidas en la ley de Entidades Financieras actuarán como agente de percepción y
liquidación, y en el caso del inciso c), el impuesto será ingresado por quien realice el
movimiento o entrega de los fondos a nombre propio, o como agente perceptor y
liquidador cuando lo efectúa a nombre y/o por cuenta de otra persona.
El impuesto se determinará sobre el importe bruto de los débitos, créditos y operaciones
gravadas, sin efectuar deducción o acrecentamiento alguno por comisiones, gastos, o
conceptos similares, que se indiquen por separado en forma discriminada en los respectivos
comprobantes, perfeccionándose el hecho imponible en el momento de efectuarse el débito
o crédito en la respectiva cuenta, o en los casos de los incisos b) y c), cuando, según sea el
tipo de operatoria, deba considerarse realizada o efectuado el movimiento o entrega,
respectivamente."

ART.4º.- Sustitúyese el artículo 2º de la Ley 25.413 por el siguiente:


"Artículo 2°: Estarán exentos del gravamen:
a) Los créditos y débitos en cuentas bancarias, como así también las operatorias y
movimientos de fondos, correspondientes a los Estados nacional, provinciales, las
municipalidades y al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, e Instituto
Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, estando excluidos los
organismos y entidades mencionados en el artículo 1º de la Ley 22.016.
b) Los créditos y débitos en cuentas bancarias correspondientes a las misiones
diplomáticas y consulares extranjeras acreditadas en la República Argentina, a
condición de reciprocidad.

148
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

c) Los créditos en cajas de ahorro o cuentas corrientes bancarias hasta la suma


acreditada en concepto de sueldos del personal en relación de dependencia o de
jubilaciones y pensiones, y los débitos en dichas cuentas hasta el mismo importe.
A los efectos del impuesto establecido en la presente ley, no serán de aplicación las
exenciones objetivas y/o subjetivas dispuestas en otras leyes nacionales -aun cuando se
tratare de leyes generales, especiales o estatutarias-, decretos o cualquier otra norma de
inferior jerarquía normativa.
Facúltase al Poder Ejecutivo nacional a establecer exenciones totales o parciales del
presente impuesto en aquellos casos en que lo estime pertinente."

ART.5º.- Sustitúyese el artículo 4º de la Ley 25.413 por el siguiente:


"Artículo 4º.- Facúltase al Poder Ejecutivo nacional para disponer que el Impuesto previsto
en la presente ley, en forma parcial o total, constituya un pago a cuenta de todos o algunos
de los impuestos y contribuciones sobre la nómina salarial -con la única excepción de las
correspondientes al régimen nacional de obras sociales-, cuya aplicación, percepción y
fiscalización se encuentre a cargo de la Administración Federal de Ingresos Públicos,
entidad autárquica en el ámbito del Ministerio de Economía."

ART. 6º.- Las disposiciones del presente Título entrarán en vigencia conjuntamente con las
normas reglamentarias que dicte el Poder Ejecutivo nacional en virtud de las sustituciones
establecidas en el mismo.

TITULO III

IMPUESTO A LAS GANANCIAS

ART. 7º.- Sustitúyese el inciso a) del artículo 2º del Decreto Nº 860 del 27 de junio de 2001
por el siguiente:
"a) Lo dispuesto en el inciso a) del artículo 1°: desde el ejercicio
fiscal 2002."

TITULO IV

IMPUESTO SOBRE LOS COMBUSTIBLES LÍQUIDOS Y EL GAS


NATURAL

ART. 8º.- Suspéndese hasta el 31 de diciembre de 2001 la aplicación de la reducción


dispuesta en el artículo 2° del Decreto N° 802 de fecha 15 de junio de 2001.

TITULO V

CONTRIBUCIONES PATRONALES

ART. 9º.- Sustitúyese el artículo 2º del Decreto N° 814 de fecha 20 de junio de 2001 por el
siguiente:
"Artículo 2°.- Establécense las alícuotas que se describen a continuación correspondientes a
las contribuciones patronales sobre la nómina salarial con destino a los subsistemas de

149
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Seguridad Social regidos por las leyes 19.032 (INSSJP), 24.013 (Fondo Nacional de
Empleo), 24.241 (Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones), y 24.714 (Régimen de
Asignaciones Familiares), a saber:
a) 20% para los empleadores cuya actividad principal sea la locación y prestación de
servicios con excepción de los comprendidos en las Leyes 23.551, 23.660, 23.661 y 24.467.
b) 16% para los restantes empleadores no incluidos en el inciso anterior. Asimismo será de
aplicación a las entidades y organismos comprendidos en el artículo 1° de la Ley 22.016 y
sus modificatorias.
Las alícuotas fijadas sustituyen las vigentes para los regímenes del Sistema Unico de la
Seguridad Social (SUSS), previstos en los incisos a), b), d) y f), del artículo 87 del Decreto
N° 2284 de fecha 31 de octubre de 1991, conservando plena aplicación las
correspondientes a los regímenes enunciados en los incisos c) y e) del precitado artículo."

TITULO VI

REGIMEN DE EQUILIBRIO FISCAL CON EQUIDAD

ART.10.- Sustitúyese el artículo 34 de la Ley 24.156, el cual quedará redactado de la


siguiente forma:
"Artículo 34: A los fines de garantizar una correcta ejecución de los presupuestos y de
compatibilizar los resultados esperados con los recursos disponibles, todas las
jurisdicciones y entidades deberán programar, para cada ejercicio, la ejecución física y
financiera de los presupuestos, siguiendo las normas que fijará la reglamentación y las
disposiciones complementarias y procedimientos que dicten los órganos rectores de los
sistemas presupuestarios y de tesorería, excepción hecha de las jurisdicciones del Poder
Legislativo, del Poder Judicial y del Ministerio Público que continuarán rigiéndose por las
disposiciones contenidas en el artículo 16 de la Ley 16.432, en el artículo 5°, primer párrafo
de la Ley 23.853 y en el artículo 22 de la Ley 24.946, respectivamente.
Dicha programación será ajustada y las respectivas cuentas aprobadas por los órganos
rectores en la forma y para los períodos que se establezca.
El monto total de las cuotas de compromiso fijadas para el ejercicio no podrá ser superior al
monto de los recursos recaudados durante éste.
Cuando los recursos presupuestarios estimados no fueren suficientes para atender a la
totalidad de los créditos presupuestarios previstos, se reducirán proporcionalmente los
créditos correspondientes a la totalidad del Sector Público Nacional, de modo de mantener
el equilibrio entre gastos operativos y recursos presupuestarios. La reducción afectará a los
créditos respectivos en la proporción que resulte necesaria a tal fin y se aplicará, incluso, a
los créditos destinados a atender el pago de retribuciones periódicas por cualquier concepto,
incluyendo sueldos, haberes, adicionales, asignaciones familiares, jubilaciones, pensiones,
así como aquellas transferencias que los organismos y entidades receptoras utilicen para el
pago de dichos conceptos.
La reducción de los créditos presupuestarios que se disponga de acuerdo con lo previsto en
el presente artículo importará de pleno derecho la reducción de las retribuciones
alcanzadas, cualquiera que fuera su concepto, incluyendo sueldos, haberes, adicionales,
asignaciones familiares, jubilaciones y pensiones. Estas últimas en los casos que
correspondiere. Las reducciones de retribuciones se aplicarán proporcionalmente a toda la
escala salarial o de haberes según corresponda.

150
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

La presente norma es de orden público y modifica, en lo pertinente, toda norma legal,


reglamentaria o convencional que se le oponga y no se podrá alegar la existencia de
derechos irrevocablemente adquiridos en su contra."

ART.11.- Los contratos de ejecución afectados por las reducciones dispuestas en el artículo
34 de la Ley 24.156 podrán revocarse por razones de oportunidad, mérito o conveniencia en
el caso de que los contratistas o proveedores no acepten la reducción de la contraprestación
a cargo del sector público nacional, siendo de aplicación el artículo 26 de la Ley 25.344.

ART.12.- El Poder Ejecutivo nacional garantizará con los mayores recursos y ahorros
recuperados en las disposiciones de la presente ley, el restablecimiento de las retribuciones
periódicas por cualquier concepto, incluyendo sueldos, haberes, adicionales, asignaciones
familiares, haberes de jubilados, retirados y pensionados para todos los que percibían hasta
$ 1.000 (UN MIL PESOS) mensuales, antes de las reducciones.

ART.13.- La reforma dispuesta al artículo 34 de la Ley de Administración Financiera, así


como las medidas complementarias que resultan de la presente ley, resultarán aplicables en
lo pertinente al Poder Legislativo, Poder Judicial y Ministerio Público.

TITULO VII

CÓDIGOS PROCESALES

ART.14.- Sustitúyese el artículo 195 del Código de Procedimientos Civil y Comercial de la


Nación por el siguiente:
"Artículo 195.- Oportunidad y presupuesto. Las providencias cautelares podrán ser
solicitadas antes o después de deducida la demanda, a menos que de la ley resultare que
ésta debe entablarse previamente.
El escrito deberá expresar el derecho que se pretende asegurar, la medida que se pide, la
disposición de la ley en que se funde y el cumplimiento de los requisitos que corresponden,
en particular, a la medida requerida.
Los jueces no podrán decretar ninguna medida cautelar que afecte, obstaculice,
comprometa, distraiga de su destino o de cualquier forma perturbe los recursos propios del
Estado, ni imponer a los funcionarios cargas personales pecuniarias."

ART.15.- Sustitúyese el artículo 62 de la Ley 18.345 de Procedimiento Laboral, por el


siguiente:
"Artículo 62: Medidas cautelares. Sin perjuicio de lo dispuesto en el Código Procesal Civil
y Comercial, se podrá decretar, a petición de parte, embargo preventivo sobre bienes del
deudor:
a) Si se justificare sumariamente que el deudor trata de enajenar, ocultar o transportar
bienes, o que, por cualquier causa, se haya disminuido notablemente su responsabilidad en
forma que perjudique los intereses del acreedor y siempre que el derecho del solicitante
surja verosímilmente de los extremos probados;
b) En caso de falta de contestación de la demanda.

151
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Los jueces no podrán decretar ninguna medida cautelar que afecte, obstaculice,
comprometa, distraiga de su destino o de cualquier forma perturbe los recursos propios del
Estado, ni imponer a los funcionarios cargas personales pecuniarias.
Cuando cualquier acto de disposición u ocultamiento de bienes por parte del empleador
pudiere comprometer la efectividad de los derechos conferidos por normas del derecho del
trabajo, el Ministerio Público podrá solicitar medidas cautelares."

TITULO VIII

NORMAS COMPLEMENTARIAS

ART.16.- El Ministerio de Economía y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Recursos


Humanos, en lo que fuera materia de su competencia serán las autoridades de aplicación de
la presente ley.

ART.17.- Las disposiciones del artículo 9° comenzarán a regir para las contribuciones
patronales que se devenguen a partir del primer día del mes siguiente al de entrada en
vigencia de la presente ley.

ART.18.- Derógase a partir de la vigencia de la presente ley los Decretos N° 430/2000 y N°


896/2001.

ART.19.- La presente ley entrará en vigencia el día de su publicación en el Boletín Oficial,


excepción hecha de las normas que tienen un plazo especial para su entrada en vigencia.

ART.20.- Las Provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires podrán dictar medidas
equivalentes a las previstas en el artículo 34 de la Ley de Administración Financiera
24.156. Invítaselas a adherir en lo pertinente a la presente ley o a dictar en sus respectivas
jurisdicciones medidas análogas a las aquí previstas.

ART.21.- Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Dios guarde al Presidente.-

Rafael M. Pascual.
Roberto C. Marafioti.

152
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Cámara de Senadores

153
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Extracto de Versión Taquigráfica


Sesión de la Cámara de Senadores de la Nación

29 de julio de 2001

Modificación de la ley de impuesto al valor agregado y sus


modificaciones, de la ley de competitividad N° 25.413 y otras
cuestiones conexas

Sr. Agúndez. -- Pido la palabra.

Sr. Presidente (Losada).-- Tiene la palabra el señor senador Agúndez.

Sr. Agúndez. -- Señor presidente: hago moción para que se trate sobre tablas el proyecto de
ley en revisión por el que se modifica la ley del impuesto al valor agregado y sus
modificatorias, la ley 25.413, de competitividad, y otras cuestiones conexas.

Sr. Presidente (Losada).-- Tiene la palabra el señor senador Gioja.

Sr. Gioja. -- Señor presidente: sin intención de dilatar el debate solicito, tal como me pide
el señor senador por Santa Fe, que se efectúe en nombre de todos nosotros un homenaje al
"Chango" Funes.
Me parece que podemos realizarlo. Es como que su vida está marcando una
voluntad y, por lo tanto, a lo mejor invirtiendo lo resuelto en la reunión de labor
parlamentaria se puede efectuar primero el homenaje solicitado y, luego, considerar el
proyecto mencionado por el señor senador Agúndez.

Sr. Presidente (Losada).-- La Presidencia considera que no es necesario someter el asunto


a votación para proceder de la manera señalada, porque cree que todos los señores
senadores comparten el mismo sentimiento.
Por lo tanto, se va a realizar la modificación planteada en el plan de labor.

Modificación de la ley de impuesto al valor agregado y sus modificaciones, de la ley de


competitividad N° 25.413 y otras cuestiones conexas (continuación)

154
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Presidente (Losada). -- Si no se hace uso de la palabra, se va a votar la moción de


tratamiento sobre tablas formulada por el señor senador Agúndez.

-- La votación resulta afirmativa.

Sr. Alasino.-- Quiero que conste mi voto negativo.

Sr. Presidente (Losada). -- Se deja constancia de la oposición del señor senador Alasino.

Sr. Sala. -- Yo también deseo que conste mi voto negativo.


Sr. Baum. -- En el mismo sentido, dejo constancia de mi voto en contra.

Sr. Tell. -- Que conste mi voto negativo señor presidente.

Sr. Arnold. -- En el mismo sentido.

Sr. Verna. -- Que conste mi voto negativo.

Sr. Sapag. -- Se deje constancia de mi voto en contra.

Sr. Martínez Almudevar. -- En el mismo sentido, señor presidente.

Sr. Palacio. -- Que quede constancia de mi voto en contra.

Sr. San Millán. -- Que quede registrado mi voto negativo.

Sr. Pruyas. -- Que se deje constancia de mi voto en contra.

Sr. Presidente (Losada). -- Si levantan la mano vamos a contar si tenemos los dos tercios.
Vamos a establecer el número para el tratamiento sobre tablas.
Tiene la palabra el señor senador Menem.

155
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Menem.-- Señor presidente: los que quieran consignar el voto negativo, que lo hagan,
para que de esa manera el señor presidente, en mérito a los asistentes, comprobará si se
aprobó con los dos tercios, porque ya se votó.

Sr. Presidente (Losada). -- Así es.


Tiene la palabra el señor senador por Entre Ríos.

Sr. Maya.-- Señor presidente: quiero aclarar el sentido de mi voto afirmativo, porque deseo
que se derogue lo antes posible el decreto 896, que reduce salarios y aportes previsionales.

Sr. Presidente (Losada). -- Me informa Secretaría que se contó con los dos tercios, de
manera que queda aprobado el tratamiento sobre tablas.

Modificación de la ley de impuesto al valor agregado y sus modificaciones, de la ley de


competitividad N° 25.413 y otras cuestiones conexas (continuación)

Sr. Presidente (Losada).- Como fue aprobada la moción de tratamiento sobre tablas de este
asunto, corresponde considerar el proyecto de ley en revisión por el que se modifica la ley
sobre el Impuesto al Valor Agregado y sus modificaciones, la ley 25.413 --de
competitividad--, y otras cuestiones conexas, contenido en el expediente CD 68/01.

Sr. Presidente (Losada). -- En consideración en general.


Tiene la palabra el señor senador Altuna.

Sr. Altuna. -- Señor presidente: voy a hacer uso de la palabra en representación de la


expresión mayoritaria del bloque de la Unión Cívica Radical. Y quiero afirmar que lo hago
con absoluta tranquilidad de conciencia e independencia de criterio, porque soy consciente
de la responsabilidad que hoy tenemos los senadores al tratar este tema que, desde hace
mucho tiempo, viene preocupando a toda la República. Este proyecto de ley, contenido en
el expediente CD 68/01, cuenta con la sanción de la Cámara de Diputados.
¿Por qué este proyecto adquiere una importancia inusitada? ¿Por qué los senadores
estamos tratándolo hoy, en un día feriado? Por un lado, esto indica la responsabilidad de
este cuerpo y, por el otro, señala que la República está atravesando un momento difícil.
Desde ya quiero adelantar mi apoyo al plan de austeridad que el gobierno nacional,
con el apoyo de los gobernadores provinciales y de la mayoría de los diputados nacionales,
ha diseñado para que el Estado argentino viva de acuerdo con el monto de sus
recaudaciones, sin recurrir al crédito externo o interno.
El endeudamiento del sector público nacional se ha incrementado de manera muy
significativa a lo largo de estos últimos años y se ha convertido en una variable que a todos
nos preocupa. Por ejemplo, la deuda total del sector público ascendía a diciembre de 1998 a
112.350 millones de pesos. Doce meses más tarde, la deuda alcanzaba los 121.800 millones

156
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

de pesos. Esto quiere decir que en sólo un año se produjo un incremento de


aproximadamente 9.500 millones de pesos. Durante 2000 el incremento fue de 6.140
millones de pesos, de manera que la deuda del sector público nacional llegó prácticamente
a los 128 mil millones de pesos.
Con el "megacanje" se logró reprogramar la deuda y aliviar, de alguna forma, el
peso de los intereses y de la amortización. Como todos sabemos esto constituye un alivio
en lo inmediato, pero somos conscientes de que estamos trasladando para el futuro las
amortizaciones que dejamos de atender, así como también los intereses que ellas generan.
Sin embargo, el problema de fondo continúa y la dinámica de la deuda se ha tornado
prácticamente insostenible.
El presupuesto nacional para el año que estamos transitando, y aprobado como
todos recordamos en 2000, contemplaba un déficit de 6.500 millones de pesos. Ha
transcurrido la mitad de este año y debemos confesar lo que todos sabemos; es decir que
prácticamente hemos agotado este monto del déficit previsto para todo el ejercicio. Esta es
una triste realidad que nos ha llevado a pensar que no podemos seguir en este tobogán de
tan abultado déficit.
La pregunta es inevitable, ¿qué nos ha llevado a este estado de cosas? Por cierto que
son muchas las consideraciones que podríamos verter. Los argentinos debemos habituarnos
a mirar hacia el futuro de la Patria y abandonar el facilismo de continuar debatiendo
únicamente sobre el pasado, con el propósito de arrojar la totalidad de las culpas sobre los
hombros ajenos. Sin embargo, no está de más reconocer que por muchos años el Estado
argentino ha vivido más allá de sus posibilidades y no ha tenido en cuenta la restricción
presupuestaria. Cuando los gastos exceden los recursos genuinos, no hay muchas opciones
de financiamiento.
La sanción de la ley de convertibilidad significó una transformación sustancial
orientada al saneamiento de las concepciones políticas administrativas que imperaban en la
República. La ley de convertibilidad desterró el uso indiscriminado de la emisión monetaria
para cubrir los déficit fiscales. Pero los argentinos nos hemos creído tan inteligentes que,
desechada la máquina de la emisión monetaria, hemos encontrado otra alternativa para
financiarnos. Me refiero a la emisión de papeles, de bonos, de letras de tesorería, de las
distintas series de bocones y de otros títulos públicos, como bien me acota mi compañero
de bancada.
Cuando tuvimos financiamiento en exceso debimos ser cautos y tener disciplina
fiscal, pero no lo hicimos. Desde diciembre de 1999, cuando asumió la Presidencia de la
República el doctor Fernando de la Rúa, se implementaron diversas medidas a fin de
equilibrar las cuentas fiscales, por un lado y, por el otro, para generar la tan postergada
reactivación de la economía.
Sin embargo, debemos también confesar con honestidad intelectual que no hemos
logrado los objetivos perseguidos. La economía sigue estancada y la recesión es el gran
problema que nos agobia desde el segundo semestre de 1998. Así, de un Producto Bruto
Interno --a precios de mercado-- de 288 mil millones de pesos, hemos pasado a tener este
año, según estimaciones, una generación de riquezas que no excederá los 282 mil millones
de pesos.
Las consecuencias nefastas de la recesión --que algunos ya califican como
depresión-- sobre el desempleo constituyen el centro del problema de la política económica
argentina. Es sumamente necesario, diría que imprescindible, revertir este flagelo.

157
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Del total de personas que actualmente desean trabajar, sólo el 84 por ciento tiene
empleo. Además, las características del actual mercado de trabajo llevaron a una parte
importante de los trabajadores a realizar sus tareas bajo condiciones de subempleo. Me
refiero a aquello que todos conocemos como la economía informal o el mercado negro de
trabajo.
Amigos senadores: el mantenimiento y la generación de empleos es una cuestión y
una política de Estado para los argentinos.
Los crecientes y crónicos déficit presupuestarios, los gastos superfluos --que los tenemos,
debemos reconocerlo-- y los consecuentes endeudamientos, han desplazado al sector
público, constituyéndose en una amenaza para cualquier proyecto de inversión, reduciendo
toda actividad. La pregunta ineludible es qué debemos hacer para salir de esta situación. Es
una indiscutible verdad que una política sana es la clave para la estabilidad
macroeconómica y para el desarrollo de las naciones.
El equilibrio fiscal es una condición, si no suficiente, cuanto menos necesaria para
lograr el crecimiento.
Entonces, lo que hoy denominamos "déficit cero" constituye una regla imprescindible.
Todos estamos de acuerdo con ella; hasta podría decir que tenemos que acuñarla como
frase.
Es cierto que el déficit cero implica mucho sacrificio. Pero ese tema lo vamos a
seguir discutiendo. Las últimas medidas propuestas por el Poder Ejecutivo tienen una
importante trascendencia económica y social, por cuanto reducen el gasto público.
Señores senadores: para repartir se necesitan recursos. Se terminó el tiempo --al que
estábamos acostumbrados-- de repartir ilusiones que después no podíamos cumplir o, de
cumplirlas, lo hacíamos mediante el endeudamiento creciente del país. Hoy nos atormenta
el sólo hecho de tener que pagar 12 mil millones de pesos en concepto de intereses de
nuestra deuda.
Los recursos del Estado provienen de la actividad privada. No quiero hacer una
defensa de los mercados, ni mucho menos, pero me ajusto a la economía real. Dicha
actividad debe, necesariamente, producir y comercializar sus bienes y servicios generando
realmente, de esa manera, la posibilidad de crear empleo.
La inversión y el ahorro son protegidos por todas las naciones, por la importancia
que tienen en la economía. Para ello, se considera necesaria la vigencia irrestricta del
derecho de propiedad y la atenuación de la imposición a las rentas. También los estados
tratan de no imponer elevadas tasas a los impuestos que gravan el consumo, como a los
ingresos y al patrimonio de las personas físicas.
El Estado debe evitar imponer tributos que ahuyenten la inversión y desprotejan el
ahorro; debe promover la reestructuración total de la administración pública y sincerar el
manejo del gasto social para que no constituya una prebenda electoral sino que tenga el fin
de ayudar a los más necesitados, sin ningún tipo de banderías políticas.
Pero hoy, en el corto plazo y en la inmediatez de la situación que vivimos, el Estado
se encuentra en la encrucijada de enfrentar un desequilibrio fiscal permanente que impide
que la economía argentina resurja y se reactive. Y ya no podemos --ni debemos-- seguir
endeudándonos. Es materialmente imposible generar nuevos recursos en forma rápida e
instantánea.
Por medio del decreto 896 del 11 de julio del corriente año --que todos quisiéramos
derogar-- el Poder Ejecutivo se puso al frente de un plan de austeridad implementado con el
objetivo de no seguir endeudando al país a las tasas de interés descomunales que exigen los

158
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

mercados. Me parece que esa medida ha sido un acierto. Y debemos advertir el coraje que
ha tenido el gobierno al decir la verdad a todo el pueblo argentino.
Propuso así la regla de no gastar más de lo que ingrese en las arcas del Tesoro. Para
ello, en forma temporaria --remarco este aspecto--, el Poder Ejecutivo decidió reducir
drásticamente las prestaciones previsionales --algo que nos duele y que ya trataremos--, las
remuneraciones del personal del sector público --algo que tampoco nos gusta y que también
vamos a conversar--, las asignaciones familiares y los contratos en ejecución, donde hay
mucho para cortar o reducir. Además, con el objetivo de generar un aumento en la
recaudación y, por su intermedio, amortiguar las reducciones programadas, el Poder
Ejecutivo remitió a este Congreso de la Nación un proyecto de ley, que es el que ahora
considera esta Cámara, por el que se modifica el Impuesto al Valor Agregado y el impuesto
sobre créditos y débitos en cuentas bancarias y otras operatorias.
Las medidas propuestas en el proyecto en consideración van en la misma dirección
que las ya puestas en marcha, con el objetivo de afianzar y resaltar la intención de que el
ajuste sea soportado de la manera más equitativa posible.
Demagógicamente, podríamos decir que no sean los más pobres los que soporten el
peso de este ajuste, pero también debemos decir que eso es lo que más nos duele. No
obstante, ya veremos más adelante que el ajuste propuesto por el Estado es equitativo
aunque duele por igual a los de abajo, a los del medio y a los de arriba.
Sobre este tema es mucho lo que vamos a debatir esta tarde, pero por el momento,
como corresponde, me referiré al proyecto que está en consideración.
Aquí no sólo se trata de reducir asignaciones familiares, previsionales o sueldos,
porque también planteamos distintas alternativas para incrementar los recursos del Estado.
Así es como a través del artículo 1, contenido en el Título I del proyecto en consideración,
se aborda la temática del Impuesto al Valor Agregado.
¿Qué pretende el Estado al respecto? Reparar una injusticia de vieja data. Quiere
establecer un método distinto para determinar el hecho imponible en el Impuesto al Valor
Agregado.
Como todos sabemos, en este impuesto se aplica el sistema de lo devengado y se lo
quiere transformar de modo que el hecho imponible se determine por lo percibido. ¿Qué
implica este cambio? Que únicamente se va a pagar el débito fiscal cuando quien haya
vendido un producto o prestado un servicio lo haya percibido o cobrado. Por su parte, a
aquel proveedor que no pagó, no se lo tendrá en cuenta para el crédito fiscal hasta tanto él
mismo también haya pagado.
De esta manera, se logrará poner en práctica, como lo hacen los programas de
competitividad, un saneamiento parcial que contribuirá a frenar el deterioro de la economía
que se da cada vez que quien aún no percibió el Impuesto al Valor Agregado lo deba pagar,
y quien sí debe hacerlo se tome cuatro, cinco o seis meses para realizar la contribución.
¿Cuál fue la consecuencia de esta práctica? Un ahogo financiero y una merma en el
capital de trabajo de aquel productor de bienes o de servicios.
Entonces, esta medida que a simple vista pareciera que no tiene mucha significación --y
que para mí sí la tiene-- , será la justa reparación de una injusticia.
En otro artículo se ratifica, para que no queden dudas de ninguna naturaleza, que el
gravamen a las emisiones de televisión será del 21 por ciento. De esta manera, al
sancionarse este proyecto vamos a disipar todo juicio que, en el futuro, le pueda traer un
dolor de cabeza a las arcas del Estado.

159
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Otro tema importante es el impuesto a las transferencias financieras que, como


todos sabemos, fue considerado no hace mucho tiempo en este Senado, dando origen a la
ley 25.413, a través de la cual facultábamos al Poder Ejecutivo a fijar una tasa del 0 al 6 por
mil para todos los débitos y créditos de cuentas corrientes bancarias.
¿Qué ha ocurrido en la práctica? Gracias a la viveza criolla, se utilizaba a algunas
cooperativas o mutuales, que funcionaban como prestadoras de cuentas corrientes. De esa
manera, se hacía una elusión del impuesto y, por lo tanto, mermaban las posibilidades de
obtener la recaudación que necesitaba el Tesoro.
Respecto de este punto, se propone facultar al Poder Ejecutivo para que este
gravamen sea considerado, parcial o totalmente, como pago a cuenta de las contribuciones
al régimen de la seguridad social, estando exceptuada aquella parte destinada a las obras
sociales.
Otro tema recaudatorio es el diferimiento hasta el ejercicio 2002, de las rebajas en el
sistema tributario a las personas físicas. Naturalmente, el objeto de esta medida es evitar la
disminución de la recaudación del impuesto.
Con el mismo fin, se procede de igual forma con el impuesto a los combustibles y al
gas natural. Los beneficios del descuento surgidos de una resolución de hace muy poco
tiempo se van a poner en marcha a partir del próximo ejercicio 2002.
En cuanto a las contribuciones patronales, se aumenta la carga tributaria para las
personas físicas. Y se considera necesario aumentar la carga previsional para las empresas
cuya actividad principal sea la locación y prestación de servicios, excluidas las asociaciones
sindicales, las obras sociales y las entidades no incluidas en el Sistema Nacional de Seguro
de Salud.
En consecuencia, se aumentan las contribuciones en cuatro puntos --del 16 al 20 por
ciento-- para aquellas empresas excluidas de la clasificación de micro, pequeña y mediana
empresa. Y queda en el 16 por ciento para aquellas empresas que se encuentran dentro de
esa clasificación. Los incrementos que se producen en las contribuciones --que pasan del 16
al 20 por ciento--, no podrán ser considerados como pago a cuenta del Impuesto al Valor
Agregado.
Con esta medida se espera generar una mayor recaudación, que en este caso se
derivará directamente a los organismos que integran el sistema de seguridad social.
Corresponde tratar ahora el núcleo central del proyecto que estamos considerando. Me
refiero al régimen de equilibrio fiscal con equidad, que se establece en los artículos 10 a 13
de este proyecto.
En el artículo 10 se modifica la ley de administración financiera, de manera que los
gastos operativos se equilibren con los recursos presupuestarios. En tanto no aumenten los
recursos o no se generen ahorros, los gastos deberán reducirse en forma de no generar
déficit fiscal.
En el artículo 11 del proyecto, se establece también que los contratos en ejecución
estarán sujetos a las reducciones. Estas operarán de acuerdo con lo que dispongan las
unidades ejecutoras. En caso de no ser aceptadas, los contratos podrán ser revocados por
aplicación de la ley de emergencia económica.
Todos los ahorros y recursos recuperados a partir de las modificaciones anteriores
formarán una masa destinada a elevar paulatinamente, y en el menor tiempo posible, el piso
de los sueldos, haberes y adicionales. Esto queda establecido en el artículo 12.

160
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Su reducción es transitoria hasta los 1.000 pesos. Sin embargo, de acuerdo con el
compromiso asumido por el Poder Ejecutivo nacional, no sufrirán disminuciones las
prestaciones previsionales que no superen los 500 pesos.

-- Murmullos en el recinto.

Sr. Presidente (Losada). -- Pido a los señores senadores que estén atentos y que respeten al
orador.

Sr. Altuna. -- Debe resaltarse que los beneficiarios que no tendrán reducción de sus
haberes previsionales constituyen el 85 por ciento de la masa total.
También es necesario remarcar que el resto de los beneficiarios, es decir, el 15 por
ciento, se lleva el 45 por ciento del total de las prestaciones previsionales.
Respecto del personal del sector público nacional, debe quedar en claro --como lo
manifestó el señor presidente de la Nación--, que no habrá despidos y que continuará
vigente la estabilidad en el cargo.
En lo concerniente a las asignaciones familiares, la disminución operará tanto para
los beneficiarios del sector público como para los del sector privado.
El artículo 13 extiende la aplicación de lo dispuesto en el artículo 11 y de otras
medidas complementarias al Poder Legislativo, al Poder Judicial y al Ministerio Público.
Los artículos 14 y 15 incorporan modificaciones al Código de Procedimientos Civil
y Comercial de la Nación y a la ley de procedimiento laboral, con las que se incorpora el
impedimento de dictar medidas cautelares que, de alguna manera, puedan perturbar los
recursos propios del Estado.
Entre las normas complementarias que se establecen en los siguientes artículos, del
16 al 20, se derogan los decretos 430/00 y 896/01. Reitero, estas medidas buscan suavizar
la carga del déficit cero a fin de que el ajuste sea soportado de la manera más equitativa
posible.
El Compromiso por la Independencia, firmado el 15 de julio con los gobernadores
de la Alianza, y el Apoyo Institucional para la Gobernabilidad de la República Argentina,
firmado el 17 de julio con los señores gobernadores justicialistas, unió las fuerzas
necesarias para reconocer que el país se ha comprometido en la causa de todos: hacer viable
la economía de nuestra Nación.
Estamos en un momento histórico, debemos reencauzar el país en la independencia
económica, sin depender del crédito. El rumbo está delineado con estas medidas y
necesitamos tomar el timón para conseguir los resultados deseados. El compromiso de vivir
con lo que recaudamos, renunciando a los riesgos e incertidumbres que generan los
periódicos endeudamientos, constituye --sin duda alguna-- un punto de inflexión histórico.
Esta es la responsabilidad que hoy, domingo, nos tiene aquí a todos los senadores
tratando este tema, tal como lo ha pedido el presidente de la República y como lo necesita
la Nación. Debemos aprovechar esta oportunidad para el cambio y no para retroceder.
Ayer --cuando se malogró la sesión-- decía en un reportaje que me hicieron diversos
medios, y del que también participaron varios senadores, que nadie sale de una crisis sin

161
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

dolor. Esto es cierto. Todos vamos a sufrir: sufrirán nuestros hijos y, peor todavía, nuestros
nietos.
Más allá de alguna subjetividad en su consideración, creo que es bueno que me
permitan leer un editorial que publicó hoy el diario La Nación y que se refiere a este punto
de inflexión en que se encuentra la República. Dice así: "Toda crisis implica una
oportunidad" Siempre lo decimos: de las crisis debemos hacer una oportunidad. "En medio
de las enormes dificultades financieras que han colocado al país al borde de la cesación de
pagos, nos encontramos los argentinos, paradójicamente, ante una oportunidad
extraordinaria para demostrarle al mundo que podemos ser creíbles"
Cuando ayer me preguntaban si lo que más queremos recuperar es la credibilidad de
los mercados, yo decía que lo primero que debemos recuperar es la credibilidad en los
propios argentinos: que nos tengamos fe, que nos tengamos confianza. Esta es la primera
credibilidad que debemos recuperar. Y esto --palabras más, palabras menos-- es lo que dice
este editorial.
"El éxito o el fracaso de ese intento dependerán, antes que nada, de que la
comunidad en su conjunto --y, sobre todo, los sectores de la dirigencia nacional-- tome
conciencia de la magnitud de una crisis que requiere retemplar el espíritu de unión nacional
y el sentido de pertenencia a una patria, a un suelo, a una empresa histórica común".
"Todo ajuste es doloroso. En especial, cuando no es el primero y cuando se viene de
tres años de recesión económica. Pero el ajuste será inmensamente más cruento si se deja
pasar, en la Nación y en las provincias, esta oportunidad. Como lo dijimos otras veces, la
actual situación es consecuencia de no haberse reconocido a tiempo que era necesario
reducir fuertemente el gasto público y ni qué decir el costo de la política en el país".
Felizmente, en los últimos días estamos viendo la preocupación nacional en
distintas provincias, como es el caso de Córdoba, en la cual mediante una consulta popular
se van a reducir las dos cámaras a una.
Nosotros estamos algo gastados y cansados de que en todo el país se hable del costo
político, y de que también --es cierto-- los medios lo hagan quizá más allá de lo necesario.
Por eso, creo que estas medidas que promueve el Poder Ejecutivo, que ya cuentan con la
sanción de Diputados, deben requerir de los señores senadores también su apoyo, y así lo
solicito.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Verna.

Sr. Verna. -- Señor presidente, señores senadores: en esa rara ocasión de ser mayoría y
oposición al mismo tiempo, la mayor parte del bloque justicialista ha acompañado
reiteradamente al gobierno del doctor de la Rúa.
En el momento en que asume la Presidencia de la Nación y se presenta ante la
Asamblea Legislativa, formula el primer requerimiento a esta bancada, que fue la
aprobación del presupuesto del año 2000. Ya entonces fue presentado como que si el
presupuesto no se aprobaba sólo quedaba el abismo. Y lo votamos.
Después, vino el impuestazo de Machinea; también entonces era eso o el abismo.
Nosotros le dijimos que ese impuestazo iba a detener la incipiente reactivación que había en
el país y, lamentablemente, no nos equivocamos. Mantuvimos los impuestos distorsivos,

162
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

incrementamos los impuestos sobre la clase media y el país nuevamente cayó en su


actividad económica.
Votamos la reforma laboral, de cuyas consecuencias ya ha hablado el senador
Alasino. Votamos el presupuesto del año 2001, a pesar de que en ese presupuesto hay
partidas presupuestarias para servicios no personales por 1.700 millones de pesos, y hay
partidas presupuestarias para contratos, es decir, para el contrato de técnicos, de
consultoras, por 422 millones de pesos. Votamos el impuesto al cheque, un impuesto
distorsivo, un impuesto recesivo pero que el gobierno lo presentó como una necesidad
inmediata de la caja. Era eso o el abismo. Y Cavallo volvió a recurrir a nosotros para que
votáramos las facultades delegadas, cosa que hizo nuestro bloque. Sin embargo, el Poder
Ejecutivo ha hecho uso y abuso de ellas, a punto tal que por uno de los decretos fundados
en las facultades delegadas se ha modificado la ley de ética. Creo que los señores
legisladores del oficialismo deberían revisar, si es cierto lo que dicen los fundamentos, la
postura de que un país menos ético es más competitivo.
A su vez, modificamos la convertibilidad con el famoso "empalme", que considero
fue en gran parte la llave o el momento de salida de los inversores, porque si habíamos
modificado el dólar comercial, por qué no íbamos a hacer lo mismo con el dólar financiero;
y ahí comenzó la desconfianza de los famosos mercados.
En consecuencia, creo que hoy la mayor parte de mi bloque no va a acompañar al
oficialismo. Estamos de acuerdo en el "déficit cero", en vivir con lo nuestro y en no seguir
endeudándonos, pero no coincidimos en cuanto a las prioridades que se han fijado. Para
nosotros las prioridades son las escuelas abiertas, los hospitales con remedios, las
universidades dando clases, comida y trabajo para toda la gente, y no el pago de los
intereses de la deuda pública. No estamos de acuerdo en consentir la baja de salarios; y en
esto somos coherentes con nosotros mismos. Votamos la reforma laboral porque
explícitamente se excluyó la posibilidad de la baja de salarios; derogamos el decreto 430
que fijaba la baja de salarios y, además, por una resolución de este cuerpo fue aprobada la
derogación del decreto firmado por los presidentes de ambas Cámaras, que afectaba a los
ingresos de los trabajadores legislativos. Es decir que mantenemos la posición de no votar
una rebaja de los salarios.
Señor presidente: creo que voy a tener que volver a la carga sobre un viejo proyecto
que presenté en junio de 2000 relacionado con un homenaje al doctor Ricardo López
Murphy, por el que se destacaba de manera enfática la honestidad intelectual de este
economista de la Unión Cívica Radical: es que es el único radical que dijo la verdad en la
campaña electoral, cuando mencionó que la Alianza iba a rebajar los salarios. Sin embargo,
los radicales lo escondieron detrás de un biombo cuando dijo eso y lo sacaron de la
campaña; pero tanto Machinea como Cavallo han votado la baja de salarios. O sea que voy
a tener que insistir con el proyecto de reconocer la honestidad intelectual de López Murphy,
el único radical que anticipó la baja de salarios.
Tampoco compartimos recorte alguno en las jubilaciones. No se puede hacer ajuste
sobre los que menos tienen ni sobre los que no tienen defensa, ni en las remuneraciones de
los jubilados.
Y al respecto voy a tener especial cuidado en señalar que el presidente de la Rúa,
durante mucho tiempo, tuvo un programa de radio destinado a los jubilados; sin embargo,
hoy, en el ejercicio del gobierno, lo primero que hace es recortar las jubilaciones.
En verdad, señor presidente, espero que nunca tenga un programa de radio sobre los
pampeanos. (Risas.)

163
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Al ministro Cavallo, al contrario, lo vamos a invitar a participar en un programa de


radio de un compañero llamado Alejandro Dolina, que se titula "La venganza será terrible".
¿Sabe por qué, señor presidente? Porque a él lo hizo llorar una jubilada, pero con esta ley él
va a hacer llorar a millones de jubilados. Y esta sí que es una venganza terrible, no la de
Dolina.
Nosotros compartimos las modificaciones al Impuesto al Valor Agregado. Creemos
que es correcto pagar por lo percibido y no por lo devengado; aunque creemos que va a
generar una enorme complicación en la contabilidad de las empresas, porque el artículo está
mal redactado técnicamente.
Además, compartimos la generalización del impuesto al cheque, como una manera
de evitar la elusión pero, casualmente, se han olvidado del sector financiero y otra vez no
han gravado la renta financiera. Por eso, en la discusión en particular vamos a proponer que
se graven las cuentas corrientes que los bancos tienen en el Banco Central.
Señor presidente: quiero señalar que entendemos la posición de los gobernadores de
nuestro partido que han manifestado su inquietud en favor de que se apruebe esta ley.
Sabemos de las dificultades financieras que tienen en sus distritos y que dichas dificultades
se extienden no sólo a algunos de los distritos gobernados por el justicialismo, sino también
a los gobernados por representantes de otros signos políticos.
Como ustedes saben, el gobierno los hace participar de esa feria de "todo por dos
pesos", porque en ella participan todos los gobernadores. Y parece que ayer el jefe de
Gabinete le ha agregado un catálogo de ilusiones a esa feria, porque indicó las cosas que les
van a dar cuando esta ley se apruebe.
Les quiero recordar que el tema de los tres puntos de diferencia del IVA aún no
cuenta con dictamen favorable de la Comisión Federal de Impuestos y que, cuando lo
tenga, si el Estado consiente esa deuda y emite un bono, estará incumpliendo con el "déficit
cero", porque estará emitiendo deuda. O sea que me parece que han prometido de manera
demasiado fácil.
Pero, además, creo que cualquiera sea la promesa que hagan no la cumplirán;
porque, primero, el gobierno prometió, después pactó, luego firmó los pactos fiscales I, II y
III, que ratificamos por ley, y no ha cumplido con nada. Creo que si no han cumplido con lo
que está escrito y es ley, mucho menos cumplirán las promesas que acaban de hacer.
Esto comenzó con el "Pacto de la Independencia", en el cual se hablaba de "ahorro".
Recuerdo que cuando era niño e iba a la escuela, la maestra nos hacía pegar estampillas en
la Libreta de Ahorro, pero cuando esa libreta se llenaba a uno le devolvían el dinero; sin
embargo, acá, a los jubilados no le van a devolver nada. O sea que no hay que hablar de
ahorro; esto es un ajuste.
Han hablado de un "ajuste con equidad". Y resulta que la equidad ha comenzado por
quitarle el dinero a los jubilados. Pero lo más grave es que, a pesar de los números que ha
leído el miembro informante, en mi concepto este ajuste es totalmente innecesario. ¿Sabe
por qué? Porque el jueves 22 de marzo Cavallo prometió que la reactivación sería rápida y
el 11 de abril aseguró que la reactivación ya había comenzado. Si la reactivación ya
comenzó, ¿para qué vamos a hacer este ajuste?
Además, para demostrar cuán creíble es el ministro de Economía, quiero recordar
que el miércoles 18 de abril Cavallo decía: "No habrá reestructuración de los vencimientos
de la deuda externa". Y fiel a su promesa hizo el "megacanje".

164
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Finalmente, Cavallo nos dijo: "Nos van a venir a buscar para prestarnos plata." Esto
lo dijo en mayo y hoy estamos acá, señor presidente, viendo cómo vivimos con lo nuestro.
Parece que no encontraron el camino al Ministerio de Economía que encabeza Cavallo.
Señor presidente: en definitiva, esto que nos preocupa a todos, que nos tiene
sesionando un domingo y que nos ha hecho funcionar bajo la presión de los mercados, tiene
que ver con lo que se nos ha dicho reiteradamente, en el sentido de que el país está al borde
del abismo, a un paso del default, a punto de entrar en cesación de pagos.
Ante la afirmación de que estamos sesionando bajo la presión del riesgo país, quiero
recordar algunos números. El 10 de diciembre de 1999, cuando el doctor Fernando de la
Rúa se hizo cargo del gobierno, el riesgo país era de 607 puntos. Esa era la herencia
recibida. El 16 de julio era de 1.629. Quiere decir que 1.022 puntos son todos de ustedes,
muchachos; esos más de mil puntos son de ustedes. Esa es la administración de Machinea,
es la administración de López Murphy, es la administración de Cavallo y es la presidencia
de Fernando de la Rúa.
El día en que se fue Machinea el riesgo país era de 886 puntos. Por lo tanto, 743 son
de Cavallo.

-- Murmullos en el recinto.

Sr. Verna. -- En la curva del riesgo país se ve claramente cómo, a partir de la renuncia del
entonces vicepresidente de la Nación y con la crisis política, comienza a escaparse la
variable. Entonces, creo que en esto ni los jubilados ni los trabajadores tuvieron algo que
ver. Por lo tanto, no tienen por qué estar pagando el costo del ajuste.

Sr. Altuna. -- No estuvieron en la fiesta.

Sr. Verna. -- Creo que otra vez estamos ante lo que ya dijimos hace un tiempo: "¡A votar, a
votar, que se cae el sistema!" Nuevamente Cavallo los ha convocado a todos. Como dijo el
senador Moreau, a nosotros ya nos tiene acostumbrados. A ustedes le está enseñando esto
de: "¡A votar, a votar, que se cae el sistema!"
Pero yo quiero señalar, señor presidente, que voy a votar por el rechazo de este
proyecto de ley, y lo voy a hacer porque estoy en este Senado en representación de La
Pampa; más concretamente, de los peronistas de mi provincia. Todos sabemos que la
mayoría del peronismo proviene del sector menos protegido, del sector más débil. A ellos
represento yo en este Senado. Por lo tanto, no puedo votar a favor del recorte de los
salarios. No puedo votar a favor del recorte de las jubilaciones porque represento a los que
menos tienen; porque no puedo volver a mi provincia y, mirando cara a cara a los jubilados,
decir que les hemos bajado el salario. No puedo volver a mi provincia y decir a los
pampeanos que no hay plata para pagarles, pero sí para la usura del sistema financiero que
tiene los bonos de la deuda pública. Por eso es que voy a votar por el rechazo de esta
norma, porque no coincidimos con las prioridades que el Estado ha asignado.
Consideramos que se deben priorizar la educación, los salarios, la seguridad, pero
no el pago de la deuda pública.

165
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Maya.

Sr. Maya. -- Señor presidente: nuestro bloque 17 de Octubre adelanta su voto de rechazo a
esta propuesta del Poder Ejecutivo y a la sanción que ha venido de la Cámara de Diputados.
Pero antes de entrar de lleno en la cuestión, formularé algunas consideraciones sobre el
marco y la realidad en la que nos abocamos al tratamiento de la cuestión. Fíjense la realidad
con que nosotros concurrimos a este recinto y la imagen que está instalada en el país.
Al comienzo de la sesión se planteó una cuestión de privilegio que realmente
invalida las decisiones de este cuerpo, porque pocos han venido aquí por su propia
voluntad. En efecto, vinieron condicionados y casi sin libertad para lo que vamos a hacer.
Eso se llama tener un vicio de la libertad, que es un elemento invalidante de los actos
jurídicos, porque hemos venido como consecuencia de la instalación de una imagen en el
país, a quien se le ha hecho creer que la suerte de lo que pase en toda la geografía nacional
depende de nosotros y que el Senado es el gran responsable de lo que vaya a ocurrir. No
pudimos soportar la presión de tratar el proyecto el miércoles venidero y este sábado y
domingo hemos logrado conseguir un quórum como pocas veces en la historia de nuestro
Parlamento.
Evidentemente, este tema ha entrado con el rigor que los medios de comunicación
han instalado en el país; con una presión y una necesidad en la cual no sólo los propios
medios sino las estructuras que lo gobiernan y el propio Poder Ejecutivo han venido
instalando desde el 10 de diciembre de 1999.
Este era un reducto donde el peronismo tenía mayoría y había que plasmar una
estrategia concreta para mutilar la posibilidad de que hubiera una expresión genuina; había
que invalidar esta mayoría peronista y, en consecuencia, se instaló una política
perfectamente articulada, vertebrada y destinada a deteriorar la voluntad de este cuerpo, a
manejarlo y, en definitiva, a facilitar la concreción de textos legales que van en contra de lo
que piensan y sienten la inmensa mayoría de los que forman parte de esta bancada. Por eso,
hoy nuevamente vamos a viabilizar la posibilidad de que se apruebe una iniciativa en contra
de lo que pensamos.

-- Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente del H. Senado, senador Eduardo Menem.

Sr. Maya. -- Somos mayoría y vamos a viabilizar esto porque la mayor parte de los que
están aquí se ven limitados en su libertad de decisión. En este marco de condicionamientos,
por las presiones no sólo de la conducción del país sino del verdadero poder que está detrás
de este gobierno inexistente, está alterado lo que debe ser una política legislativa de
consenso, de propuesta positiva y definitiva en la búsqueda de un objetivo para un país
mejor.
Ahora me referiré específicamente al tema en debate. La única política que ha
instrumentado el gobierno desde que asumió es la de perfilarse por la vía electoral a
destruir a la oposición, pero estuvo carente de las más elementales previsiones, como son la

166
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

elaboración de una arquitectura económica, de esquemas de gobernabilidad o planteo de


propuestas.
El testimonio de que lo que afirmo lo brinda el proyecto de ley en tratamiento. Me
pregunto si para esto se ha reunido este cuerpo, con tanta expectativa para el país. ¿Con este
esquema de medidas que estamos por instrumentar se pretende despertar una ilusión en los
argentinos, en el sentido de que las cosas se van a organizar y todo va a mejorar? Creo que
nuevamente estamos en la antesala de una nueva frustración que nos ofrece este gobierno.
Esta iniciativa es de una mediocridad inigualable. Es insuficiente, de poco nivel, mediocre
y casi irresponsable. ¿Han estado diez años en la oposición para plantear esta iniciativa?
¿Es esta la imaginación y el vuelo que tienen: solucionar las cosas recortando las
remuneraciones de los empleados públicos que menos ganan y las del sector previsional?
¿Es este el nivel de imaginación y de propuestas que tiene este gobierno? ¿Adónde van a
llegar? ¿Adónde van a continuar llevando al país con este desgobierno? Realmente, los
argentinos no merecen esta respuesta. Casi me parece una burla.
Algunos dicen que el presidente de la Nación no tiene sentido del humor. Creo que
lo tiene y mucho más que todos nosotros. Recuerden cuando afirmaba durante la campaña
electoral que se acababa la fiesta de unos pocos. ¿Estaba diciendo que se acababa la fiesta
de los jubilados y la de los empleados públicos que ganan 500 pesos? Desde la perspectiva
política esto debe ser tomado como una defraudación hacia la sociedad; debe interpretarse
que existe realmente un humor negro en el mensaje que nos planteó la Alianza.
Quiero anticipar nuestro voto negativo a esta propuesta del gobierno, a esta
chirinada que se pretende instrumentar, así como también el planteo de un proyecto
alternativo.
No creemos que este proyecto vaya a conducir a buen camino. Coincidimos con el
objetivo de lograr el déficit cero; es concordante con una vieja propuesta formulada desde
nuestro bloque, cuando hace algunos años el entonces senador y actual gobernador por
Córdoba De la Sota presentó un proyecto denominado de convertibilidad fiscal. Pero el
déficit cero no se puede alcanzar sacándole a los que menos tienen. El déficit cero es
perverso e insolidario si lo buscamos sobre la base de quitar a los que consumen el ciento
por ciento de lo que perciben, a pesar de lo cual también tienen insatisfechas sus
necesidades básicas. En consecuencia, el déficit cero debe obtenerse quitando a los sectores
privilegiados, a quienes desde hace muchos años tienen una elevada capacidad de ahorro.
Quiero analizar la situación a través de un ejemplo de fácil percepción, inteligible
para todos. Una persona que hoy gana 1.000 pesos consume el ciento por ciento de lo que
percibe, pero está pagando el 21 por ciento de IVA en cada uno de sus consumos y el 4 ó el
5 por ciento en concepto de impuestos internos. Y ahora, con esta propuesta del gobierno
de la Alianza, se les quita un 13 por ciento más; es decir que a los 1.000 pesos hay que
restarle un 40 por ciento de descuento o, lo que es lo mismo, 400 pesos. He ahí el nivel de
sensibilidad del gobierno.
Por otro lado, también nos hallamos ante el sector financiero. ¿Cómo es posible que
la denominada ley del cheque se extienda a las cajas de ahorro familiares o de aquellos que
tienen un elevado nivel de ingresos? ¿Cómo es posible que el alcance de esa ley no
contemple las operaciones interbancarias? ¿Acaso los bancos en este país tienen algún
perfil filantrópico, compiten con Caritas o con alguna otra entidad de beneficencia? Al
contrario, aplican más que nadie la rueda sin fin del interés compuesto y la usura financiera,
que bien conocen los que son víctimas de créditos bancarios.

167
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Esto es lo que se debe cotejar. Pero se protege a los que más ganan y se castiga a los
sectores de menores ingresos.
¿Cómo es posible que en la aplicación del impuesto a los bienes personales
continúen sin ser gravados los inmuebles de aquellas sociedades que, constituyéndose en el
exterior, trasladan como fraude o ficción los domicilios, eludiendo así el pago del
mencionado gravamen?
El nivel de contribución del impuesto a los bienes personales equipara a la
Argentina con Biafra o con un desierto en el que no hay inmuebles. Nadie paga ese
gravamen y, sin embargo, no se modifica el texto legal para que esos señores comiencen a
pagar. ¿Pero cuál es el argumento para no realizar la modificación? ¿Acaso se van a llevar
las casas del país? ¿No se van a construir nuevas casas? La razón es que se prefiere castigar
a los que menos ganan, reducir el consumo y profundizar la desocupación antes que
castigar o hacer pagar con justicia y equidad tributaria a aquellos que hoy no lo hacen.
Me pregunto en qué lugar del mundo la renta financiera está exenta de pago, tal
como sucede en este país. Y no hablemos de gravar con el impuesto a las ganancias los
intereses de los plazos fijos, porque saldrían los que dirán que eso implicará una fuga de
depósitos. Pero cómo puede ser que la renta de los títulos públicos, que no pueden salir del
país porque están capturados en la relación jurídica con la Nación, esté exenta del pago del
impuesto a las ganancias. Más grave aún: los tenedores externos de los mencionados títulos
públicos pagan en sus países de origen y, si hubiese inversiones que estuvieran alcanzadas
por el impuesto a las ganancias en aquellos países, aquí se las tomaría a cuenta, lo cual
constituye un acto de injusticia, falta de equidad y suma gravedad, porque no sólo se pierde
recaudación que ayudaría a mejorar el nivel de vida de los argentinos sino también porque
se facilita la recaudación y el pago de tributos en los países de origen del capital.
Estas cosas marcan el perfil de lo que busca un gobierno que nos defraudó y engañó
cuando decía que se iba a acabar la fiesta. Pero la fiesta se profundizó y los que la disfrutan
ahora son menos que antes. Siguen las políticas tuitivas y tutelares de los sectores
financieros y de los sectores privilegiados y, mientras esto se permite, se pretende recaudar
recurriendo a los sectores de menores ingresos.
Por estas razones, vamos a votar negativamente el proyecto en consideración y
plantearemos un proyecto alternativo, que también busca alcanzar el déficit cero, pero
exigiendo pagos de aquellos que pueden hacerlo y tienen capacidad de ahorro, y no de
quienes dejan de consumir. Aun así, creemos que estas medidas son altamente
insuficientes; de allí, que sea necesario aplicar, con más firmeza y decisión, políticas que
generen cambios estructurales en el país.
Esto no es para mediocres, tibios ni para gente que va y viene sino para los que
asumen las responsabilidades del Estado. En materia económica, para solucionar las cosas y
hacer cambios estructurales, hay que colisionar con alguien. Y para este Gobierno, lo más
fácil ha sido colisionar con los más débiles.
Planteamos que hay que colisionar con los sectores que tienen mayor capacidad de
ahorro, tal como ya lo hemos hecho. ¿O se olvidan de que cuando hubo que salir de la
hiperinflación, el gobierno de Carlos Menem tuvo que tomar la decisión --dolorosa, fuerte,
costosa y agresiva-- de incautarle a los ahorristas los plazos fijos y entregarles bonos?
Fue una medida dolorosa y que hoy ya no es necesaria, porque el sistema financiero
y monetario heredado tiene una gran fortaleza. Pero hay que tomar medidas similares, que
permitan capturar recursos de parte de los sectores privilegiados. Hay que terminar con los

168
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

prebendas y arrancar hacia la transformación que significa trasladar las utilidades de los
sectores financieros hacia los sectores de la producción.
Es trascendente proteger al país para que no se produzca el default financiero, pero
para nosotros, los peronistas, es mucho más importante evitar el default social.
Ante esta realidad, me pregunto cómo vamos a hacer los peronistas de este cuerpo --
que vamos a permitir que se sancione este proyecto de ley--, para poner la cara en nuestros
pueblos ante nuestros compañeros y decirles que hicimos una ingeniería aritmética para que
unos voten negativamente y otros presten el quórum necesario, cuando la conclusión de
nuestro comportamiento es la materialización de un descuento en los sectores previsionales
y asalariados, mientras quedan protegidos los sectores de la renta y los grandes inversores y
evasores del país. Esto es inexplicable.
Yo vine a este Senado por el voto de los peronistas de mi provincia, y quiero ser leal
a mis sentimientos y convicciones. Por lo tanto, voy a votar en contra de este proyecto. No
voy a posibilitar que se siga castigando al pueblo argentino reduciendo la capacidad de
consumo de los que menos tienen, para que los sectores de la patria financiera sigan
creciendo.
Por último, quiero destacar la profunda desilusión que nos han provocado estas
medidas propuestas por el equipo económico. Anunciaron que se había acabado la época en
que se pagaban altas tasas de interés y que se terminaba la "leche de clemencia" para el
sector financiero. El ministro Cavallo decía "yo no les voy a pagar más el 11 por ciento".
Se avecinaba una disputa de seria confrontación y dignidad, en donde el país no iba a estar
a merced de la usura. Sin embargo, nosotros teníamos la duda respecto de si ese "dispare
hacia la izquierda" de Cavallo no era una ficción y en ese camino que cruzaba de Chicago y
Harvard, amagando ir a Cuba, no terminaría en Miami. Y así ocurrió.
Todas las cuestiones que se están planteando desde este gobierno conducen a una
sola realidad: seguir con el empobrecimiento, la injusticia, la inequidad y cargar a los
sectores de menores recursos.
Vamos a propiciar la misma mecánica que se adoptaría en nuestras propias familias.
Cuando en nuestras casas hay que hacer un ajuste no empezamos cortándole la leche que
toman nuestros gurises sino que primero pensamos, como padres de familia, en ajustarnos
nosotros mismos; y si con eso no alcanza, le pedimos a nuestra mujer que nos ayude, que
haga un esfuerzo y que tenga privaciones. La última medida que tomamos es limitar las
posibilidades de los que sufren más y de los que necesitan más protección en nuestra casa,
que son nuestros hijos.
En la sociedad y en el manejo del poder debe ocurrir lo mismo. Por eso planteamos
que si el ajuste se debe aplicar, que se empiece por nosotros, por los sectores políticos que
percibimos más y no por los que ganan 1.000 pesos. En efecto, se debe comenzar por los
sectores de altos niveles de rentabilidad y de capacidad de ahorro en el país, en vez de
seguir apretando, ajustando y mutilando las posibilidades de vida de los más necesitados;
de lo contrario, el estallido y el default social va a ser incontenible y de eso nos vamos a
lamentar mucho más que del default financiero.
De esta manera adelanto mi voto negativo y la propuesta de un proyecto alternativo
a esta iniciativa del Poder Ejecutivo.

Sr. Presidente (Menem). -- Tiene la palabra el señor senador por Corrientes, Bloque
Autonomista.

169
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Romero Feris. -- Señor presidente: sin duda alguna, este es un tema de suma
importancia.
Creo que esto que se ha dado en llamar déficit cero es lo que todos deseamos, pero
no considero que sea un mérito del gobierno lograrlo sino que entiendo que es su
obligación.
No obstante esto, quiero señalar mi profunda preocupación por algunas cuestiones
que contiene este proyecto. Y debo decir, con total sinceridad que, según mi criterio, los
resultados van a ser a la inversa de lo que se viene manifestando.Si bien es cierto que esta
es una hora dramática en la vida del país, creo que con estas medidas no se van a solucionar
los problemas.
No soy economista sino abogado, pero hablando con mis asesores, analizando el
tema y estudiando la cuestión, he llegado a la conclusión de que la reducción del salario del
personal de la administración pública y de lo que perciben los sufridos jubilados que
hicieron su aporte correspondiente, etcétera, va a traer como consecuencia menor
recaudación, menos consumo y, por lo tanto, mayor recesión.
Como luego voy a solicitar la inserción de la parte técnica de mi discurso, teniendo
en cuenta la cantidad de oradores que hay anotados y la hora y el día en que estamos
sesionando, por ahora quiero simplemente hacer estas manifestaciones.
Hace un rato el senador Verna dijo que cuando el ministro de Economía asumió el
cargo, manifestó que en un mes --contado desde su asunción-- iba a haber reactivación; y
también hizo otra serie de manifestaciones, que después no se cumplieron. Han pasado
varios meses de la asunción del ministro y estamos en el peor de los momentos. Hemos
hablado, conversado y evaluado este tema, incluso con él mismo, pero a veces no se
quieren entender las razones ajenas.
Sin lugar a dudas que todo esto coincide, en gran medida, con lo que vine diciendo
en los otros ajustes que se hicieron. Es decir que mi posición es totalmente coherente en
este aspecto. No se trata de que la sostenga hoy por el hecho de que se haya enviado este
proyecto sino que es lo que he venido diciendo a través del tiempo.
En este aspecto, tengo la tranquilidad espiritual y de conciencia de que, cuando tuve
el honor de ser gobernador de la provincia, los jubilados tuvieron una gran mejora.
También se sancionó la estabilidad de los empleados públicos, porque antes la
administración era el botín del partido triunfador. Es decir que coincido en este aspecto.
Por eso, sostengo que no puede admitirse que los menos pudientes sean nuevamente
los castigados en esta circunstancia. Pero sé también de las tremendas dificultades y
problemas derivados de la evaluación del riesgo país y de la situación por la que estamos
atravesando que es --como dije antes-- dramática e histórica.
De ninguna manera deseo ser visto como alguien que pone obstáculos en esta tarea.
En definitiva, voy a prestar mi apoyo y dar mi voto positivo en general a este proyecto, a
efectos de que mañana no se adjudiquen a mi posición personal los males o los nuevos
ajustes que se puedan producir.
Quiero quedarme tranquilo con mi conciencia; por eso, reitero, voy a apoyar en
general este proyecto, formulando mis disidencias en el tratamiento en particular.
Oportunamente, voy a señalar mis observaciones, haciendo hincapié especialmente en lo
relativo a los jubilados y a los empleados de la administración pública.

170
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Dada la extensión de los aspectos eminentemente técnicos de mi discurso, voy a


solicitar su inserción en el Diario de Sesiones para acelerar el curso de esta sesión.

Sr. Presidente (Menem). -- Tiene la palabra el señor senador por la Rioja.

Sr. Yoma. -- Señor presidente. una vez más esta Cámara se reúne presionada por las
urgencias y la sobreactuación de la colisión gobernante; perdón, de la coalición gobernante.
Aunque a esta altura es una colisión de partidos.
Esta coalición transmite al país mayor inseguridad, nerviosismo e inestabilidad
institucional al convocar al Congreso en días no convencionales, con discursos
apocalípticos a los cuales, desde hace casi dos años, se nos tiene acostumbrados a este
Parlamento y al pueblo argentino.
Nuevamente se nos convoca con palabras rimbombantes y efectistas, advirtiéndonos
que estamos al borde del abismo y de la cesación de pagos, por lo cual debemos convalidar
el Pacto por la Independencia.
Qué dirían nuestros próceres de Tucumán si advirtieran que hoy, al cabo de dos
siglos de aquella declaración, nuestra independencia pasa por bajar los sueldos a los
jubilados y a los empleados públicos estatales, o por los impuestazos. ¡Qué curioso
concepto de independencia tiene este gobierno!
Pero además de injusto, ilegal, arbitrario e inconstitucional, este proyecto que
estamos por tratar representa un gravísimo y recurrente error de diagnóstico de la situación
económica del país y de los caminos que necesitamos para salir de esta situación.
En estos últimos días nos hemos preguntado los legisladores cuál es la razón que lleva al
Poder Ejecutivo a solicitar al Congreso la sanción de este proyecto de ley si el decreto que
establece la reducción de salarios ya se encuentra vigente, tal como lo sostuvo ayer el señor
ministro de Economía.
Es precisamente para darle algún viso de legalidad a la barbaridad jurídica y a esta
afrenta al estado de derecho que significa el decreto 896. Luego voy a pasar a explicarlo.
Además, esto representa un error de diagnóstico en materia económica, porque una vez
más, en poco menos de dos años, se apela al impuestazo, a la reducción del ingreso popular
y al achicamiento de la economía para combatir lo que ellos llaman el "déficit fiscal".
Como si el déficit fiscal se combatiera con recesión y caída de la actividad económica.
Hoy he repasado, a través de Internet, lo que dicen los mercados --o los llamados
mercados-- en el diario "La Prensa". Se trata del Bank of America. A eso me imagino que
se refiere Cavallo cuando habla de los mercados.
"La política de déficit cero del gobierno puede haber llegado demasiado tarde para
resolver los problemas en la Argentina", aseguró el Bank of America.
Sigue diciendo: "Mantenemos nuestra recomendación del 29 de junio último de
evitar la exposición a las inversiones en los mercados latinoamericanos, porque le
asignamos un alto riesgo a la posibilidad de que la Argentina abandone la convertibilidad y
entre en la cesación de pagos".
Más adelante, el artículo señala: "Una recuperación de la economía argentina es
rehén del pesimismo del mercado. Y la ausencia del crecimiento [no el gasto público] es lo
que genera la poca confiabilidad de la economía argentina."

171
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Luego agrega: "Si la economía argentina es incapaz de recuperarse, los


consumidores continuarán perdiendo confianza y será difícil detener la incipiente corrida de
los depósitos".
Y agrega: "Más allá de que la política de déficit cero del gobierno es encomiable,
puede haber llegado demasiado tarde para reinstaurar la confianza. Y en este momento
[escuchemos bien, presidente] una mayor austeridad fiscal es como cortar las posibilidades
de crecimiento en el corto plazo".
Esto es lo que piensan los mercados de este proyecto de ley que estamos por votar.
Este "déficit cero" --llamado así por el gobierno-- significa cortar las posibilidades de
crecimiento en el corto plazo; es aumentar la falta de credibilidad de la economía argentina.
Porque el problema de la economía argentina es la caída en la actividad económica, es la
profunda recesión, es la falta de crecimiento; no es el problema del gasto. En todo caso, el
equilibrio fiscal lo lograremos con un mayor crecimiento. La caída en el ingreso popular y
en el consumo popular, obviamente, traerá aparejada la profundización de la recesión y la
caída de la recaudación, profundizando así los problemas de déficit.
También leímos en los diarios de ayer o anteayer las propias previsiones del equipo
económico que, a partir de la confesión del secretario de Ingresos Públicos en cuanto a que
este mes cayó un 6 por ciento la recaudación, se preguntan si es razonable mantener en un
13 por ciento los recortes o si no será posible llevarlos más allá de ese porcentaje en virtud
de la caída de la recaudación.
Estoy seguro de que dentro de treinta días estarán anunciando el aumento en los
porcentajes de recorte a los haberes de los jubilados y de los empleados estatales. Hoy
mismo ya lo están confesando; hoy mismo es materia de discusión en el gabinete
económico y, si no lo anuncian, seguramente es para no trabar la sanción de este proyecto
de ley.
No tiene retorno el camino elegido por el gobierno. Nos está llevando
progresivamente a la más absoluta inestabilidad; no solamente a la imprevisibilidad en
materia económica, sino a la inestabilidad institucional. No en vano el Parlamento está
reunido un domingo. Las políticas y las actitudes del gobierno son las que generan la
desconfianza, señor presidente.
Los peronistas somos consecuentes con lo que venimos realizando en materia del
régimen salarial de los jubilados y de los empleados del sector público, aún desde la gestión
de nuestro gobierno, donde hubo un solo intento de reducción salarial. Me refiero al decreto
290 que establecía una rebaja del 5 por ciento en los salarios de los empleados estatales que
ganaban más de dos mil pesos. Sin embargo, este Congreso derogó ese decreto transitorio
durante el gobierno del presidente Menem.
El año pasado, en este Senado, los peronistas impulsamos la derogación del decreto
430 que establecía la reducción del 12 por ciento en los salarios estatales y del decreto 438
que establecía una redución en las jubilaciones.
Hoy, nuevamente, estamos aquí para decir que este no es el camino, que las
políticas del gobierno nos llevan al borde del abismo. Somos la oposición y, no obstante,
acudimos ante la convocatoria, más allá de fechas u horarios no convencionales; lo
hacemos para debatir y plantear seriamente que es necesario corregir las políticas y los
caminos que eligió este gobierno.
A las provincias nuevamente "se nos pone la zanahoria" y se nos dice que el dinero
destinado a sueldos, al funcionamiento de los hospitales y escuelas, está condicionado a la
aprobación de impuestazos o bajas salariales. Hace dos años que nos vienen diciendo lo

172
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

mismo y que la Nación no cumple con sus compromisos. Es como si los riojanos, los
pampeanos, los misioneros o las provincias acá representadas, fuésemos ingenuos; nos
dicen "les vamos a mandar el dinero que nos piden sus gobiernos, pero a cambio de sacarle
la plata a los jubilados y empleados públicos nacionales de sus provincias".
¿Cuál es el negocio? Esta reducción representa para la provincia de La Rioja un
millón de pesos por mes, más allá de la injusticia que implica para los ingresos de miles de
familias riojanas. ¿Cuál es el negocio para La Rioja? ¡Le sacan el dinero a su pueblo y se lo
transfieren al Estado!
Repito: hace dos años que los sucesivos ministros de Economía de este gobierno
vienen aplicando las mismas políticas, con idéntico discurso, y cada día es más seria la
situación del país y de las provincias argentinas. Hoy los peronistas no podemos votar este
proyecto de ley.
Recientemente, hablaba de la ilegalidad de esta norma y de que este Congreso le
está brindando al ministro de Economía Domingo Cavallo mucho más de lo que pide. Por
ejemplo, a través del decreto 896, se establece el carácter aleatorio del salario de los
trabajadores estatales; el ingreso de los jubilados tiene carácter transitorio. Esto es a efectos
de ese recorte. Pero por este proyecto de ley estamos modificando el artículo 34 de la ley
24.156 y le damos carácter permanente al acto de disposición ilegal que el Estado va a
hacer de los sueldos de los empleados estatales y de los ingresos de los jubilados.
¿Cómo se va a reactivar la economía y qué grado de justicia y hasta de moralidad --
diría yo-- tiene este proyecto? No solamente recortan los haberes a los empleados estatales
y a los jubilados sino que les impiden el más mínimo derecho a planificar sus ingresos y sus
gastos. Por lo menos ahora con lo poco que ganan pueden pagar la factura de la luz, pagar
la factura del agua, destinar una parte para el mercado y otro tanto para los medicamentos
que necesitan.
Pero, a partir de la sanción de este proyecto de ley, además de quitarles una parte de
su salario --de su ingreso--, se les impedirá planificar sus gastos, porque no sabrán cuánto
van a recibir a fin de mes, ya que --reitero-- la reducción no es siquiera del 13 por ciento.
Aclaro que por este proyecto de ley le damos carácter permanente y no se fija ni un tope ni
un piso. Los salarios se fijarán según el nivel de la recaudación. Como decía recién, como
este mes cayó la recaudación un 6 por ciento, a fin de mes el ministro de Economía estará
autorizado a elevar el recorte al 20 por ciento.
¿Quién le va a dar un crédito a un empleado público o a un jubilado que no sabe
cuánto cobrará a fin de mes? O sea que esto afecta también al funcionamiento del crédito en
la Argentina.
El proyecto que estamos por votar es enormemente injusto e ilegal y,
sintéticamente, voy a mencionar cuáles son mis objeciones.
Recién, el presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, el ingeniero
Verna, marcó algunas cuestiones técnicas que seguramente van a generar problemas que no
se tiene previsto cómo se solucionarán.
Por ejemplo, quiero citar el caso del artículo 1°. Es cierto que técnicamente es
correcto el cambio en la percepción del IVA, pero en el paso de un sistema al otro existe un
"bache" de 400 millones de pesos. ¿Cómo va a hacer el Estado para hacer frente a ese
"bache"?

Sr. Altuna. -- Solicito una interrupción, señor presidente.

173
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Presidente (Menem). -- ¿Autoriza la interrupción, señor senador?

Sr. Yoma. -- Sí, señor presidente.

Sr. Presidente (Menem). -- Para una interrupción, tiene la palabra el señor senador por
Chubut.

Sr. Altuna. -- Señor presidente: en parte es cierto lo que dice el señor senador por La Rioja,
pero nosotros no podemos estimar de ninguna manera que en principio ese "bache" será de
400 millones. Porque lo que también va a ocurrir ahora es que los supermercados, que
estaban acostumbrados a comprar muchísima mercadería --y todos sabemos que al otro día
la vendían prácticamente al contado-- , le estaban pagando a los proveedores a cuatro, cinco
y seis meses, y se tomaban el crédito del IVA. Eso se termina, porque si usted lee bien el
primer artículo del proyecto de ley se dará cuenta que dice que debemos arreglar tanto los
débitos como los créditos.
Técnicamente, esto se arregla con una cuenta puente --IVA en suspenso-- en el
sistema contable; no ofrece ningún tipo de dificultades. Se va a contraer el compromiso
tanto por el que lo cobra como por el que lo paga, pero éste último --es decir el comprador--
se va a tomar el crédito del IVA cuando realmente lo pague, y el vendedor recién lo va a
pagar cuando lo perciba.
Así que, no digo que esto vaya a ser positivo en el transcurso del primero o segundo
mes, pero en más de noventa días esta situación, que además restablece un principio de
equidad financiera y de justicia, va a poner las cosas en su lugar.
Creo que en noventa días se normalizará la situación y después seguirá el curso de
la reactivación o no de la economía. No creo que pueda influir tanto como acaba de
expresar el señor senador.

Sr. Presidente (Menem). -- Continúa en el uso de la palabra el señor senador Yoma.

Sr. Yoma. -- Respetuosamente, señor senador, le sugiero que llame por teléfono al señor
ministro de Economía y le transmita su confianza, porque todas las consultas que hicimos
marcan que no tiene la más mínima idea de cómo va a enfrentar el "bache" que se va a
crear en la recaudación.
El artículo 3° del proyecto que estamos tratando se establece otro impuestazo más.
Se generaliza el llamado "impuesto a los débitos y créditos bancarios", pero esa
generalización significa otro impuestazo más. Es otra detracción de dinero del circuito
económico que va a las finanzas del Estado y profundiza la recesión.
El artículo 3° in fine es gravísimo, y por eso Cavallo vino a pedir la sanción de este
proyecto de ley; porque el decreto no resistiría el análisis de un juez de faltas, y mucho
menos lo hará este proyecto.

174
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Estamos dando una delegación legislativa, otra más, además de los "superpoderes"
de los cuales, como bien dijo el senador Verna, hicieron uso y abuso. Estamos dando otros
"superpoderes" más, otra delegación legislativa sin plazo, no como marca la Constitución, y
sin base de la delegación, como obliga el artículo 7. No va a haber juez que no declare
inconstitucional esta norma.
El artículo 3° del proyecto establece en uno de sus párrafos que se faculta al Poder
Ejecutivo Nacional a definir el alcance definitivo de los hechos gravados en los incisos
precedentes, como así también para crear un régimen especial de determinación para las
entidades financieras aludidas. Y desarrolla toda la delegación legislativa. No hay plazos ni
base de la delegación. Seguimos otorgando facultades extraordinarias al ministro Cavallo.
Seguimos dando ametralladoras a los monos.
Reitero: esto es ilegal. Por lo menos se debe establecer un plazo en este artículo.
Ya me referí recién al artículo 10, por el que se establece la modificación del artículo 34 de
la ley 24.156. Las reducciones salariales tienen que ser transitorias y para el futuro. Así lo
ha dicho la Corte en el caso "Guida". Si bien es cierto que estas reducciones se aplicarán en
los próximos sueldos, en los hechos funcionan para haberes que ya debieron haberse
percibido. Entonces, se va a establecer la reducción sobre días trabajados, es decir que
funciona para atrás. A fin de mes se dirá al empleado cuánto se le va a pagar por los días
que ya trabajó. La reducción es retroactiva y es ilegal, además de injusta.
Decíamos que esta norma transforma la remuneración en aleatoria. En el mismo
caso "Guida", la Corte estableció que cuando hay reducciones en la remuneración de un
trabajador se le debe reconocer el derecho a recibir una compensación, ya sea por la vía de
menor cantidad de horas de trabajo o por la de otro tipo de modificaciones o beneficios en
su jornada laboral a efectos de compensar, precisamente, la reducción salarial. Acá no hay
ningún tipo de compensación para el trabajador, mucho menos para el jubilado. La
reducción debe ser transitoria y para el futuro, pero aquí no es ni una cosa ni la otra.
Reitero, señor presidente, ¿cómo va a poder planificar un trabajador o un jubilado su
economía familiar? No sabe cuánto va a percibir a fin de mes. Además, no es por esta
emergencia o por esta urgencia. Es para siempre porque se lo incluye en la ley de
administración financiera del Estado. Por lo menos lo hubiéramos dejado en el decreto de
necesidad y urgencia 896 sin incluirlo en una cláusula permanente de una ley.
Esto es lo grave, señor presidente: si este Congreso aprueba este proyecto de ley, se
estaría generando una enorme injusticia, absolutamente ilegal, y ya cristalizada en una
modificación legislativa. No es una norma de emergencia la que estamos votando; es una
norma definitiva y permanente.

Sr. Altuna. -- ¿Me permite una interrupción?

Sr. Presidente (Menem). -- Le solicitan otra interrupción, señor senador.

Sr. Yoma. -- Cómo no.

175
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Presidente (Menem). -- La Presidencia solicita a los señores senadores se sirvan


administrar bien las interrupciones porque hay muchísimos oradores y se va a dar el tiempo
justo a cada uno.
Para una interrupción, tiene la palabra el señor senador Altuna.

Sr. Altuna. -- Sí, señor presidente. Voy a tratar de ser absolutamente breve.
Lo que dice el señor Yoma no se compadece con el artículo 34 actual. Es decir, lo
que se está proponiendo a través de esta modificación del artículo es respetar la realidad
económica.
Los presupuestos se hacen, son presupuestos. Con respecto a los créditos de las
distintas partidas lo que establece este proyecto de ley, y me parece de absoluta higiene
administrativa, es que en los presupuestos no se puede comprometer más de los recursos
previstos. Entonces, cuando el poder administrador se da cuenta de que los recursos no van
a alcanzar para cubrir los montos de los créditos, las jurisdicciones --a través de sus órganos
de contralor-- tienen la responsabilidad automática de bajar y de ajustar todos los
presupuestos, todos los créditos que se habían dado a todas las partidas, incluidos sueldos,
jubilaciones, asignaciones. Todo se baja en la misma proporción.
Nosotros estamos diciendo hoy que respetamos esa situación, pero cuando los
ahorros y el incremento por los nuevos recursos lo posibiliten, la primera atención va a ser
restablecer los salarios que fueron reducidos anteriormente. Pero esto lo dice la actual ley,
con esto no innovamos absolutamente nada. De modo que yo creo que debemos ajustarnos
a la realidad actual.

Sr. Presidente (Menem). -- Continúa en el uso de la palabra el señor senador Yoma.

Sr. Yoma. -- Señor senador: con todo respeto, no subestime mi inteligencia ni la de sus
pares.

Sr. Altuna. -- No, no.

Sr. Yoma. -- El trabajador o el jubilado tienen derecho a saber cuánto van a ganar a fin de
mes. Por esta modificación se transforma en incierta la remuneración que van a recibir,
porque eso va a depender del nivel de recaudación. Y como la recaudación viene en caída
desde hace dos años a esta parte, y se va a profundizar con esta medida, también aumentará
el recorte de los salarios de los jubilados y de los empleados públicos. Ahora estamos
autorizándolo a través de la ley 24.156, como norma permanente. Esta es la enorme
incertidumbre que se le va a generar a cientos de miles de argentinos que, reitero, con su
magro salario no van a poder planificar su economía cotidiana.
Señor presidente: voy a tratar de ir finalizando.
¡Hay que ser bárbaros! En la parte final del artículo 10 se están abrogando derechos
constitucionales elementales. ¿Cómo puede ser que el Congreso sancione normas de estas

176
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

características, que violan garantías constitucionales expresas, que violentan el estado de


derecho?
El artículo 10 dice en el último párrafo: "La presente norma es de orden público y
modifica, en lo pertinente, toda norma legal, reglamentaria o convencional que se le oponga
y no se podrá alegar la existencia de derechos irrevocablemente adquiridos en su contra."
Resulta que el derecho constitucional a percibir una remuneración no podrá ser
alegado por ningún ciudadano que accione ante los tribunales. Se le impide lo más
elemental que es ir al órgano jurisdiccional en defensa de sus derechos y garantías
constitucionales. Por una ley del Congreso le estamos diciendo que no puede invocar el
artículo 14 o el 14 bis de la Constitución Nacional contra esta norma.
El artículo 14 de la sanción venida de Diputados es lamentable. Se modifica el
Código de Procedimientos. Dice que los jueces no podrán decretar ninguna medida
cautelar. ¿Qué juez va a tolerar esta norma? ¿Qué juez va a tolerar esta cláusula? Se les
prohíbe por ley del Congreso ejercer la magistratura, dictar medidas cautelares. Es como si
el Poder Ejecutivo sancionara un decreto prohibiéndole al Parlamento sancionar una ley.
¿Cómo podemos decirle a un juez que se le prohíbe dictar medidas cautelares? ¿Cómo le
podemos decir a un ciudadano que no puede ir en amparo frente a una decisión del poder
administrador que afecta partidas presupuestarias? ¿Cómo se puede plasmar esto en una
norma legal y aceptar que este Congreso la esté tratando? ¿Cómo se puede incluso haber
recibido en Mesa de Entradas una norma de estas características?
Señor presidente: seguramente para el debate en particular vamos a tratar de
impulsar algunas modificaciones. Pero el peronismo no puede votar favorablemente este
proyecto de ley tal como está planteado, por ilegal, injusto y bárbaramente inconstitucional.

Sr. Presidente (Menem). -- Tiene la palabra el señor senador por Formosa, del bloque de la
Unión Cívica Radical o Alianza, señor senador Maglietti.

Sr. Maglietti. -- Señor presidente: todos apoyan el principio de lograr el déficit cero. Pero,
evidentemente, ese principio se puede lograr a través de medidas totalmente distintas y
opuestas a las planteadas en el proyecto de ley en tratamiento.
Interpreto que puede haber dos caminos para lograr el déficit cero. El primero es
combatir la evasión. Se trata de algo que han proclamado tanto el gobierno anterior como
éste, pero nada se ha hecho hasta ahora para enfrentarla. La evasión y la corrupción en el
país siguen intactas. En ese sentido, conocemos la calificación que ha dado al respecto un
organismo internacional a la Argentina: en el último período del gobierno anterior era de
2,42 puntos y, en este --nuestro gobierno-- es de 3,50 puntos. Es decir, seguimos aplazados,
sin que nada haya mejorado mayormente la situación. Asimismo, también podríamos lograr
el déficit cero en el marco de este primer supuesto gravando a los sectores privilegiados.
Pero el gobierno ha optado por otro camino. Es decir, por el peor, sacrificando al
pueblo y privilegiando a los privilegiados que hoy tenemos en el país. O sea, al
establishment financiero.
¿Cuáles son las consecuencias que está sufriendo el país y cuáles van a ser las
consecuencias en el futuro? Es indudable, por más que se afirme lo contrario, que la
recesión se va a acentuar. Es indudable que va a haber más pobreza, más desocupación y
más concentración de la riqueza.

177
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Una encuesta del INDEC, que se publicó casualmente hoy, señala que actualmente
los ricos --que son el 10% de la población de la Argentina-- ganan 26,4 veces más que el
sector de los pobres. Esa proporción, hace diez años atrás, era de doce a uno; ahora es de
veintiséis a uno. Esta diferencia en los ingresos ha distorsionado totalmente la situación en
que se encuentran los argentinos.
¿A qué nos llevarán estas medidas que se proponen como la panacea y que creo que
producirán el efecto contrario al deseado? Nos llevarán a nuevos ajustes, que serán cada
vez más intolerables, y seguramente vendrá luego alguna reacción popular para cambiar
este modelo que, nos guste o no, está representado por este equipo económico. Este equipo
es un fiel exponente del sector financiero y de un neoliberalismo que ha sido calificado, por
numerosos autores, como salvaje. Además, solamente se aplica en los países
subdesarrollados, porque en las naciones desarrolladas este tipo de globalización y de
neoliberalismo no tienen vigencia. En ellas los capitales tienen frenos, existen leyes al
respecto, actúa una justicia independiente y se defienden los intereses del pueblo, los
mercados internos y la justicia social. Eso no sucede en los países subdesarrollados, donde
el capitalismo globalizado utiliza todo su poder para imponer sus apetencias, obtener
privilegios y, lógicamente, perjudicar a los pueblos latinoamericanos.
Desde el inicio de este gobierno, y ante el primer ajuste planteado por el ministro de
Economía de entonces, hice una serie de planteos dentro de nuestro bloque, porque adoptar
esas medidas era ir en contra de lo que habíamos proclamado en la "Carta a los
Argentinos".
Sostuve en aquellos momentos que las medidas traerían más recesión y que, en
lugar de mejorar, la situación del país empeoraría gradualmente. Desgraciadamente, los
vaticinios hechos en el seno del bloque, y que por disciplina partidaria nunca salieron de
ese recinto, se fueron cumpliendo indefectiblemente.
En consonancia con lo que sostenía, presenté numerosos proyectos por los que se
gravaba con impuestos a distintos sectores que, tanto el anterior gobierno como el actual,
jamás quisieron imponer, so pretexto de que los sectores financieros crearían gravísimos
problemas y las inversiones huirían, trayendo muy serias consecuencias. Pero la
declamación siempre fue la misma: que no se graven los intereses financieros, como bien se
dijo en este recinto, y que las medidas de ajuste recaigan sobre el pueblo argentino para,
cada vez más, sostener a este voraz sector que, cada día que pasa, se queda con un pedazo
más grande de la riqueza argentina, en contraposición con el pueblo que, frente al paso del
tiempo, recibe menos, aumentando la desocupación, la pobreza y la miseria.
Señor presidente: el primer ajuste se aplicó y estuvo encaminado a la clase media, al
imponer el pago del impuesto a las ganancias a los que ganaban más de 1.500 pesos. Luego
siguieron los restantes ajustes porque, lógicamente, no se alcanzaron los resultados
esperados. Sin embargo, no se iba al fondo de la cuestión y nuestro gobierno no
comprendió que el error estuvo en recurrir a economistas que responden al sector
financiero. Tanto el doctor Machinea como el doctor López Murphy, que se dicen radicales,
demostraron con sus políticas de ajuste que sus ideas estuvieron al servicio del
neoliberalismo y del establishment financiero; ideas que nunca coincidieron con las del
radicalismo. Pero eso no fue todo, porque llegamos a algo que los argentinos que militamos
en la Alianza jamás hubiéramos creído que íbamos a hacer: se recurrió al "salvador" de la
Patria, al actual ministro de Economía.
El nos hizo creer, y seguramente también lo creyeron los principales dirigentes de la
Alianza --incluso un vicepresidente de la República lo solicitaba para el cargo de ministro

178
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

de Economía-- , que aplicaría un programa de reactivación. Pero nos engañó. Había logrado
ponerse la piel de cordero en la apariencia de que estaba al servicio de la producción. Así es
como muchos dirigentes de la Alianza le creyeron y se lo nombró ministro, con la
esperanza de que sacaría al país adelante en poco tiempo y tomaría las medidas adecuadas
para revertir la situación. Pero ahora se sacó el antifaz y ha implementado este ajustazo,
cuyas consecuencias serán pagadas por todo el país.
Así, el modelo neoliberal, que tanto criticamos durante la gestión del gobierno
anterior, ahora es el que se aplica con la más absoluta intensidad.
Nuestro gobierno, en lugar de rodearse de los dirigentes del Frepaso, de la Unión
Cívica Radical y de los sectores del trabajo y de la producción --tanto del campo como de
la industria-- para enfrentar al voraz sector financiero adoptó, a través de Domingo Cavallo
y en forma definitiva, el modelo neoliberal que está empobreciendo y que empobrecerá
todavía más a los argentinos.
Ese modelo que destruyó al aparato productivo, que se apoderó de nuestras
empresas, que vació al Estado, que trajo desocupación y miseria, y destruyó a las
economías regionales, es el que necesitamos cambiar si queremos una Argentina rica. Es
indispensable cambiarlo por un modelo productivo. No podemos seguir apañando la usura
financiera que está hundiendo al país.
Nuestro gobierno no está reaccionando. Y, desgraciadamente, las consecuencias las
vamos a pagar nosotros, porque el país cada día está más hundido y sometido a esos
intereses.
Y la afirmación de que no tenemos otra solución, es la mentira más falaz que he
escuchado. Existen otras soluciones. Tenemos soluciones y recursos para salir adelante sin
necesidad de descontar los sueldos, las jubilaciones, las pensiones y las asignaciones
familiares que, como bien se dijo aquí, son intocables.
Tocar esas retribuciones es absolutamente inconstitucional. Estamos destruyendo
toda la pirámide jurídica del país y entrando en un sistema autoritario en donde la
democracia se desnaturaliza porque no se respeta la Constitución.
He propuesto, y así lo sigo sosteniendo, que hay cuatro maneras de solucionar los
problemas de nuestro país sin atacar al sector más pobre de la economía argentina, que es el
de los empleados y los jubilados.
La primera de ellas, es restituir al Estado los aportes patronales. Eso ya lo impulsó
la Cámara de Diputados y, como hemos visto, contó con consenso, pese a que nos corrían
con el "cuco" de que dicha medida era imposible.
Ahora falta restituir los aportes patronales, tal como lo he propuesto en un artículo,
en virtud de lo cual el Estado tendría los recursos necesarios. No entiendo por qué aquí no
se apoya una medida de esta naturaleza, que permitirá no sólo solucionar el problema del
déficit, sino también contar con fondos para planes de reactivación.
También se puede solucionar el problema combatiendo la evasión de las grandes
empresas y de la Aduana. Respecto de la evasión en este organismo mucho declamó el
gobierno anterior, y no hizo nada.
Nuestro gobierno también declamó mucho y tampoco hizo nada, porque los grandes
evasores --que son los bancos, las financieras, las petroleras y las empresas privatizadas--
siguen evadiendo con absoluta impunidad, porque en el gobierno están sus cómplices
apañando esas evasiones. Por eso no se va tomar ninguna medida al respecto.
Hay que combatir la corrupción y el despilfarro, pero no con frases grandilocuentes
que nunca se cumplen; hay que combatirlos con honestidad, seriedad y responsabilidad.

179
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Hemos cometido un gran despilfarro, tanto en el orden nacional como provincial. Es


por eso que hay que hacer ajustes para terminar, por ejemplo, con las jubilaciones
"truchas", los empleados fantasmas, los gastos improductivos y las inversiones que no son
reales.
En ese sentido, señor presidente, lamento en el alma tener que decir esto porque soy
radical desde que cumplí los dieciocho años, y lo seguiré siendo durante toda mi vida.
Siempre he creído en los principios del radicalismo. Hoy he decidido hacer este discurso
porque, a esta altura de mi vida, mientras pueda seguir luchando, no voy a claudicar del
radicalismo, no voy a claudicar de nuestros principios, ni a entregar el país a los intereses
financieros. Voy a morir en esta banca si es necesario. Y, si es necesario, que me pidan la
renuncia; en ese caso, voy a renunciar antes que avalar cualquiera de estas cosas.
Desde 1994 hasta 2001 el país ha sufrido las consecuencias de la desfinanciación
del nefasto plan Cavallo--Menem --y discúlpenme si tengo que hacer esta referencia al
gobierno anterior, pero es la absoluta realidad-- : se implementaron los recortes a los
aportes patronales, así como también se crearon las AFJP. Y desde 1994 hasta 2001, el
Estado dejó de recaudar en materia de aportes patronales24.157 millones; en cuanto a las
AFJP, la pérdida de la recaudación fue de 27.185 millones. Es decir que Estado se
desfinanció en 51.315 millones mediante deudas contraídas. Si no hubiéramos hecho esto a
través del señor Cavallo, hoy el país, en lugar de deber 150 mil millones, estaría debiendo
99 mil millones, con lo cual nuestra situación sería completamente distinta.
Ese desfinanciamiento, señor presidente, es el que nos llevó a esta crítica situación.
Implica el 33 por ciento de la deuda externa. Sin embargo, a pesar de que nos dijeron que
era imposible reponer los aportes patronales, vimos que sí lo fue, porque la Cámara de
Diputados los repuso y todos estuvimos de acuerdo. Y ahora también estamos de acuerdo
en apoyarlos. Entonces, ahora necesitamos recuperar los aportes que se entregaron a las
AFJP. Invito a todos los señores senadores a que logremos ese objetivo. De esa manera,
podríamos encontrar, por lo menos por ahora, una solución rápida e inmediata a todos los
problemas sin hacer ningún recorte a los empleados, a los jubilados y a los pensionados.
Señor presidente: lo que propongo en el proyecto que obra en Secretaría es tomar
los recursos de las AFJP, emitiendo un bono a diez años con el interés de la tasa libor y, al
mismo tiempo, no permitiéndoles a las AFJP que cobren el 30 por ciento de comisión. Es
una barbaridad que se les permita hacer esto, porque eso sí es esquilmar los recursos de los
argentinos que están aportando para su futura jubilación.
Entonces, si aplicamos lo que yo propongo en esta sesión y declaramos la
emergencia con una ley, este sistema no puede ser modificado sino únicamente por otra ley.
De esa manera, el Estado tendrá un ingreso, durante estos seis meses, de 2.200 millones de
pesos; mientras que con el recorte de las pensiones y jubilaciones solamente recaudará unos
700 millones. Quiere decir que todavía nos quedarían 1.500 millones de pesos para planes
de reactivación económica.
Ahora, pregunto a los señores senadores, ¿por qué nadie habla de este tema? Hace
dos o tres años que venimos diciendo que por este camino puede pasar la solución. Pero no
somos capaces de votar algo para hacer lo necesario a fin de que sea realidad. Y no es un
imposible. Según tengo entendido, lo aplicaron los chilenos con excelente resultado. ¿Por
qué, entonces, no nos juntamos hoy, apoyamos esta idea, y logramos solucionar el
problema sin recortar los sueldos de los argentinos?

180
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Así, evitaremos la recesión y se podrá, al mismo tiempo, aplicar un programa de


reactivación porque, de lo contrario, qué va a ocurrir con los descuentos que pretende
aplicarse a jubilados y pensionados, como bien se dijo en este recinto.
La inseguridad va a reinar en todos lados. Nadie va a saber, en definitiva, si se
podrán otorgar créditos a los empleados. ¿Cuántos van a dejar de pagar las cuotas de sus
créditos hipotecarios? ¿Cuántos van a perder sus casas? ¿Cuántos van a encontrarse en la
situación de perder su vehículo? ¿Cuántas personas se van a ver damnificadas? ¿Y cuántos
pobres jubilados tal vez no puedan comer o dar de comer a sus hijos, porque hoy resulta
que ayudan a sus hijos que están desocupados?
¿Cuanto daño es capaz de hacer este ministro de Economía que casi destruye el país
en el gobierno anterior? Ahora lo volvimos a traer creyendo que era un mago y nos va a
volver a destruir; y lo voy a demostrar con algunos ejemplos.
En su momento, los bonos de la deuda argentina tenían una cotización del 18 por
ciento, y con 5.688 millones de pesos estábamos en condiciones de recuperar nuestra deuda
externa. Sin embargo, el señor Cavallo, Plan Brady mediante, renegoció la deuda por
31.600 millones de pesos y allí el país perdió 25.912 millones de pesos.
Quiere decir que gracias a este señor economista el país viene perdiendo los
siguientes importes: 51.342 millones de pesos por reducción de aportes patronales, 27.185
millones de pesos vinculados con los aportes a las AFJP y 25.912 millones de pesos por la
renegociación del Plan Brady, es decir que el país perdió alrededor de 77.000 millones de
pesos y, por lo tanto, tuvo que recurrir al endeudamiento para cubrir esa suma.
Si hoy no se hubieran cometido esos hechos desgraciados el país, que debe 150 mil
millones de pesos, estaría debiendo nada más que 72 mil millones. Esto quiere decir que la
Argentina no estaría hoy en crisis; al contrario, estaríamos floreciendo y podríamos tener la
posibilidad de lograr la reactivación, porque este país, con 72 mil millones de pesos de
deuda externa, no se vería afectado de la manera en que actualmente está.
Entonces, ¿quién fue el autor del endeudamiento argentino? Nuestro actual ministro
de Economía, quien ahora quiere poner la cincha al pueblo argentino para seguir
privilegiando a los sectores financieros y continuar empobreciendo a nuestra gente.
Es indudable que el señor Cavallo, para mantener la convertibilidad con estas crisis,
va a tener que ir de ajuste a más ajuste y de recesión a más recesión. A ello se suma el
déficit estructural provocado por el pago de los intereses de la deuda, que alcanza los
11.200 millones de pesos este año y las remesas de utilidades de empresa privatizadas, que
representan 6.000 millones de pesos. Además, debemos agregar también la amortización de
la deuda, que este año representa 11.437 millones de pesos. En total, necesitamos 28.637
millones de pesos para refinanciar nuestra deuda. Como ustedes podrán apreciar, el estado
en que se encuentran nuestras finanzas es realmente crítico.
Como conclusión, porque veo que mi tiempo se está agotando, quiero decir que soy
un hombre de la Alianza, fundamentalmente del radicalismo, y lucharé siempre por los
principios radicales. Respeto a todos los partidos políticos y, si alguna vez tuve que criticar
a la oposición, lo hice porque creí que lo que decía era correcto. Pero hoy,
desgraciadamente, estoy viviendo el peor día de mi vida como político, porque tuve que
criticar a mi propio gobierno. Esto no es fácil.
Creo que es muy difícil, pero se impone la verdad. Y tengo que hacerlo, porque de
otra manera estaría traicionando a mis hijos y a la Unión Cívica Radical; entonces, voy a
mantenerme firme en esta banca sosteniendo esos principios, porque son sagrados para mí y
para la historia del país. (Aplausos.)

181
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

--Ocupa la Presidencia el señor presidente provisional del H. Senado, senador Mario A.


Losada.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Sala.

Sr. Sala. -- Señor presidente: después de una exposición como la que ha realizado el señor
senador que me precedió en el uso de la palabra, es difícil hilvanar las ideas que quería
exponer en esta oportunidad.
En primer lugar, voy a decir que mi costumbre siempre ha sido estar a la hora de la
convocatoria de la sesión y honrar a la bandera argentina cuando el señor presidente,
habilitando el quórum, da por abierta la sesión ordinaria correspondiente. Pero en esta
oportunidad, atento a la decisión que prácticamente por unanimidad había tomado mi
bloque el jueves de la semana pasada, día en el cual nos quedamos trabajando en el
Congreso hasta última hora en los borradores del dictamen, sentí la obligación de
trasladarme a mi provincia para compartir con mis vecinos la gravísima emergencia por
laque están atravesando muchos chubutenses por el gran desastre climático ocurrido en
aquella región, que me imagino que será de igual magnitud en otras provincias patagónicas.
Gracias a la acción de los hombres de la Fuerza Aérea Argentina, fue posible que en
la tarde de hoy pudiera partir la aeronave del vuelo comercial que nos trajo a la ciudad de
Buenos Aires. Y llegué en el momento en que me hice presente en este recinto, cuando se
estaba rindiendo homenaje a una gran persona que nos dejó en este mundo, pero que espero
que encuentre en el otro la paz que tanto se merece por sus grandes condiciones.
Por supuesto que este fin de semana me tocó comprender muchos de los temas que,
a veces en este cuerpo, queremos tratar y resolver en nuestros discursos. Yo, que no tenía la
posibilidad de llevar respuesta alguna a los pobladores de mi provincia, que están
padeciendo con muchísimo dolor la situación por la que atraviesan, los acompañé con mi
presencia, los escuché y, en más de una oportunidad, tuve que hablar, porque en varias
reuniones que mantuve en lugares de extrema pobreza, me pedían explicaciones por lo que
iba a tratar el Senado acerca del famoso ajuste que los medios tanto estaban comentando.
Imagínense mi situación.
Además, complementariamente con esa situación --y luego voy a tratar de relatar las
explicaciones que di--, asistí al acto del 28 de julio, que para los chubutenses es una fecha
importante, porque en 1865 desembarcó la colonización galesa que trajo una nueva fuente
de producción y de progreso en la provincia. Y, tanto los hombres del justicialismo como
los de todas las corrientes políticas, votaron por unanimidad la restitución de un busto de la
señora María Eva Duarte de Perón al mismo lugar del que fuera volteado en 1955 por
manos de la incomprensión, de la intolerancia y de la subversión. Fue un acto emotivo, que
conmovió a todos quienes bajo la nieve nos habíamos juntado en un cruce de avenidas en la
maravillosa ciudad de Esquel, en mi provincia. Los oradores de todos los niveles sociales
que hicieron uso de la palabra resaltaron la vocación de esa mujer, que hoy es parte del
patrimonio de los argentinos, de los sudamericanos y de otros hombres del mundo, y
destacaron su auténtica vocación de apoyo y de ayuda a los más necesitados.

182
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Pero, simultáneamente, mientras me trasladaba de ciudad en ciudad, comprobaba la


labor de los hombres de Gendarmería Nacional que, en cada operativo de apoyo a una
familia o de rescate de un necesitado, arriesgaban su vida en las maniobras que realizaban
con los humildes aparatos de transporte aéreo con que cuentan.
Entonces allí nació mi primer cuestionamiento. ¿Los trabajadores del Estado son
todos iguales en la República Argentina? ¿Todos gozan de la misma situación para merecer
similar sanción cuando el país reclama un sacrificio a los hombres que trabajan en la
función pública? ¿Vive la misma situación un hombre del regimiento de Gendarmería o del
Ejército argentino que está en la frontera de mi provincia que otro que tiene un destino
distinto? Hace unos años, como señal de progreso les pusieron zeppelines de gas para
conectar la calefacción en lugares donde hoy no puede llegar ningún tipo de vehículo a fin
de restituir lo que ya se consumieron y, por eso, están hachando la leña entre la nieve para
seguir subsistiendo en esos puestos. ¿Estas personas son iguales a los empleados de
cualquier repartición del Estado nacional --sean del Congreso, del Poder Judicial o del
Poder Ejecutivo--, en la ciudad de Buenos Aires? ¿Es lo mismo un hombre de las fuerzas
armadas del edificio de ese Comando en Jefe que el que está en un destino en el interior del
país, cualquiera sea la provincia? Por supuesto que mi respuesta fue categórica: son
diferentes, son hombres distintos, por lo menos mientras tienen ese destino que la fuerza les
ha asignado.
Me pregunto si los profesores universitarios de la Universidad de Buenos Aires son
iguales a los de las facultades del interior del país, en cuanto al soporte de las situaciones y
las condiciones en que tienen que desenvolver sus actividades; o si los hombres del INTA,
a quienes vi salvando con sus manos a los animales para que no perecieran debajo de la
nieve, son iguales a los empleados públicos de la Capital Federal, para que los englobemos
en una ley "de la justicia y de la equidad", como le escuché decir al miembro informante. Y
estoy seguro de que al señor senador miembro informante del oficialismo le debe haber
costado una barbaridad dar el discurso de hoy porque sé de sus cualidades humanas.
Por eso, es muy difícil el tratamiento de esta iniciativa. La presión de las
organizaciones financieras y los prestamistas --en nuestro pueblo les decimos usureros--
hoy han implementado un mecanismo de lobby que se llama "consultoras", que a diario
establecen el riesgo país. Los pobres no tienen consultoras para medir a diario el índice de
riesgo de pobreza y mortandad. Y entonces no los pueden escuchar para que el Congreso
sesione un domingo y resuelva sus problemas de subsistencia, sus dificultades terminales,
de vida o muerte, no de índice de utilidad o de rentabilidad.
Ninguno de los senadores, que sé que comparten lo que de mala forma estoy
expresando, se resisten a buscar el equilibrio fiscal y el déficit cero; es más, quiero decir
que este es un grave error del anterior gobierno peronista, porque el equilibrio fiscal y el
déficit cero deben buscarse en tiempos de crecimiento y no de recesión y depresión, porque
las consecuencias que produce su instalación son muchísimo más gravosas. De manera que
entiendo que esta es una deuda que los peronistas asumimos, por lo menos quien habla; y lo
quiero decir públicamente, porque es una deuda que tenemos con nuestros conciudadanos.
Para que nadie haga esfuerzos intelectuales, repito que ninguno de los aquí presentes se
opone al equilibrio fiscal y al déficit cero sino todo lo contrario; entendemos que debemos
propender a ello.
Pero me tocó explicarle esto a la gente. Imagínense la situación; pónganse el sábado
en la piel de un senador nacional, con el bombardeo de los noticieros televisivos. Y me voy
a referir a cómo veíamos desde el interior a todos los que fueron reporteados en Buenos

183
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Aires y, en especial, a algunas expresiones vertidas por el presidente de la Unión Cívica


Radical.
Imagínense el bombardeo de los noticieros y las tapas de los periódicos de Buenos
Aires que, de alguna forma, nos hacían conocer la situación en aquella región. En ese
marco tuve que explicar esto a los ciudadanos que estaban en ese desequilibrio social,
producto de esta catástrofe no deseada por persona alguna.
Entonces, apelando a la imaginación, les dije que esto era como mi familia, que lo
que pide el presidente de la República es nada más y nada menos que lo que hacemos en
nuestros hogares, que cuando tenemos un programa de gastos de 1.000 pesos por mes y,
por alguna circunstancia de la vida los ingresos disminuyen, tenemos que tomar decisiones
para poder equilibrar los gastos con los ingresos, porque no hay familia que subsista si las
erogaciones diarias son mayores que los recursos.
Pero me pidieron permiso para hacerme una pregunta y me interrogaron acerca de si
en mi familia me animaría a apagar el calefactor de la habitación de mi madre, de 82 años,
para ahorrar y buscar el equilibrio familiar. Me preguntaron si en mi familia, en lugar de
salir a comer afuera, tener reuniones con mis amigos y poder cambiar el vehículo en el cual
me desplazo por un modelo mejor, me animaría a recortar el presupuesto de mi madre,
jubilada de 82 años, para comprar sus remedios. Y me preguntaron si sabía que en la
cordillera del Chubut un altísimo porcentaje de los habitantes viven de la jubilación de sus
padres porque los hijos no tienen trabajo; y son hijos que ya tienen grupo familiar, con
nietos de los jubilados. La verdad es que las oportunidades de explicación del plan se me
hacían cada vez más complejas.
Entonces, ellos me decían que este era un problema que terminaba con los gastos de
la política, porque eso lo escuché en cuanto discurso por televisión quisieron brindarnos. Y
el primero que protestó fue el ministro de Acción Social de la Nación, el señor Juan Pablo
Cafiero, porque ante la crisis dijo: "llegaron del Ministerio del Interior 1.700.000 pesos de
ATN." Entonces, el ministro de gobierno de la provincia dijo que ese millón setecientos mil
pesos lo habíamos tramitado antes y eran para tres comunas --Trelew, Comodoro y Rada
Tilly--, intendencias encabezadas por dirigentes de la Unión Cívica Radical que tienen
déficit en su presupuesto mensual. La gente no entendió esto, y el ministro tampoco. Por lo
tanto, pienso si es cierta la convocatoria al ajuste, porque todos debemos achicar para salvar
a la Patria.
En julio este cuerpo rindió tres homenajes trascendentes a las memorias del general
Juan Domingo Perón, de don Hipólito Yrigoyen y de María Eva Duarte de Perón. Yo
escuché atentamente los discursos; silenciosamente, le presté atención al señor senador por
el Chaco, aunque algunos hablaban, porque aprendí de un hombre tan talentoso como el
doctor León las virtudes de ese gran prócer que él trataba homenajear y cuyos valores más
fundamentales quería resaltar. ¡Qué decir del homenaje a la memoria del general Perón o de
la síntesis en una resolución del homenaje a la memoria de Evita!
¿Es esta sanción de hoy coherente con esos homenajes? ¿O los homenajes del
Senado son para cumplir con un acto académico? Porque homenaje es compromiso y
compromiso es lealtad con los idearios de los hombres que resaltamos. (Aplausos.) Eso
implica un homenaje para cualquier hombre de escasos conocimientos, que se emociona
cuando otra persona habla con talento. Eso aconteció hoy con el discurso del senador
Maglietti, quien al tener dificultades oratorias nos hizo emocionar a todos.

184
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Aquí no se trata del partido al que pertenezcamos. Asumo totalmente la cuota de


responsabilidad del peronismo en la situación a la que hemos llegado, sin ningún
menoscabo de nuestras responsabilidades.
Finalmente, quiero manifestar que nuestra generación proviene de personas mayores
que trataron de inculcarnos la cultura del trabajo. Mi papá, que ya falleció, era un jubilado.
Mi mamá, que gracias a Dios vive, es jubilada. Y siempre me enseñaron que en la vida hay
que producir para ganar el sustento de la familia, que detrás de este trayecto existe un
sistema que nos contiene y que no es deshonrado vivir de la jubilación. ¿Cómo puedo
hablar con mi madre hoy en día si como producto del déficit fiscal, de quienes se gastaron
la plata de la Argentina, tenemos que pedir a los jubilados no un ahorro sino que acepten la
baja en sus ingresos?
¿Es un orgullo para la Argentina que el 70 por ciento de los jubilados ganen 300
pesos? ¿Es un orgullo que haya quienes ganen 500 pesos? Ese es un indicador de nuestra
miseria y de las diferencias sociales que existen en este país entre quienes tienen
concentrado el poder y los que pusieron el lomo para construir lo que hoy tenemos.
Por eso, al igual que el señor senador Verna, voy a rechazar este proyecto de ley y
me voy a sumar a la ley correctiva que tiene que darle las herramientas pertinentes al señor
presidente de la Nación que le permitan llegar al equilibrio fiscal y al déficit cero, pero sin
acudir a estas medidas que seguramente van a producir los mayores desequilibrios que
podamos imaginar.
Porque, ¿dónde residen las quitas que se van a hacer? En los números de las
computadoras del Ministerio de Economía, pero esos son los haberes de los pueblos de
cada uno de los que estamos sentados en este recinto, que van a ver disminuidos sus
ingresos.
Y que con la disminución de sus ingresos van a disminuir su consumo. Esta
disminución va a producir sus efectos en la disminución de ingresos de otros sectores que
viven de ese consumo. De esta forma, aumentará el nivel de las dificultades derivadas de
este plan que le saca a los más débiles y sigue defendiendo los privilegios de los más
fuertes.
Anoche escuchaba atentamente en Esquel al señor presidente del bloque de la Unión
Cívica Radical, quien decía que el miércoles se podría haber sesionado y el peronismo no
quiso hacerlo. Sostenía que estaba todo listo para sesionar y que el radicalismo estaba
unido, con excepción de dos senadores que, por cuestiones ideológicas, iban a mantener
otra posición. Estaba rodeado de esquelenses de todos los partidos políticos y decía el señor
senador que compartía todas esas cuestiones ideológicas, pero que para él era decisivo la
responsabilidad de ser un legislador oficialista y apoyar la solicitud del gobierno nacional
para salir de la crisis.
Entonces, qué nos vienen a decir de los recursos para las próximas elecciones. ¿Qué
es lo que tenemos que hacer si votamos los discursos y después se hace cualquier cosa? No
es una cuestión únicamente de la Unión Cívica Radical sino de la política; es un muy mal
mensaje. Si mañana dijéramos que las elecciones de octubre no son obligatorias, votaría el
30 por ciento de los ciudadanos argentinos, aquellos que están comprometidos con el
ejercicio de la política. No iría a votar el ciudadano común y corriente.
Señor presidente: oportunamente pediré que la votación sea nominal porque hoy hay
tres votos: afirmativo, negativo y ausente. El ausente se suma al afirmativo. Esa va a ser la
lectura de la sociedad argentina; no engañamos más a nadie. No hagamos ingeniería para

185
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

salir del paso. Hoy se verá qué Senado es el argentino; el que atiende los problemas de
quienes representa o el que atiende las presiones internacionales.
Por eso digo que hoy hay tres votos, y de allí la importancia del voto nominal:
afirmativo, negativo y ausente, como ocurrió en la Cámara de Diputados. Afuera están
esperando el resultado de lo que hoy votemos. Esa es la razón del voto que adelanté y del
pedido de votación nominal.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Moreau.

Sr. Moreau. -- Señor presidente: en estos días seguramente a muchos senadores, a muchos
dirigentes políticos, se le habrá acercado un jubilado para decirles que no voten la ley o no
acompañen el decreto del Poder Ejecutivo. También se les habrá acercado algún agente de
policía, de estos que están aquí, en la vereda, o algún empleado del Estado para decirnos lo
mismo: no voten la ley porque voy a perder parte de mi salario. Pero también se nos habrá
acercado un ahorrista y nos habrá dicho que votemos la ley porque tiene miedo por sus
ahorros. O un inversionista importante que también, influenciado por sus inversiones o por
este clima que se ha generado en la Argentina, nos habrá pedido que votemos
favorablemente este proyecto.
En el medio de los que pedían una cosa y la otra, están los pequeños comerciantes,
los pequeños industriales, los propietarios de las pequeñas y medianas empresas. Algunos
de ellos, muy asustados por el terrorismo financiero de estos últimos días, se habrán
plegado a los que creen que hay que aprobar este proyecto de ley y acompañar el decreto
del gobierno para evitar el descalabro. Otros, quizá no tan asustados, con una actividad
vinculada muy directamente con el consumo, nos deben haber pedido que no votemos
favorablemente esta iniciativa, por tener dudas sobre ella o por considerar que va a deprimir
el consumo --en virtud de la baja de los salarios que promueve-- y, probablemente, va a
provocar la quiebra de su actividad. Hay para todos los gustos. Cada uno de nosotros habrá
recibido un pedido o una expresión de dicha naturaleza.
Pero, en todos los casos, existe un denominador común: quienes sostenían una cosa
y quienes afirmaban exactamente lo contrario, tenían miedo de perder algo. Esa la
manifestación de la crisis.
Efectivamente, están todos en riesgo; están todos por perder algo. Unos están más
cerca que otros, sencillamente, porque aprobar o no este proyecto no significa entrar o salir
de la crisis. Ya estamos inmersos en ella y, en consecuencia, todos tienen miedo de perder
algo.
Entonces, hay que afrontar esta realidad tal como es. Ya se ha dicho aquí que no es
malo el principio teórico del déficit cero. ¿Quién no lo entiende desde la economía familiar
o desde los libros de contabilidad? El problema es que no estamos escribiendo un manual
de contabilidad; ni siquera, con más pretensión, un manual de política económica, para
explicar cómo funciona el déficit cero. Estamos actuando sobre una realidad política,
económica y social simultáneamente, y esto no está escrito en muchos libros y, mucho
menos, en los manuales de los profesores de contabilidad.
Hay que decir entonces que esta propuesta de déficit cero, como dijo el señor
senador preopinante, llega tarde. Y es tardía porque llega en el escenario de una
monumental deuda externa y en el marco de un monumental déficit fiscal.

186
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Para expresarlo en términos que pueda entender cualquier persona: es como querer
parar en seco a un avión que va a 1.500 kilómetros por hora. ¿Que sucedería? Reventaría y
morirían todos sus pasajeros.
Esto no significa que no adhiera al principio de la sana administración, que es algo
que ahora se presenta como un descubrimiento: vivir con lo nuestro.
Si alguien hubiera planteado hace diez años atrás --como dijo Aldo Ferrer y está
escrito en un libro-- que había que vivir con lo nuestro, ¿saben qué le hubieran dicho los
economistas liberales y los escribas que ahora reclaman esa conducta? Que estaba fuera del
mundo; que era un anacrónico; que eso significaba cerrar las fronteras de la Argentina y
que, por el contrario, nosotros debíamos abrirnos al mundo, tomar créditos y endeudarnos.
Porque en aquella época, el negocio de los que ahora nos dicen que tenemos que vivir con
lo nuestro era prestarnos y endeudarnos porque aún teníamos capacidad de pago y activos
nacionales para vender y enajenar.
Repasemos los editoriales de hace veinte años de los grandes medios de expresión
que representan esas ideologías y vamos a ver si no es cierto lo que digo en este recinto.
¿Por qué ahora nos dicen que hay que vivir con lo nuestro? Porque no tenemos más
capacidad de endeudamiento, no hay más activos para enajenar, no queda casi nada para
vender y solamente tienen una garantía para cobrar lo que nos prestaron, y por eso vienen.
Vivir con lo nuestro es un eufemismo. No es cierto. Digamos la verdad: vamos a
vivir con lo que nos quede de lo nuestro. No con lo verdaderamente nuestro ni de lo que
sale de los productores en el campo, de lo que se gana con el esfuerzo de los que invierten
en fábricas y trabajan en ellas, de lo que fluye de nuestros recursos naturales o de lo que se
gana con el sudor de los todos días. Eso es lo nuestro. Si se tratara de vivir con esos
recursos y riquezas sería muy bueno. Pero no es así. Primero nos sacan un pedazo de todo
eso, de lo nuestro, y hay que vivir de lo que nos quede. De modo que no hablamos de lo
mismo.
Para mí, vivir con lo nuestro es tener la plena disponibilidad de esas riquezas y
recursos, producto del esfuerzo y de la inversión de generaciones argentinas.
Claro está que vivimos insertos en un mundo, donde hay limitaciones y realidades
que respetar y donde, alegremente, no se puede decretar la cesación de pagos
internacionales sin afrontar consecuencias serias. Tampoco se puede plantear el
desconocimiento de la deuda o calificarla simplemente de ilegítima. Eso es un acto de
irresponsabilidad. Eso es lo que algunos quieren que la gente suponga que pretendemos
cuando nosotros planteamos un camino distinto. Es decir que planteamos el
desconocimiento de la deuda o su no pago. Siempre nos llevan a posiciones extremas para
hacernos aparecer como los cucos. Pero no cabe la menor duda de que la deuda externa
tiene un papel relevante y lo tendrá de modo decisivo en la Argentina.
¿A quién le vamos a hacer creer que el problema de la Argentina es un problema
fiscal? ¡Claro que hay un problema de ese tipo, pero no es el único!
Un gobierno en serio, que debe transformar la realidad, tiene que asumir que
también el problema de la deuda es un problema estructural. ¿O, simplemente, se trata de
recuperar confianza para que volvamos a tener crédito y se continúe con la bicicleta?
Decía hace instantes el miembro informante, que la renegociación realizada a través del
megacanje alivió en el corto plazo el problema que significa la deuda. Demostraré que esto
es relativo.
No obstante, haré previamente una aclaración para que no haya dudas y para no
recibir réplicas innecesarias por malos entendidos.

187
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Creo que lo peor que podemos hacer los dirigientes políticos en esta crisis en la que
estamos inmersos es echarnos las culpas; es lo peor que podemos hacer. Me refiero al
esfuerzo dialéctico por demostrar que todas las culpas fueron del gobierno anterior y que
este no tiene ninguna. Esto es tan absurdo como hacer el esfuerzo dialéctico por demostrar -
-o intentar demostrar-- que toda la culpa la tiene este gobierno, y el anterior es inocente.
Hago esta aclaración porque no vengo a polemizar ni a echar culpas. Pero no me
voy a ir de este recinto cuando se está dando un debate histórico, sin revisar algunas de las
causas que nos llevaron a esta situación. Esto evitará, de alguna manera, que se vuelvan a
cometer los mismos errores, ajenos y propios.
El miembro informante decía que tenemos que habituarnos a no hablar del pasado...

Sr. Altuna. -- No dije eso.

Sr. Moreau. -- Es cierto, no hay que habituarse a hablar del pasado.


Pero sí hay que repasar el pasado y el presente, y tratar de proyectarse hacia el
futuro. Los que no quieren revisar el pasado es porque desean que ese pasado se olvide para
llegar a la situación que hoy vivimos.
¿Cuál es la situación que estamos viviendo? Si tuviéramos que hacer un símil, sería
como haber hecho entrar a un paciente en un hospital, y que el médico que lo tuvo que
tratar no solamente no lo curó, sino que lo enfermó. Y cuando está a punto de morirse y
llega el sacerdote para darle la extremaunción, el médico le echa la culpa al sacerdote.
Eso es lo que quiere Cavallo. Pretende que este enfermo --o mejor dicho este
"muerto"-- que le dejó a la Argentina, lo siga cargando la dirigencia y el sistema político.
Ese es el "muerto" que nos quieren cargar haciéndonos creer que, si no terminamos rápido
el debate, se van a desplomar los mercados del mundo y mañana no van a abrir los bancos.
No se trata del "muerto" nuestro. No tenemos nada que ver con la triplicación de la
deuda externa de la Argentina. Ya se explicó aquí el significado que tuvo el ingreso al Plan
Brady, para no irnos más atrás. Si nos queremos ir un poco más atrás, llegaremos no
solamente a los gobiernos constitucionales anteriores, sino también al gobierno militar.
Cuando cayó Isabel Perón --al margen de toda valoración política que, reitero, no es mi
intención hacer-- , la deuda externa de la Argentina era de 7 mil millones. Había crecido
solamente el 62 por ciento en ese período.
Cuando se fue el gobierno militar --no sin antes estatizar la deuda, a través de estos
ingenios a los que nos tiene acostumbrados el ministro de Economía, que signa la política
económica de este país desde hace muchísimos años-- , la deuda externa argentina era de 45
mil millones. Reitero que antes del golpe de Estado del 24 de marzo de 1976 era de 7 mil
millones. Terminó aproximadamente en un 364 por ciento más. Pero no era suficiente.
Como ese endeudamiento había sido tomado fundamentalmente por sectores privados con
una gran influencia en el poder --tanta como tienen hoy --, Cavallo les estatizó la deuda
para que no tuvieran problemas.
El argumento esgrimido fue el de siempre --es el que se utiliza ahora-- : hay que
favorecer a la inversión y a los sectores privados de la economía.
Pero en realidad no están favoreciendo a los sectores privados de la economía --y ya
voy a demostrarlo con otros ejemplos--; están produciendo una transferencia fenomenal de
ingresos del sector público al sector privado. Pero no al sector privado que conocemos, el

188
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

de los chacareros o el de los que tienen talleres en las ciudades, sino al sector privado
concentrado. Eso es lo que ha empobrecido, además de los "ñoquis" o de las jubilaciones de
privilegio, al Estado nacional y al sector público. Ha sido la transferencia de ingresos a los
grupos concentrados que empezó hace tiempo, fundamentalmente al amparo de esa
dictadura militar, que no solamente fue nefasta desde el punto de vista de la violación de
los derechos humanos sino también del cambio conceptual que le dio al manejo de la
economía. ¿O acaso transferir responsabilidades del sector privado al sector público no es
estatizar la deuda? ¿No es empobrecer a la sociedad y al Estado hacerlos cargar con esas
responsabilidades?
Y después, esto se volvió a repetir por otros mecanismos. Por ejemplo, cuando se
decidió semiprivatizar el régimen de jubilaciones y pensiones. Ahí el efecto fue todavía
peor, porque no solamente hubo una transferencia de recursos del sector público al sector
privado empobreciendo al primero sino que, además, Cavallo lo transformó en el principal
responsable de la explosión del déficit fiscal, del déficit del sector público. ¡Miren qué
perverso es todo esto! Empobrecen al Estado, lo hacen cargar con deudas ajenas, le
producen un agujero fiscal fenomenal y, después que lo tienen en el piso, que la
endeudaron y le provocaron el déficit, vienen a decir que el problema de la Argentina es el
tamaño del Estado.
¿Saben cómo empobreció Cavallo al Estado y cómo provocó déficit a través de esa
perversa ley llamada, encima, de solidaridad previsional? Muy sencillamente, señor
presidente. Creó un sistema de capitalización privada que, paradójicamente, para que nadie
se escapara --violentando las leyes de la libertad de mercado-- tiene carácter obligatorio. Si
uno no opta, cuando empieza a trabajar, lo dejan adentro, engrillado, y no puede volver al
sistema de reparto. Y ¿qué pasó? Miren al punto al que hemos llegado. Le hizo un agujero
enorme al gasto público de la Argentina. Primero, porque transfirió recursos de los sectores
que podían pagar sus cargas previsionales al sector privado y las sacó del régimen de
reparto. En segundo lugar, porque cargó con el déficit de cajas previsionales a las que pasó
al sistema nacional. Por supuesto, lo hizo en el contexto de una Argentina donde la
desocupación crecía, al igual que el trabajo en negro y, por lo tanto, se iba desfinanciando
el sistema público de reparto.
Pero la perversidad no se detiene allí. ¿Saben qué es lo que quieren que paguemos
con esta ley de déficit cero, recortándoles a los jubilados? Los bonos que las AFJP, con la
plata de los argentinos, le prestan al Estado nacional a tasas del 15 por ciento. Y nos
quieren hacer creer que vamos hacia un sistema de capitalización privado. Mentira. Es una
patraña más de este brujo que viene soportando el sistema político argentino, al que va a
terminar enterrando si no reaccionamos a tiempo.
¡Qué sistema privado! El 60 por ciento de los capitales de las AFJP están invertidos
en bonos del Estado, es deuda del Estado, y si han comprado fondos de pensión, alcanza al
70 por ciento. Porque dentro de los fondos de pensión también hay bonos del Estado. Esto
quiere decir, estimados amigos, que es el Estado quien vuelve a tener la deuda con los
jubilados.
¡De qué sistema de privatización me hablan! Dentro de unos años,
aproximadamente diez, cuando empiecen a jubilarse los primeros que ingresaron a ese
sistema: ¿quién les va a pagar?, ¿de dónde van a salir los recursos?
En este momento, tienen 15 mil millones de dólares y el 70 por ciento son bonos del
Estado. El Estado les va a tener que pagar levantando esos vencimientos y esas
obligaciones. ¿Dónde está el sistema de capitalización privada?

189
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Estamos construyendo un nuevo déficit hacia adelante y un nuevo sistema de


reparto. Porque como las jubilaciones van a ser muy bajas, el Estado les tendrá que
adicionar unos pesitos más, si no queremos que nuestros jubilados del futuro --los yuppies
que creían que iban a tener un gran futuro porque se habían acercado a una AFJP para
jubilarse -- cobrarán algo así como 100 pesos. Si queremos que cobren un poco más, el
Estado va a tener que adicionar alguna prestación básica. ¡Ese es el problema!
¿Qué pasó en el camino? En seis años las AFJP se llevaron 7.700 millones de
dólares de ganancia.¡Ni las telefónicas lograron una rentabilidad de ese tipo!
Hay una diferencia, se llevaron 7.700 millones de dólares de ganancia sin inversión
alguna, salvo algunos stands en las esquinas durante algunos meses y algunos alquileres
pasajeros de locales. Hasta esa inversión desapareció, ya no los vemos por ningún lado
porque empezaron a arreglar con los gerentes de las empresas para que les pasen los
paquetes de empleados.
Fíjense, el Estado se está quedando con la deuda futura de los jubilados y ahora nos
vienen a hablar de déficit cero. Además, los bancos que hicieron de intermediarios se
llevaron una ganancia de 7.700 millones de dólares casi sin inversión, salvo la publicitaria.
¿Por qué? Porque cobran las comisiones más altas del mundo capitalista en lo que respecta
a regímenes de capitalización privada: el 30 por ciento. Cobrando esas comisiones y las
primas de seguro ganaron 7.700 millones de dólares. Transfirieron los recursos al sector
privado y ahora el Estado es pobre. No contento con eso, no solamente empobrecieron al
Estado sino que, además, se empobreció la economía argentina.
En esta economía que casi ya no existe, el gasto público aparece como gigantesco;
sobre todo, si lo comparamos con el tamaño de la economía. Decir economía, a esta altura,
es casi un eufemismo. ¡Qué economía vamos a tener los argentinos si ya no tenemos
mercados!
Miren qué cosa paradójica: nosotros, que no tenemos formación liberal, debemos
explicar que el problema de la economía argentina es que no tiene mercados y, por lo tanto,
no funciona. No tiene mercado externo o lo tiene escuálido y con muchas dificultades,
porque nos fueron desalojando del comercio internacional. Nos tenemos que aferrar al
Brasil, porque es casi el único comprador y porque venimos manteniendo de manera
persistente un tipo de cambio fijo que nos fue sacando de la competitividad, además de los
problemas de competitividad que podemos tener por decisiones de política interior. Y por
supuesto, no tenemos mercado interno, porque con 14 millones de compatriotas por debajo
de la línea de pobreza no hay consumo; ¿qué mercado interno podemos tener?
Entonces, ¿quién puede creer, honradamente, que vamos a resolver este problema?
Creo que hay quienes sí lo creen honradamente. Considero que el presidente de la Nación
cree --o le han hecho creer-- que si vamos al déficit cero podemos evitar males mayores; lo
cree gente del común. Honradamente, por supuesto, lo creen mis colegas de bancada. Es tan
grave la crisis que, hasta sin creerlo, los senadores de la oposición están sentados aquí para
ejercitar un acto de responsabilidad aunque tengan la íntima convicción de que esto no
resuelve el problema. Todos sabemos que no lo resuelve.
Todos sabemos que, en realidad, aquí tendríamos que estar discutiendo otra cosa,
señor presidente. ¿Saben por qué? No porque lo digamos nosotros. No es que tenemos
diagnósticos pesimistas; no es que no tenemos propuestas; no es --como dice el secretario
general de la Presidencia--, que nos sentamos en las bancas porque no tenemos la
responsabilidad de gobernar, pero nos gusta hablar.

190
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Todavía estamos esperando el Plan de Infraestructura y su ejecución, si de hablar se


trata. Y además, quiero advertirle que vamos a seguir hablando, no nos vamos a callar ni
hasta Navidad ni más allá, porque eso sería un tremendo retroceso.
Pero no somos nosotros los que esta noche venimos a decir aquí que esto no
alcanza, que es insuficiente. Cuando ayer nos estábamos por reunir --aunque luego no lo
hicimos--, llegó un cable a las 15 y 57 que decía que un analista de crédito soberano de la
calificadora Moody's, un señor llamado Mauro Leos --estos que combinan nombres
latinoamericanos con apellidos americanos--, consideró que la aprobación del proyecto de
déficit cero es una condición necesaria pero no suficiente.
No soy yo, no somos los tremendistas, los que decimos que esta ley no sirve para
resolver el problema de la Argentina, que es insuficiente. Lo dicen ellos, pero con un
sentido distinto.
¿Saben qué nos está anunciando este señor? Que vienen por más. ¡Vienen por más y
este es el fondo de la discusión! ¡Hoy vienen por los 21 mil millones de dólares del sistema
de la seguridad social argentino! Porque es lo único que queda para satisfacer la necesidad
de dinero que tienen para que les aseguremos el pago total al cien por ciento de sus
acreencias.
Y por si fuera poco, otro economista --este de un banco, tal como lo publica hoy el
diario Clarín-- dice que hay mucha preocupación y que los próximos días son cruciales, no
sólo por la aprobación en el Congreso del programa de austeridad, sino por la reacción
social. Saben que va a haber reacción social y ya abren el paraguas.
Entonces, la semana que viene van a decir que va a crecer el riesgo país, no porque
no haya déficit cero, sino porque hay lío en las calles de Buenos Aires.
Y van a pedir, como ya pidió por anticipado Escasany en la apertura de la
Asociación de Bancos, "mano dura", porque hay mucho desorden, porque hay mucha
violencia delictiva, como si la violencia delictiva que ha crecido en el país no tuviera que
ver con la miopía de ellos, que creen que todo es pura ganancia.
Esto es lo que está en discusión. Nosotros podemos votar esta norma o no, señor
presidente. Seguramente la vamos a votar o, sin votarla, de todos modos va a salir. Pero la
discusión es esta y continúa.

Sr. Presidente (Losada). -- Señor senador: le recuerdo que usted tiene un determinado
tiempo para hablar.

Sr. Moreau. -- Le agradezco mucho que me avise, señor presidente.


Pido autorización al cuerpo para continuar con mi discurso.

Sr. Presidente (Losada). -- Si hay asentimiento así se hará.

-- Asentimiento.

Sr. Presidente (Losada). -- Continúa en uso de la palabra el señor senador Moreau.

191
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Moreau. -- Como decía, señor presidente, este tema no se detiene aquí. Luego hablaré
específicamente sobre la ley y sobre los recursos, si hay dinero o no para financiar a los
jubilados. Pero yo sé que algunos me van a brindar la licencia de tenerme un poco de
paciencia para escuchar otras cosas de carácter general.
Y es bueno aprovechar esta expectativa pública, pero no para hacerme famoso ni
para realizar demagogia barata, ni para desprenderme de mi condición radical --estoy
seguro de que el día en que me entierren a mi ataúd lo va a envolver la bandera del partido-
- , sino para hacer un aporte a un debate político que me parece que está en ciernes, en la
puerta de nuestra casa; para ver si somos capaces entre todos de brindar la oportunidad de
que la Argentina salga de esta crisis. ¡Por supuesto que lo va a hacer! ¡Lo hará con dolor,
con esfuerzo, con sacrificio; hasta aquí no llegamos para salir a una fiesta!
Pero todos sabemos que aquí estamos discutiendo cuánto dolor, cuánto esfuerzo y
en qué medida lo vamos a repartir. Si de eso se trata, a estos anuncios que ya nos dicen
antes de votar la norma "que esto no sirve para nada y que vienen por más y nos van a pedir
más", hay que agregarle otro dato. Hoy, al despertarme --como muchos de ustedes,
seguramente, tengo una especie de adicción a los diarios--, lo primero que hice fue leer
Clarín y me encontré con un título que dice: "La hipótesis de suspender la elección de
octubre está en boca de todos". "El cavallismo estudia atajos constitucionales para
determinar si es posible suspender las elecciones". "Es un tema de alta sensibilidad política
que puede derivar..."

-- Murmullos en los palcos.

Sr. Moreau. -- Señor presidente: ¿podría solicitar que la gente ubicada en los palcos guarde
silencio?

Sr. Presidente (Losada). -- La Presidencia solicita a las personas que se encuentran


ubicadas en los palcos que por favor guarden silencio.
Continúe, senador.

Sr. Moreau. -- "Es un tema de alta sensibidad política que puede derivar en un pedido
concreto al gobierno para que traslade los comicios legislativos a marzo, según revelaron...
fuentes de Acción para la República."
La verdad es que quedé relativamente azorado; me lo esperaba. Y aquí se menciona
a un constitucionalista que muchos de ustedes conocen: Daniel Sabsay, a quien dice que se
había consultado. Es un hombre ligado a nuestro partido, para qué ocultarlo. Lo llamé por
teléfono --no porque descrea de la información de un medio tan importante pero, a veces,
los que hemos ejercitado el periodismo sabemos que las cosas pueden tener interpretaciones
semiliterales--. Y hace una hora le pregunté, mientras estaba hablando mi colega Maglietti,
si era cierto que lo habían tanteado, a lo que me respondió afirmativamente.

192
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Es más, me autorizó a decir públicamente que lo fueron a ver para proponerle un


mecanismo que suspendiera las elecciones en la Argentina; a lo que respondió que esa era
una actitud golpista. Me comentó la conversación que tuvo y me autorizó, si hace falta, no
sólo a reproducir los términos sino a decir quiénes fueron.
Los que están siguiendo este debate se preguntarán qué tiene que ver esto con el
recorte a los jubilados.¡Tiene mucho que ver, señor presidente! Estamos discutiendo algo
más importante: ¡estamos en medio de la crisis y el problema es quién la cabalga, quién la
domina, quién la conduce! ¡Si llegan estos antes que nosotros nos van a hacer perder la paz
social y las instituciones! ¡Y no solamente estas instituciones, porque la perversidad sigue
al tratar de instalar la idea de suspender las elecciones, y nos quedamos aquí sentados!
Allá por diciembre, cuando haya que discutir otra cosa, van a decir que no tenemos
legitimidad porque nadie nos eligió; y entonces van a pedir la disolución del Congreso y,
además, un día se van a querer "llevar puesto" al presidente legítimo de los argentinos. Por
eso, el primer ciudadano que tiene que darse cuenta de esta trampa es el presidente.
El debate de hoy no es éste, por más que le interese naturalmente a todos los que
pueden ganar o perder. El debate de hoy es si construimos un gobierno de salvación
nacional frente a la crisis que padecemos, pero no para suspender las elecciones, porque no
se suspendieron ni siquiera en Inglaterra mientras bombardeaban los aviones enemigos, no
para lograr el silencio de los políticos, aunque claro que les gustaría ese silencio, porque de
esa manera les pueden meter la mano en el bolsillo a los jubilados o a cualquiera. Y
después van a pedir el silencio de los periodistas. ¡Esa película ya la conocemos! Ahora no
van a golpear las puertas de los cuarteles, van a golpear la puerta de los centros
internacionales financieros para presionarnos, para hacernos perder las instituciones.
El sistema político de la Argentina tiene que llegar antes a la crisis para poder
manejarla. No porque vayamos a evitar dolores y sacrificios; no porque en vez de discutir
una reducción de salarios vayamos a discutir un aumento de éstos a los jubilados o a los
estatales. Sería un canalla, un hipócrita y un mentiroso si le dijera a la gente que si a esta
crisis la maneja el sistema político argentino vamos a evitar sacrificios o a aumentar
salarios, pero lo que seguramente no va a ocurrir es el hecho de que nos agarremos
solamente con los salarios, porque vamos a encontrar equilibrios y vamos a repartir las
cargas del esfuerzo de otra manera.
Al igual que todos ustedes y todos mis colegas --a los que vi preocupados--, estuve
trabajando en este tema, yendo y viniendo y buscando números. Quería encontrar una
explicación de por qué no podíamos fijar el piso en 1.000 pesos para los jubilados o
empleados del Estado. Hicimos números, al derecho y al revés. Como consecuencia de eso
se votó esta iniciativa en Diputados, que es distinta al decreto del Ejecutivo, porque agrega
recursos a los ya previstos por éste; y, aun después de votada esa norma, seguimos
discutiendo. Y llegué a este debate sin que nadie me pudiera precisar exactamente los
números.
¿Qué significa, por ejemplo, mantener el piso salarial de los jubilados en 1.000
pesos? ¿Qué significa monetariamente? ¿De qué estamos hablando? Y digo "en 1.000
pesos" no porque haya una competencia entre "85 por ciento" y "95 por ciento", sino
porque hay que blindar en el piso más elevado, de modo tal que los sucesivos recortes --
porque este no va a ser el último-- no deterioren demasiado el salario y, además, porque
obviamente ninguno de los que estamos aquí quiere defender un 4 por ciento --y
"monedas"-- que quedaría afuera, entre los cuales hay algunos --muy pocos-- que tienen
ingresos de alrededor de 1.000 y pico de pesos pero también están los que cobran 3.100.

193
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Ninguno de nosotros quiere defender las jubilaciones que están dentro del marco de los
regímenes de privilegio.
¿Saben cuánto significa pasar de 500 a 1.000 pesos?: 34 millones de dólares por
mes. Si debemos cubrir un déficit en el semestre de 1.500 millones, estamos hablando de
aproximadamente 208 millones de dólares para que nuestros jubilados no tengan recortes
de 1.000 para abajo; y, en el caso de los empleados públicos, estamos hablando de 107
millones en el semestre, tomando la masa salarial con los adicionales; es decir, unos 17
millones. O sea que, en conjunto, son 50 millones por mes.
¿Qué hizo la Cámara de Diputados? En el proyecto de ley en revisión la Cámara de
Diputados dice: Rechazamos el decreto, pero a los recursos que preveía el decreto
agregamos nuevos recursos. Diferimos la devolución del impuesto a las ganancias, porque
es loco y absurdo devolver impuesto a las ganancias a alguien que tiene un salario de 3 mil
pesos, mientras se proyecta sacar recursos a alguien que gana 500 --eso es equidad--,
suspendamos la disminución de los 10 centavos del impuesto a la nafta y aumentemos 4
puntos los aportes de las empresas de servicios de bienes no transables.
Esta última medida es casi revolucionaria. Hace once años que andamos detrás de
esta cuestión. En volumen, las empresas de servicios no transables son los bancos, las
privatizadas, en algo Y.P.F. --que es empresa productora y no de servicios-- y los
hipermercados. Ahora están gritando como locos, pero para que ustedes tengan una idea
quiero recordar que antes aportaban el 27 por ciento. Ahora los haríamos aportar el 20.
Ellos creen que esta crisis sólo la deben pagar los sectores de menores recursos, no así
ellos. Ellos están esperando la sanción de esta noche para ver cuánto aportan al Fondo
Fiduciario de Provincias y con qué tasa de interés. Yo todavía tengo la duda de si va a ser la
patriótica o la colonial. Me inclino por pensar que nos van a aplicar una tasa colonial.
Entonces, digo que trabajamos mucho y que cuando se concretó la sanción de la
Cámara de Diputados yo me entusiasmé. Dije: "Bueno, hemos agregado recursos, bastantes
por cierto." La no devolución del impuesto a las ganancias representa 280 millones de
dólares de aquí a fin de año, entre lo que no hay que devolver --que creo son 110 millones--
y lo que se va a seguir recaudando.
Si bien es cierto que no se puede hacer una estimación exacta de cuánto vamos a
recaudar con la suspensión de la disminución de los 10 centavos del impuesto a la nafta,
días pasados los propios funcionarios del Ministerio de Economía me dijeron que serían
unos 150 millones de dólares en el semestre. Entonces sumamos 150 más 280.
Tampoco tienen una estimación concreta sobre lo que vamos a recaudar con el
aumento de los 4 puntos en los aportes patronales, pero pongamos la cifra más pesimista
del semestre: 150 más. Estamos en 580.
Además, ellos habían agregado el aumento de recaudación como consecuencia de la
eliminación de exenciones del impuesto al cheque. Tampoco nos dieron una estimación,
pero el ministro de Economía, en esos momentos de euforia que preceden a las depresiones,
nos habló de 50 millones de recaudación. De ser así, estaríamos hablando de 50 millones
por mes. Son 300 en el semestre. Entonces hicimos la suma. Ahora nos dicen que no son
50.
Hicimos la suma y entonces dijimos: "Bueno, acá están los recursos para sostener el
piso de mil." No digo que sobraban, porque en esta Argentina no sobra nada, pero acá
están. Nos encontramos no solamente con que jamás nos dieron los números precisos, sino
con evasivas de todo tipo: "Que en realidad la disminución del impuesto a la nafta que se
suspendía, si volvía a aumentar, iba a hacer caer el consumo y entonces no había una

194
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

estimación." Bueno, es posible que ocurra. Puede ocurrir con cualquier impuesto que se
aumente, pero siempre hay un promedio normal.
Después nos decían: "Los 4 puntos referentes a los aportes patronales tampoco los
podemos estimar. No sabemos muy bien...". No sabían nada, absolutamente nada.
Entonces, a esta altura me pregunto dos cosas: si cuando hicieron el decreto ellos
pusieron la extensión de la llamada ley del cheque, más estas modificaciones en el IVA.
que son buenas --y que yo acompaño--, ¿por qué los impuestos que ellos prevén son buenos
y los nuestros son malos? ¿Por qué los de ellos tienen previsibilidad de recaudación? Nos
dijeron que con esos gravámenes iban a garantizar un piso jubilatorio, pero con los nuestros
no lo pueden hacer porque los de ellos son impuestos buenos y los nuestros son malos.
Cuando en realidad son tributos muy sencillos, de muy fácil recaudación, como el de la
nafta o el de los aportes patronales.
Entonces, empecé a pensar otra cosa, que habían errado el cálculo de base para ir al
déficit cero, que en realidad no estamos frente a un déficit de 1.500 millones de pesos para
el semestre sino frente a la posibilidad de uno mucho mayor. Pero, por supuesto, tampoco
pude lograr que me reconocieran este dato, que realmente no sé si es cierto.
No me voy a sumar a los que crean alarma diciendo que puede ser el doble. Si llega
a ser así es porque esta medida es mala, porque si empezamos con el déficit cero en julio y
sigue cayendo la recaudación en agosto, setiembre, etcétera, es porque la medida --como
bien se ha dicho-- produce un efecto contractivo en la economía y hace caer la recaudación.
De todos modos, no voy a hacer una afirmación sobre un supuesto; no sé si es así.
Pero ¿saben qué convicción me llevé de todo esto? No si los recursos alcanzaban o si la
estimación de base que se ha hecho es mala. Fíjense en el brete que nos pone a toda la
sociedad argentina si el ministro de Economía nos mintió otra vez. Porque si llegó a
calcular mal --no sería la primera vez en estos últimos tiempos que lo hace-- y arrancamos
con una estimación para el déficit cero de 1.500 millones, que no es correcta, ni les quiero
contar los problemas que va a tener la economía real de la argentina en los próximos seis
meses. Eso sí sería irresponsabilidad, jugar con fuego, o bailar en la cubierta del Titanic.
Pero no lo puedo afirmar.
No obstante, después de todo esto, sí tengo la convicción de que no estamos
discutiendo acerca de si los recursos alcanzan sino de un problema de reputación, de señal.
En efecto, estamos debatiendo si la Argentina sí o sí va a dar la señal, con plata o sin plata,
con recursos o sin recursos, de que vamos a pegarle un recorte brutal a los gastos de la
seguridad social para garantizar el pago de la deuda. Entonces, si es así, que lo digan. ¿Para
qué vamos a andar con subterfugios? En las crisis la gente puede entender cualquier cosa,
en tanto también se le imponga un esfuerzo a otros; porque de ella nadie va a salir indemne.
Reitero que si es así, que nos lo digan, de manera de poner en los botes a quien realmente
tenemos que subir y así repartimos las cargas del esfuerzo como lo tenemos que hacer.
¡Que no nos vengan a disfrazar con el cuento del déficit cero en este contexto de
deuda externa que tenemos, porque lo único que quieren hacer es dar la señal de que vamos
a recortar los gastos de toda la seguridad social! Porque acá ¿qué estamos recortando? Lo
visible son las jubilaciones y los salarios del personal del Estado, pero saben qué estamos
recortando en realidad. ¿Saben a quién le vamos a sacar un 13 por ciento en la actividad
privada, no en la estatal? A las mujeres embarazadas; es a ellas a las que les vamos a
recortar el 13 por ciento de la asignación por maternidad. Y también le vamos a recortar el
13 por ciento a quienes tengan hijos discapacitados. Este es todo el régimen de la seguridad
social.

195
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Cuando uno se refiere a la seguridad social, cree que está hablando solamente de los
jubilados, pero este es el recorte que quieren, que nos exigen estos señores que ya nos
adelantan que tampoco con eso se van a conformar y que lo que tenemos que cuidar ahora
es la reacción social.
Ahora bien, ¿el presidente de la Rúa impulsa estas medidas porque es perverso o
porque se olvidó de lo que decía en los programas de radio? No. El problema no es una
crisis del gobierno. Es cierto que la Alianza no estuvo a la altura de las circunstancias con
la homogeneidad necesaria --y como ya dije, no voy a hablar de eso ahora--, pero lo que
está en crisis es la Argentina y no lo está para que hagamos a cada rato apelaciones a la
unidad nacional y desgastemos el término sino que ella es mucho más profunda.
Seguramente, este proyecto de ley hoy será sancionado. Sin embargo, si me
permiten mis colegas, voy a disentir con el colega preopinante, el señor senador Sala,
porque no creo que votar afirmativa o negativamente esta iniciativa defina el fondo de la
cuestión --aunque considero que hay que computar las ausencias; por eso, a pesar de que
tengo diferencias con el proyecto, estoy aquí sentado, ya que la ausencia es una cobardía,
sobre todo en una hora tan importante como la que vive la Argentina--, o que el hacerlo de
uno u otro modo signifique que uno se está colocando del lado de aquellos que quieren o no
recortar los salarios.
Por otra parte, no voy a abundar en razones como las esgrimidas por el señor
senador por La Rioja para fulminar jurídicamente el proyecto en tratamiento. Algunas de
sus objeciones las comparto, otras no tanto y, algunas de ellas, serán objeto de propuestas
de modificación que elevaré oportunamente al cuerpo.
Por ejemplo, voy a plantear una modificación con respecto a la última parte del
artículo 10, porque arrasa derechos constitucionales. Pero no abstractos sino que, por
ejemplo, echa por tierra con la cuota alimentaria del salario; y no hay juez en el mundo que,
aun admitiendo una rebaja salarial, no preserve la cuota o el porcentaje alimentario del
salario.
Pero tampoco pienso que votando en contra de esta iniciativa resolveremos el
problema, porque en términos prácticos, si lo hacemos, quedaría vigente el decreto del
Poder Ejecutivo. Es cierto que quedaría en pie con la debilidad propia de un decreto, pero
no puedo anticipar cuál podría ser la reacción de la Corte cuando el tema le llegue a su
consideración. Esta podrá rechazarlo o podrá ocurrir, como dijo el señor senador Yoma,
que lo haga un juez de faltas. Pero también puede suceder lo contrario; es decir que frente a
las condiciones de necesidad y urgencia y por la misma razón que hoy estamos reunidos --
porque si no lo hacemos, se viene el mundo abajo-- los jueces actúen de la misma manera y
apoyen la norma, porque tienen responsabilidad institucional, porque son seres humanos y,
probablemente, porque no desearían aparecer como los que provocaron el default de la
Argentina. Entonces, quedaría en pie el decreto.
Y si ello ocurriera estaríamos peor. ¿Por qué? Por cuanto ya ni siquiera tendríamos
la garantía de que el piso para efectuar el recorte sería de 500 pesos. Además, si votáramos
en contra de este proyecto y este fuera rechazado, el decreto no quedaría desplazado. Y si
ello sucediera, no contaríamos con esos nuevos impuestos creados por la Cámara de
Diputados, algunos de ellos muy justos --y por los que levantaría la mano dos veces--, por
ejemplo, el que implica un aumento en los aportes patronales; y estoy seguro de que
también ustedes están de acuerdo con ese tributo. También es muy justo diferir la
devolución del impuesto a las ganancias, aunque tal vez no sea eficiente desde el punto de
vista económico.

196
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Pero si no se sancionara este proyecto de ley, la discusión que tendríamos con los
jubilados no sería acerca de si el piso del recorte abarcaría a los haberes que van desde los
500 ó los 1.000 pesos sino que debatiríamos sobre si el piso arrancaría en los 300 pesos,
porque se supone que, si con todos los recursos que el propio proyecto establece, el
Ministerio de Economía afirma que no puede garantizar los haberes superiores a los 500
pesos, de no contar con esos ingresos, con el aumento de los aportes patronales, ni con el
diferimiento del impuesto a las ganancias, va a pretender establecer el recorte de haberes a
partir de los 300 pesos. O tal vez menos. Qué sabemos.
Entonces, la línea divisoria no está en votar afirmativa o negativamente. Lo que
tendríamos que hacer --que es difícil bajo esta presión de ser aquellos que si esta noche no
aprobamos el proyecto de ley en consideración seremos como los curas a los que se les
echa la culpa de que el enfermo se murió porque le dieron la extrema unción--, es analizar
si podemos llegar a elaborar un blindaje para los jubilados y los estatales. Es decir, si los
excluímos total o parcialmente de este recorte.
Es cierto lo que se dice en cuanto a las modificaciones del artículo 34 de la ley
24.156. Pero hay una solución legislativa para ello y, en ese sentido, haré una propuesta
concreta cuando abordemos la discusión en particular del proyecto en consideración. Y esto
no la haré por ser díscolo, rebelde o por todos los anatemas que en los últimos días
quisieron aplicarme algunas personas, aunque no del partido político al que pertenezco, ya
que en él saben de la honestidad intelectual de mi planteo y de la legitimidad que hace poco
hemos revalidado. Es decir que ni siquiera venimos del resentimiento de un grupo interno
que perdió una elección; tampoco pensamos en las elecciones.
Alguna vez, ante una crisis muy parecida a la actual, que desembocó en la
Revolución del Parque, casi cuando la Argentina simultáneamente salía del patrón oro y
hubo una unidad nacional, luego repetida en los grandes movimientos históricos, Leandro
Alem, el fundador de nuestro partido, decía que la misión no era electoral, ni siquiera
transitoria sino que ella consistía en denunciar un sistema, poner fin a una época.
Justamente, creo que estamos asistiendo al fin de una época: el fin del modelo neoliberal.
Nos dejaron el cadáver. Tenemos que reemplazarlo por una nueva vida. He allí el
desafío.
Por eso, voy a proponer modificaciones, aun a sabiendas de que ni siquiera eso
resuelve el problema. En este sentido, concretamente, voy a plantear una modificación al
artículo 10, que a su vez modifica el artículo 34 de la ley 24.156, para establecer un
blindaje que excluya a los jubilados y a los empleados estatales que ganan menos de 1.000
pesos. Pero que los excluya definitiva y legalmente de cualquier recorte presente o futuro.
Hago este planteo porque es posible que más adelante, si es que nos damos cuenta
de que hace falta formar un gobierno de salvación nacional, tengamos que pedir un nuevo
esfuerzo a la gente. Pero hay que tener un límite y dar alguna certeza. Esto no invalida que
otros señores senadores, como bien se ha adelantado, propongan la exclusión total de
jubilados y asalariados.
Cualquier propuesta en ese sentido es buena y, lógicamente, es obvio que debe estar
acompañada de cierta racionalidad con los recursos disponibles.
No plantearé una discusión al respecto, pero hay que fijar un blindaje no sólo por el
actual 13 por ciento sino también por los que vendrán en el futuro en virtud de lo que nos
anuncian estos señores. Es legítimo haber dejado de lado a los acreedores externos.
Solamente un irresponsable podía decir que no íbamos a pagar. Pero no es legítimo que el

197
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

default o la cesación de pagos ocurra solamente hacia el interior de nuestra economía. Allí
está el desafío a la imaginación que nos plantea la actual realidad del país.
Voy a votar en forma favorable en general, porque estoy de acuerdo con el aumento
de los aportes patronales, con el diferimiento de la devolución del impuesto a las ganancias
y con la extensión de la aplicación de la ley del cheque, en virtud de los fraudes
descubiertos. Pero adelanto que también propondré modificaciones cuando el proyecto se
trate en particular.
Propondré el blindaje para los jubilados, el cual no está claro en el proyecto
sancionado en la Cámara de Diputados, a pesar de que la intención del artículo 12 fue la
acordada con el gobierno nacional. La norma no quedó clara no sólo por un problema de
redacción sino también porque no hubo claridad política en los acuerdos.
Creo que hay que mejorar esa redacción. En las leyes no sólo hay que reflejar la
voluntad sino también --y con mucha precisión--, la decisión de que determinadas cosas
ocurran o no.
Yo no me siento agraviado ni corro a nadie por izquierda o por derecha. Miren si
vamos a estar a esta altura --con el drama que tenemos entre manos--, en la tontería de
hacer ese jueguito.
Para terminar, y sin demasiada grandilocuencia, quiero decir que los jubilados que
nos paraban por la calle y nos decían "no voten la ley"; que los empleados del Estado que
nos decían "no voten la ley"; que los inversores que nos decían "voten la ley" y que los
ahorristas o los pequeños comerciantes, que están en el medio y con miedo, no esperan de
nosotros solamente una explicación contable del déficit cero sino que aspiran a que el
presidente de la Nación -- que es el único que tiene legitimidad, además de ser el vértice de
este gobierno -- advierta que llegó la hora de desembarazarse de los "brujos". En otros
tiempos, otros tuvieron que desembarazarse --y así lo hicieron-- de otros "brujos". Tal vez
llegaron tarde. No sea cosa que nosotros también. (Aplausos en las galerías)

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Varizat.

Sr. Varizat. -- Señor presidente: después de haber escuchado las palabras de los señores
senadores que me precedieron, sería prácticamente imposible pretender dar claridad y
aportar algo de peso a mis fundamentos acerca de mi negativa a la aprobación de este
proyecto. Simplemente haré algunas observaciones, porque deseo dejar sentado que mi
voto negativo no significa disentir con la filosofía del déficit cero o la idea de que los
argentinos no tengamos que vivir con lo propio.
En este sentido, gracias al esfuerzo de todos los santacruceños, en mi provincia lo
venimos haciendo desde hace algo más de una década. Se trató de un esfuerzo equitativo
que no recayó sobre los que menos tenían sino que fue estudiado para que afectara
principalmente a los que más poseían. En consecuencia, hace más de diez años que
podemos decir con orgullo que los santacruceños vivimos con lo que tenemos, con lo
propio.
Y muchas veces debemos vivir con menos de lo propio, fundamentalmente , porque
parte de lo nuestro no llega en virtud de que el gobierno nacional no cumple con los
compromisos asumidos con la provincia. En consecuencia, parte de lo nuestro queda

198
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

retenido por el Ministerio de Economía de la Nación. Es por eso que muchas veces estamos
obligados a vivir con menos de lo que nos es propio.
Entiendo que no compartir esta filosofía, sería negar una realidad que es
contundente. Nada tiene futuro en lo económico si se gasta más de lo que ingresa. Pero
tampoco tiene futuro el tratar de basar esta filosofía en los que menos tienen. Porque la
hace perversa, injusta y casi de imposible cumplimiento.
Voy a hacer algunas observaciones basándome en que personalmente creo que el
riesgo país, que tanto atormenta hoy a los argentinos, tiene nombre y apellido. El riesgo
país en la Argentina se llama Domingo Felipe Cavallo; y creo que mientras este personaje
siga rigiendo --como bien lo han explicado varios senadores que me precedieron en el uso
de la palabra, desde hace muchos años, desde 1991-- o interfiriendo en la política
económica argentina, sentando políticas y acciones que han ido generando un
desfinanciamiento del Estado y una monstruosa transferencia de recursos de los asalariados
y de los que menos tienen hacia ciertos sectores concentrados de la economía, y mientras
no se apunte a corregir esto, ningún esfuerzo que se haga va a tener efecto, como ha
ocurrido con todas las medidas que ha implementado este gobierno desde 1999 hasta la
fecha.
En su gran mayoría los ajustes han recaído sobre los sectores medios y los sectores
más desprotegidos de la Argentina. Y no han tenido mayor efecto que el de agravar la
recesión, los problemas económicos de nuestro país e ir estrechando las posibilidades de
salida de este modelo, que se cae solo. Creo que esto es lo que no alcanza a percibir el
gobierno, que había prometido cambiar, salir de este modelo, y por lo que fue acompañado
por el voto de casi el 82 u 83 por ciento del electorado argentino en octubre de 1999. Pero
después se encargó de desvirtuar esa representación, ese mandato popular y se aferró a un
modelo que había prometido cambiar.
Creo que ahí nace y radica en gran parte la falta de credibilidad de este gobierno,
que está basado fundamentalmente en la mentira, en decir que va a hacer una cosa y
termina haciendo precisamente lo contrario.
A esto hay que agregar que nuestro presidente incorpora al gobierno de la Nación al
máximo responsable de esta situación. El otro día escuchaba y veía por televisión un
mensaje del señor presidente en el que les preguntaba a todos los argentinos si sabían dónde
estaban los que habían endeudado a la Argentina. Y precisamente sentado a su lado estaba
Domingo Felipe Cavallo que, si no fue el ideólogo, fue el principal ejecutor de este
endeudamiento, por lo menos fue el broker de los sectores que han propiciado y llevado
adelante este aumento de la deuda. Además, tiene un triste récord, porque con las medidas
que tomó durante su gestión se duplicó, en tres oportunidades, la deuda externa argentina.
Por eso digo que el riesgo país tiene nombre y apellido.
Creo que es muy difícil pedirle credibilidad a los argentinos y a los sectores de la
economía cuando gran parte del sector político que integra el gobierno descree de las
políticas que se están llevando adelante.
No va a cambiar ni a aportar en mucho que este Senado apruebe o no esta ley. Creo
que son las medidas y las acciones que viene llevando adelante este gobierno las que han
generado este clima de incertidumbre y de escasa o casi nula credibilidad.
Es muy difícil creer en un gobierno cuyo presidente firma un decreto a la mañana
restableciendo las jubilaciones de privilegio y a la tarde firma otro porque se había
equivocado. Es muy difícil pedirle credibilidad a los argentinos cuando el coraje de un
gobierno radica en recortarle sus ingresos a quienes menos tienen. Es muy difícil que

199
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

podamos creer en esto, al menos los que venimos del seno de un partido de extracción
popular y que decimos representar a los que menos tienen.
Creo que se nos ha mentido mucho, se nos ha dicho hace poco tiempo que a través
de esta operación de megacanje íbamos a solucionar lo urgente para poder luego, desde la
tranquilidad que íbamos a ganar con el resultado de esa medida, empezar a dedicarnos a lo
importante.
Si lo urgente era lograr un negocio para cuatro banqueros amigos de alguien que
embolsaron más de 150 millones de dólares de comisión por autovenderse bonos, y lo
importante es recortarle las jubilaciones y las pensiones a los argentinos, realmente espero
que este gobierno no empiece a tratar de tomar decisiones muy urgentes o de afrontar
problemas muy importantes porque, de ser así, no quiero pensar lo que va a ser el destino
de los habitantes de este país.
Finalmente, adhiero a lo dicho por el señor senador Sala en el sentido de que se
practique votación nominal.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador por Entre Ríos.

Sr. Alasino. -- Señor presidente: la verdad es que escuché una parte del discurso del
senador Moreau y nos ha dejado absolutamente conmovidos, porque es de una gran
claridad y rigidez intelectual en su mayor parte. Después voy a explicar el por qué. Es un
toque de atención, no solamente para este cuerpo sino también para los que están
administrando el país.
Debo decir que nosotros, los peronistas, los del bloque justicialista, no podemos
sino adherir al déficit cero como una cuestión de Estado. Nosotros acompañamos la
iniciativa del gobernador De la Sota cuando era senador y fuimos quienes promovimos la
ley del déficit cero. En la Cámara de Diputados sufrió algunas modificaciones y, tal vez, no
tuvo allí el resultado final esperado. Pero conceptualmente el déficit cero está plasmado en
la ley 25.152 que es ley de la Nación y fue iniciativa, específicamente, de nuestro bloque.
Lo que rechazamos absolutamente es que el déficit cero se logre a costa del salario
de los trabajadores del sector público y de los haberes de los jubilados. No admitimos, bajo
ningún concepto --en esto mi opinión es terminante y definitiva -- que esta política de
Estado tenga como resultado final la baja de jubilaciones y de pensiones.
Esto me hace acordar, señor presidente, el relato mitológico según el cual los
atenienses, cada nueve años, mandaban a jóvenes para que los matara el Minotauro en el
laberinto del rey Midas y eso les permitiera vivir con tranquilidad nueve años más.
Ahora le estamos enviando a la concentración económica que define la política del
país otro contingente para que el Minotauro --mitad toro y mitad hombre-- se lo coma. Esta
vez, le mandamos a los jubilados, a los pensionados. Estos son los que ahora, detrás de esta
política, tienen que ser devorados para que sobreviva el sistema. Esta no es simplemente
una cuestión alegórica, señor presidente. Este bloque, aún en los momentos más difíciles y
complicados, ha sostenido una posición respecto de la cual --al menos personalmente-- no
está dispuesto a volverse atrás.
Haré rápidamente un racconto, señor presidente. En la sanción del proyecto de ley
de reforma laboral protegimos tres cosas: no bajar los sueldos, no discutir convenios a la
baja y evitar que se desintegrara el movimiento sindical, posibilitando la celebración de

200
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

convenios por abajo o en inferiores niveles que, de alguna manera, dinamitaran la


organización gremial actual.
Fuimos los que, en una decisión absolutamente pensada y meditada, derogamos el
decreto 430 el 14 de julio del año pasado, que rebajaba sueldos, porque creímos que era
confiscatorio. Era un impuesto, porque se hacía una quita, no había devolución y, en
definitiva, lo que se estaba haciendo era cobrar un impuesto al salario.
Fuimos los que derogamos la resolución 668/00, que firmó el presidente de esta
Cámara y el de la Cámara de Diputados, que decidía bajar los sueldos de los empleados
legislativos.
Ahora viene este proyecto de ley y se dispone consagrar un hecho mucho más
grave: bajar las jubilaciones y las pensiones con un criterio absolutamente injusto; "a lo
financiero", cortando por lo grande, sin advertir nada, sin ningún criterio de equidad o de
justicia. Le da lo mismo un jubilado que cobra 501 pesos, que aportó durante treinta años y
que tiene tal vez una expectativa de vida menor, que un empleado que gane como el jefe de
gabinete --5 mil ó 6 mil pesos--.
No existe en este proyecto de ley ningún criterio que pondere algún elemento de
justicia, que establezca algún mecanismo por el cual, quienes están dispuestos o decididos a
ayudar, tengan a su favor elementos que les permitan acompañar lo resuelto por el Poder
Ejecutivo.
En un primer momento pensé, señor presidente, que nosotros debíamos hacer un
proyecto alternativo. Y trabajé en él. En esa iniciativa se establecía una serie de
mecanismos que, considero, evitaban un aumento de la pelea entre los pobres --que es lo
que parece ser que ocurre-- debido a las medidas que se van a llevar adelante en cuanto a
los jubilados, pensionados y asalariados. De alguna manera, permitía que este asunto no
terminara siendo un elemento confiscatorio de sus sueldos o jubilaciones.
Sin embargo, luego de haberlo elaborado pacientemente y de establecer mecanismos
de devolución, me di cuenta de que no servía armar un proyecto alternativo ni proponer
modificaciones en particular porque esa película ya la vimos: el proyecto pasa a la Cámara
de Diputados y allí, la Alianza, con su mayoría, define la ley tal como está redactada aquí.
Pero este proyecto de ley tiene aspectos muy graves que, de ninguna manera, podemos
admitir. Porque si nosotros trabajamos en el texto del proyecto y, si además elaboramos
algún criterio --como lo pretendimos hacer a través de un sistema en donde la solución no
sea la rebaja de sueldos ni de pensiones sino mecanismos de devolución o de atraso en el
pago--, lo que vamos a conseguir es que cuando pase a la Cámara de Diputados se sancione
la ley con el mismo texto que en su oportunidad se aprobó allí.
Entonces, vamos a convalidar una situación que va a asentar definitivamente y por
ley, la injusticia en la Argentina. ¿Por qué digo esto, señor presidente? Porque hay un punto
que se ha soslayado y que es de una gravedad enorme: se va a modificar de modo definitivo
el artículo 34 de la ley de administración financiera; se va a establecer así, para siempre,
que los haberes y las jubilaciones son variables de ajuste para afrontar un déficit de caja.
¡Esto es lo que se va a votar y nadie dice nada! ¡No se va a hacer como excepción, no tiene
carácter transitorio, no es simplemente por un problema que se presenta en este mes o el
que viene! ¡Es para siempre!
Estamos incorporando el salario y la jubilación como variable de caja en forma
definitiva en una ley en donde no tienen por qué figurar, aún afuera de la emergencia.
Por lo tanto, de nada sirve que hagamos todo tipo de ejercicios dialécticos cuando la
consecuencia final es clara. Creo que tanto el decreto del Poder Ejecutivo como el proyecto

201
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

de ley --y me hago cargo de lo que digo, porque cuando fuimos gobierno alguna vez se
recortaron sueldos-- ni siquiera tuvieron en mira un mecanismo o sistema que se ajustara
mucho más a la cuestión de equidad. ¿De qué equidad hablan? ¡Si acá están definiendo para
siempre la rebaja salarial, la de pensiones y jubilaciones, como elemento de ajuste para
cuando existan problemas de caja!
Entonces, señor presidente, nos preguntamos: ¿vale el esfuerzo que hagamos aquí,
las modificaciones que propongamos y nuestras propuestas en particular, cuando en
definitiva este es el texto que se va a aprobar?
Y lo que es peor es que me da la impresión de que somos tontos, no solamente por
lo que decía el señor senador por la provincia de Buenos Aires de que no tenemos
capacidad para crear impuestos, sino porque estamos aumentando las alícuotas, las cargas
sociales, nivelamos con nuevos recursos que, supuestamente, van a acompañar a la rebaja
de sueldos, y facultamos al Poder Ejecutivo para que, en forma total o parcial, disponga que
los impuestos o contribuciones sobre la nómina salarial puedan ser compensados con los
que aquí se crean.
Nosotros le estamos delegando facultades al Poder Ejecutivo para que el aumento
de las cargas y del impuesto sea mentira o para que hagan lo de siempre: cuando pagan el
aumento a las contribuciones les hacen un crédito para pagar IVA; cuando pagan el
impuesto a los combustibles les hacen un crédito para pagar ganancias. Estamos delegando
estas facultades al Poder Ejecutivo y a su ministro de Economía sin marco y sin plazo,
contrariamente a lo que exige la Constitución.
Entonces, nos preguntamos si en estas condiciones se puede votar el proyecto de
ley. Esto me asusta mucho, señor presidente, y por eso valoro el coraje y valentía de
nuestro bloque, que ha decidido permitir que esta ley sea sancionada porque, como siempre,
no queremos obstruir ni poner palos en la rueda.
Pero sé que lo único seguro luego de la sanción de este proyecto de ley será la
rebaja de las jubilaciones y pensiones, por eso no voy a acompañar esa posición y voy a
pedir el rechazo liso y llano de esta iniciativa. Porque el hecho de que se paguen más o
menos impuestos, en definitiva, dependerá de que el Poder Ejecutivo no arme un sistema
compensatorio entre los impuestos que se pagan.
Veinte mil de los cuarenta y cuatro mil millones de nuestro presupuesto se destinan
al sistema previsional. Pero puede suceder que la reducción del trece por ciento no resulte
suficiente, en virtud de un incremento en el índice de riesgo país, ese raro mecanismo al
que recurren quienes lucran con la especulación --y que no se resignan a ganar menos-- .
De esa forma, en una o dos semanas el efecto benéfico que podría conseguirse con esta
medida podría desaparecer. Hago esta reflexión porque los medios más importantes están
anunciando que tal vez todo este esfuerzo y este recorte no alcance para producir el efecto
que debe generar en la economía del país.
El default ya lo tenemos aquí y ahora. ¿O no es default que recortemos las
jubilaciones, que no tengamos las obras sociales para atender a los jubilados, que bajemos
los sueldos, que la gente no consuma y que todos los días, por el aumento de la
desocupación, tengamos gente pidiendo trabajo? ¿Qué es el default? ¿Que no podamos
pagar los intereses?
Hace unos días, un amigo vinculado al trabajo de la tierra me dijo que el precio del
trigo bajó un 25 por ciento. Pero nadie se acordó de esto, que termina constituyendo un
perjuicio mucho mayor para la Argentina que la baja del 1,7 de los bonos.

202
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

-- Ocupa la presidencia el señor vicepresidente 2° , senador Luis A. León.

Sr. Alasino. -- Señor presidente: creo que en algún momento hay que terminar con esto. Y
me hago cargo de los errores. Me haré cargo de todo el esfuerzo que hicimos cuando tal vez
no nos fue bien. Pero, como dije al principio, creo que alguien nos debe prestar el hilo para
salir del laberinto y, aparentemente, este gobierno no lo tiene. Este gobierno no nos puede
sacar porque vamos por más de lo mismo, vamos a hacer cosas que van a agravar más la
situación.
Para terminar, creo que estando prácticamente la mayoría de los senadores
justicialistas en desacuerdo con lo que está haciendo el gobierno, van a permitir que este
proyecto de ley sea sancionado.
El Partido Justicialista nunca tuvo el criterio de obstruir la acción del gobierno.
Nunca quisimos poner el palo en la rueda. No estoy para echar culpas a los que gobiernan
ahora ni a los que gobernamos antes, pero debo decir que este gobierno tomó una situación,
hizo más de lo mismo y la agravó. Ello es patente por el hecho de que los miembros de la
misma Alianza que llegó al gobierno se formulan hoy denuncias entre sí porque de alguna
manera no atienden los reclamos o las propuestas que hicieron durante la campaña
electoral.
Señor presidente: considero que el esfuerzo de cualquier compañero senador --
compañero o no-- en un proyecto alternativo no cambia el hecho de que hoy, por ley,
estamos estableciendo para siempre como variable de ajuste los salarios y las jubilaciones.
Eso es mucho más grave que lo que se pueda suponer. Por eso me parece que esta norma
debería rechazarse y, en un ámbito distinto, ver qué mecanismos encontramos a efectos de
posibilitar que el país salga de la situación en que se encuentra.
Para finalizar, debo decir que no estoy de acuerdo con esta norma; no estoy de
acuerdo con una ley correctiva que es más de lo mismo y que, como ya hemos visto, no
pasará más allá de la Cámara de Diputados; y no estoy de acuerdo con modificar este
proyecto de ley. Más allá de las dificultades que pueda causarle al país el default externo,
porque el interno ya lo tenemos, y la explosión externa, porque la interna ya la tenemos,
puede ser para bien de todos.

Sr. Presidente (León). -- Tiene la palabra el señor senador López.

Sr. López. -- Señor presidente: para mi concepto el debate en lo ideológico está agotado y
tiene un claro ganador, independientemente de cuál sea el resultado de la votación.
Uno llega aquí con la responsabilidad de que las instituciones continúen y de que la
Argentina pueda pagar su deuda; con la responsabilidad de que al gobierno le vaya lo mejor
posible para bien de los argentinos. Es nuestro gobierno. Es el gobierno que votamos desde
la Alianza con nuestros principios, donde obviamente no habíamos prometido este tipo de
medidas al pueblo argentino. Entonces, tenemos condicionamientos hasta ideológicos para
ocupar nuestras bancas tratando una norma que el gobierno necesita y que dicen que la
Argentina requiere.

203
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Como voy a hablar muy brevemente, quiero ser claro y decir que comparto el
análisis realizado por mi compañero de bancada por la provincia de Buenos Aires. No sé si
va a servir que se apruebe este proyecto. Es más, tengo alguna certeza de que no va a servir
en el mediano plazo para lo que el gobierno se propone, pero la voy a apoyar en general.
Voy a acompañar el esfuerzo de la bancada para que se busquen los recursos alternativos,
de tal manera que los jubilados y las retribuciones de los empleados del Estado sufran el
menor daño posible. Por ello voy a votar afirmativamente cada uno de los artículos por los
que se crean impuestos, que en mi concepto obviamente van a traer más recesión.
Pero tengo un límite de conciencia en lo ideológico, que viene desde hace mucho
tiempo atrás. En alguna oportunidad lo he dicho en el recinto y no quiero repetirlo. Voy a
decir simplemente que en la Cámara de Diputados y en este Senado representé a mi partido,
a la bancada oficialista, desde las comisiones de legislación del trabajo. En ese papel me ha
tocado enfrentar debates y embates flexibilizadores y recortes de salarios o de adicionales,
siempre con una profunda convicción que no puedo patear y dejar de lado en esta sesión de
hoy, por grave que sea la situación, porque afectaría mi conciencia; lo repito. Mi límite está
dado por los que menos tienen. Mi límite es afectar jubilaciones y retribuciones del Estado.
Acá hay recursos alternativos; se los ha buscado y se los ha patentizado. Y hay voluntad de
seguir buscando recursos alternativos en una economía castigada, donde es posible que
cada impuesto que creemos en vez de producir lo que se dice, produzca mucho menos y
que la recesión se acentúe. En definitiva, se trata de los que pueden pagar; los que no
pueden hacerlo son los trabajadores del Estado y los jubilados argentinos.
Entonces, luego del esfuerzo que se hizo en la Cámara de Diputados, con la
asistencia de los senadores para tratar de encontrar estos recursos, para evitar que las
retribuciones y jubilaciones de menos de 1.000 pesos se vean afectadas, con todas estas
limitaciones, voy a acompañar el tratamiento de la iniciativa, por la responsabilidad de ser
oficialista y por disciplina del bloque. Pero no puedo acompañar una rebaja de salarios y de
jubilaciones a los sectores que menos tienen. Haré el esfuerzo necesario para que la norma
se vote hoy, porque soy consciente de que es necesario, pero hay límites que no puedo
traspasar.

Sr. Presidente (León). -- Tiene la palabra la señora senadora Raijer.

Sra. Raijer. -- Voy a hacer dos o tres reflexiones. Estamos asistiendo hoy a uno de los más
severos ajustes de la administración nacional con esta propuesta de rebaja de salarios y
jubilaciones. Hace dos o tres semanas el gobierno propuso como estímulo a la economía el
incentivo del consumo. ¿Cómo vamos a incentivar el consumo de esta manera? Hay otras
formas que el gobierno tendría que buscar para equilibrar los presupuestos. Una de ellas es
fácil e injusta: es ésta; y hay otra por la cual se debería lograr que los evasores paguen los
impuestos. Hay 25 mil millones de dólares que se fugan al año. Hoy el gobierno está
hablando de un Pacto de la Independencia. Es una paradoja, este es el momento de mayor
dependencia de la Argentina. La deuda externa nos ha quitado toda capacidad de decisión
autónoma, de libertad y de dignidad.
El problema de la Argentina no es solamente el del déficit. Hay un problema de
refinanciamiento de la deuda externa, de cómo distribuir mejor la riqueza, cómo hacer a la

204
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Argentina más competitiva. Estamos asistiendo al séptimo ajuste de este gobierno y no se


pudo poner en marcha el país.
Es evidente que aquí no solamente tenemos un problema de tipo económico sino
también uno de tipo político. Hay falta de confianza y de credibilidad en aquellos que
conducen los destinos de la Nación. Y también se pide al peronismo que ponga su esfuerzo
para sancionar este proyecto de ley. El justicialismo no fue votado para comandar este
gobierno. Si hubiéramos estado en el gobierno, hubiésemos hecho las cosas de muy distinta
manera para no llevar al país a esta situación dramática. Por eso no es justo atribuir al
justicialismo la responsabilidad de salvar el país. Y nos tratan de obligar a votar medidas en
contra de nuestras convicciones. Hoy están pidiendo únicamente que las cuentas cierren.
Las cuentas tienen que cerrar, pero también es necesario que cierren los proyectos de vida,
que cierren los proyectos comunitarios, que cierre un proyecto de Nación. Hay que restituir
el tejido social en la Argentina, que está roto. Hay que restituir el tejido institucional que
los mercados y las políticas neoliberales han dejado de lado.
Aquí hay responsabilidades, pero también se pueden hacer las cosas de distinta
manera. Este gobierno tiene que tratar de combatir uno de los flagelos más importantes que
hoy tiene la humanidad y nuestro país, que es la pobreza. Porque la pobreza no es
solamente un problema económico. Es una forma de ver el mundo, de percibir el tiempo. Es
una forma de pensar y de proyectar. ¿Cómo es posible que haya una producción de granos
de 72 millones de toneladas por año y que la gente se muera de hambre y los niños mueran
por desnutrición? Por eso, aquí hay responsables. Se pueden hacer las cosas de otra manera;
hay una responsabilidad que tiene este gobierno, el cual fracasó con su política fiscal, con
su política de crecimiento y con su política económica.
Sin embargo, hay provincias que hacen las cosas de manera diferente. Represento a
la provincia de Córdoba, en la cual se bajaron impuestos, se alentaron inversiones y se
efectuó una consulta popular tendiente a disminuir los costos de la política. Es decir, hay
cosas que pueden hacerse en la Argentina.
Por eso, considero que en nuestro país se unieron dos partidos para sacar al
justicialismo del poder, sin un programa para gobernar y, evidentemente, los resultados
están a la vista.

Sr. Presidente (León).-- Tiene la palabra el señor senador Sager.

Sr. Sager. -- Señor presidente: la verdad es que vine a esta sesión con un conjunto de ideas
--plasmadas en algunos de mis papeles--, pero a medida que fueron exponiendo los diversos
señores senadores, se ha ido enriqueciendo el debate. Es así que muchos de los conceptos
que pensaba verter, ya han sido expresados, tanto por señores senadores de mi bancada,
como también del bloque oficialista. Ello me obliga a improvisar y a expresar algunas de
las cosas que llevo adentro; a exponer conceptos con la mayor riqueza discursiva posible,
aunque algunos no dispongamos de ella con igual fluidez que otros. Pero debemos ser
capaces, al menos, de hacer llegar nuestra voz en este ámbito federal, a fin de transmitir lo
que sienten aquellos que no tienen la posibilidad de salir en los cables.
Hoy, cuando comenzábamos esta sesión, dolorosamente hicimos referencia a un
compañero que hasta hace tres o cuatro días prestigió a este Senado ocupando una banca
por la provincia de Santa Fe. En esa ocasión, algunos de mis compañeros hicieron

205
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

referencia a una frase que él siempre solía repetir, o a proyectos que él supo llevar adelante,
y nos invitó a acompañar. Quiero sumarme a una reflexión que él permanentemente hacía y
que seguramente estará varias veces reflejada en sus discursos.
El "Chango" Funes hablaba de las dos Argentinas: de aquella de los 24 ó 27 mil
dólares per capita, y de aquella de los 1.700 ó 2 mil pesos per capita. Yo vengo de esta
última Argentina; de la segunda, del extremo norte, a miles de kilómetros de aquí. Sin
embargo, en cuanto a los principios, mi discurso es exactamente igual al pronunciado por
mi compañero de bancada, el señor senador Sala. Porque mientras hoy la Patagonia está
bajo varios centímetros de nieve y la situación ha obligado a dicho legislador a reflexionar
respecto de la equidad del ajuste, nosotros estamos saliendo de una crisis provocada
también por un desastre natural. Estos desastres no generan la crisis, sino que la desnudan.
Y este planteo, naturalmente, nos tiene que servir a todos.
Aquí se habló de equidad. Creo que ningún ajuste es equitativo. Todos son
igualmente dolorosos. Pero algunos tienen el placebo de presentarlos de tal manera que
aparezcan como menos sentidos. Entonces, si a ese ajuste inequitativo le agregamos que, al
mismo tiempo, es recesivo, vienen a mi mente las palabras que vertimos algunos de
nosotros cuando se nos convocó a votar la delegación de facultades legislativas en el Poder
Ejecutivo.
Recuerdo haber dicho, cuando la euforia de la gente impulsaba a muchos de los
presentes en este recinto a dar el visto bueno, no a quien las pedía sino a quien las iba a
ejecutar, que tuviéramos cuidado porque la euforia que motiva a mucha gente, por aparecer
como la última oportunidad, si se ve frustrada se convertirá en desazón. Y hoy, esa gente,
mencionada por los señores senadores Sala y Moreau, que pedían no votar el ajuste que se
propone, es la que se encuentra movida en cierta manera por una gran desazón. ¿Y por qué
está así? Porque, como en aquel momento, sigue teniendo una alta dosis de inseguridad. Sin
embargo, aquélla era una inseguridad con una pequeña luz de esperanza. Ahora, es una
inseguridad con desazón. Esto no hace más que agregar otra piedra a los inconvenientes y
al difícil camino que los argentinos tienen por delante.
Es en este contexto que nuevamente somos convocados con urgencia y bajo presión
a sesionar en este Senado. Y así es muy difícil diferenciar entre nuestras responsabilidades
como legisladores, las urgencias de quienes deben llevar adelante las políticas económicas
y los sentimientos de gran parte de la población.
Se nos ha convocado a partir de la necesidad de la búsqueda del déficit cero. Cómo
no vamos a estar de acuerdo con este principio familiar. Y hablo de principio familiar
porque es un concepto presente en lo que es la célula básica de la sociedad. Ninguna
familia gasta más de lo que tiene. Y cuando lo hace comienza a endeudarse. Esto es lo que
hemos hecho en algún momento, quizá con un criterio hasta dispendioso.
El concepto del déficit cero o del equilibrio fiscal es algo que no podemos dejar de
compartir. Pero debe hacerse gradualmente ya que ni siquiera los países integrantes de la
Unión Europea se han atrevido a conseguirlo tan bruscamente. Precisamente, el Tratado de
Maastricht prevé que los países miembros lleguen a un déficit de 3 puntos del producto
bruto, pero en el término de cinco años. Y si observamos que muchos de esos países tienen
índices macroeconómicos mucho más sólidos que los nuestros y aún no han alcanzado esa
meta, uno no puede menos que coincidir con la visión expuesta por el señor senador
Moreau.

206
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

No sé qué pasaría con el avión yendo a 1500 kilómetros por hora, pero si la
velocidad es de 400 kilómetros y lo frenamos, seguramente se producirán muy serias
consecuencias. Y las sufrirá no sólo el avión sino también los que en él viajan.
Entonces, frente al acto decisivo que habré de tomar hoy, debo preocuparme tanto
por el avión como por los que están en su interior.
Decía a un colega que, frente a la realidad que vivimos, que nos mueve y nos
conmueve, tenía muchas ganas de hablar sobre el lugar del que uno proviene y al que
regresa todos los fines de semana.
Vivo en un pueblo de once mil habitantes, antiguamente de trabajadores y hoy de
trabajadores y desempleados, lleno de gente con problemas y con esperanzas, que alguna
vez me cedió la responsabilidad que les pedí para conducir sus destinos políticos.
Se trataba de una comunidad que en ese momento tenía serios inconvenientes
económicos. Me dirigí a mis ciudadanos con propuestas, sabiendo que tenía que buscar ese
equilibrio del que tanto hoy se habla, porque estaban comprometidos --además de la
ciudadanía--, hasta los sueldos de aproximadamente cuatro meses de los empleados.
Alejándome absolutamente de una cuestión personal, pero teniendo en cuenta que
este déficit cero lo tenemos que buscar en todas las escalas, puedo decir que se logró con
muchísimo esfuerzo.
No hubo necesidad de cortarle el sueldo a los empleados, pero fue imprescindible
que los dirigentes que estábamos a la cabeza, diéramos señales.
En consecuencia, creo que además de este proyecto --cuya aprobación nos dicen que es de
imperiosa necesidad para que mañana reaccionen positivamente los mercados--, habrá que
dar otro tipo de señal.
En ese pueblito hubo que tomar decisiones, y quiero aclarar que también fue
necesario tener coraje, tocar intereses intocables, salir a cobrar impuestos que antes no se
cobraban, discutir y encuadrar a una sociedad en la búsqueda de esa equidad a la que me
referí hoy --y a la que ningún ajuste llega--, y que quisiera que fuera menos dolorosa.
Llevó tiempo. Hubo sacrificios, costos, y se tuvo que poner en beneficio de la gente
esa misma voluntad con la que no se había contado antes.
Por eso creo, señor presidente, además de votar este proyecto --respecto de lo cual
aclaro que lo voy a hacer en forma negativa--, habrá que sumar a la voluntad de salir de
esta crisis, el coraje cívico y la voluntad política de quien tiene que llevar adelante la
conducción del país.

--Ocupa la Presidencia el señor vicepresidente del H. Senado, senador Eduardo Menem.

Sr. Presidente (Menem). -- Tiene la palabra el señor senador San Millán.

Sr. San Millán. -- Señor presidente: con el objetivo de arribar al déficit cero, principio de
prolijidad presupuestaria que nadie en este recinto --ni fuera de él-- discute, se pretende
hacer un nuevo ajuste en el país.
Y esto me llevará, en mi caso personal, a votar en contra de este proyecto. En
primer lugar, porque este ajuste no sólo es injusto sino que también, por ser recesivo,
agrava la situación actual de la economía.

207
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Es injusto porque se pretende hacer caer el peso de la situación sobre los jubilados,
los empleados públicos y los carenciados de este país.
Reducir las jubilaciones y las pensiones es confiscatorio, porque los jubilados
realizaron sus aportes cuando estaban en actividad, y hoy el Estado pretende reducirlos, a
pesar de que no se trata de recursos estatales. El Estado simplemente los administra, pero
no son propios. Por lo tanto, no puede decidir una rebaja en las jubilaciones.
Si existen algunas jubilaciones mal otorgadas, que las detecten y las dejen sin
efecto. Gracias a Dios, ya se han acabado las jubilaciones de privilegio. Si existe alguna
situación de privilegio debe corregirse, pero no se puede generalizar una reducción sobre
las jubilaciones, pensiones, asignaciones familiares, etcétera.
Tampoco voy a aceptar una reducción de salarios. El Poder Ejecutivo nacional, en
donde estaban los grandes sueldos de los funcionarios, gerentes y directores, ya ha tomado
medidas al respecto. En este Poder Legislativo, en este Senado, ya hemos hecho
reducciones. Los legisladores nos hemos bajado las dietas en un 12 por ciento; hemos
resignado el aguinaldo. No estamos ajenos a la situación del país.
Pero no voy a votar la reducción de salarios ni de jubilaciones cuando, por otro lado,
como bien se ha dicho acá, tenemos otras posibilidades.
Resulta que gravamos una caja de ahorro de un pequeño comerciante, de un
productor que quiere utilizar ese sistema --además de que hoy ya se ha bancarizado todo--,
y no vamos a gravar las operaciones financieras de las cuentas corrientes o call money de
los bancos, que son los que siempre han sacado beneficios de las políticas erráticas o bien
prestándole, a tasas elevadas, al mismo Estado, ya sea nacional o provincial.
Se puede terminar con la publicidad del Estado. ¿O acaso vamos a afectar la libertad
de expresión o de prensa porque, por un tiempo, el Estado no siga haciendo publicidad?
También podemos, como se propuso, gravar los bienes personales de aquellos señores que
tienen domicilio en el extranjero y residen en el país. En esto tengo toda la autoridad moral.
He presentado un proyecto, junto con el senador Cantarero, que desgraciadamente no ha
sido tratado.
No se piensa que si el Estado se fija como objetivo el déficit cero, si quiere hacer
ajustes, también deberíamos ajustar el pago de los intereses de la deuda externa.
De alguna manera, nos están diciendo que, del total que se recaude, primero se
pagarán los intereses de la deuda externa hasta el último centavo, cumpliendo así con los
acreedores, y que luego se verá hasta qué monto se pagan las jubilaciones, pensiones,
asignaciones familiares, etcétera.
En la Argentina de hoy hay superávit primario. ¿Qué quiere decir esto? Si
quitáramos del presupuesto de la Nación lo que se paga de intereses de la deuda externa, los
ingresos superarían los gastos que anualmente realiza el Estado nacional. Por eso hay que
plantear un tratamiento serio de la deuda externa, o la deuda pública, como la define el
senador Verna. ¿Qué estamos esperando para abordar, con responsabilidad y madurez, la
negociación que el país tiene que llevar adelante en el sentido de plantear a nuestros
acreedores que nadie quiere dejar de pagar o de cumplir los compromisos? ¿Por qué
nuestros acreedores van a ser la excepción?
Decía, también, que no voy a apoyar la iniciativa porque es recesiva, además de
injusta. Aplicar estas recetas de ajuste, reduciendo salarios, jubilaciones, pensiones, el pago
a los contratistas del Estado, conduce a un círculo vicioso que ya estamos viendo: caída de
la actividad, disminución de la recaudación, agravamiento del déficit fiscal y un nuevo
ajuste. Este ya es el sexto que nos solicita este gobierno.

208
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sí estoy de acuerdo, como dije, con un programa de equilibrio fiscal. Pero rechazo
ese equilibrio si se lo busca a costa de los jubilados, de los trabajadores, o de los
carenciados. Cuando se atacan el salario y las jubilaciones, las medidas se vuelven
inconducentes en el orden económico, pues se provoca una nueva caída en el consumo y,
con esto, se acentúa la espiral recesiva, llevándonos desgraciadamente a una crisis más
grave. Ningún país sale de la recesión con un ajuste; hay una sola manera de lograr este
objetivo y es haciendo crecer la economía. Por consiguiente, adelanto mi voto negativo.
Además, hoy también estamos viendo este ajuste en sectores productivos, como
sucede en las siete provincias tabacaleras, porque el Estado nacional les está debiendo 52
millones de pesos de impuestos que ya han sido tributados. En efecto, estos gravámenes
han sido pagados por las empresas al gobierno y no constituyen un subsidio sino que son
parte integrante del precio del tabaco. En distintas provincias están con los almácigos para
realizar la plantación y no reciben la plata. Hace cuatro meses que les vienen recortando el
20 por ciento. ¡Eso es una retención indebida!
Hemos planteado aquí este problema y la Cámara ha aprobado por unanimidad un
proyecto. Asimismo, se lo hemos reclamado al jefe de Gabinete de Ministros en su visita y
no hemos sido escuchados. Esto conlleva más recesión y más ajuste; por lo tanto, de
ninguna manera, voy a apoyar estas propuestas recesivas e injustas.

Sr. Presidente (Menem). -- Tiene la palabra el señor senador por Santa Cruz.

Sr. Arnold. -- Señor presidente: a esta altura del debate está prácticamente todo dicho en
cuanto a las diferentes posturas. Se han planteado con absoluta claridad jurídica, económica
y política cada una de las posiciones.
He realizado un trabajo junto con mis asesores respecto del tema en discusión, cuya
inserción voy a solicitar en el Diario de Sesiones, de modo que haré unas breves
consideraciones.
Al día siguiente del dictado del decreto 896, presenté un proyecto junto con el señor
senador Sala solicitando su derogación. Y parece que desde el punto de vista jurídico no
estábamos tan equivocados, porque ya hay un juez que ha echado por tierra este decreto
frente a algún reclamo que ha formulado algún sector afectado. Pero nuestro planteo no
consistía en derogar este decreto debido a cuestiones jurídicas sino porque nos dimos
cuenta rápidamente de que perjudicaba una vez más a la gente. Por eso, adelanto que voy a
votar por el rechazo de este proyecto de ley que viene de la Cámara de Diputados.
El senador Sala me quitó buena parte de mi discurso. Por algo somos patagónicos;
aunque yo soy de un poquito más al sur: él viene de Esquel y yo de Río Turbio. De todas
maneras, vivimos situaciones bastantes parecidas.
Cuando llegué a este Senado en 1998 no pensaba convertirme en economista ni en
resolver los problemas financieros del país sino que venía como representante de miles de
trabajadores de las empresas estatales que fueron privatizadas, algunos de los cuales
recibieron en concepto de indemnización importantes sumas de dinero, pero como no
fueron educados u orientados para invertir esa plata, compraron un auto de alquiler o un
quiosco y muchos se volvieron a su pago --la mayoría de ellos eran del Norte-- , pero al
poco tiempo volvieron, porque se habían gastado todo; y hoy forman parte de esa inmensa

209
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

legión de desocupados con los que debemos vivir todos los días en muchos pueblos de mi
provincia.
En aquel tiempo no pensábamos que hoy --extorsionados por esta mafia financiera--
íbamos a estar tratando de ver de qué manera una vez más les reducimos el ingreso a
aquellas personas que no se pudieron jubilar, ya que son jóvenes, y que hoy forman parte de
la legión de desocupados, porque son viejos para el mercado laboral.
Entonces, sentados en estas bancas y en su representación, debemos ver de qué
manera podemos frenar, con nuestra mayor fuerza, este nuevo atropello que sufren --
reitero-- no solamente los jubilados sino también los empleados estatales, que con este
mismo gobierno ya han tenido que sufrir ajustes en sus salarios.
En ese aspecto --lo decía recién el señor senador Sala--, no voy a estar de acuerdo
con lo que propone en ese proyecto de ley supuestamente correctivo el senador Moreau,
que tan bien y coherentemente ha planteado su posición desde la Unión Cívica Radical.
Creo que el piso no debe existir para las jubilaciones normales, aunque sí para el caso de las
de privilegio, si es que todavía existe alguna.
El senador Sala lo decía muy bien. Los gendarmes que están en Esquel o en los
hitos 50, 45, 38°, Lago Blanco, Escuadrón 39, Lago Buenos Aires, Río Mayo, no viven la
misma situación de los que están aquí, en el edificio Centinela, de Buenos Aires. ¿Y saben
cuánto cobran estos mismos gendarmes, cuarenta y uno de los cuales el otro día recibieron
tiros y fueron heridos cuando se enfrentaron con los piqueteros que están cortando rutas,
que es la forma de protestar de la gente, ya que no tienen otra manera de hacerlo? El 41 por
ciento de la fuerza de Gendarmería Nacional gana 300 pesos.
Hace dos días se cumplió el 63 aniversario de la fuerza y tuve el honor de participar
en el homenaje que se rindió a la memoria de un amigo comandante, a quien el año pasado
se lo llevó el río Santa Cruz al tratar de sacar a una familia que había quedado aislada en
una estancia de Comandante Luis Piedrabuena. Esos no son los mismos gendarmes que
están por acá.
Entonces, ¿ustedes creen que son privilegiados los mineros del socavón del carbón
en Río Turbio y los profesionales y técnicos, que aportaron efectivamente a través de toda
una vida para jubilarse, y hoy cobran 3 mil pesos? Sí, seguro que no tienen pulmones,
porque estuvieron respirando durante veinticinco años la carbonilla del socavón. Esos no
son privilegiados.
Por lo tanto, no estoy de acuerdo con que se trate de la misma manera a situaciones
distintas. Y otro tanto ocurre con el caso de las maestras, como también creo que lo señaló
el senador patagónico Sala. Mis hermanas fueron maestras en escuelas de personal único,
se jubilaron después de treinta y cinco años de trabajo y recuerdo que cuando salían de una
escuela debían ir a caballo hasta el pueblo más cercano, como Alto Río Mayo, Alto Río
Senguerr, Pasto Blanco, El Coyte, localidades que el señor senador por el Chubut debe
conocer, porque están en su provincia. En consecuencia, ¿ustedes creen que aquellos que
trabajaron durante treinta y cinco años, como mis hermanas, y hoy cobran 1500 pesos, son
privilegiados?
Asimismo, si es que se va a hacer esa norma correctiva, tampoco estoy de acuerdo
con que se establezca un tope de 1.000 pesos; no tiene ningún sentido; no se puede hacer
porque es absolutamente injusto. Si existe alguna persona de esas que juraron teniendo
cuarenta años y al día siguiente se fueron de la función, pero aún siguen cobrando, no
solamente tiene que devolver el dinero sino que, además, debe ir presas.

210
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Deseo hacer otra consideración. Resulta paradójico que este vilipendiado cuerpo
hoy sea llamado para salvar la gobernabilidad, evitando así el caos total, mientras que
quienes ordeñaban y ordeñan la vaca muerta de los supuestos sobornos de esta casa siguen
haciendo prensa, tratando de sacar algún rédito mediático de una conducta que está
poniendo al país al borde del desastre.
¡Cómo me voy a convencer yo, que soy peronista, de que este es el camino
adecuado para resolver el problema si ni siquiera los integrantes de la fuerza gobernante
pueden ponerse de acuerdo!
Días atrás, el doctor Terragno dijo algo que coincide con lo mencionado por el señor
senador Yoma cuando expresaba que, si no había crecimiento, era imposible que esto
funcionara. Les voy a leer brevemente un artículo titulado "La verdadera historia". Dice
que, a propósito del gasto público, el posible candidato a senador Rodolfo Terragno hizo,
en el programa Contrapunto de radio América, un razonamiento verdaderamente
esclarecedor: "Por más que se controle el gasto --decía Terragno-- hay problemas que son
desbordantes. Mire; le hago un cálculo: usted suponga que se decide eliminar el Poder
Ejecutivo, se elimina al presidente, ministros, secretarios, directores y, por supuesto, todo el
personal de la Presidencia; de los Ministerios, de las Secretarías, absolutamente todo. Entes
reguladores, también fuerzas armadas, fuerzas de seguridad, la policía, todo. Y se elimina al
Poder Legislativo con los legisladores, los empleados, los ñoquis y todo. Y el Poder
Judicial, todo. Lo que ahorraríamos en sueldos no alcanza para pagar los intereses de la
deuda. Entonces, cuando usted tiene esa situación, la idea de que va a resolver los
problemas de la economía haciendo algunos ajustes --que hay que hacerlos-- no es
absolutamente para nada del todo cierta.". Esto, reitero, es lo que decía hace pocos días el
ex ministro Terragno.
Y el actual ministro de Desarrollo Social --el hijo de nuestro amigo el senador
Cafiero-- decía en otro periódico, bajo el titular "Juampi sigue confrontando", que: "El
verdadero riesgo país es el riesgo social, declaró ayer el ministro de Desarrollo Social, Juan
Pablo Cafiero, en la localidad bonaerense de Ramallo". Más adelante sostiene que: "...El
Estado no puede estar enfrente de las demandas sociales legítimas, sino junto a ellas". Y en
otra parte del artículo se menciona que: "Cafiero aprovechó para reclamar nuevamente que
'se aplique todo el peso de la ley y aun la cárcel, a quienes están en la especulación
financiera en contra del país'".
Pero además de lo mencionado por los integrantes del gobierno de la Alianza,
quiero referirme a otras dos manifestaciones. Una es la del monseñor Alfonso Delgado,
obispo de San Juan --de los pagos del querido presidente de nuestro bloque y del senador
Losa--, que dice: "Hemos dilapidado alegremente hasta el fruto del trabajo de nuestros
bisnietos, en una especie de carnaval de desorden de insensatez y de corrupción. A estas
alturas nadie se anima a prestar un peso al Estado nacional o los estados provinciales o
municipales. Ya nadie nos da ni la hora".
La otra expresión corresponde a monseñor Justo Laguna, obispo de Morón, quien
también dijo hace unos días que "No podemos de nuevo hacer ajustes que caigan sobre los
que menos tienen. No pueden ser tocados los jubilados. Yo no tengo manías demagógicas,
pero los jubilados son algo especial en nuestro país y en el mundo. Es gente que aportó con
su trabajo, que construyó el país".
Para finalizar, digo que dentro de estos ajustes también se han incluido las
pensiones para los discapacitados. Es decir que un minusválido que cobraba 80 pesos,
luego de la aplicación de este ajuste va a percibir 69 pesos.

211
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Solicito que se inserte en el Diario de Sesiones el discurso que tenía pensado hacer,
en donde explico técnicamente por qué estoy en contra de cada uno de los puntos de la
sanción de la Cámara de Diputados.
Por lo expuesto, anticipo mi voto categóricamente negativo y de rechazo a este
proyecto de ley.

Sr. Baum. -- Pido la palabra.

Sr. Presidente (Menem). -- Tiene la palabra el señor senador por el Neuquén.

Sr. Baum. -- Señor presidente: quiero adelantar que voy a votar por el rechazo de la
iniciativa, aunque ello me impida demostrar que otro hubiera querido ser mi voto. Porque
hubiese querido votar un proyecto con un dictamen, tal como lo propiciara el miércoles
pasado nuestro bloque cuando planteó una preferencia con dictamen. Seguramente que en
ese despacho, juntamente con el oficialismo, hubiésemos podido construir consensos
fuertes para incorporar aquellas modificaciones positivas que tiene la sanción de la Cámara
de Diputados y, fundamentalmente, agregar lo que el señor senador Verna y muchos
colegas que me precedieron en el uso de la palabra plantearon esta noche con tanta
responsabilidad.
¡Cuánto me hubiese gustado que ese mensaje y discurso del señor senador Moreau
fuese de la bancada oficialista! Estoy seguro de que, de ser así, otro hubiera sido el voto de
este legislador de la Patagonia.
Por eso, voy a fundamentar muy brevemente mi oposición a la sanción de este
proyecto de ley de ajuste. Tres son las razones principales. En primer lugar, porque se
quiere realizar sobre las espaldas de los jubilados y de los trabajadores, y el peronismo al
que pertenezco no puede ni debe avalar este camino.
En segundo término, porque se nos hace terrorismo financiero, con las
consecuencias que pagaría el país si se caen los mercados y explota aún más el riesgo país.
Pero esto yo ya no lo creo. Quiero hacer una breve reflexión sobre algo que, desde el
corazón y con preocupación por el país, nos dijo durante una discusión en nuestro bloque
un señor senador, quien haciendo referencia al cuento del pastor y el lobo, mencionó lo
siguiente: "Nos han mentido tanto, que yo tengo miedo de que ahora nos estén diciendo la
verdad y realmente se nos caiga el país." Por mi parte, debo decir que mi razonamiento se
inscribe en una actitud lógica, pero en la parte del cuento en la que se dice que no se cree,
porque ya no creo. Después de tantas catástrofes incumplidas y de tantas veces que se nos
dijo "A votar o se cae el país", no creo que ahora vaya a ocurrir algo.
La tercer razón por la que me opongo a la sanción de este proyecto de ley es porque
desde el Ministerio de Economía se descarta dogmáticamente y con un fundamentalismo
mesiánico cualquier alternativa que desde el Parlamento podamos proponer para solucionar
el déficit del país. Se elige lo fácil: cortar el hilo por lo más delgado.
Nadie está en desacuerdo con que tenemos que recrear la credibilidad en la
Argentina y que esa es una tarea de todos y por encima de cualquier interés partidario. Sin
embargo, a la hora de trabajar, para levantar la imagen de este Senado de la Nación,
revisando leyes como esta que hoy estamos tratando, en la que tenemos la responsabilidad

212
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

de ser la Cámara revisora, se nos plantea que a la sanción de la Cámara de Diputados no se


la puede tocar porque se nos cae el país.
Como manifestó el señor senador Sala, desde el bloque oficialista se argumenta que
hay que apoyar la aprobación de esta iniciativa, porque lo pide el gobierno, y se dice que
esa es la responsabilidad del oficialismo en el Senado. Pero, por suerte, al mismo tiempo
escuchamos voces duramente críticas que parten de la misma bancada sosteniendo lo
contrario.
Una vez más manifiesto que todos estamos de acuerdo con el equilibrio de las
cuentas públicas, con la sana administración y con esta política de Estado, como se define a
la idea del déficit cero, pero no puede ser a costa de bajarle los haberes a los trabajadores y,
mucho menos, a los jubilados.
Cuando en 1996 se hizo aquella famosa pueblada en mi Cutral-Có y en Plaza
Huincul, en la que nació esta nueva expresión social que son los piqueteros, ellos
formularon un petitorio y una de las cuestiones que allí se planteaba era la necesidad de
crear un régimen intermedio para aquellas personas que no cumplían con los requisitos
establecidos por la ley de jubilaciones, es decir, 30 años de aportes y 65 años de edad.
Cuando manifesté que teníamos que presentar algún proyecto de ley de jubilación
anticipada se me dijo que no tenía que caer en la demagogia. Ya se había vetado un
proyecto del entonces senador Oraldo Britos, porque no tenía financiamiento. Entonces, nos
pusimos a trabajar y presentamos una iniciativa respecto de la cual hasta tuvimos la
delicadeza de no llamarla "de jubilación anticipada" sino "de régimen de retiro
compensatorio solidario para los ex trabajadores de YPF". Allí establecíamos un
financiamiento genuino. Las empresas petroleras tenían que poner 20 pesos de contribución
solidaria voluntaria por cada trabajador activo. Pero tengo que decir con dolor que, a pesar
de que se sancionó por unanimidad en esta Cámara de Senadores y en la de Diputados, el
gobierno de mi partido vetó esta ley porque los señores empresarios del petróleo fueron a
decirle al gobierno que se violaba la seguridad jurídica del país; que había derechos
adquiridos con la concesión de las áreas petroleras que no podían lesionarse.
Me pregunto si una persona que aportó durante 30 años al sistema jubilatorio de
nuestro país y a la que se le otorgó la jubilación, no tiene el derecho adquirido a cobrar ese
haber. Estoy seguro de que sí y por eso, lamentablemente, debo votar por el rechazo de este
proyecto de ley sin ver las cosas positivas que, como dije al comienzo, vienen incluidas en
la sanción de la Cámara de Diputados.
Voy a rechazar esta norma, porque una de las pocas cosas que hoy les quedan a mi
Cutral-Có y a mi Plaza Huincul desde el punto de vista de los ingresos, son las jubilaciones
de cientos de mujeres y de hombres, ex "ypefianos", fundamentalmente.
Quiero volver a mi provincia sabiendo que con mi voto de rechazo a esta norma
defendí a los jubilados de Cutral-Có y de Plaza Huincul.

Sr. Presidente (Menem). -- Tiene la palabra la señora senadora por San Luis.

Sra. Negre de Alonso. -- Señor presidente: en primer lugar, quiero manifestar que,
indudablemente, estamos de acuerdo con el déficit cero; y no podría ser de otra manera
cuando provengo de una provincia que fue una de las primeras que dio su ejemplo al país
con el déficit cero y hoy tiene superávit.

213
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Pero también debo señalar que hoy hemos venido a dar nuestro apoyo para que, a
contrario sensu de lo que en forma reiterada la Alianza hizo en nuestra provincia a través
de la Unión Cívica Radical y del Frepaso, este Senado pueda tratar sobre tablas este
proyecto de ley.
Nosotros ya transitamos este camino y, cuando en su oportunidad tuvimos que
sancionar la ley de emergencia, quienes hoy nos piden el apoyo para lograr el tratamiento
de esta norma, fueron los que más fustigaron la brecha a recorrer para llegar hoy al
superávit fiscal.
Nos impactaban con amparos, nos impedían las votaciones. Salían de la Cámara de
Diputados y patrocinaban los amparos, nos hacían cadenas de campañas en las radios,
etcétera. Esto es lo que primero resalto hoy y la diferencia de actitudes políticas y de
actitudes responsables frente a la situación que vive el país. Pero también debo adelantar mi
voto en forma negativa para este proyecto de ley porque, viniendo de una provincia que
transitó todo este camino varios años atrás y lo hizo en forma indolora, no creemos que esta
ley sea la solución o el camino correcto para llegar a cumplimentar el déficit cero.
Consideramos que hay otras medidas, otros procedimientos; que el ajuste debe venir
por un real ordenamiento del Estado.
Un titular de la sección Economía del diario de La Nación de hoy consigna que
existen once mil jubilados de más de ciento diez años. Hoy la Argentina cuenta con once
mil treinta y tres personas que han logrado superar la barrera de los ciento diez años,
aunque el promedio de vida sea de sesenta y ocho años. Todas ellas están cobrando
jubilaciones. Según da cuenta el diario, esto proviene de una auditoría de la ANSeS e,
indudablemente, no se ha tomado ninguna medida al respecto.
Los caminos a recorrer son volver a sus justos límites el sobredimensionamiento del
Estado, eliminar los gastos corrientes e impactar sobre los sectores que más tienen. Una
justicia igual para los desiguales no es justicia. No podemos con una ley atacar a los
sectores más necesitados de la sociedad, resguardando a los viejos privilegios y a los
sectores que indudablemente son los autores de los llamados golpes del mercado.
Indudablemente es más fácil tocar una tecla y afectar a la inmensa mayoría de los
asalariados en relación de dependencia con el Estado, a los jubilados y a los pensionados,
que adoptar determinadas medidas legislativas puntuales y calificadas dirigidas a todos
aquellos sectores que pueden afrontar y colaborar con mayor razón en esta crisis.
Recientemente decía monseñor Bergoglio, exactamente el 30 de junio, que la persona
humana no puede convertirse en mercadería del sistema político, económico y social. Que
la persona humana, el hombre y la mujer, son objeto y fin en sí mismos y no puede
convertirse en mercadería humana transformados en suma de proyectos. Indudablemente
este proyecto, en la forma en que afecta a los trabajadores y al segmento de jubilados al
cual va destinado, ha transformado a la persona humana en una mercancía. Hoy el ajuste
pasa por los trabajadores. ¡Cómo vamos a apoyar nosotros un ajuste que pase por los
trabajadores cuando en la provincia de San Luis se acaba de elevar el salario mínimo, vital
y móvil a 550 pesos en el sector público! Consecuentemente sería una incoherencia y no
una simple retórica discursiva. Sería una incoherencia viniendo de nuestra provincia y con
el ejemplo que ella ha dado logrando el superávit fiscal mediante ajustes correctivos que se
han dado en forma indolora y hoy se vuelcan a sus trabajadores. Hoy la provincia de San
Luis no hace ajustes. Hoy no hay reducción de salarios; por el contrario, a partir del 1 de
Mayo ha habido aumento de los haberes. Pero creo que tampoco debemos dejar de
mencionar lo que Juan Pablo II le dijo al presidente Bush cuando se entrevistó con él la

214
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

semana pasada. Le pidió que se globalice la solidaridad. Entonces, nos preguntamos si


realmente este proyecto globaliza la solidaridad. Y la respuesta es que no. Porque
globalizar la solidaridad implica establecer un régimen en el que los distintos sectores, a
través de las distintas posibilidades, coadyuven para superar la crisis. Sin embargo, por el
contrario, hoy resultan únicamente afectados los sectores de bajos salarios y de escasos
ingresos.
Además, a través de los medios de comunicación nacional, hemos advertido que el
famoso apoyo solidario que iban a realizar los sectores financieros estaba condicionado a
que los señores senadores sancionáramos el proyecto de ley en tratamiento y a que no se
afectaran sus derechos ni se les impusieran mayores impuestos.
Consecuentemente, nosotros no vamos a acompañar este proyecto de ley. No
podemos acompañar la reducción de los salarios de los trabajadores. Hemos venido con
responsabilidad política a brindar el quórum necesario y votaremos favorablemente el
tratamiento sobre tablas de esta iniciativa. Pero no vamos a acompañar la sanción de este
proyecto.

Sr. Presidente (Menem). -- Tiene la palabra el señor senador por Río Negro.

Sr. Costanzo. -- Señor presidente: seré muy breve.


Deseo expresar mi opinión con respecto a este proyecto de ley. Adhiero a todos los
argumentos, fundamentos y consideraciones vertidos por quienes, como yo, consideran
necesario rechazar esta iniciativa.
Creo que está absolutamente todo dicho. No quiero entrar en ningún tipo de
redundancias. Por eso, solicito a la Presidencia la incorporación en el Diario de Sesiones de
algunas reflexiones que he plasmado por escrito.
Por otra parte, quiero manifestar que mi coincidencia con quienes me precedieron
en el uso de la palabra en cuanto al rechazo expreso de este proyecto, se debe a cuestiones
técnicas, políticas, jurídicas y sociales.
También quiero hacer referencia a las expresiones vertidas en este recinto desde una
visión de la región Patagónica, porque nosotros también en nuestro Río Negro tenemos
situaciones sociales de extrema gravedad. Hoy nos están golpeando muy duramente
fenómenos climáticos que han agravado la situación de zonas importantes de nuestra
provincia.
Los ejes centrales sobre los que se basa mi rechazo a este proyecto de ley son, sin
duda alguna, su falta de justicia y de equidad.
Nadie puede estar en desacuerdo con el propósito de lograr un déficit fiscal cero, es
decir, con que logremos vivir de lo que ingresa y con que el Estado no gaste más de lo que
recauda. Pero establecer ese principio básico, primario y fundamental sobre la base de
perjudicar a los que menos tienen, hace que este proyecto carezca de los elementos éticos
necesarios como para que podamos apoyarlo.
El señor senador Baum hizo referencia a la fábula del pastor y el lobo. Hice una
reflexión similar en mi bloque, porque entendí que existía realmente una amenaza --como
tantas otras veces--, en el sentido de que si no sancionábamos este proyecto de ley, el país
sufriría situaciones de conflicto social, económico y financiero.

215
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Y pensé desde una perspectiva de preocupación, ¿no nos pasará como en la fábula?
¿No vendrá el lobo ante la situación de extrema gravedad económica y financiera?
Pese a ello, aún en esta situación de crisis generalizada, pensamos que hay otros
mecanismos y otros sectores de mayor poder económico y mejores condiciones sociales
que bien pueden hacer su aporte para que el país supere esta situación de deficiencia o de
crisis. Por otro lado, estoy preocupado por lo que ha ocurrido en los últimos días con la
prensa nacional. Realmente, no me gustaría que apareciera el lobo.
No sé si, tal vez, estemos ante la alternativa de que la perversidad de alguien, que un
día fue capaz de elaborar un anónimo, ahora quiera volver a cometer una tremenda actitud
como aquélla, típica de un psicópata. Lo digo porque se ha puesto de manifiesto que este
Senado quizá pueda entrar en mecanismos que, desde luego, rechazamos totalmente.
Cuando consideramos el proyecto de reforma laboral planteamos límites a la
posibilidad de la reducción laboral y, además, se incorporaron reformas sustantivas que,
según lo señalado por un señor senador, fueron revolucionarias. Sin embargo, ese anónimo
generó una situación de investigación que puso en vilo a la totalidad de esta Cámara.
Hoy, justamente, se planteó en este recinto una cuestión de privilegio por dichos,
manifestaciones o escritos de un periodista y un diario muy importantes.
Señor presidente: por la ilegitimidad y falta de fundamento ético del proyecto en
consideración es que considero muy poco conveniente que asumamos un voto positivo.
Sin perjuicio de que voy a solicitar la inserción de algunas reflexiones en el Diario
de Sesiones, nuevamente manifiesto mi voto negativo al proyecto de ley en consideración.

--Ocupa la Presidencia el señor presidente provisional del H. Senado, senador Mario


Losada.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Carbonell.

Sr. Carbonell. -- Señor presidente: seré breve porque intentaré no reiterar conceptos que ya
se han vertido por parte de miembros de mi bancada, con los que estoy de acuerdo, tanto
para el tratamiento en general como en particular de este proyecto de ley.
Simplemente, quiero destacar algunas cosas que han quedado en el tintero con
relación a la naturaleza de los contenidos de los títulos VI y VII, que constituyen el
corazón, el meollo y el motivo de la actitud opositora y del rechazo conceptual por parte de
mi bancada.
Cuando se enuncia la necesidad del déficit cero y se articula la propuesta del Poder
Ejecutivo tendiente a achicar el déficit por la vía del ingreso y del gasto, se intenta aplicar,
como en otras alternativas legales mal llamadas de emergencia, lo que en el derecho
moderno se considera como la teoría del concurso del Estado.
El Estado no puede quebrar, no debe quebrar. Pero, a veces, frente a las
circunstancias como las que vive la Argentina, el Estado no tiene capacidad para atender
todos sus compromisos. Entonces, formula leyes de emergencia que neutralizan principios
básicos del derecho y principios constitucionales y vulneran el concepto de que todos los
pactos están para ser cumplidos en plenitud.

216
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Este principio tan "cacareado" y defendido por parte de los juristas, analistas de la
deuda, calificadores de riesgo y el gobierno --no sólo el actual, sino también el nuestro--, de
darle seguridad jurídica a todos los que contraten con la Nación --a los inversores que
hicieran inversiones y a todos los que de un modo u otro tuvieran que relacionarse con la
Argentina en términos contractuales--, se vulnera lamentablemente a través de este
proyecto por lo más débil y delgado.
Al escuchar algunas de las exposiciones, reflexionaba acerca de por qué se altera el
principio de la seguridad jurídica respecto de los empleados estatales, y sobre todo de los
pensionados y jubilados, defendiéndose tan a rajatabla la seguridad jurídica cuando se habla
de circunstancias probadamente injustas --dada la evolución de sus negocios--, como es el
caso de algunas concesiones de servicios públicos que se hicieron en la Argentina en la
década pasada, las comisiones de las A.F.J.P --a las que hizo referencia algún senador del
oficialismo--, o las certezas de la banca nacional y extranjera que opera dentro de nuestro
país
¿Por qué no se intenta un mecanismo para salir de la emergencia presupuestaria que
tiene la Argentina, de un modo más equitativo y justo? ¿Por qué no se vulnera la seguridad
jurídica de un modo más extensivo, sin utilizar el modo fácil o el recurso más expeditivo
como es alterar las remuneraciones de empleados estatales --que no son tantos--, pero sí lo
son los aproximadamente tres millones de jubilados y pensionados que tiene el sistema
previsional argentino?
La clase pasiva va a tener, como ya se ha dicho en el recinto, una inmediata y severa
connotación en cuanto al consumo general. Y esta imperativa reducción del consumo va a
redundar en una vuelta de tuerca sobre la recesión que hoy presenta la economía argentina.
Tenemos en claro que el déficit fiscal que, en términos internacionales, no es tan grave --el
proyectado para este año, sin contar con estas medidas de ajuste, no llega al tres por ciento
de nuestro Producto Bruto Interno--, es una de las causas estructurales de la grave crisis
argentina.
Pero creo que es mucho más grave el nivel de la deuda externa comparado con el de
nuestras exportaciones. Y es más grave todavía el nivel de estancamiento de la economía
argentina, que no crece desde hace tres años.
A pesar de esto, este déficit fiscal aparece como el gran condicionante para que las
tasas de interés lleguen a niveles atractivos, y la actividad privada pueda volver a invertir y
a imaginar negocios rentables versus tasas de interés.
Estas medidas de ajuste no sólo me parecen inequitativas respecto de lo que es la
seguridad jurídica que tanto se declama sino también en cuanto a otras alternativas que
podría utilizar rápidamente el Poder Ejecutivo para intentar el ajuste por el lado del gasto.
En general, coincido con las propuestas en materia impositiva que contiene esta ley.
Reitero que mi oposición se basa en los títulos VI y VII; luego daré mis fundamentos.
¿Por qué no se han articulado desde el Poder Ejecutivo medidas de ajuste tomando
en cuenta otros elementos irritantes del gasto público?
¿Por qué no hemos empezado, por ejemplo, recortando los aproximadamente
cuatrocientos millones de dólares que están previstos para gastos de consultoría?
¿Por qué no pensamos en un nuevo régimen para el manejo de las universidades
argentinas? Eso ya lo había anunciado el ministro López Murphy, con muy poca fortuna.
El Estado está gastando mucho y mal en educación terciaria. Eso ha fomentado el
crecimiento de las universidades privadas, y el deterioro lento y seguro, además del
descrédito, de la universidad pública en nuestro país.

217
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

¿Por qué no pensamos en anular o recortar contratos, de los muchos miles que se
han generado durante este gobierno, desde el Poder Ejecutivo o de organismos
dependientes de él, y que suman cientos de millones al cabo del año?
¿Por qué no se pensó también en fusionar, achicar o reordenar los entes públicos
descentralizados, que gastan más de mil millones de pesos del presupuesto nacional?
Esto, a veces, ha escandalizado a los que hemos estudiado el tema porque tienen los sueldos
más altos que, hasta ahora, pagaba el Estado nacional.
¿Por qué no pensamos que también la Presidencia de la Nación tiene que reducir en
alguna medida los 450 millones de pesos que tiene asignados en el presupuesto anual para
sus gastos? Y ¿por qué no nosotros, que tenemos que empezar a pensar seriamente cómo se
achica y se reordena el gasto del Congreso de la Nación?
También los jueces, señor presidente, debieran pensar que en un estado de
emergencia tienen que pagar impuestos y que hay algunos aspectos del gasto del Poder
Judicial que tienen que ser reordenados en pos de este déficit cero tan necesitado y tan
compartido por todas las fuerzas que se expresan en este Senado.
Creo que esto justifica plenamente mi oposición a los contenidos del Título VI, que
prevé esta francamente inequitativa, distorsiva y dañina reducción en los haberes de los
pensionados y jubilados argentinos y también de los empleados del sector estatal.
Pero también me parece un absurdo el contenido del Título VII cuando reforma el
Código Procesal Civil y Comercial de la Nación. Además de su francamente deficiente
redacción --y algunos abogados procesalistas que brillan en este cuerpo sabrán a qué me
refiero--, de un texto torpemente estructurado que tiende a preservar la liquidez del Estado,
de los depósitos de fondos públicos, lo que es incomprensible es que este principio de
preservación, por supuesto de difícil consolidación en los tribunales, de dudosa
constitucionalidad, se extienda también a los funcionarios, como lo dicen los artículos 14 y
15, en sus últimos párrafos. Esto parece puesto, además, con mayor torpeza y a las
apuradas, por algún redactor de texto temeroso de alguna consecuencia en un eventual
juicio de responsabilidad.
Y esto es realmente inadmisible, señor presidente. Me refiero a que le estemos
otorgando un bill de indemnidad a aquellos funcionarios que tienen responsabilidad
respecto de sus actos de gobierno.
¿A qué se refiere el texto de la ley en estos puntos? ¿Qué clase de funcionarios
quiere proteger? ¿A quiénes se quiere preservar de la acción de la justicia? Esto me parece
francamente inexplicable y, desde el punto de vista de quien lo propuso, inconfesable. Por
eso también me voy a oponer a este concepto.
Porque creo que es tarde, que ya se ha dicho todo y porque no quiero ser
redundante, voy a pedir la incorporación de algunos conceptos y sugerencias que, por
escrito, he formulado. Pero quiero hacer una reflexión final sobre el funcionamiento de
nuestro bloque. Es probable que el texto de este proyecto de ley --tan presionado por los
medios, tan exigido por el Poder Ejecutivo, tan reclamado enfrentándonos con el abismo, la
desaparición del país, la captura de los plazos fijos, la salida de la convertibilidad y tantas
otras calamidades que se nos ponen delante--, termine siendo ley esta noche con la
colaboración positiva y tácita de muchos senadores de la oposición.
¿Hasta cuándo el bloque mayoritario de este cuerpo, opositor con relación al
gobierno nacional, va a seguir recibiendo cachetadas que muchas veces se extienden a la
Cámara en su conjunto pero que, en general, se profundizan, se enfatizan y se acentúan
cuando se habla del peronismo? ¿Hasta cuándo se va a seguir soportando esto, cuando

218
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

realmente este bloque ha dado una lección de oposición inestimable en los anales de la
historia parlamentaria argentina? Porque terminamos colaborando abnegada y
solidariamente con todos los pedidos del Poder Ejecutivo. ¿Hasta cuándo vamos a seguir
soportando la falta de simetría que existe en las provincias gobernadas por el justicialismo
con relación a los bloques opositores de la Alianza? Estos bloques, cuando los gobiernos
justicialistas les requieren medidas de ajuste, medidas que a veces son dramáticas, para
ordenar los presupuestos provinciales, apelan a la Justicia, a la Constitución, a los
principios de Yrigoyen y de Leandro Alem, pero siempre se las ingenian para no dar
quórum, para no estar en el recinto o para votar en contra. Si no, vean lo que ocurrió en
Córdoba respecto de las medidas propuestas por el Ejecutivo provincial sobre la reforma
estructural del Estado, tendientes a achicar el gasto político y público.
Creo que en algún momento hay que requerírselo al oficialismo en la Nación, que es
opositor en muchas provincias, y a veces opositor ciego, irresponsable y que en ocasiones
actúa de mala fe.
Espero que me escuchen y que reflexione el Poder Ejecutivo nacional, porque
muchas veces --más allá de la buena fe y de la compañía, de boca para afuera, con los
ajustes provinciales-- no operaron adecuadamente con la Nación en tiempo y en forma a fin
de tomar medidas que debían ser tomadas.
Para terminar, solicito que oportunamente se vote la inserción, cuyo texto haré
llegar por Secretaría.

Sr. Presidente (Losada). -- Así se hará, señor senador.


Tiene la palabra el señor senador Tell.

Sr. Tell. -- Señor presidente: no quiero ser redundante respecto de lo que aquí se ha dicho
en esta jornada histórica. Indudablemente, el proyecto sancionado por la Cámara de
Diputados peca de los mismos vicios y errores que su antecedente, es decir, el decreto de
necesidad y urgencia 896 de este año, cuya manifiesta ilegalidad pretende cohonestarse
ahora, además, mediante la incorporación de componentes tributarios.
Desde mi punto de vista, la iniciativa llegada de Diputados merece un triple
reproche porque es inequitativa, inconsistente e inconstitucional.
Es inequitativa porque pretende cargar sobre la espalda de los jubilados y
pensionados de esta querida Argentina y de los empleados públicos, para toda la vida y de
manera permanente, el costo del ajuste; con cuyo objetivo genérico "déficit presupuesto
cero" estamos todos de acuerdo y a él adherimos, pero con otros contribuyentes.
Para su logro y más eficiente asignación --a la que se refería puntualmente el
compañero por Tucumán que me precedió en el uso de la palabra -- se podría haber echado
mano de muchas cosas como las que describió. Fundamentalmente, del proyecto que tiene
sanción de la Cámara de Diputados y del que nunca nos acordamos por el gran lobby que
hacen los medios, hoy tiburones de la comunicación en la Argentina. También pueden
ahorrarse las cifras millonarias que paga el Estado nacional, más de 1.700 millones de
pesos, en publicidad, en los contratos de los amigos y en las consultorías. Así podemos
lograr un cúmulo de recursos de donde se podría haber echado mano.
Pero hoy se echa mano a lo que está más cerca, a lo que permanentemente este
gobierno --y también el nuestro-- con distintos proyectos intentó bajar: la jubilación y,

219
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

fundamentalmente, el sueldo de los activos estatales. Por eso, también esta Cámara derogó
el decreto 430 que hacía mucho mal a los trabajadores argentinos. Hoy se pretende pagar el
costo de este ajuste con lo que comen los jubilados y los trabajadores argentinos.
La iniciativa es inconsistente, porque las mayores cargas tributarias y previsionales
que consagra, sea por la vía del aumento de impuestos o por la postergación de reducciones
ya decididas, no harán otra cosa que profundizar la espiral del estancamiento de nuestra
economía. A eso debe sumarse el progresivo desfinanciamiento directo de la seguridad
social bajo la forma de un intrincado sistema --si usted analiza concienzudamente el
proyecto en tratamiento-- impositivo que nadie entiende.
Fundamentalmente, lo más grave, es que es inconstitucional, porque la veda que
impone en la legislación procesal, que impide a los jueces dictar medidas cautelares cuando
se vean afectados los intereses estatales, tal como está redactada la norma, lesiona
gravemente la garantía del debido proceso.
Señor presidente: como decía recién, tampoco es la primera vez que se intenta esto.
Ya lo hicieron; se intentó. Este cuerpo tan vapuleado tuvo que afrontar el embate de
quienes hoy manejan las finanzas en la Argentina. Y en la misma línea ideológica se ha
pretendido hacerlo con las futuras jubilaciones y pensiones, con los discapacitados --como
acá se dijo-- con las mujeres embarazadas. Esto es lo que no debemos permitir como
peronistas.
El Poder Ejecutivo nacional, señor presidente, vuelve a las andadas, inspirando
ahora un contenido más amplio a esta medida que contiene la sanción de la Cámara de
Diputados.
Por eso, así como el señor senador por Río Negro contaba la fábula del lobo,
muchas veces he dicho en el bloque que a veces quisiera votar distinto por curiosidad,
como lo voy a hacer esta noche. He acompañado cada una de las medidas que este gobierno
necesitó. Porque es cierto que permanentemente se decía que había que votar una ley o
caeríamos en el abismo. Hoy sinceramente, señor presidente, quiero ver qué pasa el día de
mañana. Porque hemos sido presionados permanentemente. Hemos sido embestidos
continuamente por quienes manejan las finanzas, por quienes manejan los medios en la
Argentina, convirtiéndose en el cuarto poder.
Hoy también adherí a la cuestión de privilegio relacionada con un medio cómplice
de otros tiempos oscuros de la Argentina. Porque he tenido la responsabilidad de legislar
sobre una iniciativa del Poder Ejecutivo que nos decía que, si no votábamos de tal manera,
no bajaba la desocupación en la Argentina. Y hoy estamos encartados, señor presidente, por
esa actitud.
Por eso voy a seguir siendo coherente con mi razonamiento gremial y mi sentir
peronista. En esa iniciativa del Poder Ejecutivo prohibimos la baja salarial al sector
privado. ¿Cómo vamos a pensar distinto respecto del sector público? También ahí
cercábamos las posibilidades de despidos. Y también, en cada una de las distintas normas
que hemos votado en este Parlamento cuidamos el sistema previsional argentino.
Por eso, señor presidente, en consonancia con mi propio partido, que en la época de
la crisis mexicana no le bajó el sueldo a los trabajadores argentinos, poniéndoles inclusive
un piso a los que ganaban más de dos mil pesos, ¿cómo puedo pensar y votar hoy de
manera distinta, si mi partido se nutre de los jubilados y de los más desposeídos de la
Argentina?

220
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Para ir cerrando, señor presidente, ya que hay más oradores, de manera contundente
quiero que se tome expresa consideración de mi voto. Por esta razón, no quiero que el día
de mañana un juez me impute haber participado en un acto ilícito.
Por eso voy a votar de manera negativa, señor presidente, y tome nota de mi voto en tal
sentido, por los fundamentos que expresé.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Menem.

Sr. Menem. -- Señor presidente: a esta altura del debate es muy poco lo que puedo agregar
a lo que aquí se ha dicho.
No obstante, además de pedir la inserción de mis reflexiones sobre este proyecto de
ley, donde en particular detallo todos las objeciones que me merece, no puedo dejar de
hacer algunas consideraciones sobre el tema.
Debo reconocer, señor presidente, que desde el año 1983, que tengo el honor de
ocupar esta banca en representación de la provincia de La Rioja, nunca me he sentido tan
presionado, tan compelido, ni he experimentado esta angustia existencial en torno a la
votación en favor o en contra de una determinada ley.
Hemos pasado por situaciones muy difíciles en estos 18 años de democracia, con
debates larguísimos y días como el de hoy, en los que también debimos sesionar los
sábados y domingos.
En la época del presidente Alfonsín recuerdo haber votado un presupuesto un día
domingo, allá por septiembre, cuando más que presupuesto se trataba de una rendición de
cuentas, pero lo teníamos que aprobar antes de que terminara el año parlamentario, también
así, a las apuradas y con la angustia de sancionar un proyecto de ley.
Viene a mi memoria la consideración del Tratado del Beagle, que en su momento
enfrentó a los argentinos y que generó tantas tensiones; había problemas entre partidos y en
los bloques. Entre otros casos, también recuerdo el tratamiento de la reforma al Código de
Justicia Militar, cuando debimos enfrentar votaciones tan importantes como las referidas a
la ley de obediencia debida y el punto final, donde nuestra bancada votó en contra; o el
envío de naves al Golfo, en la época del conflicto. Si bien fueron debates trascendentes,
nunca se nos planteó la situación de hoy: o se sanciona esta ley o viene el apocalipsis, o se
aprueba esta ley o mañana el país estalla en pedazos.
A su vez, surge la presión de todos los medios de comunicación que le echan la
culpa al Senado porque aún no se cuenta con esta la ley, como si hiciera un mes que está
aquí para su tratamiento. Y nosotros hemos aprendido a leer el mensaje: cuando se habla
del Senado y de su culpa siempre se menciona al bloque de senadores justicialistas, porque
somos mayoría.
Sin embargo, con esa responsabilidad hemos venido prestando la más amplia
colaboración que jamás una oposición en la historia del país le haya dado a un gobierno,
pese a los antecedentes de la oposición que hizo el gobierno de la Alianza, que utilizó todas
las estrategias parlamentarias posibles para evitar que sancionáramos las leyes que
permitieron sacar al país del incendio en 1989.
Como decía un senador del oficialismo: no es hora de echarnos las culpas, es hora
de ver cómo salimos de esta crisis. Pero la crisis no es meramente económica, porque yo

221
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

tampoco creo que con la sanción de esta norma se solucionen todos los problemas, ni
mucho menos. Creo que la crisis es eminentemente política.
Entiendo que la falta de credibilidad y de confianza en nuestro país se suscita porque no
hay confianza en el gobierno; porque este ha sido el fracaso más estrepitoso que haya
tenido un gobierno constitucional en la historia de nuestro país. Nunca un gobierno se
desgastó tan rápidamente, nunca perdió tanto la credibilidad, nunca bajaron tanto los
índices de aceptación de un gobierno, como con el actual. No lo digo en tono de reproche,
es un dato objetivo de la realidad. Lo que ocurre es que fracasó la Alianza.
Lamentablemente teníamos razón cuando decíamos que solamente se trataba de una alianza
para ganar una elección y que no serviría para gobernar.
La Alianza se hizo pedazos al poco tiempo de asumir el gobierno porque no existía
una coincidencia de programas, porque era nada más que un conjunto de partidos, sobre dos
principales, que se unieron solamente para reunir votos.
Era muy fácil escribir la "Carta a los Argentinos", era muy fácil diseñar los flashes
de televisión para un publicista creativo que pudiera denostar al anterior gobierno y hacer
creer que éste traería todas las soluciones.
Todo fue una defraudación para la gente que votó a la Alianza, pero no sólo para
ellos, porque generó además una falta de credibilidad hacia afuera. Porque ¿qué
credibilidad puede tenerse en un país en el cual un vicepresidente de la Nación renuncia a
los diez meses de asumir el gobierno por una pequeña pelea, como la ocurrida entre los
integrantes de la Alianza?
Recordemos cuando el bloque de la Alianza se empezó a hacer pedazos en la
Cámara de Diputados y cuando tuvieron que echar manos a funcionarios que habían sido
denostados durante diez años.
Señor presidente: no se me puede hacer creer que el tema sea el de la deuda, tal
como se ha dicho aquí, y que estemos mal solamente por la deuda externa, que ya no es
externa sino pública, porque hay otros países que están mucho más endeudados que
nosotros y no tienen estos problemas, hablo de países centrales que tienen un índice de
endeudamiento mucho más alto que la Argentina con relación al producto bruto.
Aquí se ha dicho que el Tratado de Maastricht establece hasta un 60 por ciento de
endeudamiento como límite para pertenecer a la Unión Europea, y la Argentina está en un
46 por ciento. Si vemos datos de otros países, podemos decir que España está en un 100 por
ciento, Estados Unidos en un 56 por ciento, los Países Bajos en un 54 por ciento, el Reino
Unido en un 49 por ciento, Suecia en un 48 por ciento, Finlandia en un 44 por ciento, y el
menos endeudado es Suiza, con un 26 por ciento. Entonces, el tema no es solamente el de la
deuda externa.
Pero, además, se ha dicho que el tema es el déficit; y, sí, es cierto, tenemos un
déficit elevado: el 2,4 por ciento del producto bruto, pero tampoco es inmanejable, porque
el mismo Tratado de Maastricht establece un 3 por ciento como tope del déficit. Entonces,
¿qué es lo que pasa? Todos esos países a los que hice referencia también partieron de
déficit elevados y han ido modificando el funcionamiento de sus economías hasta lograr el
déficit cero e inclusive el superávit.
Entonces nuestro problema, señor presidente, no es que hayamos triplicado la
deuda. Porque si es cierto que la deuda se ha triplicado, también lo es que se cuadruplicó el
Producto Bruto Interno. Entonces, cuando alegremente se dice que debemos 128 mil
millones de dólares, también habría que recordar que nuestro producto bruto es de 280 mil
millones de pesos o de dólares. Yo recuerdo que cuando terminaba el gobierno del doctor

222
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Alfonsín la deuda declarada era de 60 mil millones --de hecho, era mayor--, pero había un
producto bruto de 90 mil millones de pesos, o sea que el endeudamiento era mucho más
grave en aquel entonces.
Señor presidente: si no admitimos que si bien la crisis tiene una consecuencia
económica también tiene una raíz de índole política, nunca vamos a saber cómo
solucionarla. Entonces, más allá de las medidas que se tomen, lo importante es que el
gobierno sepa que es a él a quien no se le cree y no a las posibilidades de la República
Argentina.
Ya han detallado mis compañeros de bancada todas las veces que este bloque votó a
favor o al menos permitió la sanción de las leyes propuestas por el gobierno. No las voy a
repetir. También han detallado todas las oportunidades en que se advirtió que el tema de la
crisis no se supera con medidas recesivas. Lo advertimos en diciembre de 1999 y a
comienzos del 2000, cuando dijimos que el "impuestazo" y el recorte de los sueldos no eran
un buen camino porque traían más recesión y el problema de la Argentina, precisamente,
era la recesión.
Estuvimos más de dos años sin crecer. Pudimos soportar las crisis del "tequila", la del
sudeste asiático, la de Rusia y la del Brasil. Cuando en el último trimestre del '99 habíamos
empezado a salir de la recesión, vinieron las medidas que nos volvieron a sumergir en ella.
Porque además, el gobierno de la Alianza trajo un mensaje desalentador. Ya en ese
entonces, señor presidente, se hablaba de que estábamos al borde del abismo. En vez de
tratar de salir de la recesión y de tirar buenas ondas decía que estábamos al borde del
abismo. Ponían énfasis en la magnitud del déficit y en los errores del gobierno anterior. Así
fuimos cayendo cada vez más. Ahora no se sabe si realmente ya estamos en el abismo o al
borde de él. No sabemos si esta norma que hoy se propone, que ha sido criticada con tanta
razón, realmente nos permitirá salir del abismo o evitar que caigamos en él, pero esto es
responsabilidad del gobierno.
Este bloque de senadores justicialistas va a seguir actuando con la misma
responsabilidad. No va a poner palos en la rueda. Yo ardo en deseos de saber qué habría
hecho la Alianza como oposición si hubiéramos estado en la misma situación. Pero
nosotros hemos aprendido del general Perón que primero está la Patria, después el
Movimiento y luego los hombres.
Por eso actuamos con la mira levantada. Sabemos que si no se sanciona la ley,
mañana no se le va a echar la culpa al Senado sino al bloque justicialista; se va a decir que
somos responsables de la eventual hecatombe, de que hay más fugas de depósitos, más
retiros de los bancos, que hay menos inversión y menos credibilidad. Sin embargo, repito,
la raíz de esta crisis es netamente política.
Pero, además, nos angustia la situación de nuestras provincias. Se nos ha dicho que,
si no se aprueba este proyecto de ley, no vamos a recibir un peso en nuestras provincias
para poder cumplir con nuestras obligaciones; y a quienes venimos de provincias
desfinanciadas, con graves problemas, esto nos angustia muchísimo porque estamos
realmente abrumados. ¿Con qué cara vamos a ir a nuestras provincias si se nos dice que por
culpa de no aprobarse esta iniciativa no se le pueden pagar los sueldos a los empleados
públicos de los estados provinciales? Entonces, estamos ante una encrucijada muy difícil y
tenemos que actuar con la mente fría.
Por supuesto que no podemos dejar de señalar que este proyecto de ley tiene
gravísimos errores. ¿Cómo vamos a aceptar calladamente que se nos recorten sueldos y
jubilaciones? Obviamente que no lo aceptamos. ¿Cómo vamos a aceptar silenciosamente

223
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

esa modificación al artículo 34 de la ley 24.156, que significa introducir en una ley
permanente un mecanismo de emergencia? Claro que está mal. ¿Cómo vamos a aceptar
normas inconstitucionales como esta que recorta jubilaciones, introduce reformas al Código
Procesal Civil y Comercial de la Nación, inhibiendo la posibilidad de que se adopten
medidas cautelares? ¿Cómo vamos a hablar de que no hay derechos irrevocablemente
adquiridos?
Esta es responsabilidad del gobierno, de quienes proponen esta ley. Nosotros se lo
advertimos; no vamos a precipitarlos al escenario apocalíptico, pero tampoco vamos a
callarnos frente a los graves errores y peligros que encierra esta iniciativa, porque
seguramente más de una de sus normas van a ser atacadas de inconstitucionalidad.
La mayoría de nuestros gobernadores nos han pedido que facilitemos la sanción de
este proyecto de ley porque, de lo contrario, muchas provincias mañana mismo corren el
riesgo de caer en cesación de pagos, con los conflictos sociales que ello traerá aparejado.
Por eso, en esta instancia, yo voy a exigir una respuesta categórica del presidente de
la bancada oficialista acerca de los compromisos que la Nación ha asumido frente a las
provincias. Algunos de ellos están contenidos en ese denominado Pacto de la
Independencia, del 17 de julio, que se encuentra firmado, pero otros constituyen
compromisos de honor del gobierno nacional para con los estados provinciales.
Me refiero a cinco compromisos puntuales: la garantía de cumplimiento del Fondo
Fiduciario, comprometido en el acta firmada con el presidente de la Rúa por 1.000 millones
de pesos; la efectiva refinanciación de los vencimientos de capital del semestre, incluido el
correspondiente a julio --tal como se había contraído el compromiso--; un reconocimiento
de la deuda por la diferencia de los tres puntos del IVA, cuando el impuesto pasó del 18 al
21 por ciento, mediante la emisión de certificados a dieciséis años; la emisión del bono
federal por parte del Fondo Fiduciario por cuenta y orden de cada provincia; y el último,
pero no menos importante, el cumplimiento de todos los pactos especiales entre la Nación y
las provincias. Y digo último, pero no menos importante, por cuanto mi provincia tiene
firmados pactos especiales con la Nación en materia de asistencia financiera.
El presidente de la Nación y los funcionarios de rango inferior se han comprometido
a respetar estos acuerdos; se lo han prometido a nuestros gobernadores. Por eso, solicito al
presidente de la bancada radical que en este acto manifieste si avala y certifica que se van a
cumplir. Le solicito que informe si tiene conocimiento del compromiso y si ellos avalan
con su palabra su cumplimiento.

Sr. Presidente (Losada).-- Señor senador por La Rioja: ¿usted desea que el señor senador
Agúndez le responda ahora?

Sr. Menem. -- Sí, señor presidente.

Sr. Presidente (Losada).-- Tiene la palabra el señor senador por San Luis.

Sr. Agúndez. -- Señor presidente: cuando a través de los medios hoy me enteré de estos
cinco compromisos mencionados por el señor senador por La Rioja, le pedí al señor jefe de

224
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Gabinete de Ministros que me informara al respecto, y él me contestó que ellos forman


parte de compromisos anteriores entre la Nación y las provincias.
En cuanto al tercer compromiso, es decir, el reconocimiento por parte del gobierno
de la deuda con las provincias por los tres puntos del IVA no coparticipado, cuando dicho
gravamen pasó del 18 al 21 por ciento mediante la emisión de una deuda certificada a
dieciséis años, por unos 1.200 millones de pesos, está contemplado en un compromiso del
anterior gobierno, que data de 1995.
De todas maneras, en cuanto a los cinco compromisos citados por el senador
Menem, el señor jefe de Gabinete de Ministros me informó que se quiere cumplir con
todos. Por lo tanto, como no puedo dudar de mi gobierno, entiendo que fue positiva la
respuesta que se me brindó.

Sr. Presidente (Menem). -- Continúa en el uso de la palabra el señor senador Menem.

Sr. Menem. -- Señor presidente: agradezco muchísimo al presidente de la bancada del


oficialismo su ratificación del compromiso asumido, porque dentro de esta situación tan
difícil que vivimos nos hace alentar la esperanza de que esta vez se van a cumplir, ya que
anteriormente, pese a estar contemplados en los pactos, ello ocurrió. Por eso manifesté
nuestra preocupación.
Finalmente, el justicialismo asume una vez más su responsabilidad como partido de
la oposición. Es el rol que nos ha dado el pueblo argentino cuando votó a la Alianza para
ser gobierno y nosotros respetamos las reglas de juego: que la Alianza gobierne el país
durante la totalidad del período constitucional para el cual fue electa y nosotros seguiremos
ejerciendo una oposición responsable, lo cual significa advertir cuándo se toma el rumbo
equivocado.
Por otra parte, y como algo obvio, les solicitamos que si el proyecto en
consideración es aprobado esta noche, procuren hacer de él un uso racional y equitativo,
que cause los menores sacrificios posibles a nuestra gente y que traten de ser ecuánimes.
No desconocemos que vivimos un período preelectoral; por lo tanto, esperamos que
también sean ecuánimes a la hora de repartir recursos a las provincias, que las hay
gobernadas por la Alianza y por el Justicialismo.
Ya que estamos frente a un proyecto tan cuestionado y discutido con toda razón,
esperamos que no se convierta en un instrumento para aumentar una injusticia, algo que no
estamos dispuestos a tolerar.
Finalmente, solicito que se inserte en el Diario de Sesiones el análisis particular que
pensaba realizar sobre el instrumento en consideración.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Sapag.

Sr. Sapag. -- Señor presidente: a esta altura de los acontecimientos no queda ninguna
genialidad por decir. Solamente quiero puntualizar que hago mías las palabras del señor
senador Baum, con quien comparto una gran cantidad de ideas y la preocupación por la
gente de nuestra provincia.

225
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

También coincido con las palabras pronunciadas por los señores senadores Verna,
Yoma, Sala, Moreau y, aunque parezca mentira, con las del señor senador Maglietti, con
quien tantas veces he discutido.
Por otro lado, debo decirle al señor miembro informante del oficialismo, cuando
citó un artículo periodístico que decía que la conducción política debía tener conciencia,
que la cosa no es tan fácil. Pareciera que solamente la clase política debe tener conciencia;
ella no se le reclama al sindicalismo ni al periodismo. En este sentido, un periodista
aparentemente de deportes, anteanoche se dio el lujo de decir que eran flacos los sobres que
nos habían ofrecido para llevar adelante este acto patriótico. Se trata de un periodista
gordito al que, indudablemente, se ve que la grasa también le tapó el cerebro.
Debemos vivir con la agresión permanente de una situación en la que nos meten a
todos en la misma olla y por la que quieren destruirnos a nosotros y también a la clase
política.
Hablar de la reforma política es fácil. ¿Por qué no hacemos como los militares, y
dejamos solamente al presidente de la República? Más reforma que esa no se puede hacer.
¿Para qué vamos a tener al Senado y a la Cámara de Diputados, si solamente producen
gastos? Además, según muchos de estos señores, no representamos a nadie.
Creo que están errando el camino con este proyecto. Se están equivocando al pensar
que a la gente le importan los mercados, porque en realidad le interesa saber cómo va a
subsistir, qué seguridad de trabajo le vamos a dar, cómo va a seguir educando a sus hijos o
cómo va a ser el futuro. Sin embargo, nosotros no estamos dando ni una proyección al día
de mañana.
A esta altura de la noche, reitero, ya no hay genialidades. Simplemente digo que mi
voto va a ser negativo, porque camino por el país, por mi provincia, hablo con sus
habitantes y entiendo que la gente no está preparada para un proyecto como este. Espero
que agudicen el ingenio y se imponga la inteligencia. Para hacer una reforma política se
tienen que preparar alternativas afuera del Estado.
Un funcionario sacó a relucir la espada de los "ñoquis". Quisiera saber qué
estamento del Estado no está recargado de empleados. Me gustaría conocer qué
gobernación, municipio o comisión de fomento no tiene exceso de personal. Esto se
produce porque no existe alternativa afuera del Estado. Si la opción es bajar el sueldo o
reducirle a los jubilados sus haberes, para mí esas no son alternativas.
Para los jubilados no debe existir un piso de 500, 1.000 ó 1.500 pesos. La clase
pasiva que cobra 1.500 pesos ha trabajado durante toda su vida para disponer de esa
jubilación; ha hecho los aportes con sacrificio y, entonces, no merece que le efectúen
descuentos sobre sus haberes. Si existen jubilaciones de privilegio creo que hay que
identificarlas y hacerles el descuento. Pero no hay que tocar a los hombres que hicieron los
aportes correctamente.
En consecuencia, vuelvo a reiterar mi voto negativo al proyecto que estamos
considerando.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Preto.

226
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Preto. -- Señor presidente: no tengo duda alguna de que hoy es uno de esos pocos días
en la vida de los hombres en que hay que tomar decisiones fuertes. No sólo estamos presos
de nuestro sentido común sino que, además, somos esclavos de nuestro conocimiento.
Y digo esto porque en diciembre de 1999, cuando el presidente Fernando de la Rúa
tuvo la gentileza de visitar a los senadores de los partidos provinciales --cortesía que
lamentablemente nunca más se volvió a repetir--, realizamos un cordial debate acerca de lo
que el gobierno pensaba hacer a partir de la asunción de su mandato.
En esa corta charla me permití decirle con todo respeto al presidente Fernando de la
Rúa --y el señor senador Sapag fue testigo de ello--, que si pensaba iniciar su período de
gobierno aumentando impuestos, haciendo ajustes aislados en lugar de propiciar una
profunda reforma político-administrativa del Estado y exagerando la herencia recibida para
lograr un resultado electoral --que luego los números demostraron que no era la que se
decía, porque se hablaba de 11 mil millones de dólares de déficit, y este sólo alcanzó
aproximadamente los 6.970 millones--, tendría que vivir confirmando y cambiando a sus
ministros de Economía. Además, le señalé que ante esa situación, la incipiente reactivación
que por aquel momento se insinuaba se iba a transformar en recesión e iba a profundizarse.
Y finalmente le dije que iba a tener serios problemas de gobernabilidad para contener y
llevar adelante al país en los términos que estaba planteando hacerlo.
En aquella circunstancia y desconociendo la realidad --la terca realidad que nunca
cambia--, quizá yo hubiera actuado igual. El presidente se sintió algo molesto con mis
palabras; entonces, se levantó y simplemente se fue. El senador Sapag me hizo una broma
al respecto, diciendo que me había salido de adentro mi corazón de economista.

Sr. Sapag. -- Así es.

Sr. Preto. -- Hoy estamos aquí tratando una vez más de lograr el objetivo de sancionar una
ley que no satisface a nadie y a mí tampoco.
Quiero equivocarme, pero estoy cerca de creer que, a partir de mañana, una vez
sancionada esta norma --si es que se aprueba--, solamente un milagro de gobernabilidad y
de ejercicio de la autoridad que se prolongue durante el tiempo suficiente para lograr el
efecto que se busca con este proyecto, va a permitir que la Nación argentina no caiga en lo
que quienes tenemos el conocimiento para ello lamentablemente prevemos que puede llegar
a ocurrir.
Hubiera preferido no estar discutiendo acerca del salario de los empleados públicos
o de lo que percibirán los jubilados de nuestro país, que está muy lejos de ser una dádiva
por parte del Estado, ya que es el fruto del trabajo y del esfuerzo proyectado en años de
aportes, en un sistema solidario de derecho público que hace al interés de que nuestros
ancianos, cuando lleguen al ocaso de sus vidas, cuenten mínimamente con qué sustentarse.
Aunque también entendemos que la mayoría de las jubilaciones argentinas está muy lejos
de ese objetivo.
Pero estamos debatiendo este proyecto de ley en lugar de discutir en profundidad los
problemas estructurales que tiene la economía de nuestro país, de manera tal de lograr, de
una vez por todas, que un esfuerzo y un sacrificio más de los argentinos, o de un sector de
ellos, sirva para siempre, para que no tengamos que aprobar --por supuesto que para esa

227
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

ocasión no voy a prestar mi voto-- nuevos ajustes y medidas que van a ser absolutamente
inconducentes.
A fuerza de extenderme en mi exposición, deseo hacer algunas apreciaciones acerca
de lo que pretendo decir cuando me refiero a los problemas estructurales de nuestro país.
En primer lugar, está la evasión impositiva. Diariamente, leemos en publicaciones de todos
los niveles que se evaden anualmente en nuestro país 25 ó 30 mil millones de pesos de
impuestos. Ahora bien, si sabemos quiénes los evaden, porque los conocemos cuando
efectuamos el cálculo de los números, ¿por qué no los vamos a cobrar?
Recuerdo cuando Carlos Tacchi --y pido perdón por lo que voy a expresar, pero
quiero repetir sus palabras-- dijo que iba a hacer mierda a los evasores. Carlos Tacchi hizo
bastante en contra de ellos, pero él --que descanse en paz-- está muerto y los evasores están
tan saludables como siempre.
En la Argentina se declara mucho sobre la evasión fiscal, se habla mucho de
combatirla, pero, evidentemente, los poderosos intereses que hay detrás de ella, a lo que
agregaría la todavía desorganizada ubicación en la que se encuentra el Estado para atacar
este grave problema de los argentinos, ha hecho que la evasión impositiva sea una realidad
que nos agobia. Y nos agobia mucho más cuando hablamos de las jubilaciones o del salario
de los empleados públicos y sabemos que, con el 8 ó el 10 por ciento de esta cifra, que no
es ningún porcentaje descabellado podríamos, en lugar de estar discutiendo esta iniciativa,
pensando en cómo pobres contra pobres van a solucionar el problema de la Argentina.
Creo que esta ha sido una deuda pendiente de muchos administraciones y continúa
siendo una deuda pendiente de este gobierno nacional para con los argentinos.
En segundo lugar, quiero referirme al problema cambiario que nos agobia mucho
más de lo que creemos. La ley de convertibilidad no implica sólo la paridad cambiaria sino
también la posibilidad de disponer de cuentas corrientes en divisas extranjeras y recibir y
girar moneda extranjera desde y hacia el exterior. También asegura la paridad cambiaria,
que por aquel entonces mereció, a tenor de las autoridades de turno, la calificación a la que
todos los argentinos nos aferramos como a una bandera incontrastable: un peso igual a un
dólar.
Hasta el día de hoy un peso es igual a un dólar, solo que debemos ser conscientes de
cómo hemos llegado hasta aquí para sostener esta paridad cambiaria. A nadie se le escapa --
y mucho menos a mí -- que el factor psicológico condicionante o potenciador en aquella
oportunidad era un fuerte componente para reactivar la economía y aventar la duda de los
argentinos que un peso era igual a un dólar. Pero creo que faltó un debate serio acerca de
las posibilidades de sostener en el tiempo esa situación.
¿Por qué digo esto? Porque si las cosas en el mundo hubieran seguido otro curso la
paridad cambiaria no hubiera resistido más de un par de años.
Entre los años 1992 y 1994 el entonces presidente Bush quería ser reelegido y había
nombrado como presidente de la Reserva Federal a un señor que hasta el día de hoy usamos
como parámetro de muchas de nuestras evaluaciones. Alan Greenspan quería colaborar con
la reelección del ex presidente Bush reactivando la economía y reduciendo los índices de
desempleo, para lo cual debía mantener bajas las tasas de interés. Por aquel entonces, el ex
presidente Clinton lo advirtió en su campaña y utilizó aquel slogan tan peyorativo: "Es la
economía, estúpido". La gente de Clinton advertía que ya era tarde para sostener la
economía bajando las tasas de interés, porque ésta ya estaba en recesión lo cual llevó a
Bush a perder las elecciones.

228
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

A los argentinos nos sirvió porque durante más de dos años tuvimos tasas en los
Estados Unidos lo suficientemente bajas como para que la paridad cambiaria en la
Argentina no sufriera los embates que, de otra manera, no podría sostener. Además, por
aquel entonces, tuvimos el aliciente de que pusimos en venta el grueso de las empresas
ahora privatizadas. Obviamente, también nos ayudó el hecho de que los inversores
norteamericanos perdieron el incentivo de comprar títulos públicos de su país y prefirieron
invertir en los países emergentes para buscar otro tipo de rentabilidad.
Paralelamente, en el año 1994 Brasil revalúa su moneda en un 40 por ciento y esto
nos permite tener un nuevo verano para seguir sosteniendo la convertibilidad. Sin embargo,
en 1997 y 1998 las tasas empiezan a subir en los Estados Unidos, y Brasil devalúa su
moneda, lo que provoca una importante asimetría en el intercambio comercial con la
Argentina.
Es así que si en 1999 hubiéramos sido capaces e inteligentes, deberíamos haber
realizado aquella salida ordenada de la convertibilidad --que también declamé aquí hace
quince o veinte días -- de manera tal de evitar que el parámetro de la paridad cambiaria se
transforme en un corsé de hierro que aprisione cada vez más a la actividad económica
argentina, especialmente la dedicada a las exportaciones
El otro gran problema estructural que tenemos que resolver es el déficit previsional,
señor presidente. Y uno de los principales parámetros por el cual el déficit fiscal de la
República Argentina está en los valores insostenibles que estamos discutiendo
permanentemente los argentinos, tiene que ver pura y exclusivamente con el déficit
previsional. Este nace, obviamente, de un interés legítimo: cambiar un sistema quebrado --
el sistema de reparto-- por un nuevo sistema que con el tiempo le permitiera a los
argentinos tener sus ahorros lo suficientemente protegidos como para poder contar con una
jubilación que fuera sostenible en el tiempo y todo lo decorosa y digna que merecían
quienes aportaran a ese sistema.
Esto se acompañó también con reducción de aportes patronales. Se decía en aquel
entonces que se lo hacía a los efectos de hacer más competitivas a las empresas,
especialmente a las exportadoras, y al mismo tiempo permitir a las empresas privatizadas
cobrar tarifas más baratas a los usuarios, de manera tal que el bolsillo de los argentinos no
sufriera un embate por esta vía.
Lo más lamentable, señor presidente --y digo esto sin poner en duda alguna la buena
fe y la intención de quienes trabajaron en este aspecto-- es que llevaron el esquema adelante
y lo pusieron en marcha, pero la historia y la terca realidad --insisto-- nos volvieron a
demostrar que se habían utilizado cuanto menos parámetros equivocados para evaluar las
consecuencias que esto iba a traer.
Esto es así, señor presidente, porque se pensaba y se creía que en el año 2000 el
déficit, producto del cambio del sistema provisional, no iba a superar los 2.000 ó 2.500
millones de dólares, cuando la realidad nos demostró que hoy estamos en el orden de los
9.000 millones de dólares; es decir, unas cuatro veces más de lo que se había estimado.
En este punto, señor presidente, voy a hacer un reproche tanto a las calificadoras de
riesgo como a las instituciones financieras que utilizan determinados parámetros para
evaluar la economía argentina.
Como bien dijo aquí el senador Menem, la Argentina, medida en los fundamentales
parámetros del Tratado de Maastricht, cumple perfectamente con todos ellos. Tiene
reservas holgadas y suficientes en el Banco Central, su endeudamiento no equivale a más
del 45 por ciento del PBI, con el agravante de que los mismos países, las mismas

229
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

evaluadoras de riesgo, los mismos inversores y sus asesores técnicos y financieros que le
pidieron a la Argentina dar este paso trascendental, hoy deberían tener en cuenta que parte
del déficit estructural argentino, parte del endeudamiento total nacional, ya sea interno o
externo, es producto precisamente de la transición entre el viejo y el nuevo sistema.
Además, para que un sistema muriese debía nacer otro, y ese otro debía nacer sano y
fuerte y debía ser financiado. Y así se nos dijo que se nos iba a financiar el tránsito de ese
sistema, pero cuando descubrieron que los números eran demasiado elevados nos
abandonaron a nuestra suerte.
Hoy, torpe y arteramente, porque sí sirve a algunos sectores de la especulación
financiera, se utilizan estos parámetros sin evaluar por separado lo que es endeudamiento
público producto del gasto público y del déficit fiscal por esta vía, y lo que proviene lisa y
llanamente del déficit previsional por el cambio de sistema.
Si esto fuera así --y todos los medios especializados coinciden en ello--,
sinceramente, la Argentina merecería otra calificación crediticia y no estaríamos
enfrentando hoy el fantasma de la cesación de pagos que nos rodea en forma continua.
Señor presidente: podría hacer muchas más enunciaciones, pero creo que la urgencia
de la hora no permite que me explaye más sobre los problemas estructurales que, además de
los mencionados, nos llevan a discutir hoy este proyecto de ley tal como ha venido de la
Cámara de Diputados.
Nadie duda de que los ajustes siempre son recesivos por la sencilla razón de que --
como en el caso que estamos analizando ahora-- se pagan salarios, jubilaciones y se
sostiene el gasto público total no sólo con la recaudación tributaria sino también con
financiamiento. Y como el financiamiento ha desaparecido, esa porción de la torta, esa
parte de los recursos, no lo tenemos más; entonces, obviamente, el Estado se ve obligado --
por alguna vía-- a distribuir menos dinero; en este caso, también entre los asalariados y los
jubilados. Por lo tanto, esto implica una medida recesiva.
A su vez, los ajustes siempre son inequitativos, injustos y además, cuando llegan
tarde y mal, hasta son aberrantes. Considero que estamos frente a un ajuste aberrante:
porque llega tarde y bastante mal, señor presidente.
Como bien dijo aquí el senador Sala --cuya expresión creo que ha sido producto de
largas charlas que hemos tenido al respecto--, los ajustes no se hacen en épocas de crisis
sino de bonanzas.
¿Qué hacen los norteamericanos cuando creen que se va a recalentar su economía?
Rápidamente corrigen la tasa de interés para lograr el efecto contrario o toman otras
medidas correctivas.
¿Quién no recuerda hace unos años atrás, durante la administración Clinton, cuando
en momentos en que no tenían el presupuesto aprobado, durante una semana o diez días
despidieron a los empleados públicos por falta de fondos. Fue una medida muy dura, muy
drástica. Pero en los países a los que muchas veces usamos como parámetros y admiramos
en diversos aspectos --aunque en otros preferimos no ser como ellos-- siempre es válido
aquel concepto que los abogados siempre esgrimen: dura lex, sed lex, la ley es dura pero es
la ley; y lo primero que debe hacerse es cumplirla en todos los niveles y órdenes.

-- Ocupa la Presidencia el señor presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales


del H. Senado, senador Jorge Yoma.

230
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Preto. -- Los norteamericanos cumplen con la ley y por eso tienen un país previsible y
son lo que son y tienen la economía que tienen y, además --por decirlo de algún modo-- , se
dan el lujo de ser los gendarmes del mundo. Han adquirido la fortaleza económica, la
viveza política y el sentido de oportunismo --en el buen y mal sentido de la palabra-- para
manejar todas las variables que se les ocurre de manera de que estén siempre al servicio de
sus intereses.
Lejos de eso, señor presidente, nosotros siempre estamos actuando tarde y mal sobre
la coyuntura que se prolonga en el tiempo y nunca se agota.
En este punto, deseo hacer una reflexión y quiero que me escuchen bien todos
aquellos que van a estar involucrados en el ajuste relacionado con la ley que estamos
considerando.
Hoy, nos encontramos frente a dos posibilidades concretas: una de ellas es que se
sancione el proyecto tal como está redactado. Si ello ocurre, tal vez podamos aventar la
posibilidad de que esta vez el lobo llegue en serio. Quizá podamos lograr que mañana los
mercados reaccionen bien, que las variables económicas empiecen a tomar un rumbo
distinto y que las calificadoras de riesgo nos empiecen a mirar con otros ojos. Pero,
fundamentalmente, debemos tratar de que el Estado cumpla con el nuevo contrato social
adquirido a partir de la sanción de esta ley. Debemos respetarlo y cumplirlo, de manera tal
que en los próximos meses volvamos a tener ese mínimo de credibilidad que los argentinos
necesitamos para recuperar el crédito mínimo suficiente que, a partir del equilibrio fiscal, el
déficit cero y el crédito acotado, nos permita mantener a la Nación a flote hasta que pueda
reactivarse la economía privada, ese formidable motor, que es el único que va a permitir
llevar adelante a la Nación como tal.
No debemos equivocarnos, señor presidente; a la actividad privada no le podemos
pedir más nada. Le hemos pedido impuesto sobre impuesto, que ajuste sus salarios, que
baje sus gastos, que baje sus costos, que haga todos los esfuerzos y sacrificios; y los ha
hecho.
Entonces, señor presidente, esta es la hora en la cual el gobierno nacional debe
demostrar, en un elemental ejercicio de la autoridad, que lo que nos está pidiendo lo va a
cumplir, de manera tal que los argentinos tengamos un futuro previsible en el tiempo y que
nos permita salir de esta coyuntura realmente deplorable en la que estamos metidos.
Y, si sancionando este proyecto de ley permitimos eso, obviamente los salarios y los
recursos de los jubilados que hoy están siendo sometidos a un descuento porcentual se
recuperarán y ese porcentaje se va a ir achicando con el tiempo hasta volver a cero, cuando
cada uno cobre su salario o su jubilación y las cosas empiecen a funcionar por carriles más
normales.
Eso va a ser así de lograrse el efecto esperado de esta ley, por la conducta del Estado
y de los actores que giran alrededor de ella.
Si esto no es así, señor presidente, aún con la ley caeremos en el abismo; ese abismo
significa la cesación de pagos primero y la devaluación monetaria después.
Y en este punto quiero hacer una reflexión. ¿Qué significa el salario para cada uno
de los que lo perciben? El salario tiene dos parámetros fundamentales de evaluación: el
salario visto como unidad de cuenta, como valor nominal, y el salario visto como unidad de
valor, es decir, qué poder adquisitivo tiene, cuánto podemos comprar con él.
Cuando todos los meses, con la convertibilidad y con la supuesta fortaleza --entre
comillas-- que todavía tiene nuestra moneda, recibimos en nuestro sobre 500, 800, 1.000,

231
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

2.000 o la cifra que sea, habremos recibido un valor nominal, el que el contrato laboral ha
estipulado que debemos percibir. Pero nada nos asegura que con ese valor nominal, tomado
el salario como unidad de valor, podamos adquirir todos los meses las mismas cosas para
atender las necesidades de nuestra familia, de nuestros hijos, cumplir con nuestros
compromisos o pagar nuestras deudas y demás.
Pero lo más lamentable, señor presidente, es que tanto un default como una
devaluación nos llevarán inevitablemente a la pulverización del poder adquisitivo de los
salarios.
¿Quién no recuerda en la República Argentina las desgastantes negociaciones entre
sindicatos y empresas, entre el Estado y las organizaciones gremiales, para lograr nuevos
salarios en su factor nominal que llegaban con dos, tres o cuatro meses de atraso, mientras
día a día la hiperinflación se iba "comiendo" el valor adquisitivo del salario de los
argentinos? Y eso es lo que nos va a volver a pasar si caemos en default primero y en
devaluación después.
Solamente una devaluación ordenada, previsible y desde un Estado con sus cuentas
ordenadas y previsibles puede hacer racional el sostenimiento del poder adquisitivo del
salario.
Al respecto, podemos citar el caso de Ecuador, que cayó en cesación de pagos y no
quiso devaluar pero, después de hacerlo varias veces, dolarizó la economía. ¿Cómo está
Ecuador hoy? Con el mundo desarrollado de espaldas, con salarios de 20 ó 30 dólares, con
cero crédito y en una situación que, honestamente, no quiero imaginar para ninguno de los
argentinos.
Si no aprobamos el proyecto de ley y ocurre todo lo que suponemos que va a
ocurrir, de todas maneras no vamos a tener salario, porque va a estar absolutamente
depreciado por las consecuencias que acabo de puntualizar.
Por esta razón, señor presidente, y por muchas otras sobre las que no me quiero
extender porque creo que lo avanzado de la hora amerita que de una vez por todas
finalicemos esta sesión, voy a dar mi apoyo crítico a esta norma. Voy a votar
afirmativamente en general y en particular sólo y exclusivamente con el íntimo
convencimiento de que los argentinos estamos frente a un abismo que debemos cruzar, pero
que podemos hacerlo solamente en dos pasos, señor presidente.
Así, a tenor de lo que el gobierno asegura que con esta ley vamos a crear,
pondremos un punto invisible en el medio para cruzar ese abismo y no tener que sufrir
todas las consecuencias mencionadas y muchas otras que me he permitido no enunciar para
hacer más breve mi alocución.
Por esa única razón, señor presidente, para no sentirme responsable el día de
mañana de que el país efectivamente haya caído en todas las calamidades que seguro van a
ocurrir, voy a acompañar esta norma. Y como ya manifestaron muchos otros señores
senadores, quiero ver qué va a hacer el gobierno con esta ley. Quiero ver si va a ser capaz
de ejercer la autoridad suficiente como para que produzca el fruto esperado en el menor
tiempo posible, y así los porcentajes se vayan reduciendo aceleradamente, de manera que
volvamos al salario y a la jubilación plena. De lo contrario, asistiré atónito a la
confirmación de que el gobierno una vez más no supo aprovechar esta formidable
oportunidad que le hemos vuelto a dar para tener en sus manos una herramienta que, según
su propio decir, será la solución para todos los males de la Argentina.

232
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Presidente (Yoma). -- Tiene la palabra el señor senador Massat.

Sr. Massat. -- Señor presidente: con este ajuste aberrante, como dijo el señor senador
Preto, estamos viviendo una noche en que se va a consagrar uno de los más graves
retrocesos sociales.
La reflexión en el sentido de que no se debe gastar más de lo que se tiene es
racional. Por eso, debemos hacer un llamado para que cada uno de nosotros asuma la
conducta debida, y también lo haga el Estado. Pero de ninguna manera, señor presidente,
puede intentarse el logro del equilibrio fiscal o del déficit cero ajustando jubilaciones
miserables de 300 o 400 pesos. De ninguna manera, señor presidente, puede buscarse el
equilibrio fiscal o el déficit cero disminuyendo los salarios de los trabajadores.
El debate de esta noche ha sido uno de los más profundos en los que he participado
en este Senado. Hoy hemos tenido el coraje de profundizar y de analizar puntualmente las
cuestiones que vivimos en la Argentina, así como los problemas que podemos llegar a
enfrentar.
En este sentido, dentro de las alocuciones de los oradores que me precedieron en el
uso de la palabra, que han constituido en todos los casos mensajes y piezas oratorias
extraordinarias, quiero rescatar particularmente dos: primero, la de un colega de mi
bancada, el compañero Sala, realizada con un profundo sentido social y tal vez leyendo el
sentimiento de cada uno de los senadores peronistas. En segundo lugar, la de un integrante
de la bancada oficialista, con un análisis técnico crítico hacia lo que son las políticas de su
propio gobierno.
Hoy deberíamos estar modificando este proyecto de ley, señor presidente.
Deberíamos haber tenido el coraje para modificar esta ley, porque me parece que hoy
pasamos la raya de lo tolerable en lo que se refiere a las decisiones parlamentarias y
deberíamos haber tenido el coraje de comenzar a discutir la refundación de la República,
porque se debe discutir, con objetivos que sostengan la integridad de la Nación, el
equilibrio fiscal, el déficit cero. Pero observamos, lamentablemente, nichos de grandes
negocios de la Argentina que siguen siendo un privilegio; y esta noche vemos la
indefensión de miles de humildes jubilados que van a sentir la decisión de este Senado de
una u otra manera. Y quiero decirles que, tal vez, las presiones de todos estos días y el
temor nos llevó a los peronistas a estar sentados en estas bancas, votando en contra pero
con racionalidad.
Me parece que debemos comenzar a tomar conciencia de que el Parlamento debe
cambiar su actitud, debe dejar de tener una actitud pasiva en la política de la Nación y
comenzar a plantear ideas con rigor. Quiero decir a los señores senadores del oficialismo
que nosotros lo tuvimos a Cavallo de ministro; en muchas ocasiones nos planteó que era la
ley o el precipicio y, entonces, lo acompañamos con nuestro voto.
Anteriormente, el senador Moreau decía sobre el sistema privado de jubilaciones
que ese mismo ministro --que llevó adelante la idea y que nosotros acompañamos-- hoy
está vulnerando el sistema. Los jubilados o los aportantes al sistema privado de jubilación
están viendo vulnerado su futuro y eso lo discutíamos en el bloque peronista. Más del 70
por ciento de los recursos de la Administradora de Fondos de Pensión lo tiene el Estado
nacional.
Estas son las cosas que tenemos que rever y debemos ponernos los pantalones
largos desde el gobierno. Hay mensajes de apoyo y a ellos debemos acudir. Escuchábamos

233
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

al presidente de Francia Chirac que decía que no va a dejar caer a la Argentina y que va a
acompañar. Y también decía el primer ministro de Italia, Berlusconi, que va a acompañar a
la Argentina. Pues bien, que esta crisis no se profundice. Junto al presidente de la Nación --
y con él a la cabeza-- nos debemos sentar en los próximos días a discutir con los países
poderosos de la Tierra una nueva situación para el país, porque en eso coincidimos con el
senador Moreau en el sentido de que con esta deuda internacional, con las condiciones que
nos imponen, no vamos a poder salir, por más que le saquemos cincuenta pesos a un
jubilado o treinta o cincuenta pesos a un trabajador público. Si no rediscutimos en forma
madura y racional la deuda de la Argentina, la Nación no va a salir. En todos estos días no
se escuchó hablar a los hombres del gobierno sobre una sola idea para la reactivación, una
sola propuesta para el trabajo y la producción. Y estamos viendo con preocupación que hay
proyectos de competitividad que constituyen privilegios sectoriales. El Parlamento debe
tener al respecto una actitud mucho más dura.
El justicialismo ha tenido actitudes altamente positivas. Hemos acompañado al
gobierno desde que el presidente de la Rúa asumió el poder en representación de la Alianza.
Sin embargo, hasta ahora han tenido nada más que desaciertos.
Creemos que, a partir de esta noche, se produce un punto de inflexión. A partir de
ahora debemos comenzar a pensar, más allá del déficit, de la capacidad del gobierno, en
actitudes mucho más rigurosas por parte del Parlamento.
Hace poco tiempo hemos delegado facultades legislativas en el Poder Ejecutivo.
Pero hoy vemos, a veces hasta con burla, que dicho poder abusa de esas delegaciones.
El señor senador Verna ha señalado que se ha modificado la ley de ética. Incluso, se
han hecho muchas más modificaciones. Por eso, quiero llamar a la reflexión a los hombres
del gobierno y al propio presidente.
Hoy, tal vez se sancione un proyecto de ley que establezca una emergencia
permanente. Es algo que no existe en ninguna parte del mundo. Se deben buscar las
correcciones inmediatas. Es una aberración establecer una emergencia permanente. Y, más
todavía, si dicha norma afecta a los más débiles: a los jubilados y a los trabajadores.
Me parece que el acompañamiento que ha brindado hasta hoy el justicialismo --hoy
también, con algunos gobernadores de rehenes-- va a tener que cambiar, por el bien de
todos. Porque la madurez que vamos a adquirir a partir de esta sesión nos permitirá tener el
coraje de comenzar a decir que no a ciertas cosas y a aceptar otras.
Hay ajustes posibles en el sistema financiero argentino, aquel en donde están los
nichos de las ganancias y de los negocios. Pero, otra vez, no nos hemos atrevido a tocar a
ese sector.
Si queremos un país con una actitud distinta, debemos comenzar con una base
ideológica diferente. La Argentina así, no tiene futuro. Cuando desde el poder del
Parlamento afectamos a los más débiles porque tenemos miedo de que la situación se
desmorone, siento que la Argentina no tiene futuro.
Por eso, espero que esta noche, que es triste y que lo será mucho más para millones
de ciudadanos argentinos, sirva para plantear un punto de inflexión y para comenzar a
discutir la refundación de la Argentina con una base ideológica distinta.

Sr. Presidente (Yoma). -- Tiene la palabra el señor senador por Buenos Aires.

234
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Cafiero. -- Señor presidente, señores senadores: ya se va agotando este largo y


ciertamente rico debate. Y ya podemos extraer algunas conclusiones.
La primera de ellas es que el oficialismo no necesita oposición. La tiene dentro de
sí, con una agresividad y una virulencia que nunca tuvo por parte de los genuinos
opositores.
Otra conclusión es que si se pretende creer que este esquema del déficit cero y sus
consecuencias sociales van a ser remediados por el señor presidente de la República, con
todo el respeto que me merece su persona y su figura, les recuerdo que el señor presidente
de la Nación ha dicho que va a dar la vida por este modelo y por esta política económica
que hoy debatimos entre nosotros.
A los operadores del mercado, que están siguiendo este debate tan ansiosamente
como los jubilados y los empleados públicos, y que están pensando qué posición tomarán a
partir de las ocho o nueve de la mañana del próximo día, les diría que no crean demasiado
en el discurso de la izquierda progresista del radicalismo, cuyo propósito es más bien de
tipo mediático.
Mi experiencia me dice que, generalmente, este tipo de discurso termina por
coincidir con los intereses del statu quo y que se anula. Por lo tanto, les diría que no tomen
decisiones apresuradas. Todavía queda mucho por debatir y aún falta la votación del
proyecto en consideración.
No quieran imponernos mañana el castigo de los mercados si es que este Senado no
aprueba esta noche el proyecto de ley en revisión, en un anticipo de lo que será nuestra
decisión dentro de muy poco tiempo.
Señor presidente: el fenomenal filósofo político Max Weber decía que los hombres
políticos están ganados por dos tipos de ética: la de las convicciones y la de la
responsabilidad.
La ética de las convicciones es esa promesa que hemos hecho al iniciar la vida
política de sustentar determinados valores. Acá he visto bien expresada esa ética de las
convicciones a través de las exposiciones de algunos colegas. Pero no es suficiente para la
vida pública. También existe la ética de la responsabilidad. Es decir que no siempre
podemos hacer valer el plexo de nuestras convicciones cuando encontramos obstáculos
estructurales creados por la misma realidad.
Claro que rendirse a la realidad es rendirse al statu quo. Claro que rendirse a la ética
de la responsabilidad es aceptar en cierta forma el inmovilismo y es traicionar nuestra
vocación política, si es que hiciéramos de ella el patrón exclusivo de nuestras decisiones y
accionar político.
Pienso que muchos de los que estamos en este recinto nos hallamos tironeados por
ambas éticas. Y como hay muchos que provenimos de un partido que hizo de lo social su
bandera fundamental y su valor paradigmático, lo queremos imponer frente a cualquier otra
realidad que se nos quiera mostrar como opositora o inconveniente a nuestras convicciones.
Pero también hay otros que, ganados por la llamada ética de la responsabilidad, caen en un
inmovilismo que no es propio de quien asume la vocación política.
Escuché decir al señor senador Massat, y creo que también hubo una referencia del
señor senador por Tierra del Fuego, que este cuerpo tiene una deuda pendiente. Nunca
hemos hecho un debate a fondo, ya no sobre la República que deberíamos construir sino
sobre las causas por las cuales atravesamos este problema.
¿Por qué la Argentina está sumergida en esta crisis? ¿Es que los argentinos
padecemos alguna suerte de mal metafísico o tendríamos que escribir entre nosotros aquel

235
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

libro famoso que leíamos en los años sesenta, "Il male latino", que narraba las desventuras
de las que hoy son potencias, Francia e Italia? ¿Es que los argentinos hemos iniciado una
introspección a través de algún autor como Marcos Aguinis que acaba de publicar el libro
"El atroz encanto de ser argentino"? Hay algo para lo que, por ahora, no tengo respuesta,
porque nadie se lo explica en el mundo.
Acuérdense de aquello que decía Samuelson, en el sentido de que en el mundo
existían cuatro clases de países: los desarrollados, los subdesarrollados, Japón --que nunca
se sabrá por qué se desarrolló-- y la Argentina --que nunca nadie explicará por qué se
subdesarrolló--..
¿Cuáles son las causas de esta situación que estamos viviendo? Hay dos expresiones
muy claras que en los últimos días hemos tomado de los diarios. El señor Paul O'Neill,
secretario del Tesoro de los Estados Unidos, acaba de decir sobre los argentinos, muy
suelto de cuerpo, que no tenemos ninguna industria de exportación que valga la pena, que
nos gustan las cosas así y que nadie nos obligó a ser como somos. Esto es lo que dice un
alto funcionario gubernamental de una potencia que tiene impuestas 1.306 barreras
paraarancelarias para impedir la exportación de productos argentinos al mercado
norteamericano.
Eso es lo que dice un funcionario de un gobierno que gasta 350 mil millones de
dólares en subsidios para su producción agrícola, en abierta violación de las disposiciones
de la OMC, inyectando esta competencia desleal que tanto daño le causa al valor de
nuestras exportaciones.
Otro comentarista --por supuesto mucho más agudo--, Paul Krugman, --
probablemente el economista más notable de este tiempo--, señala que lo que resulta
sorprendente sobre la crisis política y económica de nuestro país no es tanto su gravedad, y
que es asombroso ver el castigo que se le está aplicando a un país que hace apenas tres años
era el orgullo de Wall Street, a pesar de que su deuda, en realidad, no es tan grande
comparada con el tamaño de su economía nacional, y cuyo déficit presupuestario es
relativamente modesto, producto de una depresión económica por la que se ve obligado a
un drástico recorte del gasto que agravará aún más esa caída. Para Estados Unidos eso
resulta intolerable.
Pero los banqueros de Nueva York le dicen a los argentinos que no tienen otra
alternativa.
Y eso viene de Washington --y no de la administración Bush, que se mantuvo
misteriosamente en silencio mientras la Argentina se desmoronaba--, de los think tanks, los
tanques del pensamiento conservador, que ayudaron al país a meterse en una camisa de
fuerza monetaria.
Por eso digo, señor presidente, que nos falta este debate, el cual no es ideológico. Es
un debate más bien metodológico para tratar de entender por qué la Argentina, que tuvo un
desempeño bastante satisfactorio en la primera mitad de la década del 90, hoy se encuentra
en esta situación crítica que la ha colocado al nivel de los países altamente subdesarrollados
del mundo.
¿Tendremos que decirnos, como lo hacía Scalabrini Ortiz en "El hombre que está
solo y espera", que todo lo que nos rodea es falso e irreal; que falsa es la historia que nos
enseñaron, falsas las creencias económicas de las que nos imbuyeron, falsas las
perspectivas mundiales que nos presentan, falsas las disyuntivas políticas que nos ofrecen e
irreales las libertades que los textos aseguran? Cuando caemos en esta suerte de decepción
colectiva, estas frases dichas en los años 30 se vuelven de perentoria realidad y actualidad.

236
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Coincido con el señor senador Menem, cuando dice que nunca en su vida política ha debido
legislar bajo una extorsión como la que estamos viviendo esta noche los hombres que
integramos este cuerpo.
Tenemos, y lo estamos experimentando, un fantasma. Como decía Carlos Marx o el
Manifiesto comunista del 48, un fantasma recorre el mundo: el comunismo. Hoy decimos
que un fantasma recorre la Argentina: el default. Claro que el default lo vemos en el
incumplimiento de nuestras obligaciones internacionales. Pero también hay un default
social, uno político, uno cultural, un default ético. Son muchas las causas que hoy agravan
la situación de los argentinos.
Este es el séptimo ajuste que hace este gobierno, señor presidente. Y después de un
año y medio de gestión no se puede decir que esto es herencia recibida. Acá lo han dicho
otros oradores y yo no los voy a cansar. Pero, en el año 99, el Producto Bruto Interno era de
283 mil millones y este año se calcula que será de 279 mil millones. El producto per capita
que, en 1999 fue de 7.744 dólares, hoy es de 7.458 dólares. La producción industrial bajó,
entre diciembre del 99 y junio de este año, un 6,2 por ciento. La deuda externa subió de 145
mil millones a 153 mil millones. La deuda pública de la Nación y la provincias, en
porcentaje del producto bruto, subió del 50,1 al 57,3 por ciento. La deuda pública de la
Nación subió de 121 mil millones en 1999 a 135 mil millones en 2000.
No los quiero cansar, pero la tasa de interés del plazo fijo en pesos, promedio anual,
que fue del 8 por ciento en el 99 y 8,4 en el 2000, este año es del 21 por ciento. Se ha
morigerado y debilitado la paridad de la convertibilidad, que era del 99 por ciento en 1999:
101,8; ahora es del 90 por ciento. La liquidez, en porcentaje, ha bajado del 25 al 20 por
ciento y el riesgo país subió del 585 puntos en diciembre del 99 a 1.365 puntos, que tuvo
ayer o anteayer. La Bolsa subió 28 por ciento en el 99, bajó un 24 por ciento en el 2000 y
un 19 por ciento en lo que va del 2001. La tasa de desempleo subió del 14,3 al 16,4 por
ciento.
Y los índices de corrupción, señor presidente, que los mide Transparency
Internacional, muestran que la Argentina ha ascendido en el ranking de los países más
corruptos del mundo desde el 55 lugar al 52. Es decir, algo está fallando. No quiero, con
esto, cargar las tintas excesivamente sobre la gestión del gobierno radical, ya que dejó de
ser el gobierno de la Alianza.
Pero quiero decir que no va a ser fácil remontar esta cuesta descendente. En este
período de un año y medio, yo lo confieso, he visto de todo. He visto el desarrollo de la
ortodoxia basada en saberes convencionales que expresó muy bien López Murphy. Pero he
visto la heterodoxia de Cavallo, cosa que jamás me iba a imaginar en él, que fue un
ortodoxo casi fundamentalista. Sin embargo, creó el factor "empalme", devaluó
comercialmente el tipo de cambio, bajó los requisitos mínimos de liquidez, del 20 al 18 por
ciento. Ensució la liquidez: al permitir cumplir con bonos los requisitos mínimos de
liquidez, la ensució. Admitió la renegociación voluntaria de la deuda. Aumentó los
aranceles a los bienes de consumo. Empezó las políticas activas sectoriales basadas en la
eliminación del impuesto a los intereses, del impuesto a la renta presunta, la baja selectiva
del IVA, los aportes patronales a cuenta del IVA.
Esto es muy importante. Confieso que, en su momento, lo recibí y creo que el
conjunto de economistas que no somos neoliberales aceptamos esta otra cara del ministro
de Economía que nos prometía una política alejada de los patrones fundamentalistas del
neoliberalismo. En cambio, se mostraba partidario y activo propulsor de políticas de tipo
sectorial y de políticas activas en material industrial.

237
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

He visto de todo, actitudes keynesianas y monetaristas; neoliberales y de la tercera


vía. El discurso radical hoy se impregna con la tercera vía, de Blair, Clinton, Schroeder y
Felipe González. Como dije en su momento, esto es algo así como un peronismo tardío.
Ahora han descubierto lo que los peronistas siempre hemos enarbolado como una de
nuestras banderas ideológicas fundamentales, es decir, no una tercera vía como síntesis de
dos anteriores sino como superación de las mismas.
Según nuestro modo filosófico de ver la historia, las políticas cumplen su ciclo y la
tercera vía o tercera posición --como decíamos en un tiempo-- viene después de la primera
y la segunda, pero no es el resultado de la fusión del comunismo y el capitalismo sino que
es una nueva forma de pensar la política y el país.
El avance de la derecha hoy tiene preso a este país. Por más que no lo queramos
admitir, el pensamiento del poder es de derecha, pero el discurso es progresista. Esta es una
gran contradicción dialéctica, que no solamente la tienen los radicales sino también
nosotros los peronistas. Esto ha infestado a los partidos políticos populares, que a veces se
ven obligados a pronunciar un doble discurso; en efecto, son derechistas cuando tienen que
aplicar medidas de gobierno y populistas o liberales de izquierda cuando hablan desde la
oposición.
Fíjense los términos que en este año y medio han aparecido y que antes no existían.
Alguien se acuerda cuando se llenó la Capital de afiches que decían: "Llegó el Blindaje,
salarios y trabajo para todos". Algunos creían que era una persona que se llamaba Blindaje,
sin embargo, era una forma de denominar a la masa de créditos con la cual tendríamos
todos los problemas solucionados. Pero después no alcanzó e inventamos la palabra
"Megacanje". Todo se hizo mega, grande, macro.
También encontramos la expresión "Pacto de la Independencia"; aunque no sé como
nos atrevemos a hablar de la independencia. Esto no es culpa del gobierno de de la Rúa sino
de un proceso que nos invadió a todos, pero lo cierto es que la Argentina nunca ha sido más
dependiente que en este momento, a punto tal de que estamos sesionando bajo la mirada
muy exquisita, certera y condicionada de los órganos internacionales y no solo los públicos
sino también de los privados, como los bancos y los fondos de inversión.
Y ahora hemos inventado el" déficit cero". Realizamos un nuevo contrato social,
porque esto es lo que constituye este proyecto de ley: un nuevo contrato en donde de alguna
manera la Justicia queda anulada al no poder intervenir y se declaran de orden público las
medidas que tienden a hacer el ajuste al cual estamos refiriéndonos.
Obviamente que esto es muy creativo. Los argentinos no tendremos suerte en
equilibrar el balance de pagos o el fiscal, pero sí en crear términos que sugieren situaciones
de satisfacción como "megacanje", "blindaje" "empalme" y "déficit cero".
No tendremos muchas divisas, pero terminología creativa tenemos y de sobra, ya
que en el mundo se preguntan qué es blindaje o megacanje, porque al déficit cero lo
conocen, aunque no lo practican.
Debemos ser el único país del mundo que cifra como norte de toda su política social
y económica el déficit cero. No digo que en este momento a lo mejor no sea conveniente
hacerlo. No sé; no quiero ser tan pesimista.
Esta filosofía del déficit cero y la forma que tenemos para alcanzarlo, que es a través
de la reducción de la demanda y de la reducción de los salarios, me hace acordar una frase
del economista Gunar Myrdal, que ganó el Premio Nobel en los años cincuenta o sesenta.
Él empezaba su libro con una frase bíblica que decía: "Al que tiene se le dará y al que no
tiene se le quitará". Este economista decía que esta frase del Evangelio, tan incomprensible

238
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

para quienes queremos leerla a la luz de la racionalidad común, se aplicaba en la Economía.


"Al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará". Claro que en el Evangelio
posiblemente esto esté referido a la vida eterna, pero él la aplicaba a la realidad y al mundo
de los negocios; en este mundo económico en el que todos estamos inmersos.
En función de todo esto hemos elevado una propuesta alternativa. No queremos
simplemente votar en contra de este proyecto de ley sino que deseamos arrimar soluciones,
queremos posibilitar, ya sea modificando esta iniciativa o poniéndonos en el extremo de
proyectar un nuevo proyecto de ley, la entrega de instrumentos y elementos al gobierno
para que pueda alcanzar el déficit cero. Pero no pasando por el recorte de las jubilaciones ni
de los salarios sino atacando los nichos de excesiva utilidad que aún existen en la economía
argentina.
En este sentido, creo que este debe ser el único país del mundo que no grava las
rentas financieras. En todos los países del mundo, en función de lo que es la equidad
tributaria, dicen: "usted tiene que pagar impuestos por lo que gana; no importa su origen
sino los ingresos que usted obtiene".
En la Argentina no se grava la renta financiera, de manera que el tenedor de un
título, o el titular de un plazo fijo está mucho mejor tratado fiscalmente que el que arriesga
en una actividad industrial, comercial o de servicios.
Hemos conversado esto con los miembros de nuestro bloque y con algunos expertos
que citamos, y no quisimos proponer lisa y llanamente la reimplantación del impuesto a las
ganancias sobre las rentas de cualquier origen, porque los mercados están muy
sensibilizados y no queremos crear más complicaciones, pero sí propondremos que se
graven las ganancias para la renta de títulos públicos y para inversiones superiores a los 100
mil pesos. Entiendo que esta sería una forma de generar un espacio tributario que pueda
llevarle recursos absolutamente legítimos y genuinos al Estado nacional.
A veces creo que nos hemos vuelto muy cuidadosos. Me parece que le tememos a la
represión. Ustedes saben que el poder de los mercados ha sustituido al de los tanques y las
bayonetas. En efecto, antes le temíamos al coronel de turno y ahora le tememos al mercado
de turno. No sé si esto es un avance de la civilización o no, porque tal vez alguien puede
pensar que es preferible ser castigado por los mercados que por los militares. Reitero que
alguno puede creer que esto es un avance en la civilización.

Sr. Maya. -- El "comandante Escasany".

Sr. Cafiero. -- Estaba recordando un libro que leí no hace mucho tiempo, que significaba
que en términos de la historia de la Humanidad, el avance del homo economicus y el del
economicismo es superior al del autoritarismo militar y que constituye una ventaja para el
hombre despojar a la gente de esos sueños creados por los grandes autoritarios para
dárselos al mercado.
En fin, no quiero entrar en este debate; simplemente menciono que en nuestro
proyecto alternativo se propone la creación de un impuesto de hasta el 6 por mil, tal como
lo establece la legislación sobre el impuesto al cheque para las operaciones interbancarias
que efectúen las entidades financieras.
Alguien dirá que esto no es nuevo y contribuirá a ahuyentar el capital y,
evidentemente, no vamos a lograr los objetivos de atraer nuevas inversiones por lo que,

239
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

entonces, el capital se va a ir al Uruguay. Ahora bien, ¿qué pasa en ese país? En el Uruguay
--supuesto paraíso financiero-- existe un impuesto del 2 por ciento a la compra de moneda
extranjera, hay un 10 por ciento de impuesto a los activos de las empresas bancarias, un 3
por ciento a las sociedades financieras de inversión y un 0,18 por ciento anual en concepto
de control del sistema financiero. Todo esto se encuentra en el Uruguay, el supuesto paraíso
financiero al que hay que fugarse si en la Argentina se llega a establecer un gravamen sobre
las operaciones interbancarias.
¿Por qué este tipo de negocios va a quedar excluido del régimen del impuesto al
cheque? ¿Por qué tenemos que admitir estas excepciones? No quiero profundizar en el tema
de la recaudación que significa todo esto. Si bien no tengo hecho el cálculo, la cifra debe
rondar unos cuantos centenares de millones de pesos.
Sin embargo, con esto agredimos a los mercados, caemos en el default y generamos
una corrida espectacular de depósitos, como lo sostienen algunos ante la aprobación o no de
esta norma, ya que hemos demorado mucho en su sanción y mañana los mercados nos
pueden castigar. ¡Si hasta nos piden fotografías! Hubo un pedido expreso de una
calificadora de riesgo que quería una foto de los senadores con los gobernadores para
demostrar que estábamos bien encaminados.
Por otro lado, de los 22 mil millones de dólares o pesos que administran las AFJP --
tema sobre el cual el senador Moreau hizo una descripción muy adecuada-- el 7 por ciento
se invierte en el exterior. ¿La Argentina puede permitir que el ahorro que se acumula en las
AFJP, sea el porcentaje que fuese, se destine a inversiones en el exterior, ya sea en el
Brasil, Chile o donde fuese?
En 1999 las AFJP ganaron 700 millones de dólares y en la actualidad esta ganancia
ha aumentado a 2 mil millones de dólares. Ahora bien, esto no significa que se lo ponen en
el bolsillo los directores de las AFJP sino que lo ganan sus afiliados; pero este es un
rendimiento absolutamente descomunal que no resiste la menor ley. No puede sostenerse
un sistema de previsión social en utilidades del 15 al 20 por ciento anual sobre la inversión.
¡Esto es una barbaridad o la demostración palmaria de que estamos en default, porque
solamente se pagan estas tasas cuando se teme que no se puede cobrar lo que se presta!
Nuestra propuesta radica en que el 1 por ciento de las comisiones que perciben las
AFJP quede en poder del Estado, o mejor dicho pasen al sistema de reparto, con lo cual el
Estado se exime de hacer el aporte que le corresponde para su mantenimiento.
Y, entre otras cosas, lo hacemos porque uno de los principales componentes del
costo de las AFJP, que es el del seguro por invalidez y fallecimiento que tienen que
contratar por cada uno de sus miembros, cayó del 2,29 por ciento al 1 por ciento del salario.
Sin embargo, las AFJP no han bajado la comisión que cobran a sus afiliados. En
consecuencia, nosotros proponemos que un punto de esto pase a las arcas del Fisco, pero no
directamente sino al sistema público, al estatal, al de reparto, que hoy subsiste junto con el
sistema de capitalización privada.
Otra modificación que hacemos, y que creo que el señor presidente de la Comisión
de Presupuesto y Hacienda va a entender, es con respecto al artículo 1° de la iniciativa. El
tema de pasar del devengado al percibido parece muy fácil, pero en Chile lo quisieron hacer
y tuvieron que sacarlo porque no dieron abasto, ya que tuvieron que hacer cinco libros por
cada empresa para poder distinguir entre el I.V.A. devengado y el percibido.
Nosotros preferimos que lo dejen, pero hacemos una distinción: esta facultad de
pagar por lo percibido solamente tendría que ser obligatorio para aquellos que tengan una
facturación menor a 600 mil pesos, que es la gran masa de los contribuyentes. No sé si me

240
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

expliqué bien. La verdad es que yo no entiendo cómo los funcionarios de Economía no


advierten que, si en lugar de pagar contra lo devengado las empresas pueden pagar contra lo
percibido, se produce un"bache financiero". No sé cómo tendrán pensado solucionar esto.

-- Ocupa la Presidencia el señor presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda,


señor senador Carlos A. Verna.

Sr. Cafiero. -- Por último, hay otra innovación que espero que reciban de buen grado los
hombres que administran la economía del país en el Poder Ejecutivo.
Ustedes saben que en el impuesto al patrimonio, a los bienes personales, aunque el
contribuyente tenga todos sus bienes en el país actualmente no paga el gravamen si da un
domicilio en el exterior. Por ejemplo, hay una enorme cantidad de contribuyentes que
quieren evitar el impuesto a los bienes personales y, entonces, constituyen domicilio en el
Uruguay.
El dueño de Repsol, de Telefónica o de Telecom tendrían que declarar bienes
personales en el país y pagar, sin embargo no lo hacen porque seguramente dan un
domicilio en España, Italia o Francia.
Entonces, hemos generado un mecanismo --que está descripto en nuestro proyecto
alternativo-- por el cual cambiamos las reglas de juego. Es decir que mientras los bienes
están en jurisdicción nacional, se paga por todo lo que hay en el país, se resida en él o no.
De este modo evitamos la elusión del impuesto --como dicen los técnicos en materia
tributaria--, no la evasión, y le allegamos recursos genuinos al Estado.
Estas son las alternativas que nosotros hemos imaginado como contribución a esta
política de déficit cero, pero teniendo en cuenta la equidad social, gravando a aquellos
sectores de la economía que obtienen rentas que, a nuestro juicio, son desproporcionadas
con relación a la situación de escasez que vive la sociedad argentina.
Y espero que en este devenir del déficit cero no le pase al gobierno --que tiene que
recortar el gasto público-- algo que recuerdo haber visto en una película de Carlitos
Chaplin. En una de sus películas Chaplin tenía que irse de viaje, entonces, metió toda su
ropa en una valija, pero como parte de la vestimenta quedaba afuera, recortó lo que
sobresalía y se fue. Ahora bien, cuando la abre nuevamente resultó que había cortado partes
fundamentales de la ropa que llevaba en ella. Espero que al Poder Ejecutivo no le pase lo
mismo.
Asimismo, ansío que tampoco le suceda lo que le ocurrió al doctor Scker, presidente
de la Academia Americana de Dermatología, quien en uno de sus discursos contó lo
siguiente: "Tenía una entrada para escuchar en un concierto la 'Sinfonía inconclusa' de
Schubert. Como no podía utilizarla contraté a un técnico, a un auditor, a un contador, para
que fuera en mi reemplazo a escuchar la sinfonía." El técnico, el auditor, el contador fue a
la sinfonía y después entregó su informe al jefe de esta empresa de salud diciendo lo
siguiente: "Primero, por un período considerable los que tocaban oboe no tenían nada que
hacer. Su número debe ser decididamente reducido y su trabajo distribuido entre toda la
orquesta, evitando así picos de inactividad." Esto es flexibilidad laboral por el trabajo.
"Segundo, los 12 violines estaban tocando notas idénticas. Esto parece una duplicación
innecesaria y el plantel de esta sección debe ser drásticamente disminuido. Si se requiere un
gran volumen de sonido se podría utilizar en su lugar un amplificador. Tercero, no se

241
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

cumple con ningún propósito útil al repetir con los cornos un pasaje ya tocado por las
cuerdas. Si todos esos pasajes redundantes fueran eliminados el concierto podría reducirse
de 2 horas a 20 minutos. Y por último, esta sinfonía tuvo dos movimientos. Si Schubert
hubiera logrado sus objetivos musicales al final del primer movimiento debería haberse
detenido allí. El segundo es innecesario y debe ser suprimido." La crítica concluía diciendo
que si Schubert le hubiera prestado la atención necesaria a estos asuntos hubiera tenido
tiempo para terminar la sinfonía.
Yo espero que a los autores del déficit cero, que tienen que administrarlo, no les
pase como a Chaplin ni como al auditor que fue a escuchar la "Sinfonía inconclusa" de
Schubert. Terminemos con una nota amable en una noche que se ha hecho demasiado
amarga.

Sr. Presidente (Verna). -- Tiene la palabra el señor senador por La Rioja de la Unión
Cívica Radical, el doctor Galván.

Sr. Galván. -- Señor presidente: la verdad es que no tenía pensado hablar; eso era lo que
habíamos convenido en el bloque, pero se han dicho cosas importantes y algunas no tan
ajustadas a la verdad o a la realidad.
En los rudimentos de la historia que uno recuerda --es el corsi y el ricorsi de la
historia, como decía un pensador italiano--, los acontecimientos pasan dos veces por la vida
de los países. Hace veinte siglos Cicerón reprochaba al Senado romano: "Catilina está en
las puertas de Roma y ustedes está deliberando."
Nosotros tenemos al país en las puertas de la bancarrota y estamos deliberando. Por
supuesto que es nuestro derecho. Estos son los privilegios que la Constitución brinda a las
Cámaras del Congreso. Pero yo debo decir en esta corta intervención --para ello me ayudó
amable e intelectualmente el senador preopinante-- que aquí se dio la teoría de Max Weber:
por un lado, la ética de la responsabilidad y, por el otro, la de las convicciones. Y yo creo
que esta noche el voto de los senadores un poco está ahí, navegando en ese dilema.
Debo decir estas cosas porque cuando yo dé mi voto, éste debe tener un sentido.
Voy a hablar como senador y no como candidato. Vengo a hablar sin complejos de
inferioridad porque podría decir un magnífico discurso y hablar para el conjunto, tocar los
sentimientos legítimos de mis compatriotas y decir hasta dónde ha llegado la profundidad
del agravio que los argentinos en su conjunto hemos recibido todos estos años los
argentinos en su conjunto.
La ética de mi convicción, como muchos de mis compañeros que tengo la
pretensión -si no me excedo- de representar, me dice que pertenecemos a una legión,
modesta pero convencida, que desde muchos años atrás viene combatiendo el
neoliberalismo en el país. Y nadie puede tener duda de la conducta y de la actitud de la
Unión Cívica Radical.
En lo personal, si tuviera que eximirme de alguna responsabilidad, sabe la opinión
pública que desde mi partido me opuse a la incorporación del señor domingo Cavallo a este
gobierno, que es mi gobierno, y también sabe el cuerpo que yo no voté los llamados
superpoderes al ministro de Economía. Pero me dice también la ética de mi responsabilidad
que debo votar este proyecto, que es distinto de decir que voto por oficialista. No se da acá

242
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

la dicotomía fácil de la oposición y del oficialismo. Se trata de advertir o no en qué grado


de peligro está la República.
Señor presidente: no soy un visionario pero estoy viendo el fondo del abismo. El
senador preopinante hablaba de una película vieja. Vieja por la película, no por el que la
vio. (Risas.) Era una película de Carlitos Chaplin, pero yo vi una más reciente, donde el
protagonista atravesaba un puente sobre un abismo. El puente estaba tendido; era un viejo
puente hecho por los indígenas. Apenas llegó al otro lado el puente se derrumbó. Yo tengo
esa sensación en este momento.
Debo decir estas cosas porque no por casualidad está deliberando este Senado que
comenzó a hacerlo ayer -esto es para la versión taquigráfica-, domingo, y ahora estamos en
día lunes. ¿Por qué estamos deliberando? Lo estamos haciendo porque el país no está
atravesando un momento fácil. No quiero decir que si este proyecto no se aprueba,
ponemos en peligro inclusive la estabilidad del gobierno.
La modernidad nos interrumpe sin querer; las cosas no están bien. El martes habrá
cortes de rutas y existen quien piensa en postergar las elecciones nacionales que deben
realizarse dentro de dos meses.
Este es mi gobierno, pero si actuara según mi conciencia o mi amor propio, tendría
que votar en contra de este proyecto. Ustedes saben por qué lo digo. Pero el país es más
importante que mi amor propio.
No quisiera que le ocurra al presidente lo que alguna vez le pasó al doctor Illia,
cuando se estaban creando las condiciones para el nefasto golpe de Estado del 28 de junio.
En aquella ocasión, la Cámara de Diputados no aprobó el proyecto de ley de presupuesto
general de la Nación. Esa fue una de las razones invocadas, en ese momento, por los
militares perversos para derrocar al gobierno de la Unión Cívica Radical. Y no quiero traer
aquí otros de mis recuerdos de mozo. También había algunos que escribían y se burlaban.
Son los mismos que hoy escriben y se burlan en nuestro país. Qué más da; después se
arrepienten. Parece que este es el país de los arrepentimientos y de los perdones fáciles.
¿Qué democracia es esta, señores senadores, que le está vedado opinar al presidente
del partido oficial, al doctor Alfonsín? Cada vez que el presidente de nuestro partido habla,
aparecen todos los diarios, sobre todo los liberales, denostando su opinión. Y se trata del
hombre que puso los mayores ladrillos de la reconstrucción democrática en la República.
Sin embargo, ahora no puede hablar. ¿Sabe por qué, señor senador Cafiero? Y permítame,
señor presidente, que me dirija personalmente al señor senador . Porque creo que tanto los
peronistas como los radicales estamos perdiendo la batalla ideológica en la República. Nos
están ganando el neoliberalismo y la derecha. Es el drama que tenemos.
Claro que también quisiera tener ese debate; no porque tenga talento, sino porque
tengo preocupación.
Incluso, me iría un poco atrás, por cuanto fui discípulo de Balbín. Él me dijo un día,
después de hablar con Perón: "esto no es para politólogos. Voy a sembrar esta semilla para
poder verla yo. No sé si la voy a ver", me decía. Este es parte del drama político argentino;
cuando las mayorías se dividen, entran como cuña estas minorías en las decisiones
económicas y en los gobiernos, como está sucediendo ahora.
No nos rasguemos las vestiduras. Cavallo fue ministro del gobierno justicialista y es
ministro de nuestro gobierno. Entonces, no tratemos de sacarnos la responsabilidad como
hacen las mujeres con sus vellos, delicadamente con una pinza. Todos somos en parte
responsables.

243
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Ahora estamos frente a una encrucijada perversa: si voto a favor del proyecto,
algunos podrán decir que no soy radical. Pero si lo hago en contra, voy a tener
responsabilidad sobre hechos muy graves que pueden suceder en la República. Yo le temo
al fantasma de la bancarrota.

-- Ocupa la Presidencia el señor presidente provisional del H. Senado, senador Mario


Aníbal Losada.

Sr. Galván. -- Recuerdo un viejo discurso de Mirabeau en la Asamblea Francesa quien,


ante un dilema crucial de la historia de su país, hablaba de la subitaneidad del tránsito. En
esa ocasión, él apelaba al sentido común de los asambleístas para que voten favorablemente
la norma que proponía para salvar la Revolución. No pretendo tanto, pero estos son
momentos de decisión.
Comprendo y respeto absolutamente a todos, pero una cosa es hablar para la
simpatía de muchos y otra votar con la responsabilidad de algunos.
También soy candidato a senador por mi provincia, todos lo saben, y no puedo estar
alambicando si voy a perder votos o no. Sé que es terrible quitar un porcentaje de su
remuneración a los jubilados y empleados estatales. Pero me temo que no se les pueda
pagar a los unos y a los otros si sobreviene la bancarrota en el país.
Es por ello que voy a votar afirmativamente el proyecto en consideración. Es la
responsabilidad de los hombres de gobierno --iba a decir de Estado, pero no tengo
semejante estatura--, porque esto es parte del gobierno.
Seguía con atención al senador preopinante, a veces con fruición y a veces no tanto,
cuando hacía comparaciones, porque es bueno apelar a la historia. Pero no quiero en este
momento para mi país un nuevo "Rodrigazo".
Todos vivimos aquel hecho --quien habla era diputado nacional-- y asistimos al
desmadre de la democracia para terminar haciendo el saludo al militar de turno que venía a
hacerse cargo. Es verdad que ahora no hay generales. Los generales están en la Bolsa de
Comercio o en algo parecido. No necesitan tanques, precisan computadoras. Tampoco
necesitan fusiles. Basta con la prensa cómplice para acorralarnos, tal como estamos ahora.
Lo debo reconocer en mi conciencia. Pero un paso en falso es el paso en falso de la
República, y yo no estoy dispuesto a darlo. Me quiero arrastrar con los talones antes de dar
ese paso hacia el precipicio.
No comparto tampoco el proyecto en consideración. Lo digo con honradez. Pero es
el drama de los hombres. ¿Y qué hace aquel al que le ponen una pistola en la sien y lo
obligan a hacer algo determinado frente a rehenes? Nosotros hoy padecemos esa moda
delictual: somos rehenes.
Desde luego que no me iré a mi casa con la queja. Lo expresaré a mis
conciudadanos en la vía pública, si el día de mañana los partidos mayoritarios no
recogemos el común denominador de esta noche, que es la condena al neoliberalismo, lo
cual es un triunfo de la democracia. A esos les va bien en cualquier situación. Les va bien
con las democracias y con las dictaduras. Ganan siempre. En cambio, nosotros somos la
ficción, los pobres negros que debemos andar buscando votos para que gobiernen los
mercados desde la concentración de la riqueza. Ese es nuestro drama. Por eso, está bien que
hagamos estos debates.

244
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Señor presidente: tenía necesidad de decir estas cosas. No quiero un nuevo Chávez
en la Argentina. Eso se podrá dar en otras partes del continente. No quiero que esta noche
encendamos la mecha; al contrario. Por lo menos, quiero mojar la pólvora para que el día
de mañana no sea demasiado tarde.
Tampoco temo que la responsabilidad histórica caiga sobre este vituperado Senado,
como bien se ha dicho en este recinto. Supongo que alguna vez tendremos que discutir esa
cuestión, aunque no sé si tendremos tiempo; quizá no lo tengamos.
Es muy fácil imputar delitos y no probarlos. Es fácil desmerecer las instituciones y
no jerarquizarlas. Es fácil condenar a los partidos políticos y alabar a los poderosos.
Tengo respeto por todos, pero cuando comienzan a hablar ciertos comentaristas
políticos, veo quiénes son los que pagan ese programa y los avisos. Ahí aparecen todas las
corporaciones.
Entonces, se dice que la culpa es de los políticos, que todos son corruptos, que el
Senado no sirve y que no sirve el sistema. El mensaje es que hay que amputar y aniquilar,
porque no saben lo que es la política. Y no lo sabrán nunca.
La política significa sacrificio, austeridad y mucho coraje civil. Si fuera un hombre
ambicioso, si pudiera, haría la gran convocatoria de los partidos mayoritarios, porque a
nosotros --los radicales-- nos puede ir mal. Pero estoy seguro de que a los justicialistas no
les va a ir mejor, porque los mercados no son peronistas ni radicales...

Sr. Gioja. -- Son del Frepaso. (Risas)

Sr. Galván. -- Ni menos de ellos. Los mercados tampoco son de los desertores.
Acá tendrían que estar presentes responsables que hoy no se encuentran.
Seguramente mañana andarán detrás de un canal de televisión, para que les maquillen la
hipocresía y puedan decir que estuvieron en contra de este proyecto. ¡Porque no han tenido
las pelotas de sentarse ahí [el señor senador Galván señala la banca vacía del señor
senador Del Piero] y oponerse a la sanción de este proyecto de ley!
Esa es la situación, señor presidente. Y vuelvo a Cicerón: "Catilina está en las
puertas de Roma y deliberamos".
No sé si aun aprobando este proyecto de ley, llegaremos a tiempo. (Aplausos en las
bancas)

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador Villarroel.

Sr. Villarroel. -- Señor presidente y colegas: desde luego que no voy a intentar una pieza
oratoria --menos todavía después de las que acabamos de escuchar--; simplemente diré algo
que en un primer momento de este debate había pensado omitir.
En virtud de las expresiones que hemos escuchado esta noche, y ante la eventual
perplejidad de quien haya seguido todo el debate y se encuentre con que este proyecto va a
ser aprobado, a pesar de que casi todos los que han hablado se expresaron en forma
negativa, me obligan a explicar el por qué voy a votar afirmativamente en general y en
particular, para que no haya dudas al respecto.

245
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Considero --y disculpen mi ignorancia los políticos que saben más de política que
yo--, que tanto peronistas, radicales, autonomistas, bloquistas , miembros de la Cruzada
Renovadora y de cualquiera de los partidos políticos que hacen el espectro nacional,
estarían encantados de la vida --sobre todo si fueran gobernantes--, de tener los empleados
y jubilados mejor pagados del mundo.
Recíprocamente considero inadmisible --sobre todo cuando hablamos del presidente
de la República, cuya trayectoria cívica y capacidad son conocidas, más allá de que algunos
compartan o no su política-- que se piense o implique que este presidente por torpeza,
maldad y por unos pocos cientos de millones de pesos, no acierte en encontrar otro
instrumento o medio para subsanar una situación de crisis, que el de bajar los haberes de los
jubilados y empleados públicos.
Digo también que más allá del espíritu de solidaridad y de sensibilidad social que
trasuntan todos los discursos, deberíamos reparar en el hecho de que existe un fallo de la
Corte Suprema de Justicia de la Nación, que es el del caso "Tiburcio, López Padilla", de
Tucumán, que hace tantos años como los que tiene este senador que habla --vale decir que
este fallo es de 1937-- ha dicho que el derecho constitucional del jubilado es a su estatus de
jubilado y no a la cuantía de su haber. De manera que una rebaja de la remuneración del
jubilado no significa necesariamente violación de una garantía constitucional a menos que
esa rebaja sea irrazonable, desproporcionada o confiscatoria.
Digo, también, que en esta cuestión de los haberes jubilatorios --porque varias veces
he escuchado, esta noche, que no puede ser que las jubilaciones sean la variable de ajuste
de la economía argentina-- nos estamos olvidando de que hace muy pocos años, en este
mismo recinto y con muchas de las personas que ahora conformamos este cuerpo, se
aprobaron leyes generales de jubilaciones que significan exactamente convertir a los
haberes jubilatorios en variables de ajuste de la economía. El famoso sistema de reparto
sustituye el antiguo sistema, según el cual el trabajador iba haciendo su ahorro sus aportes,
lo que al final le iba a ser restituido proporcionalmente a esos aportes. El sistema de reparto
no significa otra cosa que el derecho de cada jubilado está condicionado a lo que el
presupuesto de cada año fije como quantum para el reparto de jubilaciones. De modo que
me parece un poco tarde para escandalizarse porque se tome al sistema jubilatorio como
variable de ajuste.
Lo propio podría decirse, y con más o menos iguales fundamentos, respecto de la
cuestión de los salarios del empleo público. Aquí se ha dicho que este Congreso, o este
Senado, jamás convalidó los intentos del gobierno anterior de rebajar los salarios del
empleo público. En realidad, los hechos no son exactamente así. Hubo una rebaja dispuesta
en 1995 por decreto del Poder Ejecutivo nacional. El presidente era el doctor Carlos
Menem. Y ese decreto fue convalidado por el Congreso, que se compone de ambas
cámaras, en la ley de presupuesto de 1996. Así que tuvo consagración legislativa.
No quiero decir con esto que esté satisfecho y dando hurras por el hecho de que hay
un par de normas que tocan esos haberes. Estoy diciendo que, si vamos a ser ecuánimes y,
además, de memoria un poco más completa sobre los acontecimientos, deberíamos reparar
en estos antecedentes para no sacar tanto pecho en defensas que, en más de un caso,
aparecen extemporáneas cuando no inconsecuentes con antecedentes de conducta de este
mismo Congreso.
Digo también que no califico ni me permitiría jamás calificar la conducta de los
colegas que asistan a este debate o no, que voten de una manera u otra. No creo que sea así.
Creo que hay dificultades, incluso de conciencia, que se les presentan a algunos colegas

246
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

nuestros. Me refiero, por ejemplo, al discurso emitido por el señor senador por La Rioja, el
doctor Menem. Lo que ocurre es que la situación de que sea la oposición mayoría en el
cuerpo significa, de por sí, que esa mayoría del cuerpo también está ejerciendo
responsabilidades de gobierno. Se es gobierno. Se quiera o no se quiera, se es gobierno.
Entonces, lógicamente, las actitudes de quien se siente parte del gobierno, porque es
mayoría y controla las decisiones de ese cuerpo, desde luego que deben tener una
perspectiva y una óptica distinta de las de un opositor que es minoría y que, por tanto, se
siente desligado de las responsabilidades inmediatas a las que habrá que hacer frente tal vez
dentro de unas horas.
También quiero decir otra cosa. Han expresado acá varios oradores --esto es una
cosa obvia pero, a veces, lo obvio necesita ser dicho--, que no se puede poner en duda la
legitimidad del presidente. Desde luego, que no en nuestro sistema constitucional. Pero eso
también debería llevarnos a reflexionar sobre la potestad --que en nuestro derecho significa
"poder" y "deber"-- que el presidente tiene de nombrar y remover a sus ministros. Por lo
tanto, el ejercicio de la misma por parte del presidente no es una cuestión que, como
legisladores, nos incumba poner en tela de juicio. Mucho menos en momentos difíciles y
para sugerir que esa potestad debe ser delegada en críticos de ocasión de la conducta del
presidente.
No creo tampoco que sea admisible algún sarcasmo que pretenda poner al
presidente en el papel de quien no sabe distinguir --como ha ocurrido con algún otro-- entre
un músico barroco y uno romántico, para que pretenda valorar una sinfonía según los
criterios de un contador. No es el caso del presidente de la Rúa.
Me parece que los niveles de crítica deben ser adecuados también a lo que
conocemos de quien ejerce la Presidencia, más allá de la legitimidad de la democracia. Lo
hemos tenido de colega en este recinto y bien sabemos cuáles son los puntos que calza en
orden a su condición de hombre de Estado.
Prometí no hacer discurso y no lo hago. Pero el texto que fue sancionado por la
Cámara de Diputados es producto de un muy trabajoso acuerdo o consenso --como se usa
ahora-- entre legítimos representantes del pueblo de la Nación argentina.
Creo que lo que está puesto en esas normas expresa el sentido de ese acuerdo, lo que
se llama garantías sobre el restablecimiento de la integridad de haberes jubilatorios y de
sueldos de los empleados en actividad hasta los "un mil pesos", como dice el texto de la
norma.
Creo también que votando afirmativamente ese texto no estoy siendo otra cosa que
consecuente --más allá del radicalismo, del peronismo o lo que fuese-- con un acuerdo
tomado de modo legítimo y por representantes legítimos, habida cuenta también de que
alguna modificación que podría sugerirse --desde luego el texto es perfectible-- conduciría,
si se aplicara sobre este texto normativo que estudiamos, a un fracaso del intento
legislativo. Porque sabemos las dificultades que traería una eventual reconsideración de
este texto en una vuelta a la Cámara de origen.
Por estas brevísimas razones es que dejo fundado mi voto afirmativo en el sentido
que he dicho.

Sr. Presidente (Losada). -- Tiene la palabra el señor senador por San Juan.

247
Antecedentes Parlamentarios – Ley 25.453

Sr. Gioja.-- Señor presidente: creo que a esta altura de la noche, de esta jornada y de las
anteriores, son muchas las cosas que se han dicho. Tengo para insertar lo que
originariamente pensaba sobre esta cuestión, pero me voy a limitar a hacer algunas
reflexiones para justificar y explicar cuál es la posición mayoritaria del bloque justicialista;
posición que hemos tomado después de muchas reuniones y consultas con quienes tienen
que ver con el justicialismo y con el poder del mismo en la Argentina.
Los padecimientos que está sufriendo nuestro pueblo, sin duda, exige de nosotros el
más alto sentido de la responsabilidad y de la madurez .
Creo que la crisis es tan grave que, en términos políticos, pareciera que las cosas se
han invertido. El gobierno nacional necesita y reclama el apoyo permanente de la oposición
frente --como se ha dicho acá-- al abandono y a la irresponsabilidad de los dirigentes que
llevaron a esta Alianza al triunfo en 1999.
Creo que también se ha dicho --y lo tengo que ratificar-- que fueron casi
insoportables las presiones que todos hemos recibido; los legisladores que estamos sentados
en las bancas y nuestros gobernadores, a quienes hemos consultado mayoritariamente. Las
presiones fueron ejercidas por los formadores de opinión pública, sin ninguna duda;
también por los mercados. Y todos, temerosos de la suerte de un gobierno que parece que
está en permanente agonía.
Pero aún en medio de esta crisis tan aguda creo que hay que poner las cosas en su
verdadero lugar. Ya se ha dicho y lo ratifico: los justicialistas no fuimos elegidos para
gobernar al país en este momento; somos la oposición. Y si estuviéramos en el gobierno
estoy seguro de que no estaríamos en esta circunstancia y en una situación tan crítica y tan
dramática.
En ningún momento fuimos consultados sobre las medidas de gobierno que se han
decidido tomar a través de esta norma. Y no es lícito ni justo, por lo tanto, atribuir a la
oposición justicialista la responsabilidad de salvar al país votando medidas con las cuales
no estamos de acuerdo. Porque nunca estaremos de acuerdo en rebajar jubilaciones.
Sin embargo, el justicialismo nunca le ha faltado al país. Y como oposición
constructiva y civilizada que somos, nuestro deber no es obstaculizar la acción de un
gobierno que fue legítimamente electo por el pueblo, sin que toleremos que el día de
mañana se nos acuse de trabar el país.
Además, los justicialistas --y esto es cierto-- tenemos con nuestros gobernadores
responsabilidades y compromisos en las provincias que gobernamos. No deseamos que
nuestra actitud sirva de excusa para que el gobierno nacional no cumpla con el envío de
fondos de coparticipación o siga incumpliendo los compromisos que tenemos y que ya han
sido firmados, poniendo a todas las provincias en una situación de crisis casi terminal.
Por eso, la posición de nuestro bloque mayoritario --como digo-- ha sido y será la de
dar quórum necesario en este Senado para que los senadores oficialistas sean quienes voten
este proyecto de ley para reducir el déficit y con el ajuste que en él se propone.
Esto hay que hacerlo como un deber patriótico y plenamente conscientes de los
riesgos implícitos que, de no hacerlo, correríamos todos los argentinos. Pero también debe
quedar bien en claro que ni frente a la peor crisis alguien puede pedirnos