Está en la página 1de 12

De los orígenes de la Masonería

a la especificidad del Derecho Humano.


Las raíces de la Masonería.

Desde hace ya varias generaciones la Masonería suscita


multitud de interrogantes acerca de sus adeptos, su finalidad y sus
propios orígenes. Ciertos autores, más o menos serios y acertados,
han tratado de relacionar nuestra antigua institución con los misterios
del antiguo Egipto, las tradiciones cabalísticas, el ocultismo, los
rosacruces, la alquimia, e incluso con los templarios. Lo más común y
extendido, sin embargo, es la idea de su filiación con los
constructores de la Edad Media que trabajaban en la edificación de
las catedrales románicas.

La Masonería está presente en todas las épocas y concierne a


todos los seres humanos, voluntad de universalismo que se advierte
ya en sus mitos fundacionales. Desde sus orígenes, el Hombre se
pregunta acerca de múltiples cuestiones: sobre sí mismo, sobre qué y
quiénes le rodean y sobre el grupo en el seno del cual éste
evoluciona.

En las antiguas civilizaciones, sean estas griega, romana, siria,


persa o egipcia, las cofradías existían , en particular, entre los
constructores, para quienes el ejercicio de su profesión tenía un
carácter sagrado y especialmente en los oficios relacionados con la
arquitectura, los cuales exigían, a la vez, conocimientos técnicos,
científicos y artísticos. Cada oficio poseía sus propias singularidades,
sus gestos, sus rituales, que le permitían diferenciarse de los otros.
Esta propuesta trata de aclarar una serie de falsas certidumbres y
teorías, en ocasiones, sin fundamento.

En la Antigua Roma ya existía la necesidad de reunirse entre


quienes practicaban el mismo oficio y los collegia fabrorum permitían
el vínculo entre el Cesar y la obra. Además, estas asociaciones
practicaban la ayuda mutua. Tras las invasiones que siguieron a la
caída de del Imperio Romano, las construcciones se detienen y no se
encuentran huellas de cofradías hasta mediados de siglo IX.

En la Edad Media aparece la palabra “logia”, pero


contrariamente a lo que podría pensarse, ésta no es sino una
modesta caseta de obra que sirve de refectorio a los obreros y que
les permite tener un lugar para el reposo durante las pausas. Es
también allí donde los compañeros enseñan a los aprendices los
misterios del oficio y probablemente donde les transmitieron los
Antiguos Deberes (“Old Charges”). ¿Cuáles eran esos Antiguos
Deberes que han llegado hasta nuestros días? Estos están recogidos
en el poema Regius de 1390, en el cual se hace una historia del oficio
y las reglas y deberes a las cuales deben obedecer los compañeros:

Ya en aquellos tiempos, por la buena geometría,


Este honesto oficio que es la masonería
Fue ordenado y creado de tal manera,
Concebido por todos estos clérigos;
Gracias a sus oraciones ellos inventaron
La geometría.
Y le dieron el nombre de masonería
Al más honrado de todos los oficios.
Los hijos de estos señores se aplicaron
En el aprendizaje del oficio de la geometría,
Lo cual hicieron muy cuidadosamente;
La oración de los padres, y también de las madres,
Les puso en este honrado oficio,

El poema Regius nos relata también el episodio de la construcción de


la torre de Babel así como el origen de las siete ciencias:

El octavo día tras Todos los Santos.


Escuchad lo que he leído,
Que muchos años después, con gran espanto,
El diluvio de Noé fue desencadenado,
La torre de Babel comenzó a erigirse,
La más grande obra de cal y piedra
Que jamás hombre alguno haya visto;
Tan alta y grande fue pensada
Que siete mil su altura sombra arrojaba;
El rey Nabucodonosor la hizo construir
Tan potente para la defensa de sus hombres,
Que si un tal diluvio ocurriera
La obra sumergir no pudiera;
Pero tan fiero orgullo tenían, y tanta jactancia,
Que todo el trabajo se perdió;
Un ángel les castigó sus lenguas dividiendo,
Y así nunca más uno al otro se comprendieron.
Muchos años más tarde, el buen Euclides
El oficio de geometría enseñó por el mundo,
Y en este tiempo hizo también
Diversos oficios en gran número.
Por la alta gracia del Cristo en el cielo
Las siete ciencias fundó.

Esto es: la gramática, la dialéctica, la retórica, la música, la


astronomía, la aritmética y la geometría. Algunos años más tarde,
alrededor de 1410, el Manuscrito Cooke, reemplaza la referencia a la
torre de Babel por un episodio inspirado también en la tradición judía:
el de las dos columnas del conocimiento destinadas a escapar del
diluvio. Esto explica la mención en ese manuscrito de las dos
columnas del templo de Salomón: Jakin y Boaz.

“Cuando los hijos de Israel habitaban en Egipto aprendieron el Arte de la


Masonería. Y luego, cuando fueron conducidos fuera de Egipto, llegaron a la tierra
prometida que ahora se llama Jerusalén. El oficio fue practicado y los deberes
respetados, como prueba la construcción del templo de Salomón por el rey David..
El Rey David amaba a los masones, y les dio derechos como antes no tenían. Y en
la construcción del Templo, Salomón tenía ochenta mil constructores a su servicio.
Y el hijo del rey de Tiro era su maestro.”

Pero a partir del siglo XVI y XVII las obras eclesiásticas


desaparecen y con ellas, las logias. Subsiste solamente el apelativo
free-mason que designaba a los masones de la época medieval,
proveniente del calificativo que recibían de los canteros de la piedra
fina, de ahí el término free stone mason, que después se contrae en
free mason. Una variante, el compagnonnage, nacido en el siglo
XV y aún en práctica, mantiene las cofradías de artesanos y se trata
de una tradición fundada en rituales de origen exclusivamente
francés.

En el siglo XVII se crea en Inglaterra la masonería especulativa


que habría adoptado los usos conocidos, pertenecientes hasta
entonces a los masones operativos. Algunos relacionan la Masonería
con los templarios. La orden del Temple fue abolida bajo el efecto de
la acción conjunta de Clemente V y Felipe IV de Francia, el Hermoso,
en 1312, tras la ejecución de Jaques de Molay, Gran Maestro de la
Orden del Temple y todos los templarios de alto rango. La
identificación que ha podido hacerse entre ambas órdenes proviene
de la práctica común del esoterismo, tanto por los Templarios en su
época, como por los masones. Pero no se ha podido encontrar
ninguna filiación directa entre las dos órdenes.

En 1738 la organización de una masonería caballeresca ha


podido sembrar la duda a través del discurso del Caballero de
Ramsay, que hace referencia a los Caballeros de San Juan de
Jerusalén, más tarde denominados caballeros de Malta. Pero ninguna
filiación histórica con los caballeros del Temple puede ser establecida.
Con todo, los principios fundamentales estaban establecidos en este
discurso del que reproducimos un fragmento:

“El noble ardor que muestran, señores, para entrar en la muy antigua e
ilustre Orden de los francmasones, es una prueba certera de que ya poseen todas
las cualidades requeridas para ser miembros. Estos requisitos son la sabia
filantropía, la moral pura, el secreto inviolable y el gusto por las bellas artes”.

Un eventual origen común con los rosacruces ha sido


igualmente considerado. La fraternidad de los rosacruces, nace del
círculo de Tubingen en el siglo XVII. El escrito más conocido
refiriéndose a esta forma de pensamiento tenía por título Las bodas
químicas de Christian Rosenkreuz y data de 1616. Pero tampoco
hay pruebas históricas conocidas.
CREACIÓN DE UNA MASONERÍA ORGANIZADA

Varias hipótesis pueden ser tenidas en cuenta acerca de los


orígenes de la Masonería, pero el punto de partida se sitúa en 1717 y
más precisamente el 24 de junio, cuando cuatro logias de Londres
deciden reunirse para formar la primera gran logia. Estas logias
tenian por nombre, El Ganso y la Parrilla, El Manzano, La Corona y El
Racimo y la Jarra.

Estas logias reunían a personas de condición modesta,


artesanos, y pequeños comerciantes, y tenían como principal
objetivo ayuda mutua y la solidaridad. El primer Gran Maestro de
esta Gran Logia fue Georges Payne quien, al año siguiente, en 1717,
fue reemplazado por el pastor francés, originario de La Rochelle,
Jean-Théophile Désaguliers, ingeniero hidrológico, investigador,
escritor y amigo de Newton.

Como se necesitaba establecer una regla para esta nueva


organización que sumara a las distintas logias, se decidió establecerla
y el pastor James Anderson se encargó de ello, bajo la dirección de
Désaguilers y así, en 1723, ve la luz el texto titulado Las
Constituciones, más comúnmente conocido como las Constituciones
de Anderson. Estas constituciones, calcadas de los Antiguos Deberes,
fijaban las reglas de funcionamiento y las bases de lo que iba a ser
nuestra masonería actual. La masonería obedencial había nacido.

La Masonería, hasta entonces británica, llega a Europa


estableciendo su primer logia en Madrid, Las Tres Flores de Lis, en la
calle San Bernardo. Dos años después se establece en suelo francés,
hacia 1725, teniendo una gran aceptación en menos de 10 años, 600
hermanos se adherirán a las ideas de la Masonería creando otras
logias. En 1773 se constituye una organización estructurada que
conocemos por el nombre de Gran Oriente de Francia. El Duque de
Orleáns, futuro Felipe Igualdad, es el Gran Maestro.

Durante toda la Revolución francesa la masonería se sitúa a la


vanguardia de las nuevas ideas pero a medida que este periodo
avanza hacia el terror, los masones entran en conflicto y terminan
por desaparecer de un primer plano. Las logias dejan de reunirse
hasta la llegada del Imperio de Napoleón. A través de su ejercito y
sus campañas, las ideas de la Revolución Francesa, los principios de
libertad, de igualdad, y de fraternidad se extenderán por las logias
militares a lo largo de toda Europa.
PRINCIPALES RITOS UTILIZADOS

Cuatro ritos principales existen en nuestros días en el seno de las


diferentes organizaciones masónicas.

El Rito Moderno
El Rito Emulación
El Rito Escocés Rectificado
El Rito Escocés Antiguo y Aceptado

El Rito Moderno se basa en la divulgación de Samuel Prichard


Masonery dissected de 1730.

El Rito Emulación es el adoptado en el momento de la


fundación de la Gran Logia Unida de Inglaterra en 1813. Se trata de
un rito de tradición oral.

El Rito Escocés Rectificado (RER), se introduce en los años


1780 gracias a un masón de Lyon, Jean Baptiste Willermoz. Este rito
tiene una influencia, a lo largo del siglo XVIII, no solamente en la
masonería continental sino también en la masonería británica.
Los prácticas de este Rito son comunes a otros, pero su
especificidad reside en el hecho ser crístico, caballeresco, monástico y
templario. Afirma su adhesión al cristianismo y preconiza “El
perfeccionamiento individual por el trabajo que todo hombre debe
hacer sobre sí mismo y el ejercicio de una beneficencia activa hacia
todos los hombres.”

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado: en sus tres primeros


grados tiene sus orígenes en el de los antiguos ingleses establecidos
en 1751, que fueron divulgados a continuación, de manera anónima,
en 1760, por los Three distincts knooks (los Tres golpes distintos). Así
la palabra “antiguo” nos lleva a los antiguos ingleses y la palabra
“aceptado” a quienes fueron admitidos en el siglo XVII entre los
masones de Londres, si bien no eran operativos. En lo que concierne
a los grados siguientes, estos nos son revelados a través de las
célebres patentes de Étienne Morin. Éste parte de Burdeos en 1762
hacia Santo Domingo y después se refugia en Jamaica junto a su
amigo Henri Frankein. Es allí donde, juntos, organizan las bases de lo
que serán los altos grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Este
rito se extenderá a continuación por los Estados Unidos, donde la
primera jurisdicción es creada en Charleston, Carolina del Sur, en el
año 1801, y después por Inglaterra, antes de regresar al continente,
y en particular a Francia donde, en 1804, el conde Alexandre de
Grasse Tilly funda el primer Supremo Consejo del REAA.
Nuestro rito se basa en la fe en un poder supremo llamado
Gran Arquitecto del Universo “G:.A:.D:.U:.” es el espíritu de vida en
eterno devenir bajo cualquier nombre y cualquier forma en que lo
designemos. Es desconocido, incognoscible a nuestras inteligencias
humanas y creador del universo. El hombre busca, a través de su
trabajo, integrarse en el universo y a descubrir la obra divina, llena
de armonía, sabiduría y amor”
El REAA esta abierto a recibir a todo ser humano libre y de
buenas costumbres, independientemente que cuales sean sus
creencias, su religión, su filosofía y sobre todo si está dispuesto a
adherirse a la divisa “ordo ab chao”.
Como los otros ritos, el REAA utiliza los métodos de la iniciación
y del trabajo. Se inspira en varias tradiciones de artesanos,
alquímicas u otras. Si históricamente es cristiano en su origen, no
rechaza otras enseñanzas e ideas, en lo cual se basa, precisamente,
su riqueza.

En lo que concierne a los ritos utilizados en el Derecho Humano,


el REAA es practicado mayoritariamente por la masonería continental.
En el seno de otras federaciones es o jurisdicciones el Rito Inglés es
utilizado de forma mayoritaria.
NACIMIENTO DEL DERECHO HUMANO

El 14 de enero de 1882 la Logia “Los librepensadores” de Pecq


incia a una mujer, Maria Deraismes, nacida el 17 de agosto de 1828
en la calle Saint-Denis de París. Mujer de gran erudición, estudia
latín, griego, la Biblia, traduce los libros sagrados de la India y de las
religiones orientales. Además compone muchas obras de teatro y
publica, a su vez, algunos panfletos.

Maria dedica su vida a la lucha por la emancipación femenina y


crea, junto a Leon Richer, la Societé pour la revendication des droits
de la femme. Como periodista colabora en diferentes periódicos de la
época. Le Grand Journal, Le Nain jaune así como en L'avenir de la
femme. En 1875, funda la Libre Pensée de Seine et Oise. En 1878,
preside la Association Pour l’Amélioration du Sort de la Femme.
Durante más de 15 años frecuenta numerosas personalidades del
mundo de las letras y la artes.

La iniciación de una mujer en Masonería es un evento de gran


magnitud en una sociedad esencialmente masculina y Maria, si bien
iniciada, será sometida al silencio durante 11 largos años. No será
hasta el 4 de abril de 1893 cuando junto con el Hermano Georges
Martin, funda la Gran Logia Escocesa “El Derecho Humano”. Ella no
podrá ver el resultado de su trabajo pues muere el 6 de febrero de
1894.

En 1896 esta logia adquiere el estatuto de Obediencia, y en


1901, el de Orden Masónica Mixta Internacional. En 1920, nuestra
Orden adquiere, con la constitución internacional, sus reglas
definitivas. Compuesta por talleres que trabajan mayoritariamente en
el REAA, el Derecho Humano practica igualmente el Rito Ingles, con
el fin de responder así a la internacionalización de sus estatutos.

En 1928 nace la Jurisdicción Española que tuvo como


Representantes del Supremo Consejoa los hermanos Manuel Treviño,
Julio Garijo y Mateo Hernández Barroso. Tuvo logias en Madrid,
Barcelona, Almeria, Murcia y Bilbao. En 1936 partió al exilio,
volviendo en 1976 con la logia “La Luz vuelve” al oriente de Irún
Fuenterrabia. En 1982 se refunda la Federación por las logias “Ferrer
i Guardia”, “El Alba de Levante” y “Libertad”

La francmasonería mixta había nacido y sobre todo una


estructura particular pues la Orden Masónica Mixta Internacional “El
Derecho Humano” se diferencia de otros componentes del paisaje
masónico por una especificidad materializada en tres puntos:

La mixidad.
La continuidad iniciática.
La internacionalidad.

LA MIXIDAD

La mixidad en el seno del Derecho Humano está caracterizada


por el compromiso de sus miembros en todas las luchas por los
derechos de la mujer y la infancia.

En el interior de la logia, la mixidad permite la redefinición de


las relaciones entre hombres y mujeres.

Nuestra Orden define sus grandes principios de existencia a


través de los tres primeros artículos de nuestra constitución:

Artículo Primero: La Orden Masónica Mixta Internacional “El


Derecho Humano” afirma la igualdad del hombre y de la mujer.
Proclamando el Derecho Humano la Orden quiere que consigan
beneficiarse de igual modo de la justicia social, en una humanidad
organizada en sociedades libres y fraternales.
Artículo Segundo: Compuesta por masones, hombres y
mujeres, fraternalmente unidos sin distinción de orden racial, étnico,
filosófico o religioso, la Orden se impone para alcanzar ese fin, un
método ritual y simbólico gracias al cual sus miembros edifican su
templo a la perfección y a la gloria de la humanidad.
Artículo Tercero: Respetuosos de la laicidad, de todas las
creencias relativas a la eternidad o a la no eternidad de la vida
espiritual, sus miembros buscan ante todo realizar en la tierra, y
para todos los humanos, el máximo desarrollo moral, intelectual y
espiritual, condición primera de la felicidad que le es posible a cada
individuo esperar en una humanidad fraternalmente organizada.

LA CONTINUIDAD INICIÁTICA

La particularidad de nuestra Orden es la continuidad iniciática,


del primer grado al 33, lo cual no ocurre en ninguna otra Obediencia.
Nuestra continuidad inciática se presenta como sigue:

La Masonería azul, que trabaja del grado 1 al 3


La Masonería verde, o Logia de Perfecció, del grado 4 al 14
La Masonería roja, o Capítulo, del grado 15 al 18.
La Masonería negra, o Areópago, del grado 19 al 30.
La Masonería blanca, o Consistorio, del grado 31 al 33.
Contrariamente a otras Obediencias, en nuestra Orden no hay
interrupción entre el grado 3º y el último, estando bajo la autoridad
de un solo y único Supremo Consejo que gestiona en el plano
internacional todas las Federaciones, jurisdicciones o Logias pioneras.

LA INTERNACIONALIDAD

La tercera particularidad de nuestra Orden es la de ser


internacional. En efecto, el Derecho Humano está implantado en 51
países en forma de federaciones, jurisdicciones y logias pioneras.

1) Las logias pioneras, primeras logias de un país donde los


masones aislados dependen directamente del Supremo Consejo o
ligados a una jurisdicción o a una Federación.

2) Las Jurisdicciones: cuando en un país hay varias logias estas


pueden agruparse en una organización nacional. Se requiere un
mínimo de dos Logias para establecer un Jurisdicción. Las
jurisdicciones están dirigidas por un delegado del Supremo Consejo.

3) Las Federaciones. En un país desprovisto de una organización


nacional, si existe un mínimo de cinco logias, que reúnan cien
miembros de la Orden, estos Talleres pueden solicitar al Supremo
Consejo, con el asentimiento del delegado de su país, la convocatoria
de un Convento Nacional para formar una Federación.
CONCLUSIONES

He aquí un rápido panorama acerca de nuestros orígenes y nuestra


especificidad, dando por sentado que no es sino la punta del iceberg,
particularmente en el plano histórico, pues no es posible decirlo todo
con tanta brevedad. La Orden Masónica Mixta Internacional “El
Derecho Humano” está bien instalada en los panoramas masónicos
internacional, y sobre todo europeo, con la particularidad de que los
Hermanos y Hermanas que componen nuestra Orden, contrariamente
a otros obediencias, no pueden reclamarse de la fórmula tradicional
del “masón libre en una logia libre”. En efecto, las logias no son sino
delegaciones de la Federación y las Hermanas y Hermanos que
componen estas logias están ligados por los diferentes juramentos
que son tomados durante las distintas etapas de sus cursos
masónicos: respeto de las decisiones de los conventos nacionales o
internacionales, de las disposiciones de los reglamentos generales y
de la constitución internacional, así como de las decisiones del
Supremo Consejo.

Es evidente que el masón posee libertad de pensamiento y de


expresión y que su libertad interior no puede en ningún caso
alienarse, en consonancia con la definición “Libre y de buenas
costumbres”.

El Derecho Humano es una orden iniciática que preconiza un


funcionamiento democrático. Nuestros fundadores, cuando definieron
la especificidad del Derecho Humano frente a otras obediencias,
tenían ciertamente conciencia de haber establecido una estructura
“revolucionaria”.

Hace más de cien años la mixidad, el internacionalismo y la


continuidad iniciática del grado 1 al 33, constituían, cada uno de
ellos, una conmoción en sí mismo. En los albores del siglo XXI, estos
tres ejes tienen todavía un carácter prospectivo. Separadamente,
estos tres elementos son admisibles en una sociedad occidental
moderna, pero la asociación de estos tres parámetros constituye una
mezcla explosiva, antes en otros continentes que en nuestra vieja
Europa, donde las estructuras sociales no están todavía listas para
asimilar estas nociones.

El Derecho Humano, si atendemos a su modo de


funcionamiento, no ha elegido la vía más fácil. En él subsiste orden
prospectivo que, si bien debe respetar la tradición masónica, trabaja
también para el progreso de la humanidad.
BIBLIOGRAFÍA

La Masonería. Leyenda, Historia y Mito”, Varios autores, Fundación


Maria Deraismes, ISBN 978-84-935508-0-6

El Cimiento Mixto en Masonería, Maria José Lacalzada, Fundación


Maria Deraismes, ISBN 978-84-935508-1-3

Histoire de la Franc Maçonnerie Française, Roger DACHEZ

Histoire du Droit Humain, Andrée PRAT

Le Rite de Perfection, Claude GUERILLOT

Textes fondateurs de la Franc-maçonnerie, Patrick NEGRIER.

La genèse du Rite Écossais Ancien et Accepté, Claude GUERILLOT

Las constituciones de ANDERSON.

El manuscrito REGIUS

El discurso del Caballero RAMSAY.