ANUNCIO DE PASCUA

En la Parroquia Santa Catalina Labouré, Madrid Jueves, 21 de marzo de 2013  Oración inicial del párroco que preside la asamblea  Invocación cantada al Espíritu Santo  Noticias del Camino: KIKO: Buenas noches a todos, hermanos. Traemos la gran alegría de que tenemos un nuevo Papa que se llama Francisco, que será maravilloso. Yo le he saludado ayer y le hemos pedido una audiencia, es verdaderamente fantástico. Toni Figueredo, un monseñor, hermano del Camino, que ha trabajado con él en el Sínodo me dijo: ven conmigo, que está en Santa Marta, y te voy a presentar al Santo Padre. Entonces, me llevó, estaba en la Capilla, después de la Misa, rezando, y esperamos fuera. Estaban cuatro cardenales. Y nada más salir se acercó a los cardenales y vino hacía mí. Me puse de rodillas, le besé la mano y le dije que era Kiko Argüello. ¡Oh, muy bien, muy bien —me dijo. Le dije que me gustaría tener una audiencia para poder hablar de la Misión en las 100 plazas en Roma, y me dijo que sin duda, que hablara con el secretario, y que le parecía maravilloso salir a las calles a anunciar el evangelio. Después me preguntó por Pili, porque conoce a Pili Antelo y me preguntó por su madre (porque está enferma su madre). Y me dijo: ¿Sabes que yo la llamo la pastora? Me contó Pili que la llamaba la pastora en los encuentros que ha tenido con ella. Pili le dijo una vez al Papa que no le gustaba: “¿Por qué me llama la pastora?” Y dice: “¿Por qué? ¿No te gusta que te llame la pastora” Y dijo Pili: “¡Es que me parece protestante!” Y después dice el Papa: “Bueno, ¿el pastor quién es?” Dice Pili: “¡Usted!” “¡Bueno, pues si yo soy el pastor, a mí me gusta que tú seas la pastora!” Y como me preguntó por Pili, entonces la llamé y le dije que viniera a Roma a saludarlo. Y esta mañana ha ido a saludarle. ¿Qué ha pasado? Cuéntanos. P. MARIO: Kiko, te has olvidado de lo más importante. Lo que me has contado tú porque yo no estaba. En cuanto ha visto a Kiko le ha dicho el Papa: ¡Menudo lío has armado en la Iglesia! KIKO: Nada más verme me dice: “¡Menudo lío has armado! ¡Pero tenemos que continuar con ese lío!” —eso fue lo primero que me dijo, que había que continuar el lío armado. Pili Antelo es de la parroquia de San José, que es la responsable del equipo itinerante de Argentina, que estaba con el P. Carmelo, han estado muchos años juntos, que ahora está muy enfermo. Y ahora tenéis otro sacerdote y un chico que está con vosotros. En Argentina, ¿en cuántas diócesis está el Camino? PILI ANTELO: El Camino está en 33 diócesis, en el 50% de las diócesis de Argentina. Lo que 1

Anuncio de Pascua

pasa es que hay pocas parroquias con el Camino en cada diócesis. Comunidades hay unas 250 y en Buenos Aires hay unas 25 ó 30, porque en la actualidad hay seis parroquias más la Parroquia Armena. Y nos han echado, o no ha llegado a estar el Camino, en once parroquias. KIKO: Ha sido muy difícil tuvieron un proceso teológico. Nos acusaron de herejías en una diócesis del sur, la diócesis de Viedma. Y a esta pobrecilla se las han hecho pasar moradas. Al final te hicieron un proceso con toda una serie de teólogos allí. ¿Y fuiste absuelta o no? PILI ANTELO: ¡Fuiste absuelto tú! Porque era el mamotreto el que estaba en cuestión. KIKO: Nos acusaban por las catequesis, de que en la cuarta catequesis… Un follón, lo hemos pasado fatal. En aquella época había muchos obispos muy integristas, muy unidos a los políticos de la dictadura; hemos sufrido mucho. Pero ahora, gracias a Dios, es distinto. Esta mañana, ¿qué ha pasado? PILI ANTELO: Lo primero de todo, antes de decir lo de esta mañana, es que tienes que dar gracias a Dios por haber podido estar ayer en la Misa, porque yo iba también para estar en la Misa, y no sólo no me han dejado entrar a mí sino que no han dejado entrar a Toni Figueiredo; estaba completamente cerrado. Como no hemos podido entrar en la Misa dice Toni: “¿Y ahora qué hacemos?” Le digo: “¡Pues como no lo digas tú! ¡Todo menos volverme a España!” Total, que hemos estado esperando. Para abreviar, el P. Mario me hizo en broma una sugerencia pero no hemos podido llevarla a término…: quería que me vistiera de monja a ver si así… ¡Yo lo único que le he dicho era si podía elegir el color! Una broma, claro. A todo esto, lo único que se le ha ocurrido a Toni ha sido meterme en el Vaticano con Leonardo —que ha sido un ángel para mí, porque así por lo menos había uno con una presencia un poco solemne— y que estuviéramos medio escondidos, merodeando en la casa de Santa Marta, porque el Papa tenía que ir a comer a la 1 de la tarde; entonces sería el momento del asalto. Medio escondidos ahí, inmediatamente han venido, han hablado con Leonardo. Al final hemos conseguido quedarnos a unos veinte metros de la puerta. Les hemos dicho que íbamos a ser buenos, que no nos íbamos a mover de ahí y que en cuanto llegara el Papa le saludaríamos con la mano. Y ya estábamos resignados a eso. Yo le dije a Leonardo: ¡sólo con la mano no: le voy a pegar un grito y ya está! Y ¿qué ha pasado? Que a través de toda una serie de cosas, el Papa se ha enterado y ha dicho que me dejaran pasar. Entonces, he pasado a Santa Marta y rápidamente me ha agarrado del brazo y me ha llevado a una salita. KIKO: ¿Pero tú a la Seguridad le has dicho que eras “la pastora”? PILI ANTELO: 2

Anuncio de Pascua

Claro, porque a mí me han preguntado: “¿Pero bueno, usted quién es?” Como son italianos y no entienden lo de pastora, pues le he dicho: “Díganle, si tienen posibilidad de hablar con el Papa, díganle que está la pastora”. Ha sido entonces cuando el Papa ha permitido que pasara, me ha metido en una salita, se ha sentado el Papa a mi lado. El Papa me ha saludado, me ha agarrado así y me ha dicho: ¡Ven para acá, Pili! Y encima, llegamos a una habitación y le digo: “¡Pase, Padre!” Y me dice: “¡No, no, pasa tú!” Y me ha hecho pasar a mí delante de él. Ha sido estupendo, lo primero que le he dicho es que estaba emocionada, que no sabía cómo decirle que estoy contentísima de que sea el Papa. Y felicitaciones —porque así se dice en Argentina. Y dice: “¿Me dices felicitaciones con la que me ha caído encima?” Y le digo: “¡Sí, porque yo creo en el Espíritu Santo, y eso es lo que tiene que hacer usted! Y me dice: “¡Pues tienes razón!” Enseguida me ha dicho que habías estado ayer con él. Y le digo: “¡Pero el equipo quiere una audiencia!” Y dice: “Sí, sí, ya me lo ha dicho Kiko, eso se va a arreglar”, no ha comentado más. Después de eso enseguida me ha preguntado por mi mamá, me ha dicho que le da alegría que pueda estar siguiendo la evangelización en Argentina y al mismo tiempo —o sea, que lo alterne— atendiendo a mi mamá que está ahora en el hospital clínico. Después de eso, de felicitarle, le he sacado a relucir lo de la misión por las plazas. Y le he dicho en Buenos Aires dónde, porque él ubica muy bien. Y se ha puesto contento. Y le digo: “¡Pero aquí son 100 plazas, 500 comunidades!” Dice: “¡Qué barbaridad!” Todo contentísimo. Dice: “¡Pili, no podemos seguir esperando a que vengan a la Iglesia para anunciar a Jesucristo: hay que salir a anunciarlo, porque la gente necesita conocerlo, porque hace falta que se dé el amor!” Le digo: “Claro, hace falta que se dé el amor, pero si uno no tiene el amor, ¿qué hace? ¡Habrá que pedírselo a Jesucristo!” Todo muy bien, estupendo. Y volvía a decir: “Reza por mí, reza por mí”. Y le he dicho que sí, que yo le prometía que diariamente lo haría. Le dije: “¡Siempre me lo pedía, pero ahora con más motivo! Y por otra parte, siga como lo está haciendo, siga así porque le aseguro que está ganando el corazón de la gente con las actitudes que está teniendo”. Y dice: “¡Ah, pues la verdad es que me alegra, porque si el Señor quiere servirse de mí para ganar el corazón de la gente, bendito sea Dios!” KIKO: ¡Y te has hecho una foto con él! ¡Y te ha dado la bendición! PILI ANTELO: Claro, eso sí, por supuesto. Cuando ya nos íbamos le he dicho: “¿Pero me va a dar la bendición, verdad?” Y dice: “¡Claro, para ti, para tu mamá!” Y le digo: “¡Sí, y para mi comunidad, para mi equipo, y para todo el Camino Neocatecumenal!” Dice: “¡Claro!” Y me ha dado la bendición. Y entonces le digo: “¿Le puedo dar un beso, como siempre?” Dice: “¡Claro!” Entonces me he despedido dándole un beso. Abre la puerta y estaba esperándole Mons. Vartán Waldir Boghossian, S.D.B., exarca armeno de América Latina y México. Y le digo: “Perdóneme, porque por pasarme a mí le ha hecho esperar a Mons. Boghossian, perdóneme Mons. Boghossián”. Y dice: “¡No, si yo lo único que quiero es hacerme una foto con el Papa!” Y se ha puesto solo. Y digo: “¡Ah, pues si usted se la hace, yo también!” Y a uno de los guardaespaldas o de seguridad, le he dado mi teléfono para que me hiciera la foto. Y me dice por lo bajo: “¡Eso, sonríe y luego vendes la foto!” KIKO:

3

Anuncio de Pascua

Muy bien, un aplauso a Pili, la pastora. CARMEN: Carmelo era el presbítero del equipo. Le pregunté el otro día: “¿Pero celebró con vosotros?” Y me dice: “Sí, cuando los estatutos y los cuarenta años del Camino vino y celebró con nosotros, presidiendo él y celebrando la eucaristía como la hacemos nosotros”. Y me dijo que cuando una parroquia no funcionaba bien decía: “¡Dejar esa parroquia!” Y llamaba él mismo y decía dónde tenía que ir. KIKO: Carmelo, que es el presbítero del equipo, que pobrecillo, tiene un enfisema pulmonar y no puede respirar, está todavía con oxígeno. Ha sido maravilloso. Me contó Pili que ha sido un verdadero pastor con el Camino. Un párroco, el año pasado, os pedía que le pagarais cada eucaristía. Y cuando se lo contó el equipo al Papa, se levantó, llamó por teléfono y le dijo al párroco que nada de eso. Y después os dijo que en esa parroquia, con ese párroco no había nada que hacer. Y dijo él mismo: ¡con ese cura no tenéis nada que hacer! Y llamó a otro párroco cercano y le dijo que acogiera a las comunidades. Y están tan contentos. Y ha presidido la eucaristía de los cuarenta años del Camino, la preside contentísimo tal como la hacemos nosotros, con el pan ácimo, etc. Muy bien. Os leo una carta que yo le he escrito al Santo Padre. Toni Figueiredo, este sacerdote amigo del Papa que era secretario suyo en uno de los Sínodos —como Mons. Bergoglio, era relator de uno de los sínodos, se hicieron amigos—, y le conoce. El mismo Papa llamó a Toni Figueiredo y le dio una audiencia porque quería hablar con él. Y sabiendo Toni esto me dijo: “Mañana me ha dicho el Papa que vaya a hablar con él”. Y le digo: “Pues mira, te voy a dar una carta y se la vas a dar, le he escrito esta carta para que la lea delante de ti”. La carta dice así: Querido Padre, Ha sido para nosotros una gran alegría y consuelo su elección a Sumo Pontífice. Y el nombre que ha elegido nos llena de esperanza, Francisco, sea por el pobrecito de Asís, sea por san Francisco Javier: pobreza y evangelización, amor a la cruz y anuncio del evangelio. Qué maravilloso programa para su ministerio petrino y para toda la Iglesia. El Señor nos ha inspirado, en el Año de la Fe, el ofrecer las comunidades neocatecumenales para el anuncio del evangelio por las plazas de Roma. Así lo hemos acordado con el Card. Vallini, Cardenal Vicario del Papa para la diócesis de Roma: cien plazas de Roma, durante los domingos del Tiempo pascual. Actualmente en Roma el Camino está presente en 104 parroquias con cerca de 500 comunidades, que están llenas de jóvenes y de gente que estaba lejos de la Iglesia. Hemos presentado el proyecto al alcalde de Roma, Gianni Alemanno, que se ha mostrado entusiasta y nos ha dado las gracias por el bien que hacemos a la ciudad de Roma. Serán cinco domingos seguidos en cada plaza, siempre cercanos a una parroquia. Lo haremos también en Madrid y en todo el mundo. Hemos 4

Anuncio de Pascua

calculado que aproximadamente anunciaremos el kerigma en cerca de diez mil plazas en todo el mundo. Le mando un pequeño folleto de Madrid, que está en español. También lo haremos en Buenos Aires. La responsable, Pili Antelo, nos ha dicho lo bueno que ha sido con ellos y lo bueno que ha sido usted con el Camino. Y le he metido en la carta este folleto en español: Gran Misión Madrid, con todo lo que pone aquí dentro para que lo vea. Queridísimo Padre, me gustaría pedirle una audiencia, posiblemente con Carmen y el P. Mario, para conocerle personalmente, y sobre todo para ver juntos la posibilidad de que pudiera recibir a los 100 equipos de catequistas que anunciarán a Jesucristo por las plazas, para que puedan recibir una bendición de envío; quizás podría ser algún día de la primera semana de Pascua, dado que el primer encuentro será el segundo domingo de Pascua. O quizá podríamos tener un encuentro con las 500 comunidades de Roma que saldrán a las plazas. Pienso que eso sería un aldabonazo para toda la Iglesia de lo que el Papa piensa: la urgencia y necesidad de anunciar el evangelio. Hemos sufrido tanto por la Feria Quarta, y así, su elección, para nosotros, ha sido una verdadera salvación, no obstante que el Papa Benedicto XVI siempre nos ha defendido y ayudado. Gracias por su benevolencia y ternura. Que la Santa Virgen María, la Inmaculada Concepción, que ha inspirado este Camino, le ayude en todo. Pido su bendición y le ruego rezar por mí que soy un pecador. Kiko Argüello Entonces, Toni Figueiredo le ha dado este folleto y también otro cartel de esta imagen que será la imagen de la misión que haremos en todas las plazas. En la plaza pondremos una pancarta que dirá: Gran Misión Madrid o Gran Misión Albacete, lo estamos haciendo para todas las ciudades. Sergio lo está haciendo para todos los itinerantes. Después Toni, como estaba allí, en Santa Marta, al otro día me dijo: ¡Acompáñame, que te lo voy a presentar! Y fui a hablar con él y ya os he contado lo que me dijo. Hemos entregado ya una carta pidiendo una audiencia. O quizá en el aula Pablo VI, para el sábado in albis, anterior al domingo en que ya partimos para las plazas, tener en el Aula Pablo VI con todos los responsables, los equipos y un grupo de las comunidades, un encuentro. Hemos enviado una forma de oración de envío, lo que haremos aquí con el Card. Rouco, que haremos quizás en la Catedral. Pues lo mismo haríamos con el Papa allí. Os digo que es verdaderamente algo maravilloso. Como sabéis, algunos no quieren que hagamos la Eucaristía en pequeña comunidad en las salas; quieren que hagamos la Misa todos juntos en el altar consagrado en las iglesias. Ha habido una reacción integrista contra nuestras celebraciones. Algunos decían que el Camino da más importancia a la pequeña comunidad que al misterio eucarístico que celebra; lo cual es una profunda calumnia. Y sabéis que el Papa sometió la cuestión para su estudio a la Congregación para la Doctrina de la Fe. En el fondo, se ponía en duda el artículo 13 del Estatuto, que dice que el Camino Neocatecumenal celebra la Eucaristía del domingo, el sábado por la noche, después de las primeras vísperas del domingo. A algunos les parecía que teníamos que ir con toda la 5

Anuncio de Pascua

parroquia el domingo por la mañana. Sabemos que en las 3 reuniones de la llama Feria quarta, el órgano máximo de la Congregación para la Doctrina de la Fe, casi todos los cardenales nos defendieron. Con todo este follón hemos estado sufriendo mucho. Hemos estado sin dormir, orando, sabiendo que podían prohibirnos la celebración de la Eucaristía en pequeña comunidad, cosa que sería la destrucción del Camino. Gracias a Dios, el Papa Benedicto XVI debió decir a la Congregación para la Doctrina de la fe que todo tenía que ser decidido de común acuerdo con los Iniciadores del Camino. Nosotros hicimos una propuesta que fue llevada a la Feria quarta y aprobada. Cuando debía ser ratificada por el Papa, el Papa ha renunciado. Con lo cual, todo está en manos del nuevo Papa. El Papa Francisco lo primero que ha hecho es celebrar la Misa en la Capilla Sixtina no en el altar fijo, como estaba previsto, sino en un altar móvil, preparado ad hoc. Con esto estaba ratificando las disposiciones del Misal romano que establece que la Misa se puede celebrar también en un altar móvil, en contra de lo que quieren algunos muy tradicionalistas, que son los que critican que celebremos no necesariamente en la iglesia, sino en salas conveniente y decorosamente preparadas. Sabéis que estamos haciendo unas salas bonitas, como una especie de capillas, que forman parte del catecumenium, con pinturas, con un altar fijo de cristal, un altar que no se mueve. El P. Mario ha leído un libro que se llama El retorno del clericalismo, que dice que vuelve a la Iglesia el clericalismo, todo un movimiento en contra del Concilio Vaticano II. Por eso es un gesto muy importante el que ha hecho el Papa Francisco de celebrar en un altar móvil en la Capilla Sextina y no en el altar preconciliar, adosado a la pared, donde se celebraría la Misa de espaldas al Pueblo. Y ha salido en todos los periódicos: ¡Vuelve el altar del Concilio!, salió en primera página, ¡Retorna el Concilio! Y esto ha sido una gran alegría para nosotros, hermanos. Siendo arzobispo, el Papa ha celebrado la Misa en las cárceles de Buenos Aires con un altar pobre, con los presos como se ve en algunas fotos. Y el próximo Jueves Santo va a celebrar la Misa de Jueves Santo en la cárcel de menores de Roma. Me decía el Card. Cañizares que el sufrimiento que hemos tenido ha dado su fruto, que es este Papa, el Papa Bergoglio, que es jesuita, verdaderamente un hombre de Dios. Mirad lo que dice el Card. Bergoglio, que estuvo estudiando aquí en España y que es amigo del Card. Rouco: El cardenal Bergoglio pide a los católicos que no tengan miedo a evangelizar la ciudad El Arzobispo y Cardenal de Buenos Aires, S.E.R. Jorge Mario Bergoglio, exhortó ayer a los católicos a «no tener miedo» de salir a evangelizar la ciudad. Propuso una nueva pastoral urbana del encuentro y el acompañamiento, frente a «la no mirada», que consiste en «ni siquiera ‘ver’ al excluido» o en que «el que duerme en la calle no se ve como persona sino como parte de la suciedad y abandono del paisaje urbano, de la cultura del descarte, del ‘volquete’». Otro mensaje a los sacerdotes de Mons. Bergoglio, que dice: Les he dicho a mis sacerdotes: Haced todo aquello que creáis que tenéis que hacer en vuestro ministerio, pero tenéis que saber que tenéis que aceptar vuestra responsabilidad, y después tenéis que abrir las puertas. Nuestros sociólogos nos dicen que la influencia de una parroquia es de seiscientos metros a su alrededor. En Buenos Aires hay casi dos mil metros entre una parroquia y otra. Les he dicho entonces a los sacerdotes: Si podéis, salid de la 6

Anuncio de Pascua

parroquia, alquilad un garaje y, si encuentran a algún laico disponible, dispuestos a dar catequesis, que vaya. Que esté un poco con esa gente, haga un poco de catequesis y que hagan un grupo con aquella gente. Y después, si se forma un grupo, que los laicos les den la comunión. Y un párroco me dijo: «Pero padre, si hacemos esto la gente deja de venir a la iglesia, irá a estos garajes». Le contesté, “¿Pero por qué dices eso? ¿Es que ahora vienen a Misa? Yo me refiero a los que no vienen”. “No”, me dijo. ¡Entonces! Hay que salir de nosotros mismos, hay que salir también del recinto de las propias convicciones consideradas inalienables. Bueno, hay un montón de cosas que ha dicho con una fuerza enorme. Otro, el mensaje de Semana Santa de este año 2012, que dice: A los párrocos y responsables de comunidades educativas: Hace años que todos trabajamos por lograr que la iglesia esté en la calle tratando que se manifieste más la presencia de Jesús vivo. La calle, anunciar el evangelio por las calles. Nosotros no sabíamos que pensaba de esta forma, no hemos pensado ir a las calles porque el nuevo Papa piensa así. O sea, que ha sido una coincidencia del Espíritu Santo. Es el esfuerzo de vivir aquello que rezamos tantas veces en la Misa “que todos los miembros de la Iglesia sepamos discernir los signos de los tiempos y crezcamos en la fidelidad al Evangelio; que nos preocupemos de compartir en la caridad las angustias y las tristezas, las alegrías y las esperanzas de los hombres, y así les mostremos el camino de la salvación”. En mayor o menor medida muchas comunidades aceptaron ese desafío. Aparecida confirmó el camino y nos mostró que, para que no sea un chispazo, necesitábamos una conversión pastoral. La necesitamos continuamente porque muchas veces tenemos la tentación de volver a nuestras cebollas de Egipto. Todos sabemos que la realidad de nuestras parroquias resulta acotada en relación a la cantidad de personas que hay y a las que no llegamos. La Iglesia que nos llama constantemente a una nueva evangelización nos pide poner gestos concretos que manifiesten la unción que hemos recibido. La permanencia en la unción se define en el caminar y en el hacer. Un hacer que no sólo son hechos sino un estilo que busca y desea poder participar del estilo de Jesús. El “hacerse todo a todos para ganar a algunos para Cristo” va por este lado. Salir, (salir de la parroquia), compartir y anunciar, sin lugar a dudas, exigen una ascesis de renuncia que es parte de la conversión pastoral. El miedo o el cansancio nos pueden jugar una mala pasada llevándonos a que nos quedemos con lo ya conocido que no ofrece dificultades, nos da una escenografía parcial de la realidad y nos deja tranquilos. Otras veces podemos caer en el encierro perfeccionista que nos aísla de los otros con excusas tales como: “Tengo mucho trabajo”, “no tengo gente”, “si hacemos esto o aquello ¿quién hace las cosas de la parroquia?”, etc. Igual que en el año 2000 quisiera decirles: Los tiempos nos urgen. No tenemos derecho a quedarnos acariciándonos el alma. A quedarnos encerrados en nuestra cosita... chiquitita. No tenemos derecho a estar tranquilos y a querernos a nosotros mismos…Tenemos que salir a hablarle a esta gente de la ciudad a quien vimos en los balcones. Tenemos que salir de nuestra cáscara y decirles que Jesús vive, y que Jesús vive para él, para ella, y decírselo con alegría... aunque uno a veces parezca un poco loco. 7

Anuncio de Pascua

Cuántos viejitos están con la vida aburrida, que no les alcanza, a veces, el dinero ni para comprar remedios. A cuántos nenes les están metiendo en la cabeza ideas que nosotros recogemos como gran novedad, cuando hace diez años las tiraron a la basura en Europa y en los Estados Unidos, y nosotros se las damos como gran progreso educativo. Cuántos jóvenes pasan sus vidas aturdiéndose desde las drogas y el ruido, porque no tienen un sentido, porque nadie les contó que había algo grande. Cuántos nostálgicos, también los hay en nuestra ciudad, que necesitan un mostrador de estaño para ir saboreando grapa tras grapa y así ir olvidando. Cuánta gente buena pero vanidosa que vive de la apariencia, y corre el peligro de caer en la soberbia y en el orgullo. ¿Y nosotros nos vamos a quedar en casa? ¿Nos vamos a quedar en la parroquia, encerrados? ¿Nos vamos a quedar en el cementerio parroquial, o del colegio, en las internas eclesiales? ¡Cuando toda esta gente nos está esperando! ¡La gente de nuestra ciudad! Una ciudad que tiene reservas religiosas, que tiene reservas culturales, una ciudad preciosa, hermosa, pero que está muy tentada por Satanás. No podemos quedarnos nosotros solos, no podemos quedarnos aislados en la parroquia y en el colegio. La Semana Santa del 2013 se nos presenta como una nueva oportunidad para desinstalar un modelo cerrado de experiencia evangelizadora que se reduce a “más de lo mismo” para instalar la Iglesia que es de “puertas abiertas” no porque sólo las abre para recibir sino que las tiene abiertas para salir y celebrar, ayudando a aquellos que no se acercan. ¡Hay que buscar a los que no se acercan! Con estos pensamientos miro la próxima celebración de Ramos, es la fiesta del andar de Jesús en medio de su pueblo siendo bendición para todos los que se encontraban a su paso. Les ruego que no privaticemos la fiesta que es para todos y no para algunos. La Arquidiócesis ha hecho la opción de celebrarla, misioneramente el sábado por la tarde desde las columnas y puestos misioneros en las distintas Vicarías. Sin embargo la adhesión es todavía muy pobre. Por eso les pido a los Párrocos y a los responsables de los Colegios que convoquen y movilicen sus comunidades para ese momento fuerte de fe y anuncio con la certeza de que la vida de nuestros fieles se renueva cuando experimentan la belleza y alegría de acercarse a los hermanos para compartir la fe: "es imposible que un hombre haya acogido la Palabra y se haya entregado al Reino sin convertirse en alguien que a su vez da testimonio y anuncia". Con paternal afecto. Card. Jorge Mario Bergoglio SJ, arzobispo de Buenos Aires 25 de febrero de 2013. Una carta escrita a los párrocos este año. ¡Damos un aplauso! O sea, que nada de quedarse en la parroquia, cercaditos, sino que hay que salir y hacer en los garajes, en las plazas, donde sea, anunciar el evangelio, ir a buscar a la gente; eso dice el Papa. Fijaros qué fenómeno, qué ideas tiene, qué maravilloso. O sea, que esta idea que Dios nos ha inspirado a nosotros, de ofrecer los hermanos para anunciar por las plazas el kerigma, pues es una prueba de que el Espíritu Santo existe y 8

Anuncio de Pascua

que estamos unidos en esta misión maravillosa. Cómo no vamos a bendecir al Señor por este Papa, que va a ser para nosotros una enorme bendición. En la ciudad de Los Ángeles —me dijo Giuseppe Genarini—, nos iban a echar de cincuenta parroquias. O íbamos a celebrar la Misa el domingo por la mañana, todos juntos, a la iglesia, o fuera. Bueno, pues antes de ayer, después de este Papa, ha salido un documento que dice que se permite a las comunidades neocatecumenales celebrar la Eucaristía en las salas. Primer fruto de este Papa, primer fruto. Claro, el Papa dice: ¡Hacéis la Misa de esta forma porque queréis ayudar a los jóvenes, queréis ayudar, hay que ayudar a la gente, hay que ayudarla! No es el hombre para la Misa, es la Misa para el hombre. Es Cristo el que se entrega primero, es él el que nos ama primero. Nadie pensaba ya como posible Papa en este cardenal de Buenos Aires, Bergoglio, que va a revolucionar la Iglesia. Ayer acogió a la Iglesia ortodoxa y lo primero que ha hecho ha sido quitar el trono, ha quitado el trono y se ha colocado él en una silla a la par con los ortodoxos y con los hebreos, ya no se sienta en ningún trono; ha prohibido todos los oropeles que había antes, todo lleno de floripondios… Ha dicho que no quiere ningún floripondio, ha dicho que los curas no tienen que llevar puntillitas; y ya no hay puntillitas. Lleva una tiara sencillita, tersa, la que llevaba como obispo de Buenos Aires. Y lleva los zapatos negros, y no quiere ponerse los zapatitos rojos ni esas cosas. Y después le nombraron Papa y le prepararon un coche y dijo que nada de coches, se volvió a montar en el autocar vestido de Papa con todos los cardenales. Él se lava los calcetines, no tiene quien le sirva, lo hace todo él, se hace su comidita. Y lleva una cruz de hierro, no quiere la cruz de oro; y no ha querido el anillo de oro, sino de plata dorada. Ha visto el palacio papal y ha dicho: ¡Huy, aquí caben seiscientas personas, aquí no me quedo! Y no saben si lo va a reducir o se va a vivir a un piso. Está viviendo en la casa de Santa Marta y come con los cardenales que viven allí, que comen en las mesitas. Desayuna cada día en una mesa con los que están allí; y come en la mesa con los demás como uno más. Dicen algunos que no se cambia de zapatos porque los que tiene son terapéuticos, pero también se podrían hacer rojos, eso no es excusa. No, él quiere dar un espíritu de sencillez, quiere quitar oropeles. Y cuentan la anécdota de que cuando le quisieron poner una esclavina roja, para salir al balcón, dijo que no. Y al liturgista, que estaba escandalizado, porque hacía mucho frío, le dijo en broma: ¡Se la pone usted! O sea, que está revolucionándolo todo. Por eso podemos dar gracias a Dios, el domingo que viene o cuando queráis tenemos que hacer una Eucaristía para dar gracias al Señor por este Papa. Vamos a pedir por él, para que no se lo carguen, para que no se muera pronto, para que pueda llevar adelante la renovación que va a hacer. Va a hacer una renovación en la Curia. Hasta ahora todos han cesado, pero no ha tocado nada; no se sabe quién va a ser el Secretario de Estado ni nada. Está dando signos que está dejando a todo el mundo sorprendidos, signos de sencillez. Le han quitado medio pulmón. Tiene 77 años, tres más que yo. Y ha hecho una Misa muy sencillita de inicio de pontificado y no ha cantado, no canta porque le falta medio pulmón, pero ha estado de pie saludando a todos los mandatarios. He visto el encuentro que ha tenido con los hebreos, con los ortodoxos, con los musulmanes… Uno a uno los ha ido saludando con afecto y con amor. Él quiere acercarse a la gente, a los pobres. Hay que ir a los que sufren, a los que están en las cárceles, a los humildes. Hay mucha gente que está sufriendo y la Iglesia tiene que acercarse a ellos. El Card. Hummes, franciscano, le dijo que tenía que tomar el nombre de Francisco. Un jesuita que toma el nombre de Francisco… San Francisco es maravilloso, fue un renovador de la Iglesia con la pobreza, no solamente la pobreza física sino la pobreza 9

Anuncio de Pascua

espiritual, la pobreza de vivir totalmente abandonado, desposeído de ti mismo, pobre de ti mismo, para hacer la voluntad de Dios; esa es la pobreza cristiana, ser pobre de espíritu. También los signos de fasto y esas cosas no le gustan al Papa Francisco porque quiere que la Iglesia esté cerca de la gente, hay que salir a la gente, hay que predicar el evangelio, hay que anunciar a Jesucristo. Es algo verdaderamente maravilloso. Mañana tendremos aquí un encuentro con todos los responsables de las comunidades de Madrid; vendrá el Card. Rouco; vamos a presentarnos todos. Yo quisiera que el cardenal os diera una palabra. Y con él veremos cuándo hacemos el envío. Pueden venir también los párrocos y los presbíteros estáis invitados también; la nota que hemos enviado por email decía párrocos solamente, pero también se sobrentiende que también los presbíteros. Es algo verdaderamente fantástico si el nuevo Papa lleva el espíritu de san Francisco a la Iglesia, el espíritu de san Francisco: pobreza y anuncio del evangelio, que es lo que necesitamos llevar adelante. Y fijaros cómo habla a los curas, que adelante, que tienen que salir, que no tienen que estar instalados en sus parroquias, sino que hay que anunciar el evangelio. Es algo verdaderamente maravilloso, nos va a ayudar. Y ha sido muy bueno, como decía Pili, con el Camino, ha sido un pastor, lo ha ayudado siempre. Ha presidido las eucaristías con nosotros y ha estado contentísimo. Dice Carmen que lea un poquito sobre este Papa. El nuevo Papa latinoamericano, jesuita, argentino, Jorge Mario Bergoglio, de 77 años, arzobispo de Buenos Aires, es un pastor sencillo, muy amado por su diócesis. “Mi gente es pobre y yo soy uno de ellos”. “Yo soy un pobre”, ha dicho más de una vez para explicar por qué ha elegido vivir en un apartamento y no vivir en el palacio episcopal y por qué se prepara la cena él solo. A sus sacerdotes siempre les ha recomendado misericordia, coraje apostólico, y puertas abiertas a todos. La cosa peor que puede suceder en la Iglesia —ha explicado en algunas circunstancias— es aquella que DeLubac llama «mundanidad espiritual», que significa ponerse en el centro. Y cuando cita la injusticia social toma como referencia el Catecismo e invita a descubrir los Diez mandamientos y sobre todo las Bienaventuranzas. Su proyecto es simple: hay que seguir a Cristo. En la capital argentina nace el 17 de diciembre de 1936. Es hijo de emigrantes del Piemonte, italianos. Su padre, Mario, era empleado de ferrocarril; su madre, Regina Sivori, se ocupa de la casa y de la educación de los cinco hijos. Diplomándose como técnico químico (ha hecho Químicas, como Carmen), eligió después el camino del sacerdocio entrando en el seminario diocesano de Villa Devoto. También tuvo una novia, que ha hablado en la televisión, una señora que ahora tiene 70 años, que le dijo: ¡Si no me caso contigo me hago cura! —le dijo cuando era su novio. Y se hizo cura. El 11 de marzo ingresa en el Noviciado de la Compañía de Jesús y completa sus estudios humanísticos en Chile, y en 1963, volviendo de Argentina, se licencia en Filosofía en el colegio san Giuseppe y san Miguel. En el año 1964 y 1965 es profesor de literatura y psicología en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe, y en 1966 enseña las mismas materias en el colegio El Salvador, en Buenos Aires. Del 67 al 70 estudia Teología, licenciándose 10

Anuncio de Pascua

siempre en el Colegio de san José. El 13 de diciembre es ordenado sacerdote por el arzobispo Ramón José Castellano. Prosigue su preparación en 1970-1971 en Alcalá de Henares, en España. Y el 22 de abril de 1973 hace la profesión perpetua en los Jesuitas. De nuevo en Argentina, es maestro de novicios en Villa Barilari, en san Miguel. Profesor en la Facultad de Teología, consultor de la provincia de la Compañía de Jesús, y rector del Colegio. Es elegido provincial de los Jesuitas de Argentina, cargo que desarrollará durante seis años. Después, trabajará en el campo universitario. Y entre 1980 y 1986 es de nuevo Rector del Colegio de San José, además de ser párroco en San Miguel. En marzo de 1986 fue a Alemania para ultimar su tesis doctoral. Y los superiores le invitaron, en el Colegio El Salvador de Buenos Aires, y después a una iglesia de la Compañía en la ciudad de Córdoba, a ser director espiritual y confesor. El Card. Antonio Quarracino le quiso como estrecho colaborador en Buenos Aires. Así, el 20 de mayo de 1992, Juan Pablo II le nombra obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires. El 27 de junio recibe en la catedral la ordenación episcopal. Como lema eligió: Miserando atque eligendo, (que significa: Lo miró con misericordia y lo eligió), y en el escudo se puede ver el emblema IHJ, símbolo de la Compañía de Jesús. Concede su primera entrevista como obispo al periódico parroquial Estrellita de Belén. Después fue nombrado vicario episcopal de Flores. No causó ninguna sorpresa cuando el 3 de junio fue nombrado arzobispo coadjutor de Buenos Aires. Pasados nueve meses, a la muerte del Card. Quarracino, le sucede el 28 de febrero de 1998 como Arzobispo Primado de Argentina y Ordinario para los fieles de Rito oriental residentes en el país como encargado de los ortodoxos. Tres años después, en el Consistorio del 21 de febrero de 2001, Juan Pablo II lo crea cardenal con el título de San Roberto Belarmino, e invita a sus fieles a no acudir a Roma para festejar su púrpura, sino a destinar el dinero del viaje a los pobres. Como arzobispo de Buenos Aires, diócesis que tiene más de tres millones de habitantes, piensa en un proyecto misionero, centrado en la evangelización. Cuatro de los objetivos principales ha dicho que son: 1) comunidades abiertas y fraternas; 2) protagonismo de los laicos; 3) evangelización destinada a todo habitante de la ciudad; 4) asistencia a los pobres y a los enfermos. Intenta reevangelizar Buenos Aires e invita a los sacerdotes y a los laicos a trabajar juntos. En septiembre de 2009 lanza a nivel nacional la campaña de solidaridad por el centenario de la independencia del país, doscientas obras de caridad a realizar hasta el 2016. En clave continental nutre fuerte esperanza del mensaje de Aparecida, hasta definir la Evangelii nuntiandi de América latina. Ha sido miembro de la Congregación para el Culto Divino; miembro de la Congregación para el Clero y para los Institutos de Vida consagrada; de la Sociedad de Vida Apostólica. Es miembro del Pontificio Consejo para la Familia y de la Pontificia Comisión para América Latina. O sea, que es miembro de todas estas congregaciones de la Santa Sede, por eso 11

Anuncio de Pascua

le conocen los cardenales; aunque nosotros no le conocíamos. Bueno, más o menos, ya tenéis algo de la biografía. El sacerdote de la primera comunidad de Mártires Canadienses, que es jesuita, nos contó una anécdota: dice que el otro día estaba en la portería cuando llamó al teléfono el Papa: “Soy el Papa Francisco”. Y el portero dice: “¡Y yo soy Juan Pablo II!” Es histórico, fue antes de ayer. Y estaba allí este cura, Arturo, y le pasa el teléfono el portero. Y Arturo cogió el teléfono —conoce al Papa Bergoglio, son amigos— y habló con él. Y le dice al portero: “¡Es el Papa, es el Papa!” “¡ay! perdone, perdone.” El Papa coje el teléfono y te llama. Toni estaba sorprendido de que le llamara el Papa: ¡Mañana a las 8,30! —le dijo. San Francisco de Asís es el patrón de Italia. Y además, lo primero que ha hecho cuando ha sido elegido fue pedir una bendición, que pidan por él. Y ha hablado del pueblo, del Pueblo de Dios, que es la gran reforma del Concilio. Nosotros estamos intentando llevar el Concilio a las parroquias, ¿verdad que sí? Y esto es lo que ha dicho el Concilio, el Pueblo de Dios. Porque antes del Concilio Vaticano II, la Iglesia se comprendía como si fuera una pirámide, donde arriba estaba el Papa, los cardenales, los obispos, los párrocos, los religiosos, las religiosas… Y en la base estaba el Pueblo de Dios. Y Juan XXIII dijo que había que darle la vuelta. Y dio la vuelta a la pirámide y puso arriba el Pueblo de Dios. Dios manda al Pueblo de Dios, que es toda la Iglesia, la misión. Y para esta misión que tiene el Pueblo de Dios, están debajo, al servicio, todos los curas, catequistas, párrocos, al servicio de la misión. Y el último de todos, el Siervo de los siervos, es el Papa. Dio la vuelta a la pirámide. Si el Concilio se cierra y volvemos atrás, los laicos tenemos que marcharnos, tenemos que irnos de las parroquias porque los laicos no podríamos predicar. Fijaros que antes del Concilio un laico no podía predicar en una iglesia, los laicos antes del concilio no tenían más que tres cosas que hacer: rezar, pagar y obedecer; solo esas tres cosas podía hacer un laico. El Concilio ha llamado al laicado, lo ha levantado, ha hablado de Pueblo de Dios, ha hablado del cuerpo de la Iglesia, ha dicho que el ministerio sacerdotal es un servicio, no es un poder. Ha sido una revolución el Concilio Vaticano II para un sentido de Iglesia que había antes —que también ha habido muchos santos antes—, pero era una iglesia muy clericalizada en un cierto sentido. Por eso, hermanos, tenemos que dar gracias al Señor por este Papa que tiene un concepto completamente de servicio, de ayuda, etc. Entonces, el Señor, de una manera maravillosa nos permite este año, nos llama — antes de que fuera elegido este Papa— nos llama, por el Año de la Fe que ha proclamado Benedicto XVI, a evangelizar por las plazas. Yo quisiera, después de los milagros que va a hacer este Papa con nosotros, mandarle a Benedicto XVI una carta dándole las gracias. Porque gracias a que ha dimitido, la Iglesia se va a reformar, gracias a su sacrificio va a ser una explosión. Porque el sacrificio del Papa no es fácil, no creáis, el Papa está solito allí. ¿Qué estará pensando? ¿Qué estará pensando? ¿Por qué el Papa no ha adecuado su ministerio petrino a su salud? ¿Por qué no ha visto en su salud una Palabra de Dios y en vez de viajar tanto, viajar menos? ¿Por qué en vez de tener tantas reuniones no tiene menos, como han hecho muchos Papas? Ha habido Papas que tenían noventa y siete años y ni siquiera leían porque ya no tenían ni fuerza para leer. León XIII leía la primera frase y después decía: ¡Mañana lo leéis en L’Osservatore Romano; leía las dos primeras frases y el resto había que leerlo en L’Osservatore Romano. Y nadie se escandalizaba. Nunca ha habido un Papa que dimita en ese sentido. O sea, que ha sido verdaderamente un acto que viene del cielo, realmente ha sido algo maravilloso el bien que ha hecho, el bien que nos ha hecho a nosotros y que va a hacer a toda la Iglesia si se pone a seguir las huellas de san Francisco de Asís: pobreza y 12

Anuncio de Pascua

anuncio del evangelio. Y somos nosotros una obra que Dios ha inspirado para ayudar a la Iglesia en esta misión de anunciar el evangelio por las plazas, por las cárceles. El clericalismo: ahora mismo viene un capellán nuevo en una cárcel y nos echa. Eso es el clericalismo. Nos echa. Y el equipo que está allí trabajando en la cárcel le dijo: “¿Sabe usted que llevamos aquí diecisiete años trabajando en esta cárcel?” “¡Fuera! ¡Aquí mando yo que soy el cura, se acabó!” Tenemos el problema de que en muchas parroquias a las que vienen curas nuevos, que han sido educados muy clericalmente, no soportan que en la parroquia haya un grupo que él no lo dirija, sino que lo lleve gente de fuera. Piensa que esta gente, que esta comunidad está ligada a los catequistas, no a él. Y él lo que quiere es que estén ligados a él afectivamente. Y eso no lo soporta. ¿Y sabes lo que hace? ¡Los echa! “¡Fuera de aquí, aquí la gente que está en mi parroquia me tiene que querer a mí, tiene que estar religada conmigo!” Y se acabó, nos echan, condenados a salir de las parroquias. Decidme vosotros, gracias a Dios que tenemos aquí a algunos curas del Redemptoris Mater, si no nos echan. No pueden soportar tener grupos que los lleven gente de fuera de su parroquia, porque no saben lo que es el Catecumenado ni la Iniciación cristiana. O sea, la Iniciación cristiana no la conocen ni saben lo que es ni cómo funciona. Hemos encontrado gente que tiene nuestro mismo espíritu, y que antes de que hablemos ya nos entienden todo y están contentísimos de los milagros que ven, de las comunidades. Le contaron al Papa Juan Pablo II que en algunas parroquias se hacían siete Misas al mismo tiempo. ¿Y sabéis lo que dijo? “Y si hay curas ¿por qué no? Eso dijo Juan Pablo II: si hay sacerdotes ¿por qué no?” En el Vaticano, todas las mañanas, hay treinta Misas en cada altar, al mismo tiempo; como había antes en las capillitas de las catedrales. Hoy mismo, si vais mañana al Vaticano, veis que hay más de treinta o cuarenta Misas; todos los monseñores van a su altar y hacen su Misa ellos solos al mismo tiempo. Si vuelven los clericales se acabó. Gracias a Dios tenemos sacerdotes y párrocos que no tienen es sentido clerical de poder y están con nosotros. Yo les digo a los curas: antes que sacerdote eres cristiano, es lo que dijo san Agustín: para vosotros soy obispo, con vosotros soy cristiano, soy el primero que me tengo que convertir, que tengo que escuchar la Palabra de Dios, etc. Pues no. Me decía uno: “¡Sí, porque en el Camino los laicos hace la dirección espiritual de los curas!” Y le digo: “¿Pero qué está usted diciendo? Nosotros no dirigimos a los curas, ¡qué es eso!” Los sacerdotes, antes de sacerdotes son cristianos, y como cristianos están haciendo el Camino Neocatecumenal. Pensad en san Ignacio. San Ignacio tuvo que soportar la violencia de la Bestia, del infierno, contra ellos. Llegaron a convencer al Papa para que anulase la Compañía y se aniquilase a los jesuitas. Pero fíjate, para que veáis la fuerza que tiene este Papa: es un jesuita. ¿Y sabéis cuál es el problema que tuvo san Ignacio? La liturgia. Con San Ignacio aparece el individualismo, aparece Leonardo Da Vinci… Y san Ignacio de Loyola concibe de parte de Dios un sacerdote moderno. Y una de las cosas más importantes es la pastoral: ir a la gente. Y trabajando con el pueblo y con la gente, una cosa que impedía a los religiosos hacer esto era el Coro, la liturgia. Pensad que los religiosos, los curas, si no dicen la Misa todos los días no cometían un pecado mortal, pero si no hacen la Liturgia de las horas, los salmos, pecan mortalmente. Entonces va Ignacio y hace una cosa terrible: quita el Coro a sus religiosos. ¡Gran escándalo! ¡Ha tocado la liturgia de la Iglesia, eso va contra la Tradición! Porque claro, si los religiosos tienen que ir al convento a la 1 para el Coro, tiene que dejarlo todo e irse al Coro a los Laudes, a la Hora intermedia, a las Vísperas o a la hora Tercia; era fundamental. Pues lo cambió. Para Ignacio lo más importante es la liturgia al servicio del hombre, no el cura. Bueno, para los monjes está muy bien, pero no para un sacerdote moderno que tienen que estar en medio de la gente. 13

Anuncio de Pascua

Pues se las hicieron pasar de órdago; fue denunciado a la Inquisición y tuvo un montón de procesos. Pero ¿veis? en ese sentido es lo mismo este Papa, es un jesuita: hay que ir a la gente. Porque además, el problema lo tuvo Jesucristo cuando le dijeron: “¿El sábado es para el hombre o el hombre para el sábado?” ¿El hombre tiene que sacrificarse para dar culto a Dios en el sábado o el sábado está al servicio del hombre? Ese es el punto. -¡No señor, el hombre tiene que dar culto a Dios en la catedral: todos a la catedral! -Pero ¿y si no cabemos? -¡Pues que se sacrifiquen! ¿Es la catedral para el hombre o es el hombre para el culto? Ahí hay un punto revolucionario. Nosotros siempre hemos pensado en vosotros, en los alejados de la Iglesia. No podemos obligarles a estar en un culto que no entienden nada, no hemos hecho la Misa en latín, la hemos hecho en castellano para que la entiendan; hemos hecho cantos que les lleguen; siempre pensando en el hombre, siempre pensando en el pobre, siempre pensando en los últimos. ¿Verdad que sí? Pero viene este Papa y ya piensa como nosotros. Nosotros todo lo hacemos en función de los más pobres, y la Iglesia nos ha escuchado. Pero no hay más remedio: “¡Ay! cuando todo el mundo hable bien de vosotros” —dice Jesucristo—. “Si de mí han dicho que soy Belzebul, el príncipe de todos los demonios, si esto han dicho de mí ¿qué no dirán de vosotros?” O sea, que es normal esto. Pero fijaros eso que dice el Papa de los garajes; él, sin conocer la Missio ad gentes, ya lo había pensado. ¿Qué es esto de los garajes? Pues la misión ad gentes que hacemos nosotros, las misiones que hacemos. Y ahora dice que hay que ir a las afueras, a las parroquias más pobres de la periferia, de los suburbios; pues sabéis que nosotros estamos mandando comunidades en misión a las zonas de los suburbios, a las zonas más difíciles. Estará contentísimo cuando se lo expliquemos, porque estamos en el mismo espíritu. Bueno, hemos acabado con la monición ambiental. No os asustéis, no os asustéis. El Card. Ryłko nos decía: “Mira Kiko, mientras os persigan, el Camino es algo grande grande grande. Cuando dejen de perseguiros no valéis nada, el Camino se murió”. Pensad lo que han perseguido a los jesuitas; hasta la palabra jesuita significaba hipócrita, era un insulto. Hace treinta años, ¿qué se decía de los jesuitas? ¡Que eran millonarios, que tenían millones! Porque los jesuitas llevaban la iglesia, han llevado casi todos los seminarios del mundo. Los Ejercicios espirituales de san Ignacio, el bien que han hecho al mundo entero; los colegios más importantes de toda Europa donde se han formado las mejores personas… Todo lo que ha hecho este carisma. La lucha contra el protestantismo, lo que se llamó la Contrareforma, la Reforma de Lutero y la Contrareforma que se hizo gracias a los jesuitas que han salvado la Iglesia, si no el protestantismo se hubiera expandido por toda Europa. Gracias a san Ignacio, a san Ignacio de Loyola, un español. Algo muy serio, una cosa grande lo que ha hecho. Bien hermanos, pues ahora vamos a hacer la presentación. Después cantamos el Pregón pascual. Y después, si Dios quiere os doy una palabra; y si no, nos vamos a casa. De todas maneras yo estoy contento de que el Señor nos permita evangelizar y que el Card. Rouco esté de acuerdo, porque podía el cardenal decir que no. Y estoy contento que el Papa esté contento de ello y de que salgamos a las plazas a anunciar el evangelio. Mañana hablaremos de ello, de cómo lo haremos, en qué consiste cada día. Ya aquí, en este folleto está explicado. Pone: Gran Misión en las plazas de Madrid. Año de la Fe. Cinco encuentros durante los domingos de 14

Anuncio de Pascua

Pascua para ayudar a nuestra fe. Dice san Pablo: “Dios ha querido salvar a los creyentes mediante la necedad de la predicación (del kerigma)” ¿Qué es el Kerigma? Y aquí viene: La fe viene por el oído. ¿Qué es lo que debemos oír para tener fe? ¡Ven! En la plaza de N./, los domingos, del 7 de abril al 5 de mayo a las 12 horas Tu vida cambiará, serás más feliz. Y pone la plaza, la hora y los días. Y al final aquí tenéis el programa, el proyecto, los encuentros en las plazas. El primer encuentro el 6 de abril: ¿Quién es Dios para ti? ¿Crees en Dios, por qué crees en Dios? ¿Has experimentado en tu vida concreta que Dios existe? ¿Con qué hechos? El segundo encuentro: ¿Quién eres tú? ¿Para qué vives? Son las dos catequesis de las Primeras catequesis que son de preparación del Kerigma, para presentar al hombre el kerigma. En el primer encuentro terminaremos con el evangelio del Ciego de nacimiento que está en la calle pidiendo limosna, y como decimos en la primera catequesis, estas catequesis serán un paso del Señor. Todos estamos pidiendo limosna, amor, pidiendo amor en nuestra vida. El segundo, ¿quién eres tú? Eres un hombre para la muerte, por eso terminaremos leyendo la parábola del Hijo pródigo, porque el padre le dice al hermano mayor: “Ese hermano tuyo estaba muerto”. El tercer encuentro será el anuncio del kerigma. Es importante que leáis el librito éste, que leáis el Kerigma de los tres ángeles que hace un análisis profundo de la antropología más profunda: del por qué sufrimos, del por qué se matan a las mujeres, del por qué estamos esclavizados al Demonio. Y tenemos el otro encuentro, el kerigma en los Hechos de los apóstoles y la llamada a conversión. Tenemos que ver en cada parroquia, con el párroco, y el tipo de gente que venga, si podemos proponer una Celebración penitencial con algunos sacerdotes, y que algunos hermanos que hacen la misión se confiesen. Y después, el último encuentro sobre la Iglesia. ¿Qué es la Iglesia? ¿Cuál es tu experiencia de la Iglesia? ¿Quieres ser ayudado en tu fe a través de una comunidad cristiana? Hay que anunciar que vamos a continuar los encuentros no ya en la plaza, sino en la parroquia de al lado; eso el que quiera venir. Y veremos si alguno viene. Lo más importante no es el éxito, ni que vamos a convertir a mucha gente; basta una persona que gracias a esto encuentre a Jesucristo. Bien, hermanos, ya mañana hablaremos de esto. Están invitados todos los responsables de todas las comunidades de Madrid. Esperemos que quepamos aquí, porque son más de trescientas comunidades. Mañana le diremos al Card. Rouco que hay que hablar con la alcaldesa, con Ana Botella. No podemos hacer aquí la misión en setenta plazas sin permiso del alcalde, 15

Anuncio de Pascua

porque llega la policía, hay ocupación de lugar público y hay ruido, pueden denunciarnos; tenéis que tener una aprobación pública. Hemos hablado con el alcalde de Roma y está de acuerdo en darnos el permiso. Mañana hablaremos con el Card. Rouco, para que sea él el que haga esta gestión. Rápidamente nos presentamos.  Presentación de las comunidades: Comunidad del Centro Neocatecumenal 1ª Nuestra Señora del Tránsito 1ª San José 1ª San Pedro el Real, La Paloma 1ª San Sebastián 1ª Santa Catalina Labouré 1ª San Roque 1ª Santas Juliana y Semproniana, Barcelona 1ª San Frontis, Zamora Equipo responsable de la zona de Getafe Equipos itinerantes responsables de España y Portugal Seminario Redemptoris Mater de Madrid Rectores de los seminarios Redemptoris Mater de España Presbíteros ordenados en el Redemptoris Mater  Comentarios de KIKO durante las presentaciones KIKO: Yo espero que el Señor no nos quite su espíritu, porque estamos aquí después de cuarenta y cinco años o más, porque el Señor nos ha mantenido con su espíritu. Si se retira un poquito pues ya no venimos, mucho son venís. Pero espero que nos dé espíritu, que su espíritu nos sostenga, nos dé fuerza y alegría para anunciar el evangelio por las calles, por las plazas, por todas partes. ——— Ha muerto la mujer de Manolo Rodriguez, Pilar. Aquí está su hija: te acompañamos en el sentimiento. Damos un aplauso a Pilar que siempre nos ha servido con amor. Cuando estábamos de convivencia en el Valle me llevaba el café por las mañanas, pobrecita, siempre me llevaba el café a las 8,30. ——— Esperemos que este libro ayude a mucha gente. Fijaros, un primer milagro de este libro es que el obispo de Livorno, que nunca ha aceptado el Camino —tenemos solamente cuatro parroquias y hemos sufrido muchísimo— se ha conmovido leyendo el libro. Y quiere que yo vaya a presentarlo a toda la diócesis, lo quiere presentar como un 16

Anuncio de Pascua

acto, como un acontecimiento para el Año de la Fe para toda la diócesis. ——— Estará contento el Papa de ver a gente sencilla, los pobres; somos todos aquí unos pobrecitos. El Papa quiere que la Iglesia se acerque a los humildes, a los pobres, a los barrios, que vayamos a las cárceles, a los enfermos. Quiere ver a los curas no instalados, sino yendo por las calles buscando a la gente, unidos a los laicos; algo fantástico que estemos unidos los cristianos, es algo que estamos haciendo. Este es un signo, hermanos. Viene un nuevo Papa y de pronto en diez mil plazas se anuncia el evangelio, algo sorprendente. La Iglesia se mueve y nos lleva a nosotros; fantástico. ——— Es muy importante la preparación también, porque la gente no sabe qué es anunciar el evangelio, no lo sabe, no sabe que la fe viene por una noticia. El evangelio no es una filosofía; el cristianismo no es una filosofía —aunque sí lo es también; no es una moral —aunque también lo es; no es ni siquiera una religión. Es fundamentalmente una noticia, una noticia de un hecho que está en acto, ese hecho está en acto en estos momentos, porque Nuestro Señor Jesucristo es sacerdote eterno, está delante del Padre como propiciación por los pecados de toda la humanidad. Y está esperando que su acción le llegue a este hermano. Pero no le puede llegar a este hermano si ninguno le dice la noticia de que Cristo ha dado la vida por él, no le puede llegar. Entonces, es una noticia de un hecho, de un hecho. Por eso: ¡Ay, cómo no decir esta noticia! Ya sabemos que el problema es que la gente tiene cerrado el oído. ¿Cómo podemos hacer para que lo escuchen? Porque Cristo se ha hecho propiciación, ha hecho propicio a Dios frente a las injusticias. Un pecado terrible clama al cielo, o sea, tiene que realizarse la justicia. ¿Cómo podemos hacer para que ese pecado —porque en el mundo existe la justicia—, para que ese pecado pueda ser aniquilado, pueda ser destruido? Jesucristo se ha ofrecido él, o sea, una cosa inaudita. Hace falta entenderlo bien. Dios os tiene que dar a todos el celo del Padre. Es el Padre el que conoce el infierno infinito, que conoce el abismo en que el hombre se ha instalado al separarse de Dios. Y quisiera salvar a la humanidad, Dios quisiera salvar a todos los hombres. Pero ha elegido, para salvarlos, la necedad de la predicación, del kerigma, del anuncio del kerigma, la necedad del anuncio —que llama san Pablo— predicación; o evangelio. Evangelio y kerigma es la misma cosa: buena noticia, buena nueva, una noticia que no son sermones; el cristianismo no es decir sermones ni hablar de la moral, eso lo puede hablar también un budista, que puede decir cosas maravillosas de la paciencia; o un musulmán puede hablar de Dios misericordioso; y un budista puede hablar del amor a la naturaleza y de la misericordia, tantísimas cosas. Nosotros no, es otra cosa lo nuestro. Salvar a la humanidad a través de la predicación. Por eso hay que dejarlo todo y salir sin calzado: “Id de dos en dos sin bastón, sin sandalias, con un sayal, como pobres. Id y anunciad la buena nueva por el mundo, diciendo la noticia de que Dios se ha hecho hombre”. ¿Que Dios se ha hecho hombre? ¡pero qué dice! ¿Dios se ha hecho hombre? ¿Creéis que hay Dios y que se ha hecho hombre? Ha aparecido con vestido de hombres por el mundo, ¿y ese hombre es Dios? ¡No diga usted tonterías, hombre, eso son memeces! ¿Tú te crees eso? ¿De verdad?” Es una noticia que no se puede creer aunque te la cuenten. Los pobres apóstoles iban diciendo que a ese pobrecillo que habían matado allí era Dios. ¿Cómo podríamos hoy, de verdad, de nuevo, anunciar el evangelio? ¡Salgamos de las parroquias, de nuestras instalaciones! Se acabó la instalación parroquial ¡eso se ha acabado! ¡esas parroquias no valen! La gente ha abandonado las iglesias, las están cerrando. En Berlín, este obispo ha 17

Anuncio de Pascua

dicho que va a cerrar 170 parroquias y va a dejar 37 porque no hay curas, o sea, está haciendo una unidad pastoral, cerrándose las iglesias. De 170 parroquias, 37 quedarán en siete años. En todas las ciudades de Francia; de 300 parroquias a 40; de 250 parroquias a 27; una detrás de otra van cerrándose iglesias, cerrando iglesias. ¿Qué os parece? ¿Qué es la Iglesia? ¿Para qué sirve una parroquia? ¿Qué es? ¿Un templo? ¿Para qué sirve? Hace falta entender esto, comprenderlo bien, hace falta entenderlo. “El que tenga oídos para oír que oiga”. ¿Qué está pasando? Lo ha dicho muy bien el Papa Bergoglio a los curas, lo ha dicho mejor que yo el Papa Bergoglio, el Papa Francisco. Nuestro problema es, que en el fondo, una persona que se ha separado de Dios está muerta, está muerta dentro. Y como tiene dentro la muerte óntica, su ser más profundo está muerto, no puede soportar el sufrimiento. Y en cuanto su mujer le pone un problema le pega un zamarrazo a la mujer, y si puede con un cuchillo. Y matan mujeres y siguen matando. Y la droga, la trata de blancas. Ahora se está descubriendo que traen a las Chinas aquí a España, a miles de chinas, que las explotan sexualmente; prostitución, droga, por todas partes. Sabemos nosotros qué le pasa al hombre, por qué sufre, y tenemos la misión de ir a los hombres y llevarles la buena noticia. Porque Jesucristo ha hecho testamento para ellos de la vida eterna, de la vida inmortal, del Reino de Dios en la tierra, del Reino de Dios. Yo estoy en el Reino. Si me acuesto con la mujer de este chico y cometo un pecado de adulterio o mato a alguien —lo digo como un ejemplo—, salgo del Reino, y es como si me hubieran echado del paraíso terrenal y estoy ya fuera del Reino; estoy en un país inhóspito lleno de espinas donde el mundo me es hostil. Los cristianos estamos en el Reino y sentimos a Dios dentro de nosotros; y nos ayuda siempre, es nuestro amigo. Y sabemos, hermanos, que morir es con mucho lo mejor, esto nos lo dice la fe. Y tantos hermanos nuestros que mueren como santos con un cáncer —todos nos vamos a morir gracias a Dios—, sabemos que en el momento final, que está este pobrecillo después de muchos años, vamos a su casa a rezar, y que últimamente está muy mal, llamamos a los hermanos y vamos a rezar el Credo con él allí. Y mientras estamos cantando el Credo, que está ya como un pajarito, con un cáncer muy doloroso, pero que lo ha llevado con mucha fe, este hermano del Camino en el momento en que estamos cantando el Credo y pasa al Padre, muere, en ese instante, mientras nosotros cantamos el Credo, él ve una luz que inunda la habitación. Y en esa luz aparece Jesucristo que coge su alma y la lleva con él. Es el tránsito. Ahí lo tenéis (señala el icono de la Dormición de María), esa imagen, la muerte de María, para el Oriente es la muerte de todo cristiano. O sea, que la muerte para un cristiano es el dies natalis, el día de nuestro nacimiento celeste. Y por eso, nosotros, los cristianos, celebramos una fiesta cuando muere un hermano. La Eucaristía es una fiesta. Y viene Jesucristo, coge el alma de la Virgen y se la lleva al cielo. Porque el matrimonio místico que estáis haciendo, el matrimonio espiritual, te demuestra que Cristo se hace uno con nosotros de una manera tan profunda que ni la muerte lo puede separar, nadie puede separarnos del amor de Cristo, nada, ni la muerte ni la vida. Eso es lo que nos dice la fe. Y este tesoro inagotable que es la vida eterna en nosotros, el poder vivir no para nosotros, sino que el espíritu de Cristo nos lleva a salir a evangelizar. Y tenemos cerca de mil familias en el mundo. Y se han levantado otras tres mil. Y vamos a ir a China, y vamos a ir a Thailandia y a Laos, y a Camboya también. ——— Me dijo el Papa Bergoglio, Francisco: “¡Qué lío has formado! —es la primera palabra que me ha dicho el Papa. ¡Pero hay que seguir con este lío!” Tengo que seguir con este lío, o sea, que no puedo marcharme. Y Carmen me llama cursillista repetitivo ¿Qué te parece este Papa? Dice: ¡No tan 18

Anuncio de Pascua

loco como tú porque es un jesuita! Es que no sabéis lo que es un jesuita, Carmen se ha formado con los jesuitas; yo con los dominicos y Carmen con los jesuitas. CARMEN: Hacen treinta días de ejercicios espirituales. O sea, el Camino lo hace mejor que tú. Y han ido por el mundo entero predicando el evangelio. ¡Tardé tres años para convencerte de que Jesucristo había resucitado! KIKO: Fijaros que este Papa nos va a ayudar. Esto que he contado de Los Ángeles es histórico, ha bastado ver el panorama cómo está para que la diócesis inmediatamente se haya dado cuenta de que iban a cometer un error enorme echándonos. Y han sacado un documento en el que dice que podemos seguir haciendo la eucaristía en las salas. Solamente al ver a este Papa, fijaros lo importante que es Pedro, fijaros la importancia que tiene Pedro en la Iglesia. Bueno, pues después de las presentaciones podemos pasar al anuncio de Pascua.  Monición al “Pregón pascual” KIKO: Como sabéis, nosotros hacemos siempre, así como en el anuncio de la Cuaresma cantamos “Shemá Israel”, para traer el eco de esa noche santa. Todo lo que podamos hablar del cristianismo queda resumido en esta noche; porque esta es la noche en que Cristo ha vencido la muerte. Es tan importante esta noche que sabéis que la Iglesia dice que tenemos que prepararnos durante cuarenta días con la limosna, con el ayuno y con la oración. Y esta monición, que es el Pregón pascual, es toda una monición a la noche, a la belleza de esta noche, que tiene que ser para todos nosotros maravillosa, de santidad, necesaria absolutamente en nuestro caminar hacia el cielo. La Pascua del 2013. Cada Pascua es maravillosa, cada vez más, estamos más cerca de ir al cielo con el Señor. Es fantástico, esperemos vernos en el cielo, si es que yo no voy al infierno, gracias a vuestras oraciones, no obstante, yo tengo mi batalla como todos vosotros, no soy ni mejor ni peor; todos los cristianos, dicen los padres del desierto, tenemos siempre una espina o dos o tres, para nuestra conversión; porque no olvidéis que Dios apareció a Moisés en una zarza de espinas, la llama de Dios en una zarza, no hay arbusto más humilde en el mundo, arbusto más humilde que la zarza, de espinas: ya quisieras tú tener una vida tranquila, pues no, tienes un hijo que te hace sufrir, lo lamento mucho. Ya quisieras tú tener una vida sin problemas, pues no, tienes un bulto aquí que tienes que ir a verte porque puede ser cáncer; ya quisieras tener una vida tranquila; pues no estamos aquí para tener una vida tranquila, no somos unos burgueses —una palabra hecha por los comunistas, entendiendo por burgués, decían, un cerdo con tirantes, una persona que solamente piensa en pasarlo bien, pasarlo bien y nada más, uno que le tienen sin cuidado las injusticias, los pobres, ni el mundo. Ellos, los comunistas, intentan hacer un mundo socialmente mejor, tiene buena intención en ese sentido, aunque tienen una antropología, un concepto del hombre que es falso. Bien, dejemos eso ahora. Lo importante ahora es que vamos a cantar esto. Todo viene del Señor, también este encuentro; esperemos que el Señor os haya preparado en este encuentro una gracia 19

Anuncio de Pascua

porque lo necesitamos, necesitamos ser fortalecidos. El hombre, si tiene que correr en un estadio, tiene que hacer gimnasia, tiene que ir a entrenar con el entrenador; también nosotros tenemos que ir a un gimnasio, que es éste, para prepararnos a la misión que el Señor nos prepara. Como dicen los Padres de la Iglesia: es el Espíritu Santo el que opera en nosotros la conversión; porque yo hablo, pero si el Espíritu Santo no te lo sella dentro te entra por un oído y te sale por el otro. Es el Espíritu Santo el que te sella dentro y te hace decir a ti: Esto es verdad, ¡me tengo que convertir!. Una palabra que entra dentro de ti y te ilumina por dentro y alimenta tu espíritu, tu alma.  Canto: “Pregón pascual”, primera parte.  Monición a la Epístola a los hebreos 1, 1-14; 2, 1-18; 4,14-16; 5, 1-10 KIKO: Espero que el Señor me inspire. Iba a daros una palabra para que nos ayude en toda esta obra del tiempo pascual que vamos a ir a las plazas; y después no sabemos lo que Dios nos va a inspirar. Yo lo que siento con mucha fuerza es que hay que anunciar el evangelio al mundo. Y pienso el horror del Asia. Ayer y antes de ayer salió en los periódicos italianos que 374 millones —dan esta cifra de abortos, 374 millones de abortos en China—, solamente en China asesinados 300 millones de niños en los vientres de sus madres, etc. El hijo único, el horror, lo que sufren nuestras familias, también las del Camino con el hijo único y escondidamente tienen un tercer hijo. Y si les cogen les echan del trabajo y todo el follón; y todo lo que están sufriendo; y los gulags y lo que han sufrido en China, gente que no conoce a Jesucristo. Todo el follón y el horror que tienen en China con la corrupción. He visto lo que han dicho en el convenio que han hecho todos los del partido comunista, la lucha contra la corrupción, que está generalizada. Nosotros sabemos que el hombre queda esclavo por el pecado que tiene dentro, por el pecado original, esclavo de las concupiscencias de la carne. Y una de las concupiscencias de la carne es fundamentalmente la avaricia, el dinero, el egoísmo, la avidez de dinero; el hombre quiere afirmar su yo, que está debilitado porque el ser persona está destruido habiéndose separado de Dios. Hace falta entender lo que decimos nosotros en el Kerigma: que el ser más profundo del hombre queda destruido por el pecado original, queda destruido porque Dios ‘Es el que Es’, el único que ‘Es’. Cuando se presenta en la zarza, dice a Moisés que le pregunta: “¿Y quién digo, cuál es tu nombre? ¿Quién me envía?” “Yo soy el que Soy”. El único que es, el que Es. Si un hombre se separa de Dios y dice que Dios no existe, y Dios lo permite, permite que se haga ateo completamente, su concepto, su ser más profundo, lo que le hace ser persona queda destruido, está muerto dentro. Y con esta muerte dentro, todo lo que hace está en función de que quiere ser: se hecha novia porque quiere ser amado, estudia, trabaja, ser, ser, ser, el dinero es un apoyo para ser amado, para ser alguien, ser, en lo más profundo, ser algo, ser. Ser en los demás, ser para alguien, ser querido por alguien, porque si nadie te quiere si no existes… es algo verdaderamente tremendo. Por eso, decimos nosotros que muchas veces si el hombre que no cree en Dios pone su ser en el amor de su mujer y su mujer se va con otro, de pronto experimenta algo muy profundo que no conocía de sí mismo, experimenta el infierno de ‘no ser’, de no existir, es como si cae en el abismo infinito, eterno, negro; no existes, tú no eres para nadie. Fijaros qué horror, porque Dios es amor, lo contrario al amor es no ser, no hay amor, no hay persona, no hay relación, no hay ninguna relación: no eres. ¿Y eso se puede vivir conscientemente? ¿Es posible vivir ese horror libremente, conscientemente? Sí, y es un horror tan grande que el hombre no 20

Anuncio de Pascua

lo puede soportar y se suicida. Pero antes de suicidarse, muchos piensan: ¿Cómo le voy a hacer comprender a mi mujer el daño que me ha hecho, lo que estoy sufriendo que es inaudito, que es indecible, que jamás pensé que existiera este sufrimiento? Ya lo sé: ¡mataré a los hijos! así pensará el daño tan grande que me ha tenido que hacer que me he vuelto tan loco que he matado a los niños, con lo que los quería. Así está todo el mundo hoy en esta situación. Además, el hombre no puede, no tiene sentido el sufrimiento, porque su ser mismo no tiene sentido: quiénes somos, quién nos ha creado, dónde vamos, etc. ¡Qué maravilloso que en comunión con este Papa pudiéramos llevar el Evangelio a tanta gente! Y nos alegráramos de una sola persona que está en el infierno y de pronto conoce a Jesucristo y que ve inundada su alma de la gracia del Espíritu Santo! Alegrarnos; dice que hay en el cielo más alegría por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos; un pecador, uno que estaba en el infierno, esclavo del demonio. Acordaos lo que dice la Epístola a los Hebreos que es muy importante, es lo que dije yo en el Sínodo a los obispos, que es la catequesis que utilizaba San Cirilo de Alejandría en las catequesis a los catecúmenos; fijaos en esta catequesis, en esta síntesis que es maravillosa. Ya como inicio a la Epístola a los hebreos, está todo basado en el sacerdocio de Cristo, el sacerdocio de Cristo superior al sacerdocio levítico. Dice la Epístola a los hebreos:  Proclamación de Hb 1, 1-14; 2, 1-18; 4,14-16; 5, 1-10 KIKO: También dice: “Si la sangre de machos cabríos y de toros y las cenizas de las vacas santificaban con su aspersión a los contaminados en orden a la purificación de la carne, cuanto más la sangre de Cristo que por el Espíritu eterno se ofreció sin tacha a Dios purificará de las obras muertas nuestra conciencia para que podamos rendir culto al Dios vivo”. O sea, toda esta epístola está basada sobre el sacerdocio —podría leerla entera, es maravillosa—, que Cristo está delante del Padre. Habla del propiciatorio: primero describe la tienda que Dios mandó a Moisés hacer un templo y en ese templo había una parte primera que se llama el Santo, que está la mesa de los panes de la proposición, estaba el candelabro, estaba el altar de los inciensos. Y allí los sacerdotes ofrecían un culto diario. Y había un velo. Y a través de ese velo se entraba donde estaba el Arca, el Arca de la alianza cubierta de oro, con los querubines, y en medio de las alas de los querubines había un propiciatorio. Y esa explica cómo solo una vez al año entraba el Sumo Sacerdote, más allá del velo —y no sin sangre— y había que echar en el propiciatorio con el dedo —dice cuántas veces, diez veces, etc. — para aplacar de frente a los pecados indignos, de frente a la majestad, a la verdad divina. Delante del bien no puede estar el mal: Dios conoce lo que significa el pecado, el daño que se hace a una niña si se la violenta, sabe el daño que se hace a una mujer cuando se adultera, sabe el daño que se hace cuando se mata, cuando se insulta, cuando se destruye el amor, etc., los pecados de los hombres. Y la Epístola a los hebreos va explicando por qué había un velo, porque todavía no estaba preparado el mundo. Dios iba a preparar a través de este templo y de estas imágenes, iba a mostrar lo que iba a hacer con su Hijo; dice, “porque su Hijo ha entrado más allá del velo, no en un templo hecho por manos humanas, ha entrado en el mismo cielo más allá del velo”. O sea que la primera parte del templo significaba la tierra, el velo significaba el paso al cielo. Y dice que el camino no estaba abierto. Por eso cuando Cristo muere sobre la cruz ese velo se rasga; esto es todo lo que está explicando la Epístola a los hebreos, que Cristo ha entrado como Sumo Sacerdote eterno más allá del velo para ofrecer un sacrificio perenne por todo hombre, por todo hombre. Por eso 21

Anuncio de Pascua

cuando anunciamos el evangelio Cristo está allí haciéndose propicio, mostrándose a Dios propicio, porque sus pecados tienen valor infinito, pueden destruir. Y Jesús puede lavar, perdonar a los hombres por muy pederastas que hayan sido, por muy ladrones, asesinos, sinvergüenzas, falsos, corruptores, etc. Total, las cosas que hayan hecho, barbaridades, Jesucristo, él, Dios mismo siendo hombre, lo transformó en Sumo Sacerdote; siendo Dios, fíjate, siendo hombre lo transformó en Sumo Sacerdote ¿Cómo? Por los sufrimientos. O sea, para que fuera verdaderamente intercesor de todo hombre, para que conociera en su carne la prueba, el sufrimiento, la angustia, y pudiera, misericordiosamente, compadecerse de todo hombre que pueda levantar sus ojos al cielo y decir a Cristo: Señor, ayúdame ¡Ayúdame! Dice en la Epístola a los romanos: “¿Y cómo invocaran el nombre del Señor para que Cristo les ayude si no lo conocen? ¿Y cómo lo podrán conocer si nadie se lo anuncia? ¿Y cómo podrán si nadie les es enviado, si nadie les envía?” Eso dice la Epístola a los romanos. No conocen porque nadie les anuncia, no anuncian porque nadie les envía; vamos a ser enviados por el Cardenal, vamos a ir a anunciar a Jesucristo, vamos a ofrecer a los hombres la salvación de Cristo. ¿Qué os parece? Le vamos a ofrecer a los hombres. Por eso hay que anunciar el evangelio en el trabajo, en todas partes, en la familia, con tus primos. Hay que saber decir que en esta plaza, si tienes un cuñado, un primo que está en crisis, que se quiere separar, o que lo que sea, que venga, porque puede ser su salvación; porque la fe, la salvación viene por el oído, la salvación eterna entra por el oído ¿Sabéis eso? ¿Qué la salvación entra por el oído, por una noticia? ¿Por una noticia? La fe viene por el oído. CARMEN: ¿Y los sordos? KIKO: Pues se aprende el lenguaje de los sordos. Tenemos sordos en el Camino, y tenemos una hermana que anuncia el kerigma con las señas. La fe viene por el oído. O sea que, fides ex auditu, la fe viene por el oído, una noticia ¿Y por qué —os hemos dicho a vosotros— nos salva una noticia? Pues porque esa noticia es que Dios ha enviado a su Hijo para ofrecer a todos los hombres la posibilidad de cambiar de vida, de recibir del cielo una nueva naturaleza. El primer Adán —somos hijos de Adán—, ese Adán, nos ha llevado a la muerte. No tenemos ya, no debemos nuestra vida a Adán ni a nuestros padres, una vida que nos ha llevado a la muerte, es una vida que no vale. Pero Cristo se ha erigido como el nuevo Adán, primogénito de una nueva creación. Somos un nuevo pueblo, no de esta tierra, somos de un planeta celeste que se llama la Jerusalén del Cielo, aquí estamos en exilio, somos exiliados, no es esta nuestra casa. Todo lo que vemos desaparecerá. Dice san Pablo que no pongamos nuestros ojos en las cosas visibles porque desaparecerán; tenemos nuestros ojos puestos en el cielo, en las cosas invisibles donde nos espera la Virgen que está en cuerpo, alma, que está con su cuerpo en el cielo. Y está Jesucristo y los ángeles y los santos; nos están esperando. Dios nos ha preparado a los hombres algo que ninguna mente pudo imaginar, que ningún ojo vio y ningún oído oyó lo que Dios tiene preparado para los hombres; porque Dios es amor, nos quiere, nos ama, no se complace en nuestros sufrimientos. Dicen todos los salmos: “En mi angustia grité al Señor y me escuchó”. Cuando ve a una persona que tiene ayuda inmediatamente le ayuda. Pero tienes que pedírselo, no puede ayudar a una persona, aunque esté gritando, si él no lo 22

Anuncio de Pascua

pide, porque a lo mejor esa persona dice: ¿Y tú a qué vienes a meterte conmigo? ¡Déjame en paz! Si me quiero pegar con mi marido, ¿a qué vienes tú a meterte? No puede Dios hacer eso, necesita la libertad de todo hombre. “Dios que te creó sin ti no te salvará sin ti” —dice san Agustín. Tenemos que ofrecer a los hombres la posibilidad de que escuchen la buena nueva de que Jesucristo ha dado la vida por él, ha dado la vida por él en una cruz. Ha derramado su sangre por él, de que ha muerto por él en su lugar. El salario del pecado es la muerte: él ha muerto por él, ha sido resucitado para su justificación como una nueva creación; ya la muerte no tiene poder sobre él, ni sobre él ni sobre ti si tú aceptas la muerte de Cristo, la oblación de Cristo por ti. Y no solamente ha sido resucitado sino que ha sido llevado al cielo y ha entrado en el santuario celeste. Y ahora mismo está intercediendo por ti, porque quisiera Dios estar en ti, porque esa es la misma esencia de Dios: ser uno contigo. Porque Dios se ha mostrado no como una persona sola, sino Dios es una comunión de personas. Es amor, son tres personas y esas personas aman de una manera muy curiosa: y es que el amarse es hacerse uno, hacerse uno. O sea, el amor de Dios es unitivo total: por eso quisiera ser uno contigo. Si te llama al misterio de la Trinidad, Dios quisiera ser uno en ti, uno como el Padre es en el Hijo uno y el Hijo es en el Padre uno por obra del Espíritu Santo. Si Dios te llama a él quisiera ser uno en ti, el Padre y el Hijo y el Espíritu son en ti una sola cosa, te transformas en Dios, te deificas, entras dentro del misterio de la deificación humana, de lo que Dios ha pensado desde toda la creación; por eso ha creado al hombre, ha creado el universo, ha hecho la maravilla de todo el universo, en Cristo, porque la manifestación es Cristo. Cristo es el resplandor de la gloria del Padre, por eso todo lo que ha creado lo ha creado a través de Cristo que manifiesta la gloria del Padre, es la Luz de Luz que está mostrando. Y hemos sido creados. Por eso dice que hasta los ángeles fueron creados para nosotros, para ayudarnos a entrar en este diseño infinito de amor que es lo que Dios ha creado para nosotros. Entonces esto tiene relación, no puede haber un cristiano que no tenga el celo que tiene el Padre de poder llevar esta obra que ha hecho en su Hijo a todos los hombres. A mí me impresiona cuando los bárbaros ya venían cristianizados; ya hasta China han llegado, en el siglo IV, los cristianos, hemos llegado a Cantón. Me parece que el párroco nos ha dejado la inscripción más antigua que se conserva, que era innato en los cristianos salir a evangelizar allí donde hay un hombre que no conoce a Jesucristo. ¡Bajemos a las cárceles, bajemos a las minas, vayamos a donde estén los hombres, a las islas más remotas! Porque Cristo ha muerto por todos los hombres, por todos, y ha muerto para que los hombres no estén condenados a vivir en el egoísmo de sí mismos, para que todo lo vivan para sí mismos, porque esa es la obra del pecado en nosotros. Entonces, el hombre vive en la mentira, es Dios la Verdad. Y la Verdad la ha mostrado Dios en su Hijo Jesucristo; Dios es así, es este amor. Entonces solamente el que recibe este espíritu vive crucificado, vive así, porque vive en la verdad, vive ‘cristificado’; por eso somos, llevamos en todas partes por nuestro cuerpo el morir de Jesús para que se vea en nuestro cuerpo que Cristo está vivo; llevamos por todas partes el morir de Jesús, porque esta es la verdad, esta es la verdad por la cual ha estado creado todo el universo en Cristo, para manifestar a Cristo. Hermanos, escuchad esto: esta es la verdad. Pero os digo esto porque aunque yo os lo diga no os convertís. Es muy difícil la conversión; ya necesitamos un milagro que el Espíritu Santo te haga penetrar una palabra profunda a tu espíritu y mueva dentro tu corazón y tu voluntad para cambiar. Pero sí que la Iglesia sabe que la predicación tiene su importancia. Pero más que eso es la liturgia, la Pascua, es la Pascua el momento álgido para nuestra conversión, es el momento que todos estamos esperando, en que Dios ha prometido pasar en esta noche porque su brazo no se ha cortado, el brazo que se extendió para abrir el mar, la muerte se abrió. Ha dicho Dios que esa misma noche él 23

Anuncio de Pascua

estará aquí, ese brazo se abrió cuando estaba Cristo muerto. Pasó Dios y le sacó de la muerte, abrió la muerte ¿Y ya se acabó? No. Cuando celebran los cristianos la noche de la Pascua volverá a extenderse ese brazo. ¿Y qué pasará? Pues que se actuará lo que significa en nosotros ¿Y qué quiere Dios que se realice en nosotros? La santificación. Dios necesita santos para salvar esta humanidad. ¿Y cómo nos santificaremos? En la Pascua. Por eso la Iglesia lo sabía muy bien. Y decía el Catecismo que por lo menos comulgarás en Pascua —por Pascua florida tenían que comulgar—, porque es una noche, es la noche maravillosa, la noche de las noches. Cuarenta días de ayuno, de oración preparándonos a esa noche. ¡Va a pasar el Señor ahogando caballo y caballero! Todos tenemos un orgullo y una soberbia grande, no somos capaces de ser humillados, no aceptamos lo que nos humilla. ¿Quién quitará de nosotros el orgullo y la soberbia? ¿Quién nos hará pequeños y pobres? San Francisco de Asís se consideraba el peor pecador de todos, el último de la tierra. Y lloraba. Una vez vio a un leproso y lloraba. ¿Sabéis por qué lloraba? Porque quisiera cambiarle el cuerpo, quisiera tomar su lepra y ser él el leproso. Tenía este sentimiento del alma que está iluminada profundamente por el Espíritu Santo. ¡Oh santa humildad de Cristo, quién te pudiera encontrar! Dios, siendo Dios se hizo hombre y se humilló tomando la condición de siervo, obedeciendo en todo a su Padre hasta la muerte; aunque así como hombre no entendía por qué el Padre le manda en medio de unos hombres que lo detestan, que lo odian. Hemos leído el otro día que le mandaron los policías para que lo cogieran y vuelven: “¿Por qué no lo habéis cogido?” Y dicen los policías: “¡Nunca hemos oído hablar a nadie así!” “¡Bah, ya os habéis dejado embaucar —dicen—, es que algún magistrado o algún sacerdote ha creído en ese embaucador, pero vosotros, este pueblo que no conoce la Ley, son malditos —dicen los clericales, dicen ellos—, son malditos!” Y dice Nicodemo: “¿Es que en nuestra Ley se condena a alguien sin haberle escuchado?” “¿Pero qué hablas tú? Dicen que es de Galilea: ¡escruta la Escritura y verás que de Galilea nunca viene ningún profeta, ése es un falso!”. Así pensaban de Jesús. Y cada milagro que hacía, como estaban convencidos de que fuerzas demoníacas actuaban en él, más rabiosos estaban. Cuando resucita un muerto ya dicen: ¡Esto es el colmo! Y se confabulan —dice el Evangelio— para matarlo. Oye, vivir pensando que te detestan es dificilísimo, pensando que te odian. Bueno, pues él aceptó esta humillación de la historia; como tenemos que aceptar nosotros con humildad tener una enfermedad aunque no te queda más remedio. ¿Verdad? Aunque también te puedes rabiar, puedes estar resentido contra Dios que te ha mandado un cáncer o que te ha mandado esclerosis múltiple o no sé qué cosa; resentido contra Dios, como aquél gran almirante americano que viendo a su mujer con una enfermedad horrible hizo un testamento diciendo: ¡Si existe el cielo, juro que no quiero entrar! ¿Cómo se permite Dios mandar a mi mujer esta enfermedad? ¡Es un monstruo!, y hace una blasfemia jurada y escrita, lleno de soberbia. Sale del hombre la soberbia, el pecado de la soberbia, un pecado capital terrible, el pecado del Demonio. El Demonio no aceptó no ser Dios e intenta que el hombre… Existen los demonios, miles o millones, existen, legiones de demonios. Dice san Antonio del desierto que Dios le permitió ver los demonios. Y se quedó horrorizado. Y después le dijo el ángel: “¡Mira hacia Oriente”, y había más ángeles, muchísimos, eran más que los demonios. “No tengas miedo” —le dijo. Son ángeles que nos ayudan en la conversión, pero siempre sabiendo que tenemos libertad. Está esa chica, te puedes acostar con ella, puedes adulterar… Somos siempre libres, y cuanto más cristianos más libres somos, no creas que no puedes caer, torres muy altas han caído y han hecho barbaridades, porque el demonio está esperando. ¡Quitad la tentación y nadie se salva! Todos tenemos que ser tentados. ¿Para qué? Para que tengamos que vivir constantemente abrazados a Cristo. Decía san Felipe 24

Anuncio de Pascua

Neri: “¡No me dejes Señor que te la juego! Soy un canalla, no me dejes, no me dejes, no te distraigas un momento que te la juego, te la juego”. Estaba convencido de que era un canalla, un sinvergüenza, un falso, un traidor, un lujurioso, un ladrón. Para tener esa luz hace falta que estés muy cerca del Espíritu Santo. Dice santa Teresa de Jesús que cuando una habitación está oscura no se ve el polvo sobre la mesa, pero si metes una luz potente se ve la porquería rápidamente; así los santos que se han visto iluminados han visto su poqueza, quiénes somos frente a la santidad divina. Santa Catalina de Siena dijo que ella era la nada, no sólo nada: nada más pecados. Eso no lo entendéis. ¿Qué entendemos nosotros? Pero mañana tienes una humillación de una hija o de un hijo y respondes mal; o del marido, sin ninguna humildad, sin dejarnos crucificar por nadie. ¡No somos cristianos! No somos cristianos, esa es la verdad. Y Dios necesita que seamos cristianos para salvar el mundo. Entonces viene la Pascua, hermanos, invitándonos a vivir en estos sacramentos nuestra salvación, nuestra santificación. Os acordáis que esta noche es la Noche de las noches. Dios ha establecido unos jalones de la historia, no tenemos una historia cíclica, sino Alfa y la Omega, estamos andando hacia el Omega de la historia. Y cada Pascua está señalada para siempre y nunca retornará. La Pascua del 2013, cuando Dios había dicho a las comunidades de partir a las plazas a anunciar el evangelio, es histórica, es importantísima. En esa noche la Iglesia te recuerda lo que Dios ha hecho, se celebran las noches más importantes de la historia. La primera noche fue cuando Dios dijo “sea la luz”, y la luz fue; primera noche, de la noche aparece la luz. Y dice san Pablo: “Y el mismo Dios que dijo ‘sea la luz’ con su palabra y la luz fue”, ese mismo Dios ha dicho en mi corazón: ‘Cree’ y ha hecho la luz en mi corazón, él mismo, y en mi corazón apareció la fe. O sea, la noche, cantamos el canto del Génesis, que es muy poético, la creación de todo lo que ha hecho Dios. Y después la segunda noche maravillosa en que aparece la fe sobre la tierra. Y esa noche tenemos que celebrar a Dios dándole gracias de que nos llamó a la fe. La fe, ¿qué es la fe? Un don gratuito, maravilloso, es creer que Dios te quiere, que Dios existe, que Dios te ama, que es omnipotente. Y no existía la fe sobre la tierra, existía una fe religiosa, muy llena de temor, como en todos los pueblos. Todos los pueblos se han mantenido en un temor: temor a las enfermedades, a los terremotos, a la falta de dinero. Y siempre han buscado un lugar sagrado de religación religiosa —religión viene de unión, un sitio donde podamos dialogar con la divinidad, con los dioses—, y han inventado muchos dioses: el dios de los árboles, el dios de los animales, el dios de las patatas, el dios de la fecundidad. Si una chica quería tener hijos, pues: Tengo miedo de no tener hijos: ¿no habrá un dios de la fecundidad al que yo le pueda dialogar, hacer un sacrificio y le pueda pedir un hijo? ¡Sí! Y ahí tenéis a todas las diosas de la fecundidad con cincuenta pechos, están en todos los museos de antigüedad, y tenían debajo de ellas un altar y un sacerdote que oficiaba debajo de esa estatua un sacrificio. Y llegaba la mujer dando dinero al cura y hacía un ritual matando un gallo y echaban la sangre y pedían a la divinidad: ¡Dale a esta mujer que no tiene hijos, un hijo! Eso lo han hecho todos los pueblos, de alguna manera los hombres han buscado un sitio donde religarse con la divinidad. Las religiones naturales parten del hombre y más o menos se han inventado religiones todas parecidas de aplacamiento, de temor, todas está llenas de temor. En todo el oriente está el rito a los antepasados y en todas las casas en China verás un altarcito, donde en ese altarcito hay comida y hay cosas, unas candelas e incienso, y son todo para los abuelos que se han muerto y hay que recordarlos, hay que tenerlos presentes. Porque si te olvidas de uno esa noche te va a coger un coche, y te va a coger un coche porque te has olvidado de tu bisabuelo Crispín 25

Anuncio de Pascua

que le tienes olvidadísimo. Hay en los pueblos una religión basada en el temor, y tienen temor a tener enfermedades porque se enfaden los antepasados de la otra vida; están como esclavos de todos unos ritos y tienen que tener propicios a los espíritus del más allá. Eso es un tipo de religión. Otros muchos son, como en China, las grandes potencias o ángeles que dominaban todo el universo. Y yo me acuerdo cuando entramos en la Ciudad prohibida que me ha impresionado el santo de los santos, digamos, suyo, donde había solamente como unas tablillas con una palabra, y en esa palabra estaba una fuerza del universo. Y entraba el sacerdote y hacía un rito y estaba afuera un toro con los cuernos afeitados, todo rasado, toros para hacer sacrificios, para tener propicias las fuerzas del universo al servicio de los hombres, para que los hombres tengan dinero, tengan salud, tengan bienestar. Todas estas religiones, todos los pueblos han sido muy religiosos. Estamos en una época nueva porque existe la secularización, el ateísmo. Es una novedad el ateísmo; es por los avances científicos, ‘no necesitamos ningún dios para tapar agujeros porque la ciencia ha progresado’. Pero aparece la fe sobre la tierra con Abraham, como una iniciativa de Dios. Dios interviene, no es el hombre el que busca un lugar, que Dios lo acepta, la religiosidad natural no es que sea una maldad aunque los hombre en su avaricia a causa del pecado original, las religiones las extralimitan como los aztecas y tantos otros como los mayas, que hacen sacrificios humanos a miles, sacrificios humanos para tener más propicia a la divinidad: piensan que la divinidad se aplaca viendo el corazón latiendo que se le ofrece a la divinidad; les hacían subir las escaleras, lo habrían y con el corazón palpitando, ofrecían eso a la divinidad. Esas divinidades no existen. Y eso es el politeísmo, etc. Pero aparece la fe sobre la tierra. Dios, el verdadero Dios, el único Dios, elige un anciano que está a punto de matarse porque su vida no tiene sentido, porque no tiene hijos y en esa cultura uno de los sentidos de la vida es tener hijos, perpetuarse, perpetuar tu nombre, perpetuar tu cultura; lo que has aprendido en tu vida dárselo a un hijo que siga viviendo por ti. Pero cuando un hombre no tenía descendencia lo consideraban un maldito, maldito de los dioses, maldito de los infiernos, maldito de los hombres, mujeres y hombres sin hijos, estériles, su vida no valía nada; por eso las mujeres estériles han sufrido mucho, como la mujer de Zacarías, la que todos llamaban la estéril; y la ignominia, todas las mujeres la miran con conmiseración: ‘No tiene hijos’. Tiene un útero estéril, seco, árido, ¿Qué pecados habrá cometido cuando la divinidad le ha prohibido tener descendencia, dar la vida? Esa mujer no puede dar vida, etc. Dios elige a este hombre que está pensando que su vida no tiene ningún sentido y lo llama; y le hace mirar las estrellas del cielo y le promete una descendencia así de grande como las estrellas, y sabéis que Abraham creyó que el que le hablaba era potente para hacer esto y dice san Pablo cómo era posible que creyera si la matriz de su mujer, que era una anciana, estaba muerta no tenía ya la menstruación ni tiene nada, no tiene sangre para dar vida, ¿Cómo puede creer en algo semejante? Pues mira, dice que Abraham mirando al que le hablaba ¿Por qué creyó? Porque Dios le dio la fe. ¡Ah, esa es la fe! Un don gratuito que viene del cielo. Es un don que no te quita la libertad; ¡podía haber dudado! pues no dudó, sino que en vez de mirar para atrás y ver que era un hombre anciano con noventa años y la “muerte” de su mujer, creyó que el que le hablaba era poderoso para hacer algo tan grande, tan grande, como para tener una descendencia más numerosa que las estrellas del cielo. Y esto le fue reputado como justicia. Y dice San Pablo que no solamente le fue reputado a él sino a nosotros que estábamos en nuestros pecados y llegaron unos catequistas estúpidos, pobres, que nos dijeron que Dios había dado la vida por nosotros y nos presentaron el Sermón de la montaña, el hombre celeste, y nos dijeron que yo iba a ser santo y que iba a no resistirme al mal. Y en vez de pensar: ¡Qué tonterías dice ese tío! No; habéis creído que era verdad 26

Anuncio de Pascua

y por eso estáis aquí, porque se os dio la fe de Abraham. Somos hijos todos de Abraham. No miramos, mientras que oíamos las catequesis, a nuestros pecados dudando de lo que se nos anunciaba, sino que creímos que lo que se nos anunciaba, que el que nos hablaba era Dios, que era poderoso para realizar sobre nosotros la fe sobre la tierra. Y esa noche recordáis que cantamos “Aqedah”, que es un canto hebraico que dice ‘Átame, átame fuerte, padre mío, no sea que con el miedo que tengo a la muerte me resista y de patadas y haga inválido tu sacrificio’. Porque según el ritual del templo, al corderito, que se le ataban las cuatro patas tenía que ser muy manso y se buscaba entre todos los corderos; porque si por miedo comenzaba a pegar coces el sacrificio era inválido, tenía, el cordero, que de alguna manera aceptar el sacrificio; si se rebelaba al sacrificio: inválido. Entonces Isaac le dice a su Padre: -“Átame, átame, padre mío, átame fuerte; no sea que por el miedo me resista y tu sacrificio no sea válido”. Y dice que aparece un ángel que dice: “Ved aquí la fe; un padre que sacrifica a su único y un hijo que le ofrece el cuello”. Un hijo que le ofrece el cuello, eso es la fe sobre la tierra. Esto es hebraico, está en el Targum “Neofiti”, que era tan cristiano que los hebreos lo quitaron. Targum significa una traducción de la Escritura con algunos añadidos, según la época, pero es cierto, es un targum auténtico, y muchos targums tienen mucha revelación, mucha palabra de verdad y etc. La fe sobre la tierra. Aparece la fe sobre la tierra. ¿La fe va a poder hacer que yo ponga mi cuello cuando lleguen los musulmanes, o me escapo? Dice Carmen de que escapé de las barracas por el miedo que tenía a que me mataran. ¿Y tú? La fe. Pues quisiera Dios que celebrásemos esta noche llenos de gratitud porque nos ha regalado la fe; porque es una noche para dar gracias a Dios. Esta noche contarás (Hagadá y Hagadá y Hagadá) y recontarás a tu hijo las maravillas que Dios ha hecho contigo. Y después otra noche maravillosa es la noche donde se abre el Mar; la noche del Éxodo. Y después la noche de Cristo, que celebraremos cantando en la Eucaristía. Tenemos que llegar a la eucaristía llenos de exultación, por eso es importante que oigamos a los hermanos, que dejemos espacio al eco de la Palabra, que un niño pregunte por qué estamos aquí esta noche todos, qué tiene de extraordinario esta noche. Y su padre le diga: -Hijo mío, hijo mío, tú has nacido porque Cristo…, etc. contarás y recontarás a tu hijo, porque contando cómo Dios nos quiere, empieza a aparecer su amor entre nosotros, empieza a crecer su amor, porque quisiera Dios que llegáramos al alba, al culmen cantando el Gloria y bendiciendo a Dios en la Santa Eucaristía. Entonces, el presidente, en nombre de toda la asamblea hace un Sacrificium Laudis, un canto al Padre y los ángeles llevan hasta el trono glorioso este canto, juntamente con toda la asamblea cuando dice: “Levantemos el corazón”, y todos con el corazón al cielo, “Demos gracias a Dios”: ¡cómo no darte gracias! entonces empieza a cantar el presidente. Hubo épocas en que la anáfora la hacían de memoria, con toda su fuerza, y no leían un escrito: empiezan llenos de emoción a decir lo grande que es Dios: has creado el universo, has hecho esto, has salvado a tu pueblo, has hecho esto, y por último has mandado a tu Hijo, has enviado a tu Hijo en medio de nosotros, cómo no darte gracias, cómo no cantar con los ángeles y los santos “Santo, Santo Santo”. Tu Hijo, el cual el día grande de su Pasión tomó este pan y dijo : “Esto es mi cuerpo (y ese pan en la forma de su cuerpo se ofrece en la cruz) que se ofrece por vosotros”. Y “Esta es mi sangre, sangre de la alianza nueva y eterna que se derrama por vosotros y por la multitud para el perdón de los pecados”. Y levanta esa copa y luego viene la anamnesis, y luego comemos su cuerpo y bebemos su sangre, ‘Vino óptimo’ que decía la inscripción de Abercio. Abercio es una inscripción que se ha encontrado en Roma de un obispo sirio que relata la 27

Anuncio de Pascua

Eucaristía donde una virgen le da un pan con un pez y un vino óptimo delicioso; porque el vino no pierde su sabor de vino como el pan, que se transforma en la sangre de Cristo, pero el vino significa la fiesta, significa el reino; o sea que al mismo tiempo que yo estoy bebiendo un vino óptimo no ácido, de la fiesta, que es la sangre de Cristo, me promete habiendo derramado su sangre de meterme el cielo, de llevarme al cielo: “Yo he derramado mi sangre para que tú entres en el cielo, Kiko. Aunque tú hayas sido un golfo y un canalla, y aunque nunca conozcan los hermanos tus mentiras y quién eres tú, yo te he perdonado, Dios te ha perdonado, porque he ofrecido, he presentado mi sangre, he presentado mi sufrimiento por ti porque te amo, te amo”. Esto es la Pascua. En esta noche además, nosotros viendo que Dios nos ama tanto y que conocerle y quererle a él es lo más grande, deseamos que venga esa noche, porque nos ha profetizado que en esa noche volvería el Mesías, tornará. Estamos esperando la segunda venida de Cristo y dice San Pablo que en esa noche cuando estemos ahí vigilantes, esperando el lucero de la mañana, esperando que la aurora –que es símbolo de la aurora inextinguible- el alba que no se acaba nunca, sin noche; por eso nos gusta estar toda la noche, que hemos aprendido del Concilio, no nos hemos inventado nosotros la Pascua, han sido los liturgistas, ha sido la Tradición de la Iglesia que el Concilio ha ido a buscar los textos más antiguos: el imperio romano unificó todo un mundo, pero todas las iglesias que estaban fuera del imperio romano han conservado los textos más antiguos como la Iglesia siríaca que todavía conservaba el arameo en la Misa; entonces han ido a las fuentes, el Concilio ha ido a las fuentes, a la fuente del misterio pascual, la fuente más profunda de lo que cantamos y de lo que celebramos. En esa noche, dice San Pablo que aparecerá Cristo y no sabemos el aspecto que tendrá y seremos levantados en los aires, los que estemos en ese momento, y en el momento en que veamos a Cristo seremos transformados como él, tal cual es él. Transformados en luz. Con un cuerpo glorioso, no pasaremos por la muerte física, la última generación. Es un misterio que ha sido revelado así. Por eso todos los cristianos esperan que en su tiempo venga Cristo, para que seamos levantados con él y transformados. Y nuestro juicio ha sido ya hecho en Cristo, cuando él se ha presentado con sus llagas gloriosas. Bien hermanos, pues esta noche, de esta acción de gracias, de esta exultación, de esta presencia de Cristo con nosotros, de este lavarnos los pecados porque la eucaristía perdona los pecados también, de este ser alimentados de su cuerpo y de su sangre salimos a la Pascua: cincuenta días de fiesta, cincuenta días de Pascua. Dice San Agustín: “Cincuenta días, un único domingo” donde no podemos enfadarnos, donde tiene que estar la casa llena de luz y de alegría; así como la Cuaresma es la imagen del tiempo terreno el tiempo pascual es imagen del tiempo celeste. Estamos llamados a la eucaristía todos los días, a querernos, a darnos la paz, a cantar con el Señor; sabiendo que nos queda poco, porque lo mejor es que venga el Señor, que nos muramos pronto, porque morir es con mucho lo mejor. Pero todavía nos queda un poco de tiempo porque tenemos que llevar a mucha gente con nosotros al cielo. Acabo ya diciéndoos que esta Pascua sea para todos, para vosotros y para mí, un momento de conversión, un momento de encuentro con el Señor, de unión con él y de recuperar fuerzas para seguir haciendo su voluntad; porque es su voluntad lo que salva al mundo, porque es Dios el que salva al mundo. Sabéis que todos tenemos un imperativo categórico por nuestro bautismo que es la más grande caridad: tienes que estar haciendo en cada momento aquello que sea el mayor amor a todos, si mañana me dijera el Señor que yo amaría más a la humanidad haciéndome monje, tengo que hacerme monje; si me dijera que la mayor caridad sería que yo me fuera a vivir a la calle como un vagabundo, tendría que hacerlo; si me dice que no, que la más grande caridad para todo el mundo sería lo que ha dicho el Papa Francisco que debo continuar con este lío, aunque esté 28

Anuncio de Pascua

cansado, aunque esté viejo, aunque tenga artrosis, aunque esté como esté, hay que continuar. Bien. La mayor caridad es la voluntad de Dios, donde yo experimento el mayor amor a Dios y a todos los hombres. Lo más importante de todo es saber, hermanos –os llamo a conversión en ese sentido- es saber que Dios, su naturaleza, su esencia, la sustancia divina es que Dios nos ama, quisiera ser uno en nosotros muy profundamente y quisiera hacer una obra en tu comunidad, que seáis perfectamente uno como el Padre y el Hijo son perfectamente uno en el Espíritu, así la comunidad sea perfectamente uno, y el mundo creerá; por eso no contristéis al Espíritu Santo, por eso en la comunidad no se puede juzgar, no juzguéis, no habléis mal de nadie de la comunidad, contristáis al Espíritu Santo y habrá muchos enfermos en la comunidad cuando cometáis esos pecados; es una tradición de la Iglesia primitiva. Cristo ha dicho: “No juzguéis”. Todo lo que destruye la comunión de la comunidad viene del demonio, contrista al Espíritu Santo. Cristo ha dicho: no juzguéis, considérate el último y el peor de todos. Nunca has hecho eso; por eso esta Pascua viene invitándote a ser cristiano, como san Francisco. Oremos. Cantemos un momento un trocito del canto de la Pascua  Canto: “Cántico de Moisés”  Oraciones espontáneas  Padre nuestro  Ave María  Gloria  Abrazo de la Paz  Bendición final

29

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful