Está en la página 1de 4

Paula Cuellar Gómez 201313726 Lenguajes y Estudios Socioculturales

CAMBIO DE PENSAMIENTO Durante los siglos XVIII y XIX, mientras transcurría la revolución industrial, en la sociedad burguesa circulaba un pensamiento según el cual el individuo tenía libertad y se encontraba aislado de las relaciones sociales. Pero al hacer un análisis y observar las condiciones de vida de la sociedad, Karl Marx, filósofo alemán, se percata de que el individuo al entrar en la esfera del capital y la fuerza de trabajo pierde su consciencia y su razón de ser, ya no se encuentra aislado de las relaciones sociales ni tiene libertad, su libertad es constituida por la sociedad. Para justificar la tesis anterior, es decir, cómo se da tal cambio de pensamiento, analizaremos, basándonos en algunos textos de Marx, la idea del hombre enajenado, la producción de individuos y algunos aspectos de la mercancía y el plusvalor. Uno de los principales propósitos de este ensayo consiste en mostrar cómo Marx nos ilustra una sociedad que nos constituye y crea individuos, es decir, nos marca la importancia de superar la concepción de individuos plenamente libres y consientes para así poder hacer un cambio en la sociedad actual. El hombre al entrar a hacer parte de la fuerza laboral, gracias a las ideas de igualdad, fraternidad y libertad, comienza a vender su única propiedad, su cuerpo y capacidad de trabajo, para entrar en una fabrica a producir mercancías y de ello obtener un salario con el

fraternidad y libertad. . operando así como un entramado de relaciones sociales. Llegado a este punto Marx señala la importancia de superar aquella concepción abstracta y adentrase en un pensamiento materialista. p281). esta relación se ve reflejada en la esfera del capital y la fuerza de trabajo que expresa la complejidad de producción. natural y vital. al capital y a otros hombres. o bien. para establecer la producción de individuos. ajeno a la historia y el contexto deja ver que es un pensamiento abstracto. que Marx lo define como robinsonadas tal concepción hace que el hombre pueda establecerse libremente en la sociedad. consiente. que está en contradicción con el hombre genérico. la organización de relaciones sociales. ese hombre que no es consciente que se subyuga a la propiedad privada. hace referencia al ser genérico. la explotación existente en los ideales de igualdad. consumo y cambio. o sea.cual asegurara su subsistencia pero “tal trabajo no solo produce mercancías sino también produce al obrero como una mercancía” (Marx. p75). en otras palabras. En consecuencia la concepción de que el individuo aparezca naturalmente. es decir. 1968. en otras palabras. distribución. El obrero plasma y materializa su trabajo en el objeto producido pero esa materialización es independiente al trabajo y al productor sin embargo este último a su vez es esclavo de ese objeto. y es uno de los vínculos esenciales para la comprensión del individuo y su influencia en el funcionamiento del capital. Así es cómo Marx advierte de la enajenación del hombre. libre. pues. concreto. Tal afirmación evidencia cómo el individuo está ligado al contexto y a la historia. 1980. declarar desde el comienzo que se trata de una determinada época histórica” (Marx. Podría parecer por ello hablar de la producción a secas fuera preciso seguir el proceso de desarrollo histórico en sus diferentes fases. ahora bien si esta teoría nacida en el siglo XVIII no hubiese sido introducida en la economía moderna para lograr enajenar al hombre. en la economía no solo se habla de producción de mercancías “se está hablando siempre de producción de individuos en sociedad.

esa elaboración de individuos es el taller oculto de la producción y al percatarnos de ello implica superar las robinsonadas. de las relaciones sociales e históricas y hace que solo nos relacionemos a través de las mercancías. Tales valores son la materialización del trabajo humano pero como dice (Marx. la producción de individuos es el vínculo del hombre con la sociedad y la libertad constituida por esta. en otras palabras. Por consiguiente hace más evidente la necesidad de dar el paso de lo abstracto a lo concreto y la fuerte relación que hay entre la historia y la desfetichización. el primero es la satisfacción de necesidades y el segundo es la forma como se expresa el valor de uso en otra mercancía. las conciben como si fuesen de carácter material y dejan aparte el carácter social de estos objetos. pero antes de adentrarnos a explicar cómo se da este cambio es necesario comprender el término del plusvalor. por ende estas relaciones nos llevan a descubrir el taller oculto de la producción.A la vez en las relaciones sociales se encuentra la mercancía. Es ese cambio de lo abstracto a lo concreto en donde Karl Marx nos ilustra cómo el hombre se enajena a sí mismo y tal enajenación es lo que hace que el capitalismo funcione. el obrero trabaja 12 horas de las cuales 5 son remuneradas y las 7 horas de mas es la plusvalía lo que el obrero produce en esas horas le pertenece al capital. 1975) el carácter misterioso de la mercancía reside en la proyección que le dan los hombres a las mercancías. comenzar el proceso de desfetichización para así ser más reflexivos de la falta de libertad y consciencia y lograr una transformación en la sociedad. mejor dicho. nos muestra más claramente la enajenación del individuo asimismo el nexo con la historia y el contexto. Entonces a su vez la historia también se encuentra ligada con el plusvalor. tal término es el trabajo socialmente necesario (el hombre enajenado). es decir. que tiene como objetivo satisfacer las necesidades humanas. En síntesis. es decir. sin el valor de uso no existirá el valor de cambio. así quiere introducir el término de fetichismo en donde se piensa a un objeto independiente del hombre. Marx nos introduce dos términos valor de uso y valor de cambio. .

Siglo XXI editores. (1968). Marx. 1980(1857). México D. Marx. “trabajo enajenado” En el manuscritos económico-filosóficos de 1844. K. PP 3-45 . K. (1975) “La Mercancía” En El Capital. 2. Grilalbo.F. Marx.Referencias: 1. PP 73-98. “Introducción General a la crítica de la economía política”. Volumen 1. En: Contribución a la Crítica de la Economía Polític. K. Siglo XXI editores. PP 281-311. México. México. 3.