Está en la página 1de 6

LA NOMINATIVIDAD Y LOS EFECTOS SOCIETARIOS Por los Dres.: Pedro Callea, Daniel R. Fernández, Mario J. Grieco.

1 Introducción Bajo el nuevo régimen legal -ley 24.587 y decreto 259/96- las acciones de las sociedades anónimas y de las sociedades en comandita por acciones deben ser: • nominativas no endosables, o bien; • escriturales. Así lo establece el artículo 1º de la ley 24.587. Por lo tanto, en el régimen positivo argentino quedan prohibidas las acciones al portador y las nominativas endosables, pero ello no fulmina la propiedad de los títulos valores al portador o nominativos endosables en circulación. En cambio, la emisión de nuevos títulos incumpliendo el artículo 1º de la ley 24.587 es nula. 1. La conversión. La conversión de títulos valores privados está receptada en el artículo 6º de la ley 24.587 que dispone “los títulos valores privados al portador en circulación a la fecha de vigencia de la presente ley deberán ser presentados para su conversión en títulos nominativos no endosables o acciones escriturales, si el estatuto lo prevé. Los endosables quedarán convertidos de pleno derecho en títulos no endosables al vencimiento del plazo de conversión”.

1

Autores de: Nominatividad de los títulos valores privados - Efectos societarios y fiscales; Ed. Buyatti; Buenos Aires; mayo 1996, obra en la cual se encuentra ampliado el tema de este trabajo.

1

Al respecto dispone que al 22 de mayo de 1996 dichos títulos se convertirán de pleno derecho en nominativos no endosables y la Caja de Valores S.La conversión. siempre que el estatuto societario las previese (artículo 208.550). deberá notificar a cada sociedad emisora las tenencias depositadas a esa fecha.A. en cuyo caso se asentará en el anverso de cada título la inscripción “nominativo no endosable”. El canje puede ser sustituido por el resellado de los títulos. A. -conforme el segundo párrafo del artículo 5º del decreto 259/96. 2 . En efecto el artículo 2º de dicha norma reglamentaria establece el canje de los títulos al portador o nominativos endosables por títulos nominativos no endosables o la sustitución por acciones escriturales. • entregar títulos nominativos no endosables conforme las modalidades de conversión convenidas con la sociedad emisora.. En los casos de sociedades que han dado principio de ejecución a una emisión de acciones debidamente autorizada.a: • informar a la sociedad emisora dicho retiro con identificación del titular. como lo prevé el segundo párrafo del artículo 2º del decreto citado anteriormente. el artículo 4º del decreto 259/96 establece que la conversión podrá efectuarse consignando en el anverso de cada título la inscripción “este título se convertirá automáticamente en nominativo no endosable a partir del 22 de mayo de 1996”. el retiro de los títulos depositados obliga a la Caja de Valores S. El artículo 5º del decreto analizado trata el caso de los títulos depositados en la Caja de Valores S. último párrafo de la ley 19. puede realizarse hasta el 22/5/96. El decreto 259/96 ha reglamentado algunos aspectos de la conversión de los títulos. A partir del 22 de mayo de 1996. de conformidad con lo previsto en el artículo 8º de la ley 24. A.587.

disponía que una vez vencido el plazo para llevar a cabo la conversión.587.643 -anterior régimen de nominatividad y la ley 24. Asimismo. gravarse ni posibilitarán ejercer los derechos inherentes a los mismos”.. en su artículo 11 establece que vencido el plazo fijado por el Poder Ejecutivo para la conversión.”.La sociedad emisora debe inscribir en su libro de registro de acciones a los accionistas que acrediten ese carácter con el respectivo título al portador o nominativo endosable dentro del plazo previsto. la ley actual 24. han legislado con diferencias los efectos de la no conversión de títulos valores.643 establecía que los títulos privados no presentados para su conversión no se podían “ transmitir. no podrán transmtirse. Por su parte. sino que por el contrario.. o sea antes del 22 de mayo de 1996 (artículo 3º del decreto 259/96). el artículo 28 de la ley 20. y el emisor procedía a crear otro título que era puesto a nombre de la Dirección General Impositiva. 3 . 2. la primera de esas normas. procediéndose al cuarto año a la cancelación del título valor no convertido. los dividendos se gravarán “en la forma que al respecto establezcan las disposiciones del impuesto a las ganancias.587 en su artículo 7º reitera la norma contenida en el artículo 28 de la ley 20. gravar ni ejercer derechos inherentes a los mismos”. En efecto.. Efectos de la no conversión La ley 20. la normativa vigente no afecta el título en si mismo con sanciones crecientes como el régimen anterior. y de persistir el incumplimiento. igual obligación correspondía por cada año sucesivo. quien debía subastarlo. Sin embargo.643 y dispone que los títulos valores al portador que no hayan sido presentados para su conversión “. los responsables del incumplimiento debían ingresar el equivalente del veinte por ciento (20 %) del valor de las acciones no convertidas. en carácter de sanción conminatoria..

una sociedad anónima cuyas acciones no se hubiesen convertido no podrá seguir viviendo indefinidamente. b) Acciones parcialmente convertidas: Otro problema puede presentarse cuando las acciones al portador han sido convertidas parcialmente y no en su totalidad. a la sociedad se le aplica el régimen de las sociedades irregulares -artículos 21 a 26 de la ley 19. por falta de un requisito esencial. 18 a 20 de la mencionada ley. 106. Chalupowicz. Zeus.4 En nuestra opinión. pág. 4 .3 Los efectos que la ley otorga a los títulos no convertidos pueden ser analizados desde dos puntos de vista.Comentada.. pág. Nominatividad y otras reformas impositivas. Así Farina5. Rosario. 6 Nissen. y Zuppi. Abaco.587 sanciona la no conversión afectando a los dividendos 2y no la existencia del título mismo como lo hacía la ley 20. Un análisis desde los ángulos legal y fiscal. como afirma parte de la doctrina.587. Tratado de sociedades comerciales. nº 159. dicha sociedad deviene nula. 19/12/95. Ricardo A. Israel.. La nominatividad de los títulos valores privados según la ley 24. I. 4 Scalone. Enrique L. pág. tº XVI. a) Títulos no convertidos en su totalidad: Por ejemplo. tº II. Novedades Fiscales. Nissen6afirma que declarada la nulidad. Alberto L. opina que se aplican al caso los arts. Ambito Financiero.ejercer los derechos inherentes a los mismos ”. Por el contrario.550-. debiendo liquidarse la sociedad. tº II-B.643. Doctrina Tributaria . mecanismo considerado una expropiación por la doctrina. Sin embargo. 1982. Buenos Aires. es de destacar que las consecuencias de aquélla reciben distinto tratamiento doctrinario. Ley de sociedades comerciales . anotada y concordada. 520. La solución la encontramos en el articulado de la propia ley 24. pág. punto 1 de la obra citada en nota 1.. Ed..550 que fulmina con la nulidad la resolución de la asamblea que sea violatoria de la ley 2 3 ver capítulo V.Errepar. 1979. 5 Farina.La ley 24. Por tanto debemos recurrir al artículo 251 de la ley 19. 714. sin establecer sanciones a la violación de esa prohibición.587 y el régimen de sociedades comerciales El artículo 7º de la primera norma legal citada dispone que los títulos no convertidos no podrán “.

contribuye a la individualización de los cupones y sus tenedores.550 citado. los que deberán contener la numeración del título valor al que pertenecen” (las negrillas nos pertenecen). Coincidimos con Mascheroni 7-en referencia al artículo 25 de la anterior ley de nominatividad número 20. El segundo párrafo del artículo 4º de la ley de nominatividad de los títulos valores incorpora una presunción iuris et de iure. conforme a la norma citada la tenencia de los cupones de acciones no atribuye derechos ni hace presumir la transferencia de aquéllas.587. Esta norma de la ley 19. que los cupones pertenecen a la persona a cuyo nombre está inscripto el título valor respectivo ”.. Cupones de los títulos valores privados La ley de sociedades comerciales se refiere a estos títulos en su artículo 212. idéntico al 7 Mascheroni 5 . Esta disposición es aplicable a los certificados”. en cuanto dice “los cupones pueden ser al portador aún en las acciones nominativas. último párrafo. De manera que. Este requisito de la numeración idéntica a la del título respectivo. 3. conforme la legitimación que le otorga el artículo 251 de la ley 19. si la asamblea de accionistas se constituye con todas las acciones -convertidas o no-. ya que su artículo 4º establece que “los títulos valores privados nominativos no endosables podrán llevar cupones al portador.De manera que. que desnaturaliza la naturaleza de los cupones al portador. por el contrario el organismo de contralor podrá impugnar judicialmente de nulidad las resoluciones de dicha asamblea. Los desarrollos anteriores ameritan un análisis más profundo que la extensión de este trabajo no permite.Se presume sin admitir prueba en contrario. restringiendo los alcances propios de los títulos al portador.643.550 ha sido modificada por la ley 24. prescribiendo que “. las decisiones y derechos que ejercieren los accionistas no son perfectos y no pasibles de sanción -como opina cierta doctrina-..

contra el cual no es oponible la circulación de cupones. extender dicha presunción legal a toda transferencia o cesión es una solución errónea. pues luego de establecer una presunción que no admite prueba en contrario. permite que el portador de cupones que dan derecho a la suscripción de nuevas acciones. sin incurrir en el dictado de una norma contradictoria como el artículo 4º de la ley 24. Finalmente. por las siguientes consideraciones: a) la extensión de aquélla hace perder todo sentido al principio de la emisión de cupones al portador.587. entre otros ejemplos. debemos decir que las modificaciones en la ley del impuesto a las ganancias tienen por objeto “penalizar” la no conversión de los títulos al portador en nominativos no endosables. es decir la prueba de la cesión o constitución de derechos en favor de terceros. b) dificulta innecesariamente cualquier cesión de derechos o usufructo de acciones. toda vez que reconoce personería al portador de cupones y posibilita su oponibilidad a la sociedad emisora de nuevas acciones. al no admitirse la prueba en contrario. 6 . También es contradictorio el artículo.cuando afirma que la presunción opera en favor del Fisco -teniendo en cuenta la finalidad de la ley-. que puede ser auténtica. ni opera “ a todos los efectos”. Por lo tanto. requiera que las mismas sean emitidas directamente a su nombre. manteniéndose como sujeto pasivo del impuesto el titular de las acciones.587.artículo 4º de la ley 24. Suficiente hubiera sido establecer la inoponibilidad frente al Fisco de las cesiones o transferencias de cupones al portador. Ahora bien. la presunción no es absoluta.