La transición a la democracia en Honduras, El Salvador y Nicaragua

Este escrito intenta analizar los postulados básicos de Edelberto Torres Rivas en su trabajo ¨Honduras: ¿La transición permanente?¨, el cual podemos encuentra en el libro ¨Tres décadas de transición política en Honduras¨. En su trabajo encontramos un breve recorrido histórico de la transición democrática en tres países centroamericanos, con un especial énfasis en Honduras. Éste trabajo rastrea el proceso de transición democrática que com enzó en los años 80’, por ello se asume que los países centroamericanos han adquirido en estas más de tres décadas la madurez que suelen traer los años. Pero para el autor tal madurez se ha adquirido de manera desigual. Por ello el punto de partida de sus reflexiones comienza con una pregunta: ¿cómo se produjeron en el inicio las transiciones, los cambios de regímenes políticos en Honduras, El Salvador y Nicaragua? Algo que parece claro para el autor es que con la convocatoria a elecciones en estos países, se proclamaron así mismos democráticos. Bastando para ello la convocatoria a elecciones como muestra suficiente y única para hacerse llamar de ese modo. Para Torres Rivas la transición democrática en Centroamérica guarda algunas diferencias, pero también algunas similitudes entre los procesos internos de estos países, por ejemplo; se produjeron en el plano regional, con cierta sincronía, como resultado de crisis y lucha en las instituciones militares de esa época, por conflictos internos con sectores económicos que reflejaban el ¨cansancio estructural¨, en el contexto de una crisis de dominación política y de pérdida de legitimidad, sobre todo del régimen militar. Estos tres países tenían regímenes autoritarios influidos e incentivados por Estados Unidos. Es en los años ochenta que las desgastadas élites militares se encontraron con una decisión sobre la política exterior de los Estados Unidos, gracias al cambio norteamericana post Guerra Fría. Ésta nueva política exterior de Estados Unidos incluía; favorecer en Centroamérica la formación de regímenes democráticos electorales. Por lo que Torres Rivas apunta que en Guatemala y El Salvador la democracia no fue impuesta; en Honduras fue negociada, y en Nicaragua ella actuó como amenaza. Algo que no pasa por alto el autor es que, ésta política exterior de impulsar democracias electorales perseguía en su interior dos objetivos. Uno de ellos era que los militares se ocuparan responsablemente de la guerra, de ese modo deberían entregar el poder a los civiles. Otro de sus objetivos era rodear a Nicaragua, que estaba bajo el mando de los revolucionarios sandinista. Como una lección de democracia por parte de sus vecinos, que aceptarían practicar el ejercicio de la democracia.

El caso hondureño En Centroamérica hubo una pequeña ola de democracia que comenzó en Honduras con lo que se conoce como el modelo de restauración democrática. los militares no regresaron a los cuarteles como se cree. Cuarto. El modelo de la restauración que ubicamos en Honduras en donde la presencia militar fue siempre dominante. Al contrario. Segundo. han dado paso al período más largo de democracias en la región. El modelo de la instauración democrática corresponde a otra experiencia autoritaria. Aduciendo que el proceso de cambio que experimentaron los hondureños. Mientras tanto el gobierno norteamericano se comprometía a modernizar el ejército hondureño. los actores democráticos quedaron al margen del cambio de régimen. Tercero. que tiene cabida en sociedades como la de El Salvador y Guatemala en donde la dictadura militar no permitió nada que fuese ajeno a su indisputado 1 Entre las más conocidas están. Por ello nos da un conjunto de razones: primero. los volvió disfuncionales. el proceso electoral ocurrió en plena guerra civil con muchas contradicciones sin resolver entre los actores sociales. Falta ver si esos cambios en la forma de gobierno realmente han cambiado de forma trascendental los contenidos. Además. procedimientos y a diferentes actores. a cambio los militares devolverían el poder a los civiles y regresaría el régimen de partidos políticos y elecciones periódicas. es testigo de cómo la fuerza militar no desapareció. la base aérea militar Soto Cano (Palmerola) y el Centro Regional de Entrenamiento Militar (CREM) instaladas en Honduras en 1983. en Honduras por ejemplo se quedaron con parte del poder. La diferencia entre uno y otro modelo comprende tiempos. en cambio en Guatemala y El Salvador el modelo más próximo fue el de la instauración. de hecho. cercando con ello a Nicaragua y El Salvador en donde se desarrollaban procesos revolucionarios. sobre todo en los años sesenta y setenta. pero eso sí. sólo retrocedió sin destruir a los dos partidos tradicionales. Eso sí.Del autoritarismo a la democracia En su trabajo Torres Rivas habla de lo que califica como las ¨transiciones a la democracia por la vía autoritaria¨ en la década de los ochenta. . que practicaban terrorismo de Estado. las estructuras democráticas creadas no fueron el resultado de demandas por parte del movimiento social. los guatemaltecos y los salvadoreños fue autoritario. el autor no descalifica los cambios habidos entre 1979-85 que han alterado de forma trascendental la tradición de dictaduras militares en éstos países. las elecciones fueron convocadas por la élite militar o por gobiernos ferozmente contrainsurgentes. el acuerdo incluía permitir la instalación de bases militares en territorio hondureño 1 .

en las catástrofes también ha tenido cabida la solidaridad y la organización de la sociedad civil. Por ello Torres Rivas habla de instaurar como sinónimo de crear. Aunque dicho sea de paso. A tal punto que como afirma Torres Rivas.poder. Podríamos decir que la sociedad hondureña no sufrió una guerra en la forma en la que la padecieron los países vecinos. quizá es el más poderoso y por ende el más peligroso. Ésta atraviesa y opera en las instituciones gubernamentales y privadas. Como una forma de alcanzar la madurez democrática.para tomar medidas políticas en momentos críticos. es esa influencia del narcotráfico sobre el Estado. En tal contexto la transición democrática se vio condicionada por la injerencia externa. los primeros dos gobiernos civiles se tuvieron que mover en el estrecho margen que dejaba la preeminencia de las autoridades militares avaladas por el gobierno norteamericano. determinar las políticas de gobierno en función de sus intereses particulares. es el de aprovechar los desastres naturales –que son muy comunes por la ubicación geográfica del país. por lo que el cambio consistía en pasar de la democracia participativa a la democracia liberal representativa. ¿Podría ser ésta una mejor muestra de cómo ha sido la transición democrática en este país? Un elemento que no ha favorecido a la madurez democrática de Honduras. a través de sus poderes facticos. en el país existían paralelamente dos poderes. llevándonos hacia una paradoja que implica leyes e instituciones modernas administradas por mentalidades tradicionales para gente tradicional. Honduras sufrió una guerra preventiva. Un segundo elemento que ha impedido la madurez democrática. es el reacomodo y la organización de las élites económicas en corporaciones que buscan. En Honduras la transición democrática ha ido de la mano de variados intentos de modernizar del país. así como en la economía del país. El tercer elemento. porque a diferencia de ellos. Y no obstante. Tales intentos han quedado frustrados por la insistente tradición hondureña de querer cambiar la realidad social a fuerza de promulgar leyes. ungió como plataforma de ataque de los Estados Unidos hacia los países vecinos que sí experimentaron guerras internas (como El Salvador y Nicaragua). implantar nuevas instituciones e intentar nuevas prácticas. Honduras: ¿la transición permanente? En Honduras la transición política se dio en una sociedad ocupada por fuerzas militares que siempre estuvieron en el centro del sistema político. generando un clima interior adverso a la democracia. y de paso estar a expensas de la ayuda e intervención extranjera. En Nicaragua la experiencia es diferente. afectando la autonomía del Estado y el balance de las fuerzas nacionales. En ese entonces. . gracias a su eficaz método de infundir el terror y pagar por actos de corrupción. porque ahí ya gobernaba el sandinismo.

nos deja algunas pistas de los diferentes procesos democráticos y el grado de madurez con los que los países de la región los han asumido. Lo que haya motivo el abandono de las armas queda pequeño en comparación al beneficio que trajo la paz al pueblo salvadoreño.es que siempre han primado los intereses particulares sobre los nacionales o los partidarios. comprobar si los que antes portaban las armas ahora aceptarían la derrota en las urnas. el autor nos deja ver que el caso de El Salvador quizá sea el que se ha asumido con una mayor madurez. en El Salvador una buena parte del electorado es conservador y otra es un . Con el golpe de Estado contra Manuel Zelaya en el 2009. Olvidándose del principio republicano que reza por la independencia de poderes. las crisis institucionales más grades que han habido en el país. En ese sentido. son arbitradas por el Poder Judicial y por los militares en su momento. De hecho. que por lo general se dan entre el Poder Legislativo y el Poder Ejecutivo. aunque para algunos el cese a la guerra sólo era cuestión de negocios. y lo que es más difícil. como nos plantea Torres Rivas. es por eso que por más que se esfuercen en revestir de legalidad los actos de autoritarismo.La Crisis institucional se traslada como crisis ciudadana Una sociedad que repudia sus instituciones quizá es la mejor muestra de la clase de democracia que tiene un país. fue el cese a la guerra entre el Frente Farabundo Martí Para la Liberación Nacional (FMLN) y los militares aliados a la ¨burguesía oligárquica¨ y al gobierno norteamericano. más se vislumbra la mentalidad tradicional y egoísta con la que se dirigen las instituciones en éste país. Los procesos en los países vecinos Torres Rivas en su trabajo sobre la transición democrática en Centroamérica. Honduras volvió a dar una muestra de la inmadurez y la intolerancia política que había contenido. Estas luchas por el poder del Estado. Ahora la lucha sería en las urnas y el pueblo salvadoreño tendría la posibilidad de demostrar la madurez que había adquirido con el paso de la guerra. dejando por fuera aquellos cambio o ideas de modernización que no vengan de sus propios intereses o como mandato del extranjero. y es muestras también de la naturaleza de la transición democrática. que terminan trasladándose al plano político. librándose entre actores políticos que ¨se mueven en el seno del Estado¨. han sido en 1985 y 2009 justo cuando en las instituciones estatales se ha desarrollado una lucha de intereses separados. Algo que es una constante en estas luchas por el poder –y así lo expresa Torres Rivas. Un elemento que ha aporta fuerza y estabilidad a la transición democrática en El Salvador. Porque hay algo que es claro para el autor.

implicó también un retroceso en la construcción democrática. por ejemplo: cuando el FSLN le ganó el pulso en la guerra a la contra a un costo social muy alto y luego entro al ruedo político y perdió. En los procesos posteriores el Frente pierde pese a tener el respaldo de una gran masa. el somocismo. que luego se cambio por una democracia representativa. en ese entonces acepto la derrota demostrando su madurez política. debido a que eso no siempre es suficiente. Es hasta el 2006 que el Frente vuelve a ganar ¨ahora convertido en un actor más de la democracia liberal. En esa ocasión las elecciones fueron tildadas de ser amañadas. . por lo tanto es parte importante de la transición democrática de ese país. el sandinismo de hoy nos recuerda el somocismo de ayer. esto refleja el carácter limitado de la democracia nicaragüense. el sandinismo y la democracia En Nicaragua un actor fundamental que ha estado en el centro de la política en las últimas tres décadas ha sido el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Estas componendas políticas ignoraron la voluntad del pueblo nicaragüense acordando en un pacto lo que el pueblo debió decidir en las urnas. El pacto trajo consigo no solo el regreso del sandinismo a la presidencia y el reparto de los demás poderes del Estado.es el proyecto de una democracia popular. Al final de cuentas. Tenemos entonces una sociedad polarizada. burguesa¨ como afirma Torres Rivas. de ser el producto de un pacto entre el líder político del somocismo Arnoldo Alemán y Daniel Ortega comandante en jefe de la revolución sandinista. Nicaragua. y en sí. El FSLN –como bien lo dice el autor. capaz de hacerlo que sea por el poder. El proceso de transición democrática en Nicaragua es a lo mejor el que más altibajos ha tenido. fuertemente apoyada por la movilización del pueblo como parte de una democracia participativa. pero hasta ahora los salvadoreños han pasado la prueba.importante núcleo de izquierda.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful