SOCIEDAD Y MUNDO FUNERARIO EN TARTESSOS

La publicación de este libro ha contado con una subvención concedida por UNICAJA y el SERVICIO DE PUBLICACIONES DE LA UNIVERSIDAD DE CÁDIZ.

TORRES ORTIZ, Mariano Sociedad y mundo funerario en Tartessos / por Mariano Torres Ortiz. — Madrid : Real Academia de la Historia, 1999. — 209 p. : 32 il. ; 30 cm. — (Bibliotheca Archaeologica Hispana ; 3) ISBN 84-89512-48-5 1. Monumentos funerarios — Tartessos 2. Tartessos — Civilización I. Título . II. Serie 903.5 (365 Tartessos) 930.85 (365 Tartessos)

Esta edición forma parte del Programa de colaboración de la R EAL A CADEMIA DE LA H ISTORIA con las Fundaciones «BANCO BILBAO-VIZCAYA», «RAMÓN ARECES» y «CAJA MADRID»

Portada: Tumba con urna tipo Cruz del Negro de la necrópolis de Medellín (Medellín, Badajoz).

© REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA I.S.B.N.: 84-89512-48-5 Depósito Legal: M. 34.593 - 1999 Fotocomposición e impresión: TARAVILLA Mesón de Paños, 6. 28013 Madrid

BIBLIOTHECA ARCHAEOLOGICA HISPANA 3 SOCIEDAD Y MUNDO FUNERARIO EN TARTESSOS por Mariano Torres Ortiz REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA MADRID 1999 .

Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia y Director del Museo Nacional de Arte Romano. Dr. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia y Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Valencia Prof.A BLÁZQUEZ MARTÍNEZ. PITA ANDRADE y D. Sr. FRANCISCO JAVIER FERNÁNDEZ NIETO. Dr. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia y Director del Museo de Zaragoza Prof. Dr. JOSÉ REMESAL. GONZALO RUIZ ZAPATERO. JOSÉ M.REAL ACADEMIA DE LA HISTORIA COMISIÓN DE ANTIGÜEDADES Presidente: Excmo. Dr. Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Valladolid Prof. Dr. Dr. Dr. Catedrático de Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid Prof. LUIS A. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia y Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Alcalá de Henares Prof. GERMÁN DELIBES DE CASTRO. Director del Museo de Salamanca . GARCÍA MORENO. MAURO HERNÁNDEZ. MARTÍN ALMAGRO-GORBEA. Dr. de la Real Academia de la Historia Secretario y editor: Prof. Sres. D. MANUEL SANTONJA. FERNANDO CHUECA GOITIA Vocales: Excmos. Dr. D. Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Alicante Prof. MARTÍN ALMAGRO-GORBEA PUBLICACIONES DEL GABINETE DE ANTIGÜEDADES BIBLIOTHECA ARCHAEOLOGICA HISPANA CONSEJO CIENTÍFICO Presidente: Prof. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia y Catedrático de Lengua Latina de la Universidad de Barcelona Prof. GUILLERMO FATÁS CABEZA. MIGUEL BELTRÁN LLORIS. Académico Anticuario de la Real Academia de la Historia Vocales: Dr. D. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia y Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Barcelona Prof. JOSÉ MARÍA BLÁZQUEZ MARTÍNEZ. Catedrático de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid Dr. JOSÉ MARÍA ÁLVAREZ MARTÍNEZ. MANUEL BENDALA GALÁN. JOSÉ M. Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia y Catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Zaragoza Prof. MARC MAIER. Dr. Dr. Mérida Dr.

... 13.......................... Huelva) ......... Sevilla) ................ Sevilla) ........................................ LA DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA ......................................................................... 18..................................... 11............................................ La necrópolis de Coria del Río (Sevilla) ............................................................... La necrópolis de Las Cumbres (Puerto de Santa María..... La necrópolis de Mesa de Algar (Véjer de la Frontera........................................................................................................... 13............ 12.............. Mesas de Asta (Jerez de la Frontera........................................ Criterios que lo definen ................................... 1.............. 16......... 1...................................................................................... 11..........................................................................................................ÍNDICE Páginas PRÓLOGO ...................... Sevilla) ..................................... 12..... Raso del Chirolí (Carmona...................................... Unidades geográficas ................ 14................................ El Palmarón (Niebla.. 6.......... Extremadura .............................................. HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN ............. Las intervenciones arqueológicas ...................................................... Huelva) ...................................... 11................. La necrópolis de Santa Lucía (Mairena del Alcor........................................................ EL SUSTRATO: LAS PRÁCTICAS FUNERARIAS EN EL SUDOESTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA EN EL II MILENIO A................................................................................................................................................................... DELIMITACIÓN CRONOLÓGICA .......................... 12................ PLANTEAMIENTOS TEÓRICO-METODOLÓGICOS ...... INTRODUCCIÓN .................. 12................................ I............................................... Huelva) .......................................................... 15..................................... 11.... 3.............................................................................................................................. La Nicoba (San Juan del Puerto...................................................................................... 10.. ANDALUCÍA OCCIDENTAL ............................................................... La necrópolis tumular de Huelva ...................................................................................... 17.................................... 11............................................... II.............................. Cádiz) ......................................... 19................................................................................................................ 13........................................ PLANTEAMIENTOS PREVIOS .................................................... 12.... 5.. 11............................................................................................ El sur de Portugal: necrópolis de cistas y losas alentejanas ..................... Peña de Arias Montano (Alájar.......C......... Huelva) ............................ La Andalucía occidental ........................ 14....................................................................... La Arqueología de la Muerte ................................... El círculo cultural del Bronce Atlántico .............................. 2............................ 4................................. Los Praditos (Aroche.......................................... Cádiz) .................................... . 12.... Las fronteras.......................................... Los marcos interpretativos ............................... Variables de investigación ...................................... La necrópolis de Bencarrón (Alcalá de Guadaira y Mairena del Alcor....................... Cádiz) .............. EL MARCO GEOGRÁFICO ....................................... 11 13 15 17 17 22 25 25 26 39 43 43 46 49 49 51 52 55 57 59 59 63 63 64 64 65 65 66 68 68 69 72 72 ............................................................................................................................................................................................................................. La necrópolis de La Joya (Huelva) ...................................................

......................................... 2.... 16.... La necrópolis de Ranilla (Carmona.............. Estremadura) ............................ La necrópolis de Chada (Ourique.... 10......................... La necrópolis de Usagre (Usagre................................................. Sevilla) ....... 24.................. La necrópolis del Campo de las Canteras (Carmona........ 18....... 20................................................................................................. Baixo Alentejo) ........... La necrópolis de Alcantarilla (Carmona.... La necrópolis del Cortijo de las Torres (Mengíbar.......................................................... 35.......... La necrópolis de Brenes (Carmona..... 12............... El túmulo de la Garganta de Minchones (Villanueva de la Vera.................. Badajoz) ... La necrópolis de la Cañada de las Cabras (Carmona. Toledo) ........................ 15.... 19................... Baixo Alentejo) ........................................... Sevilla) .................. La necrópolis de Santa Marina (Carmona..................................................................................... Sevilla) .............................................. 10.................. 19.................................................. 12............... 37............. 17................................................... 16.............. Sevilla) ................ 3...................... La necrópolis de Medellín (Medellín...................... EL SUR DE PORTUGAL .. Cáceres) ........................... 21............................................................................................................. La necrópolis de Mengabril (Mengabril......... La necrópolis de Huerta del Cabello (Carmona.......................... Badajoz) ....... 11......................... La necrópolis de Cerrillo Blanco (Porcuna.................................. Santa Cruz de la Sierra (Cáceres) ...... 14......................................... Badajoz) ................................................................................. 29................... 12........................................................................ 32....................................................................... La necrópolis de la Cañada de Ruiz Sánchez (Carmona............... Jaén) ............. 22........... 15.. Cáceres) ................. Córdoba) ............ Baixo Alentejo) ............................................................................................................ La necrópolis de El Judío (Carmona.................... Sevilla) .................... La necrópolis de Mazagoso (Sevilla) ............ La necrópolis de Cerro Alcalá (Torres........................................... La Casa del Carpio (Belvis de la Jara.................... La necrópolis de Monte A-Do-Mealha-Nova (Ourique......................... Sevilla) . 18..... 34...... Cástulo (Linares. 16.................................... 27....... La necrópolis de Cogolludo (Navalvillar de Pela y Orellana la Vieja.. 33................................................................................... La necrópolis de Mata del Toro (Carmona.... Sevilla) ................. 73 73 74 76 77 77 78 79 79 80 85 85 85 86 86 86 95 95 96 96 98 99 99 100 103 103 107 108 108 109 109 110 110 110 110 110 110 111 111 111 112 113 113 114 115 116 116 117 118 120 121 121 122 122 .............. 17............................ 26...................................... La necrópolis de los Tercios (Orellana la Vieja.......................... Sevilla) . El Torrejón de Abajo (Cáceres) .......... Las Fraguas (Las Herencias................... Toledo) ........................................................................... Sevilla) ....................................... 13................................................ Badajoz) ................. Sevilla) ........................................................................... Villagarcía de la Torre (Villagarcía de la Torre............... Jaén) ................ Badajoz) ............ 11.......................................................... Málaga) . Sevilla) ....... Sevilla) ................. La necrópolis de Osuna (Osuna................................................... Badajoz) ........ 19......... 14................. 16.... Estremadura) ........................................ Jaén) ...... La necrópolis de Aljucén (Mérida... La necrópolis de Setefilla (Lora del Río............ Túmulo de Martín Pérez (Carmona...................................... Sevilla) ..................................... La necrópolis de Galeado (Vila Nova de Milfontes) ..................................................................................................................... El sepulcro de cúpula de Roça do Casal do Meio (Sesimbra................................... 23........... La necrópolis del Cortijo de Alcurrucén (Pedro Abad............................ 15..... La necrópolis de Gargáligas (Badajoz) ................... Vega de Santa Lucía (Palma del Río................ 18................ 13.......... La necrópolis de Olival do Senhor dos Mártires (Alcaçer do Sal......... Pardieiro (Odemira) .. 12.... El túmulo de La Aliseda (Aliseda....................... La necrópolis de Fonte Santa (Ourique...................................... Monumento funerario de Casarao (Ourique) .......................... 13................ Jaén) ....................................... Badajoz) .............................................................................................................. Baixo Alentejo) ............................................................................................................................... 31................... 30..... 25......... Herdade da Favela Nova (Ourique...................... Cáceres) ............. La necrópolis de Campo Viejo (Almendralejo................ 15. 36. Fernao Vaz (Ourique.... 28. 17.............................. 11.......... La necrópolis de El Acebuchal (Carmona... Cortijo de las Sombras (Frigiliana...... La necrópolis de Alcaudete (Carmona............................... Sevilla) .. Sevilla) .....................................8 MARIANO TORRES ORTIZ Páginas 14. Badajoz) ......... Baixo Alentejo) ........................................................................................................................................................................ La necrópolis de Herdade do Pego (Ourique............... La necrópolis de Gaio (Sines. 11.... Baixo Alentejo) .............. Baixo Alentejo) .................. La Cañada de Pajares (Villanueva de la Vera..... Córdoba) ........... 14.................... EXTREMADURA Y LA SUBMESETA SUR ...... La necrópolis de la Cruz del Negro (Carmona........... Sevilla) .........

............................................................................................................................ Alpiarça (Ribatejo) .................................................................... ANÁLISIS DE LA DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA ............................................. 14............. 18...... Indeterminadas ..................................... 11......................... 16......................................................................................................................................................... ¿Espacio o espacios funerarios? ......................... Corte de Pere Jaques (Aljezur.......................................................................................................................................................................... Cremaciones colectivas bajo túmulo ................................ Tumbas de cámara ..... 13............................................................ 12......................... La Baja Andalucía ......................................................... 122 122 123 123 123 125 127 127 128 129 133 134 137 139 144 147 149 149 152 153 159 159 161 161 163 163 166 169 181 183 185 191 207 209 III................. 14................................. 11............................................. Algarve) ................................................................................. ORGANIZACIÓN INTERNA DE LAS NECRÓPOLIS ................................... ......................................................................... 11............................................................................................................................................ Portugal ............................................................. Encachados tumulares ................................. 13................... 13.......................................... Tratamiento del cadáver ............. 1.......................................................... 15............. BIBLIOGRAFÍA .......................................... 2...................................................... 16........................ Fosas de cremación bajo túmulo .................. Mouriços (Almodovar) ................................ RECAPITULACIÓN ............................................................... 12............................................................. CRONOLOGÍA DE LAS NECRÓPOLIS ............................................................................................. ÍNDICE DE FIGURAS ................. Inhumaciones bajo túmulo .............. Los ritos fúnebres ............................................ Monumento funerario de Pêgo da Sobreira (Ourique) ......................................................................................................................................................................................................... LA ORGANIZACIÓN SOCIO-POLÍTICA TARTÉSICA .................................................................................... 1................................................................................................................................................................................................... NECRÓPOLIS Y HÁBITAT: INTEGRACIÓN ESPACIAL ................................. CONCLUSIONES ....................................................................... 12................................................... Extremadura y zonas limítrofes .. La orientación de los cadáveres ....................................... 19......................................................................................................................................................................... 15........ 17............... 2.................................................ÍNDICE 9 Páginas 13..................................... 3........................ ASPECTOS RITUALES ..... Fosas de cremación (busta) ........................................ Fosas simples de inhumación ................................................... Cremaciones en hoyo ............................................................................................ Necrópolis de Vaga da Cascalheira (Ourique) ...................................................................... 11.................. ÍNDICE DE TABLAS ........................ La articulación del espacio funerario ................................................... 12............................................................................................................ 5.................................. 17............... 4.......................................................................................................................... ESTRUCTURAS FUNERARIAS .................................................. IV.........................................................

.

contando también con una amplia experiencia en excavaciones y en la participación en reuniones y congresos especializados. que ya tiene tras de sí una valiosa experiencia en estudios sobre el mundo tartésico. unido al interés de la obra y a la generosidad del ofrecimiento.PRÓLOGO La presente publicación sobre SOCIEDAD Y MUNDO FUNERARIO EN TARTESSOS viene a enriquecer la serie BIBLIOTHECA PRAEHISTORICA HISPANA. ha ofrecido a la Universidad de Cádiz la posibilidad de colaborar en la publicación de esta obra. En efecto. una buena base para reconstruir la organización de la sociedad tartésica. que le permitió estudiar y viajar por Italia. han aconsejado que con sumo gusto se aceptara dicha colaboración. muy fragmentaria. según se reconoce tanto en las antiguas fuentes históricas como en la bibliografía actual. . pues supone una importante aportación. llevada a cabo por un joven arqueólogo. que A PRIORI puede parecer. Su buena formación y tesón en el trabajo le han permitido con toda madurez científica ofrecer esta obra que puede ser considerada como un nuevo jalón en el campo de los estudios sobre el mundo tartésico. sobre Tartessos que. debe considerarse con toda justicia como uno de los pueblos más importantes de la Hispania prerromana. Arqueología y Bellas Artes en Roma. de la que Gadir debe considerarse el mejor símbolo en el Finis Terrae del Occidente Mediterráneo. este libro es resultado de más de cinco años de estudio. siguiendo trabajos anteriores de formación que le han permitido adquirir la madurez que refleja en esta obra. recientemente puesta en marcha por la Real Academia de la Historia en su labor de revitalizar las ciencias de la Antigüedad a través del Gabinete de Antigüedades. entre ellos los de la bahía de Cádiz dirigidos por nuestra Área. Mariano Torres Ortiz. pero ha completado su formación con una estancia en la Academia Española de Historia. este hecho. Mariano Torres se ha formado en el Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense. Como estos estudios coinciden en gran medida con una de las principales líneas de trabajo del Área de Prehistoria de la Universidad de Cádiz. así como con la visita asidua a los principales yacimientos orientalizantes de la Península Ibérica. surgida en el proceso orientalizante gracias a los estímulos que supuso el contacto con la colonización fenicia. pues el tema se trata con una buena visión interdisciplinar que permite obtener. La interesante visión que ofrece el libro parte de la buena formación y experiencia como arqueólogo de su autor. a partir de la información de los contextos funerarios. siguiendo una política de colaboración eficaz con otras instituciones. En esta nueva etapa de su actividad. el Gabinete. totalmente actualizada.

Por ello. es esta la principal aportación que esta obra ofrece a todos aquellos investigadores que nos dedicamos al estudio del mundo tartésico y a aquellos otros que desde otros campos de estudio de nuestra Protohistoria necesitan una aproximación puntual al tema. vinculado a esta institución como Académico Correspondiente. Además. una panorámica de las investigaciones con los nuevos avances científicos que sustentan el estado actual de la cuestión. desearía agradecer tanto a UNICAJA como al SERVICIO DE PUBLICACIONES UNIVERSIDAD DE CÁDIZ su aportación a la edición de este libro. Cabría. DIEGO RUIZ MATA Catedrático de Prehistoria Universidad de Cádiz . no es este el primer estudio dedicado al estudio de las necrópolis tartésicas. viene a aportar en esta simbólica fecha. destacar la continuidad que el presente volumen tiene dentro de una línea de investigación presente en la Real Academia de Historia desde los tiempos de George Edward Bonsor. igualmente. este volumen los completa con la evidente ventaja de haber reunido en una sola obra de consulta toda la documentación existente hasta la fecha sobre el tema. En mi opinión. El presente volumen. También espero que el presente volumen sea de utilidad a todos sus lectores tanto en su faceta de catálogo documental como en la de estudio pormenorizado de la ritualidad y de la estructura social tartésica a partir de los datos funerarios existentes. Su celebrada obra LES COLONIES AGRICOLES PRÉ-ROMAINES DE LA VALLÉE DU BETIS supuso el comienzo del conocimiento del mundo funerario tartésico.12 MARIANO TORRES ORTIZ Aunque. proporciona un estudio de conjunto de una amplia zona geográfica que se extiende por Andalucía occidental. como muestra de todo lo que hemos avanzado y de lo que aún nos queda por hacer tras de más de un siglo de investigaciones sobre el tema. editada por la Real Academia de la Historia. evidentemente. considero muy adecuado resaltar la oportunidad de esta nueva publicación de la serie BIBLIOTHECA ARCHAEOLOGICA HISPANA. Extremadura y sur de Portugal. editado justo cien años después. confiando en que no sea esta la única ocasión en que ambas instituciones colaboren con la Real Academia de la Historia en la labor de difundir aquellas investigaciones de interés acerca de nuestras tierras y del conjunto de Andalucía. DE LA Igualmente.

I PLANTEAMIENTOS PREVIOS .

.

M. Arteaga y muchos otros. de enorme interés al dar a conocer toda una serie de datos inéditos procedentes de las antiguas excavaciones llevadas a cabo por G. 1986) habían utilizado datos procedentes de contextos funerarios en sus investigaciones sobre la estructura socio-política de la cultura tartésica. . procesos de interacción comercial. García y Bellido. Pemán. económica y cultural entre una sociedad protohistórica como es Tartessos con otras de similar nivel de complejidad socio-política no sólo peninsulares. Bendala. Garrido. Esteve Guerrero. Almagro-Gorbea. A todos estos factores de índole teórico. Bosch Gimpera. especialmente el último. sino también extrapeninsulares: contactos con Cerdeña. Sicilia. Chapa imparte sobre la denominada «Arqueología de la Muerte». ritos y ajuares.a E. Belén. comprobando con sorpresa que. compilando todos los aspectos referentes a estructuras.a Ruiz Delgado en 1989 en el volumen de conjunto coordinado por M. Alvar. el potencial que ofrecen a la hora de estudiar aspectos menos «materiales» de la cultura como pueden ser la ideología a través del análisis de los ritos fúnebres documentados y. la gran cantidad de datos que pueden extraerse de su estudio en lo que se refiere a aspectos tales como la organización socio-política de la sociedad y su evolución a lo largo del tiempo. T. Sánchez Andreu sobre las necrópolis tumulares de la zona de los Alcores de Carmona.1. Blanco Freijeiro. no existía ni un sólo trabajo de síntesis sobre necrópolis tartésicas hasta el publicado por M. Lo normal. puramente tipológico. por último. Estos hechos. es el enorme potencial que ofrece esta cultura a la hora de investigar problemas tan interesantes como la aparición de las sociedades complejas. la posibilidad de poder ser utilizadas como un auténtico «termómetro» para medir el grado de aculturación de una sociedad determinada en un momento de contactos interculturales como es el que se está viviendo en el Bronce Final y Primera Edad del Hierro del sudoeste peninsular. Bonsor recogidos en los cuadernos de campo de este 1 Algunos investigadores como Aubet (1977-78. cultura protohistórica que pocos han sido los prehistoriadores. Ruiz Mata. habría que añadir un par de ellos más de carácter puramente coyuntural como son el estar analizando críticamente en el momento de empezar a abordar este trabajo la cronología de los túmulos A y B de Setefilla (Torres 1996) y tener que elaborar un pequeño trabajo de investigación para el curso de doctorado que la prof. 1984) y Wagner (1983. y entre ésta y las altas culturas del Mediterráneo oriental. resaltando su contraste con el resto de las manifestaciones funerarias documentadas. Wagner. Aubet sobre Tartessos (Ruiz Delgado 1989a) 1. En 1994 aparece publicada una obra de M. Almagro Basch. Escacena. destacando únicamente la definición por parte de Aubet (1984: 447) de las denominadas tumbas «ricas» o «principescas». pero ninguno de ellos había abordado un estudio de conjunto de las necrópolis tartésicas per se. que recogía todas las excavaciones llevadas a cabo desde los tiempos de Peláez y Bonsor hasta la fecha de publicación. aparte del artículo de Arco (1979) sobre los Alcores. señalando únicamente los paralelismos que mostraba con otras ya excavadas pero sin intentar en general ofrecer una visión general de conjunto. INTRODUCCIÓN La razón que me ha llevado a elegir el estudio de Tartessos. la Península Itálica y diversas regiones de la Europa atlántica. El que concretamente haya sido el mundo funerario el objeto de este trabajo de investigación se ha debido al interés que ofrecen las tumbas a la hora de intentar realizar una seriación cronológica ajustada debido a su condición de conjuntos cerrados. Pericot. Blázquez. era que cada arqueólogo abordara el tema de las necrópolis tartésicas desde el estudio de su propia necrópolis. arqueólogos e historiadores de la antigüedad españoles que no hayan analizado de una u otra forma: Schulten. no obstante. me llevó a comprobar que el estudio de la «Arqueología funeraria tartésica» no era un tema que estuviera agotado de ninguna de las maneras. y de los múltiples procesos de aculturación que implican todo este mundo de interrelaciones culturales.

María del Mar Fernández Sabugo. los profs. Gonzalo Ruiz Zapatero. a gran número de jóvenes colegas cuyo estímulo ha sido determinante a la hora de llevar a buen puerto esta tarea como José Ortega Blanco. Teresa Chapa Brunet y Juan Pedro Garrido Roiz. y Alberto J. el depender de la opinión de otros autores más que intentar realizar una seriación propia trascendiendo del área de los Alcores. sin cuyo apoyo tampoco hubiera sido posible realizar el trabajo que ahora están leyendo. en mi opinión. Tampoco quiero olvidar en estas líneas a todos mis compañeros en la Biblioteca de Humanidades de la Universidad Complutense de Madrid.1). Todo ello les ha llevado a generar modelos de evolución social que han sido mayoritariamente seguidos en este trabajo. En primer lugar. but not at least a Carlos Álvarez Vara. y otros ritos fúnebres como los banquetes funerarios. La experiencia adquirida en la excavación del túmulo 1 de Las Cumbres y el profundo conocimiento de la cerámica indígena a mano de Ruiz Mata (1979. Por último. Lo que intenta aportar de novedoso este trabajo es llevar a cabo una lectura diacrónica de la organización social tartésica a través del análisis de las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante del sudoeste peninsular. el prof. de la Universidad de Cádiz. María Jesús Rodríguez de la Esperanza. Ignacio Córdoba Alonso. Francisco J. por las fructíferas discusiones tenidas sobre algunos de los temas tratados en esta obra y el haberme proporcionado numerosos datos hasta ahora inéditos. En el primero de los casos se evalúa cuál es el grado de aculturación que sufre el mundo funerario tartésico a causa de su contacto con las colonias fenicias de la costa meridional peninsular en aspectos tales como el tratamiento del cadáver: cremación. Por último. Sin embargo. Martín Almagro-Gorbea. especialmente del turno de tarde. aparecido ya cuando este trabajo de investigación estaba en marcha (Ruiz Mata y Pérez 1995a). cuyo apoyo y ayuda ha sido fundamental durante todos estos últimos años. la Joya y la Cruz del Negro. se puede achacar a este trabajo el no tener una visión unitaria del mundo funerario orientalizante en la zona de los Alcores. saber de la existencia de una nueva necrópolis que había pasado inédita más de ochenta años. intentándolos aplicar a un marco geográfico más amplio y a un mayor número de necrópolis.4) y la seriación cronológica (capítulo III. Jiménez Ávila.16 MARIANO TORRES ORTIZ investigador. me gustaría señalar que este trabajo de investigación no habría sido posible sin el concurso de un gran número de personas. Para realizar este trabajo se definieron una serie de variables (capítulo I. en lo que se refiere al estudio de la cronología (Sánchez 1994: 287-288).) y se llevaron a cabo una serie de análisis como el estudio tipológico de las estructuras funerarias (capítulo III. Ello ha permitido conocer una gran cantidad de nuevas tumbas en las necrópolis ya conocidas. Fernando Fontes Blanco-Loizelier. son básicas a la hora de reconstruir en su totalidad la organización socio-política de la cultura tartésica. Adicionalmente. en segundo.2) y las relaciones existentes entre las necrópolis y los hábitats y otros rasgos geográficos del territorio (capítulo III. Por último. entendiéndose este último termino como el uso que el mundo de los vivos hace de los muertos a la hora de dar legitimidad a ciertos derechos sobre el territorio u otros recursos críticos. No obstante. los silicernia y las libaciones. buscando los datos en aquellas necrópolis que ofrecen un mayor potencial para llevar a cabo este trabajo. Pérez. Miguel Ángel Larrio Lara y un largo etcétera.5. . el poder haber ido más lejos en el análisis de ciertos ritos y la aparición de ciertos ajuares como indicadores de un claro proceso de aculturación a causa del impacto colonial fenicio y. Ana María Niveau de Villedary y Mariñas. Azucena de la Cruz Sánchez.2. reconociendo el autor del presente trabajo que ha sido básica a la hora de realizar el catálogo de las necrópolis de la zona de los Alcores sevillanos. J. de la Universidad Complutense de Madrid. el uso de perfumes. En el segundo de los mismos. También se le puede objetar. es una obra enormemente exhaustiva en todo aquello que se refiere a aspectos estructurales. ya que excluye una parte tan importante del registro arqueológico funerario como son las sepulturas sin superestructura tumular que. Lorrio Alvarado. se analizan los ritos fúnebres (capítulo III. los túmulos A y B de Setefilla y las necrópolis de Mesas de Asta.5). Pérez. incluso. por las facilidades dadas a la hora de llevar a cabo este trabajo de investigación. cosmológico o social. Diego Ruiz Mata y Carmen J. la organización interna de las necrópolis (capítulo III. se analiza si el emplazamiento topográfico o las relaciones entre necrópolis y hábitats encierran un simbolismo escatológico. 1995) les ha permitido empezar a ordenar cronológicamente de una manera coherente varias de las más importantes necrópolis orientalizantes de la baja Andalucía como el propio túmulo de Las Cumbres. Ruiz Mata y C. no obstante. de ritual y de documentación de los ajuares (Sánchez 1994: 273-286). el que es sin duda el mejor trabajo sobre el mundo funerario orientalizante tartésico es el elaborado por D. En tercer lugar. de hecho la necrópolis de la Cruz del Negro no se recoge en esta obra de síntesis. a mi familia. Y the last. de la Universidad de Alicante. Marisa Ruiz-Gálvez. que aceptó la dirección del mismo y fue siempre fuente de estímulos y de un apoyo eficaz. documentación gráfica de tumbas ya conocidas pero que Bonsor jamás publicó e.3).

Etymologiae de San Isidoro de Sevilla. especialmente la necrópolis de esta localidad sevillana. van a alcanzar con el Renacimiento. una interpretación historiográfica de los supuestos con los que han sido interpretadas estas necrópolis a lo largo del último siglo. a finales del siglo IV de nuestra era. En concreto. como las de Esteban de Bizancio. No es mi objetivo realizar una crónica detallada de todas y cada una de ellas. Suárez de Salazar y Rodrigo Caro. estela de Asarhaddon. felicidad y longevidad que ha sido recogida tanto por las fuentes bíblicas y asirias 2: referencias en los Libros de los Reyes. desde que el jesuita P. como Hecateo.C. ya a finales de este siglo comenzarán las primeras excavaciones arqueológicas en yacimientos tartésicos. Pineda planteó la identificación entre Tartessos y el Tarsis bíblico. de las Crónicas. ofreceré en primer lugar una enumeración de las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo en necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante del sudoeste de la Península Ibérica y otros hallazgos de interés singular con un criterio puramente cronológico y. los del arqueólogo de origen inglés George Edward Bonsor. se remite al lector interesado al trabajo de Myro (1993). han intervenido en la discusión sobre el emplazamiento de esta ciudad en diversos puntos de litoral gaditano. como greco-látinas. . han servido de acicate para el desarrollo de los estudios orientalizantes en la Península Ibérica. 2 Por ello. fundada el 22 de mayo de 1885 principalmente con el objetivo de dedicarse a la exploración y excavación de las antigüedades romanas de la zona. en el XVII. en el siglo XV. HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN El nombre de Tartessos ha estado unido desde la Antigüedad a una imagen y un mito de riqueza.2. como la Ora Maritima de Avieno e. LAS INTERVENCIONES ARQUEOLÓGICAS España Las primeras excavaciones efectuadas en necrópolis orientalizantes en la Península Ibérica empiezan a realizarse a finales del siglo XIX con los trabajos de los miembros de la Sociedad Arqueológica de Carmona. fenicias y grecolatinas. asirias. Estesícoro y Anacreonte hasta en escritos compuestos ya en el Bajo Imperio. Horozco. que recoge en el interesante apéndice documental de la obra Los enigmas de Tarteso todas las referencias a Tarsis y Tartessos en las fuentes bíblicas. Madoz y Joaquín Costa en el XIX. incluso. Con el fin de ordenar los datos adecuadamente. además de recoger todas las referencias bibliográficas publicadas hasta la fecha sobre las fuentes referidas a Tartessos y los estudios historiográficos realizados sobre el tema. En este sentido. y Ceán Bermúdez. en el XVI. y visigodas. Felipe Méndez y. habría que citar aquí los trabajos de Juan Peláez. especialmente. o aquellas otras que por su enorme importancia e interés. Tras el intermedio que supone la Edad Media. existiendo referencias sobre las estructuras y materiales hallados en los tra- Aunque no existe certeza de que el Tarshish o el Tarsisi al que se refieren se correspondan realmente con el Tartessos de la antigüedad grecolatina (Wagner 1986b: 202-207). sino sólo de aquellas realizadas en necrópolis fechadas en el Bronce Final Precolonial y en el Período Orientalizante. dado que no se pretende dar una visión historiográfica completa. El primero de ellos empezó a excavar la necrópolis de el Acebuchal ya en 1891. Como veremos a continuación. más tardíos: referencias altomedievales bizantinas. polémica que hoy incluso sigue abierta: Antonio de Nebrija. en segundo. de varios profetas. 1. Almagro-Gorbea (1996: 15-16) enumera toda una serie de autores que. donde Tartessos aparece mencionado desde en obras de autores del siglo VI a. el interés sobre Tartessos vuelve a aumentar con el auge que los estudios de los textos de la Antigüedad clásica: griega y latina.

Belén 1995).). a pesar de la colaboración con la investigación extranjera los resultados de la excavación tampoco fueron publicados adecuadamente (Bonsor y Thouvenot 1928). un jarro de bronce de boca trilobulada. Por último. 1996. que proporcionaron algunos materiales equiparables a los excavados en los Alcores se están produciendo al mismo tiempo que las excavaciones llevadas a cabo en esta comarca sevillana. Por otro. Como se discutirá más adelante. Sin embargo. Sánchez y Ladrón de Guevara e. probablemente el ajuar de un rico enterramiento tumular orientalizante. este hecho va a significar la toma de conciencia por parte de los investigadores de la importancia de Extremeña a la hora de comprender del mundo orientalizante peninsular. asistimos al descubrimiento de un mundo completamente desconocido hasta entonces en la Historia Antigua y la Arqueología Hispana. por el contrario. 1928). Sánchez 1992. y pasando por alto la documentación exhaustiva de cada estructura y conjunto funerario. de otro tesoro áureo. trabajándose dentro de la más pura tradición anticuarista. los datos no se interpretaron de una manera ajustada al carecerse de un marco de conocimientos adecuado para su análisis. Este investigador empieza a realizar una serie de intervenciones en la zona de los Alcores de Carmona desde 1893-1894 hasta 1898. continúa trabajando en la Cruz del Negro entre 1900-1905 (con intervenciones puntuales en esta necrópolis hasta 1911). Su descubrimiento provocó además que. ante una tumba de cámara y corredor. Cañal (1894: 59-60. Este hecho se agravó posteriomente con la perdida de muchos de los materiales excavados. sin embargo. Sin embargo. Esta etapa pionera de los estudios de los asentamientos y las necrópolis orientalizantes de los Alcores de Carmona ofrece. ocurriendo lo mismo con la reunión de los primeros corpora de materiales fenicios en Chipre (Colección Cesnola) y la propia Fenicia. el hallazgo del tesoro de El Carambolo (Carriazo 1973: 125-187) supuso un nuevo impulso a los estudios sobre el mundo orientalizante. Cádiz (Carriazo 1973: 326-371). Por un lado. El Acebuchal. donde las primeras misiones francesas no empezaron a trabajar hasta el último tercio del siglo XIX. Los resultados de estos trabajos se publicaron en su famosa obra Les colonies agricoles prerromaines de la vallée du Betis (Bonsor 1899). depositados en la Casa de Velázquez. excavando en necrópolis tan señaladas como Bencarrón. el propio Bonsor y R. por primera vez desde los tiempos de Bonsor. Ladrón de Guevara et alii e. el hallazgo poco después en el Cortijo de Ébora. Belén y Escacena 1990. existen dudas sobre si nos encontramos ante un monumento megalítico reutilizado o. es de lamentar la publicación fragmentaria de estas excavaciones. también Bonsor (1899: 40-50) se ocupa de las mismas en su síntesis sobre los yacimientos arqueológicos prerromanos de los Alcores de Carmona. cuando no de la mera búsqueda del tesoro. 1926-1927. saliendo a la luz sólo pequeños artículos y recopilaciones de materiales significativos. Pingel 1975. 1999. dos recipientes rituales de asa de manos (uno en bronce y otro en plata) y una diadema de plata. ya resurgidos a mediados de la década gracias a los trabajos de A. Durante la década de los treinta los únicos descubrimientos significativos se van a producir durante el expolio del sepulcro orientalizante de El Palmarón (García y Bellido 1956. sino también a la internacional: no se debe olvidar que los primeros trabajos en Cartago. Posteriormente. Sin embargo.). Bencarrón (1902-1908) y el Acebuchal (1908-1911). durante la Guerra Civil española. Alcantarilla. sólo existen noticias puntuales de las intervenciones que este investigador y R. las circunstancias fortuitas del hallazgo no permiten realizar ninguna valoración al respecto. como los marfiles (Bonsor 1927. Sin embargo. Ya a mediados de esta década. Sevilla).p. Posteriormente. de la Escuela de Altos Estudios Hispánicos. estos trabajos no fueron publicados exhaustivamente por su excavador. hecho por otra parte no atribuible únicamente a la investigación española. excavan varios túmulos y otros enterramientos en la necrópolis de Setefilla (Lora del Río.p. Ya a fines de los cincuenta. Blanco (1956) y A. son los trabajos de Bonsor aquellos que más trascendencia tendrán para la naciente arqueología orientalizante peninsular.. mucho más vinculada a los estudios clásicos. se efectuaran excavaciones en un asentamiento orientalizante. Sanlúcar de Barrameda. Pérez llevaron a cabo en la necrópolis del Cruz del Negro desde 1895 (Cañal 1896: 352-360). Junto a este descubrimiento. Por su parte. el interés en el mundo tartésico vuelve a resurgir a comienzos de los años veinte gracias al hallazgo del «tesoro de la Aliseda». Felipe Méndez efectúa excavaciones en las necrópolis de Bencarrón y Santa Lucía con anterioridad a 1896. De la misma manera. Campo de las Canteras.18 MARIANO TORRES ORTIZ bajos de Candau (1894: 40 y ss. el hecho de que se tratase de un hallazgo casual impidió recoger interesantes datos sobre la estructura de la tumba y el ritual funerario empleado (Mélida 1921). García y Bellido (1956). Thouvenot. importantes luces y sombras. La Cruz del Negro y la Cañada de Ruiz Sánchez. No obstante. habiéndose conservado sólo aquellas piezas que retuvo el propio Bonsor para su Museo de Mairena del Alcor y publicados por Aubet (1973). Posteriormente. Sólo actualmente se están empezando a conocer datos de estas campañas de excavación a partir de la publicación por parte de varios investigadores del contenido de los diarios de excavación de Bonsor (Maier 1992. 1994.). Lamentablemente. en el que se recuperó un riquísimo ajuar funerario que incluía armas. vino a dar el empuje definitivo al estudio del Período Orientalizante en el Sudoeste peninsular que cristalizó diez años . 74-97) y Bonsor (1899: 22 y ss. ya que Cañal (1896: 362-366) publica ese año datos sobre las estructuras y los materiales de ambas excavaciones.

AlmagroGorbea. 1995b. Ésta va a ser la primera de una serie de necrópolis que Almagro-Gorbea (1990: 99. 100. Por su parte. 1995a. existiendo únicamente una serie de avances sobre las estructuras y materiales excavados en las últimas intervenciones (Lorrio 1988-89. especialmente plata. Córdoba 1998. 1978b: 222). 1971. ubicado en la Mesa del Castillo (Aubet et alii 1983). con las primeras campañas de excavación en la necrópolis de Medellín (1969-1970) por parte de M. Córdoba y Ruiz Mata e. Esta necrópolis es una de las más interesantes del sur peninsular por su proximidad a las colonias fenicias de la costa malagueña. Dentro de estos primeros trabajos en Extremadura. Cádiz). Parte de las tumbas habían sido ya exploradas por el dueño del terreno. también de forma accidental. documentándose la extensión de las redes comerciales tartésicas hasta la alta Andalucía.C. Los resultados de las primeras campañas fueron publicadas en varios artículos y en la obra 3 Sobre el carácter de conjunto cerrado de esta tumba vid. (Aubet 1975: 101-103. en varias intervenciones realizadas entre mediados de los años sesenta y principios de los ochenta. Ha sido una de las intervenciones más interesantes realizadas en los últimos años ante los datos que ha proporcionado acerca de la introducción del ritual de la cremación en un contexto claramente precolonial y la aparición de los primeros silicernia (Ruiz Mata y Pérez 1988. 1989. se va a excavar a principios de los sesenta la necrópolis orientalizante de La Joya (Huelva) por parte de J. 1978b) y un pequeño artículo que recoge los materiales hallados al retirar los testigos de las anteriores campañas (Aubet 1980-81). Barceló y Delgado 1996:146). 1977). sentando una de las bases para obtener la seriación de las necrópolis orientalizantes tartésicas que se intenta realizar en este trabajo (vid. otro de los acicates que han generado que la investigación sobre el Período Orientalizante continúase con una gran vitalidad. existente en la zona. durante los primeros momentos de la colonización fenicia en la Península Ibérica (Torres 1996). En los años ochenta. En este marco de creciente interés por lo Orientalizante.5). Garrido y Orta 1978. Por estas mismas fechas se halló fortuitamente en Cástulo una tumba que contenía una serie de ricos e interesantes materiales (Blanco 1963.a E. siendo el resto excavadas por A. 1991c: 107) vincula a núcleos de pequeña entidad que cree pertenecientes a un fenómeno de verdadera «colonización agrícola» en el que amplias zonas de Extremadura van a ir siendo ocupados por grupos humanos de filiación tartésica orientalizante (vid. Ruiz Mata 1991. 1985. La mezcla de materiales fechables en el siglo VIII a. Ya a fines de los sesenta. en parte. Cerro Salomón. la excavación y publicación del primer corte estratigráfico efectuado con unos criterios científicos aceptables en Carmona (Carriazo y Raddattz 1960) dio una primera clave para ordenar adecuadamente el gran torrente de materiales que se iban a excavar en diferentes yacimientos andaluces durante los años sesenta y setenta: Cabezo de San Pedro. situada a pocos kilómetros de Medellín. También sirvieron estas intervenciones para que los investigadores se concienciaran de la gran cantidad de datos que había pasado por alto Bonsor y la necesidad de reexcavar los monumentos funerarios explorados por éste. Garrido. la principal intervención arqueológica ha sido la realizada en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Puerto de Santa María. permitió la contrastación de los resultados obtenidos en la necrópolis con aquellos logrados en la estratigrafía del hábitat. 23). cuyas actas (AAVV 1969) siguen siendo punto básico de partida para los estudiosos de este período histórico. Aubet en la necrópolis de Setefilla (Lora del Río. 97-101) en la necrópolis de Mengabril.p. Ategua y Colina de los Quemados. más antiguo que el exhumado en los túmulos A y B de Setefilla. Hernández (1982. de síntesis El Bronce Final y el Período Orientalizante en Extremadura por parte de Almagro-Gorbea (1970. cuyos resultados han sido publicados en varios artículos y memorias de excavación (Orta y Garrido 1963. que.HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN 19 después en el V Symposium Internacional de Prehistoria Peninsular celebrado en Jerez de la Frontera dedicado a Tartessos y sus problemas. Los importantes descubrimientos que tuvieron lugar en esta necrópolis han sido. seguramente en función de la riqueza en metales preciosos. 1983.C. donde se ha documentado un horizonte funerario contemporáneo y. destacan también los llevados a cabo por el propio Almagro-Gorbea (1977: 280-284 figs. el campo de investigación se va a extender nuevamente a Extremadura. 1965) 3. Sevilla). aunque fechados por la excavadora entre finales del siglo VII y todo el VI a. Los trabajos de campo van a tener continuidad durante la década de los ochenta con nuevas campañas de excavación en la necrópolis llevadas a cabo por el propio Almagro-Gorbea y F. La excavación simultánea del poblado. Entretanto. los años setenta están marcados sin duda alguna por las excavaciones llevadas a cabo por M. P. 1991b). Málaga). Arribas (Arribas y Wilkins 1969). Garrido 1970. concretamente en los túmulos denominados A y B. Éste.). habiendo sido objeto de viva discusión su filiación étnico-cultural tartésica o fenicia. infra p. infra p. al que habría que añadir el «descubrimiento» de los fenicios. A mediados de esta década se descubre la necrópolis del Cortijo de las Sombras (Frigiliana.C. como también ahora reconoce en parte esta investigadora (Aubet. capítulo III. Los resultados de estas excavaciones han sido publicados en dos monografías (Aubet 1975. Almagro-Gorbea 1991a. con otros de finales del VI me hace dudar de ello. sin lugar a dudas. . Cabezo de la Esperanza. constituyen en realidad el horizonte funerario tartésico del siglo VIII a. 1989). 1986).

20

MARIANO TORRES ORTIZ

También en esta década se han reexcavado algunos de los túmulos sondeados por Bonsor en los Alcores de Carmona. En concreto, un equipo de la Universidad de Sevilla dirigido por M. Belén intervino en el túmulo A de la necrópolis del Campo de las Canteras, documentando la estructura monumental de este enterramiento (Belén et alii 1987). También por estas fechas, M.a C. del Arco reeexcavó dos túmulos en la zona que Bonsor denomina «detrás de Huerta Nueva» y que la excavadora llama Huerta del Cabello, documentando con mayor fiabilidad la estructura interna de estos monumentos funerarios (Arco 1991). En lo que se refiere a Extremadura, los años ochenta van a traer el descubrimiento de un considerable número de necrópolis vinculadas a los asentamientos asociados por Almagro-Gorbea a la «colonización agrícola», entre las que hay que reseñar las de Campo Viejo (Domínguez 1985), Gargáligas (Enríquez y Hurtado 1986; Enríquez 1991: 181-182), Usagre (Enríquez y Hurtado 1986; Enríquez 1991: 182; Rodríguez y Enríquez 1992: 535), Aljucén (Enríquez 1991; Enríquez y Domínguez 1991) y Los Tercios (Enríquez 1991: 181). No incluyo en esta categoría la necrópolis de Cogolludo (Domínguez 1991: 181), posiblemente vinculada a la antigua Lacimurgi, poblado ubicado sobre un importante vado del Guadiana y que por la entidad del núcleo de población y los ricos materiales documentados hasta el momento (cerámicas griegas y toreútica y orfebrería orientalizantes) hacen pensar más en una necrópolis «urbana» similar a la de Medellín. Todos estos hallazgos nos van dando un mayor conocimiento de la articulación del territorio y de la organización social en Extremadura durante el Período Orientalizante, aunque aún debamos integrar en un conjunto coherente los palacio-santuarios como Cancho Roano, Magacela o El Turuñuelo, con los grandes oppida de tipo Medellín y los pequeños asentamientos agrícolas documentados en Mérida, Mengabril, Santa Engracia, Los Tercios, Gargáligas, etc. También en esta década, 1984, tiene lugar el importante descubrimiento y excavación de la tumba de la Casa del Carpio, Belvís de la Jara, Toledo (Pereira y Alvaro 1986; 1990; Pereira 1989), lo que unido a la valoración de las dos estelas de las Herencias (Fernández Miranda 1986; Moreno Arrastio 1995), la identificación del jarro piriforme del Metropolitan Museum de Nueva York como procedente de esta localidad (anteriormente se suponía hallado en Niebla, Huelva) y la identificación de un timiaterio y un recipiente ritual de asa de manos que estaban asociados al mismo (Fernández Miranda y Pereira 1992: 63-66, 81 fig. 5b, 83 fig. 7,2), expande la periferia orientalizante hispana hasta esta zona de la meseta sudoccidental, permitiéndonos comprender en mayor medida la extensión y complejidad de las redes de intercambio tartésicas. De vuelta a la baja Andalucía, a principios de los noventa se ha vuelto a excavar en la necrópolis de la Cruz del Negro por parte de un equipo dirigido por

F. Amores, convirtiéndose lo que en un principio era una intervención de urgencia en una campaña arqueológica en regla. De estos trabajos no se ha publicado prácticamente nada, salvo unas breves referencias, demostrándose que esta necrópolis no está aún agotada y su enorme interés para la comprensión del fenómeno orientalizante en esta área (Gil de los Reyes et alii 1991; Gil de los Reyes y Puya 1995; Amores et alii 1997a; 1997b). Cabe reseñar igualmente el descubrimiento en 1992 de la necrópolis del poblado de las Mesas de Asta, la antigua Hasta Regia. Aunque sólo se han documentado las estructuras y materiales hallados en superficie a causa de las labores agrícolas que amenazan con destruir este interesante yacimiento, los datos obtenidos son muy importantes a la hora de comprender los ritos y costumbres funerarias desde el Bronce Final precolonial hasta época orientalizante, destacando sobre todo la existencia de cremaciones claramente precoloniales asociadas a materiales arcaicos del Bronce Final. Hasta ahora sólo se han publicado breves referencias sobre este interesantísimo yacimiento (González, Barrionuevo y Aguilar 1995; Ruiz Mata y Pérez 1995a). No obstante, este repaso historiográfico de las intervenciones arqueológicas en necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante en la Andalucía occidental y la Extremadura española no estaría completo sin mencionar dos recentísimos hallazgos. El primero es la necrópolis de la Nicoba (San Juan del Puerto, Huelva), localizada mediante prospección y a la espera de su excavación, fechable en el Bronce Final Precolonial y excepcional en cuanto el rito utilizado parece ser el de la inhumación 4 (Campos y Gómez, 1995: 146; Ruiz Mata, comunicación personal). El segundo, es la publicación por parte de J. Maier (1999) de una excelente monografía sobre Jorge Bonsor, en la que se recoge una abundantísima documentación hasta ahora inédita de las excavaciones que el arqueólogo angloespañol realizó con posterioridad a la publicación de su obra Les colonies agricoles en las necrópolis de la Cruz del Negro, El Acebuchal, Bencarrón y la Cañada de las Cabras. Portugal Las primeras noticias recogidas sobre materiales pertenecientes a las necrópolis de la Primera Edad del Hierro son recogidas por el clérigo Manuel do Cenáculo Vilas-Boas (Vilas-Boas 1791), que ya a finales del siglo XVIII documenta la existencia de lápidas sepulcrales inscritas con escritura del sudoeste. Concretamente habla de siete lápidas, seis de ellas procedentes de la zona de Ourique (Beirao 1986: 33). A finales del siglo XIX volvemos a tener noticias de hallazgos procedentes de diferentes necrópolis de
4

Sin embargo, las tumbas fueron publicadas en un primer momento como de cremación (Gómez et alii 1994: 334).

HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN

21

la Primera Edad del Hierro del sur de Portugal. Concretamente se nos habla ahora, además de las ya conocidas lápidas funerarias, de la existencia de elementos de ajuar como anillos de bronce, algunos vasos cerámicos, numerosas cuentas de pasta vítrea, brazaletes, fragmentos de fíbula, un disco de oro, etc. Los investigadores que dieron a conocer estos hallazgos son S. P. M. Estácio da Veiga (1891), A. da Silva Ribeiro y A. dos Santos Rocha, que efectuaron trabajos de campo y recogieron en sus publicaciones diversos materiales procedentes de necrópolis como Fonte Velha (Bensafrim, Lagos), Cômoros da Portela y Almogrebe (Odemira) (Beirao 1986: 33-39). El primer cuarto del siglo XX aparece dominado por la figura de J. Leite de Vasconcelos, que va a publicar las estelas de Alagoas, Cerro de los Enforcados —Panoias—, una perteneciente a la colección Cenáculo depositada en el Museo de Beja y que no había sido publicada por Vilas-Boas, Monte dos Vermelhos (Ameixial) y otra hallada en Alcoutim —Faro— (Beirao 1986: 40). En los años veinte, se van a llevar a cabo importantes campañas de excavación e la necrópolis de Alcaçer do Sal por parte de V. Correia. Aunque este importantísimo yacimiento se conocía ya desde el último tercio del siglo XIX, ahora se va a poner al descubierto un notable conjunto de sepulturas orientalizantes por debajo de las tumbas datadas en la Segunda Edad del Hierro y época romana. Lamentablemente, los materiales y estructuras de esta necrópolis se publicaron muy fragmentariamente, por lo que se ha perdido una importante fuente de información sobre las costumbres funerarias de las poblaciones indígenas que habitaban en la desembocadura del río Sado durante el Período Orientalizante (Correia 1925a; 1925b; 1928). Recientemente, tanto W. Schüle (1969: láms. 98-110) como S. Frankenstein (1997: 321-333 láms. 48-61) han publicado materiales procedentes de las antiguas excavaciones de esta necrópolis. Entre los años treinta y sesenta se recuperaron otras estelas en los alrededores de Ameixial (necrópolis de Vale y del Molino de Tavilhao) y en el Monte de Toril; habiendo ingresado además cuatro estelas más en los fondos del Museo de Lisboa y otras dos en el de Lagos (Dobra —Monchique— y Corte de Pere Jacques —Aljezur—). Algunos más de estos monumentos se han documentado en el Monte de Mestras, Corte do Freixo, Bastos y Alagoa. Todas ellas han sido publicadas por investigadores como A. Viana, M. Lyster Franco, M. Gómez Moreno, O. da Veiga Ferreira, A. do Paço y F. Nunes Ribeiro (Beirao 1986: 40) 5. Sin embargo, dentro de los trabajos de investigación llevados a cabo en estas cuatro décadas, el hallazgo más llamativo en lo que se refiere a la recupe5

La bibliografía referente a la publicación de todas estas lápidas epigrafiadas puede encontrarse en el trabajo de Beirao (1986), que sirve de base a este repaso historiográfico de las necrópolis del sur de Portugal.

ración de elementos de ajuar ha sido el denominado «tesoro de Sines», procedente de un hallazgo casual que tuvo lugar durante el laboreo agrícola y que provocó el descubrimiento de una necrópolis de cistas (tres o más) en la propiedad de Gaio en mayo de 1966 (Sines, Baixo Alentejo) (Costa 1966). No obstante, en lo que respecta a la documentación de estructuras funerarias es la excavación del monumento de cúpula y corredor de Roça do Casal do Meio, conocido desde principios de los años sesenta pero excavado a finales de 1972, el trabajo más interesante llevado a cabo en el sur de Portugal (Spindler y Ferreira 1973; Spindler et alii 1973-74). Se exhumó un monumento cuya filiación cultural, indígena o de origen mediterráneo, e incluso su cronología, fijada por el ajuar recuperado en el Bronce Final, aún siguen siendo motivo de viva discusión y del que nos ocuparemos más de una vez a lo largo de este trabajo. Pero es a partir de 1969 cuando con los trabajos de C. de Mello Beirao van a empezar a excavarse las necrópolis orientalizantes portuguesas con criterios arqueológicos modernos. Este investigador localizó mediante prospección treinta y seis necrópolis, procediendo a la excavación de algunas tan significativas como Monte A-do-Mealha-Nova, Herdade do Pego (Beirao, Dias y Coelho 1971), Fonte Santa (Beirao 1986: 6578), Chada (ibidem: 79-102), Pardiero (Beirao 1990) y Fernao Vaz (Beirao y Correia 1993; Correia 1993). Además, este investigador es el primero en publicar de forma sistemática los resultados de sus excavaciones, incluyendo también entre sus trabajos la tarea de recopilar todas las lápidas funerarias epigrafiadas conocidas hasta mediados de los ochenta, convirtiéndose en la obra de referencia para las mismas al sustituir a la llevada a cabo por Gómez Moreno a principios de los sesenta (Beirao 1986: 123-148). Por el camino abierto por Beirao han continuado otra serie de investigadores entre los que destacan por su interés en el mundo funerario de la Primera Edad del Hierro en el sur de Portugal A. C. Paixao, M. V. Gómes y V. H. Correia. El primero de ellos ha continuado las excavaciones en la necrópolis de Alcaçer do Sal, documentando exhaustivamente las estructuras que sólo recoge de manera fragmentaria en sus publicaciones V. Correia y demostrando que la misma aún no está agotada (Paixao 1983). Por su parte, Correia ha publicado recientemente un trabajo de síntesis sobre estas necrópolis, recogiendo las nuevas localizaciones y presentando la planimetría de aquellas más recientemente excavadas, además de ofrecer un intento de sistematización cronológica de las mismas a partir de un análisis de la tipología de las tumbas que este autor ya había iniciado con Beirao (Beirao y Correia 1993; Correia 1993). Para acabar con este repaso historiográfico sobre las necrópolis portuguesas, hay que señalar que actualmente existe un importante inconveniente a la hora de interpretarlas y es que, salvo excepciones, no conoce-

22

MARIANO TORRES ORTIZ

mos los hábitats a los que están vinculadas, lo que impide integrarlas dentro de un marco interpretativo coherente sobre la estructura global de la sociedad. 2. LOS MARCOS INTERPRETATIVOS 2.1. La perspectiva étnico-cultural Fue inaugurada por el propio Bonsor (1899: 128138) al intentar sistematizar los datos proporcionados por sus propias excavaciones y las de otros investigadores en los Alcores de Carmona. Este investigador, elaboró una secuencia cronológica compuesta por cinco fases, caracterizada cada una de ellas por sus propios ritos, materiales y construcciones funerarias. De éstas, algunas las atribuyó a poblaciones indígenas, mientras que otras las vincula a colonos agrícolas procedentes de África y a los libio-fenicios (fases 2, 4 y 5), dentro del marco interpretativo difusionista imperante en la Arqueología a finales del siglo XIX y comienzos del XX. Como veremos posteriormente, esta presencia de poblaciones orientales en el valle del Guadalquir sirvió como argumento para que investigadores como Whittaker (1974) y Wagner (1983: 24-29) plantearan la existencia de una colonización agrícola en el mismo. Con posterioridad a la contienda civil española y dentro del marcado panceltismo que caracteriza la arqueología del bando vencedor, las necrópolis de los Alcores de Carmona y Setefilla van a ser esgrimidas por parte de Almagro Basch (1952: 225-230) como prueba de la penetración de poblaciones célticas hasta el sur de la Península Ibérica a causa de su ritual incinerador y sus estructuras tumulares relacionables respectivamente con el mundo de los Campos de Urnas y la Cultura de los túmulos de Centroeuropa. Por último, cabe citar la postura de M. Bendala, que sostiene actualmente que las cremaciones tartésicas no tienen su origen en el mundo colonial fenicio ni en el mundo de los Campos de Urnas, sino en la llegada de gentes de origen mediterráneo portadoras del rito en época precolonial (Bendala 1992: 34; 1995: 261). Nos encontramos en los tres casos ante interpretaciones de tipo invasionista que atribuyen los cambios observados en el registro arqueológico a la llegada de nuevos elementos étnicos a la región sin tener en cuenta, a excepción de Bonsor, el papel jugado por las poblaciones autóctonas. 2.2. El «Orientalizante» Como ya he señalado anteriormente, los primeros en introducir este término referido a la Península Ibérica son A. Blanco y A. García y Bellido en sendos artículos publicados en 1956 en Archivo Español de Arqueología dedicados al estudio de diversos materiales

fenicios e indígenas de estilo oriental (Blanco 1956: 50; García y Bellido 1956: 104). No obstante, lo identifican con un estilo artístico y con una etapa cronológica paralelizables a los existentes en Etruria, el Lacio y Grecia, definiendo una serie de materiales que podrían ser incluidos dentro del mismo. Lo interesante es que por primera vez se admite la existencia de un estilo artístico «local» que exhibe las influencias del arte fenicio-púnico, en palabras del propio Blanco (1956: 50) «algunos de estos objetos ... son importaciones con suma probabilidad; la mayoría, sin embargo, carece de equivalencias orientales que permitan definirlos como importaciones y habrá que pensar en la procedencia local...». En definitiva, se plantea la relación entre indígenas y fenicios no en términos invasionistas, sino de interacción cultural, donde el sustrato indígena se trasforma ante el contacto con el mundo colonial, pero no por ello deja de ser indígena. En la misma línea se incluyen tanto la ponencia de J. Maluquer (1960) al Primer Symposium de Prehistoria de la Península Ibérica, en la que fija las bases que van a conducir la investigación del mundo tartésico desde los años sesenta hasta la actualidad, señalando la importancia que tiene su definición a partir de la cultura material; como la presentada por el profesor Blázquez al I Congresso Internazionale di Studi Fenici e Punici (Blázquez 1983b: 313), donde señala la importancia de la «semitización» sufrida por las poblaciones indígenas por el contacto con los centros coloniales fenicios. Posteriormente, va a ser Almagro-Gorbea (1977: 382-387) el primero que dentro del marco interpretativo del «Orientalizante» va a analizar los resultados de la aculturación fenicia sobre el mundo funerario de las poblaciones indígenas al señalar los paralelos que presentan las tumbas de Medellín con las de las necrópolis fenicias de Mothya (Sicilia) y Rachgoum (Argelia), a su vez relacionadas con otras necrópolis del Mediterráneo oriental como Khalde, Atlit y Tell el Faria. Los influjos los ve este autor no sólamente en los objetos de ajuar, sino también en alguna disposición concreta del ritual. No obstante, señala que es posible encontrar alguna influencia de pueblos incineradores europeos como la deposición de la urna en el mismo lugar de la cremación y la construcción de monumentos tumuliformes. Señala también que la asimilación de los ritos por los indígenas se va produciendo de una manera gradual. En sus últimas publicaciones sobre esta necrópolis, vuelve a incidir en la existencia de indígenas muy aculturados, según atestiguarían su ritual de tipo oriental y que los enterrados en ella usaban y comprendían la iconografía escatológica fenicia, como probarían el inportante lote de marfiles exhumado y un medallón de plata similar al recuperado en Trayamar, lo que indicaría una profunda aculturación también en el campo ideológico (Almagro-Gorbea 1991a: 164; 1991b: 240).

HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN

23

No obstante, los planteamientos más novedosos de este investigador se enmarcan dentro de la definición de lo que denomina «proceso Protoorientalizante». Para él, el proceso de aculturación habría comenzado con anterioridad a las primeras fundaciones coloniales fenicias a causa de la existencia de contactos precoloniales con gentes del Mediterráneo oriental que provocarían la introducción de nuevas costumbres y ritos que estarían plasmadas en algunas de las escenas y ceremonias representadas en la estelas decoradas extremeñas, que relaciona con el mundo funerario, y en el sepulcro de cámara y corredor bajo túmulo de Roça do Casal do Meio (Almagro-Gorbea 1992: 40). También dentro del marco interpretativo del «Orientalizante» se encuadra M.a E. Aubet, que analiza también el grado de aculturación sufrido por las poblaciones indígenas a causa de la colonización fenicia (Aubet 1977-78: 97). Sin embargo, la mayor innovación de esta autora, que supone una verdadera revolución teórica en el marco del estudio de las necrópolis orientalizantes de la Península Ibérica, es la realización de las primeras intepretaciones de la organización social tartésica a partir de datos funerarios de carácter arqueológico y de los modelos teóricos extraídos de la Antropología. A partir de la evidencia proporcionada por sus excavaciones en los túmulos A y B de Setefilla plantea que, a la llegada de los fenicios , la sociedad tartésica presentaba una organización en clanes basados en el parentesco (Aubet 1975: 107-108; 1977-78: 95-96). Sin embargo, posteriormente, empieza a documentarse la aparición de verdaderas sepulturas principescas que presentan una estructura monumental y/o un ajuar funerario excepcionalmente rico (Aubet 1977-78: 98-99; 1984; 1990: 39) y el acceso progresivo de otros sectores de la población tartésica a los elementos de importación fenicios, fenómenos que, para esta autora, reflejan la aparición de formas bastantes complejas de organización social en el siglo VII a.C. (Aubet 1990: 39-40). En la misma línea teórica se insertan los primeros trabajos de C. G. Wagner, que hace así mismo una valiosa aportación en el análisis del proceso de aculturación de las poblaciones tartésicas, incluyendo en su análisis el mundo funerario, por parte del mundo colonial fenicio (Wagner 1983; 1986a). 2.3. La colonización agrícola Pero el propio Wagner ya empieza a perfilar en estos primeros trabajos su modelo de una colonización agrícola de origen fenicio en el interior del valle del Guadalquivir (Wagner 1983: 24-29; 1986a: 146-150), que se va a plasmar claramente en el trabajo que este investigador y J. Alvar publicaron a finales de los años ochenta (Wagner y Alvar 1989); hipótesis a la que también se ha sumado últimamente Blázquez (1986:

165; 1991: 45). La misma, ha tenido una gran repercusión en el estudio del mundo funerario orientalizante en la Andalucía occidental, ya que plantea que muchas de las tumbas atribuidas a la cultura tartésica pertenecen realmente a colonos orientales: fenicios que se habrían establecido en el valle del Guadalquivir a causa de la expansión asiria hacia sus tierras de origen desde mediados del siglo VIII a.C., presión que se haría aún más acuciante en el VII (Wagner 1983: 25-26; 1995: 122-123; Wagner y Alvar 1989: 92-95). Este marco interpretativo ha hecho fortuna entre diversos investigadores andaluces como M. Belén, J. L. Escacena, M. M.a Ruiz Delgado, F. Chaves y M.a L. de la Bandera (Escacena 1989: 434; 1992: 66-70; Ruiz Delgado 1989a: 282-283; Chaves y de la Bandera 1991: 714; 1993a: 73-75), que siguen las posturas de Wagner y Alvar. En lo que se refiere al mundo funerario, sostiene Escacena que las tumbas «orientalizantes» pertenecen realmente a individuos de origen sirio-fenicio, mientras la población indígena seguiría utilizando prácticas funerarias que no dejarían ningún tipo de vestigio en el registro arqueológico, tal y como ocurre en el Bronce Final atlántico, por lo que además supone para estas poblaciones autóctonas un origen indoeuropeo. Por su parte, Ruiz Delgado (1989a: 282) señalaba que «la simultaneidad, en las mismas sepulturas, de diversos ritos funerarios, refleja una situación social rica en matices y elementos culturales diversos, no siempre comprensible si se acepta una simple aculturación basada en influencias comerciales. Se hace cada día más evidente la posibilidad del desarrollo de una auténtica colonización por parte de gentes procedentes de diversas zonas del Mediterráneo oriental...», por lo que la postura sostenida por este investigador también se inserta dentro del marco interpretativo de la colonización agrícola. No obstante, Belén (1994: 506-511) ha matizado últimamente su posición y admite la posibilidad de que algunas de las tumbas sí pertenezcan a sectores de la población tartésica muy aculturados por el contacto directo y prolongado con elementos coloniales, enmarcándose en una línea de investigación que admite las poblaciones mixtas y que defiende la necesidad de crear los métodos a nivel arqueológico que permitan diferenciar los enterramientos de los colonos orientales de las de los pobladores autóctonos altamente aculturados. Sin embargo, el modelo de colonización agrícola planteado por Wagner y Alvar ha sido criticado recientemente por Almagro-Gorbea y Carrilero. El primero de estos investigadores (Almagro-Gorbea 1990: 99; 1991c: 107-108; 1996: 68) sostiene que la aparición de nuevos asentamientos en Extremadura en emplazamientos de escasa entidad defensiva, pero controlando importantes zonas agrícolas y vías de comunicación, se debe a una auténtica «colonización» agrícola interna de carácter orientalizante debida a la presión demográfica causada por las innovaciones tecnológicas, la introducción de nuevos cultivos y las nuevas

señalando que las urnas de tipo Cruz del Negro y las lucernas de una sóla mecha son un débil argumento para proponer la existencia de colonos orientales en el valle del Guadalquivir. dada las manifiestas diferencias en el campo de la cultura material. supone una alternativa más lógica y coherente que la colonización agrícola fenicia supuesta en el mundo tartésico del Bajo Guadalquivir en estos últimos años para la que no cree exista ningún tipo de apoyo documental. afirmando también que los dichos autores recurren muchas veces a argumentos de autoridad y a hipótesis ad hoc para justificar sus propuestas (ibidem: 177-179). . con paralelos en el Lacio y en Etruria a inicios de la Edad del Hierro. aunque de diferente procedencia que los que se habían establecido en las colonias costeras. Carrilero (1993: 177) tampoco está de acuerdo con la hipótesis de Wagner y Alvar. Igualmente examina evidencias proporcionadas por las nuevas excavaciones en la necrópolis de la Cruz del Negro para poner en duda su carácter fenicio ante la presencia de abundante cerámica indígena. Para este autor.24 MARIANO TORRES ORTIZ formas de organización y distribución de la producción. este fenómeno. Por su parte.

tras atravesar los Montes de Toledo. que constituyen el límite nororiental de la región. De ahí. En lo que a unidades estructurales se refieren. Todas las tierras englobadas entre esta línea de frontera teórica y el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo forman lo que en este trabajo se denomina «Sudoeste» de la Península Ibérica. Estos valles fluviales se encuentran articulados entre sí por sus respectivas divisorias de agua: los Montes de Toledo entre el Tajo y el Gua- FIGURA 1. enumerando las principales unidades estructurales y señalando la importancia de la riqueza en metales del sudoeste como factor fundamental en el aceleramiento del proceso cultural que observamos en la zona en el Bronce Final y Primera Edad del Hierro.—El Sudoeste de la Península Ibérica. con el extremo oriental de la Meseta Extremeña. Guadiana y. EL MARCO GEOGRÁFICO En este capítulo se define el espacio geográfico en el que se enmarcan las necrópolis objeto del presente estudio. Guadalquivir. se prolonga hacia el sur hasta la Sierra de Alcudia y vira posteriormente en dirección noreste siguiendo la alineación de Sierra Morena. la frontera gira hacia el sur hasta enlazar. El límite septentrional va corriendo por la Serra da Estrela. LAS FRONTERAS. pero ello es perfectamente entendible dado el diferente objeto de investigación de cada uno de nosotros: las estelas y las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante. dejando al sur la comarca de la Beira Baxa. En primer lugar. especialmente en lo que respecta a este trabajo. En segundo. el área tratada en este estudio tiene su límite noroccidental en los alrededores de la desembocadura del Tajo. se definen los límites geográficos del mismo. UNIDADES GEOGRÁFICAS Geográficamente. se define el espacio a partir de unos criterios en principio más objetivos como los proporcionados por los datos arqueológicos y lingüísticos. y de una forma completamente apriorística. Ahí gira al sur tomando como límite el extremo oriental de la depresión del Guadalquivir. 1. hay que señalar que las más importantes para el poblamiento humano son las depresiones fluviales de los ríos Tajo.3. alcanzando desde la misma en dirección sur la costa a la altura de Frigiliana. Ya en el valle del Guadiana. constituyendo un área con personalidad propia y relativa unidad geográfica. Estos límites difieren ligerísimamente de los marcados por Galán (1993: 23-24). en las regiones de la Estremadura portuguesa y el Ribatejo. y se prolonga por el Sistema Central aproximadamente hasta la altura de la Sierra de Gredos y de la localidad toledana de Talavera de la Reina. . engloba la cordillera subbética y la vega de Granada.

las de empuñadura maciza. . en la coyuntura favorable de comercio y contactos a larga distancia del Bronce Final y Período Orientalizante. Sin embargo. Por su parte. mediterránea. la cerámica de retícula bruñida externa o tipo Lapa do Fumo y la cerámica de retícula bruñida interna (Almagro-Gorbea y Ruiz Zapatero 1992: 474-475 figs. de lengua de carpa. 1986). 1994). Barceló (1989: 192) presta más atención a los elementos atlánticos. 1986). las de lengua de carpa. política. es necesario combinar los datos que nos ofrece el registro arqueológico en un marco global que incluya también referencias a la economía. documentada en los cascos de cuernos liriformes y. el fenicio. y que estos pueden ser rastreados en el registro arqueológico. opinando igualmente que se han exagerado las influencias del Mediterráneo oriental presentes en las estelas. propugnado por Bendala (1977.C.C. además de los propios valles fluviales. los cascos de cresta y las puntas de lanza. Dentro de los investigadores que defienden el origen atlántico de las estelas según Celestino se incluyen A.26 MARIANO TORRES ORTIZ diana. AlmagroGorbea (1977: 159-194. en cuarto. En lo referente a los objetos que aparecen representados en ellas. liras. y atlántico para las espadas pistiliformes. el mediterráneo oriental. espejos. los lingüísticos. el surgimiento de una zona que culturalmente es relativamente homogénea y que es la que trataré desde el punto de vista del estudio del mundo funerario. Gomes y Monteiro (1977). defendido por Almagro Basch (1966) y Curado (1984. estructura social. la gran mayoría de las necrópolis que son objeto de estudio en este trabajo. representada por los escudos de escotadura en V. he definido «a priori» a partir de los mapas de dispersión publicados por ambos investigadores tres marcadores arqueológicos para definir el área étnico-cultural del sudoeste de la Península Ibérica (figura 2). 1986: 532533) y. la zona occidental de la provincia de Toledo y el oriente de Extremadura en el límite oriental de su dispersión hasta aproximadamente la frontera portuguesa por su límite occidental. Respecto a esto. al menos. Dentro de esta última posición se sitúan investigadores como Pingel (1974). defendido por Blázquez (1983a. espejos y peines (Coffyn 1985: 211). Los caminos que atraviesan estas divisorias. en segundo. para no caer en los excesos de la Arqueología normativista e historicista dominantes desde finales del siglo XIX casi hasta nuestros días. considerándose otros de procedencia incierta. en tercero. Coffyn y J.1. atlántica. en segundo. posturas que se mueven dentro del eclecticismo y que proponen un origen europeo para algunos de los elementos representados y mediterráneo para otros. Caracterizando en cada uno de los mismos una serie de rasgos específicos que se analizan in extenso en las páginas siguientes. concretamente a las espadas porque cree que ofrecen un mejor encuadre cronológico para las estelas: espadas pistiliformes y de lengua de carpa fechables en el Bronce Final Atlántico II (1050-900 a. rastreable en los carros. Enríquez y Hurtado (1986: 61-63) y Galán (1993). por último. Por tanto. cuando claramente la cronología que ofrecen los ele- He partido del supuesto. El primero. ya mediterránea. las espadas pistiliformes. Arqueológicos Las estelas decoradas del Sudoeste Estos monumentos presentan una dispersión que se extiende por todo el Sudoeste de la Península Ibérica desde el valle bajo del Guadalquivir por el sur hasta la cuenca media del Duero por el norte. En primer lugar. en numerosas ocasiones usan rasgos culturales específicos (y habría que añadir materiales) usados como «marcadores». 2. 1985-86. defendido por Coffyn (1985) y Barceló (1989). 5-6). ya atlántica: cascos de cuernos. continental. reconoce en los elementos representados una triple influencia. ya enunciado por AlmagroGorbea y Ruiz Zapatero (1992: 474-475) de que existe una posibilidad de explorar las etnias a partir de la comprobación de que las mismas. para reforzar su autoconciencia. con la intención de contrastar si los mismos definen un área cultural homogénea y posteriormente cruzar estos datos con los obtenidos en el análisis de las evidencias epigráficas y lingüísticas. También se extienden desde la provincia de Córdoba y el norte de la de Málaga. Basa esta afirmación en que las supuestas influencias orientales se deben según diversos autores al comercio fenicio. Barceló. fíbulas. de cresta y escudos de escotadura en V. 2. el indoeuropeo. por último.) y III (900-700 a. Celestino (1990: 49-50) ha reunido las hipótesis sobre el origen cultural de los objetos representados en las estelas en cinco grupos: en primer lugar. religiosa y a la lengua como partes integrantes de un sistema cultural (Almagro-Gorbea y Ruiz Zapatero 1992: 474-475). y la Sierra Morena entre este último y el Guadalquivir. CRITERIOS QUE LO DEFINEN Para definir el área geográfica en la que se va a centrar este estudio. he procedido a delimitar de una forma lo menos arbitraria posible un marco geográfico en el que se inserten la totalidad o. carros.). Estos son las estelas decoradas del sudoeste. se han propuesto diferentes orígenes para los mismos: mediterráneo para las fíbulas de codo. he partido del análisis de dos clases diferentes de datos: en primer lugar los arqueológicos y. se convertirán en los vehículos que van a permitir los contactos entre las diversas áreas de poblamiento y provocar. el origen atlántico. A. sin embargo. en segundo. puntas de lanza y navajas.

Cerámica tipo «Lapa do Fumo».—A. Espadas de hoja pistiliforme (BF II). Campos de rnas del Hierro. 6. 3. Cerámicas incisas tipo «Pico Buitre». 5. Hachas de talón y doble anilla finales. 1992). -uba y -urgi. Estelas con inscripciones del SO. Cerámicas de Cogotas I. 9. 6. Cerámicas excisas tipo «Redal» y asociadas.C. Estelas decoradas sin escudo en V.C. . Túmulos pirenaicos. 3. 2. Cerámica figurada polícroma tartésica. Estelas decoradas con escudo en V. Campos de Urnas Antiguos. Asentamientos fenicios (según Almagro-Gorbea y Ruiz Zapatero. 7. Poblados del Bronce Ibérico. Cerámica bruñida externa tipo «Lapa do Fumo». Topónimos en -ippo. 4.: 1. 2. 8. 12. 5. Dispersión de elementos culturales de la Península Ibérica característicos de circa 1000 a. 7. B. 4. 8. Hachas de talón y doble anilla.: 1. 11. Dispersión de elementos culturales de la Península Ibérica característicos de circa 700 a. 10.EL MARCO GEOGRÁFICO 27 FIGURA 2. Cerámica bruñida interna. Cerámicas de tipo «Soto de Medinilla».

28

MARIANO TORRES ORTIZ

mentos atlánticos son anteriores al mismo, descartando la existencia de influencias orientales en la Península Ibérica y vinculando el fenómeno de las estelas a la reanudación de las relaciones atlánticas durante el Bronce Final Atlántico III, en el cual se encuadrarían (Barceló 1989: 203). Respecto al origen indoeuropeo de las estelas, se encuadran en esa línea de investigación el trabajo ya clásico de Almagro Basch (1966) y Curado (1984; 1986) al publicar las estelas de Baraçal y Fóios. Almagro Basch (1966: 210, 212) mantenía que el pueblo que había erigido las estelas eran los Cempsi, etnia de origen indoeuropeo. No obstante, señala la diversidad de procedencias de los elementos representados en las mismas: centroeuropeo para las espadas, puntas de lanza y cascos de cresta y cimera, estos últimos con paralelos en el Hallstatt A y B (ibidem: 149-150, 170-171, 180) y mediterráneo para los escudos de escotadura en V, los cascos de cuernos liriformes, las fíbula de codo y los espejos (ibidem: 167, 173-174, 182-199); manteniendo sus dudas sobre el origen centroeuropeo o mediterráneo de los carros, que él consideraba de cuatro ruedas (ibidem: 189-196). Curado también sostiene el origen indoeuropeo de los elementos representados en las estelas, rechazando la filiación oriental de los escudos de escotadura en V, que relaciona más bien con los escudos de cuero y madera hallados en la Cultura de los Túmulos de Europa Central, hecho para él reforzado por su asociación a una espada pistiliforme en la estela de Baraçal (Curado 1984: 84-85). Para este investigador, las gentes que erigieron las estelas fueron poblaciones indoeuropeas preceltas, que se desplazaron desde Europa Central en grupos organizados a nivel de gentilidad, hecho que confirmaría la documentación en el área de dispersión de las estelas de un dialecto indoeuropeo precelta como es el lusitano, datándose todo este proceso a finales del II milenio a.C. (Curado 1984: 81; 1986: 108). En lo que se refiere a la hipótesis de Blázquez sobre el origen fenicio de los objetos representados en las

FIGURA 3.—Dispersión de las estelas decoradas del Sudoeste (según Celestino, 1990).

estelas cabe realizar tres matizaciones. En primer lugar, no sostiene que todos ellos tengan esa filiación cultural, reconociendo el carácter europeo de algunos de los mismos como los cascos de las estelas de Santa Ana de Trujillo y Valencia de Alcántara III y las espadas de empuñadura de lengüeta y punta de lengua de carpa, vinculadas al mundo del Bronce Final Atlántico (Blázquez 1985-86: 492, 494). En segundo, este investigador no caracteriza todos los elementos que el considera orientales como fenicios. Si las liras y los espejos de las estelas sí los considera de filiación fenicia (Blázquez 1983: 217; 1985-86: 481, 486), en el caso de las fíbulas de codo propugna un origen chipriota, en el de los escudos de escotadura en V y los carros supone un origen genérico en el Mediterráneo oriental y su transporte a la Península Ibérica por navíos fenicios y, por último, en de los cascos de cuernos defiende un origen mediterráneo señalando paralelos sardos y, en último extremo, de las costas orientales del Mediterráneo (Blázquez 1985-86: 486-489; 1986: 194). Por último, realiza una afirmación tajante que le situaría dentro del grupo ecléctico: «Hoy día somos de la opinión de que las estelas pertenecen a indoeuropeos que llegan por el centro...» (Blázquez 1983: 218), lo que le desmarca claramente de posiciones como las de Bendala, que defiende la llegada de contingentes étnicos de origen griego que serían los responsables de la erección de las estelas (vid. infra). Últimamente, Galán (1993: 15), en su obra de síntesis sobre las estelas decoradas del Sudoeste, al evaluar la clasificación de Celestino sobre el origen de los objetos representados en las estelas que estoy analizando, incluye entre los que defienden el origen fenicio de las mismas a Almagro-Gorbea, aunque reconoce matices respecto a Blázquez. Galán (1993: 20-21, 74-75) se basa en los últimos trabajos de este investigador sobre lo que él denomina Período Protoorientalizante (Almagro-Gorbea 1989; 1990: 89-90). En los mismos, propone el origen mediterráneo de algunos de los objetos representados en las estelas tales como fíbulas de codo, espejos, pinzas de depilar, peines, liras, carros, cascos de cuernos y los cascos apuntados en la koiné levantina que encuadraba la isla de Chipre y la costa siro-palestina; defendiendo una llegada gradual de los diversos elementos desde el último cuarto del II milenio a.C. hasta comienzos del siglo VIII a.C. con el inicio de la colonización fenicia en la Península Ibérica. Sin embargo, no acabo de entender la razón que empujó a Galán a realizar esta matización dentro del esquema propuesto por Celestino, ya que le hubiera llevado en lógica a incluir a todos los autores englobados en el grupo de los «eclécticos» entre aquellos que defienden un origen fenicio o egeo para algunos de los objetos representados en las estelas. El cuarto grupo definido por Celestino es el de aquellos que defienden un origen en el Mediterráneo oriental de los objetos representados en las estelas. Es Bendala el único defensor de esta hipótesis, aunque

EL MARCO GEOGRÁFICO

29

como matiza acertadamente Galán (1993: 15) debería haber hablado Celestino de origen Egeo, más que Mediterráneo oriental. Este autor propugna que los elementos representados en las estelas tales como los cascos de cimera (Bendala 1977: 183), los carros, que relaciona con los representados en los vasos griegos del Geométrico pleno y de la cerámica ática de figuras negras (ibidem: 183-184), las liras, que relaciona con el instrumento denominado phorminx que aparece representado en cerámicas griegas fechadas entre los siglos VIII-VI a.C. (ibidem: 190-191; 1983; 1986: 532-533) e, incluso, una supuesta representación del portador de un lingote de cobre de piel de buey de tradición micénica en la estela de Setefilla (Bendala 1977: 195-197) son reflejo de una antigua colonización griega o grecochipriota en la Península Ibérica fechable al menos en el siglo VIII a.C. e incluso tal vez vinculada a los movimientos de los «Pueblos del Mar» (ibidem: 203-204). Bendala (1977: 191-193) también vincula las estelas al mundo Geométrico griego a partir del análisis de la composición iconográfica de las mismas, especialmente la de Ategua, en la que parece representarse una escena de próthesis o exposición del difunto similar a la documentada en la gran crátera del Dypilon. Otros elementos como los escudos de escotadura en V y los cascos de cuernos los considera genéricamente mediterráneo orientales (ibidem: 182-183). En el grupo de los «eclécticos» ha reunido S. Celestino los trabajos de Pingel (1974), Almagro-Gorbea (1977: 159-194), Gomes y Monteiro (1977), Enríquez y Hurtado (1986: 61-63) y podría incluirse en el mismo a E. Galán (1993). Pingel (1974: 12-15), reconoce la doble influencia mediterránea y centroeuropea, pero se centra más en la primera, que piensa llegaría a través del círculo cultural tartésico con origen último en las colonias fenicias de la costa malagueña, hecho que para este investigador justificaría la cronología baja de las estelas: desde el siglo VIII a.C., tal vez fines del IX, hasta el siglo VI. Almagro-Gorbea, por su parte, defiende procedencias diversas para los objetos representados en las estelas todo ello en el marco de la perduración del elemento local. Este último estaría representado por la continuidad en el rito de la inhumación, el empleo de cistas y el uso del concepto de la estela panoplia (Almagro-Gorbea 1977: 194). En lo referente a las espadas, sostiene que proceden del área cultural atlántica, aunque en última instancia sus prototipos estarían en la Europa Central (ibidem: 178). Igual procedencia tendrían los cascos de cimera y clavos (ibidem: 181). Para los cascos de cuernos proponía un origen en el área cultural nórdica (ibidem: 179, 181) y centroeuropeo para los espejos, por el claro significado funerario que tienen en el mismo (ibidem: 184), aunque últimamente propone para ambos un origen mediterráneo oriental (Almagro-Gorbea 1989: 281). De origen mediterráneo serían las fíbulas de codo que, debido a la posición asimétrica

del mismo, relaciona con los ejemplares sículos de Pantalica II con prototipos últimos chipriotas, relacionándose con los escudos de escotadura en V, también de origen Mediterráneo oriental (Almagro-Gorbea 1977: 178, 181-183). También los carros responderían a prototipos orientales (ibidem: 185). En resumen, propone un origen vinculado al mundo atlántico de objetos como las espadas de empuñadura maciza o de lengua de carpa y de los cascos de cresta o de cuernos; mientras que para las fíbulas de codo o pivotes, los escudos con escotadura en V, los espejos, los peines y los carros la relación con el Mediterráneo oriental le parece evidente (ibidem: 194, 494). Gomes y Monteiro (1977) también plantean una hipótesis en la que la se recoge la procedencia múltiple de los objetos representados en las estelas. En sus estelas del tipo IIa, caracterizadas por la presencia del escudo de escotadura en V, la espada de lengüeta y la punta de lanza de hoja larga y enmangue tubular; relacionan los dos últimos elementos con los Campos de Urnas noralpinos, sugiriendo que la propia estructura iconográfica de las estelas responde al estímulo de elementos étnicos indoeuropeos (Gomes y Monteiro 1977: 194). En las de tipo IIb aparecen ya representados otros elementos como espejos, peines, fíbulas de codo, carros, cascos y arcos; propugunando para los tres primeros un origen en el Mediterráneo oriental y concretamente relaciones con Micenas, Chipre y Sicilia; vinculando la llegada de estos elementos a la Península Ibérica al comercio fenicio siguiendo la línea de Pingel (1974: 12-15 fig. 6). Así pues, defienden la existencia de estímulos indoeuropeos en la zona desde antiguo procedentes del centro y norte de Europa, además de otros de Andalucía occidental de los que vendrían los elementos mediterráneos producto del comercio fenicio (Gomes y Monteiro 1977: 204). Enríquez y Hurtado (1986: 61-63), tras señalar que muchos autores defienden un origen indoeuropeo para el fenómeno de las estelas, concluyen en la línea de Almagro-Gorbea que las mismas reflejan el impacto de ideas y objetos de origen mediterráneo sobre un sustrato indígena del Bronce Final que suponen un nuevo lenguaje de tipo ritual y social. En concreto, defienden un origen vinculado al Bronce Final Atlántico para las espadas, lanzas y cascos de cuernos; y Mediterráneo para escudos, peines, espejos, etc. E. Galán (1993: 65-67, 72-75) también admite la presencia de elementos de origen atlántico y mediterráneo representados en las estelas, aunque su mayor interés no se centra tanto en la presencia de los mismos como en el significado socio-ideológico que poseen, motivo por el cual son representados en las estelas. Por ello, aún admitiendo la presencia de objetos de filiación mediterránea en las estelas les niega la posibilidad de ejercer un fuerte impacto aculturador en las poblaciones locales (ibidem: 67, 74-75) en contra de las posturas mantenidas por Almagro-Gorbea (1989), siendo además filtrados e integrados en el propio sis-

30

MARIANO TORRES ORTIZ

tema socio-ideológico de las mismas. En el fondo, se inclina más por una postura atlantista a la hora de definirse sobre el fenómeno de las estelas extremeñas (Galán 1993: 76). Del análisis de las posiciones defendidas por los diversos autores examinados, se desprende como ya muy bien notó Galán (1993: 15) una excesiva simplificación en la clasificación llevada a cabo por Celestino, ya que realmente todos mantienen que las estelas fueron erigidas por las poblaciones del sudoeste, por lo que más bien se discute el origen cultural de los objetos representados en las mismas. Sólo tres investigadores defienden un fenómeno culturalmente puro para el origen de las estelas: Barceló (1989) que propugna una filiación atlántica para las mismas; Curado (1984; 1986), que las vincula al mundo indoeuropeo; y Bendala (1977), que defiende su origen egeo asociado al mundo geométrico griego. Como se ha podido observar, el fenómeno es mucho más complejo. Para finalizar, cabría señalar no obstante que las estelas extremeñas definen en su conjunto un área en que las élites vienen a definir un lenguaje visual simbólico relativamente común y homogeneo que muy posiblemente plasma la red de intercambios que desde el Bronce Final se ha generado en el Sudoeste Peninsular y que define la ruta de comercio que ya en época romana se va a conocer como la Vía de la Plata (Galán 1993: 67), identificando a nivel cultural gran parte del área que posteriormente ocupará la cultura tartésica. Cerámica con decoración bruñida externa El primer grupo de la cerámica con decoración bruñida lo documentamos en el Bajo Tajo, en un área

muy definida a ambas márgenes del curso bajo de este río. En los fragmentos y vasos de esta área, la decoración bruñida se encuentra siempre en el exterior de la pieza (Schubart 1971: 164; 1975: 138). Las formas más características son dos, paralelizables con otros tipos cerámicos del Bronce Final. La más habitual es el cuenco troncocónico de carena alta, relacionable con los cuencos carenados de la cerámica de «boquique», recordando además una variante de este tipo a los cuencos de tipo Santa Vitoria. La otra forma la constituye la urna de cuello vertical y panza de tendencia bitroncocónica (Almagro-Gorbea 1977: 125-126). La decoración ofrece motivos geométricos rectilíneos con preferencia por los triángulos y las losanges, formando composiciones libres y variadas. En las urnas, la decoración suele estar formada por bandas de triángulos que ocupa el cuello y otra banda de motivos más variados en la parte superior de la panza. En los cuencos, la decoración es de motivos variados localizados en la parte inferior de la carena (ibidem: 126). En lo referente a su cronología, a través de los datos proporcionados por la estratigrafia de Lapa do Fumo, los hallazgos de la necrópolis de Alpiarça y las nuevas excavaciones en Coroa do Frade, Roça do Casal do Meio y Segovia, se atribuye a este tipo de cerámica una datación dentro del Bronce Final, pero sin posibilidades de afinar más la cronología. No obstante, la cerámica de decoración bruñida externa presenta algunos perfiles que se corresponden con los del Bajo Guadalquivir, pero otros dan la impresión de pertenecer a una etapa más antigua de la Edad del Bronce, por lo que se puede conjeturar que esta técnica decorativa apareció antes en el área portuguesa que en el Bajo Guadalquivir, quizá a principios del primer milenio a.C. Este hecho podría confirmarse por la asociación de algunas piezas que presentan este tipo de decoración

FIGURA 4.—Cerámica con decoración bruñida externa: 1-3. Cabeço dos Moinhos; 4. Gruta das Bocas (según Silva y Gomes, 1992).

FIGURA 5.—Dispersión de la cerámica con decoración bruñida externa en el sudoeste la Península Ibérica (según Pérez Macías, 1993).

EL MARCO GEOGRÁFICO

31

a una fíbula ad occhio relacionable con el horizonte sículo de Pantalica II y una datación de los siglos X-IX a.C. (Schubart 1971: 164, 171; 1975: 138-140, 150; Spindler y Ferreira 1973: 88-89; 1973-74: 147; Almagro-Gorbea 1977: 126). Sin embargo, un asunto mucho más complejo es determinar cuando dejan de fabricarse estas producciones cerámicas, debido al carácter de hallazgos aislados que presentan la mayoría de las piezas recuperadas hasta el momento, desconociéndose en todo caso si la cerámica que presenta esta técnica decorativa subsiste hasta la Edad del Hierro, hecho que la evidencia actual no parece confirmar, ya que, como señalan algunos investigadores (Arruda, Guerra y Fabiao 1995: 251), los grandes poblados de la Edad del Bronce en los que se ha documentado este tipo de cerámica: Outeiro do Circo, Coroa do Frade y otros yacimientos sitos en el río Ardila, Cabeça do Vaiamonte, Veiros, Serpa o Mesas do Castelinho; no parecen haber conocido ocupación orientalizante alguna en que estas cerámicas convivan con las producciones coloniales. Cerámica de retícula bruñida interna La técnica del bruñido interno aplicado a la decoración nos define un interesante grupo de cerámicas cuya área de dispersión se centra principalmente en el valle del Guadalquivir. Esta técnica aparece desde muy temprano en círculos culturales muy diversos fuera de nuestra Península, sin embargo, no parecen tener relación con las que se desarollan a principios del primer milenio a.C. en el mediodía y sudoeste peninsular (López 1977: 342-343). En los ejemplares documentados en el valle bajo del Guadalquivir, Tierra Llana de Huelva y Extremadura

FIGURA 6.—Cerámica de decoración bruñida interna: 1-4. El Carambolo Alto (según López, 1977).

española, las piezas pertenecen mayoritariamente a cuencos o platos con el borde exvasado, presentando en las paredes carenas tanto en su lado interno como en el externo, que suelen coincidir con el arranque del borde. Para Schubart, estas formas de los vasos con decoración bruñida del Bajo Guadalquivir, sobre todo los platos de carena alta pertenecen a la Edad del Bronce Tardía y se insertarían dentro de la línea de desarrollo de la cerámica indígena. Según las zonas, también existen diferencias en el tratamiento de las superficies sobre las que se aplica la decoración: en el caso de las piezas de la zona onubense, la decoración bruñida se aplica sobre una superficie mate; mientras que en el bajo Guadalquivir, al igual que en Portugal (decoración bruñida externa), la decoración se aplica sobre una superficie también bruñida (Schubart 1971: 171; 1975: 144; López 1977: 342-343). La decoración bruñida sobre el fondo produce cierta sensación de bicromismo de trazos negros sobre gris, lo que consigue un efecto de color que, a veces, ha hecho pensar en una pintura. La decoración ocupa toda la superficie interior de las piezas, quedando siempre el borde en reserva. El motivo decorativo más generalizado es el denominado de «retícula bruñida», formado por trazos rectos entrecruzados formando una retícula, divididos a veces por bandas más anchas o la alternancia en el reticulado de finas líneas bruñidas y de bandas más anchas también bruñidas. Otros motivos decorativos vienen definidos por trazos finos que dibujan ramas y líneas en zig zag (Schubart 1971: 164, 167; 1975: 140; Almagro-Gorbea 1977: 127; López 1977: 362). Este tipo de decoración aplicada a piezas cerámicas ha sido interpretada hasta ahora dentro de unos esquemas marcadamente difusionista. Muchos de los investigadores han señalado un origen foraneo a la cultura tartésica para el mismo, localizando su centro de difusión en el mundo hallstático centroeuropeo (Carriazo y Raddatz 1960: 363; Garrido 1970: 75; Garrido y Orta 1978: 195); en Cerdeña (Maluquer 1970: 144), en la propia Fenicia (Schubart 1971: 171; 1975: 144), concretamente en la «stroke burnished decoration», o, simplemente, señalan su origen externo pero sin pronunciarse a favor de un foco difusor ubicado en el Mediterráneo o en Centroeuropa (López 1977: 346). No obstante, tanto el propio Schubart (1971: 173; 1975: 144-145) como Almagro-Gorbea (1977: 128) sí consideran posible un desarrollo local tanto de las formas como de la técnica decorativa que presentan estas cerámicas, el primero de ellos basándose en la semejanza que presentan los patrones decorativos observados con los representados en el mundo campaniforme, hecho también confirmado por Pellicer (198788: 470-471), que la cree derivada de los platos con decoración bruñida del Calcolítico. Sin embargo, un análisis de los paralelos citados nos permiten llegar a la conclusión de que son francamente inconsistentes. Los paralelos señalados por

(Atzeni 1990: XLII) o principios del II (Lilliu 1987: 12-14) en la isla de Cerdeña. 1975: 144). En lo referente a la «stroke burnished pottery». por lo que. propone una datación de los siglo IX-VIII a. Jura. y que de este yacimiento procede una fíbula de codo que cuenta con numerosos paralelos en el Bronce Final del occidente de la Península Ibérica (Almagro Basch 1957: 34-35 fig. reconociendo además este mismo autor (Garrido y Orta 1978: 195-196) que la cerámica de retícula bruñida «no ofrece por si misma un claro indicio. y con muchísimas posibilidades ya en el X.C. en la línea marcada por Schubart y Ruiz Mata. para la misma. En lo referente a su cronología. hoy sabemos que representa el horizonte calcolítico de finales del III milenio a. Guido 1963: 72-80). coincidiendo con Schubart. propone un inicio en el siglo IX a.32 MARIANO TORRES ORTIZ FIGURA 7. Golaseca. incluso del X para esta cerámica a causa de su posible derivación de la «stroke burnished decoration» de la costa fenicia. existen varias posiciones: López no niega la posibilidad de que la técnica del bruñido aplicado a la decoración tenga sus primeros representantes a finales del siglo IX (López 1977: 366). 148) en los estratos IV y V de Meggido. No obstante. Marne y sur de Francia) son muy generales. No obstante... Bronce Final del alto Rhin. se puede asegurar que estas cerámicas se estaban produciendo con toda seguridad en el siglo IX a. cultural». debe destacarse que los estratos IV y V de Meggido son coetáneos con los inicios de las producciones cerámicas peninsulares que presentan esta decoración. Ruiz Mata 1979: 13). ya que los paralelos apuntados por Maluquer se encuadran dentro de la denominada cultura de Monte Claro. con anterioridad a las primeras importaciones fenicias. en los túmulos A y B de la necrópolis de Setefilla (Aubet 1975: 85) y que podría alcanzar incluso el siglo V a.C. 6. Garrido para la cerámica de retícula bruñida en las culturas hallstáticas y centroeuropeas (Bylan. a partir de ciertos materiales excavados por Lamon y Shipton (1939: láms.C. que aunque en los años sesenta se fechaba en la segunda mitad del segundo milenio a. Schubart. Schüle (1969: 30-31). También Raddatz señala el problema de relacionar estas cerámicas con las piezas «parecidas» de Europa central (Carriazo y Raddatz 1960: 363). el análisis de los contextos estratigráficos en los que se documenta este tipo de decoración anteceden claramente las primeras importaciones fenicias en la Baja Andalucía. se señaló el posible paralelo de las cerámicas de retícula bruñida con las mismas por parte de W.—Dispersión de la cerámica con decoración bruñida interna.. siendo propias de la Andalucía occidental (Pellicer 1987-88: 470-471). 148 y 47. Ruiz Mata. Para fijar el final de la producción de esta clase de cerámicas nos encontramos también con problemas cronológicos. En lo referente al Mediterráneo. ya que se ha señalado una perduración para las mismas que alcanzaría el siglo VI a. pudiendo alcanzar incluso el siglo X (Schubart 1971: 171. su posible origen sardo debe descartarse por completo. habiendo que señalar que la factura de estas cerámicas es siempre a torno y que en ningún momento el paralelismo se extiende a los motivos decorativos.C. al que siguió Schubart (1971: 171. 24).C. en las fases IV y V del corte 3 de la Mesa de Setefilla (Aubet .C. refiriéndose más bien a cerámicas con decoración grafitada que bruñida. (Lilliu y Ferrarese Cerutti 1958-59: 266.C. por su parte. las superficies de los cuáles han sido bruñidas manualmente y no en el torno del alfarero. 1975: 144.

hist. 10). que aparece ya mencionado a fines del siglo VI a. tanto el propio de Hoz como Belén y Escacena (de Hoz 1989: 564. para irse rarificándose durante la primera mitad del siglo VII a. -uba. especialmente en las obras de Estrabón. pero que muestran una notable concentración geográfica (Untermann 1985: 4-5 mapas 1-2. Este autor la coloca entre Ex. la encontramos en la mención por parte del geógrafo Hecateo 7 de una Mainobora que muy probablemente deba identificarse con la Maenoba citada por Pomponio Mela (Chorographia. Mela y Tolomeo (de Hoz 6 1989: 551). infra). Belén y Escacena 1995: 101-102). Al igual que en el caso de los antropónimos (vid. Universidad de Murcia 1989). debiendo tenerse en cuenta la posibilidad de que muchas de las piezas en contextos claramente posteriores se trate de intrusiones o piezas rodadas en superficie. porque Argantonio reinó allí. Además. opinan que esta serie de topónimos reflejarían en el plano lingüístico el súbito desarrollo de asentamientos protourbanos que se documenta en los siglos X-IX a.C. -igi.C.C. Jacobi. F. -urgi y -ugi.—Área de dispersión de los topónimos en 1: Ip-.C. F42. 241 fig. junto con los antropónimos «andaluces» que analizaremos a continuación. 2. 94) 8 y Plinio (Nat. et alii 1983: 107. algunas incluso con decoración de retícula bruñida 6). 8) 9. creen ver también un indicio de la posible existencia de esta lengua ya en el Bronce Final en el hecho de que en la secuencia estratigráfica de algunos poblados que portan estos topónimos (Colina de los Quemados —Corduba—. 239 figs 8-1 y 8-8. que haya que revisar al alza las dataciones de muchas de las estratigrafías que hasta ahora se han tenido como canónicas a la hora de fijar la cronología de la I Edad del Hierro en la Andalucía occidental. Para J. intrusiones o piezas rodadas en superficie que han quedado estratificadas en paquetes sedimentarios más modernos que su fecha de uso o.2. 2: Ob-. de Hoz (1989: 564). y Malaca. encontramos una serie de nombres no adscribibles ni al grupo lingüístico indoeuropeo ni al ibérico. II. pero habría que empezar a valorar la calidad de las estratigrafías y la proporción en que aparecen estas cerámicas en los niveles más modernos del Orientalizante para analizar si nos encontramos ante niveles de revuelto. El problema para este investigador estriba en averiguar desde cuando se hablaba esta lengua en la zona y si la podemos remontar a momentos claramente protohistóricos.C. esta serie de topónimos. y ya con mayor profusión por diversos 17 18 19 10 Un claro ejemplo lo constituyen las piezas procedentes de fondo de cabaña excavado en El Trobal datado en el siglo VII a. La cita aparece recogida por Esteban de Bizancio que la compila «Mainobora. Lingüísticos La toponimia Para el estudio de la misma son especialmente interesantes las referencias a ciudades y poblados que encontramos en las fuentes clásicas. al ser desplazadas por las producciones indígenas a torno (preferentemente de cerámica gris. Málaga. 3: -ucci. hablada a la llegada de los romanos en Andalucía occidental en los territorios que habían pertenecido a los tartesios. en el sudoeste de la Península Ibérica. -urgi. (Ruiz Mata y González 1994: 220-222.EL MARCO GEOGRÁFICO 33 FIGURA 8.. pertenecen con bastante probabilidad a la lengua turdetana. III. al que Anacreonte llama totalmente feliz. Almuñecar. existe otra serie o series que se caracterizan por la presencia de los formantes -igi. con una menor concentración en el bajo Guadalquivir pero con una mayor proyección hacia zonas más septentrionales y orientales. -ippo. Die Fragmente der Griechischen Historiker I. 116). a un nivel puramente intuitivo a causa de no trabajar con datos estadísticos sino sólo de impresiones personales. se documentan niveles de este período cronológico. Igualmente. de Hoz 1989: 553. Gorrochategui 1993: 418). Un claro indicio de que esta lengua ya se hablaba en el siglo VI a. Huelva —Onuba—). -oba. . ciudad de los Mastienos». 1995: 597598. Este autor menciona un río que podría corresponder al Guadiamar. Perieg. 5: límite de la escritura tartésica (según Almagro-Gorbea 1990). Sch. cabría señalar que las cerámicas fabricadas a mano o a torno lento que presentan decoración de retícula bruñida siguen fabricándose abundantemente durante el siglo VIII a. Plinio. Concretamente las referencias a Argantonio por parte de Anacreonte se recogen en: 1. No obstante. 4: -ici. simplemente. El análisis de la toponimia también ha proporcionado un área homogénea que se caracteriza por una serie de topónimos que presentan los formantes ipp(o) u oba.C. Dion. siendo la ciudad Aznalcázar (nota 806 de la edición de Carmen Guzmán Arias de la Chorographia de Pomponio Mela. 607 mapa 2. por el poeta griego Anacreonte 10. Adicionalmente. 332: Tartessos. Datos onomásticos de época tartésica El único antropónimo tartésico documentado en las fuentes clásicas es el de Arganthonios.

ya que contiene la raíz arg-. Loulé. de Hoz y J. señalando igualmente que la raíz -arg y el sufijo -nth se documentan también en lenguas habladas en el este del Mediterráneo en esta época. cuyos paralelos más cercanos serían Teisus o Dessius. el elemento iru aparece como inicial en dos inscripciones y es probablemente el primer elemento de un antropónimo: irual. en la estela de Pego I se registra la secuencia [ . Fernández Jurado y Olmos (1985: 110-111).4. Str. Almodóvar). interpretan que se trata del dativo de un nombre. posiblemente de fábrica milesia. posiblemente de ofrenda o regalo a alguien.Salvador.C.9. lo que estaría en relación con la supuesta relación del topónimo Tartessos con topónimos pregriegos (Untermann 1985: 17-18). relacionando el primer elemento con el teónimo celta Lugu y el segundo con la raíz *ner. es también posible leer el antropónimo como rulsar (Correa 1989: 247). relacionándose el primero con antropónimos como Sitonius y varios en *sed. en el que se pueden reconocer los elementos maru. cuya terminación en -ir. en la estela de Almoroquí (Madroñeras.(fuerza) o recogiendo un étnónimo: el pueblo celta de los Nerii (Correa 1989: 250). en la que se puede separar un segmento al. al estar fracturado el primer signo. se ganaron la amistad del rey de los tartesios. y aio. donde tal vez se podría aislar el elemento *sutu. Otros. otro antropónimo seguro es uulsaar 12 en la estela de Nobres (S. relacionable con Turaios. conjeturándose un compuesto celta en -rix o relaciones con los antropónimos Aibarus. I. particularmente sus gobernantes. 1989: 244). El panorama cambia cuando se realiza un análisis de las fuentes epigráficas llegadas hasta nosotros: los grafitos cerámicos y las lápidas con escritura del sudoeste. en la estela de Monchique se lee aiP(u)uris. igualmente dudoso es el antropónimo soloir o osoloir de la estela de Curralao. La lectura de la inscripción es Niethoi. y es por esta razón que Anacreonte dijo: no me gustaría poseer el cuerno de Amaltea. con una terminación en -es que no es rara en la antroponimia indígena. tada en la antroponimia hispana.(suth «cría») si se trata de un nombre celta (Correa 1989: 247). Ourique) tendríamos un P(o)oT(i)ia ó P(o)oT(i)iea relacionado con antropónimos como Boutius y similares o Bouddina. iirnes. y un sufijo —ant—. Argantonio. Alcoutim) la secuencia inicial ariarise podría tratarse de un antropónimo con reduplicación del elemento celta are y relacionable con antropónimos como Aris y sus derivados. En Huelva.7. que es el primero que nos da una imagen de la dimensión política del mismo (Herodoto. 3. identificable con el bien documentado antropónimo Aio. también de formación en -ir aparece as. La propia forma de su nombre ha servido para sostener el carácter indoeuropeo. Aebarus (Correa 1989: 250). muy probablemente indígena y morfologizado siguiendo la declinación temática griega. en Mealha Nova I (Palheiro. Por su parte. Ambas nos ofrecen una serie de posibles antropónimos sobre cuyo origen y filiación lingüística han discutido diversos investigadores como J.C. documentado fuera de la Península Ibérica.8. documen2. con un aines comparable sin duda con Ainius. 163) 11. Niethos. en la estela de Fonte Santa I (S. comparable al antropónimo Alco si se restituye 9 como (ku). 12 11 No obstante. Ourique) oo. Ameixial (Correa 1989: 247). concretamente céltico.. bien documentado en la Península Ibérica (Correa 1985: 392 nota 36. Salvador. Correa (1985. otra terminación en -es estaría documentada en la estela de Fonte Santa III (S. apuntaría a un nombre de origen indoeuropeo celta o precelta (Correa 1989: 245-246). Correa. por el contrario. 1989) a partir de la evidencia epigráfica que nos proporcionan las lápidas inscritas en escritura del Sudoeste ha propuesto una serie de antropónimos de etimología hipotéticamente indoeuropea: en la estela de Puente Genil (Córdoba) T(u)uraaio. entre los que destaca Herodoto.oir. «blanquecino». podemos documentar un posible antropónimo indígena en una inscripción en alfabeto griego jonio arcaico sobre un fragmento de cuenco griego. Ourique) que podría relacionarse con un primer elemento compuesto por *wal(ser fuerte) y un segundo relacionado con el antropónimo Sara (Correa 1989: 247-248). relacionable con el galo maru. bien documentados en la Península Ibérica (Correa 1989: 249).34 MARIANO TORRES ORTIZ autores del siglo V a. tal vez relacionado con antropónimos como Solius. «brillante». que reinó en Tartessos ochenta años y vivió en total ciento veinte.aP(o)o. creen ver en el nombre una interpretación griega de un antropónimo indígena.ir en la estela de Vermelhos III. Solinus y Sulo (Correa 1989: 246-247). en la estela de Visconde (Casével. ni incluso un reinado de ciento cincuenta años sobre el totalmente feliz Tartessos. 1988. A. que se puede relacionar con antropónimos de la serie A(c)co y sus derivados (Correa 1985: 393. constituyendo para Olmos un nombre parlante que significaría algo así como «la flor de la plata» o «el hombre de la plata» (Palomar 1957: 40-41. .u. Herodoto añade el nombre del rey en cuestión. 151: Uno bien podría creer que los habitantes de estas regiones tienen un nombre para la felicidad y la longevidad. como es probable y de un antropónimo irum(a)aruaioim(a) en la de Azinhal. por lo que la apariencia indoeuropea del mismo se debería a los griegos y no al propio sustrato lingüístico indígena.9. cuyo nombre era Argantonio.usiel en la estela de Abobada I (San Sebastiao de Gomes Aires. de las poblaciones de la Baja Andalucía en el siglo VI a. Cáceres) se lee aK(o)osios. Olmos 1989: 510-511). con dos posibles elementos siTi + ar. Almodóvar. en la inscripción de Mestras (Martin Longo. en la estela de Bensafrim VI se propone una segmentación loK(o)oP(o)o niiraP(o)o. 1989: 245). Ourique) se inicia la inscripción con el antropónimo siT(i)iar. y para el segundo are (Correa 1989: 249). Ourique). más problemático es el documentado en la estela de Pego II (Santana da Serra. también problemático es el suT(u)uirea de la estela de Bensafrim V.. Salvador. Y cuando arribaron a Tartessos (los foceos). Castro Verde) existe un probable T(i)isai. El antropónimo estaría inserto en una inscripción más larga.

aunque sin plena seguridad. en la secuencia inicial de la estela perdida de Alcalá del Río (Sevilla) se lee K(o)Tu. en Siruela. el escaso conocimiento que tenemos de la misma es un obstáculo a la hora de comparar la lengua en que están escritas las estelas y la ibérica (Correa 1995: 612). y. . No obstante.. -te. -es y -e. relacionándose esta segunda lectura con la amplia familia antropónimica de Cilius. Correa (1989: 251) defendió. relacionable el primer elemento con Augo y el segundo tal vez con Leon (Correa 1989: 250). De ellos. señalando que los posibles antropónimos de origen indoeuropeo anteriormente enumerados (vid. FIGURA 9. la estela de Bensafrim III comienza con un K(o)oreli que recuerda la raíz *kor(j) —guerra. Baixo Alentejo) se lee Tala. este investigador ha matizado últimamente sus anteriores conclusiones. unido a la sensación de movilidad de ciertos elementos de carácter aglutinante resta verosimilitud a una clasificación indoeuropea de la lengua de las lápidas del sudoeste (de Hoz 1989: 535-538. por último. concretamente celtas. -[. Almodóvar. También J. Gorrochategui 1993: 415). Esto. con una raíz *kot.11. la secuencia inicial es saloi. -a. que recuerda Co(t)tus. relacionable con Arquius si el signo 11 se pudiera leer realmente como K(u) (Correa 1989: 251). Por todo ello. -on. como K(i)ielao. en la estela de Tavilhao II la secuencia inicial se puede leer tanto como lielao. tanto de Hoz (1989: 535) como Gorrochategui (1993: 415) sólo acepta como de origen indoeuropeo el documentado en la lápida de Almoroquí. de Hoz ha estudiado las terminaciones o desinencias de aquellas secuencias con posibilidades de ser NNP y ha definido terminaciones de antropónimos en -un. a. que hay indicios de que los antropónimos que se recogen en las estelas del Sudoeste no son substancialmente distintos a los recogidos en la antroponimia de época romana en la Hispania indoeuropea. -na.. donde se lee aK(o)osios. reconociendo igualmente no haber podido identificar la lengua. Esta podría ser la ibérica... relacionable con Acco y otros derivados. Badajoz. ya que aunque Correa no cree que las estelas del sudoeste estén escritas en esta lengua..e.uio.—Área de dispersión de los antropónimos meridionales y de las inscripciones con escritura del sudoeste (según de Hoz. Talauia.. pero muy conocida en la antroponimia gala (Correa 1989: 251). fácilmente relacionable con antropónimos como Talaus. Talauius. relacionable hipotéticamente con Salla (Correa 1989: 250). ejército— muy documentada en la antroponimia occidental peninsular (Correa 1989: 250). en Ameixial II se documenta aar.EL MARCO GEOGRÁFICO 35 Boddus (Correa 1989: 250). 1990). Talauica. supra) son pocos y que existen en las estelas del sudoeste un elevado número de antropónimos que pertenecen a una lengua no indoeuropea.. etc (Correa 1988). en Azinheira. en la estela de Alcofarado (Odemira. aunque señala rasgos indoeuropeos occidentales.. -el. de carácter marcadamente occidental (Correa 1989: 251).poco documentada en España. se registra aoK(o)olione. -ir. De este hecho ambos investigadores deducen la llegada a la zona de las gentes que la poblaron en época histórica.

bien documentada en el caso de Mainobora y más hipotética en los de Onuba y Corduba (vid. sin ser idénticos. presentan la fórmula funeraria propia de las estelas del sur de Portugal. los formados en Ins-. supra). 1985: 4. debe ser la tartesia. para este autor la escritura del sudoeste debe reflejar una lengua que por razones históricas sólamente pudo pertenecer a los Célticos o. han sido documentados en los grafitos realizados sobre fragmentos cerámicos. 62 mapa 12. Belén y Escacena 1995: 101). Los datos epigráficos Las escritura paleohispánica del Sudoeste ha quedado documentada principalmente en las inscripciones realizadas sobre estelas funerarias pertenecientes a tumbas ubicadas en el sur de Portugal: Algarve y Baixo Alentejo. aunque de menor entidad. 209-210. Con ello. Sin embargo. de Hoz 1989: 552. ya que tenemos datos sobre importantes movimientos poblacionales en la Segunda Edad del Hierro que afectaron al sudoeste de la Península Ibérica. No obstante. Esto último tiene sus riesgos. hecho atribuido por Correa (1985. Este sistema sería así el original tartesio o. . 570 mapa 4. Correa señala que el sistema del sudeste o meridional es usado para representar una lengua que no encaja con lo que sabemos del ibérico ni del sistema del sudoeste y que la misma debe ser la tartesia. a los Conios (Correa 1993: 554). en menor medida. Atinius y Attenius. 163 mapa 70. se ha venido considerando que la escritura del sudoeste se corresponde a nivel lingüístico con el idioma hablado por los tartesios (Tovar 1958: 180. Correa (1985-86: 283) justifica este hecho en la imposición de la lengua y de la escritura usada en el Bajo Guadalquivir en el sur de Portugal. los formados en Broccus. Attenes.36 MARIANO TORRES ORTIZ Datos onomásticos de fecha posterior Un repertorio onomástico completo no se documenta en el sur peninsular hasta época imperial romana. Otros testimonios epigráficos. a pesar de que dos de las tres estelas documentadas en el Bajo Guadalquivir están escritas en el mismo. Broccius. y coincidiendo con las series toponómicas anteriormente mencionadas. 1985-86: 283). sí que estamos ante su descendiente directa. su descendiente directo. ya que la mayoría de los testimonios de la escritura del sudoeste se han documentado en esta área. parecen sugerir que si no nos encontramos ante la lengua tartesia. Insilur e Instamiuris. Gorrochategui 1993: 418. 561. ya que los movimientos poblacionales se la Segunda Edad del Hierro se relacionan con pueblos de origen céltico cuyo componente lingüístico no se rastrea en esta serie de antropónimos como se ha señalado con anterioridad (Albertos 1966: 39-41. en segundo. 1985-86: 283 nota 34) a causas lingüísticas. Lo interesante de este grupo es que no es de filiación indoeuropea ni ibérica y que su área de dispersión geográfica es aproximadamente igual. lo que para Gorrochategui sólo puede explicarse como resto de la capa lingüística anterior a la división de Hispania en las áreas lingüísticas indoeuropea (céltico y lusitano) y no indoeuropea (ibérica). Sisenna y Siseren y. aunque otras inscripciones han aparecido en el Bajo Guadalquivir y en la Extremadura española. Attisaga. por razones históricas. Broccilla. En tal caso. a época imperial romana y sólo podrían utilizarse para definir un área lingüística tartésica si se pudiese probar que representan una continuidad respecto a una situación muy anterior: el Bronce Final y el período Orientalizante. siendo especialmente valiosa y abundante la documentación que encontramos en la epigrafía (de Hoz 1989: 551). como Siseia. Untermann 1965: mapa 9. 125. 1995: 598. Brocina y Brochus. de inscripciones latinas y de una considerable cantidad de leyendas monetales. como Broccus. En primer lugar. ha llevado a Correa (1993: 549) a postular un uso directo de la escritura fenicia antes de la creación de la escritura paleohispánica. ya que el sistema de escritura usado en el bajo Guadalquivir en época orientalizante no sería el del sudoeste. cuando disponemos de una gran cantidad de referencias en las fuentes clásicas sobre la zona. afirmando que ambas zonas pertenecían al mismo ámbito lingüístico a causa de dos hechos. se reconocen como variantes y derivados de una única forma. 76 mapa 20. Attuna. 275-277. Y. Igualmente. los formados en Att-. 62. encontramos una serie de nombres casi exclusivamente andaluces: Antullus. la información que nos proporcionan estos nombres personales pertenece. Normalmente. Tartessos se halla escorado hacia el oeste del Guadiana. también se ha reconocido el problema de que desde el punto de vista epigráfico. al menos. Cáceres). como Atitta. 7 mapa 4. No obstante. Es importante la existencia de varias series a cada una de las cuales pertenecen varios nombres que. en que tanto las estelas de Alcalá del Río (Sevilla) como las de Siruela (Badajoz) y Almoroquí (Madroñeras. las restricciones en la combinación de signos son válidas para todas las inscripciones conocidas. como Insghana. este autor llega a la conclusión de que el sistema del sudoeste no es el originario y que tal vez haya que abandonar su denominación de tartesio. En lo referente al sudoeste de la Península Ibérica. los formados en Sis-. para escribir una lengua indígena que. recuperados principalmente en Medellín (Almagro-Gorbea 1977: 263-277) y Huelva (Fernández Jurado y Correa 1988-89). por último. la coincidencia en el área de dispersión con los topónimos anteriormente reseñados y la antigüedad de alguno de los mismos. como ya se ha señalado. el análisis del denominado signario de Espanca. Correa 1985: 377-379. 607 mapa 2. Sin embargo. 1960: 7.

No obstante. No obstante. costa sur de Portugal y desembocadura de los ríos Tajo y Sado. 1989) clasificó en principio esta lengua dentro del tronco indoeuropeo a partir de ciertos elementos. La aparición del mismo en plena área epigráfica del sudoeste indicaría que estas gentes han adquirido la escritura de los tartesios pero en la práctica. de origen fenicio.EL MARCO GEOGRÁFICO 37 En la misma línea de que el sistema del sudoeste no reflejaría la lengua tartesia ya se había manifestado de Hoz (1990: 236). el área nuclear de cada una de ellos se diferencia claramente: sur de Portugal para las estelas. les ha llevado a prescindir de algunos grafemas. la enseñanza de la escritura habría sido conservadora y habría preservado los grafemas sin uso de generación en generación. Para de Hoz (1990). encontramos un ámbito lingüístico relativamente homogéneo en el que no debemos de olvidar la influencia tanto en antropónimos como en topónimos que la lengua hablada en el bajo Guadalquivir. el primer autor postula la posibilidad de que estemos ante una sóla lengua y que sea el sistema de escritura el que evoluciona desde uno. valle del Guadalquivir para los topónimos y antropónimos. 238 fig. podemos tener en el sudoeste de la Península Ibérica al menos documentadas dos lenguas. posibilidad que también entrevee Correa (1993). usado para escribir el etrusco pero que contenía no sólo los signos usados para escribir esa lengua. en algunos antropónimos y expresiones documentados en las lápidas sepulcrales del sudoeste. ésta no es la misma que se hablaba en la Baja Andalucía. También constata a partir de un análisis interno de ambos sistemas. ninguna de ellas según su opinión vinculada al tronco lingüístico indoeuropeo. 1993: 6-7). va a tener en el resto del área sudoccidental de la Península Ibérica. tengamos una o dos lenguas en el sudoeste peninsular y sean o no indoeuropeas. aunque considera esta última hipótesis escasamente económica (de Hoz 1990: 236. Otro problema lo representaría la lengua escrita en el sistema del sudoeste. Lengua o lenguas del sudoeste De lo expuesto. Correa (1988. según él de esta filiación lingüística. que aún no presenta la reduplicación de las vocales tras los silabogramas. con muchos más signos que el del sudoeste y que sólo puede ser comparado con la escritura meridional o del sudeste. Este investigador señala que aunque el área de dispersión de las estelas epigráficas del sudoeste y una serie de antropónimos y topónimos que considera testimonios de la lengua tartésica en su etapa más tardía (túrdula) se solapan. por lo que la escritura del sudeste debe haber servido para escribir la lengua tartésica o derivar de un sistema utilizado con este mismo fin. según se desprende de los análisis de Correa y de Hoz. sino también el más amplio repertorio del alfabeto modelo del etrusco: el calcídico (de Hoz 1990: 242-243. que éste representa el alfabetario tartesio. este último autor plantea también la hipótesis de que el sistema del sudoeste sea una evolución por influencia griega de un signario anterior. Extremadura española. supra) concentrados principalmente en el valle bajo y medio del Guadalquivir. quizá por influencia griega y por tanto posterior (fines del siglo VII o principios del VI). o tartesia. 1995: 612-613). constituyendo un signario teórico a la manera del de Marsiliana. y que en realidad se hablara una única lengua en el sudoeste de la Península Ibérica. Por razones históricas se cree fundadamente que esta lengua debe identificarse con la tartesia. aunque últimamente ha matizado esta opinión y baraja otras posibilidades (Correa 1995: 612). aunque con importantes extensiones a la Alta Andalucía. No obstante. . 8). a otro que sí la utilizaría. se deduce la existencia con seguridad de una lengua en el sudoeste de la Península Ibérica que muy probablemente puede retrotraerse a la Edad del Bronce Final caracterizada por una serie de topónimos y de antropónimos (vid. el tartesio. Por lo tanto. Por su parte. que el primero deriva del segundo. lo que explicaría además la existencia de inscripciones en el sistema del sudoeste en la Baja Andalucía y fuera del núcleo de máxima concentración de estos epígrafes en el sur de Portugal (Correa 1993: 554-555. Este investigador considera también a partir de su análisis del signario de Espanca. sus necesidades fonológicas. A pesar de todo. de Hoz postula la existencia de dos lenguas en el sudoeste de la Península Ibérica.

.

4. unida a la aparición de cerámica a torno de posible origen micénico datan este yacimiento en los siglos XIV-XIII a. No obstante la calibración a dos sigmas de las fechas radiocarbónicas de este yacimiento ofrecen unos intervalos de 14111255 y 1239-1217 (GrN 7284) y 1493-1312 (GrN 7285). 13 es un tema que merecería un estudio más detallado.C. Una vez solventado el primero de los problemas.C.. aunque admiten que puedan extenderse al siglo X. pero no este el lugar ni el momento adecuado. Schubart (1971: 171. . ello sin dejar de considerar las controversias que últimamente se están produciendo sobre qué tipo de cronología debemos usar a la hora de realizar nuestros análisis históricos. siendo a partir de este momento cuando en las estratigrafías de los diferentes poblados del sudeste peninsular empieza a documentarse la presencia de cerámica Cogotas I. aún reconociendo que los hallazgos de la misma son cada vez más numerosos.. Sería por tanto la presencia del segundo tipo cerámico la que definiría a nivel artefactual el comienzo del Bronce Final. debemos encarar el segundo: cuál es el marco cronológico en el que debemos situar este Bronce Final. como en la desembocadura del Tajo y áreas adyacentes del Ribatejo. la escasez de las primeras. la solución hay que buscarla a partir de la definición de uno o varios fósiles-guía que nos caractericen esta fase con una personalidad propia. ya que su final queda claramente delimitado por la disolución del mismo dentro del proceso de aculturación sufrido por el mundo indígena en los siglos VIII-VII a. Pero ya aquí nos encontramos con el primer dilema: debemos elegir si van a ser los distintos tipos cerámicos adscribibles al horizonte Cogotas I o las cerámicas con decoración bruñida las que van a marcar el inicio del Bronce Final. 1975: 144). siendo especialmente espinosa la cuestión de fijar una fecha para el comienzo del mismo. 1975: 144) y Ruiz Mata (1979: 13.C. con una datación entre el 1000 y el 750 a.C. El principal criterio usado para fijar esta cronología es evaluar «a ojo» la duración de este horizonte cultural y sumarlo a la fecha que cada uno de estos investigadores considera correcta para el inicio de la colonización fenicia en la Península Ibérica. Sobre el primero de estos problemas. aunque algunos como Schubart (1971: 171. aluden también el dudosísimo paralelo oriental de la «stroke burnished pottery» como puntal para apoyar su propuesta cronológica. sin duda. DELIMITACIÓN CRONOLÓGICA Este es. desaconseja tomar las cerámicas del horizonte Cogotas I como el fósil guía para definir el Bronce Final en el Sudoeste de la Península Ibérica. 1995: 266267) proponen para las mismas unas fecha de siglo IX a. López (1977) y Belén y Escacena (Escacena y Belén 1991. desde cuándo podemos hablar en propiedad de un Bronce Final. uno de los asuntos más delicados por la gran variedad de opiniones que existen sobre qué es lo que debemos considerar como Bronce Final y desde cuándo exactamente podemos hablar con propiedad de su existencia.C. 13 El final de la cultura argárica y el comienzo del Bronce Tardío se fija en fechas radiocarbónicas calibradas aproximadamente entre 1500/1400 A. tanto en el área onubense. En mi opinión.C.C. del bajo Guadalquivir y de la Extremadura española: cerámica de decoración bruñida interna. Belén y Escacena 1992. A la hora de traducir en fechas absolutas este horizonte cultural establecido a partir de criterios tipológicos y estratigráficos las opiniones son tan numerosas como investigadores han tratado el tema: Pellicer (1989a: 156) fija el comienzo de la producción de la cerámica bruñida en su Bronce Reciente II. Extremadura portuguesa y el Alto Alemtejo: cerámica de decoración bruñida externa. según Chapman (1991: 139) a partir de la evidencia obtenida en el poblado granadino de Cuesta del Negro. Cómo debemos explicar la presencia de estas cerámicas en el sur peninsular desde fechas tan tempranas como pueden ser mediados del II milenio a. Escacena 1995) suponen una fecha de inicio de este horizonte cultural ya en el siglo IX a. que constituyen estadísticamente excepciones dentro de conjuntos ergológicos que por otra parte se fecharían sin problemas en el Bronce Pleno.

Belén y Escacena 1992.C. proponiéndose para los mismos las fechas que Tucídides nos proporcionaba para la fundación de las mismas. en la arqueología comparada: en la tumba 523 de la necrópolis chipriota de Amathus y junto al asador articulado de tipología atlántica. se documento una fíbula de codo de tipo Huelva en un contexto que ofrece cerámicas del Chipro-Geométrico I y el ChiproGeométrico II para el que el excavador propugna una fecha en torno al año 1000 a. lo 14 El problema es que la fecha del inicio de la colonización fenicia en occidente está mediatizado por la cuestión de la fechación de las cerámicas griegas. pero reconozco que no por completo. que tendría como consecuencia inmediata la fijación del inicio de la colonización fenicia en occidente en pleno siglo IX a. que finalizaría con la llegada a la región de nuevas poblaciones de filiación atlántica procedentes de otras área del occidente peninsular (Escacena y Belén 1991: 25-26). 9.C. como sería lo lógico trabajando con un estricto método estratigráfico? Esto nos hace preguntarnos si los hitos cronológicos obtenidos por cronología comparada histórica son sólidos e incluso. hecho que se vienen fechando en los siglos XIII-XII a. Esto es lo que ocurre en Tiro. hecho que.C. sin embargo. ya que no se explicita en que se basa tal afirmación. 723 fig. con lo que habría que elevar toda la cronología del Bronce Final Precolonial 14. 193. No obstante. en Cartago. Ruiz-Gálvez (1995a). Por todo ello. 17) nos advierte de «la fragilidad de la cronología de la Edad del Hierro Antiguo» en Grecia y nos ilustra con un par de casos en que las dataciones de las cerámicas griegas son al menos desconcertantes: el . Estos se basarían. 175 fig.C.C. algunas de las cuales son en mi opinión.. hay que señalar que su propuesta encierra una celada que hay que poner al descubierto: ¿fecharían el horizonte Cogotas I en estas fechas de finales del II milenio a. Los paralelos en contextos sículos. cerraría substancialmente este «vacío» cronológico. La correlación apunta a una fecha en el tránsito de los siglos XIV-XIII a. (Bernabò Brea 1957: 154-157 figs. 41. Castro 1994: 143-145). 34-35.C. analizaré una serie de premisas en las que se basa la existencia del mismo. sardos e itálicos de fíbulas de codo y otros elementos del Bronce Atlántico II y III en los siglos XI-VIII a. si no dispusiesen de los famosos fragmentos micénicos o por el contrario propondrían para los mismos una fecha en el último siglo del II milenio o el primero del siguiente. han propuesto la existencia de un hiatus y un vacío poblacional en la baja Andalucía de dos o tres siglos entre 1100 y 850 a. cuyos estratos coetáneos a los inicios de la colonización en occidente (Tiro IV-I) están datados por la evidencia de la cerámica del Geométrico Tardío griego del 760 a.C. comunicación personal).. También Morris (1987: 10-14. calculando la fecha más baja que caracteriza el inicio del horizonte de las cerámicas bruñidas según el procedimiento señalado más arriba de sumar a la fecha que consideran correcta para el inicio de la colonización fenicia. El Carambolo. en adelante (Bikai 1978). para la aparición de las primeras producciones a torno en contextos indígenas. Ahora. yendo más allá. en primer lugar. En tercer lugar. no en la propia Grecia. existiendo en mi opinión una estimación a la baja en la duración de los mismos. 119 fig. no modificó el marco cronológico. 111 fig. Morro de Mezquitilla. 1991) también abogan por esta fecha para el inicio del Bronce Final.C. 121 fig.C. cuyas importaciones eubeas indican una fecha no anterior al 775 a. por lo que se proponen dataciones más bajas para los mismos. etc. 129 fig. 1992) cuando la fecha canónica de su fundación según las fuentes clásicas es el 814 a. James (1993: 111-115) señala como la cronología de la mayoría de los tipos cerámicos griegos se dedujo a partir de los estratos basales de las primeras excavaciones en las colonias de Sicilia y de la Magna Grecia. 721 fig. En segundo. o poco después (Karageorghis 1987: 719. sin embargo. o poco antes. que la situarían circa 775 a. 127 fig. calculando para los estratos sobrepuestos de este yacimiento anteriores a la aparición de las cerámicas bruñidas una duración que no iría más allá del 1100 a. tal vez incluso en sus inicios (Aubet 1994: 323. Karageorghis y Lo Schiavo 1989: 16.C.. encontrándose posteriormente con la desagradable sorpresa de la aparición de estratos más antiguos. 22). volviendo a la posible existencia de este hiatus poblacional. en cronología arqueológica: Cartago. 7. por lo que hay que buscar otra serie de medios para restablecer la continuidad cronológica. se pone en entredicho el carácter precolonial de niveles estratigráficos de muchos yacimientos basándose en la supuesta imitación por parte indígena de algunos prototipos cerámicos fenicios como el vaso «chardón» que.J. lo cual no deja de ser sorprendente. al mantener una fecha para el comienzo de la colonización fenicia en occidente entre 25 y 50 más reciente de lo que actualmente sugieren los datos arqueológicos.C. tampoco se explicitan qué criterios se utilizan a la hora de aquilatar la duración de los niveles precoloniales con cerámica bruñida de un yacimiento. 2.C. como propongo. 11. La no asunción de toda esta serie de premisas.. Escacena 1995) sostienen que estas dataciones parecen en principio demasiado bajas a la hora de conectar con las que se viene atribuyendo normalmente a los momentos finales del Bronce Pleno-Tardío de la Andalucía occidental definidos según ellos por la correlación entre las cerámicas micénicas del LH IIIA/B y las meseteñas del horizonte de Cogotas I en el yacimiento de Montoro. y. Ruiz Mata y C. en la aceptación de la cronología radiocarbónica calibrada en la línea propugnada por M. al menos. se niega la perduración de los elementos de cultura material de Cogotas I más allá del 1200/1100 a.. 123 fig. por último. aparece claramente en niveles precoloniales en yacimientos como el Cabezo de San Pedro. Lo Schiavo y D’Oriano 1990: 109 fig.C. Castillo de Doña Blanca. 3. 114-116 figs. Pérez. 4-6. si la propia cronología histórica no está errada en cierta medida. la Colina de los Quemados. 8. cuyo skyphos eubeo del Geométrico Tardío apunta también a una fecha en torno al 760 a. (Vegas 1989. discutibles. 187. del Castillo de Doña Blanca.. Tusa 1983: 508 y ss. como muy antiguo para el inicio del asentamiento (Cabrera 1994: 25). Por último.40 MARIANO TORRES ORTIZ En esta línea. algunos autores (Escacena y Belén 1991. Pero este es un asunto que discutiré más adelante. 12. fecha que también confirmaría una fecha de termoluminiscencia recientemente realizada (D. En primer lugar. Sin embargo.C.. ya se han levantado algunas voces señalando que la «inmaculada» fiabilidad de las fechas de la cerámica griega puede no ser tal.C. proponen una fecha en torno al 700 a. En segundo.

Todo ello nos lleva a fijar un límite inferior en torno al 500 a. aproximadamente. No obstante. en barajar la posibilidad de una mayor inestabilidad habitacional. El límite cronológico inferior viene señalado por la desaparición de ciertos elementos de cultura material como son las cerámicas arcaicas griegas que estaban arribando a la baja Andalucía desde finales del siglo VII a. como mucho. en tercero. además de producciones típicamente ibéricas (recipientes rituales de asa de manos de tipo ibérico). en el campo de las producciones metálicas en bronce. comienzos del siglo V a. en segundo. aunque equivocadamente considera que habría que rebajar las cronologías. los datos proporcionados por las fechas calibradas de C14 y las secuencias dendrocronológicas documentadas en Europa Central (Suiza) sugieren una elevación de las dataciones históricas para los diferentes períodos del Hallstatt (Randsborg 1991).C. como en el Egeo (Manning y Weninger 1992) con el Período Orientalizante a través del denominado Bronce Final Precolonial sin la existencia de ningún hiatus. Por su parte. En este sentido se había manifestado ya James (1993). por motivos puramente pragmáticos y operativos voy a trabajar con las fechas históricas y arqueológicas tradicionalmente aceptadas. supra nota anterior). la denominada área de desastre del radiocarbono.C. en fechas históricas. o. Así.DELIMITACIÓN CRONOLÓGICA 41 que va en la misma línea de los datos proporcionados por la tumba de Amathus. Sin embargo. y.C.C. bien fechado por la existencia de cerámica micénica datada por radiocarbono calibrado tanto en la Península Ibérica: Cuesta del Negro de Purullena y Montoro. por último. no abandono de la región (Ruiz Gálvez 1995b: 153). como el vaso de cuello estrangulado. se observa igualmente una sustitución de los típicos productos orientalizantes (jarros piriformes y recipientes rituales de asa de manos del tipo oriental) por producciones etruscas. el marco cronológico analizado se centra aproximadamente entre el 900 y el 500 a. en primer lugar. greco-itálicas y griegas (oinochoai. sin dejar de reconocer que las mismas pueden tener un grado de error que habrá que evaluar en un futuro (vid. la aparición de nuevas formas cerámicas. Con todo ello es perfectamente plausible conectar los momentos finales del Bronce Pleno-Tardío. de filiación ibero-turdetana y. hay que señalar que la definición de un marco cronológico absoluto en el que integrar todos los datos conocidos del Bronce Final y la Primera Edad del Hierro es una línea de investigación que a buen seguro dará fructíferos resultados en el futuro y ayudará a comprender importantes aspectos del fenómeno histórico que se viene denominando genéricamente «Precolonización» y del progresivo proceso de aculturación que las poblaciones autóctonas del Sudoeste peninsular van a sufrir a causa del impacto colonial fenicio. aparecidos en un nivel anterior a la destrucción del yacimiento por Senaquerib en el 696 a. a la escasez de fechas de radiocarbono existentes y por los problemas que las mismas pueden provocar a la hora de datar contextos arqueológicos entre el 800 y el 400 a. a que todas las publicaciones consultadas siguen esta cronología y no es conveniente crear confusiones innecesarias.C.C. la aceptación de una mayor perduración del Bronce Pleno-Tardío y una mayor duración de los niveles precoloniales con cerámica bruñida: la hipótesis «chicle» tan denostada por Escacena (1995: 192-193). que coincide con gran parte del período estudiado en este trabajo y.C. . jarros). y fechado hacia el 750-725 a. la sustitución de las formas de barniz rojo fenicio-occidental por producciones de barniz rojo típicamente turdetanas. hallazgo en Tarso de un «bird bowl» greco-oriental y un aryballos protocorintio fechables tipológicamente bien entrado el siglo VII a. Los motivos que me llevan al uso de la cronología histórica son..C. que daría lugar a la inexistencia de potentes secuencias estratigráficas y a la destrucción de muchas de las estructuras de hábitat de la zona. es revelador.

.

valorando también la calidad de los datos de base para la realización del trabajo propuesto y señalando líneas de investigación que pueden seguirse en el futuro. el sexo y el estatus social de los difuntos. Lubbock (1882). este marco de referencia es aplicado por J. la más primitiva forma religiosa que surge de la creencia en seres espirituales de los que los hombres tomarían conciencia a través de las experiencias del sueño y de la muerte. que diseñó su propio esquema de evolución unilineal del sistema de creencias religiosas. sino dentro del conjunto del sistema social. realizar un resumen del lugar que ha ocupado el estudio de los rituales funerarios dentro de la Arqueología y de la Antropología desde finales del pasado siglo y.5. demuestra que muchos de los ritos se insertan dentro del marco de las relaciones sociales. usando los trabajos de Binford (1971). Estas creencias religiosas fueron integradas en un marco evolucionista siguiendo el paradigma en uso por aquel entonces en la Antropología. vinculados a actividades económicas. En la Arqueología. 1. Chapman y Randsborg (1981). Frazer (1886) y Spencer (1876). el estatus y las obli- . No obstante. etc. Ahora. el sexo. por su parte. sin tener en cuenta las variaciones intrasocietales debidas a variables como la edad. fue este autor el que señaló las diferencias en los enterramientos debidos a la edad. se va a interpretar los ritos no de forma aislada. En primer lugar. en el cual las ideas y las creencias son variables fundamentales a la hora de comprender las diferencias y similitudes culturales y de comportamiento inter e intrasocietal. 1878). enunciar los planteamientos teóricos y metodológicos con los que se aborda el análisis del mundo funerario del sudoeste de la Península Ibérica durante el Bronce Final y el Período Orientalizante. por primera vez. Los sociólogos franceses Va a ser dentro del paradigma de la escuela sociológica francesa donde el estudio de las prácticas relacionadas con la muerte va a recibir un nuevo impulso. Además. estos autores definen un único tipo de enterramiento para cada sociedad en particular. LA ARQUEOLOGÍA DE LA MUERTE El propósito de este apartado es realizar un repaso historigráfico de la integración de los estudios sobre la muerte en disciplinas como la Arqueología y la Antropología. Es Hertz (1907) el que por primera vez pone en duda que los ritos de enterramiento sean únicamente una respuesta natural humana ante el horror que generan los cadáveres. El siglo XIX El estudio de las prácticas funerarias en el siglo XIX dependió de principios pseudopsicológicos que proponían una universalidad de las creencias religiosas. Bartel (1982) y Lull y Picazo (1989). Frazer. defendía que todos los rituales funerarios tenían como origen el miedo al alma o al fantasma del difunto y era un intento de los vivos para controlarlos. los trabajos más importantes sobre la muerte y la religión fueron realizados por Tylor (1866. como los dayakos. en segundo. El primero de estos investigadores acuña el concepto de animismo. sus análisis se enmarcan dentro de lo que Binford denomina argumento racionalista-idealista. el estatus. 1871. aceptándose que la existencia de un Más Allá era una creencia universal. En su estudio de las prácticas funerarias de algunos pueblos de Indonesia. Dentro de este marco interpretativo. Sin embargo. PLANTEAMIENTOS TEÓRICO-METODOLÓGICOS En este capítulo se persiguen dos objetivos.

subraya el carácter psicobiológico de la cultura. Especialmente importante para la Arqueología es la hipótesis de Van Gennep de que los ritos de paso tienen un correlato a nivel espacial. Dentro de la misma línea de investigación se enmarca el ya famoso artículo que Binford publico en 1971 y que se ha convertido en referente obligado para cualquier investigador interesado en el análisis de las prácticas funerarias a partir de información arqueológica. no el estructural. y rechazar explicaciones basadas en factores individuales o psicológicos (Rossi y O’Higgins 1981: 105). va realizar un análisis completo de las prácticas funerarias a la luz del nuevo paradigma y sentar las bases teórico-metodológicas de la subdisciplina arqueológica ahora conocida como Arqueología de la Muerte. Malinowski. las relaciona con la necesidad de los seres humanos de separar a los muertos de la comunidad debido al temor innato a la muerte y al cadáver. siendo relativamente complejos debido a las diversas concepciones que una sociedad tiene del Más Allá dependiendo de factores tales como el sexo. En lo que se refiere a las prácticas funerarias (Malinowski 1925. Es por ello que el tratamiento funerario del difunto depende fundamentalmente de las decisiones de los vivos. Éste tuvo desde sus orígenes una dependencia evidente de los trabajos de Durkheim. Malinowski integra las prácticas funerarias dentro del marco de las necesidades psicológicas de los vivos.44 MARIANO TORRES ORTIZ gaciones de parentesco. de estructura. 1944). por lo que existe una mayor posibilidad de conflicto a la hora de reconocer la diferentes identidades sociales de un mismo individuo. Las diferentes interpretaciones interpretaciones que del trabajo de Durkheim realizan las dos principales figuras del Funcionalismo británico: A. muy útiles en el análisis de las manifestaciones funerarias. Este investigador enfatiza de esta manera el concepto de rito funerario como un rito de separación y reintegración (RadcliffeBrown 1922). en contra de lo defendido por Durkheim. RadcliffeBrown y B. Según Saxe. sin poder ser considerado un funcionalista en sentido estricto. supra). La Nueva Arqueología y el enfoque Binford-Saxe Dentro de la revolución teórico-metodológica que va a suponer la Nueva Arqueología en el curso de las décadas de los sesenta y los setenta. La Antropología Social Británica Como tal se entiende la corriente del pensamiento antropológico que ha recibido el nombre de «Funcionalismo». es decir. . La principal aportación de este investigador va a ser la aplicación de la teoría antropológica del rol. Por tanto. al integrar en la discusión los conceptos de lo sagrado y lo profano. Dos años después. que ensalzarán unas u otras facetas del difunto. el sexo y el estatus de los difuntos. sociólogo francés ya mencionado en el apartado anterior que. se reflejan también en sus diferentes enfoques a la hora de analizar el tema de la muerte y las prácticas funerarias. junto a Binford. manejando conceptos ahora básicos como la identidad social. Por su parte. la relación de identidad y la persona social 15. Malinowski. representando las prácticas funerarias una expresión ritual de la pertenencia del difunto a la comunidad. 15 Una definición de estos conceptos puede obtenerse en Lull y Picazo (1989: 9-10). interpreta el fenómeno de la muerte como una perdida para el grupo social. actuando como defensa contra la agresión a la solidaridad grupal que representa la muerte. por lo que se vincula más a los autores del siglo XIX que Binford integra dentro del que denomina argumento racionalista-idealista (vid. R. la edad y el estatus del difunto. empleó explicaciones de tipo funcional en varios de sus trabajos al interpretar ciertos fenómenos sociales a partir de su «funcionalidad». siendo el difunto aislado geográficamente en un cementerio o en área conceptualmente diferente. al estudio de las prácticas funerarias de una sociedad. Radcliffe-Brown. sosteniendo que cada costumbre. Afirma que las actividades vinculadas a la muerte son ritos de separación del difunto del grupo social. será Saxe (1970) el primero que. Enfatiza también este autor la necesidad del análisis de la variabilidad de las prácticas funerarias relacionadas con diferencias en la edad. que era concebida en los términos de un ser vivo (Rossi y O’Higgins 1981: 105). objeto material o creencia cumple una función vital e indispensable al satisfacer una necesidad básica (Rossi y O’Higgins 1981: 105). También dentro de esta escuela hay que valorar el trabajo de E. es en la muerte donde actúan un mayor número de personas sociales del difunto. reflejando los deberes y obligaciones que unían al muerto con los mismos. para los que la respuesta ante la muerte se basa en factores puramente emotivos. Durkheim (1912 [1993]). desechando una vinculación con la esfera de las relaciones sociales. En pocas palabras: Saxe mantiene que la variabilidad de los restos funerarios se relaciona con la manipulación consciente o inconsciente de las identidades sociales que tenía el difunto en vida. desarrollada por Goodenough (1965). coincidente con Durkheim en explicar la conducta humana en términos de consideraciones sociales. su contribución a satisfacer las necesidades de la sociedad. Van Gennep (1908 [1986]) publica un trabajo sobre los ritos de paso en el que incluye a la muerte y las prácticas funerarias dentro de lo que el denomina ritos de transición.

Estos se sustentaban en la opinión de Kroeber (1927) de que la variabilidad de formas de enterramiento y de ritos funerarios se debe a la carga altamente afectiva que el fenómeno de la muerte tiene para los seres humanos. Estos planteamientos tienen su aplicación en el estudio de las prácticas funerarias. Plantea este autor. 1993). Dentro de este marco interpretativo podemos destacar los trabajos de Shanks y Tilley (1982). Por ello. 1981). afirma que podemos suponer que a partir de los cambios observados en las formas de los rituales funerarios de una sociedad a través del tiempo. Peebles y Kus (1977). denomina «persona social» del difunto a la hora de analizar la variabilidad de las prácticas funerarias. conservación diferencial. Goldstein (1976. se pueden señalar también los trabajos pioneros de Binford (1964). también a partir de Goodenough. Para Hodder. . en las formas que pueden adoptar los ritos funerarios. También entiende las prácticas funerarias desde una perspectiva menos «social». Brown (1971) y Peebles (1971). La reacción postprocesual Como reacción al enfoque cientifista y sistémico de la Nueva Arqueología. Binford critica los presupuestos que venían dominando el estudio de los ritos funerarios en la Antropología y la Arqueología norteamericanas durante todo el siglo XX. que valora los efectos de los procesos arqueológicos que llevan a la formación del registro arqueológico que excavamos en las necrópolis: elecciones sociales sobre el ajuar. que analizan dentro del marco neoevolucionista propio de la Nueva Arqueología el reflejo de la complejidad social de una cultura en las prácticas funerarias que llevan a cabo y O’Shea (1981. 1984. hay que valorar lo que Binford. en toda su diversidad 16. Tilley (1984). cosmología. Braithwaite (1984). a los que siguieron toda una serie de trabajos más especializados como los de Braun (1977. la estructura de la sociedad reside en los símbolos que ordenan las diferentes partes del sistema. Morris (1987) y Cannon (1989. siendo éstos manipulados por diferentes grupos de individuos en un juego que redefine constantemente las posiciones de estatus dentro del marco social global. Tainter (1978). basándose fundamentalmente en el intento de reconstruir la organización social de las sociedades humanas. enmarcados dentro de lo que este autor denomina paradigma «normativista» de la Arqueología. dentro del «optimismo» que imbuye a toda la Nueva Arqueología de los años sesenta y setenta. de las personas. alteraciones postdeposicionales. Como factores que pueden intervenir en las diferencias observadas en las prácticas funerarias Binford señala el sexo. Dentro del paradigma de la Nueva Arqueología que domina la investigación de la Arqueología de la Muerte durante los sesenta y setenta. con el potencial que ello ofrece para determinar el grado de complejidad social alcanzado por dicho grupo. la posibilidad de reconocer la organización social de un grupo a partir de la diferenciación que el mismo presenta en la manifestación de sus prácticas funerarias.PLANTEAMIENTOS TEÓRICO-METODOLÓGICOS 45 En el mismo. como Saxe. que introduce la teoría general de sistemas en el análisis de las prácticas funerarias como indicador social. por el contrario. y el estatus y el rol que juega el difunto en el grupo humano en aquellas sociedades más complejas. Este investigador rompe con el enfoque sistémico de la cultura y la sociedad de los nuevos arqueólogos. entendiendo Hodder que éstas están relacionadas con una ideología de la sociedad de los vivos que pueden constituir un mecanismo de legitimación del grupo dominante y del orden social que este impone o. empieza a gestarse a principios de los años ochenta la crítica de la misma. encontró una mayor aplicación. reconociendo el papel que juegan las creencias. Sin embargo. Dentro de la misma línea de investigación. proponiendo una redefinición de la estructura social como «las reglas y conceptos que dan sentidos al sistema social» (Hodder 1982: 150). etc. y las concepciones respecto al mundo. Por tanto. podemos inferir un cambio de la organización social del grupo humano que los utiliza. El estudio del empleo de la ideología en las prácticas funerarias fue uno de los primeros campos de la investigación en las que la Arqueología postprocesual. en lo que se observa una regresión al concepto normativista de la cultura que buscaba trascender la Nueva Arqueología. que analiza la estructura espacial de los cementerios. la edad y las diferentes capacidades para realizar tareas culturales en aquellas sociedades que presentan un menor grado de complejidad social. 16 La enorme variedad de planteamientos teóricos y epistemológicos de la Arqueología postprocesual aparecen perfectamente sintetizados en los trabajos de Patterson (1989) y Preucel (1995). religiosas o de otro tipo. 1995). inicialmente encabezada por los trabajos de Ian Hodder. que cuantifica el gasto de energía usada en llevar a cabo los ritos y estructuras funerarias. 1984). planteó a nivel hipotético que el grado de variabilidad de las prácticas funerarias de un grupo humano es directamente proporcional a la complejidad de la organización social del mismo. Binford propone que los ritos funerarios se enmarcan dentro del resto de las actividades sociales de los grupos humanos y que la variabilidad de las mismos se deben a las diferencias de estatus que puedan existir entre los miembros de los mismos y no al estado anímico de los vivos a la hora de enterrar a sus muertos. entendidas estas en cuanto actores sociales que perciben y manipulan su entorno. 1979). un medio para enmascarar la diferenciación social existente dando la apariencia de «igualdad social» a través de prácticas funerarias igualitarias. Parker Pearson (1982.

o elementos antrópicos. propios de muchos de los enfoques de la Arqueología postprocesual. VARIABLES DE INVESTIGACIÓN Localización Al analizar esta variable se ha procedido en primer lugar a fijar el emplazamiento topográfico de la misma. no nos lleva a un conocimiento preciso de las creencias religiosas profesadas por estas gentes. No obstante. se ha determinado su relación respecto al hábitat del que dependían siempre que esto ha sido posible. cursos de aguas. aunque es mucho lo que podemos averiguar. El posible significado ideológico y social de la elección del lugar del emplazamiento de una necrópolis dada es objeto de estudio detallado en el apartado III. Va a ser dentro de este marco interpretativo donde se va a inscribir el presente trabajo. y las posibles creencias religiosas que subyacen a las prácticas funerarias del Sudoeste de la Península Ibérica durante el Bronce Final y el Período Orientalizante. . señalando.46 MARIANO TORRES ORTIZ El paradigma procesual-cognitivo Las críticas sufridas por la Nueva Arqueología por su desinterés por el estudio de la ideología y de las creencias no han caído en saco roto y uno de sus principales exponentes. por último. que en todo caso. unas buenas fuentes iconográficas que podamos unir a nuestros datos arqueológicos. conocer la existencia y el alcance de posibles fenómenos de aculturación. ya que su reconstrucción se realiza desde el presente. no obstante. 2. Renfrew. conocer algunas de las creencias de la comunidad en estudio sobre el mundo de ultratumba y. aunque su conocimiento no sea completamente objetivo. que nos permitirían reconstruir en parte la ideología subyacente a las prácticas funerarias prehistóricas pero. 1993. Este segundo aspecto es el que ha resultado de mayor interés. no nos proporcionan un conocimiento completo de las mismas. una prospección superficial o un hallazgo casual o debido a la acción de excavadores clandestinos. en segundo lugar. examinado en qué tipo de accidente geográfico son más recurrentes: en época orientalizante casi siempre en alturas de tamaño variable.3. acepta la existencia real del pasado. se ha elaborado un pequeño estudio historiográfico en el que se resumen todas las actuaciones que se han llevado a cabo en el yacimiento así como la calidad de los datos obtenidos. fuentes escritas o. Dentro de este nuevo marco interpretativo. admite el desinterés mostrado por lo que el denomina paradigma procesual-funcionalista que ha dominado la Nueva Arqueología de los años sesenta. no es la misma que la de una campaña de excavación moderna y realizada con los estándares científicos que consideramos apropiados hoy en día. setenta y ochenta. Por ello. concluyendo que. Este primer filtrado de los datos creo que es de una gran importancia a la hora de evaluar la fiabilidad de nuestro propio trabajo de investigación. pues la fiabilidad de los datos de una campaña de excavación antigua. del presente estudio. Para ello sigue propugnando el uso del método científico y critica la utilización de procedimientos empáticos. entre las necrópolis y los poblados. estudiar la organización social de la comunidad en un momento determinado. Scarre (1994) hace un análisis de aquello que podemos conocer de las creencias y la ideología en la Prehistoria. entendida en este caso como plasmación del orden social dominante.1. Renfrew (1982. sino en cómo funcionaban las mentes de estas comunidades. Y. caminos. Este proceso es el analizado en el capítulo III. pero descartando como impracticable la definición de leyes universales del proceso cultural (Renfrew 1994: 10-11). sino en la testabilidad y explicitación de la argumentación. a pesar de las proposiciones programáticas reflejadas en los primeros tiempos de su existencia. Igualmente. 1994. C. Renfrew y Bahn 1991). de caracterización étnica de diferentes comunidades dentro de un territorio. este inconveniente en parte puede salvarse mediante un uso apropiado de los paralelos etnográficos. con el máximo respeto a los datos arqueológicos pero realizando aquellas inferencias que a partir de los mismos se puedan llevar a cabo con el propósito de comprender la ideología. al menos. Renfrew (1994: 6) señala que no está interesado en qué pensaban aquellas comunidades que conocemos a través de la investigación arqueológica. Para este autor. ya que se ha observado la recurrencia de ciertos rasgos geográficos. Estructuras Una de las partes fundamentales en el análisis de las necrópolis se es el estudio de la estructura de las tumbas en las que se deposita al difunto. que hay que tender a obtener un conocimiento tan objetivo como sea posible y tratar de producir generalizaciones validas. la inexistencia de una tradición oral. completamente subjetivos e idealistas. las ha admitido y ha respondido a las mismas desde sus presupuestos teóricos. Éste nos puede proporcionar valiosa información a la hora de fijar cronologías. Excavación Para todas las necrópolis recogidas en este estudio. mantiene que la validación de las hipótesis propuestas descansa no sobre la autoridad de argumentos empáticos del tipo «Yo estaba allí».

La adopción del uso de perfumes. nos ofrecen una información fundamental a la hora de observar la adopción de rituales fenicios por parte de los tartesios y. si el individuo ha sido inhumado o cremado. El primero de los mismos ofrece un doble interés. lo que es más interesante. en segundo su posición dentro de la tumba.2. En cuarto y último lugar. el estudio de las estructuras funerarias nos pueden ayudar en el sentido de que parto de la asunción de que a mayor monumentalidad mayor rango social del difunto.3. 1984: 447) y Wagner (1986a). propuesta ya realizado para el mundo orientalizante peninsular por Aubet (1984: 447) y puesta al día recientemente por Martín Ruiz (1996). de la realización de fuegos de ofrenda o silicernia. en lo que se refiere al análisis de la organización social. se ha procedido a cruzar los datos procedentes del análisis estructural de las tumbas con aquellos obtenidos del análisis de los ajuares con el objeto de intentar llevar a cabo si ello fuera posible una seriación de las diferentes estructuras funerarias. o de movimientos de pueblos: expansión de la Cultura de los Campos de Urnas del Nordeste peninsular. con la intención de analizar fenómenos de aculturación diferencial en la línea ya abierta hace tiempo por Aubet (1977-78: 106. Rituales Dentro de esta variable se ha prestado atención a dos aspectos claramente diferenciados: el primero de los mismos es el tratamiento del cadáver y. Esta información se contrasta posteriormente con qué estrato de la sociedad tartésica es el primero en abonarse a las «modas orientales». en este caso a orientación y/o la posición del cadáver. y. hechos ambos que desgraciadamente son difícilmente rastreables arqueológicamente. por lo que no se les ha prestado una atención específica al haber tenido que tratar con argumentos altamente especulativos. Estos aspectos han sido tratados en el capítulo III. La elección de inhumar o cremar un cuerpo puede relacionarse con creencias alrededor del mundo de ultratumba o actitudes de los «vivos» respecto a los «muertos». La documentación exhaustiva de los mismos ha tenido como objetivo el tener un corpus de cultura material susceptible de ser organizado cronológicamente o ser interpretado en función de qué tipo de materiales se asocia a cada grupo social tartésico en correlación con los diferentes tipos de estructuras funerarias.2.2. la orientación del cuerpo dentro de la tumba. ya procedente del mundo de los Campos de Urnas o del colonial fenicio. Pero en el caso que nos ocupa: las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante. que una vez más se nos escapan al analizar el registro arqueológico. En tercer lugar.PLANTEAMIENTOS TEÓRICO-METODOLÓGICOS 47 En el primero de los casos: obtener información cronológica. En el primero de estos aspectos se observa. No obstante. mayor preeminencia social del difunto. esta premisa está en la línea ya trazada por Tainter (1978) de que a mayor gasto de energía a la hora de construir las tumbas y llevar a cabo los ritos funerarios. el Orientalizante es una cultura de «príncipes». En lo referente al alcance y velocidad del proceso de aculturación del mundo colonial fenicio sobre el indígena.2. por lo que no se encontrará en el análisis de los da- . En el caso de que la estructura de la tumba dependiera de una forma clara y evidente del mundo colonial fenicio. ver qué segmento o segmentos sociales acaparaban estas prácticas rituales.1) El segundo y el tercero. En ningún momento se ha considerado este corpus susceptible de ser objeto de un estudio per se. pueden servirnos como indicadores de unas creencias religiosas específicas respecto al Más Allá. ofrece también la posibilidad de observar la extensión de un rito como el de la cremación en una zona tradicionalmente inhumadora. ya que como ha afirmado Torelli (1981: 70). estos poseen un importante potencial a la hora de estudiar procesos de aculturación sobre el sustrato cultural local por parte del mundo colonial fenicio. en tercero. Igualmente. En lo referente al análisis de los ritos fúnebres. dada la profunda variabilidad que un mismo símbolo. aparte de la ya mencionada información sobre el mundo de ultratumba. Esta faceta sí me ha parecido de un enorme interés y ha sido extensamente tratada (capítulo III. la concentración de un tipo de estructura determinada en un área geográficamente restringida puede llevarnos a establecer la existencia de un círculo cultural común que puede interpretarse como perteneciente aun grupo étnico determinado que entierra a sus difuntos de una manera y en un tipo de tumba determinado. se ha evaluado la diferencia temporal que existe desde el inicio del impacto colonial hasta la adopción de estructuras funerarias de filiación fenicia. con el potencial implícito que ello entraña a la hora de analizar posibles fenómenos de aculturación. se ha procedido por medio de la arqueología comparada a fijar la fecha absoluta de la tumba en conjunción con el análisis del ajuar funerario si éste existiese. Ajuares Los bienes con los que el difunto era sepultado han sido objeto de un tratamiento lo más escueto posible con el propósito de no extender este trabajo de investigación en demasía. el segundo. en primer lugar. puede tener según la cultura que lo utilice (Binford 1971). el tema de la orientación de las tumbas y/o los difuntos ha sido tratado estadísticamente en el capítulo III. los ritos fúnebres que se han llevado a cabo durante el sepelio del difunto. de libaciones usando el juego ritual de jarro de bronce y recipiente ritual de asa de manos.

de algunos tipos específicos de estructuras funerarias que dan una cronología relativamente precisa. Toda esta labor de investigación es la que queda plasmada en el capítulo IV. se han utilizado como marco comparativo los procesos prácticamente paralelos que por estos momentos están teniendo lugar en otros lugares del Mediterráneo como Etruria y el Lacio. etcétera. Por sí mismos. esta variable depende directamente de los mismos y.5. toreútica. cruzando los mismos con otras informaciones como la evolución diacrónica de la organización del territorio y la urbanística. Adicionalmente.48 MARIANO TORRES ORTIZ tos arqueológicos un apartado destinado a estudiar los diferentes tipos de cerámicas. Cronología Como se ha señalado al tratar de los ajuares. fíbulas. lo que permite contrastar mejor las hipótesis propuestas en este trabajo. . orfebrería.2. adicionalmente. la visión de conjunto resulta mucho más rica y completa. Esta labor era básica a la hora de integrar de una manera conjunta estructuras. No obstante. La articulación de un marco cronológico preciso es lo que se intenta llevar a cabo en el apartado III. ritos y ajuares y obtener una visión diacrónica lo más precisa posible de la cultura tartésica desde sus orígenes en el Bronce Final hasta el final del Período Orientalizante. los datos funerarios ofrecen ya un panorama respecto a la organización social tartésica a lo largo de estos siglos relativamente coherente. broches de cinturón.

La adopción de este tipo de ritual en la Andalucía occidental puede estar en relación con la expansión de esta práctica funeraria desde el área que ocupa la cultura argárica en el sudeste de Andalucía. No obstante.—Enterramiento en pithos excavado en el nivel 13 del corte CA-80/B de Carmona. que calibrada a dos sigmas 17 FIGURA 10. Ejemplos de enterramientos en los espacios de habitación los encontramos en el nivel XIV del poblado de Setefilla (Lora del Río. Cádiz).C. de carácter dudoso. con un intervalo de mayor probabilidad (97 %) entre 2050 y 1610 A.6. 13. Enterramientos en hábitats La práctica de la inhumación de los cadáveres en el interior de los poblados se generaliza en todo el valle del Guadalquivir durante la Edad del Bronce.1. publicado en Radiacarbon 35(1993).. el panorama cambia en el milenio siguiente. se documentaron tres inhumaciones. en el que las evidencias son mucho más escasas y. a veces. Las mismas pueden datarse post quem a partir de la datación radiocarbónica obtenida en el nivel 22: 3040±90bp. una de las cuales había sido depositada en una fosa cubierta por un amontonamiento de piedras y presentaba un importante ajuar metálico consistente en un estoque o espada. un puñal y una alabarda de cobre arsenical y un recipiente cerámico de gran tamaño (Aubet y Serna 1981.. se presenta aquí una breve discusión de la evidencia disponible. De este nivel se ha obtenido una fecha de C14 de 3520±95 bp.C. LA ANDALUCÍA OCCIDENTAL 1. . 188-189 láms. y en el fondo de cabaña excavado en El Estanquillo (San Fernando. Todas las dataciones radiocarbónicas han sido calibradas con el programa Calib 3. abandonándose progresivamente la anterior costumbre de la inhumación colectiva en monumentos megalíticos y cuevas artificiales. en los niveles 20 y 22 del tell de Monturque (Córdoba). que calibrada 17 a dos sigmas arroja una cronología entre 2130 y 1610 A. EL SUSTRATO: LAS PRÁCTICAS FUNERARIAS EN EL SUDOESTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA EN EL II MILENIO A. XII-XIII). Sevilla (según Pellicer y Amores. En el primer caso. Sevilla). los materiales recuperados en este estrato así como los elementos del ajuar sugieren una datación para la sepultura poco antes de mediados del segundo milenio a. 1.C. 1985).C. Aubet et alii 1983: 45-47 fig. Si durante el III milenio antes de nuestra era la documentación sobre las prácticas funerarias del sudoeste peninsular es muy rica y se centra en la existencia de grandes enterramientos megalíticos de carácter colectivo. No obstante. en el nivel 13 del corte CA-80/B de Carmona (Sevilla).0. En Monturque se han documentado dos sepulturas de inhumación de las mismas características que la excavada en Setefilla. debiéndose muy probablemente la antigüedad de la datación radiocarbónica a la presencia de madera vieja en este estrato.

Por todo ello. del Amo (1975. En El Estanquillo se ha documentado una inhumación en fosa relacionada con un fondo de cabaña datado en torno a mediados del II milenio a. cinco individuos y que presenta una estructura formada por dos fosas circulares de pequeñas dimensiones (1. 1.—Enterramiento en cista del Cortijo de Chichina (según Fernández. estas necrópolis de cistas también han sido localizadas en la Tierra Llana de Huelva. También en Carmona se ha excavado un enterramiento datado en la Edad del Bronce.C. 1).3. Ruiz Mata y Sancha. este tipo de enterramientos se concentra en la franja de la sierra onubense. en la necrópolis de El Becerrero (ibidem: 172). (94%) (Giles et alii 199394: 46-47).14 y 1. Este autor (del Amo 1975: 109-112). y en la zona del curso bajo del Guadiana (del Amo 1975: 172-178. en el Cortijo de Chichina. alcanzando el 1300 a. Enterramientos en cueva artificial Sin embargo. frente al resto del valle del Guadalquivir. la revisión de la cronología del horizonte de Ferradeira. Gómez et alii 1994: 347 fig. Sin embargo.C. Ruiz Mata y Sancha 1976).C. Cádiz) atestigua de forma fehaciente la conti- . Para la misma disponemos de una fecha radiocarbónica sobre hueso de 2940±90 bp (UBAR-346 que calibrada a dos sigmas arroja unos intervalos entre 13901330 (6%) y 1320-900 a.C. En este yacimiento se excavaron cuatro enterramientos en cista (figura 11) y uno en fosa que se relacionan con los excavados en la serranía y la tierra llana onubense (Fernández Gómez. esta zona se enmarca dentro de tradición funeraria de la cultura del Bronce del Sudoeste. La datación obtenida de segunda mitad del II milenio a. las evidencias excavadas en los últimos años en un hipogeo situado en la necrópolis de Las Cumbres (Puerto de Santa María. 1976). donde M. de las que destacaba la denominada tumba 6. abundantes restos malacológicos y un adorno de cobre. las relaciona con las cistas del denominado Bronce del Sudoeste. Alcázar 1994). en localidades como Beas y Niebla. Necrópolis de cistas En la Andalucía occidental. fecha estas necrópolis en la Edad del Bronce y.2.C. 150. parece plenamente aceptable.. donde se excavaron varias inhumaciones en fosa. habiéndose documentado la existencia de varios fragmentos cerámicos amorfos. 157) una cronología que arrancaría a partir del 1500 a. situaría la cronología para el inicio del uso de estas estructuras funerarias a comienzos del segundo milenio a. documentadas principalmente en el sur de Portugal. 4. presenta durante la Edad del Bronce unas costumbres funerarias que implican la inhumación del cadáver en una cista. No obstante. A partir de las excavaciones en las necrópolis del Becerrero y Las Mesas.C. según se desprende del conjunto ergológico recuperado (Ramos et alii 1993: 134 fig. Barceló 1991: 16-18). propone del Amo (1975: 148. en un ambiento cultural inmediatamente posterior al del horizonte de Ferradeira.50 MARIANO TORRES ORTIZ FIGURA 11. 1993) ha localizado una gran cantidad de necrópolis que presentan este tipo de estructuras. podemos comprobar como la provincia de Huelva. al igual que en la provincia de Sevilla.C. arroja un marco temporal entre 1450 y 1010 A. Ésta consiste en una sepultura colectiva en la que se han depositado los restos de. al que ahora se considera encuadrado dentro del Calcolítico (Ruiz-Gálvez 1984a: 331. En este caso se trata de una inhumación infantil en pithos (figura 10) que muestra claras vinculaciones rituales con la cultura argárica.22 m de diámetro) excavadas en la marga terciaria y separadas por lajas de areniscas dispuestas verticalmente. con una extensión en la zona de la serranía sevillana. a pesar de los cambios rituales observados en los enterramientos desde el comienzo de la Edad del Bronce que se resumen en la adopción de la inhumación individual en cista o en el interior de poblados tal y como se ha señalado. que con sus inhumaciones dentro de las áreas de hábitat se encuadran más bien dentro de la tradición argárica del sudeste peninsular. concretamente en la zona limítrofe con Huelva. 1. concretamente. A causa de ello. Una posible extensión de estas prácticas funerarias en la provincia de Cádiz tal vez podríamos documentarla en la Loma del Puerco (Chiclana de la Frontera). al menos. 43). siendo por el momento este enterramiento un unicum en la Andalucía Occidental (Pellicer y Amores 1985: 103-104 fig.

Es. aboga por una fecha final para las mismas en un momento indeterminado del siglo X debido a que son claramente anteriores a las extremeñas. 2.EL SUSTRATO: LAS PRÁCTICAS FUNERARIAS EN EL SUDOESTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA. 51 FIGURA 12. No obstante.. sin embargo. El conjunto ha sido fechado por sus excavadores entre los siglos XVII y XV a. etc. considerando perduraciones la presencia de ciertos elementos más antiguos como espadas. que este investigador fechaba por aquel entonces a partir del siglo IX a.C. a las que relaciona con el comercio fenicio. También en la misma línea de propugnar una fecha tardía para las mismas se pronunció Schubart (1971: 157). que en su síntesis sobre las culturas de la Edad del Bronce en el Sudoeste peninsular también propone una cronología de Bronce Final para estas losas. concretamente entre 1100 y 800/700 a. en la transición entre el Calcolítico y el la Edad del Bronce dejando abierta la puerta a la pervivencia de los enterramientos colectivos y la cerámica campaniforme en plena Edad del Bronce (Ruiz Mata y Pérez 1995: 114-115). Almagro-Gorbea (1977: 186-187) el que comienza a barajar una fecha de inicio para las losas alentejanas en un momento indeterminado del segundo milenio. alabardas e ídolos ancoriformes. en el sur de Portugal.C. asociados a cerámica campaniforme puntillada. alabardas. Este autor propuso una cronología entre los años 1000 y 800 a. aunque su cronología y enmarque cultural ha sido objetos de interpretaciones discordantes. 2: Herdade da Defesa (según Almagro Basch.C.—Losas alentejanas. y vasos de tipo Odivelas en los ajuares de las cistas de su Bronce del Sudoeste II. en adelante. 1: Assento. para justificar esta cronología tan tardía. nuidad de la vieja tradición calcolítica del enterramiento colectivo. cinceles. pero señala que no se puede fijar hasta cuándo pudieron perdurar los objetos representados en las mismas: espadas de tipología argárica. EL SUR DE PORTUGAL: NECRÓPOLIS DE CISTAS Y LOSAS ALENTEJANAS Uno de los elementos que ha servido para definir las prácticas funerarias de las poblaciones del sudoeste peninsular han sido las denominadas losas alentejanas o estelas de tipo I en la tipología de Almagro Basch. destacando la presencia de cuentas de vidrio. (1966: 204-208) a partir de ciertos elementos representados en las mismas como escoplos. Su carácter figurativo y monumental ha provocado un constante interés por parte de diversos investigadores. entre ellos un puñal con roblones de plata. como veremos a continuación. 1966). la obtención de dataciones radiocarbónicas sería muy deseable para poder fijar la cronología absoluta del II milenio en Andalucía occidental.C. En esta cueva artificial se recuperaron los restos de 24 o 25 individuos en cuyo ajuar funerario se documentó la existencia de objetos de cobre arsenicado y de bronce.. y por la no representación en las losas alente- .. Dado el interés de este hipogeo. gubias y hachas de enmangue directo. El primer trabajo de síntesis que se ocupó de estos objetos fue la monografía que Almagro Basch dedicó a las estelas decoradas del sudoeste peninsular.

Las necrópolis de cistas Hasta hace relativamente poco tiempo las necrópolis de cistas en Extremadura se suponían más que tener pruebas fehacientes de su existencia. señalando este último autor la posible existencia de otra necrópolis de estas características en Valencia de Alcántara. Almagro-Gorbea (1977: 151. que para Belén y Escacena (1995: 104) no perdurarían hasta el Bronce Final. espadas de tipología argárica. la representación en las mismas de hachas de enmangue directo (Assento) que Almagro-Gorbea (1989: 282) pone en relación con los contactos mediterráneos que se producen con los movimientos de los denominados Pueblos del Mar en los siglos XIII-XII a. Sin embargo. Así. tienen dudas de que la representación de un hacha de enmangue directo en la estela de Assento y la técnica de grabado de la estela de Longroiva aboguen por una cronología exclusivamente del Bronce Final para estos monumentos. aunque no los metálicos 18. etc. Soy consciente de que esta hipótesis se basa más en la lógica de la dinámica interna de los ritos funerarios documentados en el sur de Portugal que en datos más explícitos. podemos hipotetizar la existencia de un phylum común que une las manifestaciones funerarias del sur de Portugal aún admitiendo la desaparición de las losas alentejanas en torno al 1100 a.. en algún momento indeterminado del segundo milenio. impidiendo su amortización en los ritos funerarios. aunque era necesario su análisis a causa de la tradición historiográfica que fecha estos monumentos en el Bronce Final. 1995a: 82) propone un inicio circa 1100 A. Barceló (1991) las vincula al Bronce Pleno y defiende una fecha de inicio hacia 1700/1600 a. por Almagro-Gorbea a partir de la evidencias radiocarbónicas obtenidas en los depósitos de la Ría de Huelva y San Estebán del Río Sil. Igualmente críticas con la cronologías tardías atribuidas por Almagro Basch y Schubart se muestran M. pero creo que no por ello debe pasarse por alto.C. debiéndose la supuesta no identificación de las sepulturas fechadas entre 1100 y 700 a. sino cuando ésta ya ha desaparecido. Aubet y Serna (1981). Pardieiro.52 MARIANO TORRES ORTIZ janas de espadas pistiliformes fechadas en el siglo X a. empezando a perder su valor ideológico entre 1400/1300 a. También Ruiz-Gálvez (1984a: 331-332. etc. como él mismo admite. proponiendo para las mismas una datación en el Bronce 18 Debe notarse sin embargo el hecho de que las espadas de tipología argárica no se depositan en ningún momento en las sepulturas del Bronce del Sudoeste en su fase más antigua. respondería al mismo patrón de deposición documentado en la fase anterior. Señala igualmente esta investigadora con toda lógica la inviabilidad de que estas armas se representen en el sudoeste no cuando están en pleno uso en la cultura argárica. Para la inexistencia de espadas en las necrópolis de cistas portuguesas podrían aventurarse razones de tipo ritual: las espadas serían amortizadas en otros contextos. 23-25) es completamente coincidente con el de otros cementerios perfectamente datados en la Edad del Hierro como Herdade do Pego.C. En segundo lugar. La fecha que marca el final de su uso cabría colocarla en torno al 1100 a. por la inexistencia de espadas pistiliformes representadas en las losas. que calibrada a dos sigmas arroja sendos intervalos de fechas entre 1077-1061 y 1051-826 a. Fonte Santa. siendo este último el de mayor probabilidad: 98%.C. que pueden ser más bien relacionables con horizontes culturales del Bronce Antiguo y Medio. Sin embargo. a partir de dos hechos. Ninguno de los autores que han revisado estas estelas han considerado el resto de los elementos analizados por Almagro Basch ya que son objetos de dudosa interpretación. relacionables con el mundo argárico.a E. además. Dentro de la misma corriente interpretativa. 157) señalaba la relación que presentaban las cistas de Valcorchero con las de la cultura de Atalaia-Aracena. Por todo ello. una confirmación de lo expuesto anteriormente puede ser deducida de la datación de C14 (KN-201) obtenida en la sepultura 7 del grupo de sepulturas IV de la necrópolis de Atalaia (Ourique.C. ya que la tipología de las espadas. En primer lugar. en vez de espadas de tipología atlántica.C. que serían lo normal si se fecharan en el Bronce Final. Estas investigadoras creen insostenible la perduración de las losas alentejanas hasta el Bronce Final por la tipología de los objetos representados en las mismas: alabardas. .C. clasificadas tipológicamente en el Bronce Final II de Coffyn y para el que Ruiz-Gálvez (1984b: 518520.C. por lo que la no inclusión de espadas de tipología atlántica entre 1100 y 700 a. Baixo Alentejo) y que arroja una datación de 2800±50 bp.C. EXTREMADURA 3. espadas de tipología argárica. que no permite definir la existencia de fases diferenciadas en el registro arqueológico.C.C. la organización del espacio funerario que presentan necrópolis de la Edad del Bronce como Atalaia (Schubart 1965: figs. así lo exige. Tanto AlmagroGorbea (1977: 151) como Esteban reconocían el carácter único de la necrópolis de Valcorchero (Cáceres). a una continuidad en los ajuares cerámicos. Igualmente. en el cerro donde se hallaron las estelas (Esteban 1984: 59-61). Fernao Vaz. creo que las losas alentejanas no se encuadran dentro del ámbito cronológico en el que se enmarca este trabajo.: se esculpen hachas planas en vez de hachas de talón. 1984b: 518520) propone fechar las losas alentejanas dentro del Bronce Pleno y antes del Bronce Final. y. en fechas calibradas de radiocarbono. Más insegura aún era la cronología que se otorgaba a las mismas. 3. El análisis detallado y ecuánime de las losas alentejanas nos demuestra un inicio de la mismas en el Bronce Pleno.1. Chada. o de tipo económico: escasez y elevado valor sociotécnico de estos objetos. tal y como ya señaló en primer lugar AlmagroGorbea (1977: 186-187)..

se basa en que son posteriores a las de Huelva. Almagro Basch (1966: 200). con una fecha de radiocarbono de 3570±100 bp que. se ha demostrado que las necrópolis de cistas eran mucho más abundantes en Extremadura de lo que en un principio se suponía a partir de la publicación por parte de Gil-Mascarell.C.. reforzando su argumento con los datos proporcionados por el descubrimiento de la estela de Granja de Céspedes. estas estructuras alcanzarían los siglos IX-VIII a. Este investigador afirma (Rosso de Luna 1898: 180) que.C. Rodríguez y Enríquez (1986) de quince necrópolis localizadas en la Baja Extremadura (Badajoz). Últimamente. Ramón y Fernández Oxea (1950: 293) también mantiene la finalidad funeraria de las estelas en el primer estudio de conjunto que se realiza sobre las mismas. Final basándose en su forma irregular y pequeñas dimensiones.. Sin embargo. y se lamenta de que ha intentado su datación a través de las armas y útiles representadas en las mismas al no haber podido recoger nada del ajuar de las sepulturas por no haberse recogido las estelas in situ. y en la inexistencia de estelas extremeñas. pero sin ningún tipo de apoyo arqueológico. ya que las cistas se hallaron completamente saqueadas. propone una fecha para Valcorchero en el siglo XII a. No obstante.C. vuelve a relacionarlas con el mundo funerario. se han vinculado a los horizontes culturales extremeños denominados Epicalcolítico y Bronce Pleno. Badajoz. entonces sobre doce ejemplares. procedimiento que tendría su origen en el Bronce Pleno.C. en general. fechadas por del Amo entre 1500-1300 a. El examen de la evidencia que proporciona el registro funerario claramente sugiere un horizonte de enterramientos en cista que va a caracterizar la Edad del Bronce extremeña y que se inserta.—Enterramiento en cista de «las Palomas» (Badajoz) (según Gil Mascarell. y. advierten que en el Sudoeste la organización de las cistas presentan una organización mucho más monumental que en la Baja Extremadura (ibidem: 35-36. Sin embargo. para finalizar en el siglo VII a. siendo el segundo de los mismos el de mayor probabilidad (95%). constituyendo uno de los rasgos definitorios de un área cultural con personalidad propia: el Bronce del Sudoeste (Schubart 1975). basándose en una supuesta asociación de cistas a las estelas halladas en Valencia de Alcántara. 39). 1986).C. Esteban (1984: 66-67) afirma que el mundo funerario del Bronce Final en el Sudoeste de Extremadura se caracteriza en por la inhumación en cista del cadáver.2. Pavón 1995: 42). para el Bronce del Sudoeste en la cuenca media del Guadiana entre 1700 y 1100 a.C. 40-41). para este investigador. sugiere indirectamente la existencia de estas estructuras funerarias desde la primera mitad del II milenio a. Pavón (1993: 168 fig. arroja unos intervalos entre 2200-2150... González y Plaza 1993. características estas propias de los ejemplares más tardíos tipológicamente en el sudoeste. Igualmente. 2140-1680 y 1650-1620 a. la traza de instrumento metálico (una lanza o espada) destruido totalmente por la oxidación.C. en la tradición funeraria que se observa en el sudoeste de la Península Ibérica durante el II milenio a. que indicaría una fecha anterior al siglo X a. Puntualiza también Almagro-Gorbea la anterioridad de estas cistas frente a las estelas decoradas del sudoeste. sólo se han podido asociar a poblados Epicalcolíticos. con la implantación del rito de la cremación. 3. Rodríguez y Enríquez 1986: 35. Por ello. en su corpus de estos interesantes monumentos. en el transcurso de los últimos años (Pavón.. Rodríguez y Enríquez. Las estelas decoradas extremeñas La vinculación de estos monumentos con el mundo funerario se remonta ya a finales del siglo XIX con la publicación por parte de Rosso de Luna de la estela cacereña de Solana de Cabañas..C. Señala este au- . posición del difunto y elementos de ajuar con las del Bronce del Sudoeste y. sobre todo. al ser descubierta. con las cistas onubenses.. Señalan también estos autores los paralelismos que existen entre la forma de estas cistas. Por los materiales hallados en las mismas.C. y un cacharro funerario que fue hecho pedazos». en mayor o menor medida. fechados en el II milenio a. desconociéndose la relación entre sepulturas y hábitats durante el Bronce Pleno (Gil-Mascarell.EL SUSTRATO: LAS PRÁCTICAS FUNERARIAS EN EL SUDOESTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA. como La Minita. a las que habría que añadir algunas más. Desafortunadamente. (Pavón 1995: 45).C.C. calibrada a dos sigmas. ocultaba «ligeras cenizas como de esqueleto humano. 53 FIGURA 13. aunque al relacionar las cistas existentes en las cercanías del poblado de Palacio Quemado con la fase II de este yacimiento (Pavón 1993: 151). 9) propone una fecha para las necrópolis de cistas extremeñas entre 1500 y 1100 a.

seguramente en forma de cista. aboga por una funcionalidad funeraria para los mismos.—Estelas decoradas del Sudoeste. tor que se halló cubriendo una sepultura de inhumación de la que guarda algunos restos (ibidem: 105-107). que igualmente las considera monumentos funerarios de carácter honorífico para ser hincadas junto al enterramiento. Este autor se limita a hacer una interpretación más social de las estelas. con el tercio inferior exento para ser hincado junto a la sepultura. es el de las estelas propiamente dichas. En la misma línea se encuentra Bendala (1977: 182). relacionado por tanto el cambio formal de las estelas con un cambio en el ritual funerario y en la iconografía representada en la misma: espejos. Barceló (1989: 205) no analiza la función de estos monumentos y se limita a recoger las interpretaciones de otros autores: símbolos funerarios (forma de ofrenda o heroización del difunto) o conmemorativa (señala el lugar de una importante victoria militar o 19 Almagro Basch (1970: 324) afirma que el enterramiento es de inhumación. No obstante. el sitio donde cayó un guerrero). aunque señala que es poco lo conocemos del rito de enterramiento. peines e instrumentos musicales tradicionalmente asociados a ritos fúnebres de origen oriental. ahora de incineración. quizás caudillos guerreros. 3: Granja de Céspedes (Badajoz) (según Almagro Basch. Este mismo investigador abunda en la funcionalidad funeraria de las estelas con el ejemplar recuperado en la necrópolis de Setefilla. Afirma que el hecho de que se trate de hallazgos aislados impide saber si se trataba de necrópolis.54 MARIANO TORRES ORTIZ FIGURA 14. este tipo de estelas debió usarse como tapadera de una tumba. 1: Santa Ana de Trujillo (Cáceres). tras señalar las dificultades para generar una hipótesis definitiva para explicar estos monumentos a causa de su descontextualización y la dificultad de identificar los objetos representados en los mismos. pero Bonsor y Thouvenot (1928: 32) señalan la presencia de los huesos cremados del difunto y la existencia de una urna cineraria en el interior de la fosa cubierta por la estela de Setefilla. También Almagro-Gorbea (1977: 192-194) les atribuye un indudable uso funerario. señalando que reflejan la existencia de élites sociales. 2: Cabeza de Buey (Badajoz). en los últimos años ha surgido una nueva línea interpretativa a partir de los trabajos de . Almagro Basch 1970: 324) 19. Siguiendo a Almagro Basch (1966: 201). volviendo a recoger la afirmación de Ramón y Fernández Oxea de que ninguna de las mismas se ha hallado in situ. 1966). Igualmente las estelas extremeñas denotan para este investigador la perduración de elementos locales como el rito de la inhumación y el demostrado uso de cistas. destaca la existencia de dos formatos en las estelas del sudoeste: el primero es una losa rectangular con el escudo en posición central dejando el mismo espacio sin decorar en ambos extremos del monumento. de tumbas agrupadas o de tumbas aisladas. que cubría un enterramiento de cremación (Bonsor y Thouvenot 1928: 32. No obstante. Celestino (1990: 51-52) incide también en la multiplicidad de interpretaciones del significado social y cultural de estos monumentos: estelas funerarias asociadas a enterramientos de inhumación o cremación. monumentos conmemorativos o hitos para señalar límites territoriales. Según Celestino. El segundo tipo.

Escacena y Belén 1991. No obstante. y como símbolo reivindicador de derechos territoriales (Ruiz-Gálvez 1995b: 154-155). no existiendo por lo tanto tumbas o enterramientos en el sentido estricto del término. En el mismo marco interpretativo se encuadran también últimamente M. aunque siempre podría argüirse la posible descontextualización del resto de los hallazgos. Para estos autores. pero destaca también que cumplían otras funciones de tipo social como acto público de amortización de un objeto de valor social. L. ya que el caso de la estela de Setefilla es claramente una reutilización en época orientalizante. Belén y Escacena (1995: 110) dan un paso más y sugieren que la presencia de armas en las aguas estaría vinculada a las prácticas funerarias atlánticas. 55 Ruiz-Gálvez y Galán (Ruiz-Gálvez 1989: 52.. como demostraremos.EL SUSTRATO: LAS PRÁCTICAS FUNERARIAS EN EL SUDOESTE DE LA PENÍNSULA IBÉRICA. 1987: 252. postulando la total despoblación de los territorios ocupados al menos desde finales del siglo XII a. Además. etc. Escacena (Belén. Escacena y Bozzino 1991. de un objeto de rango. Esta posibilidad también la habían barajado el propio Almagro Basch (1966: 201) y Coffyn (1985: 211). haciendo visible el control del territorio por parte de los distintos grupos humanos de una región concreta. vados de río. Belén y Escacena 1992. debo reconocer que los datos que sostienen una función de marcador vertical de tumbas para las este- las del sudoeste son débiles y que a la espera de más elementos que nieguen o confirmen esta hipótesis hay que moverse con cautela acerca de la posible función funeraria de estos monumentos. La existencia de prácticas funerarias que no dejan huella en el registro arqueológico ha sido una de las características definitorias o «rasgos comunes» de un círculo cultural del «Bronce Atlántico» (Ruiz-Gálvez 1982: 190. Esta asociación de las estelas a puntos de paso o de control territorial también se observa en las necrópolis orientalizantes (vid. Escacena y Bozzino 1991: 247-248). situadas en puntos estratégicos de paso como puertos de montaña. Los datos indican que sólo en dos de los casos las estelas se asocian a posibles enterramientos (Cabaña de Solanas y Granja de Céspedes). incluidas Extremadura y la Andalucía occidental. . RuizGálvez y Galán 1991. 2). Los dos casos citados suponen un indicio del uso de las estelas como marcadores de tumba. Las armas constituirían por tanto verdaderos ajuares funerarios. podemos observar que no existe un claro acuerdo sobre la vinculación de las estelas del sudoeste al mundo funerario de estas poblaciones. Sin embargo. Por lo tanto. Así. ya que los hallazgos ofrecen un claro patrón.. Además. 4. ya que el despoblamiento que defienden para el sudoeste peninsular también puede argüirse para toda la fachada atlántica peninsular en esta misma época (Ruiz-Gálvez 1990: 82-83 fig. infra capítulo III. la función de las estelas no sería la de servir de lápidas o marcadores verticales de enterramientos del Bronce Final. 1995). Galán (1993. cremados o sin cremar. aunque no niegan que puedan estar relacionadas con el mundo funerario en el sentido de conmemoración o heroización del difunto. Sin embargo. conociéndose un numero cada vez más elevado de las mismas. En ello siguen la línea marcada por Rodríguez (1983: 232) de que las estelas pudieran haber sido cenotafios o monumentos conmemorativos a personajes ilustres a propósito de la estela de Burguillos. siendo arrojados también los restos del difunto. pasando a usarse una forma de deposición alternativa de aquellos bienes que solían amortizarse en rituales funerarios en forma de depósitos u ocultamientos y ofrendas arrojadas a las aguas o depositadas en las grietas de las rocas.C. Ruiz-Gálvez (1987: 252) señala que en ciertas regiones tradicionalmente vinculadas con el denominado «Bronce Atlántico» sí existen enterramientos. valles fluviales. cuyo monumento funerario sería visible desde el importante cruce de vías de comunicación en cuyas cercanías está emplazado (Almagro-Gorbea 1983: 278-279). a las mismas.3) y va a seguir siendo una de las características de las necrópolis ibéricas. En esta línea interpretativa y a propósito del depósito de la Ría de Huelva. Belén y J. emplazamientos de importante control visual. Ruiz-Gálvez y Galán 1991: 271). como puede observarse por ejemplo en el caso de Pozo Moro. 1995). Estos investigadores plantean la hipótesis de que las estelas del sudoeste tengan una función de marcador territorial en vías de paso y rutas de trashumancia. 1990: 85-88). pero en si mismos no es un argumento definitivo. ubicándose las estelas siempre vinculadas a vías de comunicación y. EL CÍRCULO CULTURAL DEL BRONCE ATLÁNTICO Últimamente se viene defendiendo la inclusión del sudoeste de la Península Ibérica dentro del círculo cultural atlántico basándose en una supuesta desaparición de los enterramientos o en el carácter alóctono de los mismos (Belén. Dentro de este círculo cultural es norma el uso de ritos funerarios que no dejan ningún tipo de huella en el registro arqueológico. sí existen tumbas que puedan adscribirse a la etapa cronológica denominada Bronce Final. Ruiz-Gálvez no niega la funcionalidad funeraria de estos depósitos u ofrendas. dentro de las mismas. no clarifican de dónde proviene este nuevo «pueblo». que consideran dudosa la atribución a sepulturas de las estelas del Sudoeste dentro de su hipótesis de considerar inserta dentro de la cultura del Bronce Atlántico toda la fachada occidental de la Península Ibérica. aunque ésta es más que verosímil en el sentido apuntado anteriormente de servir como monumentos conmemorativos y/o de heroización del difunto (Rodríguez 1983: 232. Galán 1993. 1995) demuestra que la descontextualización de las mismas es muy dudosa. tanto Belén como Escacena defienden la llegada de nuevas gentes al sudoeste de la Península Ibérica de filiación pretendidamente indoeuropea que serían los portadores de estos nuevos rituales funerarios.

.

II LA DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA .

.

1. fig. y algunos otros trabajos de menor extensión (Orta y Garrido 1963. LA NECRÓPOLIS DE LA JOYA (HUELVA) Localización: La necrópolis se ubica en uno de los cabezos sobre los que se emplaza la actual ciudad de Huelva. Garrido y Orta 1978). Los resultados de estas campañas se plasman en dos memoria de excavación. ANDALUCÍA OCCIDENTAL FIGURA 15. Hoyo de planta aproximadamente rectangular. y del de San Pedro por el Cabezo del Pino (Garrido 1970: 9. Cremaciones en hoyo. con unas dimensiones conservadas de 0. P. 3).—Necrópolis del Bronce Final y la Primera Edad del Hierro en la Andalucía occidental. Garrido 1983. Garrido en los años sesenta y setenta a efectuar trabajos sistemáticos en la necrópolis en un área de unos cuatro mil metros cuadrados que se habían salvado de los fuertes procesos erosivos que afectan al Cabezo de La Joya. donde se localizan los primeros núcleos del hábitat protohistórico de Huelva. que recogen el trabajo de las cinco primeras campañas (Garrido 1970. La necrópolis se encuentra separada del Cabezo de la Esperanza por una vaguada por la que discurre la actual calle de San Sebastián. antigua vía de entrada a la población de Huelva. Garrido y Orta 1989). Excavación: El hallazgo casual en 1945 de una tumba de cremación llevó a J. • Tumba 1.90 m en su . 1. a unos quinientos metros al norte del Cabezo de la Esperanza y unos cuatrocientos cincuenta al este del Cabezo de San Pedro. Estructuras: Sector A.

La urna cineraria se encontraba depositada sobre el suelo en el ángulo este de la tumba. 17. 76-78. 0. En sus flancos este y sur.10 m en su eje mayor y 0. Muy posiblemente pertenecía a la misma estructura funeraria que la tumba 18. orientación este-oeste y unas dimensiones aproximadas de 2.25 m de longitud y 2 de anchura. • Tumba 12. 6. Se halló prácticamente en superficie y pudo estar incluída dentro de un complejo funerario hoy desaparecido.20 de anchura y 0.67 y 0. su parte superior no se conservaba (ibidem: 33.40 de anchura. • Tumba 17.82 de profundidad. pero que posteriormente el excavador interpretó como deposiciones pertenecientes a una única tumba. Fosa de planta aproximadamente rectangular.80 m. 3). de profundidad en el ángulo sudeste de la misma (Garrido y Orta 1978: 21-22 fig. 1). También se señala la existencia en este área de una sepultura de cremación en urna superpuesta a algunas de las inhumaciones allí donde los efectos de la erosión han sido menores (Garrido 1983: 540-541. lám. Hoyo de planta aproximadamente oval. Fosas de inhumación. Orientación norte-sur (ibidem: 63-66 figs. LXII. Fosa de planta aproximadamente rectangular.35 de profundidad en el que se depositó la urna cineraria. Orientación noroestesudeste.60 m de longitud. fig. un diámetro de 0. 2. 0. XXVII. En la esquina sudoeste de la misma se abría un hoyo en que se depositó la urna cineraria entibada en un lecho de cal y piedras. Fosa de planta oval de 1.45 m al oeste de la fosa anterior. Orientación norte-sur (ibidem: 40-41. 36-37 fig. Su orientación era noroeste-sudeste. 1.60 m. situándose en la misma línea los lados nortes de ambas estructuras.32 de profundidad (Garrido 1970: 18. • Tumba 5. Este ritual se documenta en catorce de las diecinueve tumbas excavadas en el Cabezo de La Joya. • Tumba 14. X-XII).50 m de longitud en su eje mayor y 1 en menor. L-LIII. se encontraron vasos cerámicos. 16 y. 18.60 m de longitud. Su orientación es nordeste-sudoeste. aunque en ningún momento se explicita en las publicaciones en qué tipo de estructura o estructuras fueron documentadas las mismas.1). Hoyo de planta con tendencia oval.20 m.70 m de longitud y 1. orientación norte-sur y unas dimensiones de 2. VI-XIV). Orientación noroeste-sudeste. ya que la tumba se localizó prácticamente en el talud del cabezo (Garrido y Orta 1978: 39-40.20 de ancho y escasa profundidad. XCVIII-C. Fosa de planta aproximadamente cuadrangular y unas dimensiones de 1. VII-VIII). Fosa de planta rectangular de 2.70 y 1. Garrido y Orta 1989: 32 fig. 1 de anchura y una profundidad entre 0. XXVIII-XXXI.30 de anchura y una profundidad entre 1.25 de profundidad. 5. Estaba emplazada 0. La urna se depositó en un hoyo de 0.50 m de longitud. habiéndose documentado por separado a causa de la fuerte erosión sufrida por la necrópolis (ibidem: 124-127 figs. láms. lám. • Tumba 3. XXII).45 de anchura y entre 1 y 1. Fosa de planta aproximadamente rectangular y unas dimensiones de 1.35 de anchura y una profundidad entre 0.20 m. 76-77. La urna se había depositado en su interior entibada con guijarros. • Tumba 18. 20. En superficie. Esta parece haberse realizado in situ.1). lo que hace suponer la existencia de nichos laterales que ya habrían desaparecido en el momento de efectuarse la excavación (ibidem: 24-25. láms. teniendo el primero de los mismos una orientación aproximada este-oeste (ibidem: 154-155 fig. láms XIX-XXI). 20 fig. Fosas de cremación. orientación este-oeste y unas dimensiones de 2. 1. 35). • Tumba 13.60 MARIANO TORRES ORTIZ eje norte-sur.80 en el menor. aunque su contorno es difícil de seguir.42 y 0.03 y 0. Al igual que la tumba anterior. • Tumba 7. láms. XXV-XXVI. láms. sector 1. XXV-XXVI. de diámetro y 0. 11. con unas dimensiones de 0. con más dudas en las tumbas 17 y 18. 97. La tumba apareció muy alterada casi en superficie (Garrido 1970: 13-14 fig. • Tumba 18. 2 de anchura y entre 0. V. se documenta un pozo cerrado por un muro o relleno de tierras arcillosas. su parte superior había sido destruida (ibidem: 33-34 fig. XXIV-XXVIII).20 de anchura y una profundidad máxima de 0.70 m. 11. con unas dimensiones de 1. 33-34. Rituales: Tratamiento del cadáver: • Cremación. láms. láms. fig. cantos rodados y fragmentos de pizarra. En esta zona de la necrópolis se ha documentado la existencia de ocho inhumaciones en posición violenta superpuestas en dos niveles que en un principio se consideraron sepulturas individuales. Fosa de planta aproximadamente rectangular y unas dimensiones de 4.35 m de profundidad. figs.30 m y una profundidad de 0. cal. • Tumba 11. Fosa de planta aproximadamente rectangular. 1).1. Orientación norte-sur (ibidem: 124126.10 m de longitud. En los cuatro lados de la misma se localizaron a una altura de 1 m sobre el fondo nichos conteniendo platos y cuencos cerámicos (ibidem: 48-51 figs. 5. 47 fig. 1. láms. y 1 m de profundidad. En el centro de la misma se abría un hoyo circular de 0.05 m de profundidad.60 m en su eje mayor y una profundidad de 0. También se han documentado crema- . sector A. XXXIV-XL. Fosa de planta rectangular con unas dimensiones de 1. Sector B. • Tumba 15. 23. láms. al nivel de la superficie del terreno. encontrándose los ajuares entre 0. 12. lám. • Tumba 6. láms. Albergaba dos enterramientos: una inhumación y una cremación in situ (ibidem: 39-40 fig. • Tumba 16. Hallada prácticamente a nivel superficial. Había sido afectado por una construcción moderna (Orta y Garrido 1963: 9-11 fig.25 m.25. • Tumba 19.30 de longitud. Fosa de planta rectangular y unas dimensiones de 2. 1-VI). 1.70 en el este-oeste. La tumba se encuentra muy destruida por las remociones de tierra (ibidem: 21-23 fig. 21. Hoyo de planta oval.72 m. III-V). XXI). 545 fotografía inferior. Su orientación era nortesur. La urna estaba entibada con pizarras silúricas y guijarros de cuarzo (Garrido y Orta 1978: 45. como en las tumbas 2. lám.10 m de longitud.45 y 2. recogiéndose los restos cremados en una urna depositada en la fosa. lám. Hoyo de planta aproximadamente cuadrangular enmarcada por lajas de pizarra silúrica y unas dimensiones de 0.50 m de longitud. sector B. XVII).40 m de longitud. Fosa de planta aproximadamente rectangular y unas dimensiones de 2. 1. láms.60 de ancho y 0.1). En los lados oriental y occidental. 8.70 m de longitud. LXIV). 9. LVII-LVIII. • Tumba 9. 23-24. 25. • Tumba 2.

• Tumba 1.1). XIII-XV. Esta ha sido documentada en las sepulturas 2. pulsera de bronce de sección circular con los extremos rematados por esferas y un pequeño fragmento de alambre de plata (ibidem: 18-21. • Tumba 5. que presenta un doble enterramiento. Garrido 1983: 540-542). 6. XVII-XX). 13 y 16. Murex. Urna cineraria en bronce de tipo Cruz del Negro. 3. figs. láms. al menos. láms. opinión con la que estoy más de acuerdo. y en las ocho deposiciones del sector B de esta necrópolis. interpreta esta pieza como un recipiente ritual de asa de manos. cuenco a mano de carena alta marcada y pie remarcado y fragmentos de un objeto circular de bronce (Garrido 1970: 15-18. 18. • Tumba 4. IX). un fragmento de marfil decorado con una flor de loto. Una pieza circular de bronce 20. dos cuentas de collar de ámbar de sección cilíndrica. XIX. platos de cerámica de engobe rojo con una anchura de borde entre 37 y 47 mm. 1). En la tumba 14 se ha documentado la presencia de dos perros. 5. cuenco carenado de barniz rojo. • Tumba 3. • Inhumación. un soporte a mano y un cuenco a mano de factura tosca y perfil de casquete esférico (Orta y Garrido 1963: 13-30. diversos fragmentos de platos a torno. Ajuares: Sector A. fondo de un recipiente de engobe rojo con superficie exterior moldurada. También en el sector B de la necrópolis se ha señalado la existencia de grandes manchas de ceniza y madera carbonizada entre las inhumaciones. fig. al que agradezco la información. • Ofrendas animales. • Tumba 6. 63-64. Urna cineraria a torno. 35.J. habiéndose recogido restos de concha de Pectunculus. vaso a torno de perfil piriforme. No se puede asegurar que la presencia de estas conchas en las tumbas sea intencionada y responda a un ritual determinado. no especificándose en la publicación cuál de ellos se superponía al otro. pero el hecho de que el mismo fenómeno se haya documentado en la necrópolis de Mesas de Asta (vid. lám. cuenco a mano de perfil hemisférico. Plato de cerámica gris usado como recipiente cinerario. a nivel hipotético. aunque no puede descartarse que se trate de los vestigios de la cremación del cadáver (Garrido y Orta 1978: 63-64). Schubart 1976: 183 fig. 38. anillo de oro con sello rectangular en el que se representa un grifo. 7 y 15. Jarro de bronce de tipo rodio. Jiménez Avila. recipiente o tapadera a torno con umbo en el centro. el cremado tiene la cabeza orientada hacia el noroeste y el inhumado hacia el sur. • Fuegos de ofrenda. 66) permiten plantearlo. Las características tan peculiares de esta tumba han llevado a algunos investigadores a plantearse si realmente no se trataría de dos enterramientos superpuestos (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 184). Pecten maximus. infra p. Garrido y Orta 1989: 35). posiblemente de tipo Cruz del Negro. Pecten Jacobeus. fragmentos de un gran vaso a mano de tipo «chardón». 9. una cuenta de collar de sección cilíndrica posiblemente fabricada de la concha de un caracol marino. 124. Garrido 1970: lám. Ritos fúnebres. un fragmento de hierro de función indeterminada (quizá un broche de cinturón). 127). habiéndose recogido los restos cremados en una urna que era depositada en un hoyo: este parece ser el caso las tumbas 1. láms. Por otra parte. Como tales podrían interpretarse tal vez las cenizas y maderas carbonizadas aparecidas en la tumba 17. • Fauna malacológica. • Tumba 7.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 61 ciones secundarias. lám. 1989: 32. vaso de tipo «chardón» fabricado a torno y cubierto de barniz rojo. láms. recipiente ritual de asas de manos. Ambos cadáveres presentan una diferente orientación. 21-22). • Tumba 2. 10. aunque no es segura su asociación a la misma (Garrido y Orta 1978: 40. • Cremación e inhumación.2 y XX. cuatro soportes a torno cubiertos de barniz rojo (dos con baquetón central y uno con doble baquetón central). No obstante. fig. pequeño fragmento a mano de cerámica de paredes finas y una piedra que parece trabajada intencionadamente (¿una piedra de afilar?) (ibidem: 33-36. Cardium norvegicum y Gryphaea angulata. V-VI). • Tumba 9. 24). También se han recogido indicios de la posible existencia de enterramientos de inhumación en las tumbas 17 y 18. 4. . figs. Urna cineraria a torno posiblemente de tipo Cruz del Negro. las piezas macho y hembra de un broche de cinturón de cuatro 20 El profesor Garrido sugiere que se trata de un escudo de bronce (Garrido 1970: 41). F. diversos fragmentos de cuencos a mano de cerámica fina que presentan decoración pintada. Tapes decusatus. cuenco a mano de paredes finas con carena suave. 6-8. Esta forma de tratar el cadáver se ha documentado en dos de las tumbas del sector A: la 13 y la 14. fragmento de plato de cerámica gris con carena alta y borde estrecho (14 mm). Diversos fragmentos cerámicos realizados a mano (ibidem: 21). En la inhumación de la tumba 14 el cadáver se localizó enterrado en una fosa en posición decúbito lateral izquierdo con la cabeza orientada hacia el sur y el rostro hacia el oeste (Garrido y Orta 1978: 40-41 fig. L. pero Garrido opta por clasificarlas como sepulturas de cremación (Garrido y Orta 1978: 19. XXI). IV-VII. fragmentos de chapa de plata que debieron pertenecer a un recipiente. Las inhumaciones de la tumba 13 del sector A y las excavadas en el sector B son especialmente peculiares por el hecho de tratarse de inhumaciones colectivas en posición forzada o violenta que llevaron a su excavador a plantear la posibilidad de que se tratara de sacrificios humanos en la línea de los sugeridos por Bonsor tanto en el Acebuchal como en la Cruz del Negro (Garrido y Orta 1978: 39-40. Urna cineraria a mano de perfil globular. El uso simultáneo tanto de la cremación in situ como de la inhumación se ha documentado únicamente en la tumba 9. plato a torno con carena alta y borde estrecho (25 mm) de forma paralelizable a los de barniz rojo. 12-19. fragmentos de un vaso de cerámica hecho a mano y diversos fragmentos cerámicos atípicos a mano y a torno (ibidem: 23-32. que no conserva el tercio superior y un cuchillo de hierro de hoja curva (ibidem: 36. 417. figs. lo que sugiere un posible ritual en torno al fuego (Garrido 1983: 541. el grado de arrasamiento que presenta esta necrópolis impide precisar si estas urnas en hoyo estaban depositadas en el interior de una fosa de cremación que ha desaparecido a causa de la erosión o de las remociones de tierras. figs.

posiblemente una piedra para afilar los cuchillos 21 (ibidem: 156-165. • Tumba 11. fig. un recipiente ritual con soporte de asa de manos. cuenco a mano con perfil de casquete esférico. cuenco de casquete esférico con pie fabricado a mano. Fragmento de cerámica a torno. seis platos de barniz rojo con una anchura de borde entre los 30 y los 50 mm. tres grandes vasos a mano de tipo «chardón» y dieciséis cuencos fabricados a mano con forma de casquete esférico (Garrido 1970: 41-60. un conjunto de cinco placas de bronce. 19-20. Dos ánforas arcaicas fenicias usadas como urnas cinerarias. quince cuencos a mano de perfil de casquete esférico. un jarro de bronce de perfil piriforme. figs. un recipiente ritual de asa de manos. un plato gris de perfil similar a los de barniz rojo. láms. una cuenca bicónica de ámbar y un anillo de azabache (ibidem: 42-45. un cuchillo de hierro de hoja curva. 45. • Tumba 14. etc). XXXI. dos cuentas de piedra caliza. dos piezas hembras de cinturón realizadas en alambre. se han publicado como procedentes del mismo un 21 Garrido y Orta (1978: 159-160. refuerzo de bronce de la caja. pasadores. un broche de cinturón del tipo 3 de Cerdeño y un pequeño cilindro de marfil que presenta un motivo de roseta en una de sus bases (ibidem: 26-38. placa de plata con decoración calada que pudo pertenecer a un broche de cinturón del tipo 6 de Cerdeño. dos colgantes de oro en forma de esfera con un cilindro horizontal para su engarce. Urna cineraria a torno de tipo Cruz de Negro. XXV-XLIV. un prisma de cuarcita negra (¿piedra para afilar el cuchillo?) y un cilindro de piedra arenisca (ibidem: 128-154. seis platos de barniz rojo con una anchura de borde entre 20 y 30 mm. fragmento a mano de un cuerpo carenado. figs. un objeto de hierro de función desconocida. dos cuchillos de hierro de hoja curva y fragmentos de posiblemente dos ejemplares más y una placa de pizarra silícea. un vaso a mano de tipo «chardón» y fragmentos de uno o dos ejemplares más del mismo tipo. XXV-XXVI). fragmentos de bronce correspondientes al refuerzo de una correa de cinturón. cuatro placas de marfil sin decoración y dos piezas en forma de clavo. dos platos de cerámica gris. una aljaba de bronce. Schubart 1976: 183 fig. LXV-LXXIII). fragmento de un soporte de carrete de cerámica gris. figs. dos platos de barniz rojo (uno de ellos presenta un borde de 27 mm). fig. dos cuentas de ámbar. lám. fig. lám. pasarriendas. XV-XVII). un fragmento de hierro de función indeterminada. clavos de oro o electrón pertenecientes a dicho cinturón. XXVII. figs. figs. cuatro platos de barniz rojo con una anchura de borde entre los 7 y los 45 mm. plato hondo de labio vuelto. dos arandelitas de bronce. fragmentos de tres ejemplares de ánfora de tipo fenicio arcaico. Vaso de bronce de fondo curvo y pared escalonada con boca abierta y borde formando un ángulo de 90º con la pared. tres grandes vasos a mano de tipo «chardón». • Tumba 17. 1). • Tumba 15. 7). 98-103.2-XXXIII). cuatro cuencos a mano de paredes finas y perfil ligeramente carenado con decoración de bullones. en los informes preliminares acerca de las excavaciones en este sector. dos ánforas arcaicas fenicias. gran vaso a mano de cuerpo ovoide y cuello corto acampanado. un jarro de bronce piriforme con boca zoomorfa. • Tumba 16. una arqueta de marfil y dos alabastra (ibidem: 66-124. Dos ánforas de saco fenicias. Urna cineraria a torno de tipo Cruz del Negro. • Tumba 12. tres cuentas de oro similares a las anteriores pero con forma de bellota. placas caladas. la contera. 100) la interpretan como un posible brazal de arquero. • Tumba 19. dos copas a mano de paredes finas con decoración de retícula bruñida. láms. bocados de caballo en bronce. láms. palmeta del mismo tipo como las presentadas por los vasos piriformes de bronce. fragmentos de tres cuencos hemiesféricos y pequeños fragmentos de bronce forjado tal vez pertenecientes a un broche de cinturón (Garrido y Orta 1978: 21-23. cuatro alabastra (dos completos y dos de los que sólo se conserva la boca). figs. XLVIII. diversos elementos de un carro (cubos de las ruedas. dos cuchillos de hierro de hoja curva. 26-44. fragmento de un fondo de vaso a torno con pie indicado. una fuente de bronce decorada con motivos orientales en las asas. un thymiaterion. Garrido. diversos fragmentos de plata. 7996. una punta de lanza de hierro con su correspondiente regatón y una espada o alabarda de hierro (ibidem: 49-63. la lanza. láms. • Tumba 10. diversos fragmentos decorados de marfil. no señala la presencia de ningún ajuar asociado a las inhumaciones excavadas.2). nueve cuentas bitroncocónicas de oro. fíbula de bronce de tipo Alcores y fragmento de la empuñadura de un cuchillo de hierro de hoja curva (ibidem: 46-48. una placa cosmética de marfil que no presenta decoración. diversos elementos de bronce. • Tumba 13. 9-17. dos platos de barniz rojo con una anchura de borde entre los 21 y los 33 mm. gran vaso a mano de tipo «chardon». tres cuencos a mano de perfil de casquete esférico. LIX-LXIII. un cuenco a mano de perfil de casquete esférico. torques de sección cilíndrica rematado en sus extremos por bolas. un broche de cinturón del tipo 3 de Cerdeño. un fragmento de varilla de marfil de sección oval con un pomo en uno de sus extremos. C-CIII). 21-22. fragmento a mano de un soporte de carrete. LIV-LVI. un broche de cinturón de bronce y chapa de plata en el exterior con decoración repujada del tipo 4c de Cerdeño. . fragmentos de cuatro copas de paredes finas a mano de diversos perfiles (una de ellas presentaba restos de decoración de retícula bruñida y una segunda de pintura roja). un cuenco a mano de perfil de casquete esférico. un aro de bronce circular. varillas de sujeción. una pequeña roseta de piedra tallada. láms. LXXXV-XCVII). láms. Urna cineraria a mano de perfil globular. una varilla de bronce (tal vez un garfio de un broche de cinturón de uno o varios garfios). diversos fragmentos de marfil. figs. base rehundida y borde ligeramente exvasado. dos soportes de carrete de bronce. figs. • Tumba 18. 26-32. objetos de bronce de función indeterminada. una cuenta de collar de caliza blanca y una cuenta de ámbar de forma cónica (Garrido 1970: 61-62. placas de bronce caladas con decoración de palmetas de cuenco. la posible aguja de una fíbula. un espejo de bronce. Sector B. un colgante de oro de forma troncocónica. un huevo de avestruz con el borde dentado. Gran vaso a mano quizá usado como urna cineraria. del que no es segura su adscripción a la tumba (ibidem: 40). dos cuentas de collar de sección cilíndrica realizadas en concha de caracol marino. láms. un escarabeo de piedra caliza.62 MARIANO TORRES ORTIZ garfios del tipo 3 de Cerdeño. No obstante. un cuchillo de hierro de hoja curva. XLI-XLVI. 35-75. soporte de carrete a mano. Pieza macho de cinturón de tipo céltico con escotaduras laterales y un sólo garfio. XLV). Tercio inferior de una urna cineraria a torno (tal vez de tipo Cruz del Negro).

470).C. ignorándose el tipo y paradero de la misma. debe confirmarse su carácter antrópico (ibidem: 39 fig. Estructuras: • Túmulo 1. La fíbula de tipo Alcores sugiere una datación posterior al 650 a. 4). Cronología: La necrópolis de La Joya presenta una amplia perduración temporal según se desprende del estudio de los materiales. excavada en el conglomerado cuaternario del cabezo.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 63 escarabeo de pasta blanca de manufactura egipcia.C. el hallazgo en el túmulo 2 de un jarro rodio sugiere una fecha entre 625-550 a. 36-37). e. apreciándose únicamente en superficie los restos de la cámara funeraria. Hasta la reanudación de los trabajos de excavación en este tú22 23 Para la datación de los platos de barniz rojo se siguen los criterios y la seriación establecidos por H. pers. bóvidos. lo que nos proporciona la fecha post quem para este monumento. 40).. la mitad oriental del mismo ha sido destruida por remociones de tierras practicadas por la Compañía de Aguas de Huelva. Recientemente. Sin embargo. el jarro rodio de la tumba 5. Se han documentado estructuras de adobes dispuestas radialmente en relación con la cámara funeraria. Por su parte. más cercana a la datación en el tránsito de los siglos VIII-VII propuesta en este trabajo. La estructura tumular ha desaparecido por completo. hija de Re» o tratarse de un criptograma de Amón (Garrido y García Martínez 1995). En el relleno tumular se documentaron abundantísimos restos de cerámica caracterizada como fenicia. y com. para este investigador este escarabeo puede ser fechado perfectamente en el siglo VII a. tiene unas dimensiones de 2 m de longitud y 1 de anchura (ibidem: 40). No se publican sus dimensiones..C. • Túmulo 2. • Túmulo 5. en las excavaciones actuales se han hallado un jarro rodio. Ajuares: • Túmulo 1. Ritos fúnebres. Al no haberse ha accedido a las cámaras funerarias de ninguno de los túmulos. nos encontramos con un marco temporal de aproximadamente dos siglos 23. El túmulo 3 fue igualmente explorado geofísicamente por Garrido en 1980 (Garrido y Orta 1989: 37). pero ningún enterramiento. calificadas en un primer momento como de cremación (Gómez et alii 1994: 334). 2. una espada de hierro y lo que parecen ser fragmentos de un caldero de bronce (Garrido 1998. Muy erosionado. Mide 20 m de diámetro y conserva una altura de 1.50 m (Garrido 1983: 543).70 m (Garrido y Orta 1989: 37. Garrido y Orta 1989: 36) sin haber llegado a explorarse la cámara funeraria. 3.). acompañadas por ajuares que contienen cuencos a mano documentados en niveles de la segunda mitad del siglo VIII a. P. Hormenekhib. Los túmulos 4 y 5 han sido identificados visualmente. Del resto de las estructuras no disponemos de datos que nos sirvan para sugerir una cronología aproximada. LA NECRÓPOLIS TUMULAR DE HUELVA mulo no conoceremos la funcionalidad de estas estructuras. orientada de norte a sur. para la tumba 15. Todo ello hace pensar a su excavador que nos encontramos ante algún tipo de ritual funerario (Garrido y Orta 1989: 37). La necrópolis debe depender de un asentamiento de cierta entidad que se loca- . • Túmulo 4.C. no se han documentado los detalles respecto a esta cuestión. hijo de Re».). Por tanto. ovicápridos y conejos descuartizados intencionalmente y que han sufrido los efectos del fuego. Cronología: El fragmento de copa jonia recuperado en el relleno del túmulo 1 ha sido fechado por R. 38 fig.C. 18:1-3. Schubart en las factorias fenicias de la costa sur de la Península Ibérica (Schubart 1976). siendo objeto en agosto-septiembre de 1995 y agosto de 1996 de sendas campañas de excavación de las que esperamos conocer en breve los resultados (Garrido y Orta 1989: 37. En 1980 fue explorado geofísicamente por Garrido.C.C. LA NICOBA (SAN JUAN DEL PUERTO.C. com. 21. Por ello. 198185: 223-225) desacredita tal atribución basada en la combinación y corrupción del nombrede Horus de este faraón. para el mismo. 17 y 18 (arandelas inferiores a 35 mm. Bonsor (1927: 293). Neferefibre. 20). Los platos de las tumbas 12 y 16 fechan las mismas en la primera mitad del siglo VII a. Las urnas a mano de las tumbas 2 y 11. No obstante.) y que sirvió en un principio junto al jarro rodio para fechar la necrópolis a finales del siglo VII y principios del siglo VI a. Excavación: El túmulo 1 fue excavado parcialmente por J. • Túmulo 2. sugieren un inicio de las deposiciones hacia el 750/725 a. Sin embargo. y su praenomen.C. HUELVA) Localización: Los túmulos se localizan al norte del actual emplazamiento de Huelva junto al camino que desde el norte del istmo conduce al antiguo hábitat protohistórico y la actual ciudad (Garrido 1995: 75 fig. lo que sugiere una cronología anterior al 700). Mención aparte merece el famoso escarabeo de la tumba 9. Las prospecciones geofísicas confirman su carácter antrópico (ibidem: 37-38.p. • Túmulo 3. cronología que también confirman los platos de barniz rojo 22 recuperados en las tumbas 9. Reconocido visualmente. Por último. y com. la fecha entre el 625 y el 550 a. que localizó una fíbula (hoy desaparecida). así como un fragmento de copa jonia (Garrido y Orta 1989: 37). 19). del que se han ofrecido como lecturas alternativas «Shu. «Maat. Garrido en 1979 (Garrido 1983. per. Ritual: Tratamiento del cadáver. así como las dimensiones y características constructivas de la cámara funeraria (Garrido y Orta 1989: 33-34 figs. e. El sondeo practicado por Bonsor no parece que documentara las características constructivas de esta estructura. restando aún por dilucidar el carácter antrópico de los mismos (Garrido y Orta 1989: 40). Garrido y Orta (1989: 37) afirman que Bonsor halló una fíbula en el sondeo que realizó en el mismo. Garrido 1998. y una fíbula de tipo Acebuchal asociada a fragmentos de un cuchillo de hierro (Storch de Gracia 1989: 223 fig IV-17. pers. pieza IV-28. El túmulo 2 fue explorado por G. y a pesar del escaso número de tumbas excavadas. Olmos alrededor del 580 a. atribuido en un principio por Gamer-Wallert (1973) a Psamético II (594-588 a. el análisis de la pieza llevada a cabo por Padró (1976-78: 492-493. Ésta.. pero que posteriormente se han reinterpretado como inhumaciones (Campos y Gómez 1995: 146).p.). se han encontrado indicios de tres cremaciones en el túmulo 2 (Garrido.C. Localización: En la margen derecha del arroyo de la Nicoba se hallaron tres tumbas. Estructura tumular de 16 m de diámetro y una altura conservada de 1. fig. En el túmulo 1 se han documentado restos faunísticos pertenecientes a suidos.

a poca distancia de la actual carretera que se dirige a Sevilla (Belén y Escacena 1990: 236). Estructuras: No se da ningún detalle en la publicación. fig. para este enterramiento. No documentados. muy posiblemente del siglo IX a.C. Ajuar: Prospección superficial. Por su parte. diez cuentas de pasta vítrea de color melado. recoge en una artículo el descubrimiento del sepulcro. Estructuras: Los enterramientos del Bronce Final se localizan en dos túmulos de los que se desconoce su estructura interna y sólo apreciables por un círculo de piedra que los delimita. puñal de bronce de tipo asimilado al de Porto de Mos. 1-5). HUELVA) Localización: El túmulo está situado aproximadamente a dos kilómetros al nordeste de Niebla. según recogen M. Pérez Macías (1983: 235-236) lo fecha en el siglo VII a. Garrido y Orta (1975: 210) señalaron que hacia 1934 el monumento fue saqueado después de ser volado con dinamita. Belén 1995: 362). Excavación: Las circunstancias del hallazgo son poco claras. de cuerpo globular u ovoide. 1-4). EL PALMARÓN (NIEBLA. actualmente. de cuerpo bicónico. los túmulos A y B de Setefilla y la estratigrafía de Colina de los Quemados en los siglos IXVIII a. Galbo decorado con una línea incisa quebrada (ibidem: 224-226 fig. o incluso el IX para estas sepulturas. Fragmentos de cerámica a mano pertenecientes a vasos de carena alta. LOS PRADITOS (AROCHE. 149-150). En palabras Localización: Necrópolis vinculada al poblado del Castillo. Cremación secundaria. 2) y que estos investigadores no creen anterior al siglo IV a. Urna cineraria.50 de altura. Materiales recogidas en prospección superficial. Se sitúa en unos llanos que se extienden alrededor de aquél (Pérez Macías 1983: 224). pero se desconocen los detalles concretos de las mismas. sugeriríamos una fecha en torno a principios del siglo VIII a. Campos y Gómez 1995: 145-146). pero éste ya se había producido en 1934. A partir de estos dos tipos de materiales. Fragmentos de tres grandes urnas de tendencia bicónica y de un pequeño vaso bicónico (Gómez et alii 1994: 349.. párroco de Niebla. 4. porque considera que la adopción de la cremación no pudo producirse antes en este área marginal que en el Bajo Guadalquivir a pesar de la evidente tipología precolonial de los materiales. la vereda de la carne. 8. 339 lám. No está documentado el lugar dónde fue cremado el cadáver (Pérez Macías 1983: 224). 2 de anchura y 1. García y Bellido (1960: 53) había señalado que el hallazgo se había producido hacia el año 1933. Ritos fúnebres.C. Bélen y Escacena (1995: 107). Anteriormente. Ritual: Tratamiento del cadáver. En uno de ellos se excavó un enterramiento de cremación en urna (Pérez Macías 1983: 224). 5. Por su parte.L. Sin embargo.C.C. 3.C. . Cronología: La filiación de los materiales a mano así como el puñal de tipo Porto de Mos sugieren en principio una cronología precolonial. señalan la presencia de un plato a torno que se les señaló procedente del mismo túmulo semejante a piezas halladas en el cercano poblado de El Castañuelo (Amo 1978: 307. con un corredor de 6 m de longitud. 8). una de ellas con impresiones verticales a la altura de la carena (ibidem: 224-225 fig. pasado ya el río Tinto sobre una colina natural de 62 m de altitud y dominando un amplio entorno sobre un camino por el que primero discurrió la calzada romana y. Cronología: Las grandes urnas y el pequeño cuenco de tendencia bicónica se fechan en el túmulo 1 de Las Cumbres de Doña Blanca. IX. pero al tratarse los enterramientos de inhumaciones.64 MARIANO TORRES ORTIZ liza en los alrededores de una construcción medieval que domina el principal vado sobre el arroyo (Gómez et alii 1994: 334). señalan que son anteriores a la fase inmediatamente a la I del Cabezo de San Pedro. Campos y Gómez 1995: 146. Estructuras: Se ha documentado únicamente una estructura tumular que cubre una cámara funeraria a la que se accede a través de un corredor. un aro de bronce de sección circular maciza y dos fusayolas bicónicas. No documentados. Bélen y J. Excavación: La tumba presentada fue excavada por J. basándose para ello en la escasez en este último yacimiento de los grandes vasos bicónicos y de la aparición desde sus niveles basales de los tipos del Bronce Final clásico (Gómez et alii 1994: 334. Excavación: Materiales procedentes de una prospección dentro del proyecto que estudia el poblamiento de la Edad del Bronce en la Tierra llana onubense (Gómez et alii 1994: 334. las mismas se producirían casi con toda seguridad en fosa. HUELVA) Ajuares: Excavación del túmulo. Campos y Gómez (1995: 144) consideran que los materiales depositados en el Castillo de Aroche y los recogidos en superficie otorgan una cronología amplia a las cremaciones. lo que coincidía con otra noticia recogida por el mismo autor (García y Bellido 1956: 88) del hallazgo de un jarro piriforme de bronce en Niebla hacia el año 1934. Belén y Escacena (1990: 236-237) recogen los datos recopilados por el ya mencionado padre Jurado sobre el descubrimiento: un labrador descubrió una sepultura «en forma de pequeña sartén». cremación (Gómez et alii 1994: 334) Ritos fúnebres. Rituales: Tratamiento del cadáver. No hay acuerdo en las publicaciones: inhumación (Campos y Gómez 1995: 146). existiendo una fase claramente adscribible al Bronce Final. hábitat del que parece depender. ya que el padre Jurado. Vázquez y es recogida por Pérez Macías (1983) con motivo de su estudio sobre el Bronce Final en el noroeste de la provincia de Huelva. Escacena (Belén y Escacena 1990: 236. depositándose los restos del difunto en una urna. Los investigadores que llevaron a cabo la prospección.

El cuerpo apareció desarticulado. Por el resto del material documentado una fecha en la segunda mitad del siglo VII a. MESAS DE ASTA (JEREZ DE LA FRONTERA. No documentados. Leisner y Leisner 1975: 99 n. una placa calada de cinturón del tipo 6 de Cerdeño. mampuestos y fragmentos cerámicos. En concreto.25 m de diámetro que presentaba varias perlas calcinadas. Belén 1995: 363-364). un pequeño manguillo de plata con un adorno meandriforme. quizá incluso en el siglo X a. una espada de hierro.I. un clavo de hierro. No obstante.C. bajo una capa estalagmítica (ibidem: 53).» Sobre el carácter de esta estructura. cuya plano pequeño es parecido a uno existente en Cangas de Onís e Oviedo. ya que los jarros de bronce piriforme parece que son sustituidos a fines del siglo VII y durante el siglo VI a. 3 y 4) 25. remaches de bronce que decoraban un recipiente ritual de asa de manos. HUELVA) Localización: El yacimiento se ubica en la cavidad Al24-Geos del travertino de la Peña de Arias Montano (Gómez. La necrópolis es siempre visible desde el hábitat (González. PEÑA DE ARIAS MONTANO (ALÁJAR. 1719. en forma de una pequeña sartén. 6. Ritos fúnebres. fueron hallados a finales de los setenta por miembro del grupo espeleológico GEOS y depositados en el Museo Provincial de Huelva. 1960: 53-55 figs. . restos de cerámica roja y algunas hachas de piedra (García y Bellido 1956: 88-92 figs. varias cuentas de oro. las sepulturas del Bronce Final precolonial y del período Orientalizante se ubican en los cerros conocidos cono Rosario-3 y Rosario-4.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 65 que podemos recoger del propio Jurado (Belén 1995: 236) se trataba de «. habiéndose realizado una prospección muy sistemática por un equipo del Museo Arqueológico de Jerez 24 25 Hay que señalar que la adscripción de estas piezas al ajuar funeario del enterramiento debe hacerse con las debidas reservas (Gómez. un recipiente ritual de plata medio calcinado de unos 0. Rituales: Tratamiento del cadáver. por lo que se podría hipotetizar que el cuerpo fue cremado. cenizas. dos varillas de hierro. Ritos fúnebres. La gran piedra cabecera de la cámara sepulcral es de dura caliza en forma de mesa redondeada.o 32). un cuenco carenado de tipo A.un pequeño dolmen orientado hacia la salida del sol. a escasos metros al oeste del poblado de las Mesas de Asta y separada del mismo por una vaguada natural (la cañada del Catalán). siendo en forma de herradura la cámara o dolmen propiamente dicho. Álvarez y Borja 1992: 46). Garrido y Orta (1975: 210) señalan que. 4-5). por jarros y oinochoai de producción griega o etrusca. 51-52 figs.. Cronología: La filiación de los materiales indican una fecha en el horizonte del Bronce Final I precolonial vinculado a la fase I del Cabezo de San Pedro (Huelva). parece lo más factible. Estructuras: No documentadas. No se ha excavado. un fragmento de placa de hierro doblada en forma de U.a de Ruiz Mata y un cuenco carenado de con motivos incisos y pseudoexcisos relacionables con el horizonte de Cogotas I 24 (ibidem: 48. Las piedras o pilares del corredor son informes y de tosca labor. No documentados. se sitúa sobre un conjunto de elevaciones (Rosario 1. Los grandes cantos de la cubierta han desaparecido. que pusieron al descubierto abundantes manchas negras.. 3. 2. permitiendo este estudio atribuir los materiales recuperados al Bronce Tardío-Final (ibidem: 46). no debe descartarse ninguna posibilidad. Belén 1995: 362-363).C. Se documentaron los restos de un único cadáver «con señales de tostadura» (Belén y Escacena 1990: 237. 7. tal vez por la acción de las aguas. aunque la misma se había clasificado como una sepultura megalítica reutilizada en época orientalizante (Cerdán. Barrionuevo y Aguilar 1995: 217-218. Ajuar: Jarro piriforme de bronce. dos cinchas de bronce de función desconocida. Ruiz Mata y Pérez 1995a: 193. Belén y Escacena 1990: 237. Excavación: Los restos antropológicos y cerámicos documentados. 21-22). La presencia del cuenco de tradición de Cogotas I indica quizás una fase relativamente antigua dentro del Bronce Final. en una longitud de kilómetro y medio. Excavación: La necrópolis fue descubierta en 1992 con motivo de la realización de trabajos de laboreo profundo de la tierra. alternando las pizarrosas con las de caliza. En 1988 se procede a un levantamiento microtopográfico de la cueva y a definir las áreas de dispersión de los elementos considerados como restos humanos y cerámicos. Esto podría ser confirmado por el hecho de que un recipiente ritual de plata y una diadema del mismo metal presentan señales de haber sufrido los efectos del fuego. que se extiende sobre unas 32 ha. dos puntas de lanza de hierro con sus correspondientes regatones. 9-10. Su corredor mide unos seis metros de largo por dos de ancho y metro y medio de altura. por lo que se inclinan a clasificar este monumento como una tumba similar a otras conocidas en el norte de África. de Ruiz Mata. una diadema de plata de unos 0. Álvarez y Borja 1992: 53). El cuerpo al parecer fue inhumado. 1-2.C.45 m de diámetro. 225-226 figs. Rituales: Tratamiento del cadáver. Cronología: El tipo tardío de broche de cinturón sugiere una fecha de fines del siglo VII o principios del VI a. un fragmento de placa de hierro con dos perforaciones. asa y soporte de manos de un recipiente ritual de bronce. 220-221 figs. desconociéndose más datos a causa de que los restos óseos fueron removidos. 9-15. Ajuar: Tres copas a mano carenadas bruñidas del tipo B.C. CÁDIZ) Localización: La necrópolis. Pingel 1975: 126-129 figs.I. su examen in situ del mismo les llevó a observar piedras bien labradas.

Barrionuevo y Aguilar 1995: 219. soportes. Ruiz Mata y Pérez 1995a: 194). CÁDIZ) Localización: Vinculada al poblado del Castillo de Doña Blanca.C. Barrionuevo y Aguilar 1995: 217-218. López (ibidem: 33) pero se desconocía su emplazamiento hasta que en 1982 fue hallado de forma casual el primer enterramiento. Ritos fúnebres. se amplia la variedad tipológica.. hay muestras del uso de piedras de pequeño y gran tamaño que denotan una mayor elaboración arquitectónica (González.60 y los 3 m. Ruiz Mata y Pérez 1995: 194). En la prospección se han advertido manchas oscuras de diferentes plantas (circular. Cerámica a torno. LA NECRÓPOLIS DE LAS CUMBRES (PUERTO DE SANTA MARÍA. También se ha documentado piezas de distintas formas y tamaños cuyo estado de fragmentación impide cualquier tipo de reconstrucción (ibidem: 220). 3:25-28 y 4-5). presentan plantas circulares y paredes revocadas o enlucidas de hasta 2 m de altura. En los enterramientos fechados en los siglos VII y comienzos del VI a. soportes cerámicos que han perdido el baquetón central o este se ha complicado en varias molduras y grandes urnas de cuello acampanado de tipo chardón (González. En cerámica pintada destacan las urnas de tipo Cruz del Negro y grandes pithoi de cuerpo ovoide y asas geminadas con decoración monócroma o polícroma formando bandas. quemaperfumes. Ajuares: Cerámica a mano. Estas cubrían cremaciones.. platos de engobe rojo de arandela inferior a 30 mm y ánforas de saco de borde vertical. En los siglos VII-VI a. 21-22). cremación in situ de los cadáveres. Barrionuevo y Aguilar 1995. la necrópolis se extiende más de 100 ha en un espacio de kilómetro y medio de largo y entre setecientos y ochocientos metros de anchura por la falda meridional de la Sierra de San Cristóbal. Tampoco se sabe si son enterramientos individuales o los mismos se agrupan siguiendo algún tipo de vínculo: social.233 láms. Ya a mediados del siglo VIII a. Ruiz Mata y Pérez 1995a: 193-194. Excavación: Aunque se conocía de antiguo el poblado del Castillo de Doña Blanca (Ruiz Mata y Pérez 1995b: 3135). Ritual: Tratamiento del cadáver. cuencos decorados en el interior con una ancha banda roja en el labio y filetes en negro. 231. al igual que gran cantidad de huesos quemados. vasos de cuerpo ovoide rugoso con cuello corto exvasado. 229-231 láms. vasos bicónicos decorados en ocasiones con motivos geométricos y zoomorfos del tipo Carambolo. Barrionuevo y Aguilar 1995: 219-220.C. 220-221 figs.. Empiezan a aparecer en las tumbas al menos desde la segunda mitad del siglo VIII a. Ruiz Mata y Pérez 1995a: 194). 1995a: 176-181. como se ha señalado en el apartado anterior. 1995a: 176-177. Ello es de enorme interés pues supone la constatación del rito de la cremación antes de la arribada de los fenicios a nuestras costas (González. habiéndose publicado varios avances (Ruiz Mata y Pérez 1988.C. Ruiz Mata 1991: 207). por lo que se supone la existencia de fosas de cremación in situ. parentesco. Cronología: Los materiales recogidos indican una utilización de la necrópolis desde el Bronce Final precolonial fechable en el siglo IX a. La necrópolis dista unos seiscientos metros del poblado y la visión entre ambos es perfecta (Ruiz Mata y Pérez 1988: 38. al que se accede por un pozo de entrada cuadrangular hasta una cámara central casi cuadran- . 8. Con las debidas reservas. documentándose en una primera fase cuencos ovoides con engobe rojo. económico.66 MARIANO TORRES ORTIZ de la Frontera entre octubre de 1992 y mayo de 1993 que ha logrado delimitar tanto la estructura de gran cantidad de tumbas (alrededor de 2260 posibles estructuras funerarias). 1995b: 115-122. Barrionuevo y Aguilar 1995: 220). se documentan cazuelas con carenas más evolucionadas y menos acusadas con o sin decoración bruñida (algunos ejemplares presentan decoración pintada roja en el interior siguiendo motivos geométricos similares a los de los ejemplares bruñidos). También se han documentado platos y cuencos de cerámica gris y ánforas de tipología diversa (ibidem: 219-220.C. fue objeto de una intervención arqueológica en los años 1984 y 1985. Por su abundancia. documentamos la presencia de tipos de cazuelas indígenas más evolucionadas. étnico. Los fragmentos de marfil recogidos pertenecen a brazaletes o cajas circulares y no presentan ningún tipo de decoración. Las estructuras no parecen muy elaboradas y sólo en las fechadas ya en el siglo VI a. El único túmulo excavado. como la extensión de la necrópolis y la estratigrafía horizontal de la misma (González. círculos concéntricos y figuradas. con tipos como copas pintadas con sencillos motivos geométricos. habiéndose recuperado páteras.. agrupándose los túmulos sobre elevaciones naturales o montículos. Las cámaras de mampostería. (González. oinochoes y otras formas con engobe rojo.C. También se conoce la estructura de uno de los hipogeos. el 1. Ruiz Mata 1991). rectangular) con dimensiones que oscilan entre los 0. recipientes carenados decorados en el exterior con motivos geométricos incisos y soportes con baquetón central muy desarrollado y carenas muy marcadas. 1:2 y 3:21-24). 1989. sólo se existía una escueta referencia a la necrópolis hecha por Ventura F. los excavadores piensan que debieron ser una parte fundamental del ritual funerario (González. hasta época romana ininterrumpidamente. Estructuras: Pertenecientes al Bronce Final y al Período Orientalizante se han localizado 570 sepulturas que ocupan aproximadamente unas 13 ha. Dentro de los materiales que pueden clasificarse claramente como precoloniales encontramos cazuelas bruñidas profundas con borde muy carenado. Marfiles. Estructuras: Se han localizado hasta el momento un centenar de estructuras tumulares de tamaño variable entre los 15/20 m2 para las más pequeñas. cámaras de mampostería o hipogeos. visibles a causa de la violación del monumento.C. alcanzando incluso los 500 m2 las de mayor tamaño. En la mayoría de las tumbas pertenecientes al Bronce Final y etapa Orientalizante se ha documentado la presencia de restos malacológicos. Barrionuevo y Aguilar 1995: 218-219. oval. 1989: 287.

Se deduce. • Fosas de planta circular excavadas en la roca de 0. Se ha documentado en el túmulo la existencia de hogueras. 1995b: 116. 1995b: 116. Muy destruidas (Ruiz Mata y Pérez 1988: 41. De planta rectangular. 1995a: 178. que alcanza el 1. 1989: 288-289. 202 fig. Ruiz Mata 1991: 210).40 a 0. • Cremaciones situadas en una plataforma que se ubica en los flancos este y oeste del ustrinum construídas con muretes de arcilla de pocos centímetros. Ruiz Mata 1991: 209). 1995b: 117. y quemaperfumes fenicios de engobe rojo (Ruiz Mata y Pérez 1988: 43. Los difuntos son cremados en el ustrinum que se ubica en el centro del túmulo. Ruiz Mata 1991: 211). a veces. tal vez cubiertos de revoco (Ruiz Mata 1988: 38. 1995a: 178. 1989: 287. las cenizas son recogidas posteriormente en urnas. Ocupa el centro del túmulo. La presencia de numerosas ampollas y alabastra (más de veinte). 36. En este monumento.1. Ruiz Mata 1991: 211). por tanto. aunque existen algunos casos en que son depositadas directamente sobre el terreno. La urna se sitúa en el centro y se calza y se protege con pequeñas piedras. 1995a: 178. Ruiz Mata 1991: 210).2). 220 lám II. 1989: 288. Ruiz Mata 1991: 210). 1995a: 178. Cazuelas carenadas de tipología tanto antigua como evolucionada. se relacionan con abundantes restos de cerámica fragmentados intencionalmente tras su uso. que esta plataforma formaba parte del sistema de cubrición o cierre de cada cremación y no fue erigida a la vez sobre toda la superficie del túmulo (Ruiz Mata y Pérez 1988: 42-43. el único túmulo excavado es el número 1. Estos muros forman estructuras de forma cuadrangular o en U y. 1995a: 178.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 67 gular de unos 4 m de lado en cuyas paredes se abren nichos o cámaras más pequeñas. Ruiz Mata 1991: 209). En los ejemplares a torno predominan mayoritariamente las urnas tipo Cruz del Negro (Ruiz Mata 1991: 219 lám I. Túmulo 1. 1995a: 177. Cerámica a mano. En algún caso. además de quemaperfumes. Ruiz Mata 1991: 210). 1995b: 116117. • Urnas depositadas sobre la plataforma roja y en el relleno tumular. 1995b: 117. 1995a: 178. 3.05 a 0. • Urnas depositadas sobre la roca y encajadas en un muro circular de mampostería. 1995a: 181). 1989: 289. está tallado en la roca y presenta unas dimensiones de 1. En las superposiciones del sector sudoeste cubre cada uno de los enterramientos. Cubre los enterramientos situados sobre la roca o necrópolis de base. • Hogueras. 1989: 292. 1989: 288. Ustrinum.40 m de lado también excavado en la roca. Encima se erige un muro en forma de herradura de orientación norte-sur. 1989: 290.50 a 0. Todo este recinto apareció cubierto por una gruesa capa de cenizas y el interior del ustrinum se selló con pequeñas piedras bien trabadas. Ruiz Mata 1991: 209). Enterramientos de cremación. ha llevado a suponer algún tipo de rito de origen oriental vinculado al uso del perfume (Ruiz Mata y Pérez 1988: 46. la forma a mano más características es el vaso denominado «chardón» (Ruiz Mata 1991: 219 lám I. Se trata. Ruiz Mata 1991: 210-211). La cubierta tumular ofrece planta circular de aproximadamente 22 m de diámetro y una altura media de 1. Ruiz Mata 1991: 210).80 m de longitud. Se trata de copas de lujo con decoración roja monócroma. Rituales: Tratamiento del cadáver. tal vez usados en algún tipo de libación. 122 fig. una pequeña ánfora fenicia de tipología antigua —tipo R1— (Ruiz Mata y Pérez 1988: 44).60 de anchura y 0. 1995a: 177. Ajuares: Urnas. Ruiz Mata 1991: 208). 1995a: 177. 1). las paredes se tallaron cuidadosamente y los techos son aplanados o levemente cupulados. Sin embargo. 1989: 289. 1989: 290.1). 1995b: 116. 0. Estaban cubiertas con un cúmulo de piedras (Ruiz Mata y Pérez 1988: 41.10 m de profundidad rodeados de una hilera de piedra para su encaje (Ruiz Mata y Pérez 1988: 41. por lo tanto. 1995a: 178. Mayoritariamente. Ruiz Mata 1991: 209). Entre los ejemplares a mano destacan los ejemplares bicónicos (Ruiz Mata y Pérez 1989: 294 lám. • Fosas excavadas en la plataforma de arcilla roja que cubría los tipos de enterramientos antes mencionados en las que se depositaban urnas. Su grosor varía en los distintos sectores del túmulo. 1995a: 177-178. 1995b: 115-116.30 de profundidad. revocan sus paredes con una capa de cal muy gruesa (Ruiz Mata y Pérez 1988: 41-42. • Urnas colocadas en rehundimientos de 0. • Cremaciones en urna o sin ningún tipo de recipiente cinerario depositadas directamente en una oquedad natural del terreno y cubiertos con piedras o losas (Ruiz Mata y Pérez 1988: 40. 1995a: 178. y copas con y sin de- . que servía para contener los materiales más sueltos del relleno tumular (Ruiz Mata y Pérez 1988: 43. Su función era sellar los enterramientos a medida que se iban sucediendo. Se construyó en varias capas: una primera plataforma de nivelación sobre otra plataforma de arcilla roja a base de tierra y piedras más sueltas. Ritos fúnebres. siendo muy gruesa en la zona N y de sólo unos pocos centímetros en el sector SE.80 en la zona central (Ruiz Mata y Pérez 1988: 40. de cremaciones secundarias (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 179. Plataforma de arcilla roja. 1995b: 116. ollas de superficies toscas y pequeño cuello cóncavo y ollas de superficies bruñidas con el exterior decorado con incisiones y el interior recubierto de almagra. 1989: 289. • Perfumes. 1989: 290. En su lado N se elevó un muro de adobes para protegerle de los vientos dominantes (Ruiz Mata y Pérez 1988: 40. 1989: 289. 1995b: 117. 1995b: 117.60 m de profundidad. 1989: 289. Se enmarca dentro de otro espacio cuadrangular de 3. El pozo se recubre de piedras medianas bien ajustadas que dan apariencia al exterior de un empedrado (Ruiz Mata y Pérez 1988: 41. documentándose en un único caso. 1989: 289. No obstante. 1995b: 118).50 m. siendo cubiertas a la manera de las fosas excavadas en la roca (Ruiz Mata y Pérez 1988: 41. dando la pared del fondo da acceso a otra habitación de gran tamaño.80 m de diámetro y de 0.

• Oro y plata. Córdoba Alonso y. 1995b: 118). pudiendo prolongarse tal vez en la primera mitad del VII. 3. precoloniales al igual que en el caso de Mesas de Asta. Se hallaron restos de animales de pequeño tamaño. uno de los cuales ya fue publicado detalladamente por Ruiz Mata (1977: 98-108 figs. Ruiz Mata e I. 1995a: 179180. • Piedra. por lo que se intuye su adscripción al tipo San Pedro-Guadalquivir II. Entre estas últimas. por una vaguada que desciende hasta el Guadalquivir (Escacena. Cronología: El excavador propone una datación en el siglo a. páteras de engobe rojo. según se desprende de la estratigrafía realizada y los materiales recogidos en el cerro de San Juan (Ruiz Mata 1977: 98. 5. copas con diseños geométricos y diversos tipos de cerámica fenicia. 1995b: 118). 1995b: 121). Cerámica a torno. proponemos una fecha en el siglo VIII a. Belén e Izquierdo 1996: 23). Cronología: A partir de la tipología de la urna. 220 lám II. 1995a: 181. Estructuras: No documentadas. 26 Ruiz Mata (1984-1985: 238) señala que no se trata de la cerámica pintada de tipo Carambolo o Guadalquivir I. 1995a: 181. Ritos fúnebres.C.C. no localizándose indicios de una incineración in situ.C. un trípode desprovisto de sus pies y ampollas para perfumes (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 179. 27 9. Belén e Izquierdo 1996: 24).C. tal vez ofrendas al difunto. piedras de afilar para los cuchillos (Ruiz Mata 1991: 212) y cuentas de alabastro (Ruiz Mata y Pérez 1989: 291).68 MARIANO TORRES ORTIZ coración en rojo de tipo Guadalquivir II 26. • Bronce. situado en el cerro de San Juan. al haber podido examinar las piezas personalmente gracias a la amabilidad de ambos investigadores en agosto de 1996. 1989: 291. posteriormente. Numerosos alabastra para perfumes (Ruiz Mata 1991: 212. no precisándose en la publicación el año del hallazgo (ibidem: 103-104). Cronología: A partir del broche de cinturón mencionado se sabe que la necrópolis estaba en uso en la segunda mitad del siglo VII y principios del VI a. 1995a: 179. LA NECRÓPOLIS DE CORIA DEL RÍO (SEVILLA) Localización: La necrópolis parece que se ubicaba en el cerro de Cantalobos. ollas con decoración digitada y de mamelones típicos del primer Orientalizante. Rituales: Tratamiento del cadáver. que en un caso presenta un motivo meandriforme que imitan producciones griegas de época Geométrica Final: 760-700 a. cuencos fenicios. Ajuares: Se ha señalado la presencia de un asador. Cremación secundaria. incluyen urnas bicónicas y cazuelas de borde muy carenado fechadas en otros poblados de Andalucía occidental al menos en la primera mitad del siglo VIII a.C. VIII Excavación: La sepultura se localizó al realizar obras en el camino antes mencionado. 1989: 292. Metales. Ajuar funerario 27: Vaso a mano de tipo «chardón» usado como urna cineraria. soportes... 122 nota 122.. 295 lám. correspondiendo a una pieza del tipo 4c de Cerdeño con placa de ampliación y decoración repujada de puntos y rosetas de cinco o seis petalos. 5 y 6) de cuencos de carena suave. 1416). recogiéndose posteriormente materiales en superficie en el lugar.C.2). se documentan cuencos a torno con su interior decorado mediante una ancha banda roja bajo el labio y filetes en negro propios de los estratos VI y V de Tiro (Ruiz Mata y Pérez 1988: 46. fig. en el término de Véjer de la Frontera. figs. cuatro de ellos en el túmulo secundario (Ruiz Mata y Pérez 1988: 47 foto inferior. o Protocorintia: 720-690 a. sino con anterioridad. ni de una estructura de tipo tumular. (Ruiz Mata y Pérez 1988: 44. Estructuras: Se localizó una urna a mano de tipo «chardón» (ibidem: 107. cuchillos de hoja ligeramente curva. un ancla de piedra y dos broches de cinturón (Escacena. y bolas de almagre (ibidem: 110). 3) en lo que debió ser un hoyo. quemaperfumes de dos cuerpos. No obstante su marco cronológico puede ser más amplia. a veces. Excavación: Sólo los hallazgos fortuitos hacen pensar en la existencia de una necrópolis en el cerro de Cantalobos. A la segunda mitad del siglo pertenecerían urnas y cazuelas indígenas más evolucionadas y recientes. 110). una concha perforada y bolas de almagre (ibidem: 106-108 fig. Sólo se incluye el material contextualizado junto a la urna.. 1995b: 118). retícula bruñida. decoran su superficie con diseños geométricos incisos o troquelados (Ruiz Mata y Pérez 1989: 291. CÁDIZ) Localización: La necrópolis se localiza en el camino que comunica la vereda de los Marchantes con la Mesa de Algar. . separada del poblado. Urnas de tipo Cruz del Negro (diez enterramientos). cuenco hemisférico que servía de tapadera a la urna. 10. ya que no se ha llevado a cabo ninguna intervención arqueológica. • Hierro. Fíbulas de doble resorte (ocho enterramientos) y broches de cinturón de placa rectangular y un único garfio realizados en una sóla pieza (tumbas cercanas al ustrinum central y en cuatro del túmulo secundario) que. 1995b: 120-121. En superficie se recogieron otros fragmentos (Lazarich 1985: 110-115. En 13 tumbas. Ruiz Mata 1991: 214). fecha que viene bien por la tipología del mismo y los paralelos inéditos que presenta en la necrópolis de Medellín. Este hecho me ha sido posible comprobarlo en la presentación de la cerámica a mano pintada en la comunicación ofrecida en el IV Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos celebrado en octubre de 1995 en Cádiz por parte de D. Rituales: No documentados. para la necrópolis. LA NECRÓPOLIS DE MESA DE ALGAR (VÉJER DE LA FRONTERA. Sus coordenadas son 36º 20’ 43” N y 2º 13’ 12” W (Lazarich 1985: 103-104). Los enterramientos más antiguos. Dos cuentas de collar de oro y un anillo de plata (Ruiz Mata y Pérez 1989: 291).

Méndez. siendo desconocidas sus dimensiones (Bonsor 1899: 41-43 fig. 1999). 37º 20’ 40” N y 5º 46’ 50” W. La primera está situada en un pequeño cerro situado en la cornisa del Alcor. 269 fig. Sánchez 1994: 73). A partir de la denominación que le otorga Sánchez (1994: 86). Maier 1996. Dieciséis túmulos de cremación.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 69 Escacena 1983: 57-58. Amores 1982: 91) componían la necrópolis.65 de profundidad. Por último. Túmulo II. albergaba siete cremaciones en urna dispuestas simétricamente en un espacio circular (Cañal 1896: 363 fig.50 de anchura y 0. Escacena. FIGURA 16. Excavación: La primera intervención registrada la realizó F. Sánchez 1994: 86. Carriazo y Raddattz 1960: 338. No se conocen las dimensiones de la cubierta tumular (Bonsor 1899: 43-44 fig. en el término municipal de Alcalá de Guadaira. Amores 1982: 92. 6-7. Cubría una fosa de planta aproximadamente rectangular excavada en la roca y que presentaba una orientación nordeste-sudoeste. Estructuras: Resulta ciertamente complicado realizar un catálogo de las estructuras documentadas en esta necrópo- lis debido a la dispersión de noticias en la bibliografía y a la parquedad de las mismas. La fosa estaba cubierta por una laja de piedra y sus paredes estaban enlucidas. 15). la tercera se localiza junto al poblado de Gandul. 269 fig. 90 fig. 16. Contenía 10 inhumaciones. 37º 20’ 05” N y 5º 46’ 50” W. . SEVILLA) Localización: Sánchez (1994: 73) señala tres agrupaciones de túmulos. Quince cubrían fosas de cremación poco profundas y uno. Maier 1996. excavado por Méndez. 11. 7b). que excavó doce (Cañal 1896: 363) de los veinte túmulos que según Bonsor (1899: 40-41. 40. De ellos. 0.—Necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante en los Alcores de Carmona (según Sánchez 1994.30 m. 41. LA NECRÓPOLIS DE BENCARRÓN (ALCALÁ DE GUADAIRA Y MAIRENA DEL ALCOR. 1999) quedando los resultados inéditos y sólo publicados recientemente a partir de los diarios de excavación del excavador (Sánchez 1994. lo que contribuye a generar problemas serios de interpretación. No obstante. Sánchez 1994: 76. Las coordenadas de las mismas son las siguientes: 37º 20’ 55” N y 5º 46’ 37” W. Belén e Izquierdo 1996). Bonsor 1899: 48). 13. 13. 98 fig. La altura del escalón era de 0. con las paredes reforzadas por grandes lajas de piedra que alcanzaban 1 m de altura en las paredes norte y este. Bonsor inició sus trabajos en la necrópolis entre 1885 y 1889 o en 1894 (Castillo 1955: 623. Cubría una fosa de cremación escalonada que presentaba una orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones de 1 m de longitud. 80-81 figs. he aquí nuestros resultados: Túmulo I. El túmulo estaba formado por varias capas de tierra. es la denominación que le otorga Sánchez (1994: 74). diez fueron excavadas por Méndez y seis por Bonsor (Cañal 1896: 363. La segunda se halla en la zona denominada «Canteras de Bencarrón». De 1902 a 1908 volvió a trabajar en la zona (Carriazo y Raddatz 1960: 338. Al igual que en el caso anterior. Sánchez 1994. completado). Amores 1982: 92.

Excavados en 1908 en el sector próximo al poblado de Gandul. Fue excavado en 1902 en el sector de las «Canteras de Bencarrón».35 de ancho (Maier 1996: 155 fig. 85. La fosa se cubría con un amontonamiento de tierra y piedras. • 1902/3.30 de ancho y 0. 85. profundidad de la fosa: 0 metros 30. Fosa de cremación. 85-86. Fosa de cremación de sección escalonada con orientación nordestesudoeste. • 1902/1. habiendo sido publicados recientemente por Maier (1996: 153-156. 1999: 187). Maier 1996: 151-152 fig. 6) y Maier (1996: 151. Bonsor (1899: 48-49 fig.30 m respectivamente (Sánchez 1994: 85). Hoyo de deposición de planta rectangular. anchura de la fosa: 1 metro 10.25 de anchura y 0.15 m. no muy grandes. • Inhumación. • 1902/8. En aquellos casos en que el grado de la combustión fue menor. No se especifican forma ni dimensiones (Maier 1996: 154. Cubre una fosa de cremación de paredes enlucidas de orientación este-oeste y unas dimensiones de 2.40 m de largo. Situado en el área de las «Canteras de Bencarrón». aunque alrededor de la misma se hallaron materiales. • 1902/6. 10-12. Rituales: Tratamiento del cadáver. por lo que ambos pudieron formar un único enterramiento. sufriendo los cuerpos diferentes grados de combustión. 1999: 188-189). Fosa de cremación con el suelo enlosado con piedras planas y cubierta así mismo por piedras. 11). Cubierta de fragmentos de ánfora (Maier 1996: 153. 2.50 m (los seis de Bonsor y el que cubría las cremaciones en urna).30 m diámetro y 3 de altura. • 1902/2. 93-96 figs. podemos documentar la orientación del cadáver sobre la pira: cabeza orientada al nordeste en uno de los túmulos de cremación excavados por Bonsor antes de 1899 (Bonsor 1899: 48-49 fig. El escalón 0. D y H eran de 0. 48) nos proporciona los detalles de uno de ellos: El mejor conservado de los pequeños túmulos de Bencarrón tenía las siguientes dimensiones: altura del túmulo: 1 metro. presentaba orientación nordeste-sudoeste (ibidem). • 1902/12.70 MARIANO TORRES ORTIZ Amores 1982: 93). Sin más detalles. 1999: 185-190). Maier 1999: 183). sin más detalles (Maier 1996: 153. Fosa de cremación de sección escalonada y orientación sudoeste-nordeste. sólo se documentan cremaciones en los túmulos B. 0. 48) y hacia el sudoeste en el Túmulo del Olivo (Sánchez 1994: 78. 2 de anchura y 0. Túmulo de la Dehesa de las Canteras. La fosa estaba cubierta por varias piedras llanas. piedra. hallándose bajo el mismo una fosa de cremación que presenta orientación nordeste-suroeste y posee unas dimensiones de 3 m de longitud. No presentaban cubierta tumular y Bonsor los relacionaba con los documentados en las necrópolis de la Cruz del Negro (Sánchez 1994: 74). Fosa de cremación de planta rectangular. 1999: 189 fig.55 de profundidad. D e I (éste presentaba una fosa de cremación similar a las de la Cruz del Negro). Sin más detalles (ibidem). 60). Sin detalles de la estructura. lo que sugiere la existencia de otras estructuras subsidiarias (Maier 1996: 153. Hoyo de deposición.50. • 1902/5. En este último. Se trata de una fosa de cremación en el interior de la cual se halló una urna. Las alturas de los túmulos B. Sin detalles de la estructura. • 1902/13. • 1902/10. 93-96 figs. Su existencia se deduce de la siguiente afirmación de Cañal (1896: 363): «Los cadáveres aparecieron sin quemar en dos enterramientos. Corresponde al mismo grupo que los dos túmulos anteriores. Las dimensiones de ésta eran de 4 m de altura y 12 de diámetro. Cubría una fosa de cremación que presenta una orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones de 3. Sólo documentado en dos de los túmulos excavados por Méndez (Cañal 1896: 363) de los que no se disponen más detalles y en el túmulo I. 78. Dos túmulos de inhumación. 1999: 187).45 de profundidad.50 de profundidad. pero en completo estado de descomposición. 10-12. erigiéndose posteriormente una cubierta tumular de aproximadamente 15. (Maier 1996: 156. 6) como Amores (1982: 93). que semejan cantos rodados. Esta estructura la citan tanto Bonsor (1927: 295-296 fig. 94 fig. 1. 1999: 188).63 de profundidad. fue excavado en 1902 por Bonsor y recientemente publicado por Sánchez (1994: 76. que presentaba una posición descentrada bajo la cubierta tumular. arena (Sánchez 1994: 76. Fosa de cremación. • 1902/11. En uno de los túmulos excavados por Méndez se hallaron los restos cremados de siete individuos depositados en urnas colocadas simétricamente en un espacio circular (Cañal 1896: 363. • 1902/9. • Cremación. La fosa central mide 1. 1999: 187). cubriendo el F y el H hogueras sin restos humanos. La fosa presentaba una especie de edículo en una de las esquinas del extremo sudoeste de la fosa en el cual se localizó un vaso cerámico (Sánchez 1994: 76. Al nordeste de la fosa se encontró otro amontonamiento de piedras de finalidad desconocida.» Túmulo del Vallado. En la mayoría de la sepulturas el cadáver fue cremado in situ.52 de anchura y 0. de 0. Túmulo del Olivo. se documentaron diez cadáveres encogidos co- . sin más detalles (Maier 1996: 154.65 m de longitud. Bonsor menciona su existencia sobre y alrededor del denominado túmulo del Camino. Fue reutilizada en época romana (Maier 1996: 154. 3. Se situaba junto a la estructura anterior. ¿Hoyo de deposición? junto a una fosa de cremación. Es el rito predominante en la necrópolis. • 1902/4. 1. 1999: 190). En este último extremo se hallaba el hoyo de deposición. Fosa de cremación de la que se deconocen más detalles. habiendo sido construida en tres capas: arena. Amores 1982: 93).10 de profundidad. 1999: 187). Fosa de cremación de la que Bonsor no proporciona más detalles (ibidem). 0. Diez túmulos de cremación. Se desconocen orientación y dimensiones de esta estructura. 89 fig.90 y 1. 1999: 183). Sin embargo. y a su lado varios montoncitos de piedras redondas. Emplazamientos de cremación 1902. La altura de los mismos era de aproximadamente 0.30 m de largo y 0. • 1902/7. 1999: 183-185 fig. longitud de la fosa de incineración: 2 m. 64). El túmulo tenía una altura de 2.15 m de longitud. Fosa de cremación con el hoyo de deposición para la urna en el interior de la misma.

81-82. Fosa de cremación. Maier 1996: 156). restos de tableta de marfil y una cuenta del mismo material 28 (Cañal 1896: 363 fig. En el túmulo I se ha documentado la colocación de una piedra bajo la cabeza de alguno de los cadáveres a manera de almohada (Bonsor 1899: 42. Túmulo del Vallado. Ajuares: Túmulo I. 13. restos de un collar formado por tres conchas. presentando algunos de ellos perforaciones tapadas de arcilla. 98 fig. 1-4. Dieciséis túmulos de cremación. Vb) y la publicada por Bonsor en su monografía sobre los marfiles que halló en sus excavaciones en Los Alcores (Bonsor 1928: 30-31 lám X). 81. sur-sudoeste y nornoroeste (Bonsor 1899: 41-43 fig. Maier (1996: 152) no menciona la existencia de armas pero si la de una especie de abrazaderas compuestas de placas combadas unidas por remaches fijos. una pequeña hacha de piedra pulida. • 1902/2. No se halló ajuar. Lucerna de un sólo pico. urna de perfil en S con decoración ungulada en el hombro y cuatro posibles mamelones y. fragmentos de tabletas de marfil y restos de conchas que presentaban motivos decorativos orientalizantes. Cerámica. pero que parece ser más bien un brazalete acorazonado con los extremos rematados por una especie de bellotas (Sánchez 1994: 82. 13. 99 fig. 1999: 189-190). 1999: 189-190) • 1902/12. Sin contexto definido: • Marfiles. clavos de hierro. 15). un fragmento de colmillo de jabalí. Túmulo de la Dehesa de las Canteras. Vid. una fuente. 99 fig. Fragmentos de cerámica prerromana entre los que se hallaban restos de una urna tipo Cruz del Negro (Maier 1996: 157). supra la referencia bibliográfica completa. En el interior de la misma se documentó un pequeño carro de arcilla cocida compuesto de tres piezas: las dos ruedas y la caja (Bonsor 1927: 295-296 fig. De los excavados por Méndez. 1999: 187). Bonsor 1899: 48-49. Maier 1996: 156). 1999: 187-188). 13. 42-47. Urna globular a torno con decoración de bandas rojizas pintadas y un vaso chardón a su lado (Maier 1996: 154. 13. objetos diversos y vasos minúsculos (Maier 1996: 153. dos cuencos y un alabastron de cerámica (Maier 1996: 153-154. 15. Cuencos hemisféricos de mala factura fabricados a mano de pasta color parda o negruzca se encontraron junto al cráneo de la mayoría de los difuntos. Urna globular a torno (Maier 1996: 154. 40. amuleto de marfil con forma de bellota aplastada. Túmulo I de 1908.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 71 locados los unos junto a los otros y con diferentes orientaciones del cráneo: sur-sudeste. • 1902/7. Sánchez 1994: 79). • 1902/9. 16B. Urna cineraria de arcilla oscura que mostraba sobre el cuello una serie de ungulaciones. 51. 246.). Broche de cinturón. Túmulo del Olivo. dos anillos y un cuchillo de hierro (Schüle 1961: 35-36 fig. láminas de sílex. Dos varillas de hierro rematadas en sus extremos por esferas y una lucerna fenicia de un pico (Maier 1996: 155. puntas y otros utensilios de sílex. 1999: 187) • 1902/5. paletas cosméticas (Bonsor 1928: 2830 29 Tal vez la pieza B24 del catálogo de Aubet (1981-1982: 234. 1928: 36-46 láms. 49. Amores 1982: 93).1. • 1902/8. Sánchez 1994: 87. vasos para libaciones y ofrendas. 82). sin especificar (Maier 1996: 154. 1999: 188). restos de un objeto de cobre. Objetos de bronce y hierro que Bonsor interpretó como armas 29. Una urna rota. Sánchez 1994: 79. Maier 1996: 157). una pulsera rematada por esferas y una «crátera» (Maier 1996: 156. • 1902/3. Una pulsera de bronce rematada por esferas en sus extremos (Maier 1996: 153. una pequeña piedra plana negra. hojas de hoz realizadas en sílex (Sánchez 1994: 79. fig. una olla de borde exvasado y base umbilicada con dos mamelones como asideros. un vaso de cerámica de boca ancha. Cañal señala la presencia de cuchillos. Dos túmulos de inhumación. Maier 1996: 150-151). 16A. Sánchez y Ladrón de Guevara e. • 1902/13. en uno de los túmulos de cremación se documentó la presencia de huesos de pájaro con posible significado de ofrenda al difunto (Bonsor 1899: 49. Aubet 1981-1982: 235-241 figs. Urna a mano rota con decoración de impresiones digitales. Emplazamientos de cremación 1902: • 1902/1. Se trata de la pieza publicada por Schüle en 1961. Amores 1982: 92. peines y. • 1902/10. 6. Túmulo B de 1908. . tal vez.p. Ritos fúnebres. No documentado. Igualmente. fig. fragmentos de vajilla tosca con dibujos ya conocidos y lo que debió ser un idolillo. 1999: 187). Amores 1982: 91. Amores 1982: 92-93. Objeto de bronce que Bonsor interpreta como un fragmento de fíbula o broche de cinturón. 1999: 188). aunque para Maier se trataría de un soporte de cerámica gris (Bonsor 1927: 295-296 fig. por último. De uno de estos túmulos se recuperó un broche de cinturón. Maier 1996: 154. Amores 1982: 92. 107-109 figs. 18. Sánchez 1994: 86-87. XIII-XVII. Amores 1982: 92. 269 fig. 91-92 figs. lám. Fragmentos de marfil correspondientes a placas. 1999: 188. Un anillo de cobre y seis tabletas de marfil (piezas B1-B6 de Aubet 1981-1982) que pertenecerían con toda probabilidad a una arqueta o un cofre (Bonsor 1899: 44-48 figs. 96 fig. 6. gotas de plomo fundido. juguetes. Túmulo II. También se recogió gran cantidad de láminas de sílex (Bonsor 1899: 42-43. 1999: 190). De los excavados por Bonsor. Borde de un vaso de cerámica con decoración de tres líneas incisas (Sánchez 1994: 81. Urna cineraria globular. Cuchillo de hoja curva con tres remaches en el mango (Maier 1996: 154. fragmentos de cerámica indígena con bruñidos y un objeto cerámico que parecía ser un animal hueco y que Sánchez señala que podría tratarse de la cabeza de caballo decorada 28 con pequeños círculos que Bonsor publica como procedente de esta necrópolis. un fondo de urna globular a torno y un pasador de hierro (ibidem). 15). se recuperaron restos de cerámica que este autor califica como indígenas. Fíbula de tipo Bencarrón 30. • 1902/11. Túmulo D de 1908. 8-9). Amores 1982: 92. Sánchez 1994: 79. 98 fig. 15). 82-83. otra redonda. una espiral de cobre y una perla cilíndrica. • 1902/4. Sánchez 1994: 87. Sánchez 1994: 80. Urna cineraria de tipo chardón. 1999: 187) • 1902/6. Ajuar no documentado. 98 fig. una cuenta de ágata y un broche de cinturón de tres garfios (Maier 1996: 154. un brazalete abierto de cobre en la muñeca izquierda de un niño.

Ajuares: • Tumba 1. Amores 1982: 95. Sánchez 1994: 101). supra p. estando documentado en el segundo de los mismos la inhumación de un cadáver en posición decúbito supino (Cañal 1896: 364-365. XVIII. cucharas y paletas caladas en bajorrelieve. tumba 2.00 de ancho y 1. Sánchez 1994: 102-103. peines. propietario del terreno. Amores 1982: 95. Sánchez 1994: 106). Bonsor señala la existencia de diversas piezas de marfil con decoración orientalizante pertenecientes a cuatro peines. 71) (Cañal 1896: 364. y un huevo de avestruz con decoración incisa (Bonsor 1899: 50. Estructuras: • Tumba 1. 1. el resto de los materiales es poco significativo. por paralelismo con las estructuras de la misma tipología de las necrópolis fenicias de Cádiz (Perdigones. Una vez llena de tierra. XI-XII. 107 fig. 32-35 láms. pero sin más precisiones a causa de la escasez de los datos. Por ejemplo el fragmento SL4.08 m de largo. SEVILLA) Localización: A la izquierda de la carretera que comunica El Viso del Alcor con Carmona a la altura del km. Muñoz y Pisano 1990) y Puig des Molins. Sánchez 1994: 103-104. La necrópolis se sitúa cerca de el asentamiento de Mesa de Tablada. tal y como se documenta en el túmulo I de Bencarrón (vid. Rituales: Tratamiento del cadáver. Fosas de cremación que según Cañal (1896: 364) no ofrecían ninguna particularidad. Maier 1996: 162. Aubet 1981-1982: 241-246 figs. Hibbs 1979: 477 figs.80 m. Fosa de cremación de planta rectangular de la que únicamente conocemos su profundidad: 0. al que parece estar vinculada.50 y 6 m. quedando diez o doce por excavar.C. 1999: 212). De ellas sólo publica algunos fragmentos con los que. IX. Bonsor 1899: 50. • Tumbas 3-6.C. Sánchez 1994: 105). La fosa estaba cubierta por un túmulo de aproximadamente 2. con orientación nordeste-sudoeste. Ritos fúnebres. SEVILLA) Localización: La necrópolis se localiza al lado de la ermita de Santa Lucía. se excavaron cinco túmulos por parte de Méndez. se depositaron encima de ella cincuenta o sesenta piedras y el conjunto fue cubierto por una estructura tumular (Cañal 1896: 364-365 fig. 18).72 MARIANO TORRES ORTIZ 29 lám. 1928: 23-27 láms. . Amores 1982: 95. Sus coordenadas son 37º 22’ 30”-37º 22’ 40” N y 5º 43’ 30”-5º 43’ 10” W (Bonsor 1899: 49-50. Para las tumbas 3-6 proponemos una datación en los siglos VII-VI a. • Tumba 2. 13. VI-VIII. Amores 1982: 95. Cronología: Los marfiles parecen sugerir una fecha dentro del siglo VII a.35 m de altura (Bonsor 1899: 50. Amores 1982: 95. En el primero de los túmulos publicados por Bonsor el cadáver fue cremado in situ. 517 y a unos doscientos metros de las casas de las afueras de la primera localidad citada. Sánchez 1994: 101. aunque no parece existir ninguno que pueda datarse con anterioridad al siglo VII a. según Aubet. LA NECRÓPOLIS DE SANTA LUCÍA (MAIRENA DEL ALCOR.10 de profundidad. que Aubet cree que debieron ser fragmentos de marfil 31. 9-10. • Tumbas 3-6. cuyo datación en el Bronce Final o el Período Orientalizante habría que descartar.60 m de altura que cubría una fosa de cremación in situ tallada en la roca de 2. y la fíbula de tipo Bencarrón. 46-47 lám. 20. 1999: 212). Aubet 1981-82: 257. • Tumba 7. para la tumba 1. Aubet 198182: 257. 18-19. RASO DEL CHIROLÍ (CARMONA. Exceptuando la fosa escalonada de cremación que contenía la placa de marfil que presentaba al guerrero con el yelmo griego y que podría datarse a finales del siglo VII a. una píxide y tres paletas cosméticas caladas. 105). Sánchez 1994: 102-103. se recuperaron restos animales que tal vez fueran los restos de algún tipo de ritual.C. Hachas de piedra toscamente labradas. 5-6). en 1893 o 1894.C. sospecho que no pertenece ni al Bronce Final ni al período Orientalizante y propongo para la misma una fecha indeterminada entre el Bronce Antiguo y el Bronce Tardío. Esta autora publica veinte fragmentos pertenecientes a esta necrópolis que formaron parte de una píxide. Bonsor 1899: 50. que anota la presencia de catorce más con alturas entre 1. Por último. • Tumba 7. Amores 1982: 95. Igualmente. Bonsor excavó otro túmulo en 1908 (Cañal 1896: 364. y Bonsor. En lo referente a la tumba 2. Excavación: Según Cañal. No documentado (Maier 1996: 162). 16-17. Medio huevo de avestruz roto en muchos pedazos y decorado con líneas rectas y en zig-zag de color rojo en su parte exterior (Cañal 1896: 364). pero no hay 31 12. • Tumba 2. en la ladera de una colina ubicada en el término de Mairena del Alcor situada junto a aquella en la que se emplaza el hábitat de Tablada. decorado con un carnero es publicado por Bonsor como concha decorada (Aubet 1981-82: 257). fue excavado un túmulo más por Bonsor. Fosa de inhumación de planta rectangular excavada en la roca.. Cronología: Aparte del túmulo I. placas con decoración incisa. Gran túmulo de 5. Amores 1982: 95. En la sepultura de inhumación. Aubet 1981-82: 257-268 figs. 105). instrumento de forma extraña a propósito para ser unido a un mango y piedra que parece representar un gato (Cañal 1896: 364-365 figs. Aubet 198182: 257. Sánchez 1994: 105-106). Amores 1982: 95. También señala la existencia de conchas decoradas con motivos orientales. Ibiza (Gómez Bellard 1990) y el inicio de las importaciones greco-orientales en el área de Huelva. no se pueden reconstruir las piezas señaladas. la cabeza del cadáver se apoyaba sobre una piedra que le servía a modo de almohada. Posteriormente. El crecimiento de la población es posible que haya destruído estas sepulturas. Las paredes de la fosa habían sido rebocadas de arcilla así como el suelo alrededor de la misma (Maier 1996: 162. Ruiz Delgado 1989b: 160-161). la gran mayoría de los materiales recuperados en esta necrópolis no son especialmente significativos. datada por diversos autores a finales del siglo VII y todo el VI (Schüle 1961: 36-38. dentro del período Orientalizante.

Sánchez 1994: 120. No ofreció ningún tipo de hallazgo. los cadáveres fueron cremados in situ. Se desconoce su diámetro y alcanzaba una altura de 1. Era el mayor de la necrópolis. Sobre esta capa se depositó otra formada por tierras y piedra con una potencia de 1 m. 20. Sánchez 1994: 118). 1999: 213). siendo en el túmulo D la cremación muy intensa. Sánchez 1994: 117-118). Además. 1994: 111). desconociéndose las dimensiones. Ajuares: Pasadores de hierro con los extremos vueltos o remachados. Cubría un emplazamiento de cremación de forma rectangular levantado directamente sobre el suelo y orientación nordestesudoeste.60 m. 15. Alrededor de las fosas de cremación se documentó un gran número de pequeños hoyos excavados en la roca de planta circular o rectangular en los que se ha documentado la presencia de láminas de sílex. 22. Amores 1982: 97. Los restos de las cremaciones fueron cubiertas con fragmentos de ánfora de tipo fenicio (Bonsor 1899: 60. Las coordenadas de la misma serían las siguientes: 37º 23’ 30” N y 5º 42’ 40” W (Sánchez 1992: 253-254. Cubría un emplazamiento de cremación que apoyaba directamente sobre el suelo rocoso. ya que no tiene estructura interna. Maier 1996: 162. Ritos fúnebres. la C y la D (Sánchez 1992: 254. 23). Estructuras: • Túmulo A.. la necrópolis fue excavada por Bonsor . 112. presentan invariablemente una orientación este-oeste y están cubiertos por túmulos circulares de pequeñas dimensiones.C. huesos de animales y fragmentos de sílex (Bonsor 1899: 60-61 fig. de potencia situado directamente sobre la cremación. vasijas moldeadas a mano y un trozo de cobre o bronce. Rituales: Tratamiento del cadáver. 23). En la cremación del túmulo D. Excavación: Cañal (1894: 56-57) habla de una estructura que strictu sensu no puede considerarse un túmulo. Bonsor excavó en 1909 siete estructuras tumulares a las que nombró con las letras de la A a la G. LA NECRÓPOLIS DE ALCAUDETE (CARMONA. Amores 1982: 97. lo cual no estaría en desacuerdo con la tipología de las ánforas fenicias usadas como cobertura de las tumbas. ya que Bonsor señala que apenas se documentaron fragmentos de hueso de muy pequeño tamaño (Sánchez 1992: 254-255. Sánchez 1994: 120. Cronología: No se puede señalar una cronología ajustada para esta necrópolis. 63-64 y 67. 1994: 110). posiblemente de tipo funerario. Estructuras: De la documentación de Bonsor sólo se desprende la existencia de seis emplazamientos de cremación in situ de planta rectangular situados directamente sobre el suelo de los que se desconocen las dimensiones. 60. 123 fig. muescas y bandas de puntos redondos o triangulares (Bonsor 1899: 6061. publicando los resultados en 1899 (Bonsor 1899: 59-61) y posteriormente en 1908 y 1911. 14. 60. En todos los casos documentados en esta necrópolis se ha procedido a la cremación in situ del cadáver (Bonsor 1899: 60. Amores 1982: 97. pero solamente recoge datos de la A. cuestionándose incluso su carácter artificial (Sánchez 1992: 254. 1994: 109). Amores 1982: 101. Por último. • Túmulo C. además de fragmentos de cerámica con una aguada roja y adornados con pequeñas estrías. Excavación: G. Sus coordenadas son 37º 24’ 20” N y 5º 41’ 41” W. 109 figs. Amores 1982: 97. 1999: 212). El primero. • Túmulo D. pero en la que se han hallado restos humanos. se sitúa junto al kilómetro 136 de la carretera Carmona-El Viso del Alcor. Cronología: Los restos de cultura material hallados en los enterramientos de Alcaudete no son significativos a la hora de aclarar la datación de las mismas. en la parte superior de una colina. 261 fig.1. parece que se han llevado a cabo diversos rituales. 112. en el término municipal de Carmona. Excavación: Al parecer (Carriazo y Raddatz 1960: 338. 114 fig. En los dos túmulos que han proporcionado restos funerarios. 116 fig. El túmulo estaba construido en tres niveles: en primer lugar un túmulo de 0. huesos de animales y fragmentos cerámicos (Bonsor 1899: 60-61 fig. en pequeñas estructuras de planta circular o cuadrada que se han localizado alrededor de los emplazamientos de cremación y en los que se han documentado la existencia de vestigios de fuego. la cobertura del emplazamiento se realiza por medio de piedras planas (Sánchez 1992: 254-256.40 m. 1994: 110. LA NECRÓPOLIS DE EL JUDÍO (CARMONA. 60. con una altura aproximada de 1 m (Bonsor 1899: 60-61 fig. que se cerraba por un nivel de piedras desigualmente repartidas por la superficie de la estructura. Sánchez 1994: 118. 23). SEVILLA) entre 1893 y 1894. Sánchez 1994: 119). un nuevo nivel de tierra y piedra hasta alcanzar la altura total de la estructura (Sánchez 1992: 254. Este presentaba planta rectangular. Amores 1982: 97. Bonsor señala que su altura era de 2. y tenía una orientación nordeste-sudoeste. Este autor se plantea la posibilidad de que realmente esta estructura pueda ser un depósito de Localización: La necrópolis se localiza a la altura del km 139 de la carretera que une Viso del Alcor con Carmona. 1994: 109).15 m. aunque la cerámica recuperada apunta más bien a la primera mitad del siglo VII a. 4. SEVILLA) Localización: Necrópolis formada por dos grupos de túmulos. 123 fig. 2. Rituales: Tratamiento del cadáver. Sus coordenadas son 37º 25’ 45” N y 5º 40’ 50” W (Bonsor 1899: 15 fig. Ritos fúnebres. Amores 1982: 97. ya que el único material arqueológico documentado corresponde a fragmentos de ánfora fenicia que podrían encuadrarse en los siglos VIII-VI a. Sánchez 1994: 123). 123 fig. Maier 1996: 163. Sánchez 1994: 117). aunque también parece existir en la margen izquierda del arroyo (Sánchez 1994: 117). Sólo cabría destacar que los restos de la cremación del túmulo A fueron cubiertos con los fragmentos de ánforas de saco fenicias. El segundo se sitúa a unos doscientos metros del primero sobre el borde del Alcor. De estas últimas campañas no parece haber quedado constancia. Aunque se desconoce su diámetro. compuesto de tres estructuras.C.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 73 indicios suficientes para vincularla al mismo. El túmulo estaba formado por una única capa de tierra (Sánchez 1992: 255. 1994: 109). 1994: 110.

Sus coordenadas son 37º 27’ 30” N y 5º 40’ 10” W (Amores 1982: 101.43 y 0. Amores 1982: 102. La cubierta tumular cubre una fosa de inhumación que presenta una orientación este-oeste y de la que se desconocen las dimensiones. No documentados. Se desconocen las dimensiones de ambas estructuras. 1 de anchura y 1. Bonsor empieza a excavar en este yacimiento en 1896 (ibidem: 88) y posteriormente vuelve a efectuar excavaciones de 1908 a 1911 que ahora están empezando a ser dadas a conocer (Sánchez 1994. El escalón tenía 1. 130 fig.C. SEVILLA) Localización: Necrópolis ubicada a unos cuatro kilómetros al sudoeste de Carmona sobre un promontorio al borde del Alcor situado a la altura del km 134 de la C432. Amores 1982: 103). De parecidas características al anterior. Tumba 1. Sánchez 1994: 133. Amores 1982: 102. propongo una fecha en torno a finales del siglo VII a primera mitad del VI a. Sánchez 1994: 139).10 de alto. 66.40 de profundidad 33 (Bonsor 1899: 28. Amores 1982: 101). 1999: 208-211.60 m de altura. Cubría una cámara parcialmente excavada en el suelo y parcialmente construida con muros de mampostería que presentaba una orientación nordeste-sudoeste y las siguientes dimensiones: 3. • Túmulo I. Se desconocen las medidas y la orientación del túmulo y la fosa (Bonsor 1899: 28-29. 26). 33 34 Aunque no lo especifica. • Túmulo C. Rituales: Tratamiento del cadáver. Amores 1982: 103). Amores 1982: 102. Fosa de cremación situada muy posiblemente junto al túmulo H. Cronología: A partir de la cronología bien contrastada para las fosas de cremación escalonadas en Cádiz (Perdigones. Amores 1982: 102. Estructuras: • Túmulo A. siendo en este caso la urna cineraria de cerámica negruzca (Bonsor 1899: 28. Estructuras: La necrópolis está compuesta de siete u ocho túmulos de aproximadamente 7 m diámetro y entre 0. Los restos del difunto se hallaban en una urna de marfil en el interior de la fosa. 75. • Tumba 1911/1. Maier 1996: 163-164. así como la orientación del emplazamiento de cremación. habla de muchas motillas en el paraje denominado Puerto Judío y presenta la estructura interna de una de las sepulturas ya en 1899 (Bonsor 1899: 15 fig. 138. 70 fig. • Túmulo G. Ritos fúnebres. Sánchez 1994: 145. Sánchez 1994: 126.50 m de anchura 32 (Bonsor 1899: 70 fig. 1. Sánchez 1994: 127. • Túmulo L. • Túmulo H. por lo que podría identificarse con el túmulo G.50 ó 5. Ajuares: Cerámica tosca y un hacha de bronce de los que no se conoce su contexto dentro de la necrópolis (Bonsor 1899: 49. Sánchez 1994: 134). No se documentó ningún tipo de sepultura (Bonsor 1899: 28.10 de profundidad.38 m de altura y entre 0. apareciendo en este caso la urna cineraria (sin asas) en el interior de la fosa de cremación (Bonsor 1899: 28-29. El túmulo pudo tener 30 m de diámetro y 7 de altura 34. • Túmulo F. El túmulo cubría una fosa de cremación escalonada con una orientación nordeste-sudoeste y tenía las siguientes dimensiones: 2 m de longitud. pero aparece en el plano de yacimientos que ha excavado en Los Alcores con el nombre de Canteras del Judío. Cubre un emplazamiento de cremación como aquellos de los túmulos B y C. Las medidas de la fosa las proporciona Sánchez (1994: 133 nota 6) a partir de la planta y el alzado publicado por Bonsor (1899: 32 fig 34). 1. LA NECRÓPOLIS DE EL ACEBUCHAL (CARMONA. • Túmulos D y E. Sus dimensiones eran: 2. excavándose el G en 1892 (ibidem: 25). El túmulo número 8.50 y 1 m de altura. orientado como la fosa de este a oeste (Bonsor 1899: 27. Amores 1982: 102). Cubría una fosa de inhumación de orientación este-oeste excavada en la roca calcárea y cuyos suelos y paredes habían sido revocados con arcilla. Se desconocen otros detalles de las estructuras (Bonsor 1899: 28. En todas las sepulturas se documenta la cremación in situ del cadáver.65 m de longitud. Excavación: Peláez excavó diez de los once túmulos que componen la necrópolis en 1891 (Bonsor 1899: 22). Al igual que en el caso anterior se trata de un túmulo que cubre un emplazamiento de cremación de los que se desconocen más detalles (Bonsor 1899: 28. Cubría una fosa de cremación junto a la cual se localizó una urna con doble asa que contenía las cenizas y algunos elementos de ajuar. cerrada por un gran amontonamiento de planta rectangular formado por piedras y arcilla. 36). 149 fig.80 de altura. 66). o de don Modesto. 31). conociéndose sólo la estructura interna de uno de ellos (Bonsor 1899: 40. Para este túmulo 8.05 m de longitud. 4-5. 157. • Túmulo B. Semejante a los túmulos H e I. . Cubría una fosa de cremación con una orientación nordeste-sudoeste y unas medidas de 2.80 m de longitud. para la tumba cuya estructura conocemos. Estaba rodeado por una zanja o fosa excavada en la roca (Bonsor 1899: 28. La cámara estaba llena de piedras y cubierta por una acumulación de piedras más o menos planas (Bonsor 1899: 24-25 figs. 1 de anchura y 0.74 MARIANO TORRES ORTIZ ofrendas o lugar de veneración. La cubierta tumular tenía unas dimensiones de unos 10 m de diámetro y 1. 27). Desconocemos sus dimensiones. Amores 1982: 102. pero alcanzaba una altura de 5. 132 fig. La fosa fue cubierta con piedras de diverso tamaño (Sánchez 1994: 139-140. 31. 153 fig. Presenta características semejantes a las del túmulo H. 158 fig. • Túmulo 1908. Amores 1982: 102. Ladrón de Guevara et alii e.25 de ancho 32 y 0. cubre un emplazamiento de cremación.45 de profundidad. mencionado por Cañal (1894: 82) proporcionó una gran fíbula de plata y un broche de cinturón con forma de serpiente. 16. Muñoz y Pisano 1990: 47) y Puig des Molins (Gómez Bellard 1990: 158-159 cuadro IX).04 de ancho y 1. 2. Sánchez 1994: 133). Cañal proporciona las dimensiones citadas en el texto. Sánchez debe haber extraído las dimensiones de la tumba 1 de la necrópolis de El Judío a partir de la planta y alzado que Bonsor publica de la misma (Bonsor 1899: 70 fig. Se desconoce la fecha de los trabajos llevados a cabo por Bonsor en este yacimiento. 25). 66). Sánchez 1994: 133).). • Túmulo J. 49. Sánchez 1994: 133. 138). 129 fig. Sánchez 1994: 131).p.

Schüle 1969: lám. Se documenta en los túmulos G. 28-30 figs. Túmulo G. Amores 1982: 102-103. • Fosa 5. Un cadáver en posición decúbito supino y con el cráneo orientado hacia el oeste (Bonsor 1899: 27. Fragmento de hierro informe a causa de la acción del fuego (Bonsor 1899: 31. restos de un cinturón tejido de hilo de cobre y decorado con botones de oro. 154 fig. 37). Rituales: Tratamiento del cadáver. 54-55 fig. Schüle 1961: 6.05 m de longitud por 0. • Fosa 2 35. Ritual documentado en los túmulos A. habiéndose depositado en los casos de los túmulos H. • Cobertura de las cenizas con ánforas. 54-55 fig. pero con las esquinas y los lados cortos redondeados. 31. Un cadáver en posición fetal con las piernas fuertemente flexionadas y los brazos cubriendo el rostro. 9. 2. Aubet (1980: 43-44 fig. Amores 1982: 103. así como el hecho de que tuvieran piedras sobre el cráneo y otros miembros. Sánchez (1994: 135) pone este hecho en relación con posibles banquetes y libaciones fúnebres. En los túmulos A. 38 39 Serna (1989: 52) cree que los restos de hogueras. 32). H. • Túmulo G. 8. F. • Fosa 4. 128. 9-13. 78). Sánchez 1994: 134. Sus dimensiones son de 2. Sánchez 1994: 135). Cadáver en posición decúbito supino con las piernas ligeramente flexionadas y los pies cruzados. 154 fig. Presenta planta de perfil irregular y orientación nordeste-sudoeste. II A-B) atribuye con reservas las piezas A3. Maier 1996: 163-164). Amores 1982: 103. 150 fig.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 75 La urna se hallaba entibada y cubierta de piedras (Maier 1996: 163. Presenta orientación este-oeste y unas dimensiones de 1. 32). gran fíbula de plata de tipo Acebuchal. 8 fig. Urna cineraria de panza globular y dos asas 38 que contenía entre las cenizas del difunto un pequeño alabastron. 32). Urna cineraria de cerámica negruzca (Bonsor 1899: 28. Sánchez 1994: 140). B. 154 fig. Presenta planta rectangular y pudiera haber presentado muros de mampostería. • Cremación. De planta similar a la anterior. La posición forzada de los cadáveres de algunas de las sepulturas de inhumación. L y 1908. Sánchez 1994: 140. 154 fig. 25.75 de anchura (Bonsor 1899: 91 fig. Amores 1982: 103. Amores 1982: 103. Sánchez 1994: 141. 1999: 210 fig. dos grandes pendientes de cobre. • Inhumación. Sólo se han incluido aquellas de las que conocemos sus dimensiones y/o orientación. Sánchez 1994: 145. Ajuares: • Túmulo A. 8. 129. 86. Sánchez 1994: 144) 37. un anillo de cobre recubierto de oro. Fosa de cremación in situ de la que no se proporcionan más detalles. huesos de animales y fragmentos cerámicos se deben al desmantelamiento de un hábitat campaniforme existente en el lugar en que se erigió el túmulo L. Sánchez 1994: 136-137. No se trata de conchas grabadas sino de pequeños fragmentos de marfil. Sánchez 1994: 141. 130. Un cadáver en posición decúbito lateral derecho con las piernas ligeramente flexionadas y el brazo derecho cubriendo el rostro.20 m de longitud y 0. 81 lám. 21-22. No se hallaron restos del cadáver. • Fuegos de ofrenda. clasificadas como fragmentos de placas rectangulares. Sánchez 1994: 140. ha llevado a pensar que pudo realizarse algún tipo de sacrificio humano ritual (Bonsor 1899: 91-94). I y J y la tumba 1911/1 las cenizas en el interior de un recipiente cinerario. Cráneo orientado hacia el oeste (Bonsor 1899: 91 fig. También en las sepulturas de los denominados «lapidados». 129. Huevo de avestruz decorado con pintura rojiza que conservaba ocre en su interior. Sánchez 1994: 140. Fosa 2. • Túmulo H. J y tumbas 1911/1 y 2 se han documentado cremaciones primarias in situ en fosa. En el túmulo L se documentó alrededor del montículo de piedras y arcillas que cubre la fosa de inhumación y en el interior del túmulo restos de hogueras y huesos de animales que pudieron formar parte de fuegos de ofrendas utilizados en ritos fúnebres (Bonsor 1899: 27. De planta aproximadamente rectangular. Sánchez 1994: 146-147. 131. restos de una correa reforzada al exterior con una fina chapa de cobre. Aubet 1980: 43-44 fig. C. Ritos fúnebres. 154 fig. Amores 1982: 103. un broche de cinturón de tipo Acebuchal. Posee orientación esteoeste y unas dimensiones de 2 m de longitud por 1 de anchura y profundidad (Bonsor 1899: 91-92 fig. 4 y 5 fue obtenida por Sánchez (1994) a partir de los dibujos conservados en el Museo Bonsor de Mairena del Alcor. 5. Cráneo orientado hacia el oeste (Bonsor 1899: 91 fig. 32). C y F. 154 fig. Amores 1982: 102. 81 lám. perlas de oro y restos de tejido de este mismo material (Bonsor 1899: 26-27 figs. restos de conchas decoradas con motivos orientales 39 y numerosos apilamientos de platos alrededor de la fosa de cremación (Bonsor 1899: 26 figs. 32). II A-B. 159 fig. • Fosa 8. 36). Sánchez 1994: 141). 3. Tal vez podría tratarse de una urna del tipo Cruz del Negro. 1999: 210-211). B. cubriéndose el rostro con los brazos. Dos cadáveres en posición decúbito supino y con el cráneo orientado hacia el sudoeste (Bonsor 1899: 25 fig. Un cadáver colocado decúbito lateral derecho con las piernas flexionadas y los brazos cubriendo el rostro: cráneo orientado hacia el oeste (Bonsor 1899: 91 fig. Túmulo 1908. Sólo en el caso del túmulo A conocemos la orientación del cadáver. 128. Amores 1982: 103. Amores 1982: 103). 35 Fosa 5. clasificada como peine. • Lapidación. de su catálogo a esta sepultura. 165 fig. 32). 28) • Túmulo I. Las dimensiones de las fosas 2.70 m de longitud y 0. Sánchez 1994: 141.80 de anchura 36 (Bonsor 1899: 91-92 fig. 3. Fosa 4. 37 36 Esta estructura y las siguientes corresponden a las fosas que albergan a los denominados «lapidados». 32). I. que presentaba el cráneo dirigido hacia el oeste (Bonsor 1899: 28-29. Túmulo L. . y A16 y A17. • Tumba 1911/2. Fosa 8. 130. 6. Amores 1982: 102. 7-8. Cráneo orientado hacia el sudoeste (Bonsor 1899: 91 fig. Tiene una orientación este-oeste y unas dimensiones de 2.60 de anchura (Bonsor 1899: 91-92 fig. 158 fig. 131. 154 fig. estando los huesos rodeados de piedras (Maier 1996: 163-164. pieza hembra de un broche de cinturón con los extremos acabados en cabeza de serpiente. Sánchez 1994: 141.

podemos plantear la datación de esta necrópolis entre los siglos VIII al VI a. pero se desconoce la fecha en que se llevaron a cabo estos trabajos.34 por 0. Schüle 1969: lám. 46 fig. Por último. Amores 1982: 103. A22. una flor sagrada y muchos leones que vuelven la cabeza. Urna cineraria sin asas de pasta o superficies negras que contenía en su interior fragmentos de una placa cosmética de marfil con decoración calada 40 (Bonsor 1899: 29 fig. Amores 1982: 103. Un broche de cinturón de bronce y un largo punzón de marfil que presentaba una decoración de cruces y líneas paralelas incisas (Bonsor 1899: 91. A7. X B-D) 47. 87 lám. Gran caja de hueso o marfil (0. 2. Sánchez 1994: 165). dos de ellos con decoración incisa de motivos orientalizantes (Bonsor 1899: 92-93 figs. 156 fig. 116-117 lám. 4. 4. fig. A29 y A30 (Cañal 19-894: 88-92 figs. mal conservados. En el siglo VII a. 87 lám. 29). 43-44 figs. que pudieron presentar decoración incisa (Bonsor 1899: 92. IX). II C. V A-C. 35). Aubet 1980: 35-36. 51). 1928: 48-50 lám. un ciervo. XIX. 2. LIII. Sánchez 1994: 142. numerosos fragmentos de cerámica alrededor del montículo y en el interior del túmulo decorada con diseños geométricos incisos y rellenos de una pasta hecha de cal 41 y un fragmento de marfil decorado con un pez 42 (Bonsor 1899: 27-28 fig. Aubet (1980: 35) clasifica estos fragmentos cerámicos como campaniformes. Amores 1982: 103. fig. del que desconocemos las dimensiones. 12. 11. VII A. un vaso «chardón». 14. • Marfiles. 89 lám. • Tumba 1911/1. III C. Sus coordenadas son 37º 27’ 09” N y 5º 39’ 20” W (Amores 1982: 104. podrían fecharse la mayor parte de los marfiles exhumados.10 m) que hacía las veces de urna cineraria decorada con motivos fenicios. 132-135. Sánchez 1994: 141). X:A). una placa de cinturón de bronce (tipo 3 o 4).76 MARIANO TORRES ORTIZ • Túmulo J. fig. VII A). 88 lám. se podrían fechar sin ningún problema el broche y la fíbula del tipo Acebuchal hallados en el túmulo G de esta necrópolis. A13. B-C. Dos peines largos de marfil. 85 láms. 80 lám. cubría una fosa de cremación según Bonsor «como aquella de Alcantarilla» (Bonsor 1899: 49). 1999: 210 fig. 82 láms. 1999: 210-211 fig. A18. Procedentes de diversos túmulos de cremación y una fosa de inhumación excavadas por Peláez en 1891 y de una o varias fosas de inhumación quizá excavadas por Bonsor entre 1908 y 1910 procede una rica colección de marfiles orientalizantes entre los que se incluyen fragmentos y piezas más o menos completas pertenecientes a peines. el primero del tipo 4a y el segundo del tipo 5 de Cerdeño (Maier 1996: 164. 79). 9. 10. Indicio de esta fecha antigua son los broches de cinturón de tipo 1 hallados en la misma. 83 lám. 89 láms. Amores 1982: 103. 52. 64. pasadores. LXXXVII. 60 fig. 6. 15. Aubet 1980: 41-43 figs. 17. 13. 127. 81 lám. • Fosa 1. • Fosa 5. 84 láms. IX. por sus paralelos en necrópolis como Las Cumbres y los túmulos A y B de Setefilla. VIII. 6-7 y 5. Dos de ellos son las piezas catalagodas como A1 y A2 por Aubet (1980: 41-43). 5. 10. 52. 3. Pieza A24 del catálogo de Aubet (1980: 60 fig. Amores (1982:104) nos habla de tres túmulos en su Carta Arqueológica de los Alcores. una aguja y una fíbula. III A-B. parece tratarse de una de las piezas que este autor publica en su catálogo de marfiles de sus excavaciones en los Alcores (Bonsor 1928: 116-117 lám. Mango y parte de la cazoleta de una cuchara de marfil que presenta como decoración una cabra al estilo orientalizante 43 y pequeño fragmento de la esquina de una placa calada que presenta como decoración una cabeza de estilo egiptizante 44 (Bonsor 1899: 90 fig. LIII) y que Aubet también atribuye con dudas a esta sepultura (Aubet 1980: 45 fig. aunque presumiblemente sería Carmona. X A) Por la descripción que hace Bonsor (1899: 92-93) de la decoración de la pieza: una palmeta. unos ocho platos. A5. Amores 1982: 103. 4d y 5 de la clasificación de Cerdeño (Cabré 1944: 131-133. A14. quizá alguno de barniz rojo y un pasador de hierro (Maier 1996: 163. A21. cucharas. 6. desconociéndose al hábitat al que estaría vinculada. Cerdeño 1981: 34-35. Aubet 1980: 57 fig. 6. Excavación: Bonsor (1899: 49) habla de un túmulo excavado por Pérez y Peláez.1. A15. 10. una varilla rematada en ambos extremos por capsulas de adormidera y dos broches de cinturón de bronce. 86 láms. 56-57 fig. VII B-C. 38-39 figs. XLIX-L. 10. • Fosa 2. .16 por 0. A23. I A. VIII). A19. SEVILLA) Localización: Se sitúa a unos tres kilómetros al sudoeste de Carmona sobre una colina al borde del Alcor. 53-57) recoge algunos de estos broches de cinturón junto a remaches. Aubet 1980: 63-64 fig. A9. Sánchez 1994: 142). 60-61 fig. 166 fig. otra de hierro (tipo 2). 4b. 42 43 44 45 46 Pieza A26 del catálogo de Aubet (1980: 63-64 fig. • Fosa 8. A10. 11. Pieza A20 del catálogo de Aubet (1980: 56-57 fig. I. 24. 4a. 45 fig. Dos puntas de lanza en bronce junto al esqueleto. Sánchez 1994: 142. a los que Schüle añadió algunas piezas más procedentes del Museo de Mairena del Alcor. Pieza A27 del catálogo de Aubet (1980: 57 fig. 4. 13. 1 y 3. A25 A28. 64. VIII B. en el siglo VI a. 75-84. 47 En Aubet (1980) se recoge la bibliografía correspondiente para cada pieza. 151 fig. Son las piezas A4. 34). 11. 4651. 89 lám. Sin procedencia. láms. Hibbs 1979: 476 fig. 64-65 fig. 88 lám. 157 fig.C. VI A-C. 82 lám. III C). Cronología: A partir de ciertos materiales. 87 lám. algunos de ellos de indudable sabor oriental más que orientalizante como las cucharitas y las placas cosméticas con decoración calada. hasta sumar trece ejemplares pertenecientes a los tipos 1. 86 lám. 78). 12. 82 lám. 6. 3-6. A11. A6. 4. 10. Cuchillo de hierro de hoja curva con tres remaches en el mango. XXXVI-XL. 1928: 108-111 láms. placas. Sánchez 1994: 136. Una tableta 45 y cuatro peines de marfil 46. A12. IV. 86 lám. También Cañal (1894: 78-80 figs. 51-58 figs 6-10. LA NECRÓPOLIS DE SANTA MARINA (CARMONA. 13-15. Aubet 1980: 44-45.C. • Bronce. • Tumba 1911/2. Cabré recoge diez broches de cinturón depositados en el Museo de Sevilla a los que se atribuye 40 41 esta procedencia. • Túmulo L. y placas caladas con cazoleta central.C. 165 fig. 80 lám. Estructuras: Sólo sabemos que el túmulo excavado por Pérez y Peláez.

pero para el que siguiendo el mismo procedimiento que en el túmulo C se sugieren unas dimensiones aproximadas de 8. No documentados. ignorándose en que basaba tal apreciación. Ajuares: No documentados. Se ha documentado en los túmulos B y C de esta necrópolis.90 m por 0. cuyo resultado más interesante ha sido la reexcavación de la motilla 2 de Bonsor (túmulo B). No documentados.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 77 Rituales: Tratamiento del cadáver.96 m de longitud. aunque asumiendo que las medidas del alzado que del mismo proporciona Sánchez (1994: 176 fig. Amores 1982: 105. Éste cubre una fosa escalonada de inhumación que presentaba una orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones aproximadas usando el mismo procedimiento utilizado anteriormente de unos 3.60 para la fosa exterior y 1. ya que aparece recogida en la publicación del mismo año que este investigador dedica a sus excavaciones en los Alcores (Bonsor 1899). según Bonsor.60 m por 2.08 de anchura y una profundidad entre 0. Es la motilla 1 de Bonsor. Ritos fúnebres.15 m de profundidad en la que se documenta un rellano de 0. sobre una colina al oeste del Campo de las Canteras junto a la carretera nacional Madrid-Cádiz. documentando su monumental fosa de inhumación escalonada y las características constructivas del relleno tumular (Arco 1991). Túmulo de 25 m de diámetro cuyo contorno fue delimitado por un muro de sillares. Rituales: No documentados. • Inhumación. Documentado en el túmulo E. donde el cadáver fue cremado in situ (cremación primaria). siendo hoy día algunas de las estructuras casi imperceptibles.40 m de longitud y 1. 43 S.20 m de anchura: se abre por último otra fosa de 1. 124.85 de altura. 64-65). Amores 1982: 105). Bonsor creía que estos túmulos eran de los más modernos de Carmona.10 m de diámetro y entre 0. Excavación: Los túmulos fueron excavados por Bonsor antes de 1894 según nos indica Cañal (1894: 58). 107 fig. 43 S. Sánchez 1994: 173. 1982 y 1987. Cubría una fosa escalonada de inhumación que presentaba orientación este-oeste y las siguientes dimensiones: una primera fosa de 1. Túmulo de 23 m de diámetro en su eje norte-sur y 19 en el este-oeste. estando la super-estructura formada por materiales de acarreo de diversa procedencia que alcanzan una potencia máxima de 2. Sánchez 1994: 174176 fig. Sánchez 1994: 169). Sólo se sabe que era el más pequeño de toda la necrópolis (Bonsor 1899: 70-71. 176 fig. Cremación in situ. SEVILLA) Localización: Situada al borde del Alcor en el primer «puerto» siguiente al Campo Real (Amores 1982: 105) a unos dos kilómetros al sudoeste de Carmona. En todos los casos los cadáveres se encontraban orientados con el cráneo dirigido hacia el oeste (Bonsor 1899: 70-71 figs.95 y 1. aunque usando el mismo procedimiento se pueden aventurar unas dimensiones de unos 2. 19.33-0. Espacialmente. Se corresponde con la motilla 3 de Bonsor. • Túmulo C.2).80 m de altura. Excavación: Esta necrópolis fue excavada por G. Túmulo de dimensiones desconocidas. 116-117 figs. 64.3). 12-13. Se corresponde con la motilla 2 de Bonsor. Según Cañal (1894: 58). . siendo especialmente interesante el caso del túmulo C. Cubre varios cremaciones romanas datadas en el siglo I (Arco 1991: 88-89.27 a 0. Amores 1982: 106. Estructuras: • Túmulo A.35 m de profundidad acaba en otro rellano de 0. • Túmulo D. aunque debió ser mayor en su lado este ya que se encuentra afectado por los trabajos de una pala excavadora. Sánchez 1994: 173-174 fig. Posteriormente. Sus coordenadas son 37º 27’ 47” N y 5º 39’ 00” W (Bonsor 1899: 15 fig. 2.36 m de anchura. SEVILLA) Localización: Grupo de seis túmulos detrás de la Huerta Nueva. Cronología: No hay elementos de juicio que nos permitan una datación ajustada de esta necrópolis.75 de anchura para la interior (Bonsor 1899: 70 fig. Ritos fúnebres. LA NECRÓPOLIS DE HUERTA DEL CABELLO (CARMONA. 64) y la escala que se publica son correctas. • Túmulo B. 18.1).70 de anchura para la misma (Bonsor 1899: 70-71 fig. 1. Rituales: Tratamiento del cadáver. Amores 1982: 106.16 a 0. Se corresponde con aquél que. Ajuares: Cañal (1894: 58) menciona el hallazgo de «instrumentos prehistóricos» y gran cantidad de vajilla de elegante ornamentación. colocando el arqueólogo inglés algunos puntos en este lugar en su mapa de los Alcores (Bonsor 1899: 15 fig. 1) a partir de Bonsor (1899: 70-71 fig. LA NECRÓPOLIS DE BRENES (CARMONA. 3). pero desconocemos sus características constructivas. 2). Cronología: Indeterminada.75 y 0. Aquí se abre otra fosa que a 0. 66. depende del hábitat de Carmona. Amores 1982: 106. 43.10 a 1. • Túmulo E. cubría un emplazamiento de cremación. Cubría una fosa que albergaba tres inhumaciones que presentaban orientación este-oeste y un pequeño escalón lateral. un equipo de la Universidad de La Laguna ha llevado a cabo varias campañas de excavaciones en los túmulos A y B durante los años 1980. Arco 1991: 99-100. 91-95. Estructuras: La necrópolis se componía de dieciocho o veinte túmulos según nos señala Cañal (1894: 58). Sánchez 1994: 172-173). debía tener unos 7 m de diámetro y unos 0. donde se excavó una triple inhumación.03 m (Bonsor 1899: 70-71 fig. Bonsor con anterioridad a 1899. 43 S. 65. Túmulo de dimensiones desconocidas. • Cremación. Sus coordenadas son 37º 27’ 52” N y 5º 39’ 30” W (Bonsor 1899: 70.08 m de altura.

546-548 figs. este-oeste (Bonsor 1899: 68 fig. En las inmediaciones de estos túmulos debieron existir este tipo de estructuras. SEVILLA) Localización: Los túmulos se localizaron en la colina más alejada de la necrópolis romana pero dentro del recinto de la misma. Sánchez 1994: 178-9. Amores 1982: 106. En el primero de ellos se sabe que el difunto fue depositado con el cráneo orientado hacia el oeste (Bonsor 1899: 69. 45). con unas dimensiones de entre 1. 62.C. ollas a mano. Sánchez 1994: 183). Se documenta. • Túmulo B. 181).25 de anchura que contenía una urna de piedra de 0. De dimensiones desconocidas. citando Bonsor según Amores la presencia de «tiestos anterromanos» (Bonsor 1899: 69 fig. siendo el mayor de todos los documentados en la necrópolis.78 MARIANO TORRES ORTIZ Ajuares: • Túmulo A. por lo que tal vez se destruyó un nivel de enterramientos orientalizantes para su erección o el túmulo fue reutilizado en época romana. como secundaria depositando las cenizas en una urna de piedra (túmulos C y D) (Bonsor 1899: 68-69. al menos para los túmulos B. • Túmulo C. 190 fig. pero a diferencia de este no rodeaba el túmulo en su totalidad. las proporciona Sánchez (1994: 179) a partir de la planta proporcionada por Bonsor (1899: 69 fig. 75. Estructuras: • Túmulo A.60 m. Estructura tumular levantada con piedras de todos los tamaños que cubría una fosa de cremación localizada a 2 m de profundidad (Bonsor 1899: 68 fig. 0. Excavación: Bonsor exploró un grupo de cinco túmulos (A-E) entre 1884 y 1897. Belén et alii 1987: 537-540. Sánchez 1994: 179) 49. Documentada en fosa en los túmulos A y B. Sánchez 1994: 182). no obstante. Amores 1982: 106. otra de arcilla naranja superpuesta que servía de base a un encachado de cantos rodados. No documentados. Amores 1982: 106. • Inhumación. El túmulo estaba compuesta de diversas capas: una de arcilla roja. Belén et alii 1987. Amores 1982: 106. Ritos funebres.36 m de longitud y 0. • Fosas de cremación. LXXV:27-28. . mientras los otros dos lo hacían en la ladera.10 de anchura y 1.80 m de largo. Amores 1982: 106. cerámicos y especialmente ánforas de tipología fenicia (Arco 1991: 88. • Túmulo C.15 de profundidad. Cubría una fosa de planta irregular con orientación noroeste-sudeste excavada en la roca. Belén et alii 1987: 540-543. Un broche de cinturón y numerosos botones de cobre que debieron aplicarse como ornamentos a un cinturón de cuero.10 m de diámetro. 63. 92-93. 62. Túmulo que cubría otra urna cineraria en piedra. Sánchez 1994: 177). 2-4. • Túmulo C. 190 fig. Broche de cinturón (Amores 1982: 106. • Cremación. Debía estar cubierta por lajas de piedra. • Túmulo B. Entre el relleno tumular se documentó la excavación de 1985 fragmentos de cerámica a mano con decoración incisa e impresa (algunos de boquique). La orientación de la misma es. Ajuares: • Túmulo A. Restos de clavos y de una placa de bronce muy deteriorados (Arco 1991: 100).80 de alto 48. Amores 1982: 106. Estaba delimitado por una zanja excavada en la roca como el túmulo D. pero el hecho de que se haya documentado la inhumación en fosas escalonadas que debían estar cubiertas por lajas de piedra de clara tipología fenicia me lleva a sugerir. No obstante.80 y 1. 49). Sánchez 1994: 175). Rituales: Tratamiento del cadáver. volviendo a documentar su estructura (Amores 1982: 106. Sánchez 1994: 179-180). Sánchez 1994: 182. Era el más pequeño de los excavados y el único que no había sido saqueado. Belén et alii 1987: 537. Tres de ellos se ubicaban en la cima de la colina. Cronología: A nivel de ajuar funerario no existe ningún elemento que sirva para dar una datación apropiada a esta necrópolis. Presentaba unas dimensiones de 26 m de diámetro y 2 de altura. Sánchez 1994: 177). Belén a principios de los ochenta. Sánchez 1994: 180. habiendo encontrado saquedos gran parte de ellos. Las coordenadas de la necrópolis son 37º 28’ 05” N y 5º 39’ 05” W (Amores 1982: 106. Se vinculan al poblado de Carmona por su proximidad al mismo.56 de ancho y 0. Sánchez 1994: 183). Sánchez 1994: 178.16 y 1. pero estas habían desaparecido debido a que la sepultura había sido violada de antiguo. Amores 1982: 106. 20. huevos de avestruz. Todo el conjunto estaba cubierto por un amontonamiento de piedras (Bonsor 1899: 68-69 figs 62-63. 63). 1. Se inclina el autor carmonense a pensar que se trata de un túmulo conmemorativo. 9). 49). • Túmulo E. • Túmulo D. La actual carretera N IV discurre a sus pies. 4:3-4). siendo la anchura del escalón de 0. Afirma que se encontró una sepultura cuadrada cubierta de piedra pero exenta de vestigios que pudieran ofrecer una datación para la estructura. Sánchez (1994: 179 nota 4) cita un manuscrito de Vega Peláez fechado en 1887 del que parece deducirse que el túmulo no albergó nunca una sepultura. Estaba delimitado en todo su perímetro por una fosa (Bonsor 1899: 68 fig. 113 fig. El túmulo A fue reexcavado por M. tanto in situ (túmulo E). 62. según se deduce de la existencia de urnas de tipo Cruz del Negro de tipología evolucionada a las que se atribuye esta procedencia (Bonsor 1931: 128 lám. Amores 1982: 106. LA NECRÓPOLIS DEL CAMPO DE LAS CANTERAS (CARMONA. cubría una fosa de planta rectangular de la que igualmente se ignoran las medidas. materiales metálicos. 62. Cubría una fosa escalonada de planta rectangular que presentaba orientación este-oeste y unas dimensiones de 3 m de longitud. 186 fig. encima de la cual se documenta ya el relleno tumular (Bonsor 1899: 68-69 fig. Entre los materiales de relleno de la cubierta tumular se documentaron restos de marfil. 48 49 Tanto las medidas de la fosa como de la urna. C y D una fecha que oscilaría entre finales del siglo VII y todo el siglo VI a. Pequeña rueda de tierra cocida de 0. Belén 1986: 270 fig. fragmentos a torno a veces pintados y parte de la boca de un ánfora de tipo fenicio (Bonsor 1899: 69. Amores 1982: 106.

Bonsor 1899: 51. Fosa de cremación de planta rectangular. Rituales: Tratamiento del cadáver.47 m de largo por 1. Excavación: El túmulo fue excavado en marzo de 1894 por Bonsor mediante zanjas que confluían en el centro del mismo (Candau 1894: 72 nota 1.19 en su parte más profunda). LA NECRÓPOLIS DE ALCANTARILLA (CARMONA. Amores 1982: 107. igualmente. • Tumbas 2 y 3. Sánchez 1994: 200-201.64 m de profundidad 50 y presentaba una orientación norte-sur. 50-56. fig. Aubet 1980: 68. Amores 1982: 107. restos de esparto carbonizado que Bonsor cree formaban parte de las sandalias del difunto. 4:3-4). Las dimensiones de la fosa eran 1. • Tumba 7. 201. Amores 1982: 107. En 1900. y recogió datos sobre la estructura y ajuar del que cubría una fosa de inhumación que formaba una cista. orientación este-oeste y unas dimensiones de 2. Fue localizada bajo una cubierta tumular. Estructuras: • Tumba 1. 2. Sánchez 1994: 198.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 79 • Fosas de cremación. presentando una orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones de 1. 55. Ajuar: Algunos vasos de ofrendas de cerámica tosca. en el lado norte de la fosa una cavidad cubierta con fragmentos de ánfora y que pudo tener algún tipo de uso ritual (Cañal 1894: 57. Sánchez 1994: 207). 0.20 de logitud. 1999: 176-179). • Tumba 5. restos de dos tipos de tejidos carbonizados que Bonsor identifica como lino y algodón. 54-55). 22. dependiendo por tanto del poblado orientalizante que yace bajo la ciudad actual.50 de anchura. con orientación esteoeste de la que Bonsor no nos proporciona dimensiones (Bonsor 1899: 72 fig. 90-92 láms. y primera mitad del VI. XI-XIII. que según Cañal.50 de profundidad cubierta por un túmulo del que no se ofrecen las dimensiones (Maier 1996: 164. Destaca. Amores 1982: 107. 203 fig. I-V.20 m de longitud. • Tumba 4. 51). Bonsor señala la utililización de al menos dos tipos de maderas diferentes en la pira: pino y roble o encina 51. El difunto fue cremado in situ en la fosa. Sánchez 1994: 197). Bonsor 1899: 51-55 figs. Bonsor utiliza el término chêne a la hora de definir el segundo tipo de madera empleada. Hibbs 1979: 462 fig. • Tumba 6. 1999: 178). Excavación: Bonsor señala la existencia de cuatro túmulos y un quinto más alejado en un olivar. Cronología: La tipología escalonada de las fosa de inhumación del túmulo A de esta necrópolis. Fosa de inhumación revestida de piedras en su fondo y laterales cubierta por dos lajas de gran tamaño formando una cista. LXXV:27-28. a la altura del kilómetro 128 de la C 432 frente al cementerio nuevo de esta localidad. excava dos de ellos. Cronología: La presencia de cerámica tosca y el hecho de que los marfiles presenten unas técnicas de trabajo propiamente orientales como el calado y el bajorrelieve. Amores 1982: 108. Sánchez 1994: 209-211 fig. 0.40 de anchura y 0. 49. SEVILLA) Localización: Sobre una colina situada junto a la carretera Carmona-Brenes a menos de un kilómetro de Carmona. inducen a pensar en una cronología centrada en el siglo VII a. Maier 1996: 164-167.70 de anchura y 1. excavó cinco tumbas más que han sido publicadas recientemente (Bonsor 1899: 7173. 1999: 174 figs. los que cubrían las fosas de cremación. 14-15. . Aubet 1980: 69-71 figs.08 de profundidad. 53). Dos urnas cinerarias de tipo Cruz del Negro (Bonsor 1931: 128 lám. Antes de 1899. 69. algunos botones y ornamentos en cobre y diversos fragmentos de marfil que pertenecían a dos paletas cosméticas que presentaban decoración calada y en bajorrelieve y a un punzón (Candau 1894: 72. Castillo 1955: 623.80 de ancho y 0.C. de cuyo hábitat dependía. Se documentaron fragmentos de ánfora de tipo fenicio occidental cubriendo los restos de la cremación. Sus coordenadas son 37º 28’ 42” N y 5º 39’ 05” W (Bonsor 1899: 50. 49). Maier 1999: 176). Fosa de cremación que presenta una orientación este-oeste de la que Bonsor no proporciona más 51 Sánchez (1994: 198) obtiene estas medidas a partir de los dibujos publicados por Bonsor (1899: 50. Maier 1999: 176-177 fig. Amores 1982: 107.70 m de longitud. Sánchez 1994: 209. una de las cuales era la estela que hasta ahora se creía provenía de la Cruz del Negro (Maier 1996: 164165. Fosa de cremación de 3. Sánchez 1994: 207. (Bonsor 1899: 51. 2. 56).90 m de longitud (3. Amores 1982: 107. Belén 1986: 270 fig. Bonsor señala que en la cavidad del extremo norte de la fosa pudieron haber servido para realizar libaciones con la sangre de animales sacrificados. Sus coordenadas son 37º 29’ 15” N y 5º 38’ 18” W (Amores 1982: 108. 68. 1999: 178-179 fig. 204-206 figs. Fosas de cremación in situ bajo cubierta tumular (Bonsor 1899: 73. Estructuras: Túmulo de 4 m de altura y 30 de diámetro que cubría una fosa de cremación que presentaba unas dimensiones de 3. Fosa de cremación excavada en la marga natural de un cerro que daba al conjunto un aspecto tumular.17 m de ancho y 0. ambos árboles pertenecientes al género Quercus. Amores 1982: 108. 52-54). Ritos fúnebres. LA NECRÓPOLIS DE LA CAÑADA DE LAS CABRAS (CARMONA. Todo el conjunto estaba cubierto por un túmulo del que no se especifican las dimensiones (Maier 1996: 166-167. además del perfil evolucionado que presentan las urnas Cruz del Negro procedentes de las fosas de cremación hacen más que verosímil una cronología para esta necrópolis entre mediados del siglo VII a. Cañal 1894: 58. Sánchez 1994: 199). Junto al lado sur de la fosa se había construido un receptáculo de cerámico rodeado por piedras calcáreas y tierra. 21. 2. 1928: 12-21 láms. Amores 1982: 108. Este hace alusión tanto a la encina como al roble. Bonsor 1899: 50 fig.C. Sánchez 1994: 197). aparecen en la fosa (Cañal 1894: 58. 50 109 fig. Cañal 1894: 57-58. tal vez sean verdaderas piezas de importación.80 de profundidad. Sánchez 1994: 198-199). SEVILLA) Localización: La necrópolis se ubicaba sobre un pequeño cerro cerca de Carmona. estando las paredes de la fosa recubiertas por piedras unidas por una especie de mortero de tierra gredosa. El fondo de la tumba también estaba cubierto por dos grandes losas.

Por todo ello. R. Fosa de cremación u hoyo de deposición de sección oval cortado en su extremo superior que contenía en su interior una urna cineraria (Cañal 1896: 354 fig. 1).60 de profundidad en el que se depositaba la urna y otros vasos. Cremaciones in situ (Bonsor 1899: 73. • Tumbas 2-8. Las cenizas estaban cubiertas por fragmentos de ánfora tal y cono se documenta en El Acebuchal y el Raso de Chirolí (Maier 1996: 164.80 MARIANO TORRES ORTIZ detalles. 16. Vega. que señala que el cadáver debía ubicarse en posición fetal en la pira. 1999: 179-180 fig. Bonsor 1899: 76-78. Afirma igualmente que se habían excavado ya una treintena de sepulturas en la necrópolis (Bonsor 1899: 77. Chaves y Bandera 1993b: 151152. El difunto presentaba el cráneo orientado hacia el oeste (Bonsor 1899: 72. Vestigios de un broche de cinturón y fragmentos de platos cuyo borde. • Tumbas 2 y 3. Estructuras: Cañal señala que el enterramiento se efectuaba en una fosa ovoide de 0. • Tumba 8. Sánchez 1994: 208.50 m de altura tomada desde la base de la fosa formado por dos capas de tierra marrón y de tierra y piedras respectivamente (Maier 1996: 167.35 m de anchura y 0. 1999: 179). • Tumba 7. • Tumba 1898/1. Restos de un broche de cinturón (ibidem: 166). 23.40 de anchura y 0.75 m de diámetro en su parte central y 1. • Tumba 5. al señalar que las tumbas se presentan en varias líneas paralelas y separadas entre ellas por 2 m de intervalo. 1). los restos eran cuidadosamente recogidos en una urna. 1999: 178-179). Por último. G. Hoyo de deposición al sur de un emplazamiento de crema- . Un fragmento de placa de un broche de cinturón decorado con flores de loto. 56B). Excavada el 26 de abril de 1898. 13. y una concha (Bonsor 1899: 72-73 fig. En la intervención de urgencia de 1989-1990 se ha documentado la existencia de treinta y cinco estructuras primarias (treinta y una fosas de cremación y cuatro de inhumación) y sesenta y ocho estructuras secundarias (hoyos de deposición de urnas cinerarias y vasos de ofrenda) en los 900 m2 excavados. Excavada el 16 de mayo de 1898. sólo disponemos de una descripción detallada de tres de las sepulturas de cremación excavadas en 1898. una de inhumación y cuatro hoyos de deposición de urnas y ofrendas (Amores et alii 1997b: 155) • Tumba Cañal. y de las treinta y seis sepulturas publicadas por Maier correspondientes a las campañas de 1900 a 1905 (Maier 1992). 1. hallándose los restos de quince o veinte sepulturas. un hoyo de 1 m de diámetro y 0. Amores 1982: 108. Amores 1982: 108. Sánchez 1994: 209-210. Recientemente. • Tumba 8. Amores 1982: 272 fig. Sin ajuar documentado (Maier 1996: 164. 69. presenta una extensión aproximada de dos hectáreas (Amores 1982: 109). Aubet (1978: 26) señala que la colina ha desaparecido bajo el actual casco urbano de Carmona. Las campañas más continuadas tuvieron lugar entre 1900 y 1905. Una punta de lanza (Bonsor 1899: 132 fig. aquellas en las que algo llamó su atención. según Bonsor. Fosa de inhumación. Cronología: El enterramiento de inhumación y el broche de cinturón de la tumba 1 nos sugiere una datación para la misma entre finales del siglo VII a. Maier 1992: 96-97. lo que me hace pensar que tal vez nos encontremos ante hoyos de deposición. • Tumba 4. Esta fue cortada por el centro por la vía del ferrocarril y la carretera Carmona-Guadajoz. LA NECRÓPOLIS DE LA CRUZ DEL NEGRO (CARMONA. y los dos primeros tercios del VI. Maier 1996: 164167. Sánchez 1994: 208. Junto a la misma se documentó una cista rectangular de piedra formada por cuatro piedras en sus lados y dos más a manera de fondo y tapadera. Pérez realizó trabajos de excavación en 1895.25 m de anchura. Las dimensiones de las sepulturas llaman la atención de Cañal. por su parte. con orientación este-oeste. Una vez concluida la cremación.20 m de altura. 1999: 178).50 m de longitud. 3). Para el resto de las tumbas.C. de un total de 2500 delimitados por la prospección arqueofísica (Gil de los Reyes et alii 1991: 612. 1995: 83-84). 0. la falta de datos no permite realizar estimaciones cronológicas precisas. Bonsor inició los trabajos en la necrópolis y llevó a cabo intervenciones en la misma hasta 1911. En la primavera de 1898. 58). También recoge interesantes datos sobre la disposición espacial de la necrópolis. en la campaña de 1993 se pusieron al descubierto treinta y un fosas de cremación. 212 fig. • Tumba 6. 16. Gil de los Reyes et alii 1991: 611. 1999: 178). Fragmentos de un plato o cazuela de cerámica bruñida (Maier 1996: 167. Gil de los Reyes y Puya 1995: 83-84). Amores 1982: 272 fig. Amores 1982: 110). Cerdeño 1981: 33. Amores 1982: 108. Rituales: Tratamiento del cadáver: • Tumba 1. Fosa de cremación de dimensiones y orientación desconocidas en el centro de la cual se abría una cavidad en la que se había depositado la urna cineraria (Bonsor 1899: 77-78 fig. encontrándose todas las sepulturas a medio metro de la superficie del terreno. Ritos fúnebres: • Tumba 4. La colina. depositada generalmente en la parte central de la cavidad. 56A). Bonsor. plantada de olivar. SEVILLA) Localización: La necrópolis se encuentra ubicada a un kilómetro al noroeste de Carmona sobre una colina situada muy cerca del borde del Alcor. Excavación: La necrópolis se descubrió hacia 1870 con motivo de la construcción de la vía férrea Carmona-Guadajoz. 1999: 178). 73. señala que las sepulturas presentaban una fosa rectangular en la que se había levantado la pira y. • Tumba 1898/2. 1999: 179 fig. siendo también exploradas algunas sepulturas por J. rasgo este de las fosas de cremación (Cañal 1896: 354-355 fig. 57). se han llevado a cabo entre noviembre de 1989 y julio de 1990 una intervención de urgencia en la necrópolis sobre una superficie de unos 900 m2 (Cañal 1896: 353-355. 212 fig. Sobre ambas se elevó un túmulo de 2. está pintado de color heces de vino (Maier 1996: 167. Sus dimensiones eran 0. Ajuares: • Tumba 1. junto a ella. Algunos fragmentos de cerámica (ibidem).32 de profundidad al lado de la cual se halló un depósito de cenizas de 1. Sánchez 1994: 209). que Cerdeño incluye en su grupo 4c y Chaves y de la Bandera en el 6. Amores 1982: 108.60 de profundidad (Maier 1996: 167. Fosa de cremación de 0.

• Tumba 15. es de suponer que en un hoyo. • Tumba 28. • Tumba 21. Contenía también una inhumación (ibidem: 98). Amores 1982: 272 fig. Inhumación infantil asociada (Monteagudo 1953: 358 fig. ya que su boca se hallaba a la altura de la misma. Hoyo de deposición que contenía los huesos cremados cubiertos por un plato. Junto al hoyo se documentó una inhumación infantil (Monteagudo 1953: 358 fig. • Tumba 16. La urna se encontraba junto a la misma protegida por algunas piedras blancas (ibidem: 100). Maier 1992: 105). El hoyo de la urna se situaba junto a la cabecera nordeste. • Tumba 31. Fosa de cremación escalonada de 1. Excavada el 23 de junio de 1898. 2. No aparece descrita en las anotaciones de campo de Bonsor (ibidem: 99). 16. • Tumba 23. 4. Fosa de cremación escalonada de dimensiones desconocidas y una orientación nordeste-sudoeste. Hoyo de deposición de dimensiones desconocidas que se encontraba lleno de carbón y albergaba en su interior una cremación en urna. 2. Fosa de cremación de orientación nordeste-sudoeste (ibidem: 100). 0. • Tumba 32. Fosa de cremación escalonada y orientación este-oeste. 2. Enterramiento de similares características que el anterior. Hoyo de deposición que contenía los huesos cremados sin urna. • Tumba 20. • Tumba 18. • Tumba 8. 359. Fosa de cremación.70 m de longitud. El hoyo de la urna se documenta junto a la fosa a la altura de la cadera del cadáver (ibidem: 99). Maier 1992: 101). No se menciona la existencia de fosa de cremación (ibidem: 102). No se documentó la existencia de una fosa de cremación (Maier 1992: 104). No se dan detalles respecto a la existencia de una fosa de cremación (ibidem: 102). Maier 1992: 104). • Tumba 24. • Tumba 1898/3. En el centro de la misma se excavó un hoyo para recoger los huesos cremados. Hoyo de deposición que recogía una urna cineraria (Maier 1992: 104). Hoyo de deposición que acoge una urna. 5. Fosa de cremación infrapuesta a la anterior (0. Hoyo de deposición de planta circular en el que se depositan los huesos cremados cubiertos por dos platos (ibidem: 104). Hoyo de deposición de 0. en las proximidades de la misma (Bonsor 1899: 79 fig. 75). Una urna perteneciente aparentemente al tipo Cruz del Negro parece vincularse a la fosa de cremación escalonada. En la cabecera oeste y afectando parcialmente a la fosa se hallaba el hoyo donde se depositó la urna (ibidem: 98).50 de profundidad. • Tumba 1. Posible fosa de cremación. aparentemente de tipo Cruz del Negro. En su cabecera oeste apareció una urna con los restos de la cremación.35 de profundidad. • Tumba 17. No se menciona expresamente la existencia de una fosa de cremación (Maier 1992: 102). Hoyo de deposición para dos urnas. Conjunto de tres enterramientos: una fosa simple de cremación. Fosa de cremación de planta rectangular de orientación nordeste-sudoeste con hoyo de deposición en el centro de la misma que albergaba los restos de la cremación en una urna separada por una laja de piedra del resto del ajuar. • Tumba 30. cubiertos en este caso por una pátera de cerámica negra muy fina (ibidem: 101). • Tumba 27. Hoyo de deposición que recoge los huesos cremados tapados con una fuente. Maier 1992: 103).40 de profundidad que albergaba una cremación en urna. 16. una escalonada y una inhumación situada entre ambas que no ha sido depositada en ningún tipo de estructura concreta. Amores 1982: 272 fig. Fosa de cremación con un hoyo en su parte central para acoger la urna cineraria (ibidem: 103). • Tumba 5.10 m más en el canalillo central (Maier 1992: 98). Hoyo de deposición que contenía una urna con los restos de la cremación. 4). No se describe ninguna estructura constructiva. se documentó una urna que contenía los restos de una cremación (Bonsor 1927: 293 fig. 0. no se menciona la existencia de fosa de cremación (ibidem: 102).95 de ancho y 1. Las fosas presentan una orientación nordeste-sudoeste. no existiendo detalles de la fosa de cremación (ibidem: 102). • Tumba 11. La urna cineraria había sido depositada.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 81 ción de dimensiones y orientación desconocida (Bonsor 1899: 78-79 fig. • Tumba 33. 16. • Tumba 19. Maier 1992: 101). • Tumba 9.36 de anchura y 0. 0. Amores 1982: 272 fig. Inhumación infantil asociada (Monteagudo 1953: 357 fig. Hoyo de deposición de una urna.60 m de longitud.50 m de diámetro y 0. • Tumba 6. En el centro de la misma se abría un hoyo que contenía los huesos cremados sin urna (ibidem: 100). Dos fosas de cremación superpuestas con diferente orientación. • Tumba 12. No se documenta la fosa de cremación (ibidem: 102).21 de ancho y 0. Fosa de cremación de orientación nordeste-sudoeste (ibidem: 100). • Tumba 2. Posible emplazamiento de cremación (ibidem: 103). 5. La tumba se cubría mediante grandes piedras a 0. • Tumba 13. donde a los pies de una inhumación femenina se localizan los restos de una cremación en urna (Bonsor 1927: 293 fig. 3. • Tumba 4. • Tumba 34. El canalillo central presentaba unas dimensiones de 1. Las ceniza aparecen recogidas en urnas (ibidem: 103). • Tumba 25. Se presenta una inhumación «infantil» y. Fosa de cremación. Maier 1992: 104). Al igual que en el caso anterior. Se documentó un hoyo de deposición que acogía dos cremaciones en urna separadas por una laja de piedra. • Tumba 10. pero no se especifica si estaba situada en un hoyo (ibidem: 100). • Tumba 29. se documentó una inhumación decúbito prono que Bonsor califica como . junto a su cabeza. Fosa de cremación con hoyo de deposición en el centro de la misma que acogía la copa que contenía las cenizas (ibidem: 104).70 m de profundidad desde la superficie del terreno (ibidem: 99). Fosa de cremación que en su parte central presentaba una pequeña fosa rectangular de 0. Emplazamiento de cremación directamente depositado sobre el suelo. 74. 0.10 de profundidad que recogía los restos de la cremación. Junto al mismo. • Tumba 3. Fosa de cremación de planta rectangular con un hoyo de deposición en el centro de la misma que albergaba los restos de la cremación depositados en una urna (Maier 1992: 105). Fosa de cremación. • Tumba 22.33 m de largo.20 m por debajo de ella) con orientación nordestesudoeste. • Tumba 26. • Tumba 14. Fosa de cremación de orientación nordestesudoeste que contenía también una inhumación. El hoyo para la deposición de la urna se encontraba junto al mismo (ibidem: 99). • Tumba 7. mientras que el individuo inhumado tiene su cabeza orientada hacia el sudoeste (Monteagudo 1953: 357 fig.

82 MARIANO TORRES ORTIZ femenina pero de la que se desconoce la estructura en la que ha sido depositada y su relación con el hoyo de deposición mencionado (Monteagudo 1953: 358-359 fig. que presentan decoración de bandas rojas y amarillas separadas por una línea negra. II-III fig. Maier 1992: 105). un león con dos aves.05 de anchura máxima (Gil de los Reyes et alii 1991: 612. • Tumba 15. • Fosas de cremación 1993. 2-12). aparentemente del tipo Cruz del Negro. Amores 1982: 272 fig. • Fosas de inhumación de 1989-1990. Maier 1992: 105). Gil de los Reyes y Puya 1995: 85). Hoyo de deposición de dimensiones desconocidas que albergaba en su interior una cremación en urna. Las inhumaciones femeninas y una de las infantiles excavadas por Bonsor parecen mostrar señales de muerte violenta (cráneo aplastado o posición forzada del cadáver) que se han interpretado como posibles sacrificios humanos. Es el rito mayoritariamente utilizado en esta necrópolis. • Cremación. • Fosas de cremación 1989-1990. Se basa en la anchura de la cadera de los cadáveres. Se excavaron cuatro de ellos sin que parezca que exista una relación aparente con las fosas de cremación (ibidem: 155. 31. Entre los restos cremados del difunto se recogieron algunos huesos de pájaro que no presentaban señales de haber pasado por el fuego.10 m de longitud máxima y 1. Presencia de huesos de bóvido sin cremar en varias de las tumbas excavadas (Gil de los Reyes et alii 1991: 612). 158). • Sistemas de cerramiento de las tumbas excavadas en 1989-1990. de dimensiones variables y una orientación preferente suroeste-nordeste (Amores et alii 1997b: 155. círculos concéntricos. Un cincel o hachita pequeña. • Hoyos de deposición 1993. dos y un raro ejemplar de cuatro mechas. Lucernas fenicias de uno. uno de los cuales ha podido ser restituido casi en su totalidad. Cuentas de oro. Ajuares: • Tumba Cañal. las infantiles se encuentran en el exterior de los hoyos de deposición de cremaciones en urna). Gil de los Reyes y Puya 1995: 85). Amores et alii 1997b). 16:1). con los extremos redondeados y que se van estrechando según van profundizando en el terreno (Gil de los Reyes et alii 1991: 612. El segundo tipo lo constituyen fosas de planta aproximadamente rectangular. 14. Siempre se 52 encuentran asociadas a cremaciones (las femeninas a fosas de cremación. Se han documentado treinta y una estructuras de este tipo que muestran una gran homogeneidad. y una inhumación infantil en posición muy forzada (Monteagudo 1953: 357 fig. 6. 1. Se excavaron 26 de estas estructuras. 157). 6. Urna cineraria que parece de tipo Cruz del Negro. Cañal señala la existencia en ocasiones encima de los restos de las cremaciones de huesos de animales sin calcinar que serían sacrificios u ofrendas (Cañal 1896: 355) • Tumba 1898/2. Gil de los Reyes et alii 1991: 612. algunas con canalillo central. habiéndose recogido las cenizas de la pira y el difunto en una urna que se depositaba en un hoyo (Bonsor 1899: 77. . Sevilla). Pl. Maier 1992: 110. Clavos de hierro con el remache de cobre. cabras y un toro frente a una flor de loto (Cañal 1896: 356-360 figs. pero no se realizó ningún análisis paleoantropológico propiamente dicho. 2b. Pudiera ser algún tipo de ofrenda (ibidem: 105). distribuida muy irregularmente por la superficie de la necrópolis. Posibles cuentas de collar de cobre. • Excavaciones de Pérez. 33 y 35. El primero consiste en un simple hoyo en el suelo natural en el que se deposita al difunto ligeramente flexionado. • Campaña 1989-1990. y un posible pasador de bronce o hierro con los extremos rematados con chapas circulares de estos metales (Cañal 1896: 354 fig. El mismo consistía en una capa de arcilla con nódulos de cal a especie de tapial. Dos amuletos de pasta negra de forma rectangular y agujereados en el centro. Se trata de fosas escalonadas de planta rectangular con los extremos redondeados que presentan unas medidas de 2. Están presentes tanto cremaciones primarias en fosas de cremación como secundarias. 1965) y con las más modernas inhumaciones infantiles ibéricas. al igual que ocurre en las necrópolis de La Joya y el Acebuchal. También se han documentado cuatro nuevas inhumaciones en la campaña de 1989-1990 y una más en la de 1993. aunque en la figura no se aprecia con nitidez. • Tumba 35. Ritos fúnebres. fragmentos de platos. presentando grafitos (se reconoce claramente un aleph en la figura de Cañal) y en el reverso decoración de grecas en los bordes y finas líneas en zigzag en el centro. de las cuales cinco son femeninas según Bonsor 52 y seis infantiles: tumbas 6. • Sistemas de cerramiento de las tumbas excavadas en 1993. Varias puntas de flecha. Huevos de avestruz. La presencia de inhumaciones infantiles (Bonsor 1927: 294. Un peine largo y dos más cortos de marfil con escotaduras y decoración de estilo orientalizante: rosetas. Sobre la fosa de cremación se documenta un fuego encendido con ramas que tal vez tenga un significado ritual (Maier 1992: 101). Urnas cinerarias de tipo Cruz del Negro y ánforas de tipología fenicia también usadas como recipientes cinerarios. • Hoyos de deposición 1989-1990. En las campañas llevadas a cabo entre 1900 y 1905 se documentaron once inhumaciones. 27. • Excavaciones de Pérez y Vega. Presentan dos tipos básicos. Broches de cinturón semejantes a los recogidos en los túmulos de El Acebuchal. Similar al documentado en las tumbas excavadas en 1989-1990 (ibidem: 157). Sólo se documento una de estas estructuras (ibidem: 155). 359. Rituales: Tratamiento del cadáver. Entre los carbones se hallaron algunos pequeños huesos de animales (Bonsor 1899: 79). Cádiz) y los túmulos A y B de la necrópolis de Setefilla (Lora del Río. Este sistema de cierre puede relacionarse con el documentado en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Puerto de Santa María. • Fosas de inhumación 1993. • Inhumación. Maier 1992: 111-112) muestra evidentes paralelismos en la necrópolis norteafricana de Rachgoun (Vuillemot 1955: 1112. • Tumba 24.

sobre uno de los cuales aún podía distinguirse un grabado del árbol sagrado (Bonsor 1899: 77-78 fig. una fíbula con una cuenta de oro enfilada. Una lucerna fenicia de una sóla mecha. Aubet 1978a: 29-30 fig. • Tumba 28. vaso chardón y una fuente (ibidem: 100). dos broches de cinturón y un vaso «chardón» (Maier 1992: 102). Maier 1992: 101). 115 figs. un vaso a mano sin asas usado como urna cineraria y un anillo de cobre (Bonsor 1927: 293 fig. • Tumba 23. un anillo. pequeño vaso de dos asas. Un vaso «chardón» y un plato (ibidem: 98).2. • Tumba 21. un plato utilizado como tapadera. Una urna pintada. una urna pequeña. • Tumba 31. • Tumba 5. un escarabeo con un grabado de tipo egiptizante. • Tumba 14. fuente que cubría los restos de la cremación. Un vaso «chardón». Un vaso «chardón» usado como urna cineraria. 16. de platos y un cuenco a mano carenado con decoración pintada. un gran vaso a mano de tipo «chardón» que contenía en su interior restos de ollas. 5. un objeto de hueso grabado «con varios cuadros concéntricos».2. Vaso de cuerpo ovoide de grandes dimensiones de boca ancha con dos asas que arrancan del borde y descansan sobre el hombro y una punta de lanza de hierro (ibidem: 103). un engaste de un anillo móvil y un vaso de cerámica que podría ser un alabastrón (ibidem: 102). 4). un vaso «chardón» y un broche de cinturón (ibidem: 102). Vaso «chardón» con platos y fuentes rotos en su interior cubierto por una gran fuente. Vaso «chardón» usado como urna cineraria (ibidem: 104). 116. ocho cuentas de collar en plata. un plato en una gran fuentes con pie. • Tumba 29. Urna globular cineraria. vaso grande usado como urna cineraria. • Tumba 26. • Tumba 18. vaso «chardón» y fragmento de una caja de marfil (ibidem: 100). 110. • Tumba 11. • Tumba 20. la boca de un oinochoe de boca trilobulada y restos de un objeto de cobre (Bonsor 1899: 78-79 fig. Urna cineraria globular. XXIII. dos anillos de plata de chatón giratorio. La urna cineraria (de tipo desconocido) contenía en su interior una posible amuleto de cobre recubierto de una hoja de oro con decoración puntillada. muchos pequeños fragmentos quemados de marfil. . Urna cineraria de globular. fragmentos de cerámica de pasta negruzca decorada con in53 54 Posiblemente se trata de la fíbula de doble resorte con dos cuentas engastadas publicada por Bonsor (1899: 81 fig. En la fosa se documentó también una lucerna de una sóla mecha 54 y una placa de marfil decorada que se desintegró (Bonsor 1899: 79-81 figs. cuatro objetos de hierro de los que dos parecen una especie de abrazaderas con un pasador y una lucerna de una sóla mecha cubierta de barniz rojo (ibidem: 103). • Tumba 17. 75-83. Urna cineraria de cuerpo ovoide recubierta de engobe rojo con dos asas que arrancan del borde de la misma y apoyan en la panza. • Tumba 16. • Tumba 19. • Tumba 13. Dos varillas de bronce cuyos extremos están rematados por una flor abierta de cuatro pétalos (ibidem: 100). Maier 1992: 102). un fragmento de cobre sin especificar y pequeños platos pintados en su interior con un círculo de varias líneas (Maier 1992: 102). Urna cineraria globular. tres lucernas de un sólo pico y una de dos. Urna globular que contenía un broche de cinturón en su interior (ibidem: 103). Varilla de hierro rematada por pequeñas bolas en ambos extremos. • Tumba 1898/3. una cuenta de collar de oro. • Tumba 32. Pátera de cerámica negra muy fina. broche de cinturón de bronce de tipología desconocida. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro. dos o tres copas y una punta de lanza con su correspondiente regatón (ibidem: 104). • Tumba 15. dos vasos «chardón» y una cuenta (ibidem: 104). • Tumba 30. • Tumba 4. • Tumba 2. 96). • Tumba 12. 73. diversos objetos de marfil grabados y quemados. • Tumba 9. • Tumba 24. una fíbula 53 con dos cuentas de ágata engastadas en la aguja. cisiones y mamelones. dos anillos de cobre. un cuchillo de hierro y una especie de pulsera de bronce (ibidem: 102). broche de cinturón. dos platos que cubren la cremación. dos fragmentos de asa de ánfora. Dos urnas. un plato roto. 5. una cuenta bitroncocónica de oro. una urna y un peine de marfil que presenta en ambas caras a un león alzando una pata (Bonsor 1928: 57. Urna cineraria globular (ibidem: 104). una punta de lanza y su regatón. un cuenco. un vaso «chardón» y un plato (ibidem: 105). fragmentos de barro cocido que Bonsor asocia con un soporte de un vaso (Maier 1992: 98). Dos vasos «chardón». una fíbula de doble resorte. 16:3). Vaso «chardón» y fragmentos de un broche de cinturón (ibidem: 100). 75). 16. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro. Una cuenta de vidrio. un vaso y un plato (ibidem: 98). dos pendientes de cobre. un alabastrón. Un fragmento de urna pintada (ibidem: 99). • Tumba 27. • Tumba 1. • Tumba 6. Amores 1982: 272 fig. Amores 1982 fig. una urna globular a torno con dos asas ¿tipo Cruz del Negro?. una sortija de plata. mango de un cuchillo. un cuchillo de hierro y una fíbula de doble resorte (ibidem: 104). un chatón de plata y un escarabeo de pasta que debió estar engastado en el chatón de un anillo. • Tumba 7. 2. • Tumba 8. Se puede apreciar la misma en la planta de la tumba que publica Bonsor (1899: 79 fig. Numerosos fragmentos de marfil quemado. Un vaso «chardón». • Tumba 1898/2. Vaso «chardón» usado como urna cineraria (ibidem: 99). • Tumba 22. un gran plato negro con pie. 96). • Tumba 3. • Tumba 25. 112. dos cuentas de ágata. Amores 1982: 272 fig. un plato. un lápiz de ocre amarillo y una urna cineraria de tipo Cruz del Negro (Bonsor 1927: 293 fig. Pequeña urna cineraria de dos asas y pequeño alabastrón fenicio (ibidem: 99). 74. • Tumba 10. Urna cineraria (ibidem: 100). lám. Una copa usada como urna cineraria. 1. un broche de cinturón y una fíbula (ibidem: 104). Maier 1992: 101). Dos urnas (ibidem: 103). 16. Un plato. Un vaso «chardón» usado como urna cineraria (ibidem: 99). Amores 1982: 272 fig. un vaso «chardón» y otros restos cerámicos (ibidem: 101).ANDALUCÍA OCCIDENTAL 83 • Tumba 1898/1.

un peine de estilo Acebuchal. fragmentos calados o decorados en bajorrelieve. broches de cinturón de varios garfios. 8-11. una cadenita en hilo de cobre.82 fig. un regatón que debía corresponder a una de las mismas. en la campaña de 1993 se apunta la existencia de estructuras que. de metal no especificado. la cazoleta perforada de un quemaperfumes de dos cuerpos recubierta de engobe rojo. la otra (Monteagudo 1953: 360 fig. Urna cineraria globular (ibidem: 105). 10:6-12). 10. 1-6. • Campaña 1993. una anilla de bronce (Bonsor 1899: 80-82.C. Urna cineraria globular. pueden fecharse las fosas de cremación escalonadas. una pequeña hoja de bronce. hasta el VI. una fíbula de ballesta de tipo Acebuchal. • Objetos de bronce. • Marfiles.C. En cuanto a los hoyos de deposición aparecen vasos chardón y cazuelas bruñidas a mano y cráteras a torno (Amores et alii 1997: 157). los cuchillos de hierro y las cuentas de cornalina. 1. Aubet 1978a: 2957 figs. 1-6. Cronología: Los materiales excavadas en esta importantísima necrópolis muestran un marco cronológico que se extiende desde el siglo VIII a. dos brazaletes de bronce acorazonados de sección circular. 113-115. en una primera impresión. Diez urnas cinerarias del tipo Cruz del Negro 55 y una muy parecida. con lo que ello implica para la tesis de Belén y Escacena de la inexistencia de enterramientos turdetanos. 58 Una de las puntas de lanza y el regatón (Monteagudo 1953: 360 fig. • Otra cerámica a torno. y varios de los broches de cinturón publicados como procedentes de esta necrópolis. 22-33. halladas en una urna cineraria de la necrópolis (Bonsor 1899: 80 figs. los peines de marfil con escotaduras laterales que tienen en Samos una cronología ante quem del 630 a. en el siglo VI a. probablemente. fragmentos de paneles de revestimiento y píxides con escenas figuradas. 285-286). • Tumba 34. se localizó en la tumba 19 de las campañas de 1900-1905 (Maier 1992: 102). un pequeño dardo y tres regatones de tamaño más reducido que el anteriormente mencionado y un pasador de hierro con dos botones de bronce en ambos extremos (Bonsor 1899: 81. Diecinueve cuchillos de hoja curva con remaches para asegurar las cachas. 118). 88-89. Por último. dos puntas de lanza de gran tamaño 56. 368 figs. algunos de los cuales muestran decoración geométrica incisa y otros repujada con motivos orientalizantes. las fíbulas anulares hispánicas y. una cilíndrica y otra bitroncocónica. las piezas macho y hembra de un broche de cinturón del tipo 5 de Cerdeño. 10. dos puntas de lanza 57. con un chatón giratorio en el que se ha engastado un sello grabado con una figura femenina que vierte un líquido con una jarra (Bonsor 1899: 80-81 figs. varias lucernas de una y dos mechas y algunos platos y páteras seguramente de engobe rojo (Bonsor 1899: 114-116 figs 107. los broches de cinturón del tipo 5. Gran pithos de cuerpo ovoide y cuatro asas geminadas que arrancan debajo del borde y apoyan en el hombro del vaso. un anillo de bronce abierto y cóncavo. Sin contexto: • Urnas cinerarias. 85-86). Gil de los Reyes y Puya 1995: 86). Un anillo. que suele ser muy regular. así como los brazaletes de bronce de forma acorazonada. que por su escaso tamaño debieron tener una función votiva (Monteagudo 1953: 357 fig. 102-118. 87. 10-12) • Objetos de oro. Monteagudo 1953: 362. Monteagudo 1953: 357 fig. dos pasadores. Las tumbas que poseen una urna de tipo Cruz del Negro como recipiente cinerario y los vasos «chardón» como recipientes de ofrendas pueden fecharse sin problemas en el siglo VII a. 55 un par de brazaletes de bronce de sección romboidal con los extremos acabados en botones. Los elementos cerámicos más representativos como urnas cinerarias y vasos de ofrenda son las urnas de tipo Cruz del Negro. sin baquetón en el cuello y las asas arrancando justo debajo del borde (Aubet 1976-78: 269-277 figs. • Otros. En las fosas de cremación son normales las lucernas fenicias. • Tumba 35. 11-12) podrían corresponder a la tumba 18 de las campañas 19001905 (Maier 1992: 102. 10) podría ser la exhumada en la tumba 22 (Maier 1992: 103. son los broches de cinturón de bronce. 1. brazaletes de diferentes secciones con forma acorazonada o circular rematados o no por botones u otros motivos decorativos. 57 56 Bonsor señala que se habían recuperado treinta ejemplares de este tipo cerámico en su obra publicada en 1899 (Bonsor 1899: 116). Un quinto ejemplar. 90). 108109. 91-95. una fíbula anular. Una de las puntas de lanza y el regatón (Monteagudo 1953: 360 fig. pequeños oinocóes. CN2 del catálogo de Aubet (1978a). Urna cineraria globular pintada con bandas rojas y negras. láms. • Cerámica a mano. los broches de cinturón del tipo 1 de Cuadrado-Ascençao y Cerdeño y las lucernas fenicias de una sóla mecha. • Campaña 1989-1990. Dos cuentas. una ampolla para perfumes. anillas. XI). varillas de bronce con remates. López 1977: 367).C. Un posible pendiente circular de cobre. Una cuenta de vidrio en forma de almendra de color violeta oscuro. Aubet 1976-78: 275. Dos piezas publicadas por Bonsor pudieran ser cuencos carenados bruñidos a mano. (Amores et alii 1997b: 158). también López señala su existencia en este yacimiento depositados en el MAN (Bonsor 1899: 114-115 figs. placas con decoración geométrica y una píxide y un mango cilíndrico con decoración geométrica (Bonsor 1899: 83-88 figs.C. los platos de cerámica gris. otra de color blanco violáceo y una tercera de tonalidad verde pálida. dos lucernas de engobe rojo con una sóla mecha y otra con dos mechas.C. 359-361 figs. I-VIII. diecisiete broches de cinturón de variada tipología. documentándose también terracotas y marfiles (Gil de los Reyes et alii 1991: 612. un vaso «chardón» y una cuenta de ágata (ibidem: 105). Cuatro peines con decoración figurada que presentan decoración de líneas en zig-zag en el borde 58. Por último. 286-287). . 359-360 fig. un regatón. figs. cuchillos de hoja curva y fíbulas anulares. un anillo que debió tener decoración en la parte del sello y seis pequeños cuchillos de hoja curva. fíbula anular hispánica y un pendiente de oro (ibidem: 105-106). Elementos característicos del ajuar. 10) pudiera ser la excavada en la tumba 28 de las campañas de 19001905 (Maier 1992: 118). 84.. En el VIII cabría fechar las cremaciones en hoyo que usan como urnas cinerarias vasos de tipo «chardón». 278-282 figs. 101. los vasos «chardón» y las ánforas. dos peines con decoración figurada que presentan decoración de cable en el borde. 97-101). • Objetos de hierro. 117). deberían fecharse en el siglo V a.84 MARIANO TORRES ORTIZ • Tumba 33. de perfil globular. un pendiente fabricado en hilo de cobre.

No se ha documentado su estructura interna. 26.15 de ancho y 1. • Túmulos 1978. Sánchez 1994: 223-224). Excavación: Cañal es el primero que registra su existencia. 1. Sánchez 1994: 216). Cronología: No hay elementos seguros para la datación del túmulo 60. Es Amores el que vuelve a dar una descripción de la misma en la Carta Arqueológica de los Alcores (Cañal 1896: 360. Amores (Amores 1982: 118. Sánchez 1994: 217). No documentados. Fragmentos de cerámica decorada con líneas y zonas de color rojo vinoso y amarillo (Sánchez 1994: 217). • Túmulo Bonsor. SEVILLA) Localización: En una loma al borde del Alcor. Sus coordenadas son 37º 30’ 20” N y 5º 37’ 45” W (Cañal 1896: 360. Vega Peláez explora el mayor de los túmulos de la necrópolis. Eran pequeños túmulos de aproximadamente 0. Fosa excavada en el suelo que ha sido recrecida mediante un muro de mampostería construi59 das con piedras planas más o menos superpuestas. Sánchez 1994: 213). una lámina de sílex. si bien los trabajos llevados a cabo fueron meramente superficiales. pero aparece carteada en las coordenadas señaladas en el texto (Sánchez 1994: 71 fig. Bonsor excava en 1908 un túmulo que ya había sido saqueado y. Cronología: No existen elementos de juicio para sugerir una datación ajustada para esta necrópolis. donde a primera vista dice haber reconocido diez sepulturas. Excavación: La necrópolis ha sido objeto de varias intervenciones arqueológicas en los últimos cien años: en primer lugar. unos cuatro kilómetros al nordeste de Carmona 61. Por su parte. Excavación: La necrópolis aparece en el mapa de los Alcores de Bonsor (1899: 15 fig. Ritos fúnebres. Estructuras: • Túmulo de Ranilla.25 m de largo. G. Amores 1982: 119).50 de altura. se señala la presencia de paredes pintadas de rojo con una línea negra junto al borde (Amores 1982: 118. LA NECRÓPOLIS DE RANILLA (CARMONA. hábitat con el cual se vincularía. SEVILLA) Localización: La necrópolis se encuentra a unos dos kilómetros al nordeste de Carmona junto al borde del Alcor. 2) y es localizado e incluido por Amores en su Carta Arqueológica de los Alcores (Amores 1982 117. J. • Túmulos 1978. Sánchez 1994: 215). 221 fig. 274 fig. por último. LA NECRÓPOLIS DE MATA DEL TORO (CARMONA. No documentados. cercana a Ranilla. SEVILLA) Localización: La necrópolis se halla a ambos lados de la carretera Carmona-Guadajoz a la altura del kilómetro 9. Rituales: Tratamiento del cadáver. Se desconoce su estructura interna al no haberse excavado (Amores 1982: 119.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 85 24. Diadema de sección plano-convexa con un filamento arrollado en espiral a la misma.50 m de altura que cubrían fosas de inhumación que podían estar cubiertas por una especie de losa de barro sin cocer o rellenas de tierra y guijarros. pero Amores señala la presencia de «dos piedras alargadas semienterradas en la parte más elevada del túmulo que quizá pudieran ser algún elemento de él» (Amores 1982: 117. No consta que Bonsor haya llevado a cabo algún tipo de actuación en la misma. Estructuras: Grupo de ocho o diez túmulos de entre 5 y 10 m de diámetro y una altura máxima de 1. desconocemos su tipo y cronología aproximada. 25. Ritos fúnebres. 18. Sánchez 1994: 215). Mide 30 m de diámetro y 10 de altura. . Las dimensiones de la fosa son 2. En una de las tumbas cubiertas por una losa de barro. Estructuras: Túmulo aislado de unos 10 m de diámetro y 1. TÚMULO DE MARTÍN PÉREZ (CARMONA. en 1978 se abrieron seis o siete túmulos según le fue comunicado a F. Sólo se tiene constancia de que en los túmulos excavados en 1978 se documentó la inhumación encogida del cadáver en una fosa (Amores 1982: 118. Cañal señala que se encontraba en la misma línea férrea Carmona-Guadajoz que atravesaba la necrópolis de la Cruz del Negro a cuatro kilómetros y medio de Carmona. Está bien construido de piedra albariza y muestra en la cima un pozo resultado de una antigua exploración. Ajuares: Amores (1982: 117) señala que recogió en superficie varios fragmentos de ánforas púnicas. Se duda incluso de su carácter funerario (Amores 1982: 118-119). Sánchez 1994: 213). Sus coordenadas son 37º 29’ 10” N y 5º 37’ 15” W 59 (Amores 1982: 117. estando algunos túmulos levemente tocados por el corte de la carretera pero sin afectar decisivamente a su estructura. Sánchez 1994: 216).20 de profundidad. No se conocen las dimensiones de la cubierta tumular (Sánchez 1994: 216. No documentado. Sánchez 1994: 223). y un fragmento de cerámica a mano con mamelón y decoración incisa y ungulada en el hombro (Amores 1982: 118. Presenta orientación nordeste-sudoeste. 60 61 Sánchez (1994: 213) señala una longitud de 5º 38’ 15’’. Amores 1982: 119. Rituales: Tratamiento del cadáver. Tanto Amores (1982) como Sánchez (1994) localizan la necrópolis al noroeste de Carmona cuando realmente se encuentra situada al nordeste. Sánchez 1994: 213). Se podría vincular tanto a los hábitats de Carmona como de Ranilla. Al no reproducir los fragmentos de ánfora. 59). siendo sus coordenadas 37º 30’ 04” N y 5º 36’ 10” W (Amores 1982: 118.5 m. 5). Se sitúan a setenta metros al norte del que hemos denominado túmulo de Ranilla. Ajuares: • Túmulo Bonsor.

LA NECRÓPOLIS DE MAZAGOSO (SEVILLA) Localización: El túmulo se localiza a diecinueve kilómetros al este de Carmona. pero que debido a la blandura del terreno hubiese sido muerto con un arma (Bonsor 1899: 140. Sánchez 1994: 239) Excavación: El túmulo fue excavado en 1896 por G. 244 fig. No se sabe al hábitat con el que pudo estar vinculado ni sus coordenadas (Bonsor 1899: 73. Cronología: La escasa representatividad del ajuar impide dar una datación ajustada de la sepultura.55 de profundidad que presentaba orientación este-oeste (Bonsor 1899: 55-56 fig. sobre una loma poco elevada denominada Los Cuadrejones. un recipiente ritual con asa de soporte de manos. En el centro del mismo se abría una fosa de 2. 232-233 figs. siendo sus coordenadas 37º 31’ 20” N y 5º 36’ 30” W (Bonsor 1899: 55. dos varillas de hierro que llevaban adheridos restos de madera y varios clavos de hierro (Bonsor 1897: 570. 57. Sánchez 1994: 241. un jarro piriforme de bronce y pequeñas puntas de flecha. estando las paredes cubiertas de un espeso reboco de cal. La fosa estaba orientada de este a oeste. Ritos fúnebres. Ajuar: un anillo abierto de cobre en uno de los dedos de la mano derecha del difunto. al oeste de la carretera que desde la misma se dirige hacia Lora del Río. un pasador de hierro.80 de anchura y 1 de profundidad. sin poderse fijar su localización exacta. 229. 61-62). pero el conjunto sugiere una fecha que podría encuadrase dentro del siglo VII a. teniendo el cráneo orientado hacia el extremo oeste de la misma (Bonsor 1899: 55-57 fig. pero el hecho de tratarse de una fosa escalonada de inhumación con lajas de cobertura indica por sus paralelos peninsulares en la necrópolis de Jardín con una cronología de finales del siglo VII a. Inhumación decúbito lateral derecho con las piernas flexionadas. dos puntas de lanza de hierro. 58. se hallaron los restos de una hoguera. 1. 231 fig. este autor especula con la posibilidad de que el difunto hubiese sido objeto de un sacrificio humano similar al de los «lapidados» de El Acebuchal. y todo el VI. 65). no conociéndose intervenciones posteriores en el mismo (Sánchez 1994: 239). Sánchez 1994: 225). 60). Estructuras: Un único túmulo de la necrópolis presenta unas dimensiones de 16 m de diámetro y 3. 0. Estructuras: Túmulo de 4 m de altura que cubría una fosa escalonada de planta rectangular cubierta por tres lajas de piedra que habían cedido y se hallaban en su interior. Amores 1982: 120. LA NECRÓPOLIS DE LA CAÑADA DE RUIZ SÁNCHEZ (CARMONA. una piedra plana calcárea de las de afilar con un ligero rehundimiento en cada lado con algunos restos de bermellón. Cronología: No hay datos para fijar una cronología precisa para esta necrópolis. En las proximidades de la fosa se documentaron restos de cerámica primitiva.86 MARIANO TORRES ORTIZ Ritual: Tratamiento del cadáver. Estas pinturas desaparecieron inmediatamente tan pronto como fueron expuestas al aire. 70. tal vez pertenecientes a materiales más antiguos removidos e incluidos en el relleno tumular (Bonsor 1899: 57-59 fig. 28. Sánchez 1994: 227-228. Sus dimensiones eran 1. Ésta estaba cubierta de una pintura de color rojo realzada con líneas rojas. Bonsor (Sánchez 1994: 225). Cronología: No existen elementos para fijar una cronología precisa. ya que la fosa no era lo suficientemente larga como para permitir la extensión del cuerpo. Sánchez 1994: 226.60 de altura conservada. LA NECRÓPOLIS DE SETEFILLA (LORA DEL RÍO. un hacha de piedra y fragmentos de sílex.64 m de longitud. Sánchez 1994: 240-241. Sánchez 1994: 226). 244 fig. 244 fig. 1899: 74. 65). 65). SEVILLA) Localización: En un promontorio a seis kilómetros al nordeste de Carmona que domina la cañada y el valle del Corbones.C. pero todo ello con las debidas reservas. Ajuares: No documentados.78 de anchura y 1. 57. No documentado. que tenía la cabeza orientada hacia el oeste (Bonsor 1899: 74. Igualmente. Ritos fúnebres. Ritos fúnebres.72 m y alcanzando el metro de altura 62 (Bonsor 1899: 73-74 fig. el brazo izquierdo cruzado sobre el pecho y el derecho flexionado a lo largo de ese costado.C. Amores 1982: 120.84 m de longitud. 27. Sánchez 1994: 240. Rituales: Tratamiento del cadáver. Alcantarilla y Bencarrón. 29. El cadáver fue cremado in situ en la fosa. por lo que fue imposible documentar el motivo representado. Excavación: El túmulo fue excavado en 1894 por G. junto al camino que une Lora 62 Medidas obtenidas por Sánchez (1994: 240) a partir del dibujo publicado por Bonsor (1899: 73 fig. Bonsor. Rituales: Tratamiento del cadáver. similar a los documentados en las necrópolis de la Cruz del Negro. Sánchez 1994: 241). Amores 1982: 120. Debido a que el inhumado presentaba según Bonsor una amplía herida en el lado derecho de su cráneo. SEVILLA) Localización: La necrópolis de túmulos se ubica al pie de la mesa del Castillejo.65 a 0. 40) . Ajuar funerario: Fragmentos de hierro en mal estado de conservación. sobre las losas de cobertura. Sánchez 1994: 240). Amores 1982: 120. no encontrándose entre las cenizas y carbones de las misma ni restos animales ni cerámicos (Bonsor 1899: 74. oscilando la anchura del escalón de 0. No documentados. No documentados.

Igualmente. 64 y 65. Excavación: El yacimiento. habiéndose rebajado el piso de la cámara 0.50 m de altura. un tercer nivel compuesto por tierras de color castaño oscuro y que constituye la necrópolis de base del mismo (potencia media 0. 1982: 50). 19).50 m de longitud y 2. 6. Este debió cubrir el enterramiento por completo. 26. Está separada de la mesa de Setefilla (donde se ubica el asentamiento que se vincula con la necrópolis) por una vaguada por la que discurren paralelos el arroyo del Pilar y la denominada Vereda de la Carne. Es en este extremo occidental donde. alcanzando 1.40 m) y. Se observó en el mismo una pequeña depresión en su parte central resultado de la excavación llevada a cabo en 1926 por Bonsor y Thouvenot. II-X). 56. Se documentó en el centro del cuadrante sudoriental del túmulo. 57 y 63. y que intentaba imitar un falso corredor de entrada (Aubet 1975: figs. alcanzando 1. En lo que se refiere a su estructura. ruta ganadera que conduce al interior de Sierra Morena.50 m). Thouvenot. Su alzado presentaba un perfil de pirámide truncada. Esta misma investigadora reexcavó el túmulo A entre los meses de marzo y junio de 1973 con resultados realmente sorprendentes al exhumar un conjunto de sesenta y cuatro tumbas de cremación alrededor de la cámara funeraria documentada ya por Bonsor y Thouvenot. Túmulo B. 51. 32. Aubet 1973. en el extremo oriental de la cámara.50. los materiales conservados por Bonsor en su castillo de Mairena de Alcor fueron publicados por Aubet en 1973. Esta estructura descrita se construyó con posterioridad a la cámara funeraria con la única finalidad de obstruir el acceso a la misma. tal como se documenta en la sepultura 25. Las dimensiones del túmulo son la siguientes: 14. Sólo se registra un caso en el túmulo A. 46. un túmulo rectangular de piedra y un muro que nace de su flanco oriental. 6-7. con lo que su altura pudo haber alcanzado los 3. 48. en la primavera de los años 1926 y 1927. en la que los restos de la misma se cubren con un cuenco carenado. 1978b: 1. por último. 23. La urna puede encontrarse protegida con piedras. en un momento determinado.50 m o inclusó más. encontrándose alterado en su parte central por las violaciones y excavaciones. de la que dista nueve km. 19-21. 20. Es uno de los túmulos más pequeños de la necrópolis. Las coordenadas de la necrópolis son 37º 43’ 40” N y 1º 47’ 30” W (meridiano de Madrid) (Aubet 1975: 2-4 figs. láms. 44. 50. 33. La puerta de la cámara se abre en su extremo occidental y está flanqueada por dos gruesos tabiques. 4.50 m de anchura. Fue erigido inicialmente con la función de cubrir la necrópolis de base y. nace un muro de 8 m de longitud. 53. ya que se han documentado hiladas con este tipo de aparejo encima de las hiladas originales de la cámara funeraria.80 m por debajo de la superficie del terreno.20 m. La cámara propiamente dicha es una construcción de planta rectangular que presenta una orientación aproximada de este-oeste y delimitada por muros que alcanzan 1. 31. depositados en la Casa de Velázquez. 19. alcanzando una altura máxima de 1. Bonsor. 47. — Cremación en urna depositada directamente en el subsuelo rocoso. lo que es la norma en este túmulo. fue sobreelevado para cubrir también a esta (Aubet 1975: 9.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 87 del Río. • El pavimento de guijarros. Aubet conjetura con que tal vez se haya formado por derrumbes de la cámara funeraria (Aubet 1975: fig. Desgradaciamente. 4-5. fue excavado por este investigador y R. 1980-81: 89. No obstante. Aparecio directamente sobre el estrato de la necrópolis de base y no ocultaba ninguna sepultura. siendo su perfil de casquete esférico que casi no sobresale de la superficie del terreno. Estaba constituída por un recinto de planta rectangular erigido con mampuestos con una longitud máxima de 10 m y una anchura de 5. 1975: 1. de la École des Hautes Études Hispaniques. figs. En mayo de 1979 se llevó a cabo la última intervención arqueológica en la necrópolis al desmontarse los testigos dejados durante la excavación de los túmulos A y B (Bonsor y Thouvenot 1928: 8. En el túmulo A se documenta por ejemplo en las sepulturas 22. 4-5). 2-4). Su forma era la de casquete esférico. • La cubierta tumular. una vez construida la cámara funeraria. Estructuras: Túmulo A. se perdieron durante la guerra civil. que forma una especie de corredor de acceso. relacionable en cuanto aparejo al cuerpo añadido en el extremo occidental de la misma. estaba compuesto por tres niveles superpuestos: una primera capa de tierras arcillosas de color amarillento claro muy compacta y estéril en hallazgos arqueológicos (potencia media 0. documentándose por ejemplo en las sepulturas 17. En el sector nordeste del túmulo se documentó una «especie de pavimento» de .30 m) (Aubet 1978b: 4-6 figs. • La cubierta tumular. o sin protección alguna. — Cremación en urna depositada en una fosa excavada en el subsuelo rocoso. — Cremación depositada directamente sobre el suelo. En el túmulo A este tipo de enterramiento se documenta en las sepulturas 54. 18. 1-2). Apareció ya violada y parcialmente destruída.20 m de altura.30 m. concretamente en la sepultura 28. • Pequeño túmulo de piedras. 43. • Estructuras funerarias. con la ermita de Setefilla. 34. la mayoría de los materiales recuperados en estas campañas.60 m de diámetro en su eje norte-sur y 16. Define un espacio interior de 3. una segunda de tierras de color castaño rojo más blanda y proporcinó abundante material cerámico y metálico volcados y en desorden en toda la superficie del túmulo (potencia media 0. un diámetro en su eje norte-sur de 29 m y en su eje este-oeste de 27. 30. Esta puede ser natural o artificial. 55.70 m en el este-oeste. 45. — Cremación en urna depositada en una oquedad del terreno.20 de anchura. conocido desde 1891 por G. El túmulo B fue igualmente reexcavado por Aubet durante los meses de mayo y junio de 1975 con resultados similares a los obtenidos en el A. Está formada por tres elementos claramente diferenciados: la cámara funeraria propiamente dicha. 14-19 figs. 52. 29. se adosa un segundo cuerpo de planta rectangular y alzado tronco- piramidal construido con un aparejo más tosco e irregular que el de la cámara. Presentaba las siguientes dimensiones: una altura máxima de 3. • La cámara funeraria. 61 y 62. 21.

• Sondeo oeste. Es contemporáneo a los enterramientos de la necrópolis de base y se apoyaba directamente sobre la roca. VIII. Apenas indicado por una pequeña elevación del terreno. o sin ningún tipo de estructura de protección. 16 y 30. Amontonamiento de piedras dispuestas en seco que cubre una fosa de cremación practicada a 1. En el centro de éste se localizó una fosa cuyas paredes estaban construídas con piedras no talladas del tamaño de una cabeza humana. no en el centro del muro. La descripción que hacen los excavadores de esta estructura me lleva a considerar que se trata de una fosa de cremación (capa de tierra rojiza como quemada a 1. Para Aubet el que en la superficie de los cantos rodados no se hallaran restos de combustión o cenizas descarta la posibilidad de que se tratara de un ustrinum 63.60 m de diámetro formando una especie de falsa cúpula. Entre los dos. con más dudas. como se documenta en las sepulturas 7. La pared norte. En su flanco sur. En la esquina sudeste se localizó una urna cineraria introducida en un pequeño alveólo en la roca (Bonsor y Thouvenot 1928: 13 fig. 23. 4.65 m de diámetro y 0. 5. Al igual que en las estructuras del tipo anterior las urnas pueden estar protegidas y/o entibadas con pequeñas piedras. las urnas pueden depositarse protegidas y/o entibadas con piedras. o sin ningún tipo de protección. 12. Túmulo C. lám. 4. Junto a una de ellas.50 de altura (ibidem: 13 fig.50 m de diámetro (ibidem: 20-21 fig. 4.10 m de profundidad se documentó la presencia de tierra ennegrecida que contenía pequeños fragmentos de carbón. 4. Al oeste del sondeo. formando como dos hogueras separadas la una de la otra unos 3 m. tal y como se documenta por ejemplo en las sepulturas 6. estaba construída de grandes piedras planas de 0. a una distancia de 1. la tierra parecía más negruzca y se localizó una gran jarra depositada en un alveólo excavado que sólo contenía tierra. tres piedras rojizas parecían provenir de un fuego (ibidem: 16).50 de anchura y 1.45 de profundidad (ibidem: 18). 16). fig. y se localizaron hincadas verticalmente a 1 m de profundidad. 16 fig. caso de las sepulturas 1 y 3. En sus alrededores.46 m de diámetro y 0. Túmulo D. 12). Estas presentan unas dimensiones de 0. 28.40 m de profundidad de la tierra ennegrecida y las grandes piedras. . • Estructuras funerarias: — Cremación en urna depositada directamente en el subsuelo rocoso.50 m de profundidad una fosa tallada en la roca de 0. 11). 29 y 33. se halló el fondo de una vasija de cerámica tosca (ibidem: 18). Cádiz) aconseja no descartar la posibilidad de que estas estructuras sean realmente los ustrina donde se cremaron los cuerpos de los cadáveres enterrados en los túmulos A y B. 22. Esta tierra negruzca se localizó en las esquinas noroeste y sudoeste del sondeo. Se localizó un «fuego de incineración». Apenas a 0.75 m de profundidad se descubrió una cremación en urna. que presentaba en la cabecera o a los pies de la misma un cipo de piedra hincado verticalmente. 4. 9. 25. — Cremación en urna depositada en una oquedad del terreno. Esta fosa de cremación estaría cubierta posteriormente por dos lajas de piedra dispuestas horizontalmente. No se especifican las características constructivas del mismo (ibidem: 31). Entre ambas se localizaron pequeños restos de hueso sin trazas de cremación que presentan fracturas de color blanco. Montículo alargado de 20 m de longitud. La parte superior del mismo contiene muchas piedras. • Sondeo este. El conjunto parece formar una tumba de cúpula en la que la parte central se hubiese hundido. En este caso. se localizó a su izquierda el inicio de un muro recubierto por una especie de enjalbegado. a 1 m de profundidad. elevándose sobre todo el conjunto una estructura tumular de piedra y tierra amarilla de 4. Túmulo F. 1. A dos metros de profundidad se encontró extendido un esqueleto que se hallaba orientado de este a oeste sin armas ni joyas. groseramente amontanadas en sus extremos este y oeste. la evidencia que ha proporcionado el túmulo 1 de la necrópolis de las Cumbres (Puerto de Santa María. Se han registrado dos casos en el túmulo B: sepulturas 13 y.35 de profundidad. • Sondeo oeste. se descubrieron los restos de un enterramiento.50 m de profundidad se documenta una capa de fina tierra amarilla mezclada con piedras más pequeñas que las de los otros túmulos que debe llegar a más de un metro de profundidad.50 m de esta urna. Los únicos restos documentados que podrían ser interpretados como pertenecientes a algún tipo de estructura son dos piedras de forma aproximadamente cilíndrica. cubierta por dos grandes lajas de piedra (ibidem: 13 fig. Presenta unas dimensiones de 20 m de diámetro en su eje N-S y una altura de 2.25 de diámetro. 20. Cubría un monumento fu- No obstante.25 m de profundidad) que debió contener una urna en hoyo que recogió parte de los restos del difunto (señalan la presencia de dos vasos de la Primera Edad del Hierro a 1. supra). 18 y 27.85 m de anchura. completamente vacía. un poco por debajo. Túmulo E. 2. 8. A 2. Se documentó a 1.50 m sobre el terreno colindante. Esta estructura es claramente paralelizable al túmulo de piedra documentado en el cuadrante sudoriental del túmulo A (Aubet 1978b: 8. Las dimensiones del túmulo son difíciles de determinar. Dos metros a la izquierda del mismo se localizó un recipiente en forma de un gran plato encajado en un alveolo de 0. 9). a 0.90 m de profundidad (ibidem: 18-19). pero no 63 se especifica en que tipo de estructura se había producido la deposición funeraria (ibidem:17). sino en la mitad este del mismo. Por debajo de este nivel.50 m de profundidad que debían corresponder a la urna cineraria y su pátera de libaciones).88 MARIANO TORRES ORTIZ cantos rodados y adobes de planta casi circular. Se documentó la existencia de una fosa de 1 m2. vid.17). 10. 11. A. Presenta una planta de tendencia oval según se aprecia en la figura publicada por los excavadores. • Sondeo borde oeste. Túmulo H. • Cubierta túmular. • Sondeo este. localizándose muy cerca de la vereda (ibidem: 13 fig. Túmulo F’. — Cremación en urna depositada en una fosa excavada en el subsuelo rocoso. Se localizó a 1. Túmulo G. y se había abierto una pequeña puerta de 0. como es el caso de las sepulturas 2. 19 fig.50 m de altura y 0.

60 m de profundidad. Tumba y. Presentaba una orientación noroeste-sudeste y unas dimensiones de 1. La cámara medía 3. Fosa aparentemente de cremación con los restos de la misma recogidos en una urna. Tumba v. Una arcilla amarilla pálida. 18). 18b). 1.75 m de profundidad (ibidem: 32). 21. Alberga a 1. Fosa de inhumación junto a tumba v. La cara exterior de este muro estaba menos cuidada. El muro del lado norte estaba reforzado por tres muros perpendiculares que formaban una especie de contrafuertes (ibidem: 21 fig. Delimitaba un espacio de planta más o menos cuadrada. Fosa de cremación orientada de este a oeste hallada a 1. Fosa de inhumación bien tallada en la roca con orientación esteoeste.50 m de profundidad con unas dimensiones de 1.20 de anchura en el fondo y 1.50 m de anchura cerrado por un muro de piedras secas.55 m de altura respectivamente.70 m de diámetro y 0. 35-36 figs.60 de profundidad.27 m. Rituales: Tratamiento del cadáver. Cámara o más bien fosa de inhumación colectiva que tenía unas dimensiones de 3 m de longitud. E y F.50 de anchura. pero lo cierto es que no hay nada que recuerde una cúpula tal como aquella del túmulo de Alcantarilla (ibidem: 21-23 figs. 13-14. 0.40 y 0.85 en la entrada y el suelo se encontraba a unos 4 m de profundidad midiendo desde el extremo superior del túmulo y a 1. Cremaciones en urna sobre la roca natural entre 0. lám. • Fosa B. La primera se ha documentado . Se accedía así al vestíbulo: una estancia de 2. 6) y la otra encajada en un hoyo en la roca (ibidem: 30 fig. Esta piedra medía 2. en cuyo extremo de acceso a la cámara se abrían dos entalladuras desiguales. Se documenta tanto la cremación primaria como la secundaria. Sus dos extremos se apoyaban sobre un pequeño pedestal de pequeñas piedras y de tierra amontonada de 0. En parte se monta sobre los muros de la cámara norte (ibidem: 27-28 fig.30 de anchura y 0.3). Cremación en urna hallada entre los túmulos F y D (Bonsor y Thouvenot 1928: 32). 17). Entre los túmulos G e I. Inhumación. estando el esqueleto muy mal conservado.20 y 0. formaba un cimiento de buena calidad. 1 m de circunferencia en su mitad y su diámetro variaba entre 0. Tumba z. 18a). • Cremación. 18e).50 m de longitud. 33. groseramente construida. • Región norte. 28bis. 39 fig. • Región sur. 2. tal vez para apoyar una puerta de madera (ibidem: 21-22 fig. el centro de la cual había colapsado. V. Tumba x. Sus dimensiones eran 0. que comienzan a erigirse también al nivel de la roca natural están fabricados en mampostería.50 de anchura y 2 de profundidad que presenta una orientación este-oeste.10 por debajo del nivel de la roca natural. El acceso a la cámara propiamente dicha se realizaba a través de tres escalones tallados en la roca de 0. 39 fig.32 y 2. y dos cremaciones en urna: una tapada con una losa de piedra (ibidem: 29-30. 2).45 de anchura y 0. una séptima inhumación. Tenía unas dimensiones de 17 m de longitud y de 5 a 6 m de anchura (ibidem: 13 fig. Fosa de cremación hallada a 1. aparentemente infantil. entibadas cuidadosamente por pequeñas piedras en forma de laja de esquistos azules o negros.35 de profundidad (ibidem: 27-28 fig.40 de profundidad (ibidem: 27-28 fig. 43 fig. con lugares construídos incluso muy toscamente. Fosa de inhumación sobre el flanco del túmulo I a 0. según podía deducirse de las grandes piedras planas hundidas horizontalmente en la tierra y de una capa de piedrecillas visible en el perfil del corte a 0. Junto a uno de los pedestales de esta estructura se localizó una inhumación con orientación noroestesudeste a juzgar por los restos del cráneo y los dientes. La entrada a la estructura se realizaba desde el este a través de un acceso de 2.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 89 nerario consistente en una cámara central. Presenta orientación norte-sur (ibidem: 31-32). La trinchera llevada a cabo en este sector chocó con una especie de menhir irregularmente cilín- drico tendido a 0. • La cámara.42 de anchura y 0. Tumba u.25 de profundidad (ibidem: 32).92 m de profundidad. 2. 25-26). • Fosa E.70 m de largo y entre 2. Cremaciones entre D.18. 0. La tumba donde se encontraron los dos cuerpos no estaba delimitada en sus flancos este y oeste. Los muros. • Región central. • El muro de cierre. 18). Tumba de cúpula. En el interior de la misma se encontraron cinco esqueletos que presentaban una orientación norte-sur (ibidem: 25-27 fig. 0.50 m de altura. 13). 4. pero sí en su lado sur por una fila de grandes piedras (ibidem: 25-26 fig. 25).60 de anchura y 0. En posición simétrica junto al otro pedestal que sostenía la laja de piedra se localizó otro enterramiento de inhumación pero esta vez presentando una orientación sudoeste-nordeste. restos de algunas otras (Bonsor y Thouvenot 1928: 27-29 fig. Dimensiones: 1. • Vestíbulo.40 de longitud. muy fina. No existe ningún modo de conocer la forma en qué fue cubierta la cámara funeraria: no se sabe si fue una techumbre.06 m de longitud. un vestíbulo y un muro cuadrado que rodeaba ambos elementos (ibidem: 21). 0. 22). • Fosa A. 0.50 y 0. Túmulo I. pero no en fosa. Fosa de inhumación o cremación junto a la cámara norte que tenía a su lado un fuego de incineración de planta circular delimitado por una decena de grandes piedras. Fosa de inhumación de planta antropomorfa con el espacio para la cabeza marcado que presenta orientación este-oeste y unas dimensiones de 1.22 m de longitud.70 m de profundidad seis inhumaciones: dos orientadas de norte a sur y cuatro de este a oeste. con piedras no talladas del tamaño de una cabeza humana dispuestas regularmente en hiladas horizontales. Cubierta de lajas de piedra (ibidem: 31 fig.30 m de longitud. Presenta orientación norte-sur y está cubierta por la estela de Setefilla (ibidem: 32.90 m de profundidad.70 de profundidad (ibidem: 32). Pudo estar cubierta por una techumbre porque en el interior se hallaron grandes piedras planas. 13).40 m de longitud. midiendo cada uno de los lados entre 10 y 11 m de longitud. 28.60 m de profundidad.

Urna cineraria a mano de la forma E. fragmento del borde de un cuenco hemiesférico de barniz rojo y un broche de cinturón de tipo indeterminado: 2 o 3 de Cerdeño (ibidem: 43-44 fig. XII). • Inhumación. fragmentos de dos cuencos carenados a mano bruñidos. • Tumba 12. 23. 31:1-3). 35). cinco cuencos carenados bruñidos a mano: dos de ellos con decoración de retícula bruñida (Aubet 1975: 50-51 fig. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». Urna cineraria a torno del tipo a chardón que presenta barniz rojo vinoso sobre el que se desarrolla una decoración de bandas de pintura roja y negra (ibidem: 42-43 fig. 19. cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula bruñida. 13). fragmento de empuñadura de un cuchillo de hierro de hoja curva (Aubet 1975: 53-54 fig. presentando uno de ellos decoración de retícula (ibidem: 38-39 fig. 34. broche de cinturón de bronce del tipo 1 de Cerdeño. 27). Ajuares: Túmulo A. • Tumba 26. cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula bruñida y un broche de cinturón de hierro del tipo 2 de Cerdeño (ibidem: 34 fig. dos cuencos carenados bruñidos a mano y un fragmento de brazalete o varilla de bronce de sección cuadrangular (Aubet 1975: 39-40 fig. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». dos piezas de bronce formadas por dos chapas de bronce unidas mediante dos varilla del mismo material de funcionalidad desconocida. b y e del túmulo I y tal vez en la tumba v. Urna cineraria a mano del tipo E. Urna cineraria a mano de tipo «chardón» y dos cuencos carenados bruñidos a mano: uno de ellos con decoración de retícula (ibidem: 45-46 fig. z y una fosa exacavada junto a la tumba v. Fragmentos de una urna «chardón» a torno. 31:4). una aguja de hierro y dos ejes o listones de bronce (Aubet 1975: 51-53 fig. • Tumba 14. lám. Cuenco carenado a mano con decoración de retícula bruñida usado como recipiente cinerario. urna a mano de tipo «chardón». cuenco carenado bruñido a mano. . 85). 22. broche de cinturón de bronce con listón de hierro del tipo 2 de Cerdeño. y F y D. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». 21). Cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula bruñida usado como urna cineraria. 7. 25). en el que se localizaron al menos doce de ellas. cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula. fragmentos del borde de un plato de barniz rojo con una arandela de 16 mm y un cuchillo de hierro de hoja curva (ibidem: 32 fig.90 MARIANO TORRES ORTIZ en pocos casos en el túmulo F’. • Tumba 22. • Tumba 25. 12). Urna cineraria a mano de tipo «chardón». XI. tres cuencos carenados bruñidos a mano. 30). Cremaciones secundarias en urna se documentan en los túmulos A. dos cuencos carenados bruñidos a mano. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». Fragmentos del cuello de una urna cineraria a mano de tipo «chardón». aguja de bronce de sección cuadrangular y un cuchillo de hierro de hoja curva (ibidem: 33 fig. tres fragmentos de cerámica «pseudoexcisa» pertenecientes a un gran vaso hecho a mano y un broche de cinturón de hierro del tipo 1 de Cerdeño (ibidem: 49-50 fig. cuenco carenado a mano bruñido y fragmento de una copa a mano perteneciente al pie de la misma (ibidem: 46-47 fig. Se documenta también en las tumbas x. • Túmulo D. 22). 20). 26). Fragmento de la base y parte inferior de una urna cineraria a mano. Ritos fúnebres. Fondo de una urna cineraria a mano posiblemente de tipo «chardón». • Tumba 19. tres agujas de bronce. copa a torno cubierta de barniz rojo que presenta una decoración de bandas pintadas en negro. B. 29). • Tumba 13. fíbula de doble resorte y pinzas de depilar de bronce (ibidem: 48-49 fig. • Tumba 20. un punzón de bronce de sección circular y un cuchillo de hierro de hoja curva (ibidem: 36-38 fig. 24). broche de cinturón de bronce del tipo 1 de Cerdeño y laña o travesaño de hierro de función desconocida (Aubet 1975: 41-42 fig. 33). parece que de cabras y ciervos jóvenes (Bonsor y Thouvenot 1928: 17). Este es el rito que se supone para las cámaras de los túmulos A y H de Setefilla. A). • Tumba 23. cuenco a torno de perfil hemiesférico con borde biselado al interior cubierto de barniz rojo. 32). 22. Cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula bruñida usado como recipiente cinerario. tres cuencos carenados bruñidos a mano (uno de ellos con decoración de retícula). pero este ritual es profusamente utilizado en el túmulo I. Urna cineraria del tipo E. fragmento de una fíbula de doble resorte. • Tumba 27. lám. • Tumba 30. C. 22. en las fosas a. posiblemente de tipo «chardón» (ibidem: 47 fig.11).II de Ruiz Mata (1995: 277. 306 fig.II. y. subtipo C de Ruiz Mata (1995: 277. una fíbula de doble resorte con placa en el puente. 1976: 42. En uno de los sondeos se localizó un amontonamiento de huesos de animales (mandíbulas y sobre todo de cuernos). fragmentos del borde y paredes de un cuenco carenado a mano bruñido. y un conjunto de tumbas entre las túmulos D. subtipo D de Ruiz Mata (1995: 277-278. Urna cineraria a mano de tipo bicónico y cuenco carenado bruñido a mano (ibidem: 44-45 fig. 306 fig. E y F. Ha sido también documentado en los túmulos D y F. dos cuencos carenados a mano bruñidos. fragmentos de otras piezas de idéntica tipología y una varilla de bronce (ibidem: 35-36 fig. • Tumba 24. • Tumba 18. fragmento de una tobera. 306 fig. Urna cineraria a mano de tipo «chardón» y tres cuencos carenados bruñidos a mano. F e I. • Tumba 15. • Tumba 21. 22). • Tumba 31. • Tumba 29. • Tumba 17. • Tumba 28. fragmento de un brazalete de bronce de sección ovoide y un anillo de bronce de igual sección (Aubet 1975: 31 fig. 36).II. 18). Cuenco carenado bruñido a mano usado como recipiente cinerario. • Tumba 16. 55 fig.

51). un mango cilíndrico de bronce y un cuchillo de hierro de hoja curva (Aubet 1975: 74-75 fig.4). • Tumba 51. • Tumba 57. cuenco a mano hemiesférico muy grosero y broche de cinturón de bronce del tipo 1 de Cerdeño (ibidem: 5455 fig. • Tumba 46.86). 24 fig. • Tumba 54. una olla globular y una copa a mano (Aubet 1975: 89 fig. una fíbula de doble resorte. plato de barniz rojo de 24 mm de arandela. 50. 65 64 • Tumba 56. pequeño alabastron a torno cubierto con engobe rojo anaranjado. 97 fig. 3540 y 58-60) pero. 4-5). un cuenco bruñido a mano con dos asas sobre el borde. • Tumba 53. 2). Urna cineraria a mano posiblemente del tipo «chardón» y un broche de cinturón de bronce del tipo 1 de Cerdeño (ibidem: 64-65 fig. • Tumba 49. Urna cineraria a mano de tipo bicónico (ibidem: 62-63. una fíbula de doble resorte y fragmentos de uno o dos cuchillos de hierro (ibidem: 76-77 fig. Se documentaron platos de barniz rojo con un ancho de arandela entre los 13 y 26 mm.30). 7:87). 55 fig. • Tumba 43. 38. 38. 1). cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula. 55 fig. 4. 45. aunque es muy posible que esa fuese su función. 63. 7. 54). 3-4. otros. . • Tumba 33. un gancho del mismo metal. cuatro cuencos carenados bruñidos a mano (uno de ellos con decoración de retícula). Fragmentos de una urna cineraria a mano de tipo «chardón» (ibidem: 47 fig. B. presenta ciertas similitudes con las urnas del tipo Cruz del Negro (cuello cilíndrico con asas que arrancan del mismo y se apoyan en el hombro del vaso). 55 fig.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 91 • Tumba 32. 10. 42). 49-54 figs. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». 44). 99 fig. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». Fondo de urna cineraria a mano posiblemente de tipo «chardón». Urna cineraria a mano de tipo «chardón». vasos de boca ancha (un ejemplar de un vaso a chardón casi completo y gran cantidad de bordes). 40. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». un fragmento informe de bronce y restos de un plato de barniz rojo (ibidem: 59 fig. A. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». 49).5. dos cuencos carenados bruñidos a mano (uno con decoración de retícula). 7. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». 13. 7. • Tumba 52. 2. 94 fig. Fondo de una urna a torno muy probablemente del tipo Cruz del Negro. 5. B. 37). broche de cinturón de hierro del tipo 1 de Cerdeño. Cuello y parte del cuerpo de una urna cineraria de tipo «chardón» (ibidem: 65-66 fig. 47). 48. 6. 9. Cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula usado como urna cineraria. cuencos de engobe rojo y soportes con decoración pintada bícroma (pintura negra sobre engobe rojo) (Aubet. 1976: 42. 3-5. XIV. 53. Urna cineraria a mano de tipo «chardón» y un broche de cinturón de bronce de tipo 1 (ibidem: 70 fig. Este tipo de vasos (Aubet 1976: 51 fig. 50. cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula y broche de cinturón del tipo 1 de Cerdeño (ibidem: 66-67 fig. 54). 1975: 57 fig. 71 fig. Cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula bruñida usado como urna cineraria (ibidem: 73 fig. XI. copa cerámica a mano. 45. Urnas cinerarias de tipo «chardón». cuenco carenado a mano bruñido. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». • Tumba 61. • Tumba 64. cuencos carenados bruñidos a mano. Cuchillos de hierro de hoja curva. un plato de barniz rojo con un arandela de 19 mm y un vaso a chardón a torno decorado con bandas de pintura roja y negra (ibidem: 58-60 fig.1). se ha optado por reunirlos en grupos genéricos a la hora de su exposición. 65). punzón de piedra de sección cuadrangular y una concha (Aubet 1980-81: 90-91. • Tumba 48. Urna cineraria a mano de tipo bicónico (ibidem: 57 fig. XIV. fragmento de un borde a torno que pudo pertenecer a un vaso a chardón. 40. un plato de barniz rojo con una arandela de 23 mm. 41). lám. 71 fig. 46). 2. 3). 1976: 38-42. • Tumba 42. 70). 1975: 92-93 fig. • Tumba 65. 58). — Cerámica a torno. 65-66). láms. 1-6). dos vasos a mano de la misma tipología. • Tumba 55. puntas de flecha del tipo Ría de Huelva y fíbulas de doble resorte (Aubet 1975: 23 fig. 27 fig. vasos de cuello cilídrico o troncocónico 65. • Tumba 62. • Tumba 41. un cuenco de doble asa. 16. • Tumba 63. — Cerámica a mano. 64). 71 fig. 50. 1976: 42. Urna de tipo bicónico 64 (Aubet 1975: 54. tenían carácter de hallazgos aislados. • Tumba 34. Urna a mano de tipo bicónico (Aubet. • Tumba 44. urnas cinerarias de tipo bicónico. 76). anillos de bronce. Al no documentarse en su interior los restos de la cremación no la consideramos como cineraria. pero no pertenecen al tipo canónico de las mismas. Urna cineraria a mano de perfil globular (ibidem: 69 fig. Entre las tierras acarreadas para erigir el túmulo que cubre la cámara funeraria se documentaron abundantes materiales pertenecientes a otros sectores de la necrópolis. 3. 113. figs. 61. 52). lucerna de bronce de tipología fenicia con un sólo mechero. 1976: 42. • Tumba 47. 60. 40. Fondo de una urna cineraria a mano de tipología incierta (ibidem: 59 fig.1). dos broches de cinturón de bronce de los tipos 1 y 2 de Cerdeño respectivamente (ibidem: 63-64 fig. Fragmentos del fondo de una urna cineraria a mano posiblemente del tipo «chardón» y fragmentos de un cuenco carenado bruñido con un asa sobre el borde (Aubet 1975: 111 fig. — Metales. Urna cineraria a mano de tipo bicónico (ibidem: 70-71 fig. Cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula usado como recipiente cinerario (ibidem: 71-72 fig. 31. 29 fig. 3. Urna cineraria a mano de tipo bicónico (ibidem: 65.88). Por ello. un cuenco carenado bruñido a mano y un brazalete de bronce abierto de sección ovoide (ibidem: 68-69 fig. brazaletes de bronce. Algunos de ellos fueron publicados como conjuntos por Aubet (tumbas 1-11. un cuenco carenado bruñido a mano y un cuenco con doble asa (Aubet 1975: 61-62 fig. • Relleno tumular. • Tumba 45. 50. • Tumba 50.

A). Urna cineraria a mano de tipo «chardón». • Tumba 24. • Tumba 12. • Tumba 22.A). 23.1). cuenco bruñido con borde engrosado al interior a mano y punzón de hueso de sección cuadrangular y restos de decoración geométrica (ibidem: 47-48 fig. • Tumba 18. 31). 46 fig. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». el plato bruñido fue recuperado. Urna cineraria a mano de tipo bicónico que presenta cuatro botones de bronce sobre la carena en posición simétrica (Aubet 1978b: 36-37 fig.7). Cuenco carenado bruñido a mano utilizado como recipiente cinerario (ibidem: 34-35 fig. pequeño vaso bicónico a mano con un asa que presenta decoración de botones de bronce sobre la carena. Dos cuencos carenados bruñidos a mano (uno de ellos cubría los restos de la cremación) y un broche de cinturón de bronce del tipo 1 de Cerdeño (ibidem: 22 fig. «patera de libaciones» y plato carenado bruñido a mano 66 (Bonsor y Thouvenot 1928: 15-16 fig. y cuenco carenado bruñido a mano con decoración de retícula (Aubet 1978b: 24-25 fig. • Tumba 21. Cuello acampanado de una urna cineraria a mano de tipo «chardón». Cuenco bruñido a mano con borde engrosado utilizado como recipiente cinerario. Tercio inferior de una urna cineraria a mano posiblemente de tipo «chardón». un anillo de bronce de sección plano-convexa y tres cuentas de collar cilíndricas de pasta vítrea (ibidem: 48-49 fig. • Tumba 7. 5. • Tumba 11. Urna cineraria mano y pequeña olla a mano (ibidem: 44. un cuenco carenado bruñido a mano y un vaso globular con cuello estrecho y borde exvasado (ibidem: 48. • Tumba 6. un plato de barniz rojo con líneas pintadas negras en el exterior de 17 mm de arandela. 13). • Tumba 16. 21. 1). 50 fig. dos cuencos carenados bruñidos a mano y fragmento de un vaso de paredes gruesas que presenta una decoración en relieve muy acusado de círculos concéntricos formando un friso (ibidem: 44-45 fig. 21 fragmentos de brazalate de bronce (quizá de la misma pieza) de sección ovoide y remache de bronce de cabeza cónica (Aubet 1978b: 33-34 fig. plato de barniz rojo con una arandela de 24 mm y un broche de cinturón de bronce del tipo 2 de Cerdeño (Aubet 1976: 48. Dos urnas cinerarias a mano de tipo «chardón».1). 20). • Tumba 2. IX. 29.II subtipo C de Ruiz Mata (1995: 278. X. 32. 2). cinco cuencos carenados bruñidos a mano (dos de ellos con decoración de retícula) y fragmento de un pequeño cuchillo de hierro (ibidem: 41-43 figs. 22. Cuenco carenado bruñido a mano utilizado como recipiente cinerario. • Tumba 15. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». pintura roja y pintura negra. cuatro cuencos carenados bruñidos a mano (tres de ellos con decoración de retícula). • Tumba 23. 1978b: 31-33 fig. 8-10). 28. 38 fig. lám. • Tumba 27. 24.33. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». XI. Urna cineraria a mano de tipo «chardón» y un cuenco carenado bruñido a mano (ibidem: 21 fig. un anillo de bronce de forma oblonga y un posible broche de cinturón de bronce muy afectado por el fuego (Aubet 1978b: 12-14 fig. Urna cineraria a mano con carena media y perfil en S. • Tumba 4. . • Tumba 1. 6. Urna cineraria a mano de tipo bicónico (ibidem: 36-37 fig. 11). 6). Urna cineraria a mano de tipo bicónico (ibidem: 25-26 fig. • Tumba 19. • Tumba 28. 30). Urna cineraria a mano de tipo «chardón». 17. 15. un vaso de perfil ovoide con decoración digitada bajo el borde. 25. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». • Tumba 14. treinta remaches de bronce (siete de ellos recubiertos de plata) y uno de plata (Aubet 1978b: 15-16 fig. 32.2). posible pieza hembra de un broche de cinturón de bronce. cueco carenado bruñido a mano. lám. lám. • Tumba 5. 1. 17. 7).15. B). un broche de cinturón de hierro del tipo 2 de Cerdeño y tres remaches de bronce de cabeza cónica (Aubet 1976: 47-48. • Tumba 10.B). un vaso a mano de perfil en S.B). 21.1). 46 fig. 23. 27). 65 fig. X. lám. • Tumba 13. • Tumba 25. • Tumba 26. • Tumba 3. 66 La urna y la «patera de libaciones» fueron halladas por Bonsor y Thouvenot en las campañas de 1926-27. •Tumba 17. tres cuencos bruñidos a mano con dos asas sobre el borde (uno de ellos carenado). 28. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». Urna cineraria a mano de tipo bicónico y pequeño anillo de bronce abierto y de sección circular (ibidem: 24-26 fig. 1978b: 23-24 fig. Cuenco bruñido a mano de carena media utilizado como recipiente cinerario (ibidem: 38-39 fig.1-2). un broche de cinturón de bronce del tipo 1 de Cerdeño. • Tumba 9. 25. Aubet 1978b: 36. cuenco bruñido a mano de carena baja. 23. cinco cuencos carenados bruñidos a mano (dos de ellos con decoración de retícula) y un cuenco carenado bruñido a mano con dos asas sobre el borde (ibidem: 3942 figs. 18. una fíbula de doble resorte y un broche de cinturón de hierro del tipo 1 de Cerdeño (ibidem: 30-31 fig. un broche de cinturón de bronce del tipo 1 de Cerdeño. 307 fig. Tercio inferior de una urna cineraria a mano posiblemente de tipo «chardón». broche de cinturón de bronce del tipo 1 de Cerdeño y puñal triangular de bronce con dos orificios en la empuñadura (ibidem: 34-36 fig.2). 22. una copa a torno pintada con bandas de barniz rojo. Urna cineraria a torno de clara filiación fenicia y piezas macho y hembra de un broche de cinturón del tipo 2 de Cerdeño (ibidem: 50-51 fig. 3). gran vaso a mano de almacenamiento del tipo E. 2-4). lám. 26). • Tumba 8. • Tumba 20. 14).92 MARIANO TORRES ORTIZ Túmulo B. tres cuencos carenados bruñidos a mano y tres pequeños platos bruñidos a mano (Aubet 1978b: 17-21 figs. 65 fig. Urna cineraria a mano de tipo bicónico. IX. 19. Urna cineraria a mano de tipo bicónico (ibidem: 44. por Aubet en la reexcavación de este túmulo en los años setenta. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». Fragmentos de una urna cineraria a mano de tipo «chardón» (ibidem: 15 fig. dos cuencos carenados bruñidos a mano. 2). 12).

perfil ovoide y paredes lisas sin decoración.II subtipo C de Ruiz Mata (1995: 278. que sus excavadores clasifican como de la Primera Edad del Hierro. — Fragmentos cerámicos. 34).ANDALUCÍA OCCIDENTAL 93 • Tumba 29. • Hallazgos en el relleno tumular (nivel 2). 11. se localizó una gran jarra depositada en un alveólo excavado que sólo contenía tierra. • Sondeo oeste. Túmulo F. un remache de bronce.1). Aubet 1973: 17-19 figs. 30.75 m de profundidad se localizó una urna cineraria parecida a la del túmulo B (tipo chardón). fig. fig. Sólo se indica que se recuperaron algunas osamentas. 12). — Hogueras. la empuñadura de un cuchillo de hierro con cachas de hueso fijadas por nueve remaches de plata. — Un anillo de plata con chatón montado sobre una arandela de plata. Túmulo C. lám.40 m de profundidad (Bonsor y Thouvenot 1928: 18. urna cineraria a mano de tipo «chardón». urna a torno a chardón con engobe rojo y bandas pintadas en rojo y negro y soportes de carrete (Aubet 1978b: 53-55 figs. Túmulo G. la tercera es una cerámica de superficie rojiza y pasta que presenta un nervio de cocción de color negro en el centro y color gris en las zonas más superficiales a la que consideran «cartaginesa» y. • Tumba 31. 25 fig. Urna cineraria a mano de tipo «chardón». 36 fig. de poco espesor y dura. 16. 56-57 fig. 2. • Tumba 30. figs. SE5 y SE9. Entre los dos. entre ellas muchas asas de ánfora. — Posible conjunto funerario. 41 fig. 3. • Tumba 33. SE12 y SE13. un poco por debajo. Al oeste del sondeo. a una distancia de 1. preferentemente flores de loto 67. Se recuperaron fragmentos de cerámica de pasta negra. Urna de cremación de pasta marrón fracturada en el borde que presentaba solero plano. 6:1-3. gruesa y friable. uno con forma de punta de lanza y el otro de punta de flecha (Bonsor y Thouvenot 1928: 19-20 fig. • Tumba 32.A). posiblemente.1 y 11). una fíbula de doble resorte de bronce. cuenco bruñido a mano que pudo servir como tapadera y fragmentos de ocho o más brazaletes de bronce abiertos de sección cuadrangular. 39 fig. Punta de flecha de bronce de tipo Ría de Huelva (0. boca de 67 Aubet (1981-82) señala como procedentes del túmulo H las piezas se su catálogo SE1. SE11. Urna cineraria a mano de tipo bicónico. muy numerosos. Túmulo F’. fíbula de doble resorte y cuchillo de hierro de hoja curva (Aubet 1980-81: 93. Urna cineraria a mano de tipo bicónico (ibidem: 93.48 m de diámetro y 0. uno de cuyos fragmentos presenta como decoración finas líneas paralelas profundamente grabadas. IIb). un fragmento de martillo de minero (ibidem: 18 fig. 12). un cuenco de casquete esférico bruñido a mano.95 m de profundidad) y. comprenden cerámica gris blancuzca. — Capa de fina tierra amarilla. SE2. marrón y rojo pálido (Bonsor y Thouvenot 1928:17). 27. ser clasificados entre la vajilla cartaginesa (Bonsor y Thouvenot 1928: 18).15 de altura) que presentaba un agujero en el fondo del mismo y estaba encajado en un alveólo abierto en la roca a 2 m a la izquierda de un enterramiento de inhumación que no presentaba ajuar y fue localizado a 2 m de profundidad (Bonsor y Thouvenot 1928: 18. más o menos grosera. un soporte de carrete a mano. por último. fragmentos cerámicos muy dispersos y una perla de vidrio verde (ibidem: 31) Túmulo H. 33). lám. Restos muy numerosos de cerámica que los excavadores clasifican en cuatro clases: la primera es una cerámica de pasta marrón. 10. 13). 1 y 3). la segunda presenta una pasta de color negro. • Sondeo borde oeste. Cuenco carenado bruñido a mano utilizado como recipiente cinerario (ibidem: 51 fig. Dos vasos cerámicos que Bonsor y Thouvenot califican como de la Primera Edad del Hierro. según la rotura gris y negra. A 2. — Gran plato (0. cerámica con fractura de color marrón rojizo. cerámica negra fina dura. un anillo de bronce. • Sondeo este. de origen cartaginés. la cuarta clase es una cerámica delgada de color ladrillo. con decoración en relieve (pertenecientes a la clase cerámica que Aubet denomina «pseudo-excisa») y dos fragmentos de un broche de cinturón de cinco garfios del tipo 3 de Cerdeño localizados junto a «un fuego de incineración» a 1. 40 fig. 29. 38). Fragmento del borde y cuello acampanado de una urna cineraria del tipo «chardón». 35-36. Fragmentos de varias placas o paneles de marfil que presentan decoración figurada incisa de motivos vegetales. 28. olla a mano de perfil hemiesférico. XI. pertenecieron a una cuchara o paleta cosmética (Bonsor y Thouvenot 1928: 16-17. cuenco carenado bruñido a mano y cuenco carenado bruñido a mano con dos asas sobre el borde (Aubet 1978b:52-53 fig. fragmento del borde de un gran vaso a mano que presenta decoración impresa de franjas y círculos. Algunos fragmentos rosas con restos de pintura cereza deben.50 m de esta urna. 10. cinco pasadores de bronce rematados en sus extremos por una placa redonda y diversos fragmentos cerámicos (ibidem: 20-21 fig. lenticular y triangular (ibidem: 94. • Sondeo oeste. una fíbula de doble resorte y un broche de cinturón del tipo 2 de Cerdeño (ibidem: 54. . SE6. 45 fig. En este sondeo también se documentaron dos fragmentos de marfil decorados con ovas y líneas oblicuas que. • Sondeo este. Los fragmentos cerámicos. 307 fig 23. se halló el fondo de una vasija de cerámica tosca (ibidem: 18. señalando que uno de ellos debía de ser la urna cineraria y el otro la pátera de libaciones. También tendrían procedencia insegura de este túmulo las piezas SE3. Urna cineraria a mano del tipo E. Ambos vasos presentaban una decoración de puntos y líneas incisos. Dos fragmentos de marfil. cuenco bruñido a mano con carena media. Aubet 1981-82: 268). Fragmentos cerámicos muy dispersos que Bonsor y Thouvenot atribuyen a la Primera Edad del Hierro (ibidem: 18-19). 35). poco más abajo. 2). Túmulo D. — Nivel de las cremaciones. SE7. 11).

Fragmento del borde de un vaso de la Primera Edad del Hierro (ibidem: 32). o cartagineses: de paredes finas. por último. fragmentos del borde y parte superior del cuerpo de una pátera de bronce que presenta un perfil redondeado y suave carena y. pasta negra y decorados con diseños en color rojo. • Tumba z. Fragmento de hierro que correspondería a una pequeña espada o cuchillo (ibidem: 28). • Tumba v. Tres fragmentos de cuencos o copas. Un broche de cinturón de tipo 2. un clavo de 0. 33. • Inhumación Centro/6. VII. VIII. punzones de marfil y una hoja de cuchillo (Bonsor y Thouvenot 1928: 32. dos brazaletes y dos pequeños pendientes de oro. • Fosa A. 37. lám. dos fragmentos de cerámica que Bonsor y Thouvenot califican como cartaginesa (uno de tinte vinoso y el otro cubierto por ambas caras por un engobe blanco). 33. 20. • Fosa B. • Inhumación Centro/2. Una fíbula de bronce. VII. friables y decorados con líneas o puntos incisos. 48 fig. Túmulo I. 11-12). Fragmento cerámico de la Primera Edad del Hierro (ibidem: 31-32). • Cuencos bruñidos. Por toda las zonas de la fosa aparecen fragmentos de la Primera Edad del Hierro. 12). • Cremaciones entre D. 6). E y F. 2). 33. Urna cineraria de tipología desconocida. 21. • Cremación Centro/1. Sin contexto dentro de la necrópolis. 28. que sí presenta una carena muy vertical (Aubet 1973: 1417 fig. 32. 43 fig. • Cremación Centro/2. No se trata de un jarro de bronce piriforme ni tiene paralelos con otros oinochai broncineos documentados en el sudoeste de la Península Ibérica durante el período Orientalizante. Varillas de hierro oxidadas. figs. 2. 5). 2. García y Bellido 1970: 35-37 figs. 1-3). Nueve fragmentos que presentan este tipo de decoración se localizaron en la campaña de 1926-27 sin conocerse cual es su contexto pre71 68 69 70 Esta pieza podría ser la publicada por Bonsor y Thouvenot (1928: 49 fig. Aubet señala que no tienen la calidad en las pastas ni en la decoración de las documentadas en Huelva y el Carambolo. • Fosa E. un objeto de bronce de función indeterminada. VIII. Aubet 1981-82: 268. dos fragmentos de dos broches de cinturon de dos garfios. dos brazaletes acorazonados de bronce y también pertenecieron posiblemente a este enterramiento dos anillos de bronce y una punta de flecha (ibidem: 28. • Inhumación Centro/4. Esta pieza se desintegró en cuanto entró en contacto con el aire. excepto uno de los fragmentos. un alabastron. pl. Se documentó también un fondo de cerámica grosera. 35-36 fig. • Inhumación Centro/1. una punta de flecha. un punzón. un anillo de bronce y los restos de una fíbula (ibidem: 29-30. de los cuales el más destacado es la mitad del cuello de un vaso de canal estrecho y paredes groseras. de pasta marrón. una pequeña placa de bronce y un cuchillo de hoja curva de hierro y mango de bronce (Bonsor y Thouvenot 1928: 27. Pendiente de bronce (ibidem: 31 fig. 39 fig. 2). dos collares de bronce que se cierran en un doble corchete?. Algunos fragmentos cerámicos. • Cerámica «pseudoexcisa». VIII. 41-43.94 MARIANO TORRES ORTIZ un oinochoe de bronce de gran tamaño de tipología incierta 68. VIII. Fragmentos de urna y pátera (ibidem: 27-28 fig. 2. 272-273 fig. una de ellas presenta parte de la carena. 39 fig. Fueron halladas en la campaña de 1926-1927. 43 figs. En el fuego que había a su lado se encontraron restos de objetos maltratados por el fuego que podrían ser fragmentos de collar o clavo (ibidem: 27-28. VIII. por lo que se pueden relacionar con las producciones coetáneas con la colonización fenicia. varias joyas de oro entre las que destaca una arracada de oro del tipo de las de la Aliseda y Sines (Bonsor y Thouvenot 1928: 23-25 figs. Brazaletes espirales en hilo de bronce en las tibias y dos brazaletes abiertos de bronce rematados por bolas en los brazos (Bonsor y Thouvenot 1928: 26). Pl. 4. I. • Inhumación Sur/2. 12). Pl. Aubet 1973: 6-13 figs. 22). 18) • Inhumación Sur/1. dos fragmentos de marfil tal vez pertenecientes a un peine. 25-26). Como losa de cobertura tenía la estela de Setefilla (ibidem: 32. punzones de bronce y una hoja de cuchillo de hierro (ibidem: 32. sin especificar los excavadores su procedencia exacta (Aubet 1973: 13-15 fig. pl. • Cerámica de retícula bruñida. 46 fig.1). dos placas de marfil (representando la primera un jinete 69 y la segunda un grifo alado en posición sedente 70). que presentan decoración de retícula bruñida. 1). Fíbula de doble resorte con placa (ibidem: 28. 43 fig. • Tumba y. Numerosos fragmentos de la Primera Edad del Hierro (ibidem: 32). un fragmento de aguja y la cabeza de un clavo de bronce chapada en oro. • Inhumación Centro/5. 38. Punzón rectangular de marfil perforado por la base y decorado con diseños geométricos 71 (ibidem: 28-29).12 m de longitud perteneciente a un objeto que no se ha conservado y fragmentos de cerámica que Bonsor y Thouvenot califican como de la Primera Edad del Hierro (Bonsor y Thouvenot 1928: 25-26. Aubet 1981-82: 269-273. 39. Una placa de bronce perforada y una especie de ganzúa o anzuelo (ibidem: 29 fig. pl. • Tumba u. Esta pieza se corresponde con la SE10 del catálogo de Aubet de los marfiles de la necrópolis de Setefilla (Aubet 1981-82: 272-273 fig. 49 fig. • Tumba x. . • Fosa de inhumación junto a tumba v. Urna cineraria bicónica y pátera de arcilla negra brillante (ibidem: 30 fig. 36. 1). 2). 1. pl.2).1).1). un mango de 0. que ya han perdido la excelencia de las producciones precoloniales. 1-3. 42 fig. 15-16. 1-3.3 y 34. Urna cineraria de tipología desconocida. No contenía ajuar. Urna cineraria de cuerpo globular y borde realzado. Pl. Cuatro fragmentos de platos o fuentes que presentaban este tipo de tratamiento de superficies fueron localizados en la campaña de 1926-1927. 28bis. punzón de cobre sin mango. Unas pinzas de depilar.05 m de longitud. • Cámara norte. Todos ellos presentan las carenas cortas y no excesivamente marcadas.

aunque uno de los fragmentos (Aubet 1973: 23 fig. pl. A. IV. Ritos fúnebres. I. Paris como consecuencia de la multitud de hallazgos que se estaban produciendo en el yacimiento desde el siglo XVI hasta pocos años antes de la intervención de dichos arqueólogos (Engel y Paris 1906: 367-373. CÓRDOBA) Localización: El yacimiento se ubica a seis kilómetros al oeste de Palma del Río y a pocos metros al sur del Cortijo. Cronología: Esta necrópolis muestra un amplio marco cronológico de utilización desde el siglo VIII a. pasando por el siglo VII: brazaletes de bronce de forma acorazonada y broches de cinturón de tipo 3. Un alabastron. 4. 8. 29. lám. LA NECRÓPOLIS DE OSUNA (OSUNA. Fragmento de tobera o soporte realizado a mano.75 de anchura y 0. 4.). 4. muy presumiblemente a mediados del mismo. láms. Por ello se llevó a cabo una campaña de urgencia en los meses de noviembre y diciembre de 1987 (ibidem: 63-64 fig. Cronología: El peine de marfil de tipo Acebuchal y el resto del material arqueológico nos lleva a sugerir una datación del siglo VII a. • Tumba B. Se documentó la mandíbula inferior de un cérvido perfectamente colocada en el fondo y orientada hacia el cadáver. En el primero de estos siglos se centraría la cronología de los túmulos A y B (Torres 1996). Sus medidas eran 1. 1. Aubet 1971: 112-118 fig. Excavación: Las estructuras y materiales documentados proceden de las excavaciones realizadas en 1903 por A.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 95 ciso. 10. Un peine de marfil de tipo Acebuchal (Engel y Paris 1906: 480-484 pl. probablemente. . XXXIX.75 m de longitud. Al abrirse las zanjas pudo contrastarse la presencia de material arqueológico y la destrucción parcial de once estructuras de las denominadas «fondos de cabaña». C. • Tumba B. Aubet 1973: 18-21 fig. Excavación: El yacimiento fue localizado con motivo de la realización de unas obras de irrigación. VEGA DE SANTA LUCÍA (PALMA DEL RÍO. Dos de los bordes de los vasos «chardón» presentan una decoración incisa de círculos (Aubet 1973: 23-25 fig. Igualmente se constató la presencia de mineral de cuarzo (Murillo 1993-94: 129-130). El yacimiento controlaba un cruce de caminos que une las rutas que vienen del interior con el litoral malagueño a través de Granada y el valle bajo del Guadalquivir (Engel y Paris 1906: 376-377. 119-121 lám. figs. • Otros. Aubet 1971: 112). lám. Aubet 1971: 111-112).80 m en su eje mayor y 2. b). Inhumación decúbito lateral izquierdo en posición flexionada. Estructuras: El denominado «fondo 4» proporcionó un enterramiento de inhumación. Estructuras: Se documentaron dos fosas de inhumación que se encontraban bajo los restos de la muralla de época ibérica. 2) parece corresponder más bien al borde de una urna bicónica. Fosa de inhumación de planta oval con los extremos redondeados. 31. 30. aunque pudieron ser recuperados en el túmulo B (Bonsor y Thouvenot 1928: 18-19. 40 fig. III.C. XL. señalando los excavadores que pudieron existir más arrasadas por las construcciones posteriores o que se localizaban en áreas no excavadas (Engel y Paris 1906: 480. II. Belén y Escacena (1995: 107) creen que puede tratarse de una fosa funeraria más que de un fondo de cabaña con un enterramiento en su interior. Rituales: Tratamiento del cadáver. 9). varias cuentas de pasta de vidrio y.2. En ambas sepulturas los cadáveres fueron inhumados.40 de profundidad. una urna cerámica del tipo Cruz del Negro (Engel y Paris 1906: 484-486 pl. 4-5.51.2). No documentados. Aubet 1971: 112). Aubet 1978: 60-61 fig. La orientación era este-oeste. No se recuperaron losas de cobertura ni se documentó una superestructura tumular. pudiendo haber sido arrasadas por las construcciones ibéricas (Engel y Paris 1906: 479 pl. uno de ellos además posee un mamelón muy marcado (Bonsor y Thouvenot 1928: 41 fig. fragmento de una tapadera o cuenco tosco a mano de perfil de casquete esférico y fragmento de cerámica a torno que debió pertenecer al pie de una copa o vasija de forma deconocida (Aubet 1973: 24. 12). I-III). al siglo VI a.C. tras los bastiones de la muralla ibérica.40 en el menor. Ésta se emplaza sobre un promontorio de amplia visibilidad y fácilmente defendible al noroeste de la actual localidad de Osuna. 30. Aubet 1973: 21-23 fig. lám. La topografía es la típica de la llanura aluvial (Murillo 1993-94: 63). Dos fragmentos que presentan decoración incisa. 0. XXIV.C. Presenta perfil de artesa (Murillo 1993-94: 127-129 fig. Apareció en el terreno llamado Postigo. Aubet 1971: 112). Fosa de inhumación de planta oval con orientación aproximada norte-sur y unas dimensiones de 2. Rituales: Tratamiento del cadáver. • Recipientes de boca ancha. 51. para ambas sepulturas. SEVILLA) Localización: Las tumbas orientalizantes fueron excavadas bajo los restos de la muralla de la ciudad ibérica de Urso. Cabeza orientada hacia el sur y rostro vuelto hacia el oeste (ibidem: 127129 fig. Aubet 1971: 112). 484. pero los excavadores no indican la orientación del mismo dentro de la sepultura ni la posición en que fue depositado (Engel y Paris 1906: 480. lám. en los terrenos correspondientes a la tercera terraza del río Guadalquivir. Aubet 1971: 112. Ritos fúnebres. 4. 6. XXXVIII. 7-8).). Bajo esta denominación agrupa Aubet varios fragmentos que parecen pertenecer a los bordes de diferentes vasos del tipo «chardón». 7). 4. Ajuares: • Tumba A. B. • Cerámica a mano decorada. II. pl. Engel y P. 484). Fondo 4. 11. Fosa de inhumación de similares características a la anterior. hasta llegar al VI: tipología de la cámara sepulcral y ajuar proporcionados por el túmulo H. 26-27 fig. Se localizó debajo de la muralla (Engel y Paris 1906: 479 pl.2. • Tumba A.

Fosa de planta ovoide difícil de definir.80 (ibidem: 47). lám. pueden justificar una datación precolonial para la tumba. I. • Otros. lám. CÓRDOBA) Localización: Los materiales presentados proceden del Cortijo de Alcurrucén. 17. y finales del V. algunas quizá marcadas por estelas de piedra. siendo localizada esta necrópolis en la campaña de 1980. En cerámicas con decoración incisa se documenta este motivo en el nivel 5 del Cabezo de San Pedro (Blázquez et alii 1970: 16. El yacimiento se encuentra en un meandro sobre el río Guadalquivir a medio camino entre Córdoba y Montoro (Marcos 1983-84: 29). Placa de arcilla cocida con decoración en una de sus caras de una doble fila de ánades dispuestas alrededor de un rectángulo en el que se inscribe un triángulo invertido con trazos en dos de sus lados (ibidem: 129 lám. se llevaron a cabo una serie de intervenciones arqueológicas desde 1975. sea la propia naturaleza del terreno la que proporcione al conjunto un aire marcadamente tumular (ibidem: 23). Santiponce. 1. por el contrario. con orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones de 1.C. varios vasos de perfil ovoide y una urna bicónica (Murillo 1993-94: 130-131 figs. la presencia de la urna bicónica y la tableta decorada. Rituales: No documentados. Marzoli 1991a. Zaragoza). que se encontraba en parte bajo la necrópolis de cremación de época ibérica (Torrecillas 1985: 34). fig.50 (ibidem: 43-44). sobre un vaso de suave perfil en S que presenta decoración excisa de un friso de aves estilizadas en alto relieve y con el cuerpo triangular relleno de líneas incisas paralelas y la cabeza y cuello en ángulo agudo (Taracena 1941: 170-171 fig. Dos jarras de bronce con alta asa vertical.). Rodanes y Royo 1986: 376. . • Tableta decorada. Soto de Medenilla.50 m por 0. Ajuar: • Bronce. Belén y Escacena (1995: 107) creen difícil una datación anterior al siglo VIII a. Sevilla (Buero 1984: 352-353 fig. se excavaron veinticuatro fosas de inhumación. 22) 72. Mineral de cuarzo. 1. 6.60 (ibidem: 45-46). No obstante. Cuencos carenados de perfil evolucionado. 1991b). III. para la sepultura basándose en los tipos evolucionados de los cuencos carenados. 32.53. No obstante. sobre todo esta segunda. lo que sugiere una datación precolonial para la misma. 4. En este espacio así delimitado. sobre un fragmento decorado con acanalados que forman un motivo de cuatro líneas convergentes rematadas por esquematizaciones de aves (Blasco y Moreno 1971-72: 135.20 m por 1. La Rioja. • Tumba 2. ya que el motivo representado aparece en contextos prefenicios en cerámica pintada de tipo Carambolo en los fondos de cabaña de la Universidad Laboral de Sevilla (Buero 1984: 354 fig. en el término municipal de Pedro Abad. 141 lám. El Picacho. Posible estructura tumular. 1987: 207). I. 3. El Morredón (Fréscano. se supone un origen funerario de estos materiales (Marcos 1983-84: 29. 384 lám. Para Marzoli (1991a: 215) son de indudable origen etrusco. 3. Teruel). 6). 1987: 207).C. LA NECRÓPOLIS DEL CORTIJO DE ALCURRUCÉN (PEDRO ABAD. Excavación: Como consecuencia del descubrimiento de los magníficos restos escultóricos de época ibérica (González 1987. Estructuras: La necrópolis de inhumación se localiza en lo alto de una colina. siendo sus coordenadas 37º 53’ 25” N y 4º 10’ 50” W (Torrecillas 1985: 13). 3). LA NECRÓPOLIS DE CERRILLO BLANCO (PORCUNA. III. Rodanes y Royo 1986: 375. Pompeya (Samper de Calanda. un colador de bronce con mango y un cuenco de bronce (Marcos 1983-84: 29-36. Sobre las fosas se erigía un pequeño túmulo a base de piedras y de tierra procedente de la excavación de las mismas. Fosa de planta casi rectangular con orientación este-oeste y unas dimensiones de 1. • Pasta. 1). 384 lám. 1991b: 92) fecharían preferentemente los materiales entre finales del siglo VI a.40 m por 0.3. Estaría delimitada por estelas de piedra y tendría un diámetro aproximado de 19 m (Torrecillas 1985). Carmona (Amores 1982: 273 fig. Cronología: No se ha documentado ningún fragmento de cerámica a torno en el ajuar cerámico de la sepultura. sobre una tapadera a mano hallada en superficie sobre la que parece una decoración de rombos enmarcando un ciervo y una ave muy estilizadas (Rodanes y Royo 1986: 375. Excavación: El hallazgo de los materiales se produjo casualmente en 1984 con motivo de la realización de unas labores agrícolas. con orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones de 2 m por 0. 4. 386 lám. • Tumba 1. Cronología: Tanto Marcos (1983-84: 36-37) como Marzoli (1991a: 215. Negueruela 1990). 1. 2). 1.52-4. 33. 72 Estructuras: No documentadas. donde se localizaba la antigua ciudad de Sacili. Fosa de forma alargada y estrecha sin forma definida. Ajuares: • Cerámica. y un enterramiento principal de tipo megalítico. • Tumba 3. No hay certeza de que sobre la necrópolis se haya construido un túmulo artificial o. XXIXn. 2). • Tumba 4. Posteriormente pasaron al Museo Arqueológico de Córdoba: primero los bronces y posteriormente la placa de afeites (Marcos 1983-84: 20. Fuera del área andaluza también se documenta el motivo en Azaila. XXXIIIb) y en la fase IB1 de Los Saladares (Arteaga y Serna 1979-80: 87 fig. Aunque esto es cierto. JAÉN) Localización: La necrópolis se sitúa en el más alto de una serie de cerros a kilómetro y medio de Porcuna. 4) y el Cerro de la Cabeza. delimitada por una serie de estelas de piedra hincadas verticalmente en el suelo. Buero 1984: 353 fig.96 MARIANO TORRES ORTIZ hecho también reseñado en las sepulturas de la Edad del Bronce Medio y Tardío de Setefilla (Aubet y Serna 1981) y Monte Berrueco (Escacena y Frutos 1985: 20). Fosa alargada de planta oval con orientación este-oeste y unas dimensiones de 2.).15 (ibidem 41-42). y El Redal. Placa de afeites o de tocador con decoración orientalizante (Marcos 1987).

• Tumba 11. con una orientación este-oeste y unas dimensiones de 1. fig. Torrecillas 1985: 82-84). Cráneo orientado hacia el oeste (ibidem: 72). • Tumba 5. • Tumba 3. Fosa de forma arriñonada y orientación esteoeste (ibidem: 70. • Tumba 20. Cráneo orientado hacia el oeste (ibidem: 75). 69). con orientación esteoeste y unas dimensiones de 1. Cráneo orientado hacia el norte (González y Arteaga 1980: 196. • Tumba 9. con una orientación este-oeste y unas dimensiones de 1.80 m por 0. fig. • Tumba 16. Fosa de planta irregular. Torrecillas 1985: 57). procediéndose posteriormente al enlosamiento del suelo y de las paredes de la misma. • Tumba 8. • Tumba 19. • Tumba 17. orientada de este a oeste y con unas dimensiones de 0. • Tumba 8. • Tumba 21. Cráneo orientado hacia el sudoeste (Torrecillas 1985: 88). Difunto decúbito supino con los brazos cruzados sobre el pecho y las piernas flexionadas. con una orientación este-oeste y unas dimensiones de 1. • Tumba 18. 79). Difunto decúbito supino con las piernas cruzadas y el cráneo orientado hacia el oeste (Torrecillas 1985: 42). 6. • Tumba 10. Difunto decúbito lateral izquierdo en posición fetal y con el cráneo orientado hacia el oeste (ibidem: 46). • Tumba 1. • Tumba 14. Difunto decúbito lateral izquierdo con las piernas flexionadas y el cráneo orientado hacia el noroeste (González y Arteaga 1980: 193. Fosa alargada de planta oval. • Tumba 4. Cráneo orientado hacia el sudoeste (ibidem: 69). Fosa pequeña de planta casi rectangular. • Tumba 12. Difunto decúbito lateral supino con los brazos cruzados con el pecho y las piernas ligeramente flexionadas. 96). como en el enterramiento «megalítico» el cadáver es inhumado en una fosa con diversa forma y dimensiones. Fosa alargada de planta ovoide y orientación este-oeste aproximadamente (ibidem: 97). 60). Fosa de planta ovoide. fig. No se puede precisar su posición (ibidem: 54). • Tumba 12. se empleó una pilastra en el centro de la tumba que servía de soporte a las lajas de piedra que conformaban el techo de la misma (González y Arteaga 1980: 191-192.90 por 0.60 (ibidem: 48.30 m por 0. con una orientación este-oeste y unas dimensiones de 1.90 (González y Arteaga 1980: 193. Tanto en las venticuatro sepulturas individuales. Difunto decúbito lateral derecho en posición fetal. Torrecillas 1985: 103-4). • Tumba «megalítica».60 m y con la cabecera orientada presumiblemente hacia el oeste (ibidem: 65). 6).75 m (ibidem: 97. • Tumba 9. No se puede precidar su posición.30 m por 0. • Tumba 15. orientada de este a oeste y con unas dimensiones de 1. Fosa de planta casi rectangular.80 (ibidem: 61. 5. Difunto decúbito lateral derecho en posición fetal. No se puede precisar su posición (ibidem: 65). • Tumba 15.80 m por 0. • Tumba 10. Difunto decúbito lateral derecho en posición fetal y con el cráneo orientado hacia el oeste (González y Arteaga 1980: 196.10 m que tal vez estuvo marcada por una estela (González y Arteaga 1980: 196. Fosa de planta ovoide y con orientación esteoeste (González y Arteaga 1980: 197. fig.70 m por 0.60 (ibidem: 92-93). 53). Difunto decúbito lateral izquierdo en posición fetal. orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones de 1. • Tumba 19. Difunto decúbito lateral izquierdo en posición fetal.70 m (ibidem: 80). 4. • Tumba 14. • Tumba 17.75 (ibidem: 66. Difunto decúbito lateral izquierdo. con los brazos extendidos a lo largo del tronco y las piernas flexionadas. Fosa de planta oval. • Tumba 24. Difunto decúbito lateral derecho con las piernas fuertemente flexionadas. 91). una orientación este-oeste y unas dimesiones de 1.85 (Torrecillas 1985: 58.50 por 0.30 m por 0. • Tumba 16. 64).50 m (ibidem: 73. Fosa de planta casi rectangular.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 97 • Tumba 5. 6. Cráneo orientado hacia el oeste (ibidem: 79). • Tumba 22. fig. • Tumba 6. fig. • Tumba 6. 88). Igualmente. • Tumba 7.70 (Torrecillas 1985: 85. que se orienta hacia el noroeste (ibidem: 44). el difunto es depositado en la tumba adoptando diversas posturas y siendo además la orientación de su cráneo variable. Fosa de planta trapezoidal sin contorno definido. Pequeña fosa de planta circular con un diámetro aproximado de 0. Pequeña fosa alargada excavada en la roca (ibidem: 81). Fosa de planta alargada y perfil sinuoso. 6.75 (ibidem: 89. • Tumba 7. Difunto decúbito lateral izquierdo en posición fetal y con el cráneo orientado hacia el oeste (ibidem: 53). fig.80 por 1.20 m por 0. • Tumba 23. Cráneo orientado hacia el oeste (ibidem: 64). • Tumba 11. Como sistema de cobertura. Torrecillas 1985: 94. Cráneo orientado hacia el sudoeste (Torrecillas 1985: 60). No se puede precisar la posición. • Tumba 18. 72).35 m por 0. • Tumba 2. • Tumba 13. • Tumba 13. pudiendo haber estado señalada al exterior por una estela (ibidem: 76-77. Cuerpo fuertemente flexionado y con el cráneo orientado hacia el oeste (Torrecillas 1985: 80). Torrecillas 1985: 85). 57). orientación este-oeste y unas dimensiones de 1. . Fosa de planta arriñonada. 75). Fosa alargada de planta ovoide. 5. Fosa de planta ovoide de pequeñas dimensiones y con el eje mayor orientado hacia el oeste (ibidem: 54). Rituales: Tratamiento del cadáver. Torrecillas 1985: 84). Torrecillas 1985: 55. Fosa de planta aproximadamente circular y un diámetro de unos 0. 7. Fosa de planta oval y orientada de este a oeste (González y Arteaga 1980: 196. fig. 99). con una orientación este-oeste y unas dimensiones de 1. Fosa de planta aproximadamente oval y orientación este-oeste. Se trata de una fosa de planta circular excavada en el suelo. Difunto decúbito supino con los brazos doblados y las manos unidas junto al cráneo. aunque el cráneo estaba orientado hacia el sudoeste (ibidem: 48).

• Tumba 12. 76 Schüle (1961: 36-37) data el tipo en el siglo VII a. Difunto decúbito lateral derecho en posición fetal. • Tumba 24. • Tumba 19. No se puede precisar (Torrecillas 1985: 97). Se menciona la existencia de un ejemplar de fíbula de tipo «Bencarrón» (González Navarrete y Arteaga 1980: 195. Cruz del Negro. muy suave. cuerpo y pie (ibidem: 202. que se orienta hacia el oeste (ibidem: 93). Estructuras: Como se ha señalado.4). 374). Esta última pieza se fecha en la primera mitad del siglo VII a. foto-grafía D). prospuesta para la necrópolis. Torrecillas 1985: 104).. Pachón y Aníbal 1986: 202). con decoración pintada en ocre rojo o almagra. aunque pudo prolongarse su uso durante algún tiempo más sobre todo en función a la cronología que se atribuye a este tipo de fíbula. • Tumba 20. 132). • Sin contexto. No documentados. Osuna. JAÉN) Localización: Los enterramientos se localizan al sur del Cortijo de las Torres. supra nota 73) estaría más en concordancia con la cronología de primera mitad del siglo VII a. No documentados. tal vez un cuchillo de hoja curva (ibidem: 71). cerámicas a mano pintadas. Cráneo orientado hacia el oeste (ibidem: 91).C. • Enterramiento «megalítico». Una aguja de bronce y un broche de cinturón tartésico de tipo 3 (ibidem: 66-68. • Tumba 9. en la margen izquierda del río Guadalquivir y al oeste de la actual población de Mengíbar y del poblado correspondiente. Ritos fúnebres. 1). fig. Alcantarilla y la colina de Juno de Cartago. • Tumba 11. Difunto decúbito lateral derecho en posición fetal y con el cráneo orientado hacia el oeste (ibidem: 99). • Tumba 22. 2). • Copa de tipo «chardón» que presenta un pequeño pie troncocónico y decorada en cuello. Fragmento de hierro que parece pertenecer a la hoja de una punta de hierro. fotografías G y H). Excavación: Materiales no contextualizados procedentes de excavaciones clandestinas. Fuentes de carena alta. Torrecillas 1985: 96). 34. Copas con pie y vaso de tendencia ovoide con mamelones (Carrasco y Pachón 1986: 372. Fíbula de doble resorte de grandes dimensiones (ibidem: 85-87. . Difunto decúbito supino con los brazos cruzando el pecho y las manos junto al cráneo. • Tumba 14. por lo que la posibilidad de que se trate de un ejemplar de tipo Alcores como Storch de Gracia supone (vid. 374). Dos difuntos decúbito lateral derecho en posición fetal y con el cráneo orientado hacia el oeste (González y Arteaga 1980: 192. 137. fotografía J). • Tumba 23. 130. fig. lo único conocido de las estructuras funerarias es que existían cremaciones en urna enterradas en fosas de profundidad variable (Carrasco y Pachón 1986: 374). 5. 4. 3 centro. • Bandeja casi completa con seis platillos. Ajuares: • Tumba 5. no pudiendo asegurarse si se trataba de una cremación in situ o secundaria. 217 lám. Al tratarse de materiales sin un contexto definido. se agruparan en categorrías genéricas como urnas cinerarias. • Cuenco de carena alta. 135. fotografía E). fig. 131. 137.. Algunas cuentas de collar fabricadas en hierro (ibidem: 85). 6. de la que destacan los rosetones pintados en el fondo de cada uno de los platillos (Carrasco. Los paralelos para la pieza de Cerrillo Blanco las señala Torrecillas (1985: 115-118) en Acebuchal.98 MARIANO TORRES ORTIZ • Tumba 20. Ritos fúnebres. cerámicas a torno con decoración orientalizante. fig.C. Pinzas de depilar en bronce (ibidem: 90. Por ello. Dos broches de cinturón tartésicos de tipo 3 y una aguja de bronce (Torrecillas 1985: 50-52. característica de este tipo. 206 fig. 7. aunque se pudo dibujar el resorte. fig. Un broche de cinturón tartésico de tipo 3 (ibidem: 56. otras cerámicas a mano. fotografía I) y cuchillo de hierro de hoja curva (ibidem: 87. otra cerámica a torno y fíbulas. Cerámica a mano pintada. fig.C. • Tumba 21. 204-205. decoradado con motivos geométricos (ibidem: 204. Fragmento de un gran peine de marfil con decoración incisa de motivos orientalizantes (ibidem: 7778. esta necrópolis no ha sido objeto de una actuación arqueológica planificada que haya documentado su carácter.. fotografía inferior). • Tumba 18. Ajuares 76: Urnas cinerarias. • Tumba 7.C. Rituales: Tratamiento del cadáver. Cronología: Los broches de cinturón de tipo 3 sin decoración orientalizante. Pachón y Aníbal 1986: 202-203. 138. En ninguna de las dos publicaciones se menciona la tumba a la que iba asociada esta fíbula 73. Restos de hierro muy oxidados y un broche de cinturón tartésico de tipo 3 decorado con incisiones que forman una decoración geométrica (ibidem: 61-63. fig.C. vasitos carenados con ónfalos en la base y vasos «chardones» (Carrasco y Pachón 1986: 372. Los cadáveres eran cremados. • Bandeja de seis platillos como la ya descrita anteriormente (ibidem: 207-8. Difunto decúbito lateral derecho en posición fetal y con el cráneo orientado hacia el sudoeste (González y Arteaga 1980: 197. pero Ruiz Delgado aquilata más la cronología y la sitúa entre finales de este siglo a finales del VI (Ruiz Delgado 1989b: 159). 131). 75 74 Storch de Gracia (1989: 246) se inclina más bien a pensar que se trata de un ejemplar de tipo Alcores por la amplia curva que describe el alfiler. LA NECRÓPOLIS DEL CORTIJO DE LAS TORRES (MENGÍBAR. 3). el peine de marfil 74 de la tumba 14 y 73 la fíbula de tipo «Bencarrón» 75 sugieren una utilización de esta necrópolis en el siglo VII a. que debió ubicarse en el Cerro de Máquiz (Carrasco. preferentemente entre 700 y 650 a. Torrecillas 1985: 121) que desgraciadamente se desintegró al contacto con el exterior. Otras cerámicas a mano.

junto a las que se depositaba el resto del ajuar (Carrasco et alii 1980: 223). Estructuras: • Tumba Blanco. Pachón y Aníbal 1986: 202).C. Excavación: Los materiales documentados no proceden de una campaña de excavación organizada. fig. o. 231 fig.07 de grosor. CÁSTULO (LINARES. según se deduce de algunos de los tipos de urnas a mano y otros materiales como las copas a mano con decoración pintada. extendiéndose por ambos términos municipales. Algunos de estos materiales pudieran ser incluso precoloniales datables en el siglo IX a. Carrasco.C. • Sin contexto. tratándose por lo tanto de cremaciones secundarias. Dos urnas de perfil en S y cuatro cuencos de carena alta muy marcada (Carrasco et alii 1980: 223226. Ajuares 77: • Tumba 1. En 1969 en los terrenos del cortijo Los Patos fue descubierta un área de enterramientos con lo que se procedió a una excavación de salvamento que proporcionó materiales atribuibles al Bronce Final y al Período Orientalizante. Esta consistía en un hoyo sin paredes laterales cubierta por una losa de arenisca de 1 m de largo. constituían una ofrenda funeraria (Blázquez y Valiente 1982: 416). cubiertas con platos. en uno de los cuales. principios del VIII.10 m de profundidad. 1-2). A causa de la misma. consistiendo en una bolsada de tierra suelta negruzca con gran abundancia de ceniza y una potencia de unos 0. 36. Cronología: A partir de la fíbula de codo. 3).60 de ancho y 0. existiendo también motivos geométricos en la pieza (Pachón. que denominaremos tumba 1 y tumba 2. sino de una roturación agrícola efectuada en el yacimiento. En su interior se localizó la totalidad de los materiales arqueológicos (Blanco 1963: 41. Blázquez 1975b) y la tumba publicada por Blanco (1963. 5. Pachón y Aníbal 1986: 211). Las cerámicas fenicias. Ampollas fenicias y platos de barniz rojo (Carrasco y Pachón 1986: 374).ANDALUCÍA OCCIDENTAL 99 Cerámicas a torno con decoración orientalizante. 0.C. También se localizan en superficie materiales de época ibérica y romana (Carrasco. tres cuencos de carena alta muy marcada y una fíbula de codo (ibidem: 226-228. Alrededor de la misma se localizan diversas necrópolis. Rituales: Tratamiento del cadáver: Los cadáveres fueron cremados en un emplazamiento no localizado. de los cuencos de carena alta típicos del Bronce Final prefenicio y del cuenco con decoración pintada. ya que no descarta el carácter funerario de estos Los materiales publicados en el artículo pertenecen sólo a dos tumbas. Estructuras: Las sepulturas parece que estaban constituidas por pozos en cuyo interior se depositaba una o varias urnas. podemos aventurar una fecha del siglo IX a. aunque debe señalarse que los hallazgos estaban en ocasiones revueltos con materiales ibéricos de los siglos V-IV a. Excavaciones: En enero 1962 se halló casualmente por parte de un labrador una tumba que contenía materiales orientalizantes que fueron dados a conocer por Blanco (1963. IV-13. En 1972.C. como mucho. Fíbulas. 1965). sur y oeste. Pachón y Aníbal 1986: 210-211 fig. Cronología: Esta necrópolis se extiende en una amplio marco cronológico que encuadra desde el siglo VIII a. 134-135 mapa V. en el cual se localizó también una necrópolis ibérica (Blázquez y García Gelabert 1987). Las coordenadas del yacimiento son 37º 59’ N y 3º 31’ 10” W (Carrasco et alii 1980: 222. • Vasija a torno de tipo «chardón» con decoración pintada en el exterior con un friso en el que se representan esfinges. se excavó un grupo de túmulos en el paraje denominado de los Higuerones. LA NECRÓPOLIS DE CERRO ALCALÁ (TORRES.. Molina (1978: 182) señala que al hallarse en todo el nivel IV cree que no pertenecen a una única tumba sino a un nivel de enterramientos arrasado. Ritos fúnebres. Dos urnas de perfil en S. Cuenco de carena alta suave y borde reentrante con ónfalo en la base y decoración pintada de triple línea en zig-zag delimitada por un par de incisiones paralelas (Carrasco. Blázquez 1975b: 41). El protagonista del hallazgo relató que la tumba apareció a 1. el A. 216 fig. 13.C. Carrasco y Aníbal 1989-90: 217-9. Existe una fíbula de tipo Alcores del subtipo Ia de Ruiz Delgado procedente de Mengíbar hallada casualmente y que posiblemente deba adscribirse a esta necrópolis (Storch de Gracia 1989: 205 IV-11. (Blázquez y Molina 1973: 639. . se halló un importante conjunto de bronces de época orientalizante que. 35. figs. apareciedo los restos arqueológicos sobre una serie de altozanos. bajo la cual se hallaron los materiales del Bronce Final (Carrasco et alii 1980: 222-223). 463. Ruiz Delgado 1989b: 128. 1965) en las cercanías del Cortijo de Robarinas. Ia). al parecer. la fíbula de tipo Alcores y el vaso «chardón» con decoración figurada orientalizante apunta ya a los siglos VII y VI a. • Los Patos 19. la bandeja de platillos y el vaso «chardón» con decoración pintada. figs. se documentó la existencia de una necrópolis ibérica. La urbe se ubicaba sobre una meseta casi inaccesible por sus lados este. 1965: 9). 3-4). 13 en el borde izquierdo de la carretera que conduce de Mancha Real a Jimena. JAÉN) Localización: La ciudad de Cástulo se localizaba a sólo cinco kilómetros al sur de Linares en la orilla derecha del río Guadalimar en los terrenos de los actuales cortijos de Santa Eufemia y Yanguas. JAÉN) Localización: La necrópolis se sitúa a la altura del km. conteniendo cada una dos cremaciones. Otras cerámicas a torno. Se documentó en el nivel IV del corte 1. D1). No documentados.25 m en la que se documentó un elevado número de fragmentos de cerámica a mano bruñida y pintada (Blázquez 1975b: 100). 77 • Tumba 2. habiéndose documentado restos funerarios del período orientalizante en la de Los Patos (Blázquez y Molina 1973.

Blázquez y Valiente 1982: 416-418 figs 2b. Por último. Ajuares: • Tumba Blanco. . Dos urnas cinerarias con cuerpo de perfil ovoide. En el único caso en que se documenta con claridad el ritual es en el de la tumba Blanco. vaso fragmentado de cerámica basta que no se pudo recuperar. 27. la pieza hembra de un broche de cinturón con placa de ampliación. 31. El que los materiales procedan de un hallazgo casual no me hace descartar esta segunda opción. Todo ello me lleva a plantearme dos posibilidades: la primera es que nos encontramos ante la amortización en el siglo VI a. 36 figs. No se conoce el hábitat al que se vinculaba (Arribas y Wilkins 1969: 185).C.C. Blázquez 1975b: 100-110 figs. 16-26 figs. o comienzos del VII al igual que la espada de tipo Ronda-Sa Idda en hierro. 34c-f).C. • Túmulo A de los Higuerones. Cuenco a mano de carena alta suave y umbo en la base con decoración pintada monocroma en rojo. No documentados. 96A-B. fragmento de una pieza con tres cazoletas con las superficies bruñidas. CORTIJO DE LAS SOMBRAS (FRIGILIANA. un regatón de lanza en hierro y un fragmento de otro ejemplar. Ambos autores identifican las tres estatuillas hathóricas como piezas de un thymiaterion (de la Bandera y Ferrer 1994: 49. cuenco de carena media suave y borde convexo con decoración pintada bícroma en rojo y amarillo. Excavación: La necrópolis fue localizada con motivo de la realización de obras destinadas a la construcción de un chalet en 1965. Fragmentos de un cuenco carenado a mano bruñido con un mamelón perforado y fragmentos de cerámica a mano con decoración pintada geométrica en rojo (Blázquez 1975b: 115 fig. a cinco kilómetros de la primera población y a dos de la segunda. 17. fragmentos de la hoja y la empuñadura de un cuchillo de hierro de hoja curva. 97A-C. 1-27. Cronología: Para la tumba Blanco. dos fragmentos de tapaderas realizadas a mano de forma cónica y un plato con carena y borde exvasado (Blázquez y Molina 1973: 651-655 láms. las formas de las urnas cinerarias sugieren una fecha en torno al siglo VI a.C.100 MARIANO TORRES ORTIZ materiales a causa de documentarse ejemplares completos y no aparecer cerámica de cocina ni ningún tipo de objeto adscribible a un hábitat. las piezas procedentes del túmulo de los Higuerones apuntan a una cronología centrada en los siglos VII-VI a. 99A. fragmentos de otros cuatro broches de cinturón. y la segunda en la segunda mitad del VII. 5). cinco cuencos hemiesféricos y diversos fragmentos con decoración pintada monócroma en rojo. anillo de oro. 10. 1965: 8-15 figs. 94A-C. 37. tres estatuillas femeninas en bronce con peinado hathórico. 24-25. 28 fig. • Los Patos 19. Ritos fúnebres. 1-5.C. tres puntas de lanza fabricadas en hierro y diversos fragmentos pertenecientes a estos u otros ejemplares. Rituales: Tratamiento del cadáver. 26. Las figuras hathóricas del timiaterio podrían también remontarse al siglo VII a. pátera de plata con carena alta y omphalós en la base rodeado por dos molduras que servía de tapadera a otra de las urnas. una fechable en el siglo VIII o principios del VII a. 95A. diversos fragmentos atribuidos a uno o dos calderos de bronce con sus correspondientes trípodes y varios ejemplares de asadores (Blanco 1963: 41-52 figs. una figurilla de esfinge y otra de león o toro que irían aplicadas al borde o tapadera de un recipiente y. MÁLAGA) Localización: La necrópolis se ubica sobre una pequeña colina que se eleva sobre la carretera vecinal que une Nerja con Frigiliana. 33-34a). de una serie de objetos de élite que están perdiendo su valor social o que todas las piezas reseñadas no corresponden a un único enterramiento sino a dos tumbas de distinta cronología. 46-47 figs. La estructura tumular cubría una tumba de pozo revestido de muros de piedra (Blázquez y Valiente 1982: 416). las asas de un posible caldero de bronce (Blázquez 1975b: 263-269 fig. 30-34 figs. láms. restos de la tapa del mismo. Una posterior revisión de los materiales de esta tumba efectuado por de la Bandera y Ferrer (1995) les ha llevado a identificar nuevas piezas entre el amasijo de metal fundido en el que habían quedado convertidos varios objetos. por último. tres cuencos del mismo perfil con la superficie bruñida. 98A-B. láms. empuñadura y diversos fragmentos de una espada de hierro del tipo Ronda-Sa Idda. 31-31bis. Sin contexto. No obstante. 19-23. existen otro tipos de materiales que sin duda apuntan a una cronología más alta: el broche de cinturón de un sólo garfio debe fecharse en el siglo VIII a.C. Un thymiaterion con figuras de animales fijadas al borde de la taza y con el vástago adornado con una flor de loto invertida y una serie de anillos superpuestos. Por su parte. 7-18. ya que resolvería los problemas cronológicos que esta tumba ha venido provocando a los investigadores que se han ocupado de ella. encuentran vestigios de un recipiente ritual de asa de manos (de la Bandera y Ferrer 1995: 59) que debe corresponderse con los fragmentos atribuidos por Blanco a un caldero de bronce y un broche de cintuón de un sólo garfio perteneciente al tipo 1 de CuadradoAscençao y Cerdeño (ibidem). 39. • Túmulo A de los Higuerones. en la que se hallaron tres urnas cinerarias que recogían los restos cremados de los difuntos (Blanco 1963: 41-42). plato gris con carena media y borde recto que servía como tapadera a una de las urnas. la tipología de los materiales procedentes de la necrópolis de Los Patos sugieren una fecha en torno a los siglos VIIIVII a. 38 fig. 1995: 59-61 fig. 47-53). vaso de cerámica gris de cuerpo ovoide y borde recto. lám. a pesar de que Blanco (1963: 60-61) y de la Bandera y Ferrer (1995: 63) las fechan en el VI. • Corte 2.C. figs. 57). tres vasos cerámicos más de características similares a las de las urnas cinerarias. Blázquez y Valiente 1982: 412-415. cuello troncocónico y cuello exvasado con decoración pintada. aunque ya con anterioridad a 1964 había sido excavada una sepultura por un aficionado local (Arribas y Wilkins 1969: 185-186). 11. VIII-IX. 40 fig.

• Tumba 15. • Tumba 3. 219-220. 13. Cremación en urna depositada en una especie de encachado tumular de planta aproximadamente cuadrangular.4. 14). dos de las cuales pesan cincuenta y doscientos kilogramos respectivamente (ibidem: 238-239). Conjunto de cerámicas tal vez rotas intencionadamente cubierto por grandes rocas cristalinas. por lo tanto. 2).1. La urna estaba cubierta por una tapadera y el conjunto se cubría con una laja circular de esquisto (ibidem: 235). También se localizó una fíbula de doble resorte y unas pinzas de bronce (ibidem: 193 fig. lám.70 de altura (ibidem: 223). 7. lám. 3. 6.70 m de base y 0. V. • Área 13.50 m de profundidad. • Tumba 12. sólo se define a partir de los hallazgos arqueológicos. 218. IX. Presenta decoración de bandas pintadas horizontales de color negro (Arribas y Wilkins 1969: 193 fig. presentando un ancho de arandela de 70 mm (ibidem: 226-227 fig. plato de paredes rectas y abiertas con el fondo rehundido que fue usado como tapadera de la urna. lám. Los difuntos fueron cremados en ustrina. Ritos fúnebres. lám. Posible cremación en urna depositada en un hoyo (ibidem: 231). No documentada. A 0. Conjunto de materiales concentrados en una zona muy limitada pero sin haberse documentado ningún tipo de estructura (ibidem: 230). varilla plana de . 15. Estaba cubierta por una laja de conglomerado de 0.50 m de profundidad. VI. habiendo sido arrasado el resto del enterramiento (ibidem: 230). Estructuras no documentadas. 222-223 fig. 222-223. etc. cuenta discoidal de cornalina. fragmentos de una fíbula de doble resorte y plancha rectangular de cobre con las esquinas redondeadas (ibidem: 200 fig. • Tumba 3. ninguno de los cuales ha sido localizado en la necrópolis y los restos recogidos en una urna cineraria. 3.50 m de profundidad desde el nivel superficial (Arribas y Wilkins 1969: 218). En las tumbas 6 y 7 se han hallado restos de hogares que posiblemente tengan algún tipo de significado ritual (ibidem: 223. • Tumba 6. lám. Cremación en urna depositada en un hoyo de 1. 226). • Tumba 4. X). 220-221. Cremación en urna depositada en un hoyo. • Tumba 10. 4. • Tumba 9.16 de grosor.40 de anchura y 0. • Tumba 7. Cremación en urna depositada en un hoyo a 0. • Tumba 13. No hay documentadas estructuras arqueológicas. • Tumba 14. A 1 m de esta sepultura se documentó un hogar igual que en la tumba 6 (ibidem: 225-226).2).50 m de profundidad (ibidem: 231. borde convexo y base plana. 14. Probablemente se trataba de los restos de una cremación en urna depositada en un hoyo de 0. Los restos: huesos cremados. 3. La urna estaba cubierta con un cuenco como tapadera y por una laja cuadrada de pizarra de unos 0. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro pero con una sóla asa. Cremación en urna depositada en un hoyo. pudiendo incluso no pertenecer este resto óseo a la tumba (Arribas y Wilkins 1969: 219). • Tumba 2.50 m de profundidad. Urna cineraria de cuerpo globular y borde exvasado.62 m de longitud.20 m de profundidad (ibidem: 228).25 m de esta sepultura se encontró un hogar con restos de madera quemada en la misma.70 m de lado (ibidem: 195 fig. La urna estaba cubierta por un plato a manera de tapadera. 198 fig. • Tumba 5. XI). 228). sólo hallazgos de materiales. • Fuegos de ofrenda. IX. 5. Cremación en urna depositada en un hoyo a 0. Urna cineraria a torno de perfil globular cubierta por una tapadera que encaja sobre el borde perfectamente a la manera de las urnas de orejetas y una fíbula de doble resorte (ibidem: 193 fig. V). lám. • Tumba 4. 1). • Tumba 8. Pudo estar cubierta con una tapadera ya que no se encontró tierra en el interior de la urna (ibidem: 219). lám. Cremación en urna depositada en un hoyo a 0. Sólo se ha conservado el fondo de la urna. Urna cineraria a torno de perfil ovoide y borde exvasado decorada con bandas pintadas de color negro vinoso y rojo. fíbula de doble resorte con placa y diversos fragmentos de hierro (ibidem: 202 fig. lám. tapadera en forma de plato de carena media. • Tumba 5.25 m de profundidad (ibidem: 227). 224-225 fig. 198 fig. La urna debió estar cubierta con un cuenco a manera de tapadera y por una laja de conglomerado de forma más o menos triangular de 0.1). IV. Urna cineraria a torno de pie rehundido. • Tumba 7. 1). Cremación en urna depositada en un hoyo a 0. • Sacrificios de animales. • Tumba 9. Posible cremación en urna depositada en un hoyo. Ajuares: Tumba 1. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro y plato usado como tapadera que sigue la tipología de los de barniz rojo. 2). cuerpo ovoide y borde exvasado con dos asas que arrancan del labio y se apoyan en el hombro de la pieza. • Tumba 6. lám.2. 0. cerámica. La boca de la urna se encontró a 0. • Tumba 2. • Tumba 11. Pieza macho de cinturón muy deteriorada por la acción del fuego. de cremaciones secundarias (Arribas y Wilkins 1969: 187).40 m de profundidad. Cremación en urna depositada en un hoyo (ibidem: 237). 3. 3. Cremación en urna depositada en un hoyo a 0. La urna estaba cubierta con una tapadera y el conjunto estaba cubierto por una losa de esquisto (ibidem: 221. IV. • Tumba 8. 12). Rituales: Tratamiento del cadáver. Se trata. 6.50 m de profundidad delimitado por grandes bloques de conglomerado (ibidem: 220. • Área 16. además de un motivo esteliforme de ocho puntas sobre el hombro. 221-222. una fíbula de doble resorte y una hachita plana (ibidem: 200 fig. aparecieron a 0. De la tumba 2 tal vez proceda la rama de la mandíbula izquierda de una cabra. 5. • Extensión del área 16. Pequeña olla con un asa que sirvió como urna cineraria.ANDALUCÍA OCCIDENTAL 101 Estructuras: • Tumba 1. Urna de orejetas de cuerpo globular decorada con bandas horizontales pintadas de color negro vinoso y una fíbula de doble resorte (ibidem: 193 fig.

varilla de bronce de sección aplanada y muy curvada rematada en uno de sus extremos por un disco decorado con incisiones. 20). un fragmento de hierro de utilidad desconocida y un escarabeo de pasta vítrea amarilla (ibidem: 205 fig. Pequeña olla con un asa usada como urna cineraria y una fíbula de doble resorte (ibidem: 236-237 fig. cuello troncocónico invertido y borde recto. 8. la presencia de urnas de orejetas y la recuperación de una fíbula de resorte de ballesta parecen apuntar a una cronología centrada entre el último cuarto del siglo VII a. 14. 228-230 fig. con un ancho de arandela de 60 mm y cuenco de cerámica gris de perfil de casquete esférico y borde reforzado al interior (ibidem: 238-240 fig. • Tumba 14. • Metal. 16. Sin contexto: • Cerámica. una aguja de bronce. 18.3. Fondo de una urna de cuerpo globular incompleta y fragmentos de una fíbula de doble resorte con placa (ibidem: 229-230 fig. 2).102 MARIANO TORRES ORTIZ cobre o bronce con las puntas redondeadas y fragmento de un pendiente amorcillado de bronce (ibidem: 207 fig. 229 fig. VII). 240 fig. 15. aunque no lo conserva. fíbula de bronce con resorte de tipo de ballesta y arco ligeramente acodado. Fragmentos de un gran cuenco con borde engrosado y exvasado. cuatro anillos de bronce. • Área 11. Parte superior de una urna similar a las de las tumbas 3 y 13. Restos de fondo y labio de un plato de barniz rojo. Brazalete abierto de bronce de sección circular decorado con estrías en los extremos. 15. 21). Cronología: La tipología de los platos de barniz rojo. 234. 15. 17). XII:2). pieza hembra de un broche de cinturón formado por un alambre curvado en forma serpentiforme con cinco vueltas y rematada en un extremo por una cabeza o mano estilizada. cuello corto cilíndrico y borde exvasado con asa geminadas que arrancan del borde y apoyan sobre el hombro de la pieza. 10. • Extensión del área 16. 18. Urna cineraria de cuerpo ovoide.1. lám.1-3). • Tumba 15. dos fíbulas de doble resorte. • Área 13.C. borde de una olla o urna que presenta un exvasamiento casi perpendicular al cuello de la pieza y fondo de un plato que sigue la tipología del barniz rojo fenicio con cazoleta interna y un ancho de arandela conservado de unos 40 mm aproximadamente (ibidem: 238-239 fig. 17). 9. anilla de bronce doblada en forma de ocho y dos pequeños fragmentos de brazalete de bronce (ibidem: 240-242 fig. anilla de bronce de sección circular y fusayola troncocónica (ibidem: 227228 fig.4-6). extremo de otra varilla similar. 230231). fragmentos de brazalete muy posiblemente acorazonado rematado por un botón cónico en el único extremo conservado. Brazalete espiral de bronce rematado en sus extremos por sendas manos estilizadas y planas. láms.1). tres fragmentos de bronce pertenecientes a un brazalete. 15. unas pinzas de bronce. fragmentos de una fíbula de doble resorte con placa. y finales del segundo tercio del VI. . plato que sigue la tipología de los de barniz rojo fenicio. parte superior de una urna asimilada al tipo Cruz del Negro a la que falta la boca y la mitad inferior del cuerpo y fondo de una urna de perfil globular (ibidem: 242-244 fig. • Tumba 13. brazalete formado por una delgada lámina de bronce decorada con círculos incisos y fíbula de doble resorte (ibidem: 212 fig. tres anillas de bronce (ibidem: 210 fig. 231-233 fig. Urna de tipo Cruz del Negro de cuerpo globular muy estilizado y cuello troncocónico invertido decorada por una banda de motivos espiraliformes. 11. VIII. fragmentos de hierro correspondientes a la empuñadura de un cuchillito de hoja curva. • Tumba 10. Urna de cuerpo globular de base rehundida. un fragmento de anillo de plata. • Tumba 12. 18. • Área 16. 19). Plato de barniz rojo con cazoleta y borde acanalado con un ancho de arandela de 60 mm. fragmento de una aguja de fíbula. tapadera cónica que encaja perfectamente con la urna y dos brazaletes de bronce (ibidem: 235-236 fig. fragmentos pertenecientes a varias fíbulas de doble resorte.

1977: 287-288). de las que sólo se han publicado dos breves avances (Almagro-Gorbea 1991a.2. al pie del «Cerro del Castillo». llevó a la recogida de materiales procedentes de la perforación del pozo y a la excavación de este interesante yacimiento. Fruto de ésta fue el hallazgo del famoso kylix ático que. BADAJOZ) Localización: La necrópolis se ubica aproximadamente a quinientos metros al oeste de Medellín. que controlaba el vado del Guadiana por donde discurría una importante vía de comunicación que en época romana dio lugar a la denominada «Vía de la Plata». Excavación: La necrópolis fue localizada con motivo de la perforación de un pozo a mediados de los sesenta (Almagro-Gorbea 1991a: 160). 1. La necrópolis se emplazaba sobre una suave e imperceptible elevación situada en las terrazas formadas por la orilla izquierda del Guadiana y entre los cauces antiguo y moderno de este río.—Necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante en Extremadura y la Submeseta sur. LA NECRÓPOLIS DE MEDELLÍN (MEDELLÍN. 1985 y 1986. Los materiales hallados en la trinchera del pozo fueron publicados por Almagro-Gorbea (1971). En éste estaba establecido el antiguo hábitat proto-histórico. . Las coordenadas aproximadas de la misma son 38º 57’ 50” N y 2º 16’ 40” W (Almagro-Gorbea 1971: 162-163. EXTREMADURA Y LA SUBMESETA SUR FIGURA 17. 1991b). una vez conocido y publicado por Almagro-Gorbea (1970). habiéndose publicado igualmente los resultados de las dos campañas de excavaciones llevadas a cabo en 1969 y 1970 (Almagro-Gorbea 1977: 287-413) y permanecen inéditos los resultados de las campañas de 1982.

Hoyo de planta irregular aparecido a 1 m de profundidad y 0. 102c.104 MARIANO TORRES ORTIZ Estructuras: En sucesivas campañas de excavación se han localizado cerca de doscientas estructuras (Almagro-Gorbea 1991a: 160). La fosa se encuentra rodeada por una acumulación de piedras que se cierra hacia el centro de la misma (ibidem: 289 fig. 102a-c. 102c. • Conjunto 4.1). lám. La urna apareció cubierta con un cuenco y un guijarro (ibidem: fig. Se superpone al túmulo rectangular. 331). Fosa de cremación de planta aproximadamente rectangular con una orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones aproximadas de 2. asociado al conjunto 12 (ibidem: 315). LXIII. Almagro-Gorbea (1977: 321) baraja la posibilidad de que los busta 9b y 9d se traten en realidad de un único bustum y su correspondiente silicernium. lám. 102b. • Conjunto 3c.50 m por 2.70 m de longitud en el eje norte-sur y 0. 1991a: 161). Apareció cubierta por un plato y con piedras (ibidem: 311. pero señala que puede pertenecer a los restos muy destruidos de un bustum o de una cremación en hoyo.2).2). con orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones de 1. 102 b. • Conjunto 11. Fosa de cremación de dimensiones y orientación no bien documentadas al perderse en las paredes del perfil de la excavación. Hoyo de planta circular documentado a 1. La urna se encontraba a 1.95 de ancho. La urna se encontraba en su interior entibada con nueve piedras. 102c. • Conjunto 5. Hoyo de planta irregular con 1. • Conjunto 3a. LXIII.2. • Conjunto 15. Posee una orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones aproximadas de 2. 102c. • Conjunto 20. fig. 80 .35 de profundidad. lám. 102c).50 m de longitud. Estaba rodeado por un encachado tumular de planta oval (encachado 3) al que se superponía un encachado tumular de planta rectangular de 3.95 m de profundidad en contacto con el bustum 19 por su lado oeste. En el mismo apareció una urna sin tapadera (ibidem: 312. lám. 102c. 102b. ya por mala conservación. fig.25 m de longitud y 0.30 m de profundidad respecto al punto 0 por debajo del bustum 19. LXIII. LXI. fig. dado que se ha documentado que se realizaron con posterioridad a los enterramientos (Almagro-Gorbea 1977: 299. 320-321) 80. Éstas corresponden a cremaciones en urna depositadas en un hoyo.20 m de profundidad (ibidem: 345. lám.2). 300. Fosa de cremación de planta aproximadamente rectangular con una orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones aproximadas de 2.30 m de profundidad respecto al punto 0. fig.12 de anchura.91 m de longitud y 1. Urna aparecida a 0. 102c). de 0. cuyas piedras aparecen saltadas por el fuego en su esquina más meridional (ibidem: 289 fig.75 m. La urna estaba depositada con un plato como tapadera en su extremo este (ibidem: 308. 1977.10 m de longitud en su eje nordeste-sudoeste y 0. 102c) 78. Se documentó debajo del túmulo 1 a 1. Rompía el encachado 2 (ibidem: 289 fig.60 m. Urna depositada directamente sobre el suelo a 1. habiéndose cubierto posteriormente con tierra (ibidem: 305. La urna estaba entibada por cuatro guijarros en su lado oeste y tapada con un plato y un guijarro (ibidem: 310. Hoyo de planta aproximadamente rectangular aunque con las esquinas redondeadas de aproximadamente unos 0. busta o fosas de cremación in situ (a veces rodeados de encachados tumulares circulares o rectangulares) y estructuras que no contienen restos humanos y que han sido interpretadas como silicernia.80 m de diámetro. LXI). Esta estructura es cortada en parte en su extremo nordeste por el bustum 9b (ibidem: 289 fig. La urna se encontraba en su extremo norte cubierta por un cuenco a mano (ibidem: 306. LX. Hoyo de 0.10 m de profundidad se localizó un guijarro que servía de cubierta tanto a la urna cineraria como al plato de cerámica gris que servía de tapadera (Almagro-Gorbea 1977: 289 fig. Restos de una cremación en urna que fue destruída al construir el encachado número 3.30 m de ancho aproximadamente 79. LIX. Cremaciones en hoyo con o sin urna. Fosa de cremación de planta oval irregular con una orientación nordeste-sudoeste (tendente a norte-sur) y unas dimensiones aproximadas de 1. • Conjunto 16. Hoyo de planta oval encontrada a 1. No se documentó la presencia de urna cineraria.95 m de longitud y 1. Hoyo de planta irregular excavado en el suelo natural. Las dimensiones de la estructura son las que me han llevado a incluirla entre estas últimas. • Conjunto 6.40 m de diámetro y 0.4). • Conjunto 7.20 m de profundidad respecto al punto 0 (ibidem: 304. 102c. 79 78 • Conjunto 17. Hoyo de planta circular que presentaba unas dimensiones de 0.30 m de Las dimensiones de los busta son todas aproximadas y tomadas a partir de la figura 102 de Almagro-Gorbea.75 en el norte-sur. 102c. 325-326. Contenía los huesos cremados de varios individuos en varias urnas cinerarias a mano (ibidem: 289 fig. 102c). • Conjunto 18. fig. LXII. • Conjunto 21. estuviera realizada en materia orgánica o no existiera (ibidem: 301. • Conjunto 22. 317).3).28 m de profundidad con las asas orientadas de este a oeste entibada con algunos guijarros y sin cuenco o laja de piedra que sirviera como tapadera (ibidem: 308. A 1. • Conjunto 9b. Hoyo de planta circular de 0. 102c). Fosa de cremación de planta aproximadamente rectangular que no se conserva completa al ser cortada por el bustum 3b. • Conjunto 9d. • Conjunto 10. Almagro-Gorbea (1977: 345) publica este conjunto entre los silicernia. • Conjunto 12.60 m de diámetro que apereció rodeado en su lado oeste por cantos de río alineados. Fosa de cremación de planta aproximadamente oval con orientación nordeste-sudoeste y unas dimensiones aproximadas de 1. 317-318). • Conjunto 19. Hoyo de planta oval con un diámetro. fig.70 m de longitud y 1. LXII. fig. 320).45 de ancho (ibidem: 289 fig.1).40 en el este-oeste. LXIII. Busta. fig.70 m de longitud y 1. láms. Fosa de cremación de planta aproximadamente oval. lám. 300.04 de ancho. • Conjunto 3b. fig. lám. Existen evidencias estratigráficas fiables que indican la posterioridad de los enterramientos en busta respecto a las cremaciones en urna depositadas en un hoyo. 102a. Sólo presentamos aquí las estructuras exhumadas en las campañas de 1969 y 1970 al ser las únicas publicadas detalladamente. 102b. fig.

Plato de barniz rojo de carena interna y externa con un ancho de arandela de 63 mm y un cociente de 3. una pieza de hierro consistente en una chapa rectangular de la que arrancan dos largos vástagos. aparecen en las cercanías de las mismas.50 m de profundidad (ibidem: fig. me lleva a pensar que no habría que descartar que la misma resultase ser finalmente un bustum. En su interior se documentó la presencia de tierra quemada y huesecillos (ibidem: 337. • Conjunto 9a. • Conjunto 5.1). A causa de las dimensiones de esta estructura y a la espera de la publicación de los resultados paleoantropológicos. no habría que descartar en principio que esta estructura resultase ser finalmente un bustum. dos vastagos de bronce muy deteriorados. lám.50 m de longitud de norte a sur y 1 de este a oeste. dos platos de cerámica gris con carena alta y borde convexo y tres platos de cerámica gris con perfil de casquete esférico (dos con el borde biselado al exterior y uno con el borde engrosado al interior) y una pequeña masa circular de arcilla (Almagro-Gorbea 1977: 337-338 fig.). según este autor. lám. dos platos de cerámica gris carenados con borde convexo y un fragmento de la pared de un gran recipiente a torno (ibidem: 339340 fig. • Conjunto 8. Plato de barniz rojo con un ancho de arandela de 55 mm y un cociente de 3. No presenta ninguna característica estructural peculiar (ibidem: 289 fig. 342) • Conjunto 9c. Las dimensiones de la misma eran de 1. 102c. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro decorada con bandas pintadas de color rojizo-anaranjado. las cremaciones documentadas han sido tanto primarias (fosas de cremación o busta) como secundarias (cremaciones en urnas depositadas en hoyo). Urna cineraria de tipo Cruz del Negro con restos de decoración pintada en rojo vinoso en el labio y el interior del cuello y fragmento de un plato a torno (ibidem: 303-304 fig. Rituales: Tratamiento del cadáver. especialmente los vástagos de bronce rematados con remaches que pudieron haber pertenecido a un diphros o carro funerario ligero. 406). • Conjunto 1. En todas las sepulturas excavadas hasta el momento en esta necrópolis los cadáveres han sido cremados. • Conjunto 2.1). . • Conjunto 13. Ritos fúnebres. por lo que deben tener un sentido ritual muy concreto. 104).10 de este a oeste. Igualmente se ha documentado en los mismos la presencia de pequeñas esquirlas de hueso de animales. Conjunto de materiales que no conforman una estructura concreta (ibidem: 323-4 fig. 134-135). Estructura de planta irregular aparecida a 0. 82 83 La planta y dimensiones de la estructura.40 m de profundidad y rellena de carbón y huesecillos quemados (ibidem: fig. A pesar de clasificar este conjunto entre los silicernia. plato de cerámica gris de casquete esférico y fragmento de un crisol de fundición (ibidem: 300-301 fig. • Ofrendas funerarias en el interior de las tumbas.C. cuenco gris a torno de carena media y borde recto que presentaba restos de decoración pintada (ibidem: 302 fig. 102a. 132. existiendo además una diferenciación cronológica a la hora de usar uno u otro método de tratamiento del cadáver: más antiguas las cremaciones en urna (siglos VII-VI a. Sin embargo. Silicernia. estructuras ambas asociadas al conjunto 12.C. Almagro-Gorbea no descarta que pudiera haber pertenecido a un bustum destruido. 335. 106). Pequeña estructura circular rellena de tierra negra. 105). • Conjunto 8. por lo que no hay que descartar la existencia de sacrificios (Almagro-Gorbea 1977: 337.40 m de longitud de norte a sur y 1. explicaría mejor la naturaleza de los materiales (Almagro-Gorbea 1977: 340). Ajuares: • Conjunto 1. Esta práctica pudo tener su origen en Oriente (Almagro-Gorbea 1977: 381). 107). 344).2) 83. Fíbula anular hispánica de puente en forma de hoja de laurel.1) 81. 102b. un plato de cerámica gris de carena alta. lám. • Conjunto 2. lám. urna a mano de cuello cóncavo alto y panza convexa troncocónica separada por una carena. 139). 343. borde convexo y base umbilicada. • Cánticos fúnebres. • Conjunto 4. 339. 102a.EXTREMADURA Y LA SUBMESETA SUR 105 longitud y 1 de ancho (ibidem: 289 fig. 133). LXIV. No existe ninguna estructura aparente. lo que. cánticos. tal vez fuegos de libación sobre las sepulturas. carbones y huesecillos quemados de unos 0. 81 • Silicernia. LXIV. LX. Fosa de planta oval que presentaba el suelo y las paredes cubiertas por una capa de arcilla cocida por efecto del fuego. • Conjunto 14.3. Sin embargo.6. La presencia en el silicernia 9a de dos crótalos parece sugerir la existencia de alguna práctica ritual que implicara la existencia de música y. fig. • Conjunto 3a. En su interior se reconocieron dientes de cabra u oveja (ibidem: fig. • Conjunto 6. dos fragmentos de un pequeño clavo de bronce y dos placas de hierro de forma rectangular que presentan sus extremos atravesados por vástagos de hierro (ibidem: 340-342 figs. copa hecha a mano y plato de cerámica gris de carena alto con borde convexo exvasado (ibidem: 345-346 fig. Fosa de planta ovoide delimitada por una línea de guijarros que se disponía en paralelo respecto al túmulo rectangular construido sobre el encachado 3. 381-382). LXIV. Son todos aquellos depósitos formados por objetos que no parecen formar parte del ajuar de las tumbas ni constituir sepulturas. probablemente.) y más modernas las cremaciones en bustum (siglos VI-V a. Pequeño fragmento de bronce de función desconocida. Urna cineraria gris a torno de cuerpo ovoide. En el interior del bustum 20 se documentó la presencia de la taba de una cabra o carnero y el cráneo posiblemente de una cabra. Plato a torno de pasta clara con forma de casquete esférico y borde ligeramente señalado y exvasado. Sus dimensiones aproximadas son 1. cuello troncocónico invertido y borde recto (ibidem: 304 fig. una placa de hueso de forma rectangular decorada con incisiones. 102a. por lo que tal vez existiera algún tipo de sacrificio u ofrenda al difunto (Almagro-Gorbea 1977: 335). Los objetos aparecieron en la superficie del estrato arqueológico mezclados con carbones y tierra negra quemada en una superficie que no llegaba al metro cuadrado (ibidem: 340) 82. 124). • Conjunto 7. 102a.

1 y dos platos de cerámica gris con carena alta y borde exvasado (ibidem: 335-337 fig. 136). Urna cineraria de cerámica gris de perfil ovoide.98 y 3. Obra del ceramista Eucheiros (Almagro-Gorbea 1970. • Cerámica a mano. • Conjunto 14. Dos crótalos de bronce. Cuatro grandes urnas cinerarias a mano y una de similar tipología pero de menores dimensiones. un alambre de bronce de sección rectangular que pertenecería a un objeto del que se desconoce su funcionalidad. 3 y 5). siendo el resto de la estructura de la pieza idéntica al de las arracadas orientalizantes (Almagro-Gorbea 1977: 347. • Cerámica griega. 3-5). II-IV.1. XLVIII. • Conjunto 15. fig. 131). cuello estrecho del que nacen dos asas que apoyan en el hombro y borde engrosado al exterior. fragmento de un cuenco de cerámica gris y fragmento de un cuenco de cerámica negruzca fabricado muy posiblemente a mano (ibidem: 323-325 fig. • Conjunto 9b.5 y varios fragmentos de un cuenco a mano con decoración de tipo Medellín (ibidem: 316-317 fig.106 MARIANO TORRES ORTIZ • Conjunto 9a. 124. Los anchos de la arandela oscilan entre los 54 y los 67 mm y los cocientes entre 2. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro decorada con bandas pintadas rojas. Urna cineraria de cerámica gris de cuerpo ovoide. un plato de barniz rojo con un ancho de arandela de 28 mm y un cociente de 6. • Oro. • Cerámica a torno. láms. 140-141. Materiales sin contexto. fig. fragmento de marfil decorado. otro posible ejemplar de cuchillo. plato gris de casquete esférico con leve carena (ibidem: 311-312 fig. lám. un escarabeo de caliza con el praenomen de Tuthmosis III. • Conjunto 17. • Conjunto 21. Cincuenta fragmentos de cerámica con decoración pintada de estilo Medellín. • Conjunto 11. XLVIII. Trinchera del pozo. • Conjunto 12. cuenco a mano con decoración pintada de estilo Medellín y broche de cinturón del tipo 4a de Cerdeño de tres garfios en la pieza macho y pieza hembra con placa de ampliación (ibidem: 313-315 figs. Un fragmento de cerámica ática perteneciente tal vez a una copa o a un kylix de pie alto. Urna cineraria de perfil ovoide con tendencia bitroncocónica. • Conjunto 19. X. Plato de cerámica gris con carena alta. 1971: 165-179. pieza de bronce y marfil tallado.2). 3. Kylix ático de figuras negras. cuchillo de hierro de hoja curva. dos platos de barniz rojo de borde ancho y fragmento de borde de otro. un plato de barniz rojo con una arandela de 64 mm y un cociente de 3.1). fig. una cuenta de collar de pasta de vidrio muy deformada por el fuego y una copa a torno de pasta clara (ibidem: 331-335 figs. 4. • Conjunto 20. • Conjunto 16. lám. 138). Cuenco aparecido en el centro del encachado 1 con perfil de casquete esférico y que presenta en su pared una decoración de cuatro o cinco grupos de cuatro bollitos y el umbo rodeado de otros ocho o diez. • Conjunto 13. Fíbula anular hispánica de bronce. 1977: 363-365. cuello troncocónico invertido y borde exvasado cubierta por un plato gris de carena alta y perfil troncocónico (ibidem: 310-311 fig. plato de cerámica gris con el borde engrosado al interior (ibidem: 312 fig. cuello troncocónico invertido y borde recto. borde de un plato de barniz rojo. fíbula de bronce de doble resorte. ya que se diferencia de éstas en que no presenta la decoración de crestería. 124. 115-117). LXXIILXXIII. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro con decoración de bandas pintadas. borde convexo y base umbilicada y plato de cerámica gris con perfil de casquete esférico y base umbilicada (ibidem: 344-345 fig. fig. un plato de cerámica gris de perfil de casquete esférico y base plana. fragmento de bronce de un trípode circular. Broche de tipo céltico con escotaduras laterales y tres garfios. 125-127). LXVIII. • Conjunto 18. • Cerámica de barniz rojo. 137). láms. una cuenta de collar de pasta de vidrio con decoración oculada. Broche de cinturón del tipo 6 de Cerdeño con placa calada que forma un motivo de árbol de la vida con volutas superpuestas. 3). • Conjunto 10. 118. 1). un cuchillo de hierro de hoja curva y un vástago de hierro (ibidem: 327-329 figs. Pudo presentar algún tipo de incrustación metálica. base umbilicada. cuenco profundo hecho a mano que se usó como tapadera. hallado el primero en el área 3’F y el segundo en la B4’ (ibidem: 347. 109-110). 2). lám. cuatro cuencos de cerámica gris sin espatular y fragmentos de una urna de cerámica gris de perfil ovoide (ibidem: 348-350 figs. 140. 129-130). un grupo de los cuales forma un conjunto homogéneo y permite reconstruir un cuenco que tal vez deba asociarse al conjunto 22 (Almagro-Gorbea 1977: 348-349 fig. láms. plato de cerámica gris de carena media y borde convexo exvasado y copa de cerámica gris (ibidem: 324-325 fig. 113). escaraboide y cuchillo de hierro de hoja curva (ibidem: 306-308 figs. 122-123). perteneciente al tipo de las copas de labio. Plato de cerámica gris de perfil de casquete esférico y borde engrosado al interior. • Conjunto 9c. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro decorada con bandas de diferente anchura de color rojo y morado (ibidem: 309 fig. Una copa (plato de barniz rojo de borde ancho al que se ha añadido un pie). 111). 145). • Conjunto 9d. Dos nazm de oro 84. • Conjunto 22. . 108). nueve láminas de hierro con los bordes rematados con huellas de haber estado sujetas a un objeto de madera y cinco astrágalos pertenecientes a varios ovicápridos (ibidem: 342-343 fig. borde exvasado y dos asas que arrancan en el labio y apoyan en el hombro. tres fragmentos de hierro de funcionalidad desconocida y esquirlas de cerámica de barniz rojo (ibidem: 321-323 figs. Urna cineraria gris a torno de cuerpo ovoide. 114). 406). lám. plato a torno de engobe rojo con 42 mm de arandela y un cociente de 4. 84 Uno de estos nazm puede tratarse realmente de un pendiente o arracada. 1977: 351-363. Plato de cerámica gris con perfil de casquete esférico y base umbilicada y plato de cerámica gris semejante al anterior pero con la base plana (ibidem: 343-344 fig. 112). 143.6 (Almagro-Gorbea 1971: 180-182. LXXIII. Un plato de cerámica gris de perfil de casquete esférico y borde biselado al exterior. Urna cineraria de tipo Cruz del Negro (ibidem: 305 fig.

2. según sugieren la presencia de un plato de barniz rojo con una arandela de 42 mm en el conjunto 22 y por los perfiles que presentan algunas de las cerámicas pintadas a mano de tipo Medellín. platos de barniz rojo. 147-149).10.3. 1991b: 237-238). una urna de cuerpo ovoide con cuello troncocónico y borde exvasado. dos lucernas. No documentados. Campañas de 1982. conviene sugerir una fecha entre 650 y 550 a. gran cantidad de platos y cuencos de cerámica gris y un aryballos del Corintio Medio Avanzado o Final (Almagro-Gorbea 1991a: 162-163. Se desconoce el hábitat al que se asociaba (Almagro-Gorbea 1977: 280). 1985 y 1986. Estructuras: Existían estructuras de tipo tumular realizadas con cantos de río pero con menor densidad que en la necrópolis de Medellín. • Cerámica de pastas claras. junto al cauce del río Hortigas. lám. 151. 1991b: 237). según sugiere la presencia de una broche de cinturón de tres garfios y escotaduras laterales de tipo céltico y los fragmentos de copas Cástulo hallados fuera de contexto por todo el área de la necrópolis. con panza gruesa fusiforme y base con fondo rehundido. 152). 1977: 367371. Ritos fúnebres. Las técnicas con las que se ha trabajado estas piezas son tanto la incisión como el bajorrelieve. 146). XII. Diversos fragmentos de urnas. lo que nos lleva a sugerir la cremación secundaria como el ritual utilizado en esta necrópolis. Dos escarabeos (Almagro Gorbea 1991a: 162. Urnas cinerarias de cerámica gris y los característicos recipientes cinerarios del tipo Cruz del Negro. 11. pertenecientes a la cerámica de estilo Medellín (AlmagroGorbea 1991a: 162. 101.. Rituales: Tratamiento del cadáver. 99. dos copas de pie alto y borde convexo desarrollado (Almagro-Gorbea 1977: 101 fig. Se han documentado peines. para esta necrópolis. cerámica a mano. según demuestran las importaciones cerámicas griegas documentadas (una copa ática y un aryballos corintio) y por el cambio en los tipos de fíbulas y de cinturón (fíbulas anulares hispánicas que sustituyen a las de doble resorte y broches de cinturón del tipo 6 de Cerdeño). pareciendo también las sepulturas más dispersas (Almagro-Gorbea 1977: 280). por tanto.. fragmentos de otras piezas de similares características (Almagro-Gorbea 1977: 282-284 figs. fig.C. 1991b: 238). Se recuperaron diversos pendientes de oro que tal vez pudieran usarse como nazm para la nariz. ante uno de los yacimientos más interesantes a la hora de estudiar la evolución social de Extremadura durante el período Orientalizante y Tardo-orientalizante. 100. Las últimas deposiciones debieron efectuarse ya en el siglo V a. Es de destacar la presencia de fíbulas de doble resorte y anulares hispánicas. La vida de la necrópolis se extiende por todo el siglo VII y por el VI a. lám. 1977: 371-373. posiblemente del tipo Cruz del Negro (Almagro. uno de los cuales muestra una iconografía de carácter cosmológico (disco solar sobre un omphalos enmarcado entre dos serpientes) que puede paralelizarse con el conocido medallón de Trayamar (Almagro-Gorbea 1991a: 162. Fragmento de un broche de cinturón de garfios de tipo tartésico. fig. . fig. broches de cinturón de garfios de tipo «tartésico» y calados de tipo «céltico» y brazaletes acorazonados. dos vástagos de bronce rematados en sus extremos por discos de bronce o hierro. 196-197.C. • Orfebrería. un plato de casquete esférico y cuatro platos de borde convexo vuelto (Almagro-Gorbea 1977: 284 fig. Cronología: A partir de las diversas piezas cerámicas recuperadas. 1977: 373-375. Destacan en el conjunto dos colgantes de plata. • Bronces. 153). Platos de perfil de casquete esférico (Almagro-Gorbea 1971: 189-191. • Cerámica gris. 10-11). Urna de perfil derivada de las ánforas púnicas. 101. 1971: 192-194.EXTREMADURA Y LA SUBMESETA SUR 107 • Cerámica a bandas.4. una ampolla para perfumes. • Marfiles. LA NECRÓPOLIS DE MENGABRIL (MENGABRIL. fig. 100. • Otros. figs. además de algunos anillos de chatón giratorio que desgraciadamente habían perdido el escarabeo a causa de la cremación. 9. figs. 150). • Otros. paletas cosméticas y placas que formaba parte de cajitas y muebles. XI.C. cincho y posible cabeza de clavo (Almagro-Gorbea 1971: 194196. fig. X. Excavación: La necrópolis fue localizada al extraer arenas del río. 98).Gorbea 1971: 182-185. BADAJOZ) Localización: La necrópolis se encuentra a pocos kilómetros aguas arriba de Medellín. 1977: 365-367. XII. Urnas. 101. fig. figs. 377-378. Es interesante señalar como se produce una seriación cronológica compuesta por cremaciones en hoyo-fíbulas de doble resorte-broches de garfios-brazaletes y busta-fíbulas anulares-broches calados (Almagro-Gorbea 1991a: 162. • Cerámica a mano. 6-8. En la tumba 1 se documentó una cremación en urna.C. 1991b: 237). 12. 5). 1991b: 237-238). Nos encontramos. Posee dos asas redondas y una boca estrecha que debió tener un borde poco señalado (Almagro-Gorbea 1977: 280-281 fig. Hallazgos sin contexto. fragmentos de crisol y cuentas de pasta vitrea (AlmagroGorbea. Es muy escasa y destacan sobre todo una serie de pequeños cuencos que presentan decoración pintada de motivos orientales como lotos y grifos. 1991b: 238). 5. 1977: 375-377. lám. lo que llevó a Almagro-Gorbea (1977: 280) a realizar una breve prospección en la misma. lám. XI. 1-5). platos carenados de borde convexo y platos de perfil de casquete esférico (AlmagroGorbea 1971: 185-189. lám. Ajuares: Tumba 1. • Bronces. aunque no por ello dejan de reconocerse diversos motivos egiptizantes (Almagro-Gorbea 1991a: 162. Una urna de tipo Cruz del Negro y parte de otra pieza de similares caracterísicas (Almagro-Gorbea 1977: 281-284 fig. Cronología: Las tumbas hasta ahora excavadas en esta necrópolis se datan las más antiguas entre el 675 y el 650 a. Fragmentos de ánfora fenicia. ofreciendo una iconografía de procedencia mayoritariamente siria. • Cerámica a torno. 101. fig. figs. 6-7).

Un plato y un cuenco realizados a torno (Enríquez 1991: 177. fragmentos de un cuchillo de hierro de hoja curva y diversos fragmentos de bordes de vasos realizados a mano (Enríquez 1991: 177. treinta y cuatro fragmentos de un vaso a mano de cuerpo ovoide y cuello acampanado. 8. No obstante. plato gris a torno y cuenco a mano de paredes finas con restos de pintura en su interior relacionables con las producciones de tipo Medellín (Enríquez 1991: 177. 43 fig. Enríquez y Pavón 1995). por el tipo de estructuras y la concentración de material funerario se sugiere la finalidad funeraria del monumento. intentando los protagonistas del mismo su venta. Cronología: Los excavadores sugieren a partir del análisis de diversos materiales (cerámica gris. EL TÚMULO DE LA ALISEDA (ALISEDA. Enríquez y Domínguez 1991: 39 fig. 3). El que los objetos de oro se hallaran concentrados en uno o dos metros cuadrados de extensión sugiere que existía una tumba. Ritos fúnebres. no obstante. no obstante. plato gris a torno. LA NECRÓPOLIS DE ALJUCÉN (MÉRIDA. • Tumba 4. por lo que muy bien pudiera tratarse de una ofrenda (Enríquez y Domínguez 1991: 42).108 MARIANO TORRES ORTIZ 3. Enríquez y Domínguez 1991: 35). 7). fragmentos de broche de cinturón de bronce y una cuenta globular de vidrio (Enríquez 1991: 177. Rodríguez. • Tumba 6 85. por el contrario. Enríquez y Domínguez 1991: 41-42. con las urnas encajadas en pequeños hoyos y entibadas con cantos de río de pequeño y mediano tamaño (Enríquez 1991: 175. fechada en la segunda mitad del siglo VII a. Excavación: Los restos de la necrópolis fueron hallados en agosto de 1987 con motivo de la nivelación de unos terrenos para destinarlos a uso agrícola (Enríquez 1991: 175. cuenco tipo Medellín de la tumba 3) una correlación con la fase I de Medellín. Rituales: Tratamiento del cadáver. Estructuras: Se localizaron siete conjuntos. Estructuras: Únicamente se menciona que el tesoro apareció a 1 m de profundidad «junto y a lo largo de una pared subterránea. 6). Ajuares: • Tumba 1. Urna a torno gris del tipo pithos. Enríquez y Domínguez 1991: 4243 fig. 5). copa a mano con carena media que presentaba el bor85 de y las paredes cóncavas. cubierta por un montículo o estructura tumular (Mélida 1921: 9-10. 2-3).1). veintinueve fragmentos amorfos a torno y cuatro fragmentos amorfos a torno de cerámica gris (Enríquez y Domínguez 1991: 37-39 fig. el ustrinum estaba alejado del mismo (Enríquez y Domínguez 1991: 37). . Enríquez y Domínguez 1991: 41. vaso a mano de cuello acampanado hallado fuera de contexto. cuchilo de hierro de hoja curva. radicando su importancia en su situación junto al puerto que hay en dicha sierra y por donde discurre un cordel o camino de ganados. fragmento de broche de cinturón con placa de hierro y garfio de bronce. Este conjunto no presenta urna cineraria ni restos óseos. Rituales: No se documentaron restos del enterramiento ni de ritos fúnebres. Los objetos. En las cercanías del lugar donde se halló el tesoro se emplaza un poblado con materiales datados desde época orientalizante hasta época romana del que tal vez dependiera (Mélida 1921: 7-9. podría corresponder al mismo donde se ha señalado la existencia de un castro de la Edad del Hierro (Álvarez 1984: 104). Enríquez y Domínguez 1991: 36). • Tumba 7. El arrasamiento del yacimiento impide saber si la cremación se localizó junto al lugar donde estaban depositadas las urnas o. como de cimiento formada de piedras sueltas al azar. (Enríquez y Domínguez 1991: 50-51). Enríquez y Domínguez 1991: 41 fig. seis agrupados y uno ligeramente desplazado. Urna a mano incompleta (Enríquez 1991: 177. doce fragmentos amorfos a torno con restos de pintura roja. veintiseis fragmentos de un vaso a mano de base plana. 4).C. • Tumba 2. sobre un pequeño altozano flanqueado en su margen izquierda por el río Aljucén y en la derecha por el Guadiana (Enríquez 1991: 175. • Tumba 3. Almagro-Gorbea 1977: 204. 46 fig. cuatro fragmentos de una fuente gris a torno. cuchillo de hierro de hoja curva. aunque no se descubrieron huesos. Enríquez y Domínguez 1991: 39-41 fig. cuenco a torno. y pulsera de bronce con extremos decorados con motivo de palmeta (Enríquez 1991: 177. fueron recuperados y depositados en el Museo Arqueológico Nacional (Mélida 1921: 5-7). • Tumba 5. Enríquez y Domínguez 1991: 37). Urna a torno incompleta con restos de pintura. Urna a mano incompleta. Enríquez y Domínguez 1991: 42. sin argamasa o cemento de unión» (Mélida 1921: 9). base y parte de la pared de un gran vaso realizado a mano. veintiséis fragmentos de un gran vaso a torno decorado con bandas horizontales en rojo. CÁCERES) Localización: Aliseda se encuentra a unos treinta kilómetros al oeste-sudoeste de Cáceres. 4. Urna a torno del tipo denominado pithos con pintura a bandas y cuenco a torno (Enríquez 1991: 177. Urna fragmentada a mano de perfil en S. 8. No documentados. 44 fig. El hallazgo se produjo en la parte superior de un pequeño cerro o altozano contiguo al camino llamado cordel y los que dan acceso al pueblo y al puerto de la Sierra. Excavación: El materiales que componían el «tesoro» fueron fruto de un hallazgo casual producido en 1920. • Limpieza del revuelto superficial (sin contexto). Dos pulseras de bronce de sección circular con los extremos rematados por bolas. 9). Almagro-Gorbea 1977: 204). El lugar. Los difuntos fueron cremados y sus cenizas depositadas en el interior de urnas. cuerpo troncocónico y cuello acampanado. BADAJOZ) Localización: La necrópolis se localiza siete kilómetros al noroeste de Mérida en el paraje denominado «Huerta del Murciano». trece fragmentos de un vaso a torno de cuello acampanado. un borde de un plato gris a torno.

dos grandes recipientes de plata sin paralelos orientalizantes y que parecen pertenecer a una gran urna de perfil en S (Mélida 1921: 29-30. • A torno. una sortijas con cuatro escaraboides y un plato (Mélida 1921: 19-29 y láminas correspondientes. lám XXXVIII. 79. Ritos fúnebres. Blázquez 1975a: 107. Vidrio. Domínguez agrupa los materiales en categorías genéricas que van a ser las utilizadas en este trabajo. dos sortijas con chatón para sellos grabados en oro. Blázquez 1975a: 60-62 láms. . SANTA CRUZ DE LA SIERRA (CÁCERES) Localización: El enterramiento se halló en la ladera de la Sierra de Santa Cruz a los pies de un castro de la Primera Edad del Hierro ubicado en el extremo norte de la misma (Martín Bravo 1998). láms. reconocible al formar una mancha más rojiza que el resto del suelo. 1). El cuerpo fue quemado a una temperatura de unos 600º según se desprende de la coloración de los huesos. un arete o colgante. 1.C. pequeña olla con gallón perforado y perfil en S (Almagro-Gorbea 1977: 217-218 fig. Cronología: La tipología de las urnas permite fecharles entre finales del siglo VIII a. Piedra. Ajuares 86: • Cerámica gris. ya que no responden a las piezas de tipología ibero-turdetana que predominan a partir del siglo VI a. 1). una figurilla con forma de pájaro y un plato (Martín Bravo 1998: 39. 3-8). Se documentaron platos carenados de 86 Debido a que los materiales aparecieron sin contexto arqueológico. Excavación: No se llevó a cabo ninguna campaña de excavación y sólamente se procedió a la recogida de materiales en superficie en un radio de unos quince metros de extensión (Domínguez 1985: 57). Excavación: La localización del enterramiento fue fruto de un hallazgo casual a principio de los años cincuenta (Mena 1959. Martín Bravo 1998: 39). Fragmentos de un espejo discoidal (Mélida 1921: 30. 75. Estructuras: Parece ser que la estructura funeraria corresponde a un túmulo arrasado. Un aro. tal vez. 62 fig. XXXIX-XLI). semejante a los fabricados en bronce y plata. cincuenta y tres piezas de collar de diversos tipos. El paraje se conoce concretamente como «Pozo de Campo Viejo» y es un terreno llano rodeado de olivos y viñedos (Domínguez 1985: 57. fragmento de plato de cerámica gris de casquete esférico y plato carenado de amplio borde convexo (Mélida 1921: 10. láms. Almagro-Gorbea 1977: 216 fig. dos fragmentos de adorno de filigrana. Almagro-Gorbea 1977: 205-212 lám. 41 fig. 9-10 figs. dados sus paralelos en la necrópolis de Setefilla. Blanco 1956: 4-6. Es el grupo mejor representado con treinta y seis piezas. Un recipiente ritual con soporte de asas de manos. más de cien fragmentos que pudieron pertenecer a uno o.EXTREMADURA Y LA SUBMESETA SUR 109 Ajuares: El hecho de tratar con piezas muy conocidas y estudiadas. Pieza de piedra con los extremos perforados que Mélida (1921: 32) interpreta como piedra de afilar y a Almagro-Gorbea (1977: 216. Almagro-Gorbea 1977: 217-218 fig. dos sortijas con escarabeos esmaltados.. un cinturón.. 76-77. Fragmento de una urna de perfil aparentemente ovoide y borde vuelto bajo el que corre una línea de impresiones digitales. Cronología: Blázquez (1975a: 134) propone para las joyas una cronología en el tercer tercio del siglo VII a. Rituales: Tratamiento del cadáver. VIII-X. dos arracadas. 79. Rituales: Tratamiento del cadáver. estando la urna mayor cubierta con un plato y las menores con lajas de pizarra (Martín Bravo 1998: 39). Jarro piriforme de boca trilobulada. Estructuras: Enterramientos en urnas entibadas con piedras y depositadas en un hoyo. Dos asas de sección circular pertenecientes a ánforas fenicias. García y Bellido 1960: 44-45 fig. XXXVIXLIIA. Almagro-Gorbea 1977: 213-215 figs. 9-14. 2.C. Oro. con inscripción jeroglífica de tipo ornamental (Mélida 1921: 30-32. estar ligeramente más elevado y por la presencia de piedras dispersas en un lugar donde no son habituales (Domínguez 1985: 57). Ritos fúnebres. dos de ellas asimilables a los denominados vasos «á chardon». Los restos del difunto pertenecen a una mujer de unos 25-30 años (Martín Bravo 1998: 40). piececillas sueltas. XXIX-XXX. Blanco 1956: 11-46 figs.1-2). mientras que Almagro-Gorbea (1977: 220) cree que deben fecharse en el último cuarto del mismo siglo. y el siglo VII. dos asas bífidas pertenecientes probablemente a un recipiente del tipo denominado pithos. lám. en las cercanías de la localidad de Almendralejo. 78 lám. XLVB-XLIX. XXXV-XXXVII). 5. dos brazaletes. Blázquez 1975a: 115-136 láms. nos ha llevado a hacer una enumeración de las mismas remitiendo en cada uno de los grupos a la bibliografía correspondiente. Bronce. LA NECRÓPOLIS DE CAMPO VIEJO (ALMENDRALEJO. Almagro-Gorbea 1977: 215 fig. Plata. pero señala que el estado de destrucción del conjunto impiden precisar con seguridad los ritos empleados. 32. Cerámica. 19-64. Ajuar: Tres urnas a torno. ciento noventa y cuatro piezas de aplicación. Cremación secundaria. 5-6. XXXVIII. No documentados. Domínguez (1985: 62) opina que los cadáveres eran cremados y sus restos depositados en una urna.C. XXII-XXXIV). una diadema. • A mano. 6. 1. tres sellos con escarabeo. dos cadenillas. BADAJOZ) Localización: Los restos funerarios se localicaron a unos cien metros de la N-630 (Sevilla-Gijón) a la altura del kilómetro 305. No documentados. 2) le recuerda un brazal de arquero. 1-2).

etcétera. No se recuerda la existencia de paramentos de delimitación o cobertura. • Urnas. Cronología: Domínguez (1985: 61) fecha el conjunto a finales del siglo VI y principios del V a. BADAJOZ) Localización: El yacimiento se encontraba en una cota inundable del pantano del mismo nombre cerca de Orellana la Vieja (Enríquez y Hurtado 1986: 67. 11. se trata de una cremación secundaria. 110 cuadros G4 y H1). núms. Cronología: La escasez de material recuperado impide una datación ajustada de esta necrópolis. Ajuares: Se localizaron fragmentos amorfos de cerámica. el estado de la pieza y lo completo del conjunto. BADAJOZ) De este municipio procede un timiaterio de bronce que sugiere la existencia de un enterramiento. El difunto fue cremado. distinguiéndose sólo por las pastas negruzcas (ibidem: 59-60. lleva a los autores que publican la pieza a sugerir la existencia de una sepultura de inhumación (de la Bandera y Ferrer 1994: 41). restos óseos calcinados. EL TÚMULO DE LA GARGANTA DE MINCHONES (VILLANUEVA DE LA VERA. Rituales: Tratamiento del cadáver. un cuenco incompleto de cerámica gris a torno con forma de casquete esférico y una fíbula de doble resorte: Todos los materiales se hallaron fuera de contexto pero alrededor de los hoyos mencionados anteriormente (Enríquez y Hurtado 1986: 67. CÁCERES) En esta tumba se recogió hacia 1946 el primer jarro de Villanueva de la Vera.110 MARIANO TORRES ORTIZ borde convexo. fragmentos amorfos de cerámica y dos piezas metálicas (Enríquez y Hurtado 1986: 67. números 26-30). Atlas de España El País-Aguilar. Excavación: Las piezas han sido halladas en actuaciones incontroladas que han arrasado todo el entorno del yacimiento (Enríquez 1991: 181-182). Enríquez 1991: 181). de bordes redondeados. 181-182). Cronología: La fíbula de doble resorte y la tipología del broche de cinturón sugieren una fecha en el tránsito del siglo VII al VI a. La pieza procede de un hallazgo fortuito. LA NECRÓPOLIS DE GARGÁLIGAS (BADAJOZ) Localización: No existe en la bibliografía constatación de la ubicación concreta del yacimiento. por lo que supongo se hallaría no lejos del río afluente del Guadiana con ese nombre o en las inmediaciones del paraje que ostenta ese topónimo (vid. • Ollas. toreútica y orfebrería orientalizante (Enríquez 1991: 181). LA NECRÓPOLIS DE LOS TERCIOS (ORELLANA LA VIEJA. una fíbula de doble resorte y un fragmento de un broche de cinturón de garfios (Enríquez y Hurtado 1986: 67. 8. Rodríguez y Enríquez 1992: 535). LA NECRÓPOLIS DE COGOLLUDO (NAVALVILLAR DE PELA Y ORELLANA LA VIEJA. 7. 10. Ajuares: Se recogieron urnas grises. se han recuperado con motivo de la realización de una serie de trabajos en el pantano de Orellana una serie de materiales de enorme importancia actualmente en la colección particular de A. 5-6. Ninguno de los ejemplares son iguales. Enríquez 1991: 181). Rituales: No documentados. No documentados. Excavación: El lugar se encontraba completamente arrasado por las aguas y había sido expoliado. cuencos hemiesféricos de borde engrosado al interior.C. BADAJOZ) En este paraje localizado sobre un importante paso sobre el río Guadiana en el que pudo ubicarse la antigua Lacimurgi. 9. Sus formas recuerdan a las urnas ibéricas del valle del Guadalquivir. los materiales podrían ser algo anteriores. por lo que se sospecha de un ustrinum sobre el suelo en el que fue cremado el cadáver junto con su . identificándose una agrupación de diez de ellos (Enríquez y Hurtado 1986: 67. No obstante. Los testigos presenciales señalaron la existencia de de un nivel de cenizas y tierra que se hallaba sobre un enlucido artificial de cantos rodados. Enríquez 1991: 181). vasos de cuello acampanado. No obstante. existiendo ejemplares paralelizables con los documentados en Medellín. Estructuras: Se pudo apreciar que se habían realizado hoyos en la roca. Se desconoce igualmente si las cenizas fueron recogidas en una urna. LA NECRÓPOLIS DE USAGRE (USAGRE.C. Piezas de pequeño tamaño y cuerpo ovoide. Estructuras: Se documentó la existencia de un pequeño hoyo donde existían restos de ceniza. unido a la presencia de lajas de piedra en el lugar del hallazgo. No obstante. una visita al yacimiento había proporcionado restos arqueológicos (Enríquez 1991: 181). 4. 12. Enríquez 1991: 180 fig. Ritos fúnebres. por el contrario. Aguilar Sanz entre los que destacan cerámicas griegas. platos grises. pero su escasa representatividad tipológica impide una datación más ajustada. 1-19). Enríquez 1991: 182). números 20-25). p. BADAJOZ) En esta localidad se han recuperado en circunstancias desconocidas una serie de placas de broche de cinturón procedentes de algunas tumbas ya destruidas (Enríquez 1991: 182. VILLAGARCÍA DE LA TORRE (VILLAGARCÍA DE LA TORRE. biselados por el exterior y de tendencia recta (Domínguez 1985: 57. desconociéndose si el proceso tuvo lugar in situ o. ligero estrechamiento a modo de cuello y borde exvasado o recto (ibidem: 60-61.

Restos de un recién nacido (ibidem: 220). 1. entre ellas con especial fuerza la etrusca (García-Hoz y Álvarez 1991: 200-203. Rituales: Tratamiento del cadáver. La cronología del conjunto la fijan estos autores entre la segunda mitad del siglo VII a. probablemente femenino.EXTREMADURA Y LA SUBMESETA SUR 111 ajuar. una placa cerámica con restos de pintura rojiza y forma de lingote chipriota. también denominado «Camino de Vinateros». No documentados. Las piezas halladas son concretamente una placa o arracada. No documentados. • Enterramiento 2. El monumento fue objeto de una rápida campaña de excavación en septiembre de 1984 debido a que el nivel de las aguas estaba volviendo a la normalidad (Pereira y de Álvaro 1986: 29-30. Alvarado y Blanco 1993: 260) 13. restos de un posible «brasero» de bronce (asas y borde). en el término municipal de Belvís de la Jara. 205-209 láms. restos de un pequeño vaso de plata de perfil bitroncocónico y decoración agallonada y dos fragmentos de hierro correspondientes a dos cuchillos fabricados en este material (Pereira y de . LA CAÑADA DE PAJARES (VILLANUEVA DE LA VERA. se documentó la presencia de una gran urna cerámica realizada a mano con borde exvasado del que nacían dos asas que se apoyaban en la parte superior del cuerpo de la misma que contenía en su interior otro vaso a mano de perfil troncocónico y base plana que contenía el resto de los elementos del ajuar: dos cuencos pintados similares a los documentados en el primer escalón. una segunda placa decorada con un grifo. carena suave. en posición fetal (Pereira y de Álvaro 1990: 220-221). y principios del VI (González Cordero. una jarrita de pasta gris realizada a mano o torno lento con asa y decoración en zigzag de botones de bronce. un nazm y otras piezas áureas. Individuo adulto. Para ello se utilizó un lecho mortuorio para realizar la cremación. 15. para los mismos (García-Hoz y Álvarez 1991: 199. 2-8. Cremación aparentemente in situ del cadáver en un lecho funerario y posterior recogida de los restos de la misma en una urna (GarcíaHoz y Álvarez 1991: 203). Excavación: El yacimiento fue localizado durante el transcurso de la realización de unas faenas agrícolas en septiembre de 1988. un brazalete de extremos abiertos y ligeramente apuntados. 231 fig. 1990: 217-218). En un primer momento. uno de los cuales es el cordel de ganados que enlaza el vado del Guadiana en Medellín con el vado del Tajo en Alconétar.C. un garfio de un broche de cinturón de tipo tartésico. CÁCERES) De este paraje proceden una serie de piezas de orfebrería que tal vez pertenecieran a un contexto funerario. Estructuras: Los restos del enterramiento se localizaron en el interior de un edificio de grandes dimensiones. Estructuras: El enterramiento estaba compuesto por una fosa de inhumación de planta rectangular y sección escalonada en tres niveles en los que se depositaron los enterramientos. afluente del Tajo. Ajuar: Conjunto de bronces que formaban parte del lecho funerario con representaciones humanas. un numeroso conjunto de anillos de bronce. Fernández Miranda y Pereira 1992: 67). Bajo las inhumaciones depositadas en el segundo escalón de la fosa. I-V). una ampolla de tipología fenicia para contener aceites perfumados. Ritos fúnebres. EL TORREJÓN DE ABAJO (CÁCERES) Localización: El yacimiento se emplaza sobre una pequeña loma junto al río Guadiloba cerca del cruce de dos caminos. ya de por si dañado tras una prolongada permanencia bajo las aguas (desde 1969). la zona se encuentra bajo las aguas del pantano de Azután (Pereira y de Álvaro 1990: 217). 203). Las coordenadas del mismo son 39º 25’ 42” (García-Hoz y Álvarez 1991: 199). Ritual: Tratamiento del cadáver. umbo en la base y decoración pintada en rojo y amarillo.C. No se sabe si esta fosa estaba cubierta o no por un túmulo (Pereira y de Álvaro 1990: 218. Cronología: El estilo de los bronces recuperados hace que se proponga una fecha de finales del siglo VI a. 14. señalando los investigadores que publican estas piezas que han hallado sepulturas con un cerco de tierra para la contención de la tierra. TOLEDO) Localización: El monumento funerario se localiza en la ribera derecha del Gévalo. Se documentaron los restos inhumados de dos individuos: • Enterramiento 1. LA CASA DEL CARPIO (BELVIS DE LA JARA. etcétera. las ofrendas y el ajuar. muy posiblemente fruto de un taller indígena que ha recibido diversas influencias. de felinos. un vaso cerámica para el trasvase de líquidos (clepsidra). Ajuares: En el primero de los escalones de la fosa se documentaron seis urnas a mano de borde exvasado y cuerpo de perfil globular con restos de pintura rojiza o negra y superficies escobilladas. De este enterramiento provendría el jarro de bronce piriforme de tradición fenicia que García y Bellido señalaba como procedente de Villanueva de la Vera (García y Bellido 1960: 45-48 figs. En la actualidad. al menos quince cuencos a mano de paredes finas. fue objeto de numerosas actuaciones «incontroladas» que causaron daños en el monumento. Ritos fúnebres. un fragmento de fíbula de tipología imprecisa. cuyos restos aparecieron en una urna en la esquina noroeste de la habitación 1 (García-Hoz y Álvarez 1991: 203). Fueron realizadas dos campañas de urgencia en los meses de febrero y octubre de 1989 dado el interés de los hallazgos (García-Hoz y Álvarez 1991: 199). González Cordero. Excavación: El yacimiento fue descubierto en 1984 como consecuencia de una bajada del nivel de las aguas con motivo de unas obras realizadas en el pantano. Alvarado y Blanco 1993).

Cerro de La Miel) como occidental (poblado de Setefilla. lo que da muestra de la fecha temprana en que empiezan a llegar las influencias orientales a esta zona del valle del Tajo. 92-94 láms. 10-11. La suma de todas estas evidencias sugieren para esta sepultura una fecha en torno a finales del siglo VIII a.C. 86-87 figs. 87 fig. La presencia de un posible recipiente ritual de asa de manos apunta ya más bien a una cronología de siglo VII a.C. Cronología: Los cuencos a mano de paredes finas con decoración pintada bícroma encuentran paralelos en el nivel II del Cabezo de San Pedro fechado entre el 750 y el 650 a. TOLEDO) Localización: Esta posible necrópolis se sitúa en un cerro inmediato al denominado del Castillo que recibe el nombre de Las Fraguas. Moreno Arrastio. Excavación: Las piezas de bronce recuperadas fueron halladas casualmente durante la realización de unas labores agrícolas. 5. thymiaterion de bronce que apareció desmontado en dos piezas y un tercer objeto que pudo ser un recipiente ritual de asa de manos según se desprende del hecho de que se documentaron en el lugar fragmentos de cobre de las paredes de un recipiente o caldero (ibidem: 63-66. . F.112 MARIANO TORRES ORTIZ Álvaro 1986: 31-39.C. túmulos A y B de Setefilla. 16. 1990: 218-224. siendo el lote dado a conocer por Jiménez de la Llave en 1860 a través de un informe archivado en la Secretaría de la Real Academia de la Historia (ibidem: 63).2). IV-VI). por paralelismo con el área propiamente tartésica. LAS FRAGUAS (LAS HERENCIAS. Fernández Miranda y Pereira 1992: 67-70. o principios del VII. consideración con la que estoy de acuerdo. Fernández Miranda y Pereira (1992: 66) se inclinan a fecharlas en el siglo VII a. Estructuras: No documentadas. 85 fig.C. 2-4.C. 7. La Saetilla. 232-234 figs. según demuestran diversos paralelos tanto en Andalucía oriental (Cerro de los Infantes. El paraje se ubica junto a la margen izquierda del río Tajo aguas abajo de Talavera de la Reina (Fernández Miranda y Pereira 1992: 60-63).C. Vega de Santa Lucía). Ajuares: Jarro de bronce piriforme de boca trilobulada. La decoración de botones de bronce realizada sobre una jarra a mano indica una cronología no inferior al 700 a. Rituales: No documentados. Cronología: A pesar de la ausencia de contexto de estas piezas. La ampolla de tipología fenicia ofrece paralelos en diversos yacimientos del Mediterráneo y la Península Ibérica entre los siglos VIII a VI a. Es posible que esta necrópolis se vincule con el poblado que está siendo excavado por.

Se trata de una estructura circular. 1-3). Visitado por K. Spindler et alii 1973-1974).50 m de espesor. Excavación: El monumento fue descubierto a principios de los sesenta por O. Spindler en 1971. estando relleno el espacio entre ambos por una acumulación de grandes piedras de 2. se iniciaron trabajos de campo del 16 de octubre de 1972 al 11 de noviembre de ese mismo año (Spindler et alii 1973-1974: 91-94). Da Veiga Ferreira y G. se accede a través de un estrecho corredor de 4.—Necrópolis del Bronce Final y la Primera Edad del Hierro en el sur de Portugal (sólo las recogidas en este trabajo). EL SUR DE PORTUGAL FIGURA 18. caracterizada por un muro exterior y una cámara funeraria central. que forma la cámara funeraria. ESTREMADURA) Localización: El monumento se encuentra a un kilómetro y medio de la línea de costa en la parte sur de la península de Sesimbra.20 m de longitud que presenta planta trapezoidal y atraviesa el muro exterior y el relleno de piedras. A la cúpula central. Estructuras: Monumento. habiéndose publicado los resultados de esta interreante excavación en dos artículos (Spindler y Ferreira 1973. . EL SEPULCRO DE CÚPULA DE ROÇA DO CASAL DO MEIO (SESIMBRA. 1. Zbyszewski en el curso de sus trabajos para realizar el mapa geológico 1:50000 de la zona de Setúbal. a kilómetro y medio al este-sudeste de Quinta de Calhariz y seis kilómetros al este-nordeste de Sesimbra sobre un afloramiento calcáreo (Spindler et alii 1973-1974: 91-95 figs.3.

C. nota 4). Se realizaron nuevos descubrimientos en 1875 y 1895 tanto al norte como al sur de la capilla medieval construida en el espacio funerario (Correa 1925a: 8). Los materiales documentados son los siguientes: un peine de marfil. El espacio entre este muro exterior y las paredes de la cámara funeraria estaba relleno por grandes piedras depositadas sin ningún tipo de orden. pl I. un cuenco de carena alta con un elemento de suspensión perforado y fragmentos pertenecientes a otra pieza de similares características (Spindler et alii 19731974: 120-125 figs. 102-105 fig. fig. 110. Tiene unas dimensiones de 4. 11 y 12). 277 fig. 4). Es de planta rectangular en las partes más altas conservadas. 280-281 fig.80 m de altura. Cadáver inhumado decúbito lateral derecho en posición fetal con los brazos y las piernas flexionados. estrechándose desde el exterior hacia el interior del monumento. I.25 m del suelo. llegando a alcanzar el 1. Todo el muro interior de la cámara estaba recubierto por un reboco de arcilla de 0. ESTREMADURA) Localización: La necrópolis se ubica sobre la ladera sudoeste de una colina de formación miocénica situada junto al río Sado. 0.b). Cadáver inhumado decúbito supino con las piernas y el brazo izquierdo ligeramente flexionadas.20 m de anchura.05 a 0. • Cerámica 87. El cadáver estaba directamente depositado en el suelo de la cámara en su parte sudoeste (Spindler et alii 1973-1974: 100 fig.b). La altura conservada de la cúpula es de 1 m. I.10 a 0. Esta cubeta se elevaba 0. 2) de cuyo hábitat protohistórico. Nuevas campañas de excavación fueron llevadas a cabo en otoño de 1925. para este monumento funerario.55 en el acceso a la cámara funeraria. • El corredor de acceso. 99-100 figs. 110. Las dimensiones de los mismos oscilan entre los 0. 100 fig. 122-123).35 de espesor.114 MARIANO TORRES ORTIZ • El muro circular. siendo las dimensiones de la misma 1. Es recto. conservado hasta una altura de 0. • La cámara funeraria. El corredor estaba construido con ortostatos en cuyos intersticios se insertaron pequeñas piedras. 108-109). 109). • Tumba 1. 106-108). A los pies del cadáver inhumado en la tumba 1 se encontraron huesos de animales (dos cabras y dos carneros) tal vez depositados como ofrendas (ibidem: 110. 7).5 m de diámetro. 4. unas pequeñas pinzas de bronce y un anillo de bronce de sección rectangular (Spindler et alii 1973-1974: 118-120 figs.30 y 0. 6. presentando una orientación hacia el sudeste. Ajuares: • Tumba 1. Es la parte más vulnerable del monumento debido a las deformaciones y la presión de las tierras que ha sufrido. fig. se describen sucintamente bajo este epígrafe. LA NECRÓPOLIS DE OLIVAL DO SENHOR DOS MÁRTIRES (ALCAÇER DO SAL. si es que estataban vinculadas a alguna de ellas. unas pinzas de bronce y el bucle de un broche de cinturón (ibidem: 119-121 figs. • Tumba 2. No existe estructura. 2. 5-6. El cadáver se depositó en el sector noroeste de la cámara sobre una especie de cubeta sobreelevada realizada en arcilla que estaba en parte destruida por la violación de la cámara. 10a-c).10 m de espesor.20 m en la entrada exterior y 0.70 de anchura y un grosor de 0. primavera de 1926 y primavera de 1927 (Correia 1928: 56). Rituales: Tratamiento del cadáver.70 m de largo por 0. La excavación científica de la necrópolis comenzó en 1925 (febrero-abril) por concesión del propietario del terreno. Estaba compuesto por treinta ortostatos de piedra caliza jurásica que rodeaba toda la construcción. 87 Ya que no se sabe con seguridad a que tumba pertenecían las cerámicas.20 m de espesor.60 m (ibidem: 97 plano 1.50 m (Spindler et alii 1973-74: 97 plano 1. Un vaso bicónico de fondo plano y paredes ligeramente curvas con decoración bruñida en el exterior.3. que tenía unas dimensiones de 0.80 m de anchura y los 0. siendo recubierto todo el conjunto por un reboco de arcilla de 0. • Tumba 2. 110. 6. alcanzando esta estructura los 3. Sus bordes estaban formados por dos listones de 0.50 m de altura. El cuerpo está orientado de este a oeste con el cráneo dirigido hacia el este (ibidem: 100 fig.20 m de longitud y una anchura de 1.80 m de altura. m de diámetro. Este muro tenía un vano destinado para servir de entrada a la cámara a través del corredor. 6.70 y 1. debía depender (Tavares da Silva et alii 1980-81). El cadáver tiene una orientación noroeste-sudeste con el cráneo mirando hacia el sudeste (Spindler et alii 19731974: 100 fig. a un kilómetro al oeste de la villa de Alcaçer do Sal (Paixao 1983: 275. 10g. 6. 10. Cronología: A partir de la fíbula y la cerámica con decoración bruñida exterior cabe sugerir una datación en los siglos X-IX a. Paixao realizó trabajos en la misma con objeto de determinar la localización del cementerio y reiniciar su estudio (Paixao 1983: 276. llegando a alcanzar 0. Este relleno puede llegar a mantener en las partes mejor conservadas de la estructura un espesor de 2.d-f). En 1968. A pesar de las alteraciones sufridas por los ortostatos fue posible determinar la posición original de los mismos así como las dimensiones de este encintado exterior: 11. pl. 4.25 m (Spindler et alii 197374: 97 plano 1. El muro de la cámara fue construido con ortostatos de piedra de menor tamaño que los del muro exterior siguiendo la técnica de la falsa cúpula. . siendo los huecos entre los mismos rellenados con piedras de menor tamaño.b). El monumento albergaba dos inhumaciones: • Tumba 1. situado en el Cerro del Castillo. En otoño de 1980 se llevó a cabo una intervención de urgencia que puso al descubierto veintisiete nuevos enterramientos (ibidem: 275. 8. Ritos fúnebres. Se recuperó una fíbula de bronce ad occhio. El cierre del corredor se realizó mediante una piedra que bloqueaba la entrada al mismo. pl. 102 fig.80 de ancho (ibidem: 100 fig. 6. • Tumba 2.10 m de ancho y formaban una especie de cerca de 1. Tumbas. pero en la base presenta una planta circular. Excavación: La necrópolis fue casualmente descubierta en 1874 al construirse una era (Paixao 1983: 275 nota 1).05 a 0.

Gamer-Wallert y Paixao 1983: 271 fig. Urna de tipo Cruz del Negro (Frankenstein 1997: 325 lám. Ambas se encontraban cubiertas de tierra y bloques de piedra (Paixao 1983: 278-279 fig. 9). sin embargo. las cremaciones debieron realizarse en un ustrinum y los restos de las mismas eran recogidas en urnas que se depositaban en hoyos (Correia 1928: 11-14). Las dimensiones de estas fosas llegaban a alcanzar los 4 m de largo y 1. Corresponde a cremaciones in situ realizadas directamente sobre el suelo (no existe fosa) que presentan una orientación este-oeste. • Tumba G10. como la cremación secundaria en las estructuras del tipo 2.EL SUR DE PORTUGAL 115 Estructuras: V. Broche de cinturón de tres garfios y escotaduras laterales y una fíbula anular hispánica (Correia 1925a: 19-20. Fosa escalonada de cremación de planta rectangular que presenta orientación este-oeste y las siguientes dimensiones: 2. .12 de profundidad para la interior. • Tumba 54. • Tumba 93. Tipo 2. lám.20 m de diámetro y 0.3). lám. • Tumba 31. y 1. Fosa escalonada de cremación de la que no se señala orientación. Ajorca con sanguessugas y fragmento de un broche de cinturón como el de tres garfios (Schüle 1969: 282. Cronología: Por el tipo de las estructuras (fosas escalonadas de cremación) semejantes a las de la necrópolis fenicias arcaicas de Cádiz y Puig des Molins. No obstante.C.88 de anchura y 0. fig. Tras la cremación. Tipo 3. Brazalete de bronce. los otros tres tipos presentados por el excavador (Correia 1928: 11-15). 0. • Tumba 42. lám. escarabeo de Psamético I.9-12. Las dimensiones de la misma son las siguientes: 2. 1. Urnas cinerarias en hoyo. LA NECRÓPOLIS DE GAIO (SINES. De ellas. 6. En estas últimas. 48A): • Tumba 22/80. algunos materiales como las fíbulas anulares hispánicas y los broches de cinturón de tres garfios y escotaduras laterales apuntan a que algunas de las tumbas que hemos catalogado puedan fecharse ya en el siglo V a. lám. presentando normalmente una longitud de 2 m (Correia 1928: 13-14). Rituales: Tratamiento del cadáver. 91. 3. Frankenstein 1997: 324 lám 49). 89 Faraón fundador de la dinastía XXVI que reinó entre 664 y 610 a. 5). 2. No documentados. Este tipo de sepultura también se ha documentado en las últimas intervenciones (Paixao 1983: 279 fig. lám. • Tumba 118. 89. 89. 3.10 de anchura y 0.5-8). 92. pero con diferencias en lo referente a estratigrafía y ajuares. sin especificarse en la publicación la topografía del terreno.1). 52). 50). el brazalete acorazonado y las cuentas de sanguessuga. Ritos fúnebres. Cerámica según Schüle de origen púnico (Schüle 1969: 282. • Tumba 38 o 62. 88 • Tumba 11. Broche de cinturón de tres garfios (Schüle 1969: 282.7-10. y los dos primeros tercios del VI.50 m de longitud. Esta propiedad se ubica a doce kilómetros y medio al sur de Sines y a una distancia de siete kilómetros de la costa (Costa 1966: 529).90 m de longitud y 0. 48) • Tumba 22/80. Anillo de plata y escarabeo con el nombre de entronización de Psámetico I 89: Horus O-ib (Correia 1925b: 4-5. Schüle 1969: 281. una fusayola y dos piezas cerámicas (Schüle 1969: 182. lám.57 para la interior. urnas Cruz del Negro de tipología evolucionada. Silva y Gomes 1992: 256 fig.1-4). 3). Los huesos cremados del difunto se recogían en esta última fosa. 1.60 m de longitud. Cremaciones in situ del cadáver en una pira depositada en una fosa escalonada excavada directamente en la roca madre con una orientación este-oeste.65 m de altura 88 (Silva y Gomes 1992: 256 fig. 8-14). Ajuares: • Tumba 10. Frankenstein 1997: 332 lám. • Tumba 88. Brazalete y cuentas del tipo sanguessuga (Schüle 1969: 281. como por la filiación de algunos de los materiales: broche de cinturón de tipología tartésica. BAIXO ALENTEJO) Localización: La necrópolis se localizó en la Herdade do Gaio. Correia señala la existencia de cuatro tipos de estructuras en la necrópolis.C. 92. un broche de cinturón de tipo tartésico con tres garfios soldados sobre una placa. 60). 48A). 5-6). Sí son de interés. • Tumba 52. Urna gris de perfil ovoide y boca exvasada (Frankenstein 1997: 326 lám. Tipo 4. Un cuchillo de hierro de hoja curva. lám 95. los huesos del difunto estaban depositados en la fosa interior.50 de anchura para la fosa exterior. • Tumba 48. 91.5 de profundidad (la mayor de ellas). Todas las medidas son aproximadas tomadas de la planta publicada por Silva y Gomes (1992: 256 fig. Urna de tipo Cruz del Negro de tipología evolucionada (Frankenstein 1997: 324 lám. la fosa se cubría con una gruesa capa de tierra y piedra calcarea procedentes de la excavación de la misma. • Tumba 43.C. Se documenta tanto la cremación in situ del cadáver en las estructuras de los tipos 3 y 4.64 m de longitud y 1. Lucerna fenicia de un sólo mechero (Schüle 1969: 281. 48A). La urna se colocaba sobre la roca madre o en hoyos elípticos u ovales excavados en la misma (Correia 1928: 11-12). brazalete de bronce de forma acorazonada con los extremos acabados en botones troncocónicos. como el tipo 1. las de tipo 1 corresponden a una etapa claramente postorientalizante y no serán objeto de estudio en este trabajo. 91. Urna de tipo Cruz de Negro de tipología evolucionada.10 de profundidad para la fosa exterior. dos puntas de lanza de hierro con sus correspondientes regatones y un escarabeo (Paixao 1983: 282-285 figs. empuñadura de un cuchillo de hierro y placa de bronce con dos agujeros (Schüle 1969: 281. lám. Sobre esta fosa escalonada se erigía una pequeña superestructura tumular de 4. anillo de bronce. Las cenizas y el ajuar se cubre con piedras sueltas o con una capa unida y homogénea de bloques calcareos o conglomerado difícil de romper (ibidem: 12-13). sugerimos estas sepulturas una fecha entre la segunda mitad del siglo VII a. una ajorca de bronce en la que se ensartaban varias cuentas de sanguessuga del mismo metal. Al igual que en la fosa anterior.

la fíbula anular y la urna de orejetas dan una datación sólida para esta necrópolis entre principios del siglo VI y principios del V a. 17). veintidós cuentas de pasta vítrea esféricas y discoidales. Cronología: Para esta necrópolis cabría sugerir una datación entre los siglos VI-V a.40 de anchura y 0. Estructuras: El hecho de que los materiales no fueran objetos de una excavación científica impide precisar el tipo de estructuras existentes en esta necrópolis. una pieza anular de cerámica gris y un fragmento de un brazalete de bronce (Costa 1966: 530-538 figs. Ajuares: Dos arracadas de oro. 216). figs. 1986: láms. cuatro cuentas esféricas de una sustancia que parece estaño. Rituales: Tratamiento del cadáver. con motivo del hallazgo de tres lápidas epigrafiadas con caracteres de la escritura del sudoeste. Rituales: Tratamiento del cadáver. 4. Estructuras: La necrópolis. un anforisco de vídrio de color azul traslúcido. un alambre de bronce y fragmentos de una lanza de hierro (ibidem: 226. un pendiente de ámbar montado en una sustancia que parece estaño. setenta y seis cuentas de vídrio azul y oscuro esféricas y discoidales.C. tres cuentas de pasta vítrea azul oculadas en blanco. cuenta bicónica de oro que presentaba decoración granulada y servía de engaste a una turquesa. 6-14). Una urna cineraria a mano de perfil en S. Las coordenadas de la misma son las siguientes 37º 43’ 52” N y 0º 23’ 00” W (Beirao y Gomes 1983: 213. un pendiente piriforme de ámbar castaño. 5. el plato de barniz rojo. permaneciendo inéditos hasta la publicación de los mismos por los autores arriba citados. Ritos funerarios. una gargantilla del mismo metal. cuando fueron hallados durante la construcción de una casa. Cronología: El paralelo de la urna a mano con una de la necrópolis de Frigiliana. Las coordenadas de la misma son 8º 15’ 00” W y 53º 00’ 00” N (Dias. fig. Beirao y Coelho 1970: 176). un plato de barniz rojo de borde ancho y carena externa e interna y otros fragmentos (Beirao y Gomes 1983: 216-225. ya en su desembocadura. indican que el individuo fue cremado (Beirao y Gomes 1983: 228). figs 14. Pasta vítrea. se componía originalmente de diecisiete tumbas. Metales. Cista de planta rectangular formada por cinco lajas de piedra (cuatro formaban las paredes y una la tapa) que presentaba una orientación de este a oeste y las siguientes dimensiones: 0. LA NECRÓPOLIS DE GALEADO (VILA NOVA DE MILFONTES) Localización: La necrópolis se localiza sobre un espolón de orientación norte-sur que se proyecta sobre la última curva del río Mira. veintisiete cuentas de ámbar de color castaño. 3-4). dos fragmentos de otro vaso de las mismas características. que localizó dos tumbas y las primeras piezas arqueológicas. Excavación: Beirao y Gomes siguen la pista del hallazgo de los materiales de esta necrópolis hasta noviembre de 1939. tres cuentas de oro bicónicas con reborde. Los materiales fueron recogidos por Manuel Heleno. se llevaron a cabo las excavaciones que pusieron al descubierto esta necrópolis. Beirao.23 y 0. una urna de orejetas. 3-4. seis cuentas de ágata (cuatro discoidales y dos elipsoidales). tres fragmentos de bronce pertenecientes a una fíbula anular hispánica. 14. Excavación: En 1970.70 m de longitud. cuarenta y una cuentas de pasta vítrea de un color azul más claro. 0. No documentado.. Sepultura semejante a la anterior ubicada a 1. El examen de los restos óseos recuperados en una de las urnas. según relataron dos testigos (Beirao y Gomes 1983: 212-213). mientras que el anforisco de pasta vítrea parece apuntar a las décadas finales de este siglo o principios del siguiente. BAIXO ALENTEJO) Localización: La necrópolis se localiza en lo alto de un cabezo de 233 m de altitud ubicado escasamente a doscientos metros de Aldea de Palheiros.C. El hecho de que la misma se encontrara a escasa profundidad (entre 0. Como se ha señalado anteriormente para las estructuras. cinco cuentas de oro esfericas y lisas.50 m de la misma (ibidem: 529). una urna a torno de perfil bitroncocónico. estando cubierto todo el conjunto de tierra (Costa 1966: 529).C. No documentado. Tumba 2.40 de profundidad. Un nazm de oro. II y III. Sobre la sepultura se localizaron tres grandes piedras redondeadas. Ajuares: Cerámica. que se extendía sobre 610 m2. El hecho de que la misma se encontrara prácticamente en superficie ha causado importantes daños debido a las labores agrícolas (ibidem: 175-176). fig. 1-7. Estructuras: Tumba 1. José Miguel da Costa llevó a cabo una inspección sobre el terreno en julio del mismo año. Las joyas parecen más bien apuntar a una datación del siglo VI a. Posteriormente. las circunstancias de recuperación de los materiales impiden hacer cualquier tipo de observación al respecto.116 MARIANO TORRES ORTIZ Excavación: La necrópolis fue hallada casualmente durante las labores agrícolas que el propietario del terreno llevaba a cabo en mayo de 1966. Tres cuentas de pasta vítrea de color azul turquesa oculadas en azul marino y blanco (ibidem: 226. diecesieis cuentas de pasta vítrea con decoración oculada en blanco. Ritos fúnebres. de las que tres se hallaban muy destruidas. cribando la tierra removida por el arado y recuperando un nuevo lote de objetos arqueológicos (Costa 1966: 529-530). una cuenta cilíndrica de vidrio amarillo verdoso.6 y 16). nueve cuentas de pasta vítrea verde oculadas de azul y blanco. LA NECRÓPOLIS DE MONTE A-DO-MEALHA-NOVA (OURIQUE.37m) y .

20 por 0. Beirao y Coelho. una de cáliza y once de cerámica. Copa de cerámica de pie marcado. Fragmentos de una cinta de hierro probablemente pertenecientes a una rueda de carro (ibidem: 184 nota 18. Señalada al exterior por una estela de esquisto hincada verticalmente (Beirao 1986: 61). • Tumba 4.20 m de longitud y 0. 6. Fosa de planta rectangular cubierta sólamente por una gran laja rectangular de 1. Ritos fúnebres. de un probable conjunto original de treinta y ocho. 200). catorce cuentas de pasta vítrea y diecinueve cuentas de ámbar (Dias.70 m de longitud. 0. 198). No documentados.C. 202). Se afirma que el resto de las tumbas presentarían este rito. 201). 199). • Tumba 3.C. Collar formado por setenta y nueve cuentas de pasta vítrea. una de cornalina y tres fragmentos de probables brazaletes de bronce con los extremos rematados en forma de cabeza de sepiente (ibidem: 178-179). 467 tabla 3) le asigna una cronología entre 818 y 793 a. Cronología: El escarabeo de Pedubast nos proporciona una fecha post quem de 818-793 a. concejo de Ourique y freguesía de Sant’Ana da Serra (Dias. Fosa de planta rectangular excavada en parte en el suelo y en parte en la roca. En parte se documentó in situ con el orden de las cuentas perfectamente registrado (ibidem: 183. Rey fundador de la dinastía XXIII. Brazalete de forma acorazonada aparecido durante la limpieza superficial de esta sepultura (ibidem: 184. 201). • Criba cuadrante nordeste. Cuenco hemiesférico de base umbilicada y fragmentos muy oxidados de una lanza de hierro y su correspondiente regatón (ibidem: 183.EL SUR DE PORTUGAL 117 que el terreno fuera objeto de labores agrícolas con uso de arado y tractor ha alterado enormemente este yacimiento. LA NECRÓPOLIS DE HERDADE DO PEGO (OURIQUE. Se excavaron cinco sepulturas: cuatro periféricas y una en el centro de la necrópolis. un fragmento curvo de hierro (tal vez un cuchillo). 90 • Tumba 2.60 m aproximadamente.37 m de longitud y 0. fragmentos de cinco puntas de lanza y cuatro regatones. 212 lám. cuerpo hemiesférico y borde ancho exvasado. • Tumba 3. dos grandes fragmentos de un ánfora de tipo púnico. la hoja de hierro de un cuchillo de hoja curva y siete cuentas de collar de pasta vítrea y fragmentos de una octava (ibidem: 177-178. 1970: 207.65 de ancho (Dias.60 de anchura. • Inhumación. Rituales: Tratamiento del cadáver. las tumbas aparecen separadas. Beirao (1986: 62) señala que pudo tratarse de una inhumación perteneciendo las cenizas documentadas a los restos de la combustión de la superficie vegetal del terreno. .44 de anchura 90. 201).06 de anchura (ibidem: 179. 10). para la necrópolis. • Tumba 1. Ello me lleva a pensar que ha desaparecido la superficie empedrada que sellaba todo el conjunto.55 de profundidad. Beirao y Coelho 1970: 183. • Tumba 6. Rodeada de un encachado tumular de planta rectangular de 2. en buen estado de conservación ya que el terreno no había sido intensamente labrado (ibidem: 185). Se localizan treinta y cinco tumbas. Beirao y Coelho 1970: 184-185). inferior). Beirao y Coelho 1970: 179-180) y la 3 (Beirao 1986: 61). Completamente saqueada.30 m de largo por 1. • Tumba 2. La cremación del cadáver debió producirse in situ. 93 91 92 Medidas tomadas sobre la planta presentada por Beirao (1986: 63 fig. Posteriormente. • Criba cuadrante sudoeste. Beirao y Coelho 1970: 184).C. Kitchen (1986: 337. • Tumba 4. Una cuenta de pasta vítrea (ibidem: 184). Este hecho se ha atribuido a la enorme acidez del terreno (Beirao 1986: 61-62). Fosa de planta rectangular de orientación esteoeste cubierta por una única laja de piedra (Dias. Beirao y Coelho 1970: 207 fig.55 m de largo y 1. Fosa de planta rectangular con orientación este-oeste y unas dimensiones aproximadas de 1. pero el brazalete acorazonado y las sanguessugas sugieren más bien un adatación en los siglos VII-VI a. Beirao y Coelho 1970: 175). Fosa de planta rectangular con orientación este-oeste de 1. Se señala este rito para la tumba 1 91 (Dias. Fosa de planta rectangular con orientación norte-sur y unas dimensiones de 1. Ajuares: • Tumba 1. Beirao 1986: 63 fig. Medidas aproximadas sobre la figura de Dias. tres de ámbar. 10). Estructuras: La necrópolis ocupa una superficie de 830 m2 que presentaba al exterior un aspecto de empedrado compacto a modo de calzada. En la planta de la necrópolis facilitada en la publicación. Cubierta por un túmulo de piedras sueltas (Beirao 1986: 61). Cuatro cuentas de collar de pasta vítrea. Beirao y Coelho 1970: 180-182. • Tumba 1. inferior). Excavación: Se realizó una intervención arqueológica en 1970 a raiz del hallago de tres inscripciones en escritura del suroeste en el concejo de Ourique (Dias. Tres cuentas de sanguessuga de bronce y fragmentos de una cuarta. un anillo de plata con un escarabeo engastado que porta el nombre del faraón Pedubast 92. Estaba cubierta por dieciocho piedras que cubrían una superficie de 2. un anillo de plata. cinco cuentas (campanillas) de ese mismo metal. • Tumba 17. documentándose sólo las características estructurales de alguna de las tumbas (ibidem: 176-177. Estaba rodeada por un encachado tumular de planta rectangular de 2. • Tumba 5.39 m de longitud y 1. aunque en ningún caso se han documentado restos humanos. BAIXO ALENTEJO) Localización: La necrópolis ocupa un pequeño cabezo formado por un afloramiento rocoso de orientación noroeste-sudeste a kilómetro y medio al este-sudoeste de Portela del Lobo. • Tumba 15. no documentándose urna cineraria.50 de anchura y 0. • Cremación. cuando sabemos por otras necrópolis que solían encontrarse adosadas las unas a las otras. 201.48 de anchura 93 (Dias. No existen otros elementos independientes para proporcionar una cronología ajustada.

No se conserva íntegra.59 de anchura 94 (ibidem: 209).35 de profundidad. • Tumba 2. Beirao y Coelho 1970: 186. 1986.C.20 m de longitud y 1. ninguna de las piezas recuperadas sirve para dar una datación precisa a la necrópolis. Rodeada de un encachado tumular de 2.16 m de longitud. Una de las tumbas.C. Rodeada por un encachado tumular de planta cuadrangular de 2. especialmente la urna de cuello desarrollado y borde exvasado. Ritos fúnebres.02 en el menor. Esta estructura presentaba dos loculi.90 m de ancho. Correia 1993: 365). Existe también una fecha de C14 para esta necrópolis. un cuchillo de hierro de hoja curva. No documentado. 12).118 MARIANO TORRES ORTIZ • Tumba 3. Beirao y Coelho 1970: 209. 2425±40 bp=475±40 a. Estaba rodeada por un encachado tumular de planta rectangular de 2. Excavación: Beirao ya había sido informado en 1970 de la existencia de viejas construcciones en este paraje y en julio de 1972 se habían localizado estelas con epígrafes en escritura del sudoeste. Sin embargo. Está rodeada de un encachado tumular de planta rectangular y unas dimensiones de 2. Rituales: Tratamiento del cadáver. Ajuares: • Tumba 1. fragmentos de un posible broche de cinturón del que se conservan dos garfios y la placa en la que se asentaban y un fragmento de cuchillo fabricado en hierro y bronce (ibidem: 186-187). Fosa de cremación de 1. Una varilla de hierro curvada en uno de sus extremos. • Tumba 1.80 de anchura. Fosa de planta aproximadamente rectangular con orientación norte-sur que presenta unas dimensiones de 1. 211. 25% 668-630 A. • Tumba 4. • Tumba 3.80 m de longitud y 1.40 anchura y 0. Rodeada de un encachado tumular de planta rectangular. 1% 562-397 A. aunque aún no se especifica el contexto de la misma (Júdice 1993: 132): Q-Pego 1 cal.C.60 m en su eje mayor y 1.5 (Beirao 1986: 66.62 m en su eje mayor y 1. . la 4.20 m de longitud y 0. • Tumba 6.C. Beirao sólo proporciona las medidas exactas de la fosa de cremación de la tumba 1. • Tumba 2. 204-206). 1).40 de ancho (ibidem: 70 fig. lám. • Tumba 3.24 en el menor. Cuenco hemiesférico de cerámica rojiza. Para V. Estructuras: La necrópolis está formada por diecisiete tumbas y un recinto de planta rectangular a manera de témenos que un muro delimita alrededor de la tumba 3. Seis cuentas de pasta vítrea (ibidem: 186.30 de anchura (ibidem: 70 fig.60 de anchura.45 m de longitud y 1. una punta de lanza en hierro con nervadura central. No obstante. Fosa de planta rectangular de 1. No se especifican dimensiones (ibidem: 207 fig. Las medidas del túmulo de la tumba 1 y de las tumbas 2-17 son aproximadas y se han tomado sobre la figura 12 de Beirao. 70 fig. la cerámica a mano de la tumba 2. H. rompiendo con la orientación de los encachados tumulares (Beirao 1986: 66. 761-670 A.40 m de longitud y 2. Está rodeada de un encachado tumular de 1. El segundo (4b) es una fosa de planta rectan97 95 96 Medidas aproximadas sobre la figura de Dias. presenta un paralelo en el conjunto 12 de la necrópolis de Medellín (fase I) y en la necrópolis de Aljucén. 218).70 de anchura. Fosa de planta oval y orientación aproximada nordeste-sudoeste con unas dimensiones de 1. 5% 593-580 A. urna globular a mano decorada con digitaciones y un soporte cerámico a mano (ibidem: 185-186. Fosa de planta rectangular de 1 m de longitud y 0. Cuencos realizados a mano de carena poco marcada y base umbilicada. cal. • Tumba 5. 0. 219). Una cuenta de pasta vítrea (Dias. Fosa de planta oval con el eje mayor orientado de este a oeste y unas dimensiones de 1.72 de anchura y 0. presentando orientación nortesur. Dos cuentas de pasta vítrea (ibidem: 186.C. 12). Todas las estructuras de la necrópolis presentan orientación norte-sur.50 de anchura.10 m de largo. 12). Ello sugie94 re que esta necrópolis ya estaba en uso en la segunda mitad del siglo VII a. por lo que nos encontramos ante dieciocho sepulturas. correspondiendo a una de las flores de loto de la orla. 218). superior). • Tumba 5. 219). Medidas aproximadas sobre la figura de Dias. 69% LA NECRÓPOLIS DE FONTE SANTA (OURIQUE. 12. • Tumba 6. Beirao y Coelho 1970: 208. presentando orientación esteoeste. Correia (1993: 355) es un fragmento de una arracada del tipo de las de Gaio o la Aliseda. doce de las fosas que acogían los cadáveres están orientadas de este a oeste. Fosa de planta rectangular con las esquinas redondeadas.80 m de longitud y 2.20 m de longitud y 2. Las coordenadas Gauss de la misma son 186. BAIXO ALENTEJO) Localización:La necrópolis se situaba en la vertiente sudeste de una pequeña elevación junto al río Sado ahora cubierta por las aguas del embalse de Monte da Rocha. 210). 0. No documentados.10 de anchura 95 (ibidem: 208). Cronología: En principio. 70 fig. El primero (4a) consistía en una fosa de planta rectangular y orientación norte-sur de 1. cal. cal. Alrededor del mismo se erigió un segundo marco de piedra de 2.70 m de largo y 2.5/80. presenta dos enterramientos.65 m de longitud y 0. • Tumba 4. IV. una cuenta de pasta vítrea y un adorno de oro 96 (ibidem: 188-189. Esta estaba rodeada por un encachado tumular escalonado de planta rectangular que presenta unas dimensiones de 3.20 de profundidad y orientación norte-sur. El interés de estos hallazgos y el hecho de que fuera a ser cubierta por las aguas del embalse de Monte Rocha llevó a Beirao a su excavación en octubre de 1972 (Beirao 1986: 65-66).C. 7.70 de anchura 97 (Beirao 1986: 66. • Tumba 4. urna a mano de cuello desarrollado y borde exvasado. Formando parte de esta estructura apareció reutilizada una lápida con epígrafe en escritura del sudoeste (ibidem: 187.

pasta vítrea con decoración oculada. • Tumba 3. 12). Estaba rodeada por un encachado tumular de planta rectangular de 2. 14. Fosa de planta rectangular y orientación nortesur con unas dimensiones de 1.30 m de longitud y 2. Fosa de planta tendente a rectangular de 1. 12).75 m de longitud por 0.80 de ancha que presenta una orientación este-oeste. 12).90 m de longitud y 1. fig. Fosa de planta irregular de 1. No obstante no se documentó ningún tipo de resto óseo en estas presuntas inhumaciones (ibidem: 66).30 m de longitud y 0. lám.05 m de longitud y 0.25 m de longitud en su eje norte-sur y 2. 12). Fosa de planta tendente a cuadrada. 12). Debió estar rodeada por un encachado tumular cuyas dimensiones no se pueden especificar debido al mal estado de conservación del monumento (ibidem: 70 fig. Restos de ajuar (ibidem: 73). • Tumba 17. • Tumba 7. dos brazaletes en bronce. muchos fragmentos de pequeños objetos de bronce (entre ellos los elementos de una fíbula). pequeños fragmentos de plata de forma no identificable.55 de anchura que presenta una orientación este-oeste.40 de ancho (ibidem: 70 fig. 12). Fosa de planta irregular de 0.90 m de longitud y 0. Fosa de planta rectangular de 0. Saqueda. IV. de planta rectangular y unas dimensiones de 3. Saqueada (ibidem: 71).90 de longitud y 0. Saqueada (ibidem: 71). Fosa de planta rectangular de orientación este-oeste que presenta unas dimensiones de 0.70 de anchura que presenta una orientación este-oeste. 12).80 de anchura. Rodeada por un encachado tumular de planta aproximadamente cuadrada de 1. etc. • Tumba 9. 98 Beirao (1986: 66) señala que se documentaron restos de chêne vert. Está rodedado por un encachado tumular de 1. • Tumba 12. Disco de oro de 25 mm de diámetro con soporte en plata en forma de botón con decoración de círculos y puntos.EL SUR DE PORTUGAL 119 gular y orientación este-oeste de 1 m de longitud y 0. 12). • Tumba 6. Ajuares: • Tumba 1.2).80 (ibidem: 70 fig.05 m de longitud y 0. Dos puntas de lanza en hierro con sus correspondientes regatones. en la que se señala que se trata de una cremación in situ (la roca había sido sometida a la acción del calor). Fosa de planta rectangular y orientación norte-sur con unas dimensiones de 1 m de longitud y 0.80 m de longitud y 1. En el caso del resto de las tumbas se hipotetiza una inhumación. Para la construcción de la pira de la tumba 1 se uso madera de encina o roble 98 (ibidem: 66). • Tumba 9. y orientación incierta. • Tumba 4a.70 de anchura que presenta orientación esteoeste. Dos cuentas de collar en resina de color amarillo y un pequeño fragmento de hierro (ibidem: 71). Dos cuentas de pasta vítrea. V-VI. pero su mala conservación impide ofrecer unas dimensiones aproximadas (ibidem: 70 fig. Fosa de planta rectangular de 0. Debió estar rodeada por un encachado tumular de planta y dimensiones desconocidas. Se recuperó un cuchillo de hierro de hoja curva con los clavos de la empuñadura en bronce (ibidem: 73).90 m de longitud y 0. Fosa de planta rectangular de 1.80 m de longitud y 0.30 m (ibidem: 70 fig. una oculada y la otra de color amarillo (ibidem: 73). alrededor de cuatrocientas cuentas de collar (cornalina.60 de anchura. 12).90 de longitud y 1. . Está rodeado de un encachado tumular de planta rectangular. Rodeada por un encachado tumular de 2.90 m de largo y ancho indeterminada dado el grado de destrucción de la estructura (ibidem: 70 fig. 12). • Tumba 7.60 de anchura. 12. • Tumba 13.80 m de longitud y 0. dado el grado de destrucción de la estructura (ibidem: 70 fig.70 de anchura que presenta una orientación este-oeste.20 en el este-oeste (ibidem: 70 fig. Rodeada por un encachado tumular de planta rectangular y unas dimensiones de 1. • Tumba 8. • Tumba 4b. Rodeada por un encachado tumular de planta aproximadamente cuadrada de 1. Saqueda (ibidem: 73). Rituales: Tratamiento del cadáver.70 de ancho que presenta una orientación este-oeste. Ritos fúnebres. • Tumba 15.1-2). Estaba rodeada por un encachado tumular de planta cuadrangular de 2.65 de anchura. elementos de collar en plata con forma de bellota. • Tumba 14. que presenta orientación esteoeste. Ambos estaban rodeados por un encachado tumular formado por dos escalones. • Tumba 8. anillo en plata con chatón giratorio donde se engarzaba un escarabeo en pasta o piedra blanca cuyo cartucho no ha podido ser descifrado. fig. Fosa de planta rectangular de 1. Dos puntas de lanza de hierro con sus correspondientes regatones y un pequeño cuchillo de hoja curva (Beirao 1986: 71). Rodeada de un enca- chado tumular de planta seguramente rectangular de longitud desconocida a causa del grado de destrucción de la estructura y una anchura aproximada de 1. • Tumba 6. • Tumba 10.60 de anchura que presenta una orientación este-oeste. Rodeada por un encachado tumular de planta rectangular de 1. • Tumba 5. ya decúbito supino (en las fosas mayores).70 de anchura (ibidem: 70. 12). 12).50 de anchura (ibidem: 70 fig.70.80 m de longitud por 1.35 m de longitud y 0.90 m por 1. Esta fosa no presenta encachado tumular y se encontraba localizada en el espacio que define el muro del témenos (ibidem: 70 fig.45 de anchura (ibidem: 70 fig. • Tumba 2. resina amarilla. • Tumba 5.75 (ibidem: 70 fig.) y un pequeño fragmento amorfo de cerámica rojiza (ibidem: 71-72.90 m por 1. lo que indica que la leña usada en la pira pertenecía a alguna especie del género Quercus. 12).10 m de larga y 0. 12). Fosa de planta aproximadamente rectangular de 1. • Tumba 11. de 0.60 de anchura (ibidem: 70 fig. Sólo se señala con seguridad en el caso de la tumba 1. láms. • Tumba 16. un cuchillo de hierro de hoja curva y una fíbula en bronce en muy mal estado de conservación (ibidem: 73). ya flexionada (en las tumbas de menores dimensiones). Fosa de planta rectangular de 0.55 de anchura (ibidem: 70 fig. un escarabeo en pasta o esteatita blanca del que no se pudo descifrar el cartucho. una pequeña placa rectangular de plata perforada.60 de anchura que presenta orientación este-oeste. Saqueada.50 m de largo y 0.

Tres de ellas presentan fosas rodeadas de encachados tumulares de planta rectangular y. Ritos funerarios. Saqueada (ibidem: 73). Saqueada. • Tumba 3.24 m del suelo (Beirao. Esta. • Tumba 2. fig. 29-30. el excavador señala que se documentaron restos de huesos y de carbón en la tumba 3 del sector A. 18-19). 86. 98-99 fig. • Tumba 4. 9596 figs. entre ellos algunos que podrían pertenecer a alguna escultura realizada en este material tal y como las documentadas en la vecina necrópolis de Fonte Santa. una de ellas. • Tumba 12. LA NECRÓPOLIS DE CHADA (OURIQUE. Saqueada (ibidem: 73). fig. 0. Fosa de orientación noroeste-sudeste rodeada de un encachado tumular de forma cuadrangular.C. 34-35). pudiendo datarse entre los siglos VII-V a. Todo ello indica que en este espacio se pudieron llevar a cabo algún tipo de ritual incluso mucho tiempo después que los difuntos fueran depositados en sus tumbas (Beirao 1986: 84). rodeada de un encachado tumular de planta rectangular (ibidem. se halló sobre el suelo natural del terreno una gran cantidad de fragmentos cerámicos. • Tumba 13. Fíbula anular con puente en forma de hoja de laurel. 101 figs. una punta de lanza y dos regatones realizados en hierro y un cuchillo de hoja curva de ese mismo metal (ibidem: 86-87 fig. rodeada de un encachado tumular de planta rectangular (ibidem: 85. 21A. 21B). 93-94 figs. 27-28). • Otros hallazgos sin contexto. • Tumba 11. Una fíbula de bronce muy deteriorada sin tipología definida y una copa de cerámica tosca (ibidem: 73). • Tumba 16. todos ellos violados. 24-26). lám. • Tumba 1. • Tumba 2. Sector B. fig. 78 figs. Fosa de planta rectangular cubierta con ocho lajas alargadas de piedra colocadas una junto a otra.. Aún contenía veintidós cuentas de pasta vítrea (ibidem: 73). Se recuperó una cuenta de pasta vítrea oculada y fragmentos de un vaso cerámico con un asa sobre el borde (ibidem: 73. Cronología: En principio no existen elementos que nos proporcionen una datación ajustada para esta necrópolis. Ajuares: Sector A. Dos puntas de lanza y un regatón fabricados en hierro (Beirao 1986: 89. Grupo B. se documentaron algunos fragmentos cerámicos a medio metro de la tumba por su lado este. nos sugiere una fecha en torno al siglo VI a. • Tumba 3. Pre- senta una orientación noroeste-sudeste y estaba rodeada por un encachado tumular de planta circular de 6. • Tumba 1. Situado a unos nueve metros del sector A. también cubierta con lajas de piedra. Una de ellas tiene nervatura central y la otra posee sección circular (Beirao 1986.120 MARIANO TORRES ORTIZ • Tumba 10. 21A). 1986: 84-85. Saqueda. entre ellos el borde de un gran vaso característico de la Primera Edad del Hierro (ibidem: 86. cuenco de barniz rojo con forma de casquete esférico y dos figuritas de arcilla con forma de pájaro (ibidem: 89.20 m de diámetro y que levantaba unos 0. Rituales: Tratamiento del cadáver. Cronología: La única pieza que nos proporciona unas bases firmes es la fíbula anular recuperada en la tumba 2 del sector A. y un muro que parece delimitar una especie de témenos alrededor de la tumba 2. Saqueada. con unas dimensiones de 1. 21A). Ello sugiere el uso de la cremación al menos en una de las tumbas de esta necrópolis (Beirao 1986: 84). Dos estelas inscritas con epígrafes tartésicos formaban parte de la cobertura (ibidem: 74). en el terreno cubierto por las aguas del mismo pantano donde se localizó la necrópolis de Fonte Santa.60 de profundidad. Estructuras: La necrópolis de Chada presentaba dos grupos de enterramientos claramentes diferenciados que fueron denominados por su excavador grupo A y B. • Tumba 3. • Tumba 1.C. Formado por tres enterramientos. • Tumba 1. Una punta de lanza en hierro más larga que las demás recuperadas en esta necrópolis (ibidem: 73). 31. No obstante. 89-92 figs. 99 fig. 21B). 23). estaba formado por cuatro sepulturas. Dos puntas de lanza realizadas en hierro. Presenta una orientación aproximada noroeste-sudeste. Pequeña fosa de planta rectangular y orientación noroeste-sudeste rodeada de un encachado tumular de planta rectangular. BAIXO ALENTEJO) Localización: La necrópolis se halló junto a un camino que descendía del monte hacia el río Sado. Fosa de planta rectangular. 85. • Tumba 2.70 de anchura y 0. fig. 21B). Fosa de orientación noroeste-sudeste rodeada por un encachado tumular escalonado de planta rectangular. Fosa de planta rectangular y orientación aproximada noroeste-sudeste. • Tumba 14.20 m de longitud. del que nace uno de los muros que define el témenos anteriormente señalado (ibidem: 83. La gran acidez del terreno hace que sea muy difícil la conservación de los restos humanos. 21B). fig. Dos cuentas oculadas de pasta de vidrio. lo que nos proporciona una datación aproximada para el resto de la necrópolis. Grupo A. 8. 22. Saqueda (ibidem: 73). • Tumba 2. No obstante. En el interior del espacio delimitado por el muro que rodea la tumba 2 del grupo A de la necrópolis de Chada. rodeada de un encachado tumular de planta rectangular (ibidem: 85-86. Excavación: Se excavó a finales de 1973 con motivo de la bajada de las aguas del pantano (Beirao 1986: 79). Fosa de planta rectangular y orientación aproximada sudoeste-nordeste. • Tumba 15. circular. 32). siendo las coordenadas de la misma 8º 17’ 46” W y 36º 42’ 48” N (Beirao 1986: 82. IX). Está rodeada por un muro que define una especie de témenos que también abarca a la tumba 3 (ibidem: 83. • Tumba 17. fig. Saqueada. 88 fig. . fig. nota 3). La cobertura de las tumbas en todos los casos debió realizarse mediante lajas de esquisto (Beirao 1986: 82-83. toda ellas violadas.

=425±50 a.H.C. • Tumba 3. Los materiales reseñados aparecieron en superficie sobre esta tumba en una superficie de unos 280 cm2: anillo de bronce macizo con un sello montado en forma de escarabeo también en bronce. 1993: 365). 115 figs. Se han publicado igualmente una fecha de C14 procedente de esta necrópolis. Rituales: Tratamiento del cadáver. • Tumba 6. (Dias y Coelho 1983: 204). • Tumba 10.C. por el contrario.C. etc). Un pequeño fragmento de hoja de hierro (ibidem: 111). 22% cal. soporte de bronce para un escarabeo rotativo. Como se ha señalado anteriormente parece que existen indicios para sugerir que los difuntos eran cremados (tumbas 6 y 9). dos cuentas de plata en forma de campanilla y dos cuentas de ámbar (Dias y Coelho 1983: 200-204). Ajuares: • Tumba 1.p. una cuenta de piedra verde. Cuenta esférica de collar fabricada en oro.EL SUR DE PORTUGAL 121 9. PARDIEIRO (ODEMIRA) Localización: Las coordenadas Gauss de la misma son 180. y dos puntas de lanza y dos regatones de hierro (ibidem: 113. se observaron señales de saqueo (ibidem: 116). • Tumba 4. Túmulo de cremación del que no se publican detalles (Dias y Coelho 1983: 199). Excavación: A proposición de varios arqueólogos españoles durante el IV Coloquio de Lenguas y Culturas Paleohispánicas celebrado en 1985 en Vitoria. • Tumba 5. Cronología: No se ha documentado ningún objeto que señale una cronología precisa. Beirao decidió excavar esta necrópolis para documentar el contexto en el que había aparecido la estela epigrafiada con escritura del suroeste presentada en esta reunión científica (Beirao 1990: 107). 666-632 A. No estaba violada. En una capilla anexa se documentó la existencia de una taza de cerámica in situ bastante fragmentada que contenía un pequeño cuchillo de hierro. a partir de los materiales citados. desconociéndose si esta se produjo in situ o. con la cavidad tal vez para contener la urna cineraria y luego una capilla donde se deposita por separado el resto del ajuar (Beirao 1990: 113. • Tumba 9. a menos de dos kilómetros al norte de la necrópolis de Mealha Nova (Dias y Coelho 1983: 199. Un cuchillo curvo de hierro. aunque no su contexto (Júdice 1993: 132). tres puntas de lanza y dos regatones (ibidem: 116). Totalmente saqueada. HERDADE DA FAVELA NOVA (OURIQUE.5 (Correia.4/70. cal. el autor señala que era tan pequeña que sólo habría servido para acoger una urna cineraria con los restos del difunto (Beirao 1990: 113.C. dos cuentas oculadas de pasta vítrea y dos cuentas de ámbar (Beirao 1990: 111. Se recuperaron setenta cuentas de pasta vítrea y ámbar. Para la sepultura 9. 10. • Tumba 2. Sin ajuar. 113). Ajuares: Tumba 1. 116). además de una fusayola (ibidem: 111). No documentados. Correia (1993: 366) señala en la lista de yacimientos que publica que está parcialmente excavada. Rituales: Tratamiento de cadáver. 116). Saqueada. Cremación.C. Contenía ochenta y cinco cuentas oculadas de pasta vítrea (diez de ellas de grandes dimensiones). Se desconoce el hábitat al que se vinculaba. No se excavó al estar rodeado por las raíces de un árbol. pudiéndose no obstante fechar en los siglos VI-V a. un pendiente de cornalina. Beirao 1986: 46). 116). proponen una datación entre 550 y 450 a. que parece confirmar la fecha propuesta por Dias y Coelho: Q-Favela 1 2375 ± 50 b. 560-364 A. Cronología: Los excavadores. Estructuras: Tumba 1 99. BAIXO ALENTEJO) Localización: Esta necrópolis se encuentra en la freguesía y concejo de Ourique. 16% cal. Ritos fúnebres. . La primera estaba formada por dos cavidades: en la primera de ella parece que se depositaron los restos de una cremación. 761-671 A. Ritos funerarios. formando la segunda de las cavidades una especie de capilla donde se recogió el resto del ajuar.C. • Tumba 7. anillo de plata con el engaste perdido. sin más detalles. amarillentas. • Tumba 8. pero no se dan más detalles al respecto en la publicación. No obstante. • Tumba 11. Excavación: La única noticia publicada se refiere al ajuar de un túmulo de incineración (Dias y Coelho 1983). 7-8). cuatro cuentas de pasta vítrea de diferentes tipos (oculadas. V. Un pequeño anillo de bronce y los restos de la estela epigrafiada Pardieiro II (ibidem: 116). 81% 99 Numeración asignada arbitrariamente por el autor de este trabajo a la espera de una publicación más detallada acerca de la necrópolis. Se localizó un regatón de hierro en las tierras revueltas por los violadores (ibidem: 116). Es de destacar la disposición de la tumba 6. Estructuras: La necrópolis estaba formada por once encachados tumulares de los que únicamente se facilita la planta. Sólamente se facilitan ciertos detalles sobre las sepulturas 6 y 9. En el núcleo de incineración se recuperaron tres cuentas de vidrio afectadas por el fuego. una cuenta tubular de color verde y amarillo y un pequeño amuleto de plata de forma acorazonada (ibidem: 111. es secundaria.

Las coordenadas Gauss de la misma son 187. La zona este de este núcleo se encuentra muy perturbada. Cronología: Correia (1993: 369) propone una datación del siglo VIII a. Estructuras: Agrupamiento de encachados tumulares de planta cuadrangular (Beirao y Correia 1993: 295). se caracteriza por la altura de los monumentos. Dista sólo unos ochocientos metros en dirección oeste de la necrópolis de Fernao Vaz. Está compuesto por dos sectores. Núcleo sur. Cronología: A partir de la seriación teórica de los encachados tumulares portugueses llevada a cabo por Correa (1993). Beirao en los años setenta.80 m 101. El encachado presenta un diámetro aproximado de unos 8. (Beirao y Correia 1993: 294).1). pero pueden identificarse varios encachados tumulares de planta rectangular de pequeño tamaño y. se hipotetiza una vida para esta necrópolis entre los siglos VII y V a. 1. uno de los cuales.: encachados tumulares de planta circular a encachados tumulares de planta rectangular. Tiene en su centro dos encachados tumulares de planta rectangular adosados.20 m 100 (ibidem: 372 fig. Ritos fúnebres. 12. 2.2/66.C. Correia 1993: 366). 2. tres pequeños encachados cuadrangulares adosados (ibidem: 356-357. Excavación: Monumento funerario localizado por prospección (Correia 1993: 366). No documentado. Excavación: No existen datos. BAIXO ALENTEJO) Localización: La necrópolis de Fernao Vaz se situa a unos doscientos cincuenta metros al nordeste del hábitat de la Primera Edad del Hierro epónimo. Correia 1993: 371 fig. Ajuares: No documentados. Las coordenadas Gauss de la misma son 187. 371 fig.C.2 (Beirao y Correia 1993: 294. . Correia 1993: 366). Ajuares: No documentados.1). de M. presentando uno de ellos un escalón que circundaba todo el encachado. para los encachados tumulares de planta circular.2 (Correia 1993: 366). 1). con el que indudablemente se relaciona. Necrópolis situada en la ladera de una colina separada por una vaguada de un cabezo donde pudo ubicarse el hábitat de que dependía. Al oeste del encachado tumular circular se documenta otros sector compuesto por un encachado tumular de planta rectangular escalonado y tres encachados tumulares de planta cuadrangular (Correia 1993: 357. 299 fig. Estructuras: Encachado tumular de planta circular que presenta en su interior una especie de fosa o cámara funeraria con orientación norte-sur a la que parece accederse por una especie de dromos o corredor. Excavación: La necrópolis fue detectada mediante prospección durante las primeras campañas de excavación llevadas a cabo en el hábitat por C.2).5/66. 13. Cronología: Se ha propuesto una cronología para los encachados tumulares de planta rectangular de finales del siglo VI y todo el siglo V a. Estructuras: Fernao Vaz es la necrópolis del sur de Portugal de mayores dimensiones. 2.C. 1).5 (Beirao y Correia 1993: 295. el oeste. MONUMENTO FUNERARIO DE PÊGO DA SOBREIRA (OURIQUE) Localización: El encachado tumular presenta las siguientes coordenadas Gauss: 189. Excavación: Necrópolis detectada por prospección (Correia 1993: 366). No documentados. encontrándose en una cota altimétrica superior a la del poblado. extendiéndose sobre una superficie de 1150 m2 y estando compuesta por un total de treinta y seis encachados tumulares de diversa tipología dispuestos en dos nucleos funerarios separados por una franja de terreno que ha sido interpretada como un camino (Correia 1993: 356).6 (Correia 1993: 366). habiéndose obtenido una planimetría de la misma (Beirao y Correia 1993: 294. Este conjunto del sector oeste se encuentra adosado a un encachado tumular de planta circular que presenta también un escalón todo a su alrededor.3/67. Estructuras: Encachado tumular de planta circular que presenta un diámetro aproximado de 6. en el inte100 101 Dimensión tomada sobre la planta publicada por Correia (1993: 372 fig. Rituales: Tratamiento del cadáver. Las dimensiones del diámetro del encachado tumular y de la fosa excavada en su interior son aproximadas y tomadas de Correia (1993: fig. NECRÓPOLIS DE VAGA DA CASCALHEIRA (OURIQUE) Localización. alrededor de los cuales se construyen varios encachados de planta cuadrangular. MONUMENTO FUNERARIO DE CASARAO (OURIQUE) Localización: El encachado tumular presenta las siguientes coordenadas Gauss: 118. Núcleo norte.6/66. FERNAO VAZ (OURIQUE.122 MARIANO TORRES ORTIZ 11. No obstante. En este sector todos los encachados tumulares son de planta rectangular. en el extremo este. 371 fig. Ajuares: No documentados. 14. uno de los cuales presenta un pequeño escalón que le circunda. Rituales: No documentados. 1). la no existencia de elementos de cultura material asociados a las tumbas hacen que esta cronología sea completamente hipotética. Rituales: No documentados.

pero otros.4). Estructuras: Cista de planta rectangular y orientación sudoeste-nordeste. Rituales: Tratamiento del cadáver. 50A). Excavación: Los materiales fueron hallados durante el transcurso de unas labores agrícolas el 3 de enero de 1930. sin poderse dar más detalles. Dos puntas de lanza de hierro con sus correspondientes regatones y fragmentos de un cuchillo del mismo metal (Silva y Gomes 1992: 149. brazaletes de bronce de tipología del Bronce Final y un hacha plana con filo semicircular (Correa 1933-35). Algunos de los materiales pueden datarse sin problemas en el Bronce Final precolonial.05 de anchura 103 y una orientación nordeste-sudoeste (Silva y Gomes 1992: 149. Correia 1993: 372 fig. Estructuras: Todos los materiales se concentran en un espacio de 1 m2. ALPIARÇA (RIBATEJO) Localización: La posible necrópolis se emplaza en la hacienda denominada Quinta dos Patudos al nordeste de Santarem (Correa 1933-35: 133). pero no proporciona la situación y coordenadas de estos monumentos funerarios. Ajuar: Seis cuentas de vidrio oscuro oculadas en blanco. CORTE DE PERE JAQUES (ALJEZUR. 4). incluso de la II Edad del Hierro.EL SUR DE PORTUGAL 123 rior del cual se localizó una fosa que presentaba orientación noroeste-sudeste y unas dimensiones de 1. No documentados. ALGARVE) Localización: No especificada. algunas de las cuales recuerdan formas de los Campos de Urnas de Cataluña.90 de anchura 102 (Silva y Gomes 1992: 149. 2. ya que puede fecharse entre los siglos VI-IV a. No documentados.65 m de longitud y 0. Rituales: No documentados. como las jarras con pico y asa de cinta ofrecen una cronología más reciente. III. 49A. Ajuares: No documentados. Cronología: Por si mismo. Ajuares: Dieciséis piezas cerámicas. Estructuras: Tumba 1. .27 m de longitud y 1. en el interior del cual se documentó una fosa de planta rectangular con unas dimensiones aproximadas de 1. 103 Para la obtención de las medidas de este túmulo se ha procedido de la misma manera que para la obtención de las de la tumba 1 (ver nota anterior). para este monumento funerario (Correia 1993). Tumba 2. lám. 15. 4) publica su planta.2). Encachado tumular de planta circular que presenta unas dimensiones aproximadas de unos 4 m de diámetro. 2. 2. Excavación: Hallazgo casual. I. Rituales: Tratamiento del cadáver. Al menos para la tumba 1 de esta necrópolis se señala que la fosa que contenía el cadáver era de inhumación. Correia (1993: 360) señala que los encachados tumulares de planta circular son los más antiguos y apunta una cronología de pleno siglo VIII a. el armamento recogido como ajuar en esta tumba no ofrece una caracterización cronológica exacta.8 y I. Rituales: Tratamiento del cadáver. Ritos fúnebres. cincuenta y tres cuentas de vidrio azul cobalto más o menos esféricas (ibidem: 116-117. Cronología: No existen materiales que proporcionen una fechación segura para esta tumba.C. 102 Las dimensiones de la fosa se han tomado sobre la planta que publican Da Silva y Gomes en la figura 49A de la página 247 de su obra Proto-História de Portugal.75 m de longitud y 0. Ritos fúnebres. Correia 1993: 372 fig 2. 49A. por lo que se supone pertenecen a una tumba de cremación (Correa 1933-35: 133).1-2. Cremación. ya que Correa señala también paralelos con las necrópolis de Luzaga y Arcóbriga.5 m. Cronología: Por el encachado tumular de planta circular se propone una datación de siglo VIII a. Ajuares: Tumba 1. 258 fig. en el interior del cual existía una fosa de planta rectangular que presentaba unas dimensiones aproximadas de 2.C. por lo que se supone esta forma de tratamiento del cadáver (Silva y Gomes 1992: 149). Correia 1993: 372 fig. por lo que el cadáver debió ser inhumado (ibidem: 116) Ritos fúnebres.C. la presencia de cuentas oculadas de pasta vítrea sugieren una datación entre los siglos VI-V a. Cronología: Incierta. 257 fig. MOURIÇOS (ALMODOVAR) Localización: Correia (1993: 372 fig. 5). No obstante. para los mismos. Formosinho y Ferreira 1953: 116-117 fig. una de cuyas lajas era una estela con escritura del sudoeste (Viana.13).90 de anchura (Beirao 1986: lám. Encachado tumular de planta circular con un diámetro de 7. Los descubridores de la tumba mencionaron la existencia de un esqueleto. 17. No obstante. No documentados. Excavación: No se conocen datos. 257 fig.C. 16.

.

III ANÁLISIS DE LA DOCUMENTACIÓN ARQUEOLÓGICA .

.

Cádiz). Como precedente de los mismos cabría citar la necrópolis de Paranho (Molelos. FIGURA 19. ESTRUCTURAS FUNERARIAS 1. CREMACIONES COLECTIVAS BAJO TÚMULO Es el tipo mejor documentado de todos. Concretamente. donde en uno de los túmulos excavados por Méndez se localizaron siete cremaciones en urna colocadas simétricamente en un espacio circular (Cañal 1896: 363 fig. . túmulo B (según Aubet. compuesta por seis cistas que albergaban urnas de cremación bajo un túmulo delimitado por lajas de piedra (Cruz 1997). Otra estructura de estas características pudo existir en Bencarrón. Tondela. Sevilla).—Cremaciones colectivas bajo túmulo. Setefilla. al haberse excavado tres estructuras de estas características con unos planteamientos metodológicos modernos. ya que han sido excavadas en las décadas de los setenta y los ochenta.1. Viseu). 16). y el 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Puerto de Santa María. 1978). estos enterramientos son las necrópolis de base de los túmulo A y B de Setefilla (Lora del Río.

Bendala 1992: 29 nota 3. con lo que ello supone de distorsión a la hora de llevar a cabo una interpretación arqueológica ajustada de las mismas. que sobre la necrópolis de base del túmulo A se construyó posteriormente una gran cámara funeraria de muros de mampostería. Barceló y Delgado 1996: 147. pudiendo incluso alcanzar el de Las Cumbres los finales del IX (Ruiz Mata y Pérez 1989: 292. observándose un patrón en la elección del lugar que los difuntos ocupaban en el interior del espacio funerario en función del sexo y la edad de los mismos (Aubet 1995: 404). En el aspecto cronológico. Aubet. pers. pero tanto su relación con la necrópolis de base como su cronología permanece incierta. donde los datos han sido obtenidos a partir de hallazgos de superficie (Lazarich 1985). la excavadora no menciona la existencia de este tipo de estructura.C. 2. Sin embargo. Sin embargo. Barrionuevo y Aguilar 1995: 219).) la posibilidad de que las mismas hubieran estado cubiertas por algún tipo de superestructura tumular que sirviera como cierre y marca al exterior de las mismas. aunque también podrían interpretarse como el hoyo de deposición de la urna documentado junto a la fosa de cremación en necrópolis como La Cruz del Negro (Carmona. halladas ya a nivel superficial y de las que sólo resta el tercio inferior de las urnas que contenían los restos de la cremación.128 MARIANO TORRES ORTIZ En todos estos casos se ha documentado la existencia de un elevado número de cremaciones depositadas en un hoyo de tipología variada. 3 y 19 conservan su estructura con mayor integridad. 405. nos encontramos en un momento precolonial para el inicio de la utilización del túmulo 1 de Las Cumbres y coetáneo a la instalación de las primeras colonias fenicias en el litoral meridional de la Península Ibérica en los tres casos. pudo documentarse también la existencia del ustrinum.C. Barceló 1995: 582-585. propio el primero de las sociedades organizadas a nivel de jefaturas complejas y estados y el segundo de las organizadas a nivel tribal (Aubet 1995: 405.p. En el caso de los túmulos A y B de Setefilla. tanto Aubet como Ruiz-Gálvez han señalado acertadamente que empieza a resquebrajarse ya la estructura parental que regía la organización social de estos grupos.. debido a las múltiples alteraciones que ésta ha sufrido. En el caso del túmulo A se localizaron cuarenta y uno de estos enterramientos.C. Córdoba y Ruiz Mata e. 1995b: 119. citada como precedente. a pesar de que Aubet (1978: 8) señale en el caso del túmulo B que no se hallaron trazas de que pudieran haberse cremado allí los cadáveres. En este último. La parquedad de la información nos impide constatar la existencia de estas estructuras en la necrópolis del Cortijo de las Torres (Mengíbar. aunque la datación realizada sobre una muestra de hueso humano (GrA-5412. También muy arrasadas por las aguas se localizaron las estructuras de la necrópolis de Los Tercios . no obstante la calidad y exhaustividad de la misma. En el caso de la necrópolis de Paranho.. Por lo tanto. En los túmulos A y B de Setefilla. la existencia de manchas en el terreno de unos 0. Cádiz).). 2880±40) parece indicar que se debe fechar en los siglos XI-X calibrados A. aunque la presencia de una especie de pavimentos construidos con adobe y cantos rodados podría sugerir la existencia de los mismos. 1995a: 179-180. Igual problemática nos encontramos con la sepultura aislada hallada junto a la Mesa de Algar (Vejer de la Frontera. que ocupaba un lugar central en el túmulo y constituía el elemento estructural que articulaba la ordenación del espacio funerario. dado que se han interpretado estas sepulturas colectivas como la plasmación en las necrópolis de un sistema de organización social basado en el parentesco que regía tanto la organización de la producción como la reproducción del sistema. las determinaciones radiométricas obtenidas la sitúan según Cruz (1997: 96-99) en los siglos XII-XI calibrados A. estando contenidos normalmente los restos de las mismas en el interior de un recipiente cinerario que podía ser o no entibado con piedras en el interior del hoyo de deposición. 7 y 15. aunque no descarta Garrido (com. Jaén) donde se señala la existencia de urnas depositadas en fosas. CREMACIONES EN HOYO Es un tipo de estructura cuya definición es muy compleja debido a que muchas de las tumbas que se incluyen en el mismo presentan evidentes síntomas de destrucción y arrasamiento que pueden haber hecho desaparecer otros elementos estructurales. lo que vendría a indicar la aparición de un estatus heredado y no adquirido. estas estructuras no ocupan el centro de la necrópolis de base ni constituyen el punto que se ha tomado como centro para la erección de la superestuctura tumular. Sevilla). ya que apareció completamente saqueada. ya que pueden datarse en los tres casos en el siglo VIII a. pero no se especifica más acerca de la naturaleza de las mismas (Carrasco y Pachón 1986: 374). 151).60 m de diámetro nos puede estar indicando la existencia de este tipo de estructuras (González. Dentro de los casos dudosos podemos incluir todas las tumbas adjudicadas a este tipo en la necrópolis de La Joya. Las tumbas 1. es de destacar que constituyen una de las primeras manifestaciones funerarias del mundo tartésico. A nivel de estructura social se ha planteado la existencia de una sociedad organizada a nivel gentilicio (Aubet 1975: 107-108. AAVV 1995: 643-644). 1995: 401. treinta y tres en el B y sesenta y dos en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres. Cabe señalar por último. Torres 1996. Este fenómeno es especialmente patente en las tumbas 6. destacando la existencia de tumbas infantiles que presentan un ajuar de riqueza notable. En la necrópolis de Mesas de Asta nos encontramos con el problema de que los datos y materiales recogidas son producto de una prospección superficial.

3. a partir de la evidencia que nos proporciona la fíbula de codo y las cerámicas carenadas de tipología arcaica (Carrasco et alii 1980: 223-228 figs. En la necrópolis de la Cruz del Negro empezamos a pisar un terreno más firme a la hora de definir este tipo. Alcaçer do Sal (Correia 1928:11-12). Bencarrón (Alcalá de Guadaira y Mairena de Alcor. Málaga). Cañada de las Cabras y Cruz del Negro (Carmona. según los datos que nos proporcionan las necrópolis de Alcaçer do Sal y el Cortijo de las Sombras (Frigiliana. datables al menos desde el siglo IX a. Badajoz (Enríquez 1991: 182). Jaén) (Carrasco et alii 1980: 223) y el Cortijo de las Sombras. En cuanto al marco temporal en que se documentan las cremaciones en hoyo. Gargáligas. 1991a: 160-161. Campo de las Canteras. 10 y 11 (según Almagro-Gorbea. con platos de barniz rojo de tipología muy evolucionada (Arribas y Wilkins 1969: 226-227 fig. 30-31 (Maier 1992). Aljucén (Mérida. tenemos perfectamente documentado el tipo en las necrópolis de Medellín (Badajoz). aunque cabe preguntarse. 14). Sevilla). Es destacable que en ninguna de estas necrópolis las tum- bas estén señaladas al exterior por algún tipo de monumento. como en el caso de Mesas de Asta si algunas de estas estructuras pueden vincularse a fosas de cremación (urna en hoyo depositada junto a la mismas). 2. Cerro Alcalá (Torres..—Cremaciones en hoyo. Necrópolis de Aljucén (según Enríquez y Domínguez. Enríquez y Domínguez 1991: 37). lo que ha podido provocar la desaparición de datos estructurales valiosísimos a la hora de interpretar estos enterramientos (Enríquez 1991: 181). 1991b: 235). Mesas de Asta (Jerez de la Frontera. en su fase más antigua (Almagro-Gorbea 1977: 300-317. A ellas habría que sumar las sesenta y ocho cremaciones en hoyo excavadas en la campaña de emergencia llevada a cabo en este yacimiento entre 1989 y 1990 (Gil de los Reyes et alii 1991: 612. tenemos desde las sepulturas del Cerro Alcalá. hecho que igualmente parecen demostrar sus ajuares. 1991). nunca especialmente ricos. Badajoz) (Enríquez 1991: 175.C. Alcaudete. (Orellana la Vieja. 1977). 1-4) hasta el siglo VI a. Badajoz).ESTRUCTURAS FUNERARIAS 129 1 2 FIGURA 20. tumbas 1621. por lo que en un principio no parece que pueda adscribirse este tipo de estructura a grupos de alto estatus social. Necrópolis de Medellín: conjuntos 5. Sevilla).C. Carrilero 1993: 179. FOSAS DE CREMACIÓN (BUSTA) Fosas simples de cremación Este tipo de estructuras se ha documentado en doce necrópolis: La Joya (Huelva). consti- . Medellín (Badajoz) y Alcaçer do Sal. El Acebuchal. Sin embargo. 26-28. Cádiz). Sevilla). En total se han documentado once tumbas que presentan este tipo de estructura en las campañas que llevó a cabo Bonsor entre 1900 y 1905. Málaga (Arribas y Wilkins 1969). Gil de los Reyes y Puya 1995: 84-86) y cuatro más en la campaña de 1993 (Amores et alii 1997b: 155). Frigiliana. Setefilla (Lora del Río. 1.

..90 m 1 m 0........ Acebuchal J ............. Cruz del Negro 8 ....... tuyendo uno de los tipos de tumba más característico durante el Período Orientalizante.............................................................................................................. Cruz del Negro 11 ..35 m 1.....................10 m 2................................................. caracterizadas por la presencia de un alto porcentaje de cerámica a mano y......................................................................................................................... Cruz del Negro 4 ..........................50 m 0....................................................25-1....................................... Cruz del Negro 12 .....95 m 1........50-1 m ? ? ? ? ? ? ? 2? m ? ? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? 1.... Bencarrón 1908 B ............ La Joya 16 . Cruz del Negro 22 .............................................................................................................................. Durante el siglo VII a........................................................... Sin embargo........ se erige sobre todo el conjunto una superestructura tumular de pequeño tamaño.................................... Estructuralmente se caracteriza por la existencia de una fosa excavada en el suelo que presenta una planta aproximadamente rectangular en la que se lleva a cabo la cremación in situ del difunto....C....... La Joya 5 ...............45 m 1......10 m 2.................. Cruz del Negro 6 ..60-3 m 2 m ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? 1..............................................................................................................95 m 2.......C..............25 m 2.............................. Medellín 3c ......... en el caso de la tumba 9........................ Cruz del Negro 29 .......................... Cañada de las Cabras 2 ................ platos de barniz rojo cuyo borde no excede de los 30 mm de anchura................................. TÚMULO —? —? —? —? —? —? — — —? — — ? 7 m (una estr.............) .......... Cruz del Negro 33 ........ Medellín 12 .. Por último....130 MARIANO TORRES ORTIZ NECRÓPOLIS / TUMBA La Joya 2 ............... Medellín 9b ...30 m ? ANCHURA 2 m 1.................... normalmente de tipo Cruz del Negro... Bencarrón (15 estr.....25 m 1.......................................................70 m 2........................ Bencarrón 1908 D ............... Medellín 19 ........... N-S E-W E-W N-S NW-SE NW-SE ? NE-SW ? ? ? E-W ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? NE-SW NE-SW ? ? ? NE-SW NE-SW ? ? ? ? ? ? NE-SW ? NE-SW NE-SW NE-SW NE-SW NE-SW NE-SW NE-SW E-W TÚMULO ALT.............................. en algunas ocasiones....................... siendo ésta posteriormente cubierta con un amontonamiento de tierra y/o piedras................................................................................................. este tipo de estructuras tendría su comienzo a finales del siglo VIII o principios del VII a...................... fechándose en el mismo las tumbas 12 y 16 de La Joya y muchas de la tumbas de la Cruz del Negro caracterizadas por la presencia de urnas cinerarias de ................................................... Cruz del Negro 1898/1 ....................... 1902) ................................................... Alcacer do Sal (tipo 3) ....................12 m 0........ los restos de pueden quedar en el fondo de la fosa..... un extremo o una esquina de la misma) o junto a la misma.......................... este tipo de tumbas se generaliza............. 9 y 11 de La Joya...............................................................................30 m 1................................................ infra).................................................. Acebuchal I ........30 m 0................) ...............................................70 m 0..................................04 m ? 1 m ? ORIENTACIÓN DIÁM.......... Cronológicamente...........................—Dimensiones y orientación de las fosas simples de cremación y medidas de sus superestructuras tumulares. Cruz del Negro 24 ..................... Cruz del Negro 23 .................................. que es depositada en un hoyo o en el interior de la propia fosa (en el centro............................................) ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? —? 4........................................................................................50 m 1................60 m 2. Cruz del Negro 13 ......................... Túmulo F’ ............... Cruz del Negro 32 ... Setefilla...70 m 1............... La Joya 12 ......................... Cruz del Negro 3 ...................................... Acebuchal C .50 m — — — — — — — — —? —? —? —? —? —? — 1 m —? 0................. Túmulo E del Campo de las Canteras ........................... Acebuchal H ................................................................ Medellín 9d ................. El Judío (7-8 estr.50 m — — — — — — — — TABLA 1.................................20 m 2 m 1................................................................................. rasgo estructural este que distingue este tipo de sepultura de las fosas de cremación bajo túmulo de carácter aristocrático......................................... Cruz del Negro 5 ...... Bencarrón (emp......................................................... Cañada de las Cabras 3 ....... Medellín 20 .......... en otras ocasiones................................................................... Cruz del Negro 9 ........................................................ LONGITUD 2.............................................................60-3 m 1 m ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? ? 1................. Alcaudete (6 estr....) ...................................................... Medellín 3b ..........: tumbas 2...................91 m ? 2................................. que presentan unas tumulos de mayores dimensiones (vid........... La Joya 9 ......................... Acebuchal F ........................................ Mesas de Asta .....20 m 1......... Túmulo E de la Huerta del Cabello .. los huesos cremados se recogen en una urna........... Acebuchal B ..... La Joya 11 .................. Una vez llevada a cabo la misma.....

2.C.). En lo que se refiere al segmento social que usa este tipo de tumbas. incluyéndolas dentro de su tipo VII. La Cruz del Negro (tumbas 1898/3. 1. tipo Cruz del Negro. sino de convergencia cultural al resolver de maneras similares un mismo objetivo. Schubart 1976: 183 fig. 350).: tumba 35 de la Cruz del Negro y conjunto 19 de Medellín. dentro de su rito I de cremación (Benichou-Safar 1982: 101. En la Península Ibérica se documentan únicamente en las tumbas 18 y 22 de la necrópolis de Jardín (Schubart. Niemeyer y Maass Lindemann 1972: 34. Maier 1992). 2: Alcaudete (según Sánchez. 56 lám. habiéndose excavado también algunas en la necrópolis ibicenca del Puig des Molins (Costa 1991: 40-41. En Cartago se ha documentado el tipo en las necrópolis de Junon y Douïmes. etc. ya que este tipo de estructuras se han concebido para acoger la pira en que se va a llevar a cabo la cremación del difunto.—Fosas simples de cremación. 7). datándolas Benichou-Safar entre finales del siglo VIII y principios del VI a.. Por tanto. 8 y 19. 1994. en este tipo de tumbas. III).). Este tipo de estructuras se prolongan hasta el siglo VI a.C. las fosas de cremación no son particularmente abundantes. 1899). 255 fig. vasos «chardón» usados como recipientes para ofrendas y platos de barniz rojo entre 20 y 50 mm en La Joya (Garrido 1970. Dentro del mundo fenicio. a partir de Bonsor. 1978). que incluyen en sus ajuares objetos de marfil: tumbas 1. Fosas escalonadas de cremación Este tipo de tumba sólo se ha documentado en cuatro necrópolis: Bencarrón (túmulo II. fosas de la campañas . 188. ya que se ha sugerido que realmente se trata de dos enterramientos superpuestos (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 184) y la posibilidad de que hubiera estado cubierta por una superestructura tumular (Garrido com. En Cerdeña se han excavado fosas de cremación simple en la necrópolis de Monte Sirai (Bartoloni 1985: 248-249. y algunas sepulturas excavadas en la Cruz del Negro entre 1900 y 1905. del que distingue tres subtipos (Benichou-Safar 1982: 101-102). Alcaudete. fig. y algunas piezas de oro: tumbas 21 y 35 (vid. que presenta un rico ajuar funerario e importantes dificultades interpretativas. 1977). pers. 1) y en Bitia (Bartoloni 1996: 55 y ss. salvo en el caso de la tumba 9 de la necrópolis de la Joya. 3: Medellín (según Almagro-Gorbea. 1: La Joya (según Garrido y Orta. Garrido y Orta 1978) y 38 y 45 en la Cruz del Negro (Schubart 1976: 190).ESTRUCTURAS FUNERARIAS 131 FIGURA 21. El Judío. éste no parece pertenecer a un estatus social elevado. alabastra: tumbas 7 y 28. pudiendo datarse también en el mismo muchas de las fosas de Bencarrón. ya con fíbulas anulares hispánicas en su ajuar. 1 y 2 de las campañas de 1900-1905. fosas de 1902 alrededor del túmulo del Camino y túmulo I de 1908). debiendo señalarse que sus características estructurales son idénticas a las orientalizantes tartésicas. no podemos hablar de aculturación desde el mundo colonial fenicio sobre el indígena.

se han recuperado lucernas de barniz rojo de una sola mecha.C. El escarabeo con el nombre de Horus de Psamético I (664-610 a.88 m en los casos en que se conocen las medidas de este canalillo central: tumba 1898/ 3 de la Cruz del Negro y tumba 22/80 de Alcaçer do Sal. 1989-1990 y algunas de la de 1993) y Alcaçer do Sal (tumbas del tipo 4 de Correia. 1994. aunque se especula con la posibilidad de que sirviera para mejor tiro de la combustión de la pira funeraria (Costa 1991: 42-43). 1899). para las mismas. para este tipo de estructuras. números 1 y 15 de las campañas de 1900 a 1905. a partir de Bonsor. tumba 22/80 y tumba G10). La orientación de estas fosas siempre es este-oeste: tumba 2 de las campañas 1900-1905 de la Cruz del Negro y varias fosas de la necrópolis de Alcaçer do Sal.36 y 0.C. 3: túmulo II de Bencarrón (según Sánchez.90 m de longitud: tumbas 22/80 y G10 de Alcaçer do Sal. No obstante. constan de una primera fosa de planta rectangular excavada en el suelo y dimensiones variables. 48A).65: tumba G10 de Alcaçer do Sal. Esta orientación coincide con la documentada mayoritariamente en las fosas de cremación simple (vid. Estructuralmente. 1994.132 MARIANO TORRES ORTIZ FIGURA 22. erigiéndose sobre todo el conjunto una pequeña superestructura tumular como en la Cruz del Negro y Alcaçer do Sal (Maier 1992: 108. actualmente arrasada en muchas ocasiones.C. En el interior de la misma se abre una segunda fosa cuya finalidad es desconocida. tumba 1898/3 de la Cruz del Negro.C.—Fosas de cremación escalonadas. y todo el siglo VI a tenor de los materiales que componían los ajuares de dichos enterramientos.60 y 1. a partir de Bonsor. Las dimensiones de esta segunda fosa oscilan entre 1. Cronológicamente parecen encuadrarse entre finales del siglo VII a. lo que la relacionaría con la llegada de los primeros materiales griegos a finales del siglo VII a.50 y 1. (Shefton 1982: 346). 1: Alcacer do Sal (según Silva y Gómes. 2: El Judío (según Sánchez. 1992). que parecen sugerir una fecha en el siglo VIII o comienzos del VII a. en dos de las tumbas con esta tipología excavadas en la Cruz del Negro. pero que oscila entre 1 (túmulo II de Bencarrón) y 4 m de longitud (Alcaçer do Sal) y entre 0. En el caso del túmulo II de El Acebuchal destaca la placa de marfil con un guerrero que viste un casco griego. que pue- de alcanzar un diámetro de 4. por lo que no habría que descartar que este tipo de tumba estuviera ya en . 1899). supra tabla 1).) hallada en la tumba 48 de Alcaçer do Sal también apunta a la segunda mitad del siglo VII a.C. El cierre de estas fosas se realizaba con tierra y piedras de diferente tamaño: túmulo II de Bencarrón y fosas de Alcaçer do Sal. y una anchura entre 0.50 de anchura (túmulo II de Bencarrón y tumba G10 de Alcaçer do Sal). o con una especie de pavimento de adobe y cal: Cruz del Negro. o nordeste-sudoeste: túmulo II de Bencarrón.20 m y una altura de 0. Silva y Gomes 1992: 256 fig.

dada la altura de su cubierta tumular y la riqueza de los materiales excavados en la fosa de cremación: un magnífico lote de marfiles orientalizantes. el túmulo A de la necrópolis de El Acebuchal y los túmulos de Alcantarilla y la Cañada de Ruiz Sánchez. Dentro de este tipo de estructura funeraria se incluirían con seguridad los túmulos de la Dehesa de las Canteras y del Olivo. Este hecho se vería reforzado por la aparición de lucernas en una de las tumbas de este tipo excavada en la Cruz del Negro. el Puig des Molins (Gómez Bellard 1990: 157-159 cuadro IX. nordeste-sudoeste en el túmulo del Olivo y en el A de El Acebuchal y. No obstante. 256-257 figs. Las orientaciones que presentan estas fosas de cremación son variadas. Costa 1991: 41-43. se ha documentado este tipo de tumbas en las necrópolis fenicias de Cádiz (Perdigones. a partir de Bonsor. 1994. 1899). Bencarrón. 55 lám. FOSAS DE CREMACIÓN BAJO TÚMULO Distingo este tipo de las fosas simples de cremación a partir del hecho de que presentan una superestructura tumular de mayores dimensiones que aquellas incluidas en el apartado anterior. de la necrópolis de Bencarrón. por lo que se vuelve a ob- . Con más dudas. Muñoz y Pisano 1990: 47-48). llegando incluso a alcanzar los 30 m de diámetro y los 4 de altura conservada. es más que probable que en este caso sí nos encontremos ante la adopción por parte tartésica de una estructura funeraria de origen colonial. 1899). 1: Cañada de Ruiz Sánchez (según Sánchez. 4. tal vez pudiera tratarse de imitaciones indígenas más tardías. norte-sur en el túmulo de Alcantarilla.C. a partir de Bonsor. que indica también la transmisión de parte del ritual fenicio. uso desde momentos tempranos del Período Orientalizante. señalándose la presencia de paredes enlucidas: túmulo de la Dehesa de las Canteras. 2: Alcantarilla (según Sánchez.ESTRUCTURAS FUNERARIAS 133 FIGURA 23. o unos ajuares sobresalientes por su riqueza: tumba 1 de Santa Lucía y túmulos de Alcantarilla y la Cañada de Ruiz Sánchez. por último. 1994. ya que estas piezas aparecen con bastante frecuencia en las tumbas fenicias. II) y Monte Sirai (Bartoloni 1985: 248249. 2-3). con la misma cronología de finales del siglo VII y VI a. siendo este-oeste en el túmulo de la Dehesa de las Canteras y en el de la Cañada de Ruiz Sánchez. podría incluirse también la tumba 1 de la necrópolis de Santa Lucía.—Fosas de cremación bajo túmulo. Estructuralmente. Dada la forma tan característica de la fosa y la coincidencia cronológica de su uso dentro de las necrópolis fenicias y las indígenas. También es de destacar la técnica mucho más cuidadosa con la que han sido realizadas estas fosas. y cierres elaborados de las fosas a base de un amontonamiento de piedra y tierra: túmulo del Olivo de Bencarrón.

.........90 2....... LONG...60 m TABLA 2. trasunto en metal de los oinochoai de cerámica de barniz rojo fenicia que se fechan preferentemente en los siglos VIIIVII a. un pasador de bronce con los extremos rematados por sendas bolas aparentemente de hueso y los restos de una placa cosmética de marfil con decoración calada. sólo restarían los enterramientos documentados en la necrópolis de La Joya..... del túmulo A de El Acebuchal sólo se menciona la presencia de un fragmento de hierro informe a causa de la acción del fuego...84 m m m m m ANCH...... del que se sospecha fundadamente que se trata de una sepulcro colectivo megalítico probablemente erigido en el Calcolítico o el Bronce Pleno y que más bien habría que incluir en la categoría de las inhumaciones colectivas bajo túmulo (vid... y las tumba 13 y las inhumaciones del sector B de la necrópolis de la Joya... FOSA 1.... u ofrendas..134 MARIANO TORRES ORTIZ NECRÓPOLIS / TUMBA Bencarrón.. o etruscos: jarro de Valdegamas y jarros de Alcurrucén. De hecho... En lo que se refiere a los ajuares.... Alcurrucén) o en otros contextos (Valdegamas.. Alcantarilla y Cañada de Ruiz Sánchez. en el de Alcantarilla se recuperaron varias vasijas de cerámica tosca........... El desconocimiento del tipo del broche de cinturón documentado en el túmulo del Olivo de la necrópolis de Bencarrón y la poca representatividad de los materiales excavados en el túmulo de la Dehesa de las Canteras de Bencarrón y el A de la necrópolis del Acebuchal hacen imposible una datación ajustada de los mismos.. Otras inhumaciones colectivas como las documentadas en el túmulo G de la necrópolis del Acebuchal. al igual que el jarro de bronce piriforme de boca trilobulada documentado en la Cañada de Ruiz Sánchez. bien a enterramientos en cámara.......65 3. y. observamos que en tres de las sepulturas que han sido incluidas en este tipo se ha observado la presencia de un ajuar compuesto por objetos de prestigio: Santa Lucía........ que presenta una orientación norte-sur.. En la tumba 13 de esta necrópolis se excavó una fosa de planta aparentemente oval que contenía los restos de dos individuos en posición violenta.... sólo se incluirían dentro de esta categoría el túmulo I de Bencarrón.................. por el contrario.. por último. Cancho Roano) fechados ya de finales del siglo VII en adelante responden a prototipos griegos: jarra rodia de la tumba 5 de la necrópolis de La Joya............. Acebuchal.78 m ORIENTACIÓN DIÁM.. con la única excepción del túmulo de Alcantarilla.............80 m 4 m 3... un saqueo de las tumbas ya en época antigua.... TÚMULO 12 m 15.. «aparentemente fetal»...... además de un huevo de avestruz con el borde dentado y decoración pintada geométrica en rojo. de la Dehesa de las Canteras . Colectivas Las inhumaciones colectivas en fosa son una verdadera excepción dentro de la tipología de estructuras funerarias orientalizantes. túmulo 2 de Huelva.. en el túmulo de la Dehesa de las Canteras únicamente se documentó la presencia de lo que Bonsor interpreta como armas...... ofrecidos a los difuntos de otras sepulturas (Garrido 1983: 541-542.. aunque el excavador señala que realmente los dos difuntos «se encuentran encogidos....... E-W NE-SW NE-SW N-S E-W TÚMULO ALT.25 m 2.—Dimensiones y orientación de las fosas de cremación bajo túmulo y dimensiones de sus superestructuras tumulares... tumbas secundarias respecto a otra estructura........ en la tumba 1 de Santa Lucía se recuperó un importante lote de marfiles con decoración orientalizante compuesto por peines...... de la Cañada de Ruiz Sánchez procede un jarro piriforme de bronce con boca trilobulada y un recipiente ritual de asa de manos... servar la tendencia ya observada anteriormente de la orientación este-oeste de las tumbas o nordeste-sudeste..... verdaderos sacrificios humanos... Por tanto.. una pyxide y una cuchara...... una vez señalada la filiación calcolítica del túmulo I de la necrópolis de Bencarrón.. 5.... Garrido y Orta 1989: 35)...... FOSA 2... Santa Lucía 1 ..........65 3. en el del Olivo se ha señalado la presencia de un broche de cinturón de tipología incierta. del Olivo ............ túmulo A . T.....15 ? 2.. Éstos presentan un carácter enormemente problemático incluso a la hora de interpretarlos como verdaderos enterramientos...30 m ? 10 m 30 m 16 m 4 m 3 m 2......C........ tanto de bronce como de hierro. Cañada de Ruiz Sánchez ... placas. Esta datación parecen sugerir las piezas de marfil halladas tanto en la tumba 1 de Santa Lucía como en el túmulo de Alcantarilla.. túmulos C y D de la necrópolis de la Huerta del Cabello y túmulo I de la necrópolis de Setefilla responden. este tipo de monumentos pueden fecharse a partir de las evidencias que proporcionan los ajuares funerarios depositados en los mismos en el siglo VII a....52 m 2 m ? 1........... como ................. pudiéndose hipotetizarse para el resto de los casos una mala excavación por parte de Peláez o Bonsor o. Cronológicamente.. bien a enterramientos en fosas de carácter monumental cubiertas por una superestructura tumular de grandes dimensiones y que también funcionarían a manera de cámaras funerarias. Por lo tanto.... Bencarrón. T. Alcantarilla .... infra).C.....17 m 1..... por lo que podemos adscribirlos a enterramientos de tipo aristocrático... y por el hecho de que las vasijas de bronce recuperadas en las tumbas orientalizantes de élite (La Joya.................35 m 1........ FOSAS SIMPLES DE INHUMACIÓN. un pasador de hierro con los extremos rematados por bolas y dos puntas de lanza de hierro.................

. Como bien notaron Garrido y Orta (1978: 39-49.......... fosa 4 ..........75 m 1 m ? ? 0............. por lo que no deja de resultar sorprendente el carácter «colectivo» que presentan algunas de las inhumaciones de la Joya. Pero....... fosa 8 ... Bencarrón (Alcalá de Guadaira y Mairena del Alcor..... Acebuchal.... fosa 5 .. En el sector B de está necrópolis también se han documentado ocho inhumaciones en posición violenta aparentemente superpuestas en dos niveles que.. las fosas excavadas en la Cruz del Negro durante las campañas de 1989... Ranilla. 4 y 8 de los «lapidados» de El Acebuchal....... Cruz del Negro .......... túmulos 1978 ......... Santa Lucía 2 ...... Cruz del Negro...........20 m 2 m ? ? 1.......... Dentro de las fosas de planta rectangular......................... Bencarrón .. al no poderse sugerir una cronología para las mismas y ver la aparente relación que presentan con el resto de las estructuras funerarias excavadas en esta interesante necrópolis........ Torrecilla 1985).......................... 470).......... Garrido y Orta 1989: 32 fig........ XVII)...... lo que llevaría a fechar este sector de la necrópolis entre el 650 y el 550 a....ESTRUCTURAS FUNERARIAS 135 NECRÓPOLIS / TUMBA La Joya 14 ........................... las documentadas bajo los túmulos violados en Ranilla en 104 No obstante.............. hijo de Re» o «Maat...50 m — — — ? TABLA 3......... que se corresponde relativamente bien con la fecha en torno a mitad del siglo VII a.......... donde se excavaron veintiséis sepulturas de inhumación................ Osuna (Sevilla).................75 m ? 2.. no debe dejar de señalarse que las tumbas de la necrópolis de Cerrillo Blanco son individuales salvo en el caso de la denominada «tumba megalítica»..... Santa Lucía (Mairena del Alcor............. 1989: 32).............. Córdoba) y Casa del Carpio (Belvís de la Jara... Acebuchal.. Estructuralmente están constituidas por una fosa excavada en el suelo que presenta plantas muy variadas........... tumba B .... pieza IV-28.. a pesar de que en ningún momento se especifica en las diversas publicaciones la estructura o estructuras en las que fueron localizados los cuerpos (Garrido 1983: 540-541....... ya que éste parece estar delimitado por una serie de ortostatos que definen un área circular situada en la cima de un cerro que................................ Sevilla)... la ausencia de ajuar en las mismas: un fragmento de cerámica a torno rodada de antiguo en la tumba 13 (Garrido y Orta 1978: 40) y aparentemente ninguno en las inhumaciones del sector B 104.......................... Igualmente.............................................................. o esconderse el nombre de Amón criptográficamente (Garrido y García Martínez 1995).. La Nicoba . LONG............. Huelva).......... se han publicado como procedentes del área donde se documentaron estas inhumaciones tanto un escarabeo de pasta blanca de manufactura egipcia en el que se puede leer «Shu.. como una fíbula de tipo Acebuchal asociada a fragmentos de un cuchillo de hierro (Storch de Gracia 1989: 223 fig IV-17.60 m? 0............ que a veces presentan las esquinas redondeadas.... Sánchez 1994: 140-141............... se trata de inhumaciones individuales y en algunos casos con ajuares de cierta riqueza como peines de marfil (tumba 14)................ las fosas 2. Sevilla).. propuesta para la necrópolis del Cerrillo Blanco (Porcuna....................... Sevilla)... Acebuchal.................50 m ? ? ? ? 2........... Vega de Santa Lucía .................. si se les hubiese atado conjuntamente» (Garrido y Orta 1978: 39... Vega de Santa Lucía (Palma del Río......... Jaén).........C...... finalmente se incluyeron en la misma tumba... ...... La Nicoba (San Juan del Puerto...... aunque en un principio fueron consideradas como sepulturas individuales...75 m ? 2...05 m 1........ la fosa del túmulo B del Campo de las Canteras....... hija de Re»..... Toledo)..............80 m ? ANCH....... los paralelos para este tipo de enterramientos se documentan en los denominados «lapidados» de El Acebuchal (Bonsor 1899: 88-95. túmul L ............. se incluyen la tumba 14 de la necrópolis de la Joya.. Acebuchal.......................... la tumba 2 de la necrópolis de Santa Lucía......... que presenta una inhumación doble...... Osuna..... Individuales Fosas de inhumación en individuales se ha documentado en once de las necrópolis recogidas en este trabajo: La Joya (Huelva)................70 m 2.......... lám....... TÚMULO ? ? ? ? ? — — — — ? ? — — — ? ? ? ? ? ? — — — — ? 0.. adquiere un aspecto marcadamente tumular... por esta razón.. estando algunas veces cubiertas por una superestructura tumular de pequeñas dimensiones... Amores 1982: 102103... y en la posteriormente excavada necrópolis del Cerrillo Blanco....... FOSA 2.... que únicamente se relacionarían con las de Cerrillo Blanco en el aparente uso colectivo del espacio funerario que parece documentarse en esta necrópolis..... 34)............... inferior..... Sin embargo.......... Acebuchal............C..... La Casa del Carpio ..... fosa 2 .............. en todo caso......... 1990 y 1993.... N-S ? ? ? E-W E-W E-W NE-SW E-W ? ? E-W E-W N-S ? TÚMULO ALT.. algunas de las cuales contenían un cadáver en posición forzada (González Navarrete y Arteaga 1980............... Ranilla y Mazagoso (Carmona................ Osuna............. tumba A .40 m ? ORIENTACIÓN DIÁM... hecho que contrasta con la aparente recuperación de los cuerpos de La Joya en una misma estructura funeraria...80 m 0...........................—Dimensiones y orientación de las fosas simples de inhumación y dimensiones de sus superestructuras tumulares...... el Acebuchal. 545 fig..... 17..... FOSA 1m ? ? ? ? 0. 284-286)............. hacen aún más difícil una interpretación de las mismas........

ya que los casos en que las tumbas presentan una orientación norte-sur se localizan bien en la zona de Huelva (necrópolis de la Joya) o en el valle medio del Guadalquivir (Vega de Santa Lucía). a partir de Bonsor. Sánchez 1994: 216). sabiéndose que en la necrópolis de Ranilla la altura de los túmulos que cubrían la fosas de inhumación era de aproximadamente 0.136 MARIANO TORRES ORTIZ 1978 y la estructura exhumada en la Casa del Carpio. sus dimensiones y características son desconocidas en lo que respecta a las dos tumbas de Bencarrón. 133) y parece ser la dominante en el bajo Guadalquivir y en Extremadura. la tumba 2 de la necrópolis de Santa Lucía. . En lo que respecta a los ajuares y al grupo social que usaría este tipo de estructuras. 1993-94). Esta tendencia a orientar las tumbas de este a oeste o nordeste-sudoeste coincide con la observada en otros tipos de estructuras funera- rias como las fosas simples y escalonadas de cremación (vid. 2: Vega de Santa Lucía (según Murillo. 18. De planta oval serían las tumbas A y B de la necrópolis de Osuna y la inhumación del fondo de cabaña 4 de Vega de Santa Lucía. destacando solamente la presencia de algunas piezas de marfil en las fosas de los «lapidados» de El Acebuchal. al tratarse de una inhumación fe- 1 2 FIGURA 24. el túmulo L del Acebuchal y el B del Campo de las Canteras. De planta completamente irregular cabría calificar la fosa 5 de los denominados «lapidados» de El Acebuchal. 1899). En lo referente a las cubiertas tumulares. No caracterizables al no existir suficiente información en la bibliografía son la fosa documentada bajo el túmulo L del Acebuchal. un alabastron procedente de la otra tumba excavada en esta localidad sevillana. parece que no hay que vincularlo a los sectores de élite de la sociedad tartésica. documentándose también una tumba con orientación nordeste-sudoeste y dos que presentan orientación norte-sur. que presenta un ajuar de enorme riqueza y que se ha interpretado. 1990 y 1993 en la Cruz del Negro.50 m (Amores 1982: 118. supra pp. fig. dos fosas excavadas en la necrópolis de Bencarrón y algunas de las excavadas en las campañas de 1989. Como puede observarse en la tabla 3. la tumba 14 de la Joya y en una de las tumbas excavadas a principios de siglo en Osuna.—Fosas simples de inhumación: 1: «lapidados» de El Acebuchal (según Sánchez. 1994. y un vaso de bronce y una placa de cinturón con clavos de oro y electrón en la ya mencionada tumba 14 de la Joya. Toledo. ya que los ajuares no son especialmente ricos. 130. con una única excepción en el área de los Alcores: el túmulo de Alcantarilla. que presenta la particularidad de estar escalonada en tres niveles. La única tumba con este misma estructura que podría ser calificada como aristocrática y constituir por tanto una excepción a la tendencia observada en el tipo es el enterramiento excavado en Belvís de la Jara. la orientación predominante de estas estructuras es la este-oeste (siete casos).

no obstante.p. variantes b-c. aunque esto es dudoso según demuestra la existencia de los recintos amurallados de Puente Tablas. a lo largo del siglo VII a.C.C. no debemos descartar otras posibilidades como que se tratara del cementerio de una granja o pequeña comunidad rural donde el proceso de diferenciación social . En la misma se excavaron veinticuatro inhumaciones individuales en fosa y una inhumación doble en cámara megalítica dentro de un espacio circular claramente delimitado por una serie de ortostatos. A finales del siglo VIII o principios del VII a. según se desprende de las piezas de marfil recuperadas en varios de los ajuares de las mismas: fosas 2 y 8 de los «lapidados» de El Acebuchal y la tumba A de la necrópolis de Osuna. nos encontramos ante el hecho de que en esta área relativamente periférica del mundo orientalizante la organización parental de la sociedad aún no se había descompuesto en una fecha tan tardía como mediados del siglo VII a. La mayoría de las estructuras del tipo cabría fecharlas. y VI. las inhumaciones en fosa arrancarían en un momento claramente precolonial según se desprende de la evidencia proporcionada por las tumbas de la Nicoba y Vega de Santa Lucía.. se puede fechar la tumba de la Casa del Carpio a partir de la evidencia que nos proporcionan las copas de cerámicas a mano con decoración pintada. Estos enterramientos chocarían así con el modelo propuesto de grandes círculos funerarios con cremaciones colectivas que parecen carecterizar también este período (vid. nos encontramos ante un verdadero monumento megalítico que. Por último. nos habla más bien de un enterramiento colectivo megalítico que cabría fechar perfectamente en el Calcolítico o en el Bronce Antiguo/Pleno. 2) y BenichouSafar (1982: 96-97 fig. Ruiz Mata y Pérez 1995a: 204 fig.C. INHUMACIONES BAJO TÚMULO Inhumaciones colectivas bajo túmulo Dentro de este tipo de estructuras deberíamos distinguir dos subtipos. comunicación personal. a partir de un broche de cinturón del tipo 6 de Cerdeño: el más evolucionado de la tipología elaborada por esta investigadora. que se fecharían desde el siglo X a. muchos de los cuales se hallaron tumbados en el momento de la excavación. supra p. Aunque la existencia de un túmulo es. aunque cabría interpretarlos como tradiciones locales de las áreas de Huelva y el valle medio del Guadalquivir. en este caso. fosas 2. o presentan una posición decúbito lateral como las tumbas de Osuna o la tumba 14 de La Joya. 5 y 8 de los «lapidados» de El Acebuchal. Cronológicamente. tanto por sus características estructurales como por los rituales y ajuares documentados en el interior del mismo. A la hora de llevar a cabo una lectura social de este tipo de estructuras y de su organización del espacio. 47). 6. Sin embargo.. Las fosas de inhumación simple constituyen los tipos III. mientras que los de origen libio-bereber suelen adoptar la posición decúbito lateral flexionado (Lancel 1994: 61). etc. y que definían un conjunto de carácter aparentemente tumular. hay que señalar que únicamente existe un ejemplo claro de este tipo de estructura: la necrópolis de Cerrillo Blanco (Porcuna.1 de las tipologías de tumbas fenicias y púnicas del Mediterráneo occidental y Cartago de Tejera (1979: 58-61 fig. 126). como la tumba de una mujer de alto estatus procedente del sudoeste peninsular y cuya presencia en una zona tan periférica del mundo orientalizante cabría ser interpretada como resultado del intercambio de mujeres de alto estatus que serviría para forjar las redes de comercio a larga distancia por parte de las aristocracias tartésicas (RuizGálvez 1992: 238-239). Jaén). los ortostatos delimitan un espacio funerario claramente paralelizable al documentado en los enterramientos de cremación en los túmulos A y B de Setefilla y el 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Puerto de Santa María. Centrándonos en el primero de estos subtipos. 5). 54. 2) como en la 24 y el relleno tumular del de la necrópolis de Las Cumbres (Córdoba. hasta principios o mediados del VIII. que es el que realmente nos interesa. la redomita con decoración de botones de bronce y una ampolla para perfumes que encuentra su paralelo exacto tanto en la tumba 64 del túmulo A de Setefilla (Aubet 1975: 76-77 fig. Al igual que en el caso de las fosas simples de cremación. Torreparedones. en el segundo de los mismos. Un detalle ritual nos permite incluso descartar la filiación fenicia de las mismas: en Cartago todas las inhumaciones de individuos de origen fenicio están situadas en una posición decúbito supino.1. aquel en que los cadáveres están enterrados bajo toda la superficie del túmulo y aquel otro en que todos los difuntos están depositados en el interior de una cámara de tipo megalítico. entre cuyos ajuares se ha documentado la presencia de grandes vasos bicónicos y cuencos de carena acusada del tipo A. No obstante. dudosa. En el primero de los casos estamos ante enterramientos que podemos fechar en época orientalizante por los materiales que componen el ajuar funerario. tampoco en las de inhumación se puede observar estructuralmente una dependencia respecto a las fenicias.I.C. ya que como se ha señalado para las fosas de cremación se trata de una solución común a un problema común: se excava una fosa en el suelo capaz de acoger al difunto. y estoy refiriéndome concretamente al túmulo I de Bencarrón.. hecho que también se da en muchas de las inhumaciones tartésicas como las de Vega de Santa Lucía.C.ESTRUCTURAS FUNERARIAS 137 menina junto con un individuo infantil. la tumba 14 de la Joya puede fecharse en el tránsito del siglo VII al VI a. Córdoba y Ruiz Mata e. Cádiz). en las que hemos visto que incluso la orientación de los cadáveres parece diferir de la observada en el bajo Guadalquivir y la zona de Cádiz.

y. Fosas de inhumación bajo túmulo Dentro de este tipo se incluyen todas aquellas sepulturas que se componen de una fosa de diversas tipologías excavada en el suelo natural del terreno. Dentro de este grupo cabe incluir con seguridad el túmulo 1908 de la necrópolis de El Acebuchal: fosa simple. cuyos muros están construidos parcialmente sobre la superficie del terreno. éste oscila entre los 23 m del primero y los 26 del segundo.—Fosa de inhumación bajo túmulo. y B de la misma necrópolis: inhumación individual en fosa simple. la tipología de los broches de cinturón de tipo 3. En lo referente a las superestructuras tumulares. fíbulas de doble resorte. los túmulos A de la necrópolis del Campo de las Canteras: inhumación simple en fosa escalonada. aunque no por ello dejan de observarse diferencias en los ajuares funerarios: presencia de broches de cinturón de tipo 3.138 MARIANO TORRES ORTIZ no es tan fuerte como en los asentamientos protourbanos.50-5. la presencia de un peine de marfil con escotaduras laterales y la existencia de una fíbula de tipo Bencarrón que se desintegró al contacto con el aire sugieren una fecha entre 700 y 650/625 a. no como en el caso de las cámaras. Túmulo A de la Huerta del Cabello (según del Arco. Cronológicamente. y que estén cubiertas por un tumulo de grandes dimensiones. etc. 1991). para este conjunto de tumbas hasta ahora único.C. posiblemente el túmulo Bonsor de la necrópolis de Ranilla. en el que las paredes de la fosa han sido recrecidas mediante un muro de mampostería erigido a base de piedras más o menos planas superpuestas pero sin llegar a constituir una cámara a la manera de las descritas en el apartado siguiente. ya contengan uno o más enterramientos. el túmulo B de la Huerta del Cabello: inhumación individual en fosa escalonada.60 m del túmulo 1908 de la necrópolis de El Acebuchal. ya que es la única necrópolis tartésica en la que la práctica de la inhumación es exclusiva frente a la de la cremación. Es esta última característica la que las diferencia de las fosas simples de inhumación. . en las únicas de las que conocemos el diámetro. mientras que la diferencia con las tumbas de cámara descritas en el siguiente apartado es que la estructura que acoge el cadáver es total- mente subterránea y no posee muros: excepto el túmulo Bonsor de la necrópolis de Ranilla. túmulo B de la Huerta del Cabello y A del Campo de las Canteras. FIGURA 25. los túmulos C y D de la misma necrópolis: inhumación triple en fosa ligeramente escalonada e inhumación individual en fosa escalonada. mientras que la altura de las mismas lo hace entre los 2 m del túmulo A del Campo de las Canteras y los 5. cuchillos de hierro de hoja curva.

2). (Belén et alii 1987: 423......70 m 0..2 de Benichou-Safar (1982: 96-98 figs. Sánchez 1994: 189 fig. Ranilla. Por último.....40 m 1. su adopción por parte de las poblaciones indígenas del interior del valle del Guadalquivir debe producirse también por las mismas fechas.. así como las formas ciertamente complejas de algunas de las fosas de inhumación documentadas en los mismos: concretamente las escalonadas localizadas en los túmulo B. FOSA 1 m 1.. túmulo C .... 47-48) y III.....80 m 1.. cabe destacar la presencia en el B de la Huerta del Cabello de algunos fragmentos de ánfora de probable tipología orientalizante... IV. túmulo D ..90 m 3 m ? 2.. túmulo B .1........ túmulo Bonsor .. encontramos un interesante caso de la adquisición por parte de las élites indígenas de una estructura funeraria de origen fenicio. ya que el otro ejemplar documentado pertenece al tipo 1... únicamente se conoce la existencia de dos broches de cinturón procedentes de los túmulos C de la Huerta del Cabello y A del Campo de las Canteras................. C y D de la necrópolis de la Huerta del Cabello y el A del Campo de las Canteras quedarían así fechados. I... El tamaño de las superestructuras tumulares.j de Tejera (1979: 63..1. En el caso de las fosas escalonadas....... hecho que no se puede confirmar plenamente por el saqueo a que han sido sometidos estos monumentos desde muy antiguo... 504 lám. por lo que los túmulos B. C y D de la Huerta del Cabello y la del túmulo A del Campo de las Canteras.60 m ? 0. generalmente en forma de cistas... Byrsa.. con todo la inversión de trabajo que implica su construcción..2) y Cerdeño (1981: 33-34.. 51) señalan como procedentes de Carmona y de los que Bonsor (1931: 119 lám. 502 lám..1.. 7. ya que las estructuras de esta clase en las que el reborde que las rodea era utilizado para apoyar las lajas de piedra o las tablas de madera que servirían de cobertura a las mismas se corresponden con los tipos VI. y todo el VI (Schubart.... IV.... para las fosas de inhumación escalonadas de los túmulos B. En lo referente a la cronología de este tipo de estructuras funerarias nos encontramos con el hándicap de la práctica inexistencia de ajuares funerarios.—Dimensiones y orientación de las fosas de inhumación bajo túmulo y dimensiones de sus superestructuras tumulares....C.. Respecto a las fosas de inhumación simples de los túmulos 1908 de la necrópolis del Acebuchal y Bonsor de la necrópolis Ranilla..... LONG.. 48)..... 66-68) para las tumbas fenicias y púnicas de Cartago y el Mediterráneo occidental respectivamente. 13-17.1.. Cámaras de paredes de mampostería Dentro del período Orientalizante....... Huerta del Cabello.. Campo de las Canteras. parecen sugerir que este tipo de estructuras funerarias era utilizada por la élite aristocrática tartésica como una de sus formas de enterramiento.1..2.. Colina de San Luis y Douïmes de la necrópolis de Cartago y. debe tratarse de los broches de los tipos 4b y 4c publicados por Cuadrado y Ascençao (1970: 502 lám. FOSA 2....... 3-4) halladas en fosas de cremación que fueron excavadas en las cercanías de los túmulos del Campo de las Canteras....... 1979b. LXIX) publica en su monografía sobre la necrópolis romana de esa localidad sevillana como procedentes de tumbas prerromanas.. hecho que también parece apuntar una fecha entre finales del siglo VII y primera mitad del VI a. Huerta del Cabello..... láms.. Schubart y Maas-Lindemann 1979a........... VI... documentándose en los siglos VII-VI a.......... Campo de las Canteras....80 m 2 m ? ? TABLA 4.. sólo se documentan en la necrópolis fenicia de Jardín a finales del siglo VII a....25 m ANCH.... Dermech.. 44.. TUMBAS DE CÁMARA 7..1 perfil A y VI......... Niemeyer y Maass-Lindemann 1972: 32-41 figs. aunque deben ser alguno de los que Cuadrado y Ascençao (1970: 497 lám. De los ajuares funerarios.15 m ORIENTACIÓN DIÁM... cuya cronología es mucho más antigua y no encaja con la cronología propuesta para los túmulos C de la Huerta del Cabello y A del Campo de las Canteras: finales del siglo VII y todo el VI a..... E-W E-W E-W NE-SW E-W E-W NE-SW TÚMULO ALT. Huerta del Cabello. H e I de la necrópolis de . Concretamente.... 4. desconociéndose su tipología.........75-0.. V... en la necrópolis malagueña de Jardín..... Ramos 1990: 3637.. la cronología queda incierta..g y III..C..... lám.........50-5........ en los sectores Junon.... en el siglo VI...85 m 0..............C. LXXV... V.08 m 1..75 m 1....10 m ? 1.. túmulo A . túmulo 1908 ....................... dado el estado de saqueo de los monumentos. no pudiendo descartarse una datación más antigua para las mismas ante la inexistencia de elementos materiales... mientras que en las tierras que forman el túmulo A de la necrópolis del Campo de las Canteras destaca la presencia de un fragmento cerámico con lo que parece decoración de círculos concéntricos y la boca estrangulada de un recipiente cerrado que se ha clasificado como perteneciente a un ánfora de «tipología fenicia» y que parecen apuntar hacia una cronología de siglo VI a. túmulo B .. 504 lám. podemos incluir en este grupo tipológico las siguientes sepulturas: las cámaras de los túmulos A..C.C. C y D de esta necrópolis.. A esta serie de evidencias habría que unir la existencia de dos urnas de tipo Cruz del Negro de tipología evolucionada (Bonsor 1931: 128 lám... ya que las fosas escalonadas de inhumación..96 m 2. Belén 1986: 270 fig. TÚMULO ? 23 m 7 m 8....ESTRUCTURAS FUNERARIAS 139 NECRÓPOLIS / TUMBA Acebuchal....... En lo referente a los materiales documentados en el relleno tumular..10 m 26 m ? ? 5.... XXXVI-XL)........27-28....

pozo y dos cámaras. Molina 1978: 177-178.140 MARIANO TORRES ORTIZ Setefilla (Lora del Río. pozo y cámaras múltiples. lo que explicaría según los mismos el origen supuestamente mediterráneo del monumento y su carácter 105 Tanto F. mientras que en la cultura tartésica las cámaras funerarias documentadas siempre han sido construidas con muros de mampostería: cámaras A y H de Setefilla. opinan que nos encontramos ante el sepulcro de ocasión de unos mercaderes de origen sardo. por la construcción de una cámara funeraria. un peine de marfil y unas pinzas de depilar. en cambio. para quedar posteriormente enterrada debajo de un gran tumulo. . la dependencia a nivel formal respecto a las tumbas de cámara documentadas en las necrópolis fenicias y púnicas de Cartago y el Mediterráneo occidental. Es interesante observar como las élites indígenas adoptan las estructuras funerarias también usadas por las élites coloniales. Estructuralmente. Sevilla). aunque no podemos descartar la posibilidad de que en las mismas se entierren aquellos individuos que ocuparían el vértice en la pirámide social del Tartessos orientalizante. por el contrario. habría que señalar que algunos autores han apuntado la posibilidad de que estemos realmente ante la reutilización de un monumento megalítico durante el Bronce Final. Sevilla). en los casos de Los Millares 33. tal y como se documenta. 10. evidente sobre todo en los túmulos A y H de la necrópolis de Setefilla (cámara y corredor). Este. 190 fig. ya que Ruiz-Gálvez (1990: 86) señala que una trinchera abierta por saqueadores de tumbas distorsiona toda la estratigrafía hasta el punto de no poderse vincular con claridad la cerámica de retícula bruñida externa con los enterramientos. se caracterizan en los tres casos mejor documentados: túmulos A y H de Setefilla y G de Acebuchal. las cámaras funerarias documentadas en los túmulos orientalizantes tartésicos se han relacionado siempre con las existentes en el mundo colonial fenicio. en el mundo colonial fenicio las cámaras funerarias están siempre construidas con sillares bien escuadrados o excavadas en la roca (también pueden presentar ambas características a la vez). J. podrían añadirse al mismo el posible enterramiento de la Aliseda (Cáceres).5 m tanto de altura como de anchura: túmulo A de Setefilla. las cámaras orientalizantes están construidas siempre por encima del nivel del suelo. Con dudas. y en círculos culturales del Mediterráneo oriental: Chipre. aún en pleno Bronce Final. y la del túmulo G de El Acebuchal (Carmona. Sin embargo. cámara G de Acebuchal. cámara y rampa y cámaras con escaleras. Benichou-Safar 1982: 144). permaneciendo la funcionalidad de este incierta. Estas tumbas suelen vincularse a personajes de estatus aristocrático o principesco (Aubet 1984: 451-452). sobre todo en los ya mencionados túmulos A y H de Setefilla. cámara y corredor. por ejemplo. La existencia de un dromos o corredor de acceso se documenta en el Palmarón y en el túmulo H de Setefilla. y el túmulo de El Palmarón (Niebla. proporcionando la bibliografía correspondiente. especialmente Cerdeña. hay que apuntar que es un hecho habitual en el sudeste de la Península Ibérica la reutilización de monumentos megalíticos en el Bronce Final. En primer lugar. especialmente las denominadas de cámara y corredor o cámara y rampa (Tejera 1979: 119135. En segundo lugar. Portugal). Como precedente de este tipo de sepulturas cabría citar. la tumba de cámara y dromos de Roça do Casal do Meio (Sesimbra. Es obvio. Como he señalado. No obstante. en el mundo colonial fenicio las cámaras funerarias son siempre subterráneas. con más detalle. es un factor indicativo de la profunda aculturación que han sufrido las élites tartésicas. En este caso no se produce ningún tipo de reinterpretación. es decir. parte de la cual se encuentra excavada en el terreno y alzándose a partir de una cierta altura mediante muros de mampostería en seco que pueden llegar a alcanzar 1. 9. Para esta sepultura se han señalado paralelos dentro de la culturas protohistóricas del Mediterráneo occidental. existiendo un falso corredor de acceso en el túmulo A de esta misma necrópolis. los cuales parecen posteriores a la construcción del monumento. Estos sepulcros muestran una gran complejidad constructiva. Lorrio (1985) recogen todas las inhumaciones del Bronce Final depositadas en monumentos megalíticos reutilizados. 125. sino que se adopta un elemento del mundo colonial fenicio para integrarlo con el mismo significado socio-ideológico dentro de su propio conjunto de creencias. cabría hacer algunas matizaciones que permiten observar la existencia de ciertas características propias de uno y otro círculo cultural que los diferencian claramente. Sin embargo. están construidas en su totalidad por debajo del nivel del suelo: tumbas de pozo y cámara. A. siendo igualmente destacable la mayor inversión de energía que se observa en la construcción de estas grandes tumbas en comparación con el resto de las sepulturas del mismo horizonte cultural. Molina (1978) como. Este fenómeno de aculturación del que vengo hablando pudo haber comenzado ya en época precolonial según se desprende del monumento de la Roça do Casal do Meio. donde en una estructura compuesta por un dromos de acceso y una cámara circular se depositaron dos enterramientos de inhumación acompañados de un ajuar de claro sabor mediterráneo: una fíbula ad occhio de origen sículo. que debido a las circunstancias en que fue recuperado el tesoro impide más precisiones. que pudiera tratarse de un dolmen reutilizado. al integrar dentro de su propio sistema socioideológico un elemento claramente foráneo pero con una evidente utilidad para las mismas: se trata de un elemento más de prestigio y de ostentación de su poder. que podrían ser caracterizados como verdaderos reyes de origen sacro. Otros. Carrilero 1993: 178). Huelva). 188 fig. Fonelas y Río de Gor (Ferrer 1977: 177. Lorrio 1985 105: 122-123.

Los dos monumentos que se incluyen en este tipo con las debidas reservas son el túmulo de El Palmarón (Niebla. ya que la excavadora (Aubet 1975: 18-19) considera que es un falso corredor de acceso con el objetivo de confundir a los ladrones de tumbas. y circular en los dos dudosos. Setefilla. Monte Sirai (Cerdeña). podría fijarse en las últimas décadas del siglo VII a. este tipo de tumbas se caracteriza por la existencia de una cámara funeraria de planta rectangular construida con muros mampostería en los dos ejemplares seguros: túmulos A 106 y H de 106 En el caso del túmulo A de Setefilla la existencia del dromos es dudosa. Este último es especialmente interesante. . Ello puede servirnos como marco de referencia para definir la época en que la sociedad tartésica.C. San Luis y Santa Mónica (Cartago). en España. 1970. Tipasa y Collo (Argelia). están ya profundamente aculturadas. De todas las estructuras citadas.C.ESTRUCTURAS FUNERARIAS 141 FIGURA 26. Susa. de los que se dice podrían ser dólmenes megalíticos reutilizados: El Palmarón y Roça do Casal do Meio. Téboursouk. por las relaciones culturales que durante algo más de un siglo han mantenido con el mundo colonial fenicio. Palermo (Sicilia). ya que. la entrada de la cámara funeraria se situaría en el extremo opuesto de la estructura de la que arranca el dromos (Aubet 1975: 17-19). «orientalizadas». y primera mitad del VI. 1: Roça do Casal do Meio (según Silva y Gómes. único y excepcional en un ámbito cultural como el Bronce Final Atlántico caracterizado por la utilización de un ritual funerario que se caracteriza por no dejar huellas visibles en el registro arqueológico (Belén y Escacena 1992: 79). 29-33). Bordj Djedid. Ghain Tiffiha (Malta). la única que cumple con total precisión la denominación de tumba de cámara y dromos es el túmulo H de Setefilla. 1928).. Villaricos (Almería) y Jardín (Málaga) (Tejera 1979: 119-130 figs. Tumbas de cámara y dromos En el mundo tartésico. salvo Roça do Casal do Meio. Moghoga es Srira y Ghajn Qajjet (Marruecos). a la que se accede a través de un pasillo o corredor de dimensiones variables denominado dromos a partir de las estructuras similares que presentan las tumbas de tholos minoicas y micénicas. Útica y Smirat (Tunicia). que presenta abundantísimos paralelos en las necrópolis fenicio-occidentales y púnicas 107: Douimes. Sidi Jahia. Huelva) y el sepulcro de cámara y corredor de la Roça do Casal do Meio. fechable entre los siglos X-IX a. según esta investigadora. 1992). Mateur. La cronología que se puede proponer para estos monumentos. ya que en el caso de que no se tratara de un dolmen reutilizado. al menos sus élites. a partir de Bonsor. 2: túmulo H de Setefilla (según García y Bellido. 29-33). significaría en el plano cronológico la aparición de este tipo de estructuras 107 Las tumbas de cámara con corredor se corresponden con el tipo VII5 de la tipología de Tejera para las tumbas fenicias y púnicas del Mediterráneo occidental (Tejera 1979: 119-130 figs. y.—Tumbas de cámara y dromos.

526 fig. Spindler et alii 1973-74: 150) y Blasco (1987: 25). dado el arrasamiento que presentan las estructuras de esta necrópolis. Además. donde sí existen estructuras funerarias que presentan cámara y corredor: necrópolis de Sant’Angelo Muraxu. 1992: 40. que no descarta tampoco un origen sículo. hay que señalar la inequívoca vinculación que presenta con diferentes necrópolis de filiación fenicia y púnica de la cuenca occidental del Mediterráneo 110. A este respecto cabe señalar la sorpresa que significó la total excavación del túmulo A de Setefilla. la evidencia es más problemática.1). al menos. 7. fíbula de codo ad occhio de tipo sículo. Monte Dessueri. e. No obstante. considero que la reconstrucción es. . pero el hecho de que existiera un número tan elevado de cuerpos inhumados da verosimilitud al hecho de que realmente el sector central del túmulo I de Setefilla contuviera una cámara de piedra construida a base de mampuestos. habiendo colapsado con posterioridad esta estructura. 37. 511 fig. Douimes. Tumbas de cámara de tipología indeterminada central del túmulo I de la necrópolis de Setefilla (Lora del Río. Las tumbas de pozo y una única cámara constituyen el tipo VII-1 de la tipología de Tejera para las tumbas fenicias y púnicas del Mediterráneo occidental (Tejera 1979: 83-102 figs. 7. existen visos de verosimilitud de que la concepción de una sepultura como la de Roça do Casal do Meio tenga su origen en la isla de Sicilia e. No obstante.3. Cassabile y depósito de Modica— (Tusa 1983: 409 fig. hachas de talón y anillas. Dermech. 485 fig. ya que el único indicio de que nos encontramos ante una cámara es la afirmación de Bonsor y Thouvenot (1928: 28) de que existía una capa de piedras planas que ellos interpretaban como el colapso de la cúpula o del techo de la cámara y de una capa de piedrecillas que detectaron en el perfil a 0. 519 fig. 14. dudosa. 11. Esta estructura constituye hoy por hoy un unicum dentro del Bronce Final peninsular por lo que es más que factible un origen foráneo. 524 fig.p. Bordj 109 Dentro de este apartado tendría cabida la cámara excavada en el túmulo G de la necrópolis de El Acebuchal (Carmona. Todo ello le incluiría dentro del interesantísimo proceso que Almagro-Gorbea (1989.C. En el primero de los casos. 76). etc. Si a ello unimos las claras evidencias de contactos entre Sicilia y la Península Ibérica durante el Bronce Final: fíbulas de codo —necrópolis de Cozzo del Pantano. según se desprende de alguno de los elementos de su ajuar: peine de marfil. En ningún momento se habla de las paredes laterales de la cámara. únicamente preocupado en hallar la cámara funeraria propiamente dicha. Colina de Juno. 49). 48). El excavador señaló que la tumba estaba llena de piedras y cubierta por una acumulación de piedras más o menos planas. etc.142 MARIANO TORRES ORTIZ funerarias en la Península Ibérica en un momento plenamente precolonial datable en los siglos X-IX a. Escacena y Bozzino 1991: 251) propugnan para el mismo un origen sardo. Monte Dessueri. Molino della Badia. pues puede arrojar luz sobre el patrón de deposición de los difuntos en aquellos monumentos que ya han llegado violados hasta nosotros como son los túmulos A y H de esta misma necrópolis.60 m de profundidad. Belén y Escacena (Belén y Escacena 1992: 79. que puso al descubierto importantes estructuras arquitectónicas que habían pasado completamente desapercibidas a Bonsor. Por mi parte.2. indirectamente. Caltagirone. la mala calidad de los datos obtenidos en la excavación de este túmulo nos impide conocer si existían estructuras adicionales. 1995: 108. Sevilla). Ard el Mourali. concretamente mediterráneo. Cassibile. Belén. 47). habiendo sido parcialmente excavada en el suelo natural y construída el resto de la estructura mediante un muro de mampostería. Más factible sería dirigir nuestra mirada hacia Sicilia. por lo que cabría especular con una cobertura de la tumba mediante la técnica de la falsa cúpula. como un dromos 109. 14-21). sino únicamente la coincidencia en el modo de combinar los diversos elementos estructurales: cámara y corredor.1 (Benichou-Safar 1982: 105-107 figs. Tumbas de pozo y cámara Como tal ha sido reconstruida por parte de su excavador. 523 fig. 53 y 54. aunque debe tenerse en cuenta que no existe ningún paralelo exacto. tales como Cartago (sectores D’Ard el Kheraib. en el mundo micénico y tardomicénico. 521 fig. Ard et Toubi. hachas de apéndices laterales —depósito de Niscemi— (Tusa 1983: 525 fig. Benichou-Safar se corresponden con el tipo IX. cuyos contactos con la isla a finales de la Edad del Bronce están bien atestiguados (Tusa 1983: 476 fig.a) denomina Protoorientalizante. 481 fig. en la línea defendida inicialmente por sus excavadores (Spindler y Ferreira 1973: 107-108. la tumba 18 de la necrópolis de La Joya (Garrido y Orta 1978: 125 fig. En el sector central del túmulo I de Setefilla.. si aceptamos que la tumba 18 corresponde a esta tipología. 46. y que significaría la llegada de los primeros influjos culturales procedentes del Mediterráneo oriental con anterioridad a la colonización fenicia. 18. 19. Colina de San Luis. Pantalica. 44). 42. 16. En la clasificación de las estructuras funerarias de Cartago llevada a cabo por H. Palazzolo Acreide. Sevilla) y la documentada bajo el sector 108 110 La doctora Ruiz-Gálvez me ha señalado amablemente que la doctora Lo Schiavo le había comunicado que no había sido excavado hasta la ahora en Cerdeña nada que pudiera compararse con Roça do Casal do Meio. la cámara presenta las mismas características constructivas que las documentadas en los túmulos A y H de Setefilla. parece que habría que descartar esta opción a causa de que no existen prototipos en esta isla de los que pudiera derivar el monumento de Roça do Casal do Meio 108. 483 fig. 47. reconocida por el propio excavador (ibidem: 124). hachas de enmangue directo —depósitos de Modica y Polizzello— (Tusa 1983: 524 fig. Esto es muy interesante.

Bizerta. Tal Liedna.—Tumbas de cámara y pozo: La Joya 18 (según Garrido y Orta. Ortega com.4. permiten hipotetizar una cámara bajo estructura tumular que en la actualidad se encuentra completamente arrasada debido a los procesos erosivos y de desmonte que ha sufrido esta necrópolis. pers. Tac Ghaki. 1978). LilibeoMarsala (Sicilia). En lo que se refiere a la cronología de esta tumba.. parece que existió un dromos y una cúpula de adobe que servirían como acceso y elemento de cobertura de la cámara funeraria respectivamente (Garrido com. Olbia y Cagliari (Cerdeña). los platos de barniz rojo con un ancho de borde entre los 21 y los 33 mm.). Nora. Jbel Mlezza. del que hay que desatacar su enorme complejidad constructiva. las fosas podrían encuadrarse dentro de las categorías de fosas de cremación o de inhumación bajo túmulo. Beja. Tumbas de cámara subterránea Dentro de este tipo habría que incluir como único ejemplar seguro el túmulo 1 de Huelva y. La tumba 9 ya ha sido recogida en las fosas simples cremación (vid supra p. vuelvo a expresar mis dudas sobre la pertenencia de la sepultura 18 de La Joya a este tipo de estructura tumbal. Rabs. 1). de hecho. Estructuralmente. BenichouSafar 1982: 105-107 figs. En el caso del túmulo 1 de Huelva. A pesar de todo. señalando la problemática que ofrece esta singular estructura. la estabilidad estructural del cual sería más que cuestionable.45 de anchura. lo que implicaría la existencia de un dromos subterráneo (excavado en la tierra del cabezo) que uniera el pozo y la cámara. pero existen una serie de indicios de que pudiéramos estar ante verdaderas cámaras. Ben Attar. parecen apuntar una cronología en torno a finales del siglo VIII. sin paralelos en el resto del mundo funerario orientalizante peninsular: 4. sólo nos quedan las cámaras del túmulo 1 onubense y la tumba 17 de la Joya. y el soporte de cerámica gris. hay que señalar el rico ajuar funerario recuperado en la misma que. Smirat. las grandes dimensiones de la fosa. 130). con dudas. reiterando el arrasamiento que ha sufrido esta necrópolis y la lejanía del pozo de acceso a la posible cámara funeraria. 14-21. Susa y Gurza (Tunicia). las tumbas 9 y 17 de la necrópolis de la Joya. también en Huelva.30 m de longitud y 2. pers. por lo que la tumba 18 sería paralelizable en antigüedad a las más antiguas del tipo documentadas en Cartago. Guraya (Argelia). sirve como paradigma de los ajuares de las grandes tumbas aristocráticas orientalizantes: carro de dos ruedas como los representados en las estelas ex- . 7. Bou Mnijel. 53 y 54. Djedid.ESTRUCTURAS FUNERARIAS 143 FIGURA 27. Como dato adicional a la hora de considerar la tumba 17 como una cámara. Tal Horr y Ghajn Dwieli (Malta). Byrsa y El Alia). Por tanto. Henchi Beni Nafa. Puig des Molins (Ibiza) y necrópolis Laurita de Almuñecar (Granada) (Tejera 1979: 83-102 figs. En lo referente a la tumba 17 de la necrópolis de La Joya.

y que por primera (y única vez) se recuperan formando parte del ajuar funerario de una tumba. Pego da Sobreira. en el encachado 3 de la necrópolis de Medellín. 2: La Joya 17 (según Garrido y Orta.C. definen por lo tanto un círculo cultural con personalidad propia que podría reflejar la existencia de una unidad étnica que muestra sus señas de identidad a través de un tipo de estructura funeraria característico. Encachados tumulares de planta circular Esto monumentos funerarios se componen de un pavimento de planta circular construido con piedras de forma y tamaño variables que rodean una fosa o cista de planta rectangular que serviría presumiblemente para acoger los restos del difunto. tipo cerámico considerado antiguo. tremeñas. . estas estructuras se van adosando unas a otras hasta formar verdaderas necrópolis constituidas por este tipo de monumentos. un fragmento de copa jonia fechado en torno al 580 a.en el caso del túmulo 1 de Huelva. Dentro de este tipo de estructuras se puede observar una serie de variantes que analizo a continuación 111. 111 Únicamente se incluyen en la clasificación tipológica aquellas tumbas o monumentos de los que existe una planta o descripción lo suficientemente claras como para incluir la estructura funeraria en alguno de los tipos propuestos. ENCACHADOS TUMULARES Este tipo de estructuras definen espacialmente un área perfectamente delimitada que se circunscribe a la zona del Alemtejo portugués. A nivel arqueográfico. según se desprende de la evidencia que proporcionan los platos de engobe rojo: un ejemplar con un borde de 27 mm. En lo que se refiere a su cronología. en la tumba 1 del grupo B de la necrópolis de Chada. jarro de bronce. En la mayoría de los casos. recipiente ritual de asa de manos. 1: La Joya 9 (según Garrido.144 MARIANO TORRES ORTIZ FIGURA 28. la presencia de soportes tanto a mano como de bronce. y un carro y un espejo de bronce: elementos de prestigio relacionados con las representaciones gráficas de las estelas extremeñas. 1978). Documentamos este tipo de estructuras en los monumentos funerarios de Casarao. concretamente en la necrópolis de Medellín. para las que se propone una datación de los siglos X-VIII a. en el caso de la tumba 17 estaríamos ante la más temprana de las sepulturas principescas.C. Finalmente. con una extensión en la Extremadura española. tumbas 1 y 2 de la necrópolis de Mouriços. más bien de planta ovalada y asociado al bustum 12 de dicha necrópolis. 8.—Tumbas de cámara subterránea. nos proporciona una fecha post quem para esta singular estructura. con reservas. 1970). etc. en al menos uno de los monumentos de los núcleos norte y sur de la necrópolis de Fernao Vaz y.

. Estas piezas presentan una cronología amplia y muy dispar: el escarabeo de Pedubast (818-793 a. y que la variabilidad estructural respecto al resto de tipos de encachados tumulares pudiera deberse a factores relacionados con el rango social del difunto. ya que no existen datos de los materiales exhumados en Fernao Vaz.C. en la tumba 2 del sector B de esta misma necrópolis se recuperaron dos cuentas oculadas de pasta vítrea y un cuenco de casquete esférico realizado a torno y cubierto de barniz rojo. diversos investigadores portugueses como Beirao y Correia (Beirao y Correia 1993: 294. desde el siglo VIII a. se recuperaron una taza de cerámica de pie alto. este tipo de estructuras aparecen sin estar adosadas a otros encachados dentro del mismo espacio funerario. En la tumba 1 del sector A de Chada se documentó la existencia de dos puntas de lanza de hierro 113. mientras que estructuralmente aún se relacionan con los encachados tumulares de planta circular de la Edad del Bronce como los excavados por Schubart en Atalaia. que quedarían igualmente bien datadas entre los siglos VII-V a. la tumba 2 de la necrópolis de Herdade do 113 El resto de las estructuras que Almagro-Gorbea (1977: 297-299. Correia 1993: 360). un anillo que lleva engastado un escarabeo con el nombre del rey egipcio de la XXIII dinastía Pedubast y gran numero de cuentas de ámbar y pasta vítrea (tumba 1). diversas estructuras funerarias de Fernao Vaz.C. como en las tumbas 1 y 3 de la necrópolis de Mealha Nova. aunque admitiendo que algunos de pequeñas dimensiones pueden ser sin duda posteriores. Por estas razones. Correia 1993: 360). el carácter poco significativo cronológicamente de los ajuares recuperados me lleva a considerar que pudieran llegar a alcanzar una fecha más tardía: hasta el siglo VI a. posiblemente. Beirao y Correia 1993: 294. con perduraciones en los siglos V-IV a. al cual parece rodear. fig. No obstante.C. y las tumbas 1 y.C. fase Tajo A (Schüle 1969: 165).C. generando las necrópolis tan características del sur de Portugal durante la 112 Primera Edad del Hierro. cubriéndose todo el conjunto con una capa de piedra y arena de características variables.. se les han considerado el tipo más temprano dentro de la serie de los encachados tumulares de la Primera Edad del Hierro (Beirao 1986: 49-50.C. lo que hoy por hoy es altamente improbable. y. En lo referente a su cronología. No obstante.C. las grandes urnas de cerámica fabricadas a mano y con una tipología que recuerda la de los vasos «chardón» del bajo Guadalquivir parecen relacionar esta tumba más bien con la fase I de esta necrópolis. pues aunque los busta son característicos de la Fase II de la necrópolis. dos fragmentos de ánfora de tipología púnica que desgraciadamente no se ilustran en la publicación. rasgo común en estas armas. y una lanza de hierro con su correspondiente regatón y un cuenco de perfil de casquete esférico (tumba 3).) indica una fecha para la tumba 1 de Mealha Nova que podría elevarse a finales del siglo IX a.. Quizá se trate de una punta de lanza con su correspondiente regatón. varias piezas de un metal no identificado. sin dejar de reconocer la tipología «arcaizante» de estos monumentos y que en todos los casos en que han aparecido integrados en necrópolis son la estructura más antigua y que parece articular el espacio funerario. habría que fechar esta estructura a finales del siglo VII a. tal vez pudiera constituir el regatón de la pieza anterior (Beirao 1986: 86.23). 102b) identifica como encachados tumulares de planta circular parecen responder más bien a una acumulación de piedra de distinto tamaño que se amontona en los alrededores de las tumbas para proceder a su cierre. El encachado de Medellín es excepcional 112. En el mismo marco cronológico se insertarían las cuentas de pasta vítrea. las piezas cerámicas documentadas no nos ofrecen ninguna pista cronológica segura dado lo poco significativo de su tipología. y de difícil interpretación a nivel estratigráfico. y de una segunda pieza que presenta sección circular y que. existen ya objetos fabricados en hierro: puntas de lanza con sus regatones y fragmentos de un cuchillo de hoja curva. ya que se le superpone un encachado tumular de planta rectangular de una tipología que encaja perfectamente con los ejemplares documentados en las necrópolis portuguesas de la Primera Edad del Hierro.ESTRUCTURAS FUNERARIAS 145 Los ejemplares portugueses se han colocado cronológicamente en el comienzo del Período Orientalizante. No obstante. proponen para este tipo de estructuras una datación que oscilaría desde mediados del siglo VII hasta finales del siglo VI a. 2 de la necrópolis de Herdade do Pego.C. Por el ajuar recuperado en el bustum 19. en lo que respecta a las tumbas 1 y 3 de la necrópolis de Mealha Nova. dada su localización en plena Extremadura española. ya que se menciona la existencia de una pieza de hierro que presenta nervadura central. Dentro de este tipo se incluirían las tumbas 1 del sector A de Chada y 2 del sector B de la misma necrópolis. 88-89 fig. aunque interpretada como otra punta de lanza.. por otra parte. por último. los ajuares funerarios que han proporcionado este tipo de monumento están lejos de ser útiles a la hora de conseguir establecer una cronología ajustada para los mismos. Estas tumbas pueden adosarse a otros encachados tumulares de tipología diversa. En un caso. Por último.C. Encachados tumulares de planta rectangular Estas estructuras se caracterizan por la existencia de una fosa que acogería los restos del difunto y que ha sido enmarcada por piedras de diversos tamaños hasta formar un encachado tumular de planta rectangular alrededor de la misma. más que tratarse de una estructura circundante que pueda ser considerada como un encachado tumular propiamente dicho. a medidos del VII. . debido a que en los ajuares recuperados: tumba 1 del sector B de Chada y tumba 1 de Mouriços. las lanzas de hierro y sus regatones corresponden al tipo que Schüle (1969: 114) denomina Alcaçer do Sal y que podría extenderse sin problemas desde el siglo VII hasta el VI a.

1986).—Encachados tumulares. En los cuatro casos que se documentan con seguridad en las publicaciones: tumbas 1 y 4 de la necrópolis de Fonte Santa. FIGURA 29. presentan una disposición escalonada. 1992). encachado rectangular y cuadrangular escalonado (según Beirao. incluida con dudas en este grupo. 1: Chada núcleo B. encachados rectangulares escalonados. 2: Chada núcleo A. Sin embargo.146 MARIANO TORRES ORTIZ Pego.C. contribuyendo a destacar el carácter monumental de la sepultura. rectangulares y cuadrangulares (según Silva y Gómes. 3: Pardieiro. por lo que posiblemente este tipo de estructura funeraria estuviera ya en uso a mediados del siglo VII a. ha proporcionado diversas piezas cerámicas como cuencos carenados a mano y un vaso asimilable a los de tipo «chardón» que encuentra muy buenos paralelos en el bustum 19 de la necrópolis de Medellín. además. como sugieren Beirao y Correiaa partir de la cronología que actualmente se atribuye a dicho conjunto. en estos monumentos existen dos o más de estos elementos estructurales que. este tipo de estructuras aparecen asociadas a otros encachados tumulares de diversa tipología. Se trata de monumentos tipológicamente relacionados con los anteriores: fosa para recibir los restos del difunto rodeada por un encachado tumular de planta rectangular. sirviendo mayoritariamente como puntos de referencia a la hora de ordenar el espacio funerario de la necrópolis: tumba 2 del grupo A de Chada y tumbas 1 y 4 de la necrópolis de Fonte Santa. Encachados tumulares escalonados de planta rectangular. la diferencia estriba en que en vez de existir un único encintado de piedra que rodea a la fosa. . 1986). tumba 2 del sector A de Chada y tumba 3 de Pardieiro. encachados circulares y rectangulares (según Beirao.

13 y 14 de la necrópolis de Fonte Santa. mientras que para Correia (1993: 360) se fecharían entre finales del siglo VIII y mediados del VII a. (Correia 1993: 360). aunque no es descartable la fecha de los siglos VI-V a. Con más dudas se incluirían dentro del tipo las tumbas 9.C. Villagarcía de la Torre. a la hora de valorar los ajuares nos encontramos con los mismos problemas con que nos hemos enfrentado en el análisis de la cronología de los anteriores tipos de encachados tumulares. en las tumbas 3 y 6 de la necrópolis de Herdade do Pego se documentaron una varilla de hierro curvada en uno de sus extremos. cubriéndose todo el conjunto con una capa de piedra y arena de características variables. dos brazaletes de bronce y varios escarabeos. 3. 10 y 15 de esta última necrópolis. Cronológicamente. y dos cuentas de pasta vítrea en la segunda de las mismas. Por su parte.. caso de la Peña de Arias Montano. Únicamente podemos incluir con seguridad en este tipo la tumba 4 de la necrópolis de Herdade do Pego. Encachados tumulares de planta cuadrangular Como los encachados de planta rectangular. en estos monumentos existen dos o más de estos elementos estructurales que presentan una disposición escalonada y destacan el carácter monumental de la sepultura. y con los encachados tumulares escalonados de planta rectangular. señalando únicamente que la última fase de la arquitectura funeraria del área en estudio estaría caracterizada por pequeños monumentos subcuadrangulares que aparecen normalmente aislados (Atafona. Carapetal y Mestras) o localizados en la periferia de necrópolis más antiguas.C. y las sepulturas 2. que se ha propuesto para las mismas. En el primero de los casos nos encontramos ante el único enterramiento en cueva recogido en este trabajo.C. 4 y 5 de Huelva y del túmulo de Ranilla.C. destacando sobre todo su datación en el Bronce Final Precolonial. no puede datarse con seguridad. las tumbas 3 y 6 de Herdade do Pego. aunque no se sabe con seguridad si nos encontramos ante un enterramiento intencionado. Con estos datos tan escasos y unos objetos que presentan tan larga perduración temporal es imposible confirmar arqueológicamente si las fechas propuestas para estas estructuras aceptable.ESTRUCTURAS FUNERARIAS 147 En lo referente a su cronología.C. Encachados tumulares escalonados de planta cuadrangular Se trata de monumentos tipológicamente relacionados con los anteriores: fosa de planta cuadrangular para recibir los restos del difunto rodeada por un encachado que presenta la misma planta que la fosa. Villanueva de la Vera y Las Fraguas. mientras que Correia no los incluye dentro de las estructuras que caracterizarían las diferentes fases de las necrópolis orientalizantes de la mitad sur de Portugal. INDETERMINADAS Dentro de este apartado se pueden incluir todos aquellos enterramientos cuya tipología es rara. De momento es un unicum. cuchillos de hierro de hoja curva. 5. 9. Se encuadrarían dentro de este tipo la tumba 4 del grupo B de Chada. 12. que se caracterizan por sus fosas de planta oval. una cuenta de pasta vítrea y un cuenco a torno de perfil de casquete esférico. ya que. enmarcada por piedras de diversos tamaños hasta formar un encachado tumular alrededor de la misma con la misma planta que la fosa. Usagre.C. En lo que a los ajuares se refiere cabe destacar la presencia de dos cuentas de pasta vítrea en la tumba 5 de Fonte Santa. aquellos cuyas características estructurales no se conocen pero de los que se tiene certeza de su carácter funerario a causa de los materiales procedentes de los mismos: Los Higuerones (Cástulo). en vez de existir un único encintado de piedra que rodea a la fosa. tanto Beirao (Beirao y Correia 1993: 294) como Correia (1993: 359) señalan que tipológicamente son los monumentos más recientes dentro de las necrópolis de la Primera Edad del Hierro en Portugal. aunque ahora encontramos un mayor número de elementos de juicio: puntas de lanza de hierro con sus regatones.C. otra en la 13 y una punta de lanza de pequeñas dimensiones en la 14 de la misma necró- polis. y todas aquellas estructuras en las que el carácter funerario no ha sido plenamente confirmado: casos de los túmulos 3. estas estructuras funerarias se caracterizan por la existencia de una fosa para acoger los restos del difunto. en este caso de planta más o menos cuadrangular. que fecha con posterioridad a mediados del siglo V a. 8. para los mismos (Beirao y Correia 1993: 194). al no haberse documentado estructura alguna y estar el cadáver removido por la . Sin embargo. un cuchillo de hierro de hoja curva. Por ello. abundantes cuentas de ámbar y de pasta vítrea con decoración oculada. que por el ajuar que presenta: una punta de lanza de hierro. aunque por los materiales no desentonaría una cronología entre finales del siglo VII y mediados del V a. se podría datar este tipo de estructuras en los siglos VII-VI a. fragmentos de un posible broche de cinturón del que se conservan dos garfios y la placa en la que se fijaban y un fragmento de cuchillo fabricado en hierro y bronce en la primera de ellas. Beirao (Beirao y Correia 1993: 294) propone para los mismos una datación sobre mediados del siglo VI a. señalando el primero de estos investigadores una cronología de mediados-finales del siglo VI y todo el siglo V a. como serían para este autor los casos del monumento 9 de Pardieiro y 5 de la necrópolis de Herdade do Pego.

ya que aunque se conoce el origen funerario de los materiales recuperados. se desconoce totalmente el tipo de las estructuras tumbales de las que se hallaron. no hay pruebas de que el túmulo de Ranilla cubra una tumba. no obstante la calidad y valor de algunas de las piezas. que podrían ser formaciones geológicas naturales propias de la zona.148 MARIANO TORRES ORTIZ acción de las aguas subterráneas. . dudándose incluso de su carácter antrópico. 4 y 5 de Huelva. De los segundos poco sabemos. ya que las excavaciones efectuadas no han dado resultados. Por último. Lo mismo podría decirse de los túmulos 3.

TRATAMIENTO DEL CADÁVER 1. Almagro-Gorbea 1986-87: 33-35. que adopta la estructura de una fosa. de los que se ha documentado uno con seguridad en el túmulo 1 de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 177) y. Torres 1996) y los que proponen un origen mediterráneo indeterminado para los mismos (Molina 1978). A su vez. o.C. la fosa es sellada con piedras de diverso tamaño. demuestran más allá de toda duda razonable que las poblaciones indígenas del sudoeste peninsular quemaban a sus muertos con anterioridad a la fundación de las primeras colonias fenicias en la Península Ibérica (González. Ruiz Mata y Pérez 1995a: 194. Bendala (1992: 34. Córdoba 1998.). 1995: 122123. cestería. supra) que es depositada en un hoyo o cualquier otro tipo de estructura construida para la ocasión.C. sólo restan las hipótesis que defienden el origen de este rito en algún punto del Mediterráneo en un momento claramente precolonial.2. Origen del rito La adopción del rito de la cremación en el sudoeste de la Península Ibérica es uno de los aspectos más discutidos en los últimos años. tartésicas y/o del sudeste. Posteriormente. por último. El análisis del registro arqueológico nos permite desechar la primera de estas hipótesis: el origen fenicio colonial del rito de la cremación. Las segundas. Escacena 1989: 434. La cremación en estos casos se realizaría en algún tipo de quemadero colectivo o ustrinum. examinaré a continuación las diferentes culturas incineradoras del Mediterráneo entre los siglos XII-VIII a. Las excavaciones en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres y la prospección sistemática llevada a cabo en la necrópolis de Mesas de Asta. que se deposita en la propia fosa o en las cercanías de la misma. Por ello. sino que son recogidos y depositados en una urna u otro contenedor orgánico (vid. tierra o una capa de tapial mezclada con cal. 1992: 196-197. formándose entre los investigadores tres grupos que defienden respectivamente el origen fenicio colonial del mismo (Blázquez 1986: 169. por el contrario. normalmente de planta rectangular. Wagner 1986a: 138-139. se caracterizan porque los restos de los cadáveres no se dejan en el emplazamiento de la cremación. Belén y Escacena 1992). su origen en el mundo de los Campos de Urnas.1. Pellicer 1989b: 214. Cremación Tipos y estructuras La cremación es la forma de tratamiento del cadáver mayoritaria en las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante en el sudoeste peninsular. Últimamente. el origen de las cremaciones meridionales. Las primeras se caracterizan por el hecho de que el difunto ha sido cremado en la propia tumba. Una vez ha concluido la cremación del difunto. los huesos calcinados son recogidos en una urna cineraria o en un contenedor de materia orgánica: madera. . 1995: 49. tela. con dudas. 1995: 261) defiende que el rito fue traído a la Península Ibérica por gentes del Mediterráneo Oriental durante el período de las migraciones de los Pueblos del Mar en el tránsito de los siglos XIII y XII a. dentro del mundo de los Campos de Urnas (Almagro Basch 1952: 226-230. erigiéndose en algunas ocasiones sobre la misma un túmulo de dimensiones variables con objeto de marcar el enterramiento al exterior. Lorrio 1985: 193-195. podemos distinguir entre cremaciones primarias y secundarias.p. en los túmulos A y B de Setefilla (Torres 1996) y en la necrópolis de la Cruz del Negro (Maier 1992: 106-107). Córdoba y Ruiz Mata e. 1993: 128. el vinculado a los Pueblos del Mar y. Por lo tanto. Barrionuevo y Aguilar 1995: 219. en la que se ha instalado la pira. pueden dejarse en el fondo de la misma entre los restos de la pira. ASPECTOS RITUALES 1.

Por todo ello. estamos asistiendo en Italia a un fenómeno similar documentado en el nordeste de la Península Ibérica.C. En Sicilia la práctica de la cremación está documentada en la necrópolis de Milazzo. Saidah 1966. Prausnitz 1982. si no con anterioridad 115 (Tusa 1983: 468-471 figs. No obstante. James 1993: 137). con materiales de sabor tardomicénico y chipriota (tipos de fíbulas. En ambos casos el rito parece tener un claro origen en la Península Itálica.. 31). ya por algún otro mcanismo.C. en la acropólis de Lípari. en un área geográfica en la que los estados neohititas continuarán la tradición cultural de este imperio desaparecido a principios del siglo XII a. y principios del IX a. las de talón con una y dos anillas y las fíbulas de codo (Ruiz-Gálvez 1986. en adelante. Chéhab 1983. Por lo tanto. (Catling 1985: 21.2. donde se practica en la necrópolis de Hama (Riis 1948). Achzib y. Sin embargo. para la que se propone una cronología que incluye la segunda mitad del siglo XIII a.C. amplias regiones de la isla de Creta. 6-8. (ibidem: 42). Sin embargo. esto no significa la llegada de nuevas gentes al sudoeste peninsular sino la adopción del nuevo rito funerario. Sader 1995). y que se sabe por las fuentes escritas recibe fuertes aportes de población aramea desde finales del segundo milenio a. (fase Ausonio II). En Grecia. Seeden 1991. siguen existiendo regiones que van a mantener la tradición inhumadora propia de la etapa micénica. formas y sólo parcialmente en lo que se refiere a los motivos decorativos.1). las de apéndices laterales. 1983. Por lo tanto.C. Khirbet Silm. este rito predomina desde el período Submicénico hasta el siglo IX a. 295. 1977. se han señalado paralelos para sus materiales tanto en en el ámbito chipro-anatólico como en el frigio (Woolley 1914. en Rodas es norma durante todo el período Geométrico (Coldstream 1977: 46). por último. en el Ática se datan en el período Submicénico. debido a la existencia de importaciones micénicas del LH IIIB y IIIC. empieza a utilizarse en la parte central de la isla a partir de finales del siglo XI a.C.150 MARIANO TORRES ORTIZ En el corredor siro-palestino se documenta este rito tanto en la actual Siria. por lo que la forma en que pudo expandirse el rito de la cremación desde estos focos se me antoja oscura. la cremación surge durante los períodos protovillanoviano y villanoviano. por lo que también se hace complicado establecer el origen del rito de la cremación en este foco. como es el caso de la Argólida. claramente vinculados con los Campos de Urnas centroeuropeos. 504-505 fig. En la Península Itálica. motivos decorativos y verdaderas importaciones). Tesalia. en los cementerios Yunus 114. máxime cuando también debería ser su origen en los puntos intermedios como Sicilia y la Península Itálica. Tell er-Rachidié. el istmo de Corinto. 1939) y en Tell Halaf.C. pero son la excepción frente a la generalizada tradición inhumadora. etc. .C: (Labat 1984: 2-3). lo que no ocurre. en los cementerios de Orchomenos y Medeon (Coldstream 1977: 39). se documentan cremaciones de los siglos X-IX a. en estos cementerios no se documentan en ningún caso en el sudoeste de la Península Ibérica. como en la franja costera del actual Líbano y el norte de Israel en necrópolis como Qrayé.C. el inicio de la cultura protovillanoviana debe ser fechado entre el 1200 y el 1000 a. 1939. en Beocia. Inhumación Se ha venido sosteniendo que la práctica de la inhumación era el rito tradicional entre las poblaciones del sudoeste de la Península Ibérica durante la Edad del Bronce. Morris 1987: 173). Chapman 1972. propongo el origen del rito de la cremación en el Bronce Final y el Período Orientalizante del sudoeste peninsular procedería del mundo de los Campos de Urnas.C. las primeras cremaciones documentadas se han excavado cerca de Micenas en un túmulo en Chania y fechado en el siglo XII a. los materiales datados entre los siglos XII y VIII a. con una cronología que podría situarse a mediados del siglo XII a. supra). relacionada con la facies protovillanoviana peninsular. en una serie de tumbas excavadas junto al palacio y datadas en el período Kapara (Oppenheim 1939: 244-246). en Creta. pero sólo llega a generalizarse en torno a finales del siglo X a. Sams 1971: 286. formas cerámicas. 8). por lo que no es muy verosímil un origen itálico para este rito. Yunus. Lo Schiavo 1991: 216-218 fig.C. pero el carácter minoritario de la práctica de la cremación en la isla y en ambientes culturales claramente continentales me llevan a rechazar a Sicilia como posible foco de difusión del rito. parece que la adopción de este rito en la Península Heládica es muy desigual y la única relación que puede fijarse entre Grecia y la Península Ibérica es la existencia de una cerámica con decoración geométrica que no coincide en técnica de fabricación 114 (mano frente a torno). imponiéndose sólo la cremación a partir del Protogeométrico (1050-900 a. Tiro. La necrópolis de Milazzo es en parte contemporanea con la cultura del Ausonio I. Tambourit. posiblemente Khaldé (Macridy-Bey 1904: 19-24 pl. (James 1993: 54 cuadro 2. y en la de Montefalcone. Merj Khamis y de la Puerta Oeste de Carchemish (Woolley 1914: 94-98.C. Gassull 1993: 73 nota 2. 1. como ya han sugerido también otros autores (vid. dónde ha llegado procedente del norte desde el mundo de los Campos de Urnas centroeuropeos. (Coldstream 1977: 48. en Lefkandi (Eubea). 6. ya por aculturación. como demuestra la existencia de elementos de cultura material comunes como son las hachas de enmangue directo. incluida el final de la misma (Aubet 1977115 Para el primero de estos. Morris 1987: 180) y.C. Joya. Según diversos autores.C. sí existen contactos en forma de relaciones comerciales a lo largo del Bronce Final con la Península Ibérica. En el caso de Sicilia.) (Morris 1987: 18). con un mismo foco de difusión en Europa Central.

116 A pesar de todo. habría que especificar de dónde provenían estos individuos. incluso no podemos descartar que aún a comienzos del primer milenio a. pudieron haber adoptado esta práctica funeraria debido a un proceso de aculturación y emulación.ASPECTOS RITUALES 151 78: 95-96. ya que es la única necrópolis orientalizante en la que se práctica en exclusiva el rito de la inhumación. Sin embargo. una cista de la Cañada de las Cabras. Sevilla). ya que habría que Cerrillo Blanco constituye por el momento un unicum y. Cruz del Negro (Bonsor 1927: 293-294). Bonsor (1927: 294. A nivel hipotético. esta hipótesis es muy endeble. Sevilla) y. Para terminar. cabe señalar que el factor cronológico puede tener un alto valor explicativo a la hora de interpretar las inhumaciones documentadas en varias necrópolis orientalizantes: a finales del siglo VII a. los túmulos B. 98) en su interpretación de la estructura social a partir del análisis de la evidencia proporcionada por el túmulo A de la necrópolis de Setefilla: la élite aristocrática se inhumaría en un una cámara central siguiendo el rito tradicional de la Edad del Bronce mientras el resto de la población se cremaría. y durante todo el VI. tumba 13 y sector B de la necrópolis de La Joya (Garrido y Orta 1978: 3940. Castillo de Doña Blanca y Cerro Alcalá. existen verdaderas sepulturas de inhumación en época orientalizante como las tumbas 9 y 14 de la necrópolis de La Joya (Huelva). G del Acebuchal y H de Setefilla. túmulos de Huerta del Cabello y el Campo de las Canteras. segmento de edad claramente infrarrepresentando en aquellas necrópolis de cremación en las que disponemos de análisis paleoantropológicos como Setefilla (Aubet 1995) y Medellín (Almagro-Gorbea 1991a: 164. En lo referente al sexo. aunque ignoramos el tipo de análisis paleoantropológicos que llevó a cabo.C. por último. siendo ya dominante a la llegada de los colonos fenicios a las costas peninsulares: necrópolis de Mesas de Asta. los túmulos H e I de Setefilla (Lora del Río. Así se explicaría la práctica de la inhumación en sepulturas como los túmulos B. Cerdeña. varias tumbas de la necrópolis de La Cruz del Negro. 213-214.C. Córdoba) y Roça do Casal do Meio (Sesimbra. A pesar de todo. Wagner 1983: 21-23). Maier 1992: 111) identifica la mayoría de los restos de los adultos inhumados en la Cruz del Negro como pertenecientes a mujeres por la anchura de la cadera. Por tanto. .C.C. preferentemente finales. no por ello dejamos de documentar inhumaciones claramente encuadrables en un Bronce Final precolonial. Huelva). A y B del Campo de las Canteras. y necrópolis de Setefilla (Bonsor 1899. a los que podrían añadirse el sexo y la edad del mismo. cuando el rito mayoritario en toda la zona es la cremación 116. el último factor que he señalado como posible condicionante del rito funerario es la edad del difunto: en la Cruz del Negro encontramos que el resto de inhumaciones que Bonsor no identifica como femeninas pertenecen a individuos infantiles (Bonsor 1927: 294. Jaén). la necrópolis del Cerrillo Blanco (Porcuna. la cremación ya había empezado a sustituir a la inhumación en un momento claramente precolonial. el túmulo G de El Acebuchal. C y D de la necrópolis de la Huerta del Cabello. las poblaciones indígenas. En el área portuguesa. Durante todo el período orientalizante. Maier 1992: 111). En tercer lugar. Una segunda variable a conside- rar lo constituye la filiación étnica del individuo enterrado: esto explicaría algo tan anómalo como lo observado en la necrópolis de Cerrillo Blanco. siendo sustituida con posterioridad por la cremación. en adelante. 107-108. depositándose sus cenizas en urnas colocadas en un hoyo alrededor de la cámara funeraria. siguieran estando en uso cementerios de cistas que ya se utilizaban desde el Bronce Pleno. algunos túmulos de la necrópolis de Ranilla (Carmona. debiendo ser señalado también que ésto no ocurre en otras necrópolis que recoge en sus publicaciones como el Acebuchal. tanto espacial como cronológicamente. a nivel hipotético. unida a la aparición de nuevas estructuras funerarias como son las cistas. que ya habían convivido con los fenicios durante más de un siglo. las causas que pueden achacarse a esta diversidad en la forma de tratar el cadáver pueden asociarse a factores tales como el estatus social.. la práctica de la inhumación va a ser muy minoritaria y ha planteado importantes problemas interpretativos. en todo caso. Garrido 1983: 541-542). que por los materiales que han proporcionado y por su propia tipología deben fecharse de mediados del siglo VII a. 35. la existencia de cementerios mixtos de población indígena e individuos de origen fenicio.. Peña de Arias Montano (Alájar. la variabilidad que presentan las necrópolis orientalizantes a la hora del tratamiento del cadáver está lejos de ser explicada. 1989: 32. Huelva). la filiación étnico-cultural del difunto o la cronología del enterramiento (Carrilero 1993: 180). necesitándose excavaciones más numerosas y en extensión. que constituye un caso excepcional. como son los casos de La Nicoba (San Juan del Puerto. Cartago. 166 tabla 1). 1984: 447. Portugal). 1977-78: 9596. sobre todo por parte de sus clases dirigentes. para poder contrastar todas las hipótesis que se han propuesto al respecto. A y B de la del Campo de las Canteras. tal y como ocurre en la necrópolis de Atalaia. como ya se ha señalado. C y D de Huerta Nueva. la inhumación se va a ir imponiendo en todos los ambientes fenicios del Mediterráneo occidental: costa sur peninsular. pudiéndose considerar también. No obstante. Vega de Santa Lucía (Palma del Río. donde todos los individuos se inhuman en pleno siglo VII a. El estatus social ya había sido señalado como un factor diferencial a la hora del tratamiento del cuerpo del difunto por Aubet (1975: 105. Pellicer 1979-80: 327-329. A pesar de todo. 1928). las fosas revestidas de lajas de piedra y los hipogeos. habiéndose considerado algunas de ellas como sacrificios humanos: El Acebuchal (Bonsor 1899: 94). 1989b: 207. Sicilia.

es la tercera que muestra una mayor frecuencia de aparición. Ésta. habría que explicar por qué un porcentaje relativamente elevado.5%. para realizar un análisis individualizado en cada una de las mismas y observar las diferentes interrelaciones entre las mismas. Curiosamente. aunque parece que la canónica era la este-oeste. En Extremadura sólo se documenta la orientación de la tumba con seguridad en seis busta de la necrópolis de Medellín. ya que al117 A estos casos documentados con seguridad habría que añadir las fosas excavadas en Alcaçer do Sal. presentan orientación norte-sur. la cual es incompatible con lo propuesto anteriormente. se ha procedido en primer lugar a recoger esta información en las tres áreas definidas en este trabajo: Andalucía occidental. que es la única andaluza que presenta orientaciones noroeste-sudeste. En el área portuguesa se ha podido documentar con seguridad la orientación en treinta y cinco tumbas. y relacionándose especialmente con la zona portuguesa. • Orientación nordeste-sudoeste: 26.2%.1%. 26. En el total de los ochenta casos documentados.7%. siguiendo la alineación de los dos puntos cardinales que definen la salida y la puesta del sol. canzan sólo el 5. por el contrario. y noroeste-sudeste. que alcanza en el círculo portugués un porcentaje mucho más alto que en el andaluz y el extremeño respectivamente. Un 22. mientras que se sólo se documentan otros dos casos de orientación norte-sur en la zona andaluza: el túmulo de Alcantarilla y la inhumación de Vega de Santa Lucía. un 46. que entre el de primavera y el de otoño. La orientación norte-sur: 15.5%.3% de los casos. Por ello. • Orientación noroeste-sudeste: 12. Extremadura y Castilla-La Mancha. hechos ambos que poseen una carga simbólica como reflejo de la vida y la muerte altamente significativa en muchas culturas. Otro factor que posiblemente haya influido a la hora de orientar las tumbas es la topografía del terreno sobre el que se ubica la necrópolis.3% en la zona andaluza y el 100% en la extremeña. La siguiente orientación más abundante es la nordeste-sudoeste. presentan una orientación este-oeste. mientras. Por último. No obstante. sino que se tomaran como referencia los puntos de salida y puesta del sol en el momento del año en que se produjo el fallecimiento de la persona enterrada. orientación ésta absolutamente mayoritaria en Extremadura (vid. si la hipótesis de la alineación solar de las tumbas es correcta. es muy escasa en la zona portuguesa: 5. El análisis de la evidencia que nos proporciona la orientación de las tumbas es del todo inconcluyente. cuando el sol sale varios grados por encima del punto cardinal este y se pone varios grados al sur del punto cardinal oeste. las orientaciones de las tumbas son las siguientes: • Orientación este-oeste: 43. • Orientación norte-sur: 17. por último. Metodológicamente. hay que señalar que son muy escasas en comparación tanto con el área extremeña como con el andaluza. pudo ocurrir que muchas de las tumbas no se construyeran tomando como referencia los puntos cardinales reales. de las que también se sabe que estaban orientadas de este a oeste (Correia 1928: 12-14). muy rara en las otras dos zonas definidas. En lo que se refiere a tumbas que presenten orientación nordeste-sudoeste. y zona centro-sur de Portugal. En la zona andaluza se ha podido constatar con seguridad la orientación de treinta y nueve enterramientos de los que casi la mitad. necrópolis de La Joya. todas ellas localizadas en la necrópolis de la Joya.8%.7% del total frente al 33. donde esta orientación es relativamente abundante: 22. el 17. lo que arroja unos resultados similares a los de la zona portuguesa (vid. en segundo.7%. Ello me ha llevado a recoger todos los casos en los que esta información está disponible por si arrojara alguna luz significativa en forma de orientaciones recurrentes de las estructuras funerarias. Esta hipótesis podría ser válida para la necrópolis de La Joya (Huelva) y las necrópolis portuguesas de encachados tumulares. se ha cuantificado la totalidad de la muestra disponible y. con lo que. Sin embargo. 12.3%. cabe reseñar las tumbas que presentan una orientación noroeste-sudeste. Ello explicaría que exista un alto número de tumbas cuyas orientaciones son nordeste-sudoeste.2%. En la primera. el es- . se deducen las importantes relaciones con la zona andaluza. El mismo porcentaje: 22. siendo la predominante la orientación este-oeste: 48. con un tercio de los casos documentados: 33. concentrándose preferentemente en el área de Huelva. infra). infra). puede condicionar la orientación de las mismas dentro del espacio funerario y explicar las excepciones a la orientación solar (orientación norte-sur) de las tumbas anteriormente sugerida. habiendo que buscar explicaciones alternativas.5% de las mismas. se realiza un análisis crítico de los mismos.5%.152 MARIANO TORRES ORTIZ 2. LA ORIENTACIÓN DE LOS CADÁVERES La orientación con respecto a los puntos cardinales que una sepultura o un cadáver recibe es uno de los aspectos rituales que con más frecuencia ha sido recogido en la investigación arqueológica presumiendo que la misma podría reflejar algunas de las concepciones cosmológicas y que del mundo de ultratumba tiene una cultura. estas orientaciones aparecen con más frecuencia en la necrópolis onubense de la Joya. pudiendo incluso inferirse del predominio de la primera sobre la segunda que existía un mayor número de fallecimientos entre el equinoccio de otoño y el de primavera.5% del conjunto 117.8% de las tumbas presenta orientación norte-sur. cuando ocurre todo lo contrario. sería posible hipotetizar relaciones con la zona portuguesa.8.7%. ofrece la orientación noroeste-sudeste. ofreciendo todos ellos una orientación nordeste-sudoeste. donde esta orientación es relativamente abundante. lo cual sería de esperar en una sociedad preindustrial. como en el caso anterior. 43.

donde se documentó la presencia de huesos de bóvido sin cremar en varias de las tumbas excavadas (Gil de los Reyes et alii 1991: 612. 17) a tomar esta orientación irregular. el túmulo de Alcantarilla o el encachado tumular de planta circular de Casarao. 11. En el túmulo D de la necrópolis de Setefilla se recuperaron amontonados huesos de animales. en uno de cuyos túmulos de cremación se documentó la presencia de huesos de pájaro (Bonsor 1899: 49. 14. son ofrendas alimenticias que se hacen al difunto para su manutención en el Más Allá. y bolas de almagre (Lazarich 1985: 110).ASPECTOS RITUALES 153 caso espacio disponible pudo haber forzado a algunas de las tumbas (2. la tumba 2 de la necrópolis de Santa Lucía. donde entre los restos cremados del difunto se recogieron algunos huesos de pájaro que no presentaban señales de haber pasado por el fuego (Maier 1992: 105) y varias de las estructuras excavadas en la campaña 1989-1990. tumba 24 de las campañas de 1900-1905. Bencarrón. aunque la ausencia de la documentación de los mismos en muchas necrópolis puede deberse más a la mala calidad de los datos de que disponemos que a una ausencia real de las mismos. como ya he señalado incierto. pues en el túmulo de Alcantarilla (Carmona. esto no explicaría todos los casos existentes. sacrificios y ofrendas de animales que son pasados por el mismo y. Ello lleva a buscar otros factores que condicionaran la orientación de la tumba. Lo mismo ocurre con el encachado circular de Casarao. en la inhumación del fondo de cabaña 4 de Vega de Santa Lucía se documentó la mandíbula inferior de un cérvido perfectamente colocada y orientada hacia el cadáver. Silicernia y/o fuegos de ofrendas La presencia de rituales relacionados con el fuego en los que parece existir. A pesar de todo. el hecho de tener que adosarse unos encachados tumulares a otros pueden haber forzado a elegir esta orientación. lo que explicaría las orientaciones de la tumba 17 de la Joya. infra). El significado de estas ofrendas de animales permanece. donde según Cañal (1894: 58) se documentaron en la fosa restos de animales sacrificados. por el contrario. Ello no implica que la realización de estos rituales vinculados al fuego fuera generalizada. no se puede descartar que en algunos casos la orientación de la tumba sea completamente aleatoria o se deba a otras cuestiones: por ejemplo. Sánchez 1994: 79). indicios de la realización de libaciones es relativamente común dentro de las ritos fúnebres llevadas a cabo en las necrópolis tartésicas. pero seguramente su deposición está íntimamente relacionado con los rituales analizados en el apartado siguiente. 3. Amores 1982: 92. . la Mesa de Algar. Gil de los Reyes y Puya 1995: 85). en la que se recuperaron restos ani- males que tal vez fueran los restos de algún tipo de ritual. en algunos casos. sea cual sea su significado son las siguientes: la tumba 14 de la Joya. en la tumba 2 de la necrópolis del Cortijo de las Sombras se halló la rama de la mandíbula izquierda de una cabra en la urna (Arribas y Wilkins 1969: 219). Sevilla) y en la inhumación del fondo de cabaña 4 de Vega de Santa Lucía (Palma del Río. (Murillo 1993-94: 129-130). como el rango social del difunto. la orientación norte-sur no viene condicionada por ningún tipo de factor topográfico o arquitectónico. LOS RITOS FÚNEBRES Sacrificios de animales y/o banquetes fúnebres La presencia de huesos de animales es un hecho muy común dentro de las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante del sudoeste peninsular. señalando que no estamos aún en disposición de asegurar si la presencia de los huesos de animales corresponde a banquetes funerarios que tienen lugar sobre la tumba en el momento del sepelio o. ya estén vinculados o no a rituales de fuego (vid. mientras que en las necrópolis portuguesas. por lo que tal vez existiera algún tipo de sacrificio u ofrenda al difunto (AlmagroGorbea 1977: 335) y. Córdoba). en varias de las tumbas de la necrópolis de la Cruz del Negro: pequeños huesos de animales entre los carbones de la tumba 1898/2 (Bonsor 1899: 79). en otros. entre ellos mandíbulas y cuernos de cabras o ciervos jóvenes (Bonsor y Thouvenot 1928: 17). en el túmulo de Alcantarilla. por último. tal vez ofrendas al difunto. en el interior del bustum 20 de Medellín se documentó la presencia de la taba de una cabra o carnero y el cráneo posiblemente de una cabra. No obstante. 122-123). Las necrópolis en las que se ha documentado la presencia de alguna de estas ofrendas animales. reiterando una vez más su carácter de banquete funerario u ofrenda alimenticia al difunto en su tránsito al Más Allá. cuyas dimensiones permitían haber elegido una orientación con alineación solar y no se hizo. en el monumento funerario de la Roça do Casal do Meio se recuperaron a los pies del cadáver inhumado en la tumba 1 los huesos de varios animales. donde se hallaron restos de animales de pequeño tamaño. donde se documentó la presencia de dos perros enterrados. Es de estos últimos de los que nos ocuparemos a continuación. aunque no es segura su vinculación con la misma (Garrido y Orta 1978: 40). se ha sugerido que la orientación nordeste-sudoeste de muchas de las fosas de cremación en la zona de los Alcores de Sevilla se debe a la dirección de los vientos y conseguir una mejor combustión de la pira funeraria o que la misma estuviera en función de la línea del Alcor (Sánchez 1992: 256). concretamente dos cabras y dos carneros (Spindler et alii 1973-1974: 110.

p. la posición violenta presentada por algunos cadáveres y la presencia de grandes piedras sobre los mismos. pudiendo incluso existir un culto a los antepasados por parte de las dinastías sacras tal como proponen algunos investigadores a partir de su interpretación del palacio-santuario de Cancho Roano. sobre la cual se documentó un fuego encendido con ramas (Maier 1992: 101) y en las tumbas 6 y 7 de la necrópolis malagueña de Frigiliana. Los «lapidados»: ¿sacrificios humanos? Sin duda. Sánchez 1994: 138-139). e. 29. habría que citar la necrópolis de Medellín. le llevaron a pensar que a los difuntos se les había dado muerte allí mismo lapidados (Bonsor 1899: 94. Sin embargo. en el que se localizaron restos de fauna pertenecientes a suidos. donde se ha señalado la presencia de grandes manchas de ceniza y madera carbonizada entre las inhumaciones (Garrido 1983: 541). la Cruz del Negro (Bonsor 1927: 293-294) y Mazagoso (Bonsor 1899: 140. Similar interpretación dio al enterramiento del túmulo de Mazagoso a causa de la posición forzada del cadáver. dada su posición violenta. 154 fig. . huesos de animales y fragmentos de sílex (Bonsor 1899: 60-61 fig. aunque no entra a valorar el carácter de sacrificio humano de algunas de estas tumbas. sin que continuaran con posterioridad a la misma. concretamente las de los «lapi- María Remedios Serna (1989: 52) interpreta estas hogueras y restos materiales como procedentes del desmantelamiento de un estrato de hábitat campaniforme que subyacía al túmulo L del El Acebuchal. ovicápridos y conejos descuartizados intencionalmente y que han sufrido los efectos del fuego (Garrido y Orta 1989: 37). En el caso de la Cruz del Negro. Almagro-Gorbea. alrededor de las cuales se han excavado pequeñas estructuras de planta circular o cuadrada en las que se han documentado vestigios de fuego. interpreta las inhumaciones de ciertos individuos que considera femeninos y de algunos niños como sacrificios. 381-382) ha interpretado varias de las estructuras de las campañas de 1969-1970 como silicernia asociados a las sepulturas de cremación que caracterizan esta necrópolis. 141. Córdoba y Ruiz Mata. Por último.) asociadas a quemaperfumes de barniz rojo. En El Acebuchal. Sánchez 1994: 241). la presencia de numerosísimos cuencos de cerámica gris y platos tanto de esta clase cerámica como de barniz rojo. 149. concretamente de la habitación 7 (Almagro-Gorbea y Domínguez de la Concha 1988-89: 342. uno de los aspectos más interesantes y controvertidos a la hora de analizar el ritual de las necrópolis orientalizantes tartésicas es la posibilidad de la existencia de sacrificios humanos. Sánchez 1994: 240). aunque en este caso no puede descartarse que se trate de los vestigios de la cremación del cadáver (Garrido y Orta 1978: 63-64). infra). aunque en este caso pensaba que la muerte se produjo con un arma debido a la blandura del terreno (Bonsor 1899: 74. bóvidos. en el túmulo L de la necrópolis de El Acebuchal. lo que parece indicar también la existencia de un ritual asociado al uso de perfumes (vid. 226). huesos de animales y fragmentos de cerámica con decoración impresa o puntillada que. ya que así interpretó Bonsor algunos de los enterramientos excavados en la necrópolis de El Acebuchal (Bonsor 1899: 94. también se han interpretado algunos enterramientos de la necrópolis de La Joya como sacrificios humanos: concretamente la inhumación doble de la tumba 13 del sector A y un conjunto de ocho inhumaciones más en el sector B de la misma. Como hogueras rituales sobre las que han tenido lugar libaciones se han interpretado las constatadas en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Puerto de Santa María. al igual que podrían tener sentido evidente (Bonsor 1899: 27. y numerosas esquirlas de huesos de animales. Almagro-Gorbea. es interesante resaltar que los ritos fúnebres siempre se producen en el momento de la deposición del difunto en la tumba. 23). Garrido 1983: 541-542). 1995a: 178. Amores 1982: 97. siempre una sobre la cabeza.. 223. en la que Almagro-Gorbea (1977: 337. Hogueras en las cuales se ha realizado algún tipo de sacrificio animal se han documentado en el túmulo 1 de Huelva. 1989: 290. Domínguez de la Concha y López 1990: 280. 1993b: 143-144.p. 35. Sánchez (1994: 286). junto a las que se documentó la existencia de hogueras que fueron interpretadas como hogares conun valor ritual (Arribas y Wilkins 1969: 187. 60. Cádíz). a semejanza del culto romano de los Lares y Penates. basándose en la posición tan forzada en que fueron hallados los cuerpos y considerando además que las mismas pudieran ser ofrendas al difunto enterrado en alguna otra estructura próxima (Garrido y Orta 1978: 39-40. e. Sánchez 1994: 144) 118. En los últimos años. en la tumba 15 de la Cruz del Negro de las campañas de Bonsor entre 1900 y 1905. 1996: 72). 344. señalando además que cartagineses y celtas sacrificaban en ciertas circunstancias a mujeres. niños y prisioneros de guerra (Bonsor 1927: 294).154 MARIANO TORRES ORTIZ La presencia de hogueras vinculadas a estructuras funerarias la tenemos documentada en la tumba 17 de La Joya. Sánchez 1994: 138-139. Por ello. Córdoba 1998. en las fosas de cremación de la necrópolis de Alcaudete. donde se han localizado en su relleno y en los alrededores del montículo de piedras que sirve de cierre a la fosa de cremación restos de hogueras. en el sector B de esta misma necrópolis. 118 En todos los casos documentados. En las mismas se han localizado restos de copas de cerámica de lujo con decoración monocroma fragmentadas intencionalmente (Ruiz Mata y Pérez 1988: 43. 32). se puede plantear a nivel puramente hipotético que si existía un culto los antepasados este tenía un carácter exclusivamente doméstico y no en las necrópolis. Ruiz Mata 1991: 211. 123 fig. Sánchez 1994: 120. 1989: 32. habiendo documentado en las mismas. además de gran cantidad de cenizas. 1993c: 25.

209) para los individuos enterrados en Huelva en el que señala que algunos de los rasgos que presentan como la posición forzada de las manos se deberían a que estaban afectados por una enfermedad denominada saturnismo: intoxicación debida al contacto prolongado con el plomo.C.e. sólo se ha documentado en contexto funerario una pieza de manufactura griega vinculada a la comercialización y uso de perfumes: se trata del aryballos del Corintio Medio Avanzado o Corintio Final excavado en una de las tumbas inéditas de la necrópolis de Medellín (Almagro-Gorbea 1991a: 162.p. Entre los primeros nos encontramos con los alabastra. 36 figs. Aubet 1980: 36. Córdoba y Ruiz Mata. 28-29 fig. la consulta de un reciente artículo (Knüsel. los datos arqueológicos no nos permiten desvelar hoy en día. II.3) y. Como se ha señalado anteriormente. ya que la posición forzada de los mismos podría explicarse a través de un fenómeno denominado espasmo cadavérico que suele afectar a todas aquellas personas que han sufrido una muerte instantanea. pl. señala muy acertadamente que la presencia de ajuares que presentan incluso elementos de prestigio como los peines y las placas de marfil con decoración figurada orientalizante parece descartar la hipótesis de que nos encontremos ante marginados o prisioneros. Córdoba 1998. lám. Que la causa que llevara a estas personas a la muerte responda a razones rituales como servir de ofrenda a otro difunto es una cuestión que.) y en la necrópolis de la Cruz del Negro. 1. 5). también denominadas oil bottles. 1965: 13. Aubet 1976-78: 275. con cronologías de la segunda mitad del siglo VIII a. 42 fig. 19-23. 2) y en la sepultura orientalizante excavada en Belvís de la Jara. en la tumba 64 del túmulo 1 de la necrópolis de Setefilla (Aubet 1975: 76-77 fig. pero procedentes de las campañas de excavación anteriores a 1900 (Bonsor 1899: 115-116 fig. hecho que para esta autora dificulta aún más la interpretación de estas sepulturas. 28). 28 fig. Los primeros únicamente se han documentado en las hogueras rituales y en las sepulturas excavadas en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 178-179. Córdoba y Ruiz Mata e. por lo que propone incluso que estamos ante la tumba de metalúrgicos que habrían inhalado los humos producidos en el proceso de la copelación de la plata. 64 fig. 150 fig. .3). 31. No obstante. Schüle 1961: 6. asociándose a circunstancias de intensa emoción o fatiga. 17. en un único caso. las ampollas denominadas oil-bottles (Culican 1970: 5-11. tanto fabricados en piedra como en cerámica. Toledo (Fernández Miranda y Pereira 1992: 68. Dentro del segundo grupo de objetos. 112. en los dos primeros casos y de finales de este siglo o principios del siguiente para el tercero. en el túmulo H de la necrópolis de El Acebuchal (Bonsor 1899: 29-30 fig. fig. sin que se hayan podido adscribir a una estructura funeraria concreta. dos ejemplares (Garrido y Orta 1978: 110-111 fig. e. cuatro ejemplares (Garrido 1970: 46. 368 fig. sólo se han documentado en contextos funerarios orientalizantes dos ejemplares. 7-8. Monteagudo 1953: 362. 23-25.13. 4. 68) de la necró- polis de la Joya. 204 fig. en la tumba B de la necrópolis de Osuna (Engel y Paris 1906: 484. no explica el porqué de la posición forzada del resto de cadáveres hallados en otras necrópolis. 28). uno procedente de la necrópolis de la Cruz del Negro y un segundo de la zona de Carmona (Culican 1970: 8-9 lám I. B-C. 22. encontramos esta forma en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 204 fig. relacionados con el uso ritual de perfumes. Los segundos se han hallado en tumbas que tradicionalmente se vienen calificando como «principescas» (Aubet 1984: 451-452). 25.p. Uso ritual de perfumes Algunos de los elementos de cultura material más comunes documentados en las necrópolis orientalizantes tartésicas son los envases destinados al transporte y comercialización de perfumes y las piezas destinadas a su uso. aunque sugerente. Cástulo (Blanco 1963: 47-53 fig. Ramón 1982: 26. súbita o debida a daños violentos en el sistema nervioso. C. Ejemplos de alabastra los tenemos documentados en piedra en las tumbas 9. Por último. XL. 49-50). 8 fig. 2. se encuadrarían los quemaperfumes de barniz rojo de doble cazoleta y los thymiateria de bronce. 5. 1. 30-34 figs. 1991b: 237). documentándose ejemplares en la tumba 17 de la necrópolis de la Joya. 26. 19-21. 1). La hipótesis. 24-25. dentro del grupo de objetos destinados al uso ritual de perfumes habíamos distinguido entre los quemaperfumes de barniz rojo de doble cazoleta y los thymiateria de bronce. 57 fig. 35-36. Aubet 1971: 113. en las tumbas Blanco y túmulo A de los Higuerones. 3. un aryballos de manufactura corintia. 1995a: 179. 278 figs. 181. I) y un ejemplar procedente del sondeo norte del túmulo I de la necrópolis de Setefilla (Bonsor y Thouvenot 1928: 27. Amores 1982: 103. y 17.ASPECTOS RITUALES 155 dados». operación en la que se utiliza plomo para extraer este metal precioso. 11. lám. 87 fig. I. 32). 54. lám. 59 figs. 61 fig.). Sánchez 1994: 137. 55 figs. De las ampollas para perfumes. Una hipótesis alternativa a la de la existencia de sacrificios humanos es la planteada por Fernández Jurado (1988-89: 207.a-c. sin contexto arqueológico preciso. 13 fig. forma Bisi 3 (Bisi 1970: 31. 295 fig. Janaway y King 1996) me ha llevado a considerar que algunos de los enterramientos excavados tanto por Bonsor como por Garrido efectivamente pudieran haber sufrido una muerte violenta. 49-50 figs. más de veinte ejemplares (Ruiz Mata y Pérez 1989: 291-292. 15. en mi opinión. en varias de las tumbas y hogueras rituales del túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres. 17.e). En cerámica.

Blázquez y Valiente 1982: 415-418 figs. . los quintuplican. salvo el caso de la tumba 9 de la Joya. acapara este símbolo de estatus como uno más de los elementos que la definen como aristocracia frente al resto de la sociedad. 7. hecho que contrasta con el patrón de deposición de estos objetos en los contextos funerarios indígenas del siglo VIII a. ampollas para perfumes y quemaperfumes documentados en el túmulo 1 de Las Cumbres como la introducción de estos productos exóticos de importación dentro del conjunto de las tradiciones funerarias indígenas. aunque aún no se conozca bien su significado (Benichou-Safar 1982: 270-272. 9 y 11. tal y como señala Blázquez al referirse a los funerales de los reyes de Israel (Blázquez 1993: 128-129). ya que la plasmación material de los elementos usados en el mismo presentan el carácter de verdaderas importaciones debidas al comercio fenicio y ritos similares dentro del ámbito funerario han sido documentados en las necrópolis de las colonias fenicias del Mediterráneo occidental. considerándolas como pertenecientes a uno o dos trípodes con sus correspondientes calderos de bronce. 1995a: 181) a proponer la existencia de un rito vinculado al uso de los mismos que ellos interpretaron como de origen oriental. se trata de la integración de un elemento exótico como son los perfumes de importación dentro de las estructuras socio-ideológicas tartésicas con un significado que le es atribuido por las propias poblaciones indígenas. ya que la mayoría de los elementos de cultura material asociados a la comercialización y uso de perfumes se han documentado en el denominado túmulo secundario. Para intentar dar una respuesta a estas preguntas. Setefilla y Osuna. De hecho. sí que parecen que existen indicios del uso ritual del perfume en las ceremonias fúnebres de la cultura tartésica. Por tanto. Una vez que este proceso se ha consolidado a principios del siglo VII a. 278. el elemento de cultura material vinculado al uso de perfumes son los thymiateria. lám. cabría hacer las siguientes puntualizaciones: en el caso de las denominadas sepulturas «principescas» parece que el uso de perfume en los thymiateria obedece a un patrón bien documentado en todo el Mediterráneo oriental en que el uso de este elemento se vincula al 119 ámbito de los sagrado y como símbolo de aquellos que detentan el poder político. como el túmulo 1 de Las Cumbres. aunque el proceso ya está en marcha. Badajoz (de la Bandera y Ferrer 1994) y una tumba orientalizante hallada en Las Fraguas.2).C. 65-66..C. No obstante. y de pleno siglo VII: en la Cruz del Negro. existen en otras necrópolis orientalizantes elementos de cultura material vinculados al uso ritual de perfumes. sobre todo en aquellos individuos vinculados a las élites que muestran un uso sacralizado del mismo al quemarlo en los thymiateria. llevaron a Ruiz Mata y Pérez (1989: 292-293. que no se caracterizan. XXXIV. 39) no identifica en ningún momento como un thymiaterion la gran cantidad de fragmentos de bronce amorfos y las figuritas femeninas con peinado hathórico. que no parece tener acceso a estos productos de lujo a partir del siglo VII a. Como se ha visto. Ramos 1990: 93-95). c-f). cabe interrogarse sobre si el significado ideológico de los ritos que implicaban el uso de perfumes era el mismo en las prácticas funerarias orientalizantes tartésicas que entre los propios fenicios.C. aún se documentan alabastra en contextos de transición del siglo VIII al VII a. pero de ninguna manera encuentran parangón con el túmulo gaditano 120.C. No obstante. por su carácter de enterramientos aristocráticos. Sólo en el mismo se han documentado más alabastra que en el resto de necrópolis orientalizantes del sudoeste peninsular juntas. cabría encuadrar el elevado número de alabastra. todos ellos excavados en tumbas de carácter aristocrático.156 MARIANO TORRES ORTIZ 38 fig. en estas sepulturas tal ves estamos ante individuos de estatus aristocrático que han adoptado y comprendido plenamente el significado socio-ideológico que implicaba la utilización de perfumes en las altas culturas del Mediterráneo oriental durante la primera mitad del I milenio a. que. El origen fenicio de esta costumbre funeraria tartésica parece apropiado admitirlo en principio. por el contrario. 46-47 figs. Dentro de este mismo marco interpretativo. 31-31bis 119. Tumbas con cobertura de ánforas Las excavaciones efectuadas por Bonsor en los Alcores de Carmona exhumaron una serie de fosas de cremación que se caracterizaban por el hecho de que las cenizas del difunto estaban cuidadosamente cubiertas por fragmentos de ánforas de saco de origen fenicio. como se observa en el registro arqueológico. que es un conjunto de tumbas localizadas en el cuadrante sudoeste del túmulo en que la influencia fenicia en ritos y materiales es más elevada.C. además de documentar arqueológicamente el inicio de la diferenciación social indígena a fines del siglo VIII a.C. ignorándose por el momento si nos encontramos ante un verdadero caso de aculturación en el que la presencia y uso de los objetos y productos implican la transmisión paralela de sus connotaciones socio-ideológicas o.: tumba 9 de la Joya. La recurrencia de elementos vinculados al transporte y uso de los perfumes en contextos rituales y funerarios del túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres. De todo ello deducimos que la plena comprensión del significado socio-ideológico del uso de perfumes se va a producir únicamente dentro de la clase social que ocupa el vértice de la sociedad tartésica. sin haberse adoptado en su totalidad aún por parte de los indígenas todo el significado ideológico vinculado a los mismos. Toledo (Fernández Miranda y Pereira 1992:63. 83 fig. 26. No obstante. Este tipo de cobertura se ha documentado en el túmulo 120 Blanco (1963.. en una posible sepultura hallada casualmente en Villagarcía de la Torre. 1965: 15. en el término municipal de Las Herencias.

B. de borde dentado. donde se documentó la presencia de almagre mezclado con los restos cremados del difunto (Schubart y Niemeyer 1976: 120. no habría que descartar que los fragmentos anfóricos formaran parte del cierre de la tumba igual que en otras estructuras funerarias se usan piedras planas amontonadas y mezcladas con tierra. Amores 1982: 102. habiéndose localizado en grandes cantidades en Cartago. Benichou-Safar 1982: 265. en las excavaciones de Vega y Peláez en la Cruz del Negro (Cañal 1896. De hecho. Ramos 1990: 110) y otro en la cámara 1 de la necrópolis de Trayamar. en los túmulos A. tal y como ocurre en el nicho A de la tumba 19 de la necrópolis «Laurita». Sánchez 1994: 281). Todo ello refuerza su simbolismo como receptaculo de vida per se en forma de vaso o reforzado por la adición de alguna otra sustancia que potencie su significado de flujo vital o símbolo de vida y resurrección. Ramos 1990: 110). por último. la 1 de Santa Lucía y el túmulo G del Acebuchal. Ello explicaría que estuvieran cuidadosamente depositados a todo lo largo y ancho de la sepultura. C y F de la necrópolis de El Acebuchal (Bonsor 1899: 28. El ocre rojo El uso de ocre rojo es otro rasgo funerario documentado en varias tumbas cartaginesas. Únicamente se han documentado un ejemplar con el borde dentado en la tumba 18 de la necrópolis de la Joya (Garrido y Orta 1978: 130-131 fig. un tercero en otra tumba de esta necrópolis con decoración pintada en rojo de líneas rectas y en zig-zag (Cañal 1896: 364). cabría señalar que la presencia de estos elementos en las denominadas tumbas «principescas»: la 18 de la Joya. lo que ofrece un claro paralelo con el huevo de avestruz hallado en el túmulo G de El Acebuchal (Pellicer 1962: 37-38 fig. Su significado funerario es evidente y raramente se han hallado en contextos de hábitat: dentro de las colonias fenicias en Toscanos y Torre del Mar y dentro de los yacimientos orientalizantes sólo en el Carambolo (Ramos 1990: 108). Sánchez 1994: 147) y en una sepultura hallada casualmente en la Mesa de Algar. Ramos 1990: 109). Oliva y Puya 1982: 97-98. No obstante. seguramente vino. 2. lám. Sánchez 1994: 199). Sánchez 1994: 104). las urnas de las tumbas 10 y 11 se hallaron manchadas de ocre. Amores 1982: 103. aunque es este un rasgo ritual que según Benichou-Safar (1982: 266) no es fenicio. Ramos (1990: 105-109) recoge la opinión de los diversos autores que han estudiado el significado de los huevos de avestruz. Se ha planteado la posibilidad de que estas ánforas contuviesen líquidos. que además contenía ocre en su interior (Bonsor 1899. Amores 1982: 95. En el mundo fenicio y púnico son extremadamente abundantes en contextos funerarios. se ha especulado que la pequeña cavidad existente en uno de los extremos de la fosa de cremación del túmulo de Alcantarilla se hubiese utilizado para realizar libaciones con la sangre de los animales que según Cañal (1894: 58. Villaricos e Ibiza (ibidem: 107). Sánchez 1994: 135). un cuarto en el túmulo G de la necrópolis del Acebuchal. También en la necrópolis Laurita. Amores 1982: 107. en el interior de un huevo de avestruz (Bonsor 1899. Gouraya. No obstante. es un hecho que su presencia se ha documentado en los enterramientos cartagineses ya en el interior de un un pequeño cofre o formando un monton sobre los restos del difunto (Benichou-Safar 1982: 266). coincidiendo todos ellos en que se trata de un símbolo funerario y representación del principio vital. En enterramientos indígenas sólo se han hallado restos de esta sustancia en el túmulo G de la necrópolis del Acebuchal. 37) y. otro en la tumba 1 de la necrópolis de Santa Lucía con decoración incisa (Bonsor 1899: 50. Oliva y Puya 1982: 99-102. donde se documentó un ejemplar con ocre rojo en su interior. Todo ello nos vuelve a mostrar el uso que este segmento dominante de la población hace de la cultura material con el objetivo de diferenciarse del resto de la población. Por último. Sánchez 1994: 199 nota 4) se encontraron en el interior de la misma. Oliva y Puya 1982: 102-105). Schüle 1969: lám. Ramos 1990: 108-109). lo que puediera ser una derivación de este ritual (Pellicer 1962: 65. en cuyo ajuar se documentaron . 159 fig. sino que debió ser adoptado por estos en su contacto con las poblaciones líbico-bereberes locales. LXXVII). Los huevos de avestruz La inclusión de estas piezas dentro del análisis de los ritos fúnebres documentados en el orientalizante tartésico se debe a que su presencia en las tumbas de esta filiación cultural se debe a la aculturación generada por el mundo colonial fenicio. Sánchez 1994: 147.ASPECTOS RITUALES 157 A de la necrópolis del Raso del Chirolí (Sánchez 1992: 254-255. en las fosas de cremación de la necrópolis de Alcaudete (Bonsor 1899: 60. que se habrían utilizado para llevar a cabo libaciones en el momento del sepelio del difunto (Bonsor 1899: 51. formando una especie de capa que funcionaría como cierre de la misma. Amores 1982: 103. En la Península Ibérica sólo se han documentado dos casos en necrópolis fenicias arcaicas: uno en el huevo de avestruz con ocre en su interior del nicho A de la tumba 19 de la necrópolis Laurita (Pellicer 1962: 38. 80. 1994: 111). Sánchez 1994: 119) y en el gran túmulo de Alcantarilla (Bonsor 1899: 51. nos vuelve a demostrar la existencia de una aculturación selectiva restringida a las élites que rigen la sociedad tartésica en lo que respecta a la adopción y comprensión de los ritos funerarios fenicios. 86. Amores 1982: 97. 31.

Por último. al tratarse de casos tan aislados no sé hasta que punto se puede hablar de acultu- ración. por lo que considero esta tumba como un caso dudoso. Bonsor (1927: 293 fig. que parece clara en el caso del túmulo G del Acebuchal: asociación ocre-huevo de avestruz. el principio vital humano por excelencia (Benichou-Safar 1982: 265-266. pero muy insegura en los otros dos. .158 MARIANO TORRES ORTIZ bolas de almagre (Lazarich 1985: 110). lo que rompe con el sentido ritual del color rojo. en una tumba de la Cruz del Negro. Ramos 1990: 109-111). Esto se ve agravado por el significado prácticamente universal que el color rojo tiene en la mayoría de las poblaciones de la tierra como símbolo de vida e inmortalidad al recordar el color de la sangre. En el caso del ocre. 5) menciona la presencia de una barra de ocre amarillo.

estando separados del hábitat por un barranco (ibidem: fig. Barrionuevo y Aguilar 1995: 225 fig. ubicada en la loma de Los Cuadrejones. Las necrópolis de Brenes. También en Setefilla encontramos como la necrópolis. estando las necrópolis ubicadas sobre un alto cercano al poblado (Ruiz Delgado 1989a: 259) y separada del mismo por una vaguada por la que muchas veces discurre un curso fluvial y/o un camino. separada de la antigua Caura por una vaguada que llegaba hasta el Guadalquivir (Escacena. está separada de la mesa donde se ubica el poblado por una vaguada por la que dis- . Ya en la zona de los Alcores. El mismo patrón se observa en la necrópolis de la Cañada de las Cabras. exactamente al norte de Carmona (ibidem: 69 fig. 1. está también separada del mismo por una vaguada (González. 1). los tres núcleos de la necrópolis de Bencarrón están emplazados sobre colinas separadas del poblado de la Mesa de Gandul por dos barrancos. 201 fig. los túmulos se localizaron sobre una colina y el margen izquierdo del arroyo del mismo nombre. puede observarse un patrón común. 2). 101). En Mesas de Asta. la necrópolis. que los separa del núcleo de habitación del Bronce Final y Período Orientalizante (ibidem: 117). que se emplazan sobre cabezos que están separados unos de otros por vaguadas que debían servir como drenaje de las aguas pluviales. Igualmente. Carr 1995). Dentro de las necrópolis de esta zona.1. Huerta del Cabello y Campo de las Canteras también se ubican sobre diferentes elevaciones al sudoeste de Carmona. 4. buscando definir una serie de rasgos comunes que nos permita contextualizar a las mismas dentro del territorio. 1. NECRÓPOLIS Y HÁBITAT: INTEGRACIÓN ESPACIAL Partiendo del presupuesto teórico de que las actitudes que las distintas sociedades tienen hacia sus muertos. voy a analizar las diferencias que podemos encontrar entre este patrón de localización de las necrópolis durante el Bronce Final y el Período Orientalizante y la etapa anterior del Bronce Tardío para intentar documentar la evolución social que se produce de una etapa a la siguiente (Parker Pearson 1993. la necrópolis de Santa Lucía se localiza sobre una colina al sudoeste del cerro en el que se emplaza el poblado de Tablada. al igual que las creencias de tipo religioso o ideológico. 4). El agua Muchas de las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante en la Baja Andalucía estaban separadas de los núcleos de hábitat de los que dependían por un valle fluvial o por una vaguada por la que podía discurrir un curso de agua más o menos continuo: arroyos o barrancos. existiendo entre ambos una vaguada como separación (Sánchez 1994: 69 fig. los excavadores hacen mención expresa a la existencia de arroyos que correrían entre las diversas colinas que forman la necrópolis. Huelva). Belén e Izquierdo 1996: 23). En Alcaudete. El mismo patrón parece observarse en la necrópolis del cerro de Cantalobos. separado del poblado por el río Tinto. al pie de la Mesa del Castillejo. pueden plasmarse en la elección del lugar de deposición de los mismos. es el patrón que observamos en la necrópolis de la Joya y los túmulos de Huelva. separada a su vez del poblado de Torre de Doña Blanca por una vaguada (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 176-177. Lo mismo ocurre con el túmulo del Palmarón (Niebla. LA BAJA ANDALUCÍA Disponemos de una amplia documentación de como se disponían la necrópolis o necrópolis de cada poblado con respecto al mismo.3. Por su parte. pretendo en este capítulo realizar un análisis del «patrón de asentamiento» de las necrópolis respecto a los poblados. emplazada sobre tres colinas al oeste del poblado. Generalmente. En el caso del túmulo 1 de Las Cumbres. 4).

la necrópolis de la Cruz del Negro está situada sobre la carretera que desde Carmona actualmente conduce a Guadajoz (Amores 1982: 109). 88 lám. a la vista de todos los que atravesaran su territorio. tal como se atestigua por ejemplo en el nivel XIV de Setefilla (Aubet y Serna 1981. siendo mucho más significativa la asociación con los caminos tal y como veremos a continuación. Varias de las necrópolis localizadas en el entorno de Carmona se sitúan sobre la calzada romana. I. el auge poblacional debe haber repercutido en una mayor competencia por el territorio. Igualmente. también se emplazaban sobre una colina que controlaba un cruce de caminos que une las rutas que vienen del interior con el litoral malagueño a través de Granada y el valle bajo del Guadalquivir (Engel y Paris 1906: lám.3.160 MARIANO TORRES ORTIZ curre el arroyo del Pilar. Mesas de Asta y túmulo 1 de Las Cumbres. En Setefilla. 111. la ubicación de las necrópolis junto a los caminos estaría vinculada a la existencia de un culto a los antepasados en el que se habría transcendido de la esfera puramente doméstica con el objeto de definir al conjunto de la comunidad. la asociación al agua de las necrópolis de la Andalucía occidental es mucho más difusa de la que observamos en Extremadura. 188-189 láms. A nivel hipotético se podría interpretar este hecho como el interés por parte de los «vivos» de plasmar en el espacio. Este proceso de territorialización está ya en marcha desde época precolonial. la Huerta del Cabello y el Campo de las Canteras. Sin duda. 100 fig. Ruiz-Gálvez 1987: 252. Los caminos Además de constatarse con bastante frecuencia el hecho de que las necrópolis estaban separadas de las zonas de habitación por una corriente de agua. Sevilla. la necrópolis está separada del poblado por una vaguada por la que actualmente discurre una cañada 121. No obstante. las sepulturas excavadas a principios de siglo en Osuna. Huelva) ocupa una posición preeminente sobre la antigua calzada romana que unía Hispalis con Onuba y sobre la que hasta hace relativamente poco discurría una «Vereda de la Carne» (Belén y Escacena 1990: 236). ya que. Por lo tanto. como es el caso de las necrópolis de El Judío. se ha observado que muchas de ellas se sitúan junto a las principales vías de comunicación que recorren y articulan el territorio. 1. 1. con especial incidencia en la Baja Andalucía. Belén. y debe estar vinculado al gran auge poblacional que se observa en todo el sudoeste peninsular. Esta asociación de necrópolis a los cursos fluviales cabría ser interpretada por una vinculación de los habitantes de estas zonas a un sustrato cultural de filiación atlántica. y con una datación entre los siglos X-IX a. XI) y en el estrato 6 (nivel 13) del Corte CA-80/B de Carmona (Pellicer y Amo- En época antigua antigua esta cañada no podría discurrir por donde lo hace en la actualidad. que va a desembocar poco después al río Guadalbarcar (Aubet 1975: 3).) representada por un rey sacro. ya que al norte y sur de Hasta Regia existían esteros que impedirían la existencia de esta vía de comunicación. La topografía de las necrópolis: Bronce Pleno/ Tardío versus Bronce Final/Período Orientalizante Esta mayor visibilidad en el paisaje de las manifestaciones funerarias contrasta vivamente con los ritos completamente invisibles tanto a nivel espacial como de registro arqueológico que se ha propuesto existieron en la zona durante buena parte del Bronce Final. en el cual está bien documentado el papel de las aguas como camino para acceder al Más Allá y con el que estaría vinculado la deposición de armas en las mismas. X. como ofrenda seguramente de carácter funerario (Torbrügge 1970-71: 121. en el estrato VII de Monturque (López Palomo 1993: 98. corre una «Vereda de la Carne» que se 121 interna en Sierra Morena y es una de las más importantes vías de trashumancia que atraviesan la serranía (Aubet 1975: 3). 2). Aubet et alii 1983: 45-47 fig. 1995c: 25). es norma en estos períodos enterrar los cadáveres dentro de los lugares de hábitat. XII-XIII). ya fuese ésta continua o discontinua. al menos en el valle del Guadalquivir. ésta está separada del poblado de Torre de Doña Blanca por una pequeña vaguada por donde actualmente discurre la carretera (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 201 fig.2. Por último. En el caso de la necrópolis de las Cumbres. . También la necrópolis del Cerrillo Blanco de Porcuna se ubica en lo alto de un cerro separado por una amplia hondonada de la zona de hábitat de la que se cree dependía situada en los Alcores de Porcuna (Torrecillas 1985). su legitimidad para habitar esas tierras. por Engel y Paris. 117 lám. Es igualmente llamativo el cambio del patrón espacial de deposición de los difuntos con respecto al Bronce Pleno y Tardío.C. y a los que cabría atribuir una filiación cultural vinculada al círculo del Bronce Atlántico (Almagro-Gorbea 1986: 363. como poseedora legítima de un territorio determinado. Aubet 1971: 111-112). Escacena y Bozzino 1991). Este es el caso por ejemplo de las necrópolis de Huelva: La Joya y el sector túmulos. 1990: 85-88. especialmente espadas. por la misma vaguada por la que discurre el arroyo. También el túmulo de El Palmarón (Niebla. 13. Ruiz-Gálvez 1982: 190. dando lugar a procesos ideológicos que van a llevar a los grupos a desarrollar mecanismos tendentes a legitimar su posesión del mismo. Es a partir de ahora cuando vamos a documentar las primeras necrópolis de cremación e inhumación: La Nicoba. 377. que dominan desde sus emplazamientos las principales vías de acceso que desde el norte unen el istmo donde se asienta el poblado a tierra firme. En Mesas de Asta. paralelizables por sus ajuares al horizonte I del Cabezo de San Pedro. según Almagro-Gorbea (1996: 70 y ss.

este es el caso de las necrópolis de Aljucén (Mérida. lo que nos está hablando de un mismo sustrato ideológico en ambas zonas. El mismo estudio señala también que la relación espacial de las necrópolis frente a los poblados raramente se puede explicar por creencias específicamente cosmológicas (Carr 1995: 183). En el caso de la necrópolis de Fernao Vaz. 2). junto a un vado sobre el Guadiana como acabo de señalar y dependiente de la antigua Lacimurgi. etc.C. esta última sobre un importante vado sobre el Guadiana. Toledo). se debe casi con toda seguridad al importante sesgo de la investigación que supusieron los trabajos de Beirao. ésta dependía del importante poblado de época orientalizante ubicado en el cerro donde se emplaza el castillo de Alcaçer do Sal. extendiéndose la necrópolis a ambos lados del mismo (Correia 1993: 356). Para acabar. Cogolludo (Orellana la Vieja y Navalvillar de Pela). Ésta se ubicaba en las terrazas del río Guadiana a unos quinientos metros del oppidum. que a la altura de Alcaçer do Sal corre ya próximo a su desembocadura. cosmológicas. conocida a través de una serie de hallazgos casuales y ubicada junto a la desembocadura del río Mira. aproximadamente un kilómetro al este de la necrópolis. y Torrejón el Rubio. hay que señalar los casos del túmulo de la Aliseda (Cáceres). y La Casa del Carpio (Belvís de la Jara. que unido a los diferentes elementos comunes lingüísticos y de cultura material nos permiten hablar también muy posiblemente de una cierta identidad cultural. como se produce la misma asociación agua-camino que se documenta en la Baja Andalucía. (Rodríguez 1995: 112). Badajoz). dominando uno de los principales vados del río Guadiana por el que discurriría ya en época romana la Vía de la Plata. separado del mismo por una barranquera que va a desembocar al río Mira (Beirao 1986: 104 mapa 12). Estremadura) y la de Fernao Vaz (Ourique. 3. Los Tercios (Orellana la Vieja. De lo expuesto anteriormente. que se ubicaba sobre el cerro del Castillo. Badajoz). Baixo Alentejo).4. la vinculación de muchas de las necrópolis a un curso de agua.NECRÓPOLIS Y HÁBITAT: INTEGRACIÓN ESPACIAL 161 res 1985: 103-104 fig. el río Mira. emplazado junto al camino que atraviesa este puerto. 43. dominando el camino que atraviesa ese río a través de un puente (Paixao 1983: 277 fig. 1. 2. ha llegado a la conclusión de que la ubicación de las necrópolis ofrece generalmente una alta correlación (55. Badajoz). ya que sólo en dos casos conocemos la ubicación de la necrópolis y el poblado a la que se asocia: la necrópolis de Olival do Senhor dos Mártires (Alcaçer do Sal. con lo que podría hipotetizarse una organización social en la que la unidad doméstica sigue manteniendo su predominio. Es de destacar que la necrópolis se ubicaba sobre una colina situada en la llanura aluvial del río Sado. En esta dirección habla la necrópolis de Galeado. EXTREMADURA Y ZONAS LIMÍTROFES En toda esta zona sólo en el caso de Medellín podemos contextualizar la posición de la necrópolis respecto del poblado. III. 2). la necrópolis de Cogolludo (Orellana la Vieja y Navalvillar de Pela. en lo referente la vinculación de las necrópolis con las vías de comunicación. se podría deducir a nivel hipotético que los cursos de agua y los caminos tienen un alto contenido simbólico en tanto que vías de acceso al Más Allá o como hitos en el territorio que poseerían un significado liminal en el sentido de separar el mundo de los vivos del mundo de los muertos. Mengabril (Badajoz). por lo que no cabría descartar que el emplazamiento de las necrópolis tartésicas de la Baja Andalucía junto a caminos y cursos de aguas más o menos continuos se vincule al propio mundo ideológico de estas poblaciones. . sobre todo en lo que a la zona del valle del Guadiana se refiere. ya que la franja de terreno libre de tumbas que separa los núcleos norte y sur de esta necrópolis ha sido interpretada como tal. que sugiere la existencia de una identidad cultural que sólo se romperá con la arribada de nuevas gentes de origen meseteño desde momentos relativamente tempranos de la Segunda Edad del Hierro entre finales del siglo V y principios del IV a. Además de Medellín. por tanto. PORTUGAL Poco es lo que se puede decir de la vinculación entre necrópolis y poblados en Portugal durante el Bronce Final y la Primera Edad del Hierro. En lo que respecta a la necrópolis de Olival do Senhor dos Martires. habiendo de efectuarse nuevas investigaciones que confirmen que la asociación de las necrópolis portuguesas de la Primera Edad del Hierro del centro-sur de Portugal a cursos de agua es significativa. También se ha sugerido que la misma estaba situada sobre un camino. sobre el camino que unía el vado sobre el Guadiana en Medellín con el vado de Alconétar sobre el Tajo. No obstante. un estudio etnográfico sobre prácticas funerarias. Se puede observar.5 %) con creencias religiosas. 189 lám. La topografía de las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante: su significado ideológico No obstante. Igualmente. ésta se ubica a doscientos cincuenta metros al nordeste del poblado epónimo. Todo ello indica la profunda identidad que puede observarse en los patrones de ubicación de las necrópolis tanto en la Andalucía occidental como en Extremadura. un hecho de especial interés se desprende de la vinculación de muchas de las necrópolis conocidas en el área a cursos de agua de mayor o menor entidad.

.

1. creo que es interesante destacar dos variables a la hora de analizar el patrón que regía la articulación interna de las mismas: en primer lugar. Barrionuevo y Aguilar 1995:226 fig. la tercera y última. Alcantarilla y la Cañada . los datos que poseemos son muy fragmentarios. Garrido y Orta 1978. La primera de las variables reseñadas ya ha sido señalada por Barceló (1995: 579). a que no se ha procedido a la excavación completa. una segunda en la colina de Bencarrón y. con las debidas precauciones. cabría analizar aquellos aspectos más puramente estructurales y de organización del espacio funerario una vez definido como tal. con todos los riesgos que ello implica pero que asumo. siendo muy importante a la hora de dilucidar si existe una separación física entre las tumbas de los diversos estratos sociales que componían estas comunidades. Entre los yacimientos en que se observa este tipo de comportamiento podemos reseñar los casos de Huelva: necrópolis de la Joya y sector de los túmulos (Garrido 1970.4. cuatro siglos. cabe señalar la dicotomia entre espacio o espacios funerarios vinculados a un hábitat y. por lo que aún nos encontraríamos. Esto se debe a dos razones: en primer lugar. Rosario 3 y Rosario 4. la diversidad de espacios funerarios vinculados a un mismo hábitat responde a la existencia de una organización gentilicia de la sociedad en la que la pertenencia a una determinada unidad familiar prevalece sobre la pertenencia a una determinada clase social. el Campo de las Canteras. Bencarrón: donde se ha documentado la existencia al menos de tres zonas diferentes de necrópolis situadas una junto al poblado de El Gandul. o al menos de una muestra lo suficientemente significativa. La segunda variable reseñable sería la organización que presentan los espacios funerarios una vez individualizados y delimitados como tales. a que la mayoría de las excavaciones son muy antiguas y no alcanzan el estándar científico que consideramos apropiado hoy día y. al menos. y en Carmona donde se han identificado hasta seis áreas funerarias diferentes en Brenes. Por ello. ORGANIZACIÓN INTERNA DE LAS NECRÓPOLIS Los datos de los que disponemos a la hora de intentar definir el patrón que regía la ordenación de los espacios funerarios durante el Bronce Final y el Período Orientalizante en el sudoeste peninsular son muy escasos. 1983. Mesas de Asta: donde las sepulturas del Bronce Final y el Período Orientalizante se extienden a lo largo de dos colinas. de una necrópolis orientalizante que presentara una larga diacronía. debiendo extrapolar a partir de diversas necrópolis a la hora de generar un marco cronológico e interpretativo que englobe la totalidad del período en estudio. analizando el tipo o tipos de estructuras que componen cada necrópolis y asumiendo como hipótesis de trabajo que la articulación que ofrecen las mismas dentro de un marco cronológico tanto sincrónico como diacrónico nos permiten llegar. la Huerta del Cabello. con lo que podríamos hablar con propiedad de una organización socio-política de tipo estatal o protoestatal. en segundo. en segundo. o si. por el contrario. ¿ESPACIO O ESPACIOS FUNERARIOS? En el valle del Bajo Guadalquivir podemos constatar el hecho de que algunos poblados parecen poder vincularse con varias áreas de necrópolis. 1989). con lo que ello implica a la hora de llevar a cabo una interpretación de la sociedad tartésica a lo largo de todo el Período Orientalizante. Dentro de los «paisajes funerarios» documentados en el Bronce Final y la Primera Edad del Hierro en el sudoeste de la Península Ibérica. en la zona denominada de las Canteras de Bencarrón (Sánchez 1994: 73). sin observarse en apariencia la existencia de una estratigrafía de tipo horizontal (González. la Cruz del Negro. 2). en último extremo ante una sociedad de carácter tribal. a una interpretación de la estructura sociopolítica de la sociedad que las produjo y su evolución a lo largo de un período de.

Sin embargo.o En Bencarrón. Sánchez 1994: 84-85).C. En la tercera de las agrupaciones de tumbas. Por lo tanto. colina de Bencarrón. Barrionuevo y Aguilar 1995: 226 fig. por lo que la posibilidad de interpretar su articulación interna es. Desgraciadamente. Una segunda zona cementerial se localizaba en el paraje denominado «Canteras de Bencarrón». . o de clientes o personas dependientes. se ha documentado la existencia de una primera zona de necrópolis justo junto al 122 poblado de El Gandul. sin observarse agrupamientos significativos de tumbas de la misma cronología. sobre todo en el caso de la primera de ellas. por lo que se nos escapa la posibilidad de plantear la existencia de linajes aristocráticos o de otro tipo enterrados en la necrópolis. Ruiz Mata y Pérez 1995a: 221 fig. las tumbas datadas en el Bronce Final y el Período Orientalizante se hallan situadas sobre dos colinas. sí se observa una estratigrafía horizontal en contraste con las tumbas de época turdetana y romana. que se concentran mayoritariamente en la colina Rosario 1 y en la cima de la Rosario 3 (González. donde se documentó la existencia de cuatro grandes túmulos denominados Túmulo del Vallado. tres tumbas. el caso de Carmona es el que presenta una mayor complejidad. y la necrópolis de la Cañada de las Cabras. Maier 1996: 156-157).o En el caso de las dos zonas de necrópolis localizadas hasta la fecha en Huelva. por ejemplo. 3. aunque muy cuidadosa. existen otros tipos de estructuras funerarias que en ningún caso podrían recibir lo que en terminología de Aubet (1984: 447-448) se denominan «tumbas principescas». del siglo VIII y de los siglos VII-VI se agrupan sin solución de continuidad sobre las colinas Rosario 3 y 4. Esta segunda área funeraria se caracteriza también por la existencia de diversas fosas de cremación similares a las de la Cruz del Negro que se ubicaban tanto sobre el denominado Túmulo del Camino como en las inmediaciones del mismo. sólo tres eran verdaderos enterramientos: túmulos B.o En la necrópolis vinculada al poblado de Mesas de Asta. 9. de los que. 197-212). podemos llegar a las siguientes conclusiones: 1. La interpretación de la primera y la tercera de las áreas funerarias de la necrópolis de Bencarrón es problemática. por lo que se podría hipotetizar la existencia de un espacio funerario jerarquizado a partir de éstos. y túmulos 1 y 2 de Huelva. 4.50 y 4 metros de altura que albergaban fosas de cremación (Amores 1982: 91-92. No obstante. en la que Bonsor excavó en 1908 diez túmulos de cremación. 22). A través del análisis de las hipótesis planteadas anteriormente: cementerios vinculados a una clase social en particular o a determinados grupos de parentesco. en cuyas cercanías Bonsor anota sobre el plano la presencia de incineraciones y quemaderos (Sánchez 1994: 74. a partir de la diversidad de estructuras documentadas en La Joya y el amplio marco temporal de uso de esta necrópolis. hecho también extensible al denominado Túmulo del Vallado. como es el caso de la necrópolis de Brenes. si existían o no túmulos. Túmulo del Olivo. ya sea por sexo o edad. donde se excavaron al menos de diecisiete a diecinueve túmulos de entre 0. donde se localizaron de dieciocho a veinte túmulos que no han sido excavados.o Por último. formando un verdadero «cinturón funerario» que rodean al antiguo poblado de Carmona. El hecho de que los datos que manejamos sobre esta necrópolis procedan de una prospección superficial (González. hablando de una for- Las tumbas del Bronce Final Precolonial. impide hacer cualquier tipo de interpretación a partir del análisis de las diversas estructuras: no sabemos. Sánchez 1994: 169-190. y de los ajuares asociados a las mismas. por lo que a nivel hipotético también podría plantearse la existencia de diversos grupos de parentesco que entierran a sus muertos en diferentes zonas del espacio funerario. 2. una sóla tumba. 6). la no continuidad de los trabajos tanto en el túmulo 1 de Huelva como en sus alrededores no permiten saber si este espacio funerario funcionaba de una forma análoga a la necrópolis de La Joya. 89 fig. pero en la segunda de las mismas parece que estamos asistiendo a la plasmación en el registro funerario de uno o varios grupos gentilicios de tipo aristocrático que se articulan alrededor del Túmulo del Vallado. D e I. Otras muestran un escaso numero de enterramientos conocidos como es el caso del túmulo de Alcantarilla.164 MARIANO TORRES ORTIZ de las Cabras (Amores 1982: 105-113. se puede observar que tanto la necrópolis de la Joya como el sector túmulos existen estructuras claramente identificables como pertenecientes a los enterramientos de las élites aristocráticas que gobernaban en Huelva: tumbas 5. creo que es razonable pensar que nos encontramos ante el espacio funerario utilizado por un linaje aristocrático desde al menos fines del siglo VIII a mediados del VI a. y dos cubrían hogueras en las que no se hallaron restos humanos (Sánchez 1994: 74. aparentemente. ya que como se ha señalado parece tener vinculadas seis áreas funerarias diferentes en un radio desde el asentamiento de unos dos kilómetros aproximadamente. nos encontramos también ante una agrupación de túmulos de los que sabemos que los de mayor tamaño se concentraban en lo alto de la colina. La tercera de las áreas de necrópolis se localiza ya sobre la colina de Bencarrón propiamente dicha. con la existencia de grandes estructuras tumulares que funcionan como elementos articuladores del espacio funerario y de fosas de cremación sin ningún tipo de superestructura tumular alrededor de los mismos que parecen marcar las tumbas de miembros del grupo aristocrático de menor estatus. 17 y 18 de la necrópolis de La Joya. 2. Gran Túmulo de la Dehesa de las Canteras y Túmulo del Camino. Algunas de ellas han sido escasamente investigadas. Barrionuevo y Aguilar 1995: 218). sin que existan en apariencia indicios que permitan sospechar la existencia de una estratigrafía horizontal para el Bronce Final y el Período Orientalizante 122.

94. 27-28. Monteagudo 1953: figs. La existencia de estos procesos de sinecismo ya ha sido propuesta por investigadores como Murillo (199394: 219) y Ortega (1997) para el mundo orientalizante peninsular. como fecha para el inicio de la utilización de este área funeraria. 71. al menos. 2 y 5). el hallazgo de un broche de cinturón del tipo 1 de Cuadrado-Ascençao y Cerdeño en las inmediaciones de los túmulos. Belén 1986: 270 fig. concretamente el primero a la hora de definir la evolución urbanística de la antigua Corduba y el segundo en el área de Huelva. sólo nos quedan las necrópolis de la Huerta del Cabello.. Por tanto. C y D de esta necrópolis nos podrían estar indicando la existencia del posible lugar de enterramiento de uno de los linajes aristocráticos que residían en el poblado de Carmona. siguiendo su utilización hasta el siglo VI a. 38-39. 79 fig. y principios del VII. quemaperfumes y ampollas para perfumes. donde se han documentado cremaciones en hoyo que presentan como recipientes cinerarios urnas de tipo «chardón» (Gil de los Reyes et alii 1991: 612.C. fíbulas anulares hispánicas y fosas de cremación de perfil escalonado (Bonsor 1899: 77 fig. En la primera de las mismas. LXIX) apunta al siglo VIII a. según se desprende de la documentación de broches del tipo 5 de Cerdeño. sin existir aparentemente ningún otro tipo de estructuras funerarias alrededor de los mismos 123. si no completamente nula.. C. como se explicitará más adelante. escasa.C. la anchura de los bordes de los platos de barniz rojo de las tumbas 1. 55-59 figs. 17 y 18 sugieren una datación para las mismas entre finales del siglo VIII a. comunicación personal) y lucernas de una sóla mecha. 12. es interesante apuntar que los núcleos de hábitat que presentan varios espacios funerarios diferenciados se corresponden con centros de primer orden a la hora de la articulación y jerarquización del territorio. parece reflejar la existencia de personas no vinculados de una forma directa con los linajes aristocráticos pero que en algunos casos muestran un elevado poder adquisitivo según demuestran las importaciones de cerámicas fenicias como platos de barniz rojo. con lo cual sería más complicado afirmar que era el parentesco el factor principal que regía la organización del espacio funerario en esta interesantísima necrópolis. Schubart 1976: 183 fig.C. 143-144. Sánchez 1994: 186 fig. no sin dejar de señalar el primer autor que también el crecimiento nuclear de algunos centros de hábitat . en el caso de la necrópolis de la Cruz del Negro. 73.ORGANIZACIÓN INTERNA DE LAS NECRÓPOLIS 165 ma optimista. 2-3 y 29. Para las culturas etruscas y latinas de la Península Itálica la existencia de procesos de sinecismo ha sido defendido por Torelli (1981: 106-112. 11. hasta. can para formar una ciudad o protociudad siguen usando sus antiguos lugares de enterramiento como parece sugerir que al menos dos de los cementerios de estas gentes muestran una amplia ocupación desde mediados o finales del siglo VIII a. paneles con decoración calada y pyxides decorados con motivos orientales y placas y un mango cilíndrico decorados con motivos geométricos. No obstante. 6-8. 2. Por último. vinculados a otros de menor tamaño: C-D. El tamaño y entidad de las superestructuras de los túmulos B. La misma amplitud cronológica se observa en otra de las áreas funerarias de Carmona: la necrópolis no de élite de la Cruz del Negro. más clara parece la vinculación de los túmulos del Campo de las Canteras a un grupo gentilicio de carácter aristocrático.C. 1993: 13-26) y Spivey y Stoddart (1990: 3956). Maier 1992: 108-109. igualmente. Amores. LXXV.C. mientras que la tipología de la fosa sepulcral del túmulo A y el perfil evolucionado de las urnas de tipo Cruz del Negro excavadas en las fosas de cremación halladas en las cercanías de los túmulos expanden el uso de este espacio funerario al menos hasta finales del siglo VII a. 1. y a fosas de cremación que carecían de superestructura tumular o la misma era muy poco marcada. Gil de los Reyes y Puya 1995: 86) y entre los ajuares broches de cinturón del tipo 1 de Cuadrado-Ascençao y Cerdeño (Monteagudo 1953: fig. 1. Ello podría ser debido a que reflejan un proceso de sinecismo en que las gentes aristocráticas de los diversos núcleos que se unifi123 124 Quizá sólo el túmulo E de nuestro catálogo. 52-55 figs. 151 fig. 115117 fig. en el del Campo de las Canteras. que apuntan claramente a una cronología del siglo VIII a. Una vez analizado este aspecto. Garrido 1970: 23-28 figs. No obstante. 3. 16.: en el caso de La Joya. 12-16. 188-189. 9. 185 fig. 45). placas de revestimiento para muebles. además de un importante lote de marfiles decorados compuesto por peines. hipótesis esta que no puede demostrarse debido a la ausencia de una planimetría detallada de la necrópolis 124 y que. si no comienzos del VI (Bonsor 1931: 128 lám. Shefton 1982: 350). del Campo de las Canteras y de la Cruz del Negro para lograr obtener una interpretación ajustada de la organización interna de las necrópolis en el área de Carmona. 4. se ha documentado la presencia de cuatro o cinco túmulos datados en época orientalizante. Garrido y Orta 1978: 28-32 fig. 12. Bonsor (1899: 77) señala que las fosas de cremación típicas de esta necrópolis se organizaban en filas orientadas de este a oeste con una separación entre tumbas de 2 m. 28. 1. 75.C.C. concretamente en el área de la necrópolis romana (Bonsor 1931: 119 lám. mientras que el oinochoe rodio de la tumba 5 se fecha en el último tercio del siglo VII a. pertenezca al tipo de las fosas de cremación con superestuctura tumular poco marcada similar a las documentados en la Cruz del Negro y en el sector de la Dehesa de las Canteras de la necrópolis de Bencarrón y sea indicio de la existencia de una jerarquización vertical dentro de esta necrópolis. mostrando la jerarquización existente entre los diversos miembros del grupo gentilicio. nos encontramos ante un nuevo modelo de organización del área de necrópolis vinculado posiblemente a grupos urbanos seguramente también regidos según los principios del parentesco. aunque también se documenta en algunos contextos más tardíos (Orta y Garrido 1963: 16-19 figs. mediados del siglo VI a. señalado como el más pequeño de la necrópolis. ya que aquí sí se ha documentado con seguridad la existencia de grandes túmulos: el A. 3-4.

aunque aún existirían túmulos dentro y fuera del nuevo espacio funerario unitario que reflejarían las antiguas tradiciones familiares. tales como que se trate de distintas tradiciones culturales vinculados a determinados grupos étnicos incardinados dentro de la sociedad tartésica del sudoeste peninsular o el hecho de que las estructuras tumulares monumentales hayan sido arrasadas. Usagre. diversas necrópolis de la zona de Los Alcores sevillanos como El Judío. No obstante. y.o 4. con lo que el ensayo de interpretación social propuesto quedaría en entredicho al estar leyendo un contexto arqueológico completamente desvirtuado.C.o 2.166 MARIANO TORRES ORTIZ tiene un papel de igual importancia a la hora de explicar la aparición de la ciudad. 1992: 41-49.o Enterramientos ocasionales. Aljucén.o 3. aunque en estas áreas se abandonan las necrópolis de los antiguos poblados para reunirse todas las deposiciones funerarias en una misma área cementerial que definiría a la comunidad urbana como tal. se caracteriza por la importancia que tienen los túmulos a la hora de articular el espacio funerario. Alcacer do Sal. Dentro de este segundo grupo de necrópolis planas cabría mencionar las de La Nicoba. Cañada de las Cabras. Dentro del mismo cabría incluir también otra serie de necrópolis cuya vinculación a áreas preferentemente rurales les confieren un significado a la hora de interpretar la estructura social que reflejan. El segundo. completamente diferentes a las necrópolis señaladas anteriormente. Mesas de Asta y la Cruz del Negro. nos encontramos con la existencia de un gran numero de deposiciones funerarias que apararentemente no presentaban ningún tipo de estructura que las señalara al exterior o las mismas eran de muy escasa entidad. Necrópolis de tipo «alentejano». Necrópolis de tipo tumular. sobre todo en lo que se refiere a Extremadura podría estar reflejando una verdadera «colonización agrícola interna» del territorio plasmada en una serie de núcleos orientalizantes . especialmente interesantes por su vinculación a núcleos habitacionales de carácter protourbano si no ya plenamente urbano. Dentro de este modelo de organización del espacio funerario podrían inscribirse como ejemplos más significativos el sector de la Dehesa de las Canteras de la necrópolis de Bencarrón (Alcalá de Guadaira.). 2. Sevilla) y la necrópolis de Setefilla (Lora del Río. muy posiblemente. En el mismo. Sevilla). Sin embargo. En el tercero de los modelos propuestos de organización del espacio funerario.. son de escasa entidad. parece que se pueden distinguir claramente cuatro modelos: 1. Sevilla). ya por fenómenos postdeposicionales de diversa naturaleza. etc. Mata del Toro. en algunos casos incluso como verdaderos verdaderos monarcas de tipo sacro (siglos VII-VI a. que aunque presentan superestructuras tumulares. Necrópolis planas. que también participan en el control socio-económico a través de la redistribución de la producción. En ambos casos nos encontramos con inhumaciones aisladas a las que tal vez habría que adjudicar un carácter ocasional vinculado tal vez a las tradiciones funerarias propias del Bronce Final Atlántico y que constituirían el primer horizonte funerario del Bronce Final del sudoeste peninsular. También es interesante destacar el importante cambio en el significado ideológico que sufren las propias estructuras tumulares dependiendo de la cronología de las mismas: si en un primer momento (siglo VIII a.C. LA ARTICULACIÓN DEL ESPACIO FUNERARIO Dentro del conjunto ofrecido por las diferentes necrópolis del Bronce Final y del Período Orientalizante excavadas en el sudoeste de la Península Ibérica. existiendo una o varias de estas estructuras dentro del recinto de la necrópolis. 1996: 79-87). cuyo significado a la hora de una interpretación de la estructura socio-política de la cultura tartésica no ha sido aún suficientemente valorada.) servían como cobertura a necrópolis colectivas de cremaciones en urna. la necrópolis del Campo de las Canteras (Carmona.C. Brenes. A nivel hipotético. cabría incluir las sepulturas del Bronce Final precolonial de Peña de Arias Montano y del fondo 4 del poblado de la Vega de Santa Lucía. Sevilla). el primer grupo de estas necrópolis podría reflejar a nivel social la aparición de grupos urbanos aristocráticos vinculados a los monarcas sacros. Mengabril. no hay que dejar de barajar otras posibilidades. El primero de estos modelos vendría definido por todos aquellos enterramientos que han aparecido en un contexto aparentemente aislado y desconectado de otras sepulturas. y que se reflejan en el registro funerario en tumbas que muestran un carácter más igualitario. Estas aristocracias urbanas orientalizantes constituirían el germen de lo que con el tiempo llegarían a ser las aristocracias isonómicas características del mundo ibérico desde finales del siglo V a. sino que también existían otros tipos de tumbas articulados alrededor de los mismos como por ejemplo fosas de cremación o cremaciones en urna en hoyo. el Cortijo de las Sombras. en un segundo son acaparadas por los personajes más destacados de la comunidad a los que podemos caracterizar perfectamente como aristócratas y. en adelante. destacando igualmente la inexistencia de túmulos de gran tamaño Dentro de este modelo de necrópolis planas los ejemplos por antonomasia serían los de Medellín. ya por acción antrópica. muy distintas de las monarquías sacras y las aristocracias heroicas propias el Período Orientalizante y la primera etapa de la cultura ibérica respectivamente (Almagro-Gorbea 1990: 106. la necrópolis del Acebuchal (Carmona. esto no significa que los túmulos sean los únicos tipos de estructuras funerarias existentes en las mismas. El segundo de los mismos.

. define un área geográfica muy precisa en la zona centro-sur de Portugal. sino también el aumento de la presión demográfica y de una nueva forma de organizar la producción agraria muy posiblemente relacionada con las nuevas formas de organización socio-política y de posesión de la tierra que caracterizarían al Período Orientalizante (Almagro-Gorbea 1990: 99. dando la sensación de plasmar la exitencia de unidades familiares nucleares o extensas. Además. como el bien documentado de Fernao Vaz.ORGANIZACIÓN INTERNA DE LAS NECRÓPOLIS 167 de escasa entidad que articularían el mismo a partir del dominio de las principales vías de comunicación y de las más feraces tierras de cultivo. aunque en los casos conocidos. 1991c: 107-108. no parecen reflejar una sociedad compleja en la que se haya abandonado el parentesco como elemento organizador de las relaciones sociales. Estas necrópolis se caracterizan por la existencia de un número variable de encachados tumulares de diversa tipología que aparecen adosados entre sí. 1996: 67-68). caracterizado a nivel arqueológico por las denominadas «necrópolis de tipo alentajano». estos no parecen superar el estatus de pequeñas explotaciones agrícolas. El cuarto de estos modelos. se ignora en la mayoría de los casos la vinculación de estas necrópolis con los hábitats de los que dependían. En todo caso. arguyéndose como causas de la misma no sólo la introducción de nuevas tecnologías y cultivos. ya que ninguna de estas necrópolis supera los cuarenta enterramientos y no es posible determinar el número de generaciones durante las cuales la necrópolis ha estado activa debido al carácter poco representativo de los ajuares recuperados en las mismas.

.

1989. publicadas en informes cada vez más extensos por Ruiz Mata y Pérez (1988.. con los datos obtenidos en la excavación de las necrópolis del Cortijo de las Sombras (Arribas y Wilkins 1969) y Medellín (Almagro-Gorbea 1977). Ello nos deja con un vacío relativo de documentación entre el 675 y el 625 a. 1980-81) y de la necrópolis de la Joya (Garrido 1970. los mejores datos de los que disponemos proceden de enterramientos que se fechan entre circa 775 a. de la Cruz del Negro. salvo en contadas excepciones. el túmulo 1 de la necrópolis de las Cumbres. Garrido y Orta 1978). con urnas cinerarias de tipo Cruz del Negro y vasos de ofrendas a mano de tipo «chardón» como características más sobresalientes. 12 y 16 de la necrópolis de la Joya. al contar con conjuntos numerosos procedentes de las excavaciones en los túmulos A y B de Setefilla (Aubet 1975. hasta comienzos o primer tercio del siglo VII a. Gil de los Reyes y Puya 1995. desgraciadamente. o la transición de este al VI. se han perdido la gran mayoría o la totalidad de los datos que conformaban su contexto arqueológico.. sólo volvemos a encontrarnos con datos relativamente buenos desde el último cuarto del siglo VII a. 1997b).C. 1991b). La falta de unos buenos de datos de base es el principal factor que hay que señalar a la hora de intentar a cabo la seriación. debiendo señalarse que incluso cuando estos materiales se han conservado. Garrido y Orta 1989). Una vez evaluada la calidad de los datos de base. que se ha rellenado extrapolando por continuidad desde principios del siglo VII con los datos procedentes de las campañas llevadas a cabo entre 1900 y 1905 en la necrópolis de la Cruz del Negro (Maier 1992). siendo especialmente de lamentar que en las publicaciones no se recojan. La mayoría de los datos procedentes de las necrópolis de este período provienen de las antiguas excavaciones efectuadas en Los Alcores por J. la calidad de la documentación no alcanza los estándares científicos que consideramos apropiados hoy en día. Bonsor a finales del siglo pasado y el primer cuarto del presente. Este hecho se ve agravado por la circunstancia de que la gran mayoría de los materiales procedentes de estas antiguas excavaciones se han dispersado entre diferentes instituciones o se han perdido por completo. que muestran evidentes semejanzas con las tumbas 9. conjuntos funerarios completos. 1978.C. y de Medellín (Lorrio 1988-89. conocidas sólo a través de escuetas referencias (Garrido 1983. por lo que su utilidad a la hora de realizar la caracterización cronológica de las estructuras exhumadas en las mismas es limitada. AlmagroGorbea 1991a. 1995b). Tampoco puede dejar de reseñarse que algunas de las modernas campañas de excavación se conocen de una manera fragmentaria al no haberse publicado las memorias correspondientes. decribiré brevemente los materiales arqueológicos que se han utilizado a la hora de llevar a cabo la seriación que propongo: 1. Amores et alii 1997a. Este tipo de cerámica.C. Dentro del capítulo de las dificultades. Ello implica que.5. Estos son los casos de las últimas campañas de excavación realizadas en la necrópolis de la Joya. CRONOLOGÍA DE LAS NECRÓPOLIS Llevar a cabo la seriación cronológica de las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante del sudoeste peninsular ha sido una de las labores más difíciles a la hora de realizar este estudio de síntesis sobre las mismas debido a las dificultades encontradas al analizar la documentación disponible. por lo que estos datos no pueden ser cruzados con los obtenidos en las excavaciones modernas. Cerámica de retícula bruñida externa. 1995a. Vega Peláez y G. aparte de ser uno de los marcadores arqueológicos propuestos para definir el área cultu- . conocidas sólo por brevísimas referencias (Gil de los Reyes et alii 1991. En lo que respecta a necrópolis con cronologías posteriores. debo señalar por último que por factores puramente debidos al azar.C.

Juana Nuñez y Riscos del Castillo (Pérez Macías 1983. Al igual que la cerámica bruñida con decoración externa. Cuencos bicónicos. En el valle del Guadalquivir se ha podido documentar estratigráficamente en contextos del Bronce Final precolonial en el estrato 13 de Setefilla (Aubet et alii 1983: 72 fig. 4. supra) y. ya que la cronología de los siglos XIV-XII a. 361). 23. 10-d.C. el caso más significativo para nuestro objetivo es el del monumento de cámara y corredor de Roça do Casal do Meio. y otros del Bajo Guadalquivir (Ruiz Mata 1995: 266-267). Por último. donde se documenta en la cueva de Boquique asociado a materiales del Bronce Final como cerámicas de estilo Carambolo en un momento aparente posterior al definido por la cerámica de «boquique» (Almagro-Gorbea 1977: 86 fig.170 MARIANO TORRES ORTIZ ral del Sudoeste. 51 fig. Fabiao 1995: 251. En las necrópolis del Bronce Final del Sudoeste se documentan en el enterramiento de la Peña de Arias Montano (Gómez.1a. de perfil hemiesférico o poco menor que la hemiesfera cuyo borde se separa del cuerpo por una carena muy señalada que es el elemento más significativo para su clasificación y datación. el del Cerro Alcalá. Guerra. 49 y 5152.I. 2-3. profundos. citando estos investigadores los yacimientos de Outeiro do Circo. donde se documenta la significativa asociación de este elemento de cultura material con una fíbula de codo ad occhio relacionable con el horizonte sículo de Pantálica II y una cronología de los siglos X-IX a. 2. 293 fig.f. propuesta por sus excavadores se nos antoja excesiva (Carrasco et alii 1980: 232). Storch de Gracia 1989: 119). presentando con frecuencia decoración bruñida en su interior. caracterizadas por que el codo se funde produciendo un botón que puede estar o no agujereado. por último. de tendencia almendrada. 26. con el interés de estar integrados en un círculo funerario que. 228 fig. diversas estaciones situadas en la cuenca del río Ardila. hecho que también se documentó en el yacimiento portugués de Cerradinha. (Blasco 1987. es otro de los elementos de cultura material que caracterizan el Bronce Final precolonial. enlaza con las primeras décadas de la colonización fenicia en la Península Ibérica. que sirvió de base a la tipología. la cerámica bruñida con decoración externa se convierte en un importante elemento definitorio del Bronce Final precolonial. fíbula de codo de puente liso con bucle cerrado. El primero de los mismos es del tipo denominado ad occhio o. Cabeça de Vaiamonte. fechable entre el 1000 y el 850 a.I. 225 fig. Álvarez y Borja 1992: 48. Para Storch de Gracia (1989: 114-115) se incluye en el mismo tipo que el ejemplar anterior. es sumamente significativo en tanto que nunca se ha hallado asociado a materiales cerámicos fabricados a torno fechables en la Primera Edad del Hierro (Arruda. Bubner 1996: 67). El borde es un tramo corto más espeso que las paredes. 42. en la necrópolis de cremación del Cerro Alcalá (Carasco et alii 1980: 224 fig. 4). Coroa do Frade.C. El segundo ejemplar. ya que ni un sólo ejemplar hallado en el sudoeste peninsular se ha encontrado asociado a producciones cerámicas vinculables a la colonización fenicia en occidente. 3. sino que constituye el prototipo de las fíbulas de arco serpeggiante. Se corresponde con el tipo A. La cronología de la misma estaría en conjunción con la propuesta para Roça do Casal do Meio. Con este nombre se denominan en la tipología de Ruiz Mata de cerámicas a mano una serie de piezas que se caracterizan por tratarse de recipientes abiertos. 1. en las tumbas más antiguas del túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1989: 291). en la terminología de Storch de Gracia (1989: 114-115). 135. de Ruiz Mata (1995: 268-269. 96 fig. 4. El mismo fenómeno se observa en diversos yacimientos de la Sierra de Huelva donde se ha documentado esta cerámica tales como Cabezo del Castillo. en ambos casos asociados a materiales precoloniales: uno es el ya mencionado de Roça do Casal do Meio (Spindler et alii 1973-74: 119-120 fig. cronológicamente. 2. 125-126) y el otro el de la tumba 2 de la necrópolis del Cerro Alcalá (Carrasco et alii 1980: 226. 36. Spindler et alii 1973-74: 147). la posición simétrica del acodamiento y poseer una sección única elíptica (Ruiz Delgado 1989: 51). limitado al exterior por la carena y al interior por un rehundimiento suave. 5-6).C. Por todo lo dicho. Cuencos de tipo A. En las necrópolis objeto de estudio. Veiro. tipo éste que para Ruiz Delgado (1989b: 53) no pertenecería a las fíbulas de codo. sólo se han documentado dos ejemplares. Las fíbulas de codo. (Spindler y Ferreira 1973: 88-89. 75-76) y en el nivel IIIa del Llanete de los Moros. 1993) y en Extremadura. asociado a cerámica Cogotas I (Martín de la Cruz 1987: 72 fig. pero se han individualizado por su relación con las urnas . Se trata de un tipo que se data en el Bronce Final prefenicio y consta de varios subtipos. Las bases son planas y las superficies están tratadas mediante bruñido o alisado. 126). algunos característicos del área onubense. donde presentan una asociación significativa en la tumba 2 con una fíbula de codo (vid. se trata de una fíbula de las que Ruiz Delgado denomina acodadas del tipo I. Gil-Mascarell y Peña 1989: 133. 9). Este tipo de fíbula de codo de puente liso se presenta como una variedad típicamente occidental y se propone para el mismo una cronología paralela al horizonte sículo de Pantálica II. 12). Serpa o Mesas do Castelinho. Montoro.

aparece un ejemplar junto a grandes urnas bicónicas sin función de recipiente cinerario en un contexto en que los materiales fenicios están ausentes (Gómez et alii 1994: 349 fig. 4. Últimamente han sido objeto de estudio monográfico por parte de Lucas (1995). los túmulos A y B de Setefilla (Aubet 1975: 82-84. Hay una mayor diversificación formal. Torres 1996). sirven mejor para fijar la cronología de un estrato o una tumba. 287-288 figs. a partir de los estudios llevados a cabo por H. Schubart (1976). como es el caso de los túmulos A y B de Setefilla (Aubet 1975: 86-87. estas piezas de Mesas de Asta no han sido utilizadas al realizar la seriación. La dispersión de la cerámica con estos tipos decorativos parece centrarse preferentemente en el valle medio del Guadalquivir y en el valle del Genil (Murillo 1993-94). Platos de barniz rojo con borde inferior a 35 mm. 295 fig.I. En la primera de las mismas.b. Se corresponden con los tipos E. Las cerámicas que portan este tipo de decoración se datan principalmente en el Bronce Final Precolonial. 6. 3-4. 3.C. Ya en época colonial. de Ruiz Mata.C. 4).) en los ejemplares de cronología precolonial. la tendencia de los cuellos es a la concavidad. Urnas chardón. Schubart se basó en la anchura de los bordes de estas piezas y un coeficiente resultante de dividir el diámetro del plato entre la anchura del borde para llevar a cabo una seriación de estas producciones en las colonias fenicias de la costa meridional de la Península Ibérica: cuanto más estrecho fuera el borde y mayor el cociente.I. Pereira 1989. más preocupada por el volumen de la misma que por su calidad. 3. A partir del siglo VIII a. con marcada preferencia por una datación precolonial. Tipológicamente son muy similares. hasta aproximadamente comienzos del s. y E. 18). En sus diversos subtipos..II.C. En la segunda. Fernández Miranda y Pereira 1992). a los cuencos bicónicos del tipo A. 1990. Durante la fase precolonial no se documenta su uso como urna cineraria. se supone una datación anterior para los ejemplares . 1992). pero el ser material de prospección junto a la amplia cronología de la necrópolis únicamente sirve para documentar un horizonte precolonial del Bronce Final en la misma que se ve reforzado por la presencia de otros materiales de igual cronología (González. 16-19) atribuye a la mayor industrialización de la producción. parece más ajustada una cronología entre mediados del siglo VIII y principios del VII. 3. 277278. Dado que platos con ancho de borde inferior a los 35 mm se asocian en Toscanos a producciones griegas del Protocorintio Antiguo (720-690 a. Ruiz Mata 1995: 275. 17). Morfológicamente se caracterizan por los cuellos acampanados o rectos y cuerpos ovoides (tipo E. En todo caso. usándose preferentemente como vasos de almacenamiento de gran tamaño. 22-24). En contextos funerarios bien documentados se han excavado piezas de este tipo en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1989: 291) y A y B de Setefilla (Aubet 1975: 84-86. 11.f. los platos eran cronológicamente más antiguos. de la tipología de Ruiz Mata de las cerámicas indígenas a mano (Ruiz Mata 1995: 270. Barrionuevo y Aguilar 1995: 229 lám. 8.) y en Cartago a producciones eubeas geométricas del siglo VIII a. I.b. infra). Sólo se han documentado en dos necrópolis: la Nicoba y Mesas de Asta. 1988: 44 foto superior) y tal vez perdurando en los primeros momentos de la colonización fenicia en Occidente. 300-303 figs. 2) y la necrópolis de la Cruz del Negro (Maier 1992: 108-109). con el comienzo de la colonización fenicia. siendo el recipiente cinerario por excelencia hasta su sustitución por la urnas de tipo Cruz del Negro. Cuencos A. 9. se han publicado tres ejemplares. se documenta su uso como urna cineraria en el túmulo 1 de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1995: 179). como funcionando como urnas cinerarias de cronología precolonial en el túmulo 1 de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez. 6-8). estas cazuelas se fecharían entre el inicio de la colonización fenicia hacia 770 a. además de una evidente perdida en la calidad de acabados y decoraciones que Ruiz Mata (1995: 273-275. como en los casos de La Nicoba (Gómez et alii 1994: 349 fig. 1978. mientras que cuanto más anchos son los bordes y menor el cociente se documentan en estratos más recientes.53. Urnas bicónicas. VII a. Torres 1996).I. se asocian a platos con un borde inferior a los 30 mm (Vegas 1989. 306-308 figs. por no decir idénticas. dos de ellos con decoración pintada de estilo Carambolo.II.CRONOLOGÍA DE LAS NECRÓPOLIS 171 cinerarias bicónicas que analizaremos a continuación (vid. Por ello. Los platos de barniz rojo son uno de los materiales arqueológicos que. 5. y por las asociaciones con otros materiales. 7. 13) y Vega de Santa Lucía (Murillo 1993-94: 131 fig. la Mesa de Algar (Lazarich 1985: 106-108 fig. sus paralelos bien estratificados en poblados apuntan hacia una cronología precolonial o de los primeros momentos coloniales para estas piezas (Torres 1996). Cronológicamente. se caracteriza por el suavizamiento o la completa desaparición de las carenas.C. aunque en el caso de las piezas de referencia: un pequeño cuenco del túmulo B de Setefilla (Aubet 1978) y una redomita del enterramiento de la Casa del Carpio (Pereira y de Alvaro 1986. 302 fig. Se documenta su presencia en los enterramientos tartésicos precoloniales tanto formando parte del ajuar. Cerámica con decoración de incrustaciones de bronce.C.

. 16) de la necrópolis de Frigiliana. IV-V). 204 fig. o presentar puntos repujados bordeando la pieza (Chaves y Bandera 1993b: 145). Broches de cinturón del tipo 1. Las copas pintadas se han localizado en el enterramiento de la Casa del Carpio (Pereira y de Alvaro 1986. 1990. Belén 1986: 270 fig. Puden no presentar decoración. Pereira 1989.p. 12..p. 115) y 22 (ibidem: 316 fig. boca estrecha y cuello cilíndrico o troncocónico provisto de una moldura hacia la mitad de su pared a la altura de la cual arrancan dos asas enfrentadas de doble sección circular que apoyan en el hombro del recipiente (Belén y Pereira 1985: 316). Las copas con decoración bruñida se documentaron en la tumba 9 de La Joya (Garrido 1970) y las de decoración de bullones en la tumba 18 de esta misma necrópolis (Garrido y Orta 1978). los túmulos A y B de la necrópolis de Setefilla. propuesta por Cerdeño (1981: 54). La mayoría de los ejemplares se datan en el siglo VII a. comunicación personal) y en los túmulos A y B de Setefilla. 108). Ascençao y Cerdeño. Por su asociación con platos de barniz rojo de menos de 35 mm de borde. 10. 15 (ibidem: 309 fig. 3-4). Fernández Miranda y Pereira 1992). pareciendo existir una evolución del tipo desde aquellas formas con el cuerpo más achaparrado hacia las de cuerpo oval más estilizado. 12 (Garrido y Orta 1978: 28-29 fig.C. Barceló y Delgado 1996: 148. en los conjuntos 3a (Almagro-Gorbea 1977: 300301 fig. Los broches de cinturón son uno de los materiales que mejor resultado pueden dar a la hora de llevar a cabo una seriación si se logra definir una sólida secuencia tipológica que correlacionar con otra serie de materiales. Con los broches de cinturón tartésicos se pueden lograr buenos resultados con algunos de sus tipos: el 1. lo que desgraciadamente no ocurre con los ejemplares de los tipos 4 y 5. 5) y el túmulo A de Setefilla (Aubet. 2. El estudio tipológico de estos elementos de cultura material comienza con el trabajo pionero de Cuadrado y Ascençao (1970). 111). 28. 4. Córdoba y Ruiz Mata e. se caracteriza por poseer un cuerpo esférico. 11) y 16 (Garrido y Orta 1978: 55-56 fig. investigadora que definen el tipo 6. 2728. donde es exclusivo (Córdoba. Este tipo cerámico va a ir sustituyendo desde finales del siglo VIII a. 118) de la necrópolis de Medellín.. en las tumbas 6 (Arribas y Wilkins 1969: 224-225 fig. Copas de paredes finas con decoración pintada. 181. subiendo la cronología de siglo VII propuesta por Cuadrado y Ascençao (1970: 513) y Chaves y Bandera (1993b: 154) y finales del siglo VII y todo el VI a. 14) y 12 (ibidem: 231-233 fig. y otros materiales en el tumulo 1 de Las Cumbres. Cronológicamente. Aubet 1976-78. 21 (ibidem: 313-314 fig. 12.C. por último.. Córdoba e. en el túmulo 1 de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1995a. en dos fosas de cremación excavadas en el Campo de las Canteras (Bonsor 1931: lám. En las necrópolis del sudoeste de la Península Ibérica aparecen documentadas en contextos de finales del siglo VIII en el túmulo A de la necrópolis de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1995a: 179. es hora de ocuparse de los ejemplares del tipo 1. Urnas del tipo Cruz del Negro. . el primero para engancharlo al cinturón y el segundo para engarzar con la pieza hembra del broche. aunque en el caso de las tumbas 12 y 16. cuencos del tipo A. Morfológicamente. bruñida o de bullones. y en las tumbas 9. en numerosas tumbas de la necrópolis de la Cruz del Negro (Bonsor 1899. Torres 1996). a las urnas de tipo «chardón» como reci- piente cinerario. que reelabora el tipo 4 y cambia de adscripción tipológica algunas de las piezas ya publicadas por Cuadrado. 106).) y en la tumba 1 de la necrópolis de La Joya (Orta y Garrido 1963). Monteagudo 1953.C. estas piezas son uno de los puntales sobre las que se va a sostener la seriación de las tumbas orientalizantes del Sudoeste peninsular. como en las tumbas 1. Tipológicamente se encuadran dentro de las producciones bruñidas a mano típicas de los primeros momentos de la colonización fenicia en España. 10 (ibidem: 305 fig. Platos de estas características se han documentado en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres. y. Por todo ello. 5 (ibidem: 303 fig. deben fecharse en el siglo VIII a. 16. LXXV. estar decorados mediante incisiones formando motivos de líneas o reticulados sencillos o dobles. caracterizadas por carenas muy suaves. 7 (ibidem: 226-227 fig. (Orta y Garrido 1963: 1316 figs.C.II. Una vez realizada esta introducción acerca de la tipología de los mismos.C. 17 y 18 de la necrópolis de La Joya. en bronce. Maier 1992) . se encuentran asociados a platos con una ancho de arandela superior a los 35 mm. y por el de Chaves y Bandera (1993b).172 MARIANO TORRES ORTIZ que presentan un ancho de arandela más estrecho.C. proliferando durante los siglos VII-VI a. y la primera mitad del VII. 4-5. 3 y 6. que es matizado posteriormente por el de Cerdeño (1981). 1) de la necrópolis de la Joya. que muestran asociaciones significativas en contextos bien excavados. 1). convirtiéndose en la urna cineraria por excelencia del Período Orientalizante. 104). láms. 11. Éstos se caracterizan por estar constar de un macho fundido en una sola pieza consistente en una placa de forma rectangular que posee un doble garfio. pueden fecharse estas producciones entre la segunda mitad del siglo VIII a.

Cronológicamente. En las necrópolis en estudio. sobre la placa se unen uno a más listones acabados en gancho en ambos extremos que son fijados a la misma mediante soldadura o remaches (Cuadrado y Ascençao 1970: 495. 406) y posee un ancho de arandela de 42 mm y un cociente de 45. en este caso por su vinculación a platos de barniz rojo con un ancho de arandela mayor de 35 mm. 470) y otro sin contexto de la necrópolis de la Cruz del Negro (Bonsor 1899: 82 fig. 1-2). 12 (Garrido y Orta 1978: 34-37 figs. 28. 17. 185 fig.CRONOLOGÍA DE LAS NECRÓPOLIS 173 13. pieza IV-28. 118. 101 fig. Medidas tomadas sobre los dibujos publicados por Garrido y Orta (1978: 56 fig. y principios del VII. con anchos de arandela de 41 y 51 mm 125 (Garrido y Orta 1978: 30 fig. Platos de barniz rojo con borde entre los 36 y los 55 mm. Broches de cinturón del tipo 3. Broches de cinturón del tipo 2. En la primera de ellas. láms. y principios del VII: tumba 12 de La Joya. Las piezas que se incluyen en este tipo son idénticas a las del tipo 2. proviene del conjunto 22 (Almagro-Gorbea 1977: 316 fig. fecha que también se propone para los broches de cinturón de tipo Acebuchal analizados a continuación. sólamente se ha hallado un ejemplar en contexto arqueológico relativamente fiable en el túmulo G del Acebuchal (Bonsor 1899: 26 fig.2) de la necrópolis de La Joya. . 40 y 47 mm y cocientes de 77. 1978) y en la tumba 12 de la necrópolis de la Joya (Garrido y Orta 1978: 26-27 fig.C. por lo que tal vez le convendría una fecha entre 650 y 625 a. aunque también se conocen un ejemplar procedente del sector B de la necrópolis de La Joya (Storch de Gracia 1989: 223 fig IV-17. sólo se han documentado en las necrópolis de La Joya y Medellín. 28. y uno en la 16. Chaves y de la Bandera 1993b: 147). Los ejemplares que presentan este an- cho de arandela se encuadran dentro del horizonte Toscanos IV (Schubart 1976: 183 fig. Chaves y Bandera 1993b: 147).C. y finales del VII: circa 625 a. Estructuralmente se caracteriza por poseer un alfiler centrado bajo el puente y siempre en el plano de la fíbula. Esta última variable le sitúa más bien a finales del horizonte Toscanos IV. Cronológicamente. En Medellín se han recuperado dos ejemplares: el primero procede del conjunto 3c y Almagro-Gorbea (1977: 406) le atribuye un ancho de arandela de 45 mm y un cociente de 43. Es uno de los tipos de fíbula que Storch de Gracia denomina tartésicos debido a su génesis en la baja Andalucía. 125 126 Medidas tomadas sobre los dibujos publicados por Garrido y Orta (1978: 30 fig. de las necrópolis orientalizantes tartésicas. Este cambio parece producirse en el tránsito de los siglos VIII al VII a. 28. XXXVI-XXXVIII) y 17 (Garrido y Orta 1978: 95. 12. XVII. 1. lám.C. Morfológicamente se corresponden con las urnas cinerarias de este tipo.C. láms. Su asociación a las urnas cinerarias de tipo Cruz del Negro parece ser la característica definitoria del horizonte fechado en el siglo VII a. Tipológicamente se distinguen de los del tipo 1 en que pueden poseer más de un garfio y que éstos no se encuentran integrados con la placa formando una sóla pieza. Con la misma funcionalidad se documentan en gran cantidad de tumbas de la necrópolis de la Cruz del Negro (Maier 1992: 109110) y algunas de Bencarrón (Maier 1996: 153. 185 fig. XXXVII. un resorte bilateral con un número indeterminado de espiras y que presenta cuerda para pasar de una lado al otro de la fíbula. 16. pero la arandela es muy difícil de distinguir y el perfil del plato indica que se trata de una pieza evolucionada. 1516) y 16 (ibidem: 59-62 figs. 3). el segundo. con un ancho de arandela de 47 mm 126 (ibidem: 56 fig. 6). se exhumaron tres ejemplares en la tumba 1 con arandelas de 37. lám.2). hasta llegar a fines del siglo VI a. 97) que no se han incluido en la seriación. Por el contrario. tal como se desprende de los ejemplares de las tumbas 9 (Garrido 1970: 56-57 fig. Vasos de ofrenda de tipo chardón. cabría datarlos entre finales del siglo VIII a. 14.C. se podrían fechar entre la segunda mitad del siglo VIII a. 30-32) de la necrópolis de La Joya. 159). fechándose entre finales del siglo VIII a. supra). 12. Cerdeño 1981: 49. 1-2).C: (Ruiz Delgado 1989b: 148). 61. Al igual que los broches de tipo 2. Storch de Gracia 1989: 217-218).3). En contexto arqueológico sólo se han documentado los ejemplares de las tumbas 9 (Garrido 1970: 42-43 fig. 2. El tipo se ha documentado en los túmulos A y B de la necrópolis de Setefilla (Aubet 1975: 95-98. 41).C. 9. se fechan entre finales del siglo VII a. puente de arco de medio punto más o menos rebajado y a veces levemente acodado y un pie con mortaja recta y larga con un apéndice caudal muy característico del tipo (Ruiz Delgado 1989b: 140-141.2 y XLVIII.: ejemplares de los túmulos A y B de Setefilla. 82 y 85 (Schubart 1976: 183 fig. con la única diferencia de que presentan un número superior de listones con garfios y que la placa presenta en sus bordes dos baquetones que les sirven de refuerzo (Cuadrado y Ascençao 1970: 495-496. por las asociaciones que presentan. pero su funcionalidad ha cambiado al ser sustituidos como recipientes cinerarios por las urnas de tipo Cruz del Negro (vid. Fíbulas de tipo Acebuchal. 2). Cerdeño 1981: 49-50.: circa 720. dos en la 12. XXXIIB).C. En contexto funerario.C. 1. 15. 188.

2). tipología e historia de la investigación. 19-1 y 340 fig. y el hallado en la tumba 65 del túmulo de Magdalenenberg. 134). 9) y en la tumba 2 del sector A de la necrópolis de Chada (Beirao 1986: 86-87 fig. En resumen. en la tumba 35 de las campañas de 1900 a 1905 de la necrópolis de la Cruz del Negro (Maier 1992: 105-106) y en los materiales recuperados en la necrópolis de Galeado (Beirao y Gomes 1983: 225-226 fig. La variante II. lám. En las necrópolis orientalizantes del sudoeste peninsular sólo se han localizado dos piezas. pudiéndose de hecho considerarse las fíbulas anulares hispánicas más primitivas como una fíbula de tipo Acebuchal con anillo (Storch de Gracia 1989: 351. muy posiblemente de siglo VI a. La asociación en esta última tumba a un plato de barniz rojo con un borde de 64 mm de an- . en las necrópolis objeto de análisis.C.1. entre finales del siglo VII a. Broches de cinturón del tipo 6. correspondiente al tipo Acebuchal. no incluída en la seriación procede otro ejemplar asociado a un broche de cinturón de tipo céltico con escotaduras cerradas y tres garfios (Correia 1925a: 19-20. 45. Los broches de tipo Acebuchal los incluye esta investigadora dentro de su tipo C. así mismo. Estas piezas halladas en contextos orientalizantes se corresponden al grupo A de Storch de Gracia. Spindler una importación peninsular que debe fecharse en el Hallstatt D1. 19. XLV). 357). y todo el VI. 4). Por su parte. ya que las piezas macho y hembra son gemelas. 35-36). Schüle 1969: 281. Se conoce también otro ejemplar sin contexto arqueológico de la necrópolis de la Cruz del Negro (Bonsor 1899: 82 fig. de cinta o laminar y su correspondencia en aspectos formales. considerado por K.C. lám.174 MARIANO TORRES ORTIZ 18. que Schüle (1961: 6. remitiendo al lector a los recientes trabajos de Ruiz Delgado (1989b: 165-206) y Storch de Gracia (1989: 262-361) en lo que se refiere a su estructura. 20. Lo único que conviene señalar es que la pieza con cronología más antigua se documenta en un contexto de la segunda mitad del siglo VII a.C. la pieza macho no posee garfios para su unión a la hembra. Sólamente tenemos dos ejemplares documentados en contexto funerario durante el Período Orientalizante. en el Castillo de Doña Blanca (Ruiz Delgado 1989b: 204-205) y con seguridad en el VI según demuestran los hallazgos en poblado de Cerro Macareno y El Carambolo. a diferencia de los ejemplares de los tipos 1-5. y principios del VI. en el segundo. Se caracteriza porque. 99). LXVII. Broches de cinturón de tipo Acebuchal. 22). ofreciendo un nuevo sistema de cierre: la pieza hembra posee una placa de ampliación en la que existen varias filas de orificios para la inserción de la pieza macho. Ejemplares en sepulturas orientalizantes se documentan en los conjuntos 8 y 19 de la necrópolis de Medellín (Almagro-Gorbea 1977: 331-333 fig. 4). que aunque correcta. de dimensiones. 9. 9) y la excavada en la tumba 10 de la necrópolis de La Joya (Garrido 1970: 61-62 fig. concretamente la pieza exhumada en el túmulo G del Acebuchal y que da nombre al tipo (Bonsor 1899: 26-27 fig. motivos decorativo y técnica de construcción con las fíbulas de tipo Acebuchal. caracterizadas por el tratamiento de forja que presentan en el puente. Cerdeño (1978: 283) fecha el tipo CII. 6. Esta son piezas que presentan una larga perduración y sobre las que no voy a extenderme aquí.C. al principio pequeñas y que poco a poco van aumentando. Igualmente. caracterizándose los primeros por su forma más o menos triangular y la presencia de escotaduras laterales. en el primer caso con una cronología de finales del siglo VI y primera mitad del V y. rodeando la pieza y a veces rodeando. Niebla (Pingel 1975: 127 fig. Este tipo se incluye dentro de los broches de cinturón que Cerdeño (1978) denomina de tipo céltico. fecha a fines del siglo VII o principios del VI a.C según la seriación llevada a cabo por Parzinger (Randsborg 1991: 98-99 fig. los orificios del talón (Cerdeño 1978: 284). caracterizado por presentar escotaduras laterales. se definen a partir de la decoración de líneas en resalte.C. a partir del ajuar de la tumba. Cerdeño (1978: 295-296) propone para el ejemplar de la tumba 10 de la Joya una datación entre finales del siglo VII a. recogiendo también los dos ejemplares que mejor pueden dar una datación ajustado del mismo. 129. De la tumba 42 de la necrópolis de Alcacer do Sal. frente a los que define como tartésicos (Cerdeño 1981). Acebuchal. Concretamente se trata del ejemplar del túmulo G del Acebuchal. ya abiertas o cerradas. 91. lám. que posee unos pequeños tacos o salientes en el reverso que encajan en los orificios de la pieza hembra. fig. Fueron definidos por primera vez en la tipología realizada por Cerdeño (1981: 50). dos o tres. 353.11 y 129) y la segunda en el conjunto 20 de la necrópolis de Medellín. al que se se atribuye una datación a partir de la dendrocronología y las importaciones mediterráneas entre 620 y 570/ 560 a. ambas en buen contexto arqueológico. Fíbulas anulares hispánicas. 14. La primera en el túmulo de El Palmarón. 131.C. se basa en la errónea atribución de la cronología general de la necrópolis aceptadata por entonces (Garrido 1970: 5). Badajoz (AlmagroGorbea 1977: 335-336 fig. que puede ser de alambre. otra novedad es la decoración calada que ofrecen estas piezas y que sólo puede ser observada en su totalidad cuando el broche está cerado. conviene destacar su cronología de finales del siglo VII y siglo VI a.

Las tapaderas pueden estar rematadas por un botón o disco y. 21. Vendría representado por los enterramientos excavados en el túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres y los túmulos A y B de la necrópolis de Setefilla. no documentándose ejemplares más allá del Ródano (Fletcher 1964. Como indicador cronológico. Cástulo. sólo orejetas y asas rematadas en orejetas. bitroncocónicos. En necrópolis orientalizantes contamos con los platos recuperados en los conjuntos 1 (Almagro-Gorbea 1977: 337-338 fig.C.C. y dos más procedentes de la extensión del área 16 (ibidem: 238240 fig. encajando ambas por haber sido separadas estando el barro fresco. lo que ha proporcionado una serie de asociaciones altamente significativa: las urnas cinerarias bicónicas de la fase anterior son sustituidas por las . 12. 22. 235-236 fig. Cerdeño (1981: 54).. 12).C.C. hasta los comienzos de la colonización fenicia en la Península Ibérica circa 770 a. También es de interés su aparición en la necrópolis fenicia de Jardín. 4. 132.C. 312. cerrando herméticamente si se pasa por los orificios de las orejetas una soga o alambre. 2) con una datación aproximada entre finales del siglo VII y siglo VI a. excepcionalmente. en el borde de la vasija y de su tapadera. La Nicoba y Vega de Santa Lucía. 2-1) y 20 (ibidem: 335-336 fig. cuencos de tipo A. fecha que debe ser extrapolada al túmulo de El Palmarón. En el conjunto de necrópolis que estamos seriando se han hallado ejemplares en las tumbas 2. Cronológicamente. con ejemplares como el de Hoyo de Santa Ana y El Molar asociados a aryballoi de tipo naucratita.C. 315-316).. estos platos parecen apuntar más bien al siglo VI a. asociadas a materiales etruscos y griegos del siglo VI a. 133. en un contexto cultural en el que aún se documentan fíbulas de doble resorte fechado entre 600 y 450 a. fechada en los siglos VI-V a. 5 y 14 de Frigiliana (Arribas y Wilkins 1969: 193 fig. 1-1). supra platos de barniz rojo con borde menor de 35 mm. para los mismos.1 implica una datación dentro del siglo VI a. así como algunas de las tumbas del túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres.. Beirao y Gómes 1983: 253).CRONOLOGÍA DE LAS NECRÓPOLIS 175 chura y un cociente de 3. Cronológicamente se encuadraría entre un momento indeterminado del siglo X a. con ancho de borde de 60 mm. propone una cronología de segunda mitad del siglo VI a. con unos anchos de arandela de 63.). • Fase II: Bronce Final Colonial. o finales del VII como muy temprano. piriformes. Este tipo cerámico se relaciona más bien con los ambientes culturales ibéricos del Levante español desde la costa valenciana hasta el Rosellón. estos platos son los más modernos de la serie con paralelos principalmente en los ejemplares de tipología más avanzada de las necrópolis de Trayamar y Jardín (Schubart 1976: 183 fig. 18.C. (López Málax 1978: 803 fig. 3. 131) de la necrópolis de Medellín. en el horizonte «Ibérico Antiguo» del Levante. 18). la cual se encuentra confirmada por la asociación en Huelva de este tipo de piezas con cerámicas griegas datadas entre el último cuarto del siglo VII a. fíbulas de codo.C. 219-223 fig. con un ancho de 70 mm. 17) y en la portuguesa de Galeado (Beirao y Gómes 1983: 219-221 figs. Presentan perfiles globulares o esféricos. Jully y Nordström 1966. cuencos bicónicos y las grandes urnas bicónicas. Dentro de la tipología elaborada por Schubart para estas piezas cerámicas (vid. 185 fig. 3. Cerro Alcalá. situadas. y finales del tercer cuarto del VI. la tumba 7 de la necrópolis de Frigiliana (Arribas y Wilkins 1969: 226-227 fig.I. según se deduce de la cronología de las fíbulas de codo. 69 y 64 mm respectivamente. los de Can Canyís.C. En ella se engloban los enterramientos de Roça do Casal do Meio. es la que más conviene a estas piezas. Cayla II (Mailhac) y la Monedière. 8-9). Platos de barniz rojo con borde superior a los 55 mm. etc. lo que me ha llevado a delimitar cuatro fases cronológicas dentro de las necrópolis objeto de estudio: • Fase I: Bronce Final Precolonial. Una vez definida toda esta serie de materiales se ha procedido a realizar la seriación de los mismos y a observar las asociaciones significativas entre ellos (tabla 5). 2 (ibidem: 339 fig. 2). mientras que Chaves y de la Bandera (1993b: 155) la llevan a finales de ese siglo.C. además de los enterramientos de la Casa del Carpio y los materiales de la tumba 19 de la necrópolis de Los Patos. (ibidem: 307-308. por su parte.C. Urnas de orejetas.4-5). estas piezas parecen fecharse a partir de mediados del siglo VI a. también con una anchura de borde de 60 mm. Pueden presentar también asas y orejetas alternadas. Morfológicamente se caracterizan por las orejetas perforadas. y en las necrópolis del sur de Francia de Grand Bassin II (Mailhac). Arqueográficamente. Una fecha de segunda mitad del siglo VI a. vendría definida por la presencia en sus ajuares de cerámica con decoración bruñida externa. 1. en disco con tres salientes a modo de trípode (Fletcher 1964: 305). Peña de Arias Montano.C. Beirao y Gómes 1983: 232 fig. 1. a los que habría que añadir el ejemplar hallado en Galeado (Beirao y Gómes 1983: 223-224 fig.. A nivel arqueológico es el período mejor definido al tener documentados una gran cantidad de conjuntos. pareadas. que según Molina (1978: 182) serían más bien los materiales de un nivel arrasado de enterramientos.

.. Frigiliana y Galeado. A nivel de estructuras no existen grandes diferencias con la fase anterior. aunque existan tumbas en las que perviven ejemplares que presentan un borde más estrecho. y los broches de tres garfios con escotaduras. como el documentado en el conjunto 9b de la necrópolis de Medellín y en algunas de las tumbas de la de Alcaçer do Sal.) en el yacimiento malagueño de Toscanos. vendría representada por diversas tumbas de las necrópolis de La Joya (Huelva). broches de cinturón del tipo 6 y de tipo Acebuchal. Otros elementos asociados son los broches de cinturón de tipo 3 y los platos de barniz rojo con un ancho de arandela entre los 36 y los 55 mm. esta fase está definida principalmente por la existencia de cremaciones colectivas bajo tumulo: Las Cumbres 1. aspecto que analizaré a continuación. y el tránsito del VI al V a. Este Bronce Final Colonial supone el comienzo de la aculturación colonial fenicia sobre el sustrato indígena. esta fase se encudraría entre circa 770 y 720/700 a. se documentan las primeras importaciones procedentes del ámbito colonial fenicio como son los platos de barniz rojo con un ancho de arandela menor de 35 mm y las primeras urnas cinerarias del tipo Cruz del Negro. y su significado socio-ideológico: son las primeras tumbas principescas documentadas. cuando se observa una nueva ruptura en los materiales depositados en las tumbas. a las que se unen otros materiales como los cuencos del tipo A. siendo definida esta última fecha a partir de la asociación de platos de barniz rojo con un ancho de arandela mayor de 35 mm con kotylai del Protocorintio Antiguo (720-690 a. • Fase III: Orientalizante I. Acebuchal y anular hispánica. que no cumplen apenas con los requisitos. En la seriación propuesta. También se encuadrarían dentro de esta fase los túmulos de El Palmarón y el G del Acebuchal. tan características de la fase siguiente. que empieza a observarse ya más nítidamente a partir de la fase siguiente: el Orientalizante I. Dentro de esta fase se incluyen varias tumbas de la necrópolis de Medellín y algunas de las de La Joya. 17 y 18 de La Joya.C. Arqueológicamente se caracteriza principalmente por la asociación de la urna cineraria del tipo Cruz del Negro con vasos a mano del tipo «chardón».C. En lo que a la seriación se refiere. hasta el 625/600 antes de nuestra era. Esta última fecha vendría definida por la presencia de las urnas de orejetas. además de platos de barniz rojo de ancho de arandela superior a los 55 mm y urnas cinerarias de orejetas. no se han conseguido definir asociaciones excesivamente significativas. esta fase se encuadraría entre finales del siglo VII a.176 MARIANO TORRES ORTIZ de tipo «chardón». Setefilla A y B.. no incluida en esta seriación. la Cruz del Negro. En lo referente a las estructuras.C. las cerámicas con decoración de incrustaciones de botones de bronce y los broches de cinturón de los tipos 1 y 2. ésta se extendería desde el 720/ 700 a.II. pero sí se caracteriza por la presencia en los ajuares de las tumbas de un elevado número de nuevos elementos de cultura material como las fíbulas del tipo Bencarrón. Debo señalar que se han incluido en esta fase las tumbas 9. Cronológicamente. por el cambio sustancial que suponen en lo que a estructuras se refiere: cremaciones colectivas bajo túmulo versus enterramientos individuales. • Fase IV: Orientalizante II.C. En lo que se refiere a su cronología. que han perdido su función de recipientes cinerarios para pasar a convertirse en vasos de ofrendas. la Cruz del Negro (Sevilla) y Medellín (Badajoz). Cronológicamente. típicas ya de la cultura ibérica.C. y por otra serie de materiales como la pátera y los jarro etruscos de la tumba de Alcurrucén. continuando la existencia de tumbas principescas y otras pertenecientes a clases de menor estatus dentro de la sociedad tartésica. y que coincide además con el inicio del comercio focense y greco-oriental con Tartessos. Igualmente.

—1: Cerámica de retícula bruñida externa (según Spindler et alii. (según Aubet. 2: Fíbula de codo (según Carrasco et alii. 1980). 1973). 4: Cuenco bicónico (según Gómez et alii. 6: Urna de tipo «chardón» (según Aubet. . 8: Cerámica con decoración de incrustaciones de bronce (según Aubet. 5: Urna bicónica (según Aubet. 3: Cuencos de tipo A.II. 1980). 1978). 7: Cuenco de tipo A. 1994).I (según Carrasco et alii. 1975). 1975).CRONOLOGÍA DE LAS NECRÓPOLIS 177 FIGURA 30. 1975).

12c: Copa de paredes finas con decoración de bullones (según Garrido y Orta. 11: Urna de tipo Cruz del Negro (según Belén. 12a: Copa pintada de paredes finas (según Blázquez y Molina. 1986). 1970). 12b: Copa de paredes finas con decoración de retícula bruñida (según Garrido. 1976).—9: Platos de barniz rojo con borde inferior a los 35 mm (según Schubart.178 MARIANO TORRES ORTIZ FIGURA 31. . 10: Broche de cinturón de tipo 1 (según Cerdeño. 1978). 14: Broche de cinturón de tipo 3 (según Garrido. 13: Broche de cinturón de tipo 2 (según Cerdeño. 1981). 1973). 1981). 1970).

22. 1961). Urna de orejetas (según Arribas y Wilkins. . 1961). 1977). 1981). 19: Fíbula anular hispánica (según Almagro-Gorbea. 16: Plato de barniz rojo con borde entre 36 y 55 mm (según Schubart.—15: Vaso de ofrenda de tipo «chardón» (según Garrido. 1970).CRONOLOGÍA DE LAS NECRÓPOLIS 179 FIGURA 32. 1976). 1976). 18: Broche de cinturón de tipo Acebuchal (según Schüle. 21: Platos de barniz rojo con borde superior a los 55 mm (según Schubart. 1969). 20: Broche de cinturón de tipo 6 (según Cerdeño. 17: Fíbula de tipo Acebuchal (según Schüle.

180 MARIANO TORRES ORTIZ TABLA 5.—Seriación de las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante del Sudoeste de la Península Ibérica. .

IV CONCLUSIONES .

.

y en las fosas de inhumación escalonadas para colocar las lajas de cobertura. En lo que a la cronología se refiere. C y D de la necrópolis de la Huerta del Cabello y A y B de la necrópolis del Campo de las Canteras (Carmona. un tercer aspecto a señalar viene marcado por la utilidad de algunos de los tipos definidos. las fosas de inhumación y las fosas de cremación bajo túmulo. en adelante. 2. de claro sabor púnico. la principal aportación de este trabajo es defender un origen no fenicio para el rito de la cremación en el Sudoeste de la Península Ibérica. la aculturación ejercida por el mundo colonial fenicio sobre las formas tumbales indígenas se aprecia en una doble vertiente: la socio-ideológica y la cronológica. En lo referente a la existencia de inhumaciones en contextos del Bronce Final: Roça do Casal do Meio. Todas estas estructuras responden a criterios puramente funcionales que no implican la existencia de un proceso aculturador desde el mundo fenicio para explicar su existencia. Un segundo aspecto a destacar es la existencia de estructuras funerarias perfectamente indígenas. observándose una progresiva sustitución de la cremación por la inhumación a partir de finales del siglo VII y todo el VI a. aunque de mampuestos. en monumentos tales cómo las cámaras de los túmulo A. Sevilla). cabe hacer una distinción entre el tratamiento del cadáver y los ritos fúnebres propiamente dichos.C. Sevilla) y el G de la necrópolis del Acebuchal (Carmona.C.. Sevilla) y Alcacer do Sal. afectando este cambio ritual en el mundo indígena principalmente en los «enterramientos principescos». la mayoría de ellos con esa . manteniendo la hipótesis de la expansión del mismo desde la cultura de los Campos de Urnas. además de documentarse estructuras funerarias de carácter fenicio en los estratos no aristocráticos de la sociedad. también con una cronología más que probable de siglo VII avanzado y siglo VI a. Peña de Arias Montano y Vega de Santa Lucía. como las cremaciones en hoyo. como en los túmulos B. para delimitar un área cultural con personalidad propia dentro del Sudoeste peninsular. En primer lugar. El Judío (Carmona. comos serían la cista de la Cañada de las Cabras y las fosas de cremación escalonadas de necrópolis como la Cruz del Negro. En lo que a estructuras se refiere. Por último. La Nicoba.1. en época orientalizante. éstas pueden explicarse a partir de la perduración del rito tradicional del Bronce Pleno y Tardío en el Sudoeste peninsular. Sevilla). se advierte como las denominadas «tumbas principescas» son las primeras en traslucir las modas funerarias orientales al adoptar formas tales como las cámaras funerarias. Por el contrario. es más que verosímil que se deba principalmente a factores tales como el estatus del difunto y la cronología del enterramiento. RECAPITULACIÓN Tras el análisis de todos los aspectos tratados en el capítulo anterior. las fosas simples de cremación. individuales o colectivas bajo túmulo. que puede responder a motivos de tipo étnico-cultural. se puede llegar a una serie de conclusiones que paso a enumerar a continuación: 1. podemos realizar una serie de puntualizaciones de interés. como es el caso de los encachados tumulares. H e I de la necrópolis de Setefilla (Lora del Río. En la esfera social. aunque se contemplan tres hipótesis. perfectamente caracterizada en el Nordeste Peninsular por Ruiz Zapatero (1985).C. se advierte también un mayor número de enterramientos que presentan características fenicias en aquellos que se fechan en momentos ya avanzados del Período Orientalizante: todas las estructuras funerarias reseñadas se pueden datar de mediados del siglo VII a. En los rituales. Respecto al tratamiento del cadáver.

aunque parece observarse una mayor asociación a las aguas que a los caminos. El análisis de la organización interna de las necrópolis sugiere importantes ideas en el campo de la organización social del mundo tartésico. ello no es óbice para la existencia de enterramientos de inhumación no de élite como los «lapidados» de El Acebuchal que. que parecen representar los cementerios de gentes aristocráticas. como puramente escatológicas. Jaén). La posibilidad de haber llevado a cabo una seriación cronológica de las necrópolis a partir de un conjunto de elementos arqueológicos previamente establecidos. o varias de las tumbas de la necrópolis de Ranilla (Carmona. contenían en su ajuar objetos de prestigio tales como peines y placas de marfil con decoración orientalizante figurada. podemos llegar a intentar la reconstrucción socio-política del mundo tartésico que proponemos en el siguiente apartado y que es la consecuencia de todo el trabajo de investigación previo y una base de discusión a contrastar en futuras investigaciones sobre el tema. tal vez por una mayor afinidad cultural con el círculo del Bronce Atlántico. aunque el uso en los más antiguos documentados: túmulo 1 de Las Cumbres. Aljucén. los límites de la organización estatal. 3. En el estudio de la integración entre necrópolis y hábitats. 5. nos permite definir cuatro fases bien diferenciadas que pueden ser identificadas como la plasmación en el registro arqueológico funerario de la transición desde una sociedad organizada a nivel tribal complejo a una jefatura compleja que debió llegar a alcanzar. Campo de las Canteras. donde la cerámica más abundante es la gris. si no lo hizo. ya que también es conocido el simbolismo liminal de los caminos. aunque ésta también existe en necrópolis como Alcacer do Sal y Fernao Vaz. podemos encontrar otras tumbas en posición de clara dependencia respecto a los mismos. por lo que no se puede hablar en este caso de aculturación fenicia. de conocida tradición indígena (Belén 1976: 386. articulados alrededor de estos enterramientos. A partir de todas estas premisas. la existencia de sacrificios y ofrendas de animales entra dentro de las prácticas funerarias típicas de toda sociedad. Huerta del Cabello. etc. ya que es muy probable que se usaran con el mismo significado que en los contextos funerarios fenicios. cabe destacar la adopción del uso del perfumes desde el mundo colonial. En segundo. encontrándonos con necrópolis aristocráticas como las de La Joya. principalmente en contextos de élite. .. Setefilla.. Los datos procedentes de la distintas regiones portuguesas no son en absoluto concluyentes. hecho que también se observa en Medellín. etc. lo que implica muy probablemente una aculturación profunda a nivel socio-ideológico. También de posible origen colonial sería la prática de los silicernia. Lo primero se observa con mayor nitidez en las necrópolis orientalizantes extremeñas: Medellín. En primer lugar cabe destacar que un mismo poblado puede tener varias áreas de enterramiento vinculadas a diferentes grupos sociales. No obstante. de abundante cerámica indígena a mano como copas pintadas.. En tercero. puede implicar una mezcla o simbiosis de tradiciones culturales que resultan en una práctica cultual completamente nueva. Por ésta es normal que corra un curso de agua y/o discurra un camino. pudiendo deberse tanto a causas socio-ideológicas como legitimar la posesión del territorio. Caro 1989: 192-193). cabe señalar que los cementerios siempre se emplazan en un altozano separado del poblado por una vaguada. El Palmarón. túmulos de Huelva. Sevilla) y la totalidad de la de Cerrillo Blanco (Porcuna. existen algunos cementerios que no poseen enterramientos aristocráticos y que pueden vincularse a clases urbanas emergentes. en el que el agua tiene un evidente simbolismo funerario. Mengabril. En lo referente a los ritos fúnebres. aunque no exclusivamente.184 MARIANO TORRES ORTIZ cronología. sin embargo. Roos 1982: 43. necrópolis del área de Carmona. 4. Por el contrario. Lo segundo se observa más en las necrópolis andaluzas: La Joya.

y por Bendala (1979: 38. que en intentar descubrir e interpretar la organización social de los grupos humanos que la erigieron. Spindler et alii 1973-74). los problemas se acentúan aún más. No obstante. lo verdaderamente problemático en este caso es establecer una relación filogenética entre esta estructura funeraria datada según la evidencia arqueológica que nos proporciona los ajuares funerarios documentados en la misma en los siglos X-IX a. cabiendo hacerse las mismas observaciones en el caso de que fueran los compañeros de los difuntos los constructores de la misma. 1992: 40) la considera como un posible indicio de la existencia de contactos entre el occidente de la Península Ibérica y el Mediterráneo oriental y uno de los elementos básicos para definir su período Protoorientalizante. quién construyó esta sepultura: ¿los indígenas? ¿los comerciantes compañeros de ambos difuntos? En el primer caso. la sepultura de la Vega de Santa Lucía (Murillo 1993-94: 127-131). 1996: 38) ve en esta tumba el prototipo de las tumbas de cámara aristocráticas propias del período Orientalizante. Córdoba). Escacena y Bozzino (1991: 251. y las tumbas de cámara orientalizantes fechadas entre finales del siglo VIII a. 1989a: 156) Bronce Reciente I y II. la necrópolis del Cerro Alcalá (Carrasco et alii 1980) y Roça do Casal do Meio (Spindler y Ferreira 1973. en segundo. 1986: 531. nos encontramos ante el problema de cuál fue el modelo que siguieron a la hora de construir el monumento y el porqué de una inversión de energía tal a la hora de enterrar a dos extranjeros.2. comunicación personal). Belén y Escacena 1992: 79) como Ruiz-Gálvez (1990: 85) han insistido más en su carácter alóctono dentro del mundo del Bronce Final Atlántico. Spindler et alii 1973-74: 150). pueden extraerse una serie de conclusiones en mi opinión bastante interesantes. se plantean dos interrogantes a los que habría que dar respuesta: en primer lugar. Como puede observarse. Barrionuevo y Aguilar 1995). 1993) Protoorientalizante. buscando sus prototipos en el Mediterráneo central y oriental. la de Mesas de Asta (González. Igualmente problemáticas resultan las deposiciones funerarias halladas en la Peña de Arias Montano (Alájar. la evidencia que nos proporciona el registro funerario es escasa y además enormemente fragmentaria. En el primero de los mismos. nuestro Bronce Final Precolonial. 1992. Huelva) y en la Vega de Santa Lucía (Palma del Río. su filiación étnico-cultural es objeto de discusión. pero en lo referente a lo que ahora nos interesa: su valor a la hora de interpretar la organización social de las poblaciones del sudoeste peninsular a fines de la Edad del Bronce. 1989.C. 1989). el enterramiento de la Peña de Arias Montano (Gómez. aunque hay que reconocer que es el único que ha realizado una lectura social de la misma. por Pellicer (1987-88: 462. Álvarez y Borja 1992). Almagro-Gorbea (1992: 40. 1991: 102) Geométrico. No obstante. Almagro-Gorbea (1986: 432-433. Ambas constituyen enterramientos aislados en contextos extremadamente anormales. siguiendo la hipótesis del origen en la isla de Cerdeña de este tipo de estructura funeraria defendida por sus excavadores (Spindler y Ferreira 1973: 107108. y finales del VI. algunas de las deposiciones del túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres (Ruiz Mata y Pérez 1988. ya que tanto Belén.3).C. los restos humanos se hallaron en el . Belén y Escacena (1992:79) la interpretan como la sepultura de ocasión de unos comerciantes de origen seguramente sardo. En primer lugar analizaré la tumba de cámara y corredor de la Roça do Casal do Meio. No obstante. del análisis de las necrópolis y monumentos funerarios fechados en este período como son la necrópolis de la Nicoba (Gómez et alii 1994: 349. El carácter único de esta sepultura y los problemas señalados me obligan a tomar la interpretación de este último autor con las debidas reservas. LA ORGANIZACIÓN SOCIO-POLÍTICA TARTÉSICA En lo que se refiere al período denominado por Almagro-Gorbea (1989. en Cerdeña no hay vestigios de estructuras similares a la excavada en Roça do Casal do Meio (Ruiz-Gálvez. y. fig.

la ostentación de riqueza. Por paralelismo con las culturas del Bronce Final y el Primer Hierro en Etruria y el Lacio. en mi opinión con un claro origen en la Cultura de los Campos de Urnas. etc. Si seguimos la interpretación de Murillo. hasta la progresiva implantación del rito de la cremación en una fecha en torno al tránsito entre los siglos X-IX a. como creen Belén y Escacena (1995: 107) en una fosa de inhumación que tal vez formara parte de una necrópolis más amplia. González-Tablas y Fano 1994). estando formado cada poblado de un número escaso de este tipo de grupos familiares. del comercio. dudándose incluso de que se trate de una verdadera tumba y.186 MARIANO TORRES ORTIZ interior de una cueva bajo una gruesa capa estalagmítica (Gómez. donde un túmulo cubría todas las cremaciones de la necrópolis de base. cabría sugerir la existencia de grupos familiares extensos regidos por un paterfamilias que desempeñaría funciones guerreras y de control de los cultos religiosos de carácter familiar. las deposiciones más antiguas del túmulo 1 de Las Cumbres y la necrópolis del Cerro Alcalá. se propugna la existencia de un rito funerario que no implica la presencia física del cadáver (González-Tablas y Fano 1994: 102). Con la adopción del rito de la cremación. ya que la asociación de los restos humanos a las cazuelas carenadas del Bronce Final no es completamente segura. no es descabellado pensar en la influencia de los ritos funerarios del Bronce Atlántico en la zona desde el inicio del horizonte Cogotas I en los siglos XIV-XIII a. 1996: 49). etc. carros. tanto en el caso de Roça do Casal do Meio como en los de Peña de Arias Montano y Vega de Santa Lucía. tampoco podemos descartar la posibilidad de la influencia del mundo meseteño de Cogotas I donde se han documentado deposiciones funerarias de carácter excepcional y muy escasas en número en cuevas. duces ex virtute sumunt) realiza a la hora de definir el liderazgo heredado o el adquirido a través del carisma personal de su poseedor. pero refinando el marco interpretativo al señalar que pudieron existir ramas de estos linajes que vivirían dentro de otros poblados incluídos en el mismo territorio tribal. Por extrapolación.C. donde se han documentado varias cremaciones en urna en el interior del mismo hoyo de deposición (Carrasco et alii 1980: 223) que pueden interpretarse como los restos de diversos individuos unidos entre sí por lazos del parentesco. etc. Cabezo Colorado. Por tanto. No obstante. sostengo a nivel hipotético que en las necrópolis de Mesas de Asta debía existir una organización del espacio funerario basado en el parentesco a pesar de la carencia de datos arqueológicos precisos que sostengan esta afirmación. retomando la idea de Torelli de que varios de estos grupos familiares formarían un poblado o comunidad. Dentro de estas agrupaciones de linajes. de su verdadera cronología. 18. Bietti Sestieri (1992: 236) abunda aún más en la caracterización de este tipo de grupos familiares al calificarlos como linajes patrilineales. nos encontramos ante inhumaciones relativamente aisladas y un ritual funerario que muestra un escaso interés en definir el espacio ocupado por los muertos. vinculando de una forma muy sugerente a estos líderes carismáticos con los personajes representados en las estelas decoradas extremeñas. En el caso de la inhumación de la Vega de Santa Lucía nos encontramos con el problema de que no sabemos si la misma se ha producido realmente en el interior de un fondo de cabaña tal y como opina Murillo (1993-94: 127) o. en el caso de que lo fuera. Almagro-Gorbea (1996: 31. Para las mismas se puede mantener a nivel hipotético que van a ser las relaciones de parentesco las que van a regir la articulación de las tumbas en el interior del espacio funerario. En cualquier caso. el término rex encierra unas connotaciones sacras que estos líderes del Bronce Final aún no poseían y sólo adquirirían en el Período Orientalizante. Para Almagro-Gorbea (1996: 41-76). nos encontramos ante la perduración en el Bronce Final de la costumbre funeraria propia del Bronce Pleno en prácticamente toda Andalucía de la inhumación de los difuntos en el interior de los poblados. aparte de las inhumaciones excepcionales ya señaladas. asistimos nuevamente a la aparición de verdaderas necrópolis como las de Mesas de Asta. 7: reges ex nobilitate. Álvarez y Borja 1992: 53). basándose en una distinción que Tácito (Germ. 30). la oratoria. tal vez a menudo de uno sólo (Torelli 1981: 47. según se desprende de la documentación recobrada en el túmulo 1 de Las Cumbres. y datadas en un momento inmediatamente anterior al de la fundación de las primeras colonias fenicias en la costa meridional de la Península Ibérica (Lorrio 1985: 15. El patrón de esta última necrópolis muestra sorprendentes parelelismos con el documentado en diversas necrópolis de cremación excavadas mayoritariamente por los hermanos Siret a fines del siglo pasado y comienzos del presente en el sudeste peninsular como Parazuelos. Este personaje es el que en el Lacio recibía el nombre de rex. espejos. en las que destaca el carácter guerrero de los mismos y su ostentación de objetos exóticos adquiridos a través del comercio a larga distancia como serían las fíbulas de codo. a la hora de usar una terminología más aséptica y desligada de la utilizada en los estudios del . dólmenes y fosas o campos de hoyos que se han venido identificando como fondos de cabaña y silos usados para arrojar materiales de desecho (Esparza 1990.C. cultura que últimamente se viene especulando podría ser identificada como la facies del Bronce Final Atlántico en la Meseta Norte (Delibes y Romero 1992: 237-240) y para la que. No obstante. el liderazgo político recaería sobre aquel de los paterfamilias que demostrara unas mayores aptitudes en las esferas de la guerra. 33) denomina duces a los equivalentes de los reges latinos en el sudoeste de la Península Ibérica. y en la necrópolis del Cerro Alcalá. que de este modo se distinguía del resto de la comunidad o populus (Torelli 1981: 57-58).

calificando en aquel artículo como sepulturas «principescas» el túmulo de la Cañada de Ruiz Sánchez. Campillo. como los túmulos de la Dehesa de las Canteras y del Olivo de la necrópolis de Bencarrón. La aparición en el registro arqueológico funerario de estas tumbas de carácter aristocrático a fines del siglo VIII y principios del VII a. hoy podemos sostener que la época de florecimiento de esta aristocracia tartésica es más larga. hay que señalar la sustitución de las cabañas de planta circular. 17 y 18 de La Joya) y mediados-finales del VI (tumba 5 de La Joya. Todo este proceso se encuadraría en la fase que he denominado Bronce Final Colonial. Igualmente. (tumbas 9. Esta autora las había datado entre 650 y 570. (Torres 1996). fechándose entre finales del siglo VIII a. El caso es que a finales del siglo VIII y comienzos del VII a. supra). la tumbas 5. en el caso de la sepultura infantil del túmulo A de Setefilla. momento en que sitúa la culminación del poderío económico y social de la aristocracia tartésica (Aubet 1984: 448).LA ORGANIZACIÓN SOCIO-POLÍTICA TARTÉSICA 187 mundo clásico. poco después de la mitad de este siglo empezamos a observar signos que indican que las cosas están cambiando. joyas de oro de estilo oriental. tiene su contrapunto en el cambio que se observa tanto en la organización interna de los hábitats como en la jerarquización y concentración que se observa en el poblamiento. de toreútica. Es en este contexto donde podemos hablar de la aparición de verdaderas gentes aristocráticas.C. oval o rectangular (Peñalosa. Este hecho se debe quizá a la estratégica posición de este enclave a la hora de servir de pivote entre las rutas del comercio colonial fenicio y las tradicionales rutas de comercio atlántico del Bronce Final. que la evidencia arqueológica parece datar en el segundo y tercer cuarto del siglo VIII a. 9. carros de parada. Ya a fines del siglo VIII a. la tumba de la Aliseda. el túmulo G del Acebuchal. el túmulo de Alcantarilla. que han sido objeto de un amplio análisis en la literatura antropológica (Sahlins 1984: 138-142. Hagesteijn y Van de Velde 1986. los túmulo A y 1908 de la necrópolis del Acebuchal. nos encontramos con el enterramiento de un individuo femenino infantil que presenta el ajuar funerario más rico de los documentados en ambos túmulos. vid. la de Torres Vedras y la tumba Blanco de Cástulo (Aubet 1984: 448450). Este es el panorama que encontrarían los fenicios cuando fundaron sus primeros establecimientos coloniales en la costa sudoriental de la Península Ibérica pues. Johnson y Earle 1987: 20-21. Acinipo) en las . Aubet (1984). la cámara del túmulo A de la necrópolis de Setefilla. las tumbas 9.C. Después del análisis de la documentación arqueológica llevada a cabo en este trabajo. los túmulos A y B de la necrópolis del Campo de las Canteras y. etcétera. además de ver en la misma el gérmen las grandes cámaras funerarias como las del túmulo A de Setefilla (ibidem: 291-292). 17 y 18 de esta necrópolis constituyen el testimonio inequívoco de la aparición de estas élites aristocráticas que exhiben su capacidad de acumulación de riqueza en los ajuares que entierran consigo como cerámicas de barniz rojo. podemos incluir dentro de esta categoría algunas tumbas más. como bien señalan tanto Aubet como Ruiz-Gálvez (Aubet 1995: 405.C. Vega de Santa Lucía.C. documentamos la continuidad de uso del túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres y el comienzo de la utilización de los túmulos A y B de Setefilla. 17 y 18 de la necrópolis de la Joya (las tres últimas ya reseñadas anteriormente. el sistema social constituido por grupos familiares extensos de filiación patrilineal está en vías desaparición al acabar la competición entre linajes con la primacía de un pequeño segmento de los mismos sobre el resto de la población. posiblemente el túmulo Bonsor de la necrópolis de Ranilla. No obstante. magníficas piezas de marfil. Dentro del primero de estos aspectos se pueden apuntar varios hechos: En primer lugar. se ha documentado en el cuadrante sudoeste del túmulo 1 una agrupación de enterramientos datada en el momento final de la utilización del mismo y que rompe por completo el patrón espacial del resto de las cremaciones depositadas en el mismo (Ruiz Mata y Pérez 1989: 291-292). Este proceso parece que ha sido más acelerado. en su trabajo sobre las aristocracias orientalizantes. fue la primera en llevar a cabo una primera relación de todas aquellas sepulturas que debido a sus sobresalientes características estructurales o la presencia de un ajuar de extraordinaria riqueza. tumba del Cortijo de Alcurrucén). AAVV 1995: 644). los túmulo B-D de la Huerta del Cabello. En la primera de estas necrópolis. lo que significa que el viejo sistema de organización social de estatus adquirido está empezando a dejar paso a una organización social en que el estatus comienza ya a ser heredado. Ésta se halla bien demarcada y se compone de trece enterramientos ordenados alrededor de una tumba de mayores dimensiones constituída por un muro circular construido a base de mampuestos y un ajuar cuantitativa y cualitativamente superior a las demás. de hecho. se puede usar para definir a estos carismáticos líderes políticos un término acuñado en el estudio antropológico de sociedades primitivas actuales: los big men. o al menos allí es donde se han documentado las tumbas aristocráticas más antiguas. Harris 1987: 325-327.. Colina de los Quemados. San Bartolomé de Almonte. Van Bakel.C. por lo que los excavadores han interpretado que la misma es reflejo de los cambios sociales incipientes a causa del desarrollo económico impulsado por el comercio colonial fenicio. Por el contrario. el túmulo H de esta última necrópolis. 160-161).. en la necrópolis de La Joya de Huelva. según se deduce de la evidencia proporcionada por el denominado túmulo secundario del túmulo 1 de Las Cumbres y por un enterramiento infantil del túmulo A de Setefilla.

Torreparedones y Puente Tablas (Ruiz y Molinos 1986. según se desprende del hecho de que la misma aparece colmatada por niveles que contienen materiales datados en este período. Alhonoz. es ahora: finales del siglo VIII y principios del VII a. C y D de Montemolín. dentro del desarrollo de la cultura tartésica. Ruiz Mata y González 1994: 224-225). el D. como a los proto-urbanos: Mesas de Asta.. fase I (Fernández Jurado 1987: 158). aunque en algunos otros yacimientos parecen existir vestigios de fortificaciones que pudieran fecharse con anterioridad a la colonización fenicia. aunque no existan pruebas al respecto a causa de la escasa extensión en que han sido excavados los poblados tartésicos orientalizantes. 707-710. a la vez que se supone una organización urbanística más ordenada respecto a las cabañas dispersas que parecen constituir los poblados del Bronce Final tartésico precolonial (San Bartolomé. la sustitución de las cabañas de diferente planta por construcciones de planta cuadrada o rectangular formadas por varias habitaciones y la reordenación urbanísticas de los poblados anteriormente señaladas también forman parte. este hecho también parece observarse en aquellas cabañas que han sido interpretadas como viviendas de élite o santuarios. un reciente estudio de Ortega (1997) ha demostrado su existencia en la zona de Huelva con la desaparición ya durante el Bronce Final precolonial. el análisis y tipología de los materiales nos han llevado tanto a J. o principios del VII para el abandono de este asentamiento (contra vid. con una transformación generalizada de sus estructuras sociales. Acinipo). . mientras que en referente a la zona de la Sierra. como el caso de San Bartolomé de Almonte 127. paralelamente a esta sustitución de las estructuras arquitectónicas domésticas de planta oval por aquella otras de planta rectangular o cuadrada compuestas de varias habitaciones. En lo que se refiere al segundo de los aspectos anteriormente señalados. o los primeros momentos de la colonización fenicia. donde. La proliferación de fortificaciones de fines del siglo VIII a. este tipo de cementerios no aristocráticos parecen vincularse tanto a núcleos agrícolas como Alcaudete. Ortega como a mi mismo a admitir una fecha en torno a mediados o finales del siglo VIII a. 1993: 199-202 figs.). se supone la existencia de un arx y su correspondiente regia desde finales del siglo VIII a. a los que habría que 127 A pesar de que tanto Ruiz Mata como Fernández Jurado (Ruiz Mata y Fernández Jurado 1986: 236-237) prolongan la existencia de San Bartolomé de Almonte hasta el tránsito del siglo VII al VI a. parece asociado a cultos y ritos en los que la redistrubución de alimentos previamente preparados. Tejada y Aznalcollar. los datos con los que contamos no parecen sugerir que el poblamiento continue después del establecimiento de las colonias fenicias en el sur peninsular (Pérez Macías 1983. 3. como es el caso de Carmona (Amores 1979-80: 363) y Setefilla (Aubet et alii 1983: 136. cuando parece observarse en algunos poblados la erección de murallas. Por todo ello. interpretación que también se propone últimamente para el Cabezo de San Pedro en Huelva. Gargáligas.C. aunque existen excepciones a esta premisa general (marfiles orientalizantes de las necrópolis de la Cruz del Negro y de Medellín).C. Aljucén. posiblemente carne. Peñalosa y Papa Uvas.C. nos volvemos a encontrar con esa línea de ruptura que parece suponer el fin del siglo VIII a. Ategua (Blanco 1983: 125.188 MARIANO TORRES ORTIZ que no existe una compartimentación interna definida del espacio por casas de planta cuadrada compuestas por varias habitaciones que ofrecen marcadas similitudes con las documentadas en las colonias fenicias de la costa malagueña y con las estructuras domésticas excavadas en la propia Fenicia (Lebrija. estos parecen vincularse a pequeños asentamientos de carácter fundamentalmente agrícola como se documenta en diversas necrópolis extremeñas como Mengabril. Niebla.C. 14). uno de los cuales. Mesa de Setefilla. puede insertarse en este proceso de cambio generalizado que parece estar teniendo lugar en el bajo Guadalquivir del que la aparición de tumbas principescas. En segundo lugar. y la concentración en los grandes centros protourbanos de Huelva. como es el caso del Pozancón. 68-69). la jerarquización y concentración de los hábitats: en lo referente a la Tierra Llana.. Campo Viejo. Por un lado.C. en los que normalmente únicamente se han llevado a cabo pequeños sondeos estratigráficos. parecen jugar un papel fundamental (de la Bandera et alii 1995: 319-322). En el Bajo Guadalquivir. 129 fig.C. Los Tercios y Usagre. momento en que desaparecen los vestigios arqueológicos en el mismo. por grandes edificios de planta cuadrada o rectangular: edificios B. 301). Y. etc. como ocurre en Tejada la Vieja. Campillo. a partir del muro de ashlar de factura oriental que le rodea. Aubet 1992-93: 340-341). Aubet 1989: 298. 1996: 59. en tercer y último lugar. Ortega 1997). hecho justificado por el carácter sacro del mismo y donde únicamente se emplazarían el palacio. el santuario dinástico y otras dependencias anexas no localizadas aún (Almagro-Gorbea 1993b: 150. pudiéndose interpretar ambos edificios como una regia y su correspondiente santuario dinástico. 7. diversos sectores de la necrópolis de Carmona como los cementerios de la Cruz del Negro. Campos y Gómez 1995: 150-151). aunque en este último yaci- miento parece que la muralla había sido ya completamente amortizada en el Bronce Final precolonial y haber sido construida durante el Bronce Pleno. 701-703 fig. Cañada de las Cabras y Mata del Toro. en el Carambolo y en el edificio A de Montemolín (Chaves y de la Bandera 1991: 695-696 fig. Colina de los Quemados. políticas y económicas. tal y como se documenta en la desaparición de las cabañas de grandes dimensiones de planta oval como las excavadas en el Cerro del Real. Pero aparte de los cementerios aristocráticos anteriormente señalados existe otra serie de necrópolis en las que no se documenta ningún tipo de estructura monumental y en la que los ajuares no son especialmente ricos.

en Extremadura. sino simplemente señalarlas como las actuales líneas en que se mueve la investigación sobre el tema. pero la gran extensión espacial y cronológica que presentan algunos de ellos como los de Mesas de Asta y la Cruz del Negro. ya por propio agotamiento de los filones aprovechables con la tecnología entonces existentes en el sudoeste de la Península Ibérica o por un cambio en las fuentes de aprovisionamiento de las potencias de la costa oriental del Mediterráneo. en Portugal. No voy a optar por ninguna de estas hipótesis. y de Alcacer do Sal. pero que en lo que a estructura social se refiere debieron ser muy parejas. que lo atribuye a factores como la edad (Morris 1987: 61-62) y el rango social del difunto (ibidem: 93-96). este debió ir muy parejo al descenso de demanda de plata a mediados del siglo VI a. hecho al que muy posiblemente no tuvieran acceso la totalidad de la población en un proceso ya señalado por Morris para la Grecia Geométrica y Arcaica.LA ORGANIZACIÓN SOCIO-POLÍTICA TARTÉSICA 189 añadir la necrópolis de Medelín. La organización interna de estos cementerios no es conocida en detalle. . Este complejo panorama es el que caracteriza las fases Orientalizante I y II.C. diferenciables sólo a nivel de cultura material. Incluso. pero en mi opinión. pero a ello no fue ajeno sin duda un declive en el comercio de la plata. parecen sugerir que debieron existir agrupaciones de tumbas que tal vez reflejen la existencia de grupos de parentesco no de élite pero con la suficiente entidad como para poder entrar a formar parte del registro funerario. no podemos descartar un colapso social interno a causa de la reordenación de la estructura socio-política. Cuál fue el detonante que causó la crisis y posteriormente la desaparición de esta organización social es un tema en el que encontramos posiciones encontradas.

.

(1993a): La introducción del hierro en la Península Ibérica. RAMOS. Cuadernos de Trabajos de la Escuela Española de Historia y Arqueología en Roma 9: 7-46. Madrid: Cátedra. (1992): Las necrópolis ibéricas en su contexto mediterráneo. Madrider Mitteilungen 24: 177-293. PELLICER. ALMAGRO-GORBEA. F. ALMAGRO-GORBEA. (1971): La necrópolis de Medellín (Badajoz). ALCÁZAR. (COORDS. PÉREZ. (1969): Tartessos y sus problemas. Madrid: UAM. M. Madrid: Espasa Calpe. I-IV Jornadas de Arqueología FenicioPúnica (Ibiza 1986-89): 233-252.a L. M. Prehistoria. BLÁZQUEZ. Mérida: Museo Nacional de Arte Romano. Mérida. J. (=Bibliotheca Praehistorica Hispana VIII).. J. Madrid: CSIC y Universidad de Valencia. Aproximación a la Prehistoria de San Fernando. J. La cultura tartésica y Extremadura: 85-125. ALMAGRO-GORBEA.a (EDS. M. ALVAR. AA. ALMAGRO-GORBEA. Influencia fenicia en los rituales funerarios tartésicos. Historia de España. M. M. M. (1991b): La necrópolis de Medellín. J. M. M. (1957): Las fíbulas de codo de la Ría de Huelva. Madrid: Gredos. ALBERTOS. M. XI Congreso Nacional de Arqueología.. ANTONA. (1970): Dos nuevas estelas decoradas de la Andalucía oriental. ACOSTA. ALMAGRO BASCH. (1989): Arqueología e Historia Antigua: el proceso protoorientalizante y el inicio de los contactos de Tartessos con el mediterráneo. Los enigmas de Tarteso.VV. V. . (1991a): La necrópolis de Medellín. su contexto socio-cultural y sus paralelos en la arquitectura funeraria ibérica. M. V Symposium Internacional de Prehistoria Peninsular. (1991c): La alimentación en el palacio orientalizante de Cancho Roano. (1995): Tartessos 25 años después 1968-1993. (1966): La onomástica personal primitiva de Hispania Tarraconense y Bética. ALMAGRO BASCH. Salamanca: CSIC. M. MENÉNDEZ PIDAL. ALMAGRO-GORBEA. El monumento orientalizante. Su origen y cronología. Zaragoza: Secretaría General de los Congresos Arqueológicos Nacionales. V. ALMAGROGORBEA. JORDÁ. M.VV. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. XI Congreso Nacional de Arqueología. R. Anejos de Gerión 2: 277-288. Anejos de Gerión 3: 95-113. (1994): Estudio antropológico del enterramiento de la Edad del Bronce de «El Estanquillo». ALMAGRO-GORBEA. P. M.. (DIR. Noticiario Arqueológico Hispánico 16: 161-202. 2: 1-278. M. BLÁNQUEZ. (1990): El período orientalizante en Extremadura.. Un modelo de poblamiento periférico en la banda atlántica de Cádiz. J. ALMAGRO-GORBEA. CASTAÑEDA. (EDS. M. ALMAGRO-GORBEA. (1977): El Bronce Final y el Período Orientalizante en Extremadura. Barcelona: Universidad de Barcelona. ALMAGRO-GORBEA. (1986): Bronce Final y Edad del Hierro.BIBLIOGRAFÍA AA. San Fernando: Ayuntamiento de San Fernando. M. A. Madrid. M. Extremadura Arqueológica 2: 159-173. Complutum 4: 81-94.) I. (1993b): Tarteso desde sus áreas de influencia: la sociedad palacial en la Península Ibérica. M. ALMAGRO-GORBEA. ALMAGRO-GORBEA. SÁEZ. Zaragoza: Secretaría General de los Congresos Arqueológicos Nacionales. (1970): Hallazgo de un kylix ático en Medellín (Badajoz). (=Bibliotheca Praehistorica Hispana XIV). M. Mérida. (1983): Pozo Moro.): 311-323.): 37-75.: 341-532. ALMAGRO BASCH. 1968: 437-468. ALMAGRO-GORBEA. (1952): La invasión céltica en España. M. La formación de las étnias y culturas prerromanas. (1966): Las estelas decoradas del Suroeste peninsular. M.. Historia de España. Eivissa. Aportaciones al estudio de la penetración del influjo orientalizante en Extremadura. Contactos precoloniales en el período protoorientalizante. ALMAGRO-GORBEA. 1968: 315-331.): 139-161. M. Congreso de Arqueología Ibérica: las necrópolis. ALMAGRO BASCH.

(1976-78): La cerámica a torno de la Cruz del Negro (Carmona. M. O.a E. AUBET. DEL AMO. (1980-81): Nuevos hallazgos en la necrópolis de Setefilla (Sevilla). Madrid: Real Academia de la Historia. (1981-82): Marfiles fenicios del Bajo Guadalquivir. M.a DEL C. (1973): Materiales púnico-tartésicos de la necrópolis de Setefilla en la colección Bonsor. Sevilla: Diputación de Sevilla. (1994): Las estelas antropomorfas en la Península Ibérica.a E. (1979-80): El poblamiento orientalizante en los Alcores (Sevilla).R.): «Precolonización» y cambio socio-cultural en el Bronce Atlántico. ATZENI. dispersión. (1992): Paleoetnología de la Península Ibérica.a E. Hipótesis de un comportamiento. . M. AUBET. Sevilla). (1979): Aproximación a una tipología del enterramiento tumular en la Protohistoria Peninsular: los Alcores (Sevilla). (1977-78): Algunas cuestiones en torno al período orientalizante tartésico. La Spezia. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología 44: 15-88. AUBET.a campaña. M. M.192 MARIANO TORRES ORTIZ ALMAGRO-GORBEA. (1979-80): Las primeras fases del poblado de Los Saladares (Orihuela. Alicante). M. (1978b): La necrópolis de Setefilla (Túmulo B). AMORES. 1995. M. ALMAGRO-GORBEA. C. M. 2. AUBET.a E. M. Setefilla y El Caram- bolo.C. (1982): Los enterramientos bajo túmulo de Setefilla (Sevilla). GUERRA. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología 42: 19-65. ALMAGRO-GORBEA. M. Huelva Arqueológica 6: 49-70. Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología 39: 5-30. Revista de Estudios Extremeños 40(1): 101-109. Atti del Congresso La Spezia-Pontremoli 1988: 69108. 1992: excavación sistemática en la necrópolis de la Cruz del Negro (Carmona. AUBET.. Madrid: Editora Nacional.a E. Pyrenae 7: 111-132. cronología y significado.C. M. Pyrenae 1314: 81-107. M. GIL DE LOS REYES. Ichnussa. (1988-89): El palacio de Cancho Roano y sus paralelos arquitectónicos y funcionales. ARCO. DEL AMO.. La Sardegna dalle origini all’età classica: XIX-LXXVII. DOMÍNGUEZ DE LA CONCHA.a E. (1993): Formas y ritos funerarios de las necrópolis de cistas del suroeste peninsular. (1991): La necrópolis tumular de Huerta de Cabello (Carmona. Madrider Mitteilungen 31: 251-308. M. I Cruz del Negro. AUBET. Pyrenae 5: 185-244.a. M. Santa Lucía y Setefilla. Sevilla. Habis 10-11: 361-374. Huelva: Prehistoria y Antigüedad: 109-182. GIL DE LOS REYES. Ampurias 3840: 267-287. M. A. Sevilla).a E..a E. Actas del V Coloquio de Lenguas y Culturas prerromanas: 21-43. Setefilla y El Carambolo.a Idade do Ferro no sul de Portugal? Trabalhos de Antropología e Etnología 35(2): 237-257. 1991: documentación gráfica. ARRIBAS.. FABIAO. Anuario Arqueológico de Andalucía 1993. LÓPEZ. PUYA. Sevilla. ARTEAGA.. M. (1982): Carta arqueológica de los Alcores (Sevilla). M. F. Zephyrus 4142: 339-382. octubre. (1990): Cancho Roano: un palacio orientalizante en la Península Ibérica. Lugo 1977: 591-604. ALMAGRO-GORBEA. ARRUDA. AMORES. (1976): La cerámica púnica de Setefilla. Pyrenae 17-18: 231-279.I. M. XV Congreso Nacional de Arqueología.a E. AUBET. G. F. PUYA.a S. Reflexiones y perspectivas de futuro. E.. ARCO.p. M. A. F. ALMAGRO-GORBEA. M. AUBET. Milano: Garzanti y Scheiwiller.. F. DOMÍNGUEZ DE LA CONCHA. (1995): O que é a II.S. Sevilla. (1971): Los hallazgos púnicos de Osuna. (1993c): Palacio y organización social en la Península Ibérica.. (e. WILKINS. (1978a): Los marfiles fenicios del Bajo Guadalquivir. AMORES.a E. SERNA. (1990): Aspetti e sviluppi culturali del Neolitico e della Prima Età dei metalli in Sardegna. Barcelona: C. ALMAGRO-GORBEA. M. (1997a): Cambio cultural y mecanismos de transformación de la sociedad tartésica durante el Bronce Final y el Orientalizante en el bajo Guadalquivir: el caso de Carmona.a E. AUBET. J. La statuaria antropomorfa in Europa dal Neolitico alla Romanizazione. Spal 2: 169-182. Tipología. M.a S. Complutum 2-3: 469-499. M. Un poblado céltico en la provincia de Huelva. AUBET. F. III Bencarrón. AMORES. Ampurias 41-42: 65-137. Zaragoza: Secretaría General de los Congresos Arqueológicos Nacionales.a E. M. M. M. (1975): Enterramientos en cista de la provincia de Huelva. II: 154-158. Salamanca: Universidad de Salamanca.M. A.. Sevilla).a DEL C. M.I. J. RUIZ ZAPATERO.a E. Málaga).. M. Barcelona: C. (1975): La necrópolis de Setefilla en Lora del Río. AUBET. Mainake 2-3: 87-117. (1978): «El Castañuelo».. 1. AUBET.. A. AUBET. (1997): Cambio cultural y mecanismos de transformación de la sociedad tartésica durante el Bronce Final y el Orientalizante en el bajo Guadalquivir: el caso de Carmona. (1996): Ideología y poder en Tartessos y el mundo ibérico. ALMAGRO-GORBEA. Una contribución al Bronce Final en la Península Ibérica (Estudio crítico 1). ÁLVAREZ. Tabona 7: 85-124.a campaña. Huelva Arqueológica 4: 299-340. Anuario Arqueológico de Andalucía 1993. M. II: 149153. Colloque Existe-t-il un Age du Bronze Atlantique? Lisboa.. (1984): Consideraciones sobre la Mérida prerromana. M. M. A.S.. (1969): La necrópolis fenicia del Cortijo de las Sombras (Frigiliana. DEL AMO.

.a E. Sabadell: Ausa. M (ED. Análisis de la documentación. E. J.. Tartessos 25 años después 1968-1993: 315-332. J. DE LA BANDERA. M. A.a E. M. M.): 189-298. Tartessos: Arqueología Protohistórica del Bajo Guadalquivir. Huelva Arqueológica 7: 307-360. (COORD.a L. 12 The Iron Age in Europe... Madrid: Ministerio de Cultura. J. M. (1985): Cerámicas a torno con decoración pintada en Andalucía. (1992-93): Maluquer y El Carambolo. L. ESCACENA. BELÉN. AUBET. Tartessos 25 años después 1968-1993: 561-589. Rivista di Studi Fenici 13(2): 247-263. M. M. I. Archivo Español de Arqueología 67: 41-61. BARCELÓ. Huelva Arqueológica 12: 169-249. AUBET. (1990): Epigrafia da I Idade do Ferro do Sudoeste da Península Ibérica. AUBET.A. M. C. AUBET. M..BIBLIOGRAFÍA 193 AUBET.): 297-337. FERRER. BELÉN. DE LA BANDERA. M. (1995): Reconstrucción del ajuar de una tumba de Cástulo: ¿indicios de mestizaje? Kolaios 4: 53-65.a E. BEIRAO.A. (1984): La aristocracia tartésica durante el período orientalizante. M.A. PEREIRA.a S. Tabona 8(2): 329-349. (1985): Monte Sirai 1984. ESCACENA. L. ESCACENA. Trabajos de Prehistoria 48: 225-256. Campaña de 1979. CHAVES. J. M. I: 285-302. Madrid: Editorial Complutense. Homenaje a José María Blázquez. (1982): A historical review of ethnological and archaelogical analysis of mortuary practices. V. M. (EDS). BARTOLONI. ESCACENA. AUBET. KRUTA. (1991): El mundo funerario del Bronce Final en la fachada atlántica de la Península Ibérica.. Novos dados arqueológicos. (1990): El impacto fenicio en Tartessos: las esferas de interacción. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. ALVAR.A.a I.a (1983): La Mesa de Setefilla. La cata 8. C. (1989): La mesa de Setefilla: la secuencia estratigráfica del corte 1. BARTOLONI. A. M. (1994): El timiaterio orientalizante de Villagarcía de la Torre (Badajoz). Cuadernos Emeritenses 2: 29-44. M. (1979): Las más antiguas navegaciones griegas a España y el origen de Tartessos. (1987): Excavaciones en el Campo de las Canteras (Carmona. Bibliotecas y Museos 79(2): 353-388. J. Sevilla). GIL DE LOS REYES. BELÉN. J.H. (1986): Une civilisation protohistorique du sud du Portugal (1. M. M.a E. M.O. BERNÁLDEZ. BELÉN. DELGADO. V. Revista de Archivos...B. Zaragoza: Secretaría General de los Congresos Arqueológicos Nacionales. RUIZ DELGADO. Forlì: A. M. Trabajos de Prehistoria 38: 225-256.. AUBET. (EDS.a E. B.. MANGAS. M.. RUIZ-GÁLVEZ. DE LA BANDERA. M. M. Diez años de investigación (1980-1990). Arqueología 21: 15-24. La ría de Huelva en el mundo del Bronce Final europeo (=Complutum Extra 5). Forlì —Italia— 8/14 september 1996. (1996): La necropoli de Bitia — I.a E. BEIRAO. C. Islas Canarias 1985: 535-548. J. M. M. M. (1995): Aproximación a la estructura social y demográfica tartésica. M.. Excavaciones junto a la puerta de Sevilla (19781982). La necropoli (campagne 1983 e 1984)... Habis 8: 177-205..a E.a E. Sabadell: Ausa... FERRER. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. 1: 207-266.a E. AUBET. (1995): Acerca del horizonte de la Ría de Huelva.A. BEIRAO.. Mérida: Museo Nacional de Arte Romano. (=Excavaciones Arqueológicas en España 122). M. PUYA. SERNA. Paris: De Boccard. AUBET. O Arqueólogo Portugués serie IV. Tartessos 25 años después 1968-1993: 401-409. BELÉN..a L. M. BARCELÓ. BENDALA. Tartessos 25 años después 1968-1993: 359-379. M. R. L. M. (1994): Fenicios en Andalucía occidental. Lora del Río (Sevilla). (1983): A necrópole da Idade do Ferro do Galeado (Vila Nova de Milfontes). LINEROS. BOZZINO. (1989): Las estelas decoradas del sudoeste en la Península Ibérica. (COORD. (1991): El Bronce del sudoeste y la cronología de las estelas alentejanas. CORREIA. (1976): Estudio y tipología de la cerámica gris en la provincia de Huelva. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. M. gender and exchange: the origins of Tartessian aristocracy. BIETTI SESTIERI. Tartessos: Arqueología Protohistórica del Bajo Guadalquivir.C. C. M. vol. BARCELÓ. M. Consideraciones sobre el final de la Edad del Bronce en el suroeste ibérico. Madrid: Ediciones Clásicas. Estudos Orientais 1: 107-118. El túmulo A. (1986): Importaciones Fenicias en Andalucía Occidental. (1981): Una sepultura de la Edad del Bronce en Setefilla (Sevilla).): 145-159. GOMES. M. M. Journal of Anthropological Archaelogy 1(1): 32-58..M. Aula Orientalis 4: 263-278. (1995): Sociedad y economía en el Bronce Final tartésico. P. E.. M. J.R. Edizioni. E. M. J. BARTEL. BARCELÓ. BELÉN. (1977): Notas sobre las estelas decoradas del suroeste y los orígenes de Tartessos. SERNA.a E.L. Actas del XVIII Congreso Nacional de Arqueología. BEIRAO.. E. M. BELÉN. AUBET. (1990): Niebla (Huelva).er Âge du Fer).R. BELÉN. Opus 3(2): 445-468. M. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. XIII International Congress of Prehistoric and Protohistoric Sciences. Ritos de paso y puntos de paso. (1995): El yacimiento tartésico de Montemolín. Roma: Consiglio Nazionale delle Ricerche. BELÉN. Archivo Español de Arqueología 52: 33-38 . J. P.a L. (1996): Kinship. La cultura tartésica y Extremadura. J. BENDALA. F. M. (1995): El yacimiento tartésico de Niebla (Huelva).. V.): 85126. Hispania Antiqua 18: 495-518. M. FERRER. (1993): Novos dados arqueológicos sobre a área de Fernao Vaz.

(1897): Notas arqueológicas de Carmona.): 407428. A. VIII a. Paris: Ernest Leroux. Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología 23: 18-28. Los influjos fenicios. Congreso de Arqueología Ibérica: las necrópolis. Madrid: Ministerio de Cultura. E.194 MARIANO TORRES ORTIZ BENDALA. Phönizier im Westen. (1992): La problemática de las necrópolis tartésicas. J. M. Bibliotecas y Museos 1: 231-233. BINFORD.a (1975a): Tartessos y los inicios de la colonización fenicia de Occidente2. L. (1928): Early engraved ivories in the collection of the Hispanic Society of America. BLANCO. J. ROTHENBERG. Tartessos 25 años después 1968-1993: 255264. BISI. BIETTI SESTIERI.. L. Society for American Archaelogy. s. Oretania 19: 7-60.a (1993): El enigma de la religión tartésica. Olivenza (Badajoz). Topographie. Madrid: UAM.): 27-36.. J. (1971-72): El yacimiento hallstáttico de «Pompeya». BLÁZQUEZ. y el origen fenicio de los escudos y de los carros representados en las losas de finales de la Edad del Bronce de la Península Ibérica.. BLÁZQUEZ. BENICHOU-SAFAR. (1899): Les colonies agricoles agricoles préromaines de la vallée du Betis. M. LUZÓN. BONSOR. (1983): Ategua. BONSOR. Aula Orientalis 4: 163-178. G. (1963): El ajuar de una tumba de Cástulo. Los enigmas de Tarteso. C.a (1985-86): Los escudos con escotadura en V y la presencia fenicia en la costa atlántica y en el interior de la Península Ibérica. (1992): The Iron Age community of Osteria dell’Osa. J. A. XII Congreso Nacional de Arqueología: 639-656.a. London: Thames and Hudson. J. Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología 30-31: 99-110. J. Estudio de objetos fenicios y orientalizantes en la Península.. BERNABÓ BREA. F. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. Martín Almagro Basch II: 141-146.a (1986): El influjo de la cultura semítica (fenicios y cartagineses) en la formación de la cultura ibérica. Samper de Calanda (Teruel). MOLINA. Archivo Español de Arqueología 56: 213-228. BLÁZQUEZ. BENDALA. (DIR. (1970): Las cerámicas del Cabezo de San Pedro. M. ALVAR. (1987): Un ejemplar de fíbula de codo «ad occhio» en el valle del Manzanares. BLÁZQUEZ. Zaragoza: Secretaría General de los Congresos Arqueológicos Nacionales. M. A.a (1991): Panorama general del desarrollo histórico de la cultura tartésica desde finales de la Edad del Bronce. R. A study of socio-political development in central Thyrrenian Italy. (1982): El poblado de La Muela y la fase orientalizante de Cástulo (Jaén).a (1983b): Panorama general de la presencia fenicia y púnica en España. J. B. BLANCO. (1965): El ajuar de una tumba de Cástulo. (1982): Les tombes puniques de Carthage.a (1975b): Castulo I. y Editorial Labor. Madrid: Comisaría General del Patrimonio Artístico y Cultural. P. inscriptions et rites funéraires. (EDS. MORENO.a. (1986): La Baja Andalucía durante el Bronce Final. (1927): Le véritable origine de Carmona et les découvertes archéologiques des Alcores.. A. Aspetti e problemi. Noticiario Arqueológico Hispánico 15: 93-135. M. (1956): Orientalia. J. Paris: Editions du Centre National de la Recherche Scientifique. M. Archivo Español de Arqueología 36: 40-69. Barcelona: Río Tinto S. Carbondale: Southern Illinois University Museum.C. Archivo Español de Arqueología 29: 3-51. J. E. BLASCO. VALIENTE. Atti del I Congresso di Studi Fenici e Punici II: 311-373. (ED.): 117-138. (1991): Tartessos. M. M.a (1986b): La estela de Monte Blanco.. M. A. A. BROWN. New York: Order of the Trustees.a (1983a): Las liras de las estelas hispanas de finales de la Edad del Bronce. BLÁZQUEZ. BLÁZQUEZ. (1957): Sicily before the Greeks. BLÁNQUEZ. A. Napoli. Archivo Español de Arqueología 59: 191-198. BENDALA. 568-570. M. CLAUSS. R. hasta los orígenes de las culturas turdetana e ibérica. . J. J. BONSOR. Archaelogical Salvage Report 17. E. M. (Separata de Revue Archéologique 35. G. (1978): The pottery of Tyre. Cambridge: Cambridge University Press. C. BLANCO. (1964): Archaelogical investigations on Wassan Ridge.). (1973): La necrópolis ibérica de Los Patos en la ciudad de Cástulo (Linares. H. Madrid: Cátedra. M. BLANCO. (1970): La ceramica punica. K. BLANCO. Salamanca: Universidad de Salamanca. NIEMEYER. J. M. J. Caesaraugusta 35-36: 125-147. Jaén). BENDALA. BLÁZQUEZ. Actas del Congreso «Homenaje a Luis Siret»: 530-536. J. J. Memoirs 25: 6-29. Approaches to the social dimensions of mortuary practices. BLÁZQUEZ. M. Mainz am Rhein: Verlag Philipp von Zabern. F. J. M. BLÁZQUEZ. (1981): Exploración Arqueometalúrgica de Huelva. BLÁZQUEZ. M. M. BIKAI. J.a. M. Revista de Archivos. 1899). 1.a (EDS. E. G. BENDALA. J. (1983): En torno al instrumento musical de la estela de Luna (Zaragoza). H. structures. BLÁZQUEZ. Homenaje al Prof. BONSOR. M. M. G. V.A. éditeur. Revue Archeologique V Serie: 285-300. M. Veleia 2-3: 469-499. Rivista di Studi Fenici 19(1): 33-48.G. A. BINFORD. BLASCO. BLÁZQUEZ. Roma: Consiglio Nazionale delle Ricerche. (1971): Mortuary practices: their study and their potential. BLÁZQUEZ.. ANTONA. (1995): Componentes de la cultura tartésica. GÓMEZ. G. Huelva Arqueológica. L. Warminster: Aris & Philips. M.

a L. BROWN. Archaelogical Reports for 1984/5: 3-69. J.. (EDS. The Archaelogy of Death. Archaelogical and Historical Associates Limited. A. CAÑAL. BLÁZQUEZ. ANÍBAL. New York: Hispanic Society of America. PACHÓN. O primeiro milénio a. (1994): La Sociedad de los Campos de Urnas en el nordeste de la Península Ibérica. Ann Arbor: Department of Anthropology. CERDEÑO. De Ulisses a Viriato. M. V. Cuadernos Emeritenses 2: 45-62. Archivo Hispalense 103-104: 333-369. PACHÓN. A. BRAUN. A. K. Kent: Kent State University Press. M. T. J. 19841985. BAR International Series 592. P. Anales de la Sociedad Española de Historia Natural 25: 351-375. SANTOS. C. D. (1978): Los broches de cinturón peninsulares de tipo céltico. (1960): Primicias de un corte estratigráfico en Carmona. (1973): Tartessos y El Carambolo. Bibliotecas y Museos 61(2): 615-635. (1981): Los broches de cinturón tartésicos. Arx 1(1): 3-8.): 163-185. CARRILERO. E. Los enigmas de Tarteso. J. BUERO. Cambridge: Cambridge University Press. M. and physical determinants. Habis 15: 345-364. Memorias de los Museos Arqueológicos Provinciales 5: 126-135. CABRÉ..a S.. (1986): Cerámicas pintadas del Bronce Final procedentes de Jaén y Córdoba. CASTILLO. Current Anthropology 30(4): 437-458. (1994): Comercio internacional mediterráneo en el siglo VIII a. (ED. Trabajos de Prehistoria 35: 279-306. R. M. A. A. Mérida: Museo Nacional de Arte Romano. J.V. Archivo Español de Arqueología 67: 15-30. Approaches to the social dimensions of mortuary practices.. GÓMEZ. CARR. (1931): An archaelogical sketchbook of the Roman necropolis at Carmona. D. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. S. peninsular.. BROSE. . CANNON. C. M. (1986): La Edad del Bronce en la provincia de Jaén.. (COORD. power and prehistory. Cádiz: Universidad de Cádiz. (1984): Ritual and prestige in the prehistory of Wessex c. CELESTINO. CHAPMAN. (1990): Las estelas decoradas del S. BUBNER. (1977): Middle Woodland-Early Late Woodland social change in the prehistoric Central Midwestern U. CABRERA. CARRASCO. El sureste de la península ibérica en el marco del Mediterráneo occidental.A. CHAPMAN. S. CATLING. (1991): La formación de las sociedades complejas. C. (1928): Nécropole ibérique de Setefilla.): 66-79.. N. M. GREBER. (1985): Archaelogy in Greece. F. J. BRAUN. J. J. Servicio de Publicaciones. Tartessos 25 años después 1968-1993: 137-158... Society for American Archaelogy. A. E. (1980): Hallazgos del Bronce Final en la provincia de Jaén. CAÑAL... CARRASCO. Madrid: Cátedra. DEL (1955): La vida y obra de Jorge Bonsor y la arqueología de su tiempo. ALVAR. J. Ministerio de Educación y Ciencia. J. J. Huelva: Prehistoria y Antigüedad: 41-108. DE M. (1981): Approaches to the Archaelogy of Death. Oxford: Tempus Reparatum. (EDS): 1-25. J. (1944): Los dos lotes de mayor importancia de la sección de arqueología anterromana del Museo Arqueológico de Sevilla. J. G.C.. LARA. G. BROWN. ALARCAO. (1979): Illinois Hopewell burial practices and social organization: a reexamination of the Klunk-Gibson mound group. CARRIAZO. J. D. Paris. Journal of Archaelogical Method and Theory 2(2): 105-200. K. I. RADDATZ. (1894): Sevilla prehistórica. Bibliotheque de l’École des Hautes Études Hispaniques 14. CERDEÑO. (1989): The historical dimension in mortuary expressions of status and sentiment. DE M. C. CARRIAZO. Lora del Río (Sevilla). La cultura tartésica y Extremadura. M. P. K. La necrópolis de Cerro Alcalá. PASTOR. (EDS. (1975): Sepulcros megalíticos de Huelva. Madrid: Editora Nacional. Lisboa: Museu Nacional de Arqueologia. J.W. La necrópolis de El Calvari (El Molar.. circumstantial. D. University of Michigan. RANDSBORG.a L.): 6672. (1984): Los motivos naturalistas en la cerámica pintada del Bronce Final del suroeste peninsular... G. TILLEY. H. Revista de Archivos. Barcelona: Crítica. (1896): Nuevas exploraciones de yacimientos prehistóricos en la provincia de Sevilla. KINNES. C. Madrid: Dirección General de Bellas Artes. CAMPOS. J. A. Investigaciones arqueológicas sobre la Protohistoria de la Baja Andalucía.S. Memoirs 25: 92-112. A. Fouilles de 1926-1927. 2200-1400 BC: a new dimension to the archaelogical evidence. CANNON. (1996): A cerâmica de ornatos brunidos em Portugal.P. I. Priorat. Cambridge: Cambridge University Press. CASTRO. R. Actas del Congreso «Homenaje a Luis Siret»: 361-377. Huelva Arqueológica 5: 31-56. CERDÁN.C. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada 11: 199-235. LEISNER. (1971): The dimensions of status in the burials at Spiro. (1995): El territorio onubense durante el Bronce Final. CARO. R.). CARRASCO. DE. MILLER. Tesis doctoral inédita. Yacimientos prehistóricos de la provincia de Sevilla. THOUVENOT. BONSOR. Bordeaux. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada 5: 221-236.a (EDS. Torres (Jaén). (1989): Cerámica gris a torno tartesia. R. A. CHAPMAN. Sevilla. (1995): Mortuary practices: their social.BIBLIOGRAFÍA 195 BONSOR.W. (1995): Two faces of power: communal and individual modes of mortuary expresion.): 93-110. Ideology. RANDSBORG. P. C. Tarragona). (1993): Discusión sobre la formación social tartésica. M. PACHÓN. Hopewell Archaelogy: the Chillicothe Conference.I.. J. philosophical-religious. BRAITHWAITE. LEISNER. P.

(1925a): Uma Conferência sôbre a Necrópole de Alcácer do Sal. DE LA BANDERA.. CORREA. Ethnos 5: 529-537. J. CORREA. da Emprêsa do Anuario Comercial (Separata de Terra Portuguesa 4). (1985): Materiales del Período Orientalizante de Campoviejo (Almendralejo. (1977): Geometric Greece. CUNCHILLOS. Lisboa: Tip. F. CORREA. Sevilla). ALVAR. M.. DE LA BANDERA.. J.da (Separata de Biblos 7). S. Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca. M. COLDSTREAM. Roma: Consiglio Nazionale delle Ricerche. Actas del V Coloquio sobre lenguas y culturas prerromanas de la Península Ibérica. VILLANUEVA. (1993): El signario de Espanca (Castro Verde) y la escritura tartesia. (1970): Duas necrópoles da Idade do Ferro no Baixo-Alentejo: Ourique. XI Congreso Nacional de Arqueología. Archivo Español de Arqueología 61: 197-200. Coimbra: Imprensa da Universidade (Separata de O Instituto 75(2)). Y RUIZ MATA. Actas del V Coloquio de Lenguas y Culturas prerromanas: 49-89. Actas del III Coloquio de Lenguas y Culturas Paleohispánicas (Lisboa. London: Methuen. (1989): Posibles antropónimos en las inscripciones en escritura del S. DOMÍNGUEZ.) hallada en Alcofarado (Odemira. F. M. J. CRUZ. J. 4: 175-219. Sabugal-Guarda). . A.): Sobre la construcción de la estructura tumular del túmulo 1 de Las Cumbres (Castillo de Doña Blanca). Qrayé and Qasmieh of South Lebanon with a note on the Iron Age pottery of the American University Museum. Homenaje a José María Blázquez. (o tartesia).H.). (1991): Aspectos de la urbanística en Andalucía occidental en los siglos VII-VI a.P.p. A. (e. Lengua y cultura en la Hispania prerromana. M. Atti del I Congresso Internazaionale di Studi Fenici e Punici I: 165-172. J. Salamanca: Editorial Universidad de Salamanca..a L. CURADO. VILLAR. Veleia 6: 242-252. II: 691-714. J.): 521-562. Viseu). (1993): As necrópoles da Idade do Ferro do Sul do Portugal: arquitectura e rituais. (EDS). G. UNTERMANN. A. Ibiza. Nuevos datos para el conocimiento de la necrópolis del Puig des Molins. M. M. COELHO. (1984): Uma nova estela do Bronze Final na Beira Alta (Baraçal. J. Reflexiones sobre la secuencia cultural. Tartessos 25 años después 1968-1993: 609-618. CORREA. Badajoz).O.o 38 de la Via Romana (Can Partit). DIAS. (1985): Consideraciones sobre las inscripciones tartesias. DELIBES. V. J. COSTA. A.): 377-395. (EDS. I-IV Jornadas de Arqueología Fenicio-Púnica (Ibiza 1986-89): 29-57. (1995): Reflexiones sobre la epigrafía paleohispánica del suroeste de la Península Ibérica. A. Baixo Alentejo). Sabugal-Guarda). Paris: De Boccard. a la luz del yacimiento de Montemolín (Marchena. (1991): Las excavaciones arqueológicas en el solar n. CORREIA. (ED. CORREA. Arqueologia 9: 91-85. J. CHAVES. M. J..a L. (1993a): Problemática de las cerámicas «orientalizantes» y su contexto. Complutum 2-3: 233-258. J. O Arqueólogo Portugués. A. CORREIA. COFFYN. (1988): Estela en escritura tartesia (o del SO. O Arqueólogo Portugués. A.V. L. E.C. Actas del I Congreso Español del Antiguo Oriente Próximo. serie IV. El Mediterráneo en la Antigüedad: Oriente y Occidente. (1993b): Los broches de cinturón llamados tartesios. V. Arqueologia 14: 103-109.-A. (1925b): Um amuleto egipcio da necrópole da Alcacer do Sal.. IV Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos. Cádiz 2-6 octubre de 1995. M. Veleia 2-3: 275-284. M. DE (1970): Broches tartésicos de cinturón de «doble gancho». D. CORREA. Roma: Consiglio Nazionale della Ricerca... CURADO. ROMERO. M. S. GALÁN. MANGAS.P. F. D. DE HOZ. CHAVES. (1998): Rituales de cremación durante la protohistoria en el Mediterráneo y sur peninsular. Berytus 21: 55-194. CÓRDOBA. M. (1928): Escavaçoes realizadas na necrópole de Alcácer do Sal em 1926 e 1927. F. C. Nuevas aportaciones.. Salamanca: Universidad de Salamanca. CORREA. A. I. (1972): A catalogue of Iron Age pottery from the cemeteries of Khirbet Silm. M.C. Trabalhos de Antropología e Etnología 33(3-4): 351-375.196 MARIANO TORRES ORTIZ CHAPMAN. A. Berytus 19: 5-18. CULICAN. CORREIA. (1985): Le Bronze Final Atlantique dans la Péninsule Ibérique. DIAS. Zaragoza: Secretaria General de los Congresos Arqueológicos Nacionales. DA (1966): O tesouro fenício ou cartaginês do Gaio (Sines). A. F. COELHO. DE LA BANDERA..1: 197-206. Madrid: Ediciones Clásicas.. V. J.-L. (1997): A necrópole do Bronze Final do «Paranho» (Molelos. B. (1986): Mais uma estela do Bronze Final na Beira Alta (Fóios. 5-8 noviembre 1980). 1968: 494514. J. Joya. W. Beirut. (1985-86): El signario tartesio.filol. CÓRDOBA. CHAVES. BEIRAO. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. (1970): Phoenician oil bottles and tripod bowls. COSTA. Mérida. Atti del II Congresso Internazionale di Studi Fenici e Punici. J. F. C. (1933-35): «Urnenfelder» de Alpiarça. J. L.es. (EDS.. Coimbra: Coimbra editora.csic. CORREIA. serie III. (1983): Découvertes phéniciennes au Liban. I. Estudos Préhistóricos 5: 85-109.a L. II: 139-165. M. ASCENÇAO. M. (1992): El último milenio a. V. M. (1983): Objectos arqueológicos dum túmulo de incineraçao da necrópole protohistórica da Herdade da Favela Nova (Ourique). CUADRADO. Tondela. J. L.. en la Cuenca del Duero. Anuario de Prehistoria Madrileña 4-6: 133-138. http://labherm. CHÈHAB. F. A. ZAMORA.

. E. J. E. ESCACENA. I. M. J. GAMER-WALLERT.O. FERNÁNDEZ JURADO. Universidad de Zaragoza. Antonio Beltrán Martínez: 463-476. FERNÁNDEZ GÓMEZ. Journal of the Royal Anthropological Institute of Great Britain and Ireland 15: 64-104. J.. (1886): On certain burial customs as they illustrate the primitive theory of the soul. Córdoba: Excelentísima Diputación Provincial. J. Madrider Mitteilungen 14: 121-126. J. S. (1990): Sobre el ritual funerario de Cogotas I. Noticiario Arqueológico Hispano 24: 7-90.G. Reflexiones sobre el «Bronce» que nunca existió. Huelva Arqueológica 10-11(3): 121-142. FERNÁNDEZ MIRANDA. V. R. El sepulcro «Domingo 1» y sus niveles de enterramiento. Novos elementos para a sua interpretaçao. L. AUBET. (1983): A inscriçao do escaravelho de Psamético I. DE (1985): Estratigrafía de la Edad del Bronce en el Monte Berrueco (Medina Sidonia.. (1964): Las urnas de orejetas perforadas. OLMOS. paisaje y territorio en el Bronce Final de la Península Ibérica. ESCACENA. Tartessos 25 años después 1968-1993: 179214. BELÉN. J. (DIR. Cuadernos del Suroeste 2: 9-42. IZQUIERDO. (1995): La etapa precolonial de Tartessos. PARIS. (Reflexiones sobre la homogeneidad y la heterogeneidad de los pueblos prerromanos de Andalucía). PEREIRA. ENRÍQUEZ. SANCHA. FERNÁNDEZ JURADO. A. GAMER-WALLERT.. (1986): La estela de Las Herencias (Toledo). peninsular. (1993): Estelas. Tartessos. FERRER.. ESCACENA. C. (1988-89): Nuevos grafitos hallados en Huelva. VIII Congreso Nacional de Arqueología: 305319. serie IV. J. ESTEBAN. DE (1976): Los enterramientos en cistas del Cortijo de Chichina (Sanlúcar la Mayor. L. Paris: Imprimerie Nationale. DE LA (ED.O. L. Zaragoza: Facultad de Filosofía y Letras. J. ESPARZA. J. Badajoz: Excma. M. S. Seminarios Fons Mellaria. J. CORREA. (1988-89): Aspectos de la minería y la metalurgia en la Protohistoria de Huelva. J. Actas V Congreso Internacional de Estelas Funerarias. J. (1973): Der skarabäus vom Cabezo de la Joya in Huelva. A.BIBLIOGRAFÍA 197 Estudios de Arqueología Extremeña.. M. D. GALÁN. FERNÁNDEZ MIRANDA. Huelva Arqueológica 9. Religiosidad y vida cotidiana en la España Ibérica. ENGEL. O Arqueólogo Portugués. El impacto fenicio y griego en el sur de la Península Ibérica y el suroeste de Alemania. L. (1983): Problemas en torno a los orígenes del urbanismo a orillas del Guadalquivir. (1984): Enterramientos en cistas del Bronce Final en el S. . Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología 56: 106-143. J. ENRÍQUEZ. Badajoz: Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes. A. J.C. FRAZER. J. FERNÁNDEZ JURADO. I: 1-85. Gades 11: 39-83. J. RUIZ MATA. C.a E. Soria: Excelentísima Diputación Provincial de Soria. Saguntum 24: 35-52. (1989): Los turdetanos o la recuperación de la identidad perdida. FERNÁNDEZ JURADO. P.. PAIXAO. (COORD. Paris: Librarie Félix Alcan [Las formas elementales de la vida religiosa: el sistema totémico en Australia]. (1997): Arqueología del colonialismo. ESCACENA. (1991): Los restos de la necrópolis de la desembocadura del río Aljucén dentro del contexto orientalizante extremeño.. Diputación Provincial de Badajoz. Cádiz). M.. (1992): Del bosque y sus árboles. J. GALÁN. cacereño y paralelismos con el S.. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada 2: 173-211. DURKHEIM. (1991): Sobre la cronología del horizonte fundacional de los asentamientos tartésicos. (1912 [1993]): Les formes elémentaires de la vie religieuse: le systéme totémique en Australie. FRUTOS. Huelva Arqueológica 10-11: 177-214.. E. Toledo: Diputación Provincial de Toledo. Lucentum 4: 107-113. DOMÍNGUEZ. Complutum Extra 3. (1992): Indigenismo y orientalización en la tierra de Talavera.. Nouvelle Archives des Missions Scientifiques et Littérarires 13: 357-492. HURTADO. Madrid: Alianza Editorial.). R. FLETCHER. L. J. (1906): Une forteresse ibérique à Osuna (fouilles de 1903). (1977): La necrópolis megalítica de Fonelas (Granada). L. Historia de la Baja Extremadura. BELÉN. CASA. Norba 5: 59-67. 1: 267-272. Sevilla). (1985): Una inscripción jonia arcaica en Huelva. da necrópole do Olival do Senhor dos Mártires. Homenaje a D. Trabajos de Prehistoria 33: 351-386. TERRÓN. ESCACENA. (1986): Prehistoria y Protohistoria. Revista de Arqueología 184: 16-25. F. ESCACENA. J. G. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera.): 63-70.): 433-476. FRANKENSTEIN.): 47-79. (1996): Caura protohistórica. Extremadura Arqueológica 2: 175-183. M. D. Sabadell: Ausa. VAQUERIZO. J. Estudios en Homenaje al Dr. ESCACENA. Arqueología protohistórica del Bajo Guadalquivir.. Barcelona: Crítica. D. I. Zaragoza: Secretaría General de los Congresos Arqueológicos Nacionales. M. L. (1995): Las estelas decoradas del Suroeste y las corrientes historiográficas de la Arqueología española. J. J. Jesús Cánovas: 57-63. Actas de las Primeras Jornadas de Arqueología de Talavera de la Reina y sus tierras: 57-94. (1987): Tejada la Vieja: una ciudad protohistórica. (COORD. ENRÍQUEZ. (1991): Restos de una necrópolis orientalizante en la desembocadura del río Aljucén. Madrid: Universidad Complutense.

Tartessos 25 años después 1968-1993: 215-237. GÓMEZ. GOLDSTEIN. M. VIÑUALES. Instituto de Cultura. O. GARRIDO. (1987): Escultura ibérica de Cerrillo Blanco: Porcuna. (1990): La colonización fenicia de la isla de Ibiza. J. GÓMEZ BELLARD. M. GARCÍA. (1981): One-dimensional archaelogy and multi-dimensional people: spatial organization and mortuary analysis. F.. M. XXII Congreso Nacional de Arqueología. Northwestern University. Jaén: Diputación Provincial de Jaén. A.a (1975): Edad del Hierro.. G... M. Cáceres. B. L. GÓMEZ. Association of Social Anthropologist of the Commowealth. (1976): Spatial structure and social organization: regional manifestations of Mississip- pian society. III: 611-612. F (EDS. The Archaelogy of Death.. Madrider Mitteilungen 34: 71-82. Tunis: Institut National du Patrimoine. HUECAS. M. GASSULL. M. Trabajos de Prehistoria 50: 249-262. F. F. J. Sevilla). FRANCO.a Campañas).. GÓMEZ. R. III: 376-383. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia. GIL DE LOS REYES. G. Cambridge: Cambridge University Press.. GARRIDO.. F. Prehistoria y Antigüedad: 195-211. GONZÁLEZ. M. A. J. C. (EDS. (1991): Informe preliminar sobre el resultado de la excavación de emergencia de la necrópolis tartésica de la Cruz del Negro (Carmona. (1995): Excavación de apoyo a la restauración en las murallas de Niebla. J. ARTEAGA. Vigo. P. M.. J. GONZÁLEZ NAVARRETE.a y 5. M. . Los Celtas: Hispania y Europa. GONZÁLEZ NAVARRETE. P. J. M. J. FANO.. E. Murcia-Cartagena. GARRIDO. Arqueología en el entorno del Bajo Guadiana. The relevance of models for social anthropology. J. J. Madrid: Editora Nacional. El poblamiento de la Edad del Bronce. (=Excavaciones Arqueológicas en España 157).a y 2. RODRÍGUEZ. M. BORJA. Extremadura Arqueológica 2: 199-209.. GONZÁLEZ-TABLAS. I. S. (1991): El Torrejón de Abajo. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia. CATIÑEIRA. Estudio comparado. (1992): Depósito funerario del Bronce en el travertino de Alájar (Huelva). RANDSBORG. Boletín del Museo de Cádiz 6: 43-52. BENÍTEZ. (1977): Las estelas decoradas do Pomar (Beja-Portugal). Cuadernos del Suroeste 3: 43-55.198 MARIANO TORRES ORTIZ GARCÍA Y BELLIDO. Monograph 1: 1-24. K. J. Jarros de bronce. DE ALVARADO. Actes du IIIe Congrès International des Études Phéniciennes et Puniques. (1983): Avance sobre los nuevos trabajos en la necrópolis orientalizante de Huelva. Londres: Thames and Hudson. (1994): El fenómeno de la muerte en Cogotas I: una propuesta metodológica. II (3. Madrid: Ministerio de Cultura. Sevilla. GARCÍA-HOZ. Evanston: Department of Anthropology.. (1994): Territorio y ocupación en la tierra llana de Huelva. (1986): Enterramientos en cista de la Edad del Bronce en la Baja Extremadura. ENRÍQUEZ. F. GONZÁLEZ. ÁLVÁREZ. L. PEÑA. J. Saguntum 22: 125-145. Archivo Español de Arqueología 29: 85-104. J. 1982. GONZÁLEZ CORDERO. J. CHAPMAN. G.. (1980): La necrópolis de «Cerrillo Blanco» y el poblado de «Los Alcores». ÁLVAREZ. (1995): Un escarabeo inédito del área de «Las Caninas» (sector B) de la necrópolis orientalizante de la Joya (Huelva). J.a A. BLANCO. J. P.. (1993): Las lenguas de los pueblos paleohispánicos. A. (1995): Mesas de Asta. RUIZ ZAPATERO. 539-548. Zephyrus 47: 93-103. O. GOODENOUGH. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera.. La cavidad Al-24-Geos.): 53-70. A.. J. F. M. R.a. Zaragoza.. J. (1995): Excavaciones en la necrópolis de la Cruz del Negro (Carmona. (1993): Las joyas orientalizantes de Villanueva de la Vera (Cáceres)... KINNES. BORJA. J. GARRIDO. (1956): Materiales de arqueología hispano-púnica. J. (1960): Inventario de los jarros púnico-tartéssicos. Jaén. P. Y EGGAN. GLUCKMAN.a (1978): Excavaciones en la necrópolis de «La Joya». (=Excavaciones Arqueológicas en España 71). A. PUYA. PUYA. F. Huelva.a Campañas).. L. P. E. Huelva. ORTA. GIL DE LOS REYES.): 329-350. BEDIA. J. MOLINA. J. C. GILES.): 409-429. Saguntum 20: 9-41. L. ALMAGRO-GORBEA.. A. GIL-MASCARELL.. PÉREZ. GOLDSTEIN. M. CAMPOS. A. Sevilla).a (1989): La necrópolis y el hábitat orientalizante de Huelva.. GARCÍA Y BELLIDO.. Huelva.. M. P. J. GIL-MASCARELL. Huelva (1.. M. MONTEIRO. Tesis doctoral inédita.. (=Excavaciones Arqueológicas en España 96). (1993): El sistema ritual fenicio: inhumación e incineración. J. BARRIONUEVO. M. A. Sevilla. GARRIDO. P.. L. F. W. AGUILAR. (1989): La fíbula «ad occhio» del yacimiento de la Mola d’Agres. J. 4. M. F. (EDS.). S.a I.. M. V. (1965): Rethinking «status» and «role»: toward a general model of the cultural organization of social relationships. J. Anuario Arqueológico de Andalucía 1992. (1970): Excavaciones en la necrópolis de «La Joya». E. Huelva: Universidad de Huelva. E.. Anuario Arqueológico de Andalucía/1989.a C.. un centro indígena tartésico en los esteros del Guadalquivir. G. GARCÍA MARTÍNEZ. vol. GOMES. ORTA. GÓMEZ. J.. R. Trabajos de Prehistoria 34: 165-214. CAMPOS. M.. GARRIDO. LUQUE. (1993-1994): Fechas de radiocarbono 14 para la Prehistoria y Protohistoria de la Provincia de Cádiz. II :83-87. P. GORROCHATEGUI. Noticiario Arqueológico Hispánico 10: 183-217. (1963): Sardinia. Madrid: Actas. GUIDO. ORTA. XVI Congreso Nacional de Arqueología. (EDS. MAIER. MATA.. II: 425-429. Archivo Español de Arqueología 33: 44-63. J. A.

(1966): Les vases à oreilletes perforées en France et leur similaires en Mediterranée Occidentale. (EDS. LAZARICH. Estratigrafía en Monturque. Actas del V Coloquio sobre lenguas y culturas prerromanas de la Península Ibérica..C. (1987): The evolution of human societies. Elam. LAMON. E.): La necrópolis orientalizante de Acebuchal (Los Alcores. J. Los imperios del antiguo Oriente. From foraging group to agrarian state. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. Madrid. Gades 13: 103-119. M. LILLIU. LO SCHIAVO. (1993): Calcolítico y Edad del Bronce al sur de Córdoba. Tartessos 25 años después 1968-1993: 447-473. S. (1982): The identification and interpretation of ranking in prehistory: a contextual perspective. (1958-1959): La «facies» nuragica di Monte Claro (Sepolcri di Monte Claro e Sa Duchessa — Cagliari e villaggi di Enna Pruna e su Guventu — Mogoro). I. Sevilla. S. V. V. F...p. LÓPEZ.. LÓPEZ PALOMO. J. Tartessos: Arqueología Protohistórica del Bajo Guadalquivir. P. (EDS. R. (1993): Siglos de oscuridad. M. V.C. UNTERMANN. (1989): A west Mediterranean obelos from Amathus. Warminster: Aris & Phillips.. Siglo XXI.a E. Studi Sardi 16: 3-266. J.): 523-587. R. I. Oxford Journal of Archaelogy 15(2): 121-128. Archivo Español de Arquología 66: 3-29. Stanford: Stanford University Press. (1987): Introducción a la antropología general4. (EDS.. CASSIN. JÚDICE. LÓPEZ MALAX. FERRARESE CERUTI. HODDER. R.): 1-97. (1979): A new view of two Carmona ivories.): 127141. C. EARLE. resource and exchange. Firenze: Carlo Delfine Editore. JANAWAY. DE HOZ. A. T. T. Irán) desde el 1000 hasta el 617 a. (1986): The Third Intermediate Period in Egypt (1100-650 B. Cádiz). COFFYN. (e..: (1927): Disposal of the dead. LILLIU. DE HOZ. BOTTÉRO. KARAGEORGHIS. Sabadell: Ausa.BIBLIOGRAFÍA 199 HARRIS. J. JIMÉNEZ. (1985): Una sepultura de incineración del período orientalizante tartésico en la Mesa de Algar (Vejer de la Frontera. J.): 450-454. C. Sevilla): las excavaciones de Bonsor entre 1910 y 1911.SA. Tartessos 25 años después 1968-1993: 591607. . Seasons of 1925-1934. SHENNAN. (1987): Chronique des fouilles et découvertes archéologiques à Chypre en 1986. Actas del IV Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos. (1907): Contribution à une ètude sur la représentation collective de la mort. El Nuevo Imperio Babilónico hasta el 539 a.. M. S.. Anée Sociologique 10: 48-137. Córdoba: Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba. Lengua y cultura en la Hispania prerromana. Ranking. LABAT. C.MU. Barcelona: Crítica. Strata I-V. Archäologische Anzeiger 94(4): 458-480. Atti del Ventinovesimo Convegno di Studi sulla Magna Grecia: 99-161. (1994): Cartago. HIBBS. E. W. Cambridge: Cambridge University Press. Zaragoza: Secretaría General de los Congresos Arqueológicos Nacionales.. CHEVILLOT. A. Bulletin de Correspondence Hellénique 101-II: 663-733. Rivista di Studi Fenici 17(1): 15-29. J. KING. A. and ritual reconstruction: archaelogical evidence of cadaveric spasm. University of Chicago. decay. (1995): Tartesio.a L. LO SCHIAVO. (1990): El origen de las antiguas escritura hispanas y el desarrollo de la escritura del Algarve. Estudos Orientais 1: 219-246. R. LO SCHIAVO. Taranto: Istituto per la Storia e l’Archeologia della Magna Grecia. L.C.. Desafío a la cronología tradicional del mundo antiguo. Archivo de Prehistoria Levantina 11: 99-124. La primera mitad del primer milenio14. SÁNCHEZ. La Magna Grecia e il Lontano Occidente. DE HOZ.. (1993): The internal and external dynamics of the development and collapse of Tartessos. Barcelona: Crítica. NORDSTRÖM. (1990): La Sardegna sulle rotte dell’Occidente. RODRÍGUEZ DE ZULOAGA. S. G. J. J. III. L. Cádiz 2-6 octubre de 1995. (COORD. J. VERCOUTTER. (1996): Death. Salamanca: Universidad de Salamanca. R.. (1984): Asiria y los países vecinos (Babilonia. KROEBER. C. Técnicas analíticas aplicadas a la arqueo-metalurgia del suroeste de la Península Ibérica. A. XIII Congreso Nacional de Arqueología. fenicio y céltico 25 años después. M. DE HOZ. VILLAR. (1989): El desarrollo de la escritura y las lenguas de la zona meridional. M. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. RENFREW.): 213-226. G. (1987): La civiltà nuragica. Zephyrus 43: 215-222. LAZARICH. M. Beynac et Cazenac: A. JULLY. Carmona (Sevilla). F. LANCEL. C. Madrid: Alianza Editorial. AUBET. Trabajos de Prehistoria 34: 341-370.. KARAGEORGHIS. A possible explanatory model. JOHNSON. (1975): La necrópolis púnica «El Jardín». M.. (1991): La Sardaigne et ses relations avec le Bronze Final Atlantique. S. (1939): Meggido I. Aspects of the archaelogy of early European society. J. HERTZ. American Anthropologist 29: 308-315. JAMES. D’ORIANO. (EDS. KNÜSEL. A. SHIPTON. (1977): La cerámica con decoración bruñida en el Suroeste peninsular. LADRÓN DE GUEVARA. F. M.. J. Huelva 1973: 795-808. (1993): Las sociedades paleohispánicas del área no indoeuropea y la escritura. M. K. Torre del Mar (Málaga). F. (1990): Aspectos rituales funerarios de la necrópolis de la Cruz del Negro. G. HUNT. (1995): El foco metalúrgico de Aznalcollar. A.)2. KITCHEN. L’Age du Bronce Final Atlantique. K. C.

MAIER. MARTÍN RUIZ. Archivo Español de Arqueología 62: 5-20. (1925): Magic. (1985): Las necrópolis de incineración en el sudeste de la Península Ibérica. (1904): A travers les nécropoles sidoniennes. (1982): Los huevos de avestruz de Los Alcores de Carmona. por G. (1960): Nuevas orientaciones al problema de Tartessos. Tartessos: Arqueología Protohistórica del Bajo Guadalquivir. (1991b): Etruskische Bronzekannen in Spanien.. J. Zephyrus 41-42: 283-314. LORRIO. (1999): Jorge Bonsor (1855-1930). Noticia y descripción de las joyas que lo componen. Gerión 13: 275-294.a E. R. E. O’SHEA. Memoria de Licenciatura inédita. (1995): La estela de Arroyo Manzanas (Las Herencias II. (COORD. Fernández Chicarro: 93-111. Madrid: Hauser y Menet. O’SHEA. Sevilla) y algunas reflexiones sobre las necrópolis tartésicas de Los Alcores. Homenaje a C. J.200 MARIANO TORRES ORTIZ LORRIO. J. WENINGER. MARCOS. A. GARRIDO. LULL. Madrid: Ministerio de Cultura. Pamplona: Diputación Foral de Navarra. RANDSBORG. S. M. MALINOWSKI. M. (1963): La tumba orientalizante de «La Joya». (1997): Aproximación al hábitat antiguo de Huelva.): 39-52.. Science and Religion and other Essays: 1087: New York: Doubleday. J. F. O. (1987): El Llanete de los Moros. Zephyrus 49: 147-168. Universidad Complutense de Madrid. Bonsor. (1996): La necrópolis tartésica de Bencarrón (Mairena del Alcor/Alcalá de Guadaira. (1991a): Alcune considerazione su ritrovamenti di brocchete etrusche. B. Sevilla): excavaciones de 1900 a 1905. J. J. J. MANNING. T. (COORD. PICAZO. J. (Separata de la Revue Biblique de octubre de 1904).A. ORTA. (1998): Evidencias de comercio tartésico junto a puertos y vados de la cuenca del Tajo. Madrid: Cátedra. La presencia de material etrusco en la Península Ibérica. (1978): Definición y sistematización del Bronce Tardío y Final en el Sudesde de la Península Ibérica. Un académico correspondiente de la Real Academia de la Historia y la arqueología española. (1983-84): Recipientes griegos de bronce en el Museo de Córdoba. Archivo Español de Arqueología 60: 207-210. C. M.a (EDS. M. MARTÍN DE LA CRUZ. (1988-89): Cerámica gris orientalizante de la necrópolis de Medellín (Badajoz). B. F. Madrider Mitteilungen 32: 86-93. NEGUERUELA. Archivo Español de Arqueología 26: 356-370. REMESAL. MARZOLI. Los enigmas de Tarteso.. MÉLIDA. Paris: Libraire Victor Lecoffre. Trabajos de Prehistoria 11. Barcelona: Universitat de Barcelona. MARCOS. Madrid: Real Academia de la Historia. PUYA. MALUQUER. LUBBOCK.a. MORENO ARRASTIO. MARZOLI. New York: Academic Press. D. Revista Alcántara: 42-44. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada 3: 159-232. Londres: Longman. (1921): Tesoro de Aliseda. (1992): A light in the dark: archaelogical wiggle matching and the absolute chronology of the close of the Aegean Late Bronze Age. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología de la UAM 19: 95-119. The Archaelogy of Death. (1953): «Álbum gráfico de Carmona».a R. P. A. Green. AUBET. (1970): Tartessos: la ciudad sin historia. R. MARTÍN BRAVO. LUCAS. science and religion. J. Primer Symposium de Prehistoria Peninsular: 273-301. Huelva. A. A. I. OLMOS. OLIVA. J. MENA. J. (1996): Las sepulturas principescas del período orientalizante tartésico. MORRIS. I. (1984): Mortuary variability: an archaelogical investigation. J. (1990): Los monumentos escultóricos ibéricos del Cerrillo Blanco de Porcuna (Jaén): estudio sobre su estructura interna. Montoro. KINNES. Dirección General de Bellas Artes y Archivos. M. J. (1992): La necrópolis de «La Cruz del Negro» (Carmona. MALINOWSKI. M. J. agrupamientos e interpretación. MAIER. Universidad Complutense de Madrid. (1989): Arqueología de la muerte y estructura social. (=Excavaciones Arqueológicas en España 151). Madrid: Ministerio de Cultura. Barcelona: Destino. Corduba Archaelogica 14: 27-38. Magic. MUSSO. V. MYRO. (1995): Cerámicas con aplique de metal. Sabadell: Ausa. C. BLÁZQUEZ.R. MACRIDY-BEY. MALUQUER. I. D.a (1993): Los enigmas de Tarteso: apéndices documentales..): 201-246. J. (1981): Social configurations and the archaelogical study of mortuary practices: a case study. Madrid: Ministerio de Cultura. (1959): Restos prehistóricos en Santa Cruz de la Sierra. M. (1882): The origin of civilization and the primitive condition of man. L. . Toledo).): 215-224. J. Málaga: Universidad de Málaga. MONTEAGUDO. Cambridge: Cambridge University Press. Memoria de Licenciatura inédita. MAIER. (1944): A scientific theory of culture and other essays. Archivo Español de Arqueología 71: 37-52.. Cambridge: Cambridge University Press. D.. Córdoba. A. B. K. CHAPMAN. (1987): Burial and ancient society: the rise of the Greek-city. MOLINA. M.): 495521. Antiquity 66: 636-663. (1987): Una paleta de tocador tardo-orientalizante del Museo Arqueológico de Córdoba. Boletín de la Asociación Española de Amigos de la Arqueología 35: 107-122. J. (EDS. J. ORTEGA. (1989): Los griegos en Tartessos: una nueva contrastación entre las fuentes arqueológicas y las literarias. Chapel Hill: University of North Carolina Press. W. A. ALVAR. Reprinted in 1955..

DE (1985): Protohistoria de Carmona. power and prehistory. PARKER PEARSON. F. S. PLAZA. Cambridge: Cambridge University Press. M.. Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada 14-15: 209-272. Appoaches to the social dimensions of mortuary practices. (1971): Moundville and surrounding sites: some structural considerations of mortuary practices. (1992): Precisiones sobre las colonizaciones orientales en Iberia. Tartessos 25 años después 1968-1993: 417-446. (1979-80): Ensayo de periodización y cronología tartesia y turdetana. Habis 14: 201-237. G. Norba 13: 11-37. Talavera de la Reina: Exc. Diputación Provincial de Toledo. Madrider Mitteilungen 16: 111-136. (1977): Some archaelogical correlates of ranked societies. AUBET. Chr. PAIXAO. S. (1957): La onomástica personal prelatina de la antigua Lusitania. PELLICER. PELLICER. Spal 2: 147-168. J. PARKER PEARSON. American Antiquity 42(3): 421-448. (1989b): Observaciones sobre la problemática tartesia. PINGEL. D. Sabadell: Ausa. (=Excavaciones Arqueológicas en España 17). (=Society for American Archaelogy. Extremadura Arqueológica 4: 35-65. J. PINGEL. (1989-90): Decoración figurada y cerámicas orientalizantes. BROWN. Tartessos: Arqueología Protohistórica del Bajo Guadalquivir. (1995): Balance de 25 años de investigación sobre Tartessos (1968-1993). (1981-85): De nuevo sobre los hallazgos egipcios y egiptizantes de la Península Ibérica. (1993): Las Minitas (Almendralejo. (1990): La necrópolis fenicio-púnica de Cádiz (=Studia Punica 7). Actas del Primer Congreso de Arqueología de la provincia de Toledo: 215-234. (COORD.): 99113.. DE ÁLVARO. M. Cambridge Archaelogical Journal 3(2): 203-229. L. PEEBLES. E. J.. (1990): El enterramiento de la Casa del Carpio. PADRÓ.): 69-92. CARRASCO.. M. A. Badajoz): una necrópolis de cistas del Bronce del Suroeste en la Tierra de Barros (campaña de urgencia de 1994). Hamburger Beiträge zur Archäologie 4: 1-19. J. Noticiario Arqueológico Hispánico 22: 55-189. PEREIRA. I. Madrid: Ministerio de Educación Nacional. Huelva).): 68-91. MUÑOZ. centros mineros y actividades metalúrgicas en el cinturón de piritas durante el Bronce Final. Journal of Anthropological Archaelogy 9: 189-200.a E. L. (1976-78): Datos para una valoración del «factor egipcio» y de su incidencia en los orígenes del proceso de iberización. in Akhziv.. PAVÓN. J. M. PÉREZ MACÍAS. J. Cuadernos del Suroeste 3: 89-113. C. (1995): La Edad del Bronce. J. J. J. KUS. Granada). Memoirs 25) PEEBLES. E. PELLICER. (1989a): El Bronce Reciente y los inicios del Hierro en Andalucía occidental. V. TILLEY.. Una tumba de la transición Bronce-Hierro: El Carpio (Belvís de la Jara. A. (1987-88): La cerámica a mano del Bronce Reciente y del Orientalizante en Andalucía occidental. (1962): Excavaciones en la necrópolis púnica «Laurita» del Cerro de San Cristobal (Almuñecar. M. PEREIRA. Habis 18-19: 461-483. (ED. A. Empuries 48-50: 190-199. bis zum 7. (1993): El yacimiento de Bronce Final de los Riscos del Castillo (Cabezas Rubias. M. J. A. M. M. C. (1975): Zur vorgeschichte von Niebla (Prov.. (1984): Economic and ideological change: cyclical growth in the pre-state societies of Jutland. (1974): Bemerkungen zu den Ritzverzierten stelen und zur beginnenden Eisenzeit im Südwesten der Iberischen Halbinsel. W. M. C.. M. I. J. (1995): Poblados. M. PADRÓ. O Arqueólogo Portugués serie IV. Sabadell: Ausa. S. Samaria und . 1: 273-286. M. ANÍBAL. (1982): Die nekropolen von Akhziv und die Entwicklung der keramik vom 10. (1983): Introducción al Bronce Final en el noroeste de la provincia de Huelva. Salamanca: CSIC Instituto «Antonio de Nebrija». C. PAVÓN. DE ÁLVARO. M.): 147-187. Hispania Antiqua 11-12: 199-264. C. Ideology. PISANO. Ampurias 38-40: 487509. C. Toledo). PERDIGONES. I. Jahrhundert v. Los cortes estratigráficos CA-80/A y CA80/B. PELLICER. El enterramiento de la Casa del Carpio (Belvís de la Jara. HODDER. GONZÁLEZ. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. Estudio lingüístico. (1993): The powerful dead: archaelogical relationships between the living and the dead. (1982): Mortuary practices. Revista de Arqueología 62: 29-39. PEREIRA.. AMORES. (EDS. MILLER. (1989): Nuevos datos para la valoración del hinterland tartésico. T. A. Tartessos: Arqueología Protohistórica del Bajo Guadalquivir. (1989): Some theoretical tensions within and between the processual and postprocessual Archaelogies. Symbolic and structural Archaelogy. AUBET. (ED. A. Cambridge: Cambridge University Press. V. PRAUSNITZ. (1983): Uma nova sepultura com escaravelho da necrópole proto-histórica do Senhor dos Mártires (Alcácer do Sal). I. Huelva). PELLICER.. society and ideology: an ethnoarchaeogical study. Belvís de la Jara (Toledo). M. PALOMAR. F.a E. PELLICER. M. Roma: II Universita degli Studi di Roma. (COORD. PELLICER.BIBLIOGRAFÍA 201 PACHÓN. PÉREZ MACÍAS. Estado de la cuestión a la luz de los nuevos hallazgos. (1986): Aportes orientalizantes en el valle del Tajo.): 395-409.. Jerez de la Frontera: Ayuntamiento de Jerez de la Frontera. J. Habis 20: 205-216. (1993): La Solana del Castillo de Alange: un yacimiento de la Edad del Bronce en la cuenca media del Guadiana. Toledo). Habis 10-11: 307-333. PATTERSON. PÉREZ MACÍAS. Tartessos 25 años después 1968-1993: 41-71. PAVÓN. J. PELLICER. PARKER PEARSON.

202

MARIANO TORRES ORTIZ

Ashdod. Phönizier in Westen, NIEMEYER, H. G. (ED.): 31-44. Mainz am Rhein: Verlag Philipp von Zabern. PREUCEL, R. W. (1995): The postprocessual condition. Journal of Archaelogical Research 3(2): 147-175. RADCLIFFE-BROWN, A.R. (1922): The Andaman islanders: a study in social anthropology. Cambridge. Cambridge University Press. RAMÓN, J. (1982): Cuestiones de comercio arcaico: frascos fenicios de aceite perfumado en el Mediterráneo central y occidental. Ampurias 44: 17-41. RAMÓN Y FERNÁNDEZ OXEA, J. (1950): Lápidas sepulcrales de la Edad del Bronce, en Extremadura. Archivo Español de Arqueología 23: 293-318. RAMOS, J.; SÁEZ, A.; CASTAÑEDA, V.; CEPILLO, J.; PÉREZ, M.; GUTIERREZ, J. M. (1993): La Edad del Bronce de San Fernando. Un modelo de formación económico-social periférico en la banda atlántica de Cádiz. Spal 2: 125-145. RAMOS, M.a L. (1990): Estudio sobre el ritual funerario en las necrópolis fenicias y púnicas de la Península Ibérica. Madrid: Ediciones de la Universidad Autónoma de Madrid. RANDSBORG, K. (1991): Historical implications. Chronological Studies in European Archaelogy c. 2000-500 a.C. Acta Archaelogica 62: 89-108. RENFREW, C. (1982): Towards an archaelogy of mind. An inaugural lecture delivered before the University of Cambridge on 30 November 1982. Cambridge: Cambridge University Press. RENFREW, C. (1993): Cognitive Archaelogy: some thoughts on the Archaelogy of Thought. Cambridge Archaelogical Journal 3(2): 248-250. RENFREW, C. (1994): Towards a cognitive archaelogy. The archaelogy of mind: elements of cognitive archaelogy, RENFREW, C.; ZUBROW, E. B. W.(EDS.): 3-12. Cambridge: Cambridge University Press. RENFREW, C.; BAHN, P. (1991): Archaelogy. Theories, Methods and Practice. London: Thames and Hudson. RIIS, P.J. (1948): Hama. Fouilles et recherches 19311938. II, 3 Les cimetières à cremation. Copenhague. RODANES, J. M.a; ROYO, J. I. (1986): Representaciones zoomorfas en la cerámica del Bronce Final y la Primera Edad del Hierro en el valle medio del Ebro. Estudios en Homenaje al Dr. Antonio Beltrán Martínez: 373-387. Zaragoza. RODRÍGUEZ, A. (1995): El valle medio del Guadiana, «espacio de frontera» en la Protohistoria del Suroeste (II). Saguntum 28: 111-130. RODRÍGUEZ, A.; ENRÍQUEZ, J. J. (1992): Necrópolis protohistóricas en Extremadura. Congreso de Arqueología Ibérica. Las necrópolis, BLÁNQUEZ, J.; ANTONA, V. (COORDS.): 531-562. Madrid: UAM. RODRÍGUEZ, A.; ENRÍQUEZ, J. J.; PAVÓN, I. (1995): El poblado protohistórico de Aliseda (Cáceres): materiales de superficie y perspectivas. Saguntum 29: 43-56. RODRÍGUEZ, J. M. (1983): Nueva estela decorada en Burguillos (Sevilla). Archivo Español de Arqueología 56: 229-234.

ROOS, A. M.a (1982): Acerca de la antigua cerámica gris a torno. Ampurias 44: 43-70. ROSSI, I.; O’HIGGINS, E. (1981): Teorias de la cultura y métodos antropológicos. Barcelona: Anagrama. ROSSO DE LUNA, M. (1898): Losa sepulcral de Solana de Cabañas en el partido de Logrosán (Cáceres). Boletín de la Real Academia de la Historia 32: 179-182. RUIZ, A.; MOLINOS, M. (1986): Informe de la campaña de excavación en el Cerro de la Plaza de Armas de Puente Tablas (Jaén). Anuario Arqueológico de Andalucía 1986. RUIZ, A.; MOLINOS, M. (1993): Los iberos. Análisis arqueológico de un proceso histórico. Barcelona: Crítica. RUIZ DELGADO, M. M.a (1989a): Las necrópolis tartésicas: prestigio, poder, jerarquías. Tartessos: arqueología protohistórica del bajo Guadalquivir, AUBET, M.a E. (COORD.): 247-286. Sabadell: Ausa. RUIZ DELGADO, M. M.a (1989b): Fíbulas Protohistóricas en el Sur de la Península Ibérica. Sevilla: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Sevilla. RUIZ DELGADO, M. M.a; PÉREZ MACÍAS, J. A. (1989): El impacto orientalizante en la franja piritífera onubense: pautas de relaciones comerciales. XIX Congreso Nacional de Arqueología. Castellón 1987 I: 583-597. Zaragoza. RUIZ MATA, D. (1977): Materiales de arqueología tartésica: un jarro de bronce de Alcalá del Río (Sevilla) y un broche de cinturón de Coria del Río (Sevilla). Cuadernos de Prehistoria y Arqueología de la UAM 4: 68-127. RUIZ MATA, D. (1979): El Bronce Final —fase inicial— en Andalucía occidental. Ensayo de definición de sus cerámicas. Archivo Español de Arqueología 52: 3-19. RUIZ MATA, D. (1984-85): Puntualizaciones sobre la cerámica pintada tartésica del Bronce Final —estilo Carambolo o Guadalquivir I—. Cuadernos de Prehistoria y Arqueología de la UAM 11-12(1): 225-243. RUIZ MATA, D. (1986): Aportación al análisis de los inicios de la presencia fenicia en Andalucía sudoccidental, según las excavaciones del Cabezo de San Pedro (Huelva), S. Bartolomé (Almonte, Huelva), Castillo de Doña Blanca (Puerto de Santa María, Cádiz) y El Carambolo (Camas, Sevilla). Actas del Congreso «Homenaje a Luis Siret»: 537-556. RUIZ MATA, D. (1989): Huelva: un foco temprano de actividad metalúrgica durante el Bronce Final. Tartessos: Arqueología Protohistórica del Bajo Guadalquivir, AUBET, M.a E. (COORD.): 209-243. Sabadell: Ausa. RUIZ MATA, D. (1991): El túmulo 1 de la necrópolis de Las Cumbres. I-IV Jornadas de Arqueología fenicio-púnica (Ibiza 1986-1989): 207-220. Ibiza. RUIZ MATA, D. (1995): Las cerámicas del Bronce Final. Un soporte tipológico para delimitar el tiempo y el espacio tartésico. Tartessos 25 años des-

BIBLIOGRAFÍA

203

pués 1968-1993: 265-313. Jérez de la Frontera: Ayuntamiento de Jérez de la Frontera. RUIZ MATA, D.; FERNÁNDEZ JURADO, J. (1986): El yacimiento metalúrgico de época tartésica de San Bartolomé de Almonte (Huelva). Huelva Arqueológica 8. RUIZ MATA, D.; GONZÁLEZ, R. (1994): Consideraciones sobre asentamientos rurales y cerámicas orientalizantes en la campiña gaditana. Spal 3: 209-256. RUIZ MATA, D.; PÉREZ, C. J. (1988): La necrópolis tumular de Las Cumbres (Puerto de Santa María): el túmulo 1. Revista de Arqueología 87: 36-47. RUIZ MATA, D.; PÉREZ, C. J. (1989): El túmulo 1 de la necrópolis de «Las Cumbres» (Puerto de Santa María, Cádiz). Tartessos: Arqueología Protohistórica del Bajo Guadalquivir, AUBET, M.a E. (COORD.): 287-295. Sabadell: Ausa. RUIZ MATA, D.; PÉREZ, C. J. (1995a): Aspectos funerarios en el mundo orientalizante y colonial de Andalucía oocidental. Arqueoloxía da Morte na Península Ibérica desde as Orixes ata o Medioevo, FÁBREGAS, R.; PÉREZ, F.; FERNÁNDEZ, F. (EDS.): 169-221. Xinzo de Limia. RUIZ MATA, D.; PÉREZ, C. J. (1995b): El poblado fenicio del Castillo de Doña Blanca (El Puerto de Santa María, Cádiz). El Puerto de Santa María: Ayuntamiento de El Puerto de Santa María. RUIZ ZAPATERO, G. (1985): Los Campos de Urnas del N.E. de la Península Ibérica. Colección tesis doctorales, n.o 83/85. Madrid: Editorial Complutense. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1982): Nueva espada dragada en el río Ulla. Armas arrojadas a las aguas. El Museo de Pontevedra 36: 179-196. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1984a): Reflexiones terminológicas en torno a la Edad del Bronce peninsular. Trabajos de Prehistoria 41: 323-342. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1984b): La Península Ibérica y sus relaciones con el Círculo Cultural Atlántico. Colección Tesis Doctorales n.o 139/84. Madrid. Editorial Complutense. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1986): Navegación y comercio entre el Atlántico y el Mediterráneo a fines de la Edad del Bronce. Trabajos de Prehistoria 43: 9-42. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1987): Bronce Atlántico y «cultura» del Bronce Atlántico en la Península Ibérica. Trabajos de Prehistoria 44: 251-264. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1989): La orfebrería del Bronce Final. El poder y su ostentación. El oro en la España prerromana (=Revista de Arqueología Extra 4): 46-57. Madrid: Zugarto. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1990): Canciones del muchacho viajero. Veleia 7: 79-103. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1995a): Cronología de la Ría de Huelva en el marco del Bronce Final de Europa occidental. Ritos de paso y puntos de paso. La Ría de Huelva en el mundo del Bronce Final europeo, RUIZ-GÁLVEZ, M. (ED.): 79-83. Madrid: Editorial Complutense.

RUIZ-GÁLVEZ, M. (1995b): El significado de la Ría de Huelva en el contexto de las relaciones de intercambio y de las trasformaciones producidas en la transición Bronce Final/Edad del Hierro. Ritos de paso y puntos de paso. La Ría de Huelva en el mundo del Bronce Final europeo, RUIZ-GÁLVEZ, M. (ED.): 129-155. Madrid: Editorial Complutense. RUIZ-GÁLVEZ, M. (1995c): Depósitos del Bronce Final: ¿sagrado o profano? ¿sagrado y, a la vez, profano? Ritos de paso y puntos de paso. La Ría de Huelva en el mundo del Bronce Final europeo, RUIZGÁLVEZ, M. (ED.): 21-32. Madrid: Editorial Complutense. RUIZ-GÁLVEZ, M.; GALÁN, E. (1991): Las estelas del suroeste como hitos de vías ganaderas y rutas comerciales. Trabajos de Prehistoria 48: 257-273. SADER, H. (1995): Nécropoles et tombes phéniciennes du Liban. Cuadernos de Arqueología Mediterránea 1: 15-30. SAHLINS, M. D. (1984): Las sociedades tribales3. Barcelona: Labor. SAIDAH, R. (1966): Fouilles de Khaldé. Rapport préliminaire sur la première et deuxième campganes (19611962). Bulletin du Musée de Beyrouth 19: 51-90. SAIDAH, R. (1977): Une tombe de l’Age du Fer a Tambourit (région de Sidon). Berytus 25: 135-146. SAIDAH, R. (1983): Nouveaux éléments de datation de la céramique de l’Âge du Fer au Levant. Atti del I Congresso Internazaionale di Studi Fenici e Punici I: 213-216. Roma: Consiglio Nazionale delle Ricerche. SAMS, G. K. (1971): The Phrygian painted pottery of Early Iron Age Gordion and its Anatolian setting. Tesis doctoral, Univ. de Pennsylvania, Univ. Microfilms. Ann Arbor. SÁNCHEZ, M. (1992): Raso del Chirolí: una necrópolis tumular en los Alcores (Carmona, Sevilla). Spal 1: 253-262. SÁNCHEZ, M. (1994): Las necrópolis tumulares de los Alcores (Sevilla). Cádiz: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz. SÁNCHEZ, M.; LADRÓN DE GUEVARA, I. (e.p.): Sepulturas Cruz del Negro en la necrópolis de Bencarrón (Los Alcores, Sevilla). Actas del IV Congreso Internacional de Estudios Fenicios y Púnicos. Cádiz 2-6 octubre de 1995. SAXE, A. A. (1970): Social dimensions of mortuary practices in a Mesolithic population from Wadi Halfa, Sudan. Tesis doctoral inédita. Ann Arbor: Department of Anthropology, Univ. of Michigan. SCARRE, C. (1994): The meaning of death: funerary beliefs and the prehistorian. The ancient mind: elements of cognitive archaelogy, RENFREW, C.; ZUBROW, E. B. W (EDS.): 75-82. Cambridge: Cambridge. University Press. SCHUBART, H. (1965): Atalaia. Uma necrópole da Idade do Bronze no Baixo Alentejo. Arquivo de Beja 22: 7-136.

204

MARIANO TORRES ORTIZ

SCHUBART, H. (1971): Acerca de la cerámica del Bronce Tardío en el sur y oeste peninsular. Trabajos de Prehistoria 28: 153-182. SCHUBART, H. (1975): Die Kultur der Bronzezeit im Südwestem der Iberischen Halbinsel. Berlin: Walter de Gruyter & Co. SCHUBART, H. (1976): Westphönizische teller. Rivista di Studi Fenici 4 (2): 179-196. SCHUBART, H.; MAASS LINDEMANN, G. (1979a): Jardín. Informe preliminar sobre las excavaciones de 1974. Noticiario Arqueológico Hispánico 6: 139-149. SCHUBART, H.; MAASS LINDEMANN, G. (1979b): Jardín. Informe preliminar de 1976 en la necrópolis de los siglos VI-V a.C. Noticiario Arqueológico Hispánico 6: 151-173. SCHUBART, H.; NIEMEYER, H. G. (1976): Trayamar. Los hipogeos fenicios y el asentamiento en la desembocadura del río Algarrobo. Excavaciones Arqueológicas en España 90. Madrid: Servicio de Publicaciones del Ministerio de Educación y Ciencia. SCHUBART, H.; NIEMEYER, H. G.; MAASS LINDEMANN, G. (1972): Toscanos, Jardín y Alarcón. Excavaciones de 1971. Noticiario Arqueológico Hispánico 2: 9-42. SCHÜLE, W. (1961): Las más antiguas fíbulas con pie alto y ballesta. Trabajos de Prehistoria 2. SCHÜLE, W. (1969): Die Meseta-Kulturen der Iberischen Halbinsel. Berlin: Walter de Gruyter & Co. SEEDEN, H. (1991): A tophet in Tyrus? Berytus 39: 39-87. SERNA, M.a R. (1989): El vaso campaniforme en el valle del Guadalquivir. Tartessos: arqueología protohistórica del bajo Guadalquivir, AUBET, M.a E. (COORD.): 47-84. Sabadell: Ausa. SHANKS, M.; TILLEY, C. (1982): Ideology, symbolic power and ritual communication: a reinterpretation of Neolithic mortuary practices. Symbolic and structural Archaelogy, HODDER, I. (ED.): 129-154. Cambridge: Cambridge University Press. SHEFTON, B. B. (1982): Greeks and Greek Imports in the South of the Iberian Peninsula. The archaelogical evidence. Phönizier im Westen (=Madrider Beiträge 8), NIEMEYER, H. G. (DIR.): 337-370. SILVA, A. C. F. DA; GOMES, M. V. (1992): Protohistoria de Portugal. Lisboa: Universidade Aberta. SPINDLER, K.; CASTELLO BRANCO, A. DE; ZBYSZEWSKI, G.; FERREIRA, O DA VEIGA (1973-1974): Le monument à coupole de l’âge du Bronze Final de la Roça do Casal do Meio (Calhariz). Comunicaçoes dos Serviços Geológicos de Portugal 57: 91-154. SPINDLER, K.; FERREIRA, O. DA VEIGA (1973): Der Spätbronzezeitliche kuppelbau von der Roça do Casal do Meio. Madrider Mitteilungen 14: 60-120. SPIVEY, S.; STODDART, S. (1990): Etruscan Italy. London: B.T. Batsford Ltd. STORCH DE GRACIA, J.J. (1989): La fíbula en la Hispania antigua: las fíbulas protohistóricas del Suroeste peninsular. Colección tesis doctorales, n.o 39/89. Madrid: Editorial Complutense.

TAINTER, J. A. (1978): Mortuary practices and the study of prehistoric social systems. Advances in Archaelogical Method and Theory 1: 105-141. TARACENA, B. (1940-41): La antigua población de la Rioja. Archivo Español de Arqueología 14: 157-175. TAVARES DA SILVA, C.; SOARES, J.; BEIRAO, C. M. M.; FERRER DIAS, L.; COELHO-SOARES, A. (1980-81): Escavaçoes arqueológicas no Castelo do Alcaçer do Sal (Campanha de 1979). Setúbal Arqueológica 6-7: 149-218. TEJERA, A. (1979): Las tumbas fenicias y púnicas del Mediterráneo Occidental (estudio tipológico). Sevilla: Publicaciones de la Universidad de Sevilla. TILLEY, C. (1984): Ideology and the legitimation of power in the middle neolithic of southern Sweden. Ideology, power and prehistory, MILLER, D.; TILLEY, C. (EDS.): 111-146. Cambridge: Cambridge University Press. TORBRÜGGE, W. (1970-71): Vor und Frühgeschichte Flussfunde. Zur Ordnung und Bestimmung einer Denkmälergruppe. Bericht der Römish-Germanischen Kommission 51-52: 1-146. TORELLI, M. (1981): Storia degli Etruschi. Roma-Bari: Editori Laterza. TORELLI, M. (1993): Arqueología, rito y mito: una lectura arqueológica de los procesos de formación urbana. Revista de Occidente 143: 5-26. TORELLI, M. (1996): Historia de los Etruscos. Barcelona: Crítica. TORRECILLAS, J.F. (1985): La necrópolis de época tartésica del «Cerrillo Blanco» (Porcuna, Jaén). Jaén: Instituto de Estudios Giennenses (C.S.I.C.) y Excma. Diputación Provincial. TORRES, M. (1996): La cronología de los túmulos A y B de Setefilla. El origen del rito de la cremación en la cultura tartésica. Complutum 7: 147-162. TOVAR, A. (1958): Sobre el origen de la escritura ibérica. Archivo Español de Arqueología 31: 178-181. TOVAR, A. (1960): I. Lenguas prerromanas de la Península Ibérica. A. Lenguas no indoeuropeas. 1. Testimonios antiguos. Enciclopedia Lingüística Hispánica I: 3-26. Madrid: C.S.I.C. TUSA, S. (1983): La Sicilia nella preistoria. Palermo: Sellerio editore. TYLOR, E. B. (1866): The religion of savages. Fortnightly Review 6: 71-86. TYLOR, E. B. (1871): Primitive cultures. Londres: John Murray. TYLOR, E. B. (1878): Researches into the early history of mankind and the development of civilization. Nueva York: Henry Holt. UNTERMANN, J. (1965): Elementos de un Atlas antroponímico de la Hispania Antigua. Bibliotheca Praehistorica Hispana VII. Madrid. UNTERMANN, J. (1985): Lenguas y unidades políticas del Suroeste hispánico en época prerromana. De Tartessos a Cervantes, WENTZLAFF-EGGEBERT, CHR. (ED.): 1-40. Köln: Böhlau Verlag.

BIBLIOGRAFÍA

205

VAN BAKEL, M. A.; HAGESTEIJN, R. R.; VAN DE VELDE, P. (EDS.) (1986): Private politics: a multidisplinary approach to «big-man» societies. Leiden: Brill. VAN GENNEP, A. (1909 [1986]): Les rites de passage. Paris: Émile Nourry [Los ritos de paso]. Madrid: Taurus. VEGAS, M. (1989): Archaische und Mittelpunische keramik aus Karthago. Grabungen 1987/1988. Roemische Mitteilungen 96: 209-261. VEGAS, M. (1992): Cerámica geométrica de Cartago. Empuries 48-50: 356-361. VEIGA, S. P. M. ESTÁCIO DA (1891): Paleoethnologia, Antiguidades Monumentales do Algarve, Tempos Prehistóricos, IV. Lisbonne: Imprenta Nacional. VIANA, A.; FORMOSINHO, J.; FERREIRA, O. DA VEIGA (1953): De lo prerromano a lo arabe en el Museo regional de Lagos. Archivo Español de Arqueología 26: 113-138. VILAS-BOAS, M. DO CENÁCULO (1791): Cuidados Literários do Prelado de Beja em garça do seu Bispado. Lisboa: Imprenta de Simao Thadeo Ferreira. VUILLEMOT, G. (1955): La necropole punique du phare dans l’ille Rachgoun (Oran). Lybica 3(1): 6-76. VUILLEMOT, G. (1965): Reconnaisances aux échelles puniques d’Oranie. Autun.

WAGNER, C. G. (1983): Aproximación al proceso histórico de Tartessos. Archivo Español de Arqueología 56: 3-36. WAGNER, C. G. (1986a): Notas en torno a la aculturación en Tartessos. Gerión 4: 129-160. WAGNER, C. G. (1986b): Tartessos y las tradiciones literarias. Rivista di Studi Fenici 14(2): 201-228. WAGNER, C. G. (1995): Fenicios y autóctonos en Tartessos. Consideraciones sobre las relaciones coloniales y la dinámica de cambio en el Suroeste de la Península Ibérica. Trabajos de Prehistoria 52(1): 109-126. WAGNER, C. G.; ALVAR, J. (1989): Fenicios en occidente: la colonización agrícola. Rivista di Studi Fenici 17(1): 61-102. WHITTAKER, C. R. (1974): The western Phoenicians: colonisation and assimilation. Proceedings of the Cambridge Philological Society 200: 58-79. WOOLLEY, L. (1914): Hittite burials customs. Annals of Archaelogy and Anthropology 6(3): 87-98. WOOLLEY, L. (1939): The Iron-Age graves of Carchemish. Annals of Archaelogy and Anthropology 26(12):11-37.

.

............................................. FIGURA 17..........—Área de dispersión de los antropónimos meridionales y de las inscripciones con escritura del sudoeste (según de Hoz.................................................................................................. 2: Herdade da Defesa (según Almagro Basch 1966) .. 1992) ............ FIGURA 12........................... FIGURA 16........... -oba... -uba....... -igi........................................................ 2: Cabeza de Buey (Badajoz)..................................... -ippo................ FIGURA 11.. 1985) ..............................—Cerámica de decoración bruñida interna......................................................... 1990) ...—Dispersión de las estelas decoradas del Sudoeste (según Celestino................ 2: Ob-.......... FIGURA 13..... Sevilla (según Pellicer y Amores............................ 1990) .................... 25 27 28 30 30 31 32 33 35 49 50 51 53 54 59 69 103 113 ........... 1992) ..—Necrópolis del Bronce Final y la Primera Edad del Hierro en el sur de Portugal (sólo las recogidas en este trabajo) ........... FIGURA 9................................... FIGURA 18....... circa 1000 a...........—Cerámica con decoración bruñida externa: 1-3 Cabeço dos Moinhos........................................................—El Sudoeste de la Península Ibérica . 1977) .. 2.................................................................. 5: límite de la escritura tartésica (según Almagro-Gorbea..... FIGURA 8..ÍNDICE DE FIGURAS Páginas FIGURA 1........................—Enterramiento en cista de «las Palomas» (Villafranca de Barros........ 1: Santa Ana de Trujillo (Cáceres)....... 3......................................—Enterramiento en cista del Cortijo de Chichina (según Fernández...........................C............................ 1990) .......................... FIGURA 4.. Badajoz) (según GilMascarell..........—Necrópolis del Bronce Final y la Primera Edad del Hierro en la Andalucía occidental ................................ FIGURA 2.........—Área de dispersión de los topónimos en 1: Ip-. -urgi.........................................—Dispersión de la cerámica con decoración bruñida interna ............. (según Almagro-Gorbea y Ruiz Zapatero........ las cerámicas con decoración bruñida externa y con decoración bruñida interna: 1. Granja de Céspedes (Badajoz) (según Almagro Basch 1966) ......................................—Dispersión de las estelas decoradas del sudoeste.........—Dispersión de la cerámica con decoración bruñida externa (según Pérez Macías.......... FIGURA 7................ FIGURA 6.......................... 1976) ..—Estelas decoradas del Sudoeste........................ FIGURA 15...... FIGURA 14................................... Rodríguez y Enríquez........... 1: Assento......—Necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante en los Alcores de Carmona (según Sánchez................................ 4: Gruta das Bocas (según Silva y Gomes.................................... 4: -ici..............................................—Necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante en Extremadura y la Submeseta sur ...... 1993) ......... circa 700 a.............. 1986) .... 3: -ucci...........................—Losas alentejanas...........................................................C.... FIGURA 5........... FIGURA 10...............................................—Enterramiento en pithos excavado en el nivel 13 del corte CA-80/B de Carmona............ Ruiz Mata y Sancha................ 1994) ...................... FIGURA 3............................. 1-4: El Carambolo Alto (según López............................

208

MARIANO TORRES ORTIZ

Páginas FIGURA 19.—Cremaciones colectivas bajo túmulo. Setefilla, túmulo B (según Aubet, 1978) ..................... FIGURA 20.—Cremaciones en hoyo. 1. Necrópolis de Aljucén (según Enríquez y Domínguez, 1991); 2. Necrópolis de Medellín: conjuntos 5, 10 y 11 (según Almagro-Gorbea, 1977) .................................. FIGURA 21.—Fosas simples de cremación. 1: La Joya (según Garrido y Orta, 1978); 2: Alcaudete (según Sánchez, 1994; a partir de Bonsor, 1899); 3: Medellín (Almagro-Gorbea, 1977) ................................... FIGURA 22.—Fosas de cremación escalonadas. 1: Alcacer do Sal (según Silva y Gómes, 1992); 2: El Judío (según Sánchez, 1994; a partir de Bonsor, 1899); 3: túmulo II de Bencarrón (según Sánchez, 1994; a partir de Bonsor, 1899) .................................................................................................................................. FIGURA 23.—Fosas de cremación bajo túmulo. 1: Cañada de Ruiz Sánchez (según Sánchez, 1994; a partir de Bonsor, 1899); 2: Alcantarilla (según Sánchez, 1994; a partir de Bonsor, 1899) .............................. FIGURA 24.—Fosas simples de inhumación. 1: «lapidados de El Acebuchal» (según Sánchez, 1994; a partir de Bonsor, 1899); 2: Vega de Santa Lucía (según Murillo, 1994) ........................................................... FIGURA 25.—Fosas de inhumación bajo túmulo. Túmulo A de la Huerta del Cabello (según Arco, 1991) ... FIGURA 26.—Tumbas de cámara y dromos. 1: Roça do Casal do Meio (según Silva y Gómes, 1992); 2: túmulo H de Setefilla (según García y Bellido, 1970; a partir de Bonsor y Thouvenot, 1928) ....... FIGURA 27.—Tumba de cámara y pozo: La Joya 18 (según Garrido y Orta, 1978) .................................... FIGURA 28.—Tumbas de cámara subterránea. 1: La Joya 9 (según Garrido, 1970); 2: La Joya 17 (según Garrido y Orta, 1978) .................................................................................................................................... FIGURA 29.—Encachados tumulares. 1: Chada núcleo B, encachados circulares y rectangulares (según Beirao, 1986); 2: Chada núcleo A, encachado rectangular y cudrangular escalonado (según Beirao, 1986); 3: Pardieiro, encachados rectangulares escalonados, rectangulares y cuadrangulares (según Silva y Gómes, 1992) .............................................................................................................................................. FIGURA 30.—1: Cerámica de retícula bruñida externa (según Spindler et alii, 1973); 2: Fíbula de codo (según Carrasco et alii, 1980); 3: Cuencos de tipo A.I (según Carrasco et alii, 1980); 4: Cuenco bicónico (según Gómez et alii, 1994); 5: Urna bicónica (según Aubet, 1975); 6: Urna de tipo «chardón» (según Aubet, 1975); 7: Cuenco de tipo A.II. (según Aubet, 1975); 8: Cerámica con decoración de incrustaciones de bronce (según Aubet, 1978) ......................................................................................................... FIGURA 31.—9: Platos de barniz rojo con borde inferior a los 35 mm (según Schubart, 1976); 10: Broche de cinturón de tipo 1 (según Cerdeño, 1981); 11: Urna de tipo Cruz del Negro (según Belén, 1986); 12a: Copa pintada de paredes finas (según Blázquez y Molina, 1973); 12b: Copa de paredes finas con decoración de retícula bruñida (según Garrido, 1970); 12c: Copa de paredes finas con decoración de bullones (según Garrido y Orta, 1978); 13: Broche de cinturón de tipo 2 (según Cerdeño, 1981); 14: Broche de cinturón de tipo 3 (según Garrido, 1970) ........................................................................... FIGURA 32.—15: Vaso de ofrenda de tipo «chardón» (según Garrido, 1970); 16: Plato de barniz rojo con borde entre 36 y 55 mm (según Schubart, 1976); 17: Fíbula de tipo Acebuchal (según Schüle, 1961); 18: Broche de cinturón de tipo Acebuchal (según Schüle, 1961); 19: Fíbula anular hispánica (según Almagro-Gorbea, 1977); 20: Broche de cinturón de tipo 6 (según Cerdeño, 1981); 21: Platos de barniz rojo con borde superior a los 55 mm (según Schubart, 1976); 22. Urna de orejetas (según Arribas y Wilkins, 1969) ................................................................................................................................................. 127 129 131

132 133 136 138 141 143 144

146

177

178

179

ÍNDICE DE TABLAS

Páginas TABLA 1.—Dimensiones y orientación de las fosas de cremación y medidas de sus superestructuras tumulares ......................................................................................................................................................... TABLA 2.—Dimensiones y orientación de las fosas de cremación bajo túmulo y dimensiones de sus superestructuras tumulares ...................................................................................................................................... TABLA 3.—Dimensiones y orientación de las fosas simples de inhumación y dimensiones de sus superestructuras tumulares ...................................................................................................................................... TABLA 4.—Dimensiones y orientación de las fosas de inhumación bajo túmulo y dimensiones de sus superestructuras tumulares ...................................................................................................................................... TABLA 5.—Seriación de las necrópolis del Bronce Final y el Período Orientalizante del Sudoeste de la Península Ibérica ............................................................................................................................................. 130 134 135 139 180

.

MESÓN DE 28013 MADRID . PAÑOS. FESTIVIDAD DE NTRA. SRA. 6. EN LOS TALLERES DE IMPRENTA TARAVILLA.ESTE LIBRO SE TERMINÓ DE IMPRIMIR EL DÍA 24 DE SEPTIEMBRE DE 1999. DE LA MERCED.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful