Está en la página 1de 93

c e$0

p-4ene much a suerte el lector de tener este libro I manos. La descripción de los pases está muy ^complementada con los muchos y claros «as, y los juegos están estupendamente elegidos ^\i efecto, su adecuación a los pases y al ^nte método pedagógico del libro. -*> he visto todos los pases y juegos de este <~* he quedado impresionado por la calidad y la _¿ad de material y también por la cuidadísima ^ión de juegos, muchos de los cuales me han r^ado (ilusionado) al verlos. (Esta suerte he

3fc

/

w*

L^

Jua n Tamariz

3 m

(DI

Qj

;4=^NhüA8 \f

:

i

Hu í

i d

*■ VVII

■■

i

TI

IIIWIH

m

m

f^^^ B

^

ir

&*

N 1

f

1 t

.y

";%' i:

:'~V ^

' -.'í'i'A

■"'ísíw--'-"- '.

'Sí?? v

'?&■'• '.

•V'*'. ;r

•;'K '

MONEDAS IN CRESCENDO:

El maravilloso mundo de la magia con monedas

Monedas m crescendo

COINTENIDO:

NIVEL BÁSICO:

Capítulo I: OCULTACIONES BÁSICAS:

19

Empalme dedos: Desaparición o cambio (Joe Berg)

20

Empalme

a la italiana:Misterious Cross of India (Daryl)

2 6

Empalme clásico: Forrado de Plata.(Milb. Christopher)

30

Capitulo II: DIVERTIMENTO:

3 7

Seven Penny trick (Terry Lynn)

3 8

Monedas mano a mano (Paúl Diamond)

39

Desaparición en papel plegado (Nate Leipzig)

44

Capitulo III: CAMBIOS:

47

Empalme Dedos: Transposición (I). (Clásico)

4 8

Empalme

a la Italiana: Viaje al vaso (Nate Leipzig)

51

Empalme Clásico: Transposición (II). (Theodore Sacks)

55

Capítulo IV : RETENCIONES :

59

Empalme Dedos: Siempre 3. (Wrigth-Cuesta)

60

Empalme a la italiana: EL Fuego Fatuo (Roger Klause)

67

Empalme clásico:Monedas Entredientes (Clásico) 70

Capitulo V : MÁS DIVERTIMENTO:

77

Monedas que se funden (Daryl)

78

Aparición de una segunda moneda y posteriores (Cuesta)

80

Rutina

del somnoliento (Peter Kane)

81

Capítulo

VI : FLORITURAS:

8 5

Moneda y carta

(Clásico)

86

Cogida del codo

(Clásico)

86

*v

*■

Monedas in

crescendo

NIVEL INTERMEDIO

Á Capítulo VII: DESAPARICIONES TOTALES

:

4 Desaparición de Bobo: De moneda a

llave (Bobo)

1 Desaparición cara dura

(Clásico)

' Desaparición de un pañuelo/Desap.

múltiple

Capítul o VIII: FALSOS DEPÓSITOS:

Caída francesa : Moneda y jarra

(John Ramsay)

é

Por retención visuahDesaparece y reaparece (P. Rossini)

Spider grip Vanish:Aventuras de una moneda(Varios)

0

Aparición de un Monedón (Cuesta)

' Japitulo IX : CON PAÑUELOS:

j Moneda ap. penetra y desaparece pañuelo (Bobo-Cuesta)

^ Expansión de la tela (Francis Carlyle)

• Extracción de plata (Francis Carlyle)

• Anillo a través de una moneda (Stewart Judah)

Capítul o X : MÁS FLORITURAS:

1 Moneda Doblada :

f CoinRoll:

 

i

9

9

s

¿

NIVEL AVANZADO

f

~

J

i

.

—— —

I' K-anítulo XI : MÁS RETENCIONES Y MÁS:

Técnica

I > Monedas a través de la mesa. (Bobo)

i Mano a mano a lo clásico

91

92

97

98

101

104

108

111

116

119

120

123

126

128

133

134

135

14 1

142

146

149

Monedas in

crescendo

Capítulo XII: CAJAS DE MONEDAS:

153

Caja okito: Rutina de Kcn Brooke Caja Bostón:

156

Aparición Sonora (Cuesta)

160

Vuelo Encajonado (Cuesta)

,

163

Capitulo XIII: ALGO MÁS:

165

Moneda flota en cerveza. (Nate Leipzig)

166

Monedas al trasluz (Kaminskas-Cuesta)

168

"Coins across" a lo Kenner. (Cuesta)

172

Transposición a lo Jules Debarros(Cuesta)

178

BIBLIOGRAFÍA :

Inglés:

188

Monografías

188

Libros de interés

188

Castellano

190

Monografías

190

Libros de interés

190

"^V.-

»

Monedas in crescendo

PRÓLOGO:

"Hay una versión, muy buena en el libro de Scotty York en la

"Lo mejor

de este empalme es que la mano sujeta mejor la otra moneda

"Sobre eso tengo una rutina en tres fases que estoy

"Este efecto lo presento mucho ".

Estas y otras frases son "moneda corriente" en los labios de Manuel Cuesta. Y responden a una realidad, a u n enorme trabajo previo, de años, de horas y horas dedicadas al estudio de las monedas (aunque no sea esta magia ni mucho menos su único ni quizás su mayor dedicación). Tiene rutinas de dedales, navajas, pañuelos, cuerdas, y claro está; de sus majestades los naipes.

Y es que Manuel, a quién conocí siendo él un niño casi (y

yo también, lo sigo siendo, pero de bastantes más años que él), es una persona ideal para escribir este libro: es metódico y analítico y su conocimiento enciclopédico es ya legendario entre los magos ("Preguntemos a Manuel, él sabrá dónde está descrito este pase "). Pero, y esto es muy importante, no es un típico "ratón de biblioteca". Estudia, ensaya y actúa. Actúa mucho, es de los magos que más fácilmente actúan. Quiero decir que basta una leve insinuación para que Manuel (que siempre va preparado con su conjunto de monedas, sus dedales y su baraja) ponga manos

a la obra y hag a su s rutinas . (Le encant a construi r rutina s y

consigue algunas estupendas). Por eso este libro es una auténtica bendición de los cielos (donde están San Nelson Downs y San Ramsay). Porque es u n libro metódico, progresivo y completo. Paso a paso, capitulo a capítulo, el lector estudioso aprenderá (si no los conoce) o recordará (en caso contrario) todo un amplio abanico de posibilidades con las monedas. Esa magia hecha con objetos cotidianos al máximo, brillante, tintineante y estupenda. Tiene mucha suerte el lector de tener este libro en sus manos. La descripción de los pases está muy bien complementada con los muchos y claros dibujos y los juegos están estupendamente elegidos por su efecto, su

página 25, aproximadamente, arriba a la derecha

porque

".

trabajando pero que pronto siempre después de los dedales

".

".

13 —

Monedas in

crescendo.

adecuación a los pases y al excelente método pedagógico del libro. Además, y esto es un mérito añadido, encontrarás en él no sólo las últimas creaciones de los magos de hoy (detalles y juegos de Chris Kenner, D. Roth o Geofírey Latta, sino de los antiguos y excelsos clásicos, desde Ramsay hasta el preferido, y con razón, por Manuel: el grandísimo Nate Leipzig. Yo he visto todos los pases y juegos de este libro (Manuel me dedicó varias horas para que conociese el material antes de escribir este prólogo) y he quedado impresionado por la calidad y la canti'Hnrf de material y también po r la cuidadísima selección de juegos, muchos de los cuales me han engañado (ilusionado) al verlos. (Esta suerte he tenido). Espero que el lector disfrute (jmágica palabra!), con la lectura, el estudio y la presentación de estos juegos. Deseo que no olvide agradecer en su fuero interno el esfuerzo y la creatividad de tantos magos que a lo largo de tanto tiempo, han hecho posible estos pases, sutilezas y efectos, y también, lógicamente, a Manuel Cuesta su enorme esfuerzo y su generosidad en compartir conocimientos y transmitir su pasión por la magia.(*) En nombre de todos los magos que amamos la magia y el acercamiento serio, que no grave, a la magia. ¡Gracias, Manuell

Juan Tamariz S. Fernando (Cádiz)

ll-agosto-1998

(*JLo bueno es que a él si podrás comentárselo y agradecérselo en persona (en congresos, reuniones, etc.) o vía la maravillosa escritura (cartas, fiax o internet).

14

INTRODUCCIÓN;

Monedas in

crescendo

Sólo comentar que el motivo que me impulsa a redactar estas líneas es que en la Literatura española existe un vacío con relación a la Magia con Monedas y mucho más con respecto a la Técnica Básica. Con este libro intento que el lector vea las posibilidades que ofrece este material, intentaré que, de u n modo progresivo, el lector entienda la psicología que subyace en la magia con monedas. Para ello explicaré detalladamente cada técnica y acto seguido relataré un juego con la única intención de servir para, una vez dominada, poder practicarla en el seno de un a rutina. He seleccionado los juegos para que sean lo más prácticos y variados posible. Se pueden hacer de pie, sentados, y hasta arrodillados (postura adoptada hasta por el mismo Fred Kaps), Con excepción de aquellos juegos que aparecen en el último capítulo, para los demás no se requiere material especiaL Y el que se requiere se puede obtener con facilidad en tiendas de

magia. He procurado que los juegos se puedan realizar en cualquier momento y que sean lo mas antiángulo posibles y de tener ángulos peligrosos, te indico cómo cubrirlos. Además, he pretendido incorporar información que no sea únicamente de interés para los noveles, sino para la gente que quiera conocer los detalles adquiridos por mi propia experiencia, así como recoger la información contenida en libros de uso poco frecuente incluso entre numismagos. Todo lo anterior se complementa con unas pinceladas de teoría, que a fin de hacer amena la lectura del libro, está dispuesta en pequeñas dosis. Me he centrado en el estudio de los tres empalmes Básicos, estudiando así el empalme de los Dedos, el empalme a la Italiana y por último el empalme Clásico. Aparte de iniciar al lector en los falsos depósitos.- la técnica psicológicamente más difícil de afrontar -.

15 —

L

f

%

r

í

(

í

(

*

Monedas in

crescendo

Capitulo I: OCULTACIONES BÁSICAS

19 —

Monedas in

crescendo

EMPALME DE LOS DEDOS:

A/ Este empalme consiste en retener la moneda por la mera contracción de los dedos, es el primer empalme que se le ocurre a uno. Es el más íacil de ejecutar. Tened cuidado de que no se vea la moneda entre los dedos, para evitarlo recomiendo practicarlo con una goma alrededor de las falanges de los cuatro dedos. En cuanto a este empalme hay que distinguir el Alto y el Bajo (popularizado por Ramsay). La diferencia está en el dedo que la sujeta:

ALTO: La sujeta el dedo corazón (Fig. 1). BAJO: La sujeta el dedo anular. Es el más utilizado en la actualidad y a él nos referiremos básicamente (Fig. 2). OJO: El meñique está a ras de la moneda, para que cuando convenga se pueda doblar este dedo y cubrir ángulos delicados.

B / Con relación a los ángulos peligrosos en los cuales se ven las monedas ocultas en este empalme, son:

En la mano derecha el ángulo izquierdo, y viceversa. Hay que tener en cuenta que es el empalme que menos ángulos delicados tiene. Recomiendo estudiarlos delante de un espejo. Un método para reducirlos es girando la muñeca en sentido inverso a las agujas del reloj para la mano derecha y al revés para la otra mano (Fig. 3). Otro método que es muy útil, no sólo para este empalme, consiste en girar el cuerpo según interese cubrir el empalme de una mano u otra para dirigirse a un espectador situado a la derecha o izquierda según convenga. Los giros no han de ser

20

Monedas in

crescendo

superiores a 45°. Si no, se impediría la visión a.una parte de la audiencia, ya que estaríamos dándole la espalda. Por último, un método que permite eliminar los ángulos peligrosos de los laterales, consiste en tener dos espectadores que se colocan a izquierda y derecha del mago, como ayudantes, prácticamente rozando al mago y en posición un poco adelantada respecto al artista. Estos espectadores bloquearían la visión dé los que están a los lados de éstos. El problema es que, al igual que antes, hay espectadores (los laterales) que pierden visibilidad, pero tampoco verán la'/s moneda/s oculta/s, siendo muy útil saberlo para cuando se está prácticamente rodeado. (Este método puede combinarse con el anterior para que los 2 ayudantes no vean mas que lo imprescindible girando el cuerpo hacia uno u otro, normalmente para hablar o dar/recibir objetos de ellos). Otro método, éste ya para cuando se esté sentado, consiste en sentarse en el suelo a lo yoga, así los espectadores tienen una visión superior del juego eliminando en una gran parte los ángulos laterales. Además, no se limita la visibilidad a nadie en la audiencia, ni a los que están atrás, pero el problema es que sólo se puede realizar para Magia de cerca.

C/ Hasta ahora nos hemos referido a la mano, pero con relación a la posición de descanso del brazo y mano, el mejor sistema consiste en analizarse uno mismo los movimientos y gestos, y cuando uno haga Magia, realizarlos sin variaciones. Es, en suma, el concepto de Vernon de la naturalidad. Hemos de referirnos a dos casos:

1/Posición Sentado: La posición de relajación consiste en tener las manos semicerradas en puño con los pulgares tocando los índices, y apoyadas en la mesa a la altura de los antebrazos. NUNCA se deben tener los pulgares separados como cuando se hace autostop. Esta es la postura básica propugnada por Slydini y seguida por David Roth.

— 21

Monedas in crescendo.

Los brazos se mueven en sentido vertical y

** es

"* brazos -y por tanto las manos-, hacia delante y atrás, en sentido

* horizontal. Para un análisis más pormenorizado recomiendo ver

* el capítulo final de Estrellas de la Magia referente a la técnica de

* Lapping de Slydini; así como el Libro de Ganson sobre Slydini.

mediante

movimientos

del

cuerpo

como

se

desplazan

los

2/De pie: Aquí las dos posiciones recomendadas son:

La mano caída al costado, teniendo cuidado de que al caer haga un ligero balanceo, lo mejor consiste en ver cómo cae el brazo sin ninguna moneda, y después duplicarlo con la moneda empalmada para que sean idénticas las acciones (Vcrnon). (Fig. 4)

El brazo fiexionado por el codo, teniendo la mano semicerrada a la altura de la cintura. Detalle de dejar la mano relajada caída y hacia dentro con relación a la muñeca. ("Breaking at the wrist" según Vernon. Tomo 1 Chronicles al describir "Persistent of Visión Vanish" (Fig. 5).

Refiriéndonos

que

a

la cobertura

una

una

de

moneda

mano

tiene

mediante

acción,

„ f Ustinguimos tres supuestos básicos:

9

7

9

Si se flexionan (no del todo) los

»dedos

corazón,

anular

y

meñique,

¿estirando el índice como para señalar o atraer la atención hacia peí mago, haciendo que el índice señale al techo, se ve una gran ¿parte de la mano vacía y lo parece sobre todo si el mago NO -áIRA PARA ELLA Y CREE QUE ESTA VACIA, DESPREOCUPÁNDOSE DE ELLA. Otro método consiste en utilizar la mano para coger un bjeto; por ejemplo un a moneda, en cuyo caso los dedos índice y

I "orazón se estiran para, junto con el pulgar, agarrarla con

I ~uidado de no separar los dedos en sus falanges para que no se

I vea el objeto empalmado. La atención del mago y de la audiencia

22

Monedas in crescendo

debe dirigirse en todo momento al objeto que se va a coger, ya sea para enseñarlo, entregarlo o cambiarlo de sitio.

de

Por

último,

hemos

referirnos a una estratagema que hizo famosa Ramsay, que se puede considerar como una continuación dé la anterior. Tras haber cogido una moneda, por ejemplo, entre el índice y el pulgar o el índice, mayor y pulgar, el resto de los dedos se flexionan ligeramente para cubrir la que esté empalmada, mientras se deja ver la recién cogida, pudiendo estar esta mano con la palma hacia arriba, abajo o la derecha, viéndose vacía gran parte de la mano (fig. 6).

OJO: Flexionar el dedo meñique hasta que su punta quede en contacto con la palma de la mano para evitar que se vea la moneda desde ese ángulo (Fig. 6). Recomiendo sobre Técnicas y Juegos de Ocultación en el Empalme de los dedos ver Los Libros de Ramsay y Chris Kenner.

DESAPARICIÓN SIN TIRAJE fJoe Berg);

Este efecto rápido, original de Joe Berg consiste en que una moneda se envuelve en u n pliegue de la tela del pantalón. El espectador puede tocar y comprobar que sigue en su sitio. Un pase mágico y desaparece sin dejar rastro. El título viene de que el efecto duplica el clásico de la desaparición de una moneda que está fija a un a goma y desaparece dentro de la manga.

— 23 —

Monedas in

crescendo.

La única preparación consiste en tener en el bolsillo delantero derecho del pantalón una moneda extra -no va a estar a la vista del público-, que suponemos que es de 50 ptas. Se sujeta en la mano derecha otra moneda de 50 Ptas. que se coloca sobre la pierna derecha (por fuera), justo encima de

la que está dentro del bolsillo (Fig. 7). El único dedo que la sujeta es el pulgar derecho. Los otros dedos derechos están debajo. Estos dedos que está debajo de la

pellizcan la tela

moneda para cubrirla,

y

moneda hacia arriba y hacia ti en el proceso (Fig. 8). El pulgar derecho mientras, se hizo

í el pliegue y tan pronto se cubrieron los diez duros, la deslizó hacia el interior de la mano derecha (Fig. 9 ), en la posición para ser tenida en el empalme de los dedos derechos pero aún está sin empalmar.

girando

tela

La mano izquierda, que hasta ahora no había intervenido, se acerca al pliegue con su índice extendido, sujeta el pliegue por la parte superior; la mano derecha en ese momento se aparta hacia la derecha y en ese momento el pulgar derecho pasa la moneda al empalme de los dedos derechos. La mano derecha (con su moneda en el empalme de los dedos), señala con su índice extendido a la izquierda, que sujeta el pliegue y moneda -realmente la que está dentro del pantalón-. Te diriges a un espectador situado a tu derecha para que toque la tela del pantalón y certifique que en el interior del pliegue está la moneda. Realmente la moneda que él toca es la que está dentro del bolsillo. Al tocar la moneda, " ^ el espectador que está a tu derecha cubre tu costado derecho y

"* %'

2 4

Monedas in crescendo

con él el brazo de este lado, momento que aprovechas para descargar en el bolsillo derecho o izquierdo de atrás la moneda de 50 ptas. que realmente estaba fuera.

Le pides al espectador que suelte el agarre sobre la tela y moneda y tú con tus manos vacías procedes a desplegar el pliegue del pantalón mostrando que la moneda ha desaparecido.

NOTA:

Una variante consiste en mostrar la moneda de 50 ptas. pero teniendo debajo oculta una de tamaño más pequeño, por

ejemplo de 100 ptas., no haciendo falta tener ninguna dentro del

bolsillo del

derecha del pantalón, se envuelven en el pliegue cómo antes, teniendo cuidado de que no hagan ruido las monedas entre sí En el momento en que el pulgar lleva la moneda grande hacia el interior de la mano derecha, se deja la pequeña en el interior del pliegue de tela (Es el momento más delicado, ya que hay que tener cuidado para que no suenen). El cambio ya está hecho, se realizan las acciones descritas en el penúltüno párrafo del juego anterior para desembarazarse de la moneda. Y sólo queda revelar el efecto del cambio. Al Baker hacía este juego sentado frente a una mesa cubierta con tapete, ocultando con antelación bajo el tapete de la mesa una moneda. A la hora de hacer el juego cogía una moneda igual a la que estaba oculta y la colocaba sobre el tapete justo encima de la que hay oculta debajo. A continuación hacía el pase recién descrito y se quedaba con ella en la mano derecha tras lo cual un espectador sujetaba la moneda y el tapete y al desdoblar ambos ¡La moneda había atravesado el mantel!

pantalón, se coloca/n la/ s moneda/s sobré la pierna

—25 —

Monedas in

crescendo.

EMPALME A LA ITALIANA:

También llamado empalme del pulgar, por ser este dedo el que la retiene.

A/ La técnica del empalme es fácil y muy simple. Consiste en retener la moneda aprisionada entre el extremo de la mano y el lateral del dedo pulgar (fig. 10). Para llevar una moneda a este empalme se tiene en el extremo de las falanges de los dedos índice y mayor, que se flexionan, hasta llegar a la base del dedo pulgar (Fig. 11), momento en que el pulgar se relaja un poco y la retiene apoyada contra la mano.

La mano se tiene palma abajo durante el empalme, el pulgar prácticamente no tiene que moverse y la contracción para retener la moneda ha de ser mínima para que no se aprecie tensión en la mano que realiza el empalme. El pulgar ha de mantenerse extendido en su totalidad, p^ga^o_a_Ja_mano_jmtes, durante y después del empalme. De este modo se reduce ángulos *~

peligrosos"

B/ En el caso del empalme de la mano derecha el ángulo peligroso es el izquierdo. Para evitarlo, habrá que mantener la mano con la palma hacia abajo paralela al suelo, y seguir los consejos relativos a la posición del cuerpo referidos al empalme anterior. Si se mantiene el pulgar pegado a la mano son muchos menos. Es aconsejable como en el clásico, al realizar el empalme tener los dedos juntos y relajados, pero flexionados, formando un puño relajado, así se evitan ángulos peligrosos.

26

Monedas in

crescendo

C/ Para transferir una moneda que está empalmada a la italiana en la mano derecha al de los dedos, la mano se cierra en puño flojamente como para empalmarla, en este momento el dedo corazón toca la moneda por su superficie inferior, arrastrándolo hacia la derecha y cayendo en el empalme de los dedos. Todo esto sin separar el pulgar de la mano para evitar "Dead Away" que ocurre hasta en el empalme de cartas que se denomina "Fish Hook". Como se apreciará los usos de este empalme son menores que el anterior y el clásico. Aparte de ser más delicado de ángulos, son más lentas y difíciles las transferencias a otros empalmes; pero la/s moneda/s empalmada/s están a punto para ser descargadas a otra mano o a otro sitio. Basta con relajar un poco el pulgar. OJO: No separar en este caso el pulgar de la mano, simplemente relajando la presión contra la mano es suficiente.

"MISTERIOUS

CROSS OF INDIA" de Daryl Martínez. Está descrito en s u libro

este

"Secrets

a

continuación una versión simplificada.

Un

buen

of

a

efecto

Puerto

con

Rican

empalme

del

es

Gambler";

cual

expongo

MISTERIOUS CROSS OF INDIA (Daryl Martínez):

El mago enseña seis monedas, tres en la palma de cada mano, las cuales están cruzadas como se ve en la (fig. 12). La derecha se coloca por encima de la izquierda. Se cierran en puño, y una a una pasan las tres de la mano derecha a la mano izquierda

Este efecto de "Monedas de mano a mano", ("Coin Across" para los Sajones), es descarado pero, hecho con la suficiente seguridad, funciona muy bien y no tiene ángulos

27

Monedas in

crescendo.

^ peligrosos, aparte de que no requiere ningún elemento especial ni extra. En nuestro caso lo mejor es que sólo requiere saber ejecutar el empalme a la Italiana. Pasemos, pues, a la explicación.

■J**

El mago enseña seis monedas que coloca sobre la

"**

mes a e n do s grupo s tre s a l a derecha , y tre s

a l a izquierda , cruz a

*•*

su s brazo s a l a altur a d e la s muñecas , y co n l a man o izquierd a

é*

coge las tres monedas que están a la derecha de la mesa.

Mientras la mano derecha coge las que están a la izquierda de la

¿ ,

mesa -cada mano coge las suyas sin ayuda de la otra-. Ambas

(

manos, aún cruzadas, se giran para quedar las palmas hacia

,(

arriba, mostrando en cada mano tres monedas (Fig. 12). La mano

(

derecha está por encima de la izquierda

"f"

Ahora se cierran las manos, sin descruzar los brazos;

**

empalmando

a

la

italiana

en

la

mano

derecha

la

moneda

ém superior, que estaba mas cerca de las puntas de los dedos. Ahora

los puños hacen un pase como mágico, y se permite que suenen

¿

las monedas de la izquierda como si hubiera llegado a esta mano

!

una moneda de la derecha

i

La mano derecha deja caer

,

sobre la mesa las dos monedas

* que no estaban empalmadas,

* dejándolas separadas, para que se vea que sólo hay dos, a la vez la mano izquierda deja en una pila sus tres monedas en la mesa. De modo que no se puedan contar (hay tres pero para el público habrá cuatro). Ahora los brazos se descruzan, la , mano izquierda se gira palma arriba, coge a la vez las dos monedas que están a la izquierda para dejarlas caer una a una sobre la mesa en la misma zona de ésta en que estaban. Simultáneamente la mano derecha coge con la mano palma abajo, a la vez, las tres que estaban a la derecha y les añade la que tenía empalmada, girándose palma arriba, y deja caer las cuatro, como hizo la izquierda (de un a a un a sobre la misma posición de la mesa que ocupaban).

y deja caer las cuatro, como hizo la izquierda (de un a a un a sobre

(

,

■.!;

Las manos se cruzan de nuevo, la mano derecha por

1 l encima de la izquierda. La izquierda coge las cuatro que están en

^ % la parte derecha de la mesa y la derecha coge las dos que están a

9 (

•^■ : -

U

28

—————

Monedas

increscendo

la izquierda de la mesa. Las manos están como en la (Fig. 12), se

cierran en puño. Si se pregunta si la vieron pasar dirán que sí. El

mago dice que todavía NO. Se abren las manos sin descruzarlas y sin soltar las monedas sobre la mesa. Se ve que todavía hay

cuatro en una mano y dos en la otra. Se cierran las manos y se ponen con el dorso hacia arriba. Entonces se hace el pase mágico

y se muestra que ha pasado ya. Se repite la secuencia de

empalme en la derecha, descruzamiento de brazos, la derecha añade una a las cuatro que están a la derecha de la mesa, mientras la izquierda coge la que queda a la izquierda de la mesa, soltando ambas las monedas sobre la mesa.

Se cogen las monedas como en la (Fig. 12), una en la mano

derecha y cinco en la izquierda. Se cierran en puño haciendo una finta como si se cogiera con la izquierda la moneda que tiene la derecha. Realmente no se coge nada. Después de levantar sospechas, se enseñan las manos como en la (Fig. 12), viéndose todo como tenía que estar. Se cierran ambas manos girándolas palma abajo. Tras el pase mágico y el ruido que habrás hecho con las monedas de la mano izquierda se dará por supuesto que

ha llegado la última a la mano izquierda

Se abren ambas manos con las palmas hacia abajo, reteniendo la derecha su moneda empalmada. Mientras la izquierda habrá dejado sus cinco monedas (como si fueran seis) en la parte derecha de la mesa. Concluye esta acción, descruzando los brazos, girando la mano izquierda palma arriba, cogiendo simultáneamente con la mano derecha palma abajo las cinco monedas y añadiendo la que tiene empalmada, girando a continuación esta mano palma arriba y dejando caer de una a una las seis que tiene sobre la mesa, completando el efecto.

— 29 —

Monedas in crescendo

EMPALME CLÁSICO:

Llegamos po r fin a l Rey de los empalmes, es ta n engañoso que se puede engañar con él basta a magos, incluso buenos conocedores. Tiene la ventaja de que las manos aparentan estar vacías por estar los dedos libres, (no como el de los dedos). Aparte, el pulgar puede utilizarse con soltura (no como a la italiana). Tiene el problema de su dificultad técnica, pero se compensa por su gran número de aplicaciones, sin olvidar que un mal empalme clásico será natural si se tienen estudiados los movimientos a realizar con las manos. Aparte está la nada despreciable ventaja de que se puede manejar monedas y objetos de otro tipo aparentando vacuidad en la mano de "Cujus". Recomiendo practicarlo con monedas anchas y pesadas (difíciles de manipular) las de 50 ptas. antiguas que no tienen el canto estriado, son muy buenas para practicar por su elevada dificultad. Así, cuando se manejen peniques y medios dólares, se hará con mayor facilidad.

En este empalme la moneda se retiene por contracción del Tenar e Hipotenar de la mano (Fig. 13), la contracción obliga a mover u n poco el pulgar derecho hacia la palma (Fig. 14). La posición exacta de la moneda depende de cada uno, pero debe ser tal que permita retenerla con poco desplazamiento del pulgar y, además, tras el empalme, si la mano se coloca como en la (Fig. 15), no se verá desde el frente, y poco desde el lateral derecho

— 30

Monedas in crescendo

A/ Para llevar un a moneda a este empalme se tiene ésta en la posición de descanso (Rest Position). La moneda está sobre las puntas de los dedos corazón y anular derechos, sobresaliendo la mitad de la moneda sobre la punta de ellos (Fig. 16). El pulgar está apoyado sobre la moneda pero, si se retira, no caerá ésta.

w

F¡g.:17

El pulgar derecho suelta la moneda contactando con el

dedo índice derecho a la

17). La mano está palma hacia abajo y los dedos se cierran en puño hasta colocar la moneda en la palma de la mano derecha (Fig. 18), donde es retenida por los músculos tenar e hipotenar por un a ligera contracción de ellos (Fig. 14).

altura de la mitad má s o menos (Fig.

Fig.:18

Fig.:19

J

El dedo pulgar, mientras se ejecuta el empalme, no pierde contacto con el extremo de la mano derecha, ya que, de hacerlo, como en la (Fig. 19), el movimiento del pulgar delataría que se realizaba un empalme. Es recomendable aprender a realizar el empalme con la mano derecha, y una vez dominado y entendido el mecanismo practicarlo con la izquierda Un detalle es que si tenemos un a moneda empalmada en una mano y en la otra no, la apariencia de las dos manos ha de ser idéntica. La mayor diferencia apreciable es la Posición del Pulgar, por tanto la mano que no tiene moneda empalmada ha de adoptar la misma posición del pulgar que la otra.

31

Monedas in crescendo.

OJO: Es un detalle muy importante y tenido muy poco en cuenta. Utilízalo. Es fundamental analizar los movimientos que realiza uno normalmente y duplicarlos con la mano teniendo una moneda empalmada. De ahí que sea muy recomendable para practicar el llevar una moneda empalmada en la vida diaria, en el bus, al andar por la calle El usar la mano con la moneda empalmada para mover objetos, para escribir, manejar cartas, etc., ayuda mucho a adquirir soltura y a perder el sentimiento de culpabilidad ocasionado por tener una moneda empalmada, y acaba siendo tan natural el empalme que uno se olvida de que lleva una moneda empalmada, induciendo a que el público no detecte nada anormal. Al realizar el empalme clásico siempre hay una contracción de la mano que lo realiza, para que no sea visible ésta, HACER SIEMPRE ESTE EMPALME CUANDO LA MANO ESTE EN MOVIMIENTO.

B/ Con relación a los ángulos peligrosos, me remito al PUNTO B mencionado al tratar el empalme de los dedos. Aparte, para evitar que se vea desde la izquierda en el caso de la mano derecha es aconsejable ei tener el pulgar pegado al costado de la mano, como si se tuviera una moneda empalmada a la italiana, y al revés para la otra mano.

Fig.:20

Otro punto a tratar es el relativo a la "Sutileza de Malini". Si uno tiene a los espectadores con un Ángulo de Visión por encima de las Manos y coloca las manos con el dorso de los dedos hacia el suelo, y el pulgar en contacto con la punta de los dedos corazón y anular (Fig. 20). La moneda no será vista.

32

Monedas in crescendo

Además la posición es natural para sujetar otra moneda. Era muy utilizada por Vernon y Kaps. Si las condiciones lo permiten, se puede sujetar con el pulgar e índice la moneda y la mano queda como muy vacia (Fig. 21).

^

^

Fig.:22

Fig.:23

En el caso de que se esté sentado en el suelo con los espectadores con la visión sólo desde arriba, se puede adoptar la postura de la araña (Fig. 22), llamada así por la similitud con el animalejo. El problema es que esta postura atrae mucho la atención sobre las manos.

C/ Variantes:

1/ Empalme profundo: Consiste en desplazar la moneda a una posición más cercana a la base del pulgar (Fig. 23). Con ello se consigue que, al tener las manos en la posición (Fig. 24), la moneda sea menos visible desde el frente, aunque no ocurre lo mismo desde el lateral, en que es más visible. Es útil para determinados juegos.

2/ Edge Palm: Originado por T. Nelsori Downs. Es en suma el Empalme Clásico, pero la moneda no está pegada a la palma en la parte sombreada (Fig. 25), permitiendo al corazón introducirse entre ella y la palma para cogerla entre este dedo y

— 33 —

Monedas in crescendo

el anular por el otro lado. (Fig. 26). Para empalmar una moneda, se tiene entre el corazón (por encima) y anular (por debajo) y se coloca como para el clásico pero, al estar separada de la palma, una parte de la moneda, queda en una posición más horizontal que el clásico. Permite hacer transferencias de una mano a otra con mayor facilidad que el Clásico.

D/ Para transferir una moneda que está en el Clásico al de los dedos, simplemente se cierra la mano en puño relajado y se deja caer la moneda en esta posición. Todo consiste en practicar el ángulo en que se coloca la mano y la mayor o menor cerrazón de ésta. La moneda realmente no se deja^caer más que desde una distancia de medio centímetro.

Para realizar la Transferencia del empalme de los dedos al Clásico se cierra la mano en puño relajado y desde el empalme de los dedos se coloca la moneda en contacto con la parte de la palma en que se empalma a lo clásico, momento en que los dedos se encogen un poco para apretarla contra la palma (Fig. 27). Para transferir una moneda desde el clásico a la italiana, la mano se cierra en puño flojo y se invierte la acción del empalme en el clásico; esto es, se deja caer la moneda en la Rest Position, pero no sobre los dedos corazón y anular, que es lo normal para hacer el empalme, sino en el dedo corazón, que la lleva a dicho empalme a la italiana tras separar un poco el pulgar que posteriormente la empalma. Para transferirla desde la italiana al clásico, la parte de la moneda que está a la vista es empujada hacia la palma de la mano por los dedos corazón y anular (sobre todo el anular), donde es finalmente empalmada, todo ello con la mano cerrada en puño.

Monedas in crescendo

FORRADO DE PLATA (Milbourne Christopher):

u n

billete prestado se extraen 500 ptas. Eso es sacarle partido al

En este efecto original de Milbourne Christopher, de

dinero. Es un buen efecto del tipo rompehielos, en los cuales este gran mago era un especialista. Un efecto rompehielos es aquel que sirve para romper la barrera entre el mago y los espectadores. Suponed que la conversación versa sobre la política económica del gobierno y que afirmas que sabes el motivo por el que están cambiando los billetes de 1000

ptas. La gente defraudaba a

Hacienda. Porque se le puede sacar mas partido del que se pueda creer. Pides prestado un billete de 1000 ptas. y puedes empezar una sesión de magia sin tener que decir: "Mira, te voy a hacer un juego". Lo cual le da un aire de improvisado a la magia que redunda en un efecto mejor.

F¡g.:28

Para ello no hace falta más que tener en el empalme clásico de la mano derecha una moneda de 500 ptas. y coger el billete con la mano izquierda mientras se deja caer la moneda en el empalme de los dedos derechos y se coloca el billete encima (Fig. 28). Se gira la mano derecha para dejar ver el billete y mano por el dorso (Fig. 29). Observa que al dar la vuelta a la mano para mostrar el dorso, el billete se empuja hacia adelante con el pulgar, para que se vea en toda su extensión. Se gira la mano palma arriba y se retrasa el billete con el pulgar, para cubrir la moneda. Y, con ayuda de la mano izquierda se gira 90°' hacia la derecha, se enrolla en forma de tubo (Fig. 30), quedando los dedos derechos en el interior, se coge el tubo (y moneda) con la mano izquierda, se golpea contra algo sólido y suena a sólido.

— 35 —

Monedas úi crescendo

Se relaja la presión de los dedos sobre el billete, saliendo la moneda del interior del tubo. Puedes reforzar el efecto si la dejas caer sobre la mesa haciendo ruido, de este modo la ilusión visual de la aparición de la moneda se refuerza por el elemento auditivo. Termina desdoblando el billete, mostrando su inocuidad, Podrías concluir haciéndola desaparecer como en el juego de Joe Berg, más adelante te explicaré otras posibilidades. Recuerda que la magia con monedas es de las que más se presta a este tipo de efectos extemporáneos, ya que el material es de lo más normal y surge en cualquier sitio. En una tienda, en el restaurante, de copas con los amigos, en todos estos sitios y en muchos más es necesario usar dinero, y juegos como el recién descrito vienen como anillo al dedo.

'"T

5

m

*

36

Monedas in crescendo

Capítulo II :DIVERTIMENTO:

37

^

Monedas in

crescendo.

SEVEN PENNY TRICK ( Terry Lynn):

Este juego es uno de los pocos que se puede repetir, de hecho, creo que es aconsejable repetirlo. Eso sí, recomiendo no hacerlo mas de tres veces. El efecto consiste en que al espectador se le ponen siete monedas en la mano. Mágicamente, se le extrae una. Como dije antes, se repite, aunque esta vez con seis; con el mismo resultado. Finalmente con cinco. Atravesando una moneda su mano cada vez. Aparte es un vehículo perfecto para irnos introduciendo en el tema de las retenciones que analizaremos más adelante.

Para ello se tienen las siete monedas apiladas en la mano izquierda palma arriba, en la posición del empalme de los dedos. Se le dice a un espectador, situado a tu derecha que extienda su mano izquierda palma arriba. Tú se lo muestras con tu mano derecha Le comentas que para que no puedas hacer trampa, tan pronto como tenga todas las monedas en el interior de su mano, que la cierre en puño para que no puedas llevarte nada. Después coges la moneda superior de la pila con tu mano derecha (Fig. 31) y se la colocas en la palma de su mano, a la vez que dices : "UNA". Coges una segunda moneda y la colocas sobre la primera dejando que suenen, diciendo: "DOS". Se hace lo mismo con la tercera moneda, contando "TRES". ídem con la cuarta y la quinta. Al contar la penúltima, se golpea contra las cinco que hay sn la mano del espectador, pero se retiene por la presión del pulgar derecho que la sujeta (Fig. 32), retirándose la mano derecha a continuación para dejar que la mano izquierda deje caer la última moneda sobre las 7 del espectador. (Realmente 6). Se le dice que cierre la mano para que no te puedas llevar ninguna.

?

38

Monedas in

crescendo

Tienes en el empalme de los dedos derechos una moneda. Dile al espectador que le vas a hacer una incisión en su puño, pero que no se preocupe de que no le va a doler. Para ello tu mano derecha se coloca debajo del puño cerrado del espectador y pone en contacto la moneda que retiene con el dorso de la mano del espectador, hacia sus nudillos, para que sienta la moneda, como si realmente hubiera atravesado su mano, para a continuación sacar la mano derecha y dejar ver la moneda que acaba de atravesar su carne y huesos. Dejas la moneda que acaba de atravesar sobre la mesa. El espectador, tras haber contado y examinado las seis monedas que le quedan, te las da y las colocas en la posición del empalme de los dedos izquierdos Y te dispones a repetir lo anterior: le colocas 1, 2, 3 y 4 monedas en su mano izquierda; la quinta sólo golpea las cuatro anteriores que tiene en su mano. La sexta se deja caer desde tu mano izquierda a la del espectador, que, tan pronto como la recibe, cierra su mano. Para finalizar simulando extraerla a través de su mano. Si quieres repetirlo por tercera vez., ejecutas las mismas acciones que antes. Cuentas 1, 2 y 3 monedas. La cuarta sólo golpea las anteriores, para finalmente dejar caer la quinta sobre el resto de las que tiene en su mano. Rematando con la tercera penetración de una moneda.

NOTA: No te dejes engañar por la sencillez del método. Ya que el espectador, al ver la mano izquierda del mago vacía en el momento de dejar caer la última moneda, se convence de que tiene todas. Recalca que cierre su mano tan pronto tenga "TODAS" las monedas en su interior.

MONEDAS A MANO A MANO (Paúl Diamond):

Este juego, es uno de los clásicos en la magia con monedas. Su efecto consiste en que tienes tres monedas en la mano izquierda y otras tres en la derecha y una a una pasan a la izquierda mágicamente, claro. Al ser clásico, existen multitud de métodos'y presentaciones. Yo he recopilado mas de 50. Y, ¡ojo!, sólo he seleccionado los métodos que considero muy buenos.

— 39 —

Monedas in crescendo

Todo ello sin incluir la media docena de métodos que he ideado. El método que voy a describir a continuación es el abuelito de los métodos ideados -tener una extra-, pero esta versión permite además ocultarla de un modo sencillo y natural. La técnica digital es sencilla. Sólo requieres tres monedas de tamaño grande, yo uso de 50 ptas. de las viejas, y cuatro pequeñas, (las de 100 ptas. nuevas van bien). Déjalas en el bolsillo derecho del pantalón. Para el público sólo usarás seis. Es muy buena idea usar

la táctica descrita por Robert Houdin consistente en decir que vas a usar tres monedas de 50 y tres de 100. Al sacar del bolsillo,

par de 100. Y pides

sólo tienes un par de ellas de 50 y otro

prestadas las otras dos. Lo que no sabrá el público es que ya tendrás empalmada en la mano derecha la extra de 100. Todo esto es una argucia psicológica muy buena. Para el público sólo puedes tener seis monedas, ya que has tenido que pedir prestadas dos para poder hacer el juego. Esto tiene aplicación para otros juegos en que tengas que usar monedas

extras. Supongamos que no deseas aplicar esta estratagema. Comienza mostrando las manos vacías mientras charlas,

subliminalmente la gente recordará este hecho, lo cual te será de ayuda para engañarlos. Y a continuación, procede a sacar

del bolsillo las siete monedas,

pero mientras tienes la mano derecha en el bolsillo, empalma

a la italiana una de las

pequeñas, y a continuación saca las seis restantes y pósalas sobre la mesa. Déjalas extendidas en dos columnas paralelas, las grandes

a t u izquierda y las pequeñas a tu derecha (Fig. 33). Pon tu mano izquierda palma arriba debajo del borde de la mesa para que la mano derecha palma abajo, con las puntas de sus dedos, arrastre la moneda grande más cercana a ti hacia el borde de la mesa

hasta dejarla caer sobre los dedos de la mano izquierda (Fig. 34). Repite lo mismo con la 2 a moneda. Pero, tras arrastrar la 3 a en el momento de s u caída, dejas caer con ella la pequeña que retenías

a la italiana. Tan pronto como hayan caído las dos, cierra la mano.

— 40

Monedas in crescendo

NOTA: La pequeña debe caer encima de las grandes, ocurre sin hacer ningún esfuerzo, ya que la pequeña, al estar en una posición más alta, tarda unas milésimas de segundo más en

caer. Pero, eso sí, debes procurar que las dos monedas caigan a

la vez. Para que no se oiga caer una moneda y después otra.

Ahora coge con tu mano derecha las tres monedas pequeñas, una a una, y cierra la mano sobre ellas. Di que, dando una pase mágico viajan de una mano a otra. Pero sólo tras haber dado el pase mágico. Lógicamente,

como no lo has dado, si abrieras las manos, se verían tres en cada mano y eso vas a hacer. ¿Cómo? Ten en cuenta que las monedas grandes de la mano izquierda tenían encima la extra

y que estaban en las puntas de

los dedos y que se cerró la mano de modo que se giró la pila de monedas quedando la pequeña debajo. Si abres esta mano y extiendes las 3 monedas superiores con el pulgar izquierdo del mismo modo que lo hace el de la mano derecha, la moneda extra queda oculta bajo la inferior de la mano izquierda. Viéndose sólo tres monedas en cada mano. No se debe enseñar durante mucho tiempo, viéndose que aún no ha pasado ninguna. Cierra los dos puños empalmando la mano derecha a la italiana una de sus monedas. Sacude un poco los dos puños mientras los mantienes separados y, a continuación, ábrelos manteniendo las manos dorso arriba, y deja caer sobre la parte izquierda de la mesa las cuatro monedas de la mano izquierda y, a la derecha de la mesa, sólo 2 de la derecha ¡Ha viajado una! Una vez que ha s soltado las monedas, lo mejor para que la mano derecha tenga una apariencia natural consiste en apoyar las dos manos sobre la mesa (Fig. 35 ).

— 41 —

Monedas in crescendo.

No te pares mucho en esta posición. Con la mano derecha barrerás las monedas de la izquierda sobre los dedos de la mano izquierda. En primer lugar, la moneda pequeña, y después una a una las tres grandes, dejando caer con la última la pequeña que está empalmada a la italiana. La mano derecha termina cogiendo las monedas pequeñas y da una sacudida a los dos puños. Pero di que lo que estás haciendo es bien difícil, ya que las monedas de 100 ptas. son de un mayor valor que las de 50. y son más remolonas a la hora de moverse. Y como para corroborarlo, mientras dices esto, abres los dos puños, pero al igual que antes, extiende las monedas de la mano izquierda con su pulgar, viéndose una pequeña encima de tres grandes, y en la derecha, las dos pequeñas. Cierra los dos puños, empalmando a la italiana en la mano derecha una de sus dos monedas. Da una sacudida a los puños, a continuación gira las manos dorso arriba dejando caer la mano izquierda 3 monedas grandes y 2 pequeñas, viéndose caer una moneda pequeña de la mano derecha, ya que mantendrá la otra

oculta. Como antes, tan pronto has dejado caer las monedas sobre la mesa, ambas manos se acercan un poco al cuerpo y se apoyan sobre la mesa (Fig. 35).

Procede a barrer con la mano derecha -con la palma extendida hacia abajo- una a una las dos monedas pequeñas y las tres grandes, dejando caer junto con la última grande y encima de ésta la pequeña que tienes empalmada a la italiana en la mano derecha. La mano derecha termina cogiendo la moneda pequeña que resta por viajar y, tras cerrar las manos, da una sacudida a los dos puños. Di que ya pasó, pero no abras las manos. Di que lo difícil es que haga el viaje de ida y vuelta. Así que da otra sacudida a los puños y di que ya volvió. Así que disponte a abrirlos de nuevo, pero al igual que antes, extiende las monedas de la mano izquierda con su pulgar viéndose dos pequeñas

42 —

Monedas in crescendo

encima de tres grandes, y en la mano derecha, la pequeña. Cieña los dos puños empalmando a la italiana en la mano derecha su moneda. Da una sacudida a los puños, a continuación gira las manos dorso arriba, dejando caer la mano izquierda tres monedas grandes y las tres pequeñas, y ninguna de la mano derecha, ya que se mantendrá oculta en el empalme a la italiana. Tras lo cual, las dos manos retroceden y se apoyan dorso arriba en la mesa, pudiendo la gente ver con claridad seis monedas en el lado izquierdo de la mesa y ninguna en él derecho. Esta posición de las manos no dura mucho, ya que la mano izquierda se gira palma arriba y se coloca bajo el borde de la mesa para que la mano derecha palma abajo barra las seis monedas, una a una sobre ella, dejando caer la extra al contar la quinta pudiendo verse la mano derecha vacía al contar la sexta. (OJO: no hagas ningún comentario sobre este hecho).

NOTA:

Este efecto se basa en que la gente ni vea ni sospeche la existencia de una moneda extra. Esto se consigue cuando al comienzo del juego la gente ve las manos vacías y, además, por si fuera poco, este manejo te permite enseñar las dos manos con sólo seis monedas en su interior, en tres ocasiones (al abrir las manos antes de cada viaje). Pero las manos se abren, no para enseñar que sólo hay seis, sino con cualquier otra excusa plausible que permita justificar el mostrar las manos; pero en ningún caso hagas mención al n° de monedas que tienes en las manos, ya que no se debe recalcar en exceso lo que es obvio, y mucho menos si no es cierto.

—43 —

Monedas in crescendo

PLEGADO DE PAPEL (COIN FOLDh

Con este nombre se viene a definir la desaparición de una moneda envuelta

en un trozo de papel. Es un efecto clásico y, aparte de la versión original, considero interesantes la de Frank Ducrot, (escrita en el "Bobo coin Magic"), la variante de Jack Chanin "The Phoenix", la de Flip Hallena "Some Manuscriptricks" (muy interesante no sólo por la técnica, sino

por citar las que

considero mejores. Me centraré en la versión que uso yo. Es la versión de ese gran maestro de antaño, Nate Leipzig. Se parte de un papel cuadrado tal como el de la (fig. 36), ese tamaño está pensado para monedas del tamaño de 50 ptas. de las de antes. El papel se sujeta con la mano derecha en la punta de los dedos.

por la presentación

),

Fig.: 37

Se coge la moneda y se coloca en el centro del papel. Se

pliega la tercera parte de la izquierda sobre la moneda y marca el pliegue. Procede igual con la tercera parte de la derecha (Fig. 37). Pliega la parte delantera, la tercera parte hacia atrás, cubriendo la moneda con otro pliegue(Fig.38). Adelanta la mano derecha hacia, el espectador para que toque la moneda a través del papel.

comprobado que aún está en el interior; se

acerca la mano derecha con el papel al cuerpo de nuevo, aflojando el pulgar la presión sobre el paquete y permitiendo que la moneda se deslice hacia la parte de atrás del papel, haciendo de tope los dedos derechos para evitar que se caiga la moneda (Fig. 39). Y se finaliza el plegado doblando los pliegues delanteros

Una vez que ha

— 44

. ;

Monedas in crescendo

sobre la parte más cercana al mago, quedando reducido el papel a una novena parte de su tamaño (Fig. 40). La mano izquierda va al bolsillo y coge un lápiz que se le da a un espectador situado a la derecha del mago. Con el lápiz, el

espectador golpea el paquete que tiene el mago en la mano derecha y suena a sólido. Mientras se habla sobre la solidez del metal, se deja caer la moneda en el empalme de los dedos derechos. A continuación, la mano izquierda coge el papel (sin la moneda) y con la mano derecha se coge el lápiz y se guarda en el bolsillo -desembarazándose de la moneda-. Se hacen unos pases mágicos y se rompe el papel. ¡La moneda h a desaparecido!

Otra opción consiste en envolver la moneda con papel flash -se puede dejar caer la moneda envuelta sobre la mesa,

(suena a sólido y la moneda no sale fuera)-. A continuación, la

mano derecha va al bolsillo por las cerillas, que se le dan

espectador situado a la derecha. Se le dice que arranque una y la encienda. Mientras, con la mano derecha, se coge el papel de nuevo (dejando caer la moneda en el empalme de los dedos derechos) con el fin de dejar el papel cerca del espectador, que ya habrá encendido la cerilla.

al

A continuación, con la mano derecha se coge la caja de cerillas y se guarda en el bolsillo, descargando en él la moneda. Mientras, el espectador estará haciendo unos pases mágicos con la cerilla sobre el papel. Con la mano derecha vacía se coge la cerilla encendida y se apaga soplando. Con la cerilla aún caliente se toca el papel flash, y habrán desaparecido en un flash, tanto papel, como moneda. ¡Un efecto muy visual!

— 45 —

«ii&v.

(<•

Monedas in

crescendo

Capítulo III :CAMBIOS:

47

Monedas in

crescendo

EMPALME DE DEDOS (Cambio de Bobo):

Es con diferencia el más útil, fácil, cómodo y práctico. Está descrito en las primeras páginas del "Modera Coin Magic" Bobo. Consiste en tener una moneda empalmada en los dedos de la mano derecha, y otra en la mano izquierda a la vista, que se coge con los dedos pulgar, índice y corazón derechos que la lanzan- dejan caer a la mano izquierda en la base de los dedos corazón y anular, cerrándose ésta simultáneamente. El cambio consiste en, tras coger la moneda que antes estaba en la mano izquierda con los dedos índice, mayor y anular derechos, retenerla con dichos dedos para lanzar-dejar caer la que se retenía en el empalme de los dedos de la derecha El quid consiste en coger la moneda de la mano izda. de modo que sobresalga poco por delante de los dedos índice, mayor y anular derechos, ya que de esta manera, en el momento del cambio, apenas sin mover los dedos derechos, sólo con un pequeño movimiento del pulgar derecho, no quede a la vista. Hay que mantener antes y durante el cambio los dedos derechos semiextendidos pero relajados, pasando tras el cambio la moneda al empalme de los dedos. Las manos han de estar lo suficientemente cerca para que no se vea la moneda que se ha cambiado en su recorrido desde la mano derecha a la izquierda. La mirada se dirige desde la moneda al público en el momento de realizar el cambio para volver a la mano que supuestamente tiene la moneda tras haberlo realizado.

TRANSPOSICIÓN PLATA Y COBRE (I):

de

cobre, sujeta por u n espectador, cambia Mágicamente de sitio con una de cobre tenida por el mago. Como supondrás, al realizarse la magia en la mano del espectador, el efecto es muy fuerte. Uno de los más comerciales que se puede hacer con monedas.

El efecto

consiste

brevemente

en

que

una

moneda

— 48—

Se requieren tres monedas:

a/

Dos de plata

(50 ptas.},

Monedas in

crescendo

que

se

tienen

en

el

bolsillo derecho del pantalón -en el de delante-.

Una de cobre (penique), en el bolsillo pequeño

que

uses vaqueros. Dirígete a un espectador que esté situado a tu izquierda, pero adelantando con respecto ti. Introduce la mano derecha en el bolsillo derecho del pantalón y empalma en el Clásico una de las monedas de Plata. Metes la mano derecha en el bolsillo pequeño y sacas la de cobre a la vista en la punta de los dedos. Tiras la moneda de cobre a la mano izquierda, que está extendida palma arriba, y tan pronto como recibe la moneda, se cierra sobre ella, (esta acción se ejecuta como si fueras a hacer el cambio de Bobo, pero sin realizarlo). Le comentas al espectador que le vas a explicar cómo hacen los "chorizos" para robar y para eso le vas a dar el penique, de modo que tan pronto como lo sienta en su mano, la cierre para impedir que tú se lo lleves. Mientras dices esto, lanzas el penique de nuevo a la mano izquierda, que se cierra tan pronto como recibe la moneda. Le dices al espectador que extienda su mano derecha palma arriba. Mientras, has dejado caer las 50 ptas. del empalme clásico al de los dedos derechos Como para explicarle cómo poner su mano, la mano derecha se dirige a coger el penique, y extendiendo la mano izquierda palma arriba, así él ve como quieres que ponga su mano. Tras lo cual y, mientras él está mas pendiente de su mano que de la tuya, procedes a realizar el cambio de Bobo cerrando la mano izquierda sobre la moneda y sé la pones en la mano derecha del espectador.

Con tu propia mano izquierda le ayudas a cerrar su mano en un puño y se la pones con los nudillos hacia arriba (precaución para que no abra su mano). Se le dice que se va intentar. Como repensándolo, se le pregunta si la nota ya. El dirá que si -realmente es la de 50 ptas.-.

b/

que tiene el pantalón del lado derecho, suponiendo

Le comentas que para extraerla hace falta la ayuda de una herramienta. Que no se preocupe, que no vas a utilizar la navaja típica de los chorizos, sino un elemento cotidiano. Metes la mano derecha en el bolsillo derecho, empalmas la moneda de cobre en

— 49

Monedas in

crescendo.

el clásico y sacas la moneda de 50 ptas. que tenías desde el comienzo y la lanzas a tu mano izquierda, que se cierra tan pronto la recibe y con esta mano la colocas sobre el puño cerrado del espectador (suüleza de Francis Carlyle para que no abra la mano).

Mientras colocas esta moneda, la mano derecha ha dejado caer la moneda de cobre del empalme Clásico al empalme de los dedos de la misma mano. Con la mano derecha le coges la moneda que está sobre su puño y la lanzas a tu mano izquierda, que se cierra tan pronto la recibe.

Se le dice que te quedas con los diez duros porque tienen valor en España, mientras haces el cambio de Bobo como hiciste antes al lanzarla a la mano izquierda Toca con tu puño izquierdo el suyo, y di que ya está. Abres tu mano con dramatismo. ¡En ella se encuentra el penique, se lo acabas de robar!. No hará falta que le digas que abra la suya, ya lo hará por su cuenta y, ¡encontrará los 10 duros en su mano! Final.

I:

#

m

m

r

— 50 —

Monedas in

crescendo

EMPALME A LA ITALIANA (Cambio a una mano):

Se tiene a la vista en la mano izquierda que está palma arriba una moneda. En el empalme de los dedos de la mano

derecha que está palma abajo, tendrás otra oculta. Se coge con los dedos pulgar, índice y mayor derechos la que está en la mano izquierda Mientras se atrae la atención a otro punto (un

espectador, la mesa

moneda que estaba a la vista y relaja la presión sobre la moneda que estaba empalmada y la deja caer sobre la mesa o sobre la otra mano, a la que se acerca.

Otra justificación para este cambio consiste en realizar el cambio al voltear la moneda, acabando la moneda en un empalme a la italiana modificado (en la punta del pulgar derecho), siendo muy fácil transferirla al empalme de los dedos derechos

la mano derecha empalma a la italiana la

);

Este cambio ofrece como ventaja con respecto al de Bobo el permitir que la mano permanezca con los dedos libres después de haber hecho el cambio.

MONEDA AL VASO (Nate Leipzig):

En este efecto, uno de los favoritos de Nate Leipzig, una moneda marcada, envuelta en un trozo de papel, desaparece y reaparece en el interior de un vaso cuya boca ha sido cubierta con un estuche de cartas y, además, con un pañuelo cubriendo todo. Con la peculiaridad de que todos los elementos pueden ser prestados. En cuanto al método para este efecto se requiere:

A) Un rotulador permanente para marcar la moneda, y una moneda duplicada de la que se va a desaparecer. {Ambos elementos ubicados en el mismo bolsillo, donde se pueda acceder a ellos con la mano derecha) B) Un papel para envolver la moneda. C) Un vaso de cristal transparente y un pañuelo de caballero. —

— 51

Monedas in crescendo

Para comenzar, se dejan ver las manos vacías. A continuación se pide prestada una moneda del mismo valor de la que se tiene, a un espectador situado a la derecha del mago. Con la mano derecha se coge el rotulador permanente del bolsillo y se empalma en el interior del bolsillo la moneda extra en el empalme de los dedos derechos. Se le da el rotulador al espectador para que firme la moneda por el lado cara. Tras dejar secar el rotulador, se coge con la mano derecha, (que tiene empalmada la duplicada), la moneda que tiene el espectador, y se lanza a la mano izquierda, ejecutando el cambio

a la italiana y dejando la moneda sobre la mesa, cambiándola por

la duplicada, que la mano izquierda deposita a la izquierda de la mesa, con el lado cruz a la vista.

Para cubrir el cambio se le dice al espectador que lo más importante del juego consiste en tapar bien el rotulador para que no se evapore su tinta. Mientras la atención del público se dirige

a esta acción, se ejecuta el cambio. Ahora coges con tu mano izquierda el estuche (lleno de cartas). Mientras tu atención y la del público está en él, pasas la moneda al empalme de los dedos, y concluyes pasando el estuche a la mano derecha cubriendo, la moneda empalmada en los dedos con éste. Para cubrir este gesto te diriges a algún espectador que está situado a tu izquierda para que te pase el vaso que a continuación colocas sobre la mesa con tu mano izquierda con la base hacia arriba (me refiero al vaso, no al espectador), cerca de ti. Coges a continuación el

estuche y moneda con la

izquierda y te dispones a depositar ambos sobre el vaso, pero lo ves

con la base hacia arriba y

dispones a solucionarlo. Para ello coges con la mano derecha de nuevo (Fig. 41), el estuche y moneda, para que con la mano izquierda libre, le des la vuelta al vaso para que quede con la boca hacia arriba.

mano

te

— 52 —

Monedas in

crescendo

A continuación colocas el estuche con la moneda debajo cubriendo la boca del vaso, apoyándose esta última en el borde, quedando sujeta entre el peso de las cartas en el estuche y el borde del vaso (Fig. 42), para que, con el mínimo movimiento del estuche, caiga al interior del vaso. Para cubrir esta acción, (que es delicada, ya que no debe sonar la moneda al entrar en contacto con el vaso), se pide en el ínterin que nos den el pañuelo, con el cual se procede a cubrir el conjunto estuche y vaso. Ahora se procede a envolver la moneda con el papel -sü dejar ver que es la duplicada- tal como se describió en el efect( anterior, PAPER FOLD. Tras lo cual, se sujeta en la mam derecha Se le pide al espectador de la derecha que, con e rotulador , golpeo la moned a a travé s de l papel ; "oyéndose " qu< est á e n s u sitio . Se le pregunt a a dich o espectado r s i d a fe d e qu< está en el interior, aprovechando dicha distracción para dejai caer la moneda al empalme de los dedos derechos A continuación el paquete (ya sin moneda) se transfiere Í la mano izquierda, que lo sujeta de igual modo. Esta acción s< realiza para que tu mano derecha quede libre y pueda coger e rotulador que sujeta el espectador de tu derecha. Acto seguido s< guarda éste y la moneda oculta en el bolsillo del que se sacó a comienzo del juego.

Centra la atención de público sobre el envoltorio y d que se va a producir el prodigio Con mucha claridad, rompe í envoltorio en dos pedazos júntalos en la mano derecha ; rómpelo de nuevo. ¡La moneda h desaparecido! Deja caer desd poca altura, casi depositando los trozos sobre el conjunto del vasc estuche y pañuelo (Fig. 43) pero a la vez, con la base del pulga derecho, se desplaza ligeramente el estuche que cubre el vasc permitiendo que la moneda caiga en el interior del vaso a cubiert del pañuelo, oyéndose su caída y acentuando dicho efecto.

— 53

Monedas in crescendo

Sólo falta que el espectador retire el pañuelo y el estuche para que compruebe por sí mismo "el milagro" que acaba de presenciar.

NOTA :

Como habrás apreciado, en este efecto el sonido juega un papel muy importante:

a) En primer lugar, es la garantía de que la moneda

sigue dentro del envoltorio.

b) En segundo lugar, es la prueba de que la moneda

ha penetrado el estuche y pañuelo.

Por la contra, el sonido es elemento más delicado, ya que

en el punto sonar.

Por tanto, como habrás podido observar, en este juego lejos de ser un incordio el sonido, es tal su importancia que este efecto podría definirse como el de "una ilusión del sonido".

se coloca sobre el borde del vaso no debe

en que

54

Monedas in crescendo

CAMBIO DESDE EL CLÁSICO:

Es prácticamente el cambio de Bobo descrito anteriormente. Comienza con una moneda en el empalme clásico de la mano derecha mientras los dedos índice y corazón derechos sujetan otra en la punta de los dedos. Al igual que en el cambio de Bobo, lanzas repetidas veces la moneda que sujetas a la mano izquierda, que se cierra tras pronto la recibe. En el momento de hacer el cambio, lanzas en su lugar la moneda que está en el clásico, reteniendo oculta por los dedos la moneda que sujetaban la punta de los dedos derechos

Como verás es un poco más difícil que el de Bobo, pero añade la ventaja que los dedos de la mano derecha se pueden mover con libertad antes de realizar el cambio.

Es posible combinar esta ventaja con la del cambio desde la italiana. Para ello ten una de cobre empalmada al clásico en la mano derecha y ten la de plata en la punta de los dedos de la mano derecha Al hacer el lanzamiento, empalma a la italiana la de plata y deja caer en la mano derecha la de cobre. ¡Y ya está!. Los dedos derechos, antes y después del cambio, están a la vista.

TRANSPOSICIÓN PLATA COBRE II:

Despué s de habe r realizad o l a Transposició n (I) lo s espectadores normalmente te piden que lo repitas. Y en caso de que quieras repetirlo, te ofrezco un método distinto que encaja muy bien para ejecutar después del anterior. Pero es aconsejable que el público no sepa que vas a repetir el mismo efecto. Es la versión que leí en un libro de Frank García de u n juego de Theodore Jacks.

Tras haber finalizado el juego anterior, a cubierto de la reacción de la gente, empalma en el clásico la moneda que tienes en la mano derecha. Tras haberla empalmado, coge con esta mano la moneda de plata de la mano del espectador y lánzala a

— 55 —

Monedas in

crescendo

tu mano izquierda chocando con la de cobre. A continuación, coge la moneda de cobre con la mano derecha, pero al lanzarla a la mano izquierda, realiza el cambio de Bobo desde el empalme clásico, cerrando la mano izquierda sobre las dos monedas, mientras, se le dice al espectador que extienda su mano derecha palma arriba. Se agita suavemente la mano izquierda haciendo sonar las monedas -para el público son una moneda de plata y una de cobre, realmente las dos son de plata-, mientras la mano derecha se retira en posición de descanso.

Se ponen las monedas en la mano derecha del espectador diciéndole que la cierre con el fin de que no sepa cuál es la de cobre y cuál la de plata, que ponga sus manos detrás -en su espalda, para que nadie le pueda ayudar sabiendo la ubicación de las monedas-, y que coja una moneda con su mano izquierda

A continuación se le indica que saque las dos manos cerradas en

puño y palma abajo.

Pregúntale si sab e cuá l e s cuál . Su repuest a será: "No sé". Dile que tú sí lo sabes. Señala dramáticamente a su mano derecha diciendo que en esa mano tiene la moneda de 50 ptas. Mientras, mantienes tu mano izquierda extendida palma arriba debajo de la suya para coger la moneda cuando la deja caer. Él abre su mano pudiendo verse que has acertado. Sin apresurarte coloca la moneda de 50 ptas. sobre su puño izquierdo Ahora di que te quedas con la de 50 ptas., y él que se quede con el penique. Mientras dices esto, pasas la moneda de cobre desde el empalme clásico al de los dedos derechos A continuación coge con tu mano derecha la moneda de 50 ptas. de

la izquierda, y haces el cambio de Bobo al lanzarla a la izquierda,

que se cierra tras recibirla. Te dispones a realizar el prodigio de nuevo. Dile: "¿Crees que es posible que te extraiga tu moneda?. Pues voy a hacer más,

ya que voy además a introducir la mía en su lugar". Dirá que no. Dile: "¡Mira!" Ahora toca con tu puño cerrado el suyo y di: ¿Viste algo? ¿Notaste algo?: Te dirá que no. Abre dramáticamente tu mano mostrando el prodigio. El abrirá su mano corroborándolo ya

Sólo te queda recibir los aplausos. Bien

que tendrá la de 50 ptas merecidos, por cierto.

56

Monedas in

crescendo

NOTA: El efecto de las transposiciones es tan fuerte que hasta que lo hagas ante público profano no podrás apreciarlo. Prueba de ello os que el primer método -aunque el abuclito de todos-, ha sido juego favorito de magos como Downs, Leipzig, Maliní, Vernon y Scarne. La versión de este último la considero digna de estudio, su descripción se cncueñitra en el libro "Stars of Magic" Aquí vemos la importancia de la presentación. El efecto de los dos juegos de Transposiciones de antes no es más que dos cambios de monedas, que ocurren en las manos del mago. Pero con la presentación anterior ocurre entre la mano del Mago y la del espectador, y el efecto no se vende como un par de cambios simultáneos, ya que seria un efecto confuso por lo difícil de seguir. Se habla de que una moneda penetra su mano y pasa a la del mago. Lo mismo para la otra moneda.

De ahí que en este tipo de efectos sea fundamental que el público tenga claro dónde está cada moneda, ya que tiene que seguir la posición de ambas. Para no liar a la Audiencia, lo recomendable es centrarse en la posición de una de las monedas y no referirse a la otra. En los dos juegos descritos, en el momento de producirse el prodigio, recalcamos la posición de la moneda que se encuentra en la mano del mago -la de 50 Ptas.- para posteriormente mostrar el cambio. Ya se encargará el espectador de ver que la de su mano ha cambiado también.

57

^4»

Capitulo IV :RETENCIONES

59 —

Monedas in crescendo

_

DESDE EL EMPALME DE LOS DEDOS:

Falso Depósito: Si uno tiene una moneda en la mano derecha palma arriba -a punto para ser retenida en este empalme-, y gira la mano palma abajo contrayendo ligeramente los dedos corazón, anular y meñique, la retiene en el empalme de lo dedos derechos y, si la mano izquierda, que estaba palma arriba debajo de la derecha, simultáneamente simula recibirla, cerrándose a continuación, habremos realizado un falso depósito. Al cerrarse la mano izquierda para recibir la moneda, sus dedos tocan el dorso de la mano derecha, para a continuación cerrarse alejándose con suavidad la mano izquierda; la mano derecha cae al costado o se mantiene a la altura de la cintura. (Fig. 4 y 5). A pesar de la sencillez, ofrece las ventajas de que se puede hacer para retener monedas tanto en una mano como en otra, sin que se vea cambio en el manejo, este es el que realizaba Horowitz, y está descrito en su "Master Routine with Okito Box N°l" ejecutándose al pasar la moneda repetidas veces de una mano a otra. Ramsay y Malini tenían manejos muy similares que están reflejados en "Ramsay Legend" y "Estrellas de la Magia". Es fundamental referirnos a la mirada: antes del falso depósito, se dirige a la moneda y, en el momento del falso depósito, se mira al público, para dirigirse finalmente a la mano que supuestamente contiene la moneda. Es fundamental el creerse que se ha pasado a la mano que aparentemente la tiene, para ello hay que estar relajado. Recomiendo hacer ejercicios de respiración, destensamiento muscular y de vocalización antes de empezar la actuación para que, finalmente, cuando se haga desaparecer, uno se lo crea con tanta convicción que sea Magia de Verdad. Alvin Schnneider, siguiendo la linea del anterior, realiza las acciones muy similares, sólo que la retención original de la moneda no es por contracción de los dedos derechos, sino que es retenida por el pulgar derecho, que la retiene contra los dedos derechos, transfiriéndose posteriormente al empalme de los dedos al separarse las manos tras "haber realizado la Transferencia". Está recogida en "Etoile des Pieces Vol.l".

— 60

Monedas in

crescendo

Ocultación útil: Si uno tiene una moneda oculta en el empalme de los dedos izquierdos, con la mano dorso arriba, y dos

a la vista en las falanges de los dedos derechos palma hacia

arriba la inferior a punto de ser empalmada en los dedos derechos si se hace el movimiento del falso depósito explicado

antes (girar la mano derecha palma abajo por encima de la mano izquierda que se vuelve palma arriba) dejando caer sólo la moneda superior, permitiendo que caiga sobre la que estaba en

la mano izquierda sonando, y se enseña la mano izquierda con

dos mqnedas. Aparentemente se habrán visto dos manos y dos monedas

y habremos realizado la ocultación de la 3 a , sin olvidar que

hemos cambiado una. Es conveniente practicarlo en ambos sentidos, transfiriendo aparentemente las dos monedas de la mano derecha a la izquierda y al revés. La justificación normal

suele ser el enseñar las monedas a los espectadores de la izquierda y derecha del mago. Ventajas:

Se puede hacer con dos o más monedas. Se puede retener más de una moneda. El movimiento es muy natural. Se puede ejecutar sin atraer la atención del público a las manos.

Las manos están en posición perpendicular una como en el falso depósito, para i cubrir la/s moneda/s retenida/s en una y otra mano antes y después de realizar la transferencia de una mano a otra (fig. 44). Con relación a

la mirada, esta se dirige primero a

los espectadores, después a las monedas que están en la mano derecha, se levanta la vista hacia el público y en ese momento se pasan las monedas a la mano izquierda, para volver a dirigir la mirada a la mano izquierda (a las monedas). Un detalle muy importante para que caiga la moneda de arriba sin problemas consiste en que esté más hacia la palma que la que se va a retener en los dedos.

a

otra,

— 61

Monedas in crescendo

.

Una variante de este pase es el denominado "Shuttle Pass" que más adelante estudiaremos, popularizado por David Roth, que consiste en lo mismo, pero teniendo una sola moneda en cada mano, cambiando, pues, una por otra. El problema es que se pierde la ilusión del sonido, aunque algún mago ya ha trabajado en la posibilidad de hacer el Shuttle Pass con más de una moneda en cada mano. Otra técnica que permite el ocultamiento de una moneda por transferencia de una visible de una mano a otra es el denominado "Changeover" de Horace Bennet, que es básicamente un movimiento usado por Cardini en el juego "The touch of Midas" contenido en el Capítulo "Quick Tricks" del Bobo. En este caso no se cambian las monedas, sino, que al coger con la mano derecha una moneda que está

visible en la mano izquierda, la mano

derecha, que tiene una empalmada en los dedos derechos deja caer la que ocultaba en dicho empalme en el empalme de los dedos de la mano izquierda, que se gira palma hacia abajo para ocultarla, manteniéndose la mano izquierda a la altura de la cintura o dejándola caer a lo largo del cuerpo, elevándose simultáneamente la mano derecha con el propósito de mostrar la moneda que sujeta con el pulgar índice y corazón (Fig. 45), (la que tenía la mano izquierda antes.)

, Esta técnica está descrita por Michael Ammar "The Magic

of Michael Ammar". Hay que levantar la vista de las monedas y manos cuando se coge la moneda de la mano izquierda con la . mano derecha, volviéndose a mirar para ella después.

Fig.:45

Robo de Al Baker: Consiste en tener varias monedas en la mano derecha, supongamos cuatro y, al transferirlas a la mano izquierda, se retiene una en el empalme de los dedos derechos Procedemos así:

62

Monedas in

crescendo

Se tienen a punto para ser empalmadas en el empalme de jos dedos de la mano derecha, el pulgar derecho se apoya sobre la superior, la que está más alejada de los dedos. Ahora la mano derecha se coloca verticalmente con la palma hacia el cuerpo y se dejan caer las tres monedas mientras que el pulgar derecho, por fricción, retiene la que está en contacto con su yema (Fig. 46). Se retira el pulgar derecho y queda a punto para ser empalmada en los dedos. Un buen detalle consiste en, tras haber dejado caer las monedas en la mano izquierda, el que queden bastante cuadradas y no cerrar inmediatamente la mano izquierda tras recibirlas, sino dejarlas a la vista, dando la sensación de que no hay nada que ocultar.

Un buen juego para practicar es el efecto SIEMPRE TRES. Lo he adaptado para utilizar sólo el empalme de los dedos.

SIEMPRE TRES:

El efecto consiste en que el mago dice que va a hacer un juego con dos monedas, las saca del bolsillo derecho y son Tres. Elimina una pero en vez de quedarle dos, aparecen tres én la mano izquierda. Lo repite. Cuando se va a guardar la tercera, el público sospecha, se abre la mano izquierda y se ve que hay dos. Se guarda la tercera y vuelve a la mano. El mago coloca dos en la mano izquierda, se enseñan con claridad las dos manos. ¡Sólo quedan dos!. La tercera se guarda en el bolsillo, pero demasiado tarde; hay tres de nuevo. Desesperado, se guarda por última vez la tercera en el bolsillo. Pero, al abrir la mano, sorprendentemente, han desaparecido las tres monedas. Conclusión: no hacer mas juegos con monedas.

Yo aquí me centro en la presentación

de

que no

es

un

juego,

sino

un

contratiempo

en

el

que

se

ve

inmerso

el

ilusionista.

— 63 —

|(

Monedas in crescendo

_

> Para este juego se tienen cuatro monedas en el bolsillo

i derecho. El mago saca las cuatro monedas sin que el público

> sepa cuantas saca en realidad. Se pasan a la mano izquierda en bloque, y se enseña la mano derecha vacía. Se pasan a la mano derecha de nuevo para enseñar la izquierda vacía. Al pasarlas a

\ la mano izquierda para enseñar las monedas, se hace el Robo de

> Al Baker. La mano izquierda las deja caer sobre la mesa. La

> mano derecha coge una y la lanza a la mano izquierda,

i cerrándose ésta al recibir la moneda. La mano derecha coge la

y
(

,

dedos, cerrándose al recibir las dos. La mano derecha coge la que está sobre la mesa y la guarda en el bolsillo derecho (de donde se

< sacaron). Lo que realmente hace la mano derecha es empalmarla

segunda y la lanza junto con la que tenía empalmada en los

( en los dedos.

la mano izquierda deja

\ caer una moneda de su puño. Sin que se vea las que quedan,

» deja caer una segunda y, al dejar caer la tercera, es cuando se

> saca con despreocupación la mano derecha con su moneda en el

, empalme de los dedos. Utiliza dicha mano para ayudar a la

/■ izquierda a extender las tres monedas que están sobre la mesa,

* {

Con la mano aún en el bolsillo,

( quedando esa mano en posición de descanso.

(

i

1

( Se va a repetir. La mano derecha coge una moneda de la 1 ' mesa, la lanza a la mano izquierda, que se cierra al recibirla; coge un a segunda, la lanza, pero esta vez no lanza la que está

(

(

(

empalmada, coge la tercera y va a colocarla en el bolsillo, pero

para asegurarse, lo que se hace es dejarla sobre la mesa de

nuevo, para abrir la mano izquierda y mostrar dos monedas, que coge con la mano derecha extendida y se enseñan, se lanzan

junto con la que está empalmada. Ahora sí, se guarda la tercera,

i

i

(

(

que está sobre la mesa en el bolsillo.

Realmente se empalma en los dedos de la mano derecha.

Se deja la mano derecha en el bolsillo hasta que la mano izquierda saca la tercera moneda de su puño, momento en que se saca con naturalidad para ayudar a la izquierda a extender las tres monedas que están a la vista.

Se repite por enésima vez. El mago coge una moneda, que

lanza a la mano izquierda, la cual se cierra. Coge una segunda,

que lanza también a la izquierda, (no se lanza la que está en el

'

(

(

Monedas in

crescendo

empalme de los dedos). Ahora se hace la Ocultación Útil para enseñar dos monedas y dos manos. Se abre la mano izquierda, se ven dos monedas una a punto para empalmar en los dedos izquierdos. Se simulan que se pasan a la derecha, se pasa sólo una, que choca con la que tenia la derecha en el empalme de los

dedos. La disculpa de este pase es mostrar las dos monedas a

espectadores que están a la derecha. Estas dos monedas se lanzan a la izquierda, donde se juntan con la que tenía empalmada esta mano; cerrándose a continuación la mano izquierda con tres monedas. La mano derecha "guarda" la tercera en el bolsillo derecho. Pero esta vez, por fin, la guarda de verdad. Sólo resta que la mano izquierda deje caer una moneda de su puño. Sin que se vea las que quedan, se deja caer una segunda y se concluye dejando caer la tercera, viéndose que hay tres de nuevo. Ahora, igual que antes, la mano derecha coge una moneda y la lanza a la mano izquierda Coge la segunda moneda y también la lanza a la mano izquierda, cerrando la mano izquierda tan pronto tiene las dos en su interior. Ahora, te diriges con la mano derecha a coger la tercera moneda, pero en el camino, como para que la gente esté completamente segura de que sólo hay dos, abres la mano izquierda y muestras las dos a los espectadores de tu izquierda. A continuación dejas caer las dos monedas en la mano derecha cerca de la base de los dedos corazón y anular -en la posición que se muestra en la (Fig. 47)-, y extiende esta mano hacia los espectadores de la derecha viéndose que sólo hay dos. Ahora acerca la mano derecha a la izquierda y, teniendo las manos como en la (Fig. 48), gira la mano derecha hasta que se ponga vertical (Fig. 49), lo que provocará que las dos monedas caigan hasta quedar ocultas en el empalme de

los

— 65 —

Monedas in

crescendo

los dedos derechos. Una vez hecho esto, las manos se alejan. La mano izquierda como si hubiera recibido las dos monedas, mientras la derecha con sus dos monedas ocultas, se dirige a coger la tercera moneda con la intención de guardarla en el bolsillo. Y eso mismo haces, sólo que ahora guardas las dos empalmadas también. Para realizarlo sin hacer ruido basta con que la mano derecha vaya hasta el fondo del bolsillo a dejar la/ s moneda/s. Y así, el poco ruido que se origine, queda amortiguado por la tela del pantalón. Sólo te queda preguntar cuantas quedan en la mano izquierda Ellos te contestarán tres o dos. Pero tú les dirás que No : Les dirás que lo que te quedan son dos, pero dos manos. Mientras dices esto, habrás abierto la mano izquierda viéndose las dos manos vacias. En fin, un final sorprendente para un gran clásico. ¡Qué lo disfrutéis!

_

66

Moneda s in

crescendo

DEL EMPALME A LA ITALIANA:

Falso Depósito: El modo a proceder es el siguiente. Teniendo las dos manos a la altura de la cintura semicerradas, se levanta la mano derecha para enseñar la moneda que se tiene en la mano derecha sobre las últimas falanges de los dedos derechos. La mirada se dirige hacia dicha moneda. La mano izquierda se eleva a la vez que la mirada se dirige a dicha mano, que se abre para mostrarla vacía. La mano derecha, simultáneamente, baja a la altura de la cintura, empalmando la moneda al final del recorrido. Una vez empalmada en la mano derecha, la vista se dirige a esta mano a la vez que se eleva acercándose a la mano izquierda, manteniendo la posición de los dedos como si tuviera la moneda entre el pulgar, índice y mayor, para colocar la moneda en la mano izquierda, que se cierra en puño.

Shuttle Pass (Desde la Italiana): Es el denominado "Panorama Pass" de Jennings. Se tiene una moneda a la italiana en la mano izquierda que está palma hacia el suelo, y otra a la vista en el empalme de los dedos de la mano derecha Se gira la mano derecha palma abajo y la izquierda por debajo palma arriba, como para recibir la moneda de la mano derecha. Lo que en realidad ocurre es que la derecha empalma en los dedos su moneda y coge la que está empalmada entre el pulgar, índice y mayor, que la separan del pulgar de la mano izquierda y la colocan sobre la palma izquierda. Se han visto una moneda y las dos manos vacías (Fig. 50).

Robo a la italiana: Al igual que el de Al Baker, tiene por objeto el retener una moneda de un grupo al pasarlas a la mano izquierda. Lo único distinto consiste en que la moneda superior del grupo se empuja hacia la punta de los dedos en la posición

_ 6 7

Monedas in crescendo.

adecuada para ser empalmada a la italiana modificado (en la punta del pulgar). Aquí hace falta Misdirection mientras se hace el empalme al contrario del de Baker apuntado en el Empalme anterior.

EL FUEGO FATUO: (Roger Klause):

Con este juego conseguirás que una moneda se haga invisible concluyendo cuando ésta se vuelve visible de nuevo. Todo ello remangado y sin un movimiento rápido. Comienza pidiendo prestada una moneda, mientras remángate, viéndose tus manos vacías. Ten sobre la mesa un bolígrafo o varita mágica. Con tu mano derecha, coge

la moneda y aparenta ponerla en la mano izquierda, que se cierra y gira dorso arriba (retenía en el empalme a la italiana de tu mano derecha). Di que para hacerla invisible necesitas una varita mágica. Con la mano derecha coge el boli de la mesa entre el pulgar e índice e introdúcelo en el interior del puño izquierdo (Fig. 51) por el lado del pulgar hasta que el centro del boli se encuentre en el interior del puño izquierdo. Coge el boli por el extremo que sale por el meñique y tira de él hacia la izquierda, sacándolo del puño. Al hacer esto, deja la moneda sobre la parte del puño más cercano a ti (Fig. 52). Di que ya está invisible. Deja el boli sobre la mesa e introduce dentro del puño izquierdo tu pulgar e índice derechos (Fig. 53) para sacar la moneda invisible y enseñarla al público, así lo haces y a la vez abres la mano izquierda, viéndose vacías las dos manos. (Será que la moneda es invisible de verdad). Introduce de nuevo la moneda invisible en el puño izquierdo y

68

Monedas in crescendo

cierra éste como si tuviera algo en su interior. A continuación, di que para hacerla visible de nuevo necesitas el boli, así que la mano derecha lo coge y lo introduce por el hueco del pulgar, hasta que el centro del boli se encuentre en el

interior del puño izquierdo. Coge el boli por

el

extremo que sale por el meñique y tira de

él

hacia la izquierda, sacándolo del puño. Al

hacer esto, los dedos pulgar e índice derechos cogen ocultamente la moneda que estaba oculta sobre el puño izquierdo (Fig.

54). Entreabre los dedos izquierdos como para ver la moneda que está invisible en su interior. Los dedos pulgar e índice derechos hacen como si la cogieran (Fig. 55) para mostrarla al público, pero lo que haces realmente es mantener oculta la de verdad

a cubierto de los dedos derechos, mientras

enseñas sólo la invisible al público. Simula volver a colocarla (Fig. 55) en la mano izquierda, y realmente la dejas caer en la mano izquierda, que estará semicerrada. Cierra los dedos izquierdos de nuevo, y golpea el puño izquierdo con el lápiz. Di que ya está completamente visible. Así que abre la mano lentamente descubriendo la evasiva moneda ya en estado visible. Este efecto es ideal para presentarlo cuando tengas la gente sentada frente a ti, y tú estés de pie, ya que es el superior el único ángulo desde el que el espectador puede ver la moneda oculta en tu puño.

— 69 —

Monedas ín c•rescendo

DESDE EL EMPALME CLASICO:

Falso Depósito:

Distinguiremos tres variantes.

el

siguiente. Teniendo las dos manos a la altura de la cintura

semicerradas, se levanta la mano derecha para enseñar la moneda que se sujeta en la mano

I/Por

Misdirection:

El

modo

a

proceder

es

derecha

anular y

con

mayor,

pulgar derechos La

los

dedos

mirada se dirige hacia dicha moneda. La mano izquierda se eleva a la vez que la mirada se dirige a dicha mano, que se abre para mostrarla vacía. La mano derecha, simultáneamente, baja a la altura de la cintura, empalmando la moneda al final del recorrido. Una vez empalmada en la mano derecha, se mantiene la posición de los dedos pulgar, índice y mayor como si tuviera la moneda entre ellos (Fig. 56), para posteriormente dirigir la vista a esta mano a la vez que se eleva acercándose a la mano izquierda para colocar la moneda en la mano izquierda, que se cierra en puño.

mano

derecha palma arriba con la moneda en el centro de la palma, para ser empalmada (Fig. 57). Ahora, la mano izquierda con su índice extendido como señalando, presiona

la moneda contra la palma derecha,

2/Simple

Vanish:

Consiste

en

tener

la

facilitando el empalme. Una vez que se note que está retenida en el

Clásico, la mano izquierda se separa

y se pone palma arriba y la mano

derecha se coloca por encima de la izquierda girando palma abajo como si dejara caer la moneda en la mano izquierda, que se cierra (Este detalle de presionar con el índice izquierdo es de Slydini).

70 —

Monedas ux

crescendo

Un detalle para que la mano izquierda parezca que coge la moneda que deja caer la derecha consiste en que la mano izquierda se deja caer un poco al "recibir" la moneda, como si ésta pesara en la mano izquierda. OJO: No exagerar.

3/Otro modo para retener la moneda en el Clásico, éste original de Alvin Schnneider, consiste en que tras mostrar la moneda en la mano derecha (Fig. 13), mientras la mirada se dirige a la izquierda, la mano derecha se gira boca abajo y, simultáneamente, se cierra en puño como para dejar caer la moneda sobre los dedos corazón y anular derechos para, junto con el pulgar derecho, sujetarla (Fig. 56). Lo que se hace realmente es presionar la moneda con los dedos corazón y anular contra la palma derecha, dejándola en el Clásico (Movimiento idéntico al de realizar el empalme);.tras lo cual los dedos corazón y anular derechos se estiran y se les une el pulgar derecho y se simula transferir a la mano izquierda

Click Pass: Maniobra muy ilusiva pero no muy utilizada. El Click Pass tiene por objeto el colocar aparentemente dos monedas en la mano izquierda pero realmente se coloca una o ninguna, su nombre proviene de que las monedas chocan entre sí. Distingo dos variantes:

1/ La versión clásica original de Chester Woodin es como sigue: La mano derecha muestra una moneda que aparentemente se coloca en la mano izquierda, cuando realmente se retiene en la derecha en el clásico. Aquí recomiendo el sistema de Falso depósito por Misdirection. (La Misdirection consiste en señala r co n la mano izquierda a la segunda moneda). La mano izquierda se cierra como conteniendo la primera moneda. Ahora la mano derecha coge la segunda entre el pulgar, corazón y anular, y simula dejarla caer en la mano izquierda. Lo que realmente ocurre es que la moneda que estaba en el clásico se deja caer sobre la que estaba en la Rest Position, para posteriormente caer en la mano

— 71

Monedas in crescendo

izquierda (Fig. 58), que se cierra como conteniendo las dos. Lo que da ilusión a este pase es el sonido de la primera moneda cayendo a la mano izquierda, tras chocar con la segunda y el ver una moneda cayendo a la mano izquierda. Las manos han de estar bastante próximas, de lo contrario se vería que las monedas sonaron antes de llegar a la mano izquierda, lo cual sería contraproducente. Otro modo de hacerlo, esta sí, sin utilizar el empalme clásico consiste en coger una moneda con la mano derecha y colocarla en la mano izquierda, que está palma arriba en la posición del empalme de los dedos izquierdos. Se coge la segunda moneda con los dedos derechos de modo que esté tapada por estos desde el frente (Fig. 46), y se simula colocar sobre la otra, que está en la mano izquierda. Lo que realmente se hace es golpearla contra ésta, cerrándose a continuación la mano izquierda, reteniendo en la mano derecha esta segunda por simple presión del pulgar derecho. Las dos manos se separan manteniéndose la atención y la mirada hacia la mano izquierda, que aparentemente tiene las dos. Mientras, en dicho movimiento, la mano derecha pasa su moneda al empalme de los dedos (basta con contraer ligeramente los dedos de la mano derecha). Esta cerrazón de los dedos derechos tiene su origen en que la mano para estar relajada ha de adoptar esta posición (Ver lo relativo a posición de descanso en el capítulo del Empalme de los dedos).

2 / Para que el resultado final consista en retener las dos monedas en la mano derecha cuando aparentemente están las dos en la izquierda, se procede así: La primera se "coloca " en la mano izquierda como en el Click Pass antes citado (reteniéndola en el Clásico de la Derecha), pero a la hora de colocar la segunda, en vez de colocarla en la mano izquierda, se empalma en el Clásico de la derecha en el gesto de "Colocarla en la mano izquierda junto con la anterior", (Fig. 59) haciendo ruido como en el pase anterior, al chocar ambas en la mano derecha.

— 72

Monedas in

crescendo

Shuttle Pass:

Ha sido popularizado por David Roth. Consiste en tener una moneda oculta en el empalme clásico de la mano derecha y otra a la vista en el empalme de los dedos izquierdos Deja que la moneda de la mano derecha caiga a la posición de descanso "Rest Position". Para cubrir la caída de esta moneda, señala con tu índice derecho a la moneda que está a la vista. Aparentemente vas a girar la mano izquierda palma abajo, dejando caer su moneda sobre la punta de los. dedos derechos. Realmente lo que harás es retener la moneda de la mano izquierda en el empalme de los dedos de esta mano mientras se

la

gira palma abajo (Fig. 60). A la vez,

mano derecha extiende palma arriba la punta de sus dedos bajo la mano izquierda como para recibir la moneda de la mano izquierda Lo que ocurre es que la mano derecha con su moneda a la vista sobre la punta de sus dedos se aleja de la mano izquierda. (Aparentemente has transferido la moneda de la mano izquierda a la derecha, viéndose las manos vacías con la excepción de la moneda. Realmente has cambiado las dos monedas). Aparte del de David Roth, que es harto conocido, destaco esta variante muy simple: se tiene una moneda en la mano derecha, que está palma arriba, sobre su palma a punto de ser retenida en el Clásico y otra en la mano izquierda, que está boca abajo, oculta en el empalme clásico, y se simula dejar caer la de la derecha en la izquierda, que se gira palma arriba, y ya está hecho.

"Simple

La técnica es básicamente

la del falso depósito:

Vanish" descrito cu el punto anterior. A la vez que se enseñan las dos manos vacías y la moneda se ha realizado un cambio que puede ser oculto si después de "haber recibido la moneda", la mano izquierda se cierra como conteniéndola; aunque para este caso recomiendo que la moneda de la mano izquierda se mantenga en el empalme de los dedos para eliminar ángulos peligrosos.

— 73 —

Monedas in

crescendo

¿^

MONEDAS ENTREDIENTES:

i

\/

'

( "■" ' No te preocupes, que no hará falta tragarlas; pero en una 7* buena parte de la rutina las sujetarás con ellos y hablarás -nunca ■*• mejo r dicho - entr e dientes . E s convenient e qu e n o exist a ningun a w* mesa cerca ya que, al no haberla, te verás obligado a apoyarlas j^g en algún sitio, de ahí el tener que sujetar las monedas con los ¿4 dientes.

i Para empezar, tienes una moneda a la vista sujeta entre

*x. los dedos pulgar, mayor y anular derechos, y otra en la misma ■f* posición en la otra mano (Fig. 61). ■f* •' La mano izquierda se eleva a la altura de la boca para ■*♦ colocar la moneda que agarra entre los dientes que la sujetan. La justificación es que vas a colocar la moneda de la derecha en la mano izquierda y necesitas librar antes la izquierda. A continuación pones la moneda de la mano derecha en la izquierda con los mismos gestos del falso depósito por misdirection, (capítulo IV), (recuerda que la pones de verdad).

sobre

moneda; la mano derecha se dirige a la boca para coger la

Una

vez

que

la

mano

izquierda

se

ha

cerrado

\ moneda que está ahí. Hasta ahora lo que has hecho ha sido "T intercambiar las monedas de mano.

■f* Vuelves a poner la moneda de la mano izquierda en la

■f* boca, a continuación haces el falso depósito que simulaste hacer

if* ante s co n l a moned a

de la s derecha . Con l a man o derecha , qu e

¿» tiene una moneda en el clásico, te diriges a la boca para coger la p¡» moneda que ahí está del mismo modo que antes. (Cuidado, que

desde el lado izquierdo se puede ver la moneda).

\ Ahora, aparentemente, vas a colocar la moneda que está a

j_ la vista en la mano derecha. Realmente ejecutas el Click Pass de

"T Chester Woodin (Fig. 58). No abras demasiado la mano izquierda, "T ya que podría verse que está vacía. (Para el público hay dos «f* monedas en la mano izquierda)

e

■r

74

Monedas in

crescendo

Se separan las dos manos, después se cierran en puño. Para finalizar, se mueven ligeramente los pulgares como si fuera el pase mágico. Se abre la mano derecha. ¡Una moneda ha viajado a esto mano! A continuación se abre la izquierda ¡Sólo hay una! Ahora te dispones a repetir el efecto. Pero los espectadores no deben saberlo. Vuelves a poner la de la mano izquierda en la boca y haces el falso depósito de antes; aparentando colocar la moneda de la derecha en la mano izquierda. Ahora, con la mano derecha, que tiene una moneda empalmada en el clásico, te diriges a la boca para coger la moneda que está ahí para dejarla en la mano izquierda. Hasta ahora todo como antes; pero en el momento de aparentar colocarla en la mano izquierda, en vez de dejar caer la moneda del clásico a la mano izquierda golpeando la otra, lo que hacemos es el click pass II (empalmar en el Clásico de la mano derecha la moneda que está en la punta de los dedos

e n el

empalmar está segunda moneda, golpea la que está en el Clásico

gesto de ponerla e n la mano izquierda) (Fig. 59). -Al

y hace el ruido como si también se hubiera pasado a la mano izquierda-.

Ahora movemos los pulgares de ambas manos. En

este

momento debes creer que está ocurriendo la Magia, que están

pasando de una mano a otra. Dejas caer las monedas

h a

producido! Abres la mano derecha ¡Están las dos monedas! Abres la man o izquierda ¡No hay ninguna! Ha n viajado.

empalmadas en el Clásico haciendo ruido. ¡El Viaje Mágico

se

NOTA: Fíjate que no abrimos las dos manos a la vez. Primero abrimos la derecha para que, al verse una moneda, se infiera que ha viajado. Una vez vista esta mano, los espectadores querrán comprobar que esta moneda es una de las que estaban en la mano izquierda. Por tanto, al abrir la izquierda queda claro el efecto de que ha viajado.

--7 5 —

Monedas in crescendo _

En el segundo efecto, como viajan dos monedas a la vez, "** hacen ruido al llegar a su destino final. -Cuando se dejan caer "f* del empalme clásico-. Por tanto, el efecto se muestra en primer ■f* lugar por el sentido del oído.

wp- Posteriormente se muestra por el sentido de la vista

^ cuando se abre la mano derecha para enseñar las dos monedas qu e ha n viajado .

Js*

' Este efecto es lo que denominan los Sajones como "Quickie", un juego que sirve de intermedio entre juegos. Este en "^ concreto era uno de los favoritos de Leipzig. También puede "^ utilizarse para atraer la atención del público para posteriores

*T juegos.

*f" Por último, fíjate en que las dos monedas no tienen que

para ejecutar

pj> cuando te pidan que hagas un juego rápido y te pillan que no sabes que hacer, y para colmo que además no hay ninguna mesa - cerca. Te basta con pedir dos monedas cualesquiera y ya puedes "^ salir del paso.

^ ser iguales. De ahí que sea un juego perfecto

■f

■T

<

*r

*h

■r

«r

&

*r

■ar

*

76

Monedas in crescendo

Capítulo V : MÁS PIVERTIMENTO:

77 —

Monedas in

crescendo

MONEDAS FUNDIDAS {Daryl Martínez):

En este efecto original de Daryl Martínez se colocan dos monedas de 25 ptas. en la mano izquierda, que se cierra en puño y se aprieta con fuerza, y cuando se abre se han fundido en una de 50 ptas. La única preparación consiste en tener en el bolsillo derecho del pantalón una moneda de 50 Ptas. y otra de 25 ptas. de las viejas, que no tienen agujero, y son de color plateado como la de 50 ptas. ¡Ah! Y ten un encendedor en el bolsillo derecho del pantalón. En cuanto al método, es sencillo, basta con saber hacer un falso depósito y el Click Pass. Se mete la mano derecha en el bolsillo y se extrae la moneda de 25 ptas., fácil de distinguir por ser la de tamaño menor. Las monedas harán ruido al rozar una con la otra en el bolsillo, no lo disimules, sino más bien haz que se oiga bien que hay más de una moneda en el bolsillo. Muestra en tu mano derecha la moneda de 25 ptas. refiriéndote a ella como "cinco duros". Haz el falso depósito por Misdirection, quedando en el empalme clásico de la derecha. Aparentemente está en el puño izquierdo. -La justificación mental para tí como mago para dotar de naturalidad a las acciones para el falso depósito es que vas a utilizar otra moneda más (la segunda moneda de cinco duros) y, como la "tienes en el bolsillo derecho", es con esa mano con la que te diriges a ese bolsillo-. La mano derecha con su moneda en el clásico se dirige al bolsillo y, una vez dentro, coge la de 50 ptas. A continuación se deja caer la moneda de 25 Ptas. en el bolsillo; una vez hecho esto, se empalma la de 50 en clásico, tras lo cual se vuelve a coger la de 25 ptas. Se extrae la mano del bolsillo con la de 25 ptas. a la vista y la otra oculta (Sutileza de Kaps-Malini (Fig. 61). Se procede ahora a realizar el Click Pass - aparentemente se ha puesto en la mano izquierda la segunda moneda de 5 duros-. Realmente se encuentra la de 50 ptas., mientras se dice "con Diez duros será suficiente" ello gracias al ruido del pase.

78

Monedas in

crescendo

Ahora procedemos a lo fundamental, a "VENDER EL

EFECTO": la mano derecha se retira con naturalidad del "Campo de Acción" y centras la atención sobre la mano izquierda mientras aprietas los diez duros con fuerza. Finge contrariedad y

di que, ya que no tienes la fuerza suficiente, necesitas algo de

calor para realizar la experiencia. Con la mano derecha vas al bolsillo en el que tienes el encendedor y dejas en él la moneda de 25 ptas. Coges el

encendedor y lo pasas debajo del puño izquierdo, 16 dejas sobre

la mesa, sigues apretando, y al abrir la mano, se muestra la

moneda de diez duros.

NOTA:

vez de usar un a moneda de 50,

coger dos de 25 ptas. y mandarlas soldar y apretar haciendo un amasijo de metal, pero en el que se note que son dos monedas de 25, y presentarlo directamente como una demostración de fuerza.

Si te tomas la molestia de encargar soldar las monedas, tendrás un juego que el público recordará por lo inusual del desenlace final.

Paúl Harris prefiere en

— 79 —

*•

Monedas in

crescendo.

APARICIÓN DE UNA SEGUNDA MONEDA Y MÁS:

Tras haber hecho aparecer una moneda de un billete en el juego "Forrado de Plata", puedes concluir simulando pasar esta moneda a la mano izquierda -reteniéndola realmente en el empalme clásico de la mano derecha- aparentando guardarla en

el bolsillo izquierdo y dejando ver que la mano izquierda sale del bolsillo vacía, y hacer aparecer una segunda moneda de 500

+

ptas. -realmente la primera que se hizo aparecer-.

_—

Para

el público, de un billete de 1000 ptas. se obtuvieron

^

(500 + 500) = 1000

~* B/ Un detalle interesante para la variante descrita antes

"* consiste en tener una segunda moneda de 500 ptas. en el bolsillo -#; izquierdo del pantalón y una vez que la mano izquierda está -#' dentro del bolsillo, teóricamente para introducir la primera

+ moneda de 500 en él, se coge esta segunda moneda del bolsillo, y mientras se dice que mejor se va a dejar a la vista, se saca del bolsillo. Y se deja sobre la mesa.

esta

**• moneda la, , y y se s e concluye haciendo aparecer la segunda moneda de

Eso

sí,

se deja

ver que no

se saca

nada

más que

-#

500 ptas as.

■#

Un buen juego para

continuar podría ser el de "Monedas

entre dientes". Y con estos dos tendrías una rutina pequeña del

tipo "Rompehielos".

NOTA: Milbourne Christopher, un gran mago, experto entre otras

cosas en magia con cuerdas, le sacaba mucho partido a este tipo

de efectos "Impromptu". Los hacía en cualquier momento.

 

ü

Un anécdota curiosa es que una vez salió en primera

H

página de u n periódico porque u n periodista lo vio

en una

#

máquina expendedora de billetes de metro. Cristopher introdujo

U,

una moneda para que la máquina le diese un billete y, tras sacar

ft el billete, metió la mano en la ranura de las vueltas y recuperó el dinero original.

80

Monedas in crescendo

Tanto le llamó la atención al periodista, que entabló conversación con él. Y todo aquello acabó con una columna de Milbourne Cristopher en el periódico. Cristopher simplemente reconoció al periodista y decidió hacer algo para atraer su atención. Metió la mano en el bolsillo y sacó una moneda a la vista y otra empalmada. Introdujo una de ellas, obtuvo el billete, e hizo como si la recuperara -realmente extrajo la duplicada, que acto seguido introdujo en el bolsillo como si el billete de metro le hubiera salido gratis-. ¡Sabia lección de un maestro!

RUTINA DEL SOMNOLIENTO (Peter Kaneh

le dio Peter Kane

Across" que se caracteriza porque tiene u n climax final insospechado. El efecto consiste en que tres monedas de plata un a a una se reúnen con una de cobre que se tiene en la mano derecha que hace como de imán, pero, al pasar la tercera, se ve que en la mano derecha están las tres de plata y en la izquierda la de cobre.

u n efecto de "Coins

Es el título que

a

Se requieren tres monedas de plata y dos de cobre. Se tiene una de cobre en el empalme clásico de la mano derecha A la vista, sobre la mesa, están las tres de plata y la de cobre. Con la mano derecha se coge la primera moneda de plata que se lanza a la mano izquierda; que se cierra a continuación. La mano derecha coge la 2 a de plata, que lanza a la mano izquierda, chocando con la I a , que se cierra a continuación. Al lanzar la tercera, se hace el cambio de Bobo, lanzando en su lugar la de cobre, cerrándose después la mano izquierda sobre ellas. Seguidamente, la mano derecha se dirige a coger la de cobre. Simultáneamente la mano izquierda empalma a la italiana la de cobre.

Se hace un pase mágico y se dejan caer sobre la mesa las monedas de la mano izquierda excepto la de cobre -se ven dos de plata-; y se abre la mano derecha, viéndose una de cobre y una

Monedas in crescendo

T* de plata. La de cobre está en posición para ser retenida en el •f* empalme de los dedos derechos que la retienen mientras se deja wr* caer sobre la palma izquierda la moned a cíe cobre mostrando a w ^ continuación mano y monedas a los espectadores de la izquierda, r ^ finalizando la mano derecha, las coge y las deja a la derecha de la ^mesa.

Para hacer pasar la 2 a moneda, se repiten las mismas

* acciones. Se coge una moneda de plata y se lanza a la izquierda,

■ ^que se cierra a continuación.

O cambio de Bobo, lanzando la de cobre a la izquierda. La mano

i ^ derecha coge las monedas que están a la derecha de la mesa,

, ^mientras la mano izquierda empalma a la italiana la moneda de

K ^cobre. Se hace un pase mágico, y se deja caer la de plata de la

derecha se abre y muestra la

^moneda de cobre y las dos de plata que han viajado. Se retiene la de cobre mientras que la mano izquierda se vuelve palma arriba,

r ->mano izquierda mientras la mano

Se coge la

2 a de

plata y

se hace

el

r recibiendo sobre la cobre, que tiene las dos de plata. Se termina * ""con la mano derecha, cogiendo las tres monedas y poniéndolas a

n í a derecha de la mesa.

»r'" N Para hacer pasar la 3 a , la mano derecha coge la de plata

f -que resta por pasar; y la cambia por la de cobre al lanzarla a la ^><mano izquierda que se cierra a continuación. La mano derecha s coge las dos monedas de plata y la de cobre, que están sobre la ^mesa, y en el acto de cerrar dicha mano, empalma en el clásico la

* de cobre. Se hace un pase mágico y se abre la mano derecha

*í^dejando caer sobre la mesa las tres monedas de plata. *"" Par a finalizar, l a man o izquierd a s e abr e mostrand o la de * "cobre -que tiene a punto para empalmar en el clásico-, la mano f^izquierda se gira palma abajo, empalmándola mientras la ¿-«derecha se vuelve palma arriba, como para recibirla. Se concluye ^^dejando caer la moneda de cobre sobre las de la mesa, las de j^splata, viéndose aparentemente las manos vacías y concluyendo,

*

pues, la rutina.

r:

f^NOTA:

*

Sólo añadir que la versión clásica de monedas mano a

»'mano

que se describirá mas adelante consiste en tener como

g extra una moneda de plata, y hacer el juego prácticamente

-¿ utilizando el Utility switch (ocultación útil) en vez del cambio de , Bobo. Resulta curioso que, al ser la moneda extra de cobre, se

igual,

'i

— 82 —

Monedas in crescendo

pueda hacer prácticamente el mismo manejo, y añadir un climax final sorprendente. Concluyendo para hacer una serie de viajes de monedas no se han utilizado falsos depósitos, que es la primera solución que nos vendría a la cabeza. (Ver efecto Monedas a través de la mesa). Por la contra, el método utilizado consiste en efectuar cambios de monedas. Esto es lo que yo denomino transposición de ideas. Aquí es donde entra la capacidad de inventiva de los creadores de juegos, ya que así se consiguen los efectos más engañosos. Para terminar de verdad, lo prometo, sólo comentar que el juego lo puedes hacer, no con las cuatro monedas iguales, sino con cuatro monedas de distinto valor, y hacer todo igual. Verás que el efecto a los ojos del público es muy distinto. Tanto en un caso como en otro, es fundamental que se oiga el ruido de las monedas al chocar entre sí, ya que es lo que hace que el juego sea engañoso.

83

•f»

I

■f

■r

f'

Monedas úi

crescendo

r

 

Capítulo VI : FLORITURAS

f

f

f

f

f

r

r

f

85

Í

Monedas úi

crescendo

MONEDA Y CARTA

Esta fioritura clásica y muy poco utilizada hoy en día consiste en tener en equilibrio sobre la yema de tu dedo índice izquierdo una carta, en sentido horizontal, y colocar encima de la carta, en el centro, la moneda; la punta del dedo ha de quedar justo debajo de la moneda, aunque separada por la carta (Fig. 62). Si ahora con el dedo medio derecho, le das un golpe fuerte y bien seco en la esquina de la carta que esté mas cerca de ti, la carta saldrá despedida horizontalmente, quedando la moneda sobre la punta del dedo.

A pesar de la aparente dificultad, la verdad es que es casi automático. Pero la espectacularidad es tal que tu mismo te quedarás asombrado del porqué de este hecho de física recreativa. Es como el famoso juego que hizo celebre Horace Goldin; el típico gag de tirar del mantel y consiguiendo que queden los platos sobre la mesa; sólo que pensado para magia de cerca.

COGIDA DEL CODO:

?

Esta

es

una

fioritura

que

prácticamente

va

sola.

Para

ST

ejecutarla sólo tienes que doblar tu brazo derecho para que

tu

f

mano derecha esté a la altura de tu

 

f

oreja izquierda (Fig. 63).

 

Coloca cerca del codo derecho varias monedas apiladas. De un modo brusco y rápido lleva tu brazo derecho hacia delante y hacia abajo. Con muy poca práctica conseguirás coger la pila de monedas. No hay mas secreto en este truco que el hacer el gesto de modo rápido. — 86 —

F¡g.:63

V ^

\ T

"1

Monedas in

crescendo

Danny Korem, en su libro "Korem without limits", lo utiliza estos gestos para hacer desaparecer monedas, lo mismo que Rogcr Klause, aunque con un método distinto. Chcsbro en su libro: "The tipnician'*, también usa esta fioritura para enmascarar la desaparición de varias monedas. Recomiendo vivamente este libro por que muestra las muchas posibilidades que abre el uso combinado del F.P: con las monedas.

87

Monedas in

crescendo

NIVEL INTERMEDIO:

Capítulo VII:

Capítulo VIII:

Capítulo IX:

Capitulo X:

Desapariciones totales. Falsos depósitos. Con pañuelos.

Más

fiorituras.

— 89 —

*

(

é

(

f

■f

Monedas in crescendo

■f

(

*

r

(

<*

( (

é

(

■*

(

i

*

i

é

(

1

f f

t

*

*

Capítulo VII : DESAPARICIONES TOTALES :

_91 _

Monedas in crescendo

DESAPARICIÓN TOTAL DE BOBO:

Supongamos que acabas de hacer un falso depósito, que concluye con la moneda en el empalme a la italiana de la mano derecha. El público creerá, si todo ha sido correcto, que la moneda está en la mano izquierda. Tu mano izquierda está adelantada (Fig. 64), y ahora tu mano derecha hace un pase circular amplio sobre tu mano izquierda, que estará cerrada con los dedos hacia arriba. Como habrás podido observar al practicarlo, cada vez que la mano derecha hace un pase circular sobre la mano izquierda La mano derecha en la parte final del giro está encima del bolsillo superior izquierdo de la chaqueta. Cuando la mano derecha comienza el segundo pase es cuando se desembaraza de la moneda, que se deja caer en el bolsillo izquierdo superior de la chaqueta mientras la mano derecha se acerca al cuerpo para comenzar este segundo pase mágico. El movimiento que hace la mano derecha no puede sufrir ninguna pausa, ni ningún cambio de ritmo mientras se deshace de la moneda. & Tras haber descargado la moneda, la mano derecha procede a dar otro pase más, antes de que la mano izquierda se abra y enseñe vacía. Hay que conseguir, que los pases sean suaves y fluidos, fundiéndose unos con los otros.

OJO: Es muy importante no mirar para la mano derecha mientras haces la descarga. Toda tu atención debe centrarse en la mano izquierda, que es la que supuestamente tiene la moneda. Un buen truco para que la moneda caiga dentro del bolsillo es mantener éste abierto. Para conseguirlo va muy bien el poner en su interior, con antelación, un pañuelo o una bola de esponja.

92

Monedas in crescendo

Los ángulos malos se reducen si durante la desaparición ofreces el lado derecho al público, ya que, aparte de cubrir la moneda empalmada en la mano derecha tras el falso depósito, cubre la descarga de la moneda en el bolsillo superior. Practica estas acciones hasta que las automatices. Funde todos los movimientos en una acción fluida, y habrás conseguido una desaparición que ha engañado a algunos de los mejores magos. Recuerda que gana mucho si la haces remangado o, mejor todavía, si la haces en mangas de camisa.

NOTA: El mismo Bobo tiene una variante de esta desaparición,

que consiste en que, tras haber hecho el falso depósito y teniendo

la moneda oculta en el empalme a la italiana de la mano derecha,

esta mano tira un poco de la manga izquierda hacia arriba, cogiéndola por un punto a medio camino entre el codo y el

hombro izquierdos. Y en este gesto la mano derecha y la moneda

te quedarán justo encima del bolsillo de pecho izquierdo donde la

dejarás caer. Lo fundamental consiste en hacer este gesto con naturalidad, sin darle importancia, y sobre todo sin mirar a las manos. Es tan engañoso como el anterior. Si quieres, puedes hacer la descarga, no desde el empalme

a la italiana, sino desde el empalme clásico. Es sólo un poquito

más difícil, la ventaja está en que desde el empalme clásico la mano derecha queda más natural para remangarse. Aprovecha esta desaparición y sus variantes, como el maravilloso juego también original de J. B. Bobo que te ofrezco a continuación.

DE MONEDA A LLAVE (J. B. Bobo):

Mira qué efecto: Suponte que el mago, remangado, enseña una moneda de 50 ptas. y la sujeta entre el pulgar y el índice derechos y se ve claramente que la mano está vacía. Después, coloca la moneda en la mano izquierda, que habrás mostrado

— 93 —

Monedas in crescendo

también vacía, y cierra tus dedos izquierdos sobre la moneda. Por si alguien desconfiara, abre los dedos izquierdos viéndose la moneda por enésima vez. Haz unos pases mágicos sobre la mano izquierda y al abrirla se verá una llave. La moneda

desaparecido completamente.

ía

Este juego se basa en una ocultación muy ingeniosa y en una manipulación clásica, todo ello combinado con la desaparición total de Bobo. Para hacer esto usaremos una llave, que, aunque es más grande que la moneda, se va a ocultar debajo (Fig. 65). La cabeza es la parte que se oculta bajo la moneda, en tanto que la parte larga, la que se introduce en la cerradura, está cubierta por el pulgar derecho La moneda se sujeta por un borde entre el pulgar (por encima) y el índice derecho {por debajo) (Fig. 66). Tú ofrecerás el lado derecho al público mientras hablas de la moneda de 50 Ptas., que sujetarás como te he explicado antes. Ten tu mano izquierda a la altura de tu hombro con la palma hacia el público, y con lentitud y deliberación coloca la moneda en la palma de la mano izquierda (Fig. 67). Cierra tus dedos izquierdos sobre la moneda (y la llave), teniendo cuidado en que el extremo largo de la llave no se vea. Si mantienes tu agarre en la moneda hasta que los dedos izquierdos se cierren sobre ella, estarás seguro de ello. En este punto dile a los espectadores que muchos creerán que ha desaparecido, pero que te gustaría mostrarles que no. Abre tus dedos índice y corazón izquierdos, dejando que los espectadores vean la moneda parcialmente. Los dedos anular y meñique siguen cerrados (cubriendo el extremo de la llave) (Fig. 68). Cierra de nuevo tus dedos índice y corazón izquierdos

> Y gira la mano izquierda para que quede de dorso al público.

>

— 94

Monedas in crescendo

Mientras has girado la mano, las puntas de los dedos izquierdos han empujado la moneda fuera de la mano en parte, hasta quedar sujeta entre la punta de estos dedos y la base del pulgar

(Fig.69).

juego

A continuación di "Voy a hacer el

un

a

cámara

lenta.

Mirad.

¡Ni

movimiento de dedos!"

a izquierda, y toca con la punta del dedo índice derecho el dorso de la mano izquierda. Mientras dices: "Ni un movimiento de dedos", gira lentamente la mano izquierda, lo que hará que la moneda quede hacia arriba, pero oculta de la vista de los espectadores por la mano derecha Pero mientras el pulgar y el índice derechos cogen la moneda por urt extremo (Fig. 70). Continua el movimiento, deslizando lentamente la punta del dedo índice derecho a lo largo de los dedos izquierdos

cerrados. La mano derecha no se mueve mientras la izquierda se

Acerca

tu

mano

derecha

la

gira,

sólo

se

mueve

a

partir

del

momento

en

que

ha

cogido la

moneda entre las puntas de los dedos pulgar e índice. Entonces, la mano se mueve hacia la derecha con la moneda, y con el índice tocando las puntas de los dedos izquierdos. Si pruebas este robo delante de un espejo verás lo ilusivo que es. Mientras muestras la claridad de lo que haces, estás haciendo todas las trampas. "Ahora, haciendo unos pases mágicos sobre mi mano izquierda, voy a hacer que ocurra una misteriosa transformación. ¡Mirad!" Mientras has dicho esto, has pasado tu mano derecha en círculos alrededor de tu mano izquierda y habrás hecho la

— 95 —

Monedas in

crescendo

desaparición de Bobo, recién descrita, dejando caer la moneda en el bolsillo izquierdo de pecho. Concluye abriendo la mano izquierda y mostrando la desaparición.

NOTA : Otro posible final del juego consiste, si no quieres usa una llave, el tener ocultas bajo la moneda de 50 ptas. varias monedas más pequeñas apiladas, eso sí, teniendo cuidado de que

concluir el efecto mostrando el cambio a varias

no suenen monedas. Si no te gusta la idea de hacer el efecto ofreciendo el lado

derecho al público puedes hacerlo teniendo tu mano izquierda a la altura de tu cintura pero a la izquierda de tu cuerpo. Así, los r^ ángulos malos serán para los que miren desde abajo (cosa muy

^ rara), o desde el lado izquierdo. A ti te toca escoger.

Y

,

96

Monedas in

crescendo

DESAPARICIÓN A LO CARA DURA :

Imagínate lo siguiente: Estás rodeado por tu audiencia, y te decides a hacer uno de tus prodigios. Con la mano izquierda saca de tu bolsillo del pantalón un puñado de monedas. Buscas con fingida indecisión entre las diversas monedas la que vas a usar para tu exhibición. Al fin te decides por una, diciendo: ""Esta m e servirá bien". Supongamos que es una de 50 ptas. La coges con la derecha (Fig. 71), y la izquierda devuelve el resto al bolsillo. La mano derecha coloca la moneda en la mano izquierda, que se cierra inmediatamente. Haces unos pases mágicos y, al abrir la mano izquierda, se ve que la moneda ha desaparecido. Todo ello rodeado, de pie, sin ningún accesorio y sin apenas habilidad. ¿No te lo crees? Pues

sigue : Todo consiste en que la mano derecha sólo simula coger la moneda (Fig. 71), cuando realmente la deja entre las otras monedas que se lleva la mano izquierda. Y esto es todo. Este engaño no requiere má s que aplomo (o, si quieres, cara dura). Ejecutado con "sangre fría", "caen" hasta los magos que no lo conozcan y lo vean por primera vez. Eso sí, es la típica que sólo puedes hacer una vez en cada actuación, si no, canta. Ayuda mucho a que esta desaparición engañe el hacerla cuando la gente ya esté convencida de que eres capaz de hacer milagros, dicho de otra manera: no la hagas de primer juego. Es una pena, ya que la ilusión hay que verla para creerla, no basta con leerla, por eso pruébala. Te asombrarás de los resultados.

— 97 —

Monedas in crescendo

DESAPARICIÓN DE UN PAÑUELO:

Esta desaparición es un clásico de los manipuladores de la vieja escuela, porque es muy engañosa y, además, no es difícil de ejecutar. Usa una moneda de cualquier tamaño. Estarás de frente al público mientras llamas la atención sobre la moneda. Sujétala verticalmente a la altura del pecho, entre los dedos índice, mayor y pulgar de la mano izquierda. Sujeta un pañuelo de caballero por un borde, entre el índice y el corazón derechos, mientras el anular y el meñique plegados presionan un doblez de tela contra la palma izquierda (Fig. 72). Si ahora observas el pañuelo, verás que el pulgar y el índice izquierdos te quedan libres, y en la posición necesaria para coger la moneda más tarde. Aparte de que este modo de sujetar el pañuelo extiende mucho la tela ayudando, mucho a que el robo de la moneda sea indetectable. Volviendo a la desaparición: la mano derecha, con el pañuelo sujeto como antes, se coloca delante de la mano izquierda para cubrir la moneda de delante a atrás, hasta que la moneda esté cubierta por el centro del pañuelo. En este momento, la mano derecha suelta su agarre sobre el pañuelo, dejando que cubra la

1 "~* mano izquierda y la moneda. A continuación, la mano derecha coge la moneda a través del pañuelo por arriba y se gira quedando con la punta de los dedos derechos hacia arriba. La moneda estará a la vista, como se ve en la Fig. 73. Llama a la atención el hecho de que la moneda sigue ahí. Ahora, aparentemente, vas a repetir los pases de antes, pero esta vez la moneda va a desaparecer.

98

Monedas in crescendo

La mano izquierda coge de nuevo la moneda como antes. La mano derecha cubre con el pañuelo de nuevo la moneda. Esta vez, sin embargo, el pulgar y el índice derechos pinzan la moneda en el gesto de cubrir la mano con el pañuelo. La mano derecha se mueve hacia atrás hacia el bolsillo de pecho izquierdo donde deja caer la moneda. La operación esta cubierta, desde el punto de visión de los espectadores, por el pañuelo (Fig. 74).

Para ayudar a cubrir aún más la descarga de la moneda, cuando tapes por segunda vez la moneda, eleva la mano izquierda un poco, y centra toda tu atención en ella. No debería haber ninguna diferencia, desde el frente, entre la primera vez que se cubre la moneda y la segunda. Tan pronto como la moneda cae en el bolsillo superior de la chaqueta, la mano derecha suelta su agarre del borde del pañuelo y simula coger la moneda inexistente a través del centro del pañuelo, que está en su interior. Las dos manos a la vez arrugan el pañuelo y lo lanzan al aire. Mientras cae, las manos lo extienden mostrando que está vacío y que la moneda ha desaparecido completamente.

NOTA: Una posibilidad consiste en poder hacer desaparecer dos monedas a la vez. Para ello basta con que tengas un trocito de papel celofán de doble cara pegado (Fig.75) a una de las monedas. La otra será normal. Ten las dos en el bolsillo derecho del pantalón. Saca la normal y ponía en la mano izquierda, mostrándola sin decirlo, por los dos lados. Saca con la mano derecha del bolsillo la que tienen el papel celofán pegado sin que el público vea la preparación de esta moneda y ponía delante de la otra en la

_99 _

Monedas in crescendo

mano izquierda, presionándolas un poco con el pulgar e índice izquierdos para que queden unidas. Ahora puedes hacer la desaparición del pañuelo recién descrita para una sola moneda, pero con las dos, con la misma facilidad que si fuera una. Y aquí el efecto es mucho más fuerte ya que para la gente son dos monedas separadas, que al desaparecer el sonido delataría dónde están. En fin, pruébalo y verás lo efectivo de esto. Una elaboración de esta idea ya era usada por David Devant a comienzos de siglo. Él la usaba para pegar las monedas cera de mago.

g

'■>

—10 0

Monedas in

crescendo

INTRODUCCIÓN:

En magia se denomina falso depósito a aquella maniobra que tiene por fin el simular transferir un objeto de una mano a otra. Se diferencia de la retención en que en el falso depósito la posición en que se enseña la moneda es distinta de la posición en que va a quedar oculta en la mano. Es por eso, al menos de entrada, una maniobra más engañosa que la retención. Aunque el uso de una u otra maniobra viene dado por la estructura del juego. En este capitulo analizaremos desde el más antiguo, la caída francesa, hasta los más modernos, como son los pases de retención.

muy

bueno el hacerlos sin que tú mires a las manos. De hecho, lo ideal sería que la gente ni siquiera recordara que la moneda ha sido transferida de una mano a otra. Los magos de antes, muy conocedores de la psicología en magia, solían tener la moneda en la mano izquierda y, mientras hablaban, la tenían a la vista, así el recuerdo de la gente era que la moneda estuvo siempre en la mano izquierda. A continuación, cerraban la mano izquierda sobre la moneda, pero por si algún espectador desconfiara, abrían la mano izquierda y dejaban caer la moneda sobre la mesa hacia la derecha. Tras lo cual la mano derecha la cogía y, sin darle importancia y sin mirar, simulaba transferirla a la izquierda. Así, cuando, la mano izquierda se abría mostrando que la moneda había desaparecido para ellos, la mano derecha no había participado en la acción. Aún más, los magos de antes usaban la varita mágica para cubrir aún más si cabe los falsos depósitos.

Pero, recuerda que, aunque engañen

a

la vista,

es

Si no, suponte que tienes la moneda en la mano derecha, en la posición del torniquete. Ten la varita sobre la mesa, a tu derecha. Te dispones a hacer desaparecer la sempiterna moneda. Pero para ello tienes que usar la varita mágica y, como está hacia tu derecha la tienes que coger con tu mano derecha como la tienes ocupada con la moneda, será tu mano izquierda la que sé

encargará de ella, cogiéndola. Realmente haces el torniquete pero tu mirada, en el momento del falso depósito, se dirige a la varita, que es la que te obliga a cambiar la moneda de mano, para que

izquierda se cierre, la mano derecha, con su

moneda empalmada, coja la varita y, tras dar unos pases sobre la

un a vez que la mano

102 —

Monedas in

crescendo

mano izquierda, muestre que el poder de la varita hizo desaparecer la moneda.

Los magos de antaño, aparte, usaban mucho lo que se llaman fintas, hoy en día esta buena costumbre se há perdido, y espero que estas líneas ayuden a que se recuperen. Suponte que acabas de colocar una moneda en la mano izquierda y que la mano derecha hace un gesto rápido, como si se la hubiera llevado. El público reaccionará diciendo que has hecho trampa, tú les dirás que no, para ello abres la mano, mostrando la moneda en su interior y, cogiéndola con la mano derecha, se la enseñas a los espectadores de ese lado. Concluye haciendo un falso depósito a la mano izquierda, reteniéndola en la mano derecha. Esta técnica se basa en que la tensión y atención de la gente está centrada al máximo en la primera acción (cuando cree que has hecho una trampa), y que, tras haber mostrado que no hubo trampa, la atención se relaja. Es en este momento cuando ejecutas la acción tramposa.

Tras haber visto la técnica psicológica, veamos pues, las técnicas digitales más típicas.

— 103 —

Monedas in crescendo _

CAÍDA FRANCESA:

También llamada torniquete, es un pase clásico, pero de los más engañadores. Para ello comienza sujetando la moneda con la mano derecha por los bordes entre los dedos pulgar, índice y corazón derechos por el lado más cercano al público, y el pulgar derecho por el lado más cercano a ti (Fig. 76).

La mano izquierda se acerca a la derecha para coger la moneda, los dedos índice, corazón, anular y meñique por delante de la moneda; y el pulgar izquierdo por detrás (Fig. 77). Lo que harás será que, en el momento en que la moneda está cubierta por los dedos izquierdos, la dejarás caer en el interior de la mano derecha (Fig.78). A continuación, la mano izquierda se aleja hacia la izquierda como si hubiera cogido la moneda, mientras que la derecha por un momento está estática mientras el público está viendo el hueco entre el pulgar y los dedos derechos -asumiendo

r que la moneda está en la otra mano-. Tras esta breve asunción la mano derecha, a la vez que se gira dorso arriba con los dedos semicerrados, oculta en el empalme de los dedos derechos la moneda. Durante estas acciones la atención se dirige a la mano izquierda, que supuestamente lleva la moneda, mientras que la mano derecha, tras dejar asumir que está vacía, se baja suavemente, quedando la mano derecha en una posición de descanso a la altura de la cintura (Fig. 79).

ü

104

Monedas ¿i crescendo

Lo único que es interesante justificar es la cogida u n tanto rara (Fig. 76). Lo ideal consistiría en que la moneda te la dejaran sobre la mesa y que, al cogerla, vayas con la mano derecha dorso acriba (Fig. 80), ya que sólo con girarla palma arriba ya te quedaría en la posición que deseas. Recomiendo el que lo practiques también para simular coger la moneda con la mano derecha. Una ventaja añadida del torniquete consiste en que se puede hacer con más de una moneda. El ruido que hacen al caer lejos de disminuir el efecto, completa la ilusión y hace creer que las monedas están en la mano izquierda. Es muy importante que la mano derecha no haga

ningún movimiento cuando las monedas caen en su interior ni cuando las retienen. Robert Houdin describe en s u libro To s secretos de la prestidigitación y de la Magia" el efecto "Los dos sombreros", en que le saca a este pase todo lo que da de si Sí quieres transferir la moneda a otro empalme hazlo mientras la atención está concen­

trada en la otra mano, como por

ejemplo, cuando estás abriendo lentamente la mano izquierda mostrando la desaparición. Todo ello sin olvidar que se puede ejecutar con otros objetos que no sean monedas.

Fig.:80

LA MOHEDA Y LA JARRA D E CRISTAL (John Ramsayfc

sido

considerado por muchos uno de los genios de este siglo, fue u n

maestro en la misdirection y por esto su magia con monedas era increíble. Y, si no, mira este sencfllo juego.

John

Ramsay

fue

u n

mago

escocés

que

h a

— 105

Monedas in crescendo

El efecto consiste en que una moneda de modo misterioso atraviesa la base de una jarra de cristal desde fuera: El mago repite el efecto, para concluir tirando la moneda en el interior de la jarra, donde atraviesa la base de ésta. Para este juego necesitas una jarra bien grande de cristal, de no tenerla a mano, usa un recipiente de plástico transparente de los que venden llenos de galletas de snack o

similares. Tiene que

grande para que quepa tu mano en el interior (Fig.81).

ser

lo

bastante

Ten la jarra boca arriba en la mesa y, con la moneda en la mano derecha en la posición para hacer la caída francesa, simula cogerla con la izquierda. La mano derecha coge la jarra con los dedos derechos por el interior, y el pulgar por fuera. La moneda está sujeta en el interior de los dedos curvados, que la alejan del cristal para que no haga ruido. Los nudillos de la mano izquierda cerrada golpean el fondo de la jarra un par de veces (Fig. 81). La tercera vez, la mano se abre y la palma de la mano izquierda golpea la base de la jarra con fuerza. Esto hace que la moneda que está en el interior de la mano derecha caiga en el interior de la jarra, dando la impresión de que la moneda ha atravesado la jarra. Para conseguir un buen efecto, empalma la moneda con muy poquita presión de los dedos derechos. Coge la jarra con la mano izquierda, y agítala para que la moneda suene. Pasa la jarra de nuevo a la mano derecha para que vacíe la moneda en la mano izquierda, y concluye dejando la jarra sobre la mesa. Muestra la moneda en la mano izquierda en la posición de

las

acciones de antes y concluye con la 2 a penetración, sólo que has

la caída francesa

y simula cogerla con la "derecha.

Repite

hechos toda las acciones con las manos opuestas. Esta vez es la mano izquierda la que coge la jarra y la agita para que suene la moneda, y la deja caer a la mano derecha para terminar poniendo la jarra sobre la mesa, pero con la base hacia arriba.

106 —

Ahora muestra la moneda

Monedas in crescendo

en la mano derecha en la base de los dedos mayor y anular (Fig. 49) y acerca tu mano izquierda también palma arriba debajo de

la derecha. Gira la mano derecha

hacia ti -reteniendo ocultamente

la moneda en el empalme de los

dedos-, a la vez cierra la mano izquierda. Tras estas acciones, aleja la mano izquierda como si tuviera la moneda en su interior (Fig. 82).

Lo fundamental para que este pase funcione es hacerlo sin darle importancia aparentement e ha s transferido -la moned a a la mano izquierda, tras lo cual se ha cerrado y alejado hacia la izquierda. Ahora coge la base de la jarra entre

el pulgar e índice derechos. Gira la jarra

para que quede boca arriba, y acerca tu mano izquierda cerrada a la boca de la jarra. Haz una pausa de un segundo, y golpea la palma de tu mano izquierda

contra la boca de la jarra, haciendo que el pulgar e índice derechos aflojen su agarre

y que la base de la jarra se deslice entre

los dedos derechos, golpeando el borde de la moneda empalmada. Esto producirá que la moneda salga despedida de la mano derecha y caiga sobre la mesa (Fig. 83). El ruido hecho por la moneda al ser golpeada por la jarra añade el elemento sonoro al efecto.

— 107 —

Monedas in crescendo.

FASE D E LA RETEVCXOH D E LA VISIOM (Variante del de Martín Chapender):

Los denominados pases de retención se caracterizan porque la sensación que tienen que dar es de que después de haber hecho la simulada transferencia a la mano izquierda, bay u n flash de la moneda en la mano izquierda.

r*

r*

El que describo a continuación es una variante del de Chapender, un mago inglés que, debido a su prematura muerte, nos legó muy pocas cosas, pero para muestra u n botón. Coge la moneda con la mano derecha con los dedos pulgar, índice y corazón; en la posición para hacer u n falso depósito de los denominados de retención de la visión (FSg. 84). Ten la mano izquierda palma arriba y coloca sobre ella la moneda, pero no

de retención de la visión (FSg. 84). Ten la mano izquierda palma arriba y coloca sobre

^ la sueltes; y mierntras cierras la .^ mano izquierda sobre ella y, a

<

cubierto de los dedos izquierdos,

extiende el dedo anular proanrio la

f*

moneda entre este dedo y el corazón

•"* derech o qu e s e retrae n bací a l a

** palma derecha. A continuación retira la mano derecha, dejándola

^ muy relajada. Para dar esta apariencia lo fundamental es que

^A creas que la moneda está e n la mano izquierda y te olvides de la

[^ mano derecha (parte psicológica) y que dejes que la mano

. ■ muñeca -Breakíng tbe Wrist de Dai Vernan- (parte física). ** Recomiendo leer e l capitulo final d d libro : ^errion' s Crhoniclcs 1*.

la

derecha caiga u n poco hacia ti, doblándose a

la altura de

<

PHA DESAPAMCIÓg Y RRAPAHICIÓg HOVEDOSA

»*

tPanUtamri k

¿*

En este efecto, el maga, con la aynd a d e ima varita magr a

¿A

(un lápiz), hace desaparecer del todo un a moneda para hacerla

U

reaparecer de nuevo con la ayuda dél a varita-

Este juego, muy ingenioso, us a las manga,*, por lo que deberás
*

108

Moneda s in

crescendo

usar chaqueta, pero no te preocupes: el uso de las mangas es tan sutil, que nadie podría sospecharlo. La única preparación consiste en tener en el bolsillo interior izquierdo de la chaqueta un lápiz, a mí me gusta usar uno de los que en uno de sus extremos tienen goma para borrar -tenlo con la goma hacia abajo-. Sitúa a los espectadores frente a ti mientras les enseñas una moneda en la mano derecha. Simula pasarla a la mano izquierda (realmente haz la variante del falso depósito de Chapender recién descrito). ; Mientras mantienes la mano izquierda cerrada, di : "Este efecto necesita tanta magia que voy a usar mi varita mágica". Con esta disculpa, la mano derecha se dirige al interior de la chaqueta para cogerla, pero antes deja caer la moneda por la parte superior de la manga izquierda. Manten el brazo izquierdo doblado a la altura del codo para evitar que 3a moneda caiga. Coge el lápiz por la punta con la mano derecha, y sácalo del bolsillo y di que la parte de la goma permite "borrar" o hacer desaparecer las cosas. Así que, da unos golpecitos con la goma del lápiz a la mano izquierda, abre lentamente la mano izquierda, y muestra que la moneda ya no está.

Antes de proseguir es fundamental que el público vea las dos manos vacías y que no hay rastro de la moneda -con excepción del lápiz, claro está-, así que, cerciórate de que es así. Ahora eleva la mano derecha y muestra el lápiz y di que, si usas la punta del lápiz, no la goma, pueden ocurrir más cosas. Así que, sólo con la mano derecha dale la vuelta al lápiz para que lo sujetes por el extremo de la goma. Mientras has hecho esto, el brazo izquierdo ha bajado a lo largo de tu cuerpo, entonces la moneda ha caído por la manga al interior de tu mano izquierda, tras lo cual, la mano izquierda, con la moneda oculta, se eleva de nuevo. Golpea la mano izquierda con la punta del lápiz diciendo que "pinta" la realidad de nuevo. Concluye abriendo la mano izquierda del modo más dramático que puedas, mostrando que la moneda ha reaparecido. Si quieres, podrías empezar usando el lápiz para que un espectador firmara la moneda, tras lo cual te guardas el lápiz de

— 109 —

t.

Monedas in

crescendo

*- nuevo en el bolsillo interior izquierdo y ya podrías seguir con el

4. juego tal cual se ha descrito antes. La única diferencia es que la ». moneda es firmada, aparte de que, al haber visto el lápiz antes de ¿ empezar el juego, condiciona a la gente para que pase más ■C desapercibida la acción de meter la mano derecha en el bolsillo,

/ por haberla visto antes.

"f Lo ingenioso de este juego se basa en la reaparición de la •f moneda que engaña al más pintado. En fin, sabia lección de otro

* maestro.

r,

áf

—no

Monedas in

crescendo

DESAPARICIÓN DE LA ARAÑA (Ross Bertram):

Esle falso depósito realmente no es falso, ni es un

depósito, me explicaré: casi se le podría llamar desaparición. La sensación es de que la moneda desaparece, cuando realmente está oculta en tus manos. Para comenzar, ten la moneda en la mano izquierda como en la posición del torniquete o "spellbound" cpmo la llaman los

sajones (Fig. 76). Acerca tu

mano derecha y simula ) que

vas a

hacer u n torniquete. Pero en vez de coger la moneda con la

punta

de los dedos derechos, aparenta cogerla con la mano cerrada en puño. Para ello lo que haces es apoyar la palma de tü mano derecha sobre la moneda, y la retienes en el empalme clásico de la mano derecha y dejas esta mano estática, mientras la mano izquierda se aleja sospechosamente y con rapidez, como si no hubiera depositado su moneda. Debes estar más pendiente de tu mano izquierda que de la derecha. Abre tu mano derecha, manteniendo su dorso al público, haciendo un gesto de lanzamiento hacia arriba, como si la moneda hubiera desaparecido al tirarla hacia arriba. La moneda la retienes en el clásico. Haz una pequeña pausa -esto es fundamental-, concluye dirigiendo tu vista a la mano izquierda y, a continuación, al público, que no es tonto y creerá que la tienes oculta en la mano izquierda. Abre tu mano izquierda, que mostrarás vacía (aparentemente has mostrado las dos manos vacías y la moneda se ha desvanecido).

Este pase es de los que NO se debe hacer más de una vez por sesión, ya que perdería parte de su ilusión.

NOTA: Con respecto a la desaparición de la araña, te recuerdo que es una maniobra muy ilusiva, pero lo es más si antes ha s hecho alguna desaparición mediante falso depósito, pues la gente, si ha sospechado algo de la desaparición anterior, al hacer la desaparición de la araña, los engañarás con más facilidad, como el público tendrá mas tendencia a pensar que la moneda se retiene en la mano izquierda, no tendrás ni que molestarte en

111 —

Monedas in

crescendo.

llevar su atención hacia la mano izquierda. Él sólito dirigirá su atención a esta mano, con el subsiguiente chasco, pero no seas ofensivo tras mostrar la mano izquierda vacía.

Una sonrisa aliviará la tensión que haya habido hasta ese momento. De no hacerlo el espectador podría sentirse como un pobre iluso que ha sido engañado, y recuerda que la magia no es una demostración en que se pone a prueba la inteligencia del espectador. Es, simple­ mente, un modo de que el público se lo pase bien. Te estarás preguntando por la denominación de este pase. Este nombre viene de que Mario, el que lo publicó por primera vez en su libro "Coining Magic" lo que hacia con la mano derecha es colocarla sobre la mesa (Fig. 85), y hacerla andar como si fuera una araña, peluda, si eres un hombre con pelo en pecho y manos. Así que, a disfrutar tú también.

AVENTURAS Y DESVENTURAS DE UNA MONEDA (Varios y Cuesta):

Así denomino a este juego en que una moneda aparece y desaparece repetidas veces sin saber cómo. Es una adaptación libre de una rutina de John Bannon con pases de Michael Animar, David Roth, Quintino Slydini, Bob Kohler y Frank García. Espero no haber olvidado ninguno. Aún así menudo plantel de maestros. Espero que te guste tanto como

a mí. Aparte de bonito, este juego es un vehículo perfecto para practicar varias retenciones, aparte de incorporar la denominada "Desaparición de la Araña" -original del canadiense Ross Bertram-, mediante la que puedes hacer desaparecer una moneda sin tener que deshacerte de ella.

i.

112

Monedas in crescendo

APARICIÓN Y PRIMER VIAJE:

Para ello comienza con una moneda en el empalme clásico de la mano derecha Dirígete a un espectador y pregúntale si es suya. Te responderá: ¿el qué? Le dirás que lo que tiene ahí. Señala a un punto cercano a él y simula coger algo con tus dedos pulgar e índice derechos (ten cuidado para que no se vea la moneda en el empalme de la mano derecha). Ten tu mano izquierda palma arriba y simula depositar la moneda invisible que sujetas en tu mano derecha en el nacimiento de los dedos izquierdos (Fig. 86). Al hacer esta acción, la moneda empalmada queda en contacto con los dedos izquierdos. Déjala caer sobré ellos. A continuación cierra la mano izquierda,' dejando la moneda en su interior. Di que para hacerla visible te basta con chasquear los dedos derechos. Hazlo y a continuación, abre la mano izquierda, viéndose la

moneda ya visible situada a

punto para ser empalmada en el empalme de los dedos izquierdos. Ahora simula coger la moneda con los dedos derechos, aunque lo que harás realmente es dejarla en su sitio, empalmada en los dedos izquierdos, La mano derecha se aleja aparentemente con la moneda sujeta entre el pulgar y los dedos derechos. Simultáneamente, la mano izquierda se gira hacia ti para quedar con el dorso hacia arriba (ocultando así la moneda). Tu mirada y atención se centran en la mano derecha, que se dirige al codo izquierdo con la intención de frotar la moneda contra él. Concluye mostrando que ya no está ni en la mano derecha ni en el codo izquierdo Hazla aparecer debajo del codo derecho.

Fig.:86

113

Monedas in

NOTA:

crescendo

Lo fundamental consiste en que realmente creas que la moneda está donde vas a cogerla y que la haces visible al chasquear los dedos, ya que la técnica digital es muy sencilla.

SEGUNDA DESAPARICIÓN Y VIAJE SORPRESA:

Ahora con tu mano izquierda simula coger la moneda bajo el codo derecho Realmente no coges nada pero simula que sí. Coloca los dedos izquierdos juntos y pegados (Fig. 87), sitúa tu mano izquierda a la altura del pecho hacia la izquierda y simula lanzar su moneda a la mano derecha, que se coloca en idéntica posición pero hacia la derecha de tu cuerpo. Abre la mano izquierda, que se verá vacía, sigue con tu vista el supuesto trayecto de la moneda; al llegar a la mano derecha con su pulgar, empuja la moneda hacia arriba; apareciendo al final de su viaje.

NOTA: La parte final de esta secuencia, según creo original de Frank García, es preciosa, pero si además se combina con la desaparición de la araña (Spider Vanish), el efecto se hace más engañoso y consigue que el viaje de la moneda pille por sorpresa al público, aparte de ser un efecto muy bonito.

DESAPARICIÓN FINAL:

Para finalizar, teniendo la moneda en la mano derecha, dirige a ella tu mirada, mientras haces alusión a ella. A continuación, haz el falso depósito por misdirection (quedando la moneda en el empalme clásico de la mano derecha), después remángate la manga izquierda, por tanto se verá que lo vas a hacer más difícil al no usar las mangas. Aparte de justificar muy bien la necesidad de transferir la moneda de una mano a otra -haciendo, realmente, un falso depósito-, le da un cierto sentido de climax a esta tercera desaparición. Chasquea los dedos derechos y a continuación abre la mano izquierda de modo rápido y mágico -ha de dar la sensación de que, tan pronto chasqueas los dedos, la moneda desaparece-.

114

Monedas in crescendo

Pero, claro, la moneda no ha desaparecido de verdad: la tienes en el empalme clásico de la mano derecha Para dar la sensación de que también está vacía, haremos la versión de Bob Kohler del barrido (Wiped Clcan) (***). Acerca la mano derecha a la izquierda (Fig. 88), y pon el pulgar derecho por encima de la mano izquierda y los otros cuatro dedos por debajo. Avanza la mano ,

, derecha sin alterar la posición de los dedos a lo largo de la mano izquierda y, cuando llegues a la punta de los dedos izquierdos, '

H

gira ambas manos para que queden dorso abajo. La sensación si lo haces fluidamente es de que has enseñado las dos manos vacías por los dorsos y las palmas. Tu mano izquierda busca detrás del codo derecho y no encuentra ninguna moneda -aparente fallo, lo cual ayuda a que la aparición final sea más fuerte-. Relájate y haz una pausa como si todo hubiera terminado, tras lo cual, la mano derecha busca detrás del codo izquierdo, y hace aparecer la moneda esquiva(*).

NOTA: He procurado que tras cada fase no haya que estar toqueteando la moneda para cambiarla de mano, o de posición. Al acabar cada fase la moneda está en la mano y posición, adecuada para ejecutar el pase siguiente sin tener que hacer mas pases o transferencias que los necesarios. Esto es lo que se llama economía de movimientos. Tenlo en cuenta para las rutinas que se te ocurran.

(*) Si lo qu e desea s e s qu e l a moned a desaparezc a de l todo , t e recomiendo que uses la desaparición total de Bobo al remangado. Descrita en el capitulo VIII. Si quieres otro final, lee el juego siguiente.

115

Monedas in

crescendo.

APARICIÓN DE UN MONEDÓN: (Cuesta)

Si quieres, puedes concluir el efecto anterior transfor­ mando la moneda en un moncdón gigante de los que venden en las tiendas de magia. El efecto asi adquiere un final muy fuerte y comercial, aparte de no durar mas de un minuto. Para ello, el método más fácil consiste en llevar chaqueta y tener el monedón en el bolsillo interior izquierdo de la chaqueta; cuando quieras hacer el juego, metes tu mano derecha en el bolsillo exterior derecho de la chaqueta -donde tendrás la moneda de 50 ptas.-, y la empalmas en el clásico. Te sorprendes de no encontrarla y metes la mano derecha en el interior de la chaqueta, mientras la mano izquierda sujeta la solapa izquierda (para tener el codo la muñeca más alta que el codo, aparte de que es el modo más natural de buscar algo en el interior de la chaqueta), y coges el monedón y lo dejas caer en la manga izquierda (Fig. 89). No te preocupes, porque la moneda se detendrá al llegar al codo. Sigue sorprendido de no haber encontrado la moneda. Sacas la mano izquierda del interior de la chaqueta. Busca a tu alrededor y hazla aparecer como en el juego de antes y continúa con el resto de la rutina igual hasta el momento en que has hecho el Wiped Clean de Bob Kohler (***). Tras hacerlo y una vez que has mostrado las dos manos vacías (tendrás la moneda empalmada en el empalme clásico de la mano derecha), cuando quieras hacer reaparecer la moneda por última vez, deja caer tu brazo derecho a lo largo del cuerpo (Fig. 4), y dirige tu mano izquierda al codo derecho para hacer la moneda, pero la moneda se resiste a aparecer. Es importante que se vea la mano izquierda vacía -no digas nada sobre ello; simplemente deja que se vea vacía con claridad-. Al no encontrarla, vas a mirar en el codo izquierdo. Deja caer tu brazo izquierdo a lo largo del cuerpo (Fig. 90)¡y, con tu mano derecha, intenta sacar la moneda del codo, pero

116

Monedas in crescendo

mientras ejecutas esta acción, el Monedón cae de tu manga izquierda a esta mano sin hacer ningún movimiento. Por si fuera poco, la atención de la gente se dirige al codo izquierdo, ya que de ahí se supone que va a aparecer la moneda. Hazla aparecer, para ello te basta con empujarla con el pulgar derecho hacia delante, y quedará a la vista. Ahora tendrás una moneda en la mano derecha sujeta entre el pulgar y los dedos, y la dejas caer en la palma derecha como para dejarla ver mejor, realmente es para poder retenerla en el empalme clásico. El monedón lo tienes en,la mano izquierda pegado a la palma, pero sujeto por los dedos índice, corazón y anular (Fig. 90). Ahora, con la mano izquierda, que tendrá el índice extendido, señala la moneda que tiene la mano derecha a punto para ser empalmada en el clásico. Si quieres, puedes presionarla con este dedo contra la palma para ayudar a empalmarla, mientras haces algún comentario a los viajes de la moneda. Para transformarla en el monedón, vas a simular dejarla caer de la palma derecha a la izquierda, aparentando que cambia en el aire. Realmente, lo que haces es muy simple: Lo que único que harás es retener en el empalme clásico la moneda y girar esta mano palma abajo como si la dejaras caer sobre la mano izquierda, que simultáneamente, se gira palma arriba y se abre (Fig. 91), viéndose ya transformada en el monedón.

NOTA: Las monedas gigantes son fáciles de conseguir en cualquier tienda de magia y, en este caso, hace que el efecto sea muy fuerte. Si no quieres usarla, puedes*usar otro objeto cualquiera que puedas alojar en tu mango y en tu mano. Ten siempre cuidado, ya que en ningún momento debes tener la muñeca izquierda más baja que el codo izquierdo -de hacer esto la gravedad causaría que la moneda saliera de la manga-. Si estudias bien los movimientos, podrías hacer aparecer dos monedones, bastaría con tener cargado uno en cada manga. Prueba esto, ya que la aparición del segundo deja al público K.O.

— 117 —

•■"3 v

¡Vi

í5

I

■nS¿

!1W

3$.

■■'•fV

Monedas in crescendo

Capítulo IX: PAÑUELOS;

— 119 —

ki

Monedas in

crescendo-

MONEDA QUE ATRAVIESA, PENETRA Y DESAPARECE EN UN PAÑUELO (Bobo):

7 *

T*

T

T

4

4

Considero el título lo suficientemente expresivo para no

tener que describir el efecto. Para realizarlo se requiere tener una moneda empalmada en el clásico de la mano derecha. Se pide prestado, a ser posible, un pañuelo de caballero por lo opaco y por tener forma cuadrada. Se coge como en la Fig. 92 y se muestra por ambos lados en el modo habitual; para a continuación extenderlo sobre la palma de la mano izquierda, que se tiene palma hacia arriba y, sobre la cual se ubica el centro del pañuelo (Fig. 93). A continuación, se coloca la mano derecha palma hacia abajo a unos 10 cm. por encima de la izquierda, cubierta con el pañuelo, y se giran ambas manos a la vez, quedando la derecha cubierta con pañuelo palma arriba, y la izquierda palma abajo sobre ésta. Se cambia el pañuelo de mano, repitiendo las acciones anteriores -con todo esto "se ha mostrado el pañuelo y las manos vacías"-. Ahora, con el pulgar e índice

derechos, se coge la punta del pañuelo

que descansa sobre el antebrazo derecho y se tira de ella hacia delante hasta llegar a la palma izquierda, donde se deja caer la moneda empalmada. La mano derecha, lejos de detener su movimiento, sigue avanzando con su esquina hasta llegar a la altura de la esquina que t por la paft^&itypvl e

mano

al del

vacía

ede la

izquier<

trayeci

(Fig. 9

~ vegaá

¿t

120 —

i

1

?ja'

i

H

3S<-

1

«£*

i*W

í s

ll ll

i

■fííí.

tí''

i

. Monedas in

crescendo

mano derecha a

su

posición original descubriendo

la

moneda

recién

aparecida

en

el medio

del

pañuelo

(Fig. 95). Fin

del

primer efecto.

»i

i

\

A

*\

.1

\

\

\

NOTA : El truco para que no se vea caer la moneda consiste en que el dedo meñique de la mano derecha esté en todo

/

^^o A

* " **

*

'

'

> \

1

1

-~i

.--;\

momento en contacto con el pañuelo que reposa sobre la mano izquierda (Fig. 96), de este modo es invisible desdé todos los ángulos. Ahora la mano derecha coge con el pulgar e índice la moneda que acaba de aparecer para mostrarla, tras lo cual, mientras se hace una pregunta obnuvilante al espectador (terminología

ascaniana para denominar una pregunta que ocupe la mente del espectador), se empalma a la italiana

en dicha mano, que a continuación simula colocarla en la mano izquierda -como si hiciera un falso depósito normal sin pañuelo-, cerrando la mano izquierda a través del pañuelo y aparentando tenerla dentro de la mano (Fig. 97).

>-T/

/ /

I

I

Ir'

//'' v

\^^ ^

JT^

^

m*\ \

/

M

U

jv

\

Fig.:95

F¡g.:96/

A_

|

¡

PH&

&\Zs^

Ahora,

el

índice

y

el

corazón

derechos cogen la punta del pañuelo más cercana a ti, la que cogiste antes, y le dan hacia delante hasta dejar ver al público buena parte de la palma izquierda vacía (Fig. 98). Los dedos izquierdos sujetan aparentemente pañuelo y moneda, tras lo cual, vuelven a poner la esquina que sujetan en su posición inicial sobre el

antebrazo—izquierdo,—pero—es en—este- movimiento cuando se deja caer la moneda empalmada a la italiana sobre la palma de la mano izquierda.

121

Monedas in

crescendo-

Ahora se hace un pase mágico con la mano derecha, mostrándola vacia de pasada. Se abre la mano izquierda a través del pañuelo y jLa moneda no está!. Se retira el pañuelo con la mano derecha y se ve sobre la palma izquierda ¡Ha atravesado el pañuelo! Culminación del segundo efecto.

A continuación se coloca el pañuelo en la posición anterior sobre la palma izquierda para, después, simular colocar la moneda en el interior del pañuelo como hicimos antes, pero, reteniéndola en realidad en la mano derecha en el empalme a la italiana. La mano derecha agarra la punta del pañuelo más cercana al mago entre el corazón y el índice y, como en el efecto anterior, tira suavemente de ella, pero hacia arriba

y hacia

bolsillo de pecho de la camisa, pero, ¡ATENCIÓN!, mientras la vista y la mente del público se dirigen a la mano izquierda, la derecha deja a caer a cubierto del pañuelo su moneda empalmada en el bolsillo superior de la chaqueta. Una vez estirado el pañuelo en

su totalidad sobre la palma de la mano izquierda, se ve que no

está, y la gente creerá que ha penetrado de nuevo el pañuelo, pero, CRASO ERROR, ya que al retirar el pañuelo, se ve que ha

desaparecido. Así llega al climax final de la rutina, procediendo a dar a examinar el pañuelo o a devolverlo, en caso de que fuera

de un espectador.

el

cuerpo

acercándose

al

NOTA:

Para que produzca u n buen efecto y que la moneda no

caiga fuera del bolsillo, el efecto consiste en hacerlo en mangas

de camisa, ya que el efecto no podrá ser explicado por el público

pensando en que va por la manga. Lo segundo consiste en hacerlo remangado por el mismo motivo de antes. Y tercero, pero no menos importante, colocar en el bolsillo superior de la camisa -situado al lado izquierdo-, un pañuelo arrugado, ya sea de tela o de papel para mantener el bolsillo abierto y que no caiga fuera la moneda. También da buenos

— 122 —

Monedas in

crescendo

resultados una bola de esponja. Recuerda que cada vez que hagas un falso depósito, o dejes caer la moneda, -ya sea en el bolsillo o en la mano izquierda-, la mirada del mago nunca debe dirigirse a la mano que hace la trampa.

EXPANSIÓN OF TEXTURE:

El efecto consiste brevemente en que, tra*s haber envuelto el penique con el pañuelo, se da a sujetar al espectador. El mago coge la moneda de 50 ptas. con su mano izquierda y la hace atravesar el pañuelo para unirse a la de cobre, mientras sigue sujeta por el espectador. Este juego es una variante del efecto de Robert Houdin "La filtración mágica de dos monedas". La versión que te ofrezco es la Francis Carlyle, -uno de los mejores magos de cerca americanos de los últimos años-. Él hacía este juego, "Expansión of Texture", como continuación de la "Transposición^)" del capítulo III, concluyendo con el que se describe a continuación "Copper or Silver extraction". Tras haber realizado el efecto de la transposición primera (tienes una moneda de 50 Ptas. en el empalme de los dedos derechos), comentas que esta vez lo vas a realizar aislando las monedas de tus manos. Para ello, dejas en la mesa la moneda de cobre y la de plata que están a la vista para sacar del bolsillo con tu mano izquierda un pañuelo de caballero -de tela, no de seda-. Lo extiendes entre tus manos sin que se vea la moneda que tienes empalmada en la mano derecha, sueltas el agarre del pañuelo con la mano derecha para coger el penique entre los dedos pulgar, índice y corazón derechos y, con el pañuelo* cubres el penique y la mano derecha, de modo que el penique quede tapado por el centro del pañuelo. Suelta el agarre de la mano izquierda. Le dices al espectador que coja la moneda a través de la tela con su pulgar e índice derechos, y que no la suelte en todo el juego. Esto es lo que da valor a este efecto. Tú sigues sujetando el penique con el pulgar, índice y corazón derechos bajo el pañuelo (Fig. 99).

123

Monedas úi

crescendo

Le dices que agarre con su mano izquierda las esquinas del pañuelo. Pero, repensándolo, para que no le quede ninguna duda, antes le vas a mostrar de nuevo la moneda. Con tu mano izquierda levantas la parte delantera del pañuelo sin soltar tu agarre ni el de él sobre el penique. Se muestra pues el penique (Fig. 100). Se cubre de nuevo la moneda y, a cubierto de la tela, se coge la moneda de 50 ptas. entre el dedo corazón derecho y la falange segunda del pulgar (Fig. 101), quedando sujeto el penique por el pulgar e índice derechos, y debajo la moneda de 50 ptas., entre el pulgar y el corazón de la misma mano. Con tus dedos pulgar, índice y corazón izquierdos coge desde fuera, a través de la tela, el penique y la moneda de 50 ptas.

La

mano

derecha

suelta

a

continuación su agarre

sobre

las

monedas y se saca

del

pañuelo,

agarrando

las

esquinas

del

pañuelo,

que están debajo. Pones el pañuelo en posición horizontal. (Fig. 102), indicando al espectador que las agarre del mismo modo con s u mano izquierda. Una vez que el espectador ha cogido las esquinas por debajo de las manos del mago suelta el agarre de tu mano izquierda.

Se le dice al espectador que nada puede entrar ni salir del interior del pañuelo que tiene en sus manos, ya que agarra el penique desde el comienzo del juego y que nunca lo ha soltado.

— 124 —

Monedas in

crescendo

Ahora se coge la moneda de 50 ptas. que estaba a la vista del juego anterior, y se tira al aire con la mano derecha y se coge con la misma mano derecha, en la posición del empalme de los dedos preguntando que elijan cara o cruz. Digan cara o cruz, se

repite el lanzamiento. Una vez que se ha cogido de nuevo con la

mano derecha

falso depósito al pasarla a la mano izquierda, a la vez que se le dice al espectador que a la de tres suelte por primera vez el '

agarre del pulgar e índice derechos.

Se cuenta uno, dos, y se dice tres en el momento en que, con el puño izquierdo se golpea el punto del pañuelo donde está el penique, abriendo simultáneamente tu mano izquierda En ésta ya no están las 50 ptas., pero se oye un sonido metálico en el interior del pañuelo. La moneda de 50 ptas. ha atravesado el pañuelo para unirse con el penique. El espectador abre el pañuelo y encuentra las dos monedas dentro. A cubierto del efecto y de la sorpresa, descargas en el bolsillo derecho la moneda extra de 50 ptas. y ya estás limpio.

en posición del empalme denlos dedos, se hace u n

NOTA:

No te asustes de la descarga final, está muy cubierta por la sorpresa del efecto. Todo el mundo estará pendiente de lo que hay dentro del pañuelo. Es útil girar un poco el cuerpo hacia la derecha -nunca llegar a girar un cuarto de vuelta-, para cubrir la descarga, está más cubierta si se hace en el bolsillo derecho de atrás del pantalón. Para más información podéis obtenerla en los libros: "Los cinco puntos Mágicos" J. Tamariz, en el capítulo referido a los pies o "Mosaico Mágico" de Roden, en lo referente a la carga de bolas.

125

Monedas in crescendo

COPPER & SILVER EXTRACTION:

Este efecto es la lógica conclusión del anterior, la moneda penetra el pañuelo, saliendo fuera. Es fácil de seguir y, además, aparentemente la decisión del espectador marca el desenlace del juego.

anterior,

El

efecto

consiste

en

que,

tras

el

juego

procedemos a envolver las dos monedas en el pañuelo y se extrae del centro del pañuelo la que diga el espectador. Se cogen con la mano izquierda las dos monedas (50 ptas. y penique) y se colocan sobre los extremos de los dedos de la mano derecha, que está palma arriba (Fig. 103). Fíjate en que el penique se coloca encima de la de 50 ptas. y adelantado con respecto a ésta. Con la mano izquierda se coge el pañuelo y, una vez extendido, se coloca sobre la mano derecha, cubriendo con su centro las dos monedas. La mano izquierda, tras haber cubierto las dos monedas suelta su presa sobre el pañuelo para coger ambas monedas, a través de la tela por el centro del pañuelo. OJOr Realmente, se coge solo el penique -por el extremo más cercano al público-, quedando la de 50 en el empalme de los dedos derechos. La mano izquierda, con el pañuelo y penique, se eleva mientras la mano derecha desciende girando para dar el dorso al público a fin de que no se vea la moneda de 50 ptas. en el empalme de los dedos derechos. Tan pronto como el pañuelo deje de cubrir la mano derecha, se coloca sobre la moneda de 50 ptas., quedando esta moneda justo debajo del penique envuelto. Las esquinas del pañuelo cuelgan por delante, quedando el centro en la parte más cercana a ti (Fig. 104). Para el público, las dos monedas se encuentran en el interior del pañuelo, realmente solo el penique está dentro, estando la de 50 ptas. en contacto con tus dedos derechos.

— 126 —

Monedas in

crescendo

Ahora, con la mano izquierda, vamos a coger el pañuelo por el centro y asir las dos monedas. Pero cogeremos el tejido de

modo que formemos una bolsa para cubrir la moneda de 50 Ptas. (Fig. 105), pudiendo mostrarse el pañuelo por ambos lados, y permitiendo al espectador que toque las monedas a través del pañuelo. Este no notará que una de ellas está envuelta en un doblez de tela si cubrimos este pliegue entre el pulgar, índice y corazón izquierdos. De este modo no será necesario que la mano derecha sujete el pañuelo para nada. Sin soltar el agarre de la mano izquierda sobre las monedas, con la mano derecha cogemos las esquinas y las elevamos, quedando el pañuelo como en la (Fig. 106). Soltamos el agarre de la mano izquierda y quedarán sujetas por la mano derecha. Las monedas no caerán por estar envueltas la de afuera en un pliegue, aparte, se puede dejar ver el pañuelo de pasada por los dos lados, ya que el pliegue la oculta a la vista. Tal como están las esquinas, se dan a sujetar a un espectador, de manera que quede sujeto sólo por sus manos y se le pregunta: ¿Qué moneda prefieres?:

1/ Si elige la de cobre; se le pregunta: ¿Te quedas con el penique? Si no cambia, con la mano derecha, aparentemente se extrae la de 50 ptas., mientras se le dice : ¡Pues quédatela! Y él se habrá quedado con el penique dentro del pañuelo que sujeta. No olvides que la moneda a la que se da importancia es a la de cobre, como si la de 50 sobrara.

127

Monedas ín

crescendo

2/ Si elige la de 50 Ptas.: Se le pregunta si quiere cambiar. Si no cambia, con la mano derecha aparentemente se extrae la que el ha nombrado atravesando el pañuelo.

NOTA: Has visto que el efecto final varía ligeramente en función de la decisión del espectador. Es una aplicación del principio de los Desenlaces Alternativos, este último estudiado muy poco en Magia, y cuyas bases fueron establecidas por Vernon. Para más información, se puede consultar su libro "Chronicles II" y, además, el famoso "Truco que no puede ser explicado". Es interesante también referirnos al principio de la elección forzosa por su relación con el anterior, para ello consultar el libro de Anneman "202 métodos de forzaje", y los trabajos de Phil Goldstein sobre el Tema del control verbal.

ém

ANILLO A TRAVÉS DE LA MONEDA (Stewart Judah)

¿^

E n

este efecto, por cierto, clásico,

L

un

anillo que se encuentra

aprisionado

(

en un pañuelo mediante

una

moneda

*f

envuelta en éste, se desliza atravesando

*f

la moneda hasta quedar libre. La Fig. 107

^

y la Fig. 115 valen más que cien palabras.

**

Este

efecto

es

"Impromptu"

y

el

*¡»

principio

en

que

se

basa

ya

está

¿0

explicado por el padre de la moderna Robert Houdin.

magia

Para este juego

sólo

se

requiere

pedir prestados los tres elementos : moneda, anillo, y un pañuelo de tela, preferiblemente limpio. Con relación al "modus operandi", se pide la moneda, que se sujeta con los dedos pulgar e índice izquierdos por el borde para que quede la mayor parte posible de ella a la vista (esto es importante, como se verá en el párrafo siguiente), y se cubre

— 128

Monedas in

crescendo

con el pañuelo,

de

modo