Está en la página 1de 30

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

TEMA 3 CUIDADOS ESPECIALIZADOS EN LA ENFERMEDAD DE PARKINSON

3.1. Aspectos diferenciales de la enfermedad de Parkinson

3.1.1. Comunicación y contacto

3.1.2. Familia y amigos

3.1.3. Bloqueos

3.1.4. El paciente se queda inmóvil

3.1.5. Las discinesias

3.1.6. El dolor

3.1.7. Caídas

3.1.8. Estreñimiento

3.1.9. Pérdida de orina

3.1.10. Medicación

3.1.11. Autonomía

3.2. Guía práctica para la planificación y desarrollo de actividades diarias

3.2.1. Levantarse de la cama

3.2.2. Higiene personal

3.2.3. Vestirse

3.2.4. Trabajar en la cocina

3.2.5. Comer. Cambios en los hábitos intestinales y consideraciones dietéticas

3.2.6. Temblor

3.2.7. Andar

3.2.8. Sugerencias para mejorar la comunicación verbal.

3.2.9. Acostarse

3.2.10. Levantarse del suelo

3.3. Nutrición y alimentación

3.3.1. La levodopa y los alimentos

3.3.2. Otros aspectos nutricionales de importancia en la enfermedad de Parkinson

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

119

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

3.4. Programación de ejercicio fisico

3.4.1. Ejercicios generales

3.4.2. Ejercicios para mejorar la coordinación de movimientos

y el equilibrio

AUTOR:

José Puentes Sánchez

3.1. Aspectos diferenciales de la enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por:

• Temblores (presentes en un 60% de los casos).

• Rigidez muscular.

• Acinesia o lentitud de movimiento.

• Trastornos del equilibrio.

• Y otros muchos síntomas.

Aunque constituye uno de los síntomas mas habituales, el temblor no es lo que más invalida al enfermo de Parkinson pues existen otros como la rigidez unida a la lentitud, cambios que afectan la voz haciéndola débil. Su semblante y la escritura son los principales síntomas los que impiden directamente a un enfermo de Parkinson comunicarse y expresar claramente sus necesidades.

Por esta razón, los enfermos de Parkinson queremos llamar su atención sobre una serie de problemas que se originan cuando un enfermo de Parkinson tiene que ser hospitalizado.

3.1.1 Comunicación y contacto

La rigidez y lentitud de los músculos en la cara, del lenguaje y de la deglución ocasionan una rigidez en el semblante del paciente; son raros los parpadeos. El paciente habla en voz baja y las palabras que pronuncia a veces son difíciles de entender. Las dificultades que tiene para tragar, puede provocar un derramamiento de saliva.

120

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Todo esto podría dar la impresión de que usted se encuentra frente a un ser ausente, indiferente, intelectualmente deteriorado o depresivo.

En la mayoría de los casos, nada de esto es verdad. Sus facultades intelectuales están intactas pero, simplemente, lentas (aunque algunos padezcan demencia no son mas frecuentes que en aquellos pacientes de su misma edad noparkinsonianos).

No se asuste por la ausencia de mímica. ¡Es sumamente importante no dar la espalda a un enfermo de Parkinson con el pretexto de que la comunicación con él es difícil!

Tengan en cuenta que por este motivo los enfermos de Parkinson sufren a menudo de verdaderas depresiones.

3.1.2. Familia y amigos

Las personas que cuidan de los enfermos de Parkinson a domicilio, en la mayoría de los casos y obligados por las circunstancias, se han vuelto verdaderos especialistas pudiendo ocasionar, en caso de hospitalización, situaciones de rivalidad con el personal sanitario.

Una persona acostumbrada a ocuparse 24 h de un enfermo, a veces lleva mal el que sea un equipo de personas desconocidas, generalmente mucho más joven, quien se haga cargo del enfermo.

Es importante saber utilizar su experiencia, por ejemplo pidiéndole hacer un informe sobre el paciente, etc. Para acortar distancias y que el familiar tenga un poco de descanso durante la hospitalización, necesitará que usted le preste una ayuda plena y con tacto.

3.1.3. Bloqueos

Estos aparecen después de muchos años de enfermedad. Se deben al hecho de que las neuronas sobre las que actúan los medicamentos antiparkinsonianos se han deteriorado y no actúan ya tan bien. Los pacientes pueden presentar bruscamente una inmovilidad total que puede durar varios minutos o más de una hora. Cuando esto sucede, los enfermos de Parkinson se sienten muy cansados y no quieren nada más que una cosa como es que se les deje en paz, esperando que la movilidad se restablezca de golpe como desapareció.

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

121

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

Ni los medicamentos, ni la fisioterapia, ni las buenas palabras consiguen desbloquearles. Solamente se consigue con inyecciones subcutáneas de apomorfina.

En el caso de que los bloqueos tuvieran lugar siempre a la misma hora,

deberá tenerse en cuenta para la comida, el aseo, los tratamientos. Los cuidadores son los que deben de adaptarse a la enfermedad.

La variedad de los síntomas de la enfermedad, de un momento a otro, de un día a otro, es un signo característico del Parkinson. En razón de estas fluctuaciones y no por mala voluntad del enfermo es difícil discernir sus períodos de autonomía.

3.1.4. El paciente se queda inmóvil

A menudo y debido a un bloqueo, este fenómeno dura mucho

menos tiempo. Se debe a dificultad al andar por un paso estrecho, una puerta, un ascensor, o ver simplemente una línea trazada en el suelo. El pie se queda “pegado” al suelo.

CONSEJO: Ponerle música (por ejemplo una marcha militar) o contar “uno-dos, uno-dos” en alto, poner el pie delante del suyo. Muchas veces los pacientes tienen su propio truco que se lo dirán con gusto.

3.1.5. Las discinésias

Cuando el tratamiento con medicamentos dura ya tiempo, se observa no solo bloqueos sino también lo contrario, es decir, movimientos involuntarios y desordenados de los miembros, movimientos de cabeza, etc. El espectáculo de estos movimientos anormales es penoso. Pero los pacientes sufren menos que con los bloqueos (a diferencia del entorno que lo soportan mejor).

En el peor de los casos, los pacientes oscilan entre discinésias y bloqueos y apenas conocen momentos normales de movilidad.

Hay que tratar de administrar los medicamentos antiparkinsonianos a intervalos mas cortos, pero a dosis mas pequeñas.

122

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

3.1.6. El dolor

La enfermedad provoca dolores en un tercio de los enfermos y a menudo este hecho se descuida. A veces son dolores pseudorreumáticos en aquellas partes del cuerpo que están más afectadas por la rigidez.

Normalmente, con el tratamiento antiparkinsoniano que tiene es suficiente. Si no es así, habrá que recurrir a los analgésicos habituales.

3.1.7. Caídas

Son frecuentes en algunos enfermos de Parkinson, sin pérdida de conocimiento. Los pacientes deben evitar los cambios bruscos de dirección o girar la cabeza rápidamente. En la habitación deberá evitarse todo aquello que pueda facilitar las caídas, como objetos en el suelo, cables, alfombras, etc.

3.1.8. Estreñimiento

El estreñimiento en estos pacientes es normal. Se debe a la reducción de la actividad de los músculos intestinales y abdominales que provoca la enfermedad, a la dificultad de masticar y tragar y a la medicación.

Se debe vigilar que estos pacientes hagan ejercicio, animarles a beber mucha agua, aportar dieta rica en fibra, administrar supositorios de glicerina, etc.

3.1.9. Perdida de orina

La incontinencia urinaria puede deberse a un desequilibrio entre el tono muscular asegurando la oclusión y la abertura de la vejiga. Pero cualquier otra causa es posible: stress, incontinencia de esfuerzo, abundancia, vejiga neurológica, demencia, combinación de estas causas…

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

123

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

Sin embargo, a veces se trata de una próstata apoyada en la vejiga o de la imposibilidad, por la acinesia, de llegar al lavabo a tiempo y desnudarse.

Hay que tratar el tema abiertamente con el paciente y ponerle remedio. A los enfermos les molesta mucho abordar el tema y raramente hablan de ello. Si un examen médico profundo se hiciera necesario para conocer la causa exacta, su experiencia profesional sería de gran ayuda.

3.1.10. Medicación

A veces los bloqueos obligan a fraccionar los medicamentos antiparkinsonianos en pequeñas dosis, repartidas en varias tomas al día. Esto se aleja del esquema habitual y sobrecarga el trabajo en la preparación y distribución de los medicamentos.

Los enfermos y sus familiares intentan evitar los bloqueos y aceptan mal un desfase en la toma de medicamentos que pueda agravar temporalmente los síntomas de la enfermedad.

No hay que dudar en cambiar sus costumbres y dar a estos enfermos la posibilidad de que sean ellos mismos los que tomen sus medicamentos según un plan establecido. Se les puede entregar por la mañana un pastillero conteniendo todos los medicamentos que deberá tomar durante todo el día.

Como hemos comentado anteriormente, los enfermos de Parkinson pueden tomar otros medicamentos ajenos a esta enfermedad. En la siguiente tabla se considera el riego que presenta el tomar algunos fármacos para la enfermedad.

124

Ver en la página siguiente:

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson * Si se esta tomando selegilina (eldepryl®, deprenyl®)

* Si se esta tomando selegilina (eldepryl®, deprenyl®)

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

125

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

3.1.11 Autonomía

La hospitalización corre el riesgo de llevar a una rápida regresión de la autonomía. La rutina hospitalaria se acomoda difícilmente a ciertos esquemas, mientras que en su casa evolucionaría bien. Conservar la autonomía en el paciente o aumentarla, requiere más tiempo al personal que hacía las cosas en su lugar. Este problema también existe con otras enfermedades crónicas.

La readaptación y los cuidados deben empezar el mismo día de la hospitalización. Los allegados al paciente podrán ayudar en este sentido.

3.2. Guía práctica para la planificación y desarrollo de actividades diarias

A continuación se exponen las dificultades que se pueden encontrar en algunas actividades de la vida cotidiana, así como las sugerencias para aliviarlas. Queremos puntualizar que muchas de las consideraciones que siguen, se refieren a pacientes con enfermedad de Parkinson avanzada.

3.2.1. Levantarse de la cama.

• Echado sobre su espalda, coloque los brazos al lado del cuerpo.

• Levante la cabeza de la almohada, dirija la barbilla hacia el pecho y siéntese apoyándose sobre los codos.

• Mantenga la cabeza en la posición anterior e incorpórese progresivamente hasta sentarse apoyándose con los brazos situados detrás del cuerpo.

• Mueva las piernas hacia el borde de la cama, hasta sentarse.

Mueva las piernas hacia el borde de la cama, hasta sentarse. 126 Manejo del Anciano con

126

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

3.2.2. Higiene personal

El cuarto de baño es un lugar peligroso que hay que acondicionar, para que sea lo más seguro posible.

Es aconsejable instalar unos pasamanos al lado de la taza del water y de la bañera, para que le sea más fácil sentarse y levantarse.

Puede instalarse un banquillo en la bañera, que le permitirá sentarse y le facilitará el baño.

La bañera debe tener una superficie antideslizante.

Deben evitarse las alfombras en el cuarto de baño.

Para el afeitado, es mejor que use una maquinilla eléctrica.

Si el temblor le dificulta llevar a cabo la higiene bucal, utilice un cepillo con el mango recubierto de espuma.

Es deseable que se duche o bañe diariamente. Si tiene un cierto grado de inmovilidad, inspecciónese la piel en búsqueda de las áreas de roce, especialmente las nalgas, codos, talones y cabeza.

la piel en búsqueda de las áreas de roce, especialmente las nalgas, codos, talones y cabeza.

3.2.3.

Vestirse

Vestirse y desnudarse, le puede resultar muy laborioso. Existen algunas ayudas fáciles de aplicar que pueden ser muy útiles:

• Reservar un tiempo adecuado para vestirse y desnudarse.

• Procurar estar cómodo. Si no se encuentra seguro de pie, es mejor que se siente al borde de la cama, o en una silla con brazos. En general, puede ser útil tener un soporte firme a mano para cuando deba ponerse en pie.

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

127

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

• Dispóngase la ropa en un orden correcto y a su alcance.

• Si tiene dificultad en ponerse una camisa o un jersey, intentar colocar la prenda frente al enfermo, coloque sus brazos en las mangas, levante los dos brazos por encima de su cabeza y pase la cabeza por el cuello de la camisa o jersey.

• Es aconsejable esperar a vestirse cuando la primera dosis del día haya hecho su efecto.

• Utilizar pullovers de cuello abierto y sin botones, faldas abiertas o con cintura elástica, corbatas con banda elástica, zapatos sin cordones. Un calzador de mango largo le ayudará a calzarse y una banqueta a ponerse las medias o calcetines. El velcro, puede sustituir varios tipos de cierre.

El velcro, puede sustituir varios tipos de cierre. 3.2.4. Trabajar en la cocina En la cocina

3.2.4. Trabajar en la cocina

En la cocina es importante de nuevo la seguridad. Para conseguirla, será necesaria una cierta reorganización:

• Las superficies de trabajo deben asegurar la reducción al mínimo del transporte de objetos.

• Los utensilios y productos que más se utilicen, deben estar en un lugar fácilmente accesible.

• Quizás deberá variar la altura de los estantes para hacerlos más alcanzables.

• Si tiene que prepararse la comida, espere a estar en buenas condiciones para ello. Tenga en casa una reserva de alimentos envasados.

• En la cocina, le resultarán muy útiles los objetos irrompibles.

128

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

3.2.5. Comer

Los problemas relacionados con la alimentación, contribuyen con frecuencia al malestar del enfermo. A las dificultades en los actos manuales necesarios para la alimentación, pueden añadirse las de masticar y tragar.

• Utilice copas y platos irrompibles con diseño, que permita sostenerlos firmemente.

• Use cubiertos que pesen poco, ya que son más fáciles de manejar. Pueden modificarse los mangos de los cubiertos, introduciéndolos en algún almohadillado de espuma tubular. A veces es mejor el uso de la cuchara que del tenedor.

• Los alimentos con la consistencia de una papilla son más fáciles de tragar que los alimentos cortados finos o picados

• Si tiene dificultad para llevarse el vaso a la boca, utilice una paja flexible.

• Cuando coma se sentará correctamente.

• Un sorbo de agua muy fría le puede ayudar a tragar mejor, ya que estimula el reflejo de la deglución.

tragar mejor, ya que estimula el reflejo de la deglución. CAMBIOS EN LOS HÁBITOS INTESTINALES Y

CAMBIOS EN LOS HÁBITOS INTESTINALES Y CONSIDERACIONES DIETÉTICAS

El estreñimiento es un problema común en muchos pacientes. Algunos comen poco y beben poca agua. En muchos casos, el estreñimiento se agrava por la medicación. Esta molestia puede solventarse satisfactoriamente con una atención cuidadosa para mantener unos hábitos intestinales correctos.

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

129

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

En la mayoría de los casos no es necesario defecar diariamente, siendo suficiente cada dos o tres días. Hay varias medidas que se pueden tomar:

• Beber de dos a tres litros de agua diarios.

• Mantenerse físicamente activo.

• Añadir salvado a su dieta, así como frutas y vegetales.

• Sentarse cómodamente cuando vaya a defecar, con las rodillas encogidas para favorecer la contracción de los músculos abdominales.

• Evitar en lo posible los laxantes, o bien utilizar laxantes suaves como la leche de magnesia.

• Evitar asimismo el uso frecuente de enemas. Los supositorios de glicerina, o aún los pequeños enemas comercializados, pueden ser de gran ayuda.

Las proteínas tienen una tendencia a interferir el tratamiento con levodopa, reduciendo la absorción de la misma.

Algunos dietistas, recomiendan que los pacientes eviten un exceso de proteínas y que éstas se ingieran por la noche. Estas maniobras dietéticas, pueden ser útiles, sobretodo a algunos pacientes con fenómenos “on-off”.

Los pacientes con parkinsonismo, deben comer lo más normal posible, evitando excesos gastronómicos y procurando una dieta equilibrada. El alcohol, tomado de una forma moderada, no está tampoco prohibido

3.2.6. Temblor

El temblor puede interferir las actividades que el enfermo realice. Para evitarlo, se pueden usar las siguientes técnicas:

• Apretar el codo de la extremidad afectada contra el costado, para estabilizar la parte superior del brazo.

• Efectuar el movimiento lo más rápidamente posible con la mano.

130

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson 3.2.7. Andar La dificultad más corriente en esta

3.2.7. Andar

La dificultad más corriente en esta enfermedad es arrastrar los pies al andar. Puede ocurrir que el enfermo empiece a andar normalmente y que al cabo de unos pasos se encuentre con alguna de las siguientes dificultades:

• Los pies parecen clavados en el suelo (congelación o bloqueo).

• Los pasos se hacen muy cortos y rápidos (festinación).

• Los pasos se hacen muy cortos, el cuerpo se inclina hacia delante y sólo puede frenarse agarrándose a un objeto o persona (propulsión). Este fenómeno también puede ocurrir hacia atrás (retropulsión)

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

131

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

A continuación se explican algunas formas de aliviar estos

trastornos de la marcha:

• Para superar el bloqueo, debe detenerse, apoyar los talones sin inclinarse hacia atrás y empezar a andar balanceándose y sin moverse del sitio hasta que se sienta dispuesto a desplazarse hacia delante.

hasta que se sienta dispuesto a desplazarse hacia delante. • Para evitar que ocurra la festinación,

• Para evitar que ocurra la festinación, debe dejar de andar cuando note que arrastra los pies. Luego debe asegurarse de que los talones están firmes en el suelo, tener conciencia de la postura, separar los pies entre sí unos 20 centímetros para mejorar la estabilidad y cuando dé un paso, apoyar primero el talón sobre el suelo y luego los dedos. Si anda cogido del brazo de alguien, éste debe andar a su lado y no delante o detrás, ya que podría hacerle perder el equilibrio.

También puede tener algún problema cuando quiera dar la media vuelta. La solución es que no gire nunca sobre un pie o cruce las piernas. Ande describiendo un semicírculo, con los pies ligeramente separados entre sí.

semicírculo, con los pies ligeramente separados entre sí. 132 Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos

132

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

3.2.8. Sugerencias para mejorar la comunicación verbal

3 . 2.8. Sugerencias para mejorar la comunicación verbal Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

133

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

En relación con el lenguaje, pueden presentarse varios problemas en la enfermedad de Parkinson:

• Disminución del volumen de la voz.

• Voz monótona.

• Dificultades de pronunciación.

• Habla acelerada.

• Dificultades en encontrar la palabra adecuada.

3.2.9. Acostarse

• Sentarse en el borde de la cama, cerca de la almohada.

• Tumbarse de modo que la cabeza quede en posición correcta sobre la misma.

• Levantar las piernas sobre la cama.

sobre la misma. • Levantar las piernas sobre la cama. 3.2.10. Levantarse del suelo. Es importante

3.2.10. Levantarse del suelo.

Es importante que sepa levantarse del suelo, por si pierde el equilibrio y se cae estando solo.

Consejos:

• Esperar unos minutos en el suelo para recuperar la calma.

• Si no puede levantarse por sí mismo, debe buscar primero por la habitación un punto de apoyo firme (cama, silla).

• Luego debe moverse hacia el apoyo y colocarse de manera que al lado del cuerpo más fuerte se sitúe cerca del mismo.

134

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

• Arrodillarse paralelamente al soporte, con la ayuda de los brazos.

• Doblar la rodilla del lado más fuerte, poniendo el pie plano en el suelo.

• A continuación, apóyese en el pie con la ayuda de los brazos para levantarse lo suficiente y sentarse en el soporte.

• Sentarse bien en el mismo y descansar durante un rato, antes de ponerse en pie.

Se pueden seguir los mismos pasos descritos, aunque tenga una persona para ayudarle, para que ésta no tenga que efectuar todo el esfuerzo.

para que ésta no tenga que efectuar todo el esfuerzo. 3.3. Nutricición y alimentación El papel

3.3. Nutricición y alimentación

El papel de la dieta es muy importante para el mantenimiento de nuestra salud, no solo en el sentido de un aporte adecuado de nutrientes y otros productos, sino también en la prevención y tratamiento de muchas enfermedades.

No obstante es frecuente que la dieta sea infravalorada, tanto por parte de los profesionales de la salud, como por los mismos pacientes, perdiéndose de esta manera los efectos beneficiosos de la alimentación.

Hablaremos sobre los aspectos influyentes de la nutrición en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson.

Actualmente la base del tratamiento de la enfermedad de Parkinson es sintomático, hoy en día se dispone de medicamentos muy útiles para

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

135

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

el control de los síntomas de la enfermedad, y cada vez se producen nuevos avances en el tratamiento, tanto farmacológico como quirúrgico.

Cada enfermo de Parkinson precisa de un tratamiento farmacológico individualizado, acorde con la sintomatología que presente en cada momento evolutivo de la enfermedad; no existe un tratamiento estándar que se pueda generalizar por igual a todos los enfermos afectados de Parkinson pues cada enfermo presenta unas características distintas y éstas, además, son variables con la evolución del tiempo por lo que el paciente deberá adecuar el tratamiento farmacológico continuamente, conforme indique su neurólogo, al que deberá estar muy adherido.

Así también deberá adecuar su nutrición a cada estado evolutivo de la enfermedad.

3.3.1. La levodopa y los alimentos

Dentro del arsenal de medicamentos que se utilizan para tratar la enfermedad de Parkinson, la LEVODOPA es el fármaco más eficaz para el control de la enfermedad.

La levodopa presenta unos serios problemas con los alimentos:

• La levodopa no se absorbe en estomago sino en intestino, por lo que deberemos tomarla siempre separada de las comidas, si tomamos la levodopa junto con la comida, él estomago tarda en vaciarse y mientas la levodopa permanece en el estomago, esta es destruida por los jugos gástricos, disminuyendo la cantidad de levodopa que pasa al intestino, obteniendo un efecto de medicación mas pobre y mas tardío. También tener en cuenta que las comidas grasas retardan el vaciado gástrico por lo que la levodopa permanece mas tiempo en estomago y se destruye mas cantidad de medicación.

• Otro punto muy importante es que la levodopa es incompatible con las proteínas que contienen los alimentos, pues estos utilizan la misma vía de absorción a nivel intestinal, por lo que sí tomamos la levodopa junto con alimentos ricos en proteínas, estas compiten con la levodopa para atravesar el intestino y el resultado es un menor paso de levodopa a sangre, perdiéndose gran parte de esta, eliminándose por heces.

136

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

• Pero el problema de la levodopa con las proteínas no termina ahí, sino una vez que la levodopa ha pasado a sangre, ésta debe atravesar la BHE para llegar al cerebro y así realizar su efecto.

La levodopa solo permanece en sangre entre 60 y 90 minutos (es lo que se llama vida plasmática). Una vez transcurrido este tiempo la mayor parte de la levodopa que no ha conseguido atravesar la BHE es destruida y eliminada.

Las proteínas alimenticias también utilizan la misma vía para atravesar la BHE que la levodopa, compitiendo con estas. Si existen proteínas alimenticias en sangre la cantidad de levodopa que consigue atravesar la BHE es más reducida, obteniéndose un efecto de medicación pobre e incluso a veces nulo. Razón por la que si deseamos obtener un eficaz efecto al tomar levodopa, deberemos disminuir la cantidad de proteínas en nuestra dieta en aquellos periodos de tiempo en los que queramos obtener un buen efecto de la mediación ó levodopa.

Resumiendo:

a. La levodopa no debe administrarse junto con la comida; hay que tomarla separada de las comidas, entre 30 y 45 minutos antes; así facilitaremos su absorción a nivel intestinal. Excepciones a esta regla:

1) Si al tomarse el medicamento con el estomago vacío provoca nauseas, debe tomarse con un poco de zumo de fruta ó con unas galletas de aperitivo (saladas); si aun así hay nauseas habrá que tomarla con la comida. Otra posibilidad es asociar un antiemético como la Domperidona ó MOTILIUM ®, un comprimido un cuarto de hora antes de la toma de la levodopa (esto siempre, previa consulta con su neurólogo).

2) Si el paciente presenta muchas discinesias al tomar la levodopa sola, puede ser beneficioso hacer más lenta su absorción tomándola junto con la comida, pero hasta que no aparezcan estas discinesias la dieta deberá ser pobre en proteínas.

b. El segundo punto importante a tener en cuenta, es realizar una dieta baja en proteínas en aquellos periodos del día que deseemos obtener una buena movilidad, es decir durante el día;

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

137

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

y aumentar la ingesta de proteínas por la noche a expensas de

tener una peor movilidad nocturna, pero esta no interfiere con la calidad del sueño.

Así pues sabemos que la levodopa es incompatible con las proteínas, pero, ¿qué son las proteínas? Y ¿en que alimentos se encuentran?

Los alimentos nos aportan los nutrientes necesarios para la vida, estos son: glúcidos ó hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas, minerales, agua y fibra.

Las proteínas las encontramos en:

a. Alimentos de origen animal: carne, pescado, huevos, leche y queso. Estos son los alimentos más ricos en proteínas.

b. Alimentos de origen vegetal: En primer lugar por su alto contenido en proteínas se encuentran las legumbres y los frutos secos; ya con menos cantidad de proteínas están los cereales (pan, pasta alimenticia, etc.), arroz y patata. Y en muy poca cantidad en frutas y verduras.

Existen unas dietas llamadas, DIETAS DE REDISTRIBUCIÓN PROTEICA, donde se disminuye el aporte de proteínas al mínimo

durante el día y se acumula su aporte a partir de las seis de la tarde, mediante las cuales se intenta aprovechar al máximo la eficacia de

la levodopa, facilitando así su absorción y su asimilación; pero estas

dietas pueden resultar incomoda y solo serán necesarias en fases

mas avanzadas de la enfermedad, si aparecen fluctuaciones motoras

ó efectos fin de dosis (efecto “off”).

Ideas claves

a. En pacientes con enfermedad de Parkinson, con fluctuaciones clínicas que no responden de forma adecuada a los ajustes de dosis de la levodopa, un cambio en la dieta con disminución de la ingesta de proteínas, favorece un aumento de los efectos de la levodopa.

b. Una dieta hipoproteica es efectiva y fácil de seguir, esta dieta esta indicada en pacientes que presentan fluctuaciones moderadas y prefieran mas movilidad por la tarde.

138

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

c. Las dietas mas restrictivas ó DIETAS DE REDISTRIBUCIÓN PROTEICA, con acumulo de proteínas a partir de las seis de la tarde, es aconsejable para pacientes que sufren severas fluctuaciones y quieren disfrutar de un “ON” mas prolongado durante el día; a expensas de seguir un régimen dietético riguroso.

3.3.2. Otros aspectos nutricionales de importancia en la enfermedad de Parkinson

1. El primero y más importante, es comer siempre en fase “ON”; es decir cuando dispongamos de una buena movilidad y coordinación motora, con el fin de evitar atragantamientos ó aspiraciones de alimentos a vías respiratorias con la consecuente infección respiratoria: neumonías.

2. Facilitar la deglución (proceso voluntario de tragar los alimentos, tanto líquidos como sólidos); mediante unos sencillos consejos:

A.

Poner poca comida en la boca.

B.

Cerrar los labios mientras se come (si conviene ayudarse con la mano).

C.

Masticar exageradamente, moviendo la mandíbula y la lengua.

D.

Hacer un pausa de 1 a 2 segundos para saborear y prepararnos para tragar.

E.

Colocar la lengua contra el paladar.

F.

Cerrar la boca y los labios.

G.

Controlar la respiración en el momento de tragar.

H.

Tragar con fuerza. Si quedan restos de comida, volver a tragar otra vez.

I.

Pausa antes de poner mas comida en la boca.

J.

No hablar mientras se come.

K

Cuando coma siéntese correctamente, con la espalda bien recta y la cabeza derecha.

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

139

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

3. El enfermo de Parkinson debe seguir una alimentación lo mas sana posible, para evitar enfermedades atribuibles a una mala alimentación (HTA, diabetes, arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares, etc.) que agravarían la evolución de la enfermedad de Parkinson. Por lo que deberá seguir una dieta baja en grasas, sobre todo grasas saturadas, estas se encuentran en las grasas de origen animal como: tocino, panceta, patés, embutidos frescos y curados, manteca de cerdo, mantequillas, leche entera y quesos curados.

4. Adecuar la ingesta calórica al estado nutricional particular de cada paciente.

Existen tres casos a tener en cuenta:

A. En caso de delgadez provocada por rigidez muscular, temblor muy acusado ó por discinesias (que aumentan el consumo energético del organismo), se deberá aumentar el aporte de calorías sobre todo aumentando el aporte de hidratos de carbono: pan, cereales, pastas alimenticias, patata, arroz y legumbres.

B. En caso de sobrepeso u obesidad, como prevención de posibles enfermedades asociadas al sobrepeso y para mejorar la movilidad del enfermo de Parkinson, deberá reducir este sobrepeso de forma gradual y bajo asesoramiento medico, de forma que no baje mas de 1.5 a 2 kilogramos al mes hasta alcanzar un peso saludable para su edad, talla y constitución. Debe reducir el aporte diario de calorías, realizando una dieta baja en grasas y azucares; así como aumentar la actividad física acorde a sus posibilidades.

C. En casos de estados nutricionales alterados (actividad motora muy dificultada, cuando se afecta la deglución, etc.) se deberá proceder a una valoración médica del estado nutricional del paciente y si es necesario se le administrarán los suplementos nutricionales adecuados.

5. El estreñimiento es un problema común en muchos pacientes con enfermedad de Parkinson; esta molestia puede solventarse siguiendo unos hábitos intestinales correctos. En la mayoría de los casos no es necesario defecar diariamente, siendo suficiente cada 2 ó 3 días. Pasos a seguir:

Realizar un aporte de agua adecuado: deberá beber entre 8 a 10 vasos de agua al día (si presenta problemas para tragar

140

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

líquidos, la situación mejora tomándolos fríos pues aumenta la sensibilidad y con ello la coordinación motora para deglutir). Hay que tomar por lo menos de 2 a 2.5 litros de liquido al día, ya sea en agua, zumos, leche, caldo, infusiones, etc.

Realizar una alimentación rica en fibra ó residuos. Se deberá comer mucha verdura, fruta, legumbres y productos integrales.

Realizar actividad física diaria; el reposo y la falta de movilidad favorece el estreñimiento; por lo que debe obligarse a realizar ejercicio físico a diario, acorde a sus posibilidades: caminar, bicicleta, etc.

6. También se habla del papel antioxidante ó antienvejecimiento de ciertos nutrientes como la vitamina E (aceite de extracto de germen de trigo, aceites de frutos oleaginosos: oliva, maíz, girasol, soja, nuez y cacahuete; también en legumbres, yema de huevo, y margarina); y el selenio (carnes de vacuno, cerdo y aves; vísceras en general, mariscos, salmón, atún y bonito; cereales integrales, ajos, cebollas, limones y cítricos, etc.).

En la práctica aun no se ha podido comprobar el efecto real beneficioso; pero actualmente son muchos parkinsonianos, que toman incluso suplementos de estos nutrientes por si acaso.

3.4. Programación de ejercicio físico

Un adecuado programa de ejercicios es esencial para que el enfermo pueda aumentar la movilidad, mejorar el equilibrio y la coordinación con el fin de mantener su independencia.

Los ejercicios que se describen a continuación, pueden ser útiles a la mayoría de enfermos de Parkinson. Sin embargo, es muy aconsejable diseñar un programa acorde con las necesidades de cada paciente. Por ello, su médico es quien mejor puede aconsejarle acerca de los ejercicios que más se adapten a su estado.

El programa de ejercicio puede ponerse en práctica de muy diversas maneras, dependiendo del paciente. Cuando el paciente se fatiga con facilidad, se planificarán varias sesiones de corta duración a lo largo del día. Además, usted debe familiarizarse con sus propias limitaciones para establecer su propio nivel de tolerancia al ejercicio.

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

141

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

Los pacientes que han estado inactivos durante largo tiempo, deberían empezar haciendo los ejercicios de una a cinco veces al día, para llegar progresivamente hasta diez o veinte veces diarias.

El primer grupo de ejercicios, es un programa inicial que incluye movilización y ejercicios generales para las principales partes del cuerpo. El segundo bloque, incorpora ejercicios para mejorar la coordinación y el equilibrio.

3.4.1. Ejercicios generales

A. EJERCICIOS PARA LA CABEZA Y EL CUELLO.

Estos ejercicios están diseñados para proporcionar a los músculos y articulaciones del cuello un elevado grado de movilidad. Para realizarlos, hay que sentarse en una silla y mantener la espalda apoyada en el respaldo.

Doblar la cabeza hacia adelante hasta tocar el pecho con la barbilla. Seguidamente, doblar la cabeza hacia atrás hasta ver el techo. Girar la cabeza hasta ver el hombro derecho y luego hasta ver el hombro izquierdo.

Ladear la cabeza hasta que la oreja derecha toque el hombro derecho (no levante el hombro).Colocar de nuevo la cabeza en posición vertical. Repetir el ejercicio hacia el lado izquierdo.

vertical. Repetir el ejercicio hacia el lado izquierdo. B. EJERCICIOS PARA LOS HOMBROS. Encoger los hombros.

B. EJERCICIOS PARA LOS HOMBROS.

Encoger los hombros. Descansar. Empujar los hombros hacia atrás. Descansar. Repetir todo el ejercicio.

142

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Colocar las manos en la nuca y llevar los codos hacia atrás. Descansar. Colocar las manos en la espalda tan arriba como se pueda e intentar tocar los omóplatos.

tan arriba como se pueda e intentar tocar los omóplatos. C. EJERCICIOS FACIALES. Elevar las cejas

C. EJERCICIOS FACIALES.

Elevar las cejas y arrugar la frente.

Abrir la boca tanto como se pueda.

Hinchar los carrillos.

Silbar.

Mover la nariz.

se pueda. Hinchar los carrillos. Silbar. Mover la nariz. D. EJERCICIOS RESPIRATORIOS. El objetivo de estos

D. EJERCICIOS RESPIRATORIOS.

El objetivo de estos ejercicios, es mejorar la respiración. Colocar las manos sobre las costillas, coger aire expansionando las costillas. Sacar el aire. Colocar las manos en el abdomen, coger aire y notar como se hincha el abdomen. Sacar el aire. Colocar las manos en el estómago, apretándolo, y expulsar el aire tan rápido como pueda.

Ver en la página siguiente:

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

143

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

especializados en la enfermedad de Parkinson Ed. 2.1 E. EJERCICIOS PARA LOS PIES. Con los pies

E. EJERCICIOS PARA LOS PIES.

Con los pies planos en el suelo, levantar alternativamente las puntas tan rápido como se pueda. Repetir el ejercicio pero elevar primero los talones y luego las puntas y así sucesivamente Sentado con la pierna levantada, mover el pie derecho describiendo círculos. Repetirlo con el pie izquierdo. Apoyado en algo seguro (por ej. un mueble), levantar los talones apoyándose en las puntas. Colocar de nuevo las plantas de los pies en el suelo y levantar luego las puntas apoyándose en los talones.

y levantar luego las puntas apoyándose en los talones. F. EJERCICIOS PARA LAS MANOS. Flexionar los

F. EJERCICIOS PARA LAS MANOS.

Flexionar los brazos, manteniendo los codos al lado del cuerpo y las manos enfrente. Mover las muñecas describiendo círculos. Con los brazos en la misma posición que en el ejercicio anterior, abrir y cerrar las manos.

144

Ver en la página siguiente:

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson G. EJERCICIOS PARA LAS PIERNAS. Sentarse en una

G. EJERCICIOS PARA LAS PIERNAS.

Sentarse en una silla, levantando la pierna hasta colocar el pie encima de un taburete situado frente del enfermo. Inclinarse hacia delante y colocar las dos manos sobre la rodilla. Apretar hacia abajo para enderezar la rodilla. Mantenerse así y contar hasta 20. Descansar. Sentado en una silla con los pies planos en el suelo, levantar la pierna izquierda y luego bajarla. Repetir el ejercicio con la pierna derecha. Apoyado en algo seguro (por ej. un mueble), levantar las rodillas como si caminara sin desplazarse. Apoyándose sobre algo seguro (por ej. un mueble) separar una pierna de la otra. Levantar las rodillas y balancear los brazos como si caminara, pero sin desplazarse. La mano izquierda debe estar hacia adelante, cuando la pierna derecha esté elevada y viceversa.

cuando la pierna derecha esté elevada y viceversa. Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

145

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

3.4.2. Ejercicios para mejorar la coordinación de movimientos y el equilibrio

Estos ejercicios le ayudarán en algunas de las dificultades más corrientes con que puede encontrarse.

A. LEVANTARSE DE UNA SILLA Y SENTARSE.

Situarse en el borde de la silla y apoyar bien los pies en el suelo. Separar los pies unos 20 ó 25 centímetros. Apoyar las manos en los brazos o borde de la silla. Inclinarse al máximo hacia adelante. Apretar hacia el suelo con los pies, empujar hacia adelante con los brazos y ponerse en pie. Si no lo consigue al primer intento, balancearse hacia adelante intentándolo de nuevo. Para sentarse, situarse lo más cerca posible de la silla, poner las manos en los brazos o bordes de la silla, inclinándose hacia adelante y luego sentándose.

la silla, inclinándose hacia adelante y luego sentándose. B. CAMBIAR LA POSICIÓN EN LA CAMA. Doblar

B. CAMBIAR LA POSICIÓN EN LA CAMA.

Doblar las rodillas y apoyar los pies en la cama. Ladear las rodillas hacia la derecha.

146

pies en la cama. Ladear las rodillas hacia la derecha. 146 Manejo del Anciano con Trastornos

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

Ed. 2.1

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Entrelazar las manos y levantarlas estirando los codos.

Entrelazar las manos y levantarlas estirando los codos. Girar la cabeza y los brazos hacia la

Girar la cabeza y los brazos hacia la derecha. Agarrar las manos al colchón para ajustar la posición hasta estar cómodo.

al colchón para ajustar la posición hasta estar cómodo. C. MARCHA. Caminar con los pies separados

C. MARCHA.

Caminar con los pies separados unos 15-20 centímetros. Levantar los pies como si marchara. Exagerar el balanceo de los brazos. Puede ayudarse llevando en cada mano una revista o un periódico enrollados. Procurar que los pasos sean lo más largos posibles. Es de ayuda caminar al ritmo de la música. Cuando gire, seguir los consejos ya mencionados en el apartado media vuelta. Comprobar su postura en el espejo, para intentar corregirla. Si se nota que va a acontecer la festinación (propulsión o retropulsión) debe seguir los consejos mencionados en el apartado andar. No hablar mientras marche. Si necesita decir alguna cosa, es mejor que se detenga.

Ver en la página siguiente:

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer

147

Tema 3: Cuidados especializados en la enfermedad de Parkinson

Ed. 2.1

especializados en la enfermedad de Parkinson Ed. 2.1 D. CORREGIR LA POSTURA. Ponerse de pie contra

D. CORREGIR LA POSTURA.

Ponerse de pie contra la pared tocándola con los talones. Tratar de mantenerse lo más recto y estirado que se pueda, de modo que las paletillas y la parte posterior de la cabeza toquen la pared.

y la parte posterior de la cabeza toquen la pared. Ponerse de pie de cara a

Ponerse de pie de cara a la pared algo apartado de ella. Estirarse hacia arriba todo lo que pueda con las palmas de las manos contra la pared. Mirarse las manos mientras se estira. Una vez estirado, mantener esta posición mientras cuenta hasta 5.

148

Manejo del Anciano con Trastornos Neurológicos Degenerativos:

Enfermedad de Parkinson y Enfermedad de Alzheimer