Poemas de Amor en español y en portugués en Homenaje al poeta Aloz Rojas

Santiago de Cali, Colombia, enero-marzo de 2007

1

2

Presentación Sólo algunas arbitrariedades son antológicas, mientras que toda Antología es forzosamente arbitraria. Los 100 poemas recogidos aquí no pretenden ser ni los mejores ni los más representativos de la literatura española y portuguesa. Han sido escogidos relativamente al azar, sobre la base de un exiguo muestrario a la mano. Así como se hacen “Poemas de emergencia”, también deberían hacerse “Antologías de emergencia”. Ésta pretende ser una de ellas. ¿En qué sentido? En el sentido en que pretende ser el Homenaje a un poeta vallecaucano (colombiano) que pasa hoy por momentos difíciles: es una víctima más del flagelo del secuestro en nuestro país. Los amigos

3

sabía de tus lentas mareas. había naufragado en tus aires. te había dibujado en la arena. Colombia Antes que todo. había porfiado por inventarte en la espuma. 4 . Por eso cuando adiviné que llegabas. ya conocía de memoria tus rutas. Me había extraviado en tus rumbos. Antes que me mojaran tus aguas te había soñado desnuda tallada en la piedra. Antes que la palabra y que todo antes que los pájaros del agua sembraran de música la orilla.La canción de María Aloz Rojas. te había escuchado en el viento. Sabía de tus lluvias. sabía de tus playas. María.

amar siempre. Nicaragua Amar. amar. amar la inmensidad que es de amor encendida ¡y arder en la fusión de nuestros pechos mismos! 5 . con todo el ser y con la tierra y con el cielo. amas Rubén Darío. con lo claro del sol y lo obscuro del lodo: amar por toda ciencia y amar por todo anhelo. amar.Amo. Y cuando la montaña de la vida nos sea dura y larga y alta y llena de abismos.

6 . ¿por qué si me miráis.Madrigal Gutierre de Cetina. miráis airados? Si cuanto más piadosos. España Ojos claros. porque no parezcáis menos hermosos. más bellos parecéis a aquél que os mira. ¡Ay tormentos rabiosos! Ojos claros. ya que así me miráis. no me miréis con ira. miradme al menos. si de un dulce mirar sois alabados. serenos. serenos.

tiembla con todo divino presentir. en donde toda boca sedienta la fe beba. Sé crátera de vino generoso. Corazón. da sangre a cuanto impulso pretenda alzar el vuelo. Sé lámpara de ensueños celestes. que mueva a los grandes propósitos. calor a todo intento de pensar y vivir. sé una puerta cerrada para el odio: de par en par abierta siempre para el amor. 7 . Sé roja eucaristía de toda comunión. late por todo anhelo santo. México Corazón. Sé vaso de elección.Corazón Amado Nervo. y custodio de cuanto noble germen nos promete una flor. ama a todos.

me darás esa orilla de tu vida que tú misma no tienes. 8 . quizá como Dios ha de verte. sin mí. Argentina Ni la intimidad de tu frente clara como una fiesta ni la costumbre de tu cuerpo. divisaré esa playa última de tu ser y te veré por vez primera. Virgen milagrosamente otra vez por la virtud absolutoria del sueño. aún misterioso y tácito y de niña. sin el amor. desbaratada la ficción del Tiempo. ni la sucesión de tu vida asumiendo palabras o silencios serán favor tan misterioso como mirar tu sueño implicado en la vigilia de mis brazos. quieta y resplandeciente como una dicha que la memoria elige.Amorosa anticipación Jorge Luis Borges. Arrojado a quietud.

Se eu pudesse Maria José Uchoa Alves de Lima, Brasil Se eu pudesse te faria Um tapete só de nuvens E te daria as estrelas Em forma de remalhete Se eu pudesse te daria Um colar de algas e conchas Para ouvires, mesmo bem de longe O mar Se eu pudesse mandaria A tristeza do meu olhar Para que arrependida Tu voltasses a me amar.

9

Esta balada es para ser susurrada con amorosos labios y tal ternura que no perturbe la dulce sonrisa durmiente de la hermosa muchacha Álvaro Cepeda Samudio, Colombia ¿Dónde puede el hombre hallar las palabras para iniciar este dichoso miércoles? ¿En el viento que silba con su retumbante selva de hojas ambulantes abriendo claros túneles de música en la densa oscuridad de la noche? ¿En el verde-azul-gris del mar domado y silencioso? ¿En l apretada negrura de la noche complaciente, herida cortantemente diez veces mil veces por la vieja luz de las estrellas? ¿En la arena cambiante que quema con espinas insidiosas? ¿En la curva suave y delicada de las largas colinas? ¿Dónde la música, dónde el sonido, dónde la luz, dónde el molde para construir las palabras con las cuales pueda el hombre contarle a la hermosa muchacha acerca de la

10

vida, el mundo y la maravilla que nacieron de nuevo en este dichoso miércoles? El hombre buscó las palabras por todos lados: en la música, en el viento, en el color variable de la mar, en la luz de la noche; y no pudo hallar ninguna. Y el hombre, maestro de las terrenales palabras, fue abandonado de pronto por el sonido de los lenguajes de la tierra. Entonces, la hermosa muchacha miró al hombre y en la pureza de sus ojos él encontró la palabra para describir el nuevo y límpido universo que los rodea. La palabra fue Joan. Y desde entonces todas las cosas del mundo pueden ser llamadas con sólo una palabra: y la palabra es Joan. (Esto es apenas para decirte que te quiero, pero eso ya tú lo sabías)

11

Precipicios midieron. Perseguidos. hundidos por un gran desamparo de recuerdos y lunas. España No salieron jamás del rencor del abrazo. Huracanes quisieron con rencor separarlos. 12 . Aumentaron la tierra de las pálidas manos. en sus brazos. Y las hachas tajantes y los rígidos rayos. Recorrieron naufragios. pero siempre abrazados. cada vez más profundos en sus cuerpos.Vals de los enamorados unidos hasta siempre Miguel Hernández. Y ante el rojo rosal de los besos rodaron. de noviembres y marzos. aventados se vieron como polvo liviano: aventados se vieron. por el viento impulsados entre bocas deshechas.

en cambio. mas ahora es cuando amo! Antes era el esclavo. al sentarme a la mesa todo pesar olvido. de muy graves apuros e inminentes peligros. ¡Comidas hacía antes. a fuer de arnante. ahora el servidor soy. Sí. que ella también me sirve. Alemania ¡Amé ya antes de ahora. que al través de mil fuertes duras contrariedades. W. Engulle aprisa el joven y se va de bureo. 13 . De todos el esclavo en otro tiempo era. hermanos. ¿cómo con otra alguna a complacerme voy? ¡Creer imaginaba. pero ahora es cuando como! Buen humor y alegría bulléndome en el cuerpo. ya en la bodega el nuevo mosto se está enranciando. pero ahora es cuando creo! Y aunque raro parezca y hasta vituperable. hoy es cuando bebo a gusto! El vino nos eleva. gustosa. a una beldad tan solo mi vasallaje doy. a mí. y en cuanto oía sonar la invitación al baile ya estaba yo marcando mis honestas posturas. sedante bebida no escatiméis. ¡Antaño bebí. nos hace soberanos y las lenguas esclavas desata y manumite. todo de pronto leve se me hizo y tolerable. me place yantar en sitio alegre. La danza practiqué e hice su panegírico. a la creyente grey muy gustoso me adhiero. Göethe. saboreo los manjares y en su olor me recreo.La fuerza de la costumbre J. que si del rancio vino los toneles se agotan.

por más que todas ellas a guardar no acertara. ¡Sus. y a la obra de nuevo! No pienses ni caviles. un ramo razonable. Del sol. fulge la enorme antorcha. al menos. de las cabezas bajas aléjate prudente. hoy como ayer.Y aquel que muchas flores cortó primaverales. que quien amar no sabe a las floridas rosas solo encuentra después espinas que le pinchen. 14 . siempre le queda. y haz que tu vida empiece de nuevo a cada hora.

para sempre. Também. confesso agora. Brasil Nao sou um prisioneiro qualquer. prisioneiro do teu olhar… 15 .Teu Olhar Carlos Alberto Abreu. foi apenas te amar e ficar. meu crime nao foi un crime qualquer… Minha prisao é perpétua e meu crime.

... Todo lo hallarás en ruinas! ¿A qué has venido?.. ¿Para qué volviste? ¿Qué buscas?. y se fueron. donde fuiste feliz.... ha muerto. el campo verde lo secó el verano. amor que vienes aterido y yerto.. Todo es en vano.. Amor arrepentido.. Cansadas de no verte! Cuando por primera vez en mi camino te encontré. ave que quieres regresar al nido al través de la escarcha y las neblinas. y estoy triste.. mucho tiempo en la sombra te esperaron. Ya todo ha muerto. Nadie habrá de responderte.. Está sola mi alma. ¿Qué diríais? ¿Qué podrías decir a mi tristeza? No intentes disculparte.. Ya murieron las flores en el huerto. como mi amor.. 16 . todo era luz. Está bien. y mi fe en ti..A solas Ismael Enrique Arciniegas.. aroma y armonía. Colombia ¿Quieres que hablemos?. Empieza: habla a mi corazón como otros días.. Todas las ilusiones que te amaron. Pero no.. reía en lo campos la alegre primavera. inmensamente triste hasta la muerte. las que quisieron compartir tu suerte. No vuelvas.

¿Recuerdas?. todo cuán distinto.. Ya la duda echó en mi corazón fuertes raíces. Anhelos de un amor. Te engañas.. ancla en el fondo de la mar caída. y la estrella que amamos ya no alumbra el azul de tus sueños y los míos. Partiste para ignota lontananza cuando empezaba a descender la sombra.. Se esconden. Ya para qué decirnos todavía si una voz grita en nuestras almas: NUNCA... pensando en las tristezas del ocaso y en las tristezas de las almas solas... mi fe en tu amor perdida. Te imploraba mi esperanza. los nidos en la nieve están vacíos. y no puedo creer lo que me dices. Es 17 . castos..Hoy... ya nunca volveréis. risueños. ¿Para qué? Vacía está el ara. Paso a paso. ni ha de nombrarte. que aún para amarnos otra vez no es tarde. ¿Lo llamas?. En torno la mirada no columbra sino aspereza y páramos sombríos.. No lo puedo creer. Quedo de sueños mi ilusión desnuda.. pero ya mi esperanza no te nombra. yo sólo voy por la desierta vía..... Ya para qué esperar que irradie el día. Mi fe burlada. y la historia yace trunca. que el nido del amor no está deshecho. Se van. No lo creas. nave sin rumbo entre revueltas olas. Dices que eres la misma. que en tu pecho la dulce llama de otros tiempos arde. es ancla de una nave destrozada.. Ya la fe de otros tiempos no me escuda..

18 . fúnebre y sombrío.inútil. Ave fue nuestro amor.. ave viajera. Y las aves se van cuando hace frío. Ya los cubre el sudario de mis sueños.. Hace tiempo se fue la primavera... Llegó el invierno. No responden...

Meu coracao revela cada segredo Pulsa veloz ao ver teu jeito lindo De orvalho leve em relva transparente. 19 .Fidelidade Tércio Sthal. Fala minha alma tudo quanto sente Com doce voz prediz amor infindo Amor diamante. espero Qual livro escrito e sem quaisquer rasuras Ser todo teu. ternuras Que náo se acabe em tempo alguno. ser lido e sempre vero. fervor sincero. manter distáncia quero Pensar e ver no amor as vidas puras Perpetuar. por ti. E cultivar em ti paixáo. Brasil Fugir enquanto posso de aventuras Fiel a ti. amado amor sem medo.

Dante Llegaste tú cantor perfecto de mi melodía para esparcir de luz esta penumbra abrazadora… Y fue tu voz fueron tus ojos y tu cabeza soñando mi universo y el cosmos en que habitas y el invierno que te trajo. el dulce aspecto de una hermosa verdad La Divina Comedia. Y fue la ternura de tus labios en mi aurora y el rocío acariciante en el éxtasis 20 .Llegaste tú Blanca Libia Herrera. con sus pruebas y refutaciones. Colombia Aquel sol que primeramente abrazó de amor mi corazón me había descubierto.

21 .y fuiste tú quien despertó este sueño … sueño de amarte y amarte en mis silencios.

dime. que en el viento he de quererte. marinera.Dime que sí Rafael Alberti. Compañera. Dime que he de ver la mar. Dime que sí. compañera. Dime que he de ver el viento. compañera. Marinera. España Dime que sí. dime que sí. que en la mar he de quererte. dime que sí. 22 . dime que sí. dime que sí.

cuando me recuesto en su orilla y escucho el vertiginoso rumor de su sueño. de la gaviota y el fiordo. 23 . del espejo y la máscara. Colombia En la tarde la mujer a mi lado sueña lentos crepúsculos y el destello del hielo.En la tarde Aloz Rojas. Adivino la procedencia de la quilla y el remo.

la taza de azufaifas. Sibila de su Aziz. negada el paraíso. abnegada. Aziz no vio su Alhambra al mediodía y Aziza halló. 24 . ella sabía descifrar los espejos y el narciso. la hojaldra y el jarabe. munificencia de su alma en deleites. Proveía el ropaje en la obediencia. En su mirada la elipse imperturbable de la ausencia esplendía su lumbre. Colombia Aziza amaba a Aziz en la paciencia bajo el sol de Ispahán. defendía su pradera de Job.Aziz y Aziza Marga López. su amor sumiso. Gacela hilada en seda. resignada. perfumada.

como el querube ardiente al paraíso. loco. y con su afán y su delirio. sus deberes más santos y su nombre. Amando a una mujer. es el prisma de mágicos colores que transforma y convierte las espinas en rosas.Amor Manuel Acuña. no cambia por el cielo su existencia. México ¡Amar a una mujer. como el agua a las flores. 25 . y el mundo entero le parece poco. y que hace bella hasta la misma muerte a pesar de sus formas espantosas. el goce más profundo que puede disfrutarse sobre el mundo! Porque el amor al hombre es tan preciso. acaricia sonriendo su creencia. tener su boca a nuestra boca unida y su cuello en el nuestro reclinado es el placer más grato de la vida.. y escuchar a su lado lo dulce y armonioso de su canto.. olvida el hombre hasta su misma esencia. sentir su aliento.

como muere la nube y se deshace en personas cristalinas cuando le hace falta un sol que la sostenga en la etérea región de las ondinas. él es el astro y ella su reflejo. él es el paraíso y ella el mundo. enseñó a las criaturas ese idioma. resonando en el viento. y al águila su vuelo. brotó sin canto ni armonía. Mas la criatura del amor separada morirá como muere marchitada la rosa blanca y pura que el huracán feroz deja tronchada.. ese acento magnífico y sublime con que suspira el cisne cuando canta y la tórtola dulce cuando gime. y el mundo seguirá. Hasta que el beso puro de Adán y Eva.. ¡Amor es Dios!.. a su divino fiat brotó la tierra con sus gayas flores y sus selvas pobladas de abejas y de pájaros cantores.Quitadle al zenzontle la armonía.. ¡Amor es Dios!.. y con sus blancas y espumosas fuentes y sus limpias cascadas cayendo entre las rocas a torrentes. y al iluminar espléndido del día el azul pabellón del ancho cielo.. 26 . y la mujer la forma en que encarna su espíritu fecundo.

Y vivir es amar. Mundo en que nadie 27 . después que la apuramos. ni de la virgen casta la sonrisa ni el suspiro fugaz de la paloma.. Quien no comprende ese placer supremo. A quien no ha sentido latir el corazón dentro del pecho del amor al impulso. no comprende las quejas de la brisa que vaga entre los lirios de la loma. si dice que ha gozado. en un goce gozando y latiendo en unísono latido. Todo es el amor. Y el amor no es el goce de un instante que en su lecho de seda nos brinda la ramera palpitante. no es el deleite impuro que hallamos al brillar una moneda del cieno y de la infamia entre lo oscuro. esa tierna fusión de dos criaturas gimiendo en un gemido. ¡Existir es amar! Quien no comprende esa emoción dulcísima y suave. amargura en el alma y en la boca.. en un pensil de nardos y de rosas. miente. ángeles bellos y hadas primorosas en un Edén de luz y de poesía. Pureza y armonía.. ese miente si dice que ha vivido. purísimo y sonriente.. no es la miel que provoca y que deja.

El Petrarca sin Laura no fuera el vate del sentido canto que hace brotar suspiros en el pecho y en la pupila llanto. amor! Emanación divina. aterrador y ronco como el cantor salido del infierno. la corona esplendente con que sueña el genio de alma grande que pulsa el arpa o el acero blande. fanal de bienandanza que hace que siempre ante los ojos radie la viva claridad de una esperanza.. cuanto existe de ideal sobre la tierra... . Amor es Dios. Y el Dante sin Beatriz no fuera el poeta a veces dulce y tierno. y a veces grande. y la mujer la diosa.. la virgen sonriente. la encarnación sublime y sacrosanta que la pradera con su olor inciensa y que la orquesta del Supremo canta. Y es que el amor encierra en su forma infinita cuando de bello el universo habita. ¡Y salve..llora o suspira sin hallar un eco. soplo de Dios!... el lazo que mantiene en constante armonía los seres mil de la creación inmensa.. El amor es la gloria. 28 . más blanca y más pura que la luz de la estrella matutina! ¡Salve. ¡Tú.

Y cuando mi alma deje de ser un templo a la hermosura ven a arrancarme el corazón del pecho. 29 . ven a abrir a mis pies la sepultura.

Na vida insistiu! Menina que luta. Jamais desistiu! Menina que zomba De um dia sombrio. Menina-coragem. Menina que lembra De alguém que partiu… Menina que um dia Meus olhos abriu. Da berra do rio. Menina que veio E náo mais saiu.Menina Julio César da Silva Fagundes. Que sempre me ouviu. Chorar ninguém viu. Menina-ternura. Menina que aquece Minhas noites de frio… Menina-alegria. Que bom que ocupaste Meu mundo vazio!… 30 . Brasil Menina bonita.

el cisne es de plata. su pico es de ámbar. bailado de sol. cuando esponja las plumas de seda. Tal es. olímpico pájaro herido de amor. Y luego. en las ondas del lago azulado. el suave crepúsculo que pasa tan breve las cándidas alas sonrosa de luz. Nicaragua El cisne en lasombra parece de nieve. del alba al trasluz. Suspira la bella desnuda y vencida. y viola en las linfas sonoras a Leda. después que la aurora perdió su arrebol. buscando su pico los labios en flor. las alas tendidas y el cuello enarcado.Leda Rubén Darío. y en tanto que al aire sus quejas se van del fondo verdoso de fronda tupida 31 .

chispean turbados los ojos de Pan. Argentina 32 . El amenazado Jorge Luis Borges.

El nombre de una mujer me delata. como en un sueño atroz. las hordas. las galerías de la Biblioteca. la vaga erudición. la sombra militar de mis muertos. la serena amistad. pero como siempre es la única. el horror de vivir en lo sucesivo. Tendré que ocultarme o que huir. ya el hombre se levanta a la voz del ave. Ya los ejércitos me cercan. ella no la ha visto). la espera y la memoria. ya se han oscurecido los que miran por las ventanas. ya lo sé. el joven amor de mi madre. Me duele una mujer en todo el cuerpo. el amor: la ansiedad y el alivio de oír tu voz. La hermosa máscara ha cambiado. ¿De qué me servirán mis talismanes: el ejercicio de las letras. Es. el aprendizaje de las palabras que usó el áspero Norte para cantar sus mares y sus espadas. con sus pequeñas magias inútiles.Es el amor. las cosas comunes. pero la sombra no ha traído la paz. los hábitos. (Esta habitación es irreal. Hay una esquina por la que no me atrevo a pasar. Ya el cántaro se quiebra sobre la fuente. Es el amor con sus mitologías. 33 . la noche intemporal. el sabor del sueño? Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo. Crecen los muros de su cárcel.

México Pasó con su madre. ¡Qué rara belleza! ¡Qué rubios cabellos de trigo garzul! 34 .Cobardía Amado Nervo.

.! Pasó con su madre. de abrir mis heridas.. que suelen sangrar..¡Qué ritmo en el paso! ¡Qué innata realeza de porte! ¡Qué formas bajo el fino tul. Con febril premura.. cerrando los ojos. la dejé pasar! Tus ojos Julio Flórez. gritaron cuerpo y alma al par. Colombia 35 .. “¡Síguela!”. Volvió la cabeza: ¡me clavó muy hondo su mirada azul! Quedé como en éxtasis. Pero tuve miedo de amar con locura. . ¡y no obstante toda mi sed de ternura..

ojos como las selvas de los Andes. cual se ve en la aridez de las riberas la huella de las ondas de los mares! Miradme con amor. ojos divinos. como el cielo y el mar. eternamente. hondos y puros. y cuando muera yo. que adornáis como soles su cabeza. el que tuerce las algas. y encima de sus labios purpurinos parecéis dos abismos de tristeza! Miradme con amor. pozos de aguas profundas y tranquilas! Miradme con amor. fúlgidos ojos.Ojos indefinibles. verted sobre mis lívidos despojos el dulce manantial de vuestro llanto! Poema 19 Pablo Neruda. que os amo tanto. el sol que hace las frutas. misteriosos. el que cuaja los trigos. bajo su frente. fantásticos y oscuros! Ojos en cuyas místicas ojeras se ve el rastro de incógnitos pesares. ojos de melancólicas pupilas. ojos que semejáis. 36 . ojos grandes. Chile Niña morena y ágil.

sin embargo. tus luminosos ojos y tu boca que tiene la sonrisa del agua. la embriaguez de la ola. Mariposa morena dulce y definitiva. Niña morena y ágil. Mi corazón sombrío te busca. la amapola y el agua. la fuerza de la espiga. Un sol negro y ansioso se te arrolla en las hebras de la negra melena. Soho 37 . Tú juegas con el sol como con un estero y él te deja en los ojos dos oscuros remansos. nada hacia ti me acerca. Todo de ti me aleja. Eres la delirante juventud de la abeja. y amo tu cuerpo alegre.hizo tu cuerpo alegre. como el trigal y el sol. como del mediodía. tu voz suelta y delgada. cuando estiras los brazos.

todavía. México ¡Ah! No. A galopar pelo espaco sideral. Tumultuados dias vazios e a imperiosa voz do cio. en mi cerebro lumbre.Maria José Uchoa Alves de Lima. De navegarmos juntos. no. 38 . Deixarei para tras o tédio. Vou me agarrar ás crinas Do meu cavalo virtual.. amor.. Conhecernos terras distantes. Todavía no Amado Nervo. sentimientos ausentes. explodir num turbilháo de estrelas. Eu te proponho um sonho. Brasil Eu te proponho um sonho. Todos os rios do mundo. no. Vou levar o meu cavalo Para o espacio sideral. En mi otoño hay fulgor. ¡Ah! No. todavía no te vayas. Procura louca de algo no infinito que a alma tanto busca. implosóes inexistentes.

Te amo Carlos Antonio Monestés.. no. todavía no te vayas. Amor. no. y sé contar historias que destierran el tedio. no te vayas.. 39 . ¡Ah! No. mi alegría es cordial.. para melancolías de doncellas. Llevo en mi vieja alforja filtros para los males más enconados. remedio. ¡Ah!. y un poquito de ciencia da precio a las ternuras. no. Tengo mucha indulgencia para las cabecitas jóvenes. y aún conserva su virgen transparencia mi ingenuidad de niño (tan docta en su inocencia). Algo aprendí en la vida. no. amor.. Argentina Te amo. para todo desánimo vigor. quédate todavía. amor. todavía no te vayas.El sol mágicamente reverbera en la cumbre. alas para los ideales enfermos.

Te desvistes. He pensado en ti como un convenio poético para escribir. la escapada espalda librando los breteles para que al silencio no veamos los rostros. No se habla. Te desvistes callada. El pie arriba de la cama. Hay caos de pechos. y las medias recorren los muslos y la rodilla flexionada. pensando. Te amo. ¿qué? Hay un halo que entregas con vos a este bandeirante de los cuerpos y los tonos de voz sin aullido. Tu espalda ya está lista para escribir. ¿Alguien desconfía de él? Sentada como estás. El otro te obliga a sacarte los anillos y para los cuerpos empieza un abrazo. Sólo ver. No hay orden. como un pasado Pero ahí estás al borde de la cama. como una ausencia (pero te tengo). Silencio. Y los besos encalan como estrellas que se buscan en la inacabable calesita del universo. casi con recogimiento. La media va a cualquier lado. El orden es la piel. un leve enredarse en las espaldas. un segundo de quietud. quizás esperes la mano del ogro 40 . El matrimonio nos ha llevado a esto.He pensado en ti llena de aura. Mi musa de ver. no descubramos en esta o aquella mirada el amor del otro allá cada uno abandonado a sus vericuetos de pasión y éxtasis. Y párpados ausentes y cabizbajos.

Nicaragua 41 .que del hombro te acueste de espaldas sobre la sábana a rayas finas y gruesas. Madrigal exaltado Rubén Darío. Y espera. Y cae la mano perfecta y libre a sostenerse por sí misma. Y tiembla e ignora el alrededor.

Sobre los senderos es como una fiesta. El bosque se encuentra estrecho el egipán en acecho cuando respira ese pecho.A Mademoiselle Villagrán Dies irae. sultán de orgullosas rosas. dies illa! Solvet saeclum in favilla cuando quema esa pupila! La tierra se vuelve loca. Tiemblan los lirios tempranas y los árboles lozanos al contacto de esas manos. y el Sol. rosas. el cielo a la tierra invoca cuando sonríe esa boca. dice a sus hermosas cuando en primavera están: ¡Rosas. dadme rosas para Adela Villagrán! 42 . después que se han sentido esos pies.

Como una golondrina contra el cielo. Como la albura de un mantel de lino. Colombia Mi amor era sencillo como el vino.Soneto de amor elemental José Eustasio Rivera. Era como el saludo del vecino. Como la barba blanca de un abuelo. 43 . Como el habla de un hombre campesino. Como un llanto de niño en un pañuelo. Como frutas regadas en el suelo.

la lenta esgrima de los tulipanes. Supe más tarde que el desove de la primavera se iniciaba con las amplias maniobras de las caderas de Sissel. 0havn Aloz Rojas. Y ella que siempre lo cuidaba tanto. una mañana le negó su llanto a pesar de saber que se moría. ¡Puerto de Rey donde naufragué tantas veces 44 . Colombia No sabía que el puerto ocultara sus verdores. el esplendor sobre el bosque de mástiles en los huevos de luz que guardan entre las piernas sus muchachas.En esta simple rama de mi amor mi corazón –constancia de una flortodas las madrugadas florecía.

México Todo en ella encantaba. no la pudo ya jamás olvidar! Cierta dulce y amable dignidad la investía de no sé que prestigio lejano y singular. diáfana como el día. rubia y nevada como Margarita sin par. su gesto. no la pudo ya jamás olvidar! Ingenua como el agua. su andar… El ingenio de Francia de su boca fluía. su sonrisa. no la pudo ya jamás olvidar! 45 . ¡quien la vio. al influjo de su alma celeste amanecía… Era llena de gracia. Era llena de gracia. como el Avemaría. todo en ella atraía: su mirada.en mi ruta hacia las Baleares! Había un fervor de axilas que nos sublevaba. princesa parecía: Era llena de gracia como el Avemaría. Gracia plena Amado Nervo. como el Avemaría: ¡quien la vio. un lento batir de brazos festoneaba el aire de las gaviotas. Más que muchas princesas. altas mujeres rubias hembras en llamas ardían en la salmuera de nuestras pupilas. junto a los fardos estibados. ¡quien la vio. A lo lejos.

Era llena de gracia como el Avemaría: ¡quien la vio. y cadencias arcanas halló mi poesía. de donde procedía. pero flores tan bellas nunca pueden durar! ¡Era llena de gracia. como el Avemaría. se volvió… como gota que se vuelve a la mar! Breve ausencia Abersio Núñez.Yo gocé el privilegio de encontrarla en mi vía dolorosa. República Dominicana Toda mi historia se reduce a tu cuerpo sensual energético simple sexual a tu roja sonrisa tu ausencia presente presentida tu voz de vino temprano tu sexopoesía tu poseída muerte tus madrugados poemas 46 . cuánto la quise! ¡Por diez años fue mía. no l pudo ya jamás olvidar! ¡Cuánto. por ella tuvo fin mi anhelar. y a la Fuente de gracia.

tu competir al tiempo tu alma siempre niña tu vuelo veloz tu calor electrizante tu constancia tu intensidad viviramar pasión iridiscente opálica tus fantásticas fantasías tu selva marina tu cornucopia olfatear saborear cada pretexto encuentro convertir nuestros cuerpos uno quemarnos en la hoguera cómoda fresca llameante de tu espacio ser polvo nada todo jardín cerrado eremita 47 .

Myriam Margot Delgado. Brasil Seu corpo un branco era meu norte agora embalada por maos estranhas amazona despida feridas as entranhas jogada daqui para ali coisa 48 .

magnética viajera cuya muerte florece y eternamente vuelve a ser y a no ser nada: sal rota. deslumbrante movimiento marino.impudica sem remédio dando-se a olhares sem desejo seu corpo branco un a lua é cheia o firmamento se esconde Sonetos de amor Pablo Neruda. Oh radiante magnolia desatada en la espuma. 49 . Chile Soneto IX Al golpe de la ola contra la piedra indócil la claridad estalla y establece su rosa y el círculo del mar se reduce a un racimo. a una sola gota de sal azul que cae.

duraznos transparentes. Ay. porque en la trama de estos tejidos invisibles del agua desbocada. sostenemos la única y acosada ternura. telas. de la incesante arena. amor mío. trigo. sellamos el silencio. deja que tus caderas impongan en el agua 50 .Juntos tú y yo. que nada te toque sino la sal del frío! Que ni el amor destruya la primavera intacta. reverbero de la indeleble espuma. mientras destruye el mar sus constantes estatuas y derrumba sus torres de arrebato y blancura. hubieran erigido la fugitiva estatua. Hermosa. Soneto X Suave es la bella como si música y madera. El mar moja bruñidos pies copiados a la forma recién trabajada en la arena y es ahora su fuego femenino de rosa una sola burbuja que el sol y el mar combaten. ágata. Hacia la ola dirige su contraria frescura.

¿qué oscura claridad se abre entre tus columnas? ¿Qué antigua noche el hombre toca con sus sentidos? Ay. y el fuego genital transformado en delicia 51 . tus ríos. espeso aroma de algas. Beso a beso recorro tu pequeño infinito. lodo y luz machacados. tus pueblos diminutos. amar es un viaje con agua y con estrellas. tus márgenes. Soneto XII Plena mujer. con aire ahogado y bruscas tempestades de harina: amar es un combate de relámpagos y dos cuerpos por una sola miel derrotados. manzana carnal.una medida nueva de cisne o de nenúfar y navegue tu estatua por el cristal eterno. luna caliente.

amor. a la luz de la luna de Junio. hasta ser y no ser sino un rayo en la sombra. Tal vez te vi. sin reconocer tu mirada. sin mirarte. Te amé sin que yo lo supiera. 52 .corre por los delgados caminos de la sangre hasta precipitarse como un clavel nocturno. en un mediodía quemante: eras sólo el aroma de los cereales que amo. en regiones contrarias. centaura. o eras tú la cintura de aquella guitarra que toqué en las tinieblas y sonó como el mar desmedido. te amé sin verte y tal vez sin recuerdo. te supuse al pasar levantando una copa en Angol. y busqué tu memoria. Soneto XXII Cuántas veces.

reinándome. y reinas. transparente. rosada hasta que nace el día y te metes en el subterráneo del mundo 53 . caminos de manzana. desnuda eres delgada como el trigo desnudo. sutil. Desnuda eres azul como la noche en Cuba. desnuda eres enorme y amarilla como el verano en una iglesia de oro. Como hoguera en los bosques el fuego es tu reino. lisa. terrestre. mínima. tienes líneas de luna. curva. Pero yo ya sabía cómo era. Desnuda eres pequeña como una de tus uñas. redonda.En las casas vacías entré con linterna a robar tu retrato. tienes enredaderas y estrellas en el pelo. Soneto XXVII Desnuda eres tan simple como una de tus manos. De pronto mientras ibas conmigo te toqué y se detuvo mi vida: frente a mis ojos estabas.

no sé decirlo.como en un largo túnel de trajes y trabajos: tu claridad se apaga. Ay que no se quebrante tu silueta en la arena. No te vayas por una hora porque entonces en esa hora se juntan las gotas del desvelo y tal vez todo el humo que anda buscando casa venga a matar aún mi corazón perdido. es largo el día. se deshoja y otra vez vuelve a ser una mano desnuda. porque. porque cómo. y te estaré esperando como en las estaciones cuando en alguna parte se durmieron los trenes. Soneto XLV No estés lejos de mí un solo día. se viste. 54 .

Soneto LVIII Entre los espadones de fierro literario paso yo como un marinero remoto que no conoce las esquinas y que canta porque sí. sin saber. porque en ese minuto te habrás ido tan lejos que yo cruzaré toda la tierra preguntando si volverás o si me dejarás muriendo. rachas de lluvia loca. y una costumbre lenta de cosas naturales: ellas determinaron mi corazón silvestre. De los atormentados archipiélagos traje mi acordeón con borrascas. yo pasé. porque cómo si no fuera por eso. bienamada.ay que no vuelen tus párpados en la ausencia: no te vayas por un minuto. Así cuando los dientes de la literatura trataron de morder mis honrados talones. cantando con el viento 55 .

Yo pagué la vileza con palomas. En la arena la victoria dejó sus pies perdidos. Te amo. que combatí la burla. y que en verdad llené la pleamar de mi alma.hacia los almacenes lluviosos de mi infancia. hacia los bosques fríos del Sur indefinible. No doy. no vendo espinas. no tengo siempre. Soneto LXXVIII No tengo nunca más. Soy un pobre hombre dispuesto a amar a sus semejantes. hacia donde mi vida se llenó con tu aroma. No sé quién eres. Yo no tengo jamás porque distinto 56 . Alguien sabrá tal vez que no tejí coronas sangrientas.

fui. Haremos fuego en la montaña. Te amo. ambrosía más bien. mordisco o beso en ese pan divino para el cual nuestra sangre es nuestro vino. En ella está la lira. -dijo Hugo-. Nicaragua ¡Carne. beso en tu boca la alegría. en ella está la rosa. soy. celeste carne de la mujer! Arcilla. Celeste carne Rubén Darío. Traigamos leña. La muerte es sólo piedra del olvido. 57 . ¡oh maravilla! La vida se soporta. en ella está la ciencia armoniosa. Y en nombre de mi cambiante amor proclamo la pureza. seré. solamente por eso: roce. tan doliente y tan corta.

cruzo la tarde para buscarte en el zaguán donde te borras. con tu sonrisa de Gioconda y con esa mirada tuya que me arrincona en la línea de sombra del olvido. 58 . con el vestido que desnuda tus piernas. Colombia A veces cuando me asalta ese viejo cuento del amor. Y te encuentro allí con tu desfachatez de siempre. Memento por Maeba Aloz Rojas.en ella se respira el perfume vital de toda cosa.

sino contar conmigo. y una veta de amor reconoce en los míos. 59 . no hasta dos ni hasta diez. cuando sientas tu voz sollozar. te abrazo para siempre o para nunca. Uruguay Cuando sientas tu herida sangrar. cuenta conmigo Carlos Puebla Compañera.Sin embargo. Hagamos un trato Mario Benedetti. Si algunas veces advierte que la miro a los ojos. usted sabe que puede contar conmigo.

uno se siente vivo. aunque sea hasta cinco. es tan lindo saber que usted existe. o tal vez porque existe. sino para saber a ciencia cierta que usted sabe que puede contar conmigo. y cuanto digo esto quiero decir contar aunque sea hasta dos. Pero hagamos un trato: yo quisiera contar con usted. usted puede contar conmigo.no alerte sus fusiles ni piense que deliro. 60 . a pesar de la veta. Si otras veces me encuentra huraño sin motivo. ni piense que es flojera igual puede contar conmigo. No para que acuda presurosa en mi auxilio.

Vergüenza Gabriela Mistral, Chile Si tú me miras, yo me vuelvo hermosa como la hierba a que bajó el rocío, y desconocerán mi faz gloriosa las altas cañas cuando baje el río. Tengo vergüenza de mi boca triste, de mi voz rota y mis rodillas rudas; ahora que me miraste y que viniste, me encontré pobre y me palpé desnuda. Ninguna piedra en el camino hallaste más desnuda de luz en la alborada que esta mujer a la que levantaste, porque oíste su canto, la mirada. Yo callaré para que no conozcan mi dicha los que pasan por el llano, en el fulgor que da a mi frente tosca y en la tremolación que hay en mi mano... Es noche y baja a la hierba el rocío; mírame largo y habla con ternura, ¡que ya mañana, al descender al río,
61

la que besaste llevará hermosura!

Teu Corpo Sizinio Kanan Hebert, Brasil teu corpo uma tela o meu um pincel misturo lambuzo matizes textura contexto rabisco risco pintura amo e odeio leio e releio faço e refaço… assim o poema teu corpo um papel

62

Carta Miguel Hernández, España El palomar de las cartas abre su imposible vuelo desde las trémulas mesas donde se apoya el recuerdo, la gravedad de la ausencia, el corazón, el silencio. Oigo un latido de cartas navegando hacia su centro. Donde voy, con las mujeres y con los hombres me encuentro, malheridos por la ausencia
63

escríbeme a la tierra. Allí agoniza la tinta y desfallecen los pliegos. lanzados de sangre a sangre y de deseo a deseo. cartas: tarjetas postales. sueños. y el papel se agujerea como un breve cementerio de las pasiones de antes. En un rincón enmudecen cartas viejas. Cuando te voy a escribir se emocionan los tinteros: los negros tinteros fríos 64 . fragmentos de la ternura.desgastados por el tiempo. con el color de la edad sobre la escritura puesto. que yo te escribiré. Aunque bajo la tierra mi amante cuerpo esté. proyectados en el cielo. de los amores de luego. sobres viejos. que yo te escribiré. Aunque bajo la tierra mi amante cuerpo esté. escríbeme a la tierra. Cartas. relaciones. Allí perecen las cartas llenas de estremecimientos.

sin ropa. ojos tuyos. Cuando te voy a escribir. para nido y aire y cielo. y el espacio de tu aliento. con las dos alas plegadas y la dirección en medio. volando sobre los ojos de alguien que perdió su cuerpo. Y te quedarás desnuda dentro de tus sentimientos. Allá va mi carta cálida. y un claro calor humano sube desde el fondo negro. escríbeme a la tierra. Ayer se quedó una carta abandonada y sin dueño. que yo te escribiré. Aunque bajo la tierra mi amante cuerpo esté. Cartas que se quedan vivas hablando para los muertos: 65 . carne. manos. para sentirla del todo contra tu pecho. te van a escribir mis huesos: te escribo con la imborrable tinta de mi sentimiento. paloma forjada al fuego.se ponen rojos y trémulos. Ave que sólo persigue.

y con su inaudita voz han de repetir: te quiero. humano. La recibiré dormido. las bocas estremecidas de rememorar tus besos. Mientras los colmillos crecen. Y mis heridas serán los derramados tinteros. si no es posible despierto. sin ojos que puedan serlo.papel anhelante. 66 . cada vez más cerca siento la leve voz de tu carta igual que un clamor inmenso.

Ahora que por fin está bastante claro dónde estás y dónde estoy. Uruguay Ahora que empecé el día volviendo a tu mirada.Lovers go Home! Mario Benedetti. que del vecino territorio del amor. y acabarán organizando excursiones para venir a preguntarnos 67 . ese desesperado. y me encontraste bien y te encontré más linda. empezarán a mirarnos con envidia. Sé por primera vez que tendré fuerzas para construir contigo una amistad tan piola.

Todo me habla de ti. En los labios tu nombre me florece. Te recuerdo en la cita milagrosa que se dan la mañana y el jilguero.cómo hicimos. me parece que me bebo tu ausencia gota a gota. 68 . Colombia Entre el mínimo incendio de la rosa y la máxima ausencia del lucero. translúcido tablero. se quedó tu recuerdo prisionero viviendo en cada ser y en cada cosa. y en el aire. donde escribe en color la mariposa. y al saberte lejana. Sobre la brisa persiste la nostalgia de tu risa como una dulce música remota. Siempre tú Jorge Robledo Ortiz.

solo estoy. siempre tenaz con mis dolores. tibio-nublado giro en torno de ti. donde al final cada jornada de la rutina mi alma librada clama por tus enojos. Perú En esta mesa. sobre mis pies. cual tiovivo que rueda desde el centro hasta el costado. verde cautivo. dueño de la alegría y sinsabores. donde a veces también. donde te escribo sobre el quieto mantel cuadriculado. pero no desamparado.Dulcinea Carlos Bancayán. Aquí. 69 . aquí donde con furia sueño y vivo. mujer soñada. aquí. Aquí. Aquí. permanezco ante ti. tus rumores.

en besos. en el día.Orillas de tu vientre (Fragmentos) Miguel Hernández. Con silencio tú vibras. [56] 70 . Con silencio te ataco. fundidas en miradas. Con silencio reluce la verdad cristalina. nos vamos a la lucha más íntima. España [55] Con espadas fraguadas en silencio. en pasiones invictas nos herimos. Con silencio caemos en la noche.

71 . Tristes. Tristes.La libertad es algo que sólo en tus entrañas bate como el relámpago. Tristes. Tristes. Tristes hombres si no mueren de amores. Tristes. [59] Tristes guerras si no es amor la empresa. Tristes. Tristes armas si no son las palabras.

... tu sonrisa. las brisas juegan en las flámulas.. Soy la Hora... y mientras tanto tú eres la tela irreal en la que mi arte yerra el color. y la Hora es de asombros y toda ella escombros de ella misma...Hora absurda Fernando Pessoa........ y mi idea de soñarte una caravana de histriones. Tu silencio lo recoge y quebrado lo arrincona. Blandas. Abre todas las puertas y que el viento barra la idea que tenemos de que un humo perfuma de ocio los salones.. Llueve oro mate.. Y tu sonrisa en tu silencio es la escalera y las andas con que me finjo más alto y junto a cualquier paraíso.. Mi corazón es un ánfora que cae y que se quiebra...... mas no en lo exterior. Es dentro de mí. Mi alma es una caverna colmada por la marea alta.. Mi idea de ti es un cadáver que el mar trae a la playa. Portugal Tu silencio es una nave con todas las velas llenas.. 72 .

Absorta en alienarse de sí. Hoy el cielo es pesado como la idea de no llegar nunca a un puerto... En mi cielo interior nunca hubo una sola estrella... Y estaba mi corazón velando Cantar de los cantares ¿Te conté de un pingüino acercando a la hembra levemente corriéndole un guijarro con la pata para ser aceptado en el arrimo? 73 .. mis ansias todas talladas en un mármol que no existe. ¡Y no haber algo como lechos para las naves!.. y mi bondad inversa no es ni buena ni mala..... La Hora sabe a haber sido.. La lluvia menuda está vacía.. tu mirada es una plaga sin sentido.. no es alegría ni dolor este dolor con el que me alegro.. Colombia Dormía yo.En mi atención hay una viuda pobre que nunca llora. Todas mis horas están hechas de jaspe negro. Solombría Marga López..

La voz de Romeo por los muros de Verona se encubre. Guindadas en el vaho van las ensoñaciones de vos por una Solombria de ausencia “Ser desterrado de este recinto es serlo de la tierra.. le decía 74 . Mas desterrado no es el que se va. Lagrimado En su sola aisladura. Y eso es la muerte”. Es el que aquí se queda.El arcoiris de mi casa eleva guijarrillos azules hasta la sempora de tu alma. Enclaustrado en su mórula De isla. ¿a vos qué te importa?”.. Para los Desana los pensamientos son azules y es todo el Vaupés un sahumerio azul. “Si yo te amo.

Ahora vela en gozo pródigo el corazón el sueño y el silencio.. 75 . Ah del amor intacto. siempre jamás amado.en la ausencia Göethe a Ulrica..

76 . Colombia Los barcos llegaban escalando las mañanas y los muslos de las muchachas que esperaban. El puerto tenía rieles y grúas en el malecón. o alguien preguntaba por el marino de Oklahoma que había dicho “Mi destino es el rumbo de mi buque cisterna”. sobre todo cuando oscurecía sin lluvia. detrás de una barba alguien lanzaba un insulto sin bandera. alguien peguntaba por un hombre de cualquier parte. Mister”. alguien que llegaba gritaba “buon giorno”. sobre todo en las esquinas. Mister”. en el malecón los estibadores sudaban debajo de las grúas. las mujeres gritaban “Six dollars. El puerto tenía mujeres que gritaban: “Six dollars.El puerto de otros días Aloz Rojas.

77 . en los aposentos de la casa de Ana y en la pagoda de cristal de madame Li Loi. Mister”. al otro día las mujeres gritaban: “Six dollars. el puerto se tornaba obsceno sencillamente obsceno como los marinos ebrios.Entonces en la sonora penumbra de los bares. Al otro día partían los barcos oxidando los recuerdos.

Nuevo canal interoceánico Mario Benedetti. Uruguay Te propongo construir un nuevo canal sin esclusas ni excusas que comuniquen por fin tu mirada atlántica con mi natural pacífico. 78 .

. Uruguay Hoy han vuelto. Todas esas cabezas me duelen como llagas.. Hay cabezas tocadas de sombra y de misterio. los ojos me duelen más: son dobles!. son tantos! Yo no sé cuáles viven. algunas que no alcanzan a oler a primavera. cabezas que se doblan a cojines de abismo.. y muchas que trascienden a las flores de invierno. por todos los senderos de la noche han venido a llorar en mi lecho.. Indefinidos. azules. verdes.. Me duelen como muertos. grises. ¡Fueron tantos.Mis amores Delmira Agustini. cabezas que quisieran descansar en el cielo. Me lloraré yo misma para llorarlos todos. Hay cabezas doradas a sol. cabezas que sonrosa la rosa del ensueño... La noche bebe el llanto como un pañuelo negro.. 79 . y los ojos. ¡Ah!... como maduras. negros.. cabezas coronadas de una espina invisible.. yo no sé cuál ha muerto.

todas ellas. Con tristeza de alma. El jardín de sus bocas venenoso. manos en que se ve un intangible cetro. Ellos me dieron sed de todas esas bocas.. se iluminó mi alma y se templó mi cuerpo. sobre todas sus llamas. dolor.. voluptuosas o fuertes. manos que están colmadas de la flor del deseo.. Hay manos que nacieron con guantes de caricia. son caricias. infierno.abrasan si fulguran. de todos estos vasos donde bebí la vida. Sobre toda su luz. Imanes de mis brazos. entre todas las manos yo he buscado tus manos! 80 . pálidas o morenas. las manos colmadas de destinos secretos y alhajadas de anillos de misterio.. ¡Ah. constelación. embriagante. manos en que se siente un puñal nunca visto. santamente vestidos de deseo. puede engarzar un sueño. de todos estos vasos donde la muerte bebo. panales de mi entraña como a invisible abismo se inclinan a mi lecho... humedecido en lágrimas ha rodeado mi lecho. De todas estas bocas que florecen mi lecho: vasos rojos o pálidos de miel o de amargura con lises de armonía o rosas de silencio... en todas. en donde respiraba sus almas y sus cuerpos. se doblegan los cuerpos sin velos. Y las manos.

. la cabeza oscura que no he tocado nunca y las pupilas claras que miré tanto tiempo! Las ojeras que ahondamos la tarde y yo inconscientes.. Me dirás si lloraste cuando te dejé solo.. Ven a mí: mente a mente.. ven a mí: ¡cuerpo a cuerpo! Tú me dirás qué has hecho de mi primer suspiro. llorando hasta morirse. mi pena enlutará la alcoba lentamente.Tu boca entre las bocas.. de todas las cabezas yo quiero tu cabeza. Y estrecharé tu sombra hasta apagar mi cuerpo.. nos velarás llorando. tú me dirás qué has hecho del sueño de aquel beso. tu cuerpo entre los cuerpos. 81 . ¡Ah. ¡tus ojos solos quiero! Tú eres el más triste. ¡Y me dirás si has muerto!. la palidez extraña que doblé sin saberlo.. por ser el más querido. y en el silencio ahondado de tiniebla. de todos esos ojos. tú has llegado el primero por venir de más lejos. y en la tiniebla ahondada de silencio. nuestro hijo: el recuerdo.. Si has muerto.

eu te amo A inquietude envolve meu coraçao E esta é hora secreta Quando o ferido bebe o vino Consuma-se o misterio A barca adentra a baía Minha alma se dilata Enquanto deslizo pelo asfalto Nao sei me conter Esta luz. absorbido pelo espectro Que passa num leve sopro Eu te amo. este orgao imenso Tangido pelo anjo de sempre Liberta melodías que aprendi Quando uma pata de tigre Arrancou-me as estranhas. 82 . eu te amo Ainda que minhas asas se estendam para o zodíaco Eu te amo. Brasil Sinto no rostro tusa maos e canto Eu te amo.Hora secreta Iosito Aguiar. eu te amo Em beatitude.

Su meliflua palabra corta como rocío y con ella florece el corazón marchito.Deliquios Sor Josefa del Castillo. Tan eficaz persuade. Colombia El habla delicada del amante que estimo miel y leche destila entre rosas y lirios. que cual fuego encendido derrite como cera los montes y los riscos. que duda el corazón. 83 . si es el corazón mismo. Tan suave se introduce su delicado silbo.

84 . Luna sabina sin morada refleja ni asidero.Luna de jaguar Marga López. Una mujer de verde. Asunción de tu voz. Yo sin saber mi ser. Y fui la luna en un jaguar oscuro. Selva y resina aromosas de lunes junto a enero. Renunciar austero. Negado tacto. Onda felina en el ara del voto mañanero. Un anudar de amor que no se anuda. Colombia Mañana del copal. Un anhelar de aldabas con seguro. Amarillo al acecho de la duda. Vi el resplandor secreto de oro duro en tus ojos solares de agua muda. Melusina.

Muerte reducida a besos. Canción que vuelve las alas hacia arriba y hacia abajo. España Boca que arrastra mi boca: boca que me has arrastrado: boca que vienes de lejos a iluminarme de rayos. Boca poblada de bocas: pájaro lleno de pájaros. dando a la grana sangrante dos tremendos aletazos. Alba que das a mis noches un resplandor rojo y blanco. El labio de arriba el cielo y la tierra el otro labio. Beso que rueda en la sombra: beso que viene rodando 85 .La boca Miguel Hernández. a sed de morir despacio.

oigo rumores de espacios. Boca que desenterraste 86 .desde el primer cementerio hasta los últimos astros. mientras descienden los siglos hacia los hondos barrancos como una febril nevada de besos y enamorados. y el infinito parece que sobre mí se ha volcado. hundo. Beso que va a un porvenir de muchachas y muchachos. que no dejarán desiertos ni las calles ni los campos. caigo. hasta que un roce celeste hace que vibren sus párpados. brindo en tu boca por tantos que cayeron sobre el vino de los amorosos vasos. He de volverte a besar. ¡Cuántas bocas enterradas. Hoy son recuerdos. desenterramos! Beso en tu boca por ellos. Hundo en tu boca mi vida. he de volver. besos distantes y amargos. recuerdos. sin boca. Astro que tiene tu boca enmudecido y cerrado.

el amanecer más claro con tu lengua. muerte. desesperado algém chora pelo pó formado. Triste nao encontra paradeiro. Sonora vida Fernanda Barros Rodríguez. No momento do encontro. O resto de seus dias nao representará nada. Quando a música cessa. Tres palabras. entào. amor. o corpo duro aperta com força aquela outra labareda. Os labios formigam na ànsia de um viejo. se nào buscar uma outra melodía 87 . necesita sair e mostrar-se quente. tres fuegos has heredado: vida. afogado em tamaña solidào. Suportando o ritmo dos tambores crescendo a cada minuto dentro do peito. Ahí quedan escritos sobre tus labios. Brasil Grande melodía essa da vida. Um balé de coincidencias de maos dadas a uma sincronia de destinos. Como os toques suaves de um instrumento sentem-se as almas que suspiram pelo inevitable e gostoso caminho dos ventos. Os corpos tensos tocam-se cúmplices daquilo que é só materia. A cada aproximaçao o sangue mistura-se veloz.

o ser mariposa.. amar y sufrir. Señor. Nicaragua El verso sutil que pasa o se posa sobre la mujer o sobre la rosa. beso puede ser. Amor y dolor. la niña gentil. ¡Oh.. y del cielo azul. inocencia y luz. 88 . libranos. sufrir y sentir. gracia femenina. Líbramos. y del ruiseñor. Herodías ríe en los labios rojos. de dolor y amor. y el hacha besar que nos ha de herir! Rosa de dolor. Halagos y enojos. Dos verdugos hay que están en los ojos. En la fresca flor el verso sutil. verso y flor. Señor. saber amar es saber sufrir. y aroma fatal y crüel espina. el triunfo de Amor en el mes de Abril: Amor. de Abril y la flor.na esperançaa de que seja eterna! El verso sutil Rubén Darío. corola divina.

cual rubias hermanitas. la noche que me quieras será de plenilunio. todas las primaveras que hubo y habrá en el mundo. el día que me quieras… 89 . luciendo golas cándidas. México El día que me quieras tendrá más luz que junio. y habrá juntas más rosas que en todo el mes de mayo. serán cuando me quieras. con notas de Beethoven vibrando en cada rayo sus inefables cosas. irán las margaritas por montes y praderas delante de tus pasos. el día que me quieras. los sotos escondidos resonarán arpegios nunca jamás oídos. Cogidas de la mano. Éxtasis de tus ojos.El día que me quieras Amado Nervo. Las fuentes cristalinas irán por las laderas saltando cantarinas. El día que me quieras.

90 . ¡Apasionadamente! Al reventar el alba del día que me quieras. cada árbol una lira. y en el estanque. nido de gérmenes ignotos. tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras. El día que me quieras será cada celaje ala maravillosa. cada brisa un cantar. miraje de las Mil y una Noches.Y si deshojas una. cada arrebol. y en el estanque. para nosotros dos cabrá en un solo beso la beatitud de Dios. nido de gérmenes ignotos. florecerán las místicas corolas de los lotos. El día que me quieras. El día que me quieras. cada monte un altar. te diré su inocente postrer pétalo blanco. tendrán todos los tréboles cuatro hojas agoreras. florecerán las místicas corolas de los lotos.

Volver a verte Rafael Maya. el hielo roto del ensueño. Volver a verte tras la noche impenetrable del abismo era hallar en tus ojos una imagen de mí mismo. Volver a verte era un oscuro presentimiento que tenía de hallarte ajena y sin embargo seguir creyendo que eras mía. Volver a verte era el milagro de una dulce convalecencia cuando todo. dentro del alma. vuelve más bello de la ausencia. 91 . Colombia Volver a verte no era sólo un ligero y constante empeño sino anudar. el alma desnuda.

Y encontrar en el pasado. 92 . como bruma de tarde hermosa en el azul de tu mirada. días más bellos y mejores como esta carta en cuyos pliegues se conservan algunas flores. Volver a verte era mostrarte la pena que está congelada.

Tu ropa interior convertida en coraza de metal protegiendo tu delicado sexo deshecho por tantas cosas encerrada entre unas paredes. chalecos. todo lo que aquellas maletas pudieron traer que volviste a poner en cada mudanza: Midtown. en un habitáculo de Astoria. Coney Island. jerseys. Sunnyside. Mott Street. España Siempre soñando en partir en rehacer las maletas a golpes de la vida deshechas de las que sacaste el camisón de la ilusión que fue a parar a un closet de Sunnyside. Astoria. Los pantalones de pana que tu madre te hiciera para enfrentar el frío se desgarraron en una laundry en Coney Island: vestidos. Greenpoint… por donde caminaste por calles 93 . calcetines.Aquellas ropas Josefina Infante. sujetadores. medias.

Aquellas ropas son historia pasó demasiado tiempo se quedaron pequeñas pasaron de moda y junto a las dos maletas fueron a parar a las tiendas del Salvation Army.que no son tu geografía por las que viviste un tiempo que no es tu historia materias en la que licenciaste en aquella universidad que te inició ya. 94 . antes de partir. Ropa-historia cuerpo-geografía autobiografía escrita tejida con la mejor lana secretos entre pliegues de falda diseños vitales en blusas de algodón. en el duro aprendizaje del desarraigo.

3 León de Greiff. De que no te hayas ido. no sé cómo te llamas. flámulas del incendio: Venías de tan lejos que ya olvidé tu nombre. 95 . piras. De afincada en lo hondo. Colombia Venías de tan lejos que ya olvidé tu nombre.Variaciones sobre un añejo temilla Variación No. testigo la ceniza fría –rescoldo extinto de lo que fueron llamas arrebatadas.

la Combleza. Cleopatras. Catalina de sus validos. magüer fueron sirenas. Venías de tan lejos que ya olvidé tu nombre. Cúyo tu nombre? Cómo te llamas? Hubo donas de asaz elata estirpe. De haber sido tan mía…. favoritas de Rizzios. Y Bethsabeths y Onfalias. Teodoras e Isabeles. féminas lujuriantes. faunesas belicosas… Venías de tan lejos que ya olvidé tu nombre… La Musa.apenas si se memora el suyo. Helenas.Cúyo tu nombre? Cómo te llamas? Hubo damas de asaz cimera estirpe. la Novicia. no sé cómo te llamas: Venías de tan lejos que ya olvidé tu nombre! 96 . Calypsos. el Amor Puro… Mas ignoro las letras de tu nombre que antaño fueron nema. emblema sobre mi escudo y símbolo: sellos de la Delicia. Láis. Dalilahs. Sacerdotisas doctas del rito deleitable. ilustres superféminas sólo por su virtuosa maestría: en las lides venustas impecables. magüer reputadas epónimas: luminarias de escándalo. Frinés. y –ante tu nombre. que antaño fueran sigla del más fúlgido oro. la Cortesana. Aspasias. la Vestal. Circes y Corisandas. y –ante tu nombre. que antaño fueron cifra de mi blasón.anónimas hembras fueran. Didos. faros de vilipendio. y Amazonas varonas como Cristina.

La lluvia Jorge Luis Borges, Argentina Bruscamente la tarde se ha aclarado Porque ya cae la lluvia minuciosa. Cae o cayó. La lluvia es una cosa Que sin duda sucede en el pasado. Quien la oye caer ha recobrado El tiempo en que la suerte venturosa Le reveló una flor llamada rosa Y el curioso color del colorado. Esta lluvia que ciega los cristales Alegrará en perdidos arrabales Las negras uvas de una parra en cierto Patio que ya no existe. La mojada Tarde me trae la voz, la voz deseada, De mi padre que vuelve y que no ha muerto.

Te he buscado Aloz Rojas, Colombia Te he buscado también en los pueblos donde guarda los secretos el tiempo.

97

Los pueblos aquellos con una sola calle, un solo campanario y una docena de vírgenes tristes que revolotean como pájaros viejos cuando escuchan la voz de los viajantes que van de puerta en puerta ofreciendo tafetanes y encajes. Hablo de las tristes muchachas olvidadas que gritan adioses desde las chambranas y saludan con el corazón alebrestado a los cascorvos tenientes de caballería. Pero sobre todo hablo de los pueblos aquellos donde el alboroto y la cháchara y el rumor de las faldas asedian a los forasteros que no han venido de ninguna parte y cuyo único oficio es ir de pueblo en pueblo, armando la fiesta.

Despedida Carlos Alberto Abreu, Brasil Agora que me deixas, Dá-me um ultimo abraço Para que fique em mim Um pouco de teu perfume! Em minha boca permanecerá
98

Molhado ainda, O doce gosto de teu último bieijo... Minhas maos ficarao sentindo As curvas suaves de teu corpo, A maciez de teus cabelos, E em minhas pupilas Ficaráa gravado par sempre O teu vulto formoso de mulher! E em meu pobre coraçao despedaçado, Em cada pedacinho dele, Ficará pulsando A loucura de nossa paixao...

Nada cambiaría de ti Bernardo Enrique Álvarez, Colombia Si a elegir me pidieran con algo tuyo cambiar, por nada del mundo quisiera ni una mirada trocar. Tus ojos no cambiaría por la bóveda celestial ni tu boca por una rosa ni tu aliento por un pomar. Tus manos y tus caricias con nada puedo igualar, son como leves brisas
99

La besé tantas veces bajo el cielo infinito. azules. En las noches como ésta la tuve entre mis brazos. Mi alma no se contenta con haberla perdido. Qué importa que mi amor no pudiera guardarla. Como para acercarla mi mirada la busca. Ella me quiso. a lo lejos". Oír la noche inmensa. por ejemplo: "La noche esta estrellada. Sentir que la he perdido. y ella no está conmigo. todiditico por descifrar. Mi corazón la busca. Chile Puedo escribir los versos más tristes esta noche. A lo lejos alguien canta. 100 .que me besan al pasar. y a veces ella también me quiso. los astros. mas cuando pienso en ello no hago más que suspirar. a veces yo también la quería. El viento de la noche gira en el cielo y canta. Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos. La noche está estrellada y ella no está conmigo. Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Poema 20 Pablo Neruda. Pensar que no la tengo. Me queda de ti casi todo. A lo lejos. Escribir. Eso es todo. más inmensa sin ella. Y el verso cae al alma como al pasto el rocío. Yo la quise. Puedo escribir los versos más tristes esta noche. y tiritan.

Como antes de mis besos. Coraçao esfanqueado Karen Stephany Aguirre.La misma noche que hace blanquear los mismos árboles. seu sorriso estará na voz da terra. su cuerpo claro. Aunque éste sea el último dolor que ella me causa. cachoeira de gritos de um só coraçao ansiando por teu querer. me deixa só nestes pensamentos tao fecundos. Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos. rosa de espinhos e pétalas alegres simbolizando a eternidade. Mi voz buscaba el viento para tocar su oído. Ya no la quiero. los de entonces. ya no somos los mismos. pero tal vez la quiero. Brasil Entre milhares de folhas estou sob a terra que humedece sua voz. Aprisionada estou a um amor que foge de mim. es cierto. Será de otro. es cierto. Mesmo que o vento a leve. pero cuánto la quise. De otro. y éstos sean los últimos versos que yo le escribo. Sus ojos infinitos. Ya no la quiero. Canto minhas tristezas em um som profundo. Amor. Su voz. Estrada de esperança. y es tan largo el olvido. pela ausencia de teu amor. 101 . mi alma no se contenta con haberla perdido. em silencio. Nosotros. Es tan corto el amor.

.Meu coraçao. esfanqueado pela tua indiferença. Que si un día Te hizo llorar mi juventud liviana. sem morrer. Qué importa si en ruidosas bacanales O en los brazos de todas tus rivales Burlé tu lloro y angustié tus días. Rompe la copa y ríe. sem aceitar o que aconteceu. Pasión tardía Alberto Ángel Montoya. 102 . Preso en la red que me tendió tu llanto. que mañana No habrá vino en tu copa ni en la mía. y te apellido hermana. Vengo a llorar para que tú sonrías.. En el fervor de mi pasión tardía Te llamo mía. sem entender. tem se calado em um buraco sem fundo. Colombia Toma la copa y bebe. Inútilmente prolongué mi fría Indiferencia mentirosa y vana. Si hoy al final de haber reído tanto.

Tanto amor Amado Nervo. México Hay tanto amor en mi alma que no queda ni el rincón más estrecho para el odio. para asomarme a la ventana y ver para el inefable Ensueño. de sus ojos divinos en la quieta limpidez de forma… 103 . ni escucho la sarcástica risa. porque soy sólo corazón. sonríe. no siento ni el maligno alfilerazo ni la cruel y afilada ironía. y las ávidas manos tiende hacia él sin recordar la pena. ante el divino panorama de mi idea. y con toda la luz de la mañana. así yo. ¿Dónde quieres que ponga los rencores que tus vilezas engendrar podrían? Impasible no soy: todo lo siento. soy ojos no más. ante lo inenarrable de mi amor infinito. lo sufro todo… pero como el niño a quien hacen llorar. Todo lo olvido. vestido de violeta. en cuanto mira un juguete delante de sus ojos se consuela.

a las doce en un punto. las mujeres de mi país dicen sus más bellas mentiras: Claudia. en especial la noche. Sandra es más esbelta. Liliana. siempre segura que la acechan. las mujeres de mi país dicen sus más bellas mentiras. por ejemplo. 104 . y lo asegura como quien finge una desnudez. Mónica. Colombia Al anochecer. viaja interminablemente a la madrugada para verse obscura y clara. Al anochecer. dice que sonríe a todas las nubes para que su alma se llene de lluvias. por costumbre.Las mujeres de mi país José Blas. entera a los vientos sobre sus pechos dormidos en las manos de los hombres. invita a los cuervos que se encargarán de ahuyentarle los malos augurios.

105 .Amor sem medo Ana Alice Dorneles. Brasil Quero te amar sem medo e tao completamente que o teu orgasmo junto a meu orgasmo nao seja fruto nem semente apenas a uniao pura e transcendente de dois seres que se buscan e que se encontram na (a)ventura de viver infinitamente o mesmo instante.

Coplas Fernando Pessoa, Portugal Tienes una rosa en la mano. No sé si es para dármela. Las rosas que tienes en la cara, esas bien sabes guartártelas. • Todos los días que pasan sin que pases por aquí son días que me desgracian porque me privan de ti.

106

La casada infiel Federico García Lorca, España A Lydia Cabrera y a su negrita Y que yo me la llevé al río creyendo que era mozuela, pero tenía marido. Fue la noche de Santiago y casi por compromiso. Se apagaron los faroles y se encendieron los grillos. En las últimas esquinas toqué sus pechos dormidos, y se me abrieron de pronto como ramos de jacintos. El almidón de su enagua me sonaba en el oído como una pieza de seda rasgada por diez cuchillos. Sin luz de plata en sus cepas los árboles han crecido, y un horizonte de perros ladra muy lejos del río. Pasadas las zarzamoras, los juncos y los espinos, bajo su mata de pelo hice un hoyo sobre el limo. Yo me quite la corbata.
107

Ella se quitó el vestido. Yo el cinturón con revólver. Ella sus cuatro corpiños. Ni nardos ni caracolas tienen el cutis tan fino, ni los cristales con luna relumbran con ese brillo. Sus muslos se me escapan como peces sorprendidos, la mitad llenos de lumbre, la mitad llenos de frío. Aquella noche corrí el mejor de los caminos, montando en potra de nácar sin bridas y sin estribos. No quiero decir, por hombre, las cosas que ella me dijo. La luz del entendimiento me hace ser muy comedido. Sucia de besos y arena, yo me la levé al río. Con el aire se batían las espaldas de los lirios. Me porté como quien soy. Como un gitano legítimo. Le regalé un costurero grande, de raso pajizo, y no quise enamorarme porque teniendo marido me dijo que era mozuela cuando la levaba al río.

108

Hablaré del tiempo aquel cuando me senté tantas tardes en medio de las tolvaneras del ripio amarillo a dibujar tu nombre en la arena con la punta de un puñal que tiempo después me sirvió par rasgar de perfil a ese tal Mister Green. 109 . y cuando el capataz había enarbolado en el dintel de su puerta tus enaguas de olán. a ese tal Mister don John Green. a ese tal monsieur capataz hijo de puta. Pero esta vez hablaré de la época cuando tenías veinte años y andabas por el mundo con los brazos en jarra. con el pelo alborotado tremolando como el viento incendiado. sintiéndote la reina. Hablaré del tiempo aquel cuando te enrolaste para lo de las parrandas y los festejos en el campamento.Crónica de otros caminos Aloz Rojas. contoneándote. Colombia Existe también la crónica de otros caminos en cuyos vericuetos se ha ido instalando el olvido.

muere por desgaste. muere a causa de la ceguera. Francia El amor jamás muere de muerte natural sino que muere porque no sabemos reaprovisionar los manantiales que lo alimentan. Muere de enfermedades y heridas. por agotamiento. pero jamás de muerte natural. por oxidación. de los errores y las traiciones.La muerte del amor Anais Nin. Todos los amantes podrían ser juzgados como asesinos de su propio amor. 110 .

con la cachimba vieja. la fábrica de ensueños. destrice un tajo acerbo mi cien osada y frágil. el raro albur… (…) En el recodo de todo camino.Canción de Sergio Stepansky (fragmento) León de Greiff. la vida me depare el raro albur… Con el tabardo roto. Un bel morir. el chambergo agorero y el buhído reojo. el bravo amor. un bel morir… 111 . agenjo o vino. un bel morir. un verso libre. y el bravo amor. vagar so la alta noche de enlutecido azur. la vida me depare el bravo amor… Y un vaso de aguardiente. Colombia En el recodo de todo camino. el bravo amor… En el recodo de toda calleja. y el raro albur. audaz como el azor. tesoro de Aladino. mi vida turbia y tarda. mi ilusión tensa y ágil…. de mi terco ir y venir. el raro albur. la vida me depare un bel morir… Despéineme un balazo del pecho el vello fino. de kirsh o de ginebra. de arak o vodka.

el Magdalena y el Patía. del café. y por este camino llegamos al Moldavia. de esmeraldas. de sus selvas y ríos: el Cauca. me contó que el Moldavia es el mismo llamado Río Vltava. hablamos en francés (mi pésimo francés). y la recuerdo… La conocí en el tren. 112 . el mismo al que San Juan Nepomuceno en el siglo catorce fue arrojado a morir. El concierto empezó. Llegamos a la sala muy temprano. hablamos de Colombia.El río que conocí en concierto Bernardo Correa Prado. en dos horas de viaje congeniamos. Colombia Cerca del Puente Carlos aquí en Praga me bebo una cerveza. Ella me dijo que podría conocerlo en un concierto.

De pronto el ritmo se acelera: maderas y metales y timbales. y golpes de platillo. Y al final nuevamente el majestuoso río 113 .ella me fue diciendo como las flautas del principio son las dos corrientes de agua en las que se origina. Más adelante se oyen campanillas porque una alegre boda se celebra en la orilla. se percibe la acuática corriente. el fluir de la paz y de la calma. En la sala el público navega. Poco a poco el caudal va aumentando y pasa por los bosques donde trompas de caza indican aventuras quizás de tiempos de la Gran Moravia. hacen que el manso río se convierta en rápido raudal.

cuando imponente está llegando a Praga. En el concierto también se presentaron más obras de Smetana. y mientras la recuerdo miro el río… 114 .vuelve a la calma. pero en mi mente quedará por siempre grabado el río que conocí en concierto. Cerca del puente Carlos me bebo una cerveza.

He venido por los caminos abiertos en la madrugada hacia los tibios rumbos donde hace espuma la leche y me he sentado sobre la yerba mojada a recordar el olor de tu pelo. 115 . Me he parado en las esquinas a esperar que llegaras.Carmen Rosa Aloz Rojas. Colombia Por entre los ventarrones de abril te he buscado.

de todos os matizes… Saudade…! Um sentimento de vazio. Esvaiu-se… caminhando… Em direcáo ao arco-íris destino traicoeiro… Com suas armadilhas e surpresas. que magoa… Machuca qualquer ser amado. O vácuo do nada… Sonhar…! Sonhar é táo bom…! Imaginar. um dia voltará… 116 . Brasil Amar…! A paz inmensa do universo pulsando no coracáo. Apenas. Quero infinitamente acreditar que. ela sequer disse. um sorriso doce e meigo. De todas os sabores. Trazendo uma alegria ímpar. sabe e entende O que é sentir o infinito em si… Adeus…! Palabra triste. Voar em seus bracos.Amar… Tácito Campos da Silva Pinto. o retorno da amada. feia. O espaco sideral dentro de si. Dizer infinitas vezes te amo! Meus olhos ainda choram sua partida. sentir o ardor de seus lábios. Imagino-a apenas dormindo na paz infantil. Uma felicidade tal que… Quem ama.

Amor Márcia Regina Porto Macieri. fica só no afago. que eu cante. desejo. na vontade… Um pedaco só de lembranca. discreto. que por mais que eu sinta. Um lance de eternidade… 117 . Brasil O meu amor é secreto. distante. de sonho. que eu plante. no olhar.

Sonatina León de Greiff. y se permutan y se rescatan. siempre vencido. Gerard De Nerval Nunca la misma. pero la misma canción que siempre recomienza. huyen y renacen. Corazón forajido! Corazón lacerado! Siempre vendido. nunca abolible. si se fugan y tornan. se subastan y se revenden. Colombia Celle chanson d´amour… qui toujour recommence. siempre ineludible… 118 . si las amadas. se cambian y trastruecan y se transforman. Son avatares? Son metamorfosis? En odres nuevos añejo vino de amor inextinguible. siempre burlado y en jamás de rrotado… Canción de amor perenne. siempre deleitable. Corazón encendido! Siempre lasrado. nunca rendido. nunca abominable. si las amantes se van y vuelven.

Hoy es Laúd si ayer fuera Xatlí. siempre Laúd. si las amadas están siempre latentes. si otro ayer Ululame. si las amantes. Siempre Agalí. pero la misma canción que siempre recomienza. si Annabel otro ayer. 119 . Será Xatlí hasta nunca! Hoy es Xatlí. Siempre Annabel. siempre lasrado y en jamás derrotado! Corazón encendido! Corazón lacerado! Siempre burlado. jamás presentes: eternidad. jamás ausentes. eternidad de los instantes. siempre vencido y en jamás derrotado! Corazón encendido! Corazón lacerado! Siempre burlado. siempre Ulalume. Hoy es Eunóe si ayer fuera Agalí. siempre Ulalume. Será Eunóe hasta nunca! Cuando no la que advenga. siempre Annabel. siempre vendido. siempre constantes. siempre lasrado y en jamás apagado! Canción de amor eterno. si ayer fuera Aglaé.nunca la misma. siempre inconstantes. Si no la que retorne… Corazón forajido! Siempre rendido.

siempre Parrasia. Siempre Xatlí. todo mi ensueño y mi pasión y mi delicia delusiva! Fenóe hoy. Si no la que retorne… 120 . Bibiana siempre. del peplo desceñido. Siempre Fenóe. Bibiana siempre. Agláe. vén. . si fuera ayer Agláe. si ayer fuera Xatlí. si antaño Magalí. de los labios fundiéndose. si Bibiana otro ayer. vén. Será Oriana hasta nunca! Hoy Zumurrud. Será Iseo hasta nunca! Cuando no la que advenga. siempre Lilith.fugacidad. cuando a mí te regalas…! Vén a mí. fugacidad de los instantes… Canción de amor eterno.toda mi sed. Zamurrud hoy. de la boca esquivándose. Agláe! Y en tus ojos coruscos mis ojos grises vuélquense! En la mía zozobre el cabrilleo de tu mirada en fuga! En tus pupilas naufrague a pique mi pánico alborozo! Tus ojos retozantes capten el estrabismo de mis ojos en éxtasis cuando me doy a ti. de la boca brindándose. Agláe. vén. de los muslos rindiéndose. si otro ayer Melusina. si están siempre latentes las amadas y amantes! Vén a mí. de los brazos en cruz para cerrarse contra mi pecho turbulento tiznado de abenuz! Vén a mí. del cinto desatado.

siempre ineludible. de los senos irguiéndose. y a que tu amor me rinda y a que mi amor te venza. vén Xaíra: que amor a tí me porta. nunca abolible. de los muslos rindiéndose. siempre ineluctable.Nunca la misma pero la misma canción que siempre recomienza! En odres nuevos añejo vino de amor inextinguible. de los muslos donándose. vén Xaíra. En odres nuevos añejo vino de amor inexhaustible! Vén a mí. ven a mí. Vén a mí. de los brazos ciñéndose contra mi torso turbulento.la doble salamandra incombustible -. vén. vén. de la boca brindándose. contra mi pecho delirante tiznado de abenuz! Vén a mí. que amor a tí te tráe…! Nunca la misma. de los brazos en cruz. de la boca esquivándose. A que mi amor y que tu amor en sí mismos se quemen . de los brazos cerrándose. Agláe. de los labios fundiéndose. pero la misma canción que siempre recomienza… 121 . Adega. del peplo desceñido. del cinto desatado.

Brasil O primeiro raio de sol O primeiro olhar da manhá A primeira miligrama de fosfato A primeira tentaçáo A primeira lembrança A primeira obsessáo A primeira vez A primeira… a segunda… O vício.Vício Marino da Silva. E tu estás em todos os átomos Tú estás em todas as células Tú corres em todas as veias Dispersa em todo o azul Espalhando-se por toda a carne Flertando na mais escura das esquinas Presente pelas vitrinas Fustigada por todos os olhares. E a vivéncia impossibilitada. Completo e incompleto Rica e náo riqueza Bela e náo beleza Pura mas já contaminada Dor mas calada Nunca mas já uma primeira vez. A primeira… a segunda… O vício. 122 .

si su tristeza la domina. búscala. si el fuego de su ser la desespera. ámala. atrápala en la red de tus pestañas. si romper el silencio se propone. si en desconsuelo llora su silencio. dale el pañuelo de tu amor fogoso y en enjúgale sus lágrimas sagradas. abrázala. Colombia Cuando ella inquiera tu presencia. y si el esquife azul de su partida no regresa jamás hacia tus playas. háblale. si la ves pensativa y solitaria. si el frío de su alma la congela. sumérgela en el mar de tus pupilas y embriágala en la luz de tu mirada. ya no la esperes más. acércate. 123 . regálale sonrisas cariñosas. báñala con el llanto de tus ojos. si está ansiosa de luna y de paisaje. si su distancia la separa. prosigue el viaje que así habrá terminado tu jornada.Terapia del amor Guillermo Alzate Fernández.

no se apagan los astros por mirarse ni las palabras tiernas causan daño. 124 . Colombia No te llames bella dama a engaño si llego con mi vida a molestarte. comprenderás mis motivos de admirarte: allí estaré aunque me veas lejano. Cuando sientas la caricia de una mano y mil acordes se levanten a cantarte. se habrá invertido la verdad del universo. Porque si consentir una rosa es raro y buscar la luz entre la noche es malo.Mis motivos Jesús Antonio Castillo.

alumbra tu cuerpo. recibes entornadas las horas de tu frente. inclinado como el trigo a la era. entre muro que se rasgan contigo como pétreas matrices. esposa: la principal penumbra. 125 . se sumerge en los pozos donde ha echado raíces. pero entornado. un movimiento. Y tú te abres al parto luminoso. Las sombras y las ropas sin población. Decidido al fulgor. Con sombras y con ropas anticipó su vida.Hijo de la luz y de la sombra (Fragmento) Miguel Hernández. La gran hora del parto. desiertas. se abren todas las puertas del mundo. y el sol nace en tu vientre. donde encontró su nido. Tus entrañas forjan el sol naciente. se han poblado de un niño sonoro. de la aurora. El hijo fue primero sombra y ropa cosida por tu corazón hondo desde tus hondas manos. España Tú eres el alba. con sombras y con ropas de gérmenes humanos. la más rotunda hora: estallan los relojes sintiendo tu alarido. colocando en el centro de la luz nuestra casa. la gran hora te espera en el umbral de un fuego que el fuego mismo abrasa: te espero yo. La noche desprendida de los pozos oscuros. Centro de claridades.

y ocupa en ella a gritos el luminoso asiento. Si no hablara lo mucho que quiero me ahogaría. ¡Ay. Con espliego y resinas perfumo tu aposento. Yo soy el mediodía. Hablo y el corazón me sale en el aliento. Y todos dejan siempre sombras: ropas y sombras. 126 . esposa. dormidos y despiertos con el amor a cuestas. Sombras y ropas llevan los hombre por el mundo. Y ha de quedar de ti luces en todo impuestas. la vida: qué hermoso penar tan moribundo! Sombras y ropas trajo la del hijo que nombras. Tú eres el alba.que en nuestra casa pone de par en par las puertas. Hijo del alba eres. mientras tu madre y yo vamos a la agonía. hijo del mediodía.

España Yo acuerdo revelaros un secreto en un soneto. por la cuenta que a un soneto toca. que teniendo el soneto ya en la boca y el orden de decillo ya estudiado. Venidos al segundo. qué ordena el duro hado.Inés Baltasar de Alcázar. Pues ved. Inés. bella enemiga. por buen orden que yo en éste siga. Inés. mas estoy hecho. ya este soneto. 127 . no podrá ser en el primer cuarteto. Inés. conté los versos todos y he hallado que. una hormiga. es acabado. mas. yo os prometo que no se ha de pasar sin que os lo diga. que van fuera ocho versos del soneto. Inés.

embusteros. Inglaterra Soneto XVII ¿Quién creerá en el futuro a mis poemas si los colman tus méritos altísimos? Tu vida. Mas si entonces viviera un hijo tuyo. 128 . esconden en su tumba y apenas la mitad de tus bondades. Si pudiera exaltar tus bellos ojos y en frescos versos detallar sus gracias. mi rima y él dos vidas te darían. sería tu verdad « transporte lírico ». como ancianos locuaces.Sonetos de amor William Shakespeare. diría el porvenir: « Miente el poeta. « métrico exceso » de un « antiguo » canto. Desdeñarían mis papeles mustios. empero. no terrenales ». rasgos divinos son.

No perderás la gracia. ni la Muerte se jactará de ensombrecer tus pasos cuando crezcas en versos inmortales. 129 . A veces demasiado brilla el ojo solar. Vivirás mientras alguien vea y sienta y esto pueda vivir y te dé vida. toda belleza alguna vez declina.Soneto XVIII ¿A un día de verano compararte? Más hermosura y suavidad posees. Pero eterno será el verano tuyo. y otras su tez de oro se apaga. Tiembla el brote de mayo bajo el viento y el estío no dura casi nada. ajada por la suerte o por el tiempo.

Sincero amante. y en henchidas imágenes la acopla al sol. y brilla menos que las candelas celestiales.Soneto XXI No me sucede lo que a aquel poeta que versifica a una beldad pintada. yo no quiero ensalzar lo que no vendo. Dejad que digan más los habladores. 130 . y al cielo mismo emplea como adorno. la verdad escribo. midiendo cuánto es bello con su bella. como cualquier hijo de madre. Mi amor es tan gentil. podéis creerme. la luna y a las gemas ricas y a las flores de abril y a las rarezas que el aire envuelve en este globo vasto.

131 . que la suerte priva de esos triunfos. que amando soy amado. y su orgullo sepultan en sí mismos pues los abate un ceño que se frunce. Los favoritos de los grandes príncipes abren al sol sus hojas cual caléndulas. hallo mi dicha en lo que más venero. es del libro de honores suprimido y de su gesta lo demás se olvida.Soneto XXV Que los favorecidos por los astros de honores y de títulos se ufanen. derrocado una vez tras mil victorias. El célebre guerrero laborioso. yo. y ni cambiar ni ser cambiado puedo. Feliz de mí.

Así. uno por uno. afligido por remotas penas. y volver a pagar lo ya pagado.Soneto XXX Cuando en sesiones dulces y calladas hago comparecer a los recuerdos. y cede mi amargura. la aridez de los ojos se me inunda por los que envuelve la infinita noche y renuevo el plañir de amores muertos y gimo por imágenes borradas. suspiro por lo mucho que he deseado y lloro el bello tiempo que he perdido. mis pérdidas se compensan. puedo de mis dolores ya sufridos la cuenta rehacer. 132 . Pero si entonces pienso en ti.

Que tu amor reflexione: «Si su Musa crecido hubiera en esta edad creciente. con lo mejor de tu época compáralos. superadas por hombres más felices. guárdalos por mi amor. 133 .Soneto XXXII Si a mis días colmados sobrevives. y aunque todas las plumas los excedan. y cuando esté en el polvo de la Muerte una vez más relees por ventura los inhábiles versos de tu amigo. no por mis rimas. en poetas más notables estilo buscaré y en él amor». frutos más caros a su edad le diera. dignos de incorporarse a tal cortejo: pero ha muerto.

Soneto XXXIV Como actor vacilante en el proscenio que temeroso su papel confunde. transmita el habla de mi pecho que pide amor y busca recompensa. Del mudo amor aprende a leer lo escrito. desconfiando de mí mismo. o como el poseído por la ira que desfallece por su propio exceso. que oír con ojos es amante astucia. y se diría que mi amor decae cuando lo agobia la amorosa fuerza. callo en la ceremonia enamorada. 134 . así yo. sin voz. más que otra lengua de expresivo alcance. Deja que la elocuencia de mis libros.

y te aman por tu encanto o tus defectos. se truecan tus errores en verdades y por cosa legítima se tienen. si en cordero pudiera transformarse! Y ¡a cuánto admirador extraviarías. 135 .Soneto XCIV Tu capricho y tu edad. pues tus defectos en encanto mudas. ¡Cómo engañara el lobo a los corderos. si usaras plenamente tu prestigio! Mas no lo hagas. según se mire. provocan tus defectos o tu encanto. Lo mismo que a la joya más humilde valor se da en los dedos de una reina. pues te quiero tanto que si es mío tu amor. mía es tu fama.

brandas e brancas… Vem comigo ao fascinante azul ver ondas de nuvens com franjas douradas na imensidáo sem horizontes onde o limite é o coracáo! Antes de partirnos saudaremos o sol com trés salvas de canhóes e mais trés ao Holandés Errante que passa na nau fantasma á deriva pelo infinito 136 . bem próximo da lua. Brasil Vem. acima dos pássaros. Bistred. brandas e brancas… Vem comigo ao fascinante azul ver ondas silenciosas. partamos á derradeira aventura.Viagem Lúcio L. pois presto partirá a minha imaginária escuna! Acompanha-me no deslizar suave sobre ondas silenciosas. vem velejar comigo pelos ares e navegar nas nuvens como em mares! Dá-me tua máo. Vem.

sinto um certo receio ante o dever gajeiro de subir aos cordames mais altos. seremos novos deuses… 137 . repete o desafio a Deus: “.em sua sina milenar e.Náo cedo ante a Eternidade!” Vem. de pé sobre a proa. na última ilha do Universo! Depressa. longe. até o topo das velas e de lá recitar ao Cosmos meus alucinantes versos! Lá de cima divisarei nosso novo porto. pois agora. muito além deste mundo. reza aos ventos para que venham ligeiros pois devemos partir e se faz tarde! Náo haverá necessidade de acenos ou adeuses… Segura com firmeza o timáo e a minha máo. ajuda-me a soltar as amarras! Abraca-me a soltar as amarras! Abraca-me forte. vamos partir.

En homenaje a González queremos todos decir las trenzas de Rosalinda no las queremos teñir. La niña de Manizales la nieta de Medellín sus costumbres ancestrales aquí nunca tendrán fin. Con razón tu canto dice trasnochadora y morena donde todos son felices donde se olvidan las penas. 138 .Trasnochadora y morena Luis Gabriel Vélez. Colombia Pereira ciudad querida tierra de noble pujanza perla linda donde todos ponemos nuestra esperanza. Tus mujeres son hermosas morenas claras y bellas en el día son actrices y en las noches son estrellas.

ni tus repentinas dichas. la vida ocurre a espaldas del poema y su frágil envoltura. No cantes tus miserias. Canta sólo por amor a las palabras. o el dolor de una partida únicamente hay lugar para el silencio. Ante el encuentro impetuoso de dos pieles. por lo inútil del esfuerzo. Ya nadie las escucha. y recuerda que a su plenitud nada agregan las palabras. Colombia No cantes nunca para celebrar la vida o para negarla. De sus horrores no te culpes. Canta solamente.Arte Poética Luis Fernando Afanador. No cantes el amor. Por convicción. Por ebriedad. Canta sólo por cantar. 139 .

España Entre todos vosotros. Plaja. la biblioteca. Oliver. Prados. por qué voy yo tan solo. León Felipe. Ya vosotros sabéis lo solo que yo voy. la pantera de acechos. el aula sin emoción. tan solos yo y mi sombra. casi rozando el mío. Cernuda. Vamos a hablar del día. sin tierra. de la emoción del día. Alberti. Andando voy. Quitémonos el pavo real y suficiente. Hablemos del trabajo. hablemos de aquello a que aspiramos: por lo que enloquecemos lentamente. Con ellos me he sentido más arraigado y hondo. con Vicente Aleixandre y con Pablo Neruda tomo silla en la tierra: tal vez porque he sentido su corazón cercano cerca de mí. para otro tiempo. donde la telaraña y el alacrán no habitan. Machado. Hoy quiero abandonarme tratando con vosotros de la buena semilla de la tierra. Aparicio. 140 . Juan Ramón. Dejemos el museo. Altolaguirre. glacial. Ya sé que en esos sitios tiritará mañana mi corazón helado en varios tomos. del amor sobre todo. Garfias.Llamo a los poetas Miguel Hernández. y además menos solo. la palabra con toga.

somos la sal del aire. a un pecho. Hablemos. No reposamos nunca. debajo del chorro asesinado. Siempre fuimos nosotros sembradores de sangre. hablaremos unidos. una racha de otoño nos deja moribundos sobre la huella de los sepultados. Emilio. Pablo. Y a cantar entraremos a una bodega. Ahí está Federico: sentémonos al pie de su herida. comprendidos. Nuestros cinco sentidos en todo arraigan. piden posesión y locura. ni esa cita que la insolencia pone bajo nuestra nariz. de nuestra pobre estatua. Pedro. o al fondo de la tierra. y la familia del enamorado. de las cosas del mundo frente al hombre. Federico. sin el brillo del lente polvoriento. y no se acalla entre las fuentes. con el terrestre sueño que alentamos. León Felipe. Siendo de esa familia. Arturo. Rafael. que quiero contener como si fuera mío. Eso sí: somos algo.Abandonemos la solemnidad. Juan Ramón. Vicente. Así descenderemos de nuestro pedestal. Antonio. sentados. y salta. Luis. y eso es lo que hace el sol. Tan sensibles al clima como la misma sal. 141 . Por eso nos sentimos semejantes del trigo. Así: sin esa barba postiza. Agredimos al tiempo con la feliz cigarra. Manolo. Antonio. Juan.

Veré si hablamos luego con la verdad del agua. nadaremos antes en esa alberca.Hablemos sobre el vino y la cosecha. que aclara el labio de los que han mentido. 142 . en ese mar que anhela transparentar los cuerpos. Si queréis.

es la tarde que soñé viendo caer la nieve sobre Hansens gaten. 143 . Colombia Me pregunto si esta tarde. desnuda y plena en la claridad del balcón. con un perfume de cadmias extraviado en el aire del patio. Si esta tarde desparramada en el fulgor de las hojas. y el fraseo de una trompeta remontando la brisa. Bajo tu clara sombra Octavio Paz. junto a esta mujer que se hunde de perfil en el viento.La tarde Aloz Rojas.

un cuello. unos muslos nocturnos que se hunden en la música verde de la tarde. sólo un cuello. estos ojos hambrientos. estos labios y dientes. la luz de unos cabellos que no apaciguan nunca la sombra de mi tacto. Esto que se me escapa. una garganta. puentes del verano. la cima de los besos. me desnudan de mí y su furiosa gracia me levanta hasta los quietos cielos donde vibra el instante. la plenitud del mundo y de sus formas. unos tobillos.. unas palabras lentas que descienden como arena caída en otra arena. un vientre que amanece como el mar que se enciende cuando toca la frente de la aurora..México Un cuerpo. un cuerpo solo. agua y delicia obscura. 144 . un sólo cuerpo un cuerpo como día derramado y noche devorada. mar naciendo o muriendo.. un pecho que se alza y arrasa las espumas. unas manos tan sólo.

el color de su canto.La hora transparente Octavio Paz. Mis ojos te descubren desnuda y te cubren con una lluvia cálida de miradas 145 . México La hora es transparente: vemos. si es invisible el pájaro.

México Si tú eres la yegua de ámbar yo soy el camino de sangre Si tú eres la primera nevada yo soy el que enciende el brasero del alba Si tú eres la torre de la noche yo soy el clavo ardiendo en tu frente Si tú eres la marea matutina yo soy el grito del primer pájaro Si tú eres la cesta de naranjas 146 .Baja desnuda la luna por el pozo la mujer por mis ojos Movimiento Octavio Paz.

México La noche borra noches en tu rostro. derrama aceites en tus secos párpados. Y siento que a mi lado 147 . Entre las sombras que te anegan otro rostro amanece. quema en tu frente el pensamiento y atrás del pensamiento la memoria.yo soy el cuchillo de sol Si tú eres el altar de piedra yo soy la mano sacrílega Si tú eres la tierra acostada yo soy la caña verde Si tú eres el salto del viento yo soy el fuego enterrado Si tú eres la boca del agua yo soy la boca del musgo Si tú eres el bosque de las nubes yo soy el hacha que las parte Si tú eres la ciudad profanada yo soy la lluvia de consagración Si tú eres la montaña amarilla yo soy los brazos rojos del liquen Si tú eres el sol que se levanta yo soy el camino de la sangre Nuevo rostro Octavio Paz.

no eres tú la que duerme. México Cierra los ojos y a oscuras piérdete bajo el follaje rojo de tus párpados. hacia el sitio del tímpano. Húndete en esas espirales del sonido que zumba y cae y suena allí. como una catarata ensordecida. 148 . sino la niña aquella que fuiste y que esperaba sólo que durmieras para volver y conocerme. Olvido Octavio Paz. remoto.

una presencia. toca su centro y lo suspende en luz que sonríe para nadie: ¡cuánta belleza suelta! Busco unas manos. piérdete en ti. infinita. un cuerpo. lívida centella. en tu infinito ser. En ese olvido sin edad ni fondo. en tus entrañas. 149 . México En llamas. y más. arde a veces mi corazón. anégate la piel. El viento lo despierta. amor.Hunde tu ser a oscuras. En esa sombra líquida del sueño moja tu desnudez. que te deslumbre y ciegue el hueso. todo renace: las estrellas son hijas de la noche. en otoños incendiadas. puro y solo. besos. y entre simas y golfos de tiniebla abra su azul penacho al fuego fatuo. espuma que no sabe quien dejó en la orilla. labios. ser que se pierde en otro mar: olvídate y olvídame. Otoño Octavio Paz. abandona tu forma.

huesos. celestes frutos de luz desnuda.lo que rompe los muros y hace nacer las formas embriagadas. un son. Y algo que no se sabe y dice "nunca" cae del cielo. vértebras delicadas y sombrías... México Del verdecido júbilo del cielo luces recobras que la luna pierde porque la luz de sí misma recuerde relámpagos y otoños en tu pelo. mueve las hojas y su lluvia verde 150 . violines intocados. mi Dios y mi adversario. manos que sueñan pájaros. labios que sueñan labios. un giro. El viento bebe viento en su revuelo. un ala apenas. de ti. Soneto Octavio Paz. un roce. Busco dentro mí.

Tu espalda es un torrente. 151 . Tus ojos Octavio Paz. Es otoño en tu nuca: sol y bruma. Tu vientre es un jardín petrificado. tu cuerpo da su enamorada suma. silencio que habla. Dos barcos de velamen desplegado tus dos pechos. tus espaldas muerde y te desnuda y quema y vuelve hielo. Bajo del verde cielo adolescente. tempestades sin viento.moja tus hombros. mar sin olas. México Tus ojos son la patria del relámpago y de la lágrima. pájaros presos.

loco. y 152 .doradas fieras adormecidas. ciego. topacios impíos como la verdad. mentira que alimenta. pulsación tranquila del mar a mediodía. lleno de ti. lo digo incansablemente. iluminado. que nadie me mire a las tres de la mañana paseando de un lado a otro de la estancia. Trato de decir a oscuras esto. México Trato de escribir en la oscuridad tu nombre. puertas del más allá. Repito tu nombre. Tu nombre Jaime Sabines. lo grita mi corazón amordazado. espejos de este mundo. No quiero que nadie se entere. Trato de escribir que te amo. derramándote. playa que la mañana encuentra constelada de ojos. absoluto que parpadea. páramo. Digo tu nombre con todo el silencio de la noche. lleno de ti. otoño en un claro del bosque en donde la luz canta en el hombro de un árbol y son pájaros todas las hojas. enamorado. cesta de frutos de fuego. vuelvo a decirlo.

El puño de mi corazón está golpeando. México Tú tienes lo que busco. Tú tienes lo que busco Jaime Sabines.estoy seguro que habrá de amanecer. tú lo tienes. Te agradezco a los cuentos. lo que amo. llamando. doy gracias a tu madre y a tu padre. lo que deseo. 153 .

escúchame. En algún sitio. Nunca he amado a una mujer delgada pero tú has enamorado mis manos. Me dueles Jaime Sabines. Toma mi cabeza. búscame. México Mansamente. cogiste mis ojos como dos peces. llama. ataste mi deseo. Córtame el cuello. esperando. Nada queda de mí después de este amor. Eres esbelta como el trigo. mi voz sobreviviente. me dueles.y a la muerte que no te ha visto. Te agradezco al aire. frágil como la línea de tu cuerpo. 154 . Por eso estoy a tu puerta. insoportablemente. Entre los escombros de mi alma.

atmósferas. como una gota de tus ojos soy. Porque he caído de tus manos y quiero vivir. de la sombra que pisas.pide tu asombro. del suelo. la vida. Soy como el hijo de tus ojos. recógeme. el dulce encanto de las cosas el paisaje celeste de los días de enero. 155 . ¡Qué claridad de rostro. amo tus ojos. qué dibujo de miel sobre hojas de agua! Amo tus ojos. Como tú Roque Dalton. edades. vivir. vivir. El Salvador Yo como tú amo el amor. amo. Levántame. qué ternura de luz ensimismada. De entre tus pies levántame. desde antes del primer día que despertara al mundo. Atravesando muros. Levántame. tu rostro (tu rostro que parece que fuera cierto) viene desde la muerte. del rincón de tu cuarto que nunca ves en sueños. tu iluminado silencio.

156 . amor. de todos. las cosas. de urgencia mía de mi piel de ti.También mi sangre bulle y río por los ojos que han conocido el brote de las lágrimas. la poesía de todos. Y que mis venas no terminan en mí. el amor. Muero de ti. muero de ti. de ti y de mi boca y del insoportable que yo soy sin ti.. sino en la sangre unánime de los que luchan por la vida. No es que muera de amor. México No es que muera de amor. que la poesía es como el pan. el paisaje y el pan. de mi alma.. de amor de ti. Jaime Sabines. Creo que el mundo es bello.

en tus muslos dulcísimos y vivos. en la calle donde mi brazo va vacío.Muero de ti y de mi. los tranvías. te muero. dichosa. muero de máscaras. en mi cama en que faltas. lo morimos. de ese. en tu carne sin fin. 157 . Morimos en mi cuarto en que estoy solo. partido. Muero de mi cuerpo y de tu cuerpo. Morimos en el sitio que le he prestado al aire para que estés fuera de mí. los lugares donde mi hombro acostumbra tu cabeza y mi mano tu mano y todo yo te sé como yo mismo. desgarrado. lo ignoran. lo sabemos. amor. penetrada. nos morimos entre los dos. cayéndonos en múltiples estatuas. muero de ambos. muero en tu vientre que no muerdo ni beso. y en el lugar en que el aire se acaba cuando te echo mi piel encima y nos conocemos en nosotros. separados del mundo. me muero. diariamente. Nos morimos. en gestos que no vemos. y cierto . del uno al otro. en nuestras manos que nos necesitan. ahora. de nosotros. separados. en el cine y los parques. de triángulos oscuros e incesantes. Morimos. interminable.

. Jaime Sabines. estar.de nuestra muerte . muero. de ti. Me lo digo. Amor mío. amar contigo. amor. mi amor. te llaman los que nacen. los que a ti llegan.. quiero decir.amor. mi amor. morimos. verte. y escribirnos y hablarnos y morirnos. amor hallado de pronto en la ostra de la muerte. hora tras hora. México Amor mío. Quiero comer contigo. y nada hacemos sino morirnos más. a gritos. los que vienen de atrás. En el pozo de amor a todas horas. Nos morimos. 158 . lo dicen en mi cuerpo los hilos de mi sangre acostumbrada. inconsolable. quiero tocarte. dentro de mi. te llamo.

amor desenterrado. iluminado. perdido. como estatua a la cual ningún cendal escuda. en las sábanas tibias de tu cuerpo donde se duerme un agua de amapolas. Te doy mi alma Juana de Ibarborou. de tus pies a tu muslo y tu costado. tontamente. platanar oscuro. Cabellera del aire desvelado. de todas esas cosas que tienen la infinita 159 . de una estrella o una flor. río de noche. soñando rosas e inventando estrellas y diciéndote adiós yendo a tu lado. voy a seguir tus pasos hacia arriba. Te quiero. amor absurdamente. desde la alfombra de ese cuarto a solas. Desnuda con el puro impudor de un fruto. amor.lo dice este dolor y mis zapatos y mi boca y mi almohada. Te quiero desde el poste de la esquina. Uruguay Te doy mi alma desnuda. colmena ciega.

Sin velos. frutos. que no sienten vergüenza del sexo sin celajes y a quienes nadie osara fabricarles ropajes. Argentina Si te atreves a sorprender la verdad de esta vieja pared. y toda abierta de par en par por el ansia de amar! Cuarto solo Alejandra Pizarnik. como el cuerpo de una diosa serena ¡que tuviera una intensa blancura de azucena! ¡Desnuda. 160 . y sus fisuras. astros y rosas.serenidad de Eva antes de ser maldita. De todas esas cosas. desgarraduras.

probablemente partirá esta ausencia que te bebe. Sonatina Rubén Darío. ¿Qué tendrá la princesa? Los suspiros se escapan de su boca de fresa. que ha perdido la risa. clepsidras.formando rostros. seguramente vendrá una presencia para tu sed.. Nicaragua La princesa está triste. esfinges. 161 . que ha perdido el color. manos..

quiere ser mariposa. la princesa no siente. 162 . está mudo el teclado de su clave sonoro. la dueña dice cosas banales. vestido de rojo. piruetea el bufón. ni el bufón escarlata. la princesa persigue por el cielo de Oriente la libélula vaga de una vaga ilusión. está presa en sus tules. saludar a los lirios con los versos de mayo. y. Y están tristes las flores por la flor de la corte. ¡Pobrecita princesa de los ojos azules! Está presa en sus oros. ni el halcón encantado. y en un vaso olvidada se desmaya una flor. bajo el cielo volar. Ya no quiere el palacio. en la jaula de mármol del palacio real. o en el que es soberano de los claros diamantes. La princesa no ríe. ni los cisnes unánimes en el lago de azur. los jazmines de Oriente. ¿Piensa acaso en el príncipe de Golconda o de China. tener alas ligeras.La princesa está pálida en su silla de oro. o en el dueño orgulloso de las perlas de Ormuz? ¡Ay! La pobre princesa de la boca de rosa quiere ser golondrina. El jardín puebla el triunfo de los pavos-reales. ir al sol por la escala luminosa de un rayo. o perderse en el viento sobre el trueno del mar. ni la rueca de plata. Parlanchina. los nelumbos del Norte. de Occidente las dalias y las rosas del Sur. o en el que ha detenido su carroza argentina para ver de sus ojos la dulzura de luz? ¿O en el rey de las Islas de las Rosas fragantes.

a encenderte los labios con su beso de amor! Desnuda Roque Dalton. ¡Oh quién fuera hipsipila que dejó la crisálida! (La princesa está triste. un lebrel que no duerme y un dragón colosal. princesa -dice el hada madrina-. rosa y marfil! ¡Quién volara a la tierra donde un príncipe existe (La princesa está pálida. La princesa está triste) más brillante que el alba. y que llega de lejos. calla. La princesa está pálida) ¡Oh visión adorada de oro. El Salvador 163 . que custodian cien negros con sus cien alabardas. vencedor de la Muerte. hacia acá se encamina. en el cinto la espada y en la mano el azor. más hermoso que abril! -¡Calla.el palacio soberbio que vigilan los guardas. en caballo con alas. el feliz caballero que te adora sin verte.

164 . Tu piel dulce y salobre que respiro y que sorbo pasa a ser mi universo. cabes entre mis manos como el pan necesario. trenzarte en cada río los cabellos dispersos. me toma de la mano como a un niño perdido que en ti dejara quieta su edad y sus preguntas.Amo tu desnudez porque desnuda me bebes con los poros. la aromática lámpara que alzo estando ciego cuando junto a la sombras los deseos me ladran. para poder besarte la piel en los caminos. el credo que se nutre. como hace el agua cuando entre sus paredes me sumerjo. Tu desnudez derriba con su calor los límites. El día en que te mueras te enterraré desnuda. cabes bajo mi cuerpo más cabal que su sombra. Cuando te me desnudas con los ojos cerrados cabes en una copa vecina de mi lengua. me abre todas las puertas para que te adivine. como cuando naciste de nuevo entre mis piernas. El día en que te mueras te enterraré desnuda para que limpio sea tu reparto en la tierra.

Lluvia de sol José Emilio Pacheco. 165 . México La muchacha desnuda toma el sol apenas cubierta por la presencia de las frondas.

Entre sus ojos cerrados la eternidad se vuelve instante de oro. 166 .Abre su cuerpo al sol que en lluvia de fuego la llena de luz. La luz nació para que el resplandor de este cuerpo le diera vida. Un día más sobrevive la tierra gracias a ella que sin saberlo es el sol entre el rumor de las frondas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful