Está en la página 1de 413
aerate He vsicuge RMS ane Mes 1 sec NaNO Robespierristas, antirrobespierristas, os pedimos merced: por piedad, decidnos, simplemente, como fue Robespierre. Marc BLocH Advertencia acques Lacan traté de introducir la ia ; cae en el corazon de ese ireniniomaaaiiiad aa unos contemporaneo: un freudismo que, después de haber Saba ‘i al fascismo, habia sabido adaptarse a la democracia hasta el pun- to de no reconocer ya la violencia de sus origenes. La historia de Jacques Lacan es la historia de una pasion francesa, balzaciana. Es la historia de la juventud de Louis Lambert, de la madurez race Bianchon, de la vejez de Balthazar Claés. Pero es también historia de un pensamiento que, después del de arrancar al hombre del universo de la religin, de lo suefio, a riesgo de poner en escena la impotencia pern raz6n, de la luz y de la verdad para efectuar Los dos voltimenes precedentes de la en Francia cubrian cien afios de hist cuentro entre Freud y Charcot instauracion de un freudismo a la timismo internacionalista (1985). Para este*tercer mente de los otros dos, 12 ELISABETH ROUDINESCO Si he efectuado una vuelta atras, no es para recons “ c. a trui . grafia de ‘un maestro, que fuese reconocido como e| fe la big. una doctrina donde viniera a reflejarse el impetu de una mae de ont }etiyj- nits © dad, sino para acotar como, a través de la historia intelect | ual de una época, un hombre quiso, con plena conciencia, s imi : , a, $8 Agra dor de un — de — cuya particularidad conga co al considerar mundo mo: é so (StS reprimido, edinoes hin : a Auschwitz habia imi i Eepan yq ntado la esencia de la revolucis Un gran agradecimiento a Sibylle Lacan, que ha estado p Siesaat : clon, lo largo de toda la elaboracion de este libro y ha puesto a posicion sus recuerdos y sus archivos personales, Doy las gracias igualmente a Mare-Frangois Lacan, que . ayudado desde hace diez afios a través de un didlogo con: una larga relaci6n epistolar. tapers 242010 20: Un gran agradecimiento también para 1 ob fob esuqes! presencia amistosa, su sostén y sus miltiples ee apes : é ni Bab: irtegiisy ei 4 Finalmente, doy las gracias a Cyril R C rola ct Lacan y Bruno Roger, asi como a Madeleine Lz sus contribuciones a esta obra. seb ail AH Sb eoscharn cl ab ro Doy las gracias igualmente a las pers« ron la realizacién de este libro: Georges Bernier y Frangois Wahl, do indispensables. 5 ee Angel de Frutos Salvador, que | erudicion sobre las a er ae w1i4 220 20% wo) sh 4 3 .aditiares obosden eaoizsill eal _ 14 f ELISABETH ROUDINESCO AGRADECIMIENTOS is Didier Eribon, que me transmitié sus notas, sus y numerosas fuentes. sa aaa Yan ier- B,C ann Moulier-Boutang, con quien tuve fructiferas con Versacio 0 Stigacic mes, Doy las gracias ademas a todos los que aportaron una ayuda o un nes. Didier Anzieu, Annie Anzieu, Christine cestimonio: i hablar de la historia de heim Anzieu, que aceptaron ie Lev ieee ore y Patrick Clervoy, por el acceso a los archivos de roll Peter Schéttler, por sus investigaciones so a Abate Jean Milet, colegio Stanislas, Henri Febyre, por su testimonio. bre: Lucien Febyee, Henty Cohen y Peter Swales, Library of Congress, Washington, _ Michel Surya, por su ayuda a propésito de Georg, f Michaél Molnar, Freud-Museum de Londres. ‘Pamela Tytell, Michel Thomé, Francois Se Bealls Jean-Eric Green, Florence Bellaiche, Dominique Bonnet, Silvia Ele- Vappereau, que me permitieron redactar la parte final foi na Tendlarz, Helene Gratiot-Alphandéry, Jean Allouch, Sven Follin, el Brouquet, por sus consejos y su e este libro. Paul Sivadon, Jacques: Postel, Genevieve Congy, Claude Dumézil, nk Bebo anisdisposicia Presencia. Léon Poliakov, Frangoise Bernardi, Dominique Desanti, Jean-Tous- eM nm manuscritos de saint Desanti, Stella Corbin, Christian Jambet, Jeffrey Mehlman, John | Forrester, Henri F. Ellenberger (+), Michel Ellenberger, er - ie Alvarez de Toledo, Nadia Papachristopoulos, hoay, René Gilson, Gabriel Boillat, Baber Johan: di i a Participacion constante en esta obra. zien, Flav’ r su trabajo sobre mi manuscrito. tré, Frangoise C ‘talentos de genealogista. Frédéric Frangois, Zanie Campan, sus obpei vaciones pertinentes. Frangoise Giroud, Robert Georgin, de Tarde-Bergeret, Renaud Barbaras, 2 ito, Claude Durand due | Fayard, Jacques Sédat que co- ’ Jean-Baptiste Boulanger, Paul Roazen, J h lay, Madeleine Delay, Nadine Claude Cherki, Anne-Lise Primera parte Figuras de padres Mercaderes de vinagre EN EL CORAZON de la villa orleanesa, desde el rei meros Capetos, los secretos de fabricacién eran tai dos que hasta los expertos de fines del siglo xix ereiar la leyenda negra de un vinagre confeccionado con ayuda mentos humanos. Asi es como ¢l muy serio Do a unos empresarios habian imaginado transformar nos en lugares excusados donde unos obre ir a hacer sus necesidades. En unos dias, el vertido en un vinagre exquisito, que no lla de la sustancia que habia De padres a hijos, los fondistas, lo greros, los mostaceros habian hec rumor: desacreditaba una tt Ja noche de los ti inyocaba a los 20 ELISABETH ROUDINESCO En 1824, un empleado de la casa Greffier-Hazon, Charl per Dessaux, aproveché el vasto movimiento de industrialign co de los vinagreros para fundar su propia casa. A la edad de cl y cuatro afios, se convirtio pues en el principal competidor dowt antiguo patron. No obstante, mas tarde, por mor de eficacia, su dos hombres decidieron asociarse. Y para sellar su union ean los mica, arreglaron una boda entre sus herederos. Asi fue cones Charles-Laurent Dessaux, salido apenas de la infancia, se le ns 5 que desposara a la joven Marie-Thérése Aimée Greffier-Vandeee Las dos empresas se fusionaron y la direccién del nuevo ner quedo confiada a la familia Dessaux. El padre y el hijo se cae dieron a las mil maravillas y los negocios fueron florecientes a Desde comienzos del siglo, los vinagreros de la region orleans habian adoptado los métodos de Chaptal que, siguiendo a Lavoj- sier, habia descrito el proceso de acetificacién. Gracias a esa elec- cién, y a la calidad particular de los vinos blancos de las laderas del Loira, consiguieron para su produccién un renombre univer- sal. El famoso procedimiento orleanés, admirado por el mundo "entero, consistia en hacer trabajar a la bacteria mycoderma aceti, ni de la oxidacién del alcohol en el vino. 1821, la cofradia, que agrupaba al conjunto de las tom6 la costumbre de celebrar la fiesta del vina- ncién. Entre Juana de Arco y la Virgen Maria, illas del Loira exhibia orgullosamen- ala fe cat6lica. Sin embargo, ese fer- FIGURAS DE PADRES a una acogida triunfal al golpe de Estado del principe Napoleén y se aficioné a las maneras de vivir del Segundo Imperio. Violento y pe- x 1ez0s0, PI la caza, el libertinaje y los placeres de la mesa a la administracién de la empresa. Después de dieciséis afios de un rei- no que estuvo a punto de llevarlo a la ruina, asocié a su primer hi- jo, Paul Dessaux, a la direccion de los negocios. La hecatombe de los vifiedos por la filoxera empez6 en el mo- mento en que los experimentos de Pasteur transformaban las técni- cas de fabricacién del vinagre. En ocasién de su célebre conferencia sobre la fermentaci6on acética, el sabio aporté la prueba de la ac- cién oxidante del micodermo, a la vez que abria el camino a las investigaciones sobre la manera de destruir, por un calentamiento rapido, los fermentos responsables de las numerosas a que trababan el proceso normal de acetificacion. + ontaaeag Mientras los vifiadores reconstituian penosamente ciones y los vinagreros se beneficiaban con los inventos cia pasteuriana, hizo su irrupcion en el mer competidor: el vinagre de alcohol. Se produjo una | numerosas fabricas apegadas a Ja tradicion del vina vieron que cerrar sus puertas. + 2 Fue en esa época cuando Ludovie D la ilustre casa, después de la muerte yor. El hombre tenia genio: durante tr carnizada, hizo de la vinagreria p Instalados en el ntimero 17 de i maban una especie de las construcciones de piedra

También podría gustarte