Está en la página 1de 17

1

Análisis Sociológico de Género en Programas Argentinos para


paliar la Pobreza. Matriz Integradora.

Autor: Magíster Luis A. Di Nucci1

Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO)

Programa Regional de Género y Políticas Públicas (PRIGEPP)

1
El autor es Magíster en Género, Sociedad y Política y Diplomado Superior en Ciencias Sociales(FLACSO-
PRIGEPP, Buenos Aires, Argentina)
2

Año 2006
INDICE

1-Introducción pag. 2

2-Los programas de pobreza pag. 2


3- Perspectiva de género en las etapas del Ciclo de un Programa de pobreza pag. 3
• 3.1 Fase de identificación pag. 4
• 3.2 Fase de formulación pag. 5
• 3.3.Fase de implementación pag. 6
• 3.4 Fase de evaluación pag. 7
4- Hacia una matriz general pag. 8
5- Conclusiones. pag.11
6- Referencias pag.12
7- Bibliografía pag.13

Índice de Cuadros y Tablas (*)

Cuadro 1. Planes sociales nacionales de pobreza (Argentina) (**) pag. 3

Cuadro 2. Fase de identificación pag. 4


Tabla 1. A Direccionamiento del programa pag. 4
Tabla 1. D Intervención en cuanto a características de igualdad de género pag. 4

Cuadro 3. Fase de formulación pag. 5


Tabla 2. E Indicadores pag. 5

Cuadro 4. Fase de implementación pag. 6


Tabla 3. D. Acceso a Recursos pag. 6

Cuadro 5. Fase de Evaluación pag. 7


Tabla 4. D Cambios del programa pag. 7

Cuadro 6. Matriz general pag. 9


3

(*) Todos los cuadros y tablas son de elaboración propia


(**) El cuadro general comprende todos los sectores intervinientes y fue seccionado debido a la extensión
de esta monografía
(***) Todas las fases tienen una mayor cantidad de tablas y gráficos suprimidos por su extensión
4

1. Introducción
Una de las grandes preocupaciones de las organizaciones y movimientos feministas a
principios del siglo XXI es la creciente feminización de la pobreza con la exclusión expresa
de la perspectiva de género en los planes y programas sociales destinados a palearla. Esta
óptica es un cristal para ver la realidad, analizarla, y en esta dirección, cualquier programa
de pobreza (alimentario, de salud, de producción de alimentos, de capacitación, de
infraestructura, de generación de ingresos, etc.), puede ser puesto en marcha con o sin el
enfoque de género. Claro está que el beneficio de contar con el mismo -en las diferentes
etapas del programa- posibilitaría tener mayor éxito al momento de evaluar sus resultados
con una base sustentable y diferenciada de la composición social beneficiaria; además, con
ello, se involucra efectivamente a la sociedad en el ciclo del programa y se pone en
evidencia el impacto estructural de las acciones sobre los diferentes grupos, ampliando así
la impresión y alcances del mismo.

Esta monografía propicia el estudio de una multiplicidad de factores que deberían ser
tenidos en cuenta al momento de la identificación, formulación, implementación y evaluación
de programas de pobreza desarrollando una matriz que visualiza las reales divergencias
que hay en los programas sociales con respecto a la perspectiva de género. Para ello se ha
propuesto un conjunto de cuadros y matrices parciales, los que al ser combinados -y
multiplicados vectorialmente- suministran un panorama muy certero de los parámetros de
síntesis. Asimismo la resultante matricial de los factores examinados posibilitarían
determinar un examen posterior (con diferentes estrategias de tipo cuali-cuantitativas) para
contraponer los problemas múltiples e interrelacionados de la relación género – pobreza

2. Los Programas de pobreza


Las drásticas reformas del Estado (fundamentalmente en la faz económica) durante las
últimas décadas y las consecuentes políticas de ajuste estructurales, no han contemplado la
reducción al mínimo de sus efectos negativos sobre los grupos y comunidades vulnerables.
Por este motivo está en la agenda de todo gobierno latinoamericano el “deber” diseñar
programas que aseguren sus efectos positivos sobre esos “grupos y comunidades evitando
que queden marginados de las actividades económicas y sociales... y se adoptan medidas
para reducir la desigualdad y la disparidad económicas” 2. Con ello, los programas procuran
despojar del aislamiento a la población que vive en situaciones de pobreza la que de por sí
es un mundo cerrado, un círculo vicioso alimentado por carencias no sólo económicas sino
también emocionales, culturales, intelectuales, políticas, sociales, ambientales y temporales.

La equidad de género es una dimensión a incorporar en ellos, y por más que algún plan
contuviese la leyenda “Enfoque de Género”, éste es expuesto como un sinónimo de
condición de la mujer, por lo que en su regulación no se evidencian las razones
estructurales que facilitan la exhibición de los motivos por los que las mujeres tienen
escolaridad inferior, trabajos menos habilidosos, desigual acceso al crédito, carencia de
bienes materiales y de posesiones económicas, etc. Se demanda justeza y claridad en los
variados factores que crean la desigualdad entre niños y niñas, hombres y mujeres,
ancianos y ancianas para poder concebir mecanismos apropiados en su diagnóstico de
manera de viabilizar un acceso igualitario a los recursos públicos.3 Las creencias forjadas
2
Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer. Informe. Objetivos Estratégicos. N° 97 e.
3
Cfr. Abramo, Lais. (2003) “Las mujeres como sujetos políticos” en Notas sobre la incorporación de la dimensión de
género a las políticas de empleo y erradicación de la pobreza en América latina. OIT. Agosto de 2003
5

desde una perspectiva de género dan cuenta de las asimetrías que existen entre hombres y
mujeres en todos los terrenos.

En el caso particular de Argentina los Planes Nacionales que en este momento se están
implementando para combatir y erradicar la pobreza, se enuncian desde la temática que los
contiene: Ingresos mínimos; alimentación, nutrición y autoconsumo; trabajo y desarrollo
productivo; empleo y producción; vivienda, infraestructura y hábitat; salud y educación; etc 4.
Situacionalmente están divididos por organismos (ministerios públicos) que los generan, por
los destinatarios y por el tipo de prestaciones de cada uno de ellos, pudiendo observarse
algunos de ellos en el Cuadro 1. Dichos planes deberían ser abordados de manera
transversal los factores de la matriz general que se conformará al efecto para evaluar la
perspectiva de género en cada fase de los mismos.

Cuadro 1 PLANES SOCIALES NACIONALES DE POBREZA (Argentina)


AREAS PLANES ORGANISMOS DESTINATARIOS PRESTACIONES
TEMÁTICAS PROMOTORES

INGRESOS 1. Programa Jefes de 1. Ministerio de Jefes y Jefas de Hogar 1. Ayuda económica directa
MINIMOS Hogar. Trabajo, Empleo y desocupados, con hijos de $ 150, con
Seguridad Social menores de 18 años contraprestación

2. Programa Familias 2. Ministerio de 2. Familias sin ingresos, en 2. Asistencia económica


para Inclusión Social Desarrollo Social. situación de pobreza con que oscila entre $100 a
(IDH). Ingreso para el hijos menores de 19 años. $200 s/ cantidad de hijos
Des. Humano.
3.Plan Para el Adulto 3. Ministerio de 3. Mayores de 70 años sin 3. Pensión vitalicia no
Mayor Más Desarrollo cobertura previsional y contributiva de $ 168
Social pertenecientes a hogares mensuales, con obra social.
pobres.
ALIMENTACIÓN 1. Plan Nacional de 1. Ministerio de 1. Familias en situación de Asistencia alimentaria
NUTRICIÓN Y Seguridad Alimentaría. Desarrollo Social. pobreza y vulnerabilidad adquisición y utilización de
AUTOCONSUMO “El Hambre más nutricional. alimentos. Financiamiento
urgente”. para emprendimientos de
autoproducción de
alimentos.
2. “Programa Jefes de 2. Ministerio de 2. Jefes y Jefas de Hogar 2. Financiamiento de
Hogar”. Componente Trabajo, con desocupados, con hijos materiales y herramientas
Materiales. Tipología 5. asistencia técnica menores de 18 años. para huertas y granjas
y convenio con el comunitarias.
Pro-Huerta

3. Perspectiva de género en las etapas del Ciclo de un Programa de pobreza


“Las estrategias, las políticas y los programas para superar la pobreza con perspectiva de
género son recientes, como también lo es el debate sobre la pertinencia de considerar la
pobreza desde esta perspectiva... en el marco de los Estados Nacionales, estas acciones
están estrechamente vinculadas a la orientación del modelo de desarrollo, a la
precarización del empleo, al acceso a las prestaciones sociales y a los servicios públicos.” 5
Para que los programas que combaten la pobreza tengan esta perspectiva es necesario
partir de un diagnóstico que permita concebir la desigualdad entre géneros y las razones
que la vehiculizan y arribar –como fin último- al logro de una cultura equitativa en todo
4
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género: avances en la teoría, la investigación y estrategias, con
especial foco en América Latina”. Unidad 1.7 Seminario PRIGEPP-FLACSO
5
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 3.1
6

sentido; ya sea en el desarrollo personal, en las tareas domésticas compartidas, en los


niveles de educación, en la participación social y política, en la toma de decisiones diarias y
en toda actividad que se encare y que rompa las habituales barreras asignadas por los roles
tradicionales. Consecuentemente se diseña aquí una herramienta de análisis que posibilita
justipreciar con una base normativa los programas de pobreza que se están implementando
actualmente desde el mismo momento de su concepción para que ellos puedan redundan
en beneficios concretos para las mujeres mas pobres.

3.1 Fase de identificación


Es vital en un programa conocer todos los elementos que deberían tenerse en cuenta al
momento de su identificación porque la sistematizada falta de cuidado de las necesidades
de las mujeres en esta fase se deriva de la ausencia de conciencia de género en aquellos
que planifican e implementan programas de pobreza. Inflexiblemente, la determinación del
grupo objetivo, en ocasiones se realiza sobre un conjunto indiferenciado de ‘personas’ sin
reconocer las necesidades especiales de las mujeres, con lo cual, estas prácticamente
desaparecen de la vista.

Cuadro 2. Fase de identificación


FACTORES CARACTERISTICA DETERMINANTE CONSECUENCIAS
Identificación de Direccionamiento del Programa No se enuncian
temas de las explícitamente No se considera a las mujeres,
mujeres (A) Es un programa especifico para porque se trata de un programa rural,
mujeres Si se enuncian productivo, etc.6 Aislamiento de
procesos de desarrollo7

Identificación de Consulta a las mujeres para Si se hacen Favorece las oportunidades de


necesidades de las identificar sus necesidades desarrollo sectorial y general del país
mujeres (B)
Identificación de Relación objetivos – necesidades Si no hay relación Reflejo inadecuado de las
Objetivos generales Participación femenina en su Se no se detecta necesidades femeninas
(C) determinación participación
Identificación del Tipo de efectos en las mujeres a Si no hay identificación Factibilidad de efectos negativos.
impacto (D) mediano plazo Reducción al acceso y control sobre
los recursos y beneficios

NOTA: Por la extensión de esta monografía sólo se ejemplifican algunos de factores de cada fase,
algunos analizados según una escala valorativa que comprende el rango negativo - positivo

Tabla 1.A Se referencia a modo de ejemplo el ítem (A)

Direccionamiento del programa


Negativa Nula Moderada Positiva
No se enuncian a las No se las enuncia por Se las enuncia pero en Es un Programa exclusivo para
mujeres en forma ignorancia de quien elabora igual proporción que a mujeres
intencional el Programa los hombres

Tabla 1.D Se utilizarán diferentes criterios de medición sobre las políticas y programas de pobreza a
su intervención e impacto en la vida económica, social, política y cultural de las personas. Se ocupan
5 niveles8. Está basado en el método Longwe o "Marco de Empoderamiento de las Mujeres" el

6
Benería Lourdes.(1999) El debate inconcluso sobre el trabajo no remunerado. Revista Intern. del Trabajo. 1999/3.
7
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” cfr. Unidad 1,3.1
8
Hinostroza Gina y Riffo Nancy(2003). “Análisis de Género”. Concepción. Revista on line de la Universidad
Bolivariana. Volumen 1. N°5. Año 2003
7
que tiene su eje en el rol del empoderamiento como factor intrínseco en el proceso de desarrollo y
funciona como motor de cambio de actitudes9:

Intervención del Programa en cuanto a características de igualdad de género


Bienestar Acceso Concientización Participación Control
Refiere al sentido Acceso a factores de Entiende la diferencia Alude a la Procura lograr igualdad en
material y psíquico- producción en las entre roles sexuales y participación de las el control sobre los
avances en los mismas condiciones de género. Abarca la mujeres en la toma factores de producción y
procesos de apoyo- que los hombres: igual división sexual del de decisiones en la distribución de los
para salir adelante acceso a la tierra, al trabajo debe ser justa igualdad de beneficios, o sea un
luego de vivir empleo, capacitación, para ambas partes y condiciones , lo que equilibrio entre hombres y
situaciones de facilidades de no involucrar la implica formar parte mujeres, de modo que
violencia doméstica comercialización y dominación política o del proceso de ninguno esté en una
y/o sexual todos los servicios y económica de un sexo formulación de posición de dominio o
beneficios disponibles. sobre otro. políticas y programas subordinación.

3.2 Fase de formulación


La formulación ha de partir de la búsqueda de esas necesidades de las personas,
conteniendo las situaciones sobre las que ellas sienten que son sus prioridades. Hay
realidades diferentes en contextos similares o en situaciones parecidas, pero no todos los
factores actúan de manera similar dentro de un ámbito geográfico determinado. Con ello se
estará en condiciones –desde un principio- de vencer las deficiencias de aquellos
planificadores que fundamentan las propuestas en su conocimiento del contexto nacional y
en los objetivos que suponen la superación de la pobreza, evadiendo la referencia directa a
las localidades en las cuales serán efectuadas las acciones del programa.

Cuadro 3. Fase de formulación


FACTORES CARACTERÍSTICAS VINCULADOS CON
Problemática de género (A) Temática de intervención referida a su
Nivel de ámbito de intervención. Nivel de vinculación con su mundo público y privado.
procesos de autonomía del grupo
beneficiario10

Problemática social y política Nivel de participación en el ámbito y El análisis de cómo y qué negocian, cuándo y
de las mujeres (B) temática de intervención. con quienes hacen alianzas, sobre qué bases
buscan la interlocución, etc.
Niveles de relaciones Estimaciones apropiadas de la relación
Relación de dominación /
subordinación. (C) .11

En función de la temática materia del


Datos estadísticos (D) 12
Agrupados por sexo, edad, etnia, color, diagnóstico.
etc. 13

Miden cambios en términos de Deben estar sumamente relacionados con su


Indicadores (E) 14 condición y posición de las mujeres. temática, especialidad y ámbito de
intervención.

9
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 3,2.2
10
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 3, 2.2
11
Cfr. Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 3, 2.2
12
Cfr. Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 3, 2.2
13
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 1,7.2
14
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 1, 2.1
8

Tabla 2.E El diseño y construcción de un sistema de indicadores que permita monitorear la


evaluación de las variables más relevantes en lo atinente a la dimensión de igualdad de
género, resulta indispensable para evaluar el impacto del mismo. En general “la mayoría de los
indicadores habituales de pobreza son insensibles al género. Se trata de estadísticas que tienen al hogar como
unidad de anáisis....no permiten por tanto examinar en profundidad los factores determinantes de la inequidad
de género en la pobreza, las diferencias de género en los aportes, niveles y patrones de consumo, ni tampoco
en el uso del tiempo.”15

Indicadores
IDG I PG I BG IBCS
Es el IDH ajustado en Mide si las mujeres y El indicador se define tomando la % de productoras agropecuarias
función de la hombres están en propiedad de la tierra, pero si sólo pequeñas que recibieron asistencia
desigualdad en la condiciones se dispone del concepto de técnica de organismos oficiales
condición de hombres y igualitarias de productor también se puede sobre total estimado de mujeres en
mujeres, a los efectos participar en la vida calcular con este dato, indicar el tal situación, menos % de
de medir la política y económica y concepto utilizado y la fecha de la productores agropecuarios que
desigualdad en la en la adopción de fuente recibieron asistencia técnica sobre
condición de los sexos decisiones total estimado de hombres en tal
situación.
IPSPE ICGE I A I PV S IPD
Porcentaje de mujeres N° de asalariados (as) El indicador se resume en la Número de hogares pobres e
empleadoras en tres ocupados en enumeración de los obstáculos indigentes encabezados por
estratos de tamaño de empresas con legales y administrativos para que hombres sobre total de hogares
empresas: menos de 5, empleadoras, dividido las mujeres accedan a la encabezados por hombres, menos
de 5 a 9, de 10 y más por número de propiedad de la vivienda. La número de hogares pobres e
asalariados (as). asalariados (as) igualdad se logra cuando no indigentes encabezados por
ocupados en enfrentan obstáculos en razón de mujeres sobre total de hogares
empresas con su situación de género para encabezados por mujeres.
empleadores, por 100. acceder a la propiedad.

Tomados del PNUD


IDG (Índice de Desarrollo de Género); IPG (Índice de Potenciación de Género) 16

Tomados de la Plataforma de Acción de Beijing: objetivo estratégico A


IBG (Índice de Brecha de Género en la propiedad de la tierra agrícola); IBCS ( Índice de Brecha en la cobertura por sexo
de productores agropecuarios pequeños); IPSPE (Indicador de participación por sexo en la propiedad empresarial); ICGE
(Indicador de capacidad de generar empleo por empleadoras en relación a empleadores); IAIPVS ( Indicador de acceso
igualitario a programas de viviendas sociales); IPD ( Indicador de pobreza diferencial según sexo jefe de hogar)17

3.3. Fase de implementación


Los factores de esta fase deben hacer alusión a la participación de todos lo involucrados en
el proceso porque las estrategias y métodos que se utilizan para implementar el programa
necesitarán ilustrar cabalmente el empoderamiento de las mujeres. Por tal motivo se han
de resaltar la división sexual del trabajo (iguales condiciones de empleo para mujeres y
hombres), la proporción de mujeres en los grupos objetivos, el nivel de conciencia dentro
del mismo, etc. Se acepta como postulado que pobreza femenina es un producto de un
continuo deterioro de las mujeres en cuanto estas han perdido su bienestar, sus ingresos,
sus habilidades y niveles de producción, etc. los que deberían reflejarse en el programa. En
esta etapa se debe:

15
Valenzuela, María Elena. “Desigualdad de género y pobreza en América Latina”. Organización Internacional del
Trabajo. Presentado en CEPAL –OIT, agosto de 2003.
16
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 1,5.2.
17
CEPAL. Indicadores de Género para el seguimiento y la evaluación del Programa de Acción Regional para las
Mujeres de América Latina y el Caribe, 1995-2001, y la Plataforma de Acción de Beijing
9

• observar si los encargados de llevarla a cabo son concientes de las necesidades reales de las
mujeres para no ceder ante la resistencia burocrática y cultural de la sociedad.
• valorar los avances encaminados a la participación y el empoderamiento de las mujeres.
• comparar el desarrollo real con los objetivos originales de manera de patentizar la participación
de las mujeres en las actividades del programa

Cuadro 4. Fase de Implementación

FACTORES CARACTERÍSTICAS VINCULADOS CON


Estructuras organizativas (A) Tipo de estructura Promoción o no del acceso de las mujeres a los recursos
Pilotear procesos de cambio
Capacidad institucional
Personal del programa (B) Grado de conciencia de Conciencia sobre necesidades de las mujeres.
género Habilidades suficientes para contribuir con las mujeres
Recursos financieros (C) Mecanismos de Aseguramiento de la continuidad del programa
financiamiento Nivel de financiación acorde a las tareas propuestas.
Acceso a los recursos Grado de acceso de los hombres a los recursos18
Diferenciación de recursos
Recursos productivos, con perspectiva de género Grado de accesibilidad y disponibilidad de los mismos.
culturales, etc. (D)19 Participación femenina en su administración20;

Logística (E) Cadena de distribución Empleo o no de mujeres para hacer llegar los bienes y
servicios. Procedimientos de control. Accesibilidad en
Canales de distribución términos de personal, ubicación y oportunidad21

Capacitación (F) Técnicas de capacitación Sistemas para llegar a las mujeres

Tabla 3.D. Existen además otros recursos que se refieren a los medios de diferente naturaleza que
son necesarios para cubrir las necesidades de las mujeres y pueden ser estos productivos, sociales,
políticos, culturales, etc. Los programas de pobreza implican recursos pero también buscan obtener
beneficios para sus destinatarios del programa y en términos de género es factible un análisis
pormenorizado de los mismos.

Recursos productivos Recursos Recursos Acceso por cuestiones


políticos sociales familiares
Tierra22 Organizaciones Redes sociales 23 y 24 Trabajo doméstico en el hogar25
representativas
Equipamiento26 Liderazgo Servicios públicos Trabajo doméstico fuera del
hogar27

18
Orlandina de Oliveira, Marina. . Wainerman Catalina (comp.). 2003. “Acerca de las familias y los hogares: estructura
y dinámica” en “Familia, Trabajo y Género”. Fondo para la Cultura Económica. Bs Aires. Pag. 16
19
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 1,3
20
Orlandina de Oliveira, Marina. . Wainerman Catalina (comp.). 2003. “Acerca de las familias y los hogares: estructura
y dinámica” en “Familia, Trabajo y Género”. Fondo para la Cultura Económica. Bs Aires. Pag. 14
21
Abramo, Lais. (2003) “Las mujeres como sujetos políticos” en Notas sobre la incorporación de la dimensión de
género a las políticas de empleo y erradicación de la pobreza en América latina. OIT. Agosto de 2003
22
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 1,8
23
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 3, 4
24
Orlandina de Oliveira, Marina. . Wainerman Catalina (comp.). 2003. “Acerca de las familias y los hogares: estructura
y dinámica” en “Familia, Trabajo y Género”. Fondo para la Cultura Económica. Bs Aires. Pag. 3
25
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género... Unidad 2.1,1
26
Touraine Alan.(2000). “Uso del tiempo y Trabajo no remunerado” en Revista de Ciencias Sociales. N° 18.
Departamento de Sociología. Fundación de Cultura Universitaria
10
Trabajo productivo 28 Educación Servicios educativos Ayudas familiares o
comunitarias29y 30
Trabajo reproductivo 31 Experiencia política Cuidado de niños32
Créditos y Oportunidades Cuidado de ancianos u otros
laborales33 familiares34

Cada factor es evaluado de acuerdo a la clasificación propuesta:


Negativa = Las mujeres no pueden acceder de manera intencional
Nula = No se las tiene en cuenta por ignorancia
Moderada = Hay un acceso desproporcional para las mujeres en menor porcentaje que los hombres
Positiva = Acceso a recursos en igualdad de condiciones o en porcentaje mayor para las mujeres

3.4 Fase de evaluación


Se es coincidente en la existencia de una falta general de habilidades para evaluar si el
programa ha contribuido o no con el desarrollo de las mujeres; y en especial se debe
verificar los beneficios para las mujeres en términos de bienestar, capacitación, empleo,
reducciones de cargas horarias, etc. como así también los efectos del programa a largo
plazo en cuanto a que el mismo produzca una participación permanente de las mujeres en
todas las etapas del programa. También es importante determinar el grado de
empoderamiento de las mujeres y su situación frente a la pobreza luego de implementado el
programa, no limitándose a realizar sólo un análisis costo-beneficio. De esta manera
“cualquier beneficio material es secundario: el propósito principal del componente de
desarrollo de las mujeres debe preocuparse de promover y favorecer el proceso de
empoderamiento, para que puedan actuar colectivamente a fin de mejorar su propia
situación, y no permanecer como receptoras pasivas de decisiones tomadas por otros.”

Cuadro 5. Fase de Evaluación

FACTORES CARACTERISTICAS CONSECUENCIAS


Sistema de información (A) Recolección y análisis de la información. Participación de las mujeres en diseño de los
requerimientos de información
Sistema de monitoreo (B) Procesos de control Frecuencia de ajustes realizados en el
programa. Retroalimentación entre personal del
programa y beneficiarios
Sistema de evaluación (C) Resultados en cuanto disminución de la Análisis de la información de modo que pueda
pobreza de las mujeres dar pautas para el diseño de otros proyectos

Sistema de medición (D) Medición explícita de efectos del Participan las mujeres en la interpretación de
programa sobre las mujeres los resultados

Tabla 4.D Es significativo el medir los cambios que produce el programa en el


posicionamiento de las mujeres porque eso coadyuvará no solo a paliar la pobreza
estructural sino también los parámetros asociados a la misma. Para lograrlo se necesita de

27
Aguirre, Rosario (2004: “Pobreza, globalización y género... ”. Unidad 2.1,2y 2.3,1
28
Situaciones críticas. Reacciones de los hogares de cuatro comunidades urbanas pobres ante la vulnerabilidad
29
Aguirre, Rosario (2004: “Pobreza, globalización y género... ”. Unidad 2.3 y 2.3.3
30
Benería Lourdes.(1999) El debate inconcluso sobre el trabajo no remunerado. Revista Internac del Trabajo. 1999/3.
31
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 1,7.2
32
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 2,3
33
Benería Lourdes.(1999) El debate inconcluso sobre el trabajo no remunerado. Revista Internac del Trabajo. 1999/3.
34
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 2, 3.3
11

una revisión constante de los efectos programáticos sobre la población involucrada


diferenciada tanto por sexo como por edad.

EFECTOS NEGATIVOS NEUTROS POSITIVOS


APOYO A
Obtención de una mayor representatividad
Mejoramiento de relaciones de desigualdad
Mejoramiento condiciones de subordinación

Mayor desarrollo de la autonomía35

Incorporación de sus necesidades

Mayor participación social. Ciudadanía social 36

Mayor participación política 37


La El Programa
La
implementación produjo
implementación
Participación en beneficios y esferas proveedoras de bienestar 38 del Programa cambios para
no significó
fue perjudicial el bienestar
cambios para
para las de las
las mujeres
mujeres mujeres
Mayor disponibilidad del tiempo para uso discrecional en horas del día
39

Mayor disponibilidad del tiempo para uso discrecional en épocas del


año40

Mayor flexibilidad en horas de trabajo pagadas41

Disminuir cargas laborales domésticas42

4. HACIA UNA MATRIZ GENERAL


La insuficiente experiencia en algunos países latinoamericanos relacionada con las políticas
públicas que tienen como objetivo el combate de la pobreza con equidad de género,
conlleva a consumar un rastreo para su identificación, de forma tal de poder examinar
detalladamente y evaluar –en consecuencia- el impacto que estas tienen sobre las mujeres
35
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género: avances en la teoría, la investigación y estrategias, con
especial foco en América Latina”. Unidad 3.1,1 Seminario PRIGEPP-FLACSO
36
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género....” Unidad 3, 2.2
37
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género...” Unidad 3, 3.1
38
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género...” Unidad 1,8.1
39
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género...” Unidad, 2.5
40
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género...” Unidad, 2.5
41
Abramo, Lais. (2003) “Las mujeres como sujetos políticos” en Notas sobre la incorporación de la dimensión de
género a las políticas de empleo y erradicación de la pobreza en América latina. OIT. Agosto de 2003
42
Aguirre, Rosario (2004), “Pobreza, globalización y género...” Unidad 2. 3.2
12

y las relaciones de género. La confección de una gran matriz a manera de herramienta


metodológica pretende conjugar los cuadros y tablas individuales de todos los parámetros
examinados en las diferentes fases de un programa genérico para luchar contra la pobreza,
la que da por resultado (en cada intersección fila-columna) una información de los
significados que contiene dicho programa en base a una escala valorativa que estimará la
perspectiva de género acorde a cada factor sujeto de análisis.

Esta matriz ha de confeccionarse para cada uno de los X1, X2....Xi...programas actuales e
incluso Xi+1 (cuando se incorporen otros planes genéricos) y Xi+n (cuando se incorporen
los especialmente diseñados al efecto), de manera tal de obtener:
- un panorama general que transversalice la realidad
- un cuadro detallado de cada plan en cada fase metodológica,
- un diagnóstico fragmentado en áreas y direcciones de implementación,
- una visión particularizada de las políticas públicas de pobreza,
- una cosmogonía sectorial con perspectiva de género

Se ha de obtener –consecuentemente- un resultado general que a priori resaltará los


efectos positivos (dignos de imitar y a ser tenidos como "benckmarking") de cada plan y
también las dificultades a superar en cada etapa. La mecánica de trabajo ha impuesto un
esfuerzo concreto por entender las implicaciones explícitas e implícitas de series de
programas de pobreza en un momento certero y determinado. Pero las realidades
latinoamericanas evidencian además que hay una gran relevancia en la dificultad que se
tiene al intentar dar seguimiento de los programas a lo largo de varios meses (y ni que
hablar si fuera a lo largo de varios años) pues se identifican variaciones importantes en la
manera de clasificarlos, congregarlos y especificar su asignación presupuestaria. Esto
implicaría una imposibilidad tácita del control sobre los mismos ya sea por parte de algún
organismo auditor estatal (si es que lo hubiere) interno o externo y no menos importante
debería ser el control de parte de la sociedad civil. La matriz produce un corte transversal
en un tiempo Yi con un programa Xi con lo cual su resultado es instantáneo y no
secuencial en el eje Zi del tiempo. Su resolución estaría atendiendo la coyuntura y no el
problema estructural de género lo que no implica que en ese espacio tridimensional X Y Z
puedan hacerse retoques en los planes y aplicarse nuevamente la matriz general.

MATRIZ GENERAL PARA EVALUAR PROGRAMAS DE POBREZA DESDE UNA


PERSPECTIVA DE GÉNERO
Programa Xi Programa Xi+1
FASES Nivel de reconocimiento N I/N N/M P N I/N N/M P
FACTORES
Direccionamiento del Programa
Necesidades de las mujeres
IDENTIFICACION

Objetivos del Programa


Impacto Acceso
Bienestar
Concientización
Participación
Control
13

Problemática de género
Problemática social Interlocución

FORMULACION
y política Mediación
Alianzas
Relación dominación / subordinación
Datos estadísticos

Indicadores IDG
IPG
IBG
IBCS
IPSPE
ICGE
IAIPSV
Estructuras organizativas Tipos
Capacidad Institucional
Burocracia administrativa
MPLEMENTACION

Recursos Mecanismos de financiamiento


Financieros Manejo de Recursos
Acceso a recursos

Personal del Prog % de mujeres


Conciencia de género
Conciencia sobre necesidades
Habilidades
Recursos productivos Tierra
Equipamiento
Trabajo productivo
Trabajo reproductivo
Créditos
14

Recursos Organizac. representativas


Políticos Liderazgo
Educación
IMPLEMENTACION Experiencia política
Recursos sociales Redes sociales
Servicios públicos
Servicios educativos
Logística Canales de distribución
Cadena de distribución
Mecanismos de control
Cuestiones Trab. doméstico en el hogar
familiares Trabajo fuera del hogar
Ayudas familiares o comunitarias
Cuidado de niños
Cuidado de ancianos o parientes
Capacitación Planificación
Coordinación de actividades
Dictado de clases
Direccionamiento de la capacitación
Sistema de información
Diseño del sistema
Recolección de información
EVALUACION

Análisis de información
Sistema de monitoreo
Mecanismos de control
Necesidades de ajustes
Retroalimentación
Sistema de evaluación
Sistema de medición
Mayor representatividad
Relaciones de desigualdad
Condiciones de subordinación
Incorporación de su opinión
Incorporación de sus necesidades
Mayor participación social y política
Participación en beneficios
Disponibilidad del tiempo en hs. del día
Disponibilidad del tiempo en época
Flexibilidad en hs. de trabajo pagadas

Disminución de cargas domésticas

N= negativo I/N= indiferente o nulo N/M= neutral o moderado P= positivo

5. CONCLUSIONES
15

Esta monografía propuso como hipótesis el realizar la enumeración (no exhaustiva ni


determinativa por cierto) de una pluralidad de factores que deberían ser considerados en las
diversos períodos de programas de pobreza. Para su demostración se confeccionaron
cuadros y tablas con n elementos tomados de m maneras diferentes componiéndose –a
manera de suma y cruce de vectores Xi e Yi- una matriz general que muestra de forma
sencilla las verdaderas discrepancias con respecto a la perspectiva de género que tienen
los programas sociales. Dicho entrecruzamiento con los n1,n2...ni ...ni+1 programas para
luchar contra la pobreza es verdaderamente una tarea azarosa en tanto se necesita poseer
una elevada cantidad de datos –principalmente cuali-cuantitativos- de quienes son los
actores específicos de cada etapa del Plan y la cantidad real de beneficiarios discriminada
por sexo. No obstante ello, dicha labor no es imposible (aunque excede a este trabajo) con
lo que será factible observar la estructura organizativa de los planes, como se definen sus
lineamientos, en cuales de todas sus fases las mujeres tienen efectos más positivos, etc. de
manera de arribar a una conclusión final y hacer una valoración de su implementación:

Resultado final
Negativa Nula Moderada Positiva
Los cambios No hubo cambios en la Los cambios se Se ha beneficiado grandemente a las
producidos por el pobreza femenina por produjeron en proporción mujeres redujendo ostensiblemente
programa perjudicaron negligencia de los mucho menores que los los niveles de pobreza de ellas
a las mujeres implementadores hombres

En caso de producirse un fracaso desde una visión holística del género o de observar que
los efectos del programa no son ni los deseados ni los esperados por las mujeres puede
considerarse necesario el diseño de nuevos planes con objetivos específicos aunque ya se
cuenta con el desarrollo y valoración de los factores detallados. Ciertamente que más allá
de la necesidad de nuevos programas se torna imperioso el planificar o continuar con en el
desarrollo de políticas públicas que hagan visibles las necesidades de varones y mujeres,
con lo cual se favorecerá la eficacia de los planes y se constituirán derechos y ciudadanía,
sobre todo de las mujeres que cargan, en mayor medida que los hombres con el peso y las
consecuencias de la pobreza. De allí que desde el propio diagnóstico y diseño de los
programas debe incluirse el enfoque de equidad de género con la participación directa de
las mujeres en su integración. Así se deberá tener presente:

• La visualización de la desigualdad entre los géneros y las causas estructurales


que la propician debe estar ya reflejada en el diagnóstico inicial.
• Las características particulares y específicas de las mujeres deben ser
mejoradas sustantivamente con la implementación de los programas
• El involucramiento y activa participación de las mujeres en todas las etapas
programáticas que las convierte en agentes de desarrollo, fomentando sus
habilidades y reconociendo su aporte comunitario.
• El fortalecimiento de la capacidad organizativa y asociativa de las mujeres facilita
su acceso al poder y a la toma de decisiones en materia de pobreza

En general los programas sociales se dirigen a un target indiferenciado por lo que las
necesidades de las mujeres quedan invisibilizadas. Esto es, a pesar de esfuerzos concretos
por identificar al número de favorecidos reales de cada plan no es factible cuantificarlos
ciertamente y las evaluaciones sistemáticas del impacto sobre la aplicación de los recursos
16

no se realizan con la vehemencia que necesita esta problemática, por lo a diario se atiende
la coyuntura43 y no se buscan soluciones definitivas.

La selección de una serie de indicadores, utilizados en el análisis paramétrico, muestra sin


duda la dificultad para poder implementarlos ya que se evidencian “vacíos conceptuales” y
operativos para introducir esta perspectiva en el desarrollo de políticas públicas,
requiriéndose por ello diagnosticar transparentemente, sistematizar información, evaluar
alternativas y seguramente reasignar recursos repensando situaciones y connotaciones
sociales. Este documento expuso una herramienta metodológica –y porque no técnica- que
simultáneamente facilita la integración del enfoque de equidad de género y permite "atacar"
las causas más duras de la pobreza en cada fase de cada plan. De todas maneras
mientras que en la práctica diaria los planes sociales sigan desviándose hacia quienes no
corresponden y los recursos queden en manos de políticos o de sus “punteros”, la matriz
propuesta puede ser sumamente valiosa desde el punto de vista teórico y conceptual, pero
las necesidades de las mujeres seguirán incrementándose y su situación se agudizará y
todo el lenguaje de los discursos serán sólo un puñado de palabras que se las lleva el
viento.

Luis Di Nucci

7- BIBLIOGRAFÍA
• Abramo, Lais. (2003) “Las mujeres como sujetos políticos” en Notas sobre la incorporación de la dimensión de
género a las políticas de empleo y erradicación de la pobreza en América latina. OIT. Agosto de 2003
• Aguirre, Rosario (2004): “Pobreza, globalización y género: avances en la teoría, la investigación y estrategias, con
especial foco en América Latina”. Seminario PRIGEPP-FLACSO
• A propósito del género I. Propuesta Metodológica. Grupo Temático Género, con el apoyo de Novib. Lima, febrero
de 1997. pp. 45 - 47.
• Arraigada Irma. Realidades y mitos del trabajo urbano en América Latina. Serie Mujer y Desarrollo. CEPAL.
Santiago de Chile. 1997
• Arraigada Irma y Torres Carmen. Género y pobreza: nuevas dimensiones. Ediciones de las mujeres Nª 26. Año
1998
• BENERIA Lourdes.(1999) El debate inconcluso sobre el trabajo no remunerado. Revista Internacional del Trabajo.
OIT. 1999/3.
• CEPAL. Entender la pobreza desde la perspectiva de género. Unidad Mujer y Desarrollo. Segunda Reunión
Técnica sobre Estadísticas e Indicadores de Género en la Medición de la Pobreza. La Paz. Bolivia. 23 al 25 de
septiembre de 2002.
• GALVEZ Thelma. Para reclasificar el empleo: lo clásico y lo nuevo. Cuadernos de Investigación. Gobierno de
Chile. Dirección del Trabajo. Departamento de Estudios. Cuaderno 14. Santiago de Chile. 2001. Unidad 3
• Hinostroza Gina y Riffo Nancy(2003). “Análisis de Género”. Concepción. Revista on line de la Universidad
Bolivariana. Volumen 1. N°5. Año 2003.
• Herramientas para construir equidad entre mujeres y hombres. Manual de capacitación en CDRom. GTZ -
Proyecto Proequidad. Bogotá, 1995.
• Holland-Muter, Susan, "Del enfoque de la mujer en el desarrollo, a la masculinidad: Un camino sin fin".
Documento de trabajo elaborado para la Escuela de Género, Bogotá, noviembre 1998.
• Kliksberg, Bernardo. La pobreza en América Latina: revisando la política social. Paper especialmente preparado
por el autor para el PRIGEPP. Año 2004

43
cfr. Kliksberg, Bernardo.(2004) “La pobreza en América Latina: revisando la política social.” Paper especialmente
preparado por el autor para el Seminario Pobreza y Género......PRIGEPP-FLACSO. Año 2004
17

• La investigación sobre el uso del tiempo en España:algunas reflexiones metodológicas. Revista Internacional de
Sociología (RIS).Tercera Época. No. 18. Septiembre-Diciembre. 1997. Pp. 163-190.
• Moser, Caroline. Planificación de Género y Desarrollo: Teoría, práctica y Capacitación. Red entre Mujeres / Flora
Tristán Ediciones. Julio 1995, Lima, Perú.
• Oliveira de Orlandina, Marina. . Wainerman Catalina (comp.). 2003. “Acerca de las familias y los hogares:
estructura y dinámica” en “Familia, Trabajo y Género”. Fondo para la Cultura Económica. Bs Aires. Pag. 3
• Valenzuela, María Elena. “Desigualdad de género y pobreza en América Latina”. Organización Internacional del
Trabajo. Presentado en CEPAL –OIT, agosto de 2003.
• Williams, Suzanne. Seed, Janet. Mwau, Adelina 'Conciencia de género: el elemento ausente en los proyectos de
desarrollo del Tercer Mundo' En : "Manual de capacitación en Género de Oxfam" Separata 45 del TomoII. Centro
de la Mujer Peruana Flora Tristán. Lima, Perú 1.997