Loquios

En obstetricia, los loquios o lochia es el término que se le da a una secreción vaginal normal durante el puerperio, es decir, después del parto, que contiene sangre, moco y tejido placentario. El flujo de loquios continúa, típicamente, por 4 a 6 semanas y progresa por tres estadios o etapas. Por lo general, es una secreción que huele similar al olor del flujo menstrual. Un olor fétido de los loquios puede indicar una posible infección -como una endometritis-1 y debe ser reportado a un profesional de salud.

Las características de los loquios difieren en función del momento del puerperio en que se producen e indican la evolución de la cicatrización del lecho placentario:
 

Loquios rojos: ocurren en los 2 o 3 primeros días después del parto. Tienen el aspecto de sangre roja y puede incluir la expulsión de algunos coágulos. Loquios sanguinolentos: entre el 3º y el 5º día después del parto, los loquios se vuelven más rojizos y "sanguinolentos". Adquieren un tono más oscuro y una consistencia más espesa.

Loquios blancos: a partir del 4º o 5º día, los loquios adquieren un color blanquecino y cremoso, y están compuestos casi exclusivamente de pus.

Los loquios no requieren ningún tipo de tratamiento, ya que forman parte del proceso natural del puerperio de todas las mujeres. Se recomienda el uso desde el primer momento de compresas higiénicas y no es aconsejable el uso de tampones. La lactancia materna, que favorece que el útero se contraiga hasta adquirir su tamaño normal, es uno de los factores que pueden ayudar a reducir el flujo de los loquios. Los loquios son uno de los aspectos que se deben vigilar durante el puerperio, ya que distintos signos en ellos pueden advertir de algún posible riesgo o problema en la recuperación de la mujer. Las principales señales de alerta que indican que es preciso acudir al especialista son las relacionadas con la cantidad, el color y el olor del flujo:

Persistencia del color rojizo en el flujo durante más de dos semanas: puede indicar que la cicatrización no evoluciona de forma favorable o que se han retenido restos de placenta.

Según el 'Tratado de Ginecología' del doctor José Botella Llusía. Antes de salir del hospital se realizan exámenes de sangre para revisar que no exista anemia. todo depende de las hormonas y del organismo de cada una. Un buen consejo es orinar en las primeras cuatro horas tras el parto porque esto ayuda al útero a recuperar su tamaño natural y así disminuir la cantidad de sangrado. en los casos donde el flujo sea demasiado abundante.  Olor demasiado intenso y fétido del flujo: puede evidenciar una posible infección uterina. No existe una cantidad determinada de loquios que debes eliminar o un tiempo de duración único. Es normal. uno de los más reconocidos y prestigiosos ginecólogos de nuestro país. Hemorragia demasiado intensa: el criterio estándar considera una pérdida de sangre excesiva cuando se empapa más de una compresa por hora. todo va a depender de cada mujer. aunque en el 20% de los casos se alarga alrededor de 40 días. Un estudio realizado en 1999 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece el rango de duración de los loquios entre 22 y 34 días. . se pueden prolongar hasta seis. así como también es frecuente que en algunas mujeres se presente más escaso. aunque en algunos casos. los loquios duran aproximadamente dos semanas. Se caracterizan por ser de un color rojo oscuro y no te asustes si es muy abundante o si tiene coágulos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful