Está en la página 1de 142
© Circulo de Amigos de Cabildo de Capital Federal INTRODUCCION AL PENSAMIENTO NACIONALISTA CURSO DE FORMACION DOCTRINARIA PARA JOVENES el que tendré lugar todos los lunes a las 19,30 hs., a partir del 4-5-81, en el Salén del Centro de Estudios Nuestra Sefiora de La Merced, Talcahuano 893, 3° Piso. Informes: 393-3389 (De 17 a 21). EDITORIAL La Democracia como Expresién del Poder de la Izquierda y el Dinero L poder militar, victima tanto de sus € enemigos cuanto de sus pecados, agoni- za. Ya, si hemos de juzgar por las vela- das declaraciones de algunos de sus res- ponsables, no busca sino un lugar y un momen- fo para morir. No se sabe por quié malhadado destino las FF. AA. han aliado su suerte a la de la partidocracia totalitaria y democrética, iz- quierdista y liberal. Nunca la revolucién militar se hizo contra la democracia; esto ha convertido a los militares en aliados tacitos de los politicos. Es que nunca se quiso ver que el mal estaba en la democracia del ntimero, en el gobierno de las masas, del di nero y de Jas oligarqufas. Sus representantes, 2 su vee, comprendieron que habio una ley hist rica y que lo mejor era adaptarse a ella. Ley his torica que impone esta suerte de relevo, esta especie de ritmo cielico entre militares y civiles, sin que, a ciencia cierta, se pueda distinguir entre ellos. Y asf llegamos a la primera compro- bacién segén nuestra experiencia: los militares argentinos no se encuentran seftalados por nin- guna vocacién especial (ya que quieren lo que ‘quieren los politicos) ni por un estilo propio (ya que hacen lo mismo que hacen los politicos). Esta indiferenciacién anula a nuestros oficiales, Jos hace democratistas, los vuelve culpables. Pesada herencia que se actualiza en cada ex- periencia militar. Y la actual no es, por supues- to, la excepcién. Por el contrario, el gobierno del Proceso es el més civilista de todos los equipos castrenses que se han sucedido desde hace un cuarto de siglo. Por ello es que, antes que nada, tendié a trabar una allanza con la partidocracia (con un sector de la misma, el que le parecis més afin: el ancho camino del Centro). Esto sin desdefiar la bisqueda de un apoyo en otros segmentos, como la plutocracia que acompané a Martinez de Hoz. Sond que esa alianza —signada por el fracaso y por la inmoralidad— era la derecha. Tal la gestion de Videla y de Harguindeguy. La etapa del Proceso tedricamente encabeze- da por Viola no pudo menos que advertir la estrechisima base de sustento de todo el sistema planificado por los estrategas de las FF. AA. y por la tecnocracia bancaria; denunci6 tal limita cién como una forma reaccionaria del gobierno y, por lo tanto, espuria, y prefirié optar por un Pluralismo mas matizado. Se inauguré la etapa de! didlogo y de la multipartidaria tolerada, a sabiendas de que no se habia producido y de que no se iba a producir (por la sencilla y me- lafisica razén de que era imposible que se pro- dujera) ninguna renovacién en la clase politica. La allanza del primer momento entre poder mi- ltar y poder financiero fue substituida por otra con esa clase polltica inconmovible en su geron- tocrética permanencia. Ahora, como ayer Lanusse y como antes de ayer Aramburu, el gral. Viola precipita a sus maradas de armas en el abismo de la tentaci6n electoral. Se ignora que el pueblo no quiere ele- git pseudo representantes sino, simplemente, ser bien gobernado. Asf se comprende que, en realidad, las elecciones no acercan sino que ale- jan al pueblo del poder y a las FF. AA. del pueblo. Ahora, como ayer Lanusse y como antes de ayer Aramburu, el gral. Viola iendré que nego- far y pactar con la oligarquia partidemocrética, ésta es la tinica posibilidad de apertura del Pro- ces, va que no puede abrirse a la Nacién mis- ma. El Proceso gira en el vacio y ha secado sus lazos de sangre con el pais. Volver en estas con- diciones a la Democracia es tan insensato como mortal, porque —después de esta fracasada ex- periencia militar— la Democracia, més que nunca, es la lzquierda —como poder abstracto yes el Dinero— como poder concreto. apla-3