Está en la página 1de 6

LOS TRANSGENICOS, NI PANACEA NI MALDICIÓN: UNA OPINIÓN INTERMEDIA

Los Organismos Modificados Genéticamente (OMG), conocidos popularmente como “transgénicos”, han dividido a la opinión pública en Europa en dos posiciones opuestas. Los que están a favor creen que son una muestra más del progreso científico e, implícitamente, consideran que todo avance de la ciencia acaba siendo beneficioso. Los que están en contra piensan que sus efectos sobre el medioambiente y sobre el organismo humano pueden ser nocivos y que detrás de los OMG están grandes empresas multinacionales que anteponen sus intereses económicos a cualquier otra consideración. Como sucede siempre que una polémica perdura ambas partes, ami juicio, tienen algo de razón pero dilucidar que parte tiene cada una requiere conocer la historia, la definición de lo que consideramos un OMG, las diferentes tecnologías usadas y el riesgo/beneficio de los diferentes productos obtenidos.

ALGO DE HISTORIA

En 1977 en un estudio médico, relacionado con el cancer, sobre células vegetales con crecimiento descontrolado en concreto el “crown gall” (agalla de la corona) inducido por “Agrobacterium tumafeciens” se observo que era debido a la incorporación de material genético extracromosómico, el plásmido Ti, que forzaba a la célula a producir auxinas, citoquinonas y opinas (unos aminoácidos que solo la bacteria es capaz de utilizar). Con ello la bacteria conseguia un crecimiento descontrolado de una parte de la planta y especializaba a esa parte en la producción de un alimento que solo ella es capaz de consumir. La ventaja competitiva que así consigue respecto a otras bacterias es evidente. El proceso es dirigido por los genes Vir (de virulencia) presentes en el plásmitido Ti y que regulan todos los pasos: primero corte de las secuencias que constituyen el ADN-T, segundo formación de los canales de conjugación que permiten su paso a la célula, tercero recubrimiento del ADN-T con dos tipos de proteínas que garanticen su integridad y lo dirijan hacia su destino final. En los años 80 se descubrió que para la integración del ADN-T en el genoma de la planta solo eran necesarios las secuencias de los extremos, dos repeticiones de unos 2 a 5 pares de bases y no depende de la similitud de secuencias con la región del cromosoma donde se instala. Por tanto estamos ante unas técnicas cuyo origen parte de la observación de un proceso natural. Su desarrollo posterior incorporo otros sistemas de introducción del material genético extracromosómico en la célula y ello dio lugar a que no fuera posible una definición científica del conjunto de técnicas y solo tengamos la legal.

DEFINICIÓN LEGAL

Según la “Directiva 2001/18/CE del Parlamento Europeo y del Consejo sobre la liberación intencional en el medio ambiente de organismos modificados genéticamente” es Organismo modificado genéticamente (OMG) aquel cuyo material genético ha sido modificado de una manera que no se produce naturalmente en el apareamiento ni en la recombinación natural aplicando alguna de las siguientes técnicas:

A) Técnicas de recombinación del ácido nucleico mediante la inserción de moléculas de ácido nucleico – obtenidas por cualquier medio – en un virus, plásmido bacteriano u otro sistema de vector y su incorporación al organismo hospedador en el que no se encuentren de forma natural pero puedan seguir reproduciéndose. B) Microinyección, macroinyección o microencapsulación, suponen la incorporación mecánica directa. C) Técnicas de fusión de células (incluida la fusión de protoplastos) o de hibridación consiguiendo la fusión de dos o más células utilizando métodos que no se producen naturalmente.

En cambio no se considera que sean OMG aquellos conseguidos mediante las siguientes técnicas:

- Fertilización in Vitro

- Conjugación, transducción, transformación o cualquier otro proceso natural

- Inducción poliploide

- Mutagénesis

- Fusión (incluida la de protoplastos) de células vegetales de organismos que puedan intercambiar material genético mediante métodos tradicionales de multiplicación

Estamos ante una definición no conceptual sino descriptiva. Podemos resumirla diciendo que un OMG es el que se obtiene mediante técnicas de laboratorio que permiten la inclusión en un organismo de material genético procedente de una especie diferente, lo que no se podría conseguir de modo natural (por ejemplo, un gen de bacteria en una planta).

LAS TECNOLOGIAS QUE PRODUCEN OMG

Expliquemos muy sucintamente algunos de los rasgos de esos tre grupos de técnicas que, legalmente, dan origen a OMG.

1. Las técnicas de recombinación de ADN provienen de la observación de lo que realiza la “Agrobacterium tumafeciens” y consisten en introducir el gen seleccionado en el interior de un vector orgánico y éste, a su vez, dentro de la célula que se quiere modificar, denominada célula anfitriona. Aprovechando la maquinaria celular, el gen se expresa, sintetizándose así la proteína codificada en el gen. Al dividirse la célula, las nuevas células formadas contienen ese gen y también sintetizan esa proteína.

Las etapas de la técnica son:

1.- Preparación de la secuencia del ADN 2.- Preparación del vector 3.- Formación del ADN recombinante 4.- Introducción del ADN recombinante en una célula anfitriona 5.- Propagación del cultivo 6.- Detección y selección de clones recombinantes No vamos a entrar en los detalles pero si puede ser de interés para los lectores conocer los tipos de células anfitrionas en que se utiliza esta técnica:

* Células bacterianas: son las más utilizadas, ya que tienen una alta velocidad de replicación, un bajo coste de mantenimiento de las colonias y son fácilmente manipulables. * Células eucariotas: aunque las células eucariotas son, en general, difíciles de mantener se usan levaduras y células tumorales:

- Levaduras: se utilizan en procesos relacionados con la investigación de la expresión y la regulación génica y la síntesis de proteínas eucariotas. - Células tumorales: apropiadas en procesos de clonación, ya que la velocidad de replicación es muy alta y se mantienen los caracteres sin producirse cambios, pues son muy estables.

Esta técnica, evolución de la del Agrobacterium tumafeciens es bastante precisa en la introducción de una sola secuencia de ADN externo en un punto concreto del cromosoma. Es la mas utilizada para obtener OMG de uso en medicina.

2 Técnicas de microinyección, macroproyección o microencapsulación. Son métodos que no utilizan un vector sino que introducen mecánicamente el ADN en la célula anfitriona. Los más empleados son:

Microinyección: se introduce el ADN recombinante en el interior celular con una micropipeta. Este método es utilizado cuando existe la necesidad de asegurarse que se ha introducido el ADN. Debido a la laboriosidad del proceso, sólo es utilizado sobre ovocitos o cigotos. Microproyección o biobalística o bombardeo con micropartículas es un proceso que permite introducir ADN desnudo en los tejidos vegetales. En este procedimiento el ADN recombinante (ADNr) es introducido en las células utilizando de partículas microscópicas (micropartículas) de oro o tungsteno aceleradas a velocidades supersónicas, que atraviesan la pared y la membrana celular. Se utiliza una micropistola que dispara microbalas de acero en las que va impregnado el ADN. Se utiliza sobre suspensiones celulares, cultivos celulares o "in vivo" sobre órganos como piel, hojas, etc.

Es una técnica muy poco precisa ya que se introducen en la célula anfitriona varias

Es una técnica muy poco precisa ya que se introducen en la célula anfitriona varias copias de la secuencia de ADN y no solo en el sitio adecuado sino en otros puntos de los cromosomas o de fuera del núcleo. Pese a ello es la más utilizada si las celulas son procarioticas como sucede en las OMG con uso en alimentación.

3 Técnicas de fusión de células, recordemos que consiguen la fusión de dos o más células utilizando métodos que no se producen naturalmente, son varias:

Transformación: es un tratamiento físico-químico para variar la permeabilidad de la membrana de las bacterias. En un cultivo celular a 0 ºC, con presencia de Ca++, se produce un brusco cambio de temperatura, llegando a 37º-43º C. Lipofección: El ADN recombinante se introduce en liposomas, que son pequeñas vesículas fosfolipídicas. Estos liposomas se unen con la membrana celular y el ADN contenido en su interior se introduce en la célula. Electroporación: método físico activo en el que una solución con células y ADN recombinante es sometida a descargas eléctricas de alto voltaje. Esto altera la permeabilidad de la membrana, permitiendo la entrada del ADN recombinante. Son técnicas muy poco precisas.

EL RIESGO / BENEFICIO

Siempre que hablamos de riesgo y beneficio lo debemos hacer desde una percepción personal y así lo haré yo en este apartado. Cada individuo tiene su propia percepción y evaluación del riesgo en cada campo de su vida. Y lo mismo sucede en la percepción y evaluación del beneficio que además depende mucho del momento y la situación de cada uno.

Los OMG han sido tan aceptados en el ámbito de la salud que normalmente el usuario no pregunta ni valora su origen Recordemos que se obtienen mediante métodos OMG: la somatostanina (SS), la insulina, la somatotropina (GH), los interferones, el factor VIII antihemofílico (AHF), vacunas recombinantes como la de la hepatitis B y algunos otros medicamentos. El motivo, a mi juicio, es claro: el riesgo de que el OMG puede causar algún daño no conocido en estos momentos en el organismo es mucho menor que el beneficio cierto para la salud que esperamos obtener al paliarnos un daño grave ya existente. El beneficio es real e inmediato y el riesgo potencial y futuro. Por otra parte la técnica de recombinación de ADN es bastante precisa, introduce una copia de ADN en el lugar preciso, y no deja ADN “basura” (es decir sin utilidad directa y con efectos potenciales desconocidos) lo cual disminuye el riesgo.

En el caso de los alimentos la técnica mas utilizada (casi en exclusiva) es la

microbalistica que, por desgracia, es muy poco precisa e introduce en el núcleo y en el citoplasma muchas replicas de ADN no útiles y cuyos efectos potenciales en circunstancias diferentes a las ensayadas desconocemos y ello pese a que los alimentos OMG sean los mas estudiados de la historia de la humanidad. Esto, a mi juicio, aumenta

el riesgo de posibles afecciones al ser humano y al medioambiente frente a un beneficio

que es exclusivamente económico para el agricultor que lo utiliza ya que como consumidor tengo a mi disposición ese mismo alimento obtenido mediante tecnicas tradicionales no “transgenicas”. Además la necesidad de cultivar las plantas transgénicas obliga a su cultivo al aire libre, la liberación intencionada en el medio ambiente de que habla el titulo de la Directiva antes citada, por lo que las plantas OMG

interactúan con las otras plantas con resultados a largo plazo de difícil evaluación pese

a los extensos estudios de esas posibles interacciones con la flora y fauna que se

realizan antes de su autorización administrativa para comercializarlas. Pero aún así el riesgo potencial existe y el beneficio para el agricultor que lo utiliza debe ponderarse con los posibles daños al vecino si cultiva ecológico, porque la posible polinización cruzada le impedirá vender como ecológico su producto.

Un tema no planteado habitualmente y, para mí, más complejo y difícil es el de los fermentos utilizados en la industria agroalimentaria. La fermentación es un proceso catabólico, mediante el que se oxida materia rica en glúcidos (a veces prótidos), produciendo moléculas más pequeñas y generando energía para el organismo que la

realiza. Es un conjunto de procesos muy utilizados tradicionalmente y actualmente por

la industria agroalimentaria y muchos alimentos habituales son su resultado: el pan, el

vino, el queso, etc. Se pueden destacar varios tipos de fermentaciones, como son la fermentación alcohólica, la fermentación láctica y la mal llamada fermentación acética, pues desde el punto de vista bioquímico no es una auténtica fermentación sino una oxidación incompleta de materia orgánica (interviene oxígeno en el proceso).

Hay ya fermentos OMG que están siendo utilizados.¿Cómo realizar el análisis riesgo / beneficio? En general son bacterias o levaduras por lo que las técnicas utilizadas para obtenerlas son las de ADN recombinante que, como vimos, son bastante precisas lo que disminuye el riesgo de las copias de ADN no deseadas. Sin embargo, en ocasiones, llegan vivas al consumidor, como por ejemplo en los yogurtes con lo que las posibles interacciones con la flora bacteriana son desconocidas a largo plazo aunque, hemos de reconocer, que en los estudios sobre alimentos transgénicos y flora bacteriana no han detectado nada anormal hasta ahora. Sorprendentemente los fermentos no son alimentos y no están sometidos a la legislación de estos, tampoco son medicinas y por tanto tampoco les afecta su legislación. Y tampoco estamos aplicando los principios de precaución ni el de etiquetado obligatorio. Los beneficios son como en el caso de los alimentos solo económicos para la industria pues el consumidor puede tener el mismo producto mediante técnicas convencionales no transgénicas. Por ello mi opinión no es favorable a la utilización de OMG en este campo. Lo que si creo es que esta tremenda laguna en la legislación sobre OMGs debe ser resuelta cuanto antes y someterse a los mismos procesos de evaluación previa y, sobre todo, a la obligación de informar al consumidor a través del etiquetado. Para finalizar decir que es un proceso abierto y que por ello debemos seguir investigando pero con dinero público para evitar que intereses privados puedan supeditar los generales en un asunto en el que el analisis riesgo / beneficio es cuando menos difícil y no obvio.

José Luis Alonso Ing. Agrónomo