Está en la página 1de 144
biblioteca de patristica gregorio de nisa LA GRAN CATEQUESIS editorial ciudad nueva La Gran Catequesis, de Gregorio de Nisa la Oratio catechetica magna de Grego- rio de Nisa, escrita hacia el afio 386, que ahora aparece en lengua castellana, es una de las sintesis mas exactas de la dogmati- ca cristiana de los primeros siglos. Tiene una originalidad propia. Mientras que las demas sintesis de este tipo (dejando a un lado la De catechizandis rudibus, de San Agustin) estaban dirigidas, en la mayoria de los casos, a la ensefianza de los catectime- nos en las principales verdades de la fe, con vistas al Bautismo, y se dirigian directamen- te a los iniciados y a los fieles para instruir- les sobre los fundamentos de la doctrina evangélica, la Oratio catechetica magna esta dirigida a los «dirigentes eclesiasticos», a los maestros o «catequistas», que en la Iglesia tenian la misi6n de promover en los creyentes una adecuada formacién sobre el patrimonio doctrinal de la tradicién apos- tdlica, teniendo en cuenta las tendencias heréticas en el interior del cristianismo y las dificultades que provenian del ambiente pa- gano o judio. Gregorio teje una magistral sintesis teolégica adaptada a las instancias fundamentales de su época, respondiendo, sin el menor tono polémico, a las objecio- nes que se le hacian a la fe cristiana. Asi pues, él trata los grandes temas de la dogmiatica: el misterio trinitario, la creacién del hombre, el origen y naturaleza del mal, la Encarnacion del Verbo, la redencién del hombre, los sacramentos del Bautismo y de la Eucaristia, la necesidad de la fe y de la conversi6n interior, para concluir con los fi- nes ultimos del hombre. La exposicién dog- méatica de Gregorio esta animada por una postura dialogante, que conecta con el tiem- po y con la vida, y enmarcada dentro del arco de la historia de la salvacién, que tie- ne como centro propulsor a la Persona y la obra redentora de Cristo. La traducci6n agil y viva —debida a la com- petencia y al buen hacer del Profesor Ar- gimiro Velasco, dominico, profesor de patro- logia— esta a la altura del texto, conservan- do su sabor clasico.