Está en la página 1de 3

Lección 37 - LEGIS ACTIONIS.

Legis Actionis.

Son las acciones legales que habían instaurado originalmente atendiendo a la vida inicial del procedimiento civil Romano, son rigurosas formalidades, como actos simbólicos y solemnes. Tal era el rigorísmo que una sola equivocación en la palabra hacía que el juicio se perdido. Este rigorísmo conceptual provenía de las leyes de las XII tablas. Su nominación se originó porque provenía de las mismas leyes. Este hecho Histórico marca el cambio de la justicia privada a la justicia legal. Las Legis Actionis se dividen en:

Declarativas

Actio Legis per sacramentum Actio Legis per judicia postulationem Actio Legis per conditionemlegal. Las Legis Actionis se dividen en: Declarativas Ejecutivas Actio Legis per manus iniectio Actio Legis

Ejecutivas

Actio Legis per manus iniectio Actio Legis per pignoris capionemjudicia postulationem Actio Legis per conditionem Ejecutivas  Acciones declarativas Son las destinadas a la

Acciones declarativas

Son las destinadas a la instrucción del proceso:

Legis actio per sacramentum

Era el procedimiento mas antiguo de todos, constaba de dos etapas:

La en la primera comparecían ante el juez las partes, en la antiguedad el que ejercía el rol de juez era el Pontifix, o el Rex que era el Pontifix Máximum, Ambas partes reclamaban el bien Face In Iure, una parte reclamaba y la otra se oponía, ambas realizaban una apuesta (de 500 ases para pleitos de un valor de mas del mil ases, y de 50 ases para pleitos de un valor menor que el valor de la libertad) sobre la titularidad del bien; El que perdía la apuesta debía dejar el dinero para el Estado en este caso para el culto, por eso es que se denomina Actio Legis per Sacramentum . EL juez dejaba en guarda el bien a uno de las partes bajo fianza, y se procedía a la siguiente fase. La segunda Fase se denominaba In Iudicem, se llevaba a cabo bajo el juez, y con los mismos testigos que habían asistido a la anterior, y por supuesto junto a las partes. El acto se celebraba en la plaza pública; el juez escuchaba con atención lo expresado por las partes, estudiaba y analizaba las pruebas que habían presentado y era condición que se dictara su sentencia antes de que el sol se ocultara. El que resultaba sin derechos a la cosa perdía la apuesta y los ases se disponían para el culto. Esta acción se utilizaba generalmente para el cumplimiento de las obligaciones y para reivindicar bienes.

Per iudicis postulationem

Respondía estrictamente a casos contemplados por la ley. Se prescindía de la apuesta y se llevaba directamente al nombramiento del juez privado, para pronunciarse sobre la materia. Consistía en la petición del nombramiento de un juez que se usaba para litigios de Stipulatio, o en la división de la herencia o de los bines comunes. Algunos la consideraban como parte de la Actio Legis per Sacramentum.

Per conditionem

Introducido por la Ley de Silia, hacia el año 510, para las cuestiones de dinero determinadas, fue extendida hasta el 520 por la Ley Calpurina para las demandas que nacían de las obligaciones y bienes con características bien determinadas. No se conoce con certeza el procedimiento pero se supone que el demandante , ante el tribunal Pretor, requería a la otra parte a presentarse treinta días después del mismo para recibir el fallo del magistrado.

Acciones Ejecutivas:

Eran las acciones destinadas a la ejecución de las sentencias. Se denominaban así por que a través de ellas se daba forma a la ejecución, y estas son:

Per manus iniectio.

Esta consistía en la aprehensión del deudor que ya fue condenado a pagar pero que por insolvencia no podía ejecutarla. En principio ésta se concedió contra el confeso y juzgado, pero luego fue extendida a favor del fiador, al legatario y al heredero. El Acreedor podía llevar a su casa al deudor por un plazo de 60 días si este no pagaba, pudiéndolo matar o vender, al plazo de 30 días se lo volvía a presentar ante el magistrado ante sus parientes para que vean su penosa situación y decidan pagar ellos por la deuda, se daba la posibilidad de presentar un fiador o Vindex que se comprometía apagar por el. En caso que no pagaran pasado el plazo de 60 días sufría la Capitiz Diminutio máxima y era vendido como esclavo, o su acreedor podía matarlo. El proceso presentaba dos partes, la primera que el Magistrado le daba la condición del prisionero del acreedor al deudor, denominándose esta etapa Addicto, y la segunda era la posibilidad a los 30 días de ser liberado por el fiador o Vindex, denominada también esta etapa como Iudicati.

Per pignoris capionem;

Pignoris capionem es sinónimo de prenda, es una especie de embargo que sufría el deudor por medios solemnes. Esta se autorizaba solo en casos particulares consagrados por el uso y determinados por la ley. El deudor a quien se embarga en este modo, no podía recobrar el objeto sino pagando se deuda. Era un procedimiento extra-ius y podía hacerse en días nefastos.

Procedimiento de la in Ius vocatio.

Es la intimación verbal a su contraparte para que comparezca con él ante tribunales. Si este se niega ante el testigo podrá usarse la fuerza que no podía ser legítimamente rechazada, salvo por la intervención de un Iudex que garantice la presencia del demandado.

Características de cada una de ellas hasta la sentencia.

Están desarrolladas en cada tópico anterior.

Las pruebas.

Los instrumentos de prueba son aquellos que sirven al actor para acreditar sus derechos. Además de un derecho es un deber del demandante y no del adversario “La prueba corre a

cargo del Actor”. Si no fuera así, estaríamos invocando un derecho sin acreditarlo en la prueba.