LA DIGNIDAD DE UN PUEBLO ESTÁ EN LA MEMORIA DE QUIÉNES HAN Y SIGUEN LUCHANDO

“Y dicen también que la dignidad 1 no es más que la memoria que vive. Dicen”

En el combate contra el olvido surgen nuevas ideas, aun sin importar las distancias recordamos que la lucha no se abandona. Esa es la importancia de las convicciones pero más aún la de transmitir y construir el pensamiento libertario, la resistencia y la memoria. La acción social y política van ligadas en el momento en que se colectivizan y cuando en la práctica se intenta transformar lo cotidiano a través de lo simbólico; esas acciones llenas de lucidez, ingenio, arte, rabia, rebeldía, osadía, acciones colectivas entre otras en el espacio público, académico y aun en el privado; rompiendo inmovilidades con el objetivo de tejer redes y complicidades fueron las que le costaron la vida misma a personas que lucharon por una justa causa en las ciudades y en los campos de mano con la gente. Por eso nos unimos a dignificar la memoria no sólo de cada una de las personas que no nos acompañan, sino también de los que continúan dando sentido a la palabra dignidad con cada una de sus acciones y con su vida como ejemplo. Una memoria que se escribe constantemente, sin dejar el pasado atrás pero aprovechando el presente como un acontecimiento en donde se reescribe la historia con cada una de las acciones que sin dejar de recordar a los suyos, apuntan al desmonte de la estructura criminal y hegemónica; la capacidad como decía Benjamín de conectar el tiempo histórico con el mesiánico, para visibilizar los anónimos de la historia que fueron y que son los que ahora se atreven a alzar la voz. Si no es la dignidad de quienes ya no nos acompañan, a quienes ocultaron, despedazaron, enterraron creyendo que el cuerpo era quien aguardaba esa palabra, olvidando que estaba en las ideas, en la fuerza del pensamiento común, en la gente misma escabulléndose de los asesinos. La dignidad sigue intacta en las manos y en los corazones de quiénes aún salen a las calles, se atreven a denunciar, exigen la verdad, piden la justicia y más allá de una reparación integral como derecho, esperan en la vida una razón que aún no ha llegado ni llegará, una razón que responde a un por qué y que sacie el dolor sin importar si tienen que abandonar el país, aguardar en una cárcel injustamente, caminar por las calles y que le estén vigilando, estigmatizado como “terrorista”, violentado en su privacidad y hasta tener que aguantar lo que conlleva la movilización, pero maravillosamente sin miedo!!!. Este 6 de Marzo de 2013 es la oportunidad de dignificar la vida, reescribiendo la historia con cada una de las acciones y valentía que permiten desaprender la violencia y reivindicar la dignidad por medio propuestas que transforman la vida cotidiana de quienes

1

En: Relatos del Viejo Antonio. Textos del Subcomandante Insurgente Marcos. Editorial Rebeldía

siguen siendo sumisos a la historia oficial, a los medios de comunicación sin considerar que la dignidad es autonomía y que la autonomía es vida. Sin ceder nunca a nuestro reclamo por la verdad, la justicia y la reparación, a la acción política en el espacio público, actuemos juntos, gritemos juntos, cantemos juntos y por supuesto, pintemos juntos, llenando de color la memoria indómita y popular que nace en barrios, en calles y en recuerdos… nuestra dignidad hecha acción para que Nunca Más vuelva a pasar. COLECTIVO DEXPIERTE

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful