Está en la página 1de 1

Oremus Tokaji Aszú 3 puttonyos 2000

Tras la caída a finales de los 80 del férreo régimen comunista soviético, muchos de los países del Este europeos se encontraron totalmente expuestos de repente a lo bueno y lo malo que la democracia les podría traer, y Hungría fue uno de ellos. En ese río revuelto de privatizaciones, una avispada Vega Sicilia pescó en el país magiar uno de los peces enológicos más gordos del panorama mundial. El Oremus Tokay comenzaba así un proceso de modernización y profesionalización, ya que hasta la fecha era un producto prácticamente artesanal.

En aquellos años en los que Hungría apenas comenzaba a abrirse al mundo, la aplicación de las más modernas técnicas vitivinícolas españolas se antojaba una operación complicada y arriesgada. Hungría, en aquella época contaba con una serie de infraestructuras limitadas que condicionaban enormemente las expectativas de futuro previstas para la zona. Daba la sensación que era más fácil empezar desde cero que intentar elevar a las cotas occidentales el grado de capacitación vitivinícola local.

Pero con todas esas limitaciones técnicas, la familia Álvarez también había adquirido uno de los viñedos más singulares, fascinantes, complejos y misteriosos del mundo, capaces de conseguir extraer del suelo, el, para algunos, mejor vino mundial.

El año 2000 fue un buen año para el viñedo tokaji, una época estival calurosa y húmeda

favoreció la abundante brotación del tan deseado botrytis, que afectó a una parte importante del total del viñedo. La botrytis o podredumbre noble es el hongo que afecta con un proceso

de desecación al grano de uva y que resulta esencial para la elaboración del dulce tokay húngaro.

El 3 puttonyos del título hace referencia a la cantidad de capazos (denominados puttonyos) de

uva aszú (la uva pasificada por la botrytis), de 25 kgs de capacidad que se mezclan en la tina con 136 litros de vino blanco convencional, en la que se desarrolla una lenta fermentación.

CATA:

A

densa y sinuosa.

la vista presenta un sugerente y brillante color dorado con reflejos ambarinos, de lágrima

y brillante color dorado con reflejos ambarinos, de lágrima En nariz claras notas mielosas, orejones pero

En nariz claras notas mielosas, orejones pero también reminiscencias a cítricos, principalmente mandarina, melocotón y pera. Ligeros dejes a bollería fina y canela.

En boca lo primero que llama la atención, por inesperado, es una marcada acidez que hace, junto al dulzor propio del vino, un conjunto muy, muy agradable, entra potente en boca, con intensidad y amplitud y allí permanece durante largo tiempo, muy persistente e intenso, revive por retronasal un carnoso recuerdo a dulce de membrillo.

FICHA:

Bodega: Tokaj-Oremus LTD (Grupo Vega Sicilia) Zona: Tokaj (Hungría) Uva: Furmint, principalmente Vino: Dulce

Precio: 25 Euros Puntuación: 9