Está en la página 1de 28

Introducción

A nivel mundial el rol del docente es de gran importancia, en Latinoamérica específicamente en nuestro país Venezuela los profesores(as) poseen unas particularidades que reflejan un alto grado de humanismo y sensibilidad ante la problemática que se pueda presentar en el contexto que le rodea del medio educativo, señalando que sus habilidades para comunicarse y generar propuestas educativas, siempre serán en beneficio del aprendizaje de los niños y niñas. El docente debe ser innovador, investigador y creativo, capaz de transformar la realidad empleando sus saberes para adaptarse a distintas situaciones, y planificar en base a los intereses del niño y la niña.

Las transformaciones que está viviendo el mundo en materia económica, educativa, social, política y cultural, aunado a los grandes avances de la ciencia, la tecnología y la información en estos tiempos ha producido un nuevo contexto socio histórico donde la sociedad humana cada día debe asumir los cambios y retos que le impone la sociedad de la información y el conocimiento.

Todos estos cambios han impactado al sistema educativo universitario en el mundo estableciendo una nueva concepción filosófica en los docentes y en las instituciones de educación superior. Esta realidad conlleva al surgimiento de nuevos requerimientos y prácticas de gestión para el docente, para responder de forma eficiente y efectiva a los cambios que experimentamos hoy en día en este sector.

Se desarrolla la concepción del docente como un Gestor Axiológico Cultural de las transformaciones sociales, tiene la misión

de busca que la educación del estudiante esté centrada en los valores humanos y sociales y no sólo en el conocimiento, ya que la formación del individuo debe ser profunda y sensible en cuanto al compromiso social, la conservación y respeto de la diversidad cultural y del ambiente, la superación personal mediante el autoaprendizaje, el fortalecimiento de la autoestima y el desarrollo de la apreciación por el arte en todas sus manifestaciones.

El mejor maestro es aquel que trata de realizar en sí mismo lo que trata de realizar en los demás. (Demóstenes)

Las transformaciones que esta viviendo el mundo contemporáneo en materia económica, social, política y cultural, aunado a los grandes avances de la ciencia y la tecnología en estos tiempos ha producido un nuevo contexto socio histórico, donde la sociedad humana cada día debe asumir los nuevos retos que le impone la sociedad de la información y el conocimiento.

Estas exigencias provocadas por esta nueva sociedad del conocimiento ha tocado a las universidades y a todos sus miembros en el mundo, y particularmente en Latinoamérica y Venezuela, todos estos procesos continuos de cambios ha producido la necesidad de formularse una nueva visión, sobré el papel del docentes y los retos que estos deben asumir al igual que las universidades en el siglo XXI.

Esta nueva realidad Venezolana tiene la intencionalidad de revolucionar una nueva cultura universitaria basada en nuevas prácticas docentes, gerenciales y tecnológicas, que busca estimular al talento humano, sus capacidades cognitivas, fortalecimiento de las habilidades

y la parte creativa, teniendo siempre presente el humanismo y la democracia como motor de cambio y transformación social.

Nuevo Rol del Docente en la Educación En Venezuela

Visión del rol del docente del siglo XXI

El cambio en el concepto del rol de docente en el siglo XXI, tiene enormes implicaciones en el mundo moderno tanto a nivel global, regional y local la competitividad por el conocimiento ha producido la necesidad de introducir un hombre nuevo con más competencia cognitivas, humanas con el objetivo de articularse de forma efectiva a los fenómenos que se producen en la sociedad del conocimiento, revisemos ese nuevo rol del docente en el socialismo del siglo XXI bajo una mirada Hermenéutica:

La Hermenéutica “Clásica”

Como disciplina filosófica fue elaborada especialmente por F. Schieirmacher y W. Dilthey. Según W. Dilthey la Hermenéutica no es sólo una técnica auxiliar para el estudio de la

historia de la literatura y de las “ciencias del espíritu”, sino que es un método que permite

fundamentar la validez universal de la interpretación histórica.

Desde el punto de vista filosófico, la línea de investigación iniciada por Dilthey en el siglo XIX y que se proyectó a través del neokantismo (Windelband, Richert) y Weber, ha sido continuada por Gadamer, Ricoeur y Habermas.

La Hermenéutica “Moderna”

Gadamer se ha preocupado por superar tanto la hermenéutica clásica de la interpretación de los textos, como la hermenéutica romántica de Schleiermacher y Dilthey, mediante la investigación fenomenológica.

La Hermenéutica

“Postmoderna”

Como ciencia es la que deseamos construir, donde el hombre es la esencia de la discusión para la comprensión, explicación e interpretación de los nuevos momentos históricos. [pic]

La interpretación hermenéutica no debemos verla únicamente como una disección conceptual del objeto de investigación, sino también como una ciencia aplicada por el docente para la comprensión, explicación e interpretación de sus dimensiones humanas y la evolución dialéctica en los modos de producción según Marx, Esa comprensión, explicación e interpretación científica surge del estudio histórico tendencial de lo que se desea investigar, en un contexto y con una intencionalidad objetiva, no desvinculada de ese complejo mundo de relaciones que desde todo texto y contexto se revela, se necesita, ante todo, una interpretación humanista ante toda posición científica, el hombre es el protagonista de todos los cambio en la humanidad.

La hermenéutica como una ciencia de la comprensión, explicación e interpretación propone nuevos fundamentos teóricos para analizar las relaciones humanas que necesita el ser, para ampliar su cosmovisión en el contexto educativo y de esta manera abrir la necesidad dialógica de nuevas formas de entendimiento sobre el significado de la realidad como diversa y compleja.

La hermenéutica en principio significaría el arte de interpretar libros sagrados pero este no es su sentido exclusivo- recordemos que esta ciencia sigue considerándose virgen - su continuidad en la historicidad (como un tiempo infinito), da cuenta de la hermenéutica y

como ésta nos sirve para aceptar a la interpretación como un proceso de ruptura en los efectos no intencionales de un orden interpretativo de univocidad.

La exposición de este criterio nos parece una de las nuevas condiciones que debe tener el docente en el ejercicio de sus labores académicas para lograr la construcción crítica del conocimiento en la dimensión de lo educativo.

Desde la perspectiva filosófica de la hermenéutica se desprende un cambio paradigmático importante del rol del docente, porque este pasara a ser un gestor de conocimiento crítico ante los hechos sociales que se experimenta en la sociedad venezolana.

Según, Herder el modelo hermenéutico, deberá establecer las conexiones entre lenguaje, razón y humanidad. En el modo de ser de la humanidad, encuentra un horizonte privilegiado en las intenciones del ser humano, este modo de ser de la humanidad tiene su forma de expresión más desarrollada en la práctica cotidiana.

Compartimos la posición de Herde cuando plantea, que el ser humano necesita de la interconexión de estos tres componentes para buscar entender el desarrollo de las prácticas humanas cotidianas porque de esta manera el ser humano tendrá una capacidad mas critica ante los retos que le propone la sociedad.

COMPETENCIAS DEL DOCENTE DEL SIGLO XXI.

El mundo está experimentando cambios constantes, cambios que estamos presenciando día a día, estos diversos procesos sociales, políticos, tecnológicos y económicos, están produciendo en el mercado laboral internacional, nacional y local con nuevas competencia profesionales,

donde los nuevos docentes universitarios del siglo XXI, deben reunir una serie de características, habilidades y experiencias para lograr un espacio oportuno en esta sociedad de la información, el conocimiento y del talento humano.

En medio de estos grandes avances, el mundo laboral educativo ha cambiado su esquema, cada día se hace más complejo y explosivo, porque las demandas y los Standadares en la calidad educativa universitaria necesitan contar con equipo de gestión en lo interno de su estructura de organización, ha profesionales proactivos, eficientes, creativos que acepten los cambios y los retos de las nuevas prácticas y las exigencias del mercado laboral global.

A nuestra manera de ver el docente del siglo XXI, debe poseer un conjunto de competencias tales como:

• Ética y Valores • Hermeneuta • Autodidacta • Autocritico • Comunicación • Liderazgo • Visión sistémica • Trabajo en equipo • Conocimiento de las Tic • Empatía- Sinergia. • Aprendizaje. • Motivación • Aprendizaje Continuo y Situacional. • Humanista • Facilitador y no un dificultador de conocimiento • Orientador hacia las transformaciones. • Acompañante del estudiante a través de todo el proceso de enseñanza – aprendizaje.

Además de esta competencias son necesarias la denominadas competencias especializadas propuesta por De los Rios, D.; Herrera, J.; M.Letelier y otros (2000)

Paradigmas y competencias profesionales pag.113.

Competencias Especializadas:

  • a. Revisar, criticar, formular o modificar objetivos del aprendizaje.

  • b. Explorar las necesidades e intereses

de sus estudiantes.

  • c. Definir y describir los contenidos de una actividad docente para su especialidad y fijar

prerrequisitos para asignaturas.

  • d. Seleccionar y preparar material didáctico para la actividad docente y diseñar un sistema

de evaluación del aprendizaje.

  • e. Adecuar la relación entre actividades prácticas y teóricas.

  • f. Involucrar a los estudiantes en la configuración de las unidades de aprendizaje y analizar

los resultados de las evaluaciones en el aprendizaje de sus estudiantes.

  • g. Evaluar el proceso docente en su globalidad.

  • h. Promover hábitos de estudio adecuados a la profesión de sus estudiantes.

Estas competencias generales y especializadas deben estar presentes en el docente del futuro que aspiran incorporarse de forma efectiva al proceso de cambio y transformación al nuevo mercado laboral en la sociedad de la información y el conocimiento.

Es importante resaltar que a esto, se le debe agregar otros factores que van a dinamizar la conjugación del éxito entre las partes que involucran el proceso de enseñanza y aprendizaje esto como estrategia de compromiso, equidad, pertinencia social y corresponsabilidad social.

La nueva sociedad de la información, conocimiento y del talento humano, resalta la importancia del valor del conocimiento, tanto tácito como explícito, esto ha conllevado a las universidades y a su gente a repensar y a construir estrategias efectiva para captar a los mejores con el objetivo de fortalecerse y hacerse más competitivas para posicionarse de forma efectiva en el mundo académico.

Las universidades hoy en día

están experimentando cambios y particularmente en el caso venezolano producto de una nueva concepción filosófica que comienza a gestarse por el nuevo proceso revolucionario y la nueva visión del modelo educativo nacional. Por tal razón, la nueva realidad venezolana exige a las universidades nacionales y privadas a todos sus docente desmontar la vieja visión tradicionalista para darle paso a la nueva propuesta revolucionaria que se sustenta en el tercer motor que es moral y luces educación con valores socialista. Su implementación viene a detener de manera firme el proceso de descomposición social que ha padecido Venezuela, a raíz de la falta de un sistema de educación cívico y humanista que nos hubiese llevado a tener un modelo de sociedad en el cual tuviese prioridad la calidad de vida de los ciudadanos por encima de criterios mercantilistas.

Para, Luis Acuña, ministro de Educación Superior de la República Bolivariana de Venezuela, el tercer motor “busca que la gente desaprenda los antivalores del sistema

capitalista como el individualismo, y cultive la solidaridad y el respeto a la vida humana.

Eso es Moral y Luces: una nueva concepción de vida fundamentada en valores”. Estas

percepciones son las que nos han llevado a comenzar a desarrollar nuevas ideas y estamos seguros que para poder desmontar los antivalores tenemos que utilizar la comprensión de lo real, para así poder interpretar los cambios que pregona la filosofía del Socialismo del siglo XXI.

En este nuevo contexto, los docentes de educación superior en Venezuela debemos tener como premisa filosófica el

valor moral como fuente para perfeccionar al hombre en cuanto a ser hombre, en su voluntad, en su libertad, en su razón, el valor moral nos llevara a construir a un hombre más crítico y humano.

LA CREACIÓN DE UN NUEVO PERFIL DOCENTE:

La idea básica de la renovación está en el hecho de reconocer el planteamiento humanista y desarrollista, constituyendo una buena combinación para dar, en forma combinada y pluralista, su contribución a la reformulación de un modelo de formación docente que se fundamente en una racionalidad sustantiva y significativa.

La nueva visión combinará el criterio de la competencia con el criterio ético. La meta es formar un individuo con capacidad de innovación y creación. Se concibe que el docente tenga la suficiente formación para prestar atención al proceso educativo y mejorarlo creativamente.

De esta manera surge un perfil más amplio, que incluye el desarrollo personal, actitudes, comunicación, orientación, liderazgo, toma de decisiones, mejoramiento personal, dimensión social e intelectual.

Basándose en Kincheloe (1.989), la propuesta actual de formación docente se basa principalmente en los siguientes aspectos:

1.

Centrada en el desarrollo de habilidades: la enseñanza como actividad académica e

intelectual.

2.

Se requiere de habilidad para conducir situaciones de búsqueda y uso adecuado de la

información.

3.

Necesidad de manejar un marco de referencia conceptual para el mejoramiento

inteligente y no mecánico de los métodosempleados en clases.

4.

Necesidad de tener una sólida información de artes y

ciencias para establecer la crítica relación entre los contenidos y la realidad social.

5.

Los cambios en las condiciones sociales requieren docentes con capacidad para ajustar

sus puntos de vista a las demandas de nuevos compromisos socioculturales.

Desde el punto de vista de las instituciones y tomando como ejemplo y modelo el Colegio de profesores de la Provincia de Ontario, Canadá, se pueden destacar los siguientes elementos:

1.

  • a. El significado de lo que es un profesional de la enseñanza.

  • b. Las creencias y los valores expresados y envueltos en los procesos de desarrollo.

  • c. El reconocimiento y la valoración de la diversidad en la práctica de la docencia.

  • d. Reconocimiento de que el crecimiento personal y profesional es un proceso de

desarrollo y que los docentes pueden moverse en una variada gama de oportunidades en

su carrera a lo largo de su vida.

  • e. La profesión del docente es interdependiente y también lo son sus estándares de

evaluación.

  • 2. Los principios:

    • a. Compromiso de los estudiantes y su aprendizaje.

    • b. Conocimiento profesional.

    • c. Prácticas de enseñanza.

    • d. Liderazgo y la comunidad.

    • e. Aprendizaje profesional situacional.

BASES DEL NUEVO PERFIL DOCENTE:

De manera general se puede decir que un nuevo perfil docente debe incluir la capacidad del docente, la fuente de la filosofía que lo inspira y el impacto en la educación de los alumnos. Sus bases están principalmente señaladas en los siguientes

aspectos:

• Metafísica: La cual permitirá al docente a asumir y comprometerse con las realidades

múltiples, que demuestran las necesidades del entorno (económicas, políticas, entre otras). El docente debe llevar a que sus estudiantes hagan cuestionamientos y valoraciones que sean sustantivas y permanentes.

• Epistemología: Con la cual el docente podrá desarrollar capacidad para apreciar las

variadas formas de acercamiento y a la aprobación de los saberes. Esto incluye el

reconocimiento de diferentes concepciones sobre el conocimiento, el entendimiento de las diferentes formas de trabajar y lograr este conocimiento y experiencia en sus estudiantes. • Axiología: Permitirá al docente crear una conducta generalizada para formularse interrogantes sobre lo deseable y lo valioso.

El hecho de educar requiere hacer juicios de valoración y enseñar a los estudiantes a hacer lo mismo con dignidad.

• Ética: Permite a los docentes a orientar su conducta teniendo como referente la moralde la educación. Se debe formar al docente con alto grado de capacidad reflexiva sobre las implicaciones de su trabajo para y con los estudiantes.

• Estética: Es la fuente para formar al docente con capacidad de crear y cuidar ambientes que permitan dar significado al proceso educativo.

• Lógica: Fortalece el pensamiento crítico y constructivo del docente. Incluye capacidad

para comprender, reestructurar, analizar, sintetizar, aplicar y acceder al conocimiento; facilitando experiencias enriquecedoras con los estudiantes.

• Política: Permite honrar la diversidad y la

democracia. Las posibilidades educativas brindan diversidad (razas, géneros, ideales, creencias, apreciaciones, apariencias, edades, lenguaje, salud, entre otras).

El intercambio y la deliberación se deben dar en ambientes y en escenarios democráticos en la escuela.

• Teodisea: Permite que el docente posea un discurso educativo con significado y

sustentación. Modelar y guiar a los estudiantes para que clarifiquen, articulen y redefinan un trabajo coherente.

• Espíritu de Aprendizaje: Permite al decente asumir y modelar conductas significativas.

Aprendizajes que duren toda la vida personal y profesional y que se demuestran en la enseñanza, favoreciendo un ambiente coherente entre el discurso y la acción.

• Espíritu de Cuestionamiento: Permitirá al docente guiar acciones continuas de auto

evaluación y mejoramiento en lo personal y profesional.

La formación de docentes en Venezuela

En 1953 con la creación de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela se inició la formación de docentes en las universidades, seguida por la Universidad del Zulia en 1969 con la apertura de la especialidad en Preescolar como carrera corta. En 1980 la Ley Orgánica de Educación legaliza la formación de todos los docentes en las diversas instituciones de nivel superior. Posteriormente (28-07-83), se decreta la Universidad Pedagógica Experimental Libertador, destinada a liderizar la formación de docentes en el país.

Las instituciones de formación docente tenían una matrícula de 116.571 alumnos para el año 1999; de estos, 98.732 asistían a universidades.

Como es sabido la mayoría de estos estudiantes provienen de familias de escasos recursos, su paso por la universidad debería significar el afianzamiento de su conciencia de grupo desfavorecido y el compromiso con ese amplio sector de la población para mejorar sus condiciones de vida, basado en la defensa del acceso al conocimiento en igualdad de condiciones, para lo cual requieren de atención especial, prioritaria y compensatoria.

El rol de las instituciones de educación superior no puede continuar por el estrecho sendero de las asignaturas, los créditos y las prelaciones para el otorgamiento de títulos y licencias, de puente entre el estudio y el ingreso al trabajo. El centro de su accionar está en el desarrollo del compromiso ético de los educadores con su grupo de origen y con el cambio y la transformación de la escuela oficial. Todos los esfuerzos en este sentido podrán parecer pocos en lo inmediato. También se requiere el compromiso para mejorar las condiciones de trabajo de los docentes, incluyendo salarios, mantenimiento, dotación y seguridad en las escuelas, además del diseño de la carrera que privilegie a los docentes de aula y los directivos escolares por encima de los funcionarios de escritorio.

El reto central de la formación de docentes es el del curriculum y el diseño curricular que lo sustenta, inspirado en la Resolución 12, promulgada en enero de 1983 de donde surgió el

llamado “Bloque Común Homologado del Plan de Estudios para la Formación del Licenciado o Profesor de Educación Integral” en 1985. En su momento se desató una

polémica en torno a la Resolución

, el perfil del docente y el diseño curricular en su conjunto, cuya consecuencia más relevante fue que algunas instituciones, como la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela, no lo adoptaran.

Las críticas más relevantes señalaban: enfoque fragmentario del conocimiento en abierta

contradicción con la intención de formar un “docente integrador”, exceso de asignaturas

reveladoras de una concepción disciplinaria del curriculum; sustitución de la Pedagogía como ciencia interdisciplinaria básica de la formación humana, por tecnologías de limitado alcance; aislamiento y disminución significativa de las prácticas profesionales; enfoque conductista del aprendizaje y la enseñanza.

Es difícil explicar cómo un diseño curricular basado en la, ya para la época, criticada tendencia tecnológica del curriculum haya podido sobrevivir durante casi veinte años.

Los diseños curriculares de Educación Preescolar y Básica han sido modificados por lo menos en dos ocasiones, tratando de disminuir la influencia del conductismo y orientándose hacia una concepción constructivista del aprendizaje y la enseñanza. Ni siquiera la promulgación de la Resolución N º 1 (15-01-96), logró producir un cambio estructural significativo, más allá de agregar menciones y títulos, confirmando la hipótesis de la renuencia a la innovación y a las reestructuraciones de estas instituciones .

La formación de los docentes, atada al plan homologado, permanece aislada de la evolución y necesidades de los niveles a los que sirve y al margen de los avances de la Pedagogía. Estas

instituciones, llamadas a ser el motor del progreso en los niveles obligatorios del sistema, a elevar las condiciones profesionales de los docentes, se encuentran replegadas sobre sí mismas, y, en los últimos tiempos, cercadas por los problemas presupuestarios como el resto de la educación superior. Habría que agregar también la desvalorización social de la profesión, ante el surgimiento de nuevas ocupaciones con menores exigencias, mejor remuneración y ambiente de trabajo, así como el empobrecimiento de los salarios ante la escasa respuesta oficial a los reclamos y la devaluación de los ingresos.

• Según Matos (2.000): "

...

el

docente es un mediador no de manera declarativa; de hecho

debe asumir el reto de involucrarse en la construcción del conocimiento en el aula. Lo importante no es necesariamente cuánto se sabe, pero que ello descanse en una plataforma teórica-conceptual, psicológica y filosófica para sustentar la práctica

pedagógica ...

".

• González, N. (2.000): "

...

dentro

de la praxis pedagógica integradora, el rol del docente

debe ser percibido como promotor del aprendizaje, motivador y sensible. El docente debe conocer y respetar el estado evolutivo del niño y facilitar situaciones que inviten a la

búsqueda constante del conocimiento. Se concibe como modelo y líder, centrado en sus

alumnos como sujetos de aprendizaje

El

rol del docente interactúa con dos elementos

... más para formar una tríada interpretativa: docente alumno saber

...

".

Estas interpretaciones de los autores Matos y González, conducen a entender el rol del docente como factor de construcción

de conocimientos y de experiencias. Se mantiene una visión pluridisciplinaria, con extensión diversidad y profundidad.

De manera general, se concluye que el rol principal del docente es facilitar y ayudar a los estudiantes a construir y reconstruir sus propios conocimientos, sobre la base de promover experiencias acordes con el nivel de desarrollo de los mismos y la inteligente estructuración y evaluación de la experiencia.

Conclusión

Las instituciones de formación de docentes en la Venezuela del siglo XXI deben afrontar la búsqueda de soluciones a variados retos. Por un lado se encuentran los derivados de los avances de la ciencia y la tecnología, cuyas consecuencias afectan a la educación en todas sus modalidades y en todas partes, otros están asociados a la calidad y equidad del sistema escolar venezolano en los últimos años, otros más provienen de la evolución y características de la formación de docentes en nuestro país y su dependencia cultural. Dado el papel central de los docentes en la preparación de los ciudadanos del futuro se considera indispensable y urgente la transformación del diseño curricular para su formación y, especialmente, de la organización y funcionamiento de las instituciones encargadas de la preparación de este personal. En ese sentido se presentan y discuten cinco aspectos sobre la dirección de los cambios: 1) Del docente tecnólogo al docente crítico; 2) De la ignorancia pedagógica a la pedagogía como base y eje del curriculum; 3) De la teoría separada de la práctica a la reflexión permanente sobre la práctica; 4) De la disciplinariedad

a la interdisciplinariedad; 5) Del docente aislado al docente en colectivo.

La hermenéutica permite penetrar en la esencia de los procesos y fenómenos de la naturaleza, la sociedad y el pensamiento al ofrecer un instrumento metodológico para su interpretación desde niveles de comprensión, explicación e interpretación que desarrolle la reconstrucción del conocimiento para su aplicación en la praxis social.

Este nuevo rol el docente debe tomar en cuenta la hermenéutica en sus dos perspectivas de desarrollo:

La interpretación totalizadora en nuestro caso del sujeto que abarque desde el conocimiento preliminar de éste hasta su observación, comprensión, explicación e interpretación en enfoques y teorías.

La visión detallada de sus componentes o configuraciones que revelen sus principales rasgos, cualidades y relaciones esenciales, pero siempre desde esa perspectiva

globalizadora de ese sujeto.

Docente del siglo XXI debe ser un gestor de conocimiento, compartido donde las partes involucradas en el proceso de enseñanza y aprendizaje se geste atreves de la empatía y la sinergia.

Este docente debe poseer competencias generales y especializada con el objetivo de dinamizar de forma efectiva el proceso compartido de enseñanza y aprendizaje.

Bibliografía

http://portal.educar.org/alidadelvalleclapmaita/ensayo-rol-del-docente http://www.gestiopolis.com/economia/rol-del-docente-en-la-educacion.htm

http://www.monografias.com/trabajos25/perfil-docente/perfil-docente.shtml

http://www.scielo.org.ve/scielo.php?pid=S0798-97922004000200002&script=sci_arttext

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

...

17

Previo

|

Cite este ensayo

APA

(2011, 01). Rol Del Docente En Venezuela. BuenasTareas.com. Recuperado 01, 2011, de http://www.buenastareas.com/ensayos/Rol-Del-Docente-En-

Venezuela/1396990.html

<a

href="http://adserver.adtechus.com/adlink/6171/2374294/0/170/AdId=3772415;BnId=3;itim

e=869482645;key=key1+key2+key3+key4;nodecode=yes;link=http://media.fastclick.net/w/c

lick.here?sid=65503&m=6&c=1" target="_blank"><img

src="http://media.fastclick.net/w/get.media?sid=65503&m=6&tp=8&d=s&c=1&vcm_acv=1.2

" width=300 height=250 border=1></a>

< a href='http://tas.orangeads.fr/ad/clk/rDbyrfGR/63015' target='_blank'>< img src='http://tas.orangeads.fr/ad/img/rDbyrfGR/63015' style='width:300px;height:250px;border:0px'>< /a> ocumentos Salvados  Usted no tiene ningún trabajoRol Del Docente Del Docente En Venezuela ... 2 pagesabril de 2011  Rol Del Docente ... Bolivariana de Venezuela Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior ... 2 pagesfebrero de 2010  El Rol Del Docente En La Integración ... y no como un problema. El rol del docente se traduciría en trasformar ... 4 pagesmayo de 2010  Ensayo Del Rol Del Docente ... Manuel Siso Martínez El rol del docente como investigador y el estado de ... 5 pagesmayo de 2010 " id="pdf-obj-10-2" src="pdf-obj-10-2.jpg">

< a href='http://tas.orangeads.fr/ad/clk/rDbyrfGR/63015' target='_blank'>< img

src='http://tas.orangeads.fr/ad/img/rDbyrfGR/63015'

style='width:300px;height:250px;border:0px'>< /a>

ocumentos Salvados

Usted no tiene ningún trabajo guardado en este momento.

Ensayos relacionados con

 
 

Del Docente En Venezuela...

 

2

pagesabril de 2011

 

...

Bolivariana

de VenezuelaMinisterio del Poder Popular para la Educación Superior

...

2

pagesfebrero de 2010

 

...

y

no como un problema. El rol del docente se traduciría en trasformar

...

4

pagesmayo de 2010

 

...

Manuel

Siso Martínez El rol del docente como investigador y el estado de

...

<a

...

positiva,

por ello, el nuevo docente en su rol de enseñar, de educar

...

17 pagesjunio de 2010

href="http://adserver.adtechus.com/adlink/6171/2496548/0/225/AdId=3772415;

BnId=5;itime=869484486;key=key1+key2+key3+key4;nodecode=yes;link=http:/

/media.fastclick.net/w/click.here?sid=65503&m=1&c=1" target="_blank"><img

src="http://media.fastclick.net/w/get.media?sid=65503&m=1&tp=5&d=s&c=1&vc

m_acv=1.2" width=728 height=90 border=1></a>

< a href='http://tas.orangeads.fr/ad/clk/rDbyrfGR/63014' target='_blank'>< img

src='http://tas.orangeads.fr/ad/img/rDbyrfGR/63014'

style='width:728px;height:90px;border:0px'>< /a>

<a

href="http://adserver.adtechus.com/adlink/6171/2374296/0/154/AdId=3772415;

BnId=4;itime=869486348;key=key1+key2+key3+key4;nodecode=yes;link=http:/

/media.fastclick.net/w/click.here?sid=65503&m=3&c=1" target="_blank"><img

src="http://media.fastclick.net/w/get.media?sid=65503&m=3&tp=7&d=s&c=1&vc

m_acv=1.2" width=160 height=600 border=1></a> < a href='http://tas.orangeads.fr/ad/clk/rDbyrfGR/63016' target='_blank'>< img

src='http://tas.orangeads.fr/ad/img/rDbyrfGR/63016'

style='width:160px;height:600px;border:0px'>< /a>

Comparte tu Experiencia:

Nuestros productos

RSS

©2013 BuenasTareas.com Info Legal

Unified Digital Measurement By C omScore

<div style="display: none;"><img src="//pixel.quantserve.com/pixel/p-640Vrv- 0V_6l-.gif" height="1" width="1" alt="Quantcast" /></div> <img src="http://b.scorecardresearch.com/p?c1=2&c2=8909260&cv=2.0&cj=1" alt='' />

search
search

0

   
 

El Docente Como Orientador

Enviado por Yadicor, abril de 2010 | 25 Páginas (6,146 Palabras) | 9436 Visitas |

  1  2  3  4  5
1
2
3
4
5
1 calificando Denunciar |
1 calificando
Denunciar
|
     

INTRODUCCIÓN

La calidad de la educación es un concepto complejo, con diferentes significados, compuesto por diversos factores que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje y que en ningún caso podemos asociarla con una mejor preparación intelectual o de instrucción de los alumnos, por lo que ello supondría de reduccionismo.

Efectivamente, la orientación educativa se constituye como uno de los factores que favorecen la calidad y mejora de la enseñanza. Si ya la orientación educativa se plantea, por su propia concepción, como objetivo prioritario favorecer el máximo desarrollo del alumno, entonces lograr la mejor implantación de la orientación, se convertirá en uno de los retos de la educación del futuro.

De esta forma, la Orientación se constituye en uno de los factores esenciales del sistema educativo, que puede proporcionar calidad al “producto” educativo que genera nuestra escuela. En este sentido, las siguientes son necesidades apremiantes: que la orientación forme parte de la función docente; la obligación de los centros educativos para coordinar estas actividades; garantía de las administraciones públicas en la implantación de la orientación; que la actividad orientadora sea realizada por profesionales especializados.

Los padres y la sociedad civil organizada pueden desempeñar un importante papel en la organización de unos servicios que desarrollen la función orientadora, con una nueva concepción que pueda dar respuesta a las necesidades planteadas.

EL DOCENTE COMO ORIENTADOR

Cada vez que actuamos, cada vez que decimos algo, no sólo se manifiesta el objeto sobre el cual actuamos o aquello

a los que nos referimos al hablar, se manifiesta también una determinada interpretación de lo que significa ser humano y, por lo tanto, una ontología, en el sentido que le conferimos al término.(Echeverría. 1997: 29).Para el autor citado, se trata de una ontológica visión que privilegia la condición humana, y cuyo sentido de comprensión del objeto representa una dimensión cognoscitiva donde el aprendizaje es significativo si se corresponde con lo que Zemelman (1992) llama “forma de razonamiento abierta”, es decir una verdadera reflexión sobre la realidad y sus

implicaciones teórico-prácticas. De allí que Echeverría considera que “Cada planteamiento hecho por un observador nos habla del tipo de observador que ese observador considera que es”. (1992:30).

Así el sujeto de la escuela, docente, alumno, comunidad, tiene una representación social y este punto de vista es importante para la formación del docente y para el desarrollo del trabajo intelectual del alumno. En el Currículo Básico Nacional (1997) se parte de la consideración de que el ser tiene conciencia de sí y del mundo, y por lo tanto el conocer es una posibilidad para explicar las cosas y para establecer el papel del ser frente a la realidad. Se puede considerar, que el ser ontológico comienza por una identificación de lo que se es y de lo que puede hacerse al interpretar la realidad. El alumno, al problematizar la realidad, está creando un universo complejo de contenidos simbólicos, está aprehendiendo la realidad con el objeto de investigarla desde su forma constitutiva hasta su desarrollo histórico. Para la complejidad, la realización de las dimensiones cognitiva y afectiva

se manifiesta en un pensamiento crítico que no abandona la posición del ser, por esto la función lógico constructiva planteada por Zemelman (1992), permite el desarrollo de la explicación considerando las preconcepciones de la realidad. En estos puntos de vista, de complejidad ontológica, de lo que se llama ser humano y objeto de investigación, el despliegue categorial está fundamentado en la crítica a lo real sin partir de cierres conceptuales, o de estrategias metodológicas que impliquen estos cierres. La práctica pedagógica del docente debe relacionar el ser con el conocer, teniendo como mediador el proceso de concientización. Esto no representa una práctica que deviene solamente en conocimiento, sino que enriquece cognoscitivamente al conocer desde propuestas metodológicas que pueden ser fundamentos importantes para elevar la calidad de la educación. En este caso, la relación aprehensión-explicación, conforma el principio de totalidad que no se reduce al aprender sino que potencia el transformar.

La perspectiva de la investigación como base de la formación del docente, hasta ahora planteada, representa una respuesta a propuestas donde el mundo conceptual pudiera pensarse solamente desde

el mundo perceptivo. La “construcción” no puede ser apego aun determinado “modelo” referencial,

la socio-investigación es la búsqueda permanente en un mundo de producción del conocimiento que más allá de las precisiones formales, de las etapas preconcebidas, permita la creatividad pedagógica.

Los “referenciales cognitivos”, que a través de la experiencia ayudan a la maduración del

conocimiento, parecieran denotar una posición de fragmentación

de la realidad que sólo se queda en la aprehensión. La realidad transciende lo perceptivo puro para plantearla articulación de los hechos, no como la evolución conceptual, sino como la integración del

pensamiento. Al docente no se le puede concebir como un “mediador del aprendizaje”, ya que este

planteamiento pareciera sugerir la idea de la posible búsqueda del consenso. En este caso, estaría

desplegando la “interacción constructiva”, en la necesidad de encontrar el consenso en las

significaciones recogidas en los diferentes puntos de vista de los alumnos. El docente, antes que

“mediador del aprendizaje”, debe ser concebido como un orientador, que basado en el principio de

autonomía haga posible la formación de un ser critico. En este punto tiene importancia destacar el desarrollo del pensamiento lógico, se trata de pensar la realidad más allá de lo gnoseológico para trascender al plano epistemológico. No es suficiente la formación de un docente que problematice a la realidad, es necesario que socio-investigue el conocimiento, y es aquí donde adquiere trascendencia lo convivial.

Por otra parte, Es importante señalar que la educación de este nuevo siglo será significativa si es vida en sí misma, pues reflejará una mayor autonomía en el proceso. Esto redimensiona el papel del docente y del alumno, constituyendo una manera de entender el proceso educativo en una dimensión creativa, de acuerdo con los problemas de la realidad a la cual se pertenece. Los fundamentos para la formación del docente deberán definirse en relación con la necesidad de que los contenidos escolares tendrán que reflejar una realidad compleja, ya que

el alumno se educa con elementos intrínsecos y extrínsecos a la escuela. Académicamente, los alumnos pensarán mejor la relación lenguaje-realidad-acción, porque se expresará como un logro de libertad en el aula y fuera de ésta, y permitirá integrar lo académico con las experiencias de vida. Un fundamento filosófico importante para pensar en el docente del nuevo siglo, inmerso en las realidades del presente y en el desarrollo mundial que se prevé para el futuro, lo constituye la idea de

un modelo curricular, basado en las necesidades, intereses e iniciativas de los educandos.

El docente, como orientador del proceso educativo, dirigirá su acción al desarrollo de un ambiente propicio para el aprendizaje, él mismo aprenderá encontrando en las propuestas de los alumnos elementos importantes que ayuden en el intento de socio-investigación del conocimiento. En el marco de una base filosófico en consonancia con la necesidad de generar respuestas válidas frente a la racionalidad instrumental que a través de la informática prevalecerá en los comienzos del siglo XXI, será vital la experiencia del docente para relacionar la ciencia con la vida, la escuela con la comunidad. Esto permitirá pensar en el aprendizaje permanente, en la integración de experiencias que son aparentemente ajenas a la escuela, pero constituye contenidos vitales para la formación del alumno. En consecuencia, un docente orientador debe estar formado para:1.- Posibilitar la ruptura con la concepción de la simple transmisión de saberes y repotenciar la idea del diálogo permanente como una manera de democratizar la enseñanza.2.- Permitir la reflexión sobre los distintos

modos de producción del conocimiento con el objetivo de realizar una lectura de la realidad desde lo complejo.3.- Plantear la formación con base en la investigación ya que constituye una propuesta de educación permanente, y el docente podrá estar motivado a la innovación de la enseñanza con el fin de obtener mejores resultados en el aprendizaje creativo.4.- Plantear la formación con base en la investigación, ya que constituye una posibilidad de relación del docente con los procesos reales, e insertar la vida cotidiana como fundamento educativo.5.- Formar al docente como un trabajador de la cultura para que su dinámica en la relación realidad-pensamiento constituya una nueva valoración ética.6.- Incentiva el trabajo grupal para que la relación alumno-docente se desarrolle desde un principio de solidaridad que permita la dinámica del trabajo intelectual.7.- Permitir el debate sobre objetos de investigación actuales que se desplieguen en el estudio de su desarrollo histórico. El concepto de profesionalidad del docente, desde la visión de esfera pública, debe ser concebido en un contexto de educación permanente.

En este sentido, la institución de formación docente debe mantener una relación constante con sus egresados. Esta posibilidad debe estar incluida en la dinamicidad curricular, de manera que la actualización la ofrezca la institución superior en concordancia con las necesidades cognoscitivas históricas. Se trata de interpretar los cambios educativos, las transformaciones curriculares, las concepciones pedagógicas que se van manifestando en lo público y que ameritan la actualización del docente, es la idea de un currículum

dinamizado en el contexto histórico de la propia contemporaneidad. La investigación representa una actividad relevante para la educación permanente en la esfera pública, pues además de ofrecer cursos y talleres a los egresados en servicio, podría combinarse esta actividad con asesorías académicas sobre proyectos de investigación. En estos proyectos los docentes podrían expresar sus necesidades cognoscitivas, o problemas preocupantes referidos a su práctica pedagógica; de esta manera, el docente es promotor de su desarrollo ulterior. Las instituciones de formación docente deben formular sus planes de estudio y programas de enseñanza basados en metodologías sólidamente fundamentadas. Así, tiene sentido un currículum basado en la investigación que propicie la articulación entre la realidad expresada en la esfera pública y los problemas que puedan ser analizados en el desarrollo de la formación.

Rol del Docente como Orientador

El desarrollo del nuevo concepto de Orientación, lleva consigo la necesidad de plantear dos cuestiones. En primer lugar, quién va a llevar a cabo los programas de orientación; y en segundo lugar qué actitud debe mantener estas personas.

Respecto a la primera cuestión, debemos considerar profesionales de la Orientación a los pedagogos, psicólogos, asistentes sociales y a los titulados en psicopedagogía.

Ya que la orientación es inseparable del proceso educativo, también se habla de agentes orientadores en el caso de los profesores en general, de los tutores de grupos de alumnos y por supuesto de los padres.

En cuanto a la segunda cuestión, el orientador debe ser un agente de cambio, que

tenga en cuenta que el marco contextual donde se desarrolla el individuo es su principal condicionante. Y que sea capaz de provocar cambios no solamente en los alumnos, sino también en el sistema, en los objetivos, en las funciones, y en definitiva en la institución educativa.

Ahora bien, todo cambio no surte efecto si no se produce desde abajo, naciendo de las necesidades concretas de cada comunidad educativa. En este sentido los padres, las Sociedades de Padres y Representantes, tienen un papel primordial que desempeñar de unión entre la escuela y la sociedad. Debe aceptarse el papel del orientador como dinamizador, pero sin olvidar que los cambios duraderos, suelen venir del trabajo y el esfuerzo cooperativo.

Rol del Docente en cuanto a la Orientación Nacional

La concepción de educación expuesta en el Proyecto Educativo Nacional por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes en el año 2000(MECD, 2000), se basa en dos pilares fundamentales a saber, la educación debe responder a los requerimientos de la producción material en una perspectiva humanista y colaborativa, del mismo modo, debe formar en la cultura de la participación ciudadana, de la solidaridad social y propiciar el diálogo intercultural y el reconocimiento a la diversidad étnica. La propuesta supera el estrecho marco de la escolarización y las posturas tradicionales sobre la enseñanza, que la reduce a los aspectos instruccionales, adiestramiento o capacitación en áreas fragmentadas del conocimiento. En su lugar, se asume la educación permanente, que trasciende las paredes de la escuela, vinculándola a la vida comunitaria y a los medios de comunicación.

Del mismo modo, se hace énfasis en el proceso de aprendizaje; más específicamente se enfatiza en el

planteamiento de aprender a aprender como respuesta a los cambios rápidos en el terreno del saber. Al mismo tiempo, se postula el aprendizaje globalizado e integral. En este orden de ideas se plantea formar continuamente al ser humano en un conjunto de valores, habilidades y destrezas, entre las que se puntualizan:

• Formación en, por y para el trabajo, concebida en una perspectiva politécnica y de superación del

estrecho marco del trabajo parcelario, con capacidad investigativa e innovadora en el saber hacer.

• Formación en por y para la democracia, a través del desarrollo de una cultura participativa y de

gestión en los asuntos públicos, desde una perspectiva ética de equidad y participación. • Formación de aptitudes cooperativas y de solidaridad, superando el individualismo, la competitividad y otras formas de intolerancia social.

• Formación de valores con conocimiento pleno de nuestras raíces y del acervo histórico como

pueblo. Los aspectos antes mencionados, son los supuestos más generales del Proyecto Educativo Nacional ( MECD,2000), sus tópicos puntuales son:

• La operacionalización del Estado Docente, que debe garantizar una educación de calidad para

todos, gratuita y obligatoria como derecho inalienable de todo ciudadano.

• La participación comunitaria en la escuela, donde se trasciende la concepción tradicional de

comunidad educativa, incorporando no sólo a padres y representantes, sino a diversos actores comunitarios en roles protagónicos de la gestión escolar.

• Una estructura

curricular flexible, contextualizada, en la que los contenidos programáticos pueden dar cuenta de la diversidad de sujetos, espacios geográficos, clima, por lo tanto se deben adaptar los horarios y calendarios escolares. • Formación inicial y permanente del docente, y la garantía de una remuneración y seguridad social de acuerdo con su misión profesional.

• Una gerencia democrática y participativa en la supervisión y dirección de las escuelas, que pueda

racionalizar los procesos administrativos y mejorar los niveles de eficiencia.

• Garantía de un adecuado y oportuno suministro de materiales didácticos. • Ampliar la cobertura y elevar la calidad del proceso de aprendizaje, para garantizar la permanencia,

prosecución y promoción de los alumnos. En esa dirección, tiene pertinencia el aprovechamiento del tiempo escolar, por lo que se debe

promover el turno integral en las escuelas y el enfrentamiento a algunos factores que generan la exclusión, como es el caso de la desnutrición y la pobreza extrema, por lo que se deberá mejorar la protección social para los estudiantes. El docente debe estar formado para asumir un reto que trasciende el hecho de aumentar el tiempo de los niños y jóvenes en la escuela: poder conjugar y hacer realidad, además de la cobertura escolar en el turno integral (mañana y tarde), el desarrollo integrado de todas las áreas del conocimiento del Curriculum Base Nacional, incorporando el desarrollo de actividades productivas, artísticas, como música, expresión corporal, pintura, teatro, además de la educación física, recreación y deporte; actividades de reforzamiento del aprendizaje a través

de tareas dirigidas, con énfasis en la lectura, escritura, expresión oral y matemáticas. Este ámbito requiere un nuevo docente con dotes especiales para el liderazgo familiar y comunitario, cuyas competencias comunicacionales superen lo técnico y aborden lo afectivo. Reivindicar y fortalecer lo mejor de nuestras tradiciones y a los fundadores de la nación, favoreciendo así la toma de conciencia de las posibilidades y fortalezas como país, como pueblo; contextualizarlo y resignificarlo en nuestra realidad actual, permitirá al docente en formación apropiarse del acervo para asumir la responsabilidad que toca y afrontar los retos actuales, para ubicar conceptualmente la transformación, mediante la conexión afectiva con la historia nacional y sus ejemplos de lucha, de persistencia y de reflexión. El reto de la educación, es contribuir significativamente en la construcción de la nación mirando hacia atrás y hacia delante, reconocernos y proyectarnos hacia el futuro con sólidas bases fundamentadas en una armónica convivencia inmersa en una cultura de paz y solidaridad. El Proyecto de Transformación y Modernización del Currículo para la Formación Docente de Pregrado debe asumir la tradición latinoamericana sobre educación popular, fundamentada en la noción de pueblo como protagonista de su historia y de su quehacer y no como un grupo de habitantes, o gente de un territorio. Esto significa que la comunidad toda tiene la voz principal en la definición del proyecto educativo de la escuela, que está presente en la actividad educativa y hace uso de los espacios escolares, que la comunicación entre la comunidad y su escuela tiene

que ser cada vez más fluida y significativa, que la escuela es útil a la comunidad y que le sirve para fortalecer su capacidad de organización, de reflexión, de expresión y de acción. Por una parte supone un cambio ético de reflexión permanente sobre qué enseñamos, a quienes, dónde y para qué, de entender los contenidos como procesos y productos culturales. Por otra parte, constituye el espacio que permiten que se expresen e introduzcan valores y transformen códigos culturales, que a la vez que enriquecen nuestro acervo, favorecen el desarrollo y la realización humana. La Formación Docente, deberá reposar en una concepción filosófica profundamente humanista, con una visión crítica y reflexiva. El humanismo social reivindica el diálogo permanente del hombre con los saberes de la cultura de su sociedad y de todas las sociedades, permitiendo el crecimiento individual dentro del colectivo y con el colectivo. El humanismo rescata igualmente el carácter permanente de la educación, entendiendo a ésta, como un proceso que se inicia con el nacimiento y transcurre toda la vida y en todos los ámbitos, es decir como un trayecto humano de carácter continuo. Las instituciones educativas deberán formar un ciudadano crítico y transformador a través de una práctica pedagógica pertinente, que conjugue la experiencia escolar, su reflexión, su hacer y su historia. La educación debe considerarse como un continuo humano localizado, que atiende los procesos de enseñanza y aprendizaje como unidad compleja y propia de la naturaleza humana total e integral; la concepción holista del ser humano en desarrollo exige la articulación y continuidad curricular

y pedagógica entre cada uno de los niveles del sistema educativo nacional, incluyendo todas las modalidades; por esto se debe formar un docente consustanciado con esta filosofía, que esté en condiciones de propiciar el fortalecimiento de cada educando como persona, el conocimiento de sus propias capacidades y competencias, su formación dentro del concepto de progresividad que considera las condiciones externas en lo antrópico, social, cultural y geohistórico. Rol del Docente en el Proceso de Enseñanza y Aprendizaje La enseñanza-aprendizaje, desde la mirada del pensamiento complejo, se dirige a formas de razonar y esto descarta las posibilidades de reproducción de un conocimiento que a su vez reproduce formas de legitimación, así la aprehensión, como forma de posesionarse de la realidad, tiene sentido en tanto

el alumno pueda buscar, a través de la explicación, la lógica para comprender los problemas y los procesos. El docente deberá ser formado superando la fragmentación de los saberes, entendiendo al conocimiento como la relación interdisciplinaria de diferentes saberes y analizando la realidad como una complejidad donde se encuentran y transitan diferentes posiciones y puntos de referencia. La orientación educativa se propone acompañar a los educandos a lograr un mejor rendimiento académico, desarrollar las aptitudes, favorecer la integración a la institución educativa y la formación integral, incluyendo los contenidos transversales. Su énfasis se encuentra en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Tiene como objetivo que los alumnos y las alumnas puedan realizar diversos aprendizajes, no solo instruccionales, sino con

efectividad actitudinal y procedimental:

Aprender a aprender • Aprender a pensar • Aprender a convivir • Aprender a ser • Aprender a hacer • Aprender a elegir • Aprender a construir un proyecto personal de vida

Un modo de ejercer la orientación educativa consiste en implementar un sistema tutorial, tanto por parte de los docentes como por parte de los mismos alumnos hacia sus compañeros de curso o de otros cursos. En esto se hace necesaria una actualización y/o formación al respecto, para clarificar en qué consiste la tutoría, cuáles son sus recursos, cómo y cuándo puede planificarse y ejercerse, así como una actualización de las estrategias didácticas y evaluativas de los docentes.

Requiere establecer, además de un diagnóstico de situación institucional y de los requerimientos y expectativas de los distintos actores intervinientes (directivos, docentes, padres, alumnos), objetivos, cronogramas, metodología, contenidos, criterios evaluativos, elaborando un proyecto de orientación educativa y tutoría con participación de los diversos actores institucionales. La orientación educativa abarca entre otras cosas:

• La integración a la convivencia institucional;

• La metodología de estudio; • La detección de prioridades e implementación de contenidos transversales (formación ética y en

valores, formación ciudadana, temas de convivencia, orientación vocacional profesional- ocupacional, etc);

• La evaluación de las tareas efectuadas.

Implica conocer a fondo las características y condiciones institucionales y de sus integrantes, y a partir de allí, definir el proyecto

orientador / tutorial, su desarrollo cronológico y su evaluación. Cómo y cuándo se realiza, depende de cada institución, de sus prioridades y de los recursos asignados. Pueden asignarse horas específicas, al menos 3 horas semanales, pero es importante que se realice como parte del proyecto institucional, y no desarticulado del mismo. Es decir, que puedan colaborar y participar en equipos los distintos actores institucionales en el diagnóstico, el planeamiento, la ejecución y la evaluación del proyecto.

Para la implementación, es necesario que los docentes designados como tutores tengan conocimientos actualizados de psicología evolutiva, nociones de psicología social e institucional, de dinámica y coordinación grupal, de entrevista individual, de la observación como método de recolección de información, de técnicas y recursos para la implementación en contextos grupales, en especial mediante talleres y dinámicas grupales. Para ello conviene proponer al menos un curso introductorio de actualización en orientación educativa y tutoría.

Aplicación de la Orientación con Asesoramiento y Consulta en los Distintos Niveles de la Educación y la Familia

1.

Orientación vocacional profesional-ocupacional en la escuela

En el ámbito escolar, la orientación vocacional profesional-ocupacional tiene un carácter eminentemente informativo, tanto respecto a los factores psicológicos y sociales que intervienen en la elaboración de un proyecto personal y la elección vocacional ocupacional o profesional, como en cuanto a las opciones que ofrece el mundo educativo y el laboral para la formación, la búsqueda e inserción en el trabajo.

Puede trabajarse, si la escuela dispone de un servicio psicopedagógico, mediante talleres coordinados por los psicopedagogos o psicólogos educacionales, donde los orientados ejercen un rol protagónico, con dinámicas que favorecen la información, la reflexión, la puesta en circulación de los temas que la situación de elección suscita. La tarea orientadora requiere planificar objetivos, metodología, contenidos, evaluación de procesos y resultados, y en lo posible, seguimiento de los orientados.

Además de los talleres, o cuando no sea posible realizarlos, los docentes pueden organizar ciclos de paneles y mesas redondas, jornadas o ferias informativas sobre ocupaciones y profesiones, donde las instituciones presenten sus ofertas educativas, visitas a establecimientos educativos y a lugares de trabajo, pasantías en ámbitos profesionales y laborales, jornadas de acompañamiento a algún profesional en su trabajo, entrevistas y reportajes a profesionales, empleados u obreros, y a personas de trayectoria destacada en algún ámbito laboral.

También puede plantearse la educación para la carrera, insertando curricularmente la información ocupacional y profesional en todos los ciclos educativos y la formación laboral práctica con pasantías en las diversas modalidades de los estudios secundarios. En los estudios terciarios y en la Universidad, la orientación puede acompañar la inserción en los estudios elegidos, el desempeño de cada alumno y del grupo, y preparar la elección de estudios de postgrado y la carrera profesional-laboral, una vez finalizados los estudios de grado.

  • 2. Orientación Familiar

En la intervención orientadora

con padres podemos distinguir dos grandes enfoques. En el primero se prioriza el núcleo familiar individualizado, mientras el segundo se interesa más por los principales entornos que inciden en el

desarrollo de los alumnos (hogar, escuela, barrio,

).

... El primer enfoque, donde se prioriza el núcleo familiar, tiene como objetivo dotar a los padres de conocimientos psicopedagógicos, desarrollar sus capacidades educativas y mejorar los métodos de interacción con los hijos. El método de trabajo es sobre todo la información, dominio de conocimientos y desarrollo de habilidades como padres. En el segundo enfoque la intervención se centra más en el contexto. No se trataría tanto de actuar sobre los desajustes o conflictos, como de mejorar las condiciones escolares, familiares y sociales que generan la inadaptación. A diferencia del punto de vista anterior, pretende involucrar a los padres desde el centro educativo en la identificación y mejora de las condiciones ambientales, de tal manera que se facilite al máximo el desarrollo personal y social de sus hijos al tiempo que se favorece la acción conjunta de los responsables educativos.

Este último enfoque quizás es el más adecuado para desarrollar la acción orientadora con los padres ya que afronta el problema de la necesaria relación padres/centro educativo. Tomando como base estas premisas se resaltan como ejes principales en los que debe basarse la orientación a los padres:

la comunicación, cooperación y participación. La orientación tiene por finalidad que cada orientado elabore su proyecto de vida, de estudio o trabajo, considerando su opción como oportunidad de despliegue

de su potencial humano y de su legítimo anhelo de felicidad, en contexto interactivo con sus oportunidades y posibilidades reales y virtuales.

Los padres y el centro educativo disponen de gran cantidad de información captada de las

observaciones, circunstancias, detalles,

que suelen pasar desapercibidos para los otros. Si los

... docentes y los padres no se informan recíprocamente, difícilmente se puede conseguir la confluencia de esfuerzos. Por lo tanto lograr que ambos lleguen a trasmitir lo que viven, conocen y practican es el primer paso de la intervención orientadora. ¿Cuándo es preciso este intercambio de información?. Es extensible a todo el periodo de escolaridad, pero de manera especial en los momentos y los aspectos referidos a continuación:

A la entrada del centro:

Los primeros meses de curso, es un tiempo clave para intercambiar información precisa, objetiva y lo menos burocrática posible sobre cuestiones que interesen tanto a los padres como a los profesores. Información que interesa a los padres:

Infraestructura e instalaciones del centro. Servicios: comedor, transporte, biblioteca ... Órganos de gobierno. Proyecto Educativo Plan de trabajo del APA. Escuela de padres. Proyecto curricular: actividades, metodología ... Programación General Anual (PGA) Información que interesa a los profesores:

Estructura de la familia. Nivel sociocultural. Criterios educativos y formativos Características de los alumnos: desarrollo, hábitos, personalidad.

En los momentos de transición:

Los cambios de curso y sobre todo los de ciclo, suelen ser momentos críticos para los

alumnos que notan el cambio de metodologías y de profesor, por lo que es un momento especialmente importante para intercambiar información sobre el desarrollo evolutivo y educativo del alumno. Información que interesa a los padres:

Rasgos y conductas del alumno, su repercusión en el ámbito educativo. Información sobre el nuevo curso/ciclo: Objetivos, metodología, asignaturas, libros de texto, tutoría, ... Aulas de apoyo, Departamento de Orientación, becas, ayudas a actividades, ... Información que interesa a los docentes:

Contexto familiar. Desarrollo madurativo del alumno. Evolución del rendimiento escolar. Dinámica de relación de los alumnos.

ACTIVIDADES DE ORIENTACIÓN CON PADRES

  • 1. Asambleas de curso

  • 2. Entrevistas individuales

  • 3. Actividades de orientación con padres

A la salida del centro:

La transición de un centro educativo a otro, por el cambio de nivel educativo (Primaria a Secundaria), o por la incorporación al mundo laboral, suele ser uno de los momentos más delicados y de mayor transcendencia en la vida educativa de un alumno. Los padres y los profesores deben de intercambiarse información precisa:

Información para los padres:

Características personales, capacidades e intereses de sus hijos. Estudios que ofrece el sistema educativo. Becas y ayudas. Salidas profesionales. Intereses profesionales de sus hijos. Información para los profesores:

Capacidades e intereses del alumno. Motivaciones y expectativas familiares.

Requerimientos de formación en las distintas profesiones.

Nivel de participación:

De lo expuesto hasta ahora, referente a la relación

profesores-padres, en el nivel informativo, podemos deducir fácilmente que de este conocimiento no se deriva la necesaria convergencia de ideas y criterios entre padres y docentes. Por ello, y sin desvalorizar el primero, proponemos un segundo nivel de relación donde en un clima de diálogo y de aceptación de sugerencias mutuas toma auténticamente sentido la participación.

Para que este nivel de participación sea realmente efectivo requerirá planificar cuidadosamente

ciertos aspectos antes, durante y después de su realización (fijar los objetivos del encuentro, facilitar

un ambiente amistoso, agradecer la participación, ejercerse a tres niveles:

...

).

Para Rodríguez Espinar, la participación puede

Como simple utilización de los servicios que ofrece la escuela. Como colaboración activa entre el profesorado y las Asociaciones de Padres. Como tarea cooperativa en asumir responsabilidades, tomar decisiones y contribuir al logro de los acuerdos.

Buenas vías para favorecer la participación la constituyen las reuniones de aula, los equipos de

colaboración padres-profesores, la Asociación de Padres, etc

Entre otras propuestas participativas

.. queremos destacar las reuniones de aula, que permiten, con un mínimo nivel organizativo, la creación de espacios de comunicación y trabajo estable de padres y profesores. Las reuniones de los padres de una misma clase y los profesores que trabajan con un mismo grupo, brindan una interesantísima oportunidad de relación de la que se pueden obtener grandes beneficios:

Los profesores pueden informar a los padres de los planteamientos generales del curso (a principio de curso),

para ese determinado grupo; o de la evolución del mismo (a finales de curso).

Los padres tienen la oportunidad de realizar aportaciones, sugerencias e incluso colaborar en actividades del currículo puntuales.

Este tipo de reuniones pueden convertirse en un elemento formativo para los propios padres (y desde luego para todos).

Los alumnos tienen la oportunidad de percibir el interés de los padres por el trabajo que realizan en la escuela.

CONCLUSIONES

La función de orientación, entendida como tarea de apoyo, animación y acompañamiento de los alumnos y alumnas dentro de la institución educativa, es uno de los modos del ejercicio de la función docente. La orientación exige al docente la capacidad de ofrecer a sus alumnos ayudas no sólo en los procesos de aprendizaje y construcción del conocimiento, sino también en la resolución de sus problemas personales, grupales y sociales, en sus conflictos de autonomía-dependencia, en sus decisiones cotidianas. Y en esta tarea, que implica el diálogo como el modo más eficaz de ayuda, nadie está excluido.

Asumir en el contexto actual el ejercicio de esta función exige generar hacia adentro de la Institución una profunda reflexión acerca de los compromisos que asumimos los docentes. La necesidad de asumir este rol como colectivo docente está relacionada con la evidencia del escaso impacto de los esfuerzos que individualmente podamos hacer, esfuerzos que se diluyen o generan sensación de frustración, omnipotencia o impotencia para quien debe cargar en soledad con la responsabilidad de comprender la problemática vital y existencial de los adolescentes y, a la vez, traducirla

en estrategias para entusiasmar, animar, potenciando a cada uno en todas sus posibilidades de aprendizaje. La formación del docente venezolano como orientador debe partir de la consideración ontológica de que el proceso educativo se define en una relación de complejidad. Ésta opera articulando el plano de pensamiento con los planos de lo real. Lo complejo resulta del vínculo entre lo dado y lo dándose y la función escolar se plantea como creatividad en el movimiento del modo de producción de conocimiento. Se trata del ser, conocer, hacer y convivir que define al hombre interpretando para plantear su punto de vista sobre la naturaleza y la sociedad y en consecuencia actuar históricamente.

En el mismo orden de ideas, se hace referencia a la necesidad de mejorar las prácticas pedagógicas ha sido y es una preocupación de quienes de manera directa e indirecta se han visto y se ven en la necesidad de acompañar y dar seguimiento (supervisión) a docentes y maestras.

Sin embargo, esta problemática sólo encontrará eco positivo cuando los docentes y maestras asuman un cambio de actitud respecto a su práctica pedagógica tomando conciencia sobre: qué, para qué, cómo, cuándo, dónde y con qué enseñar, a través de procedimientos adecuados; evitando así, la realización de actividades improvisadas, sin previa planificación o siguiendo el contenido de un libro de texto.

Por tal razón, se hace necesario:

  • 1. Que el o la docente planifique sus actividades diarias; partiendo del currículo y no del libro de

texto, éste sólo sirve de apoyo, comprendiendo que planificar es: (de acuerdo con Larissa Pelletier y

Rosa D. Oviedo, “Planificación

Efectiva de la Labor Docente”, 2003). Prever, es un proceso continuo que nos permite ver: qué, para qué, cómo, cuándo, dónde y con qué vamos a trabajar los contenidos, sistematizando cada momento del proceso enseñanza-aprendizaje, evitando de ésta manera dar palos a ciegas.

  • 2. Creando un clima propicio para el aprendizaje de saberes, a través de la organización y

adecuación del ambiente y espacio físico en el que interactúan alumno (as) / docentes (as).

  • 3. Estimulando la participación activa de los alumnos y alumnas, reconociendo que éstos son los

protagonistas del proceso enseñanza-aprendizaje. Por su parte Díaz Barriga y Gerardo Hernández,

afirman “El papel del docente no es el de actuar como transmisor o facilitador del aprendizaje, sino

como mediador” del encuentro de sus alumnos con el conocimiento, en el sentido de orientar y guiar la actividad constructiva de sus alumnos, proporcionándoles una ayuda ajustada y pertinente a su

nivel de competencia. (“Estrategias Docentes para un Aprendizaje Significativo”, 1999).

  • 4. Ofreciendo la oportunidad a los alumnos y alumnas de practicar y aplicar el aprendizaje (el que

permite hacer, enseña), mediante la realización del trabajo cooperativo y colectivo.

  • 5. Promoviendo el aprendizaje significativo a través del desarrollo de contenidos pertinentes.

Un/a docente capaz es el que permite que sus estudiantes desarrollen al máximo sus competencias, creando situaciones y contexto donde éstos se vean en la necesidad de: analizar y buscar alternativas de solución a problemas del diario vivir, o sea, prepararlos por la vida; no para la muerte. En virtud de lo antes

expuesto, el o la docente debe planificar tomando en cuenta la diversidad, respetando los ritmos de aprendizaje de cada uno de sus alumnos /as. El docente como orientador y guía del proceso pedagógico tiene que estar a la vanguardia de los tiempos y las innovaciones, implementando y creando estrategias que les permitan viabilizar su práctica de aula.

REFERENCIAS

DUSCHATZKY, SILVIA Y BIRGIN, ALEJANDRA (compiladoras) (2001) ¿Dónde está la escuela? Ensayos sobre la gestión institucional en tiempos de turbulencia, Ed. Flacso-Manantial, Bs. As.

ECHEVERRÍA, R (1997). Ontología del Lenguaje. Chile. Dolmen.

ENRIQUE PÉREZ L. (2003) Para pensar en la formación del docente venezolano

...

Revista de

Teoría y Didáctica de las Ciencias Sociales. Mérida-Venezuela. {Documento el Línea}Disponible:

http://www.saber.ula.ve/db/ssaber/ Edocs/pubelectronicas/TeoriaydidacticaCS/revista9_04/enrique_perez.pdf {Consulta: 2007, Junio 1}

FILMUS, DANIEL (compilador) (1998) Para qué sirve la escuela. Grupo Ed. Norma, Buenos Aires - Argentina.

FONTALVO, P (1999). “Educación y transdisciplinariedad: Un desafío para el pensamiento complejo en América Latina”. En: RELEA. Revista Latinoamericana de Estudios Avanzados. N° 7. Caracas. Venezuela.

KRICHESKY, MARCELO (coordinador) y otras (1999), Proyectos de orientación y tutoría. Enfoques y propuestas para el cambio en la escuela. Ed. Paidós, Buenos Aires - Argentina.

MAGENDZO, A y Otros (1997). Los Objetivos Transversales de la Educación. Chile. Editorial Universitaria.

MINISTERIO DE EDUCACIÓN (1997). Currículo Básico Nacional. Caracas.

MORENO, A(1996). “Los Educadores Populares y la

Educación en Valores”. En: Heterotopia. N° 2-96 C.I.P. Caracas.

MORIN, E (1982). Ciencia con Consciencia. Barcelona. (2000).Introducción al Pensamiento Complejo. España. Gedisa.

MORIN, EDGAR a) (1999) La cabeza bien puesta. Repensar la reforma. Reformar el pensamiento. Ed. Nueva Visión, Buenos Aires - Argentina. b) (2002) Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Ed. Nueva Visión, Buenos Aires - Argentina.

MÜLLER, MARINA a) (1998) Orientar para un mundo en transformación. Los jóvenes entre la educación y el trabajo. Ed. Bonum, Buenos Aires - Argentina. b) (2002) Docentes tutores. Orientación educativa y tutoría. Ed. Bonum, Buenos Aires - Argentina. c) (2001) "Adolescencia y escuela. El papel de la Orientación Educativa y los docentes tutores", publicado en la revista Aprendizaje Hoy, Nº 49, julio 2001, ed. Alejandro Morgantini. Con autorización del editor. d) (2002) "Formación y práctica docente", publicado en revista Pentágora, Revista Interinstitucional de Información, Actualización y Foro Académico de Educación Superior, agosto 2002.

OBIOLS, GUILLERMO Y DI SEGNI DE OBIOLS, SILVIA (1993), Adolescencia, posmodernidad y escuela secundaria, Ed. Kapelusz, Buenos Aires - Argentina.

ODREMAN, N (1998). “La Transversalidad como Teoría Curricular”. En:Revista Educación. N°

181. Ministerio de Educación. Caracas.

PAULA, MARÍA MERCEDES (2006) ¿Cómo mejorar las prácticas pedagógicas? {Documento el Línea}Disponible: http://www.eljaya.com/200601-2/art/como.html {Consulta: 2007, Junio 1}

PÉREZ LUNA, E (1995). La Pedagogía y el Docente en el Debate de Fin deSiglo. Trabajo de Ascenso sin Publicar. UDO. Cumaná

1

2

3

4

5

6

8

9

10

...

25

Previo

|

Cite este ensayo

APA

(2010, 04). El Docente Como Orientador. BuenasTareas.com. Recuperado 04, 2010, de

http://www.buenastareas.com/ensayos/El-Docente-Como-Orientador/239676.html

<a

href="http://adserver.adtechus.com/adlink/6171/2374294/0/170/AdId=3772415;BnId=3;itime=8699

48724;key=key1+key2+key3+key4;nodecode=yes;link=http://media.fastclick.net/w/click.here?sid=6

5503&m=6&c=1" target="_blank"><img

src="http://media.fastclick.net/w/get.media?sid=65503&m=6&tp=8&d=s&c=1&vcm_acv=1.2"

width=300 height=250 border=1></a> < a href='http://tas.orangeads.fr/ad/clk/rDbyrfGR/63015' target='_blank'>< img

src='http://tas.orangeads.fr/ad/img/rDbyrfGR/63015'

style='width:300px;height:250px;border:0px'>< /a>

ocumentos Salvados

Usted no tiene ningún trabajo guardado en este momento.

Ensayos relacionados con

 

...

concepción

que pueda dar respuesta a las necesidades planteadas. Capítulo I El docente...

31 pagesoctubre de 2011

 

 

...

intervenciones

educativas. 4 Conclusión. 5 Bibliografía. 6

...

5 pagesabril de 2012

...

orientación

vocacional de sus alumnos. El docente como orientador...

  • 3 pagesagosto de 2012

 

...

currículo,

presente en los actos que emprende el docente en el contexto escolar

...

 
  • 8 pagesoctubre de 2012

 

...

lo

que haces es enseñarles para la vida. Y claro que debemos replantear y como docente...

img src='http://tas.orangeads.fr/ad/img/rDbyrfGR/63014' style='width:728px;height:90px;border:0px'>< /a> >< img src='http://tas.orangeads.fr/ad/img/rDbyrfGR/63016'

©2013 BuenasTareas.com Info Legal

Unified Digital Measurement By ComScore

src="http://b.scorecardresearch.com/p?c1=

Funcion Orientadora Del Docente

Enviado por CarlosGonzalezpi, agosto de 2011 | 4 Páginas (947 Palabras) | 1036 Visitas |

  1  2  3  4  5
1
2
3
4
5
Denunciar |
Denunciar
|

 

BUENAS tareas

 

 
 

Funcion Orientadora Del Docente

 

Enviado por CarlosGonzalezpi, agosto de 2011 | 4 Páginas (947 Palabras) | 1036

 

 

Función Orientadora Del Docente. La docencia no tiene por objeto exclusivamente conceptos sino también procedimientos, valores, actitudes y normas, con el fin de conseguir el pleno desarrollo personal del alumnado, tomando en cuenta que cada niño y niña es un ser único y que esto implica que los docentes deben introducir cambios en las dinámicas de clase, para llegar a todos y cada uno de ellos de una forma significativa. En la actualidad se le da mayor importancia a los procedimientos que a los contenidos, al contrario de lo que ocurría en fechas pasadas. Es importante mencionar que la motivación resulta esencial para el éxito del aprendizaje y su falta se considera una de las principales causas del fracaso escolar, por lo cual resulta conveniente que el que el docente en su rol de orientador este en la capacidad de adquirir y demostrar el conocimiento necesario, brindarle confianza, apoyo, entre otras cosas, a cada niño y niña, para así poder ayudar individualmente a cada uno que necesite un impulso para luchar por lo que quiere y ser el protagonista de su propia premisa o idea para la activación de su desarrollo personal a lo largo de toda su vida. El docente como orientador es aquel que ayuda al alumno en asuntos relacionados con la situación escolar y de aspectos su vida en general, para que a lo largo de su recorrido, realice elecciones acordes con sus intereses, capacidades y situación personal. Enseña

con hechos, llega al estudiante logra estimularlo de manera tal que deja en el aprendizajes valiosos. Anteriormente la orientación se limitaba a la resolución de las dificultades escolares o problemas de estudio. Actualmente es la orientación durante la etapa escolar, donde el docente en su función de orientador no se siente pleno por ver que su trabajo a dado resultado, sino que va mas allá de una orientación general a todo su grupo, el docente busca de manera particular, adentrar en la vida de cada uno de los niños y niñas para conocer de mejor forma sus vida, problemas y poder ayudarlos a solucionar su situación dentro de sus posibilidades, la orientación por medio del docente puede sin duda alguna crear cambios en la conducta de cada educando, esta en el docente lograr que el objetivo de esa orientación sea la adaptación de la persona a su medio social, durante su existencia lo cual hará un cambio positivo de alguna manera en su conducta. El docente como orientador debe mostrar liderazgo, donde cada uno de sus alumnos entregue su confianza y sienta que tiene alguien a quien acudir a la hora de necesitar un consejo o simplemente alguien que lo apoye y ayude a emprender ese camino el cual por circunstancias de la vida ha sido truncado por algún motivo. La función orientadora del docente debe tener en cuenta las teorías existentes sobre el proceso de cambios de conducta. Investigaciones y autores que se sitúan

en enfoques teóricos tienden a coincidir en un principio, para la consecución de los aprendizajes. Por otra parte el docente orientador actúa como mediador en el proceso de aprendizaje de los alumnos; estimula y motiva, aporta criterios y diagnostica en diversos aspectos de la vida de cada alumno. Es especialista en recursos y medios, clarifica y aporta valores y ayuda a que los alumnos desarrollen los suyos propios. El docente como orientador promueve y facilita las relaciones humanas.

Las circunstancias del hogar traen consigo una serie de elementos positivos y negativos sobre el nivel académico de los estudiantes, tomando en cuenta que muchas de las labores que les corresponde asumir no pueden ser costeadas por los bajos recursos familiares como la obtención de útiles escolares, acuden al aula de clases con uniformes en mal estado, y diversidades de problemas que son innumerables, suelen ser vistos cotidianamente en las instituciones educativas. De acuerdo a lo antes mencionado, el docente orientador requiere tener una comunicación inmediata con el entorno familiar del estudiante y, más allá de eso, adquirir su confianza y deferencia, para poder ejercer el necesario liderazgo desde el cual proponer cursos válidos de acción para la solución a los problemas planteados. No solo plantear soluciones, sino ejecutarlas, actuar y lograr un cambio en cada uno de estos niños y niñas que día a día acuden a clase. Tratar

en lo posible de dejar una huella imborrable en sus vidas y corazones. Es preciso resaltar la amplitud y diversidad de funciones que se incluyen en el concepto de competencias, un docente debe estar preparado para diseñar, analizar y evaluar racionalmente su propia practica, en sentido amplio. El docente en su función de orientador debe mostrar una conducta profesional ética, Ser capaz de facilitar el aprendizaje en cada uno de los estudiantes, estar consciente de sus fortalezas y debilidades personales y familiares, mostrar habilidad para diseñar, desarrollar, implementar y evaluar programas de orientación acordes con la situación de cada niño y niña, estar familiarizado de un todo con cada uno de ellos. Con la orientación impartida por el docente en las aulas de clase se busca, entre otras cosas, el desenvolvimiento general de cada niño y niña y el crecimiento como seres integrales. La educación y orientación brindada por el docente permite potenciar el desarrollo del aprendizaje autónomo. Los alumnos para adquirir conocimientos deben conocer estrategias que les ayuden a aprender por sí mismos. Solo así conseguirán llevar a cabo un proceso continuo de aprendizaje, y de la mano de un docente orientador que lo guie constantemente y ayude a encontrar caminos que de una u otra manera han perdido de vista, de esta manera será más fácil responder y enfrentarse a las exigencias futuras de su vida personal y social.