Está en la página 1de 2

Tan solo me bast una noche, un par de cigarrillos y algunas dudas, para llegar a la conclusin que me mandara de regreso

a tus brazos. Recuerdo que siempre fui un hombre indeciso, quizs culpa de mi signo, algo loco e irresponsable, con aires de nio atrevido, pero con un temor entre manos. Nunca quise arriesgarme a ms de lo que tena, fui un estpido conformista y esta tarde percibo que fue por eso, que lo nuestro lleg a su olvido.

Te dej por darle vida a una historia, que me negu a aceptar que haba acabado. Te perd por temor a aceptar que era de ti de quien me haba enamorado. Y es que hasta en amarte fui cobarde, no supe afrontar mis realidades. No tengo culpa de que no me ensearan a qu hacer cuando finalmente el amor te corresponde, pues siempre estamos acostumbrados a que todo lo contrario pase.

Pero, tampoco me ensearon a qu hacer cuando el pasado regresa, y aunque a muchos les parezca cosa lgica, a m me parece un juego a la inversa, donde el perdedor ser quien decida regresar y en este caso, el perdedor fui yo.

Ahora que no ests, me preocupo por quin besar tus labios, por quin tomar tus manos, por quin luchar para hacer que me olvides y por quin tomar tu cuerpo para borrar cada sensacin que a la distancia, supe darte.

Hoy, otra vez, fui un cobarde al borrarte de todos mis planes. Y es que debera suponerse que por ti no sienta nada, que es a otra a quien debo amarle y que te ment en todo lo que te haba prometido, pero no...

No ser muy bueno escribiendo cartas que te hagan regresar, pero quiero que sepas, que aunque finja que no me importes, me interesas ms que tu adiccin a los chocolates, y es que cmo olvidar tus gustos, si yo fui uno de ellos durante mucho tiempo? Y an as piensas que no te am, que no me imagin contigo cargando a un beb que veramos crecer hasta envejecer!

No te dir que sigas a tu corazn, pues si le pronuncias mi nombre, sus latidos ganaran, pero s que recuerdes lo que juntos hicimos muchas veces, en una habitacin donde las ganas siempre salan y que le des la razn a tu piel y tus ganas, que fueron los que hicieron que tu corazn me eligiera.