Está en la página 1de 2

El Desastre de la Industria Sexual.

Tom Moon MFT.

No será una novedad para los lectores de esta columna que nos encontremos ante un bien
organizado y financiado asalto de la derecha contra los derechos humanos de los gays. Pero en el
calor de nuestras propias batallas, es posible que a veces nos olvidemos que este asalto es sólo un
frente en una guerra sobre la libertad sexual de todos los estadounidenses. En un nuevo e
importante libro, America’s War on Sex, la terapeuta sexual, y analista de políticas públicas, Marty
Klein documenta y analiza esta guerra.
El autor muestra que un elemento clave en su arsenal de armas es lo que él llama el Desastre de la
Industria Sexual, una máquina de propaganda que "envuelve el gobierno federal y el gobierno local,
religiones conservadoras, las llamadas organizaciones de la moralidad, grupos pensadores de
extrema derecha, desfile de víctimas en programas televisivos como Montel y Maury, y programas
de noticias en busca de sensacionalismos (‘¿No es horrible como hay gente va a clubes de
desnudarse?’) Una mención de honor va a la profesión de la psicoterapia (cuyo lema actual "¿Estás
seguro de que nunca fuiste molestado? "), la adrenalina de los programas nocturnos de crimen como
CSI."
El DIS (Desastre de la Industria Sexual) tiene dos objetivos: "1) inspirarnos miedo al sexo, y 2)
proporcionar a la sociedad con excusas para restringir la expresión sexual".
En la narrativa del sexo-como-peligro según el DIS “...nuestro país está lleno de pedófilos y
violadores en citas, la pornografía impulsa a la gente a destruir sus matrimonios y a cometer actos
de violencia y perversión sexual; entretenimiento sexual daña comunidades; educación sexual
seduce a los niños a tener relaciones sexuales ; las relaciones sexuales prematrimoniales conduce a
la promiscuidad, arruinando vidas; y el aborto provoca cáncer de mama, esterilidad, y culpabilidad
paralizante”. El último producto de DIS, por supuesto, es la "amenaza" del matrimonio gay, que,
legalizarlo, significará "los heterosexuales no se casarán más, la gente demandará el derecho a
casarse con animales o sus propios hijos, nadie más tendrá hijos, los niños ya no aspiran a la
acoplarse, muchos niños serán criados (malamente) por padres gays ", etc.
La propaganda de DIS socava efectivamente los derechos de los adultos que consienten en privado a
sus elecciones sexuales, porque cuando las personas son asustadas a creer que algunos
comportamiento privados conduce a consecuencias públicas desastrosas, entonces parece prudente
y razonable que "la seguridad pública" gane sobre el derecho a la intimidad .
Esta máquina de propaganda también crea peligrosas "minorías sexuales", que nos amenazan a
todos. Klein demuestra que la construcción social de "minoría sexual" es esencialmente idéntica a la
construcción de "minoría étnica" que se ha utilizado para satanizar a los inmigrantes, a los judíos, a
los afroamericanos, a los orientales, a los mexicanos, o a los cuáqueros, a los mormones y a los
católicos ", entre otros. Algunas de las "características" que los dos tipos de minorías comparten
son: "un grupo homogéneo, menos que adulto, tal vez incluso menos que humanos, no ‘normal’;
haciendo proselitismo o seduciendo gente ‘normal’; peligrosos y, por tanto, que necesitan ser
controlados; practicantes de rituales secretos, exóticos; impulsivos y/o compulsivos".
Una vez que el público está convencido de la existencia de estas peligrosos Otros, todo el peso de
la ley puede ser descargado en ellos. Así, por ejemplo, ciudades y condados en todo el país gastan
más de 50 millones de dólares en 2005 para hostigar a los clubes de adultos y librerías; adultos
heterosexuales se les ha negado la custodia de sus hijos debido a que gozan de s/m consensual; se
ha convertido esencialmente ilegal decirle en la escuela a los niños la verdad sobre el sexo; y una
campaña sistemática en curso contra los enemigos de la decencia, tales como Planificación
Familiar, "los adictos a la pornografía del Internet", "abortistas", y sus aliados en la amoralidad, la
ACLU y los "progresistas seculares".
Irónicamente, sin embargo, la mayor "minoría" sexual en el país es el pueblo americano en realidad.
Marty Klein escribe: "¿Quiénes son los consumidores de los productos culturales que la derecha
religiosa critica constantemente? ¿Quién ellos creen que está viendo Desperate Housewives, va a
ver Maid in Manhattan, compra Cosmopolitan, y descarga el medio segundo de pezón de Janet
Jackson?" ¿Quiénes son los 50 millones de estadounidenses que consumen pornografía? "Cuando la
derecha se queja de que los hoteles están haciendo una fortuna vendiendo porno en las
habitaciones, quiénes piensan ellos que se hospedan en las habitaciones de hoteles en Topeka,
Provo, y Memphis?" Como la caída de Ted Haggart muestra, el poder de la derecha cristiana
depende del miedo y la negación de la propia sexualidad. "Así que cuando la derecha religiosa
pierde el aliento, tartamudea, ruge, y profetiza castigo… están hablando de ellos mismos, pero
culpan a un "ellos". Las personas que se sienten impotentes están animando esta guerra contra ese
"ellos", aunque, en última instancia, es una guerra en ellos mismos. Pero la gente que se siente
impotente y avergonzada de su propia sexualidad no puede reafirmarse a sí misma en esta batalla."
Y ahí es donde aparecemos nosotros. Cuando luchamos por el matrimonio gay y el derecho a
adoptar, o en contra de la política de "no preguntar / no decir", no estamos luchando por "derechos
especiales", sino de las libertades de todos los americanos. Y, si bien no buscamos derechos
especiales, tenemos poderes especiales, porque, en la medida que hemos aceptado y abrazado
nuestra propia sexualidad, ya no tenemos miedo. Eso significa que no somos susceptibles a la
vergüenza, o a la manipulación y a la intimidación que impide muchos americanos de percibir sus
propios intereses, o de defender su propia libertad.
Además de sus seis libros, Marty Klein escribe y publica un electrónico mensual, Sexual Intelligence
(www.SexualIntelligence.org), que expone y reta las amenazas a nuestros derechos sexuales. Él es
un poderoso aliado en nuestras luchas. Revisa sus trabajos.

Tom Moon MFT, psicoterapista de San Francisco.


http://www.tommoon.net
Traducido del Inglés al Español por Gladiolo.