Está en la página 1de 4

• Introducción

La escasez de agua se sitúa en la actualidad como uno de los problemas de mayor importancia al que el ser humano tiene que encontrar solución en el menor tiempo posible. Además de los cambios naturales que se producen en nuestro mundo, el origen y la causa, de este asunto es la actividad humana que se ha estado desarrollando en el último siglo, actividad que ha evolucionado sin tener en cuenta sus repercusiones en el medio. Es por ello que tenemos la responsabilidad de devolver a la naturaleza lo que es suyo, de intentar restaurar un equilibrio cuya pérdida conlleva graves daños – no solo a nuestro entorno, sino también a nosotros mismos, a la humanidad. Con este trabajo pretendemos establecer unos conceptos básicos para poder entender la situación ante la que estamos y contrarrestarla. Al ser España el país más árido de los 27 países que forman la Unión Europea, lo hemos posicionado como centro de la exposición, de forma que sirva como ejemplo de cómo se debe gestionar un recurso escaso, el problema no es la escasez física de agua sino su mala gestión. Deseamos, además, concienciar –ya no solo a nivel nacional, sino también a un nivel internacional- de la gravedad del asunto.

• Zonas áridas en España
Las zonas áridas son aquellas zonas con un clima mediterráneo semidesértico frío o cálido: las precipitaciones son inferiores a 300 mm/a y la temperatura oscila entre 15 ºC y los 18 ºC (media anual). En el clima oceánico (clima europeo) la pluviometría anual a veces supera los 1000 mm y la temperatura se asienta en una media anual de 10 ºC. Las zonas áridas en España se corresponden con el sur (Murcia, Almería-Desierto de Tabernas-, Granada –Guadix- , Alicante) y centro de la península Ibérica y el Archipiélago Balear. Estas zonas se caracterizan, además de por las escasas precipitaciones y los inviernos suaves y veranos calurosos, por los bosques poco desarrollados. La vegetación va unida íntimamente a la aridez del terreno, ya que, aunque sea escasa, es fundamental para mantener el suelo, regular el agua, regular la acumulación de carbono en el suelo… Todos estos procesos serían imposibles o se dificultarían muchísimo con que tan solo bajara ínfimamente la densidad de vegetación que hay ahora. De este modo, se crea un ciclo en el que la vegetación es directamente proporcional a la cantidad y calidad de suelo. Esto quiere decir que la limitada vegetación es resultado de la falta de humedad en el terreno, y viceversa. Esa es la principal

carreteras y otras infraestructuras.C. También encontramos una referencia escrita a esta situación en el libro tercero de geografía del griego Estrabón (69 a. Sucede como resultado de la destrucción de la cubierta vegetal. Con frecuencia el ser humano favorece e incrementa este proceso con el cultivo excesivo o la deforestación. a diferencia de otros en los que la vegetación es más exuberante y sus cambios tienen menos efectos sobre estas cuestiones. y que se ha convertido en un círculo vicioso hasta nuestros días. A propósito de la vegetación diremos que. Entonces ¿qué desencadenó la deforestación? Pues no fue si no la construcción de navíos para expoliar América del Sur durante el reinado de Isabel la Católica (siglo XV) y para la creación de la Armada Invencible (durante el reinado de Felipe II. de la erosión del suelo y de la falta de agua. No obstante. que era a la vez el país con menor proporción de suelos de alto valor agrícola y el país en el que la pérdida anual por urbanización de este tipo de suelos de alta calidad era mayor. sino más bien todo lo contrario: se decía que en España una ardilla podía llegar de una punta a otra del territorio (desde Andorra hasta Gibraltar) sin pisar el suelo (es decir: saltando de árbol en árbol). La desertización es un proceso evolutivo natural de una región hacia unas condiciones morfológicas. no es la desertificación sino la urbanización y ocupación de los valles fluviales de regadío tradicional y otros suelos de alto valor agrícola con edificaciones. El único remedio definitivo es la reconstrucción de la cubierta vegetal protectora. en el mencionado ciclo la presencia de agua es fundamental -la escasez de agua la trataremos en otro apartado. – 19 d. así como la pérdida irreversible de la . Las consecuencias ambientales y sociales de la sobreexplotación de acuíferos incluyen la progresiva salinización de muchos de ellos. la degradación de diversos humedales el agotamiento de las aguas de reserva y la degradación del paisaje y pérdida del valor escénico de manantiales y humedales.importancia de las zonas áridas y sus ecosistemas. por su parte. Así. este proceso de agotamiento de acuíferos. Ya en 1992 el país europeo más afectado era España. como recurso natural no renovable. a pesar de la actual aridez de España hubo un tiempo en el que no fue así. Esta situación unida al clima desencadenó dos fenómenos que en la actualidad están cobrando importancia: la desertización y la desertificación. Obviamente. La desertificación. es un proceso de degradación ecológica en el suelo fértil y productivo pierde total o parcialmente el potencial de producción.): «Iberia es en su mayor parte poco habitable. y al menos en España. cuyo objetivo era atacar Inglaterra) la causa que originó el estado dramático en el que se encuentra el ecosistema español.C. pues casi toda ella se halla cubierta de montes y bosques». climáticas y ambientales conocidas como desierto. destrucción de humedales y gestión insostenible del agua es el proceso que en España más se ajusta al síndrome de desertificación. la desaparición de numerosas fuentes y manantiales. el proceso que realmente está causando mayor pérdida irreparable de suelo fértil.

el Ebro. ya que sus afluentes procedentes de las montañas amortiguan estos efectos. aunque sí de origen variado. De los otros dos grandes ríos. y al que deberían hacer frente los planes nacionales de lucha contra la desertificación. Según el relieve. De esta característica están exentos los ríos de la llamada España húmeda: el norte y noroeste.. como sus rebordes montañosos y las depresiones y cordilleras exteriores. la hidrografía española se ve condicionada de la siguiente manera: La Meseta Central es la unidad de relieve más importante por la superficie que ocupa y porque en torno a ella se estructuran el resto de grandes unidades. como de origen exorreico (glaciares. El hecho de que esté basculada hacia el oeste es el causante de que tres de los grandes ríos (Duero. cársticos. mientras que el otro gran río. es el único de los grandes colectores que desagua en el Mediterráneo. pues existen tanto de origen endorreico (tectónicos y volcánicos). por lo que una primera característica general es la de ríos con fuertes estiajes (nivel del caudal mínimo que un rio alcanza en verano) y escaso caudal. y en parte. Tajo y Guadiana) viertan sus aguas al Atlántico. Los lagos no son abundantes en España. .) e incluso de origen mixto..productividad natural de los sistemas. el Guadalquivir también desagua en el Atlántico por la inclinación de la depresión Bética hacia ese océano. dada la apertura de la depresión Ibérica hacia ese mar. también los grandes colectores o grandes ríos. • Cuencas fluviales y recursos hídricos en las distintas regiones de España La mayor parte de España presenta un clima mediterráneo.

Tarragona y Barcelona. el agua fue cuidadosamente aprovechada porque era necesaria tanto para el riego como para el suministro a las poblaciones. en los sitios con menos recursos hídricos (como en algunas de las Islas Canarias) a la destilación del agua del mar. Finalmente el consumo de agua para la industria y para el abastecimiento de las grandes concentraciones urbanas es una gran preocupación en la actualidad hasta el punto de que se ha tenido que recurrir. ha determinado la construcción de grandes obras hidroeléctricas en las que España es país adelantado. ya sea directamente ya sea a través de la electricidad. . piénsese en los costosos acueductos romanos de Segovia. de Lérida y en buena parte de la campiña andaluza. Desde tiempos antiguos.Las escasas precipitaciones propias del clima mediterráneo imponen a España una delicada política de aprovechamiento de sus recursos hídricos. tanto superficiales como subterráneos. Las leyes sobre el agua de regadío han dado lugar a una rica y variada legislación tradicional como muy pocos países pueden ofrecer. y en cuanto a los regadíos fueron ya extendidos por lo menos por los árabes en las huertas de Valencia. por ejemplo. Luego la utilización del agua como fuerza motriz a medida que se produce la industrialización. Mérida.