Está en la página 1de 12

UNIVERSIDAD JORGE TADEO LOZANO FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS, ARTE Y DISEÑO DEPARTAMENTO DE HUMANIDADES MAESTRÍA EN ESTÉTICA E HISTORIA DEL

ARTE NOCIONES Y PROBLEMAS DE LA HISTORIOGRAFÍA DEL ARTE ENSAYO FINAL JOHN FERNANDO VELÁSQUEZ CEPEDA TEMA: La viabilidad de hacer un análisis formal, desde la mirada de Heinrich Wolfflin, a la obra de Santiago Cárdenas.

ANTECEDENTE: En la publicación, “Santiago Cárdenas: Exposición Retrospectiva”, en una reseña sobre la vida y obra del artista bogotano, titulada “La Verdad Clandestina”1, la crítico de arte Ana María Escallón (1995) escribe sobre el trabajo de Cárdenas:

En su mundo estético no existen fórmulas, sino tentativas que expresan de manera coherente sus inquietudes. Su lenguaje muda, se adapta a los cambios, evoluciona, busca siempre el lugar de las no verdades, en una dinámica que acaba por postular una verdad múltiple. Si Wölfflin contrapone lo lineal a lo pictórico, lo superficial a lo profundo, la forma cerrada a la forma abierta, la unidad múltiple a la unidad unitaria y la claridad absoluta a la claridad relativa, en la modernidad de Santiago Cárdenas estos opuestos se cumplen y se niegan.(p.10)2

Esta afirmación acerca de la búsqueda y el cambio como constante en la obra de Cárdenas me ha impactado por su poder de síntesis en relación con un espíritu lleno de tensiones concretas: materiales y etéreas que rige una obra que, más allá de las dialécticas dadas, logra tener unidad y que en lo personal considero como una de las más importantes del arte colombiano.

Siempre he visto parte de la obra de Santiago Cárdenas como una alegoría a la inmovilidad, a la seguridad de los rincones y al silencio, que sin embargo invita a la acción, a la creación y a la palabra, como sugiere Gastón Bachellard en La

p. Mi herramienta teórica y metodológica será el texto “Conceptos fundamentales de la historia del arte” de Heinrich Wölfflin.5 En este libro. su apreciable riqueza técnica. 1995. Además de su potencial como germen de la imaginación. la frontera que no separa sino que une al mundo exterior del interior. pliegues. palabras borradas. siempre logra mostrar lo cotidiano como insólito. al tiempo que trata de consolidar una base metodológica que eleve la disciplina de la Historia del Arte al estatus de ciencia. el que le agrega a los aspectos citados otra serie de características propias de su obra: el hiperrealismo. el historiador del arte trata de precisar unas nociones esenciales que permiten entender la evolución del arte. pretendo aplicar un análisis formal de la obra de Santiago Cárdenas desde un discurso establecido en el contexto de la historia del arte colombiano. sino que en él prevalezca la presencia severa de lo sencillo” (Escallón. las imágenes de Cárdenas me sorprenden porque gracias a un punto de vista siempre renovador y a una suerte de descontextualización de los objetos.15). En este ensayo.4 Es el camino del pintor en busca de respuestas. todo es parte de esta obra móvil y dinámica desde la seguridad que le otorga al autor refugiarse en la racionalidad y en una férrea disciplina técnica que siempre dan lugar a la sorpresa. el carácter concreto de la apariencia contra lo evanescente de las cosas apenas sugeridas: huellas. siempre me han parecido el origen de muchas historias posibles y un refugio seguro que termina por acoger al espectador y lo invita a reflexionar activamente. Como dice la crítico: “las cosas prosaicas asumen una dimensión profunda” en la obra de este artista y agregará luego: “Escogió representar las cosas y los seres de su realidad inmediata con la firme intención de que su universo simbólico no se vea amenazado por la ambición.Poética del Espacio. alejándolo de la pasividad y de la aparente inmovilidad inicial. . el juego de simulaciones que para algunos comporta.3 Los rincones o las escenas íntimas en las que los elementos objetivizan la presencia del ser humano a pesar de su ausencia.

Sobre la base de su análisis acerca de los cambios en el arte entre los S. Wolfflin propone como método una serie de relaciones (tensiones) dialécticas por oposición que permiten abordar el análisis formal de la obra de arte y acercarse a comprender el concepto de estilo. OBJETIVO: Determinar si es viable hacer un análisis formal de la(s) obra(s) de Santiago Cárdenas desde la óptica de las oposiciones de Heinrich Wolfflin. Óleo sobre madera y tela. cómo se interpelan lo lineal y lo pictórico. Vale decir que reconocer las oposiciones-tensiones en el caso de esta propuesta será posible a partir de la elección de al menos dos obras de Santiago Cárdenas que testimonien con claridad el carácter de permanente dinámica de cambio del arte moderno y tal vez. lo superficial y lo profundo.6 JUSTIFICACIÓN: La proposición de Ana María Escallón sobre la obra de Santiago Cárdenas me ha invitado a tratar de explorar en la obra de este. Óleo sobre lino. OBJETOS DE ESTUDIO: Texto: “La Verdad Clandestina” de Ana María Escallón. como sugiere la crítico de arte colombiana Ana María Escallón. las formas cerradas y abiertas. XVI y XVII en Europa. cómo las dialécticas formales planteadas por Heinrich Wolfflin podrían cumplirse y/o negarse. 80 x 120 cm . Obras: Santiago Cárdenas (1937) Algo de comer (1967). la idea del mismo Wolfflin respecto a que "Todo el período del arte moderno se ha supeditado a los dos conceptos: clásico y barroco". lo unitario y lo plural y la claridad absoluta y relativa. 206 x 160 x 20 cm Retiro mis palabras (2005).

colarte.REFERENCIAS VISUALES: Obra 1 Algo de comer (1967) Óleo sobre madera y tela 206 x 160 x 20 cm Recuperada de: http://www.jpg .com/graficas/museos/NacionaldeColombia/xpoMarcaRegistrada/MNal38347.

colarte.com/graficas/pintores/CardenasSantiago/CarS351.jpg .Obra 2 Retiro mis palabras (2005) Óleo sobre lino 80 x 120 cm Recuperada de: http://www.

la abstracción geométrica. la representación manifiesta de lo etéreo. Tal vez en esa búsqueda por lo aprehensible o lo inmediato se pueda entender su interés por el hombre de la Bogotá reencontrada: provinciano. como la historia general del país. Descubrió desde una perspectiva laica. Es entonces cuando pinta Algo de comer. haciéndolas lo asible de lo inasible. más que por el hombre moderno y rebelde de la Nueva York dejada atrás. Las figuras son planas y el color es apastelado y opaco. y los colores opacos y planos que se percibían. abordado desde el informalismo y el expresionismo y la tendencia pop. según Jaramillo Agudelo (1997)7. un cuadro en el que vemos una escena cotidiana entre dos individuos (más que una pareja). no hay una idea de movimiento y la austeridad o ausencia de expresividad imposibilita algún grado de identificación más allá de reconocer el . lo figurativo. desde la multiplicidad y. Cárdenas había conocido de cerca el expresionismo abstracto como manifestación profunda del ser y había tomado del pop-art las premisas de la aproximación a la realidad como materia prima y la representación ideal de los objetos como símbolos a través de los que se problematizaba dicha realidad.ANÁLISIS FORMAL: El mundo visto por Cárdenas (y por el observador de su obra) Desde el inicio de su camino como pintor. desarraigado y uniformizado. objetivándolo. La identidad de un posible estilo nacional tendría que definirse. Cárdenas comienza a apropiarse de las cosas. En la pintura nacional convivían al menos tres tendencias. Así logra acercarse al hombre. aunque no aparezca en sus imágenes. individual y doméstica que en lo familiar y cercano también podía hacerse patente lo espiritual. plomizo y vaporoso. A través del traje. Santiago Cárdenas se interesó en lo místico. como la misma modernidad. se sumaban el clima bogotano. desde un conflicto abierto entre los pintores abstractos y algunos artistas figurativos como Fernando Botero. A esa suerte de aproximación a lo visual desde lo no expreso. no desde eventos grandilocuentes sino desde la cotidianidad.

visible desde un punto de vista privilegiado y único que en vez de ofrecer la oportunidad de que el observador se integre a la obra o participe de ella. la cuerda colgada. el enchufe conectado.espacio o la anécdota como parte de la realidad urbana. en los años ochenta. y permanente sujeto y objeto de su obra. la “majestad y belleza de los elementos anodinos” vuelve a plantear la “dialéctica entre trivialidad y trascendencia”9 siempre presente en su trabajo. parece un instante congelado. el escenario y la composición. el paraguas abierto. no está presente físicamente. que ironiza la realidad concreta con la hiperrealidad y que desplaza forzosamente el ejercicio de la recepción hacia un terreno más intuitivo que sensorial. sugieren un recorrido hacia dentro y hacia afuera y configuran atmósferas donde el tiempo se detiene pero contiene una “acción pretérita” (…) “la silla desocupada. carente de anticipaciones o sucesiones. le pone un límite. entonces. lo sitúa. inagotable descubridor de la mística que encierran los objetos y los rincones. cercano pero al margen de la situación. no hay acción.10 Más adelante. asume una actitud abstracta y constituye la superficie pictórica como el espacio en el que se manifiesta el concepto como grafía. la idea del misterio latente que habita las cosas lo lleva a reducir el espacio multidimensional a lo bidimensional.” 8 le abren la puerta al espectador y lo invitan a confrontar su interior con la realidad. Cárdenas se interroga sobre el espacio y sus dimensiones: los espacios abiertos a la ciudad y la intimidad de la casa vacía son escenarios de la anécdota. En contraste. La profundidad está dada por la disposición de materiales en distintos términos y por el volumen que se alcanza con éstos: la pintura misma se hace objeto. es un tiempo suspendido. supone y ocupa un espacio hacia fuera del cuadro. parece que Cárdenas cuestiona la existencia de la realidad y niega la utilidad de la profundidad. una realidad que es interpelada a través del virtuosismo técnico. el espejo inclinado. Después de centrarse en los objetos. Sin embargo. pero está retratado a través de las cosas. este acto de abstracción es ejecutado a través de lo objetual: comienza . El artista. el peso de la obra está centrado en el interés que generan los objetos. como idea escrita.

También es evidente la aproximación a la obra desde una perspectiva donde la experiencia de la recepción nos aproxima más hacia otros autores que hacia el mismo Wolfflin. un trabajo en el que el fondo no es tan plano sino que tiene más variables cromáticas. se pueden entrever preocupaciones constantes. La dinámica de diálogo con el observador vuelve a variar ya que ante la ausencia de perspectiva no existe ahora un espacio que pueda ser ocupado por este. en este mismo sentido. vinculadas a su particular visión del mundo. volverá a las pizarras a finales de los noventa. sugerencias. lo claro y lo oscuro. especular más que declarar y donde puede ser aún más indeterminado y etéreo. lo superficial o plano y lo profundo. Sin embargo en este punto. más dimensiones y más gestos expresivos. hay dibujo en la pintura y pintura en el dibujo. lo cerrado y lo abierto. el espectador y la obra y formas que mutan. hay evocaciones. lo múltiple y lo unitario. . en la potencialidad del tablero a la manera de la hoja en blanco. dinámicas cambiantes en el diálogo entre el artista. como proponía Riegl. que puede figurar su propia huella y sus propias ideas en el mismo objeto. propongo el análisis formal a partir del uso de las tensiones por oposición expuestas por el crítico suizo: lo lineal y lo pictórico. es el momento de las ideas manifestadas tangencialmente. ideas y por sobre todo: el gesto y la huella humana. SISTEMATIZACIÓN: Tras la revisión a las formas artísticas en la obra de Cárdenas. en lo probatorio de un pasado cercano y un presente vívido. también es probable que esta obra en concreto proponga una idea de un tiempo más corpóreo soportado en la evidencia. los conceptos salen del “no espacio” pictórico a la realidad.así su serie de Pizarras. En esta época hay correcciones y repintes. un escenario donde se libera formalmente y donde puede insinuar más que expresar. Tras un período expresionista en su obra. cabría decir que la pizarra es también un terreno de posibilidades mayor para el observador. señales. De esta época es Retiro mis palabras.

a las diferencias tonales y de texturas y a la destreza técnica con que se pintan los objetos. El cromatismo traslapado parece revelar un pasado que se amplía en el tiempo y cuya profundidad está marcada por el gesto y la potencialidad. Cárdenas trata de evitar las impresiones planas globales y busca el efecto de relieve mediante la materialización de la pintura como escultura. Cada palabra “escrita y/o borrada” podría entenderse como un elemento superficial. Lo superficial y lo profundo: Con Algo de comer. más allá de los bordes de la pintura-objeto. las formas están delimitadas con contornos limpios y precisos gracias a la tridimensionalidad en que están dispuestos los materiales. Las formas se hacen complejas. el orden de los elementos no es fácilmente determinable. Sin embargo. este es el no tema. La luz artificial y opaca y las sombras difusas expresan el único nivel intangible dentro de un universo integral absolutamente material que se sirve de éstas para consolidarse. no hay otras fronteras trazadas. los objetos están dominadas por la línea. aún cuando ya hemos dicho que tiene más dimensiones que la serie de pizarras que la antecedieron. La luz y los términos de cada capa estructural acaban por aplanar todo y los límites reales. la intensidad de las perspectivas hace más evidente lo plano de las formas. la línea no opera como limitadora. sustraen la escena de la realidad.Lo lineal y lo pictórico: En el caso de Algo de comer. lo indefinido. Las luces y las sombras operan independientemente de las formas. Posee un volumen principal aunque carece de un tema preeminente. claramente demarcados. pero la mística se hace manifiesta justo en su falta de concreción como mera anécdota o simple decorado. Respecto a Retiro mis palabras. y no se aíslan unas de otras en el aparente sustrato factual. La pizarra en Retiro mis palabras pareciera no ofrecer sensación alguna de profundidad. surgen del interior y se difuminan en el material. tiene muchos aspectos latentes y si prevalece un tema. .

de solidez. cortina. En este caso. En Retiro mis palabras. se produce una sensación de unidad. Las formas abiertas. De cualquier forma. lucen como inacabadas. cumpla con la idea de Wólfflin según la cual los lenguajes jóvenes precisan los signos de su código. una disposición equilibrada y simétrica en la que los objetos. en este caso. su valor y belleza se manifiestan desde una clara individualidad. La unidad integral suele soportarse en alguna de sus partes estructurales. persiana. está planteada la imposibilidad de movimiento y de paso del tiempo y las formas están claramente delimitadas. sostienen a los personajes en cada extremo. vaporosas. uno a uno. Sin embargo. mesa y sillas. En Retiro mis palabras. su peso específico radica en la estructura. Pluralidad y unidad: En Algo de comer. expresivo y estético que se podría tomar por separado. es el marco el que se erige como elemento preferente dentro del que devienen y al que en parte se subordinan los demás elementos. para garantizar su legibilidad. se funden en un solo corpus. y aunque pareciera que las imágenes carecen de orden. las formas son abiertas. las individualidades se aglutinan en un conjunto armónico y equilibrado que constituye un discurso coherente. del que es prácticamente imposible individualizarlas.Formas cerradas y formas abiertas: Algo de comer podría definirse como una forma cerrada. etéreas. Todas las imágenes. nos remiten a un espacio donde lo latente es más sólido que lo concreto. . la realidad es que Cárdenas las ha dispuesto con rigurosidad. Hay mucha fluidez y la idea de un tiempo largo constituido por la suma de muchos tiempos efímeros que han prolongado su existencia. prevalece el efecto de conjunto por encima de las formas singulares. como actos fallidos o como promesas no cumplidas o por cumplirse. la apariencia de libertad se mantiene. cada objeto parece expresarse con independencia. Cada objeto tiene un valor simbólico. El carácter orgánico de los trazos y del “dibujo en la pintura”. El pintor explora en lo irregular y la regla que rige el orden nos es ajena como espectadores. sugeridas o inconclusas. bien cerradas. Es probable que la herencia pop de esta obra.

actos fallidos. desde el lenguaje y desde el psicoanálisis. donde los cambios en la forma operan en un tiempo menor que el que se emplearía dentro de cualquier otra línea temática que podamos revisar desde la historiografía. hacia sus propias motivaciones e intereses. . desde las oposiciones de Wolfflin es aplicable. dotada de proporciones geométricas aprehensibles de manera fácil. logrando una comprensión inmediata que en cualquier caso no supone una lectura ligera. es lo que subyace en las formas. Vale decir que la obra es tan clara desde lo formal.Vale decir que el contexto del arte moderno. un contexto más amplio que invite a revisar la obra desde la perspectiva de los estudios culturales. CONCLUSIONES: .Claridad absoluta y claridad relativa: La idea de claridad absoluta puede ser endosada a la obra Algo de comer en tanto que es legible y comprensible desde lo visual. en una evolución o en un diálogo semejante al que planteaba el historiador del arte entre lo clásico y lo barroco. sin embargo.Creo que el ejercicio de análisis formal a la obra de Santiago Cárdenas. En este caso. complicadas. tan importante en el objeto de estudio que nos ocupa. Retiro mis palabras tiene una claridad relativa: luz interior. . más que lo que se revela. sólo es reconocible y comprensible.Es evidente que hay un aspecto que no puede ser analizado con facilidad desde un análisis formal Panofskiano o Wolffliniano: la mirada. a través de una composición ordenada. . La experiencia de la recepción. incluyendo previamente al análisis sistemático de oposiciones. sombras latentes. formas ilegibles. vale decir que su viabilidad está soportada en el hecho de escoger un par de obras que suponen de entrada una variación en las formas utilizadas por el artista. interrupciones y múltiples lecturas posibles. parece ser un escenario ideal para que las oposiciones de Wolfflin tengan aplicabilidad. Las formas se exponen abiertamente. El juego de dialécticas parece hacerse posible si se basa en un cambio apreciable. lo que invita a hacer una lectura hacia el interior del observador. que invita a hacer lecturas más allá de lo concreto.

Bogotá. Fondo de Cultura Económica. Wolfflin. Bachellard. Escallón. Bogotá. Agosto-octubre 1995. 1997. La Pintura de Santiago Cárdenas. Santiago Cárdenas. 30-33.(…). 24. 2006. Ana María. 3. Pág. 1995. 4. Colección Banco de la República. Fundación Museo de Arte Contemporáneo de Caracas Sofía Imber. En “Santiago Cárdenas: Exposición Retrospectiva”. 15. Conceptos Fundamentales de la Historia del Arte. Bogotá. 7 Ibíd. La Poética del Espacio. 2006.RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS 1. La Verdad Clandestina. Bogotá. En “Santiago Cárdenas: Exposición Retrospectiva”. Bogotá. la inquietante cotidianidad en “Exposición Retrospectiva 2006”. 5. 10. Casa de Escallón. Págs. Biblioteca Luis Ángel Arango. Ana María.febrero 1996. Ciencias y Humanidades.. Austral. Banco de la República. Darío. p. Jaramillo Agudelo. MAMBO. p. 10 2006”. noviembre 1995 .40. 8 9 MAMBO. Págs. Breviarios. 6. 27. Ana María. Escallón. 2006. La Verdad Clandestina. Gallo. 2. Ibíd. Biblioteca Luis Ángel Arango. La Verdad Clandestina. . Gastón. 9 . Conrado. En “Santiago Cárdenas: Exposición Retrospectiva”. Lylia. p. 1995. un itinerario visual en “Exposición Retrospectiva Exposiciones.(…). Heinrich. Barcelona. Uribe.