Está en la página 1de 32

Freud, ¿kantiano?

Eunice Michel

1

I 1. Este trabajo está inspirado por el texto de Lacan titulado Kant con Sade.(1) Lo que en él pretendo es abrir algunas preguntas en relación con las mediaciones entre el pensamiento de Freud y el pensamiento de Kant, para ir a los antecedentes lacanianos en la obra del fundador del psicoanálisis. Trataré dos cuestiones: la de la responsabilidad y la del mal (desde el punto de vista filòsofico) y haré una propuesta de cuál es la mediación de estos dos problemas con lo que Freud llamó la vida pulsional. Incluyo asimismo, la cuestión de la ley y la transgresión, desde la perspectiva filósofica y desde la perspectiva psicoanalítica. 2. Tomaré como referencia algunos textos (en el caso de Freud), que están incluidos dentro del conjunto de lo que propongo llamar los escritos éticos del creador del psicoanálisis Incluyo ahí escritos tales como los siguientes: 3. En mi opinión, estos ensayos tienen en común tres cuestiones: a) Hacen referencia a la vida pulsional -los mecanismos inconscientes, así llamados por Freud-, que habitan en nosotros y que entran en conflicto con las normas establecidas en la sociedad, o sea, la moral (aunque ésta cumple una función necesaria para el sujeto, en tanto dique ante lo intolerable de la pulsión, o del goce, según el término de Lacan) b) Implican una propuesta de qué hacer, para el sujeto, con el conflicto mencionado en el punto 1.

c) Permiten deducir de ahí un trabajo en la clínica psicoanalítica, que involucra en su esencia una ética. Del conjunto de estos escritos, retomaré los planteamientos de Los sentimientos

éticos en el sueño; Tótem y tabú; De guerra y muerte; La transitoriedad; Más allá del principio de placer; Algunas notas adicionales a La interpretación de los sueños en su conjunto y ¿Porqué la guerra?.
En lo que se refiere a Kant, utilizaré la Crítica de la razón práctica (2) y La religión

dentro de los límites de la mera razón (3)
3. La pregunta por si Freud es kantiano, quizá no es tan simple como una respuesta positiva o negativa, sino de reflexionar cómo está presente Kant en los textos freudianos, habida cuenta de que el filósofo es una referencia obligada para cualquiera que se cuestione sobre asuntos éticos. En el caso de Freud, las referencias a Kant son explícitas y asumidas en el pensamiento freudiano 4. ´Para Kant, la cuestión ética está emparentada con la de la libertad. En La

religión dentro de los límites de la mera razón lplanteará que la elección de si un
sujeto es bueno o malo depende del libre albedrío y de la voluntad. Pero, por otra parte, y eso es lo que me interesa destacar, éste es un asunto que compete a la vida racional.

Cito a Kant en La crítica de la razón práctica:

El concepto de la libertad es el escollo de todos los empiristas, pero también la clave de los principios prácticos más sublimes para los moralistas críticos que comprenden por ello que necesariamente deben proceder de un modo racional.(4)

1

Coordinadora de la Maestría en Psicoanálisis de la Universidad de Guadalajara

Aunque Kant reconoce, que hay un otro nivel -le llamaré así-, que él nombra inclinación, que conduce a los seres humanos a comportarse más bien de acuerdo con el logro de su felicidad que conforme con la moralidad; ya que Kant traza claramente una línea de demarcación entre estos órdenes, el de la felicidad y el de la moralidad; el respeto a la ley está determinado efectivamente por la voluntad que quiere esa ley y Kant no ahonda en lo que podríamos llamar ese otro querer, más bien paralelo y marginal, pero que es parte imprescindible de la ley, constituido por la inclinación a la transgresión. Contra ése hay que estar en lucha constante. Dice Kant:

Los únicos objetos de una razón práctica son, pues, los del bien y del mal. Pues por el primero se entiende un objeto necesario de la facultad de desear; por el segundo, uno de la de aborrecer; ambos, empero, según un principio de la razón.(5)
Y, también:

La conciencia de una libre sumisión bajo la ley, como unida sin embargo con una inevitable coacción hecha a todas las inclinaciones, sólo, empero, por la propia razón, es, pues, el respeto hacia la ley.(6)

II

1. Lo que el psicoanálisis. explora es justamente ese otro camino insuficientemente trabajado en Kant (o trabajado por vías distintas), que es el de la inclinación, o,

retomaré una idea del escrito de Lacan titulado Kant con Sade. la de lo inconsciente . pues bien. no será en algunos justamente el incentivo para infringirla. el camino de lo impensado en Kant:. llevado esto a otros términos. y el de si esos actos. ¿cuál es el sujeto del psicoanálisis. forzando los términos. desde Freud? Mi planteo es que el psicoanálisis ha seguido. no sólo racional.. diciendo que ella es totalmente irresistible. los transgresivos corresponden más bien a otra legalidad . 2. para Freud es un enigma al que tiene que interpelársele desde sus ángulos: el porqué de la transgresión. cuando se le presentan el objeto amado y la ocasión. en el nivel inconsciente. que para Kant resultaría suficiente para inducir el respeto a la ley. como él le llama y. y. Como ejemplo de esto. la transgresión. podemos decir.llamándole con otro nombre. para colgarle enseguida después de gozado el placer. en la vía de los dos llamados objetos de la razón práctica. la transgresión (lo que lleva a los sujetos a infringir la ley). Si para Kant la inclinación. ¿no resistirá entonces a su inclinación?(7) Aquí Lacan le pregunta al texto kantiano si el patíbulo no será más bien justo la ocasión que precipita a algunos sujetos con mayor seguridad hacia su meta. es el camino a combatir y vencer por la razón. si una horca está levantada delante de la casa donde se le presenta aquella ocasión. si el castigo. distinta que la de . Es decir. Cuando Lacan comenta ese párrafo de la Crítica de la razón práctica en el que Kant se pregunta por las posibilidades de resistir a la inclinación de satisfacer una pasión y dice: Suponed que alguien pretenda excusar su inclinación al placer. el del mal o la transgresión. Cabe aquí una pregunta: ¿cuál es el sujeto de Kant? y. como proveniente de otra fuente que la de la vida racional consciente.

uniendo enseguida. y. llevado a sus últimas consecuencias. sigue Freud.. Pero. la misma sensación. el fundador del psicoanálisis enuncia una pregunta que es posible expresar así: ¿hay responsabilidad del sujeto por lo que sueña? En los autores que han reflexionado antes que él sobre esto.la consciencia. encuentra tanto los que afirman que sí hay una responsabilidad por los sentimientos transgresivos del soñante. que señala Freud. ocurra ese acto . se interroga el fundador del psicoanálisis. en su obra. el problema de la responsabilidad moral por la vida inconsciente. muchos sucesos transgresivos. En la Crítica de la razón práctica Kant afirmaba: la razón. siempre con él. una ampliación del terreno de la vida moral que incluye no sólo lo racional. cuando se trata de nuestra existencia inteligible (la moral) no reconoce ninguna diferencia de tiempo. aunque sea inconsciente. y sólo pregunta si el suceso me pertenece como acto. sea un acto del sujeto y tenga que responder por él. van a ser castigados jurídicamente (como aquel ejemplo. por su parte. en el nivel moral. en el marco de los escritos señalados. pero que tiene que ser reconocida como nuestra. 3. moralmente. En la vida del sueño pueden ocurrir. del hombre al que el emperador había hecho dar muerte porque soñó que cometía magnicidio). No por eso. ¿son los sujetos responsables por sus sueños? Lo que Freud se pregunta constituirá. como los que niegan que pueda sustentarse una responsabilidad por ello.Freud se planteó tempranamente. En Sentimientos éticos en el sueño. Freud. coloca la pregunta por la responsabilidad por la vida pulsional en la cuestión de si el hecho de que se sueñe un suceso transgresivo -en el sentido de no acorde con las normas sociales-.

Sin embargo.(8) En esta cuestión. recuerda un pasaje de la Antropología . hay una coincidencia con Freud. y. lo que nosotros fuéramos si hubiésemos tenido otra educación (9) Porque la otra pregunta que Freud se hace en ese momento es la siguiente: si el soñante es un sujeto que en la vida de vigilia -digamos. el problema de la responsabilidad insistirá (ha pasado también un cuarto de siglo de desarrollo teórico del psicoanálisis) . Expresará que no hay que responder por la vida soñante. A lo que esta segunda cuestión llevará en psicoanálisis va a ser al descubrimiento de otra legalidad. asimismo. si el sujeto observa las normas.. porque la existencia que el sueño tiene no es lo mismo que la existencia material (lo cual. es cierto. 3. para considerarnos responsables de él. en el que atribuye al filósofo decir que los sueños revelan nuestras disposiciones ocultas y. en ese periodo de su obra. en ese sentido podemos decir que su conciencia las asume como tales.. cuando la represión está más presente-.ahora o haya ocurrido mucho tiempo ha. el elemento de la pertenencia de un acto. en lenguaje psicoanalítico. la del deseo inconsciente que se manifiesta en los momentos que puede ser levantada la censura. y. al aludir a los autores que se pronuncian por atribuir responsabilidad a los sujetos por lo que sueñan y dice que se quiere extender el imperativo categórico a la vida soñante. El fundador del psicoanálisis menciona a Kant en Sentimientos éticos en el sueño. Freud no lleva hasta sus últimas consecuencias lo que está descubriendo. de cuál fuente psíquica proceden esas transgresiones. que puede inferirse por esta frase kantiana. en Algunas notas adicionales. asimismo. por lo demás) En 1925.

no me sitúo en el terreno del psicoanálisis. es una parte de mi ser. con ellas?(10) Y. de manera tajante.En este artículo Freud. si no. Puedo llegar a averiguar que eso desmentido por mí no sólo está en mí. reprimido que hay en mí no es mi “yo”. en relación con las mediaciones entre Freud y Kant?: a) El psicoanalista parte del filósofo y lo integra en su reflexión. las mociones “malas” que aparecen en los sueños nos pertenecen. si. b) Freud interroga a Kant -y no sólo a Kant. y acaso las acciones de mis prójimos. sino en ocasiones también produce “efectos” desde mí. uno debe considerarse responsable por sus mociones oníricas malas ¿Qué se querría hacer. en segundo lugar. sino a toda la tradición filosófica que . no he aceptado sus conclusiones. asimismo: Si el contenido del sueño -rectamente entendido-. Dicho de otra manera: somos responsables por el deseo inconsciente y la vida pulsional Cito a Freud: Desde luego.(11) ¿Qué es lo que podemos concluir aquí. De ello se deduce que tenemos que hacernos cargo de esas mociones. corregirá lo dicho en 1900 y asentará dos cuestiones: en primer lugar. debo asumir la responsabilidad por ambas clases. de acuerdo con criterios sociales. no es el envío de un espíritu extraño. inconsciente. quiero clasificar como buenas o malas las aspiraciones que encuentro en mí. y si para defenderme digo que lo desconocido. somos por ello responsables de las mismas. las perturbaciones de mis acciones y las confusiones de mis sentimientos me enseñen algo mejor.

Propongo que Freud tomó un camino -el de colocar como enigma la transgresión. para volver a Freud. es decir: ¿la responsabilidad moral se reduce al terreno de la razón? c) Lo anterior tiene dos consecuencias: por una parte. que es el que abordaré ahora: el de pensar la ley con una cara oculta. Este camino fue posibilitado por el mismo Kant. propone como problema la cuestión del deseo inconsciente y la pulsión. Del psicoanálisis. retomo aquí los planteamientos de Lacan en Kant con Sade. pero me parece que hay un asunto todavía más complicado. o lo que Kant llamaba las inclinaciones (que pueden llevar a descuidar el respeto a la ley)-. de los que no puede dar cuenta la estrechez de lo que con criterios sociales puede considerarse bueno o malo. en La religión dentro de los límites de la mera razón. III Sobre Tótem y tabú Ahora bien. extiende el campo de la responsabilidad.reduce el campo de la responsabilidad moral a la conciencia-. En mi opinión. la transgresión. al pensar la cuestión de la transgresión como algo posibilitado por la misma ley . Kant con Sade es uno de los textos más difíciles de comprensión en la obra lacaniana y también uno de los que podríamos llamar un ensayo “provocador” . si es posible la responsabilidad por otros actos que no sean los estrictamente racionales. por otra.

advierte que puede surgir un planteamiento tal como el sadiano : Tengo derecho a gozar de tu cuerpo. voy a intentar elaborar algunas mediaciones entre los textos de uno y otro. llamémosle así al imperativo categórico. sin que ningún límite me detenga en el capricho de las exacciones que me venga en gana saciar en él.(12) De ahí. por otra parte.por las tesis que con respecto a Kant y al Marqués de Sade propone. al mismo tiempo. y. según la propuesta lacaniana. Para Lacan. el primero que en la filosofía (por lo menos en la época moderna). y una especie de ley del mal habría sido permitido por la propia reflexión kantiana. como principio de una legislación universal. puede decirme quienquiera y ese derecho lo ejerceré. tal como fue la de la Revolución Francesa. Esa verdad. que en Sade es enunciada como un pronunciamiento -podemos decir incluso revolucionario.(13) Este paralelismo entre la ley del bien. se planteara la cuestión de la ley. Asumiendo que Lacan hace posible una lectura de Freud que sin su obra no podríamos tener. en su sentido positivo) Lacan plantea que de la forma como se enuncia el imperativo categórico: Obra de tal modo que la máxima de tu voluntad pueda valer siempre. Sade. representante ilustre de lo que en el siglo XVIII se llama la “literatura libertina”. muestra en su escritura la“verdad” de Kant. que esta última es una de sus caras (la otra sería la ley. contemporáneo de una época de tan profundos cambios sociales. conforme con su época-. es la de que la ley en su rostro oculto es transgresión. .

en una de sus caras. que para el Marqués de Sade es gozar sin restricciones de todo lo que está prohibido y que en lenguaje psicoanalítico podríamos nombrar como desatar la vida pulsional. asumamos ese lado oscuro. pero al cual Kant descartaba como algo no aplicable al hombre. el camino del psicoanálisis? Si en la obra freudiana retomamos Tótem y tabú . planteará Lacan. Sade se plantea justamente el camino ético (¿podría decirse así). el mito por medio del cual Freud intenta dar cuenta del origen de la . En La filosofía en la alcoba . Si la ley es transgresión. que constituye como lo dice Lacan en La ética del psicoanálisis. con respecto a la ley y en el marco de lo hasta aquí asentado. parecería decir Sade. en el que el filósofo admitía como posibilidad una Razón absolutamente mala que haría del sujeto un ser diabólico -tal como él lo dice-. quizá?). ¿cuál es. Pero.Pienso en un texto como La religión dentro de los límites de la mera razón. Este es el camino del perverso. 2) El sometimiento a esa ley “natural”. que implicaría dos cuestiones: 1) La remisión a una ley “natural” que es transgredida por las prohibiciones sociales y en nombre de la cual él llama a transgredir a su vez a estas. Sade viene a demostrar que esa vía no está descartada. el único mito de la era moderna (¿habría que inventar otro.

) se aliaron.) Que devoraran al muerto era cosa natural para unos salvajes caníbales. es lo que va a permitir a Freud explicar el que todos los demás hayan podido ser sometidos a la ley..(14) Lo que ahí tuvo origen. ¿del acceso al deseo? E. que gozaba de todas las hembras e impedía el acceso de los demás a las mismas.moralidad. El violento padre primordial era por cierto el arquetipo envidiado y temido de cada uno de los miembros de la banda de hermanos. acaso la primera fiesta de la humanidad. ¿del goce. El banquete totémico. cada uno se apropiaba de un fragmento de su fuerza. la religión. entendido como la vida pulsional sin restricciones ).M.. en el acto de la devoración. y así pusieron fin a la horda paterna. en el mítico acto transgresivo del asesinato del padre de la horda primitiva. Este macho. Cito textualmente: Un día los hermanos expulsados (de qué: ¿del acceso a las hembras?. ¿podemos entender ésta como la prohibición del incesto? Una construcción que. sería la repetición. las limitaciones éticas y la religión. el macho más fuerte. que gozaba sin restricciones y que no tuvo ningún freno a la vida pulsional. fue la ley. las normas sociales. aquel tan antiguo en el que no existían todavía las instituciones sociales y culturales y cuando la humanidad se agrupaba bajo una horda primitiva -simios erguidos a los cuales no podía darse todavía el nombre de hombres-. Unidos osaron hacer lo que individualmente les había sido imposible (. el mito del origen de la ley. Y ahora. dice lo siguiente: en un tiempo inmemorial. mataron y devoraron al padre. la fantasía de que hubo uno. forzaban la identificación con él. y celebración recordatoria de aquella hazaña memorable y criminal con la cual tuvieron comienzo tantas cosas: las organizaciones sociales. . había uno entre éstos. en esencia.

y al modo de la alocución del manifiesto Franceses. vivamos todos sometidos a la vida pulsional : tengo derecho a gozar de tu cuerpo….Porque el camino de Freíd no es el de Sade. La transgresión como ley. Desde la perspectiva que en psicoanálisis puede llamarse perversa. ni el de Kant. él mismo encarnaría esa especie de ser diabólico que Kant descartaba en La religión dentro de los límites de la mera razón. ¿cuál es la diferencia entre el camino sadiano y freudiano? Voy a permitirme unas analogías para ilustrarlo. Incorporan asimismo. La “violación a una ley natural”.etc. ¿Qué dice Freud ante el mismo hecho? Los hermanos lo incorporan físicamente. Para Sade. Para Freud. el Marqués intentará el convencimiento de la sumisión a la transgresión como a una ley igual de exigente que la del imperativo categórico. en los términos sadianos. contenido en La filosofía en la alcoba(15). pero no sólo. un esfuerzo más antes de que podáis llamaros republicanos . . Para Kant. la ley se originó en una transgresión (el asesinato del padre primitivo). Pero. y hasta ahí habría una coincidencia con Sade. ¿Qué hubiera propuesto Sade ante el asesinato del padre? Gocemos todos. había la posibilidad de una voluntad absolutamente maliciosa que pudiese generar un ser humano en el que cupiese una máxima de acción absolutamente mala -para el cual la transgresión fuese ley.

desde el planteamiento psicoanalítico.metafóricamente. Porque. forzado por la violencia del padre vivo. dice él. Porque después de la muerte del padre lo que ocurre es la exogamia: la prohibición del intercambio sexual con las mujeres de la misma tribu. ¿no es Tótem y tabú una manera de decir que lo que la ley posibilita. como dijera Kant en una linda metáfora de La religión dentro de los límites de la mera razón. nuestro imperativo categórico. pero a la vez una prescripción. dice Freud. la ley. al referirse a las dificultades de establecer la elevada idea. Entre Freud y Kant Queda pendiente la cuestión de la vida pulsional. convertido en tabú aceptado por la alianza de hermanos una vez muerto éste. Lo que ahí se posibilita. de una comunidad ética -aquella en la que la convivencia se rija por normas de virtud y no de coacción: . la relación con las mujeres de otro clan. es el deseo? IV El problema del mal. nunca plenamente alcanzable. Y yo propongo una pregunta. con la emergencia de la ley en el mito freudiano es una prohibición -la relación incestuosa-. la prohibición de las relaciones incestuosas.

inhibido y paralizada su productividad. político. El camino de Freud. asimismo. Para Freud. globalizado y militarmente hegemonizado por una sola potencia). es que no se trata de si Freud es kantiano. y haciendo una analogía entre vida pulsional y mal. tampoco es el de Kant. Freud tiene una deuda importante con Kant. creo que sus reflexiones le llevaron a otra perspectiva que la del pensador alemán. el mal tiene el nombre de pulsiòn de muerte.¿cómo puede esperarse que de un leño tan encorvado sea carpinteado algo plenamente recto?(16) Dicho de otro modo. Freud se pregunta por los desenfrenos concomitantes a cualquier confrontación bélica y. Es el artículo De guerra y muerte. establecida la ley. más allá del escándalo e indignación que estos pueden provocar en el sujeto civilizado que no participa de ellos . sino de ver cómo está Kant en los planteamientos de Freud. si podemos pensar así la cuestión de la pulsión de muerte. La primera vez que Freud se preguntó de manera explícita por la pulsión de muerte tiene su fundamento en el contexto histórico y social. publicado seis meses después de que estalló la Primera Guerra Mundial. pero. quiero enunciar dos hipótesis que iré demostrando a lo largo de la exposición. me digo yo. todas las explicaciones en el nivel sociológico. pienso que en lo que se refiere al problema del mal. o . intenta una explicación psicoanalítica. ante las noticias de todos los días (con mayor razón en un mundo como el actual. La primera. y esta es sólo una manera de decirlo. En el primer ensayo de este trabajo. como dice él. La segunda. o con una sensación de imposibilidad. por supuesto. económico. y en relación con este concepto de la obra freudiana. la transgresión insiste. en este punto. pero que se siente.: lo cual no excluye.

que hombres civilizados. y el comportamiento de los sujetos durante una conflagración siguen siendo. bueno o malo. que en la vida diaria se comportan conforme con unas determinadas reglas que norman la convivencia de su sociedad. por naturaleza. Cómo es posible. Freud se cuestiona ahí mismo un problema que desde Kant había sido elevado a un asunto filosófico esencial en la reflexión ética: el de si el hombre es. Las guerras. así como actuales las interrogantes freudianas de entonces. ordinariamente. una cuestión vigente y un enigma válido. La agresión y la destructividad constituyen “la esencia más profunda” de la vida pulsional que. a principios del tercer milenio. que los hombres no son ni absolutamente malos ni absolutamente buenos . durante un acontecimiento guerrero se conviertan en sujetos que no respetan ninguna ley. La primera pregunta es qué ocurre en la guerra con la transgresión. si buena o mala . poder llamar bueno o malo en términos absolutos a un hombre.de cualquier otra índole. encontraremos algo que a primera vista parecería sorprendente. esta proporciona la ocasión propicia para que surja algo que en el sujeto está corrientemente dominado. A partir de la explicación que el fundador del psicoanálisis va a dar. Lo que cuestiona. es reprimida por el ser civilizado. Lo que ocurre en una guerra es que. a mi parecer. Para el filósofo. lo absoluto del bien y del mal. dice Freud. requiere de saber cuál es la máxima que fundamenta sus acciones . simplemente. uno de los supuestos de Kant. y él responde que en la vida pulsional sólo hay mociones que no podemos calificar de buenas ni malas. pero que pareciera sólo esperar a que ocurran acontecimientos favorables para que aparezca.

. Para Freud. una misma acción de dos hombres no tiene el mismo valor en términos éticos cuando es realizada conforme con el deber y por éste. no. Cabe aquí retomar una cuestión: ¿de dónde proviene el mal para Kant? Ya que para Freud de una pulsión sofocada. Dicho de otra manera. los diques que la contienen -los valores y principios-. a pagar el precio de la renuncia a la satisfacción pulsional completa. Además. Para Kant hubiera sido contradictorio en términos lógicos hablar de una especie de parcialidad moral. Para Freud.entendido esto en términos absolutos. como la guerra. y no es cualquier cosa. Kant parte del supuesto de que hay una conciencia que conoce los motivos. pero a la vez la posibilidad del deseo -como se vio con respecto a Tótem y tabú-. la vida moral se erigiría sobre ésta y en una situación excepcional. que cuando tiene cualquier otro motivo. Para Kant. El teórico de la ética. Tal es el caso de la guerra. Otra de las cuestiones en que el primer psicoanalista se distingue del filósofo alemán es cuando plantea que la sociedad se “conforma” con que un hombre sea bueno sólo en apariencia. lo que llamamos maldad forma parte de la esencia de lo pulsional. Lo que vale es actuar conforme con la ley. la ley representa la represión de la vida pulsional. y una voluntad que hace suya la ley. en las que los acontecimientos permiten que emerja el lado mortífero de la vida pulsional. y ser civilizado equivale: tal como en El malestar en la cultura desarrollará con amplitud. sin preguntar los motivos. puede decirse que un hombre es lo que socialmente llamamos bueno en determinadas circunstancias y malo en otras.

Este elemento es un inédito ( ¿podemos llamarlo así? ) . En lo que a Freud se refiere. Lo que la guerra modifica en los sujetos es la actitud ante la muerte que. Cito a Kant: Que el mundo está en el mal es una queja tan antigua como la historia. incluso como el arte poético. igualmente vieja incluso que la más antigua de todas las poesías. dice Freud. haciendo mediaciones con el psicoanálisis. por la vida en el paraíso o por una vida más dichosa aún. la que va a hacer partir la cuestión desde una propensión natural del hombre al mal. en este caso particular la reflexión kantiana. de manera sorprendente. el mal. la religión sacerdotal. . Lo inédito del análisis de Freud va a estar entonces en que de una pregunta por la violencia desatada en la guerra. en cuanto a la pulsión no hay bien ni mal. Sin embargo todos hacen empezar el mundo por el bien: por la Edad de Oro. la respuesta desemboca en la cuestión de la muerte. más antiguo aún. podemos llamar el mal. y el Kant que hace lo propio en 1793: tanto para el psicoanalista como para el filòsofo (y esta quizá sería una de las deudas del primero con el último). es concomitante a la esencia humana y forma parte ineludible de ella. Pero hay una coincidencia entre este Freud que reflexiona sobre la naturaleza de lo que. en comunidad con seres celestes. retomaré aquí dos ideas de De guerra y muerte: en primer lugar. haciendo una mediación con la filosofía. o la pulsión de muerte.no pueden ser sostenidos. hasta ese momento. y. en segundo lugar.( 17 ) Son los filósofos. a lo que se liga la destructividad es a la muerte. en la reflexión freudiana.

El fundador del psicoanálisis señala como hipótesis derivadas de sentimientos nuestros actuales una actitud ambivalente ante la muerte. que hasta este texto se había inscrito en lo que podemos llamar el principio de placer. como desde la perspectiva kantiana está planteado en La religión dentro de los límites de la mera razón. desde la vida. saber que ésta estuvo desde el principio. ni tampoco de comenzar desde la propensión al mal. por así decir. en un día pueden morir ¿cuántos. que viene desde los tiempos del hombre primordial -también llamado primitivo-. las ambivalencias en las mociones tiernas. ¿No hemos de ser nosotros los que cedamos y nos adecuemos a ella? (18) Y la frase final de De guerra y muerte. estas dos frases de Freud: Pero la guerra no puede eliminarse. y ya no podemos. Pero. prepárate para la muerte. con respecto a lo pulsional.. miles?. por otra parte. asimismo. a partir de las cuales y aun en el vínculo más estrecho es posible “pesquisar” los deseos inconscientes de muerte. a su vez. en términos éticos. tal como podría pensarse desde una visión religiosa. No se trata de que el surgimiento de lo pulsional sea una caída en el mal. hace nacer los preceptos éticos de la culpa de sangre derivada del parricidio del padre primordial (que. De ahí. (19) . desmentirla. sino de contar. utilizando un término caro al psicoanálisis. lo más importante es la propuesta que del ensayo se deduce. en la vida pulsional. en las religiones modernas se presenta como el agravio contra Dios padre y que remite también al pecado original.. parafraseando el apotegma latino: Si quieres soportar la vida. con la muerte.de ser contingente se vuelve necesaria. y. hacia un ascenso hacia el bien.

en el texto de Más allá del principio de placer. en el contexto de La crítica de la razón práctica (1788) y el más general. La transgresión constituye el lado oscuro de la ley. Lo que el filósofo dice es que la ley determina incondicionadamente (esto es. y como Freud lo planteó en Tótem y tabú. se preocupase asimismo por el de la transgresión. no podría ser transgredida “. pues si no. trabajar. de los dos pensadores de que he estado hablando. antes de cualquier experiencia ). de manera radical. Así. fue Kant. la cuestión religiosa y la cuestión ética. tal como lo dice Lacan en Kant con Sade. el problema del mal como algo que concierne a la esencia de la condición humana. nuestra voluntad y agrega que la determina “incluso cuando la ley es transgredida. En La religión dentro de los límites de la mera razón.Las consecuencias de estas dos cuestiones aparecerán después. en mi opinión. Kant se plantea en este escrito el eterno problema de qué es lo que hay en el origen. el filósofo se plantea la cuestión del mal como una propensión “entretejida en la naturaleza humana” Y no es casual que el primero que en la filosofía moderna planteara el tema de la ley. y entre otras cosas. Kant pretende. V El primero que planteó. de la Crítica de la razón pura (1781). con algunas mediaciones. en 1920. así como responder a las preguntas que dentro del campo de la moral tenía que responder la filosofía. .

latente y en potencia: la disposición al bien. es ligada a la facultad moral del albedrío. En el conflicto ante una tradición religiosa que lo forma y de la cual proviene y el intento en la filosofía para ceñir la religión a los marcos del pensamiento racional. intentará derivar de la existencia ineliminable del mal en la historia y la sociedad. de acuerdo con lo asentado en la primera parte. y su respuesta es sorprendente. el ser humano comienza con una propensión al mal. que puede sostenerse la tesis de que el hombre es malo. encuentra. para restablecer lo que el filósofo considera la disposición original. pero que va a ser superada por la voluntad. el mal. en el sentido de que Freud amplía el terreno de la responsabilidad al considerar que el hombre es responsable también por lo inconsciente. lo que diríamos en psicoanálisis. La cuestión del mal. dicho en los términos de pulsión de muerte. Es sólo porque para el hombre es posible darse cuenta de la ley moral y a la vez admitir la desviación ocasional con respecto a ésta.una propensión al mal en el hombre o una disposición al bien. un punto de partida distinto. y desde esta perspectiva aunque. por otra parte. Aquí hay una diferenciación importante con Freud. Es algo que se impone al ser humano. Comienza por una crítica a los moralistas y religiosos que han pensado la humanidad como una Edad de Oro de la cual provino después una especie de “caída en el mal” Contrariamente al pensamiento religioso y moralista anterior. una genial “solución de compromiso”. no es algo que se elige. no podría suscribirse algo tal como lo que dice Kant de que la propensión al mal tiene que poder “serle imputada como algo de lo que él tiene la culpa” . Para el creador del psicoanálisis.

en términos más matizados. lo que constituye una coincidencia entre ambos. como para Freud. no puede eliminarse de la vida humana y a lo que más bien se apuntaría en el psicoanálisis sería a hacer algo con él. Otra diferencia con el psicoanálisis. encarnado en la pulsión de muerte. para Freud.Pero el mal. El filósofo piensa que la ley moral “quiere que se haga el bien más alto que sea posible para nosotros”. en tanto no la apartamos. y lo que el hombre tiene qué hacer en esto es decidirse a esforzar su conducta hacia la ley. ya señalada anteriormente. Por otra parte. el camino del hombre es del mal hacia el bien a través del esfuerzo de éste y no sólo como algo gracioso que podría descenderle de un ser superior (como se planteaba en la religión). La pregunta de la filosofía en el terreno moral: ¿qué debo hacer? va a ser contestada como una respuesta para eliminar el mal de nuestros actos. puede ser eliminable. según la perspectiva kantiana. mancha que. es que esto está planteado en el nivel de la conciencia. Para Kant. Esta es una diferencia esencial con Freud. una diferencia de Kant con el planteamiento religioso del mal es que para él la transgresión no sería pecaminosa sino original. o. impide que el germen del bien se desarrolle”. del cual no puede desprenderse pero del que tiene que apartarse para conseguir reencontrar su verdadero camino. . el mal. el mal constituye “la mancha pútrida de nuestra especie. Pero Kant insiste en la predominancia del mal sobre el bien y eso es lo que lo hace radicalmente diferente del planteamiento freudiano. componente de la vida pulsional. es decir hacia el bien Es como si el hombre naciera con un legado -el mal-. vencido por el bien.

asimismo: ha sido creado para el bien. es él quien hace que él mismo sea bueno o malo. por lo menos con respecto a este punto. se “mezcla” y “desmezcla” con este mismo. ha de hacerlo o haberlo hecho él mismo. en el discurso kantiano. se trataría de “domar”. o la perfección del espíritu. en el sentido kantiano. bueno o malo. mientras . sino que. porque Kant. y la ley que incluye la transgresión. En términos psicoanalíticos. aún partiendo del mismo punto -la existencia del mal como esencial. como las pulsiones. Es decir. como él dice.Dice Kant: Aquello que el hombre en sentido moral es o debe llegar a ser. y la disposición original del hombre es buena. pues de otro modo no podría serle imputado. el camino va a ser no el ascenso hacia el bien. como el enemigo a vencer para poder elevarse a “la santidad “ de la ley. a las inclinaciones naturales. (21) El mal es concebido asimismo. asentará ese mal innato -a priori.(20) Y. en mi opinión. y en consecuencia él no podría ser ni bueno ni malo moralmente. según que acoja o no en su máxima los motivos impulsores que esa disposición contiene ( lo cual ha de ser dejado por completo a su libre elección ). mientras que en el discurso de Freud. como enemigo. sino el reconocimiento del mal que. Lo uno o lo otro ha de ser un objeto de su libre albedrío. yo no sé si podría decirse que la represión es el camino de Kant. tendremos un ascenso del mal hacia la santidad. previo a toda experiencia-. no por ello lo es ya el hombre. con una deuda más fuerte de la que puede pagar con la religión que la que va a tener Freud.

la más profunda y personal de todas las deudas de la que no podemos salir sin impunidad. con ese “mal radical” que es la pulsión de muerte. “domarlo” en ese ascenso a la santidad que es el camino del bien.que el psicoanálisis. en la que no es necesario el derecho y los hombres conviven por meras leyes de virtud (no coactivas). aún en la comunidad ética de la utopía kantiana. . 2. como el gran pensador que fue.Freud le debe a Kant la concepción del mal como algo radical. es inextinguible y así asentará en La religión dentro de los límites de la mera razón cómo el mal es la culpa original. para Kant. Creo que ésta es una coincidencia con el psicoanálisis. como veremos ahora. aun ahí. pueden proponerse los puntos siguientes: 1. para Freud. contestará con una propuesta que puede decirse: incluyendo al mal (la pulsión de muerte) en la vida. Ello no obstante que Kant. VI Sobre Más allá del principio de placer Efectuando mediaciones en la relación entre Freud y Kant. Por eso. con respecto a lo que en el filósofo se llama el mal y lo que en psicoanálisis podemos plantear como pulsión de muerte. inherente a la naturaleza humana . meta de la vida y una propuesta de qué hacer con él. es posible el incesante ataque del mal. en cuanto a una pregunta que podríamos también formular así: ¿cómo vivir?. va a hacerse cargo de que ese comienzo en el mal -aunque la disposición que subyace sea hacia el bien-. contar con él como parte ineludible. y la concepción de la transgresión como emparentada con la ley. e incluso. La diferencia está en qué hacer con el mal.

situará Freud ese más allá del principio de placer (los sujetos repiten fracasos. ligará en esta obra los conceptos de repetición y transferencia. tareas interrumpidas. en el que se repiten experiencias desagradables para el sujeto que las ha vivenciado. asimismo. Comenzando por el juego del niño. en los términos filosóficos. que se manifiesta también en la vida cotidiana. continuando con los así llamados sueños punitivos o de angustia. y. De esta manera. mortífera. la transferencia.Más allá del principio de placer constituye. desde mi perspectiva. . el placer requeriría una cantidad estable de excitación de los estímulos externos y el aumento de esta excitación llevaría al displacer: o dicho de otro modo. al dolor. y. En Más allá. uno de los acontecimientos esenciales de la clínica psicoanalítica. que remite al principio de constancia. y la compulsión a repetirse. es decir. que he propuesto analogizar con el mal... el ensayo más importante sobre la concepción freudiana del lado mortífero de lo pulsional. sino porque esa fuerza interna. sueños y proyectos que no llegan a realizarse no porque el sujeto elige. acude a la reflexión sobre fenómenos como el juego infantil. Freud había planteado la economía psíquica regida por el principio de placer. Freud nos conduce a lo que ocurre en la clínica. Pero no todos los fenómenos de la vida psíquica son explicables bajo este principio e incluso llama la atención que ya desde De guerra y muerte Freud se hubiese preguntado qué ocurre con los fenómenos de la vida psíquica en los que lo predominante no es el principio de placer. cuando los pacientes repiten experiencias indeseadas que remiten a las tempranas vivencias infantiles. “elige” por él). la repetición en los sueños de sucesos traumáticos. en el vínculo que establecen con el analista. por medio del primero.

Pero Freud va más allá y eso es lo que permite articular su reflexión con la del concepto kantiano del mal. regresa a lo inorgánico por razones internas. a . lo que ocurre en el perfeccionamiento -y aquí Freud es consecuente con Kant-.(23) Esto tiene la siguiente consecuencia: Freud se va a manifestar en desacuerdo de que exista una pulsión de perfeccionamiento en la vida espiritual. Lo que la perspectiva psicoanalítica plantea es más bien lo contrario. El creador del psicoanálisis se pregunta qué relación hay entre la vida pulsional y la compulsión de repetición y a partir de ahí lo que se le impone es la idea de que lo que está descubriendo es un carácter universal de las pulsiones y quizá de toda la vida orgánica en general: restablecer un estado anterior: Contradiría la naturaleza conservadora de las pulsiones el que la meta de la vida fuera un estado nunca alcanzado antes. Si nos es lícito admitir como experiencia sin excepciones que todo lo vivo muere. retrospectivamente: lo inanimado estuvo ahí antes que lo vivo. que lo vivo abandonó una vez y al que aspira a regresar por todos los medios de la evolución. Ha de ser más bien un estado antiguo. no podemos decir otra cosa que esto: la meta de toda vida es la muerte. pero que más bien es un problema a pensar es que en Más allá del principio de placer. y. inicial. Ahora bien.(22) Y.. Un punto que en el texto freudiano aparecería como contradictorio. es más bien una represión pulsional. también.

la historia toda de los sujetos está habitada por la vida pulsional y si la esencia de esta última está relacionada con la muerte.1 Para Freud. habida cuenta de que el camino propuesto por Kant. el de la represión de lo que él llamaba la inclinación sensible. La consecuencia que se obtiene de un ensayo como Más allá.. Si el juego. el mal. diríamos en términos psicoanalíticos) . 1. pero en el texto mismo esto está complejizado cuando el fundador del psicoanálisis habla del componente sádico de toda pulsión de vida o sexual o aún más cuando habla del masoquismo como una reversión del sadismo hacia el yo propio. es lo que apuntaba Freud en De guerra y muerte. aunque también transite por él) VII La transitoriedad y ¿Por qué la guerra? A partir del desarrollo anterior. la pulsión de muerte existe. la propuesta que la perspectiva freudiana plantea de qué hacer con éste.pesar de estas observaciones tan tajantes. el mal forma parte de la condición humana (o subjetiva. en 1915.. en coincidencia con Kant -y esto constituiría una línea que los une-. no es el de Freud. ¿cuál es entonces. el sueño. habita en los sujetos y lo que en aquel artículo aparecía como privativo de circunstancias excepcionales. que sólo aparecía en situaciones extraordinarias ahora está presente en los actos de la vida cotidiana. Freud asuma la dualidad pulsional. Sobre la transgresión 1. es posible obtener varias conclusiones.

en ¿Por qué la guerra? (25) En La transitoriedad. el mal no puede eliminarse.3 Para Freud. escrito un año después de De guerra y muerte. dice Freud. Para ilustrar lo anterior. de lo que se trata no es sólo de reprimirlo. por medio de su reflexión. 1. o con el mal. es la escasez del tiempo. sino que el núcleo de la ley ( tal como está planteado en Tótem y tabú ). el estado primigenio de la humanidad es una disposición al bien y de lo que se trata en el ascenso ético es de restablecer esa disposición originaria. No porque una flor dure una sola noche dejará de ser esplendente. es la transgresión. tanto fisiológico como psicológico. Lo que propongo es que Freud. retomo ahora dos tesis. contenidas. 1. aunque se hable de una dualidad pulsional. a diferencia de Kant.1. lo que estuvo en el origen. en su sentido más amplio. .2 Para Freud y para Kant . Ahora bien. no se trata de que la ley quiere el bien. por razones internas. la otra. una en el bello artículo de La transitoriedad(24).4 Para Kant. lo que filosóficamente podríamos decir el mal.5 Para Freud. el autor se dice ¿consiste en el ansia de inmortalidad? o. se mantenga. que constituye su lado oscuro. al preguntarse por el valor de la vida. y su esplendor consiste justamente en esa escasa duración. fue la muerte. sino de encontrar un camino para vivir con él. lo que finalmente nos destruirá. le quita belleza y valor? Al contrario. 1. lo que hizo fue propuestas de qué hacer con la muerte. dicho de otro modo: ¿el que la vida no dure eternamente y sea sólo ese breve paréntesis entre el estado inanimado y el tiempo que la inquietud erótica. Pero para Freud. El valor de la vida.

como en De guerra y muerte. en este último artículo pensaba que quizá después de la guerra se podría construir más duraderamente que antes la vida cultural. en el primero. planteado también por Kant ) Freud asentó dos posibilidades.El fundador del psicoanalísis volvió. etc.-. además de plantear problemas prácticos como el de la creación de un poder central para dirimir los conflictos bélicos. a conectar la violencia con la vida pulsional. crear. VIII Conclusión ¿Qué hacer con el mal?. se limitó por una parte a concordar con Einstein en la existencia de un “apetito de destrucción” en el ser humano que consideró inevitable. tal como el de la Liga de las Naciones ( por cierto. ¿Supone eso que todo psicoanálisis desembocaría en una est-ética) Me parece que sí. La respuesta del psicoanális. Freud fue menos optimista que en La transitoriedad . remitiéndose a la guerra y la desilusión provocada en nuestros logros culturales. fue una de las preguntas de Freud y de Kant. pintura. Y que la propuesta involucra tanto el orden subjetivo. pero también una propuesta clínica. para hacer que la pulsión se vuelva hacia su lado vital: el fortalecimiento de lazos eróticos comunitarios y el desarrollo cultural. Surge de aquí una propuesta ética. Más de 15 años después y seis antes de que él muriera. Pero lo que quiero destacar es la otra cuestión que propuso. escritura. como el . todos los medios que puedan hacer que la pulsión de muerte alargue su camino hacia la destrucción. la creación música. al contestar la carta de Einstein que motivó la respuesta de ¿Por qué la guerra?.

Pero lo que el psicoanálisis muestra es que hay otras maneras de vivir la pulsión y la apuesta del campo fundado por Freud apunta a reconocerla como parte nuestra. Cierto. No sólo las guerras entre naciones. el ascenso hacia el bien. de sucesos como los de Acteal. ¿También como especie? . entre otras cosas. como decía Freud. en términos más cercanos geográficamente y del ámbito nacional.colectivo trabajado por Freud. también las guerras civiles por motivos étnicos. Podríamos hablar hoy. sino el reconocimiento de la pulsión y de su consecuencia. ejemplo de ello. de las guerras invasoras sobre Afganistán o Palestina. en México. ya sea a los demás con esto. Con la pulsión es posible destruir. De ahí se deriva una clínica que. ya sea a nosotros (¿nos-otros?). religiosos o políticos. responsabilizarnos por ello y a partir de ahí hacer otra cosa que destruir. kantianamente hablando. en los hechos contemporáneos. finalmente. y las guerras constituyen el horroroso. tiene como consecuencia que el resultado de un análisis no sea. y. El Bosque o El Charco. el mal que nos habita y nos destruirá.

) (2) KANT. México. cit. en : Escritos 2 (Tr. cit. en: Obras Completas T. Emilio Miñana y Villagrasa y Manuel García Morente) Espasa_Calpe. 1994 (3) KANT. . p. 118 (7) ______ op. José Luis Etcheverry) Amorrortu editores. 1995 (4) ______ Crítica de la razón práctica (Ed. cit. XIX (Tr. Immanuel: La religión dentro de los límites de la mera razón (Tr. Buenos Aires.) p. Sigmund: Algunas notas adicionales a La interpretación de los sueños en su conjunto. l979 (24 vols. Manuel: Crítica de la razón práctica (Tr. cit. p.50 (8) ______ op. Jacques: Kant con Sade. Antropología. Madrid. 135 (11) Ibid.) p. (Falta citar edición) (10) FREUD. p.NOTAS (1) LACAN. 1984 (2 vols. cit. Tomás Segovia) Siglo XXI. 17 (5) ______ op. p. Felipe Martínez Marzoa) Alianza Editorial. 88 (6) ______ op. 142 (9) KANT.

(12) (13) (14) (15) KANT. Jacques: Kant con Sade (Ed.) p. 50 LACAN. cit. 1978 (2 vols. cit. Paul Gillette) EDASA. cit.) T. Immanuel: La religión dentro de los límites de la mera razón (Ed. México.54 (21) (22) (23) Ibid. 143-144 SADE.38 Ibid.29 FREUD. 301 (20) (Ed. Sigmund: Más allá del principio de placer (Ed. cit.XVIII: p.748 FREUD. KANT. XIV pp. cit. cit. cit. Immanuel: La religión dentro de los límites de la mera razón FREUD. Manuel: Crítica de la razón práctica (Ed. cit.) T. (Ed. (Tr. Sigmund: Tótem y tabú. 101 (17) (18) op. .) p. p. 300-301 (l9) op.) p.XIII pp.. p. cit. Marqués de: La filosofía en la alcoba. Sigmund: De guerra y muerte. (Ed.) T. 747.) pp.) (16) KANT.

XXII . cit. Sigmund: La transitoriedad (Ed.) T. XIV FREUD. Sigmund: ¿Por qué la guerra? (Ed.) T.(24) (25) FREUD. cit.