Está en la página 1de 7

CARTOGRAFÍA Y TERRITORIO.

HERRAMIENTAS METODOLÓGICAS
PARA ESTUDIOS TERRITORIALES
Prof. Amalía Romanello
Alumnos participantes: Marcelo Bonnín, Erika Solís (Licenciatura en Geografía)
Facultad de Humanidades, Artes y Cs. Sociales. Departamento de Geografía. – UADER –
Paraná.

La ciudad, sintetiza la heterogeneidad, el entrecruzamiento y la superposición de las


diversas maneras en que los hombres construyen la vida urbana, y se apropian de un
espacio geográfico determinado en cada período histórico.

En los últimos años, a partir del crecimiento poblacional y de un proceso continuo


de reestructuración urbana en función de demandas de las sociedades locales, se han
incrementado los problemas ambientales lo cual se manifiesta en el deterioro de la calidad
de vida, pero también ha aumentado la conciencia social sobre ellos.

La cuestión ambiental hoy se manifiesta crucialmente en las formas de vida urbanas,


allí quedan trasladadas problemáticas originadas en las correlaciones establecidas entre
grupos sociales y territorios naturales, emergiendo problemáticas ambientales básicas.

Esto ha hecho surgir una serie de nuevas dificultades que se manifiestan en la


deficiencia de servicios básicos y de transporte, y un aumento en la contaminación del
suelo y fluvial, acumulación de residuos, y de la fragilidad de áreas expuestas al riesgo de
erosión, haciendo cada vez más vulnerable su territorio, lo que provoca conflictos de los
distintos intereses de los sectores de la sociedad sobre este.

La complejidad de estas problemáticas demanda estudios que aporten elementos que


puedan contribuir a encarar acciones de intervención necesarias para una correcta gestión
territorial.

“Si la planificación y la previsión son indispensables para el manejo territorial,


obtener y representar información es primordial para cualquier planificación posterior”.
(Buzai, G. 1998).

Una carta es el propio resultado de la investigación, es el producto que sintetiza y


muestra la realidad espacial.

La cartografía como herramienta de análisis e interpretación fortalece metodologías


de estudios territoriales para interpretar las diversidades y complejidades de los territorios.

La dinámica actual demanda la necesidad de articular el conocimiento en pro de un


desarrollo sustentable y coherente en el tiempo.
La actualidad de los territorios exige un replanteo de las políticas llevadas a cabo,
las nuevas formas de integración regional y el impacto de las nuevas tecnologías en los
modos de producción son algunos de los motivos por los que se cuestionan los planes
vigentes, heredados de una forma de pensar la planificación muy distinta a la actual. En
esta nueva instancia, la planificación reaparece como un instrumento necesario para la
resolución, evaluación y prospección de diferentes complejidades dentro de la búsqueda de
mayores niveles de eficiencia y eficacia en escenarios de fuerte incertidumbre socio-
económica. La tendencia de los últimos años confirma la importancia de la gestión
participativa, integrada, holística, y estratégica.

La gestión integral se enmarca entro de una nueva perspectiva que aspira a la


articulación del territorio para lo cual es necesario estudios profundos del mismo además de
demarcar el ámbito de acción.

Integrar los diferentes componentes de la realidad no es tarea sencilla pero tampoco


imposible. Considerar al ambiente como un sistema integral de elementos físicos, bióticos y
sociales (Tricart: 1977). Con este objetivo la obtención de información integrada es
primordial en cualquier planificación, ya sea por sus potencialidades o por sus
vulnerabilidades (Becker, B.; Egler, C: 1997).

Para esto, la definición de unidades territoriales de análisis (Uta.), es fundamental


para el alcance de los objetivos propuestos en estudios territoriales, por ser entidades
geográficas que contienen atributos ambientales propios, al mismo tiempo que poseen
vínculos dinámicos articulados en una compleja red integrada de unidades territoriales
(Becker, B; Egler, C: 1996).

Cada uno de los criterios que se tomen depende exclusivamente de los intereses del
trabajo que se pretenda realizar. Algunas unidades territoriales (Uta,), pueden ser instituidas
por el Estado y reguladas por normativas oficiales.

El caso de las unidades territoriales de la ciudad de Paraná trae ciertos


inconvenientes cuando se trata de hacer estudios ambientales, ya que el origen de las
fuentes de información y/o bases de datos provienen de organismos de distinta jerarquía
que articulan el territorio con unidades espaciales adaptadas a sus criterios y necesidades.

El mapa elaborado por la Dirección de Estadísticas y Censos, cual divide la


superficie del ejido en doce fracciones censales, que aglutinan doscientos setenta radios
censales, la forma y extensión de estas adoptan un criterio estrictamente cuantitativo.

Otro criterio para dividir este mismo territorio lo emplea la Dirección de


Comisiones Vecinales, que administra la gestión del conjunto de comisiones, que suman
más de doscientas, fomentadas por agrupaciones de vecinos, los cuales deciden la ubicación
como extensión territorial, siguiendo un juicio estrictamente cultural y de tradición
heredada por los antiguos entes de barrio.
Un tercer criterio consiste en la selección de unidades territoriales a partir de
elementos naturales, como las cuencas hidrográficas como una alternativa para analizar los
componentes de la realidad.

Dichas unidades podrán ser delimitadas utilizando información hidrográfica de ríos


y arroyos relevados en bases preexistentes provenientes de fuentes oficiales. Pero puede
acontecer que la transformación urbana haya modificado y/o ocultado antiguos cursos de
agua, haciendo desaparecer en forma aparente elementos indispensables para dar
continuidad al límite de las microcuencas; en este caso son las curvas de nivel quienes
aportarán la información faltante.

La cuestión es, por lo tanto, como cruzar y obtener el mínimo error en su


tratamiento, la información necesaria, a estudios integrales del territorio provenientes de
fuentes diferentes y de distintas dimensiones de la realidad, sea social, económica, o de
fenómenos de ocurrencia natural.

La Cartografía con sus herramientas geotecnológicas, colabora en la solución de


estos inconvenientes en el tratamiento y análisis de datos. (Buzai, G. 1999).

Figura 1.1: Unidades territoriales del Ejido Paraná: Fracciones censales y Cuencas
hidrográficas.
Fuente: elaboración propia en base a mapa INDEC-DEC Entre Ríos.

En la metodología utilizada para la elaboración de esta base cartográfica, se


cruzaron información de unidades territoriales con diferentes criterios administrativos que
provienen de fuentes oficiales distintas, con la propuesta de microcuencas hidrográficas.
Obsérvese que en la figura 1.1 del ejido de Paraná la unidad de fracción censal 04
definida por el Instituto Nacional de Estadística y Censos que aportaría datos demográficos
indispensables para incorporar, como variables sumadas a otras provenientes de la dinámica
natural que hacen al abordaje metodológico integrador de la realidad territorial no coincide
exactamente con los límites de la UTA, en este caso la cuenca hidrográfica VI.
Las herramientas cartográficas de tratamiento de información que ofrecen los
Sistemas de información geográfica (SIG), permiten solucionar cuestiones de coincidencia
en la delimitación de unidades territoriales de análisis (Uta).

Figura 1.2 Radio Censales. Área Este Ciudad de Paraná. Fuente: elaboración propia en
base a mapa INDEC-DEC ENTRE RIOS.
Figura 1.3 Comisiones Vecinales. Área Este Ciudad de Paraná. Fuente: elaboración propia
en base a mapa Dirección de Comisiones Vecinales Municipalidad de Paraná.

Figura 1.4 Micro Cuencas de la Ciudad de Paraná. Área Este Cuenca VI. Fuente. Fuente:
elaboración propia en base a Dirección de Hidráulica de la Provincia de Entre Ríos, Imagen
PAR C-003 11/2005 Dirección de Aerofotogrametría y Sensores remotos. Fuerza Aérea
Argentina.

Una alternativa de solución es en este caso rasterizar la información con lo cual se


puede contar el número de píxeles que comprende cada unidad territorial. Así se puede
obtener el área no coincidente de la fracción 04 que ingresa en la cuenca VII. Con esto se
puede estimar el porcentaje de datos de fracciones que le corresponden a cada microcuenca
hidrográfica.

Consideraciones finales
La elección unidades territoriales referenciadas a partir de elementos naturales,
como las cuencas hidrográficas para estudios que demanden abordajes metodológicos
integradores de la realidad territorial, es una alternativa para la gestión integrada del
territorio. (R. Da Silva De Souza, J. 2006)

Sus condiciones como “unidades naturales ecogeofisiográfica posibilitan una visión


sistémica e integrada debido, principalmente a su clara delimitación y a la natural
interdependencia de procesos climáticos, hidrológicos, geológicos y ecológicos” (G.
Tundisi, J. y otros: 2002, pp12.).

El aporte de datos socio-económicos y demográficos existentes en diferentes fuentes


oficiales con límites no coincidentes puede y deben ser incorporados en estudios que
aporten elementos a la gestión integral del territorio.

Las herramientas de los SIG, contribuyen a dar exactitud en la delimitación y


superposición de información georreferenciada, (B. Sendra, J. 1992), lo cual permite
ingresar todos los datos necesarios para tener una visión holística de la realidad territorial.

Bibliografía

AGUIRRE NUÑEZ M, TORRES H, RUIZ R. 2003. Manual de Procedimientos Para la


Delimitación y Codificación de Cuencas Hidrográficas del Perú. INRENA. Lima.
http://www.inrena.gob.pe/irh/proyecprogramas/perpec/man_proc/manual_de_procedimient
os.pdf. Visitado en 20/02/09
BOSQUE SENDRA, Joaquín (1992). Sistemas de información geográfica. Ediciones
Rialp S.A. Madrid.
BUZAI, G. D. Y GRAY, N. (1998) “La gestión ambiental ante el panorama actual de las
técnicas geoinformáticas”. En MATTEUCCI, S. y BUZAI, G. D. (comp.), Sistemas
ambientales complejos: herramientas de análisis espacial. CEA, Centro de estudios
avanzados, UBA. Eudeba, Buenos Aires.
BUZAI, Gustavo (1999). Geografía Global. El paradigma geotecnológico y el espacio
interdisciplinario en la interpretación del mundo del siglo XXI. Lugar editorial. Buenos
Aires.
BUZAI, Gustavo (2000).La exploración geodigital. Lugar editorial. Buenos Aires.
RODRIGUES DA SILVA DE SOUZA J. 2006. Anomalías de Drenagem e Evolução da
Paisagem no Médio Vale do Rio Paraíba do Sul (RJ/SP). Anuário do Instituto de
Geociências – UFRJ. http://www.anuario.igeo.ufrj.br/anuario_2006. Visitado en 20/02/09.
BECKER, B., EGLER, C. (1996). Deltahamento da metodología para execução do
zonamiento ecológico-economico pelos estado da Amazônia Legal. Laboratorio de
Gestión del território. URFJ. Rio de Janeiro.
GALIZIA TUNDISI J. y otros: (2002) La cuenca hidrográfica como laboratorio
experimental para la enseñanza de ciencias, Geografía y Educación Ambiental, en: El
Estudio de Cuencas Hidrográficas. Una estrategia para la educación Ambiental. Rima
Editora. San Pablo. Brasil.
TRICART (1977) Ecodinâmica. IBGE. Rio de Janeiro.