Está en la página 1de 6

MANIFIESTO

DEL F.E.S.

POR UNA UNIVERSIDAD NACIONAL Y POPULAR


I. UNIVERSIDAD
1. Exigimos una Universidad Popular, abierta a todos los españoles, sin distinción,
considerando como único factor de acceso la capacidad intelectual de cada individuo.

2. La Universidad ha de ser una institución al servicio del Pueblo Español y su destino,


dando con este sentido satisfacción y expresión rigurosa a las exigencias culturales
del mismo.

3. La Universidad no debe ser mera oficina tecnocrática de expedición de títulos, sino


organismo vivo de formación total de los estudiantes para servir al pueblo.

4. Aspiramos a que la Universidad se convierta en ayuntamiento de profesores y


alumnos, en una auténtica comunidad de reciprocidad de derechos y
responsabilidades.

5. Propugnamos un régimen jurídico unitario para todas las Universidades españolas


que garantice la armonía en su funcionamiento, la igualdad en el sistema de
enseñanza y la exclusión de todo privilegio.

Este régimen jurídico no será incompatible, en ningún momento, con el estudio, la


utilización e incluso el fomento en la Universidad y desde ella de aquellos caracteres
territoriales propios de cada región española, especialmente sus lenguas vernáculas.

6. Sin perjuicio de lo expresado en el artículo 5º, creemos en la conveniencia de que


las Universidades gocen de autonomía administrativa y que en su promoción y
financiación participen las sociedades populares (municipios, diputaciones, sindicatos,
etc.) e incluso los particulares.

Ello no implicará, en ningún momento, la participación de hecho ni de derecho de


dichas sociedades en la gestión y administración de las propiedades académicas,
como viene siendo habitual hoy en día en algunas Universidades españolas en
menoscabo de la mencionada autonomía administrativa universitaria.

7. Es necesaria la ordenación y creación de colegios para atender plenamente las


necesidades de residencia gratuita y de formación complementaria de los estudiantes.

-1-
MANIFIESTO DEL F.E.S.

II. ENSEÑANZAS MEDIAS Y FORMACIÓN PROFESIONAL


8. Entendemos el Bachillerato como el periodo de formación íntegra del escolar de
cara a su incorporación a la Universidad.

Así pues, rechazamos el vigente sistema de selectividad, por cuanto equipara un largo
periodo de capacitación con una prueba puntual. Exigimos su supresión y el
establecimiento de pruebas de acceso en cada Facultad universitaria, que permitan a
los estudiantes enfocar su actividad académica en la línea de su vocación profesional.

9. El Bachillerato coincide con el momento de maduración de la persona, y en él ha de


otorgársele a cada estudiante la posibilidad de recibir una amplia base educativa, en el
marco de una enseñanza que aporte a los alumnos, al mismo tiempo, una profunda
base ética y moral.

Repudiamos la excesiva especialización actual y la laicización de las Enseñanzas


Medias, consecuencia en materia legal de una reforma socialista -la LOGSE-, que sólo
estima al estudiante como un futuro objeto de venta en el mercado laboral capitalista.

10. Aspiramos a recuperar y dignificar en todos los ciclos de la enseñanza, pero


especialmente en las enseñanzas medias, aquellas materias académicas del terreno
de las humanidades, las artes y las letras, hoy en recesión a causa del menosprecio
de un sistema político, económico y social de corte materialista que pretende avalar
sus dogmas exclusivamente en argumentos pseudocientíficos.

11. Consideramos una labor urgente la reordenación y dignificación pública de la


Formación Profesional, así como el establecimiento de un organismo de coordinación
y reparto de funciones entre ésta y la enseñanza universitaria, que evite cualquier
posible intromisión por ambas partes en las competencias ajenas. En este organismo
han de tener un papel fundamental los estudiantes, como sujetos de la enseñanza
superior y profesional.

12. La Formación Profesional es una etapa más en la formación moral, ética y social
de la persona, por lo que han de impulsarse en sus planes de estudio los contenidos
de este carácter.

13. Dentro de un régimen económico sindicalista, en el que los medios de producción


sean propiedad de los trabajadores, los estudiantes de Formación Profesional y todos
aquellos que se incorporen en la modalidad de aprendizaje, gozarán de los mismos
derechos que todos sus compañeros, así como de una participación íntegra, como
trabajadores de hecho y de pleno derecho, en los beneficios que se desprendan de su
labor profesional.

En tanto se mantenga vigente el sistema capitalista, que reputamos como


esencialmente injusto, exigimos la plena equiparación salarial y jurídica de los
trabajadores en periodo de aprendizaje. No es tolerable la situación de muchos
jóvenes que, por medio de ciertas modalidades contractuales, se convierten
indefinidamente en mano de obra barata, muy a menudo rozando los límites de la
esclavitud.

-2-
MANIFIESTO DEL F.E.S.

III. ESTUDIANTE
14. Consideramos al estudiante como sujeto de la enseñanza, trabajador intelectual y
miembro de la corporación universitaria.

15. Recabamos como necesaria la promulgación de un Estatuto del Estudiante, que


sea carta fundamental y fuente normativa que fije los derechos y deberes del
estudiante con respecto a la sociedad, a la Universidad, al estamento académico y al
sindicato según el orden de criterios que a continuación exponemos.

16. Como entendemos que la Universidad debe ser Popular, todo español es acreedor
de una enseñanza gratuita e igual.

17. El estudiante como sujeto de la enseñanza tiene el derecho a recibir eficazmente


una amplia formación humana que complemente su formación profesional específica.

18. El estudiante como trabajador intelectual tiene derecho a una seguridad social
adecuada y a sindicarse para la promoción y defensa de sus intereses.

19. El estudiante, terminada su capacitación universitaria, tiene derecho a obtener un


puesto de servicio profesional en la sociedad en condiciones mínimas de dignidad.

20. En consecuencia, todo estudiante tiene como deber fundamental el del estudio y
está obligado a alcanzar un nivel mínimo de aprovechamiento académico.

21. Igualmente, el estudiante tiene el deber de ofrecer su formación al servicio de la


sociedad y no a las minorías dominantes, ni a sus apetitos egoistas, por cuanto el
pueblo entero sostiene la institución universitaria.

22. El estudiante como miembro de la corporación universitaria tiene derecho a


participar efectivamente en las tareas de gobierno y régimen académico de la
Universidad a través del sindicato.

En consecuencia, rechazamos el actual sistema de elección de los representantes de


alumnos, que tiende al control de los procesos electorales por parte de múltiples
asociaciones estudiantiles contrapuestas, dividiendo la necesaria unidad del
estudiantado en bandos sumisos a los partidos políticos de izquierda y derecha.

23. El estudiante deberá gozar de un sistema de garantías y recursos -reconocidos en


el estatuto que propugnamos- frente a toda coacción, abuso o arbitrariedad.

24. El estudiante tendrá el deber de respetar las normas de ordenación y régimen


universitario acordes con los principios de este programa.

25. Todo estudiante tiene derecho a participar en un sindicato, que reúna las
cualidades exigidas en este programa.

26. Los estudiantes tienen el deber de someterse a un reglamento de organización,


funcionamiento y disciplina sindical elaborado por ellos mismos.

-3-
MANIFIESTO DEL F.E.S.

IV. SINDICATO
27. Lucharemos por un sindicato universitario único, obligatorio, representativo e
independiente (tanto de la autoridad académica como de cualquier disciplina política).

28. El sindicato ha de ser órgano de defensa de las reivindicaciones profesionales


estudiantiles, instrumento de lucha para la transformación revolucionaria que la
Universidad necesita y órgano de participación en la gestión de la vida universitaria.
Esta actividad de participación gestora del sindicato ha de cumplir las siguientes
funciones:

a) Intervención efectiva en el gobierno de la Universidad y en la elaboración de las


normas que la regulan.
b) Fiscalización del funcionamiento y provisión de las cátedras, en colaboración con la
autoridad económica.
c) Participación en la confección de los exámenes y en el control de su calificación.

29. Los representantes sindicales en ejercicio de sus funciones deberán gozar de


inmunidad con respecto a sanciones académicas y extraacadémicas.

30. Para dirimir las controversias y recursos suscitados en las relaciones de la vida
universitaria es necesaria la constitución de un consejo superior que reuna
conjuntamente las condiciones de imparcialidad y representatividad, estando formado
por representantes de la autoridad académica, del Sindicato y de las entidades
relacionadas con la Universidad.

31. Postulamos la creación de secciones sindicales de postgraduados para promover


su empleo en mínimas condiciones de dignidad profesional.

-4-
MANIFIESTO DEL F.E.S.

V. ACTUACIÓN
32. Nos declaramos abiertos a toda iniciativa en este orden de aspiraciones por lo cual
haremos nuestras las inquietudes de los estudiantes de España y requerimos la
necesaria libertad para la promoción y expresión de las aspiraciones estudiantiles de
Justicia en la Universidad.

33. El Frente de Estudiantes Sindicalistas manifiesta su radical disconformidad con la


situación académica, sindical y profesional vigente y no vacilará en adoptar los
procedimientos más acordes y expeditivos para no defraudar la lealtad debida a todo
el estudiantado.

-5-