Está en la página 1de 270

TEMA 1. SISTEMA FINANCIERO Y FLUJOS FINANCIEROS.

ÍNDICE:

1.1.

Orientación general.

1.2.

Desarrollo del tema.

1.2.1. Introducción.

1.2.2. La actividad financiera: desequilibrios y operaciones financieras.

1.2.3. Contabilidad nacional y cuentas financieras.

1.2.4. Una introducción al balance y operaciones financieros de la economía española.

1.3.

Ideas básicas.

1.4.

Glosario de términos.

1.5.

Ejercicios de autoevaluación.

1.6.

Bibliografía.

1.1.

ORIENTACIÓN GENERAL.

Este tema trata de establecer los fundamentos del sistema financiero partiendo de los elementos básicos que lo caracterizan y de los objetivos que debe perseguir su estudio, cada vez más relevante en la Ciencia Económica. Para ello, se comenzará destacando los rasgos fundamentales del sector financiero y las razones que justifican su existencia para, a continuación, determinar las cuestiones básicas a las que se enfrenta su estudio, a saber, conocer, sistematizar y analizar el conjunto de procesos de financiación realizados en el interior de un país y con el resto del mundo. Con unas nociones básicas de las cuentas financieras podremos llegar a conocer estos procesos que, tras una adecuada clasificación en sectores económicos, nos permitirá responder a algunas preguntas claves:

PREGUNTAS INICIALES

¿Quiénes son los que facilitan financiación y quiénes la reciben?

¿Cuál es la cuantía de esas corrientes?

¿De qué forma se instrumentan o materializan los flujos financieros?

¿Por qué se producen esos procesos?

1.2.

DESARROLLO DEL TEMA.

1.2.1. INTRODUCCIÓN.

El componente financiero tiene una importancia creciente en el estudio de la economía. Sin embargo, sólo a efectos didácticos es posible separar el sector real del financiero ya que ambos se complementan y permanecen íntimamente unidos. Cuando hablamos del sector real nos referimos a aquel que recoge las decisiones y operaciones referentes a la producción, consumo, inversión (en términos reales) e intercambio, mientras que el sector financiero se centra en el conjunto de procesos de financiación que se realizan en la economía. Estos últimos gozan de una característica común: la utilización de instrumentos de crédito.

En un pago al contado, en el que una parte recibe el bien o servicio y la otra abona el importe correspondiente, no se utiliza un instrumento de crédito. Por el contrario, si el pago se aplaza, una de las partes concede un crédito a la otra y, de esta forma, nace una operación financiera.

Los instrumentos de crédito permiten:

1. Trasvasar financiación entre los sujetos o sectores de una economía en un momento del tiempo;

2. Transferir rentas de un sujeto desde el presente al futuro; es decir, dejando de consumir hoy para hacerlo mañana o, en otras palabras, ahorrando.

Conocer y analizar el conjunto de los procesos de financiación que se producen el interior del país y con el resto del mundo, constituye el objeto fundamental de estudio de los sistemas financieros. La profundización en el conocimiento de estas relaciones financieras permitirá dar respuesta a cuatro cuestiones:

1. ¿Quién financia a quién?

2. ¿En qué cuantía?

3. ¿Cómo?

4. ¿Por qué se producen estas relaciones?

La contestación a la primera pregunta nos informará acerca de quiénes son los prestamistas, u oferentes de financiación, y quiénes los receptores de los fondos; con la segunda, conoceremos el volumen de recursos prestados y recibidos; con la tercera, sabremos los instrumentos que son utilizados en la movilización de los recursos financieros y sus principales características, y la última respuesta debe permitir una comprensión global y estructurada de todos esos procesos, tratando de sistematizarlos. De ahí, la denominación de sistema financiero 1 que, esencialmente, centra su atención en el estudio de los procesos de financiación de una forma estructurada. Sin embargo, con frecuencia se asimila más el sistema financiero con el soporte institucional de dichos procesos, analizando el papel que juegan los intermediarios y los mercados financieros, o con la normativa jurídica que lo regula.

1 Sistema es, según el Diccionario de la Lengua Española, un conjunto de reglas o principios sobre una materia, racionalmente entrelazados entre sí.

Este tema se va a centrar en el estudio de los mecanismos o instrumentos mediante los que el sistema financiero puede dar respuesta a las preguntas planteadas. En este sentido, la contabilidad financiera permitirá, inicialmente, conocer los flujos financieros movilizados entre los sectores que componen una economía y, más adelante, su balance financiero, es decir, la forma en que los sectores distribuyen su riqueza financiera 2 .

1.2.2. LA

ACTIVIDAD

FINANCIERAS.

FINANCIERA:

DESEQUILIBRIOS

Y

OPERACIONES

Con el fin de maximizar su utilidad, los agentes económicos distribuyen su renta disponible a lo largo de su vida, dedicando una parte al consumo y el resto al ahorro. La “Teoría del ciclo vital”, de Modigliani, Brumber y Ando, explica el comportamiento de la unidad de consumo a lo largo de su vida.

En esencia, lo que esta teoría predice es que los individuos, en su planificación vital, trasladan rentas en el tiempo. Así, con el acceso al mundo laboral y la obtención de los primeros ingresos, estos son insuficientes para atender a sus gastos de consumo, inicialmente muy importantes, ya que dentro de ellos están incluidos los de equipamiento del hogar (muebles, electrodomésticos, etc) y otros bienes de uso duradero, como automóviles 3 . El sujeto tendrá que endeudarse para financiar el desfase entre los ingresos disponibles y los gastos de consumo. Una vez superada esta fase, la renta del sujeto irá creciendo paulatinamente y su consumo se moderará, con lo que entrará en una etapa de ahorro que le permitirá compensar el desfase inicial e ir generando fondos o riqueza para atender a su futura jubilación, en la que los ingresos vuelven a caer y el consumo, aun decreciendo, se sitúa por encima de ellos.

El gráfico 1 es una representación simplificada de esta teoría. En el eje de abscisas se considera la edad del sujeto (t), mientras que en el de ordenadas se toma la evolución de la renta disponible (Yd) 4 y de sus gastos de consumo (C). Las zonas rayadas muestran el ahorro (S) positivo o negativo, o diferencia entre la renta disponible y el consumo en cada momento del tiempo.

2 Es conveniente distinguir entre los flujos o corrientes y los fondos o stocks. Los primeros recogen variaciones por periodo de tiempo y es preciso explicitar este para poder comprender la magnitud del flujo (así diremos que una persona gana tantos € para a continuación tener que aclarar que son al mes, trimestre o año). En cambio, los fondos se refieren a la posición en un momento del tiempo (una persona tiene tanto dinero). La renta o ingresos son una corriente, mientras la riqueza es un stock. Si estos términos los llevamos a la contabilidad diremos que la cuenta de pérdidas y ganancias o de resultados (beneficio o pérdida mensual, anual, etc.) recoge los flujos, mientras el balance refleja los fondos o stocks (situación de un patrimonio en un momento del tiempo).

3 Téngase en cuenta que en términos de Contabilidad Nacional se entiende sólo como inversión, o formación de capital de los hogares, las cantidades destinadas a la adquisición de vivienda, mientras que el resto de las compras, incluidas las de bienes de uso duradero, se consideran como gastos de consumo.

4

Es la renta o los ingresos que quedan una vez pagados los impuestos.

Gráfico 1

Gráfico 1 El ahorro permite financiar la inversi ón (I), o formación de capital, de la

El ahorro permite financiar la inversión (I), o formación de capital, de la unidad de consumo que estamos considerando -recuérdese que para los hogares sólo lo es la adquisición de la vivienda. El ahorro (A) es, por tanto, un recurso (R) que se destina a la formación de capital, que es un empleo (E).

Si R = E, el ahorro del período coincide con la inversión, el balance mostraría un equilibrio y, en consecuencia, no habría que recurrir a la financiación ajena, lo que implica que no es necesario emitir ningún instrumento de crédito ni realizar ninguna operación financiera. Sin embargo, a medida que el período de tiempo se amplía, por ejemplo a un año, la coincidencia se hará mucho más difícil y aparecerán flujos de financiación de unas unidades a otras, que se irán ampliando con el desarrollo del sistema financiero y la aparición de nuevos instrumentos financieros.

La desigualdad de los procesos de ahorro e inversión dará lugar a dos situaciones:

R E

R > E

Capacidad de financiación (CF)

R < E

Necesidad de financiación (NF)

En la primera, el ahorro superará a la inversión y la unidad económica

tendrá un excedente que le permitirá prestar

recursos a otros agentes. Estamos ante un sujeto 5 con CF. En el segundo caso, los recursos (A) son insuficientes para atender a los empleos (I) y la unidad económica precisará recurrir a otros agentes para que le presten la financiación necesaria (NF).

(familia, empresa, sector público,

)

5 El lector observará que los términos unidad económica, agente y sujeto se usan indistintamente.

Podemos transcribir estos procesos con la siguiente nomenclatura:

R E

=

(+) CF

(−) NF

[1]

La forma en que se materializan estas operaciones de préstamo es mediante la movilización de instrumentos de crédito o instrumentos financieros.

Un instrumento financiero (IF) es, por tanto, un reconocimiento de deuda que emite un prestatario, quien recibe a cambio financiación, y entrega al prestamista, que ha facilitado los recursos correspondientes. De este sencillo concepto se deriva la existencia de dos corrientes: el prestamista, acreedor o unidad que tiene CF entrega fondos al prestatario, deudor o agente con NF, recibiendo a cambio un justificante de la entrega (IF), que es un compromiso de pago. De esta forma, los flujos financieros (FF) caminan en una dirección, mientras la emisión de IF lo hace en la opuesta, tal como indica el gráfico 2:

Gráfico 2

Prestamista,

acreedor, unidad con CF

FF

2: Gráfico 2 Prestamista, acreedor, unidad con CF FF Prestatario, deudor, unidad con NF IF AF

Prestatario, deudor, unidad con NF

IF AF (Poseedor) PF (Emisor)

IF

AF (Poseedor)

PF (Emisor)

Son ejemplos de IF los depósitos bancarios, los préstamos de cualquier tipo - personales, comerciales, bancarios, etc.-, las obligaciones, la deuda pública, las acciones, las pólizas de seguros, etc.-, y es la existencia del IF lo que determina la realización de una operación financiera.

El IF es un reconocimiento de deuda que incorpora los derechos económicos del acreedor a recuperar el importe prestado a su vencimiento y a recibir los intereses o rendimientos pactados. El IF puede considerarse desde dos ángulos diferentes: es un activo financiero (AF), es decir, una forma de mantener riqueza para el que lo posee, o un empleo, mientras que para el emisor es un pasivo financiero (PF), una forma de obtener financiación y, en consecuencia, un recurso que deberá devolver. Por tanto, una operación activa supone facilitar financiación -o

adquirir un activo financiero- y una de carácter pasivo obtenerla - o emitir un pasivo financiero.

IF

Si de esta consideración estática pasamos a otra dinámica, es decir, examinando las operaciones por período de tiempo, podremos determinar la financiación bruta facilitada por un sujeto, como la suma del importe de los activos financieros adquiridos menos los que hubiere vendido o amortizado, es decir, su adquisición neta de AF. Por otro lado, la financiación bruta recibida se corresponde con el total de los pasivos financieros emitidos menos los amortizados en el período que, en términos de la Contabilidad Financiera, se conoce como contracción neta de PF o pasivos netos contraídos.

A esta diferencia entre la financiación bruta facilitada y la recibida, es decir, la adquisición neta de AF menos la contracción neta de PF, la Contabilidad Financiera la denomina operaciones financieras netas y se corresponde con la financiación neta facilitada o recibida y, en consecuencia, con la CF o la NF. En forma de ecuación y teniendo en cuenta la notación [1] anterior, se podría escribir así:

 

(+) CF

 

R E =

() NF

= Adquisición neta de AF Contracción neta de PF

= Operaciones financieras netas.

[2]

El hecho de que un agente económico presente capacidad de financiación implica necesariamente que tiene un saldo positivo en sus operaciones no financieras, es decir, que su corriente de ingresos no financieros supera a la de gastos no financieros. Sensu contrario, una NF supone un déficit de las operaciones no financieras que se cubre con la financiación neta recibida.

La ecuación [2] permite dar respuesta a las tres primeras preguntas a las que se enfrenta un sistema financiero: ¿quién financia a quién?, ¿En qué cuantía? y ¿Cómo? Los agentes con CF prestan recursos a los que tienen NF. De esta manera se puede saber quiénes son los prestamistas y los prestatarios junto con los importes de los fondos prestados. El tercer miembro de la ecuación [2] nos indica los IF utilizados para movilizar esos recursos y, por tanto, la forma en que se ha materializado esa financiación, es decir, el ¿cómo?

1.2.3. CONTABILIDAD NACIONAL Y CUENTAS FINANCIERAS.

Una vez conocido el mecanismo de trasvase de financiación entre los agentes, y respondido a las tres primeras preguntas, cabe plantearse la utilidad de realizar o no un examen exhaustivo de todas las relaciones financieras que se producen en una economía. Un nivel de desagregación muy amplio, que pretenda conocer todas las operaciones que se realizan en un país, conducirá a un volumen tan elevado de datos que hará inviable, y en cualquier caso ineficaz, obtener un adecuado conocimiento del funcionamiento del sistema financiero. Es, pues, imprescindible trabajar con agregados homogéneos (sectores) que permitan dar una visión global de los flujos de financiación y facilitar una respuesta útil a las cuestiones que tiene planteadas todo sistema financiero. Pueden seguirse criterios diferentes a la hora de realizar la agregación, entre otros: la residencia de los agentes económicos - tendríamos así las operaciones realizadas en el interior del

país y las que tienen lugar con el exterior (resto del mundo)-; la actividad económica que realizan - surgirían los sectores institucionales: hogares o familias, empresas, sector público, etc. -; y el tipo de institución: financiera o no financiera.

De esta forma se ha procedido a sectorizar la economía, es decir, a establecer los cinco sectores económicos básicos:

1. Instituciones financieras.

2. Administraciones públicas.

3. Sociedades no financieras.

4. Hogares e instituciones sin fines de lucro al servicio de los hogares.

5. Resto del mundo.

Estos sectores se dividen, a su vez, en subsectores y agentes, de manera que mediante las cuentas financieras, que recogen la actividad de cada uno de ellos, se puede tener un conocimiento bastante desagregado de los flujos o corrientes financieras más relevantes de la economía nacional. El sistema contable implantado en la Unión Europea y de aplicación obligatoria a todos sus estados miembros, tanto en las cuentas financieras como en las no financieras, se denomina Sistema Europeo de Cuentas Nacionales y Regionales de la Comunidad, aunque se conoce por las siglas SEC/95, y está armonizado con el Sistema de Cuentas Nacionales (SCN/93), elaborado con el patrocinio de Naciones Unidas, Banco Mundial, OCDE, FMI y la Unión Europea.

1.2.4. Una introducción al balance y operaciones financieros de la economía española

Cuadro 1

1.2.4. Una introducción al balance y operaciones financieros de la economía española Cuadro 1 8
Fuente.:Banco de España. Cuentas Financieras El cuadro 1 muestra el resumen por sectores y operaciones

Fuente.:Banco de España. Cuentas Financieras

El cuadro 1 muestra el resumen por sectores y operaciones de las cuentas financieras, que publica periódicamente el Banco de España, disponibles en la página web:

Se trata de un cuadro de doble entrada con filas y columnas. En estas podemos observar el total de la economía nacional, los cinco sectores ya indicados y algunos subsectores. En las filas aparecen el balance financiero y la cuenta de operaciones financieras.

El balance financiero muestra la riqueza financiera de cada sector o subsector, obtenida por diferencia entre los activos financieros poseídos (es decir, la financiación que han facilitado a otros sectores y que da lugar a la tenencia de activos monetarios y financieros: oro, efectivo y depósitos, valores, etc.) y los emitidos, pasivos o recursos obtenidos mediante la emisión de acciones y otros valores, préstamos, etc.

Esta diferencia se denomina activos financieros netos y es el patrimonio financiero (derechos menos obligaciones, o lo que nos deben menos lo que debemos) de cada sector.

En el balance financiero (cuadro 1) observamos que el total de la economía, es decir, los residentes en España, tenían al final del segundo trimestre de 2007 unos activos financieros por importe 8.273.623 millones de €, más de ocho billones, pero como sus pasivos ascendían a 8.931.547 millones de €, el balance financiero mostraba un saldo negativo de casi 658 millardos (miles de millones) de €, con lo que su posición muestra un endeudamiento de esos residentes con el exterior.

Por sectores, instituciones financieras y hogares (familias) tienen, respectivamente, un saldo favorable de 10,75 y 924,51 millardos de €, mientras el de administraciones públicas y sociedades no financieras es negativo por un importe de 213,48 y 1.379,71 millardos de €, respectivamente.

Por su parte, el sector resto del mundo muestra un balance positivo de casi 658 millardos de €, cifra que, como puede observarse, es coincidente con el saldo del total de la economía. Esto sucede siempre, ya que, contablemente, lo que se debe al exterior es igual que lo que el resto del mundo ha prestado y explica también que en una economía cerrada, es decir, aquella que no tiene relaciones con otros países, el balance financiero es nulo porque lo que los residentes deben es igual a lo que han prestado, con lo que se anulan los saldos positivos (activos financieros o cantidades prestadas) con los negativos (pasivos financieros o deudas contraídas). Es lo que sucedería en una familia. Por muy elevados que fueran los préstamos realizados entre sí por sus componentes, la familia como tal no sería más rica sino que el saldo de las operaciones internas sería cero y su patrimonio dependería exclusivamente de su posición con el exterior.

En consecuencia, como el activo financiero (AF) de un agente es, a su vez, pasivo financiero (PF) de otro, la riqueza financiera o balance financiero de una economía cerrada es cero, ya que al consolidar o sumar las tenencias de AF y PF de todos los agentes, el total de los primeros se anularía con el monto de los segundos. En una economía abierta, el saldo recoge la posición deudora o acreedora de los agentes residentes en el país con los no residentes.

La cuenta de operaciones financieras, que aparece en la parte inferior del cuadro 1, recoge los flujos de financiación correspondientes al segundo trimestre de 2007. Mientras el balance refleja la situación en un momento del tiempo (en este

caso 30 de junio), la cuenta muestra las operaciones realizadas en un periodo de tiempo (segundo trimestre de 2007).

La cuenta nos indica las adquisiciones netas de activos financieros (que se corresponde con la financiación facilitada) y los pasivos netos contraídos, o financiación recibida, y la diferencia son las operaciones financieras netas. Al igual que sucedía en el balance financiero, la economía española tiene un saldo negativo de 23,4 millardos de € (tiene necesidad de financiación – NF-, recibiendo, por tanto, más fondos de los que ha facilitado) que se corresponde con el positivo de igual cuantía del resto del mundo (que presenta capacidad de financiación –CF).

Por sectores, presentan CF las instituciones financieras (4,63 millardos de €), las administraciones públicas (3,04 millardos) y el ya señalado resto del mundo (23,4 millardos), mientras las sociedades no financieras y los hogares tienen NF por 26,1 y 4,97 millardos de €, respectivamente.

Como es lógico, la capacidad o necesidad de financiación de cada sector en el trimestre afecta a su balance financiero del final del trimestre anterior modificando su posición deudora o acreedora y, en consecuencia, su balance al término del periodo.

De esta forma acabamos de ver como el cuadro 1 permite responder a las preguntas planteadas al inicio del este tema:

1. ¿Quién financia a quien?

Son las instituciones financieras, las administraciones públicas y el resto del mundo los que financian a las empresas y hogares.

2.

¿En qué cuantía?

 

En

las

cuantías

ya

señaladas

en

los párrafos anteriores: instituciones

financieras (4,63 millardos de €), administraciones públicas (3,04 millardos),…

3. ¿Cómo se financian?

El cuadro muestra los diferentes instrumentos financieros utilizados para movilizar esos flujos. Por ejemplo, en las sociedades no financieras las partidas más importantes indican que estas empresas se han financiado básicamente mediante préstamos y emisión de acciones y otras participaciones. Las adquisiciones de activos indican que también han concedido financiación a otros sectores aumentando sus depósitos y tenencias de efectivo, y adquiriendo acciones y otras participaciones. El signo de préstamos significa que lejos de conceder financiación por esta vía a otros sectores, han reducido los existentes, con lo que han rebajado los saldos que mantenían (por ejemplo, con su clientela).

La cuarta pregunta requeriría una explicación más profunda que excede de los objetivos de este curso introductorio, por lo que no la trataremos aquí.

1.3. IDEAS BÁSICAS.

Mientras el sector real de la economía se refiere a la producción, consumo, inversión (en términos reales) e intercambio, el sector financiero se centra en el conjunto de los procesos de financiación que cuentan con una característica común:

la utilización de instrumentos de crédito, que con más precisión se denominan

instrumentos financieros (IF). Los IF permiten trasvasar flujos entre los distintos agentes y también en el tiempo para un mismo sujeto.

El sistema financiero tiene por objeto conocer, sistematizar y analizar los procesos de financiación que tienen lugar dentro de un área geográfica y con el exterior, con el fin de dar respuesta a cuatro cuestiones:

1. ¿Quién financia a quién?;

2. ¿En qué cuantía?;

3. ¿Cómo?, y

4. ¿Por qué se producen esas relaciones?

En otros casos, sin embargo, se asimila el sistema financiero con el soporte institucional (conjunto de instituciones, mercados e instrumentos que lo forman) e, incluso, con su regulación jurídica.

Este tema se centra en la primera acepción y utiliza la contabilidad financiera como método de aproximación. Partiendo de la capacidad o necesidad de financiación de los agentes, punto de arranque de la contabilidad financiera, esta permite responder a los cuatro interrogantes señalados a los que se enfrenta todo sistema financiero. A partir de este conocimiento podemos determinar las corrientes de financiación existentes en una economía, la distribución de la riqueza financiera de los agentes y su evolución.

1.4. GLOSARIO DE TÉRMINOS.

Activo financiero (AF): Adquisición de un IF como consecuencia de la concesión de un crédito. Es una forma de mantener riqueza, en este caso financiera.

Capacidad de financiación (CF): Cuando en un período de tiempo el ahorro de un agente supera a su inversión. Con la terminología de la Contabilidad Financiera, los recursos son mayores que los empleos.

Instrumento financiero (IF): Reconocimiento de una deuda que emite el financiado o prestatario, y entrega al financiador o prestamista.

Necesidad de financiación (NF): La cuantía en la que la inversión realizada por un agente supera a su ahorro en el mismo período. En la Contabilidad Financiera, los empleos superan a los recursos.

Operación financiera: Toda operación en la que, por lo menos, se intercambia un IF.

Operaciones financieras netas: Diferencia entre la financiación facilitada y la recibida. Coincide con la variación neta de AF menos la contracción neta de PF. A veces, se le denomina ahorro financiero neto.

Pasivo financiero (PF): Reconocimiento por el emisor de la deuda contraída tras haber obtenido la financiación correspondiente.

1.5. EJERCICIOS DE AUTOEVALUACIÓN.

1.

Si según las cuentas financieras, los sectores de un país muestran los siguientes datos: Instituciones financieras: capacidad de financiación (CF) = 100; administraciones públicas (AAPP): necesidad de financiación (NF) = 150; sociedades no financieras: NF = 100 y hogares: CF = 200, el país:

 

a) Estará concediendo financiación al exterior.

 

b) Recibirá financiación del exterior.

 

c) Tendrá unas operaciones financieras netas negativas.

 

d) Todas las respuestas son incorrectas.

 

2.

Con los siguientes datos de las cuentas financieras de Portugal:

Instituciones financieras: capacidad de financiación (CF) = 4; resto del mundo: CF = 5; sociedades no financieras: necesidad de financiación (NF)= 10; AA. PP.: NF = 6, y hogares: CF = 7, Portugal tendrá:

a)

CF = 5

 

b)

NF = 5

c)

NF = 12

d)

Todas las respuestas anteriores son incorrectas.

 

3.

Con los siguientes datos de las cuentas financieras de una economía cerrada: administraciones públicas NF=10; instituciones financieras CF=7; sociedades no financieras NF=1:

a)

El saldo con el resto del mundo es NF=4

 

b)

Los hogares presentan una CF=4

 

c)

Los hogares presentan una NF=4

d)

Ninguna de las respuestas anteriores es correcta.

 

4.

En la contabilidad financiera, un saldo negativo de las operaciones financieras netas (OFN) del sector resto del mundo, significa que:

a)

La adquisición neta de activos financieros (ANAF) del sector resto del

 

mundo es mayor que la contracción neta de sus pasivos financieros (CNPF)

 

b)

La ANAF de los sectores nacionales es mayor que su CNPF.

 

c)

Existe necesidad de financiación en el conjunto de los sectores económicos nacionales.

d)

Todas las respuestas anteriores son incorrectas.

 

5.

En

las

cuentas

financieras

de

un

país,

este

tiene

necesidad

de

financiación (NF) si:

a) En los sectores nacionales, la suma de las ANAF supera a la suma de las CNPF.

b) El sector resto del mundo presenta NF.

c) El sector resto del mundo presenta CF.

d) Las OFN de los sectores nacionales son positivas.

6. Con los siguientes datos de las cuentas financieras:

ANAF de las AAPP.: = 2. CF de: instituciones financieras = 3;

hogares e instituciones sin fines de lucro = 4; y resto del mundo = 6. NF de sociedades no financieras = 7. OFN de la economía nacional = - 6. La CNPF del sector AAPP, será:

a) 8

b) 14

c) 10

d) 12

7. La riqueza financiera de un país:

a) Es nula cuando sólo se consideran los sectores nacionales.

b) Es igual a la posición deudora o acreedora con el exterior cuando se consideran todos los sectores.

c) No es necesariamente nula cuando sólo se consideran los sectores nacionales.

d) Las respuestas a) y b) son correctas.

Respuestas:

1.

a)

2. b)

3. b)

4. b)

5. c)

6. a)

7.

d)

1.6. BIBLIOGRAFÍA.

Banco de España (2007): Cuentas financieras, Madrid.

Pampillón, F. (2006): Ejercicios de sistema financiero, 11ª edición, Dykinson,

Madrid.

TEMA 2: PRINCIPALES ELEMENTOS DEL SISTEMA FINANCIERO

ÍNDICE:

2.2. Desarrollo del tema.

2.2.1. Instrumentos financieros: concepto, características y clases.

2.2.2. Mercados financieros: concepto, clases y operaciones.

2.2.3. Intermediarios financieros: concepto y clases.

2.2.4. Sistema financiero: concepto y funciones.

2.3. Ideas básicas.

2.4. Glosario de términos.

2.5. Ejercicios de autoevaluación.

2.6. Bibliografía.

2.1. ORIENTACIÓN GENERAL.

El trasvase de financiación de unos agentes a otros, característico de un sistema financiero, requiere de la existencia de una serie de elementos fundamentales: instrumentos, mercados e intermediarios financieros.

En este tema los estudiaremos para concluir estableciendo el concepto y papel que debe desarrollar un sistema financiero para facilitar el correcto funcionamiento de la economía de un país.

Como toda operación financiera requiere la existencia de un instrumento financiero (IF), nos detendremos en el análisis de sus características fundamentales: liquidez, seguridad y rentabilidad, así como la diversidad de

combinaciones que dan lugar a la creación de IF adaptables a las preferencias

y necesidades de los agentes económicos. Una amplia taxonomía

(clasificación) permitirá un conocimiento más preciso de los distintos tipos de IF existentes y de su denominación, lo que facilita el lenguaje técnico necesario para comprender las características que los conforman.

Los IF se intercambian en mercados cuyo volumen de contratación crece

de manera continuada, por lo que es interesante conocer las diferentes clases

existentes así como las principales operaciones que en ellos se realizan.

Los intermediarios financieros participan activamente en el trasvase de recursos entre los agentes económicos y de ahí el interés en su estudio y clasificación de los diferentes tipos existentes.

Finalmente, una vez estudiados todos los elementos que conforman un sistema financiero se procede a su definición y a señalar las funciones más importantes que realiza y justifica su existencia en una economía nacional.

Con el bagaje de conocimientos que nos facilite el tema podremos responder a cuestiones tales como:

PREGUNTAS INICIALES

¿A qué nos referimos cuando hablamos de activos y pasivos financieros?

¿Qué se entiende por liquidez, seguridad y rentabilidad de un IF?

¿Qué significado tienen expresiones como innovación financiera o ingeniería financiera?

¿A qué se refiere un emisor cuando en la publicidad de una emisión señala que es de cupón cero o al descuento?

¿Cuál es la diferencia entre un mercado primario y secundario, y qué papel juega ambos?

¿Por qué existen y se realizan operaciones a plazo?

¿Todas las entidades financieras son auténticos intermediarios financieros?

¿Existen intermediarios financieros capaces de crear dinero?

¿Qué funciones realiza un sistema financiero?

2.2. DESARROLLO DEL TEMA.

Para la preparación del tema se estudiarán las partes siguientes:

2.2.1. Instrumentos financieros

2.2.1.1. Introducción.

2.2.2. Mercados financieros

2.2.2.1. Concepto

2.2.2.2. Clases

2.2.2.3. Operaciones

2.2.3. Intermediarios financieros

2.2.3.1. Concepto

2.2.3.2. Clases

2.2.4.

Sistema financiero

2.2.4.1. Concepto

2.2.4.2. Funciones

2.2.1. Instrumentos financieros.

2.2.1.1. Introducción.

Este apartado se dedica al estudio de los IF, cuya utilización da lugar a las operaciones financieras. Tras definirlos y explicar el papel que juegan en la transferencia de financiación y de riesgos, se pasa a considerar sus características fundamentales (liquidez, seguridad y rentabilidad) y la variedad que ofrecen, que no son sino combinaciones diversas de estos rasgos fundamentales. El quinto y último punto destaca los tipos más relevantes de IF, dentro de las numerosas clasificaciones que pueden hacerse de ellos.

2.2.1.2. Concepto de instrumento financiero.

Los IF son reconocimientos de deuda emitidos por un prestatario -que recibe la financiación- y adquiridos por un prestamista -que facilita los fondos-. Así, la oferta de IF la realizan los agentes temporalmente deficitarios de recursos y su demanda los que temporalmente tienen excedentes. Quienes desean endeudarse emiten IF -reconocimientos de deuda y, en consecuencia, promesas de pago-, mientras que los prestamistas los compran convirtiéndose así, respectivamente, en oferentes y demandantes últimos.

De lo anterior se deduce que los IF pueden verse desde una doble óptica: 1) Para el emisor, son un pasivo financiero, una forma de obtener financiación que incorpora una obligación futura de devolución; y 2) Para el comprador, son un activo financiero puesto que supone una forma más de mantener riqueza.

De lo señalado y tal como se observa en el gráfico 1, se desprende que los IF circulan en sentido opuesto a los flujos financieros a los que dan lugar. Se deduce, también, que al mismo tiempo que transfieren recursos desde la unidad excedentaria a la deficitaria, trasladan riesgos desde esta a aquella. En efecto, la devolución de los fondos prestados quedará condicionada a la situación futura del prestatario y a su posibilidad de cumplir los compromisos adquiridos en cuanto al pacto de abono de intereses y amortización del principal.

Prestamista,

Acreedor,

Unidad con

capacidad de

financiación

Gráfico 1

FF

Unidad con capacidad de financiación Gráfico 1 FF IF Prestatario, Deudor, Unidad con necesidad de
Unidad con capacidad de financiación Gráfico 1 FF IF Prestatario, Deudor, Unidad con necesidad de

IF

Prestatario,

Deudor,

Unidad con

necesidad de

financiación

Son IF, los depósitos y créditos bancarios, los bonos y obligaciones de todo tipo, las acciones de las empresas, etc.

2.2.1.3. Características de los instrumentos financieros.

Tres son los rasgos que caracterizan a los IF:

A. Liquidez.- Se entiende por liquidez de un IF, la facilidad y

certidumbre de su rápida conversión en dinero sin sufrir pérdidas, es decir, la posibilidad de recuperar, en cualquier momento y de manera inmediata, su valor en el mercado. Se refiere a la realización del IF antes de su vencimiento.

La liquidez de un determinado IF depende de:

a) La existencia de mercados en los que se pueda vender o realizar ese IF (mercados secundarios) que, además, tengan suficiente demanda o volumen de negociación para asegurar su venta en cualquier momento.

b) Que la banda de oscilación de los precios negociados en ese mercado sea pequeña. Cuanto mayor sea la oscilación, es decir, su volatilidad, mayor será el riesgo de pérdida si se desea vender rápidamente. A las posibles pérdidas de capital en que puede incurrir el tenedor de un IF, causadas por la variación de su cotización, se le denomina riesgo de mercado.

Por tanto, una acción que cotice en bolsa será más líquida que una no lo haga, y dentro de las primeras lo serán más las que tengan un volumen diario de negociación más amplio (por ejemplo: Banco de Santander – más de 60 millones de acciones - o BBVA y Telefónica – alrededor de 30 millones – mientras Unipapel no llega a mil diarios). Pero, además, hay que ver el rango de variación que tienen las cotizaciones. Así, en el mes de enero de 2009, las acciones del Banco Popular fluctuaron entre 4,73 y 6,66 (un 40%), mientras las de Unión FENOSA se movieron entre 17,32 y 17,78 (menos del 3%). En consecuencia, y de conformidad con el punto b), éstas son más líquidas que las del Banco Popular.

B. Seguridad 1 .- Es la probabilidad de que el emisor proceda a

devolver el crédito concedido al vencimiento del IF. La seguridad depende de la solvencia futura del emisor en el momento de la amortización de la deuda materializada en el IF. Como esta solvencia es desconocida ahora, por tratarse de un suceso futuro, diremos que, en términos actuales, la certidumbre de la recuperación del importe prestado depende de la solvencia presente del prestatario o emisor y del período de tiempo que transcurra hasta la amortización del IF. Cuanto más largo sea este plazo, mayor será la incertidumbre con respecto a su situación futura y, en consecuencia, menor su seguridad. En conclusión, la seguridad depende de la solvencia actual y del plazo de tiempo que debe transcurrir hasta el vencimiento del IF.

Las variables anteriores se refieren a la garantía personal del emisor, pero algunos IF aumentan su seguridad aportando garantías adicionales, independientes de los emisores, e intrínsecas a los propios IF, denominadas reales –por ejemplo, un préstamo hipotecario o una emisión de valores garantizados mediante hipoteca-.

A la probabilidad de experimentar pérdidas porque el emisor incumpla sus obligaciones al vencimiento se le denomina riesgo de crédito o de impago.

C. Rentabilidad.- Es la capacidad que tiene un IF de producir rendimientos. La rentabilidad es la remuneración que se percibe como compensación por la preferencia por la liquidez cedida y por los riesgos asumidos, en concreto, los de mercado y de crédito. La rentabilidad será tanto más alta cuanto mayores sean esos riesgos, es decir, cuanto menores sean la liquidez y la seguridad.

La rentabilidad se mide como la corriente de ingresos que se obtiene en un período de tiempo y se suele expresar en términos de tipo de interés, o porcentaje sobre alguna medida del valor del IF.

En tanto que rendimiento que otorga el IF a su propietario, podemos hablar de rentabilidad directa o financiera, que acompaña al IF y es similar para todos sus tenedores, y rentabilidad indirecta, o ventajas de otro tipo, fundamentalmente de carácter fiscal, derivadas de su adquisición o posesión, que tiene en cuenta las circunstancias particulares de cada contribuyente, y que, por tanto, le son peculiares y se concretan básicamente en una diferente fiscalidad. La consideración de ambos tipos de rendimientos, directo u objetivo, e indirecto o subjetivo, da lugar a la rentabilidad financiero-fiscal.

Pueden distinguirse distintas formas de medir la rentabilidad: nominal, efectiva y real. La rentabilidad nominal relaciona los rendimientos con el valor nominal del IF. La efectiva, lo hace teniendo en cuenta el precio o cotización

1 Se emplea seguridad en vez de riesgo, por considerarlo más preciso, ya que en este caso sólo se refiere al riesgo de crédito y no a otros como los de mercado, liquidez o riesgo-país.

existente en ese momento en el mercado, y la real se obtiene al restar de la rentabilidad efectiva la inflación esperada en el período 2 .

Finalmente, existe una relación entre las tres características de los IF que acaban de describirse: liquidez (L), seguridad (S) y rentabilidad (R). En un mercado financiero que funcione correctamente, cuanto menor sea L y S de un IF (o lo que es lo mismo, cuanto mayores sean los riesgos de mercado y de crédito) mayor será su R y a la inversa, cuanto mayor sea su L y S más baja será su R.

Por tanto:

si L

y

S R

(L y S elevadas, baja R) y

si

L

y

S R

(L y S bajas, elevada R).

2.2.1.4. Variedad de instrumentos financieros.

Las distintas combinaciones de L, S y R determinan la posibilidad de crear una variada gama de IF adaptados a las necesidades y preferencias de demandantes y oferentes de fondos. Una gran variedad de IF estimula el ahorro financiero y facilita su canalización hacia las actividades más productivas de la economía. A medida que una economía se desarrolla se produce una intensa expansión del sistema financiero que se materializa en la aparición de una gran cantidad de IF.

De hecho, esta variedad facilita, en primer lugar, la canalización de flujos financieros desde las unidades con capacidad de financiación hacia aquellas que la precisan; en segundo término, permite una adecuada distribución de las tenencias de activos financieros de los ahorradores, lo que posibilita una mejor diversificación de sus riesgos.

Al proceso de creación de nuevos tipos de IF se le denomina innovación financiera. Si además viene acompañado de servicios financieros, normalmente con un nivel muy elevado de sofisticación, se suele considerar que pertenecen al campo de la ingeniería financiera. En muchos casos la innovación financiera persigue orillar o evitar regulaciones financieras o fiscales con el fin de ofrecer ventajas, de una parte, a los tenedores de activos financieros que pueden mejorar su rentabilidad financiera-fiscal y, de otra, a los emisores de pasivos financieros que pueden hacerlo en condiciones mejores de coste o de plazo.

2 Un bono con un nominal de 1.000 € que abone 50€ anuales tendrá una rentabilidad nominal anual del 5%, ya que 50/1.000 = 0,05 (ó 5%). Sin embargo, si la cotización o precio de este bono en el mercado es de 110% (1.100€) la rentabilidad para su tenedor, o rentabilidad efectiva anual, en ese momento, es de 50/1.100 = 0,4545 (4,545%). Finalmente, si la inflación esperada en el año es del 3%, la rentabilidad real, o capacidad de compra de esa rentabilidad, será 4,545% – 3% = 1,545%.

Con el desarrollo financiero y, consecuentemente, con el aumento de la variedad de IF, se observa una tendencia hacia su normalización o estandarización. Este hecho, afecta a las propias denominaciones genéricas de muchos IF –como las de pagaré, bono, obligación, etc.-, facilita el conocimiento de sus características intrínsecas, jurídicas o económicas, sin necesidad de especificaciones adicionales. Así, un pagaré es un IF a corto plazo que se emite al descuento, mientras una obligación lo es a largo plazo y sus intereses se abonan, generalmente, mediante cupón periódico 3 . La normalización de los IF facilita en gran medida su negociación en los mercados financieros.

2.2.1.5. Clases de instrumentos financieros.

Dentro de las múltiples clasificaciones que pueden hacerse de los IF, seleccionaremos aquellas que ofrecen una mayor relevancia y utilidad práctica.

A. En función del emisor, pueden establecerse dos tipos diferentes:

1.1) Públicos.- Emitidos por algún organismo perteneciente a las AA.PP. (deuda pública del Estado, emisiones de las comunidades autónomas, diputaciones provinciales, municipios, etc.)

1.2) Privados.- Los emisores son entidades privadas o particulares (pagarés de empresa, acciones y obligaciones de bancos, de compañías eléctricas, de empresas de construcción, firma de un crédito por un particular, etc.), y

2.1) Directos.- Son los emitidos por las unidades finales de gasto - administraciones públicas (AA.PP.), empresas, familias, etc.- con el fin de obtener financiación para sus necesidades. Como ejemplos pueden citarse: pagarés de empresa, letras del Tesoro y obligaciones del Estado, emitidos, respectivamente, por empresas y AA. PP., y pólizas de crédito o préstamos bancarios firmados por un particular 4 .

2.2) Indirectos.- Son IF emitidos por intermediarios financieros. Nacen con el fin de obtener recursos, pero no directamente para ellos mismos,

sino con el objeto de financiar posteriormente a las unidades finales de

gasto (depósitos de los bancos, cédulas hipotecarias, bonos bancarios,

)

El gráfico 2 muestra ambos tipos financieros recibidos por otras unidades.

de

IF

y la contrapartida de flujos

3 Estos términos se verán más adelante cuando estudiemos las clases de IF. 4 Recuérdese que quien recibe la financiación es el que reconoce la deuda y, por tanto, es el emisor del IF.

Gráfico 2

Flujos financieros (FF)

Gráfico 2 Flujos financieros (FF) OFERENTES ÚLTIMOS DE FINANCIACIÓN (1) DEMANDANTES ÚLTIMOS DE FINANCIACIÓN (2)

OFERENTES ÚLTIMOS DE FINANCIACIÓN (1)

DEMANDANTES ÚLTIMOS DE FINANCIACIÓN (2)

FF IF Directos
FF
IF Directos
DEMANDANTES ÚLTIMOS DE FINANCIACIÓN (2) FF IF Directos I.F. Directos FF IF Indirectos INTERMEDIARIOS FINANCIEROS

I.F. Directos

FF
FF

IF Indirectos

INTERMEDIARIOS

FINANCIEROS

(1)

Prestamistas o unidades con capacidad de financiación.

(2)

Prestatarios o unidades con necesidad de financiación

B. Conforme a la residencia del emisor puede distinguirse entre:

B.1) Nacionales.- IF emitidos por un organismo, empresa, entidad o particular con residencia en el país. Referido a España tendremos los siguientes ejemplos: letras del Tesoro, acciones de ENDESA, depósitos en un banco español, préstamos firmados por residentes,

B.2) Extranjeros.- IF emitidos por no residentes. Ejemplos: bonos del Tesoro USA, acciones de Volkswagen, depósitos en bancos extranjeros, préstamos a no residentes,

Esta distinción tiene interés porque según cual sea la residencia del emisor las corrientes financieras tendrán, entre otros, efectos sobre la balanza de pagos y el control de cambios del país.

C. Por la forma de emisión, pueden ser:

C.1) Emitidos singularmente.- Emisión individualizada de un IF cuyas condiciones han sido negociadas directa y previamente con el comprador. Es un contrato hecho a medida de los deseos del adquirente. Ejemplos:

1. Cédula hipotecaria por importe de 10.525.000 euros (€) con vencimiento a 290 días.

2. Cesión temporal de deuda pública por importe de 3.471.876 € a 42 días.

3. Compra a plazo de 205 días de 125.500 dólares USA al cambio de 0,9 € por dólar.

C.2) Emitidos en serie.- Emisión conjunta de IF con las mismas

de manera que resulta

características de nominal, plazo, rentabilidad

, indiferente la adquisición de cualquiera de ellos. Ejemplos:

1.

Letras del Tesoro, que se emiten al descuento y toda la serie tiene el mismo nominal e igual plazo de amortización.

2. Acciones del Santander. Todas tienen el mismo nominal e iguales derechos: reciben el mismo dividendo y tienen idéntica cotización en los mercados de valores.

3. Pagaré de empresa de RENFE, cuyo vencimiento es a un año y se emiten al descuento.

D. Por la rentabilidad que otorgan, se clasifican en:

D.1) De renta variable.- Cuya rentabilidad viene ligada a los resultados económicos del emisor. Un caso paradigmático lo constituyen las acciones que abonarán o no dividendos y, en el primer caso, en mayor o menor cuantía en función de los beneficios que obtenga la empresa. También se incluyen en este grupo las participaciones en los fondos de inversión, aunque no distribuyan resultados periódicamente.

D.2) De renta fija.- IF en el que se materializa una deuda y cuya rentabilidad financiera se determina inicialmente con independencia de los resultados económicos que pueda obtener el emisor o prestatario. Dentro de la renta fija pueden distinguirse, a su vez, aquéllos que determinan un interés fijo a lo largo de la vida del préstamo o bien los que establecen un tipo variable o indiciado, relacionado con un tipo de interés básico del mercado, o de referencia, o con un índice de precios.

Como ejemplo de interés fijo pueden señalarse los bonos y obligaciones del Estado, muchas emisiones de obligaciones privadas y algunos préstamos bancarios; y de tipo variable, los préstamos hipotecarios, de amplio uso y para los que se han establecido índices de referencia oficiales como: 1) el coste medio de estos préstamos en las nuevas concesiones a más de tres años por los colectivos de bancos, cajas de ahorros y otras entidades de crédito; 2) el rendimiento interno de la deuda pública en el mercado secundario; 3) el tipo medio de los nuevos préstamos hipotecarios y de los préstamos al consumo de las cajas de ahorros (tipo CECA); y 4) el tipo de oferta del mercado interbancario a un año (Euribor a un año). Este último es el más utilizado en el mercado. A estos tipos básicos o de referencia se le suman o restan unos diferenciales para determinar el tipo de interés aplicable, que periódicamente se va actualizando.

Los tipos variables se utilizan también en emisiones de obligaciones y créditos sindicados. Generalmente se le suman los diferenciales: Así, es normal que en los créditos hipotecarios a particulares o en las emisiones de bonos u obligaciones se establezca un tipo de interés en función del euribor + 0,25 puntos porcentuales (también denominados 25 puntos básicos).

E. Por la forma de abonar los rendimientos, distinguiremos los siguientes:

E.1) Con cupón periódico.- IF, generalmente emitidos a medio y largo plazo - como es el caso de los bonos y obligaciones-, que incorporan el derecho para el tenedor de percibir intereses en unas fechas determinadas.

Ejemplo: Bonos del Estado a cinco años y cupón anual del 4 por 100. Nominal: 1.000 €. El cupón anual es, por tanto, de 40 €.

La secuencia de pagos e ingresos, considerados desde el lado del prestamista o adquirente de ese IF, sería la siguiente:

pago inicial a la adquisición. Para el prestamista o adquirente

PI =

supone un desembolso y por ello figura con signo negativo.

I = flujo de ingresos.

A = amortización.

PI =

- 1.000

 

Año:

0

1

2

 

3

4

5

I:

0

40

40

40

40

1.040 (1)

(1) 40 de cupón + 1.000 de A.

E.2) Cupón cero.- El abono de intereses se hace de una sola vez coincidiendo con el momento de la amortización. No se abonan cupones periódicos, sino que se acumulan todos al momento del vencimiento del IF; de ahí, la expresión cupón cero o sin cupón. Es una fórmula utilizada sobre todo en IF con amortización a medio plazo, aunque también y con carácter excepcional, existen casos a largo plazo.

Ejemplos de ese tipo de emisiones se han dado en cédulas hipotecarias o bonos bancarios a tres años: nominal (precio de emisión) = 100 €; tipo de interés 10 por 100 (0,1). Vencimiento tres años.

Efectivo a la amortización:

100 (1 + 0,1) 3 = 100 x 1,331 = 133,1

PI =

-100

 

Año:

0

1

2

3

I:

0

0

0

133,1 (1)

(1) 33,1 de intereses + 100 de A.

E.3) Al descuento.- También llamado al tirón. Fórmula usada en IF emitidos a corto plazo, generalmente a seis meses o un año. El adquirente abona una cantidad (efectivo) inferior al nominal percibiendo este en el momento de la amortización.

Ejemplo: Pagaré de empresa de ENDESA a un año y rentabilidad del 4 por 100 (0,04). Nominal = 10.000 euros.

Cálculo del efectivo (E):

E (1 + 0,04) = 10.000;

E = 10.000 : 1,04 = 9.615,38 €

PI =

- 9.615,38

 

Año:

0

1

I:

0

10.000

F. Por su naturaleza jurídica.- De las posibles y múltiples clasificaciones que pueden hacerse bajo este criterio, recogemos la que distingue entre títulos, nominativos o al portador, en los que los derechos y obligaciones se hallan incorporados a un soporte físico, generalmente en papel, y los que se instrumentan mediante anotaciones en cuenta, que no tienen una materialización física sino que son meros registros contables, generalmente incorporados a un medio informático. Mientras que en los primeros la titularidad puede ser demostrada mediante la exhibición del documento, en las segundas sólo lo será si efectivamente figura el asiento correspondiente en la central de anotaciones. Por eso, el cambio de titularidad puede ser realizado, en el primer caso, trasladando el documento del vendedor al comprador del IF, mientras que en el segundo es necesario que la operación venga acompañada de una toma de razón por parte de la central de anotaciones en cuenta.

G. Atendiendo a su vencimiento, los IF pueden ser a corto, medio y

largo plazo. Aunque la separación temporal entre ellos no goza de un consenso generalizado, sino que está sometido a una cierta flexibilidad, podemos decir que el corto plazo abarca hasta 18 meses, aunque lo normal es que no sobrepase los doce; el medio se sitúa entre tres y cinco años, mientras el largo excede de los cinco, llegando en algunos casos incluso a los 30 años.

Ejemplos de IF a corto plazo en España son: las letras del Tesoro, los pagarés de empresa y los depósitos a plazo con vencimiento inferior a 18 meses. Por el contrario, los bonos del Estado, los bonos bancarios y los préstamos personales que oscilan entre tres y cinco años, serían a medio plazo, y entre los de largo plazo tenemos las obligaciones del Estado y sociedades no financieras, y los préstamos hipotecarios con vencimientos superiores a cinco años.

H. Por la garantía que aportan, los IF pueden agruparse en:

H.1) Con garantía personal.- Los que están soportados exclusivamente por la solvencia del emisor. Podemos citar como ejemplos: los depósitos en general, incluidos los interbancarios, los préstamos simples, es decir, los no hipotecarios, los bonos y las obligaciones simples, etc.

H.2) Con garantía real.- Aquellos que, además de contar con la solvencia del emisor, añaden una garantía adicional que incorpora el propio IF y que es ejecutable en el caso de que el acreedor incumpla su compromiso de devolución del importe, o sus rendimientos, a su vencimiento. Esta garantía puede ser hipotecaria, cuando se aporta un bien inmueble, o mobiliaria, tal como una prenda - joyas, muebles, enseres o valores mobiliarios. Los préstamos hipotecarios, los títulos hipotecarios, los préstamos con garantía de prenda y los préstamos pignoraticios son ejemplos de IF de este tipo.

I. Otra de las posibles clasificaciones de los IF hace referencia a su liquidez. De esta forma se ordenarían desde los más líquidos a los que lo son menos, comenzando por el dinero, los depósitos a la vista …, para terminar con obligaciones o créditos concedidos a empresas o particulares por particulares, no cotizados en mercados secundarios y sometidos a importantes pérdidas cuando se quieren realizar a corto plazo.

2.2.2. Mercados financieros.

2.2.2.1. Concepto.

El trasvase de financiación desde los prestamistas, o agentes con capacidad de financiación, a los que la necesitan, o prestatarios, puede hacerse mediante acuerdos directos entre ellos en los mercados financieros, tal como muestra el gráfico 3 o la parte superior del gráfico 2.

Gráfico 3

Ahorrador, Prestamista Unidad con CF

Mercados

financieros

Prestatario

Unidad con NF

con CF Mercados financieros Prestatario Unidad con NF Un mercado financiero es un lugar o mecanismo
con CF Mercados financieros Prestatario Unidad con NF Un mercado financiero es un lugar o mecanismo

Un mercado financiero es un lugar o mecanismo en el que se compran y venden IF y se determinan precios y volúmenes negociados. Históricamente, las operaciones se hacían en un lugar físico establecido, al que acudían compradores y vendedores. Un ejemplo de estos espacios son los edificios de las bolsas de valores existentes en todo el mundo. Con el desarrollo de las comunicaciones y la aparición de las modernas tecnologías, los procedimientos de negociación no requieren la existencia de un espacio físico concreto, sino que algunos ya se realizan mediante comunicación telefónica, a través de ordenador o por otras vías.

El acuerdo entre la oferta y la demanda da lugar a un intercambio, que

determina el precio del IF, la cantidad negociada y la fecha pactada de entrega

y pago. Al precio se le denomina también cotización, y se expresa de diversas

formas: en unidades de la moneda nacional del país correspondiente - como en el caso de los mercados de acciones: dólares en Estados Unidos, libras esterlinas en el Reino Unido o euros en la Eurozona -, con sus correspondientes decimales; o en porcentaje del valor nominal – tal como se expresa en las subastas de deuda pública-; etc.

2.2.2.2. Clases de mercados financieros.

Distinguiremos como más relevantes, los siguientes:

A) Primarios y secundarios.

El mercado primario o de emisión se refiere al nacimiento o primera colocación de un IF en el mercado y, por ello, es el que facilita financiación al emisor. Son mercados primarios los de emisión de deuda pública, de acciones, obligaciones, títulos hipotecarios y, en general, los de primera colocación de cualquier IF.

El secundario, o de negociación, abarca todas las compraventas posteriores a la primera emisión; para el emisor no supone nuevas aportaciones de fondos sino sólo un cambio de titularidad del IF. Sin embargo, este mercado es muy importante tanto para los emisores como para los tenedores de IF porque:

1) Otorga liquidez al IF y permite al tenedor recuperar su dinero sin necesidad de esperar al vencimiento y 2) El hecho de otorgar liquidez facilita la colocación del IF en el mercado primario y, consecuentemente, la obtención de financiación para el emisor en condiciones mucho más favorables de coste y plazo.

bursátil, y, en general,

cualquier otro que recoja operaciones de IF ya emitidos.

Son

mercados

de

negociación,

el

mercado

B) Monetarios y de capitales.

B.1) Los mercados monetarios se caracterizan porque en ellos se negocian IF al por mayor, de gran seguridad, elevada liquidez y, generalmente, a corto plazo, aunque este último rasgo es cada vez menos relevante. Mercados de este tipo son los de letras del Tesoro, bonos y obligaciones del Estado, pagarés de empresa, cédulas, bonos y participaciones hipotecarias, certificados de depósito, bonos bancarios, pagarés bancarios,

B.2) Los mercados de capitales recogen las operaciones de financiación

a medio y largo plazo dirigidas a financiar inversiones duraderas. Por la forma de

instrumentar las operaciones, se dividen en otros dos submercados: el de valores

y el de crédito a largo plazo. Los mercados de acciones y obligaciones y el de

crédito bancario a largo plazo constituyen ejemplos paradigmáticos de este tipo de mercados.

C) Directos e intermediados.

C.1) En los mercados directos los IF emitidos por los demandantes últimos de financiación son adquiridos por los oferentes finales de financiación. Por tanto, recogen todas las operaciones de préstamo que se realizan entre agentes con capacidad de financiación y los necesitados de ella. Como ejemplos podemos señalar las financiaciones entre familiares, o las de socios y trabajadores a la empresa, o de esta a sus empleados, adquisición directa por particulares de emisiones de acciones u obligaciones de empresas no financieras y deuda de las AAPP.

C.2) Los mercados intermediados son aquellos en los que al menos uno de los participantes es un intermediario financiero que actúa como tal 5 . Como ejemplos de estos mercados cabe citar, entre otros, el de crédito y depósitos bancarios, y el de seguros.

D) Mercados al contado y a plazo.

En ellos se realizan, respectivamente operaciones al contado y a plazo.

D.1) Son operaciones al contado aquellas en las que coinciden las fechas de contratación y de liquidación, o en las que el período transcurrido entre ellas no supera un número reducido de días, considerado necesario en cada mercado para liquidar la transacción - dos en el de divisas y en el de Deuda Pública Anotada, etc.-. Este tipo de operaciones tiene lugar en los denominados mercados de contado, o spot en la terminología anglosajona. En nuestro país tenemos los siguientes ejemplos: bolsas de valores (sólo pueden realizarse operaciones al contado), mercado de divisas al contado o mercado al contado de deuda pública.

D.2) Si, por el contrario, el período transcurrido entre las dos fechas citadas excede los días convenidos en cada mercado, estaremos frente a operaciones a plazo, que tienen lugar en los mercados a plazo o mercados derivados. Ejemplos de ellos son: el mercado de divisas a plazo, el mercado a plazo de Deuda Pública Anotada, los mercados de futuros financieros, etc.

El siguiente gráfico permite ver la diferencia entre ambos tipos de operaciones:

Fecha de contratación +---------------------------------+

Fecha de liquidación

Mercado de divisas y de Deuda Pública

Al contado: - Dos días o menos.

A plazo: - Más de dos días.

2.2.2.3. Operaciones.

5 Tal como se verá más adelante en el punto 2.2.3.

Dentro de las operaciones que se realizan en los mercados financieros, distinguiremos como más importantes, las siguientes:

A) Operaciones a plazo a medida y normalizadas.

Con el fin de facilitar su comprensión tomemos el siguiente ejemplo:

FLOPPY S.A. concierta hoy una operación de importación de ordenadores por un importe de 280 mil dólares USA a pagar dentro de tres meses y 20 días.

De acuerdo con el tipo de cambio al contado del dólar USA de hoy (1 € = 1,40 dólares) que le facilita su banco, la operación le costaría en estos momentos 200 mil €. [280.000/1,40]. FLOPPY, sin embargo, no sabe el coste exacto en euros de la importación en la fecha de liquidación - dentro de tres meses y 20 días-, ya que no puede conocer la cotización del dólar en ese momento. Además, existe el riesgo de que la divisa norteamericana pueda apreciarse significativamente y, como consecuencia, el importe en euros de la compra se dispare y los beneficios previstos sufran un serio recorte, pudiendo convertirse incluso en pérdidas.

Para salvar esta situación decide cubrir este riesgo (riesgo de tipo de cambio o riesgo de cambio) realizando una operación a plazo. Contrata una compra de dólares a un precio pactado hoy - normalmente no coincidente con el que los bancos aplican en sus operaciones al contado- que liquidará más adelante en la fecha convenida. De esta forma conoce, desde ahora y con total exactitud, el tipo de cambio del dólar que le van a aplicar y, en definitiva, el coste de los ordenadores en euros.

En esta misma línea, FLOPPY tiene dos alternativas:

a) Cubrir totalmente su riesgo mediante una operación hecha a medida,

es decir, ir a un banco y adquirir a plazo los 280 mil dólares USA a un tipo de cambio pactado hoy que se liquidará dentro de tres meses y 20 días, en cuyo momento entregará los euros y recibirá los dólares.

b) Cubrir el riesgo de forma aproximada acudiendo a un mercado en el

que las operaciones se hacen por volúmenes y plazos estandarizados, por ejemplo, de 100.000 dólares USA por contrato y vencimiento el tercer miércoles de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre 6 .

En este caso, FLOPPY tendría que decidir entonces entre suscribir dos contratos (200 mil dólares USA), con lo que asumiría el riesgo de cambio de los restantes 80 mil dólares o tres contratos (300.000 dólares USA), en cuyo caso se habría pasado en 20 mil y quedaría sometido a las fluctuaciones del dólar por ese importe.

Con los plazos ocurriría lo mismo. FLOPPY tendría que acercar la fecha de pago de los ordenadores a los plazos estándar establecidos en el mercado, que difícilmente coincidirán con sus deseos.

6 Estas características correspondían al mercado español de futuros sobre el tipo de cambio peseta/dólar USA cuya negociación fue suspendida a principios de 1993.

Evidentemente, la alternativa a) es la más adecuada en cuanto a cobertura pero tiene el inconveniente de su escasa liquidez, es decir, que no se puede deshacer o liquidar antes del vencimiento sin sufrir elevadas pérdidas. Además, no elimina el posible incumplimiento del contrato a su vencimiento o riesgo de contrapartida 7 . La alternativa b), aunque sólo permite una cobertura parcial, salva las dificultades planteadas en la a) porque este tipo de operaciones futuras se realiza en mercados con elevados volúmenes de contratación, lo que les confiere una elevada liquidez y gran facilidad para deshacerlos en cualquier momento antes del vencimiento. Además, en ellos existen unas cámaras de compensación que garantizan el cumplimiento del contrato, con lo que desaparece el riesgo de contrapartida. Un ejemplo de ellos son los contratos de futuros financieros.

B) Operaciones a plazo: liquidación con entrega y por diferencias.

Llegado el momento de la liquidación de los contratos a plazo caben dos posibilidades:

B.1) Liquidación con entrega: En cumplimiento del compromiso adquirido, una parte procederá a la entrega del IF y la otra, al pago de su importe en dinero.

B.2) Liquidación por diferencias: La parte perdedora abona la diferencia entre el precio pactado y el vigente al contado en el momento de la liquidación, a la contraparte favorecida por la evolución del precio del mercado.

En el punto B.2) anterior si FLOPPY hubiera contratado los dólares a plazo al precio de 1 € = 1,40 USD, liquidando por diferencias, y cumplidos los tres meses y 20 días el euro cotizara a 1,35 USD, la entidad vendedora estaría obligada a abonarle la diferencia de:

280.000 / 1,40 - 280.000 / 1,35 = 200.000 – 207.407,41 = - 7.407,41 €

En este caso no es necesario que la operación se formalice con la entrega de los euros por FLOPPY y de los dólares por el banco sino que este abona la diferencia resultante, quedando aquel en libertad de adquirir los dólares en el mercado. En cualquier caso, es interesante resaltar que FLOPPY queda cubierto del riesgo de cambio ya que para él el coste de importación de los ordenadores será 200 mil €, independientemente de la evolución de la cotización del dólar. Así, en este caso, de los 207.407,41 € que realmente FLOPPY deberá abonar, el banco le habrá compensado el exceso (7.407,41 €).

C) Operaciones dobles y simples.

C.1) Las operaciones dobles "constan de dos compraventas de signo opuesto entre los mismos participantes, relativas a la misma clase y cantidad de

7 La probabilidad de incumplimiento en el ejemplo planteado es muy reducida al tratarse de una entidad bancaria, pero crecería a medida que las cantidades contratadas fueran mucho más elevadas.

IF y ambas a precio fijo" (Pellicer, 1992:15). Además se realizan en fechas distintas y a precios diferentes.

Cualquier operación de adquisición a la emisión (mercado primario) de un IF que se mantenga hasta su amortización es una operación doble ya que, una vez realizada la primera compraventa y cumplido el plazo acordado, una parte devuelve el importe correspondiente (principal más intereses) y la otra recupera el IF previamente emitido. Se realiza, por tanto, otra compraventa de sentido contrario entre los mismos participantes y referente al mismo IF.

Son operaciones dobles las de depósito a plazo y préstamo bancario y, en general, todos los depósitos y participaciones en fondos de inversión, las de compra a término de cualquier IF, etc.

Lo son también aquellas que, incluso siendo de mercado secundario, se instrumenten mediante una cesión temporal de activos, denominadas "repo" 8 u operación de compraventa con pacto de retrocesión. Un ejemplo de ellas sería la cesión de una letra del Tesoro por importe de 943,40 euros con el compromiso de recompra al mismo agente dentro de seis meses por 962,27 euros.

La operación anterior es, en esencia, un depósito a plazo con la garantía de la letra. Transcurrido el período de seis meses, el cedente la recupera y el adquirente habrá percibido la suma inicial más un dos por ciento de interés:

943,40 x 1,02 = 962,268 €

C.2) Las restantes operaciones se denominan simples y son todas aquellas en las que, en cada una de las dos compraventas, intervienen diferentes compradores o vendedores. Son todas las realizadas en mercado secundario, excepción hecha de las "repo" ya señaladas.

2.2.3. Intermediarios financieros.

2.2.3.1. Concepto.

La financiación directa, es decir, la que se realiza a través de los mercados financieros, no precisa de la existencia de intermediarios. Esta aparente simplicidad oculta, sin embargo, problemas muy importantes: las necesidades que tienen oferentes y demandantes frente a la financiación son difícilmente conciliables. Los prestamistas buscan seguridad y liquidez, prefieren prestar a corto plazo y obtener el máximo de interés. Por su parte, los prestatarios desean financiación a largo plazo y barata, y suelen tener dificultades para cumplir las preferencias de seguridad y liquidez de los prestamistas. En conclusión, a través de mercados directos no resulta fácil llegar a acuerdos satisfactorios para ambas partes y, cuando se logran, sobre todo en el caso de agentes minoristas, es soportando costes muy elevados.

Los intermediarios financieros (IIFF) son capaces de solventar estos problemas porque ofrecen a los prestamistas seguridad y liquidez en los

8 Forma abreviada de "repurchase agreement": pacto de recompra.

depósitos y otros fondos que captan, y a los prestatarios, financiación a plazos mucho más largos. Su tarea consiste en transformar los instrumentos financieros directos que adquieren (por la concesión de préstamos, créditos o inversión en valores), que tienen niveles reducidos de liquidez y seguridad, y, por tanto, mayor riesgo de mercado y de crédito - lo que conlleva que sean poco preferidos por la mayoría de los ahorradores-, en otros indirectos, más líquidos y seguros, y más cercanos a las preferencias de los prestamistas o ahorradores (véase el gráfico 2).

De esta forma, los IIFF logran conciliar las necesidades y objetivos contrapuestos de ahorradores y prestatarios minimizando los costes asociados a la financiación directa, entre ellos los de transacción 9 y otros de:

1.- Búsqueda de la contrapartida (demandante u oferente).

2.- Información acerca de ella (por ejemplo, su situación económica).

3.- Negociación del contrato.

4.- Seguimiento del prestatario y de su solvencia.

5.- Posible incumplimiento de los compromisos por una de las partes.

2.2.3.2. Clases.

De las múltiples clasificaciones de los intermediarios financieros, recogemos las siguientes:

A) Bancarios y no bancarios.- Los primeros son un tipo de IIFF que tienen la capacidad de crear un pasivo financiero que se caracteriza por ser generalmente aceptado como medio de pago, y que por ese motivo es considerado como una forma de dinero. Los bancos centrales (por ejemplo, Banco Central Europeo, Banco de Inglaterra o Banco del Japón) crean billetes en euros, libras o yenes, que son dinero legal, mientras que las restantes entidades bancarias (en España, los bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito) generan depósitos a la vista, también denominado dinero bancario. Este concepto no es fácilmente percibido por la mayoría de la gente, pero si entendemos que el dinero es un medio de pago generalmente aceptado, concluiremos que los pagos realizados mediante transferencias bancarias (muchos pagos entre empresas y de nóminas de los trabajadores se hacen por esta vía, y se considera cancelada la obligación cuando la entidad bancaria hace saber al titular de la cuenta que en ella se ha hecho la anotación correspondiente).

Los restantes IIFF no bancarios, como fondos de inversión o de pensiones, compañías de seguros, sociedades y agencias de valores, etc., no tienen capacidad para generar depósitos a la vista y, por tanto, para crear dinero bancario 10 .

9 Son los derivados de la realización de un intercambio económico (compraventa, permuta,…) y se miden en el tiempo dedicado y el dinero gastado para llevarlo a cabo. 10 En el tema de política monetaria se explicará que las entidades bancarias no sustituyen dinero legal por bancario, sino que crean este último.

B) En función de quien sea la propiedad, los IIFF pueden ser públicos o

privados según que el capital pertenezca a organismos públicos o a accionistas privados. También pueden ser nacionales o extranjeros si la

propiedad está en manos de residentes o no residentes en el país 11 .

C) Por el tipo de operaciones que realice, serán al por mayor, si sólo

operan con grandes volúmenes o minoristas si lo hacen en pequeñas cantidades.

2.2.4. Sistema financiero.

2.2.4.1. Concepto.

Definiremos al sistema financiero como un conjunto articulado de flujos financieros movilizados mediante instrumentos financieros cuyos precios, cantidades y demás condiciones se determinan en los correspondientes mercados a los que concurren intermediarios financieros y agentes no financieros de la economía.

2.2.4.2. Funciones.

Diremos que un sistema financiero realiza correctamente su cometido de trasvasar recursos de las unidades con capacidad de financiación a las que tienen necesidad de ella, cuando lo hacen de una forma eficiente, es decir, con unos márgenes mínimos. Ello supone operar con una elevada productividad y con un grado de competencia en el mercado suficiente para lograr unos márgenes de intermediación reducidos.

Otras funciones que realiza el sistema financiero son el control y disciplina de la actuación de los agentes de la economía real, mediante su seguimiento para no incurrir en riesgos que pongan en peligro el sistema, y la gestión del sistema de pagos de la economía que facilita el intercambio de bienes y servicios entre los agentes económicos.

2.3. IDEAS BÁSICAS.

Los IF son reconocimientos de deuda emitidos por un prestatario, que recibe la financiación –para él es, por tanto, un pasivo financiero que incorpora la obligación de devolución del préstamo y de sus intereses- y adquiridos por un prestamista que facilita los fondos. En tanto que una forma de mantener riqueza, para este último se trata de un activo financiero. La transferencia de recursos por parte del acreedor supone, al mismo tiempo, una dependencia de la solvencia futura del deudor y, en consecuencia, asumir los posibles riesgos de su deterioro.

Los IF se caracterizan por la combinación de tres rasgos básicos:

liquidez, seguridad y rentabilidad. La mayor intensidad de cada uno de estos

11 Una persona es residente de un país cuando habita en él más de la mitad de los días del año (183 días).

tres rasgos permite la aparición de una multitud de IF. Cuanta mayor sea la variedad de IF más fácil será la canalización de flujos financieros dentro de una economía.

De las numerosas clasificaciones existentes de IF, el tema considera las siguientes:

A1.

En función del emisor:

a) Públicos y privados.

b) Directos e indirectos.

A2.

Por la residencia del emisor: nacionales y extranjeros.

A3.

Por la forma de emisión: singular y en serie.

A4.

Por la rentabilidad: de renta variable y de renta fija. Estos a su vez pueden ser a interés fijo y variable.

A5.

Por la forma de abonar los intereses: de cupón periódico, de cupón cero y emitidos al descuento

A6. Por su naturaleza jurídica: títulos y anotaciones en cuenta.

A7.

Por el vencimiento: a corto, medio y largo plazo.

A8.

Por la garantía: personal y real.

A9.

Por la liquidez.

La transferencia de recursos de unas unidades a otras puede hacerse de una manera directa en los mercados financieros, en tanto que lugares o mecanismos que permiten comprar y vender IF, y determinar precios y volúmenes negociados.

Dentro de las numerosas clasificaciones que cabe hacer de estos mercados, en el tema se consideran las siguientes:

A) Primarios (o de primera venta del IF) y secundarios (las sucesivas compraventas)

B) Monetarios y de capitales (en función del nivel de liquidez y seguridad de los IF negociados en ellos)

C) Directos e intermediados (según no intervenga en ellos o sí lo haga un intermediario financiero)

plazo (cuando coinciden o difieren

sensiblemente las fechas de contratación y liquidación del

D)

Al

contado

y

a

mercado).

También se analizan algunas operaciones que se realizan en los mercados. Por una parte, y dentro de las operaciones a plazo, estas pueden ser a medida de las necesidades del agente permitiendo la cobertura total de sus riesgos de mercado (pero no así los de contraparte), o normalizadas, en cuyo caso tienen la ventaja de ser más líquidas y seguras pero no logran cubrir plenamente los riesgos de mercado. También las operaciones a plazo pueden ser liquidadas con entrega del IF o por la diferencia entre el precio contratado

y el existente en el mercado a su liquidación, sin necesidad de proceder a su entrega.

La transferencia de recursos puede hacerse también a través de los intermediarios financieros (IIFF) cuya característica fundamental es que compran unos IF emitidos por los agentes con necesidad de financiación y los transforman en otros más adecuados a las necesidades de liquidez y seguridad de las unidades con capacidad de financiación.

Según quien sea el propietario, los IIFF pueden ser públicos o privados, y por el tipo de operaciones que realicen, mayoristas o minoristas. Sin embargo, la clasificación más importante es la que diferencia entre los bancarios y los no bancarios. Los primeros pueden crear dinero, mientras que los segundos no tienen esa capacidad.

Finalmente se ofrece una definición de sistema financiero y se señalan las tres funciones más importantes que realiza, a saber: trasvase de recursos entre los agentes económicos, control de los agentes de la economía real y gestión del sistema de pagos.

2.4. GLOSARIO DE TÉRMINOS.

Activo financiero.- Para quien recibe el IF supone una forma de mantener riqueza.

Ingeniería financiera.- Combinación de instrumentos y servicios financieros de elevado nivel de sofisticación.

Innovación financiera.- Proceso de creación de nuevos tipos de IF dirigidos a cubrir necesidades de ahorradores e inversores financieros.

Instrumento financiero.- Reconocimiento de deuda que emite quien ha recibido los fondos y que recibe el que los ha prestado.

Intermediarios financieros.- Son instituciones cuya tarea consiste en transformar los instrumentos financieros directos que adquieren (por la concesión de préstamos, créditos o inversión en valores) en otros indirectos, más líquidos y seguros, y más cercanos a las preferencias de los prestamistas o ahorradores.

Intermediarios financieros bancarios.- Son aquellos que tienen la capacidad de crear un pasivo financiero que se caracteriza por ser generalmente aceptado como medio de pago.

Intermediarios financieros no bancarios.- Son aquellos que no tienen capacidad para generar depósitos a la vista y, por tanto, para crear dinero bancario.

Liquidez.- Facilidad y certeza de convertir rápidamente un IF en dinero sin sufrir pérdidas.

Mercado financiero.- Lugar o mecanismo en el que se compran y venden IF y se determinan precios y volúmenes negociados.

Mercado primario (o de emisión).- Es el que facilita financiación al emisor ya que se refiere al nacimiento o primera colocación de un IF en el mercado.

Mercado secundario (o de negociación).- Abarca todas las compraventas posteriores a la primera emisión; para el emisor no supone nuevas aportaciones de fondos sino sólo un cambio de titularidad del IF.

Mercados monetarios.- En ellos se negocian IF al por mayor, de gran seguridad, elevada liquidez y, generalmente, a corto plazo.

Mercados de capitales.- Recogen las operaciones de financiación a medio y largo plazo dirigidas a financiar inversiones duraderas.

Mercados directos.- Son aquellos donde los IF emitidos por los demandantes últimos de financiación son adquiridos de forma directa por los oferentes finales de financiación.

Mercados intermediados.- Son aquellos en los que al menos uno de los participantes es un intermediario financiero que actúa como tal.

Mercados de contado (o spot ).- Son aquellos donde se realizan las denominadas operaciones al contado, aquellas en las que coinciden las fechas de contratación y de liquidación, o en las que el período transcurrido entre ellas no supera un número reducido de días.

Mercados a plazo (o mercados derivados).- Son aquellos donde se realizan operaciones en las que el período que transcurre entre la fecha de contratación y liquidación excede los días convenidos en cada mercado.

Pasivo financiero.- Compromiso que asume el emisor del IF de devolución futura de los fondos recibidos y de los intereses pactados.

Rentabilidad.- Remuneración que otorga un IF en compensación por la cesión de liquidez y por los riesgos que asume el acreedor.

Seguridad.- Probabilidad de que, al vencimiento, el emisor o deudor del IF proceda a devolver el importe recibido y los intereses devengados.

2.5. EJERCICIOS DE AUTOEVALUACIÓN.

PREGUNTAS DE SELECCIÓN MÚLTIPLE

1. Los instrumentos financieros son:

a) Instrumentos de transferencia de fondos.

b) Instrumentos de transferencia de riesgos.

c) Un pasivo para el emisor y un activo para el tenedor.

d) Son válidas todas las respuestas anteriores.

2. Elija la alternativa correcta resultante de ordenar de mayor a menor liquidez los siguientes instrumentos financieros: depósitos de ahorro (DA), obligaciones de sociedades privadas negociadas en mercados organizados (OSA) y créditos bancarios (CB).

a) DA, CB y OSA.

b) DA, OSA y CB.

c) OSA, DA y CB.

d) No pueden ordenarse ya que CB no es realmente un instrumento financiero.

3.

Un instrumento financiero es tanto más rentable:

a) Cuanto menor es su seguridad y su liquidez.

b) Cuanto mayor es su seguridad y su liquidez.

c) Cuanto mayor es su seguridad y menor su liquidez.

d) Cuanto menor es su seguridad y mayor su liquidez.

4. Los instrumentos financieros,

a) Emitidos singularmente se diseñan a medida y sus condiciones se negocian previa y directamente con el adquirente.

b) Indirectos son emitidos por las unidades finales de gasto con el fin de obtener financiación para sus necesidades.

c) De cupón cero suelen emitirse a corto plazo.

d) De cupón periódico, suelen fraccionar el período de pago con el fin de reducir el coste para el emisor.

5. Una cuenta de ahorro en una entidad bancaria española es un instrumento financiero:

a) Público

b) Directo.

c) Indirecto.

d) De escasa liquidez

6. Los mercados secundarios:

a) Aportan financiación al emisor.

b) Facilitan la colocación de activos financieros en los mercados primarios.

c) Las transacciones realizadas en ellos suponen, para el emisor, un simple cambio de tenedor del título.

d) Son válidas las respuestas b) y c).

7. Don Seda acuerda hoy con el Banco Kamakura la compra, dentro de seis meses, de diez millones de yenes, en cuyo momento abonará 86.600 €. Se trata de una operación:

a) A plazo con entrega.

b) A plazo liquidable por diferencias.

c) Al contado a medida.

d) Doble.

8. Si Vd. adquiere hoy al Banco Quino, en mercado primario, un bono bancario de 10.000 euros con vencimiento a dos años y, cumplido este plazo, el banco le abona 11.000 € (suma del principal y los intereses acumulados en los dos años), estaremos ante una operación:

a) Doble de cupón cero.

b) Simple de cupón cero.

c) A plazo y en un mercado intermediado.

d) Todas las respuestas son incorrectas.

9. Los intermediarios financieros bancarios:

a) Pueden crear dinero.

b) A diferencia de los intermediarios financieros no bancarios transforman activos financieros directos en instrumentos financieros indirectos.

c) En la actualidad se consideran como tales a las entidades de crédito, incluidas los establecimientos financieros de crédito.

d) a) y c) son correctas.

Respuestas:

1. d)

2. b)

3. a)

2.6. BIBLIOGRAFÍA.

4. a)

5. c)

6. d)

7. a)

8. a)

9. a)

Pampillón, F. (2006): Ejercicios de Sistema Financiero Español, 11ª edición, Dykinson, Madrid.

Pellicer, M. (s/a): Apuntes de Sistema Financiero Español, mimeo.

TEMA

3.

ESTRUCTURA

INSTITUCIONAL

DEL

SISTEMA

FINANCIERO

ESPAÑOL. PRINCIPALES INSTITUCIONES Y MERCADOS

ÍNDICE:

3.1. Orientación general.

3.2. Desarrollo del tema.

3.2.1. La autoridad financiera: órganos políticos, ejecutivos y consultivos.

3.2.2. Órganos supervisores del Sistema Financiero Español: características

y funciones.

3.2.2.1. El Banco de España

3.2.2.1.1. Funciones

3.2.2.2. La Comisión Nacional del Mercado de Valores

3.2.2.3. La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones

3.2.3. Las instituciones financieras del sistema financiero español

3.2.3.1. Estructura institucional del subsistema crediticio

3.2.3.2. Estructura institucional del subsistema de valores

3.2.3.3. Estructura institucional del subsistema de seguros

3.2.4. Los mercados financieros en España.

3.3. Ideas básicas.

3.4. Glosario de términos

3.5. Ejercicios de autoevaluación

3.6. Bibliografía

3.1. ORIENTACIÓN GENERAL.

Una de las formas de aproximarse al estudio del sistema financiero es examinar su estructura institucional, es decir, las instituciones que lo forman. La Autoridad financiera, órgano supremo del sistema y responsable último de su funcionamiento, elabora normas legales para las instituciones financieras cuyo fiel cumplimiento deben vigilar los órganos ejecutivos.

Los sistemas financieros se organizan en torno a tres subsistemas:

crédito, valores y seguros, y aunque el número de órganos supervisores difiere entre países, en el nuestro existe uno para cada uno de los subsistemas. Así, el Banco de España tiene competencias sobre el crédito, la Comisión Nacional del Mercado de Valores sobre los valores y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones sobre los seguros.

En este tema se estudian las funciones de estos tres organismos y se explican brevemente las características más destacadas de los intermediarios financieros españoles dejando para otros temas el análisis de las entidades de carácter bancario, que merecen un tratamiento más profundo dado su peso e importancia en nuestro sistema financiero.

Finalmente, se señala de manera muy sucinta la dependencia de los mercados financieros respecto al Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Una vez estudiado este tema, el alumno estará en condiciones de dar cumplida respuesta a una serie de cuestiones, entre ellas:

PREGUNTAS INICIALES

¿Cómo se estructura la Autoridad financiera en el Sistema Financiero Español (SFE)?

¿Cuáles son los órganos supervisores de los tres subsistemas del SFE?

¿Cuáles son los intermediarios financieros no bancarios del SFE y qué actividades realizan?

¿Qué papel desempeña el Banco de España dentro del Sistema Europeo de Bancos Centrales?

¿Qué tipo de operaciones realiza el Banco de España con los bancos, el Estado y los particulares?

¿Qué servicios de compensación y liquidación en los mercados monetarios existen en España?

¿Qué funciones ejerce la Comisión Nacional del Mercado de Valores?

3.2. DESARROLLO DEL TEMA.

3.2.1. La autoridad financiera: órganos políticos, ejecutivos y consultivos.

La política financiera trata de lograr, por una parte, un sistema financiero estable que evite perturbaciones que afecten negativamente a la satisfacción de las necesidades de la comunidad, y, por otra, una protección efectiva de los consumidores de servicios financieros. Forma parte de la política económica y como su ejecución requiere tomar decisiones, necesita estar dotado de autoridad.

La Autoridad financiera es el órgano supremo, o conjunto de órganos constitucionalmente competentes y responsables de implementar las medidas necesarias para lograr los objetivos marcados por la política financiera. Dentro de la Autoridad financiera, existen en España tres tipos de órganos: políticos, ejecutivos y consultivos (véase el gráfico 1).

Componen los órganos políticos, el Gobierno de la nación, las comunidades autónomas (CCAA) y la Unión Europea. El Gobierno constituye la máxima autoridad en materia de política financiera y es el Ministerio de Economía y Hacienda el responsable del correcto funcionamiento de las instituciones financieras.

La Constitución Española de 1978 estableció una organización territorial en la que las CCAA disponen de un amplio poder de autogobierno y se les reconocen, entre otras, competencias en el desarrollo legislativo y la ejecución en su territorio de las bases de ordenación del crédito, banca y seguros. Tienen también competencias sobre instituciones: cajas de ahorros, cooperativas de crédito y sociedades de garantía recíproca; y sobre las bolsas de valores, excepto la Comunidad Autónoma de Madrid que no las tiene reconocidas.

Finalmente, los sucesivos tratados firmados por España con la UE han dado lugar a cesiones de soberanía en una serie de materias como política monetaria y cambiaria y otras dirigidas a lograr la estabilidad financiera, entre ellas, las de control del funcionamiento de las instituciones financieras.

En un sistema financiero, los órganos políticos ejercen su autoridad elaborando normas de obligado cumplimiento para que el escalón siguiente, los órganos ejecutivos, se encargue de que las instituciones las pongan en práctica, bien mediante la elaboración de regulaciones adicionales o complementarias – capacidad normativa derivada de la delegación expresa de algún órgano político competente -, bien mediante la vigilancia para exigir y comprobar que, efectivamente, las entidades las cumplen. De ahí, que a estos órganos se les denomine también supervisores.

Gráfico 1. La Autoridad financiera.

Programa Asesor Financiero Europeo

ESTRUCTURA DEL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL

GOBIERNO: Máxima autoridad en política financiera. - MINISTERIO Eª Y HACIENDA: ÓRGANOS máximo responsable del
GOBIERNO: Máxima autoridad en política financiera.
- MINISTERIO Eª Y HACIENDA:
ÓRGANOS
máximo responsable del funcionamiento de las
instituciones financieras.
AUTORIDAD
POLÍTICOS
FINANCIERA
CCAA: Competencias asumidas en materia de Entidades
de Crédito y mercados de valores.
UE
BE.- Subsistema crediticio
ÓRGANOS
CNMV.- Subsistema de valores
EJECUTIVOS
ORGANOS
DGS FP: Subsistema de seguros
CECA
CONSULTIVOS
JCS

La supervisión de las instituciones financieras continúa siendo una competencia nacional, aunque en muchos aspectos está armonizada en todos los países de la UE.

En el sistema financiero español, tal como muestra el gráfico 1, existen tres órganos ejecutivos: el Banco de España, encargado de la supervisón de las instituciones incluidas en el subsistema de financiación mediante el crédito (financiación intermediada), la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), responsable de las entidades pertenecientes al subsistema de canalización de fondos a través de valores (financiación directa), y la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP), a quien compete la supervisión del subsistema de seguros, formado por las compañías aseguradoras y las dedicadas a fondos de pensiones. Este modelo de una entidad especializada para cada subsistema es uno más de los que funcionan en la UE, en la que conviven organizaciones muy diferentes que cuentan con uno, dos y tres organismos de supervisión.

En el gráfico 1, aparecen también dos órganos consultivos del Ministerio de Economía y Hacienda: para las cajas de ahorros, la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) - a las que representa ante las autoridades y en el exterior, y a las que presta una serie de servicios técnicos y financieros-, y como órgano de asesoramiento de la DGSFP, la Junta Consultiva de Seguros, compuesta por representantes de los asegurados, las aseguradoras y la Administración Pública.

3.2.2.

Órganos

supervisores

del

Sistema

características y funciones.

3.2.2.1.- El Banco de España (BE)

Financiero

Español:

El Banco de España es el órgano ejecutivo del subsistema crediticio, que se caracteriza, actualmente, por ser el que cuenta con mayor número de instituciones y las de mayor volumen de activos del sistema financiero – tal como muestra el gráfico 2, sólo el sistema bancario (formado por bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito) supone más de dos tercios de los activos totales-. La relevancia del papel de este banco como supervisor de entidades de tanto peso se ve aumentada, si cabe, por la destacada función de responsable de la política monetaria, que ha desempeñado hasta 1999, y que ahora comparte con el resto de los bancos centrales de los países de la Unión Monetaria en el seno del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC).

Gráfico 2

ORDENACIÓN DE LAS INSTITUCIONES FINANCIERAS EN ESPAÑA SEGÚN ACTIVO TOTAL A DICIEMBRE DE 2005 (En
ORDENACIÓN DE LAS INSTITUCIONES FINANCIERAS EN ESPAÑA
SEGÚN ACTIVO TOTAL A DICIEMBRE DE 2005
(En % del total)
40
38,5
35
30
26,9
25
20
15
9,3
10
8,6
4,2
4,1
5
2,7
2,1
1,8
0,9
0,4
0,2
0,2
0,1
0
Fuente: Boletín Estadístico del Banco de España y elaboración propia.
Nota: Los datos de fondos de titulización y empresas de seguros y fondos de pensiones corresponden a diciembre de 2004
Bancos
de ahorros
Cajas
ICC valores
y FIAMM
mobiliarios
de seguro
de pensiones
y fondos
Empresas
Emisores de participaciones preferentes
ICO
Sociedades de
valores
Sociedades y
fondos
de
capital riesgo
de instituciones
Holding
financieras

El BE, como todos los supervisores bancarios, somete a un estrecho control a las entidades que realizan actividades crediticias y ello porque al tomar fondos del público es indispensable que mantengan un buen nivel de solvencia para asegurar el cumplimiento de sus compromisos con los depositantes.

Por otra parte, como los intermediarios financieros bancarios crean dinero, una crisis en la banca tiene unas consecuencias mucho más graves que las que se puedan derivar de perturbaciones en cualquier otra industria, ya que afectan a un mecanismo tan sensible para el correcto funcionamiento de todo el engranaje económico, como es el sistema de pagos (véase su significado en el glosario de términos).

Debe tenerse presente también que las relaciones entre los bancos y su clientela son asimétricas, en el sentido de que el nivel de información y conocimientos financieros que tienen las entidades es, en la gran mayoría de

los casos, muy superior a la de sus clientes. Para la defensa de estos, y especialmente de la clientela menos informada, en la banca al por menor se suelen regular estas relaciones y controlar su correcto cumplimiento.

3.2.2.1.1. Funciones del Banco de España.

El BE desempeña funciones que son muy importantes para el correcto funcionamiento del Sistema Financiero Español. Por un lado, como miembro del SEBC queda sometido a sus estatutos y a las disposiciones del Tratado de la UE, y por otro, como banco central nacional tiene competencias propias reconocidas por la legislación española.

participa en el desarrollo de las

Como miembro del SEBC, el BE funciones de:

-

Emitir los billetes en euros;

 

-

Definir

y

ejecutar

la

política

monetaria,

así

como

promover

el

buen

funcionamiento del sistema de pagos en la Eurozona; y

 

-

Realizar operaciones de cambio de divisas.

 

Como banco central nacional, corresponde al BE la realización de las funciones de:

- Poner en circulación la moneda metálica;

- Poseer y gestionar las reservas oficiales de divisas;

- Promover el buen funcionamiento y estabilidad del sistema financiero, y de los sistemas de pagos nacionales;

- Inspección y supervisión de las entidades de crédito;

- Prestar los servicios de tesorería y agente financiero de la deuda pública; y

- Elaborar y publicar estadísticas, informes y estudios, así como asesorar al Gobierno.

Vamos a estudiar brevemente estas funciones, agrupando las que tengan una cierta homogeneidad.

a) Emisión de billetes y puesta en circulación de la moneda metálica

El Banco Central Europeo (BCE) tiene el derecho exclusivo de autorizar las emisiones en euros y con esa autorización es el BE el que pone en circulación los billetes y la moneda metálica en nuestro país.

b) Operaciones de cambio de divisas y gestión de las reservas del país

La política de fijación del tipo de cambio del euro es competencia del Consejo Europeo (glosario de términos) y del Eurosistema (glosario de

términos). Con las limitaciones que marca esta política, el BE puede gestionar las reservas de divisas no transferidas al BCE, invirtiendo esa liquidez en mercados financieros seguros con el fin de obtener una rentabilidad.

c) Estabilidad del sistema financiero y correcto funcionamiento de los sistemas de pagos

El BE debe facilitar la existencia de sistemas de compensación y liquidación de operaciones seguros, eficientes (lo hagan a los mínimos costes) y rápidos.

El Servicio de Liquidación del Banco de España (SLBE) es un sistema mayorista (de grandes pagos) para las transferencias nacionales y transfronterizas (las que se realizan entre los países de la Eurozona) entre entidades financieras, las intervenciones de política monetaria (se estudiarán en el próximo tema), las operaciones negociadas en los mercados monetarios y de deuda pública, y los saldos de las operaciones con tarjetas de pago (véase en el gráfico 3 su funcionamiento). El SLBE está conectado con los restantes sistemas de liquidación de la Unión Económica y Monetaria (UEM) (glosario de términos) por medio del TARGET (glosario de términos).

Gráfico 3

FUNCIONAMIENTO DEL SLBE

ENTIDAD A
ENTIDAD
A
Gráfico 3 FUNCIONAMIENTO DEL SLBE ENTIDAD A SLBE Cuentas de Tesorería Fuente: elaboración propia. ENTIDAD B

SLBE

Cuentas de Tesorería

Fuente: elaboración propia.

ENTIDAD B
ENTIDAD
B

La entidad A ha vendido deuda pública o cedido un depósito a la B. Para realizar la liquidación ambas lo comunican al SLBE mediante ordenador. Este da orden de abono en la cuenta de tesorería de A y de cargo en la de B. De esta manera, y con suma facilidad la operación resulta formalizada.

El Servicio Nacional de Compensación Electrónica (SNCE) es un sistema minorista que compensa medios de pago en soporte electrónico entre las entidades de crédito y sus clientes (cheques, pagarés de cuenta corriente, adeudos de recibos por domiciliaciones, etc.). Una vez que las entidades han intercambiado entre sí los documentos procedentes de su clientela, se procede a calcular el saldo neto que liquida el SLBE en las cuentas de tesorería correspondientes.

Desde 2008, y mediante el SEPA (Zona única de Pagos para el Euro), los particulares y empresas puedan efectuar pagos en toda la zona del euro, sin necesidad de hacerlo en efectivo, desde una cuenta única situada en cualquier país miembro, con la misma facilidad, eficiencia y seguridad con las que actualmente lo hacen en el ámbito nacional. De esta forma, se podrán realizar pagos mediante transferencias, adeudos por domiciliaciones bancarias

y pagos con tarjetas en toda la zona del euro de la misma manera que se viene haciendo en la actualidad dentro de cada país.

d) Supervisión de las entidades de crédito

Con la finalidad de contribuir a la salvaguarda y estabilidad del sistema financiero, el BE supervisa la solvencia y cumplimiento de la normativa específica de las entidades de crédito (glosario de términos) españolas y de sus sucursales en la Unión Europea. También lo hace sobre otras entidades como las sociedades de garantía recíproca y de reafianzamiento, los establecimientos de cambio de moneda y las sociedades de tasación, que se estudiarán más adelante.

El modelo de supervisión que sigue el BE consta de cuatro elementos principales:

1. Regulación efectiva y prudente, tanto de las normas de acceso a la actividad como de su ejercicio;

2. Sistema de supervisión continuada mediante la recepción de información periódica, el análisis a distancia y las inspecciones;

3. Medidas correctoras a la vista de la situación de las entidades (formulación de requerimientos y recomendaciones; aprobación de los planes de saneamiento; intervención y sustitución de administradores);

4. Régimen disciplinario y sancionador que puede afectar tanto a las entidades como a sus administradores.

e) Funciones relacionadas con el sistema bancario

e.1. Depósitos y créditos

El BE opera como banquero del sistema bancario realizando operaciones pasivas y activas. En relación con las primeras, recibe depósitos de las entidades, unos de carácter obligatorio y remunerados para cumplir el coeficiente de caja (glosario de términos), y otros voluntarios, sin remunerar, que sirven, entre otras posibilidades, para: 1) facilitar el movimiento de efectivo entre sucursales (es más barato y fácil retirar fondos de la sucursal más próxima del BE que tener que transportarlos desde un punto alejado mediante furgón blindado); 2) compensar operaciones en los mercados financieros y 3) poder hacer depósitos remunerados en su banco central, conocida como facilidad de depósito a un día (glosario de términos).

En las operaciones activas, el BE concede temporalmente crédito al sector bancario comprándoles valores con el compromiso de revendérselos pasado un período de tiempo (por ejemplo, una semana). Esta operación doble se denomina repo y se caracteriza por ser un préstamo garantizado. En efecto, con la venta de los valores, la entidad bancaria A recibe financiación del BE. Cumplido el plazo (en nuestro ejemplo, una semana), A recompra los valores al BE devolviéndole el importe recibido más los intereses. Si A no cumple el acuerdo, el BE vende los valores en el mercado y se resarce del importe que le corresponde. Su préstamo, pues, está garantizado, fórmula que suelen utilizar

en sus operaciones la gran mayoría de los bancos centrales. Otra variante de repo es la facilidad de crédito a un día (glosario de términos).

El BE realiza otra serie amplia de funciones. De todas ellas, nos vamos a centrar en las que afectan de alguna forma a las entidades bancarias. Sin embargo, prescindiremos de alguna que, aún siendo competencia de este banco, como el Servicio de Reclamaciones, la ley prevé se radique próximamente en el Comisionado para la Defensa del Cliente de Servicios Bancarios. En concreto, centraremos nuestra atención en la Central de Información de Riesgos y el control de cambios.

e.2. Central de Información de Riesgos (CIR)

Es un servicio gestionado por el BE cuya finalidad es recabar de las entidades obligadas a declarar información sobre los riesgos de crédito que mensualmente asumen, al tiempo que facilitar esos datos a todas las entidades con el objeto de que puedan tomar las decisiones pertinentes de concesión, o no, de crédito a un cliente.

Se declaran a la CIR tanto los riesgos directos - los que suponen la concesión de un préstamo o crédito, y, en general, un desembolso financiero -, como los indirectos: avales, garantías y afianzamientos.

f) Control de cambios

Mediante el control de cambios (glosario de términos), y como medida de protección económica, los países tratan de regular los movimientos de divisas con el fin de disponer de ellas para realizar las adquisiciones necesarias para la economía nacional y evitar la evasión de capitales.

Desde 1992, España tiene un régimen de plena liberalización de las transacciones y movimientos de capital no sólo con los países de la UE sino con todo el mundo. Se requiere, sin embargo, aportar información estadística y control fiscal de las operaciones realizadas y, por ello, con el fin de que quede constancia, estas deben hacerse a través de entidades registradas (glosario de términos). Si no se hacen a través de ellas, existen restricciones a las operaciones entre residentes en territorio nacional y no residentes, y, cuando superan una determinada cuantía, es obligatorio hacer una declaración previa – por ejemplo, en los pagos directos o paso de fronteras con efectivo, cheques al portador u otro medio de pago.

g) Otras funciones del BE

El BE puede operar como tesorero del Estado (y de las comunidades autónomas que lo soliciten), llevando y manteniendo sus depósitos en euros o divisas, y realizando por su cuenta ingresos y pagos. De esta forma, centraliza todas las operaciones de tesorería y evita que aquellos órganos cuenten con departamentos especializados.

Presta asimismo servicios relativos a la deuda pública, facilitando los procedimientos de emisión, amortización, pago de intereses y, en general, de gestión de esta deuda.

Sin embargo, en todas estas operaciones de tesorería el BE no está autorizado a facilitar financiación a las administraciones públicas por lo que no puede concederle anticipos, facilitarle financiación o aceptar descubiertos en sus cuentas. Tampoco puede adquirir directamente emisiones de deuda pública (mercado primario), aunque como se verá en el tema siguiente, si en los mercados secundarios 1 .

Conviene destacar que el BE no puede operar con particulares, salvo en casos muy especiales contemplados en normas legales muy concretas.

Asimismo, mencionar aquí solamente la importante función de definición

y

ejecución de la política monetaria que el BE realiza como miembro del SEBC,

y

que será objeto de estudio en el tema siguiente.

Finalmente, el BE elabora y publica numerosas estadísticas, informes periódicos y estudios y asesora al Gobierno en temas económicos y financieros.

3.2.2.2.- La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)

La CNMV es el organismo encargado de la supervisión e inspección de los mercados de valores españoles y de la actividad de los que intervienen en ellos.

Creada en 1988, leyes posteriores derivadas de la adaptación a las directivas de la Unión Europea propiciaron el desarrollo de los mercados de valores españoles y la incorporación de nuevas medidas para la protección de los inversores.

Los objetivos que persigue la CNMV son velar por la transparencia de los mercados de valores españoles y la correcta formación de sus precios, así como de la protección de los inversores. Con este fin, recibe un gran volumen de información de los operadores de los mercados, que, en su mayor parte, está disponible para su utilización, dado su carácter público. Además, realiza tareas de asesoramiento al Gobierno y al Ministerio de Economía y Hacienda y

a las autoridades de las comunidades autónomas.

La Comisión centra su actividad en los emisores de valores que se colocan de forma pública; también en los mercados de negociación, las empresas que prestan servicios de inversión y las instituciones de inversión colectiva. Sobre los tres últimos, la CNMV ejerce una supervisión prudencial, que garantiza la seguridad de las transacciones y la solvencia del sistema.

1 . Recuérdese que en el mercado primario el emisor obtiene financiación para sí, mientras que en el secundario no es así y sólo supone para él un cambio de titularidad del prestamista o acreedor.

3.2.2.3.- La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones

Ejerce todas las competencias en materia de seguros y reaseguros privados, mediación en seguros, capitalización y fondos de pensiones.

Al formar parte del Ministerio de Economía y Hacienda, coinciden regulador (órgano político) y supervisor (órgano ejecutivo), lo que va en dirección contraria a la separación de ambos órganos que defiende la UE y con la situación de los otros dos órganos ejecutivos del Sistema Financiero Español (BE y CNMV). Por esta razón, se está planteando independizar ambas funciones y que la supervisión de seguros pase a otro organismo.

3.2.3. Las instituciones financieras del Sistema Financiero Español.

3.2.3.1. Estructura institucional del subsistema crediticio

El gráfico 4 muestra la estructura actual del subsistema crediticio cuyo órgano ejecutivo es el BE. En él, aparece el grupo formado por las entidades de crédito, aquellas cuya actividad consiste en recibir fondos reembolsables del público y conceder créditos por cuenta propia, o emitir medios de pago en forma de dinero electrónico.

Dado que las entidades del sistema bancario (bancos, cajas de ahorros y cooperativas de crédito) serán objeto de un más amplio estudio, en este tema sólo consideraremos a las restantes instituciones financieras del cuadro.

a) Establecimientos financieros de crédito (EFC)

Su actividad principal consiste en ejercer una o varias de las siguientes actividades:

- Préstamos y créditos (al consumo e hipotecario) y financiación de transacciones comerciales (por ejemplo, de ventas a plazos) 2 ;

- Factoring (glosario de términos) y leasing (glosario de términos);

- Emisión y gestión de tarjetas de crédito; y

- Concesión de avales y garantías.

Después de las entidades de depósito, los EFC son las entidades de crédito con mayor volumen de activo y cercanas a las cooperativas de crédito, ya que suponen el 1,8% de todo el sistema frente al 2,7 de estas (véase gráfico 2). Por

2 De las 86 entidades de financiación existentes en la década de 1990 que se dedicaban a la financiación de la compra de automóviles, bienes de equipo y de consumo duradero y a otras, un Real Decreto de 1996 las obligó a transformarse en EFC o abandonar su actividad. El resultado final fue que 54 de ellas se convirtieron en EFC, dos fueron absorbidas por bancos y las 30 restantes causaron baja.

otra parte, su financiación ajena procede en un 90% de préstamos bancarios que canalizan, preferentemente, hacia particulares y empresas.

Gráfico 4

ESTRUCTURA ACTUAL DEL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL:

SUBSISTEMA DE CRÉDITO

Establecimientos financieros de crédito Entidades de crédito Entidades de dinero electrónico Instituto de Crédito
Establecimientos financieros de crédito
Entidades de
crédito
Entidades de dinero electrónico
Instituto de Crédito Oficial (ICO)
Bancos
Cajas Ahorros
Banco de
España
CECA
Cajas
rurales
Cooperativas
de crédito
Urbanas
Soc. de Garantía Recíproca
Soc. segundo aval (CERSA)
Órganos
Ejecutivos
Intermediarios Financieros

b) Entidades de dinero electrónico (EDE)

Estas entidades emiten un instrumento de pago denominado dinero electrónico que se caracteriza por:

1) Estar almacenado en un soporte electrónico y no estar ligado a una cuenta bancaria, diferenciándose en ese sentido, por tanto, de una tarjeta de débito o crédito;

2) Ser aceptado por empresa distinta del emisor y distinguirse, de esta forma, de las tarjetas prepago. Por ejemplo, para llamadas telefónicas;

3) Una vez usado no puede reutilizarse y debe volver al emisor; y

4) Ofrecer ventajas de confidencialidad y seguridad respecto a los demás sistemas de pagos 3 .

c) Instituto de Crédito Oficial (ICO)

Es una entidad pública empresarial que colabora en el crecimiento y la mejora de la distribución de la riqueza nacional y en el fomento de actividades económicas que por su trascendencia social, cultural, innovadora o ecológica merezcan una atención preferente, al tiempo que apoya proyectos de inversión de las empresas españolas.

Como Agencia Financiera del Estado, ejecuta operaciones financieras dirigidas a los afectados por graves crisis económicas, catástrofes naturales o situaciones semejantes, por cuenta del Gobierno y con los fondos que este le dota. Asimismo, gestiona los instrumentos de financiación oficial a la exportación, entre ellos el Fondo de Ayuda al Desarrollo 4 .

El ICO opera también como banco de desarrollo, financiando proyectos de inversión productiva a medio y largo plazo orientadas a PYME, al equilibrio regional y a la mejora del medio ambiente, y participa asimismo en grandes proyectos de infraestructuras, transportes y energía. Estas actividades las financia emitiendo valores de renta fija y, en ellas, está obligado a lograr el equilibrio financiero.

d) Sociedades de garantía recíproca (SGR)

Dado el mayor riesgo de crédito que, en general, presentan las PYME frente a las grandes empresas y que, como lógica consecuencia, las entidades

3 Los monederos electrónicos, creados por entidades financieras y por redes de cajeros y emisores de tarjetas de crédito, utilizan dinero electrónico. Son muy útiles para pagos pequeños sin necesidad de transportar dinero físico y disponer de cambio. Por eso se usan en algunos campus universitarios en cafeterías, librerías, reprografía, etc. Además del monedero electrónico (basado en hardware) existe ya el que utiliza el software, es decir, el que se puede cargar directamente en el ordenador y hacer pagos con él. Aunque todavía no está muy desarrollado - en hardware se han superado los 500 millones de € en la UE, mientras que en software no se llega a los diez -, su futuro es muy prometedor.

4 El Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) concede ayudas financieras a países e instituciones multilaterales de desarrollo, con el doble objetivo de fomentar el desarrollo económico y las exportaciones de bienes y equipos españoles.

de crédito les aplican condiciones financieras más gravosas, las sociedades de garantía recíproca surgen para facilitarles un acceso al crédito más favorable mediante la concesión de garantías.

Son las propias PYME las que las crean y consiguen de ellas un aval para sus operaciones y, de esta forma, al contar con la garantía de la propia empresa más la de la SGR acceden en mejores condiciones a la financiación bancaria.

Las SGR prestan además una serie de servicios complementarios a las PYME, entre ellos, información sobre productos financieros adaptados a sus necesidades.

Cabe además, y tal como muestra el gráfico 4, la posibilidad de un segundo aval que presta la Compañía Española de Reafianzamiento S. A. (CERSA), empresa de capital mayoritariamente público y en la que participan también las SGR más activas.

3.2.3.2. Estructura institucional del subsistema de valores.

El gráfico 5 muestra la estructura de las instituciones financieras que conforman los subsistemas de valores y seguros. Comenzaremos estudiando las que componen el primero que, como ya se ha indicado, las supervisa la CNMV.

a) Empresas de servicios de inversión (ESI)

Las empresas de servicios de inversión (ESI) prestan servicios de:

a) Recepción, transmisión y ejecución de órdenes por cuenta de terceros (por ejemplo, realizan compras y ventas de acciones y otros valores en los mercados por encargo de otras personas).

b) Negociación por cuenta propia (compran y venden acciones y otros valores para o de ellos mismos- cartera propia).

c) Gestión de carteras de inversión (administran y gestionan las carteras de otras personas de acuerdo con las instrucciones recibidas).

d) Mediación y aseguramiento en la colocación de emisiones y ofertas públicas de venta (OPV) (colaboran vendiendo emisiones de otras entidades e incluso aseguran su colocación total).

Pueden, además, realizar otras actividades complementarias, entre ellas, depósito y administración de valores, alquiler de cajas de seguridad, asesoramiento y concesión de créditos, o préstamos a inversores para operaciones con valores.

De acuerdo con las posibilidades de actuación, existen tres tipos de ESI:

1. Sociedades de valores.- Pueden operar tanto por cuenta ajena (como meros comisionistas o brokers) (glosario de términos) como propia (dealers) (glosario de términos), y realizar todos los servicios de inversión y actividades complementarias anteriormente señaladas.

2. Agencias de valores.- Sólo pueden operar por cuenta ajena y, por tanto, no pueden realizar los servicios incluidos en los apartados b) y d) y las actividades complementarias de concesión de préstamos y créditos a inversores.

3. Sociedades gestoras de carteras.- Realizan exclusivamente los servicios correspondientes al apartado c), de acuerdo con los mandatos recibidos de los inversores. Pueden desarrollar, asimismo, actividades de asesoramiento.

Con objeto de garantizar a los inversores el reembolso del efectivo o de los valores de su propiedad, en caso de crisis de alguna sociedad o agencia de valores, el Fondo de Garantía de Inversiones asegura la devolución de la posición acreedora de estas entidades hasta un máximo de veinte mil euros por inversor.

b) Instituciones de inversión colectiva

Las instituciones de inversión colectiva (IIC) tienen por objeto la captación de fondos del público para gestionarlos e invertirlos en bienes, derechos, valores u otros instrumentos, financieros o no financieros, siempre que el rendimiento del inversor se establezca en función de los resultados colectivos.

Por tanto, las IIC emiten acciones (si son sociedades) o participaciones (si son fondos), recogiendo el ahorro de muchos agentes para invertirlo en activos financieros o reales, con criterios técnicos y profesionales, y como consecuencia de todo ello, lograr las consiguientes economías de escala.

Pueden adoptar dos formas jurídicas diferentes:

b1) Fondos de inversión. Son patrimonios separados pertenecientes a numerosos inversores, incluidos otras IIC, que al no tener personalidad jurídica propia necesitan del concurso de una sociedad gestora de IIC, cuyo objeto social consiste en la administración, representación y gestión de las inversiones, y de las suscripciones y reembolsos de las participaciones. Es obligatoria la existencia de un depositario (una entidad bancaria) al que se le encomienda la custodia del efectivo y los valores del fondo y la vigilancia de la actuación de la sociedad gestora.

b2) Sociedades de inversión. Operan como sociedades anónimas, pero su capital es variable para poder modificarlo con la entrada o la salida de los accionistas, a los que venden o compran las acciones propias.

Gráfico 5

ESTRUCTURA ACTUAL DEL SISTEMA FINANCIERO ESPAÑOL:

SUBSISTEMAS DE VALORES Y SEGUROS

Soc. de Valores CNMV Empresas servicios inversión (ESI) Agencias de Valores Soc. G. Carteras Entidades
Soc. de Valores
CNMV
Empresas servicios
inversión (ESI)
Agencias de Valores
Soc. G. Carteras
Entidades de Capital Riesgo
Mobiliaria
Inst. Inv. Colectiva
Inmobiliaria
Sdes. Gestoras F. Titulización

Entidades

AseguradorasInmobiliaria Sdes. Gestoras F. Titulización Entidades DG Entidades Gestoras Fondos de Pensiones Órganos

DG

DG
DG
DG
DG
DG
DG
DG
DG
Sdes. Gestoras F. Titulización Entidades Aseguradoras DG Entidades Gestoras Fondos de Pensiones Órganos Ejecutivos

Entidades Gestoras Fondos de PensionesInmobiliaria Sdes. Gestoras F. Titulización Entidades Aseguradoras DG Órganos Ejecutivos Intermediarios Financieros

Entidades Aseguradoras DG Entidades Gestoras Fondos de Pensiones Órganos Ejecutivos Intermediarios Financieros

Órganos

Ejecutivos

Intermediarios Financieros

En función de los activos en que invierten, las IIC pueden ser:

1. Financieras. Adquieren instrumentos financieros. Pueden ser fondos de inversión (FI) o sociedades de inversión de capital variable (SICAV).

2. No financieras. Las únicas expresamente reguladas son las IIC inmobiliaria que invierten en bienes inmuebles de naturaleza urbana con el fin de arrendarlos. Pueden ser fondos de inversión inmobiliaria (FII) o sociedades de inversión inmobiliaria (SII).

c) Entidades de capital riesgo y fondos de titulización de activos

El capital-riesgo es una actividad financiera consistente en invertir en empresas, pero sin vocación de permanencia ilimitada, generalmente en PYME innovadoras que presentan dificultades de acceso a otras fuentes. Debido al mayor riesgo de crédito que supone financiar una actividad de este tipo, de la que se tiene una insuficiente experiencia, y con el fin de incentivarla, el capital- riesgo cuenta con ventajas fiscales.

Las entidades de capital-riesgo son entidades financieras que tienen como objeto principal la toma de participaciones temporales en el capital de empresas no cotizadas, generalmente ni financieras ni inmobiliarias, con el objetivo de que la empresa adquirida aumente su valor y una vez madurada la inversión, la entidad de capital-riesgo se retire obteniendo beneficios. En España tenemos ejemplos de estas operaciones en Amadeus y Cortefiel.

En el capital-riesgo existen dos clases de entidades financieras:

sociedades de capital-riesgo que tienen forma jurídica de sociedades anónimas y fondos de capital-riesgo, que son patrimonios sin personalidad jurídica que necesitan una sociedad gestora para ser administrados.

La titulización es un proceso que permite la conversión de un activo no negociable (por ejemplo, unos derechos de crédito, actuales o futuros) en valores transmisibles en los mercados financieros. Se trata de una manifestación de la desintermediación (glosario de términos) al sustituir la financiación bancaria por los valores negociables emitidos (véase el esquema y su explicación).

Los fondos de titulización de activos (FTA), como los restantes fondos, son patrimonios separados sin personalidad jurídica, que adquieren derechos de crédito no negociables, presentes y futuros, con los recursos que obtienen de la emisión de valores de renta fija (bonos de titulización) y de los préstamos procedentes de entidades de crédito. Por otra parte, el riesgo financiero de estos bonos debe ser calificado por una agencia de calificación (rating.) (glosario de términos).

Dentro de los FTA, existen los fondos de titulización hipotecaria, cuyo activo está formado por participaciones hipotecarias, es decir, cesiones a terceros de créditos hipotecarios que realizan las entidades de crédito transfiriendo todos sus riesgos.

Como es preceptivo en todos los fondos, estos también necesitan de la existencia de una sociedad gestora dedicada exclusivamente a la actividad de administrarlos y representarlos.

ESQUEMA DE TITULIZACIÓN HIPOTECARIA

MOMENTO INICIAL

A Balance bancario

P

A

MOMENTO FINAL

Balance bancario

P

Créditos hipotecarios

1.000

Recursos propios y ajenos

1.000

Tesorería

300

Recursos propios y ajenos

1.000

   

Créditos hipotecarios

700

 

A

Fondo titulización hipotecaria (FTH)

P

A

FTH

P

Tesorería

300

Bonos de titulización

300

Créditos hipotecarios

300

Bonos de titulización

300

En un primer momento, vemos que en el activo del balance bancario figuran créditos hipotecarios que, dado su largo plazo de vencimiento, suponen una inmovilización de recursos para la entidad, ya que, en principio, no son negociables.

Por su parte, el fondo de titulización ha emitido valores con lo que dispone de un excedente de tesorería que quiere rentabilizar.

En el momento final, el fondo adquiere una parte de los créditos del banco. Su beneficio anual lo obtiene por la diferencia entre los intereses que recibe de los créditos y los que abona a los bonos emitidos.

Con esta venta, el banco ha transferido parte de sus créditos y obtenido tesorería para atender sus necesidades y reducir parcialmente la inmovilización de su activo, cambiando créditos por tesorería. Con ella puede iniciar otro proceso de concesión de créditos buscando mejorar las condiciones que tenía anteriormente o simplemente expandir su negocio.

Lo que ha sucedido con el proceso de titulización explicado es que se ha transformado un activo no negociable (crédito hipotecario) en un IF negociable en los mercados (bonos de titulización). Por tanto, se han convertido en títulos (titulizado) los créditos hipotecarios.

Tan solo una aclaración final. Para facilitar la explicación se ha seguido un proceso poco realista. El fondo de titulización compra primero los créditos y luego emite los bonos con garantía de estos. El resultado final, sin embargo, es el mismo.

3.2.3.3. Estructura institucional del subsistema de seguros

El gráfico 5 recoge también a los intermediarios financieros del subsistema de seguros, cuya supervisión corresponde al órgano ejecutivo Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

En el contrato de seguro, el asegurador se obliga, mediante el cobro de una prima y cuando se produzca el evento asegurado, a indemnizar dentro de los límites pactados el daño producido al asegurado o a satisfacer un capital, renta u otras prestaciones convenidas.

Las entidades aseguradoras son sociedades anónimas, mutuas, cooperativas y mutualidades de previsión social, o entidades que adopten cualquier forma de derecho público, que realizan las siguientes actividades:

a) Seguros directos de vida o distinto del seguro de vida y de reaseguro (cubre, entre otros, los riesgos de enfermedad, accidentes o muerte del asegurado, y los de pérdidas materiales, patrimoniales y monetarias);

b) De capitalización basadas en técnicas actuariales (el asegurado aporta unas cantidades durante un período de tiempo, cumplido el cual recibe un capital. Suele acompañarse de un seguro de vida);

c) Operaciones preparatorias o complementarias de las anteriores; y

d) De prevención de daños vinculados a la actividad aseguradora.

Los fondos de pensiones son patrimonios creados al exclusivo fin de dar cumplimiento a los planes de pensiones. Estos definen:

a) El derecho de las personas, a cuyo favor se constituyen, a recibir rentas o capitales por jubilación, supervivencia, viudedad, orfandad o invalidez;

b) Las obligaciones de contribución;

c) Las reglas de constitución y funcionamiento del patrimonio que ha de afectarse al cumplimiento de los derechos que reconoce.

Los planes de pensiones tienen una de las siguientes modalidades: sistema de empleo; asociado e individual, según que el promotor sea una empresa, una asociación o una entidad financiera, respectivamente, y los partícipes sean, también respectivamente, sus empleados, asociados o cualquier persona física.

El funcionamiento de un fondo de pensiones es muy similar al de un fondo de inversión, aunque existe una diferencia fundamental y es que mientras que estos tienen liquidez inmediata, en aquellos está condicionada a alguna de las siguientes circunstancias: jubilación, fallecimiento del partícipe o que este sufra paro de larga duración, invalidez laboral o enfermedad grave.

Señalar, finalmente, que los fondos de pensiones, al igual que los de inversión, deben ser administrados por una entidad gestora, en este caso de fondos de pensiones, y contar con un depositario.

3.2.4. Los mercados financieros en España

Dos órganos ejecutivos (BE y CNMV) tienen también competencia sobre los mercados financieros españoles. El BE es el encargado del control e inspección del funcionamiento de los mercados interbancarios - aquellos en los que las entidades del sistema bancario operan entre sí -, tanto el depósitos

como el de divisas. Igualmente, tiene facultades de supervisión sobre las entidades que operan en el mercado de deuda pública y sobre las actividades que realicen las entidades de crédito en los mercados de valores.

Por su parte, a la CNMV corresponde la supervisión e inspección de los mercados de valores españoles y de la actividad de los que intervienen en ellos. Esta competencia se concreta en los mercados de deuda pública, bolsas de valores, futuros y opciones financieros y AIAF.

Dado que existen mercados en los que confluyen las competencias del BE y de la CNMV, se sigue el criterio de que ambas instituciones coordinen sus actividades bajo el principio de que la supervisión de la solvencia de las entidades recae sobre la institución que mantiene el correspondiente registro oficial y el funcionamiento de los mercados de valores sobre la CNMV.

3.3. IDEAS BÁSICAS.

La autoridad financiera es la responsable de implementar medidas dirigidas a lograr el correcto funcionamiento del sistema financiero. Las competencias sobre política financiera la comparten en España tres órganos: el Gobierno de la nación, la UE y las comunidades autónomas que tienen sus propios ámbitos de actuación.

Los sistemas financieros, en función de las especificidades de la financiación se dividen en tres subsistemas: crédito, valores y seguros. En España, cada uno de ellos está supervisado por un órgano especializado:

Banco de España (BE), Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSYFP), respectivamente.

El BE es el órgano que tiene mayor relevancia porque, además de sus funciones de control e inspección del sistema bancario, que por sí solo supone las dos terceras partes del Sistema Financiero Español, y de mercados financieros de tanto volumen como los interbancarios de depósitos y divisas, y de deuda pública, realiza una serie de funciones de gran importancia, como miembro del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC), así como banco central español, entre otras: emisión de billetes y monedas en euros, definir y ejecutar la política monetaria, promover la estabilidad y el correcto funcionamiento del sistema de pagos, operaciones de cambio de divisas y prestación de servicios al Estado y a los bancos.

Los objetivos que persigue la CNMV son velar por la transparencia de los mercados de valores españoles y la correcta formación de sus precios, así como de la protección de los inversores.

Por su parte, la DGSYFP ejerce todas las competencias en materia de seguros y reaseguros privados, mediación en seguros, capitalización y fondos de pensiones.

El subsistema crediticio está integrado básicamente por las entidades de crédito, caracterizadas porque su actividad típica y habitual consiste en recibir fondos reembolsables (es decir, que tienen que devolver) del público para conceder créditos por cuenta propia, o en emitir medios de pago en forma de dinero electrónico. Prescindiendo de las entidades bancarias, o de depósito,

que serán estudiadas en otros temas con más detenimiento, en este se consideran, aunque de manera muy sucinta, los establecimientos de crédito, las entidades de dinero electrónico, y el ICO. También se analizan otras entidades no de crédito como las sociedades de garantía recíproca, cuya supervisión es competencia del BE.

En el subsistema de valores, se estudian las instituciones dependientes de la CNMV, a saber, las empresas de servicios de inversión, las instituciones de inversión colectiva, las sociedades y fondos de capital riesgo, y los fondos de titulización de activos.

de los seguros, se consideran las

entidades aseguradoras y los planes y fondos de pensiones.

El tema se completa con la relación de los mercados financieros existentes en España y su dependencia de los órganos supervisores.

Finalmente,

y

ya

en

el ámbito

3.4. GLOSARIO DE TÉRMINOS

Agencia de calificación o de rating .- Son entidades independientes que califican la calidad de las emisiones y la capacidad (solvencia) de los emisores de instrumentos financieros para afrontar el pago de los intereses y la devolución del principal. La calificación la suelen pedir los propios emisores y es fundamental para que los inversores determinen el nivel de riesgo y, como consecuencia, la rentabilidad que desean percibir.

Broker o comisionista.- Entidad que opera sólo por cuenta ajena. Se encarga de buscar contrapartida en el mercado poniendo de acuerdo a demandantes y oferentes. Cerrada la operación percibe una comisión y no asume riesgos.

Coeficiente de caja.- Porcentaje (en la actualidad el 2%) de los recursos captados por las entidades de depósito a un plazo inferior a dos años que no procedan de otras entidades sujetas a coeficiente, del Banco Central Europeo o de los bancos centrales nacionales, y que deberán depositar obligatoriamente en el banco central nacional – en nuestro país, el BE-.

Consejo Europeo.- Reúne a los Jefes de Estado o de gobierno de la Unión Europea y al Presidente de la Comisión. Define las orientaciones políticas generales de la Unión Europea.

Control de cambios.- Es el conjunto de disposiciones que regulan los cobros y pagos con el exterior, en divisas o moneda nacional, y la adquisición y cesión de bienes y derechos de contenido económico entre residentes y no residentes. En concreto, las entradas y salidas del territorio español con cantidades superiores a diez mil euros en monedas o billetes, en euros o en otras monedas, requieren declaración previa y los cobros o pagos entre residentes y no residentes (se considera la residencia y no la nacionalidad) superiores a seis mil euros deben declararse a una entidad registrada antes de treinta días.

Dealer .- Entidad que opera por cuenta propia, es decir, que compra para su cartera y luego vende de ella. Su beneficio procede de la diferencia entre el

precio de venta y el de compra. Asume riesgos porque los precios en el mercado pueden variar en contra de sus expectativas.

Desintermediación.- Es un proceso por el que flujos que obtienen los prestatarios de los intermediarios financieros (por ejemplo, préstamos bancarios al sector público) se sustituyen por valores (por ejemplo, emisión de deuda pública) que se colocan directamente - es decir, sin pasar por los intermediarios – entre los inversores de los mercados financieros. Dicho de otra forma, los necesitados de financiación pasan de obtener los fondos de los intermediarios a ir directamente a los agentes con capacidad de financiación; de ahí que prescinden de los intermediarios (desintermedian).

Entidades de crédito.- Son aquellas que tienen como actividad típica y habitual captar fondos del público, con obligación de restituirlos, aplicándolos por cuenta propia a la concesión de créditos u operaciones similares. Tienen también la misma consideración las empresas o personas jurídicas que, sin realizar las actividades anteriores, emitan medios de pago en forma de dinero electrónico. El concepto de entidad de crédito es más amplio que el de intermediario financiero bancario ya que, además de estos, incluye a otros intermediarios que no cuentan con la capacidad de tomar depósitos del público y, en consecuencia, no tienen carácter bancario.

Entidades registradas.- Aquellas autorizadas a operar con divisas e inscritas en los registros oficiales del BE.

Eurosistema.- Es la autoridad monetaria de la Eurozona y está formada por el Banco Central Europeo y los bancos centrales nacionales de los países cuya moneda es el euro.

Facilidad de crédito a un día.- Posibilidad de obtener del banco central crédito a un día con garantía de valores.

Facilidad de depósito a un día.- Posibilidad que tienen los bancos de realizar depósitos remunerados a un día en su banco central nacional.

Factoring.- Es una operación por la que una empresa vendedora cede a la entidad de factoring todas sus facturas para que esta le adelante el importe y se encargue de su cobro. En esta tarea, puede asumir el riesgo de impago de los clientes de la empresa vendedora (factoring sin recurso) o no hacerlo (con recurso). Se trata, en cualquier caso de una actividad financiera ya que la entidad de factoring adelanta el importe de las facturas y, como es lógico, de los dos tipos, es más caro el factoring