Está en la página 1de 1

Yukio Mishima: Lecciones espirituales para jvenes samuris. Est editado por Biblioteca La Esfera, en septiembre del 2001.

Tiene 256 pginas y cuesta 15,63 Euros o 2.601 ptas. EL ESCRITOR SAMURAI Tambin hemos acudido a su obra autobiogrfica Confesiones de una mscara (Planeta, 1979) A los testimonios de sus bigrafos: John Nathan Mishima (Seix Barral, 1985), Henri Scott Stokes Vida y muerte de Yukio Mishima (Muchnick, 1985), Henry Miller Reflexiones sobre la muerte de Mishima y sobre el caso Maurizius (Taller de Mario Muchnick, 1999) y al estudio de Marguerite Yourcenar Mishima o la visin del vaco (Seix Barral, 1985). Y a otros libros relacionados como Miyamoto Musashi El libro de los cinco anillos : gua del samurai (Miraguamo, 1985) y Jack Seward Hara-kiri : el suicidio ritual japons (Eyras, 1999). No es dolor lo que emana de su terso pecho, de su tenso abdomen, de sus caderas levemente inclinadas, sino una llama de melanclico placer, como el que la msica produce.. Escribi Mishima en su primer libro: Confesiones de una mscara. Mishima fue un hombre obsesionado por la muerte, la belleza y las mscaras. Desde su adolescencia vivi atormentado por espeluznantes fantasas que narr con detalle en sus obras. Nacido en Tokio en 1925, con el nombre de Hiraoka Kimitake, Durante la Segunda Guerra Mundial haba querido formar parte de las fuerzas Kamikaze, pero su delicada salud hizo que lo rechazaran. Ese fracaso influira decisivamente en su vida. Desde entonces se convirti en un hombre deslumbrado por la perfeccin fsica, en un obseso del cuidado del cuerpo, practicante de los ejercicios y las artes marciales. Tambin se convirti en guardin de las arcaicas tradiciones del pueblo japons, adversario de la occidentalizacin que se adueaba del pas y cabeza cabecilla de un grupo de jvenes empeados en recobrar el antiguo y terrible cdigo del honor samurai. Para entonces, Yukio Mishima era uno de los escritores japoneses ms importantes del siglo. Su violenta escritura subi a los escenarios, fue llevada al cine e interpretada en montajes de danza en casi todo el mundo. De esa manera en un slo hombre se reuna la personalidad: del soldado, del atleta, del artista y del actor, con su fragilidad y fortaleza. Pero haba decidido morir.