El pasado 2.

0 de la América Prehispánica
16 DE JULIO, 2012

escribe BERNARDO GUTIÉRREZ

    La  sharing  economy  (economía  de  lo  compartido)  cotiza  al  alza.   El  crowd  sourcing  (externalizar  un  proceso  hacia  una  multitud  que   trabaja  en  red)  está  en  la  boca  de  los  gurús.  El  crowd   funding  (financiación  colectiva)  llega  pisando  fuerte  a  ámbitos  como   la  cultura.  La  sociedad  P2P  (peer-­‐to-­‐peer)  de  la  que  hablan  los  gurús   Yochai  Benkler  o  Michel  Bauwens  más  horizontal,  participativa  y  al   margen  de  las  retribuciones  meramente  económicas,  ilumina  el  túnel   del  tremebundo  capitalismo.  

El  commons  -­‐  el  bien  común,  los  bienes  colectivos-­‐  está  en  boga.  El   co-­‐working  ya  no  es  tendencia:  es  realidad.  Sin  embargo,  algunos   apenas  creen  en  estas  nuevas  prácticas  /  realidades  si  llegan  de  la   boca  de  un  gurú  del  Silicon  Valley.  Y  sólo  si  vienen  de  la  mano  de  un   término  en  inglés.     Paradoja:  algunas  palabras  del  castellano,  como  procomún   (commons),  existen  desde  el  primer  diccionario  de  Antonio  Nebrija   (1494).  Sorpresa:  si  estudiamos  las  prácticas  de  la  América   precolombina  encontramos  que  los  indígenas  ya  practicaban   el  crowdfunding,  el  crowdsourcing  o  las  dinámicas  participativas  de   la  era  2.0.  La  llegada  de  los  pueblos  africanos,  de  una  fuerte  raíz   colectiva,  también  convirtió  a  América  (principalmente  la  latina)  en   un  espectacular  territorio  del  procomún  (commons  territory  para   quien  lo  prefiera).  La  América  pre  capitalista  era  chic,  cool  y  2.0,   ¿vale?  Y  lo  sigue  siendo.  Los  indígenas  se  anticiparon  varios  siglos  a  la   tan  hablada  sharing  economy.  La  mega  crisis  mundial  está   empujando  al  capitalismo  a  una  irreversible  mutación.  Y  el   poscapitalismo  es  sorprendentemente  parecido  a  aquel   precapitalismo  de  la  América  indígena.   Aviso  para  incrédulos:  he  preparado  un  ligero  repaso  a  algunos   términos  y  prácticas  colaborativas  de  los  pueblos  indígenas  de   América  Latina.  Que  cada  uno  lo  remezcle  como  quiera.  Que  cada   uno  complete  la  lista  como  quiera,  porque  sin  dudas  es  apenas  una   aproximación.       Tequio.    El  tequio  es  una  forma  de  trabajo  en  beneficio  del  colectivo   muy  arraigada  en  la  cultura  zapoteca.  Los  integrantes  de  una   comunidad  aportan  materiales  o  su  fuerza  de  trabajo  para  realizar   una  obra  comunitaria.  Puede  ser  una  escuela,  un  pozo,  un  camino.  El   individuo  no  puede  ser  nunca  el  beneficiario  exclusivo  del  tequio.   Tiene  un  toque  de  crowd  sourcing,  algo  de  crowd  funding  y  mucho  

de  commons.  El  tequio  todavía  funciona  en  algunos  Estados   mexicanos.  En  el  Estado  de  Oaxaca  el  tequio  está  protegido  por  una   ley  estatal.  Existen  otros  términos  para  prácticas  similares   como  gozona  o  el  trabajo  a  ‘mano  vuelta’.   Potlatch.  Las  tribus  indigenas  del  Pacífico  de  Estados  Unidos  y   Canadá  practicaban  un  ritual  de  intercambio  que,  en  esencia,  es  igual   al  intercambios  de  archivos  peer-­‐to-­‐peer  (P2P)  de  la  era  digital.   El  potlatch,  usado  por  los   pueblos  los  Haida,  Tlingit,  Tsimshian,  Salish,  Nuu-­‐chah-­‐nulth,   y  Kwakiutl,  es  P2P  en  estado  puro.  El  potlatch  no  era  trueque.  Los   pueblos  distribuían  alimentos  (sobre  todo  carne  de  foca  y  salmón)  y   riqueza  a  otras  tribus  que  no  habían  tenido  un  buen  año.  Un  detalle   importante:  algunos  colonizadores  europeos  se  enriquecieron   notablemente  gracias  al  potlatch.  Igual  que  los  cantantes  super   estrella  que,  según  estudios,  se  benefician  del  intercambio  de   archivos  entre  usuarios  que  algunos  se  empeñan  en  llamar  piratería.   Guelaquetza.  La  tradición  de  guelaguetza  del  Estado  mexicano   de  Oaxaca  sería  una  mezcla  del  tequio  y  de  potlach.  El  vocablo   significa  “intercambio  recíproco  de  regalos  y  servicios”.  Su  práctica  se   teje  alrededor  de  las  relaciones  recíprocas  que  unen  a  la  gente.  Es  la   base  de  una  red  de  cooperación  entre  familias  y  hasta  entre  pueblos   y  municipios.  La  guelaguetza  derivo  también  en  una  celebración   sincrética  que  tiene  lugar  en  la  ciudad  de  Oaxaca.   Minga.  La  minga  es  un  término  quechua  que  define  un  mecanismo   ancestral  de  trabajo  colectivo  muy  común  en  el  norte  de  Perú  y   Ecuador.  El  objetivo  común  está  por  encima  de  cualquier  beneficio   individual.  La  colaboración  por  encima  de  la  competición.  Commons   economy  100%+crowd  sourcing,  vaya.  No  es  casualidad  que  Cultura   Senda,  que  trabaja  con  la  cultura  de  red,  realizase  recientemente  un   seminario  en  Quito  llamado  Open  Minga.  La  minga,  según  el  texto  de   Cultura  Senda,  “implica  el  desafío  de  superar  egoísmos,   protagonismos,  desconfianzas,  prejuicios  y  envidias;  males  que   regularmente  acechan  al  trabajo  colectivo  y  a  la  movilización  social”.   Además  “implica  aprender  a  escuchar  y  obedecer  proponiendo”.  

Ayni.    El  ayni  es  un  término  con  un  significado  muy  próximo  a  la   minga  que  define  un  sistema  de  trabajo  de  reciprocidad  familiar   entre  los  miembros  del  ayllu  (una  comunidad  que  trabaja  con   propiedad  colectiva).  Lo  más  común  es  intercambiar  trabajos  en   labores  agrícolas,  pastoreo,  cocina  o  en  la  construcción  de  casas.  Esta   tradición  continúa  viva  no  solo  en  muchas  comunidades  campesinas   sino  también  en  la  población  mestiza  de  Ecuador,  Bolivia,  Perú  y   Chile.  Cualquier  banco  de  tiempo  de  intercambio  de  servicios  del   movimiento  15M  español,  por  ejemplo,  sería  en  esencia  ayni.   Mutirão.  Es  un  término  de  origen  tupí  que  se  usa  en  Brasil  para   definir  una  movilización  colectiva  basada  en  una  ayuda  mutua  no   remunerada.  La  definición  de  mutirão  de  Wikimedia  es  bastante   redonda:  “Es  una  expresion  usada  originalmente  para  el  trabajo  en  el   campo  en  la  construcción  civil  de  casas  populares  en  la  que  todos  son   beneficiarios  y  se  prestan  ayuda  con  un  sistema  rotativo  y  sin   jerarquía”.  Se  usa  mucho  para  acciones  colectivas  no  remuneradas   como  limpieza  de  parques,  calles,  escuelas…  Para  esta  práctica  de   acción  comunal  existen  muchos   sinónimos:  muxirão,  muxirã,  muxirom,  muquirão,  putirão,  putirom,  p utirum,  pixurum,  ponxirão,  punxirão  o  puxirum.   Córima.    El  pueblo  mexicano  rarámuri,  que  vive  en  las  montañas  de   Chihuahua,  usan  el  término  ‘córima’  para  definir  un  acto  de   solidaridad  con  alguien  que  lo  está  pasando  mal.  No  ofrecer  córima  a   alguien  que  necesita  ayuda  se  considera  un  incumplimiento  a  una   obligación  y  una  ofensa  a  la  vez.  La  definición  también  desfila  por  “la   práctica  del  bien  común”.  No  tiene  mucho  que  ver  con  caridad,  pues   los  rarámuri  están  lejos  de  la  moral  católica.  La  maxima  autoridad  de   las  decisiones  de  este  pueblo  es  la  comunidad  en  asamblea,  tal  como   lo  es  en  el  movimiento  15M,  en  Occupy  Wall  Street  y  en  el  mexicano   #YoSoy32.   Maloka.  La  maloca  (o  maloka  en  portugués)  es  una  casa  comunitaria   utilizada  por  las  tribus  indígenas  de  la  region  amazónica  de  Colombia   y  Brasil.  En  ellas  conviven  diferentes  familias.  Comparten  lugar  de   trabajo,  como  lo  hacen  los  espacios  de  co-­‐working.  La  propiedad  es   colectiva,  como  en  las  okupaciones  (squatter  communities)  de  

Europa.  El  commons  rige  el  día  a  día.  Por  las  noche  la  maloca  es  un   centro  de  conocimiento.  Se  cuentan  historias,  mitos,  leyendas.  Las   tiendas  de  campaña  de  la  plaza  Tahir  de  El  Cairo,  de  la  Puerta  del  Sol   de  Madrid  o  de  Zuccotti  Park  en  Nueva  York  durante  Occupy  Wall   Street  podrían  ser  la  versión  tecno-­‐malokas  digitales  de  estas  casas   colectivas  de  la  Amazonia.         FUENTE:   Bernardo  Gutiérrez  es  posperiodista,  fundador  de  Futura  Media.   @Bernardosampa@futura_media  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful