Está en la página 1de 3

Dia

del Madre

Con dos lápices de madera


yo pintaba en mi infancia
tarjetitas de colores
que las llenaba de frescura
y de una olorosa fragancia

Los meses de mayo y junio


eran para mi
especiales
me inspiraban amor
me inspiraban
dibujos celestiales

Fragor de ternura y agradecimiento


para la que me ayudaba a caminar
para la que tenía el sentimiento
de a un niño pequeño amar

canciones y versos
amor de niño
de un hombrecito duendal
que daba las gracias
con un cálido giño
a una mujer
de porte sideral

Mas junio
era de una extraña tristeza
no había nadie
en la semi -oscura pieza
que mi candido dibujo recibiera
que me llenara
con un abrazo
antes que mi calor
se perdiera
Y sin preguntar porque
supe la razón
que yo era demasiado tierno
para entrar en su duro corazón

La vida fue de esa manera


que aquella persona
no estuviera
Que no me acompañara
que no me quisiera

De crecido
mi dolor aumento
sentía una extraña rareza
era una frágil aspereza
que mi destino cimento

Mas la vida quizo que yo fuera a encontrar


! la helada lluvia me lo vino a recomendar !
el lugar preciso donde ahogar mi dolor
donde el dibujo de niño sin padre
vino a perder su color

Y aquel dibujo de gran valor


en una oscura poza de agua perdió su olor
perdió su esperanza perdió su calor
parar no volver a pensar
que aquella persona ausente
algún día lo iba a valorar

Dedicado a aquel
que no conocí más aún vive
en mi razón
a aquellos dibujos que yo perdí
y que hoy no tienen canción
a aquella persona ausente
que me negó su corazón
A mi padre
que no sé en que lugar se ha de encontrar
y que hoy
ya entrado en años
le vuelvo a recordar
lo que yo
como niño
quería como un padre
es por eso mis queridos amigos
que hoy
le he vuelto a imaginar