Lima, 9 de febrero de 2012 Señora ROSANA CUEVA Directora Periodística de “Panorama” Panamericana Televisión Av.

Arequipa 1110 Santa Beatriz, Lima Presente.De mi mayor consideración: El Movimiento Homosexual de Lima (MHOL) expresa su profunda indignación y alza su voz de protesta por las afirmaciones sensacionalistas, tendenciosas y homofóbicas del reportaje “El negocio de la prostitución gay” emitido en Panorama el pasado domingo 3 de febrero. So pretexto de denunciar los locales de “prostitución gay clandestina”, el reportaje asume una postura mesiánica (“saca a la luz un sórdido así como inaudito negocio”, “estos locales ya han sido clausurados: es el granito de arena que ponemos aquí desde Panorama”) frente a una supuesta amenaza social (“perversos cuartuchos del sexo”, “desde lo más oscuro de locales clandestinos conocidos en Lima como las cabinas del sexo”, “rincones que funcionan como decadentes hostales al paso”) para reforzar prejuicios sobre una supuesta hipersexualidad gay (“en la oscuridad los hombres se transforman en zombis”, “grupos de jovencitos gais que buscan libertad para sus deseos”) y su valoración como algo sucio (“son espacios pequeños y oscuros con paredes corroídas y despintadas”), malo (“la prostitución homosexual se ejerce en una de sus facetas más dolorosas y lamentables”) y merecedor de sanción (“perversos y oscuros lugares”), justificándose en una supuesta preocupación altruista (“menores de edad conocen un mundo abyecto y desenfrenado”). La falta de rigurosidad del reportaje obliga al MHOL a aclarar que (i) el trabajo sexual no está prohibido ni normado por las leyes peruanas, por lo que no existe cosa tal como la prostitución ilegal o clandestina: su ejercicio es prerrogativa de cualquier adulto que libremente lo decida, siendo delito únicamente la explotación sexual de terceros, especialmente la de niñas, niños y adolescentes, (ii) los encuentros sexuales anónimos, fugaces, consensuados y voluntarios -sin intercambio de dinero entre las partes- en salas de video, cuartos oscuros, saunas y similares constituyen parte de de las prácticas y culturas sexuales gais que no responden a la categoría prostitución, (iii) encontrar en estos locales condones usados no constituye prueba del ejercicio del trabajo sexual sino únicamente de que quienes allí tienen relaciones sexuales son responsables en el cuidado de su salud, acción que debiera ser promovida por el Estado y los medios de comunicación en la lucha contra el VIH, (iv) las condiciones de salubridad referidas en el reportaje son responsabilidad de los dueños y administradores de los locales, responsabilidad que no puede ser trasladada a los clientes y que no debe ser usada para tratar de establecer el sexo gay como una práctica sucia o insalubre, y (v) los adolescentes homosexuales tienen el mismo derecho al libre desarrollo de su personalidad y ejercicio de su sexualidad como los heterosexuales, asunto sobre el que el Tribunal Constitucional ya se ha pronunciado en extenso.

MOVIMIENTO HOMOSEXUAL DE LIMA Mariscal Miller 822-828, Jesús María, Lima – Perú (+51 1) 4335314 | estafeta@mhol.org.pe | www.mhol.org.pe | @mholperu

Deploramos el uso de estrategias subalternas como las preguntas tendenciosas sobre la presencia de “chibolos” (para insinuar una supuesta explotación infantil no acreditada y reforzar el vil prejuicio de los homosexuales como abusadores de niños), la publicación de las direcciones de los locales de socialización gay (estrategia utilizada en países islámicos para promover solapadamente la hostilización, persecución y ataques contra los concurrentes), el uso de cámaras escondidas para grabar sin autorización a personas en el desarrollo de su esfera íntima y sexual, y la exposición de sus rostros y voces, exponiéndolos a la violencia homofóbica. El Tribunal Constitucional ha señalado que “la defensa de la persona humana y el respeto de su dignidad son el fin supremo de la sociedad y del Estado (...) la Constitución peruana no distingue a las personas por su opción y preferencias sexuales (…) El carácter digno de la persona, en su sentido ontológico, no se pierde por (…) ser homosexual o transexual o, en términos generales, porque se haya decidido por un modo de ser que no sea de aceptación de la mayoría” y la Convención Americana de Derechos Humanos establece que "nadie puede ser objeto de injerencias arbitrarias o abusivas en su vida privada, en la de su familia, en su domicilio o en su correspondencia, ni de ataques ilegales a su honra o reputación" (artículo 11.2). A partir de ello, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha dictaminado que “el derecho a la vida privada no es un derecho absoluto y, por lo tanto, puede ser restringido por los Estados siempre que las injerencias no sean abusivas o arbitrarias; por ello, deben estar previstas en ley, perseguir un fin legítimo y ser necesarias en una sociedad democrática”, condiciones que no se presentan en este caso porque incluso la denuncia y persecución de los locales por sus faltas administrativas no justifica la violación de los derechos del público asistente, ya que “toda persona tiene derecho al respeto a su honor, [la Convención] prohíbe todo ataque ilegal contra la honra y reputación e impone a los Estados el deber de brindar la protección de la ley contra tales ataques. En términos generales, el derecho a la honra se relaciona con la estima y valía propia, mientras que la reputación se refiere a la opinión que otros tienen de una persona”. Además, en este caso se ha utilizado una línea de argumentos, valoración y calificaciones que no se extiende a casos en los que se trata de personas heterosexuales. En la misma línea, la Corte Suprema estableció que el ejercicio de la libertad de información y expresión no implica responsabilidad penal si “a) Las opiniones o críticas sobre personajes públicos o de relevancia social se refieran a actos de su vida o gestión pública, que justifican el interés general, no así a su intimidad personal o familiar, b) No se ampara el uso de frases ofensivas a la dignidad de la persona, de insultos o vejación, aunque se refieran a hechos veraces, c) La información debe ser veraz, no pudiendo atribuirse conductas en base a rumores o sin una razonable verificación previa, d) Las opiniones y críticas se protegen siempre que se refieran a asuntos de interés general y no incurran en expresiones ultrajantes”, según reseña el jurista Francisco Eguiguren, condiciones que –reiteramos– no se evidencian en este caso. Por ello, consideramos que Panamericana ha violado el principio constitucional de dignidad de la persona humana y los derechos a la vida privada, al libre desarrollo de la personalidad y a la igualdad de los ciudadanos aparecidos en el reportaje y, a través de ellos, de toda la comunidad de lesbianas, trans, gais y bisexuales (LTGB) de la que son parte.

MOVIMIENTO HOMOSEXUAL DE LIMA Mariscal Miller 822-828, Jesús María, Lima – Perú (+51 1) 4335314 | estafeta@mhol.org.pe | www.mhol.org.pe | @mholperu

Malas prácticas periodísticas como estas han naturalizado una mirada violatoria de la dignidad de las nuestras comunidades: la búsqueda noticiosa de conflictos o rareza ha servido para estereotiparnos y la invocación del interés público ha sido utilizada para justificar el morbo sobre la vida de las personas LTGB. El MHOL se declara respetuoso del Estado de derecho, considera execrables las condiciones de salubridad mostradas en el reportaje y demanda que los gobiernos municipales fiscalicen el cumplimiento de las normativas de funcionamiento que garanticen condiciones dignas para el desenvolvimiento del público asistente, sin embargo demanda que esta fiscalización se dé por igual a todos los locales y que no sea utilizada para montar cortinas de humo y cacerías de brujas contra la comunidad LTGB, so pretexto de la defensa de la “moral y las buenas costumbres”, categorías subjetivas inaplicables en el Derecho. Como activistas en derechos humanos, nos declaramos fervientes defensores de las libertades de información y expresión, así como enemigos de la censura previa y promotores de la autorregulación: la vocación histórica del MHOL es contribuir a la construcción de medios de comunicación libres de homofobia que permitan una sociedad con derechos para todas y todos, compromiso que personalmente suscribo como periodista. En esa línea, recordamos que la Sociedad Nacional de Radio y Televisión ha establecido que "tanto los medios como los periodistas deben cuidar de los riesgos frente a algún tipo de discriminación y, para ello, deben observar el rol que les ha tocado ejercer de tal manera que el espacio periodístico no sirva para facilitar cualquier tipo de afectación o discriminación, fundamentada especialmente en razones de raza, sexo, moral sexual, la lengua, la religión, las opiniones políticas, etc.” Por tanto, exigimos la lectura de esta carta en la próxima edición de Panorama, las disculpas públicas de Panamericana Televisión a la comunidad de lesbianas, trans, gais y bisexuales peruanos, especialmente a aquellos directamente afectados por la emisión del reportaje, y su compromiso de no repetir en el futuro estos errores, para lo que ofrecemos nuestra asesoría institucional. Reiterándole nuestra mayor consideración, me despido. Atentamente,

GIOVANNY ROMERO INFANTE Presidente del Consejo Directivo Movimiento Homosexual de Lima

MOVIMIENTO HOMOSEXUAL DE LIMA Mariscal Miller 822-828, Jesús María, Lima – Perú (+51 1) 4335314 | estafeta@mhol.org.pe | www.mhol.org.pe | @mholperu

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful