Caracas,9  de  febrero  de  2013     “Estamos  frente  a  una  auténtica  crisis  moral,  la  aniquilación  de  la

 libertad  y  la  dignidad  del   venezolano”     “  Con  la  devaluación  el  gobierno  mete  la  mano  en  el  bolsillo  de  los  venezolanos  y  les  propina  un  golpe   bajo,  en  el  alma.  La  mano  en  el  bolsillo  de  esta  nueva  devaluación  va  a  costar  caro  a  todos,   especialmente  a  los  más  pobres.  Si  80%  de  la  comida  es  importada,  dólares  más  caros  significa  comida   más  cara.     ¿Por  qué  entonces  toma  el  gobierno  esta  decisión  ahora?    La  realidad  es  que  más  que  a  la  inflación,  el   gobierno  lo  que  más  le  teme  es  a  la  escasez  que  sus  políticas  han  provocado.  Díganle  a  una  mamá  que   no  hay  leche  en  ninguna  parte  a  ningún  precio……ahí  sí  que  aflora  el  descontento  social.  La  escasez  en   enero  subió  de  16  a  20%  según  datos  del  BCV,  la  más  alta  desde  enero  de  2008.  Por  lo  tanto,  el  gobierno   no  tuvo  más  remedio  que  reaccionar    e  intentar  disminuir  la  demanda  de  dólares  salvo  los  que,  por   razones  políticas,  les  intereses  suministrar.  La  actual  demanda  de  dólares  es  el  resultado  directo  de  la   ruina  del  aparato  productivo  nacional  y  el  favorecimiento  de  empresas  de  otros  países  que  exportan  a   Venezuela.   La  devaluación  también  le  genera  más  bolívares  al  gobierno,  muy  necesarios  para  licuar  el  déficit  fiscal   que  ha  alcanzado  la  astronómica  cifra  de  18%  del  PIB  y  para  sus  requerimientos  de  reparto   circunstancial  ante  la  inminencia  de  un  proceso  electoral  nacional.  Es  decir,  que  los  venezolanos   seremos  los  que,  nuevamente,  y  con  descarada  violación  de  lo  establecido  en  nuestra  Constitución,   pagaremos  la  inevitable  campaña  electoral  presidencial    que  ya  preparan.       ¿Tiene  el  gobierno  sus  problemas  resueltos  con  estas  medidas?    Así  será  la  situación  económica  del  país,   que  una  medida  que  representa  devaluar  casi  50%  la  moneda,  el  Bolívar  falsamente  “fuerte”,  a  muchos   les  resulta  insuficiente;  es  decir,  vendrá  mucho  más.  Y  lo  que  propondrán  serán  más  controles  para   hacer  cumplir  los  anteriores  controles…     Lo  trascendente  es  que  este  régimen  ha  perpetrado  con  estas  medidas  un  golpe  bajo  al  alma  del   venezolano.  Estos  controles  económicos  son  el  resultado  de  una  concepción  de  la  sociedad  y  de  la   pretensión  de  doblegar    política,  social,  económica  y  espiritualmente  a  los  ciudadanos.  Reducir  las   libertades  económicas  al  reservarse  sectores  “estratégicos”  para  el  control  del  Estado,  al  expropiar  y   robar,  al  crear  costos  e  impuestos  de  todo  tipo,  al  imponer  precios  que  obligan  a  vender  a  pérdida,  y  al   amenazar  a  productores  y  comerciantes,  ha  destruido  nuestro  sector  productivo,  espantado  las   inversiones  y  generado  una  sociedad  cada  vez  más  dependiente  del  Estado.  Esto  no  ha  sido  por  error  o   ineficiencia,  es  una  parte  esencial  del  proyecto  de  dominación  del  Socialismo  chavista.     El  país  ve  con  estupefacción  como  los  usurpadores  toman  medidas  irreversibles,  aisladas,  sin  orden  ni   concierto,  que  afectan  a  todos  los  ciudadanos.  Estas  medidas  forman  parte  de  la  cadena  de  atropellos   que  el  régimen  le  ha  impuesto  a  la  Nación.  Protestar  contra  el  Paquete  Cubano  es  una  obligación   patriótica.   Es  por  esto,  que  nuestra  reacción,  la  de  todos  los  venezolanos,  productores  y  consumidores,  políticos  y   estudiantes,  trabajadores  y  amas  de  casa  tiene  que  ser  enérgica  y  unida.  No  estamos  frente  a  una  

decisión  económica  dañina  que  señala  una  crisis  económica  profunda.  No  es  con  el  cambio  en  las   políticas  económicas  de  este  gobierno  que  lograremos  un  país  prospero  y  libre.  Lo  que  urge,  lo  que   tenemos  que  conquistar  es  la  transformación  en  los  valores  que  definen  la  relación  entre  el  Estado  y  el   ciudadano  y  para  eso,  primero  hay  que  cambiar  el  gobierno.  Las  elecciones  que  se  avecinan  son   entonces  una  ineludible  oportunidad.     Estamos  frente  a  una  auténtica  crisis  moral,  la  aniquilación  de  la  libertad  y  la  dignidad  del  venezolano.  El   chavismo  intenta  imponer  un  modelo  que  busca  la  sumisión  del  país  a  un  régimen  extranjero,  el  cubano.   Por  esto,  es  el  momento  de  asumir  que  se  trata  de  mucho  más  que    sobrevivir  económicamente,  se  trata   de  conquistar  la  independencia  y  la  libertad  “.     María  Corina  Machado