Está en la página 1de 8
No. 40 Extraordinario Guatemala, 13 de mayo de 2012 ¿El fin de la “guerra a

No. 40 Extraordinario

Guatemala, 13 de mayo de 2012

¿El fin de la “guerra a las drogas”?

de mayo de 2012 ¿El fin de la “guerra a las drogas”? Facultad Latinoamericana de Ciencias

Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO-Sede Académica Guatemala, reconocida por el Decreto 96-87 del

Congreso de la República, ratificado por el Ejecutivo en el instrumento de adhesión de fecha 29 de diciembre de 1987.

1987-2012, 25 AÑOS CON-CIENCIA SOCIAL

I ntroduccIón Edgar Gutiérrez 1 L a estrategia de “guerra a las drogas”, que proclamara

IntroduccIón

Edgar Gutiérrez 1

L a estrategia de “guerra a las drogas”, que proclamara el presidente Richard Nixon en

1971, se desarregló políticamente

este año en Latinoamérica y en los propios Estados Unidos, donde el presidente Barack Obama ha puesto

el énfasis en la prevención, antes que

en la represión del consumo de ener- vantes.

Desde el 2011 se escuchaban voces disonantes en Colombia y Perú. El presidente colombiano José Manuel Santos advirtió que la estrategia re- presiva era un fracaso, pero se abstu- vo de ir más allá. Cualquier política debe ser multinacional –dijo–, en referencia a un acuerdo entre paí- ses productores, consumidores y de paso. Ese acuerdo se apreciaba poco realista, considerando que el presi- dente mexicano Felipe Calderón ha- bía optado por hacer la guerra a los cárteles del narcotráfico, una cruzada que ha resultado en extremo violenta.

Fue entonces el gobernante guate- malteco, Otto Pérez Molina, quien movió el péndulo del debate. En una improvisada conferencia de prensa el sábado 18 de febrero, habló que ante el fracaso de la estrategia con- tra las drogas había que pensar otras opciones, incluyendo la “despena- lización”. Esta no es una propuesta inédita, pues intelectuales y exman- datarios en el mundo la han promo-

vido bajo criterios científicos. La di- ferencia es que, hasta ahora, ningún Presidente activo en este hemisferio

la había colocado en la agenda de las

citas oficiales de los jefes de Esta- do, sea en el Sistema de Integración

Centroamericana (SICA), sea en la Cumbre de Las Américas.

picaz”, de los incrédulos de la sin- ceridad de la oferta proveniente de un general de derechas, cargando una imagen internacional asociada a violaciones a los derechos huma- nos.

Este artículo explora el reciente debate mundial sobre prohibición

y despenalización de las drogas;

analiza el radical cambio de enfoque

al problema del narcotráfico que en

Guatemala introdujo el presidente

Pérez Molina, y concluye proponien- do escenarios de las políticas de dro- gas y sus implicaciones para la salud de la democracia y sus instituciones

en el país.

crIsIs de efIcacIa

En junio de 2011 la Comisión Glo- bal de Política de Drogas (CGPD), dio a conocer su primer informe, esclarecedor y contundente. Su con-

clusión no tuvo ambages: “La guerra global a las drogas ha fracasado, con consecuencias devastadoras para individuos y sociedades alrededor del mundo.” 2 El fracaso se mide a partir del objetivo incumplido de “redu- cir tanto la oferta ilegal como

la demanda de drogas”, conte-

nido en la Convención Única

de Estupefacientes de la ONU

(1961), que era también el propósito detrás de la estrate- gia de “guerra a las drogas” de Nixon (1971) y que fue asumi- do en 1998 por la totalidad de países signatarios de la ONU.

No sólo no se redujeron los

mercados de drogas ilegales

a nivel global –controlados

por el crimen organizado–, sino que han crecido, como se aprecia en el Cuadro 1. 3 Según

Fuente: CGPD, 2011
Fuente: CGPD, 2011

las cifras de la ONU el rango de con- sumidores se mantuvo inconmovible en la década 1998-2008, para la cual existen cifras indicativas: entre 155 y 250 millones de personas, o sea, en- tre el 3.5% y el 5.7% de la población mundial. Eso, no obstante la prohi- bición y los ingentes recursos desti- nados a la represión del mercado de las drogas.

El valor global del mercado de drogas ilícitas es de alrededor de 400 mil millones de dólares y del total del valor agregado el 76% se queda en los países consumidores y el 24% restante en los países productores y de paso. Los campesinos productores de hoja de coca reciben alrededor del 0.65% del valor agregado final del

por delitos vinculados a las drogas,

la mitad está en Estados Unidos: el

27% son blancos, el 44% afroameri- canos y el 21% hispanos.

Es la cadena de valor agregado de las drogas ilícitas y el reparto de exorbitantes ganancias lo que vuel- ve irrefrenable al narcotráfico. Diría Milton Friedman: la represión del mercado empuja mercados paralelos y precios artificiales, liberando por la vía del crimen lo prohibido por

la ley. Por ejemplo, el valor del kilo

de cocaína en Colombia es de unos 2,500 dólares. Ese mismo kilo entra

a Guatemala a unos 8,000 dólares.

Pasando a territorio mexicano sube a 12,500 dólares. Al cruzar la frontera de Estados Unidos se eleva a 26,500

Gráfica 1 Cadena de valor agregado de la cocaína, en dólares

Fuente: Elaboración propia en base a las fuentes citadas en pie de página 3.

Fuente: Elaboración propia en base a las fuentes citadas en pie de página 3.

En el ambiente local hubo, como es lógico, dos reacciones: una de apo- yo decidido a la iniciativa del recién estrenado gobernante, posición en la cual coincidieron, como muy pocas veces, polos ideológicos tradicio- nalmente en fricción (“libertarios”

y “progres”) y otra, menos audible

en los debates, de rechazo abierto. Pero hubo una tercera posición “sus-

1 Edgar Gutiérrez. Coordinador General del Instituto Problemas Nacionales de la Univer- sidad de San Carlos (IPNUSAC). Fue Minis- tro de Relaciones Exteriores y Secretario de Análisis Estratégico de la Presidencia de la República. Coordinó el proyecto Interdioce- sano “Recuperación de la Memoria Históri- ca” (REMHI). Coautor de Drug Trafficking, Corruption and States (Random House Mon- dadori, 2012).

2 Informe de la Comisión Global de Po- lítica de Drogas, junio de 2011. En la CGPD participan, entre otros, tres ex presidentes de Latinoamérica –Fernan- do Henrique Cardoso de Brasil, Ernesto Zedillo de México y César Gaviria de Colombia- además del ex Secretario de Estado de los Estados Unidos, George Shultz; el ex presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker; el ex secreta- rio de la ONU, Kofi Annan; el ahora ex Primer Ministro de Grecia, George Papandreou; la ex Presidente de Suiza, Ruth Dreiffuss; la ex ministra de Salud de Alemania, Marion Caspers-Merk, y el escritor Carlos Fuentes. Véase: www. globalcommissionondrugs.org 3 Para análisis detallados de los mer- cados de drogas ilícitas, ver: Reuter, P. y Trautmann, F. (2009) A Report on Global IllicitDrug Markets 1998-2007.

http://www.exundhopp.at/www1/dro- 4 Reuter, Op. cit.

producto. 4 El mayor mercado es Es- tados Unidos, donde se consume el 40% de la cocaína. Europa, incluida Rusia, concentra el 47% del merca- do de la heroína. En todo el mundo hay alrededor de un millón de presos

ONUDD (2008) 2008

World Drug Report Vienna: Naciones Unidas http://www.unodc.org/uno-

genbericht.pdf

dc/en/data-and-analysis/WDR-2008.

Monitoreo

de Drogas y Adicciones a las Drogas

html

Centro

Europeo

de

(2010) Annual Report of the State of the Drugs Problem in Europe http://www.

emcdda.europa.eu/publications/annual-

report/2010

National Drug Intelligence

Centre (2010) National Drug Threat As- sessment Washington: US Departmento de Justicia http://www.justice.gov/ndic/

pubs38/38661/index.htm

22

http://www.justice.gov/ndic/ pubs38/38661/index.htm 22 No. No. 38 40 Extraordinario Extraordinario/13 /Abril de

No.No. 3840 ExtraordinarioExtraordinario/13/Abrilde mayo2012 2012

dólares y en las calles de las grandes ciudades estadounidenses alcanza un rendimiento promedio de 150 mil dólares. La relación se aprecia en la Gráfica 1.

Quienes defienden el consenso prohibicionista de las drogas y la es- trategia de “guerra”, aducen que el mercado consumidor no siguió ex- pandiéndose gracias a los esfuerzos de contención. Algunos creen, em- pero, que después de medio siglo los mercados no crecen más porque lle- garon a un punto de maduración, esto es, un equilibrio poco inestable entre consumo, tolerancia y persecución. Pero los beneficios altos y concentra- dos, por la rentabilidad del mercado ilegal, tienen costos también altos y

diseminados. Los daños caen, dice The Economist , “de manera despro- porcionada sobre países pobres

diseminados. Los daños caen, dice The Economist, “de manera despro- porcionada sobre países pobres y la gente pobre de países ricos”. Es lo que se denomina en las guerras “da- ños colaterales” o “consecuencias no buscadas”.

El presupuesto de contención de las drogas ilícitas equivale al 10% del valor del mercado, pero los costos reales están concentrados en los paí- ses productores y de paso, que se han convertido en verdaderos teatros de guerra, como Colombia en la década de 1990 y varias regiones de México en los últimos seis años. El esfuerzo

de contención ha supuesto deterioro institucional, violencia, inseguridad

y corrupción. No es que esos paí-

ses descubrieran tales problemas a raíz del narcotráfico, pero la guerra ha prolongado viejos conflictos ar- mados hasta la extenuación, como

en Colombia, o bien ha encadenado males crónicos, como la corrupción,

con la inestabilidad del piso de la se- guridad y la constricción del techo de

la libertad, en un México que viene

apostando a la modernidad democrá-

tica.

La porosIdad guatemaLteca

Guatemala es el caso de la socie- dad convaleciente, que intenta con la democracia superar las taras del au- toritarismo y que ha procurado, sin éxito, mediante los Acuerdos de Paz, edificar una institucionalidad tam- bién moderna, más sensible a la ciu- dadanía étnica, los pálpitos de las lo- calidades y el Estado democrático de derecho, incluyendo el tratamiento de un atroz pasado de violencia po- lítica. Pero es la sociedad que sigue atrapada en la vorágine de violencia, esta vez criminal: 15-17 homicidios cada día, unos 6 mil muertos por cau- sas violentas al año, una de las tres tasas de criminalidad más alta de La- tinoamérica, e impunidad casi abso- luta en delitos contra la vida, 98%.

No hay fuentes confiables para me- dir la proporción de violencia que

genera el narcotráfico en un ambien-

te saturado de violencia. 5 El gobier-

5 Edgar Gutiérrez. Escalas criminales en un ambiente saturado de violencia. El caso de Guatemala. Woodrow Wilson Internatio- nal Center for Scholars. Seminario “Crimen

no de Álvaro Colom consideraba que 4 de cada 10 homicidios eran provocados por pugnas internas del narcotráfico, pero el dato tiene un débil sustento en las investigaciones oficiales. 6 Sobredimensionar el peso

de la violencia del narcotráfico es también una manera de las autorida- des de desentenderse del problema de la inseguridad: “no se preocupen por las cifras y los titulares amarillis-

Diagrama 1 Evolución probable del Estado guatemalteco, en el ciclo 1980-2020

probable del Estado guatemalteco, en el ciclo 1980-2020 Fuente: Elaboración propia . común y crimen organizado

Fuente: Elaboración propia.

común y crimen organizado en ciudades de América latina: intersecciones y diferencias”. Washington, DC, 19 mayo 2010.

6 La tasa de homicidios ronda el 45 por 100 mil habitantes, una de las más altas de Latino- américa, aunque en la ciudad de Guatemala se eleva hasta 90. Un número indeterminado de los crímenes están asociados a los enfren- tamientos entre grupos de narcotraficantes a través de la contratación de sicarios, pero el modus operandi apunta a que la mayoría de casos de violencia está asociada a las pandi- llas juveniles (maras) por extorsiones, robos y asaltos.

tas, los narcos se están matando entre ellos…”

Pero es cierto, el narcotráfico cons- tituye uno de los factores de feu- dalización del Estado, tanto en el territorio como en el aparato institu- cional, por su presencia –que a veces sustituye al propio Estado– y su no- table peso económico. El Diagrama

1, a partir de la terminología de los Acuerdos de Paz, sobre la amenaza de los “Cuerpos y aparatos clandes- tinos de seguridad” (CIACS), ilustra cómo interviene el narcotráfico en el ciclo de ruina o sacrificio estratégico del Estado guatemalteco.

Además el narcotráfico es fuen- te de violencia de crímenes de alto impacto, como el autobús calcinado con 17 turistas nicaragüenses y la matanza de Agua Zarca, Santa Ana Huista, Huehuetenango, ambos en noviembre de 2008; la muerte por decapitación de 27 campesinos en una finca de La libertad, Petén, en mayo de 2011; los ataques en restau- rantes de las exclusivas zonas 10 y 9 en octubre y diciembre de 2010, que cobraron varias víctimas, incluyendo civiles. Y las ejecuciones extrajudi- ciales, según la Oficina del Procu- rador de los Derechos Humanos y la Comisión Internacional contra la Impunidad (CICIG), que cobraron la vida de parlamentarios salvadoreños, policías y reclusos en una serie de operativos del Ministerio de Gober- nación, bajo la tutela de Carlos Viel- mann entre 2004 y 2007.

Con todo, más que violencia o pro- blema de seguridad nacional, como fue calificado en México, el narco-

Diagrama 2 La dimensión principal en cada país de la política prohibicionista del consumo de drogas

país de la política prohibicionista del consumo de drogas Fuente: Elaboración propia. No. 40 Extraordinario /13

Fuente: Elaboración propia.

del consumo de drogas Fuente: Elaboración propia. No. 40 Extraordinario /13 de mayo 2012 No. 38

No. 40 Extraordinario /13 de mayo 2012

No. 38 Extaordinario /Abril 2012

consumo de drogas Fuente: Elaboración propia. No. 40 Extraordinario /13 de mayo 2012 No. 38 Extaordinario

3 3

tráfico en Guatemala es fuente de co - rrupción de las elites. Las despropor- cionadamente
tráfico en Guatemala es fuente de co - rrupción de las elites. Las despropor- cionadamente

tráfico en Guatemala es fuente de co-

rrupción de las elites. Las despropor- cionadamente costosas elecciones de 2011, 7 en el plano local y nacional, tienen un ineludible factor de expli- cación en el financiamiento del nar- cotráfico. De hecho, la irrupción del narcotráfico modificó enteramente los parámetros convencionales de

la corrupción. Los débiles o de pla-

no inexistentes controles del finan-

ciamiento de campañas electorales

y la pérdida de tradición y lealtad

partidaria, abrieron las puertas a la

influencia criminal en el Estado de- mocrático. Las dimensiones del pro- blema son, en cada caso, distintas, según se aprecia en el Diagrama 2.

7 Sólo en la campaña presidencial a través de medios masivos, los partidos invirtieron Q 316 millones, esto equivale a un costo de Q 70.20 el voto, o Q 21.50 por habitante. En el estándar internacional Guatemala está entre los países con las elecciones más caras del continente, sólo comparado con Estados Unidos. Tene- mos el doble del costo en publicidad de cam- paña por habitante que en México; 2.5 más que en Perú; 5.5 veces más que en Venezuela; 32 veces que en Brasil y casi 200 veces más que en Chile. Ver: Eduardo Núñez “Análisis de resultados del procesos electoral en Gua- temala 2011”, NDI, noviembre de 2011.

noticel.com

Esa porosidad institucional fue más allá de los órganos de seguri- dad y justicia, y se extendió hacia el sistema de compras y contrataciones públicas y, a medida que se fortale- cían la autonomía y la base financie- ra de los gobiernos municipales, se dirigieron hacia el poder local y re- gional, donde caudillos y narcotrafi- cantes ejercen un control mucho más directo y casi total. Por eso, Guate- mala dejó de ser un caso convencio- nal de corrupción. Y es que el país es un punto clave para el trasiego de unas 400 toneladas de cocaína al año en la ruta Sudamérica – Estados Unidos. 8 Los informes oficiales de Washington que corresponden a los años más recientes señalan que cerca del 90% de la cocaína consumida en los Estados Unidos pasa por el terri- torio guatemalteco, 9 y las incautacio-

8 Cerca del 70% de ese total tiene Colombia como puerto de embarque, de acuerdo a los reportes de la Drug Enforcement Administra- tion (DEA). Según Inforpress Centroameri- cana, desde hace quince años han estado ha- bilitadas en el país no menos de 1,600 pistas clandestinas de aterrizaje donde operan míni- mamente 145 vuelos cada mes.

9 Departamento de Estado de los Estados Unidos. Bureau of International Narcotics and Law Enforcement Affairs. 2009 INCSR:

Country Reports. 27/02/09.

nes apenas representan alrededor del 1% o hasta 2%. 10

En el plano de la economía las ac- tividades se intensifican en cadena:

la infraestructura demanda materia- les de construcción y mano de obra calificada (albañiles, maestros de obra, ingenieros); mayores disposi- tivos de seguridad (hombres, armas, vehículos, cámaras) e información. Podría decirse que hay una economía nueva propia de los míticos puertos corsarios. En un país –como es Gua- temala– con las tasas de desigualdad social y de pobreza más altas de Lati- noamérica, esa injerencia del narco- tráfico altera dinámicas del mercado y de la vida social. Un campesino en la selva de Ixcán (frontera baja con México) obtiene una paga equiva- lente al doble del salario mínimo por guiar con lámpara nocturna la pista de aterrizaje de la avioneta que trans- porta droga, un trabajo que le consu- me dos horas apenas.

Eso es en la microeconomía, pero también están las altas finanzas. Una legislación laxa y una inteligencia financiera limitada convierten el sistema bancario y financiero en un paraíso para el blanqueo de dinero, con relativos bajos riesgos. Los nar- cotraficantes trataron en el pasado (desde la década de 1990) de montar sus propios bancos, pero fracasaron. Entendieron que ese no era su nego- cio y prefirieron inocular el sistema. Por otro lado, las pesquisas de las fiscalías antinarcóticos y anticorrup- ción han conducido hasta algunas iglesias neopentecostales, que en los últimos años tuvieron un crecimien- to exorbitante. Toda una economía se mueve en torno a varias de esas igle-

10 El promedio de incautaciones desde 1996 ha sido de 4,147 kilogramos al año, pero con grandes diferencias por año. Los años pico fueron 1997 y 1998 (administración Álvaro Arzú) cuando se decomisaron 9,587 kilogra- mos de cocaína en promedio, y 2003 (último año del gobierno de Alfonso Portillo) cuando se capturaron 9,183 kilogramos. Pero hubo años con muy pobres resultados: en 1999 (último año de Arzú) 1,518 kilogramos y en 2006 y 2007 (gobierno de Óscar Berger) apenas 281 y 711 kilogramos respectiva- mente (Servicio de Análisis e Investigación Antinarcótica, reportes de varios años). Esos resultados bajos e irregulares reflejan una debilidad extrema de las fuerzas de seguri- dad o, si se quiere ver desde el otro ángulo, la porosidad de las estructuras encargadas de contener el tráfico de drogas.

sias –las cuales manejan como dine- ro en efectivo las limosnas, diezmos y otras contribuciones–, incluyendo inmensos templos e infraestructura de centros de enseñanza y hasta de condominios, además de estaciones de radio y canales de televisión por cable.

Si las remesas representan unos 4,000 millones de dólares anuales, el narcotráfico no se queda atrás. En conjunto estamos hablando de una quinta parte de la producción nacio- nal, sin contar otras actividades ilíci- tas como el contrabando (floreciente en una economía informal que da ocupación a siete de cada diez perso- nas en edad de trabajar), 11 la trata de personas, el tráfico ilícito de armas, la “industria” del secuestro y otras actividades criminales.

La propuesta de despenaLIzacIón

Ese fue el cuadro que encontró el gobierno del presidente Otto Pérez Molina. A la hora de explicar sus pla- nes contra el narco en 2011, el enton- ces candidato siempre habló reforzar las unidades de elite del Ejército (kaibiles) y de hacer más eficiente las operaciones, pero al mismo tiempo reclamó una mayor cooperación de Washington. Explícitamente rechazó la legalización de las drogas. En su discurso de investidura su única alu- sión al problema del narcotráfico fue la demanda de una “mayor corres- ponsabilidad” internacional.

Entre tanto el nuevo gobierno quedaba entre dos flancos: demos- trar que nunca propició un corredor del narco y ganar más colaboración de Washington en una lucha com- partida, pero también ganar control de las instituciones. Una ecuación compleja. Cuando esas ecuaciones se presentan, a veces es mejor re- ventarlas. Parece que eso pensó el presidente Pérez Molina con su idea de la despenalización. Lanzó el ba- lón hasta delante y puso a trabajar a los políticos y a los diplomáticos de su gobierno, no a los policías ni a los militares, en primera instancia.

11 Cifras del Instituto Nacional de Estadísti- cas (INE), 2011.

PROFESORES E INVESTIGADORES EMÉRITOS FLACSO-GUATEMALA Dr. Gabriel Aguilera - Lic. Edgar Balsells Conde - Dr. Santiago Bastos - Dr. Víctor Gálvez Borrell - Dr. Alfredo Guerra Borges - Lic. Mario Aníbal González - Dr. Jorge Solares

44

- Lic. Mario Aníbal González - Dr. Jorge Solare s 44 No. No. 38 40 Extraordinario

No.No. 3840 ExtraordinarioExtraordinario/13/Abrilde mayo2012 2012

Antes de 24 horas la “idea” del presidente Pérez encontró el férreo rechazo de Washington,

Antes de 24 horas la “idea” del presidente Pérez encontró el férreo rechazo de Washington, pero, ines- peradamente, el aplauso de la mayo- ría de formadores de opinión loca- les, tanto libertarios como progres, quienes insospechadamente cayeron en un punto de encuentro. Más allá la propuesta entró en terreno nebulo- so. 12

Los diarios locales publicaron en- cuestas contradictorias. Al final la opinión parece estar dividida: 4.9 en contra, 4.1 a favor, aunque es en la población joven (18-34 años) donde anida el mayor rechazo. 13 La sos- pecha es que el conservadurismo y moralismo de la sociedad la hacen inclinarse en contra de la despenali- zación. Los políticos de la oposición parlamentaria no se pronunciaron y las representaciones diplomáticas acreditadas en el país, ordinariamen- te locuaces en los temas nacionales, esta vez guardaron un silencio pru- dente. Pero en el resto del mundo la noticia corrió como mecha encendi- da. Entre sorpresas, aplausos y con- troversia la idea fue bien recibida.

Por razones geopolíticas, el pre- sidente Pérez decidió consultar con

de Las Américas, en Car- tagena el 14-15 de abril, el gobernante volvió a la carga y el enfoque de sa- lud pública quedó ancla- do en la OEA, mientras unos días después, el 17 de abril, el presidente Ba- rack Obama presentaba su Plan Nacional sobre Drogas, dando un giro histórico a la política, al mover el énfasis de la re- presión a la prevención, lo cual tiene implicacio- nes prácticas, tanto en la asignación de recursos, como en el tratamiento de los adictos.

de recursos, como en el tratamiento de los adictos. pero es poco probable que las organi-

pero es poco probable que las organi- zaciones criminales se resignen. De acuerdo con un testimonio del jefe del Comando Sur, presentado en el Capitolio, en la región se blanquean cada año 18 mil millones de dólares. Eso es tres veces el presupuesto pú- blico de Guatemala. Como en todo mercado ilícito, ocurrirán adaptacio- nes al cambio. Se diversificarán las actividades criminales y es previsible que la trata de personas, entonces, aumente. El destino del blanqueo, que en nuestro medio es plusvalía de inmuebles, también sufrirá modifica- ciones. En una palabra, los Estados tienen que prever el cambio, sus ries- gos y nuevas amenazas, para que las sociedades salgan fortalecidas.

En conclusión, aunque nada está asegurado, es cierto que el presiden- te Pérez se jugó una riesgosa baza política y sobrevivió. Él resultó ser su mejor canciller, moviendo la brú- jula de los derechos humanos, que es el issue bajo el cual se le observaba desde las principales ciudades del globo.

despenaLIzar:

eL debate y La experIencIa InternacIonaL

A la hora de analizar alternativas de la política prohibicionista, aparecen tres conceptos: legalizar, despenali- zar y regular. Y los tres se resumen en uno: regular. La regulación impli- ca separar los mercados de drogas, buscando proteger a los consumido- res permitiéndoles consumir con ac-

ceso a información adecuada sobre los riesgos. La Transform Drug Poli- cy Foundation (TDPF) ha propuesto, durante años, diferentes esquemas de regulación según los riesgos. 15 Básicamente hace una clasificación entre drogas “suaves” y “duras”, así:

Mariguana, la más inocua de las drogas prohibidas, inferior en to- das sus consecuencias al alcohol, al cigarrillo y a muchos fármacos que se expenden legalmente con receta. Según la TDPF, acusa una propen- sión relativamente menor a generar dependencia o adicción. Recomien- da que la regulación de la marigua- na siga las experiencias del mercado

legal de tabaco y alcohol; distinguir entre mariguana ingerida y fumada

y dar información sobre la dosis re-

comendada. El producto debe alertar sobre los daños a la salud y los pre- cios deben estar gravados con fuertes impuestos y su publicidad restringi- da o prohibida. Debe crearse un sis- tema de licencias de venta, como en

el alcohol.

Cocaína, el consumo recurrente genera daño físico y psicológico en personas adictas. Un problema del mercado ilegal es que siendo un pro- ducto caro, pocas veces se consigue en su forma pura y aparece mezclado con otros ingredientes tóxicos. Al re- gular su venta la autoridad debe exi- gir 100% de pureza, como si se tra- tara de un medicamento. Los puntos de venta deberían estar restringidos a farmacias, solo accesible a mayores de edad, y su publicidad prohibida. La producción debe estar en manos

15 Ver: After the War on Drugs: Blueprint for Regulation, TDPF, 2009. http://www.tdpf. org.uk

Así, tras 60 días de haberla lanzando, la idea del presidente Pé- rez Molina “ha muerto,

y hay que enterrarla con

honores”. 14 Washington está asumiendo su parte de responsa-

bilidad, que es neurálgica, dado que

se trata de la demanda en el mercado,

pero no lo es todo. Se abre un esce- nario y las políticas de este lado del Río Grande tienen que adaptarse. Una de las limitaciones de la idea del

tienen que adaptarse. Una de las limitaciones de la idea del sus homólogos de la región

sus homólogos de la región y por una razón, todavía no claramente expli- cada, seleccionó a la vicepresidenta Roxana Baldetti como embajadora y operadora política. La acogida no fue muy calurosa y se reflejó en la des- poblada reunión de mandatarios del SICA en Antigua el 24 de marzo, que Pérez Molina calificó como “boicot” de Washington. Pero en la cumbre

12 Revista Análisis del IPNUSAC. Despena- lizar la droga: la “idea” que dio la vuelta al mundo. Análisis de coyuntura. USAC, edi- ción 2, 16-31 marzo 2012.

13 Prensa Libre , 24 abril de 2012, P. 4.

presidente Pérez Molina fue que no alcanzó a formularse como propues- ta o menú de iniciativas de una ma- nera cabal y articulada para su deli- beración oficial y en la sociedad. Ese déficit ya no es tolerable y nuestros países no pueden seguir por inercia. Deberán formular y articular políti- cas y estrategias.

El globo de la droga se puede ir desinflando en los próximos años,

14 Edgar Gutiérrez. Obama cambió el esce- nario, en elPeriódico de Guatemala, 19 de abril de 2012.

No. 40 Extraordinario /13 de mayo 2012

No. 38 Extaordinario /Abril 2012

de Guatemala, 19 de abril de 2012. No. 40 Extraordinario /13 de mayo 2012 No. 38

5 5

del Estado o de un solo intermediario designado por las autoridades sanita- rias. Para dar
del Estado o de un solo intermediario designado por las autoridades sanita- rias. Para dar

del Estado o de un solo intermediario designado por las autoridades sanita- rias. Para dar eventual ayuda médi- ca, es necesaria la identificación del usuario. O sea, se requiere un sistema de licencias negativas: quien incurra en uso problemático, consumo en lu- gar público o daños a terceros, puede perder el derecho a compra legal. La regulación de la cocaína abarca la de sus derivados, algunos de ellos más fuertes y peligrosos, como el crack.

Metanfetaminas , es un mercado pequeño pero más difícil de regular, sin embargo la excesiva regulación hace que dominen el mercado ile- gal las variantes más potentes y de contenido incierto. En este caso es

al revés, hay que liberar la venta sin receta para alejar del mercado ilegal

a quienes consuman anfetaminas de

variantes más débiles y de efecto re- tardado, así pueden obtener informa-

ción sobre los usos de mayor riesgo. El éxtasis debe ser tratado de manera distinta, debido a sus efectos físicos

y psicológicos, aunque su prohibi-

ción no aclara sobre sus efectos a lar-

go plazo. Su producción legal podría al menos garantizar que el producto consumido sea reconocido.

Opiáceos. Heroína, morfina. El objetivo principal de su regulación debe ser la reducción del daño y su disponibilidad para efectos terapéu- ticos. El consumo sería bajo receta médica. El control sanitario ha pro- bado ser efectivo para sustituir opiá- ceos fuertes, como la heroína, por sintéticos que aminaran la depen- dencia y el comportamiento criminal asociado a la adicción. La regula- ción de la heroína permitiría además controlar mejor la epidemia de VIH, como lo han pedido los científicos en la Declaración de Viena (2010). Las variantes menos riesgosas y dañinas del consumo de opio, como el opio fumado, pueden pensarse dentro de esquemas de regulación menos res- trictivos.

Como sea, no es responsable sugerir un cambio de políti- ca pública sin tener una idea clara de sus implicaciones. La prohibición del úl- timo siglo en todos los países ha deja- do poco chance a la experiencia. Se sabe que con la regula- ción del tabaco en los últimos años se redujo el número de fumadores en 5%. Holanda es uno de los casos más famo- sos de legalización de facto del consumo, posesión y venta de mariguana desde 1976, pero no hay una conclusión. En un con- texto global de prohibición se generó en ese país una corriente de “narco- turismo” que degradaron las reglas de convivencia de los coffee shops. Pero por otro lado, es un hecho que el uso de la mariguana en Holanda es más baja que en Francia, Ingla- terra, Estados Unidos y Canadá. En este caso, al separar drogas suaves y duras, permite que el consumidor no entre en contacto con el mercado ilegal, donde se vende cocaína y he- roína.

En Portugal, en 2001, se promul- gó una ley que descriminaliza el consumo y posesión para consumo personal de todas las drogas. Des-

criminalizar significa que aunque se mantiene una sanción, éste no va al campo penal. Al cabo de diez años, los resultados de la ley son que entre jóvenes de 13 a 15 años el consumo se redujo en un 50%, y entre jóve- nes de 16 a 18 años, en un 25%, pero entre las personas mayores aumentó levemente. Despenalizar: Pros y contras en el debate

escenarIos

Romper el consenso punitivo sobre las drogas no parece una opción en el corto plazo. Sin embargo el hemisfe- rio giró rápidamente en los últimos meses hacia un debate más amplio, que incluye otras opciones de polí- tica. En ese debate el Gobierno de Guatemala tuvo un protagonismo notable.

El énfasis de la nueva política del presidente Obama sobre el tra- tamiento de las drogas como un problema de salud pública, tendrá efectos en el mediano plazo sobre el mercado ilegal de drogas. Es pre- visible un descenso paulatino de la demanda y, en consecuencia, una disminución del mercado. Esa hipó- tesis abre escenarios para Guatemala que deberán plantearse abiertamente en el debate: ¿Cuáles son los riesgos de que aumenten crímenes distintos al narcotráfico? ¿Veremos crecer mafias dedicadas a extorsionar a los

ciudadanos porque ya no obtienen ganancias de los consumidores de drogas ilícitas?

El Estado de derecho quedará bajo mayor presión por parte de la ciuda- danía, pues el equilibrio prohibición –corrupción– tolerancia se rompe- rá en el sentido de que la actividad criminal importará más a los distin- tos sectores. Hasta ahora ha preva- lecido, implícitamente, la visión de que el narcotráfico es problema de los consumidores, a nosotros no nos afecta. Lo cual como se ve, no es enteramente cierto, por la violencia, la corrupción y el creciente merca- do de consumo local. La estrategia de contención de Estados Unidos en Guatemala ha tenido como efec- to una mayor oferta de la droga de paso, considerando que aumentan los decomisos. Ese sobrante se coloca en el mercado y a veces se emplea como moneda de pago.

Hay también consecuencias econó- micas. Como se vio, la liquidez que inyecta el narcotráfico al mercado ge- neral no es despreciable. Genera un encadenamiento de actividades, qui- zá de poco valor agregado y muchas veces suntuosas, pero que impactan. Tras la legalización del alcohol, en Estados Unidos algunas mafias se desarticularon o se dedicaron a ne- gocios legales. Así, se construyó Las Vegas como una ciudad orientada a captar las inversiones de esas mafias.

Ventajas Desventajas y limitaciones * Se reducen los márgenes de ganancia del crimen organizado, mitigando
Ventajas
Desventajas y limitaciones
*
Se reducen los márgenes de ganancia del
crimen organizado, mitigando su capaci-
dad de corrupción, reclutamiento y vio-
lencia
*
No termina el crimen organizado; puede
que durante algún tiempo aumenten las
actividades criminales de grupos despo-
jados de sus rentas
*
Reduce conflictos e inestabilidad política
en países de paso, Guatemala, incluyendo
la amplia corrupción en las elites políti-
cas, económicas, jurídicas y de seguridad
*
Es la elección pública de un mal menor,
no resuelve muchos problemas
*
*
Reduce los costos sociales de una de las
causas de criminalidad común (robos de
celulares o de residencias) y de la prosti-
tución callejeros
Regulación implica riesgos y costos. No
es una elección inocua y no puede obviar-
se que se presenten problemas de consu-
mo, adicciones y otras “consecuencias no
buscadas”
*
*
Libera recursos públicos y abre espacio a
la regeneración de barrios pobres toma-
dos por narco menudeo
No hay garantía de que un mercado re-
gulado no dé lugar a un mercado negro,
como se observa en las metanfetaminas
excesivamente reguladas
*
Permite concentrar esfuerzos de seguri-
dad en contener homicidios, secuestros,
extorsiones, que son los delitos que más
directamente afectan a la población
*
Incluso puede haber, durante los primeros
años, un efecto negativo en el empleo y
las inversiones
*
*
El consumo de drogas no depende solo de
su disponibilidad y la prohibición ha dado
paso a las drogas más dañinas del merca-
do ilegal, como el crack y el crystal meth
Preocupación del efecto que la oferta le-
gal de drogas puede tener sobre los jó-
venes y es que entre más joven empieza
una persona a consumir drogas legales o
ilegales, mayores son las posibilidades de
que desarrolle hábito o adicción

66

las posibilidades de que desarrolle hábito o adicción 66 No. No. 38 40 Extraordinario Extraordinario/13 /Abril

No.No. 3840 ExtraordinarioExtraordinario/13/Abrilde mayo2012 2012

  CON CONGRESO CONMEMORATIVO 25 ANIVERSARIO DE FLACSO-GUATEMALA “DEMOCRACIA Y GLOBALIZACIÓN EN GUATEMALA
 

CON

CONGRESO CONMEMORATIVO 25 ANIVERSARIO DE FLACSO-GUATEMALA “DEMOCRACIA Y GLOBALIZACIÓN EN GUATEMALA CENTROAMÉRICA Y EL

CONGRESO CONMEMORATIVO 25 ANIVERSARIO DE FLACSO-GUATEMALA “DEMOCRACIA Y GLOBALIZACIÓN EN GUATEMALA CENTROAMÉRICA Y EL CARIBE”

CONVOCATORIA

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, FLACSO, Sede Académica Guatemala, en ocasión de conmemorar su 25 aniversario, invita a la comunidad académica de las ciencias sociales, nacional e internacional, especialmente a la comunidad académica del sistema FLACSO, docentes, inves- tigadores y egresados, a presentar trabajos académicos (ponencias, ensayos, artículos, proyectos y avances de investigaciones) en el Congreso conmemo- rativo 25 aniversario de FLACSO-Guatemala: Democracia y globalización en Guatemala, Centroamérica y el Caribe, el cual se realizará en la ciudad de Guatemala, los días 28, 29 y 30 de noviembre próximos.

Misión

Conmemorar el 25 aniversario de la FLACSO Guatemala a través de un espacio de divulgación, difusión, reflexión e intercambio de experiencias y resultados de trabajos de investigación social, que tomando en cuenta la perspectiva de género y etnicidad como aspectos relevantes, tengan un impacto cultural, científico, académico, económico, político social en la región centroamericana y del caribe.

Objetivos:

a)

Propiciar la exposición, análisis y discusión de trabajos académicos que permitan reflexionar sobre los cambios socioeconómicos y político culturales

sucedidos en este cuarto de siglo en América Latina y particularmente en Centroamérica, el Caribe y Guatemala.

b)

Identificar los retos estratégicos para el desarrollo socioeconómico y político cultural de las sociedades centroamericanas y el caribe, pero con énfasis

en Guatemala y los aportes que en esa dirección deberían hacer las ciencias sociales.

c)

Estimular la reflexión analítica sobre la problemática estructural y coyuntural de la sociedad guatemalteca y de la región centroamericana y del caribe

por parte de docentes y egresados de las unidades académicas de FLACSO en México, Centro América y el Caribe, así como de analistas e investiga- dores sociales que mantienen vínculos e interés en el quehacer académico de FLACSO.

d)

Propiciar un espacio de intercambio y socialización del desarrollo académico que han alcanzado los egresados de los diferentes programas docentes

de FLACSO- Guatemala.

Ejes temáticos:

Las ponencias deben estar enmarcadas en los siguientes ejes temáticos:

1) La evolución de la Democracia en Guatemala, Centroamérica y el Caribe en los últimos 25 años

El proceso de reconfiguración del Estado (el rol de las élites políticas y económicas, los movimientos sociales, el papel de los militares, la comunidad internacional,

• Crisis y reforma del sistema político,

• Derechos humanos y ciudadanía,

• Los medios y empresas de comunicación,

• La democracia en Guatemala en el contexto regional de Centroamérica y América Latina,

• La situación y el rol de los sistemas educativos en la construcción de la democracia.

2) Crisis capitalista global y alternativas de desarrollo económico para Guatemala, Centroamérica y el Caribe

• La magnitud de la crisis de la globalización económica y sus implicaciones para los países pequeños y en vías de desarrollo,

• Los ejes de acumulación del modelo de desarrollo económico de Guatemala, Centroamérica y el Caribe durante los 25 años de FLACSO y sus efectos

socio económico y político culturales en nuestra sociedad.

Las repercusiones socio ambientales y territoriales de la articulación de las economías guatemalteca, centroamericana y del caribe a la economía mun- dial.

3) Movimientos culturales, desarrollo y sociedad en Centroamérica, México y el Caribe en los último 25 años

• Transformaciones sociales desde la perspectiva cultural en América Latina, Centroamérica y el Caribe.

• La construcción de identidades sociales y los movimientos socio culturales en América Latina, Centroamérica y el Caribe en los últimos 25 años.

• Rupturas, transformaciones y continuidades socio culturales en América Latina, Centroamérica y el Caribe.

Calendarización

• Entrega de resúmenes: 15 de junio

• Anuncio de aceptación: 30 de junio

• Fecha final de recepción de ponencias: 14 de septiembre

No. 38 Extaordinario /Abril 2012

No. 40 Extraordinario /13 de mayo 2012

de recepción de ponencias: 14 de septiembre No. 38 Extaordinario /Abril 2012 No. 40 Extraordinario /13

7 7

• Fechas de inscripción con descuento del 25% del costo: 15 septiembre al 15 de

• Fechas de inscripción con descuento del 25% del costo: 15 septiembre al 15 de octubre

• Congreso: 28, 29 y 30 noviembre

Inscripción al Congreso

a)

Participantes sin ponencia

• Docentes y/o investigadores latinoamericanos no miembros del sistema FLACSO: US$ 50.00

• Docentes y/o investigadores miembros del Sistema FLACSO: Sin costo

• Egresados de los programas de formación de postgrado del Programa Centroamericano de Postgrado: US$ 25.00

Egresados de los programas de formación de los cursos, de especialización, actualización, diplomados superiores acreditados por FLACSO-Guatema- la: US$ 10.00

b) Participantes con ponencia: Quienes participen en el Congreso con ponencia, o como moderadores de mesa están exentos de pago.

c) Quienes cancelan su inscripción dentro del período establecido (15 de septiembre al 15 de octubre) serán favorecidos con un descuento del 25% del

costo.

 

d) Depositar el valor de la inscripción a la cuenta: Flacso matrícula, No. 204-006408-9 del Banco Industrial, convenio No. 1319.

e) Pueden también solicitar boleta de pago en el Banco y llenar los siguientes datos: Convenio No.1319, el número de NIT, cédula o DPI de los partici-

pantes nacionales, o pasaporte de los participantes extranjeros, a nombre de FLACSO/Congreso 25 Aniversario, nombre del participante y el valor que deposita.

Presentación de las ponencias

• Presentar un resumen de las ponencias con un máximo de una página.

• Las ponencias deberán ser remitidas a: congreso25aniversario@flacso.edu.gt con atención a Ingrid Gill.

Guatemala, 17 de abril de 2012

 
 

La Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales FLACSO-Guatemala

invita a la presentación del libro

Historia económica de Guatemala:

con énfasis en la crisis de los años 30

Autor: Mario Aníbal González

Comentaristas:

Lic. Carlos Guzmán, Dr. Oscar López Dr. Daniel Matul Morales

17 de mayo de 2012 16:30 horas Teatro Municipal de Quetzaltenango

30 30 mil ejemplares mil ejemplares P ublicación mensual de flacso -Guatemala P ublicación mensual

30

30

mil ejemplares

mil ejemplares

Publicación mensual de flacso-Guatemala

Publicación mensual de flacso-Guatemala

Director: Dr. Virgilio Álvarez Aragón/Coordinación y diagramación: Lic. Hugo de León P./Fotografía: varios

Director: Dr. Virgilio Álvarez Aragón/Coordinación y diagramación: Lic. Hugo de León P./Fotografía: varios

Tel. PBX (502) 24147444 Fax: (502) 24147440 Correo electrónico: flacsoguate@flacso.edu.gt Página web: http://www.flacso.edu.gt

Tel. PBX (502) 24147444 Fax: (502) 24147440 Correo electrónico: flacsoguate@flacso.edu.gt Página web: http://www.flacso.edu.gt

Las ideas expresadas en esta publicación no son necesariamente compartidas por FLACSO-Guatemala

Las ideas expresadas en esta publicación no son necesariamente compartidas por FLACSO-Guatemala

8 8

no son necesariamente compartidas por FLACSO-Guatemala 8 8 No. 38 Extraordinario /Abril 2012 No. 40 Extraordinario/13

No. 38 Extraordinario /Abril 2012

No. 40 Extraordinario/13 de mayo 2012