Está en la página 1de 20

Climatología de la cuenca del Plata

PRIMERA PARTE del libro ELCAMBIO CLIMATICO EN LA CUENCA DEL PLATA

CAPÍTULO 2: CLIMATOLOGIA DE LA CUENCA DEL PLATA

Ruben Mario Caffera y E. Hugo Berbery

2.1. Introducción

2.2. Régimen general de precipitación

2.2.1. Estimaciones satelitales

2.2.2. Promedios anuales y estacionales

2.2.3. Ciclo medio anual

2.3. Regiones

2.3.1.

Región del régimen monzónico (cuencas del Alto Paraguay y Alto Paraná Superior).

a. Cuenca superior de Río Paraguay: la región de El Pantanal.

b. Las cuencas superior y septentrional del Alto Paraná.

2.3.2

Región del Gran Chaco

2.3.3.

Región centrada en el Este de Paraguay

2.3.4.

Región del Planalto Meridional y las serranías riograndenses

2.3.5.

Gran Región del Litoral Argentino y adyacencias.

2.3.6.

Uruguay oriental, y Sur de Río Grande del Sur

2.3.7.

Bordes Oeste y Sur

2.4 Referencias

RESUMEN

La estacionalidad de los elementos climáticos determinantes del ciclo hidrológico de toda el área está pautada por la dinámica del Anticiclón del Atlántico Sur, el cual alcanza mayor intensidad en invierno que en verano. Este sistema es además el responsable del flujo de humedad desde el Océano por sobre las sierras costeras en Brasil, y de la circulación meridional sobre la faja central del continente. Por esta última región, en niveles bajos, también fluye humedad desde la región amazónica durante todo el año. Las otras configuraciones atmosféricas regionales de importancia: la Alta de Bolivia, la Depresión del Chaco, la Baja del Noroeste Argentino, la Zona de Convergencia del Atlántico Sur, la Corriente en Chorro en Capas Bajas, los Mesosistemas, y la Circulación de los Oestes, son sucintamente descriptas, junto con sus consecuencias sobre el tiempo y el clima. Se presenta también el régimen general de precipitación, estimado mediante una combinación de varios conjuntos de datos satelitales, con validaciones cruzadas y ejemplos puntuales. Es así que para la gran escala aparecen dos regímenes bien definidos: el de lluvias de verano, asociado al sistema monzónico – hasta los 20ºS – y una faja central y austral con máximos en diferentes épocas del año. Para toda la Cuenca, el promedio anual general es de 5,5 mm/día durante la estación cálida e inferior 2 mm/día en junio. De Norte a Sur y de Este a Oeste, se distinguen 7 grandes regiones climáticas: la Región Monzónica con el Alto Paraná Superior y el Pantanal, el Gran Chaco, la región Central del Este de Paraguay, el Planalto Meridional y las Serranías Riograndenses, el Litoral Argentino, la faja oriental de Uruguay y el Sur de Río Grande del Sur, y el Borde Occidental y Austral de la Cuenca del Plata. Para cada una de ellas se establece cual es la influencia de las principales configuraciones de circulación anteriormente descriptas, en la marcha anual característica de la precipitación, junto con las características más resaltantes del régimen térmico.

1

Climatología de la cuenca del Plata

2.1.

Introducción

La circulación atmosférica sobre la Cuenca del Plata y adyacencias, tiene una notable estacionalidad, lo cual deja una huella muy importante en la marcha anual de los elementos climáticos determinantes del ciclo hidrológico. El principal centro de acción en el proceso atmosférico sobre la Cuenca, es el sistema de Alta Presión Semipermanente del Atlántico Sur, con su circulación subsidente y anticiclónica. Una de las principales características de este sistema, es que alcanza mayor intensidad en invierno que en verano (Prohaska 1976), contrariamente a lo que ocurre con la mayoría de los otros sistemas anticiclónicos subtropicales marítimos en el planeta. Una rama de la circulación asociada es responsable de la advección de humedad sobre las sierras costeras en Brasil (Marengo et al. 2004), donde están las nacientes de los afluentes más caudalosos del sistema, a excepción del río Paraguay. También es de primer orden, el corrimiento hacia el norte y su penetración sobre el continente de este sistema durante el invierno, determinando así la estación seca de todas las regiones tropicales y subtropicales de la Cuenca.

En la tropósfera baja, la característica más importante de la circulación es que la componente meridional predominante es del norte todo el año, especialmente en invierno (Figura 2.1). En la atmósfera media, la Circulación de los Oestes domina sobre la mayor parte de la cuenca, pues por un lado en invierno el Anticiclón está más al norte, y por el otro, en verano, se ha desplazado al Sur de 35º S, pero sobre el océano.

Dentro de la mencionada estacionalidad, también son de referencia el desarrollo estival de la sistema de Baja Presión del Chaco, la intermitente depresión termo-orográfica del Noroeste Argentino, presente durante todo el año pero más intensa durante el verano, así como la Zona de Convergencia del Atlántico Sur (Kodama 1992), y la Alta de Bolivia. Esta última es un patrón de circulación que aparece en la tropósfera alta en la estación cálida. Se establece cada año en Setiembre, junto con el deslazamiento del núcleo de convección tropical continental, desde el Norte de la Amazonia hacia el Sur. Su flujo divergente en altos niveles está asociado a abundante precipitación en el propio Altiplano y en la región noroccidental de la Cuenca del Plata, en los contrafuertes de la cuenca del río Paraguay (Lenters and Cook 1995). Le complementa, sobre el Atlántico tropical, la llamada vaguada del Nordeste, conformando así un patrón de onda zonal de características monzónicas (Chen et al 1999; Nogués-Paegle at al. 2002). La Alta de Bolivia es un anticiclón de núcleo caliente, generado, entre otros, a partir de forzantes regionales: el calentamiento radiativo en el Altiplano, y la propia liberación de calor latente en la convección intensa del Amazonas. Esta configuración, propia del período estival, en el núcleo del verano (Enero) suele centrarse apenas al Oeste del lago Titicaca (Figueroa et al.

1995).

La Zona de Convergencia del Atántico Sur (en adelante ZCAS), también es una configuración estival (octubre-marzo). Se trata de un gran complejo convectivo que se extiende hacia el Sudeste desde el núcleo principal de convección estival del continente en medio de la Amazonia, atravesando diagonalmente el continente, en su ubicación media y característica hasta alrededor de los 20º S, continuándose sobre el océano hasta latitudes cercanas a los 35º S (Gusmão de Carvalho y Gandu 1996). Este sistema tiene pulsos en intensidad y corrimientos de posición, los cuales están asociados entre sí (Barros et al. 2000; Barros et al. 2002). La ZCAS muestra períodos (Nogués-Paegle and Mo 1997; Barros et al. 2002; Nogués-Paegle at al. 2002) similares en orden de magnitud a los de la escala sinóptica en latitudes medias, pero también tiene variaciones importantes dentro de la estación, haciendo fluctuar de norte a sur la intensidad de las precipitaciones en la faja

2

Climatología de la cuenca del Plata

que ocupa sobre el continente, la mayor parte de la cual pertenece a la Cuenca del Plata (Díaz et al, 1998; Barros et al. 2002). Así, Casarin y Kousky, ya en 1986, determinaron que los eventos de sequía en la región Sur de Brasil se encuentran asociados a un debilitamiento de la ZCAS en escala intraestacional. Es así que se pueden distinguir dos patrones dominantes de posición de la ZCAS, con comportamientos disímiles (Barros et al 2002), lo cual está relacionado con anomalías en la precipitación al Sur de su ubicación. Estos patrones pueden considerarse como posiciones extremas de la misma (Nogués- Paegle and Mo 1998). En el primer patrón, la ZCAS tiene una posición que corta la línea de la costa más al norte que los 20º S. Le corresponde actividad convectiva muy intensa y precipitaciones muy abundantes sobre la propia ZCAS (Barros et al 2002) y probablemente, por un fenómeno compensatorio de subsidencia ello está asociado con anomalías negativas en la precipitación en el extremo Sur de Brasil, Sur de Paraguay, Uruguay y noreste de Argentina (Robertson y Mechoso 2002). En el segundo patrón de circulación, la ZCAS toma una posición más austral, estando su intersección con la costa sobre el estado de Sao Paulo. Le corresponde una convección más débil sobre la formación, con precipitaciones menores a lo normal. Las anomalías positivas de precipitación se dan entonces en la misma zona donde en el otro patrón se manifestaban las negativas.

Más al interior del continente, sobre la pendiente que va del Chaco a la Cordillera de los Andes, se extiende un sistema de baja presión estival: la Baja del Chaco. Dado su carácter térmico, su desarrollo rara vez involucra niveles más altos que los 700 hPa, por lo que no provoca directamente precipitaciones. Hacia el SW de su centro, se desarrolla otro sistema, intermitente, de carácter termo-orográfico, que aparece como una especie de apéndice de la Baja del Chaco: la Baja del Noroeste Argentino (Lichtenstein 1980; Saulo at al. 2004). Su frecuencia, así como su intensidad, son mayores en verano. Su presencia está asociada con el corrimiento de la ZCAS hacia el Oeste de su posición habitual (Nogués-Paegle et al. 2002). Es así que sus fluctuaciones en intensidad y en latitud provocan, al oriente de la misma, intermitencias en la eficacia del flujo de humedad hacia la regiones central y austral de la Cuenca del Plata.

Otra característica propia de la región central de la cuenca, es el desarrollo de los llamados Sistemas Convectivos de Mesoescala (MCS, Velasco and Fritsch 1987). Estos sistemas son predominantemente nocturnos, organizados de manera aproximadamente circular, y tienen un tiempo de vida mínimo de 6 horas, lo que resulta notoriamente mayor que una celda de convección aislada. Los MCSs se encuentran frecuentemente a sotavento de los sistemas montañosos (Figueiredo y Scolar 1996; Nieto Ferreira et al. 2003). Durante su ciclo de vida, pueden tener desplazamientos de varios cientos de kilómetros, por lo general con componente hacia el Este (Guedes et al 1994). Estos Mesosistemas son alimentados por intensos flujos de humedad en capas bajas. De setiembre a mayo, son responsables de la mayor parte de la precipitación en toda la Cuenca.

En la región austral, la circulación de los oestes con sus ondas baroclínicas deja su traza en el clima (Vera et al. 2002), con precipitaciones de carácter frontal y prefrontal, y alternancias de masas de aire de diverso origen. En invierno, esta circulación de latitudes medias suele penetrar esporádica y profundamente hacia los trópicos, acompañada de invasiones de aire polar, con los consecuentes e importantes descensos de la temperatura del aire aún en la parte más septentrional de la Cuenca (llamados friagens en Brasil).

3

Climatología de la cuenca del Plata

El régimen térmico general en la Cuenca es asimétrico, con temperaturas mayores en primavera que en otoño, con excepción de la región nororiental de la cuenca alta del Paraná. Algunas comarcas de esa región, y también las alturas del Planalto Meridional

(estados de Santa Catarina, Paraná y Sao Paulo), son notoriamente más frías que el resto

del territorio tropical y subtropical de la Cuenca del Plata.

asimetría de las estaciones intermedias está sufriendo un cambio: hay una tendencia a mayores precipitaciones en primavera, y menores en otoño, con el consecuente cambio en la asimetría térmica.

En las últimas dos décadas, la

en la asimetría térmica. En las últimas dos décadas, la a) b) c) d) Figura II-1

a)

la asimetría térmica. En las últimas dos décadas, la a) b) c) d) Figura II-1 Vientos

b)

asimetría térmica. En las últimas dos décadas, la a) b) c) d) Figura II-1 Vientos predominantes
asimetría térmica. En las últimas dos décadas, la a) b) c) d) Figura II-1 Vientos predominantes

c)

d)

Figura II-1 Vientos predominantes en la tropósfera baja (a,b) y media (c,d), para los meses centrales de las estaciones cálida y fría. Reanálisis NCAR/NCEP (http://www.cdc.noaa.gov)

Es así como diversas condiciones, tanto locales (geografía, marcha anual local de la radiación solar), como remotas, definen la distribución de los elementos climáticos en las varias regiones que componen la Cuenca del Plata (Prohaska 1976). Su extensión territorial abarca de esta manera diferentes distritos climáticos, discriminados en lo que sigue por el régimen de lluvias en primer lugar, y en segundo lugar por algunas características del régimen térmico. También aparecen transiciones entre esas regiones climáticas, y subregiones, lo que será mencionado de manera muy sucinta. A continuación se hace una descripción general de la distribución espacio-temporal de las precipitaciones a escala de toda la Cuenca. Luego se procede a describir la climatología de las grandes

4

Climatología de la cuenca del Plata

unidades. La dinámica atmosférica causal será mencionada paulatinamente en esta última descripción, aunque se cita desde ya la prevalencia general de los vientos con componente Este, principalmente del Noreste, con velocidades medias por lo general inferiores a 8 ms - 1 en superficie. También es capital el ya citado flujo de humedad en capas bajas desde la Amazonia, bordeando los Andes, el cual muchas veces toma características de una corriente en chorro en capas bajas (en adelante LLJ por Low Level Jet; ver Virji 1981; Berbery y Collini 2000). El LLJ está presente todo el año (Berbery y Barros 2002). Junto con la ZCAS constituyen elementos determinantes del clima de precipitación de la Cuenca, en combinación con el citado Anticiclón del Atlántico.

2.2.

Régimen general de precipitación

2.2.1.

Estimaciones satelitales

Para esta escala, se ha empleado un conjunto de datos estimados por satélite para el período 1979-2000, a fin de discernir la distribución espacial de la precipitación (Fig. 5- 2a). El conjunto de datos incluye el llamado CMAP (Climate Prediction Center –CPC- Merged Analisis of Precipitation) de la National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA), cuya validez fue discutida en Xie y Arkin (1997). La precipitación fue estimada para una malla de 2.5º × 2.5º de latitud/longitud, como resultado de combinar un conjunto de productos satelitales con observaciones puntuales, incluyendo en él al GPI (Indice de Precipitación por Infrarrojo del sistema satelital GOES), el OPI (Indice de Precipitación basado en Radiación de Onda Larga), y mediciones por microondas. La versión de CMAP empleada no incluye los reanálisis de los pronósticos de precipitación de NCEP-NCAR.

2.2.2. Promedios anuales y estacionales

En gran escala, se aprecian 2 regímenes de precipitación bien definidos (e.g., Berbery y Barros 2002): el primero hacia el extremo norte y el segundo sobre la parte central (Fig.2a). La transición entre ambos regímenes se ilustra claramente en la Fig. 2.2b, la cual representa el ciclo anual de precipitación promediado en bandas de longitud entre 60 y 50 W, en función de la latitud. El régimen de lluvias de verano, asociado al sistema monzónico sudamericano, es observable hasta los 20º S (Fig. 2.3b), mientras que más al Sur, la porción central de la cuenca puede alcanzar su máximo en diferentes épocas del año, lo que sugiere que hay más de un mecanismo actuante, no sólo el forzante monzónico. Esto hace que la precipitación, en las fajas central y austral de la Cuenca, tenga tendencia a estar más uniformemente distribuida durante todo el año (Fig. 2.3ad). Así, durante la estación cálida (Octubre-Abril), en la faja central son frecuentes los Sistemas Convectivos de Mesoescala (CCM), los cuales dan cuenta de una parte mayor de la precipitación (Velasco y Fritsch 1987; Laing y Fritch 2000). En la estación fría (Mayo-Septiembre), la contribución más importante es impuesta por la actividad de escala sinóptica de latitudes medias (Vera et al. 2002). En el extremo Sur de la Cuenca, esta preeminencia de los ondas de los Oestes ocupa todas las estaciones del año salvo el verano.

5

Climatología de la cuenca del Plata

Figura II-2. a) Precipitación acumulada anual en la Cuenca del Plata. b) Distribución por franjas
Figura II-2. a) Precipitación acumulada anual en la Cuenca del Plata. b) Distribución por franjas de
latitud vs. mes del año, en mm/día.

2.2.3. Ciclo medio anual

La Fig. 2.4 presenta el ciclo anual promediado sobre el área total de la Cuenca del Plata. Las precipitaciones del orden de 5,5 mm/día durante la estación cálida son un claro indicio del efecto monzónico predominante, el cual se ilustra en 2.4b, representando el promedio de la región, donde se alcanza un máximo cercano a 9 mm/día. Esto contrasta con lo que acontece hacia la parte central de la cuenca (Fig. 2.4c) donde se aprecia un ritmo marcadamente irregular. Este último gráfico sugiere un mayor volumen hacia el final del verano, en el comienzo del otoño, y en primavera (Sep-Oct).

Figura II-3. Precipitación estacional de la cuenca en mm/día.
Figura II-3. Precipitación estacional de la cuenca en mm/día.

6

Climatología de la cuenca del Plata

La fiabilidad del conjunto de datos “CMAP” ha sido examinada comparándolos con un nuevo conjunto de datos de precipitación observada interpolada en una malla regular de 0.5 x 0.5 º de latitud-longitud (Willmott y Matsuura, 2001). El ciclo anual para dos puntos representativos de los principales regímenes de precipitación en la Cuenca (Fig. 2.4 b y 2.4c), muestra que en ambos la estimación es cercana y tiene el mismo ciclo anual. Sin embargo, es de notar que la estimación CMAP subestima la precipitación durante la estación cálida, probablemente debido a su baja resolución que no puede resolver adecuadamente la precipitación convectiva. También tiene una ligera sobreestimación durante la estación fría.

Figura II-4. a) Precipitación promedio de toda la Cuenca del Plata en mm/día, b) Promedio
Figura II-4.
a) Precipitación promedio de toda la Cuenca del Plata en mm/día,
b) Promedio de la región monzónica, barras: análisis CMAP (ver texto) en mm/día,
y líneas: observaciones, c) barras: promedio en mm/día (CMAP) de Misiones,
representativa de la región central y líneas: observaciones.

2.3.

Regiones

 

2.3.1.

Región

del

régimen

monzónico

(cuencas

del

Alto

Paraguay

y

Alto

Paraná

Superior).

Región de gran contraste en el régimen de precipitación, con un pronunciado mínimo en invierno, y un máximo abundante en verano, época en la cual el calentamiento superficial junto con la advección de vapor desde el Norte favorecen la convección. La diferencia con el régimen monzónico asiático clásico, está en que la longitud de la estación seca es algo menor, por lo que, para totales anuales similares, en la región “monzónica” de la Cuenca del Plata, la precipitación está distribuida entre más meses, careciendo de los picos espectaculares de la misma en verano, ni de la bajísima humedad en capas bajas durante el invierno, como ocurre en la mayor parte del Asia Monzónica. No obstante, la semejanza está dada por el tipo de estacionalidad y las causas dinámicas del régimen de lluvias:

alternancia de la presencia anticiclónica y subsidente de alta presión en invierno, con bajas presiones durante el verano, lo cual es debido al contraste térmico del Continente Tropical con el Atlántico adyacente. Así, Zhou y Lau (1998) afirman que al remover los flujos medios aparecen las mismas características que el monzón asiático y por ende concluyen en la existencia de un real régimen monzónico en Sudamérica. Dentro de la región, pueden distinguirse : a) la cuenca superior del río Paraguay en el territorio occidental, incluyendo el Pantanal, b) el valle del Alto Paraná, separado de la región anterior por la Sierra de

7

Climatología de la cuenca del Plata

Maracayú, junto con la región del Planalto Central, y las serranías correspondientes al Este, que separan la Cuenca de la costa. En todas ellas, hay una predominancia de los vientos del sector Norte – del Noreste en los extremos septentrionales de la del Paraná, y del Noroeste en la cuenca superior del Paraguay – mientras que en verano, en la alta troposfera, la presencia de la Alta Boliviana afecta el occidente de esta región tropical y también más al Sur. La advección de humedad proveniente de la cuenca amazónica es una importante fuente para la precipitación. Si bien este aspecto está presente todo el año, la subsidencia invernal provoca casi un cese de la lluvia durante los meses de mayo a agosto inclusive. La variabilidad interanual es relativamente pequeña, aunque, como se verá luego, existe una importante señal de ENSO, lo cual es extensivo a las regiones subtropicales del conjunto de la Cuenca del Plata (Barros et al. 2000; Barros et al. 2002).

a. Cuenca superior de Río Paraguay: la región de El Pantanal.

A modo de ejemplo, se cita Corumbá, en pleno Pantanal, donde el máximo de precipitación ocurre en Diciembre, con totales anuales superiores a 1300 mm. En los contrafuertes de la pendiente más al Oeste, la precipitación anual es aun mayor. Los registros largos de la región se muestran más abundantes en otoño que en primavera, aunque en los últimos años esta situación se está revirtiendo. La presencia del LLJ es la fuente principal de humedad.

b. Las cuencas superior y septentrional del Alto Paraná.

La influencia de los alisios es notoria, pese a estar a sotavento de las sierras costeras. Así, el período de lluvias se extiende un poco más que en la cuenca del Paraguay, y en la Sierra los registros anuales son más altos. Cuiabá, localidad representativa de área, presenta precipitación máxima en Enero, y totales anuales superiores a 1400mm siendo las precipitaciones en primavera más abundantes que en otoño. Es de resaltar que pese a que existen alturas superiores a 1300 m separando esta subcuenca de la costa, la advección de humedad está presente no sólo desde el norte amazónico, sino también desde el Atlántico. En las alturas más orientales del Planalto pueden registrarse temperaturas nocturnas cercanas a 0º C, y también en pleno valle de la cuenca del Alto Paraná, aguas arriba de

Itaipú. (Bela Vista, ver Fig. 2.5c, y en verde claro en Fig. 2.5a). Las gráficas corresponden

a puntos tomados del mapa interactivo del IRI. La fuente de los datos de los gráficos es la Universidad de East Anglia, su Climatología Mensual en puntos de grilla de 0.5º x 0.5º,

disponible en:

8

Climatología de la cuenca del Plata

a)

a)

a)

b)

a) b) c) d) Figura II-5 . Regiones de clima monzónico. a) ubicación, b) Precipitación (mm/día,
a) b) c) d) Figura II-5 . Regiones de clima monzónico. a) ubicación, b) Precipitación (mm/día,

c)

d)

Figura II-5. Regiones de clima monzónico. a) ubicación, b) Precipitación (mm/día, de un punto representativo de El Pantanal. c) Diagrama ombrotérmico de Bela Vista, en el valle del Paraná (Walter und Lieth, 1965) apreciándose el régimen de heladas. (Este diagrama está centrado en Enero, el resto en Julio). d) Precipitación (mm/día) de un punto representativo de la Cuenca superior del Alto Paraná.

2.3.2 Región del Gran Chaco

Si bien el Trópico de Capricornio está incluido en esta región (Fig. 2.6a), desde el punto de vista climático se trata de una zona subtropical, cuyo núcleo abarca aproximadamente desde los 19 a los 25º S y de los 64 a los 58~60º W. El ser una zona algo deprimida al Oeste de la cordillera le otorga este carácter. Es así que aproximadamente a lo largo de este último meridiano, ocurre una rápida transición entre las regiones subtropicales húmedas y las secas. En estas últimas, situadas al Oeste, la mayor parte de la precipitación se concentra en 3 a 5 meses del período estival, comenzando en primavera, mientras que el máximo de precipitación suele estar en Diciembre. Es la región más cálida de la Cuenca, con temperaturas máximas diarias estivales superando frecuentemente los 45º C. Pese al

9

Climatología de la cuenca del Plata

importante flujo de humedad en capas bajas, el cual de alguna manera continúa durante el invierno, en esta estación las lluvias son nulas o casi nulas pues hay una continua subsidencia sobre ese territorio en época invernal, cuando la circulación de los oestes, en altura, alcanza esas latitudes. La humedad baja de más de 20 g/kg en verano a menos de 14 g/kg en invierno. Sin embargo, la nubosidad continúa siendo importante en esta época del año, cercana al 40% (Prohaska 1976). En el Chaco, la época de lluvias suele comenzar en setiembre y terminar en marzo-abril, siendo el flujo en capas bajas desde Amazonia, la única fuente efectiva de humedad.

Asimismo, las pendientes del Chaco hacia los Andes mantienen todas un carácter semiárido, salvo en el Macizo del Aconquija en donde llueve cerca del doble que en el llano, repitiéndose allí de alguna manera, la circunstancia de los bordes orientales y septentrionales del Pantanal. Salvo esa excepción, el gradiente general de precipitación en el Chaco va desde menos de 300 mm en el extremo Oeste a cerca de 1000 en el Este, aunque manteniendo siempre la gran concentración del período de lluvias en verano.

a)Región del Chaco

a)Región del Chaco

a)Región del Chaco c) b) d) F i g u r a I I - 6

c)

a)Región del Chaco c) b) d) F i g u r a I I - 6

b)

a)Región del Chaco c) b) d) F i g u r a I I - 6

d)

F i g u r a I I - 6 La región chaqueña a) Ubicación

Figura II-6 La región chaqueña a) Ubicación aproximada. Régimen pluviométrico medio en: b)el Chaco Boreal, c) a ~62W y d) a ~60W, ejemplificando el gradiente Este-Oeste de la precipitación existente en toda la Cuenca del Plata.

10

Climatología de la cuenca del Plata

2.3.3. Región centrada en el Este de Paraguay

Esta región subtropical húmeda, mantiene un total anual medio entre 1500 y 1900 mm, según las localidades. Los mínimos de precipitación son invernales, aunque menos pronunciados que en el Chaco, existiendo una transición hacia el Sureste, con un régimen más isohigro. Los Sistemas Convectivos de Mesoescala son responsables directos de la abundancia de la precipitación en el extenso período estival (setiembre-abril Nótese (Fig. II-7bd), el máximo primavera-comienzos del verano. Aunque en la región son frecuentes las invasiones de aire polar en invierno, es común la ocurrencia de inviernos sin heladas con excepción de las comarcas con topografía importante. Una característica propia de esta región es la baja nubosidad al final del invierno (agosto), lo que le imprime una rápida recuperación térmica al comienzo de la primavera (González y Barros 1998).

a) b) c) d) Figura II-7 . Región Central a) Ubicación. Régimen pluviométrico medio en:
a) b) c) d) Figura II-7 . Región Central a) Ubicación. Régimen pluviométrico medio en:

a)

b)

c)

c)

c)

d)

Figura II-7. Región Central a) Ubicación. Régimen pluviométrico medio en: b) punto hacia

el extremo Norte de la región

c) punto cercano a la confluencia de los ríos Pilcomayo

y_Paraguay, d) punto del Sureste de la Región.

11

Climatología de la cuenca del Plata

2.3.4. Región del Planalto Meridional y las serranías riograndenses

Esta es una región con precipitaciones durante todo el año

Cuenca del Plata bajo influencia directa de la Zona de Convergencia del Atlántico Sur, la cual pauta el régimen de lluvia el verano y meses contiguos. En invierno, es frecuente el pasaje de perturbaciones de los oestes, lo que sumado a importantes flujos de humedad en capas bajas, del noroeste por un lado, y del Noreste y el Este por otro, hace que las precipitaciones sean considerables también en invierno La dinámica de la ZCAS brinda la mayor variabilidad intraestacional e interanual en esta región. Se trata de un régimen de transición, desde el típicamente tropical con máximos en verano, más al norte, al de máximos en invierno en el extremo Sur de Río Grande del Sur y Sureste de Uruguay. Los totales anuales son superiores a los 2000 mm. Aunque la región está en latitudes relativamente bajas, la altimetría de la región hace que las temperaturas sean considerablemente bajas, con frecuente ocurrencia de heladas en invierno, salvo en la costa, donde los efectos radiativos son menores que los advectivos. La alta topografía hace que en invierno, con determinadas invasiones de aire polar, las precipitaciones de los frentes fríos, en algunas subregiones del Planalto Meridional, sean en forma de nieve, en especial en sitios elevados del Estado de Santa Catarina, pero también en Paraná y Río Grande del Sur.

Es uno de los territorios de la

Por el señalado régimen mixto, la marcha anual de la precipitación llega a mostrar hasta tres picos: (Grimm et al., 1998) uno al inicio de la primavera, otro en pleno verano y otro más en otoño (Fig. 2.8b), siendo el trimestre agosto-setiembre-octubre el de mayor precipitación (Fig. 2.8cd), en la subregión de los afluentes de la margen oriental del río Uruguay.

12

Climatología de la cuenca del Plata

Climatología de la cuenca del Plata b) a) d) c) Figura II-8 . Planalto Meridional a)

b)

a)

Climatología de la cuenca del Plata b) a) d) c) Figura II-8 . Planalto Meridional a)

d)

Climatología de la cuenca del Plata b) a) d) c) Figura II-8 . Planalto Meridional a)

c)

Figura II-8. Planalto Meridional a) Ubicación. Régimen pluviométrico medio en: b) región centro-oriental (cuenca del río Iguazú) c) punto con régimen isohigro del lado occidental

punto en el Sur del Planalto, donde se evidencia un corrimiento del máximo primaveral hacia el fines del invierno.

d)

2.3.5. Gran Región del Litoral Argentino y adyacencias.

La Mesopotamia Argentina constituye el corazón de esta región, lugar de transición entre la predominancia del flujo zonal más al Sur, y la prevalencia del flujo meridional del Norte, el cual, aunque se mantiene predominante, comienza a ceder frente a los Oestes. Es notorio el máximo de precipitación en las estaciones intermedias, con un mínimo principal en invierno y otro, apenas insinuado, en verano. En esa época alternan los Sistemas Convectivos de Mesoescala con algunos pasajes frontales y líneas de inestabilidad, como los causantes de la mayor parte de la precipitación. En invierno es

13

Climatología de la cuenca del Plata

marcada la circulación de los oestes con sus sistemas frontales bien definidos y presencia de la corriente en chorro, cual alternando con flujos del norte y del Este. El máximo principal de lluvia ocurre en otoño. Junto con la región de pampas más al Sur, el territorio uruguayo y el sur de Rio Grande do Sul, esta región es escenario de frecuentes pero dispersos fenómenos severos, en especial fuera del invierno: granizo, descendentes, tornados, por lo general como subproductos de la actividad de Sistemas Convectivos de Mesoescala y Líneas de Inestabilidad. Pese a la gran variabilidad interanual e intraestacional, las isoyetas anuales tiene una marcada orientación Norte-Sur, sesgadas hacia el Suroeste en la región más austral. La orientación general es indicadora del régimen de transición, entre los mínimos del Gran Chaco (<900mm) y los máximos del Planalto Meridional (>1400mm).

a)

a)

a)

b)

a) b) c) d) Figura II-9 Región del Litoral a) Ubicación. Régimen pluviométrico medio en sitios
a) b) c) d) Figura II-9 Región del Litoral a) Ubicación. Régimen pluviométrico medio en sitios

c)

d)

Figura II-9 Región del Litoral a) Ubicación. Régimen pluviométrico medio en sitios característicos: b) Centro-norte c) región Sur d) Región oriental

14

Climatología de la cuenca del Plata

2.3.6. Uruguay oriental, y Sur de Río Grande del Sur

Es una región de transición, con una altísima variabilidad intra e interestacional, y pluviometrías mensuales fluctuantes, aunque por lo general son las estaciones intermedias las de mayor lluvia, con totales anuales del orden de los 1600 mm en el Norte y de 1200 en el Sur. Aquí la influencia de la circulación de los oestes se hace sentir muy especialmente en invierno. En esta estación, la ciclogénesis sobre territorio uruguayo o mesopotámico, tiene un máximo en frecuencia (Gan & Rao 1991; Vigliarolo, 1998). El posterior desplazamiento hacia el Sudeste, de esos centros de bajas presiones recién generados, provoca un máximo de precipitación hacia el final del invierno, sobre el borde suroriental del continente, prácticamente en su totalidad fuera de la Cuenca del Plata. Es de mención la continentalidad de la región, la cual durante el invierno, se hace sentir con ocurrencia de heladas, mientras que en verano, las temperaturas máximas diarias suelen exceder los 36º C (salvo en la costa), especialmente durante la segunda mitad de diciembre y en enero.

  a) b)   c) d) F i g u r a I I -
  a) b)   c) d) F i g u r a I I -
 

a)

b)

  a) b)   c) d) F i g u r a I I - 1
  a) b)   c) d) F i g u r a I I - 1
 

c)

d)

Figura II-10.

Uruguay oriental y Sur de Brasil. a) Ubicación. Régimen pluviométrico medio

en sitios característicos:

b) y

c) en plena región de transición

d) en el Sureste, región de

máximos invernales.

15

Climatología de la cuenca del Plata

2.3.7. Bordes Oeste y Sur

Abarca toda la franja occidental y austral de la Cuenca del Plata, desde los 25ºS, en territorio argentino: desde las serranías del Aconquija hasta las pampas australes (Fig. 2.11a). Salvo las bandas orientales de las serranías, donde la precipitación es considerable (Fig. 2.11c, Hoffman, 1982), con características semejantes al clima chaqueño, con máximos hacia el comienzo del otoño, el resto es una región deprimida, con poca precipitación y sobre todo muy poca escorrentía, por lo que aporta muy poco caudal a la Cuenca.

Al Sur de 32º Sur, prima la circulación de los oestes, aunque el “frente polar”, durante el verano, suele estacionarse más al Sur (alrededor de Bahía Blanca). Así, en esta estación se hacen frecuentes las líneas de inestabilidad, las cuales además de precipitaciones intensas de corta duración, suelen traer consigo algunas veces, fenómenos severos (descendentes, tornados, granizo). La intensidad de las perturbaciones frontales, por su parte, está pautada por la intensidad y posición de la corriente en chorro polar en invierno, y del chorro subtropical en verano. La efectividad de las mismas en cuanto a la ocurrencia, carácter e intensidad de las precipitaciones, dependerán a su vez de la posición e intensidad de la Baja del Noroeste Argentino y la del Chaco, modulando la advección de humedad desde más al norte. Durante el invierno, las heladas son un fenómeno recurrente, aunque suele nevar muy rara vez. El mínimo de lluvias aparece en invierno. Hay un gradiente de isoyetas anuales hacia Suroeste, registrándose un promedio de alrededor de 1100 mm en el borde del Río de la Plata, e inferiores a 900 en el extremo suroccidental.

16

Climatología de la cuenca del Plata

b)
b)

b)

 

a)

b)   a)   c) d) Figura II-11. Borde occidental y Austral de la Cuenca del
b)   a)   c) d) Figura II-11. Borde occidental y Austral de la Cuenca del
 

c)

d)

Figura II-11.

Borde occidental y Austral de la Cuenca del Plata. Régimen pluviométrico medio en

sitios característicos: b) borde oriental de las Serranías del Aconguija c) extremo Suroocidental d) Extremo Sur

Las características regionales están resumidas en la tabla II-1. En este capítulo se ha procurado incluir los antecedentes básicos elementales del Clima en la Cuenca del Plata. Toda la región está sujeta a variaciones de largo período en la Climatología, así como cambios. De eso tratarán los capítulos posteriores.

17

Climatología de la cuenca del Plata

 

Tabla II-1 Resumen de las principales características climáticas por Región

 

Causas principales del régimen climático

 

Características

 

Región

Precipitación

Régimen

 

térmico

 

Monzónica

 

a) monzón,

Alta

máximo estival y mínimo invernal,

Poca variación

a)

Pantanal

 

de Bolivia

estacional

b)

Paraná Superior

 

b) monzón, ZCAS

ambos pronunciados

 

Chaqueña

Monzón, LLJ, MCS, posición de la Baja del NOA, posición de las corrientes en chorro.

Máximo pronunciado en verano, muchas veces nula en invierno

Muy caliente en verano

Este de Paraguay y alrededores

LLJ, MCS, ZCAS, actividad frontal en invierno.

Máximo en

Muy caliente en verano

verano, mínimo

 

en invierno

 

Planalto Meridional y serranías riograndenses

ZCAS, MCS, actividad frontal (indirectamente LLJ)

Abundante todo el año. Variable entre meses

Caliente en verano. Invierno relativamente frío en regiones altas.

Litoral Argentino y adyacencias

LLJ,

MCS,

actividad

Máximo en estaciones intermedias, con un mínimo pronunciado en invierno

 

frontal,

inestabilidad,

líneas

de

posición

Caliente en

verano, invierno

 

de

la

Baja

del

NOA,

con heladas

(indirectamente ZCAS)

Uruguay oriental, y Sur de Río Grande del Sur

actividad frontal, líneas de inestabilidad, MCS, (indirectamente ZCAS y LLJ)

Máximo en estaciones intermedias, abundante en verano salvo el extremo Sur.

Caliente en

verano, invierno

 

con heladas

Bordes Oeste y Sur de la Cuenca del Plata

a) posición de las corrientes en chorro y de las Bajas del Chaco y del

a)escasa,

mayor

a) Similar Chaco

en verano

b) Varios días con helada casi todos los inviernos.

a) Al Norte de 32º S

NOA b)Actividad frontal,

 

b) menos escasa, aunque menor que en el Este y Norte, más equidistribuída, mínimo invernal

b) Al Sur de 32º S

Líneas de Inestabilidad, posición de las corrientes en chorro y de la Baja del NOA

18

Climatología de la cuenca del Plata

2.4 Referencias

Barros V., M. González, B. Liebmann and I. Camilloni 2000: Influence of the South Atlantic convergence zone and South Atlantic sea surface temperature on interannual summer rainfall variability in southeastern South America. Theor. Appl. Meteor., 67,

123-133.

Barros V, M. Doyle, M. González, I. Camilloni, R. Bejarán y R. M. Caffera 2002: Climate Variability over Subtropical South America and the South American Monsoon: a Review. Meteorologica, 27, 33-57. Berbery E. H. and E. A. Collini 2000: Springtime precipitation and water vapor flux convergence over southeastern South America. Mon. Wea. Rev., 128, 1328-1346. Berbery, E. H., and V. R. Barros, 2002: The hydrologic cycle of the La Plata Basin in South America. J. Hydrometeorology, 3, 630-645. Casarin D. P. and V. Kousky, 1986: Precipitation anomalies in Southern Brazil and related changes in the atmospheric circulation. Revista Brasileira de Meteorologia, 1, 83-90. Chen T., C. S. and S. Schubert 1999: Maintenance of upper-tropical circulation over tropical South America: the Bolivian high-Nordeste low system. J. Atmos. Sci. 56,

2081-2100.

Díaz A. F., C. D. Strudzinski and C. R. Mechoso, 1998: Relationships between precipitation anomalies in Uruguay and _Southern Brazil and sea surface temperature in the Pacific and Atlantic Oceans. J. Climate, 11, 251-271.

Figueiredo J. C., E J. Scolary, 1996: Estudo da trajetória dos sistemas convectivos de mesoescala na América do Sul. VII Congreso Argentino y VII Congreso Latinoamericano e Ibérico de Meteorología, Buenos Aires, Setiembre 1996, 165-166. Figueroa S. N., Satyamurty P. y Silva Dias, P. L. 1995: Simulations of the summer circulation over the South American region with an eta coordinate model. J. Atmos. Sci. 52,1573-1584. Gan G. A. & V. B. Rao 1991: Surface Cyclogenesis over South America. Mon. Wea. Rev., 119, 1293-1302. González M. y V: Barros, 1998: Onset of the South American Monsoon. Clim. Res. XXXX Grimm A. M., S. E. T. Ferraz, and J. Gomes 1998: Precipitation anomalies in Southern Brazil associated with El Niño and La Niña events. J. Climate, 11, 2863-2880. Guedes, R. L., Machado, L. A. T., Silveira, J. M. B., Alves, M. A. S. e Waltz, R. C, 1994. Trajetórias dos sistemas convectivos sobre o continente americano. X Congresso Brasileiro de Meteorologia, 8:77-80. Belo Horizonte-MG. Anais II. Gusmão de Carvalho A. M. y A. W. Gandu 1996: A Zona de Convergência do Atlântico Sul. Climanàlise, Edição especial comemorativa de 10 anos. Cach. Paulista, octubre 1996. http://www.cptec.inpe.br/products/climanalise/cliesp10a/16.html Hoffmann J. 1975: Atlas Climático de América del Sur. WHO – UNESCO Cartography. Horel, J. D., A. N. Hahmann, J. E. Geisler, 1989: An investigation of the Annual Cycle of Convective Activity over the Tropical Americas. J. Climate, 2, 1388-1403. Kodama Y. M. 1992: Large-scale common features of subtropical precipitation zones (the Baiu frontal zone, the SPCZ and SACZ). 1. Characteristics of subtropical frontal zones. J. Meteor. Soc. Japan, 70, 813-836. Laing A. G. and J. M. Fritch 2000: The large-scale environments of the global populations of mesoscale convective complexes. Mon. Wea. Rev., 128, 2756-2776. Lichtenstein E. R. 1980: La depresión del Noroeste Argentino. Tesis Doctoral, FCEyN, Universidad de Buenos Aires.

19

Climatología de la cuenca del Plata

Lenters J. D. and K. H. Cook 1997: On the Origin of the Bolivian High and Related Circulation Features of the South American Climate. J. Atmos. Sci., 54, 656–678 Marengo, J. A., W. R. Soares, C. Saulo, and M. Nicolini, 2004: Climatology of the Low- level jet east of the Andes as derived from the NCEP-NCAR reanalyses: characteristics and temporal variability. J. Climate, 17, 2261-2280. Nieto Ferreira R., T. M. Rickembach, D. L. Herdies and L.M.V. Carvalho, 2003:

Variability of South American convective cloud systems and tropospheric circulation during January-March 1998 and 1999. Mon. Wea. Rev., 131, 961-973 Nogués-Paegle J. and K. Mo 1997: Alternating wet and dry conditions over South America during summer. Mon. Wea. Rev., 125, 279-291. Nogués-Paegle J., C. R. Mechoso, R. Fu, E.H. Berbery, W. C. Chao, T.-C. Chen, K. Cook, A. F: Díaz, D. Enfield, R. Ferreira, A. M. Grimm, V. Kousky, B. Liebmann, J. Marengo, K. Mo, J. D. Neelin, J. Paegle, A. W. Robertson, A. Seth, C. S. Vera, J. Zou 2002: Progress in Pan American CLIVAR Research: Understanding the South American Monsoon. Meteorologica, 27, 3-32. Robertson, A. W., and C. R. Mechoso, 2000: Interannual and interdecadal variability of the South Atlantic Convergence Zone. Mon. Wea. Rev., 128, 2947–2957. Prohaska F. J. 1976. Climates of Central and South America. World Survey of Climatology vol. 12. Elsevier Scientific Publishing Company, Amsterdam. 57-69. Saulo C., Ferreira L. J., Mejia J. and Seluchi M., 2004. A Description of the Thermal Low characteristics using SALLJEX special observations. CLIVAR Exchanges Contributions, 29, 1-4. Velasco I. and J. M. Fritsch 1987: Mesoscale convective complex in the Americas. J. Geophys. Res., 92, D8, 157-175. Vera C:, P. K. Vigliariolo, and E. H. Berbery, 2002: Cold Season synoptic scale waves over subtropical South America. Mon Wea Rev, 130, 684-699. Vigliarolo P. 1998: Ciclogénesis sobre Sudamérica. Meteorologica, 23, 73-81. Virji, H., 1981: A preliminary study of summertime tropospheric circulation patterns over South America estimated from cloud winds. Mon. Wea. Rev., 109, 599-610. Walter H. and H. Lieth 1967: Klimmadiagramm-Weltatlas. VEB Gustav Fischer-Verlag, Jena (Alemania). Willmott, C. J. and Matsuura, K., 2001. Willmott, Matsuura, and Collaborators' Global

Xie and Arkin 1997: Global precipitation: a 17-year monthly analysis based on gauge observations, satellite estimations and numerical model outputs. Bull. Amer. Meteor. Soc., 78, 2539-2558.

20