Está en la página 1de 137

La Lengua del Pasú

Gaburah Lycanon Michel

Gaburah Lycanon Michel 2
Gaburah Lycanon Michel 2
Gaburah Lycanon Michel 2

La Lengua del Pasú

Gaburah Lycanon Michel

Autor: Gaburah Lycanon Michel

La Lengua del Pasú

Arte: Concepto y diseño gráfico propio del autor

Esta obra se terminó de imprimir en Cochabamba-Bolivia en enero de 2013.

Contacte con el autor: Gaburah@gmail.com

Queda prohibida, salvo excepción prevista en la Ley, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación de esta obra sin contar con la autorización de los titulares de su propiedad intelectual. La infracción de los derechos de difusión de la obra puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual.

Revisión y Corrección por Pablo Santa Cruz de La Vega

Diagramación: René Calani Antezana

Impreso en Cochabamba - Bolivia

Editorial Casa de Tharsis

www.casadetharsis.com

casadetharsis@gmail.com

Calani Antezana Impreso en Cochabamba - Bolivia Editorial Casa de Tharsis www.casadetharsis.com casadetharsis@gmail.com 5

Gaburah Lycanon Michel

ÍNDICE

PROLOGO

 

10

1.

Introducción

12

2.

Planteamiento del problema de la vida

14

A. El deseo

20

B. Origen de la necesidad

20

C. Origen del deseo

21

4.

La consciencia

24

A. La importancia de conocerse a uno mismo

24

B. La

Gestalt

24

C. El Relativismo y lo Absoluto

25

D. El Yo psicológico

26

E. El Yo egóico

26

F. El encuentro del YO

27

5.

Atrapados

34

A. ¿Qué es el Nihilismo?

34

B. ¿Qué

le interesa a la gente?

36

C. ¿Qué es lo más importante realmente?

37

La Lengua del Pasú

6. Teorema Bipolar

40

A. Demostración científica del Teorema Bipolar

40

B. El Teorema Bipolar y la mente

47

C. Monopolar y Apolar

48

7. Axiomas de la Ciencia

54

A. Realismo e Instrumentalismo

54

B. Objetividad y Realismo

57

C. Los Axiomas

60

8. Fundamentos científicos prácticos

62

A. Teoría de la Relatividad

62

B. Teoría de la Contingencia

63

C. Teoría del Caos

67

D. Teoría General de Sistemas

71

E. Teoría Potencial

75

9. Arquetipos y paradigmas

82

A. ¿Qué es un arquetipo?

82

B. Influencia de los arquetipos

88

C. ¿Qué es un paradigma?

89

Gaburah Lycanon Michel

D.

Influencia de los paradigmas

91

E.

El Método Ecléctico

99

10.

El Camino Hiperbóreo

102

A.

¿Aún conservo mi EGO?

102

B.

¿El camino Hiperbóreo, es el mío?

111

C.

¿Qué otras alternativas tengo?

112

D.

¿Me conviene “vivir la vida”?

113

E.

“La Lengua del Pasú”

113

F.

El Camino del Guerrero

114

11.

Epílogo

130

Bibliografía

132

La Lengua del Pasú

Gaburah Lycanon Michel

PROLOGO

Constituye un privilegio para la Editorial de la Casa de Tharsis presentar esta inédita y original obra, hilvanada tanto para los conocedores de la gnosis hiperbórea como para el público lego en búsqueda de la verdad y que, por azares llenos de sentido, llegue a este libro.

El autor, Gaburah Lycanon Michel, es uno de los pocos escritores que ha incursionado en la edición de obras literarias inspiradas en la Sabiduría Hiperbórea. Su primea publicación, “El Arco de Atemisa”, fue finalista en el Premio Nacional de Novela Juvenil 2010 y ya está ingresando en la categoría de libros estratégicos dirigidos a un público joven con un claro mensaje gnóstico hiperbóreo, siendo reconocido poco a poco por la comunidad de viryas 1 , conocedores de la Sabiduría Hiperbórea, quienes recién están cayendo en cuenta del potencial que conlleva sus contenidos. Embarcado en el género de la ciencia ficción, recientemente ha desarrollado otra obra, “Días sin Luz”, concebida en el mismo formato; esto es, servir de mampara para revelar mensajes hiperbóreos. Su obra ha concursado recientemente en un certamen internacional. El autor ha matizado estas entregas con obras musicales de gran calidad, también de su autoría, y de manera integral ha producido la galería gráfica de sus trabajos literarios, exhibiendo un extraordinario potencial artístico, rasgo ineludible del auténtico virya.

Ahora Gaburah nos presenta un primer ensayo empírico sobre gnosis hiperbórea, un texto cuyos contenidos, que rebasan la simple especulación, estamos seguros echará muchas luces sobre la veracidad e inaudita certeza de la Sabiduría Hiperbórea de Nimrod de Rosario. Es una obra inspirada por instancias incomprensibles, NO ES SOLAMENTE RACIONAL, ya que su extraordinaria forma de expresión es digna de los más altos iniciados; aunque la riqueza y originalidad de este libro radica en la sencilla y notoria mezcla del lenguaje habitual humano y racional, imbricada de constelaciones argumentales de gran erudición y precisión semántica, epistemológica y científica. Es con propiedad un importante aporte para comprender las afirmaciones de la Sabiduría

1 Virya es un hombre o mujer con legado de sangre hiperbóreo.

La Lengua del Pasú

Hiperbórea. Es por lo mismo un material estratégico de primer orden, que sale a luz en el seno del Círculo de Amatista y el Movimiento Veganista Emergente, demostrando el proceso de mutación asumido por sus más perseverantes y destacados escalones, claro está, que han logrado asumir la comprensión de la obra del Nimrod de Rosario; comprometiendo su activa participación de esta estrategia de liberación, fenestrándose, como quedará en evidencia cuando el hipotético lector entre en contacto con “La Lengua del Pasú”.

Vislumbrar estas posibilidades, fenestrarse y acceder a otras realidades inimaginables e invisibles para el ojo común, no iniciado, es un premio a la perseverancia, a la fidelidad y lealtad hacía el recuerdo del origen que el virya asume lleno de compromiso y seriedad.

Recomendamos pues no sólo la lectura de este libro, sino más bien su estudio detenido y reflexivo. Si es así todos podrán notar que el camino de la acción en la esfera de sentido del mundo es la condición sinequanon, para lograr la comprensión de la obra del Pontífice, Luis Felipe Moyano.

¡FUERZA Y HONOR, GABURAH LYCANON!

La Editorial.

Gaburah Lycanon Michel

1. Introducción

Los Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea 2 postulan que cuando los Dioses llegaron al mundo, los hombres eran aún seres inconscientes de sí mismos. Por una traición original, los Dioses se mezclaron con los hombres y dieron origen a la cultura. Este primer hombre, en proceso de formación era denominado pasú, un mono evolucionado que desconocía su origen divino”

Primero que nada, vamos aclarando el panorama. En realidad, quien se dirige a ustedes es un músico ejerciendo usurpación de funciones. Dicho de otro modo, en este momento debería estar componiendo bellas melodías en lugar de estar escribiendo ensayos. Sin embargo, escribo porque, a pesar de lo desubicado de mi hacer, adoro escribir. ¿No es una ironía? Por otra parte, soy un escritor dedicado a las novelas, adoro escribir novelas; luego entonces, ¿qué demonios hago escribiendo un ensayo? La respuesta es simple: Intuición. Un día, luego de desarmar mi árbol de Navidad, una inexplicable voluntad invadió hasta la más recóndita entraña de mi purulento ser. Me sentí como un bardo absorbido por una voluptuosidad suprema, una chispa de inspiración en las ínfimas cuerdas de mi voluntad. Encendí un cigarro, me serví una taza de café, tinto como mi conciencia, y dejé que las palabras surgieran; algunas, hirientes como cuchillo ardoroso, otras, dulces como almizcle de mazapán. Pero más allá del torrente de ideas estaba la Tesis del Lenguaje, la competencia comunicativa y los hados de las Ciencias Humanas. Los ríos del saber empezaron a fluir en las áridas tierras del nihilismo, de la frugalidad, de la vida doméstica misma. Llegó la información, el poder de los datos. Chomsky, Foucault, Asimov, Planck, Kant, Moyano, una serie de eminencias de la investigación se mostraron bondadosas con mi espíritu. Y entonces, el entendimiento se manifestó ante mis ojos; porque el conocimiento ilimitado es glorioso hasta que obtienes entendimiento ilimitado. Entonces repasé los elementos más intrínsecos de la Axiología, la Ontología, la Psicología, la Neurofisiología, la Lingüística, la Física, la Dialéctica, la Sociología, la Gramática, la Semiología, etcéteras. Es gracioso que escriba con este grado de gentileza tan poético, siendo que siempre fui un grosero e impulsivo animal a la hora de escribir. Aseveraba, y asevero, afirmaciones incendiarias y complemento mis

2 Según Felipe Moyano

La Lengua del Pasú

aseveraciones con: “…¡y el que no esté de acuerdo conmigo, que se vaya a la mier…!”. Y es que la vida entera me sabe a una grosería; llámenle animismo si lo desean, no me interesa. En algún libro de cuentos aseguré una vez: “…A secas, noté que la mayoría de la gente que conozco es bilingüe: hablan Español y Huevadas…” —me incluyo;

y

sigo anteponiendo agresiones a las más básicas normas de educación

y

buen trato. Sin embargo, este trabajo no trata sobre los derechos de

las demás personas, o la Deontología, sino de lo que queda eclipsado ante la imponente presencia de lo evidente. Este ensayo se ha visto totalmente influenciado por mi característica acidez, pero prefiero aquello a ser un educado hipócrita. Quizás por mis influencias de Charles Bukowsky, mezcladas con la admiración por Vargas Llosa y Henry Miller, me he convertido en un novelista carente de alcalinidad. Pero más allá de la Literatura Clásica está la ortodoxia de la ciencia, y es de eso de lo que escribiré ahora; por que la lengua es indulgente, por que la Lingüística es una dama desconocida y misteriosa, y porque el poder de las palabras seguirá manteniendo su fuerza mientras existan personas que las escuchen. Esto es, señores, la Lengua del Pasú.

Gaburah Lycanon Michel

2. Planteamiento del problema de la vida

Voy a iniciar este “análisis sobre la vida” citando un viejo relato de mi primera novela, “El Arco de Artemisa, Prefacios de Batalla”:

…Imagínense a cualquiera de ustedes durante su infancia. Sus padres trabajaron duro para darles educación, techo, ropa y comida; aún a costa de su estancamiento personal.

En la escuela fueron instruidos para creer todo lo que se les

enseña: creen que Colón descubrió América, creen que Napoleón fue un maniático, creen que la paz es posible, creen que el amor es poseer el corazón de alguien, etc.

¡Sorpresa!, todo lo mencionado anteriormente es una gran MENTIRA. Durante años, los niños son adoctrinados en la escuela para convertirse en excelentes obreros del poderoso sistema. Durante la instrucción Secundaria les proporcionan un gran abanico de carreras para empezar la vida universitaria y salen del colegio convencidos de alguna profesión (en el mejor de los casos). Paradójicamente, esa seguridad se disuelve y empiezan a cambiar de carrera una y otra vez. Como la juventud es tan deliciosa, se la pasan

en fiestas pensando que la vida jamás cambiará y cuando

son viejos descubren que desperdiciaron sus vidas…; patético. El otro caso es que hayan sido estudiantes aplicados y hayan terminado una brillante carrera que, para

efectos didácticos, fue la más lucrativa que les dijeron. Digamos que sea Administración de Empresas. Mira tu caso: Los primeros años de tu vida serás empleado

en

alguna institución financiera, como ser, bancos o fondos

de

inversión, soportando la explotación laboral y el abuso

de

tus jefes. Una vez que tengas dinero suficiente, dejarás

ese empleo y emprenderás una pequeña industria. La vida

es generosa y en el proceso conoces una persona maravillosa de la cual te enamoras y la conviertes en tu pareja. Ambos lucharán juntos por el negocio y éste crecerá

a gran velocidad, superando la inflación, la crisis y

generando grandes divisas. Con el tiempo, contratarás empleados, pero eres tan avaro que te amparas en la ley de libre oferta y demanda para emplear gente sin seguro social, beneficios, ni salarios adecuados. Como la ley está hecha a tu favor, los harás trabajar doce horas diarias, como te hicieron trabajar a ti, y los regañarás con

La Lengua del Pasú

vehemencia cuando algún empleado haga mal su trabajo. Con los años, tu empresa ganará un gran nicho de mercado

y te convertirás en un exitoso y rico empresario. Como

tendrás tanto dinero, empezarás a hacer proselitismo político y te postularás para Diputado o Senador con algún partido político el cual prometa mejorar las condiciones de vida del país. La suerte te sonríe y ganarás un curul en el Senado. Tu fortuna se volverá gigantesca gracias al dinero del Estado y te asegurarás de truncar los proyectos de ley que no te convengan. Hasta ahora fuiste un gran hombre o mujer de éxito, tienes dinero y poder. En el mejor de los casos tienes la satisfacción de convertirte en padre o madre. Le darás a tu hijo todo lo que jamás tuviste y lo llenarás de dinero y objetos superfluos. Tendrás tanto trabajo en el Senado y tu empresa, que jamás tendrás tiempo para tu hijo y, cuando llegue a la adolescencia, se convertirá en un delincuente juvenil, ya que no tiene nada mejor qué hacer. Como eres

rico y poderoso, lo sacarás de los problemas en pocas horas y sobornarás a la Policía para borrar cualquier antecedente de tu hijo; y a los periodistas para que no publiquen tus desventuras familiares y se arme un escándalo nacional que te baje del poder. Como los aparatos de control social (Poder Ejecutivo, Poder Legislativo, Poder Judicial, Fuerzas Armadas, Policía, Medios de Comunicación, etc) están tan podridos en la corrupción, recibirán cualquier soborno a cambio de su silencio, o algún favor. Para limpiar tu repugnante consciencia, empezarás a desarrollar labor social y organizarás conciertos de caridad, donando grandes sumas de dinero a UNICEF o a alguna ONG de lucha contra la pobreza. A pesar que, públicamente, te refieres a ti mismo como un “hombre que se preocupa por la pobreza y la ecología”, le pagas una miseria a tus empleados y le compras a tu mujer, cada semana, un bolso de cuero de algún animal en extinción. De cualquier forma,

la gente que cree en ti no se enterará de tus porquerías ya

que compraste el silencio de todos. Transcurridos unos años de trabajo y lucha, llegarás a una vejez que crees digna. Fuiste caritativo, aportaste al desarrollo de tu país, diste miles de empleos, criaste a un hijo que superó sus problemas de juventud y estudió la misma carrera que tú, para darle continuidad a tu emporio comercial. Fuiste amado y respetado y hoy puedes retirarte

Gaburah Lycanon Michel

tranquilo. Lo tuviste todo, una niñez y juventud perfectas y sin necesidades, una gran carrera, una bella mujer que fue tu compañera de vida, poder dentro de tu país y mucho dinero, salud y prosperidad. Un buen día llegas a tu lecho de muerte y, pocos minutos antes de respirar por última vez, descubres que tu vida fue una porquería desde que naciste. A pesar de todo tu trabajo, no hiciste nada real y hoy ves al ángel de la muerte listo para llevarte ante la misericordiosa presencia del Señor, quien te perdonará comiendo tu alma como premio por todos tus años de esfuerzo. Cuando hayas fusionado tu Ser con el Gran Creador, amoroso y misericordioso, verás con angustia que tu empresa quebró porque un adinerado hombre judío de Estados Unidos la compró y echó a la calle a todos tus empleados, dejando a tus descendientes en la miseria. Cuando te quejas al amoroso Señor, que tanto te ayudó en la vida, Él te responderá que es sólo una prueba y que habrá un “futuro mejor”. Lo dice con verdadero amor y sinceridad mientras se hiperventila de placer viendo el dolor de tus hijos

La breve fábula citada sea, quizás, una burda exageración de la vida de un hombre de raza blanca, clase media e ingresos regulares. ¿Y dónde está el 70% pobre de la humanidad? Esa respuesta siempre diverge de acuerdo al ojo del observador. Sin embargo, no pasa desapercibido el hecho de que el mundo vive sumido en una pobreza alarmante y perene. Según las Naciones Unidas, hasta el 2004 se segmentó un volumen determinado de gente que ostenta la mayor cantidad de dinero; dicho de manera concreta, el 10% de la población mundial se gasta el 90% del dinero producido en el mundo. ¿Suena a patrañas? Invito al lector a revisar las cifras estadísticas de la economía mundial según las Naciones Unidas. Con todo el caudal monetario que se derrocha en cosmética, ya se habría eliminado el analfabetismo mundial. Con el dinero gastado en comida para mascotas se podría alimentar a un país pequeño. Pero son números fríos, la prueba más evidente se halla al salir a la calle y ver la cantidad de indigentes. Basta prender la televisión y ver una semana de noticias mundiales. ¿No es evidente que hay una crisis monetaria campeante? Ciertamente, no hay que ser un genio para notar los problemas del mundo. Lo realmente alarmante es que a nadie le importa.

La Lengua del Pasú

Este mundo está poblado por casi 8 billones de personas las cuales están demasiado angustiadas con sus propios problemas para notar que las causas de los mismos nos competen a todos. Un ejemplo lo pondrá más claro. Recuerdo una conversación con un colega de trabajo que estaba feliz por su futura paternidad, su enamorada (no su esposa) iba a tener un hijo suyo:

¿Y ese hijo, es deseado? pregunté No me respondió, yo ya me lo esperaba. Pero estamos felices, yo lo estoy. Entonces trabajas para mantener a tu bebé. En realidad dijo, cuando encontré este trabajo aún no tenía esa preocupación. ¿Y el trabajo, para qué lo tienes? Para mantenerme, ¿no es obvio? Claro, pero el sueldo es bastante alto. ¿Para qué necesitas tanto dinero? El presupuesto de un hombre solo no es tan elevado. Sí, pero me gustaba darme mis gustos. ¿Embriagarte? Obvio. Qué más. —Comidas, salidas, cine, comprar cosas a mi chica… —Y, ahora, también tu futuro hijo. Sí. Además del estatus que da este trabajo. Entonces, ¿nada más eso te importa? Ahora que lo dices, pues es verdad. La familia es lo más importante, y también Dios. ¿Alguna vez pensaste en estudiar, investigar algo, o tratar de solucionar alguna problemática comunitaria? Sí, lo pensé; pero seamos realistas, eso es problema del Gobierno, ¿no? ¿Y si te digo que hay relevante información para que estudies? Debería ver. Hoy por hoy todos dicen tener la Piedra Filosofal, pero son tonterías. Mientras mi familia y yo vivamos en paz, ¿qué más importa? Insensato imbécil, pensé.

Es cierto, vivir la vida parece una meta. Pero a la larga se convierte en una cárcel insufrible. Pocos matrimonios sobreviven las travesías de la convivencia. Pocos padres son realmente buenos con sus hijos. Pocos trabajadores hacen su trabajo con empeño. A pocas personas les importa algo más que su propia

Gaburah Lycanon Michel

vida. Por ello, cuando un hijo les sale chueco, cuando la esposa es infiel, cuando lo despiden del trabajo, esa persona tiene deseos de suicidarse. El hecho es que muy poca gente sabe establecerse metas reales, aún menor es la cantidad de personas que hace algo para alcanzarlas. Los educadores sólo trabajan por su sueldo, una minoría trabaja por vocación. Los médicos siempre tratan de sacar una operación, aunque sea innecesaria, para poder cobrar sus honorarios; una baja cantidad de ellos piensa en la salud realmente. Aquellos que detentan el poder lo usan, únicamente, para hacer de su vida “un bien preciado y maravilloso”. Pocos de ellos tratan de poner soluciones reales desde la función del poder (y del Socialismo, ni

hablar). La vocación del trabajo se perdió, al igual que la familia,

y a nadie le interesa. ¿Entonces tiene la gente derecho a

quejarse de sus desgracias? No lo sé, todos se lamentan de profundos problemas y dolores, es tan repetitivo oírlos que se tornan monótonos, ¿acaso nadie tiene algo más original qué decir? También hay la gente que se siente bien. Ellos no se quejan porque creen que fueron colmados de bendiciones. Por eso mismo viven en la zona de confort, viviendo angustias que se camuflan tras una sonrisa y con el consuelo de sus posesiones. Otras personas son horriblemente pobres, y odian a los ricos. Ellos casi no comen, tienen problemas de drogadicción o alcoholismo. Su difícil condición económica los orilló a convertirse en delincuentes. Aún así, esa gente pobre e inculta por imposición es la que tiene mayor cantidad de hijos. No es raro ver una choza donde hay más de seis niños y dos padres

antisociales. Entonces uno se pregunta, ¿cuál es el valor real de

la vida? Esa gente no tiene condiciones sanitarias ni capacidad

de salir de su agujero de pobreza. Pocos vagabundos se vuelven

ricos. Pero el problema va más allá: “hace años que el mundo excedió su capacidad de albergar humanos”.

Una de las preguntas más arraigadas en la Filosofía es: ¿Qué es

el hombre? Siendo fríos, la respuesta es sumamente sencilla: El

hombre es un animal (reino Animal), dotado de una espina

dorsal (filo de los Cordados), segmentada (subfilo Vertebrados);

la madre da de mamar a sus crías (clase de los Mamíferos), cuya

gestación se realiza en el útero dentro de una placenta (subclase de los Euterios); está provisto de extremidades que tienen 5 dedos, posee clavícula y un único par de glándulas mamarias situadas en el pecho (orden de los Primates). Los ojos se encuentran anclados en la parte frontal de la cabeza, lo que

La Lengua del Pasú

facilita la visión estereoscópica (capacidad de apreciar el relieve

y la distancia a la que se encuentran los objetos); el cerebro es

grande en relación con el tamaño del cuerpo (suborden Antropoideos). La especie pertenece a la familia de los Homínidos. Eso es todo. ¿Qué valor tiene el hombre? Eso

dependerá de “qué hombre”. Para una víctima de asalto, su asaltante tiene el mismo valor que una cucaracha purulenta. Para un asaltante, su víctima tendrá el mismo valor que una billetera llena de dinero. ¿Subjetivo? ¡Claro! Al igual que todos los problemas del hombre. Hoy por hoy, hasta las necesidades básicas parecen subjetivas. Sin embargo, el verdadero valor del hombre no está en su definición biológica, sino en su esencia espiritual; pero el mundo actual vive negando la espiritualidad, que es tachada de burdo esoterismo. El Materialismo Histórico nos ha impuesto una educación, una forma de vida y un parámetro de lo que nos debería importar. Bajo ese criterio, el hombre no es más que un primate. ¡Volvamos a Darwin!, el infeliz tenía razón. El problema real, REAL, del hombre es que aún no se conoce ni se acepta tal cual es. ¡Lógico!, ¿cómo aceptar algo que no se conoce? Luego entonces, todos los problemas, que podrían ser subsanados desde la superestructura social, quedan encerrados en la vida íntima de cada hombre, mujer y niño del planeta. Nadie tiene que ver con nadie, nada tiene que ver con nada. Lo único que importa es estudiar, superarse, conseguir un trabajo, tener hijos, jubilarse, darse el gusto de cumplir algún sueño secreto y morir. Adjetivos calificativos para esta conducta los hay a raudales, pasemos al verbo. Erasmo de Roterdam, en su Elogio de la Locura, ya citó un sinfín de ironías para satirizar al hombre doméstico. Foucault hizo lo mismo desde la cárcel. Todos hacemos caso omiso. Pero seamos honestos, todos los problemas de nuestras vidas tienen solución,

y parte de esa solución involucra nuestro entorno. Pero para

hablar del entorno primero hay que hablar de uno mismo. Y para hablar de uno mismo hay que internalizarse en las fibras más íntimas de nuestro pensamiento. Entonces, si hay un problema, hay una solución; si no existiera esa solución, tampoco existiría problema.

Gaburah Lycanon Michel

3. Orígenes de la angustia

A. El deseo

Sea la situación que sea, hambre, obsesión, pobreza o riqueza, uno de los móviles más grandes del hombre ha sido superar la angustia de la necesidad. El hombre es una criatura angustiada, no existe saciedad perpetua ni felicidad eterna. La vida está diseñada para tener momentos bajos y álgidos. Cuando esa vida se torna severa, el hombre busca la forma de lidiar con esa severidad. Si hay hambruna, se innovaran formas de producción de alimentos. Si hay guerra, se buscarán salidas pacíficas. Si hay peste, se buscará un antídoto. Pero, ¿y si hay perpetua y constante insatisfacción? La cultura de consumo ha generado un fenómeno bastante interesante:

“los deseos se han convertido en necesidades”. Si el mercado no genera necesidades, la demanda será ínfima con relación a la oferta; el sistema falla. Comer es una necesidad biológica, ¿una cirugía plástica para borrar las arrugas, lo es? El célebre estadounidense Abraham Maslow desarrolló una teoría de la motivación que describe el proceso por el que el individuo pasa de las necesidades básicas, como alimentarse y mantener relaciones sexuales, a las necesidades superiores, proceso que denominó de “autorrealización”, donde el desarrollo integral genera infinitas posibilidades personales para la satisfacción. ¿Acaso la autorrealización no parece una utopía favorable para una conducta orientada al mercado? La autorrealización no tiene que estar sujeta, necesariamente, a una oferta de mercado; sus vías de alcance, sí. Por ende, ¿si existe una “autorrealización”, podrá existir una “autoliberación” del mercado? La respuesta es sí, y para hablar de la independencia de la cultura de consumo, que en poco o nada nos sirve, hay que hablar del deseo.

B. Origen de la necesidad

Las necesidades básicas de cualquier persona son las mismas que de cualquier ser viviente: comer, dormir, excretar y reproducirse. Si estas funciones básicas son contempladas, el ser viviente puede considerarse biológicamente sustentable. Para lograr satisfacer estas necesidades, un gorila, por ejemplo, se atribuirá un territorio que ningún otro congénere debe invadir. En ese terreno el animal buscará su alimento, aglomerará a las hembras del grupo y tendrá áreas seguras donde reposar y reproducirse. El caso del hombre Neandertal no era muy distinto al del gorila. Pero en algún momento, ese hombre empezó a hacer cultura. Poco a poco, las necesidades fueron evolucionando hasta convertirse en vacíos incorpóreos dentro de la mente de ese hombre.

La Lengua del Pasú

Visto de un modo simple, las necesidades se originan en las más básicas exigencias para vivir. Obtener satisfactores para estas necesidades no es intrusivo para el ecosistema. El propio hombre formó parte de ese ecosistema hasta que descubrió que tenía el poder de modificarlo a su gusto. Entonces vimos cómo nuestras necesidades básicas estaban totalmente resueltas. En ese momento, la figura del vacío impalpable, irrefrenable e inexplicable empezó a embargar nuestras mentes. Y, producto de la cultura, el deseo empezó a legitimarse como un mal cuya solución debía pasar por un proceso de crecimiento cultural. El hombre antiguo tenía claro hasta dónde llegaban sus necesidades y empezaban sus deseos. El hombre actual es incapaz de discernir ese básico concepto. Por lo tanto, estimulado por la ciencia del mercado, nos vimos envueltos en un enunciado tan descarado como cierto: “los deseos del hombre son infinitos”.

C. Origen del deseo “La vida es sufrimiento, y la causa de ese sufrimiento es el deseo”, sabia verdad del budismo que nos remite a uno de los debates más antiguos de la humanidad: el deseo. El deseo se origina en una esfera de pensamiento conocida como “Yo psicológico”. La conducta de este ente será explicada más adelante; sin embargo, vale la pena adelantar un enunciado: “los deseos del Yo psicológico son infinitos”. La razón de esta patología institucionalizada como única verdad yace en los albores de nuestra vida. Al nacer, nuestra mente genera, por naturaleza, un proceso perceptual basado en comparación y experiencia. El primer trauma de la comparación surge con nuestra primera exhalación: en el vientre no teníamos que esforzamos por respirar, luego, sí. Tenemos que inflar nuestros pulmones de una sustancia fría y seca, el bebé llora al experimentar aquello, y compara; la conclusión siempre será: “quiero volver al vientre”. Si el trauma no fue vivido durante el nacimiento, la próxima angustia será el hambre. Antes el estómago estaba siempre lleno, pero el niño sufre de un vacío en su estómago. Por comparación, el bebé siempre buscará volver a la zona de confort. Todo aquello acumula una serie de memorias que construyen la estructura de nuestros deseos: el confort. El hombre siempre sentirá un vacío, o un sobrante de “algo”. Y lo que fue necesidad biológica empieza a convertirse en costra mental. Nace el deseo. Un hombre ve a una mujer bella, la desea, no la obtiene, sufre. Una mujer ve a un hombre atractivo, lo desea, lo obtiene, teme que le sea infiel, sufre. De igual forma, un bebé tiene hambre, ve el biberón, no lo alcanza, sufre. Si alcanza el biberón y se lo quitan, también sufrirá. Si

Gaburah Lycanon Michel

el niño bebe leche hasta la saciedad, el hambre volverá y siempre quedará la incertidumbre de la presencia o la ausencia de ese biberón. Aún más superfluo: un hombre se siente ignorado por sus amigos y sufre, y hace de todo para lograr algo de reconocimiento; se embriaga para ser aceptado, hace de todo para ser aprobado, porque la ausencia de reconocimiento le duele. Y si hablamos de objetos estrictamente materiales, el argumento se enturbia aún más. La conclusión es que el deseo se origina en la intrínseca relación entre “lleno” y “vacío”, donde el trauma de una necesidad biológica no satisfecha es sustituida por una sensación de vacío, que luego se convierte en deseo.

La Lengua del Pasú

Gaburah Lycanon Michel

4. La consciencia

A. La importancia de conocerse a uno mismo

Tal como existen deseos “consientes”, también existen deseos “inconscientes”. El vacío generado por la presencia del deseo es inmensurable y esquivo a nuestra psique si somos absolutamente ignorantes de nuestras facultades y deficiencias. Una de las primeras reglas del hombre satisfecho, exitoso y, principalmente, orientado es que debe conocerse a sí mismo. Ese necesario conocimiento pasa, inminentemente, por un profundo proceso de introspección y reflexión. Únicamente de esa manera sabremos qué nos incita y que nos desalienta. Qué nos gusta y que nos disgusta. Qué somos capaces de hacer y qué no. Para liberarse de las ataduras del consumo, es necesario manipular el deseo, y para manipularlo debemos conocer qué herramientas tenemos disponibles en nuestro Mapa Psíquico.

B. La Gestalt

La escuela Gestalt de la psicología es una tendencia que convirtió la percepción en su objeto de estudio. Esto, frente al asociacionismo imperante, postula que las imágenes son percibidas en su totalidad, como forma o configuración, y no como mera suma de sus partes constitutivas. En las configuraciones perceptivas así consideradas, el contexto juega además un papel esencial. La escuela de la Gestalt intentó formular las leyes de estos procesos perceptivos. Estas leyes, básicamente, son: Ley de figura y fondo (sin fondo, la figura no existe), Ley de cierre (la mente agrega los elementos faltantes de una figura recortada), Ley de proximidad (la mente tiende a agrupar objetos cercanos), Ley de semejanza (la mente tiende a formar totalidades desde objetos similares entre sí). Estas leyes, aplicadas en todas las Ciencias Humanas, han demostrado que el comportamiento cerebral es igual al comportamiento social ante hechos y/o fenómenos. Visto a la luz de la Gestalt, el enunciado más importante de la conducta social será: “mi verdad puede no ser tu verdad”. Éste enunciado es la base de la discrepancia, que luego seguirá a una pugna, una pelea, una ruptura de comunicaciones y una guerra. Incluso la “tolerancia” con el otro es relativa, porque de acuerdo a lo demostrado por la Gestalt, nada es absoluto para todos dentro de un colectivo. Asumamos, pues, que en un mundo con miles de diferencias de percepción, el consenso deriva de una ley propuesta por la misma Gestalt: “la mente tiende a agrupar objetos similares para hacer una totalidad”. Por esa razón nosotros nos juntamos con gente que tenga

La Lengua del Pasú

intereses iguales o similares a los nuestros. Es por ello que el Tercer Reich logró plantear una guerra al planeta entero. La gran mayoría de gente en la Alemania Nazi era capaz de vislumbrar el ideal del Reich, todos fueron trastocados por una fuerza volitiva emanada de una agrupación, no de intereses, sino de verdades compartidas entre todos; aún más allá de las diferencias personales. Políticamente hablando, todo esto parece una parafernalia de lo más burda, pero a nivel personal tiene total validez. Las totalidades de un solo punto perceptual son la verdadera utopía, antepuesta por los gobiernos social-comunistas a través de las lógicas obrero-sindicales. O yuxtapuestas en un modelo capital-liberal donde la totalidad se ve enmarcada por el mercado. Pero más allá de los temas de orden político, el trasfondo subyacente se halla en el individuo y no así en la colectividad. Repasemos algunos conceptos que conforman la percepción:

C. El Relativismo y lo Absoluto “Lo único absoluto es que todo es relativo”. Partamos de ese enunciado para afirmar que todo cuanto se diga a favor o en contra de una línea de pensamiento, siempre, pasará por una dialéctica binaria de conceptos holísticos. Bien, tanta verborrea técnica puede resultar redundante, pero el sentido común no dicta las reglas del pensamiento, así como un marinero no le da órdenes a su capitán. Cuando una persona ha llegado al punto en que se conoce a sí misma, es capaz de asimilar las infinitas diferencias con los individuos que conforman su entorno. Una persona que sabe quien es, ha llegado a SU verdad, y ésta es absoluta para el individuo, donde la subjetividad yace en la verdad de los demás. La afirmación de lo falso siempre es la negación de lo absoluto, donde lo relativo tiende a ser la negación de lo verdadero. Suena complicado, ¡no lo es! Stalin y Roosevelt jamás habrían podido llegar a un acuerdo para gobernar al mundo, y cuando Hitler fue “vencido”, lo único que lograron fue el inicio de la Guerra Fría. El objetivo de aquellos que detentan el poder es llegar a la comunión política para lograr ese Gobierno Mundial tan ansiado por la Sinarquía, usan la fuerza del choque de puestos para lograrlo, pero la tercera vertical siempre será el ente discordante que lo impedirá; aunque ese es otro asunto. Vamos a afirmar el enunciado que rompe la cadena de ecuaciones lógicas entre falso y verdadero: “MI verdad es absoluta, pero sólo para mí; la verdad de los otros puede ser compartida u opuesta a mi verdad, pero no es MIA. Por lo tanto, lo absoluto únicamente tiene lugar en mi interior, y lo relativo tiene lugar sólo en el exterior de mi ser”. Si somos relativos con nosotros

Gaburah Lycanon Michel

mismos, nuestra única certeza será la infinita incertidumbre. El exterior es un albur constante, por lo que nuestra única certidumbre es administrar incertidumbres.

D. El Yo psicológico

Nuestra personalidad psicológica es la sumatoria de experiencias afectivas e intelectuales que conforman nuestro mapa mental, determinado por las facultades de nuestro carácter. Esta personalidad funciona en base a un volumen determinado de emociones negativas y positivas que van desde el paroxismo (obsesión) a la indiferencia. De igual manera, el volumen de pensamientos y razonamientos formarán las costras del saber que influirán en las cosas que creemos, pensamos, ejercemos y negamos. El Yo psicológico es el “imaginario” que cada uno de nosotros tiene de sí mismo. Es absolutamente inconsciente de los sentimientos y pensamientos que lo conforman, y totalmente omnipresente en todo momento de nuestra vida. Este Yo psicológico es el responsable de la célebre y mentada figura de: “engañarse a uno mismo”. En este sentido, sus fortalezas y debilidades son, también, inalcanzables para el razonamiento de sí mismo. Ese Yo psicológico siempre reacciona y funciona en base a lo que Jung, célebre psicólogo alemán, llama “anímico”. El anímico, o reminiscencia del alma, son el contraste de reacciones y opiniones generadas por una relación de “causa-efecto”, entre el Yo psicológico y el ente fenomenológico. Por ejemplo, la llana lógica nos dicta responder con un insulto cuando somos insultados, o con un golpe si somos golpeados. Ese “acto reflejo” es lo que, en términos biológicos, determina nuestro instinto de supervivencia, mismo que es un reflejo del anímico, es decir, del Yo psicológico. Éste aspecto de la personalidad se halla presente en absolutamente todos los seres humanos desde el instante del nacimiento. Su educación y amaestramiento se basa en un sistema binario de entrada de información, donde el niño tiende a aprender por la experiencia de:

“error/castigo – acierto/premio”. Esa lógica causo-efectual del conductismo es la prima que, a priori, se implementa dentro del hogar. Sin embargo, está verticalidad de relaciones de pensamiento ha generado más problemas que soluciones. Veamos otro aspecto.

E. El Yo egóico

Otro aspecto de la personalidad es la que se refiere exclusivamente a la existencia del Yo egóico o EGO. Ahora bien, los últimos 40 años en occidente, y 2500 años en oriente, se ha luchado para diluir ese EGO en aras de la supra-consciencia. En el budismo se habla de chakras los cuales están depositados entre la Cuarta Vertical (la vida misma) y el

La Lengua del Pasú

péndulo dorado del corazón (amor puro), lugar de cruce donde el EGO desaparece y la fusión con el cosmos se hace posible. Esto, en términos meta-éticos, es una aberración. Verdaderamente, el Yo psicológico descubierto por Karl Gustav Jung es una alucinación. El Mito de las Cavernas de Sócrates hace referencia a ello mencionando al hombre que sólo podía percibir el mundo externo a través de sombras. Eso es porque el Yo psicológico es ciego a la denominada Realidad Realmente Material. En cambio, el EGO, o Yo egóico, ve esa Dimensión Real; mas no por ser consiente de ella es, a la fuerza, compatible con la misma. El EGO, al contrario de lo que reza la cultura popular, no es un ente vanidoso, megalómano, narciso, onanista e iconoplasta; ese es el Yo psicológico. El EGO es, en realidad, el verdadero YO, nuestro YO. Pero para entender ese EGO, primero hay que comprender las esferas que lo componen y contrastarlas con los elementos del Yo psicológico.

F. El encuentro del YO Para comprender el funcionamiento del Yo, el célebre epistemólogo Luciano Allende Lezama, nos ejemplifica la estructura psíquica a través de la Teoría de los Círculos Excéntricos, mismos que explican nuestra personalidad.

estructura psíquica a través de la Teoría de los Círculos Excéntricos, mismos que explican nuestra personalidad.

Gaburah Lycanon Michel

Análogamente a una computadora, nuestra personalidad necesita energía para funcionar, ¿verdad que sí? Entonces tomemos algunos conceptos de la Meta-ética del Lic. Pablo Santa Cruz: Todo ente es Psique. Para que funcione necesita una energía que, hasta ahora, parece indemostrable para la ciencia de occidente. Karl Gustav Jung llama a esta fuente de poder: Energía Psíquica. Esta energía es la que anima todo el organismo microcósmico. 3 “El cuerpo humano solo es un soporte físico, como el hardware de una PC, es decir, es un receptáculo orgánico conformado por un conjunto biomolecular de órganos y sistemas de órganos. En nuestra representación de círculos excéntricos, es la esfera que engloba a las esferas psíquicas. Se denomina “Esfera Sensorial” y está conectada bi-unívocamente a las estructuras psíquicas a través del sistema nervioso central y el sistema endócrino. Las estructuras psíquicas están representadas por la esfera “Afectiva o Emocional” y la esfera “Racional”. La esfera afectiva es IRRACIONAL y sus contenidos sémicos activan el sistema endócrino. El centro de la racionalidad está vinculado a la memoria arquetípica o CEREBRO, y es conceptual. El centro afectivo está vinculado al CORAZÓN. En ambas esferas hay contenidos estructurados, pues ambas esferas tienen capacidad de almacenaje memórico, y conforman la “Estructura Cultural”. Enlazando estas estructuras psíquicas, emocional y racional, se encuentra el centro de la personalidad, una memoria que almacena recuerdos conscientes y que por eso mismo se llama ESFERA DE CONCIENCIA. En esta esfera está el centro referencial psicológico del Sí Mismo. La conciencia se sirve de las memorias afectivas y racionales para estructurar la individualidad psicológica. Como alma-cena recuerdos, se la denomina desde hace milenios “Alma” o “El Alma” 4 . La intersección de las tres esferas conforma un espacio que se denomina “Esfera de Sombra” y representa al Inconsciente personal o subconsciente.

3 Citado del libro “Meta-ética, Ontología y Psicología Social” de Pablo Santa Cruz

de la Vega.

4

Análisis semiológico del termino “Alma” desarrollado por Germán Grundy.

La Lengua del Pasú

Todo símbolo se estructura en la esfera de sombra a priori,

y desde allí emerge a la esfera consciente a través del

esfuerzo volitivo del individuo. La no emergencia de estos símbolos es el principal motivo de los trastornos psíquicos. Por eso el símbolo en forma de tridente es

llamado “Umbral de Conciencia”. Esa “opacidad” inherente a

la esfera de sombra es un obstáculo para la emergencia de

los símbolos del inconsciente.

Esta explicación, vista desde el lente doméstico, parece muy difícil de entender; pero es más sencillo de lo que aparenta. Lo único que la Teoría pretende representar es la totalidad de sistemas, herramientas

y engranes que componen nuestro procesador de información. En

términos concretos, lo que devela este postulado es la incapacidad de

nuestra personalidad para ver lo que está más allá de lo evidente. Nuestra total ignorancia de la Esfera de Sombras es la responsable de que tengamos problemas que no podemos resolver: traumas, complejos, temores, etc. Esa imposibilidad de realizar lecturas

adecuadas de las múltiples dimensiones de la realidad nos originan cientos de argumentos para discrepar con cuánto se pueda fundamentar, sea desde la ciencia o desde la propia epistemología. Es esa incapacidad de percibir los fenómenos inconscientes la que nos inhabilita para ver más allá de nuestras vidas domésticas, es por eso que no vemos nada más lejos de nosotros mismos en el sentido psicológico. Es por causa de esa ceguera, de ese daltonismo gnoseológico, que quedamos atrapados en la vida, persé. Por eso celamos a nuestras esposas, por eso sufrimos las injusticias laborales en lugar de solucionarlas, debido a ello padecemos acontecimientos que salen de nuestro control ¿Hijos no deseados?, ¿matrimonios insufribles?, ¿malas relaciones con la gente de nuestro entorno?, ¿fracaso laboral o académico?, ¿estancamiento personal?; la causa de todo está ahí, y apuesto que el juicioso lector, a secas, discrepará con esta afirmación: “este autor escribe huevadas”. Claro, es mi opinión de

la percepción ajena, puedo estar errado.

La ceguera de los elementos inherentes en la Esfera de Sombras es la que nos causa tantos problemas. Llamemos, entonces, a los elementos “negativos” del inconsciente, Engramas 5 . Un engrama es un evento almacenado en las sombras de nuestro inconsciente, totalmente ajeno a nuestro raciocinio, y que nos genera una serie de miedos y dolores.

5 Concepto extraído de la Dianética.

Gaburah Lycanon Michel

Repasemos la siguiente equivalencia de valores: “Consciente:

Almacena haceres y no-haceres. Subconsciente: Almacena iras. Inconsciente: Almacena temores”. Estos tres planos de almacenamiento subyacen junto a los núcleos del deseo, conformados desde la carencia biológica y por experiencia del vacío. Estos son 6 :

Lívido sintiendi = Infinitud del deseo de sentir. Elementos como comer, odiar o fornicar.

Lívido

cognoscienti

=

Infinitud

del

hambre

de

conocimientos, sin entendimiento, para justificarse a sí mismo y también las conductas.

Lívido dominante = Infinitud del deseo de dominar a los demás.

La infinitud del deseo, generada por el Yo psicológico, contrasta ante la presencia de la total indiferencia al deseo, generada por el verdadero Yo, el EGO. Vayamos al campo anatómico para explicar estos conceptos. La esfera racional tiene su sustento físico en el cerebro. Todos los razonamientos cerebrales son producto de la percepción sensorial, y desarrollados mediante la experiencia. El desarrollo de las inteligencias (inteligencia espacio-temporal, lingüística, emocional, matemática, lógica, reflexiva, creativa y crítica) son atribución del diseño causo- efectual de nuestra mente. La impresionante máquina cerebral funciona por medio de procesos bio-eléctricos, las neuronas son organismos que trabajan por medio de impulsos eléctricos. Nuestros pensamientos son impulsos electrónicos, muy similares a los que se dan en una computadora. Desde luego, eso no es un secreto. Todos sabemos que los impulsos eléctricos son responsables del funcionamiento neurológico. Lo que escapa a la fisiología del sistema nervioso es el funcionamiento magnético del mismo. De esto hablaremos más adelante. La esfera emocional tiene su contraparte física y sémica en el corazón. Intrínsecamente, las hormonas, como producto glandular, son el substrato de los procesos químicos que generan nuestras emociones, las que nos provocan taquicardias cuando nos enamoramos o nos enfurecemos. El director que orquesta esta sinfonía de emociones es el hígado, que le da protagonismo al corazón. Siendo textuales, amamos con el hígado. Por acreción hormonal, el corazón se activa mediante

6 Concepto extraído de la Teoría de la Comunicación según Mariola Materna.

La Lengua del Pasú

impulsos magnéticos para generar las emociones más sublimes. Esa es la referencia que tenemos con el mundo sensible. Las referencias emocionales, posteriormente, forman los engramas que se generan por nuestras experiencias traumáticas. La impresión en la memoria afectiva no solo se activa desde la esfera consciente, sino que también se almacena en el subconsciente, constituyendo el esquema del Yo psicológico, lleno de complejos de inferioridad o superioridad (caso narcisistas o emos). La esfera de sombras, o inconsciente, es el que ejerce el rol más protagónico en la arquitectura del YO. Es allí donde se aglutina la mayor cantidad de energía psíquica del individuo. Es obvio que esta sección de nuestra mente es la menos conocida por la ciencia occidental. Se ignora la poderosa influencia que ejerce en todos los contextos de nuestras vidas, sean estas exitosas, patéticas, o ambas. La Psicología moderna trata los trastornos mentales desde Esfera de Sombras, tratando de hallar las causas de la depresión, la paranoia, la esquizofrenia, el estrés; e incluso las más bizarras características sexuales, tales como el sadomasoquismo, la homosexualidad o la pedofilia. La contraparte física del inconsciente es el centro de la sexualidad, el hipotálamo y los órganos genitales. Asimismo, la contraparte física del subconsciente se halla el encéfalo y las glándulas pineal y pituitaria. Ambas partes, desprendidas desde la sombra perceptual, constituyen nuestra memoria de sentido; aquella que es en verdad relevante y que no guarda recuerdos vía experiencia sentida o razonada, sino que almacena recuerdos que van más allá de la experiencia. He ahí la explicación de los sueños mientras dormimos, el efecto déja vu, los desdoblamientos, la intuición, la capacidad de premonición y todos aquellos fenómenos que los materialistas tildan de “agreste esoterismo para la masa estúpida”. Ahora uno se pregunta, ¿quién es el verdadero estúpido aquí? Agreguemos a toda esta parrafada anatómica un elemento más. Hablemos de una “quinta esfera”. Existe un punto de inflexión, lugar donde emergen los eventos más inexplicables de nuestra mente, en que la esfera de sombras se hace postora del único mecanismo de recuperación del verdadero sentido de las cosas: la anamnesis. Digamos, entonces, que la anamnesis es la facultad de hacer emerger del inconsciente, anclado por subconsciente, recuerdos que podríamos calificar de “ancestrales”. La ciencia ortodoxa llega hasta aquí, pero aún no ha nacido un neurólogo capaz de explicar las circunstancias en que se dan ciertos fenómenos. La quinta esfera es el verdadero almacén de lo inexplicable, nuestra propia “Caja de Pandora”. Es aquí donde el individuo se enfrenta a sí

Gaburah Lycanon Michel

mismo, éste es el espejo, el laberinto de nuestra mente; con minotauro y todo. Biológicamente hablando, esta memoria se halla en la sangre. ¡Sí, en la sangre! El lector entonces se dirá: “Este sujeto está más loco de lo que pensaba, en la sangre sólo hay glóbulos rojos y estos no tienen ADN siquiera”. Es cierto, pero en ningún momento dije que nuestra memoria de sangre está en los glóbulos rojos, en los eritrocitos. Lo que realmente nos importa son los glóbulos blancos, o leucocitos. En la mencionada célula sanguínea existen unos organelos conocidos como mitocondrias. Estas mitocondrias, responsables de la producción de energía de la célula, contienen un código genético que constituye la memoria de nuestra herencia familiar. Es allí donde, fisiológicamente, se hallan los elementos que emergen a nuestra Esfera de Sombras. ¿Cómo? Recapitulemos: El inconsciente y el subconsciente se despliegan desde el encéfalo, el hipotálamo, la glándula pineal y la glándula pituitaria. Este conjunto de órganos y glándulas conforman el eje del sistema linfático, límbico y endocrino; puntualmente, el sistema linfático es el responsable por la generación de glóbulos blancos. Una anomalía sanguínea a nivel de leucocitos, como el cáncer, tiene su origen en deficiencias de la médula ósea que, a su vez, ve sus fallas originadas en malfuncionamientos glandulares y multiorgánicos por células cancerígenas; psíquicamente, engramadas. Si pensamos en el ADN mitocondrial de los glóbulos blancos como hogar de la memoria de sentido, de los fenómenos inexplicables de nuestra mente, podemos deducir que aquellos eventos tienen su función orgánica desde el sistema linfático. No así desde el cerebro o desde las reacciones y relaciones afectivas. ¿Queda claro?, ¿no? Es simple. El ADN nuclear de los leucocitos sólo sirve para la mitosis. El ADN mitocondrial es nuestra verdadera herencia. Y ésta no sólo se halla en los óvulos y los espermatozoides.

La Lengua del Pasú

Gaburah Lycanon Michel

5. Atrapados

Volvamos al inicio. En el planteamiento del problema de este ensayo se habló que el hombre tiene intereses demasiado volcados hacia la vida doméstica. Todos los demás intereses que parezcan salir de ese molde cotidiano, tienden a ser tildados de dogma o doctrina. Pero el asunto de los intereses creados, legítimos o no, dependen su propio planteamiento ante el receptor. Aparentemente, los problemas del mundo actual deben ser solucionados por los políticos, los ecologistas y los formadores del pensum educativo vigente en cada país, mismos que están determinados por la línea política del gobierno en función de poder. Luego entonces, únicamente ellos deben resolver los problemas; incluyendo los nuestros, los tuyos y los míos, ¿cierto? ¡Claro que no! Tú y yo también somos parte de esa solución, y eso no nos convierte en adeptos de una doctrina política, necesariamente, ni en especuladores sociales o charlatanes que sólo buscan incrementar sus beneficios personales. La vida es un sueño, uno muy pesado. La familia, el trabajo, el dinero, el sexo, la diversión, las tragedias; todo es una descomunal fatamorgana en la que nos hallamos inmersos y atrapados. Aquel que se atreva a criticarla corre el riesgo de ser juzgado, a priori, de fanático, de soñador, de utópico. Hay muchas acepciones al respecto, pero pocas corresponden a la fría y concreta realidad del pensamiento crítico y creativo. Revisemos este argumento con un poco del “ácido literario” que corroe el pensamiento nihilista de nuestros días.

A. ¿Qué es el Nihilismo?

Las escuelas de pensamiento escépticas están de moda en nuestros tiempos. Éstas se hallan en función social, de manera tácita, desde la caída del Muro de Berlín. El Nihilismo es una corriente de pensamiento que, por general, degrada de manera peyorativa cualquier otra creencia. Esto significa que la negación nihilista de todo y todos tiene el propósito de denotar que quienes se adhieren a una filosofía son minusválidos mentales, incautos, cretinos, ingenuos y soñadores sin remedio. Dicho de otro modo, el nihilista no cree en nada. ¿Cuánta gente conoces así?

La Lengua del Pasú

El término se utilizó por primera vez para designar a los herejes

cristianos durante la edad media. En Rusia se aplicó entre 1850 y 1860

a los jóvenes intelectuales que, bajo la influencia de las ideas

occidentales, repudiaron el cristianismo, considerando a Rusia como una sociedad atrasada y opresiva. El nihilista de ficción más conocido

es Bazarov, protagonista de la novela Padres e hijos (1862) de Iván

Turguéniev. Los conservadores rusos declararon que el nihilismo destruiría cualquier posibilidad de una existencia ordenada y determinada, y que era contrario por completo a las necesidades y deseos reales del ser humano, pero el novelista Nicolái Gavrílovich Chernishevski y otros radicales lo consideraron una fase necesaria en la transformación progresiva de Rusia. Los narodniks (populistas), que

propugnaron durante la década de 1870 una revuelta campesina, y el movimiento Narodnaya Volya (Libertad del Pueblo), algunos de cuyos miembros asesinaron al zar Alejandro II en 1881, se consideraron manifestaciones del nihilismo. En la actualidad, el nihilismo es poco menos que una institución, sino algo más que una manera adecuada de tratar la politiquería del neo- liberalismo y el nuevo social-comunismo de Chavez, Fidel, Evo Morales o el presidente francés, François Hollande.

Un ejemplo lo pondrá más claro. El que profesa una doctrina política es

siempre tildado de fanático. El que la impulsa siempre lo hará buscando algún beneficio. Si esa persona, políticamente pujante, trabaja por convicción política en lugar de conveniencia personal, es también considerada fanática. ¿Más ejemplos? El hecho que yo, como autor de este trabajo, afirme tales hechos a la ligera podría llevarte a ti, como lector, a tildarme de fanático de mis propias ideas. En contraparte yo estaría en mi libertad de mandarte al demonio y tú harías lo mismo, dejando inmediatamente la lectura de este texto. El ejemplo es una manera de explicar una tácita posición nihilista, en la que tú, como lector, refutarías todo lo que has leído hasta ahora por creerlo falto de fundamento. Pero esto no sucedería porque realmente

estés en desacuerdo, sino porque estás entrenado para pensar como nihilista. Desde luego, todas estas afirmaciones son muy hozadas. Podría estarme equivocando olímpicamente, pero también podría ser que estoy en lo cierto. Es un juego de azar sin ganadores ni perdedores. Existen causas para que el pensamiento nihilista se haya institucionalizado, y esa es el temor de volver a caer en fanatismos filosóficos. La Guerra Fría nos enseñó que esos extremos son improductivos, socialmente hablando. Pero si debemos considerar que cada individuo de una sociedad tiene su importancia, nos vemos como entes independientes viviendo en un gigante hormiguero llamado:

Gaburah Lycanon Michel

Planeta Tierra. Dejemos de hablar en segunda persona y volvamos al relato gentil de la ortodoxia.

B. ¿Qué le interesa a la gente?

La respuesta a esa pregunta dependerá de la persona que es objeto del cuestionamiento. A un ama de casa nada le interesará más que tener la casa limpia y la novela de la tarde. A un vagabundo nada le será más importante que la comida del día siguiente. Para la Presidenta Cristina Fernández Viuda de Kirchner no habrá nada tan importante como la última colección de zapatos de invierno. ¿Verdad que los intereses varían? La vida es una substancia espesa y gelatinosa que envuelve las fibras de nuestros deseos en dirección a una zona de confort. Si un vagabundo se vuelve millonario de la noche a la mañana, satisfaciendo así todas sus necesidades básicas, no pasará más de una semana para que desee nuevas cosas: un auto Bugatti EB modelo 91 de más de 40000 dólares. Si ese hombre tiene la consciencia podrida, quizás intente comprar la paz con algunas donaciones sospechosas de piedad y culpables de honestidad. Entramos a lo que es la zona de confort nuevamente. Es un sitial de la vida en el que la persona se siente tan cómoda, que los deseos se convierten en infinitas pesadillas, siempre buscando el confort de la paz. “Cuando Dios quiere enloquecer a alguien, satisface todos sus deseos”, eso dice Coelho (personalmente, Coelho no me agrada demasiado). Si una persona, cualquier persona, siente que está fuera del área de confort, trabajará siempre para llegar ahí; así esté, de una manera u otra, en un área de confort. Pero a falta de la Ciencia del Establecimiento de Metas, esa persona jamás logrará el objetivo de sentirse satisfecha. Entre los muchos engramas que se enlistan en nuestra umbra del inconsciente está el miedo al fracaso. Pero seamos francos, “si uno desea tener un éxito, debe aumentar su tasa de fracasos”. El miedo al fracaso es uno de los elementos por lo que la gente es cobarde. Nuestra zona de confort, por lo general, se despliega desde la seguridad de la estabilidad, generándonos miedo al cambio. Parte del pensamiento nihilista también se desglosa de ese temor a fracasar por tratar de cambiar, o de cambiar para llegar a un confort que siempre tuvimos pero que jamás vimos. El riesgo de las afirmaciones falcarias puede radicar en que nos gusten, y que eso nos implique hacer cambios en nuestras vidas y, por lo tanto, correr riesgos innecesarios. Con toda honestidad, a mí personalmente me parece bastante pusilánime rehuirle al cambio.

La Lengua del Pasú

A la gente le interesa la estabilidad, sin importar de dónde venga. Sin

embargo, la estabilidad es un retórico constante y proporcional. Cuando estemos estables, creeremos que no lo estamos. Cuando no estemos estables, pensaremos que lo estamos y no haremos nada por cambiar. De un modo u otro el resultado es el fracaso sin aprender

nada de él.

C. ¿Qué es lo más importante realmente?

Eso también dependerá de las prioridades de cada quien. Recordemos que nada es absoluto. Por esa razón, los intereses también varían. Sin embargo, hay una yuxtaposición de intereses que es necesario develar. Resulta que, a veces, los intereses ajenos son opuestos a los nuestros. Entonces nos enojamos, hacemos bloqueos, manifestaciones y toda clase de perjuicio posible al Estado para imponer nuestros criterios. Nuestras libertades terminan donde empiezan las del otro, ¿verdad? ¡Desde luego que no! Y, por favor, no seamos tan hipócritas para pensar que, por acomedidos, vamos a ceder espacio sólo por respetar

al

prójimo. Eso es una poesía, una utopía que en la vida real no se da

ni

se dará. Hemos aprendido que vivir en sociedad implica dar el brazo

a

torcer cuando es necesario. De una forma casi intrínseca, nuestros

intereses siempre se constituyen en la búsqueda de resolver problemas

que nosotros mismos nos creamos. Un ejemplo en segunda persona al estilo vargasllosiano lo pondrá más claro:

“Han subido los costos de las pensiones escolares. Entonces reúno a la junta de padres de familia para protestar en frente del Ministerio de Educación. Por causa de mi protesta, el tráfico se volvió imposible y cientos de personas llegaron tarde a sus fuentes de trabajo. Quizás ese atraso le costó el despido a alguno de esos empleados. Pero a mí no me importa porque primero están mis intereses: que bajen las pensiones escolares”. El cretinismo estriba en la siguiente verdad dialéctica: “Tú tuviste ese hijo porque no usaste preservativo con tu pareja, porque te casaste con ella porque estaba embarazada. Si no hubieras querido problemas con los costos educativos de tu hijo, en primer lugar no debiste engendrarlo; para no tenerlo sólo debías usar condón. Pero como no lo hiciste, pues ahora tienes un problema que TÚ solo te buscaste”.

Gaburah Lycanon Michel

De hecho entiendo que mi ejemplo sonará de lo más altisonante que alguien que se respeta pueda imaginar, pero la idea queda bastante clara, ¿verdad que sí? “Las cosas tampoco son como dices”, me dirá el lector; ¡lo reto a demostrárselo a sí mismo! “No tengo nada qué demostrarme, estoy seguro de lo que pienso y que tú estás errado”, me dirá el lector. Pues he ahí la prueba de mi afirmación sobre el nihilismo; síguete negando, hazlo. Pero volvamos a nuestro argumento. Resulta que todos somos culpables de nuestros propios problemas, y la razón de que no seamos capaces de prevenirlos es que no sabemos lo realmente importante. No hablo de lo que es en verdad importante para UNO MISMO, sino de lo que es importante para absolutamente TODOS. ¿Suena a utopía? ¡Desde luego!, pero la construcción de esa utopía nos bota un resultado innegable: estamos atrapados en la vida. Voy a enunciar lo realmente importante para todo ser humano, y estoy seguro que todos los que lean este texto van a discrepar conmigo en cuanto lo lean. Ahí voy, a la una, a las dos, a las tres:

“Lo realmente importante para todos los hombres es la muerte”.

Ya estoy imaginando al lector, en este momento, discordando conmigo. Y hablo en segunda persona: “Te imagino diciendo que para ti la muerte no es lo más importante, sino el trabajo, la familia, Dios, o cualquier otra cosa. Y si digo que estás errado, dejarás de leer este ensayo. (Nihilismo básico). Yo no tengo derecho de atribuirme la licencia de pretender conocer al lector y decirle qué es lo más importante para él. Pero seamos coherentes. Todos vamos a morir. La vida en sí misma no interesa, sino el uso que hagamos de ella. Hemos encarnado en este mundo para aprender a dar el paso final. Vivimos para aprender a morir. El hombre antiguo sabía esta verdad gnóstica y por ello no se aferraba a la vida, sino al verbo, a la acción. De un tiempo para hoy, la vida humana se ha sobrevalorado. Hoy somos casi 8 billones de seres humanos habitando el mundo, más de lo que el planeta puede mantener. Pensamos ya en colonizar Marte porque nuestro crecimiento demográfico es inaudito. Hemos saturado el ecosistema. Aclaremos lo siguiente: “la vida humana no es lo importante, lo importante es el uso de esa vida”. Un viejo proverbio Hiperbóreo dice:

“lo que hagamos en esta vida, resonará en la eternidad”. Por ello, lo más importante, en sí, no es la satisfacción, los sueños cumplidos, las necesidades resueltas, los problemas solucionados. No es la familia, el Estado, Dios o el planeta. Lo realmente importante es la Misión de

La Lengua del Pasú

vida. Establecer una meta y luchar para conseguirla, no por satisfacción propia o para lograr un mundo mejor, sino para lograr nuestra libertad del sueño de la vida; y la única forma de vivir la vida, sin vivirla, es teniendo presente a la muerte. Aprender a morir es lo importante. “No te descuides ni un segundo de la muerte, o te perderás de la vida”. El verdadero éxito no está en el dinero o en convertirse en una persona plena. El éxito está en despertar del sueño y lograr la libertad del deseo.

Gaburah Lycanon Michel

6. Teorema Bipolar

Hasta ahora hemos desmenuzado varios conceptos. Primero analizamos los problemas del mundo actual para, por inducción, llegar a los problemas personales de cada persona. Hemos visto los factores que componen el YO. Revisamos los fundamentos que generan la discordia, el hecho de que no podamos acordar en nada con nadie. Hemos revisado lo que es importante para la gente y lo que es importante, REALMENTE, para todos. Ahora pasemos a revisar el sistema de pensamiento del hombre, su software. El Teorema Bipolar fue desarrollado por el célebre filósofo Michel Foucault (mi tocayo), y explica de manera brillante el software humano. Este trabajo, apoyado por las investigaciones de Chomsky, Planck, Pablov, Jung, Grundi, Moyano, Kant, Freud, Izquierdo Navarro, etc (exitosos sociólogos, físicos, filósofos, psicólogos e investigadores), nos lleva a la construcción y constitución de todas las piezas que componen el Teorema Bipolar; afinado a la perfección para este ensayo por los constructos sémicos de la Lic. Mariola Materna y del Lic. Pablo Santa Cruz. (Vaya parrafada la mía).

A. Demostración científica del Teorema Bipolar

El mundo en el que vivimos (Tercera dimensión), está compuesto por materia y energía. Las relaciones existenciales que norman la Física son, básicamente, las mismas que rigen la estrecha relación entre materia y energía. En ambas dimensiones de existencia se hace evidente la conexión entre opuestos. La energía tiene polo negativo y positivo, donde opuestos se atraen. La materia tiene corporalidad y no- corporalidad. Donde hay un ropero, no puede haber otro en el mismo sitio y al mismo tiempo. El comportamiento físico de los átomos y sus relaciones energéticas siempre estarán determinadas por una vinculación bipolar y la vibración de éstos. Es necesario pedir al lector un mayor esfuerzo de comprensión en esta parte, es muy importante repasar algunos conceptos de la Física. Es probable que dichos conceptos sean un poco complicados, pero sin ellos, jamás podríamos comprender la arquitectura de nuestro pensamiento:

En un principio, los físicos empezaron a estudiar unidades de materia, consideradas fundamentales; en la actualidad se las conoce como partículas subatómicas en general. La Física de partículas (el estudio de

La Lengua del Pasú

las partículas elementales y sus interacciones) también se llama Física

de altas energías porque la energía necesaria para estudiar distancias

extremadamente pequeñas es muy elevada, como consecuencia del principio de incertidumbre. Originalmente se aplicó el término “partícula elemental” a estos ladrillos de la materia porque se creían

indivisibles. Hoy se sabe que muchas de estas partículas son sumamente complejas, pero se las sigue llamando partículas elementales.

La Física de partículas es la última etapa en el estudio de componentes

de la materia cada vez más pequeños. Antes del siglo XX, los físicos estudiaban las propiedades de la materia macroscópica, a gran escala. Sin embargo, a finales del siglo XIX su atención se centró en la Física

de átomos y moléculas. Los átomos y las moléculas que componen tienen diámetros de orden de 10 -10 m., y el estudio de sus estructuras

provocó grandes avances de la teoría cuántica entre 1925 y 1930. A principios de la década de 1930, los científicos empezaron a investigar

la estructura de los núcleos atómicos, que tienen diámetros de entre

10 -15 y 10 -14 metros (¿verdad que la matemática sí es importante?).

Los conocimientos sobre la estructura nuclear avanzaron hasta el punto de hacer posible el uso de la energía nuclear, tanto en las centrales nucleares como en las armas atómicas. En los años que siguieron a la

II Guerra Mundial, los físicos se dieron cuenta de la necesidad de

estudiar más en profundidad las partículas elementales para comprender la estructura fundamental de los núcleos atómicos. En la actualidad se conocen, experimentalmente, varios cientos de partículas elementales. Pueden dividirse en distintas categorías generales. Los hadrones y leptones se definen según los tipos de fuerza que actúan sobre ellos. Las fuerzas se transmiten mediante otro tipo de partículas llamadas portadoras. Los protones y neutrones son los componentes básicos de los núcleos atómicos, que en combinación con los electrones forman los átomos. Los fotones son las unidades fundamentales de la radiación electromagnética 7 , que incluye las ondas de radio, la luz visible y los rayos X. El neutrón es inestable como partícula aislada, y se desintegra para dar lugar a un protón, un electrón y un antineutrino electrónico. Este proceso se simboliza de la forma siguiente:

Este proceso se simboliza de la forma siguiente: 7 Nótese que la mente humana funciona en

7 Nótese que la mente humana funciona en base a impulsos eléctricos y magnéticos.

Gaburah Lycanon Michel

Los neutrones tienen una vida media de 887 segundos. Sin embargo, cuando se combinan con protones para formar determinados núcleos atómicos, como el oxígeno 16 o el hierro 56, los neutrones se estabilizan. La mayoría de las partículas elementales conocidas han sido descubiertas después de 1945, algunas en rayos cósmicos y el resto en experimentos con aceleradores de alta energía. Se ha postulado la existencia de muchas otras partículas, como el gravitón, que se cree que transmite la fuerza gravitatoria. En 1930, el físico británico Paul A. M. Dirac predijo, por motivos teóricos, que a cada tipo de partícula elemental le corresponde otro tipo conocido como antipartícula de la primera; este postulado de la Física es el principio científico del Teorema Bipolar que, por Filosofía, se propuso a través de la Dialéctica. Más tarde fue descubierta la antipartícula del electrón, en 1932, por el físico estadounidense Carl D. Anderson, la llamó positrón. El antiprotón fue descubierto en 1955 por los físicos estadounidenses Owen Chamberlain y Emilio Segre. En la actualidad se sabe que la predicción de Dirac es válida para todas las partículas elementales, aunque algunas, como el fotón, son sus propias antipartículas. Los físicos suelen utilizar una barra horizontal para indicar las antipartículas. Así,

es la antipartícula de Las partículas elementales ejercen fuerzas sobre las demás partículas y son continuamente creadas y aniquiladas. En realidad, las fuerzas y los procesos de creación y aniquilación son fenómenos relacionados, y se denominan, colectivamente, interacciones o fuerzas fundamentales. Se conocen cuatro tipos de interacción (aunque se han postulado más):

cuatro tipos de interacción (aunque se han postulado más): a. Interacción nuclear fuerte b. Interacción
cuatro tipos de interacción (aunque se han postulado más): a. Interacción nuclear fuerte b. Interacción

a. Interacción nuclear fuerte

b. Interacción electromagnética

c. Interacción nuclear débil

d. Interacción gravitatoria

La interacción nuclear fuerte es la más intensa, y es la responsable de la vinculación de protones y neutrones para formar núcleos. Le sigue en intensidad la interacción electromagnética, que une los electrones a los núcleos en átomos y moléculas. Desde el punto de vista práctico, esta unión reviste una gran importancia porque todas las reacciones químicas conllevan transformaciones de esta unión electromagnética de los electrones y los núcleos; en el caso de la mente humana, las

La Lengua del Pasú

interacciones electromagnéticas son las responsables de una serie de variables psíquicas que se dan entre el Yo egoíco y el Yo psicológico. La llamada interacción débil, o fuerza nuclear débil, es mucho menos intensa. Rige la desintegración radiactiva de los núcleos atómicos, que fue observada por primera vez por los célebres físicos y químicos franceses Antoine H. Becquerel, Pierre y Marie Curie. La interacción gravitatoria es importante a gran escala, aunque es la más débil de las interacciones entre partículas elementales. Todos los elementos citados de la Física de partículas nos sirve como cimiento para comprender los procesos psíquicos que se dan en nuestras mentes. Empecemos repasando la neurofisiología de la psique. El procesamiento de pensamientos y sentimientos es a través de señales nerviosas que están implicadas a dos tipos de fenómenos:

eléctricos y químicos. El proceso eléctrico propaga una señal en el interior de la neurona, y el proceso químico trasmite la señal desde una neurona a otra, o a una célula muscular. También categorizando los fenómenos biológicos que suceden a nuestras emociones, y de éstas al comportamiento subconsciente. Una neurona es una célula de gran longitud formada por un área central engrosada que contiene el núcleo, una prolongación larga llamada axón, y unas prolongaciones más cortas llamadas dendritas. Las dendritas reciben los impulsos procedentes de otras neuronas o del medio ambiente, si es que hablamos de neuronas sensitivas. Estos impulsos se propagan eléctricamente a lo largo de la membrana celular hasta el final del axón. En el extremo del axón la señal se trasmite de forma química a una neurona adyacente o a una célula muscular. Otra manera de transmisión de información es la que se realiza por la vía magnética, aún misteriosa para Neurología y la Física modernas, pero muy estudiada por las culturas orientales. Análogamente a un teléfono celular, las ideas motoras traídas desde el ADN mitocondrial a la Esfera de Sombras se transmite por vía magnética, no así eléctrica o química. Estos impulsos magnéticos son generados en magnitudes de interacción imposibles de mesurar. Algunas de éstas magnitudes y sustratos se repican en la ionósfera de la Tierra, razón por la que ciertas depresiones injustificables se convierten en enfermedades colectivas; incluso la alucinosis colectiva puede explicarse por los fenómenos ionosféricos que acontecen en nuestro medio. Nuestras neuronas perciben estas sutilezas magnéticas, sean estas generadas en la ionósfera, en el ADN mitocondrial o incluso en dimensiones aún no exploradas. Esa información es transformada en nuestro cerebro en impulsos eléctricos binarios y los resultados del proceso de esta información es conocida como: Esquizofrenia, paranoia, locura, sueños,

Gaburah Lycanon Michel

visiones, alucinaciones, premoniciones, reminiscencias oníricas, efecto déja vu, etc. Los científicos de la actualidad aún no han logrado dilucidar una respuesta coherente que explique estos fenómenos mentales, y la razón de esta incapacidad de dar explicaciones es porque los fenómenos magnéticos de la mente no están determinados por un sistema de causa-efecto, sino en una horizontalidad fenomenológica aún difícil de concebir. La mente humana, al igual que las partículas subatómicas, funciona en base a una complementación de opuestos, binaria y totalmente bipolar. Si una partícula tiene su anti-partícula, de igual forma un pensamiento tiene su anti-pensamiento. Una neurona está polarizada, es decir, tiene una carga eléctrica negativa en el interior de la membrana celular respecto al exterior, que tiene una carga positiva. Esto se debe a la libre circulación de iones de potasio con carga positiva a través de la membrana celular, y al mismo tiempo, a la retención de moléculas grandes con carga negativa dentro de la célula. Los iones de sodio con carga positiva se mantienen en el exterior de la célula mediante un proceso activo. Todas las células tienen esta diferencia de potencial, pero cuando se aplica a una célula nerviosa una corriente estimuladora se produce un suceso único. Primero, los iones de potasio penetran en la célula, reduciendo su carga negativa, una despolarización. En un cierto momento las propiedades de la membrana cambian y la célula se hace permeable al sodio, que entra en ella con rapidez y origina una carga neta positiva en el interior de la neurona. Esto se denomina el potencial de acción, la causa eléctrica del pensamiento. Una vez alcanzado este potencial en una zona de la neurona, éste se propaga a lo largo del axón mediante un intercambio de iones en unos puntos específicos llamados nódulos de Ranvier. La amplitud del potencial de acción es autolimitado, esto se debe a una concentración elevada de sodio en el interior que origina la expulsión de la célula primero de iones de potasio, y después de sodio, restableciendo la carga negativa en el interior de la membrana celular; es decir, la neurona se repolariza. El proceso completo dura menos de una milésima de segundo y es análogo a una computadora. Las computadores funcionan mediante “sí electricidad” y “no electricidad”, 1 y 0, (00101110101010110010, mi nombre en código binario). La neurona tiene esa misma facultad, la despolarización es un “0” y la repolarización es un “1”. Después de un breve lapso, llamado periodo refractario, la neurona está en condiciones de repetir este proceso. Recordemos que también se mencionó un funcionamiento químico de la neurona. Este proceso se da en un punto de contacto entre dos neuronas adyacentes y recibe el nombre de sinapsis, a través de él se transmite el impulso nervioso. Cuando el impulso nervioso llega al

La Lengua del Pasú

extremo del axón, las vesículas que contienen los neurotransmisores liberan su contenido en el espacio que queda entre las dos células nerviosas, denominado hendidura sináptica. Esta liberación química es el principio de los sentimientos. La energía necesaria para la síntesis de las sustancias transmisoras es aportada por las mitocondrias presentes en la terminación presináptica; por lo que es totalmente posible usar los sentimientos como fuente de energía para lograr propósitos mayores. Asimismo, la ausencia de estos transmisores son clave para otros efectos, como la meditación. Los neurotransmisores son agentes químicos que viajan hasta la neurona más próxima y se adhieren a los receptores específicos que se encuentran en la membrana postsináptica. Cuando la señal eléctrica alcanza el extremo del axón, éste estimula en la célula unas pequeñas vesículas presinápticas. Estas vesículas contienen sustancias químicas llamadas neurotrasmisores, y son liberadas en el espacio submicroscópico que existe entre las neuronas (hendidura sináptica). El neurotrasmisor se une a receptores especializados sobre la superficie de la neurona adyacente. Este estímulo provoca la despolarización de la célula adyacente y la propagación de su propio potencial de acción. La duración de un estímulo procedente de un neurotrasmisor está limitado por su degradación en la hendidura sináptica y su recaptación por la neurona que lo había elaborado. Antes se pensaba que cada neurona elaboraba sólo un neurotrasmisor, pero estudios recientes han demostrado que algunas células elaboran dos o más. Todo este entramado de conceptos físicos y fisiológicos demuestran, sin lugar a discrepancia, que tanto el mundo subatómico como el cerebral se rigen de manera bipolar (y, como diría yo en una novela: el que no esté de acuerdo, que se vaya a la…). El mundo está compuesto por moléculas, éstas por átomos que a su vez se forman de partículas. Las partículas son bipolares. El pensamiento está compuesto de impulsos químicos, eléctricos y magnéticos. Éstos también son bipolares. En síntesis, el mundo y nuestros pensamientos, todo es bipolar. Ahora vayamos a un campo de profundidad aún mucho mayor. Cuando se habló de la Física de partículas, se habló de un comportamiento sub-atómico llamado Spin. La pregunta es, ¿qué es Spin? Uno de los principios básicos de la Física es que todo lo que existe está en constante movimiento. Mientras más se mueve, su densidad será menor. Éste constante movimiento molecular es base de las relaciones entre los elementos químicos. En el caso de las partículas, este movimiento es conocido como “Momento Angular Orbital”. El nombre es más que apropiado si uno observa los átomos. Éstos parecen

Gaburah Lycanon Michel

pequeños Sistemas Solares, con los electrones dando vueltas al núcleo tal y como lo harían planetas alrededor de una estrella. Literalmente, los electrones orbitan al núcleo. De igual manera, los neutrones y los protones se aglutinan por un Momento Angular Orbital. Sin embargo, el comportamiento subatómico es mucho más excéntrico que un mero movimiento en órbita. Existen partículas subatómicas que tienen la misteriosa y fascinante propiedad de “desvanecerse”. Su materia simplemente desaparece de un momento para el otro y reaparece en otro lugar. Este comportamiento desconcertó a los científicos hasta, que en 1925, los físicos estadounidenses de origen holandés Samuel Abraham Goudsmit y George Eugene Uhlenbeck se dieron cuenta que había un movimiento de partículas que la física cuántica de su tiempo no podía explicar. Llamaron a este movimiento, Spin. Estos físicos añadieron un número cuántico adicional, el Spin del electrón. Goudsmit y Uhlenbeck lograron dar una explicación más completa de los espectros atómicos, a aquellos fenómenos de “desaparición repentina” de partículas en un átomo (sí, hay partículas tan ingeniosas como Joudini, capaces de desaparecer). Pronto, el

concepto de Spin se amplió a todas las partículas subatómicas, incluidos los protones, los neutrones y las antipartículas, es decir, la mentada Antimateria. Los grupos de partículas, por ejemplo un núcleo atómico, también poseen Spin, como resultado del Spin de los protones

y neutrones que lo componen. Eso significa que también pueden

desparecer.

La teoría cuántica afirma que el Momento Angular de Spin sólo puede

adoptar determinados valores discretos. Estos valores discretos se expresan como múltiplos enteros o semienteros de la unidad fundamental de Momento Angular, h/2π, donde h es la constante de Planck. Generalmente, cuando se dice que una partícula tiene espín

1/2 significa que su momento angular de espín es 1/2 (h/). Mediante

la constante de Planck, y gracias a las luces de la Teoría Relativa de

Einstein, se obtuvo la primera matriz de conformación de partículas. Luego, y gracias a los experimentos con aceleradores partículas, los científicos lograron poner en práctica la constante de Planck y la matriz de conformación de partículas. El resultado fue el siguiente: “Las partículas subatómicas son como cebollas, cáscara y más cáscara. El centro de las partículas fundamentales está llena de un gran vacío. Esto ocasiona que, durante el Movimiento Angular Spin, la partícula genere una antipartícula de sí misma. La antipartícula no es más que nada, una gran nada. La nada es la materia prima de la famosa Materia Oscura, substancia inexplicable que mantiene unido al universo. La conclusión última es: “La materia en realidad no existe, tiene una

La Lengua del Pasú

tendencia a existir. Esto dependerá de su Movimiento Angular y de las interacciones entre las partículas que lo componen”.

B. El Teorema Bipolar y la mente

A estas alturas el lector se dirá: “Este sujeto me ha hecho leer

complicadas páginas y páginas de Ciencias, casi me duermo. ¿Pero qué demonios tienen que ver las Ciencias con los problemas de la sociedad?”. La respuesta es evidente: Físicamente ha quedado demostrado que Sócrates tenía razón: “el mundo es una gran ilusión”. Claro que Sócrates no necesitó un acelerador de partículas de millones de dólares para notarlo. En su tiempo no existía el nihilismo ni el materialismo exacerbado que nos obliga a llegar a las mismas conclusiones que el hombre antiguo, pasando por la experimentación de la materia. Si Sócrates viviera para ver el mundo de hoy, se volvería a morir, pero de la rabia. Con todas las explicaciones que las Ciencias nos han brindado, han quedado demostrados tres puntos importantes: 1. El mundo es bipolar; 2. Nuestro pensamiento es bipolar; y 3. La materia no existe, sólo tiene una tendencia a existir. Ahora volquémonos a la arquitectura de

la mente humana, pero a la luz que la Física y la Neurofisiología nos ha

brindado. El sistema de razonamiento de la mente pasa por un chip de procesamiento que trabaja mediante la experiencia. Por eso no podemos opinar sobre lo que no hemos vivido. Nuestra percepción está regulada por una serie de engramas y valores que se han determinado

a través de nuestro proceso de experimentación de la vida. Sin

embargo, los eventos que nos rodean no son sólo interpretaciones de nuestra mente. Sino que ellos se representan a sí mismos en varios planos de interpretación. Es por eso que todo varía de acuerdo al ángulo en que se ve. Partamos de la siguiente premisa: “ver para creer”. Suena conocido, ¿cierto que sí? El chip de razonamiento bipolar está sujeto a la

información que los sentidos le proveen. Pero también ha quedado demostrado que dicha información es falsa, porque las cosas que dichos sentidos perciben no existen en verdad. Luego entonces hacemos juicios a partir de imágenes ilusorias de una realidad igualmente ilusoria, pero que se pertenece a sí misma. La imagen que construye nuestra mente a partir de la información de nuestros ojos es

la reproducción en contornos, de los contornos Realmente Materiales.

Suena enredado, no lo es.

Gaburah Lycanon Michel

Cuando nuestra mente percibe un hecho, ente o fenómeno, sea racional o sentimental, de inmediato bipolariza la información. Al aprender el lenguaje, nuestro primer contacto con la lengua es a través de la inducción de opuestos. Si al niño se le enseña el color negro, de inmediato aprenderá el color blanco. Del mismo modo, cuando empezamos una relación sentimental con alguien, estamos entre la satisfacción de tener a esa persona a nuestro lado y el temor de perderla. Esta lógica binaria de conceptos, desglosada desde fenómenos y entes que también son binarios, nos da una serie de progresiones que norma nuestro razonamiento. La prueba yace en la cantidad de veces que el lector debió estar en desacuerdo con determinados enunciados de este ensayo. Muchas veces damos la contra, no porque realmente pensemos de forma opuesta, sino porque que la mente necesita el referente opuesto para llegar a una síntesis de los enunciados; es la famosa lógica de la Tesis, la Antítesis y la Síntesis. En este momento razonamos una realidad falsa, que se pertenece a sí misma, usando un chip de soporte bipolar; este chip tiene instalado un programa de razonamiento que fractura aún más los conceptos pero que no nota que éstos son falsos. Por lo tanto, ni el chip ni su programa nos pertenecen, no son propiedad del Yo, sino que entregan el mando de sus funciones a criterios mentales totalmente ajenos a nuestra voluntad. Los sentimientos no piensan, los pensamientos no son conscientes, luego entonces nuestras mentes no nos pertenecen. En sí, nosotros no nos pertenecemos a nosotros mismos, por ello estamos en desventaja con la Realidad Realmente Material, que si bien es ilusoria, al menos sí se pertenece. El poder de ejercer la voluntad sobre nuestras mentes y corazones pasa, necesariamente, por el fundamental paso de “observador de nuestras vidas”. Si somos capaces de observar la bipolaridad de la materia y de nuestras neuronas, también deberíamos ser capaces de detenernos un momento y ver la bipolaridad de nuestras mentes. Para lograr aquello es necesario situarnos en el Yo, y poner atención a los fenómenos que nos preocupan o nos alegran. Una vez que nos paremos ahí, veremos dos caminos:

C. Monopolar y Apolar

Es científicamente imposible explicar el comportamiento de los fenómenos que salen de la bipolaridad de las partículas o de la mente, la Física Cuántica aún no ha llegado a ese entendimiento. Sin embargo, no es imposible tener algunos referentes de la existencia de éstos.

La Lengua del Pasú

El Software humano de razonamiento binario puede ser cambiado, o actualizado, por dos variables de razonamiento, opuestas entre sí. Una de ellas es la Monopolaridad del pensamiento. ¿Qué significa esto? La persona con chip Monopolar ha vislumbrado en gran engaño de la materia y ha empezado a abandonar los pensamientos y los sentimientos. El pensamiento Monopolar se da cuando los Sistemas Linfático, Límbico y Endocrino se amaestran a la consciencia del Logos, es decir, la supra-estructura del Yo psicológico. Para lograr que este ente bipolar se vuelva Monopolar, es necesario llevarlo a una Entelequia. ¿Qué es entelequia? Se aplica este concepto a todos aquellos arquetipos y paradigmas que han sido llevados más allá del pensamiento, hacia su perfección. Es decir, y dicho en palabras simples, la total armonía con la existencia, pero sin involucrarse con ella. La premisa principal del camino hacia la Monopolaridad es: “Ser capaz de administrar ambos polos de la vida, mas no identificarse con ninguno de ellos”. El chip Monopolar tiene la propiedad de haber liquidado al EGO. Una persona que llegó a su Monopolaridad ya no tiene EGO, sino que ha fusionado su sistema de pensamiento a la totalidad de la existencia, misma que en Física es conocida como “Plasma de Electrodos”. El plasma de electrodos es el Momento Angular Orbital más excéntrico de los electrones que componen la materia. El plasma depende, intrínsecamente, del movimiento perpetuo, la frecuencia y longitud de onda, de las partículas que componen un átomo; el chip Monopolar vislumbra esta frecuencia y, en ausencia del EGO, se fusiona con el plasma de electrodos. Una persona con chip Monopolar se convierte en conductor de plasma, que a su vez sólo puede interpretarse ante las personas con chip bipolar como bondad, amor y entrega. Sin embargo, estas facultades humanas distan mucho de la verdadera naturaleza del plasma de electrodos. La formación de antimateria, que posteriormente genera agujeros negros, es uno de los últimos estados del plasma de electrodos. Uno de los ejemplos físicos más conocidos de este “último estado de la materia”, son los quásares. Un quásar es un objeto muy lejano, caliente, grande y brillante, cuyo núcleo está compuesto por un agujero negro supermasivo. Todas las galaxias del universo, si es que existen realmente, fueron formadas a partir de cataclismicos eventos siderales conocidos como: Nichos de formación galáctica. Estos nichos son, en sí, gigantescos y violentos quásares, que por la presión y la inmensurable contracción del tiempo y el espacio, se han transformado en agujeros negros supermasivos.

Gaburah Lycanon Michel

Una de las teorías astrofísicas más aceptadas sobre la muerte de una galaxia es que el agujero negro supermasivo que la creó vuelva a alimentarse, engullendo toda la galaxia en un tiempo que se puede calcular mediante la constante de Planck:

h = 6,626 × 10 -34 julios·segundo

Un lector con conocimientos de Física podrá sacar sus propios cálculos con relación al tiempo que le llevaría al plasma de electrodos llegar a su nivel crítico de densidad, llegando a convertirse en un agujero negro. En el caso de nuestra mente, una persona que ha cambiado su chip bipolar de pensamiento por uno Monopolar, se arriesga a ser engullido por este inestable comportamiento del plasma de electrodos. Si hablásemos en términos teológicos, diríamos que lo que la Física conoce como plasma de electrodos, no es otra cosa que Dios; el plasma de electrodos es el barro con que se hacen los adobes para formar la materia y la energía. Poéticamente hablando, Dios sí creo el universo. ¡Pero ojo!, el plasma de electrodos no es cualquier Dios, sino el mismísimo Yahve, Jehovah, Alá, Cronos, Kami-sama, o como quieran llamarlo los clérigos. Hablo del Dios MONOpolar, del Dios del MONOteísmo, porque se trata de una personificación escatológica que el hombre percibe del Plasma de Electrodos. El caso de los dioses paganos politeístas es distinto porque tienen su origen sémico en otro concepto físico que desglosaremos a continuación. Otra de las opciones que puede optar la persona con chip bipolar, es actualizar su chip con uno APOLAR. El sistema Apolar, siendo que debe desplegar su escatología en un mundo binario al igual que el sistema Monopolar, es el directo opuesto de éste segundo. El chip Apolar y el chip Monopolar son tan opuestos como en su tiempo lo fueron los Estados Unidos y la Unión Soviética; con la diferencia que ambos métodos no son visibles entre sí dentro del mundo bipolar. El chip Apolar funciona a través de la sustracción consciente de todos aquellos elementos arquetípicos que emergen en el inconsciente por la memoria inmanente de la sangre. ¿Cómo es eso? El chip Apolar, a diferencia del Monopolar, trabaja inminentemente con el establecimiento del EGO, matando el Yo psicológico y el alma que lo compone, y elevando el Espíritu a la esfera de luz del esquema psíquico. Para ponerlo gráficamente, imaginemos una pelota que tiene el exterior verde y el interior rojo. Pero por un evento extraño, esta

La Lengua del Pasú

pelota ha sido volcada, es decir, el blader está afuera y la parte exterior está adentro

el blader está afuera y la parte exterior está adentro Neurológicamente hablando, esa mente tiene su

Neurológicamente hablando, esa mente tiene su EGO confundido, mirando a todas partes menos a donde debería, que es a Sí mismo. El plasma de electrodos envuelve esas neuronas, ese EGO, y lo mantiene preso de la constante de Momento Angular Orbital de las partículas. Los síntomas de este estado son muy evidentes en las personas con el EGO revertido, y pueden ser la causa de multitud de enfermedades sin causa médica aparente. Para cambiar el chip bipolar, es necesario poner la pelota en su correcto orden, eso es el blader adentro y la parte rugosa exterior, afuera. Entonces, tirando de una cuerda imaginaria, vislumbremos que esa pelota está siendo “ordenada”:

vislumbremos que esa pelota está siendo “ordenada”: La variable E es el eje referencial de la

La variable E es el eje referencial de la Tercera Vertical, es decir, frecuencia y longitud de la onda de partículas en Momento Angular Spin. La variable K es un punto de ancla, que es la tendencia egoíca hacia la Oposición Estratégica. La variable H es el punto de yuxtaposición entre los elementos que emergen a la Esfera de Sombras de la mente, y los entes que se aglutinan en la herencia del ADN mitocondrial. Cuando la pelota se revierte, es decir, la ponemos como

Gaburah Lycanon Michel

debería ser, el chip bipolar es desinstalado y sustituido por un chip Apolar que deja el EGO orientado hacia un punto fijo dentro de uno mismo, alejándolo infinitamente del Plasma de Electrodos. La pelota quedaría de la siguiente manera:

de Electrodos. La pelota quedaría de la siguiente manera: Tal y como el gráfico explica, el

Tal y como el gráfico explica, el EGO encuentra su Orientación en un punto fijo de Sí mismo. Esto implica que el Momento Angular Spin de las partículas deja de ser un acto de desaparición como de Joudini y se convierte en una constante de intercambio electrónico y magnético con todos los niveles de la mente humana, funcionando con el chip Apolar. Luego entonces, la premisa de la persona que instaló un chip Apolar en su esquema psíquico, será: “Ser capaz de neutralizar ambos polos de la vida, mas no perder el punto de referencia de Sí mismo”. Físicamente hablando, la relación entre las partículas y las percepciones del EGO orientado en Sí mismo, están determinadas por las Leyes de Conservación de la Simetría Cuántica. Para compenetrarse más en la relación materia-energía-EGO, se recomienda revisar los conceptos más importantes de la Física Cuántica, y sus teorías.

La Lengua del Pasú

Gaburah Lycanon Michel

7. Axiomas de la Ciencia

Es evidente que existen muchos elementos en el acontecer fenomenológico que parecen carentes de explicación lógica. Si volcamos nuestra vista hacia la Ufología, la Ontología o la Meta-física nos hallaremos ante un gran muro que parece imposible de superar debido a que ninguno de estos campos tiene método empírico que sustente sus afirmaciones. Sin embargo, los enunciados que detentan estas ramas del saber humano dan más explicaciones que el empirismo ortodoxo de las ciencias puras e instrumentalistas. En la Filosofía de la Ciencia se ha generado un punto de quiebre entre dos protagonistas que no se ponen de acuerdo en lo que se debe considerar verdad científica, o no.

A. Realismo e Instrumentalismo

Uno de los objetivos de la ciencia es explicar los fenómenos visibles y construir teorías que supongan una descripción correcta de los aspectos observables del mundo. Tiene mucha importancia la capacidad para predecir lo que es observable pero que todavía no se ha observado. Es verídico que una predicción precisa hace factible la aplicación de la ciencia a la tecnología. Lo que resulta más controvertido es si la ciencia debe también aspirar a la verdad sobre aquello que no es observable, sólo por comprender el mundo, incluso sin un propósito práctico. Aquellos que pretenden que la ciencia debería, y que así lo hace, ocuparse de revelar la estructura oculta del mundo son conocidos como realistas. Para éstos, las teorías tratan de describir esa estructura. Por oposición, aquellos que dicen que la labor de la ciencia es sólo salvar los fenómenos observables son conocidos como instrumentalistas, ya que para ellos las teorías no son descripciones del mundo invisible sino instrumentos para las predicciones sobre el mundo observable. La disputa entre realistas e instrumentalistas ha sido un tema constante en la historia de la filosofía de la ciencia. Los científicos realistas no afirman que todo en la ciencia actual sea correcto, no son tan necios, pero, como era de esperar, afirman que las mejores teorías actuales son poco más o menos verdaderas, que la mayoría de las entidades a las que se refieren existen en realidad, y

La Lengua del Pasú

que en la historia de la ciencia las últimas teorías en un campo concreto han estado por lo común más próximas a la verdad que las teorías que sustituían. Para los realistas, el progreso científico consiste sobre todo en generar descripciones cada vez más amplias y exactas de un mundo en su mayor parte invisible. En contraparte, algunos instrumentalistas niegan que las teorías puedan describir aspectos no observables del mundo sobre la base de que no se pueden llenar de significado las descripciones de lo que no puede ser observado. Bueno, quizás estos señores sí necesitan el acelerador de partículas, que Sócrates no necesitó, para ver la realidad ilusoria de la materia observable. Según el dogma instrumentalista, las teorías de alto nivel son ingenios de cálculo sin significado literal, no son más descripciones del mundo que lo que son los circuitos de una calculadora electrónica. Otros instrumentalistas han afirmado que las teorías son descripciones, pero sólo del mundo observable. Hablar de partículas atómicas y campos gravitatorios sólo sería una sarta de pajas mentales, de descripciones e interpretaciones sin sentido. La versión contemporánea más influyente del instrumentalismo, conocida como empirismo constructivo, adopta una tercera vía. El significado de las teorías tiene que ser creído literalmente. Si una teoría parece contar una historia sobre partículas invisibles, entonces esa es la historia que se cuenta. Los científicos, sin embargo, nunca tienen derecho o necesidad de creer que esas historias son verdad; volvemos a la Gestalt: “mi verdad puede no ser tu verdad”, todo redunda a ello, ¿cierto que sí? Si una teoría es verdadera, todo lo que se necesita son los resultados pragmáticos de ésta, no así las interpretaciones del postor de la teoría. El debate entre realistas e instrumentalistas ha generado argumentos por parte de ambas escuelas. Algunos realistas han montado un razonamiento de no milagro. Realistas e instrumentalistas están de acuerdo en que nuestras mejores teorías en las ciencias físicas han tenido un notable éxito de predicción. El realista mantiene que este éxito sería un milagro si las teorías no fueran por lo menos verdaderas por aproximación. Desde un punto de vista lógico es posible que una historia falsa en su totalidad sobre entidades y procesos no observables pudiera suponer todas esas predicciones verdaderas, pero creer esto es bastante irracional. Veamos un ejemplo pintoresco. Imaginemos a una persona que se le dio un mapa muy detallado de un bosque, cuyo contenido describe con gran precisión el terreno en el que se encuentra, incluso muchos desfiladeros y picos de montañas inaccesibles. Examina el mapa contrastando los datos en diferentes lugares y, en cada caso, lo que ve es justo como lo pinta el mapa. Queda la posibilidad de que el mapa

Gaburah Lycanon Michel

sea incorrecto por completo en las zonas que no ha examinado, pero esto no resulta verosímil. El realista mantiene que la situación es análoga para toda teoría científica que haya sido bien comprobada. Los instrumentalistas han hecho numerosas objeciones al razonamiento del 'no milagro'. Algunos han afirmado que incurre en la petición de principio, tanto como el argumento considerado con anterioridad, de que la deducción funcionará en el futuro porque ha funcionado en el pasado. Inferir del éxito observado de una teoría científica la verdad de sus afirmaciones sobre los aspectos no observables del mundo es utilizar en concreto el modo de deducción cuya legitimidad niegan los instrumentalistas. Otra objeción es que la verdad de la ciencia actual no es en realidad la mejor explicación de su éxito de observación. Según esta objeción, Popper estaba en lo cierto, al menos, cuando afirmó que la ciencia evoluciona a través de la supresión de las teorías que han fracasado en la prueba de la predicción. No es de extrañar que se piense, por lo tanto, que las teorías que ahora se aceptan han tenido éxito en cuanto a la predicción: si no lo hubieran tenido, ahora no las aceptaríamos. Así, la hipótesis que mantiene que nuestras teorías son ciertas no necesita explicar su éxito de predicción. Por último, algunos instrumentalistas recurren a lo que se conoce como la indeterminación de la teoría por los datos. No importa el grado de validez de la evidencia, sabemos que hay en principio innumerables teorías, incompatibles entre sí pero todas compatibles con esa evidencia. Como mucho, una de esas teorías puede ser verdadera. Tal vez si la objeción resulta válida, es poco probable que la teoría elegida como eficaz sea la verdadera. Desde este punto de vista, lo que sería milagroso no es que las teorías de éxito a las que llegan los científicos sean falsas, sino que sean verdaderas. Uno de los razonamientos recientes más populares de los instrumentalistas es la 'inducción pesimista'. Desde el punto de vista de la ciencia actual, casi todas las teorías complejas con más de cincuenta años pueden ser entendidas como falsas. Esto se oculta a menudo en la historia de la ciencia que presentan los libros de texto de ciencia elementales, pero, por ejemplo, desde el punto de vista de la física contemporánea, Kepler se equivocaba al afirmar que los planetas se mueven en elipses, y Newton al sostener que la masa de un objeto es independiente de su velocidad. Pero si todas las teorías pasadas han sido halladas incorrectas, entonces la única deducción razonable es que todas, o casi todas, las teorías actuales serán consideradas erróneas de aquí a otro medio siglo. En contraste con esta discontinuidad en la historia de las teorías, según el instrumentalismo se ha producido un crecimiento constante y sobre todo acumulativo en el alcance y

La Lengua del Pasú

precisión de sus predicciones observables. Cada vez han llegado a ser mejores salvando los fenómenos, su único cometido apropiado. Se han planteado varias respuestas a la inducción pesimista. La mayoría de los realistas han aceptado tanto la premisa de que las teorías del pasado han sido falsas y la conclusión de que las teorías actuales serán quizá falsas también. Sin embargo, han insistido en que todo esto es compatible con la afirmación central realista de que las teorías tienden a mejorar las descripciones del mundo respecto a aquéllas a las que reemplazan. Algunos realistas también han acusado a los instrumentalistas de exagerar el grado de discontinuidad en la historia de la ciencia. Se puede cuestionar también la validez de una deducción desde el grado de falsedad pretérito al actual. De acuerdo con los realistas, las teorías actuales han sustituido a sus predecesoras porque ofrecen un mejor tratamiento de la evidencia cada vez más amplio y preciso; por eso está poco claro por qué la debilidad de las viejas teorías debería ir en contra de las que las sucedan.

B. Objetividad y Realismo

Aunque realistas e instrumentalistas discrepan sobre la capacidad de la ciencia para describir el mundo invisible, casi todos coinciden en que la ciencia es objetiva, porque descansa sobre evidencias objetivas. Aunque algunos resultados experimentales son inevitablemente erróneos, la historia de la evidencia es en gran parte acumulativa, en contraste con la historia de las teorías de alto nivel. En resumen, los científicos sustituyen las teorías pero aumentan los datos. Sin embargo, esta idea de la objetividad y autonomía de la evidencia observacional de las teorías científicas ha sido criticada, sobre todo en los últimos 30 años. La objetividad de la evidencia ha sido rechazada partiendo de la premisa de que la evidencia científica está, de manera inevitable, contaminada por las teorías científicas. No es sólo que los científicos tiendan a ver lo que quieren ver, sino que la observación científica es sólo posible en el contexto de presuposiciones teóricas concretas. La observación es 'teoría cargada'. En una versión extrema de esta idea, las teorías no pueden ser probadas, ya que la evidencia siempre presupondrá la misma teoría que se supone tiene que probar. Versiones más moderadas permiten alguna noción de la prueba empírica, pero siguen introduciendo discontinuidades históricas en la evidencia para compararla con las discontinuidades a nivel teórico. Si todavía es posible hacer algún juicio del progreso científico, no puede ser en términos de acumulación de conocimiento, ya se trate de un enfoque teórico o desde el punto de vista de la observación. Siendo

Gaburah Lycanon Michel

poéticos, los científicos están andando a ciegas en el campo de la evidencia. Si afirmamos que las placas tectónicas se comportan de acuerdo a una mecánica de fluidos, los científicos lo pensarán dos veces antes de refutarlo; el Everest es la evidencia. Pero si hablamos de luces centellantes en el cielo, un científico que se respeta dirá:

“Deja de comer esos hongos y verás que tus luces ya no aparecen”. Yo

le diría a ese científico que bese mi trasero. Pero dejemos lo poético y

regresemos a lo “objetivo”. Si la naturaleza de la evidencia cambia conforme cambian las teorías científicas, y la evidencia es nuestro único acceso a los hechos empíricos, entonces quizá los hechos también cambien. Este es el relativismo en la ciencia, cuyo representante reciente más influyente es

Thomas Kuhn. Al igual que el gran filósofo alemán del siglo XVIII Immanuel Kant, Kuhn mantiene que el mundo que la ciencia investiga debe ser un mundo hasta cierto punto constituido por las ideas de aquellos que lo estudian. Volvamos entonces al enunciado que resuelve este enredo: “el mundo es ilusorio y bipolar”. Pero, desde luego, un instrumentalista objetivo jamás aceptará tal “aberración”. Otra prueba

de mis aseveraciones del nihilismo. En contraparte, la visión idealista clásica explica que los objetos físicos concretos sólo son en realidad ideas reales o posibles, implicando que algo es considerado como objeto físico o como un objeto de cierto tipo, por ejemplo una estrella o un planeta, sólo en la medida en la que la gente así los categoriza. Para Kant, la contribución que parte de la idea

y lleva a la estructura del mundo es sustancial e inmutable. Consiste

en categorías muy generales tales como espacio, tiempo y causalidad. Para Kuhn, la contribución es asimismo sustancial, pero también muy variable, ya que la naturaleza de la contribución viene determinada por las teorías y prácticas concretas de una disciplina científica en un momento determinado. Cuando esas teorías y prácticas cambian, por ejemplo, en la transición desde la mecánica newtoniana a las teorías de Einstein, también cambia la estructura del mundo sobre la que tratan

este conjunto de teorías. La imagen de los científicos descubriendo más

y más sobre una realidad ideada independiente aparece aquí rechazada

por completo. Aunque radical desde el plano metafísico, el concepto de ciencia de Kuhn es conservador desde una perspectiva epistemológica. Para él, las causas del cambio científico son, casi de forma exclusiva, intelectuales y pertenecen a una reducida comunidad de científicos especialistas. Hay, sin embargo, otras opciones actuales de relativismo sobre la ciencia que rechazan esta perspectiva de carácter interno, e insisten en que las principales causas del cambio científico incluyen factores sociales, políticos y culturales que van mucho más allá de los

La Lengua del Pasú

confines del laboratorio. Ya que no hay razón para creer que estos factores variables conducen al descubrimiento de la verdad, esta idea social constructivista de la ciencia es quizás casi más hostil al realismo científico que lo es la posición kuhniana. Los realistas científicos no han eludido estos desafíos. Algunos han acusado a los relativistas de adoptar lo que viene a ser una posición de autocontradicción. Si, como se afirma, no hay nada que sea verdad, esta afirmación tampoco puede ser entonces verdadera. Pero, pensemos de manera gestáltica, la negación de la verdad es la afirmación de lo falso, donde lo verdadero es tan subjetivo como el colectivo que lo detenta. La mediación del conflicto debería pasar por un sano relativismo, pero al Poder no le conviene el relativismo, por eso la pugna sigue en pie. Los realistas han cuestionado también la filosofía del lenguaje latente detrás de la afirmación de Kuhn de que las sucesivas teorías científicas se refieren a diferentes entidades y fenómenos, manteniendo que el constructivismo social ha exagerado la influencia a largo plazo de los factores no cognitivos sobre la evolución de la ciencia. Pero el debate de si la ciencia es un proceso de descubrimiento o una invención es tan viejo como la historia de la ciencia y la filosofía, y no hay soluciones claras a la vista; a no ser que se pase por un teorema ecléctico de lo relativo que nadie está dispuesto a adoptar, parece que los colectivos científicos son demasiado idiotas para ello. Me abstendría de usar adjetivos calificativos, pero, por favor, esto ya va más allá de nuestras angustias domésticas y personales, esta gente juega con la visión que tenemos de la realidad. ¡Alguien haga algo! Veamos otro aspecto. Aquí, como en otras partes, los filósofos han tenido mucho más éxito en poner de manifiesto las dificultades que en resolverlas. Por suerte, una valoración de cómo la práctica científica resiste una explicación puede iluminar por sí misma la naturaleza de la ciencia. Aunque para lograr tal valoración ha sido necesario adoptar herramientas que ayuden a los científicos a llegar a leves consensos. De éstos derivamos a la tecnología que usamos. Si no fuera por los principios de consenso científico, el valiente lector no tendría este libro en sus manos, ni fuente laboral, ni de estudios, ni las comodidades que tiene en este momento. Veamos, pues, una de las herramientas más sencillas del consenso científico, y es la que usaremos de aquí en adelante para no enredarnos más con las ridículas discrepancias de la filosofía científica:

Gaburah Lycanon Michel

C. Los Axiomas

¿Qué son los axiomas? Los axiomas son principios básicos que se asumen como verdaderos sin recurrir a demostración alguna. Para hablar de ciertos elementos que componen las Ciencias es necesario recurrir a axiomas, ya que muchos enunciados de los diversos campos científicos son evidentemente obvios y no necesitan demostración. Pero, ¿y para qué se crearon los axiomas? El uso de axiomas se empleó para la resolución de problemas matemáticos, al menos en principio. Esto sucedió probablemente en Grecia a partir del siglo V a.C., y dio lugar al nacimiento de la matemática pura tal como hoy la conocemos. Ejemplos de axiomas podrían ser los siguientes: 'Una proposición no puede ser verdadera y falsa al mismo tiempo' (principio de contradicción); 'Si a cantidades iguales se les añaden cantidades iguales, las sumas resultantes también son iguales'; 'El todo es mayor que cualquiera de sus partes'. La lógica y las matemáticas puras empiezan con algunas proposiciones indemostrables de las que se derivan otras proposiciones (teoremas). Hay que reconocer que este procedimiento es circular o bien que se da una infinita regresión en el razonamiento. A veces los axiomas han de interpretarse como verdades evidentes en sí mismas. La tendencia actual es reconocer tal pretensión para aseverar que un axioma debe ser asumido como verdadero sin demostración alguna en el sistema de que forma parte. Recapitulado un poco, varios de los elementos expuestos en el Teorema Bipolar vendrían a ser axiomas. Desde ya supongo que más de algún lector debió sentir que el mencionado Teorema tenía deficiencias de evidencia. No, no, no son deficiencias, son axiomas que se prueban a sí mismos por lo obvio. ¿No lo crees? Revisa nuevamente la escuela Gestalt del pensamiento, ahí está tu respuesta. Para poder explicar de manera potable algunos conceptos de la Física, aplicados a la Psicología Social, es necesario hacer uso de axiomas que nos permitan llegar a una síntesis adecuada del trasfondo mental de los enunciados y sus relaciones. Por eso es que el uso de axiomas es fundamental en la construcción del Teorema Bipolar, la Meta-ética y todas las proposiciones pertenecientes a la conocida y siempre bien ponderada Sabiduría Hiperbórea, de la que hablaremos brevemente más adelante. Ahora revisemos algunas teorías que sustentan un poco lo visto en los anteriores capítulos.

La Lengua del Pasú

Gaburah Lycanon Michel

8. Fundamentos científicos prácticos

A. Teoría de la Relatividad

Es más conocida que la Coca Cola, es amada, ídolo de juventudes científicas. Es más famosa que Madona. Hablamos de la Teoría de Relatividad, que no necesita muchas explicaciones; todos, por cultura general, sabemos de qué se trata. ¿Cierto que sí? De cualquier forma, refresquemos un poco la memoria para no caer en ambigüedades. En 1915, Albert Einstein desarrolló su Teoría de la Relatividad, en la que consideraba objetos que se mueven de forma acelerada uno respecto a otro. Einstein desarrolló esta teoría para explicar contradicciones aparentes entre las leyes de la relatividad y la ley de la gravitación. Para resolver esos conflictos desarrolló un enfoque totalmente nuevo del concepto de gravedad, basado en el principio de equivalencia. Su formula es, quizás la más célebre de todas las fórmulas, la rock-starde la Física:

E = mc 2
E = mc 2

Apuesto que lo primero que vino a la cabeza del lector fue el rostro satírico y el cabello desordenado de Einstein. Ahora bien, ¿qué importancia reviste esta teoría para nosotros? Hemos afirmado que la materia no existe, sólo tiene una tendencia a existir. Cuando la masa (m), es sometida a una taza determinada de velocidad (c 2 ), se convierte en energía (E). Eso significa que si lanzamos una bola de acero contra un muro de concreto, a la velocidad de la luz, esa bola atravesaría el muro sin dañarlo. La mecánica cuántica que hace esto posible es difícil de explicar, tampoco nos compete revisarla, no somos físicos. Sin embargo, la importancia de este concepto radica en el cambio que puede generar en nuestra visión del mundo. El volumen de la velocidad, determinado por su cuadrado, es análogo a la energía que usamos todos los días para funcionar. Nuestra mente y nuestro cuerpo transmigran de la experiencia corpórea, a la idea, a la velocidad del pensamiento. Por lo que la Teoría de la Relatividad corrobora que el pensamiento también está sujeto a la mecánica cuántica que mueve al universo.

La Lengua del Pasú

B. Teoría de la Contingencia

Y volquemos nuestra vista hacia las ciencias de la Administración de

Empresas. Asumo que lector pensará a estas alturas: “Y ahora, qué tiene que decir este sujeto de las Ciencias Administrativas, me muero por ver el loco link que hará con la Física”. Pues sí, estimado lector, lo

que une a las Ciencias Administrativas y a la Física es loco, pero verificable; aún más en su valor de uso para la Psicología Social, y hasta en la superación personal. (Y eso que este no es un libro de auto-superación). Hemos afirmado que todo cuanto acontece en el exterior nuestro es subjetivo, está demostrado por la Gestalt gracias al método experimental que desarrolló sobre la percepción. Luego entonces, los elementos que nos circundan son absolutamente aleatorios, por lo tanto, postores de infinita incertidumbre para nuestra psique. Esa incertidumbre genera que seamos incapaces de predecir elementos concretos del futuro y, como es de esperar, incapaces de establecer metas de forma adecuada. Uno de los elementos más importantes de un hombre orientado y hasta exitoso es el ESTABLECIMIENTO DE

METAS y los pasos que lo guiarán para alcanzarlas. Sin embargo, para establecer metas lo primero que tenemos que hacer es vislumbrar las contingencias; pero, ¿qué son las contingencias? El diccionario lo define como riesgo, como un elemento que podría o no suceder. El Física, esto es conocido como Principio de Incertidumbre. Repasemos un poco de aquello.

El Principio de incertidumbre, en mecánica cuántica, es el principio que

afirma que es imposible medir simultáneamente de forma precisa la posición y el momento lineal de una partícula, por ejemplo, un electrón. El principio, también conocido como principio de indeterminación, afirma igualmente que si se determina con mayor precisión una de las cantidades se perderá precisión en la medida de la otra, y que el producto de ambas incertidumbres nunca puede ser menor que la constante de Planck, llamada así en honor del físico

alemán Max Planck, como es obvio. La incertidumbre es muy pequeña,

y resulta despreciable en mecánica clásica. En cambio, en la mecánica

cuántica las predicciones precisas de la mecánica clásica se ven sustituidas por cálculos de probabilidades. El principio de incertidumbre fue formulado en 1927 por el físico alemán Werner Heisenberg y tuvo una gran importancia para el desarrollo de la mecánica cuántica. Las implicaciones filosóficas de la indeterminación crearon una fuerte corriente de misticismo entre algunos científicos, que interpretaron que el concepto derribaba la idea tradicional de causa y efecto. Otros, entre ellos Albert Einstein,

Gaburah Lycanon Michel

consideraban que la incertidumbre asociada a la observación no contradice la existencia de leyes que gobiernen el comportamiento de

las partículas, ni la capacidad de los científicos para descubrir dichas

leyes. Esta misma incertidumbre, o contingencia, fue mucho más desarrollada

por las ciencias que norman la administración de empresas, ¿no es irónico que una ciencia de mercado se compenetre más en la incertidumbre que la propia Física y la Filosofía? En realidad, no tanto. El comportamiento del mercado es casi aberrante, y aquellos entes que deben lidiar con él deben ser precisos en sus predicciones y en sus métodos para salvar las emergencias, alias contingencias, alias incertidumbre. Para ello, los científicos organizacionales han desarrollado la conocida Teoría Contingente o Situacional (que desde

mi punto de vista, es lo único útil de las ciencias administrativas para

el Ser del hombre).

La Teoría Contingente o Situacional nace a finales de los años

cincuenta y surge de investigaciones empíricas aisladas, realizadas con

el objetivo de verificar los modelos de estructuras organizacionales

más eficaces. Es así como se deriva a una nueva concepción de empresa, que se adecúa a los cambios que presenta el medio ambiente, por medio de la identificación de las variables que producen mayor impacto, y donde su estructura y funcionamiento dependen de la adaptación e interrelación con el entorno externo. La teoría explica que existe una relación funcional entre las condiciones ambientales y las técnicas administrativas apropiadas para el alcance de los objetivos, manifestando que no existe una teoría única para la solución

de

los problemas organizacionales, rompiendo según Soldevilla, con

los

esquemas conceptuales de la administración tradicional”.

Si bien toda la teoría ha sido desarrollada para el funcionamiento de una organización dentro de un mercado, los elementos de la misma son muy útiles hasta en los marcos procedimentales de la Física, puesto que lo que pretende la Teoría de Contingencias es prevenir todo lo que pueda influir en que salga mal un plan de trabajo. Desde luego, las contingencias son elementos que acontecen en el exterior de la organización, ente, psique, partícula o átomo. Por ello, el estudio de contingencias se enfatiza en los elementos externos. Es de esa forma que una de las problemáticas identificadas por la Gestalt queda salvada: “El exterior de nuestro Ser es subjetivo, donde nuestra única certidumbre es administrar incertidumbres”. ¿Cómo administramos esas incertidumbres?, de la siguiente manera:

Existen varios tipos de entorno que rodean nuestra pisque: El entorno Estático y Aleatorio (Tranquilo), Entorno Estático y Segmentado, Entorno Perturbado y Reactivo, y el Entorno de Campos Turbulentos".

La Lengua del Pasú

Cada uno de estos entornos redundan, invariablemente, en nuestra relación con lo que nos rodea. Esta relación es nuestro vínculo con la Realidad Realmente Material, misma que se manifiesta ante nosotros como: “La Vida”. Eso es la casa, el trabajo, la esposa, el jefe, los hijos, los padres, la familia, el dinero, los amigos, la amante, el oficial de tránsito, nuestro abogado, el médico de nuestros hijos, etc. Y los fenómenos: frustraciones, satisfacciones, éxitos, fracasos, peleas, abrazos, accidentes, reconocimientos, el salario, hasta el propio coito (sí, dije coito). Todo aquello es la manifestación de la Realidad Realmente Material. Recordemos que la realidad se pertenece a sí misma, nosotros no somos dueños de ella, ni siquiera de nosotros mismos. Todos los elementos citados forman parte de la incertidumbre, de lo que puede salir mal. Un EGO aislado no se deja afectar por éstos, pero el Yo psicológico, sí. Y en este momento, tanto tú, estimado lector, como yo estamos embargados por el Yo psicológico. Nuestro EGO está en cociente 0, donde su único índice exponencial es x, donde x es la posibilidad. Mentaliza la siguiente fórmula:

donde x es la posibilidad. Mentaliza la siguiente fórmula: La variable H es el EGO, el

La variable H es el EGO, el factor es 0 es la taza de EGO tuyo y mío, que si bien está presente, aún no está despierto. Y la variable X son las posibilidades que tenemos de despertarlo. Pero hay contingencias, el principio de incertidumbre de nuestro entorno:

el principio de incertidumbre de nuestro entorno: Las Contingencias son la variable K de la ecuación,

Las Contingencias son la variable K de la ecuación, y estas suceden a nuestro ego en cociente 0 y sus posibilidades de despertar. Y toda esta relación se enmarca en un divisible costroso que es la Esfera de Luz, la consciencia, y la cosa se enreda más:

la Esfera de Luz, la consciencia, y la cosa se enreda más: La variable “ ”
la Esfera de Luz, la consciencia, y la cosa se enreda más: La variable “ ”

La variable “ ” es la Consciencia. La fórmula contingente de la psique

es: el EGO en cociente 0, con índice X de despertar, sujeto a las contingencias; y todo en cociente de “Esfera de Consciencia”, que es la

Gaburah Lycanon Michel

directa perceptora del entorno o Realidad Realmente Material. Parece difícil de comprender, pero no lo es tanto. Todo esto, dicho en jerga, se interpretaría: “Si no prevemos los azares de la vida, estamos soberanamente jodidos”. ¿Ahora sí se entiende? Hay que tener en cuenta que para pronosticar lo que podría salir mal, es necesario, siempre, verificar el entorno. Luego hacer una lista mental de las amenazas en relación a nuestras debilidades; y una relación de las oportunidades y nuestras fortalezas (FODA básico de administración). De esa manera, estaremos listos para enfrentar el entorno, pero, ¿para qué enfrentar el entorno? Como se ha mencionado antes, el Establecimiento de Metas es indispensable para lograr un acto de superación, en inicio, y un acto volitivo, después. Primero se establecen metas a corto plazo, como tratar de llegar puntual al trabajo todos los días. Para llegar puntual hay que prevenir las contingencias: salir 20 minutos antes para evitar el tráfico, llevar siempre dinero en sencillo, ir a la parada de transportes adecuada, tomar la línea que haga menos paradas. Luego se establecen metas a mediano plazo, como por ejemplo lograr una maestría. Entonces viene lo que se llama: “trabajo para propósitos específicos”. ¿Para qué quiero una maestría?, ¿para ganar más dinero? (no soy tan cretino); quiero una maestría para ahorrar tiempo, para hacer mi trabajo más rápido y mejor. Entonces hago una agenda setting, es decir, un plan de trabajo. Distribuyo mi tiempo, veo mi entorno y trato de pronosticar todo lo que podría salir mal. Entonces hago, por escrito, un manual de contingencias, donde anoto todo lo que podría salir mal y su inmediata solución. Finalmente está el establecimiento de metas a largo plazo. Estas son metas de vida y son muy personales a cada persona. Por ejemplo, mi meta de vida es: “liberarme de las ataduras de la materia”. Otras metas podrían ser: “cambiar el sistema legislativo de mi país”, “iniciar un proceso económico en la bolsa”, “palear el hambre del mundo”, etc. Estas metas no son alcanzables en una sola vida, pero se las establece como brújula para no perderse en el laberinto de “La Vida”. El secreto del establecimiento de metas a largo plazo es mantener una orientación al trabajo que nos impida anclarnos en medio camino. Sólo de esa forma nos mantenemos alertas a las contingencias y listos para cualquier eventualidad. Se debe tomar en cuenta que, a menudo, la meta no es tan importante, sino el trayecto que debemos recorrer para llegar a ella.

La Lengua del Pasú

C. Teoría del Caos

“El aleteo de una mariposa en la Amazonía podría provocar un huracán en la costa de Florida”, enunciado bastante conocido como “El Efecto Mariposa”. Incluso se filmó una película con ese título que pretende contextualizar lo caótico que puede ser un sistema de fenómenos ligados por los denominados “Atractores Extraños”. La Teoría del Caos se ha vuelto célebre luego del desarrollo de modelo climatológico tridimensional, denominado: Atractor de Lorenz:

tridimensional, denominado: Atractor de Lorenz: Proyección de un Atractor de Lorenz tridimensional El

Proyección de un Atractor de Lorenz tridimensional

Lorenz: Proyección de un Atractor de Lorenz tridimensional El atractor de Lorenz, con valores r =

El atractor de Lorenz, con valores r = 28, σ = 10, b = 8/3.

Posiblemente la Teoría del Caos deba su alias de “Efecto Mariposa” al aspecto que exhibe el sistema proyectado del Atractor de Lorenz, que tiene todo el matiz de un par de alas de mariposa. Pero, ¿a qué se refiere todo esto?

Gaburah Lycanon Michel

La mencionada teoría tiene el objetivo de tratar con ciertos tipos de sistemas dinámicos, muy sensibles a las variaciones de sus condiciones iniciales. Los sistemas dinámicos se pueden clasificar básicamente en:

Estables

Inestables

Caóticos

Un sistema estable tiende a lo largo del tiempo a un punto u órbita, según su dimensión (atractor o sumidero). Un sistema inestable se escapa de los atractores. Un asteroide podría ser un buen ejemplo. Pero los más extraños son los sistemas caóticos, que manifiestan los dos comportamientos. Por un lado, existe un atractor que mantiene al sistema en su propia “órbita”, pero a la vez hay "fuerzas" que lo alejan de éste. De esa manera, el sistema permanece confinado en una zona de su espacio de estados, pero sin tender a un atractor fijo. De esos sistemas se ocupa el estudio del Caos. Una de las mayores características de un sistema inestable es que tiene una gran dependencia de las condiciones iniciales. De un sistema del que se conocen sus ecuaciones características, y con unas condiciones iniciales fijas, se puede conocer exactamente su evolución en el tiempo. Pero en el caso de los sistemas caóticos, una mínima diferencia en esas condiciones hace que el sistema evolucione de manera totalmente distinta. Ejemplos de tales sistemas incluyen el Sistema Solar, las placas tectónicas, los fluidos en régimen turbulento y los crecimientos de población. El comportamiento del movimiento está normado de acuerdo a atractores, que mantienen el compás del movimiento de la misma forma que un director de orquesta dirige a sus músicos, o un lazarillo guía a un ciego. Una manera de visualizar el movimiento caótico, o cualquier tipo de movimiento, es hacer un diagrama del movimiento, por fases. En tal diagrama el tiempo está implícito y cada eje representa una dimensión del estado. Por ejemplo, un sistema en reposo será dibujado como un punto, y un sistema en movimiento periódico será dibujado como un círculo. Algunas veces el movimiento representado con estos diagramas de fases no muestra una trayectoria bien definida, sino que ésta errática alrededor de algún movimiento bien definido, como una serpentina en caída, enlazada a un palo. Cuando esto sucede se dice que el sistema es atraído hacia un tipo de movimiento, es decir, que hay un atractor. De acuerdo a la forma en que sus trayectorias evolucionen, los atractores pueden ser clasificados como periódicos, cuasi-periódicos y

La Lengua del Pasú

extraños. Estos nombres se relacionan exactamente con el tipo de movimiento que provocan en los sistemas. Un atractor periódico, por ejemplo, puede guiar el movimiento de un péndulo en oscilaciones periódicas; sin embargo, el péndulo seguirá trayectorias erráticas alrededor de estas oscilaciones debidas a otros factores menores no considerados. La mayoría de los tipos de movimientos mencionados en la teoría anterior suceden alrededor de atractores muy simples, tales como puntos y curvas circulares llamadas “ciclos límite”. En cambio, el movimiento caótico está ligado a lo que se conoce como “atractores extraños”, que pueden llegar a tener una enorme complejidad como, por ejemplo, el modelo tridimensional del sistema climático de Lorenz que vimos atrás. El atractor de Lorenz es, quizá, uno de los diagramas de sistemas caóticos más conocidos, no sólo porque fue uno de los primeros, sino también porque es uno de los más complejos y peculiares, pues desenvuelve una forma muy peculiar más bien parecida a las alas de una mariposa, como hemos visto. Los atractores extraños están presentes tanto en los sistemas continuos dinámicos (tales como el sistema de Lorenz) como en algunos sistemas discretos (por ejemplo el mapa Hènon). Los atractores extraños son curvas del espacio de fases que describen la trayectoria elíptica de un sistema en movimiento caótico. Un sistema con estas características es impredecible, conocer su configuración en un momento dado no permite predecirlo con certeza en un momento posterior. De todos modos, el movimiento no es absolutamente aleatorio. En la mayoría de sistemas dinámicos se encuentran elementos que permiten un tipo de movimiento repetitivo y, a veces, geométricamente establecido. Los atractores son los encargados de que las variables que inician en un punto de partida mantengan una trayectoria establecida, y lo que no se puede establecer de una manera precisa son las oscilaciones que las variables puedan tener al recorrer las órbitas que lleguen a establecer los atractores. Por ejemplo, es posible ver y de cierta manera prever la trayectoria de un satélite alrededor de la Tierra; lo que aparece, en este caso, como algo indeterminado son los movimientos e inconvenientes varios que se le pueden presentar al objeto para efectuar este recorrido. La Teoría del Caos y la matemática caótica resultaron ser una herramienta con aplicaciones a muchos campos de la ciencia y la tecnología; incluso al estudio de la mente del hombre, que es, persé, un sistema bastante caótico. El nombre de la teoría (del caos) es un tanto paradójico, dado que muchas de las prácticas que se realizan con

Gaburah Lycanon Michel

la matemática caótica tienen resultados concretos porque los sistemas que se estudian están basados estrictamente con leyes deterministas aplicadas a sistemas dinámicos. Es toda una tajada de ironía. Algunos ejemplos prácticos de la matemática caótica se ven en Internet, donde se desarrolla el concepto de “el tercer paradigma”. Otro ejemplo es la Estadística Inferencial, que trabaja con modelos aleatorios para crear series caóticas predictoras para el estudio de eventos presumiblemente caóticos en las Ciencias Sociales. Por esta razón la Teoría del Caos ya no es en sí una teoría: tiene postulados, fórmulas y parámetros recientemente establecidos con aplicaciones, por ejemplo, en las áreas de la meteorología o la física cuántica, y actualmente hay varios ejemplos de aplicación en la arquitectura a través de los fractales, por ejemplo el Jardín Botánico de Barcelona de Carlos Ferrater; por decir algo. De la Teoría del Caos debemos aprender algo muy importante, para nuestro propio valor de uso. Todos los sistemas de pensamiento binarios, muy especialmente el sistema de conductivista dentro del pensamiento materialista, son sistemas con atractores extrañísimos, pero no por ello impredecibles en sus resultados. Si bien es cierto que un criterio pujante puede llevarnos a estudiar una carrera universitaria para postular a un mejor trabajo, eso no será garantía que nuestras expectativas se vean satisfechas. La vida misma, que se narra por sí sola, es un constante de eventos aleatorios y con infinitud de movimientos erráticos en función de los entes fenomenológicos que la componen. Dicho de otro modo, no es raro encontrar a un Doctor con tres carreras, cinco post-grados, tres idiomas y varios libros publicados, que no pasa de ser un cretino necio de primera, todo un orate. ¿Cómo es esto posible?, porque el academicismo no garantiza la efectividad en el trabajo, o en la misma vida; o en la liberación de ésta. El hecho es que no hay que ser físico, matemático o climatólogo para entender que una constante observación de los fenómenos que nos circundan, pueden botarnos, de vez en cuando, la capacidad de una predicción; mucho más cuando enfrentamos problemáticas y pensamientos erráticos generados en nuestro interior. Es más, si una persona logra apropiarse de la Teoría del Caos para su uso, será capaz de lidiar con uno de los monstruos más inverosímiles de la mente del hombre: El amor. ¿Quieres entender a tu pareja?, estudia Teoría del Caos; y que luego no vengan a decirme que no se los advertí.

La Lengua del Pasú

D. Teoría General de Sistemas

La Teoría General de Sistemas (TGS) o enfoque sistémico es un esfuerzo de estudio interdisciplinario que trata de encontrar las propiedades comunes a entidades llamadas sistemas. Éstos se presentan en todos los niveles de la realidad, pero que tradicionalmente son objetivos de disciplinas académicas diferentes. Su puesta en marcha se atribuye al biólogo austriaco Ludwig von Bertalanffy, quien acuñó la denominación a mediados del siglo XX. La TGS aparece como una metateoría, una teoría de teorías en sentido figurado, que partiendo del muy abstracto concepto de sistema busca reglas de valor general, aplicables a cualquier sistema y en cualquier nivel de la realidad. La idea surge como una necesidad de abordar científicamente la comprensión de los sistemas concretos que forman la realidad, generalmente complejos y únicos, resultantes de una historia particular, en lugar de sistemas abstractos como los que estudia la Física. Para comprender los comportamientos sociales, incluso predecir la fecha y el resultado de la Tercera Guerra Mundial, es necesario comprender la complejidad de un sistema. Desde el Renacimiento la ciencia operaba aislando componentes de la realidad, tales como la masa; y aspectos de los fenómenos, como la aceleración gravitatoria. Pero los cuerpos que caen lo hacen bajo otras influencias y de manera compleja. Frente a la complejidad de la realidad hay dos opciones: Bien se puede negar el carácter científico de cualquier empeño por comprender otra cosa que no sean los sistemas abstractos, simplificados, de la Física. (Cosa que me hace recordar la afirmación de Rutherford: La ciencia es la Física; lo demás es coleccionismo de estampillas); o sino comenzar a buscar regularidades abstractas comunes a sistemas reales complejos, pertenecientes a distintas disciplinas. La TGS no es el primer intento histórico de lograr una metateoría o filosofía científica capaz de abordar muy diferentes niveles de la realidad; en los últimos años se propone la TGS para resolver la pugna interminable entre Realistas e Instrumentalistas. El materialismo dialéctico busca un objetivo equivalente combinando el realismo y el materialismo de la ciencia natural con la dialéctica hegeliana. La TGS surge en el siglo XX como un nuevo esfuerzo en la búsqueda de conceptos y leyes válidas para la descripción e interpretación de toda clase de sistemas reales o físicos. La Teoría General de Sistemas puede ser vista también como un intento de superación, en el terreno de la Biología, de varias de las disputas clásicas de la Filosofía, en torno a la realidad y en torno al

Gaburah Lycanon Michel

conocimiento, por ejemplo: Materialismo Vs Vitalismo. Reduccionismo Vs Perspectivismo. Mecanicismo Vs Teleología. En la disputa entre Materialismo y Vitalismo la batalla estaba ganada desde antes para la posición monista que ve en el espíritu una manifestación de la materia, un epifenómeno de su organización (adquisición de forma); cosa más burda la suya, pero son subjetividades. En torno a la TGS y otras ciencias sistémicas se han formulado conceptos, como el de propiedades emergentes, que han servido para reafirmar la autonomía de fenómenos, como la conciencia, que vuelven a ser vistos como objetos legítimos de investigación científica. Parecido efecto encontramos en la disputa entre Reduccionismo y Holismo, en la que la TGS aborda sistemas complejos, totales, buscando analíticamente aspectos esenciales en su composición y en su dinámica que puedan ser objeto de generalización. De alguna manera, estos principios de la TGS han iniciado una nueva forma en la estructura funcional del pensamiento moderno, conocida como: “El Método Ecléctico” 8 En cuanto a la polaridad entre mecanicismo/causalismo y teleología, la aproximación sistémica ofrece una explicación, podríamos decir que mecanicista, del comportamiento orientado a un fin de una cierta clase de sistemas complejos. Fue Norbert Wiener, fundador de la Cibernética quien llamó sistemas teleológicos a los que tienen su comportamiento regulado por retroalimentación negativa. Pero la primera y fundamental revelación en este sentido es la que aportó Darwin con la teoría de selección natural, mostrando cómo un mecanismo ciego puede producir orden y adaptación, lo mismo que un sujeto inteligente. En sí misma, la expresión de la TGS postula, en su médula conceptual, la total interrelación de los elementos de un sistema en constante exposición entrópica que, tal cual se entendería por la Tercera Ley de Termodinámica, se desperdicia como excedente de energía. Mantener un comportamiento sistémico en órbita estable es como querer capturar el calor, cosa que, por Física, sabemos no es posible. Propongamos un ejemplo general de la vida doméstica: si estoy casado y le pongo cuernos a mi mujer, mi infidelidad causará una serie de eventos impredecibles (que ahora se pueden comprender por Teoría del Caos). Esto puede generar que me despidan, pero soy tan importante en la empresa que ésta podría quebrar sin mi trabajo. Si la empresa quiebra, el producto que fabricaba dejará de salir al mercado. La gente que necesitaba dicho producto puede sufrir muchas

8 Véase la explicación del Método Ecléctico en capítulos posteriores.

La Lengua del Pasú

consecuencias; imaginemos que sea un producto oncológico. Cientos podrían morir por no recibir sus medicinas. Compilando: Han muerto setecientas personas en las salas de oncología porque la fábrica que hacía sus medicamentos dejó de fabricarlos, esto debido a que quebró por la ausencia de un trabajador clave, que fue despedido por la dueña de la fábrica (que era su esposa), cuando se enteró que el infeliz le puso los cuernos con la secretaria”. Eso es un sistema. Como todo está interconectado, todo tiene relación con todo. Si mañana el Presidente de Irán muere, el precio del petróleo podría subir. Entonces subirán los carburantes, lo que elevará la tarifa de transporte urbano. Entonces nos quejaremos a nuestro gobierno por un problema que se generó en Irán. ¿Verdad que es bello? De eso se trata un sistema. Antes de cerrar el inciso de la Teoría General de Sistemas, es indispensable revisar un elemento clave: la Entropía. Volquemos nuestra vista hacia la Física y las Matemáticas de nuevo. El contexto en el que la TGS se puso en marcha, es el de una ciencia dominada por las operaciones de reducción características del método analítico. Básicamente, para poder manejar una herramienta tan global, primero se ha de partir de una idea de lo que se pretende demostrar, definir o poner a prueba. Teniendo claro el resultado (partiendo de la observación en cualquiera de sus vertientes), entonces se le aplica un concepto que, puesto en fácil, es similar a los métodos matemáticos conocidos como mínimo común múltiplo y máximo común divisor. A semejanza de estos métodos, la TGS trata de ir desengranando los factores que intervienen en el resultado final, a cada factor le otorga un valor conceptual que fundamenta la coherencia de lo observado, enumera todos los valores y trata de analizar todos por separado y, en el proceso de la elaboración de un postulado, trata de ver cuantos conceptos son comunes y no comunes con un mayor índice de repetición, así como los que son comunes con un menor índice de repetición. Con los resultados en mano y un gran esfuerzo de abstracción, se les asignan a conjuntos (teoría de conjuntos), formando objetos. Con la lista de objetos completa y las propiedades de dichos objetos declaradas, se conjeturan las interacciones que existen entre ellos, mediante la generación de un modelo informático que pone a prueba si dichos objetos, virtualizados, muestran un resultado con unos márgenes de error aceptables. En un último paso, se realizan las pruebas de laboratorio. Es entonces cuando las conjeturas, postulados, especulaciones, intuiciones y demás sospechas, se ponen a prueba nace la teoría. Luego derivaremos el axioma de la misma.

Gaburah Lycanon Michel

Como toda herramienta matemática en la que se opera con factores, los factores enumerados que intervienen en estos procesos de investigación y desarrollo no alteran el producto final, aunque sí pueden alterar los tiempos para obtener los resultados y la calidad de los mismos; así se ofrece una mayor o menor resistencia económica a

la hora de obtener soluciones. La principal aplicación de esta técnica está orientada a la empresa científica cuyo paradigma exclusivo venía siendo la Física. Aunque los tiempos han cambiado y ahora la teoría tiene un amplio uso en la sociología, la piscología, la psiquiatría y la vida doméstica, ¿verdad que sí? En la aplicación de estudios de modelos sociales, la solución a menudo era negar la pertinencia científica de la investigación de problemas relativos a esos niveles de la realidad, como cuando una sociedad científica prohibió debatir en sus sesiones el contexto del problema de lo que es y no es la conciencia. Esta situación resultaba particularmente insatisfactoria para la Biología y la Piscología, ciencias naturales que parecían quedar relegadas a la función de describir, obligadas a renunciar a cualquier intento de interpretar y predecir; como aplicar la teoría general de los sistemas a los sistemas propios de su disciplina. Esto cambió en los últimos años, gracias a los nuevos sistemas de Comunicación Social, que han puesto la TGN en marcha para optimizar sus procesos de información a nivel de consciente colectivo. En el campo de la Comunicación Social y la Sociología, una de las primeras piedras que vislumbraron los comunicólogos y sociólogos fue:

la entropía (la mentada entropía). El escollo se conceptualiza de la siguiente forma:

Entropía: Viene del griego ντροπία (entropía), que significa transformación o vuelta. Su símbolo es la S, y es una metamagnitud termodinámica. La magnitud real mide la variación de la entropía. En el Sistema Internacional es el J/K (o Clausius) definido como la variación de entropía que experimenta un sistema cuando absorbe el calor de 1 Julio (unidad) a la temperatura de 1 Kelvin.

Entalpía: Palabra acuñada en 1850 por el físico alemán Clausius. La entalpía es una metamagnitud de termodinámica simbolizada con la letra H. Su variación se mide, dentro del Sistema Internacional de Unidades, en julios. Establece la cantidad de energía procesada por un sistema y su medio en un instante A de tiempo y lo compara con el instante B, relativo al mismo sistema.

La Lengua del Pasú

Negentropía: Se puede definir como la tendencia natural que se establece para los excedentes de energía de un sistema, de los cuales no usa. Es una metamagnitud, de la que su variación se mide en la misma magnitud que las anteriores. Aplicando la teoría de sistemas a la entropía, obtenemos lo siguiente:

Cuanta mayor superficie se deba de tomar en cuenta para la transmisión de la información, esta se corromperá de forma proporcional al cuadrado de la distancia a cubrir. Dicha corrupción tiene una manifestación evidente, en forma de calor, de enfermedad, de resistencia, de agotamiento extremo o de estrés laboral; incluso del cuerno de la esposa. Esto supone una reorganización constante del sistema, el cual dejará de cumplir con su función en el momento que le falte información. Ante la ausencia de información, el sistema cesará su actividad y se transformará en otro sistema con un grado mayor de orden. Dicho fenómeno está gobernado por el principio de Libertad Asintótica. La única forma de reducir, predecir y apalear la entropía es con una adecuada administración del Principio de incertidumbre, que ya vimos; con el conocimiento de la Teoría del Caos, para comprender los eventos erráticos; el entendimiento de la Teoría de Contingencia, para advenir soluciones a la incertidumbre; y la compenetración de la Teoría de Relatividad, que nos brinda un completo entendimiento del fenómeno. Una persona que sabe, entiende y aplica todo esto, difícilmente se volverá cornuda”. Aunque ahora todo lo dicho parezca sólo especulaciones rebuscadas, aconsejo al lector ponerlo en práctica antes de refutar o acordar con la tesis propuesta. Es bueno remarcar lo siguiente:

COMPRUEBE, NO SUPONGA

E. Teoría Potencial

La Teoría Potencia debe ser uno de los aportes más increíbles de todos los tiempos en las ciencias del estudio de la mente. Para poder darle un breve vistazo es necesario tener muy presentes todas las teorías vistas hasta ahora. Cada una de ellas ha postulado cuatro axiomas verticales que convergen en el punto de intersección entre lo subjetivo y lo objetivo, entre lo relativo y lo absoluto. Para entrar a la Teoría Potencial es necesario recapitular dichos axiomas y su valor de uso para cada uno de nosotros:

Gaburah Lycanon Michel

La Teoría de la Relatividad nos enseñó principalmente dos cosas: Que tanto la materia como la energía son substratos de un “éter” subyacente en las partículas. Así, asumiendo que tanto la energía como el tiempo son relativos, logramos una visión más amplia de la realidad, de la materia y el tiempo en sí mismo. La cosmogonía del mundo subatómico norma nuestras relaciones funcionales con mayor rigurosidad que la propia mecánica clásica; la del movimiento y la gravitación, y la concepción mental de sus leyes. Luego entonces, nuestras mentes funcionan bajo esa misma relación de reciprocidad entre materia y energía; lejos de isomorfismos.

La Teoría de la Contingencia nos enseñó que la predicción de elementos aleatorios es indispensable cuando se tiene que lidiar con el medio ambiente. La técnica de la “Agenda Setting”, el establecimiento de metas y la construcción de manuales de contingencia nos ayudan a administrar las incertidumbres del entorno.

La Teoría del Caos nos mostró que el movimiento infinito y aleatorio es una constante perpetua normada por atractores extraños y simultáneos. Sin embargo, aún dentro del caos existe un patrón implícito.

La Teoría General de Sistemas nos expuso la evidente realidad

de que todo está conectado con todo. No podemos realizar una sola acción sin tener en cuenta los infinitos efectos de ésta. Entonces confirmamos el mundo bipolar, donde la lógica causo- efectual se desenvuelve en todos los aspectos fenomenológicos de la Realidad Realmente Material; mas no por ello podemos permitir que la causo-efectualidad se apodere de nuestra psique, suspendiéndola en procesos dialécticos infinitos. Si hacemos profunda conciencia de lo expuesto, notaremos que los axiomas propuestos en su conjunto hacen un sistema, una programación de software mental que detenta un equilibrio entre los elementos que lo componen, pero que también mantiene una postura crítica y creativa con su entorno. Desde las Ciencias Organizacionales, la Física y la Filosofía llegamos a un punto de cruce, donde todas las ciencias utilizadas hasta ahora generan un nuevo axioma. Esta es la fusión de la Teoría de Relatividad, Teoría de Contingencia, Teoría General de Sistemas y Teoría del Caos; a ello sumemos nuestro entendimiento de la escuela nihilista del pensamiento, que nos dará un contra-argumento que equilibre la totalidad de la verdad con la subjetividad de lo falso. A ello sumemos las Leyes de la Gestalt que le dan a nuestra mente un soporte dialéctico (análogo a una memoria RAM de una computadora), para no sobrecargar nuestro procesador.

La Lengua del Pasú

Además agreguemos nuestro entendimiento de los axiomas, de las escuelas que analizan el método científico y los elementos del Teorema Bipolar. Con todo este conocimiento ya somos capaces de procesar brevemente la Teoría Funcional, un postulado realizado por un moderno estudio de meta-psicología ecléctica, desarrollado por el pensador, epistemólogo, historiador y crítico social: Felipe Moyano. Sin embargo, es bueno señalar y aclarar que lo que vamos a revisar de la Teoría Funcional es sólo un ápice de su totalidad, siendo que dicha teoría exige un volumen muchísimo mayor de conocimientos para poder ser digerida en nuestra mente. Sería impráctico compilar toda la información necesaria en éste libro. De ser así, el texto tendría una masa de varios miles de páginas. Sería estúpido imprimir todo aquello en un solo ensayo, ¿cierto que sí? Para comprender la Teoría Funcional, volquemos nuestra vista en la Relatividad de Einstein. Dijimos que la masa, sometida a altas frecuencias y amplitudes de velocidad puede “descorporalizar” sus moléculas hasta convertirse en energía. Sabemos que, por Leyes de Termodinámica, dicha energía es imposible de contener, siempre habrá un sobrante en factor de entropía. Sabemos que esa energía no tiene un orden determinado, y que su Momento Orbital, calculado con la Constante de Planck, puede variar en un sinfín de movimientos extraños, llegando al caos. Sabemos que esa energía no se gasta, sólo se transforma y que cambia constantemente de estados, y que cada cambio tiene consecuencias tanto a nivel microcósmico, como macrocósmico. Finalmente sabemos que la frecuencia y amplitud de la velocidad que se le imprime a la masa para volverla energía, es totalmente relativa con relación a nuestra percepción del tiempo. Visto de este punto de vista, la fórmula “E = mc 2 tiene un nuevo sentido. Fijemos nuestra atención en la variable c 2 , misma a la que podemos entender como tiempo multiplicado en velocidad, es decir “t · v”. El tiempo es divisible entre sí mismo, su carácter es ilusorio, mentiroso, inexistente, pero real en nuestra percepción. Si hablamos de un sujeto colectivo, una muchedumbre, un grupo de personas en una oficina, ese tiempo será casi uniforme con relación a los objetos que los rodean, incluso al propio movimiento del Sol (los husos horarios); llamemos a este tiempo: “Tiempo Trascendente” (T t ). En el caso de una persona ebria, su tiempo parecerá mayor que el de una persona sobria. Otro ejemplo: Le debió pasar al estimado lector que alguna vez tuvo un examen y el tiempo parecía ser más rápido que de costumbre, o que le tocó esperar un vuelo en un aeropuerto y el tiempo parecía más lento. Ese tiempo es nuestro cronómetro de rango perceptual, nuestra homeostasis, nuestro reloj biológico. Nadie percibe el tiempo al mismo

Gaburah Lycanon Michel

ritmo que otra persona. Ese tiempo lo llamaremos desde ahora:

“Tiempo Inmanente” (T i ). Mientras que la Teoría de Relatividad de Einstein explica el carácter de la masa y la energía en relación al tiempo, la Teoría Funcional explica el carácter de nuestro pensamiento en relación al tiempo y la energía. En nuestra mente, los procesos cuánticos son una copia del comportamiento de las partículas subatómicas. Pongamos un ejemplo físico:

Una forma de energía podría ser el trabajo mecánico, asignémosle una letra, que sea la (A). Este trabajo se relaciona con la potencia (W) en función del tiempo (T). Ahora, démosle caballos de fuerza a nuestra máquina de pensar:

Potencia (W) · Tiempo (T) = Trabajo (A)

de pensar: Potencia (W) · Tiempo (T) = Trabajo (A) Claro, en nuestra mente el trabajo

Claro, en nuestra mente el trabajo sería análogo a la energía que le imprimimos a un pensamiento. Pero volviendo al trabajo mecánico, entendamos, éste es el producto de una fuerza de traslación de un punto a apoyo a otro, en una distancia cualquiera.

Trabajo (A) = Fuerza (F) · Distancia (D)

cualquiera. Trabajo (A) = Fuerza (F) · Distancia (D) Ahora hagamos un cambio de variables en

Ahora hagamos un cambio de variables en la primera proposición. Entonces sustituyamos A por su equivalencia.

proposición. Entonces sustituyamos A por su equivalencia. Tenemos una ecuación, y toda ecuación hay que resolverla.

Tenemos una ecuación, y toda ecuación hay que resolverla. Entonces despejemos el factor tiempo (T) del volumen de potencia (W).

ecuación, y toda ecuación hay que resolverla. Entonces despejemos el factor tiempo (T) del volumen de

La Lengua del Pasú

La distancia y el tiempo son divisibles entre sí, porque para salvar ambos factores dentro de un trabajo es necesario darle velocidad (V) a la máquina. Luego entonces sucede lo siguiente:

(V) a la máquina. Luego entonces sucede lo siguiente: ¿Cierto que sí? ¿Se entiende? Entonces, luego

¿Cierto que sí? ¿Se entiende? Entonces, luego de resolver el problema del tiempo y la distancia, mismo que en teoría relativa es el factor c 2 , nuestra ecuación quedaría de la siguiente forma:

c 2 , nuestra ecuación quedaría de la siguiente forma: De acuerdo a nuestro resultado, la

De acuerdo a nuestro resultado, la potencia es una función de la fuerza por la velocidad. Este es, en principio, una base de funcionalidad.En nuestra mente, el funcionamiento es similar y análogo. Usaremos un cierto volumen de potencia, ejercido durante un tiempo determinado en términos colectivos, para generar energía psíquica:

Potencia (W) · Tiempo trascendente (T t ) = Energía psíquica (Ep).

· Tiempo trascendente (T t ) = Energía psíquica (Ep). Recapitulemos algo de neurofisiología. Quedó claro

Recapitulemos algo de neurofisiología. Quedó claro que el proceso de pensamiento es bipolar desde su concepción bioeléctrica y química. Esa electricidad generada desde la interacción de moléculas de sodio y potasio generan impulsos electromagnéticos. Nuestra percepción del tiempo está determinada por el ritmo de ese intercambio químico y eléctrico, el tiempo transcendente. Debido a esa arritmia entre nuestro tiempo (Tiempo Inmanente), y el tiempo exterior (Tiempo Trascedente) es que nos convertimos en esclavos del reloj. Pero si empleamos ese tiempo trascendente en generación de potencia, tendremos energía psíquica como resultado. Dicho de otra forma, si calibrásemos bien nuestros pensamientos en relación del tiempo externo e interno, no necesitaríamos Red-Bull con whiskey para sostener prolongadísimas relaciones sexuales. ¿Queda claro? Volviendo a lo objetivo, no quiero ser tan primitivo de darle uso a la energía psíquica sólo en el acto sexual (y digo “acto sexual” para evitar usar términos más groseros, aunque me gusten más por su honestidad). La energía psíquica tiene otra función mucho más importante en realidad. Pero para hablar de dicha función es necesario

Gaburah Lycanon Michel

embebernos en nuevos conceptos, mismos que vamos a repasar brevemente.

La Lengua del Pasú

Gaburah Lycanon Michel

9. Arquetipos y paradigmas

“Si un árbol cae en un bosque, y no hay nadie para oírlo, ¿hizo algún ruido?”. Partamos de ese enunciado para explicar los usos de la

energía psíquica. La respuesta al acertijo es: Sí, el árbol generó un sonido aunque nadie lo haya notado, sin embargo, no hizo ruido. ¿Cómo se explica esto?: utilizando la lógica del sistema paradigmático

y arquetípico del pensamiento.

La base informática de nuestro pensamiento, los bits que componen nuestro razonamiento, son una serie de ideas heredadas de generación en generación, no sólo por vía cultura, sino incluso genética. Estas ideas son aglutinadas, cambiadas, actualizadas y desechadas a medida que las sociedades avanzan, mutan o retroceden. Aunque tales ideas parecen constructos totalmente abstractos, generados por la mente humana, en realidad tienen una naturaleza bastante independiente a la imaginación del hombre, de su creatividad, su razonamiento o su propio pensamiento. Estas ideas son llamadas “Arquetipos”, mismos que conforman “Paradigmas”; aquellos convencionalismos que rigen nuestra vida. Los arquetipos se sirven de nuestra energía psíquica para existir como tales en un mundo de complejas significaciones.

A. ¿Qué es un arquetipo?

Un arquetipo (del griego αρχη, arjé, "fuente", "principio" u "origen", y

τυπος, typos, "impresión" o "modelo") es el patrón ejemplar del cual otros objetos, ideas o conceptos se derivan. En la filosofía de Platón se expresan las formas sustanciales (ejemplares eternos y perfectos) de las cosas que existen eternamente en el pensamiento divino.

A lo largo de la historia del hombre, sus relaciones con el entorno han

sido determinadas por los arquetipos que se desglosaban de éstos. Siendo así, podemos definir un arquetipo como un sistema de palabras, ideas, ideales o pensamientos que sigue una conducta regular y que está envuelto en su propio paradigma. Incluso se usan arquetipos para modelar su propio camino, para abrirse campo en un medio de ideas abstractas, poco entendibles o ininteligibles, solamente guiados por sus propios pensamientos y creencias. En el libro “Realidad del alma”, Jung propone que en el mundo primitivo todos los hombres poseían una especie de alma colectiva, pero con el pasar de los años y la evolución, surgió un pensamiento y

La Lengua del Pasú

una conciencia individual que ayudó en gran parte con la formación del modo de pensar de cada cultura y de su tipo de actuar. Una persona está integrada por conductas regidas por arquetipos, junto con sus diferentes caminos y sus estadios. Y existen tres caminos:

Conocimiento, Poder y Amor. En la antigüedad, Platón creía que la ciencia consiste en lo universal y aspira a ello por medio de la abstracción. Para el fundador del realismo exagerado "la mayor certeza se halla en la mayor abstracción". Al ejercitar ésta, distingue dos mundos: el de las cosas sensibles, limítrofes con el no ser; y el de lo inteligible, que es lo real mismo en sí, el tipo, la idea o el ejemplar, que reproducen las cosas sensibles por su participación de las ideas. Pero este mundo de las ideas requiere una jerarquía según Platón; éste, fijado por la dialéctica, sirve de base a toda clasificación y establece claridad y orden en la manera de tratar los asuntos. Como efecto de la abstracción formalista y logicista, esta tesis dará eventualmente lugar a la noción de que las ideas más vacías o más abstractas se consideran las superiores y se colocan en el vértice de las clasificaciones. Se convierte así la abstracción en escala para ascender al cielo y se volatiliza la realidad, llegando a estimar que una idea está más cerca de la verdad cuanto más lejos se halla de los hechos. Esta interpretación, hecha explícita por primera vez por Christian Wolff, estima que la metafísica sería la ciencia de lo posible y alcanza su consecuencia, con rigor inflexible, en la dialéctica hegeliana, que afirma que "el ser la idea más abstractaes la nada". ¿Suena enredado?, no lo es tanto. Hablar del ser en la nada sería decir: “Si lo puedes ver (una mesa, una silla, lo que sea), entonces no existe”. La palabra ειδος, eidos, de donde procede nuestra "idea" revela el simbolismo, pues expresa la especie opuesta al individuo y aún separada de él. Para establecer la jerarquía del mundo inteligible, la imaginación representa (siempre fuera de la realidad) al prototipo o arquetipo (la idea primera entre las demás de igual orden). Resulta, por lo mismo, como dice Janet, que "todo arquetipo es siempre una abstracción". Esta misma palabra, arquetipo, ha sido usada por los escolásticos, sobre todo por aquellos que se acercan al sentido platónico, hábilmente combinado con la doctrina aristotélica por santo Tomás de Aquino, como la idea primordial, que ha presidido a la creación del mundo. Después, John Locke usó la palabra arquetipo en su Ensayo sobre el entendimiento humano, pero atribuyéndola con significación distinta a la que le diera en un principio Platón. Para Locke los arquetipos son ideas que no tienen semejanza con ninguna existencia real, ni con la nuestra ni con la de los objetos externos. Concibe el espíritu de los

Gaburah Lycanon Michel

arquetipos mediante la reunión arbitraria de conceptos simplicísimos, sin que puedan ser por lo tanto copias de las cosas. Después de Locke, el término deja de ser frecuente en Filosofía; lo usa Goethe en el Fausto, personificando las ideas en las Madres que, con sus antorchas, iluminan la región de las sombras y van guiando al héroe del poema, símbolo de la luz de la inteligencia, que con su previsión nos guía en la vida. El concepto de arquetipo tuvo un gran uso en la Biología. La hipótesis del arquetipo ejerció gran influencia en la filosofía de la naturaleza durante el siglo XIX y comienzos del XX. Goethe, Lorenz Oken, Carl Gustav Carus, Geoffroy Saint-Hilaire y otros naturalistas filósofos concibieron la diversidad orgánica determinada y producida según tipos primitivos y originarios (arquetipos). Se trataba de un tipo ideal del que podían derivarse todas las especies o, al menos, todas las especies de un filo. También la cibernética hizo su uso de la variable de los arquetipos. El término fue introducido por Peter Senge para hacer referencia a las estructuras genéricas de pensamiento de las personas, en situaciones de comportamiento organizacional. Determina los principios administrativos necesarios para que un sistema organizacional funcione eficientemente. Pero el campo donde los arquetipos revisten mayor importancia es en aquellos que estudian la mente del hombre, como en la Psicología Analítica. El término fue introducido por Carl Gustav Jung para designar cada una de las imágenes originarias constitutivas del "inconsciente colectivo" y que son comunes a toda la humanidad (por ejemplo, Viejo sabio). Configuran ciertas vivencias individuales básicas y se manifiestan simbólicamente en sueños o en delirios, que son contenidos más o menos encubiertos en leyendas, cultos y mitos de todas las culturas. Jung nos hace aterrizar en el campo de los símbolos. En un sentido estrictamente epistemológico y axiológico, el sentido de un arquetipo se explica como un elemento de la memoria de sentido, es decir, símbolos que son susceptibles de emerger en la esfera inconsciente, o de sombras, yuxtapuestamente a la esfera subconsciente, llena de engramas. Luego entonces, debido a la potencia ejercida por la presión del símbolo, la potencia psíquica empieza a “fagocitar” el símbolo, o viceversa. El poder del arquetipo, por esa misma razón, no se limita sólo a ser un ladrillo constitutivo de la cultura, sino también del hombre.

La Lengua del Pasú

9 Para acercarnos a la significación de este importante término polisémico, estableceremos que hay dos clases de arquetipos, los UNIVERSALES, que podrían estar en el rango de contenidos innatos y arcaicos, significación atribuida por la psicología analítica de Jung, y los PSICOIDEOS, que son arquetipos complejos, que están sostenidos por varios arquetipos universales. Expliquemos más estas afirmaciones. Los ARQUETIPOS UNIVERSALES son irrepresentables para el hombre moderno, y aunque están insertos en su memoria representativa, al sufrir la inversión arquetípica para la razón, obstruyen todo acceso gnoseológico para su aprehensión por parte del individuo. Pero en contrapartida, el hombre sí tiene acceso a los SIGNOS que los representan en su memoria hereditaria, es decir, estos signos, se actualizan en su memoria con el uso de un LENGUAJE CULTURAL, y están representados por las LETRAS O FONEMAS de un lenguaje habitual. Ahora se verá el problema, y el porqué decimos que son irrepresentables para la razón, ya que solamente tienen SENTIDO o SIGNIFICACIÓN, si son accionados a través de la SINTAXIS, formando eslabones cognitivos mínimos. Dicho de otra manera, los arquetipos universales están signados por SIGNOS (valga la redundancia), que en la mayoría de los casos tienen correspondencia con las LETRAS, SIGNOS O FONEMAS de un lenguaje habitual; pero el significado TOTAL del arquetipo es inmensurable al lado del significado cultural del signo que le corresponde. Si a esto sumamos el problema de que carecen de significación si no están enlazados por una relación de sentido, llamada en gramática sintaxis, podemos comprender el enorme problema que representa para el hombre accionar la potencia numinosa de estos arquetipos sin saber a ciencia cierta cual será su manifestación en la realidad concreta, cuando se “materializan” o accionan a través del VERBO: la resonancia, la expresión y la semiosis (…) (…) Si bien no podemos abarcar en este estudio el SIGNIFICADO de los arquetipos universales, para lo cual tendríamos que actualizar por anamnesia la Cábala Acústica, ciencia perdida en nuestros días, al menos si

9 Cita textual del texto “Meta-ética”, de Pablo Santa Cruz.

Gaburah Lycanon Michel

podemos establecer cómo funcionan y determinan al hombre en su vida psicológica. Para que tengan una idea de lo que venimos afirmando, que es desde ya muy nebuloso para el raciocinio del hombre occidental, diremos que en la antigüedad se usaban CIENCIAS de alto grado de especialización para el estudio de los arquetipos universales, entre ellas podemos citar la ya mencionada Cábala, la Alquimia, la Esteganográfía, la Metafísica, entre otras; más adelante se rebajarían sus significaciones con sus correspondencias modernas, la semiología, la semiótica y la psicología, hijas degradadas de la esta gran sabiduría ancestral, y que son producto del racionalismo positivista con el advenimiento del iluminismo enciclopédico, que recupera viejos códigos semióticos para llenar los vacíos de la ciencia materialista de occidente. Los ARQUETIPOS PSICOIDEOS son agregados psicológicos que operan en niveles del inconsciente personal y colectivo. Decimos que son agregados pues están sostenidos por arquetipos universales. Los arquetipos psicoideos se manifiestan a través del hecho cultural, que es la superestructura que requieren para su despliegue entelequial, su impulso evolutivo que siempre busca la perfección. La FINALIDAD DEL HOMBRE es justamente esa, crear cultura y superestructuras que lo ordenen para propiciar el despliegue de los arquetipos psicoideos. Por ejemplo, un arquetipo psicoideo de “moda” desde hacen dos mil años es el “amor”. Este arquetipo se va actualizando en el transcurso de la historia cultural de los pueblos, a través del hecho cultural colectivo y también en las múltiples situaciones dramáticas particulares de infinidad de individuos, a través de su emergencia como símbolo en la esfera de luz; aquí vemos ambas situaciones, una macrocósmica, cultural, histórica, que involucra a muchos individuos a la vez en un hecho cultural o hito histórico, y una microcósmica, que atañe solo al individuo y a lo más, su entorno social y familiar. Primero diremos que el arquetipo psicoideo “amor” esta compuesto por cuatro arquetipos universales, cuyos signos corresponden a FONEMAS de nuestra lengua castellana, y que por sí mismos, carecen de significación para el hombre. Solo el COGNATO “amor” recién cobra relevancia significativa cultural para el individuo.

La Lengua del Pasú

En cuanto a su despliegue colectivo, macrocósmico, podemos tomar en cuenta el “surgimiento del judeocristianismo” como hito histórico en el cual el arquetipo “amor” inicia su despliegue: “amor al prójimo”. Podemos tomar como ejemplo también un hito histórico más actual, la “revolución francesa” que da cabida a un grado entelequial mas del arquetipo: “el amor fraterno”. Entonces, por “amor” declaramos la “igualdad” y otorgamos el “poder” a los “pobres de espíritu”. Y con ello terminamos de sepultar a la “aristocracia”, que es el gobierno de los mejores, es decir, los que llevan la “arista” y están facultados para avalar una responsabilidad personal. A continuación se viene una miríada de gobiernos “populistas”, que convierten al mundo en un supermercado de proporciones planetarias. Ahora veamos el efecto del símbolo arquetípico en una emergencia microcósmica. El arquetipo numinoso emerge con gran potencia en el individuo, y su poder fascinador termina por absorber al sujeto consiente, usando la energía psíquica de este para desplegarse y alcanzar su entelequia o perfección. Si el individuo es un sacerdote, dios es “amor”. Si el individuo es un enamorado, la novia es “amor”. Como la significación cultural para ese sentimiento de arrebato varía en su funcionalidad, cualidad y cantidad de un individuo a otro, solo queda la REALIDAD arquetípica que implica SUMISIÓN. Y esto no es chiste. En la antigüedad, cuando existía esclavitud legal, el esclavo tenia un AMO, y justamente eso es lo que le decimos a la persona o entidad amada, que significativamente hablando, en estrictu sensu, es una ACTITUD DE SOMETIMIENTO. Y al margen de la grandiosa sensación que experimenta el individuo en los ámbitos emocionales de su esfera afectiva, la REALIDAD arquetípica nos muestra la verdadera esencia del despliegue entelequial, es decir, absoluto condicionamiento y sumisión ante el símbolo del “amor”, que puede ajustarse hacia cualquier “ente”, mujer, hombre, dios, automóvil, caballo, perro, avión, en fin. Ya dijo algún hombre lúcido: “excusas nunca faltan”.

Ahora bien, los arquetipos psicoideos son numerosos y variados en nuestra sociedad actual: “pobreza”, “corrupción”, “enfermedad”, “democracia”, “drogadicción”, “prostitución”, “dictadura”, “muerte”, “sexo”, “dinero”,

Gaburah Lycanon Michel

“dependencia”, “globalización”, miles y miles de variables, y no importa si son “buenos” o “malos”, siempre son duales, ya que cumplen con el postulado dialéctico. En las modernas escuelas psicopedagógicas los arquetipos

psicoideos son denominados “paradigmas” (

)

El libro de la Meta-ética, de donde se citaron todos los conceptos anteriores, nos da un vistazo genérico a la naturaleza comportamental de un arquetipo. Ahora bien, yo, como autor de este ensayo, soy realista y sé que, a secas, el lector juicioso va discrepar categóricamente con todo lo expuesto sobre el amor. ¿Cierto que sí? Pero el mensaje a la reflexión queda abierto. ¿No es sano darle el beneficio de la duda a una idea nueva?

B. Influencia de los arquetipos

Ahora que sabemos cabalmente lo que es un arquetipo, es bueno analizar su influencia. Como nos avizoró el libro de la Meta-ética y de la Piscología Analítica de Jung, los arquetipos tienen la función, casi arquitectónica, de construir las creencias del hombre. Sus verdades, sus falsedades, sus certezas y sus incertidumbres. Estos arquetipos pueden ser universales como sagrados, o psicoideos y totalmente humanos. La verdadera importancia que reviste para un hombre el hecho de conocer el arquetipo, es la consciencia del sentido en que se sirve de su energía psíquica para existir. ¿Algún lector podrá recordar aquel mito de que reza: “si piensas en cosas malas, te pueden pasar en verdad? O aquello que dicen nuestras madres: “Piensa en positivo, y te irá bien”. El hecho de que el pensamiento pueda llamar a las cosas no es algo empiricisticamente cuantificable, bajo ningún medio de experimentación u observación. Las matrices numéricas son lo más cercano que tenemos al mapa mental de nuestra psique, en interacción con nuestros pensamientos, y aún éstas quedan muy arcaicas para la complejidad de nuestros pensamientos. Sin embargo, y a pesar de carencia metodológica para demostrarlo, el pensamiento y la energía psíquica si tienen el poder de materializar las cosas. El buen lector debe tener varias anécdotas de cosas que pensó y que se dieron en su vida real. Incluso la mentada “suerte” es producto de esta materialización de los pensamientos en la Realidad Realmente Material. De forma análoga, los arquetipos, como la suerte, necesitan ser llamados para existir. Así que se alimentan de nuestra energía psíquica

La Lengua del Pasú

para hacerse reales. La diferencia, e importancia, radica en el chip de pensamiento al cual postula una persona. El ser que busca llegar a la Monopolaridad requiere de arquetipos psicoideos, como el amor, para lograr su cambio de chip y, posteriormente, su fusión con el plasma de electrodos, que lo consumirá en una orgía de tormento de cualquier forma (y no, no estoy dirigiendo mi discurso). En contraparte, la persona que postula a un chip Apolar, requiere concentrar su fuerza psíquica en arquetipos puramente universales para alejarse lo más posible del plasma de electrodos. A estos arquetipos, los universales,

se les da un tratamiento más amplio en textos que se mencionarán al

final de este ensayo.

C. ¿Qué es un paradigma?

El término paradigma significa “ejemplo” o “modelo”. En todo el ámbito científico, religioso u otro contexto epistemológico, el término paradigma puede indicar el concepto de esquema formal de organización, y ser utilizado como sinónimo de marco teórico o conjunto de teorías. Este concepto fue originalmente específico de la gramática; en 1992 el diccionario Merriam-Webster definía su uso

solamente en tal contexto, o en retórica para referirse a una parábola o

a una fábula. En lingüística, Ferdinand de Saussure ha usado

paradigma para referirse a una clase de elementos con similitudes. El

término tiene también un significado en el terreno de la psicología refiriéndose a aceptaciones de ideas, pensamientos, creencias incorporadas generalmente durante nuestra primera etapa de vida que

se aceptan como verdaderas o falsas sin ponerlas a prueba de un

nuevo análisis. Los paradigmas están compuestos por arquetipos

psicoideos que conforman un todo a partir de sus partes, y cada una

de ellas está compuesta de engramas, sentimientos, pasiones, saberes

y experiencias bipolares.

En términos generales se puede definir al término paradigma como la

forma de visualizar e interpretar los múltiples conceptos, esquemas o modelos del comportamiento en todas las etapas de la humanidad en lo psicológico y filosófico, que influyen en el desarrollo de las diferentes sociedades así como de las empresas, integradas e influenciadas por lo económico, intelectual, tecnológico, científico, cultural, artístico, y religioso que al ser aplicados pueden sufrir modificaciones o evoluciones según las situaciones para el beneficio de todos. Desde el punto de vista de la Ciencia, un paradigma reviste una significación distinta que para la sociedad doméstica. El filósofo y científico Thomas Kuhn dio a paradigma su significado contemporáneo

Gaburah Lycanon Michel

cuando lo adoptó para referirse al conjunto de prácticas que definen una disciplina científica durante un período específico de tiempo. El mismo Kuhn prefería los términos ejemplar o ciencia normal, que tienen un significado filosófico más exacto. Sin embargo, en su libro “La estructura de las revoluciones científicas” define a un paradigma de la siguiente manera:

lo que se debe observar y escrutar;

el tipo de interrogantes que se supone hay que formular para hallar respuestas en relación al objetivo;

cómo deben estructurarse estas interrogantes, y

cómo deben interpretarse los resultados de la investigación científica.

"Considero a los paradigmas como realizaciones científicas universalmente reconocidas que, durante cierto tiempo, proporcionan modelos de problemas y soluciones a una comunidad científica"

Thomas Kuhn.

Los modelos paradigmáticos son modelos metafísicos y epistemológicos, que proporcionan el "contexto" en que se forman los diferentes modelos teóricos y teorías de un nivel inferior, presentando las directrices generales de agrupamiento de las diferentes teorías. Alternativamente, el Diccionario Oxford define a paradigma como "Un patrón o modelo, un ejemplo". Así, un componente adicional de la definición de Kuhn es:

Cómo debe conducirse un experimento y qué equipamiento está disponible para realizarlo.

De esta forma, dentro de la ciencia normal, un paradigma es el conjunto de experimentos modélicos capaces de ser copiados o emulados; siendo la base para crear un consenso científico. El paradigma prevalente presente en el consenso imperante es, a menudo, una forma más específica de ver la realidad o las limitaciones de propuestas para la investigación futura; más que un método científico mucho más genérico. Esto nos pudiera conducir a un paradigma positivista. Un ejemplo de paradigma comúnmente aceptado sería el modelo estándar de la Física. Los métodos científicos permitirían a los científicos ortodoxos investigar muchos fenómenos que pueden resultar contradictorios o contrastantes con el modelo estándar. Sin embargo,

La Lengua del Pasú

es mucho más difícil obtener consenso para los mismos, en proporción

a la divergencia de los principios aceptados del modelo estándar que

tales experimentos examinarían. Por ejemplo, un experimento para investigar la masa del neutrino o la descomposición de neutrones recibiría más fondos que un experimento que buscara violaciones a la conservación de momentos, o pretendiera estudiar la ingeniería de los viajes en el tiempo. Algunos conceptos más despectivos (pensamiento de grupo o su casi equivalente Mindset) tienen significados muy similares que aplican a pequeña y gran escala del pensamiento disciplinado. Mi tocayo, Michel Foucault, usó los términos epistemológico, discursivo, matesis y taxinomial, para aspectos del paradigma en el sentido original dado por Kuhn.

D. Influencia de los paradigmas

A lo largo de nuestra existencia cultural en el mundo, de más de 4000

años, hemos sido enmarcados en elementos paradigmáticos. Somos el producto de lo que creemos bueno y malo, de forma bipolar, dentro de un grupo humano, nuestro nicho social. Por ejemplo, lo que antes fue

bueno ahora no lo es; antes era bueno evitar leer, ahora es un pecado no hacerlo. Antes era pecado blasfemar contra Dios, ahora ya no lo es; tanto así que yo, como autor, digo que Jehovah es Satanás (porque realmente lo es), y no por hacerlo debo temer que la Inquisición venga

a mi casa a buscarme.

Desde el Paradigma Esclavista al actual Paradigma de la Globalización, los elementos que componen el paradigma son aquellos que ejercen la interdicción sobre nuestras mentes. Veamos un aspecto interesante, inherente al uso de paradigmas: La fuerza de la carnada. Este concepto desglosado se concibe así:

10 Se llama “fuerza de la carnada” a todas las herramientas que los mortales inventaron para perjudicar o someter al prójimo. Las leyes, los órganos económicos y los Gobiernos son algunos ejemplos. Ellos norman la vida de las personas de acuerdo a las reglas dentro de una sociedad. Cuando alguien cae bajo castigo por una falta, se dice que fue víctima de “la fuerza de la carnada” (…)

Para que un paradigma tenga fuerza de acción necesita hacer uso de la fuerza de la carnada, misma que impone control sobre aquellos que

10 Concepto tomado de “El Arco de Artemisa – Primer Episodio”.

Gaburah Lycanon Michel

viven bajo un paradigma “x” o “z”. Si alguien cuestiona el paradigma, éste deja de justificar su existencia. Entonces surgen aquellas mentadas “minorías creativas” que gestan el cambio de paradigma. En este momento nos hallamos viviendo el Paradigma de la Globalización, mismo que funciona bajo una lógica de sistemas bautizada por Marshall McLuhan como Sistema Mundo. Éste pretende describir al planeta en que vivimos como un sistema global formado por una serie de elementos que interactúan unos con otros (personas, empresas, estados, organizaciones supranacionales), que se encuentran en evolución constante y están conectados por numerosas

y complejas redes espaciales. Esos elementos o partes son los

diferentes países y territorios, los grupos culturales y religiosos, las

empresas y grandes multinacionales…, todos ellos interrelacionados entre sí por un complejo flujo de relaciones políticas, económicas y culturales. El término hace referencia a la internacionalización del espacio geográfico (organizado por la sociedad) y está definido por la

interdependencia y la interacción (feedback) de las distintas partes que

lo conforman; un cambio en una de las partes o elementos provoca

una variación en otra de las partes o en las restantes. Mucho antes de que existiera Internet, McLuhan ya anunció las consecuencias que traerían las nuevas tecnologías. Su teoría "el medio

es el mensaje" se ha convertido en un lema de la comunicación. Otra

de sus visionarias interpretaciones consistió en advertir que se caminaba hacia la "aldea global", el mundo entero sería un pueblo enorme debido a las conexiones electrónicas, y esto podría llevar a una

cultura y un pensamiento únicos. Cosa escalofriante, ¿cierto que sí? La globalización refleja y explica la existencia de un gran sistema geográfico o sistema mundo en el que ya no existen lugares aislados o desconectados del resto del planeta, y es el máximo exponente de la internacionalización y de la aparición del sistema mundo. El concepto de globalización está ligado a la idea de una humanidad que, por primera vez, funciona como un todo, como un sistema único, y explica

la realidad del mundo contemporáneo desde varios puntos de vista:

geopolítico, social, cultural y ambiental. La contraparte de este paradigma, que surgió de forma tácita y cronométrica en el pensamiento político de la URSS como de los Estados Unidos de América, fue el Paradigma del Nacional-Socialismo. Revisando un poco de historia se hace evidente que la Segunda Guerra Mundial no fue, bajo ningún concepto, una guerra por la “libertad”, ante la hegemonía Nazi de la raza aria, argumento que es bastante inconsistente. Los revisionistas históricos le han dado un nuevo sentido a la Segunda Guerra Mundial, donde el Paradigma Nacional-socialista adquiere un nuevo sentido, no sólo político y social, sino metafísico. Lo

La Lengua del Pasú

que para algunos fue “Hitlerismo esotérico”, para otros fue una expresión de voluntad infinita. Pero para comprender todos los elementos que componen Segunda Guerra Mundial es necesario ojear los libros de Revisionismo Histórico, cosa que no haremos aquí porque este ensayo se engrosaría demasiado, y ya es bastante grueso. Lo concreto es que el Paradigma Nacional-socialista, con todas sus virtudes y facultades fue empañado en aras de una historia revestida de falsedades, y hoy enfrentamos los resultados de la Guerra Fría. La URSS desapareció (por fortuna) y quedamos a merced de los sajones, de los yankies, del Tío Sam. ¿Quieren ver el paradigma que nos dejaron?

Resulta que los Aliados, tras la guerra, se empeñaron en uniformar al mundo bajo la bandera del Paradigma de la Globalización. Lo lograron, hoy es posible hallar japoneses más yankies que Ronald Regan. Estamos tan globalizados que cualquier cambio (económico, político, cultural, religioso…) afecta a todos los individuos de la Tierra, pues el planeta entero funciona como un sistema global, cosa predicha incluso por la Física y la Teoría General de Sistemas. Las multinacionales son las grandes protagonistas del proceso de mundialización económica. Las telecomunicaciones y las nuevas tecnologías aplicadas a la producción han convertido al planeta en un espacio económico y financiero único, en una ‘aldea global’, otra vez citamos a Marshall McLuhan, en la que las empresas multinacionales intervienen en muchos países y mueven grandes capitales gracias a las facilidades de conexión y coordinación instantánea. Todos los lugares están conectados entre sí y forman, por lo tanto, una gran red a través de la cual se desarrollan los procesos de intercambio. Así se crean mercados estrechamente ligados entre sí, sin barreras y con múltiples alianzas, y se generan flujos comerciales y movimientos de capitales a escala planetaria, en parte causados por las nuevas pautas de localización industrial. Los Aliados ganaron la guerra. En cualquier lugar de la Tierra, las formas de comportamiento y los hábitos de consumo se asemejan cada vez más. Ninguna religión, cultura o sistema político es capaz de detener el proceso de uniformidad de costumbres y pautas sociales ni la universalización de la cultura. La revolución de la información e Internet han sido dos de las causas principales de estos procesos. En este sistema geográfico global, los problemas medioambientales adquieren escala universal y afectan a todos los habitantes del planeta. El sistema de poder político, desde la desintegración del bloque comunista en 1991, ha evolucionado, partiendo de un mundo bipolar, formado por los bloques de Estados Unidos y la Unión Soviética, hacia

Gaburah Lycanon Michel

un mundo en el que caben diversos y nuevos centros de influencia y de toma de decisiones, como Japón, la Unión Europea, China. Y aún así la bipolaridad política se ejerce hacia nuevos horizontes (Oriente Medio). La creación arbitraria del Estado de Israel, expropiando territorio a los palestinos, es un ejemplo. ¡Señores!, es el Paradigma de la Globalización, el Sistema Mundo, los resultados de la hegemonía total de los Aliados, es el total de miedos generados por los Comunistas. Esto es, querido lector, la cara de la famosa y mentada “Sinarquía política”.

El Sistema Mundo nos ha generado tantos problemas que casi nos

hemos visto superados por éstos. Entre ellos se pueden destacar el aumento de las desigualdades en la distribución y concentración de la

riqueza y el incremento del bienestar en grupos muy reducidos, además de la aparición de bloques regionales en función del poder y desarrollo (centro-periferia, Norte-Sur, Tercer Mundo, sociedad occidental). Las regiones centrales, donde se concentra la industria y el comercio, integran el foco de poder económico y político del mundo; albergan las sedes de las principales empresas, los grandes bancos y las bolsas financieras, y realizan más del 75% de los intercambios comerciales del mundo. Las regiones periféricas presentan diferentes grados de desarrollo y poder en función de la relación que mantienen con las regiones centrales; algunos países, como India o Indonesia, están experimentando un crecimiento económico constante, mientras que otros permanecen en la miseria más absoluta (Mozambique, Haití…). Las actividades financieras son más importantes en las regiones centrales mientras que las actividades productivas han quedado relegadas a las regiones periféricas. Bolivia es un ejemplo. ¡Bolivianos, vean su país, por un demonio! Los comunistoides nos están destrozando a costas de un pseudo-aymarismo que no nos lleva

a ninguna parte. Eso es el sistema mundo, donde un aymara es

idéntico a un kazajo o un tutsi ruandés. La identidad nacional se pierde

en aras del social-comunismo, con las herramientas del sindicato,

mientras el mercado y la deuda nos comen todos los días. Paradigma de la Globalización, este es el resultado. Y de Morales y García, ni hablar. Han surgido nuevos principios que regulan las relaciones políticas y económicas a escala internacional y que afectan a la solución de litigios mediante el diálogo y el arbitraje, que jamás es libre de corrupción. A través de las acciones y programas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de otras instituciones internacionales (Banco Mundial, OTAN, Liga Árabe…), además de organizaciones no gubernamentales,

se intenta conseguir el compromiso de todos los estados en la defensa

y el respeto de los derechos humanos, y de las diferentes culturas y

La Lengua del Pasú

religiones, y que se extiendan la democracia y la cooperación entre los gobiernos. Es una linda utopía, que tal si nos damos un paseo por Irak para constatar cuán bien se lleva esta política adelante. Se ha establecido, por tanto, un sistema político basado en estados soberanos independientes jurídicamente pero vinculados a través de un sistema interestatal o supranacional; más bien, sinárquico. También se ha dado prioridad al impulso del desarrollo sostenible para combatir efectos medioambientales negativos sobre el planeta, como la sobreexplotación de recursos naturales, la polución, la acumulación de residuos, la degradación de los suelos o la desertización, todos ellos generadores de impactos globales. Sin embargo, en Estados Unidos la gente sigue pensando que el Calentamiento Global es un mito científico, así como el supuesto pene de Lady Gaga. ¡Cosa más banal! El empleo como se entendía hasta la aparición de la globalización ha cambiado de carácter: en algunas regiones se ha precarizado (es inseguro y de poca calidad) o su desaparición ha provocado grandes migraciones hacia las áreas urbanizadas de los países más desarrollados, provocando con ello una reciente explosión urbana y nuevos sistemas de empleo, como el trabajo informal y el teletrabajo. Esto, señores, es más que un problema global, es una deficiencia de paradigma.

En la ciencia, más que en lo social o lo político, el cambio de paradigma se ha tornado en una necesidad supraestructural para mantener viva a la ciencia. El cambio de paradigma tiende a ser drástico en las ciencias, ya que éstas parecen ser estables y maduras, como la Física a fines del siglo XIX. En aquel tiempo la Física aparentaba ser una disciplina que completaba los últimos detalles de un sistema muy trabajado. Es famosa la frase de Lord Kelvin en 1900, cuando dijo: "No queda nada por ser descubierto en el campo de la Física actualmente. Todo lo que falta son medidas más y más precisas". Cinco años después de esta aseveración, Albert Einstein publicó su trabajo relatividad especial que fijó un sencillo conjunto de reglas superando a la mecánica de Newton, que había sido utilizada para describir la fuerza y el movimiento por más de doscientos años. En este ejemplo, el nuevo paradigma reduce al viejo a un caso especial, ya que la mecánica de Newton sigue siendo una excelente aproximación en el contexto de velocidades lentas en comparación con la velocidad de la luz. En la estructura de las revoluciones científicas, Kuhn escribió que "las sucesivas transiciones de un paradigma a otro vía alguna revolución, es el patrón de desarrollo usual de la ciencia madura".

Gaburah Lycanon Michel

La idea de Kuhn era revolucionaria en su tiempo, y causó más cambios que todos los académicos hablando sobre ciencia. De esta manera fue en sí misma un "cambio paradigmático" en la historia científica y de la sociología. Ahora, si vemos la arquitectura de un paradigma, compuesto de arquetipos psicoideos, nos tropezamos con elementos de uso más que de abstracciones netas. Sabemos, a ciencia cierta, que el actual paradigma es una porquería. Para hacer un cambio de paradigma es necesario entender su funcionamiento a nivel doméstico, para luego internarnos en el laberinto de las soluciones axiales. Probablemente el uso más común de un paradigma implique el concepto de "cosmovisión". Por ejemplo, en Ciencias Sociales, el término se usa para describir el conjunto de experiencias, creencias y valores que afectan la forma en que un individuo percibe la realidad y la forma en que responde a esa percepción. Debe tenerse en cuenta que el mundo también es comprendido por el paradigma, por ello es necesario que el significado de paradigma es la forma por la cual es entendido el mundo, el hombre y por supuesto las realidades cercanas al conocimiento. Los investigadores sociales han adoptado la frase de Kuhn "cambio de paradigma" para remarcar un cambio en la forma en que una determinada sociedad organiza e interpreta la realidad. Un "paradigma dominante" se refiere a los valores o sistemas de pensamiento en una sociedad estable, en un momento determinado. Los paradigmas dominantes son compartidos por el trasfondo cultural de la comunidad y por el contexto histórico del momento. Las siguientes son condiciones que facilitan el que un sistema de pensamiento pueda convertirse en un paradigma dominante:

Organizaciones profesionales que legitiman el paradigma.

Líderes sociales que lo introducen y promueven.

Periodismo que escribe acerca del sistema de pensamiento, legitimándolo al mismo tiempo que difunden el paradigma.

Agencias gubernamentales que lo oficializan.

Educadores que lo propagan al enseñar a sus alumnos.

Conferencistas ávidos de discutir las ideas centrales del paradigma.

Cobertura mediática.

Grupos de derechos que acuerden con las creencias centrales del paradigma.

Fuentes financieras que permitan investigar sobre el tema.

La Lengua del Pasú

Al equiparar el paradigma con modelo, hablando de ciencias sociales, se tiene que el mismo comprende a un conjunto de características aplicables al estudio de determinada sociedad; verbigracia: si queremos analizar a la sociedad boliviana para determinar si la misma pertenece al primer mundo o al tercer mundo, será necesario precisar un marco conceptual de ambos niveles económicos, luego tomar nota de la situación económica de Bolivia y ver si dicha situación se puede englobar en el modelo tercermundista o en el primermundista. También el término paradigma es utilizable para determinar los conceptos, tendencias y métodos a utilizar para sustentar la elaboración de una tesis científica o para la defensa de una hipótesis. Algunos puristas de la lengua piensan que contra lo expuesto por los filósofos del mercado y los defensores de cualquier clase de cambiose abusa ampliamente de un término que en este contexto carece absolutamente de significado. Y uno se pregunta: ¿acaso los puristas son tan ciegos, o necios, para no ver los resultados de un paradigma determinado?, o será que no le conviene a su comodidad admitir la entropía de un paradigma. Los paradigmas pueden ser descritos desde una perspectiva estructural. Operan en diferentes niveles: macro, meso y micro de la estructura paradigmática. Los niveles direccionan mejor la estructura fundamental de los paradigmas, y no tanto su categorización cronológica o histórica, ni su uso etimológico; como sucede en la mayoría de las disciplinas. Los niveles paradigmáticos están siempre presentes y no se encuentran limitados por tales categorías. Permiten además ayudar a comprender el funcionamiento de un paradigma.

Nivel macro: se requiere conocer la respuesta a "qué puede ser entendido". La pregunta es: ¿Puede asumirse en realidad que la esencia de las cosas ideales puede ser comprendida, como en la teoría de las ideas de Platón y Aristóteles? ¿Tras la aproximación a lo esencial de estos dos filósofos no es posible inferir que "las mismas cosas se revelan como son, según se analiza en la ontología fundamental de Heidegger? La suposición que hacemos al contestar estas preguntas nos predispone a una determinada forma de encarar el proceso de conocimiento.

Nivel meso: la cuestión es determinar cómo el nivel macro influencia y transforma la teoría del conocimiento resultante: ¿El hombre es capaz solamente de un limitado conocimiento deductivo, o está abierto a un entendimiento inductivo y comprehensivo del universo? ¿Si el hombre es

Gaburah Lycanon Michel

capaz de un conocimiento inductivo, dónde se origina éste? La respuesta en el nivel macro es fundamental para esta suposición. Todos los esfuerzos filosóficos, desde antes de Sócrates, tienden al esencialismo. La aproximación ontológica busca evadir la esencia de las cosas, requiriendo que éstas revelen por sí mismas cómo son.

Nivel micro: aquí la consecuente percepción de los dos niveles precedentes, contestando las preguntas sobre qué hay en el universo y cómo éste puede ser comprendido, se pone en práctica. ¿La praxis se construye sobre múltiples normas de conducta ( ética ) o consiste en un encuentro abierto y fundamental con el universo según las diferentes formas de percepción? Las diferentes percepciones constituyen la "conciencia afectiva". El conocimiento previo y actual de la percepción está limitado a las categorías esenciales, mientras que la conciencia afectiva es por naturaleza abierta, ilimitada, inductiva y no restringida por el sentido de la percepción.

Así, un paradigma es una visión de la realidad que conforma una Gestalt resultante de las tres ramas de la filosofía: metafísica, epistemología y ética:

1) Empezamos por una suposición metafísica de qué puede ser comprendido. Esto constituye la base para:

2) una concepción epistemológica de la adquisición de conocimiento. Esto es la línea esencialista de pensamiento de Platón, Aristóteles y Popper versus la posición ontológica abierta al principio de incertidumbre de Heisenberg, o las teorías de Heidegger sobre ontología fundamental. A su vez esto fundamenta:

3) la praxis de una ética para vivir. Resulta obvio que las tres ramas de la filosofía describen la estructura de un paradigma. Ninguna de las ramas de la filosofía puede por separado completar su conocimiento, pero juntas describen la Gestalt semejante a un movimiento en espiral no un mero círculoque constituye el conocimiento hermenéutico. Esta es la mecánica binaria de un paradigma. El aspecto más importante que subyace en la arquitectura del paradigma radica en sus cimientos: Arquetipos Psicoideos. Su relación con la energía psíquica es esencial puesto que todos los arquetipos son, en sí mismos, símbolos de algo. Propongamos símbolos:

La Lengua del Pasú

La Lengua del Pasú Allí tenemos un simpático conjunto de símbolos. ¿Qué los convierte en símbolos

Allí tenemos un simpático conjunto de símbolos. ¿Qué los convierte en símbolos y no en sólo signos? Los signos son figuras que representan fonemas, en cambio los símbolos son ideogramas que representan ideas. El juego de símbolos puesto arriba debió causar confusión en más de un lector, eso es porque el observador conoce lo que aquellos símbolos representan. Asimismo, un símbolo puede ser representado en palabras. Como el caso de la palabra “amor”, de la que ya revisamos sus implicancias. Recapitulando. Los paradigmas son causa de las condiciones de nuestro entorno, donde un paradigma se compone de arquetipos psicoideos y estos, a su vez, de símbolos que pueden representar muchas cosas, y que al mismo tiempo emergen de un paradigma anterior o en vigencia simultánea. La ciencia que se dedica a estudiar la relación de los símbolos y los arquetipos que representan es la semiología. Desde luego no hablaremos de semiología ahora, es un asunto que merece otro libro entero sólo para explicarlo. Sin embargo, es bueno postular la base funcional de los símbolos y su percepción; para ello se recomienda ampliamente entrar a los estudios semánticos de la Psicología Social y la Ontología de K. G. Jung, J. Graft, R. Patai, S. Sitchin, P. Santa Cruz y A. Schopenhauer.

E. El Método Ecléctico.

Desarrollado por los griegos antiguos y empleado por Chomsky en las ciencias de la Lingüística, el Método Ecléctico es uno de los más viables para una persona que rehúye a los radicalismos de pensamiento y conducta. Es por demás claro que, en términos doctrinales, más de un lector habrá sentido total desacuerdo con un sinfín de postulados referentes a lo que es paradigma, arquetipo y sus influencias en el hombre. El lector fácilmente podría argüir: “Es ridículo echar la culpa a los Aliados de la Segunda Guerra Mundial por los problemas de hoy”. A lo que volvemos

Gaburah Lycanon Michel

a nuestro: “Compruebe, no suponga”. Para refutar una posición

paradigmática es necesario conocer a profundidad lo que se refuta; caso contrario, ¿qué haces leyendo este ensayo? Sin embargo, más allá de mis altanerías y groserías de autor camorrero se halla un aspecto fundamental: “Mi verdad es mía y es absoluta para mí, donde

la verdad de otros es subjetiva aunque puede ser compartida”. Esto se aplica a cualquier ser humano (eso te incluye a ti, estimado lector). El lector tiene su verdad, puede ser opuesta o compartida a la mía. Mi verdad es compartida con todos los estudiosos que cité a lo largo de éste ensayo. ¿Quiénes comparten la tuya? El resultado a esa pregunta

es

el eclecticismo; pero, ¿y eso qué es?

En

la filosofía y el arte, el eclecticismo es la formulación de sistemas de

pensamiento por la selección de doctrinas de otros sistemas ya desarrollados con anterioridad. Los pensadores eclécticos combinan lo que consideran doctrinas más válidas, aunque a menudo estas doctrinas no formen una unidad integral.

El eclecticismo estuvo bastante extendido entre los griegos, a partir del

siglo II a.C. Esa época estuvo marcada por un declinar en el espíritu de

indagación intelectual que había motivado a los grandes filósofos griegos, tales como Platón y Aristóteles, a desarrollar cosmologías unificadas en su búsqueda de la verdad. Los últimos filósofos griegos, como Antíoco de Ascalón, que compaginó el estoicismo y el escepticismo, y Panecio, que basó su pensamiento en el platonismo y

el estoicismo, adoptaron las doctrinas que más les satisfacían. Los

pensadores romanos, que nunca desarrollaron un sistema filosófico

independiente, fueron muy eclécticos: Cicerón, por ejemplo, incorporó

a

su pensamiento teorías procedentes del estoicismo, del escepticismo

y

de los peripatéticos, sin considerar su desunión esencial.

Entre los primeros filósofos cristianos, Clemente de Alejandría y Orígenes desarrollaron sus sistemas mediante la selección de elementos tomados de la metafísica griega y relacionándolos con ideas judeocristianas, por desgracia, ya expresadas en el Nuevo y el Antiguo

Testamento. Más tarde, el Maestro Eckhart, un teólogo y místico

alemán, formuló un sistema de filosofía cristiana basado en Aristóteles

y sus comentaristas árabes medievales, en el neoplatonismo y en las

doctrinas hebreas. Ese es el trasfondo de la judeocristianización de occidente, aunque ese es otro tema que no nos compete estudiar ahora. Luego será.

La escuela moderna de filosofía ecléctica surge en Francia durante el

siglo XIX; su figura más representativa fue Victor Cousin, quien trató de unir el idealismo del pensador alemán Immanuel Kant, la filosofía del sentido común y las doctrinas inductivas del filósofo francés René Descartes. En la educación, se optó por un Método Ecléctico,

La Lengua del Pasú

desarrollado a partir de Chomsky, extrayendo lo mejor de todas las técnicas educativas de su tiempo, en pos de lograr una sola técnica que sea efectiva en verdad. En el caso de la resolución de conflictos, el Método Ecléctico es lo mejor que podría suceder a una problemática determinada. Volvamos al punto de inicio. Puede que el lector haya discordado con el 90% de los contenidos de éste ensayo, pero el eclecticismo nos lleva a punto de acuerdo donde el lector será lo bastante hábil para extraer aquello que le sirva de este trabajo y desechar lo que no le sea útil. ¿Por qué afirmo tal cosa, descartándome del debate sin ofrecer resistencia alguna? Por la simple razón de que, a continuación, vienen las propuestas para solucionar el planteamiento del problema expuesto al principio del ensayo; y hay que tener una mente muy aguda para digerir lo que se dirá.

Gaburah Lycanon Michel

10. El Camino Hiperbóreo

A lo largo de este trabajo hemos revisado más de una docena de

disciplinas científicas, desde la Física de Partículas hasta la Filosofía,

para exhibir los problemas del hombre y las causas que generan esos problemas. Hemos DEMOSTRADO que el mundo vive dormido en un sueño gigantesco, sometido a su propio paradigma por una mente bipolar que carece de herramientas para entender su estado de cautividad. Se han puesto docenas de ejemplos, se han mostrado las matrices matemáticas de la problemática, los factores sociales, humanos y económicos. Se han develado los trasfondos políticos. Se han desnudado los elementos psicológicos del fracaso y los argumentos

neurológicos de los malfuncionamientos conductuales. Si alguna de las evidencias presentadas queda expuesta a debate, invito al lector a escribir otro ensayo para refutar aquello en lo que no esté de acuerdo; es más, si no está de acuerdo ni con una sola palabra de lo escrito hasta ahora, en verdad esperaré con ansias locas su respuesta, a través de otro ensayo que refute todas las aseveraciones expuestas. Y

si el lector discrepa, no presenta argumento (sea por flojera, falta de

tiempo o lo que sea) y se queda pasivo, le recomiendo detener la lectura ahora; perderás su tiempo y me harás perder el mío. Siento mi

honestidad desmedida y agresiva, soy novelista, no un amable ensayista que escribe como Ned Flanders. Enunciado el consejo para la lectura del resto del trabajo, y dada la demostración de la problemática, queda ahora dar atisbos que pretendan poner una solución al problema. Hay muchas cosas que podrían postularse como soluciones, desde la exacerbación del Paradigma Global, hasta las nuevas filosofías del Eco-humanismo. El abanico de propuestas es amplio. Sin embargo, pocas de ellas están siendo puestas en práctica en este momento. La que se va a presentar a continuación es una propuesta de solución que está funcionando hace unos buenos años en varias regiones del mundo, con resultados bastante prometedores a nivel personal y, poco a poco, a nivel colectivo. Revisemos la alternativa Hiperbórea.

A. ¿Aún conservo mi EGO?

A partir de aquí nos vamos a ocupar, únicamente, de los postulados

que hacen al Camino Hiperbóreo, una tesis de solución. Y para poder optar por dicho camino es totalmente necesaria la presencia del EGO. Pero, ¿cómo saber si la persona tiene EGO aún?

La Lengua del Pasú

Todas las personas nacemos con un diseño psíquico, nuestro carácter, que compone nuestro mapa mental. Éste es único, como las huellas digitales, y está compuesto de virtudes, fortalezas, debilidades y defectos. El mapa mental de uno mismo puede ser mesurado si el interesado pone atención a sus propias reacciones ante la vida: ¿cómo reaccionas si tu pareja es infiel?, ¿cómo reaccionas si ganas la lotería?, ¿cómo reaccionas si tu madre muere?, ¿cómo reaccionas si eres despedido del trabajo?, ¿cómo reaccionas al terminar una carrera profesional?, ¿cómo reaccionas cuando estás ebrio?, ¿cómo reaccionas con tu pareja en la cama? Todas estas preguntas, y muchas más, dibujan el mapa mental de una persona. Entonces, si quieres saber si conservas tu EGO, es necesario que cuantifiques tus intereses y reacciones. Enlistemos algunas cosas que tienes que saber de ti mismo/a:

Factor económico: cuánta influencia tiene el dinero sobre ti.

Factor social: cuán importante es el reconocimiento social para ti.

Factor sexual: qué te atraen, ¿hombres, mujeres, ambos, de qué edades?

Factor étnico: ¿crees que eres racista?

Factor de clase: ¿con quienes te juntas?, ¿con quienes te sientes más a gusto?

Factor filogenético: ¿cómo te llevas con tu familia?

Factor cognitivo: ¿cuánto sabes?, ¿qué es lo que más sabes?, ¿de qué áreas sabes más?

Factor sensible: ¿eres enamoradizo/a, obsesivo/a, posesivo/a? ¿Te apasionas fácil?

Factor físico: ¿cuánta actividad física realizas?, ¿qué actividad física te gusta más?

Factor reactivo: ¿cómo reaccionas frente a una urgencia, una agresión, una atención o un cariño?

Factor proactivo: ¿qué haces cuando tienes un problema, cómo lo solucionas?

Factor recreativo: ¿qué haces para distraerte?

Factor prioritario: ¿cuáles son tus prioridades en la vida?

Factor temporal: ¿cuántos años tienes, hasta que edad te gustaría vivir?

Estas simples preguntas son las básicas que cualquier persona debería formularse para encontrar la respuesta de su EGO. Las respuestas son variables y pueden diferir unas de otras. Si realizamos un estudio, comprobaremos que los resultados nos darían tantos tipos diferentes

Gaburah Lycanon Michel

de personas como habitantes hay en el mundo. Sin embargo, y gracias a la técnica de matrices numéricas, se puede aglutinar a un amplio rango de personas en dos prototipos de personalidad psicológica. Tú disciernes a cuál perteneces, y si no perteneces a ninguna, entonces tienes un modelo fusionado de ambos o, en el mejor de los casos, puede que conserves tu EGO intacto:

11 Jüng sintetiza los tipos psicológicos en dos categorías:

el tipo reflexivo y el tipo sentimental; Ahora bien, estas categorías se mantienen aún con otras variables, por ejemplo: el tipo extrovertido y el tipo introvertido. Será extrovertido o reflexivo aquel individuo donde es dominante la razón a los afectos, y al contrario, será introvertido o sentimental, aquel sujeto donde prime lo emocional. Ahora bien, es posible encontrar un tipo intermedio, es decir, donde el predominio de lo racional y emocional sea equilibrado, primando uno y otro indistintamente. De todas maneras estos tipos solo sirven para el análisis científico, y la funcionalidad epistemológica, (…) Diremos que la tipología de Jüng es válida para nosotros, ya que el tipo introvertido-sentimental pertenece al Tipo Irracional o Sacralizante que tiene su razón de ser solo dentro de una cultura del Ícono. Y el tipo extrovertido- reflexivo pertenece al Tipo Lúdico, que tiene su razón de ser solo dentro de una cultura lúdica. El Tipo sacralizante aglutina a los más elevados exponentes de la ética-psicológica. Es un tipo muy superior al lúdico, pues el sentimiento que manifiestan es cualitativamente una función superior, dicho de otra manera, emoción sublimada. A este tipo pertenecen los teleólogos rigurosos:

filósofos, dogmáticos, epistemólogos, empiristas, cientificistas, teólogos, metódicos, positivistas, existencialistas, fatalistas, ideólogos, intelectuales, profesionales de tiempo completo como médicos, funcionarios públicos, banqueros internacionales y militares; y en lo escatológico, gurues, ascetas, profetas, hombres del destino, psiconautas, avatares, sacerdotes, fanáticos religiosos, “pastores”, abelitas, etc.; Hagamos ahora una descripción funcional del tipo. Un evangelista y un marxista, pertenecen al tipo sacralizante, uno hinca su rodilla ante

11 Tomado del libro de la Meta-ética.

La Lengua del Pasú

Jesús, el otro ante la materia, ambos son su “dios”, y como afirmamos al ver el despliegue del símbolo emergente ante la conciencia, son impotentes volitivamente a la hora de contrarrestar la fagocitacion del símbolo sagrado en su despliegue entelequial, alimentándose de la propia energía psíquica del sujeto. El sujeto sacralizante es intolerante cuando se trata de imponer sus paradigmas culturales, y en el caso de sujetos completamente fagocitados por el arquetipo psicoideo, símbolo sagrado, Ícono cultural, ente paradigmático, se torna él mismo en símbolo. Este tipo se desarrolla en la Cultura del Ícono. Por ejemplo, el “profesional eficiente”, fagocitado por el arquetipo, Ícono, modelo paradigmático perfecto de su profesión, es un sujeto completamente dedicado a su actividad profesional, resultándole muy difícil expurgar su propia dependencia psíquica al trabajo, desarrollando una manía que será la causante de serios trastornos psicológicos como el “estrés” y la adicción al trabajo. Un sacerdote, por ejemplo, sufrirá de serias disfunciones sexuales, una monja de dolor de ovarios, todo por la continencia ascética que se exigen a sí mismos para acceder a la plenitud metafísica del símbolo sagrado que los fagocita; un revolucionario, se sacrificara por la revolución y el comandante Castro, hasta se inmolara por la “justicia social”; el “huelguista de hambre” asumirá la medida hasta las últimas consecuencias. Es decir, llamamos a este tipo SACRALIZANTE POR QUE SU ACTITUD ES CONDUCENTE AL SACRIFICIO DOLOROSO LLEVADO POR UNA FÉ, LA CREENCIA IRRACIONAL EN UN SÍMBOLO, ENTE, ARQUETIPO, ÍCONO, PARADIGMA, O LO QUE SEA. En el caso del fanático laboral, la reputación, o un estilo de vida burguesa, en el caso de fanático religioso, sentarse a la derecha del “Padre” para juzgar a los vivos y a los muertos, en el caso del revolucionario marxista, lograr la “justicia social” y la distribución equitativa de las riquezas. El precio que hay que pagar consiste en DOLOR, es decir, realizar el SACRO-OFICIO, SACRIFICIO (…).

Entendamos, más allá de toda connotación del libro citado, que no es malo tener una tendencia sacralizante; al menos no en principio. Resulta que el tipo sacralizante es postulante a adquirir otro tipo de tratamiento. Ellos son los postulantes más aptos para el cambio de su chip bipolar por uno Monopolar. Ahora, en mi posición de hombre

Gaburah Lycanon Michel

hiperbóreo, no me compete explicar en detalle todas las desventajas y bondades del chip Monopolar. Para ello existen muchos libros que tratan el tema con bastante tino. En ese sentido sólo cumplo mi función, casi periodística debido a mi carrera, de dar parte y contraparte. Sin embargo, recalco que no es ser malo ser sacralizante,

a no ser que la persona quiera optar por la vía hiperbórea; de ser así, entonces es tiempo de iniciar el cambio.

El otro tipo psíquico es el lúdico:

12 (…) El tipo lúdico es la gran mayoría en occidente, y ocurre inversamente lo contrario al tipo sacralizante, ya que este sujeto busca a toda costa escapar del dolor. Por eso Jung lo encuadra en el tipo extravertido reflexivo que nunca logra desarrollar la función inferior, pues reprime la emoción en menoscabo del desarrollo de funciones superiores, es decir, sentimientos cardinales. Sin embargo logra desarrollar otra función superior, el racionalismo puro, por lo tanto el sujeto en cuestión se guía únicamente por la razón. Si en el tipo sacralizante la tensión dramática que establece con el símbolo adquiere gran magnitud, tornándose fuente de sufrimientos, el tipo lúdico evita la tensión, quitando la atención del símbolo mediante el uso de la negación. Es decir, rebajando al ícono, símbolo, ente, a su mínima expresión semiótica. Pone sentido, pero reprime cualquier significación enervante, propia del ente traumático.

En esta categoría tipológica se encuadran los escépticos, agnósticos, minimalistas, intelectuales mitigados, simples creyentes, superficiales, mediocres, conformistas, algunos tipos profesionales de medio tiempo como simples licenciados, técnicos, artesanos, en fin, los que aceptan las cosas como son, y no se dan el lujo de dudar porque inmediatamente sostendrían una tensión dramática extrema con los símbolos emergentes para tratar de desentrañarlos, tornándose sacralizantes. Es decir, se darían el trabajo de averiguar los cómos, porqués, principios que convergen en el lineamiento entelequializado de esta creación, el motivo por el cual el hombre tiene su razón de ser, y que los sacralizantes intuyen sobremanera.

12 Tomado del libro de la Meta-ética.

La Lengua del Pasú

El tipo lúdico vive de acuerdo a una cultura lúdica, donde se

rebaja el intercambio serio de significados. No renuncia a

los símbolos, más bien, un DESEO inconsciente los induce a tratar de apoderarse de ellos con el mínimo sacrificio. Entonces juegan a la pareja, si el símbolo que desean

poseer es una mujer, o juegan a representar tal o cual papel, SIN COMPROMISO, para evitar dependencias, problemas, complicaciones, etc. Es decir, nunca se juegan el todo por el todo, siempre proyectan un “alter ego”, una especie de personalidad reflejada, que es la que se arriesga realmente en el juego, ya no drama. La vida para este sujeto es un juego, siendo muy difícil emprender con ellos una empresa seria, llena de significado. Ahora bien, es posible encontrar sujetos que manifiestan ambos tipos psicológicos indistintamente, esto por el signo de los tiempos, la tan mentada “globalización”, la sociedad colectivista comunizada a los estándares materialistas, que amplifica la escala de dramatismo a límites insospechados, obligando aún a los lúdicos, a jugarse en serio. La vida se ha convertido en un laberinto de elecciones, y detrás de cada elección o drama superado, espera otro, y luego otro,

a así, sucesivamente. Entonces, en esa constelación de

dualismos psicológicos, surge un tercer tipo dotado de INTUICIÓN SIMBÓLICA, lo suficientemente valiente como para dejarse de jueguitos, de dramas dolorosos sin sentido,

y consiente de que le queda muy poco tiempo para

encontrar la salida de este laberinto, antes de perecer en el olvido; a este tipo con tendencia meta-ética está dirigido el presente tratado (…)

Bien, sé que no suena para nada bien lo mencionado por el libro de la Meta-ética; pero es parte de un análisis privado y profundo que cada quien debe llevar en su interior. Es evidente que todos tienen sus virtudes, cosas que los hacen únicos y especiales; pero, me van a disculpar mucho, yo sí creo que existen ejemplares humanos que no justifican el aire que respiran. Gente que no sale de su patético derrotero y vive ensimismada por años. Y por desgracia, hay muchos de éstos. Sé que esa afirmación mía es muy discriminatoria pero, “ustedes saben que como digo una cosa, digo otra; es que hay cosas que ni qué. Tengo o no tengo razón”. Y cito a Chespirito para no hacer las aseveraciones crudas, más crudas de lo que son.

Gaburah Lycanon Michel

Bien, ahora veamos el tipo de persona que compone la minoría poblacional de nuestro mundo. Dícese Meta-ético, yo le llamo a este tipo de persona, “el buscador de la verdad”:

13 El psicólogo suizo Carl Gustav Jung nos dice muy

acertadamente que la intuición es una función de la percepción inconsciente por lo que es muy difícil captar su función conscientemente. “Más, para que la intuición llegue

a vías de hecho ha de reprimirse en grado sumo la

percepción.” 14

“Es por eso que el tipo intuitivo extravertido no acudirá nunca allí donde encuentre valores de realidad universalmente reconocidos, sino donde encuentre posibilidades. Como anda en busca de nuevas posibilidades, en circunstancias estables corre peligro de asfixia. Capta, ciertamente, nuevos objetos y orientaciones nuevas con gran intensidad y a veces con entusiasmo extraordinario

para renunciar a ellos fríamente, sin piedad, y sin recuerdo

al parecer, en cuanto se ha fijado su contorno y no se

presienten nuevos brotes de magnitud significantes. Donde subsista una posibilidad, allí se vincula el intuitivo con fuerza de destino. Por razonable y práctico que sea y aunque todos los argumentos imaginables se pronuncien por la estabilidad, nada impedirá que un día considere como una cárcel y obre en consecuenciala misma situación que antes había supuesto la liberación y la redención para él” 15 . Jung logra desentrañar esta increíble tipología de una manera excepcional, veamos: “El sentir y el pensar componentes imprescindibles de la convicciónson funciones inferiormente diferenciadas en él, que no gravitan decisivamente, ni pueden, por lo tanto, oponer una

resistencia duradera a la fuerza de la intuición. La moralidad del individuo no es intelectual ni sentimental. Tiene su propia moral (que al ser extrapsicológica, nosotros llamamos meta-ética) que es la fidelidad a la intuición y el sometimiento voluntario a su fuerza. (En la cultura trovadoresca de los cátaros del siglo XIII, esta fidelidad es

13 Tomado del libro de la Meta-ética.

14 Carl Gustav Jüng: “Tipos Psicológicos”
15

Ibidem.

La Lengua del Pasú

llamada minne o fidelidad de amor) Parece que se da en las mujeres este tipo con mucho más frecuencia que en los hombres.”

“Cuando su compromiso es de buena índole, es decir, cuando no es demasiado interesado, puede hacer grandes méritos como iniciador o al menos como animador de todo lo incipiente. Esta disposición tiene sus grandes riesgos, pues el intuitivo fragmenta su vida con demasiada facilidad al ejercer un influjo vivificante sobre gentes y cosas, difundiendo vida en torno suyo. Más él vive ni vive tanto para sí, sino para los demás.” 16 Y esta predisposición es justamente la que lo hace blanco de la propaganda del sistema, que utiliza esta actitud postora de sentido para fortalecer sus propias estructuras. La fuerza volitiva (fuerza de voluntad) de estos sujetos es enorme, por eso el mundo capitaliza esa tremenda energía para la evolución de sus entelequias. Por eso el sistema ha ido creando una formidable RED DE ILUSIONES, con el fin capturar a los sujetos que pertenecen a este tipo psicológico. Este tipo psicológico, desdeña el uso de la razón y la emoción, como elementos cardinales de su mundo psicológico, y los substituye por la meta-cognición, o intuición simbólica. Es decir, es como un niño, donde se sobreponen los contenidos arcaicos de su inconsciente, a las costras culturales del sujeto colectivo, la cultura y el medio ambiente. Es por eso que este tipo de sujetos tienden a ser gnósticos, para utilizar un término menos estigmatizado por la cultura, autodidactas, que es obtener conocimiento del pensar por y desde sí mismo. Dentro de esta tipología se encuadran autodidactas en todos los contextos como ser artistas, líderes, conquistadores, deportistas, innovadores, creadores, originales, solitarios, aventureros, reformadores, revisionistas, inconformistas, buscadores, inventores, en fin, sujetos siempre NOTABLES, aristocráticos, sobresalientes, que de una u otra manera, consiente o inconscientemente, persiguen una individuación, escapando de la corriente paradigmática de la cultura y los sujetos colectivos universalmente aceptados.

16 Ibidem.

Gaburah Lycanon Michel

Este grupo de sujetos vive en función del desequilibrio psicológico, en pos de estados alterados de conciencia, y por lo mismo, no son abarcables para un estudio científico, que se ajusta siempre a pautas predeterminadas. En este tipo abunda mucho la tendencia psiconauta, aunque de manera diferente a la tendencia psiconauta sacralizante, pues las más de las veces logran zafarse de las dependencias psicotrópicas. Al contrario de los lúdicos, logran manifestar altos niveles de dramatismo en las relaciones con símbolos y entes diversos, y al contrario de los sacralizantes, logran suspender las tensiones dramáticas, las dependencias

psicológicas resultantes, liberándose de las ataduras kármicas, o desajustes energéticos que por lo mismo, desequilibran sus estructuras psicológicas. Es decir, en ellos es preponderantemente relevante y notorio, el rasgo diferencial por excelencia: la fuerza volitiva. Estos individuos manifiestan inclinaciones hacia la “cultura” bélica, actitud epopéyica, rebeldía heroica, a las artes marciales y guerreras, predisposición hacia la melancolía, hacia el recuerdo y reminiscencia del pasado ancestral. Por eso en estos sujetos puede canalizarse la facultad anamnésica. Es muy importante para ellos el cumplimiento

y la eficacia de la palabra empeñada. Generalmente son, o

lectores terriblemente disciplinados, o no leen nada en absoluto, confiando únicamente en el poder de su intuición simbólica. Manifiestan una predilección por la soledad, lo que generalmente les impone una pobre vida social. Lamentablemente, son románticos a ultranza, y llegan a formular complejos idilios amorosos, que rara vez pueden concretarse fuera del ámbito platónico imaginario. Esta gran debilidad se hace patente en su relación con el sexo

opuesto, y las relaciones se hacen inestables y tormentosas. Como afirma Jung, son tenaces y desinteresados, por lo que tienden a dejar las cosas a medias. Pueden ser terriblemente fríos y desapegados, como también ardientes

y pasionales, esta dualidad no puede explicarse, pero tal

vez es atribuible a una cierta soberbia natural que los impele a buscar desafíos y a soportar altas dosis de dolor y sufrimiento. Cuando consiguen orientarse absolutamente, logran inspirar en los demás los más elevados anhelos, las altas cumbres. Llegan a sentir un gran desprecio por el mundo, y todas sus

La Lengua del Pasú

estructuras las ven como una sería amenaza a su propia autonomía. Su tendencia de abrirse hacia el infinito, hacia la posibilidad pura, acrecienta su oposición a las estructuras y superestructuras, por lo que generan el rechazo deliberado de estas. Dicho de otra manera, no encuentran su lugar en el mundo, y por ello su soledad no es solo auto impuesta, sino resultante, un efecto energético desatado por esa oposición consiente o inconsciente al mundo de la materia. Por ello la mitología hebrea lo asimila al errante, de error, Caín. Son individuos aristocráticos, y su despliegue comunicacional logra su máximo desarrollo con el uso de las artes. Como tienen intuición simbólica, logran acceder a una meta-cognición, y al uso de los lenguajes y las inteligencias múltiples. Si logran la individuación es de esperar que asuman las paradojas, resistiendo su poder disolvente a pura fuerza de voluntad. El liderazgo en ellos es una virtud cardinal, por lo que los conquistadores siempre pertenecieron a este tipo extrapsicológico, y por eso siempre son muy pocos. Puede ser que Ud., hipotético lector, manifieste muchos de los rasgos aquí descriptos, si es así, este mensaje no será desoído. Es posible salir del laberinto existencial, superar el abismo antológico y el fatalismo resultante, lo único que debe hacer es asumir una actitud meta-ética hacia la vida y afrontar con honor los símbolos con los que se enfrente. El tipo de persona descrito en el libro de la Meta-ética es el perfil que postula a cambiar su chip de funcionamiento bipolar a uno Apolar. Esta persona tiene su EGO, su mapa mental es adecuado para la instalación de un chip Apolar y sus características personales lo ayudarán mucho en el camino de la vida si aprende lo necesario. Ahora, cabe hacerse una pregunta lógica:

B. ¿El camino Hiperbóreo, es el mío?

Es una duda muy inteligente. De hecho, si tú, querido lector, sientes que tiendes a sacralizar las cosas, a imperar los paradigmas sobre los cuestionamientos; te recomiendo desechar el camino hiperbóreo; es más, olvida que leíste la palabra “Hiperbórea”. Yo estoy seguro que en este momento estás embargado de una serie de problemas. Si no es así, debes estar en una zona de confort que

Gaburah Lycanon Michel

puede terminarse en cualquier momento. Sea de una manera o de otra, mi consejo de amigo es: “deshazte de tu chip bipolar lo antes posible”. Ese chip de funcionamiento binario no sirve para absolutamente nada. La única forma que tienes para saber qué camino elegir, está en las respuestas que salgan de las preguntas que tú mismo te formules. La clave está en conocerte a ti mismo, aceptarte, aprender de tus virtudes y defectos, y decidir por dónde irás. El único riesgo es quedarte estático. Si te quedas donde estás, sin hacer nada, la vida te alcanzará y te pateará el trasero hasta romperte el coxis. Ya sé, ya sé, es una aseveración muy vulgar, pero es la forma más gráfica de decirte: ¡Haz algo! Luego entonces ahora te preguntarás:

C. ¿Qué otras alternativas tengo?

En efecto, es muy posible que la vía Hiperbórea de liberación no sea la tuya. Pero hay muchas alternativas para quien busca romper las ataduras de la materia y la energía, del Paradigma Global, de la lógica causo-efectual. El camino a la Monopolaridad es una de esas alternativas. Pero antes que tomes una decisión, voy a darte un breve consejo: Cualquier vía que rompa con la lógica causo-efectual es susceptible, también, de dualidad. Una vez que empieces en una escuela (yoga, meditación, tantras, estudio, etc), todo conspirará para que la fuerza del Todo fluya a través de ti. Puedes aceptarla con amor, con el corazón abierto; pero cuando descarnes te garantizo que querrás volver al pasado y tener la oportunidad de elegir nuevamente. Alguien sabio decía: “¿Qué pasaría si la libertad a la que tanto aspiras, no es como esperas?” Hay quienes se sentían mejor encerrados en la vida (los lúdicos). Ten siempre en cuenta que toda vía de liberación exige mucho esfuerzo, pero los réditos son gigantescos. Preguntas del autor, o sea yo, para ti: ¿te gustaría vivir en armonía con quienes te rodean?, ¿te gustaría que las cosas irrelevantes dejen de importarte?, ¿te gustaría ocuparte de cosas grandes?, ¿te gustaría formar parte de una tribu que busca la perpetua superación? Quizás no te gustaría nada de eso. Quizás sólo quieres un trabajo, una familia estable, una casa, un auto y un perro. Bien por ti. Salúdame a Hades cuando lo visites después de morir. Los demás estaremos observando. Y entonces surge otra pregunta:

La Lengua del Pasú

D. ¿Me conviene “vivir la vida”?

Siendo franco, yo no sé lo que es para ti “vivir la vida”. Yo te he dado decenas de ejemplos de lo que es la vida, cómo funciona, cuál es su propósito y a dónde vamos con toda esta parafernalia científica de elementos científicos constitutivos. El resto de las interpretaciones quedan a tu entender, a tu juicio. El esquema básico de vida (tener trabajo, familia, casa y auto), es lo bastante limitado como para poner cadenas a nuestra mente. Es análogo al lenguaje, donde nuestra mayor prisión está determinada por el lenguaje que usamos; la carencia de palabras para explicar fenómenos es la misma que la falta de capacidad para asumir retos y cambios. Yo no sé si te conviene “vivir la vida”. Lo que te puedo asegurar a ciencia cierta es que, al final de tus días, nadie te recordará por mucho tiempo. Serás olvidado e ignorado como la mayoría de los muertos en el cementerio, tarde o temprano dejan de ser visitados. Tus hazañas de vida se ahogaran con los años y tu legado jamás será recordado. Al final, el sinsentido de tu vida sólo será medible por el sinsentido de cientos como tú que aportaron para convertir al mundo en un infierno más detestable de lo que ya es. Pero claro, nada es absoluto, todo es relativo; puedo estar errado, ojalá lo esté. Pero pregúntate: “¿y que si tuviera razón?” Respuesta: “si no haces algo con tu vida, estás jodido”.

E. “La Lengua del Pasú”

Al iniciar este trabajo mencioné lo que es un Pasú: “un proto-hombre haciendo cultura”. A la fecha no somos tan diferentes a esos primeros hombres. Cabe en toda la ironía recalcar que, hasta ahora, seguimos requiriendo de nuestros básicos sentidos para afirmar algo, o negarlo. Es el famoso: “ver para creer”. Lo que se traduce en un plano pragmático: “compruebe, no suponga”. Visto así, tanto tú como yo somos pasúes. Tú eres un pasú, yo también soy un pasú; todos lo somos. Nuestro lenguaje es nuestra cárcel, porque somos incapaces de definir los eventos inexplicables que nos rodean, porque tenemos una mente tan materialista que nos impide ver más allá de lo evidente. Y como necesitábamos respuestas de los fenómenos que no podíamos entender creamos la ciencia. Entonces, ¿cuál es la Lengua del Pasú? Respuesta: “El lenguaje científico”. Y es por eso que te llené de páginas y páginas de argumentos científicos, por que de otra forma no podía demostrarte todo lo que asevero por medio de mis novelas, que, por cierto, no has leído aún.

Gaburah Lycanon Michel

Gracias al lenguaje científico, que es mi lenguaje y el tuyo, yo estoy seguro que ahora dudas, al menos un poco, del mundo que te rodea. Si no dudas, entonces entras en lo que se conoce como nihilista; y ya sabes lo que es un nihilista. De una u otra forma sé que he logrado comunicarme contigo. La “Lengua del Pasú”, es decir, el lenguaje científico, es el único ducto de comunicación que parece exento de subjetividades existenciales; pero más que todo, de necedades. Pero soy crudamente realista. Yo sé que no faltará el lector que al final concluya: “Este autor dice cosas sin fundamento, totalmente erradas y encima con soberbia. Muestra un pseudo conocimiento enciclopédico de disciplinas que seguro no conoce. Parece que con tanto lenguaje técnico pretende ostentar una inteligencia que no tiene, tratando de llamar la atención a toda costa. Lo que me lleva a deducir que a este pobre charlatán nadie le hace caso y seguro vive solo en su casa, masturbándose hasta morir. Es patético, leer esto fue la peor pérdida de tiempo de mi vida”. Y para el receptor que haya concluido aquello, pues la respuesta mía será: me importa un reverendo pepino lo que pienses o dejes de pensar. Aquí nadie es dueño de la verdad, tal como he demostrado. Bien por ti que pienses de forma independiente, ya que para hacer un juicio debiste terminar de leer éste trabajo. Y si has reflexionado que soy un charlatán onanista, pues debiste pasarte el trabajo de razonarlo. ¡Felicidades! Has hecho algo con tu vida aparte de joderla”. En fin, siento ese arrebato de honestidad que poco o nada aporta a este trabajo. Sin embargo, por Teoría de Contingencia, prevengo todas las variables posibles que podrían advenir a este texto. Esta discusión imaginaria la narré con un fin didáctico, aparte de prevención: es un ejemplo de la relación entre dos pasúes. Por eso es que la “Lengua del Pasú” se basa en lenguaje científico; porque éste, al igual que el hombre, es bipolar. Ahora, cabe también en el campo de lo posible que algún lector haya necesitado más respuestas luego de leer este texto. Quizás ese lector se siente identificado con alguno de los elementos expuestos en este ensayo. Para ese lector tengo un regalo que de seguro sabrá apreciar:

F. El Camino del Guerrero

Uno de los debates más viejos de la Filosofía ha sido: ¿para qué existe el hombre? Para el sujeto intuitivo la respuesta es más que una obsesión. La Sabiduría Hiperbórea postula una respuesta al respecto:

La Lengua del Pasú

17 Es evidente que, a medida que el pasú (el hombre) progresa hacia la entelequia (perfección), ha de ir transformándose cada vez mas en un "ente autónomo" pues tal condición está impuesta por la finalidad; pero ¿en virtud de qué proceso interno se obtiene la autonomía microcósmica? La respuesta ya fue adelantada (…): EL PASÚ SE VA TRANSFORMANDO EN ENTE AUTÓNOMO A MEDIDA QUE CUMPLE EL "OBJETIVO MICROCÓSMICO DE LA FINALIDAD": CONSTRUIR UN ESQUEMA DE SI MISMO O ESFERA DE CONCIENCIA DE TAL PERFECCIÓN QUE, AL SER REFLEXIONADA POR EL SUJETO CONSCIENTE, RACIONALICE COMPLETAMENTE AL MICROCOSMOS. LA CONCIENCIA, ANÁLOGAMENTE AL ASPECTO "PODER" DEL DEMIURGO (Dios), HA DE PODER APLICARSE, COMPENETRARSE, DIFUNDIRSE, ETC., EN EL MICROCOSMOS Y SINCRONIZAR SUS MOVIMIENTOS INTERNOS CON SUS PROPIOS RELOJES PATRÓN, O SEA, HA DE PODER DESINCRONIZARLO DEL MACROCOSMOS EVITANDO PARTICIPAR DEL TIEMPO TRASCENDENTE, HA DE SUSTRAERLO DE SU PERMANENCIA EN EL.

Al buen entendedor, pocas palabras, ¿cierto que sí? Nuestra finalidad, como sujetos intuitivos, es lograr ser independientes del tiempo; sincronizar nuestra consciencia a nuestro reloj biológico, independientemente del tiempo externo. Eso es, en parte, Orientación. Si el valiente lector, luego de todo lo expuesto y después de conocerse a sí mismo, ha llegado a la conclusión que el camino hiperbóreo es el suyo; entonces, de antemano, déjame darte la bienvenida al mundo de los símbolos universales, al mundo del entendimiento, del honor y la lealtad. Siéntete alegre, ¡muy alegre!, porque has hallado tu tribu, tu camino, la verdad que muchos compartimos; y que es nuestra verdad absoluta dentro de nosotros. El camino hiperbóreo ofrece satisfacciones enormes, una superación inimaginable de todos los traumas y complejos que te aquejan. Todos en este camino llevan el recuerdo primigenio del Origen en su sangre. Nuestro destino está construido con adobes que nosotros mismos hemos fabricado. Nuestras decisiones son del Espíritu y nuestra mayor luz en el camino de las sombras es el entendimiento. Nuestra Lámpara Perene se enciende con fuego negro y nuestra nostalgia por la Aldea Original es la que guía nuestros actos.

17 Tomado de los FSS 1

Gaburah Lycanon Michel

Por eso, porque tú has elegido estar aquí, porque escogiste El Camino del Guerrero, porque eres un aliado del Pacto de Sangre, yo quiero darte algo más. Una muestra del camino hiperbóreo que has elegido.

más. Una muestra del camino hiperbóreo que has elegido. Leyenda de “Nimrod el Derrotado” (Versión de

Leyenda de “Nimrod el Derrotado” (Versión de Felipe Moyano en El Misterio de Belicena Villca; adaptación del Círculo de Amatista)

Para comprender el Misterio de Nimrod, es necesario aclarar que la posibilidad de atacar al enemigo, reside en la capacidad del guerrero

de transmutarse más allá del tiempo y espacio. Ir de la umbra a la

Realidad Realmente Material y las otras dimensiones haciendo uso de

la Voluntad. En este punto hay que ser muy sinceros, nosotros

sabemos que para los hombres vulgares y silvestres, verdades como la

existencia de las “puertas inducidas” o “dimensionales”, o “batallas celestiales” son consideradas fantasías, más aún si la gente quiere mostrarse sensata. Pero otras utopías como el comunismo, el

socialismo, el imperialismo, el capitalismo, la O.N.U. la Paz y el Amor,

o el Gobierno Mundial, son consideradas, fanáticamente, como

posibilidades reales. Luego entonces, lo que se expone en la leyenda de “Nimrod Derrotado” podría no ser tan descabellado, o más aún, sería tan verídico como la propia historia mundial; nebulosa pero real. Viajemos en el tiempo hasta el II milenio antes de Cristo. Cuenta la historia que una invasión trajo a Asiria a un pueblo Hiperbóreo conocido como “Kassitas”. Eran oriundos del Cáucaso (actual Rusia, Georgia, Armenia, Kazajstán y Azerbaiyán) y portaban una Piedra de Venus junto a un estandarte que tenía plasmada la figura de un águila con cabeza de león y alas desplegadas. Los Kassitas venían siguiendo las instrucciones de su Dios ARQUERO:

Kus. Este Dios había hecho un pacto con sus Iniciados a fin de que dicho pueblo participara en la Guerra Esencial. En la Ciudad de Borsippa, al Norte de Nínive (sobre la actual Turquía), el Rey Nimrod hizo construir una enorme Torre sobre un vórtice de energía telúrica utilizando la técnica numérica de los Zigurat. Lo que Nimrod pretendía, era atacar Chang Shambalá (El Cielo), conocida como “La Morada de los Demonios Inmortales”. En la actualidad, este objetivo puede parecer producto de una desenfrenada fantasía; sin embargo, es perfectamente posible y la prueba de ello está en el éxito obtenido por Nimrod cuando logró su objetivo.

La Lengua del Pasú

En la Antigüedad, existían algunos pocos sabios quienes conservaban los recuerdos de la Atlántida y de la Sabiduría Hiperbórea. Eso significa que recordaban la guerra contra el Demiurgo/YHVH/Creador y se hicieron a la tarea de fundar pueblos y ciudades con el concurso de Iniciados especialmente dotados. El elemento más importante que se tomaba en cuenta para fundar ciudades, era la ubicación de las corrientes de energía telúrica. En segundo lugar podían quedar las coordenadas astrológicas o cualquier otro detalle. Ciudades como Roma o Jerusalén han durado milenios porque están asentadas sobre grandes centros de fuerza, lo que prueba la eficacia del método de elección telúrica del lugar para hacer una ciudad o cualquier construcción. Los Kassitas eran guerreros temibles, perfectamente capaces de manifestar a sus Bestias Hiperbóreas para vencer a hombres, Ángeles

o Demonios. Ellos vivían en perpetuo estado de Transe Hiperbóreo, no

conocían sentimientos, ni pensamientos de ninguna naturaleza. Eran Pura Sangre y conscientes de su Misión Racial. Peregrinaron durante años hasta que los más Sabios del pueblo notaron que el vórtice de

energía telúrica más fuerte se hallaba dentro de los límites de la ciudad de Borsippa. Esta ciudad estaba habitada por una tribu de pastores “habiros”. Ello no representó ninguna dificultad para un pueblo decidido

a librar un combate contra Demonios infernales y celestiales. En breve

tiempo, los Kassitas dominaron la ciudad y los sabios empezaron a desarrollar el plan de ataque. Inmediatamente, pusieron en práctica una Estrategia adecuada para la ofensiva. Primero, los más sabios entrenaron a una Elite capaz de resistir a la poderosa magia que los Ángeles y Demonios usarían contra ellos al ingresar en Shambalá. Esta Elite Hiperbórea, tendría la sagrada misión de exterminar a los Demonios Alados, misión en la que, seguramente, perderían la vida o la razón. Segundo, los sabios empezaron a construir una “Torre mágica” para canalizar la energía telúrica y usarla para abrir una brecha en la umbra y en la Realidad

Realmente Material; de ese modo pretendían acceder a Shambalá. En la arquitectura de Templos, lo más importante es la forma de la base. En la arquitectura hiperbórea de guerra, suelen construirse edificios semejantes a fortalezas cuya base casi siempre es un “laberinto”. Debe utilizarse esta figura debido a las exigencias técnicas de la canalización de energías telúricas. El plan de ataque de Nimrod era simple y solo tenía tres pasos:

Primero era abrir la puerta al plano de Chang Shambalá; Segundo era acceder al corazón del templo; y Tercero era ¡atacar!, ¡atacar!,

Para lograr semejante misión, debían tomarse en cuenta

todos los detalles. Las armas que se decidieron usar fueron ARCOS y

¡atacar!

Gaburah Lycanon Michel

FLECHAS. Las flechas serían construidas según una antigua técnica: se usarían plumas de ibis, varas de acacia del Cáucaso y puntas de piedra como pequeñas estalactitas cónicas las cuales debían recogerse de unas cavernas profundas y misteriosas. La armadura que se decidió usar fue aquella que los antiguos Atlantes usaban durante las guerras:

las Corazas Mágicas. Es fácil imaginarse hoy, pensando de forma moderna, que esta Coraza Mágica sería como un “campo electrostático precipitador de materia”, o en palabras simples, un “campo de fuerza”. Sin embargo, estas “corazas electrónicas”, llamadas mágicas en la época de Nimrod, solo podrían ser usadas por los más Orientados del ejército Kassita; esos soldados Orientados eran la Élite que los sabios formaron y el Rey Nimrod y su General Ninurta estaban entre ellos. De acuerdo a las antiguas crónicas, se cuenta que los Guardianes del Umbral en Shambalá contaban, también, con corazas y armas poderosas. Entre ellas, había una temida y conocida bajo el nombre de “rayo Om”, un arma atlante con la que los dulces “Maestros de Sabiduría” de Chang Shambalá solían (y aún lo hacen) desintegrar a los discípulos que se mostraban “díscolos”. La leyenda cuenta que cuando la Torre estuvo lista, se puso una columna metálica de hierro, cobre, plata y oro, rematada con una gigantesca Esmeralda. Esta Piedra había sido entregada a los Kassitas por el Dios Kus cuando los comprometió en la lucha contra el Demiurgo/Enlil/YHVH/Creador. Según contaban los Iniciados entre susurros, la Piedra Sagrada había sido traída de Venus por los Dioses que acompañaban a Kus cuando llegaron a la Tierra, antes que el hombre existiera. Durante todo el tiempo que duró la travesía de los Kassitas, desde la ladera del monte Elbruz en el Cáucaso (sobre la actual Georgia, en frontera con Rusia), la posesión de este “Presente de los Dioses” fue el estímulo que permitió afrontar todo tipo de penalidades. Era el Centro en torno al cual se formaba la Raza; era el Oráculo que posibilitaba oír la Voz de Dios y era la Tabula Regia donde se podían leer los Nombres de los Reyes. Era también el Signo del Origen ante el cual los Demonios retrocederían aterrados y contra el cual ninguna potencia infernal o “celestial” tenía poder. Por su poder se abriría la Puerta en el Cielo para invadir el Infierno y podría entablarse el combate sin tregua contra los servidores de quien encadenó el Espíritu Eterno a la Materia. Muchos pueblos han sido llamados “bárbaros” por otros pueblos más “civilizados”, culpando a los supuestos “bárbaros” de ser “salvajes” e “inconscientes”, pero se necesita ser “bárbaro” para pactar con los Dioses y tomar parte en la Guerra Esencial por la Verdadera Libertad. Finalizada la construcción de la Torre o Zigurat (como quiera llamarse), se enviaron mensajeros a las restantes ciudades y aldeas Kassitas pues

La Lengua del Pasú

su Reino incluía a Nínive y otras poblaciones menores. También habían numerosos campamentos que llegaban hasta el lago Van e incluso alcanzaban las laderas del Ararat. Miles de Embajadores fueron llegando a Borsippa para apreciar la Torre de Nimrod y rendir homenaje a Ishtar, la Diosa de Venus y Ama; así como también a Kus, su Dios racial y esposo de Ishtar. También llegaron del Sur, un pequeño número de sus primos Hititas, con quienes los Kassitas partieron juntos muchas décadas atrás, desde el Cáucaso. Todo se preparó para el Solsticio de verano, día en que Chang Shambalá está “más cerca” de nuestro plano físico. Ese día, el pueblo de Borsippa se reunió junto al gran Zigurat y empezó la espera final. Los invasores Kassitas, cazadores y agricultores Hijos de Kaín, demostraban abiertamente su salvaje alegría por culminar una tarea que les había absorbido varias generaciones; y en esa alegría furiosa latía el anhelo del próximo combate. Dice un antiguo proverbio ario: “el furor del guerrero es sagrado cuando su causa es justa”. Pero si esa sed de justicia lleva al Guerrero a enfrentar un Enemigo mil veces superior, entonces se necesita un milagro. Quizás algo más que un milagro, una mutación de la naturaleza humana que lleve al Guerrero más allá de los límites materiales, fuera del Tiempo y del Espacio. El pueblo de Nimrod, en su furia santa, presentía la próxima mutación colectiva; se sentía elevado y veía disolverse la realidad engañosa del Demiurgo/YHVH. Hervían de valor y así purificaban su sangre. Esa Sangre Pura, que hierve de furia y de valor, al llegar a la cabeza y al corazón trae el Recuerdo del Origen consigo, de la amada Aldea Original, de la tierna Infancia y del Romance Eterno. En estas circunstancias mágicas, no es extraño que todo un pueblo gane la inmortalidad del Valhala. A primera hora de la mañana, cuando el Sol recién había despertado, los tambores y las flautas ya estaban resonando en el aire con su ritmo marcial. En las distintas terrazas de la Torre, las Iniciadas danzaban La Danza de los Pájaros mientras invocaban al Dios de la Raza: Kus. Mientras tanto, los Hierofantes oficiaban los ritos previos a la batalla dentro del recito en el cual predominaba el color AZUL, destacándose, con un intenso brillo, la gran Esmeralda verde consagrada al Espíritu de Venus, la Diosa que los semitas llamaban Ishtar, los sumerios Imnina, los griegos Atenea o Artemisa, los vikingos Frya, los egipcios Isis o Neftys, los iberos y francos Pyrena, los andinos americanos Pachamama o Virgen Ama de los Andes; y así en cada pueblo sobre Tierra, en todas las dimensiones del Mundo y en cada momento del tiempo Pasado, Presente y Futuro; a veces, vista como enemiga, otras como aliada y a menudo desconocida en la mente, enigmática en el corazón, pero presente en la sangre.

Gaburah Lycanon Michel

Mientras los Hierofantes permanecían bajo el techo de la torrecilla superior, afuera, en los pasillos laterales, el Rey Nimrod y sus doscientos arqueros se preparaban para morir. No había temor, solo el frenesí guerreo de quien quiere morir en la gloria del combate. Y así, cerca del medio día, empezó a observarse un vapor fantasmagórico de color ceniza el cual se colaba por las columnas de la torrecilla superior y giraba lentamente, envolviendo a los imperturbables guerreros. Al principio, sólo algunos notaron este vapor, pero luego era visible para todos. La nube adoptaba formas definidas que permanecían un momento para disolverse y volverse a formar nuevamente. Los misteriosos relieves de vapor formaban figuras de Dioses-Guerreros; pero también Diosas y niños así como de animales: caballos, halcones, lobos, osos, etc. También se veían carros de guerra. Era todo un Ejército Celeste el que se materializaba en la nube y giraba lentamente alrededor de la torrecilla. Al pasar los carros de combate, tirados por corceles alados, los Dioses-Guerreros alentaban claramente a Nimrod. También lo alentaban las bellas mujeres Hiperbóreas, sus ojos de acero pueden templar el Espíritu hasta el instante justo del combate, pero luego de la lucha pueden ser como un bálsamo de Amor helado que cura toda herida, calma el dolor y resucita eternamente al Héroe. Son bellas mujeres con miradas de amor frío y refrescante, expresión inocente como de niña, pero inspiradora como de una sabia y madura mujer. Fantasmagóricas, eternas, perpetuas y guerreras. Ellas se desprendían para abrazar a los Guerreros y acariciarlos, y entonces podía apreciarse su tamaño. Doblaban en altura al Rey Nimrod, el guerrero más alto de Borsippa. Envueltos en ese frenesí, los ciudadanos de Borsippa no notaron cuando una de las Iniciadas abandonó la danza y subió corriendo a la torrecilla. Pronto, el vapor tomó la forma de una multitud de niñas y niños alados que revoloteaban en torno a ella, derramando vapores que parecieran líquidos. Sin detenerse un segundo, ingresó a la Torre. Entonces, los Hierofantes cesaron todo canto, toda invocación, y se voltearon hacia ella para mirarla fijamente. Al fin, la Iniciada detuvo su ligero paso adelante de la entrada al laberinto. La muchacha era de una belleza que quitaba el aliento. Sin titubear, empezó a recorrer el laberinto mostrando gran seguridad, tanta que parecía conocer muy bien el sendero. Si llegase a equivocar el camino, si diese con una valla, sería tomado como un mal augurio y debería suspenderse la operación hasta el siguiente año. Pero la Iniciada no vacila, tiene abiertos los Mil Ojos de la Sangre y sigue el curso de la energía telúrica que, también, recorre el laberinto resonante. Todos confían en Ella, en la terrible misión que ha emprendido, que comienza allí pero se prolonga en otros mundos. Confían porque es una Iniciada Maga

La Lengua del Pasú

Nocturna, de sangre tan azul que las venas quedan dibujadas sobre su blanca piel como si fueran árboles. Todos piensan en ella mientras recorre el laberinto cantando el himno de Kus. Los Hierofantes contienen la respiración mientras las esbeltas piernas de la Iniciada recorren con destreza los últimos tramos del laberinto;

ya está por llegar a la “salida”. ¡Ha triunfado!. Sin embargo, ese triunfo significaba la muerte. Justo al final del laberinto se hallaba la Esmeralda Hiperbórea, la Piedra de Venus. La Iniciada se detuvo frente

a ella y subió los peldaños que conducían a la base de la Piedra. Junto

con ella, la Serpiente de la Creación había llegado, hipnotizada con la

belleza de la muchacha; ella sabía que la Serpiente la seguía por el Laberinto en total silencio, la Serpiente ha caído en la trampa. Entonces, la Iniciada proyectó el Símbolo del Origen sobre la Esmeralda Hiperbórea y esta se encendió mágicamente, bañando de

luz verde-azulada el enorme recinto y a todos sus ocupantes. Afuera, el retumbar de tambores y flautas había adquirido un ritmo tan rápido

y una intensidad tal, que resultaba imposible pensar o hacer otra cosa

que no sea contemplar el Zigurat rodeado por Nimrod y sus arqueros.

Al medio día y con el Sol en el punto más alto del cielo, las cosas empezaron a tornarse terribles. La bella muchacha retó a la serpiente diciendo su propio nombre, ella era Isa. En ese momento, la música cesó de golpe, inundando los oídos de silencio; y de una certera mordida, la Serpiente mató a la bella Isa. Los Iniciados sabían que esto pasaría y sintieron la pérdida a tiempo que juraban seguir a la princesa hasta la muerte. La sangre de la bella princesa caía a borbotones sobre la brillante Esmeralda. Entonces comenzaron a ocurrir las cosas más increíbles que ojos humanos hubieran contemplado desde muchos siglos atrás. Quienes se hallaban dentro de la Torre, pudieron contemplar una escena terrorífica pues al caer la sangre se apagó por un instante la luz que emanaba de la Esmeralda; pero luego, una columna de fuego se elevó furiosa del piso envolviendo el pedestal y la gema. El cuerpo de la Princesa estaba tirado en el suelo, sin embargo, una imagen espectral y fantasmagórica, desnuda y bella, se levantó del cuerpo y se posó junto a la columna de fuego, se lanzó sobre ella y empezó una especie de forcejeo. El fuego, que en un primer momento era delgado, era ahora tan ancho como un círculo de seis hombres. Inicialmente había serpenteado fieramente semejando una infernal Serpiente, pero

al expandirse, fue adoptando la inconfundible figura del Dragón. Era un

Dragón de Fuego cuya espantosa imagen se hacía más nítida a cada segundo. En la medida en que aumentaba el forcejeo con el fantasma de la Princesa Isa, el Dragón se mostraba más furioso.

Gaburah Lycanon Michel

De pronto, las fauces de aquel primitivo demonio exhalaron un rugido terrible. Una enorme llamarada barrió la estancia y carbonizó a numerosos Hierofantes. Sólo los sobrevivientes pudieron observar el increíble espectáculo de aquella bestia de fuego jineteada por la Iniciada muerta. La Princesa Isa, su fantasma, había trepado a la cabeza del monstruo sentándose entre las aletas del demonio de fuego. Esa audaz acción hizo que el monstruo emitiera el infernal rugido y la mortífera flama que mató a los Hierofantes. No obstante tal reacción y las feroces sacudidas de la bestia, la Princesa luchaba cual valkiria guerrera, cual verdadera MUJER. Al ver que el Dragón no cedía al forcejeo, la Princesa Isa dibujó su Símbolo del Origen en la frente del monstruo y la horrible criatura de fuego se disparó hacia arriba, como un resorte, atravesando el techo de la Torre y llevando en su cabeza a la bella jinete. En el momento que el Dragón se elevó, un grito de espanto brotó de todas las bocas presentes, pues justo sobre la Torre, a no mucha distancia del techo, el Cielo se corrió como si se hubiera rasgado una tela. Una negra abertura era claramente visible para todos los que presenciaban el extraño fenómeno. Y lo más curioso y anormal, era que el tenebroso agujero ocultaba totalmente al Sol, a pesar de que éste, por hallarse mucho más alto, debería verse desde algún ángulo lejano. Sin embargo, nadie vio más al Sol, aunque su luz seguía iluminando el medio día como si estuviera en su punto más alto. El espectáculo era impresionante y justificaba cualquier distracción. El monstruo de fuego, luego que la Puerta del Cielo abrió, se hubía transformado totalmente. En un primer momento pareció como si la espantosa cabeza se hubiese introducido en la tenebrosa abertura ya que sólo era visible un hueco resplandeciente, como un haz de fuego que surgía de la torrecilla y se internaba en las alturas. Pronto hubo una metamorfosis y al cabo de unos segundos, el dragón de fuego se convirtió en un cuerpo lleno de protuberancias mientras cambiaba de color y se teñía de marrón. Luego, las protuberancias se transformaron en afiladas ramas cubiertas de agudas púas y de algunas hojas verdes. Apenas unos segundos después era un gigantesco árbol de espino que se levantaba sobre el Zigurat del Rey Nimrod. Desde la base de la Torre sólo se veía parte del tronco y del follaje superior, pues la copa parecía perderse adentro de la Puerta del Cielo mientras que la raíz permanecía oculta a la vista, en el interior de la Torre. Ni bien se completó la metamorfosis, desapareció todo vestigio de fuego y el fenómeno se estabilizó sin producirse más cambios. Parecía como si el árbol espino hubiese estado siempre allí. Si no fuera por la siniestra rasgadura del Cielo que sugería, atrozmente, todo tipo de

La Lengua del Pasú

anormalidades y alteraciones del orden natural, quien sea hubiese pensado que nada pasó. Nadie dispuso de tiempo para horrorizarse. Ni bien se abrió el cielo, dos hombres corrieron velozmente hasta la cima de la Torre. Eran Nimrod y el bravo General Ninurta, ambos se pararon frente al hueco del Cielo y tensaron sus arcos apuntando hacia el Umbral. El Arco de Nimrod era conocido por su mortal puntería, era un Arco Hiperbóreo, digno de una Elite de Arqueros. El Rey y el General apuntaban sus arcos hacia las tinieblas de la abertura, tratando de distinguir un blanco cuando, de repente, dos figuras emergieron blandiendo sus espadas. Los Demonios tenían el aspecto de enormes hombres blancos y con diminutas alas. Flotaban pesadamente en el aire y de alguna manera lograron descargar sus espadas sobre los heroicos arqueros. Las hojas relampaguearon al surcar el espacio, pero rebotaron sin penetrar en las corazas de Nimrod y Ninurta. Una lluvia de flechas cayó sobre los “Demonios-Ángeles”, aunque muchas de ellas rebotaron en sus corazas, otras tantas penetraron, acribillándolos. Cayeron malheridos junto al Rey Nimrod quien rápidamente los decapitó, enarbolando sus enormes cabezas ante la furibunda muchedumbre. En ese momento, el General Ninurta, acompañado por parte de la Elite guerrera, comenzó a trepar por el árbol Espino que unía el Cielo con la Tierra. ¡Por primera vez en miles de años, un grupo de Guerreros Sabios estaba tomando por asalto a Chang Shambalá, El Cielo! El árbol espino poseía ramas espaciadas y rectas, de modo que podía treparse por ellas como si se tratase de una gigantesca escalera. Esto fue justamente lo que hicieron los valientes Kassitas y ascendieron por el árbol para sitiar la “Puerta del Cielo”. Ni bien el General Ninurta y sus guerreros treparon lo suficiente, comprobaron que se hallaban frente a la entrada de una caverna. Saltaron audazmente del árbol, sin saber aún si podían pararse sobre el misterioso mundo al que entraban. El suelo era rocoso, algunos voltearon para mirar a sus espaldas y vieron al árbol que se perdía en inmensas alturas. Una suave penumbra reinaba en aquel sitio, sin embargo, había suficiente luz como para distinguir los detalles de la siniestra caverna. Se veían siete escalones de piedra y, a partir del último, un pasadizo que se perdía en la distancia. Sobre la entrada, estaban clavados siete estandartes triangulares. Cada uno llevaba escrita la misma leyenda en lenguas diferentes. En su propio idioma kassita pudieron leer: “No oséis poner los pies en este umbral si antes no habéis muerto a las pasiones y a las tentaciones del Mundo. Aquí sólo se llega para renacer como Iniciados en la Fraternidad Blanca, pero para obtener tal privilegio es necesario morir primero. ¡Adeptos: si aún estáis vivos, si la llama del deseo primordial aún arde en vuestros corazones, si

Gaburah Lycanon Michel

conserváis el recuerdo y alimentáis el propósito, entonces huid, mientras estéis a tiempo!” Evidentemente, se trataba de una maniobra estratégica. La leyenda, aparentemente destinada a presuntos adeptos a la iniciación, tenía por objetivo desconcertar y provocar la duda a los intrusos. Sin embargo, lejos de lograr estos fines, el mensaje arrancó instantáneas carcajadas en los guerreros Kassitas. Por el árbol espino venían trepando Nimrod y Ninurta seguidos por otra escuadra de arqueros. Pronto estuvieron reunidos y como nada ocurría se dispusieron a ingresar en la infernal caverna. Pronto, un ardor terrible de pasiones y deseos empezó a inflamar los corazones de los guerreros. Nimrod y Ninurta se miraron vacilantes; ellos esperaban hallar enemigos formados para el combate, pero allí sólo había estúpida magia. Más adelante hallaron estandartes, en ellos empezaron a mostrarse las tentaciones más grandes de la carne y el corazón. Ellos sabían perfectamente que el enemigo estaba intentando comprarlos y corromperos, querían sobornarlos para que abandonasen la lucha y se rindiesen sin presentar batalla. ¿Los Kassitas derrotados y desarmados por tentaciones de placeres vulgares?. El Rey no lo permitiría, él desenvainó su espada y con un rápido movimiento se infligió una herida en la mano izquierda dando un mensaje que aún retumba en la sangre y corazón de los linajes Kassitas: “Escuchad. Yo, Nimrod, quien os ha guiado victoriosamente en mil batallas, os digo que debemos combatir hasta la muerte a estos viles Demonios que no se atreven a enfrentarnos. Os digo que mienten y que sus promesas sólo buscan perdernos. ¡Aquí está mi sangre, que es la más pura del mundo! Con ella trazaré el Signo Kus en este estandarte infernal y luego entraremos a matar a los Demonios. ¡Nuestro Signo es invencible!”. Valientes las palabras del Rey quien trazó el Signo de su Origen con su sangre e, instantáneamente, pareció como si un fuego consumiese a los estandartes. Sin embargo, no alcanzaron a ingresar al túnel. Aún humeaban en el suelo los restos de los estandartes, cuando los Demonios de Shambalá se dispusieron a emplear una de sus terribles armas atlantes: el “cañon OM”. Primero era un sonido suave, penetrante y agudo, como el cantar de la cigarra. Luego comenzó a subir de tono y de volumen hasta hacerse irresistible. Nimrod y Ninurta empezaron a llamar a la Mujer, a Isa pues, efectivamente, ella estaba a la vista. Isa los miraba y parecía hablar enérgicamente, pero nadie podía oírla. Sin embargo, era impresionante la fe que los Kassitas sentían por la Princesa Isa y quizá esta confianza hizo que pronto la oyeran, o creyeran oírla. Ella ordenó que miren el Símbolo del Origen grabado en sus espadas y arcos, entonces ellos lo hicieron de inmediato. Nimrod perdió su mirada en el

La Lengua del Pasú

Símbolo del Origen de su Arco y entonces Isa dio un salto hasta el Rey

y el General y puso sus manos en las cabezas de aquellos Héroes,

produciendo la exaltación de un aura brillante en torno de sus cuerpos. Ambos se aliviaron y, segundos después, estaban maldiciendo, aunque no lograban ni oír sus propios juramentos.

En aquel momento, Nimrod ordenó a un arquero llamar al resto de las

tropas y este así lo hizo. El llamado era anhelado por el pueblo Kassita

y causó que, un instante después, miles de guerreros se lanzaran al

asalto del Cielo. Cuando Nimrod y Ninurta se convencieron de que el rayo sónico OM no podía contra ellos, se aprestaron a invadir el lugar. El pasillo era lo suficientemente ancho como para que pudiesen avanzar de a cinco a la vez, cosa que hicieron a la carrera. Al frente iba

la espectral figura de la Princesa Isa, seguida por Nimrod, Ninurta y el

resto de los arqueros, menos una docena que quedaron de guardia a la entrada. La vanguardia Kassita llevaba recorrida una larga distancia, cuando el túnel concluyó abruptamente. Ellos vieron tres salas, una a continuación de la otra, en cuyas entradas habían grandes letreros que

permitían saber en que lugar se hallaban. Uno era el “Templo de la Ignorancia y del Aprendizaje”, otro el “Templo de la Fraternidad”, y un tercero era el “Templo de la Sapiencia”. La primera sala se hallaba vacía, salvo un altar con los odiados símbolos de YHVH. La segunda poseía dos altares y dos enormes columnas de piedra a su entrada. La tercera tenía un suntuoso altar con un ataúd marcado con los símbolos más obscenos y malditos que nadie pudiese concebir sin perder la razón. En todas las salas había ricas alfombras y tapices cubriendo pisos y paredes; y sahumerios aromáticos que impregnaban el espacio, suavemente iluminado por varias lámparas de aceite. Las tres salas, constituían un espectáculo insólito para aquellos hombres aguerridos que, minutos antes, se encontrasen en una humilde ciudad del desierto. Inmediatamente, la lucha comenzó en la primera sala. Allí un grupo de los “Guardianes de Shambalá”, los Hiwa Anakim, les cerraban

el paso. Los Guardianes rodeaban a un anciano calvo, semidesnudo, de

raza amarilla, que parecía un habitante de las lejanas montañas Kuen Luen. Tenía en sus manos un Cetro de Poder, una poderosísima arma que maneja toda la gran maquinaria del Universo material. El Cetro emitió un rayo que golpeó el pecho del General Ninurta, arrojándolo al piso y terminando su vida. Pero el Enemigo no tuvo tiempo de

alegrarse de este golpe pues una certera flecha de Nimrod atravesó el corazón del Demonio amarillo provocando gran confusión entre los Hiwa Anakim. Ahora el choque se hizo inevitable; mientras unos Demonios arrastraban el cadáver del viejo hasta el “Aula del Aprendizaje”, otros se dirigían, espada en mano, hacia los guerreros

Gaburah Lycanon Michel

Kassitas. Una lluvia de flechas mágicas cayó sobre las criaturas, pero el ambiente era tan reducido, que pronto hubo que pelear cuerpo a cuerpo. Ya habían caído varios Ángeles-Demonios acribillados y algunos más no tardaron en seguirlos por el efecto de las espadas Kassitas. Nimrod abrió un claro entre los atacantes y, seguido de su escuadra, pasó a la siguiente sala. Allí la lucha se hizo encarnizada y se vio que el número de Ángeles-Demonios era elevado. Nimrod estaba furioso pues había distinguido a un personaje resplandeciente que dirigía el ataque. Se asomó por momen