Está en la página 1de 20

FONDO ACI-ERP Segundo Taller de Auditoría Social 11-12 de octubre 2005

APORTES CONCEPTUALES Y METODOLOGICOS DEL SEGUNDO TALLER DE “AUDITORIA SOCIAL EN LOS PROYECTOS ACI-ERP”

CONTENIDO

PAG.

I. Introducción………………………………………

3

II. Objetivos del Taller

3

III. Contenido Temático

4

IV. Evolución de los procesos de auditoría social y

transparencia

4

V. Las funciones de la auditoría social

6

VI. Marco legal de la auditoría social en Honduras………

7

VII. Los ocho pasos para hacer auditoría social

8

VIII. Síntesis del análisis grupal

14

IX. Propuesta para la sistematización de experiencias

15

X. Principales resultados del Taller

16

Bibliografía

Anexos

I.

INTRODUCCIÓN

Durante los días 10 y 11 de octubre de 2005 se realizó en Tegucigalpa el Segundo Taller de Auditoría Social auspiciado por el Fondo ACI- ERP de las Agencias de Cooperación Internacional, con la participación de 38 representantes de 19 organizaciones de sociedad civil directamente involucradas en procesos de transparencia en distintas regiones del país.

El Taller se proponía contribuir a darle valor agregado a los esfuerzos realizados por las organizaciones involucradas en procesos de auditoría social y transparencia, así como consolidar y reforzar los logros del primer evento realizado en febrero de este mismo año.

Durante la jornada se enfatizó en el desarrollo de capacidades de los líderes de organizaciones de sociedad civil para contribuir a fortalecer la cultura de transparencia y rendición de cuentas en el ámbito de los proyectos que se desarrollan en el marco de las estrategias regionales de reducción de la pobreza en distintas zonas de Honduras con el respaldo del Fondo.

El Fondo ACI-ERP se impulsa con recursos de las agencias de cooperación solidarias que trabajan en Honduras, para contribuir a mejorar las condiciones de vida de la población pobre, facilitando la participación de diferentes actores sociales en el marco de la Estrategia de Reducción a la Pobreza (ERP), especialmente de gente y organizaciones excluidas por diversos factores

Al mismo tiempo constituye una estrategia para el fortalecimiento de la capacidad institucional de la sociedad civil hondureña, para lograr que las políticas públicas funcionen para las mayorías, sobre todo los pobres, procurando que los procesos de desarrollo sean más transparentes, democráticos, participativos y responsables, relacionado la ERP con el presupuesto nacional y la rendición de cuentas.

II. OBJETIVOS DEL TALLER

a. Generar y/ o fortalecer capacidades sobre el contexto de la ERP y la descentralización, el marco legal y las metodologías de participación, planificación y diseño de auditoría social.

b. Fomentar el intercambio de ideas y experiencias entre las organizaciones participando, con una serie de exposiciones y grupos de trabajo.

c. Fortalecer la metodología en cuanto a la incidencia política y la auditoria social en Honduras.

d. Establecer un acuerdo para repetir el encuentro para retroalimentar sobre las experiencias.

III.

CONTENIDO TEMATICO

El desarrollo del Taller tuvo importantes aportes en aspectos teóricos, legales y metodológicos alrededor de dos temas fundamentales:

a. Auditoría Social

b. Incidencia política y su interacción con los procesos de auditoría social.

En el abordaje de ambos temas hubo intercambio de ideas y momentos de reflexión a través de grupos de trabajo y encuentros en plenarias que permitieron compartir los logros, las lecciones aprendidas, las dificultades y retos del proceso, la identificación de propuestas de acción para el futuro e ideas para la sistematización de las experiencias más relevantes, para fortalecer las acciones de incidencia en la lucha contra la corrupción pública y de las organizaciones.

IV. EVOLUCIÓN DE LOS PROCESOS DE AUDITORÍA SOCIAL Y TRANSPARENCIA

4.1. Antecedentes y condiciones para la auditoría social

En Honduras el tema de auditoría social comenzó a cobrar vigencia hasta después del huracán Mitch (1998) en función de la exigencia de la sociedad civil de procurar un buen manejo, por parte del gobierno, de la ayuda enviada por la cooperación internacional para contribuir a la emergencia y reconstrucción del país.

A raíz de la condonación de una parte significativa de la deuda externa, ha tomado mayor

fuerza la necesidad de incrementar las acciones de auditoría social a las instituciones públicas y a los gobiernos locales, como una forma de garantizar que los recursos destinados a resolver las necesidades más sentidas de la población, sean bien invertidos.

Esta actitud se va convirtiendo progresivamente en una especie de estrategia popular anticorrupción ante la débil respuesta y las sospechosas componendas de funcionarios y organismos contralores del Estado, con quienes han hecho mal uso de los bienes del pueblo, mediante la manipulación de los presupuestos destinados a la ejecución de

proyectos.

En Honduras existe una desconfianza generalizada, especialmente contra los funcionarios gubernamentales debido a su rutinaria conducta de apropiación y uso indebido de los bienes públicos y a la impunidad creciente que invade a todas las esferas de lo público.

La corrupción, según representantes de organizaciones de sociedad civil, ha sido histórica

e inducida y ha llegado a penetrar hasta a las organizaciones gremiales a través de sus dirigentes, lo cual debilita profundamente el frente de combate contra este flagelo inmoral y antisocial. Existen afirmaciones que indican que más del 70% de los presupuestos de las instituciones gubernamentales se va en corrupción, lo que indudablemente profundiza la desesperanza de los pobres.

Pero enmedio de la desesperanza, también existen importantes avances. Hay una sociedad emergente que cree en un proceso limpio, que crece y se fortalece con el apoyo de las agencias de cooperación solidaria, pero que necesita de un profundo cambio de los líderes para que se conviertan en símbolos ejemplares de la transparencia dentro de sus organizaciones, comunidades e instituciones.

4.2. La transparencia y el ejercicio de ciudadanía

La transparencia es fundamentalmente una actitud de las personas, asociada con la actuación limpia y honesta en el desempeño de funciones y responsabilidades, principalmente relacionadas con el manejo de recursos y bienes públicos que pertenecen a toda la sociedad. Por ello es que casi siempre que se habla de transparencia se percibe una alusión directa a funcionarios que se les confía una responsabilidad pública.

Actuar con transparencia es sinónimo de dar información pública sobre la actuación institucional y las ejecutorias de los funcionarios, dando a conocer detalles sobre presupuestos, formas de ejecución de los proyectos, los logros obtenidos, información de sueldos y salarios devengados y los bienes personales adquiridos durante el desempeño de su función.

La transparencia requiere del control ciudadano, mediante los mecanismos conocidos que sirven para vigilar el comportamiento de los funcionarios, como la planificación y los presupuestos participativos, elaborados con participación de la población y sus organizaciones, (Cogestión democrática) y la rendición de cuentas a la ciudadanía en su condición de patrono de los funcionarios públicos. Sin ejercicio de ciudadanía no puede haber auditoría social y sin auditoría social se vuelve más alejada la transparencia.

Estos procesos pasan por la producción de información oportuna, veraz, utilizable y digerible, expresada en lenguaje comprensible que sea entendido fácilmente por todos los estratos de la población y no sólo por los entendidos y especialistas. Requiere de espacios de comunicación y mecanismos de participación ciudadana, como los cabildos abiertos, reuniones y plebiscitos, que permitan la vigilancia y control ciudadano así como el involucramiento real de la población en la toma de decisiones.

La generación y difusión de información transparente permitirá reducir las sospechas y percepciones de la población con respecto a la corrupción de funcionarios públicos y dirigentes de organizaciones gremiales y empresariales, porque la corrupción es un azote que estigmatiza la vida de la sociedad entera y sus instituciones.

4.3.

Un concepto compartido sobre auditoría social

El concepto de auditoría social adoptado en el Segundo Taller, se refiere a los procesos por medio de los cuales los ciudadanos (organizados o en forma individual) establecen mecanismos a través de los que exigen a la administración pública una provisión de servicios de manera eficiente y satisfactoria de acuerdo a sus demandas sociales y las promesas de los planes de desarrollo. Es un proceso mediante el cual se contabiliza y analiza la acción social de una unidad territorial, se da cuentas de la misma y en función de los resultados obtenidos mejora su acción.

Cuando se habla de auditoría social existe una referencia asociada de manera directa con el combate a la corrupción y el establecimiento de una nueva cultura de transparencia en la función pública para enfrentar los nuevos retos del desarrollo en el marco de la cooperación.

La auditoría social supone la existencia de un gobierno abierto y transparente, que incorpora a los ciudadanos en sus actividades complejas y procesos de toma de decisiones; de un flujo de información consistente y persistente desde el gobierno hacia sus ciudadanos y viceversa, y de maneras eficientes de rendir cuentas a los ciudadanos para que comprendan sus roles, y exijan a los funcionarios públicos cumplir con sus responsabilidades de manera eficaz y transparente, para participar como asociados en igualdad de condiciones.

Para el logro de sus objetivos requiere de información y conciencia ciudadana sobre los impactos y las consecuencias medio-ambientales y sociales que provocan las actividades y prácticas públicas o privadas para demandar y exigir mayores cuotas de responsabilidad ética y social.

Los procesos de auditoría social requieren tener en cuenta elementos fundamentales como, la participación ciudadana, canales de comunicación y colaboración co- responsable. Los actores son los ciudadanos, rompiendo con el concepto de súbditos a la autoridad. Se reivindica el principio de ciudadanía.

V. LAS FUNCIONES DE LA AUDITORÍA SOCIAL

Fundamentalmente la auditoría social tiene la función de prevenir que sucedan hechos incorrectos en la utilización de los recursos destinados a la ejecución de los proyectos de bien común. Procura corregir las malas actuaciones e incidir a favor del establecimiento de reglas y políticas sanas y transparentes en beneficio de la sociedad. Además se propone:

a. Velar por el adecuado funcionamiento de la administración pública, fundamentalmente con respecto a su actuación transparente en el manejo de los recursos, el cumplimiento de las funciones encomendadas y el logro de los objetivos institucionales y nacionales.

b. Atender toda denuncia sobre violación al derecho público, al derecho de ser servido con prontitud, eficiencia, sencillez y claridad.

c. Atender denuncias sobre violación al derecho humano, a la seguridad económica, a la seguridad e integridad física y moral por parte de agentes del Estado.

d. Solicitar y obtener información sobre los proyectos, planes y acciones concernientes a la inversión pública, las fuentes de inversión y la ejecución de presupuestos.

e. Coordinar con las instancias gubernamentales, privadas, locales, nacionales e internacionales el intercambio de información confiable y clara, para lograr evaluar los resultados de los proyectos y programas de interés público.

f. Contribuir al buen gobierno local, regional y nacional, estimulando a los gobernantes al cumplimiento transparente de sus funciones y sus promesas de campaña y a mantener su legitimidad de autoridad y gobernante.

g. Ser un medio de participación activa de la ciudadanía.

h. Levantar la autoestima de la ciudadanía al obtener los medios idóneos de hacerse escuchar, tanto en la queja, en la protesta, como en la propuesta.

i. Llenar los espacios no cubiertos por los entes contralores del Estado.

j. Ser un complemento de investigación, evaluación y control para los entes contralores del Estado.

k. Contribuir al mejoramiento económico, social y político de las comunidades.

l. Fortalecer las organizaciones de la sociedad civil.

La auditoría social constituye una forma concreta de contribuir a la gobernabilidad local, definida como la capacidad de una sociedad determinada para producir el cambio y la sostenibilidad de los procesos. En ese sentido su función no se limita solamente hacia el ámbito del Estado y el municipio, sino hacia toda la población y sus organizaciones.

VI. MARCO LEGAL DE LA AUDITORIA SOCIAL EN HONDURAS

La Constitución de la República en su Artículo 80 establece que “Toda persona o asociación de personas tiene el derecho de presentar peticiones a las autoridades, ya sea por motivos de interés particular o general y de obtener pronta respuesta en el plazo legal.” Esta declaración constitucional es lo que se conoce como Derecho a Petición.

El Artículo 71 de la Ley del Tribunal Superior de Cuentas dice que corresponde al Tribunal fortalecer la transparencia de la gestión pública, así como establecer instancias y mecanismos de participación de la ciudadanía para asegurar la mayor transparencia posible. En el Artículo 222 de la misma Ley se expresa que el Tribunal Superior de Cuentas es el ente encargado del control de los recursos públicos en una investigación ex post o después del ejercicio de una función pública. En este sentido la auditoría social constituye una acción de complementariedad de los objetivos y funcionas del Tribunal Superior de Cuentas, al proveer información anticipada que facilita la labor de los auditores oficiales.

Por último, la Ley de Municipalidades en su Artículo 59 establece como una de las atribuciones del Comisionado Municipal, la de realizar auditoría social en su respectivo municipio.

Dado el avance de la práctica de auditoría social se vuelve indispensable hacer incidencia para la creación de u n instrumento legal propio de estos procesos, donde se recoja toda la experiencia y los aprendizajes obtenidos en distintas regiones del país, con vistas a la institucionalización de una figura indispensable para el combate de la corrupción y la impunidad.

Es necesario, además, la creación de los centros de documentación e información legal y metodológica para la consulta permanente de los auditores y de la sociedad que acompaña los proceso de transparencia en los municipios.

VII. LOS OCHO PASOS PARA HACER AUDITORÍA SOCIAL 1

La auditoría social no dispone de una metodología única para su ejecución y utilización de sus resultados. Ha sido la necesidad, la práctica y las condiciones particulares de cada contexto institucional que han ido marcando el descubrimiento de procedimientos para su realización.

En ese sentido, los aprendizajes compartidos por las organizaciones de sociedad civil en el Taller de Villa Gracia coinciden en la realización de una serie de pasos que conviene aplicar en forma metódica para lograr los objetivos de la auditoría social, los cuales se describen a continuación:

Paso No. 1: Definición del objeto, asunto o materia de la auditoría

Este primer paso responde a la pregunta fundamental, ¿Qué queremos observar, analizar o controlar? El objeto de la auditoría puede ser un diseño de proyecto, un plan de trabajo, un presupuesto, un proyecto social o público o una obra en marcha cuyo proceso es susceptible de corregir o introducirle mejoras. Una clara definición del objeto de la auditoría es fundamental para la ejecución exitosa de los subsiguientes pasos del proceso.

Para la definición del objeto se deben tomar en cuenta criterios como los siguientes:

a. Pertinencia: Que el asunto sea oportuno, congruente y procedente.

b. Importancia: Que sea un asunto compartido por todos, por su valor, trascendencia, peso, significación para la sociedad.

c. Oportunidad: Que su abordaje corresponda con la situación y los intereses de la población.

1 La base de contenido de este proceso metodológico ha sido tomada de la exposición sobre auditoría social realizada por Javier Acevedo, del Centro de Investigación y Promoción de Derechos Humanos en Honduras (CIPRODEH)

d.

Accesibilidad: Grado de facilidad o dificultad para la realización de la misión de auditoría.

e. Eficiencia y eficacia: Verificar si se hizo lo que se tenía que hacer, si hubo actuación competente y responsable, si se cumplieron las tareas, si se gastaron bien los recursos, si se lograron los objetivos propuestos, si se obtuvieron productos y resultados, si se solucionó el problema, si se produjo el efecto deseado.

El resultado con la realización de este primer paso, es la selección o definición del objeto, asunto o materia que será sometida a observación, análisis y control social por parte de la Comisión.

Paso No. 2: Planificación y organización del trabajo

Una vez definido el “objeto”, asunto o materia de la auditoría social, el grupo debe proceder a planificar y organizar el trabajo. Esto es, estructurar un plan operacional en el cual se integren las actividades para lograr los objetivos y metas con los recursos disponibles. El Plan Operacional debe contener los elementos siguientes:

a.

Objetivos

b.

Metas por cada objetivo ( cada objetivo puede proponerse varias metas).

c.

Las actividades a ejecutar para el logro de cada meta (cada meta requiere de la realización de una serie de actividades)

e.

El tiempo requerido para la ejecución de las actividades, organizadas en un cronograma.(cada actividad necesita de un tiempo para su ejecución)

f.

Los responsables de la ejecución de cada actividad.(cada actividad necesita tener un responsable o encargado de ejecutarla en un tiempo determinado)

g.

La mención de los recursos necesarios y disponibles para la ejecución del plan. (para el logro de los objetivos del plan se necesitan recursos económicos, humanos, logísticos y de coordinación, los que deben ser muy bien definidos en el plan)

El resultado que se obtiene con la ejecución de este paso es un Plan Operacional para la ejecución de la Auditoría Social.

Ejemplo de formato de Plan 2 con los elementos descritos

Objetivos Metas Actividades Responsables Recursos Cronograma requeridos
Objetivos
Metas
Actividades
Responsables
Recursos
Cronograma
requeridos

2 Una manera de presentar los elementos del plan para facilitar el trabajo de los responsables de la planificación, propuesto por la relatoría del Taller.

Paso no. 3: Recolección de información

La información y documentación sobre el objeto de la auditoría social, constituyen los insumos indispensables para el trabajo de la Comisión. En una auditoría social primero hay que buscar la información. Es la información la que permite darle sustento, seriedad y soporte a la auditoría. La auditoría no puede basarse en especulaciones, no puede inventarse la información, se debe buscar en fuentes serias y calificadas, donde existen pruebas creíbles y confiables. Para obtener información segura es necesario identificar adecuadamente las fuentes institucionales o personales donde se encuentra.

La recopilación de información se hace con base a los criterios siguientes:

a. Definir el tipo de información necesaria para precisar el problema y el objeto.

b. Identificar a los responsables de proporcionar la información escrita (documentos) y asegurar su entrega oportuna.

c. Acceder a informantes claves que puedan proporcionar información complementaria, útil para el seguimiento y control.

d. Observación directa de la obra o proyecto.

El resultado esperado de este paso es la disponibilidad oportuna de la información y documentación necesarias, válida y confiable para cumplir los objetivos y metas establecidas.

Ejemplo de formato de Plan de recolección de información 3

Información necesaria para la auditoría

Informante clave

Lugar donde se encuentra la información

Apreciaciones

sobre la

observación

   

realizada

Presupuesto

     

Diseño del Proyecto(planos)

     

La supervisión

     

Utilización de los recursos

     

Costo -beneficio

     

Pertinencia, etc.

     

Paso No. 4: Análisis de la información

La información pertinente, confiable y válida, obtenida de las diversas fuentes, incluyendo la observación directa de la obra, proyecto, programa o servicio seleccionado, es sometida al análisis del equipo, en función de los objetivos y metas de la auditoria social, establecidos en el Plan Operacional. Se trata de un análisis orientado a confrontar

3 Una propuesta de instrumento para facilitar la identificación y búsqueda de información y para ayudar a la documentación de los procesos que se realizan. Relatoría del evento.

si se cumplió con lo estipulado en el contrato, con los procedimientos legales, si se soluciona el problema, si se logran los objetivos, si se gastaron bien los recursos, si se produjo el efecto deseado.

Para el análisis de información se sugiere tomar en cuenta aspectos relacionados con el cumplimiento de los procedimientos contractuales (leyes, reglamentos, convenios) con énfasis en:

a. Modalidades de contratación según montos.

b. Conformación y funcionamiento de los correspondientes comités.

c. Verificación de documentos de soporte necesarios: registro de contratistas, contratos, actas, informes, etc.

d. El cumplimiento de especificaciones de los contratos, tales como montos, garantías, plazos de ejecución, recepción y anticipos.

e. Especificaciones técnicas, proceso e información de fiscalización, cronograma de trabajo, calidad de la obra, recepción e informe definitivo.

f. Otros puntos que el Comité considere pertinentes, según el objeto de la auditoria social.

El resultado de este paso es la presentación de información consistente y confiable a partir de la verificación del cumplimiento de las normas y procedimientos, así como la calidad de la obra y cumplimiento del contrato.

Paso No. 5: Reajuste de la planificación o procesos

Este paso se ejecuta solamente en aquellos casos en los cuales, por diversas circunstancias, el plan operativo o el proceso de la auditoría social no ha podido ser cumplido o han sufrido alteraciones importantes.

En estos casos, el equipo que realiza la auditoría social para asegurar el cumplimiento de los objetivos y metas, deberá realizar los ajustes necesarios a la planificación o al proceso de auditoría, considerando entre otros aspectos los siguientes:

a. Los resultados de la evaluación de la gestión de la auditoría

b. Los lineamientos para la reorientación de actividades

c. La reasignación de responsabilidades

d. El ajuste de los tiempos.

Paso No. 6: Elaboración de informes

La elaboración de informes constituye una de las etapas más importantes del proceso. Es a través de los informes parciales y, especialmente del informe final, como se conocen los resultados de la auditoría social.

En el informe se establecen los objetivos del trabajo y se presentan las ideas, evidencias y hallazgos en forma clara y concreta para el conocimiento de las instancias pertinentes e interesadas en la auditoría.

La calidad del informe depende de la estructura y la profundidad de sus contenidos, así como de la validez de la información que lo sustenta. Para su elaboración se debe disponer de los elementos siguientes:

a. Información documentada y legalmente fundamentada.

b. Precisión en los descubrimientos y señalamiento de responsables con base a evidencias.

c. Confidencialidad en el manejo de la información.

d. Objetividad e imparcialidad del análisis.

e. Estructura lógica y cuidado en los aspectos formales: corrección gramatical y ortográfica.

El resultado esperado es un documento testimonial, firmado por todos los que intervinieron en el proceso.

El esquema general del informe puede incluir las siguientes secciones:

a. Información general (del municipio y de la comisión)

b. Antecedentes (origen del proyecto y de la auditoría)

c. Principales hallazgos, descubrimientos y novedades.

d. Señalamiento de responsables respecto de procedimientos o aspectos considerados irregulares (si es del caso)

e. Metodología (como se hizo la auditoría, los pasos seguidos)

f. Conclusiones ( a qué resultado o deducción llegó la comisión acerca de la auditoría realizada)

g. Recomendaciones (qué soluciones o propuestas se pueden hacer para mejorar o resolver los problemas encontrados en la auditoría)

h. Firma de los integrantes del equipo

i. Anexos con la documentación soporte.

Paso No. 7: Socialización de resultados

La socialización de los resultados de la auditoría es fundamentalmente un proceso de incidencia política, siempre que los hallazgos mantengan una línea de objetividad y la información de respaldo sea confiable, contundente y por consiguiente, válida.

Se debe tener en cuenta que los resultados de la auditoría no siempre serán indicativos de corrupción, también pueden ser factores de avances en la actuación transparente de los funcionarios. En ambos casos deben explotarse positivamente los aprendizajes y propuestas para el avance y la continuidad.

La puesta en común o devolución pública de los resultados de la auditoría es un proceso indispensable para el fortalecimiento de la conciencia de la población sobre la necesidad de involucrarse en las estrategias de transparencia y para darle credibilidad y respaldo a los procesos de auditoría social.

La divulgación amplia de los resultados de la auditoría social puede contribuir a incentivar el surgimiento de una nueva cultura de transparencia en los funcionarios. Es una manera efectiva de hacerles ver el deber de actuar con honradez y diligencia en la ejecución y administración de los proyectos e instituciones, porque existe una sociedad vigilante de sus actuaciones.

La socialización es un proceso que puede fortalecer la imagen pública de los funcionarios o ubicarla en su justa dimensión en correspondencia con sus formas de actuación, pero también es un mecanismo idóneo para fortalecer la capacidad crítica de la población con respecto a la vigilancia de sus bienes y recursos. Es un escalón fundamental en la lucha contra la corrupción y para la defensa de los planes y sus prioridades.

Es en la socialización donde mejor se establecen los vínculos entre la auditoría social y la incidencia política, como un proceso superior indispensable para influir en el comportamiento de los funcionarios, dirigentes y en el ejercicio de ciudadanía.

Paso No. 8: Monitoreo y seguimiento

El monitoreo forma parte de un proceso de auto evaluación. A la vez constituye un instrumento de reflexión y adquisición de información y aprendizajes sobre el curso de la auditoría social, para adaptar la planificación a los cambios frecuentes que ocurren en las instituciones y en el contexto.

El monitoreo incluye la observación y la valoración o interpretación del entorno y las consecuencias del proceso de auditoría. Al realizarse de manera objetiva puede servir para crear una base de información confiable, incluyendo las apreciaciones individuales y de las organizaciones.

El monitoreo documenta el proceso de ejecución de la auditoría en función del plan establecido, analiza los procesos mediante los cuáles se alcanzan los objetivos propuestos, así como los efectos deseados y no deseados.

En definitiva el monitoreo es un proceso organizado de comunicación y entendimiento entre los diferentes actores de la auditoría social. En ese sentido debe enfatizar en la verificación y atención de los factores siguientes:

a. Cumplimiento de las recomendaciones para la ejecución de presupuestos y proyectos.

b. Denuncias de la población y de organizaciones.

c. Integración ciudadana a los procesos de rendición de cuentas y cumpilimiento de deberes ciudadanos

d. Mejoras incorporadas en los procesos y proyectos municipales

e. Generación y acceso a la información pública.

VIII.

SÍNTESIS DEL ANÁLISIS GRUPAL

Durante la plenaria se insistió en la necesidad de disponer de mecanismos legales que respalden el accionar de los auditores y de los comités de transparencia municipales. Igualmente se enfatizó en la falta de acceso a la información pública para hacer la auditoría social. También se habló de la injerencia política como limitante del proceso de auditoría social.

El debate subió su perfil cuando se abordó la preocupación acerca de quién deberá pagar el costo de la auditoría social. El plenario comparte la idea que el pago de la auditoría social debe recaer en las municipalidades, el gobierno central a través de sus organismos anticorrupción, y de las mismas organizaciones de sociedad civil. Para el futuro inmediato deberá pensarse en que los comités de transparencia deben constituir una alianza muy fuerte con el Consejo Nacional Anticorrupción, hasta la posible consideración de convertirse en aliados operativos en distintas regiones del país.

Todo mundo se refirió con mucho énfasis al tema de las alianzas: gobierno local, gobierno central, sociedad civil. Hay instituciones muy abiertas y otras muy cerradas, que facilitan o dificultan el proceso.

Un hecho importante que se comentó es que la auditoría social ha bajado la rentabilidad del trabajo de los corruptos.

Por otro lado se reconoció que muchos alcaldes se están quejando de los excesivos controles, porque perciben que hay muchas iniciativas para controlarles el ejercicio económico y que no se está haciendo lo mismo con el gobierno central.

Por otro lado se planteó que las municipalidades están tocando con más frecuencia el tema de quién audita a las ONG y se insiste en señalar que estas organizaciones deben tener más apertura y rendirle cuentas a la población y a los organismos contralores del Estado acerca de sus operaciones financieras.

También hubo referencias de organizaciones que se han convertido en ejemplos de rendición de cuentas dentro de las ONG, pero se reconoce que todavía no son muchas las organizaciones que informan con transparencia. Se ha dicho que mientras no haya cuentas claras no habrá credibilidad en las organizaciones. La transparencia, según los participantes no sólo debe exigirse hacia fuera sino que debe ser un tema para las ONG.

Por otro lado se criticó el cinismo de las instituciones contraloras del Estado, cuyos funcionarios tienen la creencia de que las ONG están sentadas en una bola de plata.

IX.

PROPUESTA PARA LA SISTEMATIZACIÓN DE EXPERIENCIAS

1. Realización de un diagnóstico para identificar experiencias susceptibles de sistematizar.

2. Definir un plan de sistematización que incluya la propuesta metodológica para la ejecución del proceso.

3. Capacitación metodológica en sistematización, bajo el supuesto que el proceso de sistematización se ejecutará en forma participativa y que requiere el desarrollo de competencias del personal de las organizaciones involucradas.

4. Desarrollo de productos de sistematización

5. Realización de jornadas de aprendizaje a través de la socialización y el intercambio de las experiencias sistematizadas, con vistas al aprendizaje institucional y a la generación de procesos de incidencia política ante los tomadores de decisiones en las instituciones del Estado, que permitan generalizar los procesos de auditoría social y anticorrupción.

6. Institucionalización de los procesos de sistematización al interior de las organizaciones, a través de su incorporación dentro de la estructura organizacional y la cultura institucional.

Alcances de la sistematización

a. La sistematización es un medio eficaz para la generación de conocimiento científico y un instrumento de divulgación aprendizajes y buenas prácticas de la que puede contribuir a la generalización de los procesos de auditoría social, transparencia y lucha contra la corrupción.

b. Los productos de aprendizaje generados en el proceso se conviertan en instrumentos de incidencia política y de aprendizaje institucional

c. Puede proveer los instrumentos y herramientas para facilitar la auditoría social en distintos contextos a partir de los aprendizajes generados por la propia práctica de las organizaciones.

X.

PRINCIPALES RESULTADOS DEL TALLER

a. Las y los participantes conocieron otras instancias que están trabajando en el tema y a la vez aprendieron de otras experiencias y metodologías aplicadas en los procesos de auditoría social y transparencia.

b. Las y los participantes fortalecieron sus conocimientos acerca del marco legal y del contexto actual para la auditoria social relacionado con ERP en Honduras.

c. Las y los participantes se integraron a una red de discusión y análisis y encontraron mecanismos de enlace con las demás organizaciones participantes.

d. Las y los participantes se apropien de temas de incidencia política y de las bases para la realización de campañas para profundizar los procesos de auditoría social e influir en el mejoramiento de la participación social en la toma de decisiones.

e. Identificadas redes y fuentes de información virtual para ampliar el conocimiento y mejorar el intercambio de experiencias y propuestas a través de la WEB y el apoyo de la Red de Desarrollo Sostenible.

f. Elaboración de una memoria documental del Taller, la cual será una herramienta de consulta para los participantes y de la sociedad civil en general.

g. Elaborada Una propuesta de Guía Metodológica para la realización de la Auditoria Social con los aportes de facilitadotes y participantes del evento, para su enriquecimiento, validación y aplicación en los procesos de trabajo de las organizaciones.

h. Generado un ambiente favorable para vincular los procesos de auditoría social e incidencia política con la sistematización de experiencias. Los participantes consideran que la sistematización es un proceso urgente y debe ser asumido dentro del quehacer regular de las organizaciones.

BIBLIOGRAFÍA

Hunt, Sarah. Actualización sobre el Fondo ACI ERP. Presentación electrónica. TROCAIRE Honduras, octubre 2005.

Acevedo, Javier. Auditoría social y transparencia. Presentación electrónica. CIPRODEH, Honduras, octubre 2005.

Segovia, Salvador. Incidencia política y su interacción con la auditoría social. Presentación electrónica. Instituto para la Investigación Social y la Incidencia IISI. Honduras, octubre 2005.

ANEXOS

Listado de participantes

Fondo ACI-ERP Listado de participantes en el Segundo Taller de Auditoría Social

No.

Nombre del participante

Organización

Teléfono

Correo

1

Javier Acevedo

CIPRODEH

232-5818

ciprodeh@cablecolor.hn

2

Elda Dariela Días

CIPRODEH

232-5818

ciprodeh@cablecolor.hn

3

Alex Matamoros

CIPRODEH

232-3572

Algemacy@hotmail.com

4

Amado Turcios Benítez

LIDER’s

783-2357

eccci@hondutel.hn

5

Francisco Ayala

Fundación comunitaria Puca

656-1493

Fund-puca@yahoo.com

6

Fany Arita Cruz

Fundación comunitaria Puca

655-5258

Fund-puca@yahoo.com

7

Olga Lara

Fundación comunitaria Puca

656-1443

Fund-puca@yahoo.com

8

Francisco Javier Zavala

ICADE

782-2217

icadesur@yahoo.com

9

Noé Aceituno

UNICORAS

444-3245

unocoras@yahoo.com

10

Mario Enrique Paz

ODECO

655-8180

edilesmo@hondutel.hn

11

Filomena Hernández

UNICORAS

444-3245

unocoras@yahoo.com

12

José Domingo Muñoz

Comité Auditoría Social Remblah

   

13

Amalia Alarcón

Centro de Derechos de Mujer

221-4368

cdm@cablecolor.hn

14

Salvador Moreno

COCOCH

232-6982

Cocochmultivision@hn.net

15

Sixto Gómez Ruiz

CNTC

223-9516

cntc@sdnhon.org.hn

16

Walter Mauricio Romero

ODECO

655-8180

edilesmo@hondutel.hn

17

Jorge Arturo Matute

Movimiento Ambientalista Olanchano (MAO)

789-1467

 

18

Erike

DED

236-8655

 

19

Ana Rocío Osorto

CODDEFFAGOLF

238-0415

egolf@coddeffagolf.net

20

Francisco Quintanilla

INTERFOROS

239-3541

einterforos@yahoo.com

21

Miguel Rodríguez

CASM

655-7089

misac@hotmail.com

22

Mabel Hernández

RDS

235-4441

mabel@rds.org.hn

23

Julián Mendoza

INTERFOROS La Paz

764-5323

 

24

Sandra Flores

IDESMULH Interforos Centro

764-5235

san-flores2005@yahoo.com

25

Marcelina Manueles

Interforos Centro

764-5323

 

26

Julio C. Torres

REMBLAH

442-2178

 

27

Teodoro Castillo

UNICORA

444-3245

 

28

Cristina Milla

Espacio Interforos municipal

968-7748

 

29

Ricardo Arturo Matute

Caritas Arquidiocesana

228-9576

 

30

María Eva Sánchez

LIDER’s

783-1095

esanchez0670@yahoo.com

31

Lucio Acosta

COCOCH

221-0361

cococh@multivisionhn.net

32

Claudio R. Escobar

Movimiento Ambientalista Olanchano (MAO)

799-0158

claraesjye@yahoo.com

mao@sdnhon.org.hn

33

Tania Vanessa Menjivar

CODDEFFAGOLF

238-0415

cgolf@coddeffagolf.net

34

Nancy Ochoa

Fondo ACI-ERP

239-8177

 

35

Sarah Hunt

TROCAIRE

239-8177

 

36

Sally O’ Neill

TROCAIRE

239-8177

 

37

Maité Matheu

ACI

239-2120

luisfuentesp@yahoo.com

38

Luis Fuentes

Consultor