Está en la página 1de 152
Pfaas FRANCIS M. CORNFORD DE LA RELIGION ALA FILOSOFIA De MURCIA (LANA 1199608 bese EDITORIAL ARIEL, S. A. BARCELONA 4) ARIEL FILOSOFIA Ts origin Frm gon Ph ASadjits ong Bete Saton “Traducida de ANION PEREZ Rawes 1 eedicie: mara 1984 © 1980, Bava Arm Ld (cepeintedby Harvester Preis Lid) Derechos exchaivos de edicisoencxtbana Tengen en Espa [Nog pare de sapling lode abies, pnd sr sero ena emi an ayaa i poring ed ya sx clam, que is Sp de ‘gateasn ode copa so peme evi ctor A Francis Darwin PREFACIO Quiza los términos religion y filosofia sugieran a la mayoria de las personas dos campos delimitados de pensamiento entre los. que, si bien —como hacian los griegos— incluimos bajo el nom- bre de filosotia a a ciencia, suele sostenerse que existe entre ellas cierto tipo de guerra fronteriza. Cabe también considerarlas como dos fases 0 modos sucesivos de la expresion de los sent que el hombre abriga sobre el mundo: y ibro comporta que centraremos nuestra aten- cin en el periodo que, en Ia historia del pensamiento occiden- tal, seftala el transito de la una a la otra, Se acepta, en general, que los helenos dieron el paso decisivo unas seis centurias antes de nuestra era. En aquel momento, prevalecio un nuevo espiritu de investigacién al pronunciarse sobre temas fundamentales que, hasta entonces, habian sido objeto de la fe tradicional. Aqui, sin embargo, deseo probar que el advenimiento de ese espiritu no signific6 la completa y sibita ruptura con los viejos modos de pensar. Existe una continuidad real entre la primera especulacion racional y las representaciones religiosas que entrababa; y eso ‘no ¢s ‘inicamente asunto de analogias superficiales, como la ale- mn algunas grandes concepciones plo, las ideas de «Dios», «alman, «destino» y «ley»— ientos del pensa- racional y determinaron sus principales direcciones. La, se expresa a si misma mediante simbolos poéticos y per- filosofia prefiere el lenguaje de la seca abs- ‘sonajes traccién y habla de substancia, causa, materia y otros. Pero su tan solo disfraza una afinidad interna y fun- damental entre esos dos periodos sucesivos de una misma con-