Está en la página 1de 95

Resumen del contenido del seminario Introducción al Análisis del Discurso impartido por la Profra. María Marta García Negroni (primer cuatrimestre,

2009)

Redactado por: Armando Robles Hmilowicz

Introducción a los métodos de análisis de discurso Dominique Maingueneau

La Enunciación

Enunciación:

 

o

Aparición del sujeto.

o

Relación hablante interlocutor.

o

Actitud del sujeto sobre el enunciado.

Positivismo lógico (Morris):

 

o

Sintaxis: Relaciones formales de los signos.

o

Semántica: Relación signoobjeto.

o

Pragmática: Relación signointérprete.

AD: No acepta autonomía del sujeto (sin dimensión social), el habla libre.

Crítica de AD a Chomsky: La gramática generativa facilita indirectamente la reintroducción del sujeto en los modelos lingüísticos.

Aspecto indicial del lenguaje

Enunciación para Benveniste: “puesta en funcionamiento de la lengua por un acto individual de utilización; la enunciación no es el “habla”, sino que se refiere al “acto mismo de producir un enunciado y no al texto del enunciado””.

Aspecto indicial: “La enunciación es el acto por el cual el hablante “moviliza la lengua por su cuenta, “toma la lengua por instrumento” convierte la “lengua” en “discurso”, y se coloca en posición de hablante por medio de “índices específicos””.

Yo/Tú vs. Él: Benveniste opone yo y tu, que poseen la marca de persona, a él, que sólo sirve para representar un invariante no personal.

Yo/Tú: seudosignos lingüísticos que sólo remiten a la instancia del discurso en que son producidos.

Él:

o

Se combina con cualquier referencia de objeto.

o

No remite a instancia de discurso.

o

Variantes pronominales o demostrativas.

o

No compatible con índices como aquí, hoy, etc.

Índices de ostensión: los ostensivos sólo existen en el discurso y remiten a individuos nuevos en cada situación.

Presente: el presente es importante porque es propiamente la fuente del tiempo, coincide con el momento de la enunciación.

Lengua:

o

Entidades estables.

o

Entidades que cambian con la situación: se carga de un contenido único cada vez que se emplean.

Distinción entre lenguaje como sistema de signos y lenguaje como ejercicio del individuo.

Complejidad del tiempo: historia vs. discurso (Benveniste).

Historia:

o Usado para lenguaje escrito.

o Trata acontecimientos pasados, sin intervención del hablante.

o Exclusivo de 3ª persona.

o Tiempos verbales: passé simple (aoristo), imperfecto, pluscuamperfecto.

o Aoristo: tiempo fuera del narrador.

o No subjetivo.

Discurso:

o

Alguien se dirige a alguien más como hablante, quien se organiza como persona.

o

Puede ser escrito u oral.

o

Tiempo: cualquiera excepto aoristo, más característicamente el imperfecto: es más vivo, es usado por testigos participantes.

Pasado perfecto (conmemorativo) vs. pasado simple (biográfico)

Funciones del lenguaje (Jakobson):

La función referencial no es la única ni la central; existen subcódigos, cada uno con funciones diferentes.

Factores constitutivos de los procesos lingüísticos:

o

Destinador: Función expresiva (1ª persona): expresión de actitudes.

o

Contexto: Función referencial (3ª persona): brindar información.

o

Mensaje : Función poética: acento sobre el mensaje mismo.

o

Canal: Función fática: establecer, prolongar o romper la comunicación.

o

Código: Función metalingüística: centra mensaje sobre código mismo (responde a dudas sobre el código).

o

Destinatario: Función conativa (2ª persona): imperativo y vocativo.

No hay mensajes con una sola función.

Críticas: demasiado abstracto; no toma en cuenta dialéctica, aún ve proceso comunicativo como en un solo sentido.

Modalidades (Bally):

Frase:

o

o

Modalidad:

Dictum: contenido representado.

Modus (Modalidad): juicio intelectual o afectivo sobre el espíritu del hablante.

o

o

Implícita

Explícita

La modalidad siempre está presente, la mayoría de las veces incorporada.

Clases de modalidad (Meunier):

o

Enunciación: declarativa, interrogativa, imperativa, exclamativa (actos de habla).

o

Enunciado: lógicas (verdad, falsedad, probabilidad, certidumbre, verosimilitud) o apreciativas (feliz, triste, útil, etc.)

o

De mensaje: valor modalizador de ciertas transformaciones sintácticas (tema y rema Halliday).

Tema: sujeto psicológico y gramatical, elemento al cual se engancha el resto de la oración, suele ir al principio.

Rema: lo que se dice del sujeto.

Formas de transformar tema:

o

Desplazamiento a posición inicial.

o

Estructuras hendidas.

o

Énfasis en la pronominalización y la dislocación.

o

Pasivación.

Agente:

o

Implícito.

o

Semi implícito.

o

Explícito.

Pasivación (Blum y Thorez): permite suprimir el agente de la acción.

Nominalización: no sólo se borra el agente, sino también tiempo, modo, persona y aspecto.

Conceptos que dan cuenta del proceso de enunciación

Distancia: actitud del hablante frente a su enunciado.

o

Con cero distancia el yo del enunciado es igual al yo de la enunciación.

o

Distancia máxima: el hablante rechaza el enunciado.

o

No hay palabras que signifique la distancia explícitamente: se usa la prosodia y la entonación.

Modalización: marca dada por el sujeto a su enunciado; la adhesión a su propio discurso.

o Se lleva a cabo mediante: adverbios, entonación, modalidades lógicas/apreciativas, transformaciones sintácticas, interferencia, rotura de homogeneidad.

Transparencia y opacidad:

o

Transparencia: la ambigüedad del texto se elimina por el traspaso del sujeto de enunciación del emisor al receptor (el receptor se identifica con el sujeto de enunciación).

o

Opacidad: cada lector se convierte en sujeto de enunciación “para asumir un enunciado cuyas modalizaciones se le escapan”.

Tensión: relación que se establece entre el hablante y su interlocutor, con el texto como mediador de un deseo del hablante, una tentativa de apoderarse del oyente.

Carácter no unitario del discurso

Interferencias léxicas: rupturas semánticas en el hilo continuo del discurso.

o Tipos de interferencia léxica:

Diacrónicas: diferencias temporales del lenguaje. Diatópicas: diferencias geográficas internas y externas (extranjeras). Diastráticas: contraste entre lexemas de niveles de lengua diferentes. Diafásicas: tipos de discurso (científico, poético, etc.).

Enunciados referidos: intertexto (Kristeva: el texto es producto de un trabajo sobre textos anteriores o contemporáneos).

o

o

Adopta varias formas: cita, plagio, parodia, polémica, comentario, imitación, etc.

Formas de integrar fragmentos de otros discursos:

Discurso directo: inserta una situación de comunicación en otra manteniendo su independencia; cada uno conserva sus marcas; reproduce palabras; autentifica, produce sensación de exactitud, efecto de realidad; pero separando los enunciados de su contexto se puede decir lo que sea. Discurso indirecto: sólo mantiene estable el contenido del discurso citado; interpretación del discurso citado, no su reproducción; el discurso citante subordina todo a su óptica. Discurso indirecto libre: “artificial”, limitado a lo literario.

o

o

Marcas de subordinación: deícticos, tiempos verbales y personas (yo y tú).

Funciones de las citas:

Cita prueba: sostener un argumento, “cita autoridad”. Cita reliquia: encarnar fragmento de “discurso verdadero” (bíblico, p. ej.). Cita epígrafe: ligar discurso nuevo a conjunto textual más vasto, integrarlo con conjunto de enunciados anteriores. Cita cultural: citas de “grandes autores” como signos de “cultura”.

Actos de lenguaje

La teoría de los performativos (Austin) critica a Saussure, destacando tres puntos:

o

Importancia de la marca de enunciación para comprender ciertos enunciados.

o

Importancia de la institución social en la actividad lingüística.

o

Lengua no como código sino como juego (la lengua no es una lista de palabras).

Enunciado performativo: la ejecución de la frase es la ejecución de una acción (vs. enunciado constatativo o descriptivo).

Enunciado constatativo (verdadero/falso) vs. Enunciado performativo (se cumple o no).

Requisitos para los performativos:

o

Convención.

o

Personas adecuadas.

o

Palabras adecuadas.

o

Ejecución adecuada.

o

Tiempo: presente del indicativo.

o

Sujeto: Yo

o

Existencia de destinatario

Acto ilocucionario: todas las emisiones verbales logradas, además de su significación literal, poseen una fuerza ilocutoria que determina cómo debe ser recibido el enunciado por el receptor (aseveración, promesa, orden, etc.). El fin a que apunta el empleo de un verbo performativo es hacer explícita la fuerza ilocutoria de una expresión en tanto que marcadores de discurso.

Acto locutorio:

o

Acto fonético: producción de sonidos.

o

Acto fático: construcción de frases a partir de sintaxis y vocabulario.

o

Acto rético: expresión de significación.

Acto ilocutorio: función o intención de la frase; considera relaciones entre hablante y oyente (promesa, amenaza, consejo, etc.).

Acto perlocutorio: el efecto producido por la ilocución.

Actos de lenguaje de Searle

La teoría del lenguaje es parte de la teoría de la acción porque hablar es una forma de comportamiento regida por reglas.

Tipos de reglas:

o

Normativas: gobiernan comportamientos preexistentes.

o

Constitutivas: crean nuevas formas de conducta.

Principios de distinción de la fuerza ilocutoria:

o

El objeto del acto.

o

Relación hablante oyente.

o

Grado de compromiso contraído.

o

Diferencia de contenido proposicional.

o

Diferencia en la relación entre la proposición y los intereses propios de H u O.

o

Estados psicológicos posibles expresados.

o

Diferencia de relación entre expresión en cuestión y resto de la conversación.

Presuposición

Presuposición: relación entre proposiciones tal que una proposición X presupone a una proposición Y si:

o

X verdadero implica Y verdadero; y

o

X falso implica Y verdadero.

Presuposición existencial (Frege): cuando se enuncia una afirmación, se supone siempre sin decirlo que los nombres propios que figuran en ella, sean simples o compuestos, tienen una denotación.

Presuposición léxica: proviene del sentido de una unidad léxica.

Lo implícito: doble utilidad: expresar algo sin arriesgarse a ser considerado como responsable de haberlo dicho y enunciar una idea sustrayéndola de las eventuales objeciones. Permite decir una cosa haciendo como si no se hubiera dicho.

Ley general de presuposición: los presupuestos se adicionan al hilo del discurso. Un discurso debe obedecer dos condiciones:

o

Condición de progreso: no repetirse.

o

Condición de coherencia: situarse en un marco intelectual relativamente constante (necesidad de cierta redundancia de contenido).

Distinción expuesto/presupuesto: regla de Ducrot: se considera normal repetir un elemento semántico ya presente en el discurso anterior, con la condición de que sea retomado bajo la forma de presupuesto. La redundancia es asegurada por la repetición de elementos presupuestos. En cuanto al progreso, es al nivel de lo expuesto que debe hacerse, por la presentación, en cada enunciado, de elementos expuestos inéditos.

Si el interlocutor pone en duda los presupuestos se coloca en posición agresiva. Los presupuestos se presentan en el discurso como evidencias incontestables, se afirman como evidentes.

Problemas de lingüística general Émile Benveniste

Capítulo 13: Estructura de las relaciones de persona en el verbo

El verbo y el pronombre son las únicas especies de palabras que se someten a la categoría de persona.

En todas las lenguas con verbo, se clasifican las formas de la conjugación según su referencia a la persona; la enumeración de las personas constituye propiamente la conjugación; se distinguen tres:

singular, plural y dual.

Esta clasificación es admitida para todas las lenguas y se considera natural. Resume el conjunto de posiciones que determinan una forma verbal provista de un índice personal.

Crítica a esta clasificación: carácter sumario y no lingüístico. Sólo trasponer a una teoría pseudolingüística diferencias de naturaleza léxica. No instruye sobre la necesidad de la categoría ni sobre el contenido que implica por las relaciones de las diferentes personas. Falta averiguar cómo se opone cada persona al conjunto de las demás y en qué principio se funda la oposición.

Hay algunas lenguas (coreano) con algunos verbos que no expresan persona; sin embargo, puede concluirse que la categoría de la persona pertenece a las nociones fundamentales y necesarias del verbo .

Una teoría lingüística de la persona verbal no puede constituirse más que sobre el fundamento de las oposiciones que diferencian las personas.

En las primeras dos personas hay una persona implicada y un discurso sobre esta persona.

o

Yo: designa al hablante e implica a la vez un enunciado a cuenta de “yo”.

o

Tú: es necesariamente designado por “yo” y no puede ser pensado fuera de una situación planteada a partir de “yo”.

persona: un predicado es enunciado, sólo que fuera de “yotú”; queda exceptuada de la relación por al que “yo” y “tú” se especifican. La legitimidad de esta forma como “persona” queda en tela de juicio.

La 3ª persona no es una “persona”; es incluso la forma verbal que tiene por función expresar la no persona. La persona es propia de la 1ª y 2ª posición, no de la 3ª.

Características de las personas (yo y tú):

o

Unicidad: el “yo” que enuncia, el “tú” a quien “yo” se dirige son cada vez únicos; “él” puede ser una infinidad de sujetos o ninguno.

o

Reversibilidad: aquel que “yo” define como “tú” se piensa y puede invertirse a “yo”, y “yo” se vuelve un “tú”.

En cambio: la 3ª persona es la única por la que una cosa es predicada verbalmente (por no implicar persona puede ser cualquier sujeto).

Convertir un “tú” en “él” puede ser señal de desprecio o de cortesía, según el uso.

Correlación de personalidad VS Correlación de subjetividad : Aunque “yo” y “tú” están uno y otro caracterizados por la marca de persona (correlación de personalidad), a su vez se oponen uno al otro (correlación de subjetividad).

Correlación de personalidad Persona (YO y TU) No‐ Persona (EL) Correlación de subjetividad YO (Persona
Correlación de
personalidad
Persona
(YO y TU)
No‐ Persona
(EL)
Correlación de
subjetividad
YO
(Persona
subjetiva)
TU = NO‐ YO
(Persona no‐
subjetiva)

Tú: normalmente es aquella persona a la que la primera persona se dirige; pero puede convertirse en una variedad de impersonal.

Cualidades del “yo”:

o

Interioridad

o

Trascendencia

En los pronombres personales, el tránsito del singular al plural no implica una simple pluralización. La unicidad y subjetividad inherentes a “yo” contradicen la posibilidad de una pluralización.

Formas de pluralizar el “yo” [NOSOTROS = YO + NO YO]:

o

Nosotros inclusivo: YO + USTEDES

o

Nosotros exclusivo: YO + ELLOS

Existen “nosotros” singulares, en el que el “yo” no es un “yo” cuantificado sino dilatado; por ejemplo:

o

Mayestático (majestad).

o

De autor.

La distinción ordinaria de singular y plural debe ser interpretada en el orden de la persona, por una distinción entre persona estricta (singular) y persona amplificada (plural). Únicamente la “tercera persona”, por ser no persona, admite un verdadero plural.

Capítulo 14: La naturaleza de los pronombres

Los pronombres son universales, todas las lenguas los poseen.

No constituyen una clase unitaria, sino especies diferentes según el modo de lenguaje del que sean signos. Unos pertenecen a la sintaxis y otros a las “instancias de discurso”

Tipos de pronombre:

o

MorfoSintáctico

o

Pragmático (Morris): el enunciado que contiene “yo” incluye, con los signos, a quienes lo usan.

La realidad de “yo” y “tú” es discursiva.

YO: “La persona que enuncia la presente instancia de discurso que contiene yo” (o el “individuo que enuncia la presente instancia de discurso que contiene la instancia lingüística yo ). “Yo” no puede ser identificado sino por la instancia de discurso que lo contenga, y sólo por ella. Sólo vale en la instancia en que es producido.

Doble instancia conjugada:

o

Instancia de yo como referente.

o

Instancia de discurso que contiene yo , como referido.

TÚ: “individuo al que se dirige la alocución en la presente instancia de discurso que contiene la instancia lingüística ”.

Tercera persona: enunciado que escapan a la condición de persona, o sea que remiten no a ellos mismos, sino a una situación “objetiva”. Las formas como él, los, esto no sirven sino en calidad de sustitutos abreviativos; remplazan o relevan uno u otro de los elementos materiales del enunciado.

o Características de la 3ª persona:

Combinable con referencias de objeto.

No reflexiva de la instancia de discurso.

Dispone de muchas variantes pronominales o demostrativas.

Incompatible con términos referenciales como aquí y ahora .

Capítulo 15 – De la subjetividad en el lenguaje

El lenguaje es el mejor medio para comunicarse. Admite una descripción conductista (estímulo respuesta) y un carácter instrumental. Pero este carácter alude más bien al discurso.

Discurso: lenguaje puesto en acción.

Pero a diferencia de los instrumentos, creados por el hombre, el lenguaje está en la naturaleza del hombre (que no lo ha fabricado). Nunca llegamos al hombre separado del lenguaje ni jamás lo vemos inventarlo. El lenguaje enseña la definición misma del hombre

Caracteres del lenguaje que señalan que no es un simple instrumento:

o

Naturaleza inmaterial.

o

Funcionamiento simbólico.

o

Ajuste articulado.

o

El hecho de que posee contenido .

Es en y por el lenguaje como el hombre se constituye como sujeto ; porque el solo lenguaje funda en realidad, en su realidad que es la del ser, el concepto de “ego”.

La “subjetividad” es la capacidad del locutor de plantearse como “sujeto” (unidad psíquica que trasciende la totalidad de las experiencias vividas que reúne, y que asegura la permanencia de la conciencia.

La subjetividad no es más que la emergencia en el ser de una propiedad fundamental del lenguaje:

es “ego” quien dice “ego”. La subjetividad se determina por el estatuto lingüístico de la “persona”.

La conciencia de sí no es posible más que si se experimenta por contraste. No empleo yo sino dirigiéndome a alguien, que será en mi alocución un .

El lenguaje no es posible sino porque cada locutor se pone como sujeto y remite a sí mismo como yo en su discurso

Antinomia Yo Tú: no debe reducirse a un solo elemento (yo); es una realidad dialéctica, que engloba los dos términos y los define por relación mutua. Sin esta relación no hay lenguaje.

Pronombres : yo y no han de tomarse como figuras sino como formas lingüísticas. Los pronombres se distinguen de todas las otras designaciones de la lengua en esto: no remiten ni a un concepto ni a un individuo.

“Yo” se refiere al acto de discurso individual en que es pronunciado y cuyo locutor designa. La realidad a la que remite es la realidad del discurso; aquí el “yo” designa el locutor donde éste se enuncia como “sujeto”. El fundamento de la subjetividad está en el ejercicio de la lengua.

El lenguaje está organizado de tal forma que permite a cada locutor apropiare la lengua entera designándose como yo .

Deixis: De los pronombres personales surge la deixis, aunque también existen otros indicadores de deixis: demostrativos, adverbios, adjetivos que organiza las relaciones espaciales y temporales en torno al sujeto tomado como punto de referencia: “esto, aquí, ahora” (dependen del presente)

Presente: no tiene como referencia temporal más que un dato lingüístico: la coincidencia del acontecimiento descrito con la instancia de discurso que lo describe (tiempo en que se está = tiempo en que se habla). El tiempo lingüístico es suireferencial.

La instalación de la “subjetividad” en el lenguaje crea en el lenguaje, y fuera de él también, la categoría de la persona.

Las formas personales en el enunciado son los indicadores de subjetividad, que adquiere su relieve en la primera persona.

La subjetividad es especialmente notoria en verbos que denotan por su sentido un acto individual de alcance social (actos de habla).

La condición de intersubjetividad es la única que hace posible la comunicación lingüística.

Capítulo 5 (tomo 2): El aparato formal de la enunciación

“Empleo de las formas”: conjunto de reglas que fijan las condiciones sintácticas en las que las formas pueden o deben aparecer normalmente, por pertenecer a un paradigma que abarca las elecciones posibles”. Se refiere a variaciones morfológicas y latitudes combinatorias de los signos que permiten obtener un inventario en teoría exhaustivo de los empleos de las formas (lingüísticas). Se refiere a lo meramente gramatical.

Pero las condiciones de empleo de las formas no son idénticas a las condiciones de empleo de la lengua; son mundos diferentes. En el caso del empleo de la lengua se trata de un mecanismo total y constante que afecta a la lengua entera.

La enunciación es poner a funcionar la lengua por un acto individual de utilización. La enunciación es el acto mismo de producir un enunciado y no el texto del enunciado. Este acto se debe al locutor que moviliza la lengua por su cuenta (p. 83).

Formas de estudiar la enunciación:

o

Realización vocal de la lengua: estudia sonidos emitidos y percibidos, la semantización de la lengua (formación de sentidos), la teoría del signo y la significancia.

o

Gramática transformacional.

o

Definir la enunciación en el marco formal de su enunciación: esbozar los caracteres formales de la enunciación a partir de la manifestación individual que actualiza.

El acto individual por el cual se utiliza la lengua (enunciación) introduce primero el locutor como parámetro en las condiciones necesarias para la enunciación. Antes de la enunciación, la lengua no es más que la posibilidad de la lengua. Después de la enunciación, la lengua se efectúa en una instancia de discurso que emana de un locutor, forma sonora que espera un auditor y que suscita otra enunciación a cambio.

La enunciación puede definirse, en relación con la lengua, como un proceso de apropiación. El locutor se apropia el aparato formal de la lengua y enuncia su posición de locutor mediante indicios específicos y procedimientos accesorios.

Así, el locutor inmediatamente implanta al otro delante de él: toda enunciación es una alocución, postula un alocutario.

En la enunciación, la lengua se halla empleada en la expresión de cierta relación con el mundo . La condición de esta movilización y apropiación de la lengua, la posibilidad de correferir idénticamente en el consenso pragmático entre locutor y colocutor es la referencia.

La presencia del locutor en su enunciación hace que cada instancia de discurso constituya un centro de referencia interna. El locutor se pone en relación constante y necesaria con su enunciación.

Esta descripción aplica a:

o Indicios de persona (yotú).

o

Indicios de ostensión (este, aquí, etc.)

o

Formas temporales (determinados en relación con el ego) tiempos verbales en relación al presente, que coincide con el momento de enunciación. La temporalidad es un marco innato de pensamiento (Kant), producida en la enunciación y por ella. De la enunciación procede la instauración de la categoría del presente, y de la categoría del presente nace la categoría de tiempo.

La enunciación da las condiciones necesarias para las grandes funciones sintácticas. Para influir en el alocutario, el locutor dispone de un aparato de funciones:

o

Interrogación (suscitar respuesta).

o

Intimación (imperativo y vocativo).

o

Aserción (comunicar certidumbre – sí y no)

La enunciación se caracteriza por la acentuación de la relación discursiva al interlocutor (real o imaginario, individual o colectivo).

Cuadro figurativo de la enunciación: la enunciación plantea dos “figuras”, una estructura de diálogo, es decir, dos figuras en posición de interlocutores alternativamente protagonistas de la enunciación.

Los niveles de análisis lingüístico Émile Benveniste

Hecho lingüístico: el gran cambio ocurrido en lingüística reside en que se ha reconocido que el lenguaje debía ser descrito como una estructura formal (estructuralismo, Saussure), pero que esta descripción exigía previamente el establecimiento de procedimientos y de criterios adecuados, y que en suma la realidad del objeto no era separable del método propio para definirlo.

La noción de nivel aparece como esencial en la determinación del procedimiento de análisis. Responde a la naturaleza articulada del lenguaje y el carácter discreto de sus elementos. Permite el estudio de la lengua como sistema orgánico de signos lingüísticos.

El análisis consiste en delimitar elementos a través de relaciones , mediante dos operaciones:

o

Segmentación

o

Sustitución

Método de distribución: conjunta segmentación y sustitución, y consiste en definir cada elemento por el conjunto de los alrededores en que se presenta, por medio de una doble relación:

o

Relación sintagmática: Relación del elemento con los demás elementos simultáneamente presentes en el enunciado.

o

Relación paradigmática: Relación del elemento con los demás elementos mutuamente sustituibles.

Rasgos distintivos: elementos mínimos sólo sustituibles (oclusión/fricación, dentalidad/labialidad, aspiración/glotalidad; ello porque no son realizables por mismos). Los rasgos distintivos, al no ser segmentables, no pueden constituir clases sintagmáticas, pero al ser sustituibles pueden constituir clases paradigmáticas (merismas ).

Fonemas: elementos mínimos segmentables y sustituibles; constituidos por varios merismas.

Niveles inferiores de análisis:

o

Infralingüístico (fisiología y acústica)

o

Merismático o hipofonemático (rasgos distintivos)

o

Fonemático (fonemas)

Sentido: condición fundamental que debe llenar toda unidad de todo nivel para obtener estatuto lingüístico (p. ej.: el fonema no tiene valor sino como discriminador de signos lingüísticos, y el rasgo distintivo como discriminador de fonemas).

Para definir la distribución de un fonema es necesario remitirse a una unidad particular de nivel superior que lo contiene. El nivel no es algo exterior al análisis; está en el análisis; el nivel es un operador.

Una unidad lingüística no será admitida como tal a menos que pueda identificársela en una unidad más elevada.

Así, del fonema se pasa al signo . El signo se puede identificar con una forma libre o con una forma conjunta (morfema). Se puede identificar al signo como la palabra. En este caso: signo = palabra.

La palabra tiene una función intermedia por su naturaleza doble:

o

Se descompone en unidades fonemáticas de nivel inferior.

o

Entra como unidad significante, y con otras unidades significantes, en una unidad de nivel superior.

Los niveles quedan del modo siguiente:

o

Merisma

o

Fonema

o

Palabra

o

Frase

La relación palabrafrase no es fácil de definir porque el nivel superior de la palabra no es una palabra más larga o compleja; participa de otro orden de nociones, la frase . La frase se realiza en palabras, pero las palabras no son sencillamente los segmentos de ésta; una frase es un todo que no se reduce a la suma de sus partes; el sentido es inherente a este todo y se halla repartido en el conjunto de sus constituyentes.

La palabra es un constituyente de la frase, de la que efectúa la significación, pero no aparece necesariamente en la frase con el sentido que tiene como unidad autónoma.

Definición de palabra (p. 122): la menor unidad significante libre susceptible de efectuar una frase, y de ser ella misma efectuada por fonemas.

Tipos de palabras:

o

Autónomas: funcionan como constituyentes de frases (la mayoría).

o

Sinnomas: sólo pueden entrar en frases unidas a otras palabras

Tipos de relación de unidades lingüísticas:

o

Distribucionales: Entre elementos del mismo nivel.

o

Integrativas: Entre elementos de diferentes niveles.

Para Benveniste, la frase es el máximo nivel de análisis.

Problema primordial de la lingüística: relación formasentido : Forma y sentido deben definirse uno por otro y deben juntos articularse en toda la extensión de la lengua

o

Relación constituyente – integrante: Al reducir una unidad a sus constituyentes se reduce a

sus elementos formales. En la unidad más alta, la frase, la disociación en constituyentes no hace aparecer sino una estructura formal, como acontece cuanta vez es fraccionado un todo en sus partes.

o

Formas de análisis:

Disociación: entrega la constitución formal. Integración: proporciona unidades significantes.

o

Así: El fonema, discriminador, es el integrante, con otros fonemas, de unidades significantes que lo contienen. Estos signos a su vez se incluyen como integrantes en unidades más elevadas que están informadas de significación. Los caminos del análisis van, en direcciones opuestas, al encuentro de la forma o del sentido en las mismas entidades lingüísticas:

Forma: capacidad de disociarse en constituyentes de nivel inferior.

Sentido: capacidad de integrar una unidad de nivel superior. Forma y sentido son inseparables para que funcione la lengua.

o

Para una unidad sea significante debe tener la capacidad de llenar una “función proposicional”.

Para Benveniste la frase es el último nivel de análisis; a partir de él se entra en un nuevo dominio. Ello se debe a que la frase es un predicado (las demás fuentes de sentido son demasiado variables). El carácter predicativo o proposicional se sitúa en el nivel categoremático (en contraste con los niveles merismático y fonemático).

¿Existen los categoremas? No: el predicado es una propiedad fundamental de la frase, no una unidad (no hay varios tipos de predicación). La frase no es una clase formal con “frasemas” delimitados y oponibles entre sí.

No hay un nivel superior a la frase o proposición; sólo una consecución de frases. La frase contiene signos, pero no es ella misma signo. Las frase no son finitas; no tienen ni distribución ni empleo; y la frase, como algo finito, es un instrumento de comunicación.

La frase es la unidad del discurso . Hay proposiciones asertivas, interrogativas, imperativas, etc., y reflejan los tres comportamientos fundamentales del hombre respecto del interlocutor:

o

Transmitirle elemento de conocimiento.

o

Obtener información de él.

o

Intimarle una orden.

Las relaciones de tiempo en el verbo francés – Émile Benveniste

Las clasificaciones tradicionales de los tiempos franceses están lejos de las realidades de su uso; por ejemplo, las formas compuestas resultan ambiguas.

Francés:

o

El hizo (formal, escrito)

o

El ha hecho (oral, formalidad dependiente del contexto).

Para Benveniste existen dos sistemas de tiempo en el verbo francés:

o

Historia

o

Discurso

Historia:

o

Reservada a la lengua escrita.

o

Relato de acontecimientos pasados.

o

Sin intervención del locutor (narrador) en el relato.

o

Marcada intención histórica.

o

El relato histórico es el modo de enunciación que excluye toda forma lingüística “autobiográfica” (yo, tú, aquí, ahora).

o

Sólo se reconocen las formas de 3ª persona (ausencia de persona).

o

Conformada por tres tiempos:

Aoristo (passé simple).

Imperfecto (y condicional).

 

Pluscuamperfecto.

o

Los hechos y la naturaleza de los tiempos permanecen iguales.

Discurso:

o

Toda enunciación supone un locutor y un oyente, y en el primero la intención es influir sobre el otro de cualquier manera.

o

Comprende discursos orales de toda naturaleza y los escritos que reproducen los discursos orales (cartas, memorias, teatro, obras didácticas, etc.).

o

Emplea libremente todas las formas personales del verbo, tanto yo/tú como él.

o

La relación de persona está siempre presente en todas partes.

o

Sobre persona: un locutor opone una no persona él a una persona yo/tú .

o

Todos los tiempos verbales son posibles excepto uno: el aoristo. Los 3 tiempos fundamentales del discurso son:

Presente Futuro Perfecto (El imperfecto es común a los dos planos)

En la práctica se pasa de historia a discurso sin problemas, de manera instantánea, y suelen usarse en conjunto.

Discurso indirecto: tercer tipo de enunciación, donde el discurso está referido en términos del acontecimiento y transportado al plano histórico.

Rasgos del tiempo perfecto:

o

Establece un vínculo vivo entre el acontecimiento pasado y el presente.

o

Relata los hechos como testigo, como participante.

o

Elige quien nos quiere hacer recordar el acontecimiento narrado y vincularlo con nuestro presente.

o

Su referencia temporal es el momento del discurso (contra el aoristo, en el que la referencia es el momento del suceso).

Tiempos permitidos y excluidos:

o

Historia:

Permitidos (en persona): aoristo, imperfecto, pluscuamperfecto, prospectivo.

Excluidos: presente, perfecto, futuro (simple y compuesto). (Se excluyen porque el presente es incompatible con la intención histórica. El futuro es un presente proyectado al porvenir que implica prescripción, obligación o certeza, todas modalidades subjetivas).

o

Discurso: admite todos los tiempos en todas las formas excepto aoristo (simple y compuesto), al parecer pedante y libresco.

La relación simple/compuesto no es en sí misma temporal. Los tiempos compuestos tienen un doble estatuto; mantienen dos tipos de relaciones con los tiempos simples:

o

Los compuestos se oponen a los simples en tanto cada uno proporciona a cada tiempo simple un correlato en el perfecto. Perfecto es la clase de formas compuestas cuya función es presentar la noción como “terminada” en relación al momento considerado, y la situación “actual” resultante de esta temporalidad cumplida. Pueden conformarse como proposiciones libres (no dependen de otros verbos).

o

Los tiempos compuestos también pueden indicar anterioridad , en relación al tiempo simple correlativo. No se constituyen como formas libres (dependen de otros verbos) y se usan con formas verbales simples del mismo nivel temporal.

La terminalidad guarda una relación paradigmática entre los tiempos; mientras la anterioridad guarda una relación sintagmática entre los tiempos.

La distinción pretérito perfecto simple/pretérito perfecto compuesto M.M. García Negroni

La existencia en el español rioplatense de las dos formas PPS/PPC no puede ser vista como índice de la existencia de dos sistemas distintos y complementarios que manifestarían los dos planos de enunciación descritos por Benveniste (ambos pueden aparecer en el plano del discurso).

De todos modos la distinción Discurso/Historia puede ser usada por el locutor de un discurso en función de una determinada estrategia discursiva.

Ensayos de lingüística general (Capítulo 12 – Los conmutadores, las categorías verbales y el verbo ruso) – Roman Jakobson

Lo mismo el mensaje (M) que su código subyacente (C) son vehículos de comunicación lingüística, pero los dos funcionan de manera doble: a la vez que pueden ser utilizados pueden ser referidos (señalados).

Existen cuatro tipos dobles:

o Circularidad:

(M/M): Discurso citado: el mensaje remite al mensaje: discurso en el interior de un discurso, y al mismo tiempo un discurso acerca del discurso. Puede ser citado, semicitado o estilo indirecto.

(C/C): Nombres propios: el código remite al código: la significación general de un nombre propio no puede definirse sin referencia al código; el nombre significa cualquier persona a la que se haya atribuido ese nombre.

o Recubrimiento (overlapping):

(M/C): Discurso autónimo: el mensaje remite al código: interpretación explicativa de palabras intralingüística (sinónimos) o interlingüística (traducción) [“perrito” significa perro pequeño]. (C/M): Conmutadores (shifters): el código remite al mensaje: palabras que no se pueden definir