Está en la página 1de 10

CENTRO DE EDUCACIÓN

PERMANENTE
VENTURA RODRÍGUEZ
MONTEFRÍO, LOJILLA,

Mira que te diga...


ALGARINEJO Y

FUENTES DE CESNA

É P O C A I I , A Ñ O I I , N º 5 S E P T I E M B R E - O C T U B R E - 2 0 0 8

C O O R D I N A D O R
ENCARGADO DE LA
MAQUETACIÓN:

F R A N C I S C O E .
Y
Comida fin de curso 2007/2008
MARTIN MORENO

HISTORIAS DE
UN CORTIJERO.
Don Francisco Oba-
lle nos cuenta la
historia de su vida
llena de anécdotas y
curiosidades de
aquellos tiempos en
los que el real , la
perrilla y la perra
gorda eran las que
mandaban.
Pág.7

INDICE

Editorial 2

Actividades 3
de la Semana
Cultural.
Celebración. Nuestros alumnos/as bailando “paquito chocolatero” después de la comida. Pag. 4
El rincón del 5
escritor

Historias de
un cortijero 1 7

Lojilla 8
y Sección de
Algarinejo

Curiosidades 9

Salud y so- 9
bremesa

Cajón de 9 Semana Cultural. En esta semana hemos


sastre llevado a cabo una serie de actividades, en
Opiniones y 10 Semana cultural. Entre las actividades de la sema- las que hemos participado profesores y
organización na cultural, el grupo de teatro interpretó una adapta- alumnos/as. Una exposición de trabajos
ción de la obra cómica “ Mi suegra se ha perdido”. manuales, donde nos muestran obras rea-
La obra fue todo un éxito y los aplausos resonaron lizadas en marmolina, cristal y tela.
durante varios minutos. Pag. 4 Pag. 3
PÁGINA 2

Editorial: D. Pedro Talavera Cabrera


La verdad es que cuando aquella mañana de septiembre de
2008 me llamaron de Delegación ofreciéndome dos pueblos
para hacer una sustitución, tuve dudas para escoger la mejor
opción. Pero creo que fue buena.

La impresión que tuve, tanto del centro, como de los alum-


nos/as y compañeros/as fue muy positiva ya que me recibie-
ron con mucho cariño y amabilidad, y eso se agradece en un
momento como ese.

Mi experiencia como maestro siempre había sido con niños y jóvenes y, la verdad es
que, el impartir clases a las personas mayores me imponía bastante. No sé, tenía la
sensación de que era su hijo o su nieto y, que con su experiencia en la vida, eran
ellas las que tenían que darme lecciones a mí.

Pero, con el transcurso de los días y con la ayuda de todos, me he sentido más có-
modo. Pues en los compañeros y compañeras he tenido un gran apoyo y en las
alumnas y alumnos, una gran aceptación.

Del pueblo ya tenía referencias por mi suegro que estuvo trabajando aquí. Pero los
compañeros/as y alumnas/os lo primero que me aconsejaron fue que viera “La Vi-
lla” que era muy bonita, “las secas”, los quesos, los embutidos … Y todo es cierto,
lo he comprobado. Lo malo es que la línea me ha costado mantenerla. Tanta cosa
rica deja huella, y aunque se gaste algo en las cuestas, se recupera pronto.

Pero, aunque seguramente mi estancia en este centro sea corta, yo he sacado mucho
de esta experiencia. Los compañeros y compañeras, los alumnos y alumnas me han
dejado huella. Esto hace que uno tenga buenos recuerdos de su paso por aquí. Espe-
ro que, cuando me marche de aquí, también deje un buen recuerdo, eso será señal de
que no lo he hecho del todo mal.

Quisiera poder permanecer todo el curso en Montefrío, pero con las sustituciones
pasa esto. No sabes el tiempo que vas a permanecer en un sitio, quince días, un mes,
varios meses …

El tiempo que llevo aquí viviendo parece que fuera toda la vida. El ambiente tan
acogedor, el encanto del pueblo monumental y por qué no decirlo, sus pasteles y sus
“secas”, me ha convertido a mi y a mi familia, un poquito en Motefrieños, y no
exagero no, porque aquí le salió a mi niño su primer diente …

Gracias por todo. Y quién sabe si no volveré por aquí en otra ocasión.

MIRA QUE TE DIGA...


PÁGINA 3

Exposición de los trabajos realizados en los talleres


La exposición se ha realizado, gracias al esfuerzo que el alumnado ha hecho a lo largo del curso
2007/08. En esta hemos podido disfrutar de objetos muy bien elaborados en tres técnicas diferentes:
pintura en cristal, pintura en marmolina y pintura en tela.

Los maestros montando la exposi- El día de la inauguración, fue todo un Pintura en marmolina. Diversas tallas
ción. ¡El esfuerzo mereció la pena! éxito. Los alumnos/as quedaron en- destacaron por su belleza . Esta es un
cantados. bonito ejemplo.

Otras excelentes figuras de pintura en Pintura en cristal. Las lámparas ocu- En esta preciosa lámpara, podemos
marmolina, resaltan sobre una mante- paron el centro de interés de todas las apreciar el trabajo que supone su ela-
lería y cojines pintados. miradas. boración.

Este bello mantón pintado, elaborado No solo mantones se trabajaron en el El Centro invitó a los asistentes a una
en el taller de pintura en tela, fue muy taller de pintura en tela , también pode- fresquita sangría, para matar el calor.
admirado mos contemplar bellas mantelerías.

En este día proyectamos la película española


“ Un franco 14 pesetas”. Esta relataba las aventu-
ras y desventuras de un emigrante español en sui-
Cine-forum za. Muchos de nuestros alumnos/as recordaron su
pasado en el extranjero y emocionados nos conta-
ron sus vivencias y anécdotas de su pasado emi-
grante.
PÁGINA 4

Actuación de nuestro grupo de teatro

“Mi suegra se ha perdido” es la obra de teatro que preparamos con tanta ilusión, para celebrar
el final de curso. La historia trata sobre una familia que pierde a su suegra paseando por las ca-
lles de Madrid. Toda la representación se desarrolla en una comisaría de policía donde los tintes
cómicos y chistes están al orden del día.

Concierto de música brasileña


Clives Davies (guitarra) y Oli-
via Rodríguez (voz), nos delei-
taron con bossa-nova brasileña.
La interpretación de las obras
fue magnífica y los aplausos de
los asistentes se hicieron notar.

Fiesta fin de curso

¡Que bien lo pasamos! La comi-


da se celebró en el restaurante
Curro-Lucena de Montefrío. Allí
degustamos unos platos exquisi-
tos. Después un buen músico,
acompañó con su piano el baile
de nuestros alumnos/as, hasta
bien avanzada la tarde.

MIRA QUE TE DIGA...


PÁGINA 5

El rincón del escritor


PACO DE MONTEFRÍO
Mariana Jiménez Arco
Al abrir la puerta... todavía estaba allí.
Era el primero de diez hermanos, nacido en el seno de una familia humilde, Francisco
se llamaba. Una buena persona, atento, respetuoso, cariñoso, un encanto y desbordaba
alegría por los cuatro costados de los que ya no quedan. Por ello, Dios se lo llevó junto
a Él, seguro que está a su diestra.
De niño ya cantaba en reuniones de fiesta de campo. Él componía sus letras que canta-
ba a los amigos.
Dominaba todos los palos del Flamenco, lo hacía como quería, porque tenía poderío y
una garganta que era una mina. Lo mismo cantaba por Alegrías, Malagueñas, Medias
Granainas, Tarantos, Cartagena, Milongas, Fandangos, Serranas, Zambras, etc. Letra y
música sacada por sus propios méritos.
Trabajaba en el campo con mucha alegría y vitalidad. A mí y a mis hermanos nos ale-
graba la jornada.
Como en casa no había radio ni televisión, solamente gramola, él nos lo cantaba todo.
En unos años mis padres compraron una radio. Un día escuchó que en la emisora de
Radio Granada anunciaban un concurso para cantantes noveles, su nombre era
“Resquicio hacia la fama”. Paco se apuntó para hacer las pruebas, después fue al con-
curso y lo ganó. Le dieron el primer premio por “Medias Granainas”. De ahí se fue dan-
do a conocer y grabó su primer disco.
Ya tenía más de treinta años cuando se casó con la que era su novia, Josefina Ruiz, tam-
bién una bella persona que tenía una garganta prodigiosa. Juntos Paco, Josefina y la
más pequeña de las hermanas de Paco, Gabriela, que también cantaba como los ánge-
les, recorrieron media España con un repertorio propio. Hubieran sido grandes artistas,
porque ya empezaban a grabar sus propios discos, pocos, porque un trágico accidente
de tráfico se cobró la vida de cuatro personas muy importantes en mi vida. Paco de
Montefrío, Rocío la Campera, La Gabriela y la pequeña hija del matrimonio, María
Ascensión, era un ángel, por eso está allí.
Sus recuerdos quedaron en la mente de todos los que los conocían. Para la familia fue
una pérdida muy grande. Sus padres nunca lo superaron. Sus recuerdos quedaron en las
cuatro paredes de su casa y al abrir la puerta … todavía estaba allí.

MIRA QUE TE DIGA...


PÁGINA 6

RETAHILAS ANDALUCÍA EN LOS SESENTA

A mi corazón le digo que se Yo soy andaluza nací en los campos de Mon-


divierta y no llore que si tu lo tefrío, provincia de Granada.
has despreciado no faltará En aquellos años de mi infancia se trabajaba mucho, se
quien lo adore. ganaba poco y no había tantas comodidades como ahora. Se
……….

Si mi suegra no me quiere lavaba la ropa en los arroyos o en las fuentes, se guisaba


que se “joa” que se “joa”, que con leña en la chimenea, de noche se alumbraban con un
me caso con su hija y no la candil y no había televisión, etc...
convido a la boda. De noche se reunía toda la familia al lado de la candela y
……….
se hablaba de todas las cosas con los hijos. También se
Sombra le pedí a una fuen-
te ,agua le pedí a un olivo, reunían con los vecinos a conversar de las tareas del cam-
que me ha puesto tu querer, po.
que no se ni lo que digo. Para la comida solo se compraba el arroz, azúcar, pescado y
……….
poco mas . El pan y la harina se cambiaba por el trigo en el
Cuando paso por tu puerta
molino.
llevo pan y voy comiendo
Se tenía que criar los animales, para tener los demás ali-
para que no diga tu madre
que con verte me mantengo. mentos como la carne, huevos, leche y la verdura.
Expectación Montalbán En navidad se hacía la matanza, la morcilla, chorizo, sal-
chichón, el tocino se salaba, para poner el cocido.
EL DÍA DE ANDALUCÍA En el otoño las frutas, manzanas, melón, uvas, higos, al-
mendras y nueces.
El Día de Andalucía En invierno migas patatas huevos y lo que se guardaba de
los maestros una fiesta nos lo que se había criado en el campo.
hicieron y una merienda nos Pero se vivía con ilusión no había tanta contaminación co-
dieron.
mo hay ahora. Se pasaban los años y apenas tenías que ir al
Nos dieron bocadillos, medico.
grandes de verdad, con bas- Llovía mucho, todos los arroyos y las fuentes tenían agua.
tante jamón, para que nos Nevaba en los inviernos y el aire no estaba contaminado
“fuéramos cenás”. como ahora. Yo vivía en el campo y cuando mis hijos esta-
También no dieron Coca- ban pequeños nos vinimos al pueblo para que fueran al co-
Cola y bebida para que no legio, y sigo en el pueblo.
nos atragantáramos aquel día. Mi pueblo es muy bonito, tiene una Iglesia redonda, un
El Señor Director una pala- Convento y una Villa, que para subir a ella hay mucha
bras nos explicaba y todas pendiente.
muy bien estaban. Esto ya se Sus casas blancas y pequeñas están formadas por mil cara-
“ha terminao” y cada uno colas.
puede irse “pa su lao”. Desde la villa se ve todo el pueblo.
Yo fui “pa” mi casa y no tu- Aquí se vive bien. Hay buenas gentes y la vida ha cambia-
ve que guisar porque iba ya do mucho.
“cená”, me puse a ver la tele Cuando yo era joven no teníamos libertad, no se podía
y a descansar. hablar de muchas cosas y no podías expresar lo que querías
Carmen Malagón o lo que pensabas. Ahora si se puede decir lo que piensas o
lo que quieres siempre que este en la ley.
Remedios Bermúdez Jiménez.

MIRA QUE TE DIGA...


PÁGINA 7

LA HISTORIA DE UN CORTIJERO (primera entrega)

Nací en el termino de Montefrío el 20 de Septiembre de 1946, en el arroyo


“Los Molinos”, “Cerrillo el Batán”. Mi madre estaba recogiendo nueces de-
bajo de un nogal cuando se puso de parto y me parió como pudo. Se encon-
traba sola y me llevo a casa, allí me lavo un poco según me contó, y me en-
volvió en una sabana, que era lo que tenía. Me dio el pecho y me acostó en
D. Francisco una cuna de madera con un colchón de farfolla, y esperó que viniera la fami-
Oballe Moreno
lia que estaba trabajando. Cuando llegó mi padre dijo: “ya tenemos otro”, pe-
ro no eran muchos ya que yo hacía el quinto y después vinieron dos más.
La vida estaba por tener muchos hijos y hacerle trabajar, la mano de obra salía barata, por-
que yo solo costé un polvo. A los seis años estaba trabajando, guardando pavos y cerdos y
llorando detrás de ellos porque no podía guardarlos. Cuando llegaba la noche “azote que
Dios crió” porque se habían comido la siembra del vecino. Así estuve dos años. Con ocho
me mandaron a guardar cabras y ovejas. Cuando estaban juntas las cabras tiraban para un
lado, y las ovejas se quedaban quietas o tiraban para otro lado.
La finca nuestra, lindaba con una de una señora que le decían “La Pisebra” y tenía un pico
muy fino que se escuchaba desde todas partes. Por entonces no había móvil, era el pico y se
le oía decir: “niñooo las cabras están en los olivos”, “niñooo… las cabrás están en el trigo”
Todas las noches “repaso” y no de cariño. Mi padre, en gloria esté, tenia una mano muy du-
ra y una boca peor, pero te tenías que aguantar, era lo que había en aquellos tiempos.
Yo no conocí el colegio porque con diez años ya estaba trabajando cogiendo aceitunas, es-
cardando, segando, barcinando, trillando y haciendo trabajos del campo. Con catorce años
gané mi primer jornal, cinco duros (veinticinco pesetas) por siete horas arrancando garban-
zos. Y además contento. Mi padre decía: “tenéis que ser duros y aprender a trabajar, que
no valéis nada”, pero como no se conocía otra cosa mejor, aquello era bueno, porque al me-
nos estábamos hartos de comer, ya que había muchas personas que no tenían ni para comer.
Esto ocurría en el año cincuenta y siete, había mucha miseria y muy poca libertad, por no
decir ninguna. Todo sea hacía a base de fuerza bruta y a palo limpio.
Recuerdo que iba un señor de Montefrío que le decían “el tropa” que llevaba azúcar, fi-
deos, pescado y algunas cosas más. Nosotros le cambiábamos esos productos por “granás”
abiertas, membrillos y nueces. Así había algo que guisar, porque no en todas las casas era
lo mismo.
A veces teníamos a mi abuelo, el Señor Fernando Oballe, que estaba con nosotros porque
era viudo. Le gustaba mucho contar chistes y me contó uno que le pasó en el cortijo el
“carrizal” en verano. Como había tanta hambre y tenían una higuera breval muy cerca de la
casa, una noche que estaba subido en la higuera, comiendo brevas sintió un ruido por me-
dio del rastrojo y un señor se metió debajo de la higuera. Él se quedó quietecito para que no
lo viera, “al poco” sale una mujer joven del Cortijo que estaba muy cerca y se ponen a hacer el
amor. Cuando terminaron dijo la señora: “me habré quedado embarazada”, y dice el señor
eso el de arriba lo sabrá. Mi abuelo dijo: “¿quién yo?, yo no se nada” el susto que había pasado
mi abuelo, lo tuvo la pareja y el siguió comiendo brevas tan tranquilo, pero la señora se que-
do sin saber si estaba embarazada o no.
(Continuará)

MIRA QUE TE DIGA...


PÁGINA 8

LA MAESTRA
Voy a escribir una coplilla de la aldea de Lojilla.
Tenemos una maestra que nos va de maravilla.
Cuando vamos a la escuela todas vamos muy contentas
y tenemos a la maestra que nos da todas las respuestas.
Ella quiere que aprendamos y pone mucha ilusión,
pero si nos dice “i”, nosotros decimos “o”. Lojilla
Ya todos somos muy torpes creo que será por la edad
pero cuando ella se vaya la vamos a recordar,
con muchísimo cariño queremos que seas feliz,
que las mujeres de Lojilla todas se acuerdan de ti.
Custodia Barea Ávila

Algarinejo y Fuentes de Cesna


YO, MUJER RURAL

De pequeña trabajé pronto ya que éramos cinco hermanos y yo era la mayor. Cuidaba de
mis hermanos y empezaba a trabajar en las aceitunas , mi espuerta tenía que llenarla como
la de las mayores o no me pagaban como a ellas. También guardaba cabras. Lo que más me
gustaba era quedarme con alguna vecina o amiga para irnos a coger granadas , la que alcan-
zábamos nos la comíamos, estaban buenísimas. También estuve cuidando una niña pequeña,
yo le daba las gachillas y cuidaba de que no llorara y le lavaba la ropilla, para mí, esto era
fácil, pues estaba acostumbrada a lavar ya que vivía al lado de la Fuente del Caño. En el
verano ayudaba en la era, en las parvas a remeter orillas y abalear. También segaba trigo y
cebada , trabajaba entre hombres, trabajaba igual que ellos pero el sueldo era mas pequeño.
Cuando en el trabajo del pueblo no ganábamos apenas, nos fuimos a trabajar a los hoteles
todos los años de temporada, allí trabajábamos mucho así ganábamos un dinerillo para jubi-
larnos.
LA VIDA EN FUENTES
Yo llegué a Fuentes de Cesna cuando me casé, con veinticuatro años y no conocía a
nadie, pero muy pronto, me hice muchas amigas de las que estoy muy orgullosa de
tenerlas como amigas . Y ¿cómo es la gente de las Fuentes? pues son todas muy ser-
viciales y muy atentas y las familias trabajan en el campo, bien en las aceitunas o en
la siembra. Se siembran patatas, lechugas, habichuelas, habas, pepinos, tomates, acel-
gas y todos vivimos muy bien. También nos tenemos mucho respeto unos a otros y
todos nos llevamos muy bien. Tenemos una cooperativa de aceitunas y una envasado-
ra para envasar el aceite, por eso, tenemos aceite todo el año. También tenemos una
asociación de mujeres y una asociación cultural.
Carmen Muñoz Marín
MIRA QUE TE DIGA...
PÁGINA 9

Curiosidades
• Hay gente que no puede olvidar, se han descrito casos de personas capaces de recordar casi
cualquier dato o acontecimiento con sólo experimentarlo una vez. Son casos de memoria pro-
digiosa que suelen suponer una tragedia para el que los padece. Olvidar es necesario para que
nuestra mente evolucione.

• Los antiguos romanos cuando tenían que decir la verdad en un juicio, en vez de jurar sobre la
Biblia como en la actualidad, lo hacían apretándose los testículos con la mano derecha. De esta
antigua costumbre procede la palabra testificar.

• La hormona denominada corticosterona, que se segrega en momentos de ansiedad, es la res-


ponsable de la repentina pérdida de memoria. Esta hormona bloquea la recuperación de infor-
mación hasta una hora después de ceder la situación de tensión. Esto explicaría, por ejemplo,
que algunos estudiantes se queden en blanco en los exámenes. Al serenarse, el cerebro recupe-
ra los datos.

Salud y sobremesa
GALLETAS DE LA TITA PILAR

Ingredientes: una tarrina de mantequilla de marca “tulipán sin sal”.


Una bolsa de coco (si es pequeña , una bolsa y media), un paquete de “galletas María” finas o gor-
das, azúcar y leche.
Elaboración:
Mezclamos la mantequilla , el coco ( una bolsa ) y azúcar al gusto quedándose una masa.
Con la otra media bolsa de coco se echa en un plato con azúcar.
Rellenamos las galletas de dos en dos con la masa mezclada. Cuando llevemos cinco galletas
hechas, la primera que hice la mojamos en leche y la rebozamos en el plato de coco con azúcar.
Se van colocando en una bandeja y se dejan reposar unas horas hasta que queden blanditas.
Pilar Moreno Serrano

Cajón de sastre
ADINANZAS CHISTES Busca 5 palabras veraniegas :
P L A Y A R Y B N D D
Tan grande como un manteca- Un niño huérfano de madre le D X B R P D F U G H J
do y tiene pelos a los “laos” dice a su papá: “papá, ¿mamá
“la coronilla del cura” está en la gloria?” A S D F I R T Y J X Y
Dice el padre: Hijo, mamá está G F V N S G H J K S G
La patata está preñá con más en el cielo, en la gloria quien H G S X C A L O R C V
de cien patatillas ni tiene boca está, soy yo.
V A X Z I H J K B D X
ni culo por donde parirlas. Expectación Montalban
“la Granada” B Z S V N J K O P F S

¿Qué le dice la tortilla al tene- N P S H A A X C V T X


Mi compañerita y yo andamos
al mismo compás con el pico dor? M A C V F G H J K R G

hacia delante y los ojos hacia No me pinches que tengo más U C B A Ñ A D O R R B


atrás. huevos que tú . O H D F G Y T Y N A F
“Las tijeras” Teresa Moyano Cobaleda
I O T O L J H F Y K G
Francisca Verdejo
PÁGINA 10

Equipo de redacción
• Jiménez Barrientos,
Elisa María
Opiniones
• Martín Moreno,
Francisco Emilio HOY EN DÍA
• Mazuela Álvarez, Voy a contar un poquito del pasado, aunque decimos que la vida está
María Rafaela
mal, a mí me parece que está mejor que antes. Si queríamos comernos
• Navarro Álvarez,
un pollo o un pavo lo teníamos que criar y ahora, los compramos nada
Benjamín Wolka
más que para guisar. También teníamos que ir a trabajar al campo, escar-
• Rodríguez Sánchez,
Mercedes. dar, segar, trillar … después venir a casa y hacer todas las tareas del
• Talavera Cabrera, hogar. Creo que ahora la vida está mejor.
Pedro Antonia Barranco Calvo
Esta publicación,
financiada con DÍA DE LA MUJER RURAL 15 DE OCTUBRE
fondos públicos,
fomenta la libre
YO MUJER RURAL
circulación de Yo he trabajado desde muy pequeña , ya que éramos seis hermanos , y
ideas, opiniones y
creencias. yo era la segunda empezando por la mayor. Trabajaba cogiendo aceitu-
En consecuencia,
la responsabili- nas , y también iba detrás de la yunta a lo que nosotros llamábamos
dad de los conte-
nidos que aquí
“pintar” o ir sembrando , después me fui a los cortijos donde trabajaba
aparecen corres- en la casa y también iba a la era a abalear.
ponde única y
exclusivamente a En el verano trabajaba segando trigo o cebada con una hoz , los dedos
sus autores o
autoras, al no ser
iban protegidos por los deiles para no cortarse los dedos. También cogía
ne ce sa ria me nte garbanzos arrancados con las manos , donde nos poníamos un calcetín .
compartidos por
el equipo de re- La beza se iba haciendo bolas porque es una mata distinta de las anterio-
dacción ni asu-
mir éste eventua- res.
les responsabili-
dades derivadas
A pesar de tener la casa pequeña hacíamos fiestas donde se cantaba ,
bailaba ,y nos lo pasamos muy bien.
María Cobo Espinar( Fuentes de Cesna).

Centro de Educación Permanente VENTURA RODRÍGUEZ


MONTEFRÍO, LOJILLA, ALGARINEJO Y FUENTES DE CESNA
Dirección del Centro:C/ Jacinto Benavente s/n C.P. 18270 Montefrío (GRANADA)
Dirección de la Sección: C/ La Redonda, s/n C.P. 18280 Algarinejo (GRANADA)
Teléfono: 958-310061

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/cepermontefrio
http://www.ceperventurarodriguez.blogspot.com

Si desea colaborar con esta publicación, deberá ponerse en contacto con el coordinador de la mis-
ma, a través del teléfono del Centro en horario de tarde. Si lo desean, pueden descargar nuestro
boletín a través de la página web del Centro.
Que me caig ¡Qué trabajito me ha
o costado!
o
o ¡ay!

Intereses relacionados