Está en la página 1de 2

Coordinación
de
Activismo


Sólo para respuesta verbal


22 de enero de 2009

Estados Unidos: Orden ejecutiva sobre los interrogatorios y las


detenciones secretas

El presidente Barack Obama ha firmado hoy una orden ejecutiva en la que, entre
otras cosas, pide a todo el personal de todas las unidades estadounidenses que
cumpla el Manual de Campo del Ejército de Estados Unidos de 2006, que
prohíbe ciertas técnicas “si se utilizan junto con interrogatorio”, entre ellas los
simulacros de ahogamiento, la desnudez forzada, las humillaciones sexuales, el
empleo de capuchas, las palizas, la aplicación de descargas eléctricas, el
sometimiento a temperaturas extremas y los simulacros de ejecución.

Los simulacros de ahogamiento (método de tortura conocida como water-


boarding) fueron una de las técnicas de interrogatorio “mejoradas” que autorizó
el gobierno anterior para su uso en el programa de detenciones secretas puesto
en práctica bajo los auspicios de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

En la orden ejecutiva se pide también a la CIA que cierre todos los centros
secretos de detención existentes y le prohíbe utilizar otros en el futuro.

Estamos esperando todavía la confirmación final del texto exacto de la orden


ejecutiva firmada hoy. En cuanto se conozca, podrán utilizar en sus respuestas
sobre este asunto los argumentos siguientes:

Es otra rápida y positiva medida tomada por el nuevo presidente con respecto a
la política sobre personas detenidas. Amnistía Internacional acoge con
satisfacción la prioridad que el presidente Obama ha dado a la cuestión de la
tortura y la detención secreta, asunto en el que Estados Unidos ha perjudicado
gravemente al derecho internacional en los últimos años.

La orden ejecutiva del presidente Obama sobre el interrogatorio de personas bajo


custodia estadounidense llena algunas de las lagunas jurídicas de que se sirvió
el gobierno anterior para autorizar técnicas que violan la prohibición
internacional de la tortura y otros malos tratos.
Amnistía Internacional continuará haciendo campaña para conseguir que la
legislación y las prácticas estadounidenses sean plenamente compatibles con la
prohibición internacional de la tortura y otros malos tratos.

Amnistía Internacional continúa viendo con preocupación el hecho de que el


Manual de Campo del Ejército no cumpla plenamente la prohibición
internacional de la tortura y otros malos tratos. Por ejemplo, prevé un método de
interrogatorio descrito como “separación física” (o sea, reclusión en régimen de
aislamiento), inicialmente por un periodo de 30 días, pero que puede
prorrogarse de manera ilimitada. Al mismo tiempo, en el Manual se afirma que

1
Coordinación
de
Activismo


el uso de la separación “no debe impedir al detenido tener 4 horas de sueño


continuo cada 24 horas”. Tampoco en este caso hay limitaciones, lo que
significa que este periodo limitado de sueño podría quedar incorporado al
régimen de separación de 30 días, prorrogable indefinidamente.

Amnistía Internacional continuará haciendo campaña en favor de la rendición de


cuentas en casos de tortura y otros malos tratos ya ocurridos. En virtud de las
obligaciones que le imponen los tratados internacionales, Estados Unidos debe
investigar y, si hay fundamentos, llevar a la fiscalía todos los casos denunciados
o reconocidos de tortura u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes.

****************************************
Si desean más información pónganse en contacto con la Oficina Nacional de
Amnistía Internacional México, llamando al número 56876010 55366776 o
envíen un correo electrónico a activismo@amnistia.org.mx