Está en la página 1de 2

Coordinación
de
Activismo


28 de noviembre de 2008

A cuerdo de seguridad coloca a 1 6 ,0 0 0 detenidos iraquíes


en riesgo de tortura

Miles de iraquíes detenidos por las fuerzas estadounidenses corren el riesgo de


ser torturados, e incluso ejecutados, tras la ratificación de un acuerdo de
seguridad entre los gobiernos estadounidense e iraquí.

Bajo el Acuerdo del Estado de las Fuerzas (SOFA, por sus siglas en inglés), le
cual entrará en vigor el 31 de diciembre, cerca de 16,000 prisioneros detenidos
por los Estados Unidos serán transferidos a custodia iraquí.

Quienes se encuentran especialmente en riesgo incluyen a antiguos oficiales del


partido Ba’ath o a quienes desempeñaron cargos públicos bajo el gobierno de
Saddam Hussain.

Ali Hassan al-Majid otros dos condenados a muerte por crímenes cometidos bajo
el régimen de Saddam Hussain serán probablemente ejecutados si se entregan
a las autoridades iraquíes.

"El Acuerdo del Estado de las Fuerzas no provee ninguna garantía para los
prisioneros transferidos a custodia iraquí," dijo Malcolm Smart, Director del
Programa de Medio Oriente y África del Norte de Amnistía Internacional.

"Es posible que a estos prisioneros les vaya de mal en peor. Constantemente
recibimos reportes de graves violaciones a los derechos humanos, incluyendo
tortura, en prisiones y centros de detención iraquíes. Estados Unidos debe
garantizar que nadie corra un riesgo real de tortura u otras violaciones a sus
derechos humanos sea transferido a custodia iraquí."

La mayoría de los detenidos por Estados Unidos no están acusados ni sometidos


a juicio, algunos desde hace más de cinco años, y no tienen recurso a una
revisión independiente de su detención.

Las autoridades iraquíes ya han detenido a miles de personas, muchas sin juicio
ni acusación, y con frecuencia en pésimas condiciones. Muchas no tienen
acceso a abogados. Otros han sido sentenciados a muerte en juicios que violan
los estándares internacionales para un juicio justo.

"Necesitamos evidencia de que hay una mejoría sistemática," dijo Malcolm


Smart. "Que los detenidos sean registrados oficialmente y se les mantienga en
prisiones regulares; que existan mecanismos de visitas regulares, independientes
y efectivos; que tengan acceso pronto a sus abogados y familias, así como a
cualquier tratamiento médico que puedan requerir; y que sus derechos
procesales, incluyendo el derecho a desafiar su detención ante un tribunal
independiente, sean plenamente respetados."

1
Coordinación
de
Activismo


El SOFA no contiene ninguna referencia a los más de 2,000 iraníes asociados


con la Organización Popular de Mojahedeen de Irán (PMOI, por sus siglas en
inglés), una organización iraní de oposición, que continúan en el campamento
Ashraf en el norte de Irak. Se encuentran bajo protección de las fuerzas
estadounidenses desde hace varios años.

Se reporta que el gobierno iraquí han dicho que al PMOI que quienes están en
el Campamento Ashraf deben salir de Irak antes del 31 de diciembre de 2008.
Algunos oficiales iraquíes han sugerido que serán expulsados si no cumplen esta
orden. De acuerdo con Amnistía Internacional, los iraníes correrían un riesgo de
graves violaciones a sus derechos humanos si son repatriados a Irán.

Amnistía Internacional también subrayó que aunque el acuerdo elimina la


inmunidad contra el proceso de contratistas privados empleados en el
Departamento de Defensa estadounidenses, no hace referencia a otros
contratistas privados militares y de seguridad, tales como los empleados por el
Departamento de Estado estadounidense, que fueron acusados de asesinar a
civiles en Irak.

Esto incluiría a la compañía de seguridad Blackwater, la cual fue acusada de


graves violaciones a los derechos humanos el año pasado y fue contratada por el
Departamento de Estado norteamericano.

Bajo el SOFA, el cual reemplaza al actual mandato de la ONU, las tropas


estadounidenses se retirarán de las áreas urbanas para fines de junio de 2009 y
se retirarán de Irak a finales de 2011. Después del 31 de diciembre, las
autoridades iraquíes tendrán una mayor voz en la conducción de las
operaciones militares estadounidenses cotidianas en Irak.

El Art. 12 (1) del SOFA establece que Irak tiene el derecho primario de ejercer
su jurisdicción sobre los miembros de las fuerzas estadounidenses y sus
componentes civiles por cualquier felonía premeditada que cometan, cuando
estos crímenes se cometan fuera de las instalaciones acordadas y cuando no
estén “en misión”. Sin embargo, no se aclara la naturaleza de dichas felonías ni
el procedimiento a seguir, y las autoridades estadounidenses determinarán
cuándo sus soldados o empleados estén “en misión."

****************************************
Si desean más información pónganse en contacto con la Oficina Nacional de
Amnistía Internacional México, llamando al número 56876010 55366776 o
envíen un correo electrónico a activismo@amnistia.org.mx