RÁFAGAS DE PAZ – PONENCIA DE PRIMARIA “La paz es cosa de todos los días”: Trabajos del aula en primaria Por

Conchita López Conesa
Experiencias sobre convivencia entre iguales y entre generaciones diferentes en un aula del tercer ciclo de primaria. Enfocado desde la filosofía del aprender y compartir en la red, y dentro del PLAN AUDIOVISUAL del aula. De cómo se puede trabajar la concienciación ciudadana y la empatía generacional con actividades concretas en el aula. Hoy vengo a hablaros de cómo un profesor cuando yo era niña ejerció la violencia sobre mí. Yo tendría 7 u 8 años y él nos había prohibido hablar en clase. Yo no recuerdo por qué lo hice, solía obedecer absolutamente a todos mis profesores; supongo que tendría algo importante que decir. De lo que estoy segura es de que mi intención no era molestarle, cuestionar su autoridad o humillarle. El caso es que se sintió ofendido, y mucho, tanto que me castigó a estar de rodillas con las manos debajo de las mismas. No sé si alguno de vosotros ha sufrido algún castigo semejante; el dolor, al cabo de pocos minutos, es insoportable. Pero yo no recuerdo precisamente eso, recuerdo que no comprendía nada, no podía saber por qué mi falta había sido tan grave, nunca se me explicó… o es que quizá no había explicación. Cuando preparaba esta ponencia/taller he recordado vivamente esta experiencia. Ese profesor me hizo un gran favor, me enseñó cómo no debe tratarse a los niños. Después de muchos años he comprendido que el castigo no fue tal, fue una venganza, por lo desmedido, una crueldad innecesaria e infructuosa porque no se me explicó por qué se me trataba así, yo no

1

sabía qué tenía que enmendar. Me prometí que intentaría no caer nunca en ese abuso de poder, y no sé si podré explicaros mis intentos para no hacerlo. ¿Cómo trabajar desde este enfoque en las aulas? En primer lugar, esforzándonos por crear un contexto adecuado. ¿Cómo? Empezando por nuestra relación con los alumnos. La relación educador-educando es un gran recurso de educación para la paz, siempre que se trabaje para que así sea. Debemos establecer relaciones desde el reconocimiento mutuo como personas, no sólo como profesor/a y alumno/a. Empecemos, por ejemplo, por la distribución de las mesas: si nuestro planteamiento como educadores es conseguir “la excelencia” individual, y priorizamos una comunicación unidireccional (de acuerdo con el modelo tradicional de clase magistral) la forma más efectiva de distribuir el aula es en base a mesas puestas en fila de cara al profesor y la pizarra. Si, por el contrario, somos conscientes de la importancia de establecer una comunicación bidireccional y queremos favorecer la relación y participación de los alumnos de acuerdo con sus necesidades, tanto cognitivas como emocionales, tanto individuales como grupales, optaremos por una organización flexible del aula, en grupos pequeños, por parejas...Si queremos que se relacionen pacíficamente, el primer paso será facilitar esa relación. Procurando que el alumnado tenga voz en la distribución de los muebles, el material, la decoración, etc. Que sientan el aula como su espacio ayudará a cuidarla. Recuperando las asambleas de aula de infantil, donde exponen sus ideas y trabajan la democracia participativa. En mi clase llamamos a este tiempo “la hora de las agendas”, porque en ellas vamos anotando las principales ideas que van surgiendo y las conclusiones finales. Es una buena herramienta para consensuar las normas de la clase. Empecemos la paz por nosotros mismos. Si gritamos a nuestro alumnado para que se calle, no la estamos fomentando precisamente. Yo tuve suerte en este sentido; tengo una voz flojita, pronto comprendí que con gritos nada tenía que hacer porque me quedaba afónica enseguida. Así que desarrollé otras técnicas que todos vosotros conocéis: desde ir bajando la voz cada vez más hasta que se callan para averiguar qué estoy diciendo, a levantar ostentosamente la mano, gesto que imitan porque saben que tengo algo importante que decirles. No gritar NUNCA a nuestros alumnos/as me parece la condición fundamental para instaurar la paz en nuestras aulas. 2

¿Cómo afrontar entonces el hecho de que nuestros chicos/as se salten las normas? Habitualmente, frente al incumplimiento de una norma se nos ha dicho que tenemos dos opciones:

• La impunidad: seguramente la peor de las opciones, puesto que consensuar las normas supone un enorme esfuerzo y mucha voluntad por llegar a acuerdos entre todos y todas, y esto no puede obviarse. Debemos aprender a responsabilizarnos, establecer los límites y asumir las consecuencias de nuestros actos.

• La sanción o el castigo: las sanciones, cuando son la primera opción y la más habitual, ni resultan efectivas, ni resultan pedagógicas:

i. Funcionan como la droga: para conseguir el mismo efecto, cada vez necesitas una dosis mayor. ii. Se entiende que, una vez cumples con la sanción, ya quedas eximido tu responsabilidad. iii. Sólo resultan efectivas cuando la autoridad que las ejecuta se encuentra presente. iv. No guardan una relación entre causa y efecto.

Buscar medidas alternativas a la sanción: A diferencia de la sanción, las medidas reparadoras no buscan la venganza (ojo por ojo), sino una reparación efectiva del daño que se ha causado. Además, guardan una relación directa entre causa y efecto. Se basan en 3 erres:

• •

El

RECONOCIMIENTO Asumir la

del

daño

que de

se

ha los

causado. hechos.

RESPONSABILIDAD

• La REPARACIÓN del daño. Aprender a separar persona de problema. Tendemos a confundir las personas implicadas en un conflicto con el problema que compartimos. • No hablando de alumnado conflictivo/disruptivo, sino de alumnado con conflictos o conductas disruptivas.

• Poniendo la atención en las causas de estos comportamientos (las necesidades del alumnado), y no únicamente en las consecuencias (las dificultades para dar clase).

• Superando la percepción de que ‘lo hacen para molestarnos’, y entender que ‘lo hacen

3

para expresar una necesidad que no saben identificar o no pueden reconocer’. Mostrando una actitud educadora frente a situaciones así. Y por último, trabajar por la paz en clase supone poner en práctica

el efecto

Pigmalión. Rosenthal y Jacobson estudian el efecto Pigmalión desde la perspectiva de la
teoría de la profecía autorrealizada. Esta teoría la entendemos como uno de los factores que influyen en la motivación de los alumnos en el aula. Aparentemente parece que es un efecto mágico, pero no lo es, lo que ocurre es que los profesores formulan expectativas acerca del comportamiento en clase de diferentes alumnos y los van a tratar de forma distinta de acuerdo con dichas expectativas. Es posible que a los alumnos que ellos consideran más capacitados les den más y mayores estímulos, más tiempo para sus respuestas, etc. Estos alumnos, al ser tratados de un modo distinto, responden de manera diferente, confirmando así las expectativas de los profesores y proporcionando las respuestas acertadas con más frecuencia. Si esto se hace de una forma continuada a lo largo de varios meses, conseguirán mejores resultados escolares y mejores calificaciones en los exámenes. Una vez sentadas estas bases, se puede trabajar coherentemente la paz en otros ámbitos, pero recordad, yo venía a hablaros de la paz en MI CLASE. Actividades concretas que hemos realizado: LA ELECCIÓN DE DELEGADO/A en Blogmaníacos. El desarrollo de la democracia participativa en la escuela como una de las mejores herramientas para aprender a construir la noviolencia; para mejorar la calidad de la vida en la escuela y las relaciones que en ella se establecen; para disminuir los conflictos provocados por la trasgresión de las normas; para ayudar a prevenir la violencia y desarrollar en los propios alumnos el sentido de responsabilidad, además de las diversas y complejas capacidades y habilidades (cognitivas, emocionales y conductuales) necesarias para asumir con eficacia un papel activo en la construcción de la democracia. Decidimos aplicar el concepto de democracia participativa en estas elecciones, haciendo el símil con las elecciones generales de un país y dotando a todo el proceso de la seriedad e importancia que tiene. Nada de escribir los votos a mano alzada en una pizarra donde se van anotando las cruces; había que dotar al proceso de toda la seriedad posible, porque mi máxima es que si acepto de mis alumnos menos de lo que son capaces, les estoy diciendo

4

que la mediocridad está bien y yo espero de ellos siempre la excelencia (¿recordáis? ¡El efecto Pigmalión!). Aquí os he resumido el proceso: http://www.thinglink.com/ ABUELOS Dentro de nuestra faceta como miembros del colectivo Tribu 2.0, grupo de profesores que trabajan para unir cine y educación, se nos ofreció una oportunidad única para trabajar la paz intergeneracional. Se trataba de asistir al preestreno para educación de la película “Arrugas” en matinales de cine. Como sabéis el tema es la vejez desde la perspectiva de un anciano con alzheimer en una residencia. Cuando trabajamos películas hacemos actividades previas, simultáneas y posteriores al visionado de las mismas. En este caso, todo está centralizado en nuestro blog Blogmaníacos, donde iniciamos una campaña de misterio sobre lo que iba a pasar en nuestra clase para crear expectación. Mis alumnos/as idearon cuñas publicitarias para la película, invitaron a sus abuelos y abuelas, diseñamos un protocolo de actuación porque era la primera vez que lo hacíamos y todo tenía que estar muy estructurado, se trababa de ancianos a los que sus nietos tenían que servir de anfitriones, cicerones, asistentes personales… La fotógrafa oficial de Blogmaníacos y el suplente hicieron las fotos en el cine y las entrevistas a los abuelos después de ver la película. Después hubo montajes de fotos, vídeos del 3x1, evaluación de la película, el antes yo no sabía y ahora sé… Os lo enseño todo aquí… FLYER: http://www.smore.com/pgn1-abuelos?ref=my FACE OF THE FUTURE: http://morph.cs.st-andrews.ac.uk/Transformer/index.html MATERIALIZAR LA PAZ Por último os enseño la última actividad que hemos hecho sobre la paz, esta ya enmarcada en nuestro plan audiovisual, que elaboramos a principio de curso y está aprobado por el Consejo Escolar del centro. Desde el curso pasado trabajamos la fotografía, recibiendo clases on line de Ana Municio, miembro de la Tribu 2.0, maestra y fotógrafa. Nos envía tutoriales en vídeo y aprendemos las técnicas. Aquí los podéis ver… (mostrar vídeos).

5

Hemos mirado también detenidamente las fotos de Gervasio Sánchez. En clase procuramos no olvidarnos nunca de la creatividad. En la cabecera de nuestro blog figura la siguiente frase de Einstein: La lógica te lleva de A a B; la creatividad te lleva a cualquier parte. Porque no quiero que mi clase sea la fábrica del personal flexible y dócil del mañana, incapaces de reaccionar ante la pérdida de derechos y libertad. Creo firmemente que LA CREATIVIDAD ES UN ARMA DE CONSTRUCCIÓN MASIVA y estoy frontalmente en contra de la EDUCACIÓN BANCARIA (término acuñado por el pedagogo brasileño Paulo Freire), CON PERMISO DEL CURRICULUM, CLARO. Una educación en la que en vez de comunicarse, el educador hace comunicados y depósitos que los educandos reciben pacientemente, memorizan y repiten. Tal es la concepción “bancaria” de la educación, en que el único margen de acción que se ofrece a los educandos es el de recibir los depósitos, guardarlos y archivarlos. Margen que sólo les permite ser coleccionistas o fichadores de cosas que archivan. En la medida en que esta visión “bancaria” anula el poder creador de los educandos o lo minimiza, estimulando así su ingenuidad y no su sentido crítico, satisface los intereses del poder de turno, que pretende preservar la situación de la que son beneficiarios. Por eso, en clase trabajamos la creatividad, y en este caso lo hemos hecho plasmando la paz en fotografías. Hemos estudiado técnicas de publicidad, hemos visitado páginas como la del Cervantes y hemos abierto las agendas. Nos centramos primero en mensajes que jugaran con la tipografía, así si decíamos que el mundo está al revés, las letras también lo estaban. Si decimos que ante una increpación violenta debes darte la vuelta, las letras también se la daban… Después trabajamos los objetos cotidianos, sobre los que aplicábamos su relación con la paz o la violencia; así, el mando de la tele supone una verdadera guerra en casa, o el baño único en una familia, o el concepto de gatos y perros… En fin, exploramos y reflexionamos sobre la definición, el concepto, las implicaciones escolares, familiares y sociales de la paz y de la violencia, intentando siempre ser humilde ante mis alumnos que tanto tienen que enseñarme, huyendo de la pedagogía pedante, como dice Savater en su libro El valor de educar: El pedante se dirige a sus alumnos como si estuviese presentando una comunicación ante un congreso de sus más distinguidos y exigentes colegas, 6

todos los cuales llevan años dedicados a la disciplina de sus desvelos. Pero como la mayoría de los jóvenes no demuestran el debido entusiasmo ni la comprensión requerida, se desespera y los maldice. He conocido profesores de bachillerato indignados por lo ignorantes que son sus alumnos, como si la obligación de sacarles de esa ignorancia no fuese suya. En el fondo, el problema del pedante es que no quiere enseñar a neófitos sino ser admirado por los sabios y probarse a sí mismo que vale tanto como el que más. La humildad del maestro, en cambio, consiste en renunciar a demostrar que uno ya está arriba y en esforzarse por ayudar a subir a otros. Su deber es estimular a que los demás hagan hallazgos, no pavonearse de los que él ha realizado. Intentando recordar eso cada día me muevo en la enseñanza hace ya más de 30 años. Muchísimas gracias por vuestra atención.

Conchita López Conesa, tutora del tercer ciclo de primaria en el colegio público Virgen de Belén de Jacarilla (Alicante). 4 de diciembre de 2012

7

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful