Está en la página 1de 2

THOMAS MALTHUS.

Economista inglés nacido en 1766. En 1785, entró en el St. John´s College de


Cambridge, donde se interesó principalmente por la filosofía y las matemáticas. Fue
elegido asociado, entró en la Iglesia y, durante unos años, estuvo de párroco rural.
En 1806, se le nombró profesor de Economía Política en el Haileybury College, una
nueva escuela para la formación del personal de la Compañía de las Indias
Occidentales; siguió allí hasta 1834 año de su muerte. Entre sus obras más importantes
destacan las siguientes:

• Ensayo sobre el principio de la población (1798).


• Principios de Política Económica (1820)

Como veremos a continuación es junto con Turgot, el padre o el creador de la ley de


rendimientos decrecientes. En el pensamiento económico, la interpretación de Malthus
de la ley de los rendimientos decrecientes influenció a David Ricardo, y fue la causa de
que se conociera a la ciencia económica con el nombre de "ciencia lúgubre" o la ciencia
con aires pesimistas.

PENSAMIENTO DE MALTHUS.

Para explicar sus ideas partamos de su primera obra. Thomas Malthus sostenía
que la pobreza de las masas era simplemente consecuencia del instinto de reproducción
del hombre, y no dependía de los síntomas y condiciones sociales de la época. Así decía
que la humanidad estaba condenada a la miseria puesto que mientras que la producción
de los alimentos crece en progresión aritmética (2, 4, 6, 8, 10, 12, etc.), la población lo
hace geométricamente (2, 4, 8, 16, 32, 64, etc...) Es decir que, según esta visión, la
explosión demográfica arrojaría a la humanidad al abismo del hambre.

De acuerdo con la
apreciación maltusiana,
las curvas de crecimiento
de la población y la
disponibilidad de
alimentos se van
separando. Mientras la
curva geométrica de la
población trepa
velozmente en busca de la
vertical, en el mejor de
los casos, la curva de alimentos no pasa de ser una meseta levemente ondulada hacia
arriba, incapaz de alcanzar la línea que dibuja velozmente la explosión demográfica:
Malthus es fiel a una interpretación tramposamente pesimista, sobre el desencuentro
entre los bienes disponibles para alimentar a los habitantes del planeta, y el crecimiento
geométrico de las masas de población. Establece que el crecimiento exagerado de la
población es la causa del atraso, y las cosas serían realmente distintas si la población no
aumentara tan rápidamente.
Malthus como decimos fue el autor de la ley de los rendimientos decrecientes. Para
Malthus, el problema demográfico era grave, y si no se llegaba a una situación crítica
era porque realmente funcionaban algunos frenos:
a) Un freno positivo, originado por las guerras, el hambre, las plagas o las
enfermedades.
b) Un freno preventivo, que alude a la prudencia y a la prevención, esto es, a
factores como la abstinencia sexual o el retraso en la edad de contraer
matrimonio, y en última instancia,
c) Un freno final: el aumento de las tasas de mortalidad.

Pero Malthus no consideró dos factores que han permitido que muchos países escapen
de esta trampa de la pobreza.

• En un primer lugar, las nuevas tecnologías, que han hecho posible multiplicar la
producción agrícola y alejar los problemas implícitos de los rendimientos
decrecientes que se presentan cuando todos los demás factores (tierra, técnicas
agrícolas…) permanecen constantes.

• En segundo lugar, el descenso de la tasa de mortalidad, en particular la


mortalidad infantil, que fue decisivo para que las familias tendieran a tener
menos hijos. Por otro lado, y más recientemente, la prolongación de los estudios
y el retraso en la edad de incorporación al mundo laboral han retrasado también
la edad de formar una familia, actuando así el freno preventivo del que hablaba
Malthus.