Está en la página 1de 7

TEMA I: Apartado 3

M. Harris. Cap. 6

LA RAZA

LA VARIACIÓN HUMANA

LAS FUERZAS DE LA EVOLUCIÓN

Las razas como poblaciones

En biología
RAZA = gran población geográficamente aislada dentro de una especie que ha tenido
poco o ningún flujo de genes con otras poblaciones durante un largo período de
tiempo.
PERO COMO
No existe ningún subgrupo de homo sapiens en el límite de la especiación.
SURGEN
discrepancias entre las ideas populares acerca de la raza y los principios
científicos modernos de taxonomía y genética
Por ello:
muchos antropólogos quieren eliminar por completo la palabra raza de los manuales
de antropología y utilizar, en su lugar, el término población.

Una población humana es:

cualquier grupo de gente cuyos miembros se cruzan entre ellos con frecuencia más
que fortuita y que muestran frecuencias genéticas diferentes cuando se comparan
con los grupos vecinos de gente.

Taxonomías raciales tradicionales

El concepto de población en la que aparecen uno o más genes con una frecuencia
característica

contradice
las nociones populares sobre las divisiones raciales del moderno H. sapiens.
Afirma que:
Homo Sapiens está dividido en un número pequeño y fijo de grupos raciales cuyos
miembros poseen un conjunto de rasgos hereditarios característicos que definen una
raza.
Pero en la realidad:
Los rasgos de estos conjuntos no permanecen juntos en el tiempo o el espacio. Cada
rasgo puede clasificarse independientemente y por separado genéticamente.
Consecuencia

Al menos la mitad de la población del mundo exhibe hoy en día paquetes de rasgos
raciales con los que no cuentan los estereotipos populares.

Es erróneo intentar meter a la fuerza todas las poblaciones en un molde de tres o


cuatro categorías raciales.

Por ejemplo, la mayoría de los negros americanos poseen un significativo aporte de


ancestros blancos, por lo tanto no representan a los negros africanos.

Otro concepto popular erróneo acerca de la raza es que existen individuos que son
más representativos que otros de los rasgos, la esencia o el arquetipo de la raza.

Son los denominados

Purasangres

PERO OTRA VEZ EN


REALIDAD SUCEDE QUE

Los europeos que miden 1,50 m no son menos europeos que los que miden 2 m.
Igualmente, tanto los ituri Mbuti, de 1,40 m, como los watusi, de 2,10 m, son
negroides. Si se ignora a los individuos que no se conforman a lo que se supone
que debe ser el aspecto de un africano típico, se está violando el concepto de
raza como población.

Ni tan siquiera en las “tribus” actuales (poblaciones más aisladas) es posible


encontrar tipos puros o arquetípicos.
La concepción popular
las razas como ocupantes de territorios delimitados y fijos.
En realidad:
los genes de los caracteres utilizados para definir las categorías raciales
aparecen con frecuencias graduales crecientes o decrecientes.

A los cambios graduales en los caracteres y frecuencias genéticas que muestran las
poblaciones de una especie a medida que aumenta la distancia entre ellas se les
denomina CLINA

Las clinas son el resultado de dos procesos evolutivos:

- el flujo de genes
- la selección

Modelo clinal:

Como resultado, de la propagación de genes por las poblaciones adyacentes se puede


esperar un cambio gradual en las frecuencias de genes con la distancia.

El color de la piel, por ejemplo, tiene un modelo clinal desde las latitudes más
bajas a las más altas relacionado con la intensidad gradualmente cambiante de los
rayos del sol desde las regiones ecuatoriales a las árticas.

El flujo de genes, la mutación y la selección actúan constantemente alterando las


frecuencias genéticas y los límites de las poblaciones. Por lo tanto no existe un
punto de partida con razas puras y sin mezcla.
Otro problema al definir las razas utilizando el paquete tradicional de rasgos.
A medida que se añaden más rasgos al paquete original, especialmente si se trata
de rasgos que no son perceptibles externamente, cambian los límites entre las
mismas.
Ejemplo:
Los grupos sanguíneos y la raza
Los grupos de sangre mejor conocidos son los controlados por tres alelos que se
denominan A, B y O. Estos alelos dan lugar a cuatro fenotipos: A, B, AB y O. Todos
los hombres tienen uno de estos cuatro fenotipos de grupo sanguíneo. El tipo más
ampliamente distribuido es el O, que se da en todos los continentes y a través de
todas las divisiones raciales.

ALELO = Genes variantes en un locus determinado


GENOTIPO = Combinación determinada de alelos
FENOTIPO = Manifestación externa de un genotipo

Raza y poliformismos

Las variaciones en el grupo sanguíneo constituyen un ejemplo de polimorfismo


genético (poli = varios, morfismo = forma), que se produce cuando un gen tiene uno
o más alelos.

El 30% de los genes humanos son polimorfos

Las ideas tradicionales sobre la raza comprenden ni explican estos polimorfismos y


por qué se distribuyen de una población a otra.

Un 85 % de las diferencias genéticas se producen dentro de los grupos locales de


las principales razas.

Ello implica que:


cualquier grupo étnico posee el 85% de la variación genética de toda la humanidad
en su pool genes.

La Antropología moderna

considera los polimorfismos genéticos desde un punto de vista dinámico evolutivo

Es la selección natural y otras fuerzas evolutivas las que producen las


variaciones de las frecuencias de genes.

Por ello

El polimorfismo del tipo sanguíneo se explica a través de la historia de las


exposiciones transitorias de diferentes poblaciones a diferentes enfermedades que
en la estirpe racial.

EJEMPLOS

Células falciformes y polimorfismos conexos

Uno de los casos más interesantes de polimorfismo es el de las células


responsables de la enfermedad que se conoce por el nombre de anemia de células
falciformes. Los glóbulos rojos de las personas aquejadas de este defecto
congénito tienen forma de hoz en vez de ser redondos y no son capaces de
transportar las cantidades normales de oxígeno.

Un individuo cae víctima de este defecto potencialmente letal sólo cuando ambos
padres son portadores del alelo de la falcemia. Los individuos que han heredado el
alelo de uno solo de los padres muestran únicamente síntomas benignos. Mientras
los afectados de la falcemia homocigotos solían morir, los heterocigotos salían
adelante. Parece estar relacionado con una mutación ventajosa para hacer frente a
la malaria.

Otra forma similar de polimorfismo equilibrado es la que parece explicar la


persistencia de una enfermedad conocida con el nombre de talasemia Esta enfermedad
es una forma de anemia que resulta del deterioro en la capacidad para producir el
número adecuado de glóbulos rojos, no de un defecto de las células. En su estado
homocigoto, el alelo de la talasemia es con frecuencia fatal; en su estado
heterocigoto parece que no tiene efectos nocivos.

Otro interesante polimorfismo es la capacidad de degustar la sustancia amarga


llamada feniltiocarbamida o PTC, que puede estar relacionada con la capacidad para
detectar plantas que afectan negativamente a la función del tiroides, y por lo
tanto con el bocio.

OTROS EJEMPLOS LIGADOS A SU VALOR ADAPTATIVO

La nariz y la configuración corporal

Los resultados distan de ser concluyentes pero algunas interesantes sugerencias


permiten relacionar ciertos rasgos con la temperatura, la humedad y otros factores
climatológicos.

La nariz larga de los europeos resultado de la necesidad de elevar el aire frío y


húmedo a la temperatura corporal antes de que alcance los pulmones.
La forma redondeada y rechoncha que se da en los esquimales puede contemplarse
como otro tipo de adaptación al frío.
Forma corporal alta y delgada combina el mínimo de masa corporal con el máximo de
superficie, maximizando de ese modo la pérdida de calor.
Estas consideraciones pueden explicar la altura y delgadez de los africanos
nilóticos, que habitan regiones donde se da un calor seco e intenso.

La deficiencia de lactasa

La deficiencia de lactasa constituye también otro polimorfismo. La capacidad de


digerir leche depende de la capacidad del cuerpo para producir la enzima
denominada lactasa, que descompone la compleja lactosa del azúcar de la leche en
los azúcares más simples de glucosa y galactosa. La mayor parte de los mamíferos
adultos, incluido el homo sapiens, pierde esta capacidad de producir lactasa al
alcanzar la pubertad o la madurez, y de ahí en adelante, sufre graves
indigestiones cuando ingiere gran cantidad de leche sin fermentar. Presumiblemente
esto tiene un valor adaptativo puesto que impide la competencia entre individuos
maduros y niños por la leche materna.
Sin embargo, se da una mayor incidencia del alelo que permite a los adultos seguir
produciendo lactasa en las poblaciones cuya subsistencia depende de la ingestión
de gran cantidad de leche de origen animal. Por ejemplo entre los primitivos
europeos del norte y sus descendientes.
La adaptación y la antigüedad racial

Desconocemos el paquete de rasgos que caracterizó a las poblaciones de hace más de


25000 años.
La creencia de que las razas actuales representan viejas formas aisladas de
descendencia
En contradicción con

Los efectos adaptativos de la selección

Los polimorfismos son el resultado de

La selección hacia alelos ventajosos. Los tipos raciales actuales no pueden


proyectarse en poblaciones que vivieron hace miles de años.

El color de la piel

La mayor parte de la humanidad no es ni blanca ni negra, sino morena.


Posiblemente ancestros comunes a todos los humanos de hace 15000 años piel morena.

La piel humana debe su color a la presencia de partículas conocidas como melanina,


cuya función primaria es proteger las capas superiores de la piel de ser dañadas
por la longitud de onda ultravioleta de la luz del sol que penetra en la
atmósfera, siendo la primera línea de defensa contra las quemaduras solares y los
cánceres de piel.

PERO

Rayos del sol no presentan una amenaza implacable. En caso contrario todos
tendríamos piel negra.

La luz del sol convierte una sustancia adiposa de la epidermis en vitamina D. La


sangre lleva la vitamina D desde la piel a los intestinos, donde juega un papel
vital en la absorción del calcio. A su vez, el calcio es vital para el crecimiento
y fortalecimiento de cada hueso del cuerpo.

PROBLEMA

La vitamina D se puede obtener de pocas comidas (p. ej. aceites e hígados de


pescado marino), las poblaciones del interior deben depender de los rayos del sol
y de su propia piel para el abastecimiento de esta sustancia crucial.

Por lo tanto
El color de la piel de una población representa un punto de equilibrio entre los
peligros de excesiva radiación solar y los peligros de la escasa radiación: la
quemadura solar aguda y el cáncer de piel por un lado, y el raquitismo y la
osteomalacia por otro.

El origen de la piel blanca

Los pueblos mediterráneos agrícolas y elaboradores de derivados lácteos que se


establecieron en el norte de Europa hace unos 6.000 años, debieron ser amenazados
seriamente por el raquitismo. Los individuos de piel clara no bronceados que
podían utilizar las dosis más débiles y breves de luz del sol para sintetizar
vitamina D se verían fuertemente favorecidos por la selección natural.

La despigmentación recorrió un largo camino hacia la solución del problema de


producir vitamina D en la piel de estos mediterráneos que se desplazaron. Pero la
vitamina D no previene el raquitismo por sí sola. Además, tiene que producirse una
ingestión adecuada de calcio, lo que consiguieron con una habilidad inusual para
digerir copiosas cantidades de leche líquida fresca. (Individuos adultos siguen
produciendo lactasa)

Posiblemente elementos “estético-medicinales” influyen en la selección.

El origen de la piel negra

Para explicar la evolución de la piel negra en las latitudes ecuatoriales,


simplemente hay que invertir los efectos combinados de la selección natural y
cultural. Con el sol directamente sobre sus cabezas la mayor parte del año y
siendo el vestido un obstáculo para trabajar y sobrevivir, la vitamina D nunca les
faltaba. Además el calcio se obtenía con facilidad de las plantas. El raquitismo y
las enfermedades óseas eran escasos. El cáncer de piel constituía el principal
problema, lo que hizo que se vieran favorecidos los niños más oscuros, al crecer
más libres de desfiguramiento y enfermedades letales.

La controversia del cociente intelectual

A pesar de la evidencia de que la mayoría de las diferencias y similitudes


socioculturales no tienen relación con la diferencias y similitudes genéticas, las
explicaciones raciales siguen en boga.

Durante los primeros años de la controversia sobre el CI se consideraba la


inteligencia como rasgo completamente heredado que no podía verse afectado por
ninguna clase de influencia del medio.
Más tarde se admitió que el medio y la cultura podrían ejercer alguna influencia
en el modo en que un individuo pudiera desenvolverse en un test de CI.

Esfuerzos por intentar medir qué parte de la puntuación del test debe atribuirse a
las influencias ambientales y culturales y cuál a la herencia.

La heredabilidad

Algunos psicólogos
La inteligencia tiene un factor de heredabilidad del 80%, esto es, que el 80% de
la varianza (dispersión estadística en torno a la media) es debida a la herencia y
el 20% al medio.

Pero
hay evidencias empíricas que muestran que la diferencia entre los CI de blancos y
negros puede eliminarse por completo cambiando sus condiciones ambientales
CRITICAS AL CONCEPTO DE
HERADABILIDAD

- La heredabilidad, sin embargo, es un predictor válido de la inteligencia sólo


bajo un conjunto dado de condiciones ambientales.
- La heredabilidad no dice nada acerca de cuáles serían las puntuaciones del
cociente intelectual en un conjunto diferente de condiciones ambientales.
- Además, la heredabiliad no define los límites del cambio.

Cuanto mayor es el grado de diferencia cultural entre las poblaciones más


triviales y fútiles resultan las mediciones de heredabilidad.

P. Ej. En Israel los inmigrantes judíos procedentes de países árabes muestran un


avance de 20 puntos en un año.
El test de CI de Stanford-Binet es “culturalmente dependiente”. Otros intentos de
desarrollar tests “exentos de cultura” o “independientes de la cultura”. Pero
estos intentos son contradictorios ya que el ser humano no puede soslayar o anular
los efectos de la cultura (P. Ej. Test de “belleza”)

El factor minoritario

El hecho de que persista una diferencia de 15 puntos cuando blancos y negros son
agrupados según su estatus socioeconómico no confirma el carácter innato de las
diferencias entre los CIs de blancos y negros; más bien destaca la falta de
adecuación de los factores socioeconómicos utilizados para controlar las
diferencias ambientales y culturales.

No podemos controlar el efecto que sobre el desarrollo de los tests tiene el hecho
de pertenecer a un grupo que es degradado, segregado y discriminado y que nunca ha
podido desarrollar una sólida tradición de estima académica o de logros
intelectuales.
PRUEBA EN CONTRA DE TEORIA RACISTA
Si con la raza se correlacionan bajos CIs, consecuentemente los CIs más bajos
habrían de encontrarse entre aquellos individuos que tuvieran un mayor porcentaje
de antepasados africanos, y los más altos entre los que tuvieran un mayor
porcentaje de ascendencia blanca. Ninguna de esas dos correlaciones ha sido
hallada.

Raza e industrialización

En el s. XIX el fracaso de los negros y de otras razas para competir con las
naciones blancas se tomó como prueba irrefutable de la superioridad de la raza
blanca.

Pero los esfuerzos por clasificar las razas humanas como inferiores o superiores
según sus logros tecnológicos, comerciales o militares son refutados por los
múltiples ejemplos históricos de perdedores que se convierten en ganadores, como
en la antigua Roma, China y el Japón moderno.

Las explicaciones racistas del subdesarrollo del África negra deben ser rechazadas
a favor de explicaciones que tomen en cuenta los devastadores efectos del
colonialismo y el comercio de esclavos.