2012.

Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina

PROYECTO DE LEY

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires sanciona con fuerza de ley

Artículo 1°.- Institúyase como “Semana de la Cultura China” a la semana consecutiva al festejo del Año Nuevo Chino, que se celebra cada año el primer día del mes lunar, según el calendario chino.

Artículo 2º.- El Gobierno de la Ciudad adhiere y participa de los actos, eventos y conmemoraciones que la comunidad china realizare en la Ciudad durante la semana indicada en el artículo 1º.

Artículo 3°.- Comuníquese, etc.

Último cambio: 29/11/2012 15:52:00 - Cantidad de caracteres: 11794 - Cantidad de palabras: 2387 Pág.

1/6

2012. Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina FUNDAMENTOS

Sra. Presidente: El presente proyecto de ley tiene como objetivo establecer una semana dedicada a celebrar la cultura china como muestra del reconocimiento que hace la Ciudad a una etnia que cada vez suma más al intercambio social, económico y cultural entre China y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Con el fin de promover el acervo cultural chino en la ciudad de Buenos Aires proponemos colaborar en la creación de una conciencia ciudadana de gratitud hacia los integrantes de la comunidad que se está convirtiendo en un grupo muy importante desde todo punto de vista para la vida de nuestra urbe. Este proyecto tiende a cubrir la necesidad de contar con una fecha y un espacio para la celebración de la “Semana de la Cultura China” en la Ciudad de Buenos Aires. Con el propósito de reconocer e identificar, para luego preservar para la posteridad la real presencia del patrimonio tangible e intangible que esta comunidad ha traído y dejado como legado. Esta es la oportunidad para poner en su justo valor los aportes culturales pasados, presentes y favorecer el diálogo futuro. La inmigración china es la cuarta más numerosa en Argentina, después de la boliviana, la paraguaya y la peruana. Se estima que actualmente viven en el país más de 120 mil chinos, de los cuales alrededor de 4 mil son taiwaneses. Según las cifras del Ministerio del Interior y el Departamento de Inmigración de Argentina, 60 mil de ellos llegaron desde el año 2005 y el 80 por ciento del total reside en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. Según las investigaciones, es posible distinguir tres períodos migratorios de la comunidad china. El primero, comprendido entre los años 1914 y 1949 (año en que se produjo la Revolución China), es cualitativamente poco significativo. Se trata de una migración muy reducida, que provenía principalmente de las provincias costeras del sur de China, llegaba al país con poco capital y, por lo general, se establecía en áreas semirurales próximas a la Ciudad de Buenos Aires. Las pequeñas cooperativas de horticultores en las que se agrupaban proveían, entre otras cosas, a la colectividad japonesa de alimentos típicos hasta entonces desconocidos en Argentina, como los champiñones. La segunda etapa comienza a principios de la década de 1980 con la llegada de un importante flujo de taiwaneses. A diferencia de aquella primera etapa, estos nuevos migrantes arribaban con toda su familia y capital suficiente para iniciar cómodamente su estadía en el país, especialmente a través del establecimiento de actividades comerciales. En estos años, las cadenas migratorias tomaron importancia y los motivos de migración estuvieron asociados al miedo de una invasión del comunismo continental en China.

Último cambio: 29/11/2012 15:52:00 - Cantidad de caracteres: 11794 - Cantidad de palabras: 2387 Pág.

2/6

2012. Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina El tercer flujo de migrantes, que a su vez marca la tercera etapa de la migración china en Argentina, llegó con la década del noventa. Provenían principalmente del continente chino y de las provincias costeras. La mayoría de ellos se asentaron en la provincia de Buenos Aires y sus alrededores, con el objetivo de desarrollar emprendimientos comerciales. Para 1999, según datos de la Dirección Nacional de Migraciones, ya residían en el país 10.124 chinos. A principios del nuevo siglo, se hablaba de unos 60 mil; y entre los años 2005 y 2006 un nuevo boom llevó el número, según estimaciones extra oficiales, a 120 mil. La comunidad taiwanesa fue la primera en llegar a Argentina en la década de 1960, pero hoy en día su flujo es prácticamente nulo debido en gran parte al elevado nivel de vida en Taiwán. En cuanto a los chinos continentales, el 85 por ciento de los que decidieron emigrar a la Argentina provino de la provincia sureña de Fujian, una región muy pobre, con gran densidad de población y mucha sangría población. La mayoría de los que dejaron la región fujiana para emigrar a países extranjeros eligieron como sus principales destinos a Estados Unidos, Gran Bretaña, Australia y Argentina. Los taiwaneses se dedicaron a emprendimientos comerciales de todo tipo. Entre ellos, laboratorios de fotografía y autoservicios. Actualmente, además, debido a que fueron los primeros en llegar y los que mejor hablan el español, se convirtieron en mayoría entre los intérpretes de chino mandarín orientales en el país. Hay que tener en cuenta que la segunda generación de taiwaneses-argentinos nació en un ambiente bilingüe y ronda entre los 20 y 30 años. Los chinos continentales que llegaron de Fujian se dedicaron principalmente al rubro supermercadista; y los cantoneses prefirieron la industria gastronómica. Otros rubros, que no están ligados a ninguna región en particular pero que también acapararon los migrantes chinos, fueron los comercios de regalerías y los lavaderos de ropa. El 80 por ciento de la población china que llegó al país permaneció en la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano. Una parte importante del 20 por ciento restante formó colonias agrícolas en Formosa. El barrio chino del barrio de Belgrano, en la Ciudad de Buenos Aires, surgió como centro de la comunidad taiwanesa en los años ochenta y con el tiempo se transformó en lo que es actualmente. Allí, entre las calles Arribeños, Mendoza, Juramento y Montañeses, junto a la estación de trenes de Belgrano C, se concentran la Asociación China, el templo budista, las iglesias protestantes y muchos negocios de la colectividad. Según el Centro de Estudios Chinos del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de La Plata: antes se le llamaba la calle de Taiwán; no le decían barrio chino. Recién después del 2001 empezaron a venir muchos de China continental, y ahora superan a los taiwaneses en número.
Último cambio: 29/11/2012 15:52:00 - Cantidad de caracteres: 11794 - Cantidad de palabras: 2387 Pág.

3/6

2012. Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina Cuando arribaron los primeros taiwaneses, abrieron sus propios comercios, escuelas, asociaciones y centros religiosos. Pero la crisis del 2001 hizo que muchos terminaran regresando a Taiwán. La inmigración china, entonces, que se consolidó entre los ochenta y los noventa, terminó por cambiar la fisonomía del barrio con nuevos comercios y tiendas. Con el fin de lograr una mayor integración entre la comunidad china y la argentina se han creado varias instituciones:         Cámara de la Producción, la Industria y el Comercio argentino-china Cámara de Autoservicios y Supermercados Propiedad de Residentes Chinos Asociación Civil Chinos de Taiwán en Argentina Asociación Cultural Chino Argentina Asociación Vecinal de Arribeños Asociación Barrio Chino de Belgrano Asociación Metropolitana de Artes Marciales Chinas Templo Tzong Kuan

La Asociación Barrio Chino de Belgrano que fue fundada recientemente, en febrero de 2011, está integrada por vecinos, amigos y comerciantes del barrio. Su principal objetivo es mantener las relaciones institucionales del Barrio Chino con la sociedad y las instituciones –dentro y fuera del barrio- e incrementar el interés cultural y turístico de la zona. Entre sus actividades se encuentra la organización de eventos anuales como el Año Nuevo Chino (enero/febrero), el Baño de Buda (mayo) y el Festival de la Luna o Medio Otoño (septiembre).

El Año Nuevo Chino o la Fiesta de la Primavera El Año Nuevo Chino es la celebración más importante de la comunidad y dura en total 15 días: desde la noche de la víspera de año nuevo hasta la Fiesta de los Faroles, que marca la primera noche de luna llena del año. Cuando todo esto sucede, una multitud, compuesta por chinos y no chinos, se acerca al Barrio Chino de Belgrano para sumarse al festejo. Según el calendario tradicional chino, su año nuevo se relaciona con el comienzo de la primavera. Por eso su nombre oficial no es Año Nuevo Chino, como se acostumbra a llamarlo, sino Fiesta de la Primavera. Este nombre sirve además para diferenciarlo del año nuevo internacional. La Fiesta de la Primavera empieza el primer día del primer mes del calendario lunar, generalmente los últimos días de enero y principios de febrero del calendario gregoriano, y dura unos quince días. Su origen se remonta a la dinastía Shang (1600 a. C. – 1100 a. C.) cuando al inicio del año, la gente hacía ofrendas a las divinidades del cielo y la tierra y a los antepasados y rezaba para tener buenas cosechas y un buen año.
Último cambio: 29/11/2012 15:52:00 - Cantidad de caracteres: 11794 - Cantidad de palabras: 2387 Pág.

4/6

2012. Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina

De todos los días de esta fiesta, la Víspera de la Fiesta de la Primavera es seguramente el momento más importante. Todos los miembros de la familia se reúnen para disfrutar de la deliciosa “cena de la víspera”. Muchas tradiciones acompañan a la Fiesta de la Primavera:  En el octavo día del duodécimo mes lunar, algunas familias cocinan el cocido de laba, un delicioso manjar hecho con arroz glutinoso, mijo, lágrimas de Job, azufaifas, semillas de loto, judías verdes, longana o mamoncillo chino y gingko.  El veintitrésavo día del duodécimo mes lunar se llama la víspera preliminar. Este día la gente ofrece sacrificios al dios de la cocina. Ahora, sin embargo, la mayoría de familias cocinan deliciosos manjares para disfrutarlos ellos mismos.  Tras la víspera preliminar, la gente empieza a prepararse para el Año Nuevo. A esto se le llama “viendo venir el Año Nuevo”. Es un tiempo en que las tiendas están muy ocupadas porque la gente sale a comprar lo que necesita para el Año Nuevo, desde aceite comestible, arroz, harina, pollo, pato, pescado y carne hasta fruta, dulces y diferentes tipos de frutos secos. También detalles decorativos, ropa y zapatos nuevos para los niños y regalos para los mayores de la casa, para amigos y otros familiares.  Antes de la llegada del Año Nuevo, la gente se esmera en la limpieza de su casa, tanto por fuera como por dentro, y también lava toda su ropa, las colchas, las sábanas y todos sus utensilios. Una vez está todo limpio, decoran las habitaciones con varios detalles que confieren a las estancias un aire de fiesta y alegría. En las puertas se cuelgan pares de caracteres chinos negros sobre fondo rojo. El contenido de éstos varía según la casa pero la mayoría son deseos un buen futuro y buena suerte para el año entrante. También se cuelgan fotos de los dioses de las puertas y de la riqueza para mantener alejados a los espíritus malignos y dar la bienvenida a la paz y a la abundancia.  El carácter chino “fu” que significa felicidad o bendición es un clásico. Los caracteres pueden colgarse de derecho o al revés, ya que en chino “fu” al revés significa “fu viene”, y ambos se pronuncian “fu dao le”. También se suelen colgar dos faroles rojos en la puerta principal. En las ventanas se clavan papeles recortados de color rojo y en las paredes cuadros sobre el año nuevo que simbolizan buenos augurios.

El primer día del año, todo el mundo se viste de forma elegante. En primer lugar, felicitan a los padres. Entonces, cada niño recibe algo de dinero como regalo del nuevo año envuelto en papel rojo. La gente del norte de China come jiaozi, o ravioles chinos,
Último cambio: 29/11/2012 15:52:00 - Cantidad de caracteres: 11794 - Cantidad de palabras: 2387 Pág.

5/6

2012. Año del Bicentenario de la Creación de la Bandera Argentina para desayunar puesto que su pronunciación puede significar “despedir a lo viejo y entrar en lo nuevo”. La forma del jiaozi asimismo asemeja un lingote de oro de la China antigua. Por eso, la gente se los come y desean tener dinero y tesoros. Los chinos del sur comen niangao (el pastel del año nuevo hecho de arroz glutinoso) porque su pronunciación también puede significar “más y más alto, un año tras otro”. Los primeros cinco días tras la Fiesta de la Primavera son buenos días para felicitar, hablar y hacer regalos a familiares, amigos y compañeros de clase y trabajo. En el pasado, los fuegos artificiales y los petardos eran muy populares durante la Fiesta de la Primavera. La gente creía que el chisporreteo ayudaría a alejar los malos espíritus. Sin embargo, esta actividad fue prohibida en las grandes ciudades ya que el gobierno consideró que suponía un gran riesgo para la seguridad y una fuente de contaminación. El ambiente de fiesta no sólo se encuentra en los hogares sino también en las calles. Durante estos días, se celebran muchos tipos de danza como la del dragón, la de las linternas, las fiestas de los faroles y las ferias en los templos. La Fiesta de la Primavera se acaba cuando llega la Fiesta de los Faroles. El día 23 de enero de 2012 dio comienzo el año 4710 según el calendario chino. El próximo año comienza el 10 de febrero de 2013 (el año 4711). El año nuevo chino está fijado en primer lugar en un día de luna nueva (calendario lunar); pero las 24 estaciones solares están fijadas en base a la posición del sol en el zodiaco (calendario solar). Por lo tanto, con frecuencia ambos días no caen en la misma fecha; y el día equidistante es el de año nuevo solo si ese día es el día de la luna nueva; de lo contrario, se tomará como día de año nuevo el día de la luna nueva más próximo a la fecha señalada, lo cual puede ser entre el 21 de enero o el 21 de febrero. En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires cada año aumenta la cantidad de personas que concurren a participar del festejo tradicional en el barrio de Belgrano. Allí se llevan a cabo ceremonias budistas, desfiles, las tradicionales Danzas del Dragón y del León, exhibiciones de artes marciales, el ensamble de tambores Taiko, la ceremonia del té y de caligrafía china, entre otras demostraciones. Consideramos, Sra. Presidente que establecer la “Semana de la Cultura China” en la Ciudad de Buenos Aires permitiría homenajear la cultura y la mitología oriental, ya que el Año Nuevo Chino o la Fiesta de la Primavera es el acontecimiento familiar más importante de todos los que se celebran en China, similar al año nuevo y otras fiestas religiosas occidentales., y en ese contexto, promover la gastronomía, sus costumbres y tradiciones es seguir apostando a la próspera relación entre ambos países. Por todo lo expuesto es que sometemos la presente norma a consideración del cuerpo, esperando su pronta sanción.

Último cambio: 29/11/2012 15:52:00 - Cantidad de caracteres: 11794 - Cantidad de palabras: 2387 Pág.

6/6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful