LAS VIOLENCIAS CONTRA LAS MUJERES Y LOS FEMINICIDIOS UNA PROBLEMÁTICA SOCIAL EN COLOMBIA Por: Danny María Ramírez

Torres Socióloga, Maestría en Estudios de Género - UN

L

a cultura normalizada que le hemos otorgado a las violencias no nos permite dimensionar lo complejo de esta problemática y mucho menos cuando estas se materializan en los cuerpos de las mujeres, en muchos casos en mujeres empobrecidas, racializadas, de bajo nivel educativo, entre otras variables, pero que también no son ajenas a muchas que gozan de algunos privilegios en nuestra sociedad, por tanto las violencias contra las mujeres en Colombia no tienen color, procedencia, clase, edad, educación ni opción de su sexualidad, pero si tienen rostro… rostro de mujer. Las muertes contra las mujeres por razones de su género, lo que llamamos feminicidios no es una problemática social nueva. Esta data de muchos tiempo atrás y en los últimos años se ha evidenciado por diversas razones, entre ellas las exigencias de centenares de familias que han sido víctimas, por organizaciones de mujeres y feministas que estudian y denuncian los hechos, por los medios de comunicación que se han ocupado del tema, pero también por el desproporcionado y asombroso aumento de muertes contra mujeres en el país que no deja de sorprendernos y extrae de lo particular a lo general la grave situación.
1Las

que se ha denominado la crisis de las masculinida des recrudecen día a día las manifestaciones de las violencias contra las mujeres, que según datos del Instituto de Medicina Legal en el año 2011, fueron asesinadas 1.415 mujeres en edades entre 0 y 80 años. Es una constante que el homicidio en mujeres sea más frecuente en el contexto de la violencia intrafamiliar, en especial en la violencia de pareja; se destaca el hecho de que en el ámbito familiar no exista respeto entre sus integrantes y se presenten agresiones graves que terminan con la muerte, señala el informe de Medicina Legal. Estadísticas Medicina Legal 2011 A continuación se presentan algunos de los gráficos del informe de Medicina Legal que da cuenta de los homicidios en Colombia en relación entre hombres y mujeres.

fuertes estructuras de la cultura patriarcal misógina y algunos aspectos de lo
1

Gráfica Homicidio. Casos según grupos de edad de la víctima, Colombia 2010 - 2011

Texto elaborado para la Mesa Nacional de Organizaciones Afrocolombianas

Se puede observar que las edades en que se concentra la mayor cantidad de víctimas esta 1

entre los 20 y 34 años. Pretendiendo visualizar el costo humano, económico y social que suponen los homicidios, se muestra la diferencia entre la edad promedio de los casos y la esperanza de vida de la población colombiana, lo que se denomina años de vida potencialmente perdidos (AVPP). La expectativa de vida al nacer en Colombia es de 74,55 años para la población total, 78,03 años para las mujeres y 71,27 años para los hombres. En el 2011 hubo, aproximadamente 688.628 AVPP, lógicamente menos que el año anterior (703.813 AVPP); en el cuadro 2 se presentan los AVPP por rango de edad y sexo.

y/o ejemplarizante para quién pretenda sublevarse ante dicha opresión. De igual modo la intolerancia social y sexual, el goce de las autonomías de las mujeres y en algunas ocasiones el empoderamiento de estas, son otras de las causas que agudizan las violencias contra las mujeres y los feminicidios, pues cuando los varones ya no ejercen el control dominante de su poder estructural otorgado por el sistema patriarcal en sus cuerpos, las violencias y en muchos casos la muerte es la única forma de acallarlas. Las altas tasas de crecimiento poblacional alimentadas por el desplazamiento forzado elevan las demandas sociales, profundizan los rezagos urbanos y alientan la violencia cotidiana, una situación que se complica por el deterioro de los ingresos familiares y de la calidad de vida de grandes sectores de la población. A esto se suman factores específicos como el asentamiento y consolidación del crimen organizado, el incremento del consumo de drogas, la gran debilidad del aparato de justicia y la falta de aplicabilidad de las normativas que protegen a las mujeres. El problema de las violencias contra las mujeres se sustenta en las relaciones de poder desiguales, donde los varones consideran que las mujeres son objeto de dominio y subordinación, en ese sentido las violencias se consolidan cuando en el concepto de los varones la mujer subvierte ese significado que él le ha dado a su rol. En ese sentido el ganar autonomía social, emocional, económica, política entre otras, se ha convertido para muchas mujeres en el punto de partida de esas violencias que pretende minimizar sus voces, sus acciones, su movilidad y agencia en pro de descolonizar esa creencia de inferioridad en el ser mujer.

Gráfica Homicidios, casos según estado conyugal y sexo de la víctima, Colombia 2011

Sobre esta gráfica explica Medicina Legal que En el estado conyugal de las víctimas, contando solo con 70% de los datos y que en 77 casos no aplica, se destaca que la mayoría eran solteros (5.793 casos, 50,16%), seguido de la unión libre con 4.008 casos (34,70%) y los casados con 1.227 casos (10,62%). Otras causas de las violencias y los feminicidios El conflicto armado y el narcotráfico son fenómenos que han dinamizado las relaciones sociales y entre géneros donde principalmente las mujeres entran a ser las sujetas pasivas y subordinadas objeto de cumplir las reglas y los parámetros que los armados imponen en las comunidades y cuando alguna no subyace ante dichas imposiciones se convierte en sujeta de castigo 2

Los altos índices de violencias contra las mujeres y feminicidios hoy en el país nos hacen un llamado a la sociedad en general sobre la sociedad que estamos dinamizando y la que queremos construir. Estas problemáticas nos afecta a todos y todas, tenemos un alto grado de responsabilidad por la banalización que le hemos dado al tema, por los estereotipos de roles y las normatividades sexistas que a diario reproducimos. El asesinato de mujeres es un fenómeno que requiere un análisis de la sociedad que permita conocer las causas culturales y estructurales que develen el por qué un grupo socialmente construido pretenda eliminar al otro grupo socialmente construido, en esta caso al grupo de las mujeres. Hoy es necesario que la sociedad en general pero también el Estado y sus poderes legislativo, judicial y ejecutivo tomen cartas en el asunto y no asuman estas problemáticas bajo construcciones sociales estereotipadas del papel de varones o mujeres en la sociedad, debe entenderse que es su responsabilidad apostar por una justicia social para las mujeres y brindar capacidades para que estas puedan disfrutar de una vida libre de violencias. Hoy son evidentes los feminicidios por razones violentas, pero también son violencias y feminicidios las cientos de muertes de mujeres que no son bien atendidas en los centros hospitalarios del país, también son feminicidios el abandono en que están miles de mujeres negras, campesinas, indígenas o empobrecidas que no cuentan con las condiciones en infraestructura para garantizarles el derecho a la salud y una adecuada maternidad por quienes optan en ésta como una opción. Los feminicidios se dan en el ciclo vital de la vida de las mujeres, por tanto si sumáramos las cifras de muertes de niñas, adolescentes, jóvenes, adultas y ancianas en Colombia por 3

diversas causas los datos sorprenderían nuestras expectativas y podríamos estar hablando de violencia feminicida estructural en la sociedad colombiana. Es muy importante señalar que las bases de datos oficiales que capturan información en el tema de violencias contra las mujeres y feminicidios no cuentan con variables que den cuenta de la condición étnica-racial, lo que limita el conocer las diversas afectaciones que pueden tener las mujeres racializadas en la subalteridad étnica. Consideramos que esta falta de información, es un dato que debe llamar la atención de las instituciones del Estado para que incluyan variables que permitan conocer la biodiversidad étnica del país en lo positivo pero también en lo que los afecta y las implicaciones de la violencia contra las mujeres en el contexto étnico racial.

Con el Apoyo de

Esta publicación hace parte del proyecto Fortalecimiento del proceso de articulación de Organizaciones Sociales Afrodescendientes y redes de Consejos Comunitarios para la exigibilidad de los derechos de la población afrocolombiana, apoyado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Aecid, en Colombia. El contenido es responsabilidad exclusiva de sus autores y no representa necesariamente la posición de la Aecid ni del Gobierno de España

4

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful