4

LA ESPAÑA DEL S. XIX: CONSTRUCCIÓN DE UN RÉGIMEN LIBERAL
CRISIS DE LA MONARQUÍA BORBÓNICA.

El estallido de la Revolución francesa coincidió con el reinado de Carlos IV en España. España temerosa de que las ideas liberales se expandieran por España se unió a las potencias extranjeras para luchar contra Francia y le declaró la guerra. Tres años después de ser coronado rey Carlos IV elevó al poder a Manuel Godoy. En 1801 Godoy se vio obligado a declarar la guerra a Portugal: Guerra de las Naranjas para demostrar su alianza con Francia. Se tomó Olivenza y se firmó la paz con Portugal. Godoy, después de mantener la neutralidad, cedió ante los halagos de Napoleón y declaró la guerra a Inglaterra. Los ingleses al mando de Nelson derrotaron en Trafalgar a la flota franco-española. Posteriormente, por el tratado de Fontainebleau, Godoy autorizó a Napoleón a pasar tropas por España francesas para invadir Portugal.

El pueblo español, descontento con Godoy y con la permanencia de tropas francesas en España provocó el Motín de Aranjuez, que forzó al primer ministro a dimitir y a que Carlos IV abdicara a favor de su hijo Fernando VII. Napoleón llamó a Bayona al rey y a toda su familia y con engaños y halagos le obligó a dimitir (abdicaciones de Bayona) para entregar el trono de España a su hermano José Bonaparte. Cuando José Bonaparte llegó a España quiso imponer las ideas liberales y consiguió el apoyo de los llamados afrancesados, pero no del pueblo.

LA GUERRA DE INDEPENDENCIA.

LA

El 2 de mayo de1808 el pueblo español se levantó contra la invasión francesa, después toda España. El pueblo español inició una resistencia popular contra el invasor y se organizaban en guerrillas para atacar a los franceses. El ejército francés fue derrotado en la batalla de Bailén.

Ante la derrota, Napoleón acudió personalmente a España y los franceses ocuparon la mayor parte de España. En las ciudades se produjeron los sitios. En 1812, Napoleón tuvo que sacar tropas para llevarlas al frente ruso y los ingleses dirigidos por el mariscal Wellington, derrotó a los franceses el Arapiles. Un año después se firmó el Tratado de Valençay por el cual Fernando VII recuperaba la corona y Napoleón retiraba las tropas de España.

LAS CORTES DE CÁDIZ.

Después de las abdicaciones de Bayona, ante el vacío de poder, los españoles crearon Juntas locales y provinciales de defensa para resistir al invasor. Sobre estas Juntas se creó la Junta Suprema Central presidida por Floridablanca que en 1810 convocó una reunión de Cortes constituyentes en Cádiz. Los diputados eran en su mayoría liberales, pero también algunos absolutistas que querían el regreso de Fernando VII. Inmediatamente redactaron una Constitución que establecía: Soberanía nacional. División de poderes. Sufragio universal masculino. Declaración de derechos. Supresión del Antiguo Régimen. Abolición de los gremios. Supresión de la Inquisición. Supresión de la tortura. Libertad de prensa. Igualdad de todos los españoles ante la ley y los impuestos. Libertad de industria y comercio.

Fernando VII debía volver a España como un rey liberal aceptando la Constitución. Primero lo hizo, pero luego dio un golpe de Estado e impuso de nuevo el absolutismo.

LA RESTAURACIÓN DEL ABSOLUTISMO.

Fernando VII se convirtió en un monarca absoluto, volvió al Antiguo Régimen e inició una dura represión contra los liberales. Los que se oponían al absolutismo llevaron a cabo muchos pronunciamientos (Espoz y Mina) la mayoría de los cuales fueron sofocados y sus dirigentes ejecutados.

EL TRIENIO LIBERAL. En 1820, el coronel Rafael de Riego dio un golpe de Estado en Cabezas de San Juan e inauguró el Trienio Liberal. A partir de ello Fernando VII se vio obligado a jurar la Constitución del 12 y se convocaron elecciones. Las Cortes que resultaron de las elecciones eran liberales y restauraron las reformas de las Cortes de Cádiz. Para hacer frente a los absolutistas crearon la Milicia Nacional que defendían el liberalismo. Pero Fernando VII buscó el apoyo de las potencias absolutistas europeas y se creó la Santa Alianza. El rey recurrió a ella y Francia envió un ejército denominado Los Cien Mil Hijos de San Luis mandados por el duque de Angulema, derrotaron a los liberales y repusieron a Fernando VII como monarca absoluto.

LA DÉCADA OMINOSA. Cuando Fernando VII regresó como monarca absoluto inició una gran represión contra los liberales. El rey se encontró con muchos problemas:

- Grave crisis económica debido a la guerra contra los franceses. - La independencia de las colonias americanas hizo que no llegara dinero.

Había que hacer una reforma fiscal que obligara a los privilegiados a pagar impuestos pero como eran los que defendían al monarca éste no quería ponerse en contra de ellos. Además se añadió un problema dinástico: Fernando VII sólo tenía hijas y en España estaba la Ley Sálica que impedía que las mujeres reinasen. Para que su hija mayor pudiera reinar (Isabel II), el rey tuvo que dictar la Pragmática Sanción que anulaba la Ley Sálica.

Muchos absolutistas querían que el trono lo heredara el hermano del rey, Carlos y así se inició una guerra entre carlistas e isabelinos.

LA PRIMERA GUERRA CARLISTA.

Cuando murió Fernando VII se inició una guerra civil entre carlistas e isabelinos, es decir entre los absolutistas y los liberales. Los carlistas eran los partidarios de don Carlos. Entre los carlistas estaban la sociedad más tradicional: - la nobleza agraria. - el clero - gran parte del campesinado del Nordeste de España

Objetivos:

- Mantener una monarquía absoluta. - Mantener los privilegios del Antiguo Régimen. - Mantener la propiedad señorial. - Preeminencia de la Iglesia católica. - Mantenimiento de sus fueros. Su lema era “Dios, Patria y Fueros”.

Como a la muerte de Fernando VII su hija Isabel sólo tenía tres años, su madre, María Cristina, actuó como Regente y buscó el apoyo de los liberales para conservar el trono.

Los liberales eran partidarios de Isabel. Entre los isabelinos estaban:

-

Monarquía. Altos mandos del ejército. Administración del Estado. Nobleza cortesana. Burguesía.

-

Clases populares urbanas. Campesinado del centro y Sur peninsular.

Las guerras carlistas tuvieron su origen en el País Vasco, Navarra, Cataluña, Aragón y Valencia. El carlismo tuvo gran arraigo en las zonas rurales. La guerra duró siete años y al final ganaron los isabelinos firmando el Convenio de Vergara. Hubo tres guerras carlistas.

LAS REFORMAS LIBERALES.

Al principio la regente María Cristina pactó con los liberales moderados, pero varios levantamientos, entre ellos el de la Granja hizo que la Regente formara gobierno con los progresistas. Los progresistas encabezados por Mendizábal implantaron un liberalismo político y económico.

Estos elaboraron una Constitución (1837):

-

Soberanía nacional. División de poderes. Derechos individuales. No confesionalidad del Estado. Sistema electoral censitario. Parlamento bicameral. (Senado y Congreso). Papel moderador de la Corona. El rey podía vetar leyes y disolver las Cortes.

Desde el punto de vista económico se estableció:

-

Disolución del régimen señorial. Desvinculación de las tierras. Desamortización de los bienes de la Iglesia. Se suprimió el diezmo de la Iglesia. Se eliminaron los privilegios de la Mesta. Se abolieron las aduanas interiores. Se extinguieron los gremios. Libertad de industria y comercio.

LA REGENCIA DE ESPARTERO.

En 1837, los moderados accedieron al gobierno e intentaron dar un giro conservador a la revolución liberal. María Cristina apoyó a los moderados y ello dio lugar a un movimiento de oposición progresista contra la Regente que dimitió en 1840. El progresista Espartero fue nombrado regente, pero promulgó unas medidas económicas que perjudicaron a la industria española y su autoritarismo le valió la oposición de su propio partido. En 1843, un nuevo pronunciamiento moderado obligó a Espartero a dimitir y proclamaron reina a Isabel.

LA DÉCADA MODERADA.

Durante la mayoría de edad de Isabel II, el Partido Liberal Moderado se mantuvo casi todo el tiempo en el poder. El general Narváez fue el líder moderado que estuvo al frente del gobierno en varias ocasiones.

a) El nuevo régimen moderado se apoyaba: - En la aristocracia. - La Iglesia. - La alta burguesía. Características: Aceptaban el liberalismo para frenar el carlismo. Querían mantener su predominio social. Alejar del poder a los sectores progresistas.

Se elaboró una nueva Constitución:

-

Sufragio restringido. Soberanía compartida entre las Cortes y la Corona. Se firmó un Concordato con la Santa Sede. Mantenimiento del culto y clero. Fin de la desamortización.

Otras reformas fueron:

-

Se reorganizó la administración y municipal. El País Vasco y Navarra conservaron sus fueros. Reforma de la Hacienda. Centralización de los impuestos del Estado. Elaboración de un código penal. Instrucción pública Nacional. Se creó la Guardia Civil.

a) Las limitaciones del sistema político.

El régimen liberal se encontró con grandes problemas:

-

Intromisión de la Corona en la vida política. La camarilla. La injerencia política del ejército. Los pronunciamientos militares. Falseamiento electoral.” pucherazo”.

EL BIENIO PROGRESISTA.

En 1854 hubo un pronunciamiento liberal en Vicálvaro liderado por el general O´Donnel. En ese momento, Isabel II entregó el poder a los progresistas y Espartero formó un nuevo gobierno. Nuevas reformas:

-

Desamortización de Madoz Ley de ferrocarriles.

LA CRISIS DEL SISTEMA ISABELINO.

Al final del reinado de Isabel II hubo una alternancia en el gobierno entre los moderados y la Unión Liberal. La Unión Liberal fue formada por O´Donell y reunía a los sectores menos radicales de los progresistas y los más reformistas de los moderados. Los progresistas, marginados del poder, llevaron a cabo conspiraciones políticas.

En esta época se llevó a cabo una política colonialista: Campañas militares en Marruecos. Expedición a Indochina. Intervención en Méjico.

EL SEXENIO DEMOCRÁTICO.

a) La Revolución de 1868. Ante la impopularidad de Isabel II, los progresistas y los demócratas firmaron el Pacto de Ostende. Después se unió a ellos la Unión Liberal.

Causas de la Revolución: 1) 2) 3) 4) Grave crisis económica: aumento de los precios y del paro. Monopolio del poder por parte de moderados y progresistas. Descrédito de la monarquía. Difusión de nuevos ideales democráticos basados en: a) Sufragio universal masculino. b) Ampliación de derechos y libertades.

b) Estallido de la Revolución.

-

1868: El brigadier Topete se sublevó en Cabezas de San Juan al grito de “Viva España con Honra”. A esta sublevación se le dio el nombre de la Gloriosa. - A ellos se les unieron los generales Prim ( progresista) y Serrano (uniónista). - En una sola batalla, la del puente de Alcolea, Isabel II fue derrotada y marchó al exilio.

c) Formación de un gobierno provisional. Se elaboró una nueva Constitución: Soberanía nacional.

-

Monarquía parlamentaria. Sufragio universal masculino. Derecho de reunión, asociación y manifestación. Separación iglesia/Estado. Libertad religiosa.

MONARQUÍA DEMOCRÁTICA.

Como Isabel II estaba en el exilio había que buscar un nuevo rey para España. Es elegido fue Amadeo de Saboya, italiano y que tenía ideas democráticas. El nuevo rey estaba apoyado por: 1) Unionistas. 2) Progresistas. 3) Demócratas. A él se oponían los moderados, los carlistas y la Iglesia, que querían a los Borbones. Otros eran partidarios de la República. El rey tuvo que hacer frente a los siguientes problemas: 1) Levantamiento en la isla de Cuba. 2) Guerra carlista. En 1873, Amadeo de Saboya renunció al trono y salió de España.

LA PRIMERA REPÚBLICA.

Ante la falta de rey las Cortes votaron a favor de la República aunque la mayoría de los diputados eran monárquicos. La República fue recibida con entusiasmo entre las clases populares y prepararon una serie de reformas para crear una República federal. Los principales problemas con los que se enfrentó la República fueron: Guerras carlistas.

-

Guerra de Cuba. Las divisiones entre los republicanos. Las revueltas sociales. (cantonalismo)

1874: El general Pavía da un golpe de Estado, disuelve las Cortes y entrega el poder al general Serrano, pero no dio resultado.

LA RESTAURACIÓN MONÁRQUICA. EL SISTEMA CANOVISTA.

El general Martínez Campos, en diciembre de 1874, en la ciudad de Sagunto proclamó como rey de España a Alfonso XII que todavía estaba en Londres. Los conservadores recibieron con entusiasmo el regreso de Alfonso que esperaban un orden social y una estabilidad política. La mano derecha del nuevo rey iba a ser Antonio Cánovas del Castillo que pretendía poner fin a al protagonismo de los militares. Una de las primeras cosas conseguidas por el rey fue poner fin a la tercera y última guerra carlista y la insurrección cubana (Paz de Zanjón). Inmediatamente se elaboró una nueva Constitución: Carácter moderado. El rey podía nombrar gobiernos o disolverlos. El poder legislativo se repartía entre el Congreso y el Senado. La religión católica era la oficial.

BIPARTIDISMO Y TURNO PACÍFICO.

La nueva monarquía se basaba en que dos partidos políticos (conservador y liberal) se turnarían en el gobierno. (bipartidismo). Los dos partidos coincidían en la mayoría de las cosas aún a sí tenían diferencias. a) Conservadores: Su líder era Antonio Cánovas del Castillo. No querían cambios políticos. Defendían la Iglesia. Defendían el orden social.

b) Liberales: - Su líder era Práxedes Mateo Sagasta. - Eran partidarios del reformismo político. - Querían el sufragio universal. - Eran laicos.

Los dos partidos se sucedían en el poder (turno pacífico). Cuando un partido se desgastaba el rey nombraba al líder del partido contrario y el rey le mandaba formar un nuevo gobierno. Para conseguir el poder se recurría al “pucherazo” o fraude electoral.

LA CRISIS DEL 98. 1895: Estalla una nueva insurrección en Cuba ya que los españoles residentes en la isla querían una serie de cambios: Acabar con la esclavitud. Autonomía.

Cuba contaba con el apoyo de los EEUU. Después de tres años de guerra, los EEUU declararon la guerra a España acusando a lo españoles de que habían hundido su acorazado Maine. Poco después España fue derrotada y perdió sus colonias de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. El “desastre” se había producido. Estas pérdidas provocaron en España una corriente regeneracionista que pedían el fin del caciquismo y la corrupción.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful