Está en la página 1de 1

-Las odio, las odio a todas. Ellas todas, s todas. Ellas, tan perfectas. Yo no, yo soy puta.

Hola me llamo Ins, no, no, Mara Ins de la Sierra y soy puta. La ms puta de todas las putas, y es que tambin con este nombre, faltaba ms! Mara Ins de la Sierra, de la puta sierra y del pueblo entero. Mam, mamita linda, qu te preocupa de que grite as, si ya todos lo saben En serio te piensas que hay alguien que an no lo sepa? Y t de profesin? Obediente esposa. Por eso, vale, lo mismo que yo: puta. Pero de qu te persigns. Si la Mara Magdalena esa se tir a todo Jerusaln, que no ves que an siguen pagando por sus pecados. Mara Ins, ese nombre seguro fue idea de la abuela. Ella tan linda, tan buena. Con sus uas largas, siempre bien pintadas y redondeadas. Tan desperdiciadas sus pobres uitas, siempre llenas de harina, nunca un poco de piel de hombre. Siempre arrancando piel de pollo, de cebolla, de mandarinas, nunca de hombre, pobrecita mi abuelita. Tengo 28 aos, 28 primaveras recin cumplidas. Sin marido, con varios amantes, un hijo, dos abortos y un hijo- aborto por decidir. No pongas esa carita de cordero de Dios que no pasa nada. Coserme las trompas? S lo he pensado, t me lo pagas? Claro, lo mismo pens. Lo que a m me jode son las que se la montan bien. La puta de turno del presidente de la nacin, o del banco mundial, o la puta de turno del tendero de la esquina que tiene el piso puesto por l. Esas me joden, a esas las odio. A todas vamos, es que me re patea las que se lo han sabido montar, porque ac la imbcil que va y se folla a sus maridos soy yo. Pero es que soy tonta. Tonta. Eso es lo que ellas quieren, que vaya yo y les haga el trabajo sucio. Pobres imbciles. Mam, en serio, o cambias de cara o me voy, me largo ahora. As, sin ms. Qu te penss mam, que pap, que ese maridito tuyo de los cojones nunca ha mojado con otra? Por favor. Te digo una cosa mam... no, no, no te enojes, que te lo digo con bien, como experta consultora del tema, escuch bien lo que te digo, nunca, nunca habr zapato lo sucientemente alto, ni traje de mucamita lo sucientemente ajustado, es ms nunca habr una orga lo su---, no te asustes, tranquila, hace aos que lo s y no pasa nada, al contrario, djame decirte mam que siempre he admirado esa manera tuya de intentar retener, perdn, satisfacer a pap, pero nada, vamos a lo que te deca, que nunca hay, para ellos, nada tan cachondo y orgasmeante como lo prohibido. Hala, vieja, que s, que l tambin lo ha hecho. Por esta y por todas las cruces que arden en el inerno... otra vez pods dejar de persignarte que la que est blasfemando soy yo y no t.